Issuu on Google+

q CRONICA

4

’DE UN SOLDADO

4


Capitulo

1

PRINCIPIO DE MIS CAMPARAS

Yo, Hip6lito GutiCrrez, en el mes de sectiembre, en el aiio de 1879, el dia 10 de este mes, nos convidamos dos amigos y compadres, vivientes en Colton, subdelegacibn de Bulnes, j6venes de un mismo tiempo, vivientes muy vecinos. Nos fuimos para Chillin a prestar nuestro servicio a1 Gobierno, con nuestro entero gusto, para ir para el norte, a Lima, a defender nuestra patria hasta morir o vencer por nuestra bandera chilena. Nos fueron a dejar dos hermanos a Chillin; el uno era hermano de mi compaiiero y el otro era hermano mio. .4 la despedida de ellos con nosotros lloraron a1 despedirse, diciCndolos del que ya no 10s iban a ver mis, y nosotros, como pechugones, les dijimos: -IN0 lloren, hombres, que esperamos en Dios del que hemos de volver a nuestra (h) tierras con via y salud y 10s volvamos a ver; nadien muere mientras no se le llegue la hora ni unque andemos dentre las balas! Y se volvieron para sus casas muy consolados y nosotros nos fuimos para el cuartel haublar con el Comandante de Armas, y haublamos con 61 y le dijimos que ibamos a prestar nuestro servicio para el norte durante la 2.-Crbnica

- 17

-


campafia, y 10s recibi6 con mucho gusto, y 10s filiamos. Esto fues el dia doce de seutiembre. Mi Comanclante se llamaba Juan ,4ntonio Varjas Pinocht ( I ) . Y 10s siguieron dando diario todos 10s dias de a veinte centavos. Estuvimos en Chilljn hasta el dia 22 de otubre, que ese dia fut la salida para el norte, como a las seis de la maiiana fues la salida, y a la salida del cuartel habian muchisimas mujeres aguaitando sus maridos, sus hermanos o sus hijos para despedirse de ellos, y entre ellas estaba mi madre, y me haubl6 en voz alta: -iAdi6s, hijito -1lorando-, Dios quera que te vaye bien, que quizhs no te vert mhs! Y le re (h) pondi yo sobre marchando: -No llore, madre, no se estt quitando la via por mi, haga cuenta del que tal hijo ha tenido, que yo espero en Dios del que hay de volver; nadien muere mientras no se les llegue la hora. Y no haublt mhs con mi madre. Y 10s embarcamos en la mhquina con el corazbn acongojado y partido de dolor a1 haber visto a mi madre llorando; per0 yo no redamt ninguna ljgrima, el coraz6n duro y hacia pecho ancho, y me llevaba de un consejo, que el hombre que llora s610 se hace desgraciado. Y sali6 la mhquina con el Batall6n Chillhn para el norte dijendo iViva Chile!, cantando y bailando de contentos. Nos parecia que ibamos a una fiesta. El n6mero de gente que lleva el Bata116n son seiscientas plazas, y yo y mi compa6ero ibamos en la tercera Compafiiia (1)

Per notnr Itistdiicns en p i g . 103.

- 18 -

I


que era el Coniandante de ella mi capitin Don Manuel Jes6s Jarpa. (2). Y seguimos andando y pasando por todos 10s pueblos y estaciones hasta que llegamos a Santiago en el mismo dia. Llegamos a las 10 de la noche a la estacidn, y 10s desembarcamos sin la menor novedad y 10s fuimos alojar a1 cuartel de Santa Lucia. Llegamos a las doce de la noche a1 cuartel, y 10s estaban esperando con comidas hechas. Ya lotro dia salimos del cuartel como a las ocho del dia para la estaci6n y 10s embarcamos para Quillota. En esa marcha yo tuve algo de temor por el camino malo, temiendo del que se desrilase la mAquina en a l g h puente oen a l g h socav6n tan largos que teniamos que pasar por debajo de 10s cerros, y tantas curvias que habian, y tan veloces que corrian 10s trenes. Y llegamos a la estaci6n de Llay-Llay como a las doce del dia, y a Quillota llegamos a la una de la tarde y 10s desembarcamos, y 10s llevaron auna casa enclausurada que habia llena de arboledas, adentro del cuadro, que en esos dias se habia ido otro batal1611 de Ai no mAs, que fuk el Regimiento Lautaro que en el norte 10s juntamos. Y 10s estuvimos en Quillota desde el dia 23 de otubre hasta el dia cuatro de noviembre. Lo pasamos muy buena via con las quillotanas, que de todos 10s iban a vender adentro del cuartel, que adentro 10s hacian las comidas lo mismo que recova y i i 10s pagaron un sueldo, tambikn mejor lo pasamos. - 19 -


4

Capitulo

2

. El dia cinco de noviembre salimos de Quillota para Valparaiso. Los embarcamos en la mAquina a las nueve del dia, y 10s fueron a ver salir a la estaci6n muchisima gente, per0 mis eran mujeridos tan carisosas y tan amables que 10s desiaban toda felicidad en el norte, y 10s tiraban flores a 10s carros y plata tambiCn nos daban para el camino como si hubieran sido de mucho tiempo conocidas oubiesen sido parientas. Seguimos la marcha vivando a Chile y llegamos a Valparaiso a las doce del dia, desmontindolos y embarcAndolos en 10s buques en el mismo dia en un buque que se llamaba El Marilerrse ( 3 ) . Esa noche salimos de Valparaiso a las doce de la noche para el norte, para Antofagasta. Caminamos toda la noche, ya lotro dia amaneci6 cuase todo el batall6n mariado, botaditos a la larga, sin poder levantar cabeza de mariados y sin ganas de comer, y yo muy sano y bueno, sin novedad, muy contento, y les hacia remedios a 10s enfermos que eran mAs conocidos y me riida con ellos que parecian que estaban ra(h)cados, y la causa era del buque tan malo, que tenia tan-

- 20

-

1


to balance que se balanciaba de babor a (h) tribor; y mi compaiiero Sandoval tambiin tan alto, sin novedad. Anduvimos dos dias sin ver tierra, no mds que cielo y yaguas. A 10s tres dias llegamos a Coquimbo como a las once del dia. Los estuvimos todo ese dia y esa noche, ya lotro dia salimos de A i a las doce del dia para el norte. Ese dia en la noche 10s veimos muy apurados en las alturas de Coquimbo que llaman estaban las mares muy malas y el buque que era tan balanciador cuase se 10s hizo agua, que le dentraba agua sobre la proba y se azotaban los drboles del buque a una parte y a otra en l’agua. Era buque tan malo y tan sucio que no era capaz de sufrir en el. Harto padecimos en ese trasporte que despubs a1 poco tiempo se fues a pique con toda la tripulaci6n que tenia. Nosotros tuvimos suerte que no 10s toc6 la mala en 61. Navegamos seis dias, seis noches. El dia once llegamos Antofagasta entre las 10 y las 11 del dia y 10s desembarcamos, la bahia bien mala, bastante brava la mar. Llegamos al cuartel a las doce del dia cocidos de calor. jQuC puerto tan caloroso!, que ii fueron las calores que sufrimos primer0 y que no estAbamos echos todavia. Ai en Antofagasta lo pasamos bien de comida, per0 10s calores eran insufribles, y tan arenoso y la arena salobre, que cuando saliamos a 10s ejercicios

- 21

-


tal de y mafiana llegfibanios inconocibles de ticrra, y sudor y s&, ilas de sC!, y la agua resacada tan mala que no podiamos apagar la sk. Estuvimos en ese puerto diez y nueve dias, y no tuvimos nitlguna enferrnedacl, jy bonito puerto y la gente muy carifiosa!

- 22 -


Capitulo

3

Los embarcamos en ese puerto para Iquique el dia 6ltimo de noviembre (4),10s embarcamos a la una de la tarde en el trasporte llamado El Itata, buque muy lindo y muy limpio y bien lijero que es para andar que andaba 15 millas por hora. Salimos de esa bahia para Iquique a las tres de la tarde. Navegamos dos dias y medios, dos noches con toda la carrera del vapor. Llegamos a Iquique a las diez de la noche del dia dos de diciembre. Ya lotro dia el dia tres 10s desembarcamos como a las Lres de la tarde. Y vamos juntos con 10s carabineros de Rungay, que tambidn 10s venimos juntos de Valparaiso. N o 10s alcanzamos a desembarcar en ese dia. A1 otro dia se desembarcaron todos 10s demis. Cuando dentramos al puerto, no se veia un alma, muy tal cual persona, 10s que andaban eran extranjeros no mAs; toda las puertas con llaves cerradas. El Regimiento Esmeralda y el Regimiento Lautaro no mis estaban i i a nosotros 10s llevaroxi aun cuartel bien bueno y 10s acuartelaron sin puerta franca como 15 dias. Estuvimos ocho dias que 10s daban charque seco, galleta y arina tostada, y la agua muy escasa que medidita nos daban. Ai subfrimos mucho de la s&, el charque salado y la

- 23

-


galleta seca y la arina tostada mAs sk 10s daba, hasta que llegaron 10s rancheros que 10s daban la comida en Antofagasta. Entonces lo pasamos bien, bien comidos, y buen cafk que 10s daban por la maiiana, y tres panes bien regulares que 10s daban a1 dia y entonces y buena comida de carne y legumbres. Y 10s comenzaron a dar puerta franca. Ya 10s hall2bamos en el puerto, porque 10s ibanios a baiiar a la mar tarde y maiiana. Ya se vkida gente harta por la calle y se habian abierto muchas puertas, ya se veia gente peruana. Del temor de 10s chilenos del que no 10s matasen no salian a luz, estaban escondidos, y viendo que nada les hacian comenzaron a salir y abrir puertas, porque a ellos les habian dicho del que 10s chilenos iban (a) cabando con chico y grande, por eso se escondian. En tkrmino de un mes o mis estuvo el puerto llenos de gente peruana y chilenas; hartos comercios de todas clases, hartas frutas, y bien bonita recova que habia y bien bonito el puerto y muy mansita la bahia para el desembarque. Estuvimos en Iquique dos meses 22 dias. Ai murieron muchos soldados del Batall6n Chillin y de muchos otros cuerpos, de pestes y de fiebres y sinteria, .y yo y mi compafiero Sandoval tuvimos la suerte del que no enfermamos, tenidamos ramos de enfermedad, per0 era poco. Ai harto padecimos con 10s calores en 10s ejercicios, que 10s sacaban aun desplayo arenoso, salitre, atormentados de polvo, de sudor y de s t , hasta que llegibamos a1 cuartel a descansar. - 24

-


Capitulo 4

A m 0 DE 80 El dia 25 de febrero salimos para San Antonio en la mhquina, para el interior. Salimos a las ocho de la maEiana en el tren. Repechamos en la miquina por una cuesta muy larga y bastante parada, que tenida de largo dos leguas, que daba miedo cuando ibamos por la cuesta, que mirar para abajo era de defancerse y para arriba tambikn, itan alto! Caminamos todo ese dia para el interior, la linia muy curviada para all; y para (a) d, y tantos carros que iban que agarraba mhs de dos cuadras de largo la cordelada de carros que daba miedo en las curvias que se desrilase. Ibamos dos batallones, Caupulichn y el Chillhn, que asi es que llegamos auna estaci6n de cambio muy linda, y por la linia venida un cafi6n de agua para Iquique por toda la linia y no se merecia mis agua en ninguna parte. Esta agua venida del Paso del Monte. Ai a esa estaci6n llegamos como a las doce del dia y salimos de A i a las cuatro de la tarde, porque habiamos hecho una salida y en una(h) curvias se 10s cortaron 10s carros, que cuase estuvimos averida y 10s volvimos para la estaci6n que estaba inmedia-

- 25 -


to.' Ibanios con miquina doble. Una miquina march6 con el Batall6n Caupulich y nosotros 10s q u e damos aguardando basta que lleg6 la otra m4quina, lleg6 y 10s marchamos para el Paso del Monte con toda velocidad del tren. Y pasamos devisando la oficina de la Noria, establecimiento de trabajos de minerales de caliche, de donde muchas cosas del caliche sacan, pintura y yodo para la plata, y sacaii azufre, y sacan sal fina, y sacan p6lvora y varix cosas m i s que no me recuerdo. Y esa tarde llegamos a1 Paso a1 Monte como a puestas de sol. Toda esa marcha que tuvimos ese dia en la miquina por unas pampas lobres, serranos, terrenos pelados, sin pa(h) tos ni irboles; s610 en la linia habian casas, per0 adonde habian estaciones no mis como a la distancia de 5 o seis leguas. Esa noche alojamos en el Paso del Monte. Esa fiurica son de m6quinas resacadoras de aguas y esta agua va por toda la linia para Iquique, esta agua se va por caiiones y por todas las estaciones.

- 26 -


Capitulo 5

SALILIA D E L P A S 0 A L M O N T E P A R A E L NORTE A1 otro dia 26 salirnos para el norte a las diez del dia en la mgquina el ChillBn y el Batall6n Caupulichn. Anduvimos en la miquina ese dia dieciocho millas. Y por toda la linia habian establecimiento de fiuricas de trabajos de minerales de caliche como hai dicho ailante en articulo cuatro. Llegamos a1 fin de la linia que ya no habia mAs trhfico de tren. A1 ultimo de 10s rieles habian dos carros llenos de agua dulce per0 bastante desabrida; ya no IlevBbamos agua, Bi agarramos agua toclos, soldados y oficiales. Aquel lugar tan lobre y tan caloroso, per0 ya poi- Ai se veia algunos Brboles, espinos maublino, porque Ai en sus tiempo llovia algo, llanadas bien regrandes. Las cordilleras se veian no muy lejos a1 lado del poniente cordbn cle cerros. Cbmo seria el llano de grande que se le cay6 aun oficial un quitasol que llevaba y se levant6 un vientarrbn muy grande y se llev6 cl paragui y le sigui6 cargando un soldado y no lo pudo alcanzar que fud cosa almirable hasta que el soldado se gast6 y lo dejo. El quitasol era blanco - 27 -


y abierto que iba habriamos an (da) do como dos leguas y todavia se veia el parasol. Nosotros llegamos A i a esos estanques de agua como alauna de la tarde y lo estuvimos i i hasta las seis de la tarde. Aquel viento tan fuerte y tanta tierra que volaba que no 10s conocidamos de entierrados ya emprendimos la marcha de a pic todos equipados y cargados con la cama muchila a la espalda y el rifle y la fornitura y con la caramayola de agua, el morral lleno de balas y de viveres que nos habian dado viveres para dos dias. Seguimos andando y se 10s escureci6 todos entierrados abollados 10s pies caminamos toda la noche sin dormir una pestaiiada y aquella s& tan grande que 10s daba en la noche, per0 era de tanto que sudsbamos y tanta tierra que volaba que mis se 10s secaba la garganta. El bien que nos daban descanso a la legua poco mis o menos. Nosotros el Batall6n Chillin ibamos adelante y el Caupulic6n atris a una vista. Yo con mi compafiero Sandoval no 10s apartibamos un Inomento unos con otros 10s cuidamos y 10s protejidamos: un cigarro que hubiera tenido el uno le combidaba a1 otro y asi sucesivamente lo haciamos. A1 otro dia no 10s co (no) cidamos unos a otros las caras mortales llenas de tierra, el caliche que volaba con el sudor de la marcha cuajado en la cara soldados y oficiales, tantisimos arenales que en vez caminar para ailante para atris, para atris, y asi de todos modos 10s mortifidbamos que no teniamos alivio y de s&que la agua se 10s habia acabado en la no-

- 28 -

.


che y por A i no se merecia agua y 10s soldados iban yuedsn (do) se cuase todos melgados y yo y mi compadre Sandoval ibamos haciendo penas de valor por no quedarlos atrAs porque era para peor, era morir de la sC, porque no bia amparo. Repechamos un cerro y devisamos un carretdn con un carro de estanque de agua para nosotros aencontrarnos porque ya sabian que nosotros ibamos. Este carro lo trae un paisano carretonero y viene de Agua Santa, que ese es u n pueblecito muy lindo que se alcanzaba devisar. A lo que devisamos el carret6n 10s mandamos derechito adonde C1 cui1 llegaba primero y tan abollados que IlevAbamos 10s pies. Ai tomamos agua y aquella agua tan linda y tan buena que no 10s podiamos satifacer y 10s pobres que se habian quedado a t r h esos venian sufriendo todavia y el CaupulicAn tambiCn lo habiamos dejado muy atrAs. De ese batall6n murieron tres soldados en la marcha de la sC, y el Chi1lAn hubo suerte que ninguno murid. Y continuamos la marcha para ailante a un campamento llamado Dibujo, que era pueblo de oficinas de trabajos, per0 estaba solo sin paisanos, lo que habian 5 el Regimiento de Cazadores del Desierto. Como la (11) nueve del dia ya yo no podida andar de 10s pies todos hechos pedazos de empollas y mi compaiiero Sandoval lo mismo, per0 iba mejor que yo. Nos parecia que ya ibamos a llegar ya, per0 se estiraba tanto la pampa, la melgaba, tan larga agarra como tres leguas donde van esparramados. Co-

- 29 -


in0 a la (h) once ya le dije a Sandoval: -Yo no puedo mAs andar de 10s pies todos empollados. Los llevaba con medias envueltos en pafiuelos, per0 nada me favorecia y sin poder echar a pies pelado por la causa del calor que estaba la arena como re (h) coldo, ya me bote a la larga como muerto, aunque mala comparaci6n, lo mismo que un bruto cargado, y el sol que me quemaba vivo. Vienen pasando un c a p i t h y un subteniente y les oia una voz que dijeron: -All! hay un soldado botado. Y pasaron y me dijeron: -&&e est& haciendo Ai, hombre, a1 sol, que te puedes morir Ai sin ampar0 ninguna? Y levant&la (ca) beza y 10s conoci y les re (h) pondi: -Mi capitin, ya no puedo mds de 10s pies hechos pedazos. -LevAntante no m6s y vamos andando, que ya vamos a llegar ya. Me levant&y segui a m8s no poder, cuase sin via y sin alientos, llegu&cuase a la ra (h) tra a1 campamento, lleguk yce una sombra de unos gangochos y de mi manta y me acostk a dormir cansado y trasnochado sin dormir nada en la noche. Ai ya empezamos a padecer de hambre y de s&.Ai en ese campamento estuvimos dos .dias y medio. Llegamos Ai el dia 27 de febrero; estuvimos el 27 y el 28, en la noche hub0 un revoluto muy grande que hubieron averias que murieron dos hombre y otro herido, un paisano y un melitar murieron que de esta manera el suceso que sucedi6 en la noche como a la(h) doce viene una m6quina de Pisagua para Agua Santa. Estaba todo rodiado el campamento \

- 30

-


de centilenes y de avanzada y viene la mdquina i; le preguntan el q u h vive y el maquenista no responde nada pensando que seria gente enemiga la que habia Ai porque no se vian que nosotros est& bamos di y 10s centinelas pensaron del que era el enemigo el grupo que veian y el ruido que traia la mAquina parecia grupo de caballeria. Les coinenzamos a dar fuego y se form6 un grandisimo alboroto, tiros y mds tiros. Todos 10s levantamos dormidos, asustados; jel enemigo, el enemigo!, y dar bala para una parte y a otra y 10s capitanes sin poder sosegar a 10s soldados; a1 cab0 se sosegaron que si hubiese sido enemigo la mortandA habria sido niuy grande. Aun paisano palanquero que iba en la mdquina se le peg6 un balazo en el miembro, murid a1 tiro, y un soldado del Caupulicin tambikn le pegaron y aun primero del mismo Batall6n; el soldado muri6 al otro dia y el primero alivi6 de la herida. Catorce leguas anduvimos de a pi& hasta Dibujo.

- 31 -


Capitulo

9

SALIDA DEL PUERTO DE ILO PARA EL Si El dia dos de mayo 10s embarcamos com las cuatro de la tarde en u n trasporte que se maba el Santa Lucia, trasporte' bueno para la vegaci6n. Salimo de Bi a las 10 de la noche par; caleta Ite, caminamos toda la noche, llegamc la caleta a las diez del dia y 10s desembarcamc las doce del dia. Estaba la mar algo mala, per0 tuvimos novedad. Ai en el puertecito no habia mPs que carpas, una casita habia, per0 Pi estal 10s jefes y nosotros en las carpas. Alli corrian 1 acequia de agua dulce. Ai lo estuvimos pasai muy mal, bien escasos 10s viveres, porque corn 10s dos dias que llegamos nosotros se pus0 n mala, el desembarque que no se podida deseml car nada de viveres. Ai se padeci6 mucho porc hub0 que trabajar mucho con la artilleria F poderla repechar, una cordillera muy alta que bia que repechar y no habia otra parte por mc por donde repechar. Ai tenidamos que ir todos batallones y regimientos ayudarla a subir. Aco: daron una marona a modo de rondana para PO repechar la artilleria con unos cables, se colga'

- 40 -


de 10s cables (1 1) por batallones a tirar para abajo, arriba estaba la rondana, nosotros tidbamos para abajo y 10s cafiones corrian para arriba, y asi de esta manera subimos toda la artilleria de campafia que la de montafia &saera false para llevarla. El cerro sin ponderar nada tendria 25 cuadras de alto. En esto 10s demoramos seis dias en subir la artilleria, esto era porque la artilleria se iba a marchar adelante para Buena Vista a redunirse con todo el ejkrcito que ya estaba alli. Estos nos cost6 la via con hambre y sk porque este trabajo estaba lejos del campamento y alli no se merecia la agua no m5s la que llevaban en las caramayolas. Pasamos muchas calamidades 5i en Ite en tanto sol y tanta (h) arenas y con hambre, y despuks de esto de que subimos la artilleria, a 10s ejercicio. Estuvimos en esta caleta once dias. Llegamos el &a de la Santa Cruz. Salimo de i i el dia diez y seis 16 de mayo.

- 41 -


Capitulo

10

SALIDA DE I T E P A R A E L I N T E R I O R

El dia dieciseis de mayo (12) salimos a las tres de la tarde cargados de todo equipo y mantenci6n que 10s dieron mantenci6n para dos dias y carasmayolas de (a) p a s a1 cuello y el morral de balas, el rifle y la fornitura llena de balas. Salimos por un plan arenoso. Llegamos a1 pies de la cordillera por donde habidamos subido la artilleria con el sol bien bajo hicimos una descansada antes de empezar a subir y emprendimo la marcha por el cerro arriba por la arena y las piedras que el cerro era arenoso, pedregoso. Subiendo en vez de SIXbir para arriba ibamos para (a) trzis, para (a) tris y asi ibamos subiendo que no alcanzzibamos andar una cu (a) dra que no ibamos descansando, ya se 10s salia el coraz6n por la boca y con dos mudas de ropa puestas que llevzibamos el calor que ya 10s mataba de tanto sudar No habriamos subido ni la cuarta parte del cerro cuando se 10s empez6 a escurecer y asi seguimos repechando muertos di: cansados, soldados y oficiales, porque todos iban a pies. Venimos a concluir de subir a la cumbre de la cordillera a las once de la noche, per0 no todos

- 42 -


se quedaron abajo, que no aguantaron. Llegamos arriba cuase sin via, cuase sin alientos empapados de suctor llegamos y 10s recostamos como muertos. Esta no es ponderaci6n porque no hay necesidad del imponer sinos que yo lo hai puesto por apuate por tener recuerdos de mis padecimientos en niis campafias que he tenido. Descansamos como dos horas y 10s dijeron nuestros jefes: --jArriba, vamos andando! Y yo no me podia mover de maltra (ta) dos y mis compafieros tambikn, y frido donde se 10s habia enfriado el sudor de la ropa toda mojada y una camanchaca que empez6 a cacr mPs frio. Empezamos a marchar por unos arenales en partes pisando en altos y bajos a porrazos por las piedras, porque la noche estaba muy escura y 10s enfermos de poca resi (h) tencia se iban quedando botados del Chill5n y del Batall6n Atacama que tambikn iba con nosotros, y aquella sC. tan grande que 10s daba, y con ser que era de noche caminamos toda la noche sin cesar hasta que 10s amaneci6 andando, ya algunos no llevaban agua porque en la noche se la habian tomado toda; algunos llevaban u n poquito en la(h) caramayolas y por di no se merecia, la ibamos temiendo que no 10s pasase lo que les habia pasado atros cuerpos que habian pasado por A i que muchos habian muerto de la SC en aquellas pampas tan lobres sin haber ning6n amparo; ropa halldbamos mucha por el camino de la que habian botaclo a lo tros cuerpos, per0 qukn agarraba nada,

- 43 -


Dios sabe c6mo ibamos con la nuestra y tambiin ;mucha botPbamos nosotros por no llevar tanto peso. Habiamos andado como cuatro leguas en el dia cuando devisamos dos carretones que 10s estaban esperando. Nosotros deciamos: -Ser&l pasajeros. Y cuando llegamo adonde ellos estaban conocimos que eran nuestros y 10s estaban esperando con dos estanques de aguas. Nosotros lo mPs contentos 10s fuimos a 10s carretones y llena+os las carasmayolas de agua. Estos carretones 10s habia inandado el Sefior Ministro de la Guerra de Buena Vista ese otro dia antes porque ya sabia que nosotros ibamos de marcha. Cuando llegamos a 10s carretones llegamos a las diez del dia ya ninguno llevaba agua y les preguntamos a 10s carretoneros a quC horas llegariamos a1 campamento de Buena Vista adonde estaba el ejkrcito y 10s dijeron del que llegariamos a las seis de la tarde, 10s dieron muchos consuelo y estuvimos descansando Pi tres horas esperando a 10s compafieros que se habian quedado en la noche a t r k Algunos llegaron, per0 no todos, y dijo mi CO,handante Vargas Pinochk: -Les dejamos agua para que vengan hallar 10s que vienen atrjs y les dejamos en unos barriles que alli habian. Y seguimos la marcha bastantes maltratados y estropiados y con suefio, sin dormir toda la noche, por unas pampas lobres, peladas, arenosas, que en vez de ir para ailante para (a) trPs, para (a) t r k y asi seguimos andando con 10s carretoneros. Ai se - 44

-


montaron las mujeres en 10s carretones. Nosotros alcanziibamos a ver 10s humos del campamento que nos parecia que ya ibamos a llegar, per0 era asi por la pampa tan pareja y tiin lobre. Como a las cuatro de la tarde ya yo no podia mis de cansad0 y de abollados 10s pies con ser que 10s daban descansos a las dos ouna legua y me comencC a lanientar entre si y desiaba del no haber nacido a este mundo mis bien para no haber andado padeciendo tanto en aquellas calami (da) des y sin saber todavia lo que me sucederia en las batallas, si libraria con via o no, y de i i solo me consolaba y decia: --Habrk nacido con esta planeta y tengo que cumplirla no m5s con tal que no inuera por ac5 mis que padezca lo que padezca bueno esti. Y seguimos la marcha a las oraciones. Antes de llegar a Buena Vista 10s salieron aencontrar muchos sol (da) dos del Lautaro lo mis contentos algunos lle (va) ban burros para que montiramos a caballo 10s que veniamos mis maltra (ta) dos, y llegamos a Buena Vista como a las ocho de la noche y pasamos de largo para el otro lado del valle, en Yara que llamaban. Ai estaba todo el e j h cito, la, Za, y 3a divisi6n. Llegamos a las diez de la noche, Pasamos un rid0 que era el Yara y u n a montes muy tupidos y eran algodonales que a1 otro dia 10s conocimos. Llegamos a u n batall6n y 10s preguntaron quC cuerpo era y le dijimos: -El Batall6n Chillin. Ai dijeron: -Este batall611 lo pe (lo) tiaban aqui 10s jefes de las divisiones y

- 45 -


a1 cab0 se lo llev6 la primera divisi6n y en la primera divisi6n estin ahora Uds. Cuando nosotros estibamos en la cuarta divisi6n y eran empefios de mi Comandante de dentrar en la primera divisi6n y dije yo entonces: -Bien 10s hace feliz, mi Cornandante, o 10s hace fatales. Y me toe6 la suerte a mi y a mi compaiiero Sandoval que libramos coil via y triunfamos con el favor de Dios y de mi Seiiora del Carmen. iViva Chile! Ya lotro Iado llegaron muchos de 10s que se habian quedado atris. La linia del ejercito estaba de oriente a poniente que agarraba como una legua de largo el campamento. Todos 10s cuerpos estaban en ramadas de fajina muy bien hechas las ramadas en columna de sur a norte. Y nosotros tambiCn hicimos ramadas lo mismo que 10s dem5s. Estuvimos i i en ese campamento nueve dias. Harto tuvimos que sufrir de comidas, porque 10s daban media raci6n porque 10s viveres eran escasos por 10s lejos que estaban. para traerlos que habian 20 leguas de histancia;-las mismas que tuvimos que andar nosotros de a pies. El tabaco no se merecia, muy escaso, que por un solo cigarro se daba 20 centavos y eso era por cuasualidad que 10s muy tabaqueros tenian que pitar hojas de algod6n. QuC gusto tendrian! Yo hice la prueba; u n dia pit6 un cigarro por ver y tenia muy mal gusto. FuC la parte m5s mala que tuvimos que sufrir. Un favor habia del que habia cafia dulce de la que sacan azbcar, per0 estaba Iejos, per0 asi

- 46

-


iban 10s soldados a traer esa caiia alinientaba mucho, per0 como no estibamos hechos 10s enferrnibamos muchos de tercianas y fiebres y tambidn morian, hasta que pus0 una multa mi General del que no anduviesen comiendo cafia y el que pillasen comiendo cafia cincuanta palos. Se dejaron de comer, per0 siempre comian escondidas que hasta yo tuve afiebrado de una comidura que tuve. Asi lo pasamos a tragos todos esos dias y locos por que 10s llevasen a peliar para salir de eso de una vez. Y toc6 que se muri6 el Ministros de la Guerra en esos dias de repente (13) y se atras6 el viaje de la batalla, per0 pronto se nombrb otro. El dia 24 del mismos mes 10s dieron de toda racibn, came, arina cruda, y todos hicimos tortillas para la marcha a la batalla de Tacna.

- 47 -


Capitulo 11

SALIDA D E Y A R A P A R A L A B A T A L L A DE T A C N A El dia 25 de mayo (14) salimos a las ocho de la mafiana todo el ejgrcito, unos regimientos y batallones de la primera divisi6n y de la 2a divisi6n siguhdose que agarraba un gran trecho que mirar para atr& daba gusto y daba pena. Nosotros como ibamos en la primera divisi6n (15) ibamos adelante, ibamos por una pampa muy lobre y arenosa (16) equipados y cargados de un todo, de mnniciones, mantenci6n y agua y ropa a la espalda. Nosotros el Batall6n C h i l l h ibamos apunta (la) dos todos con un palo de bast6n. Luego 10s empezaron a botar, per0 no todos. Daba gusto el ej&cito como iba; iban hartos carretones de municiones y de viveres y de agua y un cargamento de agux que habia salido en la rnafiana adelante de mulas y 10s iban dejando barriles de agua por el camino. Habriamos andado como seis leguas y serian como las once del dia cuando viene u n parte de ailante del que a 10s arrieros de la agua que iban adelante les habian salido una avanzada de 10s enemigos (17) y les habian quitado todas las mulas cargadas - 48 -


de agua y aellos 10s habian muerto todos. QuC albnroto tan grande de 10s jefes del Estado Mayor subiindose aun alto que habia que ya lo ibamos repechando y sigueron 10s jefes y mi Ge(ne) ral, coroneles y oficiales para adelante con una compar?ia de caballeria, todos nosotros asorochados y marchando todo el ejCrcito que agarraba el defiladero como dos leguas de largo, ibamos repechando por una loma muy larga y arenosa bastante mortificados, per0 muchos llevaban algunos muchos gurros y 10s llevaban 10s rifles, algo 10s aliviamos, per0 todos contentos que nos parecia del que ibamos alguna fiesta. Habriamos andado como una legua cuando vimos un grupo de a pies y de a caballo y llegamos adonde ellos estaban y a1 medio del grupo estaban cuatros coloriando de sangre, dos carretones y dos granarros que se habiari atacado con el enemigo. Ellos habian caido A i y 10s arrieros eran paisanos y no andaban armados. jCon quC se defendian, sin armas! Si no llega la caballeria a favorecerlos 10s habrian concluidos y se habrian llevado todo el cargamento de agua, pero con todo eso se llevaron diez y seis mulas cargadas de agua y las demis se las quitaron 10s granaderos y 10s sigueron para adelante y como el enemigo estaba tan cerca no 10s sigueron m5s y seguimos marchando para adelante. Ya 10s queda poco sol y tuvimos que repechar auna loma bastante parada. Lo peor era la arena la que 10s mortificaba mis. Llegamos aencima de la loma ya con 4.-Cr&nica

- 49 -


el sol dentro y llegamos adonde estaban 10s jefes y mi General, y. la caballeria que 10s estaban esperando en un desplayito (18). Ai 10s pusieron en linia de batalla la l a y 2a devisi6n y la tercera y cuarta devisi6n estaban a retaguardia de nosotros. Estibamos distante del enemigo dos leguas (19) . Ai alojamos esa noche sentados, abrazados con el rifle porque no la encontribamos segura del que se 10s hubiese venido el enemigo encima; en la noche como por las ocho de la noche (20) se sintieron tiros y mis tiros y eran las avanzadAs enemigas con las nuestras que se tirotiaban y nosotros alerta pensando que ya se 10s venia el enemigo encima y mi Comandante que no 10s movi6ramos ninguno, que estuvi6ramos en silencio hasta que 61 diese a la voz arriba a la carga entonces liicidsemos usos de las armas. Pararon 10s tiros; como andaban hartas avanzzi de parte de nosotros se retir6 el enemigo y nosotros 10s quedamos tranquilos. Dormimos en sosiego (21) como si no hubikramos ido a peliar a1 otro dia y como a las tres de la maiiana tiros otra -vez muy cerca de nosotros que hasta una bala pas6 por encima de nosotros. Entonces dijimos nosotros: -Abora si que es cierto que ya 10s vamos a tirar la cordelada con 10s cholos. Y 10s habiamos comenzado a parar tcdos y mi Capidn nos dijo: -jA tierra!, con silencio que todavia no es nada. Y pararon 10s tiros otra vez y me levant6 yo y me encornend6 a Dios ya mi Sefiora del Carmen del que tuviera piedad

- 50 -


de mi en ese dia en la batalla que ibamos a tener y que se moria, que tuviera piedad de mi alma y pedia por todos mi (s) compafieros y a mi compadre Sandoval tambikn principalmente, y me levantk y fui hacer fuego de 10s mismos bastones que habia traido ese otro dia para calentar u n poco de cafk para mi Teniente Jimknez Vargas, y le di cafC y yo tambikn tom& Y luego amaneci6, y cuando iba (a) clarando mis que ya se divisaba de bastante distancia devisamos a1 enemigo como legua y media de nosotros (22) y 10s ayudantes de campo andaban para alli y para (a) c i de a caballo de 10s nuestros y la arti (lle) ria nuestra sin llegar todavia, no estaba no mis que la artilleria de montafia no m5s. Ya son como las seis de la mafiana (23) cuando ha llegado la artilleria nuestra a seis pares de caballos, cada curefia a media rienda, quk contentos nosotros cuando era la que 10s daba la via y el valor, y sigui6 pasando para adelante de nosotros, y nosotros ya 10s tienen formados y 10s est5 echando un di (h) curso el Seiior Cura (24) a todo el ejkrcito que daba gusto y qucbraba corazones, y iviva Chile!, y tiribamos 10s quepis para arriba, y cuando hemos sentido un bombazo de 10s caiiones de nosotros y de A i otro hombazo y otro y (0)tro m5s, y siguimos avanzando para adelante y la artilleria tambiCn auna lomita que habia mis adelante y les empez6 a dar fuego otra vez la artilleria dos o tres bombazos y veimos que las granadas fueron a caer en medio

- 51 -


de 10s enemigos y reventaron las granadas y 10s cholos se aubrieron auna parte aotra y les tiraron otra, entonces se fueron todos con velocidad para el campamento que tenian que estaban distantes del ejdrcito de ellos, y era la caballeria la que andaba, y siguimos andando por un arena1 a paso redoblado todos 10s cuerpos y regimientos, caballeria ya artilleria, en columna anduvimos como una legua rnis para ailante aun plan ahoyado que habia. A i 10s hicieron una linia de batalla, mi General, y la artilleria la pus0 a vanguardia sobre una alturita, y 10s empezaron a tirar caiionazos 10s enemigos de encima de u n alto como legua y media de distancia de nosotros y no alcanzaban las granadas de ellos ni a la rnit.5 donde estiibamos nosotros, y les haempezado a meniar nuestra y las granadas caian llones nuestros iban en ga te de nosotros, y se sigui6 de una parte y de otra, est( dia del 26 de mayo ( 2 5 ) , y migos cada rat0 mis iban caj y nosotros estibamos oculta que agarraba la linia coma caido una granada a1 pi6 de Comandante: -Arriba, aq retir6 como 20 pasos a reta columna (11) cerradas. Ai y todos porque si hubiera ( miga en medio de nosotros

- 52 -


mAs que la peleria, y 10s ocultamos otra vez y botamos toda la ropa con royos y to; no dejamos no inis que el morral de balas y la caramayola de agua, y viendo mi Ge(ne)ral del que 10s cholos no salian de su campamento ni de sus trincheras hacerlos frentes auna pampa que habia arriba, la primera devisi6n de frente a las trincheras adonde el enemigo esti y salimos de frente por u n arenal a paso trote en batalla, y la artilleria se qued6 Ai mismo donde estaba dando fuego a las trincheras. Seguimos la marcha en partes a1 trote y en partes a m5s de trote tuvimos que correr como legua y media para llegar adonde las trincheras de 10s enemigos, ya ibamos cuase muertos de cansados caCndose y levantin (do) se algunos de cansados cuase sin via y cuase sin alientos. Cuando ellos 10s vieron que ya nosotros ibamos de frente se pasiaban unos de a caballo por encima del alto para alli y para aci, que el ejkrcito de ellos no lo veimos porque esti en el bajo de la loma y las garrillas nuestras van cerquita a1 repechar bien la loma y nosotros ibamos como de distancia de cuatro cuadras cuando veimos a las garrillas nuestras que iban de uno y otro cuerpo ocult5ndose en el bordito del alto, y han rompido el fuego de una parte y de otra, y nosotros que vamos distante cuatro cuadras las balas de 10s enemigos 10s venian a caer todas a nosotros que 10s tapaban de balas, esta no es ponderacibn, y correr que era bueno para ailante sin tirar ning6n tiro nosotros y 10s compaiieros

- 53

-


caendu ailante y a1 costado de nosotros, y 10s fuegos cada rat0 mhs cerrados a la izquierda de nosotros, y correr por una cuesta por la derecha a rodiarlos ibamos nosotros y la Esmeralda, y llegamos a1 borde de un cerrito y hemos visto aquel campamento tan grande denemigos, y yo IleguC que ya me desmayaba de cansado y muchos en general, todos, no s610 yo, y rompimos 10s fuegos por la derecha nosotros y 10s demis batallones por la izquierda, y 10s rodiamos. Estuvimos un momento dando fuego hi y les dije yo: -Estamos mal aqui agrupados, estaban caendo muchos compafieros, estendimolos en garrilla y salimos corriendo y dando fuego en avance, rodiando por la derecha. Y asi seguimos peliando y las balas que nos caian como cuando llueve granizo y 10s compai3eros caendo a mds y mejor, saltando 10s cuerpos a un lado y a otro. Era tanto el cerramiento de balas que a mi me pasaban por de entre las piernas, por 10s sentidos, per0 nada de temor, me parecia que era una fie (h) ta ora una travesura. Adonde me vide apurado cuase a1 6ltimo del combate que andaba con mi Teniente Vargas (26) y como 20 soldados mds y se 10s viene poi- la derecha la caballeria enemiga y se 10s vielie encima, nosotros repechando una quebrada arenosa, corriendo, per0 no podiamos correr por la arena que en vez de correr para ailante para atrds, para atris. No veiamos ninguno de la caballeria nuestra. --4qui vamos a morir, le dije yo, mi Teniente, y dando fuego yo para atrds en avance y mis corn- 54

-


paiieros tambiPn (27), incaba la rodilla en tierra y tiraba yo y tiraba u n tiro y seguia andando, y mi Teniente: -Tirales, tirales, me decia. Per0 61 va bastante retirado de mi, y permiti6 Dios que caen dos de 10s que 10s van siguendo y no avanzaron mis, se volvieron para atris, que si ellos hubiesen sido valientes y 10s hubiesen seguido 10s habian acabado a todos, porque ya no podiamos de cansados y arrancando como ibamos mis apurados nos encontramos repechando y por la arena y sin tener socorro de la caballeria nuestra. Y seguimos por una cuesta repechando y las balas que nos llovian de 10s mismos compafieros que 10s tiraban pensando del que Pramos enemigos (28) porque 10s habiamos apartado tanto de ellos, 7 les hicimos sefias del que no 10s tiraran. Se dejaron de tirarlos y cuando hemos visto mAs arriba que llevan una griteria el Chillin y la Esmeralda, y era que ya el enemigo se iba reotando, salimos con mis lijereza para arriba y sentimos que tocaron reuni6n y 10s come (n) zamos a reunir todos 10s que habiamos librado. El campo esti sembrado de cuerpos muertos y heridos de una parte y de otra, per0 mis de 10s enemigos. Se vino a cortar la batalla como a las tres de la tarde (29) y se principi6 el fuego a las seis de la mafiana, per0 con el de cafiones, el de rifles dur6 cuatro horas. Ya se cort6 el fuego y 10s reunimos en el bordo del cerro a mirar a 10s (e) nemigos como iban arrancando para el interior y para Arica, y las caba- 55 -


(lle) rias nuestras 10s iban siguendo y cautivaron muchos de ellos, coroneles, oficiales y soldados (30). Y 10s bajanios para la ciudad de Tacna que se veia cerca como una legua y muchos cuerpos m6s y (0)tros iban dentrando a1 pueblo tiros y m6s tiros y nosotros t a m b i h ibamos a dentrar (31) y dentrando ibamos cuando nos volvieron para atris. iQuC rabia nosotros!, cuando nos habia dicho mi General que si gan6bamos lauci6n i i 10s daba saquedo en Tacna. En la ciudad se veian muchas banderas chilenas (32) por que no les hicieran nada que ya estaba por nosotros, y nosotros con hambre, sin comer ninguna cosa todo el dia, ni andibamos traendo nada, porque toda(h) las cosas que comer que and6bamos traendo las (ha) biamos botado en el campo de batalla, jy no haber10s dejado dentrar a1 pueblo!, y 10s llevaron a1 pie del cerro alojar muy inmediato de la ciudad esa noche, quC noche tan amarga para nosotros, sin comer ni tener en que dormir, porque toda la ropa la habiamos botado en el campo de batalla, y tanto frido que hizo en la noche y un viento tail helado que se levant6 y una camanchaca llovida que comenz6 a caer para (a) cabar de rematar durmiendo enterrados en la arena y la barriga pegada a1 espinazo; per0 muchos soldados vinieron en la noche a1 pueblo y llevaban muchas cosas de comer y que tomar, per0 yo y mi compadre Sandoval no 10s movimos. A1 otro dia amanecimos y estuvimos todo el dia 6i al sol, algo se comic5 y en la noche 10s dentraron para la ciudad a1 cuartel.

- 56

-


Capitulo 12

DENTRADA A LA CIUDAD DE TACNA El dia 27 de mayo el Batall6n Chillin como a las diez de la noche aun cuartel regular, no muy

malo, dentramos y a1 otro dia arreglamos todas las piezas, per0 sin ninguna cosa de comer y estibamos sin puerta franca. Afuera cerca de la puerta del cuartel vendian pan que pedian dos riales por un pancito y era de afrecho y del porte de un pan de 10s que se vendian en Chile a centavo ( 3 3 ) , y asi 10s pasibamos a media vida hasta que se tom6 Arica, entonces pasamos muy buena via porque entonces llegaron hartos viveres y lo pasamos muy bien. Arica se tom6 el siete de junio. Estuvimos en esta cuidad seis meses. Todo el tiempo lo pasamos en las estreuciones en las armas en las garrillas tarde y mafiana y revoluciones y en la noche taritiando 10s toques de corneta, y asi no teniamos alivio. El 15 de agosto se formaliz6 el batall6n a regimiento (34), las cuatro compafiias se hicieron mho compafiias para hacer las bases de 10s soldados viejos y clases, porque mi Comandante Varjas PinochC iba a llegar con ochocientos hombres del sur porque andaba buscando gente en

- 57 -


ij !a-

le 10

el tros le

lo ge

es

- 58 -


Capitulo 15

SALIDA DE PISCO PARA EL NORTE

El dia 20 de diciembre (39) salimos a las 6 de la tarde. Se reunieron en el convoy de 10s buques y vapores 36 en la campafia de la despedici6n que daba busto el ver aquella partida de busques que parecia un poblado que iba por la mar y las bandas de m6sicos que se hacian pedazos tocando y nosotros que jviva Chile! que nos parecia que ibamos auna fiesta de contentos como ibamos, y sabiamos que 'nds i%awos +adesembar (car) peliando, per0 no fud asi. Nosotros ibamos en un vapor bien bueno que era el Angamo que nos decian 10s marinos que nu(n)ca habian visto despedicih mPs grande que Csta. Caminamos toda la noche ya lotro dia nosotros acomodPndolos porque nos decian del que a la (h) 10 o las once del dia ibamos a llegar a1 desembarque y nosotros como sabiamos del que en el desembarque 10s estaban esperando el enemigo lo ibamos aprontando. Llegamos al desembarque de Chilcas como a la(h) once del dia (40) y divisamos unos bultos de gente que se iban arran (can) do por un cerro arriba y se perdieron para de atrPs. Los fuimos

- 63 -


allegando poco a poco para el desembarque. Hicieron como u n circulo 10s cbuques y vapores y el Blanco Encalada y el Crocal adelante del Crocal y del Blanco izaron botes ala gua, cuatro botes con sus re(h)pectivos marinos y de(h)pu&s sigueron muchos mis para la caleta que estaba toavia como veinte cuadras y estaba bastante ocu(1) ta. Llegaron 10s marinos a orillas de playa y de unos botes se desmontaron y se fueron para arriba de un cerro y pusieron una bandera chilena, la de tricolor que nos da la victoria, y 10s dernis botes sigueron por una portada muy angosta que para dentro se veia unas casas y pasaron para dentro y se fueron a las casas y hallaron u n italiano no mis y que le (h) dijos del que la gente que habia habio i i se habia mandado a cambiar en la noche para Lurin. Llevaron esa noticia 10s marinos a 10s buques y nosotros contentos que 10s ibamos a desembarcar sin novedad que ii era el m4s temor que llevibamos del ir a desembarcarnos peliando que si libribamos de las balas de la agua no libribamos. Y se empezaron allegar todos 10s buques para la portada orillas de playas, y nosotros en el Angamo ibamos adelante. Llegamos muy cerca del estrecho donde se veian las casas; se conocida del que seria campamento de 10s cholos. Esa noche alojamos A i en la bahia ya lotro dia salimos de Bi para mPs a1 norte aotra ca (le) ta que habia distante como dos leguas y esa caleta estaba mejor para desembarcarse como - 64 -


que era 2si. Llegamos y 10s desembarcamos el regimiento Chillin y el regimiento Esmeralda y el tercero de linia (41) y la demis gente qued6 a bordo a segunda orden porque se decia del que el enemigo estaba un poco mis ailante vistando que 10s desembarciramos para venirselos a la carga ya nosotros 10s echaron de carnada. Permiti6 Dios y Nuestra Sefiora del Carmen del que nada 10s sucedi6. Este desembarque fuC el dia 22 (42). Estuvimos alli en la cuesta de un cerro como dos horas y salimo como entre las 10 o las 11 del dia por un arena1 pCsimos de pesado sigukndose 10s regimientos, el tercero adelante y la Esmeralda mPs atris y nosotros mzis atris que era el Chillin. Anduvimos como legua y media y el calor que ya 10s fundia y de repente 10s fijamos en el sol y lo veimos con un circulo muy estrafio que parecia un arc0 iris de 10s que salen cuando llueve 10s di6 que pensar a todos y deciamos: -iLa paz, la paz!, porque el circulo tiraba mi, a blanco y luego se quita, esto es como a las doce del dia. Alli 10s hicieron alto y 10s hicieron hacer pabell6n en un plan muy caluroso y arenoso i i (a)comodamos las mantas de sombras en 10s pabellones y de sC que ya no hayibamos que hacerlos porque la agua que IlevAbamos de 10s buques ya se 10s habia acabado ya alli no habia amparo de agua no mis que en 10s buques y estaban distantes de nosotros y charque crudo que 10s habiaii dado para mis s6. De lefia i i no habia escasez p r z.-Cr6nicz

- 65 -


que a1 bordo de la playa habrian mzis de mil cajones de 10s que habian dejado 10s cholos adonde habian arrancado para mis ailante; estos cajones estaban vacidos, eran para llenarlos de p6lvora y hacerlos polvorazos a1 desembarcarnos, per0 no(so) tros no les dimos lugar, si rnis 10s hubibemos demorado en la marcha todo eso 10s habrian tenido hecho. En la tarde 10s trajeron unas lanchas de agua alli mis cerca y fuimos todos a buscar agua y esa noche alojamos Pi aorillas del mar, un regimiento m5s a la (de) recha y otro a la izquerda y 10s cazadores a1 frente en avanzada de a caballo.

- 66

-


Capitulo 16

A1 otro dia 23 salimos como a la una de la mafiana (43) para el norte el tercer0 de linia y el Chillin siguikndolos y el regimiento Esmeralda (44) m5s atris por unos arenales como aorillas de playa. Habriamos andado como dos leguas cuaiido 10s amaneci6 y 10s dieron descanso a lo que subimos una loma descansamos un' rat0 y seguimos la marcha por un arena1 doble, pksimo de pesado. Ai se quedaron muchos atris que no psdiaii mis de cansados que unos caian muertos, desmayados de tanto sudor porque nos daban las dcscansadas tan largas que andibamos m5s de dos leguas y nos 10s daban descanso ya quella pampa tan lobre y tan larga. Ai me vide harto fatigado tainbiPn yo per0 no daba mi brazo a torcer por no quedarme atris y que no se dijera de mi porque quedarme atr5s era peor y ganas de peliar que llevibamos todos de rabia de tan jodidos como ibiamos y el enemigo que se decia del que estaba esperindolos en Lurin y la caballeria de cazadores iba adelante, ya ibamos cerca del valle de Lurin y ya se veia el pueblo (45). Ai 10s dieron descanso per0 ya ibiamos cuase sin via y sin alientos de gastados y 10s oficiales y capitanes en pun-

- 67 -


ta, cn punta, animando a 10s soldados. Ai en esa marcha se bot6 mucha ropa de todas clases para poder sufrir la marcha estuvimos descansando como dos horas y cuando devisamos en el pueblo que pusieron bandera chilena y por unos cerros que iban arrancando gente de a caballo entonces dentraron 10s cazadores a1 valle y fueron a recorrer el pueblo y no hallaron nada de gente enemiga no m5s que chinos en el pueblo 10s enemigos que Ai habian se habian man(da)do a cambiar en la noche porque 10s habian mandado a buscar de Lima con todas las haciendas y familias que habian. Lleg6 la noticia de 10s cazadores del que no Iiabia gente y 10s marchamos para el pueblo. Habia temorcito de dentrar a1 pueblo por la poca gente que ibamos porque toda la gente m& habia quedado a bordo sinos que a nosotrcs 10s habiaii echaclo de carnada, como dije en el articulo anterior. Dentramos a1 pueblo sin novedad, dentramos a las once del dia 23 10s llevaron aun cuartel bien bueno. Ai lo pasa (tnos) bien porquc: de todo se salia a buscar que comer, el pueblo solo, no habia cuidado, prendas rnuchas y buenas camas, pero qukn agarraba nacla de eso. Estuvimo5 Bi el 23 y el 24 y el 25 salimns de Ai como a la una de la tarde para fuera del pueblo para el norte como:una legua en el campo adentro de unos potreros. Algo de necesidades pasibamos porque no llegaban viveres porque estaban a bordo y estaba lejos, con camotes 10s pasribamos. Es- 68 -


tuvirnos Ai el 25 y el 26 y el 27 salimos para in& a1 nc>rte como legua y media mis a otros potre1'0.5. Ai se reunieron toclos 10s batallones y regimien!tos, artilleria y caballeria, todos estaban diTidid10s cacla uno en su quinta per0 eran medianas, ambulancia tambiisn reunida la primera y segund!a devisi6n, la tercera estaba dividia mhs 3 retaguardia. El campamento se llamaba Sail Pedro Lurin y corria un rido y yabia un puente eleva disimo de cimbra de fierro bien bonito. Ai tuvii nos que hacer ramadas bien buenas todos 10s regirnientos y batallones en buena orden que sobre t arde y maiiana no se entendia, las bandas de m h icas por una parte y de otra. Ai pasamos bastante's necesidades por la mantenci6n escasa, 10s daba n media raci6n. Ai estuvimos desde el dia 27 de djicicmbre hasta el dia doce de enero (46). Todo e:jte tiempo lo empleamos en hacer ramadas y liaceir ejercicios y guardia y avanzadas que salian por Ibatallones las avanzadas lejos del campamento p' ~r unos cerros y arenales porque el enemigo establa muy cerca de nosotros y tuvimos que abrir un camino por un monte bien largo para hacer la m archa para Chorrillos.

- 69

-


C a p i t u l o

1 7

J

SALIDA DE SAN PEDRO L U R I N P A R A CH 0R R I L L 0S El dia doce de enero el aiio I881 salimos a las siete de la tarde (47) todos cquipados y amonicionados sal (i) mos por el valle y salimos de i i y dentramos a unos cajones arenosos, cerros aun lado y a otro, todos el ejircito a dar la ciltima despedicih a Lima, artilleria y caballeria ynfanteria seguimos andando por unos cajones bien grandes y bien bonita luna que habia (48) que 10s daba busto la marcha que nos parecia que ibamos a una fiesta y sabiamos claramente del que ibamos a peliar. Asi lo haciamos siempre en otras batallas que antes habiamos tenido, poco se 10s daba de guerra. Llegamos aun cerro bien alto, muy arenoso que andibamos para at&, para atris. Ai 10s mortificamos bastante soldadss y oEiciales en la subida porque la cuesta era bien larga que si hubiese sido de dia mucho mAs 10s hubikremos mortificado. A lo que subimos arriba 10s dieroii descanso (49) y encima estaba la artilleria y 10s cazadores a caballo. Ai 10s di6 mis contento 721 at& venida la demAs artilleria de campafia que - ‘70-


la dejamos atris per0 10s venia siguiendo no muy lejos, y seguimos la marcha por un plan bien grande y a1 bajar una quebrada 5i 10s hicieron alto para descansar y recue (h) tarlo algo. Esto es ya como a las doce de la noche (50). Yo me enconiendk a Dios y a mi Sefiora del Carmen del que me amparase y me fa (vo) reciese a mi y a todos mis compaiieros, y me recost6 y me quedk dormido sin cuidado ninguno, maltratado. Estariamos como hora y media y 10s levantaron: -iArriba! Vamos andando con mucho silencio porque el enemigo est5 aqui muy inmediato. Y 10s paramos y prontamente y 10s acomodamos y 10s hicimos asi como nos ordenaron y emprendimos la marcha, ya la luna se habia dentrado y estaba muy oscuro (51) y bajando por una cuesta bien larga ca6ndolos y levantin (do) 10s porque nos llevaban a paso tan ligero, redoblado, y 10s llevaban en columnas cerradas, por compafiias. Estuvimos parados unos tres a cuatros minutos, y 10s dijo mi C a p i t h Sotomayor, que era de la cuarta compaiiia: -Boten sus royos, dejen sus pormarchantascapotes. Y asi lo hicimos, y siwuimos 9 do por la cuesta abajo y nos perdimos de la diricci6n que llevibamos, per0 fuC poco y 10s fueron a volver que ibamos mal ( 5 2 ) , entonces seguimos bien, esto es como a 10s dos de la mafiana (53) y cuando hemos sentido mis adelante un tiroteo de caiiones y eran 10s nuestros con el enemigo que ya se estaban contestando unos a otros, esto es - 71

-


todavia oscuro y ello se estaban contestando por la luz de 10s bombazos de 10s caiiones y nos dijo nuestros jefes: -Vamos andando lijero que ya nuestros compaiieros se e (h) t i n batiendo. Y siguimos a paso trote. Mientras mis caminhbamos mis cerrados se sentian 10s tiros y tambiin se sentida fuegos de riflis bien cerrados y nosotros correr que era bueno, esto es ya va aclaranclo el dia y se veia de bastante distancia, en un caj6n arenoso encontramos la artilleria de campafia batallando en la arena a ocho pares de caballos para poder salir y la de montaiia va pegando para ailante y la demis artilleria esti dando fuego que era bueno mAs adelante encima de un cerrito y la infanteria estaba mis ailante avanzando y dando fuego. Llegamos a la artilleria que estaba dando fuego y 10s paramos detri(h) del cerro clonde estaba la artilleria nuestra y miribamos para at& se veia la tercera devisi6n que venia bastante distante y la primera devisi6n ya se estaba batiendo con el enemigo y alli estjbamos mal, las granadas que tiraban 10s enemigos a la artilleria nuestra pasaban adonde estibamos iiosotros y yo gritos: 4algimolos de aqui porque estamos mal que las granadas que tiran 10s enemigos a la artilleria nuestra vienen a caer donde estamos nosotros, estendimolos en garrilla, mi Comandante Valdbs, estamos en columna cerrada, 10s cae una granada en el medio 10s concluye. Esto le estoy acabando de decir estas palabras cuando viene una p n a d a

- 72 -


y caye enmedio de las dos filas de mi compafiia que era la cuarta del 20 (54) y caeron dos soldados a1 suelo porque la granada rebent6 y a un cab0 10 que estaba en fila esteor le pea' PO en una pierna y en un brazo, per0 no lo hiri6, y a mi que tambign estaba i i mismo me zumbaron 10s pedazos de granada por 10s sentidos y por todo el cuerPO, per0 en ninguna parte del cuerpo me ofendi6 y dije otra vez entonces: -Lo e (h) taba dijendo yo del que aqui estiibamos mal, estendholos en garrilla, no hagamos fuicio. Y 10s destendimos y y i i 10s redunimos otra vez; el Lautaro iba a la derecha de nosotros en garrilla que daba busto y siguimos a?\ndando y yo a gritos con 10s soldados del que avanzisemos lijero, que saliesemos dc A i porque las granadas 10s hacian pedazos (55). Los soldados se iban atemorizando por las granadas que estaban caendo y yo le esplicaba: -No tengan miedo, hombres, avancen no mAs que nadien muere mientras no se le llegue la hora. I' seguimos avan (zan) do y a1 fre (n) te bastante distante iban avanzando 10s nuestros d a d o fuego a unas trincheras adonde estaban las artillerias enemigas, ya iban muy cerca ya la derecha en u n cerro muy alto 10s empezaron a dar fuego: aese cerro se fuk el Lautaro y el Chillin mAs a1 frente cargado a la derecha habia otro grupo de artilleria enemiga arriba de otro cerro que 10s estaba dando fuego bien tupido. Ya nosotros vamcs destendidos en garrilla todos 10s regiinientos y la ar-

- 73 -


tilleria nuestra se quedb dando fuego en un cerro a retaguardia a mbs y mejor por encima de nosotros que 10s daba mil gustos cuando hacian unas descargas de a seis o siete cafionazos y pasaban las balas, el zumbido por encima de nosotros que parecia del que se 10s abria el corazbn. Ai me cayeron dos granadas seguiditas por 10s pies y rebentaron, me taparon de hum0 y de tierra, me zurnbaron 10s sentidos, pero no me ofendieron en nada y dije yo entonces: -iViva Chile!, ya no muero, porque hai librado de tres <granadas, naidien muere mientras no se le llegue la hora. Y dijo entonces mi CapitAn Sotomayor: -!Bravo!, dijo. Y seguimos avanzando y dando fuego por un plan tan bonito y tan parejo; ambos costados habian cerros y Ai estaban todos 10s enemigos dbndolos fuego a1 plan que 10s tenian en el medio. Pensaron del sacar la mejor y la sa(ca)ron peor que 10s desparramamos por una y a otra parte adonde estaban ellos en sus trincheras. Nos daba busto del mirar el campo de batalla tan grande y tan en orden que iba toda la gente nuestra por regimientos en columnas cuando hemos visto a las trincheras del medio que 10s cholos van arrancando y dejando 10s caiiones solos. jViva Chile! Vamos avanzando lijero que ya se van arrancando estos cholos cobardes, maricones, y dar fuego y corriendo para ailante, 10s cholos se (a)rrancaban de una trinchera y se mudaban nibs a retaguardia aotras trincheras que tenian en todos 10s cerros

- 74 -


que habian tenian trincheras y polvorazos y torpedos que no 10s podiamos ver libres de 10s polvorazos. Y o sigui avan (zan) do yo con mi Comandante don Jacinto ValdCs y otros oficiales como veinte soldado del Chillin y la tercera y la cuarta compaiiia del 20 Batall6n se fueron a la derecha adonde estaba una artilleria enem-iga dindo10s fuego (56). Sigueron hasta llegar a1 cerro wanzando y dando fuego hasta que llegaron encima y se tomaron la trinchera y dos cafiones que tenian (57) y se arrancaron 10s cholos y nosotros y abiamos para ailante por el centro de 10s fuegos yo, un hermano mio y mi Comandante Valdb y mi Capitin Villarruel y muchos soldados m5s hasta que llegamos a 10s fondos de comida del rancho que tenian 10s cholos y todo el equipo tambiin lo tenian Ai. Entonces vienen 10s granaderos a caballo del SUI- (58) a media rienda a saliles a 10s cholos a1 travbs que se iban arrancando por el norte y ddndolos fuego 10s granaderos se iban deteniendo poi- 10s polvorazos que adonde cllos iban corriendo iban rebentando 10s torpedos que tenian enterrados y con la mecha asomada para afuera de la tierra iban caendo muchos caballos y jinetes y sigueron pegando 10s cholos corriendo, dentrindose aunos potreros y 10s alcanzaron hicieron tanta matanza que no dejaron a ni!igunovivo, partir cabezas y cortar brazos, y nosotros de mis atrAs animando a 10s granaderos que no dejaran ninguno vivo, y asi mismo fues. Ce- 75 -


sal-on 10s fuegos por el valle, se sentian varios tiros, pero eran 10s nuestros que mjs adelante matando cuantos pillaban. Los que se merecieron escapar se armancaron y botahan 10s rifles. SP soseg6 el combate y 10s reuniinos todos 10s que habiamos por di auna ecequia de agua que corria, per0 la agua iba colorada de sangre de 10s cuerpos muertos que habian adentro. Esto viene a ser como a las diez y media del dia (59) cuando se cort6 el combate, per0 Bi no mds para Chorrillos sigueron pegando 10s demjs compaiieros porque en Chorrillos se estaban reuniendo todos 10s que se estaban arrancando (60). Estuvimos como dos horas y salimos de bi para Chorrillos como entre las doce y las once del dia (61) y muchos regimientos m5s y de 10s otros regimientos iban pisando torpedos y rebentaban, caian y tres, cuatro soldados y a nosotros tuvirnos la suerte del que no 10s toc6 ninguno hasta que empezaron a conocer adonde estaban 10s torpedos y les ponian seiias para que no pasasen otros regimientos a fatalizarse o les dejaban centinelas a1 polvorazo. Quedaron esas trincheras de cholos muertos sin ponderar nada qsedaron hecho pila todos coil las cabezas destapadas adonde asomaban las cabezas no mds en las trincheras y chilenos pocos, uno que otro, y asi sucesivamente. Seguimos la iiiarcha para Chorrillos, por todo el camino cholos muertos, por las ecequias, poi- los montes, poi- todo el valle, chilenos bastantes F Z ~

- 76

-

-


10s heridos eran mis, unas casas gram ausuradas, se llenaron Ai en Sari Juaii de heridos y de cautivos (52). Como a la una hubo otro ataque bien grande en Chorrillos. Ai murieron bastante(h) chilenos. Era la causa del que de adentro de las casas nos tiraban a traici6n (68) y as1 que dentribamos para dentro de las casas y se acababa con cuantos se hallaban. Y de Lima Ilegaron como cinco mil en las miquinas y 10s hicieron guerra. Esos cuase 10s acabamos todos y 10s que no se mataron se cautivaron. Se cautivaron coroneles, capitanes, mayores y oficiales peruanos, en â&#x201A;Źin todos en general, y 10s que no se podian hallar en las casas se les prendieron fuego a todas las casa, es decir a todo el pueblo. Ya se soseg6 el combate y el puerto prendikndose y 10s clentramos aun cuartel de alto bien bonito que habia. Aese no se le prendi6 fuego porque sirvi6 de hospital; se llen6 esa tarde de heridos y de cautivos y el regimiento Esmeralda y el regimiento Chillbn estiibamos bi juntos y muchos soldados y oâ&#x201A;Źiciales de otros cuerpos entreverados con nosotros. Ai alojamos esa noche, el puerto toda la noche ardiendo y 10s scldados para (a) lii y para acb, muchos de uno y otro cuerpo andaban todos revueltos haciendo y buscando que comer, porque todo el dia no habian comido cosa alguna (64). Harto se encontraba que comer, hasta comidas hechas, per0 no se hacia fuicio, no habia tiempo esa noche. En Chorrillos se mataron mu1-0

- 77 -


chos chilenos unos con otros solos que andaban haciendo lo (que) querian (65) y a1 otro dia salieron comisiones a buscar a todos 10s soldados que andaban solos, sin orden, y se encontr6 mucho m& muertos que 10s que habian quedado ese otro dia antes y era que se habian muerto unos con otro en la noche. El dia catorce 10s llevaron para afuera del pueblo, un poco para afuera como 10 cuadras el Buin y el Chillin y la Esmeralda se qued6 en el cuartel con 10s heridos y 10s cautivos. Este capitulo es de la batalla del trece de enero en Chorrillos, jviva Chile!, que la vamos ganando hasta aqui.

- 78 -


Capitulo

18

C O M B A T E DE MIRAFLORES E L DIA 15 DE ENERO En la mafiana del dia 15 llegaron de Lima dos ministros (66) en una miquina como a las siete de la maiiana a pedir las paces adonde mi ge (ne) ral a (0)frecer lo que se pidiese y nosotros contentos por las paces que ya no ibamos a peliar mis porque estibamos algo garrochado de tanto peliar que ya habiamos librado con via y en otra noescapibamos, per0 no habia temor de peliar. Estjbamos tranquilamente en el campamento (67) haciendo que comer '.confiado en las paces todos, soldados, jefes y oficiales, cuando como a las doce del dia (68) hemos sentido unos cafionazos a la direcci6n de Lima. Dijimos: -Estarin limpiando 10s cafiones. Per0 10s asorochamos todos, no la teniamos consigos y cuando otra vez otros cafionazos y se ha sentido el Euego cerrado de rifles tambikn y otros dos o tres cadonazos de nuestra escuadra en mar (69), entonces arriba el Chillzin, vamos tomando las armas y el apretador de balas, y todos las demds prendas quedaron botadas, y salimos para la linia que iba para Miraflores y

- 79 -


10s fuegos cada rato mcis cerrados y era el enemigo que vino de traici6n por detri(h) de una(h) trincheras que ellos tenian caladas (70) para tirar yallaron a1 Naval con pabellones arma (dos) , que despub se sup0 por ellos mismo que luego enipezaron a llegar heridos y se cerr6 el combate tan cemado y tan furioso de caiiones y de rifles que no se entendia de la mar nuestra escuadra. Se sentian bastante cerrados 10s bombazos roncos de 10s cafiones (71) y a nosotros 10s pusieron en la linia muy cerca del combate que algunas balas pasaban por encima de nosotros, no veiamos bien e1 combate por 10s tantos cirboles y tantas rnurallas de las quintas. Nosotros, locos que 10s llevaran a peliar de una vez. Los movian un poco nGs adelante y 10s hacian alto cerquita del conibate y cuando haempezado a llegar 10s heridos del Naval y del Concepci6n y de muchos otros cuerpos mAs y 10s decian del que la cosa andaba mal y m,is ganas de ir a proteger, y 10s llevaron para ailante por la linia y vamos con mi Coronel Ganas (72) ibamos encontrando con 10s heridos, 10s que poclian andar, y 10s que no podian andar esos queclaban botados y les preguntcibamos c6mo andaba la batalla, entonces 10s dijeron del que andaba bien, que ya el enemigo se iba reculando para atrris, ya van aminorando 10s fuegos, 10s que se siente in& son 10s dc cafiones de Lima del cerro de San Bartolorn6 y del cerro San Cristbbal (73) que 10s hncian fuego, est0 es ya como a las cuatro - 80 -


_ _ _ llevarnn _ - - _ - _ - _ r--n a r a la de :!a tarde. va nosotros-~ 10s -- de-recha a proteger la artilleria nuestra que estaba s ~ l a sin , soco~ro,en una callej6n que iba para Li--- _._ _ 1- - - - 3 p 3c l a puula winat- el1 enemigo, y cuanao ma1 Ilil nios por el valle encontramos la artilleria de camp 5 a que tambikn iba para all& donde nosotros I L - ._ _. -. i -.r - . 1 l D 3 I 110s y ius rijamus en er cieio y veimos un arco iris tan lindo (74) qu e se dirigia a Lima ( 7 5 ) . Diji mos entonces nosot.ros: -iLa paz, la paz! Mi-. nos manda ren el arc0 que se \'e en el cieio. uios esa sefia de paz. Como que asimismo fuk que desde esa misma hora se fuk aminorando mis a mi, - ". -_ 10s tiros tanto de canones como de rifles. Y 10s volvieron oira vez para la linia y seguimo an(daii) clo por la linia para ailante ibamos encon,.\ .. , . ti-211ao con niucho (11) lieridos y geiite de a (ca) ball1o, oficiales y soldados con cargas acarriando iiiuriicioiies para el combate. Pasamos por un pue~llainan Barranco. &e se estaba queb!ec ito aue I mando aun lado y a otro de la linia, bon itas casas se veian, y nosotros aiidar que era bueno,. Ea gen'

I

1

LA..

-

1

1

. 1

-

v

,L,,C

--u x "- ...-*--

1

.

-v -----ix+T;i --,,----,

-I!f-\ 11L cliLciiuici. h i_ d i\i i I rin , Ii.~ .. ..

ii

,1

~~

I-

i;1\ \--'

4 . Fn-

I---

--1

tonces encontrk con un sefior Cura conocido mido, andaba t a m b i h en medio del reboluto de _ _ .. 1 1 I" I 1

Ir

1 . .

u1

J %.

ICI

U V A I I "

va, sefior Vivanco (76) . -Cbmo me ha de ir cuando ya me voltiaron el caballo. Entonces sobre anaanci o le conteste yo: -Eso no es nada con tal que no caiga Ud. Bueno esti esto, ya queda poquito sol. 515s actelante llegamos aunas quintas enmu7

7

,

-

L

F.-Cr6i iica

- 81 -


ralladas y caladas adonde tiraban 10s cholos, y pora ai muchos muertos y heridos. Las balas que tiraban de San Crist6bal alcanzaban cerquita dc nosotros. Ai estPbamos parados como cinco o seis minutos cuando hemos visto mis a1 norte que venia la gente nuestra de a pies y de (a)caballo arran (can) do para donde estiibamos nosotros y la zalagarda que no se entendia dijendo: -iCarros blindados, carros blindados! (77). Y llega un jefe del Estado Mayor y 10s dijo: -Vamos andando el Chillin que vienen carros blindados con ca5ones de Lima. Nosotros miramos y veimos venir una miquina que no se alcanzaba a destinguir bien porque el sol se habia dentrado, y seguimos para la linia a ponerlos en unas muralas que cerca estaba de la linia aesperar la mPquina para darle fuego y otros a cortar la linia (78), le alcanzaron a sacar dos rieles y cuando hemos sentido unos bombazos de nuestra escuadra en la mar que les tir6 a la m5quina. Pasaban las balas cerquita de nosotros que se 10s abria el coraz6n de gusto y veimos que le acert6 a la miquina en 13 frente que chipi6 donde le di6 la bala y no avanz6 mAi (79) , - A i mismo se qued6 humianc10, y luego les tir6 otro bombazo la escuadra, ese cay6 poco raro io veimos incenaiarse er pueuio \ou) y qued6 la cosa en sosiego. Nosotros no 10s movimos de ahi, A i mismo alojamos. Hay muchos heridos y muertos, chilenos y cholos. Esta traici6n tan grail-

- 82 -


de que 10s hicieron estos cholos traicioneros del andar pidiendo las paces para pillarlos descuidados y mi ge (ne) ral que se confi6 tanto, per0 CQmo 10s chilenos que somos andamos a la buena si peliamos peliamos a pecho descubierto, no como estos traicioneros y maricones cholos que no andan no mris que con traiciones, atrincherados y to:pedos y polvorazos, per0 de nada les s h e , todo es en vano, para el chileno todo se abarraja y todo se desarma porque no hay temor ni se vuelve las espaldas, ;viva Chile! A1 otro dia amaneci6 muy en sosiego. Nosotros estuvimos como hasta la(h) once del dia, nosotros todavia no estamos seguros de no peliar porque nada sabiamos. Salimos de Ai aotro campamento a la derecha de Miraflores. jQuC hallay tanto(h) muertos por donde ibamos de chilenos que daba pena del ver! Ai fu6 la mris mortandri que hubo de chilenos por la traici6n que hicicron. Para mris a1 norte estaban 10s cholos ytalianos hechos pila. Est0 fu6 el dia 16. Estuvimos toda la tarde en una quinta haciendo que ccrnei. Y las mAquinas no cesaban de venir de Lima para Miraflores adonde estaba mi Ge (ne) ral. Venian con banderas blancas de paz. Nosotros deciamos: -Vendrin a pedir las paces. Como que era asi que venian a pedir las paces y no podian conseguir con mi General por la traici6n que habian hecho ese otro dia (Sl). Y 10s ministros les contestaban del que ellos no tenian la culpa sinos - 83 -

/


clue PiCrola era todo el motin y 7-a no e:jtaba Ai y se habia man (d) ado a carnbiar y Lima ya estabn rendida y el Callao tambien. Est0 19 s8upimgs al 0t1-0 dia. Esa tarde estjbamos corniendD cuanr b 5 2 ha estremecido la tierra (82) como cmndo 5e:nbla y ha rebentado un destruend:, tan 0Ti-aide que que& estremecidiidose toda la tierra :a!li cerca c ~ m o diez cuadras J- era un polirorazos que rebenlaron que andaban rebentando 10s italianos, porque mi General 10s habia amenazado que si nos rebentaban 10s polvorazos LE habixn y pcian algdn daiio en el ejkrcito concluia con la ciudad de Lima y ellos de temor que no 1o hicie1-3asi mi General andaban rebentando cuarIt0 polvorazo habia. Est0 es como a las cuatro ck: la tarCe al dentrarse el so! lleg6 mi Coronel C;anas y Ins clijo a1 Chillin: -Vamos arriba alojar aoira sarte. Y salimos de 5; ya oscuro p a - unos F)otreros y cequias. Nosotros deciamos: --A1 arlarar 10s vaP ~ O Sa tirotiar a Lima. A1 otro dia amarm i 6 la cma en sosiego y 10s llevaron aotro campamento 2 tcclo el sol y con hambre, poco que come:r, estuvimos todo ese dia y esa noche. A1 otro dia dieci(Q) cho, 18, bien de rnaiiana 10s sacaron de fii para ; d s a1 norte; corno'Yegua y media tuvin-10s que zndar y llegamos aun olivar. Nosotros plensfibamos del que nos ljevarian para Lima y lo cual no, 6; estcibamos cuando Ileg6 el Tercer0 de Einia, el regimiento Lautaro y el Curic6 y msot'ros que kramos el regimiento ChillAn. Estuviinos Ai des-

- 84 -


de el dia 18 hasta el 25 de enero. Ai en ese calrpamento lo pasamos muy hien, comiamocl harta carne y buen pan; el dia 20 de enero se matarori inuchos animales vacunos y ovejunos y tambidn caubras, vacunm se mataron siquera como cien animales. Qu& coiner tanta carne que de come^ tanta came sc enfermaron todo el regimiento de sinteria y de arrea. Estuvimos A i 10 dia y 10s lleTaron para Lima aun cuartel Ilamado ยงanta Elena. Ai 10s tuvieron acuartelados sin puerta frailca. Como a los ocho dias 10s empezaron a dar puerta fi-anca. Saliamos y rccorriamos toda la ciudad, bien bonita ciudacl, hartas iglesias y conventos. Yo me subi un dia a1 cerro de ยงan Crist6bal a ver c6mo estaba el destalle arriba, cerro muy elendo y bien parado. Arriba habian cinco caGones bien grandes, pero eslnban todos trozados en la mitad. Mirar para abajo daba gusto: se veia toda la ciudad y todo se veia hasta Miraflores, Chorrillos y San Tuan. EstuTSmos en Lima hasta el 25 de fe1

- s5

-


Crónica de un soldado de la Guerra del Pacífico