Issuu on Google+

1


8º de la serie Los Inmortales de la Oscuridad Lucía, la Cazadora, es tan bella como misteriosa, y alberga un secreto que amenaza con destruirla, tanto a ella como a las personas que ama. Garreth MacRieve príncipe de los licántropos, es un brutal guerrero escocés que arde de deseo al pensar en aquella mujer que quiere hacer suya para siempre. Hace tiempo que Garreth vela por Lucía desde las sombras. Pero ahora, el único modo de mantenerla a salvo es convenciéndola de que lo acepte como su guardián. Para lograrlo, Garreth está dispuesto a explotar la mayor debilidad de la orgullosa arquera: el ardiente deseo que siente por él…

Kresley Cole vuelve a deleitarnos con la seductora historia de amor de un príncipe licántropo que no se detendrá ante nada para conquistar al ser que ha capturado su corazón.

2


Dedicado a los lectores de Los Inmortales de la Oscuridad, gracias por compartir conmigo el amor hacía la Tradición y por difundir su historia. ¡Gracias a todos!

3


Glosario de términos del «Libro de la Tradición»

La Tradición «... y aquellas criaturas sensibles que no sean humanas serán unificadas en una sola casta, coexistiendo con el hombre, aunque manteniéndose en secreto.» —La mayoría de los miembros son inmortales y pueden regenerarse tras ser heridos. Los clanes más poderosos sólo mueren si son decapitados o si arden en un fuego místico. —A todos les cambia el color de los ojos cuando sienten emociones muy intensas. —A sus miembros también se los conoce como tradicionarios.

Las Valquirias «Cuando una doncella guerrera grita en busca de coraje en el momento de su muerte en combate, Wóden y Freya responden a su llamada. Los dioses la golpean con un rayo y la rescatan para llevarla de vuelta con ellos a su morada en los cielos, preservando su valentía para siempre en forma de una hija valquiria e inmortal.» —Las valquirias se alimentan de la energía eléctrica de la Tierra, compartiéndola en un único poder colectivo, y la devuelven con sus emociones en forma de relámpago. —Poseen una fuerza y una velocidad sobrenaturales.

4


—Si no han recibido el entrenamiento adecuado, pueden ser capturadas con un objeto brillante, como una joya, pues no pueden resistir la tentación de quedarse embobadas mirándola. —También se las conoce por el nombre de guerreras soldado.

El clan licántropo «Un guerrero fuerte y orgulloso del pueblo Keltoi (o pueblo Escondido, más adelante conocidos como celtas) fue abatido en la flor de la vida por una loba enloquecida. El guerrero se levantó de entre los muertos convertido en inmortal, con el espíritu de la bestia latente en su interior. Poseía las características del animal: necesitaba sentir el contacto con otros, desarrollaba un intenso sentido de la lealtad hacia sus semejantes y gustaba de disfrutar de los placeres de la carne. En ocasiones, la bestia despierta...» —También llamados hombres-lobo o señores de la guerra. —Todos los licántropos poseen un instinto, una fuerza interior que los guía, como si tuvieran una voz susurrándoles lo que tienen que hacer dentro de su propia cabeza. —Enemigos de la Horda.

Los vampiros Se dividen en dos facciones, la Horda y el ejército de los Abstemios. —Todo vampiro necesita encontrar a su novia, su esposa para la eternidad, y hasta que no la encuentre estará muerto por dentro. —La novia conseguirá revivir al vampiro, con ella respirará de nuevo, su corazón volverá a latir y se iniciará el proceso conocido como sanguiniación —Rastreo, o lo que es lo mismo, la teletransportación, es el método que utilizan los vampiros para desplazarse de un lado al otro. Un vampiro sólo puede teletransportarse a un lugar en el que haya estado antes o que esté al alcance de su vista. —Los Caídos son vampiros que han bebido la sangre de sus víctimas hasta matarlas. Se caracterizan por tener los ojos rojos.

5


La Horda «En el primer caos de la Tradición, una hermandad de vampiros dominaba la Tierra gracias a su naturaleza fría, la adoración de la lógica y la ausencia de piedad. Se extendieron desde las escarpadas montañas de Dacia y emigraron hacia Rusia, aunque algunas hablan de un enclave secreto que aún existe en Dacia.» —Sus filas están compuestas por los Caídos.

Los Abstemios «... su corona robada, Kristoff, el rey de la Horda por derecho de cuna, recorrió los campos de batalla de la antigüedad en busca de los guerreros humanos más valientes y poderoso, ganándose el nombre del Buscador de Tumbas. Les ofrecía la vida eterna a cambio de una lealtad absoluta hacía él mismo y hacia su ejército cada vez más numeroso.» —Ejército de vampiros formado por humanos convertidos, que no beben sangre directamente de sus víctimas, a no ser que sea de su Novia. —Kristoff se crió como humano y vivió toda su infancia entre ellos. Tanto él como el resto de su ejército saben muy pocas cosas sobre la Tradición.

La Casa de las Brujas «... poseedoras inmortales de talentos mágicos, practicantes del bien y también del mal.» —Mercenarias místicas que venden sus hechizos. —Tienen estrictamente prohibido enriquecer a alguien con sus hechizos u otorgar la inmortalidad. —Se dividen en cinco castas: las guerreras, las curanderas, las hechiceras, las conjuradoras y las adivinas. —Su líder es Mariketa la Esperada.

Los Espectros «... de origen desconocido, su presencia hiela la sangre.» —Espeluznantes criaturas espectrales imposibles de derrotar y prácticamente incontrolables. —También se los conoce como el azote vetusto.

6


La Conversión «Sólo a través de la muerte uno puede convertirse en "otro".» —Algunos seres, como los licántropos, los vampiros y los demonios, pueden convertir a un humano o a otro miembro de la Tradición en criaturas de su especie a través de distintos rituales, pero la catarsis siempre es la muerte, y el éxito del proceso no está garantizado.

La Ascensión «Y un tiempo llegará en el que todos los seres inmortales de la Tradición, desde los más fuertes, como valquirias, vampiros y facciones de licántropos, hasta fantasmas, hadas y sirenas... lucharán y se destruirán los unos a los otros.» —Especie de sistema de autorregulación entre la creciente población de los inmortales. —Ocurre cada quinientos años. O ahora mismo...

7


Algunos secretos nunca pueden ser desvelados. Te los llevas a la tumba, igual que a un hijo no nacido.

LUCÍA LA ARQUERA, valquiria de origen misterioso y la mejor arquera del mundo entero.

La atraparé aunque tenga que perseguirla por todo el planeta. No decaeré. Un día regresaré a casa con mi alma gemela, volveré a dormir en mi cama… Ella nació para que yo la encontrara.

GARRETH MACRIEVE, rey de los licántropos

8


PRÓLOGO

Templo de Thrymheim, tierras del Norte. Hogar de Skathi, diosa de la caza. Hace una eternidad...

Lucía la Doncella entreabrió los ojos y descubrió que estaba atada encima de un altar y con una furiosa diosa mirándola desde arriba. No sabía cómo, pero su hermana pequeña, Regin la Radiante, había conseguido encontrar el templo de Skathi y la había llevado hasta allí. «Voy de un altar a otro», pensó, delirando de fiebre. El dolor recorría su destrozado cuerpo. Tenía las extremidades rotas... nunca se había imaginado tal agonía. —Has osado traer esto a mi templo sagrado —le dijo Skathi, la Cazadora del Gran Norte, a Regin— y has mancillado mi altar. Estás provocando mi ira, joven valquiria. Regin, con sus apenas doce años, y con su reluciente piel empapada por la sangre de Lucía, le dijo. —¿Qué puedes hacerme? ¿Torturar a mi hermana? ¿Matarla? Ella ya ha sobrevivido a lo primero, y, si no la ayudas, proseguirá la batalla que está librando contra lo segundo. —Podría mataros a ambas. La única respuesta de Regin fue morderse la lengua y desviar la vista hacia las piernas de Skathi, como si se estuviera planteando darle un par de patadas.

9


Lucía trató de mantenerse consciente e intentó hablar. —No le hagas daño, por favor... Es culpa mía, culpa mía... —Pero sus súplicas quedaron amortiguadas por una explosión. El templo estaba tallado en el pico de la montaña de Godsbellow y los truenos lo sacudían sin cesar. —¿Por qué la has traído aquí? —le preguntó Skathi a Regin. —Porque eres la vecina y la enemiga de quien le ha hecho esto. ¿Era curiosidad lo que brilló en los ojos de la diosa? —¿El Maldito Sangriento? —El mismo. Contemplando a Regin con admiración, Skathi dijo: —No eres lo bastante mayor como para ser inmortal. Para ser alguien tan insignificante y con tan poco poder, eres muy atrevida, valquiria. —Por Lucía haría esto y mucho más —respondió ella, orgullosa—. Date por advertida. —¡Regin! —soltó Lucía. Su hermana había perdido el juicio. —¿Qué? —Golpeó el suelo con el pie—. ¿Qué he dicho? En vez de reñir a Regin, la diosa señaló impaciente a sus legendarias guardianas, las skathianas. Eran arqueras de renombre, mujeres que habían superado un entrenamiento brutal para poder servir a su diosa. —Llevaos a la de la piel brillante fuera de la montaña. Aseguraos de que no recuerda el camino de vuelta. Ella se abalanzó sobre la diosa y Lucía gritó: —¡No, Regin... vete! Las skathianas cogieron a Regin por la cintura y la sacaron de allí mientras ella gritaba y se debatía con uñas y dientes. Lucía oyó como una decía: —¡Ay! ¡Rata traidora! Y entonces desaparecieron. Skathi se quedó mirando impasible a Lucía. —¿Estás preocupada por tu hermana? Ella ha salido con vida de todo esto, en cambio tú no durarás ni una hora.

10


—Lo sé —susurró Lucía—. A no ser que tú me ayudes. —Atrapó la mirada de Skathi con la suya y le suplicó, a pesar de que era un error mirar directamente a la temible diosa. Al enfrentarse a aquellos ojos fantasmagóricos vio el dolor y el miedo que habían sentido todas las víctimas de la deidad. Y esa sensación la heló hasta la médula—. Por favor... Levantó la mano ensangrentada en señal de ruego, con lo que se le abrió la herida del torso que había tratado de cerrar. La sangre le resbaló por los costados. El líquido caliente cubrió el altar y bañó el destrozado cuerpo de Lucía, pero al entrar en contacto con la piedra no tardó en enfriarse. Cada gota que caía la hacía temblar más y más, aumentando su desesperación. El dolor de las heridas la volvía loca. —Fue decisión tuya, valquiria —respondió la diosa—. Estás cosechando el fruto de tu desobediencia. ¿Por qué debería ayudarte? «Porque sólo tengo dieciséis años», pensó ella, pero sabía que eso no convencería a Skathi, un ser inmortal que no comprendía lo que era la muerte, ni la juventud. —Porque... porque haré cualquier cosa que me ordenes —contestó al fin. Los temblores estaban empeorando; el altar estaba muy frío—. Pagaré el precio que me pidas. —Si te salvara, te impregnaría con mi esencia. Llevarías mi marca y estarías unida a un arco para siempre —explicó Skathi, caminando hacia una ventana que daba a la montaña, custodiada ésta por miles de árboles letales que se tragaban a los desprevenidos viajeros. Lucía a duras penas podía recordar haber cruzado aquel bosque místico, y eso que Regin la había estado arrastrando a través de portales durante días. —¡Lucía, voy a llevarte ante Skathi! —le había dicho. —Ella no... no nos ayudará —objetó Lucía. —¡Sí que lo hará! Las skathianas se han enfrentado a él cada quinientos años... — había insistido Regin. Los truenos retumbaron de nuevo y el sonido pareció apaciguar a la diosa. —Mis seguidoras han pasado un suplicio para convertirse en guerreras expertas, en cambio tú recibirás mis inigualables dotes de caza sin más. Te convertirás en una arquera sin parangón, en la mejor de todas. ¿Por qué crees ser digna de tal premio cuando ellas se han entrenado tan duramente? ¿Cuando ellas son puras de corazón... y de cuerpo?

11


Las skathianas seguían un código ascético y odiaban a los hombres. «Y ahora sé por qué.» —A diferencia de ti, ellas no están mancilladas —siguió Skathi—. No se entregaron tan libremente como tú. Oscuros recuerdos de los últimos nueve días que había pasado prisionera de Crom Cruach, el Maldito Sangriento, se agolparon en su mente; un monstruo con cara de ángel. ¿El muy animal la había mordido? Se negó a bajar la vista e inspeccionar su cuerpo, pero Lucía sospechaba que él lo había hecho después de que ella se quedara inconsciente. Se había resistido y enfrentado a él antes de que se le ocurriera la locura de escaparse de su guarida por la ventana. Todavía tenía restos de piel escamosa bajo las uñas. Alejó de su mente los recuerdos de su cautiverio. Jamás volvería a pensar en ello, y mucho menos en lo que sucedió la última noche. «En la oscuridad. La sangre resbalaba por mis muslos.» —No lo sabía... nunca lo supe. —Los remordimientos la ahogaban—. Haré cualquier sacrificio, Skathi. —Los regalos de los dioses siempre tienen un precio. ¿Estás dispuesta a pagar el mío? Lucía asintió débilmente. —Puedo... puedo ser pura de corazón. Y jamás estaré con un hombre. —«Seguro que sabe que ninguno volverá a engañarme.» —¿Serás virgen a partir de ahora? —Tras un largo silencio, Skathi añadió—: Esta vez, has conseguido escapar del Maldito Sangriento. Tu coraje, o tu cobardía, te llevó a lograrlo, pero Cruach volverá a por ti en la próxima Ascensión, si consigue salir de su prisión. «Sí, pero esa vez seré inmortal. Y correré más rápido.» —Él volverá a salirse con la suya. A no ser que tú te enfrentes a él. —Quiero enfrentarme a él. —Lucía no quería volver a ver el asqueroso rostro de aquel monstruo otra vez. —Cada quinientos años, Cruach se convertirá en tu perdición y tú en su carcelera. —Permite que siga con vida y pueda derrotarlo. —«¿Estoy mintiéndole a una diosa?» Estaba desesperada.

12


Skathi se quedó pensativa. —Sí, he decidido que voy a curarte y a convertirte en arquera, siempre y cuando tú sigas siendo casta. Pero cada vez que una de tus flechas no dé en el blanco, sentirás un dolor idéntico al que vas a sentir ahora. Siempre recordarás lo que te llevó a caer tan bajo, y nunca volverás a cometer el mismo error. Así te convertirás en una skathiana. Lucía estaba muy mareada. Y confusa. —¿Ahora sentiré dolor? —¿Aquel sufrimiento podía ir a más? —Sí, un dolor que te templará la mente. Una agonía que servirá para afilar tus convicciones igual que una piedra afila un cuchillo. —Skathi colocó sus manos, blancas como la nieve, encima del torso de la valquiria y murmuró—: Ah, joven Lucía, creo que algún día desearás que te hubiera dejado morir. —Las palmas de la diosa empezaron a brillar con una luz azul. Cada vez brillaban más y más... De repente, Lucía empezó a tener convulsiones, la piel de las heridas se le fue tensando y se retorció de dolor a medida que su cuerpo iba purgando sangre y pus. Los huesos rotos recuperaron su forma y volvieron a juntarse. Se apretó el muslo con los dedos, tensó la espalda igual que un arco. —Serás mi arma —gritó Skathi, cuyo rostro parecía una máscara frenética—. ¡Serás mi instrumento! La luz fue en aumento hasta que, de repente, desapareció. Lucía estaba curada, pero ya no era ella. Tenía la cuerda de un arco enredada alrededor del cuerpo como si fuera una serpiente, y encima de sus manos temblorosas habían aparecido un arco negro y una única flecha dorada. —Bienvenida de nuevo a la vida, a tu nueva vida. Ahora eres una arquera. — Skathi la miró a los ojos, y Lucía sintió un terror sobrecogedor, idéntico al que habían sentido miles de almas antes que ella—. Y nunca serás nada más —añadió la diosa.

13


CAPÍTULO 1

Sur de Louisiana En la actualidad

—¡Munro, tonto del culo, pasa la pelota! —le gritó Garreth MacRieve a uno de sus hombres por encima del viento y de los truenos. Estaban jugando el partido anual de rugby de demonios contra licántropos, una tradición con la que Garreth y sus hombres pretendían olvidar lo que de verdad había sucedido en esa fecha tan señalada. Garreth iba descalzo y sin camiseta, sólo con vaqueros. La lluvia caía a intervalos desiguales, convirtiendo aquella pista de aterrizaje abandonada de los pantanos en un inmenso charco de lodo. El sudor se mezclaba con el barro y con la sangre. Garreth casi no sentía nada. Y eso era ya todo un logro en sí mismo. Munro levantó el dedo corazón para mandarlo a la mierda, pero le pasó la pelota. El cuero estaba cubierto de arena, que se mezcló con la suciedad que cubría el torso desnudo de Garreth. Giró hacia la izquierda y luego esquivó a dos enormes demonios Ferinos, a los que apartó empujándoles la cara con la mano que tenía libre. Mientras corría, con el corazón retumbándole en los oídos, Garreth podía olvidar. El cansancio y la violencia eran bien recibidos, deseaba golpearse el pecho de alegría. Los Ferinos lo rodearon, y optó por lanzarle la pelota a Uilleam, el gemelo de Munro, que consiguió marcar. Sus compañeros de armas eran tan incansables y competitivos como él. La bestia que habitaba dentro de ellos obligaba a luchar, a pelear duro.

14


Los demonios respondieron al tanto con insultos y empujones, y en un abrir y cerrar de ojos Garreth se encontró en medio de ellos. —Para ser un rey sin heredero tienes muchas ganas de pelea —se burló Caliban, el líder de los Ferinos—. Aunque no me extraña, vosotros los licántropos cambiáis de monarca con la misma frecuencia con que yo voy a mear. De todos los temas que podría haber sacado, el de la descendencia de Garreth era el menos acertado. Y siendo el día que era... El licántropo se lanzó encima de Caliban, pero Munro y Uilleam lo sujetaron por la espalda. —Resérvate para el partido, amigo mío —le dijo Munro, mientras el resto de los demonios se llevaban de allí a Caliban. Garreth escupió sangre en dirección a éste antes de permitir que sus dos hombres lo apartaran para intentar calmarlo. Uilleam y Munro se quedaron con él, y los otros licántropos dejaron el campo de juego para ir a confraternizar con las animadoras. Los demonios aprovecharon el descanso para beber cerveza demoníaca. Lo único que tenía de malo jugar con esta especie, una de las pocas de la Tradición que estaba físicamente a la altura de los licántropos, era su continua necesidad de tomarse «descansos cerveceros». Lo que justificaba de sobra que Garreth y sus hombres bebieran unos tragos de whisky para no ser menos. Lo bebían directamente de la botella y cada uno tenía la suya. Tenían la nevera llena hasta los topes. —Tienes que superarlo, Garreth —le dijo Munro bebiendo un trago. Él se pasó la mano por la nuca y tuvo la sensación de que lo estaban observando. Evidentemente, tanto a él como al resto de los jugadores. El campo estaba rodeado de ninfas que no paraban de tocarse y de relamerse los dedos, esperando impacientes a que el encuentro se convirtiera en una orgía. Garreth las miró furioso. —¿Por qué las habéis invitado? —preguntó—. Malditos seáis, estoy harto de todo esto. ¿Acaso no os ha quedado claro que no me gustan las ninfas? —No digas tonterías —contestó Uilleam burlándose de él—, a cualquier criatura con un pene entre las piernas le gustan las ninfas. Munro vació la botella y añadió: —Es una cuestión médica, no puedes discutirlo.

15


Garreth sabía que las intenciones de Munro y Uilleam eran buenas, pero sus palabras lo irritaron. —No me gustan. Son demasiado... demasiado... —¿Guapas? —¿Sexys? —Fáciles —dijo él finalmente—. Son demasiado fáciles. Por una vez en la vida me gustaría encontrar a una hembra difícil, una que fuera un reto. Una que no se metiera en la cama conmigo sólo porque se supone que soy el rey. —Cuando Munro abrió la boca para decir algo, Garreth se lo impidió—: Sí, se supone. El otro negó con la cabeza. —Sigues creyendo que Lachlain regresará. Los tres habían dado cientos de vueltas al tema durante más de un siglo y medio, desde que el hermano mayor de Garreth había desaparecido en una cacería de vampiros. Uilleam y Munro le habían dicho que no tenía ningún sentido que siguiera esperando a Lachlain. Lo mejor sería que aceptara que su hermano había muerto, en especial, después del tiempo que había pasado desde su desaparición. Ciento cincuenta años que se cumplían aquel día exactamente. Se decía que Garreth no lo había superado y que no asumía sus responsabilidades de monarca. Y tenían razón. —¿Cuándo aceptarás que no va a volver? —le preguntó Uilleam—, ¿dentro de doscientos años? ¿De quinientos? —Nunca. No mientras siga sintiendo que está con vida. —A pesar de que los vampiros habían matado al resto de su familia, por algún motivo, Garreth tenía la sensación de que Lachlain estaba vivo—. No mientras siga sintiendo lo que siento ahora. —Estás tan loco como Bowen —dijo Uilleam terminándose la botella para luego abrir otra. Bowen era el primo de Garreth, un licántropo del que sólo quedaba el cascarón, después de haber perdido a su alma gemela. Bowen vivía en una agonía constante y, a diferencia de lo que haría cualquier otro licántropo en su situación, se negaba a aceptarlo y poner punto final a su vida.

16


—No, no estoy como Bowen —replicó Garreth—. Él vio cómo degollaban a su esposa, la vio morir. Yo no tengo esa prueba con Lachlain. He buscado y buscado y no he encontrado nada. —¡A jugar! —gritó un demonio. Garreth se sacudió los recuerdos de encima y bebió un poco de whisky, y luego fue a reunirse con el resto en el terreno de juego. Caliban enseñó los colmillos a sus oponentes, un gesto que Garreth le devolvió cuando los equipos estuvieron listos. Silbato. Pelota en juego. Pase a Caliban. Garreth aprovechó la oportunidad y corrió hacia el demonio, echó los brazos hacia atrás para correr más rápido... más rápido... más rápido. Se abalanzó por encima de su contrincante y lo derribó con todo su peso. Al caer, a Caliban le crecieron los cuernos de golpe hasta su máxima extensión, y gritó de rabia. —¡Vas a pagar por esto, licántropo!

Lucía la Arquera llevaba kilómetros persiguiendo a su presa, y su desconcierto aumentaba a medida que se iba acercando a lo que parecía ser un campo en el que resonaban gritos e insultos. «¿Una pelea? ¿Y no han invitado a las valquirias? ¿En nuestro territorio?» Si aquellas criaturas se habían metido en sus tierras para armar bronca, habrían podido tener el detalle de invitarlas. Como mínimo. Llegó al campo y ladeó la cabeza. Guerra de tradicionarios, pensó, al ver a aquellos gladiadores modernos; no estaban peleándose, estaban jugando al inmortal rugby. El viento soplaba por encima del terreno de juego y los rayos caían sobre sus cabezas, imitando la intensidad de la competición. Era como una fiesta en honor de la... virilidad. A Lucía no le costó deducir que el equipo con cuernos en las cabezas estaba formado por demonios, así que supuso que los que iban sin camiseta eran licántropos. Al parecer, los rumores eran ciertos. Los hombres-lobo estaban adentrándose en el territorio de las valquirias. Menuda sorpresa. En el pasado, los licántropos siempre habían ido a lo suyo y se habían quedado en sus casas de las afueras de la ciudad.

17


Los laterales del campo estaban a rebosar de ninfas que miraban a los jugadores expectantes y temblando de placer. Seguro que, para ellas, aquel espectáculo era como ver un montón de tíos buenos semidesnudos peleando en el barro. Un impresionante encontronazo entre dos jugadores captó la atención de Lucía y le hizo arquear una ceja. No por la violencia, al fin y al cabo ella era una guerrera, sino por el poco sentido que tenía. A pesar de que aquellos tradicionarios habían invadido el territorio de las valquirias, ninguno se había dado cuenta de que ella estaba allí y era una arquera, una que podía hacerles mucho daño y que los estaba observando. Lucía la Sensata, pues así era como la llamaban, no comprendía que la gente actuara sin sentido. Claro que tampoco podía decirse que comprendiera a los seres masculinos de ninguna especie. Nunca los había comprendido. Por suerte para ellos, la única violencia que llevaría a la práctica esa noche iría dirigida a sus dos objetivos: dos kobolds —criaturas viles— que se habían estado alimentando de adolescentes humanos. Nïx, la hermana medio loca de Lucía, la valquiria adivina, la había mandado hasta allí para que se encargara de ellos. Lucía le había pedido a Regin que la acompañara, pero ésta declinó la invitación y optó por quedarse en su aquelarre, jugando con la consola en vez de ir a «pasear bajo la lluvia a la caza de dos sabandijas». Ella en cambio había aceptado el encargo con fervor. Se puso una camiseta y unos shorts, se ató la aljaba de cuero al muslo, se puso el guante y el protector en el antebrazo, y, arco en mano, salió a cazar... «Otra embestida.» Casi hizo una mueca de dolor al verla, un trozo de cuerno salió disparado por el campo igual que si fuera un casco a la deriva, pero eso no la sorprendió. Los licántropos y los demonios eran dos de las especies más brutales que habitaban la Tierra. Lo que le sucedió a Lucía a continuación fue mucho peor; uno de los licántropos que iba a pecho descubierto captó su atención. Irremediablemente. A pesar de lo mucho que deseaba que no fuera así, seguía fijándose en los hombres atractivos, y cuando los equipos se reagruparon, no pudo evitar deleitarse en el poder que emanaba de aquella figura tan imponente, en la rapidez y agilidad con que se movía. Aunque tenía el torso cubierto de barro y el rostro oscurecido por la sombra de una barba, a Lucía le pareció muy guapo, de un modo quizá algo bruto y rudimentario. Tenía los ojos del color del oro viejo y arrugas alrededor de tanto reír. En una época anterior, había sido feliz, pero estaba claro que ya no lo era. La tensión irradiaba de los poros de su cuerpo, todo él desprendía rabia.

18


Cuando aquellos ojos dorados brillaron de repente con el azul del hielo, Lucía confirmó que se trataba de un licántropo. Un hombre-lobo. Un animal. Su bello rostro ocultaba el de una bestia, en sentido literal. —¡A eso llamas tú pelear, gilipollas! —le gritó a uno de los demonios. Se echó hacia adelante y le enseñó los colmillos, y al hacerlo se le tensaron los músculos del cuello y del torso. Tenía acento escocés, claro que la mayoría de los licántropos provenían de Escocia, o así había sido antes de que decidieran mudarse al sur de Louisiana—. ¡Sí, tú, Caliban! ¡Que te follen! Otros licántropos lo estaban alejando de un demonio enorme, y parecían hastiados, como si su compañero hubiera estado buscando pelea toda la noche. Probablemente así había sido. Dentro de la tradición, los licántropos eran considerados como una amenaza; tenían escaso control sobre su propia ferocidad. De hecho, parecía encantarles regodearse en ella. Eran machos al cien por cien, sin adulterar. Y, a pesar de todo, aquel licántropo en concreto la estaba... excitando. A medida que el partido avanzara, Lucía confió en que esa atracción se convirtiera en asco. Pero lo esperó en vano. Y con cada puñetazo sin sentido que daba aquel hombre-lobo, y cada uno que recibía, con cada insulto y amenaza que salía de su boca, el deseo de ella iba a más. Se le aceleró la respiración y sus uñas crecieron hasta convertirse en garras, ansiosas por aferrarse a aquel cuerpo y apretarlo contra el suyo. Pero cuando recordó lo que sucedió la última vez que sintió algo parecido, se quedó helada. Apartó la mirada del hombre-lobo y la fijó en las ninfas que jugueteaban por los laterales. Antaño, Lucía había sido como ellas: hedonista, sin ningún objetivo. «¿Sigo siendo así?» No, ahora tenía disciplina; un código de honor. «Soy una skathiana, la sangre que derramé y el dolor que sentí me otorgaron ese privilegio.» Negó con la cabeza y se obligó a concentrarse en su misión; cargarse a los kobolds. A un neófito podían parecerle inofensivos, con sus rostros de querubín, pero en realidad eran unas criaturas viles y rastreras con caras de reptiles. Y si su población se descontrolaba, tenían la mala costumbre de comer adolescentes humanos, lo que ponía en peligro a toda la Tradición. Los dos kobolds se habían separado; uno se había adentrado en los pantanos, mientras que el otro se había escondido detrás de las ninfas, convencido de que la multitud lograría mantenerlo a salvo. Lucía acarició las plumas de las flechas que llevaba en la aljaba, pegada al muslo, y se relajó al sentir el reconfortante peso del arco sobre su hombro.

19


El kobold había supuesto mal. La Arquera nunca fallaba.

20


CAPÍTULO 2

Garreth

esquivó sin problemas el grupo de demonios que iba pisándole los

talones y fue ganándoles terreno. Cada vez estaba más cerca de la línea. Llovía a cántaros y el licántropo corrió todavía más rápido. Marcaría ese tanto sin dificultad, sólo tenía que atravesar el campo. Los demonios que lo perseguían por fin se dieron por vencidos y fueron deteniéndose uno tras otro, insultándolo sin cesar. Pero entonces, en lo que iba a ser uno de los momentos más desconcertantes de toda su vida, a Garreth de repente le pesaron los párpados y clavó las uñas en el balón que sujetaba entre las manos, pinchándolo. Inhaló profundamente y aisló un desconocido y exquisito aroma de entre los miles que lo rodeaban, el de cobre de los rayos, el de la hierba recién cortada, el de los pantanos. Las sensaciones lo abrumaron, disminuyó la velocidad y sintió espasmos en los músculos. «Ella. Mi alma gemela. Está cerca...» Y estaba lo bastante cerca como para que él pudiera detectarla. No sabía qué aspecto tenía, ni cómo se llamaba, ni a qué especie pertenecía. Pero llevaba esperándola un milenio —su existencia entera—, sólo a ella. Giró la cabeza hacia el lugar de donde provenía el olor, y vio a una mujer menuda, sola, alejada del campo de juego. Al verla por primera vez se quedó sin aliento y su instinto de licántropo revivió en su interior. «Es tuya. Tómala.» Ella debía de estar a casi un kilómetro de distancia, pero Garreth la vio con claridad. A pesar de la lluvia, podía discernir cada detalle. Tenía los labios rosados y unos brillantes ojos ambarinos. Llevaba un arco negro alrededor de su diminuto

21


cuerpo, y una aljaba de flechas atada alrededor del muslo. Unas orejas puntiagudas sobresalían de su larga y empapada melena. «Sí, es mía.» Dios, era tan exquisita como el aroma que desprendía. De repente, los demonios lo embistieron con la fuerza de un tren en marcha y lo tumbaron en el suelo, cayendo encima de él. Le dislocaron el hombro izquierdo mientras una rodilla le daba en la boca, rompiéndole tres dientes. Gruñó, pero no de dolor sino de frustración, y con el brazo que no estaba herido golpeó a los demonios que lo rodeaban. En su intento por salir de allí, se tragó los dientes. Los gemelos corrieron a ayudarlo, y por fin consiguieron quitarle de encima a los otros. Garreth se puso de rodillas y tosió, mirando a la mujer. De pronto, con un único movimiento similar al de un láser, ella cogió el arco, colocó en él tres flechas y se lo acercó a la mejilla. «¿Qué diablos hace? Todo está sucediendo tan rápido...» ¿Estaba apuntando a las ninfas? No, no era a ellas. Había un kobold escondiéndose entre ellas. «No acertará desde tan lejos.» Estaba quieta, inmóvil, lista para disparar. A pesar de que la lluvia y el viento le pegaban la melena a la cara, ella ni siquiera parpadeó, ni una sola vez apartó la mirada de su objetivo, ni siquiera después de destensar el arco. Las flechas pasaron volando por entre dos ninfas y atravesaron el cuello del kobold, separándoselo del tronco. Un disparo fantástico. Pero ella parecía no sentirse satisfecha con el resultado. Con dificultades para respirar, y medio atragantándose, Garreth observó cómo la arquera se colaba por entre las atónitas ninfas hasta llegar junto al cuerpo decapitado del kobold, y a continuación lanzaba las dos mitades al pantano más cercano. Volvió a colgarse el arco y se fue por la misma dirección por la que había venido. Sólo se detuvo un momento cuando se dio cuenta de que todo el mundo la estaba mirando. —Oh —dijo, y los saludó como si fuera la reina de Inglaterra—, seguid jugando. Garreth seguía ahogándose, y sus primos continuaban dándole golpes en la espalda. En ese momento, ella lo miró a los ojos. Él levantó una mano sucia de lodo en su dirección, pero la joven puso cara de asco y se fue. Mientras, Uilleam le dio una patada y por fin consiguió que escupiera los malditos dientes. —¿Qué diablos te pasa? —le preguntó Munro.

22


Aspirando aire a bocanadas, Garreth se puso en pie. Le habían explicado lo que sentiría cuando encontrara a su alma gemela, pero jamás se habría imaginado una reacción tan intensa. —Ha... sucedido. Los otros supieron inmediatamente a qué se refería. Munro lo miró incrédulo, Uilleam con envidia. ¿Cuánto tiempo llevaban ellos esperando? —¿La arquera? —preguntó Uilleam—. Nunca había visto a nadie disparar así. Pero tenía el aspecto de una... valquiria. Munro soltó una maldición. —Vaya mala suerte, joder. —¡Ponme el hombro bien de una vez! ¡Date prisa, tío! —Típico de él que el día en que conocía a su alma gemela, a la que llevaba esperando tanto tiempo, ella lo pillara insultando y jugando sucio. Iba sin camiseta, le faltaban dos copas para estar completamente borracho y estaba cubierto de sangre y barro. Y ni siquiera llevaba zapatos. Y seguro que tenía todo el aspecto de estar a punto de participar en una orgía. —No se lo digáis a nadie —ordenó. —¿Por qué no, joder? —Munro tiró de su brazo dislocado con todas sus fuerzas. —No sé qué es, pero no es de los nuestros —dijo—. ¿Y se supone que tiene que ser la reina de los licántropos? No quiero que se entere nadie hasta que ella lleve mi marca y la haya hecho mía. ¡Jurádmelo! —Vale, lo juramos —accedió Uilleam. Tan pronto como los gemelos consiguieron encajarle el hombro, Garreth echó a correr. «Tengo que encontrarla. Hacerla mía.» Sus instintos estaban más agudizados y alerta que nunca, impulsándolo precipitadamente bajo la lluvia. Había pasado otro año sin su hermano mayor, otro año asumiendo las responsabilidades de la corona, una carga que nunca había creído tener que soportar. El destino se negaba a devolverle a Lachlain, pero con aquella etérea criatura le había entregado a su alma gemela. A medida que iba avanzando, el entusiasmo se iba apoderando de él, seguido de un alivio sobrecogedor. Con la gran cantidad de lluvia que había caído, habría podido no detectar el aroma de la arquera. Y en cambio ahora la estaba siguiendo.

23


Pero al llegar a una hilera de cipreses, que presidían la entrada a la parte más remota de los pantanos, se detuvo. Por raro que pareciera, la esencia de su alma gemela parecía provenir de cuatro direcciones distintas. Eligió una y corrió por entre los arbustos, esquivando arroyos y ciénagas. Cuando llegó a la zona de la que parecía proceder la esencia, no vio a la arquera por ninguna parte. Giró sobre sí mismo y vio que en un árbol había clavada una de sus flechas, tan profundamente que sólo sobresalían las plumas. En ella, la joven había atado un trozo de su camiseta. «Chica lista.» Había utilizado las flechas para ocultar su rastro. Pero la seguiría hasta el final, la perseguiría durante todo el tiempo que fuera necesario. Ella había nacido para estar con él. «Y yo nací para encontrarla...» La tierra pasó por debajo de sus pies durante media hora, hasta dar con el auténtico rastro de la arquera. Con el sigilo propio de su raza, Garreth se acercó y cazó a la cazadora bajo la llovizna. El pantano le facilitó que pudiera acecharla sin ser detectado, pues había miles de sombras en las que ocultarse, y los continuos ruidos de los animales no dejaban de distraerla. Cuando volvió a verla, casi se quedó sin aliento. De cerca era todavía más guapa de lo que le había parecido. Tenía que ser una valquiria, una especie compuesta por hembras conocidas por ser a la vez bellas y... fieras. Poseía unas facciones impresionantemente hermosas: labios turgentes y una nariz pequeña y puntiaguda, pero lo que de verdad era incomparable era el color de su piel y de sus ojos. La piel era dorada y suave, y los ojos tenían el mismo tono del whisky escocés. Era de altura media y con curvas, y la camiseta blanca que llevaba resaltaba sus generosos pechos. Unos shorts caquis se ajustaban al perfecto trasero y dejaban unas largas y bien contorneadas piernas al descubierto. Tenía el pelo largo, negro, y empapado por la lluvia. En la mano derecha calzaba un guante para poder disparar el arco. Una funda protectora de piel le cubría también desde la muñeca izquierda hasta el hombro. «Quién habría dicho que el equipo de arquería me resultaría tan sexy.» Esa noche, cuando la hiciera suya, le pediría que se lo dejara puesto. Se excitó debajo de sus pantalones, empapados sólo de pensarlo, y casi gimió. Optó por seguirla en silencio y observar cómo acechaba a la presa que él ya había detectado antes.

24


Si de verdad era una valquiria, poseía sentidos de percepción sobrehumana, igual que él; como por ejemplo un oído muy agudo y la capacidad de ver en la oscuridad o a larga distancia. Pero seguro que su olfato no estaba tan desarrollado como el del licántropo. La arquera tenía que fiarse sobre todo de la vista y del oído para cazar, y no cabía duda de que era toda una experta. De vez en cuando, se quedaba inmóvil y se volvía hacia donde él estaba, y Garreth veía que se le erizaban las orejas puntiagudas. Sin previo aviso, la vio saltar sobre un roble anegado y ponerse en cuclillas, lista para disparar. Preparó otra flecha. Desde la distancia, el diminuto arco podía parecer discreto, con la parte central más gruesa y las puntas delgadas, curvadas hacia fuera. Típico, pero algo pasado de moda. Pero al acercarse, Garreth pudo ver que tenía adornos de oro y que estaba hecho de madera negra pulida. Era una arma tan magnífica y regia como su dueña. La arquera se quedó quieta y apuntó hacia la tierra, el lugar exacto en que él había olfateado a la presa. ¿Tenía intención de atravesar el suelo con una flecha? Sí, porque, con voz letal, susurró: —Meterte bajo tierra no va a salvarte.

25


CAPÍTULO 3

L

« e oigo respirar.» Lucía sabía que el kobold se había metido bajo tierra para tratar de salvar el pellejo. Lo había seguido hasta allí, percibiendo sin dificultad el rastro que la sanguijuela había ido dejando. Desde el ángulo que le proporcionaba aquel tronco de árbol podía disparar hacia abajo y conseguir que la flecha atravesara el túnel hasta llegar adonde estaba. Su flecha «especial» era aerodinámica hasta que entraba en contacto con la presa, y entonces soltaba tres puntas afiladas. Pronto podría decirle a la loca de Nïx que había matado a los dos bichos. Como siempre. ¿Y entonces qué? «Entonces volveré a hacer lo mismo, una y otra vez hasta que llegue la Ascensión.» Y también volverían las pesadillas. «Concéntrate en matar al kobold y regresar a casa.» Pero por alguna extraña razón, en vez de estar pensando en su presa, no podía dejar de recordar unos hombros anchos, unos pómulos marcados y el modo en que el licántropo la había mirado antes de que lo derribaran. Fijamente, con la respiración entrecortada y el pecho subiéndole y bajándole de manera irregular, y con gotas de sudor resbalándole por el torso. Hasta que los demonios más enormes que Lucía había visto nunca lo aplastaron contra el lodo. El interés del licántropo la había desconcertado. De hecho, todos se habían quedado mirándola, algo que no le pasaba casi nunca, pues Lucía siempre iba acompañada de Regin la Radiante, para así evitar que se fijaran en ella.

26


Pero si alguien, incluido aquel hombre-lobo —aunque era imposible que se hubiera dirigido a ella al levantar la mano cubierta de lodo—, decidía seguirla, Lucía era una experta en ocultar su rastro. Sacudió la cabeza para despejarse, respiró hondo y se centró en lo que estaba haciendo. Soltó el aire, se quedó completamente quieta y recorrió la flecha con la mirada. Las inscripciones del arco parecían brillar... Soltó la cuerda. La flecha atravesó el suelo con un golpe seco y se hundió hasta donde estaba el kobold. Se oyó un grito ahogado. «Diana.» Había acertado incluso con la presa bajo tierra. No era de extrañar, no había fallado un disparo en siglos. La esencia de Skathi funcionaba a la perfección. Lucía se colocó de nuevo el arco en la espalda y saltó para rematar al inmortal cortándole la cabeza. «Es duro ser tan buena —pensó mientras se paseaba por la zona—. Y es duro ser tan modesta —suspiró—, pero es mi cruz.» El código de las skathianas consistía en tres premisas: honestidad, castidad y humildad. Lo de la honestidad lo llevaba bastante bien; la castidad, al pie de la letra. Pero lo de la humildad no conseguía comprenderlo. Al acercarse a él, el kobold se escurrió por el túnel que había bajo los pies de ella, haciendo que el extremo de la flecha se sacudiera frenético por encima del barro. Lucía sonrió. Aquello era lo que más le gustaba: la caza. En momentos como aquél no sentía que fuera una impostora, llena de vergonzosos secretos. No tenía la sensación de llevar una letra escarlata cosida al pecho. Y durante un breve instante podía olvidar lo que le sucedería en la próxima Ascensión. Alejó ese pensamiento de su mente, se agachó y cavó para sacar a su presa. Tiró de un tobillo, y un montón de lodo y raíces saltaron por el aire. El kobold, que seguía con su disfraz de querubín, gritó frenético a pesar de tener la flecha clavada en el cuello. Lo dejó en el suelo y se la arrancó, llevándose la mitad de la piel tras las puntas. Entonces la criatura se transformó y adoptó su forma de reptil, ojos de serpiente y piel de escamas incluidos. Cuando le enseñó los colmillos, Lucía cogió la flecha y se la clavó en lo que le quedaba de garganta. La sangre le salpicó los brazos, y ella sonrió, feliz de su trabajo como agente de la ley.

27


Justo acababa de decapitar a la criatura cuando se le pusieron las orejas de punta. «Alguien me está observando.» Se puso en pie de un salto, alerta. Alguien que estaba muy cerca. El hombre-lobo. Sintió que era él, pero... ¿cómo había conseguido encontrarla? Buscó entre las sombras y casi gritó al distinguir aquellos ojos dorados. —¿Por qué me has seguido? —exigió saber. En ocasiones, Lucía, famosa por su paciencia y su sentido común, había ejercido de intermediaria entre distintas facciones de la Tradición. Tal vez había ido a buscarla para pedirle que lo ayudara a resolver algún conflicto. Él se le acercó directamente, ignorando el camino. Un licántropo se había fijado en ella, y eso no podía significar nada bueno. —¿Cómo querías que no siguiera a una chica tan guapa como tú? —le preguntó con un seductor acento. Ya no estaba sucio de barro, lo que permitía ver un torso perfecto, que todavía llevaba al descubierto, y una cara angulosa y fuerte. Tenía un hoyuelo en la barbilla y la piel bronceada. La lluvia le salpicaba las pestañas. Tenía el pelo negro y mojado, y se le pegaba a las mejillas. Lucía se apostaría lo que fuera a que seco era de color castaño oscuro. Él la miró a los ojos durante mucho rato antes de contemplar su cara lentamente. La consumió con la mirada, se recreó en ella como si fuera la criatura más bella del mundo, como si llevara toda la vida deseando verla. Al darse cuenta de lo que sucedía, un extraño cosquilleo recorrió a Lucía y la preocupó. Y cuando el licántropo desvió la mirada hacia su cuerpo y se pasó una mano por los labios, le dejó claro que le gustaba lo que veía. «Por supuesto que le gusto... ¡No! Vamos, ponte seria y piensa. Sé razonable.» —¿Quién eres? —Soy Garreth MacRieve, del clan de los licántropos. —Dio un paso hacia ella y Lucía retrocedió. Empezaron a dar vueltas el uno alrededor del otro—. Nunca había visto a nadie disparar como tú. Siempre le había encantado que la halagaran. —Eso es porque nadie dispara como yo —respondió sin inmutarse. ¿Él había sonreído? —¿Con qué diablo hiciste un pacto para poder disparar así?

28


Lucía casi suspiró. ¿Diablo? «Con él hice algo muy distinto.» Apartó esos recuerdos, que cada vez afloraban con más frecuencia. —¿No será que tu arco está encantado? —Mi arco no está encantado, lo único que pasa es que es único. —Llevaba más de mil años en perfecto estado, tensado y reluciente, desde el día de la transformación de Lucía hasta entonces. La madera negra estaba tan pulida que brillaba y en ella había tallada una elaborada inscripción. En una lengua ya desaparecida, decía que la Arquera serviría a la diosa Skathi durante toda la eternidad—. ¿No te has planteado que pueda ser un talento natural? —Sí. Pero juntar talento y belleza en una misma persona me parece muy injusto para los demás. Ella también lo creía. Por suerte para ambos, Lucía no tenía intención de captar el interés de aquel macho. —Y es imposible que haya una hembra más bella que tú. La verdad era que sí era posible: ella misma. En aquellos momentos, Lucía estaba calada hasta los huesos. Llevaba ropa aburrida; sólo unos prácticos shorts y una camiseta blanca. No iba maquillada ni con joyas. Vaya, lo habitual en ella. Al menos desde que le habían colgado el arco. —¿Eres una duende o una valquiria? «Soy una arquera. Una mujer célibe. Una sombra que pasa desapercibida.» —Adivina. —Al menos se había ganado un punto al no confundirla con una ninfa. Por desgracia, los rostros élficos de las ninfas y las valquirias se parecían, aunque ahí terminaban las semejanzas. —Teniendo en cuenta el arco, y las orejas puntiagudas, me decantaría por decir que eres una duende, pero también tienes colmillos y garras, así que me temo que no me ha tocado la opción fácil. —¿La opción fácil? ¿A qué te refieres? Garreth abrió la boca, luego la cerró y ladeó la cabeza para mirarla. Lucía tenía el presentimiento de que, fuera lo que fuese lo que había estado a punto de decirle, finalmente había decidido callárselo. —De seducción. Las valquirias son famosas por lo difíciles que son de seducir. ¿Quería seducirla? No le estaba pidiendo una cita, ni quería cortejarla, sólo quería sexo. ¡Machos!

29


—Así que somos difíciles. Si pretendieras ligarte a una de nosotras tal como estás ahora: sin afeitar, ensangrentado, medio desnudo y cubierto de barro, ¿crees que lo conseguirías? Por no mencionar que apestas a comida y a alcohol. Trataré de contenerme para no lanzarme a tus brazos. Garreth se frotó la cara y pareció sorprenderle notar la incipiente barba. —Hoy no tengo un buen día. —Entonces, quizá deberías regresar con tu club de fans. He oído decir que no hay nada como una orgía de ninfas para tensar el cutis. —¿Por qué estaba siendo tan sarcástica? Ni que estuviera celosa. Al pensar tal cosa, se inquietó un poco. —A ellas no las deseo. —Se le acercó un poco más—. Ni siquiera antes de verte a ti. —La miró fijamente a los ojos, como si pudiera ver a través del escudo de castidad y principios con que se protegía y descubrir lo salvaje que era en realidad. Como si supiera que aquella coraza era un mero castillo de naipes que se derrumbaría con sólo tocarlo. «Hay oscuridad dentro de ti, Lucía —le había advertido Skathi eones atrás—. Tienes que vigilarla constantemente.» Sí, tenía que vigilarla. Tenía que regresar a casa y alejarse de aquel hombre-lobo de voz grave. Tiempo atrás, una cara bonita había sido su perdición; un rostro hermoso que ocultaba a un monstruo. Igual que el licántropo. —La atracción no es mutua —dijo a la defensiva—. Así que ya puedes volverte por donde has venido. —Y con esa frase se dio media vuelta para ocuparse de su presa. Quería lanzar las dos mitades al río para que los animales se las comieran. Cuando se agachó para coger la cabeza del kobold, el licántropo cogió el otro trozo, igual que si fuera el perfecto caballero recogiendo un pañuelo del suelo. «Qué surrealista.» Lanzaron el cadáver al pantano. Liquidado el tema, Lucía se frotó las manos y se dispuso a regresar a casa. Él la siguió. Ella se detuvo y levantó la cabeza hacia el cielo antes de dirigirse a él. —Licántropo, ahórranos a ambos el tiempo y el esfuerzo. Si existiera el antónimo de la palabra facilona, ése sería mi nombre. —¿Es porque soy un hombre-lobo? «Es porque eres un macho.»

30


—Antes has acertado, soy una valquiria. Y las de mi especie consideramos a la tuya apenas un poco por encima de los animales. —Así era. A pesar de que los licántropos no eran sus enemigos declarados, las valquirias de más edad habían peleado contra ellos en el pasado, en anteriores Ascensiones y durante enfrentamientos entre facciones de la Tradición. Se decía que era difícil ver a un hombre-lobo completamente transformado, y que eso sólo sucedía si alguien amenazaba a su alma gemela o a su prole, pero bastaba con que la bestia que habitaba dentro de ellos se insinuara... Entonces, ¿por qué Lucía no sonaba convencida? —Ya, quizá las demás piensen así, pero ¿tú qué piensas? —preguntó él, y entrecerró los ojos—. Es imposible que estés de acuerdo; de ser así, no tendrías ganas de acostarte conmigo. Ella se quedó boquiabierta. —¿Acostarme contigo? Mira que he conocido a tipos arrogantes, pero tú eres el rey. A Garreth le cambió la expresión. —¿El rey? Qué forma tan curiosa de decirlo. —Su rostro se recompuso en seguida—. Si es así, tienes que darme un premio por haber ganado el partido. Dime tu nombre. Suspiró exasperada pero se lo dijo: —Me llaman Lucía la Arquera. —Lousha —repitió él. Toda la gente que la conocía lo pronunciaba «lu-cí-a». Pero con su acento escocés, en boca del hombre-lobo sonaba «lousha». Le costó no temblar. —Está bien, Lousha la Arquera, conmigo has dado en el blanco. —Sonrió seductor. Ella notó un cosquilleo por todo el cuerpo, al mismo tiempo que tenía un mal presentimiento. No debería reaccionar así. El licántropo acaba de dejar plantadas a unas ninfas con ganas de montar una orgía, lo que significaba que aquella noche tenía ganas de sexo. Y Lucía no podía dárselo —aunque quisiera—, sin que eso tuviera consecuencias desastrosas.

31


Entonces, ¿por qué no paraba de recorrerle el torso con la mirada? Sus ojos siguieron el sendero de vello que iba desde su ombligo hasta la bajísima cintura de aquellos usados vaqueros, y después más abajo... hasta que se quedó atónita al ver el bulto. Se dio cuenta de que él estaba haciendo lo mismo con ella, porque en ese instante el bulto aumentó de tamaño. Lucía levantó la vista al instante y vio que el licántropo tenía los ojos clavados en sus pechos. Ella empezó a excitarse y los pezones se marcaron contra la camiseta mojada. Él siguió mirándola como si tratara de arrancarle la ropa con la mente. Cuando sus miradas volvieron a encontrarse, la del licántropo volvía a ser azul y sirvió para que Lucía recordara por qué no debía coquetear con él. —Vete de aquí, lobo, o te haré desear no haber venido. —Eso no pasará, valquiria. —¿Por qué? —Al verlo tan decidido, una sospecha se instaló en su mente, una tan ridícula que no merecía la pena ni siquiera pensar en ella. Pero no conseguía dejar de hacerlo—. No seré... ¿no seré tu alma gemela ni nada por el estilo, no? —No, qué va, aunque no me importaría. «Gracias a los dioses.» —Entonces, vete. En vez de eso, él se acercó más a ella, y Lucía cogió el arco y colocó una flecha en el mismo. Lo tensó sin pensárselo. Apuntó directo al corazón, herida que no mataría a un inmortal como él, pero que lo dejaría fuera de combate durante un buen rato. —Quédate donde estás o dispararé. El hombre-lobo no se detuvo. —No lo harás, yo no quiero hacerte daño. —No te estoy amenazando en vano —le dijo, seria. Él pareció confuso, como si no pudiera entender que ella le tuviera miedo—. Te dispararé si te acercas. Se acercó, así que Lucía le disparó al corazón. O unos diez centímetros a la derecha, ya que, en el último segundo, decidió apuntar hacia otra parte. La flecha se le clavó en el torso, hundiéndose entre los músculos de tal modo que sólo las plumas fueron visibles. —¡Maldita sea, valquiria! —gritó Garreth, mirándose el pecho, preocupado.

32


—Te he dicho que no te acercaras —le recordó ella con calma. Él cogió las plumas y trató de arrancarse la flecha, pero el mecanismo de las múltiples puntas lo hacía imposible. —¡Ayúdame a quitarme esta cosa! —dijo, levantando un brazo con torpeza. —Mi trabajo es clavar flechas, no quitarlas —se burló ella. —A mí sí que me la quitarás —afirmó él levantando la barbilla. Para su sorpresa, Lucía notó que se le escapaba una sonrisa. «Vaya licántropo tan loco y salvaje.» Se puso seria. —¿Y por qué haré tal cosa? —Porque... —se le acercó de nuevo, ignorando al parecer la flecha que seguía clavada en su torso—, cuando termine la noche, tú y yo estaremos en la misma cama, valquiria, y te sentirás como una tonta por haberme disparado. Con un suspiro, Lucía preparó otra flecha. —Oh, vaya, sí, qué tonta soy. ¿Qué estabas diciendo? Garreth dio un paso más. —Cuando te bese esos tercos labios... Otra flecha se clavó en su pecho. Ahora, aquel espléndido cuerpo ya tenía dos heridas, dos caminos de sangre le recorrían los músculos cada vez que respiraba. —Duele como mil demonios, princesa, pero resulta halagador. —¿De verdad te lo parece? —El kobold estaba cincuenta veces más lejos de lo que estoy yo, y te lo cargaste con tus flechas. Yo tengo dos en el pecho. Digamos que a él lo abofeteaste y a mí me estás haciendo cosquillas. No quieres matarme, lo cual es buena señal. ¿No será ésta tu manera de tirarme los tejos? Ella se puso seria otra vez y asumió la realidad. —No te estoy tirando los tejos, si lo estuviera haciendo, lo sabrías, créeme—. «Porque la catástrofe sería inminente.» Maldita fuera, él seguía acercándose, buscándola. —Si de verdad eres una cazadora, no dejarás sufrir a un pobre lobo. Me juego lo que quieras a que siempre disparas a matar, y que no atormentas a tus presas.

33


Tenía razón. Lucía nunca torturaba a un ser vivo. A no ser que éste se lo tuviera merecido. —Oh, está bien. Si te ayudo a quitarte las flechas, ¿me dejarás en paz? —¿Dejarte en paz? Antes prefiero seguir con esto clavado, valquiria. Y, tras decirlo, golpeó la primera flecha con el puño hasta hacerla salir por la espalda. Giró el brazo y se buscó la punta con la mano. Apretó la mandíbula y tiró; las plumas desaparecieron bajo su piel y la flecha entera lo atravesó para salir por el otro lado. Mientras Lucía observaba atónita la resistencia de Garreth, éste lanzó la ensangrentada flecha a un lado y se centró en la siguiente, con la que repitió el proceso. Al hacerlo, los músculos se le tensaban para luego relajársele, y él gruñía como si terminara de tener relaciones sexuales pero no hubiera sentido placer. Una parte de ella se sentía halagada de que hubiera preferido quitárselas solo a aceptar su ayuda. Lucía podría haberlas cortado por el extremo y así él habría podido empujarlas desde dentro, pero no, el licántropo había preferido soportar el dolor porque no quería dejarla en paz. Su fuerza la fascinaba, su fortaleza era impresionante. Volvió a sentir algo extraño y notó la piel de gallina bajo la fría brisa de la noche. Cuando Garreth se quitó la última flecha, volvió a dar un paso hacia Lucía, y a medida que iba acercándose se la iba arrancando, casi sin inmutarse, y su mirada de determinación no flaqueó ni un instante. Ella retrocedió, y se planteó usar la última flecha que le quedaba para deshacerse de él. No se veía capaz de matarlo, pero podía detenerlo con un disparo entre las cejas. —Creo que me he ganado el derecho a quedarme y que me des un beso. Lucía suspiró frustrada. —Como si fueras a conformarte con un beso. Lo que quieres es acostarte conmigo, y cuando eso no suceda... —Tú también lo deseas, ¿no? ¿Deseaba que él la tumbara y la poseyera allí, en medio del pantano? Tragó saliva. Era un licántropo, seguro que querría ponerla a cuatro patas... Se le aceleró el corazón sólo de pensarlo, pero negó con la cabeza. —¡Por supuesto que no! Entiéndelo bien, MacRieve, soy una valquiria. A diferencia de ti, no me dejo guiar por mis instintos animales.

34


Con voz ronca, él respondió: —Después de pasar una noche conmigo, Lousha, lo harás.

35


CAPÍTULO 4

La adrenalina y el deseo circulaban por las venas de Garreth cubriendo el dolor de sus heridas, hasta que lo único que pudo sentir fue su creciente erección entre las piernas y la apremiante necesidad de poseer a la criatura que tenía delante. Una valquiria. Seguía sin creerse que el destino hubiera elegido a una doncella guerrera para ser su alma gemela. No sabía si echarse a reír o gritar. Probablemente estaría dando saltos de alegría si no fuera porque ella se empeñaba en negar la fuerte atracción que había entre los dos. Esa misma noche, había deseado encontrar a una hembra que se lo pusiera difícil. Y ahora le extrañaba que ella no fuera facilona. Lousha estaba excitada; el aroma del anhelo que sentía por él le estaba haciendo la boca agua. Garreth tenía ganas de ponerse de rodillas y dar gracias, y, de paso, saborearla. Por su parte, la valquiria tenía los pechos tan tensos que debían de dolerle. Entonces, ¿por qué no se rendía a él? Se arrepentía de haber formulado en voz alta su deseo, y se preguntó si quizá ella se acostaría con él si le contaba que era rey. Una idea se le pasó por la mente, preocupándolo. —¿Hay algún... hay algún otro que tenga derechos sobre ti? —Quizá tendría que cometer un asesinato esa misma noche. —¿Derechos sobre mí? ¿Un ser masculino? ¡No! Ella no había entregado su corazón a nadie. «Así podré conquistarlo yo.» Garreth se dio cuenta de que estaba sonriendo. —Ni lo habrá jamás —aseguró ella. —Vaya. ¿Estás segura?

36


Su buen humor debió de ponerla furiosa. —Te lo repito, no estoy interesada. Soy la persona menos interesada que podrías echarte a la cara. —Te olvidas de que soy un licántropo; puedo oler tu interés. —Por todos los dioses, el aroma de la arquera era como una droga y el olor de su deseo era tan dulce... Lucía se sonrojó y los pómulos se le tiñeron de rosa. —Quizá estaba interesada por alguno de los otros que había en el campo. Los celos lo devoraron. Nunca había sentido nada semejante. Llegó a su lado antes de que ella pudiera siquiera arquear una ceja y le sujetó la delicada nuca con mano firme. —Retíralo, princesa. —Durante el partido había sido capaz de mantener a raya su furia. Encontrar a su alma gemela, después de tanto tiempo esperándola, hizo que le fuera más difícil controlar la adrenalina que circulaba por sus venas, pero aquellos celos eran sobrecogedores. —¿O si no, qué? —Si no, te besaré hasta que no te acuerdes de ningún otro. —La seduciría, recurriría a todo lo que había aprendido sobre hembras para conquistarla—. Te besaré con pasión, con ardor, hasta conseguir que me pidas más. Cerca de ellos cayó un rayo, pero Lucía pareció no darse cuenta. Garreth sabía que ella quería que la besara, el balanceo inconsciente de sus caderas era prueba de ello, y lo estaba volviendo loco. ¿Por qué no se daba por vencida? Lucía se quedó mirándole los labios como si se estuviera imaginando cómo sería. Pero entonces volvió a hablar: —Una cosa es cierta, licántropo, te llevas la medalla por tu sentido de la oportunidad. —No te entiendo, valquiria —dijo él con voz ronca—. ¿Desde cuándo hay un mal momento para besarse? ¿Cómo serían los besos del hombre-lobo? No es que tuviera nada con qué compararlos. «Estás jugando a un juego muy peligroso, Lucía.» Garreth se inclinó hacia ella y hundió la nariz en su melena, su cálido aliento le rozó la punta de la oreja. «¡Las orejas no!» Las tenía muy sensibles, como todas las de su especie, y él se la recorrió con los labios. «Qué sensación tan increíble…»

37


—¿Te gusta esto, princesa? —le preguntó, acariciándola de nuevo, y cuando Lucía se acercó, él aprovechó para arrinconarla contra un viejo roble. Garreth apoyó las manos en el tronco, una a cada lado de la cabeza de ella, recordándole lo fuerte que era. Los licántropos eran físicamente los seres más poderosos de la Tradición, podían llegar incluso a levantar un tren. Podría haberla roto como si fuera una muñeca, pero sólo la había tratado con delicadeza, incluso después del brutal partido. «Incluso después de que le disparara.» Él se acercó un poco más, hasta que sus cuerpos se tocaron. Inclinó la vista hacia el punto en que los pechos de Lucía rozaban su herido torso. Ella podía sentir su pene latiendo a más velocidad, y entonces, el último atisbo que le quedaba de sentido común le gritó: «¡Detén esto ahora mismo!». Tenía que alejarse de aquel hombre-lobo, pero no conseguiría escapar de él y llegar a Val Hall. Además, las valquirias nunca huían de sus enemigos. «Tendré que dispararle entre los ojos.» Desde cerca. De lo contrario, siendo tan rápido como era, podría esquivar la flecha. Y eso a ella le dolería muchísimo. —MacRieve, voy a darte una última... Garreth la silenció con un beso en el cuello, acariciándole la fría piel con la lengua. Desprevenida, Lucía se estremeció de placer, y levantó la vista hacia las ramas que tenía encima, mordiéndose los labios. Pero cuando él apretó su entrepierna contra la de ella, gritó: —¡Suéltame! No lo hizo, así que ella hundió un pulgar en una de las heridas del licántropo. Garreth clavó las uñas en el tronco, pero no se apartó. —Joder, eso duele, princesa! —Entonces, ¡deja de besarme! —Tampoco duele tanto. —Sus labios regresaron al cuello de Lucía. No estaba sólo besándola, también la estaba saboreando... relajándola. —Puedo hacer que te duela mucho —dijo ella sin ganas, esforzándose por mantener los ojos abiertos mientras la lengua de él seguía acariciándola. —Sólo me duele una parte del cuerpo. —Se apartó y sonrió con picardía—. Pero pronto me la curarás.

38


«Es tan terrenal y sexy.» Lucía era incapaz de recordar la última vez que se había excitado tanto con un macho... Hizo memoria. «Sí, puedo recordar la última vez.» Y todavía estaba pagando las consecuencias. Trató de apartarse, pero el licántropo la apretó contra su cuerpo. Y, que Freya la ayudara, ella deseaba estar con él. ¡No! No podía seguir fingiendo que era una hembra normal que iba a tener una aventura con el macho más atractivo que había visto jamás. —Eso nunca, MacRieve. Lucía podía ser tan malvada como sus hermanas, y que su primera reacción no fuera recurrir a la violencia, algo innato en las valquirias, no quería decir que no pudiera hacerlo cuando era necesario. —Vuelve a besarme, licántropo, y haré que te arrepientas. Garreth volvió a besarla, así que ella le dio una patada entre las piernas y se agachó para esquivarlo. Cuando él cayó de rodillas, Lucía salió huyendo, pero lo oyó farfullar: —Sigo sin arrepentirme.

39


CAPÍTULO 5

Garreth volvió a perseguirla de nuevo por el pantano. Podía seguir el rastro de su olor, a pesar de que la entrepierna le dolía enormemente de la patada que ella le había dado y de que las heridas del pecho parecían quemarle. —Puedo olerte, sé que estás cerca. —Sí, estaba cerca. Inspeccionó la zona con los ojos entrecerrados—. ¡No huyas de mí! No servir�� de nada. «Y además nos encanta perseguir a nuestra compañera. Por todos los dioses, nos gusta muchísimo.» Sólo te queda una flecha. —Con una me basta —susurró Lucía por encima de él. Antes de que Garreth pudiera levantar la cabeza en dirección a su voz, ella lo derribó encima de un montón de musgo. Le retuvo los hombros con las rodillas y le colocó la punta de la flecha en la frente. Despacio, y sorprendido, él dijo con voz ronca: —Me gustas, princesa. —Era tan hermosa, tan salvaje. Parecía un ángel vengador, con aquel arco tan pulido que casi brillaba. Un reguero de sangre empezó a resbalarle—. No puedes dispararme, valquiria. Tú también sientes algo por mí. —Ella lo miró atónita, como si descubrir eso la pillara desprevenida—. Me juego lo que quieras a que cuando quieres matar a alguien no dudas ni un instante. Lucía apretó los dientes, tratando de reafirmarse en su decisión. —No puedes hacerlo —repitió él, y tan pronto como ella aflojó la cuerda del arco, Garreth la lanzó al suelo y la cubrió con su cuerpo. Gimió al sentir las sensuales curvas de la valquiria debajo de él. Ambos se habían quedado sin respiración, los pechos de ella subían y bajaban, tratando de recuperarla.

40


Era preciosa, con la piel dorada y aquellos labios turgentes. El pelo había empezado a secársele y era de un intenso color caramelo. Tenía el tacto de la seda y olía como el paraíso. «Como el hogar.» —Tú también sientes que tenemos que estar juntos.

«Sí, por todos los dioses.» Era como si ya hubieran hecho aquello antes. Como si ella recordara sus caricias y el modo en que él la estaba haciendo sentir en aquel mismo instante. ¿Qué le estaba pasando? Garreth tenía razón. Lucía jamás dudaba cuando decidía ir detrás de una presa. Pero ¡a él no podía dispararle! La boca del licántropo apresó la suya justo cuando iba a apartarlo. Garreth gimió, el mero contacto de sus labios le dio tanto placer que no pudo contenerse. Profundizó el beso, devorándola con boca firme y segura, buscando la reacción de ella con su lengua. «Ser besada después de tanto tiempo. El calor de su cuerpo encima del mío bajo la lluvia.» Los rayos retumbaron por encima de ellos, y Lucía supo que estaban provocados por ella. Aflojó la mano con la que sujetaba el arco y con la otra se aferró a la nuca de él. Separó los labios sorprendida y MacRieve le acarició el interior de la boca con su deliciosa lengua, mientras se quedaba completamente quieta, recibiendo las atenciones que le prodigaba. Garreth se apartó y la miró de aquel modo tan masculino y seductor, diciéndole con los ojos que iba a hacerle de todo. «Oh, esa mirada.» Le arrebataba la capacidad de pensar. —Los ojos se te están volviendo plateados —le dijo él con el acento más marcado que antes—. Tú también me deseas. —Antes de volver a agachar la cabeza, le ordenó— : Bésame. A lo largo de su larguísima vida, muchos machos de distintas especies habían tratado de seducirla, y Lucía había conseguido zafarse de todos ellos sin problemas. ¿Qué tenía de especial aquel licántropo? Era como si supiera exactamente qué tenía que hacer para despertar sus anhelos, su verdadera naturaleza. Aquella parte oscura de su interior que Lucía temía que llegara a dominarla. «Sólo es un beso. Nunca permitiré que llegue a más...»

41


De repente, el deseo la inundó, le pesaron los pechos. «Mi naturaleza salvaje. No puedo luchar contra ella...» Lucía ansiaba sentir placer, y ahora tenía un auténtico festín ante sus ojos. El disfrute iba a más... iba a perder el control... perder el control... Lo perdió. Gimió y se rindió. Y se sintió tan bien.

El instinto gritaba dentro de Garreth. «La valquiria te necesita. Necesita a su compañero.» Por fin, Lucía separó los labios voluntariamente, dejándolo entrar. La lengua de Garreth se deslizó hacia el interior, bebiendo de ella. Cuando notó que le devolvía el beso con una tímida caricia de la lengua, gimió y la abrazó con más fuerza. «Se está entregando a mí.» Quería aullar de placer. «Esta noche regresaré a casa con mi alma gemela. La tendré en mi cama. En mi vida.» Por fin, después de esperar tanto tiempo. De esperar a Lucía. Con cada gesto inseguro de su lengua, la valquiria avivaba el deseo de él. Cuando sus lenguas empezaron a bailar con pasión, cuando empezaron a compartir el mismo aliento, ella se sorprendió gimiendo entre sus labios. Fue como si una presa se rompiera, como si, igual que él, hubiera pasado siglos esperando aquella noche. Parecía compartir el inimaginable deseo de Garreth, o incluso experimentarlo con más fuerza. La besó con más intensidad. Mientras con una mano le apretaba la cadera, levantó la otra, acercándola a uno de los pechos de la valquiria. Dudó antes de tocarla, pero igual que en un sueño, Lucía arqueó la espalda en busca de su palma, y, con un leve susurro, acercó el pezón a la mano de él. —Dios, me vuelves loco, Lousha —dijo contra sus labios. Acarició sus generosos pechos; suave, primero uno y luego el otro, conociéndolos. Ella tembló al sentir sus manos, y gritó cuando le rodeó uno de los pezones con la uña. Garreth agachó la cabeza y se lo atrapó entre los labios. —¿Qué estás...? —farfulló Lucía. La lamió por encima de la camiseta, y las palabras murieron en su garganta, sustituidas por un gemido. Cuando soltó completamente el arco y hundió los dedos en

42


la nuca de él para retenerlo contra sus pechos, el mundo entero se desvaneció para Garreth, hasta que lo único que quedó fue ella, su alma gemela, su esencia, su belleza, su sensual cuerpo. Siguió lamiéndola y deslizó una mano hacia abajo para desabrocharle el carcaj de piel y echarlo a un lado. Lucía le rodeó el cuello con los brazos, sus gemidos se volvieron más frenéticos, mezclándose con los suyos, mientras seguía tocándola. Pero de repente, la valquiria susurró: —Nada más, MacRieve, sólo esto... —De acuerdo, sólo esto. «Por ahora.» La conformidad de él pareció darle alas a Lucía, derribando cualquier barrera que todavía pudiera quedar en su interior. Se colocó encima del licántropo, y movió las caderas encima de él. Garreth se moría de ganas de hacerla suya, de marcarla, pero jamás se había imaginado a una hembra tan desesperada por alcanzar el placer como la valquiria. Cuando se arqueó contra su miembro, llevándolo al borde de la eyaculación, Garreth reaccionó al instante y le dio la vuelta para colocarla debajo. Ambos estaban gobernados por la desesperación, cada uno trataba de tomar el mando, y no paraban de dar vueltas por el suelo. Él no tenía ningún problema en que ella lo montara como si fuera un potro salvaje, si era eso lo que quería, pero más tarde. En aquel momento lo que necesitaba era sujetarle las manos por encima de la cabeza, separarle las piernas, y que lo mirara de aquel modo. Así que la retuvo debajo, y colocó decidido las caderas encima de las de ella. Lucía por fin se rindió a él, pero antes le arañó la espalda. Garreth echó la cabeza hacia atrás y gritó de satisfacción. La valquiria lo volvía loco, le hacía perder la cabeza. Con cada gemido de placer que escapaba de su garganta, sucumbía más y más a su hechizo. «¿Cómo podré vivir sin ella?» Pensar eso lo asustó un poco. Él nunca había estado tan loco por nadie. Si lo de aquella noche llegaba hasta el final, su vida no volvería a ser la misma. Un pensamiento inquietante para cualquiera. Pero cuando la miró, Garreth supo que tenía que estar con ella fueran cuales fuesen las consecuencias. Decidido, deslizó una mano hacia abajo y, con una uña, rasgó la parte delantera de los shorts de Lucía. Mientras le subía la tela hasta la cintura, con la otra mano se desabrochó los vaqueros y, con torpeza, se los bajó hasta las rodillas. Llevaba unas braguitas negras de seda increíblemente sexys. Garreth agarró la tela con los dedos e iba ya a romperlas cuando ella lo sujetó por la muñeca.

43


—¡No! —No puedo esperar, he esperado tanto tiempo... —«Mi pene está a punto de estallar.» Y quería que lo hiciera, pero dentro de ella. Necesitaba liberar su semen en lo más profundo de Lucía para marcarla como suya para siempre. La valquiria negó con la cabeza y él pudo ver que estaba asustada. —¡No puedo! Déjamelas... déjamelas puestas. Confusión. «Sedúcela.» Garreth se colocó entre sus piernas y la besó por encima de las húmedas braguitas. Lucía se sobresaltó, pero pronto el grito de sorpresa se convirtió en un gemido de placer, y él la lamió y mordió hasta llevarla al éxtasis. Cuando sus caderas se ondularon sin control debajo de sus labios pidiéndole más, él volvió a tratar de quitarle la ropa interior. —¡Espera! —gritó ella. Con un gemido, Garreth se tumbó encima y la cubrió con su cuerpo, enredando un puño en su melena. —Lousha, tengo que hacerte mía. Te daré placer, no pararé hasta hacerte gritar. —Subrayó cada palabra con una embestida de sus caderas. Cuando su sexo acarició el de ella por encima de la seda, Lucía abrió los ojos de par en par. —¡Oh... oh! —Estás a punto, ¿no? Ella asintió y lo miró. —Creo... no lo sé. «Lo sabrás.» Él se aseguraría de ello. Movió las caderas. —¡Ah! ¡No pares de hacer esto! Por favor... —¿Esto? —¡Sí! ¡Ah, sí! —Movió frenética la cabeza encima de la hierba—. ¡No pares, por favor! —No pararé. Tal vez me corra encima de ti... pero no pararé. —Embistió, esforzándose por no eyacular. Estaba al límite, los espasmos empezaban a sacudir su excitado miembro, que ya estaba húmedo.

44


Un rayo cayó en el árbol que tenían justo al lado; ella no se dio cuenta y él se olvidó de ello en cuanto vio su cara. Tenía los ojos plateados. «Ah, por todos los dioses, está teniendo un orgasmo.» —¡Sí, Lousha! —Desesperado, arqueó las caderas con los pantalones por las rodillas, muriéndose por estar dentro de ella, por sentirla estremecerse a su alrededor—. Hazlo por mí, córrete... Lucía gritó, separó las rodillas y arqueó la espalda, apretando los pechos contra el torso del licántropo. Mientras él seguía moviéndose encima, ella le clavó las uñas en la espalda, abrazándolo con fuerza. «¡Mía! ¡Ahora eres mía!...» Se inclinó hacia la oreja de la valquiria. —Me has vuelto loco, lo has cambiado todo. —Buscó las braguitas con la mano y susurró excitado—: Así que voy a poseerte como nunca, porque si voy a ser tu esclavo, también quiero ser tu amo. Arrancó el pedazo de seda y colocó la punta de su erección encima de los sedosos pliegues, húmedos tras el orgasmo. Garreth casi perdió el sentido al mismo tiempo que ella gritaba: —¡No! —Lo empujó—. ¡No, no lo hagas! —Era como si le hubiesen echado un cubo de agua fría. La pasión de Lucía se había evaporado en un instante—. ¡No puedes hacerme esto! —Pero ¿qué diablos estás diciendo? Ella siguió gritando. —¡Suéltame! «Está asustada.» A pesar de que su pene estaba a punto de estallar, y que le temblaba casi sin control, Garreth se apartó y dejó que la valquiria se levantara. Tenía los testículos apretados, listos para llegar al final. —Yo no quiero... no quería. Había estado a punto de poseer a su alma gemela. —¿No querías? —Se puso en pie y se subió los vaqueros. Cuando trató de cerrarse la cremallera por encima de su excitado miembro, la lujuria se convirtió en una rabia y frustración como nunca antes había sentido—. Entonces, ¿por qué te has colocado encima de mí como si fueras una amazona, y por qué casi me has dejado sin lengua?

45


Ella se quedó boquiabierta y trató de recolocarse la ropa, buscando al mismo tiempo su arco y su carcaj. Con las armas a mano, la mirada de ambos se desvió hacia las braguitas negras que él le había quitado. Lucía fue a por ellas, pero Garreth se le adelantó y se las metió en el bolsillo. Lo miró confusa y dio un paso hacia atrás. —No te vayas —farfulló él—. ¿Acaso crees que no voy a seguirte? —¡No lo entiendes! ¿Realmente estaba... asustada? —Entonces, ¡haz que lo entienda! ¿Es porque soy un licántropo? —Si tratas de seguirme, te odiaré para siempre. ¡Maldición! ¿Qué diablos estaba pasando? Ella parecía estar a punto de salir huyendo. De repente, Garreth recordó la trágica historia de su primo Bowen. La tragedia de Bowen era una advertencia para todos los licántropos sobre lo que no debían hacer si su alma gemela huía de ellos. La mujer de Bowen había muerto al tratar de escapar de él. Una muerte dolorosa y sangrienta. Garreth se quedó petrificado de miedo al pensar que Lucía pudiera resultar herida. Respiró hondo y trató de recuperar el control, a pesar de que lo que más había deseado en este mundo se le estaba escurriendo entre los dedos.

46


CAPÍTULO 6

Q

«¿ ué ha pasado? ¿Por qué?» Lucía había estado a punto de dejar de ser casta, a punto de perder su pureza y con ella sus habilidades. ¡Justo ahora que se acercaba otra Ascensión! Un paso en falso había estado a punto de costarle sus poderes. Porque Skathi no se los había regalado a cambio de nada. Sus dotes para la arquería eran un préstamo... con condiciones. Había estado a punto. Muy a punto. Incluso entonces su cuerpo seguía anhelando las caricias de MacRieve. Lucía simplificó los hechos en su mente. La Ascensión equivalía a Cruach. Entregarse al licántropo equivalía a perder sus poderes. Estaría indefensa si el Maldito Sangriento escapaba de su prisión e iba a buscarla. Si iba a buscarla para hacerle pagar... Fuera lo que fuese lo que Garreth vio en su rostro lo hizo retroceder con las palmas hacia arriba. —Tranquila, princesa. No tengas miedo. No tienes nada que temer de mí. Ella era consciente de que tenía la mirada de una loca, y el corazón le latía desbocado. —¡No te tengo miedo! —«Le tengo miedo a él; tengo miedo de que me encierre de nuevo en aquella cueva oscura llena de cadáveres.» Se llevó una mano a los labios y vomitó. «Lucía, te di carne y vino...»

47


—Espera, valquiria, es lo único que te pido. No quería asustarte. —Sin darse cuenta, se pasó la mano por encima de la bragueta, como si la erección todavía le doliera, y Lucía no pudo evitar ver el gesto. —Si de verdad quieres irte, vete —prosiguió Garreth—, pero reúnete aquí conmigo este fin de semana —añadió, como haciendo una gran concesión—. Volveremos a vernos el sábado al mediodía. Eso nos dará a ambos tiempo de sobra para calmarnos, para pensar sobre lo que nos ha sucedido. Su ofrecimiento la cogió por sorpresa. —Yo... no lo sé. —El licántropo le había dicho que ella no era su alma gemela, pero Lucía creía que le había mentido, a juzgar por la intensidad con que había reaccionado a sus besos. Aunque, si lo fuera, ahora se estaría golpeando el pecho orgulloso y gritando «Mía», o se la habría echado sobre un hombro—. Está bien, de acuerdo —mintió, y sintió algo que hacía mucho tiempo que no sentía al pensar en un macho. Quinientos años para ser exactos: terror.

En el pantano, el sábado por la noche no llovía. Sólo se oía el silencio. Garreth había estado esperando allí a la valquiria desde la diez y cuarto de la mañana. Se había despertado al amanecer, demasiado nervioso como para seguir acostado, y aprovechó para empezar a prepararse. Quería esmerarse al elegir la ropa, demostrarle que era alguien que valía la pena, un líder. No el matón borracho que había conocido el otro día. Y entonces se dio cuenta de que no tenía nada que ponerse excepto unos vaqueros llenos de agujeros, un par de botas gastadas y camisetas de deporte. Nada que estuviera a la altura de una hembra tan bella como Lucía. Maldición, eso no iba a servirle de nada. «No va a venir.» Lo que no sabía era por qué. De acuerdo, las valquirias odiaban a los licántropos, los consideraban poco más que animales. Pero ella había respondido a sus caricias. Por todos los dioses, y cómo. Había alcanzado el orgasmo y a él lo había dejado con las ganas. Garreth había visto a Lucía en la cúspide del placer, y no podía compararse a ninguna otra hembra que hubiera visto nunca. Al acordarse de ella en aquel estado de lujuria, se excitó y se pasó la palma de la mano por encima de la bragueta de los gastados vaqueros. Llevaba así toda la semana, empalmado como un chaval al visitar su primer burdel, y de nada servía que se

48


masturbara. Había confiado en estar dentro de la valquiria aquella misma noche, se lo había imaginado de mil maneras distintas. «Pero no va a venir.» Miró el reloj de su móvil vía satélite. Las diez de la noche. Estaba claro que tenía que darse por vencido. Al parecer, Lucía no era nada fácil. El ruego de Garreth se había hecho realidad, y deseó no haberlo formulado. Tan pronto como ella lo dejó, la otra noche, Garreth sacó a Munro y a Uilleam del partido, que todavía seguía en marcha, y les dijo: —Tenemos que averiguar todo lo que podamos sobre nuestras nuevas vecinas las valquirias. Todo. —Le sorprendió darse cuenta de lo poco que sabían acerca de esa facción de la Tradición. Y luego obligó a sus amigos a que le juraran que guardarían el secreto—. No se lo digáis a nadie. —Si alguno de los ancianos del clan se enteraba de que iban a tener a una valquiria por reina... Él y los gemelos estuvieron de acuerdo en que era mejor que nadie supiera lo de Lucía hasta que ésta llevara la marca de Garreth sobre su cuello. La bestia interna de cualquier licántropo reconocería la marca de su rey, y sabrían que debían de protegerla para siempre de cualquier mal. Después, los tres se fueron a inspeccionar las calles de Nueva Orleans, una ciudad que no visitaban a menudo, y él se pasó todo el rato contando las horas que faltaban para volver a verla. Encontrar información acerca de las valquirias resultó difícil. Los tradicionarios que frecuentaban el Big Easy desconfiaban de los recién llegados y, con la Ascensión en ciernes, estaban a la defensiva. Garreth salió de allí con las manos vacías, pero los gemelos consiguieron camelarse a la vendedora de una tienda de vudú que les contó muchas cosas. Y ahora, mientras estaba esperando a la valquiria en el pantano, pensó en todo lo que habían descubierto sobre Lucía. —Es legendaria por su puntería con el arco —había dicho Munro—. Pero no hay nada más que destacar acerca de ella. ¿Sólo era conocida por eso? —Tiene que haber algo más. ¿Qué le gusta hacer? ¿Qué cosas le interesan? —Nadie lo sabe —respondió Uilleam—. Sólo es la Arquera. —Como si no hiciera falta decir nada más. Aquello era lo que la identificaba. —Pero se rumorea que siente un dolor agónico cada vez que falla un disparo — añadió Munro.

49


Garreth pensó que, por suerte, eso no le sucedía demasiado a menudo, aunque entonces sintió una opresión en el pecho. «¿Así era como había llegado a ser tan buena?» Una cosa que les quedó clarísima era que las valquirias eran unas criaturas muy peculiares. Su propio origen era fascinante. Cada una tenía tres padres. Cuando una doncella se enfrentaba a la muerte con un valor inusual, los dioses del norte, Freya y Wóden, le lanzaban un rayo y se la llevaban al Valhalla para salvarla. Entonces, la doncella se despertaba allí, sana y salva, y embarazada de una hija valquiria. Las madres biológicas provenían de todas las facciones de la Tradición: furias, brujas, mutantes, incluso algunas humanas. Así que las hijas poseían las características físicas propias de sus madres, pero todas heredaban el rostro de duende de Freya y su famosa codicia. De hecho, podían quedarse embobadas mirando cualquier joya brillante, los diamantes en especial. Se rumoreaba que soltaban unos gritos ensordecedores que incluso podían quebrar el cristal, que tenían una velocidad sobrehumana y que no necesitaban comer ni beber. En vez de eso, consumían energía eléctrica de la Tierra y producían rayos cada vez que experimentaban alguna emoción intensa. Esa parte de la leyenda acerca de las valquirias Garreth nunca se la había creído, hasta que se dio un revolcón con una. Aquella noche, los relámpagos llenaron el cielo, y no sólo debido a la tormenta. Garreth también se había enterado de algunos detalles acerca de unas valquirias en concreto. Nïx era su adivina particular, se decía que tenía tres mil años y que estaba loca de atar. Regin era la última de las Radiantes y su piel brillaba. Annika era la temeraria líder del aquelarre de Nueva Orleans, una gran estratega, que vivía para matar vampiros. Nadie sabía quién era la madre biológica de Lucía, ni qué era, pero la encargada de la tienda les dijo que la próxima Ascensión sería la tercera que viviría la valquiria, lo que significaba que tenía más de mil años, casi la misma edad que Garreth. Al final, terminó con más preguntas que respuestas... «No va a venir.» Maldita sea, ¿por qué? Él le había demostrado que era al mismo tiempo apasionado y paciente, pero ella se había mostrado recelosa. Asustada. ¿Quizá temía la intensidad de su propia reacción? ¿O de la de él? Recordó una cosa que le había dicho Bowen en una ocasión. —Nosotros no somos conscientes de nuestra propia fuerza. —Los ojos sin vida de su primo rebosaban de remordimientos—. Lo que es normal para nosotros no lo es

50


para los demás. —La compañera de Bowen lo amaba, hasta que lo vio transformarse, y entonces salió huyendo. Lucía también había huido, y eso que todavía no había visto ni un atisbo de la bestia. Los licántropos llamaban a su proceso de transformación: «dejar salir a la bestia de su jaula». Garreth se volvería más alto, sus músculos se extenderían, los colmillos y las garras le crecerían. La brutal y amenazante sombra de la bestia brillaría encima de él. «No, Lucía no quiere verme así.» Fulminó a la luna creciente con la mirada. «Pero pronto tendrá que hacerlo.» Y si no tenía cuidado, la valquiria saldría corriendo. Volvió a mirar la luna, y supo lo que tendría que hacer la noche en que eso sucediera. —Ah, Lousha, princesa. Va a dolerme, pero no hay más remedio. Por el momento, lo que estaba claro era que ella no iba a ir, así que Garreth no tuvo más remedio que ir a buscarla. Se puso en pie y se dirigió hacia Val Hall, la residencia de las valquirias. Los rayos caían sobre el edificio, iluminando constantemente la histórica mansión. La finca estaba rodeada de cañas y de árboles cubiertos de musgos chamuscados por los rayos. Los gritos de las valquirias resonaban desde el interior. Nada de aquello tenía la menor importancia, lo único importante era que Lucía estaba allí dentro, y que cada paso que daba lo acercaba más a ella.

51


CAPÍTULO 7

T

— enemos licántropos en el patio, y hordas de vampiros detrás de las valquirias de todo el mundo. ¡Feliz Ascensión! —gritó Regin desde el centro de mando, también conocido como mesa del comedor, que ahora estaba cubierta de mapas y papeles, todos iluminados por su rostro incandescente. Cuanto más se excitaba Regin, más brillaba. Pero aquél no era el único motivo por el que la llamaban la Radiante. Lucía suspiró desganada y apenas le prestó atención, tenía la sensación de que había visto a alguien fuera de la mansión. Estaba sentada en una butaca, hecha un ovillo junto a la ventana, observando la noche con el arco en el regazo. Las farolas brillaban fuera de Val Hall, igual que pasos inseguros en medio de la oscuridad. Se suponía que ese día tendría que haberse reunido con el hombre-lobo. Se había pasado toda la semana atontada, consciente de que no podía acudir a la cita, pero tentada de hacerlo. Quería saber si se había imaginado el adictivo sabor de sus labios. Quería averiguar por qué no había sido capaz de dispararle entre ceja y ceja. ¿Por qué todo su ser se había opuesto a la idea? ¿Y por qué se había llevado él su ropa interior? Eso la confundía tanto como el resto de lo que había sucedido aquella noche. A diferencia de sus hermanas, que estaban obsesionadas con la lencería, Lucía llevaba ropa interior de deporte, práctica y sin costuras. No se compraba conjuntos de seda, sino que le gustaban las marcas que se vendían en packs de varias unidades. No creía que nadie fuera a ver nunca sus braguitas, pero él se las había llevado. ¿Por qué?

52


Suspiró. Seguro que ahora que lo había dejado plantado, MacRieve la dejaría en paz. Pero incluso mientras lo pensaba, se lo imaginó acercándose a la mansión, cabreado, guapísimo. Sin embargo no había nadie allí fuera. Se relajó un poco. Al final, la decisión de si iba o no a encontrarse con el licántropo no la tomó Lucía. Después de que se enteraran de que la Horda de vampiros estaba en la ciudad buscando a una valquiria, no sabían a cuál en concreto, la agenda de Lucía se quedó sin un hueco libre. Los vampiros eran los peores enemigos de las valquirias. Podían rastrear, o sea, teletransportarse, de un lugar a otro, desaparecer y aparecer a voluntad, lo que los hacía muy difíciles de matar. Furie, la poderosa reina de las valquirias, tiempo atrás fue a enfrentarse al Líder de la Horda, Demestriu, y nunca regresó... Lo peor de todo era que Ivo el Cruel, el segundo de a bordo de Demestriu, y sus hombres estuvieran allí, en la ciudad. Se rumoreaba que Ivo estaba tramando algo más vil que de costumbre, y que se había aliado con Lothaire, el Enemigo de lo Antiguo, ancestral rival de las valquirias. —Si tuviera que adivinarlo —dijo Regin—, me juego lo que quieras a que esas sanguijuelas me están buscando a mí. Porque brillo y soy increíblemente lista. Seguro que quieren tener hijos míos. Lucía suspiró y confió en que Regin estuviera bromeando. —Lo dudo. —Y entonces, ¿qué diablos está haciendo Lothaire aquí? Siempre me ha puesto los pelos de punta. No consigo entender que haya mujeres a las que les parezca sexy. —Negó con la cabeza, lo que envió sus rizos rubios detrás de sus hombros dorados. «Otra cosa que debo mantener en secreto de Regin.» Lucía era una de esas mujeres. A ella, el poderoso vampiro, de pelo rubio y ojos ligeramente rojos, siempre le había parecido atractivo, en plan «o me besa o me mata». Y no era la única. —¿Crees que Annika encontrará a algún chupasangre en el centro? —preguntó Regin. —No lo sé. —Al enterarse de que los vampiros estaban en la ciudad, Annika, la valiente líder del aquelarre, y otras valquirias, fueron a buscarlos—. Hasta ahora, la Horda siempre se había mantenido alejada de Estados Unidos. —Motivo por el cual las valquirias se habían instalado allí. Lucía había oído decir que ésa había sido también la razón principal por la que muchos licántropos habían emigrado de Escocia.

53


—Espero que estén en la ciudad. ¡Quiero enfrentarme a ellos! —Regin se puso en pie y blandió una de las dos espadas que solía llevar cruzadas a la espalda, además de la daga de rigor que se sujetaba en el antebrazo—. ¡Me comeré sus pelotas para desayunar! Esa amenaza era nueva. —Reege, creo que si amenazas a un macho cualquiera con hacerle eso, no obtendrás el resultado que esperas. Me parece que incluso se ofrecerían gustosos a ello. —¿Qué? Pero ¿qué dices? Antes de que Annika se fuera, les había ordenado a Regin y a Lucía que se pusieran en contacto con los miembros del aquelarre que estuvieran de viaje y les dijeran que regresaran cuanto antes. Pero por encima de todo, tenían que asegurarse de que Emma, la mestiza hija adoptiva de Annika, regresara de París y volviera a Val Hall. Por desgracia, cuando por fin consiguieron establecer contacto con ella, la hasta entonces dócil mitad vampiro, mitad valquiria se negó a regresar. Les dijo que había conocido a un macho, a un macho muy atractivo. Annika iba a ponerse histérica. No sin motivo Regin la había bautizado en secreto con el apodo de Annika la Reina del Aneurisma. —Tía, llevas todo el día muy rara —le dijo Regin a Lucía, enfundando la espada—. ¿Qué te pasa? «He dejado plantado a un licántropo con unos labios delicioso y unos intensos ojos dorados que, durante un segundo, me miró como si fuera la cosa más preciosa del mundo entero.» —¿Es porque has visto a los nuevos vecinos? —insistió Regin. Lucía había informado al aquelarre de que los licántropos habían invadido el territorio de las valquirias. —Hombres-lobo en Nueva Orleans. —La Radiante sorbió por la nariz—. Supongo que si se han escapado de la perrera y empiezan a colarse en nuestra zona, ya no podremos seguir fingiendo que no existen, ¿no? —Regin había bautizado la zona que habitaban los licántropos como «perrera», y el nombre había terminado por quedársele. —¿Colarse? —dijo Lucía—. Se comportaban como si estuvieran en su casa. —Bueno, tal vez tendremos que llamar a Cesar Millan para que les enseñe quién manda. ¡Pasa, perrito, pasa!

54


—Sí, seguro que eso lo arregla todo —respondió Lucía, que sintió un profundo alivio cuando la atención de su hermana volvió a centrarse en los periódicos. Regin podía resultar agotadora, en especial cuando no tenía su dosis diaria de combate. Lucía se tensó otra vez al ver que algo se movía en los arbustos de fuera. ¿Sería MacRieve? Había descubierto muchas cosas acerca de él desde la noche en que lo conoció. Garreth MacRieve se convirtió en el rey del clan de los licántropos cuando su hermano mayor, Lachlain, desapareció, a pesar de que él nunca pensó que pudiera convertirse en su líder. Antes de acceder al trono, había sido un tarambana, un ligón y un aventurero; sus hazañas habían sido tan famosas que se había ganado el apodo de príncipe de la oscuridad. Y daba los mejores besos que Lucía hubiese podido soñar. ¿Qué le diría a MacRieve si éste apareciera? «Tengo la impresión de que quieres tener una aventura conmigo. Pero yo no puedo practicar sexo, a pesar de que me muero de ganas.» Deber, castidad. Estaba harta de ambos, pero ella sólita había echado a perder la oportunidad de encontrar a un buen compañero, de llevar una vida normal. «Y lo eché a perder a lo bestia.» Entrecerró los ojos e identificó lo que se movía fuera. Un gato horrible. Soltó el aire que estaba conteniendo y se dio cuenta de que estaba aferrando el arco con fuerza. Esa mañana había comprobado su técnica y todas sus dotes seguían intactas. Eso demostraba que éstas dependían de si había o no penetración. Pero aun así, se pasó el día aferrada al arco, recorriendo la inscripción con el dedo. Skathi, debido a la oscuridad que, según ella, había en Lucía, se lo había pensado muy bien antes de dejarla salir de Thrymheim con aquella arma. En comparación con las demás valquirias, Lucía y Regin eran relativamente jóvenes, pero la primera había vivido muchos años y había visto muchas cosas. Nunca se había encontrado con un macho capaz de hacer aflorar su lado oscuro con la facilidad con que lo había conseguido el licántropo. Él podía resultar ser su peor debilidad. Y no podía haber llegado en un momento más inoportuno. Desvió la mirada hacia el centro de mando. Su misión estaba a punto de empezar. Ella y Regin harían lo que habían hecho cada quinientos años y evitarían que Cruach saliera de su tumba. Pero esta vez, en vez de utilizar la flecha dorada de Skathi y debilitarlo hasta la próxima Ascensión, Lucía quería encontrar el modo de matarlo para siempre.

55


Sin embargo, había un problema: el Maldito Sangriento era un dios. El Dios Astado de los Sacrificios Humanos y el Canibalismo. Así que, ahora, Lucía y Regin tenían que encontrar lo único que podía aniquilarlo, una dieumort, una arma para matar deidades. Las dieumort eran extremadamente raras, las fabricaban los Perdidos, una liga de inmortales procedentes de todas las facciones. Estos habían encontrado el modo de matar a los dioses, y ellos a cambio sentenciaron a los Perdidos a muerte. La liga se disolvió y sus miembros huyeron y escondieron sus poderes en talismanes, en armas, incluso en otros seres, por todo el mundo y en universos paralelos. Cualquier receptáculo de poder podía ser una dieumort. Y se rumoreaba que había una flecha que lo era. Lucía y Regin tenían cientos de pistas, todas sacadas de antiguos acertijos de viejos diarios y de mapas. Estaba llegando el momento de entrar en acción, de iniciar su búsqueda por todo el mundo, y a Regin le gustaba estar bien preparada, así que, cuando se quedaban a solas, desplegaba el mapa y sacaba los pósits, el atlas y sus notas. Esa noche, la loca de Nïx era la única que estaba en casa, y ella no contaba, pues estaba como un cencerro. Podía ver el futuro con tanta claridad que el presente y el pasado la descolocaban. Si Nïx bajaba y las pillaba en el centro de mando, seguro que se olvidaría al instante, o quizá miraría el mapa y pensaría que estaban escribiendo postales de Navidad. Ellas dos le habían pedido en repetidas ocasiones que las ayudara en su búsqueda. La primera vez que se lo preguntaron, respondió: —¿Qué es una dieumort? Cuando se lo explicaron, les dijo que lo intentaría. Pero al cabo de un momento volvió a preguntar: —¿Qué es una dieumort? Nadie en el aquelarre sabía que Lucía y Regin pasaban buena parte de su tiempo buscando el arma para matar dioses, porque nunca le habían dicho a nadie lo que había pasado con Cruach. Sus hermanas sabían que la Arquera sentía dolor cuando fallaba un disparo, pero no sabían por qué. Ni tampoco sabían que Lucía era una skathiana. No había ningún motivo para contárselo. En la última Ascensión, ella se había ocupado de solventar su error, y en la anterior y volvería a hacerlo. Sintió un cosquilleo en las orejas justo en el mismo instante en que Regin dijo: —¡Viene alguien!

56


—¡Escóndelo todo! —contestó ella. —No, mejor no —dijo entonces su hermana—. Estoy harta de andar escondiéndome, de comportarnos como unas delincuentes, como si le hubiéramos robado el coche a Freyra y roto la transmisión. Deja que se enteren. Deja que esta vez las demás nos ayuden. Ante la sugerencia, Lucía sintió arcadas. —¡Me lo prometiste, Regin! —Para variar, me gustaría que nuestras hermanas supieran lo lista que soy. —La expresión de Lucía no varió, así que Regin añadió—: No, en serio, ¿sabes lo celosas que se pondrían si supieran lo listas que somos? ¿Que no somos sólo unas adictas a los videojuegos? —¡Regin, por favor! Su cara debió de reflejar lo mal que se sentía, porque ésta claudicó. —Está bien, podemos seguir comportándonos como unas idiotas. Como de costumbre. Pero si nos cargamos a un dios, pienso decírselo a todo el mundo. Te lo resumiré en tres palabras: conferencia de prensa. —Probablemente sea Annika —dijo Lucía, mientras recogían a toda prisa. A la líder del aquelarre no le haría ninguna gracia escuchar las noticias que Lucía y Regin tenían que darle. «Tu hija adoptiva ha conocido a un macho y nos ha dicho que regresará a casa cuando le salga de las narices.» Cuando tuvieron los papeles guardados, ambas valquirias corrieron a sentarse en el sofá. Annika abrió la puerta y las pilló pintándose las uñas de los pies mientras miraban un episodio grabado de «Supervivientes». No tenía ni idea de que las dos estuvieran tramando cómo exterminar a un dios. Tratando de recuperar el aliento, Annika les preguntó: —¿Ha vuelto Myst? ¿O Daniela? —Se apoyó en la puerta y miró hacia la oscuridad—. ¿Han vuelto? —Creíamos que estaban contigo —contestó Regin. —¿Y Nïx? —Hibernando en su habitación. —¡Nïx! —gritó Annika—. ¡Baja ahora mismo! Lucía le deseó suerte. La adivina trabajaba sólo según su propio horario.

57


Annika cerró la puerta de la entrada de un portazo y echó el pestillo. —¿Emma está de regreso? —Apoyó las manos en las rodillas, todavía no había conseguido recuperar el aliento. Lucía y Regin se miraron, sintiéndose culpables. —Ella... eh... ella no va a volver por ahora. —¿Qué? —gritó su líder. Aneurisma en cinco, cuatro, tres, dos... —Ha conocido a un tío bueno —le explicó Regin. Annika levantó una mano. —Tenemos que salir de aquí. ¿Dónde estaba el ataque de nervios por lo de Emma? —No entiendo lo de «tenemos» —dijo Lucía, preocupada—. Cualquiera diría que quieres que nos vayamos. O incluso que «huyamos». —Las valquirias nunca huían de nada. «Los monstruos huyen de nosotras.» Siempre había sido así. «Tú saliste huyendo del licántropo.» «Cállate.» —Un avión va a chocar contra nuestra casa, ¿es eso? —suspiró Regin—. Eso sí que nos va a doler. —Tal vez no estaría tan mal huir de un avión —convino Lucía. —Tenemos que irnos... algo se avecina —respondió Annika—. Ahora. —Aquí estaremos más seguras —objetó Regin, moviendo los dedos de los pies antes de seguir pintándose las uñas—. La inscripción mantendrá alejado a cualquiera que quiera acercarse. Las valquirias habían comprado un sistema de protección a la Casa de las Brujas, sus aliadas. El hechizo mantenía a las visitas inoportunas fuera de Val Hall. En ese instante, Regin levantó la cabeza, sobresaltada. —Aunque, yo, quizá, bueno, quizá me haya olvidado de renovar nuestro contrato con las brujas. —Creía que se renovaba automáticamente —dijo Lucía—. Nos lo cargan en la tarjeta de crédito... —¡Por Freya! —gritó Annika—. ¡Cuando digo ahora quiero decir ahora!

58


Ante tal orden, Regin se puso en pie de un salto y echó mano a su espada. Lucía cogió también su arco. Estaba terminando de abrocharse el carcaj cuando la puerta de la entrada salió volando por los aires.

59


CAPÍTULO 8

A medida que Garreth iba acercándose a Val Hall, iba inquietándose más. A pesar de que a los licántropos les encantaba correr —aunque ahora habían cambiado de paisaje; antes corrían por los montes y los acantilados de Escocia y ahora lo hacían por los lagos y los pantanos de Nueva Orleans—, no se relajó. Tenía el presentimiento de que algo iba mal, aunque era incapaz de concretar qué. Se preocupó todavía más cuando le sonó el móvil, que llevaba en el bolsillo de los vaqueros, y aminoró la marcha para responder. —¿Qué? —¿Puedes regresar a casa? —dijo Munro—. Creo que tenemos noticias... —¿Le has contado a alguien lo de Lousha? —¡No! ¿Dónde estás? —De camino a Val Hall. Estoy preocupado por mi alma gemela. —Garreth, será mejor que te lo diga. Los vampiros están aquí, por toda la ciudad. Mierda. —¿Qué facción? ¿La Horda o los Abstemios? —La Horda eran los enemigos más odiados y más antiguos de los licántropos, mientras que los Abstemios eran relativamente nuevos en la Ascensión. Se rumoreaba que se «abstenían» de beber sangre directamente de ningún ser vivo. Una parte de la Tradición consideraba que eran vampiros nobles, pero para Garreth eso era un oxímoron, como decir que había serpientes cariñosas. —La Horda —respondió Munro—. Ivo y Lothaire, para ser más exactos.

60


Ivo era un cobarde, Garreth nunca lo había considerado una amenaza. Lothaire, el Enemigo de lo Antiguo, era ya otro tema. —¿Qué diablos están haciendo aquí? —Creo que la Horda anda detrás de las valquirias. Lucía. Eso era lo que había presentido. Justo antes de que él colgara, Munro añadió: —¡Espera! Hay algo más... —¡Ahora no! —gritó Garreth, cerrando el teléfono con tanta fuerza que se le rompió en la palma de la mano. «La Horda anda detrás de las valquirias.» Lucía corría peligro, estaba amenazada por la misma especie que había matado a toda la familia de Garreth. Si por su culpa también perdía a su alma gemela... «Jamás. Ya me estoy transformando.» Sólo faltaban unos cuantos kilómetros. La bestia podría salir de la jaula. «No quería que ella me viera así, pero...»

Un inmenso vampiro con cuernos oscurecía la entrada de Val Hall, estudiando con ojos ensangrentados a las valquirias allí presentes. —¿Qué es esto, Annika? —Regin desenfundó una de sus espadas—. ¿Un vampiro demonio? —Es imposible —dijo Lucía—, se supone que son un mito. —Fuera lo que fuese, había conseguido que su líder saliera corriendo, y Annika era famosa por ser una implacable asesina de vampiros. —Lo es —contestó ésta con la respiración entrecortada—. Nunca había visto a uno tan poderoso. —¿Es uno de los secuaces de Ivo? —Sí. Lo vi dándole órdenes. Están buscando a alguien. Lucía preparó varias flechas mientras dos vampiros aparecían detrás del demonio. —Vámonos —siseó Annika—. Vosotras dos...

61


Ivo el Cruel se materializó en medio de su salón, y las contempló con sus ojos rojos. —Hola, Ivo —saludó Annika, seria. —Valquiria —respondió él sin ganas. A continuación, se sentó en el sofá y colocó los pies encima de la mesita de café. «Qué maleducado.» —Sigues teniendo la arrogancia de un rey —comentó Annika—, a pesar de que no lo eres. —Negó con la cabeza—. Y nunca lo serás. —Sí. Sólo eres un mero perrito faldero —se burló Regin—. La zorrita de Demestriu... Annika le dio una colleja. —¿Qué pasa? —protestó Regin, y golpeó el suelo con el pie—. ¿Qué he dicho? —Disfruta de tus bromas, valquiria, serán las últimas que hagas. —Ivo se dirigió luego al demonio vampiro—. No está aquí. —¿Quién? —exigió saber Annika. —La que estoy buscando —respondió enigmático. ¿A qué valquiria estaban persiguiendo por el mundo entero? De repente, Lucía vio una débil silueta detrás de Ivo. ¿Lothaire? Se había teletransportado al salón y estaba escondido entre las sombras. Seguía tan siniestro como lo recordaba, con aquellos iris rojos y su rostro amenazador. Cuando Annika también lo vio, él se llevó un dedo a los labios. «¿Por qué se está escondiendo de Ivo, de su socio?», se preguntó Lucía. Ivo se pasó la mano por la nuca, como si hubiera notado una presencia detrás de él, pero cuando giró la cabeza no vio nada: Lothaire ya había desaparecido. ¿Por qué el Enemigo de lo Antiguo no estaba hombro con hombro con el Cruel, listo para luchar? O, mejor dicho, hombro con cabeza, porque Lothaire era tan grande como el demonio, y ambos eran más altos que Ivo. —Mátalas —le ordenó éste a su esbirro, olvidándose de lo que le había parecido notar. El demonio vampiro se teletransportó a la espalda de Annika a una velocidad sobrehumana. Los otros dos vampiros aparecieron detrás de Regin y de Lucía antes de que esta última pudiera disparar ni una flecha. Regin desenfundó una espada y se

62


enfrentó a uno, mientras la Arquera le daba al otro una patada en el pecho. Trató de mandarlo lo bastante lejos como para poder lanzarle una flecha, pero el vampiro se teletransportó hacia adelante demasiado rápido. Fuera, los rayos caían cada vez con más furia. Por el rabillo del ojo, Lucía vio que Annika le propinaba unos buenos golpes al demonio vampiro. Mientras él gritaba y escupía sangre, la líder valquiria lo pateó entre las piernas con tanta fuerza que el monstruo fue a parar al techo. Pero al aterrizar, la cogió por el cuello y la lanzó contra la chimenea del salón, que estaba a unos quince metros. Annika se golpeó la cabeza, y el impacto fue tal que los ladrillos se convirtieron en polvo. —¡Por todos los dioses! ¡Annika! Otra capa de ladrillos cayó encima del cuerpo inerte de la valquiria, y Regin se apartó del vampiro contra el que estaba luchando para ir a proteger a su hermana. Lucía corrió entonces al lado de Regin, y por fin tuvo suficiente distancia para disparar. —Lucía, dale al grande —farfulló Regin—. Dispara tantas flechas como puedas. Yo le arrancaré la cabeza. Así pues, añadió dos flechas más al par inicial y tensó la cuerda, lista para matar. Soltó los proyectiles... El demonio tensó los músculos y tres flechas rebotaron en él como si fueran mosquitos. La cuarta la cogió al vuelo. Lucía no entendía nada. ¿Había fallado? ¡No! ¿Cómo era posible? La risa de Ivo resonó en el mismo instante en que el dolor la atravesó. Cayó al suelo, derribada por el sufrimiento. ¡Era demasiado! Recordó la tortura. Los huesos rompiéndose... la piel tirante. Su cuerpo se retorció agónico y apretó los dedos mientras un horrible grito escapaba de su garganta, seguido de otro, y otro. Todas las ventanas y las lámparas de la mansión se rompieron a su alrededor, llovieron cristales, y se quedaron a oscuras. Entre el dolor, Lucía creyó oír el grito salvaje de un licántropo en la distancia. «Annika está inconsciente. Regin está peleando sola contra los otros dos. Tengo que decirle que salga de aquí. Ivo y el demonio me están mirando. No puedo moverme...» Otro grito, esta vez más cerca. ¿MacRieve? ¿La habría oído? ¿Estaba yendo a buscarla? ¿Ayudaría a sus hermanas?

63


En medio del caos, vio que algo se movía en la borrosa habitación. Unos colmillos blancos y unos pálidos ojos azules destacaban en medio de la oscuridad, pero apenas podía distinguir al licántropo por entre las lágrimas. Entonces, un rayo lo iluminó y ella se encogió de miedo. «No puede ser él... no puede ser.» Era enorme, incluso más que antes, tenía los colmillos y las garras más afiladas. Y la sombra de una bestia feroz parpadeaba por encima de su cuerpo. «MacRieve. Un monstruo sacado de las leyendas.» Él se arrastró hasta donde ella yacía temblando, y Lucía apretó los dientes sin poder moverse, paralizada por el dolor. De cuclillas a su lado, le tocó el rostro con sus enormes manos. Cuando sus garras brillaron como el ónix, Lucía se asustó. ¿Qué iba a hacerle? «¿Está tratando de secarme las lágrimas?» —Tranquila, princesa. —La cogió en brazos, y ella siguió mirándolo asustada—. No tengas miedo. —Su voz sonaba gutural, y sus ojos azules le dijeron que le pertenecía. En ese instante, Lucía comprendió dos cosas: por qué los inmortales temían a los licántropos y que ella era el alma gemela de aquél. —Voy a protegerte. Sí, él jamás le haría daño; estaba convencido de que había nacido para salvaguardarla. —Y a mis hermanas —susurró débil. Él miró hacia la puerta sin ocultar que quería llevársela de allí y alejarla de cualquier amenaza. —Por favor, licántropo... lucha contra esos vampiros. MacRieve por fin asintió. La llevó en brazos hasta detrás de la mesa y la acurrucó allí. —Te traeré sus cabezas en una bandeja de plata... —farfulló, con aquella voz gutural. La miró con ansia, pero ella seguía asustada al verlo completamente transformado. Garreth lo sabía, podía verlo en el rostro de Lucía, que estaba demasiado mal como para disimular. Se apartó de ella y se abalanzó furioso sobre los vampiros. Regin tardó unos segundos en sobreponerse a la sorpresa, pero luego unió fuerzas con el licántropo y

64


cada uno se enfrentó a una sanguijuela. El demonio vampiro retrocedió y fue a proteger a un Ivo que parecía atónito. Ninguno de ellos era adversario digno de MacRieve. A la velocidad de la luz, se lanzó sobre uno de los vampiros antes de que pudiera teletransportarse y desaparecer, y le clavó las garras en la garganta. Los huesos crujieron, las arterias escupieron sangre y lo degolló. En medio de toda aquella sangre, Garreth le escupió a su oponente en la cara, y, después, sus garras terminaron de cortar lo que quedaba de la garganta al vampiro. La cabeza y el resto del cuerpo cayeron al suelo ensangrentado. Se dispuso entonces a ocuparse del vampiro que estaba atacando a Regin. Ella lo había atravesado varias veces con la espada, pero él no paraba de teletransportarse a su alrededor, materializándose y desapareciendo para así poder golpearla. La valquiria no conseguía matarlo. Como si pudiera predecir dónde iba a aparecer el vampiro, MacRieve fue hacia él. Lo tiró al suelo y lo retuvo allí. Bajó la cabeza y le arrancó el cuello de un mordisco. Había decapitado a los dos en cuestión de segundos. Al ver que tenían que enfrentarse a un licántropo completamente transformado y embravecido por la batalla, Ivo y el vampiro astado desaparecieron. Huyeron. Tan pronto como pasó la situación de peligro, Garreth corrió junto a Lucía y se agachó a su lado, a pesar de que todavía le goteaba sangre de los colmillos. Ella lo miró aterrorizada. —No, no. Igual que la otra vez; un rostro atractivo escondía a un monstruo. Delirante, temblando, se vio de repente transportada a la guarida de Cruach. Tenía encima al Maldito Sangriento, con los colmillos igualmente ensangrentados, y las gotas cayéndole a ella en los ojos. Había charcos de líquido rojo y pegajoso a su alrededor. «Te he dado comida y bebida, mi amor...» —Lousha —susurró MacRieve, devolviéndola al presente—. Estás a salvo. —Con ternura, le acarició la mejilla con los nudillos, que seguían empapados. —No, vete... aléjate de mí. Él frunció las cejas como si la petición le hubiera hecho daño, y se puso en pie para regresar a la oscuridad.

65


La letal sombra de Garreth MacRieve desapareció. Pero Lucía sabía que volvería.

66


CAPÍTULO 9

MacRieve no había regresado. Pero por desgracia para él, casi todas las noches de la semana anterior, no había estado demasiado lejos de Lucía. —¡Mascotas de los celtas! ¡Mascotas de los celtas! —canturreó Nïx, avisando a la docena de valquirias que estaban escondidas en aquel pantano, esa noche desolada, para cazar licántropos. Lucía, Regin, Annika, Nïx y unas cuantas más estaban estratégicamente colocadas en el descampado, mientras las demás permanecían ocultas entre la niebla de la ciénaga, vigilando quién se acercaba. Todo aquello era una trampa... Y Lucía era el señuelo. —Hooooola. —Regin chasqueó los dedos—. ¡Tradición llamando a Lucía! —¿Qué? Ah —dijo ella. —Te has vuelto a quedar embobada. —La irritación de su hermana se convirtió en preocupación—. Es demasiado pronto. Le dije a Annika que era demasiado pronto. A pesar de que hacía poco que la Arquera había fallado un disparo, las valquirias le pidieron que volviera a la carga de nuevo, convencidas de que si el licántropo había acudido a ayudarla la primera vez, volvería a hacerlo. —No, estoy bien —contestó ella. Les había pedido que esperaran unos días para poder recuperarse físicamente y hacer acopió del valor necesario. Pagaba muy caro fallar un disparo, pero hacía tanto de la última vez que casi lo había olvidado. —¿Estás segura? Podemos dejarlo para otro día. —Regin era la única que comprendía lo doloroso que le resultaba.

67


—Puedo soportarlo —insistió, a pesar de que jugueteó nerviosa con la cuerda del arco. —Está bien. Nuestras hermanas no te lo habrían pedido, pero... Pero cualquier agresión a una valquiria recibía siempre una respuesta violenta y feroz por parte de éstas. Y los licántropos le habían hecho mucho daño a una de ellas. El hermano mayor de Garreth, Lachlain MacRieve, había regresado de entre los muertos para reclamar su corona. ¿Y qué había sido lo primero que había hecho? Morder a la inocente y tímida Emmaline, la hija adoptiva de Annika. El rey de los licántropos resultó ser el «tío bueno» en el que Emma había cometido el error de confiar en París. Y ahora se la había llevado a su castillo de Escocia. Después de que a Annika le diera un ataque, y de que sus gritos dispararan las alarmas de todos los coches en tres Estados, trazó un plan: atraparían al único familiar vivo de Lachlain y lo utilizarían para negociar y conseguir que éste les devolviera a Emma. Garreth MacRieve y sus sensuales labios, sus enloquecedoras caricias... —Si no estás mal —le dijo Regin—, ¿qué es lo que te pasa? No estarás pensando en el licántropo, ¿no? —Sacó la daga y tocó la punta con una uña—. Como eres su alma gemela y todo eso. Y, por cierto, deja que te lo diga, ¡qué asco! Lucía le golpeó el antebrazo con los nudillos. —Retíralo. —¡Ay! —¿Cuántas veces tengo que repetírtelo? ¡No soy su alma gemela! Luna llena y ni rastro de MacRieve. Caso cerrado. —En realidad estaba muy desconcertada; era luna llena y él no había ido a buscarla. La leyenda decía que nada podía evitar que un licántropo acudiera en busca de su alma gemela en esas noches. Lucía estaba segura de que ella era la suya, pero ahora ya no sabía qué pensar. Había sentido un gran alivio al ver que no lo era, por supuesto que sí. ¿Quién querría estar con un compañero tan enorme, con una cara de quita y pon que escondía en su interior una bestia? Pero a pesar de todo, verlo en su peor momento, durante el ataque de los vampiros, no había sido tan malo como se había imaginado. MacRieve había sido brutal e inquietante, pero el terror que Lucía sintió aquella noche desapareció cuando

68


dejó de pensar en los recuerdos de Cruach y vio lo distinto que era el licántropo del Maldito Sangriento. Eso no significaba que le gustara MacRieve, sólo quería decir que nadie era tan malo como Cruach. —¡Un momento! —soltó Nïx de repente—: ¿Ninguna se ha dado cuenta de que la historia se repite? Todas se quedaron mirándola. Ella negó con la cabeza. —Ya, yo tampoco. —Y luego se quedó embobada con la palma de su mano. «Nïx, tan loca como siempre.» —Si no eres el alma gemela de MacRieve —prosiguió Regin, que todavía se frotaba el antebrazo—, ¿por qué te sigue a todas partes? —No lo sé —mintió. El licántropo le había dicho claramente, con aquella voz tan grave, que la protegería. Y Lucía sospechaba que eso era exactamente lo que estaba haciendo. La noche anterior, en la ciudad, ella estaba cazando kobolds en un callejón cuando detectó que un demonio Animus la andaba siguiendo. Se dispuso a enfrentarse al enorme monstruo, pero antes de poder hacerlo, oyó un ruido a su espalda. Se volvió y se encontró con el demonio en el suelo. Al menos sus piernas, porque el resto del cuerpo quedaba oculto por el edificio; solamente lo vio durante un segundo, antes de que alguien tirara de él y se lo llevara. Annika, con el cejo fruncido de preocupación, fue a reunirse con ellas y comprobó la logística de su trampa, meticulosa como siempre. A pesar de que sabía motivar a la gente, y de que era una estratega reconocida, no estaba destinada a ser la líder de aquel aquelarre. El cargo le pertenecía a la Furie, la desaparecida reina valquiria. Cuando volvió a pasar por el lado de Lucía, Regin dijo: —Las cosas se están poniendo interesantes, ¿no te parece, Luce? Con vamporios atacando... —Dempiros —la corrigió Nïx, levantando la vista de su palma—. Demonio vampiro equivale a dempiro, no a vamporio. Regin negó con la cabeza.

69


—Pero suena fatal. Trata de decirlo en una frase, Nïx: Me pateó el culo un dempiro. ¡Fatal! Vamporio queda mejor. —Sólo lo dices porque quieres llevarme la contraria —replicó la adivina. A decir verdad, las cosas se estaban poniendo interesantes. Las valquirias estaban en alerta roja. Habían contratado a las Wraiths y al Mago Ancestral para proteger Val Hall. Era una medida drástica, pero el vampiro demonio las había dejado muy alteradas. Se suponía que los dempiros eran criaturas mitológicas. El que las había atacado había resultado ser casi invencible, lo que las llevó a preguntarse de dónde había salido y si habría más como él. Sabían que Ivo estaba tramando alguna maldad. —Y ahora el rey desaparecido ha vuelto —dijo Regin, lanzando la daga hacia arriba. Sí, la propia Lucía había hablado con Lachlain, el rey de los hombres-lobo. Aquella llamada a larga distancia había sido de lo más surrealista, por varios motivos. Durante la conversación, ella estaba en una habitación llena de valquirias y ninguna de las presentes, ni tampoco Lachlain, tenían ni idea de que sólo unos días atrás, ella y el hermano de él habían estado juntos y Lucía... ¿cómo lo dijo Garreth?... «casi lo había dejado sin lengua». Siendo como era la más «razonable» del aquelarre, le pidió a Lachlain que soltara a Emma. Él se negó. Entonces ella le pidió que fuera bueno con la valquiria. El licántropo sonó como si fuera capaz de no serlo. Al menos, no se había quedado con la sensación de que Lachlain quisiera hacerle daño a Emma, y, además, la había protegido de los vampiros que la habían atacado en París, y mató a tres de esas sanguijuelas. Los posteriores intentos de Annika de negociar con él terminaron con el licántropo gritando: «¡Ella es mía!», y la promesa de Annika de que terminaría por cazar a las «mascotas de los celtas». Al final, el aquelarre entero se había pronunciado contra los hombres-lobo. Los llamaron perros, animales, y aún algo peor, subhumanos. Y el sentimiento de culpabilidad de Lucía fue a más. Dejando a un lado sus circunstancias personales, ¿qué se le había perdido a ella con un licántropo? —Luce —le susurró Regin—, ¿qué te pasa? —Nada. Es que creo que todo esto es muy mala idea. —Tiró de la cuerda del arco.

70


—Es un animal. Uno de tantos. Pero ese «animal» había utilizado su inimaginable fuerza y ferocidad para salvarles la vida. Otro ejemplo más de lo distinto que era de Cruach. En voz baja, Regin añadió: —Tú y yo les ocultamos la verdad a las demás, no entre nosotras. Sé que me estás ocultando algo. ¿Acaso no te he demostrado que sé guardar un secreto? —Sí, siempre. —Regin tenía razón, y su culpabilidad fue a más. Además, era imposible que fuera más vergonzoso de lo que le había sucedido con Cruach—. Verás, en un ataque de locura transitoria, yo, quizá... MacRieve y yo... —Hizo una pausa y luego terminó a toda velocidad—: Nos enrollamos. La piel dorada de Regin palideció. —¿Qué?

Mantenerse alejado de Lucía le costó muchísimo. Garreth sentía la necesidad de ayudarla a superar el dolor que la había derribado la noche del ataque de los vampiros, y estaba desesperado por matar a más sanguijuelas en su nombre. Jamás había visto a nadie sufrir tal agonía como la de su alma gemela cuando falló aquel disparo. Cuando Garreth entró en Val Hall, Lucía estaba tumbada en el suelo, hecha un ovillo y gritando, con los puños cerrados. «Mirándome con horror.» Garreth estaba deseoso de borrar aquella imagen de sí mismo, por recordarle a la valquiria el aspecto que tenía casi siempre. Pero el instinto le advirtió que fuera despacio. «Huirá de ti. Sé cauteloso.» Así que optó por convertirse en la sombra de Lucía y acampó en una ciénaga, cerca de Val Hall. Mientras Ivo, Lothaire y aquel demonio vampiro siguieran buscando a una valquiria en concreto, Garreth se negaba a abandonar la zona, ni siquiera para regresar al territorio de los licántropos. Dejar atrás a sus hombres no había sido tan difícil como había temido, en especial a los licántropos que habían encontrado a sus almas gemelas dentro del clan. Ellos lo habían tenido tan fácil, y daba rabia ver lo felices que eran. «Cómo los envidio.» Pero Garreth todavía podía proteger a su compañera. No había podido salvar de la Horda a las personas que más había amado hasta el momento, pero se iría al infierno antes que permitir que un vampiro le hiciera daño a la valquiria. Tanto si Lucía estaba

71


de acuerdo como si no, la vigilaría cada segundo que le fuera posible. Exceptuando la noche de luna llena. Para esa noche tenía otros planes. No era que ella necesitara protección dentro de su propia casa. La ya de por sí inquietante mansión de Val Hall ahora lo era todavía más. Después del ataque de los vampiros, las valquirias habían llamado a las Wraiths y al Mago Ancestral para que las protegieran. Mujeres cadavéricas, envueltas en túnicas de color rojo volaban en círculo alrededor de la casa, haciéndola impenetrable. Cada vez que una valquiria entraba o salía, se cortaba un mechón de pelo y se lo entregaba a las Wraiths a modo de pago. Esas criaturas se ponían entonces locas de contentas. Esa noche, Lucía y al menos dos valquirias más habían salido. La vio escudriñar la oscuridad con la mirada, como si supiera que él estaba allí, así que Garreth mantuvo las distancias. Pero ¿durante cuánto tiempo más podría seguirla en silencio?

72


CAPÍTULO 10

B

—¡ aja la voz! —le siseó Lucía a Regin. —¿Y no me lo habías contado? Quiero decir, es asqueroso, y te lo echaré en cara durante el resto de nuestras vidas inmortales. —No hay para tanto... Su hermana fingió que se estremecía. —El pobre se habrá estado sacando carne de vampiro de entre los dientes durante días. ¿Y tú lo besaste? Da igual. ¿Es que quieres que Skathi te dé una patada en el culo? ¿O que te quite los poderes? ¿Con quién saldré de marcha cuando seas una del montón? Lucía la fulminó con la mirada. —¡Espera! Ahora lo veo claro. Esta es tu oportunidad para compensarnos por haber hecho algo tan asqueroso, Luce. ¡Captura al licántropo! —¿Es que todo el mundo se ha olvidado de lo que hizo por nosotras? — MacRieve habría podido escapar con Lucía, pero se quedó y las defendió. Lo hizo por ella. ¿Cómo iba a pagárselo tendiéndole una trampa? Annika oyó esa última frase y se acercó de golpe al lugar donde la Arquera estaba preparando el arco. —Al parecer, tú te has olvidado de que su hermano tiene retenida a mi hija adoptiva. —Subrayó sus palabras amartillando su pistola tranquilizante—. Sé que no te parece bien que hagamos esto después de lo que él hizo por nosotras, pero le necesitamos para salvar a mi Emma de ese canalla.

73


—Estoy aquí, ¿no? —contestó ella a la defensiva, haciendo que todas la mirasen. Lucía, siempre tan calmada, no solía adoptar aquella actitud—. Y eso que seré yo quien pague las consecuencias. —Nadie quiere que salgas herida —dijo Annika, y luego añadió en voz más baja—: Pero Lucía, tú sabes que seguramente Em estará muy asustada. Sí, lo más probable era que la inocente Emma estuviera aterrorizada. Pero a pesar de que Lachlain sabía que era medio vampira, y de que casi toda la familia de él había muerto a manos de esos seres, a Lucía no le había parecido que el licántropo tuviera intenciones de hacerle daño. Tampoco importaba. Em estaría asustada por el mero hecho de estar con un hombre-lobo. No la llamaban Emma la Tímida porque sí; tenía miedo hasta de su propia sombra. Si la joven pudiera teletransportarse como los demás vampiros, habría podido huir de Lachlain. Habían tratado de enseñarle, pero Emma nunca había sido lo bastante fuerte para lograrlo. —Eh, Annika. ¿Cuánto tranquilizante llevas ahí? —le preguntó Regin—. No quisiera cabrear a MacRieve. Tú no le viste luchar, porque los ladrillos se te cayeron encima y demás, pero es brutal. —Llevo la mezcla que me han preparado las brujas —respondió la líder—. Me juraron que podía tumbar a varios elefantes. Regin negó con la cabeza. —Ese tío es un hombre-lobo; no será suficiente. —A cincuenta elefantes. —Oh. —¿Estás lista? —le preguntó Annika a Lucía. «Claro, Annika. Estoy lista para sentir de nuevo un dolor agónico, y para ver cómo atrapas al que podría convertirse en mi amante. ¿Por qué diablos no iba a estar lista?» A pesar de que tenía la cabeza hecha un lío, respondió: —Haré lo que sea necesario para recuperar a Emma. —Bien —dijo la líder asintiendo, y luego se colocó a su lado—. Entonces, pongámonos en marcha. Mientras las demás ocupaban sus posiciones, Lucía preparó el arco y metió en él una flecha. «Es mi deber para con la familia. Mi lealtad hacia ellas y hacia Emma.»

74


Apretó los dientes, apuntó a un ciprés en la distancia y tensó la cuerda. En el último milisegundo, justo cuando relajaba los dedos para disparar, Annika la empujó hacia la izquierda. La flecha no dio en el árbol. El dolor la atravesó de repente; la agonía de huesos rompiéndose, la sangre envenenada escurriéndose de su cuerpo... Cayó un rayo y Lucía se desplomó hacia el suelo, incapaz de permanecer en silencio.

El grito de Lucía desgarró la noche. Garreth rugió en respuesta y corrió hacia ella. «Los vampiros andan detrás de las valquirias.» Y Lucía acababa de gritar. Si le habían hecho daño a su compañera... Se le afilaron los colmillos; la rabia corría por sus venas. «Mi alma gemela está en peligro.» De algún modo, consiguió correr más rápido. Las ramas le arañaban el rostro y el cuerpo, los animales se apartaban de su paso a medida que iba adentrándose en la ciénaga. Se estaba transformando. «Saca a la bestia de la jaula.» Sabía que así asustaría a Lucía, pero la necesidad de protegerla era mayor. Mientras se acercaba a ella, Garreth detectó la presencia de otras valquirias. Seguro que los vampiros las habían atacado en manada. Pero de repente se dio cuenta de que no olía a las sanguijuelas. Se plantó en medio del claro y vio a Lucía retorciéndose de dolor en el suelo. Garreth se transformó todavía más. Mataría al que le hubiera hecho eso. «Lo que ves no es lo que parece.» Notó una picadura en la nuca y se la golpeó con la mano. ¿Un dardo? «¡Joder, no!» Siguió esforzándose por acercarse a ella, hasta que sintió que el cuerpo se le quedaba inerte, que sus piernas se doblaban. Se desplomó junto a Lucía, justo a su lado. Ella lo observaba entre lágrimas, y el resto de las valquirias los rodearon sonrientes. Lo comprendió todo de golpe. Lucía lo había hecho a propósito. Ella había actuado como señuelo. —¿Las... las has ayudado? —preguntó, arrastrando las palabras. Ella asintió. A pesar de que lo había engañado, Garreth no podía soportar la visión de sus lágrimas. Trató de acariciarle la cara, pero no pudo mover el brazo.

75


—¿Por qué? —susurró—. ¿Por qué, Lousha? —Él tiene... él tiene a Emma —contestó ella en voz baja. —¿Quién? —¿No lo sabes? —¿Saber qué? —Garreth vio cómo Lucía movía los labios, pero se quedó inconsciente y no oyó nada.

76


CAPÍTULO 11

P

— or todo lo que no es sagrado, ¿por qué no se calla de una vez? —se quejó Regin, poniendo pausa en el videojuego. MacRieve llevaba horas gritando desde la jaula del sótano, donde lo habían encerrado. Lucía ya no podía soportarlo más, y, además, todavía le dolían los músculos de la noche anterior. Por todos los dioses, había pagado muy caro fallar esos disparos. Y lo que la ponía más nerviosa era que Nïx estuviera allí, sentada en el sofá, peinándose la negra melena como si nada, y estudiando sus reacciones. La adivina, que solía tener los ojos en blanco, la miraba ahora constantemente. «Sabe lo que siento por él...» O lo que sentía por él antes de que lo hubiera visto transformado, con el rostro de la bestia y los colmillos afilados. —¡Dejadme salir de aquí, joder! —se oyó desde abajo. Regin miró a Lucía como si ella fuera la culpable. —Me está amargando la partida, y yo... —Regin se volvió para gritar—: ¡No pienso bajar! —¡Abre esta jodida jaula de una vez maldita mutante dorada! —Estaba realmente hecho una furia. Tan pronto como Lucía pensó eso, recordó la ternura con la que le había secado las lágrimas. Y la noche anterior, incluso después de darse cuenta de lo que le había hecho, trató de consolarla. —Alguien tendría que prepararle algo de comer a Scooby porque ¡estoy harta de sus quejas!

77


Podían oírlo golpear los barrotes, que nunca lograría romper. A pesar de que los licántropos eran la especie más fuerte de la Tradición, el metal de la jaula era indestructible gracias a unos hechizos que les habían comprado a las brujas. —Ve tú, Luce —dijo Regin, mirando con ansia la consola de videojuegos. —¿De qué crees que servirá? —Él se siente atraído por ü. Por mucho asco que me dé pensarlo… al menos inténtalo. Pero no levantes la patita ni nada por el estilo. —¡Regin! —la riñó Lucía, mirando a Nïx de reojo. —Ah, claro, cómo si la adivina no lo supiera —se defendió su hermana. Nïx le guiñó un ojo. —Vamos, Luce, nunca había llegado a esta pantalla —insistió Regin. Ella se levantó despacio y se le escapó una mueca de dolor cuando sus músculos se quejaron por el gesto. —Está bien, iré —dijo, fingiendo resignarse, cuando, en realidad, quería ir a ver a MacRieve desde que se había despertado. Quería darle las gracias por haberle salvado la vida, por haberse quedado a pesar de que él quería irse, por haber luchado como lo había hecho contra los vampiros que habían invadido su hogar. Al parecer, la bestia sabía ser dulce. O letal. No importaba lo que el licántropo fuera, o lo que habitara dentro de él, se merecía su gratitud. Y Lucía pensó que tampoco le importaría tener otra oportunidad de averiguar por qué reaccionaba con tanta intensidad ante MacRieve. ¿Cómo era posible que se sintiera tan atraída por él incluso después de haberlo visto transformado? —Me debes una, Regee —añadió Lucía enfadada. Nïx vio que estaba fingiendo y volvió a guiñarle un ojo. Al parecer, se lo estaba pasando muy bien observando a Lucía, pero cuando la adivina la siguió hasta la puerta del sótano, ella se dio media vuelta y le dijo: —Quiero hablar con él a solas. —Pero si ya sé todo lo que vas a decirle. Igual que sé lo del festín de saliva que os disteis en la ciénaga hace dos semanas. —Entonces, con algo más de dulzura, Nïx añadió—: ¿Te gusta? Lucía suspiró y apoyó un hombro en la pared. —No lo entiendo. Él es como mi kriptonita. Sólo con oír su acento...

78


—¿Se te pone la carne de gallina? —Ni te lo imaginas. Cuando estuve con él, fue como si no pudiera resistirme. Basta con que me mire con esos ojos y la mente se me queda en blanco —reconoció—. ¿Te has enfrentado alguna vez a un enemigo contra el cual no tuvieras ninguna defensa? ¿Un dragón o un monstruo que escupiera ácido? —Una vez tuve que vérmelas con una criatura con piel de diamantes —contestó Nïx sin respirar—. Me quedé paralizada mientras ella trataba de ahogarme con sus manos. —¿En serio? —No, lo vi en X-men, pero quería mostrarme solidaria contigo. Además, yo no tengo ninguna debilidad. —Excepto que estás loca —señaló Lucía. —Bien contestado, Arquera. —Nïx suspiró—. Vamos, no te entretengas... Lucía respiró hondo y abrió la puerta. Mientras bajaba los escalones, los ojos de MacRieve se clavaron en los de ella; los tenía color azul hielo, y estaba despeinado. Llevaba otro par de vaqueros viejos y un jersey negro de manga larga. Ropa sencilla. A Lucía, aunque no le importaría tener ropa más sofisticada que ponerse, le gustaban los hombres vestidos de esport. «Otro punto para el licántropo.» Garreth sujetó los barrotes al instante y tiró de ellos hasta que le temblaron los músculos de los brazos y de los hombros. —No podrás romperlos, MacRieve. Los hemos reforzado con un hechizo de las brujas. Él los soltó de inmediato y puso cara de asco. Lucía siempre había oído decir que los licántropos tenían aversión a las brujas. Al parecer, el rumor era cierto. —¿Por qué me haces esto? ¿Las ayudaste a atraparme incluso después de que yo te salvara de aquellos vampiros? ¡Muchas gracias, joder! Ella no quiso arriesgarse a darle las gracias. Desvió la mirada y la melena le cubrió la cara. —En modo de agradecimiento me encierras en este agujero de mierda. Lucía miró a su alrededor. Dentro de la jaula había un baño y una cama. —No está tan mal —dijo, aunque no mencionó nada acerca de la oscuridad. El sótano lo construyeron antes de que los humanos se dieran cuenta de que hacer

79


bodegas en el suelo húmedo de Louisiana no acababa de funcionar—. Tiene una ventana —añadió a la defensiva. —Lousha, tú puedes sacarme de aquí. —Menciona el tema otra vez y me iré. —Entonces dime qué estoy haciendo aquí. —¿Me creerías si te dijera que Lachlain está vivo? ¿Y que ha secuestrado a mi sobrina Emmaline porque dice que es su alma gemela? Garreth se quedó petrificado. —No, no te creería. Habéis cometido un error. —No, no es ningún error. —Frunció el cejo—. ¿Cómo es que no te has enterado? —Hace tiempo que no paso por nuestra residencia. Y ahora no puedo comprobar lo que me dices, qué conveniente. ¿Cuánto tiempo me quedaré aquí? —Hasta que regrese Emma —respondió Lucía. —¿Y me haces esto después de que os salvara a ti y a tus hermanas? —No te debo ninguna explicación. Somos enemigos. —No, nosotros no. Nosotros somos... —¿Qué? —Compatibles —respondió seductor. —¿Por qué viniste a Val Hall esa noche? Garreth se encogió de hombros. —Pasaba por aquí. —¿Y anoche también? Es obvio que me has estado siguiendo. Me dijiste que no era tu alma gemela. ¿Me mentiste? —¿Tienes la desfachatez de echarme en cara que no haya sido sincero cuando tú te prestaste como señuelo para tenderme una trampa y luego me mentiste a la cara? — Al ver que ella seguía sin convencerse, añadió—: Piénsalo bien. Si fueras mi alma gemela, ¿cómo habría sido capaz de mantenerme alejado de ti la noche de luna llena? —Encerrándote en una jaula como ésta. —Los licántropos nunca nos asociamos con las brujas. —Se estremeció sólo de pensarlo.

80


«No soy su alma gemela.» —MacRieve, tu hermano está vivo. —¿Me estás diciendo que ha regresado de entre los muertos después de ciento cincuenta años, y que su reina es una valquiria? —No exactamente. —«También es medio vampiro.» ¿Cómo se tomaría Garreth que la mujer de su hermano, a pesar de ser tímida y buena, fuera una sanguijuela? —Dime qué es exactamente —exigió saber él. —Olvídalo. —Entonces, hasta que no vea a Lachlain con mis propios ojos no me creeré nada de lo que me estás contando —dijo, aunque sintió que la esperanza renacía en su interior. A pesar de que sonaba a cuento chino, él mismo nunca jamás había aceptado la muerte de su hermano. Se había pasado décadas buscando la ciudad escondida de la Horda. Después de los primeros treinta años de investigación, llegó a la conclusión de que lo mejor que podría haberle pasado a Lachlain era estar muerto. Demestriu se había inventado técnicas de tortura inimaginables. Si Garreth se permitía el lujo de creer que su hermano había regresado y al final resultaba ser un error... no creía poder soportar perder a Lachlain de nuevo. —Me estás agotando la paciencia, Lousha. —Era cierto, y todavía sería peor si él no se hubiera dejado capturar «voluntariamente». La noche que le tendieron la trampa se despertó y vio que lo transportaban hasta allí. Inspeccionó las esposas, e iba a romperlas cuando preguntó: —¿Adonde me lleváis? —A Val Hall —le respondió Lucía con los ojos vidriosos de dolor. Entonces Garreth dejó de resistirse. Al fin y al cabo, él era un licántropo, y ninguna jaula podía retenerlo, y ella le había dicho que se lo llevaban a su casa; así que pensó que era una buena cosa. Estaría más cerca de ella y podría protegerla, pero había terminado encerrado. ¡Jodidas brujas! Se sentó en el suelo, apoyó la espalda contra la pared y levantó una rodilla. —Siéntate —le ordenó, y luego añadió con un tono más amable—: Es lo menos que puedes hacer. Ella lo miró y cogió una silla. La acercó hasta la jaula y se sentó poco a poco. «Todavía le duele.» Garreth se obligó a hacerse el duro.

81


—¿Por qué parecías tener tanto dolor la noche en que atacaron los vampiros? No olí sangre y no vi que estuvieras herida. —No es asunto tuyo. —De manera que es verdad que sientes dolor cuando fallas un disparo. Ella lo miró atónita, alerta, y luego volvió a ocultar su rostro tras su melena. Llevaba una trenza alrededor de las puntiagudas orejas, pero el resto del pelo lo tenía suelto y algunos mechones le caían sobre la frente. —¿Qué sabes de mí? —Más de lo que crees. Te has convertido en mi tema de estudio preferido. Pero no he averiguado todo lo que quería. La mayoría de la gente sólo sabe de ti que eres la Arquera. —Esa soy yo —confirmó visiblemente aliviada—. Eso es lo único interesante. —¿Y qué me dices de tu familia, de tu madre biológica? ¿Quién era su gente? Miró de reojo hacia la escalera antes de volver a mirarlo a él. —No sé quién era. Ni siquiera sé lo que era. —¿Así que podría haber sido una licántropa? Lucía se encogió de hombros. —Quizá. —Por eso eres más comprensiva que tus hermanas con el resto de las facciones de la Tradición. Podrías estar emparentada con cualquiera —observó Garreth—. Da igual, pero si tratabas de ser misteriosa, lo has conseguido. —Oh, ¿yo soy misteriosa? Pues tú apareciste de la nada y decapitaste a dos vampiros en el salón de mi casa. —Pregúntame lo que quieras y te responderé. Incrédula, enarcó las cejas. —¿De verdad, príncipe de la oscuridad? —Sí. Así era como me llamaban. —Garreth nunca había creído que llegaría a ser rey, no, teniendo un hermano mayor inmortal, y se había comportado por tanto acorde con las circunstancias; haciendo y diciendo todas las cosas que Lachlain no podía hacer ni decir. Garreth había sido un rebelde y se había ganado el apodo de «príncipe de la oscuridad» ya antes de cumplir los veinte años. Y sí, el guiño a Lucifer era aposta. El

82


bueno de Lachlain tenía que sacarlo de un lío tras otro—. ¿Has estado sonsacando información acerca de mí? —¿Sonsacando? No hace falta. Tu reputación es conocida. —Quizá. Sé que he cometido errores. —«Muy graves.» Si hubiera estado más involucrado en el liderazgo del clan, tal vez su hermano no se habría ido solo aquella fatídica noche—. Pero al menos asumo las consecuencias de mis actos. —«No como tú, princesa.» Ignorando su comentario, Lucía le preguntó: —¿Por qué has traído aquí a tu pueblo? ¿A Louisiana? —Después de que mi hermano desapareciera, muchos licántropos querían irse lo más lejos posible de la Horda. Louisiana no era la primera alternativa, créeme. —Al heredar el trono, Garreth asumió sus responsabilidades y empezó a buscar un lugar que su pueblo pudiera llamar hogar. Era lo mínimo que podía darles—. Pero tiene sentido que estemos aquí. Lucía miró de nuevo hacia la escalera antes de preguntarle: —¿Tiene sentido que os hayáis metido en el territorio de las valquirias? «Sí, de lo contrario tal vez no te habría encontrado.» —No somos tan malos vecinos, princesa. Y las valquirias y los licántropos no somos enemigos. —Excepto en la Ascensión. Entonces luchamos todos contra todos. Cada quinientos años, se sucedían una serie de eventos vitales en la Tradición, y todos y cada uno de ellos generaban conflictos entre las facciones. Algunos decían que la concentración de esos incidentes se debía a un mecanismo místico para regular el creciente número de inmortales. No había una gran batalla que decidiera el resultado final, o al menos no la había habido en el pasado, pero había tantos conflictos y reyertas que terminaba siendo una guerra que se ganaba o perdía por agotamiento. Cuando la Ascensión pasaba, las facciones con más miembros vivos ganaban. —Los licántropos no lucharán contra ninguna valquiria en esta Ascensión. —Tú ya sabes cómo va todo esto. No vas a tener ningún control sobre lo que suceda —dijo, mirando otra vez hacia la escalera. —¿Tus hermanas se enfadarán si se enteran de que te sientes atraída por mí? Lo miró de golpe.

83


—¡No es verdad! —Miéntete a ti si quieres, Lousha, pero no a mí. Yo también estaba allí esa noche, ¿te acuerdas? Tal vez tú estés tratando de olvidarla, pero yo la tengo grabada en la memoria. —No, de hecho quiero recordarla. Me gusta recordar mis errores, así no vuelvo a repetirlos. —¿Un error? ¿Es así como llamáis las valquirias a tener un orgasmo? —Te pedí que no hicieras ciertas cosas —masculló ella entre dientes—, y tú sencillamente me ignoraste. —¿Como qué? —Como que no me quitaras la ropa interior. ¡Me arrancaste las braguitas y te las llevaste! ¿Puede saberse por qué? Él la miró con descaro. —Para hacer porquerías con ellas. Lucía levantó la mano para que se callara. —No quiero saberlo. Te lo repito, MacRieve, ¿por qué viniste a Val Hall aquella noche? —¿Por qué estabas gritando como una loca? Vi flechas por todas partes, pero ninguna ensangrentada. ¿Estabas sufriendo por haber fallado? Tal vez hiciste un pacto con el diablo para aprender a disparar así. —¡No sabes nada! —Los ojos se le pusieron plateados y se levantó para irse. Subió los escalones de dos en dos sin mirar atrás. —¡Vuelve aquí, Lousha! —La farsa había terminado; quería salir de aquella celda. Apretó la mandíbula y trató de doblegar los barrotes. Nada—. Maldita sea, valquiria. Cuando consiguiera salir de allí... ni todas las brujas del mundo podrían protegerla.

84


CAPÍTULO 12

Lucía le había dicho a MacRieve que ella no se dejaba guiar por sus instintos animales. Y con aquel tono de voz tan sensual suyo, él respondió: —Después de pasar una noche conmigo, Lousha, lo harás. El licántropo tenía razón. No podía dejar de pensar en él, en cómo la había tocado. Y allí estaba, en mitad de la noche, tumbada en su cama individual —porque se suponía que nunca dormiría nadie más allí—, pensando en el macho que estaba encerrado en el sótano. Desesperada por determinar qué clase de poder tenía el hombre-lobo sobre ella, Lucía se quedó mirando el ventilador que colgaba del techo, como si el electrodoméstico pudiera explicarle quién era Garreth MacRieve. Era evidente que tenía ciertos «atributos»: unos ojos dorados, un cuerpo musculoso, unos hombros anchos que parecían hechos para abrazarlos... «Sus labios.» No pasaba ni un minuto sin que pensara en lo que había sentido al tenerlos sobre los suyos. Lucía no sabía cómo había logrado aguantar tanto tiempo sin besar. Ni cómo podría volver a soportar la abstinencia. También sabía apreciar la ferocidad con que él había degollado al vampiro con los dientes. Pero había algo más, una especie de conexión, incluso durante la conversación de antes. El licántropo la afectaba. Y eso que no la había mirado de aquel modo, como cuando le decía que iba a hacerle un montón de cosas escandalosas. Y seguramente por eso, Lucía no había perdido la capacidad de razonar. Tenía la sensación de que Garreth era de esa clase de machos que hacen enloquecer a las féminas, que las llevan a cometer estupideces. Cuando estaba con él, no podía evitar pensar: «¿Voto de castidad? ¿Qué es eso?».

85


Aquella noche en la ciénaga, cuando había estado a punto de dejar que le hiciera el amor, fue la primera vez que tuvo un orgasmo estando con alguien. No era de extrañar que no pudiera dejar de pensar en él. Evidentemente. Y era de lo más normal que quisiera volver a repetirlo. Sólo con pensar en los ojos de Garreth, llenos de pasión, se le aceleraba el corazón. Lo había visto casi desnudo, con los vaqueros por las rodillas, y había podido ver su erección durante unos instantes. Y si a ella le quedaba alguna duda acerca de hacer el amor, algún miedo del pasado, él lo eliminó con aquellos besos demoledores que le dio por encima de la ropa interior. En aquel mismo momento estaba excitada, se podía sentir los pechos contra el camisón, la respiración acelerada. Estaba húmeda, y deseaba más. Se tumbó boca abajo, y fue peor, así que volvió a darse media vuelta. Miró el techo y comprendió que no había nada que hacer. Deslizó la mano dentro de sus braguitas.

Algo despertó a Garreth y lo puso alerta. Era una sensación extraña, como si el aire se estuviera cargando de electricidad. No debería de sorprenderle, pues en aquel lugar tan extraño los rayos caían constantemente de todos lados, igual que pequeñas explosiones. Algunos cayeron cerca, y la mansión entera se estremeció y le cayó polvo del techo, prueba inequívoca de que el edificio tenía muchos años. Entre rayo y rayo, oyó gritos de valquirias, la televisión y la monótona musiquilla del videojuego, que lo ponía de los nervios. Lo que hacía que Garreth fuera todavía más desgraciado era que podía oler a Lucía a todas horas, podía oír su voz, escuchar las conversaciones que mantenía en secreto con aquel bicho raro de piel brillante: —Tengo la impresión de que se está haciendo más poderoso que antes —había dicho la Arquera esa misma tarde. «¿Quién?» —Entonces me alegro de tener un plan de emergencia —contestó la Radiante. «¿Plan de emergencia para qué?» —Todo depende de que la encontremos. Si tengo que volver a entrar, quiero asegurarme de que saldré.

86


«¿Encontrar qué? ¿Adónde diablos iba a ir Lucía?» —¿Cuánto tiempo nos queda? —Quizá un año. Antes de que vengan... «Antes de que viniera quién. ¿De qué estaba hablando Lucía?» Garreth se estaba volviendo loco y ella no había vuelto a bajar a verlo, a pesar de lo mucho que él había gritado. Era la persona más misteriosa que había conocido, y el misterio iba a más cada día y cada noche que pasaba. De repente, captó el aroma de... ¿del deseo de Lucía? Lo sintió en el aire, sintió que emanaba de ella. Comprendió lo que estaba sucediendo. «No, no puede ser. Ella no se estará...»

Lucía cerró los ojos y deslizó los dedos por debajo de su ropa interior, buscando, encontrando su piel húmeda. Con un suspiro se acarició el clítoris y fantaseó sobre el cuerpo de MacRieve. La tormenta de rayos se intensificó. Otra caricia y pensó en el torso lleno de heridas del licántropo, en sus tersos músculos. Movió los dedos más rápido... más rápido «Su musculoso torso y su estrecha cintura.» Gimió. «El sendero de vello que recorría el bajo vientre hasta la erección.» —¡Lousha! —gritó entonces Garreth. Lucía se sentó de un salto en la cama y apartó la mano. Era imposible que él lo supiera... Imposible. —¡Ven! ¡Lo sabía! «Oh, por todos los dioses, ¿qué hago ahora?» Sus hermanas empezaban a tener sospechas, e intimar con él quizá pudiera ser beneficioso para ambos. «¿Qué hago?» Recorrió la habitación con la mirada. Cuando el licántropo volvió a gritar su nombre, salió de la cama y cogió el batín del armario. Salió de su habitación y corrió a escondidas hacia el sótano. Al entrar, él se calmó. Igual que un animal encerrado, la siguió con la mirada. —¿Puede saberse qué te pasa? —le preguntó, al acercarse—. ¿Por qué me estás llamando? No depende de mí sacarte de aquí.

87


—Puedes abrir la jaula. —No lo haré. Ahórrate el esfuerzo. Él le escrutó el rostro, en busca de un punto débil, pero al parecer no encontró ninguno y optó por cambiar de táctica. —Pues entonces acércate. —Los iris del licántropo estaban pasando del azul al dorado. —¿Para qué? —Para que pueda terminar lo que tú has empezado en tu cama. —Yo... —notó que se sonrojaba—... no sé de qué estás hablando. —Ven aquí, Lousha. —Su voz era tan cautivadora como sus ojos. —Si crees que seduciéndome te dejaré escapar, estás muy equivocado. —Seducirte es un fin en sí mismo, amor mío. Ella dudó y miró la escalera de reojo. —¿Te acuerdas de lo increíble que fue aquella noche en la ciénaga? ¿Te acuerdas de cómo te hice sentir? Fue una noche de sudor y anhelo, y de relámpagos. Lucía se estremeció al recordarla. —Fue un error... No debería haberte dejado llegar tan lejos. —Acércate a mí. —Volvía a tener aquella mirada. —¿Para qué? —«Ya está, ya me ha dejado la mente en blanco.» Maldito fuera, ¿qué poder tenía sobre ella? —Deja que te bese. Ella entreabrió los labios y en el exterior cayó un rayo. —¿A través de los barrotes? —A decir verdad, ese detalle le parecía excitante. Entre barrote y barrote debía de haber unos quince centímetros de separación, así que podían besarse sin correr el riesgo de que las cosas se le fueran de las manos. «Podré controlar la situación mejor que la vez anterior.» —Sí. Sólo necesito besarte. Tocarte. —No, no puedo —susurró, pero dio un paso hacia él, atraída como un imán—. ¿Por qué sigues insistiendo si dices que no soy tu alma gemela?

88


—Porque, valquiria, eres la hembra más atractiva que he conocido nunca. «Y tú eres el más guapo que hubiese podido imaginar.» Sí, a través de los barrotes. De ese modo podría satisfacer su curiosidad, averiguar qué tenía MacRieve de especial. «Y así podré defenderme mejor de él.» A Lucía le temblaron las piernas. «Puedo controlarlo; sólo nos daremos placer mutuamente.» Cuando dio un paso adelante sujetándose a la jaula, él le cogió la mano. Le lamió la yema de un dedo, el que había utilizado para masturbarse, y gimió. —Por todos los dioses, princesa, tu sabor... Los rayos cayeron con furor y Lucía se derritió de anhelo por él.

89


CAPÍTULO 13

Garreth se estremeció de placer al saborear el dedo de Lucía. Antes, cuando había olido el deseo de la valquiria, todos sus músculos se habían tensado, ansiosos. Los licántropos ansiaban dar placer a sus compañeras, y Garreth estaba loco por satisfacer a la Arquera. La jaula, la trampa, las inquietantes noticias que ella le había dado... todo quedó en un segundo plano ante la necesidad de llevarla al orgasmo. Algo que era obvio que Lucía necesitaba. Despacio, apartó el dedo de sus labios. Acto seguido, le sujetó la nuca con la mano, y la acercó para besarla, apresándole los labios con los suyos. Con cada caricia de su lengua, ella se fue relajando. Luego, Lucía se aferró a los hombros de él y le clavó las uñas. Garreth interrumpió el beso: —Si empiezas, Lousha, tendrás que llegar hasta el final. —¿Qué significa eso? —preguntó confusa. —Significa que, a no ser que esta vez me dejes terminar, tendrás que ayudarme tú, igual que hice yo aquella noche. —¿Qué? —Lo hice —reconoció con voz ronca—. Una y otra vez, con tus braguitas envolviendo mi erección. Todavía retenía tu sabor en los labios, y eso me hacía enloquecer. Lucía se quedó sin aliento, y los ojos se volvieron plateados. —Entonces, ¿quieres que empecemos? —preguntó Garreth.

90


—Yo… —Lo miró atónita—... Nosotros. —Negó con la cabeza y continuó—: No podemos tener sexo. —Apartó la mirada—. Están los barrotes. —Hay casi quince centímetros de separación, creo que mi miembro cabe por ahí —bromeó. —¡MacRieve, lo digo en serio! —Los barrotes no son problema. Podría poseerte desde atrás, separarte las piernas y... —Nada... nada de sexo. Garreth entrecerró los ojos. ¿Podría ser que fuera virgen? ¿Con mil años de edad? Tal vez por eso le había detenido la otra noche. —Está bien, nada de sexo —mintió. «Hasta que pueda convencerte.» —Entonces... entonces, ¿qué quieres de mí? —Quiero acariciarte hasta que tengas un orgasmo, y que tú hagas lo mismo conmigo. —¿Volverás a transformarte? —Tragó saliva. —No, princesa —contestó, embobado al ver lo preciosa que era. Tenía el pelo largo y ondulado alrededor de aquel rostro élfico, sus mechones brillaban igual que el sencillo batín de seda que llevaba. Seductores ojos color whisky, mejillas sonrojadas... Pero quería ver su cuerpo, desnudo bajo su mirada. —Deja que te quite esto. —Alargó una mano para tirar de la cinta del batín, y después le deslizó la sedosa prenda por los hombros. Cayó junto a los pies de Lucía y ella se quedó sólo con unas diminutas braguitas y la camisola. Tenía los pechos excitados, los labios húmedos y entreabiertos, era tan sensual... «Mi alma gemela no tiene igual.» En ese momento, Garreth estaría dispuesto a comerse los barrotes para estar con ella. Y fue aún peor cuando la valquiria se quitó la camisola y dejó al descubierto aquellos pechos perfectos que las manos de Garreth se morían por tocar. Los pezones eran rosados y suplicaban a gritos los besos del licántropo. Él casi cayó en éxtasis y supo que perdonaría muchas cosas a cambio de acariciar aquellos exquisitos pechos. Sería mejor que Lucía nunca se enterara de eso.

91


—Mírate los pechos, necesitan que los bese. —Se acercó un poco y le rodeó uno con una mano para retenerla, luego agachó la cabeza. Lucía contuvo la respiración. Garreth acercó la boca, la atormentó con su aliento y deslizó la mano que tenía libre hacia el terso estómago de Lucía, pero ella se tensó. —Un momento, ¿y qué me dices de ti? —preguntó. Las manos que tenía en los hombros del licántropo empezaron a bajar para inspeccionar el resto del cuerpo—. Has dicho que teníamos que tocarnos los dos. Sus palabras lo excitaron tanto, que Garreth pensó que la erección iba a romperle la bragueta. Cuando ella pasó los dedos por encima de su sexo, MacRieve levantó la cabeza. —Desnúdame —dijo. Mientras él temblaba de excitación, Lucía le bajó la cremallera. Algo insegura, metió la mano dentro del pantalón y buscó su erección. Se sobresaltó cuando la notó moverse, y a Garreth le pareció oírla susurrar: —Oh, Dios. También le pareció que estaba a punto de echarse atrás. —Ayúdame, Lousha. A pesar de que ella asintió, se comportaba como si nunca hubiera hecho nada parecido. Él se dio cuenta de que dudaba, y, cogiéndole la mano, le colocó la erección en la palma. Recurriendo a todo su autocontrol para no moverse, le pidió: —Ahora cierra los dedos alrededor. Los dedos de Lucía no llegaban para rodearlo del todo. —No puedo —murmuró, y miró a Garreth cuando éste se mordió la lengua para no reír. —Entonces acaríciala tal como estás. —Cuando su mano se movió arriba y abajo, Garreth soltó el aire—. No sabes lo mucho que me gusta. Mientras lo acariciaba, despacio, Lucía levantó la vista y estudió sus reacciones. Su pequeña valquiria estaba tratando de averiguar qué le gustaba, y eso era más gratificante de lo que podía expresar con palabras. —Así, princesa. Más. —Ella aumentó la intensidad y la velocidad, y él gimió de placer—. Tengo que tocarte. Quítate las braguitas.

92


Ella negó con la cabeza, y Garreth gimió frustrado. —¡Valquiria! Cuando consiga quitarte las dichosas braguitas, me hundiré en lo más profundo de ti, hasta que no sepas dónde empieza uno y termina el otro. —Las braguitas se quedan donde están. —Pues yo no. —Deslizó los dedos dentro de la diminuta prenda y sintió cómo temblaba. ¿De nervios? ¿De impaciencia? Volvió a besarla, enredó la lengua con la de ella, y, con la mano, alcanzó sus rizos. Halló la carne húmeda que ansiaba sus caricias y gimió contra su boca. Ella también gimió. Entre beso y beso, Garreth dijo: —Por todos los dioses, eres realmente increíble... Deseas estar conmigo. Pero cuando sus dedos se acercaron a su sexo, Lucía se tensó. ¿Así que era eso? Era virgen. Ella trató de apartarse de sus besos. —Tranquila, Lousha. No volveré a hacerlo. Sólo esto. —Con el dedo índice, le acarició despacio el clítoris. Con un gemido, ella se aferró a él y abrió los ojos en busca de los suyos. Decidido a darle placer, Garreth la acarició sin prisa mientras movía su erección entre los dedos de ella. Se golpeaba las caderas contra los barrotes, pero le daba igual. Quería que Lucía estuviera lista para recibirlo, su deseo le estaba humedeciendo los dedos, y tenía que concentrarse para no darle la vuelta y poseerla por detrás. Podría obligarla, sujetarle las muñecas y hundirse en su interior en cuestión de segundos. «Y entonces ella nunca más volvería a confiar en ti.» Pero estaba tan cerca, llevaba mil años esperando aquel momento. Justo después de llevarla al límite del placer, aminoró la velocidad de sus caricias y alargó la agonía. —¿Te duele ahí? —murmuró. A Lucía se le puso la piel de gallina, y se dio cuenta de que le encantaba que él le hablara de aquel modo, con aquel acento tan marcado. De hecho, estaba aprendiendo muchas cosas acerca de Garreth MacRieve. La fascinó descubrir cuánto lo afectaba que ella lo tocara, que una mera caricia en su pene lo hiciera reaccionar con tanta intensidad. Las caricias le gustaban, pero que lo tocara como lo estaba haciendo en aquel instante lo estaba volviendo loco. Cuanto más cerca estaba Lucía del orgasmo, más se humedecía la punta de su miembro, y el licántropo movía las caderas como un poseso.

93


—Sujétame fuerte —le dijo él entonces—, yo haré el resto. ¿Sigues creyendo que somos enemigos, Lousha? —le susurró al oído—. Ahora que estoy a punto de terminar en tu mano y tú en la mía. Lo último que ella lo consideraba en aquel instante era su enemigo. —¿Te ha hecho sentir así algún otro? —¡No, no! —Entonces dime que soy el único. —No lo hizo, y él dejó de mover los dedos hasta que gimió desconcertada—. Dímelo, Lousha. —La besó con pasión, marcándola con su beso. —Eres el único —susurró contra sus labios. Garreth la premió acariciándola con fervor, apretando el talón de la palma de la mano contra su clítoris. A medida que él iba excitando el pequeño botón, ella se sintió desfallecer y cerró los ojos. —¡Mírame cuando llegues al orgasmo! —le ordenó él con voz firme. Lucía abrió los ojos y sus miradas se encontraron. Rayos, calor, tensión que iba a más. Placer. El licántropo le cubrió los labios con los suyos y ahogó el grito de placer que siguió y siguió... Ella ya no podía más, pero él se negó a apartarse. —¡Otra vez! —Con los dedos, le acarició el clítoris tan rápido que fue como si estuviera utilizando un vibrador. —¡MacRieve, por todos los dioses! —Tuvo otro orgasmo sin ninguna dificultad y Garreth volvió a besarla. Cuando por fin se apartó, le dijo: —Mírame mientras termino. Quiero que lo veas. —Su erección temblaba entre los dedos de Lucía. Él parecía estar pasándolo mal, su rostro reflejaba agonía, pero ella siguió acariciándolo. Entonces, Garreth soltó un aullido brutal y eyaculó. —Me vuelves loco, Lousha. ¡Me vuelves loco! —Terminó delante de su atónita mirada y escondió el rostro en su pelo. Respiró hondo y siguió moviendo las caderas contra la mano de la valquiria al ritmo de los espasmos.

94


Cuando por fin terminó del todo, le apartó los dedos. Ambos trataron de recuperar el aliento, y Garreth apoyó la frente contra la suya. —Por esto es por lo que sigo insistiendo. Sabía que las cosas serían así entre tú y yo. Me has dado mucho placer, princesa. Dime que yo he hecho lo mismo. —Ya sabes que sí —murmuró Lucía. Él sonrió. —Sí, pero quería oírtelo decir. Y, a partir de ahora, las cosas entre tú y yo sólo mejorarán. Ella se apartó y negó con la cabeza. —No podemos volver a hacer esto nunca más... Ha sido un error. —¿Es porque soy un licántropo? Vamos, no somos tan malos, Lousha. —Esto no gustará a ninguna de las dos facciones. Las valquirias están listas para ir a la guerra. —Annika tenía intención de asaltar el castillo de Kinevane y rescatar a Emma. Se iban al amanecer. Él se rió con amargura. —Te lo repito, los licántropos no se enfrentarán a las valquirias, no mientras yo sea su rey. —Esa es la cuestión, MacRieve, que no lo eres. Lucía vio el atisbo de esperanza que brilló en los ojos de Garreth antes de que pudiera ocultarlo. Se había estado preguntando cómo se tomaría el regreso de Lachlain. ¿Se alegraría de que su hermano hubiera regresado, o se enfadaría por tener que volver a ser un mero príncipe? Debería haber sabido que MacRieve quería a su hermano. Los licántropos no sólo eran famosos por su brutalidad, también lo eran por su sentido de la lealtad. —Tanto si el rey soy yo como si lo es mi hermano, no habrá ninguna guerra. —MacRieve, las valquirias conseguirán rescatar a Emma, y si Lachlain vuelve a buscarla... perderá la vida. Justo ahora que la ha recuperado.

95


CAPÍTULO 14

El día anterior una banda de valquirias asaltó el castillo de Kinevane, en Escocia, para rescatar a Emma, pero se fueron de allí con las manos vacías. Ese día: Emma escapó sola y se teletransportó a Val Hall, pues por fin había aprendido a rastrear. En aquel momento: Emma yacía en su cama de princesa... muriéndose. Alguien la había atacado. Alguien con garras. Lucía estaba sentada en el extremo de la cama, mirando con lágrimas en los ojos a la sobrina a la que había visto crecer hasta convertirse en adulta. Tenía la piel de un blanco fantasmagórico, y el cuerpo lleno de moratones. Los zarpazos le atravesaban el costado, igual que si la hubiera atacado un animal. La piel lacerada tenía mal aspecto y la herida estaba infectada. A pesar de que Emma era inmortal, no había indicios de que el tejido se estuviera regenerando. Incapaz de retener la sangre que bebía, se estaba muriendo de sed. Deliraba sobre cosas sin sentido: la reina desaparecida de las valquirias, un rey vampiro oscuro y rebelde, sobre guerras en las que ella ni siquiera había estado. A veces, gritaba como si se estuviera quemando. Lo único que podía hacer Lucía era mirarla, mirarla y recordar. Igual que su sobrina, ella había sido una joven inmortal al borde de la muerte. Emma entreabrió los ojos, mostrando sus asustados iris azules. —Tía Luce, ¿me estoy muriendo? «Cuánto miedo hay en su mirada.» Lucía sabía exactamente lo que estaba sintiendo.

96


¿Quién le había hecho eso a Em? Cuando se lo preguntaban, la joven contestaba cosas ininteligibles. Annika estaba loca de preocupación. Inconsolable, le echaba las culpas a Lachlain, pero Lucía sabía que no había sido él. La buena de Emma se había enfrentado a algo mucho más horripilante que un licántropo. Em levantó la mano y buscó a Lucía. —Por favor... Igual que ella misma había suplicado mil años atrás. «Pero yo no tengo el poder para salvarla.» El dolor, el miedo... «Lo recuerdo como si hubiera sucedido ayer.» Las lágrimas le resbalaron por las mejillas. «No dejes que sufra.»

«Joder con el maldito dardo.» Garreth se golpeó la nuca demasiado tarde. Fuera de la jaula, Regin se rió: —¡Mirad cómo se desploma el gran lobo feroz! «Voy a cargarme a esa zorra», pensó Garreth al caer contra el suelo. Cuando se despertó tenía las manos atadas a la espalda y la Radiante lo estaba poniendo en pie para guiarlo fuera de la jaula, mientras Lucía la regañaba por ser tan innecesariamente brusca con él. Debía de estar acostumbrándose al tranquilizante, porque cada vez se le pasaba más rápido el efecto. Podría haber escapado. Se moría de ganas de hacer callar a Regin y de darle una patada en el trasero, pero sabía adónde lo estaban llevando, las había oído susurrarlo. Las valquirias creían que Lachlain estaba vivo. Y también creían que una vampira llamada Emma se estaba muriendo y que era el alma gemela de su hermano. Regin y Lucía lo estaban llevando a verla. ¿El alma gemela de Lachlain era una vampira? Tenía gracia. Nadie odiaba a las sanguijuelas tanto como su hermano mayor. Entraron en un dormitorio del piso de arriba y Garreth vio a Annika de pie junto a una cama. La joven que estaba tumbada en ella estaba temblando a pesar de las mantas que la tapaban hasta el cuello. Estaba pálida y tenía los pómulos muy marcados. No tenía aspecto de ser la reina de los licántropos. Annika temblaba de lo furiosa que estaba. Señaló a la enferma:

97


—¿Es así como Lachlain planea vengarse? Como si su hermano fuera capaz de herir a una muchacha tan insignificante como aquélla. Si es que estaba vivo, claro. —Todos hemos sufrido a manos de los vampiros —prosiguió Annika—, y ese perro va y castiga a la buena e inocente de Emma. —Apartó las sábanas y enseñó la pierna de su hija adoptiva—. ¡Mira qué heridas! ¡Y no se le curan! ¿Qué le ha hecho? Vas a decírmelo o... —Dios —murmuró Garreth. La líder de las valquirias también había dejado al descubierto el cuello de la vampira. ¿Aquello era la marca de un licántropo? «¿Esta es la marca de mi hermano?»— No... no puede ser. —Dio un paso hacia adelante, pero Regin tiró de la cuerda con que lo retenía—. Deja que me acerque un poco más — farfulló sin darse la vuelta— o no podré ayudarte. Cuando Garreth se detuvo delante de Emma, se quedó sin aliento. «Mi hermano la ha hecho suya.» Del mismo modo que reconocería la firma de Lachlain, la bestia de su interior reconocía su marca. Era verdad que estaba vivo. Esa noticia debería hacerlo saltar de alegría, pero el alivio que sintió pronto fue sustituido por temor. La pálida compañera de su hermano no pasaría de aquella semana. —Curadla —les ordenó. —¡Lo hemos intentado todo! —¿Por qué no quiere beber? Sí, valquiria, os he oído susurrar. Sé a qué especie pertenece, lo que no sé es cómo es posible que sea el alma gemela de mi hermano. — Una vampira, una sanguijuela. Miró a Lucía, su expresión era inescrutable. —¡Emma jamás será el alma gemela de uno de vosotros! —gritó Annika. Ya lo era. Un hombre-lobo marcaba a una hembra como suya para mantener alejados a los demás. Y dado que el mordisco se producía en el momento más álgido, durante la primera vez que hacían el amor, también servía para indicar lo mucho que dicho hombre-lobo la deseaba. Después de ver la marca que Emma lucía en el cuello, a Garreth no le quedó ninguna duda de lo mucho que su hermano la quería. Lachlain la había marcado como un poseso. Vampira o no, la deseaba con desesperación. Se le fueron las ganas de huir de Val Hall. Garreth sabía que tenía que quedarse. Sólo era cuestión de tiempo que Lachlain apareciera.

98


—Ya lo es —farfulló—. Te lo aseguro. Annika lo abofeteó. Él la fulminó con la mirada. —Mi hermano la ha marcado —soltó Garreth—. Y vendrá a buscarla. Lo único que me sorprende es que todavía no esté aquí. Annika volvió a levantar la mano, pero Emma se despertó y susurró: —Annika, no... —Oblígala a beber —dijo Garreth. —¿Crees que no lo hemos intentado? No consigue retener nada. —Probad con otra sangre entonces. —A pesar de que para un licántropo dejarse morder por un vampiro era algo vergonzoso, Garreth dijo—: Coged de la mía. —¿Por qué quieres ayudarla? —Porque es mi reina y estoy dispuesto a morir por ella. —¿Y ahora me crees? —le preguntó Lucía sin inmutarse. Horas después del enfrentamiento entre MacRieve y Annika, volvía a estar sentada frente a la jaula del licántropo, observándolo pasear de un lado al otro—. Tu hermano secuestró a Emma en Francia. —Ya lo sé, pero él nunca le haría daño a una hembra. —Sabemos que Emma estuvo con él durante semanas y que ha vuelto a casa delirando no sé qué cosas acerca de fuegos, guerras y sangre. No para de hablar de Furie, la desaparecida reina de las valquirias, y de Kristoff, el rebelde rey de los vampiros. Lachlain capturó a Emma y ahora ella se está muriendo. Él lo negó. —No ha sido Lachlain. —¿Cómo sabes de lo que tu hermano es o no capaz? —le preguntó ella—. No sabes dónde ha estado estos dos últimos siglos. Quizá estuvo prisionero y lo torturaron. Es lo más probable; se rumorea que Demestriu tiene a Furie encadenada en el fondo del océano, condenada a morir y resucitar una y otra vez. Quizá le hizo lo mismo a Lachlain, o algo peor. —Se estremeció—. Él era famoso por su odio hacia los vampiros, y Emma es una de ellos. No puedes poner la mano en el fuego por él. —Jamás me convencerás. Yo conozco a mi hermano. —Annika se vengará de esto.

99


—¿Y qué vais a hacer? —le preguntó Garreth—. ¿Matarlo? —MacRieve, no podéis secuestrar a una de las nuestras sin sufrir las consecuencias. Tu clan haría exactamente lo mismo. Lucía tenía razón. —Lachlain vendrá a por ella. La valquiria lo miró a los ojos, revelando otra faceta de su personalidad. —Contamos con ello.

100


CAPÍTULO 15

Esa misma noche, Garreth se sentó de golpe en la cama. Podía sentir la presencia de licántropos alrededor de Val Hall. ¿Estaban planeando atacar a las valquirias para liberarlo y recuperar a su reina? «Por favor, dioses, que mi hermano sea uno de ellos...» —Voy a llevarme a Emma de aquí —lo oyó gritar desde fuera. Lachlain. Garreth cerró los ojos y suspiró aliviado. «No pelees con ellas, no le hagas daño a Lousha.» —Nunca entregaré a mi hija a un perro —le respondió Annika, también a gritos. «Buena suerte con ésa, Lachlain.» —Entonces, tómame a mí en vez de a mi hermano. Un momento, ¿les estaba pidiendo que los intercambiaran? Maldita fuera, no. Cabreado con su hermano —algo que no hizo muy feliz a Garreth, pues lo había echado mucho de menos—, se puso en pie. —¡Joder, Lachlain, si acabo de llegar! —gritó en gaélico. —O encerradnos a los dos —se corrigió el otro—. Pero dejadme hablar con ella. Más susurros en el interior de la mansión. Serían unas idiotas si dejaban pasar esa oportunidad, y las valquirias no eran idiotas. Segundos más tarde, Garreth oyó pisadas en el piso de arriba y olió que su hermano había entrado. Lo estaban bajando al sótano. «Podré verlo con mis propios ojos.»

101


Cuando Lachlain bajó la escalera y entró en la jaula, Garreth se quedó mirándolo como si estuviera viendo un fantasma. Su hermano no se resistió, incluso cerró la puerta detrás de él. Su aspecto había cambiado desde la última vez que lo había visto. Se lo veía más fuerte, y más delgado, pero era Lachlain. Garreth se frotó la cara. —¿Mis ojos no me engañan? —No, soy yo. Garreth corrió hacia él con una sonrisa de oreja a oreja y lo abrazó. Le dio unas palmadas en la espalda. Ahora todo se solucionaría. Lachlain les explicaría lo que de verdad le había pasado a la vampira y juntos encontrarían el modo de curarla. Lucía se daría cuenta de que los licántropos no eran tan malos. «Sí, todo mejoraría con su regreso.» —Bueno, hermano, ¿en qué lío nos has metido ahora? —Yo también me alegro de verte. —Lachlain enarcó una ceja. —Yo creía que... —Garreth se detuvo. «Por todos los dioses, mi hermano está delante de mí.» Se despejó la cabeza y añadió—: Cuando dijeron que te habías llevado a Emma, pensé que estaban locas. Hasta que la vi y descubrí tu marca en su cuello. — Frunció el cejo—. La has marcado a lo bestia, ¿no? En fin, eso da igual, me alegro mucho de que hayas vuelto. Sean cuales sean las circunstancias. Tengo tantas preguntas que hacerte. «¿Dónde has estado que no podía encontrarte? ¿Por qué te fuiste, a pesar de que todos te advertimos que no lo hicieras? ¿Son ciertos los rumores acerca de las torturas de Demestriu?» Aunque al ver que Lachlain estaba muerto de preocupación por su compañera, dijo: —Pero todo eso puede esperar. ¿Quieres saber cómo está? —Su hermano asintió y él continuó—: Está herida. Tiene zarpazos por todo un costado y no bebía... En las primeras dos horas, estuvo a punto de morir. Garreth olió sangre y vio que Lachlain se estaba clavando las uñas en la palma de las manos. —¿Qué la salvó? —preguntó éste con voz ronca. —Una vía intravenosa.

102


Al ver su confusa expresión, como si no entendiera aquellos términos, Garreth volvió a preocuparse. ¿Dónde había estado metido? Lucía le había dicho que quizá lo habían encerrado en algún sitio para torturarlo. —Le dieron sangre a través de un tubo que se la llevó directamente a las venas — le explicó—. Creen que se ha estabilizado, pero las heridas siguen sin cicatrizar. Sospecho que fuera lo que fuese lo que la atacó, tenía veneno en las garras. Tal vez fue un goul, pero no lo sé. —Yo sí. —Lachlain se pasó la mano por el pelo—. Fue Demestriu, y yo lo vi todo. ¡Demestriu! Garreth apretó los dientes. Aquel desalmado asesino llevaba mil años matando a su familia. ¿Qué más les había hecho? ¿Qué más podía hacerles? «Esta vez voy a encontrarlo y a destruirlo.» Lucía entró en el sótano. Sus planes de venganza se esfumaron y pasó a preocuparse por la Arquera. Podía ver claramente que había estado llorando, e incluso después de todo lo que les había hecho, tanto a él como a Lachlain, a Garreth le dio un vuelco el corazón. Al verla bajar la escalera, Garreth se puso en pie y se colocó junto a su hermano. Ambos eran altos y orgullosos. A Lucía la sorprendió ver lo mucho que se parecían; tenían el mismo color de pelo, castaño oscuro, y los mismos intensos ojos dorados. Se preguntó si Lachlain le habría contado a Garreth que el día anterior las valquirias habían atacado Kinevane. Concretamente, se preguntó si le habría contado lo que había hecho ella. Y tal vez se sintiera algo culpable de que los dos hermanos tuvieran que reencontrarse encerrados en aquel sótano. —¿Lucía? —Garreth la interrogó con la mirada. Como no quería que él viera que había estado llorando, ocultó el rostro tras la melena. —¿Emma no ha mejorado? —le preguntó. Lucía negó con la cabeza. «"Tía Luce, ¿me estoy muriendo?" ¡Aguanta el tipo, Lucía!» Lachlain se aferró a los barrotes y parecía estar agonizando. Dijo: —Siempre se cura cuando bebe mi sangre. Su hermano se quedó atónito. —¿Dejas que...? —Lo vio asentir y le dijo a Lucía—. Entonces, Lachlain tiene que ir con ella.

103


—Annika lo ha prohibido. No puede acercarse a Emma. Mi sobrina ve cosas que no existen, nada de lo que dice tiene sentido, es como si se hubiera vuelto loca. Nuestra líder cree que todo es culpa de Lachlain. —¿Qué dice? —preguntó Garreth. —Que Demestriu era su padre, y que como la metió en el fuego, ella lo mató. —Lo... lo hizo —respondió Lachlain. Los otros dos giraron la cabeza hacia él. —Lo hizo. Emma mató a Demestriu. Lucía negó incrédula. —¿La dulce Emma mató al vampiro más poderoso y malvado que ha existido nunca? —Sí. Él le hizo daño. ¿Acaso nadie la cree? Garreth lo miró atónito. —¿Demestriu está muerto y lo ha matado esa cosita tan pequeña? La he visto, y parece tan frágil como una muñequita de cristal. —Lachlain —dijo Lucía—, cuando Emma encuentra una polilla en casa, trata de sacarla fuera, y si accidentalmente le quita el polvo de las alas, se pasa toda la noche angustiada. No me la imagino matando a ese maníaco en su propia guarida cuando valquirias mucho más valientes y feroces no pudieron conseguirlo ni en el fragor de la batalla. Ni siquiera Furie; ella era la más fuerte de todas. Si Demestriu hubiera podido morir a manos de una valquiria, seguro que Furie lo habría logrado. —No conoces a Emma tanto como yo. Ya no. —Entonces, ¿a qué se refiere cuando dice que Furie está viva pero que no debería estarlo? —preguntó ella sin querer hacerse ilusiones. —Está prisionera de la Horda. Demestriu nunca creyó que sobreviviera tanto tiempo. Lucía se mareó. «¿Prisionera? ¿Quizá incluso encadenada en el fondo del océano?» —Y cuando dice que el rey Kristoff tiene su misma sangre, ¿qué quiere decir? — preguntó casi susurrando. —Son primos carnales. —Furie está viva —exclamó Lucía, boquiabierta.

104


—Si no me crees, tengo grabada toda la pelea en vídeo. Se lo dejé a Bowen, un miembro de nuestro clan. Garreth dejó de mirar a Lachlain y desvió la vista hacia Lucía. —Ve a buscarlo. Enséñaselo a Annika. Ella enarcó las cejas. —¿Quieres que vaya con tu clan? «¿Al campamento? ¿A la perrera?» —Diles que vas en mi nombre y no te harán daño —dijo Garreth—. Te lo juro. «Por favor.» —Sé que no conseguirían hacerme daño, porque, aunque vaya en tu nombre, apareceré allí con mi arco. Y no creo que después te den las gracias por haberme mandado. —Iría yo mismo —dijo Garreth—, pero no puedo, porque tú me encerraste en esta jaula después de que te rescatara. ¿Y si lo que decían era verdad? Entonces Emma necesitaba beber de Lachlain urgentemente. Pero sin una prueba, Annika jamás lo consentiría. —Iré a buscar el vídeo y lo miraré —replicó Lucía—, y si es tal como dices, se lo daré a Annika. Lachlain gruñó desde lo más profundo de su garganta y sacudió los barrotes. —Maldita sea, eso tardará demasiado. ¿No puedes llevarte un poco de mi sangre y dársela para que la beba? —Annika lo ha prohibido. Yo... lo siento. —Se dio media vuelta y fue hacia la escalera. Dispuesta a patear el culo de cualquier licántropo, se topó con Regin frente a la puerta. —¿Adónde vas? —Al parecer, al campamento de los licántropos. Lachlain jura y perjura que tiene un vídeo en el que se ve a la pequeña Emma matando a Demestriu. Quédate aquí y llámame si pasa algo. Garreth siguió mirando la puerta del sótano después de que Lucía se fuera. —Lousha irá rápido —le dijo a Lachlain.

105


—¿Desde cuándo sabes que es tu compañera? «¿De verdad es tan obvio?» —Desde hace poco —respondió, mirando a su hermano. —Me preguntaba por qué tenías tantas ganas de quedarte aquí —dijo el otro, inspeccionando la jaula en busca de sus puntos débiles—. ¿Se lo has dicho a ella? —Lousha es complicada. Y sospecho que es de las que huyen de sus problemas. Si le digo algo que no quiere oír, desaparecerá. Y, además, no me ama. Es la responsable de que esté aquí encerrado —reconoció—. Es una arquera sin igual, que sufre un terrible dolor cuando falla un disparo, por eso es tan condenadamente buena. Annika me tendió una trampa, y utilizó a Lousha como señuelo. Ella estaba gritando de dolor y yo corrí a ayudarla. Debería haber sabido que era imposible que hubiera vuelto a fallar un disparo. Nunca has visto a nadie disparar como ella... —Me hago una idea. —Lachlain se apartó la camiseta y le enseñó una herida que tenía en el hombro. «Voy a matarla. Joder. ¡Fue a Escocia y le disparó a mi hermano!» —No le guardo rencor. —Lachlain tiró de dos barrotes, esforzándose por separarlos—. ¿Están hechizados? —Sí. —Garreth se unió a él y tiró de los mismos barrotes—. Estas criaturas son aliadas de las brujas. Annika me dijo que nada físico conseguiría doblegarlos. Cuando ni juntos lograron romperlos, Lachlain los soltó y empezó a pasear de un lado a otro, deteniéndose únicamente para dar un puñetazo a la pared. —No puedo creer que te disparara. —Garreth sabía que Lucía había desaparecido durante todo un día, antes de que Emma regresara, pero no se le había ocurrido que pudiera haber ido a Escocia—. Cuando salga de aquí, yo... —No, de verdad que no importa. En especial, viendo que no tienes ningún problema en aceptar que mi alma gemela es una vampira. Garreth ni siquiera trató de ocultar lo exasperado que estaba. —Me importa un comino lo que sea mientras te haga feliz. Y es evidente que lo eres. —Sí, pero tengo que ir a su lado. —Lachlain se agachó y tocó el suelo. —Al menos no estamos encadenados —dijo Garreth—. Cuando abran la jaula, podemos atacarlas.

106


—Preferiría estar encadenado y no encerrado —contestó Lachlain con la mirada perdida—. Así podría arrancarme la mano y Emma dejaría de sufrir. Garreth lo miró con atención. Cualquier licántropo haría lo mismo por su compañera, pero Lachlain lo había dicho como si hablara por experiencia. «¿Qué te ha pasado, hermano?» —Créeme, Garreth, nada es tan malo como lo que estoy sintiendo ahora... Se oyó un gemido proveniente del dormitorio de Emma y él aulló como respuesta, tirando de nuevo de los barrotes. Después levantó la vista hacia el techo. —Podría abrir un agujero. —Lachlain, no creo que sea muy buena idea. Esta casa tiene varios siglos, y no te imaginas cómo tiembla. —No me importa. —Pues debería de importarte. Los tres pisos son como un castillo de naipes, si cae uno, caerán todos. Después de tantas guerras, huracanes y rayos cayéndole encima constantemente, el edificio no es demasiado seguro. No creo que Val Hall pueda sobrevivir al ataque de un licántropo, y menos a la pérdida de un piso. —Pues sujétalo. —¿Que sujete el piso? Si no puedo hacerlo, podrían resultar heridas tanto tu compañera como la mía. La casa entera podría derrumbarse. Lachlain le dio una palmada en el hombro. —Entonces, asegúrate de poder.

107


CAPÍTULO 16

L

« a princesa Lucía.» Visitar el hogar de los licántropos había sido como si le echaran encima un cubo de agua fría, porque todos recibieron con los brazos abiertos a «la compañera de Garreth». Oyó susurros, y luego gritaron la verdad a todo volumen: —Es la princesa Lucía, la Arquera. «¡Me ha mentido! Sí que soy su alma gemela.» Garreth la había engañado para conseguir lo que quería. Típico de un macho. Corrió hacia la puerta con la cinta de vídeo en la mano y llamó a Regin. —Estoy saliendo ahora mismo... Nos ha dicho la verdad. ¡Dile a Annika que deje que Emma beba sangre de Lachlain! ¡Ahora mismo, Regee! Fue Demestriu quien le hizo eso, y ella lo mató. —Llegas un poco tarde. Ya no hace falta que corras. Lucía se quedó petrificada; el miedo casi hizo que se le parase el corazón. —Emma... —¡Oh, no, ella está genial! Tal como tú has dicho, bebió sangre de Lachlain y se curó al instante. Lucía suspiró de alivio y se sentó en los escalones que había en la entrada de la perrera. «¡Emma se pondrá bien!» —¿Y Annika dejó que Lachlain se le acercara? —preguntó, extrañada. —No, qué va. Los lobos se escaparon de la celda, y entonces Emma la Tímida, la muy zorra, me abofeteó cuando traté de perseguir a Lachlain —añadió feliz—. Y

108


menudo bofetón. Para nada. Por fin han dado su fruto todos estos años de entrenamiento. —¿De qué estás hablando? ¿Dónde está Garreth? —Como te lo diría... Está aguantando el suelo de Val Hall mientras terminamos las obras. Lachlain hizo un agujero en el techo del sótano para poder llegar al dormitorio de Emma, y ahora se tambalea toda la casa. Esto demuestra que los licántropos son animales de exterior —añadió Regin sorbiendo por la nariz—. Y Em está enamorada de su hombre-lobo, y van a casarse, te juro que no me lo invento. Annika está histérica. Yo tampoco termino de creérmelo. Aunque le he dicho a Emma que si va a convertirse en la reina de los lobos, en su primer decreto podría decir que los licántropos son los perritos falderos de las valquirias. A ella no le hace demasiada gracia, pero terminaré por convencerla. Su sobrina estaba a salvo... y curada. Y enamorada. —¿Cómo se lo están tomando las demás? —Todas dicen que si Em quiere tanto a su lobo que ha sido capaz de matar a Demestriu para estar con él, entonces tienen que alegrarse por ambos. Además, Lachlain le ha salvado la vida. Y ninguna valquiria ha resultado herida. Aunque, claro, eso no quiere decir que a partir de ahora vayamos a salir con ellos. Emma se casaría con Lachlain y sería su reina. A partir de entonces, las cosas serían distintas entre las valquirias y los licántropos. Pero eso no tenía importancia. Garreth era un mentiroso, y Lucía no quería tener nada que ver con él. Casi nunca. Excepto cuando la tocara. —¿Cómo es la perrera? —preguntó Regin. Ella se volvió hacia el edificio y entrecerró los ojos. «¿Antes o después de mi visita?» —¿Tienen cuencos con agua y juguetes de goma para morder por todas partes? —El «campamento» parece una enorme cabaña de caza escocesa. —La verdad es que era muy... normal. Lo que más sorprendió a Lucía fue que podía imaginarse a sí misma pasando allí el rato. Sí, había alguna que otra marca de garras en la pared, pero qué diablos, Val Hall también tenía sus particulares «muestras de afecto». —¿Y? —preguntó Regin. —¿Y qué?

109


—¿Qué más ha sucedido? —preguntó su hermana—. Te notó en la voz que estás rara. —Soy... su alma gemela. Regin silbó. —Luce, lo siento. —Ya lo sabía, aunque trataba de negarlo. Incluso él me lo negó. —Lo que demostraba lo frío que era Garreth, capaz de controlarse en vez de ir por ahí gritando «es mía» y exigirle que se quedara con él para siempre—. Pero oírlo decir en voz alta y ver a su clan tratándome como si fuera una de los suyos, su princesa nada menos... ha sido demasiado. Antes de ir al campamento, y mientras siguiera fingiendo que no lo sabía, Lucía podía pretender que nada de eso era verdad. Pero después de ir al campamento ya no tuvo más remedio que asumir la realidad. Sus sospechas se vieron confirmadas y la mentira de MacRieve salió a la luz. —No va a dejarte en paz. Y mucho menos ahora, que todavía no te ha hecho suya —dijo Regin. —Lo sé. —Los licántropos nunca se daban por vencidos. Eran la viva imagen de la obsesión. Igual que había hecho Lachlain con Emma, Garreth no descansaría hasta poseer a Lucía por completo. —Y tú no puedes practicar sexo. ¿Qué vas a hacer? «Y al parecer soy incapaz de negarle nada...» —Me voy a ir a la ciudad. —¿Adónde nos vamos? —preguntó Regin. Cuando Lucía no contestó, añadió—: Como si fuera a dejarte ir sola por el mundo para que te dieran una paliza. O nos la dan a las dos o a ninguna. Somos un equipo, Bonnie y Bonnie, juntas para siempre. Lucía sonrió. No existía mejor amiga que Regee. —Iremos a buscar la dieumort. —Se puso en pie y regresó al interior de la casa de los licántropos, en dirección a la habitación de Garreth—. Hazme la maleta, estaré de vuelta en una hora. Tengo que demostrarles que algunas valquirias tampoco estamos preparadas para estar dentro de casa. —¡Oh, rompe algo por mí! Lucía dio una patada a una lámpara que parecía ser muy cara y que se estrelló contra el suelo.

110


—¿Alguna otra petición? —Sí, ya que eso de las almas gemelas implica que te pertenece el cincuenta por ciento de sus cosas, tráete todos los vinilos que encuentres, y algunas armas, y cualquier cosa que brille, claro está. —Entendido. —MacRieve nos seguirá. Sí, pero Lucía se protegería; haría todo lo que fuera necesario. No tenía elección. —Entonces, que empiece el juego.

Los dos MacRieve estaban de pie en el jardín de Val Hall, bebiendo un par de cervezas antes de la inminente partida de Garreth. —¿Estás seguro de que no puedes quedarte? —Lachlain no quería que su hermano se fuera. Había pasado tanto miedo por lo de Emma que apenas había disfrutado del tiempo que había estado encerrado en aquella jaula con él. —Tengo que seguir a Lousha. Por desgracia, Lucía la Arquera había desaparecido. Lachlain había oído decir que se había ido a dar un «rulo» con su «colega» Regin. El argot de aquella época todavía lo desconcertaba, pero había aprendido lo suficiente como para entender que Garreth había dado en el clavo: Lucía era de las que salen huyendo. —Sí, por supuesto que tienes que ir tras ella, pero tal vez te pudieras ir después de mi boda. —Lachlain iba a casarse con Emma al día siguiente. Dado que, para los licántropos, la relación con su alma gemela era para siempre, contraer matrimonio era algo superfluo, pero las valquirias habían insistido en que celebraran alguna ceremonia. O, en palabras de Annika: —Haced algo más respetable que darle un mordisco a la novia. «Lo más importante es que Emma está muy ilusionada.» En menos de veinticuatro horas, Lachlain se casaría con su dulce vampira. Si de él dependiera, el tiempo pasaría muchísimo más rápido. —No puedo. —Garreth dio un trago a su cerveza—. A no ser que tú me pidas que me quede para ayudarte a... aclimatarte. —Se puso serio. A pesar de que había aceptado por entero la naturaleza vampírica de Emma, e incluso el hecho de que Lachlain dejara que se alimentara de él y que encima le

111


gustara, Garreth no se había tomado nada bien saber que su hermano se había pasado todas aquellas décadas encerrado en una cámara de torturas. Y eso que él se lo había suavizado mucho cuando se lo contó. —No, puedo apañármelas —dijo—. En especial ahora que ha pasado la amenaza de los vampiros. —Su pequeña Emma se había cargado a Demestriu, y Lachlain había matado a Ivo el Cruel. —Ha pasado, pero no ha desaparecido —contestó Garreth. Lothaire seguía con vida, y ese vampiro tenía algo distinto, algo que ponía en alerta su subconsciente. Una amenaza que iba más allá de lo que se veía en la superficie... —Cuando regreses, planearemos qué hacer con el Enemigo de lo Antiguo. —Está bien —accedió Garreth—. Pero ahora tienes que concentrarte en tu reina. Y ponte las pilas con lo de los niños, hermanito. Estoy harto de ser tu heredero. Lachlain bebió de su cerveza. —No sé, no te hagas ilusiones. Ya has visto lo delicada que es; me da miedo dejarla embarazada. —¿Delicada? —Garreth levantó las cejas—. Toda la Tradición, y los licántropos en especial, la ven como la reina guerrera que mató al rey de la Horda; ¿y tú sigues creyendo que es delicada? Su hermano arrugó la frente. —La primera impresión es la que cuenta. En cualquier caso, no te preocupes por mí, ya tienes bastante con lo tuyo. ¿Has podido averiguar qué fue lo que asustó tanto a Lucía? —Oh, sí. Se enteró de que era mi alma gemela, y cree que le mentí. Lachlain se frotó la nuca. Él había hecho exactamente lo mismo con Emma. A las hembras que no pertenecían a su especie no solía hacerles demasiada gracia el tema. —¿Cómo se enteró? —Les hice jurar a los gemelos que no le dirían a nadie que la había conocido. Pero cuando creyeron que iban a entrar en guerra con las valquirias para rescatarme y ayudarte a ti a recuperar a Emma, dieron orden de no hacerle daño a Lousha. Les dijeron a los nuestros que si alguno le tocaba un pelo terminaría muerto. Sé que actuaron de buena fe, pero, evidentemente, el resto del clan no tardó en atar cabos. —¿Dónde crees que está?

112


—Tengo un par de pistas —contestó él. —¿Nïx? —Sí. La loca de Nïx. Lachlain se lo debía todo a la adivina. Para empezar, era quien había animado a Emma a viajar a París. Si ella no hubiese ido allí, Lachlain nunca habría reunido la fuerza suficiente para escapar de los vampiros que lo habían encarcelado y que lo habían estado torturando durante más de un siglo. Apartó esos recuerdos de su mente y volvió a hablar: —Antes de que te vayas, me gustaría darte un consejo. Emma me dijo que para conquistar a Lucía tienes que aceptar a Regin. Son uña y carne. Lo han sido desde pequeñas. —Así que supongo que llamar a la Radiante «bicho raro» no me ha ayudado demasiado. Y además cree que le mentí. Lo he echado todo a perder. —Me dijiste que ella no es inmune a tus caricias, seguro que puedes conquistarla. Garreth asintió y respondió decidido: —Sí, y eso es exactamente lo que voy a hacer. Me voy. —Abrazó a Lachlain y le dio unas palmadas en la espalda—. Me alegro mucho de que estés aquí, hermano. Cuando por fin se separaron, Lachlain tosió para aclararse la voz, mientras Garreth bajaba la vista hacia la cerveza que se estaba bebiendo. —Me ha entrado algo en el ojo —dijo. Se dio media vuelta y añadió—: Cuida de nuestra reina. —Ten cuidado. —Los dos siempre habían sido muy protectores el uno con el otro, así que a Lachlain no le hacía ninguna gracia que su hermano menor no tuviera a nadie para cubrirle las espaldas—. Y no te metas en líos. Garreth era un guerrero increíble, pero de vez en cuando necesitaba ayuda. —No te preocupes —contestó él sin mirar atrás—. Lousha y yo estaremos de regreso dentro de dos semanas, ya lo verás.

113


CAPÍTULO 17

Un año más tarde, tierras del Norte. Posiblemente en la montaña del templo de Thrymheim, aunque quizá no

T

—¿ e pillo en mal momento? —preguntó Nïx al teléfono, de buen humor. —Sabes perfectamente de sobra que sí —respondió Lucía—. Estoy colgada del borde de una montaña, a cuatro mil metros del suelo. —Estaba aferrada a la grieta de una roca con las puntas de los dedos de una mano mientras la otra la tenía ocupada con el móvil. A veces, deseaba que los teléfonos vía satélite no funcionaran en todo el mundo. —Suenas cansada —observó Nïx—. ¿Te estás tomando las vitaminas? A Lucía le ardían los músculos. Llevaba días sin dormir y, al parecer, aquel juego estaba muy lejos de terminar. Por otra parte, su equipo iba en cuarta posición, después de perder a uno de sus miembros. —¿Querías algo, Nïx? La Arquera había dejado a un lado su ambicioso proyecto de encontrar una dieumort y matar a Cruach; ahora se conformaría con mantenerlo encerrado en su prisión quinientos años más. Necesitaba a Skathi, o mejor dicho, necesitaba una de sus flechas, pero ni siquiera lograba dar con el paradero de la diosa.

114


—Si no está en lo alto de esta montaña, todo esto habrá sido una enorme pérdida de tiempo. Al principio, Lucía estaba convencida de que aquella montaña era el monte Godsbellow, pero ahora ya no estaba tan segura. Apenas conseguía recordar el camino de subida a la cumbre, y no lo encontró por ningún lado, así que no le quedó más remedio que escalar. —Supongo que no has llamado para decirme dónde está el templo, ¿no? —Creía que si una skathiana era pura de corazón siempre podía encontrar el camino de regreso a su diosa. ¿Pura de corazón? Ni por asomo. A pesar de que Lucía y MacRieve sólo habían estado dos veces juntos, ella no podía dejar de pensar en él, de desearlo. Siempre que se tocaba, se lo imaginaba. —Lo encontraré, Nïx. De un modo u otro. «¡Vamos, Lucía!» ¿Qué otra cosa podía hacer? Saltó en busca de otro lugar al que agarrarse. —Bueno, la verdad es que sí que te llamaba por eso. Ya sé que tu lista de tareas pendientes es larga y variada: encontrar a Skathi, prepararte para el enfrentamiento que tienes cada quinientos años con Cruach, el mal personificado, etcétera, etcétera. «Hablando del diablo.» Aunque el Maldito Sangriento tenía un aspecto abominable, podía disfrazarse y mostrar el rostro que él quisiera... tan guapo que daban ganas de llorar. La idea moderna de Satanás tenía su origen en él. Era a quien Lucía tendría que enfrentarse. Y muy pronto. Ella siempre lo había sabido... Aquella noche tanto tiempo atrás, cuando se disponía a abandonar Thrymheim convertida ya en una skathiana, le preguntó a la diosa: —¿Cuál es mi misión? —Justo antes de que Cruach se despierte, irás a su guarida y le dispararás la flecha que te he dado en el corazón. Cada quinientos años te daré otra. «¿Regresar a su guarida? Jamás.» —¿Cómo sabré que Cruach está a punto de despertarse? —«Lo pregunto para saber cuándo tendré que huir.» —Cuando empiecen las pesadillas —contestó Skathi sin inmutarse.

115


La primera vez que Cruach se despertó siendo Lucía la encargada de vigilarlo, las pesadillas fueron tan desgarradoras que la valquiria tuvo que enfrentarse a sus peores miedos. Ahora, igual que entonces, las pesadillas eran cada vez más frecuentes y más crueles, lo que significaba que se le estaba acabando el tiempo. —Ya, bueno, Nïx, ahora mismo estoy algo liada. —Y para colmo estás huyendo de tu licántropo. —No estoy huyendo de él. —«Por supuesto que estoy huyendo de él.»—. Y no es mi licántropo. —¿Bastaba con aquellos dos apasionados encuentros para que ahora no pudiera encontrar el santuario de Thrymheim? No, era imposible, ella seguía teniendo sus poderes. —Después de todo lo que le has hecho a MacRieve, yo también huiría de él. «Y seguiré haciéndoselo.» Garreth estaba resultando ser incansable, así que, para protegerse a sí misma y a su castidad, Lucía había tenido que recurrir a métodos algo bruscos. Pero no había vuelto a dispararle, no desde aquella primera vez. Sabía que, para evitar que ella no sufriera ningún daño, Garreth ni siquiera trataría de esquivar la flecha. —Regin le ha contado a todo el mundo cómo lo atrapasteis en aquella presa de Quebec colocando un tráiler de veinte metros cargado hasta los topes de troncos a la orilla del río. Y luego tú disparaste para soltar la carga para que le cayeran los troncos encima. —Nïx se rió—. Y como si eso no fuera suficiente, vais y le tiráis el camión por la cabeza. Era verdad. Ahora Garreth llevaba días pisándoles los talones. —Limítate a decirme cómo está Regee. —Lucía se había visto obligada a dejar atrás a su hermana apenas cuatro semanas después de convertirse en prófugas de la justicia. —Mal. Se la está buscando. No para de beber y de buscar pelea con criaturas mucho más grandes que ella. Está furiosa porque la «abandonaste» como si fuera «un trasto viejo». Y porque lo hicieras mientras se estaba recuperando de una borrachera inducida por un hechizo. Lucía tenía un montón de mensajes firmados por RegRad, o sea, Regin la Radical, que se lo dejaban muy claro. Llevaba meses sufriendo su chantaje emocional.

116


—Se juntó con Kaderin la Despiadada para participar en la Búsqueda del Talismán —prosiguió Nïx—, pero Kad la dejó tirada. He estado intentando mantenerla ocupada; he invitado a unos viejos enemigos para que traten de matarla, y cosas por el estilo, pero nada consigue calmarla. Y eso que Regin sí que se ha estado tomando las vitaminas. Todas esperamos ansiosas tu regreso para que te ocupes de ella. Lucía escaló hacia arriba, y saltó en busca de otro saliente. Lo consiguió. —Sabes perfectamente por qué estoy viajando alrededor del mundo. —Se había pasado meses soñando con la flecha dieumort, Se la imaginaba larga y dorada, y con plumas en el extremo, igual que una de las de Skathi, pero imbuida del poder de los Perdidos. La única flecha capaz de matar a una pesadilla hecha realidad. No había conseguido encontrarla, y al final había optado por conformarse con una de las flechas de la diosa. Por eso había decidido ir a verla y suplicarle que se la diera, pero al parecer, tampoco conseguía encontrar el templo. Se le estaba acabando el tiempo, y MacRieve la seguía a todas partes, sin importar lo lejos que la llevara la siguiente pista. Lucía sospechaba que el licántropo la estaba protegiendo. Incluso entonces, a pesar de todo lo que ella le había hecho. Dos noches atrás, lo vio en el pueblo de las tierras del Norte. ¿Qué le haría si la atrapaba? Lucía se lo preguntaba constantemente. —Nïx, ¿por eso me has llamado para contarme lo de Regin? —le preguntó a la adivina—. Puedo intentar hablar con ella. —A decir verdad, te he llamado porque hay una misión, una cosita llamada Apocalipsis, nada, una tontería, y quería pedirte un favor. Le cayeron unas gotas de sudor en los ojos. Lucía se las secó y levantó la vista en busca del pico. «En tu interior, sabes perfectamente que no es Thrymheim, Lucía.» —¿Por qué yo? —Había docenas y docenas de valquirias tan fuertes como ella, o incluso más—. ¿Por qué no se lo pides a Cara o a Annika? —Porque eres la mejor cazadora que tenemos —respondió Nïx. —Sí, ya lo sé —dijo ella, inmodesta como siempre—. ¿En qué consiste la misión? —¿Qué misión? —preguntó Nïx confusa, pero luego se animó—: ¿Tengo una misión? —¡Nïx, el Apocalipsis! ¡Vamos, céntrate! Se produjo un largo silencio.

117


—Oh, sí, ya me acuerdo. —La adivina sonó enfadada, como si Lucía hubiera dado al traste con sus planes—. Sí, lo tengo todo aquí anotado: adonde tienes que ir, a qué hora y lo que tienes que hacer. Ya me he encargado de todos los detalles. Básicamente, lo que tienes que hacer es subirte a determinado barco mañana, a las tres de la tarde, en el Amazonas. —¿En el Amazonas? Pero si está a miles de kilómetros de donde estoy ahora. Además, soy una arquera, no una exploradora. Búscate a otra —farfulló, mientras trataba de ganar unos metros más. Tenía un dolor en los dedos de mil demonios. —Lo haría, pero nadie está tan cualificado como tú. Verás, el origen de todo este Apocalipsis es Cruach. Lucía sintió como si el estómago se le cayera desde aquellos cuatro mil metros de altitud. —Sí, ya sabía yo que querrías ocuparte tú misma —comentó Nïx, pensativa—. Al fin y al cabo, es tu marido.

118


CAPÍTULO 18

Iquitos, Amazonas Quince horas más tarde...

Lucía corrió desde el helipuerto a través del remoto pueblo portuario del río, con los sentidos bombardeados en todo momento por aromas y sonidos: el olor a chile picante y a plátanos verdes de los puestos del mercado; las incesantes bocinas de los tuk-tuks; los vendedores ambulantes pregonando sus mercancías, sin inmutarse por la intermitente llovizna. A pesar de que ya estaba cansada después de las últimas semanas y destrozada por los constantes viajes de los últimos días, se ajustó la mochila y la funda de viaje de su arco y corrió todavía más rápido. Eran las tres y cuarto. Interminables vuelos la habían sacado de las tierras del Norte, y, después de varios otros de conexión, había llegado a Sudamérica, a Iquitos. Había volado más de once mil kilómetros el último día. Cansada hasta la médula, volvió a maldecir a la instigadora de tal desastre: Nïx, la Rematadamente Desquiciada. ¿No podía haber visto el jodido Apocalipsis antes? Y darle así tiempo a Lucía para que se comprara una mosquitera y una guía del río Amazonas. Casi había llegado ya al agua... cosa que no era difícil, teniendo en cuenta que Iquitos se encontraba rodeada por el Amazonas y otros dos afluentes. El sol se

119


asomaba por entre las nubes bajas, mostrando un radiante arco iris que parecía morir en una de las riberas lejanas del río. Al cabo de un instante, pudo ver la arcillosa orilla delante de ella. Justo en el límite del agua, había una barriada de casas flotantes con techo de paja. Unos pocos botes estaban alineados al lado de las casas. Mientras Lucía seguía corriendo, le vino a la cabeza el resto de esa fatídica conversación con la adivina: —Nïx, ¿cómo puede ser que Cruach nos traiga un Apocalipsis? —Por lo que parece, ya no es sólo tu problema. He visto que va a empezar una plaga de sangrientos sacrificios. Otro nombre de Cruach era el Nos Sacrificamos Con Él. Tenía el poder de infectar a los seres, haciendo que éstos tuviesen una loca necesidad de matar a quien más quisieran. —¿Una plaga? —Antes sólo podría contagiar su locura a través de un contacto directo, y únicamente cuando saliera de su guarida. Pero al cabo de poco, su influencia podía extenderse como si de una enfermedad se tratara, pasando de unas personas a otras. —¿Cómo? Con magia negra, con la ayuda de algún otro dios... —La cuenta atrás ha empezado. Tictac, tictac. —¿Y qué quieres que haga? —Vete a los muelles. Te he reservado una plaza en un barco que se llama Contessa. Durante semanas, viajarás por la jungla hacia la parte más profunda y oscura del Amazonas, donde ningún otro barco se atrevería a ir. Encuentra el río Laberinto, un místico afluente oculto. ¿Has oído hablar de él? Lucía soltó un suspiro. —Sí. Es un lugar de donde nadie vuelve. Ni siquiera los inmortales. —¿Te sientes afortunada? —¿Y qué tengo para poder luchar contra Cruach? ¿Una arma? ¿Un aliado? Supongo que no encontraré la dieumort allí. —¿Y qué es una dieumort? —Olvídalo, Nïx ¿Qué encontraré allí?

120


—Llámame si llegas a tiempo, si no, será hablar por hablar. Entonces te explicaré el resto. A menos que, claro está, me olvide de ello. —Cosa que tenía toda la pinta de ir a pasar. Lucía sabía que Nïx no revelaría más datos. Solía soltar la información por partes, como un avaricioso a cambio de dinero. La Arquera había aprendido, lo mismo que el resto de las valquirias, a no creerse demasiado a la adivina y a ser paciente con ella. —Como mínimo dime ¿a qué me enfrento? —le pidió impaciente—. ¿Qué pasará si fallo? —Se acabará la vida tal como la conocemos ahora. —¿Hay algo más que quieras contarme? —Todo lo que necesitas estará a bordo del Contessa. —Se oyó un ruido como de electricidad estática—. Ah, y ve con cuidado con el Barâo da Borracha y el Guardiao. Lucía sabía algo de portugués. —¿Cuidado con el Magnate del Caucho y el Guardián? Se oyó más ruido estático. —No te oigo... Ya te llamaré... Buena suerte... —Nïx, ya sé que estás simulando la estática. —Podía imaginarse perfectamente a su hermana soplando dentro de su puño directamente sobre el auricular. El ruido paró de golpe—. ¿Por qué? —Me ha parecido menos brusco que la otra alternativa. —¿Y cuál es ésa? —Colgar. Lucía hizo a un lado sus recuerdos, aminoró el paso y abrió los ojos de par en par al ver cómo una oleada de botes salía de los muelles. ¿Había llegado tarde? Pidió a unos pescadores que volvían de faenar que le indicaran dónde podía encontrar el Contessa. Todos se rieron al unísono. Cuando vio el barco, varado en una parte de la orilla llena de basura, entendió por qué. El Contessa, de nombre tan noble y pomposo, era una reliquia. Con sus tres pisos de altura y sus entramadas barandillas, parecía un antiguo barco fluvial de la época del boom del caucho. Pero lo habían dejado estropearse. La madera estaba podrida y llena de agujeros justo por encima de la línea de flotación, y el cristal de la cabina de mando estaba resquebrajado de parte a parte. Cualquier elemento metálico que estuviese a la

121


vista estaba corroído y supuraba óxido, que se desvanecía por la quilla como si fuesen regueros de sangre. El techo de la cabina de mando, en el tercer piso, era... de paja. Lucía frunció el cejo. ¿Salida a las tres en punto? Nada que tuviese que ver con aquel barco podía considerarse que estuviese a punto. «Nïx, pequeña sinvergüenza.» ¿Por qué le habría reservado plaza su hermana en un barco como aquél? No, Lucía no tenía por qué aceptarlo... Podía coger cualquier otro barco. Dio un paso atrás para inspeccionar qué otras embarcaciones había todavía allí varadas. Las que quedaban parecían haber sido abandonadas a toda prisa. La más cercana tenía la empapada mesa exterior con el mantel puesto y cubiertos sobre ella. Del Contessa, salían unas débiles voces, y uno o quizá dos hombres se paseaban por cubierta. Como mínimo, había gente en él. «Los mendigos no pueden escoger.» Comprobó que los mechones de pelo con que se cubría las orejas estuviesen en su sitio, y gritó: —¿Hay alguien ahí? Necesito subir a este —«cacharro, resto, a este remedo de...»— bote. En la borda se oyó un crujido, y un hombretón con cara de sueño se inclinó para mirar hacia abajo. —Barco, señorita. Esto es un barco —dijo a la defensiva, como si ella le hubiese dicho: «Creo que tiene un pene minúsculo.» Tenía acento sureño y la voz ronca. Con sus ojos grises enrojecidos, le echó un vistazo, y entonces preguntó arrastrando las palabras: —¿La doctora MacRieve, supongo? ¿Doctora MacRieve? Ahora Nïx había pasado de ganarse una patada en el culo a una muerte asegurada. Cuando trataba con humanos, Lucía siempre utilizaba el apellido Archer, pues nunca confesaría el suyo. —¿De la Universidad de Louisiana? —preguntó él, sacando una petaca del bolsillo de sus vaqueros para tomarse un generoso trago. Se preguntaba qué más le habría contado Nïx. —Sí, ésa soy yo. ¿Y usted es... el capitán?

122


—Correcto. Capitán Wyatt Travis. —Llevaba una chaqueta de botones, casi desabrochada, y cuando el viento soplaba, la ropa se hinchaba, y dejaba a la vista un torso sorprendentemente fuerte. Lucía pensó que no tenía mal aspecto, pese a su desaliñado pelo rubio y su barba de tres días, pero era evidente que estaba un poco borracho... incluso sin necesidad de oler el alcohol que se evaporaba por sus poros. Empezó a imaginarse lo que Travis daría en un control de alcoholemia; seguramente superaría con creces lo permitido. ¿Por qué Nïx le habría reservado un billete en una bañera podrida, con un capitán borracho? Podía imaginarse a su hermana palmoteando y llorando de risa. —Y mi asistente ha reservado una habitación para mí, ¿correcto? —Le hemos guardado un camarote. El último que nos quedaba. —¿Tiene aire acondicionado? —Sólo hay uno. Y no está en su camarote, querida. —Su acento no era simplemente sureño. Lucía se dio cuenta de que el capitán era de Texas. —Un momento, ¿el último que quedaba? —Miró las cubiertas. El barco debía de tener como mínimo media docena de camarotes, todos iguales y repartidos en las dos primeras cubiertas. El capitán bajó una desvencijada pasarela de acceso. —No tendría que asombrarla tanto que estemos llenos —«Se ha ofendido.» La única cosa peor que un borracho perpetuo era uno sensible—. Hay otros tres doctores como usted a bordo, además de mi cocinero y de mi marinero. Contándolo a él significaba que había seis humanos a bordo. Aquello no iba a ser fácil. A diferencia de algunas valquirias, Lucía rehuía a los humanos siempre que podía. Revelar secretos de la Tradición a alguno de ellos estaba castigado por los dioses, y la Arquera ya estaba en una situación delicada con uno de ellos. «O dos.» —¿Cuánto me costaría comprar el barco? —No era usted la más lista de la clase, ¿verdad? Ya tengo a los demás pasajeros a bordo; están colocando su material científico en el laboratorio en este mismo instante. La estábamos esperando. ¿Varias semanas a bordo rodeada de mortales? Y, además, estaba claro que tendría que secuestrar el barco para que la llevase al corazón del Amazonas, donde nadie se atrevía a ir. Tendría que encargarse de los humanos cuando llegase el momento.

123


Quizá Lucía pudiese encontrar a un tradicionario que capitanease otro barco. Una ciudad como Iquitos seguramente daba cobijo a una gran cantidad de inmortales. Mientras sopesaba esas opciones, volvió a sentirse alerta; tenía la sensación de que la estaban vigilando. Se pasó la mano por la nuca y miró detrás de ella, le pareció ver a un hombre alto, excesivamente alto. ¿Tenía a MacRieve detrás incluso allí? Sabía que no podía encontrarse muy lejos... porque no lo había estado en todo el año. O quizá estaba paranoica. El cansancio la estaba afectando y, poco rato antes, se había imaginado verlo oculto entre las sombras, en la cima de una colina cercana y en un balcón que tenía justo encima, desde donde la miraba. Todas las veces que había vislumbrado el resplandor de unos ojos dorados en la oscuridad, se había imaginado que lo veía. Se le pusieron las orejas de punta. «Alerta.» Sí, el licántropo estaba cerca. —¡Me quedo con el camarote! —«Puedo librarme de los mortales más adelante.» Lanzó la mochila por encima de la barandilla, sujetó el arco con su funda bajo el brazo, e intentó parecer una humana como otra cualquiera, tambaleándose al cruzar por la pasarela. —Eh, ¿no tiene que cargar ningún equipo? —le preguntó el capitán, extrañado. —No. Ya lo tengo todo. —Es necesario que se presente y que le demos las orientaciones. —Sí, claro. —Podía seguirle el juego, y hacerse la sociable, o bien ser como ella realmente era—. Pero tenemos que partir de inmediato. —Todo en su momento. —El hombre le ofreció una mano, que ella no necesitaba, para subir a bordo—. Usted se alojará en el camarote número siete, en el primer piso, al final del pasillo. Aquí tiene la llave. Casi se la arrancó de los dedos. —Le doblaré... triplicaré... su tarifa si partimos ahora mismo. Él entrecerró sus ojos grises. —Cuadruplíquela y verá un barco de ancha popa salir a toda máquina. —De acuerdo. —Eso la alivió. Los mortales que se motivaban con el dinero eran controlables. Travis se apresuró a subir a la cabina de mando, gritándole a alguien llamado Chuck que le diese al barco «una patada en el estómago». Lucía subió a la cubierta de observación. Utilizó las manos como visera para poder ver mejor, y escrutó los

124


alrededores en busca de MacRieve. Iquitos era la ciudad más poblada del mundo a la que no podía accederse por carretera. Sólo se podía entrar o salir por medios aéreos o por barco, y, en el mejor de los casos, era difícil de llegar. Quizá había conseguido perderlo. Los motores diesel del barco arrancaron, soltando bocanadas de humo negro mientras petardeaban, pero aun así se mantenían en marcha. Travis empezó a apartarlo de la orilla marcha atrás, pasando muy cerca de una gasolinera flotante, y luego incrementó la velocidad. El barco iba hacia atrás, con el agua estrellándose contra la plataforma que había a lo largo de la popa. Toda la quilla se estremecía, y el movimiento hizo que Lucía se inclinara hacia la barandilla. Cuando recuperó el equilibrio, giró la cabeza y miró de nuevo con cautela. «Nada.» Después de unos instantes, el capitán maniobró, y el Contessa empezó a navegar de proa. Lucía suspiró aliviada. Estaban en movimiento. Se hallaba en un barco adentrándose por el río Amazonas, después de atravesar medio mundo en avión en un tiempo récord. ¿Realmente creía el licántropo que podría seguirla hasta allí? No había forma de que pudiese atraparla. Y su rastro se desvanecería en los próximos días. Bajó a la primera cubierta para recoger su bolsa, y luego se dirigió al camarote número siete para acomodarse. Justo en el momento en que llegaba frente a la puerta, oyó una alerta de su teléfono por satélite de que había recibido un nuevo mensaje. Miró la pantalla y vio que era de Regin. Por todos los dioses, añoraba tanto a sus hermanas y en especial a Regee, su mejor amiga...

RegRad: Ya no somos amigas, Luce. ¡Que te DEN!

Lucía suspiró. Había veces en que entendía por qué los demás sólo podían aguantar a Regin un rato. De golpe, sus orejas volvieron a agitarse, lo que significaba que alguien de los que estaba a bordo la iba a atacar o que MacRieve estaba cerca. Deseó que fuese lo primero, y dejó la maleta en el suelo. Se puso de rodillas, abrió los pestillos de titanio y liberó el arco y el carcaj de su relleno de espuma. Después de tensar el arco, se puso de pie otra vez. Vio algo por el rabillo del ojo, algo que brillaba a la luz del sol. Levantó la vista, mirando hacia la orilla.

125


«El licántropo.» Justo allí, en la colina. ¿Había logrado escabullirse de él todo aquel tiempo para que ahora la atrapara?¨ Él y su sentido de la oportunidad. ¡Por todos los dioses! ¿Podía todavía llegar al barco? Al Contessa le quedaba todavía un muelle por delante, que alcanzarían en breve, y MacRieve estaba a unos quince o veinte metros de distancia. Al parecer, él creyó que podía superar esa distancia, porque se colgó el petate al cuerpo y la miró de aquel modo como la había mirado tanto últimamente. «Un momento...» ¿Tenía la cara salpicada de sangre? No había tiempo para pararse a pensar en eso; se apresuró hacia la plataforma que había en la popa. En un abrir y cerrar de ojos, cargó su arco con una flecha. El licántropo la fulminó con la mirada, y negó lentamente con la cabeza, como advirtiéndola. «¡Maldita fuera!» No podía dispararle, porque sabía que él no intentaría esquivar sus flechas. Continuaría haciendo lo que fuese para mantenerla a salvo de todo... aunque cada vez que lo veía, parecía tener un aspecto más oscuro, más enfadado. Y, que los dioses la ayudaran, también más sexy. Con un resoplido de frustración, bajó el arco. MacRieve había empezado ya a correr, a una velocidad sobrehumana, con su enorme cuerpo moviéndose con la ligereza y la gracia de un animal. Lucía tragó saliva. Lo vio llegar al borde del muelle, pero no aminoró la marcha... Al contrario, movía los brazos todavía con más vigor para ganar velocidad. «No. No hay forma de que pueda superar esa distancia, aunque sea un hombre-lobo.» Con el corazón en la garganta, pudo ver cómo saltaba hacia el barco. Pasó un segundo y seguía en el aire... A gran velocidad se dirigía hacia donde ella se encontraba... Aterrizó primero con el pecho contra el costado de la plataforma, clavando sus oscuras garras en la madera de teca. Después de estremecerse de dolor tras oír cómo se le rompían las costillas, Lucía reaccionó y llevó una pierna hacia atrás para coger impulso y darle una patada en la cabeza. Pero él pudo sujetarle el tobillo con una mano, haciéndole perder el equilibrio y caer tumbada con un único movimiento. El licántropo dio un salto hacia la cubierta inmovilizándole los brazos... y el arco... por encima de la cabeza.

126


Un furioso y empapado hombre-lobo estaba tumbado encima de ella, con el cuerpo completamente húmedo y los músculos en tensión. Lucía intentó liberarse, cosa absurda, teniendo en cuenta su fuerza, y lo único que consiguió fue quedarse tan empapada como él lo estaba. ¿Qué tenía intención de hacerle? ¿Qué no se había merecido que le hiciese? —Eso no ha estado bien, valquiria. —Su profunda voz resonó mientras la miraba fijamente, como si estuviera estudiando cada uno de sus rasgos—. Y ésta no es forma de darle la bienvenida a tu compañero. —¡Tú no eres mi compañero! —En efecto, tenía sangre en la cara y, mezclada con el agua y el sudor, le corría por la mejilla—. ¡Deja que me levante! Garreth la mantuvo inmovilizada. —Te he echado de menos estos meses —dijo—. En todos los sentidos. —El doble significado fue evidente cuando el color de sus ojos se convirtió en un azul de hielo—. Pero se ha acabado. Ahora las reglas han cambiado, preciosa. «Atrapada.» De alguna manera, la cazadora había sido cazada, derribada al suelo y atrapada. «¡No!» Estaba en una misión para salvar el mundo. Se libraría de él y llevaría a cabo su cometido. Debía hacerlo. O todos los seres de la Tierra pagarían por lo que ella había hecho... y por lo que no haría nunca más... Al pensar eso, volvió a agitarse debajo de MacRieve. ¡Oh, por todos los dioses, el licántropo estaba excitado! Con un murmullo y en tono amenazador, dijo: —Tenemos asuntos pendientes que resolver. —¡Quiero que te vayas de este barco! —contestó ella. Garreth empezaba a tener una erección, que emanaba tensión y calor, y que la valquiria debía de notar. —Entonces, ¿eso es lo que quieres? —preguntó incrédulo... porque incluso al decirlo, su Lucía estaba respondiéndole dulcemente. Ella se sonrojó, y tenía las pupilas completamente dilatadas. Sus labios empezaron a abrirse cuando empezó a excitarse también ella. Pero de repente, su embelesada expresión se desvaneció por completo. —¡Sal de encima de mí, bruto! ¡Si no te vas tú, entonces me iré yo!

127


—¿Crees que te he buscado, peleado y protegido a distancia, todo este tiempo para dejar que te vayas ahora? —No a demasiada distancia. Hacía unos instantes, había descuartizado a dos demonios asesinos que estaban ocultos en un callejón, esperando a que ella pasara. Ambos tenían las espadas preparadas, y la intención de cortarle la cabeza a la Arquera. En cambio, fue él quien se la cortó a ellos. Pero ahora Garreth la tenía a salvo entre sus brazos. La necesidad que sentía de abrazarla contra su pecho era sobrecogedora. Tenerla realmente bajo su cuidado... después de tantos meses en los que la valquiria había estado en constante peligro. Una sensación de satisfacción lo llenó por dentro, y bajó la cara hacia su brillante melena, para impregnarse de su olor otra vez. Por todos los dioses, nada olía mejor que Lucía. —¿Me estás... oliendo el pelo? —sonó aterrada. O excitada. ¿Quién podría saberlo con ella, la reina de la confusión? La voz de él sonó ronca al admitirlo. —Sí, es una de las muchas cosas que he echado de menos de ti. —A la sensación de satisfacción, se le unió la de lujuria. El olor de su cabello era casi su perdición. Además, notaba su suave y cálido cuerpo debajo. Ella se retorció con más fuerza, pero él ni se inmutó. —¡MacRieve, estoy aquí por un asunto importante! Un asunto que no te afecta. Si intentas seducirme... —No, no lo hago... Renuncié a ello ya el primer mes. Lucía se sonrojó, culpable, cosa que todavía lo excitó más. Quizá su compañera no era tan fría e insensible como sus viciosas hermanas, aunque realmente casi lo había convencido de que así era durante el último año. —No, actualmente, mi única intención es mantenerte con vida. —Estaban en medio de la Ascensión, y en aquellos tiempos tan revueltos, la valquiria había ido allí, a uno de los lugares que a él menos le gustaban de todo el mundo. Y uno de los más peligrosos, incluso para los inmortales. Lucía luchó por liberar sus brazos y su arco, restregando su cadera contra la erección de MacRieve. Un suspiro de placer se escapó de sus labios. —Me acuerdo de la última vez que estuvimos en esta postura. —Sus propias caderas se movieron con voluntad propia, haciendo que ella soltara un gemido.

128


Entonces, Garreth le susurró al oído—. Me meceré sobre ti hasta que tengas un orgasmo. Te morirás si te dejo a medias. Lucía apartó la vista, cada vez más ruborizada, retorciéndose cada vez más. —Un poco más a la izquierda, cariño. Y más fuerte. Ella lo fulminó con la mirada mientras intentaba mover los brazos. —Te dispararé tantas flechas... El la mantenía bien cogida. —En algún momento te quedarás sin. —Las fabricaré yo misma —dijo entre dientes. —Oh, claro que sí. Pero yo siempre he considerado que tus disparos son los preliminares. Así que... dispara... —Me has estado persiguiendo, me has derribado al suelo. ¡Estoy harta! Tendría que haberte disparado cuando has saltado. —¿Oh, así que ahora soy el malo de la película? ¿Te has olvidado de lo que has llegado a hacerme a mí? ¿Y a mi familia? —Y lo peor no sucedió hasta que ella cogió el vuelo de Nueva Orleans. Entonces fue cuando empezó la diversión... Persecuciones y trampas por todo el mundo durante el último año—. Y no tendrías que haber huido de mí sin darme una explicación. Lucía le lanzó una dura mirada. —No estaba huyendo de ti. He estado ocupándome de mis asuntos. ¡Además, no te debía ninguna explicación! Y sigo sin debértela. ¡Ahora, suéltame! —Quizá no me debieses una explicación, pero no habría estado de más que me hubieses agradecido que te salvase la vida. En vez de eso, Lucía levantó la barbilla. «¿Así que así es como es la valquiria?» Finalmente la liberó, pero se puso de pie de un salto a su lado y la cogió por la nuca. —Llévame a tu camarote. —¿Te has vuelto loco? —¿Me culparías de ello si así fuera después de lo que me has hecho pasar? De todo lo que me has negado, nos has negado... —¿Quién demonios es éste? —dijo una voz de hombre detrás de ellos.

129


Garreth se volvió y vio a un humano borracho. «Debe de ser el capitán.» El hombre se fijó en el arco de Lucía y en la ropa mojada de él. Con la mirada de alguien que había visto de todo en la vida, le dijo a ella: —¿Algún problema, doctora? «¿Doctora?» Aunque el mortal era un tipo fuerte, Lucía sabía que no podría hacer nada para ayudarla. Esbozó una sonrisa y procuró manejar la situación. —No, no hay ningún problema, Travis. El capitán se dirigió entonces a MacRieve. —Déjame adivinar, ¿tú debes de ser el polizón de turno? —Un nuevo pasajero. —Garreth hundió la mano en el empapado bolsillo de su chaqueta y le alargó al hombre un húmedo fajo de billetes—. Garreth MacRieve. Travis los miró a los dos, y luego el fajo de billetes, que aceptó asintiendo con la cabeza. —No nos queda ningún camarote libre... —Ningún problema. Utilizaré la litera del de ella. Lucía hizo un intento de abrir la boca para protestar, pero el capitán dijo: —Entonces, bienvenido a bordo. —Y dicho eso, subió la escalera y volvió a la cubierta de mando. Ella se zafó de Garreth. —Esto no ha acabado. Y si vuelves a tocarme con tus zarpas, licántropo, haré que lo lamentes. Cuando le dio la espalda, él le puso la zarpa encima otra vez, apretándole posesivamente el culo, gimiendo de placer; entonces, Lucía se volvió de pronto y le dio un golpe impresionantemente fuerte en la nuez, haciendo que se doblara y tosiera. Mientras ella se alejaba de allí a toda prisa, él dijo entre dientes: —Todavía no lo lamento.

130


CAPÍTULO 19

De regreso al camarote, Lucía recogió su mochila. Abrió la pesada puerta y la cerró de golpe, ganándose la queja de las bisagras. A primera vista, la estancia de paredes de madera era más grande de lo que había imaginado, y la cama también. Probablemente, porque el barco era muy viejo, y pertenecía a una época pasada más lujosa Había un escritorio y una silla, una mesilla de noche y una lámpara. Encima de la cama colgaba una mosquitera. El tamaño del baño y del balcón adjunto eran más que decentes. Lanzó la bolsa al suelo, dejó el arco y el carcaj junto a la pared y se apoyó contra la puerta. «¿Qué voy a hacer?» Estaba viajando en un barco lleno a rebosar de humanos; el cerebro que había orquestado aquella misión era el de una valquiria medio chiflada que le había hecho el favor de crearle una identidad secreta de lo más embarazosa. Por no mencionar el inminente Apocalipsis, y que ahora tenía que enfrentarse a un Némesis que podía ser su perdición. Un Némesis de lo más sexy. Por todos los dioses, estaba tan atractivo como siempre. El oscuro carisma que emanaba del licántropo, y que al parecer conseguía dejarle la mente en blanco, seguía surtiendo efecto. ¿De verdad Garreth había echado de menos su olor? Siendo de la especie que era, ¿había sentido la necesidad de volver a olerla? La idea la dejaba extrañamente excitada, y enfadada consigo misma. ¿Por qué estaba pensando todas esas tonterías?

131


Debería estar cavilando qué haría él para vengarse de todo lo que ella y Regin le habían hecho. Era imposible que MacRieve lo olvidara sin más. —Llámame tan pronto como subas al barco —le había dicho Nïx. «¡Por supuesto que iba a llamarla!» Lucía buscó su móvil vía satélite en la bolsa y marcó el número. La adivina no lo cogió —qué raro—, así que le dejó un mensaje: —Nïx, soy yo —le dijo con la voz más calmada de que fue capaz—. Estoy de camino. Llámame. Ah, y creo que te odio. Cuando colgó, vio que había recibido otro mensaje de RegRad:

Lo del último sms no iba en serio. ¿Amigas de nuevo? Debería estar allí ctg. Este pueblo es un rollo.

Lucía también creía que Regin debería estar allí con ella, pero seguro que discutirían sobre cómo resolver el tema de la insistencia de MacRieve. Regin estaba convencida de que tenían que matar al licántropo, y eso Lucía no podía permitirlo. No, después de que les hubiera salvado la vida a Regin, Annika y a ella misma. ¿Y cómo se lo habían pagado? Con dolor. Y ahora ella iba a pagar las consecuencias. —Déjame entrar, Lousha —dijo él desde el otro lado de la puerta. «Tal vez debería dejar que Regin se las viera con el lobo.» —¿Por qué me haces esto? —¿Por qué me preguntas cosas de las que ya sabes la respuesta? Vamos, abre la puerta o... —¿O te pondrás a soplar y soplar? —Inspeccionó la habitación para ver si encontraba alguna excusa para no dejarlo entrar, pero antes de que se le ocurriera nada, Garreth rompió el cerrojo y abrió—. ¡MacRieve! —¿Te han dado el camarote de proa? —preguntó, con cara de pocos amigos—. Me sorprende que no viajes en turista. —Si tienes algún problema, puedes irte cuando quieras.

132


Él ignoró el último comentario y dejó el petate en el suelo. Después, inspeccionó el camarote hasta el último rincón, golpeó la pared de madera con los nudillos y arrastró los pies por la alfombra verde que cubría el suelo. Lucía aprovechó para mirarlo, y descubrió que estaba tan insufriblemente atractivo como siempre. Seguía llevando el pelo demasiado largo y mal cortado. Su habitual barba de dos días le oscurecía las mejillas y la terca barbilla, hoyuelo incluido. Alrededor de los ojos tenía aquellas arrugas blancas que resaltaban sobre su tez morena. A pesar de que había perdido peso —estaba claro que últimamente no comía bien—, su cuerpo seguía siendo enorme. Nada podía disminuir su altura. El capitán Travis media metro noventa y había tenido que levantar la cabeza para mirarlo. Entonces vio algo nuevo. En la muñeca izquierda, MacRieve llevaba una esclava de plata que parecía provenir de una vieja armadura. Eso era lo que había visto brillar en la oscuridad. «Qué raro.» —Sigo siendo igual de guapo que la última vez que me viste, valquiria —dijo él sin darse la vuelta. Lucía se sonrojó. No se había olvidado de lo grave que tenía la voz, pero había pasado mucho tiempo tratando de negar el efecto que tenía en ella. Garreth abrió las puertas que daban al pequeño balcón y echó un vistazo fuera, luego volvió a entrar y dijo: —Es una pena que esté en la proa. Luego se acercó a la única silla que había en el camarote y se sentó para quitarse las botas. —¿Por qué lo dices? —Ya lo verás. —Descalzo, abrió el petate de lona impermeable y sacó unos vaqueros y una camiseta negra. —No vas a cambiarte aquí —dijo ella con los ojos abiertos de par en par. Garreth colocó los dedos encima de la bragueta de los pantalones que llevaba y levantó las cejas. —¿Ah, no? —Deslizó la cremallera hacia abajo, muy despacio—. Lección número uno: quedarte vestido con ropa mojada en medio del Amazonas no es muy buena idea.

133


El primer impulso de Lucía fue darse la vuelta, pero si lo hacía, le estaría dando la espalda a un licántropo en celo que sólo la deseaba a ella. Sí, la alternativa era igual de mala. Y, además, de ese modo podría volver a verlo desnudo. ¿Cuántas veces había fantaseado sobre el tamaño de la erección de Garreth, y cómo la había sentido moverse entre sus dedos y aquellos barrotes? «No le mires.» Muerta de la vergüenza, Lucía terminó por darse media vuelta, pero aun así tuvo que escuchar los ruidos que hacía al desnudarse. Seguro que todavía tenía la piel mojada, igual que aquella noche de lluvia en la ciénaga. Tragó saliva y se recordó tocándolo, tocándolo por todas partes... —Valquiria, ¿te importaría mucho decirme por qué has venido al Amazonas? Juré que jamás regresaría a este agujero. —Sí, me importaría —le respondió ella sin volverse—. Y si juraste que jamás regresarías aquí, entonces deberías largarte. —Una cosita: te has pasado todo un año huyendo de mí, ¿y ni una sola vez se te podía haber ocurrido esconderte en el Ritz? —Una cosita: ¡deja de perseguirme! De repente, Lucía sintió el aliento de Garreth rozándole la nunca. Giró la cabeza y se enfrentó a aquellos cautivadores ojos dorados. Él se quedó mirándola y apoyó la mano en la pared, por encima de su cabeza, y jugó con un mechón de su pelo. —Ah, princesa, lo haré. Ahora que te he atrapado. Ella no se había dado cuenta antes de que los iris dorados de MacRieve estaban manchados de pequeñas motas negras. Y también vio que se había vestido. ¿Se sentía decepcionada? —¿Atrapado? —Oh, sí. Entonces Lucía lo entendió todo. El licántropo estaba obsesionado con ella. Y los de su especie nunca se daban por vencidos. Y el método al que recurrían normalmente las valquirias para solucionar ese problema —la decapitación—, en aquel caso ni siquiera era una alternativa. La había atrapado y no había nada que ella pudiera hacer para librarse de él, excepto abandonar el barco, así que iba a tener que lidiar con MacRieve.

134


Tendría que negociar. El único problema era que él le hacía tener ganas de todo menos de negociar. Incluso entonces, Lucía se moría de ganas de ponerse de puntillas, pegar su torso al de él y susurrarle al oído que la besara. —Haré un trato contigo, MacRieve. Si me dejas en paz durante un año, entonces quedaremos y dejaré que me cortejes. Pero necesito que te bajes de este barco ahora mismo. —¿Quedar? ¿Igual que esa vez en la ciénaga? —preguntó él sarcástico. —Te lo juro por la Tradición. Lo único que tienes que hacer es irte de aquí y te prometo que me pondré en contacto contigo tan pronto como regrese del Amazonas. —Esto no es un debate, y no voy a negociar. El momento de negociar ha quedado atrás. Ahora lo haremos a mi manera. Voy a quedarme contigo en este camarote y en esta cama. Será mejor que te vayas haciendo a la idea. —¡No lo dirás en serio! —¿No estás cansada de huir? ¿Por qué no arreglamos las cosas de una vez? —¡Te lo repito, no estoy huyendo! Tengo que ocuparme urgentemente de un asunto y necesito estar centrada. Lo que significa que tienes que irte. —Dime qué es eso tan urgente que tienes que hacer. Durante un segundo, se planteó la locura de contarle todo lo de Cruach. Que estaba convencida de que el Maldito Sangriento podía poner en marcha el Apocalipsis si ella no conseguía volver a encerrarlo en las entrañas de su guarida durante cinco siglos más. Y que Nïx le había dicho que el poder del malvado dios se propagaría como el fuego, como una plaga, si no lo controlaban. Pero Lucía sabía que, si se lo contaba, el licántropo asumiría el mando y le diría que él se encargaría de Cruach. Alguien como MacRieve nunca creería que sólo ella poseía el poder necesario para aniquilar a un monstruo tan malvado que podía arrasar la Tierra. —Dímelo, Lousha. Ella no se dejó convencer. Era por culpa de haber confiado en un macho por lo que se encontraba metida en aquel lío. ¡No confiaría en otro para salir de él! Así que le respondió con una pregunta: —¿Cómo has llegado aquí tan rápido? Te vi en las tierras del Norte. —Tengo mis recursos, pero seré tan sincero contigo como tú lo estás siendo conmigo.

135


—Maldita sea, MacRieve, no entiendes lo importante que es todo esto. —Pues haz que lo entienda. Lucía apretó los labios. —¿No piensas explicarme nada? Pues a partir de ahora no me interesaré lo más mínimo por tus cosas. Lo único que me importará será tenerte a mano. Quizá no me he explicado bien: antes habría sido bueno contigo, te habría conquistado. Incluso habría negociado contigo, pero ya no. Ahora lo único que quiero es poseer tu cuerpo y vengarme de todo lo que me has hecho. —Vete al infierno —contestó ella, atónita. —Ya he estado allí, valquiria. Los últimos doce meses. —Huiré de ti, MacRieve, igual que he hecho tantas veces. Si quieres jugar sucio... —Siempre juego sucio contigo, es el único modo de ganar. —Bajó la mano. ¿La acariciaría, la tocaría...? No lo hizo. A Lucía casi se le desencajó la mandíbula de la sorpresa: ¡le había cogido el arco! Trató de recuperarlo, pero él lo apartó. —Me juego lo que quieras a que hace siglos que no te separas de él —dijo Garreth con cara de satisfacción. —¿Qué... qué estás haciendo? Un rayo cayó justo delante de la ventana, pero a MacRieve le habría bastado con ver la horrorizada expresión de Lucía para averiguar todo lo que necesitaba saber. Ella haría lo que fuera para recuperar su arma. —¡Devuélvemelo! —Trató en vano de cogerlo. —Ah-ah, valquiria. —Le dio la espalda y examinó el arco con detenimiento. Los extraños símbolos que había tallados en la madera le pusieron los pelos de punta, lo incomodaron. Nunca había visto aquellos dibujos esotéricos, y eran tan misteriosos como Lucía. No por primera vez, pensó que no sabía nada de ella. —Si quieres recuperar esto en este siglo, harás todo lo que yo te diga. Lucía apretó los labios. —Veo que empezamos a entendernos. A ver si ahora colaboras un poquito más conmigo. Destensó el arco y lo guardó en su estuche.

136


—¡MacRieve, no! Lo lanzó encima de la cama. —Tranquilízate. Te lo devolveré cuando jures por la Tradición que no huirás de mí. —¡No me puedo creer que me estés haciendo esto! —Pues créetelo —contestó él, mirándola con una sonrisa en los labios. Estaba saboreando su victoria; por fin le había ganado una partida, y había resultado ser la decisiva—. Te haré esto y mucho más. Te mostraré la misma piedad que tú has tenido conmigo. Harás todo lo que yo te diga. —Dio un paso atrás y le recorrió el cuerpo con los ojos—. Y ahora mismo te digo que te desnudes.

137


CAPÍTULO 20

Lucía se quedó petrificada mirándolo. —Cuando recupere el arco, licántropo, te mataré. —Vaya novedad. —Miró con fijeza los labios de ella—. Te has pasado un año haciendo estallar cosas a mi alrededor y tratando de matarme. —Yo nunca he tratado de matarte, como lo demuestra el hecho de que sigas con vida. —¿Y qué me dices de lo del tráiler cargado de troncos? ¿O del almacén que incendiaste? Al parecer, si lanzabas una flecha en llamas a un almacén lleno de fuegos artificiales para la fiesta de fin de año, obtenías un infierno de fuego y luces de colores. Infierno en el que Garreth se quedó atrapado. Sin embargo, no le echó en cara el incidente de Austria: Regin, algunos gritos, una avalancha y un cabreadísimo hombre-lobo sepultado por la nieve. —¡Por no hablar de lo que le hiciste a mi dormitorio en Louisiana! Lucía les ordenó a sus «súbditos» que trasladaran los caballos del establo a los aposentos de Garreth. Y cortó por la mitad casi todas sus pertenencias para llevarse de allí el cincuenta por ciento. —¿Y qué me dices de tus mentiras? —soltó ella—. ¡Me dijiste que no era tu alma gemela! Él ignoró el comentario.

138


—He tenido mucha paciencia contigo, Lousha. Te he perdonado todo lo que nos has hecho, a mí y a mi familia. Pero ya basta. Ya no soy el mismo que conociste hace un año. Era verdad. Era más oscuro, incluso más atractivo si cabía. O brutal. —¿Lo que te he hecho? Yo no te habría hecho nada si tú no me hubieras estado acosando... —Tienes suerte de que te «acosara», si no, no habría podido salvarte el culo tantas veces. —¡No sé cómo me las he apañado para sobrevivir un milenio sin tu ayuda! —La noche en que los vampiros atacaron Val Hall, podría haberte sacado de allí y llevado a un lugar seguro. Pero en vez de eso, me quedé y les salvé la vida a tus hermanas. Lo hice por ti. ¡Lucía ya lo sabía! —Así que me molestó un poquito que, después de aquel sacrificio, tú me traicionaras a las primeras de cambio. Y luego te he salvado la vida como mínimo en una docena de ocasiones. —Mírate, hablando de tus buenas acciones. —En lo que se refiere a ti, podría pasarme horas sin cambiar de tema. En las últimas semanas, tus enemigos han aumentado considerablemente de número... —Es como si creyeras que esas buenas acciones fuesen dinero, y que si acumulas el suficiente podrás comprarme. —No voy a comprarte, voy a conquistarte, para algo soy un licántropo. No puedo evitar sentir así, aunque quiera. En mi interior, estoy convencido de que si te demuestro que soy un buen protector, un buen partido, te entregarás a mí y me desearás tanto como yo a ti. —Pero ¡yo no te deseo! Creía que ya te lo había dejado claro a lo largo del año. No me estoy haciendo la dura, a ver si pillas la «indirecta» de una vez. Te has buscado todo lo que te ha pasado. —Estaban el uno frente al otro, a escasos centímetros de distancia, los dos con la respiración acelerada y a Lucía ya no le importaba tener que pagar las consecuencias de sus actos. —¿No me deseas? —preguntó él incrédulo, cambiando de tono de voz—. ¿De verdad quieres que te demuestre que eres una mentirosa, princesa? Iba a besarla y, que los dioses la ayudaran, Lucía temía estar deseándolo.

139


Alguien llamó a la puerta. —Doctora MacRieve —llamó un hombre fuera del camarote, interrumpiendo que ella se precipitara hacia el desastre. —¿Doctora MacRieve? —repitió Garreth con una sonrisa, y por primera vez le brillaron los ojos con afecto. Lucía se quería morir. —Me gusta, Lousha. —No lo elegí yo —contestó entre dientes—. Fue Nïx. —Claro. Ella se acercó a la puerta y habló: —¿Sí? —Soy Charlie, señora. El grumete. —A juzgar por la voz, parecía joven, y tenía acento brasileño—. Quería decirle que la cena de bienvenida está a punto de empezar. Ya he avisado a los otros doctores. —Dime que no estamos en un barco de investigación. —¿Qué tiene de malo? —¿Estás fingiendo ser uno de ellos? —le preguntó Garreth, fulminándola con la mirada. Volvieron a llamar a la puerta. —¿Doctora MacRieve? ¿Le digo al capitao que la esperen? Antes de que pudiera detenerlo, el licántropo abrió la puerta. Allí, de pie, estaba Charlie, y fue más que evidente que lo asustó. —Mi mujer y yo iremos dentro de diez minutos. —Ah, sí, gracias... Luego le cerró la puerta en las narices. —Lousha —susurró en tono amenazador—, deja de escaquearte. Quítate la ropa. Ahora. —¡Voy a matarte, licántropo! —dijo ella—. Mira que decir que estamos casados. —Tarde o temprano lo estaremos. —Aunque la unión entre un hombre-lobo y su alma gemela era para siempre, a las valquirias les gustaba celebrar algún tipo de

140


ceremonia. Annika había empezado a tratar mejor a Lachlain después de que éste accediera a celebrar una con Emma. Así que Garreth decidió que se casaría con Lucía; no descansaría hasta que ella comprendiera que su unión era eterna. —Tenlo presente. —No sabes lo equivocado que estás —contestó, algo rara. —¿No crees que aquí les parecería raro que compartiéramos apellido sin estar casados? Por cierto, dale las gracias a Nïx de mi parte. —¡Podrías haberles dicho que éramos hermanos! —¡Como si fueran a creérselo! Si te pasas el día comiéndome con los ojos. —¡Yo no... yo jamás! Haciendo caso omiso de sus quejas, Garreth se tumbó en la cama, con las manos debajo de la cabeza. La funda con el arco estaba a su lado, tentando a su propietaria. —Lousha, no puedes ir a la cena con la ropa empapada, ¿no? Ella desvió la vista y sopesó sus distintas opciones. Que se estuviera planteando en serio la posibilidad de desnudarse delante de él, le demostró a Garreth que la valquiria realmente tenía que hacer algo muy importante en el Amazonas. Al principio, había creído que estaba participando en algún juego o en alguna competición —eran bastante frecuentes en la Tradición—. Además, todavía se acordaba de la conversación que habían mantenido Lucía y su hermana en Val Hall sobre un misterioso objeto que tenían que encontrar. ¿De verdad necesitaba averiguar qué le pasaba a la valquiria? Por supuesto que sí. Y que la hubiera atrapado justamente allí, en el Infierno Verde, no le gustaba lo más mínimo. Pero con Lucía había aprendido a tener paciencia; tarde o temprano se saldría con la suya y ella se lo contaría todo. —¿Quieres que te lo devuelva? —Dio unos golpecitos a la funda—. Pues entonces, quítate la ropa. —Pagarás por esto —replicó ella. —Ya he pagado por esto, Arquera. La camiseta irá por lo de los troncos. Ese día, me rompiste la pierna. ¿Alguna vez has tratado de nadar en unos rápidos con un hueso roto? Los pantalones serán para compensarme por lo de la flecha en llamas que disparaste a aquel almacén de fuegos artificiales... conmigo dentro. —Eso no fue idea mía, sino de Regin.

141


—No he terminado. El sujetador, por haber herido no sólo a un MacRieve, sino a dos. —¿De qué estás hablando? —¿Acaso te has olvidado de que le disparaste a mi hermano? —¡Estaba tratando de rescatar a Emma, y sólo le di en el brazo! ¡Y eso que él había secuestrado a mi sobrina! —Para convertirla en su reina. —En aquel entonces ni se nos pasó por la cabeza que pudieran terminar juntos. Garreth se encogió de hombros. —Las braguitas por la primera noche en que casi te hice mía. Me diste una patada tan fuerte en la entrepierna que todavía no me he recuperado. Un fuerte rubor tiñó las mejillas de Lucía. —Tú también tienes parte de culpa. Yo no te habría hecho nada si hubieras dejado de acosarme. ¡Y deja que te recuerde otra vez que me mentiste! —Sí que te mentí —reconoció sin más—. No quería asustarte, pero huiste de mí de todos modos. ¿Por qué, Lousha? ¿Por qué huiste de mí? —No saberlo lo estaba volviendo loco. Siempre que la veía, la Arquera parecía sentirse atraída por él. Había detectado en el aire el aroma de su deseo en más de una ocasión. Pero, sin embargo, seguía huyendo, seguía resistiéndose, y le repetía una y otra vez que no quería tener nada que ver con él. —¡Yo no huí! ¿Sabes qué? ¡Quédate con el arco! —El arco no es lo único que pienso quedarme. Sé que no vas a decirme qué estás haciendo en este barco, pero sé que es importante para ti y que te estás haciendo pasar por humana. Si no quieres que les diga la verdad... —¡No te atreverás! Sabes que serías castigado. —¿Quieres recuperar tu arco? ¿Mantener tu tapadera? —«¿Por qué la estoy presionando tanto?» Probablemente porque todavía estaba enfadado por todo lo que la valquiria le había hecho. Porque nadar con el fémur fracturado fue increíblemente doloroso, y había jurado vengarse. Pero principalmente lo hacía porque quería verla desnuda. Él era un macho, uno muy primitivo en el fondo; básicamente, lo único que quería era ver a Lucía desnuda. Los dioses la habían elegido para él.

142


—No te andes con rodeos, valquiria. Ambos somos adultos y los dos sabemos que no eres tímida. —Tal vez lo que pasa es que no me gusta que me manoseen. —Te ofrezco una tregua. Esperaré hasta después de la cena. —¿Sabes qué? Lo haré. Aunque sólo sea para que veas lo que nunca podrás tener. —Lo fulminó con la mirada y buscó una muda seca en la mochila. Eligió un sencillo y práctico pantalón beige, pero lo combinó con un escandaloso top de color rojo de pronunciado escote, y ropa interior roja. —Rojo —suspiró Garreth. Ese color atraía a los licántropos, y mucho más a los que habían encontrado a su alma gemela. Y aquella lencería en concreto era preciosa. Las braguitas tenían un lacito en la parte de atrás, puesto allí para captar la atención. Garreth se imaginó a Lucía de rodillas en la cama y él a su espalda, tocándolo. Le deslizaría la prenda por los muslos, muy despacio, pero sólo lo suficiente como para poder separarle las piernas y penetrarla. Ella se dio media vuelta y se quitó la camiseta por la cabeza. Cuando se desabrochó el sujetador y fue a coger el seco, Garreth pudo ver de refilón la curva de un pecho y su pezón rosado. ¿Cuántas veces había eyaculado en su propia mano imaginándose aquellos pechos? ¿Cuántas veces se había masturbado, frustrado por estar tocando su pene y no aquellos montes de piel sedosa? A pesar de que Lucía no era tímida, en ocasiones actuaba como si se sintiera insegura, reaccionando de un modo completamente opuesto al que Garreth esperaba de ella. No era en absoluto recatada, pero seguía siendo pudorosa. Como entonces. Cualquiera diría que él la estaba matando, cuando, en realidad, él sabía perfectamente que la valquiria se estaba excitando. Vio que se le había acelerado la respiración, y que tenía los ojos plateados. Garreth se preguntó si ella sería consciente de esos cambios. Entonces Lucía se quitó la ropa interior y descubrió la obra de arte que era su trasero, y cualquier pensamiento coherente que Garreth hubiera podido tener, desapareció al instante. —Por todos los dioses —susurró, pasados unos segundos, y ella se tensó—. Nunca te había visto el culo. Y no he visto ninguno que se le parezca en mil años. Apretó los puños y se recordó que le había prometido darle un respiro hasta después de la cena. Pero maldición, necesitaba tocarla, acariciarla, morderla. Lo que fuera con tal de estar cerca de aquellas generosas curvas.

143


Lucía se puso la ropa interior demasiado de prisa para gusto del licántropo y luego hizo lo mismo con los pantalones y la camiseta. —Listos. ¿Estás contento? —le preguntó al darse la vuelta. Él respondió con voz ronca: —Si con contento te refieres a duro como el mármol y con los testículos a punto de reventar, sí, estoy contento. Ella lo miró despreciativa y luego se dirigió hacia la puerta. Garreth se levantó de un salto, se puso las botas y luego se colgó la funda con el arco en el hombro para seguirla. —¡No puedes venir! —le dijo Lucía, horrorizada. —Si tú vas, yo también. —Pero ¡si cuando me miras te cambian los ojos de color! Él le quitó importancia. —Tú me causas ese efecto. —De eso no cabía ninguna duda. Quería hundir la cara en la sedosa melena de la valquiria y respirar hondo. Quería recorrerle los pechos con la lengua y descubrir su sabor... —¡Los mortales se darán cuenta! Tienes que quedarte aquí. Me has dicho que no me delatarías. Él sacó unas gafas de sol de su petate. —Problema resuelto. —¿Y qué me dices de... eso? —Discretamente, le señaló la erección. Garreth exageró un poco al enderezarse el pene para colocárselo bien en los vaqueros. Antes de que él se bajara la camiseta, Lucía se quedó boquiabierta mirando su erección. —Ah, princesa, pero si ya lo habías visto. Lo has tocado de arriba abajo. Ella todavía tenía la boca abierta cuando le colocó una mano en la nuca y la acompañó fuera del camarote. MacRieve olfateó en busca de los humanos y la llevó hasta la sala en la que éstos se habían reunido. Cuando llegaron, Lucía seguía enfadada con él, pero ahora Garreth disponía de algo con lo que negociar y no tendría reparos en utilizarlo. Lucía no quería ser descubierta, pero él la amenazaba con delatarla. No iba a tener piedad, igual que ella no la había tenido durante todo aquel tiempo.

144


—Esto no acaba aquí —le dijo entre dientes frente a la puerta. —Llevo todo un año diciendo lo mismo —contestó él. Entonces la hizo dar media vuelta y la rodeó con los brazos. Ella le golpeó el pecho con una fuerza considerable, pero Garreth no cedió—. ¿Sabes que sólo te has portado mínimamente bien conmigo cuando te he besado? Cuando te exigía besos como si fueran míos por derecho. Sí, en esas circunstancias te derrites por mí. —Le sujetó el rostro entre las manos, la acercó más a él y atrapó sus labios con los suyos. Tras unos instantes de indecisión, Lucía se rindió, tal como Garreth recordaba. El licántropo se deleitó en el baile de sus lenguas hasta que consiguió apartarse. —Un aperitivo de lo que sucederá después, porque esta noche vas a ser mía. — «Deja que se vaya acostumbrando a la idea.» Abrió la puerta y entró antes que ella para inspeccionar la sala. Dentro había dos hombres de mediana edad que debían de ser los otros científicos. ¿Asistir a una cena de bienvenida con unos cuatro ojos estirados? Las cosas que uno hacía por su alma gemela.

145


CAPÍTULO 21

Lucía entró en la habitación todavía bajo la impresión del beso de MacRieve y con los labios algo hinchados, y los dos mortales que había allí la recorrieron con la mirada. Se sintió incómoda al ver que la observaban y levantó la mano para asegurarse de que tenía las orejas tapadas. Los tipos —uno de unos cincuenta años, estatura media, piel pálida y sonrisa cordial; el otro, más joven, un poco calvo y con gruesas gafas— parecían con ganas de charlar, pero la actitud de matón de MacRieve, sumada a sus gafas de sol, los mantuvo a raya. Al llevarla a rastras hasta allí como si conociera el barco de memoria, Garreth le demostró que, en lo que a él se refería, no tenía fuerza de voluntad. Había hecho bien en huir doce meses atrás, había hecho bien en resistírsele. Y volvería a hacerlo, pero primero tenía que recuperar el arco... antes de que cometiera alguna estupidez. En el espacioso salón había mapas descoloridos colgando de todas las paredes y cajas llenas con equipos científicos que todavía no habían abierto ni instalado en el laboratorio adjunto. Unas cuantas sillas estaban colocadas en forma de «U» en el centro y un viejo aparato de aire acondicionado soltaba bocanadas de aire frío impregnado de olor a moho. Las dos ventanas de la sala estaban empañadas por la condensación y tenían unas cortinas bordadas. La tela era vistosa, y hacía juego con el mantel y el juego de café. Lucía tomó asiento y el licántropo, en todo su esplendor, se dejó caer en la silla de al lado. Decidida a ignorarlo, miró a su alrededor, y una hoja que había pegada en la

146


pared, encima de la cafetera, le llamó la atención. Debajo de un collage de animales de la jungla hecho con recortes de revista había un texto escrito a mano: ¿QUÉ ES EL AMAZONAS?

El río transporta el veinte por ciento del agua dulce del mundo y a lo largo de todos sus kilómetros no hay ningún puente. Su desembocadura es más ancha que toda la extensión del Támesis,y su cuenca mide 2,6 millones de kilómetros cuadrados, casi tanto como la extensión de Estados Unidos. La profundidad del agua alcanza unos cuarenta metros en la estación de las lluvias, que va de diciembre a mayo; la estación seca se alarga de junio a noviembre. La geografía de la cuenca cambia completamente cada seis meses, y cada año aparecen y desaparecen afluentes. La reducción en un treinta o cuarenta por dentó de la selva tropical conllevaría una disminución de las lluvias, y el círculo de la vida se rompería para siempre. Actualmente, ya hemos perdido un dieciséis por ciento...

«¿Hay afluentes que aparecen y desaparecen?», pensó Lucía. La estación de las lluvias estaba a punto de empezar. Aun en el caso improbable de que encontrara el mapa del legendario río Laberinto, si allí todo era tan cambiante, no podría fiarse de él. Estaba terminando de leer el texto cuando otro desconocido entró en el salón. Tenía el pelo negro, los ojos verdes y la tez morena; parecía un modelo sacado de una revista. —¿Está ocupada esta silla, cariño? —le preguntó, recorriéndola con la mirada. MacRieve gruñó. Lucía vio que iba a atacar al recién llegado y, disimuladamente, le pellizcó el brazo hasta dejarle un morado. El licántropo ni se inmutó, sino que fulminó con la mirada al modelo, se cruzó de brazos, se echó para atrás y colocó una de sus sucias botas encima de la silla en cuestión. —Ahora sí —dijo. El otro entrecerró los ojos como si fuera a decirle algo, pero al final optó por elegir otra silla y se sentó en el otro extremo del salón. Poco después, el capitán Travis hizo su aparición con una humeante taza de «café» en una mano y una atractiva joven a su espalda. —Como ya sabrán, soy Wyatt Travis, su capitán —dijo.

147


«Nuestro borracho y avaricioso capitán, que se ha negado a proteger a una dama en apuros.» Aunque tampoco le habría servido de nada. Torpemente, el hombre se sentó en el taburete que había frente a las sillas. Quizá no fuera tan alto como MacRieve —pocos hombres lo eran—, pero era corpulento, como si fuera un jugador retirado de fútbol americano. Su afición por el licor debía de ser reciente, pensó Garreth, pues seguía teniendo cuerpo de atleta. —Y el Contessa es mi barco —continuó el capitán—. Tiene treinta y tres metros de eslora y es ligero como el aire. Sólo cala un metro y medio. Con él nos adentraremos en la jungla. —Señaló un mapa del río, que ocupaba una de las paredes de la sala. En él aparecían todos sus afluentes, que parecían venas; el sistema circulatorio de la selva—. Cada día, marcaré en ese mapa nuestra posición. —Clavar tantas chinchetas había terminado por dejarlo muy agujereado, y había partes en las que incluso faltaba papel. Al parecer, el Contessa había estado por toda la cuenca, y varias veces. Travis hizo una pausa y bebió de su taza, y Lucía aprovechó para mirar a MacRieve de reojo. Parecía desconfiado y violento, completamente distinto a cuando lo conoció. Ahora se lo veía más duro, más oscuro. «Por mi culpa.» Todavía se sentía los labios hinchados del último beso; un constante recordatorio de lo que él tenía pensado hacerle aquella noche. «Va a tratar de acostarse conmigo —pensó de repente—. Esta misma noche.» ¿Cómo se suponía que podía prestar atención a nada de lo que sucediera en aquella reunión sabiendo lo que le esperaba cuando terminara? Estaba nerviosa, y sabía que el licántropo podía notarlo; igual que ella notaba que él también lo estaba. ¿Y qué haría cuando Garreth tratara de seducirla? Antes, en el camarote, cuando se desnudó, él la había mirado encantado, como si estuviera desenvolviendo el mejor regalo del mundo. Para su sorpresa, ella no se había quedado indiferente; que el licántropo le ordenara desnudarse le había parecido... erótico. Quizá era una sumisa y no lo sabía, una sumisa que llevaba mil años necesitando dominar a todos sus oponentes. ¿A todos excepto a MacRieve? «¿Estaré delirando?» —Nos dirigimos al sur, hasta el final del Amazonas propiamente dicho — prosiguió Travis—, y luego tomaremos por el afluente San Miguel hacia la parte más recóndita de la cuenca. Navegaremos a motor toda la noche, hasta llegar a la parte estrecha del río. —El sediento capitán dio otro trago—. Dado que vamos a adentrarnos

148


en territorio virgen vamos a poder abarcar varias disciplinas. Todos ustedes se dedican a especialidades distintas, así que no habrá competencia. —Con un gesto de indiferencia, señaló a la hermosa joven que tenía al lado—. Ella es la cocinera. La chica, de estatura media y unos conmovedores ojos castaños, no aparentaba tener más de diecinueve años. —Hola, soy Izabel Carlotta Ambos —los saludó con la mano. Izabel era atractiva, a pesar de ir vestida con una camiseta demasiado ancha y unos pantalones enormes que se sujetaba con un cinturón—. Yo les haré la comida. Mi bife a cavalo es delicioso, y si se aseguran de mantenerme bien provista de pescado, tienen un festín diario asegurado. El humor de MacRieve mejoró al escuchar eso. —Algunos de ustedes ya conocen a mi hermano gemelo, Charlie. Es el grumete. —En efecto, tenía el mismo acento brasileño y los mismos ojos castaños que el chico. Izabel le sonrió a Lucía y ésta le devolvió la sonrisa de mala gana. «Oh, no, no me vengas con el rollo de que somos las dos únicas chicas a bordo y tenemos que ayudarnos.» Ella no necesitaba tener más amigas, y mucho menos una humana que duraría cuatro días. Además, había algo raro en aquella chica, aunque Lucía no sabía exactamente qué. Tal vez Izabel tuviera algún antepasado tradicionario en la familia. O era completamente humana, pero pesaba una maldición sobre su cabeza. Algo no encajaba. —Sí, así es —confirmó el capitán—. Chuck es mi mano derecha. Lo conocerán más tarde. —Volvió a beber—. Chuck e Izabel son nuevos a bordo del Contessa, y este viaje es el último de su largo período de prueba, así que si la cagan, háganmelo saber. —El capitán parecía sufrir alguna limitación que le impedía llamar a Charlie por su nombre, e insistía en bautizarlo como Chuck—. Veamos, algunos de ustedes ya se conocen, pero en este barco tenemos por costumbre hacer una ronda de presentaciones. Díganos cuál es su nombre, a qué se dedica y por qué está aquí —le pidió a uno de los hombres. —De acuerdo, empiezo yo —dijo el tipo, con acento de pijo del este—. Me llamo Benjamin Rossiter, soy doctor y profesor de quimioecología en Cornell. El motivo de mi presencia aquí es encontrar alguna planta que no esté catalogada y descubrir sus posibles usos farmacéuticos. —A pesar de que parecía estar relajado, unos profundos surcos negros enmarcaban sus ojos y tenía el labio superior empapado de sudor—. A fecha de hoy, sólo hemos identificado un uno por ciento de las plantas medicinales que se encuentran en las orillas de este río, y aun así, ese uno por ciento equivale al

149


veinticinco por ciento de todos los fármacos conocidos. El potencial es casi inconcebible. —Levantó una mano y sonrió—. Y ahora voy a callarme, antes de mataros de aburrimiento. «Parece estar forrado. ¿Qué estará haciendo en un barco como éste?» —Yo soy Marcos Damiâno —dijo el morenazo—, y soy jefe del departamento de antropología social de la Universidad de Sao Paulo. Lucía creía que Izabel podía tener algún vínculo con la Tradición, pero en el caso de Damiâno estaba segura de que lo tenía. —Estoy especializado en chamanismo indígena y he venido en busca de tribus ocultas. —¿Si están ocultas no será porque no quieren que las encuentren? —preguntó MacRieve, que seguía con los brazos cruzados. Lucía le dio un codazo y él se quejó. Damiâno esbozó una sonrisa de lo más falsa, que no le llegó a los ojos. —Varias compañías petroleras se están adentrando en estas tierras tan remotas, aduciendo falsamente que no están habitadas, así que esas tribus van a ser descubiertas aunque no quieran. Con esta expedición, pretendo conseguir fotos de ellos a distancia y poder demostrar que existen, deteniendo así el avance de las petroleras en sus tierras. —Señaló al tipo que tenía a su derecha—. ¿Doctor Schecter? —Sí, sí. Mi nombre es Clarence Schecter, y soy doctor en zoología de la Universidad de San Diego. —Se quitó las gafas y las limpió con la punta de la camisa— . Estoy estudiando las especies de reptiles deseleccionadas. —¿Deseleccionadas? —preguntó Rossiter enarcando una ceja. —Sí, cuando los hombres cazan suelen eliminar a los sujetos de mayor tamaño de cada especie. Al cabo del tiempo, los individuos de dicha especie van reduciendo su tamaño. Así que, cuanto más nos adentremos en la jungla, más probabilidades tenemos de encontrarnos con reptiles más grandes de lo normal. Si todos ellos iban a ir hacia el interior de la jungla, quizá Lucía no tuviese que abandonar el barco tan pronto como había creído. —¿Qué quieres decir con más grandes de lo normal? —se rió MacRieve—. Lo normal ahí fuera no es precisamente pequeño. El licántropo le había dicho que confiaba en no tener que regresar jamás a esas tierras. ¿Cuánto tiempo habría pasado en la cuenca del Amazonas? ¿Y por qué?

150


El capitán le dio la razón. —He visto animales gigantes a diario. Tarántulas como platos. Escorpiones del tamaño de mis pies. Cocodrilos de seis metros. Nutrias gigantes y siluros de casi tres metros. —Cuando dice cocodrilos —lo corrigió el doctor Schecter condescendiente—, supongo que se refiere a la especie autóctona de América del Sur denominada caimán. —Travis se limitó a encogerse de hombros, y el doctor añadió—. Tiene razón. Hemos encontrado fósiles de caimanes en zonas cercanas que llegaban a los doce metros. Pero los exterminaron. Repito, si nos alejamos lo bastante de la civilización, y gracias a la técnica del sonar que voy a utilizar, seguro que podré documentar la existencia de especímenes magníficos. MacRieve se burló interiormente de la palabra «sonar», mientras Rossiter se quedaba embobado al escucharla. —Megafauna —dijo el hombre—. ¡Estás buscando gigantes! Si eres un criptozoólogo admítelo y acepta las bromas con humor. La criptozoología era el estudio de los animales mitológicos. «Estaban en una sala en la que al menos había dos criptólogos, y ninguno de ellos lo sabía.» —¿Yo? ¡Yo no soy criptólogo! —Schecter se puso rojo—. Si lo fuera, me habría embarcado en el Barâo da Borracha. Rossiter se rió, Travis se quedó petrificado e Izabel se quedó atónita, observando el cambio de humor del capitán. —¿Qué... qué has dicho? —preguntó Lucía. Nïx le había dicho que tuviera cuidado con el Barâo da Borracha. ¿El Magnate del Caucho no era un hombre sino un barco?—. ¿Por qué has dicho eso? —El Barâo siempre está hasta los topes de zumbados, ya sabes, criptozoólogos — explicó Schecter—. El capitán Malaquí los lleva a la jungla a cazar demonios y mutantes por los afluentes de agua muerta —añadió—. Sé de varia gente que ha viajado con él, pero no todos han regresado. Lucía esperó a que Travis negara aquella historia, a que se riera del chiste, pero en vez de eso dio un trago. —Ese barco, ¿está cerca de aquí? —Se dirige hacia el norte en dirección contraria a la nuestra —respondió tenso el capitán—. Tal como tiene que ser.

151


Izabel se volvió para mirarlo y su pesada trenza negra resbaló de su hombro. Estaba claro que a la joven le gustaba el capitán, a pesar de su afición a la bebida y de ser mayor que ella. «Buena suerte con el espécimen que has elegido, Izabel, P. D. En este barco hay demasiados bichos raros.» —¿Por dónde buscan demonios? —preguntó MacRieve—. ¿En qué afluente? —En río Laberinto, según mi guía de Iquitos —respondió Schecter. Lucía se puso tensa al oír el nombre y MacRieve se dio cuenta y le acarició la espalda. Ella sintió la rugosa y cálida mano del licántropo por encima de la camiseta. —Ese afluente es sólo un mito —farfulló Travis con los labios todavía pegados a la taza, y Lucía pensó que estaba mintiendo. —Probablemente —dijo Schecter—. Yo también creo que la información no es de fiar; el guía me dijo además que había visto cómo subían un ataúd al barco. En esa ocasión, tanto Lucía como MacRieve se pusieron alerta. ¿Un vampiro? ¿Qué estaba haciendo allí una sanguijuela? Por algún motivo, a ella le vino a la mente Lothaire. Llevaba un año moviéndose entre las distintas facciones de la Tradición; seguro que estaba tramando algo. —Tu turno, doctora... —Schecter la señaló. —¿Qué? ¿Yo? Soy la doctora MacRieve —siseó la última palabra y el licántropo sonrió—. De la Universidad de Louisiana. Maldita fuera, ¿cuál habría dicho Nïx que era su especialidad? Buscó al capitán con la mirada. —Y soy experta en... —¿Paleopatología? —dijo Travis, extrañado. «¿Paleo qué? ¡Maldita seas, Nïx!» El doctor Rossiter también se extrañó. —¿Paleo? ¿Cómo esperas encontrar un fósil en la cuenca de un río vivo? —Me encantaría poder explicártelo, pero es un secreto —contestó ella, forzando una sonrisa. —Al menos, dinos qué patologías estás estudiando —intervino Damiâno. —El doctor Rossiter temía aburrirnos, pero yo estoy convencida de que si hablo sobre lo mío os quedaréis dormidos en cuestión de minutos. Schecter se volvió entonces hacia MacRieve.

152


—¿Y cuál es tu especialidad, doctor...? A pesar de que era un príncipe, Garreth respondió: —Sólo señor MacRieve. He venido aquí para proteger a mi esposa. Ella tiene la inteligencia y la belleza..., yo la fuerza bruta. Lucía se tensó de nuevo al oírle decir que era su esposa. El licántropo no tenía ni idea de cuánto le molestaba el término. —¿Por qué necesita protección? —preguntó Schecter. —¿Estás de broma? —preguntó Garreth—. ¿Acaso no te has enterado? — Fulminó a Travis con la mirada—. Estamos en el jodido Amazonas.

153


CAPÍTULO 22

EI sol empezó a ponerse y la ansiedad de Lucía fue en aumento. No podía recordar la última vez que había tenido tanto miedo de que anocheciera. Y eso que las valquirias estaban en guerra con los vampiros. Repasó mentalmente sus alternativas. La única que había descartado era la de decirle al licántropo la verdad. Si le revelaba el verdadero motivo por el que jamás podrían mantener relaciones, y mucho menos esa noche, seguro que le diría que no se preocupara por perder sus dotes de arquera, que él la protegería. Lucía no podría soportar que utilizara ese razonamiento. Cuando la reunión de bienvenida llegó a su fin, Izabel apareció con un cubo lleno de hielo y cerveza brasileña para los «doctores». Cuando dejó la carga sobre la mesa, se le subió la camiseta, y los ojos de Travis se clavaron en ella como los de un halcón. Luego, frunció el cejo al verle la tira del sujetador. ¿Frunció el cejo? La mayoría de los hombres estarían encantados. ¡Humanos! Lucía nunca los había comprendido. Se encaminó hacia la entrada del salón y se dio cuenta de que la puerta era muy pesada y que a su lado había una barricada preparada para bloquearla. ¿La versión amazónica de una habitación del pánico? Interesante. Salió fuera y se detuvo frente a la barandilla del barco. Casi se quedó sin respiración al notar de golpe tanto calor, después de haber estado en una habitación con aire acondicionado. MacRieve cogió una cerveza y la siguió. Se quedó a su lado. Tenía el dedo índice dentro del cuello de la botella, para sujetarla. Y era un gesto tan... masculino.

154


—¿Adonde crees que vas? —le preguntó, guardándose las gafas de sol en el bolsillo. —A mi camarote. —Te acompaño. —Dio un trago y colocó la mano que tenía libre en la espalda de ella, justo por encima de la cadera. Valquirias al paredón. Cada paso que daba le resultaba más difícil que el anterior. Estaba tan nerviosa que no podía respirar. ¿Por qué las otras veces no había sido capaz de resistirse a él? Una voz en su mente le susurró la respuesta: «No es culpa del licántropo... sino tuya.» Tendría que volver a resistirse. Pero ¿cómo? ¿Cómo podía recuperar su arco? «¿Y conseguir que él se baje del barco?» El silencio reinó entre los dos mientras a su alrededor la selva iba despertándose. Las ranas croaban, en un crescendo que aumentaba para desvanecerse luego en el silencio, y a continuación volvía a crecer una vez más. Los insectos zumbaban y los monos chillaban. MacRieve dio otro sorbo de cerveza. —Nunca había conocido a tantos científicos a los que les hiciera tanta falta echar un polvo. —¿De qué estás hablando? —No pudo evitar preguntar ella. Garreth se detuvo y la empujó despacio contra la pared. Apoyó la mano con la que no sujetaba la botella encima de su cabeza. —Vamos a adentrarnos en la selva. En la parte más profunda del río. Vamos a entrar en terreno virgen una y otra vez, hasta conseguir nuestros objetivos. Cuando él sonrió, Lucía se quedó mirando sus labios. Y después subió hasta sus ojos, en busca de aquellas arrugas que se le formaban cuando sonreía. Como siempre, se quedó cautivada con su belleza y volvió a sentir curiosidad por su pasado. Sólo con mirarlo, podía saber que antes de convertirse en inmortal había pasado tiempo riéndose bajo el sol. Otro trago de cerveza. ¿Quería terminársela antes de entrar en el camarote, o sólo estaba disfrutando de la puesta de sol? —Esos cuatro ojos tienen más huevos que cerebro. No tienen ni idea de lo que hay ahí fuera. —¿Cómo sabes tantas cosas del Amazonas?

155


—Por desgracia, el Infierno Verde me es muy familiar. —Parecía haberse relajado un poco, pero seguía teniendo aspecto de estar preocupado—. Cuando el clan quiso abandonar Escocia, uno de los posibles destinos que nos planteamos fue la cuenca del Amazonas. Hay mucho lugar para correr, y ni rastro de humanos en miles y miles de kilómetros. Parecía la solución perfecta. —¿Y no lo era? —Vine aquí y descubrí que el Amazonas puede matar incluso a un inmortal. No le importa llevarse a cualquiera por delante y tiene fuerza de sobra para aniquilar a quien quiera. —La miró a los ojos—. Es letal, incluso para nosotros. —Arrugó la frente, igual que si estuviera recordando algo. ¿Había perdido a algún ser querido? ¿A una hembra? Una oleada de celos la sorprendió. ¿Había besado a otra bajo aquel mismo cielo? Desvió la mirada hacia sus labios. —Lo estás haciendo otra vez, Lousha. —¿El qué? —Mirarme como si quisieras que te besara. Ella se sonrojó. ¿De verdad era tan transparente? —Sigue soñando, lobo. —Lo hago, constantemente. —¿Perdiste a alguien de tu clan cuando estuviste aquí? —le preguntó, retomando así el tema inicial. —No, vine solo. —A la pregunta que ella le formuló con los ojos, respondió—: Fue una especie de penitencia, supongo. Ahora ya no tiene sentido... —No terminó la explicación y desvió la mirada de la cara de Lucía al río. Se puso tenso, su rostro se endureció y los iris se le pusieron azules. La expresión de Garreth daba miedo. No sólo decía que estaba dispuesto a matar a cualquiera que le hiciera daño a ella, sino que lo haría muy despacio. «Que los dioses ayuden a quien quiera hacerme daño», pensó Lucía, y no por primera vez. —¿Tienes la sensación de que alguien nos está observando? —preguntó Garreth. Sí que la tenía. Ella había pensado que desaparecería con el licántropo a bordo, pero no podía negar que sentía una presencia cerca. Él se volvió de nuevo hacia ella, la miró a la cara, y le dijo: —Sí, yo también. ¿Sabes de alguien que pudiera estar siguiéndote?

156


Los del Culto a la Muerte, los seguidores de Cruach, harían cualquier cosa para detenerla, pero solían ser humanos y fáciles de detectar. —La verdad es que sí —contestó Lucía en voz baja, y MacRieve se acercó interesado—. Hay un licántropo que es un pesado y que no acepta un «no» por respuesta. Él se apartó y entrecerró los ojos. —Quizá si alguna vez oyera salir un «no» de los labios de la valquiria a la que anda persiguiendo, la dejaría en paz. Y con esa frase, la guió hasta el camarote. —¿Quieres contarme por qué te has puesto tensa cuando has oído el nombre del río Laberinto? Y, a no ser que me equivoque, la mención del Barâo da Borracha y del capitán Malaquí tampoco te ha hecho mucha gracia. —Di lo que quieras —contestó ella. —Al menos, dime una cosa. —La detuvo frente a la puerta—. ¿Has notado algo raro en Damiâno? —Es un tradicionario —respondió en voz baja. —Sí, pero no sé de qué tipo, y tengo intención de averiguarlo. Espérame aquí, Lousha. Y prepárate para responder a algunas preguntas cuando vuelva. Si es que quieres volver a ver tu arco algún día. —Dio unos golpecitos a la funda. ¿Se había pasado todo ese rato a punto de tener un ataque de nervios pensando en lo que sucedería cuando se quedara a solas con él, y ahora él se iba sin más? «¿Con mi arco?» —¿Te vas? —¿Parecía decepcionada? Garreth sonrió y se apoyó en la puerta. —Regresaré dentro de quince minutos, princesa. ¿Crees que podrás esperar? —Yo no... yo nunca... —respiró hondo para recuperar la calma y dijo—: Deja aquí el arco. —Ni lo sueñes —replicó Garreth ya en marcha. Después de que se fuera, Lucía paseó de un lado al otro del camarote, hecha un manojo de nervios. A pesar de que podía ver en la oscuridad, encendió la lámpara de la mesilla de noche y la habitación se iluminó levemente. Ahora que no entraba el sol, la estancia parecía más pequeña, más hogareña.

157


«Y él quiere compartirlo conmigo.» Cogió el teléfono para volver a llamar a Nïx y vio que había recibido un sms de Regin:

Esta noche salgo con las brujas. Seguro que te gustaría estar aquí. ¡Tonta!

En verdad le gustaría estar allí, lejos de MacRieve, de la tentación que éste representaba. El licántropo era la pieza clave de su destrucción, el único que en varios siglos había estado a punto de llevarla a la perdición. Pero no la forzaría. Lucía lo sabía con total seguridad. Así que lo único que tenía que hacer era resistirse... Ella tenía el control. «Sí, tengo el control.» Como quería obtener información de Nïx, y además necesitaba desahogarse con alguien, llamó a la adivina. Sorprendentemente, ésta cogió el teléfono. —¿Cómo es posible que me reservaras el pasaje a nombre de Lucía MacRieve? — preguntó sin perder el tiempo. —Cuando tratas con humanos —contestó Nïx, pedante— tienes que dar un apellido. He pensado que preferirías MacRieve al verdadero: Lucía av Cruach. Señora de Cruach. Ése había sido su nombre. Ella había sido posesión de Cruach, una extensión de él. —¿Desde cuándo lo sabes? —Lucía no se lo había dicho a nadie y, aunque siempre había sospechado que su hermana lo sabía, oírselo decir la había afectado. —Desde la noche en que saltaste por un precipicio para huir de él. «Hacía tanto tiempo de eso...» —Nïx, mi alias con los humanos siempre ha sido Lucía Archer1 . Es el nombre que figura en mis tarjetas de crédito, en mi carnet de conducir. —Pero... —dijo la adivina, confusa—... MacRieve tiene más gracia. —¿Y paleopatóloga? ¿Qué sé yo sobre patología, y mucho menos si es paleo?

1

Arquera en inglés (N. de la T)

158


—Tú solita has matado a tantas criaturas como algunas enfermedades —señaló Nïx más animada—. Una flecha y listos. —Te mataré a ti. —Eso no es nada propio de la paciente y sensata Lucía. —¿Y qué me dices del licántropo? Podrías haberme avisado de que estaría aquí. —¿Está ahí? Si hubieras llegado puntual al barco, quizá lo habrías dejado atrás, ¿no? O tal vez lo que pasa es que lo necesitas. —¿Más que a mis cualidades de arquera? ¿Y justo ahora que tengo que enfrentarme a Cruach? —Tendrás que centrarte. —Eso tiene gracia, Nïx. Que precisamente tú, una de las valquirias más zumbadas que conozco, me esté diciendo a mí que me centre. Dime qué tengo que buscar para que, no sé, ¡para que sepa cuándo demonios lo he encontrado! Para conseguir un efecto más dramático, su hermana se quedó en silencio durante un rato antes de volver a decir nada. —¿Has oído hablar alguna vez del término dieumort? —¿Es un chiste? —No, qué va. Creo que es una arma para matar dioses. Lucía puso los ojos en blanco. —¡Sé de sobra lo que es! —Eres una aguafiestas —suspiró Nïx—. Ya te lo había contado, ¿a que sí? —Regin y yo llevamos años buscando una dieumort. Yo hace doce meses que estoy rompiéndome la espalda para encontrar una. —Tomó aire—. ¿Está aquí? — murmuró, notando los nervios a flor de piel. —Ajá. Son muy difíciles de encontrar, tanto como las lágrimas de Afrodita, pero hay una dieumort en el río Laberinto. «¡La dieumort existe y Nïx sabe dónde está!» —¿Es una flecha? —No sé qué aspecto tiene —contestó la adivina—, pero supongo que podrás cargarte a Cruach con ella. —¿Cargármelo? ¿Para siempre? —Lucía apretó el teléfono con fuerza.

159


—Para siempre jamás. Claro que a los dioses el plan no les hace ninguna gracia, al menos a los que han hablado conmigo; no quieren que salga a la luz el tema de las armas. Prefieren seguir lidiando con Cruach. Pero es un error —se limitó a decir Nïx—. En fin, que no te siguen sólo los del Culto a la Muerte. Asesinos inmortales y mercenarios ya han sido enviados tras de ti, y en esta ocasión son emisarios de los dioses. Así que si mataba a uno de ellos recibiría un castigo divino. —¿Y cómo piensan lidiar con Cruach? —«En el caso de que yo falle.» —Tienen pensado mandarte allí con él para que lo apacigües mientras ellos tratan de encontrar la manera de destruirlo. Lucía casi vomitó. «¿Apaciguarlo?» Antes prefería la muerte. «La sangre resbalaba por los dientes de Cruach, los gusanos, aquellas matanzas...» —El Apocalipsis ya ha empezado —prosiguió Nïx—. De momento, es sólo un Apocalipsis pequeñito, todavía podemos arreglarlo, pero no nos queda demasiado tiempo. Ya sabes, tictac, tictac... —¿Cómo es posible que haya empezado? Cruach no ha salido de su prisión. —Si éste ya había escapado, entonces no había nada que hacer. Sólo era posible herirlo o matarlo mientras estuviera dentro de su prisión, de su guarida. Sólo allí adoptaba su verdadera forma corpórea—. Si estuviera a punto de escapar, lo sabría. —«Siempre lo sé.» Por desgracia, sus pesadillas habían demostrado ser de lo más precisas. —Todavía no ha escapado, pero sus seguidores lo están ayudando. Para el famoso Culto a la Muerte era su deidad, los miembros de dicho culto se autodenominaban «croms». Llevaban túnicas y espadas, y la marca de Cruach, un dibujo que representaba los retorcidos cuernos del dios. —El culto ha crecido —dijo Nïx—. Celebran un sacrificio tras otro en su nombre para hacerlo más fuerte y que así pueda despertar. El miedo dejó a Lucía petrificada. El poder de los dioses dependía del fervor que recibían de sus feligreses a diario. Ella podía encargarse de los tipos que la seguían, pero no podía hacer nada para evitar aquellos rituales sangrientos. —¿Qué más, adivina? —Te estoy diciendo la verdad; lo único que sé es que en el río Laberinto hay una dieumort. —¿Cómo encontraré el río?

160


—Todo lo que necesitas está en el barco. —¡Nïx, tienes que decirme algo más! —gritó Lucía—. ¿Por qué siempre cuentas las cosas a medias? —Soy una oráculo. Es lo que hacemos —respondió—. Y, ahora, ¿de verdad tengo que volver a fingir interferencias? —Y colgó. Lucía volvió a pasearse de un lado a otro del camarote, atónita por lo que había descubierto y también por lo que no. ¿Estaba perdiendo el tiempo? ¿Podía fiarse de la salud mental de Nïx? Su hermana había mejorado considerablemente en los últimos meses, pero seguía sufriendo lapsus importantes. El mes pasado sólo hablaba en babilonio antiguo y unas semanas atrás sólo respondía al nombre de Pink2 Seguía sujetando el teléfono cuando le llegó otro sms.

Era broma. No eres tonta. Yo debería estar ahí ctg. T echo -.

Lucía frunció las cejas. «Yo también te echo de menos.» Volvió a pasear. Una gota de sudor le resbaló por la frente. Se la secó, pero apareció otra. Se sentía sucia, todavía tenía las piernas pegajosas del agua del río. En un arrebato, sacó el neceser de la mochila y se metió en el baño. Se desnudó a toda prisa y entró en la ducha. La presión del agua era inexistente y la temperatura distaba mucho de ser agradable, pero al menos pudo lavarse el cuerpo y enjabonarse el pelo. Después, se vistió de nuevo y se sentó en el extremo de la cama, aunque volvió a levantarse en seguida y empezó otra vez a pasear. Miró el reloj del móvil. El licántropo ya debería haber regresado. ¿Qué estaba haciendo? Se acercó al balcón y miró el río. El Contessa mantenía una velocidad constante y, como les había dicho el capitán, utilizarían el motor durante toda la noche.

2

Una cantante (N. de la T.)

161


El agua era turbia, igual que la del Mississippi, y el aire tan húmedo como el del verano de Nueva Orleans. A pesar de que acababa de ducharse, ya volvía a tener calor. Se recogió el pelo y se masajeó la nuca. ¿Por qué estaba tardando tanto MacRieve? En la misma medida en que sentía su presencia, también notaba su ausencia. Le había dicho que quería hacerle unas preguntas. Ella también tenía algunas para él. «¿Qué has sentido al perder el trono?» Lucía sabía que Garreth quería mucho a su hermano mayor y que se había alegrado muchísimo de su regreso, pero pasar de ser rey de los licántropos a príncipe de la oscuridad debía de haberlo afectado. «¿Cómo conseguiste mantenerte lejos de mí durante las noches de luna llena?» Suponía que el licántropo no habría tenido más remedio que recurrir a otras hembras para tratar de controlar el sobrecogedor deseo que seguro que había sentido. ¿Qué impediría que la atacara ahora? Faltaban diez días para la siguiente luna llena. Pero lo que tenía más ganas de preguntarle era: «Durante el último año, ¿alguna vez te has planteado dejarme por imposible?». Bajó la vista y casi se quedó hipnotizada mirando los remolinos del agua. Con la visión de la misma, resurgieron los recuerdos. Hablar con Nïx sobre Cruach la había obligado a recordar. Qué inocente había sido, qué brillante le había parecido su futuro. A los dieciséis años no tenía ni idea de lo bien que se vivía en el universo inmortal de Valhalla. Se pasaba casi todo el tiempo en la puerta, deseosa de salir. El Valhalla le parecía aburrido. Ahora sabía que era una tierra cubierta por la bruma, llena de belleza y paz infinita. Pero el mundo exterior le había parecido tan claro, tan vivo, tan excitante. Lucía quería tumbarse en el suelo y mirar las estrellas, unas estrellas que apenas veía desde lo que consideraba su jaula. Ansiaba vivir una aventura, pero lo que más ansiaba era enamorarse. Quería tener su propio hogar, formar una familia, tener un marido y, con el tiempo, doce hijos. Que sus medio hermanas se ocuparan de las tareas de valquiria; descuartizar e ir a la guerra. A ella no le interesaba para nada la muerte. Lucía quería... amor. Una noche, un desconocido apareció al otro lado de la reja. Igual que en un sueño, como si ella lo hubiera conjurado. Tenía el pelo negro y los ojos azules, del color de las nubes que Lucía había visto en el cielo, desde la distancia. Nunca había contemplado nada tan irresistible como el rostro angelical de aquel desconocido.

162


—¿Cuál es tu nombre, bella valquiria? —le preguntó. —Soy Lucía la Doncella. ¿Cuál es el vuestro? —Me llaman Crom, y soy con quien vas a casarte. Ella se rió encantada. —¿Ah, sí, señor? —Te convertiré en señora de mi castillo. Te agasajaré con regalos y te veneraré. —Me gustan los regalos. Flirtearon hasta que oyeron que Regin la llamaba para ir a comer. Cuando son jóvenes, las valquirias todavía tienen la necesidad de comer, porque entonces son mortales y sólo cuando crecen alcanzan la inmortalidad. Después de asegurarse de que estaban solos, Lucía le dijo: —Me tengo que ir, pero ¿volverás a visitarme? —Vendré mañana por la noche, impaciente por verte de nuevo —contestó él—. Y la noche siguiente, y la otra, y la otra. Hasta que accedas a casarte conmigo. Ésa fue la única promesa que Cruch cumplió. En ese momento, se abrió la puerta del camarote.

163


CAPÍTULO 23

Garreth vio a Lucía en el balcón, y, al oírlo entrar, ella tensó los hombros. Él se acercó, todavía incapaz de creerse que por fin estaba a su lado. Llevaba tanto tiempo persiguiéndola que aún no podía hacerse a la idea. Esa noche, no quería separarse de ella, pero su instinto le había dicho a gritos que su alma gemela estaba en peligro. Y ahora acababa de confirmar que era verdad. Salió fuera para estar con Lucía y apoyó los antebrazos en la barandilla. Contempló el paisaje nocturno. Tenían los árboles tan cerca que bien podrían haber estado bajando un cañón, un cañón de paredes verdes. Se estaban formando nubes de tormenta, que sólo servían para aumentar la sensación de claustrofobia. Garreth recordaba ese lugar, aunque había tratado de olvidarlo. Por fin, Lucía se volvió para mirarlo. Se la veía pálida y con la mirada cansada. —¿Cuándo dormiste por última vez? —le preguntó él. Después del año que habían pasado, él estaba hecho polvo. No podía ni imaginar cómo se sentiría la valquiria, ni cómo había aguantado hasta entonces. —La semana pasada, creo. —Los inmortales podían estar sin ningún problema un par de días sin dormir, pero una semana era demasiado. Y Garreth lo sabía por experiencia, pues llevaba doce días despierto. Lucía se había duchado y lavado el pelo. Ahora olía a algo dulce, como jazmín. —¿Te has duchado sin mí, valquiria? Es la última vez que pasa. —Y había vuelto a vestirse—. ¿Crees que unas cuantas piezas de ropa me mantendrán alejado de mi objetivo?

164


—Lo que creo es que no tenía ganas de esperarte en ropa interior. —Quizá todavía es pronto para eso. —Antes de que ella pudiera protestar, añadió—: Tienes que contarme en qué consiste tu pequeña misión, porque te están siguiendo. Al parecer, hay unos cuantos tradicionarios que no quieren que encuentres lo que sea que estés buscando. Así que ha llegado el momento de que contestes a unas cuantas preguntas. —Olvídalo, MacRieve. —¿Vas a hacer oídos sordos a mis advertencias? Estás en peligro. —¿Porque tú lo dices? Oh, espera, ¿cómo era eso que has dicho en la reunión de bienvenida? Estamos en peligro porque esto es el Amazonas. ¡Uau! Eso sí que ha sido concreto. En serio, será mejor que me proteja de... el pillo Amazonas. —Lousha, hoy mismo he dado muerte a dos demonios asesinos en Iquitos. Te estaban esperando en un callejón con las espadas en alto. —Había estado a punto de perder el barco por culpa de eso, pues se había entretenido decapitándolos. —Todo irá mejor ahora que estamos en el río —dijo ella. Garreth se rió con amargura. —No creo. Respuesta equivocada. Te sacaré de este barco por la fuerza tan pronto como me sea posible. —¿Qué? —Sin ocultar que estaba haciendo un esfuerzo para calmarse, Lucía dijo—: Licántropo, seamos razonables. ¿Qué has encontrado que te ha puesto así? —Para empezar, está el doctor Clarence Ogilvie Schecter... Ella levantó una mano para detenerle. —¿Y, cómo conoces su segundo nombre, si se puede saber? Él se encogió de hombros, y el rostro de Lucía se iluminó al comprender lo que MacRieve había hecho. —¿Has registrado sus cosas? Garreth estaba dispuesto a hacer eso y mucho más para protegerla. —Sí, he aprovechado que seguían arriba tomándose unas cervezas. —Volvió a la cama y se tumbó encima, junto al arco—. No quiero que pienses que la tengo tomada contigo, y que sólo invado tu intimidad. —Ante la mirada de ella, añadió—: ¿Qué? Soy un licántropo; si siento curiosidad, investigo. Somos así. En fin, el bueno de Schecter nos ha dicho que no está estudiando la megafauna, ¿no?

165


—¿Lo está haciendo? —Oh, sí. Anda detrás de un jodido megacaimán. —¿Qué es eso y qué tiene que ver conmigo? —Schecter tiene intención de capturar a un caimán de cuatro toneladas y meterlo en esta cafetera. No quiere limitarse a documentar su existencia. Tiene ese maldito radar, sin licencia, y suficiente tranquilizante como para hacer feliz a tu hermana de piel brillante. —Bueno, eso sí que es interesante —dijo ella golpeándose la barbilla—. Pero sigo sin estar preocupada. —Ah, ¿y qué me dices de Rossiter? Dice que busca plantas curativas, pero sólo está interesado en una: la que cura el síndrome fatal de insomnio. —¿Qué es eso? —Por lo que he podido leer en sus notas, una alteración genética extremadamente poco frecuente. Resumiendo, pierdes la capacidad de dormir y te quedas despierto hasta que te mueres. —¿Y qué tiene que ver eso conmigo? —El doctor Rossiter está estudiando eso porque él se está muriendo de esa enfermedad. Así que no tiene nada que perder. Es un bala perdida con mucho dinero y busca una orquídea rarísima con la esperanza de poder curarse. —Primero, ¿por qué se trata siempre de orquídeas? Y segundo, ¿a mí qué me importa? —¿Qué crees que haría ese tipo si se entera de que existe la inmortalidad? ¿Si se da cuenta de que nosotros podemos vivir para siempre y que podemos convertirlo a él en inmortal? —Garreth no lo haría jamás. De todas las especies de la Tradición, los licántropos eran los que convertían a menos gente; por los devastadores efectos secundarios. —¿Y qué me dices de Damiâno? —Ha falsificado sus informes médicos. Definitivamente, no es humano. —¿Y entonces, qué es? —Quizá un mutante, o un mago. O tal vez un demonio. Si le va eso del chamanismo, podría ser un jodido brujo. —¿Crees que mintió acerca de los motivos de su viaje?

166


—No sé qué pretende, pero si de verdad tiene intención de detener a las compañías petroleras, entonces seguro que ya nos están siguiendo. Esa gente tiene a mercenarios recorriendo el río en ambas direcciones, equipados con radios y teléfonos vía satélite. Disponen de una red de inteligencia que cubre toda la cuenca. Cualquier tribu que se descubriera, les costaría billones. Nadie va a decir que ha visto una — concluyó—. Lousha, esos tres saben que lo que están haciendo no acaba de ser legal, y por eso están a bordo de este barco de mierda, con un capitán borracho, al que sólo le importa el dinero. Así que, a menos de que me des una buena razón para que te permita seguir a bordo... —¿Que me permitas? —Sí. ¿Sabes cuál es la segunda regla sobre el Amazonas? No hay razón como la del bastón. —Tengo que quedarme en este barco. En éste en concreto. —Al ver que no la creía, añadió—: No se trata de ti o de mí. Esto que sucede es mucho más importante. El mundo se acaba y cosas así de apocalípticas. —Entonces cuéntamelo —dijo el licántropo—, y te ayudaré. Como vio que no tenía escapatoria, decidió contarle algo. —Está bien, hagamos un trato. Tú no me delatarás y tampoco volverás a ordenarme que me desnude... —Pero si te ha encantado. Te has excitado un montón. —¿Quieres que te lo cuente o no? Garreth levantó las manos. —Está bien. De acuerdo. —Y nada de sexo. —No estoy de acuerdo. Lo dices como si fuera negociable, y sabes perfectamente que puedo bajarte de este barco por la fuerza. —No me pongas entre la espada y la pared, licántropo. Estoy haciendo un esfuerzo por ser razonable, pero no tienes ni idea de lo que soy capaz si me siento atrapada. —Ya, ¿pero eres capaz de hacerlo sin llamar la atención de los humanos? Nos iremos mañana por la mañana. —¡Está bien! Te lo contaré —dijo, y empezó a pasear de nuevo—. Estoy segura de que conoces a Nïx.

167


—Sí, de cuando me encerraste en la jaula, ¿te acuerdas? Después de que me capturaran las valquirias. —Lucía apretó los labios—. Vamos, sigue. —Ayer se puso en contacto conmigo y me dijo que el mundo estaba al borde del Apocalipsis y que yo tenía que encontrar el río Laberinto. Se supone que cuando estemos en ese río nos dirá cómo salvarnos. Y, antes de que me lo preguntes, no, no sé nada más. Nïx no quiso darme detalles. No sabes cómo es. —¿Que no lo sé? No hubo modo de que me explicase por qué tenía que estar en Iquitos precisamente a las tres. Lo único que me dijo fue: «¿Quieres ver a tu alma gemela o no, hombre-lobo?». —¡Por eso llegaste aquí tan rápido! —«Rata traidora.»—. No, es imposible que hiciera eso. —Ambos sabemos que es posible, y que lo hizo. La adivina lo había orquestado todo para que Lucía y MacRieve se encontraran. Le había hecho un favor al licántropo. ¿Por qué? Nïx quizá estuviera loca, pero también era muy calculadora. A lo largo de los últimos tres meses, Lucía había empezado a sospechar algo. Hacía tiempo que la adivina, que tenía tres mil años, decía que iba a convertirse en diosa. Y eso sí que no era una locura; era una posibilidad. Nïx era hija de dioses, y tenía la edad adecuada: era antigua. Pero lo más importante era que se estaba buscando aliados eternos, y eso ganaba con creces a la adoración. Si los dioses obtenían su fuerza en función del número de fieles que tuvieran, entonces su hermana se estaba haciendo cada vez más poderosa. Garreth MacRieve le debía un favor, y seguro que le daría las gracias a diario a lo largo de su vida inmortal. Igual que si rezara. Los humanos daban gracias a Dios; MacRieve se las daría a Nïx. ¿La loca de Nïx una diosa? Lucía se preguntó si sería benevolente. —No te enfades con la adivina —dijo él—. Aunque no me hubiera ayudado, tarde o temprano yo habría terminado por atraparte. —Pareces muy seguro de ti mismo. Me pregunto por qué no me alcanzaste antes. —Tengo un as en la manga que todavía no he jugado. —Antes de que ella pudiera preguntarle cuál era, él siguió—: ¿Te dijo Nïx por casualidad cómo encontrar el río Laberinto? —Me dijo que todo lo que necesitaba estaba a bordo de este barco —respondió ella, negando con la cabeza.

168


—¿En serio? —preguntó pensativo—. Entonces debía de referirse a mí. —¿Por qué lo dices? —Porque, princesa, yo he estado allí.

169


CAPÍTULO 24

P

— ero si nadie ha salido con vida del río Laberinto —dijo Lucía. —Nadie excepto yo —contestó él levantando orgulloso la barbilla. —¡Cuéntamelo todo sobre el afluente! —Abrió los ojos de par en par—. ¿Dónde está? —Antes cuéntame tú qué más sabes acerca del Apocalipsis. Ya sabes que no te diré ni una palabra hasta que termines. —Eso no era verdad. Si la valquiria decidiera utilizar sus armas de seducción, Garreth sería arcilla en sus manos. Lucía siguió paseando de un lado a otro y se mordió el labio inferior, el mismo que él quería atrapar entre sus dientes. La vio respirar hondo antes de empezar. —¿Has oído hablar del dios Crom Cruach? Sí, había oído de él; pero el modo en que ella pronunció, o susurró su nombre, junto con el pesar que se veía en sus ojos, le puso los pelos de punta. —Alguna historia aquí y allí —mintió—. No me acuerdo. Lucía lo miró como calibrando si creerlo o no. —Los dioses no me interesan demasiado. En cambio en el rugby, en eso sí me fijo. Tras dudar unos instantes, ella prosiguió: —Es malvado hasta el tuétano. Su mayor poder consiste en hacer que la gente sienta la necesidad imperiosa de sacrificar a la persona que más ama. Pero ahora esa necesidad será contagiosa, el anhelo por matar en nombre de Cruach se propagará como una plaga. En el pasado, lo encerraron en una cueva, pero cada Ascensión

170


recupera sus fuerzas y consigue escapar. Y cada quinientos años alguien tiene que mandarlo de regreso al lugar al que pertenece. Nïx me ha encargado esa tarea. Después de la explicación de Lucía, Garreth estaba convencido de que ella sabía mucho más de lo que le estaba contando. Y que estaba a punto de estallar. «Deja que la información vaya fluyendo sola.» —¿La adivina te eligió a ti de entre todas las criaturas de la Tradición? —Estaba impresionado, y no trató de disimularlo. —Sí, a mí. —Se colocó un mechón todavía mojado detrás de la oreja puntiaguda—. Nïx me dijo que quizá hubiera una manera de matarlo. De poner punto final al ciclo. —¿Una manera? —Una arma. Se llama dieumort, es... —Una asesina de dioses. He oído hablar de ellas. ¿Y Nïx cree que hay una en el río Laberinto? —Eso fue lo que dijo —asintió Lucía—. Yo ya te lo he contado todo, ahora te toca a ti hablarme del afluente. ¿Cómo lo encontraste? —Por pura casualidad. Estaba cazando junto a la orilla cuando lo vi desaparecer delante de mis narices, pero como todavía podía olerlo, lo seguí hasta el portal. —¿Y? ¡Cuéntame más! —También se lo conoce como río Maldito y río Del Portal, y está formado por una maraña de canales y desvíos. —Hizo una pausa dramática—. Y se rumorea que es la puerta de El Dorado. —¿El Dorado? —Lucía abrió los ojos de par en par—. ¿La ciudad perdida? — Quizá la dieumort sí era la flecha dorada de sus sueños—. ¿Dónde? ¿Dónde está? —Ella ya estaba en una nube tras averiguar que el licántropo sabía dónde estaba el río Laberinto, pero aquello era demasiado. El maldito El Dorado. —¿Crees que te diré dónde está? —le preguntó él—. Ni hablar. Me gusta que me necesites y que dependas de mi buena voluntad. Al parecer, todavía no iba a recuperar su arco, ni a poder darle una patada a MacRieve. —Yo te he contado lo del Apocalipsis.

171


Como respuesta, Garreth le dijo con la mirada que sabía que no se lo había contado todo. —¿Acaso no lo entiendes? Es vital que encuentre el modo de matar a Cruach. —¿Así que si dejo que te quedes en el barco, estarás en peligro, y si te bajo de él, seguirás corriendo peligro por lo del Apocalipsis? —Más o menos. Suspiró exasperado. —Está bien, nos quedamos. Pero voy a fijar algunas normas de conducta para el viaje. —En otras palabras, tienes intención de darme órdenes. Licántropo, limítate a decirme dónde está el río. Puedo hacerlo sola. —Jamás. —¡La luna llena se está acercando! ¿Has pensado en eso, hombre lobo? ¡Sólo faltan diez días! —¿Tú también los has estado contando? —No podrás controlarte y me atacarás. Es lo que hacéis los de vuestra especie. —Nunca te haría daño. Y mientras lleve esto —señaló la esclava de plata de su muñeca— no perderé el control. —¿Qué es eso? —Miró la pulsera con suspicacia—. ¿De dónde lo has sacado? —De... de las brujas. —Tuvo que contener un escalofrío—. La inscripción impide que me transforme involuntariamente. —Creo recordar que me dijiste que nunca te aliarías con brujas. —Mi primo se ha casado con una, y fui a verla para pedirle ayuda con esto. Lo hice por ti. En contra de su voluntad, a Lucía le dio un vuelco el corazón. Sabía lo mucho que le habría costado a Garreth hacer aquello. —¿Desde cuándo la llevas? —Hará unos diez meses. ¿Por qué? —¿Qué hiciste para mantenerte alejado de mí las primeras dos lunas llenas? —Me las apañé —contestó, encogiéndose de hombros. —¿Te... te hiciste daño?

172


—¿Te importaría? —No estoy hecha de hielo, licántropo. —Encontré la manera... Eso es lo único que necesitas saber. «¿Estuviste con otras hembras?» Lucía podía imaginarse perfectamente a los de su clan facilitándole voluntarias, pero no quería ni plantearse por qué le dolía tanto pensarlo; era como si le derramaran ácido en la piel. —¿Estás seguro de que la esclava evitará que... que te pongas en plan lobuno? Él arqueó una ceja. —Ha funcionado casi todo el año. —Vio que ella no terminaba de creérselo y añadió—: Tiene la garantía de la Casa de las Brujas. Entonces sí funcionaría. —Lobuno, ¿eh? ¿Y qué sabes tú de mi transformación? —He preguntado por ahí, y sé que soy tu alma gemela. Él se puso en pie y se acercó a ella. —Veamos qué has descubierto. —En líneas generales, pierdes la capacidad de razonar y te vuelves un animal. Irás tras de mí hasta conseguir poseerme varias veces y me morderás el cuello para marcarme. Nada te detendrá, ninguna jaula será lo bastante fuerte. ¿Me he olvidado algo? —Sí, Lousha. —Le recorrió el cuerpo con la mirada y luego añadió con voz ronca—: Te has olvidado de mencionar que va a gustarte. Sólo con oírla decir que la mordería, Garreth se había excitado como nunca. Necesitaba marcarla, era vital para él. —¿Quieres escuchar cuáles son mis normas o no? —Al ver cómo lo miraba, continuó—: Veamos, estoy seguro de que deseas que te devuelva el arco. Y todos tus gestos dejan claro que deseas también mi... ayuda para encontrar el río. Así que, a cambio, vas a dejar que esté contigo cada noche que dure la travesía. Y también cuando haya una tormenta que pueda disimular los rayos que lanzas cuando... —¡Ni hablar! ¿Acaso mis necesidades o mis deseos no pintan nada en tu concepto de relación? —Sí, si reconocieras qué es lo que de verdad necesitas o deseas. Mi instinto me dice a gritos que me necesitas a mí, que te mueres por estar conmigo. Joder, si incluso

173


puedo sentirlo. Ahora mismo lo estoy sintiendo. No podré descansar hasta haber apaciguado tu anhelo. —¡Yo no he pedido nada de todo esto! Por tu... —Lo pides cada maldita vez que estás cerca de mí, princesa. —Se acercó a ella hasta que sólo escasos centímetros los separaban—. No te quepa la menor duda. Lucía lo miró a los ojos, con los labios entreabiertos y la respiración acelerada. —¿Sabes lo que es poder sentir tu deseo? Me atrae, me cautiva, pero cuando reacciono, tú te apartas de mí. ¿Te imaginas lo frustrado que me siento, Lousha? Llevo un año de deseo acumulado dentro de mí. —Bajó la cabeza hacia el cuello de ella y murmuró—: ¿Sabes lo que es encontrar a tu compañera después de varios siglos esperándola y que te aparten de ella cuando has estado a punto de hacerle el amor? — Le susurró al oído—: No puedo contar cuántas veces me he imaginado aquella noche con un final distinto. Un final en el que me hundía en tu cuerpo. En mi mente te he hecho el amor miles de veces. Y, a juzgar por tu expresión, valquiria, no soy el único que nos ha imaginado juntos. —¡No! —gritó ella, a pesar de que tenía la vista fija en los labios de él y que se había humedecido los suyos. Había empezado a mover las caderas levemente, sin darse cuenta, y se le habían erizado los pezones, que destacaban contra su camiseta roja—. ¡Suéltame! —¡Maldita seas, Lousha! —Garreth se apartó y dio un puñetazo en la pared, haciéndole un agujero—. ¿Qué quieres de mí? ¡Dime por qué tus palabras no casan con las reacciones de tu cuerpo! ¿Por qué respondes a mis caricias con tanta dulzura y luego te asustas? —Exhaló, arrepentido por haber perdido los nervios—. Me está volviendo loco. —No puedo decírtelo —contestó ella, dando un paso atrás—. No lo entenderías. «Tranquilízala. Sé paciente. Está asustada.» La valquiria parecía triste y frágil, y por muy duro que pareciera Garreth, su instinto lo empujaba no sólo a desearla, sino también a hacerla feliz. Lucía hundió el rostro entre las manos. —Vamos, no te pongas así —dijo él cariñoso, y le puso un dedo bajo la barbilla para levantarle la cara—. Jura por la Tradición que no quieres volver a verme y me iré —le aseguró—. Es lo único que tienes que hacer para poner punto final a mi persecución. —Se la estaba jugando. Y le estaba mintiendo...

174


CAPÍTULO 25

«¡

Dilo!»

Lucía abrió la boca para pronunciar esas palabras. Para decirle al

licántropo que quería que se fuera para siempre de su vida, que no lo deseaba y que jamás lo querría. Pero todo aquello de lo que él la había acusado era cierto. Bastaba con que la tocara para que perdiera la capacidad de razonar, y su disciplina se desvanecía con tal rapidez, que Lucía sabía que no sería capaz de negarle nada. «¡Maldita sea, dile que lo odias!» Ni una palabra salió de su boca. Cuando, abatida, apartó la mirada, él le dijo con ternura: —Asúmelo, princesa. Hazme caso en esto. Esta noche estaremos juntos. —¡Me resistiré! —Ambos sabemos que te derretirás por mí. Un beso y eres mía. Se inclinó para besarle las orejas. «No, las orejas no...» Lucía se excitó todavía más. Pero incluso aunque arqueó la espalda para que sus pechos entraran en contacto con el torso de él, siguió resistiéndose. —Imposible. Antes de que pudiera decir nada más, la cogió en brazos. —¡MacRieve, no! Garreth cerró las puertas del balcón de una patada y la llevó a la cama. —¡No puedo hacerlo! ¡No quiero hacerlo! Cuando la dejó encima del colchón, Lucía corrió hasta el cabezal y dobló las rodillas delante del pecho.

175


—No dejaré que me hagas el amor. —¡Ah, valquiria! —Se pasó los dedos por el pelo—. Me deseas tanto como yo a ti. —Aun en el caso de que eso fuera verdad... —Lo es. —Yo... no puedo. Ahora no. —No estás en esos días del mes. Lo sé. —Qué asco. —Las valquirias no tenían menstruación—. De los dos, tú eres el único con un ciclo mensual, lobo. —Entonces ¿qué te pasa? —preguntó sin entenderlo. —¿Has oído hablar alguna vez de las skathianas? Él lo pensó durante unos instantes. —Sí. Odian a los machos; tipo las amazonas pero más crueles. Y con flechas. Lucía levantó las cejas. —Pues yo venero a la gran diosa Skathi. —«La venero, pero a veces también la odio.» —¿Tú? No, qué va. Las skathianas existieron hace mucho tiempo. —Tengo mil años —le recordó ella—. Skathi fue la que me dio el arco. —«Y mis poderes, así que puede arrebatármelos cuando quiera. Y se muere de ganas de hacerlo.»—. Soy casta en su nombre. «Oh, no, maldita sea, no.» —No lo dices en serio. —Lo digo en serio. Hice un juramento, MacRieve. Mis motivos no te incumben, pero jamás aceptaré a un macho en mi cuerpo. Es mi religión. Él no terminaba de creérselo. ¿Le estaría mintiendo? —Nunca he oído a nadie decir eso sobre ti. Lucía apartó la vista y la melena le cubrió a medias la cara. —Aparte de ti, sólo lo saben Regin y Nïx. —¿Por qué ibas a comprometerte con tal orden? ¿Una vida sin sexo? —Estaba alucinado, apenas podía comprenderlo. —Te lo repito, mis motivos no te incumben. Pero lo hecho, hecho está.

176


—Y puede deshacerse. —¡MacRieve! —¿Nunca has estado con nadie? ¿Eres... virgen? —Él ya lo había sospechado, y no sabía cómo lo hacía sentirse eso. Después de que la introdujera en el mundo del sexo, ¿estaría tentada de ir con otros machos? Se clavó las garras en las palmas sólo de pensarlo. —No nací skathiana —dijo ella, y la sombra de una emoción que Garreth no pudo identificar, brilló en sus ojos. ¿Le estaba hablando en clave? ¿Le estaba indicando que no era pura? Ahora, lo que él se preguntaba era con cuántos machos habría estado Lucía. —¿Cuántos años tenías cuando entraste en la orden? —¿Y qué importancia tiene eso? —replicó ella. —¿No hay ningún modo de hacer trampa? —Las skathianas son castas. Y punto. Se supone que somos puras. —¿De verdad crees en todas esas chorradas? ¿Que hay que ser casta o virgen para ser pura? ¿Significa eso que todas las madres son impuras? —Por supuesto que no. Pero hay que creer en algo, en algo superior a nosotros. Y yo creo en esto. —Lo vio que negaba con la cabeza y le dijo—: Licántropo, para ti, ¿qué es lo más sagrado de este mundo? «Tú.» —Mi clan. —Imagínate qué pasaría si yo te obligara a dejarlo para siempre. Terminarías odiándome. Pues lo mismo me sucede a mí. —Lo miró a los ojos—. Si por tu culpa perdiera esta parte de mí, te odiaría sin remedio. ¿Por eso había huido de él? Se puso furioso de nuevo. Su instinto estaba alerta. «Lo dice en serio. Convéncela de que cambie de opinión...» Pero la rabia hervía en su interior. Él nunca había puesto en duda que Lucía lo deseara, y por eso había aguantado todos aquellos meses de confusión, ansioso por obtener respuestas. Tanto misterio lo había consumido, el desconcierto había sido... En China, la valquiria lo había mirado con deseo, justo antes de disparar una flecha en llamas que lo hizo saltar por los aires.

177


Le deseaba, pero en vez de recibirle con los brazos abiertos prefería venerar a la diosa Skathi. Lucía no quería estar con él porque quería mantener su ridículo e inútil voto de castidad. Lo que era un sacrilegio en sí mismo, pues los licántropos adoraban todo lo físico, y el sexo en especial. Garreth había perdido un año de su vida. Se puso en pie y empezó a pasear por el camarote. —¿Por eso huiste de mí? ¿Por culpa de unos estúpidos votos hechos a una diosa de segunda categoría? Ella se quedó boquiabierta. —Me fui porque tenía cosas que hacer. —¿Qué cosas? —Cosas privadas. —Tantos jodidos secretos. ¿Te ha dicho alguien alguna vez que eres una novia muy difícil de contentar? Por todos los dioses, qué complicada eres. La noche en que te conocí había deseado conocer a alguien que no fuera fácil, que representara un reto. Ojalá ahora pudiera dar marcha atrás y pedir otra cosa. —Buscó el móvil en el petate y salió hecho una furia, llevándose el arco con él. En cubierta, la suave lluvia era como una bruma. Garreth levantó el rostro y trató de calmarse. Cuando consiguió dominar un poco la ira que lo invadía, llamó a su hermano. —Lachlain, la he encontrado. —¡Excelente! ¿Estás siendo paciente con ella? Dudo unos instantes, pero al final confesó la verdad: —No, no exactamente, pero lo estoy intentado. —Ten cuidado, hermano. Yo jamás podré perdonarme lo que le hice a Emma. — La voz de Lachlain rebosaba remordimientos—. No cometas el mismo error, ni tampoco te portes como Bowen. Aprende de nuestras equivocaciones. Su primo Bowen había tratado a su alma gemela, Mariketa la Esperada, incluso peor de lo que Lachlain había tratado a Emma. Antes de que Bowen aceptara que Mariketa era la compañera destinada a estar con él, casi la había matado. —¿Está enfadada porque la has encontrado? —Oh, sí —reconoció Garreth y le contó lo que Lucía le había dicho, desde lo del Apocalipsis hasta lo de los votos de castidad—. Tengo ganas de zarandearla —dijo.

178


—¿No irás a dejar que se salga con la suya con eso del Apocalipsis, no? —Por supuesto que no, joder, pero dejaré que crea que sí hasta que logre sonsacarle más información. —Haces bien —convino Lachlain—. Pero ahora, lo que tienes que hacer es empezar de cero con ella. Tienes la posibilidad de hacer las cosas bien. Sé paciente y trata de no joder el asunto. «¿Paciente?» Antes de que Garreth pudiera decir nada, Lachlain continuó: —Alíviate solo si no tienes más remedio. —Y luego añadió en voz más baja—: Yo lo hice constantemente. Garreth oyó a una Emma medio dormida decir: —Lachlain, vuelve a la cama. Es tarde. En Escocia eran las dos de la tarde. En efecto, muy tarde para un vampiro. —En seguida voy, amor. En ese instante, Garreth sintió envidia de su hermano, pero luego se avergonzó de sí mismo. Después de las torturas que Lachlain había sufrido a manos de la Horda, y de todo el tiempo que se había pasado prisionero, si había alguien que se mereciera ser feliz ése era él. Y aquella diminuta mujer de pelo casi blanco llevaba un año dándole paz y felicidad. —Ve con tu reina, hermano. —Llámame mañana —dijo Lachlain—. Tenemos mucho de qué hablar. Recuerda, si la tratas bien y respetas sus creencias, seguro que la convences. Sus creencias. «Pequeña hipócrita.» Garreth despreciaba los votos de Lucía, pensaba que eran ridículos. Los licántropos veneraban la comida, las caricias, el sexo. La valquiria no comía, no quería tener sexo, así que, por todos los dioses, sin las caricias no iba a quedarse. Esa noche. Sí, él... —Piensa una cosa, Garreth, sólo hay una hembra para ti. Para toda la eternidad.

Cuando colgó, Lachlain regresó a la cama junto a Emma. —¿Era Garreth? —le preguntó ella, que seguía despierta. —Sí. —La acurrucó en sus brazos e inhaló el aroma de su pelo—. Ha encontrado a la Arquera.

179


—¿Cómo se lo ha tomado Lucía? —Miró hacia arriba para estudiar la expresión de su marido—. ¿Tan mal? —Es duro que tu alma gemela sea de los otros. Piensa en todo lo que tuvimos que pasar nosotros. ¿Y Bowen y Mariketa? Probablemente, Bowen era el que peor lo había pasado de los tres. Estaba convencido de que su alma gemela había muerto, y había llorado su pérdida durante más de un siglo. Entonces, el año anterior, conoció a Mariketa la Esperada, una bruja. Y cuando empezó a enamorarse perdidamente de ella se odió a sí mismo por ser infiel, y la odió a ella por tentarlo. Llegó incluso a acusarla de haberlo hechizado. Al final, Bowen descubrió que las cosas no son siempre lo que parecen, y menos con Mariketa, pero estuvo a punto de no llegar a tiempo. —¿Crees que las cosas entre los dos se arreglarán? —preguntó Emma. —Lo único que sé es que mi hermano está enamoradísimo de ella. Lachlain la sintió sonreír contra su pecho. —Si se parece a ti, seguro que tía Luce también está enamoradísima de él. —Eso espero. Garreth lleva mucho tiempo esperando encontrar a la compañera adecuada. Y ahora, amor mío —le colocó el dedo índice bajo la barbilla y le levantó la cara—, ¿por casualidad no te habrás despertado sedienta?

180


CAPÍTULO 26

A pesar de que estaba exhausta, Lucía no conseguía dormir. Fuera se estaba formando una tormenta. El barco se iba abriendo camino en medio de la noche, y la proa chocaba contra un tronco tras otro, manteniéndola despierta. Ahora sabía por qué el camarote de delante no estaba entre los más codiciados. Después de que MacRieve se fuera, ella se había quedado mirando la puerta durante largo rato, imaginándose qué habría sucedido si hubiera tomado otra decisión, si hubiera podido pasar la noche con aquel ser tan viril sin temor a las consecuencias. Lo único que se interponía entre los dos era su pasado. Su vergonzoso pasado. Y su deprimente futuro. Si el licántropo sentía desprecio por su voto de castidad, ¿cómo reaccionaría cuando se enterase de que se había acostado con el demonio? Estaba tumbada en la oscuridad, con la mirada fija en el nuevo agujero que decoraba la pared del camarote cuando MacRieve regresó, calado hasta los huesos. Sin mediar palabra, sacó sus cosas de afeitar del petate y se fue hacia la ducha. «¿Va a afeitarse? ¿Y se ha llevado mi arco con él?» Salió diez minutos después con sólo una toalla enrollada en la cintura y aquella esclava de plata en la muñeca. Tenía la cara suave, recién afeitada. Dejó el arco junto a la puerta del camarote y se sacudió el pelo, igual que un lobo. Por todos los dioses, era guapísimo. Tenía la piel bronceada todavía húmeda, un torso moldeado a la perfección, con una capa de vello dorado en el centro. Lucía quería recostar la mejilla allí encima.

181


Al verlo así, su agotamiento empezó a desvanecerse y el traidor de su cuerpo reaccionó en su contra. Se clavó las uñas en la palma y, disimuladamente, juntó los muslos. —Ahora lo veo todo claro —dijo él con expresión inescrutable. —¿Te vas? —No, princesa. Estaba pensando. —Se sentó en el borde de la cama—. Aquella noche en la ciénaga no fuiste completamente «casta». Así que supongo que podemos volver a hacer lo que hicimos entonces. —¿Qué hicimos? —Puedes seguir siendo casta, mientras no tengas relaciones sexuales. Por eso me detuviste entonces; si no hubiera tratado de hacerte el amor, me juego lo que quieras a que me habrías dejado llegar hasta el final. —No puedes estar seguro de eso —dijo ella, atónita. —Tú misma me dijiste que tu cuerpo no iba a recibir a ningún macho, pero eso no implica que no pueda besarte o acariciarte. No significa que tú no puedas hacerme lo mismo a mí. —Perderemos el control. —El licántropo podía seducirla, y ella sucumbiría a los deseos que ardían en su interior—. Intentarás convencerme de que te dé más. —No lo haré. Esperaré hasta que tú me digas que estás lista, hasta que me digas que me deseas. Lucía dudó. —Quizá yo... quizá yo me dejé llevar por las circunstancias y diga algo de lo que luego me arrepienta. —Entonces esperaré a que me lo digas cuando no estemos en la cama. Él la estaba mirando de aquel modo, y a ella se le aceleró el corazón y ya no le quedó ni rastro de agotamiento. Antes de que perdiera la capacidad de razonar, necesitaba que el licántropo se lo jurara. —No importa lo que suceda. No importa lo que yo te diga o haga. —Jamás haré nada que no quieras. Por eso mismo les pedí a las malditas brujas esta pulsera. —¡Lo digo en serio! ¿Lo juras por la Tradición? —Sí, lo juro —accedió él—. ¿Hemos llegado ya a un acuerdo?

182


—Yo no... —se quedó sin habla, hipnotizada por sus ojos. ¿Qué hembra sería capaz de rechazar a un macho que la mirara de ese modo? Al final, optó por asentir con la cabeza. Garreth no tardó ni un segundo en empezar a desnudarla. —Será mejor que te quite esto. —Le sacó la camiseta por la cabeza y se quedó sin habla al verle el sujetador rojo. Lucía no había escogido esa prenda porque supiera que él iba a verla; a decir verdad, ahora casi toda su ropa interior era roja y granate. Quizá inconscientemente la había comprado para MacRieve. Éste la tumbó en la cama y se quitó la toalla. Por la fuerza de la costumbre, Lucía apartó la mirada, pero cada parte del cuerpo de él era igual de atractiva. Le dieron ganas de suspirar al ver aquellos muslos tan fuertes, cubiertos de vello dorado. Garreth se tumbó desnudo a su lado y poco a poco fue desnudándola y recorriéndola a besos. Cuando le quitó el sujetador, detuvo los labios a escasos centímetros de sus pechos, que se le excitaron, endureciéndose bajo su mirada. Él esbozó una sonrisa lobuna, y la contempló con mirada peligrosa, consciente del efecto que tema en ella. —Quieren que los bese. —Se inclinó hacia adelante y le rodeó un pezón con los labios, recorriéndolo con la lengua. Lucía se arqueó sin remedio y suspiró de placer al sentir su boca. El suspiro se convirtió en gemido cuando él empezó a besarle el pecho una y otra vez. Cuando se dirigió al otro, el primero se le quedó húmedo y ansioso. Apenas notó que el licántropo seguía quitándole la ropa y no se dio cuenta de que ambos estaban desnudos en la cama hasta que él se apartó y se puso de rodillas. La recorrió con la mirada, y con voz ronca dijo: —Mírate, me haces la boca agua. —Su rígido pene tembló y una gota brilló en la punta. Le colocó una mano en el vientre y la deslizó luego hacia abajo, pero cuando alcanzó su sexo, Lucía se tensó. No podía evitarlo, incluso después de que sus besos la derritieran de deseo. —Deja que te acaricie. O cógeme la mano y enséñame cómo quieres que te toque. —Haz... haz lo que hiciste aquella noche en la jaula. —Hace tanto tiempo que ya no me acuerdo. Enséñame. —Cogió la mano de ella, y sin apartar la mirada de sus ojos, se metió su dedo índice en la boca. Lo humedeció,

183


luego lo colocó encima de su clítoris y susurró—: Si no me falla la memoria, esto era lo que te gustaba. Lucía estaba demasiado excitada como para sentir vergüenza, demasiado excitada como para no acariciarse. Garreth entrecerró los ojos y gimió desde lo más profundo de su garganta. —Eso es, princesa. —Se arrodilló entre sus muslos. Masturbándose ante su mirada, Lucía movió las caderas y dejó caer el otro brazo por encima de su cabeza. Él, mientras, le masajeó la parte interior de los muslos, y le separó más las piernas mientras a ella iban cerrándosele los ojos. Lucía sintió de pronto un dedo de MacRieve acariciando también los pliegues de su sexo, abriéndole los labios. —¡Licántropo! —Sigue. —A él le subía y bajaba el pecho de lo que le costaba respirar—. Voy a deslizar un dedo dentro. Nada más. Solamente mi... —¡No! —Juntó las rodillas de golpe. Él volvió a separárselas. —Pues entonces la lengua. —Con las manos, que seguía teniendo encima de sus muslos, le movió las piernas y se inclinó hasta colocar la boca justo encima de su sexo. Ella se quedó sin aliento. Un rayo iluminó la habitación. Garreth separó sus pliegues íntimos y la lamió arriba y abajo. —He esperado toda mi vida a hacer esto —dijo junto a la piel, con su acento más marcado que de costumbre—. Jamás me saciaré de ti. —Estremeciéndose de placer, empezó a lamerla, a besarla, a morderla con cuidado... Lucía gimió... muy alto. Y una capa de sudor le empapó la piel. Casi embriagado de deseo, él le preguntó: —¿No te lo habían hecho nunca? —¡No! —¿Querrás que lo repita? Otra pasada de la lengua y ella arqueó la espalda. —¡Sí!

184


—Así me gusta, princesa. —Le rodeó los muslos con aquellos brazos tan musculosos—. Tu sabor me vuelve loco, he soñado con él, me he imaginado haciéndote esto. —Le rozó el clítoris con la lengua—. ¿Tú me habías imaginado besándote aquí? —Sí —gimió Lucía. Sí, se lo había imaginado, pero no se había atrevido a soñar que fuera a gustarle tanto... Garreth iba despacio, saboreándola, pero todo su cuerpo estaba tenso, todos sus músculos se marcaban bajo su piel. Era como si se estuviera manteniendo bajo control para evitar devorarla. Tenía una rodilla levantada, y movía las caderas contra la cama. Lucía quería poner las manos encima de aquellas nalgas duras como el acero, quería sentir sus sensuales movimientos. A medida que ella se iba acercando al orgasmo, Garreth gimió contra su cuerpo. Tenía los ojos azules, y Lucía pudo ver un atisbo de la bestia. Pero por algún motivo, pensar que no pudiera controlarse no la asustó, sino que la excitó todavía más. Empezaron los temblores, un placer como jamás había imaginado... Él se detuvo un instante y justo antes de seguir, susurró: —Termina por mí, por tu compañero. —Y entonces agachó la cabeza hacia su objetivo. —¡Ah, dioses! —Lucía separó las piernas y se movió con pasión contra los labios de él. Los rayos cayeron como bombas en el exterior—. ¡Oh, sí! —respiró hondo. Tenía que gritar. Garreth le puso una mano sobre la boca y silenció el grito. Y el siguiente. Y el siguiente. No dejó de lamerla durante todo el orgasmo, ni cuando ella trató de apartarle la cabeza la primera vez. Ni la segunda. Se limitó a seguir besándola, y a mover las caderas contra la cama. Por fin se apartó, gritó y se puso de rodillas. Estaba a punto de eyacular desde antes incluso de ver a Lucía expuesta como una ofrenda. Todavía tenía los muslos separados, y el sexo al descubierto. Sus pliegues seguían humedecidos. Los pechos le subían y bajaban a toda velocidad. Sus ojos... plateados y llenos de deseo, estaban fijos en su erección. —Tócame —dijo él. Lucía se incorporó y lo hizo. Despacio, recorrió su miembro con los dedos. —Más. —Entonces ella deslizó la mano hasta sus testículos y se los apretó. Garreth le pidió entre suspiros—: Ahora haz las dos cosas otra vez. —Al sentir que lo

185


acariciaba de aquel modo, casi se mareó de placer, pero de algún modo consiguió decir—: Tócame con los labios. Lucía se inclinó hacia adelante, como dudando, pero luego se echó hacia atrás. —¿Lo has hecho alguna vez? —No, nunca —susurró ella. —¿Quieres hacerlo? —Cuando la vio asentir con timidez, Garreth dijo—: Yo te enseñaré. «¿De verdad va a hacerlo?» ¿Acaso estaba soñando? ¿Era aquélla otra fantasía más de las miles que había tenido durante el último año? Le sujetó la nuca con una mano temblorosa y con la otra cogió su erección y la acercó a Lucía. —Prueba, princesa. —Estaba temblando de nervios; tenía miedo de eyacular sin poderse contener. Se quedó sin respiración cuando vio que ella sacaba la lengua y le lamía la punta; Garreth se quedó en blanco, sin poder evitar mover las caderas. La valquiria se apartó. —No, Lousha. Me estaré quieto, pero, por favor, bésame. —Volvió a acercarle la erección y le pidió con voz ronca—: Deslízala entre tus labios. Con la mirada fija en la de ella, colocó la punta justo delante de su ardiente y húmeda boca, y gimió cuando ella lo lamió. —¡Por todos los dioses, cariño! Sin dejar de mirarlo, Lucía lo envolvió con los labios, succionando. «No, no... no puedo más.» Con un gemido de desesperación, consiguió dominar el movimiento de sus caderas y se apartó de ella. —Voy a... voy a... —La tumbó en la cama y luego, con una mano, se sujetó la erección—. ¿Quieres que termine encima de ti? —«Si no puedo marcarte a mi manera, lo haré de otra.» Lucía se quedó atónita al escuchar esa petición, pero asintió ansiosa y arqueó la espalda. Después de un único movimiento de muñeca y de un gemido brutal, el licántropo eyaculó encima de ella. Su cuerpo tembló al sentir cada gota. Una y otra vez, le cubrió con su semen el torso, los pechos, los pezones...

186


Hasta que por fin terminó y la limpió con su camiseta. Luego la acurrucó entre sus brazos, y permanecieron abrazados, con el corazón latiéndoles descontrolado. Garreth le recorrió el cuello, las orejas, y la cara a besos, y entre beso y beso le dijo: —Te haré esto cada noche hasta que, un día, haya algo más sagrado que tus votos. Hasta que te des cuenta de que nosotros dos somos tu religión. Escucha bien lo que te digo, Lousha, algún día rezarás para que te haga el amor.

187


CAPÍTULO 27

Los rayos caían en el exterior, y uno sacudió la barca entera, pero Garreth ya estaba despierto. Apenas pasaban unos minutos de las cuatro de la madrugada, la hora en que solía despertarse para seguir a Lucía con la esperanza de dar con ella. Eso cuando dormía. Unas horas antes, la había acariciado hasta que casi perdió el sentido, y sólo entonces pudo por fin dormir... hasta que se despertó, excitado como un chaval. Después de plantearse la posibilidad de despertarla besándola nuevamente entre los muslos, decidió no presionarla tan pronto. Así que se sentó en la silla que había en el camarote, ignoró el dolor que sentía en la entrepierna y se quedó mirando a la valquiria. Su pasatiempo favorito. Nunca la había visto como entonces: dormida. Tenía la respiración acelerada y el cejo fruncido. Otro rayo. Al principio pensó que le costaría acostumbrarse a eso, pero se equivocaba. Se moría de ganas de verlos atravesar el cielo, pues eso significaba que ella estaba cerca, y lo ponía sobre aviso de su estado de ánimo. Durante todo el año anterior, siempre que iba a atacarlo, antes caían unos rayos. A Garreth le gustaba creer que eran porque tenía remordimientos... Ahora las cosas parecían ir bien. El increíble placer que habían compartido era sólo el principio. La seduciría hasta conseguir que se rindiera a él por completo. Un momento, ¿Lucía acababa de gemir? Quizá estaba pensando en lo mismo que él.

188


Garreth se preocupó cuando volvió a oír el sonido, pero esta vez más fuerte. No, no era un gemido de placer, sino de miedo. La Arquera tenía una pesadilla y estaba yendo a peor. Más rayos, y luego otro gemido. —Lousha, tranquila. —Se metió de nuevo en la cama con ella, y la abrazó contra su pecho para poder acariciarle el pelo. Aunque Lucía no se despertó, sí se calmó. Pero no antes de que Garreth notara cómo las lágrimas le humedecían el torso. —Amor mío, ¿qué te pasa? —murmuró, pero ella estaba dormida. Necesitaba averiguar qué le había sucedido a la misteriosa valquiria que se había convertido en su alma gemela. A los licántropos les encantaban los misterios, y aquél lo descubriría capa a capa, hasta averiguarlo todo sobre ella. Pero con cuidado. Por Lucía podía ser paciente, y mantener a raya su egoísmo y su irascibilidad. «Ah, princesa, tus días de secretismo están contados.»

—Sigo siendo tan guapo como anoche, valquiria —farfulló MacRieve sin abrir los ojos. Lucía se apartó y se tapó con la sábana. Por suerte, él no la había pillado con la mano encima de su mejilla, a punto de acariciarle la incipiente barba con los nudillos. Por fin él abrió los ojos. —Pero mírame tanto como te apetezca. Estaré encantado de enseñarte el pack completo. —Eres muy gracioso, escocés. Cuando Lucía se había despertado y había visto el cielo sin ninguna nube, su primer pensamiento había sido que tenía que irse de allí. ¡El licántropo estaba a punto de alcanzarla! Pero luego recordó la noche anterior. Ya la había alcanzado. Pero lo que más había temido no había sucedido, porque él había jurado no hacerle el amor. Se relajó un poco y, despacio, se dio media vuelta para mirarlo mientras dormía. Suspiró al ver que un ejemplar tan magnífico compartía cama con ella. —¿Cómo has dormido? —le preguntó él mirándola a los ojos. Lucía habría dado cualquier cosa para saber qué estaba pensando Garreth en aquel momento.

189


—Sorprendentemente bien. —Como una muerta, a decir verdad. Y eso era muy raro en ella. —¿En serio? ¿Por qué la miraba de aquel modo? Se colocó un mechón de pelo detrás de la oreja. No entendía qué pasaba. ¿Estaba MacRieve pensando en lo de la noche anterior? ¿Recordando el aspecto que ella tenía desnuda? ¿Lo que habían hecho? La otra única vez que había estado con un macho, la cosa había terminado en una boda, una pesadilla y una tortura. Ahora no sabía cómo tenía que comportarse. El licántropo la miraba como si fuera un misterio que estuviera decidido a resolver. Pero cuando el olor del beicon se coló en el camarote, él entrecerró los ojos. —¿Lo hueles? Me gustaría que comieras. Te alimentaría como a una reina, o, mejor dicho, como a una princesa. Lucía podía comer, pero no ingerir comida era un método anticonceptivo para las valquirias. Por todos los dioses, ¿acaso se estaba planteando tener relaciones sexuales con él? —Supongo que tendré que comerme tu ración para poder cumplir con mi parte del trato. —Al ver que ella levantaba una ceja como si no le hubiera entendido, se lo explicó—: Acordamos que yo no te delataría si tú me dabas placer. Y por una noche como la de ayer, te juro que haré lo que haga falta para no delatarte. Lo que haga falta. Hablando del tema, quería preguntarte una cosa: ¿estás lista para que te haga el amor? —Ella se quedó boquiabierta—. Te daré unos minutos para que te lo pienses. —¡MacRieve! Él se puso en pie y salió de la cama sin importarle su desnudez, ni su erección. De hecho, incluso se desperezó delante de ella. Sus músculos se tensaron y retrajeron luego por todo su cuerpo. Garreth le sonrió. —¿Ya te lo has pensado? ¿Y qué, estás lista? Lucía tenía ganas de sonreír, pero se contuvo. —¡No, lobo! —Es sólo cuestión de tiempo, valquiria. Se oyeron unos gritos procedentes de la cubierta:

190


—Maldita sea, Chuck, ¿qué te había dicho? —Era Travis y al parecer estaba más borracho que el día anterior—. El barco ya está bien como está. Garreth enarcó una ceja. —Un misterio. Los licántropos necesitamos investigar; además, está el tema del beicon. Te salvas por los pelos. Tan pronto como se puso los vaqueros y la camiseta, salió descalzo del camarote. Lucía bajó de un salto de la cama, decidida a ducharse. La puerta se abrió otra vez y se quedó inmóvil, desnuda. MacRieve curvó los labios en una picara sonrisa. —Me he olvidado esto. —Cogió el arco sin apartar los ojos de su cuerpo. Se lo colgó del hombro y dijo—: No te muevas de aquí hasta que vuelva. La puerta volvió a cerrarse y ella lo oyó murmurar: —Esta valquiria terminará matándome. Lucía volvió a respirar y corrió hacia el cuarto de baño. El licántropo seguía sorprendiéndola. La noche anterior no había tratado de ir más allá, no había intentado seducirla. Había mantenido su juramento, y, dado que ella nunca iba a pedirle nada más, y mucho menos fuera de la cama, pensó que no tendría ningún problema para seguir con él. Sí, haría ese viaje con el hombre-lobo, ella sería capaz de contenerse y tendría a su lado a alguien muy fuerte y que conocía la zona, dispuesto a ayudarla. Después de una ducha rápida, se vistió y, en un impulso, eligió una camiseta infantil y uno de los shorts más cortos que había metido en la bolsa. Sintiéndose más optimista de lo que recordaba haberlo estado en mucho tiempo, se pintó los ojos y se puso brillo de labios. Estaba a punto de salir cuando un bulto en el petate de MacRieve captó su atención. Él no era el único que sentía curiosidad. Se arrodilló junto a la bolsa e inspeccionó las pertenencias del licántropo. Aparte de ropa, encontró un estuche de piel en el que guardaba dos condones. ¿Habría estado con otras hembras? Seguramente. Las valquirias no podían quedarse embarazadas a no ser que tomaran las medidas necesarias para ello, así que no tenían que preocuparse por practicar sexo seguro. A pesar de que Lucía no tenía derecho a estar celosa —al fin y al cabo ella había echado a MacRieve de su lado una y otra vez—, sólo con pensarlo sentía unos celos inexplicables.

191


No, no eran inexplicables. Ella nunca había negado que los besos del escocés fueran como una droga. Sólo con escuchar su acento tema ganas de suspirar. Desde el principio, se había sentido posesiva con él... Creyó oír que alguien se acercaba y volvió a guardarlo todo. Un segundo más tarde, Garreth abrió la puerta. —¿Has vuelto a ducharte sin mí? Me estás infrautilizando. —Antes de que pudiera decirle nada, le preguntó—: ¿Has visto un caimán alguna vez? —Esperó a que negara y continuó—: ¿Te gustaría verlo? —Claro. La acompañó fuera del camarote con la mirada fija en ella y rebosante de curiosidad. Le sonrió igual que un lobo. Y Lucía no pudo evitar sentirse como una gallina a punto de ser devorada por él...

192


CAPÍTULO 28

Cuando Garreth regresó al camarote, Lucía iba vestida con un top diminuto que le moldeaba los pechos a la perfección y los shorts más cortos que le había visto nunca puestos. Como si necesitara hacer algo para atraer su atención. Si a eso se le añadía que antes la había visto desnuda, supo que iba a pasarse todo el día excitado como un chaval, paseando por la cubierta a la espera de que llegara la noche y poder ir abajo con ella. A no ser que antes estallara una tormenta. Nunca había tenido tantas ganas de que lloviera como en ese momento. Estaban de camino al observatorio que había en la tercera cubierta del barco. Garreth iba pegado a los talones de Lucía mientras subían la escalera. —Dado que anoche me porté muy bien —le murmuró al oído—, me juego lo que quieras a que una parte de ti se está preguntando si deberías haber acudido antes a mí para ofrecerme un trato. Ella lo miró de reojo y enarcó una ceja. —Como si lo fueras a aceptar. Tenías que pasarte un año a dos velas para que esto te resultara apetecible. Seguramente la valquiria tenía razón. Cuando llegaron arriba se encontraron con Damiâno, que bajaba. —Bom día —los saludó con amabilidad.

193


—Buenos días —le respondió Lucía, con una sonrisa que hizo que Garreth tuviera ganas de desollar al brasileño. Levantó la barbilla con un gesto en absoluto amable. Como respuesta, el otro entrecerró los ojos antes de seguir bajando. —¿Voy a tener que separaros? —le preguntó Lucía cuando se quedaron solos. —No, si ése vigila lo que hace —contestó Garreth, serio. La acompañó hasta la barandilla y se pegó a ella, consiguiendo que volviera a ponerse nerviosa. Garreth sabía que la estaba agobiando, pero no podía evitarlo. —¿Ves eso? —le dijo desde detrás, y señaló un caimán de un metro que había encima de una hoja de nenúfar—. Todavía es joven. —Tenía una frente prominente encima de unos ojos rojos, y el cuerpo negro. La criatura estaba con la boca abierta y enseñaba sus afilados dientes—. Tiene la misma forma que un cocodrilo, al menos físicamente, mentalmente no lo sé. Pero parecen más salvajes. Lucía se colocó disimuladamente al lado de Garreth y le preguntó: —¿Cuánto llegará a medir? —El más largo de que se tiene constancia medía casi ocho metros. Pero Schecter tiene razón, río arriba hay aún más grandes. Mucho más grandes. —Me has traído aquí para que viera al caimán, y a mí me fascina mucho más el nenúfar que tiene debajo. Es enorme, parece una mesa. —Victoria amazónica. Río arriba también son más grandes. Ella miró a su alrededor. —¿Nos hemos pasado toda la noche viajando? ¿Dónde estamos? —Sí, creo que estamos en una de las zonas que faltaban en el mapa de papel, así que quién sabe. —No se habían cruzado con ningún otro barco en toda la mañana—. Pero hemos llegado lo bastante lejos como para empezar a encontrarnos con más criaturas acuáticas. Delfines de color rosa y nutrias gigantes. —Suena como si fuera ciencia ficción —comentó ella, apoyándose en la barandilla. Se había recogido el pelo por encima de las orejas, pero unos rizos le caían por los hombros y alrededor de su cara de elfo. Garreth se imaginó su melena extendida sobre la almohada mientras le hacía el amor, enredando una mano en ella mientras la poseía desde atrás... —¿Por qué estaba Travis de tan mal humor?

194


—¿Qué? —«Concéntrate.»—. Al parecer, el capitán dio órdenes estrictas de no hacer ninguna mejora en el barco, orden que, a juzgar por el aspecto de esta carraca, rara vez incumple nadie. Charlie es un manitas, pero si arregla algo se lleva una bronca. —Qué raro. —Sí que lo es. —Había muchas cosas raras acerca de Travis. Pero el humano respondía bien al dinero. Garreth ya lo había sobornado para que se dirigiera hacia el río Laberinto. El capitán era gato viejo, y definitivamente algo raro sucedía con Charlie. Mientras su hermana Izabel parecía despreocupada y abierta, él era tímido y reservado. Ese día había amanecido con mal aspecto, muy pálido. Garreth todavía no sabía exactamente qué era lo que no encajaba, pero estaba seguro de que algo pasaba. —¿Dónde están los demás? —le preguntó Lucía. —Rossiter está en su camarote. Izabel acaba de terminar de servir un delicioso desayuno. Schecter está inspeccionando la popa en busca de un lugar donde colocar su «sonar». Le he preguntado si los niños seguían llamándolo así, pero no pilló la broma —comentó Garreth, y ella sonrió. El licántropo se frotó la nuca y añadió—: Alguien nos está observando. —Lo sé. ¿Puedes oler algo? —Mis sentidos están saturados —negó él. La última vez que estuvo allí le había sucedido lo mismo: tardó semanas en familiarizarse con los nuevos olores—. Supongo que tendremos que estar preparados para cualquier cosa. —Desvió la mirada hacia el agua turbia—. Odio este maldito lugar. —Cuéntame lo que sabes acerca del río —le pidió ella—. Cuéntame qué peligros esconde. —Peligros, ¿eh? Las junglas que nos rodean están llenas de tribus. Están escondidas; ni siquiera verás el más mínimo indicio de ellas en este viaje. Son pacíficas, a no ser que las provoquen, como por ejemplo cuando un idiota como Damiâno las persigue con una Polaroid. Entonces se defienden furiosas. Por no mencionar que los venenos que preparan dejan en ridículo a los de los duendes —añadió—. ¿Te dio Nïx alguna pista sobre el aspecto que tendría la dieumort? Quizá sea un veneno. —Ninguna, pero sospecho que es una flecha. Si no, ¿por qué iba a mandarme a mí, una arquera, hasta la jungla para buscar una arma que no supiera utilizar? —Tienes razón.

195


—¿Hay alguna tribu nativa en el río Laberinto? —le preguntó disimulando, como si no estuviera tratando de averiguar lo que de verdad quería saber: la localización exacta del afluente. —No, pero las había hace mucho tiempo. Me topé con las ruinas de una necrópolis. —¿La ciudad de los muertos? —Sí, con templos y criptas alrededor de una enorme tumba —dijo—. Todo lo que hay escrito dice que no hay ruinas allí. Supuestamente, la fluctuación del río hace que sea imposible construir nada, porque quedaría cubierto por el agua durante la mitad del año. Pero esa necrópolis fue edificada bajo una cúpula, con gigantescas hojas de manipostería a su alrededor, algo muy sofisticado y avanzado para su tiempo. —Si no está habitada, ¿por qué se rumorea que nadie regresa nunca de allí? —Probablemente porque la zona está infestada de caimanes —respondió él—. Y no te olvides de la matora. —¿Una devoradora de toros? —Lucía frunció el cejo. —Sí. La sucuriju gigante. La anaconda. El río laberinto está lleno de ellas. —¿Estás diciendo que la anaconda gigante de la película de Jennifer López vive aquí? —Vi muchas que medían más de dos metros y medio de largo, y eran anchas como cañerías. Están por todas partes. Bueno, por casi todas. Les gusta tomar el sol encima de los diques, y nunca bajan a la ciudad. —No puedo creer que todo eso sea real. Y que Schecter tenga razón. —Sí, aquí todo es grande. La verdad es que la imagen de miles de serpientes apareándose y formando una pelota de ocho toneladas es difícil de olvidar. —Fingió un estremecimiento—. Las serpientes pueden atacar a una velocidad que te sorprendería. Incluso un inmortal está indefenso si se le enrosca una en los brazos. —Así que, según tú, si alguien tiene la mala suerte de encontrar el río Laberinto que, también según tú, es probable que sea la puerta de entrada de El Dorado, terminará devorado por varios reptiles, ¿no? —Todos excepto yo —dijo él echando los hombros hacia atrás, y a punto estuvo de golpearse el pecho como Tarzán. —¿Encontraste la perdida ciudad de oro?

196


—No, pero en la necrópolis la gran mayoría de los jeroglíficos hablaban del tesoro. —¿Y? —Con la mano le indicó que siguiera—. Dame más detalles, por favor. —Después de ti, Lousha. Sé que no me lo has contado todo acerca del arma para matar dioses. No vio nada de malo en el hecho de contarle su teoría, así que dijo: —Ya te he comentado que creo que se trata de una flecha, y además dorada. De ahí mi interés por El Dorado. —¿Por qué crees que es dorada? —La diosa Skathi usa flechas doradas. Y, a lo largo de la historia, las grandes arqueras siempre las han utilizado. Me pareció lógico que todo ese poder pudiese residir en una de esas flechas —contestó—. Y ahora cuéntame más sobre El Dorado. —¿Quieres que te cuente todo lo que sé para que así puedas deshacerte de mí? — le preguntó medio en broma. —¿Y tú dices que yo tengo secretos? Además, sigues teniendo mi arco. —Así es. —Necesito que me lo devuelvas, licántropo. Me siento rara sin él. Y no tengo nada con que defenderme. Soy inútil con la espada y el puñal. —Júrame que no volverás a tratar de huir. —No huí —respondió entre dientes. Garreth sacó el arco de su estuche. —Te lo devolveré si me juras por la Tradición que no volverás a irte sin decírmelo mientras esté despierto y consciente. Y que me enseñarás a disparar como tú. —¿Quieres que te enseñe a disparar? —No, princesa, yo ya sé utilizar el arco. —Para demostrárselo, tensó la cuerda como un experto—. Lo que quiero que me enseñes es cómo lo haces. Lucía miró a su alrededor. —Los demás se darán cuenta. —Relájate. Ya he presumido con Travis y Charlie sobre mi esposa. Has ganado el campeonato nacional de tiro al arco. Y ahora qué, ¿me lo juras?

197


—Te lo juro. Hasta que encontremos lo que estamos buscando. —Al ver que él la miraba, añadió—: Sólo nos estamos dando un respiro hasta que la partida vuelva a empezar. —Trato hecho. —Garreth se encogió de hombros—. Para entonces te habré hecho tantas cosas que ya no querrás dejarme. Sacó un par de flechas. —¿Por qué no tienes un carcaj de los que nunca se vacían igual que el de la duende? —Ojalá lo tuviera. —Muchas arqueras tenían un carcaj mágico. Cuando disparaban una flecha, aparecía otra exactamente igual. Perdían una y tenían otra idéntica—. Son imposibles de conseguir. Las duendes los protegen a capa y espada. — Su mayor competidora, Tera la Duende, tenía uno. —¿Ah, sí? —Garreth le entregó el arco—. Enséñame lo que sabes hacer. ¿Ves ese árbol que hay en la orilla? ¿El que tiene un poco de liquen...? Lucía disparó antes de que terminara la frase. ¡Todavía disparaba como una diosa! Incluso después de lo de la noche anterior. No había roto su voto de castidad. «¿Qué te parece?», le preguntó al licántropo con la mirada. —¿Te gusta que te llamen la Arquera? —Sí, me gusta —reconoció—. Soy la mejor del mundo, ¿a quién no le gustaría eso? —¿Y quién correría el riesgo de echar a perder tal reputación? —Eres muy modesta. —¿Por qué tiene que ser modesto alguien que es bueno en su trabajo? Tendría que sentirse orgulloso. Nunca me ha parecido lógico. Sopló la brisa y unas nubes grises se acercaron hacia ellos oscureciendo el día. Si se ponía a llover, ¿querría Garreth regresar al camarote con ella? Al pensarlo, Lucía se puso nerviosa y quizá tuvo un poco de ganas de que lloviera. Se pasó la lengua por el labio. De repente, MacRieve desvió la mirada hacia la boca de la valquiria, y después se pasó la mano por la suya. ¿Se estaba acordando de la noche anterior, de cómo la había saboreado? —Dispárale a esa hoja que hay delante de la barca. Ella lo hizo sin dejar de mirarle a los ojos. Garreth enarcó una ceja.

198


—Volviendo al tema del sexo —empezó, a pesar de que llevaban horas sin tocar dicho tema—. Explícame otra vez por qué es tan importante ser una skathiana. —Le debo mi don a la gran diosa Skathi. Ella me lo dio. —Y, de paso, le regaló también un dolor incomparable para que jamás lo olvidara. «¿Te acuerdas, Lucía?»—. Me dio una identidad. Mira, tú tienes tu clan y tu familia real. Pero yo no sé quién es mi gente, y Nïx me ha dicho que nunca lo sabré. «No hasta que tenga un hijo. Lo que nunca sucederá, aunque siempre he deseado tenerlo...» —Así que las skathianas se convirtieron en tu gente. —Exactamente. —Dispárale al nenúfar que hay en el tronco —le dijo entonces, y ella acertó—. ¿Qué sientes cuando fallas? Lucía escogió cada palabra con cautela. —Es... Duele... No te puedes imaginar cuánto duele. —¿Cómo lo superaste al principio? —¿A qué te refieres? —¿Al principio no fallabas siempre? Todo el mundo asumía que había sido así, y que había aprendido a disparar para evitar el dolor. Sólo Regin sabía que a Lucía le habían regalado también su buena puntería, y que no había tenido que practicar ni una hora. —Fue hace mucho tiempo, y no pienso demasiado en ello. Lo único que sé es que me he ganado el derecho a considerarme una skathiana, y que me niego a renunciar a ello. —¿Ni siquiera por el sexo? Si no conmigo, con algún otro que te haya tentado a lo largo de los años. Ella lo miró de reojo. —Ninguno me ha tentado tanto. —¿Considerarte una skathiana es más importante que formar una familia? ¿Que tener hijos? —¡Sí, MacRieve! Asúmelo. —Si Lucía podía resignarse a no tener descendencia, él también. Maldita fuera—. No es sólo por mis votos. Si me entrego a ti, perderé mi identidad.

199


—Las hembras humanas lo hacen constantemente importancia—. Dejan su trabajo para estar con sus maridos.

—dijo,

quitándole

—No puedo creer que hayas dicho eso. —No podía recordar la última vez que la actitud de alguien la puso tan furiosa. En ese instante le sonó el móvil. Otro sms de RegRad:

Q te den a ti y al lobo. Nïx me dijo q estás de crucero. ¿Q pasa jdr?

Lucía suspiró y se imaginó cómo habría reaccionado Regee a las noticias de Nïx. Quizá la adivina se lo había dicho para causar problemas, o tal vez porque era así como ella creía que tenía que hacerlo. —¿Quién te escribe a todas horas? ¿Nïx? —le preguntó él. —Nïx nunca escribe. —Porque nunca nadie le respondía. ¿Qué se respondía a un mensaje que decía «¡Pitufar!», o a uno que decía, «Soy carismática», o «A los perros malos no se les dan hamburguesas»?—. Es de Regin. —Ah, esa tara... la valquiria que brilla. Le encanta dispararme dardos tranquilizantes, a pesar de que luchamos hombro con hombro cuando os salvé a ti y a tus hermanas de los vampiros. Sintiéndose culpable, Lucía destensó la cuerda del arco y volvió a guardarlo en la funda de viaje. —El año pasado, antes de que me fuera de Nueva Orleans —prosiguió Garreth— , aprendí muchas cosas sobre tu especie, pero casi nada de tu aquelarre. ¿Por qué sois tan buenas amigas tú y Regin? La mayoría de la gente cree que está completamente... —Al ver la mirada de advertencia de la valquiria, cambió de adjetivo—. Que es problemática. —¿Qué has oído decir sobre Regin? —Dicen que obliga a los demonios rebeldes a comer cosas raras, como por ejemplo tapacubos. Muchos tradicionarios tenían esa opinión de su hermana, probablemente porque era verdad. Regee había hecho que sus enemigos comieran botellas de cerveza, balones de fútbol, tapas de basura. —En primer lugar, eso fue sólo una fase, que ahora ya ha superado. —O casi—. Y, en segundo lugar, esos demonios no volvieron a meterse con ella.

200


—¿La estás justificando? —Regin nació para la guerra, pero tiene un sentido del humor —«o mala leche»— muy desarrollado. Y esas dos cosas juntas... «Sazonadas con un fuerte sentimiento de culpabilidad.» Los besos de Regin eran como droga, tan adictivos como la heroína, y de joven había besado a un berserker, Aidan el Fiero. A él lo habían matado mientras trataba de conquistarla, pero llevaba siglos reencarnándose, e iba a buscarla una y otra vez. —Además —añadió Lucía—, Regin y yo tenemos un pasado. Cuando ella se fue a la guarida del Maldito Sangriento, su hermana siempre estuvo a su lado, dispuesta a ayudarla. Pero cazar a Cruach no era como cazar a un oso que estuviera hibernando. Ella y Regin no tenían que entrar en la cueva. Tenían que esperarlo fuera, en la puerta llena de huesos desparramados por todas partes. Y atacarlo cuando saliera. La primera vez que Cruach trató de escapar, salió gritando, embistiendo igual que un toro, convencido de que así asustaría a la joven arquera skathiana y que ésta fallaría el disparo. La flecha de Lucía dio en el blanco, pero después ella tembló y lloró, y Regin cayó de rodillas horrorizada y vomitó. La segunda vez, Cruach reunió a cientos de sus fieles, los seguidores del Culto a la Muerte, los croms, y les ordenó que vigilaran la puerta para así asegurarse de que podía salir. Y mientras Regin luchaba con ellos, la flecha de Lucía se clavó en el negro corazón de Cruach. La tercera vez, que estaba a punto de llegar, Lucía no tenía ni idea de qué iba a encontrarse, pero tenía el presentimiento de que tendría que meterse en la guarida del oso para poder cazarlo. ¿Sería capaz de volver a entrar allí? ¿Sola? Sabía que el licántropo creía que iba a acompañarla, pero estaba equivocado. Aunque unieran sus esfuerzos para encontrar la dieumort, ella jamás permitiría que él se acercara a Cruach. Como tampoco se lo permitiría a Regin. El Sangriento podía infectarlos, mientras que Lucía, su esposa, era inmune... —¿En qué estás pensando que te has quedado tan pensativa? —le preguntó Garreth, y sus palabras fueron acompañadas de un trueno en la distancia. Encima de ellos, el número de nubes grises iba en aumento. —Estaba pensando que deberías ser más comprensivo con Regin. —¿Y por qué? —quiso saber él.

201


—Si no fuera por ella, no tendrías alma gemela. Yo tenía dieciséis años cuando me salvó la vida por primera vez. Y lo ha hecho en incontables ocasiones desde entonces. Después de digerir esa información, MacRieve, dijo: —A Regin no le gusto lo más mínimo. —No. —¿Le había caído una gota?—. Pero probablemente Lachlain opina igual de mí. —Quizá, pero bueno, yo nunca le he disparado a tu hermana. Lucía se quedó observando la barandilla. —Sólo le rocé. —Le disparó en el brazo. —¡Lousha, mira! —exclamó MacRieve, sujetándola por los hombros para darle media vuelta. Vio varias nutrias gigantes con manchas blancas en el cuello. Una pescó un bagre mientras otras retozaban encima de un tronco y cuidaban de las crías. —Es una familia de nutrias de río. También se las conoce como «lobos de río». Ignorando la llovizna, Lucía preguntó: —¿Lobos de río? —Sí. —Cuando la lluvia se intensificó, MacRieve le sujetó de nuevo los hombros y la volvió hacia él—. Ya que te gustan los lobos, supongo que te parecerán bonitas. — Levantó una mano y le acarició la mejilla con los dedos, y con sus ojos castaños le prometió un montón de cosas. —¿A mí me gustan los lobos? —preguntó ella con la respiración entrecortada. Igual que aquella primera noche tiempo atrás, la voz del licántropo se volvió ronca. —Sí, Lousha, te gustan mucho. La lluvia empezó a caer a cántaros y los rayos iluminaron el cielo a su alrededor. Lo único que Lucía podía hacer era ir a aquel oscuro y sensual camarote y quedarse allí con el macho más atractivo que hubiese podido imaginar, y que empezó a quitarle la ropa a la espera de que ella hiciera lo mismo.

202


CAPÍTULO 29

—¿

Ese banco de arena ha aparecido de la nada, Travis? —preguntó MacRieve,

gritando en dirección a la cabina del capitán. Y, dirigiéndose a Lucía, añadió—: ¿Está tratando de que choquemos con todo lo que se encuentra por delante? Travis volvió a encallar el barco en un banco de arena. El tercero en un par de días. Lucía suspiró. Junto con el licántropo había estado disfrutando de una mañana sin nubes. Ella había tomado el sol en una hamaca de cubierta, mientras él trataba sin éxito de pescar algo, animado por la promesa de Izabel de servirles un festín. —¿Crees que tú lo harías mejor, escocés? —gritó el capitán desde el timón. —¡Sí, incluso estando tan borracho como tú, vaquero! —MacRieve... —lo reprendió Lucía. —¿Qué? Es verdad. Tiene que dejar de beber o nunca llegaremos a nuestro destino. A ella le habría gustado que fuera el turno de Charlie de estar al timón, pero ahora estaba durmiendo. El joven navegaba mucho mejor que Travis, a pesar de que él no estuviera dispuesto a reconocerlo. El hermano gemelo de Izabel idolatraba al irascible vaquero tanto como la chica. Esos estúpidos incidentes los estaban retrasando cada vez más, y a Lucía se le estaba acabando el tiempo. Las pesadillas estaban empeorando. —Al parecer, tendré que ayudar a desembarrancar esta cafetera —dijo Garreth—. Otra vez. —Se quitó la camiseta y se quedó sólo en pantalones y con la esclava. A bordo del Contessa, los zapatos eran sólo un recuerdo del pasado.

203


La pulsera resaltaba sobre su piel bronceada, y era un recordatorio constante de lo que había hecho por ella. Siempre que la abrazaba, Lucía sentía el frío metal contra su piel, antes de que se calentara. Igual que la noche anterior. —Licántropo, ¿de verdad tienes que meterte en el agua? —A pesar de que el río había sido una fuente constante de placer, Lucía había visto delfines rosa, nutrias y tapires paseando por la orilla, también le había hecho pasar mucho miedo. Los caimanes atacaban constantemente, y las pirañas salían como locas a la superficie. El día anterior por la mañana, vieron cómo una cría de garza caía de su nido al agua. Mientras la madre piaba asustada, un banco de pirañas devoró al pequeño pájaro en cuestión de segundos. Lo devoraron con sus dientes afilados hasta que sólo quedaron los huesos. —Al parecer, por fin empiezas a creer que el río es peligroso —comentó Garreth—. Tranquila, sólo me meteré hasta la cintura. —¿Y qué me dices de las pirañas? —Dudo que esos pececitos muerdan ninguna parte de mi cuerpo. —Se inclinó hacia ella y le susurró al oído—: Sólo atacan a presas pequeñas. —¡Lobo! —gritó Lucía, pero como siempre, le sorprendió notar que se sonrojaba. La estaba conquistando poco a poco. El rencor que él sentía por lo que ella le había hecho en el pasado se iba desvaneciendo, y Lucía empezaba a reconocer al Garreth de antes; el que se había imaginado detrás de aquellas arrugas de tanto reír que tema en los ojos. Y descubrió que cuando no la estaba riñendo por algo, le gustaba gastarle bromas y tomarle el pelo—. Lo digo en serio. —Y yo. ¿Te quedarás más tranquila si me dejo los vaqueros puestos? —Cuando la vio que asentía, dijo—: No te preocupes. La verdad es que nunca se alimentan de animales más grandes que ellas, a no ser que estén muertos. Al ver que Damiâno se acercaba a popa para ayudar, Lucía le susurró a Garreth: —No despliegues demasiada fuerza delante de los demás. Y no te pelees con el brasileño otra vez. —Empezó él —contestó el licántropo, como si fuera un niño pequeño. Sólo habían pasado tres días y el barco ya era insuficiente para ellos dos. —Buenos días, querida —le dijo Damiâno a Lucía mientras se quitaba la camiseta y dejaba al descubierto un musculoso y bronceado torso. —Bom dia —contestó ella con una media sonrisa.

204


Damiâno se la devolvió de camino a la plataforma y sus dientes blancos resplandecieron en su rostro; luego se lanzó de cabeza al agua. El hombre exudaba sexo por los cuatro costados... MacRieve se colocó delante de ella y le colocó una mano en la nuca. Era evidente que estaba celoso. —No lo mires tanto, cariño. O te quedas con el hombre-lobo, o con ninguno. —¿Ah, sí? —A no ser que te gusten los hombres muertos, porque Damiâno es el primero de mi lista. —La acercó a él y le dio un beso breve pero demoledor—. Tú eres mía, Lousha. No lo olvides. Con esa frase, él también se metió en el agua, dejándola sin aliento y convencida de que le gustaban los tipos duros en pleno ataque de celos, como aquél que la besaba como si cada beso que le daba fuera el último... Mientras ellos seguían ocupados, Lucía pensó que debería hacerse cargo de alguna de las tareas del barco. Subió la escalera y cruzó la cubierta hasta llegar a la cabina protegida. Antes había oído ruido dentro. Entonces vio dos pies desnudos medio escondidos bajo el techo de paja. Izabel. —¿Qué estás haciendo? —Nada —respondió la otra mujer a la defensiva. Lucía metió la cabeza y vio lo que parecía ser un hueco para dejar maletas, más o menos de un metro de ancho. La joven estaba tumbada allí. Siguiendo su ejemplo, ella también se encaramó y, arrastrándose sobre su estómago, llegó hasta el final. Era un lugar perfecto desde donde espiar. Desde allí se podía ver la plataforma y la parte de atrás de la cubierta superior, y también un tramo de la pasarela. De hecho se podía ver casi todo el barco. —¿Nos has estado espiando? —¿Por qué no iba a hacerlo? —preguntó—. Sois una panda de locos. —¿Locos? Vaya, eres una... —¿Latina? —La miró—. Una portuguesa atrevida. «Una mortal atrevida», pensó Lucía. —¿Por qué dices que estamos locos? Izabel levantó la barbilla.

205


—No creo que seas doctora de nada. Ella se encogió de hombros y contraatacó: —Y yo creo que estás enamorada de un borracho. Izabel entrecerró los ojos y respondió: —No creo que estés casada con el señor MacRieve. —¿Eso es todo lo que tienes en mi contra? —le preguntó Lucía, aliviada. Estaba convencida de que la joven había descubierto lo que ella y Garreth eran realmente. —Si tú y el señor MacRieve estáis casados, me comeré los shorts de Schecter. —Eso no será necesario. ¿Y por qué crees que no estamos casados? —Cuando no estás mirando, él trata de tocarte, pero en el último momento siempre aparta la mano y aprieta el puño, como si estuviera muriéndose por ti. —«¿Ah, sí?»—. ¡La gente casada no hace eso! —Seré sincera contigo, Izabel. No estamos casados, pero él es... anticuado. No quería que mi reputación saliera perjudicada si viajábamos juntos en este barco. ¿Algo más? —MacRieve no para de darle pasta a Travis para que nos alejemos de la ruta original. Lucía ya estaba enterada de ello. El licántropo le había dicho que estaba sobornando a Travis para que los llevara directamente al río Laberinto. —Él ha estado aquí antes y conoce algunas zonas muy prometedoras para nuestra investigación. —El barco alcanzaría su destino más o menos en una semana, y seguramente después de la luna llena. Ella y MacRieve habían decidido que no les harían nada a los mortales, sino que cogerían la motora auxiliar del Contessa y se irían de allí—. Así que sólo está guiando a Travis. ¿Qué más? —Eso es todo lo que sé sobre vosotros dos. Pero los otros son igual de raros. —Cuéntame. —¿Por qué debería contarte nada? —Travis dijo que le avisáramos si la cagabais. ¿No crees que te despedirá si sabe que espías a los pasajeros? Quizá también despida a tu hermano, después de todo lo que ha tenido que aguantar el pobre Charlie. —El capitán le gritaba al joven a diario, riñéndolo por haber reparado el barco. Charlie se lo tomaba bien y aguantaba el chaparrón—. Y ahora empieza a largar, o despídete de tu querido capitán.

206


Izabel la fulminó con la mirada, pero se lo contó: —Está bien. Empecemos por Damiâno; ese tío está loco. Lucía tenía que reconocer que había algo raro en él, a pesar del rotundo físico que poseía. Irradiaba intensidad, igual que el licántropo, pero a diferencia de éste, cuando el humano sonreía, la sonrisa nunca le llegaba a los ojos; y esos ojos la seguían constantemente. —Habla portugués, ¿no? —continuó Izabel—, pues Charlie y yo fuimos a hablar con él, y vimos que habla portugués antiguo. —¿Qué quieres decir? —El portugués que hablaban los conquistadores. —«Eso sí que es raro.»—. Y luego, cuando vio que lo mirábamos extrañados nos sonrió. Nos dedicó su magnífica sonrisa. —Suspiró—. Muito bonito. —Damiâno está buenísimo —murmuró Lucía, y luego se dio cuenta de que había hablado en voz alta—. Y con eso quiero decir que me parece un hombre muy inteligente. Izabel se dio unos golpecitos en la barbilla y dijo: —¿Y Schecter? —Él no está buenísimo. —Bueno... —Calla —la advirtió Lucía—. Viene hacia aquí. Con un maletín de aluminio en la mano, el profesor cruzó la pasarela y se alejó de los hombres que estaban trabajando en la plataforma. El maletín era un Halliburton, uno de esos que suelen llevarse sujetos a las muñecas con unas esposas, con códigos para misiles dentro y esas cosas. Lucía puso los ojos en blanco. Después de mirar a ambos lados, el doctor sacó del maletín su revolucionario invento, que parecía un avioncito negro con un sedal. Cuando lo puso en marcha, se encendió una luz roja que parpadeó al ritmo de la frecuencia del sonar. A Lucía le pitaron los oídos hasta que Schecter metió el artilugio dentro del agua. —Eh, Iz —dijo Lucía en voz baja—, ahora puedes comerte sus shorts. Izabel abrió los ojos de par en par, como si no pudiera creerse que estuviera bromeando, y entonces susurró: —Trataré de contenerme. ¿Ese calvorota? Muito machaño.

207


Lucía no pudo evitar sonreír. Cuando Schecter se dirigió a otra parte del barco, la joven volvió a hablar: —Ese tipo tiene serpientes, lagartijas y todo tipo de anfibios en su habitación. ¿Y ese trasto? Yo no soy científico, pero el sentido común me dice que si buscas a una bestia, más te vale estar preparado cuando la encuentres. —«Chica lista.»—. Me conozco el barco de cabo a rabo, y lo único que lo mantiene a flote son las plegarias, la cinta de embalar y Charlie, y desde luego no podrá soportar la visita de ningún megabicho. Así que, una de dos, o Schecter es un egoísta, o un idiota. «Estamos de acuerdo.» —¿Y qué me dices de Rossiter? —Me gusta —contestó Izabel—, pero está enfermo o algo por el estilo. Nunca duerme. Y creo que está obsesionado con las flores, porque no deja de dibujarlas. El móvil de Lucía vibró al recibir un sms. Se movió en aquel espacio tan reducido para buscarlo y miró la pantalla. Era de Regee:

He llegado al nivel 9. Es un mundo de hielo. Tú siempre me pasas las pantallas de hielo.

Suspiró, echaba mucho de menos a Regee, y entonces llegó otro sms:

Me la he pasado. CHÚPATE ÉSA.

—¿Quién te escribe? —le preguntó Izabel—. ¿Una adolescente que conociste en una pista de patinaje? —¿Cómo se dice «muy graciosa» en portugués? —Le preguntó ella, y luego añadió—: Es una de mis hermanas. Me echa de menos. —«Y está enfadada conmigo porque estoy tardando mucho en volver.» —¿Cuántas hermanas tienes? Cientos. Las tenía repartidas por todo el mundo. —Las suficientes —respondió. —Me gustaría tener una hermana.

208


—¿No te basta con un hermano gemelo? —Supongo que sí —dijo Izabel sin demasiado interés. Ahora que Lucía lo pensaba, nunca los había visto mostrándose afecto el uno al otro. Seguramente se debía a que eran muy distintos. La joven era atrevida y segura de sí misma, mientras que Charlie parecía torpe e inseguro. —¿Eh, has notado eso? —preguntó Izabel—. Han desembarrancado. Lucía bajó la vista justo cuando MacRieve salía del agua para saltar a la plataforma. Aquellos músculos mojados eran de lo más tentadores. Cuando aterrizó en la cubierta, se sacudió el pelo en plan lobuno y vio que tenía los vaqueros incluso más abajo que antes, al final del esculpido torso. Se le hizo la boca agua. Precisamente estaba pensando «Dios, qué guapo es», cuando Izabel susurró: —Yo que tú me aseguraría de atraparlo bien mientras puedas. Es espléndido. Sí, el licántropo era espléndido. Y sexy, y divertido. Y sabía tensar un arco. La trataba bien, y le había demostrado que comprendía sus limitaciones. —¡Chuck! —llamó el capitán de repente—. ¡Ven cagando leches ahora mismo! Izabel se levantó de golpe y se golpeó la cabeza con la estantería. —¡Me tengo que ir! —Concentrada, empezó a retroceder. —¿Por qué te tienes que ir? —Tengo que despertar a Charlie. —¡Izabel! —gritó Travis—. ¿Dónde diablos está Chuck? Lucía no se podía creer que aquella chica se hubiera enamorado del mal educado capitán. Estar atrapada en aquel barco, sin futuro, sin porvenir. Y era tan joven... —Izabel, supongo que sabes que hay un montón de barcos en los que podrías trabajar—le dijo—. Barcos en los que te tratarían mucho mejor. Ella la miró a los ojos. —En toda mi vida querré trabajar en ningún otro barco. —Y se fue, dejando a Lucía sola con sus pensamientos, casi todos girando en torno a MacRieve. En los últimos tres días, había empezado a pensar que quizá se había adaptado a él con demasiada facilidad. Ya la habían engañado una vez, e incluso después de tantos años seguía avergonzándose de haber caído en la trampa de Cruach. Sus hermanas se habrían dado cuenta de que era el demonio.

209


Regin lo había hecho. Le había bastado con echar una mirada a aquel joven rubio que estaba de pie frente al portal de su universo, para ir corriendo a contárselo a sus padres los dioses. Y éstos le habían hecho jurar a Lucía que no volvería a verlo. Pero ella cayó de lleno en las garras de Cruach, y confió tanto en él que rompió ese juramento. «¿Confío demasiado en el licántropo?» Las pesadillas regresaron, como si quisieran decirle que tenía que ser más cauta. Pero entonces, por primera vez en su vida, compartía cama con otra persona, con alguien que había empezado a hacerle preguntas, que quería saber qué soñaba. —¿Lousha? —la llamó Garreth, e igual que Izabel, se golpeó la cabeza al levantarse. Se arrastró por la estantería y oyó cómo él caminaba por la pasarela y la cubierta inferior. Estaba a punto de llegar a la escalera cuando lo vio aparecer. —¿Dónde estabas? —quiso saber él, y en sus ojos le brillaban chispas azules. —Aquí. ¿No podías olerme? Garreth se relajó visiblemente, y la tensión abandonó sus anchos hombros. —Me cuesta encontrar tu esencia en un barco como éste. —Vio que ella no le entendía, y añadió—: Puedo oler tu bañador que está colgado en la cocina, secándose. —Jugueteó con uno de sus rizos y se lo enredó en un dedo—. Puedo oler tu pelo desde el timón. Detecto tu esencia por todas partes. Me costaría menos encontrarte si estuvieras a cuarenta o a cincuenta kilómetros de aquí. —Te dije que no me iría. ¿No confías en mí? —Sí, pero me he pasado casi un año persiguiéndote. Los viejos hábitos cuestan de cambiar. La verdad es que es raro no tener que perseguirte. Me gusta, pero es raro. Lucía ladeó la cabeza. —Durante todo ese tiempo, alguna vez... ¿alguna vez pensaste en darte por vencido? —Nunca. —¿Ni una sola? Él estaba emocionado cuando le respondió: —Lousha, tú eres mi princesa. Y se encogió de hombros como si hubiera dicho una verdad irrevocable.

210


«Si no me ando con cuidado, tal vez el licántropo terminará por tener razón...»

211


CAPÍTULO 30

—¿

De verdad esperas pescar algo con ese trasto?

«Qué raro, MacRieve provocando a Damiâno», pensó Lucía. A lo largo de los últimos diez días, los dos se habían enfrentado constantemente. Ambos estaban a punto de estallar, y eran incapaces de cruzarse por un pasillo sin forcejear con los hombros. —¿Acaso tú lo harías mejor? —lo retó el otro. —Sí. —Qué te apuestas. Ella se acomodó en la hamaca. Apoyó los codos en las rodillas y la barbilla en las palmas de las manos y se quedó mirándolos; ninguno de los dos había pescado nada en todo el viaje, y ahora, ninguno de los dos descansaría hasta conseguirlo. Durante esos diez días, el Contessa había ido bajando por el río San Miguel hasta adentrarse en la jungla virgen. Garreth estaba cada vez más tenso. Se paseaba arriba y abajo a todas horas, y era obvio que estaba intranquilo. Llevaba días sin poder correr, y eso le estaba pasando factura. Lucía sabía que los licántropos necesitaban correr, en especial cuando se acercaba la luna llena. Tenían previsto llegar a las inmediaciones del río Laberinto al día siguiente, y eso también preocupaba a Garreth. Él le había dicho: —Supongo que no puedo hacer nada para quitarte de la cabeza lo de ir al río Laberinto, ¿no? —Ante la negación de ella, añadió—: Ya me lo imaginaba. Pero a pesar de lo mucho que el lobo odiaba estar allí, a Lucía le encantaba. Recordaba que los exploradores solían hablar de la jungla como si fuera su amante.

212


Una amante capaz de hacerles cometer locuras, capaz de alejarlos de la civilización. Y por fin entendía a qué se referían. Y le gustaba. Lucía la Sensata estaba perdiendo el juicio. Su fachada de autocontrol, de fingido raciocinio. Todo lo que había allí era sensual: los colores, la temperatura, los evocadores aromas. No recordaba haberse sentido jamás tan viva. ¿O tal vez era mérito del hombre-lobo y de compartir la cama con él? MacRieve estaba con ella todos los días y todas las noches. Como si necesitara su ayuda para perder el control. Lucía era un castillo de naipes en mitad de la tormenta. Un ligero traspié y se derrumbaría... La vida a bordo del Contessa había adoptado cierta rutina. Damiâno siempre rondaba por ahí, y a pesar de que ella tenía la sensación de que podía representar una amenaza, no tenía miedo de él. Quizá Damiâno perteneciera a la Tradición, pero ninguna especie podía compararse en fuerza con la de Garreth. En lo que se refería a Rossiter, cuando no estaba encerrado en su camarote, le pedía a Charlie que le enseñara los entresijos del barco, y juntos lo hacían todo; desde poner gasolina a los generadores hasta cambiar los filtros del motor. Lucía no creía que Rossiter hubiera dormido ni una hora desde que zarparon. Cada vez estaba más pálido y más delgado, y a menudo le parecía detectar un brillo especial en sus ojos azules... algo parecido a la locura. «¿Y qué esperabas?» Igual que le sucedía a ella, a Rossiter se le estaba acabando el tiempo. Cada noche, Schecter se paseaba sigilosamente por el barco, metiendo su radar sónico en el agua. E Izabel no apartaba los ojos de Travis. Cuando el capitán creía que nadie lo estaba observando, la miraba un par de veces, para luego ponerse furioso consigo mismo. Pero parecía no importarle que Chuck también lo mirase. A pesar de que el hombre no era especialmente amable con ninguno de los gemelos, los dos se estaban enamorando de él. A Lucía, Izabel le caía bien, para ser una mortal. La chica era afable y directa, y le recordaba un poco a Regin. No conseguía quitarse de encima la sensación de que algo no encajaba, pero eso no impidió que se hicieran amigas. E Izabel terminó por confesarle sus secretos, y le explicó unas cosas acerca del capitán que inquietaron a la valquiria. Como por ejemplo que siempre que Charlie hacía alguna mejora en el barco se enfadaba, o que se irritaba muchísimo cada vez que algo le recordaba que Izabel era una joven atractiva.

213


Al parecer, Travis hacía ocho años que era viudo. Su mujer era un dechado de virtudes y lo había acompañado durante sus viajes, ayudándolo también a arreglar el barco. Era ella quien había colgado los mapas y los carteles que, ahora viejos, seguían en las paredes. Los manteles y las cortinas también los había hecho ella. En Iquitos se rumoreaba que el capitán seguía siendo fiel a su memoria, y que el Contessa era un altar dedicado a ella. —¿Por qué no le dices a Travis que te gusta? —le preguntó un día Lucía. —Por dos motivos: por el fantasma de su esposa perfecta; Travis odia cualquier cosa que lo dente a ser infiel a sus recuerdos, y luego por Charlie. No importa. El capitao nunca me querrá. No todo el mundo tiene algo tan maravilloso como lo tuyo con el señor MacRieve. A Lucía la sorprendieron sus palabras, porque la verdad era que sí, que las cosas iban muy bien entre ella y el licántropo. A pesar de que él era de esa especie, y rudo por naturaleza, también podía ser extremadamente paciente. Cada día, paseaban por cubierta y le enseñaba frases en gaélico. Se reía al escucharla pronunciarlas, pero dejaba de hacerlo en cuanto se daba cuenta de que ella iba pillándole el tranquillo. Y era muy detallista. Unos días atrás, Lucía lo oyó discutir con Schecter acerca de «llevarse el mérito» por haber descubierto una «especie todavía por catalogar». Le picó la curiosidad y se acercó a espiar. Garreth sujetaba en sus enormes manos un delicado capullo. De él estaba emergiendo una mariposa de alas plateadas y tornasoladas. Lucía nunca había visto nada igual. —Schecter, ¿y para qué diablos quiero yo llevarme el mérito del descubrimiento? —gruñó el licántropo—. Lo único que quiero es ponerle el nombre. —Entonces, si no quieres llevarte el mérito del descubrimiento, ¿te importa que me lo lleve yo y sea quien nombre a la especie? Vamos, «señor» MacRieve... —Schecter, que le den a la ciencia, voy a llamarla como mi mujer, y si dices una palabra más al respecto, sólo conseguirás que la sangre de tu yugular salpique a la mariposa. El profesor lo miró atónito y, durante un rato, fue incapaz de decir nada. Finalmente, carraspeó y dijo: —Bueno, sí, claro. ¿Cómo quieres llamarla?

214


—Lucía Incantata —murmuró Garreth, y le puso la piel de gallina cuando añadió—: Me recuerda a sus ojos... —Lucía suspiraba cada vez que se acordaba de su expresión en aquel instante. Esa noche, él la «sorprendió» con la mariposa, y colocó una mosquitera en el camarote para que no se escapara. Los regalos no dejaron de llegar. Cuando un día le mencionó que le gustaban los lirios victoria, a la mañana siguiente al despertar se encontró un inmaculado capullo blanco junto a la cama. ¿Y el jarrón? Una botella de cerveza recién lavada. Y, lo mejor de todo, el lobo le había regalado un carcaj que nunca se vaciaba. Lucía se quedó atónita cuando se lo dio: —¿Lo has encontrado por casualidad en medio del barco? Era muy elegante, con delicadas cintas de cuero para que pudiera atárselo al muslo. —Hace mucho tiempo que lo tengo. «El bulto que había visto en su petate...» Lo que significaba que se había hecho con el carcaj cuando todavía estaba enfadado con ella. —¿Se lo has robado a una duende? —Bueno, digamos que no los venden —respondió con una picara sonrisa. —¡Licántropo! —Pero cuando se le pasó la emoción, Lucía se puso triste. Ese tipo de regalos eran propios de un amante, y de uno que se interesaba por su dedicación al tiro con arco. Era una lástima que no pudiera quedarse con su arma y con MacRieve al mismo tiempo. A pesar de todo, le recompensó por el detalle... No era de esos que prometen hacer regalos; él sencillamente los hacía y deleitaba los sentidos de Lucía. En cubierta, la vida era constante. Bajo cubierta, ellos dos daban rienda suelta a su pasión. Cada vez que llovía, él le daba la mano y decía con voz ronca: —Vamos, Lousha. En el mismo tono en que más tarde le ordenaría sentir placer en su nombre. Cuando llegaban al camarote, ella ya temblaba de excitación.

215


MacRieve le tapaba la boca con una mano mientras le hacía un montón de cosas pecaminosas. Cada uno de sus encuentros era más audaz que el anterior. Los besos eran más intensos, y la tocaba sintiéndose más posesivo con ella. Lucía sabía que la consideraba su compañera, y la idea sólo servía para que se excitara aún más. La primera noche, el licántropo le había dicho que algún día le suplicaría que le hiciera el amor. Y, como siempre, tenía razón. Cuando le separaba las piernas y luego le acariciaba el sexo con ternura, la volvía loca de deseo. En especial, cuando sólo la tocaba y le susurraba al oído: —Un día estaré ahí dentro, en lo más profundo de ti. Tú estarás tan cálida y húmeda que me envolverás como un guante. Ella no podía dejar de imaginarse qué sentiría al tenerlo dentro de su cuerpo. A la mayoría de las féminas les preocuparía su tamaño, pero después de tantos días tocándola y besándola... El día anterior, estuvo a punto de suplicárselo, y murmuró lo mucho que lo necesitaba en su interior. MacRieve apretó los dientes y hundió las garras en el panel de madera que había en el cabezal de la cama. —¡Por los dioses, valquiria! No lo haré hasta que me lo pidas fuera de la cama. Cada noche, después de saciarse el uno del otro, o de saciarse lo máximo que podían teniendo en cuenta sus limitaciones, él la acurrucaba entre sus brazos. Juntos observaban a la mariposa bailar bajo la luz de la lámpara durante horas. Especulaban sobre por qué Nïx le habría advertido a Lucía acerca del Barao y por qué su capitán seguía navegando por aquellos afluentes si varios de sus pasajeros nunca regresaban de sus viajes. —Quizá el capitán Malaquí ha encontrado demonios allí abajo —sugirió Lucía—. Por lo que sabemos, bien podría estar sacrificando a científicos a cambio de poder. —Cosas más raras han sucedido en la Tradición. Él le contó más cosas sobre la necrópolis. Si encontraban el río Laberinto, podían llegar a la ciudad de los muertos. En ese lugar había jeroglíficos que hablaban del oro, y que quizá les dirían dónde se hallaba la mítica ciudad de El Dorado. Garreth también le dijo que quizá El Dorado no fuera un sitio. —Todo el mundo cree que es un lugar físico, una ciudad perdida —comentó—, pero el origen de la expresión se encuentra en una leyenda sobre el cacique de una tribu nativa. Era tan rico que se burlaba de cualquiera que luciera la misma joya en dos

216


ocasiones. El hombre convirtió parte de su oro en una especie de polvo y se pintaba el cuerpo con él. Al final del día, se lavaba y el oro desaparecía para siempre. Por eso lo llamaban El Dorado. Si El Dorado sólo había sido un hombre, entonces probablemente estuviera enterrado en la necrópolis. ¿Lo habrían sepultado con todo su oro? ¿Con todos sus tesoros, entre los que quizá habría unas flechas doradas? Quizá El Dorado podía ser ambas cosas: un hombre y un lugar. Lucía no esperaba encontrar un letrero de neón señalando la dieumort, pero ella y MacRieve tenían pistas suficientes como para... encontrar más pistas. A decir verdad, nunca había tenido una misión tan mal definida. Pero si la dieumort fuera fácil de encontrar, alguien ya la habría encontrado antes. Tenía el presentimiento de que se estaban acercando, y se pasaba horas soñando despierta con la flecha dorada, imaginándosela en el aire después de haberla disparado. Se imaginaba también la cara que pondría Cruach al ver que le había asestado el golpe definitivo... Algunas veces, Lucía le leía a Garreth la guía del Amazonas que Izabel le había dado. Mientras ella iba aprendiendo más cosas sobre los peligros del río Laberinto, las anacondas y aquellos terroríficos caimanes, él tallaba flechas para llenar el carcaj que le había regalado. La miró de reojo y le dijo: —Ya que no puedo llenar tu carcaj de un modo, tendré que conformarme con este otro. Lucía se rió. —Ese ha tenido gracia, lobo. Garreth se quedó quieto, atónito. —Es la primera vez que te oigo reír. —¿Y? —Y ahora no pararé hasta volver a oír tu risa otra vez. —Saltó encima de ella y le hizo cosquillas hasta que lo consiguió. Ella estaba tentada de contárselo todo. En especial cuando él la abrazaba contra su torso y, acunándola entre sus brazos, le decía. —Déjame entrar, Lousha. Confíame tus secretos.

217


Sabía que quería que le contara en qué consistían sus pesadillas. Pero ella nunca había entendido por qué la gente tenía que cargar a los demás con sus problemas. No, nunca había entendido la necesidad de hacer desgraciada también a otra persona. Y no quería que el lobo tuviera que soportar una carga que ya soportaba ella. El secreto de Lucía era un hecho, algo que había asumido y que no podía cambiar. ¿Cómo reaccionaría MacRieve si supiera que su alma gemela tenía marido? La rabia lo ahogaría. Y cuando ella le explicara quién era y cómo había llegado a casarse con él, nada evitaría que el licántropo fuera a enfrentarse con Cruach. Lo que equivaldría a un suicidio. O a algo peor. A veces, el Maldito Sangriento no mataba a sus víctimas. A veces se las quedaba como mascotas. Así que Lucía seguía dándole largas, aunque sabía que él sólo le seguía el juego porque estaba convencido de que terminaría por contárselo todo. «Y eso no sucederá jamás.» Estaba segura de que haría todo lo posible para ocultarle a MacRieve su relación con Cruach. Pero en lo que atañía a otras cuestiones, no lo veía tan claro... Regin siempre se hacía la misma pregunta: «¿Estás segura de que el esfuerzo merece la pena?». Normalmente, para su hermana la respuesta era sí. Y ahora ella empezaba a preguntarse si tener una vida junto a Garreth merecía el esfuerzo. Cuando todo aquello terminara, si de verdad conseguía matar a Cruach... «Pero ¿en qué diablos estoy pensando?» Aunque no tuviera que detener el Apocalipsis, Lucía no podía renunciar a sus dotes de arquera. Sería como renunciar a su identidad. «¿Te gusta que te conozcan como a la Arquera?», le había preguntado él. «Sí, sí me gusta.» Si renunciaba a eso, pasaría de ser la Arquera a ser sólo la compañera de un licántropo. Nunca, decidió. Y fue a pescar la cena.

218


CAPÍTULO 31

Un pez de noventa centímetros cayó sobre la cubierta delante de Garreth y Damiâno. Tenía la cabeza atravesada por una flecha de la que colgaba una cuerda. Pesca con arco. —Por favor, aparten sus pertrechos, caballeros. Ya tenemos cena para hoy. Gracias a una mujer —dijo Lucía detrás de ellos. Garreth se volvió y la vio con el arco colgado del hombro, frotándose las manos. Mientras se iba sin ninguna prisa, les dijo: —Yo lo he pescado, pero vosotros, chicos, podéis limpiarlo. «Por todos los dioses, me vuelve loco.» Cuando Garreth la miró, se dio cuenta de que Damiâno también la estaba mirando. —¡Venga, vuelve a mirarla así otra vez! —Se puso de pie delante de él—. ¡Hazlo, y acabemos esto de una vez! Los ojos del hombre se tornaron de un verde intenso. En voz baja, MacRieve le dijo: —¡Eres un maldito mutante! —Y tú eres un perro escocés. Eso lo puso furioso. —¿Un perro escocés? —Mostrando buena parte de la bestia que tenía dentro, gruñó—. Sé dónde vives, mutante. Así que será mejor que te apartes de mi maldito camino.

219


En respuesta, el otro le mostró un poco de su propio animal: un jaguar negro con colmillos tan largos como los dedos de Garreth. —Apártate tú del mío, escocés. «No me tiene miedo... Interesante.» —Será mejor que estés aquí como doctor y no por otros motivos. —Se rumoreaba que los mutantes jaguares eran excepcionalmente poderosos. «Quizá como oponente estaría a mi altura.» —Estoy aquí para proteger el Amazonas. No te olvides de eso. —Y yo estoy aquí para proteger a mi pareja. Y lo haré hasta la muerte. Considérate advertido. Mientras, tienes un pez que limpiar, gato —dijo Garreth, volviéndose para mirar a Lucía. «¿Qué está pasando entre esos dos?», pensó ella. Estaba apoyada contra la desvencijada barandilla, observando los delfines rosados que nadaban junto al barco. Los shorts se le habían subido hasta tal punto que Garreth casi podía ver la hendidura de su generoso trasero. Soltó un leve gemido. Entonces, su vista se posó en su esbelto cuello. Sólo con mirarla se le hacía la boca agua de las ganas que tenía de marcarla con sus colmillos justo ahí. «Ahora entiendo por qué mi hermano marcó a su alma gemela con tanta pasión. Cuando yo consiga marcar a Lucía... la marcaré para siempre.» Le daba placer, intensa y continuamente, pero eso no había servido para que se ganara su afecto; no estaba más cerca ahora de poder reclamarla. Ella no le había pedido que la tomara por completo. Como mínimo, no fuera de la cama. Y esa noche sería la luna llena. A esas alturas, confiaba en haberla convencido de que renunciase a sus votos. Para así poder deshacerse de la pulsera y reclamarla. Pero no era así. Y además de todo eso, no podía quitarse de encima la sensación de que un inminente peligro los acechaba. Algo más que el cercano Apocalipsis y la luna llena. Presentía que se le acababa el tiempo en todos los frentes que tenía abiertos... Un delfín escupió agua por su orificio nasal, haciendo reír a Lucía. Cada día que pasaba se reía más. Y cada vez que Garreth se permitía el lujo de creer que era gracias a él, se crecía un poco más. El regalo de la mariposa había sido genial.

220


—¿Le has puesto ese nombre por mí? —le preguntó ella con el rostro relajado y los ojos brillantes. Eso era lo que el lobo que había dentro de él más deseaba. Conseguir la aprobación de la valquiria, hacerla feliz. Se regodeó en ese sentimiento e, igual que un idiota enamorado, Garreth cuidaba de la maldita mariposa mañana y noche, dándole de comer con una esponja empapada de agua con azúcar. ¿Y el carcaj que había conseguido de la duende? Rió por dentro. Ese regalo tampoco había caído en saco roto. Durante casi dos semanas, había hecho de Lucía su objeto de estudio, e intentaba hurgar en su pasado. Y cada día descubría algo nuevo y sorprendente. La valquiria le contó más cosas de la criatura que Nïx la había mandado matar, el tal Crom Cruach. —Todos aquellos que estén afectados por la influencia de Cruach se sentirán obligados a sacrificar a quienquiera que amen, de la forma más macabra. Cuanto más lo amen, más necesidad tendrán de aniquilarlo. El Sangriento puede controlar sus mentes, haciendo que sus víctimas vean lo que él desee. Sus ojos se vuelven blancos como la leche... y es entonces cuando sabes que están perdidos. —¿Y cómo lo hace? —Con sus poderes divinos. Y éstos crecen con cada sacrificio que se haga en su nombre. Cada vez que sus fieles, los humanos que forman el Culto a la Muerte, los croms, lo invocan, rezan: «Por él nos sacrificamos, para él es todo nuestro amor». Lucía añadió que no se podía imaginar un Apocalipsis peor que aquél, porque Cruach eliminaría el mundo como tal, pervirtiendo el amor más puro y convirtiéndolo en algo malvado y mortífero. Ella estaba convencida de que la dieumort tenía que ser una flecha. Ahora Garreth también se había convencido de ello. Si se podía ser infectado por Cruach, tenía sentido que se le tuviera que atacar desde la distancia. Garreth había planeado hacerlo él. Solo. Cuantas más cosas le contaba la valquiria sobre Cruach, más convencido estaba de no dejar que Lucía se le acercara. Pero todavía no le había contado dónde podía encontrar a ese dios. Una noche, después de mucha persuasión, consiguió que ella admitiese que sólo había estado anteriormente con un macho. —Si sólo has tenido sexo con un tío en todo este tiempo —dijo él—, entonces sería porque lo amabas mucho.

221


Ella apartó la mirada, pálida. «No, eso no es lo que pasó.» El hombre le había hecho daño. —O bien te hizo odiar tanto el sexo que te metiste en una orden célibe y no lo has practicado en más de diez siglos. Ella suspiró, parecía cansada y tenía ojeras. Entre sus continuas pesadillas y las atenciones del licántropo, no había podido dormir demasiado. De hecho, Lucía sólo se quedaba dormida, mejor dicho, comatosa, cuando estaba a punto de amanecer, y después de haber sobrevivido a varias pesadillas. —¿MacRieve, por qué no dejas el tema? Él le había prometido que no volvería a insistir, pero era evidente que no iba a cumplir esa promesa. Garreth necesitaba saber qué le había sucedido exactamente, lo mal que lo había pasado. Y quién era ese hombre. «Para poder descuartizarlo...» Entonces le sonó el móvil. Era Lachlain. Seguro que quería saber los progresos que había hecho antes de la llegada de la luna llena. «En una palabra: ninguno.» A pesar de todo, la llamada era una distracción bienvenida. Contestó con un: —¿Cómo os va a ti y a tu reina? —Ayer me llevó a un centro comercial —contestó Lachlain, y Garreth habría jurado que había oído miedo en su voz—, y cuando estábamos allí, señaló a un niño con el dedo y me dijo: «Creo que quiero tener uno». Así que, naturalmente, empecé a pensar: «¿Dónde puedo encontrar a un pequeño mortal?». Pero ella quería decir... quería decir un niño nuestro... nuestro hijo. —¿Todavía tienes miedo de dejarla embarazada? Por enésima vez, hermano, si fuera tan delicada no habría podido decapitar a Demestriu. —¡No me vengas tú también con eso! En realidad, Garreth no era quién para criticarlo. Antes de descubrir que las valquirias no podían quedarse embarazadas si no comían, él mismo había decidido tomar medidas para evitarlo. —Da igual, no te he llamado para hablar de mí. ¿Cómo te va con tu valquiria? Él se pasó la mano por la nuca. —Estaba tan ocupado persiguiéndola que no me había parado a pensar en si realmente me gustaba. No había tenido oportunidad de averiguarlo.

222


—¿Y ahora que sí la has tenido? Dudó. Y luego admitió en voz baja: —Me gusta. —«Me gusta todo de ella.» Garreth estaba cada vez más hechizado por su elegante y exquisita alma gemela de brillantes ojos negros—. Es tan inteligente. —Estaba aprendiendo gaélico a una velocidad extraordinaria—. Y me gusta que sea orgullosa. Nunca antes se hubiera imaginado a sí mismo con una compañera orgullosa, pero ahora que conocía a Lucía, no podría conformarse con menos—. Y es... apasionada —reconoció, aunque el cumplido no le hacía justicia. Lucía era la mejor compañera de cama que hubiera podido soñar. .. y eso que aún no habían hecho el amor. Ella le daba más placer del que había sentido jamás, pero eso sólo conseguía relajarlo un poco... porque lo hacía arder más allá de lo imaginable. —¿Y la valquiria siente lo mismo por ti? —preguntó Lachlain. —La deseo más de lo que he anhelado nada en toda mi vida... pero sé que no es mía. Se mantiene alejada de mí, sigue teniendo secretos. Y me temo que siempre será así. Él le había dicho a Lucía: —Tenemos que hablar de lo que ocurrirá cuando completemos esta misión. Ella lo había mirado cautelosa y había contestado: —¿Por qué por ahora no nos centramos sólo en la misión? Garreth le había pedido que confiara en él, y le preguntó qué sucedía en sus pesadillas. Lucía se negó a contárselo. —Tienes que darle tiempo —dijo Lachlain—. Lleva más de un milenio valiéndose por sí misma y tomando decisiones sola... No aceptará fácilmente a un compañero autoritario. —Sí, ya lo sé. —Suspiró—. Si Lousha y yo estamos destinados el uno al otro, entonces, ¿por qué es todo tan difícil? —Todo el mundo cree que tener una alma gemela equivale a que la relación de la pareja es mucho más fácil. Pero, por lo que yo sé, en general suele conllevar dolor; como mínimo al principio. En especial si tu compañera no es licántropa. Bowen y yo no podemos estar más felices con las nuestras, pero ambos tuvimos que pasar un infierno para llegar adonde estamos ahora.

223


Infierno. «Ahí es donde estoy yo ahora.» Notaba la falta de descanso. Ya no corría de noche, no podía cuidar bien de su alma gemela y no encontraba ningún peligro del que protegerla. —¿Todavía no la has hecho tuya? —preguntó Lachlain. —No —dijo, y añadió en voz baja—: Todo el resto sí, excepto eso. —Cada vez que había tormenta, se llevaba a la valquiria a su camarote. Pero cuando no llovía estaba también tentado de hacerlo y le costaba mucho contenerse. Estaba tan desesperado que no le habría importado que los rayos de Lucía rasgasen el cielo en un día completamente despejado. Cuando estaban juntos en la cama, Garreth apenas podía mantener la promesa que le había hecho. Las paredes del camarote estaban marcadas con sus garras, que había tenido que clavar para contenerse y no poseerla cuando su erección la acariciaba entre los muslos y ella gemía... «Por favor...» De alguna forma, conseguía encontrar las fuerzas para rechazarla, pero cada vez sentía más y más rencor hacia los votos de Lucía. —Intento ser paciente —le explicó a Lachlain—, respetuoso con sus creencias, pero no sé cuánto tiempo más podré aguantar así. —¿Qué pasará esta noche? —A menos que la convenza de que me acepte, rezaré para que la esclava de plata de las brujas me contenga... —Se le apagó la voz. Podía oler el deseo de la valquiria. Y la lluvia en el aire. Se dio media vuelta y se encontró a Lucía mirándolo con expectación—. ¡Me tengo que ir! —¿Por qué? ¿Qué sucede? —Ah, hermano, se acerca una tormenta —contestó él.

A media tarde, cuando ambos se quedaron exhaustos, Garreth le acarició el pelo. Deslizaba suavemente los dedos por sus mechones, mirando fascinado cómo se reflejaba la luz de la lámpara en su melena. —Los ojos se te han puesto completamente azules —le dijo ella, somnolienta—. ¿Es porque esta noche habrá luna llena? Cuando él asintió, Lucía le preguntó: —¿Y funcionará el brazalete?

224


—Sí. Ya está funcionando. —Porque si no, su reacción habría sido mucho más fuerte. —Cuéntame más cosas sobre el animal que hay dentro de ti, sobre cuando te transformas. —Es como una posesión. Llamamos a la transformación saorachadh ainmhidh bho a cliabhan... dejar que la bestia salga de su jaula. El proceso de cambio tiene cuatro niveles. Si, por ejemplo, tuviese una disputa acalorada, sentiría cómo la bestia se revolvía dentro de mí... como si estuviese caminando. Si sintiera rabia, entonces haría que apareciesen mis garras, y que los colmillos se me afilaran. Y frente al deseo de marcar a mi pareja... —La miró fijamente—. Entonces ella tomaría completamente el control. Yo seguiría allí, con plena conciencia, comprendiéndolo todo, pero sería la bestia la que dominaría. Para poder enfrentarme a ella, necesitaría tener una voluntad que muy pocos poseen. —¿Y cuál es el cuarto nivel? —Es el peor... una conversión tal de la que uno ya no puede volver. Si un licántropo no puede sobreponerse a una experiencia, a algo demasiado difícil de superar, entonces la bestia se vuelve demasiado fuerte, y él enloquece para siempre. Nunca podrá regresar de ese estado animal. —¿Y qué pasa entonces? —Que hay que tenerlo encerrado en nuestras mazmorras —contestó Garreth. Tendrían que haber sabido que algo no encajaba con la primera «alma gemela» de Bowen... porque éste había podido seguir adelante después de que ella muriese... —Por eso nosotros nunca convertimos a otros en licántropos —prosiguió—. Un recién llegado tendría que aprender a controlar a la bestia, proceso que lleva décadas, eso suponiendo que salga bien. Tendríamos que mantenerlos encerrados todo ese tiempo antes de que pudiésemos dejarlos en libertad. —Convertir a otros, como necesitaría Rossiter. —Exactamente —dijo Garreth, incómodo por la difícil situación del mortal—. Quizá encuentre su orquídea... o a alguna preciosa inmortal que no siga las reglas de la Tradición... Mientras la lluvia seguía cayendo fuera, hablaron de otras cosas y elucubraron sobre lo que pasaría el día siguiente por la noche, cuando llegasen al río Laberinto. A medida que él iba pasándole los dedos por el pelo, a Lucía los párpados parecían pesarle cada vez más. Se sentía relajada y somnolienta, hasta que se dejó llevar por el sueño.

225


Garreth estaba tumbado a su lado, con la cabeza apoyada en una mano, y movía suavemente los dedos, subiendo y bajando por la espalda de Lucía. Suspiró, saboreando el lujo de tenerla allí, en su cama, en su vida. Pero ella no se fiaba de él. Y eso le dolía. Cuando la oyó gimotear, Garreth frunció el cejo. Una vez más volvía a tener pesadillas; sus leves quejas quedaban acalladas por la tempestad de fuera. La valquiria pertenecía a una raza de guerreros, e incluso así estaba aterrorizada; hablando en alguna lengua escandinava que él no conseguía entender. ¿Quién demonios le había hecho daño a su compañera? ¿Por qué se negaba a contárselo? Se clavó las garras en la palma de la mano mientras intentaba controlar a la bestia que tenía dentro, la bestia que necesitaba castigar al jodido desgraciado que la había hecho sufrir.

226


CAPÍTULO 32

Cuando Crom le pidió a Lucía que se fuera con él y abandonara el Valhalla, ella accedió sin pensárselo dos veces, a pesar de que sabía que cuando una valquiria se iba de ese universo, nunca más podía regresar. En esa época tenía dieciséis años y estaba enamorada. Nada, ni sus padres los dioses, ni las súplicas de Regin consiguieron disuadirla. Se casó con Crom sin dudarlo siquiera, a pesar de las extrañas costumbres de él: no podían tocarse hasta después de la boda, y tenían que celebrar la ceremonia en un extraño templo de piedra lleno de gente extraña vestida con túnicas. Ante el altar, después de que los declararan unidos para siempre, Lucía se volvió hacia su amado y él se desvaneció. Su lugar lo ocupó uno de los tipos con túnica blandiendo un garrote. La golpeó y la dejó inconsciente. Lucía descubrió demasiado tarde que Crom Cruach nunca había estado realmente en su universo. Estaba encerrado en una fétida cueva en el centro de la tierra, y había proyectado la imagen de aquel joven rubio. Siempre que ella iba a observar el cielo, Cruach la observaba. El monstruo necesitaba casarse con la hija de unos dioses para así poder tener descendencia, y, como el resto de las deidades, poseía el poder de proyectar ilusiones para conquistar a una hembra. La joven Lucía se despertó en una celda junto a su enamorado y entonces Cruach desveló su verdadero ser. El atractivo rostro desapareció y reveló el del Maldito Sangriento. Un monstruo con pezuñas, vestido con trozos de metal que había ido arrancando de las armaduras de sus víctimas. De su cabeza, en la que tenía una melena blanca más

227


bien escasa, salían dos cuernos gigantes. Su rostro era como el de una gárgola, con ojos amarillos con rayas rojas y llenos de pus. Era deforme; las diferentes partes de su cuerpo no terminaban de encajar, y con huesos rotos que se le habían soldado formando ángulos de lo más extraño. Medía más de dos metros, la escamosa piel de serpiente que le cubría el cuerpo supuraba sangre y tenía algunas zonas podridas, dejando al descubierto los huesos de debajo. Y, cuando sonreía, le caía la baba por un lado de la boca. Cuando Lucía ya no pudo gritar más, descubrió la verdad acerca de todas sus mentiras. Él le había dicho que la convertiría en dueña de su castillo y que la cubriría de regalos. Pero su «castillo» era un apestoso túnel en un acantilado repleto hasta los topes de cadáveres y de gusanos. Y los regalos, cadáveres por todos los lados y partes mutiladas de distintos cuerpos: brazos, cabezas con ojos de mirada perdida, que Cruach pretendía que ella se comiera. ¿La adoración que le había prometido? Cada día, los croms, sus fieles, realizaban varios rituales con ella. Le marcaban el cuerpo con sangre, dibujándole en él símbolos siniestros de magia negra por todas partes. No podía huir de él. Los croms iban armados y vigilaban la puerta de la guarida, y el túnel que conducía al acantilado terminaba en un precipicio sesenta metros por encima del océano. Hacia el final de su cautiverio, Lucía había pasado tanta hambre que tenía el estómago pegado a la espalda. —¿Tienes hambre? —le preguntaba Cruach, señalándole un charco lleno de sangre y varias extremidades—. Pero si yo te doy de comer y beber, mi amor. Cuando empezó a arder de fiebre, creyó oír que alguien la llamaba desde la base del acantilado y pensó que estaba delirando. Pero parecía real. La joven Regin, que había desconfiado de Cruach desde el principio y le había suplicado que no se fuera con él, la había seguido hasta allí, y, al hacerlo, se expulsó a sí misma del Valhalla para siempre. Ella tampoco podría regresar. Lucía lloró al oír los gritos de su hermana. —¿Cómo puedo trepar hasta ahí, Luce? ¡No... no sé qué hacer! Jamás permitiría que Regin entrara en aquel lugar... Ahora, con Garreth, Lucía estaba soñando en su noche de bodas con el monstruo. Gritó a pesar de lo débil que estaba, mientras los seguidores de Cruach la tumbaban en el altar y la sujetaban. Él se tumbó encima de ella; le goteaba sangre del

228


labio, de entre los dientes, y caía sobre la cara de Lucía, le entraba en los ojos. El miembro del monstruo la partiría en dos, estaba convencida de que la mataría. Llevaba tanto tiempo sin comer y el corazón le latía tan rápido del miedo que sentía que se desmayó. Cuando se despertó, Cruach rugía furioso y le faltaba un ojo. Lucía tenía restos de piel escamosa bajo las garras. Los croms habían desenvainado las espadas y la estaban apuntando con ellas. Con sangre resbalándole por los muslos, Lucía bajó rodando del altar y cayó encima de una pila de cadáveres. Había un montón de moscas volando alrededor de los cuerpos putrefactos. Respiró hondo y se las apartó de la boca. A duras penas, consiguió ponerse de pie. Tenía tos y las lágrimas la cegaban mientras trataba de abrirse paso por entre los croms. Seguro de que no tenía escapatoria, Cruach la dejó ir. Éste primero había gritado por la herida que ella le había causado, pero luego se rió, porque él le había hecho cosas mucho peores. —¿Crees que me has hecho daño, esposa? ¡Sólo ha sido un arañazo! ¡Yo te enseñaré lo que es el dolor! Lucía caminó hasta el final del túnel. Llegó al borde del precipicio y miró hacia el horizonte, hacia el océano. El primer soplo de aire fresco que olía en días. La paz la estaba esperando... El monstruo no podía cruzar aquella barrera, nunca podría seguirla hasta abajo. Cuando Cruach gritó su nombre, ella cerró los ojos y saltó. Unas manos la sujetaron por la espalda y la obligaron a regresar. ¡No, no! ¡Eso no fue lo que pasó! En aquel momento había conseguido huir. Pero ¡ahora, él había vuelto a capturarla! Lo atacó con las garras, desesperada por saltar... por morir.

229


CAPÍTULO 33

L

—¡ ousha, despierta! Garreth fue a zarandearla suavemente, pero en el momento de tocarla, una descarga le atravesó los dedos, y a continuación ella lo atacó con las garras, clavándoselas en el pecho. —¿Qué diablos pasa? —El licántropo retrocedió—. ¿Lousha? Cuando ella abrió los ojos, los tenía completamente plateados y llenos de lágrimas. —Tranquila, no tengas miedo. —Levantó las manos y volvió a acercarse a ella—. Soy yo. Lucía se desplomó sobre la cama y se quedó mirando el techo. Cuando cerró los ojos, le resbalaron lágrimas por las mejillas y Garreth sintió una opresión en el pecho. No podía soportar ver llorar a su princesa. —Tus pesadillas están empeorando. Sólo había dormido una hora, una simple siesta había sido suficiente para afectarla de ese modo. —Yo... estoy bien. Estaré bien —le aseguró, a pesar de que, fuera, los rayos seguían cayendo. —Tienes que decirme qué sueñas. —Garreth se sentó en los pies de la cama. —Ya te lo he dicho —contestó ella, tapándose la cara con el brazo—, no quiero hablar del tema.

230


—¿Es... es por mí? —Al verla fruncir el cejo, añadió—: El año pasado no tenías tantas pesadillas, pero ahora, cada día que pasamos juntos, empeoran. Lucía se incorporó y dobló las rodillas frente al pecho. —Estás haciendo una montaña de un grano de arena. —¿Un grano de arena? —Se señaló las marcas ensangrentadas que ella le había dejado en el torso—. ¡Me has atacado! —Lo siento mucho. —Escondió el rostro entre las manos—. No sabía que eras tú. —¡No me importa que me hayas hecho daño! Lo único que quiero es que dejes de tener pesadillas. —Y yo —murmuró—. Seguro que pronto desaparecerán. Ya lo verás. Garreth cogió los pantalones y se los puso. —Es como si empeorasen en proporción directa al placer que sentimos. —¿De qué estás hablando? —Ella lo miró. —No sólo necesito poseer a mi alma gemela, también necesito hacerla feliz. Pero tú me entregas tu cuerpo y luego sufres. —Se pasó las manos por el pelo—. ¿Puede ser que los sueños hayan empeorado porque se acerca la luna llena? ¿No será que me tienes miedo? Por todos los dioses, el lobo era increíble. No sólo la estaba protegiendo con todas sus fuerzas, sino que sentía lo que le sucedía a ella con la misma intensidad que si le estuviera sucediendo a él. —No te tengo miedo. —Garreth era generoso, valiente, detallista. «Todo lo contrario de mi marido.» —Entonces, ¿de qué tienes miedo? ¡Dame un enemigo contra el que luchar, Lousha! Eso era precisamente lo que ella no podía hacer. —Muchos inmortales tienen pesadillas. Años de recuerdos... —¡Y una mierda! No me mientas. Lucía se puso en pie para vestirse y mientras cogía la ropa interior, dijo: —Déjalo, MacRieve. —Maldita seas, valquiria, las cosas no deberían ser tan complicadas entre nosotros. Tú me quieres y yo te quiero a ti. Punto final.

231


—Bueno, yo no soy tan fácil... —Nada es fácil contigo. —Mi vida es complicada, tanto si lo quiero como si no. —Se puso el top y los shorts a marchas forzadas y se concentró en trenzarse el pelo. —Tantos secretos, Lousha. ¿Te abrazarán ellos durante la noche? Ella dejó de peinarse. —¿Qué quieres decir con eso? —«¿Está rompiendo conmigo?» —Quiero decir que tienes que contarme lo que has soñado. Lucía apartó la mirada. —No me acuerdo. —¡Deja de mentirme! —La cogió por los brazos—. ¿Por qué no confías en mí? Ella también se puso furiosa, como lo demostró un rayo que cayó fuera. —¡No es propio de mi naturaleza confiar en los demás! —«Hay secretos que me llevaré a la tumba.»—. ¿Se te ha ocurrido pensar que cuanto más me gustas menos ganas tengo de contarte mis secretos? ¿Y cómo sabes que de verdad quieres escucharlos, MacRieve? Él echó la cabeza hacia atrás, cual haría un lobo al enfrentarse a una trampa de la que no consiguiera comprender el mecanismo. —No te entiendo. No tienes motivos para querer ocultarme nada. Asume las consecuencias de tus actos. Lucía se apartó de él. —Dios, ¡odio que digas eso! Era muy fácil decir esas cosas cuando no se había tomado una decisión tan mala como la que había tomado ella. —¡Un día de estos, princesa...! Me preguntaste si alguna vez me había planteado darme por vencido. Antes nunca se me había pasado por la cabeza, pero ahora... —¿Ahora qué? —Tienes que ceder. Tenemos que encontrarnos a medio camino, o dejaré de ir detrás de ti. Y, cuando eso suceda, te arrepentirás de haberme perdido. «¡Ya lo sé!» —¿Vas a contármelo?

232


Lucía sabía que él estaba hablando en serio. «Me está dejando elegir... y yo no quiero perderlo.» Maldita fuera, el licántropo había pasado de ser el enemigo a un mal necesario, para luego convertirse en la persona sin la cual Lucía no se veía capaz de seguir viviendo. —MacRieve, yo... —Tragó saliva y se imaginó diciéndole: «Tengo marido. Me casé con el demonio. Soy su esposa, Lucía av Cruach». La vergüenza casi la ahogaba, y hablar era ya impensable. Le importaba mucho lo que Garreth pensara de ella, y contarle la verdad no iba a cambiar la historia. Su destino ya estaba decidido... —¡Tenemos compañía! —gritó Schecter desde cubierta—. Barco a la vista. El motor de la embarcación se puso al ralentí. Garreth y Lucía podían oír a gente corriendo por cubierta. —Oh, maldita sea —dijo el licántropo entre dientes. —¿Por qué corres? ¿No será otro barco lleno de científicos? —¿En esta zona? Ni hablar. —Garreth se puso la camiseta—. Serán piratas, o mercenarios, o algo mucho peor. —¿Peor? Sin contestar, la cogió de la mano y la llevó fuera del camarote, bajo la lluvia. —¡La conversación no ha terminado, Lousha! —le dijo sin darse la vuelta. Llegaron a la cubierta de observación, donde ya había cuatro hombres escudriñando el río. Schecter estaba bajo un paraguas, con los prismáticos pegados a las gafas. Los ojos cansados de Travis estaban más alerta que de costumbre y sujetaba un rifle entre las manos. Rossiter estaba junto a la barandilla, sin afeitar y con su escaso pelo despeinado. Los ojos castaños de Charlie brillaban con intensidad. Estaba de pie al lado del capitán y llevaba un machete a la cintura. Pero no se veía nada por ningún lado, sólo la cortina de lluvia y la selva cerrándose a su alrededor. Garreth se dirigió a Schecter: —¿Qué diablos pasa? —Espera un segundo y verás. A una milla al norte, detrás de la curva, hay un barco. Nos ha estado siguiendo. Todo el mundo se quedó en silencio, esperando. Luego, Charlie dijo en voz baja:

233


—Es el barco del capitán Malaquí. Efectivamente, por entre la lluvia apareció el Barâo da Borracha. La nave en la que supuestamente viajaba un vampiro, y que en teoría iba en dirección contraria. «El barco sobre el que Nïx me advirtió.» Cuando Malaquí disminuyó la velocidad, justo después de girar, Lucía preguntó: —¿Por qué se detiene? —Tal vez hayan encontrado algo —dijo Rossiter en un tono excesivamente inocente. Garreth se dirigió a Travis: —¿Malaquí sigue esta ruta alguna vez? El capitán parecía tener ganas de matar a alguien. Estaba claro que entre ambos había sucedido algo. —No, nunca vamos por el mismo camino. Igual que el Contessa, el Barâo era un viejo barco del Amazonas restaurado, pero ahí terminaban las similitudes. La embarcación de Malaquí estaba inmaculada, en condiciones inmejorables. La reluciente chimenea negra brillaba como recién pintada. Incluso las líneas que la rodeaban eran perfectamente paralelas. Pero no se veía ni a un pasajero bajo la lluvia. Sólo al capitán tras el timón. «Es la primera vez que veo a Malaquí», pensó Lucía. Era más alto que la media y tenía el pelo negro y un tatuaje rojo que le decoraba el antebrazo. En el lado derecho de la cara, cuatro cicatrices le recorrían la mejilla, como si lo hubiera atacado un animal. Verlo le puso los pelos de punta. Aquel hombre llevaba a sus pasajeros a un lugar del que nunca regresaban. ¿Qué hacía con ellos? Por lo poco que sabían, Malaquí bien podría haber estado alimentando con turistas a un insaciable demonio de la jungla. Cuando Travis y Charlie corrieron hacia el timón para volver a poner en marcha el Contessa, Garreth le dijo a Lucía en voz baja: —Malaquí es el demonio en persona. Es capaz de todo lo que pensábamos y más. —¿Cómo lo sabes? —Mi instinto me lo dice.

234


La bestia que habitaba dentro del licántropo reconocía a sus posibles enemigos. Entonces, ella le preguntó: —¿Detectas la presencia de un vampiro? —Por algún motivo, Lucía no podía quitarse de la cabeza la idea de que Lothaire estaba en aquel barco. —Navegan en dirección contraria al viento —respondió Garreth—, pero sí, creo que sí. Sea lo que sea lo que Nïx te ha mandado a buscar aquí, alguien a bordo del Barâo quiere evitar que lo encuentres, o quiere quedárselo para él. —Supongo que sí. Nïx me dijo que tuviera cuidado con dos cosas: con el Guardián y con el Magnate del Caucho. Al menos la segunda ya tiene sentido. Y, antes de que me lo preguntes, no, no tengo ni idea de quién es el Guardián. —¿La adivina te dijo que tuvieras cuidado con el Barâo? Entonces voy a tener que hacer algo. —¿Qué? —Nos seguirán durante todo el día, así que tendré que aprovechar la primera oportunidad que se me presente para inutilizarles el motor. —¿Inutilizarles el motor? —Sí, iré cuando echen el ancla de noche. —Al ver cómo lo miraba ella, añadió—: Iré nadando hasta allí, me sumergiré y les romperé la hélice. Es bastante sencillo. —¿Vas a meterte en el agua de noche?

235


CAPÍTULO 34

Justo

antes de que asomara la luna, Lucía y MacRieve salieron a cubierta.

Estaban de pie; ella tensando el arco y él preparándose para la misión, es decir, quitándose la camiseta. Al atardecer, el Barâo había echado anclas justo un poco más arriba que el Contessa, en la misma orilla, lo que, según el licántropo, equivalía a una declaración de guerra. Nada de lo que le dijera Lucía iba a disuadirlo de llevar a cabo su plan. Ella estaba muerta de nervios, y por más de un motivo. Esa noche había luna llena, y aunque confiaba en el poder de la pulsera que le habían confeccionado las brujas, los hechizos que iban en contra de la naturaleza tenían una extraña tendencia a fallar. Era como si el destino encontrara la manera de vengarse y salirse con la suya. Además, a Lucía no le hacía ninguna gracia que MacRieve se metiera en el agua de noche. —Coge la barca de remos, lobo. —Igualmente tendré que meterme en el agua —contestó él, negándose de nuevo a utilizar la pequeña embarcación—. Y además no quiero que me vean. Si despierto al vampiro que he detectado antes, podría atacarte mientras yo no estuviera aquí. —Es demasiado peligroso —insistió Lucía. —Bueno, a mí tampoco me hace gracia dejarte aquí con Damiâno. Garreth le había contado que había averiguado que Damiâno era un jaguar mutante, una especie muy poderosa conocida por su fuerza y agilidad, y por que les gustaba jugar sucio.

236


—Valquiria, si ese «gato» se acerca a ti, quiero que le metas una flecha entre ceja y ceja. Ella llevaba el carcaj nuevo atado al muslo y el arco listo para disparar, pero los sitios cerrados —como aquel barco— eran las peores zonas de combate para las arqueras. —Haré lo que pueda. —¿De verdad estás preocupada por mí? —le preguntó Garreth al verla tan ansiosa. —Que no quiera confesarte todos mis secretos no significa que no me gustes. —Ya. Más tarde volveremos a hablar de esos secretos. Después de avistar el Barâo, ambos habían decidido implícitamente darse una tregua. —¿No puedes olvidarte del tema? «¿Y mantener tu hocico lobuno lejos de mis asuntos?» —Mi curiosidad licantrópica exige respuestas. Y, además, acabo de recordar un método para hacerte hablar. —Levantó una mano y le acarició un pecho. —¡Lobo! —Le dio un cachete en la mano—. Lo único que quieres es distraerme de mis preocupaciones. —Sí, y también tenía ganas de tocarte los pechos. —¿Puedes hablar en serio, por favor? Tengo un mal presentimiento. —Lousha, tú me has visto casi completamente transformado, ¿no crees que son los animales los que deberían tenerme miedo a mí? Tenía razón. —Un momento, ¿casi completamente transformado? Garreth le tocó la barbilla. —Tranquila, será pan comido. ¿Qué es lo peor que podría suceder? Como si lo hubiera oído, el cielo se abrió y empezó a diluviar. —Ten cuidado —susurró Lucía cuando él se tiró al agua y empezó a nadar en dirección al Barâo. Lo esperó impaciente y trató de no analizar por qué estaba tan preocupada. Dos semanas atrás habría dado saltos de alegría si la hubiera dejado allí sola. En cambio

237


ahora era todo lo contrario. Temía estar enamorándose del rudo escocés. Y algo así sólo podía terminar mal. Él nunca sería feliz sin sexo. Qué diablos, y Lucía tampoco. Los últimos días habían sido un constante tormento sensual... Oyó que algo se movía detrás de ella y se tensó, con las orejas erguidas. Segundos más tarde se relajó. Era Schecter, que había ido a poner en marcha su invento. Cada vez que el doctor sacaba el trasto del agua, a Lucía volvían a pitarle los oídos. «Contaminación acústica.» A pesar de que no sabía dónde estaban Charlie y Damiâno, podía oír a Rossiter paseando, como de costumbre. Izabel estaba con el capitán en el camarote de éste, discutiendo en voz baja. Lucía suspiró. Aquellos dos sí que lo tenían fácil como pareja; sólo unos pequeños obstáculos se interponían entre ellos: el hermano gemelo de Izabel estaba enamorado del mismo hombre que ella, y Travis seguía enamorado de su fallecida esposa. Si del licántropo sólo la separasen unas minucias como ésas, ya se le habría echado encima para no soltarlo nunca. «Lo de estar casada con el diablo, llevar prácticamente un cinturón de castidad y tener que luchar para que no llegue el fin del mundo, eso sí que son obstáculos.» Cuando Garreth llegó a la popa del Barâo, tomó aire y se sumergió. El agua estaba tan turbia que apenas veía nada. Fue a tientas hasta que encontró el eje de transmisión. Después de doblar el metal hasta deformarlo, salió a la superficie y tomó aire de nuevo. Iba a repetir el mismo proceso con el timón cuando algo lo detuvo. Sangre. Podía olería, y provenía del Barâo. «No hagas caso, termina lo que estabas haciendo y regresa a tu barco.» ¿Por qué estaba tan silencioso el interior de aquél? No se oía ni a un pasajero. No había ni una alma. Y podía detectar claramente la presencia de un vampiro. Su curiosidad licantrópica terminó por ganar la partida y Garreth saltó a cubierta, aterrizando en ella sin hacer ruido. Volvió a prestar atención pero lo único que oyó fueron los ruidos propios de la embarcación; los que sólo los oídos más finos podían detectar en el silencio de la noche:

238


la cadena del ancla arañando su mecanismo, la madera crujiendo, las cuerdas tensándose por el viento. Goteando, se metió en el salón. El lugar le puso los pelos de punta, y le recordó la sala de espera de una funeraria de la época victoriana, lujosa pero sombría. Sabía que el Barâo da Borracha era un barco antiguo restaurado, su nombre significaba «Magnate del Caucho», pero no se había imaginado que fuera una especie de cápsula del tiempo. Estar allí era como viajar al pasado. A una época muy oscura. A medida que iba adentrándose más en la sombría habitación, vio unas gafas rotas encima de la alfombra. En la mesa, alguien había servido té, pero ahora las pastas estaban duras y la leche se había estropeado. Al ver una taza manchada de pintalabios en el borde, y un trozo de pastel a medio comer, se le erizaron los pelos de la nuca. Algo había sorprendido a aquellos pasajeros de repente. Había salpicaduras de sangre en una pared, apuntando hacia la zona donde Garreth había detectado la presencia del vampiro. Siguió el rastro hasta un estrecho pasillo y pasó por delante de varios camarotes vacíos. La madera crujió y se dio media vuelta. «Sólo es el barco.» El rastro desaparecía en la puerta del último camarote. «Cerrado.» Garreth se preparó para luchar y rompió el cerrojo. Dentro había un ataúd. Un espeluznante y sencillo féretro de madera. No estaba barnizado, ni siquiera tenía asas para cogerlo. Claro que al vampiro no le hacía falta que lo transportaran a hombros. Se agachó junto al ataúd, dejó a la vista los colmillos, preparó las garras y levantó la tapa. «Vacío.» Pero entonces su olfato detectó otra presencia. Se incorporó y salió del camarote del vampiro y siguió el rastro hasta la puerta del congelador del barco. Inspiró hondo, consciente de lo que iba a encontrar allí dentro, y abrió. Allí estaban todos los pasajeros. Muertos. Habían sido descuartizados y apilados de cualquier manera. Entre el montón de extremidades, distinguió el brazo tatuado del capitán Malaquí. Cuando lo vieron aquella tarde, ¿sabría el hombre que sus tripulantes estaban muertos? ¿Y que su hora estaba a punto de llegar? El vampiro había desaparecido, había un rastro de sangre hasta allí desde su camarote, y todos los demás habían fallecido. No hacía falta ser un genio para saber qué había pasado, pero a aquella gente la habían descuartizado.

239


¿Con qué? ¿Con una espada, una hacha? Garreth entrecerró los ojos. Esa misma mañana Charlie llevaba un machete. «Ya sabía yo que algo no encajaba...» —¡Lousha! —Giró sobre sus talones y corrió hacia el río. —¿Qué diablos está haciendo? —A través de la lluvia, que no dejaba de caer, Lucía vio al licántropo subirse a bordo del Barâo—. ¿Por qué ha...? —No terminó la frase. El Contessa onduló bajo sus pies y luego volvió a detenerse. —Esto sí que ha sido raro. —No había terminado aún de pronunciar la última palabra cuando el barco entero se sacudió hacia ambos lados y se tensó la cadena del ancla. La madera crujió. Lucía se agachó asustada. —¡Qué diablos! —gritó Travis desde su camarote El Contessa se paró en seco y, durante un instante, se inclinó hasta estar a punto de volcar. Lucía salió disparada hacia el otro lado de la cubierta y, mientras trataba de ponerse en pie, se preguntó qué podía ser la causa de todo aquello. ¿Qué animal era tan grande como para sacudir un barco? Y ¿cuántas embestidas más podría aguantar éste? El siguiente golpe fue tan fuerte que consiguió levantar el casco del agua. Schecter gritó desde babor. Lucía sospechó algo y trepó por la cubierta en dirección al científico. Cuando llegó a su lado, se quedó atónita al ver lo que estaba sucediendo. Schecter colgaba del barco, aferrado a la barandilla con todas sus fuerzas. En el agua, justo debajo de él, había un inmenso caimán listo para atacar. Lucía se quedó sin aliento y entreabrió los labios. El animal era colosal, con unos ojos rojos del tamaño de pelotas de baloncesto. Y no estaba solo. A su alrededor eran visibles los remolinos que otras criaturas formaban en el agua al nadar. El licántropo le había dicho que los caimanes gigantes existían, pero se suponía que habitaban en el río Laberinto, ¡y no allí! Un momento... se suponía que el Contessa iba a alcanzar ese afluente en unas horas. Dioses, ¿de verdad funcionaba el invento de Schecter y había conseguido sacar a esos animales de su santuario y atraerlos hasta el barco? Lucía tensó el arco y preparó dos flechas. La piel del caimán debía de ser dura como una armadura, así que apuntó a los ojos, unas dianas más que grandes.

240


Acertó en ambas órbitas y el animal se sacudió de dolor, levantando olas de agua y barro que salpicaron el barco, y luego desapareció. Volvió a colgarse el arco del hombro y cruzó la cubierta para ir a ayudar a Schecter. —¿Qué has hecho? —le preguntó, sujetándolo por la muñeca—. ¿Qué es todo esto? Él contestó un montón de cosas incomprensibles, así que Lucía fingió ir a soltarlo. —¿Qué has dicho, Schecter? —¡Mi invento funciona! —¿Dónde está? —Ella no podía oírlo, así que debía de estar bajo el agua. —¡No lo sé! Se enredó en la cadena del ancla —respondió tan asustado que Lucía le creyó. Tiró de él y lo dejó sano y salvo de nuevo en cubierta, y justo entonces aparecieron Travis e Izabel. —¿Qué diablos está pasando, doctor? —le preguntó el capitán, furioso. Llevaba un rifle en las manos e Izabel un machete. —¿Qué ha sido eso? —quiso saber la portuguesa por encima de la lluvia. —¡Pregúntaselo a Schecter! —Lucía se dio media vuelta hacia él, pero el hombre ya había desaparecido. Rossiter salió dando tumbos de la zona donde estaban los camarotes. —¿Alguien puede decirme qué diablos está pasando? —El invento de Schecter funciona. Estamos rodeados de caimanes —contestó Lucía, pero nadie la creyó. Los humanos no podían ver en la oscuridad. Cayó un rayo e iluminó a las criaturas que nadaban en círculos alrededor del barco. —¿Esto... es cosa de Schecter? —dijo Rossiter, con la mandíbula desencajada. Travis abrió los ojos de par en par. —Voy a matar al maldito bastardo. —¿Puedes dejarlo para más tarde? —Rossiter miró asustado a su alrededor—. ¡Tenemos que salir de aquí ahora mismo!

241


—¡Quizá iría más rápido si pudiera encontrar a mi jodido ayudante! —respondió el capitán—. ¡Nos está entrando agua por todas partes! Antes de que pueda encender el motor, tenemos que poner las bombas de achique en marcha. —¡Yo me ocupo de eso! —gritó Rossiter, y corrió hacia la sala de máquinas. Lucía desvió la vista hacia la proa y dijo: —Ese cacharro todavía está funcionando. Trataré de encontrarlo y me desharé de él. —Espera, Lucía —dijo Izabel—. ¿Dónde está el señor MacRieve? Otro animal sacudió el barco y el bandazo los lanzó a todos por la cubierta. Ella se aferró con las garras al suelo de madera y vio que los otros dos iban a dar contra la pared de la cocina. Travis se golpeó en la cabeza con ella y se quedó inconsciente. Izabel, que sólo parecía mareada y sin ninguna herida aparente, soltó el machete y fue a ayudarlo. La siguiente embestida aflojó una de las vigas que tenían encima. Se rompió, e iba a caer sobre el capitán, pero Izabel la sujetó con todas sus fuerzas y consiguió levantarla. Lucía corrió a ayudarlos, pero antes de que pudiera alcanzarlos, la muchacha... cambió. Ella se quedó atónita y dio un involuntario paso atrás. La valquiria había vivido muchos años y nunca había visto nada parecido. Los caimanes gigantes tenían su lógica, pero aquello... Estaba claro que Izabel no necesitaba su ayuda. Justo delante de sus ojos, se transformó en... Charlie. Y éste podía ocuparse de la viga él solo. «Ahora no tengo tiempo para cuestionarme esto.» —¡Lousha! Oyó que Garreth la llamaba. Se dio la vuelta y corrió hacia el extremo del barco para avisarlo. El licántropo estaba en la popa del Barâo. —¡MacRieve, hay algo en el agua! —le gritó cuando el casco volvió a levantarse—. ¡Quédate ahí! —¡Y una mierda! —contestó él. Y saltó al agua.

242


—¡Maldito sea! —Tenía que despejarle el camino. Con la ayuda de su nuevo carcaj, Lucía disparó una flecha tras otra a los ojos de los caimanes; era como si hubiera cien arqueras. Mató a varias criaturas, pero algo seguía moviéndose en el agua detrás del lobo. Estaba justo debajo de la superficie, pero dejaba una estela visible. —¡Nada más de prisa! —Tenía que ser un caimán, uno tan grande como un condenado submarino. No podía verlo bien a través del agua turbia y de la lluvia, que no dejaba de caer. Aunque le disparó varias veces, el agua y el grosor de su piel amortiguaron el impacto de las flechas, y apenas consiguió que disminuyera la velocidad. —¡Nada más de prisa, escocés! ¡Algo te está siguiendo! ¿Por qué no iba más rápido? Aquella cosa estaba justo...

—¡Detrás de ti! —gritó Garreth. Sus miradas se encontraron un instante, la de él llena de terror. Lucía se volvió en el mismo instante en que caía un rayo. Damiâno la estaba amenazando con un machete.

243


CAPÍTULO 35

Garreth vio cómo Lucía esquivaba a Damiâno a una velocidad extraordinaria, dándole una patada en la rodilla. Había ganado un tiempo precioso y lo aprovechó para saltar a la otra cubierta mientras el mutante iba tras ella cojeando. Sabiéndola a salvo por un instante, se esforzó por nadar todavía más rápido. Aunque aún no tenía ni idea de qué era lo que lo estaba persiguiendo. Debía de ser un caimán, pero su mente se negaba a asimilarlo debido al tamaño que tenía. Notaba el movimiento del agua detrás de él mientras se aún hacia adelante, acortando su distancia al Contessa. Sin las flechas de Lucía siseando por encima de él, cada vez había más caimanes a su alrededor. ¡Estaba a punto de llegar al barco! «Tan cerca...» Pero justo entonces, el caimán que lo perseguía saltó levantando consigo una ola de agua que se extendió por todos lados, y que propulsó a Garreth también hacia arriba. ¿Cómo podía ser tan grande aquel maldito bicho? Cuando salió a la superficie, notó el repugnante aliento del animal por encima de la cabeza. «No mires atrás... no mires atrás.» Podía oír la mandíbula del animal mientras éste la abría de par en par. Entonces Garreth se sumergió, se lanzó hacia el fondo del río como una piedra. Cuando llegó allí, apoyó los pies y se impulsó con todas sus fuerzas, saliendo disparado hacia la superficie, en dirección al barco. Aterrizó en la plataforma, y entonces saltó hacia la cubierta principal justo en el instante en que los dientes del caimán se clavaban en la plataforma, arrancando parte de la misma. Con patente enfado en la mirada, el animal se hundió, desapareciendo en la oscuridad una vez más.

244


Garreth echó a correr gritando: —¡Lousha! La tormenta estaba en su máximo apogeo, los rayos iluminaban el cielo, y los truenos eran tan fuertes que le retumbaban en los oídos. —¿MacRieve? —dijo Lucía, corriendo hacia él por la popa. —¿Dónde está Damiâno? —No lo sé... Le he perdido un segundo. —Lucía se dio media vuelta con cuidado y se ajustó bien el arco—. ¿Qué está pasando? ¿Y por qué has saltado al agua? —Lousha, el Barâo es un barco fantasma. —¿Qué? —Todos los que iban a bordo están muertos. Descuartizados. Primero he creído que había sido Charlie, hasta que he visto a Damiâno—. La cogió por los antebrazos—. ¡Quiero que salgas de aquí! —El barco se sacudió otra vez—. Maldita sea, ¿por qué están atacando esos caimanes? —El señuelo de Schecter. ¡Ha funcionado! Pero no consigo llegar a proa... —Las criaturas protegen el Laberinto —dijo entonces Damiâno desde encima de ellos, donde se había mantenido agazapado—. Y yo también.

El mutante saltó con el machete en la mano y cogió a Lucía por el cuello. Presionó la hoja contra su garganta. —No vais a entrar en el Laberinto. Ella se atrevió a levantar la vista hacia él. Sus ojos verdes de jaguar brillaban amenazantes. —¡Suéltala! —gritó MacRieve—. ¡Lucha conmigo! —Nunca deberíais de haber llegado tan lejos. La tumba está prohibida para los extraños. —¿Tú eres el guardiâo? —preguntó Lucía. El guardián sobre el que Nïx le había advertido. Damiâno no parecía escucharlos. —No sabéis el mal que habita en el Laberinto. El Dorado se despertará.

245


Ella no podía dejar de pensar. ¿El Dorado? ¡El Dorado era un hombre! ¿Un hombre malvado? —¡No estamos aquí para despertar a nadie! —contestó Garreth. El otro negó decidido con la cabeza. —Nadie puede entrar. En el tono más calmado que pudo, Lucía dijo: —Escucha, Damiâno, en realidad estamos aquí para evitar que un ser malvado de verdad se despierte. ¿Por qué no hablamos? Estamos en el mismo bando. Acercándose lentamente, MacRieve añadió: —Si no vamos al río Laberinto, habrá un dios que conquistará el mundo. —¡No hay nadie más malvado que El Dorado! —¡Y una mierda! Lucía suspiró exasperada. —¿Os vais a enzarzar en una discusión como ésa? ¿Mi malvado es más grande que el tuyo? —¡Damiâno, estamos hablando del jodido Apocalipsis! —¡Y yo también! —El mutante agarró a Lucía con más fuerza, presionando la hoja contra su piel. MacRieve tragó saliva; seguía acercándose lentamente. —¿Y por eso has matado a todos los tripulantes del otro barco? Damiâno lo fulminó con la mirada. —¿De qué estás hablando? —Están todos muertos. Descuartizados. Al parecer con un machete. El otro miró entonces el suyo y murmuró: —Ya ha empezado... Aprovechando el momento, Lucía se zafó de él, dejándose caer y dirigiendo el codo con fuerza contra su estómago. Luego se apartó de un salto para que el licántropo pudiera golpearlo.

246


Y éste así lo hizo, derribando al mutante. Chocaron contra la pared, haciendo que crujieran los soportes de la madera, y que el machete de Damiâno resbalara por la cubierta hasta caer al agua. Él gruñó, se incorporó y cargó contra Garreth. Lucía tenía preparado su arco y lo había cargado con una flecha, pero dudó. Ambos luchaban ferozmente, cada uno tratando de derrotar al otro. Se movían tan rápido, que todo era muy borroso. Si le disparase por error al licántropo... —Lousha, el señuelo. ¡Suéltalo! ¿Pretendía que lo dejase allí solo? —¡Ve, valquiria! Los caimanes seguían dando vueltas alrededor del barco. Si Damiâno no acababa con MacRieve, los caimanes podían acabar con todos. Lucía estaba convencida de que el lobo podía, y quería, derrotar a su enemigo. Así que, contra su voluntad, se fue, dirigiéndose hacia el ancla delantera. Una vez en la proa, miró hasta encontrar el señuelo de Schecter... La cinta estaba enredada alrededor de la cadena del ancla, totalmente tirante, y colgaba metro y medio fuera de su alcance. A su alrededor, los caimanes se enfrentaban para poder alcanzar la caja del científico loco. Se tumbó boca abajo, se sujetó con un pie en la barandilla y quedó suspendida sobre el agua. Al mirar hacia abajo veía unas aterradoras mandíbulas que chasqueaban. Alargó el brazo al máximo, pero no consiguió alcanzar el invento. Tragó saliva y avanzó el pie unos centímetros... «Casi... ¡lo tengo!» Lo cogió, lo subió a bordo y deslizó su cuerpo hacia arriba, hasta que estuvo a salvo en cubierta. Sin ni siquiera tiempo para suspirar de alivio, se puso en pie, hizo un ovillo con la cinta y la lanzó al río. Cuando la corriente se la empezó a llevar, algunas de las criaturas más pequeñas la siguieron. Las mayores parecían seguir al acecho... como si esperasen comida. Regresó corriendo hacia donde estaba MacRieve y pasó junto a Schecter, que estaba acurrucado en la esquina de la galería, farfullando, con un cuchillo de cocina en la mano. Tenía los pantalones mojados. Charlie debía de haber llevado a Travis herido a su camarote. «Ahora no puedo pensar en eso...» Llegó donde Damiâno y Garreth se estaban peleando, y vio que ambos habían empezado a transformarse. Las bestias que tenían dentro estimuladas con la lucha. Sus cuerpos crecían, sus músculos se expandían tirantes bajo la piel.

247


Los iris del mutante se pusieron de un vivo color verde. Sus colmillos y garras crecieron hasta convertirse en furiosos puntos afilados. Trozos de brillante pelo oscuro fueron apareciendo en su cuerpo. La bestia de MacRieve se esforzaba también por salir. El licántropo tenía los ojos azul hielo por la furia, y las garras fuera, pero no llegaba a transformarse del todo. ¿Por qué no? ¡No era momento para tener compasión! Entonces cayó en la cuenta. Oh, Freya... ¡Garreth no podía convertirse del todo debido a la pulsera que llevaba en la muñeca! Con un escalofriante gruñido, Damiâno le clavó los caninos en el brazo hasta hacerle sangre. MacRieve gimió de dolor, rajando la cara del otro con las garras, abriéndole la piel hasta llegar al hueso. Ambos estaban ensangrentados. El mutante se abalanzó entonces sobre el pecho del lobo, y los dos cayeron contra la barandilla laleral. Rompieron la madera convirtiéndola en astillas, y se hundieron junios en el turbio río. No salían a la superficie. Pasaron treinta segundos, después un minuto. El más largo de toda la vida de Lucía... Emergieron de repente, todavía enzarzados en una pelea a muerte. Ella apuntó a Damiâno, pero se movían demasiado rápido, levantando agua con cada movimiento. «Podría alcanzar al licántropo.» De modo que decidió velar por él, y dispararles a los caimanes, pues el gigante estaba volviendo. Podía ver cómo las flechas que le había clavado antes sobresalían de sus blindadas cola y espalda, pero se resistía a salir a la superficie, donde ella podría atravesarle los ojos. Así que le disparó sin parar; no dejó de hacerlo en ningún momento. —¡MacRieve! —gritó—. ¡Ha vuelto! —Volvió a mirar a Damiâno... La popa del barco se alzó, y ella perdió el equilibrio, golpeándose con el bote salvavidas. Cuando consiguió ponerse en pie, sólo llegó a tiempo de contemplar horrorizada cómo el gigante atizaba con la cola a ambos contendientes y los hundía en el agua.

248


CAPÍTULO 36

A Lucía le dio un vuelco el corazón. «No puedo perderlo. No puedo...» Miró el agua, pero no vio nada. «MacRieve no puede desaparecer, no puede estar muerto.» Se ajustó el arco al cuerpo y ya estaba lista para saltar al río e ir a buscarlo, cuando oyó decir detrás de ella: —¿Qué demonios estás haciendo? Se volvió sobresaltada. —¡Licántropo! —Estaba en el otro lado del barco, nadando a toda prisa hacia lo que quedaba de la plataforma de popa—. ¿Cómo has llegado ahí? —Creo que gracias a la cola del caimán —contestó, mientras subía a bordo—. Los detalles son algo confusos. Con lágrimas de alivio, Lucía lo abrazó con fuerza. —¡Mira! ¡Se está yendo! El caimán gigante empezó a seguir el invento de Schecter, igual que los otros que se habían quedado merodeando. —¿Ibas a lanzarte al agua para buscarme? ¿Es que no hay nada que te asuste? — Garreth la rodeó con los brazos, y ella apoyó la cabeza en su torso; él respiraba con dificultad. La lluvia que seguía cayendo hacía tanto ruido que Lucía tuvo que gritar para hacerse oír. —¿Qué ha pasado?

249


—Cuando la criatura ha cogido a Damiâno, él ha intentado arrastrarme a mí también. Hasta que esa cosa se lo ha tragado entero. —¿El mutante... ha muerto? —Sí. Y si no lo ha hecho, lo estará deseando. Dejemos de hablar de esto de una vez. Tenemos que detener el barco y comprobar que todo esté bien...—Garreth se calló al notar que ella se tensaba en sus brazos. —Licántropo, ¿y tu brazalete? Las miradas de ambos se encontraron; él abrió los ojos como platos. —Oh, maldición. Antes de que Lucía pudiese impedírselo, se lanzó otra vez al agua. —¡Noooo! Ella sabía de sobra que era imposible que lo encontrara. Pero Garreth se sumergió una y otra vez, hasta que por fin subió de nuevo a bordo, derrotado. Se quedaron sentados el uno junto al otro en lo que quedaba de la plataforma, mirando fijamente el agua mientras llovía a cántaros. El brazalete había desaparecido y Lucía estaba atrapada en un barco, en plena fase de luna llena, con un lobo que estaba a punto de volverse loco. —¿Qué vamos a hacer? —Estoy bien, Lousha, no te preocupes por mí. —Pero ¡ya no tienes el brazalete! —¡Oh, sí, y debemos impedir que rompas tus votos! No hay nada más importante que eso. ¡Ni siquiera el hecho de que me podrían haber matado! —¿No podías haber traído uno de recambio, por si acaso? —le preguntó a gritos—. ¿Llevar otro más en la maleta? Él le contestó también a voces. —No se me pasó por la cabeza que tendría que pelearme con un mutante en el Amazonas. —Con la mirada, señaló el profundo mordisco que Damiâno le había hecho en el brazo—. Y que tendría que forcejear con él bajo el agua. O que un caimán gigante lo arrastraría hasta el fondo y que él se aferraría a mí para hundirme también. ¡He sobrevivido por los pelos! ¿Quizá habrías deseado que no fuera así? —¡No digas tonterías! —Por muy indignada que estuviera con él por haberla puesto en aquella situación, no quería que le pasara nada. Y pelearse no iba a cambiar

250


las cosas... ni iba a cambiar las circunstancias. «Piensa... piensa. Eso no puede suceder esta noche.» «El destino siempre encuentra la manera de conseguir lo que quiere, sin importar lo que trates de hacer para impedírselo.» Ah, por todos los dioses, a menos que lograra salir de aquel barco, eso acabaría siendo verdad. —Maldita sea, princesa, intentaré ir con cuidado. —Garreth la cogió por los hombros—. Quizá si empezásemos ahora, podría hacer que te acostumbraras. Podría asegurarme de que me desearas locamente tú también... Pero Lucía se apartó de él furiosa. Para ser exactos, furiosa con él. «Le prometí que no tenía nada que temer», pensó Garreth. Y ella le había dicho que lo odiaría siempre si rompía sus votos. —No será como tu última vez, Lousha. —¿Qué sabes tú de mi última vez? —No se necesita ser un genio para deducir que tuviste una mala experiencia. —No... no tienes ni idea. —Se encogió de hombros; sus pequeñas orejas sobresalían por la empapada melena. —¿Él te hizo daño? —«Deseo matar a un macho sin rostro, necesito hacerlo... Contrólate, Garreth.» Ella asintió. Y debido a eso no había vuelto a tener sexo en un milenio. —No estoy preparada, MacRieve. Simplemente no lo estoy. Yo no quiero... — Tenía la mirada sombría. Durante los últimos diez días, Garreth no había conseguido tranquilizarla respecto al tema del sexo. Ni tampoco hacer que cambiara de idea. Ya fuera debido a sus votos, o porque la última vez la había marcado, la valquiria no estaba preparada para copular con él esa noche. Lucía no podía permitir que un licántropo enloquecido por la luna llena poseyera su cuerpo tan poco acostumbrado al sexo. —Escucha, podemos solucionarlo. —¿C... cómo? Nada te podrá parar. No hay jaula que pueda retenerte. —Me puedes dejar inconsciente de tal forma que no te pueda seguir —propuso él. —¿Y cómo se supone que voy a hacer eso?

251


—Dispárame entre los ojos —contestó Garreth. —¡Yo... yo no puedo hacer tal cosa! —gritó Lucía. —Entonces tendrás que hacer lo que me hicieron los de mi clan. —¿Qué te hicieron? —Me dieron tal paliza que me dejaron a punto de morir, y entonces me encerraron en un calabozo —contestó—. Me rompieron las dos piernas. Funcionó de maravilla. Nosotros no tenemos un calabozo, pero si tú... —No, no, tú te acostaste con otras. ¡Encontré condones en tu bolsa! Él frunció el cejo. —Los compré para ti, para no dejarte embarazada demasiado pronto. De no haber habido lo de tu dieta, o falta de la misma, nos habrían ido de perlas. Ella seguía negando con la cabeza sin creerle. —Lousha, no he estado con ninguna otra hembra desde que te conocí. En ese momento, lo que le quedaba de su enfado se desvaneció y le susurró: —¿Les pediste que te dieran una paliza? —Le dio un vuelco el corazón. «Me estoy enamorando de él.» Siglos atrás Lucía había creído enamorarse. Todavía se acordaba perfectamente de cómo se sentía. Lo veía todo de color de rosa. Lo que sentía por MacRieve era más auténtico y demoledor, y sabía que nunca más volvería a ser la misma. —No quería asustarte —dijo entonces él, y añadió bruscamente—: Aunque acabó pasando de todas formas. «Me estoy enamorando de ti, lobo.» —No puedo... no puedo hacerte daño —dijo ella conmovida. —No tenemos otra alternativa. Lucía seguía negando con la cabeza cuando el cielo se abrió, dejando a la vista la luna llena. Como si de un foco se tratara, la luz plateada los iluminó. Los ojos del licántropo se volvieron completamente azules, con la imagen de la bestia insinuándose por encima de él. —¡Ah, por todos los dioses, ya te estás transformando! —Entonces tienes que darte prisa.

252


—¡No, maldita sea! Saldré corriendo, intentaré descender por el río. Ayúdame a bajar la lancha al agua. —Esa no es una alternativa. Los caimanes... —Están yendo en dirección contraria. Y, además, sólo estaban interesados en el señuelo. —¿Y qué hay del vampiro? Había un ataúd a bordo del Barâo. ¡No puedo dejar que lo hagas! —Escúchame, escocés. Tanto tú como yo sabemos que, hasta que se ponga la luna, tú eres para mí una amenaza mayor que el vampiro. —No, Lousha. Yo nunca te haría daño. —Esta vez no te lo estoy preguntando. Yo no estaría en esta situación si me hubieses dejado ir desde un principio. Tú nos has metido en este lío... ahora confía en mí para salir de él. —Fuera lo que fuese lo que vio en su expresión, lo hizo dudar—. Sólo quedan unas pocas horas hasta el alba. Nos encontraremos entonces. —Princesa, si te pasara algo... —Tienes que dejar que me vaya, MacRieve. Después de un largo rato, exhaló profundamente. —Está bien, dejaré que te vayas y hagas lo que tengas que hacer. —Corrió hacia la lancha y soltó los cabos que la mantenían asegurada al Contessa. La levantó como si de una pluma se tratara y la dejó caer al agua—. Intentaré ir lo más lejos que pueda en dirección contraria.

253


CAPÍTULO 37

Mientras él ponía en marcha el motor, Lucía cogió el arco, el carcaj y la mochila y, de un salto, se metió en el bote. —¿Sabes llevar este trasto? —le preguntó Garreth con el cejo fruncido de preocupación. —Vivo en un estado lleno de pantanos, lobo. —Quédate en el bote, no bajes a tierra. —Cada vez tenía los ojos más azules—. Vete, Lousha. Ahora. —Ten cuidado —le susurró ella, y se puso de puntillas para darle un suave beso en los labios antes de partir. El motor escupió humo y luego arrancó. A medida que se alejaba, miró atrás y vio a MacRieve aferrándose a la barandilla, haciendo un gran esfuerzo para no seguirla. Justo antes de girar y desaparecer de su vista, vio cómo rompía la madera con las manos. ¿Hasta dónde conseguiría llegar antes de que el licántropo sucumbiera al embrujo de la luna? A medida que iba ganando distancia, la lluvia también se iba intensificando y entorpeciendo su huida, pues la lancha cada vez estaba más llena de agua. Sin soltar el timón, parpadeó para apartarse las gotas de los ojos, y siguió esquivando los troncos que se iba encontrando. Así pasó una hora, y luego dos... y Lucía detectó que la vegetación de su alrededor iba en aumento. Había nenúfares victoria por todas partes, sus hojas chocaban con la proa del bote y los largos tallos la seguían. Normalmente crecían cerca de la orilla, de modo que, ¿qué estaban haciendo tan lejos y en medio del río?

254


Trató de esquivarlos pero había demasiados. Cada vez que chocaba con uno, contenía la respiración mientras escuchaba el sonido del motor. Si los tallos se enredaban en la hélice, el motor podía sobrecalentarse. Finalmente, la lancha empezó a echar humo y a sacudirse, hasta que el motor se dio por vencido. Lucía subió el motor a bordo y arrancó las hierbas de la hélice; luego volvió a meterlo en el agua. Tiró de la cuerda para encenderlo una y otra vez. Nada. Varios intentos fallidos más tarde, se dejó caer en el banco y suspiró desalentada. Lo único que podía hacer era dejarse llevar por la corriente. Levantó la cara hacia el cielo. «Estoy perdida.» Sabía que MacRieve la encontraría. Eso era lo que hacían los licántropos. Cruzaría el río y eliminaría la distancia que ella había ganado con la lancha. No tenía ninguna duda de que lo conseguiría. Una parte de ella pensó, «si lo consigue, todo esto habrá terminado». La responsabilidad, la presión, el miedo a fallar un disparo y volver a sentir dolor... todo habría acabado. Rompería el último lazo que la unía con Skathi. La carga de matar a Cruach recaería sobre otro inmortal, uno más fuerte que ella. Uno que no estuviera tan cansado. Una parte de sí misma lo deseaba con tanto fervor... Algo chocó otra vez contra el bote. Bajó la vista asustada y vio más caimanes. No eran tan grandes como los de antes, pero iban saliendo de la jungla a decenas y se metían por entre los nenúfares. Seguro que seguían el maldito invento de Schecter. Lucía vio que los de mayor tamaño desaparecían por algún afluente oculto, abriéndose paso por entre la vegetación y apartando de su camino los nenúfares que habían estropeado el motor de la lancha. «Felicidades, Schecter, eres un maldito genio. No puedes controlar tu propia vejiga, pero...» Un momento. El éxodo de caimanes parecía provenir de la nada. Abrió los ojos como platos. Aquella vegetación no conducía a ninguna parte. —¡Por Freya! ¡Era el río Laberinto! Pero ¡lo estaba dejando atrás! Tragó saliva y volvió a bajar la vista hacia el agua. Iba a tener que meter la mano y remar.

255


Si un caimán la mordía, le pasaría lo mismo que le había pasado a Marcos Damiâno: se la comerían entera. Había leído en alguna parte que esos animales tenían un ácido muy fuerte en el estómago que los hacía capaces de digerir cualquier cosa. ¿Sería suficiente para matar a un inmortal como el mutante? ¿Si éste se despertaba atrapado en el vientre de ese monstruo, suplicaría por su muerte? La inmortalidad podía llegar a ser una maldición si uno quería —o necesitaba— morir. Sí. Lucía sabía el peligro que corría. «Pero ¡estoy tan cerca!» Hacía apenas unos minutos estaba desesperada y a punto de rendirse. Y ahora quería luchar. Maldita fuera, estaba a punto de ganar. A punto de matar a Cruach. De una vez por todas. «He llegado hasta aquí, ¿no?» Había encontrado el río Laberinto, lo que significaba que El Dorado tenía que estar cerca. «Puedo hacerlo.» Skathi le había dicho una vez: «Serás mi instrumento». Lucía estaba lista para asumir tal función. «Es mi responsabilidad. Tengo que matarlo yo y ahora necesito encontrar mi arma.» Con ese pensamiento, apretó los dientes y metió la mano en el agua. Remó hasta la orilla y luego río abajo en paralelo. Cuando estaba a un metro y medio de tierra, saltó al agua, que la cubrió hasta los muslos. Se aferró a la cuerda que colgaba del bote y lo arrastró hasta la orilla, donde lo ató a una rama. Cogió la mochila y el arco y se colgó ambas cosas a la espalda. Ya equipada, se adentró en la jungla, siguiendo el camino que marcaba el río Laberinto. Pronto descubrió que el nombre le iba como anillo al dedo; aquello no era un río, sino un embrollo de arroyos y riachuelos que se entrecruzaban y separaban unos de otros. Había ratos en que el agua la cubría hasta la cintura, otros en que caminaba sobre tierra seca. Esquivaba árboles caídos y saltaba una y otra vez al agua... Sintió que se le levantaban las orejas. Algo se movía a su alrededor, bajo el agua. ¿Sería una matora, una anaconda gigante? «Si la matora se enrosca sobre tus brazos, ni siquiera un inmortal puede derrotarla», le había dicho MacRieve. Y ella había leído por ahí que cuando una anaconda rodeaba a su presa la apretaba hasta dejarla sin respiración, hasta aplastarle los pulmones. «Ni caso.» Nada podía ser peor que Cruach, y maldita fuera, valía la pena correr el riesgo si tenía la posibilidad de encontrar una arma para destruirlo para siempre. Estaba tan cerca... Oyó otros sonidos inquietantes y se quedó petrificada. Un grito desolado... no muy lejos. «El licántropo está aquí.» La estaba siguiendo. Lucía echó a correr a toda

256


velocidad. La lluvia había amainado y ahora sólo caían unas pocas gotas. «Así aún podrá olerme mejor.» «Voy a tener que dispararle una flecha.» Sí, tendría que coger una del carcaj que él le había regalado y dispararle entre los ojos. Antes ni siquiera había sido capaz de planteárselo, pero ahora que estaba tan cerca de la salvación... ¡de la salvación del mundo! Si le disparaba, podría quedarse por la zona hasta el amanecer, tiempo de sobra para encontrar la dieumort. Pero a él lo dejaría allí indefenso. Las criaturas que habitaban aquel lugar se habían ido, pero podían regresar. Podía atacarlo cualquier cosa. A pesar de que Lucía iba lo más rápido posible, MacRieve estaba ganando terreno. Lo oyó correr por la jungla, rompiendo ramas con las garras, y ella huyó como si su vida dependiera de ello. ¡En realidad, su vida dependía de ello; su futuro dependía de ello! «Siempre puedes quedarte y entretener a Cruach.» ¡Y una mierda! Más rápido, más rápido... Subió una pendiente y vio que los arbustos eran allí menos frondosos, lo que le permitió aumentar todavía más la velocidad ya de por sí frenética. Cuando oyó que Garreth volvía a rugir, se atrevió a mirar hacia atrás; dio un paso más... en el aire. Cayó hacia adelante y se precipitó al vacío.

257


CAPÍTULO 38

Aquí no —farfulló Garreth mientras corría—. No puede estar aquí. —No en

aquel lugar maldito. Su alma gemela había encontrado... el Laberinto. Fue como un poseso detrás de la valquiria. Corrió a través de la jungla, rompiendo las ramas de los árboles que se interponían a su paso. Tenía el torso y las manos llenos de sangre, pero no sentía ningún dolor. Si Lucía conseguía llegar a la necrópolis, estaría a salvo. Las matoras nunca bajaban de los diques. Pero si no conseguía llegar. .. «No pienses en lo que esas anacondas les hacen a sus víctimas.» Corrió más de prisa, saltó por encima de riachuelos, pasó por debajo de árboles. Y todo ello mientras seguía transformándose, mientras la bestia tomaba el control. Aunque su compañera no hubiera estado en peligro, Garreth no habría podido evitar ir tras ella por mucho que lo intentara. Para él, la esencia de Lucía era como el aire, la necesitaba para respirar. «Tengo que ser cuidadoso.» Jamás se perdonaría si le hacía daño. «Acéptame, valquiria, entrégate a mí...» El paisaje cambió, anunciando que se estaba acercando a los diques. Un lugar al que Garreth no habría querido regresar nunca. Los muros estaban cubiertos por enredaderas y arbustos repletos de anacondas. Subió la colina y miró a su alrededor. La jungla se había quedado en silencio. Los insectos de la noche, los pájaros nocturnos y los escandalosos monos se callaron de golpe. ¿Había algún depredador en la zona?

258


«¿O acaso es a mí a quien temen?» Inspiró hondo en busca de la esencia de Lucía y se dio cuenta de que casi la había alcanzado porque ella se había... ¿detenido? ¡No! «¡Ve a la necrópolis, Lousha! Aguanta...»

Lucía trató de agarrarse a unas ramas, pero no lo consiguió y, frenética, movió las manos en el aire. «¡Me he cogido a una!» Frenó justo a escasos centímetros del suelo. Mareada y sin aliento, se puso en pie y retrocedió unos pasos. —¿Qué tenemos aquí? Estaba rodeada por unos muros de piedra que formaban una especie de pozo gigante. ¡El dique! Cada muro debía de medir veinticinco metros de alto por diez de ancho, y estaban cubiertos por lianas. El licántropo le había dicho que era una construcción increíble, y tenía razón. Cada una de las rocas había sido tallada y colocada a la perfección, sin cemento; y entre ellas no cabría ni el filo de una navaja. A la derecha de Lucía había las piedras que se habían desechado por imperfectas. Estaban amontonadas junto a uno de los muros, en forma de pirámide. «Mi vía de escape.» La necrópolis tenía que estar cerca. Se puso de camino y cuando encontró un claro se detuvo, respiró hondo y, muy impresionada, giró sobre sí misma. Alrededor de una explanada central había unos monolitos de roca cubiertos de vegetación y raíces. Junto a un camino empedrado, una hilera de esculturas de por lo menos seis metros de alto, representaban a dioses y reyes que vigilaban con la mirada. Otras estructuras de piedra, de dos y tres pisos de altura, parecían pequeños templos al aire libre. «¿Dónde estará la tumba?» Proliferaban las ceibas, y sus copas creaban una especie de techo tan denso que detenía incluso la lluvia, hasta que el viento sacudía sus hojas y las gotas empezaban a caer.

259


Lucía se quedó boquiabierta; allí, en la distancia, vio una construcción circular abovedada: un panteón. Una tumba. Estaba casi completamente cubierta por enredaderas, pero aun así podía ver que era enorme. Corrió hacia ella pero no encontró la entrada por ninguna parte. En uno de los bloques de piedra, que, extrañamente, no estaba oculto por las hierbas, habían tallado un triángulo dorado que flotaba encima de las palmas de una mujer. Lucía apartó el resto de las enredaderas. En otro jeroglífico se veía un hombre mitad jaguar bebiendo de un cáliz brillante. Todo parecía indicar que se trataba de la tumba de El Dorado. «Estoy muy cerca.» Estaba a punto de encontrar la manera de matar a Cruach para siempre. Oyó caer unas rocas y levantó la cabeza. MacRieve estaba cerca. Con la mirada, buscó el origen de aquel sonido y preparó el arco. Segundos más tarde, vio al licántropo aparecer en medio del descampado, y suspirar aliviado al ver que ella estaba bien. Después la recorrió con la mirada y Lucía levantó el arco como única advertencia. Garreth iba sin camiseta y descalzo; el mordisco que le había dado el mutante estaba rojo e hinchado. Tenía laceraciones por todo el torso. Sus impresionantes hombros subían y bajaban de prisa mientras trataba de recuperar el aliento. La bestia se perfilaba con intensidad por encima de él, igual que aquella noche en Val Hall. —Hazlo... dispara, Lousha. —La voz ya le había empezado a cambiar. «Tengo que hacerlo, si no, jamás podré volver a utilizar el arco.» No volvería a sujetar aquella arma entre sus manos. Su vida, tal como la conocía, terminaría. «¡Dispárale, Lucía!» Pero en vez de eso, dio un paso atrás, y luego otro, hasta que chocó contra una roca cubierta de musgo. No tenía escapatoria. «Atacar o entregarse a él.» Destensó la cuerda del arco. —No puedo. —«Estoy enamorada de él.» Desde el día en que lo conoció... había sido inevitable. —¡Hazlo! —Garreth hizo un amago de arremeter contra ella en un intento de provocarla—. Lousha, dispara... es el único modo de que la noche termine sin que te haga el amor.

260


Sopló el viento y la luz de la luna se coló por entre las copas de los árboles. Un rayo plateado iluminó al licántropo haciéndolo estremecer. —La luna... me atrae. No sabes con qué fuerza. ¿No puedes elegirme a mí por encima de tus votos, por favor? ¡Aunque sea sólo una vez, maldita sea! Ella negó con la cabeza muy despacio. —No puedo. —Entonces, ¡dispárame, joder! —Desesperado, se pasó las manos por el pelo. Parecía un animal salvaje—. ¡Maldita sea, no sé qué hacer! Era la primera vez que se sentía inseguro, él que nunca había dudado de nada. Y ahora, incluso bajo el poderoso influjo de la luna, se resistía a seguir su instinto. Y todo por ella, por Lucía. Garreth había esperado esa noche durante más de novecientos años, y prefería que le clavaran una flecha en el cerebro a poseer a la valquiria de ese modo. «El destino siempre...» Dejó caer la cabeza sobre el pecho. Cuando la levantó, tenía los ojos completamente azules, y le habían crecido los colmillos y las garras. Estaba empapado de sudor y la lluvia que le caía sobre el torso brillaba bajo la luna. Estaba excitado y su erección destacaba bajo los vaqueros. La bestia se veía con claridad. MacRieve pronto perdería el control. Y al darse cuenta de ello, Lucía sintió algo que nunca habría creído sentir en ese instante... deseo. Un profundo e innegable deseo. Se le curvaron las uñas y cayó un rayo, atravesando el follaje y permitiendo que la luz de la luna penetrara más. Lucía se desconcentró sólo un segundo y, a una velocidad inimaginable, Garreth se abalanzó sobre ella y la flecha cayó a un lado. Antes de que pudiera reaccionar, él la cogió en brazos y la apretó contra su pecho. Sus manos parecían estar por todas partes, avivando su propio deseo. Cuando le quitó el arco y el carcaj y los lanzó al suelo, ella gritó: —¡No, Licántropo! ¡Tienes que resistir! —¡Princesa, lo eres todo para mí! —contestó él con voz gutural, y enredó la mano en su melena para obligarla a mirarlo a los ojos—. ¿Por qué yo no puedo serlo todo para ti? Deja que te haga mía. Elígeme a mí esta noche... «El aroma de Garreth, su deseo.» La naturaleza de Lucía, aquella oscuridad que tanto había tratado de ocultar, de apagar, prendió fuego y se equiparó a la de él. Como

261


si hubiera estado esperando toda la vida a que llegara aquel momento, igual que había hecho MacRieve. «Todas y cada una de las células de mi cuerpo me dicen que lo haga... que me entregue a él.» —Te necesito —susurró Garreth contra su cuello. Ella se quedó sin aliento. Trató de respirar, de pensar en las consecuencias, de recordar por qué hacer el amor con él estaba mal, pero su cerebro dejó de funcionar. Y, pronto, lo único que Lucía podía hacer era sentir. «Yo también te necesito.» Garreth le tocó un pecho y, con el pulgar, le recorrió el pezón. Aquella única caricia derrumbó el castillo de naipes que era el mundo de la valquiria. Gritó de placer y cayó otro rayo. Y otro. Y otro. Lucía suspiró y sujetó la cabeza de él para acercarlo a ella y besarlo.

262


CAPÍTULO 39

Gimiendo contra sus labios, Garreth abrió la boca y profundizó el beso. «Lucía se está entregando a mí. Ella también me necesita...» Quiso rugir de satisfacción. Antes de que pudiera cambiar de opinión, le quitó la mochila y la lanzó a un lado, y luego le desgarró la ropa con las garras. Tan pronto como dejó sus pechos al descubierto, atrapó uno entre sus labios. Ella gritó cuando él succionó. Cuando le quitó las braguitas, la valquiria estaba temblando, pero no de frío. Él le había enseñado a su cuerpo a responder a sus caricias, y, por su parte, había aprendido lo que le gustaba; sabía cómo tocarla, cómo hacer que se derritiera. Le cogió el otro pecho y deslizó una mano por su ombligo, Lucía arqueó las caderas en busca de la caricia. Garreth colocó las manos entre sus piernas y la descubrió cálida y preparada para él. Con otro gemido, esparció parte de la humedad del sexo de Lucía por su clítoris, trazando unos pequeños círculos muy despacio. La miró a los ojos y, con voz entrecortada, dijo: —Voy a... voy a deslizar un dedo dentro de ti. Empezó colocándolo entre sus pliegues. Al principio, ella se tensó, pero a medida que Garreth iba avanzando, milímetro a milímetro, se iba relajando. —Es la primera vez que estoy en tu interior —dijo él después de gemir. Tan apretada. Tan caliente. Movió el dedo y consiguió humedecerla aún más. Luego lo retiró, pero pronto regresó con dos, preparándola, mientras Lucía echaba la cabeza hacia atrás y suspiraba de placer. —¿Te gusta, princesa? —Movió el dedo en su interior. —¡Sí!

263


Garreth la acercó a él, y, cada vez que movía el dedo, presionaba su erección contra la cadera de ella. —No pares, MacRieve... Él tenía miedo de eyacular así, de terminar encima de su cuerpo. Y, a pesar de que todo su ser le decía a gritos que primero tenía que darle placer a Lucía, tampoco quería que ella terminara. Tenía la sensación de que si la valquiria dejaba de estar tan loca de deseo como lo estaba en esos instantes, cambiaría de opinión. Cuando le advirtió a gritos que estaba a punto, Garreth la soltó y retiró el dedo del interior de su sexo. —¿Qué... qué estás haciendo? —le preguntó aturdida—. ¿Por qué has parado? —Date la vuelta —le ordenó, colocándola mirando hacia la roca. Con la palma de la mano, le indicó que bajara la espalda y se apoyara en las hojas. Movimientos. El sonido de la ropa de MacRieve al caer al suelo. Cuando Lucía pensó que estaba desnudo, todo su cuerpo se tensó ansioso, a pesar de que seguía temblando por el orgasmo que él le había negado. —Por favor... Jadeos, deseo, ansia. Garreth respondió a su súplica recorriéndole el sexo con el pene. —¡Sí! Le separó las piernas y le levantó una rodilla por encima de la roca. Lucía estaba lista para recibirlo, vulnerable, y él iba a deslizar su erección dentro de ella... De repente tuvo un ataque de cordura. Pero su mente embriagada de deseo lo contrarrestó. Acarició las nalgas de la valquiria con sus enormes manos, y le dio un cachete de aprobación. Ella gimió en respuesta y arqueó la espalda, abriéndose todavía más a sus caricias. Entonces, Lucía sintió... la boca de Garreth, que se había arrodillado y la estaba lamiendo entre los muslos como un poseso. —¡MacRieve! —suspiró y cerró los ojos ante el placer que le estaba dando con la lengua. Cuando él volvió a deslizar dos dedos dentro de su sexo, ella gimió al sentirlos, a pesar de no estar acostumbrada. Había ansiado aquello durante tanto tiempo, se lo había pedido al lobo tantas veces.

264


Con una mano, él siguió tocándola, y con la otra le abrió el sexo para seguir saboreándola. —¡Por todos los dioses, MacRieve! Contra aquello no podía luchar, estaba cada vez más cerca del final. La tensión iba a más. Justo cuando estaba frente al abismo, cuando iba a tomar aire para gritar, él... se detuvo y se apartó. —¡Nooo, no puedo soportarlo! —Miró hacia atrás y vio que Garreth se levantaba del suelo. Estaba perdiendo el control, nunca lo había visto tan transformado, y tenía una mano en su erección, listo para poseerla. Lucía sentía que lo que tenía que hacer era mover las caderas e indicarle que lo necesitaba. Pero al parecer el licántropo cambió de opinión y, cogiéndola en brazos, le dio la vuelta y la puso de cara a él, apretándola contra la roca. Lucía comprendió lo que estaba haciendo y le dio un vuelco el corazón; Garreth no quería que su primera vez fuera sin mirarse a los ojos. Ella seguía desesperada por sentir sus caricias, frenética por alcanzar el orgasmo. Una vez la tuvo delante, sujetó de nuevo su miembro en las manos. «Está excitado por mí.» Lucía tragó saliva e hizo un esfuerzo por tranquilizarse. Justo cuando él colocó las caderas entre sus muslos, sintió su pene, grande, poderoso. Podía hacerle daño, partirla en dos. «Sangre resbalando por los muslos...» Se tensó de miedo, pero MacRieve empezó a susurrarle palabras de cariño en gaélico. Los pálidos ojos del licántropo rebosaban adoración. Le besó los pechos con ternura, y le recorrió el cuerpo con las manos como si fuera un tesoro. Contra todo pronóstico, Garreth consiguió excitarla todavía más. Pronto, demasiado, notó que colocaba la erección de nuevo frente a su sexo. La cabeza de la misma exigió entrar. Los rayos cayeron por encima de los árboles. «Me dolerá... me dolerá...» Él deslizó una mano entre los dos y empezó a acariciarle el clítoris con el pulgar. —¡MacRieve! —Lucía se mordió el labio inferior y gimió. «No me duele.» Le gustaba... mucho. Sentía su miembro fuerte y caliente entre su humedad. Encajaban. Aquél era su lugar. Él movió las caderas muy despacio y guió su pene más adentro. Lucía todavía podía soportar la presión, la tensión, Garreth sólo tenía que seguir tocándola. Cerró los ojos de placer. «Por eso las hembras adoran el sexo.».

265


—Yo no lo sabía —susurró. MacRieve se hundió un poco más en su interior y echó la cabeza hacia atrás para gritar, con tanta fuerza que ella pudo sentir las vibraciones en su torso poderoso. Apenas tuvo tiempo de coger aire cuando él volvió a moverse y se hundió todavía más en su interior. Ahora sí sintió dolor. —¡No! Garreth se detuvo. —¿No? —Ve... ve despacio. Él dejó que se acostumbrara a sentirlo en su cuerpo, pero tembló a causa del esfuerzo que estaba haciendo para mantenerse inmóvil. Tenía los músculos del cuello y del pecho tensos y empapados de sudor. Y, aunque parecía tener la mirada frenética, consiguió no moverse, incluso cuando clavó las uñas en la roca que había detrás de Lucía y arrancó las plantas que había allí enredadas. Cuando cayeron las hojas, ella vio unos símbolos esculpidos en la piedra. ¿Símbolos? La roca era alta y plana, debía de llegarle por la cintura... No era una roca. Era un altar. El cielo se llenó de rayos. —¡No, no! —Los ojos se le llenaron de lágrimas, que luego le resbalaron por las mejillas—. No puedo... —Luchó y trató de apartar a MacRieve. «Estamos en un altar.» Él seguía dentro de ella, y levantó una mano para acariciarle la cara. —Sea lo que sea a lo que le tengas miedo... —susurró con la voz de la bestia—, olvídalo... entre nosotros va a ser distinto. Lucía no podía ni imaginarse el esfuerzo que todo aquello le estaba suponiendo a Garreth; rebelarse contra su instinto, ser paciente cuando la bestia sólo quería poseerla. —Lousha, lo nuestro es distinto... regresa... vuelve a mí... —¡No, tú no lo entiendes! La levantó del suelo y la apretó contra su torso. —Llevo meses deseándote... obsesionado contigo... pero ahora... —¿Ahora qué? —Ahora también te has apoderado de mi corazón —le susurró al oído. Al oírlo ella sollozó.

266


—MacRieve. Había conseguido devolverla al presente, pero seguía temblando entre sus brazos. A él se le partía el corazón, así que apretó la mandíbula y luchó contra los impulsos que rugían en su interior. Tenía que ignorar lo suaves que eran sus pechos, y que tenía los rosados pezones húmedos de sus caricias. El sexo de Lucía lo envolvió, tentándole para que se moviera. Por todos los dioses, necesitaba poseer a su alma gemela. Pero ella tenía miedo... Podía sentirlo. Olerlo. —Ponte encima de mí —le pidió. —¿Qu... qué? Ella frunció el ceño cuando la sujetó por las nalgas y le dio la vuelta sin salir de su interior. Cuando estuvo sentada a horcajadas encima de él, Lucía colocó las manos en los hombros de MacRieve y le hundió las uñas, sorprendida. Pero cuando Garreth volvió a acariciarle el clítoris con el pulgar, su sexo respondió de nuevo. —Me gusta mucho. —Necesito que... necesito que te muevas. Después de dudar un segundo, ella asintió. —¿Me enseñas cómo? Él la sujetó por las caderas y la movió, le inclinó el cuerpo hacia adelante hasta que sus pechos le quedaron al alcance de los labios. Luego la empujó hacia atrás. Adelante y atrás... Cuando ella cogió el ritmo, Garreth supo que ya era suya. «Estamos haciendo el amor. Por fin puedo poseer a mi alma gemela. A mi Lousha.» Cada vez que se balanceaba encima de Garreth, uno de los pechos terminaba entre los ansiosos labios de él. Lucía perdió el miedo, se le pusieron los ojos plateados y buscó su propio placer junto con el de él. Los rayos caían del cielo y la melena le cubrió el rostro y los pechos. La lluvia le mojó la piel. «Es preciosa. Mía.» Pero Garreth necesitaba más. —Más rápido —le pidió entre dientes. «Necesito marcarla... hacerla mía para siempre.»

267


—Más rápido. Lucía arqueó la espalda hacia atrás y colocó las manos encima de los muslos de él. Con la melena le acarició las piernas. Tenía los pechos tensos y excitados y se movió frenética sobre su cuerpo. —¡Lousha! No voy a aguantar. Ella siguió moviendo las caderas y Garreth levantó la cabeza para mirarla a los ojos. —¿Vas a marcarme? —le preguntó Lucía con voz sensual y los párpados entrecerrados. —Como un poseso —le respondió excitado—. Cuando estés a punto de tener un orgasmo. —Le sujetó las nalgas con las manos y la empujó contra su erección al mismo tiempo que levantaba las caderas. —¡Por todos los dioses, licántropo! —Apretó los pechos contra su torso—. Voy a... ¿Ya estaba a punto? Él apretó los dientes para no eyacular y movió la cintura otra vez, con más fuerza. La piedra que tenía debajo empezó a romperse. —Yo... yo... Con la mirada fija en el cuello de ella, se inclinó hacia adelante y le lamió la piel... Y mientras se perdía en su húmedo interior la mordió con frenesí. La marcó... la poseyó... Casi perdió el sentido cuando la oyó gritar: —¡Garreth! Desesperado por sentir el orgasmo de Lucía, siguió mordiéndola al mismo tiempo que la movía arriba y abajo. «Más rápido, más rápido.» La piedra se rompió y ella gritó de placer; su sexo se contrajo exigente y ansioso alrededor de su erección. Garreth la siguió y eyaculó en su interior, gritando de placer contra la piel de la valquiria, moviendo las caderas sin poder parar. Lucía se derrumbó sobre el torso de él. —Está tan caliente... «Temblores. Brazos entrelazados. Corazones latiendo acompasados.» Aunque no deseaba hacerlo, Garreth dejó de morderla y se apartó; pero todavía estaba excitado dentro del cuerpo de ella, y seguía necesitando hacerle el amor. Así que la tumbó con él en el suelo.

268


Justo antes de que la colocara de rodillas, Lucía miró la piedra que habían roto entre los dos. Él la cogió por la cintura y enredó una mano en su melena en el mismo instante en que volvía a adelantar las caderas, y gimió de placer cuando ella gritó su nombre. Y a partir de ese instante, ambos se entregaron a la bestia que habitaba dentro del licántropo.

269


CAPÍTULO 40

Q

«¿ ué he hecho?» Cuando Lucía se despertó, abrió los ojos de par en par al comprender lo que había sucedido. Había dormido entre los brazos de MacRieve, tenía la espalda pegada al torso de él, y ambos estaban desnudos. Por todos los dioses, él seguía... dentro de ella. El licántropo se despertó y suspiró satisfecho consigo mismo. El sonido era tan típicamente masculino que a Lucía le sentó fatal. «Un trabajo bien hecho. Conquista realizada. Vine, vi y vencí.» Le escocía la marca del cuello. Cuando notó que MacRieve volví a excitarse, contuvo un grito y se apartó de él. «No puedo. Me duele todo el cuerpo.» Se levantó sin decir una palabra, y, con piernas temblorosas, buscó la ropa que llevaba la noche anterior y que Garreth había destrozado al quitársela. Cogió la mochila y sacó ropa interior limpia, unos shorts y una camiseta. Se vistió de prisa, sin dejar de pensar en el sonido de satisfacción que le había oído a MacRieve. «La conquista.» El lobo había conseguido todo lo que quería: a ella. «Yo en cambio no tengo nada de lo que quería.» No podía quedarse allí, tenía que alejarse de Garreth, de aquel arco que la había acompañado durante siglos. Ya no era una arquera. «¿Estoy diferente? ¿Mareada? ¿Loca?» «Me siento... mal.»

270


—¿Lousha? —El se puso en pie de un salto, cogió los vaqueros y se vistió a toda prisa. Lucía se colgó la mochila al hombro y caminó hacia los diques. Las estatuas que había junto al camino empedrado seguían mirándola. MacRieve corrió tras ella y blandió el arco y el carcaj frente a sus ojos. —Te has dejado esto, princesa. No quería mirar sus cosas, ni a él tampoco. No podía. El licántropo le había hecho eso. Le había quitado su poder. Y ahora que no tenía con qué enfrentarse a Cruach, tendría que sacrificarse y volver con él para apaciguarlo. ¿Regresar a aquella guarida con aquel monstruo? ¿Sin una flecha con que apuntarle al corazón? Sólo de pensarlo, Lucía ya no podía ni respirar. «¡No puedo hacerlo! Incluso ahora que ya no tengo nada que ofrecer...» Le escocía el cuello, el dolor era un recordatorio constante de sus pecados. «No puedo respirar...» —Bueno, si quieres te llevo el arco un rato. —Garreth se lo colgó del hombro—. Amor, dime algo. ¿Te he hecho daño? —Acto seguido, se reprendió a sí mismo—: Pues claro que te he hecho daño. ¿Te duele mucho? Ella no respondió. —¿Adónde vas? —A casa. Él aceleró el paso y se colocó delante de ella. —¿Y qué pasa con la dieumort —preguntó, y empezó a caminar de espaldas—. ¿Y con lo de salvar el mundo y todo lo demás? Estamos a punto de lograrlo. ¡Nunca habían estado más lejos! —Nïx me mandó aquí a buscar una flecha porque yo soy... era —se le quebró la voz— una arquera. Ahora todo es distinto. —Lucía ni siquiera podía utilizar una de las flechas de Skathi para detener a Cruach—. Ahora tengo otro trabajo que hacer. —«Y te odiaré por ello.»—. Aquí es donde nos separamos, MacRieve. Ve tú a buscar la dieumort. —Maldita fuera, quizá Nïx la había mandado allí por eso. Quizá era él quien tenía que cumplir la misión. —Lousha, todavía no hemos terminado.

271


—No tienes ni idea de las repercusiones que tendrá lo que hicimos anoche. ¡No tienes ni idea de lo que voy a tener que hacer ahora! —¡No, no tengo ni idea porque a ti no te ha dado la gana de contármelo, joder! — La sujetó por los antebrazos—. ¡Explícamelo! Ella dio entonces rienda suelta a su rabia, a la necesidad que tema de echarle la culpa de todo, pues ambas cosas eran preferibles al miedo que amenazaba con ahogarla. —Lousha, por supuesto que el brazalete funcionará —dijo, imitando el acento escocés de él—. Por eso se lo pedí a esas malditas brujas. ¡Yo jamás te haría daño! —Se soltó y se alejó—. ¡No deberías haberme seguido! —le gritó—. Tendrías que haberme dejado hacer mis cosas.

«Ni siquiera puede mirarme.» Quizá Lucía no era de las que podían dejar su carrera por un marido. No había nada en sus ojos, sólo... ¿amargura? Era como si una parte de ella hubiera muerto. Y él había ayudado a matarla. Ya no era una skathiana. La noche anterior había roto unos votos que había mantenido durante mil años, y, tal como le había dicho, no estaba preparada para ello. La valquiria también le había advertido que lo odiaría para siempre si la presionaba para actuar en contra de sus creencias. Trató de tocarla otra vez y ella volvió a apartarse. —Al principio te pedí que me dieras un año, y tú ignoraste mis deseos, como si no significaran nada. —Sé que la he jodido. —Se pasó la mano por la cara—. Los dioses saben que todo esto es culpa mía, pero ¿tan malo sería estar conmigo? Ya has visto lo que podríamos tener juntos... —Me juraste que no me harías daño, ¡y me lo has hecho! Un daño permanente. ¡Espero que lo de anoche valiera la pena! Garreth abrió los ojos asustado. «¿Un daño permanente?» —¿Qué te he hecho? —Mi arco, mi habilidad para disparar, todo se basaba en el juramento que le hice a Skathi. ¡Ahora ya no soy nada!

272


—¿De qué estás hablando? —¡No puedo disparar! —gritó—. Mi habilidad ha desaparecido para siempre. Se suponía que seguiría teniendo ese don si mantenía las piernas cerradas. Y ahora, por tu culpa, jamás volveré a disparar. Jamás. Él se puso furioso al comprenderlo todo. —¡Sabía que había algo más que lo de la religión! —Por fin había resuelto el misterio. Cuando aquel macho —el que pronto estaría muerto— le hizo daño, Lucía buscó asilo con Skathi y la diosa, a cambio de sus votos, le dio la habilidad de disparar como nadie. La valquiria no era la mejor porque hubiera practicado. Había hecho un pacto con el diablo... Garreth entrecerró los ojos. —A ti te importan una mierda todas esas creencias. Todo esto es por tu ego, porque quieres ser «la Arquera», la mejor del mundo. —¿Que me importan una mierda? Hasta que tú llegaste, llevaba toda la vida al servicio de esas creencias. Y ahora que se acerca un Apocalipsis voy y las echo por la borda. Antes de que tú aparecieras tema aspiraciones, era desinteresada. Ahora he cometido el acto más egoísta de los últimos mil años. —¡Deberías haberme dicho todo lo que estaba en juego! —No podía recordar la última vez que había estado tan furioso. —¿Y cuándo se supone que debía hacerlo? ¿Cuándo me soltaste todo aquel rollo sobre las esposas que sacrifican sus carreras por sus maridos? Sabía que te pondrías como te estás poniendo ahora, que serías incapaz de comprender que eligiera mi arco por encima de ti. —¿Por qué no me lo dijiste? ¿Por qué me has mentido sobre todo esto? —Oh, ¿y si hubieras sabido la verdad te habrías comportado de otro modo? ¿Lo de anoche no habría pasado si te lo hubiera explicado antes? Cuando abandonaste el Contessa ya no había nada que hacer. ¡Todo esto es culpa tuya! Yo te pedí que me dieras tiempo, y tú te negaste. Sí. Lucía tenía toda la razón, pero si le hubiera contado por qué no podía tener sexo... Garreth suspiró. Habría hecho lo mismo, habría confiado en el poder del brazalete. —¡Anoche me obligaste a copular contigo!

273


—Espera un momento, maldita sea. Tú me cogiste la cabeza para besarme. —Porque dentro de la desgracia era la mejor alternativa. —No olvides, valquiria, que te has pasado toda la noche gritando mi nombre. No puedes decirme que no me deseabas. —Te deseaba... anoche. Pero eso no significa que hoy no me arrepienta de mis actos. No significa que no tenga remordimientos —concluyó, llena de resentimiento. «La mejor noche de mi vida y quiere arrebatármela.» Al despertar, Garreth se había sentido tan aliviado; estaba convencido de que por fin Lucía le pertenecía. «Qué idiota eres...» Se había pasado un año pensando en ella cada segundo, cada momento, desde que abría los ojos hasta que se acostaba. Y si se quedaba dormido soñaba con ella, con la vida que podían tener juntos; viajando por el mundo, cazando juntos y malcriando a sus hijos. —¿Así que tienes remordimientos? Lo que para él había sido la culminación de sus sueños, una revelación, para la valquiria era un error. De repente lo vio claro. Si después de pasar la noche juntos, la noche más increíble de su existencia, seguía sin conquistarla, entonces jamás lo lograría. Se pasaría los siguientes novecientos años persiguiéndola para nada. —No sabes lo que he perdido, MacRieve. Por primera vez no tengo con qué defenderme, no puedo... —Yo te defenderé. Lucía apretó los puños y cayó un rayo. —¡Sabía que dirías eso! —gritó—. Sabía que no entenderías que, para mí, perder mi arco equivale a que me claven un puñal en el pecho. La furia de él también fue a más. —¿Sabías que diría que te protegería? ¿Y por eso te enfadas? ¿Acaso preferirías que te dijera que te las apañaras sola y gracias por el polvo? Ella entrecerró los ojos y lo miró enormemente indignada. «Lousha nunca me había mirado así.» Garreth se pasó las manos por el pelo.

274


—¡Por todos los dioses, eres la hembra más complicada que he conocido nunca! Si ya no puedes utilizar el arco, ya se nos ocurrirá algo. Recorreremos el mundo entero en busca de un modo de solucionarlo. Pero lo haremos juntos. —No tendremos tiempo. Ahora ya no puedo detener el Apocalipsis. —Se dio media vuelta para irse. —No, Lousha, no me des la espalda. —Se colocó delante de ella—. ¡No te seguiré! Lucía lo esquivó y él volvió a bloquearle el paso. —Déjame pasar —masculló ella. Garreth se cruzó de brazos. —No, valquiria, creo que te quedarás aquí hasta... Lo abofeteó. —¡Maldita sea! ¡Está bien, vete! ¿De verdad prefieres seguir lamentándote por lo que has perdido en vez de alegrarte por lo que podríamos tener juntos? Entonces, vete al diablo. Te he perseguido por todo el mundo, te he protegido, te he ofrecido todo lo que soy y todo lo que tengo. Ya no puedo más. Hasta aquí hemos llegado. —Le lanzó el arco y el carcaj a los pies—. Aunque, para variar, ahora serás tú la que tendrá que ver cómo el otro te da la espalda y se larga. Y dicho esto, se alejó de ella en dirección a los diques. Lucía no dijo nada. Tampoco era que creyera que fuera a suplicarle que regresara, pero tema sus esperanzas... Pasaron cinco minutos, diez, y ella seguía sin ir detrás de él. De verdad iba a dejar que todo terminara entre los dos. «Como si nada.» Furioso consigo mismo, Garreth clavó las garras en el tronco de un árbol. «¡La dejaré tirada en esta maldita selva! ¡Ya no puedo más!» Regresaría a Kinevane y recuperaría el tiempo perdido con su hermano y su cuñada. Ayudaría a Lachlain a buscar un hijo mortal para Emma. Garreth podía regresar con su clan y ver a sus amigos por primera vez en un año. Jugar a rugby y acostarse con todas las ninfas que encontrara. Llegó a unas rocas que había junto a un muro y empezó a trepar por ellas. Mientras ascendía, no podía dejar de pensar. Qué fáciles serían las cosas si pudiera convertir todo lo que sentía en odio... como al parecer había hecho la valquiria. El odio sería menos doloroso que aquella obsesión.

275


Quizá entonces no sentiría aquel intenso anhelo que lo ahogaba cada minuto de cada día... Algo no encajaba. Quizá ahora Lucía se estaba comportando como si lo odiara, pero antes le había demostrado una y otra vez que le importaba, que sentía algo. Garreth recordó lo preocupada que estaba la noche que él se lanzó al agua para ir al Barâo, o cuando estaba dispuesta a lanzarse también al río para ir a buscarlo. Recordó asimismo unas palabras que le había dicho: «Cuanto más me gustas, menos ganas tengo de contarte mis secretos». Llegó a la cima del dique e, incapaz de controlarse, miró hacia abajo. A lo lejos, vio a Lucía de rodillas, llorando. Garreth suspiró y se frotó el pecho para aliviar el dolor que sintió al verla de ese modo. Nunca había podido soportar verla llorar. «¡Maldita sea!» Al parecer, cuando le había dicho que no podía más, mentía. Porque la verdad era que... —Es mi princesa. «Para lo bueno y para lo malo. Jamás podré abandonarla.» Con el corazón lleno de pesar, se dispuso a regresar a su lado. Y no vio que algo se movía detrás del arbusto hasta que fue demasiado tarde.

276


CAPÍTULO 41

Todavía

en estado de shock e incapaz de dejar de temblar, Lucía se quedó

mirando su arco como si fuera un brazo recién amputado, consciente de que nunca más le volvería a crecer. La pena la llenaba por completo, la desesperación la estaba destrozando. «No soy nada. No tengo nada que ofrecer al mundo. Nada me distingue de los demás.» Había tenido miedo de dejar de ser la Arquera para pasar a ser la esposa del licántropo, y ahora, al parecer, ni siquiera era eso. Después de que MacRieve la dejara, cayó al suelo de rodillas, hundió el rostro entre las manos y se echó a llorar. Doce meses atrás había vaticinado que él sería su perdición. Y había acertado. «¿De verdad me ha dejado?» Sí, Garreth lo había dicho en serio. Habían pasado una noche increíble, llena de pasión, y al despertar ella se le había lanzado a la yugular. Pero nunca antes había estado tan furiosa, nunca se había sentido tan utilizada. Por culpa de él, ella había cambiado para siempre, mientras que de él no se podía decir lo mismo. El licántropo la había hecho suya, había satisfecho su instinto más primario, y ahora ya podía irse con otras hembras. Y dado que su hermano había retomado el trono, podía volver a ser el príncipe de la oscuridad, un ligón. Para Lucía en cambio no había vuelta atrás. No podía volver a la vida que tenía antes de conocer a MacRieve. «Y ahora le he perdido.» Él le había advertido que algún día se le acabaría la paciencia. Y ese día había llegado. La calmada y racional Lucía lloró a lágrima viva.

277


¿Qué era lo peor de todo? ¿Saber que había perdido a Garreth o pensar que quizá lo echaría más de menos que a su arco? De repente, sintió que se le erguían las orejas. Oyó un grito ahogado y levantó la cabeza. Parecía el licántropo. Fue como si el grito se interrumpiera de golpe. Se puso en pie de un salto, se pasó el brazo por la cara y miró a su alrededor. El sol atravesaba las copas de los árboles y dibujaba extrañas sombras sobre la tumba y las estatuas. Levantó la vista y buscó en la distancia, y vio que algo se movía. Sí, encima de un dique, quizá a un kilómetro de distancia. «Un momento»... Al principio no creyó lo que veían sus ojos. Las lágrimas le nublaban la visión y estaba demasiado lejos. Pero en su mente comprendió que la serpiente más grande que pudiera imaginar rodeaba a MacRieve y tenía la cara a escasos centímetros de la de él. El musculoso cuerpo del reptil estaba cubierto de manchas negras que parecían gotas de cera sobre un fondo amarillo. El morro alargado, ojos separados en la parte superior del cráneo: una anaconda. El pánico se apoderó de ella. MacRieve estaba prisionero de una de esas «cosas». Le retenía los brazos a ambos lados del cuerpo y lo estaba ahogando. Cada vez que respiraba... Era imposible que Lucía consiguiera llegar a tiempo antes de que el animal empezara a... alimentarse. Sin pensarlo siquiera, cogió su arco y el carcaj. Preparó dos flechas y apuntó. «Un kilómetro de distancia y sopla algo de viento; tengo que darle en los ojos, o en un bicho tan grande no servirá de nada.» Si fallaba, corría el riesgo de darle a Garreth, de dejarlo inconsciente, de impedir que se defendiera. Tragó saliva, tensó la cuerda y trató de aminorar los latidos de su corazón. Concéntrate... «¡Es el licántropo!» Parpadeó y se secó las lágrimas. «Le amo tanto.» La cabeza de Garreth cayó hacia adelante. «Oh, por todos los dioses, está inconsciente. ¡Suelta la cuerda, suéltala!»

278


Cuando la serpiente empezó a abrir el maxilar inferior —para tragarse a su presa entera—, Lucía relajó los dedos y soltó la cuerda del arco. Soltó el aire y se estremeció de miedo. La anaconda retrocedió; tenía dos flechas clavadas, una en cada ojo. Acto seguido, se desplomó en el suelo. Había... acertado. «Increíble.» No tuvo tiempo de pensarlo. Gritó y corrió hacia MacRieve, y, mientras corría, no podía dejar de preguntarse. «¿Cómo es posible? ¿Cómo? ¿Cómo? ¿Cómo lo he hecho?» Cuando llegó a su lado vio que el animal seguía retorciéndose. Con el corazón desbocado por el miedo que había sentido, soltó el arco y trató de quitarle a Garreth la serpiente de encima, pero no consiguió moverla. Jugar a los tractores con Regin era una cosa, levantar una anaconda muerta ella sola, otra muy distinta. —¡Licántropo, despierta! —gritó. Nada. Se quitó la mochila, corrió hacia un árbol, le dio una patada en la raíz y lo derribó. Regresó junto a la serpiente, colocó el tronco entre sus anillos e hizo palanca. Apretó los dientes a causa del esfuerzo y se apoyó en el árbol. Una y otra vez hasta que por fin consiguió apartarla de encima de MacRieve. Después tiró de éste, y, cuando estuvo lo bastante lejos del animal, se sentó junto a Garreth y le acunó la cabeza en el regazo. Estaba inconsciente, le costaba respirar y cada vez que lo hacía le salía un poco de sangre por entre los labios. —¡Despierta, por favor! —Tenía todo el torso amoratado, y podía vérsele la sangre acumulándose bajo la piel. «Heridas internas.» Le levantó un párpado. Tema los capilares del ojo reventados, y se le veía tan rojo como el de un vampiro. Pero su escocés era inmortal. Viviría. Lo único que tema que hacer era regenerarse. Se apartó de él sin querer hacerlo y le preparó una almohada con hojas. Cuando le pareció que estaba cómodo, encendió una hoguera para mantener alejadas a todas aquellas criaturas y miró a su alrededor. Estaba inquieta. Sí, tenía el arco para protegerlos, pero no confiaba demasiado en sus habilidades. ¿Tal vez las iría perdiendo poco a poco? —Tengo que saberlo —farfulló. Cogió la mochila y buscó el móvil. Le sorprendió ver que todavía funcionaba, y llamó a Nïx. —¡Lucía! —La adivina respondió en seguida—. ¿Cómo te van las vacaciones?

279


—Ocupadas. Nïx, ¿te acuerdas de que me dijiste que me contuviera? Pues... no lo he hecho. MacRieve y yo... —¿Te has acostado con él? ¿Le has marcado los colmillos con tu cuello? —Sí, algo parecido. Pero todavía puedo disparar. —Por supuesto que puedes —contestó su hermana—. ¿Llamas para que te haga la pelota? Está bien, de acuerdo. —Recitó—: Lucía la Arquera, eres la mejor. Nadie puede compararse a ti, en el mundo no hay nadie igual... —¡Nïx! ¡He tenido sexo! Skathi me dijo que si lo hacía me quitaría los poderes. La adivina chasqueó la lengua. —¿Ah, eso? La diosa te quitó los poderes hace semanas. —¿De qué estás hablando? —¿No te lo dije? Ya, al parecer a Skathi no le hizo demasiada gracia eso de que fueras a buscar una arma para matar a un dios. —¿Estás diciendo que yo... que en todo este tiempo no he tenido poderes? —Ninguno. —No puede ser verdad. He hecho algunos disparos increíbles en las últimas dos semanas. Puedo disparar igual de bien que siempre. —Pues claro. —Era como si Níx no la entendiera—. Llevas practicando mil años. —La práctica no basta para que mi destreza sea incomparable. Fíjate en la cantidad de horas que entrena Tera, y aun así podría ganarla. —Quizá tu talento sea cuestión de genética. Por lo que sabemos, tu madre bien habría podido ser Robina Hood, pesada. —¿Robina Hood? —Podría ser. ¡Tengo una idea! Quizá tus padres son dioses. ¿Te acuerdas de que eres una valquiria? La hija de Freya y Wóden. La última vez que me fijé, a nosotros todo se nos daba bastante bien. —¿Así que siempre he tenido la habilidad de disparar? —Al principio no. Pero ahora sí. El dolor que te «regaló» Skathi para que no fallaras fue su manera de «enseñarte». De enseñarte todos sus trucos. Eso era lo que creía todo el mundo. —No doy crédito. ¿Estás segura?

280


—Skathi no te enseñó a cazar, ni te dio ningún poder para hacerlo, pero aun así eres toda una experta. «Lo soy. Es algo que he aprendido sola.» —¿Y ella no podría haberme contado todo esto? —Lucía se sentía como si la hubieran abofeteado. —Oh, la diosa no sabía que ibas a ser una pupila tan capaz. No tenía ni idea de que al final serías tan buena como ella. —¿No tenía ni idea? —Otra bofetada. La diosa de la caza le había dado un par de bofetadas—. ¿Entonces Skathi creía que iba a emprender la búsqueda de la dieumort sin mis habilidades? —¡Menuda zorra!, ¿verdad? —convino Nïx—. Ella fue una de las que dijo que deberías ser ofrecida como sacrificio para apaciguar a Cruach, en vez de tratar de matarlo. «Apaciguar a Cruach.» A pesar de que Skathi sabía lo que había sufrido a manos de ese monstruo. —La mataré. —Vamos, Lucía, no puedes ir por ahí matando dioses a diestro y siniestro. ¡A no ser que encuentres más dieumorts —exclamó—. Por desgracia, sólo pueden utilizarse una vez antes de que pierdan su poder. —Skathi debería saber que yo jamás haría mal uso de ese poder, que sólo lo utilizaría contra Cruach. —Sí, pero para encontrar la dieumort tienes que abrir una tumba, y dentro habita un demonio. Era lo mismo que le había dicho Damiâno. —Creo que he encontrado la tumba. —Pues dentro hay un ser tan poderoso que, si huye, el mundo cambiará para siempre. Incluso los dioses temen que se despierte. —¿Quién es ese ser tan maligno? —El Dorado —susurró la adivina. —¿Hay algún modo de conseguir la dieumort sin despertarlo? —En la puerta de la tumba hay escritas unas normas de conducta. Si incumples alguna, te echarán de la fiesta.

281


—Maldita sea, ¿a qué te refieres? Ahora no es momento para... ¡Espera! ¿No podrías haberme contado todo esto antes, Nïx? —le preguntó, algo más irritada—. ¡Me dijiste que me contuviera y no hacía falta! —Me olvidé completamente del tema hasta que encontré un pósit que me había dejado a mí misma escondido debajo de la cama de Annika. —¿Qué estabas haciendo debajo de...? Déjalo, no quiero saberlo. —Pero el enfado que sentía hacia su hermana se desvaneció tan pronto como Lucía asumió todo lo que había sucedido. Ya no era una skathiana, esclava de los caprichos de una diosa. Ya no era una mojigata célibe. Ya no era una vícdma. «He roto un altar con mi amante el lobo.» Qué apropiado, qué embriagador. ¡Mataré a esa arpía! Tragó saliva al comprender otra cosa: podía tener hijos. Le sonrió a MacRieve, pero la sonrisa no tardó en desvanecerse. ¡Él la había dejado! Había tomado una decisión. «Uno de estos días, Lucía...»

Cuando Garreth se despertó, tosiendo, ella corrió a su lado con los ojos hinchados de tanto llorar. —¿Has dormido bien? —le preguntó. —¿Qué... qué ha pasado? —Le dolía todo el cuerpo, le zumbaba la cabeza y le escocían las heridas. —Una anaconda se puso cariñosa contigo. —¿La mataste tú? —Garreth la vio asentir y frunció el cejo. Y al recordar lo sucedido volvió a enfadarse—. Me dijiste que ya no podías disparar. —Y así lo creía, pero es evidente que estaba equivocada. —Ya, es evidente. —Trató de levantarse y volvió a toser. Se dobló sobre sí mismo al notar el dolor recorriéndole el cuerpo. Tenía todas las costillas rotas. —¿Te duele mucho? —le preguntó ella.

282


—¿Tú qué crees? —Creo que así aprenderás que no puedes abandonarme —contestó, con los ojos entrecerrados. —Iba a volver. El rostro de Lucía era inescrutable. —¿A buscarme? —Antes de que Garreth pudiera responder, añadió—: Probablemente querías convencerme de que siguiera adelante con la misión. —¡Iba a volver para buscarte a ti! ¡Por ti! Aunque no me mereces, valquiria tozuda. Ella no se defendió. —¿Por qué? Creía que ya no podías más. —¡Siempre podré más! —soltó, e hizo una mueca de dolor cuando sus costillas se quejaron del esfuerzo—. ¡Eres mi compañera, Lousha! Maldita seas, jamás querré a otra. Al oír eso, Lucía se agachó y le dio un cariñoso beso en la frente. —Me alegro. —¿Qué? —¿Le estaba tendiendo una rama de olivo? Justo cuando él había creído que ya no podía confundirlo más, la valquiria volvía a llevarlo a terreno desconocido— . Creía que me odiabas. —Odiaba las consecuencias de lo que habíamos hecho... o al menos las que creía que iba a tener que afrontar. Tema miedo y estaba enfadada, y me desahogué contigo. Lo siento. —Ah, maldita sea, princesa. —Él nunca se habría imaginado que oírla disculparse sería tan dulce como oír sus risas—. Si te sirve de algo, yo también siento haber perdido el brazalete. Metí la pata. Lucía le acarició el pelo. —Las cosas van a ser distintas ahora, MacRieve. Conmigo, me refiero. Si tú quieres. Y cuando hayamos salvado al mundo, claro está. Él sabía que las cosas ya eran distintas. La había hecho suya y la Arquera todavía podía disparar; y se la veía más feliz de lo que la había visto nunca. —¿Qué ha pasado mientras estaba fuera de combate?

283


—Ya no tengo ningún lazo con Skathi. Ninguno. Cualquier talento que pueda poseer es sólo mío. —Entonces, ¿por fin confiarás en mí? —Yo... no puedo. Todavía no. Sólo te pido un poco de tiempo. —Al ver que él fruncía el cejo, añadió—: Mira, yo no estaba lista para dos cosas; una era el sexo, la otra compartir mis secretos con otra persona. Ambos sabemos que la primera ya no es problema. ¿No puedes conformarte con eso durante un tiempo? —¿Sexo o secretos? —Garreth seguía preocupado. —Si es así como quieres verlo —respondió ella levantando la barbilla. Lucía había jugado la carta del sexo, y le había prometido que habría más. Más noches como la que habían compartido. Y estaba claro que él haría cualquier cosa a cambio de eso. —De acuerdo. Quédate con tus secretos por ahora. Y, en cuanto al sexo, sí, ahora que te he hecho mía tengo intención de volver a hacerlo tan pronto como me sea posible.

284


CAPÍTULO 42

Así

que no podemos despertar al durmiente —dijo MacRieve mientras

caminaban hacia la necrópolis. A pesar de que era evidente que todavía tenía mucho dolor, había insistido en avanzar. Ya descansarían al anochecer. Durante el trayecto, Lucía le contó lo que Nïx le había dicho, y especularon sobre lo que la adivina había omitido. Por ejemplo; aunque no había confirmado que el panteón fuera la tumba que estaban buscando, tanto Lucía como Garreth estaban convencidos de que la dieumort estaba allí. Tenía que ser la tumba a la que se había referido Damiâno, la que tenía jeroglíficos dorados. —¿Para quién crees que trabajaba Damiâno? —preguntó ella—. Si era el guardián de este lugar, ¿quién lo contrató? —No lo sé. Tal vez fuera descendiente de los que vivieron aquí. —¿De verdad crees que fue él quien descuartizó a toda esa gente? —Lucía todavía recordaba la mirada del mutante cuando MacRieve lo acusó de tal atrocidad. Parecía sorprendido. —Si no fue él, entonces ¿quién? Damiâno quería impedir que nadie se acercara a este lugar, y el Barâo iba justo detrás de nosotros. —Eso es verdad —dijo ella, siguiendo su razonamiento, pero ¿por qué seguía sin estar convencida? Cuando llegaron al descampado central y se encontraron con el camino empedrado, a Lucía le llegó un sms de RegRad:

Lo que decía Skathi de tu oscuridad es pq eres una valquiria.

285


TONTA DEL CULO

—¿Regin te manda un mensaje precisamente ahora? —le preguntó MacRieve. —Ella no sabe que éste es un momento tan crucial. —Ya, pero le estás contestando —se quejó él. —Tengo que hacerlo. Llevo años queriendo escribir esto. —Lucía escribió:

Voy a jugar a Tom Raider... pero DE VERDAD. Seguro que te gustaría estar akí. ¡ZORRA!

Después de mandar el sms esbozó una sonrisa que le duró hasta que su hermana contestó:

¿P q eres tan mala? Yo tb quiero jugar a TR.

Lucía suspiró y decidió que tendría que compensar a Regee. Cuando volviera a Nueva Orleans, le compraría algo bonito. Un sofá para jugar a los videojuegos, o quizá una espada nueva. —Mi hermano me dijo que si quería conquistarte, tenía que... tenía que llevarme bien con Regin —le dijo Garreth. «¿Conquistarme?» Lucía había descartado eso durante tanto tiempo que la impresionó oírselo decir. Sí, podía conquistarla. Y Lachlain tenía razón, Regee formaba parte de su vida y siempre sería así. —Bueno, ella y yo teníamos planeado pasarnos el resto de nuestras inmortales vidas viviendo en mansiones adosadas frente al mar. Lo decidimos de pequeñas. Y estoy segura de que cualquiera estaría encantado de tener a Regin por vecina. —¿Vecina? —A Garreth casi se le escapó una mueca de dolor. Sí, había tensión entre su hermana y el licántropo, pero Lucía sabía que MacRieve era extraordinariamente generoso a la hora de otorgar su perdón...

286


Llegaron a la tumba y él arrancó con las garras las enredaderas que la cubrían, una a una hasta encontrar la entrada; una losa sin romper que debía de medir dos metros por dos. Una especie de tirador, hecho también de piedra, sobresalía a un lado. —Fíjate en esto —dijo ella—, parece un teléfono. Alrededor del mismo había tallados más jeroglíficos que se expandían formando círculos. —¿Hacia adonde lo giramos? —preguntó MacRieve—. Tengo la sensación de que si la cagamos, las cosas podrían irnos muy mal... —Una vez vi una película en la que a uno de los protagonistas se le quedaba la mano atrapada en un mecanismo parecido a éste y luego tenían que cortársela. ¿Sientes mucho cariño por las tuyas? Él le tocó el trasero un segundo. —No tanto como tú se lo tenías anoche. —¡Lobo! Espera, tengo una idea. —Cogió el móvil y buscó en la agenda. —¿A quién llamas? —A una lingüista. Garreth dio un paso atrás y estudió los dibujos. —No creo que sea maya, ni inca. —Conozco a alguien que es omnilingüista. —¿«Omni»? —Sabe todos los idiomas de este mundo y de los universos paralelos. Garreth enarcó una ceja como si estuviera impresionado, hasta que añadió: —Tera la Duende. —¿Qué pasa? —le preguntó ella al oírlo gruñir. —Nada. ¿De qué la conoces? —Siempre nos enfrentamos en las Competiciones de lo Antiguo. Atlanta, la media hermana de Lucía participaba en las carreras, Kaderin la Despiadada en los duelos de espada, y Lucía en las pruebas de tiro con arco. Siempre ganaban.

287


Y ella machacaba a Tera constantemente. Pero bueno, como no tenía nada que perder, marcó su número. —Valquiria —la saludó la duende con frialdad. —Tera, necesito un favor. Necesito que me traduzcas una cosa. —Claro, ¿y por qué iba a ayudarte? —Porque tengo que evitar un Apocalipsis —contestó, y luego procedió a explicarle dónde estaban y los detalles más importantes. Cuando terminó, la duende suspiró. —¿Puedes hacer una foto de los jeroglíficos y mandármela por e-mail? —¿Cuál es tu dirección? —le preguntó Lucía. —Lamejorarqueradelmundo@gmail.com. —Creo que la mejor arquera del mundo ya se había quedado antes con esa dirección. —Teraladuende@noblesduendes.com —En seguida te las mando—. Lucía colgó y fotografió los jeroglíficos, y luego los mandó por e-mail. La duende envió un mensaje para confirmar que había recibido las fotos:

En seguida te llamo. PD: Dile al hombre-lobo que quiero que me devuelva el carcaj.

Lucía miró a Garreth con las cejas en alto. —Tera dice que quiere que le devuelvas el carcaj. Él puso cara de inocente. —¿Qué? Maldita duende... El móvil sonó pasados cinco minutos y Lucía conectó el altavoz. —Felicidades, habéis descubierto un idioma hasta ahora desconocido —les dijo Tera—. Es logosilábico, y combina trescientos silabogramas, algo que equivaldría a las sílabas, y ochocientos logogramas, que vendrían a ser nuestras palabras. —Ya, eso nos da igual. ¿Qué dice?

288


—Hay tres advertencias. La primera es que no derraméis ningún líquido sobre los vigilantes. La segunda, que no perturbéis el descanso de El Dorado. Y la tercera, que no os llevéis el oro que custodia la tumba. En resumen, mantenedlo seco, no toquéis el oro y apartaos del tío muerto que duerme dentro. ¡El Dorado estaba allí! —¿O qué? —preguntó Lucía—. ¿Qué pasará? —La tragedia saldrá a vuestro encuentro —contestó Tera—. Supongo que estamos hablando de tecnología muy antigua, trampas y cosas así. Es decir, que el destino del mundo está en manos de un torpe licántropo y de una avariciosa valquiria que están a punto de entrar en una tumba llena de oro intocable. Creo que está noche saldré un rato... —Dinos cómo podemos entrar —la interrumpió MacRieve. —Girad la rueda hacia la derecha, luego hacia la izquierda y otra vez hacia la derecha. —¿Hasta qué punto estás segura de que tenemos que hacer eso? —le preguntó él. —Tanto como de que Lucía lleva mi carcaj atado al muslo. MacRieve siguió sus instrucciones y, al terminar, la puerta giró hacia un lado y se apartó, dejando al descubierto un túnel. Salió aire de él, igual que si la tumba hubiera soltado el aliento. —Este sitio estaba sellado —comentó Garreth con los ojos entrecerrados. —Lo de no mojar nada debe de ir en serio —dijo ella. Luego se dirigió a Tera—: Eh, ya estamos dentro. Gracias por tu ayuda... —¿Qué me dices de mi carcaj? Lucía miró al licántropo, que se limitó a levantar la barbilla, como diciendo que lo había robado jugando limpio. —No te prometo nada —le contestó ella a la duende. Colgó y ambos se prepararon para entrar. Lucía dejó la mochila en el suelo y cogió el arco, mientras Garreth preparaba sus garras. —Deja que entre yo primero —dijo él cogiéndole la mano que tenía libre—. Puedo oler si hay trampas, o enemigos acechando. Empezaron a recorrer el estrecho túnel y Lucía podía notar el entusiasmo de MacRieve. Emanaba de él a raudales, pero entonces se detuvo.

289


—Supongo que deberíamos haber hablado antes del tema, pero las valquirias son famosas por su... codicia, y yo te estoy llevando directo a lo que podría ser El Dorado. ¿Vas a poder aguantarlo? —No soy tan avariciosa como alguna de mis hermanas. —«Y hay algo que deseo mucho más que todos esos tesoros»—. Podré aguantarlo. Garreth la miró algo dubitativo, pero al final asintió, y luego prosiguieron su camino. Del techo colgaban telarañas. Soplaba una cálida corriente de aire que levantaba el polvo del suelo y zarandeaba a las arañas. A pesar de que ya debían de estar bajo el nivel del suelo, las paredes seguían secas y la temperatura era sofocante. —No puedo ni imaginar qué aspecto tendrá la flecha —dijo Lucía en voz baja—. Las de Skathi eran bonitas, pero la dieumort... Seguro que será preciosa. Y dorada, y con el contrapeso perfecto, y la más aerodinámica que habré visto nunca. —Sea como sea, lo mejor será que vayamos con cuidado. —Las telarañas eran cada vez más densas y Garreth utilizó las garras para apartarlas—. No me gusta tener que enfrentarme a «tecnología antigua». —Estoy de acuerdo. Cinco minutos más tarde, ella volvió a hablar: —MacRieve —murmuró—, ¿ves algo que brille por ahí delante? —Sí, estamos a punto de entrar en la cámara principal. —Dios mío, es El Dorado —suspiró Lucía al llegar. La «cámara» era tan grande como un almacén y tenía el suelo y las paredes recubiertos de oro macizo. A lo largo de todo el perímetro había tesoros amontonados unos sobre otros; lingotes de oro, cálices y joyas. —¿Cómo lo llevas, princesa? —Estoy impresionada. —Le soltó la mano y giró sobre sí misma—. Pero no tentada. «Todavía.» Se acercó al centro y Lucía vio un gigantesco sarcófago dorado encima de una tarima de piedra. —¡Mira, licántropo! —exclamó, excitada por el hallazgo—. Ahí tiene que estar El Dorado. Estoy segura.

290


Había cuerpos momificados a ambos lados del sarcófago, restos que parecían pertenecer a algún tipo de humano. «Deben de ser los vigilantes.» Aquellos rostros alargados le resultaban familiares. Y justo cuando Lucía recordó a quién le recordaban, MacRieve dijo: —¿Wendigos? Los wendigos eran devoradores de carne, como los zombies, pero mucho más rápidos. Tenían la cara alargada y colmillos puntiagudos. —Creía que sólo se los encontraba en los bosques del norte. —Yo también lo creía. Ahora veo que no es así. Había wendigos por todo el suelo, como si fueran animales a los pies de su amo, y parecía que se hubieran quedado dormidos en aquellas posturas para no volver a despertar. —¿Cómo se han secado así? —preguntó ella. —No lo sé. —De repente, MacRieve se le acercó con una mano levantada—. ¡Cuidado! —Atrapó una gota de sudor que le caía de la barbilla. —Lo siento —susurró ella, y se dio media vuelta para secarse la cara con la manga de la camiseta. Esquivaron a aquellas criaturas con mucho cuidado y llegaron al sarcófago. No tenía tapa, como si estuviera en un tanatorio. Lucía se secó el rostro de nuevo y se inclinó hacia adelante con el corazón encogido. Bajo una finísima tela dorada descansaba una momia... El cuerpo estaba decorado con joyas, llevaba una coraza en el pecho y una corona, y anillos en todos los dedos. «Impresionante.»

Lucía miraba el sarcófago con los ojos como platos. A pesar de que a Garreth sólo le interesaba encontrar la dieumort, él también echó un vistazo a la momia enjoyada. —¿No tienes ganas de coger un par de chucherías? —No estoy mirando eso. Fíjate en el cuerpo. —No tendría que estar tan bien conservado —comentó Garreth algo ausente, y volvió a concentrarse en la búsqueda de la dieumort.

291


—Hay algo más que no encaja. Él volvió a mirar. —Vaya, El Dorado tiene tetas. Y grandes. Lucía lo fulminó con la mirada. —Intenta ser más serio. —Bueno, El Dorado no es un hombre. —Es La Dorada —puntualizó Lucía en voz baja—. La historia está mal. Pero que muy mal. —Tiene sentido. —¿A qué te refieres? —Si tú fueras un conquistador en busca del oro de estas tierras y no lo encontraras por ninguna parte porque los nativos han sido más listos que tú, porque una mujer ha sido más lista que tú, ¿lo dirías? —Negó con la cabeza—. Además, en esa época, y lo sé porque conocí a unos cuantos conquistadores, la fragilidad del ego de esos hombres era más que notable. —Fue lista y supo ocultar el oro. —Lucía miró a la momia con algo de cariño—. ¿De verdad crees que puede ser tan mala? —Eso no importa. Cojamos los que hemos venido a buscar y larguémonos de aquí. Inspeccionaron todos y cada uno de los recovecos de la cámara. Vieron más riquezas de las que podrían haber imaginado, pero ni rastro de una arma. Por fin, en una esquina, oculto entre las sombras, Garreth encontró un carcaj cubierto de polvo. Dentro sólo había una flecha. No era dorada. Ni preciosa. Pero algo en ella lo atrajo. Podía sentir... su poder. —Ven, Lousha, creo que he encontrado tu dieumort. —Cogió el viejo carcaj y le quitó el polvo. Ella lo miró atónita y se acercó. —No, no puede ser —dijo decepcionada—. ¿Es de madera? Ni hablar. —Quizá significa que para matar a un dios viejo tienes que utilizar una flecha igual de vieja. —¡La flecha está hecha de hueso! —exclamó entonces ella, cuando Garreth la sacó del carcaj—. Mira las plumas, parecen de dodo.

292


—Vamos, cógela. Lucía la aceptó de mala gana y abrió los ojos de par en par. —¿Tú también puedes sentirlo, no?, ¿su poder? —Sí —reconoció ella—, pero ¿huesos y madera? —Ambos materiales son de fiar. —¡MacRieve! Es como si Serena Williams fuera a jugar a Wimbledon con un matamoscas. —Sí, pero si fuera tan buena con la raqueta como tú lo eres con el arco, seguro que igualmente ganaría. Ante tal cumplido, Lucía le sonrió. —Tienes razón, lobo. Tanto si la flecha es bonita como si no, nos la llevamos. —Se la metió en el carcaj. —Has elegido bien —le dijo él serio, y luego añadió—: Me alegro de que no sea de oro. No quería asustarte, pero mi instinto me decía que tuviéramos cuidado. Ahora, a ver si podemos irnos de aquí sin despertar a nadie. Por ahora, la cosa no pinta demasiado mal, ¿no crees? Ella se rió y se lanzó a sus brazos, y dándole un sonoro beso en los labios. —¡Lo hemos conseguido! —Ten cuidado con las costillas, princesa —se quejó Garreth. —¡Oh, lo siento! Lucía se apartó, pero había bastado ese gesto para que el dolorido cuerpo del licántropo respondiera. Garreth respiró hondo y la dejó ir. —Salgamos de aquí. De camino a la salida, a él le pareció oír algo y se volvió hacia el sarcófago. —¿Has oído eso? Pero ella seguía avanzando y canturreando de felicidad. —¡Espera, Lousha! Estaba seguro de que había oído algo.

293


CAPÍTULO 43

Lucía no pudo evitar sonreír al salir de la tumba. La flecha no tenía un aspecto especial. Estaba muy lejos de ser la flecha dorada con la que había soñado... pero se podía notar su poder latente. De hecho, nunca antes había sentido nada igual. La noche anterior, en la lancha, pensó que estaba acabada. Esa misma mañana había perdido toda esperanza, y ahora volvía a estar en el juego, en una posición mejor de lo que podría haber imaginado. «Voy a destrozar a mi pesadilla.» ¿Cuántos seres tenían la oportunidad de quitarse de encima, de ellos y de todo el mundo, una abominación? Al pensarlo, su agresividad, su oscuridad salieron a la luz, llenándola con la necesidad de una cruda violencia. Quería matar a Cruach, hacerle daño. Su camino estaba claro: debía viajar hasta las tierras del Norte, donde estaba la guarida de Cruach, encontrarse allí con Regin y después ejecutar al dios. Lo único que tenía que hacer era despistar a MacRieve en Iquitos... De repente, un vampiro se materializó de la nada a unos seis metros escasos de ella. «Lothaire.» Estaba justo allí, de pie bajo la sombra de los árboles. El licántropo tenía razón... había estado a bordo del Barâo. A pesar de que su expresión no dejaba entrever nada, Lucía podía sentir cómo la amenazaba. Levantó el arco y disparó tan rápido que todo se vio borroso, pero él la esquivó teletransportándose a una velocidad impresionante. El zumbido de la flecha se perdió a lo lejos.

294


«He... fallado.» Se preparó para sentir el atroz dolor; cerró los ojos y esperó... «Sigo esperando.» Abrió los ojos de par en par. Nada. «Porque Skathi ya no tiene ningún poder sobre mí...» Pero, de pronto, Lothaire sí lo tuvo. Se había teletransportado detrás de ella, y la sujetó con fuerza por el cuello. «¡Estoy empezando a hartarme de que todo el mundo me sujete por el cuello!» Con su acento ruso, tan marcado, el vampiro le ordenó: —Lanza el arco, valquiria. O te teletransportaré lejos de aquí. En un abrir y cerrar de ojos, podía llevarla a las mazmorras de la Horda. Sin alternativa, dejó caer el arco al lado de su mochila. —Sabía que eras tú quien iba a bordo del Barâo. MacRieve salió de la tumba justo en ese momento. —Suéltala —dijo. La bestia se insinuaba sobre él, y los colmillos aparecieron. Unos ojos azul pálido evaluaron la situación buscando cualquier signo de debilidad en Lothaire. —Acércate más y ella lo pagará —lo desafió éste fríamente. Dirigiéndose a Lucía, le preguntó—: ¿Estabas buscando una dieumort? —Sí, cógela —intervino Garreth—, pero suelta a la valquiria. —Yo no estoy aquí por eso, sino por algo mucho más interesante. Vamos, dentro, Arquera. Lucía se resistió. —Lothaire, estamos aquí para evitar un Apocalipsis, un fin del mundo real. Como si no la hubiese oído, continuó: —Llévame a El Dorado. Ahora. Ella dudó, hasta que MacRieve, asintiendo rápidamente con la cabeza, dijo: —Hazlo. Ella no veía más alternativa que colaborar. Con el brazo del vampiro presionándole todavía el cuello, se dirigió hacia el interior de la tumba. El licántropo los siguió; de su garganta salía un leve gruñido.

295


—¿No te importa que estemos intentando evitar un Apocalipsis? —le preguntó Lucía a Lothaire—. ¿No tienes a nadie en este mundo que prefieras que, no sé, que no se muera? La presión sobre su cuello se intensificó. Luego le dijo entre dientes: —Tú no me conoces, valquiria. —La voz grave del vampiro no presagiaba nada bueno—. No sabes qué cosas realmente me importan. «Produce escalofríos.» —Se supone que no debemos coger ningún tesoro ni molestar a El Dorado — contestó, haciendo caso omiso del peligro—. O despertaremos un mal ancestral. —Tras decir esas palabras, se calló. Como si al vampiro pudiese importarle algo... El era también un mal ancestral. Seguramente, la perspectiva de incrementar el mal lo alegraba. Cuando volvieron a entrar en la cámara, de todos los tesoros que allí había, Lothaire sólo mostró interés por un simple anillo de oro... de los que llevaba puestos La Dorada. —¡No puedes hacer eso, vampiro! —dijo Lucía—. Si coges cualquier cosa de su cuerpo, estaremos todos condenados. —¿Eso crees? —contestó, divertido. Sin dejar de sujetarla con fuerza por el cuello, alargó la mano, y arrancó el pulgar del cuerpo de la momia. Lucía ahogó un grito. —¿Por qué ese anillo, Lothaire? —preguntó MacRieve—. ¿De entre todos estos tesoros? —Cuestión de gustos —contestó él. Y guardó el dedo con el anillo en el bolsillo de los pantalones. —¡Bastardo! No puedes llevarte esto de aquí —gritó ella, a la que seguía manteniendo bien agarrada—. No lo entiendes... se activarán trampas. Nos matarán a todos. Notó cómo Lothaire se encogía de hombros. —Entonces, tengo suerte de poderme teletransportar. —No si de mí depende —replicó Lucía y, cogiendo el brazo de Lothaire, le clavó las garras—. No te llevarás ese anillo. —¡Lousha, no! ¡No luches con él! —Mientras Garreth corría hacia ellos, Lothaire levantó las manos. Lucía notó una presión, y entonces se oyó un extraño crujido. Y todo se oscureció.

296


Mientras Garreth corría hacia ellos, lo vio todo como a cámara lenta. Sin contemplaciones, el vampiro cogió la barbilla y la nuca de Lucía y le retorció el cuello. El ruido que hizo el hueso al quebrarse fue espeluznante. El pequeño cuerpo de la valquiria cayó al suelo. MacRieve lanzó un rugido ensordecedor, Lothaire se había teletransportado unos cinco metros hacia el túnel de entrada. —Te he dicho que no te acercaras —dijo—. He tenido que castigarte en ella. Garreth gritó furioso, pero el vampiro ya había desaparecido. Al instante, empezó a oír un mecanismo que chirriaba. «Las trampas...» —Lousha, despierta, cariño. —No podía ser que la hubiese matado. Ella no podía... pero ¿qué sabía en realidad de la Tradición? ¡Nunca hubiese creído que su primo se casaría con una bruja o que la reina de los licántropos sería una vampiro! Fuera, se oyó el ruido de rocas partiéndose. La tumba empezó a temblar, mientras azulejos dorados caían del techo. Garreth cogió a Lucía, protegiéndole la cabeza, que le colgaba hacia atrás, y salió corriendo a toda prisa. Cuando llegó a la entrada de la tumba, apenas podía ver; el aire estaba lleno de polvo de las rocas. ¡Los diques se estaban cayendo! Las paredes de los mismos se derrumbaban, y el agua entraba a toda presión por los agujeros. Todos los diques iban a desmoronarse como si fuesen un castillo de arena. La necrópolis estaba a punto de desaparecer. A punto de ser bombardeada con agua, piedras y anacondas. Lo que le dejaba dos únicas alternativas: esconderse en uno de los templos, intentando cubrir a Lucía de los impactos; o correr con ella, llevándola completamente desprotegida...

297


CAPÍTULO 44

L

« os monos aulladores chillan. Las rocas chocan entre sí. El suelo tiembla.» La conciencia de Lucía iba y venía, notó que el licántropo la llevaba como haría un bombero en un salvamento, colocada sobre uno de sus hombros. —¡Maldición! —gritó Garreth, recogió las cosas de Lucía y salió corriendo. A cada paso que daba, ella notaba una punzada de dolor en el cuello. El resto del cuerpo lo tenía entumecido. Mientras recorrían el camino empedrado, las estatuas que lo flanqueaban empezaron a caer, como piezas de un dominó gigante. MacRieve se agachó y las fue esquivando sin dejar de correr. Entonces llegaron al bosque, las raíces de las enormes ceibas salían disparadas del resquebrajado suelo como si fuesen brazos que quisieran atraparlos. Lucía no podía hacer nada para ayudar al lobo. Éste empezó a saltar una vez y otra y ella vio, boquiabierta, que, debajo de ellos, el suelo se fracturaba en numerosas grietas que se abrían y cerraban como si fuesen branquias respirando... Al fin, contra todo pronóstico, MacRieve logró llegar al dique. Escaló la pared de roca mientras ésta se iba desmoronando bajo sus pies. Las ramas de las enredaderas se rompían y restallaban, sonando como latigazos. Cada vez que le parecía que Garreth había recuperado el equilibrio, las piedras desaparecían, y se hundían de nuevo. Aquí y allá, la presión del agua, inimaginable, lanzaba rocas como si fuesen balas de cañón. Justo por encima de ellos, el agua salía en descomunales chorros.

298


—Aguanta, princesa —le dijo él—. Te sacaré de aquí. —Y añadió con un murmullo—: Sea como sea. Después de eso, Lucía volvió a perder el conocimiento. La siguiente vez que se despertó, Garreth la estaba tumbando sobre el suelo de la lancha. Entonces, débilmente, pudo oír cómo intentaba arrancar el motor, una y otra vez. —¡Venga, enciéndete, hijo de puta! Rugió al lograrlo... ¡Estaban a salvo! —¿Puedes oírme, Lousha? —le preguntó mientras salían de allí. Ella parpadeó, entornando los ojos al ver el sol del atardecer colarse por entre las ramas. Frunciendo el cejo, levantó la cabeza... Una punzada de dolor le atravesó el cuello y bajó por su espalda. —¡Ay! —¡Maldita sea, no te muevas! Lucía no podía mover la cabeza sin que le doliera, sólo podía mirar hacia arriba. Volvió a intentarlo y gritó: —¡Oh, cómo me duele! —Entonces deja de hacerlo. Quédate tumbada y quieta durante un rato. —¿Estamos ya a salvo? —Bueno, yo no lo afirmaría todavía. Ella podía oír la hélice en el agua, y oler el humo del motor, y aun así las ramas que tenía encima parecían no moverse. ¿La lancha se había parado? ¡Por todos los dioses! Estaban intentando salir de una corriente que contrarrestaba su velocidad. —Estamos a punto de ser engullidos por la necrópolis, ¿verdad? —Sí.

«¡Venga, venga!» Garreth no dejaba de decir eso para sus adentros. ¿Cuánto más podría aguantar aquel motor? Lucía había estado callada mucho rato.

299


—¿Estamos ya a salvo? —preguntó entonces. —Todavía no. —Y justo en el momento en que lo decía, la corriente por fin los soltó y la lancha salió disparada hacia adelante, liberada. Garreth cerró un breve instante los ojos, aliviado. —Licántropo, tendrás que ir contándome qué pasa. Sólo puedo mirar hacia arriba. —Ahora estamos fuera de peligro... y de camino al Contessa. —«Si es que el barco sigue allí.» —¿Cómo has conseguido que saliéramos de ésta? —quiso saber. «Pura chiripa.» —Soy muy hábil. ¿Cómo tienes el cuello? —Aunque era una fractura mortal, para la valquiria sería pequeña y fácil de regenerar—. Si te duele, es que se está curando. —Entonces definitivamente se está curando. Creo que me podré sentar dentro de poco —dijo—. No puedo creer que Lothaire haya podido hacerme esto. Y, aparte de eso, lo que más me sorprende es que estuviese allí, en la tumba. Hace que me pregunte cuánto tiempo llevaba vigilándonos. «No cabe duda de que la sanguijuela ha visto cómo nos apareábamos. ¡Malditos vampiros!» —¿Cuándo se ha convertido Lothaire en un ser tan fuerte? —preguntó Lucía. —Recuerda, es ancestral, el Enemigo de lo Antiguo. —Y los inmortales se hacían más fuertes con el paso de los años. —¿Qué crees que quiere hacer con ese anillo? —Ni idea. Era la pieza de oro más sencilla de toda la sala. Debe de tener poderes que desconocemos. —¿Crees que volverá? —Yo diría que ya está muy lejos de aquí. —«Como deberíamos estarlo nosotros.» —¿Qué vamos a hacer con el gran mal que hemos provocado al arrancarle el dedo a la momia? Además, me voy a arriesgar y diré que seguramente hemos humedecido algo mientras observábamos. Hemos roto las tres normas. —No creo que nada haya podido sobrevivir a la rotura de los diques. La necrópolis habrá quedado arrasada y sumergida. —«Pero los wendigos si habían podido sobrevivir...» Estos eran asesinos rapaces. Y La Dorada... ¿quién sabía de lo que sería capaz? Un guerrero tan fuerte como Damiâno la temía.

300


Lucía se quedó callada un momento, y entonces preguntó: —¿Qué haremos si el Contessa se ha ido sin nosotros? ¿O se ha hundido? —Remaremos en esta lancha el doble de días que tardamos en llegar con el Contessa a motor. O podemos intentar arreglar el Barâo. —Un barco fantasma. Lleno hasta los topes de cuerpos descuartizados—. Deseemos que no se hayan ido. Lucía alargó la mano hacia él. —Ayúdame a levantarme. —Lousha, es demasiado pronto. —No moveré la cabeza. —Cuando, a regañadientes, Garreth la ayudó a sentarse, parecía tensa y dolorida, pero no demasiado—. ¿Lo ves? —De acuerdo. Y ahora, dime, ¿qué es lo último que recuerdas haber visto de los pasajeros y de la tripulación? —Travis estaba herido. Se dio un golpe con la cabeza contra una pared y se quedó inconsciente. Schecter se había meado encima de miedo, literalmente, Rossiter estaba en la sala de máquinas, manteniendo en marcha las bombas de achique. —¿Y qué hay de Izabel y Charlie? —¿Quieres decir Chizabel? —Garreth frunció el cejo y ella le explicó lo que había visto; que el cuerpo de Izabel había cambiado, como lo haría un mutante, de mujer a hombre. —¿Viste a Izabel convertirse en Charlie? —preguntó él. —Sí, delante de mis ojos. —¿De veras? —Entonces volvió a fruncir el cejo—. No te cambiarías el bañador delante de Izabel, ¿verdad? —Sólo un par de veces. —¡Maldita sea! Charlie ha visto a mi compañera desnuda —dijo ásperamente—. Casi me gustaba más cuando pensaba que era un asesino con un machete. —Esquivó un tronco—. Tienes que averiguar cuál es su historia. Satisface mi curiosidad de licántropo. —¿Qué les diremos a los demás cuando volvamos? —La verdad a medias. Que Damiâno nos atacó ayer por la noche con un machete. Así que saltamos a la lancha para ir al Barâo. Pero allí él ya había matado a

301


todos los pasajeros. Entonces se nos paró el motor y nos quedamos a la deriva hasta que he conseguido arrancarlo otra vez. —Me parece bien —contestó ella, encogiéndose de hombros sin darse cuenta, y estremeciéndose a causa del dolor que sintió en el cuello. —Tranquila, princesa. Necesitarás tiempo. Por suerte, lo tenemos de sobra... Durante horas, estuvieron viajando río arriba, rogando que el Contessa siguiese allí. Ya bien entrada la tarde, Garreth dijo: —Debería estar pasada la curva. —Y contuvo la respiración... —¡Nos han esperado! —Lucía soltó un suspiro de alivio al ver el barco que todavía estaba anclado—. ¡Y se mantienen a flote! No sé de quién habrá sido la decisión de esperarnos, pero se han convertido en mis nuevos mejores amigos. Necesito una cama seca y una ducha. —Sí, y café y comida para mí. Parece que volvemos a tener suerte. En el Contessa se veían algunas vías de agua, pero no se había hundido... Buena señal. Aquella cafetera iba a dar más guerra de lo que creían. El generador seguía funcionando, y las bombas zumbando. Por supuesto, la embarcación estaba de pena. La mayor parte de las barandillas habían desaparecido, y los cristales estaban rotos. El único equipo de aire acondicionado colgaba precariamente del marco de una desvencijada ventana. Por todas las cubiertas, había vegetación seca, y unas marcas de barro de unos cinco metros a los costados del barco, seguramente de las colas de los caimanes al atacar. —Estoy convencido de que aún puede llegar a puerto —dijo Garreth mientras guiaba la lancha—. Iremos a favor de la corriente y, con toda la lluvia que ha caído, el agua se mueve de prisa —añadió, y luego pensó: «Y cuando te tenga a salvo, me encargaré del tema de Cruach yo solo.» —Oh, por todos los dioses, mira eso —exclamó Lucía, señalando el caimán gigante muerto y colgado de un tronco cercano. Sus flechas todavía le sobresalían de los ojos. Había moscas revoloteando alrededor del ensangrentado cuerpo por arriba... y pirañas por abajo. Los peces se peleaban por el botín, arrancando trozos del reptil con gran vigor; las extremidades y la cola del caimán estaban tiesas, como si todavía estuviese vivo. —Es la forma que tiene la jungla de deshacerse de la basura —comentó Garreth—. Estará completamente limpio en cuestión de segundos. —Esquivó a las

302


pirañas y se dirigió a lo que quedaba de la plataforma del Contessa. Una vez hubo atado la lancha, llevó a Lucía a bordo, dejándola de pie con mucho cuidado. —Deja de tratarme como si fuese de cristal, MacRieve. Ya estoy curada. Él le pasó un brazo alrededor de la cintura. —Y yo también. Así que podemos darnos una ducha juntos. —De acuerdo, pero lo primero es lo primero. Vamos a ver a los demás. —¡Travis! —llamó Garreth. No hubo respuesta. —Creo que el capitán debe de estar fuera de combate —dijo Lucía—. El golpe que se dio dejaría fuera de combate incluso a un inmortal. —¿Hay alguien? —gritó él, husmeando el aire a su alrededor. No había vampiros, no estaba Damiâno, no había tradicionarios... entonces ¿por qué se sentía tan incómodo? Cuando oyeron voces que venían del salón, fueron hacia allí. Izabel y Schecter estaban de pie en la sala, muy pálidos. —¿Qué pasa? —preguntó Lucía. Sólo entonces, vieron a tres hombres con túnicas detrás de ellos, cubiertos de sangre seca y apuntándolos con pistolas.

303


CAPÍTULO 45

C

— roms —dijo Lucía entre dientes. Por eso el Contessa no había partido. Aquellos bastardos habían estado esperándolos con rehenes. Los tres tipos tenían miradas de fanáticos y, aunque llevaban pistolas, portaban sus armas habituales colgadas de la cintura: espadas con el símbolo de Cruach en la empuñadura... y la hoja manchada de sangre. —Vosotros sois los que matasteis a los pasajeros del Barâo —dijo Lucía. No había sido Damiâno. El mayor de los tres croms, que obviamente era el líder del grupo, contestó: —Todos fueron sacrificados en su nombre. Lo único que había hecho el mutante era coger el machete de Izabel. Claro que no había tardado ni un segundo en sujetar a Lucía por el cuello y amenazarla con él. —¿Y os habéis traído pistolas? —se burló MacRieve—. ¿Habéis venido a hacerme cosquillas? —Danos la dieumort —ordenó el líder—. O mataremos a estos dos. Garreth se encogió de hombros. —Pues hazlo. Schecter soltó un grito y pareció que le fallaban las piernas; se cogió del brazo de Izabel, pero la chica lo apartó. —¿Estás loco? —preguntó el doctor—. Dales lo que andan buscando. —No te puedes imaginar qué mierda de día he tenido. —La expresión de MacRieve era terrorífica—. ¡No voy a darle nada a nadie!

304


—Entonces te dispararé a ti —dijo el líder. —Como te apetezca. —La bestia del licántropo empezaba a revolverse—. Hazlo... —No queremos llevarnos la dieumort, queremos destruirla. —El líder le hizo una señal al hombre más joven, que se abrió la túnica y dejó a la vista un cinturón lleno de explosivos. Levantó el puño, que le temblaba, y acercó el pulgar al botón rojo del detonador. Garreth murmuró: —Has conseguido llamar mi atención. —¡No se la des! —intervino Lucía—. Van a volarse de todas formas. Les encanta sacrificarse. Él negó con la cabeza y en voz baja, le dijo: —Esto podría matarte. —Sus ojos cambiaron al azul pálido cuando la miró—. No puedo arriesgarme a... De repente, se oyó un estampido ensordecedor y la cabeza del hombre bomba reventó, salpicando de sangre el mapa que había en la pared, detrás de él. Lucía se volvió de golpe. Travis estaba apoyado contra la pared de fuera del salón, con un rifle humeante y la cabeza vendada. —¡Corre Izabel! —gritó—. ¡Vete! —Ella y Schecter salieron disparados en dirección a la puerta. Los dos croms que quedaban miraron a su camarada muerto y luego se apuntaron a sí mismos con las pistolas. —¡MacRieve! —dijo Lucía—. ¡Van a hacer estallar la bomba! Él ya estaba poniéndose delante del hombre caído, interceptando las balas, con sus ojos azul pálido mirando a los croms. Consciente de la carnicería que se avecinaba, Lucía cerró la puerta en las narices de Travis, y echó el pestillo. Bajo una lluvia de balas pero protegiendo aún el cuerpo del hombre bomba, Garreth cargó contra los dos croms, abriéndoles a ambos la garganta con sus garras. Los dos cayeron al suelo, el uno casi decapitado, y el otro intentando taponarse inútilmente con las manos la yugular reventada. Corriendo al lado de MacRieve, Lucía gritó: —¡Ah, por todos los dioses, mira tu pecho! —Lo tenía acribillado a balazos.

305


—Me recuerda... nuestra primera cita. —Estás loco, licántropo. —Lo besó en la frente. —Él te quiere a ti, valquiria —consiguió farfullar el único crom que seguía con vida, haciendo que Lucía se tensara. De un salto, ésta se lanzó sobre el mortal y le cogió la ensangrentada cabeza. «Es el día de los cuellos rotos, ahora me voy a vengar.» —Quiere que tú... Ella le retorció la cabeza, mirando al techo mientras la recorría una sensación de satisfacción. Cada vez que mataba a uno de aquellos fanáticos, se imaginaba que el Maldito Sangriento sentía dolor. «Y esto sólo es un aperitivo, marido. Estoy a punto de enseñarte qué te...» Con dificultades, Garreth se dirigió a ella: —Podríamos haberle sacado información. —Mi temperamento ha podido conmigo. Lo siento —dijo, volviendo a su lado. Odiaba mentirle, pero estaba muy cerca de poder enterrar aquel secreto para siempre. Y, de alguna manera, las razones que tenía para mantenerlo en secreto habían pasado de querer ocultar su vergüenza a proteger a su escocés. —Lousha... creo que una de esas balas me ha alcanzado el corazón. Me parece que voy a perder el conocimiento un rato. Mantente alejada del peli... —Y se desmayó. Se oyó golpear a la puerta, y a Travis gritar: —¡Estoy a punto de volar esta maldita puerta! —Nos vas a herir a nosotros —contestó Lucía—. Danos un segundo. Estamos bien. Sí, bien, pero con unos cuerpos destrozados a su alrededor de los que debían librarse. «¡No nos pueden descubrir ahora!» Ya estaban metidos en suficientes líos. «¿Cómo puedo hacerlo... cómo puedo hacerlo...?» Su mirada se fijó en una de las ventanas rotas. «La forma que tiene la jungla de deshacerse de la basura.» Arrastró el cuerpo del líder de los crom, acercándolo a la abertura. Entonces lo lanzó al río. «Flota, flota.» Travis empezó a golpear la puerta con lo que parecía la culata de su rifle. Tardaría poco en romperla.

306


«¡Vamos, peces!» Suspiró aliviada cuando las pirañas hicieron que el agua se agitara frenéticamente mientras se alimentaban con el cuerpo del hombre. Quedaban dos croms más. Lo hizo rápidamente, y tuvo la precaución de quitarle el cinturón bomba al último antes de dejarlo caer al río. —Chica lista —comentó MacRieve entre dientes, mientras abría un ojo. —¿Y qué hago con la bomba? —susurró ella. —Húndela... ponle peso para que se vaya al fondo. Miró a su alrededor buscando algo lo bastante pesado como para poder usarlo, pero no encontró nada. Entonces, entrecerró los ojos al mirar la segunda ventana rota, de la que colgaba el equipo de aire acondicionado. Lucía lo metió dentro del salón, y le dio un golpe. Arrancó los elementos del interior de la máquina, y con mucho cuidado metió la bomba dentro. Entonces lanzó el artilugio al agua alejado del barco, viendo con satisfacción cómo se hundía.

Cuando Travis consiguió tirar la puerta abajo, ella estaba arrodillada junto a MacRieve, que estaba casi inconsciente, y al que acababa de atarle el mantel bordado que había en la mesa del café, alrededor del pecho para ocultar la peor parte de sus heridas. Cuando los cansados ojos del capitán vieron la escena, Lucía miró a su alrededor intentando ver lo que él veía. El mantel bordado de su fallecida esposa usado como vendaje, trozos del equipo de aire acondicionado tirados por el suelo, y una gran cantidad de la sangre que había salido proyectada cuando el licántropo les destrozó la yugular a los croms. Y ni rastro de los hombres con túnicas. —Creo que necesito tomar algo —dijo Travis arrastrando las palabras, y hundiéndose en su sillón—. Cada puto viaje es más raro que el anterior. Si supiese la mitad de todas las rarezas que había a bordo de aquel barco... —¿Dónde han ido a parar esos hombres? —Han huido —mintió sin problemas—. ¡Malditos desgraciados! Asintiendo lentamente, el capitán preguntó: —El que no tenía cabeza, ¿también ha salido por su propio pie?

307


—Se lo llevaron los otros. ¡Locos fanáticos! —¿Y qué querían? —Un artefacto nuestro. Tiene un sentido religioso para ellos. El fin del mundo, o el día del juicio final; algo así. —He visto que MacRieve recibía dos balas antes de que me encerraras fuera — comentó Travis—, pero ahora parece como si estuviera durmiendo la siesta. —Los escoceses son muy fuertes. El capitán se frotó la cara con las manos. —Mira, lo que yo creo que ha pasado aquí es... —Travis —lo interrumpió Lucía en tono duro—. Estás herido en la cabeza, y eres un borracho. Si nadie oye hablar de lo que tú crees que ha pasado aquí, yo te pagaré todos los destrozos que ha sufrido tu barco. Lo pagaré todo. Después de dudar un instante, el hombre entrecerró los ojos: —Multiplícalo por cuatro y verás cómo mi memoria desaparece en un pispás. —Hecho. —Sólo una pregunta. ¿No estaba Damiâno con vosotros? Ella negó con la cabeza y le contó la historia que habían acordado explicar, corrigiendo la identidad de los asesinos del Barâo que pasaron a ser los fanáticos de las túnicas. Cuando oyó lo que les había pasado a los pasajeros, la pálida tez de Travis palideció aún más. —¿Estás segura de que fueron esos tres hombres quienes lo hicieron? Podría haber sido Malaquí. —Malaquí también fue asesinado. —A Lucía le pareció que eso defraudaba al capitán. Cosa que no era buena señal. Entonces entró Izabel, y sus ojos se abrieron como platos al ver a MacRieve. —¡Deus do céul ¿Se va a recuperar? —Es sólo una herida superficial —contestó Lucía. La joven asintió en silencio. —¿Y dónde están esos hombres? —Han huido —contestó Travis—. Hace un buen rato.

308


Cuando el licántropo volvió en sí otra vez, Lucía dijo: —Travis, ayúdame a llevarlo al camarote. Con su ayuda y la de Lucía, Garreth pudo ponerse en pie. Pero luego se tambaleó, y el capitán se agachó para colocarle un brazo sobre sus hombros y ayudarlo a caminar. —Este tío es enorme —gruñó. Lo llevaron al camarote y lo acomodaron en su cama. Después, Travis dijo: —Tenemos que ponernos en marcha inmediatamente y llevarlo a un hospital. Lucía miró la sangre reciente que se filtraba por las vendas de la herida que Travis tenía en la cabeza. «No es MacRieve el que tiene que ir a un hospital.» El hombre llamó a continuación: —¡Chuck! —Frunció el cejo al no obtener respuesta. Entonces le preguntó a Izabel—: ¿Lo has visto desde anoche? —Parecía realmente preocupado. —Está bien —contestó la joven. La preocupación de Travis se convirtió en ira. —Entonces ¿dónde demonios se ha metido? —Charlie está... él está... —Izabel se apartaba, suplicándole a Lucía con la mirada. «No puedo creer que yo vaya a hacer esto.» —Charlie estaba tapando una vía de agua cuando llegamos. Pintaba bastante mal. Izabel añadió rápidamente: —Capitao, estás sangrando otra vez. Te acompaño a la cama y después iré a ayudar a Charlie. Haremos que el Contessa se ponga en marcha en un abrir y cerrar de ojos. Lucía esperaba que Travis se negase, diciendo que nadie podía arreglar nada en el barco. Pero en cambio miró a la muchacha y murmuró: —¿Qué haría yo sin ti? Izabel lo miró alicaída. Y esa vez Lucía entendió por qué. «Es realmente una enorme barrera la que hay entre ellos.» Justo entonces, Schecter entró corriendo. Uno de los cristales de sus gafas estaba roto, y un mechón de pelo le caía sobre la frente.

309


—Hay una viga de hierro que impide la entrada a la sala de máquinas. —¿Y? —preguntó Travis, fulminándolo con la mirada. —Y... creo que Rossiter está allí. Al instante, el capitán e Izabel salieron con él. Cuando MacRieve consiguió abrir un ojo, le murmuró a Lucía: —Acompáñalos. Me gusta ese mortal. Ella se dirigió a toda prisa hacia la sala de máquinas. Encontró al capitán intentando mover la viga con el vendaje de la cabeza completamente empapado de sangre. Schecter no servía para nada e Izabel no estaba. Debía de haber ido a «buscar» a Charlie. —¡A ver, deja que te ayude! —dijo Lucía. Fingiendo que le costaba, acabó partiendo la viga, y empujó para abrir la puerta. De dentro salió mucho vapor. Ella tosió, moviendo la mano delante de su cara para apartarlo. Cuando el ambiente se despejó, vio a Rossiter a cuatro patas, arrastrándose hacia los escalones. Iba sin camisa, estaba cubierto de grasa y sudor, y el agua le llegaba a la cintura. Además, parecía aturdido y tenía los ojos enrojecidos. Lucía corrió a ayudarlo y vio lo alta que era la marca que el agua había dejado en la pared. —¿Tanto ha subido el agua? —De ser así, el barco había estado a punto de hundirse. —Digamos que estaba muy motivado —contestó Rossiter—, y que he estado bombeando sin parar. Ella no podía ni imaginar lo mucho que debía de haberse asustado el hombre. Allí atrapado sin apenas luz, con el agua subiendo y él pensando que iba a morir ahogado. —De no haber sido por ti, nos habríamos hundido —dijo Travis, y luego añadió gritando—: ¡Y todo por culpa de esos jodidos caimanes gigantes! Todo el mundo detestaba a Schecter, pero Rossiter era el que tenía más motivos para ello. Aparte de la noche tan horrible que había pasado, por culpa del profesor la expedición había concluido y Rossiter no había encontrado su orquídea. Era como si Schecter lo hubiera matado con sus propias manos. Lo acompañaron de regreso a cubierta y, cuando vio al otro, empezó a gritar como un loco y lo atacó.

310


CAPÍTULO 46

Hacía años que no veía dar un puñetazo como ése —comentó Lucía al entrar

en la cabina de mando. Chizabel estaba al timón y el barco se dirigía hacia una espectacular puesta de sol. Los ya resquebrajados cristales no habían aguantado el ataque de los caimanes, y ahora el viento entraba en la cabina. El pelo negro de Izabel se mecía contra la brisa, y nadie diría nunca que era mitad hombre. —¿Y has visto cómo el doctor Rossiter seguía pegándole a Schecter? —preguntó la joven—. No sabía que lo de hacer que alguien se orinase encima de miedo fuera una frase literal. —Debería haberlos separado antes —contestó Lucía—. ¿Dónde está Travis? —El capitao está durmiendo en su camarote. Rossiter le inyectó un poco de morfina. El doctor quiso echarle también un vistazo a MacRieve, pero Lucía insistió en que sus heridas eran superficiales. —Ya verá como dentro de nada vuelve a estar corriendo por ahí —le había asegurado a Rossiter —¿Y MacRieve sigue vivo? —preguntó entonces Izabel. Todos los humanos daban por hecho que Garreth estaba al borde de la muerte. —También está descansando. —El licántropo se había desmayado, pero se estaba recuperando bien—. El pronóstico es favorable. Lucía supuso que ella e Izabel seguirían esquivando un rato más el tema de que la portuguesa era mitad hombre, así que se quedó mirando cómo el sol se escondía

311


detrás del mar. Esa mañana se había despertado triste y desesperada, pero ahora estaba llena de esperanza. Tenía la dieumort, lo que significaba que estaba un paso más cerca de matar a Cruach. Y también un paso más cerca de empezar su futuro con MacRieve, el licántropo que había pasado de ser su enemigo a ser su amante y ahora el amor de su vida. Pero todavía no estaba lista para confesárselo todo. Antes, cuando viajaba de regreso al Contessa, tuvo miedo de que le pidiera que se casara con él. Aunque los licántropos no tenían esa costumbre, Garreth le había dicho que algún día la convertiría en su esposa. Y si se lo pedía, ¿qué le diría?: «Mándamelo por escrito y te contestaré cuando sea viuda». Recuperar su libertad era sólo cuestión de días y entonces podría estar con MacRieve. Nada la ataría ya a Skathi ni a Cruach. —¿Cuánto falta para llegar? —le preguntó a Izabel. —Cuatro días a lo sumo. —¿Conoces el camino? La chica la miró. —Mejor que nadie —respondió—. El capitán me contó lo que te sucedió anoche. ¿De verdad te atacó Damiâno? ¡Ya sabía yo que estaba louco! —No sabes cuánto. —Travis me ha dicho que los hombres con túnicas eran unos fanáticos religiosos que andaban detrás de una reliquia que encontrasteis tú y MacRieve. —Pues sí. Me alegro de haber salido con vida. —Cambió de tema—. Anoche sucedieron cosas reveladoras en muchos sentidos. —Rossiter era un héroe. Schecter un científico irresponsable, Izabel era mitad hombre—. ¿Quieres contarme qué pasa? ¿Eres humana? La joven miró a su alrededor, como si pudieran estar grabándola con una cámara oculta. —Sí, soy humana. ¿Cómo podría no serlo? Lucía respondió con otra pregunta. —¿Sabes por qué eres... como eres? —Una mujer malvada me lanzó una maldición, o eso creo. Vudú, santería, ¿quién sabe? —La miró preocupada—, ¿Puedo saber por qué no estás asustada?

312


—Al principio me impresionó un poco. Pero siempre he creído en los fenómenos paranormales, así que lo superé en seguida —respondió Lucía—. Cuéntame, ¿cuándo se convirtió Izabel Carlotta en Izabel y Charlie? La chica suspiró. —Hace dos años. Me acababa de dejar mi primer amor y empecé a beber. Recuerdo que pensé que me gustaría saber por qué los hombres pensaban como piensan. Entonces apareció una mujer muy extraña y me dijo que ella podía ayudarme a entenderlos mejor. A la mañana siguiente, me desperté con resaca. Ah, y con pene. «Tenía que ser una hechicera.» —Vine al Amazonas con la esperanza de encontrar una cura, o al menos una explicación. Una cura sería difícil. Los embrujos de las hechiceras solían ser eternos, a no ser que lo eliminara otra hechicera igual o más poderosa que la primera. Lucía conocía a una bruja, Mariketa la Esperada, de corazón mercenario, que quizá pudiese anular la maldición de Charlie, pero Mariketa no entraría en plena posesión de sus poderes hasta dentro de cincuenta años, cuando fuera capaz de manejarlos. Izabel no tendría más remedio que seguir como estaba hasta entonces. —¿Puedes transformarte a voluntad? —Cuando ella asintió, Lucía le hizo otra pregunta—. ¿Vas a contárselo a Travis? Tarde o temprano terminará por averiguarlo, es sólo cuestión de tiempo. A Izabel se le llenaron los ojos de lágrimas. —Nunca lo entenderá. Me iré cuando le haya ingresado en el hospital. «Pobre chica.» Antes, Lucía se habría alegrado de que Izabel abandonase al capitán, pero ahora le dolía ver que se sentía obligada a hacerlo. «¿Por qué empiezan a caerme bien los humanos?» Quizá debería abrir una casa de acogida para mortales. Darles de comer. —Iz, tienes que darle una oportunidad. Quizá te sorprenda. —No es tan fácil. Verás, Charlie también necesita amor. Y con Travis... es imposible. —Si puedes transformarte a voluntad, entonces quédate siempre con cuerpo de mujer. —Me pongo enferma si no me transformo en Charlie lo suficiente. Y lo mismo pasa al revés.

313


—Por eso Charlie está tan pálido. —Al pensarlo, Lucía se dio cuenta de que los gemelos siempre iban vestidos igual; con pantalones anchos y camiseta. Iz llevaba ropa holgada por si tema que transformarse en su «hermano» de repente—. ¿Puedes convertirte en Charlie ahora mismo? —Sí, pero no soy un mono de feria —contestó orgullosa, y se pasó la manga de la camiseta por la nariz—. No se lo dirás al capitán, ¿no? —La idea de que Travis pudiera enterarse la aterrorizaba. —¿De verdad piensas que me creería? —le preguntó ella, levantando las cejas. —No, ni en un millón de años —respondió la joven—. Así pues... ¿amigas? —Sí, amigas, Chiz. Aunque no voy a volver a desnudarme delante de ti. —¡Oh! —exclamó—. A Charlie no le gusta tu esmirriado trasero. —No, porque a Chuck se le cae la baba por el tejano borracho, igual que a la loca de su hermana. Izabel se rió y la miró sorprendida. —Es la primera vez que me río de esto. «Entonces mi misión ha concluido.» —Mira, si alguna vez pasas por Nueva Orleans, quiero que vengas a verme. Es una ciudad muy especial, y quizá pudiésemos encontrar a alguien que supiera qué te ha pasado y cómo arreglarlo. —¿Lo dices en serio? —La joven abrió los ojos como platos. —Sí. Te daré mi número de teléfono antes de que lleguemos a puerto. Lucía salió de la cabina y se topó con Rossiter en el pasillo. Se había duchado y cambiado de ropa, pero todavía seguía sin dormir. —Te estaba buscando —dijo él—. ¿Estás segura de que no quieres que le eche un vistazo a tu marido? —¿Qué? —Podría examinarle. —Oh. MacRieve. Está bien. Sólo han sido unos rasguños, de verdad, pero gracias por el ofrecimiento. Y también gracias de nuevo por mantener el barco a flote. El doctor sonrió con timidez. —Bueno, la verdad es que mi instinto de supervivencia tuvo mucho que ver.

314


Si había una noche en que Rossiter necesitara descansar, era ésa, pero el pobre hombre no iba a poder conciliar el sueño. Para él no existía el descanso. Lucía volvió a sentir simpatía por un mortal. —Me gustaría decirte una cosa. Siento que la expedición no haya terminado bien para ti. Rossiter se encogió de hombros. —Sobreviviré, no te preocupes. —Y luego esbozó una media sonrisa. «No, no sobrevivirá. Y qué, a mí no me gustan los humanos. No me gustan.» Pero por mucho que se lo repitiera seguía teniendo ganas de ayudar a aquél en concreto. Antes de proponerle algo de lo que pudiera arrepentirse más tarde, como por ejemplo: «¿Quieres convertirte en un ser mitológico, como nosotros?», Lucía dijo: —Tengo que hacer una llamada. Y se fue de allí. Salió a cubierta y marcó el número de Nïx. La adivina cogió el teléfono, y estaba casi lúcida. —Nïx, tengo una buena noticia y otras pésimas —empezó, y se dispuso a contárselo. Terminó el relato diciendo—: Ah, y creo que cayó una gota de agua en la tumba. —¿Y a quién has despertado esta vez? —preguntó N'ix, confusa. —Al mal en persona. A El Dorado. ¿Te suena? —Ya nos preocuparemos por eso más tarde —contestó su hermana—. Por ahora, centrémonos en el Apocalipsis. ¿No tienes apuntado en la agenda que tienes que cargarte a alguien? ¿Dónde metí ese pósit...? —Sí, Nïx, lo tengo apuntado. Llegaré a puerto dentro de cuatro días. Necesitaré un medio de transporte, ropa de abrigo, unos vaqueros y un par de botas. —Te mandaré un helicóptero a Iquitos, y luego un jet para que te lleve a las tierras del Norte; dentro tendrás la ropa y tu equipo. Eso suponiendo que me acuerde. —¡Nïx! —Ah, acabo de acordarme de una cosa. Tienes que coger la dieumort y alejarte del licántropo. —Ya tenía intención de dejarle atrás, pero ¿por qué lo dices?

315


—Porque él quiere hacer exactamente lo mismo. Quiere enfrentarse a Cruach solo. —¡No, ni hablar! —Garreth ni siquiera sabía qué papel jugaba ella en todo aquello. Y Lucía había creído que si le ocultaba la verdad evitaría que sucediera precisamente eso. —Oh, pues él está decidido. Probablemente porque quería hacer algo noble como, por ejemplo, protegerla. ¡Bastardo! Dejando a un lado que aquélla era su guerra, y que había esperado mucho tiempo para destruir al Maldito Sangriento, Cruach podía infectar a MacRieve. Se le ocurrió una idea para dejar al escocés fuera de juego. De hecho, iba a poner en práctica algo que él mismo había sugerido: «Tendré que colarme en el camarote de Schecter en los próximos cuatro días...» —Nïx, dile a Regin que se ponga al teléfono —pidió Lucía. Como de costumbre, Regee la acompañaría de caza y la ayudaría a cumplir con la misión. Y no el hombre lobo de grandes ideales. Cuando todo aquello terminara, volvería a buscarlo y se lo explicaría todo... o una parte. —Por desgracia, Regin no puede ponerse ahora; tendrá que perderse la fiesta — contestó Nïx—. Al parecer, la han secuestrado. —¿Qué? —Lucía se quedó petrificada—. ¿Quién querría, no, mejor dicho, quién podría secuestrarla? —Los detalles son algo confusos, pero he reducido la lista a quince sospechosos, entre ellos están: los extraterrestres, cualquier banda de rock formada por chicos, la CIA y el berserker.

Fuera del Contessa seguía lloviendo, y Garreth abrazó a Lucía contra su pecho. Después de horas haciendo el amor, estaba relajada —Me cuesta creer que estemos a punto de llegar a Iquitos —murmuró él. Había recuperado su fuerza habitual. Justo a tiempo, pues llegarían a puerto al amanecer. —Me da pena dejar este barco, incluso después de todo lo que hemos pasado. — Ella le acarició el pecho recién cicatrizado—. Ya echo de menos a mi mariposa. A pesar de que Garreth le aseguró que podía encontrar el modo de llevársela, ella no quiso hacerlo y lo miró de un modo extraño.

316


—Creo que Lucía Incantata necesita su libertad. —Yo también le he cogido cariño a este barco, princesa —dijo él—. Aquí he pasado algunas de las mejores noches de mi vida. En el barco y en esta cama. Lucía asintió. —Estoy de acuerdo en lo de la cama. Garreth le acarició el pelo, y estaba tan absorto pensando en ella que casi se olvidó de su plan. Terna intención de hacerle el amor tantas veces y con tanta pasión que Lucía terminara por desmayarse al amanecer, y entonces él podría ocuparse de todo. —Llevas días pensativa —le dijo. Y sus pesadillas eran tan desgarradoras como siempre. Garreth necesitaba ayudarla, pero no podía hacerlo. —Será por la inminente batalla —respondió, sin darle mayor importancia—. Seguro que dormiré mejor cuando hayamos utilizado la dieumort. Tengo miedo de que alguien venga a buscarla. Tenían en su poder una arma secreta milenaria, una arma que había estado oculta durante casi toda la eternidad en una tumba impenetrable, custodiada por seres legendarios. Y ahora ellos dos la habían sacado al mundo real. Todas las facciones de la Tradición tenían sus propios videntes que los guiarían hacia la dieumort. Por no mencionar a los asesinos contratados por los dioses. Garreth también estaba más que dispuesto a utilizarla. Esa tarde había llamado a Lachlain para asegurarse de que Bowen le había pedido a su bruja que localizara al dios que estaban buscando. Su hermano se alegró muchísimo de saber que después de tanto tiempo, por fin había marcado a su alma gemela y que también había encontrado la dieumort. Lo que no le hizo tanta gracia fue saber que había estado a punto de ser devorado por una serpiente. —¡Oh, joder, Garreth! —le gritó—. Voy a ir a ayudarte, y Bowen también. —Ni lo sueñes. —Después de todo lo que habían pasado su hermano y su primo durante el último año, se negaba a que volvieran a ponerse en peligro—. ¿Podrá o no la bruja encontrar el paradero de Cruach? —Sí, eso para Mariketa es fácil. ¿En serio piensas negarnos a Bowen y a mí el placer de una pelea? —¿Y evitar así que la vampira reina de los licántropos y la bruja más poderosa que ha existido jamás me maten? Por supuesto que sí. —respondió él.

317


—¿Y cuál es el plan? —Le robaré la flecha a Lousha, me escabulliré del barco y mataré al dios. Luego regresaré y le entregaré su cabeza en una bandeja de plata, y le prometeré que al próximo dios podrá matarlo ella. —Garreth sonaba mucho más seguro de lo que en realidad estaba. Tenía miedo de que ella no le perdonara, o de que volviera a desaparecer. Pero estaba convencido de que no tenía alternativa. No podía arriesgarse a perderla. Lucía corría peligro por el mero hecho de tener la dieumort en su poder. Garreth tenía que irse, y confiar en que ella lo perdonara. Tal vez pudiese arrancarle alguna especie de compromiso... —Las cosas cambiarán cuando volvamos a casa, Lousha —le dijo, aún tumbados en la cama—. Pero espero que no demasiado. —Le acarició la cara y le besó la frente, los párpados, las puntas de las orejas—. Sé que a las valquirias os gusta celebrar bodas. Así que si quisieras ser mi esposa... —Cuando notó que ella se ponía tensa, añadió algo brusco—: O no. Bueno, sólo te lo preguntaba porque mi hermano se ha casado con su alma gemela. —¿Podemos dejarlo para más tarde? Ya hablaremos de eso cuando hayamos matado... Un grito de hombre desgarró el aire de la noche. —Reconozco ese grito —dijo Lucía. «Schecter.» —Debe de haber encontrado otra lagartija en su camarote —comentó Garreth—. Ahora lo aterroriza cualquier cosa de sangre fría. Casi tanto como teme a Rossiter. Para ser un mortal este último parecía haber asumido estoicamente su destino, hasta que Garreth mencionó que otra tripulación estaba a punto de partir en busca del Barâo, para recuperar tanto el precioso barco como los cadáveres que había en su interior. Si el doctor conseguía que alguien lo llevase, en el peor de los casos sólo habría perdido un mes. «Sólo.» Para un mortal, un mes era mucho tiempo. Para un mortal que se estuviera muriendo, era una eternidad. Lucía suspiró. —Bueno, seguramente hay muchas cosas que no echaré de menos del Contessa. —Se inclinó hacia adelante y lo besó en la barbilla—. Pero lo que he dicho lo he dicho en serio, licántropo. Quiero que hablemos de nuestro futuro, pero no ahora.

318


Qué demonios, aquello era mucho más de lo que había esperado. Se volvió a relajar y la colocó encima de él. —Puedo esperar. Por ahora —dijo, asumiendo que se la estaba jugando. Pero Lucía se merecía que la esperara tanto tiempo como fuera necesario. Ella lo notó excitado contra su cuerpo y susurró: —¿Otra vez? —Sí, otra vez. —«Las cosas que hago por el bien del mundo.»—. Tantas veces como desees, princesa. Nunca me saciaré de ti, mi amor. —¿Licántropo? —murmuró ella. —¿Sí? Lucía tenía en la mano una jeringa de tamaño descomunal. Antes de que pudiese reaccionar, Garreth sintió la punzada en el cuello mientras ella le inyectaba lo que fuera. —¡Lousha! ¿Por qué? Mientras él se esforzaba en mantener los ojos abiertos, Lucía susurró: —Te escojo a ti.

319


CAPÍTULO 47

Maldita sea —farfulló Garreth—. Otra vez no.

Acababa de despertarse, a duras penas, y de descubrir que Lucía se había ido. Los recuerdos de la noche anterior se agolparon en su mente. Ella lo había drogado, seguro que había utilizado las provisiones de Schecter. Y había estado planeándolo durante todo aquel tiempo, mientras lo distraía haciéndole el amor. Olfateó el aire. El barco había llegado a puerto, pero Lucía ya hacía rato que se había ido, quizá un par de horas. Cogió el móvil y llamó a Bowen. —Necesito que tu bruja me haga un favor. —Yo también me alegro de hablar contigo, príncipe de la oscuridad. Espera un momento. Mientras esperaba a que Mariketa se pusiera al teléfono, Garreth se vistió y recogió sus cosas, listo para partir. —¿Hola? —Necesito que encuentres a Lousha —le dijo—. Una vez me dijiste que podías hacerlo. —Sí, puedo decirte más o menos donde está. Garreth se había impregnado de la esencia de Lucía y podía seguirla a kilómetros de distancia. —Con eso me vale. —Las brujas no estaban tan mal, pensó. —Pero no lo haré gratis. ¡Odiaba a las brujas!

320


—Cóbrame lo que quieras, pero dame las jodidas coordenadas. —Mari, que no se diga que no valoro tus dotes para la extorsión, pero... —oyó que decía Bowen al fondo. —Mis dotes para los negocios —lo corrigió ella. —Pero sería todo un detalle que le hicieras un descuento por ser familia, amor. —¿Un descuento familiar? Está bien —contestó—. La estoy buscando. —Mientras él esperaba, Mariketa pensó en lo extensa que era la familia MacRieve. De repente, la bruja se quedó sin aliento. —Garreth, no sé por qué Lucía está yendo a ese sitio en concreto, pero ahí confluye el mal. Un mal muy poderoso. —Sí, ya lo sé —dijo, y luego añadió impaciente—: Es el hogar de un dios maligno que me voy a cargar. Así que date prisa y dime dónde está, bruja.

«La pierna de una mujer.» Estaba tirada frente a la entrada de la guarida de Cruach como si fuera una alfombrilla de bienvenida. Lucía llevaba allí dos horas y no había visto ni rastro de los croms; ni tampoco vio nada que pareciera indicar que le habían tendido una trampa. Estaba esperando a que Cruach se despertara, y paseaba de un lado al otro de la entrada de la cueva, con el arco colgado del hombro y la mente a mil por hora, saltando de un recuerdo al siguiente: la mirada de MacRieve justo antes de que le hiciera efecto el tranquilizante, su frenética huida de Iquitos, el interminable vuelo hasta las frías tierras del Norte. Y la escalada hasta los bosques que ocultaban la guarida de Cruach. Aquel bosque era digno precursor de la cueva. Estaba lleno de sombras y de árboles petrificados, y la montaña del malvado dios lo mantenía separado del océano para siempre. Lucía nunca había tenido ningún problema para encontrar el lugar, a pesar del tiempo que transcurría entre sus visitas. Nunca crecía nada alrededor de la entrada de la cueva, y los huesos seguían amontonándose en el mismo sitio.

321


Siguió paseando, recordando... Estaba muerta de preocupación por Regin, que ya llevaba cinco días desaparecida. Después de llamar a Nïx una y otra vez sin obtener respuesta, había empezado a acosar a Annika. Ésta había superado la fase del aneurisma y se había puesto en acción; había mandado varios equipos de búsqueda y había contratado a unas cuantas brujas para que las ayudaran. Ninguna había encontrado ni rastro de Regin. ¿Quién la había secuestrado? Seguro que había sido ese berserker, Aidan el Fiero, que había vuelto a reencarnarse. Pero éste nunca antes la había secuestrado. Bueno, al menos no delante de testigos. Lucía tenía que acabar con todo aquello y regresar a casa para buscar a su hermana. Necesitaba terminar ya, pero sabía que no podía precipitarse, y que tenía que esperar a que Cruach se despertara... En el pasado, la vez que más tuvo que esperar fueron dos días. Las pesadillas de Lucía solían ser de lo más precisas. Así que, teniendo en cuenta lo horribles que habían sido las de las últimas noches, ¿por qué no se despertaba? «Es una trampa.» Sacó otra vez la dieumort del carcaj, y se quedó mirando la pieza de madera y las viejas plumas. No se parecía en nada a las flechas doradas de Skathi, pero Lucía se sentía más segura con ella de lo que se había sentido en toda su vida. En el vuelo que la llevó hasta allí, vio que, cerca de la punta, había tallada una inscripción y sintió de nuevo el latente poder que emanaba de la flecha. Sospechaba que la madera provenía de un árbol encantado, el árbol de la vida. Había menos de una docena esparcidos por todo el mundo, pero se rumoreaba que uno crecía en el Amazonas. ¿Qué mejor manera de matar a un dios de la muerte que con una flecha de la vida? «¿Y qué mejor manera de suicidarme?», pensó cuando volvió a guardar la dieumort entre sus flechas de siempre. No estaba tranquila teniendo en su poder una arma tan poderosa. Era sólo cuestión de tiempo que alguien fuese tras ella en busca de ese poder. Quería usar la flecha lo antes posible, y terminar con Cruach para siempre. Sopló un viento helado y Lucía se cerró la chaqueta, deseando volver a estar en el Amazonas con MacRieve, en vez de allí, frente a las puertas del infierno, cosa que no era ninguna exageración.

322


No podía imaginarse un lugar más asqueroso. La cueva estaba decorada con montones de cadáveres e infestada de alimañas; era el sitio ideal para el monstruo que la habitaba. Lucía recordó que Cruach bebía de un cáliz rebosante de sangre, y que ésta le resbalaba por la barbilla, salpicándole también las mejillas. Recordó cómo comía. Pero lo peor de todo era el olor. En aquel instante, el hedor era tan fuerte que era perceptible incluso desde fuera. Maldición, ¿cuánto más tendría que esperar? Tarde o temprano, MacRieve terminaría por encontrarla, de eso no tenía ninguna duda. Y también tenía que ir a buscar a Regin, y rescatarla de su obsesionado berserker. Y con cada hora que pasaba, se arriesgaba a que aparecieran los croms, o alguien en busca de la dieumort. Cruach no era rival para la velocidad de Lucía, no con su cuerpo tan mal formado. Y ella tema además una flecha en el carcaj que podía exterminarlo. Cuanto antes lo matara, antes podría regresar junto a MacRieve. «Quiero empezar nuestra vida juntos.» Podría pedirle al licántropo que la ayudara a encontrar a Regin. Entonces oyó la voz del Sangriento resonando por las paredes de la cueva: —Ven a mí, bella Lucía, o pronto iré yo a por ti. Ella apretó los puños. «Bella Lucía.» La bombardearon los recuerdos. El altar cubierto de visceras, los pervertidos fieles de Cruach, el... dolor. La rabia que sentía hacia aquel monstruo le hacía hervir la sangre. Y ahora brotaba como una fuente. Necesitaba atacar, dar rienda suelta a toda esa rabia, a toda esa violencia. Después de mil años, ansiaba matar al Maldito Sangriento. La Arquera mataría al oso en su propia cueva. Tomó aire, preparó el arco y dejó listas dos flechas; una normal, para un crom, y la dieumort para Cruach, y cruzó la entrada. Mientras se iba adentrando hacia el interior, el suelo era cada vez más repugnante, como si pisara charcos, pero en vez de agua o barro eran de sangre y carne en descomposición. De los muros colgaban antorchas hechas con huesos y ropa de las víctimas del dios. No había vuelto a entrar desde la primera vez. Y era mucho peor de lo que recordaba. «¿Cómo pude dejarme engañar por ese animal?» Gracias a los dioses, Garreth nunca descubriría que se había casado con el monstruo. —Qué casualidad encontrarte aquí —dijo la voz del licántropo detrás de ella. Lucía se dio la vuelta, sobresaltada.

323


—¿Qué estás haciendo aquí? ¿Cómo me has encontrado? —Tengo mis recursos —respondió él después de toser—. Dioses, cómo huele aquí. —Ha sido Mariketa, ¿no? —Sí. —La bruja la había llevado cerca de ella, pero a Garreth seguía sorprendiéndole haber sido capaz de encontrar aquel túnel. El hedor que emanaba de él era tan fuerte que apenas podía detectar la esencia de Lucía—. Por un módico precio. Y, además, estaba convencido de que pedirle a la bruja que lo ayudara tendría también otras consecuencias, como que Lachlain y Bowen aparecieran por allí en cualquier momento. —¿Cómo puedes soportarlo? —le preguntó—. Cuando he entrado, el hedor casi me tumba. La próxima vez, dile a Nïx que te busque a un dios menos apestoso. —Se pasó la manga de la camisa por la cara para secarse el sudor—. Quiero decir, ¿habías olido algo tan repugnante en toda tu vida? Al oírlo, Lucía palideció todavía más. —¡Tienes que irte de aquí! —No paraba de mirar detrás de ella. —No pienso abandonarte, como tú hiciste conmigo. ¿Por qué te fuiste? —Es demasiado peligroso. Tú no lo entiendes. La valquiria parecía a punto de tener un ataque de pánico. Garreth nunca la había visto así. —Si es tan peligroso, ¿de verdad crees que voy a dejarte aquí sola? —¡Podrías infectarte! —exclamó ella, negando con la cabeza. —Lo mismo que tú. —Licántropo, no te pediré nada más mientras viva, pero ahora mismo te suplico que te vayas de aquí. —¿En qué universo crees que eso podría suceder? —Ya te lo he dicho, Cruach puede hacer que veas cosas que no existen, puede hacerte sentir cosas. ¡Se meterá dentro de tu cabeza! Cuanto más tiempo estés aquí, más peligro corres de infectarte. Garreth le colocó un dedo debajo de la barbilla. —Lousha, ¿de verdad piensas que existe algo en este mundo que pueda obligarme a hacerte daño?

324


—No eres lo bastante fuerte como para luchar contra el poder del Sangriento. — Se apartó y dio un paso atrás—. ¡Nadie puede enfrentarse a él! —Si eso es así, entonces preocúpate más por ti que... —MacRieve, yo soy inmune. —¿Qué? ¿Por qué? Ella apartó la mirada; tenía los ojos llenos de lágrimas. —Por... por favor, ¡tienes que irte! ¿Por fin iba a descubrir los secretos de la valquiria? —¿Por qué eres inmune, Lousha? Lucía sollozó y al final dijo: —Porque... porque soy su esposa.

325


CAPÍTULO 48

C

«¿ ómo reaccionará?» La expresión de MacRieve era inescrutable. Ella acababa de contarle la verdad, el vergonzoso secreto que tanto había tratado de ocultarle. —¿De esto se trataba? —preguntó él, sereno—. Todo el miedo que has pasado, todo el tiempo que has huido de mí. Las pesadillas. —La vio asentir—. Dijiste que era el demonio. —Lo es. —«¿Qué estás pensando, escocés?» —Pero tú... ¿te casaste con él? «Está enfadado conmigo.» —Digamos que sí. —¿Con ceremonia y todo lo demás? Lucía tragó saliva. —Me engañó, me tendió una trampa. Yo sólo tenía dieciséis años. A Garreth le tembló un músculo en la mejilla y sus iris palidecieron. —Entonces tienes que saber una cosa... Ella se quedó sin aliento. —Princesa, te voy a dejar viuda. El sonido de espadas desenvainándose resonó en la distancia. Los dos se dieron la vuelta y vieron que el ejército de croms se acercaba con sus ojos de fanáticos. —¿Todavía hay más de esos cabrones? Debía de haber al menos un centenar.

326


—Por favor, MacRieve, vámonos antes de que nos ataquen. ¡Llévame lejos de aquí! Él parecía indeciso, y al final dijo: —Te llevaré lejos de aquí, pero luego regresaré. Sin embargo, aparecieron más croms desde otra dirección y los encerraron dentro. —¡Al parecer tendremos que luchar, amor! —Sin más palabras, el licántropo se abalanzó sobre los hombres con túnicas y los atacó con sus garras. Lucía disparó sus flechas con cuidado de no darle a MacRieve; los mortales iban cayendo como moscas. Pero estaban en un lugar cerrado, y era como si el lobo estuviera por todos lados...

Garreth no podía dejar de pensar en lo que Lucía le había contado, así que se metió en la refriega con ganas de pelea y se ocupó de un crom tras otro. Pero cada vez que eliminaba a uno aparecían más, y eso que las flechas de la valquiria no dejaban de surcar el aire, clavándose entre ceja y ceja de sus enemigos. —¿Por qué no me dijiste que estabas casada? —«Con un dios asqueroso.» —No quería que lo supieras. ¡No quería que nadie lo supiera! «¿El muy cabrón encerró a mi Lousha en este agujero?» ¡Ya podía darse por muerto! —¿En qué estás pensando, MacRieve? —le preguntó a gritos, disparando tres flechas al mismo tiempo. Mientras seguía peleando con uñas y dientes, Garreth pensaba que debería estar preocupado porque su alma gemela estuviera casada y porque las cosas, al parecer, eran mucho más complicadas de lo que había creído en un principio. Pero en vez de eso lo que pasaba por su cabeza era mucho más simple, mucho más básico. «Me cargaré a estos cerdos, mataré al dios, y Lousha será mía para siempre.» La rabia se mezclaba con la lucidez. Al menos, ahora tenía un enemigo contra el que luchar. —¿MacRieve?

327


—Tendrías que habérmelo contado. —Se agachó para esquivar un chorro de sangre y apartó de un puntapié el cuerpo decapitado. —¡Quería evitar esto! —¿Y qué me dices de todas las veces que te pregunté por tus pesadillas? —Los sueños son muy intensos. Me dicen cuándo está a punto de despertarse. — Disparó otras tres flechas seguidas—. No podía decírtelo porque sabía que vendrías aquí. Y es mi responsabilidad. Lo ha sido durante el último milenio. Los cadáveres iban amontonándose, la sangre salpicaba por todas partes. Los croms huían despavoridos. —¿Qué pretendes demostrar? —quiso saber Lucía. —¡Que no deberías haberme dejado! —respondió él a gritos entre golpe y golpe. —¡Tú ibas a hacerme lo mismo, y no trates de negarlo! —Al ver que no lo hacía, dijo—: Entonces, ¿por qué no puedo actuar yo igual? —Tres flechas más—. ¿Qué te da derecho a arriesgar la vida por mí? —Porque si yo me muero —contestó enfadado—, tú saldrás adelante. —Y fue a por el último crom. «En eso te equivocas, lobo», pensó ella mientras lo observaba matar a sus enemigos. Lucía trató de inspirar hondo en medio del frío y húmedo túnel. Garreth estaba de pie junto a su última víctima y también tenía la respiración acelerada. Había luchado como un poseso y matado a muchos croms. ¡Por fin podían irse, y tenían que darse prisa! —Escocés, tienes que escucharme, ¡no puedes enfrentarte a Cruach! Te infectará. —Lousha —dijo él en voz baja—, quiero decirte una cosa. —¿No puedes decírmelo fuera? Él negó con la cabeza. —Necesito que sepas que te amo. —¿Y me lo dices precisamente ahora...? —Se quedó sin habla cuando Garreth la miró. Tenía los ojos completamente blancos.

328


—No, no, no —se desesperó Lucía. Casi se le paró el corazón y no podía respirar. Cruach acababa de infectar a Garreth y ahora el lobo le haría daño a la persona que más amara. «Por todos los dioses, él me ama a mí.» —¡MacRieve, tienes que luchar! —Se colgó el arco a la espalda y le tendió las manos—. Ven conmigo, vámonos juntos de este sitio. —Te amo tanto que me duele —musitó emocionado—. Hace tiempo que quería decírtelo. MacRieve estaba perdido. La risa de Cruach resonó por las paredes de la fría y húmeda cueva. —Tráeme a mi esposa, licántropo —le ordenó. Cuando MacRieve se dispuso a obedecer y fue hacia Lucía para sujetarla por los brazos, ella se resistió. —¡No, no me hagas esto! —Lo golpeó para soltarse, pero él era demasiado fuerte—. ¡MacRieve, tienes que luchar! Garreth no la oía, y la llevó a rastras hacia donde estaba Cruach, esquivando los cuerpos sin vida de los croms. Llegaron a la cámara principal de la prisión del Sangriento, un espacio con el techo más alto y con sangre y cadáveres esparcidos todas partes. Los gusanos reptaban sobre los muertos que colgaban de las vomitivas paredes. Mujeres, niños, nadie había sido perdonado. El hedor de la masacre era tal que Lucía tuvo arcadas y se le llenaron los ojos de lágrimas. Lo primero que vio fue a cuatro croms que se habían quedado junto a su dios. Protegían el altar y pudo percibir que todavía estaba empapado del último sacrificio. Con el corazón en un puño, suplicó: —¡Sácame de aquí, MacRieve, por favor! Y entonces vio a Cruach. No había cambiado nada; seguía siendo la peor pesadilla que había tenido en toda su vida. Los cuernos, el cuerpo deforme, aquellos espantosos ojos amarillos. La escamosa piel en descomposición, podrida en algunas zonas, los huesos rotos y ensangrentados que le sobresalían por las extremidades. —Mi querida esposa, llevo tiempo soñando con el día en que regresarías a mi lado. —Le indicó que se acercara.

329


—¡No, no! —Lucía negó con la cabeza y clavó los pies en el suelo, pero el licántropo tiró de ella—. ¡Suéltame! —Si es así como quieres las cosas, Lucía, no me dejas alternativa —le dijo Cruach, que luego se dirigió a MacRieve—. ¡Encadénala al altar! Garreth la cogió en brazos sin ninguna delicadeza. El dios le estaba obligando a hacer daño a la persona que más amaba. A pesar de que Lucía se resistió, él la lanzó sobre el altar con tanta fuerza que se golpeó la cabeza contra la piedra y se le nubló la vista. El arco, que llevaba colgado a la espalda, se le clavó en la piel. Siguió luchando cuando los croms le sujetaron una muñeca para esposarla, y el lobo hizo lo mismo con la otra. —¡No me hagas esto, Garreth, por favor! Él no reaccionó. A pesar de las patadas y los zarpazos, la encadenaron a aquel altar que había suplicado no volver a tocar jamás. Estaba allí tumbada, indefensa, cuando Cruach se le acercó cojeando. —¿Qué tenemos aquí? —La miró lujurioso y le colocó una de sus asquerosas manos en la rodilla para luego acariciarle el muslo. Ella se estremeció y le vinieron arcadas. La mano del monstruo se detuvo al tocar el carcaj. —¿Acaso la Arquera tenía intención de volver a convertirme en su presa? —le preguntó y, como si tuviera todo el tiempo del mundo, cogió la flecha con la que Lucía había previsto matarlo—. Ah, una dieumort —dijo—, mi esposa ha venido a pedirme el divorcio. Levantó la flecha y se la acercó a Lucía, pero no importaba lo fuerte que fuera ella, ni lo mucho que tirara de las cadenas, jamás podría romperlas. —¡Garreth! ¡Ayúdame! Cruach no le clavó la flecha, como Lucía había temido, sino que la partió en dos y la lanzó al suelo, donde la pisoteó convirtiéndola en polvo. —¿Y ahora que harás, Arquera? ¿Con qué me dispararás? —No, no... —La flecha no. Ni siquiera quedaba un pedacito con el que poder atravesarle el corazón. Todo su trabajo, todos aquellos sacrificios en el Amazonas... Ahora, aquel ser maligno podría vagar con toda liberad por el mundo.

330


—Tranquila, Lucía, no todo está perdido. Me ha gustado mucho este regalo que me has traído —le dijo Cruach señalando al licántropo, que estaba de pie, inmóvil, con la mirada perdida en el horizonte—. Mira que traer un esclavo tan extraordinario a mi guarida, en especial cuando los que tenía hasta ahora eran tan «mortales». Ha sido un alivio poder deshacerme de ellos. —Le sonrió y dejó al descubierto sus encías llenas de llagas y sus colmillos putrefactos—. Y me apuesto lo que quieras a que la carne de los croms es bastante tierna. Cruach podía obligar a Garreth a quedarse en aquella cueva, sirviéndole como esclavo para siempre. Podía obligarlo a quedarse en aquel infierno con ella. El pánico amenazó con ahogarla. —Ya me tienes a mí. ¡Deja que se vaya! ¡Él no significa nada para ti! —¿Nada? —El asqueroso rostro del Sangriento se deformó de rabia. Saliva mezclada con sangre empezó a gotearle del labio inferior al gritar—: ¡Me ha puesto los cuernos! Se ha acostado con mi mujer. —Su voz resonó por la cueva haciendo que a Lucía le dolieran los oídos—. Te has pasado siglos conservándote pura para mí, en cambio ahora puedo oler al licántropo por todo tu cuerpo. ¡No quiero una esposa como tú! —Entonces ¿qué quieres? —gritó ella a su vez. Cruach se calmó un poco antes de responder: —Quiero sacrificar a la poderosa Arquera, y que la ofrenda la realice el ser que más la ama en este mundo. Un sacrificio así, hecho en mi nombre, me hará lo bastante fuerte como para escapar de esta prisión, me volveré incorpóreo y seré eternamente invencible. —Con un gesto, le ordenó a MacRieve que se acercara y él obedeció sin vacilar—. Quiero que el que te ha mancillado —le dijo a Lucía—... te mate. Y me libere para siempre. Garreth no podía ver, sus ojos estaban ciegos a la realidad, y cuando Cruach le ofreció la espada de un crom, la cogió en sus manos. Los seguidores del Culto a la Muerte recitaron su cántico: —Por él nos sacrificamos, a él adoramos... por él nos sacrificamos... —Córtale la cabeza, licántropo —le ordenó el Maldito Sangriento—. Sacrifícala por mí, sacrifica a tu amada. —¡No, MacRieve! —Lucía tiró de las cadenas, ignorando el dolor que el metal le causaba al desgarrarle la piel—. ¡Resístete! Soy Lucía, tú no quieres hacerme daño.

331


—Seguro que tú también estás muy tierna —añadió Cruach con una sonrisa maléfica. La sangre empezó a resbalarle por las muñecas, un poco más y podría soltarse. Garreth se acercó al altar y se detuvo a la altura de los hombros de ella. Se colocó allí para cortarle la cabeza. —No lo hagas, MacRieve, ¡no puedes hacerme esto!

—Hazlo, MacRieve, ¡tienes que hacerlo! Hazlo por mí... —le suplicaba Lucía. ¡Le estaba suplicando que la matara! —Te amo, Lousha —le repitió él para intentar calmarla. Ella lo miró asustada y los ojos se le llenaron de lágrimas. —Si me amas, entonces ¿por qué no quieres terminar con mi sufrimiento? —¿La valquiria creía que no iba a ayudarla?—. Mátame. —Sí, lo haré. Crom Cruach lo imbuía con su poder, dándole la fuerza necesaria para hacer lo que tema que hacer. —¡Hazlo, Garreth! —insistió Lucía, gritando. Él levantó la espada. Cortaría su delicado cuello de un solo golpe, acabando así con su sufrimiento. —Lo hago por ti. Ella temblaba y terna los ojos abiertos de par en par. —¡Hazlo, MacRieve! ¡Sí, por favor! —Te amo. La espada cayó y cortó el cuello de Lucía.

332


CAPÍTULO 49

—¡

MacRieve!

—gritó Lucía, observando sin poder hacer nada cómo el

licántropo se clavaba la espada en un costado. El arma, que iba dirigida al cuello de ella, había cambiado de dirección en el aire y al final Garreth se la había clavado a sí mismo. Se tambaleó hacia atrás y cayó de rodillas, con la hoja hundida en las costillas. Con el cuerpo presa de temblores, se la arrancó y la lanzó por el suelo de la cueva. Luego se llevó las manos a la cabeza y se la apretó con tanta fuerza que Lucía temió que se la rompiera. —¡Garreth, no! —Ha sido... fascinante —dijo Cruach mirándolo—. He podido controlarlo a él, pero no a la bestia que hay en su interior; ésa preferiría morir antes que hacerle daño a su alma gemela. Bueno, de todos modos el mal ya está hecho. He implantado en sus recuerdos la imagen de tu ejecución. —Se rió—. Ahora mismo, está convencido de que sujeta entre sus brazos tu cuerpo decapitado, siente cómo tu piel se está enfriando contra la suya y que tu sangre se le está escurriendo entre los dedos. —Lousha, no me dejes —suplicó MacRieve con la respiración entrecortada. Empezó a hablar en gaélico, palabras llenas de angustia salieron de sus labios. «Lo siento tanto... te amo... quiero ir contigo.» Se quedó sin voz y rogó una vez más que ella fuera con él—. Te lo suplico, princesa. A Lucía le resbalaron lágrimas por las mejillas. —Garreth, no es real. No es real —consiguió decir entre sollozos. Él no podía oírla, y clavó las garras en el suelo a su alrededor.

333


—Oh, ahora tu licántropo va a transformarse —dijo Cruach—. La bestia está saliendo, presa del horror y la confusión, está recogiendo... pedazos de tu cuerpo para tenerlos cerca. Qué conmovedor. —¡Te mataré por esto, Cruach! —Lucía tiró de las cadenas que la retenían—. ¡Jamás saldrás de aquí! Te quedarás aquí para siempre. —Cuando el monstruo se le acercó, gritó—: No eres un dios, eres un gusano, un parásito. —Y le escupió a la cara. Él sacó su larga lengua y se lamió la saliva de la barbilla. Ignorando sus amenazas, murmuró: —¿Qué voy a hacer contigo? Podría volver a poseerte o también podría comerte. —La recorrió con sus pequeños ojos amarillos—. Ya lo sé, haré ambas cosas. Al mismo tiempo. Te comeré mientras te poseo. —Dio un paso atrás e indicó a cuatro croms que se acercaran al altar—. Y ya que te has convertido en una furcia, no te importará si invito a alguien más, ¿no? Sus seguidores se acercaron, mirándola ansiosos, tan depravados como el dios al que adoraban. De repente, unas garras aparecieron en el cuello de Cruach, como si se lo hubieran atravesado, y se movieron lateralmente, degollándolo. El Sangriento gritó, gorgoteó, trató de sujetarse la cabeza sobre el cuello. Lucía observó atónita cómo la sangre la salpicaba y le entraba en los ojos. ¿MacRieve le había atravesado el cuello a Cruach? Los diminutos ojos del monstruo se dilataron de miedo y se tambaleó hacia el altar. Los croms que quedaban aullaron de dolor y desenvainaron las espadas para atacar al licántropo. Cruach se acercó todavía más a Lucía. Estaba gravemente herido, pero aquello no bastaría para matarlo. Si ella pudiera soltarse las manos, podría tratar de llevarse a MacRieve de allí. Buscó con la mirada algo que pudiera ayudarla. Un momento, ¿qué era aquello...? Parpadeó para fijar la vista y miró su carcaj. Dentro había una flecha idéntica a la dieumort, con las mismas plumas anticuadas. Tragó saliva. ¿Otra dieumort? ¿Cómo? ¿Por qué? Oh, Freya, ¡el carcaj que nunca se vaciaba! ¿Le estaba dando otra oportunidad al entregarle otra flecha para dispararle al monstruo? La flecha se había replicado. Pero ¿tendría el mismo poder que la de los Perdidos? ¿Cómo podía alcanzarla? Tuvo una idea. Tenía la piel de la muñeca completamente sesgada. Respiró hondo para hacer acopio de valor y tiró del brazo con

334


toda la fuerza que poseía. Gritó al despellejarse la mano, que se le quedó sin piel de la muñeca a los dedos, igual que si se hubiese quitado un guante. Pero había conseguido soltarse el brazo. Mientras MacRieve se enfrentaba a los croms, ella apretó los dientes y se obligó a coger la nueva dieumort con sus dedos en carne viva. Cuando tuvo la flecha en la mano, sintió que desprendía el mismo poder que la primera. Cuando Cruach cayó de rodillas ante ella, delante del altar, Lucía se la clavó justo en medio de su negro corazón. El Sangriento se miró incrédulo el pecho. Las cenizas empezaron a ocupar el lugar de su escamosa piel, comenzando por la herida causada por la flecha de Lucía y extendiéndose igual que un veneno por todo su monstruoso cuerpo. Crom Cruach se estaba muriendo... muriendo de verdad. Mientras contemplaba el fin de su pesadilla, le preguntó: —¿Cómo te encuentras, maridito? Él la miró, y con su último aliento, le dijo: —La bestia... te ha salvado de mí. —Le goteó sangre de los labios—... Y lo mantendrá alejado de ti... para siempre. Justo cuando el licántropo mató al último de los fieles, Cruach se derrumbó, con los ojos tan vacíos de vida como los cadáveres que los rodeaban. El corpulento cuerpo del dios se desintegró convirtiéndose en un montón de polvo que se mezcló con la sangre que encharcaba el suelo. «El Maldito Sangriento ya no existe.» Con su muerte, la infección de MacRieve terminaría por desaparecer. Podría salvarlo de aquello. Pero ¿y si Cruach tenía razón con lo de la bestia? —¡Garreth, estoy aquí! —gritó, tirando de la otra mano—. ¡Vuelve a mí, escocés! Él le había dicho una vez: «Si la bestia sale demasiado a la superficie, el licántropo enloquece y se pierde para siempre». Ahora sus ojos pasaban del blanco al azul más pálido. Pero no la veían. ¿Era ya demasiado tarde? —¡MacRieve, estoy viva! ¡Tienes que regresar a mi lado! —Se le quebró la voz, y suplicó—: Garreth, te necesito.

335


Él miró hacia donde creía que yacía el cuerpo de ella sin cabeza. Una lágrima resbaló por su mejilla cubierta de sangre, y, clavándose las garras en el pecho, se desgarró la piel. A pesar de que Lucía le pedía que se acercara, Garreth se fue corriendo de allí, gritando a pleno pulmón; un desgarrador aullido de tristeza.

Cuando Lachlain y Bowen por fin encontraron a Garreth en medio de aquel inhóspito bosque, éste estaba furioso y no paraba de autolesionarse. Se acercaron a él y Lachlain se quedó paralizado al ver a su hermano. Tanto él como lo que quedaba de su ropa estaban cubiertos de sangre. Tema heridas en el pecho y sus ojos eran ópalos blancos completamente anegados. ¿De lágrimas? —¡Sujétale los brazos! —le dijo a Bowen—. ¡Basta, Garreth! ¿Qué ha pasado? Con una voz horrible, bestial, su hermano farfulló: —Me suplicó... me suplicó... que me fuera... dijo... que yo no era lo bastante fuerte... su cabeza. —Gritó de dolor y luchó para zafarse de ellos. —¿Dónde está tu compañera? —¡Muerta! —gritó presa de dolor. Bowen se quedó sin aliento. —Dios, sé por lo que está pasando. Tenemos que sacarlo de aquí. —No, no puede ser verdad —dijo Lachlain—. Se ha vuelto loco. Mírale los ojos. Garreth, ¿por qué crees que está muerta? —El cuello... con una espada —musitó—. Oh, por todos los dioses, ¡su cabeza! —¿Quién fue? —La bestia de Lachlain se estaba despertando, ansiosa por vengar a la compañera de su hermano. —¡Dinos quién lo ha hecho! —Los ojos de Bowen también empezaron a cambiar. —¡Yo! ¡Yo le corté la maldita cabeza! —¡Garreth, no! —El miedo que sentía por su hermano atenazó la garganta de Lachlain—. Es imposible que tú le hicieras daño.

336


—Yo maté... a mi Lousha —gritó y escapó de ellos, desgarrándose de nuevo el pecho. —¡Maldita sea, Garreth, para! Pero no podía. La bestia quería arrancarle el corazón. Volvieron a sujetarlo y vieron que los ojos se ponían de un azul muy pálido. «Lo está superando.» —Lucha, Garreth. ¡Tienes que luchar! Él levantó la cabeza y miró a Lachlain, y, justo antes de que la bestia lo atrapase para siempre, musitó: —Hermano... estoy perdido.

337


CAPÍTULO 50

Lucía corrió con su arco colgado del hombro por aquellos bosques desolados. Sus manos todavía sangraban por lo que había tenido que hacer para soltarse. Había dejado atrás aquella guarida para siempre, y avanzaba como una posesa hacia su futuro... con MacRieve. «Si es que puedo encontrarlo y hacer que regrese.» Se pasó dos días escudriñando el bosque en busca del licántropo. Había salido huyendo como un loco, sin rumbo ni sentido. Le habría perdido el rastro de no ser por las marcas de garras que iba encontrando en los árboles. No podía ni imaginarse el dolor y la pérdida que él estaba sintiendo, ni tampoco la confusión. Los ojos se le llenaban de lágrimas cada dos por tres, y luego se regañaba por ser tan débil. Él la necesitaba, necesitaba que fuera fuerte. Por fin una pista, pisadas de Garreth en el barro. Y junto a ellas las de otros dos calzados con zapatos. Otros dos tan altos como MacRieve. En su mente, apareció la imagen de Lachlain de pie junto a su hermano en la jaula de las valquirias. Las pisadas cambiaban. Los hombres con zapatos se lo habían llevado de allí a rastras. Garreth le había dicho una vez: «Mi hermano solía sacarme de todos los líos en los que me metía». Si la bruja Mariketa les había dado a Bowen y a Lachlain las coordenadas de aquel lugar, quizá ellos lo habían encontrado... Entrecerró los ojos. Los licántropos se habían llevado a Garreth. Se lo habían llevado a casa.

338


Castillo de Kinevane, Escocia

Lachlain y Emma se quedaron boquiabiertos mirando la cámara de seguridad que enfocaba las puertas reforzadas con magia de Kinevane, al darse cuenta de que la que estaba allí de pie, empapada bajo la lluvia y que no paraba de zarandear la verja era... —¡Es la tía Luce! —gritó Emma—. ¡Te dije que estaba viva! Si hubiera muerto habríamos notado algo. —¿Esa es la que se supone que es serena y calmada? —Era el alma gemela de Garreth, de eso no cabía duda, Lachlain reconocía el arco que colgaba de su hombro. —¡Dejadme entrar de una vez, joder! —Dos golpes—. ¡Sé que está ahí! —Dio un puñetazo y hundió el escudo de los licántropos en medio de la verja. Lachlain soltó el aliento. —Está viva. Emma apretó el interfono. —¡Dos segundos, tía Luce! —Me estoy helando, así que haz el maldito favor de... Emma había desaparecido y Lachlain odiaba que su esposa rastreara sin él. Dos segundos más tarde, Emma reapareció junto a su empapada tía. Lucía no perdió el tiempo. —¿Dónde está? —Había un brillo salvaje en sus ojos, peligroso, y Lachlain sintió una brizna de esperanza por su hermano. «Pero no debería.» En los últimos miles de años, en los anales de la historia de su clan no había habido ningún caso de ningún licántropo que consiguiera regresar de aquel estado. Lachlain incluso le había pedido a Bowen que llevara a Mariketa, la bruja más poderosa que había existido nunca, a Kinevane. Esta trató de ayudar, pero su magia no consiguió nada. Durante dos días, lo único que habían podido hacer era ver cómo Garreth empeoraba más y más. —Está aquí —le dijo Lachlain a Lucía—. Está a salvo. Pero él... se ha ido.

339


—Está mal, tía Luce —añadió Emma. Apareció una doncella con una toalla, que le dio a Lucía, y luego desapareció, seguro que atemorizada por la valquiria con ojos de loca. Ella no mostró ningún interés por la toalla y la dejó caer al suelo. —Contadme qué ha pasado. Lachlain le explicó cómo habían encontrado a Garreth en mitad del bosque. —Estaba loco. Por algún motivo, está convencido de que habías muerto. Dice que él te mató. —Y en su mente lo hizo —contestó ella—. Un dios maligno le hizo creerlo así, le hizo verlo. Lachlain sintió una opresión en el pecho, y le preguntó despacio: —¿Qué dios le hizo esto a mi hermano? —Uno que ya está muerto. Ahora llévame a ver a Garreth. Mientras él y Emma la acompañaban hasta las mazmorras, Lachlain le dijo: —Lo más probable es que no entienda que de verdad estás aquí. Verte no lo traerá de vuelta. Nosotros... los licántropos, no regresamos cuando llegamos a ese punto donde él está. ¿Cómo reaccionaría Lucía cuando viera a Garreth? ¿Cuando viera las marcas de sus propias garras en el pecho y el resto del cuerpo? Lo habían drogado, pero por algún motivo, el efecto se le pasaba muy rápido. No habían llegado ni a la puerta exterior de las mazmorras cuando Garreth olió a su alma gemela y bramó de dolor.

Escuchar su angustia hizo que la coraza de valentía de Lucía se tambaleara y estuvo a punto de echarse a llorar. Lachlain gruñó, sin ocultar que estaba desesperado por ayudar a su hermano. Lucía tomó aire en un intento de serenarse y los siguió hasta la celda. Dentro en una esquina del suelo, había un colchón. La oscuridad envolvía casi todo el espacio. Entre las sombras, brillaban los ojos de Garreth, igual que el día en que lo conoció. Pero ahora eran de un azul muy pálido. Lucía podía ver cómo le temblaban los músculos, y que sus colmillos también brillaban. Tenía las garras negras y largas.

340


La ilusión de la bestia que normalmente se insinuaba encima de él era ahora tan fuerte que ocultaba al ser que había debajo. Sólo llevaba unos vaqueros hechos jirones. Garreth se clavó las garras primero a sí mismo y luego en la pared de ladrillos. La pálida mirada que había estado fija en el rostro de ella segundos antes, ahora se desvió. Se negaba a mirarla y se volvió de cara a la pared de la celda, lo más lejos que le era posible. —No cree que seas real —susurró Emma. Lucía no podía imaginarse la tristeza que él sentía, y deseó poder sufrir en su lugar. —Entonces tendré que convencerle de que lo soy. —En este punto ya no hay vuelta atrás —insistió Lachlain—, la bestia está tan aposentada que es como si se hubiera vuelto loco. Ella apenas lo escuchaba. —Se le ha vuelto a pasar el efecto de la droga. Tengo que sedarlo. —No. —Lucía lo detuvo—. Necesito que esté despierto. Déjame entrar. —Está bien. —Lachlain suspiró—. Ponte detrás de mí. —Quiero estar a solas con él. —Estaba dispuesta a hacer lo que hiciera falta para conseguir que Garreth regresara. «Las cosas pueden ponerse feas. No mires, Lachlain, esto no te concierne». —Maldita sea, valquiria. No puedo garantizar tu seguridad. Y Garreth querría que yo te protegiera si él no podía hacerlo. Ella sabía que el rey licántropo no se atrevía a soñar con que pudiera salvar a su hermano. Estaba tentado de dejar que lo intentara, pero al mismo tiempo sentía que su deber era cuidarla. «Le ayudaré a decidirse.» Cogió el arco y le dijo: —¿Dónde quieres que te dispare esta vez, licántropo? —¡Tía Luce! —¡No sabes la fuerza que tiene en este estado! —argumentó Lachlain—. Sería como si te dejara entrar en la guarida de un león. Está tan confuso que puede hacerte daño, puede creer que eres un espíritu que ha venido a atormentarle. Y considerando que está desesperado por estar contigo, podría...

341


—Entiéndeme, Lachlain. He venido aquí a buscar a mi compañero, y no me iré sin él. Si tengo que quedarme a vivir aquí con Garreth, me quedaré. —Quizá tengas que hacerlo. En toda la historia de los licántropos no hay ni un solo caso documentado de alguien que haya regresado de este estado. —Y tampoco lo había de nadie que hubiera derrotado al demonio contra el que Garreth luchó. No me hará daño. —Tía Luce, ¿estás dispuesta a jugarte la vida por él? —le preguntó Emma. —Él es mi vida. Emma y Lachlain se miraron el uno al otro y, finalmente, el licántropo aceptó. Al abrir la celda, carraspeó y dijo: —Responde mejor a estímulos físicos; haz cosas que le dejen claro que eres tú. ¿Estímulos físicos? Al ver que ella no le entendía, añadió: —Ahora es como si fuera un lobo. Piensa en todo lo que sabes de lobos y ponlo en práctica. —Comprendo —contestó Lucía y dejó el arco en el suelo, cerca de la celda. Gruñiría, arañaría y mordería si era necesario—. Cierra detrás de mí e idos, por favor. Cuando Lachlain dudó, Emma se dirigió a él: —Vámonos. Sabe lo que hace. —Está bien —farfulló. Pero antes colocó una mano en el hombro de Lucía—: Haz que vuelva mi hermano, valquiria. —Es lo que tengo intención de hacer. Ah, y una cosa. —Se quitó el carcaj y se lo dio a Emma—. Teletranspórtate y dale esto a Annika. Y llévate a tu marido contigo. —¿Qué es? —preguntó su sobrina al cogerlo. —Potencialmente el arma más poderosa que existe. Algo por lo que mucha gente, y muchos dioses, matarían. —«Pero para mí es sólo una tontería comparado con Garreth.» Emma tragó saliva y asintió. —Lo haré. Buena suerte, tía Luce. Después de que Lachlain la encerrara dentro y escoltara a Emma fuera de las mazmorras, Lucía se acercó a la parte posterior de la celda.

342


—Tranquilo, Garreth. —Levantó despacio una mano para tocarlo. Él seguía sin mirarla, como si hacerlo le hiciera daño. Cuando ella le tocó el pecho, él hizo una mueca de dolor, pero no por las heridas, sino porque verla lo hacía sufrir. Ella se acercó a su oído y le susurró: —Estoy aquí. —Él se tensó cuando le acarició la espalda—. Voy a cuidar de ti. Garreth la olfateó, probablemente no más de lo que lo había hecho en otras épocas, pero de un modo más evidente. Y eso que antes, cuando la abrazaba y hundía la cara en su melena no era precisamente discreto. —Soy yo, Lucía —le dijo en voz baja—. Necesito que vuelvas conmigo. Por fin la miró, pero sin enfrentarse a sus ojos. Ella quería que la mirara, que la reconociera. Si la miraba a los ojos tal vez comprendería que no era un sueño. En vez de eso, él la contemplaba como si fuera un lobo con la pata atrapada en una trampa. Furioso, alerta. Lucía tenía la sensación de que la atacaría en cualquier momento. «No cree que yo sea real.» Tal vez creía que era una especie de castigo. Con movimientos indecisos, empezó a abrazarlo, hasta entrelazarle los dedos en la nuca. Suspiró de placer sólo de sentir su calor contra su cuerpo. —Te he echado tanto de menos. No quiero volver a separarme de ti jamás. El amor que sentía por Garreth la abrumaba. Mucho tiempo atrás, ella había soñado con tener un hogar, un esposo e hijos. Y ahora comprendía que siempre había estado esperando al licántropo para hacer realidad dichos sueños. —Tranquilo —murmuró—, no está tan mal, ¿no? Él estaba tenso, su cuerpo incluso vibraba. —Vamos a... Como un rayo, él le rodeó la cintura con las manos y la lanzó encima del colchón que había en el suelo. Se le colocó encima y un impulso animal brilló en sus ojos azules. —¡Espera, escocés! —gritó Lucía cuando con una garra le quitó los pantalones, pero supo que no serviría de nada. La bestia había tomado el control, su imagen dominaba el rostro de Garreth. Verla la puso furiosa, pero si lo amaba tenía que aceptar esa faceta de él. Así que no se resistió cuando le desgarró la camiseta y el sujetador, ni cuando le quitó las braguitas a mordiscos. Tuvo el impulso de cerrar las piernas, pero él se las

343


mantuvo separadas por la fuerza. Garreth observó el sexo desnudo de Lucía durante largo rato, hasta que ésta se puso nerviosa al notar lo mucho que se estaba excitando. Luego, MacRieve se lamió los labios despacio y consiguió hacerla gemir. Entonces agachó la cabeza y aquellos labios ardientes descendieron sobre ella. La lamió, besó, mordió... hambriento. La bestia se moría por estar con su alma gemela. El cansancio, la preocupación que había sentido por él, y el miedo constante que había tenido no eran rivales para sus furiosos besos y mordiscos. Lucía separó las piernas y enredó los dedos en el pelo de él, sujetándolo con fuerza. Cuando el placer la atravesó, gritó: —¡Ah, Garreth, sí! Él siguió lamiendo y gruñendo mientras ella se arqueaba contra su lengua una y otra vez hasta el final del orgasmo. El licántropo se apartó y se quitó los pantalones. Desnudo y frenético, se arrodilló delante de ella. Estaba excitado, con su erección húmeda y lista para penetrarla. Volvió a sujetarla por la cintura y la colocó de rodillas, con las manos en el suelo. Lucía se dio media vuelta hasta quedar tumbada sobre la espalda, pero Garreth la volvió a colocar del modo que quería. Le abrió el sexo con los pulgares y la penetró desde atrás con una única embestida, gritando de placer. Después de un orgasmo, ella estaba más que lista para recibirlo. Él le colocó las manos bajo los hombros y se hundió con todas sus fuerzas hasta lo más hondo. —¡Garreth! —se rindió Lucía. Por el momento...

344


CAPÍTULO 51

Tras varias largas horas de sexo desenfrenado, de varios asaltos de sudoroso placer animal en los que el licántropo la había poseído desde atrás varias veces, ahora por fin, después de insistir y de morderlo, Lucía había conseguido tenerlo encima, con las caderas entre sus muslos. Por fin se estaban mirando el uno al otro. Y, a pesar de que él se movía en su interior, despacio y más tranquilo, seguía sin mirarla a los ojos. —Mírame, Garreth. Sin incrementar la velocidad, empujó más fuerte y le tocó los pechos. Ella se mordió el labio y se obligó a abrir los ojos. —Por favor, regresa a mi lado. —Esta vez, los movimientos no eran tan desenfrenados como las anteriores. Las caricias eran premeditadas, no dos cuerpos retozando, pero era igual de intenso. Lucía ya estaba al límite del placer—. Estoy aquí, y te necesito. —Trató de besarlo, pero él escondió el rostro en su cuello y le lamió la piel. Su sudado torso se deslizaba por encima de sus pezones, su rígida erección la poseía sin tregua. Lucía le hundió las garras en las nalgas. La tensión creció dentro de ella, hasta llegar al máximo. Sacudió la cabeza de un lado al otro y se arqueó debajo de él. —¡Garreth! —gritó y alcanzó el orgasmo, moviendo las caderas sin control. De repente, él también gritó y el sonido resonó por las paredes, a su alrededor. Ella pudo sentir cómo eyaculaba en su interior, cada uno de los temblores de su pene.

345


Garreth se incorporó sobre sus brazos y arqueó la espalda hacia atrás, arremetiendo entre sus muslos, gimiendo mientras alcanzaba el placer. Cuando se desplomó encima de ella, los corazones de ambos latían descontrolados. Con la respiración entrecortada, Lucía le sujetó el rostro y lo obligó a mirarla. —Garreth, estoy aquí. —Le había hecho el amor. Seguro que ahora regresaría a su lado—. Vuelve, por favor... En vez de eso, el licántropo apartó la vista y se apartó. Se tumbó en el colchón para dormir y la atrajo a su lado, colocándola de tal modo que su espalda quedara frente a él. A pesar de lo cansada que estaba por el viaje, y de lo agotador que había sido estar con Garreth, Lucía no se relajó entre sus brazos. Mientras él se quedaba dormido, hizo esfuerzos por no llorar. «He fallado.» No podía hacer que regresara. El lobo estaría mejor si no la hubiera conocido. Se apartó de él con cuidado y Garreth se quejó, pero no se despertó. Lucía se sentó con la espalda apoyada contra la fría pared de piedra y levantó la vista hacia el techo. Tenía los ojos llenos de lágrimas. Siguió esforzándose por no llorar, y por no rendirse, pero temía estar perdiendo la batalla. Estaba tan segura de que la reconocería, tan segura de que ningún licántropo había vuelto de aquel estado porque no tenían un buen motivo para hacerlo. Ellos habían perdido a sus almas gemelas a causa de la muerte, pero ella estaba viva. Pero Garreth seguía sin darse cuenta. «No he podido salvarlo.» Lo acercó y colocó la cabeza del hombre-lobo en su regazo. Cuando lo oyó gemir, relajado, Lucía bajó la vista y lo miró. Tenía el cejo fruncido, los ojos le temblaban bajo los párpados y sus músculos se contraían a pesar de estar dormido. ¿Estaba recordando que la había matado? ¿Lo recordaría sin cesar? Le amaba tanto, pero eso no había bastado para conseguir recuperarlo. Le cayó una lágrima y fuera un rayo, y otro, y otro. No podía parar de llorar, por lo que dejó de intentarlo. —Quiero... quiero que vuelvas, escocés —murmuró mientras lloraba—. Te necesito tanto. Y yo... no he podido salvarte. —Pronto, las lágrimas no la dejaron hablar y empezó a sollozar. Separó los labios casi sin poder respirar. Le acunó la cabeza, sus lágrimas seguían cayendo... —¿Lousha? —farfulló él. Ella se quedó quieta, se le tensaron todos los músculos del cuerpo.

346


—¿G... Garreth? —Bajó la cabeza para mirarlo, las lágrimas habían caído en su cara, mojándole la mejilla. Él frunció el cejo. —No puedo verte llorar —musitó ausente. —Quédate conmigo —le suplicó, secándose las lágrimas con el dorso de la mano. —Te quiero, Lousha. Te quiero tanto. —¡Estoy... estoy aquí! Él giró la cabeza y levantó la vista y, por fin, la miró a los ojos. Los iris de Garreth iban del azul al dorado y viceversa. —Mi Lousha. ¿Estoy soñando? —¡No, no estás soñando! Él se puso tenso. —¿Qué es todo esto? —Se sentó y se alejó de ella, dejándola sola, abandonada—. Tú... tú estás muerta —se obligó a decir con ojos atormentados. —¡No lo estoy! Estoy aquí contigo. —Se acercó sigilosamente a él, en el otro extremo del colchón. —No eres real. —Volvió a hacerse daño en el pecho—. Estás muerta. Ella le cogió el brazo. —¡Deja de hacerte daño, por favor! Soy de verdad, Garreth, estoy aquí. Él levantó la mano para tocarle la cara, pero cerró el puño antes de hacerlo. —No, yo te hice daño... con aquella espada. Yo... te maté. —¡Tú no hiciste tal cosa! —Le acarició la mejilla que tenía mojada—. Tú nunca me harías daño. Cruach te infectó, te hizo ver cosas que no eran reales. Te hizo creer que me habías hecho daño, pero no pudiste. Tu instinto no te lo permitió. —¿Cómo sé que ahora no estoy imaginando esto? —Negó con la cabeza con fuerza—. ¿Cómo sé que no sigo allí? Lucía sabía que estaba desesperado por creerla, pero que seguía dudando de su propia mente, de sus recuerdos. —No estás allí. Lo que crees que pasó no fue más que el truco de un dios malvado. —Le cogió la cara entre las manos—. Estás aquí conmigo en Kinevane. Créelo. Cree en nosotros.

347


Garreth oía sus palabras en la distancia, había soñado que ambos se habían pasado horas apaciguando su lujuria. Habían practicado el sexo con prisas, con agresividad, una y otra vez. Hasta la última, cuando él verdaderamente le hizo el amor. Y entonces ella había empezado a llorar, cada lágrima de Lucía era como una bofetada que lo iba despertando y alejando de aquella neblina. No podía distinguir lo que era verdad de lo que no lo era. Se había pasado días cayendo en el abismo, convencido de que había asesinado a la única mujer que había amado jamás, mientras ella le suplicaba que le perdonara la vida. Y ahora se suponía que tenía que creer que Lucía estaba sana y salva en sus brazos. Ella quería que creyera que la persona a la que amaba más que a su propia vida había ido allí a buscarlo y estaba con él en aquella oscura celda. Garreth lo deseaba con todas sus fuerzas, lo deseaba tanto que seguramente se estaba engañando. —Yo... vi tu cuerpo. ¿Cómo quieres que crea que no fue real? —Elígeme a mí, Garreth. Ahora mismo, en este instante, elígeme a mí y cree en esto. —Lo rodeó con los brazos y colocó la mejilla contra su cuello. El hundió el rostro en el pelo de la valquiria. ¿Que la eligiera a ella? ¿Era posible que se estuviera imaginando la calidez que emanaba de su cuerpo? ¿La exquisita esencia de su cabello o cómo temblaba entre sus brazos? «Si esto es un sueño, no quiero que termine nunca...» La sujetó por los hombros y la atrajo hacia sí. —Lousha, siempre te elegiré a ti. —G... Garreth, tus ojos... se están volviendo dorados. —Le sonrió al tiempo que lloraba—. ¿De verdad has vuelto? —Por todos los dioses, creí que te había matado. —La abrazó otra vez con todas sus fuerzas—. Pensé que te había perdido para siempre. —La abrazó durante mucho rato, estremeciéndose, pegado a ella, acunándola en sus brazos—. Tengo que estar contigo… no puedo vivir sin ti.

348


—He conseguido que vuelvas, escocés. —Él sintió que ella también temblaba—. Y Cruach está muerto. Se ha ido para siempre. Garreth apenas recordaba al dios, sólo aparecía en breves flashes de su memoria. Pero con eso le bastaba. —¿Cómo? ¿La dieumort... lo destruyó? Lucía se apartó para mirarlo a la cara. —El carcaj que me diste resultó ser muy práctico. Claro que ahora tenemos un pequeño problema. —Vio que él arrugaba las cejas y se lo explicó—: Está replicando la dieumort. Ahora entiendo por qué a los dioses no les hacía gracia todo esto. Annika tendrá que decidir qué hacer con él. —Deberías haberme contado lo de Cruach. Ella se llevó las rodillas contra el pecho, y se sentó contra el frío muro de la celda. —Yo estaba... avergonzada. Ya lo viste... era un monstruo. Sólo lo sabían Regin y Nïx. Él se le acercó y le acarició el brazo. —¿Cómo sucedió? —Se disfrazó y se convirtió en todo lo que yo creía desear. Era tan joven, y pensé que estaba enamorada. Los celos revolvieron las entrañas de Garreth. «Yo quiero su amor. ¡Debería amarme a mí!» —No atendí a razones. Me fui del Valhalla con quien creía que era un joven llamado Crom. —¿Por qué no te ayudaron tus padres? Son dioses, ¿no? —Me prohibieron que me casara con él y me obligaron a cerrar un pacto según el cual nunca más volvería a verle. Cuando rompí el pacto, les fue imposible ayudarme. —Se le heló la mirada—. Y luego me quedé atrapada en su guarida. Aquél era el lugar más horrendo y vil que Garreth hubiera podido imaginar nunca. Por aquel entonces, Lucía era sólo una niña, y había sido prisionera de aquel monstruo. Qué asustada debía de estar. —¿Cómo escapaste de él? —Al fondo de la cueva hay un gran precipicio que da al océano. Yo... salté. Caí en el agua, más o menos, pero las olas me lanzaron contra las rocas.

349


«Saltó.» Lo que significaba que había tratado de suicidarse. Ella estaba estudiando su reacción. ¿Podía ver que la rabia estaba volviendo? ¿O las ganas que tenía de torturar a aquel cerdo por haberle puesto un dedo encima? Le crecieron las garras, quería degollar a Cruach una vez más. Despacio... —Garreth, los ojos se te están poniendo azules. —Sigue con lo que me estabas contando, Lousha. —Pero... —¡Cuéntamelo! Tras dudar un segundo, siguió: —Regin me siguió desde el Valhalla. Tenía doce años y lo dejó todo para ir tras de mí, porque tenía el presentimiento de que Cruach era malvado. Me rescató del océano y se negó a dejarme morir. —¿Ella te salvó? Lucía asintió. —Me arrastró durante días a través de distintas dimensiones. Y luego me dejó literalmente en el altar de Skathi y le ordenó a la diosa que me salvara. A pesar de que ésta sabía que si lo hacía me regalaría sus dotes de arquera, al final terminó por aceptar. A cambio, yo tuve que hacer algunas concesiones. Igual que el resto de seguidoras de la diosa, tema que ser tan pura como ella. Y convertirme en la carcelera de Cruach. —¿Qué te hizo ese monstruo que te empujó a saltar? Debías de saber que ibas a morir. ¿Qué te hizo, Lousha? «Lo estoy perdiendo otra vez —pensó ella, asustada—, justo ahora que acabo de recuperarlo.» Todo su ser le decía que no le contara su triste historia, que no compartiera su carga con él. Y sabía que, en las circunstancias tan críticas en que se encontraban, el dolor que iba a causarle podía llevarlo de nuevo a buscar consuelo en la bestia. —Tengo que saberlo, Lousha. No puedes seguir teniendo secretos conmigo. —No digo que no vaya a decírtelo algún día, pero ahora mismo, con todo lo que ha pasado... —Tengo que saberlo. ¡Todo! Después de meditarlo, Lucía asintió.

350


—Entonces te lo diré todo, escocés. Fue horrible. Nunca en mi vida había estado tan asustada. Salté. Regin me salvó y Skathi me curó. Y viví mucho tiempo hasta que conocí a un licántropo que era todo lo que temía y, a pesar de ello, le deseaba como jamás había deseado nada en este mundo. Huí de él, pero él me siguió y te confieso que me gustó que lo hiciera. —Se arrodilló delante de él—. Juntos encontramos una arma para matar a mi pesadilla. Y juntos hicimos exactamente eso, liberándome a mí para siempre y, de paso, salvando al mundo. Y ahora, cuando todo ha terminado y por fin puedo mirar hacia adelante, él quiere que vuelva a mirar atrás. MacRieve se movió y también se arrodilló delante de ella. Le sujetó el rostro con las manos. —Porque él siente que si fuiste lo bastante fuerte como para soportar todo eso, él tiene que ser lo bastante fuerte como para escucharlo. —Pero él no sabe que pienso pasar toda la eternidad a su lado. —Se inclinó hacia adelante y le dio un beso en la barbilla—. Tendrá tiempo de sobra para descubrirlo todo sobre mí, y yo acabaré contándoselo todo. Pero ahora, lo único que quiero es empezar mi vida con él. —Tu vida conmigo —repitió, quebrándosele la voz—. ¿Has dicho toda la eternidad? —Toda, Garreth. —Le colocó la palma de la mano sobre la mejilla—. Te amo, y no puedo volver a perderte. Él volvía a tener los ojos de aquel intenso color dorado. —Esto es igual que aquel trato que me ofreciste en la jungla: sexo a cambio de secretos —dijo—. Sólo que esta vez es la eternidad a cambio de secretos. —Sí. Necesito ser feliz. Necesito que tú me ayudes a serlo. —¿Me lo contarás todo? ¿Todos tus secretos? —Con el tiempo, sí. Garreth apartó las manos y se sentó contra la pared. —No puedes ni imaginar cuánto ansiaba oírte decir que me amas. —Miró al suelo, parecía estar perdido—. Y quiero hacerte feliz, lo quiero con toda mi alma. Pero ahora que la bestia me ha poseído de este modo, es posible que vuelva a hacerlo. Si alguna vez estuvieras en peligro... Seré más susceptible de volver a caer. Ella le apretó el hombro.

351


—No dejaré que eso suceda. —Él seguía negando con la cabeza cuando añadió—: Garreth MacRieve, te has aprovechado de mí una y otra vez. ¡Ahora me toca a mí! Quiero que seas mi compañero, tú y sólo tú. ¿Acaso vas a decirme que no? Después de un largo rato, él respiró hondo y volvió a mirarla. —No, no puedo. Yo también te amo. —La miró con tanto amor en los ojos que a Lucía la impresionó, era como si el licántropo hubiera decidido dejar de esconder lo que sentía—. Dime otra vez que me amas —le pidió, sentándola en su regazo para abrazarla. —Te amo, Garreth. Con todo mi corazón. —Entonces me quedaré contigo durante toda la eternidad. Tenemos que casarnos mañana mismo. Lucía le sonrió. —Creía que nunca me lo... ordenarías. —Dejó de sonreír. «¿Casarme sin Regin como dama de honor?»—. Un momento. No... no puedo. Todavía no. —¿Por qué diablos no? —Garreth, mi hermana ha desaparecido. —Se mordió el labio inferior—. Regin lleva días sin dar señales de vida, y eso no es nada propio de ella. No puedo casarme sin que esté a mi lado. —Si ha desaparecido, la encontraremos. —Le levantó la cara y la miró—. En especial, si sé que no vas a casarte conmigo hasta entonces. La traeremos de regreso, amor mío, te lo juro. —Le dio un tierno beso en los labios—. Pero antes, ¿tienes las llaves de nuestra celda?

352


CAPÍTULO 52

Q

—¿ ué ha pasado aquí, princesa? —le preguntó Garreth a la mañana siguiente, cuando regresó a su habitación después de haberse ausentado media hora. Antes de irse, Lucía estaba de muy buen humor y se sentía optimista acerca de encontrar a Regin. Quería pasar un rato con Emma y saquear un poco el extenso armario de la reina de los licántropos, así que él aprovechó para tomarse un último whisky con Lachlain. —¿Te vuelves a ir? —Eso me temo, hermano. —Garreth, quería comentarte una cosa antes de que te vayas… La has marcado bien, ¿no? Luego, había regresado a la habitación y había encontrado a la valquiria pensativa. —¿Qué te pasa, amor? ¿Es porque has visto lo mucho que Lachlain mima a Emma? Yo tengo pensado hacer lo mismo contigo —le dijo, observándola. Sus ojeras habían desaparecido después de una única noche de sueño sin pesadillas. La noche anterior, tan pronto como unos encantados Lachlain y Emma los dejaran salir de la celda, Garreth y Lucía fueron a recuperarse a la antigua habitación de él. Hablaron sobre el futuro, se dieron un baño juntos y charlaron de más cosas, y luego ella se durmió en sus brazos. Y no tuvo ninguna pesadilla...

353


—Hay novedades —contestó Lucía, comenzando a caminar arriba y abajo—. Acabo de hablar con Annika. —Otra valquiria que tampoco estaba entre las preferidas de Garreth—. Me ha dicho que Regin no es la única que ha desaparecido. —¿Qu�� quieres decir? Pensé que la tenía un berserker. —Ellos tenían previsto salir hacia Nueva Orleans, interrogar a Nïx en busca de pistas, y encontrar al berserker. Y entonces Garreth le enseñaría al tipo lo mal que se había portado. —A lo largo de la mañana han llegado noticias procedentes de toda la Tradición —le dijo Lucía—. Han desaparecido criaturas de todas las facciones. Lo que significa que no es Aidan el Fiero el que la tiene. —¿A quién más han secuestrado? —Di mejor, a quién no. Por ahora, han confirmado que ha desaparecido una sirena, un duende, una furia alada... —¿Alada? No me estarás diciendo que... —Sí, una de las que tienen alas. No suelen salir de sus nidos, pero cuando lo hacen... —Fingió que temblaba—. Una bruja llamada Carrow Graie, también conocida como Carrow la Encarcelada, fue secuestrada más o menos el mismo día que Regin. Carrow es la mejor amiga de Mariketa la Esperada, así que Mari está de muy mal humor. La Casa de las Brujas en pleno se ha puesto a la tarea y no han conseguido dar con el paradero de Regin y de Carrow, a pesar de sus escaneos. —¿Así que crees que algún contingente la ha tomado con las valquirias y sus aliados? —Lo que también incluía a los licántropos. Durante el último año, Lachlain se había asegurado de dejar claro a todos los tradicionarios que su clan era un fiel aliado de las valquirias, tanto si éstas lo querían como si no. Y todos los licántropos estaban de acuerdo con su rey, en especial ahora que tanto su reina como su princesa pertenecían a dicha facción. Lucía negó con la cabeza. —Eso es lo que parece. A nosotras nos acusaron de hacer desaparecer a miembros del otro bando. Un par de brujos, algunos demonios de fuego, un virrey centauro, incluso una de las invidia también ha desaparecido. Las invidia eran mujeres formadas por extremidades disonantes. La viva imagen del mal. Los centauros y los demonios de fuego habían peleado contra las valquirias en la última Ascensión. Los brujos eran entidades desconocidas que podían estar en cualquier lado del bien y del mal. —Se rumorea que incluso Lothaire ha desaparecido —añadió ella.

354


—Bueno, él puede estar en manos de La Dorada. Quizá ella quiso vengarse por lo del pulgar —señaló Garreth—. ¿Nïx tiene alguna teoría? —Últimamente no ha estado muy lúcida. Annika me dijo que, después de hablar conmigo, se puso a gritar como una histérica y que se ha pasado días farfullando cosas ininteligibles. —No te preocupes, seguro que lo resolveremos —le dijo él—. Y encontraremos a tu hermana. Lucía se mordió el labio inferior. —Acabamos de llegar de una misión y ya tenemos que volver a irnos. —Fue al balcón que daba a los jardines. Garreth la siguió, siempre la seguiría, igual que un lobo hacía con su pareja. Se detuvo a su lado frente a la balaustrada de mármol, disfrutando del momento. Una ligera niebla típica de las Highlands se estaba acercando, trayendo con ella el aroma del mar. —Tenías razón desde el principio, es muy difícil tenerme contenta. —Parecía sentirse culpable, y él no quería que se sintiera así. —Ya, bueno, pero al final compensa. —Posesivo, le apretó una nalga. —¡Lobo! —gritó ella, pero sus labios esbozaron una sonrisa. Garreth la rodeó con los brazos. —La verdad es que prefiero ir al infierno contigo que quedarme en el cielo sin ti. —Le colocó un dedo bajo la barbilla—. Y, princesa, ayudar a Regin será como ir al infierno. Ella le golpeó el brazo con los nudillos. —¡No puedo creer que hayas dicho eso! —Es broma —dijo él, y luego añadió serio—: Al parecer, le debo a Regin un gran favor. Una vez me dijiste que las dos queríais vivir la una al lado de la otra durante toda vuestra vida inmortal. Pues bien, aunque me pese decir esto, no descansaré hasta que ese bicho raro brillante sea nuestra vecina en alguna playa. —«Y hasta que tú seas mi esposa.» —¿Me lo prometes? —Abrió los ojos de par en par. —Sí, pero eso no significa que no pueda gastar bromas sobre el tema. Ella desvió la vista.

355


—Ya, pero voy a alejarte de todo esto. Mira este lugar. —Señaló los alrededores— . Seguro que en el fondo te decepciona que mi vida sea tan complicada. Me apuesto lo que quieras a que te gustaría que las cosas fueran más fáciles. Garreth la acercó a él y la abrazó fuerte contra su torso antes de soltarla. Si ella supiera lo profundos que eran sus sentimientos... Pero bueno, dado que le había regalado toda la eternidad, tenía tiempo e intenciones de demostrárselo. —Lousha, tú eres mi princesa. Y te amo con toda el alma. —Ella lo miró con ojos resplandecientes, y él le colocó una mano en la nuca para acercarla y darle un beso. Junto a sus labios, murmuró—: Además, las cosas que valen la pena nunca son fáciles.

356


EPÍLOGO

Una semana antes. Tierras del Volga, Rusia. Objetivo: el vampiro.

En

una escarpada llanura azotada por el viento había una solitaria cabaña

resistiendo al vendaval. Dentro, Lothaire, el Enemigo de lo Antiguo, estaba frente a un espejo roto observando su fragmentado reflejo. A través de las grietas de las sucias ventanas entraba el frío helado, al que daba la bienvenida después del calor que había pasado en la jungla. Sacó el anillo con su correspondiente dedo del bolsillo y cogió el aro de oro antes de lanzar el momificado pulgar al suelo. Miró la alianza fascinado, consciente de lo que significaba, del poder que acababa de adquirir. Un poder inimaginable. —Con esto —dijo con la voz rota— seré invencible. —Los vientos soplaron, las paredes de la cabaña se quejaron—. Nadie podrá detenerme. —Levantó una mano temblorosa y se puso el anillo, a punto de gemir de emoción. La puerta de la cabaña explotó y saltó por los aires, una corriente eléctrica le dio en la espalda y lo lanzó hacia adelante. El anillo cayó al suelo y él se golpeó la cabeza contra una de las ventanas. Un pedazo de cristal le cortó la frente hasta llegar al ojo, que también atravesó. Ciego de ese ojo, con sangre obstruyéndole la visión del otro, se dijo. «Teletranspórtate. Vete de aquí.» No sin el anillo...

357


Le crecieron los colmillos y la rabia hirvió en su interior. «¿Quién era su enemigo?» Otra sacudida eléctrica, y otra, y otra, hasta dejarlo seco. Empezó a rastrear a ciegas por la cabaña, tratando de esquivarlas. Buscó su presa a través de la sangre que no le dejaba ver, presintiendo sus movimientos, sus ataques. Apareció y se desvaneció. Consiguió arrancarle el corazón a uno, y mordió en el cuello a otro. El suelo quedó cubierto de sangre. Coge el anillo... acércate. Otro flash se dirigió hacia él, que rastreó para esquivarlo. Reapareció y un espadín se hundió en su costado. Detrás de Lothaire, una sombra blandía la hoja y la hundía más en su cuerpo. Una herida mortal si fuera humano. A un inmortal lo dejaba incapacitado. Fuera lo que fuese lo que estaba allí con él no le quería muerto. Trató de teletransportarse y huir, pero estaba demasiado débil, que era lo que quería su misterioso asaltante. Éste lo sujetó con fuerza y volvió a clavarle la espada. —Ponedle una bolsa. Cuando el asaltante se apartó, Lothaire cayó de rodillas en un charco de su propia sangre. Aparecieron otros y pronto pudieron con su débil resistencia. Le ataron las muñecas con bridas irrompibles. Y cuando el vampiro rugió, le taparon los labios con cinta de embalar. Recuperó la visión cuando aparecieron unos hombres con un saco negro. Se lo pusieron en la cabeza. Gritó a pesar de estar amordazado, escupió sangre, pero cerraron el saco con fuerza. Lothaire oyó como el anillo caía al suelo y que otro se hacía con su tesoro. La ira ardió junto con la furia. «Cuando salga de aquí, desataré un infierno...»

Calles de Nueva Orleans. Objetivo: la valquiria.

358


—¿Esto es todo lo que tienes, hijo de puta? —gritó Regin la Radiante tras recibir la tercera sacudida eléctrica—. A mí me gusta la electricidad, idiotas. Lanzadme otra. Al parecer, no se la tomaron en serio y le lanzaron otra. Ella se regodeó en la electricidad, y su piel brilló todavía más en medio de la noche. Las lámparas cercanas resplandecieron de energía. Una sonrisa de éxtasis se dibujó en su rostro. —¿Y sabéis qué más? Soy una jodida conductora. —Cogió el extremo de un cable en una mano y con la otra transportó la corriente, lanzando a sus asaltantes por los aires—. ¿Queréis más? —Volvió a repetir—. ¿Qué os parece si lo hago otra vez? —Y otra. La estaban alimentando, y eso era glorioso. Cada vez brillaba más y más. Primero iluminó una calle, y luego dos... Pero entre toda esa luz, una sombra se movió detrás de ella. Un hombre muy alto, que se desplazaba a una velocidad sobrehumana, le clavó una espada en el costado antes de que ella pudiera defenderse. Y se la retorció en las entrañas. Cayeron rayos cerca de donde estaba, y Regin gimió de dolor, atragantándose con la sangre que le subió por la garganta. Su luz se apagó. Y cuando el hombre retiró la espada, la valquiria cayó al suelo. Hecha un ovillo, lo miró en mitad de la calle. —Tú —escupió—, pagarás por esto. —Ponedle una bolsa —ordenó él. Respiró hondo para gritar, pero antes le sellaron los labios con cinta de embalar. Con los ojos abiertos de par en par, negó con la cabeza y se quedó observando cómo se acercaban con una bolsa negra.

Cárcel del barrio francés de Nueva Orleans Objetivo: la bruja.

—Señorita Carrow ¿qué hace otra vez aquí? —le preguntó Martin, su guardia favorito. Era el más joven de los guardias, muy mono, y estaba prendado de Carrow—. ¿Cuándo aprenderá?

359


—Oh, ya he aprendido —dijo ella, caminando sensualmente hacia los barrotes. Martin tragó saliva al ver lo corta que era la falda de cuero negro que llevaba—. Lo que pasa es que he decidido no ponerlo en práctica. —¿Qué? —Él se rascó la cabeza—. ¿Qué ha hecho esta vez? —Me peleé con un policía, le robé el caballo y me fui al Pat O's.3 —Antes de que él se lo preguntara, le respondió—: Necesitaba un cómplice. Al escuchar eso, sus compañeras de celda, trabajadoras del sexo del barrio francés, la vitorearon. Carrow les hizo una reverencia y luego volvió a centrarse en Martin. A través de los barrotes, le hizo cosquillas bajo la barbilla con los dedos todavía sucios de tinta de cuando le habían tomado las huellas, hasta que lo puso nervioso. —¿Y qué, has decidido traernos a mí y a las chicas algo de comer? —A menudo, el joven les llevaba a Carrow y a sus compañeras algo del restaurante Popeye. Con voz gutural, añadió—: ¿Quizá un poquito de arroz? Martin tragó saliva. —No, señorita. He venido a decirle que han pagado su fianza. —¿En serio? ¡Qué pasada! —Levantó la mano y alguien le chocó la palma para celebrarlo. El sol acababa de ponerse. Carrow tendría toda la noche para hacer de las suyas—. ¿Quién ha traído la pasta? —No lo sé, señorita —contestó Martin al abrir la puerta de la celda. Carrow frunció el cejo. La Casa de las Brujas había jurado que jamás volvería a sacarla de allí. Y Carrow todavía no había llamado a Mariketa, pues no quería volver a molestarla. Dos veces en una semana era demasiado, incluso para su mejor amiga. La verdad era que Carrow se había planteado recurrir a sus poderes para recuperar la libertad. Pero eso estaba completamente prohibido. Se encogió de hombros y se despidió.

3

Famoso bar de Nueva Orleans (N. de la T.)

360


—Ya nos veremos, Moll, Candy Cane, Lexxxie, Chastity. Y Extacey, levanta ese ánimo, tu ex no volverá a molestarte, te lo prometo. —Tomó nota mentalmente de echarle un hechizo a ese capullo para que se enamorara de un cubo de basura. Usado. Carrow recogió sus objetos personales, se puso las joyas y la chaqueta y todos los colgantes de plástico que llevaba alrededor del cuello. Pocos conocían el verdadero valor que como moneda de cambio teman aquellas perlas de plástico. El joven guardia la miró embobado. —¿Quiere que le diga quién ha pagado la fianza? —Eh, no, no soy de las que le miran los dientes al caballo regalado. Buenas noches, Martin. —Le guiñó un ojo y le lanzó un beso—. Nos vemos. Pero al salir por la puerta pensó de nuevo en el dicho sobre el caballo regalado. Le había mentido a Martin. Carrow era exactamente el tipo de persona que sí le miraría los dientes. Se puso alerta y reunió energía en las palmas de las manos por si tema que dispararle a algún enemigo. Mariketa le había enseñado un montón de hechizos nuevos, y también a focalizar su energía; al fin y al cabo, ella tenía que estar en espera durante cinco décadas. A Carrow se le daba bastante bien, cuando conseguía concentrarse. Salió a la calle y miró alrededor. No había nadie. Pero la ciudad estaba despertando a otra noche. Con sirenas y comida y música, era como una bestia que se desperezaba después del letargo. Carrow podía sentir todas las emociones, los nervios la embargaban. Igual que un vampiro, quería beber de ella. Quería estar en medio del caos, provocarlo. Una repentina ola de electricidad le golpeó el rostro y la lanzó por el aire. Gritó y aterrizó sobre su espalda una esquina más atrás. Las perlas de plástico se le habían fundido y el plástico derretido le quemaba la piel, que echaba humo. Mareada y casi ciega a causa del golpe y del humo, volvió a crear energía en sus palmas. ¿Qué diablos estaba pasando? ¿Se estaban acercando? «No puedo ver... no puedo lanzarles fuego.» Parecían sombras. Disparó, quizá le dio a uno. «No puedo ver...» Trató de levantarse, de correr a ciegas, pero sólo consiguió ponerse de rodillas. Lo único que podía hacer era recitar el hechizo de la muerte y confiar en que estuvieran cerca: —Ooth sbell nooth Laforet...

361


—¡Amordazadla! —dijo una voz. —Ooth sbell... Unas manos la sujetaron y le colocaron cinta de embalar en la boca. A pesar de que se resistió con todas sus fuerzas, le ataron las muñecas a la espalda. Se sacudió frenética, sin poder defenderse, más asustada de lo que lo había estado en toda su vida. Recuperó la vista y oyó que la misma voz ordenaba: —Ponedle una bolsa en la cabeza. —¡No, no! —gritó por debajo de la cinta. Se acercaron con una bolsa negra en la mano y le cubrieron la cabeza con ella a la fuerza. Su mundo volvió a quedarse a oscuras...



362


Anochecer 08