Boletín "La Sobarriba en Común", nº3

Page 1

e c a h e s r e sab

la sobarriba Número 3 · Verano de 2017

Boletín informativo de La Sobarriba en Común aludos, vecinas y vecinos de La Sobarriba. Os preS sentamos el número 3 de este boletín informativo de La Sobarriba en Común para informaros de las actividades que hemos realizado en este último año en el Ayuntamiento de Valdefresno. Como sabéis, han pasado dos años desde que con vuestros votos quedó conformado el pleno del Ayuntamiento: 6 concejales el PSOE, 3 el PP, 1 La Sobarriba en Común y 1 UPL. Yo soy la única mujer concejala. He seguido haciendo una oposición constructiva y respetuosa y parece que el resto de concejales y sobre todo el equipo de gobierno, han empezado a entenderlo. Siento que por fin hay un respeto a las propuestas que presento, estén o no de acuerdo, y no una confrontación continua. Tenemos diferentes visiones de cómo hacer política y de lo que significa el bien común, diferentes prioridades y ritmos, aunque también valoramos aciertos como el aumento de la inversión en cultura y el mayor número de actividades en este aspecto. Ser concejala representando a un número de vecinos y vecinas que confiasteis en mí es una tarea a me-

nudo ingrata y ardua, porque lo que se puede conseguir y transformar es poco. Hay grandes intereses y «grandes» políticas que desde la Unión Europea, el Gobierno nacional, la Junta de Castilla y León y la Diputación provincial nos afectan a lo pequeño. Que desde aquí, desde lo más cercano y pequeño, podamos conseguir mejoras con casi todo en contra es una utopía, que nos sirve para seguir caminando. Nos quedan dos años y seguimos en la tarea con ilusión, constancia y respeto. Esperamos vuestras sugerencias para trasladarlas a los plenos y seguir mejorando. Queremos un mundo rural vivo, con población estable y buenos servicios y calidad de vida. Por eso también os animamos a que os empadronéis en el municipio. Más personas son más recursos y menos disculpas. Gracias.

Os cuento

Aurora Panizo Concejala de La Sobarriba en Común en el Ayuntamiento de Valdefresno

Mociones, peticiones denegadas y pequeños logros stas son las mociones que ha presentado La Sobarriba en Común al Pleno del Ayuntamiento en el E último año: Octubre 2016: 1. RECHAZO A LA LEY DE ESTABILIDAD PRESUPUESTARIA Y SOSTENIBILIDAD FINANCIERA. 2. APOYO A LA LEY APLICACIÓN DE MEDIDAS URGENTES EN MATERIA DE RÉGIMEN LOCAL.

Estas dos mociones están muy relacionadas entre sí, porque la ley Montoro está ahogando a las pequeñas administraciones (aunque no tengan deuda, como este Ayuntamiento) y con la segunda se pretendía cambiar esto. Sorprendentemente el PSOE votó en contra aún reconociendo que en el fondo están de acuerdo y que “hay que exigirle a nuestros propios partidos que modifiquen las leyes, que ellos ya recurrieron esa ley al Constitucional”. ¡Ay, cuán(continúa en página siguiente)


ta incoherencia! Todos votaron en contra. Y aquí seguimos, sumisos. Marzo 2017: 1. AMPLIACIÓN DE LOS RECURSOS HUMANOS EN EL SERVICIO DE ASESORAMIENTO A MUNICIPIOS (SAM) Y QUE ESTE SEA UN SERVICIO ITINERANTE. La Sobarriba en Común pretende que ninguna Junta Vecinal se quede sin asesoramiento y pueda presentar las cuentas a tiempo, y para eso proponíamos más personal de Diputación para ese servicio y que pueda rotar para acercarse a todas las zonas. El resto de partidos, aún reconociendo que han podido estar desbordados en el SAM, se abstienen. La moción sale adelante con nuestro único voto a favor. 2. MOCIÓN CON MOTIVO DEL 8 DE MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER. Esta moción, que se debatió en junio porque desde febrero no hubo pleno hasta el 15 de junio, también mereció la abstención de todos los grupos. Lo mejor fueron los argumentos: que estaba fuera de lugar y de plazo porque ya pasó el 8 de marzo, y que, en palabras del Sr. Alcalde, “hay que dar ejemplo” en nuestro grupo político, ya que nuestro diputado provincial es hombre y nuestro procurador en Cortes es hombre y no mujer. ¡Me mondo! Van a hablar el PSOE y el PP de Valdefresno, ellos, que llevaban en sus listas a la primera mujer de número 7 y número 8. Viva la coherencia una vez más. Y el fomento de la participación de las mujeres en la política. 3. MOCIÓN SOBRE LOS CENTROS DE SALUD. Por fin una moción aprobada por unanimidad. En ella se pide que “en este municipio de Valdefresno se abran y se doten de personal los Consultorios Médicos de las localidades que disponen de locales adecuados y se amplíe la atención sanitaria en el Consultorio de Valdelafuente porque solo hay asistencia un día a la semana”. Ojalá se consiga. Peticiones En cuanto a las peticiones hechas este año, de la que más orgullosa estoy es de la pregunta realizada en Comisión de Hacienda en agosto de 2016 sobre el dinero que hay en el banco y cuánto de ese dinero no se puede utilizar. Por fin la Secretaria reconoce que sí se puede gastar una parte mientras sea financieramente sostenible. A partir de aquí se hizo una modificación de crédito de 475.000 €, de los cuales 372.000 € se destinarían a arreglar las cuatro carreteras del Ayuntamiento y el resto a parques y marquesinas. El resto de peticiones y preguntas desde septiembre de 2016 hasta ahora han sido: 1. Que se arreglen las carreteras que pertenecen al Ayuntamiento, que son: . Tendal-Villavente . Tendal-Golpejar . Paradilla-Sanfelismo . Santa Olaja-Navafría 2. Que se terminen los colectores necesarios y se arreglen los dañados y se haga la depuradora. 3. Que se aumente la frecuencia del transporte a León.

4. Que se modernicen los parques infantiles. 5. Que se dote de contenido al portal de transparencia. 6. Que se arregle todo lo necesario en la escuela de Santibáñez. 7. Que se planten árboles por cada nacimiento y defunción. 8. Que se construya un centro de Día para personas mayores o se haga un convenio con las residencias de la zona y concertar plazas. 9. Que se haga algo desde el Ayuntamiento para intentar cobrar las tasas a las eléctricas. 10. Que los regalos de Reyes sean de Comercio Justo (aceptada). 11. Que se subvencione a los niños y niñas del municipio la entrada al Festival de Magia de León. 12. Que se suba la subvención a asociaciones sin ánimo de lucro del municipio de 150 a 300 € anuales (concedida). 13. Que se ponga una escultura en la rotonda del Ayuntamiento. 14. Que se hagan carteles delimitando el término municipal donde se diga “Bienvenidos/as a la Sobarriba” 15. Que en los presupuestos se contemple un dinero para un carril bici que conecte el Camino de Santiago con León. 16. Que haya una campaña municipal informativa dirigida a los propietarios/as de plantaciones forestales sobre el tema de la procesionaria. 17. Que se destinen 3.000€ para poner una rampa en el Canal del Porma. 18. Que se sigan renovando las marquesinas. Parece que este años le tocará a Valdefresno y la siguiente a Villaseca. 19. Que se ponga un cambiapañales en los baños de la piscina municipal. También hemos preguntado cuántas personas hay trabajando en el Ayuntamiento. En junio había, con dinero de Diputación: 1 persona a jornada completa para la oficina, 2 medias jornadas de peones durante 3 meses y 1 trabajadora más para administración a media jornada durante 6 meses. Y con fondos de la Junta: 1 persona a jornada completa de peón jardinero durante tres meses. Pronto saldrán las bases de oposición para cubrir la jubilación de la plaza de operario de servicios múltiples. Y también habrá otra persona para turismo con dinero de la Junta de Castilla y León. Como veis, la mayoría de las peticiones no son atendidas pero seguimos haciendo preguntas y planteando propuestas. Aurora Panizo


Y, al fin, se hizo la luz ... esde el primer momento, tras las elecciones municiD pales, La Sobarriba en Común ha tenido entre sus objetivos saber por qué no se podía invertir el dinero que este Ayuntamiento tenía inmovilizado en el banco (unos dos millones de euros aproximadamente) y usarlo en la realización de cosas útiles dentro del municipio. La legislatura comenzó con un proceso de ninguneo, de suficiencia, incluso desdén por parte del equipo de gobierno hacia nuestra formación y se personificó en nuestra concejala. Pero a base de insistir, resultó que por fin encontramos la respuesta: No existía ningún motivo por el que ese dinero no pudiera utilizarse. La sorpresa fue grande, incluso entre el equipo de gobierno del Ayuntamiento que, al parecer, no se había planteado que ese dinero (de todos los vecinos) pudiese ser usado. Desde aquel momento, el Ayuntamiento parece haber adoptado una serie de medidas y se ha puesto realmente a trabajar, de momento en inversiones puntuales, cosa que desde nuestra formación agradecemos. Pero no debemos olvidar a quién debemos estos gestos, inversiones y actuaciones que desde el Ayuntamiento redundarán en beneficio de todos y es al pundonor, al ánimo, y a la ilusión que ha puesto Aurora, concejala por La Sobarriba en Común. Por eso es necesario que haya gente que, viviendo aquí, realmente quiera trabajar para que todos tengamos una vida más cómoda. Ese es el compromiso de Aurora y de todos los que apoyamos y ayudamos a nuestra representante en el Ayuntamiento de Valdefresno. Carlos Padilla

El paraíso ivimos un tiempo histórico de «perV fil bajo», en el horizonte sólo se ven grisuras y medianías; tiempos de conformarse con poca cosa o con lo que hay, en los que ni se conciben grandes proyectos ni se realizan esfuerzos reseñables. Tiempos, en fin, de ir tirando y, virgencita, que me quede como estoy. Así estamos y así son, lógicamente, los políticos que en más de un sentido nos representan. Personajes obtusos, de vuelo rasante, a los que alegremente elegimos para que administren esa buena parte de nuestros ingresos que el Estado nos detrae por aquí, por allá y por acullá. Individuos a los que no vamos a pedir milagros, ni siquiera logros sobrehumanos como el que sería gestionar con inteligencia y honestidad lo que no es suyo, sino de todos. Al político gris, chulesco, cerril, que elegimos para que nos represente y gobierne, apenas le pedimos que no robe o que no robe mucho, que haga lo que tenga que hacer sin ruido ni extravagancias, si acaso que nos insulte un poco menos… o un poco mejor. Este bajo listón de las expectativas comunes, este ciudadano que se conforma con el aprobadillo, con cintura y aguante para estos y mayores abusos, hace las delicias de las derechas, «populares» o «socialistas» (risas), que amigablemente se van pasando el cetro en las décadas plúmbeas y mesetarias que atravesamos, sin cumbres en el horizonte. Si encima les instalamos ahí con mayoría absoluta, al rodillo de su (nuestra) mediocridad, habremos de sumar la soberbia, los desplantes, la arrogancia; el insufrible pestazo del ego sobrealimentado. No esperemos, pues, de estos politicastros un proyecto ambicioso para su comunidad, inteligencia en el diseño de

planes de desarrollo, originalidad y visión de futuro… Es hablarles en un idioma que desconocen, que no les da la gana aprender. Nos bastará si no se aficionan a meter la mano en la caja, si ponen algún tubo o tapan algún agujero aquí o allá, si por lo menos no se pasan demasiado en sus malos modos, su ninguna educación. Y no, nada de milagros en el paraíso. Aquí, en Valdefresno, no vamos a pedir locuras como un adecuado cauce y tratamiento de las aguas residuales; puros disparates como el que sería una promoción turística respetuosa e inteligente de la zona; excesos verdaderamente inconcebibles como un buen asfaltado de las carreteras más allá de la línea roja del Ayuntamiento, en cuya fachada podría figurar el lema Non plus ultra, como si nuestros ediles temieran adentrarse en las tierras incógnitas que hay más allá de la cochambrosa parada de autobús de las afueras… Es triste viajar y ver que en casi cualquier parte se está haciendo más y mejor; contemplar con envidia avances ajenos, progresos aquí inimaginados, y preguntarse con desaliento: ¿cuándo llegará esto a nosotros? A sólo 8 kilómetros de la invisible línea roja que nos condena al ostracismo, en una ciudad que también es paradigma de desidia y mediocridad, son muchos, a lo peor mayoría, quienes ni siquiera saben dónde está la Sobarriba. Pero al mismo tiempo, en nuestra provincia no faltan comarcas verdaderamente remotas (Ancares, Cabrera, Sajambre) que disponen de mejores servicios y carreteras que Tendal, Navafría, Carbajosa. Es lo que hay. Gobiernos de mínimos, ciudadanías de conformidad: tal para cual. Ciudadanos conformes y entretenidos, y (continúa en página siguiente)

Muros desbordados de chatarra en Villacil


(viene de página anterior) gobiernos municipales para organizar fiestas patronales y arreglar fugas, poco más. Y si pides más lo que tendrás será, con toda probabilidad, una mala contestación. Los desplantes y pésimos modales que tuvo que aguantar la concejala de La Sobarriba en Común durante el primer año de su mandato, y que todavía de vez en cuando se permite la mayoría gobernante, son buena prueba de ello. Eso e incontables demostraciones de falta de ambición y objetivos: «¿Arreglar la carretera? ¡Si arreglamos esa habría que arreglar todas!». Así que mejor ninguna. «¿Plantar árboles? Los árboles crecen, dan problemas, ¡se les caen las hojas!». Así que mejor todo el horizonte liso, como nuestra mirada y nuestro encefalograma. Por si fuera poca la indolencia, siempre el problema y las competencias son de otros, nunca nada es asunto nuestro, sino de la Diputación, del Obispado, ¡del Sursum Corda! Tal ausencia de empuje e iniciativa, de nervio y creatividad, es hija de la bovina mansedumbre de esta España profunda y miserable que habitamos, acostumbrada a las privaciones y los palos desde la noche de los tiempos; una España que durante demasiados años recibió de sus gobernantes bastante menos que nada, y que hoy con migajas se siente afortunada. Lo llevamos ya incrustado en el ADN. Y gracias a ello hacen sus agostos las incívicas derechas, tan poco «populares» unas, en absoluto «socialistas» otras, se llamen como se quieran llamar. Gobiernos de mínimos y a lo suyo para ciudadanos distraídos o anestesiados.

Y el cólera “parao”… so decía mi abuela. E ¿Qué pasa en el Ayuntamiento de La Sobarriba, que ya no convocan plenos? Según el propio alcalde no se convocan por que no hay temas de importancia ni interés que ocurran en el municipio. ¿Qué ha pasado con el tema de la gasolinera de Repsol, solventaron ya el problema de los vertidos de gasolina incontrolados por los que se cerró? ¿Qué ha pasado con los cambios de las marquesinas de las paradas del autobús? ¿Qué ha pasado con la llegada de la fibra óptica a La Sobarriba? Hasta donde sabemos llegó a Villavente, pero ¿y después? ¿Qué ha pasado con la depuradora? ¿Qué ha pasado con el cementerio municipal que se pretendía hacer en Valdefresno? ¿Qué ha pasado con la mala cobertura telefónica de los pueblos de La Sobarriba? Nuestro alcalde usa, abusivamente a mi entender, el

Esta España que nos parte el corazón sólo progresa a rastras, a remolque de la Europa de la que somos apéndice física y mentalmente. Esta España, si progresa, no es gracias a sus políticos, sino a pesar de ellos, del lastre y la sangría que suponen. Esta España nuestra, ay, de pan duro y circo cutre, entregada a la codicia y la hipocresía de partidos políticos ya insoportables: uno «popular», mercantilista y liberal al servicio de los negocios propios y de los amiguetes, incapaz por si fuera poco de demarcarse definitivamente del franquismo; otro «socialista» (¡ja!), hundido en el fango de unas contradicciones galopantes, mangoneado por barones y señoritos, perdido en una crisis de identidad de la que apenas logra salir para hacer el gesto heroico de abstenerse… Ese es el plan. Y no mejor pinta en la Sobarriba, cuyo mayor monumento es la montaña de mierda metálica que desde hace años crece y se desborda en Villacil, terra incognita, ante la escandalosa indiferencia de corporaciones socialistas, populares y mediopensionistas. Una comarca desconocida y por desarrollar en una provincia ninguneada, allá en las afueras de un aborto de comunidad autónoma envejecida, pobre y sin sentido, en un país siempre, siempre, siempre a la cola del pelotón europeo: siempre chupando rueda. El paraíso de la conformidad, gobernado por quienes mejor nos representan. Vengan a visitarlo, lo más probable es que ni siquiera les decepcione. Alberto R. Torices

concepto de “no competencia”. Muchas veces dice: “Esto no es competencia del Ayuntamiento…” y lo dice con razón porque así es, pero, ¿seguro que desde el Ayuntamiento no se puede hacer nada?, ¿nada de nada? Perdón, pero no me lo creo. En mi opinión, los representantes de todos nosotros y que gobiernan en el ayuntamiento pueden llamar a quien sea necesario, hablar con quien sea el responsable. En fin, habrá mecanismos que se puedan explorar y explotar. Y este Ayuntamiento, ¿ejerce ese deber? Yo creo que NO. Estos y otros temas que cualquiera de los lectores tendrán en mente siguen parados a la espera de que pase un año más y ya estaremos de nuevo en año electoral, donde, como ya ocurriese la vez anterior, el alcalde se paseará por los diferentes pueblos y hará algunas cosas. Quizá esta vez barrerá las calles, o tal vez ponga las bombillas en las farolas fundidas (por cierto, ¿qué fue de aquella propuesta para cambiar las bombillas por otras de bajo consumo?). Y así, de nuevo, se nos hará creer que aquí no ocurre nada. Y el cólera “parao”… ¡Ay, bendito! Carlos Padilla

Síguenos en Facebook · Escríbenos a: lasobarribaencomun@gmail.com


Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.