Issuu on Google+

Fidel  y  la  certeza  de  conquistar  lo   imposible    

 

 

José  Antonio  Almazán  G   Jubilado  del  SME   Cred  69535     Del   Comandante   Fidel   hay   mucho   que   recordar     y   contar.   En   planos     poco   conocidos   y   sorprendentes   como   lo   están   abordando   conocedores   de   su   biografía   y,   en   forma   inseparable,   de   la   historia   de   la   Revolución   y   del   Pueblo  Cubano.       Pero  el  duelo  ante  la  muerte  es  también,  y  sobre  todo,  íntimo  y  por  eso  me   atrevo   a   compartir   parte   de   mis   recuerdos,   como   seguramente   muchos   lo   están  haciendo.      


Desde  niño  quedé  deslumbrado  ante  las  noticias  y  fotos  que  daban  cuenta   de   la   entrada   triunfal   de   Fidel   y   el   Che     en   la   Habana   derrocando   al   dictador   Fulgencio   Batista.   Por   supuesto   del   socialismo   no   sabía   ni   pío,   pero  en  ese  ambiente  de  campirano  antimperialismo  que  se  respiraba  en   la  zona  jarocha  de  la  cuenca  del  Papaloapan,  la  simpatía  a  los  “barbudos“   era  innegable.       Después,   ya   joven,   a   finales   de   los   años   60,   en   las   manifestaciones   de   solidaridad   que   caminabamos   en   San   Juan   de   Letrán,   cuando   el   asedio   imperial   marcaba   el   endurecimiento   del   criminal   bloqueo   a   los   titánicos   esfuerzos   de   un   pueblo   liderado   por   Fidel   y   sus   primeros   y   destacados   logros   en   el   terreno   de   la   alfabetización   y   la   educación.     Eran   los   años   y   meses   previos   al   68   con   mis   diecinueve   a   cuestas   como   estudiante   de   la   Facultad  de  Ciencias  Políticas  y  Sociales,  acontecimiento  que  nos  marcaría   para  toda  la  vida  en  el  compromiso  de  luchar  por  el  socialismo.       Desde   aquellos   años   Fidel   y   la   Revolución   Cubana   se   convirtieron   en   un   referente   indispensable   para   quienes   soñabamos   con   el   cambio   social   profundo   en   México,   en   América   Latina   y   en   el   mundo.   En   medio   de   círculos  de  estudio  leyendo  lo  mismo  a  Paul  Baran  y  Sweesy,  que  nutridos   por   los   Manuscritos   económico   filosóficos   y   muchos   otros   textos   del   marxismo   clásico,   buscando   las   hojas   mimeografiadas   de   Gunder   Frank,   deleitándome   y   descubriendo   a   México   con   las   clásicas   de   Artemio   Cruz   y   la   Región   más   Transparente   de   Carlos   Fuentes,   deslumbrado   por   el   Laberinto  de  la  Soledad  de  Paz,  sorprendido  por  la  audacia  de  Marcuse  y   la   profundidad   lo   mismo   de   Luckas   que   de   Lucien   Goldman   y   muchas   otras  lecturas.       En   ese   ambiente   que   permeaba   la   UNAM,   las   figuras   de   Fidel   y   del   Che   crecían   y   se   iban   asentando   como   la   certeza   de   que   lo   imposible   era   un   horizonte  que  se  podía  alcanzar  luchando.     Fidel,  Fidel,  que  tiene  Fidel,  que  los  americanos  no  pueden  con  él.   Con  la  OEA   o   sin   la   OEA   ganaremos   la   pelea,   eran   parte   de   las   consignas   en   las   manifestaciones   de   apoyo   a   la   revolución   cubana   que   recorrían   a   la   Ciudad  de  México.  Fidel  y  la  revolución  que  aguantaba,  rompió  el  mito  de   la  imposibilidad  de  cambiar  el  mundo  en  el  marco  del  dominio  casi  total   del  imperio  sobre  el  resto  del  planeta.    Más  aún  en  un  país  como  México   marcado  por  el  destino  fatal  de  su  frontera  con  USA.    


Años  más  tarde,  ya  como  trabajador  electricista  del  SME  supe  de  los  lazos   fraternos  que  nos  unían  con  el  Pueblo  y  la  Revolución  Cubana.  Cautivado   por  las  anécdotas  lo  mismo  de  dirigentes  del  SME  que  de  trabajadores  de   Agencias   Foráneas   que   habían   conocido   personalmente   a   Fidel   Castro   durante   su   estancia   en   México   y   antes   de   la   expedición   del   Gramma.   Nunca  tuve  ese  honor.  Pero  en  1992,  apenas  iniciado  el  llamado  “periodo   especial“,   junto   con   Oscar   Leslie   y   Fabián   Ortiz   logramos   organizar   el   primero  de  varios  viajes  de  solidaridad  a  Cuba,  uno  de  ellos  con  más  cien   compañeros   y   compañeras,   llevando   herramientas,   equipo   y   material   de   trabajo   eléctrico   a   los   electricistas   de   la   CTC.   Fueron   años   duros   para   la   revolución   y   el   pueblo   de   Cuba.   Caído   el   muro   de   Berlín   y   desaparecida   la   URSS   mucha   de   la   ayuda   económica   dejo   de   fluir,   generando   penuria   su   economía.       Nutridos  por  los  impresionantes  logros  de  la  Revolución,  lo  mismo  en  la   educación,  la  salud,  la  biotecnología,  el  deporte,  llegamos  por  primera  vez   a  la  Cuba  de  Martí,  de  Fidel,  de  muchos  otros  revolucionarios  cubanos  y,     mochila  al  hombro,  del  libro  de  Ernesto  Che  Guevara,  “El  Socialismo  y  el   hombre   nuevo“.   Buscamos   al   hombre   nuevo   ¡Y   lo   encontramos!,   encarnado   en   cientos   de   mujeres   y   hombres   cubanos,   jovenes   y   muchos   no   tan   jovenes,   con   sus   sonrisas   y   su   alegría   contagiosa,   en   sus   miradas   francas  y  sinceras,  como  parte  de  un  pueblo  consciente  de  lo  que  estaba   en   juego,   dispuestos   a   luchar   en   defensa   de   lo   ya   conquistado,   pese   al   brutal  bloqueo  económico,  social,  político  decretado  por  el  imperio.  Pero   sobre   todo   organizados,   bajo   el   comando   de   Fidel,   en   los   llamados   Comites  de  Defensa  de  la  Revolución,  que  hicieron  posible  y  realidad  eso   de   que   la   historia   es   la   irrupción   de   las   masas   en   la   conducción   de   sus   propios  destinos.     El  Comandante  se  ha  ido,  pero  sus  ideas,  principios  y  valores  germinaron   como   parte   de   su   legado   histórico   para   Cuba   y   el   mundo;   sin   caer   en   la   hipócrita  apología,  reconociendo  errores,  como  lo  hizo  el  propio  Fidel  en   2010   frente   a   lo   homofobia   imperante,   pero   sin   dejarme   cegar   por   los   yerros.   La   inconmensurable   obra   de   Fidel   y   de   los   barbudos   revolucionarios,   en   los   hechos   y   en   las   ideas,   en   la   praxis   de   un   pueblo   levantado  y  digno,    está  ahí  como  la  certeza  indiscutible  de  conquistar  lo   imposible.  


Fidel Castro la certeza de lograr lo imposible