Page 1

S • E • M • A • N • A • R • I • O Año LXVI Nº 6002

ÓRGANO OFICIOSO DEL ARZOBISPADO DE SAN SALVADOR. 15 de abril de 2018

$ 0.25

Nuestros obispos se reúnen con altos funcionarios y con salvadoreños en Estados Unidos

Foto por: Saint Francis International School

– Pág. 3 –

ARRIBA: Los señores obispos concelebran la Santa Misa en la Parroquia San Camilo, en Maryland, oficiada por el señor Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Washington, Mons. Mario Eduardo Dorsonville-Rodríguez (al centro), este 10 de abril Izquierda: Mons. Elías Bolaños, Obispo de Zacatecoluca; Card. Gregorio Rosa Chávez, Obispo Auxiliar de San Salvador; Mons. Brian Bransfield, Secretario General de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés); Mons. José Luis Escobar Alas, Arzobispo de San Salvador, y Mons. William Iraheta, Obispo de Santiago de María, fotografiados en la sede de la Conferencia de obispos estadounidenses, este 10 de abril. Los prelados salvadoreños viajaron a Estados Unidos para reunirse con representantes de la Iglesia en ese país y agradecerles su apoyo a nuestros hermanos migrantes. En días posteriores se reunieron con diferentes Congresistas para cabildear sobre el mismo tema


2

15 de abril de 2018

¿En qué consiste ser un sacerdote santo a la manera de Cristo? Otro Cristo – Homilía de Mons. José Luis Escobar, Arzobispo de San Salvador. Catedral Metropolitana. Santa Misa Crismal. 29 de marzo de 2018 – Muy querido señor Cardenal, muy queridos señores Obispos, queridos hermanos sacerdotes, amadísimos hermanos y hermanas en Cristo. En este año en el que ha sido aprobado el Milagro obtenido por la intercesión de nuestro querido Monseñor Oscar Arnulfo Romero, lo que hace que pronto sea canonizado, quiero hacer remembranza de algunos hechos sobre su vida. En primer lugar, hay que acotar que Mons. Romero fue asesinado un día después del quinto domingo de Cuaresma. El siguiente domingo; es decir 30 de marzo, daría inicio la Semana Santa con el domingo de Ramos. Lastimosamente, el brazo asesino no le permitió celebrar aquella Semana Santa con nosotros, lo hizo en el Cielo. Fue una Semana Santa en la que el clero de la Arquidiócesis no escuchó la voz de su Pastor en la Misa Crismal; sin embargo, considero que su testimonio fue suficiente para mostrarles –y al mundo entero también– en qué consiste ser sacerdote; específicamente ¿En qué consiste ser un sacerdote santo a la manera de Cristo? Otro Cristo. En segundo lugar, en la última ordenación sacerdotal que celebró y donde ordenó a nuestro hermano en el sacerdocio: Jaime Paredes, el 1 de marzo del 1980, Monseñor Romero afirmó que la esencia del sacerdocio está en pocas palabras: Escogidos para ser enviados 1. Estas palabras fueron explicadas por él brevemente; pero, a profundidad; y por ello, quiero leerlas con el objetivo de aplicarlas a nosotros mismos recordando la misión a la cual fuimos llamados y confirmados el día de nuestra ordenación sacerdotal. De la Palabra escogida, Mons. Romero en esa misma ocasión afirmó que el sacerdocio ministerial surgió del Pueblo Sacerdotal, que es el Pueblo de Dios, al que todos y todas pertenecemos por el bautismo; de tal forma, que los sacerdotes son: hombres entresacados de los hombres para que se ocupen en las cosas de Dios, para que se ocupen de dar al pueblo el sentido cultual y el sentido salvífico; hombres que sigan siendo como el Cristo que se encarna para seguir proyectando su encarnación en los pueblos, en las familias, en los diversos apellidos, en los diversos sectores, donde quiera que la humanidad necesite y comprenda la necesidad de salvarse y elevarse a Dios 2 . Agregó, que hemos sido: conocidos por Dios desde el seno materno… ya nacemos, por el designio de Dios, hombres que vamos a ser dedicados al culto y a la palabra de Dios, al llamamiento de la salvación de los hombres 3. No es, pues, cualquier cosa ser un escogido del Señor. Nos ha dado un hermoso e invaluable don. Una gracia que no merecemos. Es nuestra obligación queridos hermanos cuidar nuestro sacerdocio. Esa elección de Dios de nuestras personas – queridos hermanos, como bien sabemos– la cual es sellada con nuestra unción. Mons. Romero dijo a nuestro hermano que estaba ordenando, palabras que todos debemos llevar en nuestros corazones sobre la unción que hemos recibido: Vas a ser un hombre ungido como la humanidad de Cristo, ungida, compenetrada por el espíritu de Dios. Ya no te pertenecerás a ti mismo, ya no perteneces a tu familia, ya no perteneces, en cierto modo, ni a la humanidad, porque Dios te escoge y te unge y te hace una cosa suya y te da la capacidad de llevar la bendición de

Dios, la palabra de Dios. Tienes que ser algo íntimo de Él 4. Palabras hermanos dichas, no para llenarnos de soberbia sino, para recordarnos lo delicada que es la misión a la cual hemos sido enviados. Mons. Romero nos dice a todos que nuestra misión es delicada pero divina: Tú tienes que recoger, siempre que celebres tu misa, en el signo del pan y del vino, el fruto de la tierra, el trabajo de los hombres, los sufrimientos, las esperanzas, los dolores, los anhelos de justicia de los pueblos, las esperanzas, las angustias de tantos que sufren o gozan… vas a orar. Es una esencia de nuestra vida sacerdotal… estar como Cristo, noches en oración, encontrando… el perdón para esta humanidad tan necesitada, la gracia que necesitamos en nuestras limitaciones, elevando acción de gracias de tanta gente santa que hay en nuestro pueblo… Además: El sacerdote… tiene que denunciarlo [el pecado] y desbaratarlo y sabe que muchas veces quedará asesinado y muerto por quienes se empeñan en entronizar el pecado… su misión tiene que ser salvífica, y no salva si no denuncia el pecado, así como también está dispuesto a ser denunciado por sus propios pecados 5. Comentando las palabras del Evangelio de este día, Mons. Romero nos dice que: Hay un camino muy certero que Cristo escogió y es el que tenemos que escoger todos. Y ese camino hermanos: es la opción por los pobres, aclarando: No es en sentido de exclusivismo, es en sentido evangélico de llamamiento a todas las clases sociales para que sintamos el problema del pobre como si fuera nuestro propio problema, como lo sintió Cristo 6. Las palabras de Mons. Romero se apegan a las Lecturas de esta celebración. El Evangelio nos dice que Jesús llegó a Nazaret y entrando en la sinagoga el sábado leyó las palabras del profeta Isaías donde dice: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque Él me ha ungido. Me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor (Lc 4, 18-19). Perícopa lucana en la que encontramos las palabras ungido y enviado. Jesús fue ungido y enviado no para ocupar los tronos de Roma o Jerusalén. Fue enviado para vivir la kénosis; es decir, el vaciamiento de sí mismo en entrega y servicio a la humanidad; pero, especialmente a aquella parte de la humanidad que nadie quiere. En su lugar es despreciada, marginada y en estos días, excluida y con ella invisibilizada. Me refiero a los pobres que siguen estando en nuestro país –como en otras regiones del mundo– y siguen sufriendo opresión. Es deber nuestro llevar la Buena Nueva explicándoles que otro mundo es posible y que debemos trabajar por él de manera unida y confiada a Dios. Debemos ayudar en la medida de lo posible –según las enseñanzas del Evangelio y de la Doctrina Social de la Iglesia– a que nuestras parroquias, sobre todo desde la Pastoral Social, trabajen en la promoción humana de estas personas. Debemos ser creativos y apoyarnos en nuestros hermanos y hermanas que han recibido por el bautismo el sacerdocio común y que tiene un corazón generoso y entregado al servicio en la Iglesia. Otra de nuestras labores será ocuparnos de los oprimidos por el pecado, encadenados a vicios o a pecados que destruyen la convivencia fraterna entre

1 Mons. Romero. Homilía en ocasión de la Ordenación sacerdotal del Pbro. Jaime Paredes en la Basílica del Sagrado Corazón, San Salvador, 1 de marzo de 1980. Mons. Óscar A. Romero. Su pensamiento (Volumen VIII), p. 329. 2

Ibídem, p. 330.

3

Ibídem, p. 330.

nosotros. Debemos mostrarles el rostro misericordioso del Padre que es Cristo. Debemos anunciarles que Él les espera para perdonarles y admitirles a su lado por una eternidad. Debemos enseñar la Palabra para que los que no ven, logren ver y los que no oyen u oyen distorsionadamente el Evangelio; es decir, oyen un Evangelio acomodado a sus intereses, escuchen claramente el mensaje de Cristo. Tenemos la gran misión de hacer presente el Reino de Dios en esta sociedad que, a pesar de que los años han pasado, sigue siendo golpeada por la violencia, la corrupción, la mentira, la inmigración, el asesinato, a lo que agregamos, la depredación del medio ambiente con sus plantas, animales, y recursos como el agua o la minería tóxica. Nuestro pueblo, tan noble, trabajador, humilde y generoso no merece todo este sufrimiento. Hace sólo unas horas, en la celebración de esta misma Misa Crismal en Roma, el Papa Francisco nos ha invitado a todos los sacerdotes del mundo a ser cercanos a nuestros hermanos en el ámbito del acompañamiento espiritual, el de la confesión y el de la predicación, Cercanos a todos, preocupados por todos, que caminemos acompañando al pueblo cercanos a los creyentes y a los no creyentes. Nos invitó a ser curas de la calle. La Primera Lectura menciona las mismas palabras de ser ungidos y enviados a los pobres, a los oprimidos y a todos lo que sufren. No estaremos solos en nuestra misión. El salmista nos recuerda la promesa de Dios para con sus ungidos: Mi fidelidad y misericordia me acompañarán. El me invocará: Tú eres mi Padre, mi Dios, mi Roca Salvadora (Sal 88, 25.27). La Segunda Lectura tomada del Apocalipsis nos da testimonio de que hemos sido hechos sacerdotes por aquél que: nos amó, nos ha librado de nuestros pecados por su sangre, nos ha convertido en un reino y hecho sacerdotes por Dios, su Padre (Ap 1, 5-6). Ser sacerdote de Cristo es una gracia inmensamente grande; y a la vez un gran compromiso. Y serlo en este país –tierra de mártires– donde veinte sacerdotes entre ellos Mons. Romero que ya llegó a los altares y tras él van los venerables siervos Padre Rutilio Grande y Padre Cosme Spessotto, nos han marcado que el camino para alcanzar la santidad es el seguimiento radical de Jesús. Pronto vamos a renovar las promesas sacerdotales. Llevemos, pues, el mensaje de las Lecturas de este día, así como, las enseñanzas que Mons. Romero, nuestro Santo, y las recomendaciones del Papa Francisco. No olvidemos que somos sacerdotes para siempre, según el orden de Melquisedec (cfr. Heb 5, 6), lo que nos compromete a imitar a Cristo en todo: en su vaciamiento, en su amor y servicio a los pobres, a los débiles, a los enfermos, a los oprimidos por el pecado; en fin, a todos los que sufren y tienen sed y hambre de Dios en este país que reclama un cambio de pensamiento, actitudes, sentimientos y valores. Ese es el sueño de este pueblo. Un pueblo que no puede quedar sumido en la desesperanza. Dios puede hacer lo imposible; es decir convertir los corazones de aquellos pocos que provocan tanto mal y dar paso a un país distinto. ¡Qué el Espíritu del Señor esté con nosotros dándonos fuerza en esta misión! Y que por la intercesión de María y de Monseñor Romero logremos hacer de este país, una nación de paz ¡Paz que solo Cristo puede dar! 4

Ibídem, p. 331.

5

Ibídem, p. 332-333.

6

Ibídem, p. 333-334.


15 de abril de 2018

3

Nuestros obispos se reúnen con altos funcionarios y con salvadoreños en Estados Unidos Una delegación de obispos de El Salvador ha visitado el área metropolitana de Washington D.C., capital de los Estados Unidos, y algunas ciudades de Maryland y Virginia, esta segunda semana de abril. La delegación, encabezada por el señor Arzobispo de San Salvador, Mons. José Luis Escobar, incluye la participación de Su Eminencia Card. Gregorio Rosa Chávez, Mons. Elías Bolaños y Mons. William Iraheta, quienes están en la nación norteamericana desde el 10 de abril. El objetivo principal es visitar a miembros del Congreso de los Estados Unidos para apoyar los esfuerzos que se realizan en favor de miles de salvadoreños afectados por la terminación del Estatus de Protección Temporal (TPS) y la Acción Diferida para los llegados en la Infancia (DACA). También la delegación de nuestros obispos espera compartir y dialogar con la comunidad de salvadoreños que residen el área. Precisamente, la tarde del martes 10 de abril, los obispos salvadoreños acudieron a la sede de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés) y fueron recibidos por el señor Secretario General de la USCCB, Mons. Brian Bransfield (bajo estas líneas).

DACA. Y la Iglesia en nuestro país busca sumarse a dichos esfuerzos que, los obispos estadounidenses hacen a través de Catholic Relief Services (CRS) y Migration and Refugee Services (MRS).

El día jueves 12, los obispos salvadoreños tenían planificado varios encuentros con ocho legisladores demócratas y republicanos, de ambas cámaras del Congreso. También se esperaba que por la noche celebraran una Eucaristía junto al señor Obispo de Arlington, Mons. Michael F. Burbidge, en la Catedral de Santo Tomás Moro, de esa ciudad.

La Embajadora, Claudia Canjura, recibió a la delegación en la embajada salvadoreña en Estados Unidos

Por tanto, la mañana del día miércoles 11, nuestros Obispos sostuvieron una reunión con el Subsecretario adjunto, John Creamer, quien es un alto funcionario del Departamento de Estado para la política hacia Latinoamérica. El Departamento de Estado (U.S. Department of State en inglés) es la agencia que maneja la política exterior y provee servicios a países en vías de desarrollo. Además, esa misma mañana se llevó a cabo un encuentro junto con la Embajadora Claudia Canjura, en las instalaciones de la Embajada de nuestro país en Estados Unidos. Por la tarde, ofrecieron una Conferencia de Prensa a medios locales, en compañía de Mons. Dorsonville. “Nuestra gente no es un estorbo, es una bendición para este país; no quitan, sino que dan. (…) Creo que vamos a poder presentar argumentos sólidos” de carácter humano, afirmó S.E. Card.

Por la noche acudieron a la Parroquia San Camilo, en Maryland, donde participaron del Foro “Conozca sus derechos”, acompañados del señor Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Washington D.C, Mons. Mario Eduardo Dorsonville-Rodríguez; quien amablemente presidió una Eucaristía junto a la comunidad de salvadoreños que reside en el área. En beneficio de nuestros compatriotas, desde hace más de un año la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos ha manifestado su preocupación ante la incertidumbre que genera la cancelación de beneficios legales como el TPS y

Rosa Chávez durante el encuentro. Y para cerrar bien el día celebraron una Eucaristía en el Santuario del Sagrado Corazón, siempre de Washington, D.C.

Conferencia de prensa ofrecida en compañía de Mons. Mario Eduardo Dorsonville-Rodríguez, Obispo Auxiliar de Washington (der.)

El señor Arzobispo de San Salvador inciensa el altar en el Santuario del Sagrado Corazón, de Washington, D.C.

Los 3 mensajes clave para las reuniones con funcionarios del gobierno de los EE.UU: Aprobar legislación que proteja a largo plazo a los receptores del TPS permitiéndoles vivir en los Estados Unidos de forma legal. Abordar las necesidades de reinserción y retorno que causa la cancelación del TPS en El Salvador. Mantener o incrementar la inversión en programas para países del Triángulo Norte, especialmente en el área de Asistencias para el Desarrollo (Development Assistance). Con reportes del Pbro. Juan José Molina, OSST de la Arquidiócesis de Washington

Clero arquidiocesano desarrolló su reunión mensual Pbro. Octavio Cruz, miembro de la Vicaría de Pastoral (de pie), presenta el mecanismo de cómo trabajar el Marco Doctrinal del Plan Pastoral durante la reunión

Sacerdotes de toda la Arquidiócesis participan, este 10 de abril, en el Seminario San José de la Montaña, de la reunión mensual del clero


4

15 de abril de 2018

VOZ DEL PAPA

“Dios toma cada vez de la mano y empuja a mirar hacia adelante” El Santo Padre recibió a más de 550 misioneros de la Misericordia en el Vaticano, la mañana del 10 de abril, que se reunieron en Roma del 8 al 11 de abril, gracias al Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, dos años después de la institución de este ministerio especial durante el Jubileo de la Misericordia. El Obispo de Roma celebró la Eucaristía con los sacerdotes en la Basílica Vaticana. Francisco instituyó el ministerio de estos Misioneros para el Jubileo extraordinario del Año de la Misericordia. En un principio sería solo para ese periodo, pero finalmente, el Pontífice decidió prolongarlo por el “gran servicio” que han prestado a la Iglesia. “Cuánto bien han hecho a muchos creyentes a través de su predicación y especialmente con la celebración del Sacramento de la Reconciliación”, les agradeció el Santo Padre. “Para mí es una alegría encontrarlos después de la hermosa experiencia del Jubileo de la Misericordia” –les dijo el Papa–. “He recibido

muchos testimonios de conversiones surgidas a través de su servicio. Y son testigos de ello”. El Santo Padre les comunicó que el ministerio de la Misericordia adquiere su significado más pleno en la luz de Pascua. “Quisiera subrayar la doctrina de su ministerio”, que no es una idea, es una experiencia pastoral que tiene detrás una doctrina verdadera y propia. Francisco concluyó exhortando a los misioneros: “Es esta certeza típica del amor al que estamos llamados a sostener en aquellos que se acercan al confesionario, para darles la fuerza para creer y esperar: La capacidad de poder comenzar de nuevo, a pesar de todo, porque Dios toma cada vez de la mano y empuja a mirar hacia adelante”. “La misericordia toma de la mano e infunde la certeza de que el amor con el que Dios ama derrota toda forma de soledad y abandono. Los Misioneros de la Misericordia están llamados a ser intérpretes y testigos de esta experiencia”, sentenció el Santo Padre. (Cf. Zenit.org 10 abr. 2018)

H a g a n c o n o c e r l a No priven a los niños Misericordia de Dios, de recibir el bautismo sobre todo a los pobres En la Catequesis del 11 de abril, el Papa “Los animó a hacer descubrir a los hombres y mujeres de nuestro tiempo, la Misericordia de Dios que nos ha amado hasta el punto de habitar en medio de nosotros”, lo dijo el papa Francisco a los miembros de la Comunidad de Emmanuel, a quienes recibió en audiencia el 7 de abril, en la Sala Clementina del Vaticano. En su discurso, el Santo Padre animó a los miembros de esta Comunidad católica Internacional que reúne en su seno laicos, consagrados y sacerdotes congregados en Roma con ocasión de su Encuentro anual. “Esta peregrinación –afirmó el Pontífice– es el signo de la plena participación de la Comunidad de Emmanuel a la comunión de toda la Iglesia católica. Es también una ocasión –agregó el Papa– para agradecerles por su fidelidad y cercanía al Sucesor de Pedro, para manifestarles mi aprecio por vuestro compromiso misionero presente en todos los continentes y para animarlos a perseverar en el futuro”. El Santo Padre, los animó a hacer descubrir a los hombres y mujeres de nuestro tiempo, la Misericordia de Dios que nos ha amado hasta el punto de habitar en medio de nosotros. “Esta Misericordia del Señor –afirmó el Pontífice–, siempre presente cerca de su pueblo, exige ser propuesta con entusiasmo nuevo a través de una pastoral renovada, para poder tocar los corazones de las personas y animarlas a reencontrar el camino de regreso al Padre. Allí donde vuestra Comunidad este presente –agregó– pueda manifestarse la Misericordia del Padre, en particular hacia los más pobres, en el corazón y en el espíritu, curando sus heridas con la consolación del Evangelio”. (Cf. Vaticannews.va 7 abr. 2018)

comenzó una nueva serie de meditaciones sobre el Bautismo. Explicó que es sumergirse en la muerte y resurrección del Señor, ahogando el dominio del pecado y nacer a una nueva vida. El Papa pidió a los padres y madres que valoren este Sacramento y que bauticen a sus hijos, porque les ayudará a cultivar las virtudes cristianas: “Esto significa no confiar en el Espíritu Santo, porque cuando bautizamos a un niño, entra en él el Espíritu Santo, y el Espíritu Santo hace que crezcan en el niño las virtudes cristianas, que luego florecen (...) No se olviden de bautizar a los niños”, sentenció.

Regina Coeli del Papa:

Encomendémonos a la Madre de la Misericordia “El Señor resucitado los llene de luz y de paz, y consuele a las comunidades que viven en situaciones particularmente difíciles”, lo dijo el papa Francisco antes de rezar la oración mariana del Regina Coeli de este II Domingo de Pascua, Domingo de la Divina Misericordia, en la Plaza de San Pedro. Antes de la Bendición final y de la oración a nuestra Madre celestial, el Santo Padre agradeció a los fieles y peregrinos que participaron en esta celebración, en particular a los Misioneros de la Misericordia, congregados para este encuentro, a quienes agradeció por sus servicios. Asimismo, el Papa Francisco expresó sus cordiales saludos a nuestros hermanos y hermanas de las Iglesias Orientales que en esa fecha, según el calendario juliano, celebran la Solemnidad de Pascua. “El Señor resucitado –dijo el Pontífice– los llene de luz y de paz, y consuele a las comunidades que viven en situaciones particularmente difíciles”. Además, el Santo Padre dirigió un saludo especial a los Gitanos y a los Sintis presentes en la Plaza de San Pedro, con ocasión de su Día Internacional, el “Romanò Dives”. “Deseo paz y hermandad a los miembros de estos antiguos pueblos –señaló el Pontífice– y auguro que la jornada hodierna favorezca la cultura del encuentro, con la voluntad de conocerse y respetarse recíprocamente. Es este el camino que lleva a una verdadera integración. Queridos Gitanos y Sintis, oren por mí y oremos juntos por nuestros hermanos refugiados sirios”. (Cf. Zenit.org 8 abr. 2018)

(Cf. Romereports.com 11 abr. 2018)

A los confesores: No es necesario avergonzar a quien ha reconocido su error En su segundo encuentro con el Papa, los Misioneros de la Misericordia escucharon una larga reflexión sobre el perdón.

soledad. La soledad que invade al pecador pero también la soledad que se siente cuando Dios no responde.

Francisco les dijo que la llave para ser grandes confesores es, en primer lugar, recordar lo misericordioso que Dios ha sido con ellos.

Fue uno de los puntos más importantes del encuentro porque como Misioneros de la Misericordia deben ayudar a superarla.

Por eso les dijo que en la confesión no hay que avergonzar a quien ya ha reconocido sus errores, sino animarlo.

“También hay momentos en los que realmente se siente el silencio y el abandono de Dios. No solo en las grandes horas oscuras de la humanidad de cada época, que hacen a muchos preguntarse sobre el abandono de Dios. Pienso ahora en la Siria de hoy. Ocurre también en la vida personal”.

“Es misericordioso el confesor cuando dice: Adelante, vamos, vamos. Le da esperanza. ¿Y si pasa algo? Vuelve, no hay problema. El Señor te espera siempre. No tengas vergüenza de volver, porque el camino está lleno de piedras y de mondas de plátano que te hacen resbalar”, dijo. El Papa expresó que hay un elemento que como confesores tienen que saber manejar: la

El Papa dijo que la clave para superar la soledad es aceptarla porque es parte de la experiencia del amor. (Cf. Romereports.com 10 abr. 2018)


15 de abril de 2018

5

ditorial Gaudete et Exsultate En este tiempo de Pascua, el papa Francisco, nos dio el regalo de una nueva Exhortación Apostólica, “Gaudete et Exsultate”, que es un llamado a recordar nuestra vocación esencial como cristianos: la Santidad. Cada uno de los 177 puntos en los que se desarrolla el último documento del papa Francisco resume el optimismo y la alegría que para un cristiano supone tomarse en serio la llamada a la santidad.

A lo largo de la Exhortación, el papa Francisco recoge el testimonio de sus predecesores Benedicto XVI y San Juan Pablo II para argumentar la llamada universal a la santidad, en hilo directo con el Concilio Vaticano II. Un tema que aparece en el capítulo V de la Constitución conciliar “Lumen gentium”, en la que el Papa se ha inspirado en diversas ocasiones para distintas Catequesis y discursos.

Podríamos preguntarnos: ¿qué es una Exhortación Apostólica? Así se denomina a uno de los documentos escritos por un Papa como fruto de su magisterio. Se podría decir que es el tercero en importancia tras las constituciones apostólicas y las encíclicas. Esto no significa que tenga menor rango que los demás, porque la importancia de un documento papal depende de su contenido y no de la forma. Se trata de mensajes de tipo pastoral escritos por el Papa para dar indicaciones concretas sobre una cuestión en particular, en este caso sobre la santidad. La Exhortación Apostólica establece directrices claras para que los católicos afronten con criterio las nuevas situaciones que plantea el mundo moderno. En ocasiones, aunque no es imprescindible, los Papas suelen escribirlas tras haber consultado a los obispos en los Sínodos.

Ya desde el preámbulo, el Santo Padre nos recuerda que Dios “nos quiere santos y no espera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada”. Con este escrito, tal como él mismo indica, el Papa no pretende elaborar un tratado sobre la santidad, sino recordarnos lo que significa y supone en nuestra vida está llamada a la santidad, encarnada en el contexto actual, con sus riesgos, desafíos y oportunidades. Una santidad encarnada en la historia de cada uno y que impregne todas nuestras circunstancias. Para que los cristianos podamos ser realmente luz y sal de nuestro mundo moderno.

El texto de la Exhortación Apostólica está dividido en 5 capítulos que llevan los siguientes títulos: “La llamada a la Santidad”, “Dos sutiles enemigos de la Santidad”, “A la luz del Maestro”, “Algunas notas de la Santidad en el Mundo Actual”, “Combate, Vigilancia y Discernimiento”.

Gaudete et Exsultate llega en el mejor momento, porque su lectura nos puede dar ideas claras de cómo podemos hacer de nuestra vida una constante Pascua, donde el Reino de Dios sea nuestra prioridad y los criterios del Evangelio nuestra guía. Porque la Santidad no está reservada solo para unos pocos privilegiados, sino la llamada vocacional que Dios le hace a todos sus hijos. Cada uno de nosotros debe vivir esta dignidad de acuerdo a su estado, concretando en sus vidas el ideal de las Bienaventuranzas. Los animo a que vivamos esta Pascua a la luz de este documento.

Por Pbro. Carlos Chavarría, Subdirector de Semanario Orientación

Los ausentes en la cumbre del Perú Tanto el presidente de los Estados Unidos, como el venezolano Nicolás Maduro, estarán ausentes de la cumbre de las Américas a celebrarse en estos días en Lima, Perú. Al Sigfrido Munés tioziggi@hotmail.com conocerse la inasistencia del norteamericano, Evo Morales, de Bolivia, anunció que tampoco concurrirá porque lo que él quería era confrontar personalmente al señor Trump. La portavoz de la Casa Blanca explicó que su jefe no vendría a Lima porque tiene que atender las complicaciones de la agravada

DIRECTORIO

Pbro. Simeón Reyes DIRECTOR

situación en Siria; y Maduro simplemente se dio cuenta de lo poco elegante que sería asistir sin ser invitado. Tanto el uno como el otro enfrentan situaciones difíciles dentro de sus respectivos países, que ponen en precario a sus gobiernos. En cuanto al presidente boliviano lo que necesita es distraer la atención pública hacia el escenario internacional, dada la inestabilidad interna de Bolivia. Cualesquiera fueran las razones para augurar el fracaso de esta cumbre, resulta lamentable, porque había una reserva de tenues esperanzas de que pudieran mejorar en algún grado las relaciones entre los Estados Unidos y América Latina. Cierto que la presencia del vicepresidente Pence cubre en

Pbro. Carlos Chavarría SUBDIRECTOR

Roger Herrera EDITOR EN JEFE

cierta medida el vacío diplomático, pero no las expectativas de un mínimo acercamiento de la Casa Blanca con sus vecinos del sur. Tenemos mucho por qué orar. Cuando el presidente norteamericano no estrecha la mano morena de los dirigentes latinos, hay una comunidad de inmigrantes en los Estados Unidos que acrecientan sus temores y muchos pequeños que sufren el bullying (acoso) en sus centros de estudios. Tenemos mucho por qué orar, para pedirle al Señor que renazcan el amor y el respeto entre sus hijos. En Dios confiamos.

Efraín Caravantes

Roger Herrera

CORRECCIÓN Y DISEÑO

DISEÑO DE PORTADA


6

15 de abril de 2018

Síntesis de la Exhortación La tercera Exhortación Apostólica del Papa Francisco «Gaudete et exsultate»: Alégrense y regocíjense (Mt 5,12), comienza con las palabras de Jesús «a los que son perseguidos o humillados por su causa». El documento que fue firmado por el Santo Padre Francisco el 19 de marzo de 2018, en la solemnidad de San José, invita a una vida de santidad en el mundo actual. Son los cinco capítulos, del documento pontificio –publicado en español, italiano, francés, inglés, portugués, alemán, polaco y árabe– en el que el Papa Francisco recuerda las Bienaventuranzas como camino «a contracorriente» que Jesús nos indica para ser un buen cristiano: «Puede haber muchas teorías sobre lo que es la santidad, abundantes explicaciones y distinciones. Esa reflexión podría ser útil, pero nada es más iluminador que volver a las palabras de Jesús y recoger su modo de transmitir la verdad. Jesús explicó con toda sencillez qué es ser santos, y lo hizo cuando nos dejó las bienaventuranzas (cf. Mt 5,3-12; Lc 6,20-23). Son como el carnet de identidad del cristiano. Así, si alguno de nosotros se plantea la pregunta: «¿Cómo se hace para llegar a ser un buen cristiano?», la respuesta es sencilla: es necesario hacer, cada uno a su modo, lo que dice Jesús en el sermón de las bienaventuranzas. En ellas se dibuja el rostro del Maestro, que estamos llamados a transparentar en lo cotidiano de nuestras vidas» (63). Ofrecemos la Síntesis de «Gaudete et exsultate» puesta a disposición por la Santa Sede. CAPÍTULO 1: EL LLAMADO A LA SANTIDAD. Hay muchos tipos de santos. Además de los santos oficialmente reconocidos por la Iglesia, muchas más personas corrientes están escondidas de los libros de historia y aún así, han sido decisivas para cambiar el mundo. Incluyen a muchos cristianos cuyo martirio es un signo de nuestro tiempo. “Cada santo es una misión; es un proyecto del Padre para reflejar y encarnar, en un momento determinado de la historia, un aspecto del Evangelio.” La santidad es vivir los misterios de la vida de Cristo, “morir y resucitar constantemente con él,” y reproducir en la propia existencia distintos aspectos de la vida terrena de Jesús: su cercanía a los últimos, su pobreza y otras manifestaciones de su entrega por amor. “Permite al Espíritu Santo que forje en ti ese misterio personal que refleje a Jesucristo en el mundo de hoy,” en la misión de construir el reino de amor, justicia y paz universal. La santidad es tan diversa como la humanidad; el Señor tiene en mente un camino particular para cada creyente, no solamente para el clero, los consagrados, o los que viven una vida contemplativa. Todos estamos llamados a la santidad, cualesquiera que sea nuestro papel, “viviendo con amor y ofreciendo el propio

testimonio”, y en las ocupaciones de cada día, vueltos hacia Dios. Entre las formas de dar testimonio están los “estilos femeninos de santidad”, de mujeres santas famosas y también de tantas mujeres “desconocidas u olvidadas” quienes han transformado sus comunidades. Además de a través de grandes desafíos, la santidad crece a través de gestos pequeños: rechazando las críticas, escuchando con paciencia y amor, diciendo una palabra amable a una persona pobre. La santidad te mantiene fiel a lo más profundo de ti mismo, libre de toda forma de esclavitud, y dando fruto en nuestro mundo. La santidad no te hace menos humano, ya que es un encuentro entre tu debilidad y el poder de la gracia de Dios. Pero necesitamos momentos de soledad y de silencio ante Dios, para enfrentarnos a nuestro yo verdadero y dejar entrar a Dios. CAPÍTULO 2: DOS SUTILES ENEMIGOS DE LA SANTIDAD. El gnosticismo y el pelagianismo, dos “falsificaciones de la santidad” que surgieron en los primeros siglos cristianos, siguen siendo engañosas. Estas herejías proponen “un inmanentismo antropocéntrico disfrazado de verdad católica” al exagerar la perfección humana desconectada de la gracia. Los gnósticos no miden la perfección de las personas por su grado de caridad, sino por la cantidad de datos y conocimientos que acumulen. Al separar el intelecto de la carne, reducen las enseñanzas de Jesús a una lógica fría y dura que busca dominarlo todo. Pero en realidad, la doctrina “no es un sistema cerrado, privado de dinámicas capaces de generar interrogantes, dudas, cuestionamientos.” La experiencia cristiana no es un conjunto de elucubraciones mentales, la verdadera sabiduría cristiana nunca debe desconectarse de la misericordia hacia el prójimo. El mismo poder que los gnósticos atribuían a la inteligencia, los pelagianos comenzaron a atribuirlo a la voluntad humana, al esfuerzo personal. Aunque los pelagianos modernos hablen de la gracia de Dios con discursos edulcorados, en el fondo suelen transmitir la idea de que todo se puede con la voluntad humana, como si ella fuera algo puro, perfecto, omnipotente, a lo que se añade la gracia. Se pretende ignorar que en esta vida las fragilidades humanas no son sanadas completa y definitivamente por la gracia. La gracia, precisamente porque supone nuestra naturaleza, no nos hace superhombres de golpe sino que nos toma y transforma de una forma progresiva. Si rechazamos esta manera histórica y progresiva, de hecho podemos llegar a negar y bloquear la gracia del Señor. Su amistad nos supera infinitamente, no puede ser comprada por nosotros con nuestras obras y solo puede ser un regalo de su iniciativa de amor. Solamente a partir del don de

Dios, libremente acogido y humildemente recibido, podemos cooperar con nuestros esfuerzos para dejarnos transformar más y más. Cuando sobrevaloran la voluntad humana y sus propias capacidades, algunos cristianos pueden tender hacia una obsesión por la ley, la fascinación por mostrar conquistas sociales y políticas, la ostentación en el cuidado de la liturgia, de la doctrina y del prestigio de la Iglesia, la vanagloria ligada a la gestión de asuntos prácticos, el embeleso por las dinámicas de autoayuda y de realización autorreferencial. La vida de la Iglesia se convierte en una pieza de museo o en una posesión de pocos. Ello priva al Evangelio de su sencillez cautivante y su sal, y lo reduce a un proyecto que deja poco espacio a la obra de la gracia. CAPÍTULO 3: A LA LUZ DEL MAESTRO. En las Bienaventuranzas se dibuja el rostro del Maestro, que estamos llamados a transparentar en lo cotidiano de nuestras vidas. Aquí la palabra «feliz» o «bienaventurado», pasa a ser sinónimo de «santo», porque expresa que la persona que es fiel a Dios y vive su Palabra alcanza, en la entrega de sí, la verdadera dicha. Solo podemos vivirlas si el Espíritu Santo nos invade con toda su potencia y nos libera de la debilidad del egoísmo, de la comodidad, del orgullo. El Papa Francisco describe cada una de las Bienaventuranzas y su invitación, concluyendo cada sección: • “Ser pobre en el corazón, esto es santidad.” • “Reaccionar con humilde mansedumbre, esto es santidad.” • “Saber llorar con los demás, esto es santidad.” • “Buscar la justicia con hambre y sed, esto es santidad.” • “Mirar y actuar con misericordia, esto es santidad.” • “Mantener el corazón limpio de todo lo que mancha el amor, esto es santidad.” • “Sembrar paz a nuestro alrededor, esto es santidad.” • “Aceptar cada día el camino del Evangelio aunque nos traiga problemas, esto es santidad.” En el capítulo 25 del evangelio de Mateo (vv. 31-46), Jesús vuelve a detenerse en una de estas bienaventuranzas, la que declara felices a los misericordiosos. “Si buscamos esa santidad que agrada a los ojos de Dios, en este texto hallamos precisamente un protocolo sobre el cual seremos juzgados.” Cuando reconocemos a Cristo en el pobre y en el que sufre, se nos revela el mismo corazón de Cristo, sus sentimientos y opciones más profundas. “El Señor nos dejó bien claro que la santidad no puede entenderse ni vivirse al margen de estas exigencias.” Algunas ideologías engañosas nos llevan por un lado a separar estas exigencias del Evangelio de su relación personal con el Señor, convirtiendo así el cristianismo en una especie de ONG, quitándole esa mística luminosa que tan bien vivieron y manifestaron los santos. Por otro lado, están aquellos que viven sospechando del compromiso social de los demás, considerándolo algo superficial, mundano, secularista, inmanentista, comunista, populista. O lo relativizan como si hubiera otras cosas más importantes o como si sólo


15 de abril de 2018

7

Apostólica «Gaudete et exsultate» interesara una determinada ética o una razón que ellos defienden. La defensa del inocente que no ha nacido, por ejemplo, debe ser clara, firme y apasionada, porque allí está en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada, y lo exige el amor a cada persona más allá de su desarrollo. Pero “igualmente sagrada” es la vida de los pobres que ya han nacido, que se debaten en la miseria, el abandono, la postergación, la trata de personas, la eutanasia encubierta en los enfermos y ancianos privados de atención, las nuevas formas de esclavitud. Tampoco la situación de los migrantes ha de considerarse un tema secundario al lado de los temas «serios» de la bioética. Para un cristiano “solo cabe la actitud de ponerse en los zapatos de ese hermano que arriesga su vida para dar un futuro a sus hijos”. CAPÍTULO 4: SIGNOS DE SANTIDAD EN EL MUNDO DE HOY. El Papa se refiere después a “algunos aspectos de la llamada a la santidad que espero sean especialmente significativos,” en forma de “cinco grandes expresiones de amor a Dios y al prójimo que considero particularmente importantes a la luz de algunos peligros y limitaciones presentes en la cultura actual.” 1) Perseverancia, paciencia y mansedumbre. Esto describe la fortaleza interior, basada en Dios, que hace posible dar un testimonio de constancia en hacer el bien. Hemos de reconocer y combatir nuestras inclinaciones agresivas y egoístas. Los cristianos “pueden formar parte de redes de violencia verbal a través de internet y de los diversos foros o espacios de intercambio digital.” Los límites pueden sobrepasarse incluso en medios de comunicación católicos, y la difamación y la calumnia pueden convertirse en lugares comunes. “Es llamativo que a veces, pretendiendo defender otros mandamientos, se pasa por alto completamente el octavo: «No levantar falso testimonio ni mentir», y se destroza la imagen ajena sin piedad”. No nos hace bien mirar desde arriba, colocarnos en el lugar de jueces sin piedad, considerar a los otros como indignos y pretender dar lecciones permanentemente. Esa es una sutil forma de violencia. Estar en el camino hacia la santidad significa soportar “humillaciones diarias,” e.g. “aquellos que callan para salvar a su familia, o evitan hablar bien de sí mismos y prefieren exaltar a otros en lugar de gloriarse, eligen las tareas menos brillantes, e incluso a veces prefieren soportar algo injusto para ofrecerlo al Señor.” Tal actitud “supone un corazón pacificado por Cristo, liberado de esa agresividad que brota de un yo demasiado grande”. 2) Alegría y sentido del humor. El santo es capaz de vivir con alegría y sentido del humor. Irradian a los demás con un espíritu positivo y esperanzado, incluso en tiempos difíciles. El mal humor no es signo de santidad. La tristeza puede ser una señal de ingratitud por los dones recibidos de Dios. La alegría consumista e individualista tan presente en algunas experiencias culturales de hoy no brinda una alegría verdadera; el consumismo solo empacha el corazón.

3) Audacia y fervor. La santidad es parresía: es audacia, es empuje evangelizador que deja una marca en este mundo. “La audacia y el coraje apostólico son constitutivos de la misión.” Si nos atrevemos a ir hacia las periferias, encontraremos a Jesús allí, en los corazones de nuestros hermanos, en su carne herida, en su vida oprimida, en su alma oscurecida. La Iglesia no necesita tantos burócratas y funcionarios, sino misioneros apasionados, devorados por el entusiasmo de comunicar la verdadera vida. Los santos nos sorprenden, nos desinstalan, porque sus vidas nos invitan a salir de la mediocridad tranquila y anestesiante. El Espíritu Santo nos hace contemplar la historia en la clave de Jesús resucitado. De ese modo la Iglesia, en lugar de estancarse, podrá seguir adelante acogiendo las sorpresas del Señor. 4) En comunidad. La santificación es un camino en el que vivimos y trabajamos en comunidad con otros. Compartir la Palabra y celebrar juntos la Eucaristía nos hace más hermanos y nos va convirtiendo en comunidad santa y misionera. Esto da lugar también a verdaderas experiencias místicas vividas en comunidad. Pero estas experiencias son menos frecuentes y menos importantes que las cosas pequeñas de cada día. Jesús invitaba a sus discípulos a prestar atención a los pequeños detalles: el vino que se acaba en una fiesta, una oveja que faltaba, las dos monedas de una viuda. A veces en medio de esos pequeños detalles se nos regalan experiencias consoladoras de Dios. 5) En oración constante. La oración confiada, cualquiera que sea su duración, es la respuesta de un corazón abierto al encuentro con Dios cara a cara, donde puede escucharse la voz suave del Señor. En ese silencio es posible discernir, a la luz del Espíritu, los caminos de santidad que el Señor nos propone. Para todo discípulo es indispensable estar con el Maestro, escucharle, aprender de él siempre. Dios ha querido entrar en la historia, y así también nuestra oración está tejida de recuerdos. Mira tu historia cuando ores y en ella encontrarás tanta misericordia. La oración de súplica es expresión del corazón que confía en Dios, que sabe que solo no puede. La oración de petición tantas veces nos serena el corazón y nos ayuda a seguir luchando con esperanza. La oración de intercesión tiene un valor particular, porque es un acto de confianza en Dios y al mismo tiempo una expresión de amor al prójimo. En la Eucaristía, la Palabra alcanza su máxima eficacia, porque es presencia real del que es la Palabra viva.

CAPÍTULO 5: COMBATE, VIGILANCIA Y DISCERNIMIENTO. El diablo está presente desde las primeras páginas de las Escrituras. No pensemos que es un mito, una representación, un símbolo, una figura o una idea. No bajemos la guardia para acabar más expuestos. Nuestro camino hacia la santidad es un combate constante para el que tenemos las armas poderosas que el Señor nos da: la fe que se expresa en la oración, la meditación de la Palabra de Dios, la celebración de la Misa, la adoración eucarística, la reconciliación sacramental, las obras de caridad, etc. El camino hacia la santidad es una fuente de paz y de alegría, que nos dona el Espíritu. ¿Cómo saber si algo viene del Espíritu Santo o si su origen está en el espíritu del mundo o en el espíritu del diablo? La única forma es a través del discernimiento, que no es lo mismo que la inteligencia y el sentido común, es también un don que hay que pedir. H o y d í a, el d o n d el discernimiento se ha vuelto particularmente necesario porque la vida actual ofrece enormes distracciones, y el mundo las presenta como si fueran todas válidas y buenas. El discernimiento es una gracia. No pertenece sólo a los más inteligentes o a los mejor educados. No requiere habilidades especiales, sino una disposición a escuchar: al Señor, a los demás, a la realidad misma que siempre nos desafía de maneras nuevas. Solo quien está dispuesto a escuchar tiene la libertad para renunciar a su propio punto de vista parcial o insuficiente, a sus costumbres, a sus esquemas. Hemos de discernir los planes de Dios, para no olvidar su invitación a crecer. Por esta razón, pediré a todos los cristianos que examinen diariamente su conciencia en un diálogo sincero con Dios. Necesitamos el silencio de la oración prolongada para percibir mejor el lenguaje de Dios, para interpretar el significado real de las inspiraciones que creamos haber recibido, para calmar nuestra ansiedad y ver el conjunto de nuestra existencia renovada a la luz de Dios. Tal actitud de discernimiento implica la obediencia al Evangelio como último criterio, pero también al Magisterio que lo custodia, intentando encontrar en el tesoro de la Iglesia lo que sea más fecundo para el “hoy” de la salvación; ya que la rigidez no tiene lugar ante el eterno “hoy” del Señor resucitado. Dios pide todo de nosotros, y también nos lo da todo. No quiere entrar en nuestras vidas para disminuirlas sino para llevarlas a plenitud. Pidamos que el Espíritu Santo infunda en nosotros un intenso anhelo de ser santos para la mayor gloria de Dios y alentémonos unos a otros en este intento. Así compartiremos una felicidad que el mundo no nos podrá quitar. (Tomado de: Vaticannews.va)


15 de abril de 2018

Reproducen en 3D la imagen de la Sábana Santa de Turín

Sobre Ley de identidad de género

Card. Ezzati: Nunca ha estado en mí el querer ofender a nadie Este 9 de abril, al término de la eucaristía inaugural de la Asamblea Plenaria de los Obispos de Chile, el cardenal Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago, ofreció un punto de prensa a los periodistas presentes para –entre otros temas– explicar sus declaraciones sobre el cambio registral en el proyecto de ley sobre identidad de género.

I

g

l

e

s

i

a

EN EL MUNDO

8

PADUA, ITALIA. Científicos de la Universidad de Padua (Italia) y del hospital local hicieron una escultura tridimensional de la figura humana impresa en la Sábana Santa de Turín la cual, según la tradición, se trataría de Jesús de Nazaret. En declaraciones al semanario italiano Chi, Giulio Fanti, profesor de Mediciones Mecánicas y Térmicas del Departamento de Ingeniería Industrial de la misma casa de estudios, dijo que “para la tradición cristiana, la imagen que se ve en la Sábana Santa es la de Cristo muerto crucificado. Y ahora la ciencia también tiene esta opinión”. La Universidad de Padua afirmó que este trabajo revela que la figura humana plasmada “está dotada de una notable rigidez cadavérica (…). El alargamiento de la extremidad superior derecha y la bajada del hombro derecho confirman la hipótesis de que sufrió un trauma severo, probablemente cayendo bajo el peso de la cruz con la consecuente dislocación de la hombro y parálisis del miembro derecho”, prosiguieron. En ese sentido, Fanti agregó que “según nuestro estudio, Jesús era un hombre de belleza extraordinaria. Esbelto, pero muy robusto, medía un metro y 80 centímetros, mientras que la estatura promedio de la época era de un metro y 65 centímetros. Además, tenía una expresión regia y majestuosa”. Señaló además que en la Sábana Santa “he contado 370 heridas de flagelo, sin tomar en cuenta las laterales, ya que el lienzo solo muestra la parte anterior y posterior del cuerpo”. Cf. Aciprensa.com/es 3 abr. 2018)

Consultado sobre qué diría a los grupos que se han sentido ofendidos por sus dichos, el arzobispo dijo “Lo primero que tengo que decir y reafirmar es mi más amplio respeto a toda persona, en cualquier situación, más allá de nuestras diferencias”. Y añadió: “Yo creo que el cambio registral es solo parcial, no soluciona el problema de fondo de la persona. Hay que buscar que estas personas sean reconocidas en lo que más son, no solamente en un asunto de registro”.

La ley de identidad de género se debate en el Parlamento chileno desde este 9 de abril. En declaraciones a la prensa el Cardenal había asegurado que “no porque yo a un gato le pongo nombre de perro, comienza a ser perro”. El arzobispo de Santiago de Chile, el viernes 6 de abril, hablando con una periodista del periódico Emol, fue cuestionado sobre la posibilidad que la ley de identidad de género les daría a los menores entre 14 y 18 años para realizar un cambio de sexo en el registro civil. El arzobispo aseveró que “el tema fundamental no es simplemente la edad, es algo más, más profundo”. (Cf. Iglesiadesantiago.cl 9 abr. 2018)

Obispos de México Obispos de Costa Rica tras elecciones: Los migrantes no son “que todos seamos uno” criminales sino seres La Conferencia Episcopal Costarricense humanos vulnerables

lanza un llamado a superar la división y el resentimiento, en un mensaje emitido pocas horas después de que trascendieran los resultados de la segunda ronda electoral. En un comunicado de prensa los obispos católicos encabezados por el presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, el arzobispo José Rafael Quirós Quirós; lanzan un llamado a la unidad como nación, manifiestando su “total disponibilidad en la construcción del bien común”, tras haberse conocido los resultados del balotaje electoral del 1 de abril, en el cual el candidato Carlos Andrés Alvarado Quesada, fue elegido presidente.

“Hoy imploramos a nuestra querida madre, Reina de Los Ángeles, nos conduzca a todos por el camino de la comunión con su hijo resucitado”, concluye el comunicado. (Cf. Vaticannews.va/es 9 abr. 2018)

Milicianos irrumpen en una iglesia en R.D. del Congo y asesinan a sangre fría al párroco Este 8 de abril un grupo de hombres armados asesinó de un tiro en la cabeza en el interior de una iglesia del Nord Kivu (República Democrática del Congo) al párroco, Étienne Sengiyumva, de tan sólo 38 años de edad.

Muy unido a eso, continó diciendo “si se han sentido ofendido que yo como lo dije el sábado en mi pequeña declaración, yo pido disculpas, sin duda alguna. Nunca ha estado en mí el querer ofender a nadie”.

Además, recordó que este párroco “es el tercer sacerdote asesinado en el área” y que “de nuestra parte haremos de todo para identificar a los asesinos del P. Étienne, pero nos hacemos ilusiones”.

Y es que según confesó el obispo de Goma, “es En declaraciones a la agencia difícil saber quiénes son los responsables. Fides, el obispo de Goma, monseñor Nuestra región está infestada de Théophile Kaboy Ruboneka, grupos armados, al menos quince, confirmó esta triste noticia. que no se pueden aún desmantelar, “Después de haber celebrado la misa pese a la constante presencia de en Kyahemba, una circunscripción los cascos azules de la ONU”. de su parroquia, alrededor de las En esta misma diócesis fue 15 horas, el P. Étienne se reunió secuestrado el padre Célestin Padre Étienne con sus colaboradores y, de pronto, Ngango y puesto en libertad el 5 de Pengiyumva un hombre armado acompañado de abril. Sin embargo, el obispo no cree que haya otros ingresó a la sala de reuniones del templo y disparó a sangre fría en la cabeza del sacerdote, relación entre ambos casos. (Cf. Religionenlibertad.com 9 abr. 2018) asesinándolo”, relató el prelado.

Una vez más los obispos mexicanos levantan su voz por los migrantes, tras la última decisión del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de desplegar tropas de la Guardia Nacional en la zona de Frontera. “Estamos sellando nuestra frontera sur, la gente quiere seguridad y protección”, escribió en un tuit el presidente de los EE.UU., este 7 de abril, luego de que anunciara el martes 3 el envío de militares a la frontera sur. De ahí que por primera vez en la historia de la Iglesia católica en México, los obispos del país se dirigieran, en un mensaje, a todos los habitantes de México y de los Estados Unidos “independientemente de sus convicciones religiosas”. “La frontera entre México y Estados Unidos no es una zona de guerra”, afirman la declaración. La zona, escriben, “está llamada a ser ejemplo de vinculación y corresponsabilidad”, y aseguran, asimismo, que el único futuro posible para la región es aquel edificado “con puentes de confianza y desarrollo compartido y no con muros de indignidad y de violencia”. Los prelados proponen consumir energías “en la creación de soluciones que siembren fraternidad y enriquecimiento mutuo en el orden humanitario, cultural y social”. En ese sentido recuerdan que si ha habido una lección histórica tras los conflictos mundiales vividos durante el siglo XX es que lo legal requiere de ser legítimo; que la dignidad inalienable de la persona humana es la verdadera fuente del derecho; que el dolor de los más vulnerables debe ser entendido como norma suprema para el desarrollo de los pueblos y la construcción de un futuro con paz. “Ese es el origen profundo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Ese es el fundamento universal de una convivencia fraterna entre las naciones” aseveran. (Cf. Vaticannews.va/es 9 abr. 2018)


9

15 de abril de 2018

Mons. Fabio Colindres toma posesión de Diócesis de San Miguel Este 7 de abril, en la Catedral Basílica Reina de la Paz, de San Miguel, el pueblo de Dios se hizo presente desde tempranas horas de la mañana, con mucha alegría, para participar de un gran acontecimiento para esta diócesis: la toma de posesión de su nuevo Obispo, Mons. Fabio Colindres Abarca. Presidió la Santa Misa de toma de posesión Su Eminencia Cardenal Gregorio Rosa Chávez, Obispo Auxiliar de San Salvador; la cual concelebraron los Obispos de la Conferencia Episcopal en pleno, el señor Nuncio Apostólico de Su Santidad en nuestro país, Mons. Léon Kalenga, y gran cantidad de sacerdotes invitados, entre estos últimos destacamos la participación del señor Arzobispo emérito de San José, en Costa Rica, Mons. Hugo Barrantes Ureña.

Sacerdotes y Obispos concelebrantes de la Santa Eucaristía en la Catedral Basílica Reina de la Paz

Episcopal, para luego entregarle el báculo, signo que oficializa la entrega de posesión.

Procesión de entrada al inicio de la toma de posesión del nuevo Pastor de la Diócesis

Acto seguido, el Administrador Diocesano de San Miguel hasta ese día, Rvdo. Pbro. Emilio Antonio Rivas Segovia, dirigió las palabras de entrega, asegurando que la noticia del nombramiento de Mons. Colindres, el 7 de diciembre de 2017, “ha llenado de esperanzas a muchos fieles de nuestras comunidades parroquiales, movimientos e instituciones católicas”, para luego afirmar que “todo el Clero y los laicos de esta diócesis oriental nos ponemos a su disposición, comprometiéndonos a ayudarle con la debida obediencia y espíritu de servicio”. Posteriormente, el señor Cardenal Gregorio Rosa dio paso a la lectura de las Letras Apostólicas e invitó a Mons. Colindres a sentarse en la Cátedra

Mons. Fabio Colindres (al centro) saluda a la feligresía de San Miguel

pastorales de este nuevo servicio que le ha confiado a favor del pueblo de Dios. Que Dios ilumine, guíe y defienda su ministerio episcopal”, sentenció.

Durante su primer homilía, el nuevo Obispo m a n i f e s t ó : “deseo agradecer Documento profundamente a Dios por este regalo que me concede, de ser Obispo en Conferencia San Miguel; deseo agradecer al papa Francisco porque, por su benignidad, ha pensado en este pobre siervo para que camine con el pueblo de San Miguel, camine en la fe, camine en la esperanza y camine en la misericordia”. Al final de la Santa Misa, el señor Nuncio Apostólico expresó su agradecimiento a Dios y al Papa por el nombramiento de Mons. Colindres: “es para mí un gran honor presentarle a usted, querido hermano en el episcopado, los saludos y buenos augurios del Santo Padre, que hace suyas las alegrías y esperanzas

Mons. José Luis Escobar Alas Arzobispo de San Salvador Presidente de la CEDES

Episcopal de ElSalvador Abril 6, de 2018

Mons. Willam Ernesto Iraheta Rivera Obispo de Santiago de María Secretario General de la CEDES


10

15 de abril de 2018

Elaboración del Plan Pastoral Arquidiocesano 2019 – 2023

El Marco Doctrinal. Definición (1ª entrega)

El Marco Doctrinal es el conjunto de principios que identifican al grupo o comunidad que desarrolla el proceso de Planeación. Es la expresión de su filosofía, de su propia cosmovisión. En cierta forma es una especie de síntesis vital, la explicación de la identidad existente en el grupo. El Marco Doctrinal, en un proceso de planeación, busca señalar un futuro deseable. De esta manera critica e interpela la realidad que ha sido analizada en el Marco de Realidad y urge a su transformación. Como busca ser futuro deseable, se expresa por medio de valores y no puede ser una mera enunciación de principios doctrinales, ni mucho menos la simple transcripción de trozos de documentos doctrinales. El Evangelio y el Magisterio son fuentes indispensables para su elaboración.

Pbros. Reynaldo Sorto y Estefan Turcios participan de la sesión de elaboración del Plan Pastoral

Citación por Edicto

En la Planeación Pastoral el Marco Doctrinal juega un papel propio que no es el mismo que tiene en otros procesos de planeación. Cuando en la Planeación Pastoral, el Marco Doctrinal asume las interpretaciones de la realidad como llamados del Señor, se transforma en Buena Nueva, en Mensaje, pasando de teoría pura, a teoría aplicada, es decir a una teoría respuesta, a una teoría interpeladora, con capacidad de orientar para la transformación de esa realidad analizada, porque presenta principios claves, renovadores, que salidos y alimentados por el Evangelio ayudan a hacer presente el Reino entre nosotros, aquí y ahora. La Doctrina se hace Mensaje, Buena Nueva. No toda doctrina ilumina cualquier realidad ni responde a ella. El Mensaje es una doctrina encarnada en una realidad dándole sentido. Una Diócesis, una comunidad parroquial que elabora su Marco Doctrinal en esta perspectiva, adquiere una gran capacidad para leer los “signos de los tiempos” y para asumir una actitud clara frente a ellos con mucha agilidad apostólica. Toda acción pastoral, como toda acción en que estén involucradas personas, tiene una sustentación en un conjunto de creencias, conocimientos, experiencias, prejuicios. Es lo que se ha llamado el Marco Teórico de

1ª publicación

PROCESO NULIDAD MATRIMONIAL Presentado por el señor Juan de Jesús Melgar Henríquez. El Tribunal Eclesiástico de la Región Central, por las presentes letras cita a la señora MARÍA ELBA LOVO, parte demandada en la causa arriba mencionada y de cual se ignora su actual residencia, presentarse a este Tribunal Eclesiástico Central, ubicado en Colonia Médica, Av. Dr. Max Bloch y Av. Dr. Emilio Álvarez, Arzobispado de San Salvador, o comunicarse vía teléfono a los números 2234-5331/5361, para responder a demanda presentada por el señor JUAN DE JESÚS MELGAR HENRÍQUEZ, para hacernos ver su posición procesal. La Parroquia donde se contrajo el matrimonio es la Parroquia El Señor de las Misericordias, el día 26 de octubre de 1961. Los ordinarios del lugar, los párrocos, los sacerdotes, también las personas que tengan conocimiento del lugar donde reside la señora MARÍA ELBA LOVO, procuren que ella sea advertida de esta citación por edicto.

Pbro. Octavio Cruz. Vicaría de Pastoral

Pbro. Octavio Cruz (al micrófono) presenta los pormenores del Marco Doctrinal durante la reunión del Clero del 10 de abril

la Acción. No es posible un cambio efectivo, real en la acción sin un cambio en el Marco Teórico de la Acción. Este es implícito, es decir, no somos plenamente conscientes de su existencia y su influencia, pero ahí está. El Marco Doctrinal es un marco de la acción explícito que tiene la capacidad de renovar la acción pastoral. Aquí está otro aporte sustancial del Marco Doctrinal. La elaboración del Marco Doctrinal es el proceso para pasar de un marco de acción implícito a un marco de acción explícito. Los momentos de mayor influencia del Marco Doctrinal en el proceso de Planeación son: - El diagnóstico pastoral, a cuya luz se elabora. - En la determinación de prioridades y en la toma de decisiones. - En los objetivos pastorales. - En las políticas y estrategias de acción. - En el empleo de los recursos. - En la evaluación del Plan Pastoral. Existen Marcos Doctrinales Generales. Son los que están llamados

a orientar de una manera global todo el plan. En ellos se expresan los valores o principios que deben orientar cualquier programación o aún cualquier actividad que se vaya a desarrollar dentro del plan. En estos marcos generales se debe explicitar el modelo de pastoral que se ha asumido en una iglesia determinada; por lo tanto los grandes principios eclesiológicos con los cuales se quiere mover en su acción pastoral; también se acostumbra formular en ellos aspectos como la Cristología, la Antropología propia que asume el grupo, la figura de diócesis o de parroquia o de colegio o comunidad con la cual se trabaja, etc. Existen Marcos Doctrinales Específicos. Son los que están llamados a orientar un programa determinado. Si se trata de un programa de familia por ejemplo, será la figura de familia que aspira a construir y el modelo de pastoral familiar que se persigue. El Marco Doctrinal específico ilumina y propone los modelos que se quieren alcanzar, los métodos o caminos para lograrlo, los principios que se han de impulsar y encarnar en la realidad que se quiere trabajar y transformar.

“Para la Pastoral Social un Marco Doctrinal específico fundamental es la Doctrina Social de la Iglesia, de la que Juan Pablo II afirma que es el humanismo cristiano y que tiene como único fin:

Transcurridos 30 días, desde la última publicación de esta citación por edicto se procederá de acuerdo con la ley canónica vigente.

“Traducir el mensaje de Cristo en principios morales y orientaciones prácticas que pongan en práctica, dentro del marco de la sociedad humana siempre en evolución, los valores permanentes de la justica, la caridad, la libertad, la solidaridad y el servicio al hombre, a todos los hombres, creados a imagen y semejanza de Dios”

Dado en San Salvador, a los doce días del mes de abril del año dos mil dieciocho.

(Alocución a los participantes en el coloquio internacional sobre la Rerum Novarum, 20 de abril 1991).


15 de abril de 2018

11

La Palabra de Dios para cada semana Hch 3, 13-15. 17-19; Sal 4, 2. 7. 9; 1 Jn 2, 1-5; † Lc 24, 35-48 Domingo 15 de abril de 2018 • III domingo de Pascua • Ciclo “B” • Año par

Preparado por:

Pbro. Patxi Loidi francisco.loidi@gmail.com

Entonces les abrió el entendimiento Querida amigas y amigos: Sigo deseándoles felices Pascuas, porque continuamos en el tiempo pascual y porque toda nuestra vida es tiempo pascual. Es así, porque la Resurrección de Jesús no es un hecho pasado, sino un presente continuado y prolongado. Visto desde nuestro mundo y nuestra historia digamos que es pasado, presente y futuro al mismo tiempo. Así que feliz tiempo pascual. Y ojalá el Señor nos abra hoy el entendimiento] como se lo abrió a sus discípulos y quedemos nosotros también resucitados. Ojalá sea así. Abrazos. Queridas amigas y amigos: Saludos pascuales de parte de Jesús para todos ustedes. Hay una frase llamativa al final de este relato. Pero antes permítanme hacer dos breves observaciones. Primera, ha salido a buscar a los dos de Emaús, como el pastor a la oveja perdida. Ojalá salga también a buscarme a mí, a ti, a todos nosotros. Y segunda, ha comido. ¿Cómo es posible, si un resucitado no come? Lo ha puesto el evangelista para combatir a los primeros herejes cristianos, los docetas, que afirmaban que Jesús no era humano; que era un dios revestido de carne humana. Es interesante recordar que la primera herejía consistió en la negación de la humanidad de Jesús. Al mostrarlo comiendo, el evangelista nos está diciendo que era verdaderamente humano. Vayamos ahora a la frase llamativa. Son cinco palabras: Entonces les abrió el entendimiento. No podían comprender que Jesús hubiera resucitado. Estaban inundados de alegría, pero al mismo tiempo llenos de dudas. Sin esa revelación, no hubieran conocido ni creído en la Resurrección de Jesús. Un crucificado no puede ser el Mesías. Es importante este punto. Lo esencial no es la visión ocular. Además es dudoso que un ojo terreno puede visualizar a un ser que ya es celestial. La visión ocular sin la revelación de

Dios no nos lleva a la fe. Hace falta la experiencia del Resucitado, que se parece a una experiencia mística. Es lo que nosotros hemos desear y pedir. Jesús les dio un argumento decisivo: que lo que Él les decía es lo que estaba anunciado en las Escrituras, es decir en el plan de Dios. Pero no fue suficiente. Y entonces, les abrió el entendimiento. Y creyeron. Y comprendieron. ¿Qué comprendieron? Que el Crucificado era el Resucitado y el Mesías. Para su mentalidad judía era difícil unir Mesías y cruz; era denigrante y escandaloso. Para nosotros también lo sería si lo pensáramos un poco. Necesitamos que el Señor nos abra el entendimiento. Y en segundo lugar, comprendieron que ese Mesías crucificado nos trae la vida nueva de Dios, con el perdón de los pecados; la liberación de todas las culpas, pesos e incertidumbres profundas. “Y vosotros sois testigos”, añadió Jesús. ¡Qué grande es todo esto, sobre todo cuando descubrimos que hoy Jesús nos dice lo mismo a nosotros. ¿Demasiado grande? Así parece, pero es la pura realidad. ¡Qué pena que haya gente cristiana que no lo sepa! O que no caiga en la cuenta. Cambiarían sus vidas, su horizonte vital, sus sufrimientos. Ojalá lo experimentemos y nos transformemos en apóstoles de esta profunda realidad, que nos rodea por todas partes.

Lecturas de la Semana

• Del 16 al 21 de abril de 2018 • Lunes 16: Hch 6, 8-15; Sal 118, 23-24. 26-27. 29-30; † Jn 6, 22-29 Martes 17: Hch 7, 51 – 8, 1; Sal 30, 3-4. 6-8. 17. 21; † Jn 6, 30-35 Miércoles 18: 1 Pe 5, 5-14; Sal 88, 2-3. 6-7. 16-17; † Mc 16, 15-20 Jueves 19: Hch 8, 26-40; Sal 65, 8-9. 16-17. 20; † Jn 6, 44-51 Viernes 20: Hch 9, 1-20; Sal 116, 1-2; † Jn 6, 52-59 Sábado 21: Hch 9, 31-42; Sal 115, 12-17; † Jn 6, 60-69

Plegaria Abre mi mente Ahora soy yo mismo, quien se postra ante Ti y te grita: Jesús, abre mi entendimiento. Mi cabeza está rígida y tengo el corazón cerrado. Mi puerta, bloqueada y obstruida. Toca mi corazón y mi cabeza y abre una senda lisa, por donde pueda transitar tu amor, tus cruces y tu dicha con tu Resurrección. Hoy es el mejor día para que rompas mis defensas, y me transformes en persona viva. Después dame tu Espíritu y envíame. Iré con tu poder a darles vida, a decirles que hay algo grande, que está al alcance de cualquier vecina. Y ganarás a muchas para la fe, el amor y la justicia. Y habrá más gente nueva, creyentes y discípulas, para estos duros tiempos, que tanta sangre y fuego necesitan.


12

15 de abril de 2018

Mons. Fabio Colindres toma posesión de Diócesis de San Miguel – Pág. 9 –

La Palabra de Dios para cada semana

Invitación

Próxima Convivencia Vocacional

Preparado por:

Pbro. Patxi Loidi

Entonces les abrió el entendimiento – Pág. 11 –

VOCABULISTA m. El que se dedica al estudio del vocabulario. VOCACIÓN f. (lat. vocatio) Aptitud especial para una profesión o carrera: sentir vocación. || Inspiración con que predestina la Providencia para un papel determinado. || Teol. Llamada al sacerdocio o a la vida religiosa. VOCACIONAL adj. Relativo a la vocación. || Convivencia a

la que están invitados todos aquellos jóvenes que tengan inquietudes vocacionales, de tal forma que puedan participar de un proceso de discernimiento.

22 de abril • 8:00 a.m. Seminario San José de la Montaña Pastoral Vocacional Arquidiocesana

Se les pide a los jóvenes traer una carta de recomendación de su párroco.

@pvocacionalss2

pvocacionalss@gmail.com

IGLESIA LOCAL

Su Excelencia Reverendísima, Mons. Fabio Colindres Abarca (derecha), participa de la consagración eucarística de la Santa Misa en la que tomó posesión de la Diócesis de San Miguel, este 7 de abril en la Catedral Basílica Reina de la Paz. La Acción de Gracias fue presidida por Su Eminencia Card. Gregorio Rosa Chávez, Obispo Auxiliar de San Salvador (2º de der. a izq.). Aparecen en la fotografía Mons. Miguel Morán Aquino, Obispo de Santa Ana (izq.) y Mons. Elías Rauda, OFM, Obispo de San Vicente

Semanario Orientación 15 abril de 2018  
Semanario Orientación 15 abril de 2018  
Advertisement