Page 1

AÑO 2009 · Número 1

BENDICIÓN REVISTA DE LA REAL Y PONTIFICIA ARCHICOFRADÍA SACRAMENTAL DE MARÍA SANTÍSIMA MADRE DE DIOS DEL ROSARIO Y SAN PIO V


BENDICIÓN

54 sumario 04

Editorial Y nuestro sueño dejó de ser nuestro para ser de Ella

10

Del Hospital Nuestra Señora del Rosario

Patrimonio Histórico Artístico

Historia y antecedentes del antiguo Hospital de Nuestra Señora del Rosario

14

Los Misterios del Rosario Y nuestro sueño dejó de ser nuestro para ser de Ella

24

¿Quiénes somos y adónde vamos? El camino a seguir en esta nueva andadura que comenzamos juntos

29

La Salve en grabados Recorridosporlosgrabadosmás espectaculares de la Salve

50

El Rosario y San Esteban de Salamanca


SALUDAN

34 36

05

Julian Lanzarote Sastre Permaneciendo fieles a la devoción

05

Fray Juan José de León Lastra, O.P. María se significará con una nueva imagen

07

Fray Juan Franco Pérez, O.P. Una realidad que María ha cumplido

08

Isabel Jiménez García Perseverancia hacia el engrandecimiento

REVISTA DE LA REAL Y PONTIFICIA ARCHICOFRADÍA SACRAMENTAL DE MARÍA SANTÍSIMA MADRE DE DIOS DEL ROSARIO Y SAN PIO V

El Papa San Pío V y el Convento de San Esteban

Costaleros del Rosario: con vuestra venia

20

BENDICIÓN Javier García Rodríguez, música para Salamanca Entrevista a Javier García Ródriguez, afamado músico de la Semana Santa de Salamanca

40

Beato Bartolomé Longo, Apóstol del Rosario Repaso a la historia de uno de los apóstoles más importantes del Rosario

46

Una Reina para Salamanca, Luis S.Torres Romero Luis S. Torres Romero, una vida dedicada al arte y la escultura

Director Jose Alfredo Martín Martín SUBDIRECTOR José Javier Grándes García Javier Ramos del Brío Redacción Oscar Rodríguez Fernández Fray José Barrado Barquilla Javier Ramos del Brío Fray Manuel Ángen Martínez, O.P. Héctor Francisco Gordejo Martín Fray Juan Franco Pérez, O.P. Fray Juan José de León Lastra, O.P. Félix Torres González Fray Bernardo Fueyo, O.P. COLABORADOR Raúl Vicente Baz FOTOGRAFÍA Manuel Delfín Gómez Montero José Grandes Sánchez Padres Dominicos O.P. Agradecimientos Agradecemos a los Padres Dominicos toda su ayuda y colaboración desinteresada, sin la cual no habría sido posible realizar esta revista.

01

Foto de portada

VirgendelRosario

Diseño y maquetación


04 Editorial

BENDICIÓN

Y nuestro sueño

dejó de ser nuestro

E

para ser de Ella

sto que llega tus manos, no es una publicación más. Porque aquí tienes a la mejor pregonera o vocera de lo que va a suceder en nuestra Sede Canónica, el próximo día 23 de mayo en este año de gracia y del Señor de 2009. No es una publicación más, no lo es, porque es la puerta por la que atravesarás para conocer a una Corporación que puede ser de las más antiguas de esta Salamanca nuestra. Muchos años, algunos siglos, han pasado desde su fundación. Vivió las glorias y luces del cenobio dominicano de San Esteban y también sus oscuridades y miserias. Vivió tanto, que se fue acomodando como podía a los años y modas que se sucedían. Continuó su vivencia hasta que entró en una decadencia casi absoluta, los frailes no consintieron que el culto interno o externo desapareciese y así durante un breve periodo de tiempo, juntamente con la Cofradía de penitencia de nuestro convento, la Señora siguió visitando y alegrando con su caminar las calles y plazas de esta ciudad. Durante el mes de enero pasado, un grupo de hombres, emprenden la locura, y digo bien, la locura de reorganizarla y con ello intentar que lo que estaba muerto volviese a la vida. Y lo hemos conseguido aunque en el camino no fuese todo tan agradable como esperábamos, ¡cosas de los hombres¡ pero lo cierto es que hasta lo más desagradable lo pusimos en sus manos, o mejor dicho hasta eso fue re-

cogido por Ella. Y la locura, el sueño, nuestro proyecto dejó de ser nuestro para ser de Ella. ¡Bendito sea Dios, por tanto bueno! Te lo repito una vez más, no es una publicación más, porque pagina a pagina iras comprendiendo cuanto amor y cuanta gracia a derramado el Señor y la Señora sobre nosotros, los primeros en llegar, los primeros en estar, los primeros en ser llamados. Te lo digo finalmente, no es una publicación más. Mírala, por tanto, como una ofrenda de amor a la Reina del Santísimo Rosario y a la ciudad de Salamanca que un día se arrodillo a las plantas de la Virgen Santa y le ofreció trono, capilla y altar. Agradezco de todo corazón la colaboración del Padre Prior y de la Venerable comunidad, a Fray Manuel

Ángel Martínez, el verdadero motor para que seamos desprendidos por y para Jesús y María, a Fray Bernardo Fuello y a Fray José Barrado que siempre nos trataron con un cariño tremendo y abrigaron con algodones de amor este proyecto. A mis hermanos de la junta de gobierno, a las autoridades locales por tanto cariño demostrado hacia estos vasallos de la Reina del Rosario. No puedo por más que agradecer a todos los que nos rodean su colaboración y su confianza. Agradezco como el primer Hermano Mayor en su reorganización el afecto y el respeto con el que me han rodeado y doy gracias a mis madres y hermanas del convento dominicano de las Dueñas, porque con sus oraciones a favor nuestro han bombardeado el cielo para que la Señora no nos deje de su mano.


BENDICIÓN

Saluda del Alcalde de Salamanca 05

Con nombre propio

Fray Juan José de León Lastra, O.P. Prior de la Comunidad

María se significará con una nueva imagen

JULIÁN Lanzarote Sastre Alcalde de Salamanca

Permaneciendo fieles a la devoción

L

A devoción a la Virgen del Rosario ha sido siempre muy notable en nuestra ciudad. Esta advocación, impulsada por la Comunidad de los PP. Dominicos establecidos en su Salamanca, ha sido muy querida desde hace siglos como fuente mariana de religiosidad popular.

ción a la Virgen del Rosario, se adapte a la realidad actual de la iglesia diocesana salmantina.

Por ello como salmantino me alegra que de las raíces de aquella cofradía que tuvo antaño tanto esplendor surja ahora una nueva rama revitalizadora que, permaneciendo fiel a la devo-

Los devotos de la Virgen están en el buen camino de vigorizar la cofradía. Por ello, como un salmantino más, os felicito y animo a perseverar en ese noble objetivo.

La ciudad no puede ignorar sentimientos tan nobles y sinceros como los que inspiran y alientan a la Archicofradía y que trazan como objetivo esencial el incremento de la devoción popular a la Virgen del Rosario.

Vivir es enriquecerse. Dicho sea respecto de cada persona y de las comunidades que éstas formen. La Iglesia misma necesita enriquecerse con iniciativas nuevas. La restauración, en busca de consolidarla en la ciudad, de la Archicofradía del Santo Rosario es una riqueza para Iglesia de Salamanca. Todo lo que sea divulgar ese “Evangelio rezado” que es el Rosario es magnífico. Y pertenece a las raíces de la Predicación de la Orden dominicana. He ahí lo que pretende el nuevo impulso que se quiere dar a la Archicofradía. En orden a ello la figura de María se significará con una nueva imagen, que será solemnemente bendecida. En orden a ello aparece esta publicación. Saludo su aparición. Desde este espacio que se me ofrece felicito a los responsables de sacar a la luz la Archicofradía del Rosario. Hago votos porque sea realmente una cofradía, una comunidad de hermanos y hermanas bajo la mirada de María, madre. Animo a hombres y mujeres de nuestra ciudad a acoger la ocasión que ofrece de acercarse a vivir el Evangelio a través de María y su oración por excelencia, el Rosario, haciéndose cofrade.


BENDICIÓN

Saluda del Hermano Mayor de la Cofradía 07

Fray Juan Franco Pérez, O.P. Hermano Mayor de la Cofradía

Una realidad que María ha cumplido

L

lega a tus manos esta publicación, primer aldabonazo y el más grande pregonero de la bendición de la nueva imagen de la ¡Señora del Rosario, la Dueña y Emperatriz de San Esteban! Llega a tus manos como si fuese la señal que te envían un grupo de hombres y mujeres que han apostado dentro de la vida de cada uno, por ver a Cristo con los ojos de María. Como hermano mayor tendría que decir muchas cosas, pero en este momento solo me cabe mirar al cielo y dar gracias, por todos y por todo, desde lo más bueno y santo que nos

ha pasado, hasta lo más feo y menos santo. Porque en todo vimos que la mano de la Señora nunca nos dejo, y nunca nos dejara. Y solo llego hasta aquí porque nuestros corazones están de fiesta, y porque lo que me parecía imposible hoy es un hecho, hoy es una realidad. Lo que me pareció a mi, algo casi imposible de alcanzar, porque eran muchos los obstáculos, hoy es una hermosa realidad que María Santísima ha cumplido, porque todo lo ha hecho Ella, porque todo es de Ella. Es verdad, que estamos mal económicamente, pero estoy seguro que Ella finalmente será nuestra mejor y más Hermosa Pagadora, por

tanto demos gracias a la Señora del más Santo de los Rosarios y felicitémonos porque al principio como al final, esto es obra suya y solo suya. El próximo día 23 de mayo de este año de Gracia y del Señor de 2009, bendeciremos con toda solemnidad su nuevo retrato, aquello que se convertirá en lo mejor que esta Archicofradía Sacramental guardara rodeada del más hondo amor. Fíjate en cuanto la envuelva porque en ello esta todo nuestro amor y devoción, y fíjate en los ojos de muchos porque veras retratado en ellos el orgullo de unos hijos que reciben a su Madre, ofreciéndole en ese día y hasta más allá de la muerte el alma, la vida y el corazón.


08 Saluda de la Presidenta de la Diputación de Salamanca

BENDICIÓN

ISABEL Jiménez García Presidenta de la Diputación de Salamanca

Perseverancia hacia el engrandecimiento

H

ACE escasas semanas acabamos de vivir la devoción que el pueblo salmantino manifiesta hacia la celebración de la Semana Santa. Un fervor y una religiosidad que es palpable no solo en la ciudad de Salamanca sino en cualquiera de los 362 municipios de nuestra hermosa provincia y que afortunadamente, en tiempos donde parece primar el laicismo, también sigue haciéndose presente en otras manifestaciones religiosas a lo largo del año. Uno de esos ejemplos de fe permanentes que nos podemos encontrar, porque en la mayoría de las iglesias de nuestros pueblos podemos hallar una imagen suya, es hacia la Virgen del Rosario. Y si en los municipios siempre hay devotos que cada día o en los actos procesionales se preocupan de realzar las festividades e imágenes religiosas,

bien a través de mayordomías o a título personal, en los grandes municipios y ciudades nos encontramos con agrupaciones que de manera constante están pendientes de mantener y potenciar estas celebraciones religiosas en torno a su imagen. Esto es lo que felizmente sucede con la Real y Pontificia Archicofradía Sacramental de María Santísima Madre de Dios del Rosario y San Pio V de Salamanca que tiene su sede en un lugar emblemático de la religiosidad salmantina como es el Convento de San Esteban. Mi más sincera enhorabuena, como presidenta de la Diputación de Salamanca, a sus cofrades y hermanos por el empeño puesto para revitalizar una de las procesiones cuya imagen despierta un mayor fervor entre los salmantinos. Esta perseverancia hacia el engrandecimiento de la tradicional procesión de la Virgen del Rosario ha propiciado que su

Real y Pontificia Archicofradía se disponga a conmemorar este mes de mayo, con un cuidado y completo programa de actos que ensalcen el momento, la bendición de su Sagrada Imagen titular, en una efeméride que a buen seguro marcará un antes y un después en la conmemoración religiosa de la Virgen del Rosario en nuestra ciudad. Desde la Diputación de Salamanca, como institución que trabaja por potenciar y preservar los recursos de toda índole que tiene la provincia, no podemos sino transmitir nuestra felicitación y apoyo a este momento religioso como lo estamos haciendo con otras actuaciones que tenemos en marcha dentro de lo que hemos denominado Caminos Interiores, Caminos de Espíritu, con el fin de divulgar esas arraigadas tradiciones y patrimonio religioso que pervive y se siente entre las gentes de nuestros municipios.


10 Del hospital Nuestra Señora del Rosario de Salamanca

BENDICIÓN

Del hospital

Nuestra Señora del Rosario

de Salamanca

Félix Torres González SON escasos, muy escasos, los datos que se encuentran, entre los textos históricos más habituales, referidos al secularmente desaparecido Hospital de Nuestra Señora del Rosario, al que se vincula la Cofradía que, con su mismo nombre, se encargó de su cuidado durante los años de existencia del mismo, floreció durante siglos y ha continuado, con altibajos en su presencia cofrade, hasta estos días de principios del siglo XXI

C

orriendo el primer tercio del siglo XIV, el Reino de Castilla sufre una de las peores crisis de su historia. Salamanca, situada en los confines del Reino, es una pequeña pero floreciente ciudad en la que la afluencia de gentes de distintos lugares y condiciones favorece su crecimiento. Aparecen nuevos barrios, se crean parroquias, su universidad comienza a ser reconocida universalmente y la catedral, la Fortis Salmantina, comienza, apenas cien años después de ser terminada, a quedarse pequeña, pues oscura fue siempre. La vida ciudadana gira en torno a la Puerta del Sol, allá donde hiciera su parada el cortejo que trasladaba a San Isidoro de Sevilla a León, y el mercado en el Azogue viejo era el punto de reunión de quienes querían tomar el pulso a la ciudad. La vida en la corte es convulsa. Intrigas y traiciones se suceden, haciendo que la corona cambie de cabeza con una frecuencia que, generalmen-

te, es resultado de luchas violentas. La Salamanca medieval no permanecerá ajena a estos movimientos de nobles y tropas. Los salmantinos se dividen en sus preferencias y de ahí la apari-

hace habitual entre los salmantinos. Son tiempos de plagas y epidemias. La presencia de pordioseros, harapientos y enfermos, a las puertas de las iglesias mueve a la caridad de los

Con cualquier motivo se creaba una cofradía y eran casi inexistentes las parroquias o conventos que no tuvieran vinculada alguna ción de bandos, de “Los Bandos”, que optaron por reconocer a diferentes linajes y llevaron sus enfrentamientos hasta lo más familiar con el paso de los tiempos. Porque serán varios cientos de años los que contemplen las rencillas de estos Bandos. La vida ciudadana contempla el

día a día de nobles y lacayos, de artesanos y siervos, de pobres y mendigos. Son tiempos en los que las conciencias, a flor de piel y temerosas de Dios, miran a la Iglesia con reverencia y temor. La caridad es frecuente y el servicio a los más desfavorecidos se

más favorecidos, y éstos, también con la intención de comprarse un pedazo de salvación, realizan generosas donaciones a instituciones piadosas o a la misma Iglesia. Son tiempos en los que los ciuda-

danos, en su debilidad, buscaban su fuerza en la asociación. Con cualquier motivo se creaba una cofradía y eran casi inexistentes las parroquias o conventos que no tuvieran vinculada alguna de estas cofradías, gremiales generalmente aunque también entre las clases más distinguidas, sirviendo de punto de reunión y lugar desde el


BENDICIÓN que dirigir el objeto piadoso de sus esfuerzos. Será en esta época cuando se promueva la fundación de hospitales, atendidos por cofrades, que servirán tanto para reposo de peregrinos como para asilo de enfermos, muchos desahuciados, a los que dar una cristiana atención y los cuidados que los medios y conocimientos permitían. Son así numerosos los hospitales que se reparten por los diferentes barrios de la ciudad. Ya en 1256, se sabe de la existencia del Hospital de San Antonio Abad, fundado con anterioridad aunque en fecha desconocida, dado en escritura episcopal a los Padres Dominicos junto a la Parroquial Iglesia de San Esteban. Recordemos que se trata de una pequeña iglesia que el obispo cede a la comunidad de frailes para dar solución al problema que se les plantea tras la desaparición de su primitivo convento, situado extramuros en la margen del Tormes, con la riada del 3 de noviembre de 1256. Esta iglesia de San Esteban quedaba lindera por el este con el ya mencionado Hospital de San Antonio Abad. Curábase en ese hospital el mal de-

nominado fuego de san Antón, también Ignis sacer o fuego sagrado, que originaba auténticas epidemias en las centurias medievales. El consumo por la población de cereales portadores del cornezuelo, hongo parásito que se mezclaba en las harinas, se manifestaba en forma de espectaculares alteraciones de la conducta y graves

Del hospital Nuestra Señora del Rosario de Salamanca 11 lesiones cutáneas y viscerales. Su cura era sencilla: el cambio de la alimentación a pan de trigo no contaminado, como el que repartían entre los enfermos los frailes de la Orden Antoniana en sus conventos, de donde tomó uno de sus nombres la enfermedad. Pero había que saber que el mal estaba en

Poco se sabe del primer edificio,

salvo que su planta fue de forma triangular y que mostraba una fachada en chaflán a la actual plaza de los Basilios. Pero lo que sí se sabe es que los primeros años del hospital coincidieron con una de las mayores plagas de peste negra que asoló Europa, contri-

los primeros años del hospital coincidieron con una de las mayores plagas de peste negra que asoló Europa el pan y en la harina y eso se llegó a saber mucho más tarde. El Fuego de san Antón dejó tras de sí una estela de leyendas, literatura y representaciones pictóricas que forman parte de la más conocida imaginería medieval. Llegado el año del Señor de

1327, Salamanca contemplará la aparición de un nuevo hospital. Don Juan Alfonso Godínez, Señor de Tamames, junto a su esposa, doña Inés de Limoges, aya que fue del monarca Alfonso IX, dotan, en testamento dado ante Juan Pérez de San Pelayo el día 23 de marzo, la construcción de un nuevo hospital que se añade a la nómina de los ya existentes en la ciudad. El nuevo Hospital de Nuestra Señora del Rosario se asentará, por tanto, en una heredad de este caballero situada junto al convento de frailes dominicos de San Esteban, en lo que ahora damos en llamar Plaza de los Basilios, y permanecerá activo durante algo más de doscientos cincuenta años.

buyendo así el recientemente fundado Hospital del Rosario de forma importante en el alivio de esta epidemia que llegó a Salamanca en el año 1348. Desde estas fechas, cercanas a su

nacimiento, hasta su clausura como hospital, poca es la constancia escrita que queda. Sólo algunas notas o comentarios dispersos gracias a los cuales sabemos que mediado el siglo XVI el Hospital de Nuestra Señora del Rosario debía estar en su esplendor, pues se realiza una ampliación de su planta y dotaciones hacia los años 1544-45 y, años más tarde, en 1562, el Sumo Pontífice Pío V manda que se anexione a este hospital la sacristía de la villa de Cantalpino con sus correspondientes rentas. Es esta segunda mitad del XVI un periodo en el que Salamanca ve cómo la proliferación de estos centros de atención hace que se llegue a una situación poco sostenible. Así, en 1581 el Hospital de Nuestra Señora del >


12 Del hospital Nuestra Señora del Rosario de Salamanca

BENDICIÓN


BENDICIÓN > Rosario es suprimido, como el resto de los que había en la ciudad, tras la reorganización de hospitales promovida por mandato de Felipe II. La multiplicación de hospitales en la ciudad llegó a provocar la ruina de muchos de ellos, por lo que, cumpliendo el mandato real, todos los hospitales de la ciudad debieron ceder sus rentas al único hospital general que quedaría en Salamanca: el Hospital General de la Santísima Trinidad, el cual, bajo el cuidado de los hermanos de San Juan de Dios y ocupando el edificio del que en

Del hospital Nuestra Señora del Rosario de Salamanca 13 mente como la de “Las Teresas”. Será el mismo obispo el que lleve el Santísimo Sacramento a dicha iglesia el día que las monjas comienzan a ocuparlo. Esta comunidad Carmelita permanecerá en este hospital, ya como edificio conventual, durante treinta años, hasta 1614, cuando salieron de él para trasladarse, extramuros, a un nuevo edificio junto a la puerta de Villamayor, del que únicamente nos queda una excelente capilla y el nombre de un Paseo como recuerdo de su presencia. De este convento salieron las

el Hospital de Nuestra Señora del Rosario, fue habitado sucesivamente por las Teresas, los Clérigos Menores y los Basilios su día se denominó hospital de Santa Margarita, en la parroquia de San Román (y en la actualidad ocupado por el centro educativo regido por las Siervas de San José), distaba apenas cien metros del Hospital del Rosario. Aparte, por supuesto, quedaba el Hospital del Estudio, con régimen independiente por su carácter universitario. A partir de esta fecha, 1581, la co-

fradía que se encargaba del cuidado del Hospital de Nuestra Señora del Rosario, pasó a ubicarse en la Iglesia de San Esteban, manteniendo durante largo tiempo el privilegio de que sus mayordomos votasen al administrador del Hospital General, lo que muestra el peso que dicha cofradía llegó a alcanzar. De los edificios abandonados, en

estos finales del siglo XVI, muchos se transformarían en conventos. Este es el caso del Hospital de Nuestra Señora del Rosario, que fue habitado sucesivamente por las Teresas, los Clérigos Menores y los Basilios. En 1584 el Hospital del Rosario se en-

cuentra abandonado, pues sus rentas ya han pasado al Hospital General, y el obispo Gerónimo Manrique concede dicho hospital, con su iglesia y anejos, a una comunidad de Carmelitas Descalzas que fue conocida popular-

religiosas que fueron a fundar nuevas comunidades a Francia. Será entonces, a partir de 1614, cuando el Hospital del Rosario se constituya en morada provisional de los Clérigos Menores de San Carlos, mientras éstos promuevan la construcción de su nuevo colegio, situado en el entorno de la actual Plaza de Colón, y se trasladen a él, dejando de nuevo vacías las dependencias del ya antiguo Hospital del Rosario. No pasará mucho tiempo, no obstante, hasta que vuelva a ser nuevamente ocupado. Serán ahora los monjes Basilios quienes ocupen el edificio. Sin embargo, por el deterioro que éste presentaba, se ven obligados a reedificar toda la fábrica, respetando única-

mente la primitiva fachada plateresca y construyendo un edificio de nueva planta en estilo greco-romano que fue admiración para los salmantinos de la época. También se sabe que los muros del primitivo hospital presentaban arcos que se encontraban fronteros al ábside de la capilla del Rosario del convento de padres Dominicos. La historia del Hospital de Nuestra Señora del Rosario está a punto de concluir, pues las desamortizaciones comenzadas en el siglo XIX obligaron al abandono forzado del edificio por los monjes Basilios, a los que afecta la Real Orden de Exclaustración Eclesiástica de 1835. El edificio será derruido y el solar, vendido en subasta pública, pasará a manos de ciudadanos salmantinos. Así, lo que ya no es sino el recuerdo del Hospital del Rosario, su solar, antes de llegar a ser lo que podemos contemplar en la actualidad, pasó a formar parte de los jardines de la casa solariega de los señores de Íñigo, pues fue adquirido por don Francisco Nieto Bonal. Reorganizaciones urbanísticas, ya en el siglo XX, provocaron la desaparición de edificios y su transformación en las zonas ajardinadas que, actualmente, limitan una de las aceras de la calle del Rosario, dedicada a esta advocación mariana tan vinculada a la Orden de Predicadores y que, al menos, nos permite mantener presente en la memoria el desaparecido Hospital de Nuestra Señora del Rosario así como su historia.


14 Los Misterios del Rosario

BENDICIÓN

Los Misterios

del Rosario

Fray Manuel ¿Por qué hay que contemplar los misterios de la vida de Cristo? Ángel Martínez, O.P. Porque para ir al Padre tenemos que pasar por Jesús, tenemos que contemplar e imitar los misterios de su vida.

E

l término «misterio» entró en el vocabulario del Rosario por primera vez en los estatutos de la cofradía de Venecia, en 1480, donde se enumeran los quince misterios distribuidos en tres series: gozosos, dolorosos y gloriosos. Al año siguiente se encuentra también en los estatutos de la cofradía de Florencia (1481). La palabra «misterio» se refiere en este caso a los principales momentos de la vida de Cristo. También en el siglo XV el dominico Félix Fabri alude en una de sus obras a la distribución de los temas de meditación del Rosario en cuatro series donde, además de los quince temas ya conocidos, añade los cinco siguientes: el Bautismo del Señor, la tentación en el desierto, la elección y vocación de los discípulos, la enseñanza y los milagros de Jesús y la institución de la Eucaristía. No obstante, aunque ya desde el comienzo de la historia de esta devoción existió diversidad

de métodos en el rezo del Rosario, predominó la distribución de los misterios en las tres series conocidas, hasta que el papa Juan Pablo II en el año 2002 añadió una cuarta, la de los misterios luminosos. Durante las décadas anteriores existía en la

po a no ser con el previo acuerdo de la propia conferencia episcopal y de la Sede Apostólica». Desde muy pronto se vio la ne-

cesidad de «meditar» los misterios del Rosario para que esta oración

durante nuestra existencia terrena sólo podemos alcanzar a Cristo a través de sus misterios Iglesia un clima que propiciaba la introducción de nuevos misterios en el rezo del Rosario, al que salió al paso el directorio Ecclesiae imago, para el ministerio pastoral de los obispos (22 de febrero de 1973), donde se dice que «entre los piadosos ejercicios […] sobresale el rosario mariano […] como una forma de piedad propia de la Iglesia […]. Tratándose de una práctica difundida en todo el mundo, los misterios del Rosario no pueden ser cambiados por un obis-

no se convirtiera en mecánica y rutinaria. Así, por ejemplo, en 1573, el dominico italiano Andrés Gianetti, asistente del Maestro de la Orden de Predicadores Serafino Cavalli, escribió un libro en el que propone una meditación y oración para cada uno de los quince misterios, con textos de Fray Luis de Granada. Como este dominico español, Gianetti subraya la necesidad de alternar sin cesar la oración vocal y la meditación. Varios siglos más tarde el papa Pablo


Los Misterios del Rosario 15

BENDICIÓN

VI subrayaba que la contemplación de los misterios es un elemento tan esencial al rezo del Rosario, que si llegara a faltar esta oración se volvería semejante a un cuerpo sin alma, y su rezo correría el peligro de convertirse en una repetición mecánica de fórmulas. El Rosario bien rezado es una oración eminentemente contemplativa. Según decía Juan Pablo II, forma parte de la mejor y más reconocida tradición de la contemplación cristiana. ¿Por qué hay que contemplar los

misterios de la vida de Cristo? Porque para ir al Padre tenemos que pasar por Jesús, tenemos que contemplar e imitar los misterios de su vida. Sus acciones, sus palabras y sus gestos son verdaderos misterios, son medios de salvación, son fuente de vida eterna. Hay en ellos un significado oculto que no aparece a simple vista; por eso se nos invita a meditarlos una y otra vez. Pero más allá de los misterios, lo que realmente nos interesa es la persona de Cristo: queremos buscarle a él, entrar en comunicación con él; entablar con él una comunión de vida. Ahora bien, durante nuestra existencia terrena sólo podemos alcanzar a Cristo a través de sus misterios, ya sea celebrándolos en la liturgia, especialmente en la eucaristía, o meditándolos en el rezo del Rosario, o imitándolos en nuestra actividad. La meditación de los misterios del Rosario nos ayuda poderosamente a modelar nuestro corazón a imagen del corazón de Jesús. Y esto, a su vez, nos conduce necesariamente a «anunciar a Cristo». El Rosario es, además, una oración de intercesión. María fue la primera que contem-

pló los misterios de su Hijo. Algunos los vivió en propia carne. El evangelista san Lucas alude a la dimensión contemplativa de María en dos ocasiones en las que nos dice que «conservaba todo esto en su corazón». El Rosario es contemplar a Cristo con los ojos de María. Como enseña

Juan Pablo II en su Carta apostólica sobre el sobre el Rosario, esta oración nos lleva a recordar a Cristo con María, a comprender a Cristo desde María, a configurarnos con Cristo a través de María, a rogar a Cristo con María. Se trata de un modo insuperable de ir a Jesús por medio de la Virgen. El Padre ha querido expresamente asociar a María a la misión de su Hijo como «nueva Eva» que acompaña siempre a Cristo, «nuevo Adán», en la renovación del mundo. Además, María fue y sigue siendo

la gran evangelizadora de nuestro mundo. Pasando a comentar brevemente los misterios, la primera serie, en orden cronológico, está constituida por los misterios gozosos, que se caracterizan efectivamente por el gozo que produce el misterio de la Encarnación y los acontecimientos que lo rodean. La Encarnación del Hijo de Dios es –como decía el papa Pablo VI, retomando una antiquísima expresión–, el «acontecimiento de los >


16 Los Misterios del Rosario

BENDICIÓN

anciano Simeón y para la profetisa Ana; pero las palabras de Simeón anuncian ya el drama de la cruz: este niño se convertirá en señal de contradicción para Israel, y una espada traspasará el alma de la madre. Una mezcla semejante de gozo y

de dolor encontramos en el misterio que narra el episodio de Jesús en el templo a la edad de doce años, donde se muestra su sabiduría en las preguntas y en las respuestas que da a los doctores de la ley, y se revela el misterio de su filiación divina y su vocación de dedicarse por entero a las cosas de su Padre del cielo, por encima de los lazos más profundos del afecto humano. María y José, angustiados por esa separación de varios días, no comprendieron entonces las palabras de Jesús. Meditar los misterios gozosos nos ayuda a descubrir el sentido y los motivos más profundos de la verdadera alegría cristiana. Los misterios luminosos, intro-

> siglos». María fue la primera en me- saltar de alegría a Juan el Bautista. ducidos más recientemente, vienen ditar las palabras del Ángel Gabriel, y no cesó de confrontarlas con los acontecimientos de la vida de Jesús. Se ha dicho que este primer misterio no hace número con el resto, sino que está presente y activo en todos los demás, pues nos recuerda que el que vive, predica y actúa, muere y resucita es el Hijo de Dios que se hizo hombre. En la Anunciación el Ángel invita a María a la alegría. Esa misma alegría alcanza al universo entero. El gozo es también patente en el

segundo misterio: la visitación de María a santa Isabel, donde la voz de la Virgen y la presencia oculta de Jesús en el seno de su madre hacen

Ese mismo gozo se refleja en el cántico del Magnificat. El Ángel del Señor anuncia a los

pastores el nacimiento del Señor como «una gran alegría para todo el pueblo». A pesar de la pobreza en la que se desarrolla este acontecimiento, el nacimiento de un hijo y, sobre todo, el nacimiento del Mesías llenó de gozo el corazón de María y el de su esposo José, y el de todos aquellos que recibieron el anuncio de este acontecimiento y lo acogieron con fe. La presentación del niño Jesús

en el templo es también un motivo de gozo para María y José, para el

a enriquecer notablemente el rezo del Rosario, aunque ya eran meditados en la liturgia de la Iglesia. El primero, el Bautismo del Señor en el Jordán, no sólo representa el comienzo de su aparición en público, sino que constituye también una verdadera revelación de su misterio. A partir del Bautismo la vida de Jesús dio un giro radical: lo abandonó todo para ocuparse únicamente de anunciar el reino de Dios.

El segundo misterio lo constituye

la revelación de la gloria de Jesús en las Bodas de Caná; gracias a este primer signo de la conversión del agua en vino, en el que intervino de forma decisiva la fe de María, los discípulos del Señor recibieron un notable impulso en su fe. El tercer misterio es el anuncio del reino de Dios y la invitación a la conversión. Para entrar en el reino necesitamos desarrollar ciertas acti-


Los Misterios del Rosario 17

BENDICIÓN

tudes en nuestra vida: tenemos que acogerlo como un niño, hacernos pequeños, buscar su justicia, dar frutos de buenas obras, amar a Dios con todas nuestras fuerzas y amar al prójimo como a nosotros mismos, negarse a uno mimo y tomar la cruz cada día, no mirar para atrás una vez que nos hemos puesto en marcha, etc.

mediante la oración. Se ha dicho con mucho acierto que Getsemaní es una escuela de oración. Como en los otros misterios, nunca alcanzaremos a agotar su significado. Como dice Romano Guardini, «la noche de Getsemaní es inagotable. Cada uno ha de llevarse de ella lo que su corazón puede abarcar». El segundo misterio doloroso es el

El misterio de la Transfiguración

tiene ciertas semejanzas con el del Bautismo. En la Transfiguración el Padre interviene para decirles a Pedro, Santiago y Juan quién es Jesús y cuál debe ser la actitud correcta ante él. Jesús es el Hijo amado del Padre, y ante él sólo cabe ponerse a la escucha, porque a través de él Dios Padre nos muestra su amor. El último misterio luminoso es la institución de la Eucaristía. La Eucaristía es como el testamento de Jesús. En la Eucaristía Jesús no nos ha dejado algo de sí mismo, sino que se entrega totalmente a nosotros. No comprender o no valorar este sacramento es no comprender ni valorar a Jesús. Despreciar este sacramento es despreciar a Jesús. En este gesto Jesús concentró toda su vida. misterios dolorosos comienzan por la oración de Jesús en el huerto de Getsemaní. Es un momento impresionante en el que Jesús confía su angustia a los discípulos más íntimos. Jesús afronta la traición y la muerte próxima

Los

de la flagelación. Ante el fracaso de su estrategia, y para no comprometer su carrera política, Pilato cedió a

judíos y librar a Jesús de la muerte. Comparativamente la flagela-

ción romana era más cruel que la judía. En el libro del Deuteronomio se dice que «si el culpable merece azotes, el juez le hará echarse en tierra en su presencia y hará que le azoten con un número de golpes proporcionado a su culpa. Podrá infligirle hasta cuarenta azotes, pero no más, no sea que al golpearle más sea excesivo el castigo, y tu hermano quede envilecido a tus ojos» (25, 2-3). No se

la noche de Getsemaní es inagotable. Cada uno ha de llevarse de ella lo que su corazón puede abarcar las presiones de los judíos y entregó a Jesús a la muerte, pero no sin antes lavarse las manos, indicando así públicamente su inocencia respecto al derramamiento de esta sangre inocente. Pero este gesto no le excusa, pues él sabe que tiene la autoridad y la última palabra en este asunto, aunque con este gesto quiera eximirse de su responsabilidad. A diferencia de Mateo y Marcos, el evangelista san Juan presenta la flagelación de Jesús, no como un preludio de la crucifixión sino como una medida arbitraria, aunque Pilato estaba convencido de su inocencia. La flagelación precede aquí a la sentencia final. Pilato pretendía provocar con este castigo la piedad de los

dice aquí si este castigo debe aplicarse con varas, bastón o látigo. Con el tiempo esta prescripción se hizo más dura, olvidando el espíritu moderado del Deuteronomio. La tradición rabínica recomendaba al verdugo golpear con todas sus fuerzas y no le imponía ningún castigo en el caso de que el reo muriera. Sin embargo, para mantener escrupulosamente el formalismo de la ley se suprimía el último golpe por miedo a sobrepasar la cifra límite de cuarenta azotes. Entre los romanos no existía un

tope al número de golpes. La dureza de este castigo se debía además a los instrumentos utilizados, a la crueldad de los verdugos y a su carácter vergonzante por tratarse de un supli- >

www.amexpiracion.com


18 Los Misterios del Rosario

BENDICIÓN

> cio degradante propio de esclavos, y te se utilizó un látigo de tres correas de haberlo flagelado: lo condujeron que comenzaba por desnudar públicamente al reo y atarlo a un palo o una columna. Con razón la palabra «azote» ha pasado a la historia, en varias lenguas, como símbolo de la máxima calamidad y desgracia. Entre los instrumentos utilizados estaba el flagrum o azote compuesto de varias correas o cadenas con bolas o trozos de hueso en las extremidades (plumbata); estaba también el flagellum, que era semejante al anterior, pero compuesto de un material más delgado; resultaba más doloroso porque desgarraba la carne más fácilmente. Con los soldados desertores se practicaba el fustuarium o apaleamiento con gruesos bastones hasta provocar la muerte; los lictores utilizaban las fasces (o instrumentos compuestos de un hacha rodeada de un pequeño haz de varas) para azotar a determinados criminales a quienes se remataba con el hacha. En el misterio de la flagelación

descubrimos a Jesús como el Siervo doliente profetizado por Isaías. No sabemos con certeza dónde se desarrolló esta escena, pero aunque no lo diga expresamente, el cuarto evangelio nos da entender que ocurrió en el pretorio. Desconocemos también el instrumento utilizado, el tiempo que duró y el número de golpes administrado. Si se admite la autenticidad de la Sábana Santa de Turín, los estudios realizados sobre ella nos informan que habría sido flagelado desnudo, recibiendo golpes en la espalda, en los glúteos, en las piernas, en el pecho, en el vientre,… salvo en la parte del pecho que oculta el corazón. Los golpes fueron fuertes, sin recaer dos veces sobre el mismo lugar. Las señales estampadas en la Sábana Santa nos indican que probablemen-

rematados por 6 bolitas de plomo o 6 huesos pequeños. Los latigazos pudieron ser 40. Mientras tanto Jesús permanecía atado a una columna baja, de menos de un metro de altura, con el fin de mantener el cuerpo en una postura curva y administrarle mejor los golpes.

al pretorio, reunieron a toda la cohorte, lo despojaron de su ropa, le pusieron un manto rojo, y en la cabeza una corona de espinas y en la mano una caña; doblaban ante él la rodilla y le hacían burla diciendo: «¡Salve, rey de los judíos!»; le escupían, le quitaban la caña y le golpeaban con ella en la cabeza.

Algunos testimonios del siglo

IV señalan la columna en la que Jesús fue flagelado. San Jerónimo, en una de sus epístolas, le habla de ella a santa Paula. En 1223 el cardenal Juan Colonna la hizo transportar a Roma para colocarla en la iglesia de Santa Práxedes, donde se venera

En el cuarto misterio doloroso

contemplamos a Jesús cargado con la cruz camino del Calvario; como su cuerpo había quedado tan debilitado por la flagelación, apenas tenía fuerzas para recorrer aquel via crucis, por eso los soldados tuvieron

En la resurrección de Jesús lo que está en cuestión no es sólo la justicia de Dios, sino también su poder hasta el día de hoy. Esta columna tiene 75 cm. de altura y 45 cm. de diámetro en la base; es de mármol negro con vetas blancas. Tiene la forma de un pedestal y en su parte superior parece haber tenido una argolla. Algunos comentarios del pasado asocian este misterio al vicio sutil de la búsqueda de nuestra propia gloria, que se ramifica de mil maneras y se insinúa en todo lo que hacemos, disfrazado bajo los más engañosos pretextos para escapar mejor a nuestra propia mirada interior. Tal vicio contrasta con la actitud humilde de Jesús durante toda su pasión. El tercer misterio, la coronación de espinas, forma parte de la escena de las burlas y el escarnio que los soldados infligieron a Jesús después

que echar mano de un tal Simón de Cirene, el padre de Alejandro y de Rufo. El hecho de que se anoten estos nombres indica quizás que estos personajes pasaron al cristianismo y que los primeros destinatarios del evangelio los conocían. San Lucas nos cuenta el encuentro de Jesús en la vía dolorosa con las hijas de Jerusalén que lloraban de compasión. El último misterio doloroso es la crucifixión y muerte de Jesús. San Mateo y san Marcos recogen ese grito desgarrador de Jesús: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? En cambio san Lucas anota la intercesión de Jesús por sus verdugos y por todos los que de algún modo tienen que ver con su crucifixión: Padre, perdónales porque no saben lo que hacen; y también sus últimas palabras cargadas de confianza: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. En el evangelio según san Juan, Jesús muere diciendo: Todo está cumplido. Pero antes Jesús ha expresado su sed de salvar a la humanidad y ha entregado a su madre al discípulo amado, representante de todos los discípulos fieles de la historia. La muerte de


Los Misterios del Rosario 19

BENDICIÓN

Jesús nos enseña a todos los cristianos cómo debemos afrontar nuestra propia muerte. La actitud de Jesús a lo largo de toda su pasión sigue siendo ejemplar para todos sus discípulos. El apóstol san Pedro la resumió en su primera carta con estas palabras: «Cristo padeció por nosotros, dejándonos un ejemplo para que sigamos sus huellas. Él no cometió pecado ni encontraron engaño en su boca; cuando le insultaban, no devolvía el insulto; en su pasión no profería amenazas; al contrario, se ponía en manos del que juzga justamente. Cargado con nuestros pecados subió al leño, para que, muertos al pecado, vivamos para la justicia. Sus heridas nos han curado». Los misterios gloriosos son una

explosión de esperanza. El primero, la resurrección de Jesús, es el fundamento de nuestra esperanza. Como dice san Pablo, si Cristo no ha resucitado vana es nuestra fe, vana es también nuestra esperanza y vanas son igualmente nuestras oraciones. Este misterio nos asegura que, así como Jesús resucitó, también nosotros resucitaremos. La resurrección de Jesús es el paso al mundo del Padre. Su resurrección se diferencia de la nuestra en que la suya es causa de la nuestra. En la resurrección de Jesús lo que está en cuestión no es sólo la justicia de Dios, sino también su poder. El Dios en el que creemos es tan poderoso que es capaz de resucitar a los muertos.

además de ser el Abogado Defensor y el Consolador de los cristianos, es el que nos trae a la memoria todo lo de Jesús, sus palabras y sus acciones, sus misterios. Toda oración –también el Rosario– se hace en el Espíritu. Él es el protagonista principal de nuestra vida espiritual. Él es quien nos impulsa a rezar el Padrenuestro, pues, como dice san Pablo, es el Espíritu quien nos hace llamar a Dios «Padre». Él es también el que nos conduce a la verdad completa, el que nos enseña a vivir el evangelio en las circunstancias concretas por las que atravesamos.

El misterio de la ascensión del

Señor es la prolongación del misterio anterior. En su ascensión Jesús nos ha precedido y ha ido a prepararnos un sitio en la casa del Padre, nuestro hogar definitivo. La venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles y, a través de ellos, sobre toda la Iglesia asegura la presencia de Jesús en medio de nosotros. La víspera de su pasión Jesús había prometido a sus discípulos que nos los dejaría huérfanos. El Espíritu,

El misterio de la asunción de la virgen María a los cielos nos hace pensar en nuestro futuro último. Como María, también nosotros estamos llamados a entrar en los cielos con todo lo que somos, aunque transformados por el amor de Dios. Desde el cielo, al lado de Jesús, María intercede por cada uno de sus hijos. Ahora nos conoce por nuestro nombre, conoce nuestras preocupaciones y dificultades y nos ama como a verdaderos hijos.

Finalmente, el misterio de la

coronación de María como reina y madre de todo lo creado nos hace meditar en la realeza de María y en la realeza de todo cristiano. En el bautismo hemos sido ungidos con el santo Crisma como sacerdotes, profetas y reyes. Los cristianos participamos en la realeza de Cristo. Por medio de los cristianos Cristo sigue extendiendo su reino de verdad, de vida, de santidad, de gracia, de justicia, de amor y de paz; un reino en el que la creación misma será liberada de la esclavitud de la corrupción e introducida en la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Meditar los misterios de la vida

de Cristo, los misterios del Rosario, nos proporciona un inmenso caudal de vida. Nos ayuda a iluminar la realidad con una luz nueva; nos acerca a Dios, haciéndonos entrar en el mundo de su «preocupaciones», y, por ello, nos hace más sensibles a las necesidades de la gente que nos rodea. El Rosario sigue siendo una oración capaz de revitalizar la vida espiritual de todo cristiano.


20 Música para Salamanca

BENDICIÓN


BENDICIÓN

Música para Salamanca 21

Javier García Rodríguez, música para Salamanca. Javier L. García Rodríguez nace en Salamanca el 20 de Marzo de 1974. A muy temprana edad empieza a gustarle el mundo de la música y en especial la de Semana Santa. A los 13 años comienza su andadura con la corneta en la Banda de Cornetas y Tambores San Fernando, que pasados unos años incorporó trompetas y trombones pasando a ser la Agrupación Musical San Fernando, en la cual tocó dichos instrumentos en el orden anteriormente citado y que a su vez con el afán de superarse y el trabajo de sus componentes, consiguió en 1994 ser la Banda de Música “Ciudad de Salamanca”, banda que tuvo un gran prestigio en dicha ciudad y a la cual perteneció y debe muchos de los conocimientos musicales adquiridos.

Por: Javier Ramos del Brío Fotografía: Alfonso Barco


22 Música para Salamanca

E

s en este punto cuando se propuso preparar la prueba de acceso al Conservatorio Profesional de Salamanca para grado medio, al que finalmente accedió. En él se matriculó en la especialidad de trombón de varas, cursando los seis años que componen ese ciclo. Desde ese momento empiezan a llamarle de otras formaciones musicales que nada tienen que ver con la semana santa, por ejemplo el jazz, música clásica… De este modo perteneció a la Big Band del Corrillo, Big Band Amajazz y Joven Orquesta Sinfónica Antonio Machado, actualmente llamada Joven Orquesta Sinfónica Ciudad de Salamanca. En la actualidad pertenece a la Banda de Música del Cristo del Amor y de Paz como músico y como director musical junto con Javier González. D. Javier García, además participa en activo con la Banda Municipal de Salamanca. Ha participado con la Agrupación Musical Cristo Yacente, Banda de Cornetas y Tambores de Nuestra Señora de la Piedad, Banda de Música de Benavente, Banda de Música Santa Cecilia, Capilla Musical Salmántica y Banda de Música de Villamayor. Sus interven-

BENDICIÓN

ciones en estas bandas han sido realizadas con trombón de varas. En la Banda de Música del Cristo del Amor y de la Paz y en el Trío Musical Christus, creado por él en el año 2002, toca el bombardino. Este trío lo creó con el propósito de recuperar un estilo de música de capilla desaparecido hace varios años en Salamanca. En su trayectoria en la Semana Santa ha compuesto dos piezas de música de capilla, “CHRISTUS” y “SILENCIO”, una marcha para banda de música, “MARÍA, NUESTRA MADRE”, dedicada a la Virgen de la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz y varios arreglos de marchas. Participa en activo en la Semana Santa de Salamanca y ha participado en las de Zamora, Valladolid, Toro y Vitigudino. Aprovechando que la última banda de música que acompaño a Ntra. Sra. Del Rosario, fue la del Cristo del Amor y de la Paz, esta junta de gobierno quiere rendir este pequeño homenaje a uno de sus Directores, D. Javier García Rodríguez, al cual he tenido el placer de formular las cuestiones que cito a continuación:


BENDICIÓN

Analiza brevemente la situación actual de la música procesional en Salamanca y de la Banda de Música del Cristo del Amor y de la Paz. La música en Salamanca está evolucionando, el único pero es que hay personas que no entienden que haya a imágenes que no le puedan tocar ciertas marchas. Por ejemplo a un cristo yacente, no se le debe de tocar Hermanos Costaleros, Callejuela de la O… , por lo tanto hay que escoger un repertorio acorde al paso que este en movimiento en ese momento. La gente piensa que es tocar por tocar, para ello hay que organizar las marchas más acordes a la imagen que procesione. La Banda de la que somos directores Javier González y yo, estamos haciendo repertorio para las procesiones en las que desfilemos y podamos ir acordes a la imagen. Se esta siguiendo un orden, pero luego dejamos a las hermandades que elijan lo que quieran, pero nosotros otorgamos una opinión por si la quieren tener en cuenta. ¿Cuales son los proyectos de la Banda de Música para lo que queda de año y el próximo? Los proyectos que tenemos para lo que queda de año son los conciertos o certámenes, la procesión de María Auxiliadora y si está Junta lo tiene a bien la procesión con la nueva imagen de María Santísima, Madre de Dios del Rosario. Respecto al año venidero trabajar con la misma ilusión y cariño que hemos trabajado este año, puesto que al final se ven los resultados. ¿Qué consejo darías a los nuevos miembros que conforman las bandas? Lo principal es que se lo tomen en serio, puesto que se pien-

Música para Salamanca 23

san que esto es un cachondeo y lo que te hay que tener es seriedad y respeto, puesto que las procesiones no son ninguna fiesta, en definitiva hay que saber estar en los sitios. Sobretodo las bandas que se dedican a Semana Santa, hay que vivirlo, puesto que hay que hacer muchos ensayos al cabo del año para ver los resultados. Creador de el trío Musical Christus, Director de la Banda de Música Cristo del Amor y de la Paz, y compositor, ¿En que se basó para componer la marcha “María Nuestra Madre”? En sentimiento cofrade y sentimiento por la música, puesto que la música de Semana Santa la siento y la escucho en cualquier época del año y también porque en Salamanca tenemos que tener marchas propias. ¿Qué se te pasó por la cabeza cuando la banda la tocó por primera vez? Orgullo. Puesto que con trabajo, familia, niños, el poco tiempo que queda es dedicado a la música. Cuando terminas una marcha, la interpreta la banda y la gente manifiesta que le ha gustado, todo te llena de alegría. Sabiendo que hay compositores magníficos, y es difícil quedarse con uno, ¿Cual es su preferido? ¿Qué marcha es la que más le llama la atención? Claro que es complicado quedarse con uno, porque hay compositores muy buenos, pero podemos resaltar a D. Abel Moreno y D. Ricardo Dorado por la armonía de sus marchas. En tanto a la marcha, la que me gusta mucho es Getsemani. Para concluir D. Javier, ¿desea decir algo a los integrantes de la Archicofradía del Rosario? Pues mucho ánimo, seguir trabajando, puesto que las cosas que se hacen con ilusión, siempre dan buen resultado.


24 ¿Quiénes somos y adónde vamos?

¿Quiénes somos y adónde vamos?

BENDICIÓN

Sabemos que pertenecemos a una Orden y, a la vez, a la Iglesia, y dentro de esta Iglesia tenemos un papel especifico; basta con mirar nuestro actual escudo de armas y ver el lema con que hemos querido dotarla, «Contemplad a Cristo con los ojos de María».

POR: Fray Juan Franco Pérez O.P. Hermano Mayor


BENDICIÓN

Y

¿Quiénes somos y adónde vamos? 25

como empezar este ar-

ticulo y como puedo describir quienes somos y hasta dónde queremos llegar? Algunos artículos ya describen sobradamente, aunque todavía nos queda mucho por descubrir quiénes fueron y qué era esta Archicofradía. Pero el tiempo borra hasta las más íntimas señas de identidad de las instituciones humanas, y sólo con un tremendo esfuerzo por parte de algunos estudiosos se puede devolver algo de lo que fueron sus orígenes o su vida. Y aunque pueda sonar jocosamente la sonaja y los títulos, tengo que decir claramente, y cuanto antes mejor, que ninguno de ellos está puesto al azar o por simple capricho. Es «Pontificia» en cuanto que guarda entre sus bienes tres bulas papales. Es «Real», porque Felipe IV, Fernando VII e Isabel II así se lo concedieron. Es «Ilustre», o mejor «Muy Ilustre», porque sus filas siempre fueron formadas por los Caballeros Veinticuatro de la ciudad y lo más granado de su nobleza y aristocracia. Debido al tiempo en que fue fundada puede denominarse «Muy Antigua» o «Inmemorial». Hemos querido añadirle de carácter «Sacramental» por la gracia que tiene la Orden de Predicadores de celebrar la octava o minerva del Santísimo Cuerpo de Cristo. Por tanto, aun intentado rescatar algo de nuestro pasado, lo que hasta hoy llega hasta ti es más bien el fruto de un grupo de hombres y mujeres que lo único que tienen claro es que esta Corporación es diferente de todas las demás que existen en nuestra

misma. Lo demás tendremos que ir investigándolo y descubriéndolo y, a la vez, introducirlo en la medida en que el tiempo moderno permita tales añadiduras. Sabemos que pertenecemos a una

Orden y, a la vez, a la Iglesia, y dentro de esta Iglesia nuestra tenemos un papel especifico; basta con mirar nuestro actual escudo de armas y ver el lema con que hemos querido dotarla, tomado de la Carta Apostólica de S.S. Juan Pablo II, el Magno, Rosarium Virginia Mariae: «Contemplad a Cristo con los ojos de María». Esto nos hace vivir más intensamente uno de los lemas dominicanos más conocidos: contemplar y dar lo contemplado (contempari, et contemplata alliis tradere). Por todo esto nuestro instituto no es igual a ninguno, y con ello no estoy diciendo que

El rosario es y será el único fundamento de esta Corporación, nuestra Corporación ciudad por su carácter Dominicano, esto es, unidos hasta en los más mínimos detalles a la Orden de Predicadores, verdadero motor de ella y único sostenedor de la vida de la

seamos mejores ni peores, simple y llanamente «diferentes», completamente diferentes. El rosario es y será el único fundamento de esta Corporación. Bien es

verdad que estamos obligados a divulgarlo, y no sólo eso, nuestra vida entera tendrá que desarrollarse en él, es decir, toda nuestra vivencia personal, familiar o grupal se desarrollará en esa contemplación, haciendo realidad en nuestras vidas el contenido del mismo. María, la Madre del Señor, nos llevará de su mano, y con sus mismos ojos, y ojalá también con sus mismas aptitudes, a vivir apasionadamente esos misterios que deben retratar nuestra existencia. En definitiva, la Archicofradía no quiere pararse en lo estético o cultual, ni siquiera en las obras de carácter social, sino que cobra vida desde el interior de cada uno de sus miembros, haciendo posible que nuestra sociedad nos mire como hombres y mujeres que viven a diario en comunión con el misterio de Dios desde la comunión con la Virgen Santísima. Nuestra Corporación cuenta

con dos grupos bien diferenciados: los hermanos «colaboradores» y los «archicofrades». Los primeros sólo se comprometen a pagar la cuota anual y pueden lucir la medalla de la Institución; pueden también asistir a sus cultos de carácter externo o interno, pero no se comprometen a nada. Los segundos, los «archico- >


26 ¿Quiénes somos y adónde vamos?

BENDICIÓN

> frades», son los que se comprome- recho y por razonamientos prácticos a disposición de ellos, cuantas veces ten a no faltar a nada, a participar de una forma activa en la vida diaria de la Corporación; ellos son los que en definitiva votarán y serán los que decidan siempre el devenir diario y futuro de la Archicofradía. No es que se hagan diferencias entre nuestros hermanos, es simple y llanamente llamar a las cosas por su nombre, sin más polvo o paja y, como dice el refrán español: «al pan, pan y al vino, vino». Los archicofrades serán los que se den de alta a quienes verda-

ni nos pertenece, ni entendemos de que va, ni sabemos de su funcionamiento. Comprendemos que muchos se sentirán heridos y, por ello, de principio en el año de prueba que se da cuando vengan a darse de alta, todos pertenecemos al mismo grupo, luego durante el año con sus actuaciones serán ellos mismos los que se decanten a un lado o al otro. Todo se deja a la libertad de cada uno, todo se deja en manos y bajo la responsabilidad de cada uno de nuestros her-

serán citas ineludibles las sabatinas en honor y gloria de María Santísima, el primer sábado de cada mes deramente elijan, con sus actuaciones, la forma en que quieren vivir dentro del régimen de ésta; así nos evitaremos malos entendidos desde el principio. La diferencia, si es que existe, no es capricho, no es quitar derechos a unos y dárselos a otros; pero lo cierto y verdadero es que en las actuales circunstancias estos asuntos hay que tomarlos con más seriedad, es decir, si decimos sí a una integración verdadera lo haremos conscientes de que esto es para vivir según el ejemplo de María. Lo que no podemos permitir es que se aparezca una o dos veces al año, sin más responsabilidad que la de pagar una cuota, que siempre es mínima y que, además, esas dos veces queramos ser dueños absolutos de algo que por de-

manos, y serán ellos los que decidan cómo quieren pertenecer a la Institución, si de una forma activa o pasiva dentro de la misma. Sólo habrá asambleas de her-

manos una vez cada cuatro años y para el cabildo general de elecciones, al que sólo podrán presentarse y votar los archicofrades, aquellos que conocen y saben del carácter de la Institución. No será necesaria ninguna asamblea en cuanto que se entiende que los que la conforman sabrán siempre y en todo momento por dónde anda la misma, ya que su integración les llevará a saber cada paso de la Junta de Gobierno. Los libros de hermanos, mayordomíainventarios, actas y cuentas estarán

quieran consultarlos; y la Junta está obligada a rendir cuentas a cualquier archicofrade que las pida, es decir, que al ser parte integrante en la vida diaria se sobreentiende que estarán puestos al día de cómo se van desarrollando las cosas. Una vez al año, con el voto a favor de la Junta de oficiales y el visto bueno del hermano mayor, director espiritual y diputado mayor de gobierno, los libros se entregarán al prior conventual para su aprobación si procede, es decir, no andaremos a nuestro libre albedrío y estaremos siempre bajo las ordenes del prior y de la Venerable Comunidad de San Esteban, porque a ellos nos debemos, dado nuestro carácter esencialmente dominicano. Contamos con una bolsa de ca-

ridad que hemos puesto bajo el patrocinio y protección de San Martín de Porres. Son muchas las necesidades que rodean a nuestro mundo y a nuestra sociedad. Por esto serán nuestros archicofrades y hermanos colaboradores los primeros en poder servirse de estas ayudas. Al estar dentro de la Orden de los Predicadores hemos decidido actuar también a favor de la nueva fundación en Guinea Ecuatorial, y ya estamos preparando las primeras ayudas que se realizarán enviando material escolar para los niños de ese país. Qeremos también desarrollar un plan para traer durante los veranos a un grupo de 35 ó 40 niños que serán acogidos por nuestras familias, y serán atendidos en un amplio marco de ayudas en todos los sentidos. Por último, y dentro de nuestras posibilidades, actuaremos bajo las órdenes de Caritas-parroquial en cuanto se nos pida. No podemos olvidar el carácter

eminente de nuestra Corporación en lo referente a los cultos internos y externos. En definitiva esto es parte de nuestra identidad por derecho y obligación. De ahí la bendición de la nueva imagen de la Reina del Santísimo Rosario, el estreno de las


BENDICIÓN

preseas de la nueva imagen y un montón de elementos que ya forman parte de los inventarios de la misma. De ahí también la cesión, por parte de la Venerable Comunidad de San Esteban, de la última capilla de la nave del evangelio, como capilla que alberguará a esta Archicofradía. De ahí, igualmente, la restauración de la capilla y de casi todo el material para su decoración. La intervención en la limpieza de paredes, bóvedas, vidriera e instalación del nuevo suelo –ya que carecía de él–, la nueva instalación de iluminación eléctrica y un sinfín de detalles que podrás ir contemplando poco a poco, tal como las piezas vayan llegando a nuestro poder. El estilo artístico está definido: el estilo «renacentista» marcará cada una de nuestras insignias, así mismo todo se hará utilizando la plata y la madera en tonos oscuros, y absolutamente todo se enmarcará dentro de estos dos cánones. En cuanto a los cultos y vida in-

terna de la Corporación, serán citas ineludibles las sabatinas en honor y gloria de María Santísima, el primer sábado de cada mes, en la que se abrirá la capilla y antes de la eucaristía rezaremos el rosario y el ejercicio sabatínico. En el mes de febrero celebraremos la fiesta de la Candelaria, en la que serán presentados los niños de los miembros de la Archicofradía bautizados durante el año precedente hasta la fecha. Continuaremos con la cuaresma, y ya se está estudiando

¿Quiénes somos y adónde vamos? 27

por parte de esta Junta de Gobierno cómo o qué realizar, se apunta a poder rendir culto a algún misterio de nuestra redención de los que se meditan en el Santo Rosario, y finalizar este periodo litúrgico realizando un septenario doloroso y una estación

por ello nos sentimos contentos y esperamos poder seguir participando en el mismo, e incluso aportar cosas nuevas que lo hagan más atractivo si cabe. Y llegaremos a últimos del mes de septiembre, en el que principiaremos la novena de la Virgen del

Este año la Virgen Santísima se unirá al multitudinario rosario de la aurora para presidirlo de penitencia en la Santa Iglesia Catedral el sábado vísperas del Domingo de Ramos, utilizando para ello los tradicionales hábitos de nazarenos. En fin, esto será cuando y como el Señor quiera, y dentro también de nuestras posibilidades. Continuaremos celebrando el triduo pascual, montando el monumento del Jueves Santo y participando en el traslado del Señor al mismo. En el tiempo pascual estamos intentando recuperar la tradicional procesión pascual de enfermos e impedidos. Continuamos con la novena a Nuestra Señora del Rosario de Fátima y su procesión claustral. Seguirá a esto un triduo en honor y gloria de Jesús Sacramentado, que concluirá con el tradicional Corpus dominicano, que celebraremos en la octava de esta solemnidad. Este año la Virgen Santísima se unirá al multitudinario rosario de la aurora para presidirlo, que organiza en nuestra ciudad la Legión de María. Creemos que la Archicofradía no puede estar al margen de este acto;

Rosario, finalizando con la procesión de alabanza por las calles de nuestro barrio y feligresía en el que siempre se hará estación en algunos de los templos que nos rodean. La procesión hasta el pasado año se celebraba en la tarde del día 7 de octubre, pero hemos de confesar que cuando la Virgen se ponía en la calle era a muy altas horas de la tarde-noche, por ello hemos decidido que la misma se realice el sábado más cercano a la solemnidad, de este modo la procesión podrá salir mucho más temprano a la calle, lo que ganará en público que la acompañe y la contemple en nuestras calles. Llegará el mes de diciembre y la Señora abandonará por unos días su sede canónica para encaminarse al vecino convento de las Dueñas, para visitar por unos días a sus hijas, las monjas de clausura dominicas, madrinas que son de nuestra bendición. El día 8 de diciembre, en la solemnidad de la Pura y Limpia Concepción de María, celebraremos el besamanos y con ello la Función >


28 ¿Quiénes somos y adónde vamos?

BENDICIÓN

> Principal de nuestro Instituto, la vida que queremos que sea palpi- sar el tiempo para ver muchos promayor fiesta que celebraremos y en la que estarán todos los componentes de esta Corporación obligados a comulgar, debidamente confesados. Por fin llegaremos a la noche de Navidad, y en la misa del gallo la ima-

tante y llena de amor a la Reina del Rosario. Sabemos que todas estas instituciones nacen con mucha ilusión y que a lo largo del tiempo van perdiendo esa lozanía del principio; pero estamos convencidos de que

Ponemos todas nuestras esperanzas en la figura de la Virgen Santísima y en San Pío V gen del Niño Jesús será expuesto en besapié tras la celebración. Sabemos que es densa, pero no te puedes imaginar con cuánto amor hemos preparado esta agenda religiosa en la que todos tendremos ocasión de participar, porque no basta con conocernos y estrechar lazos de amistad y hermandad.

puede servirnos, servir a la Iglesia y, por tanto, ser ejemplo vivo ante una sociedad que nos reclama un testimonio de vida unida a Cristo y María. Ponemos todas nuestras esperanzas en la figura de la Virgen Santísima y en San Pío V para que ellos, junto con Jesús Sacramentado, pilar firmísimo de nuestra fe sean los animadores de esta vida hecha Corporación.

Aquí recogemos todos los carac-

teres de nuestra Institución, toda la

Quizás tendremos que dejar pa-

yectos, muchos sueños de hoy realizados en un mañana no muy lejano. Porque esto será lo que cada uno de nosotros queramos que sea, sólo depende de cada uno de nosotros: si pequeño, pues, pequeño, si grande, pues grande y gloriosa. Nuestra identidad como parte de la Orden de los Predicadores, los hijos de Nuestro Padre Santo Domingo nos ayudará a sentirnos trabajadores del Reino de Dios, protegidos y protectores de la Orden y de todo lo que a ella se refiere. Este es nuestro proyecto, muy amplio, muy ambicioso, muy pleno y verdadero, la última palabra de todo esto la tienen todos los archicofrades, todos los que con el corazón limpio lleguen y quieran vivir el dominicanismo desde, con y por los ojos de la que es nuestra Dueña y Señora, la Madre de Dios del Rosario. Y tú, ¿por qué no te unes?, te aseguro que serás más feliz.


BENDICIĂ“N

La Salve

La Salve en grabados 29

en grabados


30 La Salve en grabados

BENDICIĂ“N


BENDICIĂ“N

La Salve en grabados 31


32 La Salve en grabados

BENDICIĂ“N


BENDICIĂ“N

La Salve en grabados 33


34 El Papa San Pío V y el Convento de San Esteban

El Papa San Pío V y el Convento de San Esteban Texto: Fray Bernardo Fueyo O.P. Imagen: El Greco

BENDICIÓN


BENDICIÓN

E

L P. Juan Gallo asistió como Definidor al Capítulo general celebrado en Roma, en 1571, en el que fue elegido Maestro de la Orden Fray Serafín Cavalli. Las Actas del capítulo recuerdan con agradecimiento la presencia del papa Pío V en el convento de la Minerva, durante dos días completos, dando así ocasión a los capitulares a que no sólo le expresaran su devoción filial (non solum singulos benigne admittens ad beatorum pedum oscula), sino también a escuchar a cada uno y a que accediese a la concesión de numerosas gracias (verum et omnibus adire cupientibus benignum praestitisse auditum, et apostolica liberalitate plurimas gratias singulis contulisse). De este encuentro y de esta fami-

liaridad con los capitulares hace derivar el historiador fray José Barrio la concesión de siete Breves, “que originales –asegura- se conservan en este convento”, en favor de los dominicos españoles en general y del convento de San Esteban en concreto. Los Breves, que hoy se pueden leer en el Bullarium Ordinis, se refieren, de hecho, a diversos aspectos: facultad a los superiores para absolver a todos los que se encuentren bajo su jurisdicción en los conventos; indulgencia plenaria a los que asistan a la procesión dominicana del Corpus en la domínica infraoctava de la fiesta; reserva de la cofradía del Nombre de Dios a los conventos de la

El Papa San Pío V y el Convento de San Esteban 35 la devoción a la Virgen de la Salve: “En otro [Breve], despachado en 23 de junio [1571] concede cuarenta días de indulgencia a los que asistieren a la Salve que se dice en nuestra iglesia después de Completas, y a los cofrades de la cofradía que entonces

La especial benevolencia del papa Pío V para con el convento podría explicar el medallón con su efigie junto a varios santos dominicos había de Nuestra Señora de la Salve, cien días, y fuera de esto les concede indulgencia plenaria para la domínica infraoctava de la Natividad de Nuestra Señora, habiendo confesado y comulgado, y indulgencia plenaria para el artículo de la muerte diciendo la Salve”. Todavía no estaba instituida la fiesta del Rosario; lo sería por el mismo pontífice al año siguiente (5 de marzo de 1572), bajo el nombre de Nuestra Señora de la Victoria, que muy pronto pasaría a llamarse “del Rosario”. Pero podría tratarse de hecho de la misma cofradía del Rosario, y en cualquier caso pronto iba a quedar absorbida en ella. Las atenciones del papa Pío V al P. Gallo y con el convento no se quedaron en la concesión de gracias. El papa envió además una cruz, que aún se conserva. Es de reducidas dimensiones (21x13 cm.), de madera tarjeteada en plata, y hoy está protegida con un amplio marco también

Las atenciones del papa Pío V al P. Gallo y con el convento no se quedaron en la concesión de gracias Orden o a la autoridad del provincial; indulgencia especial a cuantos visiten el convento de Caleruega en honra de Santo Domingo. Dos de este conjunto van expresa-

mente dirigidos al convento de San Esteban: uno en favor de la cofradía de la Pasión de Cristo (que penitenciaba el Jueves Santo, de la iglesia a la Universidad y vuelta) y otro sobre

XVII o principios del XVIII, y que en tiempos estaba colgada ante el altar del Rosario. Su texto recuerda a los cofrades del Rosario la especial gracia unida al altar de la Virgen: “ALTAR DE ALMA. Diciendo la Missa Religioso de este Comuento, todos

de plata, en cuya cara exterior se ha grabado una leyenda que recuerda su origen: “Pío Papa 5 conzedió indulgenzia de todos sus pecados a qualquier fraile de este convento de San Estevan qe en el artículo de la muerte tuviere esta cruz en las manos o sobre la cabeza Año 1571”. Se conserva además una hermosa cartela, de madera estofada con ribete dorado y floreado, que parece de finales del siglo

los Cofrades del Ss. Rosario tienen concedida Indulgencia Plenaria para la Ora de la Muerte. Otra ganan si mueren confesados y comulgados, concedida por el S. Pío V”. La especial benevolencia del papa Pío V para con el convento podría explicar el medallón con su efigie junto a varios santos dominicos del pórtico del convento, obra concluida en 1592, veinte años después de la muerte del papa y ochenta antes de su beatificación. Con motivo de su canonización, en octubre de 1712, hubo cinco días de fiesta organizados por la comunidad, que costaron en suma 13.382 reales y 30 maravedís. Para la procesión solemne, se encargó una imagen vestidera y en ella salieron además otros 20 santos y beatos de la Orden, algunas de cuyas imágenes efímeras se encargaron para la ocasión. El convento pagó los gastos generales y las celebraciones del último día. De los demás días se hicieron cargo, por este orden: la Iglesia catedral, la Universidad, la ciudad y el Duque de Alba. El cronista de la época asegura que, el último día, el convento dispuso en el atrio de la iglesia una fuente que estuvo manando vino de la mañana a la tarde. Poco después se le dedicó la segunda capilla del lado del evangelio. El retablo, hoy desaparecido, fue armado presumiblemente por Joaquín de Churriguera, pues consta que en 1724 lo doró Alonso de Neira, el mismo a quien se encargó el dorado de los retablos colaterales del transepto de la iglesia. Hoy tan sólo se conserva una hermosa talla en madera policromada.


36 Costaleros del Rosario: con vuestra venia

BENDICIÓN

COSTALEROS DEL ROSARIO:


Costaleros del Rosario: con vuestra venia 37

BENDICIÓN

CON VUESTRA

VENIA

Q

Por Héctor Francisco Gordejo Martín

ué difícil es escribir sobre lo que es ser costalero. Expresar en verbo lo que es un sentimiento. Es una forma de vivir en Cristo y con Cristo, es una sensación, un modo de querer cristalino y puro. Porque bajo las trabajaderas los hombres de raza rezan a su manera. Rezan con el izquierdo por delante, de costero a costero o sobre los pies. Llaman a las puertas del cielo

con sus corazones y dan pellizcos con sus “llamás”. ¡Qué bonito, hijo, ole los hombres valientes! Bien saben los costaleros de entrega, de dar sin esperar recibir, de amor sincero. No es sufrimiento ser costalero, es redención, pedir perdón sin el verbo, decir un te quiero verdadero. No hay camino largo ni breve.

Tan sólo cuenta el tiempo que queramos emplear en andarlo. Oí decir una vez que una cosa es haber andado más camino y otra es haber caminado más despacio. Hemos andado el mismo, todos y cada uno de los que hoy nos acercamos a estas páginas. Raudos o lentos. Marcados por el curso de los hechos que la vida nos ha ido deparando. Nunca olvidaré la primera vez que tuve la oportunidad de saber lo que se respira bajo sus faldones. Alfredo y

Óscar me citaban para una igualá. Apenas contaba con veinte primaveras cuando me presenté un caluroso día de agosto en la Casa de Hermandad. Los nervios, como los de un niño que aguarda un día señalado de primera comunión, como los de un torero que apura las horas en el hotel, como los de un costalero antes de su salida, como un jardín pasa hojas de noches a la espera de abrirse una mañana entero, a la luz

ensueño, las chicotás valientes de una cuadrilla que siempre ha llevado escrita en mayúsculas la palabra amistad. Y nuestra vida ya se mueve de

nuevo, sin darnos casi cuenta, a golpe de chicotá, a compás de ronco tambor, de estridencias de sonoras cornetas o con silencios que claman como gritos a los cuatro vientos. Se mueve a golpe de recuerdos del futuro. Será por eso que creemos que el tiempo ahora pasa con prisa, ¿o quizás con lentitud, con la cercanía de lo inmediato? ¡Quién sabe! Miremos, por tanto, al frente, siempre al frente como andan los pasos, porque el pasado es sólo un prólogo. Aún todo queda por llegar. Un día, no hace muchos, me encontraba grabando un reportaje, cuando suena el teléfono y mi amigo Javi me

Miremos siempre al frente como andan los pasos, porque el pasado es sólo un prólogo de un sol que aunque sabe que vendrá, nunca sabe exactamente cuándo. Entre fajas, alpargatas y costales el sueño de ese niño se fue haciendo realidad. Llegarían los ensayos, las salidas emocionantes, las revirás de

dice: “Héctor, tienes una nueva Hermandad en Salamanca. En cuanto vengas te pongo al día de todo”. Es como esas noticias de última hora que a los periodistas nos disparan el corazón. En ese momento le quería >


38 Costaleros del Rosario: con vuestra venia > hacer tantas preguntas…pero cómo,

qué Hermandad, de quién es la idea, cuéntame un poco el proyecto…Cuando colgué, ninguna de esas preguntas tenían respuesta. Tan sólo sabía que Salamanca contaba con una nueva Hermandad de Gloria y que ese sueño que de niño tenía poco a poco se iba haciendo realidad. Que mi bendi-

Hoy escribo no para hablar de mito o heroísmo de los costaleros. Ni de gloria. Ni de vanagloria. Hoy escribo para hablaros de fe, de tradición, de sentimiento, de oficio, de esfuerzo, de Hermandad, de muerte y de vida, que en Salamanca la vida es muerte pero resulta al final que la muerte es vida. Y de trabajo y de

Un altar hecho de amor te alzarán en Salamanca, para arrullar con tu nana a ese Niño que es primor ta ciudad tendría una Hermandad de Gloria como se merece. Un altar hecho de amor te alzarán en Salamanca, para arrullar con tu nana a ese Niño que es primor. Ajena a todo dolor, del capataz es consuelo, y en la levantá al vuelo, de todo el aire salmantino, sueño con ser costalero para ir contigo al cielo. El futuro tiene muchos nombres: para el débil es inalcanzable, para el miedoso, lo desconocido. Para el valiente, la oportunidad. Y la gente que está al frente de la Hermandad son personas valientes, decididas. Son personas que siempre han tenido muy claro que en Salamanca no se juega con las lágrimas de María como si de un espectáculo se tratara. Aquí, el solsticio sólo se entiende en el lenguaje técnico y profesional de unos pocos, pero nunca para las cosas del corazón y los sentimientos, que es como hablar de nuestra propia respiración, de nuestra propia vida.

amor a Dios. Mis mayores, costaleros veteranos con los que he podido compartir largas conversaciones hablando de lo que nos apasiona, que es la gente de abajo, me han recalcado siempre, quizá por mi juventud cofrade, que aquí estamos de paso. Y que nadie es imprescindible, pero que todos somos necesarios en la construcción de este sueño al que le quedan sólo unos pocos días para que sea una realidad. Hoy no intentaré buscar en mis

conocimientos periodísticos la manera de contaros este sueño. Dejaré que hable el corazón, porque de lo que está lleno el corazón habla la boca. No puedo más que daros las gracias por permitirme escribir sobre algo que me apasiona. Hablar de mi gente de abajo y hacerlo para mi gente. Cuando nos acerquemos a Nuestra Virgen del Rosario, hagámoslo

BENDICIÓN con el corazón bien abierto. Quererla y seguirla simplemente porque sí. Porque habéis sido elegidos para eso. Para tocar la gloria y llamar a las puertas del cielo con vuestros corazones. Ella lo ha querido. No tiene otra explicación. Siempre debemos tener muy presente que venimos a la Hermandad a aportar nuestro grano de arena, que hace montaña. Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú. Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú. Es ahí donde se demuestra que uno es costalero, yendo siempre por derecho, como cuando vienen los kilos bajo las trabajaderas. Que nunca te dejen conmover las lágrimas de mi Virgen, de nuestra Virgen de Rosario, porque aunque a veces no lo parezca, son las que guían la vida de muchos de nosotros desde hace años, porque nosotros somos sus pies, su gente, su gente de abajo. A punto están ya de posarse en el

frío suelo del templo los zancos de este paso que todos llevamos con orgullo. Cuando dejes de leer, y te confundas inevitablemente entre los demás, tu vida espero que quede marcada como quedó la mía cuando me metí por primera vez bajo sus trabajaderas. Volverás a lo cotidiano, a tu quehacer, a tu familia, a tu mundo, a todo lo tuyo. Pero pídele a Nuestra Señora del Rosario para que no te olvides de Ella, porque Ella, te lo aseguro, nunca se olvidará de ti. Ahí queó.


BENDICIÓN

Cultos y actos mayo 2009 39


40 El Beato Bartolomé Longo, «Apostol del Rosario»

BENDICIÓN

Beato Bartolomé Longo, «Apostol del Rosario» Bartolomé Longo nació el 11 de febrero de 1841, en Latiano, pueblo de la provincia de Lecce, cerca de la ciudad de Brindis (Italia), situado en una llanura y rodeado por todas partes de viñas y jardines; en su época contaba con unos siete mil habitantes. Era hijo de Bartolomé y Antonia Luparelli. Su padre se esmeró mucho en su primera educación; a los seis años lo envió al. Por Manuel Ángel Martínez, O.P.

B

artolomé Longo na-

ció el 11 de febrero de 1841, en Latiano, pueblo de la provincia de Lecce, cerca de la ciudad de Brindis (Italia), situado en una llanura y rodeado por todas partes de viñas y jardines; en su época contaba con unos siete mil habitantes. Era hijo de Bartolomé y Antonia Luparelli. Su padre se esmeró mucho en su primera educación; a los seis años lo envió

al floreciente colegio que los PP. Escolapios tenían en la cercana ciudad de Francavilla Fontana. Después de los estudios secundarios se inclinó por el derecho, licenciándose en la universidad de Nápoles en 1864. De 1865 a 1866 su fe recibió una fuerte sacudida al dejarse influenciar por sectas espiritistas. Gracias a la influencia de su ami-

go Vicente Pepe y del dominico P.


BENDICIÓN

Alberto Radente1 volvió de nuevo a la fe, aunque su lucha interior durará todavía unos años. Más tarde podrá escribir haciendo alusión a la propia experiencia diciendo que «no puede haber ningún pecador tan perdido, ni alma esclavizada por el despiadado enemigo del hombre, Satanás, que no pueda salvarse por la virtud y eficacia admirable del santísimo Rosario de María, agarrándose de esa cadena misteriosa que nos tiende desde el cielo la Reina misericordiosísima de las místicas rosas para salvar a los tristes náufragos de este borrascosísimo mar del mundo»2. A comienzos del mes de octubre de 1872 visitó por primera vez el valle de Pompeya. Iba como administrador de la condesa de Fusco con el fin de renovar el arrendamiento del gran cortijo de la Taberna del Valle. Quedó impresionado por la miseria, tanto material como espiritual, de las gentes del valle. Allí sucedió algo decisivo para su vida, llegando a descubrir la misión que la Providencia divina le tenía reservada. Él mismo nos lo cuenta abriendo los secretos de su corazón, pero antes nos advierte que para comprenderle bien hay que haber pasado por una experiencia semejante a la suya: «Amigo lector: ¿te has encontrado alguna vez con la mente agobiada por los pensamientos más tristes y desconsoladores, con la imaginación hondamente turbada por los más oscuros y aterradores fantasmas que impresionan profundamente, que abaten el espíritu y lo llenan de desolación, de oscuridad, de melancolía, de tristeza y de un pe-

El Beato Bartolomé Longo, «Apostol del Rosario» 41

sar indefinible que le atormentan cruelmente? Pues bien, solamente tú puedes comprenderme»3.

“todos los caminos del Señor son misericordia y bondad” (Sal 25, 10).

En este momento hacía poco

Tu infinita paciencia ha triunfado de mi loca rebeldía; tu dulcísima benignidad de mi alejamiento de la casa paterna; y los tiernos latidos de vuestro Corazón amoroso, paterno, generoso, de las continuas ofensas que con mis locos desvaríos ocasionaba a tu soberana Majestad.

tiempo que había salido de la oscura y «tenebrosa selva de errores» en la que se «había perdido miserablemente como secuaz» de las «impías y funestas teorías del magnetismo y espiritismo», y su corazón latía agitadísimo hasta el punto de no encontrar la paz deseada.

«A los treinta y tres años de mi vida -sigue diciendo en su relato-, como otro Saulo en el camino de Damasco, me vi postrado en tierra y como constreñido por una lucha incesante, tenaz, despiadada con Satanás, que furioso contra mí, excitaba grandes tempestades a morder aquel mismo lodo, en el cual, zambulléndome a guisa de inmundos seres, levantaba, ¡temerario! mi orgullosa cerviz desafiando al Omnipotente. Y cuando yo, en un acceso de frenesí me rebelaba más airado contra él, entonces él, siempre misericordioso y benigno, haciendo gala de sus inagotables bondades, me esperaba misericordioso para hacer triunfar en mí su soberana clemencia, para que ésta, venciendo mi loco orgullo, allí donde abundó la iniquidad, sobreabundase la misericordia. Abyssus abissum invocat: un abismo invoca a otro abismo»4.

Bartolomé Longo experimentó su conversión como un verdadero don de la paciencia y de la benignidad de Dios. Así lo expresó conmovido al recordarlo más tarde:

«¿Y quién, ¡oh Dios mío!, quien sino tu propia e inefable bondad pudo moverte a esperarme con tanta longanimidad cuando yo vivía tan alejado de ti? Tan sólo tu esencial e infinita bondad podía sufrirme por tanto tiempo: tu incomprensible bondad, Soberano Señor, te ha inclinado a usar conmigo tanta misericordia; sí, pues -como cantó el coronado Profeta-

Tú ¡oh Padre de las misericordias! Cuando yo, ¡hay infeliz de mí!, yacía en el insondable abismo de mis culpas, me tendiste piadoso tu poderosa diestra, y me levantaste de aquella y horrorosa sima. Miraste compasivo la humillación, las penas y el lastimoso estado de mi pobre alma, y tu gran misericordia, con uno de esos rasgos incomprensibles a nuestro limitadísimo entendimiento, triunfó gloriosamente de mi sombría ingratitud; pues en las humillaciones levantas más altas las montañas de tu gra> cia»5.

1 De éste último dirá en su obra Historia del Santuario de Pompeya: «Cuando yo, en medio de los azares de mi borrascosa vida me veía tan desencaminado y perdido, me envió el cielo a este buen religioso para que fuese mi padre, mi maestro y mi guía” (p. 118). Al no poder acceder directamente al texto original utilizaremos la segunda edición de la traducción publicada en español, en Valladolid, en 1900, pero tomándonos la libertad de retocar algunas de sus expresiones con el fin de que su lectura sea más fácil e intentando guardar la fidelidad al sentido del texto. 2 ID., pp. 13-14. 3 ID., p. 75. 4 ID., p. 76. 5 ID., pp. 77-78.


42 El Beato Bartolomé Longo, «Apostol del Rosario» >

El primer fruto de esta gracia fue

inspirarle el deseo ardiente, ilimitado e insaciable de Dios; de tal modo que sólo Dios podía alumbrar las densas tinieblas en que se encontraba envuelta su mente; «sólo él podía sacarla de la oscura selva de errores en que andaba perdida, y del piélago profundo de incertidumbres en que fluctuaba; sólo Dios podía satisfacer plena y cumplidamente las ansias

de harpías. Reinaba un silencio profundo: dirigí la vista a mi alrededor, y no veía alma viva por todo aquel paraje. Entonces me detuve de repente: y era tan vehemente, tan agitada la palpitación de mi angustiado corazón, que me parecía quería salirse de los estrechos límites de mi pecho. En medio de tan indecible aflicción

BENDICIÓN como un plácido viento suave que, calmando las hinchadas olas del revuelto mar de mi interior, restituyeron a mi azorado corazón la serenidad, la paz y la tranquilidad. ¡Qué mutación tan maravillosa se verificó en mí al eco suavísimo de tan consoladoras palabras!»7 Sin perder la emoción ni la viveza

del relato continua diciendo:

«¡No puede perecer el que propaga la ardorosas de un corazón desgarrado por la violencia de tantas y tan feroces pasiones»6. Pero el centro de la narración

de su conversión se encuentra en las páginas siguientes que no podemos menos de transcribir:

de mi espíritu creí escuchar aquellas consoladoras palabras que yo mismo había leído más de una vez, y que no cesaba de recordarme mi querido y santo amigo, que ya goza de Dios: Si quieres salvarte, propaga la devoción del santo Rosario: es promesa de María.

«¡No puede perecer el que propaga la predilecta devoción de la bendita Madre de Dios! Este celestial pensamiento fue como un vivísimo rayo de luz que ahuyentó y disipó las densas tinieblas de aquella tenebrosa noche en que vivía, o más bien estaba sepultada mi pobre alma. El homicida del género humano, que me tenía esclavizado bajo su tiránico poder, previó sin duda su derrota, si yo secundaba fervoroso y con verdadero celo la divina idea: y temeroso de soltar la presa, me estrechaba más y más, y como haciendo sus últimos esfuerzos, entre los pavorosos anillos y espantosas espiras de sus infernales cadenas. Era la última lucha, lucha terrible, decisiva.

Era por el mes de octubre de 1872 ¡No puede perecer el que propaga cuando, de un modo extraordina- una devoción que es tan grata a rio, se levantó furiosa la tempestad todo el cielo! Estas palabras veren el agitado mar de mi corazón. Su peligroso oleaje dio contra mí con tal ímpetu y fuerza, que me hizo zozobrar. Las henchidas olas de profunda tristeza, que vinieron a caer sobre mi atribulado corazón, estuvieron a punto de sumergirme en el A punto de perecer en infierno de la desespeaquella tremenda y deciración. Con el corazón siva lucha, vencido por el así acongojado, con la enemigo, levanté mis ojos imaginación turbada, llorosos y mis manos suplicon la mente agitada cantes al cielo, y dirigiénde los más tristes pendome hacia la soberana y samientos, y tan aflicpiadosísima Consoladora tivas ideas que me pa- Beato Bartolomé Longo, «Apostol del Rosario» de los afligidos, le dije con recían rayanas en la la energía y el ardor que desesperación, salí de inspiran el peligro y la desla casa de Fusco, y sin rumbo cierto tieron sobre mi atribulado corazón esperación: me eché a correr a la aventura, y el más dulce bálsamo de consuelo, llegué hasta el punto más retirado que mitigó todos sus padecimien- Si es verdad que habéis prometido y salvaje de estos campos, que los tos, convirtió todas sus amarguras a vuestro gran siervo santo Dominaldeanos le apellidan Arpaja, como en la más suave alegría, endulzó go que se salvará el que propague lugar más propicio para morada todas sus tristezas; fueron, en fin, el santo Rosario, yo me salvaré


BENDICIÓN ciertamente, porque no abandonaré este lugar sin haber propagado antes esta saludabilísima devoción. Nadie respondió a mis acentos de desesperación; un silencio sepulcral me rodeaba por todas partes; pero por la apacible calma que sucedió al singular combate que el enemigo trabara conmigo haciendo entonces sus últimos esfuerzos

El Beato Bartolomé Longo, «Apostol del Rosario» 43 cia divina. Al principio pensó realizar este compromiso yendo de casa en casa distribuyendo medallas, estampas y rosarios, pero pronto cayó en la cuenta de que eran contadas, en esta región, las personas que sabían rezar el Avemaría. Entonces se le ocurrió otra idea. Como agudo observador, se dio cuenta de que los habitantes del valle sentían un profundo respeto por los difuntos y de

la Virgen María, la plegaria que más le agrada, la música que más dulcemente resuena en sus oídos, el imán que atrae abundantes bendiciones del cielo, «basta decir que ha bajado del cielo para salvar al mundo»9. El rosario es definido también como medicina para nuestras llagas10. Mientras andaba dándole vueltas a este proyecto, un día de

devoción de la bendita Madre de Dios!» para asegurarse la victoria, entendí que aquel grito de indefinible angustia había subido hasta el excelso trono de María. Oí en esto resonar pausadamente en lontananza el eco de una campana; tocaban a las Avemarías, a las doce del mediodía. Me postré y uní mi plegaria a las que en aquella hora dirigía a María la multitud de fieles de diversas lenguas y diferentes países. Cuando me levanté, pude observar que se había asomado furtivamente una lágrima al borde de mis ojos. La respuesta del cielo no se hizo esperar»8. A partir de este momento Bartolomé tomó la determinación irrevocable de promover con todo el ardor de su corazón y con todas las fuerzas de su alma la devoción del rosario por todo el valle de Pompeya a donde le había conducido la Providen-

que se quejaban amargamente de que en los entierros no había nadie que acompañara al cadáver rezando alguna oración, y que ni siquiera se dedicaba a sus difuntos, en el aniversario de su muerte, un recuerdo que perpetuase en los nietos la memoria de sus antepasados; entonces pensó en fundar la Cofradía del Rosario con el fin de que los miembros de esta hermandad acompañaran y dieran sepultura cristiana a los difuntos, pero también para que se asistieran mutuamente, se ayudaran en las enfermedades y demás necesidades corporales, facilitaran el casamiento de las jóvenes pobres y fomentara la devoción del rosario. Bartolomé estaba convencido de la gran eficacia de esta oración para reformar las costumbres y mantener el espíritu cristiano, escapando de la tibieza y alcanzando el verdadero fervor. Llega a decir de esta oración que es el himno que más ensalza a

la segunda mitad del mismo mes de octubre salió de caza y se encontró providencialmente, en el lugar más inesperado, con un sacerdote natural del valle llamado Jenaro Federico, quien se convirtió en el más constante amigo y fiel compañero en la ejecución del proyecto que Dios le había encomendado realizar. Bartolomé comenta este encuentro aludiendo a una de sus convicciones más profundas: cuando el ser humano no busca otra cosa que la gloria de Dios en todo lo que hace, entonces es asistido por su especial y amorosa providencia, revistiéndole de un poder sobrehumano. Por otra parte, piensa que la casualidad o el azar no existe; todo > 6 ID., pp. 78-79. 7 ID., pp. 79-80. 8 ID., pp. 80-82. 9 ID., p. 162. 10 ID., p. 267.


44 El Beato Bartolomé Longo, «Apostol del Rosario» > tiene un sentido, aunque a veces resulte difícil de descubrir. En torno a la fundación de la Cofradía del Rosario, Bartolomé concibe el proyecto de construir un altar dedicado a la Virgen del Rosario en la ruinosa iglesia parroquial del valle. Siguiendo el consejo de su amigo y confesor, el P. Radente, adquiere el cuadro de la Virgen que se convertirá en la imagen milagrosa que presidirá la Cofradía. La

memoria y su conciencia, puede ser testigo abonado de lo que decimos. Vino Dios al mundo desconocido y sin ruido. Nadie podía imaginar que en una pobre familia que había venido de Nazaret para inscribirse en el registro romano, se hallaba oculto el Redentor del mundo, que en aquella misma noche debía manifestarse»11. Dios obra igualmente en silencio: «Fue en silencio en el que se efectuó la generación eterna del Verbo. En medio del silencio bajó

BENDICIÓN cas, y de los más entusiastas votos de millares y millares de católicos que por mar y por tierra, y en todos los puntos del globo, llenos de confianza se dirigen a ella, entonando a todas horas y en todas las lenguas: Spes nostra, salve»13. A la sombra del santuario fue naciendo, al mismo tiempo, la nueva Pompeya mariana, con toda la infraestructura propia de una ciudad de la época. Bartolomé Longo se

¡Santa Madre adorada, yo deposito en ti toda pintura no tenía ningún valor artístico; los personajes representados no tenían belleza ni elegancia. Más tarde la pintura fue retocada varias veces. Para colmo, por las prisas y por un cierto descuido, el cuadro llegó de Nápoles al valle de Pompeya en un carro cargado de estiércol. Poco a poco fue surgiendo la idea de construir una iglesia más grande, que finalmente se convirtió en un santuario grandioso. Bartolomé Longo tomó este proyecto con un empeño tenaz. Y a pesar de las muchas dificultades con las que se encontró jamás se echó atrás. Antes de comenzar la obra ya había sido advertido por el obispo de la diócesis de Nola de que tendría que estar dispuesto a sufrir muchas contrariedades. Con la experiencia llegó al convencimiento de que espinas y rosas es el principio y la máxima que dirige constantemente las obras de Dios, el que les da su carácter peculiar y su distintivo. No le faltaron ocasiones de comprobar que no hay victoria sin lucha. Bartolomé entendió la cons-

trucción de este templo como un misterio de amor, de misericordia y de paz. Descubrió que Dios realiza sus obras de forma imprevisible: «Sus misericordias llueven sobre el ser humano cuando éste menos lo piensa. Cada uno de nosotros, si discurre sobre ello y examina su

Dios al seno de una de sus criaturas, y se hizo hombre; en el silencio obra el mayor milagro de la gracia en el ser humano, cuando cambia su corazón malvado en un corazón santo. En el silencio obró Jesús su mayor prodigio, testimonio de su divinidad, es decir, su resurrección. Y así las mayores obras que emprende Dios se fraguan en el silencio. El ruido es propio del hombre, que busca ayuda en el rumor, en la voz, en las gestiones, en sus esfuerzos, señales inequívocas de su impotencia. De aquí se sigue que cuanto más ruegue el hombre en el silencio, tanto más se llega a Dios y le halla»12. Gracias a las curaciones que la Virgen realizó incluso antes de construir el santuario, mucha gente se animó a apoyar económicamente

ocupó enseguida de promover toda una serie de obras asistenciales. En 1877 publica su libro Los quince Sábados del Santo Rosario; cuando escribe la Historia del santuario de Pompeya ya habla de quince ediciones de la obra anterior y de la distribución de doscientos cuarenta mil ejemplares. Con el dinero recaudado de la venta de este libro socorrió a las niñas huérfanas reunidas en torno al santuario. En 1884 se funda una Escuela tipográfica editora con un periódico propio: El Rosario de la nueva Pompeya. En 1885 se abren las salas de Artes y Oficios para los niños y niñas de Pompeya. En ese mismo año Bartolomé Longo contrajo matrimonio con la condesa Mariana Farnararo, viuda de Fusco, quien colaborará con él en todas las obras de caridad. En

Cita deL REPORTAJE O entrevista resumida en tres o cuatro líneas con Tipo Georgia a 14 puntos mayuscula el proyecto. Años antes de concluir la obra, el santuario fue conocido internacionalmente y los donativos comenzaron a llegar de todas partes. La construcción duró prácticamente 15 años (1876-1891). Este santuario se convirtió pronto, según decía Bartolomé Longo, en un «centro de suspiros, de plegarias, de fervorosas preces, de ardientes súpli-

1886 se fundan los Asilos infantiles Bartolo Longo para los niños y niñas pompeyanos. En 1887 se celebra la apertura del Hospicio de las niñas huérfanas abandonadas, que se irá ampliando en los años sucesivos. En 1891 su periódico comienza a abogar por la causa de los niños de los encarcelados, con un artículo que encendió la caridad del mundo


BENDICIÓN

El Beato Bartolomé Longo, «Apostol del Rosario» 45

en favor de estos niños. Ese mismo año sale a la luz el nuevo periódico Valle de Pompeya, órgano de la nueva institución humanitaria para la educación moral y cívica de los niños de los encarcelados. Con la pluma y los hechos preconizó los más sanos principios de la reforma penitenciaria14.

Sede a todas las obras de beneficencia fundadas por él. Desde ese momento se convierte en un modesto y eficaz colaborador del primer delegado pontificio que tomó en sus manos la administración de todas estas obras. A partir de entonces se centró principalmente en el periódico El Rosario de la nueva Pompeya.

En 1894 el papa León XIII aceptó

El 5 de octubre de 1926, a la edad de 85 años murió en Pompeya. En su testamento había dejado

poner el santuario bajo su inmediata jurisdicción y confió a Bar-

caridad, se hizo mendicante para los hijos de los pobres, transformó Pompeya en una ciudad viviente de bondad humana y cristiana; por amor a María soportó en silencio tribulaciones y calumnias, sufriendo un largo Getsemaní, siempre confiado en la Providencia, siempre obediente al Papa y a la Iglesia. Él, con la mano en las cuentas del rosario, nos dice también a nosotros, cristianos de finales del siglo XX: “Despierta tu confianza en la San-

mi aflicción, toda esperanza, toda confianza! tolomé Longo y a su esposa su administración. En 1897, después de varias gestiones fallidas para traer a Pompeya una congregación de religiosas que se encargara de la administración de las obras de beneficencia fundadas por él, decidió fundar una nueva congregación: las hermanas dominicas Hijas del S. Rosario de Pompeya. A ellas les encomienda varias tareas: 1) El cuidado, educación e instrucción de las niñas huérfanas; 2) el cuidado y atención al santuario; 3) la asistencia e instrucción religiosa y civil de los niños del pueblo pompeyano, tanto con la escuela gratuita como con el catecismo en los días festivos; 4) la asistencia y nutrición de los niños del Asilo infantil; 5) la atención a los sacerdotes que atienden el santuario y a los que vienen a visitarlo; 6) la asistencia espiritual y material de las niñas que están en el Hospicio y se preparan para recibir la primera comunión en el santuario. En alguna ocasión Bartolomé Longo aludió también a la asistencia de las niñas huérfanas de todo el mundo, visión profética que fundamentó el hecho de que la congregación se haya extendido ya por varios continentes. En 1906, después de un doloroso

pleito suscitado por algunas personas malintencionadas, Bartolomé Longo renunció en favor de la Santa

escrito lo siguiente: «Deseo morir como terciario dominico15… entre los brazos de la Virgen del Rosario, con la asistencia de mi padre santo Domingo y de mi madre santa Catalina de Sena».

tísima Virgen del Rosario… ¡Debes tener la fe de Job!… ¡Santa Madre adorada, yo deposito en ti toda mi aflicción, toda esperanza, toda confianza!” (marzo 1905)»16. Su fiesta se celebra el día 5 de octubre.

Este «futuro santo en pantalones»,

Bartolomé Longo es un modelo

como le denominaba el papa Benedicto XV, fue beatificado el domingo 26 de octubre de 1980 por el papa Juan Pablo II, juntamente con Juan Luis Orione y María Ana Sala. En la homilía de la beatificación el papa, entre otras cosas, dijo de él lo siguiente: «…puede ser definido verdaderamente como “el hombre de la Virgen”; por amor a María se hizo escritor, apóstol del evangelio, pregonador del rosario, fundador del célebre santuario en medio de enormes dificultades y adversidades; por amor a María creó instituciones de

acabado de cómo un único objetivo -en su caso la difusión del Rosariobasta para llenar de sentido toda una vida, haciéndola extremadamente fecunda en beneficio de los más desheredados de este mundo. 11 ID., pp. 244-245. 12 ID., p. 245. 13 ID., p. 170. 14 Cf. N. FERRANTE, art. «Longo, Bartolo», Dizionario degli Instituti di perfezione, Rama 1978, t. 5, c. 724. 15 Perteneció a la Tercera Orden de Santo Domingo desde los treinta años. 16 Ecclesia 2004 (1980) 10.


46 Una Reina para Salamanca

BENDICIĂ“N


Una Reina para Salamanca 47

BENDICIÓN

Una Reina para Salamanca

LUIS S. TORRES ROMERO Luis Sergio Torres Romero, nace en Puente Genil (Córdoba), el 16 de Octubre de año del Señor 1977, comenzando su trayectoria artística como escultor, imaginero y restaurador, en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Córdoba, donde obtiene con solamente 25 años el Título de Técnico Superior en Artes Aplicadas a la Escultura, con Matricula de Honor. Por: Javier Ramos del Brío

E

n 1998 realiza su primera imagen a tamaño natural, Santa María del Valle, para Aguilar de la Frontera (Córdoba), en la que son palpables sus referencias a imagineros de la Escuela Sevilla como Juan de Astorga o Luis Álvarez Duarte, aunque en ella ya pueden apreciarse algunos de los rasgos que definirán su obra como la belleza formal, clásica e idealizada.

Con la restauración de Ntra. Sra. de la Encarnación, Patrimonio de la Hermandad de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Moguer (Huelva), tuvo que enfrentarse a un difícil trabajo de consolidación al tratarse de una obra del siglo XVII al XVIII, estando notablemente desvirtuada su apariencia primitiva. Para la Semana Santa de 1999, D. Luís Sergio realizará la imagen de Santa

María Magdalena con destino al paso de Palio de Ntra. Sra. Reina de los Ángeles de Puente Genil, donde conforma un paso de Duelo junto a la Santísima Virgen y el Discípulo amado, en la añeja iconografía de las Sacras Conversaciones, de reminiscencias decimonónicas. Es imagen bellísima que pretende ser un pequeño homenaje del autor al Éxtasis de Santa Teresa de Bernini. >


48 Una Reina para Salamanca

BENDICIÓN

> En el año 2001 se enfrentará con uno de trabajando en María Santísima, Ma- es dotarlos de vida. La imagen te pue-

Entre otras obras realizadas podemos destacar, la Madre del Amor que procesiona en Herrera (Sevilla), la majestuosa talla del Cristo Yacente de Herrera (Sevilla), que procesiona como imagen titular de la Hermandad del Santo Sepulcro. En el año 2007 entrega en septiembre la talla completa de Jesús Despojado para Berja (Almería), hermandad para la que tiene que desarrollar el misterio completo. Este imaginero funda la Empresa “Siglo Barroco”, que realiza tallas de imágenes de tamaño académico, belenes y niños Jesús. Tiene numerosas piezas repartidas a personajes como la familia Banderas de Málaga, Antonio Garrido (Catedrático de la Universidad Cervantes de Nueva York), Pepe Garduño (Vestidor de la Esperanza Macarena de Sevilla) entre otros. Aprovechando que actualmente está

dre de Dios del Rosario y que estamos en contacto para el seguimiento de la obra, he tenido la gran oportunidad de formularle una serie de cuestiones, las cuales reproduzco a continuación:

¿Cuál fue la primera imagen que talló?

des imaginar como la tienes que dejar, pero los últimos toques son los que dan la vida a la obra. No le voy a preguntar cual es su imagen favorita, porque siempre es la última, pero ¿cuál es la que tiene ese pellizco en el corazón de D. Luis Sergio?

La Virgen del Amor de Herrera (Sevilla). ¿Cuál es el hito más importante de su biografía Artística? El Santísimo Cristo de la Agonía, puesto que fue el reto del primer crucificado, estando estudiando y trabajando a la vez.

los retos más difíciles y comprometidos para cualquier imaginero: un crucificado. Con un tamaño de casi dos metros y tallado en madera de cedro real, su composición, ensambles y sobre todo el estudio anatómico y de la iconografía e iconografía de la crucifixión hacen de esta imagen una digna heredera del mejor barroco andaluz. El Santísimo Cristo de la Agonía, procesiona actualmente en la Semana Santa de la ciudad de Palma de Mallorca, donde en poco tiempo se ha convertido en una devoción grandiosa.

Ha sido un encargo caído del cielo poder empezar a trabajar para Salamanca

Es muy joven para haber desarrollado su obra cumbre. Hasta el momento ¿Cuál podemos decir que es? El crucificado, Stmo. Cristo de la Agonía. Es una obra que la gente comenta que esta rozando la perfección humana. La carnosidad, esa soltura es lo que hace que la obra sea humana y no un trozo de madera. Las imágenes pueden tener vitalidad, pero lo más importante

El Stmo. Cristo de la Agonía de Palma de Mallorca y el Cristo Yacente de Herrera (Sevilla), puesto que es un yacente que está soñando con la Esperanza de la Resurrección, y el primero porque alberga una cantidad de recuerdos, entre la que cabe destacar la presentación que se hizo en un teatro con el cristo colgado en el aire y pude ver que el cristo era algo impresionante, lo cual fue reafirmado por las lagrimas de las personas que acudieron a su presentación. Cuando una hermandad le visita para encargarle una imagen ¿qué proceso lleva? En primer lugar lo que hago es enseñar trabajos que he realizado y sobre todo ver en que marco se va a dar culto, para que este acorde a las circunstancias. Posteriormente se ejecuta en barro y seguidamente en madera. D. Luis Sergio,¿cómo se siente usted, que sus manos sean las interpretes de María Santísima, Madre de Dios del Rosario? Ha sido un encargo caído del cielo y poder empezar a trabajar para una ciudad como la de Salamanca. A la virgen se le va a rendir culto en un gran convento, rodeada de un gran patrimonio artístico. Haré una cosa acorde para que no de lugar a críticas y hablen bien de mí, para que esto traiga más encargos. ¿Qué viene a aportar la imagen de María Santísima Madre de Dios del Rosario a su carrera artística? La virgen vendrá con una perfección que se va adquiriendo en el día a día y que al público le impacte. Este es el


Una Reina para Salamanca 49

BENDICIÓN

Luis SergioTorres trabajando en su taller y junto a varias de sus obras más destacadas.

¿Le gustaría volver a tallar para Salamanca? Por supuesto, por supuesto, ya que Salamanca es una gran ciudad que tiene un patrimonio envidiable para otras ciudades. Dar gracias a que la Semana Santa y su semilla cofrade cae en otros lugares para poder desarrollar trabajos. Uno de los ejemplos más lejanos es Colombia.

Como imaginero, ¿cuál es el misterio que le falta a la ciudad de Salamanca? Lógicamente la Santa Cena, pues es un misterio de los más importantes en la representación de la Pasión de Jesucristo, y hace falta en muchas ciudades. Pero es un misterio muy caro, puesto que son 12

primer encargo de una virgen con niño a tamaño natural y quiero transmitir y demostrar la comunicación existente entre madre e hijo. Lo que pretendo es que una imagen que realizo nunca desmerezca la anterior. Manifestarles que es la primera semana santa que me quedo trabajando en el taller y no realizo la estación de penitencia con mis hermandades, para llegar en tiempo y forma en la ejecución de María Santísima, Madre de Dios del Rosario.

Salamanca es una gran ciudad que tiene un patrimonio envidiable

personas más Jesucristo. Pero lo principal es hacer un gran cristo, puesto que es al que se le atribuye culto y otorgar al resto un movimiento como el que marca el Barroco. En definitiva, una ciudad que no tenga una Santa Cena, los cofrades la

tienen que echar de menos. No le molesto más D. Luis Sergio, pues tiene mucho trabajo por delante, ¿decir algo más para nuestros Archicofrades Rosarianos? En primer lugar dar las gracias a la Archicofradía y en especial a la Junta de Gobierno, puesto que hablando con varios de ustedes me han demostrado que es un proyecto serio y hay un gran grupo. Pedir a la Junta de Gobierno, que se deje asesorar por personas especialistas, en la dirección artística, económica… y sobretodo que cada miembro de la Junta tenga su parcela de trabajo y no se meta en la de otro miembro, puesto que llevará a hacer una cosa grande para Salamanca. A los cofrades Salmantinos que sigan haciendo una gran Semana Santa y Procesiones de gloria y que lleven a Cristo y a María por todos los rincones del mundo.


50 El Rosario y San Esteban de Salamanca

BENDICIÓN

El Rosario

y San Esteban

de Salamanca Por Fray José Barrado Barquilla, O.P.

E

l próximo año, Dios mediante, la Orden de Predicadores, dominicana o de dominicos, tiene que celebrar necesariamente dos grandes efemérides. Una de ellas es más local, puramente salmantina aunque con proyección universal: la terminación, en febrero de 1610, de la monumental iglesia de San Esteban, orgullo de nuestra ciudad y joya maravillosa del arte de su tiempo. El templo comenzó a construirse en el año de Gracia de 1523 gracias al espléndido y generoso mecenazgo de unos de sus hijos preclaros, fray Juan Álvarez de Toledo, nacido en Alba de Tormes en 1488 e hijo de los duques de Alba. Fray Juan recibió el hábito de dominico en el convento de San Esteban (1506) y estudió en Salamanca, Valladolid y París, o sea, en los centros intelectuales y académicos más prestigiosos de la Europa de entonces. Su ascendencia familiar y sus dotes personales le hicieron escalar hasta los peldaños más altos de la jerarquía eclesiástica, comenzando por ser obispo de Córdoba (1437) y muriendo de cardenal, en Roma, veinte años después; y a punto estuvo de ceñir la tiara pontificia. Generoso hasta decir basta y no menos amante de las bellas artes ambas virtudes las dejó grabadas y afiligranadas, con piedra de Villamayor, en esta su Casa de San Esteban. Sus despojos mortales reposan en la cripta del presbiterio de este templo a la espera, justa e inaplazable, de que sean

trasladados a un lugar más visible y mejor acondicionado del mismo templo. ¡Ojalá se haga cuanto antes! La otra efemérides, de mayor calado y de proyección universal, es la del Quinto Centenario de la llegada a Indias, Nuevo Mundo o América, de los primeros dominicos, criados y formados en este convento, al que entre otros timbres de gloria podemos añadir el de “cuna intelectual de América” y desde luego “semillero de grandes y santos evangelizadores”. Pero de este trascendental acontecimiento comenzado en el año 1510, y en buena medida todavía vivo, se hablará largo y tendido el próximo año. Lo que en concreto se me ha pedido para ahora es que escriba unas líneas sobre El Rosario en San Esteban. El motivo justificador es el de la restauración de la antigua y famosa Archicofradía rosariana establecida en nuestro convento desde el siglo XVI, aunque por ahora no podamos ser más precisos. Devoción típicamente dominicana e inspirada en santo Domingo de Guzmán (1170-1221) fundador de la Orden de Predicadores (OP) o de dominicos, sus orígenes históricos arrancan del gran difusor del Rosario fray Alano de Rupe (o de la Roca) quien en 1470 habría fundado la primera Asociación mariana en torno al Rosario, sin todavía ser Cofradía y sin los respaldos pontificios y >


BENDICIĂ“N

El Rosario y San Esteban de Salamanca 51


52 El Rosario y San Esteban de Salamanca

> reales, que poco después conseguiría y continuamente

aumentando. De algo de eso último parece que fue pieza clave el dominico alemán y prior del convento de Colonia (Alemania) fray Jacobo Sprenger, a quien se debería la fundación, en 1474, de la primera Cofradía del Rosario, como tal. Por desgracia, todavía no contamos con una Historia general del Rosario, carencia que está gritando se resuelva cuanto antes, para conocer más y mejor el influjo social, piadoso, espiritual, mariano y doctrinal que tuvo (y debe seguir teniendo) esta Centenaria y mundial “falange mariana”, cuyo mayor objetivo no puede ser otro que “Contemplad a Cristo con los ojos de María” para a continuación seguir el ejemplo de la Santísima Virgen y “Haced lo que Él os diga” (Evangelio según san Juan 2, 5). Volviendo a los orígenes del Rosario, desde Francia con fray Alano y desde Alemania con fray Jacobo, la devoción se extendió como la pólvora por todo el continente europeo. Rarísimo debía de ser que tardase en llegar a la tierra llamada de María Santísima, a la noble y archimariana España. Y así fue. Un respaldarazo singular y decisivo fue el hecho de que el papa dominico, –¡tenía que ser de nuestra Orden!– san Pío V (1566-1572) adjudicase a la especial protección de la Santísima Virgen la victoria de los ejércitos cristianos en el golfo de Lepanto, el 7 de octubre de 1571, contra la Media Luna. Cuenta la tradición que

BENDICIÓN

el Papa, arrodillado y con el Rosario en las manos, contempló desde Roma la batalla y victoria de las tropas cristianas. ¿Colaboró de algún modo el convento de San Esteban en aquél triunfo? No sería de extrañar; desde luego lo hizo con sus rezos y rogativas, como lo hacía toda España y su Imperio cuando se ponía en riesgo la integridad de la Patria y de la Religión. Pero ¿hizo algo especial nuestro convento? No podemos asegurarlo por ahora y menos cuando no es totalmente seguro que una imagen de Nuestra Señora del Rosario conservada en esta Casa sea “regalo expreso del santo papa Pío V”, pero tiempo al tiempo, que todavía no está dicha la última palabra. Debió ser, pues, durante este pontificado cuando la devoción al Rosario entró de lleno en San Esteban. Desde aquí, antes pero sobre todo a partir de 1571 los misioneros que iban al Nuevo Mundo, y desde finales del siglo XVI a Filipinas y desde allí a todo el Extremo Oriente, fueron entusiastas predicadores del santo Rosario, como testimonian las Crónicas y las Historias de la Orden en España, cientos de libros y otros escritos, grabados, imágenes, dedicación de conventos y hasta la fundación de una Provincia dominicana con el nombre de Nuestra Señora del Santísimo Rosario de Filipinas (1587). Con su Rosario al cuello –tradición todavía viva en muchas partes hasta comienzos del siglo XX– los frailes


BENDICIÓN

dominicos, llamados en su origen también “frailes de La Virgen” recorrieron medio mundo catequizando, evangelizando y cristianizando a millones de personas. Un hijo del convento de San Esteban fue uno de los mayores propagadores del santo Rosario en el siglo XVII, tanto en España como el Nuevo Mundo. Nos referimos al dominico gallego fray Juan Ulloa de Santa María (1642-1690) “trotamundos del Rosario”. Con no poca gracia y mucho convencimiento solía decir, “con María y su Rosario reventé al Demonio e hice cuanto quise”. Su vida está llena de prodigios gracias al santo Rosario y sobre esta devoción universal nos dejó una famosa obra, cuyo título resumido es “Arco Iris de Paz, cuya cuerda es la consideración y meditación para rezar el Santísimo Rosario de Nuestra Señora…”, con más de

El Rosario y San Esteban de Salamanca 53

500 reflexiones sobre la teología, espiritualidad, devoción y milagros sobre el santo Rosario. La obra se editó en Sevilla en el año 1693, muerto ya fray Juan, y de ella se hicieron multitud de ediciones en español, siendo traducida a otras lenguas. Un buen ejemplo a imitar. Y nada más, por ahora. Desde aquí agradezco vivamente a mi hermano fray Juan Franco haber querido “resucitar” tamaña devoción en este convento de San Esteban en el que la Virgen María ocupa el lugar preferente después de su santísimo Hijo. Que ÉL y Ella bendigan y protejan a todos los cofrades del Rosario, los sostenga el ánimo en las dificultades –que a los comienzos de algo nuevo siempre las hay– y se graben en el corazón y en el alma que para seguir y llegar a Cristo no hay mejor ejemplo y camino que el de su santísima Madre.


54 Patrimonio histórico-artístico

BENDICIÓN

PATRIMONIO

HISTÓRICO

ARTÍSTICO OSCAR Rodríguez Fernández

L

A Archicofradía del Rosario de Salamanca, ha creado una comisión Artística, para la evaluación y creación de enseres e imaginería, la cual será la encargada de gestionar siempre un estudio detallado de que todo aquello que vaya a integrar parte de esta asociación religiosa.

Dicha comisión esta integrada por D. Manuel Vicente Pérez, Auxiliar adjunto a la Mayordomía, D. José Grandes Sánchez, DelineanteProyectista del Colegio de Salamanca y Vice-Hermano Mayor, y el que extiende el presente documento, Mayordomo de la Archicofradía. Estos serán los encargados de dibujar y abocetar los proyectos encargados por la Junta de Gobierno. Es lícito que todas las Herman-

dades, Cofradías y Congregaciones, ya sean de penitencia o de gloria, tengan una comisión como la que se ha citado anteriormente, para no caer en errores u omisiones que se puedan producir. Esta comisión, no tiene que durar solamente el mandato de esta Junta de Gobierno, sino que la base a asentar es que siempre exista una comisión especializada en este ámbito. Como mayordomo de esta Archicofradía, manifestar que esta comisión queda abierta a

todas aquellas personas que deseen formar parte de la misma por su conocimiento artístico, pudiendo ayudar y contribuir a los proyectos que se lleven a cabo. La línea artística aprobada en

Junta de Oficiales y a seguir por esta corporación será el estilo Neo-renacentista, siendo este el más utilizado dentro de la sede canónica de la Archicofradía, el Convento de San Esteban protomártir. Los proyectos y enseres serán sacados principalmente del Claustro de los Reyes y la Fachada-Retablo Plateresca del mismo convento. En el tablón de anuncios colocado en la cancela del Convento de San Esteban, pueden apreciar los bocetos de las preseas de la Stma. Virgen y del


Patrimonio histórico-artístico 55

BENDICIÓN

Niño Jesús, las cuales han sido diseñadas por la Comisión, y que en poco tiempo podrán apreciar. Estas preseas (Corona, Potencias, Cetro, Media-Luna…), serán realizadas en Perú, en plata de ley. También está siendo tallada por D. Manuel Vicente y mi persona, la peana o nube en la que irá asentada la imagen de María Santísima, Madre de Dios del Rosario. Manifestarles que la capilla que acogerá la imagen de la Archicofradía será la que está enfrente de la Hermandad Dominicana del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, Ntro. Padre Jesús de la Pasión, Ntra. Sra. De los Dolores y Ntra. Sra. De la Esperanza. En esta capilla está siendo reformado el suelo, la instalación eléctrica , y la creación de un retablo, el cual acogerá la

imagen de la Santísima Virgen. Por todo ello y con su permiso, permítanme que haga unas reflexiones:

Actualmente vivimos en una

sociedad donde mayoritariamente el perjuicio, ese disminuir constante del ser, viene derivado del vicio, cuyo abanico posee un sin fin de variedad. Edison ya decía: es más fácil desenredar un átomo que un perjuicio; y aunque a veces crítico, a veces irónico, a veces con gran crudeza suene, no confundió conceptos universales como tal para exponer una cota ilusoria, con una amplitud infinita de la que no se duda, respondiendo así a premisas histórico-sociales en el devenir de la vida. En este sentido quiero resaltar,

una vez más en la historia, que el hombre, como parte de un sistema social, constituye una relación dentro de la sociedad entre normas, creencias y valores. El arte, forma parte del sistema social, por tanto, al igual que otras tantas cosas ¿debería dar respuestas educativas a los retos que le marca la sociedad y a las exigencias de ésta para su bienestar? Hoy, que sabemos que el arte es una contribución fiable, tan sólo por ser una expresión de un individuo en una sociedad determinada, por favor, seamos un poquito autodidactas y no cometamos la atrocidad de apartar a la historia del arte, que nuestra ignorancia no nos gobierne a la hora de contemplar una obra, no tropecemos “dos veces en la misma piedra”, ¿Por qué tiene que ser la historia el detalle que siempre se escape a los ojos del espectador? ¿Qué forma de analizar y VALORAR una creación artística se permite el privilegio de prescindir de dicho detalle? ¡Qué osadía! No es de extrañar que a día de hoy todavía no tengamos conceptos claros. ¿Sabían que >


56 Patrimonio histórico-artístico > el Renacimiento fue un término pura, ni inocente. Así pues, proponacuñado por Vasari (“Las Vidas”) y que realmente se refería a la idea de la Historia del Arte como un movimiento progresivo? ¿Y que hoy, además de ser un movimiento artístico, es cultural y nos referimos a todo lo italiano?; ¿Sabían que en España hay una doble vertiente y que, en su mayoría, fueron talladores y no arquitectos los que vinieron?; ¿Qué no hubo una ruptura evolutiva frente al inmediato pasado por la resistencia a la entrada de dicha cultura, por el comitente, por el predominio de retablos, por la primacía de la madera policromada, etc.?. ¿Sabían que el primero que utilizó el vocablo Plateresco fue un canónigo de la Catedral de Sevilla, Ortiz de Zúñiga, y lo emplea refiriéndose a la “Capilla Real de la Catedral de Sevilla” y al “Ayuntamiento” de la misma localidad?, y que ¿el primero que lo utilizó como estilo fue A. Ponz, y nada tiene que ver su fuente de inspiración con la nuestra para clasificar esas obras?

La Historia, señores, qué importante es la historia de cada momento. Percataos que siempre se constituye en la dialéctica entre el presente y el pasado, y que nuestro modo de ver una obra, dependerá siempre de nuestro conocimiento. Todo lo que sabemos o creemos

afecta al modo en que vemos las cosas, por ello, nuestra mirada no es

go que intentemos ser un poquito autodidactas, ¿qué os parece? Enstein afirmó que la experiencia más bella que podía tener el hombre, era la sensación de misterio; el arte es una de las cosas sublimes que existen en la vida y el arte conforma nuestra realidad, incluso nosotros somos también un elemento de ese entramado del mundo. Salamanca es arte, y su arte nos mira por cualquier rincón, ¿porqué no nos atrevemos a conocerlo? El hecho de la aparición de la perspectiva en el siglo XV, hace que el espectador pase a ser el centro del mundo, de ahí el paradigma de la composición. En el siglo XIX, la obra intenta plasmar una multitud de perspectivas para obtener una visión global.

En la actualidad, el problema también viene dado por la combinación de distintos géneros artísticos y el nihilismo que marca el ambiente. Una hibridación muy difícil de captar

BENDICIÓN


BENDICIÓN para el espectador, cuanto más para comprender. “vemos y somos vistos”, sí, pero qué vemos. Recordemos que la vista llega antes que el habla, que lo primero que hacemos al colocarnos delante de una imagen es inundarnos de la propuesta visual de la obra en la medida que sea posible. Y por si no fuera poco, se agudiza el problema al mirar la obra de una manera concreta, pues en torno al arte sigue existiendo un halo de tipo social, una especie de seudo aura que nos condiciona al acercarnos a ésta, al igual que el dinero desembolsado, etc. Razón por la que a muchos artistas se les vanaglorian y se les otorgan premios como por ejemplo el de las Artes de Castilla y León, mientras otros permanecen en la oscuridad teniendo mayores logros. En fin, Salamanca es arte, y el arte nos mira por cualquier rincón, ¿por

Patrimonio histórico-artístico 57 qué no nos atrevemos a conocerlo, en vez de afirmar, como ya ha hecho algún incauto, que la ciudad se llena de “ninots”?. Amigos, el arte se muere y Sala-

manca es arte, vamos a conocerlo y a contribuir positivamente en nuestro futuro artístico, ¿os parece? Y sin más preámbulo y llegados a

este punto de sentencia, sólo cabe recordar un párrafo de F. García que nos muestra una visión fatídica de la historia la cual hemos creado. A ver si así despertamos: “Algo desaparece, el comienzo de un gran vacío lleno de ignorancia. En medio estas tú, estoy yo, cobijándonos tras una sombra irreal, pero…, así es la vida, querida historia maldita. Y ahí emprendió su camino mi odio, donde refugiándonos en ese AYER DIFUMINADO, escribimos un HOY INEXISTENTE”.


58

BENDICIÓN


REVISTA BENDICIÓN  

REVISTA BENDICIÓN 2009

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you