Page 1


“La complitud  de  la  obra  de  arte  sólo  es  posible   ante  la  presencia    escrutadora  del  espectador”

E

Es para   nosotros   un   gran   honor,   poder   compartir   esta   maravillosa   colección   de   obras     con   el   público   rosarino.  En  ella  se  ven  representadas  las   más  diversas  sensibilidades,  la  pluralidad   de   lenguajes,   temáticas,   conceptos   y   recursos   estéticos.   Atravesadas   por   un   eje  común,    el  sentimiento  de  pertenencia   generado  para  con  nuestra  institución,  la   experiencia  de  sentirse  parte. Cada   expresión   es   válida   por   sí   misma,   pero  más  aún  como  registro  indiscutible   de  su  propia  temporalidad,  nos  permiten   recorrer   en   parte   estas   siete   décadas   de  producción  plástica,  de  formación  de   docentes   y   artistas   comprometidos   con   su  propio  tiempo. En   esta   vasta   selección,   podemos   ver   a   cada  uno  de  los  docentes  representados   por   sus   obras.   Haciendo   lo   que   mejor   sabían   hacer,   transmitir   a   través   de   sus   propios   lenguajes.   Docentes   que   marcaron   rumbos,   que   fueron   de   inspiración   y   que   abrieron   camino   a   las   generaciones  futuras. Que   se   puede   decir   cuando   se   habla   de   una   colección   que   es   patrimonio   de   todos   los   rosarinos,   sin   quitar   un   cierto   sentido   de   pertenencia   ,   para   todos   los   que   en   algún   momento   transitamos   por   los   pasillos   de   la   Escuela   Provincial   de   Artes  Visuales. Es  tan  difícil  poder  expresar  con  palabras   tanto   estímulo   visual,   tanta   diversidad,   tanta   calidad.   Encontramos   al   alcance   de   nuestros   sentidos   desde   los   grandes   maestros   rosarinos   del   siglo   pasado  

hasta los   actuales   hacedores   del   arte   contemporáneo. Un  patrimonio  que  se  fue  formando  con  el   transcurso  del  tiempo,  lentamente,    obra   tras  obra.  Difícilmente  los  fundadores  de   la  escuela,  con  sus  primeras  donaciones   pudieron  intuir  el  alcance  que  tendría  en   nuestros  días  esta  importante  colección,   creada  de  un  modo  diferente  de  cualquier   coleccionismo   privado,   las   obras   no   se   incorporaron   con   los   procesos   típicos   de  selección,  ni  de  inversión,  cada  autor   apartó   y   aportó   la   obra   con   que   quería   ser  presentado  ante  sus  pares,  ante  sus   alumnos,  y  ante  el  ocasional  espectador. Poder   contar   con   una   colección   tan   amplia  y  variada,  dependió  no  sólo  de  la   generosidad  de  los  propios  autores,  sino   también  de  la  donaciones  desinteresadas   de     familiares   y   amigos   de   los   ya   desaparecidos. Sin   temor   a   equivocarme   puedo   afirmar   que   esta   selección   de   obras,   es   una   de   las   más   grandes   colecciones   que   una   institución   educativa   y   pública   puede   atesorar.  

Prof. Lic.  José  Claudio  Ruiz   Director


Setenta Años de la Escuela Provincial

L

a Escuela  Provincial  de  Artes  Visu-­ ales   de   Rosario   cumple   setenta   años  de  fructífera  vida  pública.  Este  ac-­ ontecimiento  no  sería  destacado  en  co-­ munidades   más   antiguas   o   de     lugares   remotos.   No   es   el   caso   de   nuestra   ciu-­ dad,  tan  reciente,  cuyo  ámbito  y  contex-­ to   son   fruto   del   esfuerzo   que   comenzó   desde   lo   más   primitivo   hasta   alcanzar   una   producción   cultural   diferenciada   que  aporta  a  la    Nación  y  al  mundo  au-­ ténticos  valores. Esta  ciudad  de  origen  incierto,    comen-­ zó  a  lograr  un  sitio  en  la  historia  con  la   emancipación  nacional,  y  poco  después,   encabezando   con   su   rebelde   pronunci-­ amiento  a  mediados  del  s.  XIX  ,  tras  cru-­ dos   y   brutales   acontecimientos,   lo   que     culminaría   en   la   pacificación   nacional   y   la   unión   de   las   provincias.   Todo   esto   sostenido  y  apuntalado  por  un  nuevo  sis-­ tema  de  poder    político  y  valores  recono-­ cidos  en  la  Constitución  Nacional  . Con  población  y  nuevos  medios  produc-­ tivos,  un  nuevo  orden  visual  urbano  se   desarrolla   con   gran   demanda   de   artis-­ tas,   artesanos   y     profesionales.   Estos   formaron   aprendices   y   la   demanda   convirtió  a  los  inmigrantes  en  los  maes-­ tros  de  nuevas  generaciones.  Abrieron   cursos   privados   y   nutrieron   las   aulas   oficiales. La  ciudad  portuaria  y  mercantil,  de  anti-­ gua  factoría,  se  transformó  en  centro  de   acumulación  y  producción.  Aparecieron   nuevos   comitentes     que   atesoraron   ob-­ jetos  suntuarios;  y  el  interés    por  el  arte  

plástico apuró   el   comienzo   de   colecci-­ ones,   muestras,   premios,   comercio   de   arte  y  salones.  El  salto  figurativo,  los  te-­ mas,  en  el  arte  es  enorme.   Los   maestros   europeos   introdujeron   el   verismo,   la   luz   y   la   mancha.   Temas   como  el  río,  el  campo  ,  los  trabajadores   y   la   vida   cotidiana.   son   los   objetos   de   interés,  hasta  que  bien  entrado  el  s.  XX     Berni  ,  funda  la  “Mutualidad  popular  de   Estudiantes  y  artistas  plásticos  de  Rosa-­ rio”.   En   todo   este   tiempo   se   decanta   lo   que  a  nivel  nacional  se  reconoce  como   la  “Escuela  rosarina”  y  el  Litoral.  La  in-­ fluencia   europea   perdurará   hasta   los   embates   de   los   nuevos   lenguajes   euro-­ norteamericanos,  con  la  destrucción  del   mundo   armónico   después   de   la   guerra   hacia  1950.   La   educación   pública   fue   uno   de   los   pilares   de   la   organización   nacional   Se   fundaron   escuelas   primarias,   cole-­ gios   secundarios,   normales   y   técnicos,   hasta  que  la  Reforma  de  1918  impuso  la   creación   de   la   Universidad   del   Litoral.   Sin   embargo   la   educación   artística     no   fue   considerada   prioritaria   a   nivel   ofi-­ cial;  aunque  la  comunidad  rosarina  rec-­ lamó   durante   decenios     una   institución   pública   de   arte   plástico   ya   que   los   tra-­ bajadores  veían  en  la  educación    un  fun-­ cional  modo  de  elevación  social  .         Recién  hacia  1940  se  aprobó  la  creación   de   un   Instituto   provincial   de   Bellas   Ar-­ tes.   Fue   la   culminación   de   una   intensa   siembra  cultural  en  esta  región  . En  sus  setenta  años  la  Escuela  transitó  


de Artes Visuales Nº 3031 de Rosario por todos   los   avatares   provinciales   y   nacionales.   Todo   cambió   día   a   día.   En   un   principio   la     Escuela   abrió   cursos   nocturnos   a   los   que   sólo   concurrían   hombres.   Trabajadores   inscriptos   a   los   talleres   de   dibujo,   pintura   y   escultura     guiados   por   maestros   rosarinos   de   la   talla  internacional  de  Lucio  Fontana. La  experiencia  artística  de  esta  pequeña   comunidad  tiene  para  sus  integrantes  la   significación   de   liberadora   del   mundo   cotidiano.  Sin  embargo  apelan  a  la  rep-­ resentación   del  contexto,  idealizado  y  transformado,   haciendo  de  él  vehículo  de  sus  deseos  y   de   la   construcción   de   un   mundo   espir-­ itual   orientado   a   la   utopía   mediante   la   búsqueda   imposible   con   las   formas.   Este   trabajo   en   equipo   construye   un   lenguaje  artístico  atento  a  la  mirada  y  a   las  palabras  del  otro,  y  de    aquél  elegido   como   maestro.   Se   produce   en   una   co-­ munidad  fraternal  para  el  disfrute,  y  que   lleva  a  concretar  deseos  que  ascienden   de  lo  más  profundo  del  ser.  El  arte  que   se   propusieron   practicar   es   un   hom-­ enaje  que  el  hombre  se  hace  a  sí  mismo   y   al   mundo,   una   labor   para   consagrar   la   armonía.   Esta   luminosa   consonan-­ cia   que   surgía   de   entre   las   manos,   en-­ tre   materiales   e   instrumentos   como   un   nacimiento,   de   la   experiencia   dolorosa   del   mundo   de   sombras   y   confusión,   como  una  antigua  epifanía,  portando  en   su  momento  el  habla  de  la  “poiesis”  con   la   que   celebramos   el   triunfo   de   la   vida   contra  la  muerte.    

En la   actualidad   la   Escuela     Provin-­ cial   de   Artes   Visuales   de   Rosario,   de   carácter   público   y   gratuito,   está   ori-­ entada   en   tres   ejes   fundamentales:   1-­Profesorados   de   Arte   para   nutrir   de   docentes   a   las   escuelas   provinciales;   2-­   Tecnicatura   Superior   en   Artes   Visu-­ ales    para    manejar  los  lenguajes  artís-­ ticos   visuales   y   orientar   un   recorrido   artístico;  3-­  Técnico  en  Diseño  Gráfico  y   Comunicación   Visual   canalizando   sali-­ da  laboral  e  inclusión  social. La   Escuela   es   una   escuela   de   arte,   di-­ rigida   a   la   comunicación   a   partir   de   un   intercambio   profundo   entre   maestros   y   alumnos.   Hay   un   interés   colectivo   en   participar   en   la   creación   artística,   en   persuadir   al   alumno   a   asumir   su   desar-­ rollo  y  encuentro  coWnsigo  mismo  y  su   obra.   Los   alumnos   de   hoy   son   jóvenes,   con   la   problemática   de   la   ciudad   y   la   época   que   vivimos,   inquietos   y   crea-­ tivos,   con     búsquedas   y   ansias   de   ser   escuchados  y  contenidos,  reclamos  que   suelen   ver   satisfechos   entre   los   profe-­ sores  que  cuentan  con  un  gran  ascend-­ ente  entre  ellos. Rafael  Sendra     Roldán  ,  otoño  de  2011


César Augusto Caggiano Nocturno (en restauración) Sin Fechar Óleo 200 x 180 cm


C

esar Caggiano   (1894   -­   1954)     es   una   figura   clave   de   la   primera   generación   de   artistas   rosarinos.   Iniciando   sus   estudios   en   la   Academia   rosarina   del   maestro   Mateo   Casella,   viaja   a   perfeccionarse   a   Florencia   con   Giovanni   Costetti.   Su   estadía   florentina   le   permitirá   imbuirse   del   mundo  böckliniano  y  de  una  sensibilidad  cromática   singular  que  caracterizan  a  su  maestro.  Al  regresar   al  país  obtiene,  con  sólo  diecinueve  años  el  Premio   Estímulo   en   el   Salón   Nacional   de   Bellas   Artes   y,   participa  activamente  junto  al  crítico  de  arte  Alfredo   Chiabra   (Atalaya)   de   un   movimiento   que   articula   búsquedas  estéticas  con  el  pensamiento  libertario.     Fruto   de   ese   nucleamiento   surgieron   la   revista   Bohemia   (1913-­1914)   y   el   Primer   Salón   Nacional   no   oficial   realizado   en   nuestra   ciudad.   Caggiano   actuó  como  formador  de  una  cantidad  significativa   de   creadores   de   nuestro   medio   siendo   el   primer   Director  de  la  Escuela  Provincial  de  Artes  Plásticas   y   catedrático   en   la   Escuela   de   Arquitectura   de   la   UNL.  Asimismo,  presidió  la  filial  local  de  la  Sociedad   Argentina   de   Artistas   Plásticos   y   fue   interventor   de   la   Dirección   Municipal   de   Cultura,   asumiendo   el   cargo   de   Secretario   de   la   entidad   en   1944.   La   donación  de  esta  imponente  obra  muestra  su  afecto   por  la  escuela  de  artes  plásticas  tan  batallada  por   los  artistas  de  su  generación.  El  óleo  que  Caggiano   decide   donar   está   marcado   por   la   impronta     böckliniana  y  la  utilización  de  los  tintes  propios  del   maestro   Costetti.   Inmerso   en   un   paisaje   nocturno   un   conjunto   de   niños   y   adolescentes   contempla   una   fogata   de   llamas   luminosas   que   ascienden   ante   sus   ojos   iluminando   de   un   modo   teatral   sus   concentrados   rostros.   El   autor   representa   con   devoción  la  relevancia  de  las  fiestas  populares  en   nuestra   cultura.   Pensamos   que   en   este   caso   se   trata  de  la  fiesta  de  San  Juan  y  del  rol  protagónico   que   tiene   para   la   misma   el   fuego   purificador   que   busca  alimentar  la  energía  solar. Lic.  Cynthia  Blaconá Dra.  Sabina  Florio


Luis Ouvrard Retrato de Fausto Hernรกndez 1957 ร“leo 32,50 x 45 cm


L

uis Ouvrard   (Rosario,   1899   -­1981)   pertenece   a  la  primera  generación  de  artistas  rosarinos   quienes   se   propusieron   dotar   a   nuestra   ciudad   de   una   cultura   propia.   Integró   las   primeras   agrupaciones  de  creadores,  participó  activamente   en   emprendimientos   gremiales   y   educativos   y   cultivó  estrechos  vínculos  de  amistad  con  muchos   de   sus   pares.   Al   igual   que   significativas   figuras   de   nuestra   modernidad   temprana   como   Augusto   Schiavoni  y  Manuel  Musto,  se  posicionó  en  un  lugar   equidistante  de  la  vanguardia  y  la  tradición,  en  sus   palabras   más   allá   de   las   “modas   absolutamente   pasajeras”   intentando   que   la   vida   sea   “su   fuerza   inspiradora”.  Sus  obras  se  inscriben  en  los  géneros   tradicionales   del   retrato,   la   naturaleza   muerta   y   el   paisaje   a   los   que   aborda   desde   una   impronta   intimista  y  personal. La  pieza  que  aquí  se  exhibe  es  un  bellísimo  retrato   de  su  entrañable  amigo  y  compañero  en  la  Escuela   de   Artes   Plásticas,   el   poeta   Fausto   Hernández.   Resuelto   en   un   primerísimo   plano,   próximo   al   vocabulario   característico   de   los   realismos   de   entreguerras,  la  figura  aparece  destacada  debido  al   encuadre  irreverente  y  al  punto  de  vista  dislocado   que   la   coloca   por   encima   de   nosotros   exaltando   su  mirada  atenta  y  vigilante.  El  autor  del  celebrado   Pampa,   figura   clave   y   referente   ineludible   del   espacio   cultural   local   ha   sido   perpetuado   por   Ouvrard  en  la  pieza  que  decidió  donar  a  la  Escuela. Lic.  Cynthia  Blaconá Dra.  Sabina  Florio


Pablo Pierre Sin título Sin fechar Óleo 79 x 68,50 cm


E

l Paisaje   de   Pablo   Pierre     se   inscribe   en   un   conjunto   de   obras   que   abordan   la   fisonomía   de  la  ciudad  de  Rosario  a  través  de  las  imágenes   del  puerto,  el  río  Paraná,  la  vegetación  litoraleña  y   la  llanura.  Este  tópico  fue  extensamente  cultivado   por   su   entrañable   amigo   Manuel   Ferrer   Dodero   y   por   los   creadores   con   los   que   compartió,   desde   los   primeros   años   del   siglo   XX,   reuniones   en   el   bar   Jofre,   visitas   a   los   respectivos   talleres,   la   conformación   del   grupo   Nexus,   las   actividades   en   la   filial   local   de   la   Sociedad   Argentina   de   Artistas   Plásticos,   la   agrupación   Los   Nueve   y   la   ardua  lucha  por  la  apertura  de  la  Escuela  de  Artes   Plásticas   hasta   su   final   concreción.   En   esta   obra,   los   erguidos,   delgados,   geométricos   y   rojizos   silos   se   encuentran   en   un   ámbito   despojado,   sin   presencia   humana   con   dominancia   de   tintes   verdosos.  Inmerso  en  un  tiempo  suspendido,  la  luz   extremadamente   blanquecina   crea   una   atmósfera   de  inquietante  extrañeza,  clima  compartido  con  un   conjunto  de  obras  contemporáneas,  que  traducen   desde   una   mirada     discreta   y   silenciosa   los   rincones  de  la  ciudad,  lugares  representativos  del   interior  de  la  provincia.    Este  reservado  paisaje  se   adentra  en  las  múltiples  configuraciones  pictóricas   de   la   surcada   y   extensa   llanura   santafesina   que   realizaron  prominentes  artistas  de  la  región. Lic.  Cynthia  Blaconá Dra.  Sabina  Florio


Félix Pascual Desnudo femenino 1935 Óleo 74,50 x 89 cm


F

elix Pascual.  Rosario  (1897  –  1952)  . Desnudo  Femenino.  Óleo  sobre  tela.  Año  1935. Obra   del   pintor   de   origen   vasco,   Félix   Pascual;   representación  de  un  desnudo  femenino. La  obra  fue  enviada  al  Salón  rosarino  de  ese  mismo   año  y  obtuvo  un  galardón. El   tema   representa   en   primer   plano   el   cuerpo   desnudo   de   una   bella   joven   semi-­recostada.   Una   verdadera  maja  americana,  sumida  al  reposo. Las   brillantes   franjas   verticales   policromáticas   de   la  tapicería  del  sillón  enfatizan  aún  más,  la  blancura   de  la  piel  y  la  tensión  diagonal  del  torso. En  la  parte  superior  sombras  controladas,  generan     profundidad  y  clima  a  la  obra. Los   tratamientos   compositivos   y   temáticos   son   propios   del   realismo   clásico   europeo,   adaptados   a  las  influencias  de  las  nuevas  corrientes  del  siglo   XX. Sensibles   y   precisas   pinceladas   dotan   de   viva   expresión  a  la  figura. En   total   naturalidad   y   desprejuicio   un   cuerpo   relajado  con  su  brazo  levantado  destaca  su  pecho;   la   modelo   ha   encontrado   una   agradable   posición   de  reposo. Una   mirada   que   no   se   detiene,   es   profunda,   intensa,  enigmática,  es  muy  femenina;  el  conjunto   es  sensual. Félix  Pascual  ha  capturado  la  actitud  psicológica  de   la  joven  y  junto  a  mínimas  iconicidades;  el  peinado,   el  maquillaje  y  la  tapicería,  nos  remite  claramente  a   las  influencias  del  “Decó”  en  América.  Movimiento   que   aportó   elementos   para   liberar   a   la   mujer   otorgándole  identidad  propia. Arnoldo  Gualino


Félix Pascual La Miliciana 1974 Xilografía 22,5 x 28 cm


E

l artista   español   Félix   Pascual   (Portugalete,   1893   -­1985),   estudió   en   Madrid   y   frecuentó   Francia,   Italia   e   Inglaterra.   Radicado   en   Rosario,   tuvo  una  participación  activa  en  la  creación  de  un   espacio  cultural  diferenciado  para  nuestra  ciudad.   Partícipe  de  la  agrupación  Nexus,  de  la  Sociedad   Argentina  de  Artistas  Plásticos  y  del  grupo  de  los   Nueve,  ha  sido  conocido  por  su  propuesta  pictórica   próxima   a   la   pintura   regionalista   española.   Sin   embargo,   también   desarrolló   una   importante   obra   en   el   ámbito   del   grabado   aún   inexplorada,   siendo   profesor  de  dicha  disciplina  en  la  Escuela  de  Artes   Plásticas.   La   miliciana,   obra   que   ocupa   nuestro   análisis,   se   encuentra   en   una   carpeta   compuesta   por   diez   xilografías   denominada   Por   la   paz.   Esta   valiente   miliciana   empuñando   una   granada,   enfrenta  con  coraje  al  enemigo  rodeada  de  un  aura   de   rebeldía.   La   figura   de   la   mujer,   representada   abatida  o  como  en  esta  pieza  arrojada,  es  también   un   tópico   que   predomina   en   las   composiciones   de   los   artistas   de   entreguerras.   El   compromiso   del   protugalujo   se   hace   patente   en   cada   trazo,   en   la   tensión   de   cada   gesto.   Al   igual   que   su   par   generacional   Gustavo   Cochet,   Pascual,   se   solidariza   con   el   frente   republicano   que   enfrenta   a  la  Falange.  Ambos  artistas  eligieron  la  disciplina   del   grabado,   con   su   cualidad   de   múltiple,   para   abordar  temas  políticos.  El  conjunto  de  xilografías   del   español,   adoptan   un   vocabulario   formal   eminentemente  moderno,  próximo  al  cultivado  por   entonces   por   Pompeyo   Audivert.   En   estas   piezas   aparece  el  drama  del  mundo,  uno  de  sus  dramas,   representado  en  todas  sus  aristas:  la  valentía  de  la   miliciana,  la  madre  abatida  tratando  de  proteger  a   su   hijo   en   pleno   bombardeo   a   cielo   abierto   sobre   la   sociedad   civil   indefensa,   la   ciudad   destruida,   los  cuerpos  mutilados  acechados  por  los  cuervos,   entre  otros. Lic.  Cynthia  Blaconá Dra.  Sabina  Florio


NicolĂĄs Melfi Natulareza muerta Sin fechar Ă“leo 58,50 x 42,50 cm


L

a Naturaleza  muerta  de  Nicolás  Melfi  (Matera,   1897   -­   Rosario,   1976)   podría   llamarse   frutos   del   huerto   al   igual   que   la   célebre   obra   homónima   realizada   por   su   par   generacional   Augusto   Schiavoni.   Éste   género   ha   sido   asiduamente   frecuentado   por   los   artistas   de   Occidente   en   el   período   de   entreguerras   debido   a   la   posibilidad   que   ofrecía   para   las   indagaciones   en   torno   al   vocabulario  eminentemente  plástico.  Consideradas   como   lecciones   de   pintura,   en   éstas   piezas   se   ensayaban   nuevos   encuadres,   espacios   y   tintes.   Nuestros  autores  articularon  dichas  investigaciones   formales   con   estrategias   de   enraizamiento   al   plasmar   los   frutos   característicos   de   las   huertas   que   existían   en   muchas   de   las   casas   con   jardín   de  nuestra  región.  Melfi,  asiduo  concurrente  a  las   tertulias   y   reuniones   en   el   Jofre   y   el   Café   Social,   miembro   de   la   agrupación   Nexus,   participe   de   la   Sociedad  Argentina  de  Artistas  Plásticos,  docente   en   la   Escuela   de   Artes   Plásticas   realizó   múltiples   paisajes  y  naturalezas  muertas.  En  la  obra  que  aquí   nos  ocupa  el  autor  ensayó  un  encuadre  irreverente   de  corte  antiacadémico  al  colocar  una  hortaliza  en   un  primerísimo  plano  amputándole  sus  contornos.   Las   figuras   aparecen   rebatidas   hacia   delante   creando   una   especialidad   ambigua   reforzada   por   la   representación   geometrizada   de   una   tela   blanquesina  que  asume  un  carácter  sólido  y  macizo.   También  hay  especulaciones  estéticas  en  la  paleta   empleada  ya  que  si  bien  los  tintes  respetan  el  color   local,  aparecen  levemente  virados,  efecto  que  crea   un  clima  de  inquietante  extrañeza. Lic.  Cynthia  Blaconá Dra.  Sabina  Florio


Juan de los Angeles Naranjo Estudio Sin fechar Ă“leo 65,5 x 46,5 cm


J

uan de   los   Ángeles   Naranjo,   Rosario   (1897   -­   1952). Desnudo  femenino  realizado  al  óleo. Representación   pictórica   realista   de   gran   simplicidad,  basada  en  llamada  escuela  española  y   componentes  de  las  diferentes  vertientes  europeas   acentuándose  el  Impresionismo. El   autor   accedió   a   grandes   maestros   y   trabajó   todos   los   géneros   pictóricos   destacándose   en   el   retrato.   Esta   obra   manifiesta   una   disposición   compositiva   clásica,   ocupando   la   figura   el   tercio   medio;  centro  de  atención  alrededor  de  las  cuales   se  han  distribuido  los  elementos  configurativos. Coexiste   un   equilibrio   extremadamente   dinámico   que  se  propaga  por  toda  el  área  de  la  composición,   en   parte   establecido   por   la   dirección   visual   de   la   modelo  y  la  disposición  oblicua  de  la  figura. Un   enérgico   contraste   de   luces   y   saturación   de   cálidos,  conduce  a  delimitar  la  forma  pictórica  en   un  espacio  y  su  correspondiente  volumen. El   impulso   estético-­expresivo   se   concentra   en   la   distribución   de   las   masas,   el   tratamiento   de   la   textura  y  el  manejo  cromático. Esta   obra   constituye   una   sobria   construcción   de   gramática   visual,   cada   uno   los   componentes   encuentra  su  verdadero  objetivo;  aún  la  de  liberar  su   función   descriptiva   para   atender   preferentemente   la  exigencia  auto-­expresiva  del  autor. Arnoldo  Gualino


Oscรกr Herrero Miranda Desnudo 1965 Tinta 22 x 46 cm


O

scar Herrero  Miranda  es  oriundo  de  Cañada   de  Gomez,  provincia  de  Santa  Fe.  Nace  en   1918  y  desde  pequeño  tiene  inclinación  por  las   artes  y  la  enseñanza. Ademas  de  ser  uno  de  los  fundadores  del  grupo   “Litoral”,  ejerce  la  docencia  en  la  Facultad   de  Humanidades  y  Artes  y  se  establece  como   Director,  en  la  Escuela  Provincial  de  Artes  Visuales   de  Rosario. Desde  un  lugar  de  autodidacta,  su  obra  se   considera  muy  calificada  desde  el  punto  de  vista   de  sus  valores  plásticos.  Su  metamorfoseadora   imaginación  de  lo  natural,  otorga  a  sus  temas   preferidos,  figuras  humanas,  una  extraña   irrealidad,  por  medio  de  estilizaciones  y   simbologías  algo  geometrizantes. En  su  obra  “Desnudo”,  dibujo  a  tinta  de  1965,  se   observa  que  si  bien  es  solamente  una  sugerencia   limpia  de  contorno,  no  hace  abolición  del  espacio,   contrastando  la  figura  con  esos  negros  muy  bien   ubicados  a  derecha  e  izquierda,  y  la  cabellera   arriba  y  los  zapatos  de  tacón  por  debajo,  quedando   los  oscuros  perfectamente  situados  para  equilibrar   la  solitaria  imagen. En  cuanto  a  la  linea,  es  totalmente  pura,  nada   que  se  acerque  a  la  decoración,  voluptuosas,   bordeando  lo  erótico.  Pocos  elementos  que  nos   dejan  al  descubierto  la  sencillez  de  un  gran  artista   y  un  gran  hombre. Su  pasada  existencia  llena  de  orgullo  a  todo   el  plantel  de  la  Escuela  de  Artes  Visuales,  que   durante  años  ha  intentado  continuar  con  su   ejemplo  de  artista,  docente  y  director. Prof.  Lic.  Cristina  Martini  


Oscár Herrero Miranda Abstracción 1965 Óleo 150 x 142 cm


O

scar Herrero   Miranda   nació   en   Cañada   de   Gómez  en  el  año  1918,  formó  parte  del  grupo   “Litoral”,   fue   profesor   de   la   Facultad   de   Bellas   Artes  y  Director  de  la  Escuela  Provincial  de  Artes   Visuales  de  Rosario. A   lo   largo   de   toda   su   producción,   desarrolló   diferentes  búsquedas,  desde  la  abstracción  hasta   la   figuración   caricaturesca,   y   hacia   el   final   de   su   producción,  sus  paisajes  metafísicos.  Toda  su  obra   posee   un   hilo   conductor,   la   soledad,   eje   temático   que   desarrolla   desde   un   lenguaje   plástico   con   marcada  personalidad. Su   obra   “Abstracción”,   resulta   emblemática   para   quienes   cursaron   sus   estudios   en   la   Escuela   Provincial,   de   grandes   dimensiones,   con   un   predominio   de   colores   fríos,   con   tratamientos   de   textura   de   una   sutileza   atrapante.   Sus   planos   de   color   parecen   desplazarse   en   diferentes   direcciones,   desbordando   los   límites   formales   del   soporte.   Sobre   un   fondo,   con   matices   de   suave   variación   cromática,   que   proyectan   los   planos   principales  a  su  rol  de  protagonistas. Las   diferentes   texturas   y   las   superposiciones   de   color,   permiten   desentrañar   y   reconstruir   el   proceso  pictórico,  funcionan  a  modo  de  veladuras,   superponiéndose,   ocultando   parcialmente   las   formas  primigenias,  pero  dejando  al  descubierto  el   alma  del  artista. Su   presencia   y   calidad   como   Artista,   Profesor   y   Director  de  esta  Escuela,  dejó  huellas  imborrables   en  la  memoria  individual  y  colectiva,  marcando  un   camino  de  excelencia  y  compromiso  artístico.   Prof.  Lic.  José  Claudio  Ruiz


Hugo Ottmann Cabeza 1972 Ă“leo 24 x 33 cm


H

ugo Ottmann   (1920-­1997).   Si   entendemos   por   placer   estético   una   cierta   emoción   ante   un   determinado   objeto   artístico,   cualquiera   sea   la   naturaleza  de  esa  emoción,  esto  sucede  en  virtud   de   la   armonía   de   la   construcción.   El   razonado   juego  del  entramado  de  los  planos,  sus  relaciones   cromáticas,  la  técnica  de  veladuras  de  resolución   minuciosa,   la   apropiación   de   los   principios   de   la   geometría   hicieron   de   la   obra   de   este   artista   una   construcción  armónica  que  provoca  dicho  placer.   Pionero   del   modernismo,   maestro   y   pintor   por   vocación,   se   formó   en   la   Agrupación   Refugio   y   en   la   Escuela   Normal   Nº   2.   En   la   década   del   50,   junto  a  otros  artistas  como  Juan  Grela,  Gambartes   y   Herrero   Miranda,   colega   suyo   en   la   Escuela   Provincial   de   Artes   Plásticas,   conforman   el   Grupo  Litoral,  un  grupo  que  ahonda  en  las  nuevas   corrientes   artísticas   pero   enlazando   un   equilibrio   entre  lo  universal  y  lo  local. La   pieza   que   decide   donar   a   la   institución   denominada   Cabeza   (1972)   pertenece   a   su   serie   de   figuras   femeninas,   que   desde   su   poética   de   relaciones   formales   trasunta   una   humanidad   plasmada  en  ternura. Evelyna  Pereyra  


Juan Carlos Amorós Metamorfosis III 2000 Técnica Mixta 35,50 x 42,50 cm

Lía Bahuman Sin datar Sin fechar Óleo 60,50 x 41,50 cm


Ester Balsells Naturaleza/civilización 2009 Técnica mixta 70 x 100 cm

Analía Bernardini Y atrás... las montañas II 2011 Óleo sobre tela 90 x 70 cm


Cynthia Blaconá - Romina Vanzetto Registro fotográfico nº 289 2010 Instalación urbana el río crece por instantes 80 x 60 cm

Orlando Boeme -Sabrina Fontana Sin título 2009 Fotografia 50 x 70 cm


Roxana Celman Mujer y planta 1985 Aguafuerte y aguatinta 48,50 x 41,50 cm

Beatríz Carola Conte Paisaje 2010 Acrílico sobre tela 80 x 80 cm


Roxana Costa Sin título 2011 Técnica mixta 35 x 50 cm

Delfina D´Alessandro Soles en Orbita 1992 Mural cerámico 9,50 x 68,50 cm


Claudia Daz Mujer: de eso no se habla 2010 Técnica Mixta 50 x 62 cm

Rubén de la Colina Niño Alcalde 1994 Xilografía 41 x 61 cm


Escultura atribuida a Lucio Fontana Cabeza de mujer Sin fechar Terracota 20 x 47 x 21 cm

JosĂŠ Gerbino San MartĂ­n Sin fechar Yeso 25 x 35 x 19 cm


Nelly Gimenez Vallana Síntesis Dinámica 1997 Talla de madera 26 x 167 x 40 cm

Sara González Saber esperar 2008 Óleo 62 x 47 cm


Viviana Holakowicz Convivencia 2011 TĂŠcnica mixta 39 x 49 cm

Maggy Lezana Sita y Laksmana 2006 Grafito 18 x 28 cm


Martha Magnani La ventana 1993 TĂŠcnica mixta 70 x 80 cm

Mario Marega Arquitectura refleja Sin fechar AcrĂ­lico 49 x 69,50 cm


Manuel Martínez Campus 21 2011 Acrílico sobre tela 80 x 100 cm

Jorge Martínez Ramseyer II 1980 Óleo 121 x 91,50 cm


Cristina Martini Composición 2010 Óleo sobre lienzo 50 x 60 cm

Marta Monje Se los llevaron 2009 Manchas de acrílico, tiza pastel y grafismos 120 x 150 cm


Marcela Peral De la Serie Veredas Calientes-Objeto Gráfico 2002 Estampación sobre tela 212 x 97 cm

Eleonora Pérez Sin título 2005 Dibujo - lápiz color 48,50 x 32 cm


Susana Perrone Mujeres en el espacio 2009 ร“leo 70 x 100 cm

Nilda Piedrabuena Mujer Sin fechar Cerรกmica 38 x 30 x 17 cm


Nilda Piedrabuena Mujer Sin fechar Cerámica 38 x 30 x 17 cm

María Elena Pires Gregorio El vuelo del silencio 1992 Tinta-lápiz 46,50 x 33,50 cm


Jaime Rippa ¿Por qué Rembrant? 1995 Técnica mixta 50 x 80 cm

Arnoldo Rodríguez Gualino Contaminación 1992 Óleo sobre tela 69 x 57,50 cm


José Claudio Ruiz Totem nuevo 2007 Hierro Policromado 193 x 55 x 32 cm

María Josefa Salinas Pajaritos en la cabeza 1994 Xilografía 41 x 61 cm


Graciela Sanguinetti Barroc 2011 Fotomontaje digital 25 x 38cm

Marta Siri Silencios 2006 AcrĂ­licos 77 x 113 cm


Mauricio Stucky Resonancias rítmicas 1999 Óleo 59 x 49cm

Sergio Superti La colorada de Villanueva 2011 Óleo 38 x 55 cm


Julián Usandizaga - San Felipe Neri Medianoche Los amigos 1972 Aguafuerte 28 x 36 cm

Carlos Vescovo Composición abstracta Sin fechar Óleo 50x 60 cm


Olga Vitรกbile de Seblever Vertebral 2000 ร“leo 0,50 m x 0,70 m

Alma Wagener de Rossi Mujer sentada Sin fechar Grafito 38 x 54 cm


Staff

Director José  Claudio  Ruiz Regente  Sara  Ester  González Jefe  de  Área  de  Formación  Pedagógica  Cynthia  Blaconá Jefe  de  Área  de  Formación  Artística  Nora  Beatriz  Stocco Jefe  de  Área  de  Formación  en  Diseño  Gráfico  Viviana  Holakowicz Fotografía   Orlando   Boeme,   Sabrina   Fontana,   Lita   Rizzo   Marull.   Colaboradora  Cecilia  Hoyos Textos   Rafael   Sendra,   Lic.   Cynthia   Blaconá,   Dra.   Sabina   Florio,     Arnoldo  Gualino,  Prof.  L ic.  Cristina  Martini,  Prof.  L ic.  José  Claudio   Ruiz,  Evelyna  Pereyra   Diseño  y  Maquateción  Sol  González    Feldman   Colaborador  Joel  Saavedra Colaboradora  Eleonora  Pérez Agradecimientos  especiales  Maggy  Lezana  por  la  donación  de  la   obra  “Niño  alcade”  de  Rubén  de  la  Colina,  Susana  Perrone  por  la   donación  de  la  obra  “Arquitectura  refleja”  de  Mario  Marega.


Colección Patrimonio Artístico - 70 Aniversario (2011)  
Colección Patrimonio Artístico - 70 Aniversario (2011)  

Catálogo de la Colección del Patrimonio Artístico de las Escuela Provincial de Artes Visuales Nº 3031 "Gral. Manuel Belgrano", Rosario, Sant...

Advertisement