Page 1

La Avispa Ahogada La avispa aquel día, desde la mañana, como de costumbre, bravísima andaba. El día era hermoso, la brisa liviana; cubierta la tierra, de flores estaba y mil pajaritos los aires cruzaban. Pero a nuestra avispa -nuestra avispa bravanada le atraía, no veía nada por ir como iba, comida de rabia. "Adiós", le dijeron unas rosas blancas y ella ni siquiera se volvió a mirarlas por ir abstraída, torva, ensimismada, con la furia sorda que la devoraba. "Buen día" le dijo, la abeja, su hermana y ella que de furia, casi reventaba, por toda respuesta, le echo una roncada que a la pobre abeja, dejo anonadada. Ciega como iba, la avispa de rabia, repentinamente, como en una trampa, se encontró metida, dentro de una casa. Echando mil pestes, al verse encerrada, en vez de ponerse, serena y con calma a buscar por donde, salir de la estancia, ¿sabéis lo que hizo? ¡Se puso más brava! Se puso en los vidrios, a dar cabezadas, al ver en su furia, que a corta distancia ventanas y puertas, abiertas estaban; y como en la ira, que la dominaba casi no veía, por donde volaba, en una embestida, que dio de la rabia cayó nuestra avispa, en un vaso de agua. ¡Un vaso pequeño, menor que una cuarta donde hasta un mosquito, nadando se salva! Pero nuestra avispa, nuestra avispa brava, más brava se puso, al verse mojada, y en vez de ocuparse, la muy insensata, de ganar la orilla, batiendo las alas se puso a echar pestes y a tirar picadas y a lanzar conjuros y a emitir mentadas. Y así, poco a poco, fue quedando exhausta hasta que furiosa, pero emparamada, terminó la avispa por morir ahogada. Tal como la avispa, que cuenta esta fábula, el mundo está lleno, de personas bravas, que infunden respeto, por su mala cara, que se hacen famosas, debido a sus rabias y al final se ahogan, en un vaso de agua.

Los Nombres del Cochino. Allá por el año treinta -quién sabe si más allácuando yo era todavía un niño de tierna edad y con mi padre ciclista salía al campo a pasear. -él pedaleando adelante y yo como un mono atrás. Cada vez que nos tocaba junto a un cochino pasar, -¿Cómo se llama ese bicho? ¿Cómo se llama papá? Le gritaba yo a mi padre mostrándole el animal cuya presencia  excitaba mi infantil curiosidad. Siempre era igual mi pregunta frente al robusto animal, más la respuesta paterna no era la misma jamás. Pues cada vez que veíamos algún cochino pasar, por un nombre diferente me lo nombraba papá. Este de acá era cochino, marrano el de más allá, lechón o cerdo aquel otro, chancho y puerco los demás, y en fin, seis nombres distintos y un solo el animal. Pues bien, ya no soy un niño, ya se murió mi papá, ya no salgo en bicicleta por los campos a pasear.

Ya soy padre de familia, ya soy un hombre de edad, y aún comprender no he podido por qué al cochino le dan esa cáfila de nombres con que lo suelen nombrar. Animales en el mundo cien veces más grandes hay y sólo tienen un nombre -que es el nombre popularaparte del que le ponen en la Historia Natural. Ahí tenéis al elefante, que con ser todo un titán y pese a su gran volumen sólo dos nombres le dan: elefante, paquidermo y... pare usted de contar. En cambio, siendo el cochino tan pequeño y tan vulgar, tiene -y que Dios me perdonemás nombres que el santoral: cochino, lechón, marrano, chancho, puerco y... basta ya. Oh, lectores respondedme, decid con sinceridad, ¿no son demasiados nombres para tan poco animal?

El Libro de los Cochinitos: Por: Aquiles Nazoa


Aquiles Nazoa Nació en Caracas el 17 de mayo de 1920, en El Guarataro, una de las barriadas mas populosas y pobres de la ciudad. A los 18 años fallece su padre, y como era el mayor de sus cuatro hermanos, se convierte en jefe de familia. Se traslada al interior del país, con toda la tropa, y allí, a esa edad, trabaja como director de un diario local. Escribió varios libros infantiles de cuentos y de poemas. Le gustaban mucho los cuentos de Hans Cristian Andersen y escribió acerca de ellos, por lo que recibió la invitación del Rey de Suecia a su pais , y luego de fallecido recibió el premio de literatura “Hans Cristian Andersen”. También fue postulado por la Casa de las Américas de Cuba para el premio Nobel de Literatura. En 1948 obtuvo el Premio Nacional de Periodismo, y en 1967 el Premio Municipal de Prosa. Murió en un accidente automovilístico ocurrido en la autopista que comunica a Caracas y Valencia, el 25 de abril de 1976. Aquiles Nazoa conto su historia en 1950 de la siguiente manera:

Aquiles Autobiográfico Nací en la barriada El Guarataro, de Caracas, el 17 mayo de  1920. He estudiado muchas cosas, entre ellas un atropellado bachillerato, sin llegar a graduarme en ninguna. He ejercido diversos oficios, algunos muy desagradables, otros muy pintorescos y curiosos, pero ninguno muy productivo, para ganarme la vida. A los doce años fui aprendiz en una carpintería; a los trece, telefonista y botones del Hotel Majestic; y luego domiciliero en una bodega de la esquina de San Juan. Más tarde fui mandadero y barrendero del diario El Universal, cicerone de turistas, profesor de inglés, oficial en una pequeña repostería, y director de El Verbo Democrático, diario de Puerto Cabello. Durante los últimos diez años me he compartido entre las redacciones de Ultimas Noticias, El Morrocoy Azul, El Nacional, Elite y Fantoches, del que fui director. Alguna vez fui encarcelado por escribir cosas inconvenientes, pero esto no tiene ninguna importancia. A cambio de ese pequeño disgusto, el oficio me ha deparado grandes satisfacciones materiales y espirituales. Mi mujer y yo somos los dueños del único tándem o bicicleta de dos pasajeros que existe en Caracas. Muchos de los comentarios que este extraño vehículo suscita al pasar junto a los grupos de echadores, me sirven a las mil maravillas para sazonar lo que escribo.   1950 El Ruiseñor de Catuche  

GUÍA LECTURA AQUILES NAZOA  

Guía elaborada por Gloria Pérez sobre o escritor venezolano Aquiles Nazoa