Laia Ramón – Sol y Lluna

Page 1



Nombre

Laia Ramón Jurado

Cumpleaños 3 de agosto Signo Leo Fecha Abril 2019 Proyecto integrado Grupo sanguíneo ? Tutora Proyecto Integrado M.Josep Forcadell Profesora Soporte Digital Violant Cebrià Profesora Soporte Encuadernación Georgina Aspa Curso Ciclo Formativo de Grado Superior de Ilustración Escuela Escola d'Art La Industrial, Carrer Comte d'Urgell, 187, 08036 Barcelona

rau CF G

Supe

’Il·l rior d

ustra

ció



Para todas nosotras, probablemente ya sabĂŠis por quĂŠ.


11 septiembre 1992 ¡Ya he acabado de instalarme en la residencia! Hemos venido cargadísimos en el coche hasta aquí, y menos mal, ya que en tren hubiera sido un desastre. Me he traído el Walkman y la cámara que me regalaron por mi cumpleaños este febrero, y también unos cuantos pósteres, que pondré con Blu-Tack (para no dejar marca) en la pared de la habitación. Estaba bastante triste despidiéndome de mis padres, pero no pasa nada porque los veré pronto.

Estoy un poco angustiada porque me cuesta un poco hacer amigos. No creo que me vaya a quedar sola todo el curso, pero espero que se me acerque alguien pronto.

La próxima vez que vaya a casa tendría que acordarme de coger algún libro, ¡que no he traído ninguno!


18 septiembre 1992 Este lunes empiezo las clases en el Institut d'Estudis Fotogràfics y estoy súper nerviosa. Si mi madre no me ha dicho que no me muerda las uñas cincuenta veces, no me lo ha dicho ninguna (¡lo siento, mamá!). Tengo muchas ganas de conocer a mis compañeros y a los profesores. También estoy emocionada por ver qué tal las asignaturas. ¡Espero que no se me dé mal ninguna! Se me hace raro admitirlo, pero estoy deseando que me pongan deberes ya. Necesito ocupar tanto tiempo libre... ¡Qué ganas tengo de hacer fotos!


5 octubre 1992 Estoy escribiendo desde la capilla modernista de la residencia. La encontré dando una vuelta por aquí. Nadie suele venir, así que hay bastante silencio, y además entra una luz curiosa por los ventanales. Hoy fue mi primer día en Relaciones Públicas. Por suerte un grupo de chicas me invitó a almorzar con ellas (¡y les dije que sí!). Parecen majísimas. Se llaman Alicia, Salomé y María, y hablamos cada día desde entonces. Salomé dice que la llamemos ûSally', que si no suena súper largo y anticuado. Los profes parecen bastante majos, y la residencia está bastante bien, si obviamos las vidrieras feísimas que sin duda cambiaría. Supongo que ya se verá. Yo solo espero no hacer nada para caer mal a nadie y me esforzaré al máximo para sacar unas notas decentes.


16 octubre 1992 Estoy súper contenta desde que empecé. El primer día me acerqué a un chico y una chica, Carlos e Isabel, que estaban hablando en la presentación, y estuvimos juntos todo el día. Desde entonces nos reunimos cada día a la hora del patio. Hemos quedado para ir a comer este viernes. Espero que el grupo se consolide. De momento no se han torcido las cosas. He estado buscando edificios interesantes por el recinto, y volveré otro día que lleve la cámara para hacer fotos.


21 octubre 1992 Esta tarde estaba escuchando música en la capilla cuando, de repente, empecé a oír ruidos: algo se estaba colando dentro, y no era un ratón, ¡eso seguro! Al principio me asusté un poco porque era alguien que no había visto antes por la residencia, pero creo que ella estaba igual de sorprendida que yo. Me dijo que no me iba a robar ni nada, que ella estaba allí para hacer fotos, que no quería molestar y que pensaba que estaría vacío, que si no no hubiera entrado. Le dije que no pasaba nada y que no iba a chivarme, y estuvimos hablando un momento antes de que se fuera. Espero que nos volvamos a ver.


24 octubre 1992 Esta semana estuve explorando el recinto. Creo que se me fue un poco de las manos, ¡pero por suerte no pasó nada! Todo empezó porque entré en la residencia con la intención de hacer fotos en la capilla. Y entonces, como quien no quiere la cosa, conseguí subir al piso de arriba, y entré. Dentro me encontré a una chica (sorprendida y asustada a partes iguales, diría yo). Estaba escuchando música y parecía que la hubiera sacado de un estado similar al Nirvana. Se la veía cómoda allí sola, y me quedé con ganas de saber más.


28 octubre 1992 Ayer fui a ver el edificio del reloj con las chicas. El guardia que vigilaba, que supongo que nos vio con cara de bobas mirándolo, nos estuvo explicando cosas como, por ejemplo, que fue construido cerca de 1870 y que a partir de 1896 fue un hospital durante un tiempo. Estuve desde entonces yendo a la capilla por si la chica del otro día decidía volver. Entre una cosa y otra no nos dijimos cómo nos llamábamos ni nada. Tampoco sabría muy bien qué decir. Me da igual esperar, pero ojalá vuelva algún día.


31 octubre 1992 Esta semana estaba un poco nerviosa pensando en lo del otro día. Una parte de mí quiere volver a la capilla (y no solo porque el sitio fuera chulísimo), pero otra, me dice que mejor no molestar. ¿Qué me pasa? En fin, creo que el viernes iré a preguntar a los profes qué tengo que hacer para conseguir subir al tejado de algún edificio de los del recinto. Hay una escuela en frente de la residencia desde la cual me podrían salir fotos interesantes. En otro orden de asuntos, mamá me ha comentado que una señora que era amiga de la yaya necesita a alguien que vaya a hacerle compañía, y que me pagaría si fuera. Le he dicho que sí.


6 noviembre 1992 Ayer fui a la capilla y al rato apareció la chica del otro día. Esta vez sí que me dijo que se llama Lluna y que estudia Fotografía en el Institut d'Estudis Fotogràfics. ¡Resulta que mii nd do qu quéé residencia y su edificio son contiguos! Me estuvo preguntando estudiaba, de dónde era y qué me parecía Barcelona. nteré teréés, s, Espero que no haya pensado que mi timidez es falta de in interés, ¡es solo que me da mucha vergüenza!


11 noviembre 1992 La semana pasada fui a la capilla y me la encontré allí. Le pregunté lo típico y me dijo que se llama Èlia, que estudia Relaciones Públicas, que vive en la residencia y que es ''de un pueblecito que no sabrías ubicar, probablemente''. Ayer volví otra vez y ya le pude preguntar más cosas. Estuvimos hablando sobre qué música nos gusta: le gustan mucho Depeche Mode y ABBA, y me dijo que si tenía un Walkman o un reproductor en casa me dejaría sus cintas. Yo le dije que vale, pero que solo si ella aceptaba que le prestara una de Mecano.


3 diciembre 1992 La semana pasada vi a Lluna un par de veces en el patio, pero no dije nada porque me daba vergüenza saludar. Además, iba con un chico y una chica. Hace unos días, en la capilla, me aseguró que mañana me llevaría a un sitio súper guay. Por último, y no por ello menos importante, hoy he estado en la cafetería de la resi con las chicas y les he hablado de Lluna.


11 diciembre 1992 El pasado viernes, la dirección de la Escola d'Arts i Oficis de la Diputació de Barcelona me dio permiso para subir al tejado. Fui con Èlia porque pensé que le gustaría, ¡y no me equivocaba! Desde arriba se veían la cúpula del paraninfo del recinto y el Tibidabo. ¡Qué suerte que fuera la puesta de sol, me salieron unas fotos preciosas!

¡Ah, que ya casi me olvidaba! La señora a la que voy a ver se llama Roser y es una mujer súper pequeña y muy tierna. Por suerte vive cerca. Ya hace unos días que voy a verla y nos estamos haciendo amigas.


18 diciembre 1992 Ayer invité a Lluna a merendar en la residencia. Mientras íbamos desde la cafetería hasta mi cuarto mi mano rozó la suya por accidente (o al revés, no lo sé). Nos miramos un momento y ella pareció sorprendida, pero creo que yo estaba roja como un tomate. Estuvimos hablando de música (porque ella vio los pósteres que tenía colgados) y escuchamos mis cintas sentadas en el suelo. Me preguntó si había tenido pareja alguna vez, a lo que yo le contesté que salí con un amigo en la primaria. Me costó mirarla a la cara (y creo que no lo hice) mientras se lo decía porque me daba vergüenza que pensara que soy una pringada, pero me dijo que no pasaba nada porque ya era más que lo que había tenido ella.


8 enero 1993 Ya se han acabado las vacaciones. Estuve yendo a ver a la señora Roser casi todos los días. Por Navidad me dio paga extra y me regaló un libro. Me explicó que la vecina de arriba se lo regaló a su nieto y que a él le gustó mucho, así que le encargó que me lo comprase. Yo le regalé bombones. Mamá me ha regalado un Walkman nuevo, ya que hasta ahora estaba usando el suyo. Ayer empezaron las clases otra vez y fui a ver a Èlia por la tarde. Hablamos de las vacaciones y escuchamos música con mi Walkman en el suelo la una al lado de la otra. Al cabo de un rato, puso su cabeza sobre mi hombro. Supongo que estaría cansada, pero yo me puse súper nerviosa.


19 enero 1993 El otro día comí con Lluna. Le llevé las cintas que me dejó. Ella me dijo que ABBA le pareció genial, y que Depeche Mode le había encantado pese a ser muy diferentes. Ayer volvimos a vernos. Estuvimos sentadas en un banco, enfrente de la residencia. Me estuvo hablando de la Sra. Roser y yo le hablé de mi familia. Al despedirnos fuimos a abrazarnos por el mismo lado y nuestros labios se rozaron sin querer. Nos quedamos un segundo calladas, los ojos abiertos como platos y las manos gesticulando rapidísimo, hasta que ella empezó a disculparse. Lluna se marchó, pero yo me quedé un rato en el banco mirando el cielo, incapaz de poder pensar en otra cosa.


29 enero 1993 El pasado lunes quedé con Èlia, casi por costumbre ya, y fuimos a sentarnos debajo de una palmera que hay delante de mi edificio. Tuvimos que movernos de sitio porque vinieron unos niños que salían de la escuela a jugar por ahí, así que subimos a la rampa que toca con la Piscina para sentarnos en el suelo.

Me dijo que hoy estaba más guapa que de costumbre. Justo antes de irme pregunté que si le podía dar un beso. No he podido dejar de pensar en esto, en parte porque me da miedo que estropee nuestra amistad. No sé por qué lo hice.


11 febrero 1993 Desde lo de la piscina he visto bastante menos a Lluna. Aún no hemos hablado, pero me preocupa que pueda pensar que yo le dije que sí por compromiso. Les he contado a las chicas todo desde el principio: lo que pasó hace dos semanas, que está rara desde ese día y que nos hemos visto menos desde entonces. En cuanto les he explicado las cosas que han ocurrido desde que nos conocemos, han visto claramente que hay al lgo go m ás qque ás u a ue mist mi stad ad. ad algo más amistad.


17 febrero 1993 El lunes me dijo Èlia que nos viéramos esa misma tarde delante del edificio del reloj a las cinco. Estuve todo el día nerviosa, anticipando lo peor y arrepintiéndome de todo lo que había hecho en estos últimos meses. Lo que no esperaba era que me confesara que yo le gustaba, que no sabía si ella a mí también, pero que esto no podía seguir así. Le dije que claro que me gustaba, y le di otro beso, esta vez con respuesta inmediata por su parte.


3 marzo 1993 Hoy hemos paseado por el recinto. Nos ha costado encontrar un sitio donde sentarnos que estuviera rodeado de árboles, ¡pero lo hemos conseguido! Enfrente de la Escola del Treball hay un montón de palmeras y árboles que no sé de qué tipo son. He visto un nido muy pequeñito, casi escondido, y Lluna le ha hecho una foto. Antes de irse a ver a la Sra. Roser me ha hecho unas cuantas fotos a mí también, ¡qué ganas tengo de que las revele!


8 marzo 1993 Esta noche dormí en la residencia con Èlia. Tuvieron que colarme dentro porque, lógicamente, no puede dormir nadie que no viva aquí sin pedir permiso, y además creo que hay que pagar, pero por suerte sus amigas me ayudaron. Antes de dormir, Èlia y yo estuvimos mirando las estrellas que se veían desde su ventana. Me enseñó las constelaciones de Casiopea y las Osas mayor y menor. Me ha explicado que en su pueblo (y en cualquier lugar que se aleje del centro) se ven muchísimas estrellas, y que sabe algo de astronomía porque le regalaron un libro cuando era más pequeña. Èlia me ha dado un dibujo que ha hecho del cuarto de la tele de su residencia. ¡Le ha quedado increíble!


25 marzo 1993 ¡Estoy contentísima! El viernes pasado fue mi cumple. Fui con las chicas y Lluna a la bolera, y después las invité a cenar pizza. Lluna ganó y yo quedé tercera. Dije que era culpa de los zapatos, pero me sorprende haber quedado tercera siendo la primera vez que jugaba. ¡La suerte del principiante, supongo! Era la primera vez que las chicas estaban con Lluna y le preguntaron un montón de cosas. Se llevan súper bien con ella, e incluso diría que Lluna parece haber hecho muy buenas migas con Salomé.


31 marzo 1993 Èlia se ha pasado toda la tarde rallada porque la directora la ha mandado a su despacho por la tarde. Se ha enterado de lo que pasó y le ha dicho que, como trajo a alguien a dormir a la residencia sin haber avisado previamente, la van a multar con 5.000 pesetas y van a llamar a sus padres. Me siento muy culpable porque tendríamos que haber pagado por mi estancia antes de que ocurriera esto. Me he ofrecido a pagar la mitad de la multa, y le he dicho que todo acabará solucionándose, que sus padres lo entenderán y que yo estoy aquí para lo que haga falta.


8 abril 1993 Llevo unos días durmiendo regular. Las chicas se han dado cuenta por las ojeras que tengo, así que he tenido que contarles todo y están mosqueadas y dispuestas a ayudarme en lo que sea necesario. Estoy preocupada porque no sé cómo van a reaccionar mis padres cuando lo sepan, ya que nunca han tenido problemas de este tipo conmigo. Tengo que decírselo yo antes de que lo haga la directora, ya que quiero que lo sepan por mi primero.


12 abril 1993 He estado pensando mucho en todo lo que le está pasando a Èlia. No quiero que vea que me preocupa para que no se alarme más, pero es complicado. Se lo he comentado a Carlos e Isabel, y ambos están de acuerdo en que tiene que decírselo a sus padres antes de que lo haga la directora, para evitar que se mosqueen. Conseguí convencer a Èlia para que fuera a la capilla conmigo hoy. Traje el Walkman para escuchar música y así evitar hablar de ello ni que fuera un ratito (cosa que también hicimos), y creo que le le ffue uuee bbien. iieenn.. ¡¡Qué QQuué aangustia ng todo!


18 abril 1993 Este fin de sema ana a volví a casa po p r sorppresa,, pe p ro tod dos estaban muyy contentos con mi visita. El sá s bado por la a ma m ña ñana n , mientras íbamos a compprar las cosas necesarias para cocina ar,, se lo conté todo a mi madre. Pretendí día expl p icar solo lo de la multa,, pe p ro me ppu use muyy nerviosa y see me escappó qu q e ROJO no es solo una am amigga.. Mee qu q ed dé en silencio un rato (estábamos las doss en el coche h ) y me m dij ijjo qu q e no pasab ba nada. También me confe f só quee ella hu ubiier e a pr p ef fer rid do q e fu qu f esse un chico (cosa que me hizo llo l rar),, pe p ro o me dijo j quee jo no me pr ppreocupase eocupa p se,, qu q e esto t no se lo diría a pa ppapá p .M pá Me ase segu egu g ró q e ll qu llamar rían a la dir recto tora r e int nten enta tarí r an n arr rreggla rr l rl rlo y, y por r su uppu ues esto to,, qqu to ue fu fuer era la la ú tima úl tiima m vez que u pas asa ab a ba a algo al go así sí..


27 abril 1993 Estaa ssemana emaanna el em el aambiente mbbbiie m ient nte ees está stá tá m más ááss ccalmado. Antes de que me dijera nada yo ya le en la la cara caarra a ÈÈli Èl liiaa qque uuee llas as ccosas as osa no habían ido mal, ya que se la veía mucho más os vii en Èlia relajada. da. MMee ccontó da oonntóó qque, uuee, al al hhaber a estado en el pueblo, había tenido mucho tiempo urraant nte el el ffin iinn ddee se ssemana, em libre du durante y que no había podido dejar de pensar en mí ni un moom meeennntto. Me haa ttraído rraaííddo un detalle, pero me ha pedido que lo abra cuando yo no esté momento. delante ddeellaanntt porque le dda vergüenza. Me explicó que llovió, que ha comido bien y mucho, y que quue se s lo ha confesado a su madre y esta se lo ha tomado bien. ¡Estoy muy contenta por ella!


30 abril 1993 Esta semana mi madre llamó a la residencia para intentar que me perdonaran la multa. No lo consiguió y la tendré que pagar con mis ahorros, pero podría haber sido peor ya que al menos no constará en mi expediente. También me ha llamado a mí después de Esta tarde he hablado con Lluna sobre la reacción que había tenido mi

comentarlo con mi padre y está todo en orden.

madre al contarle lo nuestro, aunque esta vez más tranquilamente. Me dio la sensación de que mientras se lo explicaba, a Lluna se le pasaban mil cosas por la cabeza (no por falta de atención, sino todo lo contrario). Cuando terminamos de hablar, sacó un pedazo de bizcocho de chocolate que había hecho el día anterior, envuelto en papel de aluminio con mucho cuidado. ¡Era enorme y estaba riquísimo!


3 mayo 1993 Desde que Èlia me contó lo de sus padres no puedo dejar de pensar en decírselo a los míos. Es algo que llevo meditando desde hace mucho tiempo, pero hasta ahora estaba en un segundo plano. Esto va cada vez más en serio, y no voy a estar ocultándolo eternamente. No sé cómo se lo tomarán, ni si se lo imaginan o no. Mi padre, que apenas está en casa, dudo que se haya parado a pevnsarlo siquiera. Por otra parte, me da bastante igual, ya que no estamos en los años 60 y tampoco quiero esconderme para siempre. Sea como sea, creo que va siendo hora de que lo sepan: quiero mucho a Èlia, e independientemente de lo que digan tienen que saberlo, porque tengo el presentimiento de que seguirá siendo así por mucho tiempo.



Agradecer decer a Violant y Maria Josep los infi nfinitos mails respondidos, a mi madre la paciencia y a Violeta el cariĂąo.



Las ilustraciones originales se hicieron a bolígrafo, lápiz de color, acuarela, fotografía y retoque digital. Este álbum ilustrado se imprimió en Barcelona el jueves 11 de abril de 2019 sobre papel Cyclus Offset de 115gr y fue encuadernado manualmente en el taller de la escuela. Las dos tipografías principales fueron diseñadas para este proyecto. Se incluye una impresión lenticular en la portada, hecha gracias a la colaboración de 3D Lenticular Factory. Tal día como hoy, en 1970, despegaba la nave Apolo 13 rumbo a la Luna, que terminaría volviendo a la Tierra seis días más tarde. Ejemplar único.





Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.