Issuu on Google+

música audiodélica (por carolina taffoni)

poesía

oscar favre nicolás garrera franco ingrassia martín arias

comic

soez

ensayos milan kundera vladimir ilich lenin

planeta x

número 4 marzo de 1997

audible

por oscar favre

empieza estamos aquí para asegurar tu ingreso Decenas de trozos detrás tuyo el mejor de los cinco que cae a pedazos no podemos pasar atrás de todo esto

al espacio lo condena su silencio luces que ya no son las mismas y esa expresión a lo lejos audible atrás de todo no se bien lo que veo no podemos estar atrás de todo esto

px04

1

14/8/01, 12:29


desvío/1

por franco ingrassia

los olvidamos al recordar el sonido que envuelve un instante insignicante brilla lo que no existe nos llama el color de los ojos de ninguna persona pero el sonido es tan profundo que podríamos creer cualquier cosa esta noche

un disco que no existe reejo de una historia de la imaginación ojalá pudieramos cambiar el pasado ojalá pudiésemos comer los frutos de nuestras mentiras imperfecto lejano cautivante cercano perfecto

personas creadas por ideas

px04

2-3

14/8/01, 12:29


estrella por martín arias

proyecté la mirada sobre la última estrella la mutación fue de color rojo la sangre fluye azul mientras hurgo en la Tierra buscando tus restos solo encuentro una caída al vacío que me aleja 180 grados el ocaso me enceguece hasta que el sueño me devuelve y vuelvo a empezar mirando la primera estrella

px04

2-3

14/8/01, 12:29


por nicolás garrera

Persistir y sustraerse, en la palabra. No residir ni planearse, en un mundo - clausura.

Acceder y alimentarse, con la palabra. Y no echarse, nunca, entre los hombres, sustancia en placio y desventura en sí misma.

E incorporarse, revelarse, sin la palabra, pero en síntesis con ella.

¿Y se desbordado? ¿Y se fragmentado? ser es n, ilusión, Hombre - clausura, tiempo sin eco, voz en busca de un nombre

Una visión me estremece: un claro tras los límites de la memoria. El único lugar lugar que nos queda hospeda muerte y vacilación.

Y aún allí podemos aanzarnos. La unicidad del discurrir en irremediablemente única. El fantasma se representa en el recuerdo. El mundo y las cosas son intuídas.

El silencio desterrado no titila, más bien se arrebata horrorizado. Y el cielo enfermo nos desnuda los ojos.

px04

4-5

14/8/01, 12:29


audiodélica

*por carolina taffoni

Había preparado las valijas... Una tarea que le llevó años. Mientras trabajaba, pensó: “¿Quién unirá estos extremos?”. Tu austeridad y mi ostentación. Tus silencios y mis respuestas. Tus espacios y mi encierro. Tu discreción y mis pretensiones. Tu calma y mi entusiasmo. Tus dudas y mis certezas... Fue un viaje mucho más largo de lo que cualquiera hubiera podido imaginar. Un viaje que va desde las húmedas calles de Brixton hasta las profundas llanuras del golfo de Odessa. Fue un viaje mucho más largo... Desde la ruta que cruza los montes Amargosa hasta la lava del volcán Izalco. Mientras volaba, pensó: “¿Quién unirá estos extremos?”. Y mientras llegaba, adivinó: “Música para aeropuertos, donde los aviones solamente parten”.

La primera edición de audiodélica (en cassette) recolecta grabaciones realizadas entre 1993 y 1996. [contacto 041-244733]

px04

4-5

14/8/01, 12:29


la imagología por Milan Kundera El político depende del periodista. ¿Pero de quién dependen los periodistas? De los que pagan. Y los que pagan son las agencias publicitarias,que compran de los periódicos el espacio y de la televisión el tiempo para sus anuncios. A primera vista se diría que se dirigirán sin vacilar a todos los periódicos que se venden bien y que pueden por lo tanto incrementar la venta del producto ofrecido. Pero ésa es una visión ingenua del asunto. Vender el producto no es tan importante como creemos. Basta con jarse en los países comunistas: No es posible armar que los retratos de Lenin que colgaban por todas partes pudieran incrementar el amor por Lenin. Las agencias de publicidad de los partidos comunistas (los llamados departamentos de agitación y propaganda) olvidaron hace ya mucho tiempo el objetivo práctico de su actividad (hacer que el sistema comunista sea amado) y se convirtieron en un n en sí mismas: crearon su idioma,sus fórmulas,su estética (los directores de estas agencias tenían antes un poder absoluto sobre el arte en sus países) ¿Objetarán ustedes que la publicidad y la propaganda no pueden compararse,porque una está al servicio del comercio y la otra al de la ideología? No entienden ustedes nada. Hace unos cien años,en Rusia,los marxistas perseguidos comenzaron a reunirse en secreto en pequeños círculos para estudiar el Maniesto de Marx; simplicaron el contenido de esta sencilla ideología para difundirla a nuevos círculos cuyos miembros,simplicando aún más esta simplicación de lo sencillo,la transmitieron a otros y éstos a otros,de modo px04

6-7

14/8/01, 12:29


que cuando el marxismo se hizo conocido y poderoso en todo el planeta no quedaba de él más que una colección de seis o siete consignas,tan decientemente ligadas entre sí que es difícil llamarlas ideología. Y porque lo que quedó de Marx hace ya tiempo que no constituye un sistema lógico de ideas,sino apenas una serie de imágenes y consignas sugerentes (un obrero que sonríe con un martillo,un hombre negro,uno blanco y uno amarillo que se dan fraternalmente la mano,la paloma de la paz que echa a volar hacia el cielo,etcétera,etcétera),podemos hablar de la gradual,general y planetaria transformación de la ideología en imagología. Imagología.¿Quién inventó primero este magníco neologismo?¿Paul o yo? Al n y al cabo eso no es lo que importa. Lo importante es que esta palabra nos permite unir bajo un mismo techo lo que tiene tantos nombres: las agencias publicitarias,los asesores de imagen de los hombres de Estado,los diseñadores que proyectan las formas de los coches y de los aparatos de gimnasia,los creadores de moda,los peluqueros y las estrellas del show bussines,que dictan la norma de belleza física a la que obedecen todas las ramas de la imagología. Claro que los imagólogos existían antes de que hubieran creado sus poderosas instituciones,tal como las conocemos hoy.Hasta Hitler tenía su imagólogo personal,que se ponía ante él y le enseñaba pacientemente los gestos que debía hacer durante sus discursos para fascinar a las masas. Sólo que si entonces aquel imagólogo hubiera dado a los periodistas una entrevista en la que hubiese divertido a los alemanes contándoles que Hitler no sabía mover las manos,no habría sobrevivido más de medio día a su indiscreción. Hoy, en cambio,el imagólogo no sólo no oculta su actividad sino que con frecuencia habla en lugar de sus hombres de Estado,le explica al público lo que les ha enseñado y lo que ha logrado que olvidaran,cómo van a comportarse,de acuerdo con sus instrucciones,qué fórmulas utilizarán y que corbata llevarán puesta. Y no debe extrañarnos su autosuciencia: la imagología ha conquistado en las últimas décadas una victoria histórica sobre la ideología. Todas las ideologías fueron derrotadas: sus dogmas fueron nalmente desenmascarados como simples ilusiones y la gente dejó de tomarlos en serio. Los comunistas,por ejemplo,creían que durante el desarrollo del capitalismo el proletario iba a empobrecerse cada vez más,y cuando un buen día se demostró que en toda Europa los obreros iban a su trabajo en coche,tuvieron ganas de gritar que la realidad les estaba haciendo trampas. La realidad era más fuerte que la imagología. Y precisamente en este sentido la imagología la superó: la imagología es más fuerte que la realidad,que por lo demás hace ya mucho que no es lo que era para mi abuela,que vivía en un pueblo de Moravia y lo conocía aún todo por su propia experiencia: cómo se hornea un pan,cómo se construye una casa,cómo se mata a un cerdo y se hacen con él embutidos,qué se pone en los endredones,qué piensan del mundo el señor cura y el señor maestro; todos los días se encontraba con todo el pueblo y sabía cuantos asesinatos se habían cometido en los alrededores en los últimos diez años; tenía,por así decirlo,un control personal sobre la realidad,de modo que nadie podía contarle que el campo moravo prosperaba cuando en casa no había qué comer. Mi vecino de París pasa su tiempo en una ocina en la que está ocho horas sentado frente a otro empleado,después coge su coche,vuelve a casa,enciende el televisor,y cuando el locutor le informe del sondeo de opinión pública según el cual la mayoría de los franceses ha decidido que su país es el más seguro de Europa(no hace mucho leí semejante sondeo),abrirá de pura felicidad una px04

6-7

14/8/01, 12:29


botella de champagne y jamás sabrá que ese mismo día se cometieron en su calle tres robos y dos asesinatos. Los sondeos de opinión pública son el instrumento decisivo del poder imagológico,que gracias a ellos vive en total armonía con el pueblo. El imagólogo bombardea a la gente con preguntas ¿cómo evoluciona la economía francesa? ¿habrá guerra? ¿existe en Francia el racismo? ¿es el racismo bueno o malo? ¿quién es el mejor escritor de todos los tiempos? ¿está Hungría en Europa o en Polinesia? ¿cuál de los hombres de Estado es más sexy? Y como la realidad es para el hombre de hoy un continente cada vez menos visitado y menos amado,para lo cual tiene motivos sucientes,los veredictos de los sondeos se han convertido en una especie de realidad superior o,por así decirlo,se han convertido en la verdad y,aunque sé que todo lo humano es perecedero,no soy capaz de imaginar qué es lo que podría acabar con este poder. En cuanto a la comparación entre la ideología y la imagología,querría añadir lo siguiente: las ideologías eran como enormes ruedas tras el escenario que daban vueltas y ponían en movimiento las guerras,las revoluciones,las reformas. Las ruedas de la imagología dan vueltas, pero esto no incide sobre la historia. Las ideologías luchaban unas contra otras y cada tanto una de ellas era capaz de llenar con su pensamiento toda una época. La imagología organiza ella misma la alternancia pacíca de sus sistemas al ritmo veloz de las temporadas. Dicho con las palabras de Paul: las ideologías pertenecían a la historia,mientras que el gobierno de la imagología comienza allí donde termina la historia. La palabra cambio,tan querida para nuestra Europa,ha adquirido un nuevo signicado: no signica un nuevo estadio de una evolución contínua (como lo entendían Vico,Hegel o Marx) sino un desplazamiento de un sitio a otro,de un lado a otro,de aquí hacia atrás,de atrás hacia la izquierda,de la izquierda hacia adelante (tal como lo entienden los sastres que inventan un nuevo modelo para la nueva temporada). Si los imagólogos han decidido que en el club de gimnasia al que va Agnes todas las paredes estarán recubiertas de enormes espejos no es porque los que hacen gimnasia necesiten observarse durante sus ejercicios sino porque en la ruleta imagológica el espejo en este momento se ha convertido en un número afortunado. Si en el momento en que escribo estas páginas todos han decidido que Martin Heidegger debe ser considerado un delirante y un perro sarnoso no es porque su pensamiento haya sido superado por otros lósofos,sino porque en la ruleta imagológica se ha convertido en un número desafortunado,en un anti-ideal. Los imagólogos crean sistemas de ideales y anti-ideales,sistemas que tienen corta duración y cada uno de los cuales es rápidamente reemplazado por otro sistema,pero que inuyen en nuestro comportamiento,nuestras opiniones políticas y preferencias estéticas,en el color de las alfombras y los libros que elegimos,tan poderosamente como en otros tiempos eran capaces de dominarnos los sistemas de los ideólogos. Tras estos comentarios puedo volver al comienzo de la reexión. El político depende del periodista.¿De quién dependen los periodistas? De los imagólogos. El imagólogo es un hombre de convicciones y de principios: exige del periodista que su periódico (canal de televisión,emisora de radio) responda al sistema imagológico de un momento dado. Y eso es lo que los imagólogos controlan de tanto en tanto ,cuando deciden si van a apoyar a éste o a aquél periódico... [La Inmortalidad,1989]

px04

8-9

14/8/01, 12:29


tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo por Vladimir Ilich Lenin

La doctrina de Marx suscita en todo el mundo civilizado la mayor hostilidad y el mayor odio de toda la ciencia burguesa (tanto la oficial como la liberal), que ve en el marxismo algo así como una “secta nefasta”. Y no puede esperarse otra actitud, pues en una sociedad erigida sobre la lucha de clases no puede haber una ciencia social “imparcial”. De un modo o de otro, toda la ciencia oficial y liberal defiende la esclavitud asalariada, mientras que el marxismo ha declarado una guerra implacable a esa esclavitud. Esperar una ciencia imparcial en una sociedad de esclavitud asalariada sería la misma pueril ingenuidad que esperar de los fabricantes imparcialidad en cuanto a la conveniencia de aumentar los salarios de los obreros, en detrimento de las ganancias del capital. Pero hay más. La historia de la filosofía y la historia de las ciencias sociales enseñan con toda claridad que no hay nada en el marxismo que se parezca al “sectarismo”, en el sentido de una doctrina encerrada en sí misma, rígida, surgida al margen del camino real del desarrollo de la civilización mundial. Al contrario, el genio de Marx estriba, precisamente, en haber dado solución a los problemas planteados antes por el pensamiento avanzado de la humanidad. Su doctrina apareció en px04

8-9

14/8/01, 12:29


continuación directa e inmediata de las doctrinas de los más grandes representantes de la filosofía, la economía política y el socialismo. El marxismo es el sucesor de lo mejor que la humanidad creó en el siglo XIX: la filosofía alemana, la economía política inglesa y el socialismo francés. Vamos a detenernos brevemente en estas tres fuentes del marxismo que son a su vez sus tres partes integrantes.

1. La filosofía del marxismo es el materialismo A lo largo de toda la historia moderna de Europa, y especialmente a fines del siglo XVIII, en Francia, donde se libró la batalla decisiva contra toda la basura medieval, contra el feudalismo en las instituciones y en las ideas, el materialismo demostró ser la única filosofía consecuente, fiel a todos los principios de las ciencias naturales, hostil a la superstición, a la hipocresía, etc. Por eso, los enemigos de la democracia trataban con todas sus fuerzas de “refutar”, de minar, de calumniar el materialismo, y defendían las diversas formas del idealismo filosófico, que se reduce siempre, de un modo o otro, a la defensa o al apoyo de la religión. Marx y Engels defendieron del modo más enérgico el materialismo filosófico y explicaron reiteradas veces el profundo error que significaba todo cuanto fuera a desviarse de él. Donde con mayor claridad y detalle aparecen expuestas sus opiniones es en las obras de Engels “Ludwing Feuerbach” y “Anti-Düring”, que -al igual que el “Manifiesto Comunista”- son libro que no deben faltar en las manos de ningún obrero conciente. Pero Marx no se detuvo en el materialismo del siglo XVIII, sino que llevó más lejos la filosofía. La enriqueció con adquisiciones de la filosofía clásica alemana, especialmente del sistema de Hegel que, a su vez, había conducido al materialismo de Feuerbach. La principal de estas adquisiciones es la dialéctica, es decir, la doctrina del desarrollo en su forma más completa, más profunda, más extenta de unilateralidad, la doctrina de la relatividad del conocimiento humano, que nos da un reflejo de la materia en constante desarrollo. Los novísimos descubrimientos de las ciencias naturales -el radio, los electrones, la transformación de los elementos- han confirmado de un modo admirable el materialismo dialéctico de Marx, a despecho de las doctrinas de los filósofos burgueses, con sus “nuevos” retornos al viejo y podrido idealismo. Marx profundizó y desarrolló el materialismo filosófico, lo llevó a su término e hizo extensivo su conocimiento de la naturaleza al conocimiento de la sociedad humana. El materialismo histórico de Marx es una conquista formidable del pensamiento científico. Al caos y desorden, que hasta entonces imperaban en las concepciones relativas de la historia y a la política, sucedió

px04

10-11

14/8/01, 12:29


una teoría científica asombrosamente completa y armónica, que muestra cómo de una forma de vida social se desarrolla en virtud del crecimiento de las fuerzas productivas, otra más alta. Cómo del feudalismo, por ejemplo, nace el capitalismo. Exactamente igual que el conocimiento del hombre refleja la naturaleza, que existe independientemente de él, es decir, la materia en desarrollo, el crecimiento social del hombre (es decir, las diversas opiniones y doctrinas filosóficas, religiosas, políticas) refleja el régimen económico de la sociedad. Las instituciones políticas son la superestructura que se alza sobre la base económica. Así vemos, por ejemplo, cómo las diversas ramas políticas de los Estados europeos modernos sirven para reforzar la dominación del la burguesía sobre el proletariado. La filosofía de Marx es el materialismo filosófico acabado, que ha dado una formidable arma de conocimiento a la humanidad, y sobre todo, a la clase obrera.

2. La teoría de la plusvalía es la piedra angular de la teoría económica de Marx Una vez comprobado que el régimen económico es la base sobre la que se monta la superestructura política, Marx se entregó sobre todo al estudio de este régimen económico. La obra principal de Marx, “El Capital”, está consagrada al estudio del régimen económico de la sociedad moderna, es decir, de la sociedad capitalista. La economía política clásica anterior a Marx se había formado en Inglaterra, en el país capitalista más desarrollado, Adam Smith y David Ricardo plantearon, en sus investigaciones del régimen económico, las bases de la teoría del trabajo base de todo valor. Marx prosiguió su obra, fundamentando con toda precisión y desarrollando consecuentemente esa teoría, y poniendo de manifiesto que el valor de toda mercancía lo determina la cantidad de trabajo socialmente necesario invertido en su producción. Allí donde los economistas burgueses veían relaciones entre objetos (cambio de unas mercancías por otras), Marx descubrió relaciones entre personas. El cambio de mercancías expresa el lazo establecido por mediación del mercado entre los distintos productores. El dinero indica que este lazo se hace más estrecho, uniendo indisolublemente en un todo la vida económica de los distintos productores. EL capital significa un mayor desarrollo de este lazo: la fuerza de trabajo del hombre se transforma en mercancía. El obrero asalariado vende su fuerza de trabajo al propietario de la tierra, de la fábrica o de los instrumentos de trabajo. Una parte de la jornada la emplea el obrero en cubrir

px04

10-11

14/8/01, 12:29


el coste del sustento suyo y de su familia (salario); durante la otra parte de la jornada trabaja gratis, creando para el capitalista la plusvalía, fuente de las ganancias, fuente de la riqueza de la clase capitalista. La teoría de la plusvalía es la piedra angular de la teoría económica de Marx. El capital, creado por el trabajo del obrero, oprime al obrero, arruina al pequeño patrono y crea un ejercito de desocupados. En la industria, el triunfo de la gran producción se advierte enseguida, pero también en la agricultura nos encontramos con este mismo fenómeno: aumenta la superioridad de la gran agricultura capitalista, crece el empleo de maquinaria, la hacienda campesina cae en garras del capital financiero, languidece y se arruina bajo el peso de la técnica atrasada. La decadencia de la pequeña producción reviste en la agricultura otras formas, pero sea decadencia es un hecho indiscutible. AL aplastar a la pequeña producción, el capital hace aumentar la productividad del trabajo y crea una situación de monopolio para los consorcios de los grandes capitalistas. La misma producción va adquiriendo cada vez más un carácter social -cientos de miles de millones de obreros son articulados en un organismo económico coordinado-, mientras que el producto del trabajo en común se lo apropia un puñado de capitalistas. Crecen la anarquía de la producción, las crisis, la loca carrera en busca de mercados, la escasez de medios de subsistencia para las masas de la población. Al aumentar la dependencia de los obreros respecto al capital, el régimen capitalista crea la gran potencia del trabajo asociado. Marx va siguiendo la evolución del capitalismo desde el simple trueque hasta sus formas más altas, hasta la gran producción. Y la experiencia de todos los países capitalistas, tanto de los viejos como de los nuevos, hace ver claramente cada año a un número cada vez mayor de obreros la exactitud de esta doctrina de Marx. El capitalismo ha vencido en el mundo entero, pero esta historia no es más que el preludio del triunfo del trabajo sobre el capital.

3. La doctrina de la lucha de clases Cuando el régimen feudal fue derrocado y vió a la luz la “libre” sociedad capitalista, en seguida se puso de manifiesto que esa libertad representaba un nuevo sistema de opresión y explotación de los trabajadores. Como reflejo de esa opresión y como protesta contra ella comenzaron inmediatamente a surgir diversas doctrinas socialistas. Pero el socialismo primitivo era un socialismo utópico. Criticaba a la sociedad capitalista, la condenaba, la maldecía, soñaba con su destrucción, fantaseaba

px04

12-13

14/8/01, 12:29


acerca de un régimen mejor, quería convencer a los ricos de la inmoralidad de la explotación. Pero el socialismo utópico no podía señalar una salida real. No sabía explicar la naturaleza de la esclavitud asalariada bajo el capitalismo, ni descubrir las leyes de su desarrollo, ni encontrar la fuerza social capaz de emprender la creación de una nueva sociedad. Entre tanto, las tormentosas revoluciones que acompañaron en toda Europa, y especialmente en Francia, la caída del feudalismo, de la servidumbre de la gleba, hacían cada vez más palpable que la base de todo el desarrollo y su fuerza motriz era la lucha de clases. Ni una sola libertad política sobre la clase feudal fue alcanzada sin desesperada resistencia. Ni un solo país capitalista se formó sobre una base más o menos libre, más o menos democrática, sin una lucha a muerte entre las diversas clases de la sociedad capitalista. El genio de Marx está en haber sabido deducir de ahí y aplicar consecuentemente antes que nadie la conclusión implícita en la historia del mundo entero. Esta conclusión es la doctrina de la lucha de clases. Los hombres han sido siempre en política víctimas necias del engaño de los demás y del engaño propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a discernir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, los intereses de una u otra clase. Los partidarios de las reformas y mejoras se verán siempre burlados por los defensores de lo viejo mientras no comprendan que toda institución vieja, por bárbara y podrida que parezca, se sostiene por la fuerza de unas u otras clases dominantes. Y para vencer la resistencia de esas clases dominantes, sólo hay un medio: encontrar en la misma sociedad que nos rodea, educar y organizar para la lucha a las fuerzas que puedan - y por su situación social, deban- formar la fuerza capaz de barrer con lo viejo y crear lo nuevo. Sólo el materialismo filosófico de Marx señaló al proletariado la salida de la esclavitud espiritual en que han vegetado hasta hoy todas las clases oprimidas. Sólo la teoría económica de Marx explicó la situación real del proletariado en el régimen general del capitalismo. En el mundo entero, desde Norteamérica hasta el Japón y desde Suecia hasta África del Sur, se multiplican las organizaciones específicas del proletariado. Este se instruye y se educa manteniendo su lucha de clase, se despoja de los prejuicios de la sociedad burguesa, adquiere una cohesión cada vez mayor, aprende a medir el alcance de sus éxitos, templa sus fuerzas y crece irresistiblemente. Publicado con la firma de V.I. en marzo de 1913, en el número 3 de la revista Prosveschenie.

px04

12-13

14/8/01, 12:29


*

px04

14-15

14/8/01, 12:29


*publicado en revista factory nro.10 may/jun 1996

px04

14-15

14/8/01, 12:29


We live on a mountain right at the top There’s a beautiful view from the top of the mountain Every morning I walk towards the edge and throw little things off like: car parts,bottles & cutlery or whatever I find lying around It’s become a habit a way to start the day I go through all this before you wake up so I can feel happier to be safe up here with you It’s really early in the morning no one is awake I’m back at my cliff still throwing things off I listen to the sound they make on their way down I follow with my eyes ‘til they crash imagine what my body would sound like slamming against those rocks When it lands will my eyes be closed or open? I go through all this before you wake up so I can feel happier to be safe up here with you Björk

planeta x

wheelwright 1571 8vo. rosario, argentina te: 041-244733

px04

16

Nro.4 Año 3 Marzo de 1997 14/8/01, 12:29


revista planeta x 4