Page 1


¿Te gustaron estos cuentos? Descubre la versión digital de este y todos nuestros libros del Concurso de Cuento Infantil Pedrito Botero, desde el año 2005, en nuestra página web.

www.bibliotecapiloto.gov.co


. de cuento Infantil


Equipo de trabajo

Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina Dirección General Shirley Milena Zuluaga Cosme Subdirección de Contenidos y Patrimonio Carlos Arturo Montoya Correa Experiencias y Servicios Bibliotecarios Cruz Patricia Díaz Cardona Gestión de Contenidos para la Ciudadanía María Victoria Suárez Gutiérrez Gestión Fomento a la Lectura y la Escritura John William Jaramillo Tejada Kelly Johana Marín Sánchez Ana Carolina Montoya Montoya Comunicaciones Juan Carlos Sánchez Restrepo Juan Pablo Hernández Posada Valentina Bustamante Cruz Diseño Ana María Bermúdez Rivera Diagramación e impresión CPT Express www.cptexpress.com 448 54 86 Derechos Reservados 2018 Carrera 64 # 50-32/ Medellín – Colombia Tel: 460 05 90 ext. 227 www.bibliotecapiloto.gov.co


5 PRÓLOGO CUENTOS DE NIÑOS Durante los catorce años del Concurso de Cuento Infantil Pedrito Botero, la Biblioteca Pública Piloto ha conservado, acorde con su misión de preservar la memoria de la ciudad y la región, los sueños, temores y problemáticas de los niños de Medellín y otros municipios antioqueños que son impactados por este concurso. En sus cuentos, los niños plasman sus sueños: viajar a otros países, ser destacados deportistas, exitosos cantantes, defensores de la naturaleza o transformadores de la sociedad. Parten de la dura realidad que los circunda, pero con su imaginación, y a través de la palabra, se sobreponen y alcanzan sus sueños. Los temores de los niños se dejan ver en sus cuentos escritos y son presentados a este concurso: el miedo a perder a sus familiares y amigos a causa de la violencia social o familiar, el temor a lo que pueda depararles el destino al no encontrar un proyecto de vida claro en sus hogares, o el miedo a morir como única posibilidad de escape frente a las dificultades. Las problemáticas presentes en nuestra sociedad, y que amenazan día a día a nuestros niños, son tema recurrente de los cuentos que escriben: el abuso sexual infantil, la discriminación social o cultural, las dificultades presentes en sus familias y hasta el “matoneo” al que se ven expuestos por ser ellos mismos, son plasmados y recreados en estos cuentos. Leer los cuentos presentados al Concurso de Cuento Infantil Pedrito Botero es conocer de primera mano a nuestros niños, con sus sueños, temores y dificultades. Esta publicación es, por así decirlo, una fiel radiografía de nuestros niños, pero también es una verdadera bitácora para navegar por sus pensamientos en busca de soluciones. Leamos lo que dicen.


6 Pedrito Botero y el niño que llevamos dentro Por: María del Rosario Escobar P. Directora, Museo de Antioquia Un niño en vestido de policía nos mira de frente. Su caballito de palo, también. A un lado, una casa de muñecas con papá y mamá. La escena quieta, suspendida, como de un tiempo sin tiempo. Este es uno de los cuadros más importantes de la colección que el Museo de Antioquia tiene de Fernando Botero, y uno similar, pintado por el mismo Maestro, reposa en la colección de la Biblioteca Pública Piloto; ambos son un homenaje que le hace el padre a su hijo, a la infancia como ese territorio del que nunca salimos, pues siempre nuestro ser más infantil nos mira desde adentro con su ingenuidad, su deseo de fantasía y su creencia en la magia. Pero también, como lo expresa el propio Botero, en el trasfondo de estos cuadros dedicados a su hijo menor, muerto en un accidente de tránsito en España, la infancia no es sólo un territorio ideal. Ya lo hemos dicho muchas veces, en la voz de los niños se cuentan también las grietas más dolorosas de la vida contemporánea: la soledad, el terror, la angustia, el hambre, el anhelo por un mundo diferente. En la simplicidad de la mirada infantil, que sin adornos ni máscaras, hay una franqueza que al adulto ya le cuesta alcanzar; y todo esto me hace pensar en la famosa frase de Débora Arango que dijo cuando intentaba explicar simplemente lo que hizo como pintora y el escándalo que ello desató: “Yo fui pintando lo que fui viendo.” Un niño hace igual, va contando lo que está viviendo. ¿Cómo darle alimento a este niño de carne y hueso, al adulto que será; y también, al niño interior que vive adentro y muchas veces duerme de tedio? El arte tiene la respuesta, en todas sus manifestaciones, cuando nos invita a estremecernos, a movernos por dentro, a recordar, a evocar o a imaginar. Por ello, en concursos como este, que con persistencia y sabiduría sabe contar catorce


7 versiones, es seguro que hay un largo testimonio de la infancia y la ciudad, de la mirada especial de los niños, que en una larga línea ha venido contando lo que su ser infantil registra. Seguro hay allí una profunda verdad que vale la pena ser revelada. Que sean estos párrafos una invitación a que entre niños nos alimentemos. Unos aotros, supuestamente distantes por la estatura y la edad, pero seguramente cercanos en esa patria que tan bellamente Rilke dijo que era la infancia.


8 Acta de premiación 14.° Concurso de Cuento Infantil Pedrito Botero Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina De acuerdo con la evaluación realizada el día miércoles 8 de agosto de 2018, el jurado del 14.° Concurso de Cuento Infantil Pedrito Botero, organizado por la Biblioteca Pública Piloto de Medellín, define como Ganadores y Finalistas los siguientes cuentos: CATEGORÍA 1 En la Categoría 1 se recibieron 598 cuentos que cumplieron con los requisitos formales establecidos en las bases del Concurso. Los autores son, en su mayoría, niños que cursan estudios de educación básica primaria y han sido motivados por sus maestros o por los promotores de lectura de la Biblioteca Pública Piloto que visitan las instituciones educativas animándolos a participar del Concurso. La gran mayoría de los cuentos son escritos con letra y puño de los mismos niños, muchos acompañados de ilustraciones realizadas por ellos mismos, en hojas de cuaderno que dejan ver los tachones, los dobleces hechos por las carreras escolares y que permiten sentir el olor a pan puesto que comparten un lugar con la lonchera en el morral escolar. En estos cuentos de la Categoría 1 los niños vacilan entre la realidad y la fantasía, entre la norma y la anarquía, entre el amor y el odio y entre el bien y el mal. Al final, se impone la fórmula de la realidad, más la norma, más el amor, más el bien. Tal vez esto los hace pensar que ganarán el Concurso o que no recibirán una descalificación por parte de su maestro. Los cuentos seleccionados como Finalistas y Ganador de esta Categoría no son ajenos a estas características, pero ofrecen la frescura, la poesía y el juego propios de quienes disfrutan y se inician en el mundo de las letras.


9 Finalistas Titulo

Autor

1. Una mirada al cielo

Valentina Soto Londoño

2. El planeta diversión

Ana María Vahos Peláez

3. Mipidelfo

Emanuel Toro Botero

4. Thomas el justo

Samuel Fernando Echavarría Juan Manuel Góez Ossa

6. El sueño de ser un halcón

Miguel Ángel Ortíz Botero

7. ¿Quién dice que no se puede?

Justin Valencia Pino

8. El circo

Isabela Giraldo Gaviria

9. Hampton, el cerdito “chef”

Annie Bedoya Murillo

10. La familia

Juliana Villegas Pérez

11. Siempre es luna llena

Isabela Gómez Londoño

GANADOR El cuento ganador se caracteriza por ser una obra narrativa ágil, imaginativa e inteligente; que demuestra el proceso de madurez de los niños y la lucha por la independencia, la defensa de los derechos y el trabajo colaborativo. El cuento ganador en la Categoría 1 es “La isla del pequeño Bryan” de Juliana Gómez García.


10 CATEGORÍA 2 En esta categoría se recibieron 283 cuentos que cumplieron con todos los requisitos formales exigidos por el concurso. Estas obras reflejan las influencias que a diario sacuden las vidas de sus jóvenes autores: problemas familiares, rivalidades entre los amigos, degradación social, sueños por alcanzar, series literarias y televisivas, la fantasía como evasión… La mayoría de estos relatos nos enfrentan a la más cruda realidad, algunos otros nos sumergen en mundos fantásticos. La conciencia de tener que crecer y enfrentarse a la vida o la utopía de crear un universo paralelo, es la tinta que surte la pluma de estos nóveles escritores. Los cuentos más destacados de esta Categoría son:

Finalistas

Titulo

Autor

1. La Reina de las arañas

Alejandra Úsgame Mesa

2. The destiny

Angie Estrada Espinosa

3. Cuántos cabellos tengo

Catalina Villa Quintero

4. Un ruido silencioso

Sofía Silvia Gómez

5. La magia de mis venas

Emanuel Cardona Gómez Tania Carolina Martínez C.

7. El hada de los deseos

Xiomara Estefanía Ramírez

8. La guerra

Alejandro Amariles Montoya

9. La aventura de Harry y Gerónimo Posada Patiño Gerónimo en la cueva del dragón 10. Mi sueño fantástico

Isabella Botero Pavas

11. El cuidar de los niños es difícil Andrés Felipe Cartagena 12. El tigre negro

Sara Colorado Patiño


11 GANADOR El cuento ganador constituye un verdadero homenaje a la lectura y la escritura. La joven autora crea un mundo paralelo y genera una bella atmósfera entorno a las palabras. Se percibe en su narración un esfuerzo por encontrar una voz singular, un estilo que le permita brillar con luz propia. El cuento ganador en la Categoría 2 es “La magia de las letras” de Stephanía Úsgame Mesa. El jurado extiende las más sinceras felicitaciones a todos los participantes del 14.° Concurso de Cuento Infantil Pedrito Botero y los anima a seguir leyendo, escribiendo y disfrutando en compañía de las palabras. Deja constancia

Juan Pablo Hernández Carvajal Jurado evaluador


12 Contenido CATEGORÍA 1

Ganador La Isla del pequeño Bryan Juliana Gómez García........................................................................... 18 Finalistas Una mirada al cielo Valentina Soto Londoño ..................................................................... 23 El planeta diversión Ana María Vahos Peláez....................................................................... 27 Mipidelfo Emanuel Toro Botero ............................................................................ 30 Thomas el justo Samuel Fernando Echavarría Galvis ............................................... 33 El regreso del infierno Juan Manuel Goez Ossa....................................................................... 38 El sueño de ser un halcón Miguel Ángel Ortiz Botero................................................................... 43 ¿Quién dice que no se puede? Justin Valencia Pino .............................................................................. 46


13 El Circo Isabela Giraldo Gaviria .........................................................................49 Hampton, el cerdito “chef” Annie Bedoya Murillo ...........................................................................52 La familia Juliana Villegas Pérez ...........................................................................54 Siempre es luna llena Isabela Gómez Londoño .....................................................................57


14 CATEGORÍA 2

Ganador La magia de las letras Stephanía Úsgame Mesa ..................................................................... 62 Finalistas La reina de las arañas Alejandra Úsgame Mesa ...................................................................... 66 The destiny Angie Estrada Espinosa Valdés ........................................................ 73 Cuántos cabellos tengo Catalina Villa Quintero ......................................................................... 81 Un ruido silencioso Sofía Silvia Gómez ................................................................................. 84 La magia de mis venas Emmanuel Cardona Gómez ............................................................... 86 Los ancianos y la mujer florista Tania Carolina Martínez Correa ........................................................ 91 El hada de los deseos Xiomara Estefanía Ramírez Galeano .............................................. 95


15 La Guerra Alejandro Amariles Montoya ............................................................. 89 La aventura de harry y Gerónimo en la cueva del dragón Gerónimo Posada Patiño .................................................................... 100 Mi sueño fantástico Isabella Botero Pavas............................................................................ 103 El cuidar hijos es difícil Andrés Felipe Cartagena Restrepo.................................................. 107 El tigre negro Sara Colorado Patiño............................................................................. 109


pequeño Bryan Juliana Gómez García 10 años Institución Educativa Rafael García Herreros Medellín


19 Érase una vez una isla llamada Macachu, una isla hermosa con los animales más hermosos de todo el mundo, que era siempre muy soleada, casi nunca había mal clima. Allí vivían todas las especies en extinción de todo el mundo y las flores más hermosas del universo como orquídeas, anturios, lavandas, entre otras. En la isla había un cachorro de león llamado Bryan, aunque era cachorro, esto no le quitaba el espíritu aventurero. Su pasatiempo favorito era escalar el volcán Pombo, a pesar de que sus padres se lo prohibieran. El miedo no existía para Bryan, no le importaba remontarse al volcán más grande y peligroso de todo Macachu. Esta gran montaña era una bestia infernal que explotaba 5 veces al año e infundía terror a todos los animales de la isla, menos a Bryan. Este pequeño pero audaz leoncillo, tenía solo 7 años, y lo inteligente y valiente, no le quitaba el amor a sus padres y su enseñanzas protectoras. Un día fue donde su papá y le suplicó: –¿Podemos buscar aventuras juntos?, estoy cansado de vivir aventuras solo. Su papá contestó con un tono tierno: –Bryan, creo que no podemos, tu mamá y yo necesitamos hablar. Entonces Bryan se fue triste a la guarida preguntándose ¿de qué hablarían mamá y papá? Esa incógnita, retumbando en su peluda cabeza, lo obligó a salir sigilosamente e ir a escuchar la conversación de sus padres. En la distancia suficiente para no ser descubierto, se sentó y empezó a escuchar. La tristeza hizo que su agitado corazón disminuyera su ritmo. Lo que había escuchado le tomaba por sorpresa. Sus padres se irían a las islas Oahu por un mes. Cuando terminaron de hablar se acercó y les dijo en tono suave y abatido: –He oído lo que han hablado. ¿Quién me cuidará todo este tiempo? Entonces sus padres le contestaron con cariño:


20 –Hijo te dejaremos aquí solo, eres muy valiente y te cuidarás tú mismo y después de un mes volveremos. Bryan con la cabeza abajo se fue a la guarida y pensó consolándose: –Será solo un mes no hay porqué preocuparse - y lo olvidó. Diez días después sus padres parten a Oahu y en la despedida Bryan con una actitud de un cachorro maduro le dijo que se cuidaran mucho, dándoles un abrazo y un beso de despedida. Al otro día, Bryan se levantó y vio que un humano llegó a la isla en un aeroplano. Era el presidente de P.A.M., que significa, el País más Adelantado de todo el Mundo. Como el líder del País más Adelantado de todo el Mundo, vestía un elegante traje negro, con una vistosa corbata de cuadros y zapatos cafés a la moda, como si fuera vestido en la mejor boutique de París. Bryan no se alarmó por la presencia de este elegante hombre en la calurosa sabana. Lo del traje no le pareció extraño, pero su comportamiento si lo inquietó. Hasta que empezó a hacer actividades raras. Sacar el celular y tomar fotos, sacar un metro y medir. Luego que el presidente de P.A.M. hiciera todo eso durante un día entero y que Bryan lo observara sin quitarle los ojos de encima, sube al aeroplano y alza el vuelo. Al otro día, cuando Bryan se levantó, se asomó desde la entrada de su guarida y se asustó mucho al ver que el hombre de traje negro, corbata a cuadros y zapatos cafés al estilo parisino, volvía con un casco blanco y acompañado de un ejército de humanos vestidos de traje amarillo. Sin pasar más de un minuto, se estremece al ver unas excavadoras que seguían al séquito de hombres amarillos y que producían un ruido ensordecedor. Iban a destruir Macachu pensó Bryan. Sin vacilar fue a buscar a Juan, Dany y Rosita sus mejores amigos de la manada. Al encontrarlos les contó todo lo que estaba pasando y les dijo: –¡Tenemos que detener a los humanos ahora! Se fueron a ingeniar un plan para lograr su objetivo. Hicieron


21 trampas, pues se habían hecho expertos ya que habían visto a muchos leones caer en trampas y ser cazados por humanos. La primera trampa que pusieron fue amarrar una red bajo un árbol y debajo de la red una hoja con muchas frutas encima; entonces un muchacho se acercó a tomar las frutas y lo atraparon. La segunda trampa consistió en quitar con un destornillador todos los tornillos de una de las excavadoras y en el momento que los hombres amarillos la empezaron a operar, la máquina se desbarató y los puso de cabeza. La tercera trampa consistió en introducir a escondidas panales de abejas a las carpas donde dormían. Bryan y sus amigos gozaron de lo lindo al ver el desespero de los hombres amarillos por las picaduras. Para sorpresa de los leoncillos esto no sirvió porque los humanos seguían en la isla. Desesperado, a Bryan no le quedó más opción que llamar a sus padres por medio del sonido de un enorme cuerno que sus padres le habían dado para cuando estuviera en peligro. Al día siguiente vio un barco que llegaba a Macachu y al mirar vio que del navío bajaban sus padres. Los humanos que estaban a la llegada del barco se impresionaron al ver los enormes leones y se ocultaron entre los árboles y desde allí dispararon dardos tranquilizadores, los capturaron y los encerraron en jaulas. Bryan al ver esto pensó: –Tengo que ser valiente y dialogar con los humanos de P.A.M. Bryan, Juan, Dany y Rosita fueron a buscar al presidente y Bryan le dijo: –Señor presidente, soy Bryan, uno de los líderes de la manada de la isla. Vengo en son de paz y a solicitarle que se vaya de mi isla con sus trabajadores. Queremos vivir felices y en paz y que saque a mis padres de sus jaulas. El presidente se asustó y de repente le intentó tirar un dardo tranquilizador, pero no lo logró porque Bryan se escapó. De inmediato fue donde sus amigos y les dijo: –No funcionó dialogar con el presidente, entonces necesitamos


22 otro plan y recordó que en su guarida había unas herramientas para provocar un incendio, fueron por ellas, pero Bryan pensó y se arrepintió de usarlas, ya que en el barco estaban sus papás, entonces le dijo a sus amigos: -Creo que debemos salvar primero a mis padres porque ellos están en el barco y si explotamos el barco ellos morirán. Entonces quedaron de acuerdo con eso y fueron a la guarida por las herramientas de incendio y planearon cómo sacar a los padres de Bryan. Cuando lo consiguieron se fueron a trabajar. Llegaron al barco y empezaron con su plan, el cual fue así: Rosita, la más tierna, y Juan, se fueron juntos a quitarle las llaves de las jaulas donde estaban los padres de Bryan y lo hicieron así: Rosita que parecía una gatica, distraía al vigilante con su ternura, mientras que Juan le quitaba las llaves al vigilante de las jaulas y cuando se las quito, con su gran rapidez, fue a salvar a los padres de Bryan. Mientras Rosita y Juan hacían eso, Bryan y Dany preparaban los explosivos. Cuando todos habían hecho lo que les tocó hacer, se oyó una alarma que fue solo porque el vigilante no encontraba sus llaves y porque no estaban los leones. En el momento que todos los humanos de traje amarillo estuvieron dentro del barco, Bryan, Juan, Dany y Rosita tiraron los explosivos adentro y de repente ¡puuussh! explotó el barco y todos los humanos de amarillo cayeron al mar ¡y por fin la isla Macachu quedó en paz para siempre! Entonces los animales de la isla, para celebrar su libertad, hicieron una fiesta animal comiendo todos los frutos más deliciosos de Macachu y organizando toda su isla. Por la noche todos los habitantes de la isla se reunieron en el bosque para conmemorar el día en que la isla Macachu fue libre de la invasión de humanos, todos los animales celebraron y además cuando rompieron el listón de liana de árbol, todos rieron, lloraron y gritaron de la alegría y por fin vivieron felices y en gran paz por siempre.

Fin


al cielo Valentina Soto Londoño 10 años Institución Educativa Compartir San Antonio de Prado


24 Fue en Provincia, un pueblo a 80 kilómetros de París, donde Louis Vicent sintió una inquietud que cambiaría la historia de la humanidad. Pensar en Provincia era algo poético: puedes empezar por imaginar un jardín en primavera donde la ropa de la gente era una explosión de colores infinita y el verde de los árboles era como un jazmín sacado de un cuento de hadas. Había árboles altos, flacos, gordos, de diferentes personalidades y colores, si tuvieras un pincel gigante podrías haber elegido al menos cien mil colores de Provincia en un solo día. Las personas eran en grande amables, se respetaban unos con otros y compartían todo lo que tenían con una alegría desbordante. Las calles olían a pan fresco y la música de fondo se extendía por todas partes: los niños riendo, los pájaros cantando, el río chocando contra las orillas, la bocina de las bicicletas y un hermoso tango en la cafetería de Amélie. Louis Vicent era un chico muy inteligente, amable, social, simpático que pasaba por todas las calles saludando a toda la gente que se cruzara por su camino, era muy observador y detallista, alegre y de gran corazón. Se sintió una noche muy inquieto por las fuertes lluvias que estaban destrozando su hermosa Provincia, pues nunca se había extendido tanto; por este tiempo, ya no se veían los pájaros con sus hermosos colores invadir el cielo azul que ahora permanecía con tonos grises y opacos, los árboles ya no eran tan bellos como antes y no eran el lugar preferido para ciertos animales, la gente se encerraba en sus casas y no salían tanto como antes, cuando lo hacían no era lo mismo, todos vestidos con sus trajes oscuros e impermeables y sus grandes sombrillas que cubrían sus cabezas, pero que no los libraba de mojarse el resto de sus cuerpos, esa energía que tenían antes desapareció, sus rostros tristes y apagados, casi pálidos y sin gracia, ni cruzaban palabras. Louis no se contuvo más y decidió subir al cielo a hablar frente a frente con el rey de las nubes; para lograrlo se subió a la Torre


25 Eiffel, subió por nubes que se formaban en escalera. En cuanto llegó, fue recibido por el mismo rey, quien se encontraba con la mirada perdida observando la tierra y respirando muy profundamente, se notaba una gran tristeza e inquietud. Louis interrumpió sus momentos. Se acercó y le preguntó sin titubear: ¿por qué llueve tanto y sin interrupción?… le suplicó que parara la lluvia, esté le respondió tristemente que no podía hacer nada al respecto, ya que sus nubes estaban furiosas e incontrolables y que sospechaba que se trataba de una guerra. Decepcionado y al mismo tiempo curioso, Louis regresó a la tierra convencido de hallar la respuesta a ese conflicto: ¿Con quién y por qué podrían estarse peleando las nubes? Buscó en los mares, en la tierra que ahora parecía más bien un gran mar de pantano, en los ríos desbordados, en las rocas, en los animales; le dio la vuelta a todo París para encontrar una respuesta, cuando estaba a punto de rendirse, se dio cuenta de algo muy importante, así que regresó al cielo. ¡Quiero hablar con las nubes! impuso al llegar. Las mismas le explicaron con enojo su verdad: Estaban celosas de Provincia. No podía ser que ahí abajo estuvieran los colores más hermosos del mundo y ellas tuvieran que verlos con tanta vergüenza todos los días. Se sentían simples y vacías, Provincia lo tenía todo, ellas, sólo eran blancas. No lo entiendo, el cielo es hermoso, en él se han postrado los más bellos atardeceres y se ven bailar los pájaros contentos. Sin ese escenario no sería posible tal belleza. Se dijo Louis en voz baja. “Admiramos su grandeza y su infinita presencia”. Desconcertado les prometió regresar con una prueba de su hermosura para ponerle un fin a las tormentas enviadas por las envidiosas nubes. Así que emprendió nuevamente un viaje por todo París para buscar a un sabio llamado Dean, este hombre poseía conocimientos infinitos del mundo. Y así fue.


26 Llegó a él buscando una respuesta. Dean tenía las mismas inquietudes que Louis, pero no había hablado con las nubes ni mucho menos con su rey. Louis le comentó la visita que realizó y las razones por las que estaba ocurriendo dicho fenómeno. Juntos y atraídos por el deseo de crear algo nuevo cada instante, por descubrir cosas y su inquietante deseo de dar solución a éste conflicto que estaba destruyendo toda Provincia, y sobre todo de volver a ver el lugar que era antes, fue cuando se les ocurrió hacer una réplica del ojo humano y llamarla cámara, con ella, podrían captar las imágenes de la inmensidad del cielo con sus preciosas nubes que lo adornaban y así llevar la prueba para que las nubes apreciaran todo su esplendor y grandeza. Para esto utilizaron un vidrio, metal, palitos de madera, cables y luz. Louis subió al cielo nuevamente y les mostró a las nubes como era de lindo el cielo gracias a ellas y que si no fueran como son, el cielo se vería ridículamente mal. Y desde entonces las nubes no volvieron a sentirse ridículas, simples, ni vacías, y entendieron que su presencia era necesaria, porque hacen parte del mismo paisaje infinito del universo, y para Provincia, debían sentirse orgullosas, pues gracias a su lluvia que humedece las huertas, los jardines y todo lo que necesite agua. Ahora mandaban la lluvia en brisas suaves y sin tormentas por períodos muy controlados. Y cada vez que Louis caminaba, llevaba consigo la cámara, fotografiaba todo a su paso, capturando todos los momentos maravillosos que sus ojos podían apreciar y de vez en cuando, subía a las nubes para compartir las imágenes y aquellas inquietas nubes que ya querían ser fotografiadas, formaban y recreaban sus figuras particulares, las que Louis llevaba en sus fotos y ellas, replicaban… miles y miles.

FIN


25

diversión Ana María Vahos Peláez 10años Corporación Creando Futuro Medellín


28 Había un planeta llamado Diversión, aunque no tenía nada que ver con el nombre, porque las personas que lo habitaban no salían a la calle, no corrían, no saltaban, no jugaban. El planeta estaba gobernado por un rey llamado Sorf, él era muy vanidoso, tanto que prohibió que las personas fueran creativas para ser él la única persona especial, prohibiendo la creatividad, dejó a todos en una aburrida monotonía. Cuando Sorf encontraba a alguien creativo lo metía en una máquina gigante que le lavaba el cerebro y no podía recordar nada. Dany, Adexe y Lincon, eran tres jóvenes muy creativos, ellos tenían un lugar secreto en donde guardaban todo lo que construían, a este lugar llegaron los guardias de Sorf y los jóvenes huyeron en uno de sus mejores inventos, los pies gigantes, los cuales medían cinco metros de alto. Estas piernas eran empujadas por aceite vegetal que les daban en un restaurante de comida exprés. En medio de la persecución el aceite vegetal se acabó, entonces los pies gigantes, cada vez andaban más lento, hasta que en la calle principal se pararon los pies gigantes y los guardianes los atraparon, los llevaron hasta la torre más alta en las montañas. Al lugar los niños lo llamaban ¡la Torre de los sustos! donde vivía Sorf. Allí los metieron en una mini celda que había en el sótano de la gran torre. Mientras pasaba el tiempo, pensaban la forma de escapar, de pronto apareció Sorf, diciéndoles “preparados para volverse personas comunes” y se escuchó su risa malévola ¡ja, ja, ja!, entonces los guardianes se rieron cruelmente, un guardián se quedó vigilándolos, de pronto dijo Adexe -Ya sé que hacer - y Lincon tartamudeando le preguntó ¿Cuál es tu plan? y le dijo: -hay que distraer al guardia y poder crear una llave para abrir la celda, entonces Dany dijo con valor: - yo puedo distraerlo con mi baile gracioso - y comenzó a bailar, mientras tanto Lincon y Adexe con algunos trozos de alambre abrieron la celda, mientras que el guardia estaba distraído. Una vez afuera cogieron el tridente del guardia y lo golpearon en la cabeza dejándolo tirado en el piso, entonces sacaron a su amigo que no quería salir de la celda del miedo que tenía, cuando lo lograron sacar, corrieron lo más rápi


29 do que pudieron. Mientras huían, un guardia los vio, dando de inmediato la señal de emergencia, entonces el guardia estaba a punto de alcanzarlos, cuando ellos se escondieron, pero Dany dejó caer el tridente, entonces el guardia escuchó y logró atraparlos, llevándolos donde Sorf, quien dio la orden de meterlos de inmediato a la máquina. El guardia que los llevaba era el mismo al que le dieron el golpe, el cual hizo que recuperara la memoria que tenía antes de que Sorf lo metiera en la máquina lava cerebros. Es así como este guardia los ayudó a escapar y fueron a construirle unas manos gigantes a los pies gigantes. Cuando comenzaron a funcionar, se montaron en los pies gigantes modificados y fueron hacía la torre de Sorf, porque sabían que si no lo derrotaban, él siempre los iba a perseguir. Al llegar tumbaron la gran puerta y de un solo manotazo metieron a Sorf y todos sus guardias a la máquina lava cerebros. Cuando salieron eran todos personas muy amables y arrepentidas de lo que habían hecho y así destruyeron la máquina luego de haberla usado en todas las personas que Sorf había convertido, así las personas pudieron tener una mejor vida.

FIN


Emanuel Toro Botero 7 años Institución Educativa Ignacio Botero Vallejo El Retiro - Antioquia


31 Érase una vez un niño llamado Tomás, que vivía con su familia en un hermoso bosque cerca de un río. Tomás vivía muy feliz rodeado de animales, árboles, ríos. Admiraba y amaba profundamente la naturaleza, no comprendía porqué los humanos la explotaban tanto y se aprovechaban de ella. No se explicaba porque la maltrataban si era un sustento indispensable para vivir. Se sentía muy triste y no sabía cómo mejorar aquella situación, no se sentía suficiente para enfrentar a los hombres que le hacían tanto mal. Una mañana de camino al río se encontró con unos hombres talando unos árboles, se sintió muy triste, se alejó de allí y empezó a llorar. Mientras lo hacía llegó a él una criatura muy muy extraña: su cabeza era de un mico, su cuerpo de pingüino, su cola de delfín y tenía unas manos que más bien parecían unas aletas de foca. ¿Qué te pasa? Preguntó aquella criatura. Tomás sorprendido lo miró y no podía creer el ser tan extraño y maravilloso que tenía ante él. - ¡No temas! Yo sé que soy muy raro y muy fuera de lo normal, no sé porque soy así, todos los animales me temen y huyen al verme; de los humanos ni me dejo ver, soy muy solo y no tengo ni un amigo, pero no puedo evitar escuchar tu llanto. Por eso estoy acá. Tomás le contó lo que le pasaba y la gran tristeza que sentía. La criatura lo escuchó y no pudo contener sus lágrimas. Después de un rato, ya cuando se habían calmado un poco el niño habló y dijo: Mi nombre es Tomás y tú ¿Cómo te llamas? - ¡La verdad he estado tan solo siempre que ni nombre tengo!, contestó la criatura. Tomás pensó y dijo: tu cabeza es de mico “Mi”, tu cuerpo de pingüino “Pi”, tu cola de delfín “DEL” y tienes aletas de foca “FO” ... tu nombre será “MIPIDELFO”.


32 - ¡Genial! Me gusta, gracias por ponerme un nombre. Eres un gran niño. - ¿Y tú? Un ser extraordinario, dijo Tomás, de ahora en adelante tú serás mi amigo y no tendrás que estar más solo. Pasaron los días, cada uno fue aprendiendo del otro, compartían cada momento del día, entre ellos se formó un gran lazo de amistad que unían cada día más. Una tarde mientras jugaban, pasaron unos hombres y al ver a MIPIDELFO, lo quisieron atrapar para llevarlo y mostrarlo al mundo, pues para ellos sería un buen negocio. Tomás furioso como nunca, ¡sacó toda su fuerza y les dijo! - Ustedes cazan animales, talan árboles, contaminan ríos, explotan la naturaleza y no se dan cuenta del daño que hacen, el planeta cada vez está más mal gracias a ustedes, que lo único que han hecho es destruir. Por ningún motivo permitiré que se lleven a mi amigo, yo soy un niño pequeño; pero no dejaré que lo separen de mí. Los hombres se miraron impresionados de la valentía de Tomás y cayeron en cuenta que todo lo que les había dicho el pequeño niño era verdad, nunca se habían puesto a pensar en el daño que hacían. MIPIDELFO podría ser un animal extraordinario para sacar dinero, pero comprendieron que su verdadero lugar era el bosque. Tomás se sintió orgulloso y feliz de sí mismo, nunca pensó que el amor que le tenía a su amigo era lo que lo hacía atreverse a decir lo que sentía. MIPIDELFO estaba feliz de haber encontrado un amigo como Tomás, si no fuera por él, quién sabe cuál hubiese sido su destino. Desde ese día todos los animales y hombres vivieron en armonía, MIPIDELFO era el más consentido por todos. Y vivieron felices por siempre.

FIN


25

el justo Samuel Fernando Echavarria Galvis 10 aĂąos InstituciĂłn Educativa Compartir San Antonio de Prado


34 Hace muchos, pero muchos años, existió en un lugar muy lejano un reino llamado El Edén, este reino era conocido por todos como el lugar más maravilloso del mundo, pues, sus hermosos paisajes y su castillo eran cautivadores, no había un solo lugar que no fuera bellísimo. Este lugar, a pesar de ser maravilloso tenía algo malo, su rey era un ser perverso y no le gustaba compartir nada de las cosas del reino con su gente, por lo que les tocaba vivir en la pobreza y trabajar para el rey y así poder llevar comida a su casa, pues no permitía que absolutamente nadie poseyera algo de su oro, como él lo llamaba, él sentía que todo lo que existía en el reino le pertenecía y que por este motivo la gente también. El rey cada día se volvía más y más avaro, quería más y más oro en su reino, fue por esta razón que comunicó a todo el pueblo que aquel que le trajera el suficiente oro le daría la mano de su única hija en matrimonio, la propuesta atrajo muchísimos caballeros interesados, pues la princesa Lucía era la mujer más hermosa y bondadosa del mundo. Sin embargo, no solo caballeros fueron interesados en la propuesta, también un humilde granjero que soñaba con ser el esposo de la bellísima Lucía, de la cual, toda su vida estuvo enamorado, pues desde su humilde granja se podía ver el cuarto de la princesa a lo lejos. Thomas, como se llamaba el granjero, se sentaba todas las tardes a contemplar cómo Lucía se peinaba su hermosa cabellera en el balcón de su habitación; mientras la miraba, imaginaba cómo sería su vida si ella tan solo supiera que él existía, tanto la amaba que el se conformaría con eso. Fue por esta razón que Thomas cogió valor y decidió unirse a los muchos caballeros con hermosas armaduras y bellísimos corceles, el pobre Thomas tan sólo tenía un caballo viejo y cansado que su padre le había dejado y una armadura que había encontrado entre sus trebejos. No obstante, había algo que los demás caballeros no tenían y que a Thomas le sobraba, era el amor que sentía por su hermosa Lucía.Sólo eso bastaba, no necesitaba de nada más, su amor lo llevaría a encontrar el tesoro que necesitaba para tener su mano.


35 Con el pasar de los días los caballeros fueron renunciando, pues no encontraban lugares con el suficiente oro, y poco a poco fueron perdiendo el interés. Pero Thomas no, él seguía con la esperanza de que encontraría un tesoro tan grande que lo llevaría a los brazos de su princesa, pasaban los días y nada, ese lugar no llegaba; el pobre Thomas también estaba perdiendo la esperanza. Una noche, mientras Thomas contemplaba la belleza de la luna y entre susurros le pedía que lo llevara a ese mágico lugar, en donde todos los deseos del corazón se cumplían y que sólo ella lo podía llevar, pues este lugar le pertenecía; Thomas creía ciegamente en la leyenda que su madre cada noche le contaba, en donde decía que la luna era una diosa mágica y que escuchaba a todos aquellos que le pedían algún deseo y que estos eran concedidos sí se tenía un buen corazón y más, si ese corazón estaba enamorado, pues la luna amaba el amor, puesto que ella también estaba enamorada de su amado Sol y que a pesar de no poder estar juntos, ella se conformaba con saber que él está allí y que en algún momento y por algunos instantes podrían estar juntos, esto es lo que los humanos llaman eclipse. Tantas fueron las súplicas de Thomas hacía la luna, hasta que por fin una noche ésta le contestó y le dijo: ¡He escuchado cada noche lo que me pides y he visto la nobleza de tu corazón, pues, a pesar de no contestarte me sigues hablando, esperando ser escuchado sin perder la esperanza, por esta razón cumpliré tu deseo, te llevaré a mi hogar! Efectivamente la luna llevó a Thomas a su lugar y éste quedó maravillado con tanta hermosura, pues, nunca se imaginó que pudiera existir un lugar así, la luna le dijo que podía tomar todo el oro que quisiera que no tenía límite alguno, sin embargo, notó en la cara de Thomas una angustia, le preguntó qué pasaba pues podía llevarse todo lo que quisiera, a lo que Thomas le contesta: no tengo más que este caballo y a duras penas puede conmigo. Bajando este la cabeza, la luna se echa a reír -jajajaja- y le dice: -No te preocupes por eso yo te daré los carruajes que necesites.


36 Thomas brincaba de alegría y no se cansaba de agradecer a la luna, pues, sin su ayuda nunca habría podido cumplir su deseo. De esta manera Thomas emprende de nuevo el viaje a su reino pero con el tesoro más grande que pueda existir, él no se cansa de imaginar el momento en el que por fin, podrá tener la mano de su hermosa princesa Lucía, le toca atravesar casi medio mundo para poder llegar a su reino, pero este viaje le permitió conocer muchos amigos y vivir muchas aventuras, entre ellas, gracias a la ayuda que le dio a un rey, quien por gratitud lo convirtió en caballero, ya no era un simple granjero, ya era “Sir Thomas el justo” como de ahora en adelante sería conocido. Al llegar a su reino hubo una gran conmoción, pues nunca antes el pueblo había visto tanta riqueza junta, además, como ya habían pasado varios años, la gente no se acordaba de aquella propuesta hecha por el rey, pues nadie pudo llevarla a cabo, no existía oro alguno que complacería sus deseos, por lo que se olvidaron. Thomas llega al palacio, se encuentra con la noticia de que el rey había muerto y que su hermosa Lucía está muy triste y con la preocupación de no saber quién gobernará el reino, pues ella no sería capaz y sería muy fácil que llegara otro rey a quererlos conquistar. Thomas inmediatamente exige ver a la princesa y al consejero del rey, para decirles que él había cumplido lo pedido por el rey y que a pesar de que él está muerto, se debía cumplir con el pacto, entregándoles así el maravilloso tesoro a cambio de la mano de la princesa, esto a Lucía no le gustó, pues ella quería casarse por amor y no por compromiso, oponiéndose rotundamente. Ella creía que Thomas era uno más de los muchos caballeros odiosos y creídos que habían pedido su mano, a los cuales había rechazado. Thomas al ver la actitud de la princesa se pone muy triste y decide no hacer cumplir el pacto, como muestra de su gran amor y dejarla para que se case con quien ella elija, decide


37 entregar de todas maneras el tesoro para que este fuera repartido entre el pueblo también. Lucía, al ver la actitud tomada por Thomas, decidió casarse con él, pues había visto que realmente éste tenía un gran corazón y así vivieron felices para siempre, convirtiéndose en los mejores reyes que haya tenido el Edén.

FIN


38


39 Una linda mañana, donde los grillos y ranas saltaban, se encontraba un niño, pero no era cualquier niño, era Alejo, un niño alejado de la sociedad. A él lo rechazaban, nunca tuvo amigos, cuando trataba de hablar con sus padres, ellos no le prestaban atención. Su tío dijo que dejara de molestar, pero como Alejo era un gran genio hizo su propia familia y amigos, se trataba de unos robots. Un día Alejo estaba jugando con sus amigos robots. Eran tan avanzados que llegaban a pensar y sentir, uno de ellos se propuso crear su propio mundo, él lo pensó, se decidió a hacerlo, tardó 4 meses en hacer un tipo de mundo virtual. Se trataba de un pequeño cuarto con muchos colores. Alejo comenzó a estar diariamente en su mundo, pero luego de algunas semanas comenzó a estar diariamente en su mundo, él analizaba, pero no encontraba nada. Luego de unos meses notó un animalito en su cuarto virtual, un pequeño mimi, era como un zorro, conejo y ardilla. Trató de atraparlo, pidió ayuda a sus amigos robots, cuando consiguieron atraparlo, el mimi de forma mágica se transformó en un humano, dijo que venía del futuro, del año 2040, y que venía a espiar a Alejo por su gran mente. A Alejo lo necesitaban en el futuro, ya que su mundo virtual había causado una catástrofe, su mundo tomó vida y destruyó el futuro, en ese momento Alejo recordó las fallas que había en su mundo y comenzó a analizar. Alejo tomó una decisión: destruir su mundo virtual, pero fue imposible, entró nuevamente al mundo y se dio cuenta que eso se maneja según sus pensamientos. En ese momento comenzó a llorar y a llenarse de furia consigo mismo, eso transformó el mundo en un infierno. En ese mundo el tiempo pasó rápido, hasta que Alejo cumplió 40 años, aprendió a ser duro y frío, no creía en la magia, lo cual hizo que aparecieran seres mágicos como: pegasos, unicornios, brujas y minotauros, recordó que su mundo se manejaba con los pensamientos e involucró a su familia y amigos, tanto a los robots como a los humanos. Ellos formaron un equipo llamado “el regreso”, tuvieron que vencer sus mayores miedos, Alejo se encontró un minotauro, pero


40 resulta que el minotauro no era malo, solo era una versión de Alejo, luego pegó una gran carcajada y apareció de la nada una bruja, ella dijo que tampoco era mala, sólo era su lado divertido y Alejo comenzó a hacer eso con todas sus emociones y las unió a su equipo. Alejo comenzó a recordar buenos tiempos de cuando él era niño y aparecieron sus viejos amigos, ellos confundidos le preguntan a Alejo - ¿Qué hacemos aquí? ¿Quién eres? Alejo sorprendido les dice - ¿cómo aparecieron ahí? - y les preguntó qué si lo recordaban, ellos dudosos dijeron que sí, tras una larga charla Alejo les explica todo y ellos se unieron al equipo. Entre todos formaron un plan, no era el mejor, pero era bueno, se trataba de aparecer una oleada de zombies, para ver si algún zombie se podía salvar. Entre los zombies salieron 4 niños, estaban asustados, pero eran valientes. Alejo trató de explicarles todo, pero ellos raramente respondieron que ya sabían, eso para Alejo fue sumamente raro, los niños comenzaron a hablar de un extraño juego llamado compumax, ahí había todo tipo de hackers. Había un rumor de que los hackers se estaban apoderando de todos los mundos, aparatos y máquinas electrónicas, Alejo al escuchar esto se preocupó y les preguntó a los niños que sí eran hackers o si podían volverse administradores de un juego o aplicación. Dos de los niños respondieron que sí y Alejo los llevó al centro de datos, o sea, la base del mundo. Pasaron por duras pruebas, pero consiguieron llegar. Cuando llegaron solo estaban los dos chicos, ya que Alejo se devolvió al equipo. Los niños en la base de datos encontraron dos hackers, Guest_666 y 0_0, los dos chicos lucharon contra los hackers, sólo hacían guerras de comandos. Luego de un largo rato los niños ganaron la batalla y tenían el control total del mundo virtual. Al principio sólo querían diversión, pero se dieron cuenta de que no era lo correcto y abrieron un portal hacía el mundo exterior, pero había un problema en el portal, sólo podían entrar 12 personas y ellos eran 13. Todos salieron normalmente menos los chicos, ellos decidieron quién se quedaba y todos se


41 despidieron del chico que se quedó adentro, ya que él iba a morir. Con gran tristeza Alejo se da cuenta de que él no murió físicamente, si no que perdió la memoria, ellos le empiezan a contar todo al chico y él empieza a recordar. Pasados tres largos meses el chico se recuperó e hizo un juramento, no dejar ni una gota de mal en el mundo. Pasados 18 años los jóvenes lograron quitar gran parte del mal del mundo, ellos decidieron vivir juntos como hermanos, Alejo feliz por esto, fue a visitar a su familia, pero cuando llegó a sus padres los habían matado, él fue por sus amigos para encontrar al asesino. Se reunió con su equipo, les contó todo, ellos le dijeron “no los vengues, seguramente era su hora” como sus amigos no le querían ayudar, él se fue hacia el exterior, hacia la ciudad, pero Alejo al no encontrar nada se sumergió en el dolor, la tristeza y la ira. Alejo se sumergió en las drogas y en el alcohol, se volvió pandillero, asesino y no le quedaba bondad. Sus amigos preocupados al ver que él no regresaba fueron a buscarlo, cuando lo encontraron, se decepcionaron de él, ya que siempre había sido una buena persona, nunca llegaron a imaginarse que terminaría así. Los amigos de Alejo trataron de ayudarlo a que se recuperara y saliera de la furia que tenía contra el asesino de sus padres. Ellos compraron un medicamento que dormía a cualquier persona y se lo dieron a Alejo en un café, luego de dormirlo, lo llevaron al hospital, cuando despertó sólo se enojó más, ya que sus amigos lo llevaron a la fuerza. Alejo lleno de furia decide escaparse del hospital y nadie volvió a saber nada de él durante tres años. Se había refugiado en una cueva, sólo comía frutas y verduras, ya que no sabía dónde quedaba la ciudad, porque cuando él escapó del hospital se fue a caminar a la nada y resultó ahí. Un día estaba buscando frutas y por error se golpeó la cabeza y eso lo hizo reflexionar sobre lo que había hecho, él decidió cambiar, abandonar las drogas y el alcohol, trató de salir del bosque, tardó un buen rato en salir, pero cuando lo consiguió fue a buscar


42 a sus amigos. Una vez encontró a sus amigos les pidió ayuda, sus amigos rápidamente le dijeron que sí, ellos llevaron a Alejo al psicólogo, él les explicó que la venganza no es buena y que por eso fue por lo que él entró en las drogas. Para Alejo fue duro salir de las drogas y el alcohol, ya recuperado hizo un juramento “Yo no volveré a caer en los vicios, ni vengaré, ahora ya no guardo rencor en mi corazón y perdoné a los asesinos”. Eso fue un gran orgullo tanto para él como para sus amigos. Pasaron toda su vida llena de aventuras, llegaron a ser hackers profesionales, aventureros y muchas cosas más, derrotaron brujas, demonios y muchos animales y monstruos mitológicos, pero siempre juntos. Ellos vivieron juntos hasta la muerte. Dicen que hasta sus espíritus quedaron siendo mejores amigos, ya que, esa casa quedó abandonada, y todo el que trató de vivir ahí escuchaba a todo el equipo como si estuvieran vivos, pero diciendo: “EL REGRESO DEL INFIERNO”.

FIN


44 Un tiempo atrás tuve un sueño fantástico: soñé que era un halcón, tenía un grueso y brillante plumaje gris, era imponente y fuerte como los rayos del sol. Todas las mañanas salía de cacería para alimentar a su hembra, para que ella se hiciera cargo del nido donde incubaba sus huevos. El halcón Andrew pertenecía a una dinastía de halcones ágiles, fuertes e inteligentes y Andrew por supuesto, había heredado todas estas características, además de una presencia y mirada amenazante que hasta a su misma especie hacía temblar. Era tanto su poder y su humildad que se ganó el respeto y la admiración de toda la región montañosa. Fue nombrado como el cuidador y representante de su especie; el oficio no era nada fácil, pero él lo asumió con liderazgo y entrega, juró ante sus ancestros dar la vida por preservar su especie. Muchas fueron las luchas que tuvo con distintas especies para poder defender los nidos y a las hembras, para ver nacer las crías que a futuro serían las que cuidarían la especie, que además ya estaba amenazada por la extinción. Los días iban pasando y Andrew se llenaba de temor, pues a la región había llegado una nueva raza de aves de rapiña que se querían adueñar de su territorio, el cual, hacía siglos era de ellos. Esas aves de rapiña daban miedo y en poco tiempo habían acabado con el alimento y lo peor estaba por venir. Tal fue la guerra que las rapiñas le declararon a los halcones, que como estrategia empezaron a atacar a las hembras, a sus polluelos, sus huevos y sus nidos. Los halcones por su lado se unieron para llevar a cabo la batalla. Para ese momento eran pocos los polluelos que lograron sobrevivir; Andrew los juntó en su nido y los tapó con hojas secas para que no fueran detectados por sus enemigos, en total no sumaban más de seis y eso era lo que más inquietaba a Andrew, pues los que quedaban vivos eran pocos. Sólo pasó un momento cuando el rey de las aves de rapiña había visto su escondite. En el aire eran pocos los halcones que quedaban en pie de lucha, pero


45 también pocas las rapiñas y eso le daba un poco de confianza a Andrew. En ese preciso momento de lucidez Andrew entendió que debía atacar al rey porque el resto de las aves solo se movían según su indicación. En un descuido Andrew hirió al rey rapiño, pero este no fue un golpe mortal; poco a poco los halcones restantes fueron huyendo y dejando a Andrew solo, pero esto no fue excusa, él sabía que lucharía hasta la muerte como alguna vez lo juró. De uno en uno, los fue venciendo hasta quedar solo con el rey que, cuando pudo verlo, tenía un polluelo en su pico, de inmediato el halcón atacó al ave rapiña de frente, ambas aves se golpearon y ya muy heridas el rey rapiña se lanzó hacía el nido de los polluelos; Andrew muy ensangrentado tras él llegó, logró apartarlo de ahí y de un fuerte aleteo lo derribó. Muy malherido juntó a sus polluelos, se acomodó y con sus grandes alas los cubrió, los puso a salvo hasta que sus ojos la muerte cerró.

FIN


34

que no se puede? Justin Valencia Pino 10 años Institución Educativa Compartir Medellín


47 Esta es la historia de un branquiosaurio llamado Immanuel, hijo de los dos branquiosaurios más fuertes de la región. Aunque él era fuerte como sus padres, tenía una particularidad: era tan pequeño como una penca sábila. Dinosaurios de todas partes venían a conocerlo e incluso murmuraban: ¡No creo que dure mucho! Sus padres desesperados fueron en busca del sabio. Aunque éste al inicio no les dio buenas noticias, porque les comentó que no sólo era pequeño, sino que podía perder la vista y el oído. Sin embargo, el sabio les dijo que Immanuel algún día sería grande. Pero sus padres siempre que lo miraban o lo medían, se daban cuenta que seguía del mismo tamaño, así que empezaron a dudar de la palabra del sabio. A pesar de su tamaño Immanuel era un gran soñador. Cuando le preguntaban qué era lo que quería hacer, él decía: ¡Yo voy a ser pintor, músico y un gran nadador!, Los que lo escuchaban decían: jajaja, este si es un dinosaurio loco, porque para pintar se necesitan garras, para ser músico los oídos buenos y para ser un gran nadador tienes que ser un marino. Immanuel buscó una fórmula para lograr sus sueños, esta consistía solo en hacerle caso a las palabras que lo alentaban, pero fue muy duro porque casi nadie lo hacía, incluso más de uno lo confundió con un velociraptor y se lo intentó comer. Entonces buscó otra fórmula, en esta decidió que lo importante era tener confianza en él mismo y que los dinosaurios que decían: ¡Eso es imposible no se puede! era porque nunca tuvieron valor para intentarlo. Así que para pintar lo intentó con la boca una vez, otra vez… ...Otra vez. Hasta que por fin logró hacer el retrato más grande y hermoso que ningún dinosaurio jamás había hecho. Así mismo fue la perseverancia que tuvo para la música. El joven branquiosaurio sabía


48 que al inicio era duro, pero con insistencia las cosas empezaban a dar y aunque ya no escuchaba casi por el problema en el oído, se dio cuenta que no necesitaba oídos para escuchar la música que estaba en su interior. Además, lo que parecía imposible, fue un gran logro; aguantaba tanto la respiración en el agua que muchos dinosaurios del mar ya lo conocían. Los rumores se extendían y el nombre “El Gran Immanuel” empezó a sonar por todos lados, pero no era una burla, porque hablaban de su tamaño, se referían a su perseverante voluntad.

Fin.


35


50 Si han ido a un circo, ya sabrán cómo se siente esta experiencia. Pensaran que a todos les gusta… pero a estos dos niños: Rojo y Libertad no les gustará. Un jueves por la tarde salieron a buscar anomalías en el bosque, de repente escucharon un ruido como si algo estuviera persiguiéndolos, a Libertad la cogieron de los hombros; ella voltea para asegurarse que no haya nadie, para su sorpresa no había nadie. De repente, ven una sombra oscura aparecer al frente de ellos, se escuchan lamentos, ruidos escalofriantes y murmullos. Los niños no resisten el miedo ni un segundo más y corren. Se topan con un cementerio abandonado lleno de niebla, se abre la puerta del cementerio y la ansiedad de los niños les obligaba a entrar. Entran y ven un papel escrito en medio de la niebla que dice: Bienvenidos al circo más maravilloso de sus vidas, prepárense para sorprenderse y maravillarse con este espectacular circo, habrá muchos dragones, minotauros y hasta payasos malos, hasta tu podrás pedir trabajo. Vengan a las 6:00 p.m. Pedido de trabajo a las 7:00 p.m., donde veremos para qué sirve usted. Ellos se sorprendieron al leer ese misterioso papel, quisieron ir para descubrir si todos estos seres maravillosos existían, cogieron sus bicicletas que eran súper rápidas, así que llegaron en un segundo. Cuando llegaron vieron el circo, pero primero vieron al que lo presentaba: el señor Julio Duque, él tenía un aspecto raro, grandes dientes y un ojo rojo y otro verde, a Libertad le dio mucho miedo, pero Rojo la calmó, el señor Julio Duque dijo: - Hola, me llamo Julio Duque, les mostrare el circo más bonito de sus vidas, ¿Cómo se llaman? Los niños respondieron: - Rojo y Libertad. Después don Julio los guió hasta el puesto de observación, donde verían el espectáculo. De repente todos vieron a Rojo golpear un árbol que quedaba al lado del puesto de crispetas y Julio Duque se dijo a sí mismo: ya sé el perfecto trabajo para él y para su acompañante. Decidió que Rojo sería un payaso debido a su


51 violencia y Libertad la presentadora del circo, debido a su belleza y encanto. Julio Duque se dijo a sí mismo: ella podría hacer una buena publicidad. Los invitados estaban a punto de llegar, don Julio hipnotizó a los niños para que estuvieran calmados y actuaran como si nada hubiera pasado e hicieran el show. Empezaron a oírse gritos de emoción al llegar al circo, todos se sentaron donde querían para ver los grandes espectáculos, Libertad se presentó y dijo: - Hola soy Libertad y les mostraré el payaso más violento del mundo. Rojo salió, y como Julio Duque quería, era violento, tenía rabia y golpeaba todo lo que veía, todos se alejaban de él y él decía: - nou, eu nou quero- que significa: no, yo no quiero- él no quería ser un payaso, pensaba que lo estaban barbarizando, él pensaba: aunque esté aquí para siempre, voy a pelear por la libertad de Libertad. Y Julio Duque antes de hipnotizarlos le dijo a Libertad que cantara esta canción, ella empezó a cantar: Estamos en este circo con talento y atención, pues yo quiero que en este circo siempre dure su emoción, este circo son maravillas y no te vayas por favor, esperamos tus papeles verdes, no nos juzgues por favor, ven y acércate dame tu D dame tu I dame tu N dame tu E dame tu R y dame tu O, es lo más valioso de ti, dinero es tan valioso, dame tu dinero, capitalismo donde quiero pues yo quiero dinero.

La gente aplaudía, aunque solo querían su dinero, Julio Duque los hipnotizó para que les gustara a todos la canción. Lo que Julio Duque no sabía era que la hipnotización solo duraba unos segundos, cuando los niños reaccionaron salieron corriendo por sus bicicletas; cuando llegaron a su casa buscaron rápidamente a su mamá, los niños le contaron a su mamá toda su aventura, pero su mamá no les creyó… nadie sabe si este bosque y este circo en realidad existe, pero el bosque los estará esperando en alguna parte del mundo, búsquenlo y exterminen a Julio Duque y lo más importante, no duden en desatar su emoción por tener aventuras.


53 En la selva todos los animales asistían a cenar al restaurante de Hampton, un cerdito chef reconocido en toda la selva por sus deliciosos platos, pero Hampton tenía un gran problema, siempre que un cliente pedía un plato de comida Hampton se devoraba la mitad del plato. Todos los clientes de Hampton pedían siempre los mismos platos: el tigre siempre pedía hamburguesa con doble carne; el cocodrilo pedía lasaña, la tortuga pedía arroz chino, el gorila pedía torta de naranja, el águila pedía pizza y el león pedía pollo y papas fritas; y Hampton siempre se devoraba la mitad de todos los platos, y durante mucho tiempo sucedió lo mismo. Por esta razón Hampton se engordó demasiado, hasta que un día llegaron los clientes de Hampton a su restaurante y pidieron lo mismo, el tigre pidió hamburguesa con doble carne, el cocodrilo pidió lasaña, la tortuga pidió arroz chino, el gorila pidió torta de naranja, el águila pidió pizza, pero el león dijo: Hola Hampton, hoy no quiero pollo y papas fritas, hoy quiero chuletas de cerdo con lechona y un buen trozo de tocino de un cerdito gordo y suculento, y desde aquel día nadie en la selva volvió a ver a Hampton el cerdito glotón, nadie más lo volvió a ver … y no sabemos por qué.

FIN


55 Había una vez una mamá gata llamada Lucía. Lucía la mamá gata tiene cinco hijos dos mujeres, tres son hombres y su esposo Juan: el papá gato. Los hijos se llaman: Luna y Dulce, los hombres también tenían nombres muy particulares, uno de ellos se llamaban Pelusa, éste era el mayor de los hermanos, los otros dos se llamaban Polo y Dante, este último junto con Pelusa, eran los más juguetones, se mantenían haciendo daños, lo contrario de Dulce y Luna, por ser las niñas eran las más juiciosas y consentidas de papá gato. Un día salieron todos al campo, hicieron un picnic con un mantel y mucha comida. Cuando terminaron fueron a casa, llegaron y se encontraron a un león, ellos no se asustaron - soy su amigo el león, solo quiero un poco de comida, dijo. El papá gato le dijo – Fuera de mi casa no perteneces aquí- El león se puso muy furioso, de inmediato salió Dulce y tranquilizó a papá, viendo que éste estaba muy exaltado y que siempre había sido gruñón, entonces el león dijo – gracias Dulce por entenderme, en realidad solo quiero un poco de comida ya que he estado lejos de casa por varios días y estoy hambriento. Entonces dijo Luna – lo que pasa es que mi padre es así por cuidarnos, ya que tú eres el rey de la selva y puedes decidir quien vive y quien muere- El león les dice: – si tuviera intención de comérmelos, ya lo hubiera hecho, yo soy un león bueno, me escapé de mi manada porque no quería ser malo como ellos. Y así se hicieron grandes amigos y se quedó viviendo con ellos. Un día salieron a jugar al bosque, todos se escondieron y Dulce tenía que buscarlos, al pasar el rato Dulce no aparecía por ningún lado, así que todos decidieron dividirse para buscarla, el león amigo se internó en el bosque y sintió unos rugidos, se dirigió hacia allá y encontró a sus dos hermanos llevándose a Dulce en sus bocas. El león amigo corrió hasta alcanzarlos, les pidió de buena manera que la soltaran porque aún estaba viva, ellos con rabia le dijeron que siguiera su camino que ya él no pertenecía a su manada, el león amigo se enfrentó con sus hermanos, uno de ellos perdió la vida, el otro huyó de la pelea.


56 Al finalizar todo, pudo rescatar a Dulce, pero él quedó mal herido, pudo llegar hasta la casa con Dulce, pero al llegar murió. Todos recuerdan al gran león amigo como alguien que cambió para ser bueno, dejando a un lado todo lo malo que en algún momento hizo.

FIN


35

es luna llena Isabela Gómez Londoño 10 años Centro Educativo Juguetones La Unión - Antioquia


58 Desde que tengo memoria, siempre he visto a mi madre pararse en la ventana del cuarto azul a ver la luna, ella siempre tan concentrada que me interesa saber qué piensa, qué le inquieta o qué siente. Muchas noches me paré junto a mi madre en silencio y la ventana del cuarto azul fue testigo de los momentos mágicos que pasamos mirando la gran luna. No me pregunten qué pensaba mirar mi mamá, en qué se concentraba ella, pues nunca lo averigüé, solo disfruté estar a su lado, sintiendo sus manos acariciar mis rizos y sus ojos mirarme atentamente, esos gestos de amor fueron suficiente para mí, porque las palabras no hicieron falta. Una noche la luna pudo ver el gran regalo que llegó a mi familia, era una hermosa cachorra de color dorado como el oro y su mirada tierna que solo despertó la felicidad. El amor floreció en seguida y esa dulce mascota entró a acompañar las noches en que la luna blanca y redonda no salía en el cielo. Ella ocupaba muchos espacios, no solo los del cuarto azul, ella recorría cada rincón de la casa, estaba atenta a recibirnos, a ser cómplice de mis travesuras y a disponer su energía juguetona con toda la familia. También nos apoyó en nuestras tristezas y estuvo dispuesta a no perderse un minuto de nuestra compañía. Esa luna, mona, adorada y amorosa que eclipsó, fue un regalo maravilloso que entró a ocupar el lugar de paz y serenidad que irradiaba la luna llena. No quiero mentirles, mi madre algunas noches seguía mirando su luna llena, pero para mí la luna dorada que recorría mi casa, ladrando, jugando y algunas veces desordenando mis juguetes, era suficiente para sentirme feliz. La luna mona me acompañó muchos años, todos los años que tengo y formó parte de nuestra familia. La luna llena llegó a mi casa, no tuve que buscarla más en el cielo, estaba muy cerca de mí todas las noches. Ella llenó nuestras vidas de un amor puro, incondicional, siempre estuvo dispuesta a acompañar sin condición, sin regaños, ni reclamos. Siempre sentíamos su presencia en nuestras vidas y aunque no intercambiamos palabras, la energía se disponía para sentir que ella fluía con magia en cada espacio de nuestra casa.


59 Hoy la luna dorada ya no nos acompaña, desde hace veinte días eligió irse por el camino vacío, no solo en la casa, sino en nuestros corazones. Corre luna dorada, para que te encuentres con tu hermana blanca luna y así podamos volvernos a conectar todas las noches en la ventana del cuarto azul, junto a mi madre.

FIN


34


63 Al otro lado del mar cuentan que existía una pequeña aldea que estaba habitada por fabricantes muy importantes; entre ellos estaban los que creaban la ropa y otros que hacían los teléfonos más grandes jamás vistos. Pero ninguno llamaba la atención tanto como el que fabricaba las hermosas y mágicas máquinas para escribir. Durante todo el año al puerto llegaban de países muy lejanos, personas con la idea de visitar el pueblo y realizar sus compras. Un día cualquiera, en un lujoso buque, llegaron unos personajes interesados en adquirir las tan famosas máquinas para escribir, pues eran recomendadas por su excelencia y gran belleza; se dirigieron al lugar de su venta, e hicieron empacar todos los artefactos que allí encontraron, cancelaron con oro, incienso y plata. Pero su curiosidad no paró allí, decidieron indagar más y saber quién era el dueño de tan magnífica creación, preguntaron a los habitantes del lugar por su origen, pero ninguno pudo responder ya que no sabían quién en realidad era, solo dijeron que un anciano traía las máquinas al lugar. Cansados de buscar por aquí y por allá, decidieron por medio de la marca de las máquinas el dueño hallar; M.H eran las siglas que en una placa aquellos artefactos llevaban, pensaron los extranjeros que un nombre pudiese ser. Pero… ¿Por dónde comenzar? unos buscaron en las casas, otros en los rincones del lugar, pero fue en la biblioteca que una pista se encontró. Había un libro llamado El diario del pueblo, y al buscar las iniciales allí las hallaron y a su lado la fotografía de un anciano, con ropa desgastada y rostro de mal aspecto, debajo de la foto un nombre no muy usual: - MAGO ERMITAÑO-, y la ubicación donde posiblemente se podría hallar. Al otro día se dirigieron al lugar. Caminaron por entre calles empedradas y al salir del pueblo, rocas gigantes tuvieron que superar, entraron en el bosque que se cubría de niebla espesa y más fría que el hielo, casi para congelarse; por fin una cabaña encontraron, y al verla se preguntaron: ¿Quién pudiera vivir en un lugar en estas circunstancias?; no tenía entradas y al parecer sus


64 puertas estaban selladas, dando el aspecto de que había estado abandonada por muchos años. Los personajes buscaron por horas la forma de entrar al lugar y sin querer, el más curioso de los aventureros un ladrillo movió y dejó entre ver una maquinita muy pequeñita que una clavecita les exigió, los extranjeros se dijeron - ¡qué mejor clave que H.M pudiese ser!- al plasmar las iniciales sobre aquellas teclas desgastadas de inmediato el portón se abrió y al entrar un lugar de magia los sorprendió. Era un lugar muy extraño y diferente, las viejas máquinas de escribir flotaban por el lugar como si su peso no fuese obstáculo para volar, mientras narraciones de historias se escuchaban, terminaban y volvían a iniciar. Nadie sabía dónde estaban, pero al fondo en un viejo muro unas doradas palabras se destacaban: BIENVENIDOS AL MAGNÍFICO MUNDO DEL PODER DE LAS LETRAS. Con un poco de temor se aproximaron al lugar, debajo de dicho aviso una puertecita a otro salón les invitaba a continuar, entraron en silencio para no molestar, a una sombra encorvada que en un rincón escribiendo se extasiaba; era un anciano que dejaba escapar tal excelsa melodía del cha-cha-cha, al chocar de sus dedos con las teclas, pero ¡oh sorpresa! los intrusos se llevaron cuando notaron que en vez de plasmar letras en el papel era otra cosa que pasaba; por cada letra que escribía un libro nuevo de aquel artefacto salía, este se perdía al cruzar por una estrecha ventanita que daba al exterior y luego era arrastrado a un desconocido lugar. De pronto el ruido se detuvo un instante para preguntar. -¿Quién es el osado que perturba la paz de mi hogar? A lo que los visitantes respondieron. -Notable señor, somos extranjeros que la curiosidad nos trajo a rondar, con el ánimo de saber, ¿quién es el que tan majestuosos elementos es capaz de fabricar? Aunque el silencio reinó en el sitio, el viejo de tamaño muy peqqueño su rostro asomó y muy cortés a entrar los invitó.


65 Después de mucho hablar y de revelarles el secreto que envolvía aquel lugar y cómo el poder de las máquinas y de las letras de su abuelo mágico había heredado, hasta la puerta de salida los llevó, diciéndoles con voz tranquila antes de que se marcharan. -Andad por el mundo, predicad lo que aquí habéis visto, multiplicad la creación de las palabras, enseñad a grandes y chicos el misterio de la escritura y si un regalo queréis dar, nada mejor que un libro podéis obsequiar. Tarde o temprano aquí regresaran y dichoso los estaré esperando. Los viajeros partieron del pueblo, cada uno lleno de sabiduría. Así pues comenzaron las máquinas a usar y esparcieron por las tierras más lejanas que se podían conocer el legado del viejo ermitaño de las palabras. Desde entonces todos ellos vivieron como amantes de la buena escritura y poseedores de letras mágicas. Con el tiempo murieron y sus almas convertidas en aquellos hermosos y especiales instrumentos regresaron al lugar de la Magia de Las Letras que alguna vez, por un azar del destino, llegaron a encontrar.

Fin


34


67 En la espesura del bosque nublado una ciudad existió. Sin Nombre, así se llamó. Era el lugar más mágico y extraño de los cuales se ha hablado. Todo comenzó cuando un gran pueblo en los árboles apareció, no se sabe de donde llegaron sus habitantes ni quién los trajo hasta allí. En una mañana de invierno casas aparecieron, caminos por entre las lianas y ramas se unían y hasta a una plaza conducían, tenían frutos que los árboles les brindaban y el agua por las ramas escurría. Lo extraño de la historia es que los habitantes no se conocían, no sabían quiénes eran y a pesar de no recordar nada, un extraño temor al mirar el suelo les producía. Igual de sorprendente fue la realidad que después se conoció. Tito, Jaimito y Rabito decidieron al suelo bajar. Atemorizados todos miraban la hazaña que iban a efectuar y llenos de más terror quedaron cuando sus pasos al suelo nunca llegaron, pues unas sombras muy veloces, más que un rayo, los atrapó; y sus gritos escasamente se escucharon entre el vapor de las neblinas que por entre los árboles corría. El temor de todos se apoderó, al descubrir que en las alturas tendrían que vivir y al saber que al suelo nunca bajarían, porque de cena a estos seres extraños les servirían. Entre los habitantes de Sin Nombre, una jovencita se destacaba por ser distinta a todos, su piel tan blanca como nieve era motivo de burla, y sus cabellos color fuego los niños le jalaban. Chaira o niña extraña (que para ellos eso significaba) así la llamaban, vivía sola en una cabaña humilde en las ramas del árbol más apartado del lugar, de ella poco se sabía, pues el pueblo nunca visitaba. A pesar de su corta edad, quizás quince o dieciséis cuanto más, era astuta y rápida para escapar de todos los que a molestar llegaban. Le decían que era medio bruja y que a los animales hechizaba, pues con ellos hablaba y con las ardillas jugaba; además decían que la veían en las noches por los árboles correr. Pero ella guardaba un secreto del que les voy a contar.


68 En las noches de luna llena en las ramas se solía acostar a apreciar aquel enorme queso, que desde el cielo sus cabellos encendían y su piel blanca deslumbraba tanto que una manta parecía, el vello de sus manos se erizaba y pegajosas sus manos se volvían, era capaz de saltar de rama en rama sin el suelo pisar, pareciera que en su cuerpo algo rarísimo la poseía. Nadie sabía ese secreto, del que ella misma se sorprendía. En la luna llena del siguiente verano, la niña le pidió a ese gran astro que la ayudara a bajar a la tierra y que la protegiera de Los Rápidos, como se les conocía a los animales que abajo acechaban. Fue entonces que algo muy raro pasó. Después de terminar su paseo nocturno Chaira a su casa regresó y a dormir se dispuso, cuando unos golpecitos en su puerta escuchó, de inmediato la niña saltó y en guardia se colocó. -Seguro son esos chicos malvados del pueblo que vienen a molestar. Eso fue lo que pensó. Sin abrir la puerta por el ojo de la chapa miró, no vio a nadie, solo el resplandor de la luna y a su cama decidió volver, pero antes de llegar: uno, dos, tres y cuatro golpes la estremecieron, llena de coraje decidió abrir para salir rápido del asunto, pero un par de colmillos muy blancos y largos en sus manos se clavaron y unos cuerpos peludos y redondos en fina seda la enrollaron. Ella no recordó más, pues el veneno que le inyectaron como piedra la durmió. Al amanecer el pueblo se escandalizó al ver huellas desconocidas y extrañas que por todos los caminos se marcaban. Al llegar a la casa de la niña no la encontraron. - ¡A la niña rara se llevaron! Fue el grito que se escuchó de los habitantes de Sin Nombre; el pánico se apoderó de ellos. Por esos días no se supo nada de Chaira.


69 El pueblo atemorizado estaba esperando la siguiente luna llena para ver qué pasaba y armados hasta los dientes, con ramas y semillas atrás de las puertas esperaban, pero como siempre nada pasaba, volvían a sus trabajos en los árboles y a la niña extraña casi la olvidaban. Fue así como para la tercera luna llena ya nadie se preocupó. Estaban paseando por los callejones de lianas cuando uno a uno empezó a desaparecer, la soledad llegaba hasta el centro del pueblo, donde las sombras peludas y agazapadas atrapaban todo lo que se movía. Terminó pues esa noche y nació un nuevo día, las calles y las casas en los árboles solitarias estaban, solo uno que otro mico saltaba sorprendido de ver que sus parientes tal como llegaron, ahora se marchaban. Pero en un lugar lejano, muy lejano (unos cuantos árboles más allá), en una enorme red de telarañas, todos los habitantes del pueblo envueltos en seda estaban. Pero poco a poco fueron liberados y de entre un tronco de cristal una linda chica apareció con corona y cetro de fino metal. Ante su paso todas las enormes arañas se inclinaban y su reverencia le hacía, asustados los habitantes del pueblo murmuraban. -Este es el fin para nosotros; nadie nos puede salvar Pero oh sorpresa se llevaron cuando una voz conocida calma les pidió, era Chaira la rara que a ellos se dirigía, narrándoles la otra parte de la historia que ustedes no conocían. Resulta que cuando el deseo la niña extraña a la luna le pidió, un mágico hechizo se realizó y el pedazo de queso luminoso a las arañas le ordenó. -Id y buscad a tu reina que en los árboles lejanos habita, traedla ante ustedes para que las dirija y junto a los humanos lucharan y así ellos en la tierra vivirán y ustedes en los troncos reinarán.


70 Así pues, amigos, Chaira les decía: -Yo los hice traer para que entre todos luchemos y con la sagacidad de las arañas venceremos. En los grandes huecos de los árboles arañas herreras y armeras enormes arsenales construían, guiadas por el lenguaje que solo la niña conocía. Pasaron unos cuantos días y listos los ejércitos estaban, las arañas servirían de caballos y los hombres en sus lomos cabalgarían. Las arañas a Los Rápidos odiaban, pues habían sido crueles con ellas y a muchas también desaparecieron, eran malos con todos los seres que se les atravesaba, o que desprevenidos, por las tierras del sur tranquilos caminaban. Pero había un pequeñísimo problema, ninguno sabía que tan feroces serían aquellas criaturas, entonces la magia llegó y estando Chaira dormida en sus sueños una nube bajó y desde lo más adentro de ella una ronca voz salió. - Chaira. Hija de ancestros del bosque y reina de las arañas, lucharás contra las fieras que sin dejar que te hieran desaparecerán ante tu voluntad. Son lobos bravos y fuera de su hogar están, pues les corresponden las tierras altas y no las bajas, donde tú y tus amigos si ganan la batalla reinarán, tienes que hacer que se retiren y así tu semilla sobre la tierra se extenderá. Al día siguiente la niña les dio a conocer lo que la voz le dijo mientras soñaba. Así pues, juntos hombres y arañas estrategias planeaban. Iniciaron su marcha árboles abajo y al pisar la tierra las enormes sombras aparecieron, tenían cuatro enormes patas muy fuertes, sus hocicos estaban llenos de babas y sus ojos rojos, muy rojos, rojísimos, miraban con gran rabia a los hombres y a las arañas. Pues según me contaron, la verdad no eran muchos, unos cinco deambulaban, lo malo es que eran enormes y voraces, pues a cada paso sus dientes muy largos y filosos les mostraban.


71 ¡Suaz!, ¡pum!, atacó el primer lobo. Pero una araña muy fuerte su seda le lanzó y su jinete en uno de los ojos a la fiera un montón de tierra le arrojó, fue así que un chillido muy escalofriante se escuchó y a lo lejos hacia la tierra del norte su aullido poco a poco se marchó. Esto dio inicio a la batalla que mucho rato duró, los cuatro lobos feroces que quedaban, casi desfallecidos atacaban y atacaban sin parar, los hombres y las arañas los sorprendían con nuevos trucos que la niña reina les enseñaba. Al llegar el atardecer y no haber ganadores ni perdedores, Chaira a los lobos una tregua pequeñita les pidió. Armaron pues así las carpas, a un costado estaban los hombres y arañas, y al frente entre los árboles los lobos muy exhaustos descansaban. En la oscuridad a Chaira un nuevo sueño le llegó, la misma nube le decía, que si ella llegaba hasta el otro lado del río, un gran castillo encontraría y si entraba en él, la batalla ganaba y el reino como suyo reclamaría. Fue así como con la luz del nuevo día ya estaban los rivales en el campo de batalla, lobos caminaban inquietos y nerviosos, hombres y arañas ansiosos desde lejos los miraban. Se truncaron nuevamente en feroz batalla, pelos volaban por los aires y seda de araña los atrapaban, restos de enormes lanzas hechas de palillos destrozadas en el suelo se veían Mientras esto pasaba, por otro lado, Chaira en su veloz araña las rocas trepaba, pasando el gran río que con telarañas su gran amiga cubrió, subió al borde de la gran montaña y a lo lejos un castillo observó y en veloz carrera hacia él marchó. Pero todo no era bueno, uno de los cuatro lobos que quedaba en la lucha se dio cuenta que la reina no estaba y salió a buscarla, la vio cruzar los valles hacia el castillo y de inmediato en su casería se lanzó, era una carrera descomunal; las patas de la araña se extendían hasta ya no más, mientras el fiero lobo con su cola alzada daba saltospara los matorrales evitar. Casi alcanzaba al cansado arañón y su aliento apestoso en su cuello la reina sentía, pero no las lograba atrapar, cada vez se


72 hacía más cerca la puerta del castillo y por unos cuantos centímetros la reina y su corcel el pasillo cruzó, y el lobo por grande su cabezota en el pórtico atrancó, ahogándose a más no poder, Chaira viéndolo en tal mal estado y sintiendo pesar, de un patadón su hocico golpeó y el animal en sollozos al norte partió. La niña al salón principal se dirigió, allí entre el polvo y finas telas una cosa cuadrada y gorda llena de hojitas rayadas abrió, y de ella un mago salió diciendo a la niña. -Bienvenida amada reina, este tu trono y tu reino desde ahora serán, todas las criaturas de esta comarca te venerarán. Dichas aquellas palabras el objeto cuadrado se cerró, un resplandor de él salió y el cuerpo de la niña cubrió, era un brillo tan fuerte que llegó hasta donde los tres lobos luchaban, enceguecidos quedaron y a punta de aguijonazos, del territorio las arañas los sacaron. Aquel día los hombres de los árboles y las arañas de los troncos la batalla ganaron, Los Rápidos fueron desterrados hacia las tierras del olvido. La Reina de las arañas, como le llamaron, días después a su castillo me invitó. Fue así que conocí esta historia que deslumbrada me dejó y me hizo entender que no importa de dónde vengamos, si nos lo proponemos, nuestros sueños siempre se pueden realizar, y que cuando unimos muchas fuerzas todo aquello que creemos imposible lo hemos de lograr.

FIN


35


74 Maybe es un pequeño pueblo lleno de misterios en donde cada día pasaban cosas casi inexplicables, el nombre del pueblo significa “Tal vez”, nadie sabe por qué se llama así y por quién fue fundado el pueblo. Hay una leyenda muy popular que dice que el fundador del pueblo era un mago de alto nivel que existió hace millones de años, la leyenda relata que él creó el pueblo con la magia de un libro llamado The Destiny, que significa el destino, se dice que él usaba una tinta muy especial llamada Inkmagic y que, al escribir en el libro con la inkmagic, todo lo que escribía pasaba. Pero un día unas personas poseedoras de magia oscura atacaron el pueblo para robar el libro, el mago ocultó el libro en una cámara secreta y le puso un hechizo que sólo el elegido pudiese romper con una llave mágica, el mago fue asesinado y el libro nunca fue encontrado. Relata Lu. - ¡Tonterías!, no creo en esas cosas, puede que sea un misterio quién fue su fundador, pero no existe nada de magia, libros y lo que sea, y tampoco hay un elegido. Dice Stiven. -Jaja, cree lo que quieras Dice Lu. Mi nombre es Lucia, pero me dicen Lu, vivo en Maybe y como ya sabes es muy conocido por los misteriosos sucesos que ocurren cada día. Stiven es mi hermano tiene mi misma edad y él siempre le busca el lado lógico a las cosas. -Bueno ya me voy. Dice Stiven. -¡Espérame!, dice Lu Los dos estamos en nuestro tercer año de secundaria, estudiamos en la secundaria Lister, la cual es muy bonita y grande. -Que buen clima hace hoy, ¿No? Hermano. Dice Lu.


75 -Sí... espero que esté así todo el día. Dice Stiven. -Hey ¿escuchaste el rumor?, dice Lu. -¿Cuál?, Contesta Stiven. -Que anoche en la sala de música, el guardia nocturno, escuchó a alguien cantando y que luego se oyó un grito como si estuviesen matando a alguien, dicen que es el fantasma de la señora Floura. Cuenta Lu. A lo que Stiven contesta. -Hay Lu, sólo son rumores. - ¿Ah sí? ¿Qué te parece si nos quedamos en el instituto para comprobar? Dice Stiven. Cuando llegamos a la secundaria entramos al salón y el profesor aun no llegaba, así que fui corriendo a saludar a mis amigos. - ¡Hola chicos! Les dijo a Erika y a Lucas. -Hola Lu. Contesa Erika. Erika es mi mejor amiga. -Hola Luci. Dice Lucas. Lucas es mi mejor amigo. -Hey Luci ¿Quieres ir con nosotros al parque después de clases? Dice Lucas. -Gracias por invitarme, pero tengo algo que hacer con mi hermano más tarde. Contesta Lu. -¿Qué cosa? Erika habla. -Vamos a probar el rumor de la sala de música. Respondió. - Jajaja no se vayan a meter en problemas. Contesta Lucas. Cuando las clases terminaron me acerqué a mi hermano y le dije con voz emocionada: ¿Estás listo? “Sí, sí, pero cálmate”, me dice con cara seria, me río t le respondo: “Bueno, bueno quita esa cara”. Me miró con una sonrisa y me dijo: “Bueno hermanita vamos a esperar a ese “fantasma” tuyo en la sala de música”. “Ok hermanito”, le digo. -Hey hermano ¿Viste al chico nuevo?, le pregunté.


76 -Sí… ¿Cuál era su nombre?, me dice Stiven. -mmm… se llama… Alejandro. -Ah sí cierto, me dice. -Ya vuelvo, voy a comprar algo de tomar. -No te demores, me traes algo, le digo. -Bueno hermana. Mientras esperaba a Stiven me asomé a la ventana y vi a Alejandro buscando algo en el jardín, ya casi oscurecía, así que fui a ver qué hacía, cuando llegué al jardín, Alejandro tenía una caja en las manos, la caja tenía un diseño muy extraño. -Hola Alejandro, ¿Qué estás haciendo? ¿Qué es esa caja? -Hola Lucía, me dice con cara de sorpresa, no, no es nada, dijo intentando ocultar la extraña caja. -¿Qué haces por aquí tan tarde? Pregunta Alejandro. -Lo mismo te pregunto- le digo. De pronto la misteriosa caja se abre sola y sale una extraña llave con una cadena, la cual, se engancha en mi cuello por sí sola, como si un fantasma me la hubiese puesto. Estaba a punto de gritar, pero Alejandro me tapó la boca, me silencia y me dice: ¡Al fin te encuentro! Yo lo miro confundida y él dice: “Te tengo que contar algo, te voy a soltar, pero no vayas a gritar”. Afirmé con la cabeza y él me soltó. -¿Qué es esta llave?, le pregunté, un poco asustada. -Ésta es la llave mágica la cual abre la cámara secreta en donde está oculto el libro The Destiny. -Pero eso, es sólo una leyenda ¿No?, le dije. -La verdad es real y tú eres la elegida, me dijo. -¿Qué? ¿Yo? -Sí, tú eres la reencarnación de ella, me dijo Alejandro. -¿Ella?, le contesté confundida. Puso una cara seria y dijo: “La leyenda conocida tiene una segunda parte, la cual relata que el mago antes de morir le entregó la llave a una valiente guerrera llamada Aura, la cual también era


77 una maga y se comprometió a cuidar The Destiny con su vida, ya que si cae en manos del mal puede haber horribles consecuencias. Aura murió unos años después y dijo que reencarnaría y esa sería la nueva protectora del The Destiny. Yo soy el guía de la elegida que eres tú Lucía, en estos momentos las personas poseedoras de magia oscura están buscando el The Destiny, así que tenemos que encontrarlo antes que ellos, ellos ya saben que la llave ha sido liberada y estarán dispuestos a encontrarte, e incluso matarte, para conseguirla. -¿Qué? debe ser un error, ¡no creo ser esa persona que dices!, le digo alterada. -Calma Lucía, según la leyenda la llave, una vez liberada, se enganchará en la elegida y no hay error, esa eres tú. Me dijo. -Está bien, pero ¿qué debo hacer?, pregunté. -¿Ferlou? pregunté -Sí, él es, es un mago poseedor de magia negra y el más fuerte en esa categoría. Tengo un mapa de donde está el The Destiny, tenemos que partir cuanto antes. Añadió. -Y una vez que lo consigamos ¿Qué haremos con él? -Vamos a las Cuevas cristal, sus paredes contienen magia y con un simple hechizo se activará un campo de protección, el cual, ni Ferlou podrá atravesar, sólo lo puedes atravesar tú. Explicó. -Ok, entonces si soy la elegida cumpliré con mi cometido -No le digas a nadie sobre esto. Me dijo. -No lo haré. -¿Lu dónde estabas?, viene mi hermano corriendo hacia mí. -Perdón hermano, estaba saludando a Alejandro. -¡Hola!, le dice Alejandro con una sonrisa a Stiven. -Hola. Le responde Stiven. -Hermana ¿entonces qué?, ¿vamos a ver si aparece el “fantasmita”?, dice Stiven. Alejandro se acerca a mí y me dice en el oído: “Ten cuidado, las peores cosas pasan en la noche, puede que te encuentres con un poseedor de magia oscura”, se aparta de mí y dice: “Chao nos


78 vemos mañana”. -Chao Alejandro, dice mi hermano. -Chao, digo yo. -Hermana responde. Dice Stiven. Pienso en lo que me dijo Alejandro, y le digo: “emm no, vamos a casa, está haciendo frío”. -Como quieras. Responde Stiven. A la mañana siguiente cuando llegué al Instituto con mi hermano, entramos al aula de clases y Alejandro se me acercó y me dijo: “Hoy vamos a buscar el The Destiny”. -Ok, le digo. Cuando las clases finalizaron, me dirigí a la montaña Souls en donde se encontraba el libro. Tuvimos que pasar toda clase de obstáculos hasta que por fin llegamos. Al llegar introduje la llave en la cerradura mágica y cuando se abrieron las puertas Alejandro me dijo que agarrara el libro, ya que él no podía entrar, lo tomé y nos dirigimos hacía las cuevas de cristal. En el camino hubo derrumbe, pero Alejandro utilizó su magia para quitar las rocas del camino. Ya casi llegando, de la nada apareció Ferlou con un gran grupo de hechiceros malignos, él obviamente quería el libro. Alejandro le dice: “Con que estabas esperándonos, ¿eh? ¡eres un tramposo!” -Jajaja sólo dame el libro y nadie saldrá herido. Dice Ferlou Alejandro me dice en voz baja: “Lucía yo los distraeré, tú ve a llevar el libro y mantente a salvo en las cuevas”. -¿Qué? no haré eso, ¿Qué pasará contigo?, dije. -Yo estaré bien, me dijo con una tierna sonrisa. -No, no te dejaré aquí, yo como la elegida protegeré el libro y lucharé, dije


79 -Per… Lo interrumpí. -Usaré el libro. Dije decidida. -Pero nunca lo has usado -¿No crees que pueda?, le pregunté. -Claro que sí, eres una chica fuerte. Me sonrió. -Ok, entonces está decidido, cúbreme mientras preparo la inkmagic. Propuse. -Ok, dijo Alejandro Mientras Alejandro me cubría, preparé rápidamente la inkmagic y empecé a escribir: “Estos malvados magos y hechiceros nos molestan sin cesar, Así que has que todos ellos duerman sin parar” Y de pronto todos cayeron rendidos en un sueño profundo, luego Alejandro se me acercó y me dijo: “¡Lo logramos!”. Y me abrazó fuertemente, luego agregó: “y ¿Por qué dormir?” -No sé, no se me ocurrió más nada y estaba nerviosa. Respondí. -Jaja, ok Lucía, me dice. Luego escribí en el The Destiny: “Un calabozo quiero crear para a estos brujos encerrar” De repente, un calabozo apareció de la nada y metimos a los magos y hechiceros que estaban dormidos y nos dirigimos a las cuevas Cristal. Alejandro me dijo: “Eres buena con el The Destiny”. -No digamos que buena, pero gracias. Respondí


80 Al llegar a las cuevas recité el conjuro que Alejandro escribió en un papel y al recitarlo se creó otra cámara y allí metí el libro, las cuevas crearon un campo de protección tal como Alejandro dijo. Salí y afuera estaba esperándome y me dijo: “¡Gran trabajo! ¿Vamos?”, le dije que sí pero ¿Cómo? - ¡Volando! Y de repente lanza un hechizo y empezamos a volar. Nos fuimos juntos a casa viendo el hermoso atardecer.

Fin


35


82 Un día común y corriente, como cualquier otro, el rey decidió ir a la peluquería, por supuesto a la de mejor confianza, la de su mejor amigo el coronel de su ejército, él se sentó en la silla y le dijo: “Déjame tan bonito como siempre”. Él asintió y comenzó a motilarlo, mientras tanto, los aldeanos del pueblo protestaban en la calle por la falta de alimentos, esto se debe a que el rey no permitía ingresar comida de pueblos aledaños. Ellos continuaban en su protesta, y el rey decidió preguntarle a su coronel lo siguiente: “¿tú qué opinas sobre la protesta de los aldeanos?”. El respondió: “Están en lo cierto, no tenemos casi comida y la poca que tenemos está demasiado cara”. El rey se enojó mucho, pues él no apoyaba las protestas de los aldeanos. “Dime cuántos cabellos hay en mi cabeza y traeré las mejores frutas, verduras y carnes al mejor precio”, dijo el rey; el coronel respondió: “Acepto el reto”. Continuaron hablando un poco más sobre las protestas, hasta que el coronel terminó de motilarlo. El rey dijo: -Recuerda, tienes hasta mañana para decirme cuántos cabellos hay en mi cabeza. Mientras salía de la peluquería con su asistente. Un poco más tarde el coronel decidió cerrar temprano para poder conseguir más tiempo en el reto, salió de la peluquería un poco pensativo, se tropezó con un hermoso pavo real que le dijo: “¿Qué te sucede? ¿acaso no ves bien?”, el coronel respondió: -Claro, veo bien, pero estoy un poco distraído - Y ¿por qué estás tan distraído? -Debo decirle al rey cuántos cabellos tiene en su cabeza ,¿por qué preguntas?, ¿acaso sabes?


83 El pavo real respondió, - Sí, yo sé. -¿Y me puedes decir?, Preguntó el coronel. -Te digo, si tú me dices cuantas gotas de agua hay en el mar. Estuvieron conversando un poco más pero el coronel decidió despedirse, ya que le quedaba poco tiempo. Cuando llegó al mar comenzó a contar las gotas una por una, un pequeño cangrejo lo vio y le preguntó: -¿Qué estás haciendo? -Contando cuantas gotas hay en el mar. Respondió. - ¿Y por qué lo haces?, Preguntó el cangrejo El coronel decidió contarle al cangrejo lo sucedido. Luego le preguntó: -¿Acaso tú sabes cuantas gotas de agua hay en el mar? - ¡Sí claro! Respondió en voz alta el cangrejo. -Pero solo te diré si me dices cuántos son los granos de arena que hay en el desierto. El coronel no decidió seguir buscando respuestas, fue a su casa a dormir. Al otro día salió temprano a la peluquería, pero el rey ya lo estaba esperando afuera. -Buenos días rey, dijo el coronel. -Buenos días, respondió. - Y ya sabes ¿cuántos cabellos tengo? -¡No! - respondió el coronel - No pude conseguir una respuesta. -Tranquilo - respondió el rey- serás ¡decapitado!- Dijo el rey logrando asustar al coronel. Nunca se supo si el coronel fue decapitado, pero por su peluquería nunca regresó.

FIN


84


85 Despertó, abrió los ojos y se dio cuenta que no estaba en su cómoda cama, ni en su organizada habitación, estaba en el piso sucio y frío, su cuerpo estaba confundido, sus ojos estaban confundidos, su mente estaba confundida, el mundo que conocía estaba distorsionado. Se levantó e inmediatamente buscó lo que la noche anterior había guardado en su bolsillo, lo encontró, seguía con la grieta que pasaba por toda la mitad, la grieta que los separaba. Decidió caminar por el lugar, cada vez avanzaba más y más pero no se movía, pasó por un laberinto, una casa abandonada, un jardín, un bosque, no se asombraba, no estaba feliz, ni enojado, sólo era un cascarón, estaba totalmente vacío. Se percató que su reloj de mano estaba parado y todo estaba en silencio, no se escuchaba nada, creyó que, en ese silencio abrumador, pero era imposible, el silencio se apoderó de todo. Sus oídos estaban aturdidos con ese silencio tan ruidoso. Se cayó. Estaba cansado de no moverse, de tanto caminar, estaba atrapado en su pasado deformado, con un espejito agrietado, un reloj que no da la hora y un vago recuerdo de lo que alguna vez fue un ruido silencioso.

Fin


87 Desperté en un castillo junto a otros chicos del mundo, adolorido por un golpe de rayo que se había despedazado en fragmentos por todo el mundo, golpeándome. Apenas recuperé un poco de fuerzas intenté moverme y en ese instante una sombra misteriosa apareció de la nada, ésta invocó unas varitas que aparecieron en cada mano de los que estábamos en el castillo, luego, nos levantó a todos con un chasquido de dedos y nos lanzó a una especie de campo de gamers emocionándome al máximo. Los chicos de repente me tiraron unos auriculares especiales, que casi me parten la cabeza, cuando me levanté vi que era mi amigo: Alex, con un atuendo peculiar como de esquiador, se reía a carcajadas, pero esto duró poco pues caímos al instante a una montaña cubierta totalmente de nieve, diciéndome Alex: -¡Lui parece que olvidaste tu traje! Lo que él no esperaba era que esa sombra misteriosa me había dado un amuleto especial, en forma de mando de videojuego en el cual aparecía un espíritu guía, el cual, me daba lo necesario para nuestra primera prueba. Desapareció la sombra en un abrir y cerrar de ojos, dejando a los demás chicos en shock, ellos empezaron a tirarme rocas por creer que estaban en desventaja, las cuales hicieron impacto en mi cuerpo. Apareció un señor llamado Nicolás, el cual nos dio la bienvenida a su torneo de gamers, tratamos de irnos, pero Nicolás riéndose y con voz seria nos dijo que él tenía en su poder a nuestros seres más queridos, obligándonos a competir en su torneo por descalificación. El torneo tenía por nombre Gamers Cup, siendo éste emocionante y peligroso. Una vez explicadas las reglas, nos dio tres vidas a cada uno de los doce concursantes, iniciando la carrera sobre la pista de hielo. En la bajada, y asustado, mi amuleto de un momento a otro empezó a brillar y me dejó ver el futuro, y cómo los otros concursantes se atacarían entre ellos, así que le advertí a mi amigo Alex para que cogiéramos ventaja y no cayéramos desde el Everest. Casi al llegar a la meta escuchamos un grito de una chica, una hermosa


88 Rubia que debía ser ayudada por uno de nosotros, decidimos que yo me quedaría con ella, Alex sin dudar siguió por los dos y yo la ayudé para que no fuera descalificada, luego, al llegar a la meta, nos dimos cuenta que uno de los otros doce gamers era un robot controlado por Nicolás, quien trataba de eliminar a otros gamers eliminando hasta el momento tres gamers, llegando Mica y yo, de sextos pero a salvo. Mica me agradeció eternamente por lo que hice por ella, pero ambos sabíamos que faltaban más pruebas y que debíamos descansar pues mañana seguiríamos. En el castillo nos asignaron habitaciones por parejas, me tocó con Alex, nosotros en vez de dormir nos quedamos platicando y armando estrategias y entonces Alex me dice: -Lui, ¿crees que sí podremos rescatar a nuestras familias? Yo le conteste que sí, que confiáramos en nosotros. Una vez todos dormidos. Mica fue a ver a Nicolás y le dijo: -Querido Nicolás, he cumplido con la parte del trato, ahora quiero mi pago. -Tranquila- contestó Nicolás- aún no has terminado tu trabajo, tienes que deshacerte de Alex y Lui. -Okey lo haré, pero se duplicará el pago. -Me parece justo, vete ya que mañana terminarás el trabajo de una vez por todas. Al día siguiente, sin saber nada sobre el plan de Mica, Alex y yo nos preparamos para el siguiente reto. Nicolás nos dijo que debajo de nuestras almohadas se encontraban las instrucciones para las pruebas de hoy, una vez leídos nos terminamos de alistar, y con ayuda de nuestras varitas, nos transportamos al lugar de nuestra prueba, la cual se encontraba en el parque Yellowstone, específicamente en sus áreas volcánicas. Una vez en el sitio tuvimos quince minutos para calentar y arrasar con la competencia, antes de empezar nos deseamos buena suerte a ambos. Una vez en la pista mi amuleto se activó y me advirtió sobre Mica


89 y su plan para deshacerse de ambos, entonces esperamos que se escogieran las parejas, mi amuleto me advirtió que me tocaría con Mica y así se cumplió, solo ella, yo y nuestras varitas. Apenas dieron la señal, vi una visión sobre ella colocando trampas para nuestro combate, así que memoricé los lugares en donde las puso, una vez en pleno combate decidí invocar a mi dragón blanco de ojos azules para distraerla, pero de alguna manera predijo mis movimientos y me atacó con una especie de hechizo Spin Stela, robándome poco a poco mi energía, casi dejándome inconsciente, y escuché su voz diciéndome: “Solo yo lo puedo portar y te lo demostraré”. Entonces mi amuleto liberó dentro de mí una energía extraordinaria, con un chasquido la derroté descalificándola del torneo, pero agotando mi energía. Luego al declararse finalista a Alex y a otro gamer empezamos a reírnos y Alex a hablarme de mi forma de vencer a Mica y lo lejos que nos encontrábamos. Nicolás llegó aplaudiéndonos sarcásticamente y felicitándonos, pero advirtiéndonos que el día de mañana cambiaría para siempre nuestras vidas. Al oír esto, Alex y yo de inmediato volvimos al castillo a preparar jugadas y maniobras, pero no sabíamos que el tercer finalista era nada más y nada menos que Nicolás, quien desde el principio lo había planeado. Luego algo terrible sucedió, Nicolás había capturado a Alex, descalificándolo del torneo, tiempo después me llegó una carta diciendo que el encuentro de la final sería a las 12:00 a.m., claro yo sorprendido me alisté y en menos de dos minutos ya me encontraba en el lugar de nuestro encuentro, llevándome una gran sorpresa, ya que, no solo jugaba por mi vida y mis seres queridos, sino también por todos los demás concursantes y sus seres queridos, así que calenté y antes de empezar, mi amuleto me dio una visión sobre el combate final. Empezó el combate que lo decidiría todo, entonces con mi amuleto y mi varita nos sincronizamos dando el primer ataque, Nicolás lo esquivó y me atrapó en una trampa que junto a mis otros compañeros nos succionaba nuestra energía, absorbiéndola


90 Nicolás hasta dominar este torneo y el mundo. Todos se despidieron de sus familias porque creían que todo estaba perdido, pero de un momento a otro la sombra misteriosa apareció tocando mi mente regresándome toda la energía y liberando mi amuleto, luego desapareció. Un símbolo en el aire le quitó a Nicolás su energía y junto a un chasquido lo mande al reino de las sombras proclamándome a mí como el campeón. Luego regresamos a nuestros hogares. Aunque algunos no lo practican tan seguido, Alex y yo lo seguimos practicando y echándonos alguna que otra partida en la consola, pero sobre todo protegiendo la humanidad de personas como Nicolás.

FIN


35


92 Una cálida tarde de verano, cuando estaba a punto de ponerse el sol, una mujer salía al jardín de su casa con una gran jarra de agua entre las manos para regar las flores, ¡adoraba las plantas y nada le gustaba más que cuidarlas con esmero!, mientras contemplaba sus hermosas begonias, observó que tres ancianos de barba blanca como la nieve traspasaban la valla de su propiedad y se posaron sobre la hierba, extrañada dejó la jarra sobre el banco de piedra que tenía en la entrada y se sentó a hablar con ellos. - Buenas tardes caballeros. No los conozco ¿son nuestros nuevos vecinos? Uno de los ancianos, el que estaba sentado a su derecha, se apresuró a responder: - No señora no somos de aquí. La mujer se dio cuenta de que eran muy viejos y que además parecían muy cansados y hambrientos, generosamente los animó a entrar. - Me da la sensación de que tienen apetito y me gustaría invitarles a probar el estofado que acabo de preparar. Mi marido y yo estaremos encantados de compartir nuestra humilde mesa con ustedes. Los ancianos se miraron y el que estaba sentado a la izquierda tomó la palabra. - Es usted muy amable pero no podemos ser invitados a una casa los tres juntos La mujer se quedó asustada. - Perdóneme, pero no entiendo lo que me dice ¿Qué quiere decir con que no pueden entrar los tres juntos? El tercer anciano, situado en medio, sonrió y lo explicó todo. - Mi nombre es riqueza y vengo a traerles toda la fortuna que se puedan imaginar, mi compañero a la derecha se llama éxito y


93 viene cargado de fama y honores, el que está sentado a mi izquierda se llama amor y quiere regalarles afecto y ternura. Por un momento, la mujer pensó que esos tipos tan extraños le estaban tomando el pelo, pero antes de que pudiera decir nada, riqueza siguió hablando. - Solo uno de nosotros podrá cenar con ustedes, pues deben elegir entre la riqueza, el éxito y el amor. No se preocupe, esperaremos aquí mientras lo decide con su familia. La mujer asintió con la cabeza y entró corriendo a su casa. Su esposo estaba acostado en la cama muy concentrado en la lectura de su libro que tenía entre las manos, su hija una linda niña de diez años, sentada sobre el suelo de madera peinaba a su muñeca favorita. “¡Escúchenme por favor, tengo algo urgente que contarles!”, les dijo. Los dos la miraron intrigados y ella relató palabra por palabra la conversación que acababa de tener con los ancianos de barba blanca. Cuando terminó, su marido pensó que era muy raro. - ¡Tranquilízate cariño!, ¡No se trata de una broma! - No, te aseguro que dicen la verdad - Bueno vamos a suponer que tienes razón ¡es una gran oportunidad que no debemos desaprovechar! - Sí, pero tenemos que decidirnos a cuál vamos a invitar a cenar - Creo que debemos invitar a riqueza ¡piénsalo! seriamos millonariosLa esposa se negó - ¡Huy no sé! Sería mejor invitar a éxito, piénsalo bien, nos tratarían como reyes, seríamos famosos. La niña expresó su opinión. - Pero, no los entiendo, lo más importante es el amor - Tienes razón hija, ahora mismo voy a comunicarles nuestra


94 decisión, comentó el padre. - Señores, quiero que tengan en cuenta que nos gustaría invitar a los tres, pero hemos decidido que amor cene con nosotros. Así que por favor pasé, está en su casa. Mientras todos cenaban llegaron y se sentaron en la mesa éxito y riqueza. - Perdón, dijo la joven ¿se decidieron también a cenar con nosotros? - Mujer, dijo riqueza, todo tiene una fácil explicación Si hubiera escogido éxito o riqueza, los otros nos hubiéramos quedado afuera, pero como escogió amor, quiero que le quede claro que: “Donde hay amor también hay riqueza y éxito”.

FIN


35


96 Había una vez una hermosa niña llamada Helena, quien vivía en una lejana vereda llamada “La esperanza”, en una casa pequeña con su madre Candelaria, su hermano Felipe, a quien de cariño llamaban pipe, y su abuela de 80 años llamada Emilia. Era una familia humilde donde el papá los abandonó. A Helena le encantaba cantar canciones de amor y correr por el bosque descalza sintiendo las cosquillitas de la hierba verde y acostada, contemplar el hermoso cielo azul, de pronto escuchó unos fuertes gritos: ¡Helena! ¡Helena! - ¡Es mi madre! Exclamó Helena, quien corrió feliz a abrazar a su mamá. - Mami ¿Cómo te fue?, dijo Helena Con voz cansada respondió la madre, - Muy bien hija ¡me iré a dormir! Helena triste al ver a su madre agotada, se dirigió al árbol más alto que había en el bosque y entre llanto y suspiros, murmuraba: ¡no es justo! ¿Cómo podía ayudar a mi madre?, ¿cómo podría pagarle lo que ha hecho por mí? Cuando de pronto ¡Plop!, apareció una bella mariposa colorida y le dijo que no estuviera más triste, Helena sorprendida y secando sus redondos ojos, le preguntó a la mariposa: ¿Quién eres? ¿De dónde vienes?, y la mariposa le contestó: “soy tu hada madrina, quien velará por ti y te cumplirá tus deseos, siempre y cuando los desees con mucho amor”. Helena volvió en llanto expresando que sólo quería un deseo desde lo más profundo de su corazón, el hada madrina le preguntó “¿y cuál es tu deseo?”, Helena respondió y el hada le dijo: – Claro que sí, si hablas desde tu corazón tu deseo se hará realidad. Helena contestó:


97 - Hada quisiera que mi madre fuera feliz y que no tuviera que trabajar tanto para poder disfrutar momentos en familia. El hada contestó en voz baja, - Te lo cumpliré siempre y cuando estudies y realices buenas obras - Sí hada, claro que sí… pero… ¿Sería así tan fácil?, exclamó Helena. - ¡No, fácil no! - el hada le entregó un libro - debes de leerlo y cuando llegues al tercer día encontrarás la respuesta. ¡Plop! El hada desapareció. Helena comenzó a leer el libro, el primer día no entendió nada, al segundo día quedándose dormida en el libro, aún no comprendía, al tercer día se dirigió a la orilla del río y al leer comprendió que el hada era ella misma. Helena salió corriendo hacía su madre y le preguntó: ¿Madre cuál es tu deseo?, Candelaria contestó: “Mi deseo es que me ayuden en los quehaceres de la casa, me siento muy cansada”, y tanto Helena como Pipe su hermano comprendieron que debían realizar un trabajo en equipo y ayudarle a su madre, Helena sonrió de oreja a oreja, se sentía tan feliz que le dijo al oído a su madre: “A partir de ahora estoy aquí para que tus sueños se cumplan” y le dio un abrazo lleno de amor.

FIN


34


99 Los niños de un barrio pobre de la ciudad de Medellín decidieron jugar a la guerra. Una de las reglas del juego era hacerse por equipos y escoger una ciudad, un país o un lugar del mundo que les gustara. Los grupos tenían que ponerse de acuerdo y según el país, la ciudad o el lugar, debían ir a la casa a traer los materiales que servirían para los enfrentamientos. Todos corrieron a sus hogares para buscar los recursos que necesitaban y volvieron a la calle con los bolsillos y los morrales repletos para el bombardeo. Ruidos enormes se escuchaban en la cuadra debido a los gritos y las explosiones. No era una guerra como todas. En este caso los niños atacados no corrían ni morían. A Etiopía le empezó a caer comida del cielo. A Nigeria: Agua. Al nevado del Ruiz: mantas y velas. Al Salvador: fideos de letras. Todos estaban felices y en el aire se veían mil manos intentando coger las cosas con las que los atacaban. De un momento a otro Camilo dio la espalda y se salió del juego. Le daba patadas al pavimento y se fue alegando a un rincón. Cuando le preguntaron qué pasaba dijo: “No quiero jugar más, no me insistan, se aprovecharon de mí. Solo a Estados Unidos se le ocurre tirarme arequipe con lecherita sabiendo que yo soy el desierto de la Tatacoa”.

FIN


34


101 Hace muchos años en un bosque había un dragón que vivía en una cueva, él salía todas las mañanas a rebuscar su comida, para comer buscaba peces y frutas, hasta que un día le dio por explorar más allá y se encontró un pueblo, la gente asustada de ver una criatura tan extraña, se encerraban en sus humildes casas, menos un joven muy valiente llamado Harry. Harry miró a ver qué era la extraña criatura y vio algo que era muy rápido, hasta que alcanzó a ver que era un dragón y pensó que hacía mucho tiempo no veía un dragón, él vio que el dragón se dirigía a un bosque y se fue a explorar ese bosque y a buscar el dragón, caminó por todo el bosque hasta que encontró una cueva, entró pero estaba muy oscura, se devolvió para volver al día siguiente con su hermano menor llamado Gerónimo. Al día siguiente Harry despertó a su hermano para que fueran al bosque, Gerónimo despertó y se alistó, salieron los dos al bosque. Por el camino Harry le iba contando a su hermano que había visto un dragón que estaba en ese bosque, Gerónimo se asustó y dijo muy nervioso ¿Un dragón?, y Harry dijo: ¡Tranquilo! Cuando llegaron a la cueva y vieron al dragón, Harry estaba muy asombrado ¡por fin! había visto otro dragón, Gerónimo por su parte estaba muy asustado. Harry de atrevido lo tocó y el dragón no se puso agresivo. Si no que sonrió y Harry le dijo a Gerónimo “ven no seas cobarde” y Gerónimo temblando fue a tocarlo, cuando Gerónimo lo tocó el dragón se levantó y miró a ver quién lo había tocado, él vio que eran los dos jóvenes que no le querían hacer daño. -¿De dónde son?, les dijo el dragón. Y ellos asombrados respondieron: - Vivimos en un pueblo cercano llamado Mahaca, Invitaron al dragón a que fuera al pueblo con ellos, pero él les contestó que no,


102 - Porque la gente me teme, porque la otra vez que fui la gente se asustaba y se entraba a sus casas. Harry le dijo: “A mí, no me da miedo de ti” Gerónimo le dijo: “Pues a mí sí me da un poco de miedo” Y el dragón le dijo: “No tienes por qué temer”. Los hermanos regresaron a su casa asombrados de ver al dragón que habla y después les contaron todo a sus padres

FIN


103


104 Un día cualquiera estaba en mi finca, siendo ya de noche, próxima a acostarme, se me ocurrió leer unas oraciones y una de ellas decía así: guarda mis ojos señor del mal y las pesadillas de la noche y abre mi mente a todo lo bueno, y como en ese momento me dio sueño dejé de leer y me dormí. Esa noche tuve un sueño fantástico en el que al mirar para atrás vi la finca y quise entrar, pero era muy raro, todo estaba exactamente igual, tenía dos pisos, dos baños, un televisor, balcón, patio etc., excepto la parte de afuera porque ya no había manga, sino que había unas pequeñas montañas, tesoros, senderos y unas criaturas gigantes y extrañas. Cada una de ella era diferente, brillante y al lado de ellas había unas letras y yo supuse que eran sus nombres. Había una de ellas que tenía la forma de un dinosaurio: brillaba anaranjado y su nombre era Box; otro era muy peculiar porque su cabeza era en forma triangular y su cuerpo eran varios cuadrados unidos, brillaba azul claro y su nombre era Blas; y el ultimo era en forma de trébol, brillaba verde claro y su nombre era Liux. De repente sentí que alguien me llamó, y al voltear a mirar no vi a nadie, así que devolví mi mirada hacia Luix y esta vez no tenía la forma de un trébol sino que era igual a mí, y como eso me asustó, pero me sorprendió, quise ir a tocarlo, porque cada uno de ellos estaba en una carrera con piedras, sentados e inmóviles, y como yo no sabía nada de ellos, al tocarla, todos empezaron a moverse y justo en ese momento llegaron mis papás: Sandra y Boris, con mi tío John Jairo y mi tío Jacobo, entonces mi tío John Jairo me gritó que me corriera y al correr hacia ellos me sentí llena de energía. Luego los seres extraños se pararon uno por uno y en ese momento nos dio mucho miedo, porque eran extremadamente grandes, entonces metí la mano a un bolsillo del overol que llevaba puesto y sentí algo redondo y un poco grande, al sacarlo vi una especie de imán que brillaba de los colores de cada criatura, y en ese momento estiré el brazo en el que tenía el imán, para rascarme y sentí un jalón y al mirar el imán decía “primer poder extraído”, ahí me di cuenta de que ellos tenían poderes, así que al


105 retroceder hacia la puerta, para extraer mejor los poderes, sentí otros imanes, entonces le dije a mis papás y a mis tíos que tomaran de a uno y ahí fue cuando mi tío Jacobo gritó: ¡Atáquenlos! Cada uno empezó a extraer sus poderes y entonces Rex dio una voltereta y se volvió pequeño y como la puerta estaba medio abierta él entró y se colgó de la baranda de las escalas con su cola, así que yo entré y le traté de disparar para extraer sus poderes, pero como él era más fuerte que yo, me tiró fuego, con mis reflejos salí corriendo hacia afuera para que no me pudiera hacer daño y al salir mi mamá me dijo que nos fuéramos a esconder detrás de un árbol gigante y ella me dijo que le extrajera los poderes a Blas y yo me salí del escondite y al ir donde él estaba para extraer sus poderes me arrepentí y preferí devolvérselos a él y los demás. Como Rex no había salido, le pedí el favor a Blas que si nos ayudaba a calmarlo y Blas dijo que sí, pero antes de que le pudiera entregar por completo el imán a Rex, él salió y le tiró fuego a Blas y en ese momento en mis manos apareció una tabla y al lado Blas pequeño y carbonizado por el fuego, entonces al verlo así me puse muy triste pero recordé lo de la tabla y vi que decía cómo calmar o hacer enfurecer a cada uno, así que busque cómo calmar a Rex y decía: canción de amor y le dije a mi mamá que como ella cantaba tan bonito, cantara una canción de amor. Cuando empezó a cantar Rex se calmó, y como que tomó conciencia y dijo que lo sentía, y en ese momento algo muy raro pasó y llegamos a la parte de arriba de la iglesia del pueblo y un niño que estaba ahí gritó: ¡Monstruos!, entonces Rex, Ce, Star y Box salieron corriendo y al lado mío quedó Luix, y yo le dije que se convirtiera en un estudiante de La Félix y al rato, llegó una verdadera estudiante de La Félix y como confundió a Luix con otro, le dijo que si creía en los monstruos, así que él y yo nos miramos y salimos corriendo a buscar a los demás y en el camino me encontré con mi papá y le dije que luego nos encontrábamos en casa, entonces al encontrar a todos nos reíamos y en ese momento Blas revivió y una voz explicó que era Dios que los llamaba a su mundo. Todos me dijeron que pronto nos volveríamos a ver.


106 En ese momento me desperté y quedé súper contenta de haber conseguido amigos en un sueño y pensé que había sido la oración la que me hizo soñar tan bueno.

FIN


35


108 Era un mañana muy tranquila, había pájaros cantando al lado del sonido de los ríos, estaba empezando a nevar, todo se iba a cubrir de nieve y pensaba que siendo una zorra, no tengo oportunidad de sobrevivir a la nevada y de todos modos los osos saldrán a cazar y recolectar, pronto tendré mis hijos y no podré detener la nevada, antes de que nazcan tendré que ir a cazar, entonces empecé a oler y a buscar conejos antes de que se cubriera todo de nieve; encontré uno, lo perseguí y lo cacé y me lo llevé para mi madriguera, me empezó a doler todo, salí corriendo con el conejo en la boca, llegué a mi casa y lo que hice fue sentarme y esperar a que nacieran los cachorros. Cinco horas después nacieron los cachorros y tenían hambre, entonces les di de tomar leche y al cabo de un rato se durmieron, me fui a comer el conejo, tenía tanta hambre que me comí todo y aun así seguí con hambre, así que, me fui a cazar de nuevo. Al salir ya todo estaba blanco, después de esperar un largo rato, no vi ningún conejo, a lo lejos vi un gran bulto, me acerqué en silencio y vi que era un oso, entonces pensé que era mejor no acercarme y me fui, no encontré nada en todo el día. Después me fui y escuché chillidos, eran mis cachorros, salí corriendo lo más rápido posible y al parecer el oso también los escuchó, yo corría y corría, miré para atrás y vi la gran sombra, en ese momento supe que no podía dejar de correr, llegué a mi madriguera y agarré a los dos cachorros y salí como si no hubiera mañana. El oso me perseguía, paré porque había un río de por medio y no había otro camino, entonces tuve que pasar con mis cachorros en la boca, me sumergí en el río y el agua estaba muy fría, la corriente era muy fuerte y me arrastraba, ya casi terminaba de pasar el río, entonces puse los cachorros en tierra firme y luego salí yo; a lo lejos vi que el oso no se atrevió a pasar el río. Después de la persecución, estaba muy hambrienta, pero antes de buscar comida tenía que encontrar un refugio para mis hijos, luego de un tiempo caminando vi una madriguera a lo lejos, parecía abandonada, entonces me acerqué y efectivamente se encontraba completamente abandonada, entré y puse a los cachorros a salvo, yo me fui a buscar algo de comer, ya no me importaba si


109 era carroña, lo único que quería era carne, busqué conejos y no encontré ni una sola huella, me intenté subir a los árboles pero no pude, lo único que podía hacer era pescar algo a la orilla del río, para hacerlo era necesario meterme, pero podía morir congelada, sin embargo, no tenía otra opción, así que me sumergí, pero cada vez que me acercaba a un pez se iba muy rápido, pensé que era mejor salir del agua y esperar a que se acercaran para saltarles encima; después de un buen rato se acercó uno muy pequeño, no era suficientemente grande para llenarme, pero al menos era algo, y no tenía más alternativa, por eso le salté encima, lo cogí y me lo llevé a mi madriguera y cuando llegué los cachorros se estaban moviendo por todas partes, solté el pescado rápidamente y reuní a los dos cachorros en una esquina de la madriguera, fui corriendo a recoger el salmón y lo dejé al lado de los cachorros, pero no me lo comí. Salí a buscar más comida, la nieve se estaba poniendo cada vez más densa, por debajo de mí sentí unos pasos, me preparé y salté, atravesé la nieve y agarré algo, era un conejo, me sentí muy bien porque no seguiría hambrienta, corrí de nuevo a la madriguera y los cachorros estaban donde los había dejado, temblaban de frío, llevé el conejo y lo dejé al lado de los cachorros y yo me acosté al lado para darles calor. Dos horas más tarde me levanté de su lado para comer, me comí todo lo que había cazado, quedé satisfecha, ahora tenía sed, supe que no podía salir porque la nieve estaba muy alta, de igual manera salí y las patas se me hundían en la nieve, volví a entrar en la madriguera, tenía las patas congeladas pero seguía con mucha sed, así que volví a intentar pero las patas se me hundían más profundo cada vez, pasaron unos minutos y llegué al río, para mi desgracia el río ya estaba congelado, intenté hacer un circulo con mis uñas en el hielo y lo conseguí, tomé agua y quedé satisfecha mientras volvía a mi madriguera, pensé que el oso podría volver y comerse a mis cachorros, al llegar a mi madriguera vi otro zorro intentando coger mis cachorros, entonces le aullé fuertemente para que se retirara y no quiso, se lo pedí varias veces y no me quiso hacer caso, así que me fui hacía él y le mordí una pata y él me mordió la cola, pero él terminó por retirarse, al parecer le


110 había hecho mucho daño, en ese momento supe que no me podía quedar aquí, este zorro podría volver y hacerme mucho daño, entonces cogí a los cachorros y me fui lo más rápido posible, tenía que volver a mi madriguera, mis patas se hundían y no podía aguantar mucho más tiempo en pie. Caminé y caminé, llegué a mi antigua madriguera y me di cuenta que no podría vivir mucho más, entonces alimenté a mis cachorros por última vez. Siete meses después estaba tirada en la madriguera y no sabía cómo seguía viva, escuché unos zorros aullando y pensé que ahora sí me moriría, pero abrí los ojos y vi que eran mis hijos, protegiendo la madriguera, me paré y observé a mi alrededor y la madriguera estaba llena de comida y me di cuenta que mis hijos habían sobrevivido aquel fuerte invierno, me cuidaron y trajeron todo para que me mantuviera viva, así me di cuenta que había hecho un buen trabajo manteniéndolos con vida, ya estaban grandes y fuertes jugando en la pradera.

Fin


35


112 Una mañana muy hermosa, un niño llamado Germán estaba en su nueva cabaña disfrutando de su parquecito de juegos, que tenía en la parte trasera de su cabaña y su madre le dijo: ¡cuidado te lastimas!, Germán se lisó y terminando el lisadero se abrió un portal blanco donde terminó en la nieve, Germán se preguntó dónde estaba y de repente detrás de Germán apareció un tigre negro que le dijo: – Estás en el reino del rey Maóm - ¿Quién es el rey Maón? - le preguntó Germán - Llévame donde él. - Si quieres morir entra, pero si quieres vivir ven conmigo y te mostraré este hermoso lugar y sus maravillas. Después, El tigre lo llevó a conocer los árboles que hablan, el venado blanco, el hada de los deseos y sus otros amigos, al rato le dijo: “mira con claridad”. Cuando Germán miro encontró muchos tesoros como joyas, diamantes y coronas de oro. El tigre negro le dijo que todo ese tesoro era del rey Maón. Era muy tarde para que Germán regresara a su cabaña, así que el tigre negro le dio un polvillo para poder volver. Germán ya estaba en su casa jugando en el lisadero, pero no podía esperar para contarle a su madre. Pasaron horas hasta que le terminó de contar a su madre, pero ella no le creyó, a la mañana siguiente Germán le dijo a su madre que se lisaran para probarle que era real, cuando se deslizaron encontraron el reino, pero no estaba el tigre negro, por otro lado, su madre se quedó asombrada por este increíble mundo. Germán seguía preocupado por el tigre negro, llevó a su madre a conocer el lugar e hizo todo el recorrido, tal como se lo mostró el tigre negro. Germán le pregunto al hada de los deseos: - ¿Qué paso con el tigre negro? - El rey Maón lo capturó y asesinó


113 Germán se sentó a llorar por la pérdida de su amigo, pero su madre lo consoló. Al siguiente día fueron donde el rey Maón para saber qué pasó con el tigre negro, pero el rey Maón se molestó mucho y dijo: - ¡No tienes permiso para preguntar! - La madre de Germán le contestó, - ¡Nadie le habla así a mi hijo! Entonces el rey Maón y la madre de Germán se pusieron a pelear, mientras tanto Germán empezó a buscar al tigre negro para ver si era cierto que había muerto, pero por suerte estaba en el calabozo, así que Germán los liberó a todos, su madre había vencido al rey y por fin ese pequeño pueblo, pero con gran corazón, fue libre de la maldad. Germán y su madre tenían que regresar a la cabaña y así todos vivieron felices por siempre.

FIN


114

Instituciones Educativas Participantes MEDELLÍN - Institución Educativa Rafael García Herreros. - Corporación Creando Futuro. - Institución Educativa Compartir. - Institución Educativa San Juan Bosco. - Centro Educativo Autónomo. - Institución Educativa San Juan Bautista de la Salle. - INEM José Félix de Restrepo. SAN ANTONIO DE PRADO - Institución Educativa Compartir. - Colegio Empresarial San Antonio de Prado. LA UNIÓN - Centro Educativo Juguetones. EL RETIRO - Institución Educativa Ignacio Botero Vallejo. MARINILLA - Institución Educativa Rural Francisco Manzueto Giraldo. Sede Obdulio Duque. LA ESTRELLA - Colegio Soleira.


Décimo cuarto Concurso de Cuento Infatil Pedrito Botero  

Décimo cuarto Concurso de Cuento Infatil Pedrito Botero  

Advertisement