Page 1

1


2


DEDICATORIA A Cristina Miralles, Marta Palau y Javier Sanz FM, FMI y Presidente de 2016 Falla Doctor Serrano- Carlos Cervera-Clero

3


PERSONAJES.AMPARO.- Ana A. Millás PEPA.- Esmeralda Marín RAMÓN.- Vicente Borras SONIDO.- Gabriel Cerverón Lectura dramatizada adaptada especialmente para la Jornadas Culturales. Se leyó el 30 de enero, en el Casal de la Falla del “Clero”.

4


Escena única MÚSICA.Amparo y Ramón, una pareja de cincuentones, se encuentran en el salón de su casa, él sentado en un sillón, leyendo el periódico y ella en una silla con un libro. En la entrada del salón, sobre un caballete, una gran fotografía de las hijas de la pareja que este año son Falleras Mayores. Suena la sintonía de entrada, y al poco se escuchan golpes en la puerta de entrada, y el timbre sonar de manera alarmante. Amparo sale de escena y, tras abrir la puerta, regresa de nuevo al salón seguida por Pepa. Ramón continúa con su lectura pero escuchando la conversación de ambas y sin intervenir. PEPA - (Gritando y, al mismo tiempo aporreando la puerta) ¡Amparo, Amparo date prisa! ¡Por favor abre la puerta, rápido! AMPARO - ¡Ya voy, ya voy... (Sale a abrir la puerta) Pero, Pepa mujer… ¿A qué se debe tanto escándalo? PEPA - (Regresa al salón, Pepa la sigue) ¡Ay, hija, ya era hora!… (Muy alterada) Déjame recuperar el aliento o me dará un síncope… (Ve el cuadro de las dos hijas de la pareja que son falleras Mayores) ¡Vaya preciosidad de foto de tus hijas, están guapísimas! (Pausa, mientras realiza unos ejercicios de relajación) ¡Ya, ya estoy mejor! … ¡Collinses!... Estos ejercicios que he aprendido en las clases de respiración y relajación de la Universidad Popular son geniales..., y además funcionan. AMPARO - (Con pitorreo) ¿Eso es todo lo que te sucede, qué no puedes respirar? PEPA - No seas impaciente... (Una vez más respira hondo antes de continuar) ¡Inspiración!... ¡Expiración!... ¡Uff, verás!... El caso es que detrás 5


de mí, pisándome los talones, venía el vecino del tercero, el que ahora es presidente de la comunidad… AMPARO - ¿Y por eso chillabas como una posesa? Menudo susto me has dado… Gritabas como si huyeras perseguida por un violador… PEPA - Pues ahora que lo mencionas, la verdad es que ese hombre tiene cara de sátiro… ¿A quién me recuerda?... AMPARO - ¡No digas bobadas! PEPA - Hablando en serio, no quería tropezarme con él… (En tono de confidencia) Todavía le debo cien euros de la pintura de la escalera y no quiero darle la oportunidad, ni el gusto de que vuelva a tirármelo en cara… Entre él y su mujer no dejan de agobiarme… Ella que se parece tanto a la “Samsum” esa... (Imitando a una modelo de pasarela) Si mujer aquella que era modelo y tiene nombre de marca de televisión... Chica, la que una vez se lió con el rey... AMPARO - Esa era una tal Corina... PEPA - ¡No mujer, esa no! Me refiero al que ahora es rey, el príncipe Felipe… Bueno, lo que te decía la mujer del presidente, la muy repipi: Tan delgada, tan alta, tan rubia, tan sofisticada… ¡Más mayor claro! Siempre de punta en blanco, con modelitos y zapatos de “alta boutique”... hasta presume de tener un par de “Manueles”... AMPARO - Serán, “Manolos”... PEPA - Eso mismo he dicho yo... Ya ves “Manueles”, como si fuera la Nati Abascal. AMPARO - Se dicen Manolos, porque así se llama su creador... PEPA - (A la suya) Pues eso... los zapatos esos tan “glamourosos” que cuestan más de quinientos leuros...

6


AMPARO - ¡Qué vergüenza! La gente se muere de hambre y pierde sus casas y hay quien se gasta ese dineral en zapatos, este mundo no tiene arreglo... PEPA - (A la suya) ¡Calla, calla, que dicen que algunas mujeres para poder calzárselos han de limarse el juanete...! AMPARO - ¿Pero qué barbaridad estás diciendo? PEPA - Lo han dicho esta misma mañana en el programa de la Mariló Pontero... AMPARO - No lo he visto, bueno no acostumbro a verlo... PEPA - Me lo imaginaba, lo tuyo son los documentales de la 2... No estás al día en los programas de cotilleos y... AMPARO - Escucha Pepa me estás mareando con tanta palabrería... PEPA - (A la suya) Pues como te decía... La mujer del presidente que siempre está mirándome por encima del hombro... Y él… ¡Claro! Ya lo tengo… ¿Cómo no me había percatado antes?... ¡Sí es él...! AMPARO - ¿Quién? PEPA - Estás ciega... Pero si es “cagaet” a él... AMPARO - ¡Será “cagaet” pero, no sé de quién me hablas!... PEPA - Imagínatelo sólo por un momento, ¿vale?... ¿tienes su cara en el cerebro?... AMPARO - Pepa, lo que empiezo a tener es la paciencia de viaje... PEPA - ¡Haz un esfuerzo!... AMPARO - (Resoplando) ¡Vale, ya la tengo!... PEPA - (Con vehemencia) Verdad que es el vivo retrato del “Antonio Joquins”... AMPARO - (Riéndose) Será Anthony Hockins. PEPA - A ese mismo me refiero, al actor que hizo de sádico asesino en “El silencio de los borregos”… 7


AMPARO - (Divertida) ¡Borregos, no!... ¡¡Corderos…!! PEPA - ¿Qué dices? AMPARO - Que los que estaban callados eran los corderos… PEPA - Corderos, borregos, ¿qué más da? A fin de cuentas todos hacen... (Balando) ¡Beee!… AMPARO - Eres única para sacarle parecidos a la gente… Hay que ver lo que te gusta dramatizar… Deberías haberte dedicado en cuerpo y alma a hacer comedia… (Pausa) Aunque, hablando en serio, lo que de verdad tendrías que hacer con el fin de ahorrarte problemas y disgustos es pagar lo que debes… PEPA - ¡Qué más quisiera yo! Pero de sobra sabes que últimamente nuestra situación es bastante precaria… Desde que mi Juan se quedó sin empleo, de eso hace más de un año, no ha conseguido encontrar un trabajo estable, bueno inestable tampoco... AMPARO - (Con intención) Pero, ¿se ha inscrito en la oficina del paro? PEPA - ¡Claro mujer!... Incluso se apuntó a uno de esos talleres de formación de los que organizan los del INEM pero, como era de jardinería y él padece de rinitis alérgica, mientras sólo era teórico no tuvo problema... Pero, en cuanto comenzaron con las prácticas, tuvo que dejarlo… En cuanto se paraba bajo un árbol, no dejaba de estornudar... AMPARO - No imaginaba que fuese tan delicado... PEPA - (A la suya) Después, el pasado verano, estuvo yendo a limpiar playas, pero tampoco resultó ser lo más adecuado para su salud… AMPARO - (Con guasa) ¡No me digas que también le tiene alergia a la arena!... Pues nadie lo diría, parece un hombre muy sanote... PEPA - Aunque no te lo creas, así es… Era pisarla i al momento le salían por las piernas unas placas de a palmo, que le producían unos picores de escándalo… 8


AMPARO - ¿Acaso iba descalzo? PEPA

- Primero llevaba sandalias, pero después aunque calzase

deportivas, el problema persistía. ¡Un auténtico suplicio!... Se pasaba toda la santa noche rascándose, y hasta que no dejo de ir no se libró de aquella molesta urticaria... Desde ese último taller, de eso hace ya dos meses largos, no ha recibido ninguna oferta más… Hoy en día resulta muy difícil encontrar un buen trabajo… AMPARO - (Irónica) Pero, aparte de hacer cursos que nunca acaba, ¿sale a buscarlo? PEPA - ¡Mujer, siempre que puede! Como tú bien sabes la espalda le está dando muchos disgustos… El lumbago le ataca cada dos por tres… AMPARO - (A parte) Ya... Cuando no es el lumbago, el “vago” es él… PEPA - ¿Decías? No he entendido muy bien lo que acabas de decir… Tengo el oído izquierdo taponado por culpa del catarro… y estoy un poco sorda... AMPARO - Me refería a que eso del lumbago es fastidioso, pero también pasajero. Además con el tratamiento que le mandó la Doctora Palomero habrá notado mejoría… PEPA - ¡Claro! Y le va bastante bien, más como es un hipocondríaco, cuando se encuentra mejor, tiene miedo de hacerse daño. Así que como él dice “evita la ocasión y evitarás el peligro”… AMPARO - Esa no es la solución... Además Juan todavía es joven para jubilarse... PEPA - El mes que viene cumplirá cuarenta y nueve... AMPARO - Lo que está claro es que volver a trabajar en lo que hacía antes de padecer la dichosa “lumbalgia”, no es lo más adecuado…

9


PEPA - Y que lo digas, cargar y descargar mercancías en el puerto como él hacía, cuando le conocí, no era precisamente moco de pavo. (Coqueta) Y claro, aunque es más joven que yo, está muy trabajado... AMPARO - (A parte) Pues últimamente tiene una melsa que más bien diría que está muy descansado... (A ella, irónica) No, si se le ve muy “batallado”... PEPA - (A la suya) Todos los días realizaba esfuerzos pesadísimos… AMPARO - (A parte) Ya me hubiese gustado verlo por un agujero… PEPA - ¡Pobret meu!... Con lo mal que siempre le ha sentado madrugar soportó ese martirio muchos años… Deberías haberle conocido por aquel entonces... (Suspira, y entona un fragmento de la copla “Tatuaje”) “Era alto y rubio como la cerveza, su pecho tatuado con un corazón...” AMPARO - (A Parte) ¡Toma ya!... (A ella) En confianza, ¿tú sabes que además de trabajar como estibador, existen otros empleos que requieren menos esfuerzos físicos…? PEPA - ¡Claro mujer!... Eso mismo le digo yo… Estoy cansada de sugerirle que, sobre todo, le convendría colocarse es un trabajo de conserje, incluso de portero… AMPARO - (Con ironía) ¿Y por qué no de recepcionista, o de bedel? PEPA - ¡No es mala idea! Si se colocase de funcionario todo resuelto… ¡A vivir del estado! El sueño dorado de muchos españoles… Pero, acceder a esos puestos no debe de ser nada sencillo… AMPARO - Se hace por oposición… PEPA - ¿Oposición?... ¿Quieres decir que hay que estudiar? AMPARO - ¡Pues sí, se ha de preparar un temario! PEPA - Ves, otro gran inconveniente… Él dejó la escuela en primaria y desde entonces no ha vuelto a abrir un libo... Todo lo más que lee es el “Marca”… Eso sí sólo la sección de deportes... Y acaba agotado de la 10


vista, pues como no está acostumbrado a leer al rato le lagrimean los ojos... AMPARO - Otra virtud para la colección, “ojo vago”... PEPA - Disculpa, el oído... AMPARO - (Levantando la voz) Decía que tiene mala suerte... PEPA - Tienes más razón que una santa, no tiene suerte con la salud. AMPARO - En ese caso lo tiene difícil… Hoy en día si no tienes un título o te dedicas a preparar oposiciones es casi imposible trabajar ni de repartidor de propaganda… PEPA - ¡Ya ves! Aunque nosotros somos muy optimistas, hablando de suerte, la otra tarde, vía telefónica, le tiró las cartas el “Rap-papel” ese, y le dijo que no tenía de qué preocuparse por su futuro laboral, ya que Cáncer, que es mi Juan, se encontraba en confluencia con Júpiter y Saturno…Y que todas esas coincidencias eran signos inequívocos de que pronto conseguiría una ocupación descansada, bien remunerada y con algún que otro plus… AMPARO - ¿Vosotros hacéis caso de esas paparruchas? PEPA - Aunque está algo cascado, Rap-papel es uno de los futurólogos más prestigiosos del país... Tenias que ver su web: Tarot, numerología, carta pastral, recetas mágicas... ¡Vamos la leche...! A su lado la vidente Paramís Puster, quien además no sé si sabes que se ha quedado sin casa, porque debía más de 6,000 leuros de alquiler, es una ful “unflada” de silicona... (Divertida) Menuda bruja está hecha, que no vio venir el desahucio... AMPARO - (Divertida) Claro, como ella decía que todo lo veía en colores lo lógico es que se pierda en un “fum” de tonalidades y ocultismo... PEPA - No te burles de esas cosas que te pueden acarrear influencias negativas... 11


AMPARO - ¿Cómo quedamos?... Acabas de decir que es una ful... PEPA - Comparada con Rap-papel, lo es. AMPARO - (Con ironía) En fin que con vuestro optimismo y, por supuesto, con la ayuda “profesional” que os ha dado tan magnífico “vaticinio”, no me sorprendería que llegase a ser diputado, o tal vez ministro… PEPA - ¡Mujer, eso sería picar muy alto!... No me imagino a Juan en el puesto de “Mora-timos”... o en el de “Guindos”... AMPARO - (Aparte, haciendo un gesto que indique sisar) Pa guindar ya estás tú más cualificada... ¡Ejem!... (A ella) Casos más raros se han visto... y seguro, que ni lo haría peor ni con menos diplomacia que Moratinos, el ministro de exteriores... Porque si alguna cosa le sobra a raudales a tu marido, eso es labia... PEPA - ¡Cómo me gustaría que Juan te oyera decir eso, seguro que le ayudaría a subir la autoestima...! ¡Está un poco de bajón!... (Pausa) De todas formas y como no te puedes fiar al pie de la letra de todo lo que dicen los astros, él continúa buscando en la sección de demandas del periódico ofertas de trabajo... AMPARO - (Irónica) Menos mal que tampoco le falta constancia... PEPA - Y de paciencia también va bien servido... No creas que es fácil dar con una buena oferta... AMPARO - ¡Ñas! Si lo fuera descendería el paro, sobre todo el juvenil, que se ha convertido en un cáncer y está creando jóvenes sin futuro... PEPA - (A la suya) Él tiene su técnica particular, y como enviar corrículos no es lo suyo, después de darle una rápida ojeada, engloba dentro de un círculo, de rotulador rojo, aquellas que le parecen aceptables y después, teléfono en ristre, llama para informarse... AMPARO - (Irónica) Pepa, me dejas de una pieza... ¡Vaya técnica la suya!

12


PEPA - El inconveniente de todo esto es que la última factura del fijo nos subió más de ciento noventa leuros… AMPARO - ¡Caramba! ¿A tantos sitios llamó? PEPA - ¡Qué va!... Pero en un par de ellos le hicieron tantas preguntas que le tuvieron al aparato más de media hora… La mayoría eran preguntas absurdas y sin sentido, como si le gustaría trabajar en un despacho o al aire libre, que si acostumbraba a tomar café después de almorzar, cuál era su trabajo ideal y cosas por el estilo… AMPARO

- Oye Pepa… ¿no viste el último programa de Informe

Semanal? PEPA - ¡No, la uno es un tostón! AMPARO - En él sacaron a colación la estafa de los “trabajos fantasmas”. Empresas que se dedican a hacer entrevistas por teléfono y en las que lo más importante es mantener al interlocutor en línea cuanto más tiempo mejor… PEPA - ¡Qué me dices!... ¡Serán ladrones!... AMPARO - Se aprovechan de la buena fe de la gente y además de no ser más que un fraude, porque de dar trabajo nada de nada, consiguen esquilmar a los incautos que llaman un buen pellizco... Mantienen al interfecto... PEPA - ¿Inter, qué? AMPARO - Me refiero al que llama... PEPA - Pues habla claro mujer, como se nota que has ido a colegio de pago... AMPARO - (Sin hacer caso del comentario) Pues eso que mantienen todo lo que pueden al que llama, necesitado de un trabajo, y la factura sube como si llamases a la China en horario de tarifa máxima…

13


PEPA - ¡Serán fills... de satánas! Cuando se lo cuente a mi Juan no se lo va a creer… AMPARO - Ya ves, en este país, el que no corre vuela… Por cierto, aparte de ofrecerte refugio del vecino y llenarme la cabeza de historias, ¿puedo ayudarte en algo más? PEPA - ¡Ay, sí!... Menos mal que me lo has recordado... Venía a pedirte que me dejases una bolsa de queso rallado para los macarrones de mañana… Tendrás ¿verdad? RAMÓN - (Al tiempo que le tiende un bloc y un boli) ¡Apunta, apunta!.. AMPARO - Creo que sí… Voy a la cocina a ver si tengo alguna en la nevera… PEPA - Espera un momento... ¿Te has enterado de lo que le ha sucedido a la señora Lola? AMPARO - No, ¿qué le ha pasado? PEPA - Anteanoche, la asaltaron unos ladrones en su propia casa… La amenazaron con una jeringuilla. Y ella, intentando esconderse para que no la pinchasen, cayó un batacazo y se rompió la pierna por dos sitios… AMPARO - ¡Pobre mujer, hace tiempo que no debería vivir sola! PEPA - (A la suya) Le habré dicho más de cien veces que no abriese la puerta a nadie, pues nada ¡Que si quieres arroz Catalina!… ¡Y eso, no ha sido lo peor…! AMPARO - ¿Todavía hay más? PEPA - Ya lo creo… ¡Ay, ahora que recuerdo! ¿Podrías dejarme también una cabeza de ajos? AMPARO - ¡Sí, mujer!... Pero acaba de decirme qué más le ha sucedido… PEPA - El caso es que como es una mujer de los tiempos de mari castaña, y no se fía de los bancos, se le ocurrió esconder el dinero de la pensión debajo de un ladrillo suelto... Con tan mala pata que cuando cayó 14


el porrazo, fue porque tuvo la mala suerte de tropezar con él... Imagínate la escena, ella fue cabeza abajo y la loseta salió volando por los aires, descubriendo su escondite… AMPARO - ¡Sí que es haber tenido mala suerte! ¿Y cómo se encuentra ella? PEPA - Según me ha dicho Enriqueta, la del primero, está ingresada en la sección de trauma del hospital la Fe... De momento no puede moverse, pues la han escayolado hasta la cadera… AMPARO - ¡Qué disgusto! PEPA - ¡Y tanto! Figúrate que según me he enterado después, también por Enriqueta, tenía recogidos más de cinco mil euros… AMPARO - No tendrá consuelo la pobre… PEPA - Ni consuelo ni posibilidad de irse este verano, tal y como ella tenía planeado, a tomar las aguas a un balneario de esos que ahora están tan de moda… Los médicos han dicho que de no estar tan gruesa, no se hubiera lastimado tanto… AMPARO - Qué golpe más duro le ha dado la vida... PEPA - (Con ironía) Más grave que el que se dio al caer estrepitosamente en el suelo... Los médicos dicen que si no hubiese estado tan delgada, no se hubiera hecho tanto daño... Aquí entre tú y yo, la verdad es que está hecha una pasa, un palo de escoba... está amojamada… AMPARO - ¡Hay que ver Pepa te conoces la vida de todos!... La de Mª Ángeles, la de Paquita, Chelo, Ana , Esmeralda... ¡Mira que te gusta criticar! PEPA - Pues tú bien que me escuchas… ¡Ay, ahora caigo que no tinc cervessa!... Mi Juan me va a tirar la “barrila”… ¿No te importaría?… AMPARO - Sí, mujer, te traeré también una lata de cerveza…

15


PEPA - Si la tuvieses de un litro, mejor que mejor… Seguro que Juan vendrá con mucha sed… AMPARO - (Picajosa) Para recordar viejos tiempos... PEPA - No te entiendo... AMPARO - Ya sabes: “Era alto y rubio como la cerveza, su pecho tatuado...” (Canta también un fragmento de “Tatuaje”) “Era hermoso y rubio como la cerveza, su pecho tatuado con un corazón, y en su voz amarga había la tristeza doliente y callada de un acordeón”... PEPA - Muy bueno, Amparo muy bueno... AMPARO - Oye, pero es que Juan... ¿no está en casa? PEPA - No, se ha bajado al casal de la Falla... AMPARO – ¿Aún seguís en la Falla? ¿No os habéis dado de baja? PEPA - No mujer, es una falla estupenda... Además precisamente este año que tus hijas son falleras mayores... AMPARO - ¡Ya!... PEPA - Pues eso que se e ha bajado a jugar al truc con sus amigachos: Ismael, Quique y Jesús… El pobret está tan aburrido de estar hora tras hora en casa, que le hace bien salir y distraerse… AMPARO - ¡Sí, mujer sí, déjale que se expansione no sea que coja una grave depresión!… Mientras voy a la cocina a prepararte todo lo que me has pedido, te dejo con Ramón, que está leyendo el periódico… (MUTIS) PEPA - ¡Buenas noches, Ramón! ¿Cómo va eso? RAMÓN - Como siempre, dándole una ojeada al periódico mientras hago tiempo para cenar… PEPA - Juan, también acostumbra a hacerlo... Aunque a mí me revienta, porque cuando llega la hora de la cena continúa leyéndolo... Se lo pone delante del plato como si fuera una pantalla, y de vez en cuando por un

16


lado asoma la cabeza para ver lo que hay en la televisión… ¡No quiere perderse nada de nada! RAMÓN - Si yo lo hiciera, seguro que Amparo, me lo quitaría de un manotazo… PEPA - Eso, quisiera hacer yo, pero soy una consentidora… Y qué ¿hoy no hay fútbol? RAMÓN - No. PEPA - Pues ya es raro. Porque últimamente televisan un buen número de partidos, cuando no es en una cadena es en otra y sino en varias a la vez… Y si encima, como nosotros, estás abonado al “Digitaloide”, o al “Nono”, eso ya es el nova más capaz de deteriorar cualquier relación de pareja… Mi Juan, por ejemplo, empieza a hacer “zapping” con el mando a distancia y se pone de los nervios porque no consigue verlos todos… Y si entre cambio y cambio da la casualidad de que meten un gol, y él se lo pierde, el mando acaba estrellado contra el suelo… ¡Figúrate que ya lleva tres en lo que va de temporada! AMPARO - (Desde la cocina) ¿Te hace falta algo más? PEPA - Déjame pensar… (Pausa) ¡Ah, sí!... (Levantando u poco la voz) Por casualidad no tendrás también un potet de tomata fregida, (A Ramón) es para los macarrones de mañana… He gastado el último medio kilo en el pisto que estoy preparando para esta noche… (A Amparo) Y si tuvieses una barra de pan de sobra, me harías un gran favor… RAMÓN - ¿Se te ha olvidado comprarlo hoy? PEPA - ¡Qué va! Lo que ocurre es que cuando hago pisto, Juan no tiene medida con el pan, y como además he hecho embutido, que me trajeron el otro día del pueblo, pues ya se sabe que sin querer trocito a trocito, te’n menges un kilo…

17


RAMÓN - ¡Pisto, que bueno, con su pimiento!… Amparo hace tiempo que no hace… PEPA - ¡Atiza, el pimiento!... No le he podido poner porque no tenía ninguno… ¡A lo mejor Amparo tiene, y aún estoy a tiempo de añadírselo…! Perdona Ramón, voy un momento a la cuina… (MUTIS) RAMÓN - Esta mujer haría carrera como inspectora del fisco… (Pausa. Prosigue leyendo el periódico) PEPA - (Regresa al salón en compañía de Amparo) ¡Muchas gracias por todo, Amparo! No sé qué haría sin tu ayuda… AMPARO - (Aparte) Yo sí, seguro que tendría la despensa llena... (A ella) No es molestia Pepa... PEPA - (A la suya) Eres una buena vecina... Aún como me has recordado lo de la leche… No me quedaba ni un “brik” para desayunar mañana, y mi Juan si no se toma un buen tazón de café con leche y una docena de galletas, o cinco o seis madalenas no tira para adelante… RAMÓN - (A parte) Ni así, tampoco… PEPA - (A la suya) Además como la van a poner de oferta en el “Mertadona” a partir del miércoles, me estoy esperando para ahorrarme unos leuros… RAMÓN - (A parte) Mientras tanto se ahorra el precio entero pidiéndoselo a mi mujer… AMPARO - (Disimulando) ¿Para qué estamos las vecinas, si no es para ayudarnos? PEPA - Os dejo que aún tengo que freír el embutido y, como aún llego a tiempo, le añadiré al pisto els pimentons que me has dado... Me voy… No hace falte que me acompañes, me conozco el camino hasta con los ojos cerrados… RAMON

- (Aparte) Sin ojos también sería capaz de atravesarlo... 18


AMPARO - Ramón, por favor... PEPA - (Cargada con las bolsas) ¡Adiós, hasta otra! (MUTIS) RAMÓN

- Más vale que sea tarde…

AMPARO - Quieres callar de una vez... Aún te podría escuchar... Dice que está sorda, pero sólo está para lo que le conviene... PEPA - (Fuera de escena) ¡Cerrad vosotros la puerta que voy muy cargada y estas bolsas pesan lo suyo!... RAMÓN - ¿Qué te ha sisado esta vez? AMPARO - ¡Mejor no quieras saberlo! RAMÓN - Pues, ella llevaba unas bolsas como si acabase de salir del supermercado… Eso sí, sin pasar por “caja”, naturalmente… AMPARO - Déjalo estar ¿quieres? PEPA - (Volviendo al salón) ¡Perdón! Lamento la interrupción, Quería advertiros que tengáis mucho cuidado a quién le abrís la puerta. Últimamente hay muchos lladres sueltos por el barrio… ¡Hasta mañana! RAMÓN - ¿Qué ha querido decir? AMPARO - Anteanoche entraron en la planta baja, y robaron en casa de la señora Lola… El botín fue de cinco mil euros… RAMÓN - ¡Caramba! ¿Le habían tocado los ciegos? AMPARO - El dinero era de su pensión. Por lo visto acostumbraba a guardar los ahorros debajo de un ladrillo… RAMÓN - ¡Vaya una idea! AMPARO - Una idea luminosa, sobre todo para los cacos… Pero ahí no acabaron sus desgracias… RAMÓN - ¿No? AMPARO

- Intentando huir de ellos, que la amenazaron con una

jeringuilla, tuvo la mala suerte de tropezar con la baldosa que hacía de

19


banco. Ella se dio un golpe de muerte y el ladrillo salió volando, descubriendo su tesoro… RAMÓN - ¡Repuñetas, eso sí que es tener “mala pata”!... (En tono de burla) Más por si no te has dado cuenta ahora han robado aquí… tiene mucha razón Pepa al decir que hemos de tener cuidado con quien dejamos entrar en casa… Hay muchos atracadores, unos reconocidos y otros, como ella, trabajando por libre… AMPARO - Menos mal que esta “ladrona”, por el mismo precio me limpia la despensa y me llena la cabeza con sus chismes…Si no fuera por ella jamás me enteraría de lo que sucede en el vecindario… RAMÓN - Pero, te ahorrarías un montón de dinero… (Ella asiente) ¿Sabes qué me apetece? AMPARO - No tengo ni idea… RAMÓN - Tengo hambre, y como todavía queda para la cena, porque no preparas para los dos un pequeño refrigerio… Me apetece beberme una cerveza bien fresca… AMPARO - Lo siento, cariño, no hay ninguna que este fría… ¿Si quieres vino? RAMÓN - (Contrariado) ¡Lástima! Está bien, tomare de ese vino de casa Biosca, que está tan rico… Saca también un poco de queso de ese que tanto le gusta a Vidal... y unas tajadas de jamón… AMPARO - El jamón se ha acabado, querido… RAMÓN - ¿Cómo? Pero, si ante ayer le compramos a Mateito medio kilo de ese de hembra que me gusta tanto… No, no me digas más… seguro que le has dado a la vecina… AMPARO - Ha sido para el almuerzo de Juan, está muy delicado, y como padecen tanto por el dinero…

20


RAMÓN - ¡Esto es la inaguantable!… Yo me gasto buena parte de mi sueldo en comida, y quienes se lo “papean” son ellos… Pepa te chulea como quiere… AMPARO - ¡Tranquilízate, no es para tanto! RAMÓN - ¡Es para más! Sabes que te digo… (Decidido se levanta del sillón y se dirige hacia la puerta del recibidor) ¡Vámonos! AMPARO - (Extrañada) ¿A dónde? RAMÓN - Al lugar en donde se encuentra mi despensa… ¡A casa de la vecina! AMPARO - ¡Pero, Ramón! RAMÓN - No hay peros que valgan… Ya que siempre me toca hacer de “puta” al menos, por esta vez, que sean ellos los que pongan la cama… Coge una barra de pan, o mejor dos, que esta noche vamos a cenar sino de gorra, porque todo es nuestro, si al menos en su casa… (MUTIS por la cocina) ¡¡Mira por dónde, hoy ceno pisto!! (TELÓN)

21


22


Otras piezas breves 

¡Qué desficio de Fenicios!

Beautiful Rodríguez

Don Mendo anda al quite

El premi

Gramática parda

Hombres del mundo

Subvencionadas

Supremacy

Trio adlátere

Un hombre de acción

Yo, no soy una ramera

Algunos monólogos 

¡Tus hijos!

¡Vaya, vaya!

¿Soy culpable?

5475

Ángela caída

Eme eme ese

Europa, o la humanidad nunca…

Imposturas, esa es la cuestión

K-ko for tonight

La duda 23




Seis (6)

http://anamillasteatro.galeon.com

anamillas@hotmail.com

Edición propiedad de la autora Š reservados todos los derechos

24

La vecina  

Sinopsis: Un matrimonio soporta con estoicidad y buen humor los chismes y la cara dura de su vecina.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you