Page 1

El Quijote Recuerdos e ilustraciones

Enrique Martínez-Salanova Sánchez



El Quijote Recuerdos e ilustraciones

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Aularia Edición on line 2021


Ediciones Aularia Edición on-line

Este texto no posee ISBN, pues no entra en ningún tipo de circuito comercial. El ISBN es un número pensado para favorecer el comercio de las publicaciones. Si éstas no van a ser puestas a la venta, no lo necesitan ISBN.

El Quijote. Recuerdos e ilustraciones 2021 © Ilustraciones, Enrique Martínez-Salanova Sánchez © Portada: Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


5

El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Prólogo e leído El Quijote, completo, en tres ocasiones, desde la primera hasta la última hoja, y por partes, retazos, capítulos y trozos, infinidad de veces. Por primera vez lo leí, en la edición de 1905 de Saturnino Calleja, que ya estaba en la biblioteca de mis abuelos. Ya había tenido contacto con el texto en el colegio, donde utilizábamos la edición escolar de Edelvives de 1952. La última vez que lo leí completo fue el año cervantino, 2016,cuando el cuerpo me fue pidiendo hacer algunas ilustraciones que publiqué en las redes sociales y en mi web. La lectura me llevó a un deseo irrefrenable de dibujar aquellas histoias. Me hubiera gustado hacer un dibujo por capítulo, una labor ingente, más aún cuando me di cuenta de que algunos capítulos me llevaban a hacer una, o varias ilustraciones, dada la riqueza aventurera del personaje y la gran cantidad de pasajes y textos que provocaron mi imaginación. Cervantes, que en su primera parte de El Quijote, cuenta generalmente en cada uno de los capítulos una o dos aventuras, máximo, en la segunda parte dispara su afán creativo y en cada capítulo puede llevar a sus personajes de una parte a otra, a vivir varias aventuras en continuidad. Tal vez no le apetecía mucho escribir una tercera parte o sus días ya andaban muy contados, que prefirió llenar de hechos asombrosos el final de la segunda parte. Dibujar a don Alonso de Quijano y sus desventuras, y rodearlo de sus amigos y antagonistas, los que eran de verdad y los que él se buscaba por aventura, es

H

Edición on-line


6

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

una tarea ingente, ya lo hicieron pintores, dibujantes, ilustradores y grabadores de forma más seria y profesional que yo, que me lo tomé como un placer, un gusto, un regalo que me debía a mí mismo, tras tantos, miles de dibujos realizados desde que era niño. Fui así dibujando, de forma rápida lo que cada aventura me sugería, y añadí lo que me pareció importante, los dibujos de algunos de los personajes inventados por Cervantes para «ayudarle» en su inspiración, documentación y escritura, a quienes asigna vida y escritos producto de su propia imaginación. Los dibujos los hago a mano, en papel, los paso a rotring y los escaneo para llevarlos al ordenador, donde los mejoro, coloreo, compongo y finalizo. Muchas de las fotografías sobre las que van superpuestos los dibujos son mías, de mis viajes manchegos y peninsulares, fundamentalmente, algunas de ellas me las han prestado amigos y otras las he transformado a mi gusto. El texto de El Quijote, o mejor «El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha», publicada con fecha de 1605, y «Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha», publicada en 1615, es neceario leerlo alguna vez en la vida, cada época tiene una lectura diferente, y sugiero leerlo, otra vez, en una edad más adulta, con el fin de descubrir miles de detalles, datos, recursos, estrategias literarias, modos y lenguajes que cervantes volcó en su obra y que se pierden en una primera lectura.

Ediciones Aularia


7

El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Índice Prólogo Índice Primera parte Segunda parte Los protagonistas El Quijote en el cine Sobre Cide Hamete Benengueli y otros comentarios Las ediciones del Quijote que he utilizado Otras viñetas que he dibujado

Edición on-line

7 9 11 77 127 133 139 146 147


8

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Primera parte

Ediciรณn on-line

9


10

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


11

El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Del Capítulo Primero Que trata de la condición y ejercicio del famoso hidalgo D. Quijote de la Mancha

E

s, pues, de saber, que este sobredicho hidalgo, los ratos que estaba ocioso (que eran los más del año) se daba a leer libros de caballerías con tanta afición y gusto, que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza, y aun la administración de su hacienda; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que vendió muchas hanegas de tierra de sembradura, para comprar libros de caballerías en que leer; y así llevó a su casa todos cuantos pudo haber dellos; y de todos ningunos le parecían tan bien como los que compuso el famoso Feliciano de Silva: porque la claridad de su prosa, y aquellas intrincadas razones suyas, le parecían de perlas; y más cuando lle-

Edición on-line

gaba a leer aquellos requiebros y cartas de desafío, donde en muchas partes hallaba escrito: la razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura, y también cuando leía: los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas se fortifican, y os hacen merecedora del merecimiento que merece la vuestra grandeza. Con estas y semejantes razones perdía el pobre caballero el juicio, y desvelábase por entenderlas, y desentrañarles el sentido, que no se lo sacara, ni las entendiera el mismo Aristóteles, si resucitara para sólo ello


12

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Fotografía de Francisco Javier Blanco Ediciones Aularia


13

El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

E

n efeto, rematado ya su juicio, vino a dar en el más estraño pensamiento que jamás dio loco en el mundo, y fue que le pareció convenible y necesario, así para el aumento de su honra como para el servicio de su república, hacerse caballero andante y irse por todo el mundo con sus armas y caballo a buscar las aventuras y a ejercitarse en todo aquello que él había leído que los caballeros andantes se ejercitaban, deshaciendo todo género de agravio y poniéndose en ocasiones y peligros donde, acabándolos, cobrase eterno nombre y fama. Imaginábase el pobre ya coronado por el valor de su brazo, por lo menos del imperio de Trapisonda; y así,

Edición on-line

con estos tan agradables pensamientos, llevado del estraño gusto que en ellos sentía, se dio priesa a poner en efeto lo que deseaba. Y lo primero que hizo fue limpiar unas armas que habían sido de sus bisabuelos, que, tomadas de orín y llenas de moho, luengos siglos había que estaban puestas y olvidadas en un rincón. Limpiólas y aderezólas lo mejor que pudo; pero vio que tenían una gran falta, y era que no tenían celada de encaje, sino morrión simple; mas a esto suplió su industria, porque de cartones hizo un modo de media celada que, encajada con el morrión, hacían una apariencia de celada entera.


14

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Una fotografía de una desván sirvió de fondo a esta ilustración en la don Quijote elige armas y armadura, y las deja a su gusto antes de comenzar su primera aventura

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Ediciรณn on-line

15


16

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Pregunta que se hizo Cervantes cuando quiso comenzar un libro que más tarde se hizo famoso.

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

17

Del Capítulo tercero rometióle don Quijote de haDonde se cuenta la graciocer lo que se le aconsejaba, con sa manera que tuvo D. Quitoda puntualidad; y, así, se dio jote en armarse caballero. luego orden como velase las armas en un corral grande que a un lado de la venta estaba, y recogiéndolas don Quijote todas, las puso sobre una pila que junto a un pozo estaba y, embrazando su adarga, asió de su lanza y con gentil continente, se comenzó a pasear delante de la pila; y cuando comenzó el paseo comenzaba a cerrar la noche. Contó el ventero a todos cuantos estaban en la venta la locura de su huésped, la vela de las armas y la armazón de caballería que esperaba. Admiráronse de tan estraño género de locura y fuéronselo a mirar desde lejos, y vieron que con sosegado ademán unas veces se paseaba; otras, arrimado a su lanza, ponía los ojos en las armas, sin quitarlos por un buen espacio dellas. Acabó de cerrar la noche, pero con tanta claridad de la luna, que podía competir con el que se la prestaba, de manera que cuanto el novel caballero hacía era bien visto de todos. Antojósele en esto a uno de los arrieros que estaban en la venta ir a dar agua a su recua, y fue menester quitar las armas de don Quijote, que estaban sobre la pila; el cual, viéndole llegar, en voz alta le dijo: —¡Oh tú, quienquiera que seas, atrevido caballero, que llegas a tocar las armas del más valeroso andante que jamás se ciñó espada! Mira lo que haces, y no las toques, si no quieres dejar la vida en pago de tu atrevimiento.

P

Edición on-line


18

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Del Capítulo sexto ste es –siguió el barbero– El Del donoso y grande escrutiCancionero de López Maldonio que el cura y el barbero hinado. –También el autor de cieron en la librería de nuestro ese libro –replicó el cura– es grande ingenioso hidalgo amigo mío, y sus versos en su boca admiran a quien los oye; y tal es la suavidad de la voz con que los canta, que encanta. Algo largo es en las églogas, pero nunca lo bueno fue mucho: guárdese con los escogidos. Pero, ¿qué libro es ese que está junto a él?. –La Galatea, de Miguel de Cervantes –dijo el barbero. –Muchos años ha que es grande amigo mío ese Cervantes, y sé que es más versado en desdichas que en versos. Su libro tiene algo de buena invención; propone algo, y no concluye nada: es menester esperar la segunda parte que promete; quizá con la emienda alcanzará del todo la misericordia que ahora se le niega; y, entre tanto que esto se ve, tenedle recluso en vuestra posada, señor compadre. –Que me place –respondió el barbero–. Y aquí vienen tres, todos juntos: La Araucana, de don Alonso de Ercil[l]a; La Austríada, de Juan Rufo, jurado de Córdoba, y El Monserrato, de Cristóbal de Virués, poeta valenciano. –Todos esos tres libros –dijo el cura– son los mejores que, en verso heroico, en lengua castellana están escritos, y pueden competir con los más famosos de Italia: guárdense como las más ricas prendas de poesía que tiene España.

É

Edición on-line

19


20

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

En plena Mancha, en Puerto Lápice, hice la fotografía de esta venta actual

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

A

21

quella noche quemó y abrasó el ama cuantos libros había en el corral y en toda la casa, y tales debieron de arder que merecían guardarse en perpetuos archivos; mas Del Capítulo séptimo no lo permitió su suerte y la pereza del escruDe la segunda salida de nuestiñador, y así se cumplió el refrán en ellos de que tro buen caballero don Quijopagan a las veces justos por pecadores. Uno de los remedios que el cura y el barbero te de la Mancha dieron por entonces para el mal de su amigo fue que le murasen y tapiasen el aposento de los libros, porque cuando se levantase no los hallase —quizá quitando la causa cesaría el efeto —, y que dijesen que un encantador se los había llevado, y el aposento y todo; y así fue hecho con mucha presteza. De allí a dos días, se levantó don Quijote, y lo primero que hizo fue ir a ver sus libros; y como no hallaba el aposento donde le había dejado, andaba de una en otra parte buscándole. Llegaba adonde solía tener la puerta, y tentábala con las manos, y volvía y revolvía los ojos por todo, sin decir palabra; pero al cabo de una buena pieza preguntó a su ama que hacia qué parte estaba el aposento de sus libros. El ama, que ya estaba bien advertida de lo que había de responder, le dijo: —¿Qué aposento o qué nada busca vuestra merced? Ya no hay aposento ni libros en esta casa, porque todo se lo llevó el mesmo diablo.

Edición on-line


22

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Reconstrucción de una cocina manchega de 1920

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

T

odo lo cual hecho y cumplido, sin despedirse Panza de sus hijos y mujer, ni Don Quijote de su ama y sobrina, una noche se salieron del lugar sin que persona los viese, en la cual caminaron tanto, que al amanecer se tuvieron por seguros de que no los hallarían aunque les buscasen. Iba Sancho Panza sobre su jumento como un patriarca, con sus alforjas y su bota, y con mucho deseo de verse ya gobernador de la ínsula que su amo le había prometido. Acertó Don Quijote a tomar la misma derrota y camino que el que él había antes tomado en su primer viaje, que fue por el Campo de Montiel, por el cual caminaba con menos pesadumbre que la vez pasada, porque por ser la hora de lamañana y herirles a soslayo los rayos del sol, no les fatigaban. Dijo en esto Sancho Panza a su amo: mire vuestra merced, señor caballero andante, que no se le olvide lo que de la ínsula me tiene prometido, que yo la sabré gobernar por grande que sea. A lo cual le respondió Don Quijote: has de saber, amigo Sancho Panza, que fue costumbre muy usada de los caballeros andantes antiguos hacer gobernadores a sus escuderos de las ínsulas o reinos que ganaban; y yo tengo determinado de que por mí no falte tan agradecida usanza; antes pienso aventajarme en ella, porque ellos algunas veces, y quizá las más, esperaban a que sus escuderos fuesen viejos, y ya después de hartos de servir, y de llevar malos días y peores noches, les daban algún título de conde; o por lo menos de marqués de algún valle o provincia de poco más o menos...

Edición on-line

23


24

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

25

Del capítulo octavo n esto descubrieron treinta o cuarenDel buen suceso que el valeta molinos de viento que hay en aquel roso Don Quijote tuvo en la escampo, y así como Don Quijote los pantable y jamás imaginada vió, dijo a su escudero: la ventura va guiando aventura de los molinos de nuestras cosas mejor de lo que acertáramos viento, con otros sucesos diga desear; porque ves allí, amigo Sancho Pannos de felice recordación za, donde se descubren treinta o poco más desaforados gigantes con quien pienso hacer batalla, y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer: que esta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra. ¿Qué gigantes? dijo Sancho Panza. Aquellos que allí ves, respondió su amo, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas. Mire vuestra merced, respondió Sancho, que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que volteadas del viento hacen andar la piedra del molino. Bien parece, res-

E

pondió Don Quijote, que no estás cursado en esto de las aventuras; ellos son gigantes, y si tienes miedo quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla. Y diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que sin duda alguna eran molinos de viento, y no gigantes aquellos que iba a acometer. Pero él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudero Sancho, ni echaba

Edición on-line


26

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran; antes iba diciendo en voces altas: non fuyades, cobardes y viles criaturas, que un solo caballero es el que os acomete. Levantóse en esto un poco de viento y las grandes aspas comenzaron a moverse, lo cual visto por Don Quijote, dijo: pues aunque mováis más brazos que los del gigante Briareo, me lo habéis de pagar. Y en diciendo esto, y encomendándose de todo corazón a su señora Dulcinea, pidiéndole que en tal trance le socorriese, bien cubierto de su rodela, con la lanza en ristre, arremetió a todo el galope de Rocinante, y embistió con el primer molino que estaba delante; y dándole una lanzada en el aspa, la volvió el viento con tanta furia, que hizo la lanza pedazos, llevándose tras sí al caballo y al caballero, que fue rodando muy maltrecho por el campo. Acudió Sancho Panza a socorrerle a todo el correr de su asno, y cuando llegó, halló que no se podía menear, tal fue el golpe que dio con él Rocinante. ¡Válame Dios! dijo Sancho; ¿no le dije yo a vuestra merced que mirase bien lo que hacía, que no eran sino molinos de viento, y no los podía ignorar sino quien llevase otros tales en la cabeza? Calla, amigo Sancho, respondió Don Quijote, que las cosas de la guerra, más que otras, están sujetas a continua mudanza, cuanto más que yo pienso, y es así verdad, que aquel sabio Frestón, que me robó el aposento y los libros, ha vuelto estos gigantes en molinos por quitarme la gloria de su vencimiento: tal es la enemistad que me tiene; mas al cabo al cabo han de poder poco sus malas artes contra la voluntad de mi espada. Dios lo haga como puede, respondió Sancho Panza.

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Esta fotografĂ­a la hice en Consuegra, en Toledo

EdiciĂłn on-line

27


28

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Ediciรณn on-line

29


30

Enrique MartĂ­nez-Salanova SĂĄnchez

Lugares de La Mancha. Consuegra Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

31

Del capítulo noveno el primero que fue a descargar el golDonde se concluye y da fin pe fue el colérico vizcaíno, el cual fue a la estupenda batalla que el dado con tanta fuerza y tanta furia, gallardo vizcaíno y el valienque a no volvérsele la espada en el camino, te manchego tuvieron aquel solo golpe fuera bastante para dar fin a su rigurosa contienda, y a todas las aventuras de nuestro caballero; mas la buena suerte, que para mayores cosas le tenía guardado, torció la espada de su contrario, de modo que aunque le acertó en el hombro izquierdo, no le hizo otro daño qeu desarmarle todo aquel lado, llevándole de camino gran parte de la celada con la mitad de la oreja, que todo ello con espantosa ruina vino al suelo, dejándole muy maltrecho. ¡Válame Dios, y quién será aquel que buenamente pueda contar ahora la rabia que entró en el corazón de nuestro manchego, viéndose parar de aquella manera! No se diga más, sino que fue de manera que se alzó de nuevo en los estribos, y apretando más la espada en las dos manos, con tal furia descargó sobre el vizcaíno, acertándole de lleno sobre la almohada y sobre la cabeza, que sin ser parte tan buena defensa, como si cayera sobre él una montaña, comenzó a echar sangre por las narices, y por la boca, y por los oídos, y a dar muestras de caer de la mula abajo, de donde cayera sin duda, si no se abrazara con el cuello; pero con todo eso sacó los pies de los estribos, y luego soltó los brazos, y la mula espantada del terrible golpe dio a correr por el campo, y a pocos corcovos dio con su dueño en tierra. Estábaselo con mucho sosiego mirando Don Quijote, y como lo vio caer, saltó de su caballo y con mucha ligereza se llegó a él, y poniéndole la punta de la espada en los ojos, le dijo que se rindiese; si no, que le cortaría la cabeza.

Y

Edición on-line


32

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

33

Del capítulo decimo sexto a moza, viendo que su amo venía, y que De lo que le sucedió al inera de condición terrible, toda medrogenioso hidalgo en la venta sica y alborotada se acogió a la cama que él imaginaba ser castide Sancho Panza, que aún dormía, y allí se llo. acurrucó y se hizo un ovillo.El ventero entró diciendo: ¿Adónde estas puta? A buen seguro que son tus cosas éstas. En esto despertó Sancho, y sintiéndo aquel bulto casi encima de sí, pensó que tenía la pesadilla, y comenzó a dar puñadas a una y otra parte, y entre otras alcanzó con no sé cuántas a Maritornes, la cual, sentida del dolor, echando a rodar la honestidad, dio el retorno a Sancho con tantas, que a su despecho le quitó el sueño; el cual, viéndose tratar de aquella manera y sin saber de quién, alzándose como pudo, se abrazó con Maritornes, y comenzaron entre los dos la más reñida y graciosa escaramuza del mundo. Viendo, pues, el arriero a la lumbre del candil del ventero cual andaba su dama, dejando a Don Quijote, acudió a dalle el socorro necesario. Lo mismo hizo el ventero; pero con intención diferente, porque fue a castigar a la moza, creyendo sin duda que ella sola era la ocasión de toda aquella armonía. Y así como suele decirse, el gato al rato, el rato a la cuerda, la cuerda al palo, daba el arriero a Sancho, Sancho a la moza, la moza a él, el ventero a la moza y todos menudeaban con tanta priesa, que no daban punto de reposo; y fue lo bueno que al ventero se le apagó el candil, y como quedaron a oscuras, dábanse tan sin compasión todos a bulto, que a do quiera que ponían la mano no dejaban cosa sana.

L

Edición on-line


34

Enrique MartĂ­nez-Salanova SĂĄnchez

Corral en La Mancha Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

35

Del capítulo décimo séptimo. uiso la mala suerte del desdichaDonde se prosiguen los indo Sancho, que entre la gente que numerables trabajos que el braestaba en la venta se hallasen cuavo Don Quijote y su buen estro perailes de Segovia, tres agujeros del pocudero Sancho Panza pasaron tro de Córdoba, y dos vecinos de la heria en la venta, que por su mal pende Sevilla, gente alegre, bien intencionada, só que era castillo maleante y juguetona; los cuales casi como instigados y movidos de un mismo espíritu, se llegaron a Sancho, y apeándole del asno, uno dellos entró por la manta de la cama del huésped, y echándole en ella alzaron los ojos y vieron que el techo era algo más bajo de lo que habían menester para su obra y determinaron salirse al corral, que tenía por límite el cielo, y allí puesto Sancho en mitad de la manta, comenzaron a levantarla en alto y a holgarse con él como un perro por carnastolendas. Las voces que el mísero manteado daba fueron tantas, que llegaron a los oídos de su amo, el cual, deteniéndose a escuchar atentamente, creyó que alguna

Q

Edición on-line


36

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

nueva aventura le venía, hasta que claramente conoció que el que gritaba era su escudero, y volviendo las riendas, con un penado golpe llegó a la venta, y hallándola cerrada, la rodeó por ver si hallaba por donde entrar; pero no hubo entrado a las paredes del corral, que no eran muy altas, cuando vió el mal juego que se le hacía a su escudero. Vióle bajar y subir por el aire con tanta gracia y presteza, que si la cólera le dejara, tengo para mí que se riera.Probó a subir desde el caballo a las bardas; pero estaba tan molido y quebrantado, que aún apearse no pudo, y así desde encima del caballo comenzó a decir tantos denuestos y baldones a los que a Sancho manteaban, que no es posible acertar a escribillos; mas no por esto cesaban ellos de su risa y de su obra, ni el volador Sancho dejaba sus quejas, mezcladas ya con amenazas, ya con ruegos; mas todo aprovechaba poco, ni aprovechó hasta que de puro cansados le dejaron. Trajéronle allí su asno, y subiéronle encima, le arroparon con su gabán, y la compasiva de Maritornes, viéndole tan fatigado, le pareció ser bien socorrelle con un jarro de agua, y así se le trujo del pozo por ser más fría. Tomóle Sancho, y llevándole a la boca, se paró a las voces que su amo le daba, diciendo: Hijo Sancho, no bebas agua, hijo, no la bebas que te matará; ves, aquí tengo el santísimo bálsamo, y enseñábale la alcuza del brevaje, que con dos gotas que de él bebas sanarás sin duda.

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

37

Del capítulo décimo octavo. i por esas volvió don Quijote, anDonde se cuentan las razotes en altas voces iba diciendo: — nes que pasó Sancho Panza ¡Ea, caballeros, los que seguís y micon su señor don Quijote, con litáis debajo de las banderas del valeroso emotras aventuras dignas de ser perador Pentapolín del Arremangado Brazo, contadas seguidme todos! ¡Veréis cuán fácilmente le doy venganza de su enemigo Alifanfarón de la Trapobana!. Esto diciendo, se entró por medio del escuadrón de las ovejas y comenzó de alanceallas con tanto coraje y denuedo como si de veras alanceara a sus mortales enemigos. Los pastores y ganaderos que con la manada venían dábanle voces que no hiciese aquello; pero, viendo que no aprovechaban, desciñéronse las hondas y comenzaron a saludalle los oídos con piedras como el puño. Don Quijote no se curaba de las piedras, antes, discurriendo a todas partes, decía: —¿Adónde estás, soberbio AlifanfarónXXVIII? Vente a mí, que un caballero

N

Edición on-line


38

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

solo soy, que desea, de solo a solo, probar tus fuerzas y quitarte la vida, en pena de la que das al valeroso Pentapolín Garamanta. Llegó en esto una peladilla de arroyo y, dándole en un lado, le sepultó dos costillas en el cuerpo. Viéndose tan maltrecho, creyó sin duda que estaba muerto o malferido y, acordándose de su licor, sacó su alcuza y púsosela a la boca y comenzó a echar licor en el estómago; mas antes que acabase de envasar lo que a él le parecía que era bastante, llegó otra almendra y diole en la mano y en el alcuza tan de lleno, que se la hizo pedazos, llevándole de camino tres o cuatro dientes y muelas de la boca y machucándole malamente dos dedos de la mano. Tal fue el golpe primero y tal el segundo, que le fue forzoso al pobre caballero dar consigo del caballo abajo. Llegáronse a él los pastores y creyeron que le habían muerto y, así, con mucha priesa recogieron su ganado y cargaron de las reses muertas, que pasaban de siete, y sin averiguar otra cosa se fueron.

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

39

Del capítulo veinte o es posible, señor mío, sino que De la jamás vista ni oída estas yerbas dan testimonio de que aventura que con más poco pepor aquí cerca debe de estar alligro fue acabada de famoso caguna fuente o arroyo que humedece, y así ballero en el mundo, como la será bien que vayamos un poco más adeacabó el valeroso D. Quijote de lante, que ya toparemos donde podamos la Mancha mitigar esta terrible sed que nos fatiga, que sin duda causa mayor pena que la hambre. Parecióle bien el consejo a Don Quijote, y tomando de la rienda a Rocinante, y Sancho del cabestro a su asno después de haber puesto sobre él los relieves que de la cena quedaron, comenzaron a caminar sobre el prado arriba a tiento, porque la oscuridad de la noche no les dejaba ver cosa alguna; mas no hubieron andado doscientos pasos, cuando llegó a sus oídos un gran ruido de agua, como que de algunos grandes y levantados riscos se despeñaba. Alegróles el ruido en gran manera, y parándose a escuchar hacia que parte sonaba, oyeron a deshora otro estruendo que les aguó el contento del agua, especialmente a Sancho que naturalmente era medroso y de poco ánimo: digo que oyeron que daban unos golpes a

N

Edición on-line


40

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

compás, con un cierto crujir de hierros y cadenas, que acompañados del furioso estruendo del agua, pusieron pavor a cualquier otro corazón que no fuera el de Don Quijote. Era la noche, como se ha dicho, oscura, y ellos acertaron a estar entre unos árboles altos, cuyas hojas, movidas del blando viento, hacían un temeroso y manso ruido; de manera que la soledad, el sitio, la oscuridad, el ruido de la agua con susurro de las hojas, todo causaba horror y espanto, y más cuando vieron que ni los golpes cesaban, ni el viento dormía, ni la mañana llegaba, añadiéndose a todo esto el ignorar el lugar donde se hallaban; pero Don Quijote, acompañado de su intrépido corazón, saltó sobre Rocinante, y embrazando su rodela, terció su lanzón y dijo: Sancho amigo, has de saber que yo nací, por querer del cielo, en nuestra edad de hierro, para resucitar en ella la de oro o la dorada, como suele llamarse; yo soy aquel para quien están guardados los peligros, las grandes hazañas, los valerosos hechos...

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

41

Del capítulo veintidós uenta Cide Hamete Benengeli, auDe la libertad que dio don tor arábigo y manchego, en esta graQuijote a muchos desdichados vísima, altisonante, mínima, dulce que mal de su grado los llevae imaginada historia, que después que enban donde no quisieran ir tre el famoso don Quijote de la Mancha y Sancho Panza, su escudero, pasaron aquellas razones que en el fin del capítulo veinte y uno quedan referidas, que don Quijote alzó los ojos y vio que por el camino que llevaba venían hasta doce hombres a pie, ensartados como cuentas en una gran cadena de hierro por los cuellos, y todos con esposas a las manos; venían ansimismo con ellos dos hombres de a caballo y dos de a pie: los de a caballo, con escopetas de rueda, y los de a pie, con dardos y espadas; y que así como Sancho Panza los vido, dijo: —Esta es cadena de galeotes, gente forzada del rey, que va a las galeras. —¿Cómo gente forzada? —preguntó don Quijote—. ¿Es posible que el rey haga fuerza a ninguna gente? —No digo eso —respondió Sancho—, sino que es gente que por sus delitos va condenada a servir al rey en las galeras de por fuerza.

C

Edición on-line


42

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

—En resolución —replicó don Quijote—, como quiera que ello sea, esta gente, aunque los llevan, van de por fuerza, y no de su voluntad. —Así es —dijo Sancho. —Pues, desa manera —dijo su amo—, aquí encaja la ejecución de mi oficio: desfacer fuerzas y socorrer y acudir a los miserables. —Advierta vuestra merced —dijo Sancho— que la justicia, que es el mesmo rey, no hace fuerza ni agravio a semejante gente, sino que los castiga en pena de sus delitos. Llegó en esto la cadena de los galeotes y don Quijote con muy corteses razones pidió a los que iban en su guarda fuesen servidos de informalle y decille la causa o causas porque llevabanI aquella gente de aquella manera.

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

43

Del capítulo veinticinco i yo lo digo ni lo pienso —responQue trata de las estrañas codió Sancho—. Allá se lo hayan, con sas que en Sierra Morena susu pan se lo coman: si fueron amancedieron al valiente caballero cebados o no, a Dios habrán dado la cuenta. de la Mancha, y de la imitación De mis viñas vengo, no sé nada, no soy amique hizo a la penitencia de Belgo de saber vidas ajenas, que el que compra tenebros y miente, en su bolsa lo siente. Cuanto más, que desnudo nací, desnudo me hallo: ni pierdo ni gano. Mas que lo fuesen, ¿qué me va a mí? Y muchos piensan que hay tocinos, y no hay estacas. Mas ¿quién puede poner puertas al campo? Cuanto más, que de Dios dijeron. —¡Válame Dios —dijo don Quijote—, y qué de necedades vas, Sancho, ensartando! ¿Qué va de lo que tratamos a los refranes que enhilas? Por tu vida, Sancho, que calles, y de aquí adelante entremétete en espolear a tu asno, y deja de hacello en lo que no te importa. Y entiende con todos tus cinco sentidos que todo cuanto yo he hecho, hago e hiciere va muy puesto en razón y muy conforme a las reglas de caballería, que las sé mejor que cuantos caballeros las profesaron en el mundo. —Señor — respondió Sancho—, y ¿es buena regla de caballería que andemos perdidos por estas montañas, sin senda ni camino, buscando a un loco, el cual, después de hallado, quizá le vendrá en voluntad de acabar lo que dejó comenzado, no de su cuento, sino de la cabeza de vuestra merced y de mis costillas, acabándonoslas de romper de todo punto?

N

Edición on-line


44

Enrique MartĂ­nez-Salanova SĂĄnchez

Sierra Morena

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

45

S

acó el libro de memoria don Quijote y, apartándose a una parte, con mucho sosiego comenzó a escribir la carta, y en acabándola llamó a Sancho y le dijo que se la quería leer porque la tomase de memoria, si acaso se le perdiese por el camino, porque de su desdicha todo se podía temer. A lo cual respondió Sancho: —Escríbala vuestra merced dos o tres veces ahí en el libro, y démele, que yo le llevaré bien guardado; porque pensar que yo la he de tomar en la memoria es disparate, que la tengo tan mala, que muchas veces se me olvida cómo me llamo. Pero, con todo eso, dígamela vuestra merced, que me holgaré mucho de oílla, que debe de ir como de molde. —Escucha, que así dice —dijo don Quijote. CARTA DE DON QUIJOTE A DULCINEA DEL TOBOSO Soberana y alta señora: El ferido de punta de ausencia y el llagado de las telas del corazón, dulcísima Dulcinea del Toboso, te envía la salud que él no tiene. Si tu fermosura me desprecia, si tu valor no es en mi pro, si tus desdenes son en mi afincamiento, maguer que yo sea asaz de sufrido, mal podré sostenerme en esta cuita, que, además de ser fuerte, es muy duradera. Mi buen escudero Sancho te dará entera relación, ¡oh bella ingrata, amada enemiga mía!, del modo que por tu causa quedo: si gustares de acorrerme, tuyo soy; y si no, haz lo que te viniere en gusto, que con acabar mi vida habré satisfecho a tu crueldad y a mi deseo. Tuyo hasta la muerte, El Caballero de la Triste Figura

Edición on-line


46

Enrique MartĂ­nez-Salanova SĂĄnchez

Lugar cervantino en Argamasilla de Alba

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Y

47

a te tengo dicho antes de agora muchas veces, Sancho -dijo don Quijote, que eres muy grande hablador, y que, aunque de ingenio boto, muchas veces despuntas de agudo. Mas, para que veas cuán necio eres tú y cuán discreto soy yo, quiero que me oyas un breve cuento. «Has de saber que una viuda hermosa, moza, libre y rica, y, sobre todo, desenfadada, se enamoró de un mozo motilón, rollizo y de buen tomo. Alcanzólo a saber su mayor, y un día dijo a la buena viuda, por vía de fraternal reprehensión: «Maravillado estoy, señora, y no sin mucha causa, de que una mujer tan principal, tan hermosa y tan rica como vuestra merced, se haya enamorado de un hombre tan soez, tan bajo y tan idiota como fulano, habiendo en esta casa tantos maestros, tantos presentados y tantos teólogos, en quien vuestra merced pudiera escoger como entre peras, y decir: «Éste quiero, aquéste no quiero»». Mas ella le respondió, con mucho donaire y desenvoltura: «'Vuestra merced, señor mío, está muy engañado, y piensa muy a lo antiguo si piensa que yo he escogido mal en fulano, por idiota que le parece, pues, para lo que yo le quiero, tanta filosofía sabe, y más, que Aristóteles'». Así que, Sancho, por lo que yo quiero a Dulcinea del Toboso, tanto vale como la más alta princesa de la tierra. Sí , que no todos los poetas que alaban damas, debajo de un nombre que ellos a su albedrío les ponen, es verdad que las tienen.

Edición on-line


48

Enrique MartĂ­nez-Salanova SĂĄnchez

Garganta Mayor, en Sierra Morena

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

T

49

oma bien las señas, que yo procuraré no apartarme destos contornos -dijo don Quijote-, y aun tendré cuidado de subirme por estos más altos riscos, por ver si te descubro cuando vuelvas. Cuanto más, que lo más acertado será, para que no me yerres y te pierdas, que cortes algunas retamas de las muchas que por aquí hay y las vayas poniendo de trecho a trecho, hasta salir a lo raso, las cuales te servirán de mojones y señales para que me halles cuando vuelvas, a imitación del hilo del laberinto de Teseo. -Así lo haré -respondió Sancho Panza. Y, cortando algunos, pidió la bendición a su señor, y, no sin muchas lágrimas de entrambos, se despidió dél. Y, subiendo sobre Rocinante, a quien don Quijote encomendó mucho, y que mirase por él como por su propria persona, se puso en camino del llano, esparciendo de trecho a trecho los ramos de la retama, como su amo se lo había aconsejado. Y así, se fue, aunque todavía le importunaba don Quijote que le viese siquiera hacer dos locuras. Mas no hubo andado cien pasos, cuando volvió y dijo: -Digo, señor, que vuestra merced ha dicho muy bien: que, para que pueda jurar sin cargo de conciencia que le he visto hacer locuras, será bien que vea siquiera una, aunque bien grande la he visto en la quedada de vuestra merced. -¿No te lo decía yo? -dijo don Quijote-. Espérate, Sancho, que en un credo las haré. Y, desnudándose con toda priesa los calzones, quedó en carnes y en pañales, y luego, sin más ni más, dio dos zapatetas en el aire y dos tumbas, la cabeza abajo y los pies en alto, descubriendo cosas que, por no verlas otra vez, volvió Sancho la rienda a Rocinante y se dio por contento y satisfecho de que podía jurar que su amo quedaba loco. Y así, le dejaremos ir su camino, hasta la vuelta, que fue breve.

Edición on-line


50

Enrique MartĂ­nez-Salanova SĂĄnchez

Arroyo en Sierra Morena

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

51

Del capítulo veintiocho odas estas razones oyeron y perciQue trata de la nueva y agrabieron el cura y los que con él esdable aventura que al cura y taban, y por parecerles, como ello barbero sucedió en la mesma era, que allí junto las decían, se levantaron sierra a buscar el dueño, y no hubieron andado veinte pasos, cuando detrás de un peñasco vieron, sentado al pie de un fresno, a un mozo vestido como labrador, al cual, por tener inclinado el rostro, a causa de que se lavaba los pies en el arroyo que por allí corría, no se le pudieron ver por entonces. Y ellos llegaron con tanto silencio que dél no fueron sentidos, ni él estaba a otra cosa atento que a lavarse los pies, que eran tales, que no parecían sino dos pedazos de blanco cristal que entre las otras piedras del arroyo se habían nacido. Suspendióles la blancura y belleza de los pies, pareciéndoles que no estaban hechos a pisar terrones, ni a andar tras el arado y los bueyes, como mostraba el hábito de su dueño; y así, viendo que no habían sido sentidos, el cura, que iba delante, hizo señas a los otros dos que se agazapasen o escondiesen detrás de unos pedazos de peña que allí había, y así lo hicieron todos, mirando con atención lo que el mozo hacía; el cual traía puesto un capotillo pardo de dos haldas, muy ceñido al cuerpo con una toalla blanca. Traía, ansimesmo, unos calzones y polainas de paño pardo, y en la cabeza una montera parda. Tenía las polainas levantadas hasta la mitad de la pierna, que, sin duda alguna, de blanco alabastro parecía. Acabóse de lavar los hermosos pies, y luego,

T

Edición on-line


52

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

con un paño de tocar, que sacó debajo de la montera, se los limpió; y, al querer quitársele, alzó el rostro, y tuvieron lugar los que mirándole estaban de ver una hermosura incomparable; tal, que Cardenio dijo al cura, con voz baja: -Ésta, ya que no es Luscinda, no es persona humana, sino divina. El mozo se quitó la montera, y, sacudiendo la cabeza a una y a otra parte, se comenzaron a descoger y desparcir unos cabellos, que pudieran los del sol tenerles envidia. Con esto conocieron que el que parecía labrador era mujer, y delicada, y aun la más hermosa que hasta entonces los ojos de los dos habían visto, y aun los de Cardenio, si no hubieran mirado y conocido a Luscinda; que después afirmó que sola la belleza de Luscinda podía contender con aquélla. Los luengos y rubios cabellos no sólo le cubrieron las espaldas, mas toda en torno la escondieron debajo de ellos; que si no eran los pies, ninguna otra cosa de su cuerpo se parecía: tales y tantos eran. En esto, les sirvió de peine unas manos, que si los pies en el agua habían parecido pedazos de cristal, las manos en los cabellos semejaban pedazos de apretada nieve; todo lo cual, en más admiración y en más deseo de saber quién era ponía a los tres que la miraban.

Arroyo en Sierra Morena

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

53

Del capítulo trigésimo quinto n esto oyeron un gran ruido en el Que trata de la brava y desaposento, y que Don Quijote decía comunal batalla que Don Quia voces: Tente ladrón malandrín, jote tuvo con cueros de vino, y follón, que aquí te tengo y no te ha de vase da fin a la novela del curioler tu cimitarra. Y parecía que daba granso impertinente des cuchilladas por las paredes, y dijo Sancho: No tienen que pararse a escuchar, sino entren a despedir la pelea o ayudar a mi amo; aunque ya no será menester, porque sin duda alguna el gigante está ya muerto y dando cuenta a Dios de su pasada y mala vida, que yo vi correr la sangre por el suelo, y la cabeza cortada y caída a un lado, que es tamaña como un gran cuero de vino. Que me maten, dijo a esta sazón el ventero, si Don Quijote o don diablo no ha dado alguna cuchillada en alguno de los cueros de vino tinto que a su cabecera estaban llenos, y el vino derramado debe de ser lo que le parece sangre a este buen hombre. Y con esto entró en el aposento, y todos tras él y hallaron a Don Quijote en el más extraño traje del mundo. Estaba en camisa, la cual no era tan cumplida que

E

Edición on-line


54

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

por delante le acabase de cubrir los muslos, y por detrás tenía seis dedos menos; las piernas eran muy largas y flacas, llenas de vello y no nada limpias; tenía en la cabeza un bonetillo colorado grasiento, que era del ventero; en el brazo izquierdo tenía revuelta la manta de la cama con quien tenía ojeriza Sancho, y en él se sabía bien el por qué; y en la derecha desenvainada la espada, con la cual daba cuchilladas a todas partes diciendo palabras como si verdaderamente estuviera peleando con algún gigante. Y es lo bueno, que no tenía los ojos abiertos, porque estaba durmiendo y soñando que estaba en batalla con el gigante; que fue tan intensa la imaginación de la aventura que iba a fenecer, que le hizo soñar que ya había llegado al reino de Micomicón, y que ya estaba en la pelea con su enemigo; y había dado tantas cuchilladas en los cueros, creyendo que las daba en el gigante, que todo el aposento estaba lleno de vino, lo cual visto por el ventero, tomó tanto enojo que arremetió a Don Quijote, y a puño cerrado le comenzó a dar tantos golpes, que si Cardenio y el cura no se le quitaran, él acabara la guerra del gigante. Y con todo aquello no despertaba el pobre caballero, hasta que el barbero trujo un gran caldero de agua fría del pozo, y se la echó por todo el cuerpo de golpe; con lo cual despertó Don Quijote, mas no con tanto acuerdo que echase de ver de la manera que estaba. Dorotea que vió cuán corta y sutilmente estaba vestido, no quiso entrar a ver la batalla de su ayudador y de su contrario.

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

55

Del capítulo cuarenta y siete uando don Quijote se vio de aquella Del estraño modo con que manera enjaulado y encima del carro, fue encantado don Quijote, con dijo: —Muchas y muy graves histootros famosos sucesos. rias he yo leído de caballeros andantes, pero jamás he leído, ni visto, ni oído que a los caballeros encantados los lleven desta manera y con el espacio que prometen estos perezosos y tardíos animales, porque siempre los suelen llevar por los aires con estraña ligereza, encerrados en alguna parda y escura nube o en algún carro de fuego, o ya sobre algún hipogrifo o otra bestia semejante; pero que me lleven a mí agora sobre un carro de bueyes, ¡vive Dios que me pone en confusión! Pero quizá la caballería y los encantos destos nuestros tiempos deben de seguir otro camino que siguieron los antiguos. Y también podría ser que, como yo soy nuevo caballero en el mundo, y el primero que ha resucitado el ya olvidado ejercicio de la caballería aventurera, también nuevamente se hayan inventado otros géneros de encantamentos y otros modos de llevar a los encantados. ¿Qué te parece desto, Sancho hijo?. —No sé yo lo que me parece — respondió Sancho—, por no ser tan leído como vuestra merced en las escrituras andantes; pero, con todo eso, osaría afirmar y jurar que estas visiones que por aquí andan, que no son del todo católicas.

C

Edición on-line


56

Enrique MartĂ­nez-Salanova SĂĄnchez

Trigal en La Mancha Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

57

Del capítulo cincuenta y dos ois un grandísimo bellaco –dijo a esta De la pendencia que don sazón don Quijote–; y vos sois el vaQuijote tuvo con el cabrero, cío y el menguado, que yo estoy más con la rara aventura de los delleno que jamás lo estuvo la muy hideputa ceplinantes, a quien dio felice puta que os parió. Y, diciendo y haciendo, fin a costa de su sudor arrebató de un pan que junto a sí tenía, y dio con él al cabrero en todo el rostro, con tanta furia, que le remachó las narices; mas el cabrero, que no sabía de burlas, viendo con cuántas veras le maltrataban, sin tener respeto a la alhombra, ni a los manteles, ni a todos aquellos que comiendo estaban, saltó sobre don Quijote, y, asiéndole del cuello con entrambas manos, no dudara de ahogalle, si Sancho Panza no llegara en aquel punto, y le asiera por las espaldas y diera con él encima de la mesa, quebrando platos, rompiendo tazas y derramando y esparciendo cuanto en ella estaba. Don Quijote, que se vio libre, acudió a subirse sobre el cabrero; el cual, lleno de sangre el rostro, molido a coces de Sancho, andaba buscando a gatas algún cuchillo de la mesa para hacer alguna sanguinolenta venganza, pero estorbábanselo el canónigo y el cura; mas el barbero hizo de suerte que el cabrero cogió debajo de sí a don Quijote, sobre el cual llovió tanto número de mojicones, que del rostro del pobre caballero llovía tanta sangre como del suyo.

S

Edición on-line


58

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

D

59

on Quijote, que vio los estraños trajes de los diciplinantes, sin pasarle por la memoria las muchas veces que los había de haber visto, se imaginó que era cosa de aventura y que a él solo tocaba, como a caballero andante, el acometerla, y confirmóle más esta imaginación pensar que una imagen que traían cubierta de luto fuese alguna principal señora que llevaban por fuerza aquellos follones y descomedidos malandrines; y como esto le cayó en las mientes, con gran ligereza arremetió a Rocinante, que paciendo andaba, quitándole del arzón el freno y el adarga, y en un punto le enfrenó, y, pidiendo a Sancho su espada, subió sobre Rocinante y embrazó su adarga y dijo en alta voz a todos los que presentes estaban: —Agora, valerosa compañía, veredes cuánto importa que haya en el mundo caballeros que profesen la orden de la andante caballería; agora digo que veredes, en la libertad de aquella buena señora que allí va cautiva, si se han de estimar los caballeros andantes. Y en diciendo esto apretó los muslos a Rocinante, porque espuelas no las tenía, y a todo galope, porque carrera tirada no se lee en toda esta verdadera historia que jamás la diese Rocinante, se fue a encontrar con los diciplinantes, bien que fueran el cura y el canónigo y barbero a detenelleI; mas no les fue posible, ni menos le detuvieron las voces que Sancho le daba...

Edición on-line


60

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

E

61

n una lo diré —replicó don Quijote—, y es esta: que luego al punto dejéis libre a esa hermosa señora, cuyas lágrimas y triste semblante dan claras muestras que la lleváis contra su voluntad y que algún notorio desaguisado le habedes fecho; y yo, que nací en el mundo para desfacer semejantes agravios, no consentiré que un solo paso adelante pase sin darle la deseada libertad que merece. En estas razones cayeron todos los que las oyeron que don Quijote debía de ser algún hombre loco, y tomáronse a reír muy de gana, cuya risa fue poner pólvora a la cólera de don Quijote, porque, sin decir más palabra, sacando la espada, arremetió a las andas. Uno de aquellos que las llevaban, dejando la carga a sus compañeros, salió al encuentro de don Quijote, enarbolando una horquilla o bastón con que sustentaba las andas en tanto que descansaba; y recibiendo en ella una gran cuchillada que le tiró don Quijote, con que se la hizo dos partes, con el último tercio que le quedó en la mano dio tal golpe a don Quijote encima de un hombro, por el mismo lado de la espada —que no pudo cubrir el adarga contra villana fuerza—, que el pobre don Quijote vino al suelo muy malparado.

Edición on-line


62

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

S

63

ancho Panza, que jadeando le iba a los alcances, viéndole caído, dio voces a su moledor que no le diese otro palo, porque era un pobre caballero encantado, que no había hecho mal a nadie en todos los días de su vida. Mas lo que detuvo al villano no fueron las voces de Sancho, sino el ver que don Quijote no bullía pie ni mano, y, así, creyendo que le había muerto, con priesa se alzó la túnica a la cinta y dio a huir por la campaña como un gamo. Ya en esto llegaron todos los de la compañía de don Quijote adonde él estaba; mas los de la procesión, que los vieron venir corriendo, y con ellos los cuadrilleros con sus ballestas, temieron algún mal suceso y hiciéronse todos un remolino alrededor de la imagen, y alzados los capirotes, empuñando las diciplinas, y los clérigos los ciriales, esperaban el asalto con determinación de defenderse, y aun ofender si pudiesen, a sus acometedores. Pero la fortuna lo hizo mejor que se pensaba, porque Sancho no hizo otra cosa que arrojarse sobre el cuerpo de su señor, haciendo sobre él el más doloroso y risueño llanto del mundo, creyendo que estaba muerto.

Edición on-line


64

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

L

65

as palabras primeras que estaban escritas en el pergamino que se halló en la caja de plomo eran estas: Los académicos de la Argamasilla, lugar de la Mancha, en vida y muerte del valeroso don Quijote de la Mancha, «hoc scripserunt» EL MONICONGO, ACADÉMICO DE LA ARGAMASILLA, A LA SEPULTURA DE DON QUIJOTE Epitafio El calvatrueno que adornó a la Mancha de más despojos que Jasón de Creta; el jüicio que tuvo la veleta aguda donde fuera mejor ancha; el brazo que su fuerza tanto ensancha, que llegó del Catay hasta Gaeta; la musa más horrenda y más discreta que grabó versos en broncínea plancha; el que a cola dejó los Amadises y en muy poquito a Galaores tuvo, estribando en su amor y bizarría; el que hizo callar los Belianises, aquel que en Rocinante errando anduvo, yace debajo desta losa fría...

Edición on-line


66

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


67

El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

DEL PANIAGUADO, ACADÉMICO DE LA ARGAMASILLA, «IN LAUDEM DULCINEAE DEL TOBOSO» Soneto Esta que veis de rostro amondongado, alta de pechos y ademán brioso, es Dulcinea, reina del Toboso, de quien fue el gran Quijote aficionado. Pisó por ella el uno y otro lado de la gran Sierra Negra y el famoso campo de Montïel, hasta el herboso llano de Aranjüez, a pie y cansado (culpa de Rocinante). ¡Oh dura estrella!, que esta manchega dama y este invito andante caballero, en tiernos años, ella dejó, muriendo, de ser bella, y él, aunque queda en mármores escrito, no pudo huir de amor, iras y engaños.

Edición on-line


68

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


69

El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

DEL BURLADOR, ACADÉMICO ARGAMASILLESCO, A SANCHO PANZA Soneto Sancho Panza es aqueste, en cuerpo chico, pero grande en valor, ¡milagro estraño!, escudero el más simple y sin engaño que tuvo el mundo, os juro y certifico. De ser conde no estuvo en un tantico, si no se conjuraran en su daño insolencias y agravios del tacaño siglo, que aun no perdonan a un borrico. Sobre él anduvo (con perdón se miente) este manso escudero, tras el manso caballo Rocinante y tras su dueño. ¡Oh vanas esperanzas de la gente, cómo pasáis con prometer descanso y al fin paráis en sombra, en humo, en sueño!

Edición on-line


70

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

DEL CAPRICHOSO8, DISCRETÍSIMO ACADÉMICO DE LA ARGAMASILLA, EN LOOR DE ROCINANTE, CABALLO DE DON QUIJOTE DE LA MANCHA Soneto En el soberbio trono diamantino que con sangrientas plantas huella Marte, frenético el Manchego su estandarte tremola con esfuerzo peregrino, cuelga las armas y el acero fino con que destroza, asuela, raja y parte... ¡Nuevas proezas!, pero inventa el arte un nuevo estilo al nuevo paladino. Y si de su Amadís se precia Gaula, por cuyos bravos descendientes Grecia triunfó mil veces y su fama ensancha, hoy a Quijote le corona el aula do Belona preside, y dél se precia, más que Grecia ni Gaula, la alta Mancha. Nunca sus glorias el olvido mancha, pues hasta Rocinante, en ser gallardo, excede a Brilladoro y a Bayardo.

Edición on-line

71


72

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

E

73

l que de vos vive ausente, dulcísima Dulcinea, a mayores miserias que estas está sujeto. Ayúdame, Sancho amigo, a ponerme sobre el carro encantado, que ya no estoy para oprimir la silla de Rocinante, porque tengo todo este hombro hecho pedazos. —Eso haré yo de muy buena gana, señor mío —respondió Sancho—, y volvamos a mi aldea en compañía destos señores que su bien desean, y allí daremos orden de hacer otra salida que nos sea de más provecho y fama. —Bien dices, Sancho —respondió don Quijote—, y será gran prudencia dejar pasar el mal influjo de las estrellas que agora corre. El canónigo y el cura y barbero le dijeron que haría muy bien en hacer lo que decía, y así, habiendo recebido grande gusto de las simplicidades de Sancho Panza, pusieron a don Quijote en el carro, como antes venía. La procesión volvió a ordenarse y a proseguir su camino; el cabrero se despidió de todos; los cuadrilleros no quisieron pasar adelante, y el cura les pagó lo que se les debía; el canónigo pidió al cura le avisase el suceso de don Quijote, si sanaba de su locura o si proseguía en ella, y con esto tomó licencia para seguir su viaje. En fin, todos se dividieron y apartaron, quedando solos el cura y barbero, don Quijote y Panza y el

Edición on-line


74

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

bueno de Rocinante, que a todo lo que había visto estaba con tanta paciencia como su amo. El boyero unció sus bueyes y acomodó a don Quijote sobre un haz de heno y con su acostumbrada flema siguió el camino que el cura quiso, y a cabo de seis días llegaron a la aldea de don Quijote, adonde entraron en la mitad del día, que acertó a ser domingo35, y la gente estaba toda en la plaza, por mitad de la cual atravesó el carro de don Quijote. Acudieron todos a ver lo que en el carro venía y, cuando conocieron a su compatrioto, quedaron maravillados, y un muchacho acudió corriendo a dar las nuevas a su ama y a su sobrina de que su tío y su señor venía flaco y amarillo y tendido sobre un montón de heno y sobre un carro de bueyes. Cosa de lástima fue oír los gritos que las dos buenas señoras alzaron, las bofetadas que se dieron, las maldiciones que de nuevo echaron a los malditos libros de caballerías, todo lo cual se renovó cuando vieron entrar a don Quijote por sus puertas.

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

A

75

las nuevas desta venida de don Quijote, acudió la mujer de Sancho Panza, que ya había sabido que había ido con él sirviéndole de escudero, y, así como vio a Sancho, lo primero que le preguntó fue que si venía bueno el asno. Sancho respondió que venía mejor que su amo. –Gracias sean dadas a Dios –replicó ella–, que tanto bien me ha hecho; pero contadme agora, amigo: ¿qué bien habéis sacado de vuestras escuderías?, ¿qué saboyana me traes a mí?, ¿qué zapaticos a vuestros hijos? –No traigo nada deso –dijo Sancho–, mujer mía, aunque traigo otras cosas de más momento y consideración. –Deso recibo yo mucho gusto –respondió la mujer–; mostradme esas cosas de más consideración y más momento, amigo mío, que las quiero ver, para que se me alegre este corazón, que tan triste y descontento ha estado en todos los siglos de vuestra ausencia. –En casa os las mostraré, mujer –dijo Panza–, y por agora estad contenta, que, siendo Dios servido de que otra vez salgamos en viaje a buscar aventuras, vos me veréis presto conde o gobernador de una ínsula, y no de las de por ahí, sino la mejor que pueda hallarse. –Quiéralo así el cielo, marido mío; que bien lo habemos menester. Mas, decidme: ¿qué es eso de ínsulas, que no lo entiendo? –No es la miel para la boca del asno –respondió Sancho–; a su tiempo lo verás, mujer, y aun te admirarás de oírte llamar Señoría de todos tus vasallos.

Edición on-line


76

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

–¿Qué es lo que decís, Sancho, de señorías, ínsulas y vasallos? –respondió Juana Panza, que así se llamaba la mujer de Sancho, aunque no eran parientes, sino porque se usa en la Mancha tomar las mujeres el apellido de sus maridos. –No te acucies, Juana, por saber todo esto tan apriesa; basta que te digo verdad, y cose la boca. Sólo te sabré decir, así de paso, que no hay cosa más gustosa en el mundo que ser un hombre honrado escudero de un caballero andante buscador de aventuras. Bien es verdad que las más que se hallan no salen tan a gusto como el hombre querría, porque de ciento que se encuentran, las noventa y nueve suelen salir aviesas y torcidas. Sélo yo de expiriencia, porque de algunas he salido manteado, y de otras molido; pero, con todo eso, es linda cosa esperar los sucesos atravesando montes, escudriñando selvas, pisando peñas, visitando castillos, alojando en ventas a toda discreción, sin pagar, ofrecido sea al diablo, el maravedí. Todas estas pláticas pasaron entre Sancho Panza y Juana Panza, su mujer, en tanto que el ama y sobrina de don Quijote le recibieron, y le desnudaron, y le tendieron en su antiguo lecho. Mirábalas él con ojos atravesados, y no acababa de entender en qué parte estaba. El cura encargó a la sobrina tuviese gran cuenta con regalar a su tío, y que estuviesen alerta de que otra vez no se les escapase, contando lo que había sido menester para traelle a su casa. Aquí alzaron las dos de nuevo los gritos al cielo; allí se renovaron las maldiciones de los libros de caballerías, allí pidieron al cielo que confundiese en el centro del abismo a los autores de tantas mentiras y disparates. Finalmente, ellas quedaron confusas y temerosas de que se habían de ver sin su amo y tío en el mesmo punto que tuviese alguna mejoría; y sí fue como ellas se lo imaginaron.

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Segunda parte

Ediciรณn on-line

77


78

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

79

Del capítulo noveno edia noche era por filo, poco más Donde se cuenta lo que en él a menos, cuando don Quijote y se verá. Sancho dejaron el monte y entraron en el Toboso. Estaba el pueblo en un sosegado silencio, porque todos sus vecinos dormían y reposaban a pierna tendida, como suele decirse. Era la noche entreclara, puesto que quisiera Sancho que fuera del todo escura, por hallar en su escuridad disculpa de su sandez. No se oía en todo el lugar sino ladridos de perros, que atronaban los oídos de don Quijote y turbaban el corazón de Sancho. De cuando en cuando rebuznaba un jumento, gruñían puercos, mayaban gatos, cuyas voces, de diferentes sonidos, se aumentaban con el silencio de la noche, todo lo cual tuvo el enamorado caballero a mal agüero; pero, con todo esto, dijo a Sancho: —Sancho hijo, guía al palacio de Dulcinea: quizá podrá ser que la hallemos despierta. —¿A qué palacio tengo de guiar, cuerpo del sol —respondió Sancho—, que en el que yo vi a su grandeza no era sino casa muy pequeña? (.........) Guió don Quijote, y habiendo andado como docientos pasos, dio con el bulto que hacía la sombra, y vio una gran torre, y luego conoció que el tal edificio no era alcázar, sino la iglesia principal del pueblo. Y dijo: —Con la iglesia hemos dado, Sancho.

M

Edición on-line


80

Enrique MartĂ­nez-Salanova SĂĄnchez

Iglesia de El Toboso Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

81

Del capítulo catorce n lo que se detuvo don Quijote en Donde se prosigue la avenque Sancho subiese en el alcornoque tura del Caballero del Bosque tomó el de los Espejos del campo lo que le pareció necesario, y, creyendo que lo mismo habría hecho don Quijote, sin esperar son de trompeta ni otra señal que los avisase volvió las riendas a su caballo, que no era más ligero ni de mejor parecer que Rocinante, y a todo su correr, que era un mediano trote, iba a encontrar a su enemigo; pero, viéndole ocupado en la subida de Sancho, detuvo las riendas y paróse en la mitad de la carrera, de lo que el caballo quedó agradecidísimo, a causa que ya no podía moverse. Don Quijote, que le pareció que ya su enemigo venía volando, arrimó reciamente las espuelas a las trasijadas ijadas de Rocinante y le hizo aguijar de manera, que cuenta la historia que esta sola vez se conoció haber corrido algo, porque todas las demás siempre fueron trotes declarados, y con esta no vista furia llegó donde el de los Espejos estaba hincando a su caballo las espuelas hasta los botones, sin que le pudiese mover un solo dedo del lugar donde había hecho estanco de su carrera. En esta buena sazón y coyuntura halló don Quijote a su contrario, embarazado con su caballo y ocupado con su lanza, que nunca o no acertó o no tuvo lugar de ponerla en ristre. Don Quijote, que no miraba en estos inconvenientes, a salvamano y sin peligro alguno encontró al de los Espejos, con tanta fuerza, que mal de su grado le hizo venir al suelo por las ancas del caballo, dando tal caída, que sin mover pie ni mano dio señales de que estaba muerto.

E

Edición on-line


82

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Bosque de los alcornocales. Castellar. Cádiz Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

83

quí cesó la referida exclamación del Del capítulo diecisiete De donde se declaró el últiautor, y pasó adelante, anudando mo punto y estremo adonde el hilo de la historia, diciendo que llegó y pudo llegar el inaudito visto el leonero ya puesto en postura a don ánimo de don Quijote con la feQuijote, y que no podía dejar de soltar al licemente acabada aventura de león macho, so pena de caer en la desgralos leones cia del indignado y atrevido caballero, abrió de par en par la primera jaula, donde estaba, como se ha dicho, el león, el cual pareció de grandeza extraordinaria y de espantable y fea catadura. Lo primero que hizo fue revolverse en la jaula donde venía echado y tender la garra y desperezarse todo; abrió luego la boca y bostezó muy despacio, y con casi dos palmos de lengua que sacó fuera se despolvoreó los ojos y se lavó el rostro. Hecho esto, sacó la cabeza fuera de la jaula y miró a todas partes con los ojos hechos brasas, vista y ademán para poner espanto a la misma temeridad. Solo don Quijote lo miraba atentamente, deseando que saltase ya del carro y viniese con él a las manos, entre las cuales pensaba hacerle pedazos. Hasta aquí llegó el estremo de su jamás vista locura. Pero el generoso león, más comedido que arrogante, no haciendo caso de niñerías ni de bravatas, después de haber mirado a una y otra parte, como se ha dicho, volvió las espaldas y enseñó sus traseras partes a don Quijote, y con gran flema y remanso se volvió a echar en la jaula.

A

Edición on-line


84

Enrique MartĂ­nez-Salanova SĂĄnchez

Atardecer en un trigal manchego Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

85

luego se hincó de rodillas y hizo Del capítulo veintidós Donde se da cuenta de la una oración en voz baja al cielo, pigrande aventura de la cueva de diendo a Dios le ayudase y le dieMontesinos, que está en el cose buen suceso en aquella, al parecer, pelirazón de la Mancha, a quien grosa y nueva aventura, y en voz alta dijo dio felice cima el valeroso don luego: Quijote de la Mancha. ¡Oh señora de mis acciones y movimientos, clarísima y sin par Dulcinea del Toboso! Si es posible que lleguen a tus oídos las plegarias y rogaciones deste tu venturoso amante, por tu inaudita belleza te ruego las escuches, que no son otras que rogarte no me niegues tu favor y amparo, ahora que tanto le he menester. Yo voy a despeñarme, a empozarme y a hundirme en el abismo que aquí se me representa, solo porque conozca el mundo que si tú me favoreces no habrá imposible a quien yo no acometa y acabe. Y en diciendo esto se acercó a la sima, vio no ser posible descolgarse ni hacer lugar a la entrada, si no era a fuerza de brazos o a cuchilladas, y, así, poniendo mano a la espada comenzó a derribar y a cortar de aquellas malezas que a la boca de la cueva estaban, por cuyo ruido y estruendo salieron por ella una infinidad de grandísimos cuervos y grajos, tan espesos y con tanta priesa, que dieron con don Quijote en el suelo; y si él fuera tan agorero como católico cristiano, lo tuviera a mala señal y escusara de encerrarse en lugar semejante.

Y

Edición on-line


86

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

I

87

ba don Quijote dando voces que le diesen soga y más soga, y ellos se la daban poco a poco; y cuando las voces, que acanaladas por la cueva salían, dejaron de oírse, ya ellos tenían descolgadas las cien brazas de soga y fueron de parecer de volver a subir a don Quijote, pues no le podían dar más cuerda. Con todo eso, se detuvieron como media hora, al cabo del cual espacio volvieron a recoger la soga con mucha facilidad y sin peso alguno, señal que les hizo imaginar que don Quijote se quedaba dentro, y creyéndolo así Sancho, lloraba amargamente y tiraba con mucha priesa por desengañarse; pero llegando, a su parecer, a poco más de las ochenta brazas, sintieron peso, de que en estremo se alegraron. Finalmente, a las diez vieron distintamente a don Quijote, a quien dio voces Sancho, diciéndole: —Sea vuestra merced muy bien vuelto, señor mío, que ya pensábamos que se quedaba allá para casta. Pero no respondía palabra don Quijote; y sacándole del todo, vieron que traía cerrados los ojos, con muestras de estar dormido. Tendiéronle en el suelo y desliáronle, y, con todo esto, no despertaba; pero tanto le volvieron y revolvieron, sacudieron y menearon, que al cabo de un buen espacio volvió en sí, desperezándose, bien como si de algún grave y profundo sueño despertara. y, mirando a una y otra parte, como espantado, dijo: Dios os lo perdone, amigos; que me habéis quitado de la más sabrosa y agradable vida y vista que ningún humano ha visto ni pasado.

Edición on-line


88

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

89

reguntó luego don Quijote al ven- Del capítulo veinticinco Donde se apunta la aventutero qué mase Pedro era aquel y qué ra del rebuzno y la graciosa del retablo y qué mono traía. A lo que titerero, con las memorables respondió el ventero: —Este es un famoadivinanzas del mono adivino so titerero, que ha muchos días que anda por esta Mancha de Aragón enseñando un retablo de la libertad de Melisendra, dada por el famoso don Gaiferos, que es una de las mejores y más bien representadas historias que de muchos años a esta parte en este reino se han visto. Trae asimismo consigo un mono de la más rara habilidad que se vio entre monos ni se imaginó entre hombres, porque, si le preguntan algo, está atento a lo que le preguntan y luego salta sobre los hombros de su amo y, llegándosele al oído, le dice la respuesta de lo que le preguntan, y maese Pedro la declara luego; y de las cosas pasadas dice mucho más que de las que están por venir, y aunque no todas veces acierta en todas, en las más no yerra, de modo que nos hace creer que tiene el diablo en el cuerpo. Dos reales lleva por cada pregunta, si es que el mono responde, quiero decir, si responde el amo por él, después de haberle hablado al oído; y, así, se cree que el tal maese Pedro está riquísimo, y es hombre galante, como dicen en Italia, y bon compaño, y dase la mejor vida del mundo: habla más que seis y bebe más que doce, todo a costa de su lengua y de su mono y de su retablo.

P

Edición on-line


90

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

91

Del capítulo veintinueve or sus pasos contados y por contar, De la famosa aventura del dos días después que salieron de la barco encantado alameda llegaron don Quijote y Sancho al río Ebro, y el verle fue de gran gusto a don Quijote, porque contempló y miró en él la amenidad de sus riberas, la claridad de sus aguas, el sosiego de su curso y la abundancia de sus líquidos cristales, cuya alegre vista renovó en su memoria mil amorosos pensamientos. Especialmente fue y vino en lo que había visto en la cueva de Montesinos, que, puesto que el mono de maese Pedro le había dicho que parte de aquellas cosas eran verdad y parte mentira, él se atenía más a las verdaderas que a las mentirosas, bien al revés de Sancho, que todas las tenía por la mesma mentira. Yendo, pues, desta manera, se le ofreció a la vista un pequeño barco sin remos ni otras jarcias algunas, que estaba atado en la orilla a un tronco de un árbol que en la ribera estaba. Miró don Quijote a todas partes, y no vio persona alguna; y luego sin más ni más se apeó de Rocinante y mandó a Sancho que lo mesmo hiciese del rucio y que a entrambas bestias las atase muy bien juntas al tronco de un álamo o sauce que allí estaba.

P

Edición on-line


92

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

H

93

az, Sancho, la averiguación que te he dicho, y no te cures de otra, que tú no sabes qué cosa sean coluros, líneas, paralelos, zodiacos, eclíticasI, polos, solsticios, equinocios, planetas, signos, puntos, medidas, de que se compone la esfera celeste y terrestre; que si todas estas cosas supieras, o parte dellas, vieras claramente qué de paralelos hemos cortado, qué de signos visto y qué de imágines hemos dejado atrás y vamos dejando ahora. Y tórnote a decir que te tientes y pesques, que yo para mí tengo que estás más limpio que un pliego de papel liso y blanco. Tentóse Sancho, y llegando con la mano bonitamente y con tiento hacia la corva izquierda, alzó la cabeza y miró a su amo, y dijo: —O la experiencia es falsa o no hemos llegado adonde vuesa merced dice, ni con muchas leguas. —Pues ¿qué —preguntó don Quijote—, has topado algo? —¡Y aun algos! —respondió Sancho. Y, sacudiéndose los dedos, se lavó toda la mano en el río, por el cual sosegadamente se deslizaba el barco por mitad de la corriente, sin que le moviese alguna inteligencia secreta, ni algún encantador escondido, sino el mismo curso del agua, blando entonces y suave.

Edición on-line


94

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

95

ero veis aquí cuando a deshora en- Del capítulo cuarenta y uno traron por el jardín cuatro salvajes, De la venida de Clavileño, vestidos todos de verde yedra, que con el fin desta dilatada sobre sus hombros traían un gran caballo aventura de madera. Pusiéronle de pies en el suelo y uno de los salvajes dijo: -Suba sobre esta máquina el que tuviere ánimo para ello. -Aquí—dijo Sancho— yo no subo, porque ni tengo ánimo ni soy caballero. Y el salvaje prosiguió diciendo: -Y ocupe las ancas el escudero, si es que lo tiene, y fíese del valeroso Malambruno, que, si no fuere de su espada, de ninguna otra ni de otra malicia será ofendido; y no hay más que torcer esta clavija que sobre el cuello trae puesta, que él los llevará por los aires adonde los atiende Malambruno; pero porque la alteza y sublimidad del camino no les cause váguidos3, se han de cubrir los ojos hasta que el caballo relinche, que será señal de haber dado fin a su viaje. Esto dicho, dejando a Clavileño, con gentil continente se volvieron por donde habían venido. La Dolorida, así como vio al caballo, casi con lágrimas dijo a don Quijote: —Valeroso caballero, las promesas de Malambruno han sido ciertas: el caballo está en casa, nuestras barbas crecen, y cada una de nosotras y con cada pelo dellas te suplicamos nos rapes y tundas, pues no está en más sino en que subas en él con tu escudero y des felice principio a vuestro nuevo viaje

P

Edición on-line


96

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

O

97

yó Sancho las voces, y apretándose con su amo y ciñiéndole con los brazos, le dijo: —Señor, ¿cómo dicen estos que vamos tan altos, si alcanzan acá sus voces y no parecen sino que están aquí hablando junto a nos-

otros? —No repares en eso, Sancho, que como estas cosas y estas volaterías van fuera de los cursos ordinarios, de mil leguas verás y oirás lo que quisieres. Y no me aprietes tanto, que me derribas; y en verdad que no sé de qué te turbas ni te espantas, que osaré jurar que en todos los días de mi vida he subido en cabalgadura de paso más llano: no parece sino que no nos movemos de un lugar. Destierra, amigo, el miedo, que, en efecto, la cosa va como ha de ir y el viento llevamos en popa. —Así es la verdad —respondió Sancho—, que por este lado me da un viento tan recio, que parece que con mil fuelles me están soplando. Y así era ello, que unos grandes fuelles le estaban haciendo aire: tan bien trazada estaba la tal aventura por el duque y la duquesa y su mayordomo, que no le faltó requisito que la dejase de hacer perfecta.

Edición on-line


98

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

99

Del capítulo cuarenta y tres tentísimamente le escuchaba SanDe los consejos segundos cho y procuraba conservar en la que dio don Quijote memoria sus consejos, como quien a Sancho Panza pensaba guardarlos y salir por ellos a buen parto de la preñez de su gobierno. Prosiguió, pues, don Quijote y dijo: —En lo que toca a cómo has de gobernar tu persona y casa, Sancho, lo primero que te encargo es que seas limpio y que te cortes las uñas, sin dejarlas crecer, como algunos hacen, a quien su ignorancia les ha dado a entender que las uñas largas les hermosean las manos, como si aquel escremento y añadidura que se dejan de cortar fuese uña, siendo antes garras de cernícalo lagartijero, puerco y extraordinario abuso. »No andes, Sancho, desceñido y flojo, que el vestido descompuestoI da indicios de ánimo desmazalado, si ya la descompostura y flojedad no cae debajo de socarronería, como se juzgó en la de Julio César. »Toma con discreción el pulso a lo que pudiere valer tu oficio, y si sufriere que des librea a tus criados, dásela honesta y provechosa más que vistosa y bizarra, y repártela entre tus criados y los pobres: quiero decir que si has de vestir seis pajes, viste tres y otros tres pobres, y así tendrás pajes para el cielo y para el suelo; y este nuevo modo de dar librea no le alcanzan los vanagloriosos.

A

Edición on-line


100

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

N

101

o comas ajos ni cebollas, porque no saquen por el olor tu villanería. Anda despacio; habla con reposo, pero no de manera que parezca que te escuchas a ti mismo, que toda afectación es mala. Come poco y cena más poco, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago. Sé templado en el beber, considerando que el vino demasiado ni guarda secreto ni cumple palabra. Ten cuenta, Sancho, de no mascar a dos carrillos ni de erutar delante de nadie. -Eso de erutar no entiendo —dijo Sancho. Y don Quijote le dijo: —Erutar, Sancho, quiere decir ‘regoldar’, y este es uno de los más torpes vocablos que tiene la lengua castellana, aunque es muy sinificativo; y, así, la gente curiosa se ha acogido al latín, y al regoldar dice erutar, y a los regüeldos, erutaciones, y cuando algunos no entienden estos términos, importa poco, que el uso los irá introduciendo con el tiempo, que con facilidad se entiendan; y esto es enriquecer la lengua, sobre quien tiene poder el vulgo y el uso. —En verdad, señor —dijo Sancho—, que uno de los consejos y avisos que pienso llevar en la memoria ha de ser el de no regoldar, porque lo suelo hacer muy a menudo. —Erutar, Sancho, que no regoldar—dijo don Quijote. —Erutar diré de aquí adelante —respondió Sancho— , y a fee que no se me olvide.

Edición on-line


102

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

103

Del capítulo cuarenta y siete o se ha de comer, señor goberDonde se prosigue cómo se nador, sino como es uso y cosportaba Sancho Panza tumbre en las otras ínsulas donen su gobierno de hay gobernadores. Yo, señor, soy médico y estoy asalariado en esta ínsula para serlo de los gobernadores della, y miro por su salud mucho más que por la mía, estudiando de noche y de día y tanteando la complexión del gobernador, para acertar a curarle cuando cayere enfermo; y lo principal que hago es asistir a sus comidas y cenas, y a dejarle comer de lo que me parece que le conviene y a quitarle lo que imagino que le ha de hacer daño y ser nocivo al estómago; y así mandé quitar el plato de la fruta, por ser demasiadamente húmeda, y el plato del otro manjar también le mandé quitar, por ser demasiadamente caliente y tener muchas especies, que acrecientan la sed, y el que mucho bebe mata y consume el húmedo radical, donde consiste la vida. —Desa manera, aquel plato de perdices que están allí asadas y, a mi parecer, bien sazonadas no me harán algún daño. A lo que el médico respondió: —Esas no comerá el señor gobernador en tanto que yo tuviere vida. —Pues ¿por qué? —dijo Sancho. Y el médico respondió: —Porque nuestro maestro Hipócrates, norte y luz de la medicina, en un aforismo suyo dice: «Omnis saturatio mala, perdicis autem pessima». Quiere decir: ‘Toda hartazga es mala, pero la de las perdices malísima’.

N

Edición on-line


104

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Bodegón de Pieter Claesz. 1627

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

105

Del capítulo cincuenta y tres brid camino, señores míos, y deDel fatigado fin y remate que jadme volver a mi antigua libertad: tuvo el gobierno de Sancho dejadme que vaya a buscar la vida Panza pasada, para que me resucite de esta muerte presente. Yo no nací para ser gobernador ni para defender ínsulas ni ciudades de los enemigos que quisieren acometerlas. Mejor se me entiende a mí de arar y cavar, podar y ensarmentar las viñas, que de dar leyes ni de defender provincias ni reinos. Bien se está San Pedro en Roma: quiero decir que bien se está cada uno usando el oficio para que fue nacido. Mejor me está a mí una hoz en la mano que un cetro de gobernador, más quiero hartarme de gazpachos que estar sujeto a la miseria de un médico impertinente que me mate de hambre, y más quiero recostarme a la sombra de una encina en el verano y arroparme con un zamarro de dos pelos en el invierno, en mi libertad, que acostarme con la sujeción del gobierno entre sábanas de holanda y vestirme de martas cebollinas. Vuestras mercedes se queden con Dios y digan al duque mi señor que desnudo nací, desnudo me hallo: ni pierdo ni gano; quiero decir que sin blanca entré en este gobierno y sin ella salgo, bien al revés de como suelen salir los gobernadores de otras ínsulas. Y apártense, déjenme ir, que me voy a bizmar, que creo que tengo brumadas todas las costillas, merced a los enemigos que esta noche se han paseado sobre mí.

A

Edición on-line


106

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

107

Del capítulo cincuenta y ocho n estos y otros razonamientos iban Que trata de cómo menudealos andantes, caballero y escuderon sobre don Quijote avenro, cuando vieron, habiendo anturas tantas, que no se daban dado poco más de una legua, que encima vagar unas a otras de la yerba de un pradillo verde, encima de sus capas, estaban comiendo hasta una docena de hombres vestidos de labradores. Junto a sí tenían unas como sábanas blancas con que cubrían alguna cosa que debajo estaba: estaban empinadas y tendidas y de trecho a trecho puestas. Llegó don Quijote a los que comían y, saludándolos primero cortésmente, les preguntó que qué era lo que aquellos lienzos cubrían. Uno dellos le respondió: —Señor, debajo destos lienzos están unas imágines de relieve y entalladura que han de servir en un retablo que hacemos en nuestra aldea; llevámoslas cubiertas, porque no se desfloren, y en hombros, porque no se quiebren. —Si sois servidos —respondió don Quijote—, holgaría de verlas, pues imágines que con tanto recato se llevan sin duda deben de ser buenas. —¡Y cómo si lo son! —dijo otro—. Si no, dígalo lo que cuesta, que en verdad que no hay ninguna que no esté en más de cincuenta ducados; y porque vea vuestra merced esta verdad, espere vuestra merced y verla ha por vista de ojos.

E

Edición on-line


108

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

109

Del capítulo sesenta y uno olvióse Roque, quedóse don QuiDe lo que le sucedió a don jote esperando el día, así a cabaQuijote en la entrada de llo como estaba, y no tardó muBarcelona, con otras cosas cho cuando comenzó a descubrirse por que tienen más de lo verdadelos balcones del oriente la faz de la blanro que de lo discreto ca aurora, alegrando las yerbas y las flores, en lugar de alegrar el oído: aunque al mesmo instante alegraron también el oído el son de muchas chirimías y atabales, ruido de cascabeles, «¡trapa, trapa, aparta, aparta!» de corredores que, al parecer, de la ciudad salían. Dio lugar la aurora al sol, que, un rostro mayor que el de una rodela, por el más bajo horizonte poco a poco se iba levantando. Tendieron don Quijote y Sancho la vista por todas partes: vieron el mar, hasta entonces dellos no visto; parecióles espaciosísimo y largo, harto más que las lagunas de Ruidera que en la Mancha habían visto; vieron las galeras que estaban en la playa, las cuales, abatiendo las tiendas, se descubrieron llenas de flámulas y gallardetes que tremolaban al viento y besaban y barrían el agua; dentro sonaban clarines, trompetas y chirimías, que cerca y lejos llenaban el aire de suaves y belicosos acentos. Comenzaron a moverse y a hacer un modo de escaramuza por las sosegadas aguas, correspondiéndoles casi al mismo modo infinitos caballeros que de la ciudad sobre hermosos caballos y con vistosas libreas salían.

V

Edición on-line


110

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Cabo de Gata.Mediterráneo. Almería Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

111

Del capítulo sesenta y dos omieron aquel día con don AntoQue trata de la aventura de la nio algunos de sus amigos, honcabeza encantada, con otras rando todos y tratando a don Quiniñerías que no pueden dejar jote como a caballero andante, de lo cual, de contarse hueco y pomposo, no cabía en sí de contento. Los donaires de Sancho fueron tantos, que de su boca andaban como colgados todos los criados de casa y todos cuantos le oían. Estando a la mesa, dijo don Antonio a Sancho: —Acá tenemos noticia, buen Sancho, que sois tan amigo de manjar blanco y de albondiguillas, que si os sobran las guardáis en el seno para el otro día. —No, señor, no es así —respondió Sancho—, porque tengo más de limpio que de goloso, y mi señor don Quijote, que está delante, sabe bien que con un puño de bellotas o de nueces nos solemos pasar entrambos ocho días. Verdad es que si tal vez me sucede que me den la vaquilla, corro con la soguilla, quiero decir que como lo que me dan y uso de los tiempos como los hallo; y quienquiera que hubiere dicho que yo soy comedor aventajado y no limpio, téngase por dicho que no acierta, y de otra manera dijera esto si no mirara a las barbas honradas que están a la mesa. —Por cierto —dijo don Quijote— que la parsimonia y limpieza con que Sancho come se puede escribir y grabar en láminas de bronce, para que quede en memoria eterna en los siglos venideros.

C

Edición on-line


112

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Y

113

o no imprimo mis libros para alcanzar fama en el mundo, que ya en él soy conocido por mis obras: provecho quiero, que sin él no vale un cuatrín la buena fama. —Dios le dé a vuesa merced buena manderecha — respondió don Quijote. Y pasó adelante a otro cajón, donde vio que estaban corrigiendo un pliego de un libro que se intitulaba Luz del alma, y en viéndole dijo: —Estos tales libros, aunque hay muchos deste género, son los que se deben imprimir, porque son muchos los pecadores que se usan y son menester infinitas luces para tantos desalumbrados. Pasó adelante y vio que asimesmo estaban corrigiendo otro libro, y, preguntando su título, le respondieron que se llamaba la Segunda parte del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, compuesta por un tal, vecino de Tordesillas. —Ya yo tengo noticia deste libro —dijo don Quijote—, y en verdad y en mi conciencia que pensé que ya estaba quemado y hecho polvos por impertinente; pero su San Martín se le llegará como a cada puerco, que las historias fingidas tanto tienen de buenas y de deleitables cuanto se llegan a la verdad o la semejanza della, y las verdaderas tanto son mejores cuanto son más verdaderas.

Edición on-line


114

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Imprenta. Un dibujo al carboncillo de Joaquín Saenz

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

L

115

legó la noche, volviéronse a casa, hubo sarao de damas, porque la mujer de don Antonio, que era una señora principal y alegre, hermosa y discreta, convidó a otras sus amigas a que viniesen a honrar a su huésped y a gustar de sus nunca vistas locuras. Vinieron algunas, cenóse espléndidamente y comenzóse el sarao casi a las diez de la noche. Entre las damas había dos de gusto pícaro y burlonas, y, con ser muy honestas, eran algo descompuestas, por dar lugar que las burlas alegrasen sin enfado. Estas dieron tanta priesa en sacar a danzar a don Quijote, que le molieron, no solo el cuerpo, pero el ánima. Era cosa de ver la figura de don Quijote, largo, tendido, flaco, amarillo, estrecho en el vestido, desairado y, sobre todo, nonada ligero. Requebrábanle como a hurto las damiselas, y él también como a hurto las desdeñaba; pero viéndose apretar de requiebros, alzó la voz y dijo: —¡Fugite, partes adversae! Dejadme en mi sosiego, pensamientos mal venidos. Allá os avenid, señoras, con vuestros deseos, que la que es reina de los míos, la sin par Dulcinea del Toboso, no consiente que ningunos otros que los suyos me avasallen y rindan. Y diciendo esto se sentó en mitad de la sala en el suelo, molido y quebrantado de tan bailador ejercicio. Hizo don Antonio que le llevasen en peso a su lecho...

Edición on-line


116

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

O

117

tro día le pareció a don Antonio ser bien hacer la experiencia de la cabeza encantada, y con don Quijote, Sancho y otros dos amigos, con las dos señoras que habían molido a don Quijote en el baile, que aquella propia noche se habían quedado con la mujer de don Antonio, se encerró en la estancia donde estaba la cabeza. Contóles la propiedad que tenía, encargóles el secreto y díjoles que aquél era el primero día donde se había de probar la virtud de la tal cabeza encantada; y si no eran los dos amigos de don Antonio, ninguna otra persona sabía el busilis del encanto, y aun si don Antonio no se le hubiera descubierto primero a sus amigos, también ellos cayeran en la admiración en que los demás cayeron, sin ser posible otra cosa: con tal traza y tal orden estaba fabricada. El primero que se llegó al oído de la cabeza fue el mismo don Antonio, y díjole en voz sumisa, pero no tanto que de todos no fuese entendida: -Dime, cabeza, por la virtud que en ti se encierra: ¿qué pensamientos tengo yo agora? Y la cabeza le respondió, sin mover los labios, con voz clara y distinta, de modo que fue de todos entendida, esta razón: -Yo no juzgo de pensamientos. Oyendo lo cual, todos quedaron atónitos, y más viendo que en todo el aposento ni al derredor de la mesa no había persona humana que responder pudiese.

Edición on-line


118

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

119

Del capítulo setenta y dos o –dijo don Quijote– no sé si soy De cómo don Quijote y bueno, pero sé decir que no soy el Sancho llegaron a su aldea malo; para prueba de lo cual quiero que sepa vuesa merced, mi señor don Álvaro Tarfe, que en todos los días de mi vida no he estado en Zaragoza; antes, por haberme dicho que ese don Quijote fantástico se había hallado en las justas desa ciudad, no quise yo entrar en ella, por sacar a las barbas del mundo su mentira; y así, me pasé de claro a Barcelona, archivo de la cortesía, albergue de los estranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos y correspondencia grata de firmes amistades, y, en sitio y en belleza, única. Y, aunque los sucesos que en ella me han sucedido no son de mucho gusto, sino de mucha pesadumbre, los llevo sin ella, sólo por haberla visto. Finalmente, señor don Álvaro Tarfe, yo soy don Quijote de la Mancha, el mismo que dice la fama, y no ese desventurado que ha querido usurpar mi nombre y honrarse con mis pensamientos. A vuestra merced suplico, por lo que debe a ser caballero, sea servido de hacer una declaración ante el alcalde deste lugar, de que vuestra merced no me ha visto en todos los días de su vida hasta agora, y de que yo no soy el don Quijote impreso en la segunda parte, ni este Sancho Panza mi escudero es aquél que vuestra merced conoció.

Y

Edición on-line


120

Enrique MartĂ­nez-Salanova SĂĄnchez

Calles de Pals. Gerona Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

A

121

quel día y aquella noche caminaron sin sucederles cosa digna de contarse, si no fue que en ella acabó Sancho su tarea, de que quedó don Quijote contento sobremodo, y esperaba el día por ver si en el camino topaba ya desencantada a Dulcinea su señora; y siguiendo su camino no topaba mujer ninguna que no iba a reconocer si era Dulcinea del Toboso, teniendo por infalible no poder mentir las promesas de Merlín. Con estos pensamientos y deseos, subieron una cuesta arriba, desde la cual descubrieron su aldea, la cual vista de Sancho, se hincó de rodillas y dijo: —Abre los ojos, deseada patria, y mira que vuelve a ti Sancho Panza tu hijo, si no muy rico, muy bien azotado. Abre los brazos y recibe también tu hijo don Quijote, que, si viene vencido de los brazos ajenos, viene vencedor de sí mismo, que, según él me ha dicho, es el mayor vencimiento que desearse puede. Dineros llevo, porque si buenos azotes me daban, bien caballero me iba. —Déjate desas sandeces —dijo don Quijote—, y vamos con pie derecho a entrar en nuestro lugar, donde daremos vado a nuestras imaginaciones, y la traza que en la pastoral vida pensamos ejercitar. Con esto, bajaron de la cuesta y se fueron a su pueblo.

Edición on-line


122

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


123

El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Y

, volviéndose á Sancho, le dixo: perdóname, amigo, de la ocasión que te he dado de parecer loco como yo, haciéndote caer en el error en que yo he caido de que hubo y hay caballeros andantes en el mundo…Señores dixo Don Quixote, vámonos poco á poco, pues ya en los nidos de antaño no hay páxaros hogaño . Yo fui loco y ya soy cuerdo, fui Don Quixote de la Mancha y soy agora, como he dicho, Alonso Quijano el Bueno. Pueda con vuestras mercedes mi arrepentimiento y mi verdadvolverme á la estimación que de mí se tenía,.. Iten, suplico á los dichos señores mis albaceas que si la buena suerte les trujere á conocer al autor que dicen que compuso una historia que anda por ahí con el título de

Edición on-line

Del capítulo setenta y cuatro De cómo don Quijote cayó malo y del testamento que hizo y su muerte Segunda parte de las hazañas de Don Quixote de la Mancha , de mi parte le pidan, quan encarecidamente ser pueda, perdone la ocasión que sin yo pensarlo le di de haber escrito tantos y tan grandes disparates como en ella escribe, porque parto desta vida con escrúpulo de haberle dado motivo para escribirlos. Cerró con esto el testamento, y tomándole un desmayo, se tendió de largo á largo en la cama…En fin llegó el último dia de Don Quixote, y despues de recibidos todos los Sacramentos, y después de haber abominado con muchas y eficaces razones de los libros de


124

caballeria…entre compasiones y lágrimas de los que allí se halláron, dió su espíritu: quiero decir que se murió. Viendo lo cual el cura, pidió al escribano le diese por testimonio como Alonso Quijano el Bueno, llamado comúnmente don Quijote de la Mancha, había pasado desta presente vida y muerto naturalmente; y que el tal testimonio pedía para quitar la ocasión de algún otro autor que Cide Hamete Benengeli le resucitase falsamente, y hiciese inacabables historias de sus hazañas. Este fin tuvo el Ingenioso Hidalgo de

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

la Mancha, cuyo lugar no quiso poner Cide Hamete puntualmente, por dejar que todas las villas y lugares de la Mancha contendiesen entre sí por ahijársele y tenérsele por suyo, como contendieron las siete ciudades de Grecia por Homero. Déjanse de poner aquí los llantos de Sancho, sobrina y ama de don Quijote, los nuevos epitafios de su sepultura, aunque Sansón Carrasco le puso éste: Yace aquí el Hidalgo fuerte que a tanto estremo llegó de valiente, que se advierte

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

que la muerte no triunfó de su vida con su muerte. Tuvo a todo el mundo en poco; fue el espantajo y el coco del mundo, en tal coyuntura, que acreditó su ventura morir cuerdo y vivir loco. Y el prudentísimo Cide Hamete dijo a su pluma: –Aquí quedarás, colgada desta espetera y deste hilo de alambre, ni sé si bien cortada o mal tajada péñola mía, adonde vivirás luengos siglos, si presuntuosos y malandrines historiadores no te descuelgan para profanarte. Pero, antes que a ti lleguen, les puedes advertir, y decirles en el mejor modo que pudieres: «‘¡Tate, tate, folloncicos! De ninguno sea tocada; porque esta impresa, buen rey,

Edición on-line

125

para mí estaba guardada.» Para mí sola nació don Quijote, y yo para él: él supo obrar y yo escribir, solos los dos somos para en uno, a despecho y pesar del escritor fingido y tordesillesco que se atrevió o se ha de atrever a escribir con pluma de avestruz grosera y mal deliñada las hazañas de mi valeroso caballero, porque no es carga de sus hombros, ni asunto de su resfriado ingenio; a quien advertirás, si acaso llegas a conocerle, que deje reposar en la sepultura los cansados y ya podridos huesos de don Quijote, y no le quiera llevar, contra todos los fueros de la muerte, a Castilla la Vieja, haciéndole salir de la fuesa donde real y verdaderamente yace tendido de largo a largo, imposibilitado de hacer tercera jornada y salida nueva: que para hacer burla de tan-


126

tas como hicieron tantos andantes caballeros, bastan las dos que él hizo tan a gusto y beneplácito de las gentes a cuya noticia llegaron, así en estos como en los estraños reinos. Y con esto cumplirás con tu cristiana profesión, aconsejando bien a quien mal te quiere, y yo quedaré satisfecho y ufano de haber sido el primero que gozó el fruto de sus escritos enteramente, como deseaba, pues

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

no ha sido otro mi deseo que poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballerías, que por las de mi verdadero don Quijote van ya tropezando y han de caer del todo sin duda alguna». Vale. FIN

Ediciones Aularia


127

El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Los protagonistas de El Quijote

Ediciรณn on-line


128

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

129

Los protagonistas. Don Alonso Quijano

Ediciรณn on-line


130

Enrique MartĂ­nez-Salanova SĂĄnchez

Los protagonistas. Aldonza Lorenzo yotras mujeres de El Quijote Dulcinea

Sobrina

Teresa Panza

Lucinda

Condesa Trifaldi Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

131

Los protagonistas. Sancho Panza

Ediciรณn on-line


132

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Barbero Escritor

Cura

Caballero de los espejos Bachiller Sansón Carrasco

Cide Hamete Berengueli

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

El Quijote en el cine

Ediciรณn on-line

133


134

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

135

algunas películas que se han realizado Sobre el quijote

Más de setenta películas se han realizado sobre los personajes de El Quijote, con mejor o peor fortuna, algunas que merecen todos los aplausos y otras que es preferible olvidar. Para este libro he elegido las que considero mejores. La lista completa está en mi web. https://educomunicacion.es/cineyeducacion/donquijote.htm

Don Quijote de la Mancha 1948 Director- Rafael Gil España 137 min. Rafael Rivelles (Don Quijote), Juan Calvo (Sancho Panza) En blanco y negro, muy fiel al lenguaje y ambientes cervantinos

Don Quijote 1955/1992 Orson Welles. Retocada y montada por Jesús Franco EEUU/España 111 min. Francisco Reiguera (Don Quijote), Akim Tamiroff (Sancho Panza

Edición on-line


136

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Don Kikhot 1957 Gregory Kozintsev. URSS 100 min. Nicolai Tcherkassov (Don Quijote, el actor de Alexander Nevski e Iván el Terrible, de Eisenstein), Yuri Tolubuyev (Sancho) Algunos críticos dicen que es la mejor película sobre Don Quijote Don Quijote cabalga de nuevo 1972 Roberto Gavaldón. México. España 140 min. F. Fernán Gómez (Don Quijote) Cantinflas (Sancho Panza)

El Quijote 1980 Palomo Cruz Delgado España. 26 min. episodio Voces: Fernando FernánGómez (Don Quijote), Antonio Ferrandis (Sancho Panza) Serie de dibujos animados para TV (39 episodios)

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

137

El Quijote 1991 Manuel Gutiérrez Aragón España 100 min. Fernando Rey (Don Quijote), Alfredo Landa (Sancho Panza) Serie para TV de 3 capítulos

El caballero Don Quijote 2002 Manuel Gutiérrez Aragón España 119 min. Juan Luís Galiardo (Don Quijote), Carlos Iglesias (Sancho Panza)

Lost in la Mancha (Perdidoen la Mancha) Keith Fulton y Louis Pepe EEUU. 93 min. 2002 Jean Rochefort (Don Quijote), Johnny Depp (Sancho Panza) Documental sobre el rodaje de «El hombre que mató a Don Quijote», película que no pudo finalizar su realización en 2000. Edición on-line


138

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Donkey Xote 2007 José Pozo España 86 min. Cine de animación realizado por Filmax. La historia de Don Quijote explicada por Rocinante y Rucio. Los animales son los protagonistas de la aventura.

El hombre que mató a don Quijote Terry Gilliam 2018. España. 133 min. Jonathan Pryce Un viejo zapatero se cree Don Quijote y se ve abocado a enfrentarse con las trágicas repercusiones de la película que rodó cuando era un joven idealista.

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Sobre cide hamete benengueli y otros asuntos de interĂŠs

EdiciĂłn on-line

139


140

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

141

Sobre Cide Hamete Benengueli supuesto historiador musulmán creado por Cervantes

C

ide Hamete Benengeli es un personaje ficticio, un supuesto historiador musulmán creado por Miguel de Cervantes en su novela Don Quijote de la Mancha. Da cierta credibilidad al texto, haciendo creer que don Quijote fue un personaje real y que la historia podría ser muy antigua. No obstante, Cervantes deja suficientes pistas para que el lector vea que tal cosa es imposible. Cide Hamete es morisco: aunque no se le aplica explícitamente este adjetivo, sí dice Cervantes que es «arábigo y manchego», es decir, un musulmán español de lengua árabe, y no un norteafricano o un otomano. En un momento de la narración se hacen bromas con el apellido Benengeli, como berenjenero, puede ser, pues a los toledanos, además de llamarlos bolos (bolonios) también se les apelaba despectivamente como berenjeneros. Cide Hamete Benengeli aparece en el capítulo VIII y IX de la primera parte, en el que se interrumpe la pelea con el Vizcaíno para después de la explicación retomarla. Cervantes finge haber encontrado en el mercado de Toledo un manuscrito árabe que continúa la historia interrumpida en los anales de la Mancha, de donde lo había sacado originariamente. Como está en árabe, Cervantes se la hace traducir a un morisco, por lo cual, el texto que le llega al lector ha sufrido dos mediaciones.

Edición on-line


142

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Al empezar el capítulo 9 Cervantes se introduce en la narración para indicar que no sintió apesadumbrado al no poder acabar de contar el final de la aventura del vizcaíno, pero que un tiempo después encontró unos papeles escritos en árabe por Cide Hamete Benegeli y que al hacerlos traducir vio que era la historia de don Quijote, a partir de ahora hará ver que la historia es la traducción de la obra árabe y de vez en cuando hace mención de que comenta alguna cosa, con lo cual el autor se comenta a sí mismo mientras va creando su obra. Esto no deja de ser una parodia de los libros de caballería en las que los autores a veces fingen que las traducen de otras lenguas o que han encontrado un original en misteriosas circunstancias.

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

143

Cervantes, sobre los historiadores. Capítulo 9 primera parte

S

i a esta se le puede poner alguna objeción cerca de su verdad, no podrá ser otra sino haber sido su autor arábigo, siendo muy propio de los de aquella nación ser mentirosos; aunque, por ser tan nuestros enemigos, antes se puede entender haber quedado falto en ella que demasiado. Y ansí me parece a mí, pues cuando pudiera y debiera estender la pluma en las alabanzas de tan buen caballero, parece que de industria las pasa en silencio: cosa mal hecha y peor pensada, habiendo y debiendo ser los historiadores puntuales, verdaderos y nonada apasionados, y que ni el interés ni el miedo, el rancor ni la afición, no les hagan torcer del camino de la verdad, cuya madre es la historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir. En esta sé que se hallará todo lo que se acertare a desear en la más apacible; y si algo bueno en ella faltare, para mí tengo que fue por culpa del galgo de su autor, antes que por falta del sujeto.

Edición on-line


144

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Sobre los caballeros andantes. Capítulo 18, segunda parte

E

s una ciencia —replicó don Quijote— que encierra en sí todas o las más ciencias del mundo, a causa que el que la profesa ha de ser jurisperito y saber las leyes de la justicia distributiva y comutativa, para dar a cada uno lo que es suyo y lo que le conviene; ha de ser teólogo, para saber dar razón de la cristiana ley que profesa, clara y distintamente, adondequiera que le fuere pedido; ha de ser médico, y principalmente herbolario, para conocer en mitad de los despoblados y desiertos las yerbas que tienen virtud de sanar las heridas, que no ha de andar el caballero andante a cada triquete buscando quien se las cure; ha de ser astrólogo, para conocer por las estrellas cuántas horas son pasadas de la noche y en qué parte y en qué clima del mundo se halla; ha de saber las matemáticas, porque a cada paso se le ofrecerá tener necesidad dellas; y dejando aparte que ha de estar adornado de todas las virtudes teologales y cardinales, decendiendo a

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

145

otras menudencias, digo que ha de saber nadar como dicen que nadaba el peje NicolĂĄs o Nicolao, ha de saber herrar un caballo y aderezar la silla y el freno, y, volviendo a lo de arriba, ha de guardar la fe a Dios y a su dama; ha de ser casto en los pensamientos, honesto en las palabras, liberal en las obras, valiente en los hechos, sufrido en los trabajos, caritativo con los menesterosos y, finalmente, mantenedor de la verdad, aunque le cueste la vida el defenderla. De todas estas grandes y mĂ­nimas partes se compone un buen caballero andante.

EdiciĂłn on-line


146

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Las ediciones de El Quijote que he utilizado

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Editorial Edelvives, il. G. Doré y H. Pisan. 1952 El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Miguel de Cervantes. Editorial Saturnino Calleja. 1905. 426 páginas

El Quijote, (I y II) dos volúmenes. Ediciones Orbis. 1983. 1000 paginas

El Quijote. en Obras completas de Miguel de Cervantes Saavedra. M.Aguilar editor . 1940. 1939 páginas Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

147

Mis viĂąetas sobre el quijote

EdiciĂłn on-line


148

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

No ose enfrentarlos, ni embestirlos con su lanza, señor don Quijote, que son gigantes mediáticos y poseen todo el poder en sus entrañas

Edición on-line

149


150

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Ediciรณn on-line

151


152

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Ediciรณn on-line

153


154

Enrique Martínez-Salanova Sánchez

Ediciones Aularia


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

155

Elsa y Rodrigo dibujan al Quijote

Ediciรณn on-line


El Quijote. Recuerdos e ilustraciones

Enrique Martínez-Salanova Sánchez


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.