Page 1

Varia Elproblemade la poes?a que s? se entiende GABRIELZAID

ni siquiera No parece haber mucha involuntaria, pol?mica, en Hispam?rica 15 sobre la poes?a entre los dos ensayos publicados Pacheco. Para los lectores de Jos? Emilio Jos? que no la conocen, un : informativo La Oviedo ensayo poes?a Miguel presenta ("JEP como ready-made") ver cosas nue que sirve adem?s para hacernos a la poes?a y vas a quienes atento Es un ensayo s? la conocemos. sus otro En lectores. Hugo Rodr?guez-Alcal? presenta cambio, la poes?a ?ltima de JEP") que que dice m?s de sus gustos ("Sobre de los textos. : ejemplo en movi citan el "juego" Ambos de Octavio Paz en Poes?a 1966 hasta escrita el cual la poes?a por Pacheco miento, seg?n en su era tan perfecta estancarse el ten?a de per que peligro fecci?n. de 1969, Pacheco se?ala Oviedo rompe con c?mo, a partir esa primera un camino seguro por otro lleno etapa y abandona en no entiende convierte de riesgos. el juego: Rodr?guez-Alcal? una anacr?ni es la lo discreta que exigencia advertencia, aplica camente al rev?s : llama ahogo en l?mites, a lo que y la interpreta de l?mites. Todo se vuel le disgusta por ser ruptura precisamente como un poema ve ininteligible, sus rechazan que gustos excepto : el siguiente Un

solo

DICHTERLIEBE el sufrimiento. tiene una sola realidad: lo atestigua: Ovidio aprobar?a como ?sta, afirmaciones la cual por otra parte garantiza de un g?nero amenazada la supervivencia al nadie lee que pero que parecer como una enfermedad todos detestan, un rezago de la conciencia, a los nuestros, de tiempos anteriores la ciencia suele disfrutar cuando entero de la magia. del monopolio

La poes?a Baudelaire

Naci? nudista,

en Monterrey Pr?ctica mortal,

Los demasiados

en

1934.

Cuestionario;

libros; C?mo

Poes?a: Ha Seguimiento, publicado: Leer de cantar, La m?quina Cr?tica:

Campo poes?a,

leer en bicicleta; Antolog?a: Omnibus de poes?a

mexicana.

This content downloaded from 121.83.253.68 on Tue, 18 Jun 2013 23:44:57 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions


GABRIEL

90

ZAID

iden Un o?do entrenado "?No es esto pura prosa discursiva? en en estos tifica metros tradicionales: renglones alejandrinos, de est? exento Pero de la composici?n el lenguaje decas?labos. esa galvanizaci?n, de la expresi?n Hay po?tica. digamos, propia en ella otro tipo de "l?mite" de lo toda posibilidad que ahoga la temiera lamentar el autor Se dir?a que pat?ticamente po?tico. atenerse la ciencia la el de de auge para y extemporaneidad poes?a a una simple se limita a decirnos, rehusando El poeta reflexi?n. de emoci?n, contaminarse que la que la poes?a no interesa hoy; de la magia. ciencia tiene el monopolio ?Y qu??" como la de Dichterliebe de hoy fuera "Si toda la poes?a ?a literario el despego hacia un g?nero que se limita qui?n asombrar?a * a proferir comunes?" lugares son los l?mites que seg?n Rodr? cu?les No est? nada claro de este poema. lo po?tico Si dijera que su guez-Alcal? ahogan es demasiado es m?sica el demasiado redondo, que poema perfecta, que las s?labas caen como un chorro limpio y seco en un lago que a su silencio, con su exigencia: sentido cierto vuelve tendr?a recrea la perfecci?n de sus pri recursos diferentes. Pacheco muy no meros Pero resulta poemas. que no, que el o?do del cr?tico metros alcanza m?s, que que a reconocer tradicionales, algunos no escucha en absoluto la "galvanizaci?n" que que tiene el texto, tiene echa de menos cierto patetismo que le suena a poes?a. Uno a preferir derecho los licores muy que pero no a declarar dulces, una bebida seca es desabrida. discursiva. Le?do est? claro qu? entiende por prosa Tampoco como prosa, se vuelve cerca m?s el poema de una prosa rar?sima, na a la prosa : discursiva que a la prosa po?tica La poes?a tiene una sola realidad: el sufrimiento. Baudelaire lo atestigua: cornos ?sta, la cual Ovidio aprobar?a afirmaciones la supervivencia de un g?nero amenazada por otra parte garantiza como una enfer lee pero que al parecer todos detestan, que nadie a los un rezago de la conciencia, medad de tiempc\s anteriores entero cuando la ciencia suele disfrutar del monopolio nuestros, de la magia. Por otra parte, se limita a decirnos, ?es cierto que "el poeta no rehusando interesa contaminarse de emoci?n, la poes?a que del Vamos Lo que dice la primera hoy"? por partes. persona no lo dice "el poeta", si por esto se entiende Jos? Emilio poema Pacheco. a cri Esta de aficionado lleva al profesor equivocaci?n ticar el t?tulo del poema en alem?n, idioma cuya "igno por estar rancia no sabe frustra al poeta". Y ?de d?nde saca que Pacheco del personaje de otro poema! Siem alem?n? ?De una afirmaci?n *

una el

El con cuenta transcribe s, sin darse Dichterliebes, profesor en me errata la segunda edici?n de No (corregida preguntas tiempo).

This content downloaded from 121.83.253.68 on Tue, 18 Jun 2013 23:44:57 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

de que coma p

es a


EL

PROBLEMA

DE

LA

POES?A.

. .

91

los personajes de una obra y su autor, pre hay algo entre pero a no algo suena amor tan de poeta, inocente... Dichterliebe, una rom?ntico cursi. el Es ser t?tulo de Pudiera y hasta opereta. un comienzo el t?tulo perfecto la melodram?tico: para anunciar tiene una sola realidad: el sufrimiento. declaraci?n Esta poes?a no es ni puede ser de Pacheco, el mismo que, seg?n Rodr?guez de emoci?n. Lo que "dice" Pacheco rehusa contaminarse Alcal?, no est? formulado, no es discursivo, est? ah?: es una aunque con el cual visi?n melanc?lica del poeta cursi que todos llevamos, sin embargo, ya no podemos y al cual debemos, identificarnos, darle finalmente la raz?n. El arte de Pacheco esto "decir" para en una consiste soltar de patetismo embestida y "recuperar" inocente. El personaje Es un reci lanza un ex abrupto pat?tico. tativo prosaico, lo que de hecho que se produce leyendo de corrido son tres versos, de 5, 9 y 5 s?labas: La poes?a tiene una sola el sufrimiento.

realidad:

en reconciliar Todo lo que sigue consiste musicalmente y emo no formu este ex abrupto cursi con la "declaraci?n" cionalmente lada de Pacheco. no tiene m?s que el poema N?tese, por ejemplo, esa primera el que cierra afirmaci?n que dos puntos, y el final; : todas de dos raciones consta que el poema y opuestas integradas son un discurso de la segunda sobre la primera las afirmaciones ; entre la primera que, en t?rminos m?tricos, hay un contraste l?nea prosaica musical de las l?neas que siguen, y la "recuperaci?n" con realizada la combinaci?n de heptas?labos cl?sica y ende con versos a trav?s comunes menos entreverados cas?labos,

de una

serie

de encabalgamientos

(77/9/11/13/57/57/54/11/

son dif?ciles Los encabezamientos Por ejem 11/11). y perfectos. como ?stas plo: Ovidio aprobar?a afirmaciones ser?a, en efecto, leer discursiva. No violento ser?a demasiado prosa (en prosa) Ovidiua en el poema, al la pausa probar?a. que introduce Pero, la ?, elimina la sin?resis de ?a-a, limpia encabalgamiento alarga la pronunciaci?n un suspenso de las s?labas y establece interesante en el que coinciden del y oportuno la pausa musical y la pausa en el discurso. del perso Por otra parte, el discurso pensamiento naje no "se limita a decir que la poes?a no interesa que la hoy; : ciencia tiene el monopolio diferente de la magia." Dice algo muy no magia es sufrimiento, veces se ha que la poes?a (como tantas el poeta mago habr? y que por eso siempre dicho) poes?a. Hoy es el cient?fico, de se estrella contra toda ciencia el dolor pero ese es de de cursi el Baudelaire y Ovidio, que paradigma poeta de melancol?a. herido Al hacer resulta esto al personaje, decir l?nea, inaceptable que la primera para un lector no cursi (o que no f?cilmente con la cursiler?a) se va volvien reconciliarse puede do aceptable. son el polo Los tres endecas?labos finales, que

This content downloaded from 121.83.253.68 on Tue, 18 Jun 2013 23:44:57 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions


92

GABRIEL

ZAID

l?nea prosaica de la primera final de los y el redondo opuesto con que abre la segunda dos heptas?labos cierran la "recu parte, del ex-abrupto, musical reconcili?ndonos y emocional peraci?n" con el dolor : verdad banalidad cursiler?a y que, escueta, prosaica a los poetas. No es un poema mueve sin embargo, Tam pat?tico. es serlo pero No poco un poema que no se atreve. que debiera una reflexi?n a menos disentimos esto tambi?n de (en Oviedo, el uso de la palabra, extender que se quiera para por incluir, como "reflexi?n"). una sonata para piano Es una visi?n ejemplo, sobre el dolor que se vuelve literatura (que se vuelve literatura) amor En ale de Dichterliebe: (Ovidio, Baudelaire, etc.). poeta. cursi. para que sea m?s m?n, Lamentamos tener que explicarle esto a un profesor de lite una ratura. hacia desconcertante la Hay incomprensi?n poes?a resulta "que s? se entiende". que los profesores Parad?jicamente, le?an con m?s cuidado la "que no m?s entendiendo y acababan se entend?a". daba Les ocasi?n y para investigar becas, pedir toda una industria la poes?a hermen?utica. En cambio, organizar nada los toma desprevenidos. No entienden "que s? se entiende" creen entender. m?s las cautelas Abandonan elementales. porque Creen ser le?do dificultades que un poema que no ofrece para es un poema a burdamente burdo. est? escrito lo f?cil Creen que lo que leen a lo f?cil. No sienten nada de lo que creen que hay un gusto nuevo de noche que sentir, y les pasa para el cual no tienen hechas. expectativas Tambi?n est?n inocentes que muchos hay que decir poetas los profesores inocentes : no entienden el juego, no han visto no es una poes?a m?s que la poes?a "que s? se entiende" dif?cil, m?s de hacer. textos Producen f?ciles f?cil, y sin gusto. burdos, En este sentido, con resulta la comparaci?n interesante de Oviedo los ready-made un mingitorio como de Duchamp: presentado a cr?ticas escultura se presta f?ciles de cr?ticos que no entienden de escultores y a imitaciones f?ciles que no entienden. como

no hay se soluci?n. Hace medio Lorca Quiz? siglo, Garc?a de quienes dec?an no entender sus poemas, quejaba y recitaba versos de Dar?o, les parec?an claros y po? que a todos normales, ticos. Por ejemplo, a Verlaine": del "Responso Que

p?beres

A

lo cual

La

situaci?n

poco entienden, que entienden.

can?foras a?ad?a

: Yo

persiste se pero

el acantoi...

te ofrenden s?lo

entiendo

bajo una decepcionan

el

forma y

"Que"... diferente.

se

enojan

Ahora porque

This content downloaded from 121.83.253.68 on Tue, 18 Jun 2013 23:44:57 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

tam creen


Saul Sosnowski http://www.jstor.org/stable/20541603 .

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at . http://www.jstor.org/page/info/about/policies/terms.jsp

. JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide range of content in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and facilitate new forms of scholarship. For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org.

.

Saul Sosnowski is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and extend access to HispamĂŠrica.

http://www.jstor.org

This content downloaded from 121.83.253.68 on Tue, 18 Jun 2013 23:44:57 PM All use subject to JSTOR Terms and Conditions

El problema de la poesía que sí se entiende  

Nota de Gabriel Zaid sobre José Emilio Pacheco Hispamérica, Año 6, No. 18 (Dec., 1977), pp. 89-92

Advertisement