Historietizar la ausencia. Autora: Azul Blaseotto

Page 1

Azul Martina Blaseotto

Historietizar la ausencia. La historieta documental y la búsqueda de justicia frente al terrorismo de Estado en el caso de Abuelas de Plaza de Mayo.

Resúmen| Historietas x la Identidad es una campaña organizada por la Asociación civil Abuelas de Plaza de Mayo lanzada a partir de 2008. El objetivo de la misma es la visualización de historias de niños apropiados por la última dictadura cívico-militar en Argentina (1976-1983) que hasta la actualidad no hubieran sido recuperados. A partir de su Archivo Biográfico Familiar, Abuelas asigna a artistas e historietistas casos a ser narrados mediante historietas. El propósito de la convocatoria es entonces doble: no sólo la intensificación de la búsqueda de los hijos de aquellos militantes sustraídos durante los “años de plomo“, sino también la incorporación de herramientas innovadoras para el quehacer de un organismo de derechos humanos, como son las prácticas artísticas y la consecuente inclusión de otros canales de difusión y ámbitos de resonancia. La historieta se constituye así en registro subjetivo de un pasado que se cuestiona y de un futuro que se desea. La utilización de materiales documentales, como fotografías y datos fácticos, así como la temática y el encargo institucional, plantean otros, nuevos, desafíos a los autores.Y aún surgen más implicancias en esta propuesta de Abuelas, las cuales modifican tanto el contexto social como las prácticas culturales: si miramos hacia atrás, Historietas X Ia Identidad se inscribe en una tradición de colaboración entre hacedores y organismos de derechos humanos en el país. Mediante la incorporación de la subjetividad de nuevos actores, Abuelas invita a reconstituír los lazos intergeneracionales para desarrollar la memoria, con imaginación. Y eso es una apuesta a futuro. Palabras clave | Historietizar, derechos humanos, historieta doucumental

Abstract | Historietas X la Identidad is a campaign released in 2008 and organized by the civil association Abuelas de Plaza de Mayo, which goal ist the display of histories of children appropiated by the last civic and military dictatorship in Argentina (1976-1983) and not yet recovered. Abuelas assigns cases from theit family biographical archive to artists and cartoonists. The purpose of the call is then double: not only the intensification of the search of the children of the former militants but also the


incorporation of innovative tools in the human rights work such as artistic practices and the consequent inclusion of other disemination channels and areas of reonance. The comic becomes subjective record of a past that is being questioned and a future that one wants. The use of documental sources, such as photographs and factual materials, as well the thematic and he institutional commission raise others, new, challenges to the authors. And even more implications results, which change the social context as cultural practices as well: if we look back Historietas X la Identidad takes part in a tradition of collaboration between artists and groups of human rights in the country. Through the incorporation of the subjectivity of new actors Abuelas invites to reconstitute the intergenerational ties to develop memory, with imaination. And this it a bet fort he future. Keywords | historietizar, human rights, documental comic.

1 | „La Argentina es trágicamente singular. No existen en Perú, Bolivia ó Brasil agrupaciones como Abuelas de Playa de Mayo“. En su alegato final en la causa Plan sistématico y robo de bebés el fiscal Martin Niklison aludía al hecho de que los militares en Argentina no sólo mataron e hicieron desaparecer al „enemigo“, sino que además se apropiaron de sus hijos. Desgraciada particularidad que ha permitido la penalización de esa conducta específica. Actualmente están siendo juzgados doce imputados, entre ellos los ex-presidentes de facto Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone. 1 En paralelo, y con anterioridad, al accionar de la Justicia, la asociación civil no gubernamental Abuelas de Playa de Mayo busca a los niños de los que la dictadura se apropió. Con la historietización de la sustracción de menores durante la última dictadura cívico-militar (1976-1983) las Abuelas de Playa de Mayo se inscriben en una tradición de colaboración entre artistas, activistas y organismos de derechos humanos en el país. Sin proponerselo programaticamente abren de hecho un camino hasta ahora inexplorado en esa dirección. En este texto analizaré la implementación de la campaña “Historietas X Ia Identidad” teniendo en cuenta el momento político por el que atraviesa la Argentina y la particularidad jurídica del mismo, así como el desarrollo de los estudios sobre memoria reciente que se realizan en el país. En relación con el contexto sociocultural me referiré a las innovaciones que a mi parecer introduce Abuelas para específicamente 1

Martin Niklison, registro oral en causa Plan sistématico y robo de bebés, audiencia del 12.04.2012, Tribunal Oral y Público Nro 6, C.A.B.A. (Audiencia presenciada por la autora)


reflexionar sobre el alcance y posibilidades de la historieta documental. Finalmente me referiré a la manera en que estas producciones visualizan el trauma y pueden vehicular memorias colectivas. 2| La asociación Abuelas de Plaza de Mayo se conforma para „[…] localizar y restituir a sus legítimas familias todos los niños secuestrados desaparecidos por la represión política, y crear las condiciones para que nunca más se repita tan terrible violación de los derechos de los niños, exigiendo castigo a todos los responsables.” (ww.Abuelas de Plaza de Mayo.org) Desde su fundación en 1977 hasta la actualidad las Abuelas (de ahora en más me referiré a este grupo como cariñosa y coloquialmente se lo denomina en Argentina) han logrado, en sus palabras, recuperar a noventa y cinco nietos. Dicho de otra manera, han reestablecido noventa y cinco identidades falseadas y ocultadas. El desenvolvimiento de esta agrupación ha ido cambiando en el tiempo, sumando apoyos, incorporando actores y adoptando nuevas estrategias. “Es así que el comienzo fue desconociendo qué caminos tomar, primero es soledad y de acuerdo al sentido común que nos aconsejaba recurrir a quienes podían respondernos la pregunta “Donde están?. [….] Fuimos modificando conductas institucionales al atravesar la etapa dictatorial y las constitucionales que les han sucedido hasta hoy en día” (Abuelas de Plaza de Mayo, 2007: 11) 3| "Proceda". Presidente Néstor Kirchner al jefe del Ejército Roberto Bendini, quien descolgó los cuadros de Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone de la ex –Escuela de Mecánica de la Armada el 24 de marzo de 2004.

Cuando asume la presidencia el Dr. Néstor Carlos Kirchner {25.05.2003) se inicia un nuevo periodo de políticas estatales respecto al terrorismo de Estado: anulación de las Leyes de Indulto y Anmistía, la continuación de ciertos juicios y el inicio de nuevas causas, la prisión efectiva de genocidas y cómplices civiles, y la participación efectiva de las nuevas generaciones en dichas reivindicaciones, la recuperación de ex – centros de tortura y exterminio transformados en Centros de Memoria. La etapa constitucional que Abuelas atravesó hasta 2003 es calificada por el jurista Wolfgang Kaleck como período de “impunidad” (Kaleck, 2010) y refiere a la falta de prosecución penal, es decir, de castigo efectivo a los culpables por los crímenes cometidos durante la dictadura. El autor ubica el


comienzo de la impunidad en la promulgación de las Leyes de Punto final/ Nr.23.492 (24.12.1986) y de Obediencia Debida/Nr.23.521 (8.05.1987) (Kaleck, 2010: 25). Si bien durante el primer gobierno democrático se llevó a cabo el Juicio a la Junta Militar, solo se inculpó a los primeros oficiales, “… no se quiso proceder contra la mayoría de los militares implicados en los crímenes” (Kaleck, 2010: 21). 2 La impunidad se mantuvo durante los siguientes mandatos democraticos - Dr. Raúl Carlos Alfonsín (19841989), Dr. Carlos Saúl Menem (1989-1999), Dr. Fernando De la Rúa (1999-2001), Dr. Eduardo Duhalde (2002-2003). Para la ex-Escuela de Mecánica de la Armada hubo incluso el proyecto, por parte del exPresidente Dr. Carlos Saúl Menem, de hacer un monumento al olvido.3 Sin embargo sería un organismo de derechos humanos quien introdujera la cuña para continuar con el proceso judicial de castigo a los culpables. En 1996 Abuelas denuncia el plan sistemático de apropiación de nietos, dado que estos crímenes estaban fuera del alcance de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida. Allí se origina la causa citada al comienzo del texto y sobre la cual se expedirá el tribunal en mayo de 2012. En lo social nuevas voces confluirían con las Abuelas en el reclamo de justicia. A partir de 1995 la agrupación H.I.J.O.S (Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio), así como también organizaciones de derechos humanos y juristas a nível supra y transnacional, quienes continúan trabajando actualmente. Nuevas formas de acción irrumpirían en el espacio público, como los escraches organizados por H.I.J.O.S, interpelando directamente a los habitantes de la ciudad. 4| “Los territorios de la memoria colectiva son el producto de una labor constante. En un momento especial, en que la sociedad realiza nuevos esfuerzos por evitar la impunidad de los militares responsables del terrorismo de

Estado (y más allá de las piruetas de muchos

oportunistas) el Siluetazo aparece como parte de la historia de esa importante lucha.” Eduardo Molinari 4

Un primer antecedente en la relación entre la producción de imágenes y el accionar de los organismos de derechos humanos, tradición a la que me referí al principio de este texto, lo constituye el Siluetazo. Esta acción consistió en el trazado colectivo de 30.000 siluetas a escala natural sobre papeles, luego pegados 2

Todas las traducciones de Kaleck son de la autora

3

Eduardo Jozami, Director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, ubicado en el predio de la ex-ESMA.

4

Molinari, Eduardo "Arte y Política a la luz del sol", en Longoni y Bruzzone (comps.), 2008: 491


en los muros de la ciudad. El cuerpo, su desaparecimiento intencional, y poner el cuerpo en acción son nociones centrales en este trabajo, como iré desarrollando en los siguientes apartados. Eduardo Grüner sitúa las siluetas como “intentos de representación de lo desaparecido: es decir, no simplemente de lo asusente – puesto que por definición toda representación lo es de un objeto ausente- sino de lo intencionalmente ausentado, lo hecho desaparecer” Y concluye que la lógica es la de una restitución de la imagen como sustitución del cuerpo ausentado. (Longoni, Bruzzone: 2008,31) La acción Siluetazo nació a partir de la propuesta que tres artistas 5 les hicieran a las Madres de Plaza de Mayo en septiembre de 1983, a ser realizada “por todas las entidades y militantes de distintos sectores que coincidan en reclamar por los derechos humanos” en la III Marcha de la Resistencia (Longoni, Bruzzone, 2008 : 63). La Plaza de Mayo se transformó así en una fábrica de imágenes, producidas por la sociedad civil. Según el investigador Igor Cerisola la marcha se constituyó en una toma estética de la plaza, que desembocó a su vez en una toma política “[…] sobre todo porque la manera en que [la primera] se produce implica una recuperación de los lazos solidarios.” (Longoni, Bruzzone, 2008: 193) Lazos imagéticos que llegan hasta el presente y se entrelazan con las Historietas X la Identidad producidas por y con las Abuelas. En aquel momento los artistas acudieron a los organismos, esta vez la convocatoria nace desde el organismo de derechos humanos hacia los artistas. 5| “Memoria, sentido de identidad, capacidad de proyectar el

futuro.

Relación afectiva con el pasado. Restituye experiencias.” Claudio Martyniuk6

Andreas Huyssen escribía en el año 2000 que “Se trate de los desaparecidos en Argentina, Guatemala ó Chile, la generación perdida en Australia ó los debates post apartheid en Sudáfrica- en todos estos casos los temas de cómo documentar, cómo representar, cómo mirar y escuchar testimonios sobre un pasado traumático han emergido poderosamente en el dominio público” (Huyssen: 2008. T.d.A). En la Argentina su aseveración se veía reflejada, a nivel académico, en la recepción de las investigaciones sobre la memoria provenientes de distintos campos teóricos desde mitad de los años 90 (Maurice Halbwachs y 5

Rodolfo Aguerreberry, Julio Flores, Guillermo Kexel

6

En Martyniuk, 2004:111


Michael Pollak desde la sociología de la memoria; Pierre Nora y Enrique Rousso desde la historia de la memoria; Paul Ricoeur y Tzvetan Todorov desde la filosofía de la memoria) 13. Memoria es entendida en este trabajo, siguiendo a Elisabeth Jelin, como un proceso subjetivo anclado en experiencias y marcas simbólicas y materiales (Jelin:2000). La memoria es también objeto de disputas, escenario político e ideológico donde entran en conflicto las experiencias y las distintas versiones de las mismas. Memoria en fin, como constante construcción, interpretación social y otorgamiento de sentido al pasado. En esta arena operan las historietas encargadas por Abuelas sobre las historias de las identidades no recuperadas aún. La búsqueda de nietos, la cual implica la construcción de memoria social así como la reconstrucción de la memoria particular de esos nietos, ha sido caracterizada por Abuelas como una tarea docente. (Abuelas de Plaza de Mayo, 2007: 11) En una sociedad desinformada (literalmente sin forma, sin la forma consistente que tenía, porque claro, faltan, se estima, de 10.000 a 30.000 cuerpos), y en muchos casos ignorante ú olvidada de las coordenadas políticas y económicas bajo las cuales han vivido, los organismos de derechos humanos enfrentan la tarea de comunicar y contextualizar sus prácticas: “La tarea proyectada hacia la sociedad y en particular hacia el encuentro de nuestros nietos fue convenciendo a quienes pregonaban “a mí no me tocó” que sí, que la dictadura nos tocó a todos”. (Abuelas de Plaza de Mayo, 2007: 11). La memoria aparece aquí iluminada desde otro punto. El trabajo de construcción se revela como solidario, colectivo e inclusivo: la dictadura nos tocó a todos. Cuando Abuelas convoca a artistas, ilustradores, historietistas, a todos, lo hace para que éstos narren y visualicen las historias que les pasaron (les pasan) a otros, a nuestros semejantes. Que no son tan otros ya que al ponerlos en imágenes los estamos imaginando, les damos forma, los conocemos. El lazo adquiere cuerpo entre quien relata, quien pone en imágenes y quien es imaginado. Se corporiza lo que la dictadura quiso invisibilizar: la presencia del otro, su nombre, su historia, su convicción política. 6| “Entonces las imágenes, las que sentimos como propias, pero también las ajenas, son los colores en la paleta del futuro” Eduardo Molinari (ob.cit.)

Desde el año 2008 Abuelas incorpora la historieta como una herramienta más de búsqueda a partir de la idea de indagar en un lenguaje, el de la historieta, que hasta entonces las anteriores campañas no habían

13

Véase Feld, Stites Moor, 2009:30-31


abordado, con el fin de extender su alcance a nuevos ámbitos.14 Como la causa judicial y la búsqueda de verdad y de justicia, la campaña Historietas….está en proceso al momento de escribir el presente texto. No hay un cierre establecido para ella aún ya que “sumar nuevos trabajos enriquece a la totalidad.” (ídem). A través del Archivo Biográfico Familiar Abuelas convoca a historietizar (concepto que profundizaré en el punto 7) los casos de aquellos nietos no identificados todavía con el objetivo de estimular el acercamiento de más jóvenes con dudas sobre su identidad. Como ya apunté anteriormente, Abuelas involucra a la sociedad en su conjunto, instalando la problemática y proponiendo el acompañamiento de aquellos que tienen dudas, a encontrar su origen biológico. La estrategia del “boca en boca”, así como la participación en la Feria Animate 2011 y la publicación de algunas historietas en la revista Fierro 15 introduce paulatinamente a más amigos, conocidos e interesados, cuyo denominador común es la inquietud por concientizar, colaborar y fundamentalmente ser útil a la causa de Abuelas contribuyendo a su difusión 10. En la treintena de historietas analizadas, el total de las hechas hasta el momento, han participado tanto artistas, como historietistas e ilustradores, quienes en muchos casos articularon su trabajo en vínculo y con el aporte de los hermanos protagonistas de cada historia. Abuelas opera así como el nexo entre personas que no se conocen para trabajar en una historia común. Si bien cada historieta representa una historia concreta, “todas se enmarcan en la totalidad de historias, la de los quinientos jóvenes víctimas del plan sistemático de apropiación de niños. Es importante tomarlas en su conjunto y, aunque se trata de historias particulares, no pensarlas aisladamente.”11 La propuesta inicial proponía como eje de la historieta la voz del hermano/a que busca (primo/a en algunos casos), la inclusión de fotos de los padres, hermanos así como de sus nombres, profesiones, las fechas de su secuestro y las del nacimiento estimado del nieto no recuperado. Del análisis visual de las obras se desprende que esta consigna, al ser trasmitida oralmente, habilitó interpretaciones y selecciones por parte de los autores, lo que desembocó en licencias narrativas y estéticas. Se genera así 14

De mi entrevista con Daliela Jaipur, coordinadora del Archivo Biográfico Familiar de Abuelas de Plaza de Mayo

en abril de 2012. 15

Según Abuelas se han publicado tres historietas hasta la fecha, las de Salvador Sanz, Matías Trillo y Fernando

Calvi, todas durante 2011. 10

De mi entrevista a autores de las historietas para “Historietas X la Identidad”, realizada en abril de 2012.

11

De mi entrevista con Daniela Jaipur, coordinadora del Archivo Biográfico Familiar de Abuelas de Plaza de Mayo

en abril de 2012.


una gran variedad de producciones, tanto en sus aspectos estilísticos como formales, lo que pone a prueba la flexibilidad de la institución como receptora. Como el objetivo de la campaña no prevé una selección de las obras basada en criterios de gusto de la institución, se optó por incorporar la riqueza que supone la diversidad. La recepción de los trabajos funciona al igual que la convocatoria, de manera abierta. Si bien la extensión de la historieta, dos páginas, se mantiene, cada autor desarrolla el caso asignado de la manera que cree adecuada. Determinante es empero la conformidad de los familiares con el trabajo presentado. 7| „Para recordar hay que imaginar“ Georges Didi-Huberman12

Historietas X Ia Identidad quiere visualizar procesos, encuentros y pérdidas. Condensar personajes, lugares y actores en una narración gráfica es historietizar esos procesos. A través del concepto historietizar designo la acción de poner en historieta, hacer de un proceso de la vida real una historieta13: poner es poner el cuerpo, el autor que escribe y/ó dibuja está haciendo presencia junto a quien le cuenta su vida y le confía sus recuerdos. Poner el cuerpo es ser parte del acontecimiento. No se asiste a la escena como testigo externo a ella sino como participante, creando otra forma mientras que se la vive. Los autores han meditado acerca del cómo encarar la responsabilidad de contar la delicada historia de aquellos que han perdido sus referencias familiares, y los quieren encontrar. Han recurrido para ello a habilidades extra-artísticas, y en mayor y menor medida también se han involucrado personalmente con los familiares y/ó la institución Abuelas. El desafío para quien historietiza es el vínculo asumido desde su nueva posición: trazar una línea entre dos puntos, uno de los cuales no se ve. En muchos casos la autoreflexividad de los autores los advirtió de ser ellos, en tanto que productores, protagonistas.14 El intercambio con el familiar inauguró un nuevo modo de acercamiento. Conscientes del objetivo, se propusieron ser creativos en cuanto a las formas de narrar y dibujar. Quisieron ser elocuentes, respetuosos, sinceros. Algunos quisieron deliberadamente emocionar al lector. Otros prefirieron contextualizar los hechos y dejar constancia de la militancia e ideología de los protagonistas ( Véase Fig.1 12

En Didi-Huberman, 2004 [2003]: 55

13

En este trabajo se sigue el concepto de historieta en el sentido que le dan Scott McCloud en “Entender elcomic. El

arte invisible”, 2007 [1993] y Thierry Groensteen en “System de la bande desinée”, 2007 [1999]. 14

Para las aseveraciones volcadas aquí me baso en las entrevistas que realicé con autores de las historietas durante

abril de 2012, en las que incluyo mi experiencia personal como autora.


y Fig.2). En este caso se distinguen acentos puestos en el contexto histórico del pasado, el régimen militar, pero también del presente, los juicios a esos militares. (Fig.3) Todos tuvieron que encontrar un nuevo equilibrio entre el dato duro y su plasmación artística. Los diferentes registros de dibujo y narrativos dan cuenta de los caminos transitados para historietizar: los estilos visuales varían desde trabajos más pictóricos a los más gráficos; los estilos narrativos abarcan la literatura juvenil, la fábula, el policial y la literatura de denuncia (Véanse Figs. 4, 5, 6, 7); hay tratamientos introspectivos, pedagógicos, periodísticos. (Figs. 8, 9, 10) Hay personajes que miran al lector y no son personajes ficticios sino el familiar que interpela, con sus propias palabras (Figs. 11, 12). El proceso de historietización entraña el aspecto documental. Los nombres ciertos de los que se dispone, ciertas ideologías e ideas políticas, una época y un lugar determinados. La pérdida, el saber a medias, la búsqueda, una foto, un recuerdo. Los deseos, la imaginación de un derrotero que pudo haber sido. Una carta, los libros enterrados, la huella lejana del día que. La utilización de fechas establecidas y de las estimadas. El dibujo de un rostro que no se conoce. La historieta documental trabaja con los materiales que hay, con los que quedaron, y también con los posibles (Blaseotto: 2010). Estas historietas integran material de archivo, fotografías y cartas familiares, fechas. Pero principalmente son documentales por poner en imágenes y hacer evidente lo que no está completo: el vínculo familiar. Falta alguien en la foto, en la historia. Volviendo a lo expuesto en el punto 4 con respecto a cómo funcionaban las imágenes del Siluetazo, podemos, aquí también, hablar de la restitución que la imagen realiza. En algunos casos los dibujantes presentaron al nieto faltante mediante la silueta blanca (Fig.13) ó presentando su imagen, para en la viñeta siguiente eliminarlo de la composición (Fig. 14). Parafraseando a Pilar Calveiro: en la apropiación de un bebé hijo de militantes desaparecidos, no hay cuerpo de la víctima ni del delito, puede haber testigos del nacimiento y presuposición de su posterior apropiación, pero esta persona no ha sido recuperada aún.15 Doble documentación entonces, porque las historietas en su especificidad marcan el encuentro entre las Abuelas, un familiar y un autor. Fundamentalmente lo que estas imágenes documentan es el empeño por acceder a lo que la dictadura quiso clausurar: la solidaridad y la participación. Para leerlas “Hay que ampliar el punto de vista simétricamente hasta que restituyamos a las imágenes el elemento antropológico que las pone en juego.” (Didi-Huberman, 2004 [2003]: 69) 8 | Abuelas hace lo que mejor saben hacer las abuelas, tejer. En la trama que proponen estas señoras de más de ochenta años nos relacionamos con pares de nuestra generación a quienes no conocíamos y 15

Compérese Calveiro, 2006: 26


generamos así nuevos vínculos. Emponchados y cobijados en la trama de las Abuelas, quienes participamos como autores en Historietas X Ia Identidad llevamos inscripto en nuestros cuerpos el traspaso generacional de la memoria. A la manera en que una abuela le lee un cuento a su nieto, estas Abuelas nos han confiado historias a quienes podríamos ser sus nietos para que las sigamos contando. En este sentido la iniciativa de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo se rebela contra aquella práctica estatal de sustracción de cuerpos y propone en su lugar una práctica de cohesión del cuerpo social. Una que además incluye a quienes no son familiares, testigos ó víctimas directas de ese pasado traumático. Pero sí herederos de un presente lleno de síntomas y reformulaciones.

(Ponencia presentada en Buenos Aires en el marco del II Congreso Internacional de Historieta y Humor Gráfico en Argentina Viñetas Serias. Biblioteca Nacional, 26-29 septiembre 2012.

Referencias bibliográficas | ABUELAS DE PLAZA DE MAYO (2007): Niños desaparecidos. Jóvenes localizados. En la Argentina de 1975 a 2007, Abuelas de Plaza de Mayo, Buenos Aires A. LONGONI, G. BRUZZONE (comp.) (2004): El Siluetazo, Adriana Hidalgo editora, Buenos Aires BLASEOTTO,

A.

(2011):

“Narrativa

gráfica

y

no-ficción”

en

http://ergocomics.cl/wp/2011/04/124087763/ CALVEIRO, P. (2006): Poder y desaparición. Los campos de concentración en Argentina, Colihue, Buenos Aires DIDI-HUBERMAN, G. (2004) [2003]: Imágenes pese a todo. Memoria visual del Holocausto, Paidós, Buenos Aires FELD, C.; STITES MOOR, J. (comp.) (2009): El pasado que miramos. Memoria e imagen ante la historia reciente, Paidós, Buenos Aires HUYSSEN A. (2000): “Of Mice and Mimesis: Reading Spiegelman with Adorno”, New German Critique, No. 81, 65-82 JELIN, E. (2002) [2001]: Los trabajos de la memoria, siglo XXI de españa editores, Madrid KALECK, W. (2010): Kampf gegen die Straflosigkeit. Argentiniens Militärs vor Gericht, Verlag Klaus Wagenbach, Berlin


MC LOUD, S. (2007) [1993]: Entender el comic. El arte invisible, Astiberri ediciones, Bilbao MARTINYUK, C. (2004): ESMA Fenomenología de la desaparición, Prometeo libros, Buenos Aires MOLINARI, E. (2003): “Arte y Política a la luz del sol", en LONGONI, A.; BRUZZONE, G. (comp.) (2004: 491-502) TURNES, P. (2011): “Thierry Groensteen: la lógica de la historieta” en VON SPRECHER, R.; REGGIANI, F. (eds.): Teorías sobre la historieta, Universidad Nacional de Córdoba, 112-118

Links | www.azulblaseotto.blogspot.com www.abuelas.org.ar

Contacto | azulblaseotto@yahoo.com