Page 1

Manual de reparaciones de viviendas mixtas de albañilería y tabiquería de madera y adobe.

Entidades participantes: Fund FAU, Ilustre Municipalidad de Santiago (Dirección de Protección Civil y Emergencias), ONEMI, Barrio Yungay, Barrio Matta-Sur.

Financiamiento: Small grant USAID/OFDA-LAC. Programa Regional de Asistencia para Desastres


“Manual de Reparaciones de Viviendas mixtas de albañilería y tabiquería de madera y adobe”. I. Introducción

Proyecto “Fortalecimiento del tejido comunitario tendiente a la reducción de riesgo sísmico, en dos barrios patrimoniales de Santiago, Chile”

Financiamiento: Small grant USAID/OFDA-LAC. Programa Regional de Asistencia para Desastres

Entidades participantes: Fund FAU, Ilustre Municipalidad de Santiago (Dirección de Protección Civil y Emergencias), ONEMI, Barrio Yungay, Barrio Matta-Sur.

Director de proyecto: Jaime Díaz B.

Autor del manual: Francis Pfenniger B.

Colaboradores: Jaime Díaz B., Matilde Vergara. Diseño Gráfico: Lorena González V. Ilustraciones: Valeria Verlezza, Alberto Fernández.

Muchas veces se habla de los sistemas constructivos más frecuentes en Chile, especialmente en sus barrios más antiguos y/o patrimoniales. Esto se aprecia casi siempre cuando hay algún desastre que afecta la vida cotidiana en alguna ciudad o localidad: un incendio, una inundación, un terremoto son eventos que convocan a la discusión sobre los sistemas constructivos tradicionales a los que la prensa da especial cobertura. Con frecuencia, también, se emiten juicios aventurados o inexactos sobre las ventajas y desventajas de los distintos sistemas constructivos. Estos comentarios suelen afectar y atemorizar innecesariamente a la población afectada que se encuentra, de por sí en un estado emocional sensible. Resultado de esto es que, se suelen tomar decisiones apresuradas respecto de las construcciones, como por ejemplo, demoliciones innecesarias o reparaciones inadecuadas o incluso inconvenientes.

3


ÍNDICE

I. Sistemas constructivos tradicionales en Chile 1. Sistemas en tierra cruda a. Adobe b. Tabiquerías o quincha c. Tapial

2. Albañilerías a. Albañilería simple b. Albañilería armada c. Albañilería confinada

3. Hormigón armado 4. Entramados estructurales: II. Sistemas constructivos mixtos

6 6 6 7 7

8 8 8 8

9 10 11

1. Descripción

13

2. Las estructuras frente a los sismos

15

3. Las viviendas de construcciones mixtas frente a los sismos

17

3.1. Uniones de muros a. Muro de fachada de albañilería y muro medianero. b. Muro de fachada de albañilería simple y tabiquería interior de madera y barro. c. Muro medianero de adobe y tabiquería de barro d. Tabiquerías interiores

17 17

3.2. Otros daños visibles a. Grietas en diagonal b. Grietas bajos las ventanas c. Grietas horizontales en la base d. Grietas horizontales sobre dinteles, antetechos y/o tímpanos e. Grietas en tabiquerías f. Deformaciones en techumbres y entrepisos g. Deformaciones en los pisos

18 18 19 20 20 21 22 23

4. Reparaciones en tabiquerías de madera y barro a. Diagnóstico b. Limpieza y desbaste c. Recuperación de adobe d. Inspección de la madera y los alambres. e. Colocación cartón dilatador y calafateo f. Instalación malla g. Preparación de la mezcla h. Aplicación de la mezcla i. Afinado

5. Otras reparaciones 1.1. Reparando la estructura de madera. 1.2. Reinstalar diagonales de alambres 1.3. Mejorando las conexiones 1.4. Fisuras

6. Palabras finales

18 18 18

24 24 24 24 24 25 25 25 26 26

27 27 27 27 27

28

I

Sistemas constructivos tradicionales en Chile


Sistemas constructivos tradicionales en Chile

1.

Sistemas en tierra cruda:

a.

Adobe.

paja. En estas construcciones la resistencia está dada por el muro y, por lo mismo, suelen tener grandes espesores y vanos (ventanas y puertas) proporcionalmente muy pequeñas. Los espesores de muros van desde un mínimo de 40cm hasta 80cm y, a veces, más de un metro. Chile posee la particularidad de ser el único país donde es posible encontrar bloques de adobe de 60cm e incluso 80cm de largo. Las proporciones del ladrillo varían en una relación en que el ancho del ladrillo es la mitad de su largo y la altura es igual a ¼ del largo. La forma de poner los adobes es muy importante, puesto que la resistencia del muro depende de la trabazón de los ladrillos. En este tipo de construcciones, no es conveniente tener muros demasiado largos sin muros perpendiculares que les sirven de refuerzo. Por lo mismo, las plantas de las casas construidas con este sistema son regulares, de recintos más o menos del mismo tamaño. Las aperturas de puertas y ventanas se hacían en el centro del muro, dejando las esquinas de los

Las construcciones de adobes fueron de las primeras construcciones que se hicieron en Chile después de la llegada de los españoles. Santiago y la mayoría de las ciudades se fundaron en base a construcciones de adobes, que típicamente son muros hechos con ladrillos de tierra cruda (no cocida) y

estuco de tierra fina y a veces, se enlucían con yeso.

recintos con tramos de muros que actuaran como contrafuertes. Los dinteles (sobre las puertas y las ventanas) se hacían con grandes piezas de madera, apoyados en los muros laterales. Una cosa importante de tener en cuenta es que los techos, tradicionalmente de estructura de madera y cubierta de tejas, aportan un peso que ayuda a que el conjunto de los muros queden amarrados entre sí y trabajen en conjunto.

- Quincha y/o empalillado: con frecuencia, sobre la estructura de la tabiquería, se hacía un empalillado diagonal u horizontal con varillas de caña o con listones o tablillas delgadas, separadas entre sí. Sobre este empalillado se proyectaba una mezcla de barro y paja que se lanzaba a mano en varias capas y luego se alisaba y afinaba.

b. Tabiquerías o quincha Una solución que con frecuencia se denomina equivocadamente como “adobe” es la construcción con tabiquería de madera con relleno de barro de distintas formas. En verdad, la estructura resistente de este tipo de muros lo constituye la estructura de madera. El adobe, que se presenta en distintas formas, es sólo un relleno. Antiguamente la estructura de madera estaba conformada por pies derechos de escuadrías variables entre 4” x 4” y hasta 6” x 6” (piezas verticales, normalmente cuartones de roble) dispuestos a una distancia variable entre 60 y 80cm, acompañados de diagonales (que son muy importantes para resistir los sismos). Estos pies derechos se apoyan en una pieza que se llama solera inferior y se rematan arriba en una pieza que se llama solera superior y que sirve de apoyo a los envigados de techumbre o de entrepisos. En este tipo de tabiquerías siempre se debe asegurar que las diagonales no se corten y que sean los pies derechos los que se interrumpen. A veces, aunque no siempre, llevan cadenetas entre los pies derechos que van conformando un entramado cuadriculado. Estas estructuras son muy nobles y muy resistentes, aunque pueden sufrir daños o deterioros por vaciamiento del material de relleno. Las formas más frecuentes de relleno de estas tabiquerías son las siguientes:

Muro de tabiquería de madera y entablado horizontal para recibir mezcla de barro y paja.

c. Tapial: Una forma de hacer grandes muros que se usaba mucho en las construcciones del campo consistía en el tapial, en que cual, mediante moldes de madera se hacían en el lugar mismo, grandes bloques de tierra y paja que se disponían como ladrillos uno sobre otros.

- Ladrillo de adobes dispuesto en forma de pandereta, apoyados por unas diagonales de alambres fijados con grapas a los pies derechos de madera. Se remataban con un 6

7

Sistemas constructivos tradicionales en Chile

Sistemas constructivos tradicionales en Chile

I


3.

Albañilerías b. Albañilería armada:

Sistemas constructivos tradicionales en Chile

Cuando se habla de albañilerías nos referimos, especialmente a las construcciones hechas con ladrillos de tierra cocida y, más recientemente, a ladrillos o bloques de concreto, hechos con mortero de cemento y arena.

Las albañilerías armados están hechas con ladrillos perforados hechos a máquina que permiten pasar unas barras de acero de refuerzo por ellas las que se coronan en una cadena de hormigón armado. Cuando este refuerzo de hormigón armado está apoyado sobre un muro se llama cadena, cuando cubre una ventana o una puerta queda en el aire, se le llama viga o dintel. A veces las cadenas de hormigón no se ven, ya que se enchapan. Estas albañilerías deben llevar, además, escalerillas de acero horizontales dispuestas entre las hiladas de ladrillos. Estas albañilerías armadas se pueden encontrar hechas en ladrillos de arcilla o en bloques de concreto.

a. Albañilería simple:

c. Albañilería confinada: Se habla de albañilería confinada cuando los paños de muros de albañilería (que pueden ser hechos a máquina o artesanales) están rodeados de elementos de hormigón armado en forma de pilares, cadenas y sobrecimientos. En estos casos, la función resistente la cumplen los elementos de hormigón armado, la que debe ser continua.

Llamamos albañilería simple a las construcciones hechas con ladrillos que no llevan ningún tipo de refuerzo de hormigón armado, ni horizontal ni verticalmente. Es muy común encontrar muros de albañilería simple en las fachadas de las construcciones de los barrios antiguos de Santiago. La disposición de los ladrillos puede variar, desde un aparejo bastante simple de soga (el que usamos aún hoy en día) hasta aparejos más complejos y más anchos con los ladrillos de cabeza o de sardinel. En los dinteles de puertas y ventanas se recurre con frecuencia a los arcos hechos con los mismos ladrillos o a dinteles hechos en madera (los más antiguos) o hasta en acero u hormigón armado. En algunos casos se instalaron cadenas de hormigón armado en la coronación de los muros o a la altura de los entrepisos. Pese a la presencia de ocasional estos primeros elementos de hormigón armado, se clasifica a estas construcciones también como albañilerías simples.

8

Hormigón Armado:

En construcciones de más de 4 pisos es frecuente encontrar muros de hormigón armado en las direcciones principales de los edificios. Estos están conformados por hormigón o concreto (mezcla de cemento, arena y ripio en distintas proporciones que le otorga gran dureza y resistencia) y refuerzos de barras de acero. Estos elementos de acero (que pueden ser barras de distinto espesor o mallas) le otorgan al concreto una capacidad resistente mayor a la tracción. Así, el hormigón o concreto que tiene una alta resistencia a la compresión, se complementa con el acero (que tiene alta resistencia a la tracción) y conforma muros que llamamos de hormigón armado. Se complementan con losas de hormigón armado en los entrepisos y tabiquerías menores o no estructurales en las divisiones interiores. Estas tabiquerías pueden ser desde panderetas de ladrillos estucadas, tabiquerías de madera o tabiquerías de acero galvanizado revestidas en planchas (de yeso cartón o fibrocemento), y distintos tipos de paneles.

Sistemas constructivos tradicionales en Chile

2.

9


Sistemas constructivos tradicionales en Chile

4.

Entramados estructurales:

Entre las construcciones tanto de antes como hoy en día se cuentan las tabiquerías estructurales, que son entramados de elementos soportantes verticales conectados entre sí mediante cadenetas, diagonales o planchas. Se coronan con una solera superior y se apoyan sobre una solera inferior. Los elementos estructurales de las tabiquerías pueden ser de madera (en escuadrías de 2”x3”, 2” x 4” o más) o en perfiles de acero galvanizado de bajo espesor (en dimensiones mínimas de 90mm y en espesores de más de 0,8mm. Cuando las dimensiones y los espesores son menores, no son aptas para tabiques estructurales y sólo se pueden usar en divisiones interiores). Cuando no llevan cadenetas o diagonales, estas tabiquerías pueden llevar planchas de revestimiento estructural como el OSB o planchas de madera contrachapadas. En éste caso, son las planchas las encargadas de soportar los esfuerzos estructurales horizontales producidos por un sismo en el sentido del tabique. Las planchas de yeso cartón o de fibrocemento NO sirven como planchas de arriostramiento o estructurales.

II

10

Sistemas constructivos mixtos


cambios de uso –instalación de comercio y/o talleres- o para habilitar accesos de vehículos). Pero lo más importante, es que han preservado el espíritu y carácter de los barrios y la forma de vida de los vecinos. Los factores de riesgo más frecuentes que afectan a estas construcciones son los sismos, las humedades interiores producto de las instalaciones sanitarias y/o de desperfectos en las cubiertas, algunos agentes bióticos (hongos, termitas y roedores) y las dificultades para realizar una adecuada reparación y mantención en el tiempo de estas construcciones. Su degradación progresiva afecta su vida útil y afecta, sin duda, la calidad de vida de las personas que las habitan. Hoy, estas construcciones están amenazadas por un nuevo factor de riesgo, cual es el factor inmobiliario que introduce cambios y renovación que, aunque representan una parte del progreso y la modernidad, significan aumentos de precios (de terrenos, construcciones y arriendos) que en muchas ocasiones obligan a emigrar a los vecinos históricos de los barrios que se renuevan. Al final, estos cambios alteran profundamente el sentido, carácter y convivencia del barrio. Por otra parte, aunque la venta parcial de algunos inmuebles en una manzana interrumpe la continuidad formal del barrio, lo más grave es que interrumpe la continuidad estructural de la manzana: manzanas con sitios eriazos o con construcciones nuevas que no estabilizan adecuadamente los muros medianeros de los edificios colindantes, son una grave amenaza estructural.

Descripción:

Podemos afirmar, en consecuencia, que la construcción típica de los barrios en estudio, lo que se suele reconocer como la casa republicana, es una construcción mixta de uno o dos pisos, compuesta principalmente por los siguientes elementos: - Muro de Fachada: Albañilería simple, ocasionalmente reforzada con elementos de hormigón armado o de acero en dinteles - Muros de medianero: Adobe o albañilería simple - Muros Interiores: Tabiquería de madera y adobe - Cubierta: estructura de madera y cubierta de tejas de arcilla, frecuentemente reemplazada por planchas onduladas de acero galvanizado (y en menor medida de fibrocemento) - Entrepisos: entablados sobre envigados de madera. - Cielos: entablados, planchas deyeso, tela o lona enyesada. - Fundaciones corridas de piedra u hormigón

Sistemas constructivos mixtos

II Sistemas constructivos mixtos Pese a que la descripción de los sistemas constructivos anterior es correcta, con frecuencia en la realidad no se presentan en forma tan homogénea o uniforme. En el curso del proyecto ”FORTALECIMIENTO DEL TEJIDO COMUNITARIO TENDIENTE A LA REDUCCIÓN DE RIESGO SÍSMICO EN DOS BARRIOS PATRIMONIALES DE SANTIAGO, CHILE” desarrollado por la Fac. de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile con el financiamiento de USAID/OFDA y apoyo de la Municipalidad de Santiago, Onemi y los vecinos de los Barrios Matta y Yungay, se hizo un levantamiento de tipologías constructivas en un total de 30 manzanas representativas de los Barrios Yungay y Matta Sur. Aunque es posible que existan ciertas distorsiones respecto del total (la única forma de estar seguros es hacer un catastro del total de las viviendas, cosa que sobrepasa la capacidad de este estudio), el estudio nos arroja como

resultado que las construcciones de ambos barrios se ajustan al siguiente detalle, siendo las construcciones mixtas las más frecuentes. Tipologías constructivas barrio Matta-Sur Albañilería Simple + Tab. Adobe Albañilería Confinada Albañilería Armada Albañilería Adobe Albañilería Bloque Cemento Hormigón Armado Madera Acero Otro

39,69 % 38,91 % 1,56 % 2,33 % 4,67 % 11,67 % 0,00 % 0,00 % 1,17 %

Tipologías constructivas barrio Yungay Albañilería Simple + Tab. Adobe Albañilería Simple + Ladrillo Albañilería Confinada Hormigón Armado

12

54,24 % 4,84 % 10,52 % 30,40 %

Estas construcciones han soportado muy bien el paso del tiempo, han resistido varios sismos fuertes (en Santiago, a lo menos los de 1958, 1965, 1971, 1985, 2010), han incorporado algunas transformaciones que ocasionalmente las han afectado (por ejemplo el ensanche de vanos de puertas y ventanas de los muros de fachada para

Como una manera de evitar el deterioro progresivo de las viviendas y el riesgo para los habitantes, este pequeño 13

Sistemas constructivos mixtos

1.


2.

documento ofrece una guía para entender las construcciones mixtas, los riesgos y amenazas que enfrentan y la forma de hacer una mejor mantención y reparación de ellas. Con ello, se espera contribuir a evitar caer en temores o desvalorizaciones excesivas de las viviendas de los barrios antiguos que pueden ser víctimas de especulaciones o apetitos excesivos de los agentes inmobiliarios. Conocer las fortalezas y debilidades de nuestras casas y aprender a cuidarlas y repararlas contribuye a nuestra calidad de vida.

Las estructuras frente a los sismos

Toda estructura debe soportar dos tipos de cargas: a) Las cargas verticales o estáticas, que están compuestas, generamente por el peso propio de la edificación, el peso de los entrepisos y el peso de de las cosas que ponemos dentro, incluido el peso de las personas. b) Las cargas dinámicas, entre las cuales las cargas horizontales representadas por el viento y los sismos son las más importantes (otras cargas dinámicas son las vibraciones productos de motores, ascensores, del paso de vehículos pesados u otros). Para nosotros, en Chile, los sismos son las cargas dinámicas más importantes que afectan una estructura y son las que las que determinan el diseño estructural. Los sismos son movimientos de la corteza terrestre que se producen en distintas direcciones e intensidades y que se manifiestan a nivel del terreno en que se apoyan las edificaciones. Frente a los sismos o temblores, las estructuras se desplazan en el mismo sentido que la fuerza del sismo aplica a nivel de terreno, pero como las construcciones tienen una determinada altura (por sobre el nivel del suelo) y una determinada masa, reaccionan frente al sismo como si fuera una fuerza de inercia aplicada en su centro de masa. Este centro de masa, como en las personas, depende de la altura y del peso, o sea, para el caso de las construcciones, de la cantidad de pisos y del material que esté construido. Un ejemplo simple sirve para comprender esto: normalmente, si queremos que algo sea estable, le agregamos una base pesada, por ejemplo, un florero con agua es más estable que uno sin agua. En este ejemplo, el peso del agua traslada el centro de masa hacia la parte baja del conjunto y lo hace más estable.

Vivienda de un piso de adobe y antetecho de tabiquería madera y relleno de adobes en Barrio Matta Sur.

Sistemas constructivos mixtos

El trabajo que deben hacer las estructuras (y en nuestro caso los muros) es transmitir el empuje que se produce en su centro de masa hacia el suelo. Para hacer esto, los muros deben contar con ciertas condiciones y componentes que comentaremos más adelante, pero lo importante es que toda construcción debe contar con una estructura adecuada en los dos sentidos principales, para poder enfrentar las dos direcciones principales de un sismo. Si el sismo viene en el sentido longitudinal al muro, éste se opone a la deformación y transmite el esfuerzo hacia su fundación en toda su longitud lo que, dependiendo cómo esté conformado, le permite tener una buena respuesta frente al sismo. Si el sismo exige severamente un muro en el sentido longitudinal las deformaciones que induce en 14

15

Sistemas constructivos mixtos

Para entender cómo las estructuras se comportan frente al sismo, se asume que éste actúa en dos direcciones horizontales principales, además de la componente vertical. Así, un muro puede enfrentar el sismo en el sentido longitudinal o paralelo al muro (como si la fuerza del sismo empujara al muro en el sentido de su largo) o en el sentido perpendicular al muro (como si la fuerza del sismo empujara en el sentido transversal al muro). Por supuesto, todos sabemos que los temblores no se comportan así, pero esta simplificación ha servido para comprender el comportamiento de las estructuras y ayudar a su mejor respuesta frente a los sismos.


él pueden hacer aparecer fisuras o grietas en diagonal en sus caras. Cuando el muro no tiene una resistencia suficiente para enfrentar la deformación longitudinal puede colapsar.

3.

Las viviendas de construcciones mixtas frente a los sismos.

Ya hemos comentado que las construcciones responden frente a los sismos como un todo, como un sistema compuesto de partes que están relacionadas y vinculadas. Una de las características que presenta la vivienda mixta es que confluyen distintas tipologías constructivas en un solo edificio.

3.1. Uniones de muros

Si, por el contrario, el sismo viene en el sentido transversal o perpendicular al muro, éste se opondrá a ese desplazamiento sólo con la estructura que le otorga su espesor y los elementos que lo conforman, por lo que se verá más expuesto a deformaciones importantes que podrían afectar su integridad. Los problemas que con más frecuencia se presentan en este caso, son el vaciamiento y el volcamiento. Para contrarrestar el volcamiento son muy importantes los muros perpendiculares a él, que actúan como contrafuertes o refuerzos ya que responden con su longitud al esfuerzo del sismo.

Frente al sismo las partes que conforman una construcción actúan solidariamente entre sí lo que permite que se transmitan las cargas entre ellas hasta llegar al terreno. La eficacia de las conexiones entre las partes (cubiertas y muros, muros perpendiculares entre sí, muros y fundaciones) es un factor crítico e importante a tener en consideración. Aún en construcciones homogéneas, como las casas hechas enteramente en albañilería simple o de adobes, la trabazón de los ladrillos en los vértices es un factor crítico que, si no está bien ejecutado, puede inducir fallas dependiendo de la severidad del sismo. En el caso de las construcciones mixtas que estamos comentando, uno de los puntos que se debe atender es, precisamente, la conexión entre los muros de distintos materiales. a) Muro de fachada de albañilería y muro medianero.

Si se trata de muros de fachada de albañilería simple y muros medianeros de adobes, la conexión suele ser más frágil ya que es más difícil de materializar: no se traban los ladrillos cocidos con los adobes y no desarrollaron estrategias adecuadas para ejecutar la conexión. La estabilidad de esta conexión depende muchas veces de la continuidad estructural de las construcciones vecinas. Un muro de adobes medianero con un terreno eriazo, estará más expuesto al volcamiento y, en consecuencia, exigirá fuertemente la conexión. El reforzamiento de esta conexión se comentará más adelante.

16

17

Sistemas constructivos mixtos

Sistemas constructivos mixtos

Si el muro de fachada y el medianero están confeccionados en el mismo material (albañilería simple de ladrillo de arcilla cocido) esta conexión dependerá de la ejecución de la traba entre los ladrillos.


b) Muro de fachada de albañilería simple y tabiquería interior de madera y barro. Aunque en estricta teoría no hay gran colaboración entre un muro de albañilería simple y una tabiquería de madera rellena con barro (por su diferente masa y diferente elasticidad), la práctica ha demostrado que las tabiquerías aportan estabilidad a los muros de fachada. En las uniones de estos elementos se suelen producir fisuras y grietas que aparecen como severas, pero en la práctica sólo expresan la diferente respuesta de los muros frente al sismo y no necesariamente afectan la estabilidad de la construcción. Son de fácil recuperación. c) Muro medianero de adobe y tabiquería de barro Al igual que en el caso anterior, entre un muro de albañilería de adobe y una tabiquería de madera rellena con barro existe una diferencia importante de masa y elasticidad, por lo que en las uniones de estos elementos se suelen producir fisuras y grietas, aunque que aparecen como severas, pero en la práctica sólo expresan la diferente respuesta de los muros frente al sismo y no necesariamente afectan la estabilidad de la construcción. Son de fácil recuperación. Las tabiquerías de madera y barro perpendiculares al muro de adobe pueden aportarle estabilidad lateral.

Usualmente estas grietas se presentan en muros homogéneos de albañilería simple o de adobes, aunque también se aprecian en muros de albañilería confinada, armada y aún de hormigón armado. Las grietas en forma de X entre los vértices superiores e inferiores de un muro dan cuenta de que el muro ha sido exigido en el sentido longitudinal y la deformación que ha sufrido supera su capacidad resistente. Si la grieta es leve o solamente una fisura superficial que no afecta la integridad del muro, se pueden aplicar estrategias de recuperación que se comentan más adelante. Cuando la grieta es severa y se aprecia a ambos lados del muro, la reconstitución debe hacerse siguiendo las recomendaciones de un profesional. Si hay pérdida de material o la grieta tiene más de 1 cm de espesor, aunque es posible de recuperar y reconstituir la estabilidad del muro mediante el apoyo profesional, es recomendable evacuar la construcción. b) Grietas bajos las ventanas

d) Tabiquerías interiores Normalmente las conexiones entre tabiquerías de madera y barro se ejecutan siguiendo las reglas de la construcción en madera, o sea, vinculando los elementos de madera con clavos. Si esta conexión está bien hecha, los daños en las uniones de tabiquerías son menos frecuentes.

No todos los daños visibles en una vivienda están relacionados con las conexiones entre los muros. Veremos algunos ejemplos de ellos y comentaremos su gravedad

Sistemas constructivos mixtos

a) Grietas en diagonal

18

Usualmente estas grietas se presentan en muros homogéneos de albañilería simple o de adobes, aunque también se aprecian en muros de albañilería confinada, armada y aún de hormigón armado. Estas grietas hablan de un esfuerzo estructural del muro en el sentido de su largo y muchas veces se deben a que las dimensiones de los vanos (puertas y ventanas) son muy grandes o que están muy juntas, dejando pocos muros resistentes entre ellos. Al igual que en el caso anterior, estas grietas pueden ser leves (fisuras), graves o severas y la respuesta ante cada una de ellas dependerá de la evaluación que se haga del daño.

19

Sistemas constructivos mixtos

3.2. Otros daños visibles


c) Grietas horizontales en la base

gravedad, pero hay que considerar que, aunque no necesariamente afecta la estabilidad de la totalidad de la construcción, es de alto riesgo porque puede caer hacia adentro (afectando la cubierta y la seguridad de los habitantes) o hacia afuera, comprometiendo la seguridad de los transeúntes.

Esta grieta con frecuencia se aprecia en muros de adobes y suele indicar problemas asociados a humedad en la base de los muros. Esta humedad, producto de capilaridad, rebote de agua de lluvia o simple infiltración, afecta al adobe que se deforma y pierde su compacidad, afectando la estabilidad del muro. Si la grieta es continua a lo largo de todo el muros suele ser grave ya que indica que la parte superior del muro se ha desconectado de la base.

Sistemas constructivos mixtos

d) Grietas horizontales sobre dinteles, antetechos y/o tímpanos

Ya hemos mencionado que las tabiquerías de madera rellenas con tierra cruda (en cualquiera de sus formas) son muy nobles y tienen una muy buena respuesta ante los sismos. Aunque la estructura de madera raramente colapsa, hay riesgos de fisuras y grietas que se producen precisamente en los puntos de contacto entre la estructura de madera y el relleno de barro. Se presentan en forma vertical y también en diagonal (siguiendo la posición de los elementos de madera). Sin embargo, hay que poner especial atención al estado de conservación del relleno de tierra cruda y a su fijación, puesto que en eventos sísmicos severos, estos rellenos pueden desprenderse y vaciarse. Esto sucede en esfuerzos perpendiculares al sentido del muro. Estos vaciamientos, aunque no comprometen la estabilidad de la vivienda, pueden ser importantes y dañar a las personas o bienes sobre los que caigan. Con frecuencia, lo que ha cedido son las diagonales de alambre (se oxidan y/o se cortan) con las que se fijan los adobes dispuestos de pandereta. Antes de hacer la reparación del muro se debe comprobar el estado de estas fijaciones. Estos daños son perfectamente reparables, tanto si se ha producido el vaciamiento como si sólo se trata de fisuras o grietas. Otra recomendación importante es aprovechar de verificar el estado de la estructura de madera, asegurando que no existan síntomas de pudrición (por humedades) o de termitas. Las humedades y las termitas son los grandes enemigos de la estructura de madera que se deben diagnosticar y prevenir.

Esta grieta es muy común, especialmente en las construcciones mixtas con ante techo tan frecuentes en los barrios antiguos de Santiago y otras ciudades del centro de Chile. Se produce porque la parte superior del muro que oculta el techo no cuenta con elementos transversales (muros o tabiques) que lo soporten. De esta forma, la deformación del muro perpendicular a su plano no es contrarrestada y tiende a volcarse. La profundidad de la grieta habla de su 20

21

Sistemas constructivos mixtos

e) Grietas en tabiquerías


f) Deformaciones en techumbres y entrepisos

Ya hemos mencionado que uno de los problemas importantes que afectan la calidad de vida de las personas pero también la estructura y durabilidad de las construcciones es la presencia de humedades interiores en la vivienda. Muchas veces, las casas antiguas se llueven, y afectan la estructura y los rellenos de tierra cruda de los adobes o los rellenos de los tabiques. Hay distintas causas para estos problemas pero, en general, pueden ser producto de tener cubiertas de tejas que se han desplazado o corrido, de canales o forros de hojalatería que están obstruidas o rotas o resultado de deformaciones de la cubierta que no permiten la correcta evacuación de las aguas lluvias. Es recomendable una observación y limpieza anual de la cubierta y la hojalatería.

En el caso de los entrepisos, la deformación se puede producir por pérdida de apoyos de los envigados en muros y/o tabiques que se han deformado o han colapsado. En estos casos, corresponderá una evaluación más técnica, pero se recomienda deshabitar y no cargar los recintos superiores, alzaprimar y estudiar con apoyo profesional la forma de restituir los envigados. Uno de los problemas derivados de estas deformaciones es la caída de elementos no estructurales como cornisas y/ o cielos falsos, los que pueden producir daños. g) Deformaciones en los pisos

También se presentan deformaciones por la pérdida de algunos elementos de la techumbre. 22

Las deformaciones en pisos (radieres o entablados sobre envigados) se pueden deber a asentamientos producto de fallas de terreno (o rellenos) que no siempre están asociados a los sismos. Una falla recurrente es el debilitamiento del terreno bajo la vivienda producto de infiltraciones y/o imperfecciones en los sistemas de evacuación de aguas servidas y aguas lluvias. 23

Sistemas constructivos mixtos

Sistemas constructivos mixtos

Las deformaciones de la cubierta se pueden deber a que hay pérdida de apoyos en los extremos de los envigados o las cerchas (se desmontan en un extremo producto de la deformación de un muro por sismo)


4.

Reparaciones en tabiquerías de madera y barro

Como hemos visto, algunos de los daños que aparecen en las viviendas no afectan tanto a su estructura pero producen gran inseguridad y afectan la calidad de vida de los moradores. Es el caso de las tabiquerías de madera y barro, muy frecuentes en los barrios antiguos de las ciudades del centro de Chile. En el capítulo que sigue, mostraremos algunas técnicas posibles de reparación de tabiquerías de madera y barro. a) Diagnóstico

c) Recuperación de adobe El adobe es 100% recuperable y reciclable. Después de un sismo, es importante NO BOTAR los adobes. Se debe considerar que en las ciudades ya no tenemos mucha tierra disponible por lo que la reutilización de los adobes enteros o de la mezcla de tierra y paja es de gran importancia. Se debe separar todo elemento extraño de yeso, acero o madera para quedarnos sólo con la tierra y paja, la que será pasada por el harnero o cedazo.

madera, se instalará un recubrimiento de cartón (recuperado de cajas de envases), que cubra la pieza completa. La función de este cartón es amortiguar el golpe entre el pie derecho y el revoque de barro al momento del sismo, por lo que es importante que este cartón vaya fijado a la madera con clavos terranos (de cabeza grande), con el fin de reducir el impacto entre estos elementos. De esta forma disminuye el riesgo de que vuelvan a aparecer fisuras o grietas en la posición en que están los pies derechos dentro de la tabiquería.

La malla debe ser por lo menos de 10cm por lado más ancha que el pie derecho. De esta forma la malla pasa a ser parte del material de barro y el cartón parte de la madera, consiguiendo separar los dos materiales, lo que permite que respondan ante el movimiento sísmico de manera independiente.

Antes que nada, hay que cerciorarse del tipo de daño que estamos enfrentando y de la estabilidad del conjunto de la vivienda. Si reconocemos que el daño sólo afecta a las tabiquerías de madera y barro y que el resto de la estructura de la casa está sana, podemos proceder con las reparaciones.

g) Preparación de la mezcla

b) Limpieza y desbaste La primera actividad consiste en abrir la grieta o fisura, retirando todo el material desprendido. Se deberá eliminar el revoque de barro dañado que cubre el tabique, dejando completamente al descubierto la madera de los pies derechos o diagonales y, al menos, unos 5 cm por cada lado de ellos.

Para completar la reparación se debe revocar (estucar) con una mezcla de tierra con yeso. Para una buena mezcla se debe usar en partes iguales la tierra reciclada de los adobes de la demolición y el yeso. La tierra debe estar limpia (sin yeso, madera u otros elementos ajenos) y pasada por el harnero. Se debe mezclar muy bien en seco para conseguir un material uniforme.

d) Inspección de la madera y los alambres. Antes de continuar con la reparación, asegúrese de que la madera no esté afectada por termitas o pudrición, si hay daño debe ser reparada. Asimismo, es necesario revisar que los alambres que fijan diagonalmente los adobes a la estructura estén sanos. Si hay corrosión de corte, pueden ser reemplazados por un nuevo alambre, galvanizado del 14 fijados con grapas a los pies derechos.

Luego de descubierta la grieta, podemos observar que entre la estructura de madera y los adobes se ha producido un espacio, producto de la contracción del adobe y de la vibración entre ambos elementos. Este espacio debe ser rellenado con un calafateo de papel de diario arrugado (no plegado), que permita ocupar el espacio y amortiguar el contacto entre la madera y el adobe. Sobre los pies derechos y diagonales de 24

Sistemas constructivos mixtos

Sistemas constructivos mixtos

e) Colocación cartón dilatador y calafateo

f) Instalación Malla Luego se recubre con malla de gallinero hexagonal (o malla de metal desplegado) sobre el cartón y se fija mediante grampas a los adobes contiguos a los pies derechos. 25


5.

Otras reparaciones

1.1. Reparando la estructura de madera.

- Retirar todo el revoque para poder apreciar el estado de todos los alambres que confinan el tabique dañado.

Las estructuras de madera permiten que algunos elementos sean reforzados o reemplazados.

- Instalar alambre negro del 14 en la misma forma diagonal (o en el sentido contrario) fijando con grapas o clavos de 2” a los pies derechos.

a) Si en una tabiquería de madera y barro se descubre que uno (o algunos) de sus pies derechos están quebradas o afectados por pudrición se puede proceder como sigue:

- Revocar nuevamente.

- Retire el relleno en toda la altura

1.3. Mejorando las conexiones

- Instale una pieza de madera de la misma sección al lado y pegada a la que está dañada, preferentemente de toda la altura del tabique, apoyándola sobre la solera inferior y calzándola a presión contra la solera superior.

Con frecuencia la conexión de los últimos pies derechos de un tabique a los tabiques perpendiculares con que se encuentra o a los muros de albañilería de ladrillo o de adobe es imperfecta. Si se trata de uniones entre tabiques de madera, se pueden mejorar las conexiones instalando clavos de 4” o más distanciados a aproximadamente 30cm que conecten los pies derechos en toda la altura. Si la conexión es contra un muro de adobes o una albañilería, los clavos no son una solución adecuada. En estos casos se debe intentar conectar mediante barras de acero con hilo fijando con tuercas y golillas. También se pueden usar barras de refuerzo para hormigón (tipo espárragos) las que se deben fijar al muro con algún sistema que asegure el anclaje y, pasando a través del pie derecho, se deben doblar y fijar con clavos o grapas. En muros de albañilería se pueden usar adhesivos epóxicos, siguiendo la recomendación de los fabricantes (usar con precaución, suelen ser bastante tóxicos: no dejar al alcance de los niños). También se pueden usar pernos de anclaje o de expansión. Ambas soluciones son un poco más caras y requieren de herramientas más complejas. En muros de adobes se pueden usar barras de acero que se deben instalar desde el lado exterior del muro, usando placas de acero o de madera a modo de grandes golillas para evitar que la barra se salga.

- Fije con clavos lanceros de 4” (en diagonal) a la solera superior e inferior y fije con clavos a la pieza que está reforzando. Clave en zigzag, nunca en una sola línea, para evitar que la madera se parta.

Sistemas constructivos mixtos

h) Aplicación de la mezcla Para realizar el recubrimiento o revoque de la zona en que se ha hecho la reparación se debe primero humedecer regando algunas gotas de agua, con la finalidad de lograr una mejor “unión” de la mezcla al adobe. Luego con una herramienta llamada “llana”, se toma una pequeña porción de mezcla y se esparce hacia arriba sobre la malla y por toda la zona abierta. A medida que se va rellenando se debe nivelar al muro con la ayuda de una “regla” o elemento longitudinal que permita emparejar la mezcla de relleno con el muro y lograr un revoque uniforme.

i) Afinado Para concluir el trabajo se debe enlucir con una mezcla de yeso diluido solo con agua, con la idea de que se introduzca por los poros del revoque de barro y logre la textura suave del enlucido final.

- Para determinar el largo de los clavos que necesita usar considere que debe tener el doble de largo que el espesor de la pieza que fija, para que penetre en esa misma profundidad en la pieza a la que se fija. (por ejemplo, para fijar un pie derecho nuevo de 2” x 4” debo atravesar su ancho de 2” con un clavo mínimo de 4”). b) Si la pieza dañada es una solera inferior su reemplazo es más difícil. Primero se debe alzaprimar (apoyar) la estructura de cubierta para evitar que se caiga o deforme. Luego es preferible reemplazar el tabique completo, reutilizando las piezas que no estén afectadas por humedad o deterioro.

1.2. Reinstalar diagonales de alambres

1.4. Fisuras

Si se aprecia que los alambres que fijan los adobes de pandereta en una tabiquería se recomienda: 26

Si las grietas en un muro de albañilería son sólo superficiales y menores, se 27

Sistemas constructivos mixtos

Luego, el material seco se debe mezclar con agua para formar la mezcla o pasta de revoque. La proporción es de dos partes de material y una parte de agua. Se recomienda usar un mismo balde para toda la operación, que permita hacer correctamente la proporción. Para preparar la mezcla se debe poner el agua en un recipiente y espolvorear el material en seco, dejando caer suavemente. Cuando comiencen a aparecer pequeñas “islas” del material de relleno se debe dejar reposar por un par de minutos. Para conocer la consistencia, introducir una espátula y comprobar que se haya formado una mezcla pastosa. Se recomienda no revolver, ya que eso acelera el fragüe del yeso y obliga a trabajar muy rápidamente.


6.

Palabras finales

Este pequeño manual pretende entregar las herramientas básicas de diagnóstico y reparaciones iniciales y fáciles de su casa en caso de un sismo mayor. Lo más importante, siempre, es tener un buen diagnóstico del estado de su vivienda, para lo cual sirven las secciones iniciales de este documento. Si tiene dudas, consulte con especialistas: los podrá encontrar en la Municipalidad y también en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Chile. No emprenda obras estructurales sin asesoría adecuada. Recuerde que las casas de construcción mixta en Chile han sido y son muy nobles y resistentes, pero requieren cuidado y mantención.

Sistemas constructivos mixtos

pueden reparar. Para ello, es conveniente “abrir” un poco la fisura, desbastando sus bordes en forma de “v”, lo que se puede hacer con el canto de una espátula o con un destornillador. Una vez que haya descubierto y ensanchado la grieta, limpie bien y retire todo material suelo. Luego aplique un revoque de terminación según se explicó en los puntos anteriores.

28

Profile for Ana Lorena González Vergara

Manual de reparaciones de viviendas mixtas de albañilería y tabiquería de madera y adobe  

Manual de reparaciones de viviendas mixtas de albañilería y tabiquería de madera y adobe