Issuu on Google+

DIGITAL

22 de septiembre de 2013 Nツコ 1027 窶「 Aテ前 XXI

LAS DELICIAS DE LA VIDA FAMILIAR...

MARYam, nueva obra diocesana en granada LA OFRENDA FLORAL A LA VIRGEN de las angustias

1

Semanario de las Iglesias de Granada y Guadix-Baza


vozdelPapa

“¡La Iglesia es madre!” Catequesis En su última catequesis, el Santo Padre volvió a referirse a la Iglesia como madre, e invitó a recordar que una madre “nos enseña a caminar por la vida”. (…) Hoy vuelvo a la imagen de la Iglesia como madre. Me gusta mucho esta imagen de la Iglesia como madre. Es por eso que he querido volver a ella, porque me parece que esta imagen nos dice no sólo cómo es la Iglesia, sino también cuál es el rostro que debería tener cada vez más la Iglesia, nuestra Madre Iglesia. (…) Me pregunto: ¿qué hace una madre? En primer lugar, nos enseña a caminar por la vida, nos enseña a ir bien por la vida, sabe cómo orientar a los niños, busca siempre mostrar el camino correcto en la vida para crecer y convertirse en adultos. Y lo hace con cariño, siempre con amor, incluso cuando trata de enderezar nuestro camino porque nos desviamos un poco en la vida o tomamos rumbos que conducen hacia un acantilado. Una madre sabe lo que es importante para que un niño camine bien en la vida, y no lo ha aprendido de los libros, sino que lo aprendió del propio corazón. ¡La Universidad de las madres es su propio corazón! Allí aprenden cómo sacar adelante a sus propios hijos.

2

La Iglesia hace lo mismo: orienta nuestra vida, nos da lecciones para caminar bien. Pensemos en los Diez Man-

damientos: nos indican un camino que es necesario recorrer, para madurar, tener algunos puntos fijos en la forma en que nos comportamos. Y son el resultado de la ternura, del amor mismo de Dios, que nos lo ha donado. (…) (…) La mamá siempre, en todas las situaciones, tiene la paciencia para seguir acompañando a sus hijos. Lo que la impulsa es el poder del amor (…). La Iglesia es así, es una madre misericordiosa, que entiende, que siempre trata de ayudar, de alentar incluso a sus hijos que estaban equivocados; no cierra jamás las puertas de la casa; no juzga, sino que ofrece el perdón de Dios, ofrece su amor que invita a retomar el camino, incluso a aquellos hijos que han caído en un profundo abismo, la Iglesia no tiene miedo de entrar en su noche para darles esperanza; ¡la Iglesia no tiene miedo de entrar en nuestra noche, en la oscuridad del alma y de la conciencia, para darnos esperanza! ¡Porque la Iglesia es madre! (…) Y lo mismo ocurre con la Iglesia: pone en las manos del Señor, con la oración, todas las situaciones de sus hijos. Confiamos en el poder de la oración de la Madre Iglesia: el Señor no permanece insensible. Siempre sabe cómo sorprendernos cuando menos lo esperamos. ¡La Madre Iglesia lo sabe!


Editorial

La mujer…. Durante este mes de septiembre continúa sucediéndose los cultos litúrgicos con los que veneramos a nuestra Madre la Virgen de las Angustias. Tras la intensa jornada de la Ofrenda floral de hace una semana, y la Eucaristía el mismo día en que cien años antes se coronó canónicamente a la Patrona de Granada, el mes de septiembre sigue viviéndose con intensidad entre los granadinos que acuden a la Basílica, y que en toda la Archidiócesis, rezan a Nuestra Madre para que “… nos consiga tu llanto el amparo del Señor”. Este año la Novena se vivirá de forma intensa como otros años, en el marco del Año Jubilar Mariano, que celebramos con motivo del Centenario de la Patrona, además en la sede metropolitana, en la Santa Iglesia Catedral. Nuestro último número continúa hablando de la mujer y la familia, rescatando el extracto de un libro de C. S Lewis, el autor de las conocidas Crónicas de Narnia. Continuamos dedicando nuestras páginas a este tema poniendo a disposición de nuestros lectores las palabras de nuestro Arzobispo en la Ofrenda floral y en su homilía, en la Eucaristía celebrada en la Basílica de la Virgen de las Angustias. Además, ampliamos la información que hace poco dábamos en primicia en el Semanario Fiesta, en el que anunciamos la creación de un nuevo Centro de Estudios dedicado a la mujer, llamado Maryam, iniciativa de Mons. Javier Martínez, siguiendo así la orientación del Papa Francisco cuando, de regreso en avión desde Río de Janeiro, donde participó en la Jornada Mundial de la Juventud en julio, afirmaba: “Hay que hacer una teología profunda de la mujer”.

3


Sumario Directora: Paqui Pallarés García Redacción: Rosa Die Alcolea Pedro Flores Medina Delegado en Guadix: Antonio Gómez Casas

Edita: ARZOBISPADO DE GRANADA Plaza Alonso Cano, s/n 18001 GRANADA tel.: 958 215 675 e-mail: mcsgranada@planalfa.es • revistafiestadigital@gmail.com www.diocesisgranada.es http.//diocesisgranada.wordpress.com Diseño y maquetación: Secretariado de Medios de Comunicación de la Archidiócesis de Granada

Sumario 02. Voz del Papa “¡La Iglesia es madre!” Catequesis 03. Editorial La mujer...

05. Mirada • Creado el Centro de Estudios de la Mujer “Maryam” • Novena a la Virgen de las Angustias predicada por los Obispos de Andalucía • Ordenaciones sacerdotales en la Catedral de Guadix • Simposio de Derecho Matrimonial y Procesal Canónico, en Granada • Los Obispos españoles acudirán a Roma para ver al Papa Francisco • Agenda

4

10. Textos “Con la protección de la Virgen no hay nada que temer en la vida” Homilía Mons. Martínez tras la Ofrenda floral 12. A fondo Sobre las “delicias” de la vida familiar y la necesidad de la redención 16. Cultura Tras cada ramo, tras cada flor, una oración y una petición

Ofrenda floral a las Angustias 19. Testimonio “Benignísimo Jesús, envíanos tu Espíritu con Luz” Beata Elena Guerra 21. Luz de la Palabra “No podéis servir a Dios y al dinero” Domingo XXV del Tiempo Ordinario


Mirada

Creado el Centro de Estudios de la Mujer “Maryam” A partir de este curso académico, la Archidiócesis de Granada contará con una nueva obra diocesana, dedicado en esta ocasión a la mujer, que se configura como centro de estudios y de acompañamiento. El Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, ha erigido y firmado los Estatutos del Centro de Estudios de la Mujer, que llevará el nombre de Maryam, con la misión de promocionar y difundir la concepción cristiana de la mujer, y cuya puesta en marcha está prevista para la segunda quincena del mes de octubre. Entre las actividades, tiene previsto cursos acerca de la mujer, en todas sus dimensiones, que se impartirán los viernes por la tarde y los sábados por la mañana en el Edificio Joaquina Eguaras, 114, donde el Centro de Estudios tiene su sede. La iniciativa del Centro de Estudios sigue las orientaciones del Papa Francisco en su viaje de regreso a Brasil con motivo de la JMJ en Río de Janeiro este año, donde afirmaba que “hay que hacer una teología profunda de la mujer”.

Con sede en Granada

Finalidad El nuevo Centro tiene como finalidad ofrecer espacios de reflexión y de investigación acerca de la mujer, de su identidad y de su vocación, así como espacios de ayuda práctica que la sostengan y la acompañen. En comunión con el magisterio de la Iglesia, tendrá en cuenta todas las dimensiones de la vida, así como el contexto de la actual cultura dominante y de las ideologías que la configuran. El nuevo Centro es, y quiere ser, un espacio de libertad en medio de la sociedad actual, en el sentido más verdadero y pleno de la palabra. Asimismo, en la medida de sus posibilidades y siempre que sea conveniente para el fin y la misión del Centro, tratará de que sus estudios y actividades o parte de ellos puedan ser reconocidos por centros universitarios, españoles o extranjeros, o por instituciones o entidades cuyos fines coincidan, en todo o en parte, con los del Centro. También se llevarán convenios de colaboración con instituciones o entidades, ya sean eclesiásticas o civiles, cuya colaboración contribuya a que el Centro pueda cumplir mejor sus fines.

5


Mirada

Configuración El Presidente del Centro de Estudios de la Mujer “Marian” es el Arzobispo Mons. Javier Martínez, que puede delegar sus funciones total o parcialmente en un Vicepresidente o en una Vicepresidenta. Asimismo, el nuevo Centro contará con un Equipo Directivo, un Consejo Académico y un Claustro de profesores, y tendrá carácter interdisciplinar, con profesionales de reconocido prestigio en sus respectivos ámbitos. El Equipo Directivo velará por que el Centro cumpla sus fines lo mejor posible, “que todas sus tareas sean ocasión de testimoniar el amor infinito de Dios por toda persona humana y se lleven a cabo con amor el trabajo bien hecho y con rigor”, señalan los Estatutos. Por su parte, el Consejo Académico será nombrado libremente por el Arzobispo de Granada e integrado por un grupo de personas de clara comunión eclesial. Decreto y Estatutos El Decreto de Erección y los Estatutos del Centro están firmados por el Arzobispo de Granada, Mons. Javier Martínez, con fecha del 15 de septiembre, Solemnidad de la Virgen de las Angustias, Patrona de la Archidiócesis. Están rubricados ad experimentum, es decir,

6

por un periodo inicial de cuatro años, pasados los cuales, salvo que la autoridad competente dispusiera otra cosa, pasarán a ser definitivos. Según recogen los Estatutos, “las categorías de filiación, paternidad y maternidad (hombre y mujer), y los otros espacios de relación que hacen de la persona humana esta persona única, con su historia única, son esenciales aquí. Esa consideración ha de contribuir también a la liberación, tanto de la mujer como del hombre, de la dictadura y de la tiranía de la economía, del conglomerado “mercado/estado”, o de las relaciones humanas a todos los niveles concebidas exclusivamente o fundamentalmente en términos de poder o de afirmación de uno mismo frente a los demás”. “Por último, y este aspecto no es en absoluto una cuestión menor o marginal, el Centro se resiste explícitamente desde su Fundación a esa separación moderna entre un orden natural y un orden sobrenatural que ha incorporado algunas categorías fundamentales incompatibles con la experiencia y la Tradición de la Iglesia, y que tanto daño ha hecho y sigue haciendo a la fe católica y a su misión en el mundo”, señalan sus Estatutos.


Emotiva despedida a Salvador Olivares en la parroquia de San Juan de Baza Novena a la Virgen de las Angustias predicada por los Obispos de Andalucía Del 21 al 28 de septiembre, en la Santa Iglesia Catedral, y el día 29 en la Eucaristía con el Cardenal Antonio María Rouco Varela. Durante este tiempo, del 21 al 28, se celebrará la Novena en honor a la Virgen de las Angustias, que cada día predicará un Obispo de Andalucía. Así, tras la Eucaristía que preside Mons. Javier Martínez el viernes 20, en el Paseo del Salón, la Novena contará con la predicación de Mons. Juan José Asenjo, Arzobispo de Sevilla (sábado, 21); Mons. Rafael Zornoza Boy, Obispo de Cádiz y Ceuta (domingo, 22); Mons. Ramón del Hoyo López, Obispo de Jaén (lunes, 23); Mons. Ginés García Beltrán, Obispo de Guadix (martes, 24); D. Jesús Catalá Ibáñez, Obispo de Málaga (miércoles, 25); Mons. José Mazuelos Pérez, Obispo de Jerez (jueves, 26); Mons. Santiago Gómez Sierra, Obispo Auxiliar de Sevilla (viernes, 27) y Mons. José Vilaplana Blasco, Obispo de Huelva (sábado, 28). La Novena dará comienzo a las 19:15 horas con el rezo del Santo Rosario, la exposición del Santísimo y la Eucaristía presidida por un Obispo de Andalucía. Durante la celebración de la Novena, se mantienen los cultos litúrgicos a las 12 horas, con la Eucaristía, pudiendo acceder todos los fieles que lo deseen. La Catedral permanecerá abierta para participar en estos actos litúrgicos de las 12 horas y en la Novena; fuera de este horario de mañana podrá accederse a la Catedral en visita turística. La Eucaristía en el templo metropolitano estará presidida por la Virgen de las Angustias, donde llega tras la procesión el viernes 20 desde el Paseo del Salón y permanecerá allí hasta concluir la Novena cuando sea trasladada en la procesión del día 29; junto a Ella hasta este domingo, día 22, tras la Eucaristía de 12:30 horas, estará también la Imagen de San Cecilio, patrón de la Diócesis, donde llega al templo metropolitano tras presidir también la Eucaristía en el Paseo del Salón con motivo del Centenario de la Coronación Canónica de la Patrona. La Eucaristía que se celebra en la Catedral el domingo una vez concluida la Novena, el día 29 a las 12:30 horas, para rezar por las intenciones de la Hermandad, estará presidida por Mons. Antonio María Rouco Varela, Cardenal Arzobispo de Madrid, y Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada.

El pasado día 15 tuvo lugar la Misa despedida de quien ha sido su párroco durante 17 años: Salvador Olivares, quien expresó en la homilía su gratitud a todas aquellas personas que han colaborado con él y con la parroquia. “Su agradecimiento ha sido para el grupo de catequistas, grupos de oración, visitadores de enfermos, consejo de economía, cofradías y a todos los feligreses por sus disponibilidad y servicio”, afirmó Juan Carlos Valle, de la Diócesis de Guadix (www.semanasantadebaza.com). Asimismo, Olivares manifestó su tristeza y, al mismo tiempo, alegría por la satisfacción del trabajo realizado en sus 52 años de sacerdocio. También tuvo palabras de bienvenida al que va a ser el nuevo párroco, Emilio Fernández, y ha pedido a los feligreses que lo acojan como hicieron con él hace diecisiete años. Ya en la acción de gracias, Carlos Valle, en nombre de la parroquia, dio las gracias a D. Salvador por estos años de servicio y entrega destacado su cercanía y amabilidad. Al mismo tiempo, recordó cómo en el año 1947 ingresaba en el Seminario Menor con tan solo 10 años, con 24 años se ordenaba de sacerdote destinándolo como formador del Seminario y después párroco de la Estación de Guadix, su nombramiento de Delegado de Juventud, sus años en Roma estudiando la licenciatura de Ciencias de la Educación, su labor en la parroquia de Moreda y Darro, su regreso a Guadix como Secretario General de la Asamblea Diocesana y administrador de Centro Parroquial en el año 1992. Y sería en el año 1996 cuando el Obispo lo destinó a la parroquia de San Juan, donde se jubila a los 72 años de edad. Han intervenido también con palabras emotivas y agradecidas el Hermano Mayor de la Virgen del Carmen, Francisco Cabrera; el Hermano Mayor del Nazareno, Pedro Carrión; y el Hermano Mayor de la Esperanza, José María Manzano. El coro Juan Hernández, dirigido por Laureno Torres, ha sido el encargado de los cantos, al igual que lo hiciera hace 17 años, cuando D. Salvador tomó posesión. Y, en esta ocasión, se ha unido un terceto compuesto por jóvenes parroquianos, quienes han interpretado Nada te turbe y Cerca de ti, Señor.

7


Mirada Ordenaciones sacerdotales en la Catedral de Guadix El Obispo de Guadix, Mons. Ginés García ordena el sábado 21, a las 11 horas, a dos diáconos de diócesis accitana, Francisco Javier Jiménez Martínez y Juan Diego Tapia Pérez. Según informa la Diócesis de Guadix, será una celebración festiva, a la que asistirán los sacerdotes diocesanos y algunos otros venidos de la Diócesis de Almería, de donde es natural Juan Diego. También serán muchos los paisanos de los nuevos sacerdotes que quieran asistir a este momento -El Margen y Olula del Río, respectivamente- y que, a buen seguro, llenarán el templo, explican. Francisco Javier Jiménez es natural de El Margen, un anejo de Cúllar. A los 18 años entró al seminario de Guadix donde se ha formado durante siete años. Realizó los estudios de Teología Sistemática en la Facultad de Teología de Granada. Su vocación sacerdotal va unida a la “vocación musical”, pues ha realizado estudios profesionales de órgano en el Conservatorio de Granada y desarrolla una gran labor pastoral mediante la música sacra. Una vez terminados los estudios, pasó dos años de actividad pastoral en la parroquia de Santiago de Baza y como profesor de Religión y, últimamente, ha estado otros dos años de pastoral en Guadix, en la Parroquia de Santiago. El último de estos años lo ha pasado ejerciendo como diácono.

Juan Diego Tapia fue ordenado diácono el pasado 16 de marzo, en la parroquia de Caniles, de la mano de Mons. Ginés García. Es natural de Olula de Río, en la provincia de Almería, pero ha cursado sus estudios en el Seminario de la Diócesis de Guadix. Recibió las Órdenes Menores de Acolitado y Lectorado el pasado 4 de noviembre, en el Seminario de Murcia, de la mano del Obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes, y en compañía de otros 20 seminaristas de aquella diócesis, donde los seminaristas de Guadix están cursando sus estudios de Teología. Un año antes, en Baza, había recibido el lectorado, de la mano del prelado accitano. Y fue el pasado 8 de diciembre, en la Catedral de Guadix, cuando él y Alfonso José García, el otro seminarista del Mayor, que es natural de Polícar, recibieron la Admisión a Órdenes Sagradas, de mano del Obispo de Guadix. El curso pasado, José Francisco Serrano fue nombrado Rector del Seminario y se puso en marcha la reapertura del Seminario Menor. En el nuevo curso académico, que comenzó a primeros de septiembre, han iniciado sus estudios en el Seminario Menor cuatro chicos, que están estudiando en Granada. Y pronto comenzará el curso en el Seminario Mayor, cuyos seminaristas cursarán sus estudios, como hasta ahora, en el Seminario de Murcia.

Juan Diego Tapia, junto al Obispo de Guadix, y Francisco Javier Jiménez.

Simposio de Derecho Matrimonial y Procesal Canónico, en Granada Organizado por el Tribunal Metropolitano de Granada, del 26 al 28 de septiembre el Seminario Mayor San Cecilio acoge el VIII Simposio de Derecho Matrimonial y Procesal Canónico. El Cardenal Arzobispo de Madrid, Mons. Antonio Mª Rouco Varela, participará en este Simposio, al que acudirá para su clausura el día 28. Por su parte, Mons. Ginés García, Obispo de Guadix, será el encargado de su inauguración con un saludo y presentación, a la que seguirá la primera de las nueve organizadas para esos días, con participaciones de Catedráticos de Derecho Procesal y Matrimonial Canónico, abogados, Decano emérito del Tribunal de la Rota de la Nunciatura Apostólica de España, Defensores del Vínculo y Vicarios Judiciales.

8


Los Obispos españoles acudirán a Roma para ver al Papa Francisco Será del 24 de febrero al 8 de marzo de 2014 en la Visita ad Limina, la última de ellas celebrada en enero de 2005. La Nunciatura Apostólica en España ha comunicado a la Conferencia Episcopal Española (CEE) que se reanudarán las Visitas ad Limina Apostolorum, interrumpidas con motivo del Año de la Fe y que la Visita por parte de los obispos españoles está fijada para los días 24 de febrero al 8 de marzo. Las Audiencias tendrán lugar cada día desde las 11:30 a las 13 horas, aunque este calendario no tiene en consideración los eventuales viajes del Santo Padre y la Casa Pontificia podría informar de los circunstanciales cambios de programa. El Papa Francisco recibirá a los obispos en grupos de 7 u 8. Cada obispo presentará brevemente un informe sobre el estado de la diócesis, respondiendo a las preguntas que el Santo Padre pudiera formularle. Además del encuentro con el Papa, que constituye el momento central de la Visita, los obispos deberán entrevistarse también con los diversos Dicasterios de la Curia Romana. Estos encuentros serán organizados por la Congregación para los Obispos, en coordinación con la CEE.

Cada obispo debe enviar a la Nunciatura el informe sobre el estado de la diócesis. Una vez leídos por la Congregación para los Obispos, estos informes son referidos al Papa. Origen y objetivos Los orígenes históricos de la Visita ad Limina datan del siglo IV, aunque fue el Papa Sixto V en 1585 quien la institucionalizó y dispuso de modo más sistemático. En la actualidad, la Visita ad Limina se define y precisa en los cánones 399 y 400 del Código de Derecho Canónico. Según esta legislación de la Iglesia, los Obispos diocesanos deben visitar las tumbas de los Apóstoles, encontrarse con el Sucesor de Pedro y presentar un informe o relación de sus respectivas diócesis cada cinco años, aproximadamente. Su significado es el de visibilizar la unidad y la comunión de los sucesores de los Apóstoles con el sucesor de San Pedro y de las Iglesias locales con la Iglesia primada de Roma. De este modo, la Visita ad Limina es una ocasión para la comunión eclesial, la colegialidad episcopal y la caridad fraterna entre los Pastores y el Papa.

AGENDA • Concierto. En el marco de los actos organizados por la Coronación Canónica de la Virgen de la Amargura, concierto a cargo del Coro de Madrigalistas del Instituto Nacional de Bellas Artes, la agrupación más prestigiosa de México en su género, en el convento de las Comendadoras de Santiago, el día 24 a las 20:30 horas. • Uno de nosotros. Foro de la Familia instalará mesas de recogida de firmas para la Iniciativa Legislativa Popular Uno de nosotros (One of us), para que los legisladores de la Unión Europea respeten la dignidad del embrión. Las mesas en Granada se instalarán los días 21 y 22 en la Virgen de las Angustias, el Teatro Isabel La Católica-El “Suizo”, la Plaza de la Catedral y Fray Leopoldo, a los que se unirán otros puntos en la ciudad. Asimismo, quien lo desee, puede colaborar con Foro de la Familia y Pastoral Familiar en la recogida de estas firmas atendiendo las mesas. Más información en el tfno. 699-006-478 y en granada@forofamilia.org. • Viernes poéticos. El Grupo San Matías se reúne el día 27, a las 20 horas, en la iglesia de Santa María Magdalena (entrada C/ Puentezuelas), para compartir sus recreaciones poéticas, moderado por D. Aureliano García Tello. Entrada libre. • Premio Poesía Mística. Un año más, la Fundación Fernando Rielo convoca su Premio Mundial Fernando Rielo de Poesía Mística, que cumple su XXXII edición. El plazo para la entrega de obras finaliza el 15 de octubre y éstas deben ser inéditas, presentadas por su autor y escritas en español o inglés, o traducidos a alguno de estos dos idiomas, con una extensión no inferior a los 600 versos ni superior a los 1.300. Más información en www.rielo.com y en premiomundial@rielo.com.

9


Textos

“Con la protección de la Virgen no hay nada que temer en la vida”

Homilía Mons. Martínez, tras la Ofrenda floral

Durante este mes de septiembre, los ojos de los granadinos se dirigen hacia la Carrera de la Virgen, en cuya Basílica se hospeda Nuestra Madre la Virgen de las Angustias. Desde allí, en su camarín, la Patrona escucha cientos y cientos de oraciones, súplicas y peticiones diarias de granadinos y visitantes que saben que en la Madre de Dios hallan el consuelo y la intercesión ante el Señor que tanto necesitamos. Tras la Ofrenda floral el pasado día 15, nuestro Arzobispo hablaba de la Madre de Dios recordándonos que no estamos solos porque “con la protección de la Virgen no hay nada que temer en la vida”. Señor Nuestro Jesucristo, tú en la cruz nos entregaste a tu Madre como madre nuestra. Lo que hemos vivido esta tarde, lo que muchos de vosotros lleváis viviendo desde que comenzó el Año Jubilar, que en este tarde se encuentra de manera extraordinariamente concentrado, expresivo, desbordante, es la experiencia de esa maternidad de la Virgen sobre el pueblo cristiano.

10

La experiencia de estar ahí junto a vosotros, junto al pueblo cristiano que pasaba, es para mí casi como un momento sacramental, en el sentido de que uno ve en la mirada de las personas la fe, la esperanza, el amor a la Virgen, el amor al Señor, la confianza en Él. Una mujer me lo ha dicho con mucha claridad: estaba llevando a su madre anciana, enferma, muy mayor,

en un carrito de ruedas, y la madre me ha pedido que pidiera por ellos para que le dieran fuerzas. Y yo le he dicho: “No temas, la Virgen está con nosotros y no nos abandona nunca”. Y la hija que la estaba llevando se vuelve y me dice: “Claro, lo sabemos, si por eso estamos todos aquí, porque sabemos que la Virgen está siempre con nosotros, que no nos abandona nunca”. La Eucaristía es siempre una acción de gracias y es tan sencillo hoy darte gracias porque tenemos a tu Madre. Te tenemos a Ti, Señor, pero es verdad que Ella cuida de nosotros de una manera especial. Como pasa con las madres de familia en las casas, Ella hace la unidad de los hijos.


Textos El espectáculo de esta tarde llama la atención. Cuando venía para acá, se me ha acercado una mujer y le digo: “También le puedo bendecir a usted”; me dice: “No hablo español”; le digo: “De dónde es usted”; me dice: “De los Estados Unidos”; le digo: “De dónde de los Estados Unidos”; me dice: “De Arizona”; y me dice: “Pero esto es único, esto es precioso, ver a las personas de esta manera. He estado toda la tarde viendo la cola y no podía marcharme”. Dios mío, te damos gracias. Porque es verdad. Es un espectáculo que no es fruto del esfuerzo de los hombres: el Señor sabe lo que habéis trabajado, palieros, horquilleros, camareras, todos los hermanos, en la Basílica. Pero no es proporcional lo que sucede en la relación del pueblo cristiano con la Virgen y de la Virgen con el pueblo cristiano, no es nunca proporcional a un cálculo, a unas cosas que hemos hecho, a un trabajo que hemos hecho: desborda por todos lados. Vamos a dar gracias. Alguna vez se lo he dicho a los niños: los cristianos tenemos una suerte fantástica porque en la vida no hay cosa más bonita que una madre, ni hay cariño más bonito que el de una madre, y tú imagínate el privilegio que es que nosotros tenemos dos madres: una aquí y otra en el Cielo. Con la protección de la Virgen no hay nada que temer en la vida, nada. Claro que nos pasan cosas: envejecemos, nos ponemos enfermos y algún día nos llamará el Señor a su Casa, que es nuestra casa. Pero aquí metemos la casa, somos torpes, no sabemos querernos, nos hacemos daño, hasta sin querer, y a veces a las personas que más queremos. Pero poder saber que la Virgen nos conoce, que el Señor nos conoce, que nunca estamos solos, que nunca nos falta su amor, que nunca nos falta su misericordia. Que la mirada de la Virgen (…) tiene esa capacidad de comprensión, esa paciencia con la que una madre enseña a su hijo a andar, o le enseña a manejar el cuchillo y tenedor,

o le enseña a comer, o le enseña a hablar, es vivir en eso que San Pablo llamaba “la libertad gloriosa de los hijos de Dios”, y yo no encuentro frase mejor para expresar: vivir la certeza de ese amor, de esa protección, de ese amparo que nos acompaña siempre en el camino de la vida. Nada tenemos que temer. Somos hijos de Dios, tenemos la intercesión y la protección poderosa de Nuestra Madre. Qué más podemos pedir. Señor, que nos demos cuenta de que la tenemos. Yo creo que la vida eterna tiene que parecerse a una ofrenda floral, sólo que no producirá cansancio; nos desbordará por todos lados de alegría, y será una fiesta, y cantaremos todos… y no nos faltará nadie. Pero tiene que ser algo parecido a esto, sin duda. Señor, que año tras año, mientras estemos aquí, podamos gozar de esta gracia y luego que en la vida eterna podamos celebrar tu amor, ya sin velos; pero con los aromas de las flores del Paraíso y con el aroma, sobre todo, de tu amor infinito, que ha creado todas las bellezas: de las flores, del amor humano, del amor de las madres, del de los esposos, todo es obra tuya. Poder ver eso, cara a cara. Si en esta vida los momentos de gracia pueden ser tan bellos, qué será el Paraíso, qué será el Cielo. Madre te tenemos a Ti, condúcenos hasta allí. + Javier Martínez Arzobispo de Granada Basílica de Nuestra Señora de las Angustias 15 de septiembre de 2013 Escuchar homilía Galería fotográfica de la Ofrenda floral Ver vídeo de la Ofrenda floral

11


aFondo

Sobre las “delicias” de la vida familiar y la necesidad de la redención C. S. Lewis Presentamos a continuación -traducido por primera vez al español- un precioso texto de C.S. Lewis, tomado de una colección de artículos y ensayos suyos publicada en español con el título Dios en el banquillo (Ed. Rialp, 1997), aunque en esta edición sólo se incluyen una parte de los textos de la edición inglesa.

12

El artículo contiene una preciosa reflexión de Lewis sobre la familia, genuinamente cristiana como todas las suyas, y no sólo sobre la familia, sino sobre la vida. (…) El artículo puede servir para comentar en grupos de matrimonios o de jóvenes adultos, en comunidades, en catecumenados de adultos, o simplemente en familia.

El sillón de plata y La última batalla. Una buena parte de los ensayos de Lewis están traducidos en la Editorial Rialp, y otros en Ediciones Encuentro. La película Tierras de penumbra está basada en un escrito autobiográfico suyo, y narra la dramática historia de su amor y de su matrimonio en unos años decisivos de su vida.

C. S. Lewis (1898-1963), crítico literario, novelista y profesor de literatura en Oxford y Cambridge, es autor de unos cuarenta libros, muchos de ellos sobre la fe cristiana y su relación con la vida. Su obra más conocida son las deliciosas Cartas del diablo a su sobrino, publicadas también en Rialp. Entre sus escritos de ficción destacan Las Crónicas de Narnia, una maravillosa colección de siete cuentos para niños que se han convertido en clásicos, y que están traducidos en español en la colección Juvenil Alfaguara. Los títulos de estas siete historias, cada una de ellas independiente de las demás, son: El sobrino del mago; El león, la bruja y el armario; El caballo y su jinete; El príncipe Caspio; El viaje del amanecer;

C. S. Lewis era anglicano y, pese a que en algún libro español se ha escrito en letra impresa lo contrario, nunca se hizo católico. Este detalle es importante, por ejemplo, para comprender el marco del artículo que presentamos aquí, que cuenta una comida en la casa de un “pastor” (en lenguaje católico diríamos un “párroco”), con su mujer y con sus hijos. Los escritos de Lewis son tan honestos en su afecto por la verdad y por la razón, y por ello tan hondamente cristianos en su contenido, que pueden ser leídos por todos, hasta por no cristianos, con provecho grande. La cristiandad y la cultura del siglo XX le debe un inmenso servicio.


aFondo La homilía y el almuerzo, de C.S Lewis -Y así, el hogar debe ser el fundamento de nuestra vida, -dijo el predicador-. Es allí al fin y al cabo donde se forma el carácter. Es allí donde nos mostramos como realmente somos. Es allí donde dejamos de lado los agotadores disfraces del mundo exterior y somos nosotros mismos. Es allí donde nos aislamos del ruido, del estrés, de las tentaciones y de la disipación de la vida diaria para buscar los orígenes de la fuerza interior y de la pureza renovada… Y mientras decía esto observé que la confianza en él de todos los menores de treinta años había desaparecido. Hasta este momento habían estado escuchando con atención, pero justo entonces empezaron las toses y el arrastramiento de pies. Los bancos de la iglesia crujían; los músculos se relajaban. La homilía, en la práctica, había acabado. Los cinco minutos que el predicador continuó hablando fueron una total pérdida de tiempo, al menos para la mayoría de nosotros. Si yo los perdí o no, les corresponde a ustedes juzgarlo. Realmente, no oí nada más de la homilía. Estaba pensando, y el punto de partida de mis pensamientos fue la pregunta: ¿Cómo puede él? ¿Cómo puede precisamente él? Porque yo conocía el hogar del predicador bastante bien. De hecho, había estado comiendo allí ese mismo día, siendo el quinto de los comensales. Los otros cuatro eran el pastor, su esposa, el hijo (que trabajaba en las Fuerzas Aéreas Británicas) y la hija (que trabajaba para el ejército de reserva). Ambos estaban casualmente allí de permiso. Podía no haber aceptado la invitación, pero la chica me susurró: –Por el amor de Dios, quédese a comer si se lo piden. Es siempre un poco menos horroroso cuando hay un invitado. El almuerzo en la casa del pastor casi siempre sigue las mismas pautas. Empieza con un intento desesperado por parte de los hijos de mantener una animada conversación trivial, no porque sean unos chicos superficiales (si estás a solas con ellos puedes mantener una conversación interesante), sino porque a ninguno de los dos se le ocurriría decir lo que realmente piensa a no ser que se dejen llevar por la ira. Hablan sólo para evitar que sus padres lo hagan, pero no lo consiguen. El pastor, interrumpiendo implacablemente, introduce un tema bastante diferente. Nos habla de cómo reeducar Alemania. No ha estado nunca allí, y parece que

no sabe nada ni de la historia alemana ni del idioma alemán. –Pero padre–, empieza el hijo; y no acaba la frase. Su madre está hablando ahora, aunque nadie sabe exactamente cuándo empezó a hacerlo. Está en mitad de una complicada historia sobre lo mal que la ha tratado una vecina. Aunque continúa hablando mucho rato, no nos enteramos ni de cómo empezó, ni de cómo terminó la historia. –Madre, eso no es muy justo, –dice la hija al fin–. La señora Walker no dijo…

Pero de nuevo resonó la voz del padre hablándole a su hijo sobre la organización de las Fuerzas Aéreas Británicas. Y las cosas continúan así hasta que el pastor o su esposa dicen algo tan absurdo que hace que el chico o la chica los contradigan y expongan su punto de vista. Los chicos exponen por fin sus opiniones reales. Hablan rápido, furiosamente y con desprecio. Tienen de su lado la realidad y la lógica. Sus padres responden con un estallido de cólera. El padre empieza a dar voces; la madre se siente herida, y de una manera patética empieza a hacerse la víctima. El padre y el hijo, ignorándose el uno al otro, empiezan a hablarme al mismo tiempo. El almuerzo está arruinado. El recuerdo de aquel almuerzo me preocupa durante los últimos minutos de la homilía. No me preocupa el hecho de que la práctica del pastor difiera de lo que predica. Esto es sin duda lamentable, pero no viene al

13


aFondo

caso. Como dijo el doctor Johnson, el mandamiento puede ser muy sincero (y déjenme añadir muy provechoso) donde la práctica es muy imperfecta; y sólo un tonto no haría caso de las advertencias de un médico sobre intoxicaciones etílicas porque el doctor beba mucho. Lo que me preocupa es el hecho de que el pastor no nos está contando que la vida familiar es difícil y tiene, como cualquier forma de vida, sus propias tentaciones y corrupciones. Habla como si “el hogar” fuera una panacea, un encanto milagroso que es seguro que produce felicidad y virtud. El problema no es que sea poco sincero, sino que es poco inteligente. No habla de su propia experiencia de vida familiar, está reproduciendo automáticamente una tradición sentimental, y resulta que esa tradición es falsa. Ése es el motivo por el que los feligreses han dejado de escucharlo. Si los formadores cristianos desean hacer volver a los cristianos a la vida familiar (y yo personalmente creo que deben hacerlo), lo primero es dejar de decir mentiras sobre ella, tratar el tema de una manera realista. Quizás los principios fundamentales serían algo así: 1. Desde el pecado original ninguna organización ni forma de vida tiene una tendencia natural a ir bien. En la Edad Media algunas personas pensaban que si ingresaban en una orden religiosa serían automáticamente santos y felices. Toda la literatura de este periodo se hace eco de este funesto error. En el siglo XIX alguna gente pensaba que la vida familiar monógama les haría automáticamente ser santos y felices. La feroz literatura antifamiliar de los tiempos modernos (Samuel Butler, Gosse, Bernard Shaw) daba la respuesta. En ambos casos los desacreditadores pueden haberse equivocado en los principios, y pueden haber olvidado la máxima abusus non tollit usum (el que se pueda hacer mal uso de algo no hace ilegítimo el buen uso de ello); pero en parte llevaban razón. La vida familiar y la vida mo-

14

nástica pueden ser a menudo detestables y debemos darnos cuenta que los defensores serios de ambas son bastante conscientes de sus peligros, y están libres de la ilusión sentimental. El autor de La Imitación de Cristo sabe (mejor que nadie) lo fácilmente que puede ir mal la vida monástica. Charlotte M. Yonge deja claro que la vida familiar no es un pasaporte hacia el cielo en la tierra, sino una ardua vocación, un mar lleno de rocas escondidas y de peligrosas orillas congeladas que debe sólo ser navegado por alguien que tenga en sus manos una carta de navegación celestial. Éste es el primer punto sobre el que debemos ser absolutamente claros. La familia, como la nación, puede ser ofrecida a Dios, puede ser convertida y redimida, y entonces se convertirá en un cauce de particulares gracias y bendiciones. Pero como todo lo que es humano, necesita redención. Sin esa redención producirá sólo tentaciones, corrupciones y miserias. La caridad empieza en casa, como también la falta de caridad.

2. Al hablar de conversión o santificación de la vida familiar, debemos tener cuidado de pensar en algo más que en la conservación del “amor” en el sentido de cariño natural. El amor en este sentido preciso no es suficiente. El cariño, a diferencia de la caridad, no es causa de felicidad duradera. Si le dejamos que siga su inclinación natural, al final se convierte en ambicioso, ansioso, celoso, temeroso y lleno de exigencias. Se atormenta cuando su objetivo está ausente, pero no encuentra un placer duradero cuando está presente. Incluso en la mesa del almuerzo del pastor, el cariño fue en parte la causa de la pelea. Ese hijo hubiera aguantado con paciencia y con humor, en cualquier otra persona mayor, la estupidez que no soportaba en su padre. La esposa del pastor no sería esa interminable queja de autocompasión que es ahora si no “amara” a su familia. La continua decepción de su implacable exigencia de compasión, de afecto y de comprensión ha contribuido


aFondo a hacerla como es. No creo que este aspecto del cariño pueda ser ni mucho menos apreciado por la mayoría de los moralistas. La exigencia de ser amado es una cosa espantosa. Algunos de esos que dicen (y casi con orgullo) que viven sólo esperando que llegue el amor, al final viven en constante resentimiento. 3. Debemos darnos cuenta de la enorme dificultad que hay en la característica de la vida familiar que tan a menudo se presenta como su principal atracción: “Es allí donde nos mostramos como realmente somos. Es allí donde dejamos de lado los disfraces y somos nosotros mismos”. Estas palabras, en la boca del pastor, eran verdad, y él mostró en la mesa durante el almuerzo lo que significaban. Fuera de su casa se comporta con cortesía. Él nunca hubiera interrumpido a ningún otro joven de la forma que interrumpió a su hijo. En ningún otro lugar hubiera hablado tan seguro de sí mismo sobre temas que desconocía totalmente y si lo hubiera hecho, habría aceptado con buen humor que lo corrigieran. De hecho él valora el hogar como el lugar donde puede “ser él mismo” en el sentido de pisotear todas las trabas que la humanidad civilizada ha hallado indispensables para que haya unas relaciones sociales aceptables. Y esto creo que es muy normal. Lo que distingue principalmente la conversación familiar de las demás conversaciones es frecuentemente su evidente descortesía. Lo que distingue al comportamiento familiar es a menudo su egoísmo, dejadez, descortesía, e incluso su brutalidad. Y con frecuencia sucede que aquellos que más elogian la vida familiar son los peores transgresores en este sentido: la elogian, siempre están contentos de llegar a casa, odian el mundo exterior, no soportan las visitas, les da pereza conocer gente etc., porque las libertades que se permiten en casa han acabado incapacitándolos para la sociedad civilizada. Si ellos tuvieran en otro lugar el comportamiento que en su casa encuentran “natural”, serían totalmente rechazados. 4. ¿Cómo debe entonces comportarse la gente en el hogar? Si un hombre no puede estar cómodo y relajado, si no puede descansar y ser él mismo en su propia casa, ¿dónde puede hacerlo? Reconozco que el proble-

Familia. J.F Bazille.

ma está aquí y la respuesta es alarmante. No hay ningún lugar en la tierra donde uno pueda darse rienda suelta. Nunca será justo “ser nosotros mismos” hasta que “nosotros mismos” nos hayamos convertido en hijos de Dios. Esto aparece en el himno litúrgico Cristiano, no busques todavía el reposo. Esto no significa, por supuesto, que no haya diferencia entre la vida familiar y la sociedad en general, significa que la vida familiar tiene su propia regla de cortesía, un código más íntimo, más sutil, más sensible, y por lo tanto en algunos aspectos más difícil que los del mundo exterior. 5. Por último, ¿no debemos enseñar que si el hogar ha de ser un instrumento de la gracia divina tiene que ser un lugar con normas? No puede haber una vida normal sin una regula, sin una “regla”. La alternativa de las normas no es la libertad, sino la tiranía anticonstitucional y a menudo inconsciente del miembro más egoísta. En resumen, ¿no debemos dejar de dar sermones sobre la vida familiar y empezar a aconsejar seriamente sobre ella? ¿No debemos abandonar los elogios sentimentales y empezar a dar consejos prácticos sobre el importante, duro, bello y arriesgado arte de crear una familia cristiana? Traducción de María José Ramos Calero

15


Cultura

Tras cada ramo, tras cada flor, una oración y una petición

Ofrenda floral a las Angustias

El pasado día 15, en la Basílica de las Angustias, tuvo lugar la Ofrenda floral a la Virgen de las Angustias, en la que cientos de granadinos participaron para depositar su ofrenda en forma de flor y suplicar con ella el consuelo, intercesión y protección de la Patrona. La ciudad de Granada celebró su día grande en la Solemnidad de Nuestra Señora la Virgen de las Angustias, Patrona de la Diócesis. Como cada año, pero siempre con el ánimo y fervor nuevo, cientos de granadinos se acercaron hasta la Basílica de la Virgen, donde tiene su sede Nuestra Señora de las Angustias, para manifestar públicamente su devoción, oración y petición a sus pies, en forma de ofrenda floral. Como cada año, la fachada de la Basílica volvió a tejerse de una hilera de colores y olores frescos de las flores allí depositadas con el corazón por cientos de fieles que acuden a Nuestra Madre para pedir su consuelo, intercesión y protección para nuestras vidas y la de nuestras familias. Tras cada ramo y tras cada flor, una oración y una petición. Es el amor de un pueblo a su madre. Y la Virgen allí presente, fue acogiendo a cada uno de los granadinos que pasaban por delante de la puerta basilical para depositar su ofrenda. Y junto a Ella, nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, que al fi-

16

nalizar la tarde y entrada la noche bendecía a cuantos pasaban por delante de la Patrona, ya fueran mujeres, niños, ancianos, adultos…, en la misma mesa en la que los hermanos de la Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias recogían los ramos para colocarlos en la fachada basilical. Año Jubilar, año de gracia Las celebraciones de este año en torno a la Patrona se llevan a cabo en el Año Mariano que concedió en 2012 la Santa Sede para conmemorar el I Centenario de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de las Angustias.


Este Año Mariano Jubilar se celebra hasta el 31 de diciembre y tiene su momento cumbre este viernes, día 20 de septiembre, a las 20 horas, con la Eucaristía que presidirá la Sagrada Imagen de las Angustias, junto a San Cecilio, el Patrón de la Diócesis, al aire libre en el Paseo del Salón, muy cerca de la sede basilical. Allí se congregarán miles de granadinos para participar en esta Eucaristía con la que se celebra la Coronación Canónica de la Patrona, el mismo día en que se llevó a cabo en 1913. La Eucaristía del 20 de septiembre es pontifical, dado que al término se impartirá la bendición del Papa, tal y como anunció durante la Ofrenda floral la Comisión organizadora de los actos conmemorativos en el I Centenario de la Coronación Canónica. Precisamente, el párroco de la Basílica de las Angustias, D. Francisco Molina, hablaba del “año de gracia” que está siendo este Año Mariano y, especialmente, un día de gracia, con la Ofrenda floral que se celebró en la Solemnidad de la Patrona, el 15 de septiembre. Ofrenda Tras las palabras de saludo de nuestro Arzobispo Mons. Javier Martínez, el presidente de la Diputación Provincial, Sebastián Pérez, impuso la Medalla de Oro de la Provincia a la Patrona, la Virgen de las Angustias. “Un año más, y en este año especial, Centenario de la Coronación de Nuestra Señora de las Angustias, nos reunimos en torno a nuestra Madre. Y nos reunimos Señora, como siempre, para acogernos a tu protección. Venimos a pedirte que tantas fatigas, tanto sufrimiento, tanto dolor que hay en la vida -en los matrimonios, en la familia, en sacar adelante a los hijos, en cuidar de los enfermos, de los ancianos, de tantas heridas que hay en nuestros corazones de mil maneras-, nosotros lo ponemos a tus pies. Solicitamos y pedimos y suplicamos como hijos tu intercesión de Madre. Y nos consiga tu llanto el amparo, la gracia, la misericordia y la compañía de Nuestro Señor”, afirmó Mons. Javier Martínez, en las palabras iniciales antes de comenzar la Ofrenda floral. “Con este corazón abierto, unidos los unos a los otros como hermanos junto a la madre, damos comienzo a esta Ofrenda floral, que es siempre un momento precioso de comunión, de vida de familia y de esperanza y de gozo. En cada familia es la madre quien tiene el don de unir a los hijos; en la familia de los hijos de

Dios es la Virgen quien nos une a todos, y hace de todos una única familia. Que nos conceda Ella una tarde preciosa, justamente en esta comunión unos con otros”, subrayó. La entrega de los primeros ramos de flores correspondieron a la Hermandad de las Angustias y después las autoridades locales, civiles y militares. Asimismo, nuestro Arzobispo, acompañado del párroco de la Basílica, D. Francisco Molina, y del Hermano Mayor de la Hermandad de las Angustias, Francisco Salazar, entregó el preceptivo ramo con un donativo. En la tribuna de Presidencia frente a la fachada de la Basílica y ante la mirada de la Sagrada Imagen de la Virgen de las Angustias estuvieron nuestro Arzobispo, presidiendo el palco, junto al párroco D. Francisco Molina; el Vicario de Pastoral del Clero, D. Blas Gordo; el alcalde de Granada, Francisco Torres Hurtado; el presidente de la Diputación Provincial de Granada, Sebastián Pérez; y el Teniente general jefe del MADOC, Alfredo Ramírez. La Ofrenda floral concluyó entrada la noche con la Eucaristía que se celebró en la Basílica, presidida por nuestro Arzobispo y concelebrada por los sacerdotes del templo. En su homilía, entre otras cosas, Mons. Martínez subrayaba cómo lo vivido esa tarde en la ofrenda floral y durante todo este Año Jubilar es “la experiencia de esa maternidad de la Virgen sobre el pueblo cristiano”. Están disponibles en Internet un vídeo y una galería fotográfica de lo allí acontecido, en las puertas de la Basílica. Paqui Pallarés

17


Cultura


Testimonio

“Benignísimo Jesús, envíanos tu Espíritu con Luz” La beata Elena Guerra fue beatificada en 1959 por Juan XXIII, que la admiraba por su devoción al Espíritu Santo y en la que se inspiró para escribir su oración al Espíritu Santo en la convocatoria del Concilio Vaticano II. Ahora, un milagro que está estudiando la Diócesis brasileña de Uberlandia podría llevar a la canonización de esta religiosa italiana, cuando en 2014 se cumple el centenario de su fallecimiento. Elena Guerra nació en Lucca, Italia, en 1835, y desde su confirmación, cuando tenía diez años, era muy sensible a la presencia del Espíritu Santo y propagadora de su devoción en una época preconciliar en la que era “el gran desconocido” de la espiritualidad católica. De hecho fue en los años anteriores y posteriores al Vaticano II cuando florece esta devoción, a través de la increíble propagación de los movimientos carismáticos, con un marcado carácter ecuménico, ya que efectivamente el origen de la Renovación en el Espíritu es protestante. En 1872, después de una enfermedad, que la retuvo en casa durante años, y de una peregrinación a Roma, fundó la Congregación de Santa Zita, para la formación de niñas y jóvenes. La alumna más famosa que tuvo fue la jovencísima Gema Galgani, que sería después santa Gema, apóstol de la pureza y el perdón.

Beata Elena Guerra

También fundó a las Oblatas del Espíritu Santo y se volcó en la buena prensa, y en escribir folletos y hojas sueltas, casi siempre dirigidas a la mujer en distintos estadios de su vida. La relación con la Renovación Carismática viene por su devoción al Espíritu Santo... y algo más. Entre 1895 y 1903, Elena Guerra escribió doce cartas al Papa León XIII pidiéndole una predicación renovada sobre el Espíritu Santo. El Papa accedió y en Provida Matris Caritate pedía a la Iglesia una novena solemne al Espíritu Santo entre la Ascensión y Pentecostés. Elena organizó entonces grupos de oración, que llamaba Cenáculos permanentes, para pedir la venida del Espíritu. Pero la devoción al Espíritu no acababa de arraigar. Entonces llegó la noche en que moría el siglo XIX y nacía el siglo XX: el 31 de diciembre de 1900. León XIII organizó una velada de oración en San Pedro y, a las doce de la noche, el papa entonó ante todos el himno Veni Creator Spiritus. Esa misma noche, en Topeka, Kansas, un misionero metodista y un grupo de jóvenes que estudiaban la Biblia se planteaban un interrogante. En los cinco momentos que en los Hechos de los Apóstoles se habla de “bautismo en el Espíritu Santo”, se habla también de “oración en lenguas”.

19


Testimonio El misionero dijo a sus alumnos: “Me pregunto qué pasaría si mañana orásemos para recibir el Espíritu Santo tal como describe la Biblia, con ese hablar en lenguas”. Pasó esa noche, y llegó el 1 de enero, y rezaron todo el día. Pero no sucedía nada. Una joven llamada Agnes Oznam recordó que en esos pasajes de Hechos (Samaría, Damasco, Éfeso) se hablaba de un gesto: la imposición de manos. “Pastor, ¿oraría usted por mí con ese gesto de la imposición de manos, para que reciba el bautismo en el Espíritu?”, le pidió. Él lo hizo y Oznam escribiría después su experiencia así: “como si un fuego ardiese en toda mi persona, palabras extrañas de una lengua que jamás había estudiado me venían espontáneamente a los labios y me llenaba el alma de alegría indescriptible, como si brotasen ríos de agua viva de lo más profundo de mi ser”. Ese fue el origen recuperado de la práctica que suma imposición de manos, oración en lenguas y efusión del Espíritu, común hoy a unos 400 millones de cristianos, entre pentecostales y carismáticos católicos o protestantes. Para la Renovación Carismática Católica, fue una respuesta de Dios a una oración insistente de la beata Elena Guerra, que decía así: “Benignísimo Jesús,/ envíanos tu Espíritu con su Luz,/ para que seas mejor conocido./ Envíanoslo con su Fuego,/ para que seas más amado./ Envíanoslo con sus Dones/ para que seas verdaderamente imitado./ Amén”.

La beata descansa en la iglesia de Lucca Italia.

Posible canonización Millones de católicos de la Renovación Carismática Católica la consideran como la “abuela fundadora” y una conexión con Roma que “equilibra teológicamente” el origen sociológico de la Renovación en ambientes universitarios protestantes, en los años 60 en Estados Unidos. En la comisión que estudia el milagro está el padre Eduardo Braga –padre Dudu–, vicepostulador de la causa, de la Archidiócesis de Niteroi. Explica que los hechos sucedieron en 2010, en la ciudad de Uberlandia: un auxiliar de enfermería llamado Paulo Gontijo cayó desde una altura de seis metros y fue hospitalizado con traumatismo craneoencefálico, en coma. Su párroco, William García, de la parroquia de Santa Mónica le impartió la unción de los enfermos mientras estaba en coma. Dos días después, los médicos declaraban que Pablo estaba en muerte cerebral.

20

Pero la hermana del enfermero, muy devota de la beata Elena Guerra, puso a orar a la familia, a los parroquianos y al padre William, invocando la intercesión de la beata. Y Pablo Gontijo se recuperó para asombro de los médicos. La diócesis está analizando el suceso a tres niveles: médico, teológico y jurídico. Reunidos todos los documentos se enviarán a Roma para la siguiente fase del proceso. Si la Congregación de Causa de los Santos y el Papa lo aprobaran, Elena Guerra sería proclamada santa.


luzdelaPalabra

Dives and Lazarus. Leandro Bassano.

“No podéis servir a Dios y al dinero”

Domingo XXV del Tiempo Ordinario

Amós 8, 4-7 Salmos 112, 1-8 1Timoteo 2, 1-8 Lucas 16, 1-13 Dijo Jesús a sus discípulos: “Un hombre rico tenía un administrador y le llegó la denuncia de que derrochaba sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: ¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu gestión, porque quedas despedido. El administrador se puso a echar sus cálculos: ¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar, me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que cuando me echen de la administración, encuentre a quien me reciba en su casa. Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo, y dijo al primero: ¿Cuánto debes a mi amo? Este respondió: “Cien barriles de aceite”. Él le dijo: Aquí está tu recibo: aprisa, siéntate y escribe “cincuenta”. Luego dijo a otro: Y tú, ¿cuánto debes? Él contestó: “Cien fanegas de trigo”. Le dijo: Aquí está tu recibo: escribe “ochenta”. Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz”. Y yo os digo: “Ganaos amigos con el dinero injusto, para que cuando os falte, os reciban en las moradas eternas. El que es de fiar en lo menudo, también en lo importante es de fiar; el que no es honrado en lo menudo, tampoco en lo importante es honrado. Si no fuisteis de fiar en el vil dinero, ¿quién os confiará lo que vale de veras? Si no fuisteis de fiar en lo ajeno, ¿lo vuestro quién os lo dará? Ningún siervo puede servir a dos amos: porque o bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero”.

21


laPuntada Reflexiones para náufragos

Si tú pones en Dios todo lo que haces, lo encontrarás en todo lo que te sucede. Beato Vladimir Ghika (1873 - 1954)

22


Fiesta 1027