Issuu on Google+

Pronunciado el dĂ­a 23 de Diciembre 2.012 1


A la memoria de mi Padre, que me hizo cofrade el mismo día que nací. A mi madre Joaquina, que me enseño a querer y amar a mi Cristo Cautivo y a mi Virgen de la Esperanza. A mi hermano Joaquín, por heredarme aquel costal que durante muchos años soportara el peso de su amor a ti Madre de la Esperanza. A mis Familiares y Hermanos de esta mi Hermandad, futuro esperanzado de continuidad en esta devoción cofrade. A mi buen amigo Manuel Pedregosa, porque desde el cielo me acompaña en este Pregón. A todos mis compañeros de trabajo en el Hospital San Agustín, que día a día reparten esperanza en la salud de los enfermos. A todos los Hermanos y devotos que forman nuestra Hermandad celestial. A todos los presente en este Pregón, que hoy son mis mejores costaleros de la vida. A Nuestro Padre Jesús Cautivo:

Foto: Daniel Jiménez García

Pídeme que soy muy rico aunque Cautivo me ves, sin temor a que te pida más que el culto que des. 2


PREsentacion Van pasando los años. Casi sin darnos cuenta, hemos caminado juntos mucho tiempo. Fuimos los niños que nos criamos en torno a esta parroquia y su hermandad y hoy somos los que procuramos mantener viva la llama entre los que nacen en la esperanza de nuestra fe y nuestras creencias. No hace mucho tiempo, la que os habla fue otra niña más que se crió alrededor de nuestras imágenes, que soñó un día con vestir la túnica de nazareno, que correteaba por la iglesia, y que compartió muchos momentos entre los hermanos de esta hermandad. Es cierto que esos recuerdos están en mi mente, en las de mi familia, y las guardo en el corazón y en mis sentimientos; y en tantas fotografías que a lo largo de nuestras vidas también dan testimonio de nuestro camino. Por eso, hoy tengo que confesaros una cosa. En mi familia, no es extraño que recordemos aquellos momentos que se fueron, aquellos instantes felices de nuestro pasado mirando de vez en cuando nuestro álbum de fotos. Desde las fotos antiguas, de la Dos Hermanas en blanco y negro, de cuando mis padres eran novios, o mis primos y yo éramos pequeños y estábamos en el campo de mi tío, y hasta de cuando la casa hermandad era un solar, … tantas cosas que sirven para rememorar numerosas anécdotas, días de felicidad y nostalgia. Por eso hoy, para presentar a mi primo Antonio he querido repasar una vez más el álbum de mi vida. Y digo de mi vida porque es también parte de la suya. Sé que al mirar las páginas de este álbum, puedo sentir de nuevo el calor de hermandad y familia que brotan de su interior, podré con ello presentaros a la persona que hoy exaltará a nuestra Virgen de la Esperanza. Entre esas páginas, encuentro unas fotos muy especiales y entrañables, de cuando mi hermano y yo éramos pequeños, qué emoción al verlas… hay una en la que estábamos jugando a "los pasitos" con mis primos Joaquín y Antonio. Ellos, más mayores, nos enseñaban a andar como lo hacían los verdaderos costaleros: "siempre sobre el izquierdo, poquito a poquito, ¡a esta es!", todavía resuenan aquellas frases en mi cabeza… Estábamos en el salón del piso, sobre nuestros hombros, nuestras sillitas de plástico que hacían las veces de parihuelas, nuestro Cristo y nuestra Virgen de plastilina allí arriba, la toalla con flecos para el palio, nuestro costal bien puesto, que nuestros primos nos habían hecho con mucho esmero de toallas viejas, las marchas sonando… Nos parecía estar en una auténtica tarde de Domingo de Ramos. A veces también cogíamos un palo de escobón cruzado para representar a un crucificado o un 3


pañuelo en la mano para hacer una Virgen dolorosa. Nuestros primos nos enseñaban cómo colocar nuestras manos y brazos, seguir el compás de la marcha, … ¡Qué buenos ratos pasábamos todos juntos y qué alegría me da cuando también le enseñan a nuestra pequeña Valme cómo es una levantá. Sí, como todos los niños que se acercan a la hermandad y poco a poco fluye en ellos la emoción que se siente cuando se abre el cancel de nuestra parroquia y se tornan las sombras en luz y la ilusión en realidad, nosotros también jugábamos a vivir un Domingo de Ramos. Antonio y Joaquín siempre compartieron con nosotros idénticos anhelos, sin importar la edad ni la época del año. Porque hay sentimientos que no tienen ni reloj ni fecha en el calendario. Hoy debo desvelaros una bendita curiosidad. Quiso la providencia o el destino que mi primo naciera un Domingo de Ramos del año 1972. Desde entonces, pertenece a esta querida hermandad y no se ha perdido ninguno de los actos, cultos, estaciones de penitencia, via-crucis … y es fácil cuando se tiene en casa unos buenos modelos, ya que mis primos han tenido siempre como maestros a mi tía Joaquina y a mi tío Manolito, todo un ejemplo de devoción, amor constante, entrega y servicio hacia su hermandad. Mi tío Manolito “El Ventita” no faltaba a los cultos de su hermandad, siempre dispuesto a trabajar por su Cristo y por su Virgen, y acompañó a su Cristo Cautivo con su túnica y antifaz hasta el último de sus días... No te preocupes, Antonio, seguro que también hoy disfruta de este gran día y se encuentra muy presente en el corazón de todos nosotros. Continúo viendo el álbum, y aparecen fotos de mi primo junto a otros chavales, todos sonrientes y orgullosos viendo culminado uno de los proyectos que habían realizado para la hermandad. Formaban el grupo joven, savia nueva, que pronto entraron a formar parte de la junta de gobierno. De hecho, Antonio ha ocupado varios cargos como son de Diputado, Tesorero y Teniente Hermano Mayor. Durante esos años, todavía vestía el antifaz verde y túnica y capa blancas, hasta que cumplió los 18 años, cuando por fin su sueño de ser costalero de Ntro. Padre Jesús Cautivo se vio cumplido. Desde el año 1989 fue costero del paso del Señor, hasta el año 2003 cuando se convirtió en su contraguía. Y así, cada año, desde ese privilegiado lugar, puede escuchar todas las súplicas, rezos y agradecimientos que le hacen a nuestro querido titular, además de acompañar y dar ánimos a nuestros hermanos costaleros. ¿Qué sientes esa tarde? ¿Qué le dices al Señor en la

4


concentración desde tu lugar, en medio de una chicotá, o cuando lo miras de frente y te encuentras con su divina mirada? Voy pasando las hojas del álbum familiar y en cada página me detengo porque sé el cariño con el que fueron tomadas. Recuerdo las risas que precedieron a esta instantánea o a esta otra ... porque en realidad, me parece que las fotografías nos hacen vivir dos veces. Encuentro fotos de Semanas Santas pateando juntos Sevilla, barbacoas, fotos de la Romería, … y en todos estos momentos siempre una pregunta: "¿cómo vamos de gasolina, primo?" Y todos comenzábamos a reírnos al escuchar la pregunta… Porque siempre hemos ido juntos, compartimos devociones, familiares y amigos. No podemos olvidar los buenos momentos vividos en Cuarto cantando las sevillanas de La Carreta Blanca, la ida y la vuelta andando encontrándonos con amigos, porque mi primo conoce a mucha gente y es fácil verlo parado y charlando con alguien, Antonio es cariñoso, servicial, siempre tiene una sonrisa en la boca y a todo el mundo intenta agradar. En fin, páginas del álbum de nuestras vidas que hemos ido rellenando juntos. Y también espero que las páginas de esta obra en imágenes continúe como hasta ahora. Juntos crearemos el álbum de fotos más bonito y singular que el más sensible de los fotógrafos pudiera tomar: uno en el que cada imagen transmita amor, hermandad, fe y amistad. Quiero darte las gracias por confiar en mí para tu presentación; deseo que disfrutes desde la primera palabra que hoy pronuncies y que recuerdes que estás ante una de las más esperadas y soñadas chicotás y que mejor cuadrilla no te ha podido tocar: nuestra familia. Desde hoy llevarás con orgullo el título de pregonero de María Santísima de la Esperanza y a buen seguro que te sentirás aún más cerca de Ella. Antes de terminar, permíteme pedirte algo en este momento. Me gustaría que le pidieras a la Virgen por los que se han marchado junto a Ella, por los que acaban de empezar la vida, por los que pronto vendrán, salud para todos, y dile, cuando la mires fijamente al hacer la primera llamá del próximo Domingo de Ramos, que si este año Ella mira hacia atrás y no me encuentra abrazada a la manigueta de su paso, susúrrale que estaré esperándola en el dintel de la puerta con un ángel entre mis brazos.

5


Primo, prepárate para el momento, estate ya dispuesto: dedícale a esta Esperanza Nuestra tus mejores piropos y oraciones, guarda estos momentos como fotos únicas del álbum de tu vida, ábrele tu corazón. Ánimo, que ha llegado tu hora. ¡A ésta es!

María de Valme Cueli Caro. Presentadora.

6


PREGON Padre tú que estas en el cielo junto a todos los que partieron de esta vida soñando con la esperanza de la resurrección, Varela, Álvaro Cueli, Arias, Carballido, Cotán, Arriaza, Bernardo, Luisa, Soledad, Cati, Callejo, Pino, Quintano, Agustín Villadiego, Fernando Cárdenas, Rosario, David Moreno, Anabel, Cristina y todos los cofrades, fieles , devotos que componen esa Hermandad celestial. Entre Tú y Él, todos estos hermanos que caminaron a su lado por la vida, todos los que a ti te acompañan nos han dejado muestra en esta vida terrenal de cómo hay que querer y amar a nuestras imágenes. Todos con el terciopelo verde de sus almas esperanzadas. Tú hoy llevas puesta esa mi primera camiseta de costalero de color morado que yo con cariño guardaba para ti, para entregártela aquel día 7 de Febrero momentos antes de iniciar aquella tu ultima y muy especial estación de penitencia donde te acompañaron todos los que te querían y te quieren, no necesitabas papeleta de sitio pues llevabas en tu bolsillo lo mas importante como era una estampa de tu Cristo y de tu Virgen, vestías esa túnica y capa blanca que fue la misma que un Domingo de Ramos del 1972 dejarás colgada en casa, por el nacimiento de este tú hijo. Llego ante Él, lo miro a los ojos, y me acuerdo de los tuyos. Escucho tu voz que penetra en mi alma y descubro que mi Dios cautivo aprendió a hablar directamente de tus labios. Ahora, Padre, siento que debo volver de nuevo a Ti, estás como siempre estuviste, como siempre estarás, queriendo a tu Cristo justo en el Centro de su Reino. Para ti siempre fue tu luz y guía tú gran devoción hasta que te fuiste con Él. En tu boca siempre estaba tu “Moreno” como cariñosamente los llamabas, incluso siempre lo tenias como el numero uno y nos decías que era muy grande. Así tú nos enseñaste a querer a Jesús Cautivo. Pero hoy sé que estás muy feliz por verme aquí en este atril para pregonar Tú sentir a la Virgen de la Esperanza, pues quedaros tranquilos Tú y todos los que te acompañan porque hoy voy ha dejar vuestro mensaje de corazón y con sentimiento. El sol ya reina junto a Ti en lo más alto. El pueblo hoy aquí reunido siente ahora latir en sus corazones el gran amor que tenemos a ese gran regalo que Dios nos hizo bajo su cruz. Que junto a Ti, sólo junto a Ti, tienen sentido nuestras esperanzas.

7


Sentaros todos juntos al Padre en este cielo pues aunque no os podemos ver si voy a llevar a la Gloria vuestro sentir, que es el mismo que hay en cada uno de los que hoy estamos aquí. Padre dales la felicidad eterna a todos los que están junto a ti, acoge las almas de Gómez, Manolito el Charro y Ortega que fueron los últimos en partir hacia ese Tu reino que no tiene fin. Y ahora, ante Ti, siento más que nunca la felicidad de ser el pregonero de la Esperanza. Porque en la Tierra no hay más que una voz que pueda pregonar la Esperanza que Jesús nos trajo, y esa voz, Madre, es la tuya. DIOS TE SALVE MADRE MIA DE LA ESPERANZA LLENA ERES DE GRACIA, EL SEÑOR CAUTIVO ESTÁ CONTIGO Y BENDITA TU ERES ENTRE TODAS LAS MUJERES BENDITO ES EL FRUTO DE TU VIENTRE JESÚS SANTA MARÍA MADRE DE DIOS RUEGA POR NOSOTROS PECADORES AHORA Y EN LA HORA DE NUESTRA MUERTE. AMÉN

SALUDA Reverendo Padre D. Salvador Andrade Holgado y director espiritual de nuestra Hermandad. Sr. Presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías D. Leoncio Alba Carballido. Hermano Mayor y Junta de Gobierno de esta nuestra querida Hermandad del Santísimo Sacramento Nuestro Padre Jesús Cautivo y María Santísima de la Esperanza. Querida Prima y presentadora. Queridos Hermanos y Hermanas Pregoneros Queridos familiares y amigos hermanos todos en la fe y la devoción por Cristo Cautivo y esta su bendita Madre de la Esperanza. Querida cuadrilla de costaleros que con mucho arte portareis el Paso de la Esperanza en este mí Pregón.

8


AGRADECIMIENTOS: Gracias Mª de Valme, hoy mi presentadora, por esta presentación repleta de cariño, que ha hecho que esa semblanza que hoy dejas en el aire, se enmarque en lo más hondo de mi sentir. No me hubiera imaginado que aquella noche de 14 de Junio, Miguel Ángel entonces Hermano Mayor me anunciaría que había sido designado por la Junta de Gobierno como Pregonero de María Santísima de la Esperanza. A partir de ese momento sentí una gran ilusión pero a la vez muchísima responsabilidad por lo que se me encomendaba. Gracias hermano Miguel Ángel y amigos de Junta. De igual forma, quiero expresar mi agradecimiento más sincero a Juan Carlos actual Hermano Mayor de esta mi querida Hermandad, así como a toda la Junta de Gobierno por la confianza y apoyo depositado en este humilde pregonero. A mi Madre Joaquina, mi hermano Joaquín y a toda la familia porque vosotros junto con mi padre, que está en el cielo, me habéis enseñado a querer a esta nuestra Hermandad y a sus queridos titulares. Gracias a la Hermandad de Valme por esa varita de nardo que me entrego en manos de María Luisa la camarera de la Virgen el día de su besamanos, un emotivo momento que se quedará para siempre en el corazón de este pregonero. Gracias a todos los hermanos de luz que hoy conforman esa corte celestial porque sé que hoy todos me ayudaran y dirán conmigo este Pregón. Gracias a todos por vuestra presencia y el apoyo que he recibido en cada momento. Quiero que todos unidos en fe y devoción a modo de procesión me acompañéis cantándole a la Esperanza todos juntos un rezo hecho oración.

9


Madre nuestra de la Esperanza voy a ponerme delante de ti para ser hoy tu capataz en este Pregón. Esta primera levantá irá al cielo, con ese arte glorioso y bendito que lleváis dentro de sí, va por todos los pregoneros de María Santísima de la Esperanza para que Ella derrame su bendición sobre todos ellos y sus familias. Al cielo de verdad lo quiero, con un Viva a la Esperanza. Todo por igual valiente. Y a ésta es. Venga de frente: Que majestad tienes Madre mía. Que hermosura refleja tu cara. Que arte más grande tienen tus costaleros. Tus ojos son dos luceros Madre mía de la Esperanza. Que sentimiento más grande le ponen tus costaleros. Andando con elegancia lo quiero. Poco a poco tiene que ser. La derecha adelante bueno, ahí está bien Las “llamaitas” muy cortas las quiero. Oído siempre a lo que se manda. Vamos a tirar a tierra los dos costeros por igual. Vámonos siempre de frente. Pepe un poquito más a tierra. Conde vamos aguantarla ahí. Venga mi gente valiente que ya estamos fuera. Arriba los cuerpos y enhorabuena por esta gran salida. PARARSE AHÍ. 10


Madre como cada año el Pregonero ha llamado al martillo de la Esperanza que nos guía a ti. Virgen de la Esperanza que estás aquí y en todos nosotros. Tú que antes de la asunción a los cielos eras bella mujer nazarena, en tu vientre llevaste a Jesús que ahora está Cautivo por nuestros pecados. Tú que tuviste vida humana en esta Tierra. Tú que el corazón te fue traspasado por el dolor de la Pasión de tu Hijo. Pero desde entonces eres Madre y Esperanza Nuestra. Hoy eres Esperanza en todos los pueblos y ciudades de la Tierra. Hoy eres Esperanza en este Barrio, en esta Hermandad. Hoy eres Esperanza en el Hospital San Agustín donde estas junto al Cristo de la Salud, te haces presente en todos los que allí trabajan, muy especialmente en un medico con apariencia seria pero humilde y sencillo, retrato vivo de mi padre. Esperanza en los enfermos, moribundos y desconsolados. Hoy eres Esperanza en los pobres, inmigrantes, parados y en los desalojados de sus viviendas. Hoy eres Esperanza en los países en Guerra. Hoy eres Esperanza en las iglesias. Hoy eres Esperanza del creyente y no creyente. No lo olvidemos jamás, tú Madre siempre has sido y eres Esperanza Universal, hoy y aquí Esperanza Nuestra. Aceptemos todos que la Virgen de la Esperanza es Universal, porque es y será nuestra Madre celestial. Abramos pues nuestros corazones a Ella y llevémosla en nuestro día a día para repartir su Esperanza a todos cuanto la necesitan. Qué suerte tienes Dos Hermanas, porque mientras que el mundo la busca y no la encuentra, tú puedes encontrar la esperanza en cada esquina. Seguir los caminos de la esperanza y la fe, seguir los caminos y encontrar el camino. 11


Ella que nos guía, ayuda y protege que tiene muchísimas advocaciones pero llamada por nosotros Esperanza. En la familia, en la hermandad aprendimos a amar, porque nos lo enseñó nuestra Madre. Una Madre es lo más grande que hay en la vida, y nada hay más hermoso que su amor. ¿Cómo sería la Virgen para que Dios la eligiera para ser Madre de Su Hijo?. Hombres y Mujeres del mundo, Sevillanos y Nazarenos, Capataces y costaleros, todos somos Hermanos e hijos de la misma Madre “María Santísima” María que significa “Manantial de poesía” y cuya natividad se estableció el 8 de Septiembre. Tenemos razones muy válidas para honrar el nacimiento de la Madre de Dios, por medio de la cual todo el género Humano ha sido restaurado y la tristeza de Eva se ha transformado en gozo. A María le dijo el Ángel Gabriel ¡Alégrate llena de Gracia! VIRGEN DE LA ESPERANZA. MADRE NUESTRA CELESTIAL. TÚ QUE ESTÁS EN TODOS LOS HOGARES Y FAMILIAS MARÍA ES TU NOMBRE UNIVERSAL. TÚ QUE NOS GUIAS COMO CAPITANA DE NUESTRAS VIDAS. LLENA NUESTROS CORAZONES DE TUS ALEGRÍAS. TÚ QUE NUNCA NOS ABANDONAS JAMÁS. HAZ QUE TUS COSTALEROS TE LLEVEN CON ARTE Y COMPÁS. TÚ QUE COMO REINA Y SEÑORA DE DOS HERMANAS VAS. ESPERANZA Y MADRE NUESTRA POR SIEMPRE SERAS. ¡OH CLEMENTISMIA!, ¡OH PIADOSA!, ¡OH DULCE VIRGEN MARÍA!.

12


Madre tus hijos avanzan en esta publica protestación de Fe. Voy a llamar al martillo de la Fe que nos hace llegar a tí. Alberto en esta levantá vamos a pedir a Nuestra Madre de la Esperanza por la Fe para que nunca nos falte, para que sea fuerte y no dudemos ante las adversidades que nos presenta la vida. Vámonos al cielo de verdad mis costaleros con Fe. Todo por igual valiente. Y a ésta es. Venga de frente. Antoñito la izquierda adelante. Bueno. Ahí está bien vamos a fijar bien esa pata de la Fe. Vamos a pegarnos bien a los costeros para aguantar las caídas. Madre estas trabajaderas en la cual llevamos el peso de tú amor, es la que nos une en la Fe. Fe que en latín es “fides” (confiar, Creer). Fe que nos ayuda a no sentirnos solos, nos hace dueño de los pensamientos y da fuerza para vivir. Fe que es la medicina que sana los malos momentos que se presentan en la vida y milagrosamente da salud a los enfermos. Fe que nos ayuda a superar la pérdida de seres queridos y nos lleva a la Esperanza de la resurrección. Fe que hizo que esta Hermandad nuestra se fundara en los años difíciles posteriores a una Guerra. Fe que hizo que nuestro Hermano Bernardo en los últimos momentos de su vida pidiera a los médicos que me llamaran para que yo le hablara de tí Esperanza. Fe que hace que los jóvenes en Mayo portando una Cruz, den verdadero testimonio de ser cristianos por las calles de nuestra ciudad. 13


Fe que hace que se conserven nuestras tradiciones romerías, procesiones y muy especialmente la Semana Santa. Fe que dentro de nosotros se transforma en devoción, cariño, amor a la Virgen de la Esperanza y a su hijo Jesús Cautivo. Bendita Fe la que hacemos públicamente cada Domingo de Ramos que hace que sean más los que lleguen a Jesús y María a través de nuestras imágenes. Fe de Mayores y Niños. Fe de Barrios y Ciudades. Fe a un Cristo o a una Virgen. Madre de la Esperanza auméntanos la Fe que nos guía al Dios verdadero. Poned la mirada en el horizonte de la vida para buscar la luz del infinito, recuperar los desánimos del espíritu y perseguir la bondad de los argumentos, esperar lo mejor de la condición humana, vivir en un eterno sueño de alcanzar la gloria a pesar de los escollos del sendero, así son los caminos de la fe, así es la espera de quien se sobrepone a las adversidades. Gracias a esa fuerza que da esta gran virtud los costaleros llevan los pasos por Dos Hermanas con arte y sentimiento. Arte que al servicio de la Fe llega al corazón del ser humano y lo invita a la conversión. Hermanos que no se pierda esta bendita virtud de la Fe porque gracias a ella en nuestros corazones creemos y confiamos en la Esperanza que nos lleva al Padre “Jesús Cautivo”. Virgen Bendita María, Luz que nos protege y guía. Virgen y Madre de Dios, consuelo del pecador. Virgen de todo cristiano, amor de los nazarenos. Virgen y Reina del Cielo, sosiego en nuestro desvelo. Virgen de la Esperanza llena eres de gracias. OLE LOS COSTALEROS CON FE. OLE LOS QUE CREEN CIEGAMENTE. OLE LOS QUE TIENEN FÉ EN JESÚS Y MARÍA. PARARSE AHÍ. 14


Madre ya estamos en la calle, atrás ha quedado la dificultad de la puerta, con Esperanza no hay puerta que se estrechen y sí que se abran. El sol quiere iluminar tu cara para que seas luz que ilumine todas las almas. Almas que te buscan con su mirada para decirte en el silencio que guapa vas Esperanza. Cuantos niños delante de Ti con sus canastitos llenos de ilusión o con sus caras cubiertas por un antifaz verde. Ellos te acompañan por tu caminar en ésta la Jerusalén Nazarena. Esos niños que en brazos de su madre y bajo la atenta mirada del padre crecen en el amor de una familia que desde su primer día les hace herederos de la fe y una gran devoción a sus imágenes. Pues tu pequeño Rafael bajo un antifaz verde en el vientre de tu madre ya sabes lo que es hacer estación de penitencia junto a Ella, pronto con tu prima Valme vestidos de monaguillos acompañareis a esta vuestra madre celestial por las calles de Dos Hermanas. Valme y Rafael y todos los niños, Ella, hoy y siempre será vuestra ESPERANZA. Como decía tu Hijo “dejad que los niños se acerquen a mí”. Niños que son el futuro de nuestras Hermandades y que junto a los mayores conservan estas tradiciones nuestras. El mar, el cielo, el barrio, ¡todo es Ella!, alabastro de Gracia reluciente, Madre Santa, Virgen de la Esperanza nuestra.

Que estrecho te hicieron callejón de la Cruz pues tu que sirves de frontera imaginaria entre el Barrio y Centro. Atrás quedó el barrio de este tú Pregonero. Barrio cuyas calles hacen honor a Toneleros, Rellenadoras, Faeneros y Almaceneros gente sencilla con una mentalidad muy familiar. ¡ Ay de todas aquellas Almaceneras al Alba que con sus latas de cisco caminaban para los almacenes donde en sus duras tareas diarias te buscaban a tí Esperanza!.

15


Esperanza de un mañana mejor en el trabajo, en la familia, en la Dos Hermanas aceitunera y almacenera en sus orígenes. Ellos te han acogido como siempre con los brazos abiertos y deseosos de ver un años más a su Esperanza. Caminando has ido Madre de La Esperanza al compas de campanillero sobre una alfombra de pétalos que han llovido del cielo. En cada pétalo de flor está el cariño de todos esos hermanos que cada año te ofrecen éste regalo. Todos se arremolinan alrededor de tu paso Esperanza, para sentir el arte de tus costaleros, son momentos que para siempre quedaran en nuestras retinas. Al recuerdo me vienen aquellos campanilleros cantados por los cantillaneros en la Capilla de San Sebastián. Con qué arte te mecían tus costaleros. Madre tú has querido que un Hermano Mayor sea tu encendedor. Para él es todo un honor porque te lleva en el corazón. Él te enciende tu candelaria con mucho esmero para que bajo palio brilles tú, Esperanza, como una estrella en el cielo. Tus ojos son dos luceros. Limpios como el agua clara. Tú eres salud de los enfermos. Y arca de la alianza. Eres Tú nuestra vida, eres Tú nuestra Esperanza, y a tus plantas, Señora, se arrodilla Dos Hermanas.

16


Madre ahora, bajo la atenta mirada de la Virgen de Valme. Voy a volver a llamar al martillo de la Caridad que nos lleva a tí. Lucre en esta levantá vamos a pedir por todos los que en este mundo necesitan de Caridad humana. Para que a través de nuestra Esperanza la encuentren y tengan solución a todos sus problemas y dificultades. Vámonos al cielo de verdad que la caridad llegue a todos los corazones. Todo por igual valiente. Y a ésta es. Venga de frente. Benito la derecha adelante un poquito con mucho mimo lo quiero. Arriba los corazones de los que tienen amor y caridad. Vamos a llevar la Esperanza al corazón de todos los que la necesitan caridad cristiana que es más que acción. Madre en estos tiempos que corren donde la palabra crisis está tan de moda, donde cada día se producen desalojos de viviendas y a las familias les cuesta llegar a final de mes, día a día los Bancos de alimentos, Caritas ven que sus recursos se quedan cortos, pero todavía quedan algunos en este mundo empeñados en crear guerras donde mueren inocentes, no a las guerras, no a la violencia, no a dejar perder nuestros valores. Y sí Madre a la paz, si al derecho a la vida, si al conservar nuestros valores cristianos, si al trabajo, sí ayudar a los que lo necesitan, sí a un mundo donde estemos unidos en la Fe, Esperanza y Caridad. Caridad con los pueblos y ciudades que han sufrido terremotos e inundaciones. Caridad con los niños del tercer mundo. Caridad con los enfermos. Caridad con los pobres.

17


La caridad cristiana, como dijo el Papa, va más allá que la ayuda material, pues “hace visible, y diría que casi tangible, por una parte la misericordia infinita de Dios hacia cada ser humano, y por otra, nuestra fe en Él”. Esta caridad consiste en “armonizar nuestra mirada con la mirada de Cristo, nuestro corazón con su corazón. De esta manera, el apoyo amoroso, ofrecido a los demás se traduce en participación y en un compartir consciente de sus esperanzas y sus sufrimientos”. Hay tanta gente que busca y no encuentra, tanta gente que son hijos del desamparo que deberíamos repasar la conciencia colectiva e individual para tratar de aportar nuestro grano de arena a las situaciones de necesidad e incertidumbre, y es que junto a la labor callada de muchos cristianos comprometidos con las causas del mundo también existe la omisión permanente de otros muchos. Precisamente el seno de las hermandades es un buen semillero para estas iniciativas de caridad cristiana, porque no deberíamos hacer uso de la hermandad tan solo para salir de nazareno un día al año, ni para presumir de nuestros titulares, ni de nuestras cuadrillas, sin más contraprestación que la satisfacción de sentir la costumbre o la tradición. Dejemos que el tiempo nos lleve por las posibilidades de nuestras hermandades, y sobre todo, pongamos nuestra esperanza en que nuestros jóvenes cofrades sean los que encuentren ese camino de descubrimiento y renovación de la pasión de Cristo para que puedan adquirir un verdadero compromiso cristiano. Esperanza, tú estás en los donantes de sangre. Esperanza, tú estás en las Caritas Parroquiales. Esperanza, tú estás en los Centros de orientación familiar. Esperanza, tú estás en las recogidas de alimentos y colectas. Esperanza, tú estás en las oraciones por las almas de los fieles difuntos. Esperanza, tú estás en las visitas a los enfermos. Hermanos en la caridad podemos encontrar a nuestra Esperanza. Madre como nos dijo tu hijo donde hay caridad y amor ahí está el Señor. OLE LA GENTE QUE TRABAJAN POR LOS DEMAS DE CORAZON. OLE LA GENTE BUENA DE VERDAD. OLE LOS QUE TIENEN CARIDAD Y ESPERANZA. 18


PARARSE AHÍ. Madre con tu mirada buscas a todos esos ancianos que con la ilusión de un niño esperan ver la Esperanza de sus vidas. Poco a poco con andar firme y elegante de costalero te vas acercando a ellos para que puedan notar tu cercana presencia. En sus corazones impresionados por tu belleza está presente el semblante humilde y sereno del Señor Cautivo. Ese, mi Cristo moreno, que con el arte que le ponen sus costaleros al andar va cautivando los corazones de todos los que lo ven pasar. Su andar sobre los pies le hace a Jesús Cautivo ser más humano cuando llega a la puerta de la que un día fuera su casa Santa María Magdalena. Parroquia en la cual, entre sus paredes, existen muchísimas vivencias y recuerdos entorno a esta Hermandad y sus imágenes. En la que permanece como centinela de su puerta ese azulejo de tu hijo Jesús Cautivo que reparte a diario entre todos los nazarenos tu Esperanza. La Cofradía entera, desde la Cruz de Guía hasta el palio, es un monumento a la belleza, soberbio el misterio y de belleza extraordinaria el palio, con los platillos de sus candeleros que son como las LAGRIMAS cuajadas que va derramando el llanto de su bella Dolorosa. Y todo es un monumento a su pena. Todo es oración y plegaria para Ella y con Ella. Y hasta las flores de su paso se elevan, para que las más cercanas alcancen a rozar el rocío de su llanto. Una rosa brilla en tu rostrillo como la flor más hermosa regalada desde el cielo. Entre nube de incienso con olor a canela y composiciones musicales hacen del momento inolvidable. Pocas veces se podrá alcanzar esta perfecta armonía en un paso de palio, donde todo se orienta y responde al llanto de esta Señora la “VIRGEN DE LA ESPERANZA”. Madre cuando la Luna y las estrellas relucen en el cielo para ver tú llegada al Centro de Dos Hermanas. Queriendo con su luz besar tu morena cara en esa noche mágica.

19


Bendita sea tu Pureza Esperanza y eternamente lo sea pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A ti celestial princesa, Virgen Santa María, yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no nos dejes Madre mía. Madre después de Tú presentación y ante la mirada de Santa María Magdalena, Santa Ana y tu Hijo Cautivo. Voy a llamar a los corazones de los Hermanos de esta Hermandad. Roble en esta levantá vamos a pedir por esta nuestra Hermandad, por la unión entre todos y también para dar gracias a la Virgen por poner sus manos sobre nuestro hermano Toni en ese accidente de Mayo. Vamos a llevar esta petición al cielo de verdad. Todo por igual valiente. Y a ésta es. Paso atrás, arriba esos corazones de mi gente buena. La derecha adelante y la izquierda atrás. Conde, vámonos siempre revirando con elegancia. Ole los costaleros que quieren a su Madre bendita de la Esperanza. Pepe, ahí está bien vámonos de frente. Madre mía. ¡Qué nombre tan bonito te dieron los hermanos fundadores de esta Hermandad: Esperanza!. Eres virtud teologal en la que la humanidad y la hermandad depositan toda su confianza. Eres el rocío de la mañana. Eres confianza para los desamparados y los apenados. Eres optimismo ante nuestras angustias y soledades. Eres creencia en la piedad y la caridad e ilusión en la paz. Madre mía que alegría se nota en tu mirada, eres Reina de un Barrio que te espera. Todos al verte pasar quedan llenos de tu Esperanza.

20


ÂĄAy de todas aquellas frias noches de ensayos alrededor de una candela donde Lara y Rafael junto con algunos costaleros, esperaban tener los hombres suficientes para iniciar los ensayos Y esos niĂąos con el radio casett al lado de los paso simulando la mejor banda con la que los costaleros cogerse el paso muchos de aquellos niĂąos hoy son costaleros o capataces de esta gran cuadrilla.

21


Que bonita tradición han seguido hijos de sus padres, incluso algunos han llegado a coincidir bajo las trabajaderas, que bonito es heredar un costal para hacer tu penitencia. Que estampa más hermosa se me viene ahora al recuerdo el paso de Cristo junto a la carreta del simpecado del Rocio en la cuesta los marchados. Cuantas convivencias en el campo donde al final siempre terminaba con algún objeto en el arroz o el sopeao. Niño ve por el pantómetro o si no por las plumas verde del romano. Desde la fundación de la Hermandad hasta ahora ¡cuanto ha variado!. Gracias a ti Madre, hoy tenemos una gran Hermandad pero aúna nuestros corazones para que la disfrutemos de verdad, cuantos Hermanos y Hermanas han trabajado para conseguir todo lo que hoy tenemos. Gracias por darnos a todos los Hermanos Mayores: Varela, Cotan, Manuel Rubio, Álvaro Cueli, Antonio Claraco, Paco Sánchez, Eduardo Moreno, Miguel Ángel Barbero, Juan Carlos y a todas sus juntas de Gobierno porque entre todos hemos llegado a conseguir este patrimonio material, artístico y devocional que hoy tenemos. Vamos a sentirnos orgulloso de engrandecer a nuestra Hermandad. ¡Ay! de todos aquellos barrios de nuestra ciudad donde todo era campo pero Daniel y su gran amigo, mí padre, con un “forito rojo” repartían tu Esperanza. ¡Ay! de aquella casa en la Calle San Hermenegildo donde un hombre trabajador como “Carito”, mi abuelo, guardaba con cariño los enseres de esta hermandad dando un gran ejemplo de cómo sin ser hermano y a pesar de sus ideales no renuncia a la Fe, devoción y voluntad de su mujer Antonia y su familia. Gracias abuelo y abuela por ser ejemplo y por ello sé que hoy estáis en el Cielo. Recuerdo como de niño jugaba con mi hermano y mis primos a los pasitos donde con plastilina moldeábamos un Cristo o una Virgen a la que después paseábamos en una silla donde las cuatro patas simulaban unos varales, donde al compa de marchas pasábamos horas y horas creciendo en la devoción a estas nuestra tradición que heredamos de nuestros padres.

22


Sentimientos que como a la mayoría nos corre por la sangre y que se acentúan aun más cuando lo llevamos a la realidad, cuando a esas imágenes simuladas en nuestra juventud le ponemos el nombre de nuestras imágenes más queridas. Madre mía hoy estás feliz porque hay hermanos y hermanas que son ejemplo de cómo quererte, todo les parece poco para tí. Te han construido con su sudor y trabajo una casa Hermandad. Te han exornado con sus manos tu palio de flores al más puro estilo sevillano. Te han vestido como la más guapa reina estando muchas horas junto a ti. Te han bordado un palio y manto de camerín con sus manos. Te donaron una candeleria para que cada candelabro fijara bien la luz de su Fe. Te buscaron plata para que lucieras hoy la mejor corona. Te han realizado un palio bordado en oro fino de las mejores obras de artesanía sevillana. Te han regalado tu primera y única saya bordada en oro fino. Te han consfeccionado los mejores faldones para tu paso. Te han montado los mejores cultos y besamanos de la historia. Te han donado pañuelo para secar tus lágrimas. Te han portado a tí, o a tu hijo Cautivo como sus mejores costaleros. Te han dirigido con su voz como el mejor capataz de tu paso. Te han dado a Ti y a tu Hijo los mejores enseres. Te han compuesto las mejores melodías musicales para vuestro pasear por Dos Hermanas. Te han montado el mejor portal de Belén para que dieras a luz a tú hijo. Hermanos, entre todos hemos querido con todo esto y más a Nuestra Esperanza. Madre ayúdanos para hacer una Hermandad cada día más grande y mejor. Enalteciendo el nombre de Jesús Cautivo y el tuyo Esperanza.

Madre Reina y Soberana, Marinera y Capitana Esperanza en mi vivir, Esperanza de Dos Hermanas. OLE A LOS QUIEREN A SU HERMANDAD. OLE LOS QUIEREN A SU CRISTO CAUTIVO. OLE LOS QUE QUIERA A SU MADRE BENDITA DE LA ESPERANZA. PARARSE AHÍ. 23


Madre atrás ha quedado esa Calle Mina donde como faro y guía diariamente estás Tú para derramar tu gracia. Gracia bajo palio llevas con ese andar elegante que le ponen tus costaleros. Ahora que vamos de vuelta para el barrio. Te miro a Tí, mi Virgen de la Esperanza, asomada al balcón de luces que forma tu candelería, y lo veo todo verde; verde el cielo de tu palio, verde tu manto. Pero a la luz de las velas, veo tu carita apenada, de ver a tu hijo con las manos atadas y sin poder hacer nada. No llores más Madre mía que no lo puedo aguantar, que tus lágrimas me duelen y tus penas son las mías. ¡Qué guapa estás madre mía!, que con sólo verte es como ver el cielo, eres la más dulce compañía y el mejor de los consuelo. Eres en cada calle, en cada esquina, siempre ESPERANZA madre mía. Un hombre de planta gallarda y de aspecto moreno con las manos atadas camina por Dos Hermanas. Le acompaña el pueblo, un remolino acompasado y pasional que le abriga hasta su última "revirá", una cuadrilla de hombres valientes, un capataz con sentimiento y una Madre de Dios que sólo olvida su dolor si costales de Esperanza son quienes la mecen y la llevan con amor. Una voz rota pasa lista a su cuadrilla angelical es Fernando “El Peseta” cofrade, costalero y contraguía ejemplar, hasta la Virgen se ríe en el cielo con tus anécdotas y sobre todo con tu arte sin igual. Madre, mi maestro Lara es el que me ha enseñado a mandar los pasos, que te voy a decir de él pues tu sabes lo que te quiere de verdad, solo escuchar Esperanza lo hace temblar pues él fue costalero de tu primera cuadrilla junto: Polo, Velasco, Carita, Godoy, Álvaro, Boizo, Pepe Ortega, Cisma y otros muchos más eran unos niños cuando te llevaban sobre su costal a Bendecir Dos Hermanas que entonces era casi ná. ¡Ay! de todos los que han portado sobre su costal u hombro a esta su bendita Madre de la Esperanza o su Hijo Cautivo pues seguro que su amor y sentimiento como un ancla han quedado prendidos sobre Tú inmaculado corazón. 24


Tú sabes de mi devoción al Señor Cautivo. La verdad es que yo comencé de costalero con la cuadrilla del Cristo portándote a ti en la salida extraordinaria del 50 aniversario, lo que no pude imaginar que algo en mi vida me llevaría a este atril para ser tu pregonero Esperanza. Pues todavía tengo en mis recuerdos ese día cuando desde un balcón de la Calle Cruz Roja te cantaron una sevillana donde su estribillo decía así: “Nanita, la nana, se duerme de pena, a nazarenos, costaleros cautiva los corazones la Esperanza Nazarena.”

Foto: Daniel Jiménez García

25


Esperanza lleva en Tu palio santidad, realeza, almaceneros, trabajadores humildes y sencillos hijos de una misma Madre, hermanos de sangre y arte. Y un soniquete flamenco Y bambalinas que cantan Y un retablo para el tiempo Y ese nudo en mi garganta Que los dos sueños unidos Son mi Esperanza a la vez A una Esperanza le rezo A otra nunca la olvidé Así que no sé señora Qué puedo seguir diciendo Para poder describirte Como yo te estoy sintiendo ¡Capitana de la gloria! ¡Marinera de mi vida! ¡Faro y guía de nuestras almas! Tu siempre Madre mía. OLE MIS COSTALEROS DE LA VIDA. OLE LOS COSTALEROS DE MI CRISTO CAUTIVO. CRISTO EN TODAS LAS ALMAS Y EN EL MUNDO LA PAZ. 26


GRACIAS A NUESTRA MADRE. Madre te doy Gracias por todos estos mis costaleros y gran familia que me acompañan en este día de tú Pregón. Gracias por habernos hecho llegar ese mensaje que nos dan los que ya están contigo en el Cielo. Gracias por rodearme de grandes amigos y pregoneros que todos me enseñaron a quererte a ti. Madre mía de la Esperanza te doy gracias por todo lo que me has dado y muy especialmente por este gran regalo que me has hecho como es nacer en Domingo de Ramos y ser tu Pregonero. ¡Oh Señor Cautivo! Que quisiste que en este día fuese presentada al Templo la Santísima Virgen María, morada que es del Espíritu Santo; te suplicamos por su intercesión, que nos conceda la Gracia de merecer ser presentados en el Templo de Tú Gloria. “ESPERANZA” Ahora Madre de la Esperanza, te ofrezco estas tres rosas blancas que Anabel, Cristina y la más pequeña Teresa me han pedido que te dé. Ellas me han pedido una cosita más que te dé un beso de su parte. Va por ellas Madre mía. A Jesús por María, al Rey por la Reina, al Cautivo por la Esperanza. He paseado tus calles, Dos Hermanas, pregonando he caído en esas redes que tejiste con blondas de mantilla, azahar, geranios y claveles. He llegado al joyero que custodia y guarda a la mejor de las mujeres y he puesto el corazón en pregonarla y la voz en cantar esas virtudes por las que hasta el final daremos gracias a Ella y al Fruto amado de su vientre. 27


Esta última chicotá de este Pregón va por toda Dos Hermanas, El Barrio, La Hermandad, por los que están aquí presente y por los que nos están que nuestra Madre de la Esperanza nos Bendiga. Y quiero que todos en estos momentos recordemos a todos los que ya están en el cielo, llevémosle nuestra Esperanza y pidamos a Ella en el silencio salud para los enfermos. Todo por igual valiente. Al cielo con la Reina de Dos Hermanas. Y a esta es. (marcha Reina de San Román) Vámonos arriba los cuerpos los quiero muy derechos. Vamos a echar el resto valiente. Venga de frente con mucho mimo lo quiero Que majestad trae Madre mía. ¡Ole mi gente buena de verdad!. Cuanto te queremos Madre Bendita de la Esperanza. Que hermosura más grande Madre mía de mi alma. La izquierda adelante un poquito. Vamos a querer a la Virgen de la Esperanza. ¡Ole mis cuadrillas con arte!. Cuanta esperanza llevan tus hijos Madre mía. Que corazones más grandes tienen tus costaleros. Ole los que quieren a su Madre bendita de la Esperanza. Madre que dulzura más grande desprende tu mirada. Que majestad tienes Madre mía. A si se quiere a una Madre. ¡Ole mis costaleros con mucho sentimiento!. Madre bendita bendice este tu pueblo. 28


Virgen de la Esperanza dale salud a los enfermos. Que corazones más grandes te llevan. ¡Ole mis cuadrillas con elegancia!. Vamos a echarle mucho arte y sentimiento. Vamos hermanos con esta última chicota. PARARCE AHÍ, AHÍ QUEDO ESTE PREGON VIVA LA VIRGEN DE LA ESPERANZA. HE DICHO

29


Pregón a María Santísima de la Esperanza