__MAIN_TEXT__

Page 1

3A Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio de La Inmaculada www.aacolegioinmaculada.es info@aacolegioinmaculada.es Nº 12 | SEPTIEMBRE-OCTUBRE DE 2020

D.L. AS 04306-2018 • Asturlet, S.L.

Editorial En este nuevo periodo de incertidumbre sanitaria, seguimos trabajando para ti con un nuevo número de . Una vez repasada vuestra actualidad, desde la Asociación os recordamos que aquellas actividades que teníamos previsto realizar, como el III Torneo Solidario y la II Marcha a Covadonga, se aplazan (que no suspenden) debido a la pandemia que vivimos. Así mismo, os informamos de la Asamblea General Ordinaria de la Federación Española de Asociaciones de Antiguos Alumnos que ha tenido lugar telemáticamente el pasado 19 de septiembre. En ella destacaríamos la ponencia de nuestro compañero Antonio Allende Felgueroso sj (p. 1976), actual Consiliario de la Federación Española y Delegado de Educación para la Provincia de España, quien hizo una revisión de la situación actual de los centros educativos de la Compañía; por otro lado, Dani Villanueva sj, Director General de Entreculturas, expuso la repercusión social y educativa que ha tenido y tiene a nivel global esta crisis sin precedentes que no tiene focalidad geográfica o temporal, y en la que 3.6 millones de personas necesitan ayuda vinculada al COVID, presentando en este contexto la campaña #Seguimos, promocionada por nuestra Asociación en diversas ocasiones desde su reciente creación. ¿Quién no conoce al Ratoncito Pérez? ¿Y qué tiene que ver con los jesuitas? Nosotros, en el apartado de “Curiosidades y anécdotas”, te lo contamos. A continuación, en “Tinta colegial” nuestros compañeros escriben sobre el recordado P. Balbona sj, y el apartado “Antiguos Alumnos en el callejero gijonés” analiza la figura de José María Patac sj (p. 1928). Para finalizar, los apartados de historia y fotografía se dedican a la fundación de nuestro Colegio y al inicio del primer curso hace ya 130 años. Esperamos que te guste este nuevo ejemplar de , y te animamos a que nos envíes textos y fotos a comunicacion@aacolegioinmaculada.es

Sumario Editorial Noticias de nuestros compañeros Noticias de la Asociación Siempre en nuestro recuerdo Noticias del Colegio y de la Compañía de Jesús Voluntariado Curiosidades y anécdotas Tinta colegial Antiguos Alumnos en el callejero gijonés (4) Nuestra historia Baúl de los recuerdos

1 2 3 4 5 5 6 7 9 10 12

Junta Directiva Presidente: Víctor Manuel RODRÍGUEZ BLANCO (p. 1983). Vicepresidente 1º: Juan Ignacio RODRÍGUEZ CARRASCO (p. 1960). Vicepresidenta 2ª: Susana LLANEZA BARRERA (p. 1988). Secretario: Javier FERNÁNDEZ DE LA VEGA MEDINA (p. 2002). Tesorero: José Mª LLINARES CABEZA (p. 1980). Vocales: Pedro TELENTI ARNÁIZ (p. 1977), Amparo SCOLA CALLEJÓN (p. 1982), Celia CASTRO DURÁ (p. 1982), Francisco

Javier GARCÍA RÚA (p. 1987), Paula FERNÁNDEZ MARTÍNEZ (p. 1989), José Arsenio COTO PÉREZ (p. 2000), Félix MARTÍNEZ FRIERA (p. 2010), Gloria SÁNCHEZ MARTÍNEZ-JUNQUERA (p. 2010). Consiliario: P. Pedro García Vera SJ


– Página 2 –

Noticias de nuestros compañeros Los hermanos Álvaro (p. 2019) e Inés Santamaría Arenas, goleadores con el equipo B masculino y femenino, respectivamente, del Sporting. https://www.lne.es/deportes/2020/10/20/santamaria-goleandoble-20354787.html El fallecimiento de nuestro compañero Adriano Sánchez (p. 1974) en la prensa. https://www.elcomercio.es/gijon/fallece-anos-mitico20201019000915-ntvo.html https://www.lne.es/gijon/2020/10/19/multitudinaria-despedidaadriano-sanchez-hombre-20357580.html Entrevista en la prensa a Gerardo Álvarez-Uría (p. 1993), médico especializado en enfermedades infecciosas, que lleva 11 años trabajando en la India para la Fundación Vicente Ferrer. https://www.elcomercio.es/sociedad/gerardo-alvarez-uria-vacunacamino-facil-paises-arma-politica-20201011002140-ntvo.html

El corto Metamorphosis de Eduardo Yagüe (p. 1988), con Pedro Menéndez (p. 1975), finalista en “Hombres Videopoetry Award 2020”. https://slamcontempoetry.wordpress.com/2020/08/31/hombresvideopoetry-award-2020-shortlist/ Entrevista de Reinerio Sarasúa (p. 1982), presidente del Consejo General de Mediadores de Seguros. https://www.aacolegioinmaculada.es/noticias/5152_.html#. X586eIhKjIU Encuentro de la promoción de 1969. Se han juntado en agosto, compartiendo vivencias y recuerdos.

José Ramón Cuervo-Arango (p. 1964) expone en Suiza Mi Paisaje https://www.aacolegioinmaculada.es/noticias/5164_.html#. X5824IhKjIU

Gonzalo Lasa Gómez (p. 1988), nuevo director general del Colegio San Ignacio. https://www.elcomercio.es/oviedo/gonzalo-lasa-nuevo20200905001626-ntvo.html https://www.lne.es/oviedo/2020/09/05/gonzalo-lasa-nuevodirector-general-14342274.html


– Página 3 –

Noticias de la Asociación Actividades de la Asociación aplazadas

Vídeo sobre la historia del Colegio Inmaculada en su 130 cumpleaños Debido a la situación de pandemia en la que nos encontramos nos vemos obligados a aplazar las actividades que teníamos previstas como la II Marcha a Covadonga y el III Torneo Solidario de la Asociación de Antiguos Alumnos. Junto a ellas, nuevas iniciativas presenciales tendrán también que esperar. Desde la Asociación seguiremos trabajando con nuevas propuestas, aprovechando las nuevas tecnologías y redes que en las próximas semanas irás viendo, con la convicción y esperanza de la pronta resolución de este problema de salud pública que afecta a todo el mundo.

El pasado 30 de septiembre se han cumplido 130 años de la entrada de los primeros alumnos en nuestro Colegio, iniciándose así una trayectoria educativa de más de un siglo que ha sabido adaptarse a las diferentes realidades y necesidades de cada época. Con motivo de dicha celebración, la Asociación irá planteando diversas iniciativas, la primera de ellas recuperar el vídeo sobre la historia colegial que realizamos hace 5 años en relación con los 125 años, y disponible en youtube. Si aún no lo has visto, te invitamos a que lo hagas. Un recorrido breve pero riguroso de su ya larga historia. Visualización: https://youtu.be/gfqG33zHdLE


– Página 4 –

Asamblea General Ordinaria de la Federación Española de Asociaciones de Antiguos Alumnos de Jesuitas El pasado sábado 19 de septiembre ha tenido lugar la Asamblea General Ordinaria. Realizada por vía telemática contó con la participación de 38 antiguos alumnos de toda España; nuestra Asociación ha estado representada por la vocal Paula Fernández Martínez y el presidente Víctor Manuel Rodríguez Blanco. Previamente a la misma, se contó con la participación de dos destacados ponentes, que abordaron los aspectos esenciales en este momento, el educativo, social y solidario. Por un lado, nuestro compañero Antonio Allende Felgueroso sj (p. 1976), actual consiliario de la Federación Española y delegado de Educación para la Provincia de España, hizo una revisión de la situación actual de los centros educativos de la Compañía. En su intervención indicó que, inmersos en la preocupación que se hace extensiva a alumnos, profesores y padres, las instituciones están afrontando el estrés generado por la impredecible evolución de la pandemia y las diferentes instrucciones generadas por las diversas autonomías. Los colegios han comenzado bien el curso, con todas las medidas de prevención establecidas, trabajando con imaginación y esfuerzo en las tres áreas más afectadas por la pandemia: pastoral (donde nos encontraremos con un escenario más individualizado), paraescolares (dificultad de organización de actividades grupales) y económicas (muchos de los recursos que proceden de las actividades complementarias). Finalmente, Dani Villanueva, director general de Entreculturas, expuso la repercusión social y educativa que ha tenido y tiene a nivel global esta crisis sin precedentes que no tiene focalidad geográfica o temporal, y en la que 3.6 millones de personas necesitan ayuda vinculada al COVID; en este contexto presentó la campaña #Seguimos, promocionada en nuestra Asociación en diversas ocasiones desde su reciente creación. Finalmente, animó a todos a participar tanto en este proyecto, como de forma genérica en “Contigo en la Misión”, donde más de 7.500 antiguos alumnos aúnan ya sus esfuerzos en la ayuda a los demás, Tras estas intervenciones, y siguiendo el orden del día, se aprobaron por unanimidad el acta de la Asamblea anterior, el estado de cuentas y liquidación correspondientes al año 2019, así como la previsión de gasto del presente año 2020. En el apartado de las cuotas aportadas por cada Asociación, se acordó revisar las diversas aportaciones de cara al próximo ejercicio, estableciendo un método objetivo y equitativo en relación a los ingresos y número de asociados. Respecto a los Congresos Nacional y Mundial, nuestros compañeros de San José de Valencia y Sarriá de Barcelona, respectivamente, informaron que ambos quedan pospuestos para el año 2022 debido a la situación generada por el COVID19. Así finalizó una Asamblea realizada de forma virtual, la primera, en

un contexto de solidaridad, fortaleza y esperanza. Unos días después, la Junta de la Federación envió una carta de ánimo y apoyo a los diversos colegios de la Compañía en España, que a continuación transcribimos. Madrid, 23 de septiembre de 2020 A nuestros profesores, educadores y al personal no docente: Os escribimos desde los niños y niñas que fuimos un día. Fuisteis, sois, una referencia imprescindible, todos recordamos una enseñanza vuestra más allá de lo puramente académico, una lección de vida grabada a fuego en nuestros corazones. Sentimos aún vuestra presencia tranquilizadora en esas etapas de la edad en que nos sentíamos perdidos, confusos. Nosotros mejor que nadie sabemos –lo hemos vivido en primera persona– lo importante que sois en esa misión de formar hombres y mujeres que contribuyan a un mundo mejor, una sociedad más fraternal y justa. Comienza un nuevo curso, pero no lo hace como otros años. Es un inicio atípico, raro, en el que muchos de vosotros sentiréis que la mochila de la responsabilidad pesa bastante más. A las tareas y preocupaciones de siempre se suma tener que pelear contra un enemigo invisible, cuidar de que se cumplan los protocolos de prevención, estar atento a la salud de vuestros alumnos y de vuestras familias… El momento es de máxima dificultad, no podemos negarlo, y por eso os necesitamos más fuertes que nunca.  Sabéis que podéis contar con nosotros, vuestros antiguos alumnos. A través de su Asociación tenéis acceso a conocimiento, experiencia, recursos… que os pueden ser de ayuda en cualquier momento, pero especialmente en este. No dudéis en pedir, proponer, sugerir… nos comprometemos a escucharos porque nos sentimos partícipes de vuestra misión. También nos comprometemos a ejercer como padres responsables, con actitud constructiva y pacífica, para sumar y no restar, para aportar soluciones y no crear más problemas, confiando en quienes sabéis y respetando vuestra labor, incluso cuando nos parezca que las cosas podrían haberse hecho mejor o de otro modo.  Estad seguros de que habrá momentos de duda, ocasiones en las que no será fácil mantener el ánimo alto. Os sentiréis al límite de vuestras fuerzas físicas, incomprendidos, no reconocidos, e incluso directamente atacados. Os pedimos perdón de antemano, os damos las gracias por vuestro esfuerzo y vocación, y os animamos a que contéis con nosotros para seguir impulsando esta gran misión que compartimos la familia jesuita. Os necesitamos, os apreciamos, estamos con vosotros. Junta Directiva Federación Española de Asociaciones de Antiguos Alumnos de Jesuitas

Siempre en nuestro recuerdo 2 septiembre: Laudelino Villa Nicieza (p. 1955)

13 octubre: Federico Somolinos Zaldívar (p. 1958)

24 septiembre: Patricia Pesquera Menéndez (p. 1996)

18 octubre: Adriano Sánchez García (p. 1974)

27 septiembre: Joaquín Abati Miranda (p. 1976)


– Página 5 –

Noticias del Colegio y de la Compañía de Jesús P. Quintana sj, Medalla de Bronce al Mérito Social

Fallecimiento del P. Pedro Niño Calzada sj

El P. José Antonio García Quintana sj, miembro de la comunidad jesuita del Natahoyo y actual delegado episcopal de Pastoral Penitenciaria en la Diócesis de Oviedo, ha recibido el pasado 24 de septiembre la Medalla de Bronce al Mérito Social Penitenciario, concedida por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias a propuesta de la Dirección y equipo del Centro Penitenciario de Villabona. Así, se reconoce su compromiso personal, implicación y labor de coordinación dentro de su colaboración con la institución penitenciaria. ¡Enhorabuena! https://www.elcomercio.es/asturias/medalla-bronce-merito20200925000359-ntvo.html

Nacido en 1931, en Madrid, ingresó en la Compañía de Jesús en 1955 y, tras completar los estudios de Humanidades y Filosofía, de Teología en Cataluña y Sociología en Lovaina, se instala en Gijón. En el Hogar de San José comenzó su carrera en nuestra villa, implementando en El Natahoyo cursos de aula abierta como corte y confección, electricidad y ortografía, entre otros. En los años 70, época en la que el chabolismo era un problema acuciante, alumbró la idea para erradicarlo: “Gijón una ciudad para todos”, una iniciativa ejemplar que perseguía educar a los chabolistas para comenzar un movimiento social que ayudara a conseguir una vivienda digna. En 1979 se establece en Ecuador, como director nacional de Irfeyal, Instituto Radiofónico Fe y Alegría, país del que no se movería más y donde el pasado 15 de octubre fallecía, dejando tras de sí el recuerdo de un jesuita con un ejemplar compromiso social. https://www.youtube.com/watch?v=ccYOLMQ1ss8

Voluntariado Campaña #SEGUIMOS Ya en el anterior número de nuestra revista te hemos presentado esta iniciativa que nació el pasado 31 de julio para ofrecer una respuesta integral a las necesidades de las personas más vulnerables afectadas por la crisis. Te recordamos que #Seguimos tiene por objetivo apoyar el trabajo que los distintos sectores, obras y comunidades venían desarrollando con población vulnerable, y que ha adquirido especial importancia durante y después de la crisis del Covid. En concreto, se impulsan tres grandes líneas: • Ayuda de emergencia para atender a necesidades básicas: alimentación, vivienda, salud, etc.

• Acompañamiento en los ámbitos educativo, psico-social y de inserción laboral, mediante la formación, la acogida y la atención al refuerzo escolar y la reducción de la brecha digital. • Cooperación internacional, apoyando los esfuerzos de las obras de la Compañía en aquellos lugares del mundo afectados por la crisis y con menos recursos para hacerle frente. La iniciativa #Seguimos pretende visibilizar estas realidades y obtener los recursos necesarios para poder sostener y desplegar los proyectos desarrollados por las organizaciones sociales, parroquias, centros educativos, ONG y universidades jesuitas. En la web seguimos.jesuitas.es podemos realizar donaciones y encontrar más información sobre los proyectos que hay en marcha. Anímate y participa, contigo, seguimos.


– Página 6 –

Curiosidades y anécdotas Ratoncito Pérez: una tradición de raíces jesuíticas

que podemos visitar en el primer piso del número 8 de Arenal, en su Casa Museo. Y es que el cuento se inicia en la confitería Prast, la casa del Ratoncito Pérez, la cual ha existido en la realidad. En 1853 Carlos Prast había fundado en la calle Arenal nº 8 una tienda de ultramarinos muy popular en la sociedad madrileña, decidiendo unos años después abrir en el mismo local una confitería que llegó a ser proveedor de la Casa Real durante los reinados de Isabel II, Alfonso XII y posteriormente Alfonso XIII. De ahí que el P. Coloma centrara su cuento en dicho establecimiento. Este fue también referenciado por otros escritores como, por ejemplo, Benito Pérez Galdós y Emilia Pardo Bazán. Si bien la historia del ratón parece que era conocida en algunos ámbitos de entonces, fue el jesuita quien por primera vez lo hizo protagonista de un cuento, plasmando en negro sobre blanco un antiguo relato de tradición oral. Sin duda, gracias al P. Coloma, la fama del Ratoncito Pérez se extendió por todos los rincones de España, estableciéndose desde entonces una tradición que perdura a lo largo de los años, generación tras generación. El P. Luis Coloma Roldán, nacido en Jerez, fue un notable escritor, jesuita y abogado (aunque nunca llegara a ejercer). En su vertiente literaria alcanzó un gran éxito con libros como “Pequeñeces”, “Jeromín” y el mencionado “Nuevas Lecturas”, donde publicó hace ya 118 años aquel famoso cuento… Víctor Rodríguez Blanco (p. 1983)

¿Quién no conoce al Ratoncito Pérez? ¿Y qué tiene que ver con los jesuitas? Para conocer la historia, nos tenemos que remontar al Madrid del siglo XIX. En 1894, el futuro Alfonso XIII, que en aquel momento tenía 8 años, perdió su primer diente de leche. Por ello, su madre, la reina María Cristina, le pidió al P. Luis Coloma Roldán sj, a quien le unía una buena amistad, que escribiera un cuento para su hijo. Y así lo hizo, el jesuita escribió el cuento “Ratón Pérez”, que fue publicado por primera vez en 1902 en la obra “Nuevas Lecturas”; posteriormente, en 1911, se publicó por primera vez como obra independiente, con ilustraciones de Mariano Pedrero. En el cuento el P. Coloma presenta a un ratón bondadoso que muestra al rey Buby (apodo con el que la reina María Cristina llamaba a su hijo) las miserias de los pobres, antes de depositar un toisón de oro en su ilustre lecho. El ratón vivía con su familia dentro de una gran caja de galletas, en el almacén de la entonces famosa confitería Prast, en el número ocho de la calle del Arenal, en el corazón de Madrid y no muy lejos de palacio. El pequeño roedor se escapaba frecuentemente de su domicilio y, a través de las cañerías de la ciudad, llegaba a las habitaciones del pequeño rey Buby I (Alfonso XIII) y a las de otros niños más pobres que habían perdido algún diente, despistando a los gatos, que siempre estaban al acecho, depositando en el mismo lugar un obsequio. Es de los pocos personajes de ficción que tiene “residencia conocida” y


– Página 7 –

Tinta colegial Balbona, tú tranquilo Era grande como una montaña y tenía una voz de ceniza, ronca como un trueno. De perfil parecía un senador de la Roma imperial (con gafas de pasta negra, eso sí), aunque sospecho que en otra vida había luchado en los Tercios de Flandes. El padre Balbona (más conocido como “el Péndulo” por sus andares oscilantes) era un jesuita recio, de los de sotana y fajín, un superviviente en la Iglesia de los años ochenta. Su figura despertaba simpatía y temor a partes iguales, pero era un sabio con hábito de mil botones. Con él había que aprenderlo todo de memoria (ayer lo sufrí y hoy lo agradezco), pero en sus clases volábamos del desierto de Los Bolsones al puerto del Havre. De la batalla de Zama (“¡Zama, oh, Zama!, 202 a.C.”) a las dietas de Worms, Spira y Augsburgo, donde Carlos V iba con “una estaca para el trasero de Lutero”. En aquellos años había muchas pintadas políticas, pero una fue muy celebrada por la muchachada colegial. Escrita con enormes letras azules, la consigna gritaba: “¡Curas rojos no!”, toda una rareza en tiempos de cantautores con chaqueta de pana. A los responsables de la fechoría les molestaba el cambio de rumbo del clero… pero con excepciones. Por eso dejaron una posdata reveladora: “Balbona, tú, tranquilo”. La huella del Péndulo fue colosal en mi quinta, por eso no me extrañó su inesperado regreso. Andaba yo en una reunión familiar en la Dehesa de Mangas, generosa finca zamorana cerca de Tábara, la cuna de León Felipe. La casa es acogedora y tiene una biblioteca sorprendente en la que descubrí un viejo manual de Edelvives. Un libro apaisado de Historia con fotos amarillentas, que es el color del tiempo

según Miguel Hernández. Al ojearlo volví a los doce años y al enorme colegio de muros medievales donde me pulían a mi pesar. Estábamos en clase de Geografía y Balbona, puntero de madera en ristre, nos interrogaba con seriedad de juez militar: “Sr. Presedo, ¿qué estrecho separa el mar del Norte del mar Báltico?”, dijo mientras señalaba un mapa mudo. “Estoooo…”, dudó la víctima. Pasó un minuto y luego dos. “Se le acaba el tiempo”, apremió el sacerdote. Presedo era un repetidor burlón y agudo, especialista en fugas. Y eso fue lo que hizo, huir como una rata: “Esa es tan fácil que hasta Uría se la sabe”. En ese instante andaba yo a lo mío, cerbatana en ristre. Recuerdo oír mi apellido y sentir mi sangre helada. El jesuita recogió el guante sin inmutarse. “Veamos, Sr. Uría, ¿quiere socorrer a este calavera?”. El calavera sonreía como si fuese Yorick. “¿Qué dice, hombre?”, insistió. “Hable”. Los ojos del cura menguaron, pero su cara se alargó como una boa. “Bueno, yoooo…”, dije con voz de florecilla. Ignoraba qué maldito estrecho separaba el Báltico del mar del Norte, pero, si me negaba a colaborar, las represalias llegarían en el recreo. Así que, cual protomártir oriental de la Compañía, me sacrifiqué: “Vale, le ayudo”. “¡Bieeeeeen!”, aulló el populacho. “Su generosidad le honra”, concluyó el Péndulo. ¿Generosidad? ¿De qué hablaba? Mi colaboración era una bandera blanca, puro instinto de supervivencia, miedo con todas las letras. Miedo que me empujó a la locura. Locura que pronunció palabras suicidas: “¿Puede preguntarme otra cosa, padre?”. No era yo el que hablaba, era mi espanto. Cayó sobre nosotros el silencio. Un silencio monástico, pero de monasterio preconciliar. El Péndulo se giró hacia mí, flexible como una pantera, y cuarenta cabezas giraron con él: “¡Oh! Claro, otra cosa…”. Para mis adentros imploré a Dios misericordia o en su defecto una muerte rápida. Entonces, el padre Balbona me guiñó un ojo. Lo juro. Lo hizo mientras se frotaba las manos. Igual que un verdugo antes de agarrar su hacha. Y muy despacio, sin alterarse, me preguntó: “¿Qué dos mares separa el estrecho de Skagerrak?”. Nacho Uría (p. 1989) Publicado en “Nuestro tiempo” (2020)

La libreta del Padre Balbona El Padre Balbona tenía todas las preguntas y respuestas apuntadas en una libreta. Tras un examen de Geografía o Historia, cogía el fajo de hojas de una clase y lo llevaba a otra, de modo que cada estudiante corregía un examen. Según el jesuita, aquello servía también como ejercicio de aprendizaje, porque era como repetir el examen. Mediante esta repetición, Balbona aplicaba la “Ratio Studiorum”, el método de estudio que los jesuitas elaboraron hace cuatro siglos y que hasta hace relativamente poco fue muy bien aprovechado. A la hora de corregir, Balbona se paseaba por el aula dictando las respuestas con la libreta abierta en una mano, cuyos cinco dedos abarcaban por completo el cuaderno. A sus alumnos, críos de doce o trece años, aquella mano nos parecía inmensa.


– Página 8 –

Balbona solía demostrar lo bien que le salían las circunferencias dibujadas con tiza. Se ponía junto al encerado con la mano a la altura de la cintura y con la tiza presionada sobre el tablero. A continuación, hacía un giro completo del brazo sin doblarlo, y allí estaba el hermoso círculo. Un día, al cerrar la circunferencia, golpeó con su mano el saliente donde se dejaban las tizas. El porrazo sonó como un cataclismo, pero él, muy jesuita, disimuló como un campeón. Volvió a la mesa del profesor y, como notó que un estremecimiento de sorpresa y malicia recorría la muchachada, no pudo evitar que se le escapara una sonrisa pícara, como quien piensa “estos me han visto caer con todo el equipo”. Igual se le hinchó la mano, pero como de partida ya era muy grande, supongo que ni se le notaría. Años después, logré impresionar a algunos de mis alumnos del Gedo, con la perfección de mis circunferencias al estilo Balbona. Eso sí, cuidé mucho no tropezar con nada, porque la crueldad de los alumnos de los noventa era superior a la de los setenta. Lo que no he conseguido todavía es tener todas mis preguntas y respuestas apuntadas en una libreta. Javier García Morán (p. 1982) Publicado LNE 25/01/2000

¡Zama! ¡Oh, Zama! (202) Enseñanza y memoria no son, en los últimos años, dos palabras bien casadas entre sí. Tal vez los excesos de una educación memorística condujeron al extremo contrario. La tendencia a anular, especialmente en la Enseñanza Primaria y el Bachillerato, la importancia de la memoria. El rechazo a aprender el dato puntual, la fecha, el poema corrido o la fórmula. Tremendo error, porque solo se sabe lo que se recuerda. Ejercitar la memoria no es, como a veces se puede pensar, un atentado contra la inteligencia, sino un refuerzo de la misma. Mandar a un niño que se aprenda de carretilla las preposiciones o por ejemplo la décima de Moratín que estudiábamos en la escuela y empieza “Admiróse un portugués, al ver que en su tierna infancia, todos los niños de Francia supiesen hablar francés”, no le perjudica en nada. El Padre Balbona nos dio clase de Historia en uno de los años del entonces Bachillerato Elemental. El diseño curricular o la programación, o lo que se hacía en la asignatura era muy sencillo de explicar. Por un lado, el libro, buen texto, de Jaume Vicens Vives, de Historia Universal. Por otro, un jesuita mayor, aparentemente despistado, vestido con una sotana pulcra y un poco raída, de la que sospechábamos que tenia tantos años como la propia fundación ignaciana, y que de vez en cuando nos obsequiaba con dulces y caramelos de infinito y fraternal sabor. Finalmente, unos adolescentes de trece o catorce años, que, como un juego a tres bandas, debían aprenderse el libro, explicado y exigido por el jesuita. Aprendimos el libro, y con él una concepción básica y lógica de la historia. Pero también nombres, fechas y datos que gracias al ingenio del padre Balbona se grabaron definitivamente en nuestra memoria. Por ejemplo, los dioses de la antigua Mesopotamia, que recordábamos con esta frase: “No te vayas de Asturias, sine estar en Sama” (Sin, Isthar, In, Samah). Por ejemplo, la exclamación desolada y capicúa del cartaginés Aníbal, vencido por Escipión el Africano ante los muros de Zama en el 202 a.C. “¡Zama! ¡Oh, Zama!”. No sé si el método era bue-

no, pero sin duda era efectivo. Siempre recordaremos a Zama, al 202, a aquel buen profesor y al entrañable y pacífico sacerdote. Ramón García-Avello Herrero (p. 1972) Publicado en El Comercio 25/01/2000

P. Balbona: breve referencia biográfica El jesuita P. Manuel Balbona falleció en Gijón el domingo 23 de enero de 2000. Había nacido en el año 1909 en Turón, donde recibió una sólida formación académica de los Hermanos de La Salle, que no solo le formaron intelectual sino también religiosamente, lo que dio lugar a su vocación sacerdotal, que se concretó en su ingreso en la Compañía de Jesús en Salamanca en el año 1929, ciudad donde recibió una profunda preparación en las disciplinas clásicas. La disolución de la Compañía en el año 1932 le obligó a marchar de España, para trasladarse a Luxemburgo y a Bélgica, donde cursó sus estudios de Filosofía. De regreso a España realizó el magisterio en Valladolid, en las Escuelas Profesionales Cristo Rey. También en Valladolid, en el colegio San José, dio sus primeros pasos como profesor y allí comienza a dejar una profunda huella en sus discípulos, como fue, por ejemplo, Marcelino Oreja. La larga preparación que se exige a los jesuitas le hace volver a Oña, donde finaliza sus estudios de Teología. A partir de entonces sus diferentes destinos en la Compañía han estado siempre vinculados a la enseñanza: La Guardia, León, y por fin en 1957, en el que sería su último destino, el Colegio de La Inmaculada de Gijón. Director del naciente curso preuniversitario primero, y profesor de Geografía e Historia siempre, intentó no solo que sus alumnos comprendiéramos lo que hoy se llaman las Ciencias Sociales, sino que también consiguiéramos retener los nombres y fechas más significativas recurriendo a mil estratagemas. El P. Balbona ha sido un hombre siempre entregado a los demás, a sus discípulos, a sus compañeros jesuitas y a los más necesitados, a los que se acercaba con su sotana, su inseparable sotana, a lomos de su bicicleta, su también inseparable bicicleta. José María Cabezudo Fernández (p. 1971) Extracto de LNE 25/01/2000


– Página 9 –

Antiguos Alumnos en el callejero gijonés (4) P. José María Patac de las Traviesas (p. 1928)

La calle P. José María Patac de las Traviesas se encuentra al lado del Colegio de La Inmaculada. Tiene su entrada por Sagrado Corazón y termina en San Francisco de Asís. La denominación de la calle fue decidida por el Ayuntamiento de Gijón el 11 de mayo de 1990. El P. Patac nació en Oviedo un 20 de noviembre de 1911. Su padre, José Patac y Pérez-Herce era coronel de Artillería e ingeniero industrial y dirigía la Fábrica de Armas de la Vega. Tenía dos hermanos, María Teresa y Luis Ignacio, este último destacado ingeniero agrónomo. Comenzó sus estudios en el colegio ovetense de las Ursulinas, para luego continuarlos en el colegio León XIII (Madrid) y en las Ursulinas de Gijón. El Bachillerato y Preparatoria lo hizo en nuestro colegio, donde estudió desde 1920 hasta 1928. De vocación religiosa precoz ingresó en la Compañía de Jesús el 7 de septiembre de 1928 en el Noviciado de Salamanca, adscrito a la provincia jesuita de León. Sus primeros votos los pronunció el 12 de septiembre de 1930. El 14 de abril de 1931, mientras se encontraba cursando el juniorado en Salamanca, llegó la Segunda República y

con ella la disolución de la Compañía. Como muchos jesuitas hubo de exiliarse abandonando con gran pesar su país el 3 de febrero de 1932. Tras atravesar Francia llegó a Arlón, en Bélgica, donde coincidió con tres jesuitas conocidos por los antiguos alumnos: los PP. Luis Outeiriño, Gumersindo Treceño y Manuel Balbona. Todos ellos me dieron clase en mi época de alumno; los dos primeros de Francés, el último de Geografía y el P. Patac de Química. Posteriormente, se desplazaron a Marquain, donde completaron su formación en Humanidades entre 1932 y 1934. Los estudios de Filosofía los realizaron en Marneffe (Lieja), donde permanecieron de 1934 a 1937. En ese momento, el P. Patac fue destinado a Santiago de Cuba, concretamente al colegio que la Compañía tenía en La Habana, donde ejerció la docencia de 1937 a 1940 en Aritmética y Geometría. Entre los alumnos que tuvo citaremos a los hermanos Castro, Raúl y Fidel. A este último lo describía como un niño de notable inteligencia pero muy revoltoso, recibiendo la única bofetada que el sacerdote recordaba haber dado a un alumno. De vuelta a España se incorpora a la Universidad Pontificia de Comillas, en Santander, en donde estudió Teología. Fue ordenado sacerdote en una emotiva ceremonia que tuvo lugar en el Santuario de la Gran Promesa de Valladolid un 29 de julio de 1943. Tras ser destinado al colegio de San José de Valladolid decide matricularse en Ciencias Químicas, obteniendo en 1950 la Licenciatura con Premio Extraordinario. De vuelta a nuestra tierra fue hasta 1955 director de la Fundación Revillagigedo, donde realizaba también una gran labor como profesor de Electrónica, Geometría descriptiva, Física, Química y Matemáticas, que simultaneaba con clases en el Colegio de La Inmaculada. A este último centro es definitivamente destinado en 1955, ejerciendo sucesivamente los cargos de secretario, prefecto de Estudios, responsable de la biblioteca y de los laboratorios y profesor de Ciencias, Física y Química. Sus inquietudes no se limitaban al campo de las ciencias, sino que también destacó, gracias a una gran capacidad autodidacta, en los campos de los archivos y bibliotecas, historia, genealogía y heráldica. Tomando como ejemplo la biblioteca temática del colegio de Belén, en La Habana, funda, en 1964, la Biblioteca Asturiana, una de las mayores aportaciones que se ha hecho a la cultura asturiana en los últimos años. Se localizaba en el primer piso del torreón, en un acogedor local hoy convertido en archivo histórico del colegio; tiene una forma estructural característica con el suelo situado por debajo del nivel de la puerta de entrada, rodeado por un corredor que completa su forma cuadrangular y debajo del cual se ubica un pasadizo secreto (como gusta denominarlo a las mentes imaginativas). Por expreso deseo del jesuita la Biblioteca Asturiana ha sido cedida en uso a la Biblioteca Pública Jovellanos, instalada en la sede del antiguo Banco de España. En 1976 es cofundador, con Elviro Martínez, de la colección bibliográfica Monumenta Histórica Asturiensia, con la finalidad de publicar antiguos manuscritos de gran valor histórico para Asturias. Gran aficionado a la fotografía recopiló instantáneas de monumentos, templos, casas solariegas, paisajes, escudos y cualquier tema asturiano destacado como fueron las despiezadas Reliquias del Tesoro de la


– Página 10 –

Cámara Santa de la Catedral de Oviedo (robadas en 1977) para su restauración, o la documentación gráfica y medida de los restos mortales de Jovellanos, por solo poner un par de ejemplos. Como archivero ha trabajado en la ordenación de los más importantes documentos particulares asturianos como el de los Condes de Revillagigedo, el de los Marqueses de Santa Cruz de Marcenado, el de los Marqueses de Mohías, y familia Cuervo-Arango, entre otros. A lo largo de su vida también ha prologado numerosos libros y escrito colaboraciones en otros sobre todo relacionados con temas asturianos, y ha confeccionado numerosos árboles genealógicos. Publicó varios libros, destacando La Guerra de la Independencia en Asturias, El Vínculo del Mayorazgo de Jovellanos e Historia del Colegio de San Matías de Oviedo. Su intensa actividad ha sido recompensada con un gran número de distinciones, entre las que destacamos las siguientes: Encomienda con Placa de Alfonso X El Sabio (1969), por iniciativa de los antiguos alumnos Bonifacio Lorenzo Somonte y Torcuato Fernández Miranda, así como con el apoyo de la Asociación de Antiguos Alumnos, Urogallo de bronce del Centro Asturiano de Madrid (1991), Antiguo Alumno Distinguido del Colegio de La Inmaculada (1981), Miembro de Número Permanente y Emérito del Real Instituto de Estudios Asturianos, Medalla de Oro del Ateneo Jovellanos de Gijón, Miembro de Honor del Ateneo Obrero de Gijón, Miembro Fundador y Presidente de la Academia Asturiana de Genealogía y Heráldica, Miembro de Honor de la Academia Matritense de Genealogía y Heráldica, Miembro Fundador del Foro Jovellanos del Principado de Asturias, Premio Asturias 1993, Premio AABADOM de 1995 de la Asociación Asturiana de Bibliotecarios, Archi-

veros, Documentalistas y Musicólogos, Premio Francisco Jordá (2002) del Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y Ciencias del Principado de Asturias, Premio Año 2002 de la Sociedad Española de Genealogía y Heráldica y Ciencias Históricas e Hijo Adoptivo de Gijón (2002). El día 21 de octubre de 2002 fallece en su habitación del Colegio de La Inmaculada de Gijón, a punto de cumplir los 91 años, dejando tras de sí una intensa vida científica, humanística y religiosa. Fuente: Víctor M. Rodríguez Blanco. Antiguos Alumnos del colegio de la Inmaculada en el callejero gijonés. Gijón, 2013.

Nuestra historia 130 Aniversario del Colegio de La Inmaculada: fundación y primeros años La Compañía de Jesús, desde que San Ignacio de Loyola la fundara en 1540, tiene como fin primordial la evangelización, siendo los ejercicios espirituales la base de su apostolado y la educación su pilar fundamental. En este último aspecto hubo, ya en vida del Santo, numerosos intentos frustrados de instalar un colegio en nuestra villa, teniendo que transcurrir varios siglos para que dicho anhelo se hiciera realidad. Tras la incautación y posterior restablecimiento de la Compañía a mediados del siglo XIX, los jesuitas fueron creando una amplia red de colegios de segunda enseñanza a lo largo de toda España, que se completaría con otras instituciones educativas de diferentes niveles, como la Universidad de Deusto, los Seminarios de Salamanca y Comillas y las escuelas nocturnas para obreros. Así, dentro de esta corriente educativa, se funda en 1854 el Colegio palentino de Carrión de los Condes, cuyas clases se impartían en el monasterio de San Zoilo. Unos años después, entre 1879 y 1881, los PP. Obieta y Urrutia visitaron en repetidas ocasiones nuestra región con un gran éxito

entre la feligresía. Esto, junto con las continuas peticiones del Obispado asturiano, el sentir popular que demandaba la instalación de la orden en nuestra tierra y la esperanza de obtener nuevas vocaciones llevó al entonces Provincial, P. Muruzábal, a plantear la fundación de una residencia en Gijón, una iglesia donde impulsar su actividad apostólica y un colegio donde desarrollar una actividad educativa bajo el prisma ignaciano. La difícil situación por la que atravesaba en aquellos años el centro educativo de Carrión, debido a su cer-


– Página 11 –

canía a Valladolid, y el hecho de que la mayoría de sus alumnos eran asturianos, no hicieron más que apoyar dicha decisión. A principios de julio de 1882 se hace realidad el asentamiento de la orden ignaciana en nuestra ciudad. En dicha fecha llega el P. Bonifacio López Doncel procedente de Vigo para fundar la comunidad jesuítica de Gijón, a la que se incorporarían posteriormente los PP. Ruiz de Velasco, Obieta, Zuazo, así como el H. Francisco Peña. Tras su instalación definitiva en nuestra villa estos jesuitas fueron recaudando fondos entre la sociedad gijonesa de forma incansable para la construcción del Colegio, siendo fundamental la herencia recibida de Juan Menéndez Jove, también conocido como Juan Nolasco. Este presbítero, al fallecer en 1880, legó la finca de Somió al Obispado (ocupado actualmente por las Madres Agustinas Recoletas). Además, cedió a los jesuitas su casa de la calle de San Bernardo para futura residencia de la orden y una sustanciosa aportación económica para construir un colegio. El Ayuntamiento de Gijón, primero, y el párroco de San Pedro, después, entablaron sendos pleitos por dicha herencia que no llegaron a prosperar. Un tercer obstáculo fue la oposición inicial del obispo Ramón Martínez Vigil, resuelta con el acuerdo de edificar una iglesia anexa al Colegio que, construida específicamente con la herencia en disputa, pasaría a manos del Obispado en el caso de que la Orden abandonara el Colegio. Una vez superados todos los obstáculos el Provincial, P. Luis Martín, se pone manos a la obra. Lo primero era buscar un emplazamiento idóneo, que no estuviera en el centro de la ciudad pero que a la vez fuera de fácil acceso. El lugar finalmente elegido fue una finca propiedad de José Cienfuegos Jovellanos denominada el Real al haber estado acampadas en dicho altozano, en el siglo XIV, las tropas del rey Enrique III el Doliente que atacaban un Gijón ocupado por Alfonso Enríquez (conde de Noreña), que se había atrincherado en nuestra ciudad. Diez años antes también había pernoctado en dicho lugar Juan I de Castilla. Era una amplia colina situada a 200 m de donde entonces terminaba nuestra villa, sin casas en los alrededores y cuya altura permitía ver el mar. El edificio, de carácter sobrio en su decoración exterior, como lo había deseado el P. Martín, destacaba por la solidez de construcción y la comodidad interior. Fue diseñado por el H. Casimiro Echarri y el arquitecto José Marín Basterra, y construido en un tiempo récord con un coste de 439.776 pesetas. Su primera piedra, bendecida por el obispo Ramón Martínez Vigil, fue colocada el 3 de febrero de 1889, y ya en el mes de julio del año siguiente los jesuitas dejaban su anterior residencia y pasaban a vivir en el edificio, aún inconcluso. La

actividad académica se inauguraría unos meses más tarde, el 30 de septiembre de 1890, con un primer curso académico constituido por 89 alumnos, 76 internos (procedentes la mayoría del Colegio de Carrión de los Condes y, en menor medida, de Orduña y Valladolid) y 13 externos de nuestra ciudad. Este traslado de alumnado nos permite entender por qué los primeros estatutos de nuestra Asociación contemplaban como miembros a aquellos estudiantes que habían pertenecido al colegio palentino. En el verano de 1891 este fue cerrado definitivamente y el monasterio convertido en noviciado. El alumno que tuvo el privilegio de tener el número uno del Colegio fue Carlos Cienfuegos-Jovellanos (quien transcurrido el tiempo llegaría a ser alcalde de Gijón y presidente de la Asociación), si bien el primero que entró físicamente en el mismo fue Manuel Antonio González del Valle, procedente del colegio de Orduña. Otros miembros destacables de este primer curso fueron el pintor Nicanor Piñole Rodríguez, Romualdo Alvargonzález Lanquine, Gaspar Díaz Valdés-Hevia (primer presidente de nuestra Asociación) y Ramón Pérez Fernández (escritor que desarrollaría su faceta literaria bajo el nombre de Ramón Pérez de Ayala). La edificación principal, de forma cuadrangular, tenía planta baja y dos pisos, y contaba con capilla privada, aulas y zona de residencia para los jesuitas. En el jardín exterior se encontraba la zona de entrada, rematada con muro, verja y tres portones, con acceso exterior a la capilla pública, mientras que el interior albergaría desde 1904 la figura de la Virgen Inmaculada Concepción, en medio de un jardín de gran riqueza botánica, con una palmera y magnolia que aún se conservan hoy en día tras resistir los avatares de la guerra civil. En la parte posterior se encontraban los patios de juegos divididos por un frontón que llegaría a separar a los alumnos externos mediopensionistas de los internos. A la derecha de la zona de recreo existía una edificación de planta baja que contenía el salón de actos y la sala de música, lindantes con una huerta en la que los jesuitas tenían vaquería, plantaciones y un molino de viento. Así echó a andar nuestro Colegio, cuna de nuestra Asociación, que tras comenzar como centro de enseñanza Primaria y Secundaria incorporó los estudios de Comercio en 1907, desarrollando una labor educativa de gran prestigio, que fue truncada años más tarde por la incautación de los bienes de los jesuitas por la República, pero eso ya eso ya es otro capítulo de su historia…. Fuentes: Víctor M. Rodríguez Blanco. Camino del Centenario. Gráficas Martín, 2012. DL AS-3960/2012.


– Página 12 –

Baúl de los recuerdos

Si quieres que publicitemos gratuitamente tu negocio, empresa o actividad profesional entre tus compañeros antiguos alumnos, en base al proyecto en marcha para nuestros asociados, envíanos un correo a la siguiente dirección: presidente@aacolegioinmaculada.es QUEREMOS AYUDAR A TU NEGOCIO A CRECER

AC SERVICIOS

La empresa Departamento de marketing ofrece una consultoría gratuita para ayudar a las empresas en su proceso de reinventar su estrategia comercial.

Esta empresa ofrece servicios integrales de ayuda a domicilio y atención a personas mayores, con discapacidad e infancia.

https://www.aacolegioinmaculada.es/noticias/5089_.html#. Xv5kdygzbIU www.departamentodemarketing.net/90-minutos-de-marketing chechu.espinosa@departamentodemarketing.net 620 967 274 Avda. de la Argentina, 132 - 33213 Gijón - España

https://www.aacolegioinmaculada.es/noticias/5078_.html#. Xv5jKygzbIU www.acservicios.com ac@acservicios.com 985 17 24 77 C/ Ruiz Gómez, 4 - bajo 33202 Gijón - Asturias

Profile for avileshsa

Páginas 3A - número 12  

Páginas 3A - número 12  

Profile for avileshsa
Advertisement