Page 1


Principal | Directorio | Publicidad | Publicaciones | Servicios | Cartas


Portadas Opini贸n Especiales El tiempo El tr谩fico Agenda


ÚLTIMO NÚMERO 5 DE FEBRERO DE 2010. nº 4.852

BURBUJAS Por Santiago Barra LA SEMANA Por Santiago Barra ANIVERSARIO: MAS: MUCHO HA LLOVIDO La Mancomunidad de Aguas del Sorbe celebra su cuarenta cumpleaños, inmersa en proyectos cruciales para garantizar su futuro REPORTAJE: GUADALAJARA, TIERRA DE LEYENDAS Repaso a algunas de las fábulas más misteriosas y mágicas ambientadas en nuestra provincia ARTE: ESCARICHE, 25 AÑOS COMO PUEBLO MURAL El conjunto sigue sorprendiendo, pese a que el sol, la lluvia y las obras hayan acabado con dos terceras partes de las 50 pinturas originales AZUQUECA LOS ÚLTIMOS DEL PLAN DE BARRIOS Las zonas de Pobos, Alovera y Villanueva serán remozadas gracias a la segunda fase del Plan E GENTES DE GUADALAJARA: ÁNGEL MORATILLA "CAOBA", EX PILOTO DE MOTOCROSS «La notoriedad en las carreras nunca se me subió a la cabeza» Y además en la edición escrita: Actualidad Cartas al director Plaza del Mentidero por J.C. García Muela Las cartas de Theo por Theo Villaverde Cosas que pasan por Pep Bruno Jalea real/Cizaña por Félix García La chispa por Óscar Cuevas Agenda fin de semana Cultura / Deporte / Cine / Agenda social Historia Guadalajara, hace 50 y 100 años Agenda inmobiliaria El molino de Marquina por Francisco García Marquina Somos el tiempo que nos queda por Raúl Conde


Principal | Directorio | Publicidad | Publicaciones | Servicios | Cartas


Portadas Opini贸n Especiales El tiempo El tr谩fico Agenda


GUADALAJARA, TIERRA DE LEYENDAS Repaso a algunas de las fábulas más misteriosas y mágicas ambientadas en nuestra provincia

Dos princesas moras a las que por crueles y malvadas les echan la maldición de quedar petrificadas en dos rocas, las hoy conocidas Tetas de Viana; la misteriosa aparición de un peregrino a un grupo de montañeros desorientados en el Hayedo de Tejera Negra, que luego se sabe imaginario; la tremenda expectación social por unas supuestas presencias demoníacas en El Balconcillo a mediados del siglo pasado... Estas son sólo algunas de las miles de leyendas que se han transmitido de generación en generación durante siglos y forman parte de ese valioso patrimonio oral que está desapareciendo, sobre todo en el medio rural. Los tiempos han cambiado y se ha perdido la tradición de contar. Aunque aún surgen iniciativas para salvaguardarla, principalmente mediante su recopilación en libros y su divulgación.

Texto: Marta Jiménez Herrera. Ilustraciones: David Utrilla / Cedidas. Reportaje completo en la revista EL DECANO DE GUADALAJARA


Colección Monje Ciruelo Obras

Leyendas y Relatos de Guadalajara de Luis Monje Ciruelo Edición de AACHE 2009, 264 páginas. Tamaño 17 x 24 cms. Precio: 15 Euros. En este nuevo libro de Monje Ciruelo, en el que aparecen una treintena de relatos absolutamente inéditos, el conocido y veterano autor nos ofrece una muestra amplia, interesante y variada de relatos y leyendas que tienen a los pueblos, las tierras y las gentes de Guadalajara por sus protagonistas. Con el lenguaje limpio y claro a que nos tiene acostumbrados, Monje va poniendo una tras otra estas divertidas y misteriosas, -algunas escalofrianteshistorias que le contaron en su andar continuo por esta provincia, y otras que él imaginó que podían haber sido. En definitiva, un quinto libro de Monje en el que sus lectores seguidores, y entusiastas -que tiene y muchosvan a quedar nuevamente raptados por su prosa meridiana y sus historias diáfanas, con la tierra de Guadalajara por protaganista.

Garantías de envío | Díganos su Opinión AACHE Ediciones - C/ Malvarrosa, 2 (Las Lomas) - Guadalajara - Telf. 949 220 438 ediciones@aache.com Todos los libros de Guadalajara, a tu alcance [Volver a Página Principal]


Luis MONJE CIRUELO Oriundo de Palazuelos (Guadalajara), donde nacieron todos sus ancestros, y alcarreño por los cuatro costados del alma y del querer, Luis Monje Ciruelo nació en Madrid en 1924. Periodista que ha llevado la voz y la noticia de Guadalajara a todos los rincones de España a través de sus corresponsalías en ABC y en la Vanguardia, sus comentarios en NUEVA ALCARRIA sitúan su opinión como las más sólida y aquilatada de cuantas hoy en Guadalajara expresan la actualidad política y social.

Luis MONJE CIRUELO es Licenciado en Derecho, además de Graduado en Periodismo y en Pedagogía. Su vocación fundamental, el Periodismo, le ha llevado a ser considerado como uno de los más destacados del siglo en la Guadalajara española. Ha sido Redactor-Jefe y Subdirector de Semanario alcarreño NUEVA ALCARRIA, a la vez que corresponsal y cronista de ABC, la Vanguardia de Barcelona, Agencia EFE, Cadena SER, Associated Press y otros medios de comunicación, llegando a ser fundador y director de la Revista BADIEL. Ya jubilado, permanece activo y atento como columnista de ABC y de NUEVA ALCARRIA. Es autor de más de 20.000 artículos y crónicas, habiendo obtenido numerosos premios nacionales, regionales y provinciales en el área de su actividad. Concretamente ha alcanzado en ocho ocasiones el Premio "Provincia de Guadalajara" de Periodismo, y en 1976 fue desginado por la Asociación de la Prensa de Segovia como el mejor Cronista de Prensa de España. El hecho de haber sido, durante veinte años, prácticamente el único portavoz periodístico de la provincia en los principales periódicos y emisoras nacionales, le ha permitido servir de voz única de la tierra de Guadalajara exponiendo problemas y necesidades, y apuntándose a la vez grandes éxitos en diversas campañas para el desarrollo económico, social y turístico de Guadalajara. La tierra que ha sido el eterno motor de la actividad intelectual y periodístico de Luis MONJE CIRUELO, y que ahora le considera como uno de sus más distinguidos alcarreños. Ha publicado Luis Monje Ciruelo dos libros: en ellos se reúne una antología de su mejor obra periodística. El primero se titula Guadalajara a mi través, (2001) y presenta en casi 300 páginas más de un centenar de sus mejores artículos, visiones de la tierra de Guadalajara hechas con sinceridad y garra en los últimos 50 años. El segundo Guadalajara desde el ayer (2002) y ofrece en casi 400 páginas otro repertorio muy interesante y variado de crónicas que hacen viva la historia provincial de la segunda mitad del siglo XX. La penúltima obra de Monje, que ha recibido una clamorosa acogida de crítica y público, entusiasmando a sus habituales y fieles lectores, es el titulado Memorias de un niño de la Guerra (2005) en el que recoje una veintena de amplios relatos en torno a leyendas y aconteceres de la provincia, en años del siglo XX. Ha conocido dos ediciones en un plazo de un año. Otra obra de este prolífico autor, es un libro de relatos para adultos que lleva por título el primero de ellos, 11-M: El tren de las 7:10, y en el que se fabula en torno a la triste participación de Guadalajara en el atentado del 11 de Marzo de 2004. Además ofrece más de una treintena de relatos ambientados en los pueblos de la provincia de Guadalajara, incluyendo "remakes" de tradiciones y fiestas, o interpretaciones personales de dichos tradicionales. En todo caso, un ejercicio magistral de literatura y buen decir Y el último libro, por ahora, de Monje, es el que aparece en la Navidad de 2009, y lleva por título "Leyendas y Relatos de Guadalajara". En esta obra, el autor vuelve a mostrarse imaginativo, con su limpio idioma y sus historias directas, claras, siempre ambientadas en la tierra alcarreña, con personajes nuestros, con milagrerías, portentos, heroismos y casualidades, en un estupendo popurri de imágenes literarias que tienen a Guadalajara de protagonista. Imprescindible para conocer la literatura de Monje Ciruelo.

Más datos en torno a Monje Ciruelo De Palazuelos, Guadalajara (nacido el 18 de abril de 1924), es licenciado en Derecho por la Universidad Central de Madrid, licenciado en Periodismo, diplomado en Pedagogía y diplomado en Educación Alimentaria. Publicó su primera poesía en un periódico de Soria a los trece años, y su primer artículo, a los diecisiete, en Nueva Alcarria, periódico en el que lleva escribiendo sesenta y nueve años. Ha sido considerado el profesional alcarreño más destacado de la segunda mitad del siglo XX, quizá por su proyección nacional en los más influyentes medios de Madrid y Barcelona, a través de los


cuales ha prestado importantes servicios a Guadalajara. Columnista de ABC y Nueva Alcarria, donde todavía aparece los viernes su firma; cronista de La Vanguardia de Barcelona y Diario de Barcelona, de la Cadena SER, y corresponsal de la Agencia EFE y de la internacional Associated Press, lleva publicados unos veinte mil artículos, crónicas y reportajes, casi en su totalidad sobre temas alcarreños. Posée un estilo claro, directo, muy cervantino, que le ha hecho merecedor ocho veces del premio de Periodismo de la Diputación Provincial; dos veces, de las tres que se convocó, el premio de Periodismo del Ayuntamiento de Guadalajara, y otros premios de Castilla-La Mancha, del Ministerio de Obras Públicas y de otras provincias. Una asociación cultural de Segovia le proclamó en 1971 el mejor cronista de Prensa de España, diploma que le fue entregado en un acto histórico-literario en el puerto de Malangosto, en las alturas de Somosierra. La Casa de Castilla-La Mancha en Madrid, le eligió en 2005 “Castellano-Manchego del Año”. Fue redactor-jefe y subdirector de Nueva Alcarria durante quince años, hasta su jubilación, período durante el cual el periódico alcanzó su máxima tirada. Fundó en 1976, y dirigió hasta su desaparición, la revista “Badiel”, primera publicación de la democracia alcarreña. Durante casi cuatro años fue Jefe del Gabinete de Prensa de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, entonces gobernada por UCD. Como funcionario de Educación y Ciencia fue responsable de las enseñanzas de Educación Alimentaria en la provincia. Impartió cursos sobre esta materia a los profesores de EGB de la provincia de Guadalajara y dirigió en Sigüenza cursos veraniegos a profesores de toda España. Monje Ciruelo ha ejercido su actividad periodística en todos los sectores y niveles de la información, aunque siempre ha preferido los más literarios. Y ha sido en el artículo de opinión, en ABC y Nueva Alcarria, donde ha cosechado los mayores éxitos y con el que mejor ha labrado su reconocido prestigio profesional. A los 76 años se decidió a escribir su primer libro: “Del corazón a la pluma”, recopilación de poemas amorosos y varios, limitado al ámbito familiar. A éste siguieron “Guadalajara a mi través” en 2001 y “Guadalajara desde el ayer” en 2002. En 2005 publicó “Memorias de un niño de la Guerra”, que se agotó en un mes. Ante el éxito del libro, y al no encontrar patrocinador, Monje financió una segunda edición, también agotada en poco tiempo, cuyos beneficios donó íntegramente a la Junta Provincial de la Asociación Española contra el Cáncer. En 2007 apareció “11-M: El tren de las 7’10”, de cuentos y narraciones para adultos, y en 2009, ya con 85 años cumplidos, publica su libro, “Leyendas y relatos de Guadalajara”, y tiene en preparación su primera novela con el título provisional de “El sheriff del Alto Rey”. [Return

to Alcarrians Distinguished - Main Page]

© Panel mantenido por A. Herrera Casado - Guadalajara aache@ono.com- enero 22, 2010


DOM INGO 27 DE DIC I E M BR E DE 2009

Leyendas de Guadalajara

Para saber más de la tierra de Guadalajara

“Un rato antes de la Nochebuena”, según reza el Hízose del último libro de Monje Ciruelo, nos ha llegado a las manos la quinta entrega de su aportación literaria, que con ella empieza a ser consistente y con calado, al menos por lo que a temas provinciales se refiere. Un libro de leyendas Monje Ciruelo, en la cima de su vida, y por todos reconocido como un escritor de raza, de los que se hacen leyendo y escribiendo durante décadas, -cada día una línea, o un artículo, o un capítulo, nos entrega ahora el que hace el número 5 de sus libros. Los primeros con la antología de su mejor aportación periodística, y los últimos con relatos recogidos del acervo popular, o construidos exnovo por su capacidad de inventiva y alambique. Entre las 30 narraciones que forman este racimo que tiembla de emociones en cada página, surgen relatos ambientados en pueblos, en costumbres, en fiestas, en leyendas, en anécdotas y en ocurridos reales. Todos ellos nacidos y vividos en Guadalajara, por lo que parece lógico que lleve el subtítulo que lleva: “Alcarria, Campiña, Sierra y Señorío”, porque de todas esas zonas aparecen relatos en los que se hacen protagonistas los castillos, las plazas o las fiestas de muchos lugares. Como en sus entregas anteriores, en esta aparición se ofrecen memorias ambientadas en lugares como Palazuelos, el río Gallo o los pinares de Chequilla. Y en esas ambientes surge la entrevista razón de algún fantasma, de duendes y pescadores. Pocas veces el título de un libro es más explícito y concreta mejor su contenido que este que acaba de aparecer y echarse a vivir. Estas “Leyendas y Relatos de Guadalajara” no tratan de confundir, de llamar la atención o de espantar a nadie, sino que vienen derechamente a declarar de qué van las páginas que repletas de letras van desgranando historias. Unas historias que entremezclan la realidad y el sueño. Unos relatos que propician el ejercicio de la memoria y la emoción conjuntamente, porque si en alguno de estos treinta relatos se ve con claridad la huella firme de la historia, en otros aparece brillante la creatividad del autor, que presiona la imaginación hasta materializarla y darnos, como un jugo, la belleza de lo imposible volando entre las concretas paredes de nuestra tierra. Por todos ellos, por sus 264 páginas, he paseado con fruición y atención subida. Uno de los primeros que me ha llamado la atención es la


subida. Uno de los primeros que me ha llamado la atención es la leyenda del caballero de las Tetas de Viana. Quizás por el ambiente en que se sitúa, los altos cerros de las “Peñas Alcalatenas”, en torno a Trillo, y porque el autor con su limpia prosa nos va dando versiones diversas de lo que en esos pueblos del entorno, especialmente en Viana de Mondéjar, donde ha recogido las diversas facetas de la leyenda, se cuenta todavía. Mezcla allí le peripecia de dos hermanas moras, crueles y desalmadas, que terminan siendo lo que su corazón era cuando jóvenes: una roca. Y de ese caballero engañado y perdido que durante siglos ha rondado en las noches más oscuras los altos brañales del monte alcarreño. Hasta recoge Monje la historia real que se basa en leyenda, de la flecha medieval que apareció hace años en el costado de un jabalí. No es un libro de estampas, apenas lleva imágenes. Es un libro que se mete directamente en el cerebro. Que es donde deben llegar los libros. Hiladas unas con otras las palabras, encadenadas las frases, bien urdidas las historias, aparecen en nuestra mente sitios y gentes de Guadalajara. Una de las hermosas leyendas que cuenta es la de la Caballada de Atienza, con diversos elementos imaginados. O la del peregrino del Hayedo de Cantalojas, del que muchos ha oído hablar, sobre todo cuando se camina por aquellas altas trochas, y uno se siente perdido. Está también la doncella ahogada en la laguna de Somolinos, de la que tomó en su día razón Pérez Henares para empezar su “Río de la Lamia”. Y además me ha gustado esta obra por la forma en que el autor organiza cada uno de sus treinta relatos. Siempre nos da una pincelada de realidad, nos describe un pueblo, un paisaje, un monumento. Nos dice de su historia, de la forma de visitarlo, del interés por estar allí. Y sobre la realidad, coloca la fantasía, como un árbol sonoro y de límites reconocibles. Cada cosa en su sitio, y la mano de Monje, su palabra cierta, en todos. Entre los relatos aparecen pueblos y gentes de las cuatro comarcas guadalajareñas: esas historias de reyes castellanos por Atienza, y esfuerzos de molineses de hoy subidos a castillos. Memorias de la Guerra Civil por Brihuega y fascinantes cuentos de caballeros y princesas por las Tetas de Viana. Problemas de hoy entre urbanizaciones de Pioz y el típico misterio de aparecidos en medio de los bosques. Líos de drogas y problemas de ruidos por las urbanizaciones mesetarias. Nada más y nada menos que un denso programa de sorpresas escritas, de narraciones limpias, de memorias imposibles. Muchas otras esquinas de Guadalajara y su provincia nos salen al paso en este libro de “Leyendas y Relatos de Guadalajara” que no debe perderse quien se apasione por las autóctonas raíces de nuestra tierra. En definitiva, un libro de los que hacen falta, hoy más que nunca: una “herramienta de enraizar” gentes y espíritus a la tierra en que se vive. Un empeño en el que debieran estar más comprometidos los políticos que hoy nos rigen, que andan más pendientes del bienestar de la gente (sin ser este despreciable) que de la conciencia que tengan de estar sobre una tierra de ancestrales leyendas y sabias entrañas, en cuyo discurrir estamos hoy inmersos, y solo conociendo las páginas pasadas podremos encontrar la razón del vivir de hoy.

Monje Ciruelo un autor clásico Después de hablar del último de los libros publicados por Monje, creo que corresponde decir algunas palabras más sobre el autor, sobre este “palazuelino” de corazón que lleva más de 85 años entre nosotros, y más de 60 escribiendo en este periódico. Para decir algo somero de Monje Ciruelo, que es amigo, desde hace muchos años, serviría cualquier biografía, aunque fuera breve: la que aparece en las solapas de este su último libro, que es la más actualizada, o la que se publica en Internet, donde figura entre los “alcarreños ilustres” o diccionario de nombres que han sido algo en esta tierra, a lo largo de los siglos. Allí está Monje Ciruelo, como ha estado durante más de 60 años en las páginas de periódicos provinciales y nacionales, sin descanso: este Nueva Alcarria el primero, y ABC, la Vanguardia, aquel


descanso: este Nueva Alcarria el primero, y ABC, la Vanguardia, aquel “Badiel” que él fundara y aguantó dos números, en época de naufragios. Antes de este que hoy comentamos, y después de miles de artículos en un buen racimo de periódicos, Monje sacó cuatro libros editados: el primero se titulaba “Guadalajara a mi través” y eran crónicas, selectas, de su andar Guadalajara en plan periodista y buscador de actualidades. El segundo, titulado “Guadalajara desde el ayer”, resultó más interesante que el primero, porque a través de su mano, como un prestidigitador que saca del fondo de su sombrero sombras y luces que parecían haberse borrado, a través de las palabras ciertas de una vida antigua, yendo más allá de las anécdotas personales (sus ascensiones a la cumbre del Ocejón, al que le tiene por tótem mítico de su caminar provincial) abocando a la palpitante historia reciente de una provincia que ha recorrido muchos más kilómetros que otras en los últimos treinta años. En el tercero, de fulgurante éxito, -tal que la primera edición se agotó en tres meses y se sacó otra que está a punto de desaparecer- el título desvelaba el camino por el que pasaba la firme literatura de este autor: “Memorias de un niño de la Guerra” que daba inicio a la obra con sus peripecias y recuerdos nítidos de una Guerra Civil que él vivió desde la neutralidad que da la infancia, y que se alargaba en varias decenas de relatos en los que también Guadalajara, sus pueblos y sus gentes, revivían y nos sorprendían con hechos ciertos, plasmados con la brillantez de una película sorprendente. El cuarto fue otro libro de relatos que empezaba con el que daba nombre a la obra: “11 M: el tren de las 7:10” y en el que aparecían un buen montón de lo que ha dado finalmente a Monje su silueta de narrador: los cuentos y relatos, las leyendas reales o inventadas, el mundo fulgurante de la literatura discurriendo por los límites de Guadalajara. En el prólogo de su primer libro decía yo mismo que su estilo estaba en la línea de los clásicos castellanos: nada de barroquismos, nada de “diversos ismos” que a todos nos llamaron la atención un día: Monje fue siempre con la palabra justa a describir los hechos ciertos. Hasta ahí la proeza, que no es tan fácil. La prosa de Monje Ciruelo, desde sus iniciales crónicas en “Nueva Alcarria” y otros periódicos españoles, hasta sus escritos de hoy mismo, los que aparecen en este quinto volumen, ha ido creciendo y depurándose. Con la clásica limpieza de quien va derecho a narrar, a presentar una situación, a plantear un nudo, y a darlo abierto y fácil, los textos de Monje se ofrecen sin música pero con ritmo y claridad perfectos. En ellos vibra, con una gran variedad de temas, la honda raíz de una tierra castellana, esta de Guadalajara que se derrama en estos treinta manantiales de antiguo saber, de pensares inquietos e imposibles.Y en fin, que no digo más que lo referido, porque en otros lugares pueden encontrarse sus méritos e itinerarios vitales. Léase, si no, la página www.aache.com/alcarrians/monje.htm en la que viene con detalle su currículo, sus fotos, hasta su dirección de correo electrónico, que también la tiene Monje, y la usa, lo atestiguo, como un chaval de veinte años. Atento siempre a lo que ocurre, estará a lo que le digan. Es, en todo caso, un verdadero lujo ser su amigo, su admirador, su consejero.


HEMEROTECA : Edición del 22 de enero de 2010 La Colmena

“Mientras tenga lucidez para poder escribir, seguiré escribiendo” LUIS MONJE CIRUELO Por Eduardo Rodrigo Última actualización 22/01/2010@07:52:17 GMT+1 Cumplirá 86 años el próximo 18 de abril (Palazuelos, 1924), pero su pasión por la provincia, y por ‘retratarla’ a través de sus escritos, permanece intacta. Acaba de publicar, gracias al apoyo de la Diputación, ‘Leyendas y relatos de Guadalajara’, un nuevo libro sobre su tierra. Pero su ánimo no decae: está dando forma ya a la que será su primera novela. Lo suyo sí que es una vida dedicada a las letras, ¿no? Bueno, yo tenía una profesión que era la de docente, que luego dejé; hice también Derecho, pero lo que siempre me atrajo fue el periodismo. ¿Cómo surgió? Pues fue algo no pensado, sin orientación ni nada. A mi profesor de Literatura, Pedro Serrano, que es a quien dedico este libro, le llevaba para que corrigiese mis artículos. Empecé como todo el mundo que escribe, con poesía. Su primera publicación fue a los 13 años... Sí, pero fue algo esporádico. Estábamos en guerra, y yo estaba en casa de mis abuelos, mandé una poesía y apareció... Sería el año 1938. Luego, en 1941, es cuando llevé una poesía a Nueva Alcarria, la metí por debajo de la puerta porque no conocía a nadie, y apareció en primera página. Luego empecé con ‘Altisonante’, que eran reportajes histórico-artísticos alcarreños. Algún amigo me llegó a decir que iba a ser el nuevo Layna Serrano [cronista provincial], pero a mí no me atraía mucho esa vertiente. Luego empecé con las informaciones fuera de lo artístico, y así he estado hasta ahora. Ahora su legado periodístico se concreta en más de 20.000 artículos, crónicas y reportajes. Pocos profesionales pueden presumir de tanta obra... Yo escribí en ABC, en La Vanguardia, en Informaciones, en Nueva Alcarria, en el Diario de Barcelona... Es que pocos escriben en varios medios, porque información que sucedía en Guadalajara, allí estaba yo. Por ejemplo, el día de la inauguración de la Central Nuclear de Zorita, el 13 de diciembre de 1968, ese día me volvía loco. Tuve que trabajar para Nueva Alcarria, para La Vanguardia, para ABC... Escribí dos crónicas, una con mi nombre, y otra con el seudónimo Luis de Palazuelos. Era el único periodista de Guadalajara allí. Con todo, le costó inclinarse por escribir libros. ¿Por qué tardó tanto? Últimamente era columnista de ABC en la edición de Castilla-La Mancha y, cuando se suprimió esa edición en 1999, yo pensé que era el fin de mi felicidad. Me vi relajado y descansado, no moví un dedo para mantener alguna colaboración en ABC. Me quedé tranquilo y pensé: ‘¿Por qué no puedo escribir un libro?’. No lo había pensado nunca, como tampoco había pensado nunca que me pagasen por colaborar en Nueva Alcarria, por ejemplo. Si me llegan a pedir dinero por publicar, lo hubiese dado. Es en 1999 cuando me planteé la idea de escribir libros. Explica en el prólogo de este libro que sus obras se centran “obsesivamente” en nuestra tierra. ¿por qué esa obsesión? Porque uno escribe de lo que conoce, de lo que sabe. Pero, en el ámbito literario, ¿puede traspasar algún día la frontera de la provincia? No, no, no. No conozco otras provincias porque no soy investigador. Yo a estas alturas no pienso ni mucho menos hablar de otras provincias: todo lo que proyecto, lo que planeo, está centrado en la provincia. Como digo en mis palabras previas en la obra, este libro es alcarreño por los cuatro costados: por el autor, por los temas, por la editorial y por la distribución. También tengo a medias una primera novela serrana, ‘El sheriff del Alto Rey’. Yo soy muy aficionado a las películas del Oeste, y se me ocurrió hacerlo así, a simple vista. Si Cervantes tuvo un personaje que se había vuelto loco por leer libros de caballerías, ¿por qué no puede haber otro por haber leído novelas del Oeste? ¿Y cuándo cree que puede estar la novela? De momento está aparcada debido a este libro, sobre todo también porque no sé qué hacer con el personaje... Ya veré a ver. Y en este libro ya publicado, ¿qué se va a encontrar el lector? Una descripción desde dentro y desde el corazón de la provincia y del ambiente que en otros tiempos reinaba en ella. Todo está referido a hechos anteriores, a evocar los pueblos de entonces. En mis otros libros, todos los hechos eran reales, hechos ocurridos. En este, los hechos reales son una quinta parte; lo demás es literatura de creación, pero basándose en la realidad de la provincia, en su belleza, en sus paisajes. ¿Qué le llena más en su faceta de escritor, el mero hecho de escribir o la aceptación de sus obras por parte de los lectores? Siempre la aceptación es menor a lo que uno quisiera, en mí y en todos los que escriben; pero lo importante es que me lean, o porque han comprado el libro, o porque se lo han prestado... Yo no escribo para ganar dinero. Se escribe para dejar algo de uno, para perpetuarse, a sabiendas de que un libro no es eterno. Mi satisfacción es la de llenar mi ocio de jubilado: si no escribiese, ¿qué iba a hacer? Leer me gusta, pero no puedo estar leyendo todo el día, la televisión no me gusta demasiado... Quiero que mi nombre perdure. Cuando ves el libro hecho sientes una satisfacción mucho mayor que cuando lo escribes. En este libro recojo una sentencia de Goethe que dice que “El escribir es un hecho muy trabajoso”, y lo es; por lo menos para mí. ¿Cree que se va a cansar algún día de escribir? No, yo no. De escribir nunca me cansaré. Mientras yo tenga lucidez para poder escribir, escribiré porque es lo que me gusta. En mi caso, dentro de unos meses voy a cumplir 86 años, por lo que hace falta cuidar lo físico, el cuerpo, por eso todas las mañanas ando siete kilómetros por un recorrido habitual por la ciudad.


¿Qué le debe a la provincia, y qué cree que la provincia le debe a usted? Yo le debo la satisfacción de conocerla y de haberla recorrido; y de disfrutarla. Yo, por mi parte, dejando a un lado la modestia, creo que he contribuido bastante a darla a conocer. Concretamente, la provincia me debe, por ejemplo, y es algo que está reconocido, el tener el polígono de descongestión. Yo en ABC hice una campaña insistente y muy documentada defendiendo este tema. Gracias a mí también se pusieron antes teléfonos en la carretera general. Lo que me ha dado la provincia es lo que he comentado antes: el conocerla, la satisfacción de colaborar para difundirla... Y lo que la provincia me debe a mí es haber dedicado toda mi vida a ella. En mi libro anterior ‘11-M: el tren de las 7:10’, es lo que decía el presidente de la Diputación [José Carlos Moratilla]. La Diputación financió el libro, y él decía que había leído a Monje desde chico y que sólo por mi dedicación, que llevo 69 años escribiendo sobre la provincia, merecía el apoyo de la Diputación. Foro(s) asociado(s) a esta noticia: “Mientras tenga lucidez para poder escribir, seguiré escribiendo” Últimos comentarios de los lectores (1) ¿Y el Ayuntamiento que espera para dedicar una calle a este ilustre alcarreño? Toda una vida dedicada a Guadalajara y el ayuntamiento sigue poniendo los nombres más estúpidos que puede a las calles. ( Por Dr. Kalashnikov :: 01/02/2010 @ 22:40:15 (GMT+1) )

Comenta esta noticia Nombre :

E-mail(*) :

Comentario :

(*) Su dirección de e-mail no será publicada ni usada con fines publicitarios.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | # | Local | El arco | En la onda | Los viernes al sol | Provincia | Corredor | Región | Agricultura | Sucesos | Opinión | Cultura Empresa | Deportes | SIMA08 | Seguros | STAFF | A fondo | Rutas | Vinos | Restaurantes | Alojamientos | La Colmena | Galerías de Fotos | Polígono Alovera Gastronomía | [ RSS - XML ] Mail de redacción : periodico@guadalajara-dosmil.com Diseño web: admin@cibeles.net | Páginas creadas con

Leyendas y Relatos de Guadalajara  

Artículo de la revista El Decano sobre la presentación del libro "Leyendas y relatos de Guadalajara" de Luis Monje, en la editorial AACHE

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you