Issuu on Google+

HISTOEIA DE

uWÎII

iJiiHii limili

DEL PERU (1817—1822)

POE

GONZALO

B Û L N E S

>«»»•<

F r a n c i s c o P i y Mrxf • AlDOgado. M i D R i D .

SANTIAGO DE CHILE

RAFAEL

JOVER,

EDITOR

CALLE DE LA BANDERA, NÜM. 73 1 8 8 7

Francisco P i y Mörgall. A"bogado. M A D R I D .


E S PROPIEDAD DEL

EDITOR.

Queda hecho el dep贸sito exijido por la le铆.

"Imprenta Cervantes" Santiago, B a n d e r a 73


SEÑORA

DOÑA

Yictoria ^ubercaáean^ de p c u ñ a j\(ae|eiiiia

^ESORA:

Permítame poner su nombre al frente de estas pajinas. Es TJd. el reflejo vivo del hombre ilustre que ocupa un lugar prominente en nuestra historia contemporánea. Este libro le pertenece bajo muchos respectos. Él dio los niveles de la personalidad militar de San Martin, i casi me atrevería a decir que presentó a la República Arjentina al ilustre ausente que estaba condenado a la proscripción del olvido ( 1 ) . Sea a la vez, señora, tributo de mi admiración al hombre esclarecido que lloran con TJd. la Patria i las letras nacionales.

(i) Me refiero al brillante trabajo histórico del señor Vieuiía Mackenna, titulado El jencral don José de San Afar/in.

I


INTRODUCCIÓN

M e propongo referir la historia de los esfuerzos realizados por Chile i las Provincias Unidas del R i o de la Plata en obsequio de la libertad del Perú, o mas propiamente, recordar una parte de aquellos memorables trabajos. Puede decirse que hasta 1 8 1 7 la revolución arjentina permaneció estacionaria en sus fronteras. L o s ejércitos de la ciudad de Buenos Aires, que se conquistó con usura el título de "heróican, soportaron con incierta fortuna una lucha de siete años, que no tuvo carácter decisivo, porque el territorio en que operaban estaba demasiado lejos de las capitales que representaban las dos causas que se disputaban el predominio en la América del sur. Los hombres mas ilustres de la historia arjentina se engolfaron en aquel abismo sin avanzar la solución de la contienda. Las fronteras de la revolución eran azotadas periódicamente por las tropas reales, i ya sea que el aluvión se contuviese en la línea divisoria de ambos países o que las aguas desbordadas de las mesetas del Alto Perú se desparramasen sobre el. suelo arjentino, en uno i otro caso no se veia el término de aquella situación, porque ni el virrei podía llegar a Buenos Aires, ni las tropas independientes amenazar a Lima. A la vista de ese cuadro confuso, tuvo el jeneral San Martin la inspiración afortunada que constituye su inmortalidad. Comprendió que el complemento de la revolución arjentina era cruzar los Andes chilenos, dominar el mar con una escuadra i desembarcar con un ejército cerca de Lima. Esta idea envuelve tres etapas, tres jornadas jigantescas:


4

ESi'EDK'IO.N

I.HURTADORA

Chile, la escuadra ¡ el ejército libertador. Chile debia ser el punto de apoyo para espedicionar al Perú; la escuadra, el medio de invadir su territorio i de impedir la llegada de refuerzos de la península; el ejército, el encargado de solucionar en campo cerrado i de un solo golpe la independencia de los tres paises que abarcaba la influencia del virrei del Perú. L a osadía de este pensamiento no puede ser estimada en su verdadero alcance si no se toma en cuenta la importancia i recursos del virreinato del Perú i los escasos medios de que disponía en aquel momento la revolución arjentina. L a causa de la independencia, que tuvo horas brillantes en los albores de su nacimiento, habia

entrado

en un período oscuro de decepciones i de denotas. E r a el año de Vilcapujio, de Ayouma i de Rancagua; de la derrota de los ejércitos de Belgrano i de la pérdida de Chile. San Martin midió el coloso con la mirada de su vasto jénio i se propuso derribarlo, encaminando los ejércitos de su patria en una dirección distinta de aquella que habían seguido desde 1 8 1 0 . Para realizar este vastísimo plan tuvo el apoyo de tres paises, aunque en diferente escala. Realizó la primera parte de su obra en la "admirable Cuyon, donde montó pieza por pieza la poderosa máquina de guerra que se llamó el ejército de los Andes. Chile le proporcionó la escuadra i cooperó en primera línea a la formación del ejército que clavó los estandartes de la independencia en L i m a i en el Callao. L a ejecución de la primera parte de ese admirable plan es estraña a este libro. Propiamente debería empezar el dia que el ejército libertador se embarcó en Valparaíso para marchar al Perú, pero la magnitud de aquellos memorables esfuerzos pasaría inadvertida para el lector si no se pusiese a su vista el cuadro de las dificultades que hubo que vencer para llegar a aquel din: la grandeza de los resultados comparada con la pequenez de los medios. Esta necesidad me obliga a tomar los acontecimientos desde la batalla de Chacabuco, que cierra el primer período de la vida militar dé San Martin, i abre con magnificencia el segundo. r u e d o decir que este libro abraza tres puntos capitales: la permanencia del ejército de los Andes en Chile desde 1 8 1 7 hasta 1 8 2 0 , i la influencia

que

tuvo en las relaciones de los paises aliados; la campaña del ejército libertador desde que sale de Valparaíso, hasta que San Martin abandona voluntai¡amenté el poder supremo i se relira del Perú; i la for-


5 macion de la escuadra i sus campañas en las costas del Perú desde 1 S 1 9 hasta 1 8 2 2 . El

primero es un período oscuro, dominado por la influencia de la

Lojia Lautarina, que obra simultáneamente en Buenos Aires i en Santiago. L a dirección de la política de ambos países le está subordinada i la encamina en el sentido de la espedicion del Perú, que fué la aspiración suprema de !a alianza en 1 S 1 7 , 1 8 1 8 i parte de 1 8 1 9 . Al finalizar este año, la Lojia de Buenos Aires subordina la espedicion del Perú a. necesidades de un carácter transitorio como era !a lucha interna de las Provincias Unidas i pretende arrancar al ejército de los Andes de su misión histórica para engolfarlo en el laberinto de la guerra civil. San Martin le resiste; i Chile, sobreponiéndose a su pobreza i asumiendo por sí solo el papel que habia representado hasta entonces la alianza arjentino-chilena, destrozada ya, refunde aquel ejército en su seno, lo envuelve en los pliegues de su bandera i lo lanza contra el virrei del Perú. Aquí termina lo que puedo llamar la primera parte de este libro. L a segunda es la historia de la campaña de movimientos, de astucia i de opinión que empieza en Pisco-i termina en Lima con la ocupación de la ciudad. San Martin permaneció en Lima un año, que fué la antítesis del período de organización que abraza desde 1 S 1 7 hasta 1 S 2 0 , Su ejército se desmoraliza. Los diversos elementos que lo componen se dividen por profundas rivalidades; su autoridad moral que habia sido absoluta en Mendoza i en Chile decae; sus tenientes hablan de deponerlo; lord Cochrane desafia con su escuadra los cañones independientes del Callao; la conspiración es la atmósfera de los cuarteles. E n vano busca el sufrido vencedor un punto de apoyo en el vasto horizonte de su gloria. Los países que lo habían secundado lo abandonan. Su patria lo considera como renegado desde el dia que aceptó marchar al Perú a la sombra de una bandera que no era la suya. Chile lo mira con recelos, culpándolo de la desorganización de la escuadra que era su baluarte i su orgullo. Mientras su poder se desmoronaba, crecía el prestijio de Bolívar que venia del norte, radiante de gloria, a la cabeza de ejércitos desocupados, buscando un teatro para su actividad inagotable. E n 1 8 2 2

no habia otro en la América del sur que el

Perú, i San Martin se lo cede, coronando su vida pública con un acto de magnánimo desprendimiento. Aquí termina este libro. Concluye cuando San Martin sube tristemente las escaleras del barco que lo aleja del Perú i lo conduce a perpetuo ostracismo. Mientras se desarro


6

KSl'FlJlL'lON

l.lllKK'l A D O R A

liaban estos sucesos que constituyen las dos grandes subdivisiones de esta obra tenian lugar otros simultáneamente, aunque distintos en un todo por el lugar i por los hombres. ¡Me refiero a la Escuadra que es la tercera entidad de esta obra. H e investigado su laborioso nacimiento que mas que tal fué improvisación. E n la época en que se realizó, el gobierno de Chile luchaba con la pobreza mas cstremada, i a fuerza de patriotismo venció las dificultades hasta lanzarla a la mnr. A

fines

de 1 8 1 8 llegó al Pacífico Lord Cochrane, i desde ese dia la estela de la escuadra despide rayos de luz. E l Pacífico es recorrido en todas direcciones por ese hombre incansable que fué el encargado de pascar nuestra bandera por las costas occidentales de Sud-América. Grande en la acción, era Cochrane hombre difícil en la paz, i este libro ha de dar testimonio de sus incesantes querellas i de su inagotable grandeza. Tal es en sus grandes líneas la armazón de este trabajo que podría llamar la obra internacional de Sai: Martin. Como fué realizada en tres paises que habitó sucesivamente, han quedado diseminados sus recuerdos, sus notas i la memoria de sus inmortales trabajos, al punto de que hoi se hace necesario que cada uno contribuya al estudio de su vida con el conlinjente de lo que posea respectivamente. De ese modo se podrá reunir en un haz el fruto de esa investigación múltiple i fundar su reputación histórica sobre cimientos inconmovibles. Esta consideración me ha alentado a dar a luz este libro en los momentos en que se anuncia la próxima publicación de una vida completa de San Martin, escrita por un hombre que tiene adquirida vasta i merecida fama de erudito i de concienzudo ( i ) . M e parece inútil hacer el resumen de los diversos diarios i libros que he consultado para la ejecución de éste, desde que su testimonio irá apareciendo paulatinamente en el testo o en notas. Debo, sin embargo hacer mención especial de la Historia

del Perú independiente

de

don Mariano Felipe Paz Soldán que es el único trabajo comprensivo de los dos primeros años de la revolución del Perú, que haya llegado a mi conocimiento. Pasando por alto la parcialidad del autor o la escasa elevación de sus vistas, queda un libro útil que debe ser consultado por su valiosa i abundante documentación. Fuera de las obras impresas, he rejistrado con el esmero posible, los (i) El ilustre historiador arjeiHiiy. dun Bartulóme Mitre.


INTRODUCCIÓN'

7

archivos de los diferentes ministerios de estado. Seria supérfluo decir que en ellos palpita al dia la vida de este pais, i que su conocimiento es indispensable para el que pretenda reproducirla con fidelidad. Debo un tributo especial de gratitud a la distinguida señora doña Victoria Subercaseaux de Vicuña Mackenna, que tuvo la bondad de proporcionarme los manuscritos relativos a esta época que existian en la biblioteca de su ilustre esposo. Asimismo, cumplo un deber mui agradable manifestando mi agradecimiento al señor don Domingo Santa María, por haber tenido la bondad de pedir a la legación de Chile en Washington algunos de los importantes documentos que se relacionan con la misión que Chile acreditó a los E s t a d j s Unidos en 1 8 1 7 para adquirir sus primeros buques. H e tenido a la vista algunos papeles de mi abuelo el jeneral don Francisco Antonio Pinto, que sirvió un puesto elevado a las órdenes de San Martin en el Perú. E l jeneral Pinto era hombre minucioso, discreto en sus afirmaciones i exento de toda pasión personal, lo que, unido a la importancia de los cargos que desempeñó, da a su palabra un valor inestimable. N o desespero de continuar algún dia este libro. Cuando mis ocupaciones ordinarias me lo permitan, he de seguir la huella dolorosa del ejército chileno que quedó en el Perú al regreso de San Martin, bajo las órdenes del jeneral Pinto, que lo repatrió en 1 S 2 4 .

E n ese segun-

do volumen tendrán cabida las relaciones diplomáticas de ambos países; muchos documentos nuevos relativos a la permanencia del ejército colombiano en el Perú, i el estudio de las causas que produjeron la guerra entre Chile i el Perú en 1 S 3 7 . M e quedaría entonces que estudiar la campaña que se solucionó en Paucarpata i refundir en una segunda edición, a que tendría mucho que agregar, la Historia campaña

de ISJS,

de la

que publiqué hace algunos años. De ese modo

quedaría completo el cuadro histórico de nuestras antiguas relaciones con el Perú; de lo

CHIC

hemos hecho por él i por nosotros, por su in-

dependencia i por nuestro honor. N o tengo la pretensión de hacer un libro completo. Me he empeñado en ser exacto; i, sin embargo, temo que la nueva investigación me avance o me rectifique. J a m a s este temor es mas fundado que tratándose de San Martin. Este hombre esclarecido, realizó su gran pensamiento histórico valiéndose de! concurso de la República Arjentina i de Chile, i cuidando de ponerse encima de las nncioiíaüdndes p.irn no


8

Ksi'K.mcioN- i . n - . K U T A b O K A

heiir el sentimiento de ninguna. Ató los lazos de oro de la alianza por medio de una institución que tuvo las esterioridades i fórmulas de las lójias masónicas, i que fué en sus manos el resorte con que ejerció presión sobre ambos gobiernos en las horas de debilidad o de incertidumbre. T.a acción de la Lojia Lautarina era secreta por su naturaleza, i por consiguiente, su influencia pasó inadvertida para los contemporáneos i es desconocida de la posteridad. Esto hace que la obra de San Martin sea oscura, doble a veces, siempre difusa como la naturaleza de los medios que puso en acción. ¿Hasta qué punto influyó la Lojia en los sucesos que vamos a narrar? ¿Cuál fué su participación eficiente en el gobierno de Santiago i de Lima? E s este un punto a que no me es dado contestar, que confieso de antemano no conocer exactamente, porque si bien en ciertas ocasiones he sorprendido su poderosa mano, hai otras en que he creido divisarla, pero sin pruebas que me permitan afirmarlo. Este libro abraza una época en que las fronteras interiores de la América no estaban determinadas; en que los pueblos se agolpaban en torno del hombre que representaba el principio de la libertad sin cuidarse de su oríjen; en que un viento cargado con los efluvios de las nuevas ideas cruzaba los montes, salvaba los mares i amenazaba la estabilidad de las instituciones que se apoyaban en el respeto de los siglos. L a alianza de Chile con las gloriosas Provincias Unidas del R i o de la Plata realizó la obra sorprendente que es materia de este libro. ¡Ojalá esa alianza jenerosa que dio la independencia a la mitad de este continente, se prolongue en la vida de ambos pueblos como simpatía i como recuerdo, sirviéndole de anillo la memoria del glorioso capitán que trazó con su espada la órbita que recorrió esa misma alianza en el cielo de la América del sur!


CAPÍTULO

EL

JENERAL

PRIMERO

SAN

MARTIN

I. Sus servicios militares en España.—II. Estado de los ejércitos revolucionarios en i Si 2 . — I I I . Organiza el rejimiento de granaderos a caballo.—IV. L a Lojia de Lautaro.—V. Combate de San Lorenzo.—VI. Organiza el ejército de los A n d e s . — V I I . Sus cualidades morales. — V I I I . Sus instrucciones.—IX. El gobierno de Buenos Aires nombra a OTIiggins director supremo.

I L a v i d a del j e n c r a l S a n M a r t i n a b r a z a d o s é p o c a s c o m p l e t a m e n t e d i v e r s a s e n t r e sí. S u c a r r e r a m i l i t a r e m p i e z a en E s p a ñ a , d o n d e a l c a n z ó a u n a g r a d u a c i ó n q u e se e s t i m a b a d e o r d i n a r i o c o m o el c o l m o d e las a s p i r a c i o n e s d e un a m e r i c a n o . S i n e m b a r g o , se retiró del e j é r c i t o e s p a ñ o l p a r a v e n i r a A m é r i c a a p o n e r su e s p a d a al s e r v i c i o d e su p a t r i a s u b l e v a d a . S u s s e r v i c i o s militares, a n t e s d e 1 8 1 2 , t i e n e n p a r a n o s o t r o s el interés d e l e j í t i m a c u r i o s i d a d q u e d e s p i e r t a t o d o lo q u e se refiere a él, i su b i ó g r a f o d e t a l l a d o p u e d e d a r g r a n d e s a r r o l l o a su v i d a m i l i t a r a n t e r i o r a 1 8 1 7 , q u e s o l o q u e r e m o s b o s q u e j a r a la lijera. N o es ésta, p u e s , u n a b i o g r a f í a ele S a n M a r t i n , sino un r e s u m e n s u c i n t o d e los h e chos p r i n c i p a l e s d e su v i d a , o m a s bien, d e las c u a l i d a d e s q u e d e s p l e g ó en el s e r v i c i o d e la r e v o l u c i ó n a m e r i c a n a .


10

K S1' KI) I C I O N

L I B E R T A DO R A

D o n J o s é d e S a n M a r t i n n a c i ó el 25 d e f e b r e r o

d e 1 7 7 8 , en

la p o b l a c i ó n d e Y a p e y ú , c a p i t a l d e las M i s i o n e s del P a r a g u a i . S u p a d r e fué el coronel don J u a n d e S a n M a r t i n , e s p a ñ o l d e o r í j e n , y g o b e r n a d o r d e a q u e l l a p r o v i n c i a d e s d e la

espulsion

d e la C o m p a ñ í a d e J e s ú s . S u m a d r e , d o ñ a G r c g o r i a M a t o r r a s , perteneciente

a u n a f a m i l i a e s p a ñ o l a e s t a b l e c i d a en

Buenos

A i r e s . S u niñez se d e s l i z ó en la c i u d a d d e su n a c i m i e n t o , en el p a l a c i o d e la g o b e r n a c i ó n . L a p r i m e r a i m p r e s i ó n q u e recibió su espíritu fué la d e un territorio en q u e p a r e c e h a b e r s e d e l e i t a d o la m a n o del s u b l i m e

a r t i s t a d e la n a t u r a l e z a ,

p r o d i g á n d o l e los

e n c a n t o s q u e tiene r e s e r v a d o s p a r a los l u g a r e s b a ñ a d o s con el sol ele los t r ó p i c o s . Y a p e y ú e r a c a p i t a l d e la p r o v i n c i a d e M i siones i c e n t r o i n t e l e c t u a l del a p a r t a d o rincón d e t i e r r a en q u e los j e s u í t a s p u s i e r o n en p r á c t i c a su s i s t e m a d e g o b i e r n o t e o c r á tico, q u e c o n s i s t í a en a m o l d a r l a v i d a civil con las p r á c t i c a s relij i o s a s , h a c i e n d o del p a i s un c o n v e n t o ele l a o r d e n . U n g r a n d e escritor a r j e n t i n o h a d e s c r i t o en t é r m i n o s n o t a b l e s el c a r á c t e r d e la p o b l a c i ó n d e Y a p e y ú . " E r a la Ménfis, h a d i c h o , del g o b i e r n o t e o c r á t i c o d e e s t a C o m p a ñ í a s i t u a d a a la m á r j e n n o r t e del

de sabios, Y a p e y ú ,

U r u g u a i . T o d a v í a se d e s c u b r e ,

e n t r e el e s p e s o b o s q u e q u e c u b r e sus r u i n a s , la p l a z a , de corredores dobles para

a b r i g a r b a j o su s o m b r a

rodeada

a los t r a n -

s e ú n t e s , ¡ s o s t e n i d a la g a l e r í a p o r c o l u m n a s r o b u s t a s d e u r u n d e i en b a s a m e n t o s d e p i e d r a l a b r a d a . S o b r e las m u r a l l a s d e s m a n t e l a d a s d e los t e m p l o s c r e c e n hoi cauctus c o l o s a l e s , d e las f o r m a s estravagantes

q u e a s u m e este p r i m e r e n s a y o d e la n a t u r a l e z a

p a r a f o r m a r d e h o j a s á r b o l e s ; i c o m o si h u b i e r a q u e r i d o i l u m i n a r a la luz del sol a q u e l l a e s c e n a d e d e s o l a c i ó n , q u e a los ray o s d e la l u n a s e r i a m e l a n c ó l i c a i f a n t á s t i c a , m e z c l á b a n s e a los c a u c t u s í e n r e d a d e r a s , b r o m e l i a s con sus h o j a s de un v i v o c o l o r d e l a c r e q u e h a c e n a l a d i s t a n c i a efecto d e flores j i g a n t e s c a s . " E x i s t e el C o l e j i o , r e s i d e n c i a d e la o r d e n , d o n d e q u i e r a q u e h u b o r e u n i d o s un p l a n t e l d e sus m i e m b r o s . E x i s t e n los a l m a c e nes p ú b l i c o s q u e g u a r d a b a n los v í v e r e s p a r a un p u e b l o r e l i j i o s o , c o m o lo h a n

propuesto

m a s t a r d e los

filósofos

s o c i a l i s t a s , en

c o m u n i d a d d e b i e n e s b a j o la t u t e l a p a t e r n a l del g o b i e r n o . P e r o


CAI'ÍTUI.O

l'RIMERO

h a e n m u d e c i d o la c a m p a n a q u e o r d e n a b a

l e v a n t a r s e por las

m a ñ a n a s i orar, i s a l i r a los c a m p o s a t r a b a j a r , i v o l v e r a los refectorios a c o m e r i a orar, e ir a la i g l e s i a a oir el c a t e c i s m o i v o l v e r á sus c a s a s a a c a r i c i a r a sus hijos i a orar. " D e la p o b l a c i ó n q u e rebullía, en ia p l a z a d e los t o r n e o s p l a n tada de algodoneros

florecientes,

no q u e d a hoi sino a l g u n o d e

estos t e s t i g o s d e o t r a s é p o c a s s o f o c a d o

por o r q u í d e a s d e t o d o s

colores, a p r i s i o n a d o por e n r e d a d e r a s en q u e triscan m o n o s

o

h a c e n su n i d o las a v e s . B o s q u e s d e n a r a n j a l e s i d e g r a n a d o s s e ñ a l a n por

d o n d e q u i e r a en e s t a s p r o v i n c i a s

q u e la n a t u r a l e z a

h a r e c o b r a d o los l u g a r e s q u e r e c i b i e r o n p o r un m o m e n t o el s e l l o de la c i v i l i z a c i ó n . " L o s t i g r e s han h e c h o su m o r a d a d e los t e m p l o s o c u l t o s e n t r e m a l e z a s i p a l m e r a s i a c a s o sus c a c h o r r i l l o s j u e g a n a la c l a r i d a d de la l u n a con c a b e z a s d e q u e r u b i n e s t a l l a d a s en p i e d r a s

o en

m a d e r a i q u e r u e d a n hoi por el suelo d e s p r e n d i d a s d e los a l t a res ele q u e fueron ornatoi- í i ) . A los seis a ñ o s d e e d a d , S a n M a r t i n

fué e n v i a d o a B u e n o s

A i r e s a c u r s a r las p r i m e r a s letras, i a las o c h o , p o r influencia ele su p a d r e , fué i n c o r p o r a d o en M a d r i d en el S e m i n a r i o d e n o b l e s , d e institución real. S u s a ñ o s d e c o l e j i o s o n o s c u r o s . P a r e c e q u e se d e d i c ó al est u d i o d e las m a t e m á t i c a s , lo q u e c o n c u e r d a con

la

predisposi-

ción d e su e s p í r i t u . A j u z g a r p o r l a e d a d en q u e su n o m b r e figura en los c u a d r o s m i l i t a r e s e s p a ñ o l e s , su e d u c a c i ó n

debió

ser

i n c o m p l e t a . H a i c o n s t a n c i a d e q u e a los t r e c e a ñ o s se e n c o n t r a b a en la p l a z a d e de 1 7 9 3 '

a

O r a n , d e f e n d i é n d o l a c o n t r a los m o r o s . E l a ñ o

España

e n t r ó en

la c o a l i c i ó n c o n t r a la

república

f r a n c e s a , i S a n M a r t i n hizo la g u e r r a en el R o s e l l o n , q u e a n t e r i o r m e n t e h a b í a p e r t e n e c i d o a la E s p a ñ a . E n 1 7 9 4 s o p o r t ó sitio q u e p u s o el j e n e r a l

francés

D u g o u m i e r a la p l a z a

el

fortifi-

c a d a d e P o r t V e n c l r e s , i d e s p u é s d e su r e n d i c i ó n , se retiró a C o l i e u v r c , o t r o p u e r t o d e m a r s i t u a d o en sus i n m e d i a c i o n e s , d o n d e

(1) Sarmiento, Biografía del jeneral San Martin, de Buenos Aires, de 25 de febrero de 187S.

reproducida por L A T R I B U N A


12

F.S I i í 1) 1 (: IO X 1. 1 1 1 K R T A 1 >0 K A

la g u a r n i c i ó n e s p a ñ o l a , d e 8,ooo h o m b r e s , se s o s t u v o con v a l e n tía i é x i t o v a r i a b l e c o n t r a

una división francesa

de

30,000,

e s t a n d o a m a g a d a s i m u l t á n e a m e n t e p o r los fuegos d e t i e r r a i d e m a r . C o l i e u v r c c a y ó en m a n o s d e los f r a n c e s e s por u n a c a p i t u lación h o n r o s a p a r a los v e n c i d o s , r e c o n o c i é n d o s e l e s los h o n o r e s d e la g u e r r a i el d e r e c h o de retirarse a su p a i s ( 1 ) . D o s a ñ o s d e s p u é s el g o b i e r n o e s p a ñ o l d e c l a r ó la g u e r r a a la Inglaterra, i San donde permaneció

Martin

se e m b a r c ó en la f r a g a t a

trece m e s e s , h a b i é n d o s e

Dorotea

e n c o n t r a d o en el

c o m b a t e q u e s o s t u v o a q u é l l a con el n a v i o i n g l e s El

León.

P a s a n d o del p e r í o d o o s c u r o d e su j u v e n t u d a la é p o c a en q u e p o r su g r a d u a c i ó n no era un d e s c o n o c i d o en el e j é r c i t o e s p a ñ o l , d i r e m o s q u e el l e v a n t a m i e n t o francesa, sorprendió a S a n

de

España

c o n t r a la

invasión

M a r t i n c o m o a y u d a n t e del c a p i t á n

j c n e r a l d e A n d a l u c í a d o n F r a n c i s c o M a r í a S o l a n o , m a r q u e s del S o c o r r o . E l p u e b l o de C á d i z , t i l d á n d o l o d e a f r a n c e s a d o , se sub l e v ó c o n t r a el c a p i t á n j e n c r a l i a b o c ó los c a ñ o n e s a su p a l a c i o , en c i r c u n s t a n c i a s en q u e h a c i a la g u a r d i a el c a p i t á n S a n M a r tin. E l m a r q u e s h u y ó a u n a c a s a v e c i n a d e d o n d e fué s a c a d o a la fuerza p o r el p o p u l a c h o , a r r a s t r a d o p o r las calles i a s e s i n a d o . S a n M a r t i n se refujió en c a s a del t e n i e n t e C r u z M u r g e o n , el fut u r o j e n e r a l d e este n o m b r e i p r e s i d e n t e de Q u i t o . Marchó

d e allí al e j é r c i t o del j e n e r a l

C a s t a ñ o s i se

incor-

p o r ó en la d i v i s i ó n del m a r q u e s d e C o u p i g n y . A sus ó r d e n e s

se

b a t i ó en la A r j o n i l l a , m e r e c i e n d o por su c o n d u c t a el 'ascenso a t e n i e n t e c o r o n e l i un a r t í c u l o e n c o m i á s t i c o d e la G A C E T A M I N I S T E R I A L d e S e v i l l a . C o n c u r r i ó d e s p u é s a la b a t a l l a d e B a i l e n , formando

p a r t e de la v a n g u a r d i a del e j e r c i t o d e C a s t a ñ o s q u e

m a n d a b a el j e n e r a l m a r q u e s d e la R o m a n a .

S e e n c o n t r ó en la

b a t a l l a d e A l b u f e r a ( 1 8 1 1 ) , i o b t u v o el g r a d o d e coronel. A q u í c o n c l u y e n sus s e r v i c i o s en la P e n í n s u l a . E l l e v a n t a m i e n t o d e E s p a ñ a fué la e s c u e l a en q u e su e s p í r i t u o b s e r v a d o r a d q u i r i ó el c o n o c i m i e n t o d e la g u e r r a n a c i o n a l . S a n M a r t i n a s i s t i ó c o m o a c t o r a esa n o b i l í s i m a d e f e n s a d e la n a c i ó n (1) Memorias del principe

tle la Paz, vol. I, páj. 185.


'3

CAI'ÍTUI.O PRIMERO

e s p a ñ o l a q u e se e n c u e n t r a proclijiosa c u a n d o se c o m p a r a n la inferioridad i d e s o r d e n d e los e l e m e n t o s p o p u l a r e s con la o r g a nización i u n i d a d del p r i m e r e j é r c i t o del m u n d o . E l r e c u e r d o d e sus g u e r r i l l a s c o m p u e s t a s d e a l d e a n o s , g u i a d o s por sus c u r a s o sus a l c a l d e s , l l e v a n d o o c u l t o el p u ñ a l p a r a a t a c a r al r e z a g a d o i a s e s i n a r l o en c a d a e n c r u c i j a d a , i p o r esos m e d i o s d o m i n a n d o la i n v a s i ó n , c e r r a n d o su c a u c e d e s b o r d a d o , h a s t a a r r o j a r sus a g u a s i m p u r a s lejos d e las fronteras,

t o d o eso g r a b ó en su espíritu

u n a i m p r e s i ó n i n d e l e b l e , q u e se d e j a t r a s l u c i r en el curso d e su c a r r e r a militar. N o es difícil

r e c o n o c e r eme ella g u i ó su j u i c i o

i d e t e r m i n ó su plan en las c a m p a ñ a s d e i g u a l s i g n i f i c a d o ,

en

q u e d e s e m p e ñ ó en A m é r i c a c o n s i d e r a b l e p a p e l . D e todos m o d o s , puede afirmarse ejército español

formaron

que

sus s e r v i c i o s

en

el

su p e r s o n a l i d a d m i l i t a r , i q u e

bajo

ciertos r e s p e c t o s , en E s p a ñ a se b a t i ó el h i e r r o q u e d e b í a

herir

de m u e r t e al p o d e r e s p a ñ o l en M a i p o . E l g r i t o d e i n d e p e n d e n c i a l a n z a d o en v a r i o s p u n t o s de A m é rica en 1 S 1 0 r e p e r c u t i ó en el seno del

ejército español, donde

servían a l g u n o s oficiales a m e r i c a n o s i e n t r e otros S a n A l a ñ o s i g u i e n t e se retiró a I n g l a t e r r a compañía

d e don

Martin.

d o n d e se e m b a r c ó

en

C a r l o s A l v c a r , del futuro c o r o n e l Z a p i o l a i

d e otros en el Ceoi-gc

Canning,

b u q u e i n g l e s q u e lo c o n d u j o a

B u e n o s A i r e s , a d o n d e l l e g ó en m a r z o d e 1 8 1 2 .

II E l e s p e c t á c u l o q u e ofrecía

la A m é r i c a no e r a d e lo m a s ha-

l a g a d o r . L a s P r o v i n c i a s U n i d a s del R i o d e la P l a t a , o h a b l a n d o con m a s p r o p i e d a d

la c i u d a d d e B u e n o s A i r e s , h a b í a

d i d o sus c o n q u i s t a s al A l t o P e r ú , d o n d e sus e j é r c i t o s ban las f r o n t e r a s

esten-

disputa-

d e la r e v o l u c i ó n a los e j é r c i t o s del virrei d e

L i m a . L a s t r o p a s n a c i o n a l e s c o n s i s t í a n d e o r d i n a r i o en h o m b r e s colecticios, m a l a r m a d o s , m a l v e s t i d o s , q u e t e n í a n m a s bien la apariencia de montoneras

que

d e ejército. S u s b a t a l l a s eran

e n t r e v e r o s en q u e las c a b a l l e r í a s d e a m b o s b a n d o s se a t a c a b a n c o n f u s a m e n t e al a r m a b l a n c a , í los c o m b a t e s d e infantería c h o -


14

P.SPEDIC10N

UHEKTADORA

q u c s d e m a s a s i n d i s c i p l i n a d a s q u e , ora c o m b a t i e n d o a fusil o a l a b a y o n e t a , p r e s e n t a b a n en u n a b a t a l l a el c u a d r o d e la m a y o r confusión. arma

La

t á c t i c a , q u e d u p l i c a el p o d e r del h o m b r e i del

i convierte

a los e j é r c i t o s

en m á q u i n a s d e g u e r r a , n o

e x i s t i a . P o r lo j c n e r a l , en el e j é r c i t o e s p a ñ o l , i d e c i m o s esto refiriéndonos

e s p e c i a l m e n t e a las g u e r r a s d e C h i l e , la d i s c i p l i n a

e r a m a s a t e n d i d a q u e en los e j é r c i t o s d e la p a t r i a .

P o s e í a ofi-

ciales j c n c r a l e s q u e c o m p r e n d í a n su i m p o r t a n c i a i d i s p o n í a d e a l g u n o s c u e r p o s p e n i n s u l a r e s q u e la h a b í a n a d q u i r i d o en E s p a ña, o d e c l a s e s e s p a ñ o l a s q u e d a b a n la e s t r u c t u r a d e los d e m á s . L a s m a s a s a m e r i c a n a s , s u b l e v a d a s en n o m b r e d e un s e n t i m i e n t o m a s bien q u e d e u n a i d e a , n o f o r m a b a n lo q u e se l l a m a hoi un ejército. M u c h a s v e c e s n o e s t a b a n u n i f o r m a d a s . E n las g u e rras d e C h i l e e r a c o m ú n que los a r r e o s m i l i t a r e s se p u s i e s e n c r u z a d o s e n c i m a d e la m a n t a , q u e a su v e z c u b r i a u n a c a m i s a d e t o c u y o p u e s t a s o b r e el c u e r p o . L a s m a s v e c e s n o l l e v a b a n z a p a t o s sino o j o t a s . L a c a b a l l e r í a eran los h o m b r e s d e a c a b a l l o d e los c a m p o s , v e s t i d o s con sus t r a j e s i en sus m o n t u r a s . L o s oficiales eran i m p r o v i s a d o s , i los p o c o s q u e p o s e í a n i l u s t r a c i ó n m i l i t a r , n o p o d í a n i m p r i m i r l a f á c i l m e n t e en a q u e l l a s m a s a s q u e solo s a b í a n p e l e a r i morir. E s t a era en a l g u n a s p a r t e s d e A m é r i c a la s i t u a c i ó n d e los e j é r c i t o s . L a d e los g o b i e r n o s n o era m a s satisfactoria.

La

s o c i e d a d se h a b i a ¡ a j i t a d o p r o f u n d a m e n t e con la r e v o l u c i ó n , i el s a c u d i m i e n t o h a b i a q u e b r a d o los r e s o r t e s d e la a n t i g u a o r g a n i z a c i ó n , sin c r e a r o t r o s n u e v o s . L a fuerza m o r a l d e las a u t o r i d a d e s c o l o n i a l e s h a b i a d e s a p a r e c i d o í el n u e v o p r i n c i p i o del p r e s t i j i o q u e

carecía

solo p u e d e d a r el t i e m p o o la t r a d i c i ó n .

La

g u e r r a h a b i a d e s a t a d o los lazos del a n t i g u o o r d e n a d m i n i s t r a t i v o i f o m e n t a d o t e n d e n c i a s q u e solo la p a z i un g o b i e r n o r e g u lar p u e d e n m a n t e n e r d o m i n a d a s . Por

lo d e m á s , el p o d e r h a b i a r e c a í d o en m u c h a s p a r t e s en

h o m b r e s i n e s p e r t o s q u e n o t e n í a n p r á c t i c a d e él p o r h a b e r e s t a d o e s c l u i d o s del g o b i e r n o en la é p o c a colonial. E s t o , a ñ a d i d o a su d e b i l i d a d i n j é n i t a , p r o v e n i e n t e d e las c a u s a s q u e h e m o s a p u n t a d o , h a c i a n q u e la A m é r i c a n o t u v i e s e ni g o b i e r n o s ni e j é r c i tos a la a l t u r a d e su c a u s a .


CAPÍTULO

S a n M a r t i n , con la p r o f u n d a

15

PRIMERO

c l a r i d a d d e espíritu q u e fué el

r a s g o d o m i n a n t e d e su n a t u r a l e z a , se dio c u e n t a d e lo q u e f a l t a b a a la A m é r i c a , i, c o m o d i c e el m a s b r i l l a n t e d e sus b i ó g r a f o s ( 1 ) , d o t ó a la r e v o l u c i ó n d e las s o c i e d a d e s s e c r e t a s i d e la e s t r a t e j i a , 0 sea d e un g o b i e r n o fuerte i o c u l t o , i a sus e j é r c i t o s d e o r g a n i zación militar. III A los siete d i a s d e e s t a r en B u e n o s A i r e s fué niente c o r o n e l

n o m b r a d o te-

d e c a b a l l e r í a i c o m a n d a n t e d e un e s c u a d r ó n d e

g r a n a d e r o s a c a b a l l o q u e fué e l e v a d o m a s t a r d e a r e j i m i e n t o (2). San Martin

a p r o v e c h ó la o c a s i ó n p a r a p o n e r en p r á c t i c a las

ideas q u e t r a i a d e E s p a ñ a , i f o r m ó un c u e r p o d e c a b a l l e r í a q u e t u v o c o n s i d e r a b l e influjo en los d e m á s e j é r c i t o s a m e r i c a n o s . P r o p i a m e n t e h a b l a n d o , n o o r g a n i z ó un e s c u a d r ó n , sino q u e p u s o en p l a n t a un

n u e v o s i s t e m a d e o r g a n i z a c i ó n militar.

cuartel d e g r a n a d e r o s

fué la e s c u e l a d e d o n d e

El

i r r a d i a r o n los

n u e v o s p r i n c i p i o s q u e d e b í a n c a m b i a r la fisonomía d e los e j é r c i tos a m e r i c a n o s , o s e a el t a l l e r en q u e se f o r m a r o n los p r i n c i p a l e s oficiales q u e l l e v a r o n las r e g l a s d e la t á c t i c a al d e los A n d e s , d e C h i l e i del P e r ú . L o s oficiales del n u e v o e s c u a d r ó n

fueron

e l e j i d o s e n t r e las

p r i n c i p a l e s f a m i l i a s d e B u e n o s A i r e s , i su j e f e se e s m e r ó p o r d e s a r r o l l a r en ellos el s e n t i m i e n t o del p u n d o n o r . C o n este o b j e t o , creó en el m i s m o

c u e r p o un t r i b u n a l q u e

podría llamarse una lojia de cuartel, formada por 1 cuyos procedimientos

los

oficiales,

i b a n e n c a m i n a d o s a m a n t e n e r en t o d a

su fuerza la d e l i c a d e z a militar. L o s oficiales se r e u n í a n en c o n s e j o u n a v e z al m e s i se i m p o n í a n d e los d e n u n c i o s

anónimos

q u e se les h u b i e s e n d i r i j i d o c o n t r a la c o n d u c t a de sus c o m p a ñ e ros. F o r m u l a d o el c a r g o , se n o m b r a b a n d o s d e e n t r e ellos p a r a q u e i n v e s t i g a r a n su e x a c t i t u d , los q u e d e b í a n d a r c u e n t a en la

(1) Vicuña Mackenna, Eljenenil

San

Martin.

(2) Decreto de 16 de marzo de 1S12, publicado por Espejo en El Paso de los Andes.


16

KSPEDICIÓN HUERTA-DORA

s e s i ó n del m e s s i g u i e n t e . S i el d e n u n c i o se c o m p r o b a b a , se i m p o n í a d e o r d i n a r i o al a c u s a d o la p e n a de s e p a r a r a c i o n del c u e r po, c o n s i d e r á n d o s e l e i n d i g n o de a l t e r n a r con sus a n t i g u o s c o m pañeros. E l c o n s e j o t e n i a un r e g l a m e n t o a q u e d e b i a a j u s t a r sus s e n t e n c i a s , q u e h a b i a s i d o h e c h o p o r el m i s m o S a n

Martin.

Sus

p r i n c i p a l e s d i s p o s i c i o n e s e r a n las s i g u i e n t e s : " S e r á e s p u l s a d o del c u e r p o el oficial q u e : " i . ° M u e s t r e c o b a r d í a en u n a a c c i ó n d e g u e r r a , r e p u t á n d o s e p o r tal el a g a c h a r s e p a r a e v i t a r las b a l a s . "2.°

E l q u e c o n t r a j e r e d e u d a con a r t e s a n o s o m e n e s t r a l e s .

"3.

0

E l q u e j u g a r e con j e n t c b a j a .

"4.

0

E l q u e l e v a n t a r e la m a n o a u n a m u j e r a u n c u a n d o s e a

i n s u l t a d o p o r ella. " 5 . ° E l q u e n o a d m i t i e r e un d e s a f í o , o s i e n d o i n s u l t a d o p o r o t r o n o lo desafiare. " 6 . ° E l q u e m u r m u r a r e d e un oficial d e su r e j i m i c n t o con p a i s a n o u oficial d e o t r o c u e r p o . " F i n a l m e n t e , el q u e h a b l a r e con un oficial q u e p o r c u a l q u i e r a d e l a s faltas a n t e r i o r e s h u b i e s e s i d o i n t i m a d o de d e j a r el

reji-

miento.u D e este m o d o los oficiales

d e g r a n a d e r o s se d i s t i n g u í a n d e

1 os d e m á s del e j é r c i t o p o r su c o m p o r t a m i e n t o s o c i a l , lo q u e r e a l z a b a a los o j o s del p ú b l i c o la i m p o r t a n c i a d e sus e m p l e o s . Este

r í j i d o s i s t e m a t r a s c e n d i ó a la t r o p a . L o s s o l d a d o s

se

e j e r c i t a b a n a su p r e s e n c i a i b a j o su d i r e c c i ó n en el m a n e j o d e las a r m a s i en el s e r v i c i o d e a c a b a l l o . T e r m i n a d a s las h o r a s d e e s t u d i o , se les p e r m i t í a s a l i r a sus c a s a s p r e v i a

la i n s p e c c i ó n

m i n u c i o s a d e un i n d i v i d u o q u e e x a m i n a b a sus u n i f o r m e s i c u i d a b a d e q u e los l l e v a s e n

l i m p i o s i a r r e g l a d o s . P o r este m e d i o

los s o l d a d o s d e g r a n a d e r o s fueron u n a e x c e p c i ó n e n t r e los q u e g u a r n e c í a n a B u e n o s A i r e s , d i s t i n g u i é n d o s e p o r su c o n o c i m i e n to d e

la t á c t i c a i p o r un

estricto

pundonor militar que

los

h a c i a s u s c e p t i b l e s , a l t a n e r o s , i c o m o tales, d o t a d o s d e un o r g u llo p r o p i o q u e d e b i a p r o v o c a r su e s t í m u l o en el c a m p o d e b a talla.


C A P Í T U L O PRJMK.RO

i;

A la s i m p l e v i s t a se d i s t i n g u í a en la c i u d a d al g r a n a d e r o San Martin

en el a r r e g l o d e su t r a j e , en la d e s e n v o l t u r a

tar d e sus m a n e r a s , en su s o b e r a n o o r g u l l o Saint Just,

h

para

de

mili-

mirar a

la

m a s a r r i b a del hori/.ontcn. E l R e j i m i c n t o d e G r a -

n a d e r o s h a e j e r c i d o en los d e s t i n o s d e la A m é r i c a del s u r

una

influencia q u e p a r e c e s u p e r i o r a la q u e c o r r e s p o n d e a un c u e r p o de ejército.

F u é el n ú c l e o d e o r g a n i z a c i ó n de los d e m á s reji-

m i e n t o s , r e v e l ó la i m p o r t a n c i a

ele la d i s c i p l i n a i modificó

n a t u r a l e z a d e la g u e r r a q u e se h a c i a a la E s p a ñ a .

la

E n C h i l e su

r é j i m e n se t r a s m i t i ó por a n a l o j í a a los d e m á s c u e r p o s d e c a b a llería, i d e s d e e n t o n c e s su t r a d i c i ó n p e r m a n e c e v i v a en los c u a r teles c o m o s u c e d e en la m a r i n a d o n d e se c o n s e r v a Lord jefes

Cochrane, irradia

pudiendo

luces benéficas

d e c i r s e q u e el espíritu

la q u e d e j ó de

ambos

en el e j é r c i t o i en la e s c u a d r a

de

C h i l e . S u s oficiales fueron los i n s t r u c t o r e s ele la m a y o r ' p a r t e d e los c u e r p o s q u e se f o r m a r o n en la é p o c a , i por u n a a d a p t a c i ó n n a t u r a l , t r a s l a d a r o n a los n u e v o s el r é j i m e n q u e h a b í a n a p r e n d i d o en el R c j i m i e n t o ele G r a n a d e r o s d e los A n c l e s . E s t e c u e r po d i o a ¡a A m é r i c a 1 9 j e n e r a l c s i m a s d e 2 0 0 oficiales; se o r g a nizó en

Buenos

Maipo.

Fué

Aires

i recorrió

desde

San

Lorenzo

hasta

al P e r ú con el E j é r c i t o L i b e r t a d o r i figuró en la

división auxiliar que condujo S a n t a Cruz a R i o b a m b a i Pichinc h a . U n o d e sus e s c u a d r o n e s m a n d a d o p o r V i e l q u e d ó en C h i l e defendiendo

la línea del B J o b i o c o n t r a los i n c u r s i o n e s d e B c -

n a v i d e s , i así, p o r un d e s t i n o s i n g u l a r q u e es la d i l a t a c i ó n d e u n a idea en un c o n t i n e n t e , los c a b a l l o s de los g r a n a d e r o s b e b i e r o n el a g u a d e l P a r a n á , del M a p o c h o , del

B i o b i o , del R i m a c i del

Guayas.

IV

Al Aires,

m i s m o t i e m p o q u e o r g a n i z a b a el r e j i m i c n t o en B u e n o s S a n M a r t i n creó c o m o

e l e m e n t o d e g o b i e r n o la L o j i a

L a u t a r i n a , q u e t u v o t a n t o influjo en la m a r c h a de la r e v o l u c i ó n . L a idea de la m a s o n e r í a p o l í t i c a c o m o p a l a n c a

revolucionaria

a p l i c a d a a A m é r i c a , no es d e S a n M a r t i n sino de M i r a n d a , quien 3


iS

Ksl'F.fJIl'ION

I.IÜKRTADOKA

1c dio c u e r p o en el s i g l o p a s a d o f u n d a n d o en L o n d r e s u n a lojia p a r a i n d e p e n d i z a r a V e n e z u e l a . D e a q u í tomó pié o t r a institución a n á l o g a q u e se f o r m ó en E u r o p a a p r i n c i p i o s de este s i g l o con el n o m b r e d e

Sociedad

L a u t a r o o Caballeros

d e s t i n a d a a s u b l e v a r la A m é r i c a . T e n i a su c e n t r o en i u n a d e sus r a m i f i c a c i o n e s o ventas contar cuarenta

Racionales, Londres

en C á d i z , la q u e l l e g ó a

miembros. Bolívar, San

Martin, Cortes Ma-

d a r i a g a , A l v c a r , Z a p i o l a , i p a r e c e q u e O T I i g g i n s eran m i e m b r o s d e la v e n t a d e C á d i z . E s t a m a s o n e r í a d e u n a n u e v a e s p e c i e t e n i a las f ó r m u l a s i ritos d e las i n s t i t u c i o n e s m a s ó n i c a s :

sus

jura-

m e n t o s , g r a d o s d e iniciación, etc. L o s g r a d o s c o n o c i d o s son d o s : el p r i m e r o era c o m p r o m e t e r s e

a t r a b a j a r p o r la i n d e p e n d e n c i a

d e A m é r i c a ; el s e g u n d o , no r e c o n o c e r

como gobierno

lejítimo

sino el q u e fuese a d o p t a d o p o r el p u e b l o i p r o p e n d e r al r e p u b l i c a n o c o m o el m a s p r o p i o a la c o n d i c i ó n d e A m é r i c a . L o s

her-

manos se r e c o n o c í a n e n t r e sí p o r f ó r m u l a s c o n v e n i d a s . San Martin

fundó en B u e n o s

A i r e s la L o j i a

Lautarina. No

s a b e m o s si d e p e n d í a d e la d e L o n d r e s o si fué l o j i a m a t r i z o i n d e p e n d i e n t e . D e s d e ese m o m e n t o el g o b i e r n o d e B u e n o s A i r e s fué, por d e c i r l o así, un e s c e n a r i o d e d o s p i s o s : en el q u e e s t a b a a la v i s t a del p ú b l i c o , los h o m b r e s r e s o l v í a n con a p a r e n t e libert a d ; p e r o , en r e a l i d a d , m o v i d o s

por las i n s t i g a c i o n e s

secretas

del v e r d a d e r o g o b i e r n o , q u e e s t a b a o c u l t o . L a L o j i a t o m a b a sus r e s o l u c i o n e s a m e d i a n o c h e i en el s e c r e t o d e la c o n c i e n c i a desús m i e m b r o s q u e se h a b í a n j u r a m e n t a d o a n o r e v e l a r l o b a j o p e n a d e la v i d a . E l r e g l a m e n t o d e la l o j i a d e C h i l e , q u e d e b i ó ser a n á l o g a a la d e B u e n o s A i r e s i q u i z á s a las d e E u r o p a , tiene v e i n t i t r é s a r t í c u l o s i c i n c o l e y e s p e n a l e s , s i e n d o los p r i n c i p a l e s los s i g u i e n t e s : " / . ° S i e m p r e q u e a l g ú n h e r m a n o fuese n o m b r a d o p o r el g o b i e r n o p r i m e r o s e g u n d o j e f e d e un e j é r c i t o o g o b e r n a d o r

de

a l g u n a p r o v i n c i a , se le f a c u l t a r á p a r a c r e a r u n a s o c i e d a d s u b a l t e r n a d e p e n d i e n t e d e la m a t r i z , c u y o n ú m e r o no e x c e d e r á decinco individuos, i entablando

la d e b i d a c o r r e s p o n d e n c i a

por

m e d i o d e los s i g n o s e s t a b l e c i d o s p a r a c o m u n i c a r t o d a s las n o t i cias i a s u n t o s d e i m p o r t a n c i a q u e ocurrieren.


«•AI'ÍTi:i.O

"9.

0

I-RIMERO

19

S i e m p r e q u e a l g u n o d e los h e r m a n o s sea e l e j i d o [jara el

s u p r e m o g o b i e r n o , no p o d r a d e l i b e r a r c o s a a l g u n a d e g r a v e i m p o r t a n c i a sin h a b e r c o n s u l t a d o el p a r e c e r de la lojia, a no ser q u e la u r j e n c i a d e m a n d e p r o n t a p r o v i d e n c i a , en c u y o c a s o , d e s p u é s ele su r e s o l u c i ó n , d a r á c u e n t a en p r i m e r a j u n t a o p o r m e d i o d e su s e c r e t a r i o , s i e n d o h e r m a n o , o por el d e la lojia. " 1 1 . N o p o d r á d a r e m p l e o a l g u n o p r i n c i p a l i d e influjo en el e s t a d o , ni en la c a p i t a l ni fuera d e ella, sin a c u e r d o d e la lojia, e n t e n d i é n d o s e p o r t a l e s los d e e n v i a d o s interiores i e s t e r i o r e s , g o b e r n a d o r e s d e p r o v i n c i a , j e n e r a l e s en j e f e

d e los e j é r c i t o s ,

m i e m b r o s d e los t r i b u n a l e s d e j u s t i c i a s u p e r i o r e s , p r i m e r o s e m pleos e c l e s i á s t i c o s , j e f e s d e los r e j i m i c n t o s d e línea y c u e r p o s d e m i l i c i a s i otros d e e s t a clase. 1 1

1 5 . T o d o h e r m a n o d e b e r á s o s t e n e r , a r i e s g o d e su v i d a , las

d e l i b e r a c i o n e s d e la lojia. " 2 3 . C u a n d o el s u p r e m o g o b i e r n o e s t u v i e s e a c a r g o d e a l g ú n h e r m a n o , n o p o d r á d i s p o n e r d e la fortuna, h o n r a , v i d a ni s e p a ración d e la c a p i t a l d e h e r m a n o a l g u n o sin a c u e r d o de la lojia.n L e y e s penales: "2.

a

T o d o h e r m a n o q u e r e v e l e el s e c r e t o d e la e x i s t e n c i a d e

la lojia, y a s e a p o r p a l a b r a s o p o r s e ñ a l e s , s e r á reo d e m u e r t e por los m e d i o s q u e se h a l l e por c o n v e n i e n t e u ( 1 ) . E s t a s d i s p o s i c i o n e s e s p l i c a n a l g u n o s a c o n t e c i m i e n t o s q u e fueron p a r a los c o n t e m p o r á n e o s un e n i g m a t e r r i b l e . S a n M a r t i n d i f u n d i ó e s t a institución

en

Buenos

Aires,

en

M e n d o z a , en S a n t i a g o i en L i m a , s e m b r a n d o p o r d o q u i e r a un g o b i e r n o o c u l t o , q u e n o t e n i a el e s c u d o d e la

responsabilidad:

red m i s t e r i o s a q u e e n v o l v i ó a los j e n e r a l e s , a los d i p l o m á t i c o s , a los d i r e c t o r e s d e e s t a d o s , i q u e c o n c l u y ó p o r c o n s t r e ñ i r e n t r e sus resortes d e h i e r r o la p o d e r o s a p e r s o n a l i d a d q u e la h a b i a c r e a d o . Para una ambición

avasalladora o para una

idea p o d e r o s a , el

g o b i e r n o d e u n a s o c i e d a d s e c r e t a p o d i a ser d e u n a influencia inc o n t r a s t a b l e p a r a el bien o p a r a el m a l . L o fué p a r a la r e v o l u c i ó n ,

(1) Este curiosísimo documento fué publicado por el señor Vicuña Mackenna en el Ostracismo Je 0'"Higjins.


20

KSri'.DKTOX

1,1 l í B R T A D O R A

a q u e .sirvió d e g o b i e r n o ; r e e m p l a z a n d o p o r s u s c o n s e j o s la inesp e r i e n c i a de sus h o m b r e s p ú b l i c o s , d e j a n d o

empero

sembrada

su o s c u r a e s t e l a d e c r í m e n e s a n ó n i m o s ; e j e r c i e n d o presión s o b r e los c a r a c t e r e s i las ¡ d e a s ; s o m e t i e n d o t o d a s las v o l u n t a d e s a la suya; creando una dictadura

q u e n o se a p o y a b a

en

la

razón

p o r q u e no d i s c u t í a , ni en la r e s p o n s a b i l i d a d p e r s o n a l , q u e es el único freno d e los g o b e r n a n t e s en las é p o c a s r e v u e l t a s (\).

V

E l p r i m e r a c t o o s t e n s i b l e d e S a n M a r t i n en e l g o b i c r n o d c . s u pais fué su i n t e r v e n c i ó n en el m o v i m i e n t o p o p u l a r q u e a la a s a m b l e a g u b e r n a t i v a de

depuso

1 8 1 2 , i n o m b r ó en su l u g a r

una

j u n t a c o m p u e s t a d e tres p e r s o n a s d e la cual f o r m ó p a r t e

don

A n t o n i o A l v a r e z J o n t e , a quien v e r e m o s

figurar

como secre-

tario de C o c h r a n c i c o m o a u d i t o r d e g u e r r a en la c a m p a ñ a del Perú. E n esa é p o c a el territorio a r j e n t i n o e s t a b a libre d e e s p a ñ o l e s . D o s ejércitos de B u e n o s A i r e s llevaron hasta

la i d e a

el c o r a z ó n del A l t o P e r ú ; u n o en q u e

revolucionaria

figuraba

el h á b i l i

e n é r j i c o C a s t e l l i , el h é r o e civil de la r e v o l u c i ó n a r j e n t i n a q u e fué v e n c i d o en H u a q u i p o r el j c n c r a l G o y e n e c h c ( j u n i o d e 1 8 1 1 ) . E l otro, m a n d a d o p o r el j e n e r a l d o n

M a n u e l B c l g r a n o , t e n i a su

c e n t r o d e acción en T u turnan d o n d e se h a b í a n r e f u j i a d o los restos del e j é r c i t o v e n c i d o en H u a q u i . A l l í

v i n o a b u s c a r l o la

v a n g u a r d i a del e j é r c i t o d e G o y e n e c h c m a n d a d a p o r el j e n e r a l don

Pió Tristan

quien

fué v e n c i d o

en

Tucuman

(setiembre

de 1 8 1 2 ) . (1) Todo ln que conocemos respecto de ¡a Lojia Laularina es lo que ha revelado el señor Vicuña Mackennaen el Oslraeismo de C?Higgins aumentado en parte por el jeneral Mitre en su Ilisloria de fie/grano. Aquél publicó la constitución matriz de la L"jm i el "Reglamento de los debates i orden.,. El jeneral Mitre, ademas de otros dato-curiosos, como ser la formula de los grados de iniciación etc., ha publicado tina resolución de la Lojia, dictada en 1 S 1 9 , que es basta hoi la única manifestación olicial que conocemos de ella. Se encuentra este documento curiosísimo en las Coml'rohueiones I/isíón'cas.,,


D e s p u é s de este s u c e s o , t u v o l u g a r el r e e m p l a z o d e la a s a m b l e a por la j u n t a d e g o b i e r n o , lo q u e

p u s o por p r i m e r a v e z

en

e v i d e n c i a el p o d e r d e la L o j i a L a u t a r i n a . L o s e s p a ñ o l e s r e c h a z a d o s del territorio q u e f o r m a a c t u a l m e n te la R e p ú b l i c a A r j e n t i n a se h a b l a n

refujiado

en ¡a

plaza

de

M o n t e v i d e o d e s d e d o n d e su j e f e , el j e n e r a l don G a s p a r V i g o d e t . e s t r e c h a d o p o r el h a m b r e , e n v i a b a c o l u m n a s d e d e s e m b a r c o q u e a m a g a b a n el interior del p a í s , en b u s c a d e r e c u r s o s . U n a e s c u a d r i l l a e n e m i g a h a b í a s a q u e a d o los p u e b l o s d e S a n N i c o l á s i d e S a n P e d r o , i a la sazón

otra

compuesta de once

embarcacio-

nes r e m o n t a b a el c u r s o m a j e s t u o s o del P a n a m á p a r a a t a c a r las poblaciones

fluviales

del interior.

E n esas c i r c u n s t a n c i a s , el g o b i e r n o d e B u e n o s A i r e s e n v i ó en d e f e n s a del territorio a m e n a z a d o a! c o m a n d a n t e S a n M a r t i n con u n a p a r t i d a de g r a n a d e r o s . E s t a m a r c h a fué el e s t r e n o del brillante r e j i m i e n t o q u e a d q u i r i ó d e s p u é s t a n t a n o m b r a d l a , i d e su jefe q u e no h a b i a t e n i d o o c a s i ó n d e p r e s t a r en A m é r i c a n i n g ú n s e r v i c i o militar. E s e s t a c i r c u n s t a n c i a lo q u e d a su v a l o r a las c a r g a s d e c a b a l l e r í a d e S a n L o r e n z o . I b a n a r e v e l a r s e p o r la prim e r a v e z las c u a l i d a d e s a e n s a y a r s e en

m i l i t a r e s del g r a n

jeneral a r j e n t i n o i

el c a m p o d e b a t a l l a los r e s u l t a d o s del

nuevo

s i s t e m a de o r g a n i z a c i ó n q u e h a b i a p u e s t o en p r á c t i c a en el R e jimiento de Granaderos. L a e s c u a d r i l l a e n e m i g a , r e m o n t a n d o el c u r s o del rio, l l e g ó al frente del c o n v e n t o d e S a n C a r l o s , v a s t o i m e l a n c ó l i c o edificio d e formas m a c i z a s , c o r o n a d o por u n a t o r r e c i l l a o c a m p a n a r i o . A su frente se c s t e n d i a u n a p l a n i c i e l i m i t a d a por las e s c a r p a d a s b a r r a n c a s del rio q u e c o r r e en a q u e l l u g a r e n c a j o n a d o e n t r e elev a d a s m u r a l l a s c o r t a d a s a p i q u e , d e tal m o d o q u e era preciso s u b i r la e s c a r p a d a b a r r a n c a por un c a m i n o artificial Labrado en ella m i s ma. L o s e s p a ñ o l e s v i s i t a r o n el s o l i t a r i o c l a u s t r o a n t e s de la l l e g a d a d e S a n M a r t i n c i n t e n t a r o n r e p e t i r el r e c o n o c i m i e n t o

de fe-

b r e r o de 18 1 3 ) , c r e y e n d o q u e el p r i m e r o h u b i e r a sido i n c o m p l e t o , o h a l a g a d o s con la e s p e r a n z a d e e n c o n t r a r a l g ú n tesoro. E n t r e tanto, S a n

M a r t i n , q u e h a b i a s e g u i d o o c u l t a m e n t e la m a r c h a

del e n e m i g o , o c u p ó el c o n v e n t o d e S a n L o r e n z o en el e s p a c i o de


KSl'F.IUCION

22

l.llil'.l; I ' A I I O K A

t i e m p o q u e m e d i ó entre el r e c o n o c i m i e n t o d e los e s p a ñ o l e s i su desembarco. L a t r o p a d e c a b a l l e r í a o c u p ó el g r a n p a t i o del c o n v e n t o c u y a s a l t a s m u r a l l a s o c u l t a b a n su p r e s e n c i a a los e s p a ñ o l e s . L o s s o l d a d o s p e r m a n e c i e r o n con sus c a b a l l o s d e la b r i d a a g u a r d a n d o la v o z ile a t a q u e , mi ¿Mitras S a n M a r t i n o b s e r v a b a p e r s o n a l m e n t e d e s d e el c a m p a n a r i o

los m o v i m i e n t o s d e l a e s c u a d r i l l a . T o d o e s t a b a

p r e p a r a d o p a r a el c o m b a t e , i solo f a l t a b a la v o z d e m a n d o . t r o p a fué d i v i d i d a en

dos

fracciones

iguales de 6o

La

hombre;

p a r a a t a c a r por d e r e c h a c i z q u i e r d a , e s p a r r a m á n d o s e por la p l a nicie q u e c o m u n i c a b a el c l a u s t r o s o l i t a r i o con el a n c h o i m a j e s t u o s o rio. E l o b j e t o de a q u e l l o s p r e p a r a t i v o s e r a s o r p r e n d e r a los e s p a ñ o l e s

c a y é n d o l e s d e i m p r o v i s o i e n v o l v i é n d o l o s en la

f o r m i d a b l e red d e a c e r o , q u e d e b í a n f o r m a r los s a b l e s d e los g r a naderos. T o d o se hizo c o m o se h a b i a c o n c e b i d o . C u a n d o los e s p a ñ o l e s a s o m a b a n sus p r i m e r a s filas en el e s t r e m o del s e n d e r o q u e c o n d u c í a a la p l a n i c i e , S a n M a r t i n b a j ó del c a m p a n a r i o i s a l t a n d o s o b r e su c a b a l l o , s a l i ó con sus s o l d a d o s en la f o r m a c o n v e n i d a . D e i m p r o v i s o el g r a n portón d e a q u e l a p a c i b l e c l a u s t r o dio s a l i d a a la t u r b a i m p a c i e n t e q u e se d i l a t ó p o r la p l a n i c i e , e n v o l v i e n d o a los e s p a ñ o l e s a t e m o r i z a d o s , q u e , a p e s a r d e lo i n e s p e r a d o d e l atac[iic, t u v i e r o n e n e r j í a p a r a resistir. F u e r o n v e n c i d o s , sin e m b a r g o , i a r r o j a d o s por los s o l d a d o s p a t r i o t a s a la b a r r a n c a del rio. E l c o m a n d a n t e S a n M a r t i n se e n c o n t r ó en g r a v e p e l i g r o d u r a n t e el c o m b a t e . S u c a b a l l o fué h e r i d o d e m u e r t e i lo a p l a s t ó al caer. T r a b ó s e a su a l r e d e d o r un c o m b a t e s i n g u l a r , l u c h a n d o los unos p o r s a l v a r la v i d a del v e n c e d o r i los otros p o r u l t i m a r l o , d e b i e n d o su s a l v a c i ó n a la a b n e g a c i ó n d e un h o m b r e o s c u r o cilicio d e f e n d i ó a c o s t a d e la s u y a . " E l p r i m e r e s p e r i r n e n t o e s t a b a h e c h o , d i c e el m a s ilustre h i s t o r i a d o r a r j e n t i n o . L o s s a b l e s de los g r a n a d e r o s e s t a b a n bien afil a d o s : no solo p o d í a n d i v i d i r la c a b e z a d e un e n e m i g o s i n o q u e t a m b i é n p o d i a n d e c i d i r del é x i t o d e u n a b a t a l l a . habia

El

instructor

probado que tenia brazo, cabeza i corazón, i que era ca-

paz de hacer prácticas

sus l e c c i o n e s en el c a m p o d e b a t a l l a .


CAPÍTULO PRIMERO

S u n o m b r e se i n s c r i b í a p o r la p r i m e r a

23

vez en

el c a t á l o g o

de

los g u e r r e r o s a r j e n t i n o s i su p r i m e r laurel s i m b o l i z a b a no s o l o una h a z a ñ a m i l i t a r sino t a m b i é n un g r a n s e r v i c i o p r e s t a d o a la t r a n q u i l i d a d p ú b l i c a a la p a r q u e u n a m u e s t r a del p o d e r d e la t á c t i c a i d e la d i s c i p l i n a

d i r í j i d a s p o r el v a l o r

i la i n t c l i j c n -

cian ( r ) . La

acción de S a n

L o r e n z o le a b r i ó m a s a l t o s d e s t i n o s . E l

g o b i e r n o d e la c a p i t a l , f o r m a d o

con su a p o y o e i n f l u e n c i a d o

por la L o j i a , lo p r o m o v i ó en 1 8 1 3 a j e n e r a l en j e f e del e j é r c i t o del A l t o P e r ú en r e e m p l a z o d e K c l g r a n o .

VI S a n M a r t i n no p e r m a n e c i ó l a r g o t i e m p o en el A l t o P e r ú ni ilustró su m a n d o con n i n g u n a a c c i ó n m i l i t a r .

Llegado a Tucu-

m a n a r e p a r a r los d e s a s t r e s d e las j o r n a d a s de V i l c a p u j í o i d e A y o u m a , se d e d i c ó a r e o r g a n i z a r el e j é r c i t o i a p o n e r l o en a p t i tud d e a b r i r la c a m p a ñ a . fué d u r a d e r a .

E n este s e n t i d o su o b r a d e T u c u m a n

S i n e m b a r g o d e q u e e s a c o l o c a c i ó n h a l a g a b a su

s i t u a c i ó n p e r s o n a l , se a l e j ó d e ella p o r r a z ó n ,

según dijo,

del

m a l e s t a d o d e su s a l u d , i se h i z o n o m b r a r g o b e r n a d o r d e la p r o v i n c i a d e C u y o . ¿ E r a q u e e s c e j é r c i t o e d u c a d o en o t r a e s c u e l a i c o m p u e s t o d e j e f e s i d e oficiales

q u e se h a b í a n

acostumbrado

a h a c e r la g u e r r a a su m a n e r a , n o e r a t e r r e n o a d e c u a d o •trasplantar las r e g l a s d e la c s t r a t e j i a

para

q u e eran su p r e o c u p a -

ción ¡ c o n s t i t u í a n su s u p e r i o r i d a d ? ¿o ese retiro v o l u n t a r i o o b e d e c i ó al p r o p ó s i t o d e b u s c a r al pié d e la c o r d i l l e r a el m i l i t a r d e la i n d e p e n d e n c i a p o r C h i l e i d e s d e e s t a

camino

^cindadela

•de la A m é r i c a . 1 m a r c h a r a L i m a p o r el mar? Llai c o n s t a n c i a d e q u e en e s a é p o c a h a b í a c o n c e b i d o el a d m i -

(1) Pilóle V L T S 2 sobre el combate (le San Lorenzo una brillante relación del jeneral don B. Mitre, que se titula Un capitulo del centenario. San Martin en San r.orenzo. Hat también una relación curiosa de don Anjel Carranza reproduci.la por Kspejo, i la relación de un testigo presencial, el viajero ingles Mr. Jhort l'ari.ih Robertsor. que estuvo aquel di a a caballo al lado ele San Martin.


24

KSI'KDICION

I.II1ERTAUORA

r a b i e plan m i l i t a r que c o n s t i t u y e su i n m o r t a l i d a d , con la fijeza i precisión d e las i d e a s l e n t a m e n t e e l a b o r a d a s .

E l 2 2 de abril

d e 1 8 1 4 e s c r i b í a a don N i c o l á s R o d r í g u e z P e ñ a , e s t a s m e m o r a bles p a l a b r a s : " N o se felicite, mi q u e r i d o p a i s a n o , con a n t i c i p a c i ó n ele lo cjue y o

p u e d o h a c e r en é s t a : no h a r é n a d a i n a d a m e g u s t a

aquí. N o c o n o z c o los h o m b r e s ni el pais i t o d o e s t á tan a n a r q u i z a d o q u e y o sé m e j o r q u e n a d i e lo p o c o o lo n a d a hacer.

Ríase

Ud.

de esperanzas

alegres.

La

cjue

patria

puedo

no

hará

c a m i n o por este l a d o del n o r t e q u e no s e a u n a g u e r r a mente defensiva,

i nada mas;

para

eso

g a u c h o s d e S a l t a con dos e s c u a d r o n e s

bastan

los

valientes

buenos de veteranos.

P e n s a r en o t r a c o s a es e m p e ñ a r s e en e c h a r al p o z o d e h o m b r e s i dinero. A s í es q u e y o

pura-

Agron

no m e m o v e r é ni i n t e n t a r é

e s p e d i c i o n a l g u n a . Y a le he d i c h o a U d . mi secreto. p e q u e ñ o i bien d i s c i p l i n a d o en M e n d o z a

U n ejército

para pasar a Chile i

a c a b a r allí con los g o d o s , a p o y a n d o un g o b i e r n o d e a m i g o s sólid o s p a r a c o n c l u i r t a m b i é n con la a n a r q u í a q u e r e i n a ; las fuerzas

pasaremos

aliando

por el m a r a t o m a r a L i m a : ese es el

c a m i n o i n o éste mi a m i g o . C o n v é n z a s e U d . cjue h a s t a cjue n o e s t e m o s s o b r e L i m a la g u e r r a no se a c a b a r á . D e s e o m u c h o q u e nombren U . U. alguno mas aoto que y o para este puesto;

em-

p é ñ e s e U d . p a r a q u e v e n g a p r o n t o este r e e m p l a z a n t e i a s e g ú r e le cjue no a c e p t a r é la i n t e n d e n c i a d e C ó r d o b a .

Estoi

bastante

e n f e r m o i q u e b r a n t a d o ; m a s bien m e r e t i r a r é a un rincón i m e d e d i c a r é a e n s e ñ a r r e c l u t a s p a r a q u e los a p r o v e c h e el g o b i e r n o en c u a l q u i e r a o t r a p a r t e . L o q u e q u i s i e r a q u e U . U . m e d i e r a n c u a n d o m e r e s t a b l e z c a es el g o b i e r n o d e C u y o . A l l í p o d r i a o r g a n i z a r s e u n a p e q u e ñ a fuerza de c a b a l l e r í a p a r a reforzar a c a r e e en C h i l e , c o s a q u e j u z g o

de gran

Bal-

n e c e s i d a d si h e m o s

d e h a c e r a l g o d e p r o v e c h o , i le confieso q u e m e g u s t a r í a

pasar

a l l á m a n d a n d o ese cuerpo.n E s t a carta manifiesta

q u e en 1 8 1 4 S a n M a r t i n h a b í a c o n c e -

b i d o el p l a n ele su c a m p a ñ a utilidad

c o n t i n e n t a l ; q u e no v c i a

grande

d e p e r m a n e c e r en T u c u m a n i cjue n o e n c o n t r a b a

en

a q u e l e j é r c i t o f o r m a d o p o r p r i n c i p i o s d i s t i n t o s q u e los s u y o s l a


C A P Í T U L O PRIMERO

25

m a t e r i a p r i m a p a r a c r e a r u n a d i v i s i ó n t a l l a d a s o b r e las reglas de la t á c t i c a . E n j u n i o del m i s m o a ñ o c e d i ó su p u e s t o al j c n e ral d o n J o s é R o n d c a u i en a g o s t o fué n o m b r a d o i n t e n d e n t e de la p r o v i n c i a d e C u y o . E m p i e z a a q u í la h o r a d e su m a s g r a n c e l e b r i d a d , p o r q u e

si

bien en el c u r s o ele su v i d a le c u p o d e s e m p e ñ a r p u e s t o s m a s e s p e c t a b l e s , en n i n g u n a su c a r á c t e r m o r a l i r r a d i ó luz m a s b e n é fica ni su p e r s o n a l i d a d d e s p l e g ó m a y o r g r a n d e z a c^uc en la form a c i ó n del e j é r c i t o d e los A n d e s . S e r i a o b r a l a r g a i e s t r a ñ a a la n a t u r a l e z a d e e s t e libro referir en d e t a l l e la s u m a d e sus t r a b a j o s en la c i u d a d d e M e n d o z a . B a s t e d e c i r q u e lo h i z o t o d o ; q u e su solicitud p r o v e y ó al e q u i p o del s o l d a d o ; q u e

improvisó

las r e c u r s o s q u e n o e x i s t i a n ; q u e t o c a n d o las c u e r d a s m a s d e l i c a d a s del c o r a z ó n d e sus g o b e r n a d o s se p r o p o r c i o n ó el d i n e r o que no h a b i a , el u n i f o r m e , el c a ñ ó n , etc. L a c o n d u c t a d e M e n d o z a en e s a s h o r a s s u b l i m e s es un e j e m p l o m e m o r a b l e d e

las

i m p r o v i s a c i o n e s del p a t r i o t i s m o . S a n M a r t i n p u s o al s e r v i c i o d e la c r e a c i ó n del e j �� r c i t o d e los A n d e s las m a s g r a n d e s c u a l i d a d e s d e su c a r á c t e r i d e su intelijencía. A

su l l e g a d a no e x i s t i a en a q u e l l a a l e j a d a

población

b i s e m i l i t a r q u e m e r e z c a c o n s i d e r a r s e ( i ) . P e r o e s o m i s m o era una ventaja

d e n t r o d e su c o n c e p c i ó n d e la g u e r r a p o r q u e

p o d r í a a m o l d a r el

así

e j é r c i t o a sus i d e a s , c o n s t r u y e n d o la p o d e -

rosa m á q u i n a b a j o el p u n t o d e v i s t a e s p e c i a l q u e a p l i c a b a

al

ejército. Estableció

en las i n m e d i a c i o n e s d e

la c i u d a d

un

campa-

m e n t o d e i n s t r u c c i ó n d o n d e los r e c l u t a s se e j e r c i t a b a n a su vista en las r e g l a s d e la t á c t i c a i en el m a n e j o d e las a r m a s ; m o n t ó u n a fábrica p a r a a d a p t a r las b a y e t a s q u e se h a c í a n en la c a m p i ñ a d e M e n d o z a c o m o t r a j e del s o l d a d o ; creó b a j o la dirección del c é l e b r e B e l t r a n , c a p e l l á n i militar, u n a

maestranza

q u e fabrico c a ñ o n e s , c o m p u s o el a r m a m e n t o , hizo h e r r a d u r a s , frenos, i en u n a p a l a b r a , p r o v e y ó a t o d a s las n e c e s i d a d e s del

(1) Las fuerzas eran 95S hombres.—Dirgo Barros Arana, Historia Jinlependeiicia ele Chile.

4

¡cneral

de la


26

KSI'KDKTOX

I.IHF.R T A DO R A

e j é r c i t o . C o m o la a d m i r a b l e c i u d a d , eme e r a el foco d e e s t a a c t i v i d a d p a t r i ó t i c a , no p o d i a s a t i s f a c e r

los d i v e r s o s

gastos que

o r i j i n a b a n esos t r a b a j o s , e s t i m u l ó el p a t r i o t i s m o d e las s e ñ o r a s las q u e o b l a r o n v o l u n t a r i a m e n t e en sus m a n o s sus j o y a s i prend a s tic familia ( i ) . U s a n d o d e m e d i o s c s t r a ñ o s c i n j e n i o s o s se p u s o en relación con el p r e s i d e n t e d e C h i l e i l l e g ó a a d q u i r i r n o t i c i a s c o m p l e t a s tlel e s t a d o del pais. A p r o v e c h ó

diversas ocasiones

para enviar

e m i s a r i o s a C h i l e q u e , con el protesto d e v e n i r en c o m i s i ó n a n t e el p r e s i d e n t e e s p a ñ o l , eran p r o p i a m e n t e e m i s a r i o s d i r i j i d o s al pais, p a r a p o n e r s e en

relación con las p e r s o n a s q u e

servían

su c a u s a , o p a r a a d q u i r i r noticias del e s t a d o d e las fuerzas, o d e los c a m i n o s q u e tlcbia r e c o r r e r su e j é r c i t o . S e h a d i c h o q u e l l e g ó a c o n v e r t i r en e s p í a s u y o a u n o d e los e m p i c a d o s i n m e d i a t o s ele Marcó. H u b o en las r e l a c i o n e s d e los d o s j e f e s amistad

i de mucha condescendencia.

casos, una interposición permitiera pasar

personal

términos de buena

Citaremos, entre

de S a n

Martin

otros

p a r a q u e se

a Mendoza a doña Manuela Warncs, esposa

del futuro j c n c r a l don J o a q u í n P r i e t o , q u e h a b í a s e r v i d o en las P r o v i n c i a s U n i d a s en la d i v i s i ó n a u x i l i a r q u e m a n d ó el m a r i s c a l d o n A n d r é s del A l c á z a r , i q u e se e n c o n t r a b a en a q u e l m o m e n t o en M e n d o z a . O s s o r i o a c c e d i ó g a l a n t e m e n t e a la s ú p l i c a , h a c i e n do a c o m p a ñ a r a la s e ñ o r a p o r c u a t r o s i r v i e n t e s , i S a n M a r t i n le d e v o l v i ó esa a t e n c i ó n e n v i a n d o , d e su p e c u l i o , d i n e r o a los oficiales e s p a ñ o l e s p r i s i o n e r o s q u e g o z a b a n d e la m a y o r p r e d i l e c ción d e O s s o r i o . E n t r e t a n t o , sus e m i s a r i o s e s t u d i a b a n los c a m i n o s , las a g u a d a s , las a l t u r a s , los e s c a s o s recursos q u e ofrecía el p a s o d e la c o r d i llera, i el sijiloso c a p i t á n a n o t a b a c u i d a d o s a m e n t e a q u e l l o s d a t o s q u e tlcbian s e r v i r l e p a r a t r a z a r el futuro p l a n d e las m a r c h a s . (i) L a relación de lo» inmortales trabajos de San Martin en Mendoza requiere una obra especial. Apenas hemos querido bosquejar mui a la lijera sus líneas principales. A este respecto se encuentran muchos datos i mui interesantes en la obra citada de Espejo, El pato de los AnJes, y en la Historia [enera! de la Independencia de don Diego Barros Arana.


CAI'ÍTl"LO

PRIMERO

27

C u a n d o t o d o e s t u v o p r e p a r a d o , se p u s o en c a m p a ñ a ,

cuidando

de d a r i n s t r u c c i o n e s p r e c i s a s d e s d e los j e f e s d e d i v i s i o n e s h a s t a a los c o m a n d a n t e s de a v a n z a d a s , i m a n i o b r a n d o a g r e s t e , q u e p a r e c e el i n s a l v a b l e m u r o

de dos

en la

rejion

nacionalidades,

con la precisión i la c e r t e z a con q u e un d i e s t r o j u g a d o r

mueve

sus piezas en un t a b l e r o de a j e d r e z . E s t a o b r a c o l o s a l fué r e a l i z a d a p o r el j e n e r a l S a n M a r t i n con el c o n c u r s o del g o b i e r n o d e su p a i s i de la e m i g r a c i ó n

chilena.

E n j u l i o d e 1 8 1 6 se verificó en el p u e b l o d e C ó r d o b a u n a ferencia

entre

con-

el d i r e c t o r d e las P r o v i n c i a s U n i d a s d o n J u a n

M a r t i n d e P u e y r r e d o n i el g o b e r n a d o r de C u y o . A p e s a r d e q u e la e n t r e v i s t a fué r e s e r v a d a , se s a b e q u e

San

Martin desarrolló

a n t e el D i r e c t o r su v a s t o p l a n i le p i d i ó su a p o y o p a r a r e a l i z a r lo. P u e y r r e d o n aprobé) sus i d e a s i c o n t r i b u y ó al b u e n r e s u l t a d o de la e m p r e s a e n v i á n d o l e r e c u r s o s d e la c a p i t a l . E n a q u e l l a c o n ferencia se r e s o l v i ó u n o d e los m a s g r a n d e s s u c e s o s d e la h i s t o ria a m e r i c a n a i se e c h a r o n las b a s e s d e los g r a n d e s

aconteci-

m i e n t o s q u e hicieron f l a m e a r un d i a las b a n d e r a s d e C h i l e i d e las P r o v i n c i a s U n i d a s en la p l a z a ele L i m a . E n la f o r m a c i ó n del e j é r c i t o d e los A n d e s i en la r e a l i z a c i ó n d e sus u l t e r i o r e s p r o p ó s i t o s el g o b e r n a d o r d e C u y o se v a l i ó d e la influencia p o d e r o s a q u e e j e r c í a en el g o b i e r n o del p a i s la L o j i a L a u t a r i n a , a la c u a l , s e g ú n p a r e c e , t o d o e s t a b a s u b o r d i n a d o en a q u e l l o s m o m e n t o s . S u s m i e m b r o s r e p a r t i d o s en d i v e r s o s p u e s tos p ú b l i c o s d e i m p o r t a n c i a c o o p e r a r o n a sus p l a n e s i c o n t r i b u y e r o n a la f o r m a c i ó n del e j é r c i t o d e los A n d e s . A s i m i s m o c u p o un p a p e l i m p o r t a n t e en e s t a g l o r i o s a i m p r o v i s a c i ó n a los c h i l e n o s e m i g r a d o s q u e se e n c o n t r a b a n en M e n doza. O ' H i g g i n s fué d e s d e esa é p o c a un c o o p e r a d o r a s i d u o de su o b r a , i Z c n t c n o de organización

e m p e z ó a r e v e l a r las b r i l l a n t e s

que

cualidades

le s e ñ a l a r o n un l u g a r m e m o r a b l e

en la

h i s t o r i a d e su pais. C o n estos e l e m e n t o s c o m b i n a d o s , q u e h i z o c o n v e r j e r a sus p r o p ó s i t o s , c r e ó

S a n M a r t i n el e j é r c i t o q u e re-

c o n q u i s t ó la i n d e p e n d e n c i a d e C h i l e .


28

KSl'F.DICIOX

1.111V.RTA 1 )0R A

VII E l h o m b r e ilustre q u e realizó ese m i l a g r o d e p a t r i o t i s m o p o s e í a u n a n a t u r a l e z a m o d e s t a i un espíritu r e l a t i v a m e n t e o p a c o . C a r e c í a d e las c s t e r i o r i d a d e s b r i l l a n t e s q u e s i a s m o d e las m u c h e d u m b r e s .

p r o v o c a n el e n t u -

E r a s o b r i o de l e n g u a j e , p r e c i s o

en la c o n c e p c i ó n , m o d e s t o en los h á b i t o s p e r s o n a l e s . T e n i a las c u a l i d a d e s q u e son p r o p i a s de la r e s e r v a , c o m o s e r la a s t u c i a i la perseverancia i podríamos decir que

fueron

las q u e u s ó

mas

a m p l i a m e n t e en el c u r s o d e su c a r r e r a militar. H a c i a c o n s i s t i r u n a p a r t e p r i n c i p a l del a r t e d e la g u e r r a los r e c u r s o s p a r a e n g a ñ a r al e n e m i g o i t r a s t o r n a r sus

en

planes.

A ellos r e c u r r i ó p a r a i n v a d i r a C h i l e i p a r a c a n s a r al virrei con sus o s c u r o s

movimientos

d e s d e su c a m p a m e n t o

de

Huaura.

E r a fértil en r e c u r s o s , i n j e n i o s o en los m e d i o s , d e c i d i d o en

la

a c c i ó n , p e r o lento p a r a p r e p a r a r l a i m a s p a c i e n t e t o d a v í a p a r a a g u a r d a r la h o r a d e c i s i v a . T e n i a los i n c o n v e n i e n t e s

i ventajas

d e las n a t u r a l e z a s r e s e r v a d a s , c a r e c i a d e los a r r a n q u e s q u e p r e c i p i t a n los a c o n t e c i m i e n t o s , d e las e s p o n t a n e i d a d e s q u e d e s c o n c i e r t a n en la g u e r r a , d e la r a p i d e z d e c o n c e p c i ó n

que

aprove-

c h a la o p o r t u n i d a d f u g a z , del v a l o r b r i l l a n t e q u e a r r a s t r a c o m b a t e i q u e tiene c o n s i d e r a b l e

en el

influencia en la m o r a l d e un

e j é r c i t o p o r q u e h a c e m a s e s t r i c t o i e x i j e n t e el s e n t i m i e n t o

del

honor individual. S u p e r s o n a l i d a d d e s a p a r e c e d e n t r o d e la i d e a q u e d o m i n a su e x i s t e n c i a . S u p r e o c u p a c i ó n fué la i n d e p e n d e n c i a , a q u e sacrific ó t o d o , i lo q u e en n u e s t r o c o n c e p t o

h a c e r e s p l a n d e c e r su ca-

rácter m o r a l con u n a luz q u e el t i e m p o vivifica, es q u e t o d o s los p a s o s d e su v i d a fueron d a d o s en su s e r v i c i o ; q u e e l l a lo g u i ó al fundar

las l o j i a s ; q u e sus c a í d a s fueron e r r o r e s i n c u r r i d o s

en

su o b s e q u i o ; q u e j a m a s un m ó v i l p e r s o n a l c r u z ó p o r su g r a n d e espíritu. San

M a r t i n e r a m o d e s t o en su t r a t o , s e n c i l l o en su v e s t i d o .

N o t e n i a n i n g u n a d e las p r e s u n c i o n e s d e los e s p í r i t u s v u l g a r e s . N o se c u i d a b a d e h a b l a r bien sino d e d e c i r bien lo q u e q u e r í a


C A P Í T U L O PKLMF.RO

29

c s p r c s a r . D e s d e ñ a b a los h o m e n a j e s i n t e r e s a d o s del m o m e n t o i recurría s i e m p r e al j u i c i o s e v e r o d e la p o s t e r i d a d .

M i e n t r a s las

o o b l a c i o n c s s a l i a n a a c l a m a r l o d e s p u é s d e c a d a v i c t o r i a , él tom a b a su m u í a de v i a j e i, e s q u i v a n d o las o v a c i o n e s , t r a s m o n t a b a los A n d e s l l e v a n d o

en sus alforjas los b a s t i m e n t o s q u e a p e n a s

satisfarían hoi el h a m b r e de un arriero. Era

a l t o de c u e r p o , e r g u i d o , d e p e c h o l e v a n t a d o c o m o sus

g r a n a d e r o s , d e c a b e l l o n e g r o . E l r a s g o m a s c a r a c t e r í s t i c o d e su fisonomía

e r a la nariz e n c o r v a d a i d o s ojos v i v o s , c e n t e l l e a n t e s ,

que, s e g ú n d i c e n los c o n t e m p o r á n e o s , p a r e c í a n salir de sus ó r b i t a s en sus h o r a s d e irritación o en un d i a d e b a t a l l a .

VIII C u a n d o el e j é r c i t o d e los A n d e s e s t u v o p r o n t o p a r a ¡ j a s a r a C h i l e , S a n M a r t i n recibió d e su g o b i e r n o las I n s t r u c c i o n e s a q u e d e b i a ceñir su c o n d u c t a . E s t e n o t a b l e d o c u m e n t o del c a r á c t e r la esfera

ordinario

propiamente

no p a r t i c i p a

d e los d e su c l a s e , p o r q u e , s a l i e n d o d e militar, prescribía órdenes relativas

al

g o b i e r n o civil i p o l í t i c o d e C h i l e . E n e s t e s e n t i d o , las I n s t r u c ciones d e b i e r o n s e r las r e g l a s j e n e r a l c s

d e la unión d e a m b o s

países, o s e a la b a s e d e la a l i a n z a . E s t a p i e z a m e m o r a b l e c o n s t a d e 59 a r t í c u l o s d i v i d i d o s en tres ramos:

i.° g u e r r a ; 2 .

0

política i gobierno, i 3 .

0

hacienda.

Mas

bien q u e un plan d e a d m i n i s t r a c i ó n es u n a a g l o m e r a c i ó n difusa d e p r e s c r i p c i o n e s d e t o d a c l a s e , en q u e p r e d o m i n a

un espíritu

l u g a r e ñ o , c o n t r a r i o a los j e n c r o s o s p r o p ó s i t o s q u e a b r i g a b a el Jeneral

d e los A n c l e s . L o s a r t í c u l o s

q u e se refieren al

p u n t o , o s e a a la g u e r r a , son en su m a y o r p a r t e d e un

primer carácter

t é c n i c o i se r e l a c i o n a n con la e c o n o m í a del e j é r c i t o , lo q u e nos cscusará de estudiarlas. Sus principales disposiciones tienden a m a n t e n e r del m o d o m a s e s t r e c h o p o s i b l e la v i j i l a n c i a del g o b i e r n o de B u e n o s A i r e s s o b r e su e j é r c i t o , i su influencia i s u p e r i o r i d a d s o b r e el pais l i b e r t a d o . N o es d e e s t r a ñ a r q u e el g o b i e r n o a r j e n tino r e c o m e n d a s e a su j c n e r a l q u e c o n s e r v a s e el m a n d o del e j é r c i to aun d e s p u é s d e c o n s t i t u i d o el g o b i e r n o en C h i l e , d e s d e que no


30

KSl'KIlICION

I.IÜKRTADOKA

hai pais a l g u n o q u e e n t r e g u e v o l u n t a r i a m e n t e a m a n o s e s t r a ñ a s el m a n d o i n m e d i a t o d e sus fuerzas

militares. A s i m i s m o

San

M a r t i n clebia c o n s e r v a r la d i r e c c i ó n de la g u e r r a , sin m a s s u j e ción q u e a su r e s p e c t i v o g o b i e r n o , lo q u e es n a t u r a l d e s d e q u e el e j é r c i t o d e p e n d í a ele él. P e r o d o n d e a p a r e c e la d e s c o n f i a n z a , es c u a n d o se le r e c o m i e n d a q u e no p e r m i t a la o r g a n i z a c i ó n d e u n a fuerza n a c i o n a l c h i l e n a M

q u e v e n g a a a p a r e c e r s u p e r i o r a la del e j é r c i t o n , p o r q u e si esta

p r e s c r i p c i ó n tiene su razón de s e r en los c a s o s o r d i n a r i o s d e la p o l í t i c a o d e la g u e r r a , no la t i e n e c u a n d o se t r a t a d e d e v o l v e r un p a i s a su l i b e r t a d n a t u r a l . E n c a r g á b a s c l e d i r i j i r d e p r e f e r e n cia sus esfuerzos a la o c u p a c i ó n d e la c a p i t a l , lo q u e era un c o n s e j o p r u d e n t e i bien c a l c u l a d o . O r g a n i z a d o el g o b i e r n o d e C h i l e , el j e n c r a l a r j e n t i n o d e b i a p r o p e n d e r a la c r e a c i ó n d e u n a d i v i s i ó n c h i l e n a c o m p u e s t a d e tres mil h o m b r e s a lo m e n o s , d i v i d i d a en d o s r e j i m i c n t o s , q u e debían m a r c h a r a l a s Provincias U n i d a s i p e r m a n e c e r allí mient r a s d u r a s e la g u e r r a con los e s p a ñ o l e s . D e este m o d o

Chile

d e v o l v e r í a el s e r v i c i o a s u j e n e r o s o a u x i l i a r , enviánclole un c u e r po d e e j é r c i t o s u p e r i o r p r o b a b l e m e n t e c o m o n ú m e r o al d e sold a d o s a r j e n t i n o s q u e figuraban en el e j é r c i t o d e los A n d e s . P e r o lo q u e h a c i a s i g n i f i c a t i v a e s t a e x i j e n c i a era q u e n u e s t r o s s o l d a d o s irían a p e l e a r al A l t o P e r ú b a j o la c u c a r d a d e B u e n o s A i r e s , i los s u y o s q u e d a r í a n o c u p a n d o a C h i l e b a j o su b a n d e r a , a b a s t e c i d o s i p a g a d o s p o r n o s o t r o s . D e ese m o d o C h i l e s o p o r t a r í a el p e s o d e d o s e j é r c i t o s sin g l o r i a p a r a él ni a u t o n o m í a p a r a su nombre. Al

leer e s t a s d i s p o s i c i o n e s c a b e p r e g u n t a r s e ¿ d ó n d e se en-

c u e n t r a la s i n c e r i d a d d e la a l i a n z a ? ¿ V e n i a el e j é r c i t o a r j e n t i n o a d e s a t a r los lazos q u e m a n i a t a b a n la l i b e r t a d d e C h i l e p a r a d e j a r l o en a p t i t u d d e f o r m a r e j é r c i t o s a su m a n e r a , o v e n i a a b u s c a r un a u x i l i a r a n ó n i m o

d e su c a u s a , u n a

i r r a d i a c i ó n p a r a su

i n f l u e n c i a o u n a c o n q u i s t a p a r a sus a r m a s ? E n e l r a m o p o l í t i c o i g u b e r n a t i v o las p r i n c i p a l e s d i s p o s i c i o n e s se r e d u c e n a s e p a r a r lo q u e es a d m i n i s t r a t i v o d e lo militar.

En

el p r i m e r p u n t o , o s e a en la a d m i n i s t r a c i ó n del pais, las I n s t r u c -


CAPÍTn.0

cioncs d e j a n

completa

PRIMERO

31

l i b e r t a d de acción al g o b i e r n o cjue se

e s t a b l e z c a , i c u i d a n d e e n c a r g a r al j e n c r a l q u e la j u s t i c i a se a d m i n i s t r e por sus funcionarios i p r o c e d i m i e n t o s h a b i t u a l e s . A s i m i s m o le e n c a r g a n q u e la f o r m a d e elección del m a n d a t a r i o q u e ha d e rejir el p a i s se h a g a con la d e b i d a l i b e r t a d , sin q u e el ejército a s u m a o t r o p a p e l q u e el d e g u a r d i á n del o r d e n . L a L o j i a , q u e i n s p i r ó este c é l e b r e d o c u m e n t o , c o m p r e n d i ó con c l a r i d a d la í n d o l e d e la p o b l a c i ó n c h i l e n a , i las c o n v e n i e n c i a s jenerales del pais. D e a q u í q u e r e c o m i e n d e al j e n c r a l el r e s p e to de la relijion i ele los s a c e r d o t e s q u e c o n s i d e r a b a m u i influy e n t e s en C h i l e . S u o j o p r e v i s o r h a b i a d e s c u b i e r t o a d e m a s q u e la o r g a n i z a c i ó n social d e C h i l e e r a f e u d a l , c o m p u e s t a d e u n a clase p o c o n u m e r o s a , p e r o e n g r e í d a p o r su n o b l e z a i f o r t u n a i de u n a m a s a p o p u l a r s o m e t i d a a su influencia. E l j e n c r a l no clebi?. t o m a r p a r t i d o en el a r d i e n t e c h o q u e d e las rivalidades de

l o c a l e s , p e r o a p r o v e c h a r d e t o d o : d e la

los C a r r e r i n o s

en

favor

d e la i n d e p e n d e n c i a

exaltación i del p o d e r

m a s s ó l i d o i m a s c o n s e r v a d o r d e la f a m i l i a d e L a r r a i n , en q u e , ajuicio

de la l o j i a , se d i v i d í a la o p i n i ó n d e los c h i l e n o s .

Re-

c o m e n d á b a s e l c t a m b i é n cjue p r o c u r a s e p o r m e d i o d e su influjo o b t e n e r d e C h i l e cjue e n v i a s e d i p u t a d o s al c o n g r e s o d e las P r o v i n c i a s L I n i d a s p a r a a r m o n i z a r la o p i n i ó n d e a m b o s

pueblos

s o b r e f o r m a d e g o b i e r n o , lo q u e en otros t é r m i n o s e q u i v a l í a a p e d i r q u e se h i c i e s e a c e p t a r a C h i l e el p u e s t o d e p r o v i n c i a en el i m p e r i o , q u e t e n d r í a su t r o n o en B u e n o s A i r e s . C o m o c o n s e c u e n c i a del e s t a d o d e g u e r r a i d e la

esperiencia

a d q u i r i d a en la r e v o l u c i ó n , se o r d e n ó a S a n M a r t i n q u e m i e n tras " t o d o s los á n g u l o s del reino n o e s t u v i e s e n

absolutamente

libres d e los e n e m i g o s csteriorcsn i n f l u y e r a p a r a q u e no se c o n v o c a s e un c o n g r e s o , d e j a n d o así al p o d e r e j e c u t i v o la l i b e r t a d a b s o l u t a d e su a c c i ó n . E s t e s a b i o c o n s e j o fué c u m p l i d o en C h i le. S i l o h u b i e r a s i d o en el P e r ú , la m e m o r i a d e S a n M a r t i n se a h o r r a r í a la r e s p o n s a b i l i d a d

de acontecimientos que

pesaron

d u r a m e n t e s o b r e el pais. E l r a m o d e h a c i e n d a c o m p r e n d e las r e g l a s a q u e elebia s u j e t a r s e el p a g o i a b a s t e c i m i e n t o del ejército. S u p r o v i s i ó n se b a r i a


32

F.SI'EIllriON

l.IHKRTAllOKA

[)or c u e n t a ele C h i l e , lo m i s m o q u e el p a g o d e los s u e l d o s d e s d e el d i a que saliese d e M e n d o z a h a s t a q u e r e g r e s a s e a la m i s m a c i u d a d , s i e n d o d e c a r g o de este pais los g a s t o s q u e s c o r i j i n a s e n en el p a s o i r e p a s o d e la c o r d i l l e r a . E l g o b i e r n o q u e se e s t a b l e ciese en C h i l e d e b i a , a d e m a s , p o n e r de su c u e n t a en M e n d o z a la división d e t r o p a s .auxiliares q u e iria a refundirse en las

filas

a r j e n t i n a s , i p a g a r í a el r e g r e s o de las m i s m a s t r o p a s d e s d e la c i u d a d de M e n d o z a . X o p u e d e o c u l t a r s e q u e e s t a s c o n d i c i o n e s eran g r a v o s a s .

El

s o s t e n i m i e n t o d e un e j é r c i t o e s t r a n j e r o d e n t r o del pais, c u y o s g a s t o s d e t o d a clase d e b í a n ser s a t i s f e c h o s por él, i la o r g a n i z a ción de otro e j é r c i t o d e tres mil h o m b r e s p a r a q u e fuese a c o s t a de su e x h a u s t o t e s o r o a la c i u d a d d e M e n d o z a , e r a u n a c o n d i ción o n e r o s a de un l a d o i o f e n s i v a del o t r o de la s u s c e p t i b i l i d a d nacional. Estas

consideraciones

otro a r t í c u l o del m i s m o

adquieren

m a y o r fuerza

conociendo

d o c u m e n t o en q u e se r e c o m i e n d a al

j e n e r a l q u e e x i j a del g o b i e r n o d e C h i l e u n a i n d e m n i z a c i ó n

de

dos m i l l o n e s d e p e s o s p o r los g a s t o s orijinaclos en la f o r m a c i ó n del e j é r c i t o d e los A n c l e s . M i r a n d o el c o n j u n t o de las d i s p o s i c i o n e s d e e s t e d o c u m e n t o , c a b e p r e g u n t a r s e ¿cuál era el p a p e l q u e a j u i c i o d e sus a u t o r e s v e n i a a r e p r e s e n t a r a C h i l e el e j é r c i t o d e los A n c l e s ? D o m i n a la i d e a d e q u e p e r m a n e z c a en C h i l e , h a s t a a s e g u r a r d e f i n i t i v a m e n t e su i n d e p e n d e n c i a .

P a r a r e a l i z a r esc g r a n p r o -

p ó s i t o era p r e c i s o d e s e n v o l v e r las fuerzas v i t a l e s estaban

de Chile

que

c o m p r i m i d a s i p r o m o v e r el l e v a n t a m i e n t o d e l espíritu

p ú b l i c o ; p e r o esto m i s m o era o p u e s t o a la letra d e las I n s t r u c c i o n e s q u e e x i j i a n al j e n e r a l q u e m a n t u v i e s e s i e m p r e la p r e p o n d e r a n c i a d e su ejército. E s t e c o n s t a b a d e 3,800 h o m b r e s m a s o m e n o s , de los c u a l e s u n a p a r t e n o d e s p r e c i a b l e era d e chilenos. S e g u r a m e n t e la fuerza

propiamente

arjentina

era d i m i n u t a , i

c u a n d o se e x i j i a a S a n M a r t i n q u e m a n t u v i e s e la s u p e r i o r i d a d de e s a d i v i s i ó n

s o b r e las fuerzas

nacionales

en r e a l i d a d se le

p e d i a q u e s o f o c a s e el l e v a n t a m i e n t o del espíritu p ú b l i c o c h i l e no, i m p i d i e n d o q u e f o r m a s e e j é r c i t o .


CAPÍTULO PRIMERO

33

A d e m a s , la o c u p a c i ó n p e r m a n e n t e del pais por fuerzas a r j e n tinas i el a u x i l i o d e las n u e s t r a s a su c a u s a , ¿qué o t r a c o s a i m p o r t a b a en el h e c h o q u e la c o n q u i s t a d e C h i l e p a r a la influencia a r j e n t i n a ? F e l i z m e n t e eran otros los p r o p ó s i t o s q u e h a b í a n d e t e r m i n a d o a S a n M a r t i n a a c o m e t e r e s t a e m p r e s a c o l o s a l , i otros los altos i d e a l e s q u e v e n i a p e r s i g u i e n d o d e s d e h a c i a a l g u n o s años. V i n o a C h i l e a b u s c a r un g r a n t a l l e r d o n d e o r g a n i z a r un n u e v o e j é r c i t o p a r a m a r c h a r al P e r ú i u n a e s c u a d r a p a r a d o m i n a r el Pacífico. N i u n a ni o t r a c o s a p o d í a n r e a l i z a r s e sino d e j a n d o al pais las libres m a n i f e s t a c i o n e s d e su a c t i v i d a d ,

fomentándolas

en v e z de m i r a r l a s con d e s c o n f i a n z a , e s t i m u l a n d o el s e n t i m i e n t o p ú b l i c o p a r a l l e v a r a t é r m i n o esc g r a n p e n s a m i e n t o q u e p a r e cía u n a ilusión del p a t r i o t i s m o . S a n Martin no cumplió aquello que envolvía una limitación de la l i b e r t a d d e C h i l e , o un m e n o s c a b o d e la confianza q u e d e bía ser la b a s e d e la a l i a n z a ; ni los c o b r o s d e d i n e r o q u e h a b r í a n d e s v i a d o h a c i a B u e n o s A i r e s los r e c u r s o s q u e d e b í a n e m p l e a r s e en los p r e p a r a t i v o s d e la e s p e d i c i o n al P e r ú . D e esc m o d o la a l i a n z a e n c o n t r ó su b a s e en el a l t o s e n t i d o m o r a l del v e n c e d o r de C h a c a b u c o , q u e d e s h i z o con su e s p a d a esc t e j i d o i n f o r m e d e desconfianzas i de apetitos lugareños. L a l o j i a lo e n v i ó a b u s c a r u n a p r o v i n c i a m a s p a r a la influencia d e B u e n o s A i r e s , i él l e v a n t ó un p a i s p o s t r a d o a la a l t u r a d e las m a s g r a n d e s r e s o l u c i o n e s , n o en p r o v e c h o d e u n a a m b i c i ó n o d e u n a influencia, s i n o d e la c a u s a j e n e r a l d e la A m é r i c a del s u r v i n c u l a d a a la i n d e p e n d e n c i a del P e r ú ( i ) .

IX li\ e j é r c i t o f o r m a d o p o r S a n M a r t i n en M e n d o z a a t r a v e s ó l o s A n d e s i v e n c i ó en C h a c a b u c o . A l clia s i g u i e n t e se p u s o en m a r c h a p a r a la c a p i t a l , q u e fué a b a n d o n a d a por las a u t o r i d a d e s cs-

(i) "Instrucciones reservadas que deberá observar el capitán jeneral del ejército de los Andes don José de San Martin, etc.,n publicadas en el tomo IV de los .lítales de la Revolución

5

de la América latina, por don Carlos Calvo.


34

ESPE1HCIOX

LIBERTADORA

pafiolas. S a n t i a g o recibió con t r a s p o r t e s ele a l e g r í a la v i s i t a d e sus l i b e r t a d o r e s i selló la a l i a n z a

con e n t u s i a s m o i g r a t i t u d .

O b e d e c i e n d o a un a r t í c u l o d e sus i n s t r u c c i o n e s , el v e n c e d o r c o n v o c ó un c a b i l d o a b i e r t o p a r a d e s i g n a r la a u t o r i d a d p r o v i s i o nal del E s t a d o , e n c a r g a n d o q u e se c l i j i e s e n tres p e r s o n a s , en r e p r e s e n t a c i ó n de S a n t i a g o , d e C o n c e p c i ó n i d e C o q u i m b o , p a r a q u e éstas, a su v e z , d e s i g n a r a n el D i r e c t o r del E s t a d o . L o s v e c i n o s d e S a n t i a g o r e u n i d o s p a r a a q u e l a c t o en la s a l a c a p i t u l a r , d e s i g n a r o n p o r a c l a m a c i ó n al m o d e s t o i g l o r i o s o v e n c e d o r , q u i e n no a c e p t ó el c a r g o e influyó p a r a q u e d i e s e n sus v o tos al b r i g a d i e r d o n

B e r n a i d o O ' I I i g g i n s q u e fué

nombrado

por unanimidad director supremo. A q u e l l a v o t a c i ó n fué la d e c o r a c i ó n p o p u l a r d e un a c u e r d o del G o b i e r n o d e B u e n o s A i r e s q u e h a b i a d e c r e t a d o con a n t e r i o r i d a d el n o m b r a m i e n t o del j e n e r a l O ' I I i g g i n s .

L i é a q u í un d o c u m e n -

to q u e lo c o m p r u e b a .

"SEÑOR

B R I G A D I E R J E N E R A L DON B E R N A R D O

O'HIGGINS

(MUÍ reservada)

" M i caro i antiguo amigo: " A c a b o , ahora mismo, de

firmar

la o r d e n al c a p i t á n

jeneral

p a r a q u e , l u e g o q u e pise el territorio d e C h i l e , s e a u s t e d n o m b r a d o p r e s i d e n t e d e él, con e n t e r a i a b s o l u t a i n d e p e n d e n c i a d e este g o b i e r n o . M e r e s u l t a n d o s s a t i s f a c c i o n e s d e esto, la p r i m e r a h a ber

firmado

e influido p a r a e s t o , i la s e g u n d a

q u e el

gobierno

d e mí pais a c r e d i t a a la faz del m u n d o q u e n o es a m b i c i o s o , ni p i e n s a d o m i n a r p a í s e s

amigos

i hermanos, sino

salvarlos

d e la o p r e s i ó n t i r á n i c a en q u e j i m e n . C u i d a d o q u e e s t o n o se d i c e a n a d i e , p u e s p o d r í a c o m p r o m e t e r m e , i estoi

encargado

del sijilo. C a r r e r a v i e n e con u n a f r a g a t a d e N o r t e - A m é r i c a . V a y a e s t a n o t i c i a p a r a q u e t o d o n o s e a a l e g r e . M u c h o s i e n t o este a c c i d e n te p o r lo q u e p u e d e influir en el d e s o r d e n d e su h e r m o s o p a i s . •—Adiós, a m i g o , deseo a usted salud i victoria, mis

memorias


CAPÍTULO PRIMERO

35

a su s e ñ o r a m a d r e i h e r m a n i t a , i u s t e d c u é n t e m e s i e m p r e entre el n ú m e r o d e s u s Aires,

verdaderos

/ 7 de enero de i8ij.—JUAN

amigos.—O.

B.

S.

M.—Buenos

FLORENCIO TERRADA.H

D e este m o d o a s u m i ó el p o d e r s u p r e m o

de Chile

el

ilustre

vencido de R a n c a g u a . O ' H i g g i n s n o l l e v ó al g o b i e r n o l a s p r o f u n d a s

cualidades

de

un p o l í t i c o ni las c o m b i n a c i o n e s d e un g r a n j e n c r a l . P e r o l l e v ó un a l m a j e n e r o s a

en q u e

desbordaba

el p a t r i o t i s m o c o m o la

p r i m e r a ele las v i r t u d e s ; u n a p r o f u n d a c o n s a g r a c i ó n al t r a b a j o i un t e s o r o d e b u e n s e n t i d o q u e le p e r m i t i ó c o n j u r a r m u c h a s dificultades.

L a p r u d e n c i a d e O T I i g g i n s s u p e r ó en c i e r t o s c a s o s

la c o n s u m a d a h a b i l i d a d d e S a n M a r t i n , i a s í las c u a l i d a d e s m a s d i v e r s a s se p u s i e r o n al s e r v i c i o del g r a n p e n s a m i e n t o h i s t ó r i c o del v e n c e d o r d e C h a c a b u c o . O ' H i g g i n s o r g a n i z ó su g o b i e r n o n o m b r a n d o s m i n i s t r o d e e s t a d o a d o n M i g u e l Z a ñ a r t u , d e g u e r r a i m a r i n a , i al corone" clon J o s é I g n a c i o Z e n t e n o , i j e n e r a l en j e f e

del

e j é r c i t o al

jencral

don J o s é d e S a n M a r t i n . D e s d e los p r i m e r o s d i a s u n o s i o t r o se c o n s a g r a r o n al c o m ú n o b j e t o d e t o d a s sus a s p i r a c i o n e s e r a la e s p e d i c i o n al P e r ú .

que


CAPITULO

CREACIÓN

DE

LA

II

ESCUADRA

Importancia de la escuadra para la causa revolucionaria de Sud-America. —II. Comisión de don Manuel H. Aguirre a los Estados Unidos para comprar buq u e s . — I I I . Trabajos de Aguirre en los Estados Unidos i sus resultados.—IV. Misión de Alvarez Condarco a Londres con el mismo objeto.—V. Misión d j don Miguel Zañartu a Buenos A i r e s . — V I . Trabajos del gobierno de Chile en 1817 i 1S1S para organizar la escuadra.—VIL L a Mario. Isabel.

I E l d o m i n i o del Pacífico era el c o m p l e m e n t o 'de la r e v o l u c i ó n sud-americana.

P l a s t a 1 8 1 7 la acción d e los g o b i e r n o s i n d e p e n -

d i e n t e s se h a b i a c i r c u n s c r i t o a la p o s e s i ó n d e las tierras sin q u e h u b i e r a n i n t e n t a d o d i s p u t a r f o r m a l m e n t e a la E s p a ñ a el p r e d o m i n i o del a n c h o c a m i n o p o r d o n d e a r r o j a b a a la h o g u e r a d e la l u c h a el c o m b u s t i b l e d e sus r e c u r s o s i d e sus e j é r c i t o s .

Chile-

t u v o la g l o r i a d e ser el p r i m e r o q u e realizó esc p e n s a m i e n t o . E l d o m i n i o del m a r e r a p a r a t o d a la A m é r i c a del sur, u n a n e c e s i d a d i m p u e s t a por el d e s a r r o l l o d e la r e v o l u c i ó n . S u s u e r t e seria e f í m e r a m i e n t r a s la E s p a ñ a p u d i e r a e n v i a r sus en c o n v o y e s d e b u q u e s

mercantes o débilmente

ejércitos

custodiados.

C u a l q u i e r a r e a c c i ó n q u e se e s p e r i m e n t a s e en el g o b i e r n o d e la


38

ESI'BDICIOX

LIBERTADORA

inctrópoli, refluiría en A m é r i c a c o m o u n a n u e v a t e n t a t i v a de r e c u p e r a r p o r las a r m a s el i m p e r i o colonial. L a e s t a b i l i d a d d e la c a u s a d e S u d - A m é r i c a q u e d a r í a s o m e t i d a a los v a i v e n e s d e la o p i n i ó n e s p a ñ o l a , i su i n m e n s a c i n t u r a d e c o s t a s a m e r c e d d e un a t a q u e de sus o b s t i n a d o s d o m i n a d o r e s . L a r e v o l u c i ó n t e n i a q u e d i l a t a r s e en el m a r s o p e n a d e s u cumbir. H a s t a esc m o m e n t o la a t e n c i ó n d e los g o b i e r n o s d i e n t e s se h a b i a

c o n c e n t r a d o en la g u e r r a

indepen-

t e r r e s t r e , lo q u e se

e s p l i c a p o r las c o n d i c i o n e s en q u e se h a b i a d e s a r r o l l a d o la lucha. B o l í v a r

b a t a l l a b a en las m o n t a ñ a s i l l a n u r a s d e l interior

de C o l o m b i a , i p o r c o n s i g u i e n t e , no p o d i a p e n s a r en el m a r , q u e e r a u n a n e c e s i d a d p o s t e r i o r s u b o r d i n a d a a la v i c t o r i a . Provincias

Unidas

del R i o de la P l a t a h a b í a n

Las

l o c a l i z a d o la

l u c h a en las fronteras d e l A l t o P e r ú , a g r a n d i s t a n c i a d e l m a r ; i B u e n o s A i r e s se h a b i a a c o s t u m b r a d o a m i r a r d e e s c el p e l i g r o q u e a m e n a z a b a su c a u s a . E l m a r n o h a b i a

lado

figurado

c o m o e l e m e n t o a c t i v o en la l u c h a d e su e m a n c i p a c i ó n . L a s t e n t a t i v a s d e v a s a l l a j e h a b í a n v e n i d o d e L i m a , i el e s p í r i t u p ú b l i c o m i r a b a las p r o v i n c i a s limítrofes d e l A l t o P e r ú c o m o el p a l e n q u e n a t u r a l d e la l u c h a c o n t r a el p o d e r e s p a ñ o l . P a r a C h i l e el d o m i n i o d e l P a c í f i c o e r a u n a n e c e s i d a d d e fácil p e r c e p c i ó n . C h i l e m a s bien q u e un p a í s es u n a costa. L a c o m u nicación

e n t r e las d i v e r s a s s e c c i o n e s d e su t e r r i t o r i o n o p u e d e

h a c e r s e con f a c i l i d a d s i n o p o r m a r .

S u s fronteras

n a t u r a l e s le

crean u n a i n c o m u n i c a c i ó n casi a b s o l u t a con los p a í s e s v e c i n o s , i a i s l á n d o l o d e n t r o d e i n a c c e s i b l e s l i n d e r o s clan a su n a c i o n a l i d a d tina

fisonomía

e s p e c i a l . L a s a g u a s lo e n v u e l v e n p o r d o s d e s u s

c o s t a d o s , i p o r el n o r t e el d e s i e r t o o s e a el m a r d e a r e n a , q u e e n c i e r r a en su estéril s e n o p e l i g r o s m a y o r e s q u e los q u e se o c u l tan en las p r o f u n d i d a d e s d e l o c é a n o . E l m a r es la d i l a t a c i ó n d e n u e s t r a r a z a en el e s p a c i o i en el p o r v e n i r . S u c e d í a en C h i l e al r e v é s d e lo q u e p a s a b a en l a s d e m á s n a ciones de A m é r i c a .

L o s ejércitos enviados a dominarlo habían

t e n i d o q u e t o m a r la r u t a m a r í t i m a , i el v i r r e i d e l P e r ú , q u e e r a el r e p r e s e n t a n t e d e la r e s i s t e n c i a c o n t r a la r e v o l u c i ó n d e C h i l e ,


CAPÍTULO

habia cuidado

de mantener

i:

39

e s p e d i t o el c a m i n o

de

nuestras

costas. L a e s c u a d r a era el ú n i c o m e d i o d e c e r r a r la e r a d e las i n v a s i o n e s , i en e s t e s e n t i d o la g a r a n t í a

d e la i n d e p e n d e n c i a .

l i r a , sin e m b a r g o , u n a e m p r e s a c o l o s a l q u e p a r e c í a s u p e r i o r a los m e d i o s d e a c c i ó n d e q u e d i s p o n í a un g o b i e r n o p o b r e i un país e s q u i l m a d o . P e r o se v i n c u l a b a n a su r e a l i z a c i ó n

intereses

tan c o n s i d e r a b l e s i q u e a f e c t a b a n d e un m o d o tan v i v o la s u e r t e de dos p a í s e s , q u e la o b r a p u d o

r e a l i z a r s e . P a r a C h i l e e r a el

a f i a n z a m i e n t o d e su r e c i e n t e v i c t o r i a i la e s t a b i l i d a d d e la r e v o lución; p a r a las P r o v i n c i a s U n i d a s del R i o d e la P l a t a el m e d i o de a l e j a r la g u e r r a d e s ú s fronteras, d e s d e q u e era n a t u r a l q u e el virrei r e c o n c e n t r a s e s o b r e su c a p i t a l a m e n a z a d a los e j é r c i t o s q u e o c u p a b a n el A l t o P e r ú ; i p a r a u n o i o t r o el m e d i o d e c o n s a g r a r la a l i a n z a a m e n a z a n d o el foco p o d e r o s o q u e a l i m e n t a b a la h o g u e r a d e la r e s i s t e n c i a r e a l i s t a . J a m a s

o b r a m a s colosal

se i m -

p u s o a la a c t i v i d a d d e un g o b i e r n o , ni c a u s a a l g u n a p u d o a u n a r m e j o r los i n t e r e s e s

de dos pueblos unidos

en n o m b r e d e u n a

necesidad suprema.

11 E m p a p a d o s en e s t a s i d e a s los d i r e c t o r e s d e la g u e r r a no d i e ron a la v i c t o r i a d e C h a c a b u c o la i m p o r t a n c i a q u e le a s i g n a b a el e n t u s i a s m o p o p u l a r . E l p a i s m i r a b a e s e g r a n d e a c o n t e c i m i e n to c o m o u n a s o l u c i ó n ; p e r o ellos, p r e o c u p a d o s del d i l a t a d o plan q u e e m p e z a b a a r e a l i z a r s e , eran m e n o s e n t u s i a s t a s , m i d i e n d o nó lo h e c h o s i n o lo q u e q u e d a b a por h a c e r . A s í se e s p l i c a q u e el j e n e r a l O ' H i g g i n s , en v e z d e e n t r e g a r s e a las e s p a n s i o n e s del j ú bilo al p r e s e n c i a r la d i s o l u c i ó n del e j é r c i t o e s p a ñ o l en C h a c a b u co, c s c l a m a r a

tristemente: " ¡ E s t e

triunfo i cien

m a s se h a r á n

insignificantes si n o d o m i n a m o s la m a r . n D e s d e su i n s t a l a c i ó n en el g o b i e r n o se c o n s a g r ó a reunir a p u r a d a m e n t e a l g u n o s f o n d o s p a r a i n v e r t i r l o s en la a d q u i s i c i ó n d e b u q u e s , i con el p o c o d i n e r o q u e los e s p a ñ o l e s a t e m o r i z a d o s n o .se c u i d a r o n d e s a c a r d e la t e s o r e r í a d e S a n t i a g o , i por m e d i o d e


40

ESI'KDICION

LIBERTADORA

e m p r é s t i t o s forzosos i d e s e c u e s t r o s de b i e n e s , c o n s i g u i ó reunir cien mil p e s o s q u e p u s o a d i s p o s i c i ó n

de S a n Martin para que

fuese a B u e n o s A i r e s a c o n t r a t a r la c o n s t r u c c i ó n d e b u q u e s en los l i s t a d o s

Unidos.

L e cstcndió poderes acreditándolo, como

á j e n t e del g o b i e r n o d e C h i l e , a u t o r i z á n d o l o p a r a d e l e g a r su representación

i para comprometer

la

S e g ú n p a r e c e , le dio a d e m a s un p l i e g o

firma

del n u e v o E s t a d o .

firmado

i en b l a n c o , p a r a

q u e lo llenase con el n o m b r e del á j e n t e en q u i e n d e l e g a s e su comisión. S e ha d i c h o q u e S a n M a r t i n fué a B u e n o s A i r e s c o m o p l e n i p o t e n c i a r i o c h i l e n o i el t é r m i n o es e x a c t o p o r q u e l l e v ó la r e p r e s e n t a c i ó n p ú b l i c a d e este g o b i e r n o , s i bien su a u t o r i d a d d e j e n c r a l v e n c e d o r le ciaba un título m a s a l t o i u n a s o b e r a n í a m a s e f e c t i v a q u e la d e las a u t o r i d a d e s c r e a d a s a su s o m b r a . E s el h e c h o q u e tan l u e g o c o m o S a n

M a r t i n r e c i b i ó los fon-

dos q u e se p u d i e r o n reunir, t o m ó su m u í a ele v i a j e i, h u y e n d o d e t o d a d e m o s t r a c i ó n p o p u l a r , se p u s o en c a m i n o d e M e n d o z a . A d e m a s d e los cien mil p e s o s en o n z a s l l e v a b a u n a c a r t a del j e n c r a l O ' H i g g i n s p a r a el p r e s i d e n t e d e los E s t a d o s U n i d o s , q u e clebia s e r v i r d e c r e d e n c i a l al á j e n t e q u e se a c r e d i t a s e en B u e n o s Aires. Llai m o t i v o s p a r a s u p o n e r q u e a q u e l v i a j e r e p e n t i n o t u v o t a m bién p o r o b j e t o c s c u s a r s c con el g o b i e r n o d e su pais d e la n e c e s i d a d de c u m p l i r a q u e l l a p a r t e d e sus i n s t r u c c i o n e s q u e c o n s i d e r a b a , o difíciles d e e j e c u t a r , o e s p u e s t a s a i n c o n v e n i e n t e s . D e esc m o d o , g u i a d o por n o b l e s m ó v i l e s c i m p u l s a d o p o r la i d e a j e n c r o s a d e la l i b e r t a d del c o n t i n e n t e , el v e n c e d o r de C h a c a b u o a t r a v e s ó p o r s e g u n d a v e z las e m p i n a d a s c u m b r e s q u e eran test i g o s de su v i c t o r i a , a c o m p a ñ a d o d e su b a q u i a n o f a v o r i t o i d e un a y u d a n t e de c a m p o . E l i o d e m a y o se d e s p i d i ó d e sus c o m p a ñ e r o s d e a r m a s con las s i g u i e n t e s p a l a b r a s : " I n d i v i d u o s del e j é r c i t o d e los A n d e s : " V u e s t r o bien i el d e la A m é r i c a m e o b l i g a n a s e p a r a r m e d e v o s o t r o s p o r mui p o c o s dias. L o s e x c e l e n t í s i m o s d i r e c t o r e s d e


CAPÍTULO

II

41

los E s t a d o s d e C h i l e i P r o v i n c i a s U n i d a s a s í lo c x i j e n p o r el i n t e rés j e n c r a l : en el e n t r e t a n t o , q u e d a c o n el m a n d o en jefe del e j é r cito el e x c e l e n t í s i m o s e ñ o r b r i g a d i e r d o n B e r n a r d o

O'Higgins

(el m i s m o q u e os c o n d u j o a la v i c t o r i a ) : b a j o su d i r e c c i ó n cstoi s e g u r o q u e c o m p e t i r á n v u e s t r a s u b o r d i n a c i ó n i d i s c i p l i n a con la r e c t i t u d i a c i e r t o d e sus d i s p o s i c i o n e s . A s í es q u e si al a p a r t a r m e de v o s o t r o s m e es i n s e p a r a b l e un j u s t o s e n t i m i e n t o , éste q u e d a c a l m a d o c o n la p e r s u a s i ó n d e las a l t a s v i r t u d e s del i n t e r i n o j e f e i del h o n o r q u e s i e m p r e os h a c a r a c t e r i z a d o . P o r d o s m e s e s , a m a s tardar, se despide de vosotros vuestro a m i g o i c o m p a ñ e r o . — S A N MARTIN.>i

D e s p u é s d e un r á p i d o v i a j e a c a b a l l o p o r las p a m p a s a r j e n t i nas, tan i n m e n s a s c o m o su d e s t i n o i el h o r i z o n t e d e su e s p í r i t u , el a f o r t u n a d o g u e r r e r o l l e g ó a B u e n o s A i r e s , d o n d e fué o b j e t o d e la a d m i r a c i ó n q u e d e s p e r t a b a su r e c i e n t e c a m p a ñ a . P u e y r r e d o n , q u e e s t a b a d e a c u e r d o con él r e s p e c t o d e la n e c e s i d a d d e cspeclicionar al P e r ú , c o n v i n o en facilitarle los m e d i o s d e l l e g a r a L i m a , la J c r u s a l e n d e la n u e v a c r u z a d a a m e r i c a n a ( 1 ) .

(1) Pueyrredon daba así cuenta a O'Higgins de la llegada de San Martin: "Jhwuos "SK.ÑOR

.-¡¡res, 31 de marzo de

iSjj.

DON- B E R N A R D O O'IIIGCSI.NS

"Mi compañero i amigo muí aprecíable: "Anteayer recibí la muí aprecíable carta de usted del I I del corriente, i ayer tuve el placel de abrazar a nuestro digno San Martin, que aunque ílaco ha llegado bueno. -

Conozco la importancia de esta enlreví.-ta para la pronta combinación de las medida -> que deben preparar nuestras ulteriores empresas, i la he celebrado de tal modo qu casi puedo pronosticar a usted bienes al pais i gloria a iosfyte tenemos la honra de dirijirlo. "I tan cesado los únicos cuidado-; en cute me había puesto su separación del ejército, desde que con su llegada he sabido que usted ha quedado encargado de su mando en jefe. Me persuado que, cuando usted reciba ésta, habrá ya salido Soler a virtud de mi orden; pero si por alguna escusa tro lo hubiese hecho, ruego a usted que lo obligue a dejar sin dilación el territorio de Chile: es enemigo del orden i de un corazón maligno. "Mañana me voi con San Martin a mi casa de campo en San Isidro, para contraernos sin distracciones a los objetos de su venida, i a su regreso, que será mili pronto, impondrá a usted él mismo verbalmente de todo — J . M. 6

J'UEYKRBDON.h


42

ESTEDICION' I.IilERTADORA

E l v e n c e d o r d e C h a c a b u c o llenó el p o d e r en b l a n c o q u e t r a í a de S a n t i a g o , n o m b r a n d o á j e n t e del g o b i e r n o d e C h i l e en los l i s t a d o s U n i d o s p a r a la c o m p r a d e b u q u e s al c i u d a d a n o a r j e n tino don M a n u e l H . A g u i r r e , q u e lo fué a la v e z del

gobierno

d e B u e n o s A i r e s . E l a s u n t o s e m a n e j ó con la m a y o r r e s e r v a al e s t r e m o d e h a c e r a c t u a r c o m o s e c r e t a r i o al m i n i s t r o d e la g u e rra j e n e r a l don M a t í a s

Irigóycn. S e

firmó

un c o n t r a t o ( 1 7 d e

abril de 1 8 1 7 ) entre S a n M a r t i n i A g u i r r e , a f i a n z a d o p o r P u c y r r e d o n , p o r el cual se le e n c a r g a b a c o n s t r u i r en los U n i d o s dos fragatas

Estados

de guerra de 34 cañones c a d a una, tripu-

larlas i e q u i p a r l a s p o r c u e n t a del g o b i e r n o d e C h i l e . A l efecto, se le e n t r e g a r o n al c o n t a d o los cien mil p e s o s q u e S a n M a r t i n h a b i a t r a i d o d e C h i l e i se le ofreció r e m i t i r l e a n t e s d e tres m e ses cien mil m a s . S e le a u t o r i z ó ¡ j a r a b u s c a r en los

Estados

U n i d o s c u a l q u i e r a c a n t i d a d d e d i n e r o p o r c u e n t a d e C h i l e con un p r e m i o d e 6 0 p o r c i e n t o , y a fuera p a r a el e q u i p o d e las d o s fragatas o para adquirir

d o s b u q u e s m a s d e 18 a 2 4 c a ñ o n e s .

A d e m a s l l e v ó 25 p a t e n t e s d e c o r s o del g o b i e r n o d e C h i l e i o t r a s t a n t a s d e las P r o v i n c i a s U n i d a s ; e n c a r g o d e c o n t r a t a r oficiales de marina, ofreciéndoles

el s u e l d o q u e g a n a s e n en la e s c u a d r a

a m e r i c a n a en t i e m p o d e g u e r r a i el S o p o r c i e n t o d e las p r e s a s que hicieren. E l c o m i s i o n a d o hizo p r e s e n t e la n e c e s i d a d d e q u e se m o d i f i c a s e n en p a r t e sus i n s t r u c c i o n e s , en lo q u e c o n v i n o el g o b i e r n o de Buenos

A i r e s , i en p r e v i s i ó n ele m u e r t e , se le n o m b r ó c o m o

s e g u n d o al v i s t a de a d u a n a don G r e g o r i o G ó m e z .

E l gobierno

a r j e n t i n o q u e p r e t e n d í a d a r c a r á c t e r d i p l o m á t i c o a la m i s i ó n d e A g u i r r e q u i s o r e a l z a r la p e r s o n a l i d a d del á j e n t e d á n d o l e el título de comisario de guerra i marina. S e le fijó un s u e l d o s u b i d o q u e s e r i a p a g a d o p o r c u e n t a del " r e i n o d e C h i l e , n i se le a s i g n ó c o m o p r e m i o e x t r a o r d i n a r i o la s u m a d e cien mil p e s o s " e n el c a s o d e t o m a r s e a L i m a con el a u x i l i o d e los b u q u e s m e n c i o n a d o s . E l director Pueyrredon

n o se l i m i t ó a a u t o r i z a r el c o n t r a t o

con su g a r a n t í a s i n o q u e

lo facultó p a r a t o m a r el d i n e r o q u e

n e c e s i t a s e d e un e m p r é s t i t o d e d o s m i l l o n e s d e p e s o s q u e se l e -


CAl'ÍTULO

II

43

y a n t a b a en los E s t a d o s U n i d o s ( r ) . S e e s p r e s a b a en el c o n t r a t o que los b u q u e s d e b i a n a b r i r

la c a m p a ñ a con b a n d e r a c h i l e n a ,

por ser p r o p i e d a d d e e s t e g o b i e r n o . E n esos p r o p i o s clias (el 1 9 d e a b r i l ) S a n M a r t i n i P u e y r r e don

firmaron

un n u e v o c o n v e n i o con el c o m e r c i a n t e n o r t e - a m e -

r i c a n o d o n J o r j e G r e e n , c u y a s e s t i p u l a c i o n e s p r i n c i p a l e s fueron las s i g u i e n t e s : E l g o b i e r n o d e C h i l e , a f i a n z a d o p o r el d e B u e nos A i r e s , se o b l i g a b a a c o m p r a r los b u q u e s q u e G r e e n por su c u e n t a d e los E s t a d o s U n i d o s , b a j o b a n d e r a

trajese

americana,

con un r e c a r g o d e 25 p o r c i e n t o d e su p r e c i o d e c o s t o . L o s oficiales

continuarían

en

la m a r i n a d e

C h i l e con

el c a r á c t e r i

s u e l d o s q u e les c o r r e s p o n d í a n en la d e los E s t a d o s

L nidos i T

t e n d r í a n d e r e c h o a las p r e s a s en la m i s m a f o r m a q u e los c o n t r a t a d o s p o r A g u i r r e . G r e e n t e n d r í a o p c i ó n a un p r e m i o estraorclin a r i o d e c i e n t o t r e i n t a 'mil p e s o s p o r c a d a b u q u e q u e e n v i a s e , p e r o p a g a d e r o en L i m a " d e n t r o d e t r e i n t a clias c o n t a d o s d e s d e la fecha en q u e esté e s t a c i u d a d en p o d e r d e n u e s t r o s e j é r c i t o s . n E s t e fué u n o d e los m u c h o s s e r v i c i o s eme el d i r e c t o r d e B u e nos A i r e s p r e s t ó a la f o r m a c i ó n d e n u e s t r a e s c u a d r a . E s e p r o p i o a ñ o , P u e y r r e d o n c o n t r a t ó p o r c u e n t a d e C h i l e la v e n i d a al P a cífico d e la f r a g a t a Santa

Rosa,

a h a c e r el c o r s o c o n t r a el c o m e r -

cio e s p a ñ o l . L a t r i p u l a c i ó n d e l b u q u e

empezó por hacerlo con-

tra su p r o p i a o f i c i a l i d a d , a p r e s á n d o l a i e c h á n d o l a a t i e r r a c e r c a de P i c h i c l a n g u i a p r c t e s t o d e q u e n o e r a p u r o el ron q u e se les d a b a ele r a c i ó n . D e s p u é s d e n u m e r o s a s c o r r e r í a s p o r los m a r e s del norte, los s u b l e v a d o s s o l i c i t a r o n el p e r d ó n i el b u q u e i n g r e s ó a n u e s t r a e s c u a d r a con el n o m b r e d e

Cliacabuco.

L a m i s i ó n d e A g u i r r e fué m a s q u e u n a c o m i s i ó n d e

compra

d e b u q u e s . E l g o b i e r n o d e B u e n o s A i r e s lo n o m b r ó á j e n t e púb l i c o d e su p a i s a n t e los l i s t a d o s U n i d o s , i le d i o u n a i n v e s t i d u r a m a s l a t a q u e la c o m i s i ó n q u e le c o n f i a r a el d e C h i l e .

Asi-

m i s m o fué e n c a r g a d o d e p r e s e n t a r p e r s o n a l m e n t e al P r e s i d e n t e

(1) Estos dalos los hemos tomado del contrato celebrado en liuenos Aires el 17 de abril de 1817 entre Pueyrredon i Aguirre, que orijinal tenemos a la vista (inédito).


44

ESI'RDICIOX

LIBERTADORA

d e los E s t a d o s U n i d o s tres c a r t a s q u e le s e r v i r í a n d e c r e d e n c i a les: u n a d e O T I i g g i n s , o t r a d e P u c y r r e d o n

i la s i g u i e n t e del

jcneral San Martin.

" E X C M O . SEÑOR P R E S I D E N T E D E LOS E S T A D O S U N I D O S DI: NORTE AMÉRICA. "Buenos

Aires,

iS de abril

de

iSiy.

" E x c m o . señor: " E n c a r g a d o p o r el s u p r e m o d i r e c t o r d e las P r o v i n c i a s

Uni-

d a s d e S u d - A m é r i c a , del m a n d o del e j é r c i t o d e los A n d e s , el cielo c o r o n ó mis esfuerzos con la v i c t o r i a del s o b r e los o p r e s o r e s del h e r m o s o reino d e C h i l e . los s a g r a d o s

12 de

febrero

Restaurados

d e r e c h o s d e la n a t u r a l e z a en los h a b i t a n t e s d e

a q u e l pais por la influencia d e las a r m a s n a c i o n a l e s i el i m p u l s o eficaz d e mi g o b i e r n o , la fortuna h a f r a n q u e a d o un c a m p o favor a b l e a n u e v a s e m p r e s a s q u e a s e g u r e n el p o d e r d e la l i b e r t a d i la r u i n a d e los e n e m i g o s d e la A m é r i c a . " P a r a estos o b j e t o s el d i r e c t o r s u p r e m o d e C h i l e h a c o n s i d e rado como

instrumento

p r i n c i p a l el a r m a m e n t o n a v a l en esos

e s t a d o s de u n a e s c u a d r i l l a con d e s t i n o al m a r P a c í f i c o , q u e unid a a las fuerzas q u e h a b r á n d e p r e p a r a r s e en el R i o d e la P l a t a , c o n c u r r a a s o s t e n e r l a s ulteriores o p e r a c i o n e s m i l i t a r e s del e j é r cito d e mi m a n d o en el c o n t i n e n t e m e r i d i o n a l . T c o n v e n c i d o d e las v e n t a j a s q u e p r o m e t e n u e s t r a a c t u a l s i t u a c i ó n p o l í t i c a ,

he

r e p a s a d o los A n d e s a c o n c e r t a r , e n t r e otras c o s a s , las g a r a n t í a s d e mi g o b i e r n o en esta c a p i t a l en h o n o r a las e s t i p u l a c i o n e s q u e c e l e b r e su í n t i m o a l i a d o el S u p r e m o D i r e c t o r d e C h i l e p a r a la e j e c u c i ó n del p l a n q u e se h a c o n f i a d o a don M a n u e l A g u i r r c . " V . E., q u e tiene el h o n o r d e p r e s i d i r a un p u e b l o libre por los m i s m o s p r i n c i p i o s q u e h a c e n d e r r a m a r s a n g r e a los a m e r i c a n o s del sur, e s p e r o se d i g n a r á p r e s t a r al c o m i s i o n a d o a q u e l l a p r o tección c o m p a t i b l e con las r e l a c i o n e s a c t u a l e s d e esc g a b i n e t e , t e n i e n d o la a l t a s a t i s f a c c i ó n d e a s e g u r a r a V . E . q u e las a r m a s


CAPÍTULO

II

45

tic la p a t r i a , b a j o mis ó r d e n e s , n a d a d e j a r á n p o r h a c e r p a r a d a r c o n s i s t e n c i a i r e l i j i o s i d a d a las p r o m e s a s d e a m b o s g o b i e r n o s . " M e felicito d e la o c a s i ó n a g r a d a b l e q u e se m e ofrece p a r a t r i b u t a r a V . E . t o d o el h o m e n a j e del p r o f u n d o r e s p e t o i c o n s i deración con q u e se h o n r a en ser d e V . E . su h u m i l d e s e r v i d o r . — J O S É DE SAN MARTIN... P r o v i s t o s d e estos e l e m e n t o s , don M a n u e l H . A g u i r r e i don G r e g o r i o G ó m e z se hicieron a la v e l a p a r a los E s t a d o s U n i d o s . L u e g o q u e S a n M a r t i n a r r e g l ó los p r i n c i p a l e s a s u n t o s q u e d e t e r m i n a r o n su v i a j e a B u e n o s A i r e s , se p u s o , sin p é r d i d a de t i e m p o , en m a r c h a

para

C h i l e , a o c u p a r s e d e la c r e a c i ó n del

e j é r c i t o , así c o m o d e j ó i n i c i a d a la f o r m a c i ó n d e la m a r i n a . A los ilos m e s e s d e su s a l i d a v o l v i ó a S a n t i a g o , c u m p l i e n d o la p r o m e s a h e c h a a sus c o m p a ñ e r o s

del e j é r c i t o d e los A n d e s .

c i u d a d se e m b a n d e r ó p a r a r e c i b i r l o , i el g l o r i o s o s o l d a d o ,

La can-

s a d o con las m o l e s t i a s d e su l a r g o v i a j e , p e r o s o s t e n i d o p o r el recuerdo i el p e n s a m i e n t o d e L i m a , o c u p ó d e n u e v o su a n t i g u o a l o j a m i e n t o en el p a l a c i o d e los O b i s p o s ( p a l a c i o a r z o b i s p a l ) .

III A p e s a r d e q u e la r e l a c i ó n d e los esfuerzos

h e c h o s por los

c o m i s i o n a d o s ele C h i l e en la a d q u i s i c i ó n d e b u q u e s s a l e del c u a d r o d e este libro, q u e r e m o s r e l a t a r a la lijera las i n c i d e n c i a s d e la misión d e A g u i r r e por r e l a c i o n a r s e con los p r e p a r a t i v o s d é l a c a m p a ñ a clel P e r ú . E l g o b i e r n o d e C h i l e se e m p e ñ ó p o r reunir a c e l e r a d a m e n t e los cien mil

p e s o s q u e le ofreció e n v i a r a los tres m e s e s d e su

partida. E l interés d e O ' H i g g i n s p o r la formación d e la e s c u a d r a se r e v e l a en su c o r r e s p o n d e n c i a . E n

junio de 1 8 1 7 , encontrán-

d o s e en C o n c e p c i ó n al frente del e j é r c i t o , e s c r i b í a a A g u i r r e : " A p e n a s fui i n s t r u i d o por el j e n e r a l don J o s é d e S a n M a r t i n a n t e s d e v e r la d e u s t e d d e r 1 del anterior, ele q u e a su d e l i c a d e z a i altos c o n o c i m i e n t o s se h a b í a c o n f e r i d o la n e g o c i a c i ó n int e r e s a n t e de d i s p o n e r u n a e s c u a d r a en N o r t e A m e r i c a

q u e nos

diese la d o m i n a c i ó n del P a c í f i c o , c u a n d o di por s e g u r a i a c a b a d a .


46

ES P E D I C I Ó N

LIBERTADORA

u n a e m p r e s a q u e i n d u d a b l e m e n t e v a a fijar la i n d e p e n d e n c i a d e t o d o el m e d i o d í a . R e c o n o z c o

íntimamente

la j e n c r o s i d a d

de

usted en p o s p o n e r l o tocio a los i n t e r e s e s del país. E l m i r a r á en u s t e d a su l i b e r t a d o r n ( I ) . Llegado

Aguirrc

a los E s t a d o s

m i n i s t r o de E s t a d o M r . R i c a r d o

U n i d o s , c o n f e r e n c i ó con el B u s h s o b r e los o b j e t o s d e su

v i a j e en u n a e n t r e v i s t a q u e le fué c o n c e d i d a a título ele " c o n v e r s a c i ó n informal N. A p r o v e c h ó la o c a s i ó n p a r a e n t r e g a r

las

c a r t a s a q u e nos h e m o s referido, las q u e no fueron c o n t e s t a d a s ; p r e s e n t ó sus c r e d e n c i a l e s d e á j e n t e p ú b l i c o del g o b i e r n o d e B u e nos A i r e s i p r i v a d o del d e C h i l e , y se le d e v o l v i e r o n con el p r e testo d e e s t a r a u s e n t e el p r e s i d e n t e . E n

el p u n t o d e

mayor

i m p o r t a n c i a d e su c o m i s i ó n c r e y ó e n c o n t r a r c i e r t a b e n e v o l e n c i a d e p a r t e del m i n i s t r o a m e r i c a n o i h a s t a u n a d e c l a r a d a s i m p a t í a p o r la c a u s a r e v o l u c i o n a r i a d e S u d - A m é r i c a . H é a q u í c ó m o trad u c e esta i m p r e s i ó n el m i s m o A g u i r r e , en u n a n o t a d i r i j i d a al gobierno de W a s h i n g t o n : " U n o d e los p r i n c i p a l e s o b j e t o s c o n f i a d o s al c o m i s i o n a d o e r a p r e p a r a r en estos p u e r t o s (de a c u e r d o con e s t e g o b i e r n o ) b u q u e s a r m a d o s en g u e r r a c a p a c e s

d e p r o t e j e r la

espedicion

militar

c o m p u e s t a d e diez mil h o m b r e s i d i s p u e s t a en S a n t i a g o d e C h i l e con d e s t i n o a la c a p i t a l d e l P e r ú , p a r a e s t a b l e c e r en a q u e l r e i n o la e m a n c i p a c i ó n

p o l í t i c a con l a a s i s t e n c i a d e sus n a t u r a l e s y a

d i s p u e s t o s p a r a su e j e c u c i ó n , a lo q u e le c o n t e s t ó el h o n o r a b l e s e c r e t a r i o las i n t e n c i o n e s m a s b e n é f i c a s d e l E x c m o . s e ñ o r p r e s i d e n t e h a c i a la j u s t a c a u s a d e los a m e r i c a n o s , a s e g u r á n d o l e q u e se h a l l a b a í n t i m a m e u t e p e n e t r a d o d e la s i n c e r a i n c l i n a c i ó n i afecto del E x c m o . s e ñ o r p r e s i d e n t e h a c i a t o d o s los n a t u r a l e s del c o n t i n e n t e a m e r i c a n o , m a s q u e h a l l á n d o s e e s t o s e s t a d o s con sus r e l a c i o n e s y a e s t a b l e c i d a s en E u r o p a i p a r t i c u l a r m e n t e m e d i a n d o un t r a t a d o d e p a z i a m i s t a d con el rei d e E s p a ñ a , n o p o d i a e s t e g o b i e r n o t o m a r un p a r t i d o a b i e r t o i d i r e c t o en f a v o r d e las colonias

e s p a ñ o l a s sin e s p o n e r s e a un c o m p r o m e t i m i e n t o

de

(i) Carta de O'íliggins a Aguirre, escrita en Concepción el 4 de junio de 1817 (inédita).


CAPÍTULO

II

47

g u e r r a ; p e r o q u e p o d í a (i a u n s e r i a p r o t e j i d a p o r este g o b i e r n o ) d i s p o n e r d i c h o s b u q u e s en los t é r m i n o s q u e se n e c e s i t a s e n como especulación

mercantil

icón bandera, neutral,

supuesto que buques,

c a ñ o n e s , a r m a s i m u n i c i o n e s eran m a t e r i a s d e c o m e r c i o p e r m i tidas p o r las l e y e s del paisn ( i ) . C o n o c i e n d o lo o c u r r i d o

d e s p u é s i la a c t i t u d indiferente, pol-

lo m e n o s , q u e a n i m ó al g o b i e r n o n o r t e - a m e r i c a n o d e l a n t e d e los d e s e s p e r a d o s esfuerzos del á j e n t e c h i l e n o p a r a h a c e r z a r p a r los b u q u e s , es d e c r e e r cjue h u b i e s e m a l a i n t e l i j e n c i a en la i n t e r p r e tación d e e s t a c o n f e r e n c i a

o q u e se m o d i f i c ó el espíritu d e la

política de W a s h i n g t o n . S i tal c o s a s u c e d i ó , n o s e r i a d e e s t r a ñ a r q u e j u g a s e a l g ú n p a pel en e s t a l u c h a d e influencias d i p l o m á t i c a s el territorio d e la Florida,

q u e p e r t e n e c í a en a q u e l m o m e n t o a la E s p a ñ a d e s -

d e 1 7 8 1 , p o r c o n q u i s t a h e c h a a los i n g l e s e s , i q u e f o r m a hoi u n o d e los e s t a d o s d e la U n i o n A m e r i c a n a . ¿ P u s o la E s p a ñ a a los E s t a d o s U n i d o s el c e b o d e la F l o r i d a p a r a g a n a r s e su n e u t r a l i d a d i c o n t e n e r el j e n e r o s o i m p u l s o q u e hacia simpatizar

al p u e b l o y a n k e e con los g l o r i o s o s esfuerzos

d e los a m e r i c a n o s del sur, p r o v o c a d o s con su e j e m p l o i e s t i m u l a d o s con el e s p e c t á c u l o d e su v i d a n a c i o n a l ? E s lo c i e r t o q u e la E s p a ñ a c e d i ó , en i 8 2 i , a l o s E s t a d o s U n i d o s esc o p u l e n t o p e d a z o d e t e r r i t o r i o , q u e le p e r t e n e c e d e s d e entonces. L a m i s i ó n d e A g u i r r c t r o p e z ó con e s t a s dificultades d i p l o m á ticas i a d e m a s falta

con o t r a s m a s i n s u p e r a b l e s , p r o v e n i e n t e s d e la

d e fondos. S i n e m b a r g o , h i z o c o n s t r u i r en los

U n i d o s d o s f r a g a t a s , q u e fueron l a n z a d a s bres d e Horacio

i d e Curiado.

Cuando

Estados

al m a r con los n o m todo parecía allanado,

e m p e z ó la h o r a d e las dificultades. E l g o b i e r n o d e C h i l e se a t r a s ó en r e u n i r los cien m i l pesos o f r e c i d o s ; el e m p r é s t i t o a r j e n t i n o no se r e a l i z ó p o r s u m a a l g u n a , i el c o m i s i o n a d o v e í a p a s a r el t i e m p o sin q u e los b u q u e s fuesen

(1) Nota de Aguirre al gobierno de Washington, de 14 de noviembre de 1S17 (inédita).


48

EHI'I'.DICTON

LIBERTADORA

p u e s t o s en f r a n q u í a p o r sus a r m a d o r e s , q u e los retenian

por

c u e n t a d e sus créditos. A n g u s t i a d o p o r e s t a s dificultades, e n v i ó a Buenos

A i r e s a su s e g u n d o

don

G r e g o r i o G ó m e z , p e r o el

d i n e r o de C h i l e se c r u z ó con el e m i s a r i o i llegó a N u e v a Y o r k en m a r z o d e 18 18. L a s fragatas estaban construidas, equipadas, tripuladas quinientos

por

m a r i n e r o s i oficiales q u e t r a i a n d e s p a c h o s p a r a in-

c o r p o r a r s e a la e s c u a d r a chilena.

Conducían

ademas

algunas

a r m a s i útiles d e g u e r r a i, en u n a p a l a b r a , se e n c o n t r a b a n listas para zarpar. E n el m o m e n t o final, el c ó n s u l e s p a ñ o l en N u e v a Y o r k d e n u n c i ó el d e s t i n o d e los b u q u e s c o m o u n a n e u t r a l i d a d i p e r s i g u i ó la r e s p o n s a b i l i d a d chileno

infracción

d e la

c r i m i n a l del á j e n t e

a n t e los t r i b u n a l e s de j u s t i c i a . A g u i r r e fué r e d u c i d o a

prisión j u n t o con los c a p i t a n e s i r e t e n i d o en la cárcel c u a t r o d í a s , m i e n t r a s el c ó n s u l e s p a ñ o l s o b o r n a b a a la m a r i n e r í a

para que

se d e s e r t a r a , lo q u e e q u i v a l í a en el h e c h o a d e s b a r a t a r los t r a b a j o s r e a l i z a d o s . E n t r e t a n t o , el a t r i b u l a d o á j e n t e , r e d u c i d o a prisión i e s c a s o d e r e c u r s o s , t e n i a q u e a t e n d e r a los fuertes g a s tos q u e d e m a n d a b a n

los b u q u e s , y a sea

por el p a g o d e

las

t r i p u l a c i o n e s , g a s t o s d e r a n c h o , etc. E n t a n a p u r a d a s c i r c u n s t a n c i a s , solicitó el d i c t a m e n d e u n a j u n t a ele a b o g a d o s . L a j u n t a le a c o n s e j ó q u e h i c i e s e falsas e s c r i t u r a s d e v e n t a d e las e m b a r c a c i o n e s a sus r e s p e c t i v o s c a p i t a n e s p a r a q u e su s a l i d a estimada

como una especulación

b u q u e s d e c o m e r c i o los c a ñ o n e s

fuese

particular; que cargase

en

d e las f r a g a t a s i los útiles d e

guerra para que salieran

d e s a r m a d a s del p u e r t o

que obtuviese una

p a r a q u e los b u q u e s s a l i e r a n d e los

fianza

americano, i

astilleros. E x a s p e r a d o con t a n t a s dificultades, A g u i r r e se c o n s i d e r ó v e n c i d o , i b a j o el p e s o de e s t a s c o n t r a r i e d a d e s , d e c a y ó su

ánimo

fuerte i ofreció en v e n t a las f r a g a t a s , q u e eran la b a s e m a s p o s i t i v a d e la e s p e d i c i o n del P e r ú , al g o b i e r n o n o r t e - a m e r i c a n o . L a s i g u i e n t e n o t a es la e s p r e s i o n d e sus a n g u s t i a s :


CAPÍTULO

49

II

" E X C M O . SEÑOR S E C R E T A R I O D E ESTADO D E GOBIERNO D E LOS E S T A D O S U N I D O S " Washington,

10 de agosto de

1818.

"Elonorable señor: "Por

mis

c o m u n i c a c i o n e s a n t e r i o r e s V . E . h a sido i n s t r u i d o

d e l o b j e t o p r i n c i p a l d e la c o m i s i ó n q u e se m e confirió p o r el g o b i e r n o del e s t a d o d e C h i l e , i la q u e e r a r e d u c i d a a la c o m p r a o c o n s t r u c c i ó n d e b u q u e s d e g u e r r a i d e m á s útiles n e c e s a r i o s p a r a el e j é r c i t o d e a q u e l e s t a d o . T a m b i é n h a s i d o V . E .

informado

d e la e s p o s i c i o n q u e h i c e al s e ñ o r s e c r e t a r i o i n t e r i n o M . R i c h a r d B u s h s o b r e ese p a r t i c u l a r , i d e la c o n t e s t a c i ó n q u e t u v e el h o n o r d e recibir del m i s m o s e ñ o r ; la m i s m a q u e m e h a s e r v i d o d e b a s e p a r a l l e n a r los e n c a r g o s d e mi g o b i e r n o . E n la e j e c u c i ó n d e t a l e s ó r d e n e s , s i e m p r e he t e n i d o a la v i s t a el p r i n c i p i o : q u e a q u e l l a s n o p o d í a n c u m p l i r s e sin la a n u e n c i a i c o n s e n t i m i e n t o del s e ñ o r p r e s i d e n t e , i p e r s u a d i d o q u e la leí d e 3 d e m a y o del a ñ o a n t e r i o r a u t o r i z a b a al m i s m o s e ñ o r p r e s i d e n t e p a r a e x c e p c i o n e s en c a s o s p a r t i c u l a r e s , s o l i c i t é a V . E . p o r un oficio e s p e c i a l u n a i n f o r m a c i ó n o d e c l a r a c i ó n q u e s i r v i e r e d e r e g l a a mi c o n d u c t a . E s cierto q u e n u n c a t u v e la s a t i s f a c c i ó n d e s e r c o n t e s t a d o s o b r e este p a r t i c u l a r , i q u e e s t a s u s p e n s i ó n m e s i t u a b a s o b r e un e s t a d o d e d u d a que equivalía a una prohibición. E n situación semejante, era mi d e b e r l l e n a r m i c o m i s i ó n m a r c h a n d o d e n t r o d e los l í m i t e s d e las l e y e s del p a i s , i p r e v i o el c o n s e j o d e los m a s i n s t r u i d o s j u r i s t a s , o r d e n é la c o n s t r u c c i ó n d e d o s f r a g a t a s d e g u e r r a en la c i u d a d d e N e w Y o r k , con la i n t e n c i ó n d e d e s p a c h a r l a s a l a A m é r i c a d e l s u r c o m o m e r c a n t e s i con b a n d e r a n e u t r a l . H a l l á n d o s e a q u e l l o s b u q u e s p r o n t o s a p a r t i r a su d e s t i n o con l a d o t a c i ó n r e g u l a r a e s t i l o d e c o m e r c i o , se m e c o m u n i c ó u n a o r d e n d e a r r e s t o o prisión p o r el j u e z d e los E s t a d o s U n i d o s r e s i d e n t e en N e w Y o r k , c o m p r e n d i é n d o s e en la m i s m a los r e s p e c t i v o s c a p i t a n e s d e los b u q u e s , i d á n d o s e p o r c a u s a l d e t a l


50

ESPEDICIOX

LIBERTADORA

m e d i d a h a b e r s i d o q u e b r a n t a d a s las l e y e s del p a i s i d e h a b e r s e cometido delitos de alta traición; cuatro dias de una i n q u i s i t o r i a l p r e c e d i e r o n a la d e c l a r a c i ó n del j u e z

custodia

s o b r e la i n o -

cencia de nuestra conducta, i de consiguiente, quedamos descarg a d o s d e tan altos c r í m e n e s . D e s d e e n t o n c e s los e n e m i g o s n a t u r a l e s d e mi p a i s h a n d i s c u r r i d o i e j e c u t a d o p o r v i l e s m e d i o s d e i n t r i g a el e n t o r p e c i m i e n t o

d e a q u e l l a especlicion, u n a

vez

s e d u c i e n d o i c o r r o m p i e n d o los i n d i v i d u o s d e la t r i p u l a c i ó n d e los b u q u e s , o t r a s i n d u c i e n d o i p r o m o v i e n d o c u e s t i o n e s

directa

o i n d i r e c t a m e n t e con el fin d e c a u s a r g a s t o s en pleitos, d e t e n c i o n e s i d e m o r a s ; i, en fin, s e ñ o r , c a l c u l a n d o s o b r e el p r i n c i p i o d e a g o t a r los r e c u r s o s

q u e se h a l l a b a n en mi p o d e r , h a n c o n -

s e g u i d o r e d u c i r m e a un e s t a d o q u e m e es i m p o s i b l e p r o s e g u i r sin la p r o t e c c i ó n del g o b i e r n o j e n e r a l o d e los c i u d a d a n o s d e estos estados; o decidirme

p o r la v e n t a d e a q u e l l o s b u q u e s d e l

m o d o q u e m e s e a p o s i b l e , p a r e c i é n d o m e en e s t e ú l t i m o

caso

q u e m i g o b i e r n o sufriría m e n o s q u e b r a n t o s con e s t a d e t e r m i nación. " E s cierto q u e los g o b i e r n o s d e C h i l e i d e B u e n o s A i r e s , c u a n d o confiaron e s a c o m i s i ó n , d e p o s i t a r o n en m í el p o d e r d e n e g o c i a r e n t r e el c o m e r c i o d e estos e s t a d o s l e t r a s s o b r e los f o n d o s d e a m bos gobiernos, ofreciendo premios de bastante consideración; i en v e r d a d , p a r a p r o c e d e r a la c o m p r a o c o n s t r u c c i ó n

d e seis

c o r b e t a s d e g u e r r a ( c o n f o r m e a sus ó r d e n e s ) , e r a n e c e s a r i o s u p o n e r m e d i o s p r o p o r c i o n a d o s p a r a l a e j e c u c i ó n d e tal e m p r e s a ; m a s h a s i d o t a n p o d e r o s a la influencia d e los e n e m i g o s c o m u n e s d e mi p a i s , q u e h a n c o n s e g u i d o i n s p i r a r la m a s d e s e s p e r a d a d e s c o n f i a n z a s o b r e el c r é d i t o i r e c u r s o s d e a q u e l l o s g o b i e r n o s , d e m o d o q u e m e he v i s t o r e d u c i d o h a s t a a h o r a a o b r a r ú n i c a m e n t e en p r o p o r c i ó n d e los m e d i o s e f e c t i v o s q u e se h a l l a b a n a mi d i s p o s i c i ó n , i n o s i e n d o éstos en el d i a c a p a c e s d e s o s t e n e r los g a s tos q u e o r i j i n a la i n t r i g a d e m i s e n e m i g o s , n o e n c o n t r a n d o , p o r otra parte, protección

b a s t a n t e q u e m e e s c u d e c o n t r a sus p r o -

y e c t o s , h e m e d i t a d o , p o r ú l t i m o , la v e n t a d e a q u e l l o s

buques

al g o b i e r n o j e n e r a l ; en el c a s o d e n o h a l l a r r e c u r s o p a r a d e s p a c h a r l o s a sus d e s t i n o s i p a r a ese efecto, c o n f o r m e con los d e s e o s


CAPÍTULO

ii

51

d e V. E. en la ú l t i m a conferencia, t e n d r é el honor de remitir a V. E. desde la ciudad de N e w Y o r k un c u a d r o circunstanciado d e las dos fragatas i su valor principal, s i é n d o m e preciso partir i n m e d i a t a m e n t e a aquella ciudad p a r a suspender los gastos d e t a n t a consideración, q u e ocasiona d i a r i a m e n t e su detención en aquel puerto, " T e n g o la h o n r a d e ser con la m a y o r consideración i respeto, señor, su muí obediente i h u m i l d e servidor.— MANUEL H . DE AGUIRRE.M F e l i z m e n t e el negocio no se realizó, merced a un arreglo q u e celebró A g u i r r e con un c i u d a d a n o norte americano, obligándose éste a anticipar los fondos p a r a el d e s p a c h o de los b u q u e s i su garantía, i d á n d o l e A g u i r r e un d o c u m e n t o , g a r a n t i z a d o con la hipoteca de las embarcaciones. El acreedor, u s a n d o d e su facultad d e endosarlo, lo t r a s p a s ó al capitán de la Horacio

Mr. S k i -

ner q u e traia a d e m a s el d e s p a c h o de c o m o d o r o de la e s c u a d r a chilena. D e este m o d o zarparon las embarcaciones del p u e r t o de N u e va York. L a Curiado,

m a n d a d a por el capitán don Pablo D é l a -

no, llegó a Buenos Aires en noviembre de 1 8 1 8 i se incorporó a n u e s t r a escuadra a m e d i a d o s d e 1 8 1 9 con el n o m b r e de

Inde-

pendencia.

L a Horacio

llegó t a m b i é n a Buenos Aires m a n d a d a

S k i n c r que venia h a l a g a d o con la esperanza

por

i la p r o m e s a

de ser n o m b r a d o c o m a n d a n t e en jefe de la escuadra chilena. L a artillería d e a m b o s b u q u e s vino en embarcaciones de comercio. Z a ñ a r t u hizo esfuerzos inauditos p a r a saldar las c u e n t a s d e Skincr sin poderlo conseguir. N o t e n i e n d o fondos con qué pagar la marinería, recurrió a u n a suscricion patriótica, lo que d a la m e d i d a d e sus angustias. E n t r e t a n t o , el crédito de 70,000 pesos contraído por A g u i r r e e s t a b a insoluto. L o s marineros e m p e z a r o n a v a g a r por las calles d e Buenos Aires l l a m á n d o s e e n g a ñ a d o s , i a p r o v e c h á n d o s e de aquella situación, el d e s p e c h a d o capitán se fugó de la bahía i vendió su buq u e en el consulado n o r t e a m e r i c a n o de Rio J a n e i r o al g o b i e r n o


52

ESl'EniCION

LIBERTADORA

d e P o r t u g a l . Su equipo i cañones que vinieron por s e p a r a d o se salvaron por esta circunstancia i sirvieron a la escuadra ( i ) . A d e m a s , A g u i r r e d e s p a c h ó algunos corsarios, e n t r e otros el Colomb,

señalándose

capitán W o o s t e r , que figuró en n u e s t r a

m a r i n a con el n o m b r e d e

Araucano.

T a l fué la misión d e Aguirre. C o n s i d e r a d a en sus principales fases fué u n a doble lucha con la escasez d e dinero i con las poderosas influencias ele la E s p a ñ a . Su misión d i p l o m á t i c a en representación d e las Provincias U n i d a s fué m a s infructuosa todavía, i es u n a p a j i n a inédita de la historia arjentina. R e d ú j o s e a solicitar i n ú t i l m e n t e del g o bierno de W a s h i n g t o n el reconocimiento d e la i n d e p e n d e n c i a d e su pais p r o c l a m a d a s o l e m n e m e n t e en el congreso de T u c u man. Invocó el deber de los E s t a d o s U n i d o s de p r e s t a r a p o y o a u n a causa que era bajo todo respecto análoga a la que ellos habian s u s t e n t a d o algunos años antes, iniciando la era gloriosa .de la i n d e p e n d e n c i a del c o n t i n e n t e americano. A g u i r r e justificó su pretension con t o d a clase d e razones. H i z o n o t a r q u e la i n d e p e n d e n c i a d e las Provincias U n i d a s era un progreso social; q u e a su a m p a r o los h a b i t a n t e s se educarían en los principios d e la vida libre; nacería el comercio internacional; se formaría la opinion pública i reclamó en v a n o p a r a su pais q u e se 1c reconociese la soberanía d e q u e h a b í a e s t a d o en posesión desde 1 8 1 0 . El gobierno de W a s h i n g t o n

no a b a n d o n ó su política

de

egoismo, i con especiosas razones prorrogó m a s allá d e sus términos naturales el reconocimiento d e la i n d e p e n d e n c i a

arjen-

t i n a (2). ( 1 ) L a misión de Aguirre es un episodio ignorado que revelamos por la primera vez. iremos tenido a la vista un espediente que siguió contra el gobierno de Chile cobrándole dinero i que se titula "Suprema Corte.—Espediente seguido por don Manuel I I . Aguirre por cobranza de pesos al risco.u (2) Tenemos a la vista una nota de Aguirre de 29 de octubre ele 1 S 1 7 ; otra del 1 6 de diciembre del mismo año; otra del 26 de diciembre refiriéndose a una conferencia celebrada el 24 del mismo mes con el ministro americano, i en las cuales se dan a conocer los esfuerzos que hizo Aguirre para desvanecer las objeciones que se le hicieron para reconocer la independencia por el gobierno americano, i otras de menor interés.


CAPÍTULO II

53

IV E n la m i s m a forma q u e A g u i r r e fué enviado en comisión a L o n d r e s el injeniero arjentino don J o s é A n t o n i o Á l v a r e z Condarco, perteneciente al ejército de los A n d e s . L a s principales dificultades con q u e l u c h a b a n los ajentes de Chile en el e s t r a n j e r o provenían de la hostilidad de los gobiernos i de la escasez de fondos. E l rejente de I n g l a t e r r a , q u e lo era entonces el futuro reí Jorje I V por la d e m e n c i a d e su padre, prohibió a sus s u b d i tos intervenir d e cualquier m o d o en la guerra d e la E s p a ñ a con sus colonias. E n el h e c h o esa declaración i m p o r t a b a u n a protección a la E s p a ñ a p o r q u e p r i v a b a a las naciones rebeladas d e A m é r i c a d e buscar e l e m e n t o s militares d o n d e p o d í a n e n c o n t r a r los, al paso q u e no perjudicaba a la E s p a ñ a que tenia en sí mism a los recursos p a r a c o n t i n u a r la lucha. Sin e m b a r g o , Á l v a r e z C o n d a r c o venció esa dificultad interesando en sus proyectos a la casa a r m a d o r a de Ellice, Inglis i C.

a

A c o n s e j a d o por lord Cochrane, q u e fué c o n t r a t a d o por él p a r a venir a Chile i por don A n t o n i o Á l v a r e z J o n t e , que e s t a b a en L o n d r e s , el ájente chileno estipuló la construcción de un b u q u e de v a p o r d e 4 1 0 toneladas, h a c i e n d o de ese m o d o u n a esperiencia q u e h a b r í a sido p a r a Chile tan h o n r o s a c o m o decisiva. P o r u n a injeniosa alusión la embarcación fué b a u t i z a d a con el n o m bre d e Estrella

Naciente

( R i s i n g Star).

H o i que e s t a m o s familiarizados con este proclijioso invento n o nos d a m o s c u e n t a d e la revolución que operó en los usos navales d e la época, i por consiguiente, no carecerá de interés conocer c ó m o esplicaba Álvarez C o n d a r c o esas g r a n d e s v e n t a j a s en 1 8 1 8 . " Y o no e n t r a r é a d a r un detalle circunstanciado i facultativo d e un b u q u e d e vapor, p o r q u e su ventajoso m e c a n i s m o no perm i t e ser c l a r a m e n t e e n t e n d i d o i esplicaelo sin u n a inspección ocular; pero sí p u e d o poner en la consideración de U. S. q u e siendo movido el b u q u e en todas direcciones según convenga, por un p o d e r interior q u e no necesita de viento, que hace frente


54

ESl'EDICION

LIBERTADORA

a los temporales, i que se burla d e las calmas, no solo es pecul i a r m e n t e útil p a r a t o d a dilijencia i conducción i m p o r t a n t e en un t i e m p o dado, sino que con cuatro o seis cañones d e grueso calibre seria i m p u n e m e n t e destructivo de los mejores o mas formidables navios o fragatas que, incapaces de elejir ad libitum

su

posición o de conservar la q u e t o m e n , t e n d r á n sus baterías inútiles i sin protección a l g u n a vulnerables sus costados. "Bajo este p u n t o de vista es fácil deducir su i m p o r t a n c i a p a r a . confiar a s e m e j a n t e b u q u e un a t a q u e n o c t u r n o i repentino, sea sobre otro buque, sea en un p u e r t o cualquiera, con la seguridad d e u n a p r o n t a retirada en t i e m p o conveniente; así como p u e d e calcularse su velocidad si a la que recibe por el impulso del vapor, que es de ocho a diez millas por hora, se a g r e g a la fuerza motriz de un viento favorable i de la m a r c a o corriente de las aguaso ( i ) . P e n e t r a d o Alvarcz de la i m p o r t a n c i a d e esta adquisición, aprovechó los servicios de lord C o c h r a n e e n c a r g á n d o l e que vijilase la construcción del vapor. M i e n t r a s t a n t o , hizo un convenio con la casa citada p a r a enviar a Chile un navio que h a b i a pertenecido a la C o m p a ñ í a de las I n d i a s , por cuenta de la casa inglesa, a r m a d o i t r i p u l a d o por ella i en condiciones de ingresar a la m a r i n a d e guerra. E l b u q u e salió con destino a p a r e n t e p a r a el A s i a p a r a burlar la vijilancia d e las a u t o r i d a d e s españolas; Alvarcz firmó un convenio de c o m p r a d e la embarcación a n o m bre del gobierno de Chile, siempre q u e fuese p u e s t a por la casa a r m a d o r a en Valparaíso, a precio d e t e r m i n a d o , i depositó en sus m a n o s u n a g a r a n t í a pecuniaria que respondería d e la a c e p tación del gobierno. El b u q u e se l l a m a b a el Ciimberland,

i vino

al Pacífico t r a y e n d o 1 3 0 individuos d e tripulación i el siguiente cuerpo de oficiales: Comandante...

Guillermo W i l k i n t o n

Oficial i.°

Guillermo J a i m e C r o m p t o n

(1) Nota de Alvarez Condarco al gobierno de Chile, escrita en Londres en 12 de enero de 1818 (inédita).


CAPÍTULO

Oficial

II

55

Jorje Phillips

Id.

3-°

Id. Id.

4-°

Id. Id.

Tomas Johnson ..

R o b e r t o Bell

s-°

Guillermo W i n t e r

6.0

N. G r e a v e

7-°

N. E s m o n d .

A d e m a s d e los oficiales vinieron como pasajeros i por c u e n t a d e Chile, a l g u n o s oficiales de m a r que sirvieron en la e s c u a d r a E l Cumberland

era u n a adquisición i m p o r t a n t e . T e n i a 1 , 3 5 5

t o n e l a d a s de rejistro i a r m a d u r a de 4 0 cañones susceptible d e elevarse a 60. L a forma d e su adquisición era t a m b i é n favorable, p o r q u e si la casa especuladora exijia a l g u n a s

concesiones

gravosas p a r a el pais como ser la internación de g r u e s a s cantid a d e s de mercaderías libres de derechos, tenia p a r a el g o b i e r n o la inapreciable ventaja de q u e el b u q u e venia h a s t a V a l p a r a í s o por c u e n t a de sus dueños, i se evitaban las odiosas responsabilidades i serios peligros en que incurrían sus ajenies s a c a n d o b u q u e s de g u e r r a de los astilleros neutrales. El Cumberland

fué

c o m p r a d o por el gobierno i sirvió en nuestra a r m a d a con el n o m bre de San

Martin.

L a casa de Ellicc, Inglis i C. intentó hacer otro negocio a n á a

logo con un b u q u e d e 5 0 0 toneladas, la Catalina

Griffier.

Al

efecto, salió del T á m e s i s t r a y e n d o , e n t r e otros pasajeros, al dist i n g u i d o m a y o r Mr. J a i m e Charles, las m á q u i n a s de fabricación d e los cohetes a la Congréve i a l g u n o s útiles de guerra p a r a el gobierno, e m b a r c a d o s o c u l t a m e n t e por A l v a r c z Condarco. febrero d e 1 8 1 8 e m p r e n d i ó su viaje al Pacificóla Catalina fier,

En Grif-

pero tuvo m a l a suerte, p o r q u e en el canal de la M a n c h a

chocó en la oscuridad con otra embarcación i perdió su bauprés. E s t a c o n t r a r i e d a d fué salvada con el m a y o r e m p e ñ o por la casa c o n t r a t a n t e i por el ájente chileno, quien tuvo que asumir por s e g u n d a vez las r e s p o n s a b i l i d a d e s de la p a r t i d a clandestina del buque, c a r g a d o d e a r m a s i de utensilios de guerra, violando el d e c r e t o de n e u t r a l i d a d p r o c l a m a d o r i g o r o s a m e n t e por el rcjente.


56

ESPEDICTON

LIBERTADORA

E l b u q u e se hizo de nuevo a la vela, en j u n i o del m i s m o año, c a r g a d o con su valioso tesoro de elementos militares i de oficiales; pero el viento del infortunio persiguió a aquel d e s v e n t u r a do barco i naufragó en las costas d e E u r o p a , salvándose a p e n a s los tripulantes i pasajeros. L a s m e r c a d e r í a s venían a s e g u r a d a s . H a s t a ese m o m e n t o el d e s e m p e ñ o del ájente h a b í a sido afort u n a d o . H a b í a enviado al Pacífico un b u q u e d e

importancia,

construía u n o d e vapor, i había a d q u i r i d o algunos e l e m e n t o s i m a q u i n a r i a s a que d a b a el m a y o r valor. Á l v a r e z consiguió el secreto d e los cohetes incendiarios a la Congréve, que se sup o n í a n de un efecto incontrastable en la g u e r r a marítima. E s t o esplicará las reservas con que lo g u a r d a b a n los inventores i el gobierno ingles, i la n a t u r a l e z a del servicio q u e p r e s t a b a Á l v a rez C o n d a r c o a la causa americana, d o t á n d o l a de un

elemento

de g u e r r a que se consideraba tan poderoso. P e r o el servicio m a s valioso que Á l v a r e z C o n d a r c o prestó a Chile fué la contratación d e lord C o c h r a n e p a r a venir a organizar i m a n d a r n u e s t r a escuadra. Seria preciso larguísimo e s t u d i o p a r a p a t e n t i z a r la i m p o r t a n c i a q u e tuvo en n u e s t r a s a g u a s la presencia del ilustre m a r i n o que llenó con su gloria i sus h a z a ñas los dos mares del c o n t i n e n t e a m e r i c a n o . C o c h r a n e no fué un a l m i r a n t e sino un creador de escuadra. Recibió " c u a t r o tablasn refrescadas por las brisas d e la victoria i p o b l a d a s

por

h o m b r e s de t o d a s nacionalidades, que h a b l a b a n distintos idiomas, muchos de ellos e m b a r c a d o s por la p r i m e r a vez. L a oficialidad era c o m p u e s t a de unos c u a n t o s a u d a c e s aventureros, a quienes la atracción d e la g u e r r a h a b í a e m p u j a d o a n u e s t r a s p l a y a s i q u e venían a hacer fortuna rápida en las c a m p a ñ a s d e corso que les ofrecía t a n t o s atractivos como peligros. E n ese h a c i n a m i e n t o confuso de h o m b r e s , de razas, d e apetitos, B l a n c o E n c a l a d a h a b i a hecho c u a n t o era posible esperar de un oficial d e artillería i m p r o v i s a d o en a l m i r a n t e ; pero carecía del prestijio d e u n a larga carrera m a r í t i m a , de la práctica q u e p e r m i t e en un m o m e n t o d a d o suplir la carencia de r e g l a m e n t o s , de códigos, d e m é t o d o s de servicio con los usos incorporados a sus h á b i t o s en u n a larga vida d e marino.


C A P Í T U L O II

57

E s t a fué la obra d e Cochrane. Su reputación colosal a p l a s t ó las ambiciones q u e j e r m i n a b a n a bordo, i d o m i n ó con la a u t o ridad de su g r a n n o m b r e los e l e m e n t o s indóciles. C u a n d o Alvarez C o n d a r c o lo buscó p a r a venir a Chile, el lord vivia en Boulogne-sur-Mcr,

pobre, i perseguido por sus

e n e m i g o s políticos. D e d i c ó s e por d e p r o n t o a la contracción del vapor, a d e l a n t a n d o a l g u n o s fondos d e su peculio. C u a n d o se c o m b i n a u n a cosa con otra i se m e d i t a n las consecuencias que p u d o tener p a r a la E s p a ñ a la p a r t i d a d e lord C o c h r a n e en un b u q u e de vapor vin i e n d o a c o m b a t i r al Pacífico sus escuadras de vela, el espíritu se pierde en el d o m i n i o de la fantasía. L a aplicación del v a p o r era por sí sola u n a alteración tan violenta d e las condiciones de la g u e r r a m a r í t i m a , como debió ser el efecto del p r i m e r c a ñ o n a z o d i s p a r a d o en las selvas d e A m é r i c a , o como la p r e sencia del p r i m e r caballero a r m a d o d e l a n t e d e las indiadas d e A t a h u a l p a . I si a esto se a ñ a d e el jenio i la i n c o m p a r a b l e a u d a cia d e lord C o c h r a n e , se c o m p r e n d e r á t o d o el alcance del v a s t o p e n s a m i e n t o q u e concibió A l v a r e z Condarco. E l v a p o r tropezó en su construcción con m u c h a s dificultades. P o r ser obra nueva, se procedía a tientas i se cometieron errores, lo q u e esplica q u e t a r d a s e m a s t i e m p o e i m p o r t a s e m a s d i n e r o del q u e se h a b i a p r e s u p u e s t a d o . L o r d C o c h r a n e n o p u d o q u e d a r s e h a s t a su terminación, i se e m b a r c ó p a r a Chile a m e d i a d o s de 1 S 1 8 , d e j a n d o a su h e r m a n o A l e j a n d r o al c u i d a d o de los trabajos del vapor. A m e d i a d o s d e 1 8 1 9 el b u q u e no se concluía. A l v a r e z C o n d a r c o fué r e e m p l a z a do en L o n d r e s por clon A n t o n i o José d e Irisarri que investía el carácter d e ministro de Chile a n t e las cortes d e E u r o p a . Irisarri e n c o n t r ó el v a p o r en el astillero sin concluirse, i no d a n d o crédito al invento por razones jencrales que han sido refutadas por el t i e m p o , i c o m o no estuviesen allí C o c h r a n e ni A l v a r e z J o n t e q u e h a b í a n sido los inspiradores de la g r a n d e idea, a b a n d o n ó el b u q u e , v e n d i e n d o su casco i m a q u i n a r i a s ( 1 ) . (1 ) Nota de Irisarri al Gobierno de Chile, escrita en Londres (inédita). S


5$

ESPEDIC10X

LIBERTADORA

R e s u m i e n d o lo hecho por Alvarcz C o n d a r c o , repetiremos q u e envió a Chile un buque, el San Martin,

con marineros i oficiales;

o b t u v o el secreto de los cohetes a la Congréve; c o m p r ó las m á quinas i c o n t r a t ó l o s operarios c o m p e t e n t e s en su fabricación; adquirió a r m a s i útiles navales; dejó a v a n z a d a la construcción d e la Estrella

Naciente

i envió a Chile al h o m b r e que debia ilu-

m i n a r el ciclo del Pacífico con la cauda

de las mas g r a n d e s

hazañas. V E l ministro de estado don Miguel Z a ñ a r t u fué a c r e d i t a d o como d i p u t a d o d e Chile a n t e las Provincias U n i d a s de S u d A m é r i c a a m e d i a d o s de 1 8 1 8 , o sea un a ñ o después d e la partid a de los comisionados chilenos a E s t a d o s U n i d o s i a L o n d r e s . Sin e m b a r g o , c o m o sus trabajos se relacionan e s t r e c h a m e n t e con la creación de la escuadra, h e m o s querido anticiparnos a los m e m o r a b l e s acontecimientos que m e d i a r o n en esc espacio de tiempo. E r a Z a ñ a r t u un h o m b r e que h a b i a p r e s t a d o i m p o r t a n t e s servicios a la causa revolucionaria i lo que es mas, al g o b i e r n o d e la revolución. Se distinguió de un m o d o especial por la cooperación q u e prestó a San M a r t i n en la organización del ejército d e los Ancles en la a p a r t a d a i gloriosa M e n d o z a , i sirvió el carg o de ministro de e s t a d o desde el dia solemne en que el j e n e ral clon B e r n a r d o O ' H i g g i n s , aceptó el puesto de Director S u p r e m o de la República. E l cargo de d i p u t a d o de Chile en Buenos A i r e s t e n i a u n a i m p o r t a n c i a excepcional. A d e m a s d e las relaciones que se derivaban d e la ocupación del territorio chileno por fuerzas arj e n t i n a s habia q u e trabajar en los fines de la alianza: d e b e l a r los planes anárquicos d e los h e r m a n o s Carrera i fomentar la creación de la escuadra. E r a preciso enviar a la Lojia d e B u e n o s A i r e s un m i e m b r o de la Lojia d e S a n t i a g o , o sea un i n t e r m e d i a ria d e la oculta influencia que hacia servir a m b o s gobiernos a un m i s m o propósito. Z a ñ a r t u era h o m b r e a d e c u a d o p a r a esa


C A P Í T U L O II

59

delicada misión. Conocía los secretos de la L o j i a p o r ser u n o d e sus miembros. E r a hábil; tenia la suficiente reserva p a r a encam i n a r cualquier negocio que la e x i j i e s c ; e r a flexible de carácter, i fué enérjico c u a n d o llegó el caso de sostener los fueros de su p e r s o n a o de su pais. El Rio de la P l a t a era un centro comercial de

importancia,

a d o n d e afluían b u q u e s d e diversas nacionalidades, y un lugar a p r o p i a d o p a r a c o n t r a t a r marineros, que en vano se hubiesen b u s c a d o en las solitarias costas d e Chile. E n 1 8 1 8 , si bien la escuadra no e s t a b a formada, habia y a algunos e l e m e n t o s navales; pero faltaban de un m o d o esencial los h o m b r e s a p t o s p a r a el servicio del m a r i especialmente oficiales a quienes confiar el m a n d o d e los buques. E s t a era u n a de las m a y o r e s preocupaciones del gobierno, i u n o de sus primeros encargos al d i p u t a d o en Buenos Aires, fué q u e c o n t r a t a s e 5 0 0 m a r i n e r o s ingleses o norte americanos p a r a poblar la escuadra. Z a ñ a r t u e s t a b a s i t u a d o en lugar a d e c u a d o para servir ese propósito, pero no se le dio dinero, i tuvo cjue valerse de los recursos que le sujeria su inventiva o de los que le p r o p o r c i o n a b a la protección del g o b i e r n o arjentino o su influencia en la Lojia. Sin e m b a r g o , consiguió su objeto. E n g a n c h ó marineros en B u e n o s A i r e s o en M o n t e v i d e o sacándolos d e los b u q u e s d e comercio o de la j e n t c d e p l a y a i los envió a Chile por los medios q u e la ocasión le ofrecía. U n o s vinieron como s u p e r n u m e r a r i o s en el Galvariuo,

b u q u e d e g u e r r a que, como lo h e m o s de ver,

adquirió p a r a Chile; otros en buques de comercio. C u a n d o faltaron los medios de t r a s p o r t e marítimo, se pensó en m a n d a r l o s en carretas ( 1 ) h a s t a el pié de la cordillera i hacer q u e la atravesasen a pié o a caballo. E s t e sistema exijia fuertes desembolsos al g o b i e r n o chileno e imponía molestias considerables a los marineros, que hacian p r o b a b l e m e n t e su aprendizaje en el a r t e d e m e n t a r a caballo, escalando las m a s g r a n d e s alturas del m u n d o por senderos peligrosos o desfilando abismos.

(1) " Y a se hallaban prontas las carretas que conducían cien marineros escojidos para esa marina etc.» dice Zañartu al gobierno en nota de 6 de noviembre de 1818.


6o

ESPEDICIOX

LIBERTADORA

E s t e fué u n o de los servicios m a s i m p o r t a n t e s que prestó en esa época el d i p u t a d o en Buenos Aires. H o i se hace difícil d a r su v e r d a d e r o valor a servicios d e esta clase i c o m p r e n d e r la imp o r t a n c i a q u e tenían en aquel m o m e n t o . N a d a se h a b r í a conseguido con adquirir b u q u e s si no se hubiesen e n c o n t r a d o los h o m b r e s aptos p a r a manejarlos, i la p a l a b r a "marinan no h a b r í a p a s a d o de la categoría de u n a e n g a ñ o s a ficción m i e n t r a s los b u q u e s no estuviesen p o b l a d o s d e h o m b r e s diestros en el servicio d e mar. A m e d i a d o s de 1 8 1 S le cupo a Z a ñ a r t u la fortuna de h a c e r u n a valiosa adquisición p a r a la escuadra. E n esa época llegó al R i o de la P l a t a un b e r g a n t í n d e 3 9 8 t o neladas, a r m a d o con 1 6 c a r r o ñ a d a s de a 2 4 i 2 cañones largos d e a 1 2 . " T i e n e completos, decía su propietario, los fusiles, pistolas, lanzas i sables que necesita, i víveres p a r a tres meses i medio. L l e v a los botes que corresponden a un b u q u e d e guerra. L a j a r c i a i v e l a m e n están c o m p l e t o s i en la mejor condición, i está bien surtido d e anclas i cables.n V e n i a m a n d a d o por el ilustre capitán ingles don Martin Jorje Guise, c u y o n o m b r e figura m u i a m e n u d o en estas pajinas, quien, a pesar de ser su dueño, lo habia puesto

ficticiamente

en n o m b r e de su s e g u n d o al d e s p a -

charlo de L o n d r e s por razones que ignoramos. E r a éste el capitán clon J u a n S p r y , que t a m b i é n ocupa un lugar en la historia d e las primeras c a m p a ñ a s del Pacífico. El b u q u e tenia u n a d o tación de 1 4 0 m a r i n e r o s ingleses. P a r e c e un h e c h o q u e el capitán Guise vino al Pacífico impuls a d o por nobles sentimientos. D e s p u é s del d e s a r m e jencral q u e sucedió a la g u e r r a d e 1 8 1 5 , el capitán Guise, c o m o muchos otros marinos ingleses, q u e d ó sin ocupación. L a vida inactiva no se conciliaba con los hábitos adquiridos ni con los instintos desarrollados en una larga c a m p a ñ a . A d e m a s , las g r a n d e s convulsiones sociales p r o d u c e n u n a exaltación en los s e n t i m i e n t o s d e los que t o m a n p a r t e en ellas, lo que, unido al desprecio por la vida q u e es t a m b i é n el fruto d e la guerra, hace verosímil q u e un h o m b r e c o m o Guise invirtiera su fortuna en la adquisición d e un b u q u e p a r a venir p e r s o n a l m e n t e al Pacífico a luchar por la


CAPÍTULO

II

6l

libertad d e este g r a n m a r q u e estaba aprisionado por las leyes restrictivas d e la E s p a ñ a . Guise llegó a Buenos A i r e s i ofreció en v e n t a su b u q u e al g o b i e r n o arjentino, que no lo adquirió por razones que nos son desconocidas. E l ájente p o r t u g u é s quiso c o m p r a r l o c hizo p r o p o siciones a Guise por medio d e un c o m e r c i a n t e ingles, don J u a n T h a i s i de un arjentino A g u i r r e ; pero éstos previnieron a Z a ñ a r t u del e n c a r g o que habían recibido i lo pusieron en a p t i t u d d e c r u z a r las p r o p u e s t a s . E n t r e t a n t o , el d i p u t a d o chileno n o tenia dinero p a r a a d q u i rirlo i lo que p r u e b a mejor que n a d a el espíritu a que obedecía el capitán Guise, es que p u d o realizar el negocio i c o n s u m a r l o sin hacer otro d e s e m b o l s o q u e firmar un p a g a r é por tres mil pesos, q u e fué d e s c o n t a d o , p a r a hacer algún anticipo a las tripulaciones por c u e n t a de sueldos. Z a ñ a r t u c o n t a b a a San Martin esa i m p o r t a n t e adquisición en estos t é r m i n o s : "Mi respetable a m i g o : " A pesar que mi gobierno m e h a m a n d a d o sin un centavo ni letra que lo valga, y o he h e c h o un negocio de h o m b r e p u d i e n t e ; negocio que s u e n a m u c h o , q u e p u e d e v a l e m o s m u c h o i que no m e ha costado un m e d i o real. H e j u g a d o la política p a r a sacar p a r t i d o d e la d e s a v e n e n c i a en que se hallaba el c o m a n d a n t e del b e r g a n t í n Lucy

con el gobierno, i sin m a s q u e u n a libranza d e

tres mil pesos contra las cajas de Chile, h e conseguido remitir a V a l p a r a í s o este precioso b u q u e a disposición de mi gobierno, a su merced, i sujeto a.que le h a g a n allí la forzosa. M u c h o me h a n a y u d a d o los a m i g o s de V. en esta obra, en la que reconozco p o r principal autor a don J u a n T h a i s , cuyo celo m e h a servido m u c h o p a r a alejar del conocimiento del propietario los ofrecim i e n t o s q u e le hacia por el b u q u e el ájente de los p o r t u g u e s e s Barroso, que h a b l a b a con talega abierta, al paso que y o solo p o d i a h a l a g a r l e con esperanzas, poco lisonjeras por cierto p a r a u n h o m b r e que necesita de pronto. P e r o todo se ha vencido con


62

ESI'EDICIOX

LIBERTADORA

c o n t r a t o s a falta de dinero, i y a he recibido de los a m i g o s infinitos parabienes por una negociación tan ventajosa. " E l bergantín debe zarpar ancla d e n t r o d e tres o cuatro clias con b a n d e r a chilena, i a d e m a s de los 1 4 0 marineros de su d o t a ción, lleva 1 5 0 s u p e r n u m e r a r i o s a disposición de mi gobierno. E s t e servicio que hace g r a c i o s a m e n t e , i m p o r t a los tres mil pesos que le he d a d o en letras i en calidad d e avances p a r a el caso q u e se realice la compra. Si ésta no se realiza, el dueño, que va p o r tierra con Vizcarra, responden ( 1 ) . Guise t o m ó el c a m i n o de tierra, i la embarcación vino al Pacífico m a n d a d a por su s e g u n d o jefe i a p a r e n t e d u e ñ o el capitán S p r y . C o m o cambió su nacionalidad en Buenos A i r e s por h a b e r e n a r b o l a d o b a n d e r a chilena, el d i p u t a d o Z a ñ a r t u le dio instrucciones, que el capitán S p r y cumplió con b a s t a n t e

fidelidad.

En-

c o n t r a m o s en ellas la siguiente orden que refleja bien los sentimientos que d o m i n a b a n en la lucha: " N o t a . A u n q u e al artículo 6.° se previene al c o m a n d a n t e q u e e n c o n t r a n d o las e m b a r c a c i o n e s e n e m i g a s en el Cabo las inquiete con la sola idea de su dispersión, esto d e b e e n t e n d e r s e en el s u p u e s t o ele no hacerse accccjuible su destrucción, pues en tal caso el derecho d e la g u e r r a p e r m i t e i la h u m a n i d a d bien e n t e n d i d a o r d e n a la aniquilación d e unos v e r d u g o s d e sus s e m e j a n tes. E n consecuencia, el c o m a n d a n t e d e b e r á ensordecer a los clamores d e la compasión i ceñirse e s c r u p u l o s a m e n t e al artículo 1 3 a q u e es referente esta notan ( 2 ) . E l Lucy

fué b a u t i z a d o por Z a ñ a r t u con el n o m b r e de

Gal-va-

riño i salió d e Buenos A i r e s en persecución del convoi español q u e zarpó de Cádiz en m a y o d e 1 8 1 8 custodiado por la Isabel.

María-

N o lo e n c o n t r ó sin e m b a r g o , i llegó a V a l p a r a í s o el 1 4

d e octubre, o sea c u a t r o clias d e s p u é s que la p r i m e r a escuadrilla chilena, m a n d a d a por el c o m a n d a n t e Blanco E n c a l a d a , h a b i a

(1) Carta de Zañartu a San Martin, fechada en Buenos Aires en 27 de julio de 1S18 (inédita). (2) Instrucciones de Zañartu al capitán del Lucy, dadas en Buenos Aires, en 3 de agosto de 1818 (inéditas).


CAPÍTULO II

63

salido a p r o b a r fortuna en el m a r ( 1 ) . P o r esta circunstancia n o concurrió el Galvarino

al m e m o r a b l e suceso q u e coronó la pri-

m e r a c a m p a ñ a naval. El g o b i e r n o d e Buenos Aires secundó los esfuerzos del diput a d o i a y u d ó d e un m o d o eficaz al i n c r e m e n t o de n u e s t r o p o d e r naval. P r e s t ó c a ñ o n e s que sirvieron p a r a la escuadra i a y u d ó a Z a ñ a r t u a c o n t r a t a r los marineros. C u a n d o se supo la v e n i d a de la especlicion española d e la María

Isabel,

envió al Pacífico

dos b u q u e s d e g u e r r a d e su p r o p i e d a d : el Intrépido, ter, i el Maipú,

c a p i t á n Cár-

m a n d a d o por Forster, que h a b i a p r e c e d i d o a

lord C o c h r a n e viniendo antes que él a Buenos Aires. E s t o s buques vinieron al Pacífico a p o n e r s e al servicio del g o b i e r n o d e (1) E l viaje de Spry está relatado por él mismo en la siguiente carta: "Bergantiti

de guerra el "Gah'arinou,

Valparaíso ij de octubre.

"Señor: "Tengo el honor de informar a V. E . que, a consecuencia de las órdenes e instrucciones recibidas del diputado de este gobierno en Buenos Aires, levé el ancla el 12 de agosto último, bajé el Rio de la Blata i navegué bastante al E . Después hice fuerza de vela hacia las islas de Falkland; i habiendo reconocido sus diferentes sondas, procedí a la isla de los Estados, en donde esperimenté un fuerte viento del S. O. que me obligó a hacerme mucho al E . hasta que encontré hielos i volví en vuelta del O. Después de doblado el cabo de Hornos, examiné las costas de Tierra del Fuego, Patagonia i Chile, por ver si alguno de los buques enemigos se habia refujiado en alguno de los puertos para guarecerse de los vientos reinantes del O., que eran tan fuertes que es imposible que el convoi mejor equipado no se disperse. Viendo que la corriente i el viento echaban al bergantín a sotavento i sobre la tierra, creí prudente para su seguridad, hacer vela al O. para separarme de la costa; después me diriji a la isla de Chiloé, de allí a la Mocha, conforme a mis instruccionns, i también para reparar las averías sufridas con el mal tiempo del cabo de Hornos i de la Tierra del Fuego. Allí me surtí de madera i agua, apresté todo el aparejo para poder dar caza a cualquier buque enemigo que se presentase. De la Mocha seguí a Talcahuano, lo reconocí, i no encontrando buque en el puerto, continué mi viaje a Valparaíso, a donde llegué el 14 del corriente. "Me veo precisado a asegurar a V. E . , que durante este largo i tempestuoso viaje, los oficiales i marineros se han conducido todos del modo mas ejemplar, i me atrevo a asegurar con confianza que si se hubiese presentado algún enemigo, el resultado habría sido glorioso para la causa de la independencia, mediante la actividad, celo, habilidad i valor de los oficiales i marineros de mi mando. "Sobre las demás particularidades, tengo el honor de acompañar el Diario del Viaje para conocimiento de V . E . — D i o s guarde e t c . — J U A N J . S P R Y . H


64

ESPEDICION

LIBERTADORA

Chile i con órdenes p a r a incorporarse a la escuadra i reconocer la a u t o r i d a d del a l m i r a n t e chileno d o n d e se encontrase. T a l e s fueron, b r e v e m e n t e bosquejados, los servicios p r e s t a d o s por el d i p u t a d o d e Chile en la formación d e la escuadra.

En-

vuelto en la vorájine de graves acontecimientos q u e dividian su atención, p u d o Z a ñ a r t u dedicarse a la adquisición ele elem e n t o s que fueron d e g r a n d e utilidad en la c a m p a ñ a naval. E s t a faz d e su labor n o le impidió contraerse a las múltiples preocupaciones d e su puesto c i n t e r p r e t a r con intelijencia i firm e z a el s e n t i m i e n t o del gobierno chileno en las graves ocurrencias q u e se d e r i v a b a n de la alianza, de la g u e r r a c o n t r a los españoles, o d e la g u e r r a civil q u e f o m e n t a b a don J o s é Miguel Carrera. N o fué la p a r t e m e n o s difícil de su comisión m a n t e n e r el fiel d e la alianza en medio d e la presunción n a t u r a l de un pais q u e se consideraba con j u s t o título c o m o el libertador del otro, i d e la susceptibilidad t a m b i é n n a t u r a l del p u e b l o chileno. F u é a q u e lla una. situación en e s t r e m o difícil, q u e requería en el e n c a r g a d o d e representarla cualidades de discreción i de cnerjía que no son c o m u n e s , p o r q u e si bien a m b a s naciones luchaban i m o r í a n a b r a z a d a s en los c a m p o s d e batalla, no d e j a b a n por eso de p a g a r t r i b u t o a las rivalidades i celos. N o nos i n c u m b e referir las diversas fases d e la misión d e Z a ñ a r t u i, c o n t r a y é n d o n o s solo a la escuadra, diremos q u e fué a c e r t a d a i que su n o m b r e q u e d ó vinculado a ese m e m o r a b l e esfuerzo

q u e es u n a de las pajinas m a s h e r m o s a s de la historia

d e Chile. VI L a actividad q u e se g a s t a b a por el gobierno n o era m e n o r d e la q u e e m p l e a b a n sus ajenies. Del estranjero venían b u q u e s i marineros: era preciso formar con ellos u n a escuadra. L a p a r t e m a s difícil de esa labor patriótica era v e n c e r l a s dificultades casi insuperables que provenían de la miseria jeneral i particular, en q u e el réjimen comercial de la colonia por u n a parte, i la g u e r r a


C A P Í T U L O II

65

por la otra tenían s u m i d o al país. F a l t a b a a d e m a s la j e n t e a p t a p a r a tripular los b u q u e s ; los e l e m e n t o s navales, como ser la jarcia, el velamen, etc.; los h o m b r e s c o m p e t e n t e s p a r a suplir con el p a t r i o t i s m o i la intclijencia los conocimientos de organización naval. Cualquier detalle que es hoi de réjimen corriente en la escuadra, era entonces u n a seria dificultad. Chile tuvo la fortuna de e n c o n t r a r un h o m b r e cjue venció estos graves inconvenientes con lacncrjía de su patriotismo, con su consagración al trabajo, con la claridad de su

intclijencia.

El ministro d e G u e r r a i M a r i n a don José Ignacio Z e n t e n o se e n t r e g ó por c o m p l e t o a esta dificilísima labor. T r a b a j ó d e d i a i de noche en su ministerio: t o d o lo que se referia a la m a r i n a era resuelto por él, i así fué que, sin conocimientos especiales, llegó a d o t a r a su pais de u n a escuadra tan bien o r g a n i z a d a

como

p u d o salir de m a n o s de sus improvisados artífices. E l año d e 1 8 1 7 la e s c u a d r a no salió de los pañales, i sus débiles t e n t a t i v a s p a r a d i s p u t a r el m a r a los buc^ics españoles semejan los pasos inciertos de un niño. El p r i m e r b u q u e que desplegó nuestro pabellón fué el

Águila.

E s t e b e r g a n t í n español llegó a V a l p a r a i s o en los propios días de la b a t a l l a d e Chacabuco, i sin sospechar los acontecimientos que h a b i a n p r o d u c i d o el c a m b i o de gobierno, fondeó despreven i d a m e n t e en la bahía, d o n d e fué apresado. El gobierno lo a r m ó en g u e r r a i lo destinó a restituir a sus hogares a los venerables p a t r i o t a s q u e los españoles h a b i a n enviado a J u a n F e r n a n d e z . N o carecerá d e interés conocer las condiciones en que se improvisaba n u e s t r o p o d e r naval. El m a n d o del b u q u e se confió a un t e n i e n t e d e cazadores del ejército d e los A n d e s , ingles d e oríjen, que, según parece, h a b i a servido en el m a r en años a n t e riores. L l a m á b a s e don R a i m u n d o Morris, i a j u z g a r por lo que dicen los d o c u m e n t o s c o n t e m p o r á n e o s , era h o m b r e impetuoso, i n o p i n a d o en sus resoluciones, capaz de c o m p r o m e t e r su b u q u e en cualquiera peligrosa aventura. L a marinería se c o m p o n í a esp e c i a l m e n t e de ingleses, q u e m i r a b a n con desden a sus jefes improvisados o q u e no les obedecian. L a insubordinación a bordo era tan frecuente q u e los oficiales del b u q u e estaban 9

obliga-


Í6

ES PEDICIÓN M U E R T A DORA

dos a tener una guarnición chilena p a r a defenderse de los cstranjeros. El espíritu ele éstos se manifestó al regreso de J u a n Fernandez. L o s marineros resistieron a sus oficiales a m a n o a r m a d a i robaron sus miserables equipajes a las desgraciadas víctimas del patriotismo chileno. Sin e m b a r g o , era forzoso aceptar sus servicios. E n j u n i o del mismo año el gobierno intentó a m a g a r a los buques españoles que m a n t e n í a n en a l a r m a a V a l p a r a í s o p r e s e n t á n d o s e a la vista del puerto, i recurrió al Águila

i a un b u q u e d e comercio q u e

estaba fondeado en la bahía l l a m a d o el Ramblet.

Lo arrendó a

su capitán, obligándose a p a g a r su i m p o r t e en caso de p é r d i d a ; lo a r m ó con seis c a r r o ñ a d a s que había en el p a r q u e i seis piezas que se sacaron d e u n a fragata inglesa m e r c a n t e l l a m a d a la María.

El b u q u e tenia a d e m a s c u a t r o cañones p a r a defenderse

de los corsarios. S e sacó de u n a p a r t e el a r m a m e n t o , d e otra la tripulación, de aquí las piezas del velamen que faltaban i con esa apariencia formidable i p r e s t a d a salió la escuadrilla chilena a las órdenes del capitán don J u a n José T o r t e l a hacer un reconocimiento del enemigo. F e l i z m e n t e p a r a ella, no lo encontró. L a situación de V a l p a r a í s o era muí crítica. El comercio no tenía seguridad de n i n g u n a clase, desde que la lei m a r í t i m a d e la época no respetaba la p r o p i e d a d particular del e n e m i g o que viajaba bajo b a n d e r a neutral. A d e m a s , como la plaza d e T a l c a h u a n o estaba o c u p a d a por el coronel español Orcloñez i existían frecuentes relaciones entre esa sección del ejército real i el Callao, los b u q u e s de g u e r r a hacían d e paso reconocimientos en Valparaíso, que m a n t e n í a n el espíritu público en la m a y o r alarma. El único e l e m e n t o i n d e p e n d i e n t e que d i s p u t a b a a la E s p a ñ a la t r a n q u i l a posesión del Pacífico, eran los corsarios, q u e recorrían el ancho m a r e m p u j a d o s por las brisas del interés. P e r o si eran u n a a m e n a z a p a r a el comercio español, al que c a u s a b a n irremediables q u e b r a n t o s , no influían en la posesión efectiva del mar, que pertenecía a la E s p a ñ a por la superioridad de su escuad r a . E r a éste el objetivo de los esfuerzos d e la revolución chilena en 1 8 1 8 , i A q u í l e s fué herido en el talón.


C A P Í T U L O II

67

D e s g r a c i a d a m e n t e , no e x i s t í a n en el pais, ni los h o m b r e s , ni los recursos suficientes para activar la obra. E n 1 8 1 7 se sucedieron diferentes personas en el gobierno de Valparaíso, sin q u e , n i n g u n a de ellas dejase rastros efectivos de sus trabajos en la organización naval. E l p r i m e r o fué el coronel clon R u d e c i n d o A l v a r a d o , que era e s t r a ñ o a esa obra por los a n t e c e d e n t e s de su v i d a . V i n o después el jeneral don F r a n c i s c o de la L a s t r a , milit a r estimable por sus distinguidas p r e n d a s de carácter, que h a b i a servido en la m a r i n a española, pero que p e r m a n e c i ó poco t i e m po en V a l p a r a í s o i se retiró ofendido por una c o m p e t e n c i a d e jurisdicción con el capitán de p u e r t o don J u a n J o s é T o r t e l , q u e , en la inevitable confusión de la época, hacia en el hecho las v e ces de c o m a n d a n t e d e m a r i n a . L a s t r a , que no carecía de conocimientos en la materia, h a dejado un t e s t i m o n i o del estado d e la m a r i n a en octubre de 1 8 1 7 . " H a l l é , dice, que todo e s t a b a informe i en el mas gran d e sarreglo, q u e aun p e r m a n e c e en parte. N o habia m é t o d o ni o r den p a r a la distribución de raciones a bordo, i se g a s t a b a n los víveres a discreción; los sueldos eran establecidos al capricho i algunos d e s p r o p o r c i o n a d o s ; la j e n t e no parecía a b o r d o de su b u q u e i j e n e r a l m e n t e se h a l l a b a en tierra; los oficiales de c a r g o no d a b a n c u e n t a del c o n s u m o de jarcia, alquitranes, pólvora i d e m á s artículos q u e son tan necesarios; i, por último, el b e r g a n tin que se titula d e g u e r r a se halla sin oficiales, sin n o m b r a m i e n to i con sus oficiales que t a m p o c o lo tienen, i que para salir a la m a r m e h e visto precisado a darle un d e s p a c h o a n o m b r e de V. E., p o r q u e de o t r o m o d o e s t a b a espuesto a ser tenido por pirata p o r cualquier b u q u e estranjero.i ( 1 ) . A

L a s t r a sucedió en el gobierno de la m a r i n a el c a p i t á n

T o r t e l , a éste el

coronel don

Francisco Calderón, i por fin,

el c o m a n d a n t e d e artillería don Manuel Blanco E n c a l a d a , q u e fué el ú l t i m o i el m a s i m p o r t a n t e de los gloriosos colaboradores, de Z e n t e n o .

(1) Nota del jeneral Lastra al gobierno, escrita en Valparaíso el 22 de octubre, de 1817 (inédita).


68

ESI'EDICION" L I B E R T A D O R A

E l a ñ o clásico de la escuadra chilena fué 1 8 1 8 . L o s

trabajos

iniciados desde la batalla de C h a c a b u c o tuvieron r e s u l t a d o entonces. En

m a r z o llegó a V a l p a r a í s o el

Windliaw,

buque

ingles

q u e se p r e s t a b a por su construcción p a r a ser a r m a d o en g u e rra. E l

comercio de la ciudad,

hastiado

de las molestias i

p é r d i d a s que le irrogaba el bloqueo del p u e r t o , c o m p r ó

esa

e m b a r c a c i ó n en unión del gobierno, que fué e s t i m u l a d o a ello por la activa participación del d i p u t a d o ele las Provincias U n i d a s en Chile. E l b u q u e recibió el n o m b r e de Lautaro,

en recuer-

d o de la poderosa institución que era el lazo de la alianza; fué a r m a d o con 52 cañones i p u e s t o a las órdenes ele un joven oficial ingles, clon Jorje O'Brien. E n el mes de abril b l o q u e a b a n el p u e r t o la fragata Esmeralda

i el b e r g a n t í n Peínela.

Quiso el

d e s t i n o que el p a t r i o t i s m o nacional se a q u i l a t a r a por p r i m e r a vez en el m a r a b o r d o de aquella nave, cuyo n o m b r e parece ser el símbolo de los mas g r a n d e s sacrificios del pueblo chileno. A u n q u e la relación del i la Esmeralda

memorable

c o m b a t e del

Lautaro

es e s t r a ñ a a estas pajinas, no nos resistimos al

deseo de recordarlo, e n u m e r á n d o l o entre las t e n t a t i v a s h e c h a s por Chile p a r a e n g r o s a r su n a c i e n t e escuadra. N o s

valdremos

d e la p l u m a g a l a n a del jcneral don T o m a s Guido, q u e refirió este suceso en su vejez, del m o d o siguiente: " E l bravo i leal m a r i n o ejecutó p u n t u a l m e n t e mis órdenes al b u r l a r la vijilancia de los b l o q u c a d o r e s h a s t a ponerse fuera d e su v i s t a ; pero impelido por la i m p e t u o s i d a d d e su carácter i y a d i s t a n t e de la costa, precipitó la operación

a n t e s d e c o m p l e t il-

la instrucción d e su j e n t e ; i v i r a n d o de b o r d o poco d e s p u é s d e su salida, se fué en persecución d e la escuadrilla enemiga. disfraz del Lautaro

El

se hizo con t a n t o acierto, q u e aun a tiro d e

cable i h a b i e n d o g a n a d o a la Esmeralda

la c u a r t a de p o p a d e

barlovento, le creyó ésta un b u q u e ingles, i p o n i é n d o s e en facha, su c o m a n d a n t e don Luis Coig, t o m ó la bocina i gritó con voz estentórea. " ¡ E a ! esc b a r c o se nos viene e n c i m a . n E r a

ya

t a r d e . ¡Cuál no seria su a s o m b r o i el d e sus m a r i n e r o s al ver t a n p r o n t o realizado su a n u n c i o ! E n efecto, el Lautaro

se h a b i a


CAPÍTULO

II

arrojado con t o d a intrepidez sobre su

69

presa. H a b í a

llegado

el i n s t a n t e s u p r e m o de estrecharse a m b o s buques a tocapeñoles. El c h o q u e fué terrible. O'Brien a r r a s t r a d o por su d e n u e d o , descuidó la t e r m i n a n t e prevención d e confiar a su s e g u n d o T u r n e r la p r i m e r a p a r t i d a d e abordaje, sin lo cual la victoria h a b r í a sido completa. F a l t ó l e abnegación p a r a ceder a su t e n i e n t e la h o n r a de ser el primero en afrontar el peligro; i d e s p u é s de d i rijir la proa de su barco sobre la p o p a d e la fragata española, m e t i é n d o l e el bauprés, i r o m p i é n d o l e el aparejo de m e s a n a , saltó con su sección de bravos, a r m a en mano, sobre su cubierta, con tal arremetida, que la tripulación, e s p a n t a d a i fuera de puestos, h u y ó del primer puente, t i r á n d o s e al s e g u n d o por las escotillas, q u e d a n d o el c o m a n d a n t e O'Brien en plena posesión de la Esmeralda

a la vela.

" V e s t í a este noble m a r i n o el uniforme d e su g r a d o de teniente coronel, i de pié sobre el alcázar del b u q u e apresado, d a b a voces d e m a n d o , a r r i a d a y a la b a n d e r a del rei; lo q u e o b servado por un s o l d a d o d e los a g r u p a d o s en el e n t r e p u e n t e , p r e p a r ó su a r m a y le asestó por entre la escotilla un tiro de fusil, que le atravesó el pecho i derribóle e x á n i m e p a r a no levantarse j a m a s . U n o de los actores d e aquella escena sangrienta, ilustrado m a s t a r d e por acciones brillantes, el jeneral

Miller,

c u e n t a que a n t e s d e espirar dijo O'Brien estas últimas p a l a b r a s : " ¡ N o la a b a n d o n é i s , muchachos, la fragata es nuestralu A s í terminó sus dias aquel heroico estranjero, hijo a d o p t i v o d e la A m é r i c a libre! " ¿ Q u é hacia e n t r e t a n t o el teniente T u r n e r ? Dícese que la m i s m a avería causada al e n e m i g o en el p r i m e r choque, impidió a los c o m p a ñ e r o s d e O'Brien el que pudiesen seguirle, i t a m bién se a g r e g a que un golpe de m a r separó las dos naves en lo mas crítico del lance. L a v e r d a d es que el jefe q u e d ó solo con su jente, la que, viéndole cadáver, entró en confusión, l l a m a n d o en su auxilio al Lautaro,

apercibido y a de la ausencia de su

c o m a n d a n t e . R e e m p l a z á n d o l e T u r n e r , se acercó de nuevo a la Esmeralda

e c h a n d o sus botes al a g u a con el intento de que la

fuerza q u e se le habia e n c o m e n d a d o antes de e n t r a r en acción,


70

ESI'EDICTO.N

LIBERTADORA

se t r a s b o r d a s e a la presa p a r a reforzar a los vencedores i aseg u r a r el triunfo. Mientras tenia lugar esta maniobra, vueltos los españoles de su sorpresa, i n o t a n d o el corto n ú m e r o de los asalt a n t e s , cobraron ánimo, se a r m a r o n i e m p e z a r o n a h a c e r fuego sobre ellos. La m u e r t e de O'Bricn, unida al aislamiento en q u e q u e d a r o n los suyos, les habia n a t u r a l m e n t e i m p r e s i o n a d o ; así es que c u a n d o T u r n e r se acercó, c o n s t e r n a d a su j e n t e por la p é r d i d a que se a c a b a b a de esperimentar, aquellos d e e n t r e los p r i m e r o s al asalto que pudieron hacerlo, a p r o v e c h a n d o la ocasión, se tiraron p r e c i p i t a d a m e n t e a los botes, mientras la sección auxiliar se m a n t u v o a su bordo. L a e m p r e s a fracasaba en p a r t e por un vaivén d e la fortuna. E n t r e t a n t o , el bergatin Potrillo, diez i ocho cañones, a la vista de la Esmeralda,

de

c r e y é n d o l a per-

dida en el p r i m e r encuentro, arriaba su b a n d e r a ; i en efecto, hubiera q u e d a d o en n u e s t r o poder, si el t e n i e n t e T u r n e r , con la pericia, y a que no seria justo atribuirlo a falta de valor, h u b i e r a s a b i d o afianzar la victoria o b t e n i d a en el p r i m e r abordaje. " N o obstante, el oficial e n c a r g a d o d e la s e g u n d a batería, en la que habia dos piezas de a 2 4 colocadas en proa i a m e d i o tiro de pistola de la p o p a de la Esmeralda,

m a n d ó hacer fuego

sobre ella a doble carga, con t a n t o efecto, q u e el p r i m e r d i s p a r o causó un horrible estrago, d e r r i b a n d o g r a n n ú m e r o d e h o m b r e s d e los reconcentrados en el e n t r e p u e n t e i produjo un incendio q u e no p u d o a p a g a r s e sino a costa de larga fatiga. L a s

averías

d e la fragata española i la p é r d i d a de un tercio de su tripulación no podían repararse en el mar, i a j u i c i o del

comandante

no le q u e d a b a salvación sino refujiándose en T a l c a h u a n o . F o r z ó d e vela en d e m a n d a de la bahía, siguiéndole en conserva el b e r g a n t í n Potrillo.

N o p u d o el Lautaro

frustrar esta

maniobra,

a u n q u e persiguió al enemigo, por la superioridad de éste en su m a r c h a . Cruza por algún tiempo, restableciendo la moral alter a d a en la tripulación, p r e p a r á n d o s e p a r a volver al fondeadero. " A s í desapareció del p u e r t o d e V a l p a r a í s o el bloqueo español, del q u e se me habia e n c a r g a d o librarlo, q u e d a n d o espedita u n a a n c h a via por d o n d e t r a s p o r t a r nuestros aprestos bélicos a las provincias del norte, a fin d e p o d e r r e p a r a r n o s con ellos en


CAPÍTULO

II

71

la continjencia d e un revés, h a s t a espulsar del país a los invasores 11 ( 1 ) . E l bloqueo fué l e v a n t a d o i la plaza q u e d ó libre de enemigos a costa del sacrificio del c o m a n d a n t e O'Brien. P o c o a poco fueron llegando, en 1 8 1 8 , los elementos adquiridos el a ñ o anterior. E n m a y o surjió el " C u m b e r l a n d n (a) el San

Martin,

m a n d a d o por A l v a r e z

gobierno adquirió el "Colombn

C o n d a r c o ; en agosto el

(a) Araucano,

que vino de los

l i s t a d o s U n i d o s ; dio al "Aguilan el n o m b r e de Pue.yrredon

i

c o m p l e t ó su equipo i a r m a m e n t o ; surjieron mas t a r d e el " L u c y n (a) Galvarino, dencia,

Indepen-

e n v i a d o por Z a ñ a r t u ; la "Curiacion (a)

construida, por A g u i r r e , i a g r e g á n d o s e a éstos la

buco i el Lautaro,

Chaca-

se formó una división que podia medirse con

las fuerzas navales de E s p a ñ a . A m e d i a d o s de 1 8 1 8 el c o m a n d a n t e Blanco E n c a l a d a

fué

enviado a V a l p a r a í s o con el cargo de c o m a n d a n t e jeneral

de

marina, m i e n t r a s Z e n t e n o se c o n s a g r a b a a su organización en S a n t i a g o . A l mes siguiente, sabiendo que habia p a r t i d o de Cádiz la espedicion española c o n v o y a d a por la María

Isabel,

el

Director O ' H i g g i n s i su ministro d e M a r i n a se trasladaron a V a l p a r a í s o a activar p e r s o n a l m e n t e los aprestos. E n aquel m o m e n t o las mayores dificultades provenían de la escasez d e dinero, i d e la lucha con los hombres. E r a preciso c a l m a r las rivalidades d e estranjeros i d e nacionales, establecer el m é t o d o d e servicio, d a r instrucciones, planes de señales, en u n a palabra, a t e n d e r a las necesidades tan nuevas como imprescindibles q u e se derivan de la organización marítima. I esto q u e hoi parece sencillo, debió ser s u m a m e n t e difícil en aquellos tiempos, en que h a b i a e n t o r p e c i m i e n t o s h a s t a p a r a fundar u n a escuela naval, por carecer de los libros necesarios para la enseñanza. L a m a r i n e r í a estranjera tenia otras exijencías que la chilena, y a fuese en el a l i m e n t o o en el sueldo. C o m o se e n g a n c h a b a v o l u n t a r i a m e n t e i sus servicios eran necesarios, los jefes estaban obligados a tolerar sus pretensiones. (1) Relación hecha por el ¡eneral Guido en la R E V I S T A D E B U E N O S A I R E S .


72

ESI'EDICION

LIÜKRTADOKA

L o s marinos ingleses se e n c o n t r a b a n confundidos aldeanos

con los

m a n d a d o s d e Buenos A i r e s i con los presidarios de

Chile a quienes se c o n d e n a b a a la escuadra. U n delito grave se p u r g a b a sirviendo en el mar, i solo en 1 8 1 9 fué d e r o g a d a esa c o s t u m b r e bárbara, pero dejándola subsistente p a r a los pillos i los vagos. D e esta diferencia d e condiciones se derivaba u n a desiguald a d de trato. Los marineros estranjeros tenían prerrogativas de que carecían los chilenos i e s p e c i a l m e n t e los c o n d e n a d o s por delitos. S e hacia diferencia en el alimento, d a n d o a los estranjeros un trato análogo al q u e era de uso en las escuadras de su pais. L a s órdenes se d a b a n en el idioma de aquel a quien se dirijian. Los chilenos no e n t e n d í a n el d e sus c o m p a ñ e r o s i e n t r e los estranjeros los habia de t o d a s nacionalidades. E s t a fué la fisonomía de los b u q u e s e n c a r g a d o s de sostener el p o d e r ele Chile en el mar. I sin e m b a r g o ¡cuánto trabajo p a r a formar la marina! B l a n c o prestó en este sentido servicios que se imponen a la g r a t i t u d del pais. L a m a y o r dificultad con cpic t r o p e z a b a el c o m a n d a n t e d e m a r i n a p a r a a u m e n t a r los enganches, era la c o m p e t e n c i a q u e le hacían los corsarios, que podían p a g a r su j e n t e a m a y o r precio que el estado. L a marinería estranjera prefería la vida libre del corso a la existencia m e t ó d i c a que se lleva a b o r d o d e u n a escuadra de guerra, i se valia de c u a n t o s subterfujios p u e d e sujerir el interés individual p a r a burlar los a p r e m i o s del e n g a n che. C u a n d o se p r e p a r a b a la p a r t i d a de un corsario, el g o b e r n a dor limitaba el n ú m e r o d e j e n t e q u e se le p e r m i t í a

embarcar;

pero los interesados, de acuerdo con el capitán, se repartían en las caletas d e la costa, a d o n d e el b u q u e los e m b a r c a b a clandest i n a m e n t e . N o solo faltaban en esos dias los marineros p a r a las necesidades mas premiosas de la escuadra sino que la deserción t o m a b a un carácter inusitado, sin q u e bastasen a contenerla las precauciones de los oficiales de mar. El gobierno quiso p o n e r coto a este mal s u p r i m i e n d o en a b s o luto las licencias de corso. E s t a m e d i d a fué d i c t a d a a solicitud de Blanco i a p l a u d i d a por él. H é aquí lo cjue escribió al director:


CAPÍTULO

II

73

" H a b i e n d o recibido, e n t r e otras comunicaciones, por el último correo el b a n d o en q u e se prohibe a b s o l u t a m e n t e la salida de corsarios, p u e d o a s e g u r a r a V. E. q u e tuve con él el mejor cha i la m a y o r satisfacción. E r a d e t o d a necesidad esta s a b i a providencia p a r a c o m p l e t a r la habilitación d e n u e s t r a escuadra, i sus efectos son tan palpables que en las 4 8 horas q u e hace se hizo público, y a empiezan a verse otra vez marineros por las calles d e esta ciudad i estoi seguro que d e n t r o de pocos clias volverán a aparecer los m u c h o s que se h a b í a n ido por tierra a las costas p a r a e m b a r c a r s e en los corsarios luego q u e éstos saliesen a la mar. Sí V. E. sostiene esta medida, no d u d e que la escuadra p o d r á salir a la m a r en ocho días si quiere, por lo q u e toca a la habilitación m a r i n e r a de ella, pues en esta p a r t e t e n g o la satisfacción de p o d e r asegurar a V. E. que está tan lista, tan orden a d a i tan brillante como p u d i e r a verse en E u r o p a i V. E. pudiera dcseai'u ( 1 ) . E n esa época el a p r e s t o d e la escuadra m a r c h a b a con rapidez, i t o d o hacia prever al a b n e g a d o m a n d a t a r i o que vivía consag r a d o a ella, q u e sus desvelos no serian perdidos. A s í se lo aseg u r a b a Blanco en u n a serie de cartas, q u e orijinales t e n e m o s a la vista. " T o d o va bien. Se va d e s p l e g a n d o la m a y o r actividad en el apresto d e la escuadra i m e lisonjeo d e que, c o n t i n u a n d o ese s u p r e m o gobierno en p r o t e j e r i p r o m o v e r este ramo, p o d r á V. E . en pocos días venir, sí gusta, a ver la m a r i n a naciente de Chile en el m é t o d o i orden q u e se usa en las naciones m a s marítimasn ( 2 ) . " L a e s c u a d r a está lista, le decía un mes después, socorrida de todo, aparejada, envergada, con a g u a d a para seis meses adentro. N o falta m a s que echarle víveres, j e n t c i algunos cañones i echarla a la mar. Su fuerza es tal que p u e d e hacerse d u e ñ a del Pacífico i frustrar t o d a espedicion ulterior d e E s p a ñ a : p u e d e tom a r a T a l c a h u a n o ; destruir al Callao i dar golpes de tal i m p o r to to de

Cnrta de Blanco Encalada a O'IIiggins, escrita en Valparaíso, en 14 de agos-

1818.

(2) Carta de Valparaíso, de 9 julio de IS18.

10


74

ESI'KDICION

LIBERTADORA

tancia, que a d m i r e n a la E u r o p a i aseguren la libertad de A m e rican ( i ) . I el caballeroso militar que d a b a estas seguridades, no p r e t e n día esquivar el peligro. R e i t e r a d a s veces pidió a O ' H i g g i n s , como un favor, un puesto en la empresa, a n i m a d o de esa fe profunda que constituye la virtud i la fuerza d e las g r a n d e s crisis. " T e n g o la satisfacción, le dice, de asegurar a V. E. q u e el apresto i a r m a m e n t o d e la e s c u a d r a va con la celeridad i b u e n orden que se necesita i V. E. p u d i e r a desear. N o h e o m i t i d o dilijencia ni he desperdiciado h o r a de trabajo p a r a llenar n u e s t r o objeto, i p u e d e V. E. contar, ciertamente, con que d e n t r o de p o cos dias estará t o d o listo en la p a r t e naval i militar p a r a cualquiera empresa. " D e s p u é s d e todo, es mi á n i m o c o n s t a n t e s u p l i c a r a V. E. m e proporcione lo q u e siempre he d e s e a d o i siempre m e ha movido m a s que nada, que es ocasiones d e honor, i p a r a el caso de q u e la escuadra salga con destino a u n a e m p r e s a d e t e r m i n a d a , y o espero q u e V. E. m e h o n r e con la confianza del m a n d o de la corbeta, persuadido firmemente de que el a m o r propio no m e e n g a ñ a c u a n d o me considero s o b r a d a m e n t e capaz d e m a n d a r lo que p o d r i a m a n d a r cualquier oficial m e r c a n t e ; i si de m a r i n o p u d e pasar a ser artillero sin c o m e t e r desaciertos que mereciesen n o ta, con m a s razón p r e s u m o podei volver de artillero a marino, con e s p e r a n z a fundada de d e s e m p e ñ a r m e bienn ( 2 ) . E n octubre el "milagro.!, c o m o lo llamó O ' H i g g i n s , estaba realizado. H a b i a en el m a r u n a escuadrilla poderosa, m o n t a d a por u n a tripulación de m a s de 1 , 0 0 0 h o m b r e s . O ' H i g g i n s i Z e n t e n o h a b i a n d a d o la ú l t i m a m a n o a su o b r a colosal, i el distinguido soldado q u e t a n t o c o n t r i b u y ó a su organización, revestido ahora con el título d e c o m a n d a n t e en jefe de la escuadra, salió de V a l p a r a i s o en busca del convoi español que c u s t o d i a b a la María

Isabel.

(1) Nota de Valparaíso, de I I agosto de (2) Carta a O'Higgins, de 19 julio de

1818.

1818.


CAI'ÍTUl.O

II

75

V I I

L a m a g n i t u d de estos esfuerzos no será bien c o m p r e n d i d a si no se relacionan con los e m b a r a z o s i peligros que rodeaban al gobierno. L a improvisación de la escuadra se hizo sin dinero, con un p r e s u p u e s t o escasísimo, i n c r e m e n t a d o por las exacciones que se i m p o n í a n a los españoles. El "milagron se realizó en año i medio, pero no pacífico i reparador, sino de lucha en el nuevo t e a t r o en que se habia re ruj i a d o la resistencia española. N o referiremos, por ser d e m a s i a d o conocidos, los sucesos ocurridos e n t r e las dos batallas que dieron la i n d e p e n d e n c i a a Chile. El coronel Orcloñez, el C a n t e r a c d e nuestras guerras, se refujió d e t r a s d e las murallas d e la plaza de T a l c a h u a n o i resistió las e m b e s t i d a s de L a s Lleras i el asedio q u e le puso el director O ' H i g g i n s en persona. El distinguido coronel español se defendió en aquella plaza con la fiereza del león herido. Resistió todos los a t a q u e s i m a n tuvo en alto los p e n d o n e s de E s p a ñ a h a s t a que su causa se fortaleció con los refuerzos que envió por m a r el virrei del Perú. El director se retiró entonces a la capital p a r a reconcentrar las fuerzas nacionales contra el ejército invasor; pero no a b a n d o n ó los p a n t a n o s q u e rodean la plaza sin t e n t a r un esfuerzo, que confió al crédito del jeneral francés clon Miguel Brayer. El ejército p a t r i o t a hizo prodijios de bravura, pero el altivo castellano afirmó la b a n d e r a que, con mas osadía que recursos, venia sost e n i e n d o desde principios de 1 8 1 7 . O ' H i g g i n s se puso entonces en m a r c h a hacia Santiago, seguido de un cortejo doloroso de enfermos i de familias patriotas de Concepción que huian de la v e n g a n z a del vencedor. Su camp a m e n t o fué s o r p r e n d i d o en los alrededores d e T a l c a la funesta noche d e C a n c h a R a y a d a , d o n d e u n a carga inesperada de Orcloñez d e s b a r a t ó un ala del ejército de la patria, rompió sus cuadros, introdujo en sus filas la dispersión i el espanto i puso fuego al p a r q u e , que i m p o r t a b a p r ó x i m a m e n t e 500,000 pesos. El


76

ESPEDICION LIBERTADORA

inflexible L a s Lleras m a n t u v o su calma en medio de aquel desorden i salvó la patria. Su ala derecha fué la base del ejército de Maipo. El ejército patriota continuó su dolorosa m a r c h a hacia la capital i esperó al e n e m i g o en la vecindad de S a n t i a g o . L o s ejércitos se e n c o n t r a r o n en M a i p o : los cuadros rotos de los batallones españoles huyeron hacia el sur, a refujiarsc en el oscuro a n t r o que h a b i a d e iluminar la figura siniestra del c o m a n d a n t e Benavicles. M a i p o fué la batalla decisiva d e la i n d e p e n d e n c i a d e Chile, i el postrer disparo que un ejército de invasión h a y a h e c h o repercutir en nuestro suelo. E s e m i s m o año la libertad de Chile se selló en el mar. El 1 0 de octubre la escuadrilla p a t r i o t a m a n d a d a por el c o m a n d a n t e Blanco E n c a l a d a zarpó de V a l p a r a í s o a c o m p a ñ a d a por las esperanzas i angustias del p a t r i o t i s m o nacional. U n ilustre historiador chileno refiere su p a r t i d a en estos t é r m i n o s ( i ) : " D e s d e el a m a n e c e r del dia s e ñ a l a d o los cerros i n m e d i a t o s a la bahía estaban cubiertos d e j e n t e s d e todas edades í sexos q u e querían ver la salida de la escuadra en q u e c a d a cual tenia un d e u d o o un amigo. A las nueve d e la m a ñ a n a el navio Martin, Araucano,

la fragata Lautaro,

la corbeta Chacabuco

San

i el b e r g a n t í n

levaron sus anclas, i favorecidos por un viento sur-

este, zarparon del p u e r t o en medio de las salvas de artillería q u e hacían los castillos de V a l p a r a í s o i de las aclamaciones d e todos los espectadores.

E s a s cuatro naves llevaban a su bor-

d o 1 , 1 0 9 h o m b r e s d e tripulación i 1 4 2 cañones en que estaban cifradas todas las esperanzas d e los g o b e r n a n t e s . n L a a f o r t u n a d a c a m p a ñ a de la p r i m e r a e s c u a d r a es u n a d e s viación d e n t r o del c u a d r o de la espedicion al Perú. Si bien bajo ciertos respectos se relaciona con ella, no forma p a r t e de su conjunto histórico, lo que nos escusará de repetir lo que ha sido c o n t a d o con conocimiento i brillo por distinguidos autores nacionales.

(1) Don Diego Barros Arana, Historia jcneral

de la Independencia

de Chile.


C A P Í T U L O II

E l a p r e s a m i e n t o de la María

77

Isabel

en la bahía de T a l c a -

h u a n o i de la m a y o r p a r t e de las naves que conducían la división española, fué la confirmación

de los planes a que vivía

c o n s a g r a d a la alianza chileno-arjentina desde 1 S 1 4 . Si Maipo fué el c a ñ o n a z o final de la guerra terrestre, el c o m b a t e de T a l c a h u a n o fué el afianzamiento de la libertad conquistada ese dia, la improvisación de un nuevo poder en el Pacífico, i el signo precursor de otros mas trascendentales i brillantes. L a gloria de la María

Isabel

cuyo como suave rocío sobre la frente fatigada

ele O ' H i g g i n s , e iluminó con brillantes colores el horizonte de la patria. El s e n a d o fué justo al pedir que se bautizase la fragata con el n o m b r e del m a n d a t a r i o que creó la escuadra, i efectivamente la María C

Isabel

llevó en nuestra m a r i n a el n o m b r e glorioso de

Híggins.

E s fácil concebir la esplosion de entusiasmo que produjo en todo Chile la destrucción del convoi español desde que él libraba al territorio de los horrores i sufrimientos de una nueva guerra. O ' H i g g i n s preocupado, sin e m b a r g o , de la espedicion al Perú, no pocha j u z g a r este acontecimiento sino en su relación con aquella idea capital, i lo que p a r a muchos era el t é r m i n o i principio del descanso lo fué d e fatiga p a r a él, i así lo veremos en esos propios clias instando a los poderes públicos a realizar la espedicion, i a él c o n s a g r a n d o su labor a un nuevo teatro, en que desplegó la m i s m a g r a n d e z a i la m i s m a constancia. ( 1 ) ( 1 ) Para relatar la creación de la escuadra he tenido a la vista diversas fuentes ile información, en su mayor parte inéditas. Sobre la misión de Aguirre, he dispuesto de una colección de las notas que pasó al gobierno norte-americano en su doble carácter de ájente privado de Chile i de ájente público del gobierno de Buenos Aires, que el ex - presidente de la república don Domingo Santa María tuvo la bondad de pedir para mí al señor don Domingo Gana, ministro de Chile en los Estados Unidos. L a mayor parte de esas comunicaciones se refieren a sus jestiones para obtener el reconocimiento de la independencia de las Provincias Unidas. I Tai entre ellas una que otra relativa a la misión que le confió Chile, como ser la que lleva fecha 10 de agosto de 1S18, que está publicada en el testo; Aguirre tuvo dificultades con el ministro de Chile en Buenos Aires, don Miguel Zañartu, a propósito de la liquidación de sus cuentas. Zañartu miró con desconfianza las que le presentaba


ES PEDICIÓN L I B E R T A D O R A

Aguirre, suponiendo que hubiera alguna confabulación entre él i el capitán de la Horacio, Sckiner, a propósito del documento que firmó a su favor en Nueva York, e hizo partícipe de sus sospechas al director O'IIiggins. De aquí nació la resistencia del gobierno de Chile para abonar las sumas que le cobraba Aguirre como provenientes de su comisión, i estas dilicultades, que se prolongaron durante muchos años, obligaron a Aguirre a presentarse judicialmente contra el gobierno de Chile en 1S32, reclamando algunas cantidades. Con este motivo, se formó el espediente que he citado en la pajina 52 i que se titula: "Suprema Corte.—Espediente seguido por don Manuel I í . Aguirre, por cobranza de pesos al fisco.n El escrito de demanda contra el fisco lo he tenido a la vista por habérmelo proporcionado don Ramón Ricardo Rozas, a cuya cooperación i celo por la historia nacional, debo algunos documentos importantes. Me tenido, ademas, a vista los contratos orijinales firmados en Buenos Aires i muchas notas inéditas de Aguirre o dirijidas a él, que no he utilizado porque me habrían obligado a interiorizarme en los detalles de su comisión, siendo que mi objeto es únicamente darla a conocer en sus líneas principales. L a misión de Alvarez Condarco la he referido teniendo a la vista sus comunicaciones al gobierno de Chile, que se encuentran en un volumen de documentos del ministerio de relaciones esteriores, rotulado: "Legación de Chile en Londres, 1S18. Primer volumen.,1 San Martin quedó descontento del modo como se desempeñó Alvarez Condarco, sin que en los documentos públicos que he consultado encuentre la razón de su disgusto. Mas que descontento, quedó profundamente herido con él, según se deja ver por su correspondencia inédita con el jeneral O'IIiggins. Su irritación cundió a un punto que parece inverosímil en la ordinaria circunspección de .San Martin. ¿Llevó Alvarez Condarco algún encargo secreto de San Martin estraño •a. su misión oficial? Así nos inclínanos a creerlo i así lo creyó el señor Vicuña Mackenna cuando dijo que Alvarez Condarco llevó encargos que no serán jamas conocidos. L a misión de don Miguel Zañartu a Buenos Aires consta de un volumen nutrido, que existe en el ministerio de relaciones esteriores i se titula "Legación de Chile en el P l a t a . — i S i S n , i del "Copiador de correspondencia esterior.i del mismo ministerio, correspondiente a los años de 1810 a 1822. L a parte relativa a la organización de los elementos navales en Chile, se encuentra en los volúmenes correspondientes a esos años del ministerio de marina, donde, a la vez que las comunicaciones oficiales, se tuvo el cuidado de guardar algunas de las cartas privadas que el comandante jeneral de marina Blanco Encalada dirijia a O'IIiggins. Una parte de estas cartas ha sido utilizada por el señor Vicuña Mackenna en sus Relaciones Históricas, segunda serie, artículo titulado " L o s pañales de la marina nacionaln. No debo omitir en la anotación de las fuentes históricas de este capitulo la memoria brillante que el señor García Reyes dedicó a La primera escuadra nacional. Aunque es un trabajo compendioso, es jeneralmente exacto i mas bien investigado de lo que parece a primera vista. Me he convencido de que el autor ha consultado los volúmenes del ministerio de marina en la parte relativa a lord Cochrane, aunque no los utilizó con la estension suficiente. Para relatar el oríjen de la marina, se contentó con datos orales, que debieron proporcionarle Blanco Encalada i Zenteno, lo que hace que, aun siendo exacto en esta parte, es demasiado compendioso.


CAI'ÍTÜI.O II

79

Habría podido estenderme mucho en este capítulo, pero he creido que no me lo permitía la naturaleza de este libro. Me he limitado a hacer un marco exacto de aquellos inmortales trabajos i a poner de relieve los principales medios a que recurrió el gobierno del jeneral O'Higgíns para improvisar la marina. También me ha servido en este capítulo la Historia jeneral de la Independencia de Chile del señor Barros Arana.


CAPÍTULO

LA ALIANZA EN

III

1818

I. El Director de lluenos Aires ofrece a San Martin 500,000 pesos para espedicionar al P e r ú . — I I . Se desiste de reunir el dinero i San Martin renuncia. Influencia que ejerce su renuncia.—III. Pobreza de Chile en 1S18 i i S i g . — I V . Dificultades de San Martin con Chile por causa de dinero.—V. Corrientes de opinión en Chile sobre la alianza.—VI. .San Marlin aconseja a su gobierno que haga repasar su ejército.—VII. Don Antonio José de Irisarri firma en Buenos Aires un tratado de subsidios para espedicionar al Perú.

I El jeneral San Martin hizo después de Maipo lo mismo que después de Chacabuco: ponerse en viaje para Buenos Aires seguido por los invariables c o m p a ñ e r o s de su carrera de vencedor: su edecán i su baquiano. Volvía a su patria a interesarla por s e g u n d a vez en favor de sus proyectos i a concertar con Pueyrredon i la Lojia los medios de llevar a cabo la espedicion al Perú. L a batalla d e M a i p o lo revestía a los ojos de sus compatriotas con las proporciones d e un héroe nacional. Buenos Aires miraba con afecto i orgullo aquel lejano ejército que había dilatado la revolución h a s t a Chile, i afianzado su causa en a p a r t a d o s

11


S2

RSI'F.DK'ION

1.1 HURTADORA

c a m p o s de batalla. L a precisión con que se iban desarrollando sus ideas l e v a n t a b a su personalidad a los ojos de aquellos que no 10 habían c o m p r e n d i d o o lo habían m i r a d o con desconfianza. A fines de abril de 1818 se anuncie) la llegada ele San M a r t i n a Buenos Aires. El gobierno se hizo intérprete del e n t u s i a s m o de la ciudad, o r d e n a n d o que un piquete de artillería con ocho piezas le hiciese los honores a su paso por San José de Flores i que el estado mayor, con las milicias i la p l a n a m a y o r de la plaza de Buenos Aires fueran al m i s m o p u n t o a darle la bienvenida. E l afortunado vencedor, que huia por carácter de esas manifestaciones, evitó c u a n t o p u d o los honores que se le habían a c o r d a d o i entró furtivamente en Buenos Aires al a m a n e c e r del 1 1 de m a y o . E l g o b i e r n o le tlió el título de brigadier, que él renunció; el congreso o r d e n ó que se levantase un m o n u m e n t o c o n m e m o r a tivo d e

las glorias del ejército de los A n d e s , declaró a sus

miembros

" H e r o i c o s defensores de la nación„, i acordó

dar

p e r s o n a l m e n t e las gracias al jcncral por los servicios p r e s t a d o s a la patria. E n o b e d e c i m i e n t o del voto del congreso, San Martin se p r e s e n t ó a su sala de sesiones, en m e d i o de una

fiesta

pública que era la apoteosis a n t i c i p a d a de su gloria. Salió del palacio de g o b i e r n o a c o m p a ñ a d o por el director P u c y r r e d o n i por las principales corporaciones del estado, i atravesó el espacio que lo s e p a r a b a del congreso, en m e d i o ele una m u l t i t u d apiñ a d a que lo vitoreaba con frenesí, por u n a calle e n g a l a n a d a con arcos d e flores i b a n d e r a s c o m o en los mejores dias de la patria. Concluidas las formalidades indispensables, se retiró " h u r t a n d o el m o m e n t o a las felicitacionesn, según la espresion d e u n a gaceta c o n t e m p o r á n e a . E s t e crecimiento súbito de su personalidad militar h a d e servirnos p a r a esplicar los a c o n t e c i m i e n t o s subsiguientes. B a s t a n t e frió p a r a dar su v e r d a d e r o alcance a las manifestaciones bulliciosas con q u e la fortuna ciega i lijera sigue los pasos d e sus favorecidos de un el i a, era a la vez d e m a s i a d o sagaz p a r a no a p r o vechar aquella oleada caliente de p o p u l a r i d a d en obsequio de sus g r a n d e s propósitos. Al a c e p t a r los h o m e n a j e s populares que tan


CAPÍTULO

III

mal c u a d r a b a n con el rigor i la seriedad de su espíritu, fué p a r a depositarlos en el altar de la idea en cuyo obsequio había cruzado las cordilleras i las p a m p a s . E n aquel m o m e n t o no podia negarse n a d a a San Martin: su prestijio era p r e p o n d e r a n t e en el gobierno i en el país, i él lo aprovechó o b t e n i e n d o de la Lojia los recursos que necesitaba para realizar su c a m p a ñ a continental. P u e y r r e d o n reunió en su quinta de San Isidro, s i t u a d a en las inmediaciones de Buenos Aires, a sus ministros i algunas personas influyentes en la opinión, i San Martin solicitó que se le concediese un auxilio pecuniario para poner al ejército de los A n d e s en aptitud de m a r c h a r al Perú. T o d o hace creer que el gobierno i la Lojia a p o y a r o n sus proyectos. S a n Martin pidió 500,000 pesos en dinero, calculando sacar de Chile u n a c a n t i d a d igual. H u b o algunos de los concurrentes a aquella célebre reunión que hablaron de darle un millón de pesos, a pesar d e las observaciones de Pueyrredon, que, por razón de su práctica en el gobierno, miraba con desconfianza que pudieran reunirse siquiera los 500,000 ( 1 ) . E n fin, después ele m a d u r a deliberación, se acordó proporcionar esta cantidad al ejército de los A n d e s i se autorizó al director [jara levantar un e m p r é s t i t o forzoso. Sea con la esperanza d e llevar por sí mismo el dinero o de dejar realizada la operación, San Martin se quedó en Buenos Aires, a g u a r d a n d o su resultado, i c u a n d o lo crey ó a s e g u r a d o ( 2 ) , se m a r c h ó a Mendoza, la ciudad de su gloria i de su corazón, d o n d e estaban vinculados los mas vastos planes de su carrera i los mas tiernos afectos de su alma. D e s d e M e n d o z a envió al gobierno de Chile una relación de lo que necesitaba un ejército espedicionario de 6 , 1 0 0 hombres, c o m p u e s t o de 5,400 infantes, 4 0 0 artilleros, 2 0 0 soldados de caballería i 1 0 0 zapadores. E s t e cálculo está hecho con la minuciosidad que e m p l e a b a en sus operaciones de g u e r r a , sin olvidarse ni d e las palas, ni de las barretas, ni de las escaleras (1) Mitre, Comprobaciones históricas, i Carlos (luido i Spano, Vindicación histórica, pajina 117. (2) Carta de San Martin a Guido, Únenos Aires, 23 de junio de 1812, publicada por Cuido i Spano.


§4

KSl'EDK.'ION

I.IÜKKTADOUA

de asalto, ni siquiera de los clavos para las h e r r a d u r a s de los caballos ( i ) . Mientras a p u r a b a al gobierno de Chile p a r a que acopiase los elementos que debían impulsar los fondos de Buenos Aires, supo que el e m p r é s t i t o no pocha realizarse.

II

San Martin recibió la noticia en los m o m e n t o s en que se p r e p a r a b a p a r a pasar a Chile. " E n suma, le decia Pueyrreclon, es imposible sacar el medio millón en n u m e r a r i o a u n q u e se llenen las cárceles i cuarteles.n A fines de agosto, o sea después de tres meses de d e c r e t a d o , solo se habian reunido de 9 3 a 94,000 pesos, cuya m a y o r p a r t e era s u m i n i s t r a d a por los españoles, que constituían la fuente inag o t a b l e de imposiciones en los casos de apuro. E n ese m o m e n t o ese recurso e s t a b a csplotado, i por consiguiente, se alejaba la esperanza de colectar la s u m a acordada. El patriotismo j e n c roso de Pueyrreclon sufría angustias terribles en presencia de aquellas dificultades. "Mi espíritu t o c a b a y a al t é r m i n o d e la desesperación, decia m a s tarde, p o r q u e preveía el t r a s t o r n o q u e debían p a d e c e r nuestras operaciones militares.!! El 2 2 de agosto el gobierno avisó oficialmente a San M a r t i n que no debia contar con la s u m a p r o m e t i d a , i u s a n d o d e bast a n t e franqueza, le a g r e g a b a que el dinero recolectado h a b i a sido invertido en otras atenciones preferentes d e la administración i estas palabras, que eran un desahucio definitivo de los proyectos que venia a l i m e n t a n d o : " E s t a s i las anteriores causas, se le decia, parece que a t o d a luz deben persuadir a V. E. del conflicto a que me reducen las actuales circunstancias del pais e i g u a l m e n t e q u e si el r e s u l t a d o de mis combinaciones no h a cor r e s p o n d i d o en la práctica, hai un fundado motivo p a r a

(1) Relación citada.

efe. Mendoza, 31 de julio de 181S,

publicada en la

suspen-

Vindicación


CAPÍTULO

III

85

dcr todo cálculo que se a p o y e en la existencia de los espresados fondosn ( i ) . San Martin estimó esta negativa como un agravio, i renunció c o n j u n t a m e n t e su puesto de jeneral de los A n d e s a n t e el gobierno arjentino i de jefe de las tropas chilenas a n t e el gobierno de S a n t i a g o . L a renuncia que redactó p a r a su pais lleva impresa la profunda tristeza moral del h o m b r e que carece de los medios de realizar la idea q u e forma la preocupación d e su existencia. A l dia siguiente envió su renuncia a Chile fundada en razones de salud (2). El efecto d e esa doble renuncia repercutió s i m u l t á n e a m e n t e en las Lojias de Buenos Aires i de S a n t i a g o . A m b a s se alarmaron, c o n s i d e r a n d o la separación de S a n Martin como el a b a n d o n o de la espedicion al Perú. L a de Buenos Aires

comisionó

p a r a m a r c h a r a M e n d o z a a instar a San Martin p a r a que conservase su puesto ofreciéndole el dinero, que era el eje d e esta situación, a clon Julián Álvarez, i la de Chile envió con el m i s m o objeto al capellán del ejército de los A n d e s , el p a d r e Bauza. D e ese m o d o San Martin se e n c o n t r a b a colocado entre las influencias

a r m ó n i c a s de las dos asociaciones que dirijian la polí-

tica de la alianza, i podía, por su p r e p o n d e r a n c i a sobre a m b a s , encaminarlas en el m i s m o sentido i hacerlas servir al m i s m o finEl doctor Alvarez recibió encargo de instruir e interesar a San Martin en un proyecto que tenia por objeto m o n a r q u i z a r las Provincias U n i d a s del Rio de la P l a t a i Chile, cediendo a u n o de los falsos mirajes que pasaron t a n t a s veces por la vista del gobierno arjentino. San Martin trasmitió esas ideas, a p r o b á n dolas, al gobierno de Chile, i por su influjo se decretó el envío (1) Nota firmada por l'ueyrredon i Esteban Agustín Gazcon, Buenos Aires, 22 de agosto de 181S, publicada por Guido Spano. (2) Excelentísimo señor: El estado de mi salud me ha puesto en la necesidad de hacer mi renuncia del mando del ejército de los Andes; de consiguiente, me es sumamente sensible tener que hacerlo del de ese estado, que la bondad de V. E. tuvo a bien confiarme. Y o no olvidaré jamas el honor con que V. E . me ha distinguido: i crea V. E. que siempre lo tendré, si mejora mi salud, en sacrificarme por el bien de Chile.—Dios guarde a V. E. m. a.—Mendoza, 5 de setiembre de 1S1S. —Excmo. señor.—José de San Martin. (Ministerio de la guerra.)


86

P.SI'EMCION

I.IÜEKTAIlOKA

a E u r o p a de don A n t o n i o José de Irisarri, que fué con c! encargo de convertir nuestra joven bandera, que era e m b l e m a deuna revolución democrática, en mantillas de un infante

real

Mas a d e l a n t e hemos de estudiar el desarrollo de esta faz de la comisión que trajo a M e n d o z a don Julián Alvaro/, en iS i S. Por el m o m e n t o nos o c u p a r e m o s solo de la que tuvo por objeto hacer desistir a San Martin de su renuncia. L a situación de San Martin habia llegado a ser tan culmin a n t e en su pais i estaba de tal m o d o vinculada a la suerte del ejército de los A n d e s , que su renuncia i m p o r t a b a un t r a s t o r n o fundamental en los destinos del ejército i en las relaciones políticas con Chile. El lo comprendía, i no teniendo otro medio de ejercer presión sobre su pais, recurrió a ella en diferentes ocasiones. El ejército de los A n d e s , o b r a b a sobre Chile por su influencia en la paz interna como auxiliar del gobierno

de

O T I i g g i n s i como el único e l e m e n t o posible para realizar los fines a que el gobierno i el pais vivían c o n s a g r a d o s d e s d e 1 8 1 7 . E s t o esplica que la renuncia de San Martin ejerciese un efecto simultáneo i doble en los dos países que jiraban en la órbita de su p e n s a m i e n t o histórico. I c o m o a ella recurrió en ocasiones solemnes de su vida, se nos hace preciso esplicar en qué consistía la fuerza moral que ponia en acción c u a n d o r e n u n c i a b a el m a n d o del ejército? La República Arjcntina

se habia a c o s t u m b r a d o a vincular

en San Martin la suerte actual i los destinos futuros del ejército de los A n d e s . El director tic Buenos Aires lo dejaba en completa libertad en lo que se relacionaba con él, i p u e d e decirse, que se lo habia confiado bajo la g a r a n t í a de su gloria. Su personalidad se habia identificado de tal m o d o con la suerte de sus soldados, que su separación se confundía con la disolución del ejército o con la mutilación de sus esperanzas i p r o yectos. Considerada bajo el p u n t o de vista de la administración era natural que su renuncia causase a l a r m a s a los g o b e r n a n t e s de su pais. S e p a r a d o el ejército de Buenos Aires por

grandísima

distancia, o p e r a n d o en un territorio cstraño que o c u p a b a a títu-


CAPÍTULO

III

87

lo de vencedor i de auxiliar, requería condiciones especiales en el h o m b r e que lo m a n d a b a , i por eso, d e b i e n d o ser motivo de graves preocupaciones p a r a el gobierno arjentino, no lo era en realidad por estar confiado a San Martin, en cuya discreción i tino d e s c a n s a b a su confianza. A d e m a s , i este era quizás el punto m a s grave de aquella especialísima situación, la personalidad d e San Martin era en cierto sentido la base de la alianza. N o faltaban en Chile d e s c o n t e n t o s con la ocupación arjentina: las pasiones nacionales se a l a r m a b a n fácilmente en presencia de esos batallones q u e r e p r e s e n t a b a n una influencia militar i política que pesaba sobre el pais, i un viento m a l s a n o de a m o r propio nacional e n t u r b i a b a la atmósfera de la alianza. El recuerdo de los graneles servicios prestados por San Martin a Chile, su a u t o r i d a d moral, la tierna c ilimitada adhesión que le profesaban los principales miembros del gobierno, la sobried a d de su carácter, su respeto por las instituciones nacionales eran los principales factores de la alianza difícil

de dos nacio-

nes que no se e n c o n t r a b a n en condiciones de igualdad p a r a quererse con sinceridad. Si San Martin hubiese sido reemplazado por otro, la alianza se hubiera destrozado, p o r q u e n i n g u n o pocha poner en el platillo las condiciones personales del j e n e ral de los A n d e s . S a n Martin había llegado, pues, a adquirir tan g r a n d e i especial ascendiente en las relaciones de la República Arjcntina i de Chile, que su separación de la escena equivalía a t r a s t o r n a r d e improviso los graneles intereses de la alianza, i es por eso que, c u a n d o envió su renuncia desde M e n d o z a en 1 8 1 8 , las influencias

de los dos países se pusieron en j u e g o para hacerlo

desistir, i a m b a s Lojias tocaron secretos resortes para doblegar su p o d e r o s a voluntad. C o m o Álvarcz le llevó la p r o m e s a

de que se reuniría el

e m p r é s t i t o a t o d a costa, i el p a d r e Bauza se hizo eco de la cooperación que le ofrecía la Lojia de S a n t i a g o , San Martin creyó todo allanado, i a pesar del mal estado de su salud, se puso de nuevo al frente del ejército i en c a m i n o de Chile. San Martin no tenia gran fe en la cnerjía de la lojia de Chi-


ss

ESI'EDICIOX

LIBERTADORA

le ( i ) . Se c o m p o n í a esta institución por mitad de chilenos i de arjentinos ( 2 ) , i era natural que, a pesar de su deseo de llevar a d e l a n t e su c o m ú n proyecto, trascendiera a la Lojia la presión de la rivalidad oculta pero real q u e dividía a chilenos i arjentinos debilitando la enerjía de su acción o la eficacia de sus resoluciones. A d e m a s , los arjentinos acusaban a O ' H i g g i n s , que o c u p a b a un lugar p r e p o n d e r a n t e e n t r e los hermanos

chilenos,

d e debilidad de carácter, lo que manifiesta que ha d e b i d o ser impulsado en la ejecución d e las medidas s a n g r i e n t a s

tomadas

por aquella temible institución. S a n Martin llegó a S a n t i a g o a fines de octubre, h u y e n d o del recibimiento triunfal que se le preparaba, i se h o s p e d ó , c o m o de ordinario, en el palacio del obispo (palacio arzobispal). Su llegada coincidió con el a p r e s a m i e n t o de la María Isabel, lo que quiere decir que, m i e n t r a s p e r m a n e c í a en M e n d o z a l u c h a n d o con las dificultades q u e h e m o s d a d o a conocer, su glorioso aliad o el jeneral O ' H i g g i n s i el infatigable Z e n t e n o habian l a n z a d o a la m a r aquella escuadra q u e era la síntesis de dos años de trabajos c o n s t a n t e s i de terribles angustias.

III L a situación financiera d e Chile en los años en q u e se prepararon los elementos de la espedicion al Perú era en aflictiva, al p u n t o de que seria difícil r e t r a t a r con

estremo

fidelidad

el

verdadero c u a d r o d e aquella e s p a n t o s a miseria. Chile a p e n a s merecia en 1 8 1 8 el n o m b r e d e pais independiente. L a vida nacional residía en la p a r t e de territorio c o m p r e n d i d a e n t r e S a n tiago i Concepción. El norte no figuraba c o m o e l e m e n t o activo en la e c o n o m í a del pais, porque, con excepción del H u a s c o q u e

(1) Cartas (le San Martin a Guido, de 9 i de 13 de abril de 1819, publicadas por Guido Spano en su Vindicación histórica. (2) Según don Carlos Calvo, Anales históricos, etc., los miembros de la lojia en iS 17 i 181S fueron: chilenos, O'Higgins, Zenteno, Zañartu, don Luis Cruz, don Francisco Antonio Pérez, don Juan de Dios Rivera; arjentinos, San Martin, Quintana, Zapiola, Guido, Las lleras i Al varado.


CAPÍTULO

[I!

So

tenía cierta notoriedad que provenia de la importancia d e sus minas de cobre, las d e m á s ciudades vivían con el débil calor q u e reflejaba la agricultura de sus angostos valles. Sus ciudades m e d i t e r r á n e a s o los miserables villorrios que le servían de puertos tenían comunicación accidental o lejana con el centro del pais. E n las provincias del centro, entre Concepción i S a n t i a g o , el corazón i la cabeza de la a n t i g u a vida colonial, los h a b i t a n t e s vivían con los escasísimos p r o d u c t o s de u n a agricultura que se reducía a la crianza del g a n a d o en g r a n d e s h e r e d a d e s o a las siembras de trigo en cantidad suficiente p a r a abastecer el c o n s u m o del pais o el m e r c a d o del Perú, que había cerrado la m a n o de la revolución. L a s rentas públicas consistían en algunos arbitrios creados en p a r t e bajo el réjimen español, siendo los principales los derechos que se percibían en la casa de m o n e d a , la contribución de a d u a nas, la r e n t a de tabacos i de quintos, el derecho de cuerambre, el derecho d e bulas i de diezmos, los derechos de pólvora, del azogue i del papel sellado. E s t o s arbitrios producían a p r o x i m a d a m e n t e un millón de pesos, i el resto se c o m p l e t a b a con d o n a tivos voluntarios, con empréstitos forzosos, con secuestros de bienes d e los españoles i con multas. E s t a s imposiciones hechas siempre bajo formas violentas, h a b í a n empobrecido el pais, haciendo huir el capital u ocultarse en entierros

que no se revela-

ban sino p a r a salvar a su d u e ñ o de las aflicciones de u n a notificación

d e pago.

El derecho d e p r o p i e d a d no existia sino s u b o r d i n a d o a las diarias necesidades del estado. Seria inagotable referir los curiosos incidentes que r e t r a t a n esa época con colores de miseria i d e patriotismo. U n dia O T I i g g i n s echó m a n o h a s t a mejores t i e m p o s d e los fondos pertenecientes a la orden de los cautivos cristianos; otro envió a V a l p a r a í s o al teniente coronel Borg o ñ o con efectos del p a r q u e p a r a el ejército espedicionario, i no t e n i e n d o cómo p a g a r el flete de las carretas, le r e c o m e n d ó dallas gracias a los carreteros en n o m b r e de la patria. Los oficiales de las milicias se e m p e ñ a b a n por eximirse del pago de siete pesos que era la contribución de sus despachos.

12


9o

F.si'F.DH.'iox

I.I Ü F . R T A I I O K A

El ejercito chileno estaba en harapos. Cierto dia la desnudez del n ú m e r o 4 llegó a tal g r a d o que el gobierno no p u d o desentenderse de ella, i Z c n t c n o le remitió como un obsequio en n o m b r e del director 'das varas precisas de b a y e t a del Cuzco p a r a que se construyan 3 0 0 levitones i otros tantos pantaloncsn. El gobierno desplegaba la m a y o r economía i a l e n t a b a con su ejemplo a todas las corporaciones del estado. E n t r e las m u c h a s pruebas que dan testimonio de aquella situación se e n c u e n t r a n con frecuencia en los libros del ministerio decretos como estos. " A L COMISARIO DE GUERRA "Santiago,

¿f de setiembre

de

1818.

" D e orden del E x c m o . señor director s u p r e m o se servirá usted e n t r e g a r p a r a carpeta de la secretaría del ministerio d e la guerra cuatro varas de p a ñ o fino, morado, picado de polilla que existe en poder d e u s t e d . — D i o s g u a r d e a usted.—JOSÉ IGNACIO ZENTENO.M " A L GOBERNADOR DE VALPARAÍSO " Santiago,

20 de setiembre

de

I8TQ.

" D e b i e n d o celebrarse el 28 del corriente el aniversario de la gloriosa revolución de Chile, ha d e enarbolarse la b a n d e r a nacional en medio de la plaza, i c o m o no existe aquí ninguna, ni jénero p a r a construirla, me o r d e n a el E x c m o . señor director s u p r e m o diga a U. S. (como t e n g o el honor de

verificarlo)

se sirva remitir sin p é r d i d a de instantes a esta capital dos de las b a n d e r a s mejores i mas g r a n d e s eme h a y a en esc puerto, que deberán estar aquí para el 2 5 , a fin de poderlas a c o m o d a r con t i e m p o a las astas i sean devueltas el dia después de la función.—Dios g u a r d e a U. S.—JOSÉ IGNACIO ZENTENO.M Mientras el director O ' H i g g i n s

permanecía en V a l p a r a í s o

a c t i v a n d o la p a r t i d a de la escuadra, jiro contra la tesorería d e S a n t i a g o por 6,000 pesos p a r a gastos urjentcs. Don Rafael Correa de Saa, que era tesorero a la sazón le contestó: "El martes a la


CAPÍTULO

III

noche recibí la de V. E., fecha 1 3 del que rije en circunstancias de no tener dinero alguno. D e s d e esc m o m e n t o he hecho cuantas clilijencias son imajinables

hasta buscar p a r t e de los 6,000

pesos que remito, con la usura de 1 por ciento con plazo de 1 5 dias, i solo hoi jueves a la 1 del dia he podido completarlos. N u e s t r a pobreza y a no puede V. E. figurársela. Baste decir que las atenciones recrecen i los recursos se minoran por m o m e n t o s . N o quiero angustiar mas a V. E.n ( 1 ) . L a situación no se modificó con el tiempo. Por el contrario, el n u m e r a r i o fué haciéndose mas escaso a medida que recrudecían las exacciones. E n j u n i o de 1 8 1 9 don Francisco de Borja Fontecilla escribía al jeneral O'LIiggins. "E.YCMO. S E X O R D I R E C T O R DON B E R N A R D O O T I l G G I N S .

"Santiago,

ij

de junio

de

iSig.

"Mi amigo: " E l cariño con que me distingue i la leí de gratitud exijen de mí manifestarle el aspecto que tiene la capital i los riesgos p r ó x i m o s que a m e n a z a n a la salud del estado. D e s d e el mom e n t o en que Correa hizo presente la quiebra de los fondos públicos lo hizo sensible a todos de un m o d o vergonzoso, i tanto, que no hai un e m p l e a d o i un militar a quien 110 diga que él a nadie paga, que está q u e b r a d o , i no da un paso hasta la resolución del S u p r e m o Gobierno. A mí m i s m o me ha hecho las insinuaciones mas melancólicas, i que en partidas se le han entrado a su casa los oficiales por la noche a exijirlc por sus sueldos de un m o d o a m e n a z a n t e . El teme, i todos t e m e m o s un resultado funesto por el terrible aspecto que presenta este triste cuadro; solo la presencia de V. p u e d e remediar males de t a n t a trascendencia, i evitar catástrofes que no pocos divisan casi sobre sus ojos. Sin erario, n a d a somos, i el edificio solo se desploma. N o p o d e m o s tener tropas sin que sean p a g a d a s , ni funcionarios

(1) Ñola de don Rafael Correa de Saa al director O'lliggins, setiembre de 1S1S (inédita).

Santiago, 17 de


9.2

ESÍ'EDICIOX

LIBERTADORA

públicos sin que reciban el premio ele su trabajo: sin estos ejes no sé qué sera de nosotros, m á x i m e c u a n d o . . . U s t e d sabe lo que la lengua no pronuncia, mi apreciabilísimo amigo. E s t o s sentimientos nacen de lo íntimo del corazón de quien se precia de la mejor amistad, i de quien desea para Chile, i para usted la m a y o r felicidad. Al remedio, i en el ínterin m a n d e c o m o guste a su afectísimo a m i g o i seguro servidor O. S. M. B . — FRANCISCO B. FONTECILLA (I).

( I ) Al principiar el siguiente año la situación se habia agravado a los términos que revela la siguiente carta, que se refiere a una solicitud de Alvarez Joule, "para que le pagasen lo que le pertenecía por la parte de presa de la goleta Molezitma. " S E Ñ O R DON A X T O X I O A L V A R E Z JO.NT'E

" Valparaíso, .-/ de enero de 1S20. "Mi amigo amado: " H e recibido i tengo a la vista su favorecida de 30 de diciembre último, i veo por ella la justicia i necesidad con que me insta usted sobre el lleno de la libranza de seis mil cuatrocientos pesos. Aseguro a usted, mi amigo, que me he espresado con el ministro de hacienda en mi última correspondencia, que ya tengo i recibo como una burla el que se libre aquí dinero cuando les consta allá el estado en que esto se ve de apuros tan grandes, que no hai ni con qué dar ni la décima parte de los diarios semanales a los artesanos que trabajan. Las maestranzas llevan corridas tres: semanas sin un medio real. Los empleados en el arsenal tres meses sin un cuartillo; i, en fin, ha quedado éste con la salida de la Chacabitco i del Intrépido, empeñado sin mas recurso que mil seiscientos pesos que hai de entrada mensual en tesorería. E l resguardo está sin pagarse desde octubre i me parece que con esto digo a usted todo. "Desde que recibí la de usted he tenido varias sesiones con el tesorero i administrador de aduana para ver cómo se aseguraban mensualmente los mil pesos, pero no han sido capaces de compiromctcr.se. En ios comerciantes que adeudan derechos en la aduana no puede uno confiar, porque cuando se les apura a éstos, se aparecen con deudores de allá de estar pagados, i me tiene usted clavado con un perno de navio, ínterin no se observen rigorosamente las órdenes que se den, de modo que no haya alteración por respeto humano, nada, nada podemos tener. " \ ea usted el informe que ha dado el administrador sobre la materia. Si entra aquí algún dinero cuente usted (pie será cubierto como usted propone, pero como de cierto no puede contarse con entrada, por lo que tengo a usted espuesto, no puedo asegurar lo que puede darse. El número 4 tiene orden suprema para que mensualmente se le den de cuatro a cinco mil pesos; el hospital, que tiene ciento i mas camas, los sueldos de tanto empleado que se quedan sin ver medio. ; E s de volverse uno loco! "Me parece que el único arbitrio es ver cómo se puede conseguir que los comerciantes que adeuden derechos den a usted el dinero, i que a éstos se les abone. De otro


C A P Í T U L O III

93

Los apremios del erario eran tan graves después del equipo de la escuadra, que el gobierno recurrió a los espedientes mas dolorosos para disminuir sus gastos. U n o fué insinuar a San Martin la conveniencia de hacer repasar los Ancles a los oficiales q u e no ocupasen un puesto activo en el ejército, i reducir a la m i t a d el sueldo de los a g r e g a d o s al estado mayor. San Martin aceptó a m b a s m e d i d a s en obsequio d e los elevados fines que se perseguían con ellas. "Creo deber m a n i f e s t a r a V. E., decia, que esta providencia necesaria es, en mi concepto, j u s t a i conveniente por la r e d u n d a n c i a de los ahorros a que se determina, a favor de los objetos de preferencia que obrarán el logro de la felicidad c o m u n a l p a r a todos los pueblos del continente.! ( i ) . E n v a n o se hicieron diversas tentativas en el estranjero p a r a proporcionarse recursos. U n a fué dar p a s a v a n t e s a los b u q u e s m e r c a n t e s para comerciar con puertos peruanos, llevando trigos u otros p r o d u c t o s nacionales para traer el n u m e r a r i o del enemigo, según decia O ' H i g g i n s con su n a t u r a l buen sentido, i aprovechar del i m p u e s t o de internación que dejaban las mercaderías de retorno. Se enviaron comisionados a diversas partes con encargo de reunir fondos con la g a r a n t í a del estado, c o n t r a t a n d o e m p r é s t i t o s , pero t o d a s esas tentativas fracasaron. U n o de ellos

modo aquí no hallo arbitrio, pues para el que entre hai siempre tantas urjencias, que se cuenta con él antes de entrarse. "Sin embargo de todo, si usted quiere dejar a mis alcances el que se vaya recojiendo, yo daré facultad a un vecino activo, que es comerciante i apoderado de muchos, para que él lo vaya cobrando como se pueda, i le recojeré el todo en el mas breve tiempo que sea posible. Bajo de este respecto puede usted entenderse con los sujetos que le sea necesario para salir de los apuros que usted me significa, i en que su honor, que lo miro como el mió propio, se haya comprometido. "Estimo a usted las noticias que me da i quiera el cielo que salgan ciertas por la parte que presentan un prospecto favorable a nuestra causa. Deseo, mi amigo, su mejoría i completo restablecimiento i mande en cuanto guste a S. S. S. Q_. B. S. M . — Luis DE LA CRUZ., (*).

(i) Oficio de San Martin al gobierno de Chile, Santiago I I de noviembre de iSlí> (inédito).

O Debo esta curiosa carta a don Ramón Ricardo Rozas que posee varios documento.-, importantes relativos a la época del jencral O'Higgins, los que ha puesto a mi disposición con toda jeneroiidad i benevolencia.


94

F.SPEDICION

Ll HURTADORA

fué don Guillermo N o r t h i n g t h o n que trató de o b t e n e r en los l i s t a d o s U n i d o s un p r é s t a m o de tres millones de pesos; otro, don J u a n Higginson, que recibió al efecto instrucciones secretas del s e n a d o para obtener en el m i s m o país millón i medio de pesos; otro, un encargo secreto hecho a don Rafael Garfias para que fuese al Perú rodeado del m a y o r misterio a obtener de los patriotas de aquel pais, en cuyo obsequio se hacían estos sacrificios, la s u m a de trescientos mil pesos. T o d a s estas comisiones tuvieron mal resultado. El crédito no habia nacido para los países revolucionados. H o r a de pobreza i de a m a r g u r a , no p o día ser d o m i n a d a sino con la resignación i el patriotismo. I, sin e m b a r g o , en medio de estas profundas aflicciones, una e s c u a d r a fuerte, briosa, recorría los mares, i un ejército de línea de 7 , 5 0 0 h o m b r e s fuera de las milicias, a g u a r d a b a con el a r m a al brazo, la voz de m a n d o que debia lanzarlo sobre las costas del Perú. El d i p u t a d o de Chile don Miguel Z a ñ a r t u , p r e o c u p a d o como el gobierno de las angustias de dinero que d e t e n í a n el vuelo de sus proyectos, solicitó un p r é s t a m o voluntario del comercio ele Buenos Aires bajo ¡as siguientes condiciones: V e n c i d o un año, se les a b o n a r á h a s t a un ^0% en descuento de derechos sobre Chile, i el capital será g a r a n t i d o por aquél i este estado. "2."

Los que sujeten sus capitales a los riesgos de la espedi-

cion marítima, recibirán un interés de un ciento por ciento, q u e se les p a g a r á i g u a l m e n t e que el principal en d e s c u e n t o de derechos cobrables en L i m a o cualquiera de sus puertos t o m a d o por las a r m a s de Chile. "3.

0

Los que faciliten algunas cantidades, gozarán de las con-

sideraciones del gobierno de Chile i serán auxiliados por él en sus especulaciones mercantilcsn. El comercio no aceptó estas proposiciones, por ventajosas que hoi parezcan, e hizo otras ofreciendo d a r ciento veinte mil pesos a t r u e q u e de que se le concediera privilejio eselusivo por tiempo i n d e t e r m i n a d o p a r a introducir en Chile la y e r b a m a t e i venderla a un precio que era ei doble del corriente. El senado, a pesar de sus inmensos apuros, desechó la propuesta, q u e en el


C A P Í T U L O III

95

hecho i m p o r t a b a vender a u n a c o m p a ñ í a cstranjera una parte de su administración, porque su privilejio le concedía el derecho de vijilar el c o n t r a b a n d o por medio de sus empleados, instituy e n d o así u n a red de funcionarios públicos independientes del gobierno. El s e n a d o d e s a p r o b ó en términos resueltos el a p o y o que le había dispensado Z a ñ a r t u i el empréstito no se realizó ( i ) . L a pobreza no era privilejio de Chile, sino lote común que el s i s t e m a colonial i la g u e r r a habían legado a los países independientes. Si el cuadro de nuestra situación era aflictivo para el patriotismo, no lo era menos el que ofrecía la República Arjcntina, cuyos recursos se habían consumido en una guerra gloriosa i t r a s c e n d e n t a l . L a fortuna de Buenos Aires se habia arrojado a t o d o s los vientos ele la gloria i estaba r e p r e s e n t a d a por los campos de batalla que abrazan desde el A l t o Perú h a s t a Chile, en Vilcapujio, en A y o u m a , en C h a c a b u c o i en Maipo. Sus ejércitos estaban d e s n u d o s corno el de los Andes, e insolutos como él. " P o r estos paises no se usa la platan, decia Zañartu refiriéndose al p a g o de la tropa. "Si tuviéramos medio millón de pesos, escribía P u c y r r c d o n a O T I i g g i n s , qué rápido impulso d a r í a m o s a nuestras operaciones, n El ejército de Bclgrano, que era "el ejército del Perún, la avanz a d a d e la nacionalidad arjentina por el norte, vivía en la desnudez, casi en el h a m b r e . " S e queja usted de pobreza, decia Bclgrano a Guido, i ¿qué diré yo? N o hai dia que no me asombre de la fuerza que conservo no h a b i e n d o algunas veces qué comei'ii (2).

"Son p a s a d o s ya tres meses sin que estas tropas se

h a y a n p o d i d o socorrer, i los oficiales no han visto un medio; gracias a la mesa común no han tenido que pedir la comida de limosna» (3)."E1 invierno lo han p a s a d o (los soldados) con pantalones d e brin i los mas sin un miserable poncho.. (4). (1) Nota del senado, de 30 de enero de 1819. (2) Carta de Belgrano a Cuido, Tucuman, 19 de enero de 1 S 1 9 publicarla por Cuido i Spano en su Vindicación. (3) Carla de id a id., Tucuman, 26 de setiembre de 181S, publicada por Guido i Spano en la obra citada. (4) Carta de id. a id., Tucuman, 10 de octubre de 1S1S, publicada por Guido i Spano, id. id.


ESl'EOICION

LIBERTADORA

T a l era, p i n t a d a a g r a n d e s rasgos, la situación de los dos países q u e iban a acometer la e m p r e s a de libertar al Perú. Pero antes d e que ese hecho se realizara pasó la alianza por terrible crisis, producida por la escasez de dinero. Los a c o n t e cimientos que van a desarrollarse fueron consecuencia de esa e s t r e m a d a pobreza i no pueden ser bien c o m p r e n d i d o s

sino

conociendo las causas que los produjeron. IV H e m o s dicho que el jencral San Martin llegó a S a n t i a g o en los propios dias en que la escuadra chilena m a n d a d a por el c o m a n d a n t e Blanco E n c a l a d a segaba sus primeros laureles en la b a h í a de T a l c a h u a n o . L a atención preferente del gobierno se habia d e dicado esc año a la formación de la escuadra, sin que descuidase por eso el ejército de línea, q u e era el otro brazo del cuerpo d e hierro con que se proponía sofocar la vitalidad del

virreinato

del Perú. A pesar de que la formación de la escuadra a g o t a b a su erario, la organización militar no decaía en tierra, i antes bien, avanzó en la m e d i d a de los recursos. L a república se habia convertido en un gran cuartel. El ejército de línea c o n s t a b a en octubre de 1 8 1 8 d e 7 , 4 4 7 plazas ( 1 ) distribuidas en la forma siguiente: Infantería. Caballería,

5>"3 1,602

Artillería..

732

L a infantería se distribuía en diez batallones: cuatro de los A n d e s i seis de Chile. L a caballería se c o m p o n í a del T e j i m i e n to de G r a n a d e r o s d e los A n d e s , clel de Cazadores formado en Chile sobre el modelo de acjuel glorioso rejimiento, i de la E s colta directorial. L a artillería se dividía en dos cuerpos con los n o m b r e s d e Chile i d e los A n d e s , El n ú m e r o de tropas se dis-

(i) Estado de la fuerza del ejército de los Andes i Chile, de 22 octubre de (inédito).

1S1S


C A P Í T U L O III

97

tribuía a p r o x i m a d a m e n t e así: 4,000 chilenos, es decir, enrolados en los cuerpos que d e s p l e g a b a n la b a n d e r a chilena, i 3,500 en los cuerpos d e los A n d e s , e n t r e los cuales h a b i a muchos chilenos v e n i d o s d e M e n d o z a con el ejército en 1 8 1 7 , o q u e habían reemp l a z a d o en Chile las bajas de las deserciones o de la muerte. A d e m a s de los batallones de línea, se habían o r g a n i z a d o milicias en los principales pueblos, con el carácter d e auxiliares del ejército, y a p a r a custodiar la paz interna c u a n d o éste m a r c h a s e a l Perú, o p a r a r e e m p l a z a r las bajas de la guerra ( 1 ) . E n setiembre de 1 8 1 8 había cuerpos d e milicias en R a n c a g u a , S a n Fern a n d o , L o s A n d e s , A c o n c a g u a , Ouillota, Melipilla, i en vía d e formación en C a s a b l a n c a ( 2 ) . E s t a t r o p a se dividía en cuerpos ele infantería i d e caballería, d e s t i n a n d o al primer servicio a los h a b i t a n t e s d e las ciudades i al s e g u n d o a los de los campos. E l a b n e g a d o ministro Z e n t e n o , q u e a t e n d í a a la doble creación del ejército i de la escuadra, envió a los pueblos oficiales inst r u c t o r e s p a r a disciplinar las milicias i decretó el servicio forzoso d e t o d o h o m b r e d e 1 4 a 50 años. E n la j e n e r a l i d a d de los casos estas milicias n o tenían uniforme i pocas veces a r m a m e n t o d e fuego. Sin e m b a r g o , esa apariencia d e ejército c o s t a b a sacrificios serios al pais, p o r q u e su a c u a r t e l a m i e n t o o b l i g a b a a alimentarlo, lo q u e ponia en terrible a n g u s t i a a las poblaciones que proveían a su sustento. H a b i a en S a n t i a g o u n a m a e s t r a n z a que se o c u p a b a de los p r e p a r a t i v o s militares i q u e t r a b a j a b a como podia, es decir, en proporción d e sus recursos. T o d o , sin e m b a r g o , lo absorbía la escuadra, q u e era el g r a n d e e l e m e n t o de defensa a m e r i c a n a cread o por el p a t r i o t i s m o d e Chile. E n octubre, a la llegada de San Martin, e s t a b a v e n c e d o r a ; cumplidos los votos que se vinculaban a su existencia; s a l d a d a la c u e n t a d e sus sacrificios con la de su gloria. E n el m a r un porvenir tan d i l a t a d o como él; en tierra la miseria pero un ejército r e l a t i v a m e n t e n u m e r o s o i un acopio d e e l e m e n t o s militares q u e parece un absurdo si se c o m p a r a con

(1) Oficio de Zenteno, 7 de setiembre de 1S1S (2)

Id.

13

7 de setiembre de 1818

(inédito),

(inédito).


98

ESPEDICION

LIBERTADORA

los recursos del estado. T a l fué el c u a d r o q u e ofreció Chile a la vista del jeneral S a n Martin c u a n d o repasó la cordillera en 1 8 1 8 , t r a y e n d o por s e g u n d a vez la p r o m e s a formal d e su gobierno d e q u e se le enviaría el dinero q u e consideraba indispensable p a r a la ejecución de sus planes. A su llegada a S a n t i a g o S a n M a r t i n celebró u n a reunión p o pular, para e m p l e a r el t é r m i n o d e los d o c u m e n t o s c o n t e m p o r á neos; pero que debió ser u n a reunión de la lojia i d e algunos vecinos pudientes, al estilo de la que se celebró en la q u i n t a d e S a n Isidro en Buenos Aires, p a r a ponerse d e a c u e r d o sobre la espedicion al Perú. O b e d e c i e n d o a m b o s paises al impulso d e u n a institución análoga, m a n e j a d a por el m i s m o h o m b r e , n o es d e cstraflar la semejanza q u e se observa en sus p r o c e d i m i e n t o s p o líticos. T o d o lo relativo a esta reunión es oscuro. S a b e m o s , sin e m b a r g o , q u e tuvo lugar a fines de octubre o principios de n o viembre; que San M a r t i n se c o m p r o m e t i ó a concurrir a los g a s tos de la espedicion en n o m b r e de su pais, con la s u m a d e q u i nientos mil pesos, i q u e bajo esa base solicitó d e Chile u n a s u m a equivalente, o sean 200,000 pesos en dinero i 3 0 0 , 0 0 0 en víveres. L a reunión aceptó sus p r o p u e s t a s i acordó dirijirse al s e n a d o p a r a que se encargase de la recolección. E n t r e t a n t o , el D i r e c t o r S u p r e m o , de acuerdo con esta resolución, se fué al s e n a d o a p e dirle p e r s o n a l m e n t e q u e l e v a n t a r a la contribución m e n s u a l asign a d a al vecindario d e la capital, q u e era u n a especie d e i m p u e s t o sobre la r e n t a ( 1 ) .

(1) Como este asunto tuvo gravísimas consecuencias i se revela por la primera vez quiero establecer los hechos en que apoyo esta versión de lo ocurrido entre San Martin i Chile a fines de 1S18. Que hubo una reunión popular lo atestiguan las siguientes pruebas. En el acta del senado correspondiente al 25 de noviembre, se dice: " E n la ciudad de Santiago de Chile, a veinticinco días del mes de noviembre de mil ochocientos dieziocho años, convocado el Excmo. senado en su sala de acuerdos i en sesiones estraordinarias, hizo recuerdo sobre la confianza con que el pueblo el dia de su última reunión quiso que el senado quedara recomendado del nombramiento de comisionados para la distribución de los doscientos mil pesos en efectivo i de los trescientos mil que en viveres se han menester para la espedicion acordada para poner en libertad al pueblo de Lima, i deseando S. E . corresponder a esa confianza, elijió para comisionados a don Agustín Eizaguirre, a don Francisco Ruiz Tagle, a don Martin Larrain, a


CAPÌTOLO

III

99

E l S e n a d o , que estaba d e a c u e r d o en la necesidad d e espedícionar c u a n t o a n t e s al Perú, accedió a lo pedido por el director, i n o m b r ó la comision"que dcbia interesar el patriotismo de S a n tiago, ofreciéndole que éste seria el último esfuerzo que haria por la espedicion i siempre en el concepto d e que la ciudad d e B u e n o s A i r e s enviaría u n a s u m a equivalente. D a d o s estos pasos previos, el director O ' H i g g i n s avisó oficialm e n t e al s e n a d o q u e de a c u e r d o con el jeneral S a n

Martin

c o n s i d e r a b a llegado el m o m e n t o d e e m p r e n d e r la m a r c h a al Perú. " T e n e m o s , decia, ejército suficiente; t e n e m o s u n a m a r i n a respetable con q u e p o d e m o s obrar de un m o d o que afiancemos la libertad d e la A m é r i c a del sur aliviando al m i s m o t i e m p o al p u e b l o de Chile de los injentes gastos que h a tenido que sufrir,, ( i ) . El S e n a d o , que estaba de a n t e m a n o de a c u e r d o en esa resolución,contestó en el propio dia e s t i m a n d o la espedicion como "de absoluta neccsidadn, i p i d i e n d o que se le pasara un presupuesto e x a c t o de las gastos en dinero i especies p a r a o r d e n a r su colecta (2). El director trascribió esta resolución a San Martin. ¿Por q u é pedia el S e n a d o el presupuesto, si estaba

instruido

i convenido en el m o n t o d e las c a n t i d a d e s que debían reunirse? ¿Era un p r e t e s t o p a r a r e t a r d a r la espedicion al Perú? N o parece j u s t o s u p o n e r l o d e s d e que h a s t a ese m o m e n t o había m a r c h a d o don Ramón Valero i a don Felipe Santiago del Solar i mandando se les avisara el nombramiento, se ejecutó prontamente,! (actas del Senado). l i e dicho que el director O'Higgins se trasladó en persona al senado para dar mas autoridad a la resolución. E l acta del senado correspondiente al 4 de de noviembre de 1S1S, dice así: " E n la ciudad de Santiago de Chile etc. hallándose el Excmo. senado en su sala de acuerdos i en sesiones estraordinarias se apersonó el Excmo. señor director i manifestando las graneles urjencias i apuros del erario en circunstancias de haber de llenar objetos interesantes a la salvación del pais i de cumplir cen obligaciones instantáneas de que no es posible prescindir, pidió arbitrios para estos designios exijiendo por la reforma de la lista del mensual de la capital e l e , San Martin ofreció, i es este uno de los puntos mas notables ele este curiosísimo incidente, que las Provincias Unidas cooperarían a la empresa sobre el Perú con la suma de quinientos mil pesos, o sea con una cantidad igual a la que se exijia de Chile. Este hecho está comprobado en el acta del senado correspondiente al 19 de diciembre de 1818 que publico mas adelante. (1) Notadel Senadoal Director O'Higgins, Santiago, noviembre 23 de 181S (iné dita). (2) Nota del Senado al Director O'Higgins, id. id. (id.)


10O

ES PEDICIÓN L I B E R T A D O R A

en el mejor acuerdo con O ' H i g g i n s i manifestado su opinión d e un m o d o q u e no dejaba lugar a dudas. ¿ E r a desconfianza en la cooperación del gobierno arjentino, o un m e d i o de q u e se valia p a r a cerciorarse de q u e no se haría gravitar ú n i c a m e n t e sobre los h o m b r o s de la R e p ú b l i c a el peso de aquella espedicion c u y a gloria se iba a c o m p a r t i r entre dos? E s este un hecho t a n oscuro q u e cualquiera suposición es a v e n t u r a d a , pero m i e n t r a s t a n t o , parece i n d u d a b l e q u e un vient o de desconfianza cruzó por las salas de aquella corporación q u e r e p r e s e n t a b a la susceptibilidad puntillosa d e la nacionalid a d chilena. E s de s u p o n e r q u e S a n M a r t i n lo c o m p r e n d i e r a así p o r q u e tres clias después d e s p a c h a b a a c e l e r a d a m e n t e a su pais a su a y u d a n t e don J o s é C a p a r r o s con la siguiente comunicación suplicatoria q u e revela las profundas angustias de su alma. "CUARTEL JENERAL EN SANTIAGO DE CHILE "Noviembre

26 de

1818.

" E x c m o . señor: En

u

el caso vías vrjente

de nuestra

sagrada

que ha ocurrido

hoi desde el

principio

lucha ocurro a V. E. por trescientos mil p e -

sos a b u e n a c u e n t a de los quinientos mil convenidos p a r a c u y a conducción m a n d o al p u n d o n o r o s o oficial clon J o s é C a p a r r o s . H e dicho q u e ocurro a V. E. en el caso m a s urjente, p o r q u e n u n c a h a sido ni p u d i e r a ser m a s i m p o r t a n t e un esfuerzo enérjico c o m o en la ocasión en q u e p o r ese medio es t a n p r o b a b l e q u e p a r e c e casi seguro el logro del fin a q u e p r o p e n d e m o s , p u d i é n d o s e afirmar q u e m i e n t r a s m a s p r o n t a sea la espedicion, es m a s fácil i m a s indefectible su feliz suceso i el t é r m i n o de n u e s tros trabajos i el principio de n u e s t r a felicidad p e r m a n e n t e . E n Chile, E x c m o . señor, es i m p o n d e r a b l e la p e n u r i a d e recursos i e s p a n t o s a la p o b r e z a jeneral.-Buenos A i r e s h a principiado i sost e n i d o con m a g n a n i m i d a d la g r a n d i o s a e m p r e s a d e u n a p a t r i a llevándola p o r su constancia h a s t a el g r a d o de p r o b a b i l i d a d en q u e se halla, así es q u e a su v e r d a d e r a gloria, a su n o m b r e i a


CAPÍTULO III

IOI

su virtud interesa m a s q u e a otro pueblo el que se consolide i perfeccione d e u n a vez a cualquiera costa: sin sus auxilios venidos

en esta ocasión urjeute

con-

n a d a vale el trabajo e m p r e n d i d o

i t o d a s n u e s t r a s ventajas r e t r o g r a d a r í a n a u n a nulidad lastimosa. Conjuro,

pues a V. E. a nombre

peñe de todo sus posibles regreso

con la suma

a que salga pedida

de la Patria

para

inmediatamente

que se emCaparros

de

en carretillas o de la m a n e r a q u e

p u e d a ser m a s p r o n t a . — D i o s g u a r d e a V . E . e t c . — J O S É D E SAN MARTINM ( i ) . S e p a r é m o n o s p o r un m o m e n t o d e Chile i sigamos el precip i t a d o viaje del emisario. C u a n d o C a p a r r o s llegó a B u e n o s A i r e s el gobierno arjentino p a s a b a p o r análogos apuros q u e el de Chile. E l e m p r é s t i t o d e quinientos mil pesos d e c r e t a d o en m a y o o j u n i o no se h a b i a colectado sino en m e n o s de la mitad, i hai motivos p a r a

creer

que las atenciones urjentcs del gobierno lo hicieron dedicar a otros objetos los fondos q u e se h a b í a n reunido p a r a a t e n d e r al ejército d e los Ancles. E l 1 6 de diciembre el director d e B u e nos A i r e s se dirijió n u e v a m e n t e al congreso pidiéndole autorización p a r a i m p o n e r nuevas contribuciones i el congreso acordó q u e se l e v a n t a s e otro e m p r é s t i t o de quinientos mil pesos q u e no t u v o mejor suerte q u e el p r i m e r o ( 2 ) . E s t o s e m b a r a z o s colocaban a S a n M a r t i n en graves dificult a d e s con los p o d e r e s públicos d e Chile, p o r q u e se h a b i a comp r o m e t i d o a concurrir con quinientos mil pesos i era de t e m e r q u e el pais n o quisiese o no pudiese echarse e n c i m a el d o b l e g a s t o p o r sí solo. E n t r e t a n t o i después de haber

enviado a Caparros, contestó

el informe del s e n a d o con el estilo seco, golpeado, q u e le era h a b i t u a l i q u e parece ser la repercucion de su a l m a fundida en

(1) Este oficio ha sido publicado por don Carlos Guido Spano en el libro tantas veces citado. E l especial interés de este documento me ha hecho faltar a mi propósito de no dar cabida íntegramente en esta obra a ningún documento que no sea inédito. (2) Oficio del Congreso, Buenos Aires, 14 mayo de 1819, publicado por Guido Spano en su obra citada.


ESPEDICIOX

102

LIBERTADORA

el bronce. " E n mis a n t e c e d e n t e s notas, dice, y o he tenido el h o n o r de informar a V. E. de todos los menesteres del ejército c o m p u t a d o s sobre su n ú m e r o i esplicados por las listas especificativas

de ellas.

" A h o r a , por lo respectivo a

fletamentos

d e b u q u e s i particu-

lares de la escuadra, creo p o d e r informar a V. E. c o m p u t o indispensable la s u m a de doscientos setenta a doscientos o c h e n t a mil pesos, cuyo detalle d e gastos p r e s e n t a r é por s e p a r a d o i con la cual p r o t e s t a concluyo este mui respetuoso informen ( i ) . E s t a n o t a de San M a r t i n dio marjen a una nueva

dificultad.

E l S e n a d o creyó que se le pedían 2 7 0 a 280,000 p e s o ; m a s d e los 500,000 que se habían solicitado como único continjente d e Chile, i ciando por la p r i m e r a vez espresion a la desconfianza q u e lo d o m i n a b a , envió al director el siguiente oficio. " E x c m o . Señor: " H a visto el S e n a d o la n o t a del E x c m o . señor jcneral en jefe que pide a V. E. doscientos s e t e n t a mil pesos p a r a el p a g o d e trasportes en la a c o r d a d a espedicion al Perú. C u a n d o e x a m i n á b a m o s d i a r i a m e n t e las m a y o r e s dificultades p a r a a p r o n t a r los víveres de que se nos pasó un p r e s u p u e s t o i doscientos mil p e sos en dinero que el m i s m o señor jencral pidió al pueblo el díad e su reunión como única contribución por Chile p a r a facilitar i realizar aquel p r o y e c t o ; c u a n d o 'antes que la comisión h a y a p r a c t i c a d o el r e p a r t o se multiplican peticiones p a r a libertarse m u c h o s de los que p a r e c c n j n a s pudientes, i c u a n d o el e s t a d o miserable del pais aun no p e r m i t e la m e z q u i n a contribución m e n sual que se h a hecho ilusoria a pesar de los j u s t o s deseos i mejores intenciones de sus h a b i t a n t e s , parece al S e n a d o m o r a l m e n t c imposible el acopio d e esta m i s m a c a n t i d a d p a r a el m i s m o o b jeto. Seria un triunfo conseguir se realizase aquel p r i m e r ofrecim i e n t o i cuyo sacrificio espera el S e n a d o h a g a n los pueblos c o m o c o m p r o m e t i d o s a presencia de las autoridades. Si e n t o n ces estas mismas prometieron n o serian n u e v a m e n t e m o l e s t a d o s (1) Nota de San Martin al Senado, Santiago, 2 de diciembre de

181S.


CAPÍTULO III

103

i esta confianza los estimuló a prestarse con la m a y o r l r a n q u e z a a aquel ofrecimiento, n o parece j u s t a esta nueva opresión prest á n d o s e a tan a u t o r i z a d a estipulación. " E n t o n c e s se les propuso ran

(sic),

con quinientos

que las Provincias mil pesos para

Unidas

concurrie-

los g a s t o s de

aquella

e m p r e s a i con esta c a n t i d a d i la p e d i d a a Chile habia suficiente. Si nada se ha innovado

aquel presupuesto.

no liai un motivo para

que se

aumente

P r o t e s t a a V. E. el S e n a d o que si la aniquila-

ción del erario i miseria a que están reducidos los pueblos no fuera tan efectiva i notoria, no repararía en que se franqueara la c a n t i d a d p e d i d a si se c o n t e m p l a necesaria p a r a la espedicion; pero es invcrificable i seria mu i sensible este cuerpo que a que (aquel?) defecto la hiciera ilusoria como sucederá si no se p r a c tica por

otros medios.—Dios g u a r d e a V. E. m u c h o s años.

— S a l a del senado, 9 de diciembre d e 1818.—JOSÉ CIENEUEGOS.—JOSÉ

IGNACIO

MARÍA VILLARREAL...

E l director, que r e p r e s e n t ó siempre la

fidelidad

a la alianza

q u e estos incidentes ponian a d u r a prueba, manifestó al S e n a do que habia sufrido u n a equivocación al creer que San M a r tin pidiera doscientos s e t e n t a mil pesos mas d e lo a c o r d a d o antes, i q u e el a u m e n t o del p r e s u p u e s t o era solo de s e t e n t a mil pesos ( 1 ) . E n esos graves m o m e n t o s el jeneral San Martin irguienclo su gran personalidad sobre esc c u a d r o de pobreza, clirijió a su g o b i e r n o notas que, a h a b e r sido conocidas en el t i e m p o habrían

(1)

Hé aquí la nota que O ' l l i g g i n s pasó al senado. ''Excmo.

"Habiendo

Señor:

consultado al Excmo.

señor capitán jeneral en jefe del ejercito unido

sobre la cantidad que debia erogar el pueblo en dinero, para el apresto de la espedicion al Perú, se ha removido la equivocación que se habia padecido en anunciar que aquella erogación cer toda duda,

debia ser de cuatrocientos

setenta mil pesos. Así, para desvane-

prevengo a V. E . que no ha habido en este asunto,

mas aumento

que el de setenta mil pesos i que solo deben exijirse al pueblo doscientos setenta mil, con lo cual quedan removidos los graves inconvenientes i dificultades que V.

E.

espone en su nota de 19 del presente, a que contesto. — Dios etc. — Palacio directorial en Santiago Zentcnow.

i 23

de diciembre de 181S.—BERNARDO O'HIGGINS.—y<w¿'

Ignacio


104

ESl'EDICION

LIBERTADORA

hecho saltar en pedazos la alianza arjentino-chilena. E s o s docum e n t o s fueron desconocidos d e los c o n t e m p o r á n e o s , i lo serian d e la posteridad si no se hubiesen revelado r e c i e n t e m e n t e en u n g r a n d e b a t e histórico ( i ) . P e r o antes d e i n t e r p r e t a r esos preciosos testimonios se n o s hace preciso d a r a conocer las diversas corrientes d e opinión q u e se h a b í a n formado en Chile en presencia de la alianza, i q u e son en cierto m o d o la clave de estas oscuridades de la historia. V E n esa época se d i s e ñ a b a n en el pais tres corrientes de opinión respecto de la alianza. A l g u n o s , a c u y a cabeza

estaba

O T I i g g i n s , la servían con a b n e g a c i ó n i d e s p r e n d i m i e n t o , vincul a n d o a ella la realización de los planes q u e venia p e r s i g u i e n d o d e s d e Mendoza. O ' H i g g i n s e s t a b a ligado a San M a r t i n p o r los lazos d e la g r a t i t u d i del cariño m a s intenso. H o m b r e de corazón i de s e n t i m i e n t o m a s bien q u e de profundas c o m b i n a c i o n e s O ' H i g g i n s tenia las ventajas i los defectos de las n a t u r a l e z a s e s p o n t á n e a s . Su noble pecho sentía vivo a g r a d e c i m i e n t o por el h o m b r e que habia r e p r e s e n t a d o el p r i m e r papel en la liberación d e su pais i le retribuía aquel recuerdo con u n a a b n e g a c i ó n ilimitada. T e n i a a su lado, como principal colaborador, al ministro Z e n t c n o , a quien p o d r í a m o s l l a m a r el S a n M a r t i n chileno, p o r q u e p a r t i c i p a b a de m u c h a s de las condiciones que caracterizan la fisonomía

del héroe arjentino. E s t e h o m b r e ilustre que fué el m a s

hábil auxiliar d e O ' H i g g i n s , d e s d e 1 8 1 7 h a s t a 1 8 2 0 , profesaba a S a n M a r t i n un culto ardiente i sincero, í en este s e n t i d o robustecía con su influencia en el gobierno la sinceridad de la alianza. L a Lojia L a u t a r i n a servia la m i s m a corriente d e opinión. C o m p u e s t a de arjentinos i d e chilenos, su misión era hacer un g o bierno m i s t o q u e fuese la espresion de la m a n c o m u n i d a d d e c a u s a que ligaba a los dos países; pero como a l g u n o s d e s u s (1) Me refiero a la erudita i curiosísima polémica del jeneral don Bartolomé Mitre con don V. ]''. López a propósito de historia arjentina, que dio oríjen a la publicación de dos volúmenes de Comprobaciones histéricas.


CAIÚTULO III

105

m i e m b r o s chilenos, c o m o O ' H i g g í n s i el m i s m o Zenteno, pertenecían d e corazón a S a n Martin, resultó que la Lojia L a u t a r i n a fué el m a s p o d e r o s o resorte de acción que t u v o en sus m a n o s el jeneral arjentino. E n el e s t r e m o o p u e s t o d e este p u n t o de vista estaban los carrerinos, francos o e m b o z a d o s , que profesaban a los arjentinos un odio tan sincero c o m o el q u e ellos profesaban a Carrera. Bajo el n o m b r e jeneral de carrerinos se c o m p r e n d í a n los d e s c o n t e n t o s d e t o d a especie. E l p a r t i d o carrerino f o m e n t a b a la a n i m o s i d a d contra los j e fes arjentinos i e n c o n t r a b a a n c h o c a m p o de dilatación en el s e n t i m i e n t o n a t u r a l que aleja a t o d o pueblo de un ejército estranjero d e ocupación. S e e x a j e r a b a la sumisión en que O ' H i g gins se m a n t e n í a respecto de San M a r t i n ; se le atribuía

una

influencia m e z q u i n a en el gobierno interior; se le despojaba del carácter d e auxiliar p a r a presentarlo como conquistador.

La

ciudad se llenaba con los chascarrillos que corrían de boca en boca sobre los d e s m a n e s cometidos por los oficiales d e los A n d e s a quienes se suponía protejidos

descaradamente

por

S a n M a r t i n . E s t o s incidentes herían la susceptibilidad de un p u e b l o e s e n c i a l m e n t e puntilloso de su i n d e p e n d e n c i a

nacional

i h a b í a n creado u n a corriente anti-arjentina, tan opuesta al ejército de los A n d e s c o m o era d e sincero el a g r a d e c i m i e n t o i c a r i ñ o con q u e el g o b i e r n o i la lojia m i r a b a n a su jeneral. E l réjimen d e vida a que estaba sometido el ejército contrib u í a a fomentar las pasiones d e la multitud. C o m o el estado carecía d e los medios de alojarlo con c o m o d i d a d o de p a g a r lo p u n t u a l m e n t e , se le habia r e p a r t i d o en las familias, elijiend o de preferencia aquellas que m e n o s sacrificios h a b í a n h e c h o por la causa de la patria o q u e le h a b í a n sido hostiles. L o s oficiales o c u p a b a n un lugar forzado en aquellos hogares, i no es d e c s t r a ñ a r q u e se orijinaran malquerencias i recelos, ni q u e a l g u n a s tuviesen q u e sufrir las intemperancias de jóvenes oficiales q u e las m i r a b a n con desden o que cedían a los a r r a n q u e s d e su edad. H u b o ocasiones en que el s e n a d o intervino p a r a pedir el castigo de algunos jefes de los A n d e s como sucedió

14


106

ESPEDICION

LIBERTADORA

con el coronel M o n t e s L a r r e a . L o s oficiales del ejército de B u e nos Aires m i r a b a n con cierta superioridad p r e s u n t u o s a i acaso lejítima a este pais, p o r q u e venían de u n o m a s a d e l a n t a d o , com o era Buenos Aires, i p o r q u e podían decir con propiedad que sus e s t a n d a r t e s r e p r e s e n t a b a n la victoria i la cultura. D e esto m i s m o se d e r i v a b a n choques i violencias con los oficiales chilenos. E r a frecuente que en los lugares públicos se suscitasen r e y e r t a s entre oficiales de los dos países, i la tradición conserva el recuerdo de aquellas rivalidades

frecuentes, de sus riñas,

duelos, etc. El s e n t i m i e n t o p o p u l a r que f o m e n t a b a estas rivalidades era un auxiliar poderoso de los carrerinos, i de todos aquellos q u e sin c o m p r e n d e r los fines de la alianza, no a l c a n z a b a n a d a r s e c u e n t a sino de sus inconvenientes m o m e n t á n e o s . E n medio de estas dos corrientes d e opinión se e n c o n t r a b a el senado. N o n e g a b a a San M a r t i n el valimiento de sus servicios pasados; pero se esforzaba por imprimir a los sucesos un carácter m a r c a d a m e n t e chileno. L e t r i b u t a b a los m a y o r e s i m a s sinceros clojios; pero h a b r í a preferido sobreponerle O T I i g g i n s en la dirección de la c a m p a ñ a . A p o y a b a los esfuerzos que se hacían en el sentido de la espedicion; pero quería caracterizar los d e Chile con sello propio e individual. N o figurará en esta relación la influencia d e lo q u e se llamab a el p a r t i d o carrerino, p o r q u e careciendo d e representación esterna, no tenia medios de influir sino i n d i r e c t a m e n t e sobre los a c o n t e c i m i e n t o s ; pero veremos en c h o q u e la influencia

arjen-

tina r e p r e s e n t a d a por O ' H i g g i n s i esa otra influencia dudosa, incierta, un poco indefinida, del senado. E s t a s espücaciones nos a y u d a r á n a c o m p r e n d e r mejor

la

v e r d a d e r a situación oficial de San M a r t i n a fines de 1 8 1 8 . VI E l incidente ocurrido e n t r e el j e n e r a l S a n Martin i el s e n a d o ponia d e manifiesto que esta corporación n o e s t a b a d i s p u e s t a a


CAPÍTULO III

107

p e r m i t i r que se alterasen los t é r m i n o s del convenio celebrado en la reunión a que nos h e m o s referido, lo que, a su vez colocaba a San M a r t i n en u n a situación especialmente difícil. H a l l á b a s e en u n a d e esas horas sombrías que r e t r a t a en t é r m i n o s maestrales el d i s t i n g u i d o jeneral Mitre. " U n historiador, dice, h a analizado con profundidad los m o m e n t o s d e s e s p e r a d o s de ciertos g r a n d e s h o m b r e s que con u n a idea d e n t r o ele su cerebro t o c a b a n con la imposibilidad material d e realizarla: c o m o Colon que por falta de un b u q u e no p o d i a d a r el N u e v o M u n d o : c o m o N a p o l e ó n que con la cabeza llena ele batallas no p o d i a g a n a r l a s por falta d e un ejército: i con tal motivo, ha dicho que esas p é r d i d a s ele fuerza de la potencia hum a n a en el vacío son irreparables. T a l debió ser el t r a n c e poiq u e pasó S a n M a r t i n c u a n d o después de cuatro años de t r a b a jos, de operaciones maravillosas por su e x a c t i t u d jcométrica, i victorias n u n c a vistas en el N u e v o M u n d o c o n t a b a de a n t e m a n o q u e el plan a que h a b í a c o n s a g r a d o su vida iba a realizarse i en ese m o m e n t o tocio le falla por falta de un m o n t ó n de oro.n Su obra e s t a b a a p u n t o de fracasar por falta ele los quinientos mil pesos q u e con m a s p a t r i o t i s m o que seguridad le h a b i a ofrecido B u e n o s Aires. L a realidad de hoi habia sido a n u n c i a d a por el j e n e r a l B e l g r a n o que vcia m a s de cerca las dificultades con q u e l u c h a b a su gobierno p a r a a t e n d e r a su ejército. "Si los m o v i m i e n t o s de esc ejército i marina, escribía a Guido, p e n d e n ele los quinientos mil pesos, c i e r t a m e n t e no se harán, p o r q u e y o n o veo c a m i n o p a r a que se consiga esa cantidad.1 ( 1 ) . A n t e esta gravísisima dificultad que c o m p r o m e t í a la o b r a d e su vida, S a n Martin se dirijió a su gobierno r e p r e s e n t á n dole en t é r m i n o s cnérjicos la situación d e pobreza en que se e n c o n t r a b a Chile; la h o n d a rivalidad que s e p a r a b a a los chilenos d e sus libertadores i el peso e n o r m e que i m p o r t a b a p a r a su erario la miserable subsistencia del ejército de los A n d e s . A u n q u e n u e s t r a p o b r e z a era real, i a s u m í a los graves caracteres que h e -

(1) Carta de Belgrano a Guido, Tucuman, 26 de setiembre de 1818, por Guido Spano en su

Vindicación.

publicada


IOS

ESI'KDICIOX

LIBERTADORA

m o s d e t a l l a d o a n t e r i o r m e n t e , se revela en S a n Martin el p r o pósito d e exajerarla

sin d u d a p a r a producir en su g o b i e r n o

el c o n v e n c i m i e n t o de q u e era indispensable concurrir con la c a n t i d a d ofrecida e imposible

reuniría en Chile, a d e m a s d e

la cuota q u e se habia i m p u e s t o a sí mismo. S u s n o t a s son m a s bien alegatos en favor d e la necesidad de q u e su pais prest e concurso pecuniario a la espedicion. " A s í , decia después d e trazar el c u a d r o de nuestra pobreza, en descargo de t o d a responsabilidad i en c u m p l i m i e n t o d e mi obligación i mi h o n o r lo represento a V. E. muí r e s p e t u o s a m e n t e , suplicándole quiera considerar el conflicto de mi espíritu a la vista d e la m a r c h a progresiva q u e hace el ejército a su ruina, e s t a n d o y o h e c h o c a r g o d e él. / p o r tanto, que no tenga por importuna con que reclamo bierno

las cantidades

sancionadasn

que tengo pedidas

la

insistencia

i ese supremo

go-

(i).

E l último dia de aquel a ñ o d e luz i de tinieblas, de C a n c h a R a y a d a i de Maipo, del a ñ o d e la escuadra, S a n M a r t i n r e p e tía las m i s m a s insinuaciones a su gobierno, r e c a r g a n d o el cuadro de n u e s t r a pobreza, p a r a d a r m a y o r fuerza a estas p a l a b r a s , que eran la consecuencia de las a n t e r i o r e s . "Sin embargo

de lo

espuesto, solo p u e d e m a n t e n e r s e el orden i seguirlo los p r o g r e s o s que las favorables c o y u n t u r a s n o s p r e s e n t a n p a r a a c a b a r con el virrei d e L i m a siendo

protejido

V. E. tuvo a bien asignar

para

este ejército su auxilio»

con la cantidad

que

(2).

E s t a s comunicaciones reservadas ¿eran, como se h a creído, u n a revelación secreta d e q u e Chile h a b i a a b a n d o n a d o la causa d e la alianza o u n a imposición h e c h a a la fe de su gobierno, r e c o r d á n dole el c u m p l i m i e n t o de sus reiteradas promesas? ¿O era a la vez un profundo malestar moral q u e nacia del c o n v e n c i m i e n t o d e no ser a p o y a d o eficazmente p o r su país ni p o r Chile, n e g á n dole aquél los recursos i m i r a n d o éste con flojedad la idea capítal q u e formaba la base d e la alianza? A u n q u e t o d o lo q u e se refiere a esta época se p r e s t a a suposiciones i está envuelto en

(1) 15 de diciembre de 1818, publicada por Mitre, Comprobaciones, (2) 31 de diciembre de 1818, publicada por Mitre,

id.


CAPÍTULO III

109

u n velo de oscuridad, hai motivos p a r a creer que esta doble p r e o c u p a c i ó n cubría con negros pliegues el a l m a del vencedor d e Maipo. I, sin e m b a r g o , p a r a que no faltaran los contrastes q u e hacen inesplicables ciertos p u n t o s de su vida, en la propia h o r a en q u e c o n s i d e r a b a a b a n d o n a d a la empresa,

"irrealiza-

ble!!, c o m o decia, p r o c l a m a b a a los soldados del ejército de L i m a , a n u n c i á n d o l e s la p a r t i d a d e la espedicion. " L a opinión i a r m a s d e t o d a esta p a r t e del m u n d o van, en fin, a presentarse d e l a n t e de L i m a p a r a p o n e r t é r m i n o a t a n t a s desgracias.. ( 1 ) . I el h o n r a d o O ' H i g g i n s , en cuyo noble pecho no vibraban otras c u e r d a s que la sinceridad i el patriotismo, estraño a t o d a s las opiniones s u b t e r r á n e a s que circulaban a su alrededor, decia a los p e r u a n o s : " L a libertad, hija del cielo, va a descender sobre v u e s t r a s h e r m o s a s rejiones, i a su s o m b r a llegareis a ocupar e n t r e las naciones del globo el alto rango que os destina vuest r a opulencia. L a e s c u a d r a chilena, que tenéis a la vista d e vuestros puertos, solo es la precursora de la espedicion q u e va a fijar v u e s t r a i n d e p e n d e n c i a . Y a se acerca este m o m e n t o des e a d o d e t o d o s los corazones jenerosos... M i e n t r a s se r e d a c t a b a n estas proclamas, la alianza estaba al r o m p e r s e : la espedicion al Perú al ser a b a n d o n a d a , i O ' H i g g i n s a m e n a z a d o quizás d e ser d e p u e s t o por las propias b a y o n e t a s arjentinas! ¿Cómo se concilia esa declaración pública de San Martin con s u s n o t a s reservadas? N o tienen otra esplicacion a n t e la moral sino a c e p t a n d o q u e su autor creyese posible vencer las dificultades que i m p e d í a n la m a r c h a del ejército o como un medio de cooperar a la obra de sublevación que clebia fomentar la escuadra chilena en el Perú. E n t r e t a n t o , él creyó que le faltaba la cooperación d e

Chile

d e s d e el dia que su i n d e p e n d e n c i a habia q u e d a d o a s e g u r a d a con la formación de la escuadra. Creyó que existia en el pais insup e r a b l e rivalidad contra el ejército de los A n d e s , de que partic i p a b a n los p o d e r e s públicos, i que los entorpecimientos i dila-

(1) Santiago, 30 de diciembre de

1818.


I IO

ES PEDICIÓN*

LIBERTADORA

cioncs q u e ahora r e t a r d a b a n los p r e p a r a t i v o s d e la espedicion, provenían de que se tenia el deliberado propósito d e obligar al ejército a repasar los Ancles, aburriéndolo a fuerza de contrariedades "o c o m p r o m e t e r n o s a disgustos d e la m a y o r trascendencia.!! I revelando con ojo certero que el fondo de este m a lestar era cuestión de dinero, a u n q u e exajeranclo, en

nuestro

sentir, los propósitos del senado, decía " t o d o el objeto es el q u e las Provincias U n i d a s costeen la espedicionn ( i ) . P a r e c e q u e esos "disgustos de la m a y o r trascendencia ii a q u e el ejército poclia verse c o m p r o m e t i d o , era la idea de c a m b i a r el orden interno de Chile, r e e m p l a z a n d o al jeneral O ' H i g g i n s a quien se suponía u n a n a t u r a l e z a d e m a s i a d o benévola p a r a las circunstancias, por un h o m b r e de m a s fibra o m a s enérjico. A s í se d e s p r e n d e d e u n a comunicación "rcscrvadísiman dirijida a su gobierno pidiéndole instrucciones p a r a el caso de que "este estado t r a t a s e de m u d a r la actual administracionn i p r e g u n t a n d o si en tal caso debia sostener a O ' H i g g i n s con las fuerzas d e los Ancles o p e r m a n e c e r neutral? ( 2 ) . D a d a la situación de espíritu en q u e se e n c o n t r a b a S a n M a r tin; c r e y e n d o q u e no habia v o l u n t a d ni recursos con q u e realizar la espedicion, era lójico que t r a t a s e d e salvar el ejército r e p a t r i á n d o l o a territorio arjentino. T a l fué el consejo q u e insinuó a su gobierno desde q u e le dio c u e n t a de sus dificultades. E s t a solución era la única posible si los hechos en que se a p o y a b a hubieran sido e x a c t o s . Se e n c o n t r a b a entonces en Chile clon T o m a s Guido, a c r e d i t a d o a n t e el gobierno de O ' H i g g i n s c o m o d i p u t a d o de las P r o v i n cias U n i d a s . Su representación oficial lo c o n s t i t u y ó en m a s d e u n a ocasión en intermediario de las opiniones del j e n e r a l S a n M a r t i n i del directorio de Buenos Aires, i llenó su papel con n o bleza d e miras i con vasta elevación d e carácter. A principios del a ñ o de 1 8 1 9 S a n M a r t i n le dio c u e n t a oficialmente d e los propósitos que percibía en el gobierno de Chile i se quejó con

(1) Publicada por Mitre en sus Comprobaciones, páj.

341.

{2) Publicada por Mitre, Curimon, 28 de enero de 1819,

Comprobaciones.


CAPÍTULO III

III

a m a r g u r a del estado d e a b a n d o n o en que se dejaba al ejército d e los A n d e s . " E l 3 1 de julio último, le dccia, pedí a e s t e gobiern o los artículos que incluyo en la a d j u n t a relación; hice ver la necesidad d e a u m e n t a r el ejército h a s t a un n ú m e r o tal que pudiese q u e d a r en seguridad el pais i estar disponibles 6 , 1 0 0 h o m bres p a r a la e s p r e s a d a cspedicion. N a d a de esto se h a hecho i no hai la m a s r e m o t a esperanza d e que se verifique; por o t r a parte, n o contesta a las peticiones que se le hacen; no t o m a m e didas p a r a dar un solo recluta, como no se h a verificado en cuatro meses; en igual t i e m p o no h a sido socorrido con un solo real el ejército d e los A n d e s ; por este e s t a d o n a d a se trabaja en la m a e s t r a n z a ; ni n i n g ú n p e d i d o que hace el ejercitóse le concede. E n fin, la c o n d u c t a d e este gobierno está manifiestamente clara d e que su objeto es, no solo que n o se verifique la espedicion p r o y e c t a d a , sino la de d e s p r e n d e r s e del ejército d e los A n d e s , p o n i é n d o n o s en un e s t a d o de desesperación tal, que t e n g a m o s q u e pasar la cordillera o c o m p r o m e t e r n o s a disgustos de la m a y o r trascendencian ( 1 ) . E l d i p u t a d o arjentino se creyó en la obligación de trasmitir a su gobierno en el m i s m o clia esa grave comunicación, a c o m p a ñ á n d o l a de reflexiones propias inspiradas por un alto sentimiento de justicia. A p a r t á b a s e de las opiniones de su jefe i amigo en c u a n t o a las causas que m o t i v a b a n el d e s a m p a r o del ejército, a t r i b u y é n d o l a s en su m a y o r p a r t e a la pobreza del erario, prod u c i d a por la g u e r r a i por la creación de la escuadra, p a r a c u y a organización se h a n hecho gastos, decia, q u e pasan de setecientos mil pesos. A t r i b u í a u n a p a r t e de lo que ocurría a la debilidad de carácter del director O ' H i g g i n s i a su inesperiencia en el g o bierno. Reconocia que existia en el pais malquerencia contra el ejército d e los A n d e s ; que se vería con gusto su p a r t i d a p a r a e x i m i r s e d e los e n o r m e s gastos que imponía su sostenimiento, pero reconocía a la vez que se prefiriria espedicionar al Perú. I t o c a n d o la causa oculta de este e n m a r a ñ a d o p r o b l e m a histórico,

(1) Santiago de Chile, 12 de enero de 1819, cación.

publicada por Guido Spano,

Vindi-


ESPEDICION LIBERTADORA

112

o c o n c l u y e n d o por d o n d e t e r m i n a b a n t o d a s las comunicaciones q u e se refieren a él, decia con s o l e m n e franqueza:

"Debemos,

pues, concluir, salvo el h o n o r a b l e d i c t a m e n d e V. E., con la p r o posición siguiente: o es del interés de las Provincias U n i d a s la destrucción del sistema español en L i m a i d e b e e m p r e n d e r s e a t o d o t r a n c e o nó. Si lo primero, el resultado posible

de la mas seria

espedicionar

quinientos

permítame

meditación,

que es absolutamente

de un modo decisivo

mil pesos en esta capital;

V. E. le asegure sin el pronto

auxilio

con imde

si lo s e g u n d o , es i n d i s p e n s a -

ble q u e V. E. a c u é r d e l o s medios p a r a socorrer al ejército de los A n d e s en Chile con algún n u m e r a r i o h a s t a q u e u n a nueva a d ministración varié el aspecto d e las cosas o algún acontecimiento o p o r t u n o proporcione fondos con q u e subvenir al ejército unidon ( i ) . E n presencia de estas dificultades, S a n M a r t i n se creyó en la necesidad d e interpelar al gobierno d e Chile p r e g u n t á n d o l e si, d a d a la situación del pais, perseveraba en el propósito de llevar la espedicion al Perú i en qué tiempo? O ' H i g g i n s le contestó con su franqueza h a b i t u a l revelándole el e s t a d o d e pobreza del pais i h a c i e n d o declaraciones q u e a l u m b r a n con nueva luz el fondo d e aquella situación. Refiriéndose a la conveniencia de espedicionar al Perú, dice: " P e r o siendo éste un a s u n t o a t o d a luz incontrovertible, solo q u e d a la cuestión d e si puede mas auxilios

que sus propios

recursos,

Chile, sin

realizar la espedicion. N a -

die ignora q u e d e b e decidirse p o r la negativa. V. E . así lo está p a l p a n d o . E l gobierno lo conoce m u i a su pesar i con no m e n o s s e n t i m i e n t o lo d e m o s t r a r á lijeramenten. " E n esta a p t i t u d i en la necesidad absoluta de realizar la espedicion al Perú, no q u e d a y a o t r o m e d i o q u e el de buscar fuera

de Chile

seiscientos

mil

pesos, con los cuales t o d o será vencido i m u i p r o n t o realizado el plan. Si V . E. aun p u e d e proporcionarse esta adquisición, n a d a h a b r á entonces q u e este gobierno no allane p o r su p a r t e p a r a llevar a cabo u n a obra cuyo desenlace tiene en suspenso la suer-

(i) Oficio de Guido, "reservadísimon. Santiago, 12 de enero de 1819, por Guido Spano.

publicado


CAPÍTULO III

IIJ

te de la América, e m p e ñ a d o el honor del gobierno i de V. E. i hacia la cual 'fijan sus ojos todas las naciones.! ( 1 ) . E s o s seiscientos mil pesos eran el eje en que jiraba la política de la alianza en aquella época tan escasa de dinero como rica de patriotismo i de grandeza. San Martin no estimó satisfactoria la respuesta, i escribió al director R o n d e a u , que habia sucedido a P u c y r r e don, pidiéndole que hiciese repasar los A n d e s al ejército, t o m a n d o por protesto la a m e n a z a d e u n a especlicion española contra Buenos Aires (2). T a l es, r á p i d a m e n t e bosquejada, la relación de la peligrosa crisis p o r q u e atravesó la alianza arjentino-chilena en 1 8 1 8 i los a n t e c e d e n t e s del repaso de la cordillera por el ejército de los A n d e s . E l cielo ele la alianza, que habia estado limpio, ilumin a d o por la gratitud del gobierno de Chile i por los vastos propósitos q u e e n c a r n a b a la personalidad de San Martin, se cubría d e espesos nubarrones. El público d e ambos países no se apercibió de estos incidentes, i según parece, ni siquiera las E o lias, q u e vinieron a c o m p r e n d e r el peligro que a m e n a z a b a sus c o m u n e s proyectos c u a n d o se dio la orden del repaso, poniendo así r e m a t e a la o b r a sijilosa i oscura que venia p r e p a r á n d o s e desde fines de noviembre. ¿Qué se p r o p o n í a S a n Martin con el repaso? ¿Era salvar el ejército d e su disolución por el h a m b r e i la falta de pago? I en tal caso ¿ a d o n d e llevarlo si el d e su pais vivía en igual miseria? ¿ E r a ejercer presión sobre el gobierno de O ' H i g g i n s , a m e n a z á n dolo con quitarle d e improviso el escudo del ejército de los A n d e s en q u e se suponía que descansaba la paz pública? ¿Era o b l i g a r a su pais a hacer el desembolso que venia exijiendo p a r a evitarse los m a y o r e s gastos que debia imponerle la m a n u tención d e aquel ejército q u e en realidad no necesitaba? ¿O era un m e d i o de a l a r m a r a las Lojias que verían frustrarse de un solo golpe el noble propósito de su común afán?

(1) Santiago, 17 de enero de 1S19, publicado bediencia de San Martini., REVISTA CHILENA. (2) Aconcagua, 28 de enero de 1S19,

por Barros Arana en " L a Deso-

publicada por ¡Mitre,

Comprobaciones.


114

EXPEDICIÓN LIBERTADORA

T o d o esto es posible, vistas las proyecciones misteriosas de su espíritu, i todo eso sucedió, sin que se p u e d a decir si lo pensó al hacerlo o si esas consecuencias se produjeron por sí mismas. N o t e r m i n ó el año sin que Chile diese otra p r u e b a de su vivo anhelo por enviar la especlicion al Perú, i fué la orden d a d a a don A n t o n i o J o s é de Irisarri de detenerse en Buenos Aires para estipular definitivamente con el gobierno arjentino los t é r m i nos del t r a t a d o en que debia realizarse la especlicion. VII L a misión de Irisarri obedeció, como h e m o s d e c o m p r o b a r l o m a s adelante, a uno d e esos estériles proyectos de m o n a r q u í a que ocuparon m u c h a s veces la atención ele la diplomacia a m e ricana. A d e m a s , llevó e n c a r g o de jestionar en Buenos Aires un t r a t a d o de alianza i un p a c t o especial de recursos p a r a realizar la especlicion al Perú. Plasta esc dia la alianza había descansad o en los acontecimientos i p r i n c i p a l m e n t e en la semejanza de propósitos. L a vecindad del e n e m i g o era un peligro propio, i esta sencilla noción csplica la reconquista de Chile por San Martin i la especlicion libertadora del Perú. Irisarri recibió encargo de dar forma precisa a la alianza e c h a n d o las bases de un t r a t a d o que consultase los intereses recíprocos de a m b o s paises i diese u n a p a u t a a sus relaciones, q u e habían estado e n t r e g a d a s al acaso ele los acontecimientos. E n el primer m o m e n t o se halagó con la e s p e r a n z a ele encontrar a p o y o en el director ele Buenos Aires, en sus ministros i en las personas culminantes que dirijian la opinión pública, o sea, en la Lojia. A c e p t a d a s sus credenciales, el gobierno arjentino n o m b r ó para concertar con él las estipulaciones del t r a t a d o , al doctor S a c n z i al oficial m a y o r d e la secretaría de relaciones esteriores don J u s t o Muñoz. D e s d e el primer dia p u d o ver Irisarri que era mas difícil conciliar los términos de un p a c t o ele lo que había sido sancionarlo por la necesidad de un interés común. Los comisionados arjentinos exijian que Chile se ligase por un t r a t a d o ele alianza ofensiva i defensiva, a lo que se opu-


CAPÍTULO III

so j u s t a m e n t e Irisarri, a l e g a n d o q u e un pacto de esa clase p o día c o m p r o m e t e r a Chile en u n a guerra contra el imperio del Brasil, q u e o c u p a b a a Montevideo. Se le exijió t a m b i é n que a m bos países fijasen la cuota de los auxilios que estarían obligados a prestarse en caso de una guerra; pero como esta condición e s t a b a s u b o r d i n a d a a la anterior fué a b a n d o n a d a por el h e c h o d e h a b e r sido r e c h a z a d a la primera. E l i m i n a d o así el terreno en que el interés arjentino quería situar la alianza, los negociadores se limitaron a suscribir un t r a t a d o especial p a r a la e s p e d í cion al Perú ( i ) . Se t o m ó por base la ficción de suponer q u e el ejército iba en ayuda

de los patriotas p e r u a n o s que conspira-

ban contra la causa real, i en este sentido el ejército espedícionario revestiría el carácter de auxiliar

de los esfuerzos de los

h a b i t a n t e s del Perú. Conforme a esta idea, el ejército debia dejar a los p e r u a n o s en absoluta libertad de'clcjir su gobierno, i se alejaría del país tan p r o n t o como hubiese uno establecido, salvo que por un acuerdo especial en que intervinieran las nuevas a u t o r i d a d e s de L i m a , se solicitare la p e r m a n e n c i a del ejército por t i e m p o limitado. L o s gastos se harian en c o m ú n i las partes c o n t r a t a n t e s se obligaban a no hacer cuestión sobre ellos h a s t a que se pudiese t r a t a r el p u n t o con el gobierno i n d e p e n d i e n t e de Lima. E r a e n t e n d i d o que el gobierno de L i m a debía satisfacer a a m b o s países los gastos de la espedicion. E s t e pacto fué celeb r a d o entre Irisarri por p a r t e ele Chile i don Gregorio T a g l c en representación del director de Buenos Aires. U n a de sus cláusulas estipulaba que seria ratificado por a m b o s gobiernos en el plazo de sesenta clias. E s t e d o c u m e n t o tiene i m p o r t a n c i a como espresion de las ideas que p r e d o m i n a b a n en a m b o s paises respecto ele la espedicion al Perú, pero carece de valor histórico, porque no fué ratificado por el gobierno arjentino. L a misión de Irisarri a Buenos Aires es u n a de que los esfuerzos de los h o m b r e s están

comprobación

subordinados a la

lójica de los acontecimientos. A m b o s paises se habían aliado. (i) lisie tratado fué firmado en Buenos Aires el 5 de febrero de

1S19.


ESI'EDICIOX

LIBERTADORA

s i n necesidad de t r a t a d o s i m a n c o m u n a d o sus esfuerzos en los m o m e n t o s mas críticos de su ajitado nacimiento. U n a alianza estrecha había unido la suerte de a m b o s pueblos i ahora mismo t r a b a j a b a n de consuno en la realización de un p e n s a m i e n to que exijia absoluta unidad de miras. Cuando, s a c a n d o las cosas de su quicio, se pretendió basar la alianza sobre hechos q u e no la h a b í a n - p r o d u c i d o , t r a s p o r t á n d o l a a u n orden ele intereses que debían desarrollarse mas tarde, i en que la conveniencia de los pueblos no tendría la m i s m a base armónica,

los

negociadores fracasaron, i se puso de relieve el error de una diplomacia que confundía el presente con el porvenir: los intereses iguales ele hoi con los diversos d e m a ñ a n a . E n esa m i s m a época tuvo lugar otro a c o n t e c i m i e n t o de grandes consecuencias en la suerte futura del

Perú. El a l m i r a n t e

•Cochranc, recién llegado de I n g l a t e r r a , precedido de inmenso i justificado renombre, enarboló su insignia en la nave c a p i t a n a d e nuestra escuadra, i a m e d i a d o s de enero de 1 8 1 9 , zarpó de V a l p a r a í s o p a r a las costas del Perú. Los sucesos en que

fué

principal actor i la c a m p a ñ a naval, constituyen un c u a d r o separ a d o en que t o d o c a m b i a ele improviso como por un golpe de majia: el terreno i los hombres. Mientras el capitán d e San L o r e n z o í d e M a i p o m e d i t a a p e n a d o i sombrío en el repaso de los A n d e s , el lord con el corazón abierto a la esperanza h i e n d e con las quillas de sus naves las aguas del Perú. Así concluyó el año ele 1 8 1 8 i e m p e z ó el de 1 8 1 9 . E n tierra la desconfianza i la a m a r g u r a , la esperanza en el m a r ; S a n M a r t i n en Curimon al pié de los A n d e s m i d i e n d o con la vista ¡os majestuosos pasos que clebia recorrer su ejército a su regreso, i el lord en alta mar, recibiendo los vientos de la o p u l e n t a rejion que la m a n o celosa ele los reyes de la E s p a ñ a habia reservado c o m o u n a propiedad d e su corona i que él iba a entreg a r en n o m b r e ele la libertad al comercio de t o d a s las naciones ( 1 ) . (1) He citado muchas veces en el curso de este capítulo la Vindicación histórica, por don Carlos Guido i Spano, publicada en Buenos Aires en 1882. Este libro es una colección de papeles pertenecientes al jeneral don Tomas Guido, que corresponden a


CAPÍTULO III

"7

los años de 1S17, 1S18, 1819 i 1820, hasta su partida con San Martin al Perú en el ejército libertador. Su hijo, don Carlos Guido i Spano, reunió sus papeles i reprodujo muchos otros que habian sido publicados por el jencral Guido en la RF.YISTA DI-". BUENOS AIRES, en que colaboró con algunos artículos históricos de grande interés, relativos a los sucesos de la guerra de la independencia, en que le cupo participación personal. Esos preciosos documentos se hallaban repartidos en una publicación mui estendida i escasa en Chile, lo que hace que el hijo haya prestado un buen servicio a la memoria de su padre i a las letras americanas, coleccionándolos en un volumen. E s sensible que la publicación se detenga en 1820 i que se conserven inéditos los papeles, del jeneral Guido correspondientes a la espedicion al Perú. Entre los documentos publicados en la Vindicación hislóricahai algunos de verdadero interés, al punto de que seria difícil retratar con fidelidad la época histórica que abrazan sin conocerlos. También me ha servido mucho, en la relación de esta época, el volumen de Comprobaciones ¡¡¡siálicas del jeneral Mitre. Este libro es, como lo dice su título, una comprobación de las aserciones que el autor habia hecho en su Historia de fíe/granosobre algunos puntos de historia arjenlina, i una refutación de la obra histórica de don Vicente Fidel López sobre la revolución arjentina. L a necesidad de justificar lasopiniones vertidas en aquel libro, obligó al jeneral Mitre a publicar revelaciones i. documentos relativos al jeneral San Martin, i principalmente al repaso del ejército de los Andes. Casi todo lo que contiene ese libro en su relación con este punto es del mayor interés, i sus documentos revelan un episodio completamente ignorado a la luz de una profunda investigación histórica. Sin embargo de que reconozco las grandes cualidades que el jeneral Mitre ha puesto al servicio de la historia americana, i del respeto que me merecen sus opiniones, no concuerdo en sus apreciaciones sobre las causas del repaso de los Andes en 1819. En mi concepto, las notas publicadas por él revelan, mas que otra cosa, la presión que San Martin quería ejercer en su gobierno para que le enviase el dinero que se le habia ofrecido, i la actitud de Chile correspondía al propósito de asegurarse del concurso de Buenos Aires. El distinguido señor Barros Arana publicó sobre este mismo asunto un artículolleno de interés en la RF.YIS'I A CHILENA del i.° de diciembre de iS75con el titulo de La desobediencia del jeneral San Martin, apreciando el suceso a la luz de documentos inéditos. Su investigación sobre esíe punto ha sido avanzada por el jeneral Mitre, lo que no quita a aquel trabajo el alto interés histórico que tuvo a la fecha de su publicación i que sigue teniendo. E l señor Vicuña Mackenna no profundizó este incidente de la vida de San Martin,, pero derramó alguna luz sobre él en un artículo importantísimo (pie publicó en la?. Relaciones históricas con el título de San Martin en marcha al Perú. Los documentos inéditos que, a mi vez, publico en el testo o que cito en notas,, provienen, o del ministerio de la guerra, cuyos ricos archivos contienen muchas c o municaciones de San Martin, o de las acias del senado, cuyos libros orijinales he consultado con bastante esmero, o de los papeles privados que he podido encontrar en la biblioteca del ilustre i malogrado señor Vicuña Mackenna, que su distinguida señora viuda puso bondadosamente a mi disposición antes de que pasasen a poder del Estado.


C A P Í T U L O IV

E L R E P A S O D E LOS A N D E S : L A ESPEDICION E S P A Ñ O L A D E

1819

I. El ejército en Aconcagua. San Martin repasa los Ancles. Comisión pacificadora. — I I . El gobierno de Buenos Aires ordena el repaso. Alarma que se produce en Chile. Representan contra él la Lojia, el director i el diputado Guido.— I I I . Don Tomas Guido. — IV. Borgoño obtiene de San Martin que limite el repaso dejando en Chile 2 , O 0 3 hombres.—V. España prepara un ejército contra Buenos Aires. El ejército se subleva.—VI. Cómo se juzga la espedicion española en Buenos Aires i en Santiago?—VIL Contrata con la compañía de "Solar Peña Sarratea i C . i , , para el trasporte ile la espedicion ai P e r ú . — V I I I . E l gobierno de Buenos Aires no ratifica el tratado Tagle-Irisarri.—IX. Viaje de don Rafael Garfias al Perú. ;l

I E n el mes de enero de 1 S 1 9 , el jcncral San Martin, que abrig a b a la idea de repatriar el ejército ele los A n d e s , lo trasladó al valle d e A c o n c a g u a , d a n d o por ra/.on ostensible que la permanencia en los g r a n d e s centros de población era contraria a la moral del soldado i que iba a buscar lejos de la capital un ter r e n o a p r o p i a d o p a r a su instrucción. Con el d i p u t a d o de su pais fué m a s franco. L e dijo que al reconcentrar el ejército de los A n d e s en A c o n c a g u a tenia en vista ponerse en aptitud de atra-


120

F.SPEDICION LIBERTADORA

vcsar la cordillera, al p r i m e r l l a m a d o de su gobierno, o acercarse a la costa en caso de que el de Chile realizase la espedicion al Perú. Pero su v e r d a d e r o motivo fué acelerar el repaso q u e habia aconsejado en sus comunicaciones reservadas, i al efecto, encargó a L a s Lleras que no moviese tropas del c a m p a m e n t o d e A c o n c a g u a , a u n q u e le fuesen pedidas, salvo necesidades graves c imprevistas de un v e r d a d e r o peligro público ( i ) . El ejército tuvo dificultades p a r a trasladarse a su nuevo c a m p a m e n t o por falta de c a b a l g a d u r a s i de acémilas. E s t a era u n a ciclas manifestaciones de la profunda pobreza q u e aquejaba al g o bierno i que lo obligó en esos propios dias a reducir a dos terceras partes los sueldos del ejército, reservando el resto para una época mas holgada. San Martin no se limitó a a c e p t a r esta m e d i d a en lo que se referia al ejército de los A n d e s , sino que quiso darle cierta solemnidad. Citó a los oficiales a una reunión en que les espuso lo acordado. Los oficiales, p a r t i c i p a n d o del

desprendi-

miento ele que su jefe d:ó t a n t a s p r u e b a s en su vida, a c e p t a r o n v o l u n t a r i a m e n t e aquella reducción i el jcncral comunicó el acuerdo a S a n t i a g o con espresiones d e noble orgullo. Mientras p e r m a n e c í a en A c o n c a g u a e s p e r a n d o la d e t e r m i n a ción de su gobierno respecto del repaso, el g o b e r n a d o r de C u y o clon Toribio de Luzurriaga, le comunicó por un propio (que llegó el 1 3 de febrero) que los prisioneros españoles de San Luis se habían sublevado contra el g o b e r n a d o r i verificádosc el luctuoso suceso que un brillante historiador nacional h a referido con el título de " L a M a t a n z a de San Luisn ( 2 ) . A principios de 1 8 1 9 se e n c o n t r a b a n en aquel a p a r t a d o sitio (1) Oficio (le Las Meras al gobierno (le Chile (inédito). ( 2 ) El señor Vicuña Mackeimf- e:i sus Relaciones Históricas. A propéxsilo de este acontecimiento, voi a rectificar, contra mi costumbre, un error de otro historiador (]ue es esta vez el jeneral Mitre i lo hago solamente por la influencia (|ue tiene en los sucesos (pie siguen. Dice Mitre que a su arribo a Mendoza supo San Martin la sublevación de los prisioneros de San Luis (páj, 359, Comprobaciones históricas). Mientras tanto, consta de una carta de San Martin publicada por Vicuña Mackenna (Relaciones, páj. 666), del 13 de febrero, que San Martin sabia ese dia lo acaecido en San Luis. Tengo ademas a la vista una nota del mismo dia en que San Martin da cuenta de lo que acaba de saber por el propio del gober. nador de Mendoza (archivo del ministerio de guerra.


CAPÍTULO IV

121

los oficiales españoles que habían sido t o m a d o s prisioneros en la batalla de Maipo, bajo la custodia del g o b e r n a d o r don V i cente D u p u y . E l primer t i e m p o de su cautiverio fué para ellos u n a época r e l a t i v a m e n t e feliz p o r q u e el g o b e r n a d o r les dejaba a l g u n a libertad, i distraer los ocios d e su prisión, visitando a las familias del pueblo i c o n t r a y e n d o relaciones sociales. Decíase en el pueblo que los apuestos castellanos habian triunfado sobre el corazón de a l g u n a s h e r m o s a s p u n t a n a s i que en la tosca soled a d de sus prisiones se desarrollaban tiernos idilios de amor. E s el hecho q u e su vida se deslizaba apaciblemente, i que los esforzados oficiales que habian e n t r e g a d o sus espadas en M a i p o no revelaron por acto alguno el propósito de sublevarse contra su suerte h a s t a la llegada a San Luis de don B e r n a r d o M o n teagudo. Por un destino singular, que no q u e r e m o s j u z g a r todavía, le cupo a M o n t e a g u d o la triste suerte de figurar como actor principal en los d r a m a s mas siniestros ele la revolución chilena. El a ñ o anterior sirvió como auditor de guerra en la causa de los h e r m a n o s Carrera i se redujo a pedir la p e n a de m u e r t e en virtud, según parece, de un a c u e r d o t o m a d o por la Lojia en los primeros m o m e n t o s ele turbación que produjo el desastre de C a n c h a R a y a d a . El auditor omitió formalidades esencí el les en el juicio i por ello ha d a d o a la historia el derecho de

calificar

esc acto como un asesinato. D e s p u é s ele varias ocurrencias pasó a San Luis. Allí se e n c o n t r a b a a principios de 1 8 1 9 , i bastó q u e tuviese a l g u n a influencia con el g o b e r n a d o r D u p u y para que la situación de los prisioneros se modificase haciéndose mas restrictiva. Se les limitó la libertad de que habian u s a d o inocentemente

h a s t a entonces i no han faltado sospechas d e que

el lujurioso M o n t e a g u d o inspirase esas medidas para q u e d a r solo en el c a m p o en que los vencidos de Maipo se t o r n a b a n tan fácilmente vencedores. E s t a s restricciones e x a s p e r a r o n a los oficiales que p r e p a r a r o n sin concierto ni plan una

conjuración

p a r a a p o d e r a r s e del cuartel i de la gobernación. L a sublevación fué mal c o m b i n a d a i peor ejecutada. D e s p u é s de una i n t e n t o n a que solo sirvi�� p a r a justificar las ulteriores venganzas, los ofi-

16


ESl'EDICION

LIBERTADORA

cíales fueron asesinados en la refriega por el populacho, o cayeron en las m a n o s implacables d e Montcaguclo i d e D u p u y . A s í murieron entre otros P r i m o de Rivera, M o r g a d o , Carretero i el ilustre coronel Ordoñez que es sin d i s p u t a la mas brillante

figura

del ejército español en la guerra de la i n d e p e n d e n c i a de Chile. S a n Martin estaba, como lo h e m o s dicho, en A c o n c a g u a cuando recibió la primera noticia de estos sucesos. E n el acto la m a n d ó a S a n t i a g o e n c a r e c i é n d o l a necesidad d e vijilar a los prisioneros españoles, porque, desde el primer m o m e n t o , lo asaltó la idea d e q u e el m o v i m i e n t o de San Luis estuviese en conexión con alguna revolución latente. San Martin se exajeró la i m p o r t a n c i a del suceso de San Luis, como parece h a b e r l a e x a j e r a d o el g o b e r n a dor de C u y o L u z u r r i a g a , p o r q u e t e n e m o s motivos p a r a suponer q u e Luzurriaga, al trasmitir a San Martin la noticia d e lo ocurrido, le manifiesta el t e m o r de que la revolución a m e n a c e su provincia i le pide auxilios p a r a preservarla de la anarquía. San Martin creyó q u e el suceso d e San Luis era la manifestación de un complot fraguado por los prisioneros españoles con A l v e a r i Carrera, con la intervención del gobierno portugués. S e imajinó que el m o v i m i e n t o podia tener ramificaciones en las Bruscas i en Chile, i que s i m u l t á n e a m e n t e clebia hacer esplosion en varios p u n t o s el fuego oculto que soplaba el jefe de la plaza d e Montevideo. V i o a la vez envuelta a la provincia de C u y o en la vorájinc de esa conflagración jcncral, por ser la mas p r ó x i m a al sitio inicial de la revolución, lo que era especialmente grave p a r a él desde que habia resuelto repatriar su ejército i llevarlo a la provincia de Cuyo, que habia considerado siempre c o m o la base de sus operaciones futuras. Si Cuyo era a r r a s t r a d o en el turbión de la a n a r q u í a ¿dónde llevaría su ejército? ¿de d ó n d e sacaría los h o m b r e s p a r a a u m e n t a r l o ni el e n t u s i a s m o conocido d e aquel g r a n pueblo que fué el taller d e la revolución chilena? E s t e t e m o r parece haber a s a l t a d o s i n c e r a m e n t e el espíritu de San Martin i d e t e r m i n á d o l o a ponerse en c a m i n o para M e n d o za, a n t i c i p á n d o s e a su ejército para p r e p a r a r los e l e m e n t o s d e resistencia de la ciudad o intervenir en la revuelta. " Y o voi a ver si p u e d o transarlo decia a O'EIiggins, pero al m i s m o t i e m p o


CAPÍTULO H

R

I2J

a r m a r la provincia d e C u y o p a r a caer con ella contra los anarquistas, s i e m p r e que éstos no v e n g a n a r a z ó n n ( i ) . E f e c t i v a m e n t e , el 1 5 d e febrero, a las siete i m e d i a de la t a r d e , salió del p u e b l o de C u r i m o n en dirección de Mendoza. Su espíritu iba t r a b a j a d o por h o n d a s inquietudes. L o p r e o c u p a b a n a la vez el repaso del ejército 'i el suceso de San Luis; las dificultades i e n t o r p e c i m i e n t o s que h a b í a n d e t e n i d o la m a r c h a al Perú, i la conspiración q u e creia jeneral e n t r e los jefes de la b a n d a oriental, los revolucionarios i los españoles. D e s d e U s p a l l a t a escribió a L a s H e r a s la siguiente carta, que revela el e s t a d o de su espíritu: "SEÑOR DON JUAN GREGORIO L A S HERAS 11

Uspallata,

18 de febrero

de

1819.

"Mi buen a m i g o : " V a n las adjuntas comunicaciones de Buenos Aires, que por las p a m p a s han e s c a p a d o m i l a g r o s a m e n t e , comuníquelas usted las i n t e r e s a n t e s a Balcarce i Guido, pero por m a n o s bien seguras. " D u p u y sigue fusilando a los de la conspiración, entre ellos lo ha verificado con un criado suyo que e s t a b a m e t i d o en ella. " N o sé d o n d e se e n c u e n t r a Belgrano, pero sí que ha p a s a d o y a de C ó r d o b a ; voi a ver si p u e d o e n c o n t r a r m e con él antes que empiece las operaciones; cada vez me verifico mas en que el plan es de los p o r t u g u e s e s i f o m e n t a d o por Alvear i Carrera; en fin, v e r e m o s si se p u e d e trabajar algo en la felicidad pública. " M a n d e usted la a d j u n t a a n u e s t r o clon A n t o n i o Balcarce. " N o me dé usted cuartel en c u a n t o a disciplina del ejército, e s p e c i a l m e n t e con los desertores, bien que esto no es m e n e s t e r encargárselo a usted. "Mi cabeza o c u p a d a con a s u n t o s disgustantes no recordó el que d e j a b a mi casa sin dinero. E l a d j u n t o oficio faculta a usted p a r a que t o m e el que necesite p a r a m a n t e n e r mi espléndida mesa i d e m á s individuos que comían conmigo. U s t e d es pobre, y o

(1) Uspallata, iS de febrero de 1819.

Relación

histórica.


124

ESPEDICIOX LIBERTADORA

t e n g o dinero de mi chacra, que quiere decir que soi un ciento por ciento m a s rico que usted, que no se halla en e s t a d o de poder hacer g a s t o alguno. "Mil cosas a E n r i q u e ( i ) , diciéndole que el c o m b o no lo e m plee h a s t a una b u e n a o p o r t u n i d a d ; a N e c o c h e a i d e m á s amigos un millón de cosas. " C ú i d e m c usted mis perros, pues son los amigos que me a c o m p a ñ a n en mis cavilaciones. A d i ó s mi amigo, lo es i será de usted. — S u y o — S A N MARTINM. L a p a r t i d a inesperada de San

M a r t i n i p r i n c i p a l m e n t e las

razones ostensibles que la producían, causaron m u c h a a l a r m a en S a n t i a g o . E l c u a d r o ele la R e p ú b l i c a A r j e n t i n a a z o t a d a pollas facciones, en los m o m e n t o s en que se e m p e z a b a a susurrar la venida d e una espedicion española que p o n d r í a en peligro su i n d e p e n d e n c i a ; la sublevación reciente de los prisioneros españoles i la influencia que esa situación ejercía sobre Chile, a l a r m a m a r ó n p r o f u n d a m e n t e al director i al senado. O ' H i g g i n s creyó llegado el caso de auxiliar a las Provincias U n i d a s con 1 , 5 0 0 soldados, pero la Lojia, sin oponerse al auxilio, estimó mas prud e n t e procurar u n a mediación con los jefes sublevados, invoc a n d o los g r a n d e s intereses americanos que no eran estraños a su p a t r i o t i s m o sincero, a u n q u e estraviaclo. Con este objeto la Lojia envió a la A r j e n t i n a una comisión m e d i a d o r a e n c a r g a d a de autorizar los pasos que diera San M a r t i n en el sentido de u n a transacción, i el senado, que o b r a b a bajo su influencia, contestó a O ' H i g g i n s , al solicitar los recursos para defender la provincia d e Cuyo, que procurase la mediación, i que si no d a b a buen resultado, hiciese pasar los A n d e s la división d e 1 , 5 0 0 h o m b r e s . Plai constancia de que al proceder así, el s e n a d o obró pollos dictados de la Lojia que designó con ese objeto a don L u i s de la Cruz, que habia sido m i e m b r o de la j u n t a de

gobierno

después d e la r e n u n c i a de Q u i n t a n a , i a don S a l v a d o r de la Cavareda, p r i m e r rejidor del cabildo de S a n t i a g o . " E l a m i g o Guido, decia O ' H i g g i n s a San Martin, le h a escrito de la resolución

(1)

Enrique Martinez, comandante del número S.


CAPÍTULO IV

I25

de 0 - 0 p a r a que nuestro c o m ú n a m i g o Cruz i un rejidor Cavareda, comisionados por este gobierno, pasen a verse con A r t i g a s o el jefe que m a n d e las fuerzas que hostilizan la c a m p a ñ a

de

Buenos Aires, estableciendo u n a mediación a n o m b r e de Chile, pero que t o d o se c o n v e n g a con usted para que tenga acierten ( 1 ) . A principios de m a r z o la comisión pacificadora salió de S a n tiago, llevando, a d e m a s d e sus credenciales, notas del gobierno de Chile p a r a el jcncral A r t i g a s i p a r a el jefe de las fuerzas de S a n t a F e clon Estanislao López, invitándolos a deponer sus diferencias en obsequio de la espedicion del Perú ( 2 ) , i a n o m b r a r comisionados, que unidos a los de Buenos Aires i bajo la garantía ele Chile, estipulasen un pacto de t r e g u a que sirviera de base a un t r a t a d o definitivo. Se les encargó, a d e m a s , c o m p r a r en la A r j c n t i n a 5 0 0 o 1 , 0 0 0 caballos que se necesitaban p a r a el ejército del Perú. El jcncral S a n Martin se reunió en San Luis con los comisionados, i c u a n d o éstos se p r e p a r a b a n a dar principio a sus trabajos, los sorprendió u n a n o t a del director ele Buenos Aires n e g á n d o s e a aceptar la mediación, por considerarla deshonrosa p a r a la d i g n i d a d del gobierno central, i destinada a fomentar el orgullo de los rebeldes. " N o hai espresion b a s t a n t e , les decia P u c y r r c d o n , a significar el aprecio q u e me merecen los sentimientos del jefe s u p r e m o de Chile; pero solo un concepto equivocado o la idea de males que no han existido ni se t e m e n h a podido inducirlo a u n a m e dida q u e no tiene objeto: es d e g r a d a n t e a este gobierno i da al caudillo de los orientales u n a importancia que el m i s m o debe d e s c o n o c e r por su situación a p u r a d a . " E n este estado de cosas no me es posible aceptar la media(1) El signo O O designa a la Lojia. La palabra amigo, antepuesta al nombre de Guido, queria decir, en el lenguaje usual «le los afiliados, miembro de la Lojia, i la palabra nuestro, aplicada a Cruz, era la manera como se designaban los hermanos de la asociación cuando se referian a uno de ellos hablando entre dos asociados. (2) "Libre de sus enemigos el territorio de Chile i asegurada nuestra superioridad marítima en el Pacífico, estamos en disposición de dar la libertad al Perú i de poner fin a la dominación española en American. Nota del gobierno a Artigas, Santiago, 27 de febrero de 1819 (inédita).


126

ESI'EDICION LIBERTADORA

cion i espero que U S S . se servirán no llevar a d e l a n t e su comisión etc.n ( i ) . D e t e n i d o s r e p e n t i n a m e n t e en sus trabajos, los comisionados regresaron desde San Luis, sin traer ni la pacificación de la A r jentina, ni siquiera los caballos q u e debían servir p a r a el ejército del Perú. L a mediación fué un paso desgraciado que comprometió la dignidad del gobierno de Chile, pero que obedeció al deseo de activar la espedicion al Perú. El gobierno de Buenos Aires tuvo razón para rechazar u n a m e d i d a que i m p o r t a b a poner al mismo nivel al gobierno regular i a la m o n t o n e r a , i que las Provincias U n i d a s no habrían podido aceptar sin " d e g r a d a r su d i g n i d a d i dccoron según las espresiones del m i s m o gobierno. Se elijo entonces q u e el motivo d e t e r m i n a n t e de su repulsa fué el hecho de que los m e d i a d o r e s chilenos se hubiesen dirijido a los sublevados a n t e s que a él, lo que t a m b i é n justificaría su negativa. A s í lo esplicaba Z a ñ a r tu, que estaba en situación de darse cuenta de lo que sucedía en Buenos Aires. " P e n e t r a d o mi espíritu, decia, ele las ideas mas aflictivas por la g u e r r a civil que desvasta este estado, creí entrever un horizonte favorable en la comisión de los señores don Luis de la Cruz i clon Salvador C a v a r c d a de que L'S. me h a b l a en su honorable nota de 2 de marzo. " A la alta i m p o r t a n c i a que mi juicio d a b a a esta mediación no podia dejar de corresponder la viveza d e las espresiones con que la anuncié i n m e d i a t a m e n t e a S. E.; pero d e s g r a c i a d a m e n t e sin éxito. El gobierno, cerciorado p r e v i a m e n t e d e esta intervención, habia y a d i c t a d o providencias p a r a que los comisionados suspendiesen sus funciones manifestándose poco satisfecho de que aquellos hubieran abierto su misión con el jefe oriental sin anuencia a n t i c i p a d a del s u p r e m o jefe del e s t a d o en c u y a m e d i d a creía ver f u n d a m e n t o para hacer mas irreductible al enemigo por la razón de que a l z a p r i m a b a su orgullon (2). L a t r e g u a tan afanosamente b u s c a d a vendría por otros me-

tí)

Buenas Aires, I I de mayo de 1 S 1 9 (inédito).

(2) Zañartu al gobierno de Chile, Buenos Aires, l.° de abril de 1 S 1 9 (inédito).


CAPÍTULO IV

127

dios a que no fué e s t r a ñ a la determinación del jeneral San Martin de rep atriar su ejército. II

H e m o s dicho a n t e r i o r m e n t e que a consecuencia de las dificultades h a b i d a s e n t r e el jeneral San Martin i los poderes públicos de Chile, aquel pidió a su gobierno el repaso del ejército, e s t i m a n d o q u e la cspeclicion al Perú no podría realizarse por falta de cooperación d e Chile ni m a n t e n e r s e el ejército en este pais por falta de dinero. Fiemos manifestado nuestras d u d a s respecto del v e r d a d e r o oríjen d e aquel malestar que atribuimos a una dificultad de dinero proveniente del t e m o r q u e asistía al s e n a d o de la falta de cooperación del gobierno de Buenos Aires. A la vez h e m o s insinuado la sospecha de que la m e d i d a que S a n Martin indicaba como i m p u e s t a por la necesidad, podía ser u n a presión sobre Chile p a r a que allanase por sí solo los preparativos ele la marcha, o una imposición a su pais que no podia mirar sin zozobras la llegada de un nuevo ejército cuand o a p e n a s p o d ia m a n t e n e r el cíe Bclgrano. El repaso del ejército de los A n d e s estaba destinado a obrar de un m o d o distinto en a m b o s países. P a r a Chile era la privación r e p e n t i n a de la g a r a n t í a en que descansaba el orden público. Plasta entonces la administración de O ' H i g g i n s , consag r a d a a la causa de la alianza, habia mirado con indiferencia los intereses peculiares de Chile i dcscuidádosc de formar un ejército v e r d a d e r a m e n t e nacional que pudiese ocupar en el o r den público i en los destinos jencrales del pais el puesto que dejaba v a c a n t e la p a r t i d a del ejército de los A n d e s ( 1 ) . E n ningún m o m e n t o ese t e m o r era m a s justificado que cn(1) V'\ sonado espresaba este temor diciendo: — "Chile satisfecho de que tema aquella fuerza auxiliar no lia cuidado de organizar otra porque no creia llegase este caso ni costeando aquella tenia fondos para mas. Contaba con la espedicion a Lima, acordada i sancionada por ambos gobiernos i no podia persuadirse de esta novedad. Asi, pues, queda Chile sin aquella fuerza no solo imposibilitado para espedicionar sobre Lima sino aun para asegurar su propio pais. ir Ll senado al director, mayo 18 de 1819 (inédito).


I2S

KSI'EDICION

I.IHERTADORA

tónccs. A m e d i a d o s de enero habia salido d e V a l p a r a í s o para el Callao lord C o c h r a n e con la escuadra, i el país a g u a r d a b a a n h e l a n t e el resultado del peligrosísimo e n s a y o d e su marina. Si Cochrane hubiese sido rechazado i su escuadra perdida, el país habría q u e d a d o en u n a situación análoga a la q u e tenia en 1 S 1 7 con la profunda

diferencia de no tener en su interior u n ejér-

cito q u e a la vez d e inspirar respeto al enemigo fuese u n a g a rantía d e paz pública. R e t r o g r a d a r era perecer; era la invasión del territorio por el vírrei; era la a n a r q u í a e n s e ñ o r e á n d o s e del país, i el e n e m i g o q u e d i s p u t a b a o s a d a m e n t e la línea del P>iobio, p o n i e n d o en peligro u n a p a r t e del territorio adquirido p o r nuestras a r m a s . P a r a Buenos A i r e s la llegada d e un nuevo ejército, c u a n d o a p e n a s poclia sostener en sus h o m b r o s tan gloriosos como fatigados el peso del d e Bclgrano, era u n a profunda perturbación. Sin e m b a r g o , a b a n d o n a d a la espedicion m a r í t i m a sobre el Perú, las Provincias U n i d a s retrocedían a aquellos años en q u e la revolución arjentina había buscado en el A l t o Perú el t e a t r o d e solución. I así c u a n d o el gobierno d e Buenos Aires acepté) la idea d e repatriar el ejército, d e t e r m i n ó enviarlo con el d e Bclg r a n o a las provincias fronterizas, p a r a molestar al e n e m i g o i abrirse un c a m p o d e subsistencias q u e le permitiese m a n t e n e r a m b o s ejércitos ( 1 ) . C u a n d o S a n M a r t i n solicitó el repaso tenia noticias ele la venida d e u n a espedicion española a n u n c i a d a p o r el ministro arjentino d o n Manuel J o s é García ( 2 ) , i ella le sirvió p a r a acon( 1 ) " N o hai mas remedio que, o hacer la espedicion por el Pacífico a Intermedios, o reunir nuestras

fuerzas

para entrar de un modo irresistible por el Perú. L a s pro-

vincias en nuestra posesión son las mas pobres i no bastan a cubrir las erogaciones necesarias. Nos vamos apresuradamente consumiendo; es de toda necesidad aumentar nuestros recursos con la restauración de las provincias

interiores.n

Pueyrredon a San Martin, mayo 18 de 1S19.—Mitre, Comprobaciones,

páj. 377.

(2) l i é aquí la carta en que García dio la noticia a Pueyrredon: "SEÑOR DON J U A N MARTIN

PUEYRREDON

"Rio de Janeiro,

23 de diciembre

de 1S1S.

"Mui estimado paisano i señor mió: "Acaba

de entrar un bergantín americano el cual ha asegurado que a los 5° N .


CAPÍTULO IV

129

.scjar a su gobierno q u e la t o m a s e como protesto para pedir el r e p a s o del ejército. C u a n d o su n o t a llegó a Buenos Aires, el p r e t e s t o era u n a realidad que p r e o c u p a b a a los directores de la política arjentina i a la opinión misma. Así, a u n q u e el director P u e y r r e d o n a c e p t a b a de a n t e m a n o cualquiera indicación de S a n M a r t i n q u e se relacionase con el ejército d é l o s A n d e s , esta vez t e n i a un motivo especial p a r a acceder a sus deseos, justificando la m e d i d a por la necesidad de defender la capital a m e n a z a d a . El r u m o r v a g o al principio se condensó i tomó formas precisas. A m e d i a d o s de febrero el d i p u t a d o de Chile se creyó en la necesidad d e advertir al gobierno de los temores que se abrig a b a n en Buenos Aires ( 1 ) . E s t a s razones d e t e r m i n a r o n a P u e y r r e d o n a ordenar el repaso del ejército, fundándose en el i n m i n e n t e peligro q u e a m e n a z a b a a la revolución arjentina. L a nota q u e dirijió con este m o t i v o al gobierno de Chile espresa con suficiente claridad las razones de otro carácter q u e lo decidieron a proceder así. D a por a c e p t a d o q u e la pobreza jeneral haría imposible por el m o m e n t o el apresto de la espedicion, i bajo este supuesto deduce q u e la p e r m a n e n c i a de las tropas en Chile seria cara; vergonzocncontró tres fragatas de guerra españolas: no tengo tiempo para averiguar mas particularidades i por lo que pueda importar me apresuro a comunicar a usted esta noticia a fin de que la participe a Chile para donde, según el mismo americano, se <¡irijen. N o e s e s t o m u i inverosímil, atendidas las instancias estraordinarias que había hecho el virrei de Lima porque le enviaran fuerzas navales, i nada se pierde con estar prevenido.—Páselo usted bien i mande a su atento servidor i paisano Q. S. M . B . — M A N U E L JOSÉ GARCÍA.,, ( I ) " E x c m o . señor: El 9 del corriente llegó a este fondeadero una fragata apresada por el bergantin corsario La Union. Trae cincuenta i seis dias desde su salida íle Cádiz, de donde partió en compañía de dos fragatas mui interesadas que salieron bajo la escolta de un bergantin de veintiséis cañones; su tripulación, ciento cuarenta hombres; su destino, para la costa de California. " L a espresada fragata confirma las anteriores noticias que teníamos sobre la espedicion preparada en Cádiz contra la América del sur. Hai mucha variedad en el número de las tropas que se disponen. Unos la hacen subir a

18,000 hombres

i otros

aseguran que no excederá de S,ooo. En el primer caso puede ser una espedicion directa contra esta capital, pero en el segundo es indudable cuentan con el apoyo de los portugueses. Tengo el honor de incluir a V. E . el estrado de una carta que se considera

fidedigna.—Dios

guarde a V. E . etc.—'Buenos

de 1819.—MIGUEL ZAÑARTU.,,

17

Aires,

13

de

febrero


E S P E D I C I Ó N El 1¡E UTA D O R A

'3°

sa, por c u a n t o revelaría la nulidad de los recursos de la alianza a n t e el virrei, i espucsta a fomentar la m a l q u e r e n c i a c o n t r a las t r o p a s de los A n d e s que s u p o n e muí jeneral en Chile. E n este supuesto i t e n i e n d o d a t o s seguros de la venida de la espedicion española, pide P u e y r r e d o n no solo que se le devuelva su ejército, sino que se le refuerce con reclutas h a s t a c o m p l e t a r un núm e r o efectivo de 5,000 soldados. Al solicitar esc auxilio invocaba los recuerdos que ligaban í n t i m a m e n t e a a m b o s pueblos, i la s a g r a d a d e u d a que Chile habia c o n t r a í d o con las

Provincias

U n i d a s por la formación i la c a m p a ñ a del ejército de los Ancles. Chile no pocha desoír ese lenguaje que era el del honor.

"No

quiera el cielo que V. E., le decia P u e y r r e d o n , no halle el c a m i n o d e socorrernos i que la alta barrera que nos divide por la n a t u raleza del territorio, no v a y a a hacerse m a y o r en el á n i m o d e estos pueblos por el desconsuelo que e s p e r i m e n t a n al ver defraud a d a s sus esperanzasn ( 1 ) . (1)

" E x c m o . Señor:

" L a s noticias tan repetidas como contestes de una espedicion españela al Rio de la Plata, aunque con alguna variedad en el número de tropas, llaman mui seriamente nuestra atención al objeto de disponer nuestra defensa; tanto mas cuanto que despreciada por el rei Fernando la mediación que él mismo habia invocado de los grandes poderes i en el empeño de detener la ilustre carrera de nuestras glorias, ha de hacer sobre nosotros los mas estraordinarios esfuerzos, empleando simultáneamente todos los arbitrios de la política i los últimos recursos de las armas; así es (pie, aun que nos ¡tallásemos cu aptitud de proveer a los fondos necesarios a la empresa combinada coulra el 7'irrei de Pinta, el peligro que corre la libertad de ambos estados en su propio territorio nos aconsejarla que diésemos de mano a aquel espinoso proyecto, librando a otra ocasión o a otros medios las esperanzas de realizarlo. Mas, concurriendo en la actualidad las circunstancias de no poder emprender sobre Lima, por la falta absoluta de fondos i la necesidail en que íbamos a vernos de estacionar los ejércitos en el territorio de ese estado, pasando por el rubor de confesar nuestra impotencia de ulteriores progresos, corriendo los riesgos de la inacción i los inconvenientes que arrastraría una fuerza estraña en el seno de un pais alarmado con los celos por la sujeción de los jenios malignos, parece que la Providencia hubiese tomado a su cargo el salvarnos de tantos conflictos inspirando al rei español el pensamiento de enviar contra estas provincias un ejército. A consecuencia de estos principios, he determinado, después del mas serio i detenido acuerdo, que el ejército de los Andes se ponga inmediatamente en marcha a estas provincias, librando las órdenes convenientes al jeneral para que aproveche a toda costa el corlo tiempo que concede la estación para el tránsito de la cordillera. "Pero como, desgraciadamente, la fuerza que compone dicho ejército es mui inferior al tamaño de nuestros peligros, i estando a cubierto el reino de enemigos esterio-


CAPÍTULO IV

131

El emisario que conducía esta comunicación e n c o n t r ó a S a n Martin en San Luis, que se i m p u s o d e ella i le e n t r e g ó a la vez esta n o t a p a r a el g o b i e r n o de Chile que por esta circunstancia se recibió c o n j u n t a m e n t e con la anterior: " E x c m o . Señor: " C o n s e c u e n t e a órdenes de mi g o b i e r n o para que el ejército de los A n d e s repase la cordillera en auxilio de la capital de las Provincias U n i d a s , a m e n a z a d a de u n a crecida espedicion esres con la escuadra, el mayor de sus riesgos consistiria en que nosotros fuésemos vencidos, parece llegado el caso de que V. E. quiera por su propio interés i por su gloria aunque no se recuerden otros títulos, auxiliar a este estado con alguna tropa de línea en términos que unidas ambas fuerzas compongan el número de

5,000 veteranos.

Considere Y . E. que, libre el virrei Pezuela del peligro que le amenazaba la proyectada espedicion, empleará las tropas que babia reunido en la capital para engrosar el ejército de L a Serna, i hacerle obrar sobre nuestras provincias para distraer nuestra atención del ejército expedicionario de la Península; i que si por falta de fuerzas dejamos mal seguros los dos estremos por donde deberemos ser atacados, dividiendo nuestras escasas tropas, casi puede tenerse por cierta nuestra disolución, a que seria consecuente la de ese reino. Y o bien veo que a Y . E . le ofrecerán graves dificultades para decretar este auxilio, pero si Y . E . i el entusiasmo de esos pueblos no se deciden a vencerlas después de tantos sacrificios, nada habríamos hecho sino consignarlas a nuestra ruina. Piense V. E . lo que van a decir de Chile las naciones si el resultado les acredita la indiferencia con que se miran nuestros conflictos, ya que en casos tan críticos no se hace verosímil la falta de poder con que se arguye la de voluntad. Reílexione V. E. que el honor de ese estado se halla empeñado en manifestar su buena correspondencia a nuestros servicios, i que la conservación de su honor vale tanto como la mitad de su fuerza. No quiera el cielo que V. E. no halle el camino de socorrernos, i que la alta barrera que nos divide por la naturaleza del territorio no vaya a hacerse mayor en el ánimo de estos pueblos por el desconsuelo que esperimentan al ver defraudadas sus esperanzas. Existiendo en ese reino nuestras tropas, i atribuyéndoles una gran parte de influjo en la administración, parece natural que ciudadanos bien nacidos no se sintiesen con vigor para dar testimonios dignos de sit gloria, cuando podrían atribuirse a la influencia de un poder estraño; pero cuando van a desaparecer los pretestos de tan siniestras interpretaciones, los ciudadanos chilenos imprimirían una nota funesta a su carácter nacional, si después de haberlos ayudado nosotros a reconquistar su patria, nos dejaran a solas con nuestros peligros cuando imploramos sus socorros para defensa de la nuestra. " Y o creo hasta haber agraviado a V. E . manifestando tanto empeño en alentar a V. E. i a ese estado a esfuerzos propios de su gloria i para los que solo basta el noble instinto de sus jenerosos sentimientos. Así es que tomo por mejor partido abandonarme a él, esperando que Y . E . cumpla los votos de estos pueblos i los deberes de su fama.—Dios guarde a V. E . muchos años.—Buenos Aires, i.° de marzo de

1S19.

— J U A N MARTIN HE PUEYRREDON.—Excmo. señor director del estado de Chile,, brigadier jeneral don Bernardo O'Higgins.


I32

F.SPEDICION LIBERTADORA

pañola, he d a d o las órdenes al jencral en jefe p a r a que así lo verifique. "Si la co mp o r t aci o n d e dicho ejército ha sido de la aprobación de V. E . i de ese estado, espero t e n g a la b o n d a d de m a n i festarlo, pues, como su jencral, m e lisonjearía la sanción d e V. E. " L a confianza que V. E. h a tenido en poner bajo mi m a n d o las fuerzas de Chile, será un reconocimiento que t e n d r é etern o a ese gobierno. Mis intenciones han sido darles la m a y o r impulsión. Si en algo he errado no ha sido defecto de mi voluntad. " E s t é V. E . persuadido, así como todo el estado de su m a n d o , q u e en t o d o t i e m p o t e n d r é la m a y o r satisfacción de o c u p a r m e en su servicio, i que la i n d e p e n d e n c i a i libertad ele Chile serán los deseos que m e a c o m p a ñ a r á n h a s t a el sepulcro. " E n esta d e s p e d i d a no p u e d o prescindir de t r i b u t a r a V. E. i a ese estado la m a y o r g r a t i t u d a las distinciones i favores con que m e ha distinguido. — Dios g u a r d e a V. E. m u c h o s años.— San Luis, 7 de m a r z o de 1 8 1 9 . — JOSÉ DE SAN M A R T I N . — E x c m o . señor director del estado de Chile. N o es difícil darse c u e n t a de la impresión con que se recibieron en Chile estas comunicaciones que t r a s t o r n a b a n en un cha los planes acariciados desde t a n t o t i e m p o i ponían en peligro el orden público. A t u r d i d o el jcneral O ' H i g g i n s con esta resolución inesperada, no pensó en resistir p o r q u e aceptó de b u e n a fe la justicia de las razones en que se fundaba i a b u n d a n d o , por el contrario, en los jencrosos sentimientos que d e s p e r t a b a n en su a l m a los recuerdos de los p a s a d o s servicios quiso servir a su aliado con los recursos del pais. Sin e m b a r g o , no creyó posible o r d e n a r desde luego el repaso sin procurar algún arbitrio que concilia.se los diversos intereses que se vinculaban a él. L a Lojia fué la p r i m e r a corporación q u e se puso en movim i e n t o p a r a r e p r e s e n t a r al director de Buenos Aires los peligros que e n t r a ñ a b a la medida. Se celebró u n a reunión en los chas en que se recibieron las comunicaciones anteriores, q u e G u i d o cuidó de avisar a San Martin que p e r m a n e c í a a la espect a t i v a a g u a r d a n d o el efecto ele la medida. " E s t á en mi poder la


CAPÍTULO IV

133

de usted del 1 5 , le contestó Saín Martin. Estoi con la m a y o r curiosidad por saber el resultado de la entrevista que iba usted a tener con los amigos

la noche m i s m a que m e escribió usted su

última: lo cierto es que necesitamos i n d i s p e n s a b l e m e n t e decidirnos antes q u e la cordillera se cierren ( 1 ) . E l resultado d e esta entrevista de los amigos,

como se desig-

n a b a a los afiliados de la Lojia, fué el acuerdo de mover influencias p a r a o b t e n e r del gobierno arjentino que reconsiderase su orden i de San M a r t i n p a r a que no a b a n d o n a s e los g r a n d e s objetos q u e se vinculaban a la p e r m a n e n c i a del ejército de los A n d e s en Chile. El s e n a d o i el d i p u t a d o de las Provincias U n i das, o b e d e c i e n d o su influencia secreta, representaron los inconvenientes de la medida. A u n en aquellos m o m e n t o s angustiosos se dejan percibir las corrientes d e ideas que r e p r e s e n t a b a n a l t e r n a t i v a m e n t e el director i el senado. Mientras O ' H i g g i n s se e n t r e g a b a por completo a la espresion d e su a g r a d e c i m i e n t o por San Martin, el s e n a d o objetaba la orden en n o m b r e de razones severas. Observaba q u e el destino de la espedicion era desconocido p o r q u e el hecho d e haberse a n u n c i a d o que vendría contra Buenos A i r e s era m o t i v o p a r a dudarlo. Poníase, sin e m b a r g o , en el caso de q u e efectivamente lo fuera, i entonces, a b a r c a n d o con claridad el conjunto de la guerra del Perú, decia: el día que el virrei P e z u e la deje de t e m e r un a t a q u e sobre Lima, reforzará con las t r o p a s reunidas allí el ejército de L a S e r n a que opera en el A l t o Perú, i en tal caso la ciudad de Buenos Aires puede encontrarse entre dos ejércitos: el de la espedicion española i el de L a Serna. R e p r e s e n t a b a el peligro en que q u e d a b a Chile por haber descuid a d o la organización de fuerzas militares que reemplazasen a las de los Ancles, i la azarosa situación en que podía encontrarse, si la escuadra de C o c h r a n e sufría algún

contraste serio en el

Callao. H a c i a n o t a r que el ejército de los A n d e s , cuyo n ú m e r o actual ascendía a p r o x i m a d a m e n t e a 3,500 hombres, tenia mas.

(1) San Martin a Guido, Men loza, 3 de marzo de 1S19, Spano,

Vindicación.

publicada por Guido.


ESl'KDICION l.Il!ERTAl>OliA

IJ4

d e la m i t a d de chilenos, que no pasarían a hacer la g u e r r a a la Arjcnlina, pero que irian c o n t e n t o s al Perú. C a l c u l a n d o los chilenos del ejército, en 2,cco h o m b r e s , pedia que se les dejase en Chile p a r a organizar con ellos u n a división d e 4,000 con que m a r c h a r al Perú o formar un ejército nacional. Si el gobierno arjentino a todo se negase, el s e n a d o pedia a. O ' H i g g i n s que exijiese p o r q u e se le dejase un cuerpo

para

formar a su a l r e d e d o r un p e q u e ñ o ejército q u e r e s g u a r d a s e la paz pública ( 1 ) . E s t a nota revela que el s e n a d o consideraba un peligro p a r a Chile el retiro r e p e n t i n o del ejército, i que en su concepto esa med i d a i m p o r t a b a su disolución, por c u a n t o los chilenos que formab a n su m a y o r n ú m e r o no estarían dispuestos a ir a batallar a la Arjcntina. I lo que se d e s p r e n d e d e esta comunicación tan

firme

en sus conceptos, es que el s e n a d o s u b o r d i n a b a t o d o al propósito d e especlicionar al Perú. N o se d e s c u b r e a este respecto la m a s lijera vacilación. Chile, dice, " c o n t a b a con la especlicion a L i m a a c o r d a d a i s a n c i o n a d a por a m b o s gobiernos, i no p o d í a p e r s u a d i r s e de esta n o v e d a d n (el repaso). D a n d o u n a

prueba

práctica de su sincero a n h e l o por realizar aquella empresa, decia al director que Chile la realizaría por sí solo, siempre que el gobierno arjentino le d e j a r a los 2,000 h o m b r e s " d e que se recele deserción^, o en otros t é r m i n o s , los 2,000 chilenos que formaban bajo b a n d e r a arjentina en las filas de los b a t a l l o n e s de los A n cles. " C u a n d o

c o n v e n c i m i e n t o s t a n fuertes i razones t a n j u s t a s

n o h a g a n variar de c o n c e p t o al s u p r e m o gobierno d e aquellas provincias, p u e d e al m e n o s p r o p o n é r s e l e que q u e d e n 2,000 h o m bres d e aquellos de que se recele deserción con los correspond i e n t e s oficiales, p a r a que, unidos a otros t a n t o s d e Chile, se verifique la especlicion p r o y e c t a d a sobre L i m a ; que, c u a n d o no se logre con ella la a b s o l u t a libertad de aquel pais, al m e n o s la revolución llame la atención de! ejército ele L a S e r n a etc.n C u a n d o el s e n a d o e n v i a b a esta c o m u n i c a c i ó n , i g n o r a b a q u e la idea del r e p a s o nacia de la s o s p e c h a de que hubiese a b a n d o -

(I) Nota del senado a O'Higgins, de iS de nir.yo de 1S19

(inédita).


CAPÍTULO IV

«35

n a d o el proyecto de espcdicionar al Perú, i, sin saberlo, refutaba victoriosamente con hechos el cargo que se le dirijia. Si hubiese tenido tal propósito, se le p r e s e n t a b a una o p o r t u n i d a d d e realizarlo. El retiro del ejército de los A n d e s justificaba por su p a r t e el a b a n d o n o d e la espedicion al Perú. L a Lojia L a u t a r i n a puso en acción contra la orden del repaso al s e n a d o i al d i p u t a d o Guido. E s t e representó al jeneral San Martin los graves inconvenientes que resultarían de la m e d i d a , en u n a carta eme S a n Martin llamó con justicia "sábian. Guido e s t a b a impuesto, por las comunicaciones que le habia dirijido San Martin i que hemos d a d o a conocer en parte, que la idea del repaso se a p o y a b a en su espíritu en cuatro causas distintas: i .

a

en el t e m o r de la invasión española; 2 . en la necesidad a

tic d a r otro destino al ejército, desde que en su concepto no se pensaba espcdicionar al Perú; 3 . en el a b a n d o n o de la espedia

cion por p a r t e de Chile proveniente de la seguridad en que se e n c o n t r a b a desde la organización de la escuadra; i 4 . en la nea

cesidad de sacar el ejército por la oposición creciente que desp e r t a b a en la opinión pública. Guido se hizo cargo de estos cuatro aspectos principales i no tuvo gran trabajo para d e m o s t r a r a San M a r t i n que el repaso traería m:.\s males que bienes. El p r i m e r p u n t o no justificaba en su sentir el repaso, porque m i e n t r a s el ejército estuviese en Chile, el virrei se cuidaría de reforzar su capital s a c a n d o tropas del A l t o Perú, i por la inversa, las enviaría a reforzar las tropas de L a Serna, si el peligro desaparecía por el lado d e Chile; a lo s e g u n d o conviene Guido en la dificultad de reunir los elementos para espcdicionar con 6 , 1 0 0 hombres, pero no d u d a d e que p u e d e verificarse con 3,000. N o hai u n a p a l a b r a en su carta que acentúe la sospecha en que se fundaba esta e n m a r a ñ a d a intriga, o sea, n a d a que indique que en su concepto se hubiese pensado en a b a n d o n a r la espedicion al Perú. Por el contrario, reconoce que el senado ha d a d o la o r den de reunir trescientos mil pesos, rateándolos entre los vecinos en la proporción de sus haberes; al tcicer punto n e g a b a que Chile estuviese al abrigo de peligros, porque no se sabia el res u l t a d o del a t a q u e del Callao, que podia a n o n a d a r su escuadra.


I36

ESI'EDICION LIBERTADORA

T r a z a b a en seguida el cuadro d e la situación interior del pais, a m a g a d o s e r i a m e n t e en el sur por los españoles unidos con los indios, m i n a d o por los descontentos, i a m e n a z a d o , en caso d e perder su escuadra, de ser invadido por doquiera por las t r o p a s del virrci del Perú. L a cuarta d e las razones, que él m i s m o h a b i a considerado como la causal del repaso, era secundaria, d u d o s a como justicia i en t o d o caso despreciable. L a enemistad c o n t r a el ejército de los A n d e s provenia de pasiones m o m e n t á n e a s que no merecían t o m a r s e en cuenta. " N o es p a r a éstos p a r a quienes trabajamos, decía, sino para n u e s t r a patria, p a r a nuestros amigos i para nuestros hijos. El fruto de los héroes desde la creación del t i e m p o es la g r a t i t u d de los descendientes de aquellos que se sacrificaronn. A la vez que el s e n a d o i que Guido, el director

OTIiggins

escribió a San Martin manifestándole los males que se derivarían del repaso; pero, como e s t a b a convencido de que obedecía al t e m o r de la espedicion española, e ignoraba las razones d e otro orden que lo habían inducido a aconsejar esa medida, el noble i leal soldado se ofrecía en medio de sus angustias a acudir en auxilio de su vecino a m e n a z a d o . A la vez que la L o jia movia estas influencias indirectas p a r a d e t e n e r el repaso, comisionó al t e n i e n t e coronel don José Manuel Borgoño, q u e era uno de sus miembros, para que pasara a M e n d o z a a esponcr v c r b a l m e n t c estas razones a San Martin ( 1 ) .

III H e m o s n o m b r a d o en repetidas ocasiones al d i p u t a d o de las Provincias U n i d a s don T o m a s Guido i se nos hace preciso d a r a conocer r á p i d a m e n t e la

fisonomía

jencral d e este h o m b r e

apacible i justiciero que d e s e m p e ñ a un papel p r o m i n e n t e en (i) Hai constancia fie que la Lojia comisionó a Borgoño. "Anoche se resolvió en O—O (signo con que se designaba la Lojia) que nuestro amigo don Manuel Borgoño salga hoi con to la dilijencia a convenir con usted va rios puntos de que dicho amigo instruirá a usted verbalmente.11 Mitre, Comprobaciones, páj. 363).


CAI'ÍTULO IV

137

las relaciones de la alianza. G u i d o nació en Buenos Aires 1 7 8 9 . A los 1 7 años fué e m p l e a d o en el tribunal m a y o r d e cuentas i en 1 8 0 8 concurrió a la gloriosa defensa de la ciudad contra la invasión inglesa, sirviendo'cn el batallón de Miñones, que m a n d a b a don J a i m e Llavallol. Poco t i e m p o medió entre la reconquista d e la ciudad de m a n o s de los ingleses i el acto m e m o r a ble q u e rompió la solidaridad histórica que ligaba a las Provincias U n i d a s del R i o d e la P l a t a con la metrópoli. E f e c t u a d a la revolución, Guido fué e m p l e a d o en el ministerio de gobierno, por ser en su t i e m p o i en su edad uno de los jóvenes de espíritu mas cultivado. Al año siguiente ( 1 8 1 1 )

marchó

a E u r o p a c o m o secretario del famoso clon M a r i a n o Moreno, que murió en el viaje. Guido p e r m a n e c i ó poco t i e m p o en E u r o p a p o r q u e en 1 8 1 2 se le e n c u e n t r a de nuevo e m p l e a d o en el ministerio en que servia c u a n d o aceptó un puesto en la misión de M o reno i en 1 8 1 3 fué secretario de la intendencia ele Charcas, que d e s e m p e ñ a b a el jencral don Erancisco A n t o n i o Ortiz de C a m p o . Su p e r m a n e n c i a en el A l t o Perú d u r ó lo que la fortuna de las a r m a s de la patria. V e n c i d a s éstas en Vilcapujio i A y o u m a , G u i d o volvió a las Provincias U n i d a s , i en T u c u m a n , d o n d e se formó el cuartel jencral del ejército p a t r i o t a después de esos g r a n d e s desastres, Guido conoció al jeneral San Martin, con quien lo ligó desde entonces una tierna amistad que solo se estinguió con la muerte. E n 1 8 1 4 fué n o m b r a d o oficial

mayor

del ministerio de guerra i dos años después concibió como San Martin la idea de solucionar la i n d e p e n d e n c i a sucl-americana, m a r c h a n d o al Perú por Chile, i dirijió a su gobierno una m e m o ria bien r a z o n a d a que hace alto honor a su criterio i juicio militar. E n 1 8 1 7 vino a Chile como d i p u t a d o de su pais en Santiago, q u e era u n a misión en estremo delicada por las singulares condiciones en q u e Chile se e n c o n t r a b a respecto del ejército de los A n d e s . Guido, que era m i e m b r o d e la Lojia L a u t a r i n a , est a b a interiorizado en los secretos del gobierno de a m b o s países, lo q u e le permitía intervenir o p o r t u n a m e n t e en sus diferencias, i es j u s t o reconocer que siempre lo hizo con espíritu elevado i J8


I38

KsPKIMCIOX I.lliERTADORA

justiciero, sin p e r d e r de vista los intereses jenerales de la alianza. Solo en u n a ocasión su c o n d u c t a provocó u n a dificultad, q u e fué resuelta o p o r t u n a m e n t e por el director P u c y r r c d o n . Por razones que nos son desconocidas i q u e provenían tal vez de la inesperiencia n a t u r a l de la edad del d i p u t a d o o de las susceptibilidades inevitables en u n a situación tan especial, el director O T I i g g i n s se quejó a P u c y r r c d o n , de la c o n d u c t a de Guido, i con este motivo se produjo a l g u n a a l a r m a en las lojias j e m c l a s de a m b o s países. Pucyrrcdon,. a s u m i e n d o entonces la actitud conciliadora i de profundo respeto que caracterizó las relaciones de su g o b i e r n o respecto de Chile, o r d e n ó la separación de Guido i el n o m b r a m i e n t o de Balcarcc. E s t e oscuro incidente no tuvo consecuencias p o r q u e G u i d o continuó en su puesto en S a n t i a g o , por influencias q u e nos son desconocidas ( 1 ) . L o q u e distingue e s p e c i a l m e n t e la acción oficial del d i p u t a do arjentino es la benevolencia de su carácter i la altura d e sus juicios. T u v o b a s t a n t e i n d e p e n d e n c i a , viviendo bajo el propio (1)

E! señor Vicuña Mackenna ha publicado en el Ostracismo de O'f/iggius,

na 29S,

paji-

una carta curiosa de Pueyrredon sobre este incidente. Las siguientes, inédi-

tas, rpte lo completan. "SEÑOR DON BERNARDO O'IIIUCINS. "Buenos

Aires, S de agosto de

1S1S.

"Ayer despaché un estraordinario, separando a Guido de la representación de este gobierno, i llamándolo con celeridad: repito a usted cuanto le dije a este respecto en mi confidencial.—JUAN MARTIN PUEYRREDON.,, "HXCMO. SEÑOR DI RECTOR SUPREMO DEI. ESTADO DE C H I L E . " E x c m o . señor: Al diputado de este gobierno cerca de esa corte, por el departamento de Relaciones Es'teriores se dice lo siguiente: " l i a recibido el Excmo. señor director la nota de U S . de 7 del pasado en (píe hace renuncia del cargo de diputado cerca de esa corte por las razones (pie espresa; i considerándolas S . E . bastantes, como necesaria la persona de usted en esta capital,

ha venido en admitírsela, dejando para mas adelante el nombrar otra persona

que le suceda, i debiendo U S . entregar entretanto al brigadier jeneral i en jefe sustituto del ejército de los Andes don Antonio González Balcarce, todos los papeles i documentos relativos a su comisión; con esta misma fecha se comunica esta resolución suprema al Excmo. señor director de ese Estado.,.—Lo trascribo a A". E . para su inlelijencia i conocimiento. — Dios guarde a V . E . muchos años.—Buenos Aires, 7 de agosto de 1 8 1 8 . — J U A N MARTIN DE PUEYRREDON..,


C A P Í T U L O IV

139

techo que el jeneral S a n Martin i d o m i n a d o por la influencia de su gloria, para disentir de sus opiniones en p u n t o s trascend e n t a l e s i para j u z g a r con t r a n q u i l i d a d i altura c u a n d o soplaban a su alrededor el d e s p e c h o i la pasión. Sin ser Guido una d e esas personalidades que cubren con el reflejo de su n o m b r e g r a n d e s horizontes d e la historia, tuvo cualidades morales distinguidas, las que aplicadas a su misión fueron como el aceite que suavizó el engranaje discordante de los intereses i de las pasiones nacionales. T e n i a a la vez cualidades intelectuales superiores al nivel ordinario d e su t i e m p o . Escribía c o r r e c t a m e n t e i con elegancia, de lo q u e dan t e s t i m o n i o los curiosos recuerdos de su vida que publicó en los periódicos i gacetas de Buenos Aires. D e Chile pasó al Perú, a c o m p a ñ a n d o a San Martin, cuya estrella siguió con admiración i cariño, i después de largos servicios, murió en Buenos Aires en 1 8 6 6 . Alcanzó a ser testigo del olvido en q u e se m a n t u v o la m e m o r i a del jeneral San Martin i los hechos en que él m i s m o tuvo u n a p a r t e principal; pero vivió lo b a s t a n t e para ver a s o m a r la a u r o r a de la inmortalidad, que r e s t i t u y ó a aquellos t i e m p o s su g r a n d e z a , i a sus h o m b r e s la admiración a que se hicieron acreedores. T a l e s eran las líneas principales del carácter del d i p u t a d o de las Provincias U n i d a s i tal el h o m b r e que en los m o m e n t o s mas difíciles p a r a la a l i a n z a estaba llamado a influir con su opinión en la del g o b i e r n o arjentino. IV El t e n i e n t e coronel B o r g o ñ o atravesó los A n d e s llevando una nota del Director p a r a el de las Provincias U n i d a s en el sentido de las reflexiones del senado, i las comunicaciones de que hemos d a d o cuenta. O ' H i g g i n s anunció en estos términos a San M a r t i n la p a r t i d a de Borgoño. " L a suerte de nuestros dignos h e r m a n o s los arjentinos

no

p u e d e ni d e b e sernos j a m a s indiferente, i en esta virtud he comisionado al señor t e n i e n t e coronel don Manuel José Borgoño


140

F.SrF.DICTON

LIBERTADORA

p a r a q u e pase i n m e d i a t a m e n t e a tratar i d e t e r m i n a r con V. E . sobre los auxilios q u e p u e d e prestar este estado i sobre otros asuntos

de la mayor

importancia»

( r ) . El v e r d a d e r o e n c a r g o d e

Borgoño era influir sobre S a n Martin p a r a q u e , a su vez, influyese en su gobierno en el sentido de q u e no se efectuase el r e paso, o lo q u e es lo mismo, q u e no a b a n d o n a s e el p r o y e c t o d e espedicionar al Perú, que era el deseo m a s sincero i la preocupación m a s ardiente de los poderes públicos de Chile. B o r g o ñ o llevó, a d e m a s , la siguiente comunicación p a r a San Martin, en respuesta de la que e n t r e g ó en S a n Luis al propio de Buenos Aires o r d e n a n d o el repaso i solicitando u n a declaración sobre la c o n d u c t a de su ejército. " E x c m o . señor: " E n cualquiera época seria mu i sensible no solo a este suprem o gobierno sino a todos los h a b i t a n t e s del estado de Chile la separación de V. E., pero lo es m u c h o m a s en el dia al considerar q u e vamos a m a l o g r a r la preciosa ocasión q u e se nos presenta de ver consolidada la g r a n d e obra de la libertad a m e ricana, a que t a n t o ha contribuido V. E. con sus nobles c incesantes trabajos. A s í es q u e el paso del ejército de los A n d e s q u e V. E. anuncia en oficio de 9 del corriente eme d e b e verificarse consecuente a órdenes de su gobierno, m e h a e x c i t a d o a esponer al E x c m o . s u p r e m o director de las Provincias U n i d a s

;

como lo h a g o en esta fecha, las razones q u e m e parecen p o d e rosas p a r a no perder con la ida del ejército la o p o r t u n i d a d de asegurar la libertad de a m b o s estados. M a s estas

reflexiones

no h a n i m p e d i d o que yo diese i n m e d i a t a m e n t e órdenes p a r a que se prestasen a las tropas de los A n d e s los auxilios necesarios p a r a e m p r e n d e r su m a r c h a si se j u z g a siempre conveniente. " L a c o n d u c t a observada c o n s t a n t e m e n t e por el ejército del m a n d o de V. E. ha sido tal q u e la m e m o r i a de su disciplina i buena c o m p o r t a c i o n llegará a las edades venideras así como h a llegado a los climas remotos. L a aflicción ha sido jencral en Chit o OTIiggins a San Martin (inédita).


CAPÍTULO IV

I4I

le d e s d e q u e se trascendió la noticia que el ejército se retiraba, siendo esto u n a p r u e b a evidente de los sentimientos que a n i m a n a los c i u d a d a n o s de este estado, s e n t i m i e n t o s e x c i t a d o s sin d u d a por la moderación i b u e n a c o n d u c t a de la oficialidad i t r o p a s arjentinas. L o s servicios p r e s t a d o s a Chile por Y. E. son tan imp o r t a n t e s que faltaría y o a mi d e b e r i a los dictados de mi corazón s i n o manifestase a V. E. que son apreciados j u s t a m e n t e i q u e será n u e s t r a m a y o r gloria el ser conducidos a la victoria por V. E . — Dios g u a r d e a V. E. m u c h o s años. — Santiago, 2 0 de m a y o d e 1819.—BERNARDO O ' H I G G I N S . — J o s é Ignacio

Zentcno.

P o r este e s t r a ñ o juego, San M a r t i n se colocó c o m o mediador entre las dos g r a n d e s influencias de la alianza: entre Chile, que recurría a él en sus conflictos, i su gobierno, que obedecía en t o d o sus indicaciones respecto del ejército de los Ancles. N o pasó e n t o n c e s por la m e n t e d e los directores d e la opinión chilena q u e fuese a u t o r d e esta e m b r o l l a d a crisis. B o r g o ñ o le esplicó lo que sucedía en Chile desde que se tuvo noticia del repaso, i c o m o viese por su relación que el pais no se oponia a s e c u n d a r sus proyectos, sino que, al contrario, en aquellos propios dias en que la e s c u a d r a surcaba las aguas peruanas, allan a n d o el paso del ejército, el s e n a d o reunía el dinero p a r a la espedicion terrestre, convino en solicitar de su gobierno que se dejase en Chile u n a división de 2,000 hombres. L a relación hecha por B o r g o ñ o de lo convenido con San M a r t i n movió a la Lojia a d e c r e t a r el envío d e una espedicion de 5,000 h o m b r e s al Perú ( 1 ) , i c o m o eso suprimía el p r e t e s t o que h a b í a servido de base p a r a solicitar el repaso, San M a r t i n pidió a su g o b i e r n o que suspendiera t o t a l m e n t e la orden, m a n d a n d o que q u e d a r a en Chile todo el ejército de los Ancles. Pucyrreclon accedió a su n u e v a solicitud ( 2 ) i n o p o r t u n a m e n t e , (1) Documento publicado por Mitre, Comprobaciones

históricas.

(2) "SEÑOR DON BERNARDO O'HIOC.INS. "Buenos Aires,

i." de mayo de

ISIQ.

"Nii compañero i amigo: "Con fecha 16 de abril próximo pasado me dice San Martin que, a virtud del armisticio celebrado con los anarquistas, por esta parte consideraba ya innecesarias la


142

KSI'KDICIOX LIBERTADORA

pues y a habían a t r a v e s a d o la cordillera tres escuadrones de G r a n a d e r o s a caballo: el batallón núm. i d e Cazadores d e infantería i 8 piezas de artillería ( i ) sin c o n t a r con dos escuadrones de cazadores a caballo q u e h a b í a n p a s a d o a n t e r i o r m e n t e . L o s batallones a c a n t o n a d o s en A c o n c a g u a sufrieron las consecuencias de la orden del repaso, p o r q u e c u m p l i é n d o s e lo que t e m í a el senado, muchos soldados se desertaron, no q u e r i e n d o ir a T u c u m a n c u a n d o su iinajinacion i e s p e r a n z a s estaban inflam a d a s con la espectativa de u n a g u e r r a a las p u e r t a s d e L i m a . El resultado práctico de esta larga intriga fué echar u n a p a r t e de las t r o p a s arjentinas en las fauces d e la guerra civil, perdiéndolas p a r a la causa de la i n d e p e n d e n c i a e introducir la deserción en las filas d e los cuerpos veteranos. T o d o cedió entonces a la influencia d e los ocultos procedimientos de San Martin. O'LIiggins, sin sospechar su v e r d a d e r o papel, le abrió su corazón con la sinceridad calorosa d e su g r a t i t u d i de su a m i s t a d ; el director d e Buenos Aires no hizo sino refrendar lo que San Martin le pedia en sus comunicaciones privadas; las lojias se s u b o r d i n a r o n a su acción. Solo el sen a d o m a n t u v o su individualidad en m e d i o d e ese profundo desconcierto, i al afirmar por la c e n t é s i m a vez su sincero deseo de q u e Chile realizase la espedicion al Perú, cuidó d e exijir al director que reclamase el concurso pecuniario ofrecido por las Provincias U n i d a s . " L a espedicion a L i m a , le decia, no solo es. útil sino necesaria en las c i r c u n s t a n c i a s en q u e nos h a l l a m o s

tropas de los Andes, ! que había dado orden para que suspendiesen sus movimientos, entretanto recibía mis órdenes ulteriores. La venida ordenada de ese ejército nunca turo por objeto la guerra de Santa Fe, si solo la del Perú. Cuando vi que no podia verificarse la espedicion sobre Lima, vi la necesidad de hacer un esfuerzo para franquearnos el Perú; i con él los mejores recursos para nuestra subsistencia, dado el caso que no se realizase la espedicion española, i resolví que, unido el de los Andes al ejército de Belgrano, hiciesen su campaña a nuestras Provincias ocupadas por el enemigo. Pero, pues que, según el mismo San Martin i Guido, se ha determinado espedicionar con 5,000 hombres sobre Intermedios, yo soi conforme en que quede toda la fuerza necesaria. Y o aseguro a Ud. que miro con mas confianza cualquier empresa por Intermedios que sobre Lima. Nos resta saber el éxitij de Cochrane, que me tiene ya en sumo cuidado.—JUAN MARTIN DE PUEVRREDON. (1) Barros Arana, Desobediencia del jeneral San Martin.


CAPÍTULO IV

143

Sin ella no p u e d e Chile m a n t e n e r s e con el ejército i escuadra. A n t e s d e dos meses se h a de ejecutar, i para c u a n d o llegue el caso, es d e necesidad p r e p a r a r con anticipación los medios a q u e Chile se obligó como debe practicarlo por las Provincias

Unidas^

V. 11. con los

ofrecidos

(1).

D a n d o forma a lo convenido, S a n M a r t i n envió a S a n t i a g o un plan p a r a espedicionar con 4,000 h o m b r e s en q u e se p o n e d e relieve el minucioso c u i d a d o con q u e p r e p a r a b a sus operaciones militares ( 2 ) . (1) El senado a O'ÍIiggins, 31 de mayo de 1S19 (inédito). (2) Publicamos como una curiosidad que revela la índole del espíritu del autor el siguiente documento: Relación

de lo que es necesario para una espedicion mariiiina de cuatro mil hombres.

fuera de Chile

A saber:

3,400 200

hombres de infantería. id. de caballería.

300 id. de artillería. 100 id. de zapadores. Los trasportes necesarios para esta fuerza: 4 lanchas cañoneras. Víveres necesarios para 5 meses para dicha fuerza i tripulación. El vino i aguardiente necesarios para la fuerza del ejército. 1 tren de 16 piezas, a saber: 8 de montaña; 6 de a 4 de batalla i 2 de a 8. 6 cañones de batir. 2 morteros de a 9. 2 obuses de a 9 pulgadas. El cureñaje de repuesto para dichas piezas. 20 caballos para el estado mayor. 20 sopandas. 2,000 pares de herraduras. 50,000 clavos para id. 20 juegos de herramientas para herrar caballos. 3,000 fusiles de repuesto con sus correspondientes fornituras, encajonados. 500 sables de id. id. id. 1,000 carabinas id. con sus'cananas correspondientes, id. 1,600 lanzas enmangadas. 8 zorras. 2 gatos para levantar pesos. 1 maestranza con todo jénero de obreros, sus herramientas i materiales pertenecientes a la fuerza de dicha^'espedícion. 2 cabrías completas. 2 cabrestantes completos.


144

ESrEDICIOX

LIBERTADORA

V El repaso del ejército le causó un nuevo d e s a b r i m i e n t o . L a división que atravesó la cordillera fué d e s t i n a d a al ejército d e Bclgrano que tenia su cuartel jcneral en T u c u m a n , lo q u e equivalía a dejarlo sin m a n d o efectivo. " E l T a g l c (el ministro de P u e y r r c d o n ) , decia a Guido, ha t e n i d o un m o d o s u m a m e n t e político de s e p a r a r m e del m a n d o del ejército: Dios se lo p a g u e por el beneficio q u e m e hace.M " S e a lo fuere, y o no h a r é m a s q u e 300 quintales pólvora de canon. Sarga para cartuchos de id. 200 quintales pólvora de fusil. Papel para cartuchos de id. 400 quintales de plomo. 300,000 piedras de chispa de toda arma. 1.200,000 cartuchos de fusil a bala.

200,000

id. para fogueo. 600 tiros para cada pieza. 300 bombas. 200 granadas. 4 a 5,000 granadas de mano. 1 juego de herramientas de 100 zapadores. 600 palas enmangadas. 600 azadas id. 300 zapapicos id. 200 barretas. 20 100 200 200

hachas grandes enmangadas. escalas de asalto. parihuelas. espuertas para tierra.

1 24 200 100 300

puente portátil en maroma. docenas cohetes de señal. fajinas incendiarias. antorchas. carpas.

200 pabellones de armas. El dinero necesario para una reducida caja militar. ^Mendoza, 23 de mayo de

iS/g. JOSÉ DE SAN MARTI.NH

•'NOTA.—Pueden haberse olvidado algunos pocos artículos que todos ellos serán de mui poca consideraciori.il


CAPÍTULO IV

145

obedecer, lavar mis manos, i t o m a r mi partido, el que y a está resuelto ir ( 1 ) . L o s jefes del ejército de los A n d e s manifestaron

repugnan-

cia d e t o m a r p a r t e en u n a guerra sin porvenir ni gloria, a b a n d o n a n d o el brillante t e a t r o que se habia ofrecido a su imajinacion. A l g u n o s pusieron resistencia

p a r a marchar, i el jeneral

siguiendo su ejemplo " t o m ó su partición enviando su renuncia d e jefe del ejército de los A n d e s , lo que hizo que su gobierno cediese c o m o siempre d e j a n d o la división en Mendoza. D e s d e ese dia se dedicó a a u m e n t a r el personal de los cuerpos i a r e m o n t a r su caballada p a r a ponerla en a p t i t u d de m a r c h a r al Perú. E n esa época u n a nueva dificultad puso a p r u e b a la solidez de la alianza. L a especlicion española de 18,000 h o m b r e s contra el Rio cicla P l a t a que se habia m i r a d o h a s t a entonces como u n a probabilidad lejana, parecía un hecho, i era natural que en tan grave emerjencia el gobierno de Buenos Aires contrajese su atención al peligro que lo a m a g a b a por el oriente. C o m o el t e m o r de esc a c o n t e c i m i e n t o ocupó al gobierno arjentino

du-

r a n t e t o d o el invierno d e 1 8 1 9 , c influenció n o t a b l e m e n t e en sus relaciones con Chile, se nos hace preciso d a r a conocer ese hecho que p u d o tener tan graves consecuencias en los destinos d e la revolución d e Chile. E l restablecimiento d e F e r n a n d o V I I en el trono de E s p a ñ a modificó la faz de la lucha de las colonias americanas, como lo observa con p r o p i e d a d un distinguido escritor arjentino. E n su principio las colonias se sublevaron en defensa de la soberanía de su reí proscrito, pero c u a n d o éste recuperó la libertad que fué el pretesto de la revolución i envió sus ejércitos a A m é r i c a , la lucha no se t r a b ó y a entre los u s u r p a d o r e s de su derecho i las colonias fieles, sino e n t r e éstas i su a n t i g u o soberano. F e r n a n d o V I I , restituido al t r o n o de sus mayores, intentó hacer un vigoroso esfuerzo p a r a recuperar su predominio en el a n t i g u o virreinato d e Charcas, i al efecto, a principios de 1 8 1 9 , se p r c (1) Mendoza, 24 de abril de 1819.

19

Publicado por Guido Spano,

Vindicación.


I46

ESPEDICIOX LIBERTADORA

p a r a b a la g r a n d e espedicion que debía devolver a su corona las j o y a s q u e la revolución le habia a r r e b a t a d o . D e s d e principios de 1 8 1 9 e m p e z a r o n a llegar a A m é r i c a las noticias de aquellos a l a r m a n t e s preparativos, t r a s m i t i d a s por los ajentes secretos que los paises revolucionados m a n t e n í a n en Cádiz. S ú p o s e q u e se reunía en la isla de L e ó n u n a espedicion de 1 8 a 20,000 h o m b r e s , bajo las órdenes del jcneral O ' D o n n e l , c o n d e d e L a Bisbal. A l principio los p r e p a r a t i v o s sufrieron ret a r d o s por las escaseces del tesoro español i por falta d e t r a s portes. E s p a ñ a p a s a b a en ese m o m e n t o por u n a transición

interna,

p r o v o c a d a por la colisión ele las opuestas corrientes políticas r e p r e s e n t a d a s , de un lado, por los defensores d e la constitución d e 1 8 1 2 , i del otro, por los sostenedores del sistema absoluto, a c u y a cabeza figuraba el rei. A m b o s p a r t i d o s fijaban sus m i r a d a s i fundaban sus esperanzas en el "ejército d e Andalucía,!,

nom-

bre que se d a b a a las fuerzas espedicíonarias. L o s defensores í p r o p a g a n d i s t a s del sistema liberal lo difundieron en el ejército por m e d i o de lojias masónicas q u e m i n a ron la fidelidad de los cuerpos. L a resistencia contra la espedicion, f o m e n t a d a

hábilmente

p o r ajentes secretos de la A m é r i c a , se a u m e n t a b a con la consideración d e las privaciones i peligros que ofrecían paises r e m o tos, d o n d e el clima í los h o m b r e s eran adversos, i en p r o v e c h o d e un rei que habia sacrificado a su fanatismo i a su ambición los m a s caros s e n t i m i e n t o s d e la E s p a ñ a . " H a b i a escasez d e soldados, dice un escritor c o n t e m p o r á n e o . A l a r m a d o s con las voces q u e corrían sobre el carácter d e las g u e r r a s coloniales; excitados, en gran manera, por las relaciones terribles i las p i n t u r a s sombrías que d i v u l g a b a n los heridos de Costa F i r m e en los hospitales de Cádiz sobre la t e m e r i d a d d e la caballería d e P a e z i la astucia d e los oficiales d e Bolívar, al m i s m o t i e m p o q u e sobre la solidez d e las lejiones inglesas q u e h a b í a n ido en su auxilio, los voluntarios no a c u d í a n p a r a e m p r e n d e r u n a g u e r r a tan impopular. S e m a n t e n í a i n d e b i d a m e n t e en las filas sold a d o s q u e debieron ser licenciados en 1 8 1 7 , i b a s t a b a el a n u n c i o


CAPÍTULO IV

I47

d e la p a r t i d a para e x c i t a r la furia d e esos h o m b r e s que se consid e r a b a n i n j u s t a m e n t e sustraídos de sus hogares. El e s t a d o financiero 110.permitía acudir a los halagos del dinero, que hubieran sido tan poderosos en E s p a ñ a ; i m i e n t r a s el gobierno se e n c o n t r a b a en estas dificultades, los ajentes a m e r i c a n o s derram a b a n profusamente el oro p a r a d e s a l e n t a r a los oficiales i a los soldados 11 ( 1 ) . E l resultado d e la labor secreta que m i n a b a la fidelidad del ejército fué un i n t e n t o d e sublevación sofocado a t i e m p o por el jencral en jefe. L o s conspiradores creían contar si no con el a p o y o directo, al m e n o s con las s i m p a t í a s ocultas del jeneral O ' D o n n c l l i en esta confianza procedían con m a y o r desenvoltura i menos reserva d e la que se e m p l e a de ordinario en u n a sublevación militar. O ' D o n n e l l reunió en el P a l m a r de S a n t a María los cuerpos mas t r a b a j a d o s por la m a s o n e r í a revolucionaria i m a r c h ó de improviso sobre ellos a la cabeza de los cuerpos fieles. Los jefes fueron a p r e h e n d i d o s a la vista de sus soldados que no intentaron hacer resistencia i sometidos a juicio. A pesar de esta prueba de fidelidad, parece que el rei F e r n a n d o o su camarilla, que era a la sazón el v e r d a d e r o gobierno de E s p a ñ a , no tuvo completa confianza en la lealtad de O'Donnell, i a u n q u e sin agravio, i con las formas del a g r a d e c i m i e n t o oficial, el conde de L a Bisbal fué r e e m p l a z a d o en el m a n d o del ejército de A n d a l u c í a por el cx-virrei d e Méjico don F é l i x Callejas, conde d e Calderón. A la revolución frustrada sucedió la fiebre amarilla. E s t a terrible e p i d e m i a hizo n u m e r o s a s víctimas en el ejército d e A n d a lucía. L o s hospitales se llenaron de enfermos i las s o m b r a s de la m u e r t e cubrieron el c a m p a m e n t o . E n t r e t a n t o , la masonería política seguía su obra. L o s principales jefes del ejército pertenecían de corazón a la causa liberal, i los soldados m i r a b a n de mal g r a d o la m a r c h a forzada a A m é r i c a . L o s d e s c o n t e n t o s con el absolutismo del reí esplot a b a n este s e n t i m i e n t o justificado í c a d a día se alteraba mas la fidelidad

del ejército. A l rededor de él ejercía su inevitable pre-

(1) G . Hubbard, Histoire conlcmporainc

ifEspagne.


1.(8

KSI'EIIICION LIBERTADORA

sion el d e s c o n t e n t o jcncral d e la E s p a ñ a contra el sistema

ab-

soluto de gobierno, i la resistencia del pais a las imposiciones ele u n a política absurda. El malestar de la E s p a ñ a solo necesit a b a un ó r g a n o enérjico i lo tuvo en el esforzado asturiano don Rafael Riego, c o m a n d a n t e del batallón de Asturias. E l

i.° d e

e n e r o de icS20 R i e g o p r o c l a m ó a la cabeza d e sus soldados el imperio de la constitución liberal de 1 8 1 2 iniciando la célebre revolución que modificó la situación política de su patria. D e s d e esc dia el ejército de A n d a l u c í a entró en la corriente d e la política interna de la E s p a ñ a i se desvió de la causa ele la revolución americana, que fué el objetivo de su creación. E l grito de R i e g o repercutió a la vez en a m b o s m u n d o s . D o t ó m o m e n t á n e a m e n t e a su pais de las libertades constitucionales; dejó a la R e p ú b l i c a A r j e n t i n a en seguridad, i permitió a Chile llevar a d e l a n t e sin nuevas dilaciones la espedicion al Perú. D e s g r a c i a d a m e n t e , la R e p ú b l i c a A r j e n t i n a no sacó de este g r a n d e acontecimiento

las ventajas de eme era susceptible p o r q u e la

g u e r r a civil que se d e s e n c a d e n ó furiosamente en su seno, la obligó a separar su atención d e los graneles intereses americanos a que su política vivia vinculada desde t i e m p o atrás. VI L a espedicion española es el a c o n t e c i m i e n t o al rededor del cual jira la política arjentina en 1 8 1 9 . D u r a n t e algún t i e m p o t o d o le estuvo s u b o r d i n a d o ; la atención i el patriotismo del g o bierno de Buenos Aires estuvieron contraidos al peligro q u e a m e n a z a b a su nacionalidad, i que los d a t o s c

informaciones

reiterados de los ajentes chilenos o arjentinos p r e s e n t a b a n c o m o irremediable. E s t a preocupación que absorvia la atención de las Provincias U n i d a s i dirijia su política, influenció, c o m o es d e suponerlo, los planes militares q u e se vinculaban en la alianza, si bien obró d i s t i n t a m e n t e en B u e n o s A i r e s i en S a n t i a g o por el diverso criterio con que a m b o s gobiernos j u z g a r o n el acontecimiento. A la vez q u e h a b i a diversidad en la apreciación del hecho la h u b o en los medios d e conjurarlo.


CAPÍTULO JV

I49

E l gobierno de Buenos A i r e s creyó necesario en un m o m e n t o r e c o n c e n t r a r a su alrededor el haz de sus fuerzas militares rep a r t i d a s , como el mejor medio d e resistir a la invasión; el de Chile, como y a lo había manifestado el senado, p e n s a b a que en caso d e v e n i r la espedicion, convenia acelerar la m a r c h a a L i m a p a r a no dejar al virrei en a p t i t u d de enviar al sur el ejército que h a b i a acudido a la defensa d e su capital, i evitar que la revolución arjentina fuese e s t r e c h a d a por las fuerzas españolas d e L a S e r n a i las d e Cádiz. E s t o en el s u p u e s t o d e que la espedicion viniese, lo que se d u d ó j e n e r a l m e n t e en Chile. O ' H i g g i n s , como lo h e m o s d e manifestar, juzgó el suceso con acierto i desde un p u n t o d e vista e x a c t o , colocándose en el de los intereses d e la E s p a ñ a . S a n Martin, rque estaba instruido por su gobierno de las noticias q u e venían d e Cádiz, creyó d u r a n t e algún t i e m p o en la realidad de la espedicion a u n q u e apreció con diversidad su destino. Creyó q u e el hecho de que se anunciase su venida a Buenos A i r e s fuese u n a c s t r a t a j e m a

p a r a ocultar su v e r d a d e r o destino que

era Chile. "¿Qué opina usted de la espedicion? decia a Guid o ( 1 ) . Y o creo que d o n d e a m e n a z a el n u b l a d o es a Chile. N o esperemos el último m o m e n t o i c o n v e n z á m o n o s que si el p u e r t o de V a l p a r a í s o no se p o n e en un estado de defensa capaz de sostener un sitio por veinte días, la existencia de ese estado peligra mucho. Si los amigos (la Lojia) se convencen de esta verdad, p u e d e m a r c h a r D ' A l v e en c o m p a ñ í a de Arcos i con actividad p u e d e n concluir los trabajos en tres mesesn. " R e p i t o lo q u e en mi anterior, decia pocos chas después, de que el chubasco mas bien a m e n a z a a Chile que a n i n g u n a d e nuestras provinciasn. E l gobierno arjentino, que recibía las mayores seguridades sobre la realidad de los aprestos, se propuso conjurarlos, poniend o en acción todos sus elementos de defensa. Circuló a las aut o r i d a d e s la noticia del peligro, comunicándoles que estaba dispuesto a a b a n d o n a r a Buenos Aires í a resistir en el interior i

(1) Mendoza, 11 de julio de 1819,

publicada por C-uido Spano.


150

ESrF.DICION

LIBERTADORA

pensó en t r a s l a d a r a M e n d o z a i a T u c u m a n la m a e s t r a n z a del ejército i los elementos de guerra que podían servir al enemigo. N o nos i n c u m b e referir los preparativos i esfuerzos realizados por el director d e Buenos A i r e s a n t e la a m e n a z a de la invasión, pues b a s t a a nuestro objeto dejar constancia d e q u e u n a p r o funda i justificada a l a r m a d o m i n a b a en aquellos clias la política arjentina. A n t e u n a a m e n a z a de esa clase, la espedicion al Perú revestía, p a r a aquel gobierno, los caracteres de la audacia. E s cierto que podia ser e s t i m a d a como u n a desviación d e n t r o del c u a d r o militar que a b a r c a b a el ejército español i que t e n d í a sus líneas desde B u e n o s Aires h a s t a L i m a ; pero t a m b i é n lo es que, a m e n a z a d o por el oriente i sin fuerzas b a s t a n t e s p a r a defender su capital, lo p r i m e r o era ponerse en a p t i t u d de resistir al ejército q u e lo a m a g a b a m a s de cerca. Chile no vcia en la invasión d e Buenos A i r e s un peligro inm e d i a t o i pudo, por consiguiente, considerarla bajo p u n t o s d e vista m a s jenerales i de alcance m a s lato. P u d o t a m b i é n j u z g a r l a con frialdad, sin las impaciencias del peligro propio, i con m a y o r certeza d e apreciación que los espíritus a l a r m a d o s de

Buenos

Aires. O T I i g g i n s d u d ó desde el principio que la espedicion se realizase. E n v a n o el ministro d e Chile don Miguel Z a ñ a r t u , influenciad o por la opinión arjentina, le d a b a seguridades d e su venida, p o r q u e a todos sus testimonios respondía i n v a r i a b l e m e n t e con esta objeción que hace h o n o r a su buen sentido: M a s bien creeré que la E s p a ñ a refuerce el Perú q u e enviar espedicion a Buenos Aires, por ser m a s fácil sostenerse en L i m a con 4 o 6,000 s o l d a d o s que conquistar las Provincias U n i d a s con 14,000. Las

noticias sobre la espedicion

fueron

contradictorias a

principios de año. U n dia se anunció la v e n i d a de un ejército d e 1 8 , 0 0 0 h o m b r e s c o n t r a el Rio de la P l a t a ; otro la de u n a división d e 1 5 , 0 0 0 h o m b r e s c o n v o y a d a por buenos b u q u e s d e g u e rra sobre L i m a . E n t o n c e s , que fué a m e d i a d o s de abril, Chile p e r m a n e c i ó en actitud e s p e c t a n t e , s u s p e n d i e n d o m o m e n t á n e a m e n t e la espedicion al Perú, recien acordada, h a s t a conocer los


CAPÍTULO IV

nuevos elementos que

podían

modificar la

151

fisonomía

d e la

lucha. L a fijeza d e sus opiniones respecto d e la espedicion no vaciló. Siguió c r e y e n d o q u e la E s p a ñ a se esforzaría por m a n d a r al Perú u n a división d e d e s e m b a r c o d e n ú m e r o limitado i princip a l m e n t e buenos b u q u e s de g u e r r a p a r a recuperar su poder naval, con lo q u e los proyectos d e Chile quedarían paralizados i alejado t o d o peligro p a r a la seguridad del virreinato. E n estas circunstancias llegaron de Buenos Aires a l a r m a n t e s noticias, i con ellas la circular del jcncral R o n d e a u a las autorid a d e s , en que a n u n c i a b a el propósito d e convertir el territorio en un g r a n taller militar. O ' H i g g i n s creyó entonces d e su d e b e r solicitar recursos del S e n a d o en previsión d e cualquiera cmerjencia i revelarle con claridad su m o d o de pensar. El dia anterior h a b i a escrito al director d e Buenos Aires: " A pesar de q u e siempre y o estoi p e r s u a d i d o que la E s p a ñ a no p o d r á sufrag a r a los gastos que exije el apresto de u n a fuerza de 1 8 , 0 0 0 h o m b r e s , con todo, me complace ver que ese s u p r e m o gobierno se p r e p a r a p a r a que en n i n g ú n caso p u e d a n sorprendcrlen ( 1 ) . " A pesar, decia a Z a ñ a r t u ( 2 ) , de que por los oficios de U S . d e 1 6 i 26 del pasado, i por los que h a dirijido a S. E. este gobierno, aparece q u e la E s p a ñ a se proponía siempre llevar a d e l a n t e su p r o y e c t o de espedicion contra esas provincias; con todo, siendo evidente q u e es mas fácil conservar el Perú con un refuerzo d e 4 o 6,000 h o m b r e s q u e conquistar el Rio de la P l a t a con u n a espedicion d e 1 4 , 0 0 0 (que será el m á x i m u m d e lo que p u e d a enviar de golpe la E s p a ñ a ) , cree este gobierno que no se realizará el a t a q u e proyectadon. I a b r i e n d o t o d o su p e n s a m i e n t o al S e n a d o , le decia: " E s t o (ciertas noticias relativas a envío de tropas al Callao), j u n t o con los inmensos auxilios de j e n t e i pertrechos de guerra q u e d e las Islas Británicas han salido p a r a Venezuela i con las dificultades q u e n e c e s a r i a m e n t e presenta aun a naciones m a s (1) Al director de Buenos Aires, Santiago, 22 de julio de 1819

(inédita).

(2) Al diputado de Chile en Buenos Aires, Santiago, 22 de julio de 1819

(inédita).


152

ESI'F.DK'IOX LIBERTADORA

activas i poderosas que la E s p a ñ a el equipo tic u n a

fuerza

d e 1 8 , 0 0 0 hombres, me mueve a creer que la especlicion c o n t r a el Rio de la P l a t a no se verificará; viniendo, sí, al Pacífico u n a p a r t e de ella. P o r ciego que q u e r a m o s suponer al g a b i n e t e español no p u e d e ocultársele que, p e r d i d a L i m a , se d e s p l o m ó p a r a siempre en A m é r i c a el edificio de su d e s p o t i s m o ; t a m b i é n d e b e saber que del dominio del Pacífico d e p e n d e la suerte del Perú, i así veremos que a la fuerza naval dirijirán en lo sucesivo g r a n p a r t e d e su atención. " Y a se nos anuncia que, a d e m a s de los buques mencionados, v e n d r á t a m b i é n el Fernando

VII, i g u a l m e n t e de a 74, i es ocioso

q u e y o indique a V. E. que, reunida esta escuadra con la q u e existe en el Callao, la nuestra no podría sostener la c o m p e t e n cia. Yo trato de que lord C o c h r a n e salga a la m a y o r b r e v e d a d a hacer los 'últimos esfuerzos a efecto d e destruir la e s c u a d r a española a n t e s que lleguen los b u q u e s de C á d i z ; y o t r a t o de lev a n t a r i organizar t r o p a s p a r a asegurar la suerte del pais; p a r a p r e s t a r auxilio a las Provincias U n i d a s en caso d e que salgan fallidos mis cálculos; p a r a realizar la especlicion al Perú, especlicion tan p r o m e t i d a a aquellos desgraciados h a b i t a n t e s , tan d e s e a d a por todos i que por u n a fatalidad inesplicable no se ha llevado a efecto en t a n t o tiempo. "V. E. no debe ocuparse de otra cosa que de

proporcionar

recursos p a r a sostener la nueva actividad que v a m o s a t o m a r p a r a efectuar esa especlicion al Perú, que y o miro como el eje sobre que rueda la libertad de A m é r i c a i la felicidad de las j e n e r a c i o n e s presentes i futuras. Si no llevamos la g u e r r a al Perú es imposible sostenernos; es preciso que s u c u m b a m o s n (r). Pocos clias después de h a b e r escrito esa n o t a b l e comunicación, el ministro Z c n t e n o pasó a las a u t o r i d a d e s u n a circular a n u n ciándoles el peligro que a m a g a b a a la revolución. El infatigable ministro d e la guerra, el "Carnotn d e n u e s t r a

independencia,

a imitación de lo que sucedía en la Arjentina, allegó con t o d a actividad los e l e m e n t o s de resistencia, a c u m u l a n d o soldados i (1) Nota ele O'Higgins al Senado, julio 21 de 1S19

(inédita).


CAPÍTULO

IV

I53

g u a r d i a s cívicas en previsión de u n a eventualidad, posible a su juicio, a u n q u e no probable. L a figura m o d e s t a de este h o m b r e ilustre i sus incesantes trabajos, d e s a p a r e c e n tras de la personalidad del jefe del gobierno, sin que j a m a s p r e t e n d i e s e sacar sus esfuerzos d e la p e n u m b r a d e gloria en que se m a n t e n í a n . Z e n t e n o fué el coop e r a d o r m a s asiduo i m a s hábil del gobierno de O ' H i g g i n s . A susesfuerzos.se d e b e en gran p a r t e la formación del ejército i d e la escuadra. A sus cualidades de h o m b r e público, a ñ a d í a un espíritu cultivado, ilustrado relativamente, i un jenio apacible q u e era cualidad de g r a n valía p a r a el m a n t e n i m i e n t o de las b u e n a s relaciones con los jefes del ejército de ocupación. N o hai acto a l g u n o del gobierno ele O ' H i g g i n s , en 1 8 1 8 i 1 8 1 9 , en que no aparezca, en la oficina, en el cuartel, en la m a e s t r a n z a , la m a n o infatigable de este h o m b r e que fué el p e n s a m i e n t o d e la guerra, el brazo de la acción i la modestia en la hora de la recompensa. O c u l t o tras de la gloriosa figura de su jefe, iluminándola con los destellos d e su propia personalidad, Z e n t e n o desaparece m o d e s t a m e n t e el dia que t o d o está concluido, que el ejército levanta su b a n d e r a en el palacio de L i m a i que la escuadra, que era su obra, deja un inmenso surco e n t r e P a n a m á i Valdivia. A la sazón allegaba por todas párteselos recursos p a r a ponerse en a p t i t u d de resistir a cualquier peligro. L a i n c e r t i d u m b r e que d o m i n a b a a los directores de la alianza respecto d e la espedicion española era un elemento de perturbación en sus planes. J u z g a n d o con el criterio ele Chile, convenia m a r c h a r c u a n t o antes al Perú, i a c e p t a n d o las justísimas a l a r m a s que d o m i n a b a n a la ciudad de Buenos Aires, su ejército no elebia a b a n d o n a r l a a n t e la invasión. E n tal conflicto, la única solución que rcunia a los dos países era m a n t e n e r c a d a u n o sus recursos respectivos i hacer que la escuadra saliese al m a r a batir el convoi espedicionario antes de su llegada a A m é r i c a . D e ese m o d o cualquiera que fuera su destino, la batalla m a r í t i m a afectaría i g u a l m e n t e los interésesele los dos paises, i permitiría a Chile i a la A r j e n t i n a continuar sus aprestos militares bajo sus p u n t o s de vista propios, sin complicaciones ni

20


154

E.SPEDICIOX LIBERTADOKA

dificultades. E r a renovar en g r a n d e escala el feliz e n s a y o d e la María

Isabel,

pero no en el Pacífico sino en el A t l á n t i c o ,

en alta mar, c u m p l i e n d o así n u e s t r a escuadra su g r a n misión, q u e era ser el escudo de la A m é r i c a contra las tentativas d e la E s p a ñ a . El vasto espíritu d e San Martin midió el peligro i dio la solución. Escribió a O ' H i g g i n s u n a carta tan espresiva en sus conceptos como sonora en las vibraciones d e su p a t r i o t i s m o , pidiéndole q u e hiciese salir la escuadra al A t l á n t i c o p a r a "term i n a r la guerra de un golpen ( i ) . E l p r o y e c t o era espuesto a peligros p o r q u e dejaba a Chile a merced de u n a invasión del virrei del Perú. O ' H i g g i n s consultó la idea a lord C o c h r a n e que se e n c o n t r a b a al frente d e n u e s t r a escuadra, i este altivo m a r i n o le contestó la siguiente c a r t a que d a testimonio de sus vastos propósitos i de la exajer a d a i m p o r t a n c i a q u e a t r i b u y ó a los cohetes incendiarios a la Congréve. "Santiago,

6 de agosto

de

iSiq.

" E x c m o . Señor: " M u c h o me lisonjea la h o n r a q u e V. E. se h a servido

hacer-

me, c o n s u l t á n d o m e sobre un a s u n t o que envuelve, n o solo los m a s queridos intereses d e Chile, sino la libertad e i n d e p e n d e n cia d e t o d a la A m é r i c a . " A la 1 . cuestión, q u e c i e r t a m e n t e está e n l a z a d a con las d e A

m á s i las c o m p r e n d e todas, a saber: "Si la escuadra del E s t a d o 11

p u e d e d o b l a r el cabo p a r a ir al Rio de la P l a t a o al Brasil sin

11

esponer a Chile a u n a invasión del Perún, d e b o contestar que

haciéndolo así, estará la costa abierta a merced del virrei, d e c u y a clemencia no se p u e d e a g u a r d a r m u c h o ; a lo q u e se a g r e g a que, c o m o la escuadra d e Cádiz no h a ele salir h a s t a este mes, n a d a g a n a r í a m o s , i sí p e r d e r í a m o s m u c h o con que saliese AHORA

la e s c u a d r a d e Chile; p o r q u e lo sabría el virrei en tiem-

(l) El señor Vicuña Mackenna ha publicado esta carta en sus Relaciones Mendoza, julio 2S de 1S19, "Mui reservada,i.

Históricas,


CAPÍTULO

IV

155

p o p a r a hacer u n a diversión, e impedir que las tropas de Buenos Aires i Chile auxiliasen a sus h e r m a n o s del Plata. "Creo, pues, con t o d a la deferencia debida, que e s t a n d o y a casi p r o n t o s todos los cohetes, es necesario q u e m a r primero la e s c u a d r a i t r a s p o r t e s del Callao, esparcir p r o c l a m a s i poner en m o v i m i e n t o al Perú, si esto es practicable, a fin de contener los progresos del ejército del A l t o Perú i entretenerle en su territorio. " T o d o esto p u e d e hacerse; i la escuadra d e Chile, t o c a n d o en V a l p a r a í s o a su vuelta, p u e d e estar en el Rio de la Plata, o en el Janeiro, en t i e m p o p a r a

frustrar los planes de la E s p a ñ a .

P e r m í t a m e V. E le repita por escrito q u e solo con los cohetes p o d e m o s destruir u n a fuerza naval superior, i que d e b e hacerse, sin p é r d i d a d e tiempo, a d e m a s de la cantidad o r d e n a d a , t o d a la posible p a r a destruir la espedicion q u e se a g u a r d a del enemigo " R e s t a a ñ a d i r que y o creo infalible la aniquilación de los buq u e s del Callao, c u a n d o la e m p r e n d a m o s . " T e n g o la h o n r a e t c . — C O C H R A N E . — A

S. E. el s u p r e m o

director del E s t a d o de Chile, etc., ctc.n L a opinión de C o c h r a n e r e t a r d ó el proyecto, que quedó sin efecto por los sucesos ocurridos en E s p a ñ a i que y a h e m o s referido. VII C o n o c i e n d o la m a n e r a como O ' H i g g i n s j u z g a b a la espedicion, se e n c o n t r a r á lójico q u e se e m p e ñ a s e por afianzar el dominio del m a r p a r a acelerar la m a r c h a al Perú. H a i que reconocer en su h o n o r que el p e n s a m i e n t o de la espedicion no lo a b a n d o n ó j a m a s i q u e la j u z g ó s i e m p r e con alto i a c e r t a d o criterio. S e r e c o r d a r á q u e en m a y o d e 1 8 1 9 el jeneral San Martin envió al gobierno d e Chile u n a relación de lo que necesitaba un ejército espedicionario d e 4,000 hombres. E n conformidad de ese plan, el gobierno pidió p r o p u e s t a s p a r a vestir i conducir el ejército al Callao, i se presentaron dos: u n a del injeniero arjentino clon S a n t i a g o Arcos, bajo la razón social d e "Arcos i Socion,


156

ESPEDICION LIBERTADORA

i otra de una sociedad c o m p u e s t a de don F e l i p e S a n t i a g o del Solar, don J u a n José S a r r a t c a i don Nicolás R o d r í g u e z P e ñ a , bajo la firma de "Solar, Peña, S a r r a t c a i C. n. El director rea

mitió a m b o s pliegos en consulta al s e n a d o i este cuerpo, d e s p u é s d e oir la opinión de cuatro vecinos i m p o r t a n t e s a quienes citó a su sala de sesiones i que fueron

don A g u s t í n Eizaguirre, el t e -

niente coronel Borgoño, el doctor don J o a q u í n Gandarillas i don P e d r o Mena, i de discutir sus opiniones con los interesados, acordó rechazar la p r o p u e s t a de " A r c o s i Socion i a c e p t a r la s e g u n d a con modificaciones. El 2 de setiembre se firmó el cont r a t o definitivo e n t r e el jeneral O ' H i g g i n s i la sociedad de "Solar, Peña, S a r r a t e a i C. n, q u e d a n d o d e s d e esc i n s t a n t e solemnea

m e n t e ratificado el c o m p r o m i s o de m a r c h a r al Perú. Sus principales estipulaciones eran las siguientes: L a c o m p a ñ í a se obligaba a t r a s p o r t a r de su cuenta, a vestir con un traje nuevo i c o m p l e t o desde el z a p a t o h a s t a el capote, i a a l i m e n t a r d u r a n t e cinco meses a un ejército espedicionario d e 4 , 0 0 3 h o m b r e s , en la forma del p r o y e c t o enviado por S a n M a r t i n el 25 de m a y o d e ese año. Los trasportes i víveres d e b í a n estar listos en el mes d e diciembre, d e b i e n d o la c o m p a ñ í a p a g a r u n a m u l t a de 1 , 5 0 0 pesos por c a d a dia d e atraso en el plazo estipulado. El gobierno de Chile, por su parte, p a g a r í a sesenta pesos polla conducción de t o d o individuo, oficial o soldado, i setenta polla de c a d a caballo. El equipaje i p a r q u e del ejército p a g a r í a su t r a s p o r t e por separado, siendo libre ú n i c a m e n t e el fusil i la m o chila. E n compensación d e la m u l t a que a b o n a r í a la c o m p a ñ í a si la espedicion se r e t a r d a b a por su culpa, t o m a b a el g o b i e r n o la d e p a g a r los perjuicios i estadías que se le irrogasen, si llegado el mes de diciembre i t e n i e n d o la c o m p a ñ í a sus p r e p a r a t i v o s listos, sufriese r e t a r d o s la p a r t i d a ele la espedicion. E l gobierno se obligaba t a m b i é n a v e n d e r a la c o m p a ñ í a t o d o s los trasportes que no necesitase llevar lord C o c h r a n e al Callao en su p r ó x i m a c a m p a ñ a i las presas q u e hiciera.

Estos

gastos serian p a g a d o s en la forma siguiente: 60,000 pesos en dos plazos en el propio mes en que se firmaba la contrata, i el


CAPÍTULO IV

157

resto en octubre, h a s t a c o m p l e t a r los dos tercios del valor total, reservando el tercio r e s t a n t e p a r a ser p a g a d o con las primeras contribuciones que se impusiesen al Perú. E s o s dos tercios debían salir p r e c i s a m e n t e de la contribución d e 3 0 0 , 0 0 0 pesos q u e se r e c a u d a b a en Chile. E n compensación de los gastos i riesgos del negocio, la comp a ñ í a había pedido que se le permitiese introducir en el Perú 5 0 0 t o n e l a d a s d e mercaderías sin p a g o d e derechos. El gobierno se allanó a concedérselo, pero en u n a forma que conciliase su aceptación con el respeto por la soberanía del pais que se iba a libertar. C o p i a m o s la cláusula como u n a manifestación del espíritu que d o m i n a b a al gobierno de Chile respecto del Perú. 1 1

1 7 . A solicitud d e la c o m p a ñ í a , ha convenido el gobierno

en e n c a r g a r al jeneral en jefe de la espedicion, el que se interp o n g a con el gobierno que por la voluntad libre d e los pueblos se instale en el pais d o n d e e n t r a r e n las a r m a s auxiliares del ejército d e Chile, p a r a que conceda a los empresarios la gracia de la liberación de derechos nacionales i municipales en la introducción d e q u i n i e n t a s toneladas, por r e c o m p e n s a de los servicios i fatigas que prestan p a r a la espedicion n ( 1 ) . El sistema de conducir los ejércitos a c o n t r a t a era u s a d o en aquella época. El jeneral Osorio había traído el suyo c o n t r a t a d o a razón d e onza de oro por h o m b r e , pero siendo de su c u e n t a el alimento, i el actual era la aplicación del m i s m o sistema en m a s vasta escala i bajo formas m a s c ó m o d a s p a r a la atención clel E s t a d o . D e s d e este m o m e n t o , p u e d e decirse, que estamos en el u m b r a l de la espedicion libertadora. O T I i g g i n s se dedicó a reunir los fondos p a r a a t e n d e r los pagos a p r e m i a n t e s , c invocó la solidaridad de Buenos A i r e s p a r a que cooperase a la espedicion. A l d a r c u e n t a a San M a r t i n de lo obrado, le decía: " E s t e gobierno se lisonjea ele que V. E. mirará este a s u n t o con el interés que m e recen la suerte d e este pais i la de t o d a la América, i cjuc al paso que t o m e las m e d i d a s necesarias p a r a hacer que salga la

(1) Contrato, 2 de setiembre de 1S19

(inédito).


I58

ESPEDICION' LIBERTADORA

especlicion en el t é r m i n o estipulado, hará todos los

esfuerzos

imajinablcs p a r a que el s u p r e m o gobierno de las Provincias U n i d a s , en medio d e sus graves atenciones, c o a d y u v e con cuanto esté a sus alcances p a r a la m i s m a espedicionn ( 1 ) . E s un alto honor p a r a el gobierno del jeneral O ' H i g g i n s no h a b e r perdido de vista la espedicion libertadora, en medio d e sus mayores conflictos. R e l a c i o n a n d o estos hechos con la época en que se verificaban, se verá que coinciden con los m o m e n t o s d e m a y o r a l a r m a por la venida d e la espedicion española, porque la p r o p u e s t a s fueron p r e s e n t a d a s en el mes d e julio, o sea c u a n d o Z c n t c n o a n u n c i a b a a la R e p ú b l i c a la posibilidad de la invasión. El peligro no lo intimidó, sino, al contrario,

com-

p r e n d i ó la necesidad ele hacer un g r a n d e esfuerzo i se resolvió a hacerlo. C u a n d o creyó que venia al Pacífico, a l e n t a d o con el brillante é x i t o d e sus primeros trabajos navales, pensó fórmatelos escuadras, o sea dividirla en dos fracciones, m a n d a n d o u n a a la isla de la M o c h a para salir al e n c u e n t r o de la espedicion i d e j a n d o la otra en vijilancia d e la escuadrilla española q u e se guarecia de los cañones d e C o c h r a n e bajo el fuego de las fortalezas del Callao. Con este objeto a p u r a b a la p a r t i d a d e los b u q u e s venidos de los Pistados U n i d o s , i que por u n a serie d e circunstancias p e r m a n e c í a n en el P l a t a ( 2 ) . E l ministro Z e n t e n o había t o m a d o a n t e el pais el c o m p r o m i s o formal d e no d e s m a y a r en la obra aun c u a n d o viniese la especlicion española. " E s t o s son, dice en u n a circular a las autorid a d e s , los deseos del E x c m o . señor director s u p r e m o , que y o t e n g o el honor d e trasmitir a U S . con a d v e r t e n c i a de que la especlicion, por n u e s t r a parte, se efectúa i n d u d a b l e m e n t e i q u e se ajitan sin intermisión t o d o s los aprestos de g u e r r a i marina, en sus diferentes recursos, etc.u El jeneral O ' H i g g i n s ratificaba esa s o l e m n e p r o m e s a al director d e Buenos Aires, diciéndole que la espedicion se realizaria mayormente

si se verifica

la espedicion

española.

(1) Nota a San Martin, Santiago, 4 de setiembre de 1819 (2) Nota a Zañartu, Santiago, 26 de abril de 1S19

(inédita).

(inédita).


CAPÍTULO IV

159

" E s t a persuasión (la del a p o y o de B u e n o s Aires), a g r e g a b a , en q u e j u s t a m e n t e h e e s t a d o siempre, h a sido

recientemente

confirmada por el oficio d e V. E. d e 1 4 de julio, i a consecuencia, t e n g o la h o n r a de reclamar d e ese s u p r e m o gobierno los auxilios d e q u e p u e d a disponer p a r a el fin mencionado.n E s o s auxilios le eran debidos: formaban p a r t e del c o m p r o m i s o internacional p a c t a d o e n t r e Irisarri i T a g l e que dimos a conocer. VIII E l t r a t a d o firmado el 5 d e febrero d e 1 8 1 9 fué a c e p t a d o por el gobierno de Chile, con a p r o b a c i ó n del S e n a d o , el 1 5 d e marzo, i enviado al ministro chileno en B u e n o s A i r e s p a r a que exijiese su ratificación. E l artículo 6.° estipulaba que clebia ser a p r o b a d o por a m b o s gobiernos en el plazo d e 6 0 chas o antes, si fuera posible, i por consiguiente, su validez c a d u c a b a en los primeros dias de abril. E l d e Chile cumplió esa formalidad d e n t r o del t é r m i n o ; lo envió a Buenos Aires, i a pesar de que Z a ñ a r t u lo elevó inmed i a t a m e n t e a conocimiento

del

gobierno

arjentino, se dejó

trascurrir el t i e m p o señalado. E l gobierno d e Chile, sin comp r e n d e r q u e esa omisión obedeciese a un propósito preconcebido, o r d e n ó a Z a ñ a r t u q u e exijiese al respecto u n a declaración del director: " E s t e gobierno ha c s t r a ñ a d o m u c h o , le decia, q u e h a b i é n d o s e h e c h o el t r a t a d o de 5 de febrero en esa capital, i, d i g á m o s l o así, bajo la inspección del s u p r e m o gobierno d e esas provincias, no solo no h a y a sido ratificado i n m e d i a t a m e n t e sino que h a p a s a d o el t é r m i n o en que debia canjearse su ratificación según el t r a t a d o mismon ( 1 ) . L a falta de ratificación no provenia de que el celoso d i p u t a d o ele Chile hubiese d e j a d o de exijirla (2). (1) Nota a Zañartu, Santiago, 10 ríe mayo ele 1S19 (2)

(inédita).

"SEÑOR MINISTRO DE ESTADO EN EL DEPARTAMENTO DE COHIER.VO:

" E n el mismo dia que recibí por el conducto de U S . ell tratado de 5 de febrero lo puse oficialmente en manos de S. E . exijiendo su ratificación para devolverlo a mi gobierno. Corridos dias reconvine al ministro de relaciones esteriores por no


F.SPEDICIÓN"

IÓO

Estimulado

LIIÍERTADORA

n u c \ ' a m e n t e ( i ) por el gobierno de Chile p a r a

q u e obtuviera del director de las Provincias U n i d a s u n a resp u e s t a cualquiera, convino con el ministro de relaciones esteriores de aquel pais d e dirijirle u n a nueva representación, q u e este enviaría a su vez al congreso (2). Pistos recursos fueron tocados en vano p o r q u e el g o b i e r n o arjentino no a p r o b ó ni contestó, que sepamos, a las jestiones de S a n t i a g o en favor de la ratificación del t r a t a d o . Sobrevino en breve ese período oscuro i luctuoso de la vida política i n t e r n a de la República A r j c n t i n a que un distinguido historiador ha des i g n a d o con el n o m b r e espresivo d e "la. descomposición.!, en q u e t o d o fué a r r a s t r a d o en la vorájine de las t u r b u l e n t a s pasiones que

a z o t a b a n la nacionalidad

arjentina.

N o sabemos lo ocurrido en el congreso c u a n d o se tuvo conocimiento de la n o t a de Z a ñ a r t u , ni siquiera cuál fué su espíritu respecto de la espedicion al Perú. A t e n i é n d o n o s a las informaciones de Z a ñ a r t u , p r e d o m i n ó la idea de echar

esclusivamente

sobre Chile los gastos de la espedicion. " F u é objeto, decia mas t a r d e Z a ñ a r t u , d e largas discuciones i e m p e ñ a d o s d e b a t e s el h a c e r la conquista del Perú por el Perú m i s m o o por Chile. A esto último se decidieron c o n t a n d o con la cooperación de ese estado i sus miras han sido mejor satisfechas de lo q u e creyeron!. (3). E s este un p u n t o de historia política interna d e la haber tenido contestación a mi nota misiva i su respuesta fué que habiéndose suspendido la espedicion de Lima i variado el plan de operaciones que habia sido el fundamento de los tratados, era ya inútil la ratificación de éstos. "Con prevención de la neta de U S . , de 10 de mayo, hice nuevas cuestiones sobre el particular, i aunque habia esperimentado las mismas escusas, logré al ñn persuadir que la vista de dichos tratados traería siempre efectos favorables e influiría mucho, leidos en Lima, a una conmoción. " E n consecuencia, siguiendo las órdenes del reglamento provisorio i las leyes de la constitución publicada, se han remitido al soberano congreso para su aprobación. I aunque, sirviéndome del influjo que tengo con algunos congresales, he solicitado su pronto despacho, no ha sido posible conseguirlo para el presente correo. Espero tener el honor para el siguiente de incluirlo a U.S.—Dios guarde a US.—Buenos Aires, 8 de junio de 1 8 1 9 . — M I G U E L Z A Ñ A R T U . (1) El gobierno a Zañartu, Santiago, 12 de agosto de 1 8 1 9 (inédita). (2) Zañartu al gobierno, Buenos Aires, 9 de setiembre de r 8 l 9 (id.) (3)

id.

al gobierno, Buenos Aires, i." de abril de 1822

(id.)


CAPÍTULO IV

República A r j e n t i n a q u e no nos interesa sino en su relación con la espedicion al Perú. E n este sentido la no

ratificación

del t r a t a d o de subsidios es un hecho de g r a n d e importancia, para estimar la participación de c a d a pais en la espedicion libertadora. IX N o seguiremos sin referir un episodio c o m p l e t a m e n t e desconocido que servirá p a r a dar idea de los procedimientos que se pusieron en j u e g o p a r a facilitar el c a m i n o de la idea revolucionaria en el Perú o sea del ejército. E s a la vez u n a t e n t a tiva p a r a proporcionarse recursos en los m o m e n t o s en que peligraba la estabilidad de la alianza por falta de dinero i p a r a e s t e n d e r la ajitacion revolucionaria en el Perú. A fines de 1 8 1 8 vino de T u c u m a n con recomendaciones del jeneral Belgrano, el chileno don Rafael Garfias. Viajaba con el s e u d ó m i n o d e Francisco Z e l a y e t a que, según parece, habia a d o p t a d o p a r a estender bajo un n o m b r e supuesto sus relaciones en el Perú. Su situación de familia i sus condiciones

personales

hacían de él un ájente útilísimo en los planes que tan afanos a m e n t e perseguía el jeneral O ' H i g g i n s . Garfias t e n i a relaciones en las costas del Perú, especialmente entre los jefes del ejército español. S e le conocía como h o m b r e afortunado i honorable, sin color político, casi indiferente a la lucha que tenia dividida a la A m é r i c a , lo que le habia p e r m i t i d o adquirir en t o d a s partes conocimientos c intimidades. U n h o m bre así era un auxiliar precioso para el gobierno de Chile, que tenia g r a n d e s dificultades para adquirir informes seguros de los preparativos de la defensa española en el Perú. L a s comunicaciones e n t r e los dos paises que habían

sido

siempre tardías, se habían dificultado por el entredicho comercial producido por la guerra. E n Chile se sabia lo que ocurría en el Perú por relaciones de viajeros que no eran siempre dignos d e crédito o por los espías i ajentes patriotas del jeneral Belgrano, cuyas comunicaciones se referían de ordinario a la

21


IÓ2

KSI'EDICION UHLKTADORA

p a r t e conocida con el n o m b r e d e A l t o Perú. L a s q u e le verlian d e A r e q u i p a t a r d a b a n m u c h o t i e m p o en llegar a T u c u m a n i en pasar a conocimiento del gobierno d e S a n t i a g o . E n tales condiciones los servicios de Garfias podían ser d e g r a n d e importancia. E n u n o de sus viajes al Perú habia conocido con intimidad al jeneral Ricafort, al jeneral C a r r a t a l á i a los principales jefes del ejército español d e A r e q u i p a . A u n parece que tuvo con ellos tratos mercantiles, vendiéndoles una p a r t i d a de p a ñ o q u e sirvió para el ejército d e reserva, i con ese motivo, Ricafort le hizo encargos de p e q u e ñ a c u a n t í a i aun le insinuó que se prestase a servirle t r a s m i t i é n d o l e noticias secretas de la A r j e n t i n a i de Chile, o sea a d o p t a r el papel de espía del virrei. Su nacionalidad le facilitaba el d e s e m p e ñ o de su papel sin riesgo d e ser sospechoso a las a u t o r i d a d e s chilenas, i la circunstancia d e tener un c u ñ a d o l l a m a d o clon J u a n Crisóstomo Z a p a t a , preso por realista, era, a los ojos de Ricafort, suficiente g a r a n t í a d e su

fidelidad.

Garfias aceptó las insinuaciones d e

Ricafort después de ciertas vacilaciones s i m u l a d a s p a r a a l e n t a r su confianza. Parece que Garfias reveló al jeneral O ' H i g g i n s lo convenido con Ricafort, i que fué e s t i m u l a d o por él a llevar a d e l a n t e el e n g a ñ o , volviendo n u e v a m e n t e a las costas del Perú, no y a con el objeto d e llevar noticias, sino de traerlas del cuartel jeneral enemigo. Con este objeto se a p r e s t ó la goleta Constancia

(a. " G o -

londrinan), de propiedad de don T o m a s Rosales, con un c a r g a m e n t o de frutos del pais p a r a que Garfias volviese c u a n t o a n t e s al Perú. C u a n d o t o d o estuvo listo p a r a el viaje, O ' H i g g i n s se dirijió al s e n a d o en oficio "reservadísimo!, diciéndole q u e un sujeto "de t o d a satisfacción.., cuyo n o m b r e no revelaba, saldría en breve p a r a el Perú llevando ciertos encargos p a r a los p a t r i o t a s peruanos, i pidiéndole su autorización p a r a q u e pudiese levantar un e m p r é s t i t o de 3 0 0 , 0 0 0 pesos en la costa. T e n i a esto lugar el 2 4 d e febrero de 1 8 1 9 p r e c i s a m e n t e en la época en q u e las relaciones con S a n M a r t i n se habían manifestado m a s tirantes p o r la


CAPÍTULO IV

163

escasez de dinero. Coincidía, con corta diferencia de dias, con aquella n o t a en q u e el director h a b i a dicho a S a n Martin q u e para cspedicionar al Perú no habia m a s d i s y u n t i v a que, o traerlo de la Arjentina, c o m o se habia p r o m e t i d o , o salir a buscarlo fuera d e Chile. El s e n a d o autorizo el viaje i la comisión ( 1 ) , i al dia sig u i e n t e se estendieron las instrucciones, en las cuales, a la vez d e r e c o m e n d a r l e la m a y o r suspicacia para informarse del estado del e n e m i g o i d e sus planes, se le decia: "Art. 1 1 . L a escasez d e n u m e r a r i o c o n s t i t u y e u n a d e n u e s t r a s dificultades mas graves, i p e r s u a d i d o este gobierno de conseguir de la riqueza i patriotism o d e algunos individuos del Perú, P a n a m á , o San Blas, un e m préstito, autoriza a usted p a r a q u e procure realizarlo h a s t a la m a y o r s u m a posible bajo el pié d e un interés que no e x c e d a del 1 0 % , h i p o t e c a n d o , p a r a el p a g o del capital e intereses, las rentas i p r o p i e d a d e s del E s t a d o d e Chilen ( 2 ) . L a comisión era en e s t r e m o riesgosa i su base la reserva. A fines d e m a y o zarpó d e Valparaíso. A d e m a s de sus instrucciones i encargos, llevaba cartas d e O ' H i g g i n s con direcciones en blanco p a r a que las llenase a su antojo, distribuyéndolas entre los que, por cualquier motivo, pudiesen contribuir al fomento de la causa revolucionaria. El b u q u e que lo conducía era una. goleta d e p e q u e ñ o porte. Su tripulación ignoraba el secreto de su viaje i creia que su capitán era un comerciante sin afecciones políticas, m a s interesado en la realización d e sus efectos que en la causa que se ventilaba por las armas. E r a su s e g u n d o don Guillermo R i c h a r d s o n , i llevaba en calidad de secretario, e m pleo que no se a r m o n i z a bien con u n a e m p r e s a de esa clase, a clon F r a n c i s c o Vidal, el d i s t i n g u i d o p a t r i o t a p e r u a n o que navegó después en la escuadra, q u e asistió a la t o m a de Valdivia i que adquirió alta celebridad en la guerra de la i n d e p e n d e n c i a del Perú. Su viaje d u r ó cinco meses. Recaló en las caletas de S a m a i de Moliendo, d o n d e se v i o con Ricafort. Los jefes del ejér-

(1) Nota del senado, 25 de febrero de 1819

(inédita).

(2) Instrucciones, Santiago, 26 de febrero de 1819

(inéditas).


164

ESI'EDKTOX LIBERTADORA

cito de A r e q u i p a vinieron a la costa a celebrar la vuelta del emisario i estuvieron a bordo d e su embarcación. U n m o m e n t o d e audacia habría a r r e b a t a d o a la causa real algunos de sus jefes m a s prestigiosos. " H e tenido a mi arbitrio, decia, en la cám a r a de la Constancia,

a nuestros m a y o r e s e n e m i g o s del c u e r p o

d e reserva de A r e q u i p a : tales son el c o m a n d a n t e jeneral b r i g a dier d o n M a r i a n o Ricafort, al coronel m a y o r jeneral clon J o s é d e Carratalá, al de igual clase c o m a n d a n t e de la caballería d o n Melchor J o s é L a v i n ; i en fin, a todo el estado m a y o r de dicho cuerpo que, por n o convenir a n u e s t r a causa ni a nuestras m i r a s (como V. E. m i s m o h a d e comprenderlo), no los he traiclo.11

E n S a m a se puso en comunicación de señales con a l g u n a s personas d e tierra i envió, p o r propios, a A r e q u i p a i a distintos lugares del pais las cartas i p r o c l a m a s del director. E n t r ó en relaciones con el g o b e r n a d o r i c o m a n d a n t e de armas, el futuro j e n e r a l d o n M a r i a n o Portocarrero, p a r a quien llevaba un oficio del jeneral G u i d o ( 1 ) , i con el g o b e r n a d o r d e M o q u e g u a d o n B e r n a r d o L a n d a , a quien puso en comunicación con O ' H i g g i n s i S a n Martin, al m i s m o t i e m p o d a b a al virrei Pezuela, en carta particular, las m a y o r e s seguridades de adhesión, i hacia

otro

t a n t o con el j e n e r a l Ricafort. Prevalido d e ese doble j u e g o , recojia noticias q u e podían convenir a Chile. T e r m i n a d a la especulación mercantil, q u e era el p r e t e s t o del viaje, G a r f i a s hizo r u m b o al sur, i cuidó de tocar en u n a caleta a n t e s de llegar a V a l p a r a í s o p a r a enviar un emisario, q u e lo fué el j o v e n Vidal, con comunicaciones p a r a el director. T a l e s fueron los incidentes d e su p r i m e r viaje. A fines de ese a ñ o renovó la peligrosa aventura, pero con m a s evidente riesgo. 'Su disimulado j u e g o despertó las sospechas d e los españoles i estuvo a p u n t o de ser su víctima. H e m o s referido este episodio, m e n o s por su i m p o r t a n c i a intrínseca que c o m o revelación d e las dificultades i tropiezos con q u e luchaba la espedicion al Perú, i como u n a p r u e b a de los

{1)

Inédito en mi poder.


CAPÍTULO IV

165

esfuerzos d e O ' H i g g i n s ' p o r reunir'el dinero p a r a la espedicion. N o eran solo atenciones militares, navales, económicas las q u e e s t r e c h a b a n al gobierno de O ' H i g g i n s . L a mas sencilla operación i m p o r t a b a sacrificios. L a s relaciones del pais e n e m i g o exijian h o m b r e s avezados a los peligros, especiales en cierto sentido, c o m o Garfias, i d e suficiente crédito p a r a aceptar sus informaciones i juicios ( 1 ) . ( 1 ) Tengo a la vista un legajo de papeles inéditos que se refieren a la misión de Garfias, que me ha suministrado en parte don Ramón Ricardo Rozas.


CAPÍTULO V

LA DESOBEDIENCIA DE SAN

MARTIN

J . — L a guerra civil en las Provincias Unidas en 1 8 1 9 i principios de 1 8 2 0 . — I I . San Martin en Mendoza en 1 S 1 9 . Empeño de OTIiggins por realizar la espedicion al P e r ú . — I I I . San Martin recibe orden de marchar con el ejército a Buenos Aires i desobedece. Se viene a Chile. Repaso de una parte de la división a cargo de Alvarado.—IV. Esfuerzos del senado para que OTIiggins tome el mando de la espedicion.—V. El ejército se traslada a Rancagua. San Martin renuncia su empleo de jeneral en jefe del ejército de los Andes ante sus oficiales i es reelejido por ellos.—VI. El ejército se traslada al valle de Quillota, llamado el "cantón de embarque.H

I

E n la é p o c a q u e h i s t o r i a m o s la R e p ú b l i c a A r j e n t i n a t e n i a su s e n o d e s g a r r a d o p o r la a n a r q u í a . L a s p r o v i n c i a s d e

Corrientes,

d e E n t r e - R i o s i d e S a n t a F é u n i d a s b a j o la d i r e c c i ó n del j e n e r a l d o n J o s é A r t i g a s , tenían en j a q u e la a u t o r i d a d del d i r e c t o r d e B u e n o s A i r e s en los m o m e n t o s en q u e la a t e n c i ó n p ú b l i c a e s t a b a p r e o c u p a d a d e la e s p e d i c i o n e s p a ñ o l a . Las

fuerzas

m a s s ó l i d a s del p a r t i d o

que representaba

la

u n i d a d a r j e n t i n a c o n s i s t í a n en los e j é r c i t o s d e B c l g r a n o i d e S a n M a r t í n , a m b o s en d e m a n d a del P e r ú , p e r o n i n g u n o p o d í a ser d i s t r a í d o d e su o b j e t i v o p r o p i o sin a b a n d o n a r fines de orden p e r -


F.SPEDICIÓN' I.IBEICI'ADORA

m a n e n t e en obsequio de intereses m o m e n t á n e o s ! Siri e m b a r g o la desorganización social habia tornado t a n t o cuerpo a principios de

18 r9, que el gobierno de Buenos Aires se vió en la

necesidad de trasladar a C o r d o b a las fuerzas del jcncral Beig r a n o que tenían su residencia en T u c u m a n . E n la m i s m a época cruzó los A n d e s el jen eral S a n

Martin

con el objeto de intervenir en esa lucha; estimuló a Chile p a r a que acreditase la mediación pacificadora de Cruz i Cavarcela q u e h e m o s d a d o a conocer, i se desenvolvió el complicado incid e n t e del repaso del ejército d e los Ancles. L a g u e r r a civil sufrió u n a paralización m o m e n t á n e a . E l caudillo de S a n t a Eé clon E s t a n i s l a o L o p e z , firmó u n a

tregua

en el pueblo de San L o r e n z o con el objeto ele facilitar una reconciliación definitiva. E s t a situación se complicaba con la venida d e la especlicion. española confirmada por los ajen tes de Buenos A i r e s i de Chile i con los aprestos p a r a defenderse de la invasión. T e m í a s e que con el a t a q u e de los españoles por el oriente coincidiese un avance de L a S e r n a por las fronteras del A l t o Perú, i entonces la R e p ú b l i c a se habría visto envuelta en u n a profunda conflagración esterior e interna. E n medio de ese horizonte oscuro brilló por el occidente un rayo de luz p a r a el a t r i b u l a d o gobiern o de Buenos Aires. E r a la division del ejército de los A n d e s q u e bajaba las nevadas cumbres de la frontera de Chile, con sus a r m a s relucientes i p r e p a r a d a p a r a nuevas empresas. E l gobierno arjentino la destinó a T u c u m a n p a r a c o n t e n e r a los españoles por el norte, m i e n t r a s Belgrano se e n c a r g a b a de sofocar la revolución. S a n Martin, como lo h e m o s dicho, reclam ó contra esa m e d i d a ; el ejército manifestó r e p u g n a n c i a d e desviarse de la órbita en que habia j i r a d o su ambición d u r a n t e dos años, i el gobierno central reconsideró la orden. L a division se repartió e n t r e Mendoza, S a n Luis i San J u a n , d o n d e a u m e n t ó su n ú m e r o i formó un dique a la revuelta en los límites d e la provincia d e Cuyo. L a rojiza m a r e a no tardó, sin e m b a r g o , en a t a c a r sus filas c o m p a c t a s i una g r a n p a r t e d e aquellos ilustres veteranos fueron a r r a s t r a d o s en la corriente q u e


CAPÍTULO v

llevaba consigo la u n i d a d nacional i los mas g r a n d e s

169

intereses

americanos. T a l e s fueron ios primeros meses de 1 8 1 9 ; período de dolor i de angustias, de g u e r r a civil i ele invasión estranjera. El carácter de la g u e r r a e m p e o r ó en el curso del año. A los ejércitos regulares sucedió un h a c i n a m i e n t o de h o m b r e s errantes, de soldados con chiripá; olas turbias i cenagosas estrellándose contra los muros de la ciudad, eme r e p r e s e n t a b a la cultura i la revolución. E n medio de esc horrible c u a d r o se destaca la figura veng a d o r a de un h o m b r e que pasea anheloso por los cuatro á m b i tos del pais la tea incendiaria de la discordia, que dirije al asalto las confusas turbas que lo siguen, guiadas por el intento del pillaje i que no cía tregua a sus apetitos de venganza, sino c u a n d o h a s e m b r a d o en t o d o el pais el j é r m e n del desorden i c u a n d o ha a t a d o sus corceles j a d e a n t e s en las p u e r t a s de los palacios d e Buenos Aires. ¡Ese h o m b r e fué don José Miguel Carrera i ésa la ofrenda que su rencor p a g a b a al sangriento recuerdo de sus h e r m a n o s ! D u r a n t e el invierno de 1 8 1 9 la guerra civil se detuvo t e m p o r a l m e n t e por el armisticio celebrado entre López i las autorid a d e s d e Buenos Aires en el pueblo de San L o r e n z o ; pero las hostilidades r e c o m e n z a r o n en la primavera. E n t o n c e s el gobierno directorial quiso hacer un esfuerzo s u p r e m o sin c o m p r e n d e r que el h u r a c á n de la revuelta había cstendido el j é r m e n de la guerra civil por t o d o el

pais, como el viento de la p a m p a

lleva a

lejanos sitios el polen ele las flores que matizan sus dilatadas llanuras. N o c o m p r e n d i ó que el ejército estaba m i n a d o como el pais, i llamó en su auxilio las fuerzas veteranas que tenia la república que eran los ejércitos de T u c u m a n i de San Martin. El primero era una división d e 4,000 h o m b r e s que m a n d a b a el jeneral don Manuel Belgrano, enfermo a la sazón, cubierto de a c h a q u e s i de glorias en T u c u m a n . E l s e g u n d o era la división de los A n d e s , que habia r e p a s a d o la cordillera a principios de año i que San Martin habia a u m e n t a d o d u r a n t e el invierno. Se componía del batallón de Cazadores de infantería núm. 1, m a n d a d o por el coronel clon R u d c 22


1JO

ESPKDICION

-

LIBERTADORA

cindo A l v a r a d o ; d e los rejimientos de cazadores i de g r a n a d e r o s a caballo i de alguna artillería. E s t a división no era fuerte c o m o n ú m e r o , pero era sólida como organización i tenia en su favor el prestijio moral de la c a m p a ñ a d e Chile. D u r a n t e la lucha se formó un tercer ejército en Buenos Aires, m a n d a d o por el director R o n d e a u , c o m p u e s t o d e a l g u n a fuerza v e t e r a n a i de cuerpos cívicos, cuyo n ú m e r o total ascendía a dos mil h o m b r e s a p r o x i m a d a m e n t e . E s t o s eran los e l e m e n t o s de q u e disponía la causa que d e s p l e g a b a la b a n d e r a d e las instituciones nacionales. Del otro lado, figuraba en p r i m e r lugar, la alianza cíelas provincias del litoral, c o m p u e s t a

de las fuerzas de Corrientes, de

S a n t a F e i de E n t r e - R í o s , cuyo m a n d o en jefe t o m ó el jeneral don F r a n c i s c o Ramírez, llevando a su lado como inspirador al jeneral Carrera. Carrera fué el v e r d a d e r o jefe d e las provincias en a r m a s contra la capital i a su dirección i consejos se debió en gran p a r t e la d e r r o t a de R o n d e a u i el triunfo de la revolución. S u s servicios anteriores lo ponían m a s arriba que los vulgares intereses que se d i s p u t a b a n por las a r m a s ; pero el rencor q u e bullia en su pecho desde la inmolación d e sus h e r m a n o s

habia

desquiciado su s e r moral, ofuscado su espíritu i su conciencia, i e m p a p a d o de v e n g a n z a un a l m a que, si t u v o errorres i caídas, tuvo fulgores i g r a n d e z a . A c e p t a n d o un papel s u b a l t e r n o q u e desdecía de sus a n t e c e d e n t e s i m a n d a n d o u n a división de chilenos, Carrera fué, en el c a m p a m e n t o de R a m í r e z , el brazo í la cabeza. L a rebelión era fuerte p o r q u e se a p o y a b a en el s e n t i m i e n t o jeneral. L a R e p ú b l i c a A r j e n t i n a habia nacido en malas condiciones. A l m a de niño con cuerpo d e j i g a n t e carecia d e la fuerza d e cohesión que debia fundir en su g r a n d e u n i d a d actual, los elem e n t o s heterojéneos que la c o m p o n e n . Su capital s i t u a d a en un e s t r e m o del territorio, i r r a d i a n d o p a r a el A t l á n t i c o i creciendo con él, no era el centro natural d e u n a sociabilidad incoher e n t e i sin tradiciones. Sus vastas llanuras d e s p o b l a d a s ofrecían un c a m p o inmenso al desorden. T e n i a los e l e m e n t o s p a r a constituir un gran puebo, i semeja en aquella hora sombría de su


CAPÍTULO V

171

historia el taller del artista en los m o m e n t o s en que h a fundido por s e p a r a d o los m i e m b r o s de la estatua, i antes de que los hay a r e u n i d o p a r a darles individualidad. E x i s t i a la cabeza, que era i ha sido Buenos A i r e s ; sus rios a b u n d a n t e s que t r a s p o r t a n por sí solos las mercaderías de t o d o el m u n d o , " c a m i n o s que a n d a n n i anillos que enlazan la vida d e las provincias; sus ciudades interiores en que latia el sentimiento

de la raza; pero t o d o disperso, sin que existiera la

fuerza central necesaria p a r a a g r u p a r esos elementos

i formar

la individualidad arjentina. H a b í a , a d e m a s , un profundo desnivel intelectual entre la capital i las provincias. A q u e l l a g o z a b a de las ventajas del comercio m a r í t i m o i de los reflejos lejanos pero civilizadores de la E u r o p a . L a cultura de la ciudad de Buenos Aires c o n t r a s t a b a con el a t r a s o de las provincias interiores, lo que traía por consecuencia la p r e e m i n e n c i a de la capital i la rivalidad de las provincias. U n fermento m a l s a n o de odio c o n t r a Buenos Aires d o m i n a b a el espíritu público de las ciudades del interior. El dip u t a d o Z a ñ a r t u , cuyo testimonio invocamos a m e n u d o

como

muí d i g n o d e ser t o m a d o en cuenta, revelaba en notas a l a r m a n tes la profunda desorganización que cundía en la R e p ú b l i c a Arjentina. H é aquí un curioso testimonio de las proporciones que h a b i a t o m a d o el mal. "(Reservado)

" E x c m o . Señor: " L o s peligros que la carrera p r e s e n t a a la correspondencia m e han obligado a reservar del conocimiento de V. E. el a m a r go secreto de la desorganización social que a m e n a z a inminent e m e n t e a estos pueblos. Influía t a m b i é n en mi silencio la esperanza d e que los trabajos de algunos h o m b r e s a m a n t e s del pais cambiasen el aspecto horroroso del estado. Pero y a es forzoso h a b l a r p o r q u e veo vanos todos sus esfuerzos: que falta la moralidad en la m u l t i t u d ; q u e se ha debilitado c u a n d o no estinguido el a m o r a la p a t r i a ; que el gobierno se halla sin crédito ni respeto; las rentas públicas en absoluta nulidad i en t é r m i n o s de no ha-


172

K.Si'EDICIOX I.HURTADORA

ber un c i u d a d a n o que satisfaga lo que d e b e al estado, m u c h o menos que lo auxilie en sus estraordinarios apuros. C u a n d o veo que las provincias participan de la corrupción de la capital i c u a n d o aun la pacífica i s u b o r d i n a d a Cuyo, según noticias privadas pero de b a s t a n t e crédito, está infeccionada del prurito jencral de federalismo í separación de la capital que predican i n c e s a n t e m e n t e Carrera i los otros corifeos d e A r t i g a s . " T u c u m a n ha elevado y a el pabellón de la rebelión, ha quitad o al g o b e r n a d o r i sustituido i n t e r i n a m e n t e a clon B e r n a r d o Araoz, quien, de a c u e r d o con los c o m a n d a n t e s d e la guarnición arrestó al virtuoso Bclgrano sin reparar en el triste estado d e su salud para cometer en su persona i en la de su s e g u n d o vioencias e insultos que s e g u r a m e n t e n u n c a debió t e m e r aquel digno jefe de unos oficiales que le debían la mas prolija

edu-

cación. " Y o no dudo, en consecuencia d e todo, que al m e n o r c o n t r a s t e que suceda a nuestras tropas en la guerra q u e sostienen contra las m o n t o n e r a s , h a y a u n a disolución social absoluta i q u e estos mismos defensores d e la libertad queden, por sus desórdenes, en la i m p o t e n c i a de resistir las c a d e n a s que nos p r e p a r a el fiero español, a lo que el jenio tutelar d e la libertad evite el precipicio a q u e corren estos pueblos.—Dios g u a r d e V. E. m u c h o s años.— Buenos Aires, 7 d e diciembre de

1819.—MIGUEL

ZAÑARTU.M

E l director R o n d e a u quiso, como lo h e m o s dicho, conjurar la disolución l l a m a n d o en su auxilio los dos ejércitos de línea que tenia la república. El de C ó r d o b a no e s t a b a a las órdenes d e Belgrano p o r q u e el mal estado d e su salud lo habia obligado a retirarse a T u c u m a n . L o m a n d a b a i n t e r i n a m e n t e el jeneral don Francisco F e r n a n dez de la Cruz, que habia sido su jefe d e e s t a d o mayor. Su s e g u n d o actual era el jeneral don José María Bustos, i e n t r e sus principales jefes, se c o n t a b a n el c o m a n d a n t e don J o s é María Paz i el coronel chileno don F r a n c i s c o A n t o n i o P i n t o . Cruz i S a n Martin recibieron orden de avanzar sobre la capital.


CAPÍTULO V

173

Cruz obedeció, pero su ejército m a r c h ó de mala g a n a porque p a r t i c i p a b a de la odiosidad jeneral de las provincias contra Buenos Aires. El jeneral Bustos, valiéndose de ese resentimiento, sublevó la t r o p a d u r a n t e la marcha, en el c a m p a m e n t o d e A r e q u i t o , apresó a algunos jefes, entre otros al coronel Pinto, i formó los batallones sublevados en frente de los que p e r m a n e cían fieles a la causa de Buenos Aires. El ejército se dividió en dos c a m p o s proporcionados en n ú m e r o i permaneció en actitud e s p e c t a n t e h a s t a que, el jeneral Cruz se puso en m a r c h a

para

Buenos Aires con las tropas que le obedecían. Hostilizado en su r e t i r a d a por la caballería contraria i por los m o n t o n e r o s que le i n t e r c e p t a b a n el paso, se vio en la imposibilidad de seguir, i entonces sus batallones fieles, haciendo s u y a la causa de sus c o m p a ñ e r o s d e la víspera, ingresaron a la revolución, perdiéndose t o t a l m e n t e en la vorájine d e la guerra civil el mas brillante de los ejércitos del gobierno de R o n d e a u . San Martin no obedeció; "no quiso eclipsar sus glorias mezclándose en estas tristes desaví

decia Z a ñ a r t u .

E s t i m a n d o su m a r c h a a Buenos Aires como el a b a n d o n o déla espedicion al Perú, r e t a r d ó al principio su viaje con escusas, i en seguida se vino a Chile precediendo de poco t i e m p o la m a r c h a del ejército, como lo referiremos mas adelante. E l i m i n a d o s los ejércitos de Cruz i de S a n Martin, q u e d a b a n en pié, p a r a defender la causa d e la u n i d a d nacional, las tropas que m a n d a b a el director R o n d e a u en persona i que estaban sit u a d a s cerca de Buenos Aires

en un lugar conocido con el

n o m b r e de A l a m e d a de Cepeda. El ejército de R o n d e a u era la última tabla que flotaba en las ajitaciones del terrible naufrajio. E n n o v i e m b r e de 1 8 1 9 se sublevó la guarnición de T u c u m a n i d e p u s o a su gobernador. C ó r d o b a se proclamó, en enero de 1 8 2 0 , estado independiente, i n o m b r ó g o b e r n a d o r a don José Javier Diaz; en el m i s m o mes se sublevó en San J u a n el batallón núm. 1 de cazadores del ejército de los A n d e s i la ciudad proclamó su separación del gobierno central. E s t e batallón que formaba p a r t e del ejército que clebia es-


174

ESI'EDICION LIBERTADORA

pedicionai" al Perú, habia salido d e Chile a principios del año anterior, i c o n s t a b a en la actualidad d e 1 , 0 0 0 plazas m a s ó r n e nos. E l dia de la revuelta lo m a n d a b a i n t e r i n a m e n t e el com a n d a n t e don Severo García d e Scqueira. E l c a p i t á n

agre-

g a d o don M a r i a n o Mendizábal, en unión d e algunos oficiales subalternos, sublevó la tropa, infestada, c o m o t o d o el pais, con el contajio d e la revuelta, i un clia inesperado el batallón salió a la plaza a p r o c l a m a r la federación; prendió a su jefe i a los oficiales que no habían e n t r a d o en el motín, los que fueron después b á r b a r a m e n t e asesinados a sable por el jefe de la p a r t i d a q u e los conducía a T u c u m a n . E l coronel A l v a r a d o e s t a b a ese dia en Mendoza, en calidad de c o m a n d a n t e jeneral de la división d e los Ancles, por ausencia de S a n Martin, q u e se e n c o n t r a b a en Chile. I m p u e s t o de lo ocurrido se puso en c a m i n o de San J u a n con dos piezas d e artillería i dos escuadrones d e cazadores a caballo; pero la infausta suerte que lo persiguió en el curso d e su carrera militar, parece haberlo g u i a d o aquel dia, p o r q u e en vez de t o m a r a l g u n a m e d i d a formal, se limitó a reconocer las inmediaciones d e San J u a n . L a Rioja no quiso ser m e n o s que sus vecinos i se declaró ind e p e n d i e n t e ; otro t a n t o hizo Cuyo, q u e c o n s t i t u y ó u n a federación especial g o b e r n a d a por u n a j u n t a c o m p u e s t a d e d i p u t a d o s d e sus principales poblaciones. E n u n a palabra, c a d a provincia era un e s t a d o ; c a d a cabildo un congreso; c a d a caudillo un régulo; c a d a pueblo "juega malilla abarrotada,!, decia Z a ñ a r t u . N o q u e d a b a en pié sino la división de la A l a m e d a d e Cepeda, i R o n d e a u a su cabeza, r e p r e s e n t a n d o al congreso d e las Provincias U n i d a s i la s u p r e m a c í a d e la capital. F r e n t e de él Ramírez, con su secretario Carrera, m a n d a n d o un ejército confuso i heterojéneo. L o s ejércitos se e n c o n t r a r o n en Cepeda, el i.° d e febrero. U n a m a n i o b r a a u d a z de la división de R a m í r e z desconcertó a R o n d e a u , q u e fué envuelto i vencido. Su jefe d e e s t a d o m a y o r el j e n e r a l clon J u a n R a m ó n Balcarce, salvó u n a p a r t e de la división

i se retiró t r a n q u i l a m e n t e h a s t a San

Nicolás cié los

A r r o y o s , d o n d e e s t a b a la escuadrilla que obedecía al g o b i e r n o d e la capital.


CAPÍTULO V

175

E n t r e t a n t o , Buenos Aires se había apercibido para la defensa d e s d e la sublevación d e A r e q u i t o , o r g a n i z a n d o dos divisiones, una, l l a m a d a p o m p o s a m e n t e ejército esterior, fué confiada al j e neral don Miguel Soler í la otra que equivale a lo que en lenguaje m o d e r n o se llamaría ejército sedentario, q u e d ó e n c a r g a d a d e la defensa de la capital. Soler defraudó las esperanzas de Buenos A i r e s sublevándose con su tropa. D e s d e ese dia se disipó la última s o m b r a de a u t o r i d a d nacional. R o n d e a u i el congreso fueron d e p u e s t o s el 1 0 de febrero de 1 8 2 0 por intimación del ejército, i r e e m p l a z a d o s por el cabildo i su alcalde m a y o r don J u a n P e d r o Aguirre. D e este m o d o se enseñoreó el caudillaje d e los destinos d e las Provincias U n i d a s . E n pocos meses el c u a d r o d e su situación c a m b i ó por completo. D e la a n t i g u a u n i d a d no q u e d a b a sino el recuerdo. U n o de sus ejércitos cayó en la tentación d e la revuelta, otro fué vencido, el último traicionó su causa i arrolló su bandera. E n m e d i o d e ese naufrajio de ideas, de organización i de h o m bres solo q u e d ó en pié la división de los A n d e s que estaba en Chile ( 1 ) . II

S a n M a r t i n pasó en M e n d o z a la m a y o r p a r t e del año de 1 8 1 9 p r e o c u p a d o d e los g r a n d e s conflictos q u e a m e n a z a b a n la suerte de su pais. Su espíritu enfermo veia por doquiera decepciones i peligros. C o m p r e n d í a que la g u e r r a civil estaba

paralizada

solo m o m e n t á n e a m e n t e i su vista profunda a b a r c a b a con claridad la estension del mal. Al m i s m o t i e m p o veia avanzar en el horizonte la espedicion española sin saber a d o n d e venia. H u b o mom e n t o s en que creyó que su objeto seria atacar a Chile i otros a B u e n o s Aires. Chile, que podia h a b e r sido para su a l m a un refujio en ese c u a d r o sombrío, c o n s a g r a d o como estaba a realizar la espedicion a l Perú, q u e era su gloria i su anhelo, no lo ( 1 ) Para formar este cuadro sucinto de la situación de las Provincias Unidas en 1 8 1 9 i principios de 1 S 2 0 , he tenido a la vista la abundante i curiosa correspondencia oficial (inédita) de don Miguel Zañartu que hai en el ministerio de relaciones esteriores, i los capítulos 3 7 , 3 8 , 3 9 i 4 0 de la Historia de Be/grano, por Mitre.


176

KSITÍDICION I.II;I-'KTAI>OKA

fué t a m p o c o , p o r q u e desconfiaba de la realidad d e sus esfuerzos. E n vano recibía seguridades de que el gobierno de S a n t i a g o no tenia otra preocupación que el Perú, p o r q u e la profunda decepción moral con que atravesé) los A n d e s se habia r e a g r a v a d o con el mal estado de su salud que lo convertía en un valetudinario. D u d a b a de que O'PIiggins tuviese la cncrjía suficiente p a r a acopiar los recursos; ele que la Lojia trabajase con actividad; de que el pais se desprendiese de su antipatía por el ejército de los Ancles p a r a m a r c h a r en su c o m p a ñ í a al Perú. Pisto esplica su actitud indecisa i misteriosa del invierno d e 1 8 1 9 . Plasta e n t ó n ces habia ejercido presión sobre a m b o s gobiernos con su r e n u n cia, i ahora iba a ejercerla sobre Chile con su ausencia. Se h a b i a p r o p u e s t o no atravesar la cordillera sino c u a n d o los e l e m e n t o s espedicionarios estuviesen reunidos. E n v a n o se le l l a m a b a de S a n t i a g o . " E s t o i p r o n t o a marchar, escribía a Guido, pero antes de verificarlo quiero ver algo, es decir, que h a y a espedicion a u n q u e sea d e 1 , 0 0 0 h o m b r e s . E n este caso h a b r é c u m p l i d o con sacrificarme pero no p e r d e r é mi honoi'n.

D e ese m o d o pasó la m a y o r p a r t e de 1 8 1 9 , o b s e r v a n d o lo que sucedía en su pais, a t e n t o a los preparativos de Chlie, i reuniendo recursos en la i n a g o t a b l e provincia d e C u y o p a r a a u m e n t a r el personal de la división de los A n d e s i disciplinándola. L o q u e hizo en este sentido tiene a l g u n a analojía con sus m e m o r a b l e s trabajos d e 1 8 1 5 i 1 8 1 6 . Elevó el batallón n ú m e r o 1 de c a z a d o res a 1 , 0 0 0 plazas i a u m e n t ó la caballería. El espíritu público de Chile no d e c a y ó en 1 8 1 9 . Y a h e m o s visto que O ' H i g g i n s se p r o p o n í a llevar la g u e r r a al Perú aun c u a n d o se realizase la espedicion española. L a firmeza de sus propósitos n u n c a fué m a y o r que ese año, i n u n c a vibró con m a y o r enerjía su a l m a de acero que c u a n d o a s o m a b a n m a y o r e s peligros p a r a la causa revolucionaria. D e s d e q u e recibió la relación d e recursos que le m a n d ó San Martin, después que su gobierno retiró la orden del repaso, se consagró por entero a realizar esc plan. Son m u c h a s las p r u e b a s que acreditan la perseverancia d e O ' H i g g i n s en la idea d e espedicionar al Perú, i el alto valor cí-


CAIÍTUL0

V

177

vico con que consagró a ese g r a n ' p r o p ó s i t o todos los esfuerzos d e su actividad i de su gobierno. Los obstáculos que hubieran b a s t a d o p a r a q u e b r a n t a r u n a decisión menos fuerte, no obraron en la suya, i a guisa del m a r i n o que clava la proa de su b u q u e en la lejana luz del horizonte, O ' H i g g i n s e n c a m i n ó la d i c t a d u r a hacia aquella luz lejana que consideraba c o m o el afianzamiento d e la libertad de S u d - A m é r i c a .

H a i muchos testimonios

que

c o m p r u e b a n su noble perseverancia. Su gobierno vivia contraído al a u m e n t o del ejército i al acopio de los recursos. Los b a t a llones chilenos e n g r o s a b a n su n ú m e r o i perfeccionaban su disciplina. L o s de los A n d e s recibían refuerzos de chilenos. E n clos meses la división ele los A n d e s a u m e n t ó su personal en 7 3 1 individuos, elevándose de 1 , 8 5 0 a 2 , 5 8 1 h o m b r e s ( 1 ) L a maestranza, l u c h a n d o con las dificultades provenientes de la escasez ele dinero, atenclia en la m e d i d a ele lo posible a la fabricación de útiles ele guerra. H a i hechos concretos que manifiestan el sincero e m p e ñ o de O ' H i g g i n s por realizar la espedicion. C u a n d o nadie d u d a b a de la realidad d e la invasión española, don Miguel Z a ñ a r t u le pidió que enviase a Buenos A i r e s clos o tres mil chilenos que fuesen a cancelar la d e u d a c o n t r a í d a en C h a c a b u c o i Maipo, i O ' H i g gins, que siempre g u a r d ó un vivo reconocimiento por esos g r a n eles servicios, se negó a hacerlo, fundado en que "el gobierno de Chile está s o l e m n e m e n t e c o m p r o m e t i d o a verificar la espedicion al Perú.M Con el m i s m o objeto instó en repetidas ocasiones a San Martin para que volviese a Chile a dar aliento a la espedicion con su presencia. Con fecha 15 de m a y o , le decia: " L a venida de V. E. hace s u m a falta p a r a ponernos en m o v i m i e n t o i coronar n u e s t r a obra: la o p o r t u n i d a d se nos está b r i n d a n d o i V. E. debe conocer que no p o d e m o s perderían (2). Pocos días después le (1) Estado de fuerza del ejército de los Andes, setiembre 30 de 1 S 1 9 (inédito). (2)

"Al.

C A l ' I T A N U'.NI-'.RAL

DLL KJKRCITO

U N I D O D O N J O S É DI'. S A N

"Santiago,

MARTIN.

ij de mayo de ISK)

"Excnio. Señor: " L a premura del tiempo no da lugar para mas cpie acompañar a \ . E . la carta 23


1/8

:SI • F. 1 > J ; ' IO N 1.1IIF. ¡t T A 1 )i.1U A

repelía: " E s t a s circunstancias (la prisión de un revolucionario Prieto i la d e r r o t a de Benavidcs en Cu rali) i el estado en que s a b e m o s se halla el Perú, manifiestan h a s t a la evidencia q u e es llegado el caso en q u e d e b e e m p r e n d e r s e la espedicion. Mi gobierno, mis c o n c i u d a d a n o s , todos desean que se verifique, i solo falta la presencia de V. E. en esta capitalT, (i). E n el m i s m o sentido le escribía a P u c y r r e d o n , a n i m á n d o l o para que cooperase con los auxilios de su pais (2). orijinal que acalia de recibir S.

E . el supremo director sobre las operaciones de

nuestra escuadra. Ella impondrá a Y. E. de los favorables resultados que esperamos del ataque sobre Paila i le convencerá de lo indispensable que es, en las actuales circunstancias, emprender algo sobre el Perú. L a venida de Y . E . hace suma falta para ponermos en movimiento i coronar nuestra obra: la oportunidad se nos esta brindando i Y . E . debe conocer que no podemos perderla. El parte (pie hemos recibido de lord Cochrane no adelanta nada mas de lo que dice la carta de Alvarcz J o u l e : se va a publicar en gaceta estraordinaria mañana mismo i se dará a Y . E . noticia mas circunstanciada de todo en el correo inmediato. — Dios guarde a Y. E , muchos años. —JOAQUÍN IIF. ECHEVERRÍA.M ( 1 ) "Ai, JENEEAI. SAN MARTIN

"Santiago,

" E x c m o . Señor:

4 de setiembre de

iSry

" L a escuadra va a dar la vela perfectamente equipada i provista de todo lo necesario para destruir a la enemiga, i este gobierno, que concibe que no deben perderse momentos después ele aquel suceso para realizar la espedicion al Perú, ha hrniado ya la contrata con la compañía que ha encargado ya de su dirección, de lo cual tengo la honra de acompañar copia a Y . E. Este gobierno se lisonjea de que Y . E. mirará este asunto con el interés que merecen la suerte de este pais i la de toda la América i que, al paso que toma las medidas necesarias para hacer que salga la espedicion en el término estipulado, hará todos los esfuerzos imajinables

para que el supremo go-

bierno de las Provincias Unidas, en medio de sus graves atenciones, coadyuve con cuanto esté a sus alcances pira \ \ misma espedicion.—Dios guarde a Y . NARDO (2)

O'IIIGOINS.-^íWí////// lie

"Al, DIRECTOR

E.—BER-

Eeiiererría.,,

SUPREMO DE BUENOS

AlRF.S

"Santiago,

i¿ de mayo de

iSig.

" E x c m o . Señor: " L o s favorables sucesos de nuestra escuadra, los que mas adelante nos prometemos fundadamente, J o s triunfos obtenidos en el sur sobre los enemigos, la prisión del otro caudillo de los anarquistas José Prieto, la voluntad declarada de los ciudadanos de este Estado i su prontitud a coadyuvar con cuanto pueden a nuestros fines, el interés jencral, todojexije que se haga inmediatamente la espedicion al Perú. L a oportunidad no puede ser mas favorable i si Y . E. se empeña en que vengan a estos mares las fragalasV/ó/wr/í) i Curiado

i en prestar auxilio de esas provincias, mu i bre-

ve habremos asegurado la independencia de toda la América. Mire Y . E . este im-


C A P Í T U L O

Y

i;0

San Martin contestó a estas insinuaciones, q u e d á n d o s e en Mendoza, i el gobierno arjentino, a u n q u e reveló buena voluntad i m u c h o e m p e ñ o porque se realizase la especlicion, no concurrió a ella por causa de la g u e r r a civil. III L a especlicion española fué el eje en que j i r o la política arj e n t i n a en 1819. L a s noticias que llegaban de E s p a ñ a

modifi-

caban a l t e r n a t i v a m e n t e las m e d i d a s i propósitos del gobierno de Buenos Aires. H u b o m o m e n t o s en que no a b r i g a n d o d u d a s de su

realidad, se consagró por c o m p l e t o a la defensa de!

pais. E n setiembre se supo en Buenos Aires que el ejército de A n d a l u c í a estaba m i n a d o por la revolución, i se conocieron los detalles del m o v i m i e n t o frustado que contuvo el jcneral O ' D o n nell en el c a m p a m e n t o del Palmar. Súpose a la vez que la fiebre amarilla hacia estragos en sus filas, i desde ese m o m e n t o se consideró a b a n d o n a d a la especlicion. U n a reacción de ciega confianza sucedió a la intranquilidad de los meses anteriores. E s t a e s p e r a n z a h a l a g ü e ñ a no duró m u c h o tiempo. Los ajen tes de Cádiz informaron que, después del cambio de jcneral en jefeo p e r a d o en el ejército de A n d a l u c í a , la corte se e m p e ñ a b a como a n t e s en el envío d e la especlicion a América, i que, al efecto, se c o n t r a t a b a n a c e l e r a d a m e n t e los trasportes para

conducirla.

Pista noticia provocó una nueva reacción en la política de Buenos Aires. E n t r e t a n t o , la g u e r r a c i v i l que habia e s t a d o s u s p e n d i d a en la R e p ú b l i c a Arjcntina desde el armisticio de San Lorenzo, se r e a n u d ó por un acto de hostilidad que ejecutaron las fuerzas de S a n t a F é . N o estamos en situación de apreciar con certeza qué relación habia entre las noticias que se referian a la especlicion portante objeto con la atención debida i pondrá el colmo a las útiles tareas de su administración. Tengo la satisfacción de acompañar la G A C E T A estraordinaria que instruirá a V. K. del pormenor de las noticias recibidas.—Dios guarde a \ . muchos a ñ o s . — B E R N A R D O O ' I IIOOINS.—Joaquín ¡le

Echeverría.n

1..


ESTUDIO ION

LIBERTADORA

española i la guerra civil; pero hai motivos p a r a s u p o n e r que existió correlación, i que c u a n d o el peligro esterior desaparecía, surjia el fermento interior que e s t a b a s u p e d i t a d o i c o m p r i m i d o por el peligro c o m ú n . Dijimos a n t e r i o r m e n t e que el gobierno de Buenos Aires, alarm a d o con los progresos de la revolución habia d a d o o r d e n a sus dos principales ejércitos de avanzar sobre la capital. R o n d c a u reiteró el llamado a San Martin por tres veces consecutivas en el espacio de ocho dias. L a primera vez se fundó en el t e m o r de la espedicion española cuya venida a s e g u r a b a n las noticias d e E s p a ñ a i no m e n c i o n a b a la g u e r r a civil sino p a r a prevenirle que al p e n e t r a r en el territorio de S a n t a Eé, tratase de concluir a m i g a b l e m e n t e las diferencias que m a n t e n í a n e n c e n d i d a la lucha de las provincias. E s t a orden fué reiterada por s e g u n d a vez en n o m b r e de las m i s m a s razones; pero en breve, c a m b i a n d o su significado, se le o r d e n ó por tercera vez que avanzase sobre la capital, no para c o m b a t i r la invasión española, sino p a r a contrarrestar la guerra civil ( i ) . L a razón d é l a m a r c h a c a m b i a b a c o m p l e t a m e n t e . L a p r i m e r a era la llamada de la a n t i g u a guerra que no podía desoir sin desdoro el s o l d a d o de Maipo; la segunda, u n a invitación a e m p l e a r en la g u e r r a civil los elementos reunidos p a r a espedicionar al Perú. San Martin contestó el 2 4 de octubre, a n u n c i a n d o que se ponía en m a r c h a p a r a Buenos Aires con la caballería i a l g u n a artillería lijera, d e j a n d o la infantería en San Luis por falta de movilidad. L a nota del g o b i e r n o de Buenos Aires, en que se le reitera por tercera vez el llamado, tiene fecha de 1 6 de octubre. San Martin la contestó el 24. Su conocimiento parece h a b e r c a u s a d o en Chile h o n d a inquietud, p o r q u e se c o n t a b a con la p a r t e de la división de los Ancles, estacionada en Mendoza, p a r a coronar la obra a que la política chilena vivía c o n t r a í d a en 1 8 1 9 i e n t o n c e s (1) Estas órdenes han sido publicadas por Guido Spano, en su pajina 298.

Vindicación


CAVÍ TU LO V

iSl

el director O'PIiggins, a n o m b r e de Chile, asumió oficialmente la responsabilidad i t o m ó la iniciativa de aconsejar a San Martin que se rebelase c o n t r a su gobierno en la siguiente nota. " A L JENERAL SAN MARTIN "Santiago,

2g de octubre

de

i8ig.

" E x c m o . Señor: " L a s interminables desavenencias de S a n t a F é aflijen el corazón de t o d o americano por el golpe que da a nuestra opinión i las dificultades que p r e s e n t a p a r a la realización de los proyectos mas graneles i mejor c o m b i n a d o s . E s s u m a m e n t e sensible la ocurrencia de no haberse conciliado la disputa; pero por mas que la atención del s u p r e m o gobierno de las Provincias U n i d a s se vea llamada, en cierto modo, a varias operaciones p a r a contener en límites a los disidentes, y o no d u d o un m o m e n t o que V. E. no se distraerá

por

esto de la realización

de nuestra

espedicion

al

Perú.

" L a penetración de V. E. hace tiempo que ha concebido que este d e b e ser el blanco de nuestros esfuerzos; de un m o m e n t o a otro e s p e r a m o s la noticia del triunfo obtenido por nuestra escuadra, i en circunstancias tan favorables, V. E. conoce que, desentendiéndonos

en lo posible

marchar

a libertar

unidos

el

de los objetos

secundarios,

debemos

Perú.

" L o s individuos que t r a t a r o n con este gobierno p a r a el apresto de la espedicion continúan t r a b a j a n d o en él, i de su celo i patriotismo nos p r o m e t e m o s que todo lo t e n d r á n pronto p a r a el t i e m p o estipulado. " A g u a r d a m o s con impaciencia la venida de V. E. p a r a que prepare o p o r t u n a m e n t e los materiales con que deba llegar a su colmo nuestra jeneral prosperidad i la gloria de V. E . — D i o s g u a r d e a V. E.—BERNARDO O'HIGGINS.—José Ignacio Zenteno.N

El 9 de noviembre, San Martin, que debia ya conocer esta nota, escribió a O ' H i g g i n s : " N o pierda usted un m o m e n t o en avisarme el resultado de Cochrane (nótese que el oficio ante-


182

Ksl'KDK.'ION I.IUhK l'ADOH A

rior se refiere a la probabilidad de que lleguen de un

instante

a otro noticias de la escuadra) para, sin perder un solo m o m e n to, m a r c h a r con toda la división a esa, e x c e p t o un escuadrón de g r a n a d e r o s que dejaré en San Luis p a r a r e s g u a r d o de la provincia. Y a a cargar sobre mí una responsabilidad terrible; pero, si no se e m p r e n d e la espedicion al Perú, t o d o se lo lleva el diablo... O ' H i g g i n s a p r o b ó c a l u r o s a m e n t e su resolución. " Y a ve, querido amigo, le c o n t e s t a b a el 4 de d i c i e m b r e , que la suerte se nos presenta propicia i q u e a usted le proporciona u n a ocasión i un motivo j u s t o para

resistir

la orden de su gobierno. Sin la

libertad del Perú, usted está convencido, no p o d e m o s salvarnos; i ahora este es el m o m e n t o de venir usted a Chile con esas tropas, seguro de que a los dos meses e s t a m o s en c a m i n o p a r a lograr el objeto tan deseado. Así, pues, v e n g a usted, a m i g o ; vuele, i se coronará la obra.n E n esta época sobrevino un a c o n t e c i m i e n t o que reveló la estension t o m a d a por la g u e r r a civil en las principales provincias. El 1 1 de n o v i e m b r e se sublevó T u c u m a n , o b r a n d o en conexión con un m o v i m i e n t o que debió efectuarse en Córdoba, c u a n d o se pusiese en m a r c h a p a r a Buenos A i r e s el ejército del jeneral Cruz. T o m a n d o p r e t e s t o de estos sucesos, San Martin, que y a est a b a resuelto a desobedecer, e m p e z ó por e m p l e a r p r o c e d i m i e n t o s dilatorios c o n s u l t a n d o al g o b i e r n o si, a pesar de lo sucedido en T u c u m a n , debia m a r c h a r siempre a la capital, i m a n i f e s t a n d o que el e s t a d o de su salud lo ponia en la necesidad de dirijirse a los baños de C a u q u e n e s ( 1 ) . El jeneral R o n d e a u le contestó, o r d e n á n d o l e con

imperio,

que trasladase su ejército a Buenos Aires i que lo e n t r e g a s e a A l v a r a d o o a Nccochea si el estado de su salud le obligaba a m a r c h a r a C a u q u e n e s ; pero San Martin, que habia t a s c a d o el freno de la rebelión, se fué a C a u q u e n e s sin a g u a r d a r la respuesta de R o n d e a u , d e j a n d o convenido con A l v a r a d o el repaso de la división. (1) Nota de 7 de diciembre de 1 S 1 9 , publicada por Mitre, Comprobaciones, pajina 396.


U n a c o n t e c i m i e n t o inesperado vino a justificar su desobediencia. El 9 de enero se subleve) en San J u a n el batallón núm. i tic cazadores i se notaron s í n t o m a s sospechosos en el rej i miento d e g r a n a d e r o s , situado en San Luis. S o r p r e n d i d o con esto, Alv a r a d o reunió sus principales fuerzas en M e n d o z a i a principios de marzo repasó la cordillera a la cabeza de dos cuerpos de caballería i algunos artilleros, últimos restos de la división que un año antes h a b í a escalado los Ancles; presa a r r a n c a d a a tirones de las h a m b r i e n t a s fauces de la g u e r r a civil. S a c a d o s de Chile p a r a ejercer presión sobre él o porque se creyó que no h a b i a espedicion al Perú, volvían a su regazo c u a n d o todo les faltaba. " C o n g r a t ú l e s e V. E., decia G u i d o a su gobierno, de q u e si el d e s o r d e n que p e r t u r b a por a h o r a a esas provincias detiene un t a n t o su m a r c h a gloriosa c o n t r a el e n e m i g o común, la tranquilidad interior de este e s t a d o da lugar a e m p r e s a s en que está e m p e ñ a d o este g o b i e r n o por la causa s a g r a d a de la A m é r i c a i que refluirán sin d u d a en la seguridad i prosperidad c o m ú n . n E l p a s o d a d o por San Martin, d e s o b e d e c i e n d o a su gobierno era u n a revuelta militar. E s cierto que su gobierno no existia; q u e la revolución h a b i a c a m b i a d o la faz de su pais; pero también lo es que, en medio d e las crisis mas a g u d a s , e x i s t e u n a autorid a d mas d i g n a de obediencia, un principio que se s o b r e p o n e a los d e m á s , i que en las borrascas de las pasiones h u m a n a s no d e s a p a r e c e la patria. E s t o ú l t i m o es lo que, a nuestro juicio, absuelve a San Martin en aquella gravísima emerjencia. Sirvió a su patria en un altar mas d i g n o de sus gloriosos sacrificios antiguos, i nó en la meng u a d a piedra en que corría la sangre de sus hijos. C u a n d o la b a n d e r a p a t r i a h u b o desaparecido entre los abigarrados colores que d e s p l e g a b a la federación o el caudillaje, él fué a desplegarla en escenario mas alto, i a batirla a impulso de los mas nobles s e n t i m i e n t o s que h a y a n ajitado el espíritu de los hombres. P o r lo q u e hace a su ejército, su situación era e s t r e m a d a m e n t c a n ó m a l a . S e p a r a d o de su pais i privado de todo apoyo nacional, p a s a b a de hecho a sumerjirse en la nacionalidad chile-


ESI'KDICIOX LIBERTADORA

na, no p o r q u e cambiase de cucarda, sino p o r q u e no podia ser considerado de otro m o d o que c o m o fuerza n u m é r i c a d e h o m bres i ele elementos militares al servicio d e Chile. E s e dia se rompió la m e m o r a b l e alianza que h a b i a dirijido desde 1 8 1 7 las relaciones internacionales de Chile i d e las P r o vincias U n i d a s . E n c a m b i o del pais que se s e p a r a b a q u e d a b a una división i un h o m b r e . P a r a que llenasen sus fines era preciso que recibiesen de Chile el impulso q u e les negaba su pais, o lo que es lo mismo, que Chile d e s e m p e ñ a s e por sí solo el p a p e l que habia r e p r e s e n t a d o la alianza. E r a u n a c a r g a doble p a r a sus h o m b r o s i un doble h o n o r p a r a su historia. IV M i e n t r a s San M a r t i n p e r m a n e c í a en M e n d o z a , el s e n a d o j e s t i o n a b a con O ' H i g g i n s p a r a que acelerase la espedicion, i c o m o ese célebre cuerpo no t r i b u t a b a al jencral arjentino el m i s m o culto que el director, prescindía d e su vuelta, no c o n s i d e r á n d o l a indispensable para la p a r t i d a de la espedicion. A principios de 1 8 2 0 se reunió en V a l p a r a í s o la e s c u a d r a m a n d a d a por lord Cochranc, i el s e n a d o aprovechó esa ocasión para instarlo n u e v a m e n t e a que o r d e n a s e la p a r t i d a del ejército, viniese o nó San Martin, i c o n t a n d o o nó con las t r o p a s del ejército de los A n d e s , q u e p e r m a n e c í a n en M e n d o z a ( 1 ) ( 1 ) "Ordenó S. E . se manifestase al supremo director que esperándose por momentos la reunión i arribo de toda la escuadra para combinar los designios de las tropas espedicionarias; teniendo, por otra parte, noticia que al empresario don Felipe Santiago del Sfilar se le habia prevenido la suspensión de las obras a que estaba contraído, parecía necesario interpelarla suprema autoridad para que se active cuanta dilijencia haya pendiente a efecto de que al regreso de la escuadra, i facilitada o nó la venida del señor jeneral don José de San Mariin, se ejecute la espedicion sin pérdida de momento, teniendo presente que si debemos sostener la escuadra conservando el ejército para/ una guerra jeneralmente pasiva, el pais se consume i se agotan les recursos; i así que, cuando llegue el caso de que el jeneral i sus tropas ultramontanas no puedan ayudarnos, nosotros debemos, arrastrando por todos los riesgos i sacrificios, poner en planta el proyecto espedicionario, i ejecutadas ésta i las anteriores comunicaciones, se cerró el acuerdo, firmando los señores senadores con el infrascrito secretaririM.

Acta del senado, de 22 de diciembre de 1819

(inédita).


CAPÍTULO

185

El sentimiento chileno palpitaba en el senado con m a y o r intensidad eme en el gobierno, pero sin que su poderosa intervención consiguiese desviar el á n i m o h o n r a d o de O T I i g g i n s del plan a que lo ligaba el convencimiento i la gratitud. Por si esa insinuación no fuese b a s t a n t e , n o m b r ó un comisionado de su seno, q u e fué el vocal don Francisco A n t o n i o Pérez, p a r a solicitar que t o m a s e el m a n d o de la espedicion libertadora en calid a d de jeneralísimo, i, en último caso, que diese individualidad al esfuerzo chileno m a r c h a n d o como s e g u n d o jcneral. Esta insinuación hecha por el mas alto cuerpo del estado, era la consecuencia natural cielos acontecimientos de las Provincias U n i d a s . R o t a la alianza arjentino-chilena, la división de los Ancles, q u e p e r m a n e c í a en Chile, carecería de todo lo que caracteriza a un ejército d e ocupación. N o tenia tras de sí un pais a quien representar, ni recursos, ni sueldos, ni ascensos, ni bandera. E l s e n a d o creyó que, siendo Chile el que iba a soportar solo las cargas de la espedicion, debía asumir su m a n d o , pero O ' H i g g i n s se resistió i cerró el c a m i n o a t o d a discusión. F u e r o n vanas las insinuaciones o súplicas que se le hicieron p a r a a r r e b a t a r al jcneral San Martin la gloria de ese pensamiento, que era suyo; de esa obra que se confundía con su vida i que seria su coronación. H é a q u í el a c u e r d o : " E n la ciudad de S a n t i a g o de Chile, a veinte dias del mes d e enero de mil ochocientos veinte, hallándose el E x c m o . s e n a d o en su sala de acuerdos i en sesiones cstraordinarias, dio c u e n t a el señor vocal don Francisco A n t o n i o Pérez del resultado de la diputación p a r a que fué elejido cerca del s u p r e m o gobierno, sobre el m o d o i forma con que debia acordarse la espedicion al P e r ú ; i manifestando las sesiones que intervinieron en el desemp e ñ o de su misión, con la incitativa que hizo al supremo jefe p a r a inclinarle a que se dirijiese bajo sus órdenes como una espedicion propia de Chile, haciéndole ver que a s i l o s pueble» descansarían en la ejecución de esta providencia, c o n t a n d o con la satisfacción de que a la (sic) frente del ejército especlicionario fuesen sujetos de entera confianza (i) seria un honor para el pais este 24


ES PEDICIÓN I.I1SEK T ADOR A

t e m p e r a m e n t o , el mas a n á l o g o a n u e s t r o e s t a d o i circunstancias; pero que, n e g á n d o s e a b s o l u t a m e n t e a a d m i t i r el cargo del ejército ni con la investidura de jeneralísimo, ni con la de s e g u n d o jenerai, habia q u e d a d o concluida e n t e r a m e n t e la discusión. Con este conocimiento acordó S. E . que la espedicion m a r c h a s e al cargo del señor brigadier clon J o s é de San Martin, inclinando al s u p r e m o director a que le titule n u e v a m e n t e jenerai de los ejércitos unidos, a fin de que, o r g a n i z á n d o l o s c u a n t o antes, los p o n g a en e s t a d o de espedicionar, en la intelijencia de que la espedicion debe c o m p o n e r s e de 6,000 h o m b r e s , q u e s i n o los tiene disponibles el e s t a d o d e Chile, debería incitarse al señor jenerai p a r a que, en el caso de estar a su disposición las t r o p a s q u e e x i s tan en Mendoza, se sirva pedir las que sean necesarias para enterar el n ú m e r o , i m a n d a n d o c o m u n i c a r la resolución con esta m i s m a fecha, firmaron los señores s e n a d o r e s con el infrascrito secretario. — ALCALDE. — ROZAS. — EONTECILLA. — CIENEUEGOS. — PÉREZ.— Villarrealn

(r).

El título que el s e n a d o solicitaba p a r a el jenerai S a n M a r t i n (1) De conformidad con esta resolución, el senado pasó a O'IIiggins el siguiente oficio: " E x c m o . Seíior: "Va ha llegado a esta capital el señor brigadier de los ejércitos Je Chile clon Jose de San Martin. Nada mas se esperaba para dar el último impulso a la espedicion al Perú, tan deseada por los pueblos i tan necesaria para cimentar la libertad e independencia de América. Con motivo de acordarla en el modo i forma mas conveniente, se mandó a Y . E. una diputación del senado por cuyo conducto se ha informado del interés que tiene V. E. de que aquella se verifique con seis mil hombres capaces de poner terror al enemigo.

:

Desde luego el senado suscribe i coadyuva esta determinación, i para llenar el número de tropas si Y . E. 110 tiene las suficientes, podrá reclamar del señor jenerai don José de San Martin las que pasaron a Mendoza, siempre (pie estén a su disposición, i titularle nuevamente jenerai de los ejércitos unidos con la misma plenitud de facultades que antes tenia, a fin de que, organizando i disponiendo su ejército con la brevedad que exijen las circunstancias, se facilite la espedicion ba¡o las órdenes de un jefe que reúne la pericia militar i opinión, (píenos promete el mas feliz resultado. — 1 )ios guarde a Y. E. muchos años. — Sala del senado, 20 de enero de 1S20. —[ F A X A G C S T I N M.v\\.\IV..—José María l'ii/arreal.,, I después le decia: "Rajo este concepto, espera el gobierno que si en el circulo de las facultades de A. E. está el ordenar a la división de Mendoza repase la cordillera, se sirva así 7


CAJ'lTfl.O Y

1S7

i m p o r t a b a reconocer el hecho de s u jurisdicción sobre el ejército de los A n d e s , o sea revalidar por la autoridad de Chile el que habia ejercido por la a u t o r i d a d de las Provincias U n i d a s . Por medio de esta ficción los poderes públicos siguieron

tratando

con San Martin como si fuese jefe ele un ejército independiente. U s a n d o de esa autorización, O ' H i g g i n s

n o m b r ó al jeneral

S a n Martin "jeneral en jefe del ejército espcclicionario libertador del Perú 11. Al t o m a r posesión d e su empleo, San Martin consultó al gobierno si, en vista de los acontecimientos de San Juan,.se habían modificado sus planes en c u a n t o al n ú m e r o de la espedicion. O ' H i g g i n s le contestó q u e los sucesos de la A r j e n t i n a privaban al gobierno ele los recursos cpie se le h a b í a n ofrecido, con que habia c o n t a d o para llevar 6,000 h o m b r e s al Perú, i que a t e n i d o como estaba a sus propios esfuerzos, era m a s p r u d e n t e calcular sobre 4,000 ( 1 ) . L a falta de cooperación de las Provincias U n i d a s no debilitó la enerjía con que se prosiguieron los aprestos. L a dotación de los cuerpos se elevó a 9 0 0 plazas. San M a r tin, u s a n d o de la autorización del gobierno, ofreció a los voluntarios que sirvieran satisfactoriamente d u r a n t e t o d a la c a m p a ñ a que t e n d r í a n d e r e c h o por el resto de sus clias a u n a pensión equivalente a la cuarta p a r t e del sueldo que correspondiese a su grado, que serian restituidos a sus casas de cuenta del estado, i truc

q u e d a r í a n d u r a n t e seis años ellos i sus familias e x e n t o s de

todo i m p u e s t o personal cualesquiera que fuesen las urjencias del erario ( 2 ) . V

El ejército m u d ó su c a m p a m e n t o a R a n c a g u a a fines de fedisponcrlo respecto ti el batallón número i (le cazadores, los escuadrones de erizadores a caballo i el mayor número de artilleros con algunas piezas, el tren correspondiente i demás artículos (pie V. E. tenga por conveniente.n (1) Santiago, 3 de febrero de 1820 (inédita). (2) Nota de San Martin, -le 2 de febrero, i acta del senado, de 3 de febrero (inéditas).


l88

ESI'EDICIOX

LIBERTADORA

brcro i p e r m a n e c i ó allí h a s t a el mes de junio, en que se trasladó al cantón de e m b a r q u e . L a m a r c h a a R a n c a g u a tenia por objeto colocar los cuerpos en un lugar a p a r e n t e p a r a su instrucción i d o t a d o de a b u n d a n t e s recursos p a r a la vida. El n ú m e r o 1 1 se estableció en las casas de la hacienda del P u e n t e ele propiedad d e don F e r n a n d o Errázuriz, i los d e m á s en las vecindades

de

la población o en la ciudad misma. D e s d e ese elia R a n c a g u a fué un c a m p o de m a n i o b r a s en q u e no se veían sino soldados p o b r e m e n t e vestidos, adiestrándose en el ejercicio ele las armas. E l ejército carecía ele todo: ele hospitales, de ropa, h a s t a de alimento. C o n d e se a v e r g o n z a b a de poner sus soldados a la vista del vecindario, o ele sacarlos para sus ejercicios doctrinales. " Y a m e es bochornoso, decia, el p r e s e n t a r al público la t r o p a d e mi m a n d o por su desnudez... O t r o t a n t o hacían los d e m á s jefes. L a estadía en R a n c a g u a fué u n a lucha c o n t i n u a d a con la pobreza. U n elia falte) el pan, otro las velas ele sebo, el alimento, siempre la ropa, las medicinas i recursos para curar a los enfermos. E s t a situación no se modificó sino después del viaje que hizo S a n Martin al c a m p a m e n t o , c u a n d o fué, como lo veremos en breve, a pedir a sus soldados el título fenecido ele jeneral ele los A n d e s q u e la revolución ele su pais le había a r r e b a t a d o . L a vista ele su pobreza movió a compasión su espíritu de hierro i o b t u v o d e O T I i g g i n s que enviase al ejército u n a p a r t e ele la ropa que debían e n t r e g a r los contratistas ele t r a s p o r t e de la espedícion. E n t r e t a n t o , los aprestos se proseguían en S a n t i a g o i es j u s t o decir, en h o n o r de la administración, que si el ejército padecía en R a n c a g u a no era p o r q u e el gobierno se d e s p r e o c u p a s e ele su suerte, sino p o r q u e no quería usar antes ele la c a m p a ñ a

los

recursos p r e p a r a d o s p a r a ella. L a caja de donativos i de contribuciones, que debía ser la caja militar ele la especlicion, se enriquecía con rapidez; los a l m a c e n e s estaban provistos de víveres» d e medicinas, de útiles ele hospitales, d e armas, de ropa. I así fué que por u n a trasfiguracion súbita, esos cuerpos q u e se a r r a s t r a b a n en un c ú m u l o de imperiosas necesidades, se e m b a r c a r o n en b u e n o s trasportes, bien provistos de t o d o lo necesario, i d a n d o


CAPÍTULO V

1S9

el espectáculo del ejército m a s bien e q u i p a d o que hubiese surc a d o las aguas clel Pacífico. A d e m a s del acopio de dinero, p r e o c u p a b a al gobierno la fabricación de útiles de guerra. Con este objeto funcionaban altern a t i v a m e n t e en S a n t i a g o i en Valparaíso, la m a e s t r a n z a i la fundición del estado. L a primera, d e p e n d i e n t e del c o m a n d a n t e jeneral de artillería, estaba a cargo del t e n i e n t e coronel don Joaquín Prieto, cuyos distinguidos servicios fueron d i g n a m e n t e apreciados por el jeneral San Martin. L a fundición de V a l p a r a í s o fabricaba balas de todos calibres p a r a la artillería i la infantería. P a r a impulsar sus trabajos se t r a s l a d ó en persona a V a l p a r a í s o i t o m ó su dirección el glorioso i d i s t i n g u i d o c o m a n d a n t e de artillería don José Manuel Borgoño. Llombrc de la confianza de la Lojia L a u t a r i n a i uno de sus m i e m b r o s , B o r g o ñ o estuvo interiorizado en los secretos de aquella terrible época. Y a lo vimos m a r c h a r a Mendoza, como enviado de la Lojia, a convenir con San Martin en los preparativos de la espedicion. San Martin lo crcia indispensable en la especialidad de su arma, i lo exijió como tal para marchar al Perú. Decir que, t a n t o la m a e s t r a n z a como la fundición de Valparaíso, estaban sujetas a la pobreza jeneral que era la terrible leí del t i e m p o , seria repetir la historia de lo que sucedía en la oficina civil i en el cuartel, en la escuadra i en el ejército, doquiera que a l c a n z a b a la m a n o patriótica de un gobierno que perdía de vista sus escasos medios p a r a contraerse a la g r a n d e z a de los fines. M i e n t r a s el ejército se disciplinaba en R a n c a g u a , San Martin se fué a los baños de C a u q u c n c s a a t e n d e r a su salud. Su máquina d e s c o m p u e s t a ncccsitabareparar.se. Su organización estaba g a s t a d a con el exceso del trabajo i por el uso clel opio, i solo resplandecía con cnerjía en las horas de prueba. E n t o n c e s era capaz d e s o p o r t a r las m a y o r e s fatigas, como lo hizo después de C h a c a b u c o i de Maipo, ¡jasando i r e p a s a n d o los A n d e s . E r a el espíritu el que c o m u n i c a b a a su cuerpo endeble las apariencias enérjicas de la vida. Allí lo persiguió la nostaljia moral que le producía el espec-


SI'i'IHCinx I.IBERTAIIOKA

táculo de su pais destrozado, de su situación persona! indefinida como c i u d a d a n o i como jcncral. Su a p u r o por salir de aquella situación m a r c h a n d o al Perú era tan g r a n d e , que aun en a q u e llos m o m e n t o s concebía d u d a s de la realidad de la espedicion. " E l s á b a d o me retiro para R a n c a g u a , decia,en d o n d e p e r m a 1

neceré lo preciso para p a s a r una revista al ejército i en seguida pasar a ésa a ver si se p u e d e n activar los aprestos de la espedicion o que me d e s e n g a ñ e n c u a n t o antes, pues, según oficio que se me pasa con fecha 3, se me avisa haberse m a n d a d o suspender los trabajos

de m a e s t r a n z a por t o d a la presente s e m a n a ;

esto me aburre como usted no p u e d e calcularn ( 1 ) . P)e conformidad

con este anuncio se detuvo en

Rancagua,

d o n d e revistó el ejército i entregó a su jefe el coronel clon Juan Gregorio L a s Lleras, un pliego cerrado que no debía ser abierto sino en presencia de los jefes i oficiales del ejército de los Andes. C e d e m o s la p a l a b r a sobre este curioso episodio a un ilustre historiador c o n t e m p o r á n e o que h a c o n s a g r a d o notables pajinas al recuerdo d e estos sucesos, i revelado por la p r i m e r a vez los d o c u m e n t o s justificativos del hecho que nos ocupa. " L a situación de San M a r t i n i la del ejército de los A n d e s dice el señor Barros A r a n a ( 2 ) , eran s u m a m e n t e a n ó m a l a s en aquellos m o m e n t o s . L l e v a n d o el pabellón arjentino, i proclam á n d o s e soldados de ese pais, habían d e s o b e d e c i d o a su gobierno, i se p r e p a r a b a n a a c o m e t e r u n a e m p r e s a c o n t r a la v o l u n t a d t e r m i n a n t e de éste. Pero en esas circunstancias t a m b i é n , la guerra civil en la R e p ú b l i c a A r j e n t i n a habia p r o d u c i d o la disolución casi c o m p l e t a de t o d a autoridad, de tal m a n e r a que en aquel pais no habia p r o p i a m e n t e un g o b i e r n o con quien San Martin h u b i e r a p o d i d o entenderse, sea p a r a pedirle órdenes, sea p a r a justificar su desobediencia. E n esta situación recurrió a un arbitrio que crcia calculado p a r a salvar t o d a s las dificultades i

(1) Carta a Ciuido, Baños de Cauqnenes, 7 de marzo de 1820, publicada por Guido Spano. (2) R E V I S T A C H I L E N A , La desobediencia del jcncral

San

Martin.


CAPÍTULO Y

igi

robustecer su autoridad militar sobre un ejército que no dependía de ningún gobierno. " E l 26 de marzo de 1 8 2 0 , escribió una nota concebida en los t é r m i n o s siguientes: " E l congreso i director s u p r e m o de las Provincias U n i d a s no existen. D e estas a u t o r i d a d e s e m a n a b a la mía de jeneral en jefe del ejército d e los Ancles, i de consiguiente, creo de mi deber i obligación el manifestarlo al cuerpo de oficiales, para que ellos por sí i bajo su e s p o n t á n e a voluntad, n o m b r e n un jeneral en jefe que d e b a m a n d a r l o s i dirijirlos, i salvar por este medio los riesgos que a m e n a z a n a la libertad ele América. Me atrevo a afirmar que ésta se consolidará, no o b s t a n t e las críticas circunstancias en que nos hallamos, si conserva, como no lo dudo, las virtudes que h a s t a aquí lo han distinguido. P a r a conseguir este feliz efecto, d e b e r á n observarse los artículos siguientes: " i . ° El jefe mas a n t i g u o del ejército de los A n d e s reunirá el cuerpo de oficiales en un p u n t o c ó m o d o i el mas espacioso que se encuentre, d a n d o principio a la lectura de este manifiesto. " 2 . ° R e u n i d o s todos, procederán a escribir su votación p a r a jeneral en jefe en u n a papeleta, verificándolo uno a uno, la que d e p o s i t a r á n en algún cajón o saco que se llevará al efecto. "3.

0

F i n a l i z a d a esta votación, se pasará al escrutinio, que de-

berán presenciar el jefe principal i capitán mas antiguo de cada cuerpo. D i c h o escrutinio se hará en presencia de todos. "4.

0

Se prohibe t o d a discusión que

[Hieda

p r e p a r a r el á n i m o

en favor de algún individuo. "5.

0

E n el m o m e n t o d e concluir el escrutinio, se tirará un

acta que acredite el n o m b r a m i e n t o del elejido, la que

firmarán

todos los jefes i el oficial mas a n t i g u o por clases. "6.° E n el m o m e n t o de verificada la elección, se dará a reconocer al nuevo n o m b r a d o por un b a n d o solemne i por un saludo de quince cañonazos. " E s t o i bien cerciorado del honor i patriotismo del ejército de los A n d e s . Sin e m b a r g o , como jefe que he sido de él, i como c o m p a ñ e r o , m e t o m o la libertad de recordarle que de la unión de nuestros s e n t i m i e n t o s p e n d e la libertad ele la América del sur.


I92

KSI'EDRTON I.IIiF.KTAPOKA

" A todos es bien conocido el estado deplorable d e mi salud. E s t o m e imposibilita e n t r e g a r m e con la contracción que es indispensable en los trabajos q u e d e m a n d a el empleo, pero no con mi ayuda, con mis cortas luces en cualquiera situación en q u e me halle, a mi patria i compañeros. — S a n t i a g o , 26 de m a r z o d e 1 8 2 0 . — JOSÉ DE SAN MARTIN..1 " E l jcncral e m p a q u e t ó en seguida esta n o t a d e n t r o de un plieg o ; i perfectamente cerrada i lacrada, escribió en el sobre estas palabras: "Al señor coronel clon J u a n Gregorio de L a s Meras, jefe del estado m a y o r del ejército espedicionario. — E s t e pliego no se abrirá h a s t a que se hallen reunidos todos los señores oficiales del ejército de los A n d e s i solo a su presencia se verificará.—SAN MARTIN.,. " P a r a cumplir con t o d a escrupulosidad esta orden, el coronel L a s H c r a s convocó a la casa que o c u p a b a el estado m a y o r a t o d o s los oficiales del ejército de los A n d e s , p a r a el cha 2 de abril. A fin ele dar a conocer lo que allí pasó, v a m o s a copiar otro d o c u m e n t o tan interesante como el anterior, i que c o m o éste h a q u e d a d o hasta ahora inédito i desconocido. Nos referimos al acta m i s m a l e v a n t a d a por los oficiales q u e concurrieron a aquella reunión. H e l a aquí: " E n la ciudad de R a n c a g u a , a 2 de abril de 1 8 2 0 , reunidos todos los jefes i oficiales del ejército de los A n d e s en la casa del estado mayor, a presencia del señor coronel jefe de estado m a yor del ejército espedicionario i c o m a n d a n t e jcncral del m i s m o , se abrió un pliego rotulado para dicho señor, i dirijido por S. E. el señor jeneral en jefe con espresion en el sobre de no r o m p e r el n e m a h a s t a no estar reunida t o d a la oficialidad; i procediéndose a su lectura por el señor c o m a n d a n t e jcncral, concluyó i se procedió a la votación, según está prevenido, p a r a elejir jefe, en virtud de no existir el gobierno que n o m b r ó el p r e s e n t e ; i como en el mismo acto t o m a s e la p a l a b r a el señor coronel com a n d a n t e del n ú m e r o 8 don E n r i q u e Martínez, i espusicsc q u e no clebia precederse a la votación por ser nulo el

fundamento

que p a r a ello se daba, de haber c a d u c a d o la a u t o r i d a d del señor jeneral, fué preciso considerar esta objeción, que al m i s m o t i e m -


CAPÍTULO V

193

po r e p r o d u j e r o n los señores c o m a n d a n t e s don P e d r o Conde i don R u d e c i n d o A l v a r a d o , i proceder después a la votación de los señores oficiales, q u e u n á n i m e m e n t e convinieron en lo mism o ; q u e d a n d o , de consiguiente, s e n t a d o como base i principio que la autoridad que recibió el señor jeneral p a r a hacer la g u e r r a a los españoles i a d e l a n t a r la felicidad del pais no ha c a d u c a d o ni p u e d e caducar, p o r q u e su oríjen, que es la salud del pueblo, es i n m u d a b l e . E n esta intelijencia, si por algún accidente o circunstancia inesperada faltase por m u e r t e o enfermedad el actual, d e b e seguirse en la sucesión del m a n d o el jefe que continúe en el p r ó x i m o i n m e d i a t o g r a d o del m i s m o ejército d e los A n d e s . I p a r a constancia, lo firmaron un oficial mas a n t i g u o d e cada clase de todos los cuerpos i todos los señores jefes.—Batallón de artillería, Manuel H e r r e r a . — C o m a n d a n t e F r a n c i s c o D i a z . — S a r j c n t o m a y o r Eujenio Giroust.—Capitán José O l a v a r r í a . — T e n i e n t e a y u d a n t e Hilario Cabrera.— G r a n a d e r o s a caballo, Nicasio R a m a l l o , c o m a n d a n t e . — B e n j a m í n Vicl, c o m a n d a n t e de e s c u a d r ó n . — J u a n O'Brien, sarjento'mayor. — B e r n a r d i n o líscribano, c a p i t á n — P e d r o R a m o s ,

teniente.—

A n t o n i o Espinosa, alférez.—Batallón n ú m e r o 7, P e d r o Conde, comandante.—Cirilo

Correa, sarjento

m a y o r . — F é l i x Villota,

c a p i t á n . — M i g u e l Cortes, teniente.—Batallón

n ú m e r o 8, E n r i -

q u e Martínez, c o m a n d a n t e . — M a n u e l Nazar, c a p i t á n . — A n i c e t o V e g a , teniente.— J o s é del Castillo, s u b t e n i e n t e . — B a t a l l ó n

nú-

m e r o 1 1 , R o m á n A n t o n i o Dehesa, capitán c o m a n d a n t e accid e n t a l . — J o s é Nicolás de Arrióla, capitán. — Manuel

Castro,

t e n i e n t e . — J o s é I g n a c i o Plaza, subteniente.— Cazadores a caballo, M a r i a n o Nccochea, c o m a n d a n t e . — R u f i n o Guido, sarjento m a y o r . — M a n u e l J o s é Soler, c a p i t á n . — P e d r o Ramírez, teniente. — M a n u e l Latui, alférez.—Estado m a y o r jeneral, J u a n Gregorio d e las H e r a s , jefe de estado mayor.— J u a n Paz del Castillo, s e g u n d o j e f e . — R u d e c i n d o A l v a r a d o , coronel.—Juan José O u c zada, t e n i e n t e c o r o n e l . — L u c i a n o Cuenca, sarjento

mayor.—

F r a n c i s c o de Sales Guillermo, ayudante-secretario.—Javier A n tonio Medina, oficial-ordenanza.—Juan A n d r é s Delgado, secretario..!

25


194

EKIT.DICION

1.IÜKKTAI10RA

" L a desobediencia del jeneral S a n Martin, c o n s u m a d a como lo h e m o s visto, 'por !su sola voluntad, q u e d ó así sancion a d a por toda la oficialidad del ejército ele los A n c L s q u e en aquella emerjencia d e m o s t r ó u n a adhesión entusiasta por su jefe, .i l i s t e hecho tuvo trascendentales consecuencias. A p r e c i a d o en sí m i s m o p u e d e estimársele como un paso audaz, e innecesario desde q u e el ejército ele los A n d e s había p e r d i d o su

fisonomía

nacional. A q u e l l o s oficiales no podían revalidar un título q u e derivaba de su gobierno, c u a n d o se e n c o n t r a b a n sin recursos i en un pais estraño. El ejército de los A n d e s era de hecho u n a división chilena, p o r q u e habia perdido la base de su país. M i r a d o bajo otro aspecto era un paso de gravísimos resultados, p o r q u e haciendo derivar la autoridad del m a n d o en jefe de la propia voluntad de los subalternos, colocaba al jeneral en u n a situación s u b o r d i n a d a respecto de sus jefes d e cuerpos. N o es raro cjue se le h a y a atribuido u n a influencia n o t a b l e en la c o n d u c t a de S a n Martin en el Perú, i q u e el jeneral P i n t o lo calificase d u r a m e n t e en su vejez. " L u e g o q u e supo el jeneral S a n Martin en Chile q u e el g o bierno jeneral de las provincias arjentinas había c a d u c a d o , pasó una comunicación al coronel L a s H e r a s , jefe de e s t a d o mayor, para que, a presencia de todos sus oficiales, la abriese i determinase su contenido. Decia en ella a la oficialidad q u e t e n i e n d o el m a n d o del ejército por orden del gobierno jeneral de aquellas provincias i no e x i s t i e n d o éste por motivos q u e todos sabían, no se creía facultado p a r a c o n t i n u a r m a n d á n d o l o , i q u e en esta virtud, podían n o m b r a r en su lugar la persona q u e mejor les pareciese. L o s oficiales lo reclijieron i de ellos recibió el bastón de mando. " E s t e paso impolítico, subversivo, i n c o m p a t i b l e con la subordinación militar i q u e no se h a p r a c t i c a d o sino en las b a n d a s de condottieri d e la E d a d Media, cuyos individuos se p e r m i t í a n t o d a clase de excesos, fué el ort'jen de la insubordinación d e aquellos cuerpos. N o era preciso saber m u c h o p a r a

conocer


CAPÍTULO V

ig5

que el que p u e d e conferir un m a n d o p u e d e también retirarlo, etc.» ( 1 ) . E n t r e t a n t o , la deserción había e m p e z a d o en R a n c a g u a i se diseñaba con los graves caracteres que llegó a asumir mas tarde. G r u p o s numerosos huían llevándose las armas, como sucedió con 58 g r a n a d e r o s a caballo, orijinarios del pueblo de San Luis, lo que hacia presumir que el contajio de la revuelta hubiese p a s a d o la cordillera. O t r o t a n t o sucedía en los cuerpos chilenos. Las órdenes d a d a s a los jueces d e los partidos i gobernadores para a u m e n t a r la recluta no tenían resultado sino en parte. Los h a b i t a n t e s huian d e la conscripción forzada, i el n ú m e r o de los que ingresaban al c a m p a m e n t o a p e n a s b a s t a b a para llenar las bajas de la deserción. L a pobreza de la vida de cuartel no esplica suficientemente un fenómeno q u e asumió mayores proporciones i que llegó a constituir un serio obstáculo a la p a r t i d a de la espedicion, p o r q u e las penurias del c a m p a m e n t o eran la reproducción d e la miseria esterior, en que vivían todas las clases sociales i que s o p o r t a b a especialmente el pueblo. D e b e mas bien atribuirse a que en aquellos años de profundo atraso, la nacionalidad chilena no e s t a b a constituida como esfuerzo d e raza ni como orgullo de pueblo. L a m a s a de la población estaba tan alejada del centro intelectual que le imprimía movimiento, q u e era incapaz de c o m p r e n d e r los esfuerzos a que se la hacia servir. L a idea de la patria e m p e z a b a a p e n a s a desenvolverse d e las ligaduras en que la había m a n t e n i d o a t a d a el réjimen colonial; un viaje de m a r asustaba a los tranquilos labriegos del interior, i la idea de medir sus a r m a s con las tropas del virrei, que ejercia todavía en su espíritu u n a fascinación supersticiosa, debieron ser la causa de la terrible dispersión de los soldados en sus c a m p a m e n t o s . El mal fué cundiendo. La estadía de Ouillota fué, bajo este p u n t o de vista, peor que la de R a n c a g u a , h a s t a el p u n t o d e que al m u d a r el c a m p o de un p u n t o a otro, era necesario rodearlo de tropas. S a n Martin debió t r a e r de R a n c a g u a una impresión doloro(1) Apreciaciones del jeneral Pinto sobre la campaña dei Perú (inéditas).


I96

ESPKIHCIOX

LIKERTADOkA

sa. Al llegar a S a n t i a g o e n c o n t r ó que la recolección del dinero no m a r c h a b a con la celeridad que exijia su profundo a n h e l o por poner fin a una situación tan irregular; que la m a e s t r a n z a no funcionaba con rapidez, i c r e y e n d o que en aquello fuese pártela debilidad del gobierno, acudió a su recurso favorito: la renuncia, que no podia y a t r a s c e n d e r con la i m p o r t a n c i a de antes desde que un pais era indiferente a ella. H e l a aquí: " E x c m o . Señor: " D e c i d i d o a hacer c u a n t o j e n c r o de sacrificios caben en lo h u m a n o en favor de la libertad de la A m é r i c a del sur, me puse en m a r c h a desde M e n d o z a en el estado de salud que a V . E. consta, sin mas objeto q u e el de verificar la espedicion al Perú. A mi arribo a ésta q u e d é con V. E. en que en t o d o abril, o a m a s tardar, en m a y o p o d r i a realizarse; pero bien sea por las i n m e n s a s atenciones que gravitan sobre este estado, o bien por su falta de n u m e r a r i o , los aprestos p a r a dicha espedicion mui poco han a d e l a n t a d o . L a recluta p e d i d a en febrero p a r a el c o m p l e t o del ejército a razón d e 9 0 0 plazas c a d a batallón, no llega a 2 5 0 h o m b r e s los que se han recibido. E n estas circunstancias, ruego e n c a r e c i d a m e n t e a V. E. que, si el n u m e r a r i o p á r a l o s g a s t o s d e la e n u n c i a d a espedicion no se halla reunido en el t é r m i n o dequince chas de la fecha, se sirva V. E. n o m b r a r otro jcncral en jefe que se e n c a r g u e de ella, pues el e s t a d o deplorable de mi salud no m e p e r m i t e c o n t i n u a r por mas t i e m p o t a n t o en el m a n d o que V. E . h a tenido la b o n d a d de confiarme, c o m o el de jeneral en jefe del ejército de los A n d e s , que depositaré en otra persona. — Dios g u a r d e a V. E . m u c h o s años. — S a n t i a g o ele Chile, 1 3 deabril d e 1820. — E x c m o . Señor. —Tosí': DE SAN MARTIN,.. VA m a g n á n i m o CVHiggins le dio la contestación siguiente: "EXCMO. SEÑOR DON JOSÉ DE SAN MARTIN " D e n t r o d e quince dias, como solicita V. E. por su h o n o r a ble n o t a de ayer, h a p r o t e s t a d o S . E. el director s u p r e m o que se hallará colectada la p a r t e que del e m p r é s t i t o de trescientos


CAPÍTULO V

197

mil pesos m a n d a d o exijir para r e a l i z a r l a espedicion, ha corresp o n d i d o exijir a los vecinos de esta capital. L a s providencias a este respecto se ajitan del m o d o m a s eficaz i ejecutivo; pero si ellas aun no son b a s t a n t e s , S. E. ofrece por sí m i s m o hacer en persona la recolección. I en la seguridad d e que esas medidas satisfarán los deseos d e V. E. i sus altos compromisos acerca del m a s p r o n t o verificativo de la empresa, espera el gobierno que no será por nuevas d e m o r a s o e n t o r p e c i m i e n t o s perjudicada la salud de V. E., c u y a i n t e r e s a n t í s i m a persona no es posible subrogarse por otro en la dirección de este a r d u o i delicado e m peño. A s í me o r d e n a c o n t e s t a r a V. E. i y o tengo el honor de hacerlo.— Dios g u a r d e a V. E. — S a n t i a g o , 1 4 de abril de 1 8 2 0 . — JOSÉ IGNACIO ZENTENO.H

VI M a y o i j u n i o fueron los meses de los últimos arreglos. El gobierno autorizó a S a n Martin para entenderse d i r e c t a m e n t e con las oficinas q u e se o c u p a b a n de los preparativos de la espedicion, i desde ese m o m e n t o asumió él m i s m o la dirección de los aprestos. D e s d e S a n t i a g o m a n e j a b a con certeza el complicado j u e g o que tenia sus conexiones en la maestranza, en la fundición d e Valparaíso, en los trasportes i en el c a m p a m e n t o de R a n c a g u a . T o d o pasó bajo su vista i a todo imprimió el sello de su jenio a r r e g l a d o i previsor. El equipo de los trasportes lo o c u p a b a lo m i s m o que la m a r c h a de los cuerpos, í en medio de esa actividad a b r u m a d o r a , su a l m a de bronce llegó a d o m i n a r los a c h a q u e s de su cuerpo. " M e hallo tan aliviado como nunca lo he estación, decia a L a s H e r a s ( 1 ) . (1) Las siguientes cartas revelan la atención que dedicaba al menor detalle de las operaciones: " S E Ñ O R DON J U A N G R E G O R I O D E L A S

HER-VS

"Santiago,

17 de mayo de 1S20.

"Mi querido amigo: "Son en mi poder las de usted de 13 i 15 del corriente." H e visto las propuestas que hace Enrique de teniente coronel en su mayor Pe-


igS

ESl-EDICION

LIBERTADORA

E n m a y o se resolvió la m a r c h a del ejército al valle d e Quillota, que fué conocido con el n o m b r e de " C a n t ó n de embarqucir, i a principios de junio los cuerpos e m p e z a r o n a acercarse al mar, h a b i e n d o distribuido de a n t e m a n o sus colocaciones el injeniero Backler D ' A l b e . E l g o b i e r n o envolvió el c a m p a m e n t o con un cerco de g u a r d i a s nacionales a r m a d o s , s i t u a n d o p a r t i d a s de caballería, de 1 0 h o m b r e s c a d a una, a cargo de oficiales de confianza, en San Isidro, la Paloma, L i m a c h c , la D o r m i d a , Ocoa, Puchuncaví, la L i g u a i el Melón, sin c o n t a r con otras colocadas

reirá; yo creo que aunque es un excelente sujeto, no pueden precipitarse tanto los ascensos sin que caigamos en la dificultad de que sean despreciados, i no dejar ningún estimulo a los que los obtienen. Por lo tanto, he suspendido remitir los despachos hasta tanto hablemos i conferenciemos sobre este particular. "Varié usted el plan de marcha, es decir, que Condesea el último que la verifique en lugar del S; la caballería seria bueno marchase adelante i en seguida Enrique; luego el I I i así sucesivamente. " H e escrito a Moran sobre su venida; veremos qué me contesta. " T o d o lo (pie necesiten los cuerpos lo tomarán a su paso por ésta en el día de descanso que hagan. "Castillo saldrá de aquí mañana i pasado mañana. "Mil cosas a todos los amigos, quedándolo de usted como siempre, su amigo— S A N MART i x . n

" S E Ñ O R PON J U A N G R E G O R I O D E L A S H E R A S

"Santiago,

II de mayo de

1S20.

"Mi querido amigo: "Van las órdenes para (pie se mueva el cantón el 1 . ° " E l estado mayor necesita venir con antelación para que proporcione a los cuerpos todo lo (pie necesiten para el embarco i demás. "Prevenga usted con el mayor cuidado lo de los caballos i midas que monten los escuadrones a caballo. "Mandaré a Castillo para (pie se quede en ésa, ínterin viene usted a ésta i puede arreglar lo que falte para la salida del ejército. "Mándeme usted al instante la causa concluida del granadero Garro. "Nada mas ocurre. Memorias a los amigos, mil cosas a la Carmencita, i se repite todo suyo s u — S A N M A R T I N ... " P . D. — Si a Cabrera le hace falta algo para conducir mi equipaje, déselo usted. " M e hallo tan aliviado como nunca lo he estado. "N(i me he atrevido a acantonar tropas ningunas en Orrego ni en las Tablas por temor de (pie se enfermen por la rijidez del temperamento. El número 8, para que no tenga roce interior en el pueblo, lo pongo en Chuchunco, una i media leguas de aquíi'.


CAl'ÍTl'l.O

V

I99

en la cresta de la cordillera p a r a atajar en todas direcciones la fuga d é l o s libertadores del Perú. E n esos días sufrió modificación la lista de ios cuerpos que debian m a r c h a r al Perú. L a g u e r r a d e s v a s t a d o r a de Bcnavidcs exijia m a y o r fuerza de caballería q u e la que había entonces en el sur i se convino en dejar en Chile el 4. escuadrón de grana0

deros que m a n d a b a el a r r o g a n t e oficial francés don Benjamín Viel, en c a m b i o de a l g u n a t r o p a de infantería (1). A principios de j u n i o el ejército se puso en m a r c h a p a r a Oui(1) "Acabo de tener una conferencia con el director, decia a Las lleras, consecuente al estado en que se halla la provincia de Concepción, que por falta de un solo escuadrón de caballería, se halla envuelta aquella provincia, que con este auxilio se remedia en el momento; al efecto, hemos convenido en lo siguiente: Que por mi parte se ponga a disposición de Freiré un escuadrón de granaderos; que en reemplazo de éste él pone al mió el batallón número 5, fuerte en el dia de 491 plazas; 150 artilleros mas de los Andes i 330 reclutas de los que vienen de Concepción; no he vacilado un solo momento en el cambio, i al efecto, va la adjunta para que la ponga a disposición ile Freiré, i el citado escuadrón de granaderos, bien sea uno de los cuatro que tiene, o bien sacando de todos ellos la fuerza con los oficiales necesarios para formarlo sin tocar a la base del rejimiento; sobre esto usted consultará con los amigos sobre si deberá marchar un escuadrón o piquete, quedando usted facultado para hacerlo del modo que acuerden, pero que lo que marche lleve siempre el nombre de escuadrón. Sobre el particular Rudecindo podrá dar mas esclarecimiento. "Mándeme usted las balas de a cuatro, quedándose solamente con diez o doce tiros por pieza de este calibre, pues la fundición de Valparaíso, aunque ya nos ha enviado 6 3 0 , no alcanza por ahora al completo, i yo quiero suplirme con las que tenemos para (pie todo el parque del ejército del Perú se halle en Valparaíso para el dia i . ° del entrante. " E l escuadrón de granaderos deberá marchar a caballo por hombre, escojiendo lo mejor, pues con ellos tiene de operar. " N o sé cuál será la detención sobre la causa de Murilio, sobre este particular, si usted cree conveniente el que con el escuadrón que marche al sur vayan los desertores, puede indultarlos a nombre mió; avíseme usted sobre esto. Freiré debe marchar de aquí dentro de dos o tres dias i con él debe marchar esta tropa; si para mayor seguridad de ella se hace necesario que vaya un jefe del cuerpo, lo puede verificar; peni después que esté el escuadrón en Concepción, él puede, por mar o por tierra, marchar a la espedicion. "Tengo con urjencia que marchar a Valparaíso para arreglar infinidad de cosas, pero no lo verificaré hasta que usted venga i el ejército haya pasado por ésta. "Tal vez Enrique tendrá que ir a Valparaíso con su batallón, pero es menester que apreté bien los calzones para cpie los negros no se le echen a perder, lo que se conseguirá, según me han asegurado, con un poco de cuidado. "Venga por eslraordinario la contestación de todo, i se repite como siempre su amigo.—JOSK D E SAN M A R T I N . M


200

ES PEDICIÓN

LIBERTADORA

Ilota, i a fines del mes el director O ' H i g g i n s con su invariable c o m p a ñ e r o , el hábil i glorioso Z e n t e n o , se trasladaron a V a l p a raíso a dar el impulso final. El p r o b l e m a de la espedicion e s t a b a resuelto. El ejército a poca distancia del m a r d o n d e las empresarios de la espedicion trabajaban con el m a y o r celo p a r a p r e p a r a r su e m b a r q u e .

Lo

que habia sido u n a lucha o b s t i n a d a de tres años era u n a realidad. R é s t a n o s d a r a conocer su fuerza, su composición, los recursos con que fué creado ¡ las últimas m e d i d a s con q u e selló el director O ' H i g g i n s la plena i a b s o l u t a confianza que dispensó a su jeneral.


C A P Í T U L O VI

LAS

ÚLTIMAS

MEDIDAS:

LA

PARTIDA

I. Recursos con que se creó el ejército.—II. Su organización. Maestranza, hospitales, cuadros, e t c . — I I I . Facultades concedidas al jeneral. Instrucciones.—IV. El convoi. Medidas finales: la bandera: la partida de Valparaíso.—V. Reflexiones jenerales sobre estos sucesos.

I Seria supérfluo repetir lo que t a n t a s veces h e m o s dicho sobre la p o b r e z a del pais i por m u c h o que insistiéramos, el lector se daria difícilmente c u e n t a del cuadro d e espantosa

miseria

q u e ofrecía la República. Solo contribuía a los gastos nacionales la p a r t e del territorio c o m p r e n d i d a e n t r e C o q u i m b o i el Maule. L a s provincias s i t u a d a s al sur de este rio lejos de ser u n a ayud a eran u n a carga, p o r q u e exijian la presencia de un ejército para estar al abrigo de las guerrillas españolas i contener el turbión d e s a n g r e que se d e r r a m a b a sobre la provincia de Concepción. E n esa parte del pais o p e r a b a un ejército relativam e n t e fuerte, que i m p o n í a al gobierno atenciones i gastos. A su vez las provincias que contribuían al sostenimiento del erario languidecían en medio del m a s profundo atraso, de que d a n idea sus p r e s u p u e s t o s de e n t r a d a s i de gastos. E n 1 8 1 8 las 26


202

KSI'F.IHCiON l.[ BF.IÍTADOKA

e n t r a d a s municipales de Curicó fueron de 2 8 2 pesos 4 /.' reales; 1

las ele San Felipe, c o m p r e n d i e n d o todo el d e p a r t a m e n t o de A c o n c a g u a , ele 1,000 pesos 2%

reales i sus gastos 6 8 1 pesos.

L a s d e m á s ciudades o villas tenían un p r e s u p u e s t o

cc'uivalcn-

tc. L a única ciudad que tenia alguna fortuna particular era S a n t i a g o que fué en estos crudos t i e m p o s el erario de la revolución, pero c o n s i d e r a b l e m e n t e d i s m i n u i d o por las contribuciones forzosas que venían repitiéndose por uno i otro b a n d o désele 18 14. L a s angustias del erario llegaron a su colmo a fines ele 1 8 1 8 i el E s t a d o se v i o obligado a suspender sus pagos. Si este era el cuadro de nuestra situación interior, no era mas brillante el que se diseñaba por el oriente. L a confabulación ele los ejércitos arjentinos contra B u e n o s Aires p r e p a r a b a el advenimiento de don J o s é Miguel Carrera, cuya c o n d u c t a de aquellos clias podrá ser a t e n u a d a pero j a m a s justificada a n t e los severos fallos del p a t r i o t i s m o americano. Solo u n a economía severísima poclia conjurar la g r a v e d a d de esta situación. L a s e n t r a d a s públicas ascendían p r ó x i m a m e n t e a millón i medio de pesos, incluyéndose en esta sum a las contribuciones forzosas i m p u e s t a s a los vecindarios, que se calculaban en 3 0 0 , 0 0 0 pesos. Los sueldos del ejército subían a 600,000; la m a r i n a g a s t a b a 4 0 0 , 0 0 0 ; los sueldos civiles, 6 0 mil; la m a e s t r a n z a i varias otras necesidades, 50,000 ( 1 ) . I sin embargo, la escasez de la fortuna particular clebia ser tan

apre-

m i a n t e que c u a n d o el director queria i m p o n e r a l g u n a

nueva

carga, el s e n a d o se oponia t e n a z m e n t e i le exijia m a y o r economía en la inversión de los fondos. El l i s t a d o no tenia vida n o r m a l , es decir, no vivía con sus recursos. L a especlicion al Perú se p r e p a r ó con las imposiciones forzosas hechas a la fortuna particular. Los caballos se obtuvieron rateándolos en las h a c i e n d a s por medio de comisiones c o m p u e s t a s del teniente g o b e r n a d o r del partido, asociado con el p r o c u r a d o r jencral i un h a c e n d a d o ; lo m i s m o se hizo p a r a conseguir las muías, i b á s t a l o s aparejos! ( 1 ) OTIiggins al senado, marzo 27 de 1 S 1 9 (inédita).


C A P Í T U L O

VI

203

Por estos medios el ejercito estaba, a principios de 1 8 2 0 , en e s t a d o de m a r c h a r al Perú. E s t a b a provisto de lo necesario por c u a n t o tenia su equipo, su m a e s t r a n z a , etc.; pero el gobierno carecía de 600,000 pesos en efectivo para d o t a r su caja

militar,

c o m p l e t a r algunos trabajos i cumplir con los contratos de los empresarios del trasporte. E n t r e t a n t o , la p e r m a n e n c i a del ejército en el país era u n a carga pesada i h a b í a v e r d a d e r o ínteres público p o r q u e la espedicion se hiciese a la vela. " E c h e n ustedes por Dios el ejército fuera, decia don Miguel Zaflartu a Echeverría, para que viva a costa de otro pais. Si aquí, con mejores recursos, no se p u e d e p a g a r un batallón ¿cómo el p o b r e Chile sostendrá ejército i escuadra? N o hai cosa que mas e x a s p e r e a los h o m b r e s que quitarles lo que tienen. Si el g o b i e r n o los desnuda, se unirán en su ruina los d e s c o n t e n t o s ; sobre esto sí que digo a usted que es preciso aflojar. H e visto u n a carta de Guido a R o n d e a u en que le anuncia nuevos empréstitos. N o sean ustedes d e m a s i a d o condescendientes, que los señores arjentinos deben saber que por estos paises no se usa la plata, i, sobre todo, la espedicion no ha de llevar los aprestos del ejército de Jerjes. Si somos pobres, es preciso que t o d o se h a g a p o b r e m e n t e n ( 1 ) . El cabildo de S a n t i a g o , que r e p r e s e n t a b a a la ciudad que dio m a y o r concurso a la espedicion del Perú, a n s i a b a p o r q u e l l e g a . s e esa hora. Su carácter de r e p r e s e n t a n t e del vecindario no le permitía ser insensible a sus justificados lamentos, ni mirar con indiferencia las e x a c c i o n e s reiteradas que el gobierno le imponía. A fines de enero de 1 8 2 0 , el cabildo, a b u n d a n d o en la convicción de las ventajas políticas q u e debia r e p o r t a r la espedicion, i e s t i m u l a d o en p a r t e por las razones anteriores, solicitó una entrevista privada del director para alentarlo a e m p r e n d e r , a la brevedad posible, la m a r c h a al Perú (2). El director manifestó (1) Buenos Aires, 4 de abril de 1S20 (inédita). (2) " E n la ciudad de Santiago de Chile, a 28 dias del mes de enero de iSsonños. Estando los señores del ilustre cabildo en su sala de despacho, en acuerdo ordinario de este dia, se trajo a consideración el constante i universal clamor con que el pueblo solicitaba se verificase inmediatamente la espedicion sobre el Perú, que debia asegu-


204

ESPEDICION LIBERTADORA

a la comisión q u e el ejército e s t a b a p r o n t o p a r a espedicionar, pero q u e faltaba el dinero p a r a los gastos finales, i el cabildo se apersonó entonces al S e n a d o p a r a q u e activase los recursos r e forzando con su actitud el e m p e ñ o q u e manifestaba O ' H i g gins ( i ) . rar la libertad de la patria i la de toda la América. Mutumiente hicieron presente los señores la urjente necesidad de la salida de esta espedicion, la que imperiosamente ordenaba, no ya las miras de la mayor prosperidad o gloria de la nación, sino al estrenio a que habíamos llegado de peligrar la salud del estado, o verificar la espedicion en el presente año, atendidas las circunstancias políticas de América i Europa i los esfuerzos que deben recelarse practique la España i el Perú. Convencidos todos los señores de la irresistible fuerza de estas razones i testigos de la vo luntad de los ciudadanos, después de una discusión acalorada i digna de su amor público, acordaron se presentase al supremo director del estado la necesidad de que se activasen las medidas para la salida de nuestra espedicion con todo el interés que inspira la alta importancia de este negocio i se hiciesen presente a S. E . , así los empeñados votos de los ciudadanos como las razones que se habian tenido presente en el acuerdo. Al efecto, se nombró una diputación compuesta de los señores don Matías Mujicn, don Mariano de Egaña i don José Raimundo del Rio, para que, en nombre del cabildo, pidiesen una audiencia privada al supremo director. I traída la contestación por dichos señores acerca de que S. E. habia concedido la audiencia para el dia de mañana, a las diez i media del dia, acordó el cabildo que otra diputación comp.itsta del señor alcalde don Ramón Ovalle, de los rejidores don Salvador de la Cavareda, de don Mariano Egaña i procurador jeneral de ciudad pasasen a representar a S. E . conforme a lo acordado i se diese cuenta, i firmaron esta acta de que certifico.—RAMÓN O V A L L E . — J O S É N . C E R D A . — D O M I N G O D E B E Z A N I I . I . A . — PEDRO G A R C Í A D E L A M U E R T A . — A G U S T Í N D E G A N A . — J O A Q U Í N G A N D A R I L L A S . — F É L I X JOAQUÍN TRONCOSO.—SALVADOR DE LA C A V A R E D A . — M A T Í A S MUJICA. —MARIANO DE EGAÑA.I,

( I ) " E n la ciudad de Santiago de Chile, a cuatro dias del mes de febrero de 1S20 años. Estando los señores del ilustre ayuntamiento en su sala de despacho, en acuerdo ordinario, como lo tienen de costumbre, compareció la diputación nombrada en el acuerdo de 28 de enero para representar a S. E . la urjencia de la pronta salida de la espedicion sobre el Perú; i espuso la contestación que se habia dignado dar S. E . , reducida, en sustancia, a que dicha espedicion estaba dispuesta i prontos los soldados, vestuario i municiones de guerra, faltando únicamente los auxilios pecuniarios que debia señalar el senado, a quien S. E . el supremo director, habia pasado ya también el presupuesto de ellos. Oida esta relación, se acordó que la misma diputación pasase al senado a representar los mismos puntos del acuerdo del 28 i pidiese se activasen las medidas que fuesen propias de su autoridad para el grande e importante fin de la pronta salida de la espedicion, quedando permanente i por el tiempo que fuese necesario la comisión compuesta de los señores don Salvador de la Cavareda, don Mariano Egaña i el procurador jeneral de ciudad don José Raimundo del Rio, i confirmaron de que se certifico.—RAMÓN

OVALLE.—MATÍAS MUJICA.—

A G U S T Í N G A N A . — PEDRO G A R C Í A D E L A H U E R T A . — S A L V A D O R D E L A C A V A R E D A . — J O A Q U Í N G A N D A R I L L A S . — F É L I X J . TRO.NCOSO.H


CArÍTUI.O VI

205

L a recaudación del dinero, por insuperable que parezca, se efectuó en poco tiempo. El director concurrió a la sala del senado a concertar el acopio d e los recursos, i se convino que los 600,000 pesos se completasen del m o d o siguiente: Pedir a los estranjeros i al público 1 2 0 , 0 0 0 pesos, en caso de q u e el d i p u t a d o de las Provincias U n i d a s , que los habia ofrecido, no pudiese proporcionarlos. 50,000 que recolectarían los r e c a u d a d o r e s del diezmo. 40,000 que se d e d i c a b a n a los hospitales del ejército, se imp o n d r í a n en dinero o especies, p r i n c i p a l m e n t e a las boticas, rec u r r i e n d o al público por lo que faltase. 68,889

e

n

d e u d a s p e n d i e n t e s a favor del estado, que se cobra-

rían i n m e d i a t a m e n t e . I m p o n e r u n a contribución estraordinaria a las provincias de 5 1 , 0 0 0 pesos r e p a r t i d a s en t o d a s las ciudades desde Coquimbo a Talca. E n este rateo correspondieron a V a l p a r a i s o 3,000 pesos, lo que d a idea de sus recursos e importancia. 3 6 , 8 7 9 pesos de varias partidas. L a i n a g o t a b l e S a n t i a g o debía concurrir con 7 3 , 7 3 2 pesos, i estas s u m a s a ñ a d i d a s a 1 6 0 , 0 0 0 pesos que habia en poder del gobierno, c o m p l e t a b a n los 600,000, o sea el doble de la cantidad que San Martin pidió al pueblo a fines de 1 8 1 8 , cuando c o n t a b a con el a p o y o d e su pais, que, lejos de a y u d a r l o hoi, p r e s t a b a sus e l e m e n t o s a don José Miguel Carrera para que viniese a Chile a d e s b a r a t a r los gloriosos trabajos de la espedicion al Perú ( 1 ) . L a s erogaciones se exijieron i m p e r i o s a m e n t e i se abrió en la casa d e m o n e d a un depósito especial, d o n d e se acopió el producto de la contribución. Poco t i e m p o después de esta distribución, que fué hecha en febrero de. 1 8 2 0 , i gracias al vigoroso p a t r i o t i s m o del cabildo d e S a n t i a g o que estaba encargado de colectar la m a y o r suma, los fondos se reunieron, i el ejército q u e d ó en a p t i t u d de cumplir su gran misión llevando la bandera libertadora de Chile al interior del Perú. (1) Nota del senado, 9 de febrero de 1820 (inédita).


2o5

ES ?F. I) I <' IO \

LIB F. RTA DOR A

L a patriótica actitud de S a n t i a g o aceleró la p a r t i d a del ejército. Su c o n d u c t a fué d e b i d a m e n t e e s t i m a d a por los especlicionarios, i San Martin quiso darle un testimonio público de su a g r a d e c i m i e n t o y e n d o en persona al cabildo a despedirse por su conducto de la ciudad. L a tradición conserva el recuerdo de aquel dia. El jeneral salió de su palacio, vestido con su uniforme ordinario de coronel de granaderos. L l e v a b a u n a levita azul ajustada, p r e n d i d a con botones amarillos en que se distinguían el gorro frijio i las m a n o s e n l a z a d a s q u e r e p r e s e n t a b a n

por

ironía la fraternidad arjentina. U n cinturon de cuero blanco le cenia el talle i sus est remos se unian por u n a hebilla en que sobresalía una g r a n a d a de relieve que simbolizaba al glorioso rejimiento que fué el escalón d e su fortuna. L l e v a b a s o m b r e r o a p u n t a d o i bajo el brazo la e s p a d a de la libertad

de Chile.

Salió del palacio del obispo i atravesó por medio d e u n a inm e n s a m u l t i t u d que se a g o l p a b a en la Plaza de A r m a s , i ríjiclo severo, triunfante, bajo un csterior sombrío, p a s e a b a sus ojos negros sobre la concurrencia que lo vivaba de t o d a s partes A t r a v e s ó el reducido espacio

firmemente

como si m a r c h a r a al

a t a q u e i se presentó al cabildo q u e lo e s p e r a b a d e pié, reunido en la sala capitular ( i ) . D e ese m o d o p a g ó San Martin un tributo de justicia al pais que le dio los elementos p a r a realizar su gran

misión históri-

ca, i a la ciudad que fué el corazón en q u e latió con m a y o r fuerza el s e n t i m i e n t o de la patria. S a n t i a g o era m a s ilustrado q u e el resto del pais i c o m p r e n d i ó mejor el alto significado de la lucha de la independencia. A l i m e n t ó los graneles sentimientos de la revolución, que se hizo por los caballeros m a s conspicuos de esta ciudad conventual, conservadora, patriótica. L e dio el impulso, la fomentó con su fortuna i la coronó e m p u j a n d o al Perú el ejército libertador.

(i) En la G A C E T A M I N I S T E R I A L de 17 de junio de 1820 se publicó una proclama del cabildo al pais sobre este incidente.


C A P Í T U L O VI

207

II

El ejército expedicionario c o n s t a b a de 4 , 5 0 0 soldados p r ó x i m a m e n t e ( 1 ) , repartidos en dos divisiones, llamada u n a de los A n d e s i la otra de Chile. A q u e l l a se componía de los viejos cuadros arjentinos que atravesaron la cordillera en 1 8 1 7 , i cuyo personal se había r e n o v a d o casi t o t a l m e n t e d u r a n t e su estadía en Chile; ésta de los batallones chilenos organizados después de la batalla d e Chacabuco. L a división de los A n d e s constaba de (1) Hai alguna variedad en cuanto al número del ejército espedicíonarío. VA señor Paz Soldán publica un estado oficial del ejército, que da un total de 4 , n S hombres, fechado en Valparaíso el 20 de agosto de 1820, dia del embarque. Tengo a la vista el estado orijinal del 25 de agosto del mismo año que da 3 , 5 1 8 hombres sin contar con el número 2, que está estimado en globo en 600 hombres en el estado del señor Paz Soldán, lo que completa la suma anterior. Sin embargo, de la autoridad de ese dato creo mas exacto un estado detallado por clases i cuerpo por cuerpo, que corresponde a los dias del embarque en Valparaíso i que se encuentra en el archivo de ministerio de guerra. Según este cuadro, el ejército se distribuía así: E J E R C I T O 1>K C H I L E

batallón de artillería:

Infantería número 2:

Infantería número 4:

Oficiales Clases Soldados

17 36 196

Total

249

Oficiales Clases Soldados

29 59 397

Total

4S5

Oficiales. . . , Capellán Clases Soldados

249

485

3 1 63 694 2

Total

790

Oficiales Capellán Clases Soldados

i? 1 iS 353

79°

Infante!ía número 5:

Total

3 9 8

3 9 8


20S

ES PEDICIÓN I . I 1 Ì E R T A D O R A

un batalllon de artillería d e 3 0 0 plazas i de tres batallones de infantería que eran: el n ú m e r o 7, m a n d a d o por el t e n i e n t e coronel don P e d r o Conde, que h a b í a hecho la c a m p a ñ a de Chile; el n ú m e r o 8, de oríjen cuyano, por el c o m a n d a n t e arjentino i futuro jcncral clon E n r i q u e M a r t í n e z ; el 1 1 , cuyo jefe era el coroCua.lro número 6: Oficiales

36

Total Cuadro número 2 , dragones: Oficiales

36 32

Total

32

Total de los cuerpos chilenos.

32 1981

E J É R C I T O D E LOS A N D E S

IS.rtallon de artillería: Oficiales Capellán Clases. . . . , Soldados

16 1 55 229

Total

301

Oficiales Capellán Clases Soldados

25 I 40 532

Total

598

Oficiales

23

Capellán Clases Soldados

I 43 45°

301

Infantería número 8:

Infantería número 7:

Total. .

517

598

517

Infantería número I I : Oficiales Clases Soldados

26 60 564

Total

650

650


CAPÍTULO

VI

nel L a s H e r a s , que d e s e m p e ñ a b a en la actualidad las funciones d e jefe de estado m a y o r jeneral, estaba m a n d a d o por el comand a n t e don R o m á n Dehesa. L a caballería de esta división se c o m p o n í a de dos rejimientos: el de g r a n a d e r o s que se habia org a n i z a d o en Buenos Aires al m a n d o de don R u d e c i n d o Alvarado, i el d e cazadores a caballo q n e m a n d a b a clon

Mariano

Necochea, que, a u n q u e figuraba en la división arjentina, se habia o r g a n i z a d o en Chile. L a t r o p a de esta división constaba en su m a y o r p a r t e de soldados chilenos, lo q u e se puede c o m p r o b a r fácilmente ( i ) . Granaderos a caballo: Oficiales Capellán Clases Soldados

32 I 56 357

Total

446

Oficiales. Clases. . Soldados

SI 232

Total

306

446

Cazadores a caballo:

Total del ejército de los Andes.

306 2818

Estos datos coinciden con los que da el jeneral Espejo en los Apuntes /listóneos sobre la Lispedieion Libertadora del Perú (páj. 1 1 ) en que publica un estado de fuerza del iS de julio de 1820 que sube a 5,086 hombres de jeneral a soldado. La diferencia entre este número i el que dá el cuadro citado puede atribuirse a la deserción. Según este estado de fuerzas, el ejército cspedicionario se compuso de 4,799 hombres. Tomando un término medio entre este número i el del estado de fuerza del 25 de agosto, da el de 4,500, mas o menos. Se vera mas adelante, que el gobierno tuvo interés en alterar, exajerándolo, el número de los espedicionarios. Como dato ilustrativo, inserto a continuación un cuadro de los sueldos de que gozaban los oliciales i tropa, previniendo que al sueldo nominal hai que rebajar el descuento mensual de 33% - l hacia por razón de pobreza. Un teniente coronel de infantería, 90 pesos, o sean en realidad $ 60 Un sarjento mayor de id. 56 id. 2 reales; con la rebaja 37-5° Un capitán de infantería, 33 pesos iy reales: con la rebaja " 22.21 Un subteniente de id. 16 id. 62 centavos; con la rebaja 11.oS El soldado de id. 4 id. 1 real; con la rebaja " 2.75 Un capellán de id. 20; id. con la rebaja r 13.66 (1) El ejército que marchaba al Perú era en su mayor parte chileno. Los testi27 f

uc

s e

z


210

KSPEDICIÓN

LIBERTADORA

La división chilena constaba d e tres cuerpos de infantería, un batallón de artillería, un c u a d r o de oficiales p a r a otro batallón de infantería de línea i otro para un cuerpo de caballería. E r a éste el escuadrón de D r a g o n e s n ú m e r o 2. L a artillería tenia 2 4 9 h o m b r e s ; los batallones de infantería eran: el n ú m e r o 2, m a n d a d o monios abundan al respecto. Citaré en primer lugar el rpie da en sus Comprobaciones tantas veces citadas el jeneral don Bartolomé Mitre, que hace honor a su lealtad de historiador. " E l jeneral don Antonio González Balcarce, dice, que lo era en jefe del ejército de los Añiles en ausencia de San Martin, cscribia confidencialmente a este antes que Guido desde su campamento de Nacimiento en febrero I I de 1 S 1 0 : "Este ejército se compone en una tercera parte por lo menos de hijos del pais.n "Este testimonio dado por un hombre cuya rectitud de caracteres proverbial, bastaría como prueba plena; pero podemos presentar otro mas clásico aun. " E l jeneral San Martin, dirijiéndose confidencialmente al director interino Rondeau sobre el mismo asumo, le escribia dos meses antes que Guido i casi un mes ánles (pie Balcarce lo siguiente desde Aconcagua, en enero 28 de 1 S 1 9 : " S i usted lo manda repasar, este ejército debe necesariamente padecer una considerable deserción por ser la mayor parte de él compuesto de chilenos.M "Ante estos testimonios solemnes hai que inclinarse; el hecho es cierto i estájustificadon (Comprobaciones, pajina 2 1 9 ) . El diputado don Tomas Guido escribiendo a su gobierno (enero 12 de 1 S 1 9 , citado en la pajina 1 1 2 de esta obra) en comunicación reservadísima para desautorizar las opiniones de San Martin sobre la justicia del repaso, le dice: "constando las tropas de los Andes en mas de una mitad de hijos de Chile desertaria casi toda ella en el repaso de la cordillera.n Dos meses después repetía: "Usted sabrá calcular si esta suposición es arbitraria cuando recuerde que mas de dos tercios de nuestro ejército se compone de hijos de Chile que apenas a bayonetazos irían a hacer la guerra a otro territorion (A San Martin, 17 de mayo de 1819.) El senado a su vez llamaba la atención del director hacía los peligros que acarrearía el retiro de! ejército de los Andes con estas curiosísimas reflexiones que ya hemos publicado. "¿Qué adelanta aquel gobierno con llevar su ejercito? En primer lugar ha de sufrir una deserción que lo dejará reducido a la mitad o menos como que los chilenos con que ha sido reemplazado no pasarán contentos a hacer la guerra en otro pais. Aun antes de publicarse la orden de salida ya se está esperimentando ese mal i después £qué será? "Cuando convencimientos tan fuertes i razones tan justas no hagan variar de concepto al supremo gobierno de aquellas provincias puede al menos proponérsele que queden dos mil hombres de aquellos de que se recele deserción con los correspondientes oficiales etc. i. (marzo 18 de 1 S 1 9 , citado en esta obra en la nota de la pajina 134. Aprovecho esta ocasión para decir que su verdadera fecha es 18 de marzo i no de mayo como aparece en la nota por error tipográfico). Es evidente que se temía la deserción de los chilenos cuyo número se calculaba aproximadamente en dos mil hombres en la división de los Andes. El temor no era infundado porque desde que se supo que se preparaba el repaso se pronunció en las filas la deserción que temía el Senado. " E s [mili considerable,


C A P Í T U L O VI

211

por el distinguido coronel A l d u n a t e ; el n ú m e r o 4 , por el coronel don José S a n t i a g o Sanche/.; el n ú m e r o 5 , por el c o m a n d a n t e don M a r i a n o L a r r a z á b a l , que fué r e e m p l a z a d o por el coronel don Francisco A n t o n i o Pinto, i el c u a d r o del batallón n ú m e r o 6. decia el jeneral Balcarce, la baja que ha tenido el ejército de resultas de la deserción esperimentada con motivo del movimiento anunciado par?, repasar la cordillera.u — (Balcarce, al gobierno, 20 de abril de 1 8 1 9 ; inédita). Entre los papeles del jeneral O'HIgglns que poseía el señor Vicuña Maekenna he encontrado el siguiente cuadro de los auxilios que se prestaron recíprocamente Chile i las Provincias Unidas i de la nacionalidad de los batallones de los Andes. Está escrito de puño i letra del jeneral OTIiggins i por el contesto de la nota del fin se ve que fué hecho en 1 S 2 1 o 1822. Dice testualmente así: "Tropas venidas de Buenos Aires a formar el ejército de los Andes (se refiere al de Mendoza en 1 8 1 5 i 1 8 1 6 ) . "Granaderos a caballo: primera partida de Buenos Aires 70 " id. del Perú 102 Número S primera partida 130 " Id. S segunda 400 "Artillería de Buenos Aires 30 75° " E l número u se componia de soldados cuyanos, chilenos i algunos cordobeses. " E l número 1 de cazadores, todo de cuyanos i chilenos. " E l completo de los cuerpos arriba espresados se componia de soldados todos cuyanos i chilenos. " E l número 7, de los esclavos de la provincia de Cuyo. "Tropas chilenas auxiliadoras de Buenos Aires desde el principio de la guerra: "Dragones de la frontera e infantería de línea

300

••Por solicitud de Buenos Aires i conducto del diputado Alvarez Jonte

700

"Soldados i oficiales del ejército de Chile que condujo el mariscal de campo don Andrés del Alcázar por orden del jeneral San Martin

7

0 0

" N O T A . — E n retribución a las tropas auxiliares de los Andes ha mandado Chile a Buenos Aires mas de mil hombres de los que unos han perecido en la guerra de anarquía, i otros se han pasado a la montonera i Carrera. " N O T A . — E n la espedicion libertadora no han ¡do en los cuerpos de los Andes mas de una mitad del número relacionado por haberse licenciado para la otra banda los mas i muerto muchos, de suerte que son soldados, cabos, i oficiales nuestros los que hoi componen dichos cuerpos.n El ejército de los Andes recibió sus reemplazos de Chile i renovó periódicamente


212

ESE-EDICIO»

LIBERTADORA

El cuartel jencral resplandecía con diversos n o m b r e s q u e gozaban de reputación americana. E l p r i m e r o i mas ilustre de todos era el jeneral San Martin, a cuya s o m b r a s c h a b i a n desarrollado los servicios i la gloria ele los oficiales de toda j e r a r q u í a q u e marc h a b a n en el ejército. E n el cuartel jencral figuraban los j e n e r a les A r e n a l e s i L u z u r r i a g a . E l jefe de e s t a d o m a y o r era el coronel don J u a n Gregorio L a s Lleras. L o s p r i m e r o s a y u d a n t e s de c a m po del jencral en jefe, clon T o m a s Guido, el d i p u t a d o arjentino que se habia i n c o r p o r a d o al ejército d e s p u é s q u e la g u e r r a civil i la disolución social de su pais concluyeron d e h e c h o con su representación oficial; don D i e g o Parroissen, un médico ingles que h a b i a sido jefe del servicio sanitario del ejército de los A n sus rilas con voluntarios chilenos. El jeneral OTIiggins no se descuidó de proporcionárselos ni siquiera cuando una parte atravesó los Andes, causando una perturbación nrui honda en la política chilena. En comprobación de esto citaré el siguiente testimonio. L a fuerza del ejército délos Andes constaba el 31 de agosto de I S I O . (Estado de fuerza; inédito) de 2 1 2 7 individuos, i el 20 de setiembre escribía OT liggíns al diputado de Chile en Buenos Aires. "Gravitando así sobre el gobierno de Chile este peso desproporcionado a sus ac tuales recursos no se puede auxiliar con tropas a ese estado mayormente cuando la división que está aquí al mando del coronel Las lleras ha recibido mas de mil hombres de reclutas i sigue recibiéndolos diariamente etc.TI E s un hecho que "el ejército vino en esqueleto,? para usar los términos de OTIiggins. I como el mismo lo'dice en el apunte que hemos citado, la división libertadora trajo en 1 S 1 7 oficiales i soldados chilenos, que entonces como hoi abundaban en la provincia de Cuyo. El temperamento, el cumplimiento de los enganches, la deserción i las batallas disminuyeron su número. E l hecho de que los cuerpos arjentinos tuviesen muchos chilenos no sucedió solo aquí. L o mismo hacia notar el coronel don Francisco Antonio Pinto, que servia en el ejército de Belgrano. En aquellos años las nacionalidades no estaban todavia constituidas. Desenvolviéndose apenas en el confuso caos de la revolución, no tenian otro interés que consumar!;!. Delante de ese objetivo desaparecían las fronteras que no eran sino líneas imajinarias trazadas por la espada de los conquistadores. No se habían creado los intereses que dan su fisonomía a las naciones, que fijan sus linderos, que crean su política. Este fenómeno duró lo que la guerra de la independencia. Lossoldadcschilenos.se enrolaron bajo las ban leras_.de los ciernas países i de un modo anónimo i bajo cucarda estranjera pelearon en Riobamba, en Junin, i en Ayacucho como habían peleado en Tucunian.


des i r e n u n c i a d o su puesto. O t r o que debió m a r c h a r en la m i s m a condición que G u i d o i que Parroissen, pero que fué detenido en Chile por necesidades del servicio, fué el c o m a n d a n t e de artillería clon J o a q u í n Prieto, a quien quiso llevar en ese carácter el jeneral San Martin c o m o un p r e m i o debido a los buenos servicios que h a b i a p r e s t a d o en la maestranza. L a i n t e n d e n c i a del ejército constituía una sección especial, o sea u n a oficina separada, cuyo jefe era don J u a n

Gregorio

Lémus. H a b i a un servicio m é d i c o completo, con botiquines, camillas i a m b u l a n c i a s en la m e d i d a que lo permitía el progreso del t i e m p o , que corría a cargo del jefe de esa sección que era don S a n t i a g o

Deblin. E l hospital tenia c a m a s i servicio pa-

ra 6 0 0 enfermos. El servicio relijioso se d e s e m p e ñ a b a por capellanes sometidos a la a u t o r i d a d de un vicario jeneral castrense que lo era don C a y e t a n o R e q u e n a . L a auditoría de g u e r r a era servida por don B e r n a r d o Monteaguclo q u e ejercía a la vez funciones análogas a las de secrerio del jeneral en jefe. El ejército llevaba u n a imprenta, que fué uno de los medios m a s eficaces de p r o p a g a n d a en el curso de la c a m p a ñ a , impresores i cajistas. Su dirección fué confiada a M o n t e a g u d o , q u e venia p r e d i c a n d o la idea revolucionaria desde el P l a t a con u n a convicción, i a veces, con u n a elocuencia propias del cnérjico t e m p l e de su alma. L a sección de m a e s t r a n z a i de p a r q u e era tan surtida i completa como en los ejércitos m o d e r n o s mejor equipados. Dividíase en secciones servidas r e s p e c t i v a m e n t e por h o m b r e s aptos en los diversos ramos. H a b i a u n a de zapadores, una c o m p a ñ í a especial de m a e s t r a n z a , otra de herrería, de armería para componer los fusiles, de carrocería para a t e n d e r a las cureñas i carros, de carpintería, de talabartería p a r a c o m p o n e r las piezas de cuero del uniforme o las sillas de la caballería, i un laboratorio de mistos c o m p l e t o p a r a fabricar cohetes a la Congréve, fuegos artificiales etc. E s t a sección era u n a de las mas importantes i tenia a su servicio h o m b r e s a p t o s traídos especialmente de E u ropa.


214

ESl'EDICION

LIBERTADORA

El p a r q u e de artillería, a cargo del distinguido c o m a n d a n t e Borgoño, tenia 4 cañones de a 2 4 ; un obús de ocho p u l g a d a s ; 2 cañones de batalla de a 8; ocho cañones de a 4 ; diez de m o n t a ña; dos de a 2^2 p u l g a d a s ; dos d e a 6; en t o d o cinco piezas de sitio i 2 4 de batalla. H a b í a un repuesto de fusiles p a r a a r m a r diez mil h o m b r e s m a s o m e n o s i otro de vestuarios para 6,000 soldados mas. El ejército estaba e q u i p a d o lujosamente, d a n d o a la palabra su v e r d a d e r o significado en relación con la época. Quizás ningún ejército americano se habia p r e s e n t a d o a la escena de la guerra de la i n d e p e n d e n c i a provisto de m a y o r e s recursos ni e q u i p a d o en mejores condiciones. T e n i a c u a n t o exijia un ejército de la época, tal vez en la m i s m a E u r o p a . I esto q u e revela las sobresalientes cualidades militares del h o m b r e que lo habia creado i organizado, es un título d e h o n o r p a r a el país q u e lo puso en esa aptitud, d i s p o n i e n d o de un p r e s u p u e s t o tan escaso que se confunde con la miseria. III E n el mes de junio "el ejército libertador del Pcrúi. designado así p o r decreto supremo, a c a m p a b a en Quillota e s p e r a n d o la orden de e m b a r q u e i su jeneral se o c u p a b a d e los últimos arreglos. E l senado, obedeciendo como siempre al s e n t i m i e n t o de individualidad nacional q u e caracterizó sus actos, dictó las Instrucciones a que clebia el jeneral ajustar sus procedimientos, i t o m ó el acuerdo secreto de exijir del director que enviase un r e p r e s e n t a n t e de Chile al laclo de S a n Martin p a r a q u e no se alterase la subordinación del ejército respecto del pais q u e lo enviaba al Perú. O T I i g g i n s desoyó la indicación o b e d e c i e n d o al m i s m o espíritu con q u e habia resistido sus insinuaciones para ponerse al frente del ejército. L o s archivos del s e n a d o no dan testimonio del a c u e r d o a q u e nos referimos; pero felizmente, p a r a la verdad histórica, se ha conservado la siguiente carta que revela el h e c h o en t o d a su estension.


CAPÍTULO VI

"SEÑOR SUPREMO DIRECTOR DON BERNARDO O'HIGGINS: "Santiago,

23 de junio

de

1820

"MUÍ señor mío i de mi m a y o r aprecio: " C u a n d o el s e n a d o ha formado las instrucciones (que t e n g o el h o n o r de remitir a V. E.) p a r a el jeneral en jefe de la espedicion al Perú, ha conocido la absoluta necesidad en que nos hallamos de m a n d a r i g u a l m e n t e un d i p u t a d o diplomático. Con este motivo me h a e n c a r g a d o escriba r e s e r v a d a m e n t e a V. E . sobre que le parece conveniente se m a n d e dicho d i p u t a d o j u n t o con la espedicion por justísimas consideraciones que no se ocultarán a la penetración i perspicacia de V. E. a quien correspond e la elección de la persona para tan delicado empleo, en la que n o solo c o n t e m p l a ser necesario un complejo de virtudes morales i políticas, sino que t a m b i é n sea de la satisfacción del jeneral, para que, sin r o m p i m i e n t o de la unión, se observen las instrucciones, sea Chile resarcido en alguna parte de los graneles sacrificios que ha hecho, i logremos el feliz é x i t o de nuestra espedicion. " Q u e confiado en la b o n d a d con que V. E. en otras ocasiones le ha consultado sobre la elección de sujetos para los empleos del primer rango, se t o m a la satisfacción de proponerle para el susodicho empleo ele d i p u t a d o al señor senador don JoséMaría Rozas, al señor ministro clon Joaquín Echeverría, i al señor g o b e r n a d o r de esa don Luis Cruz. I finalmente, que si V. E. no tiene a bien elejir a alguno de estos tres individuos, se sirva comunicarle el que fuese de su a g r a d o antes de publicar su elección. "Celebraré eme la i m p o r t a n t e salud de V. E. se reponga plen a m e n t e con la m u d a n z a de t e m p e r a m e n t o ; i que comunique órdenes de su a g r a d o a su afectísimo amigo, servidor i capellán Q. B . S . M . — J O S É IGNACIO CIENFUEGÜS... L a s Instrucciones a que esta carta se refiere fueron enviadas por el s e n a d o al director p a r a que las trasmitiese al jeneral en


LSI'KDICION L I B E R T A D O R A

216

¡efe; pero O T Í i g g i n s , que representó el papel de a m i g o de San Martin con u n a lealtad que p u e d e parecer exajeracla, se g u a r d ó la comunicación i la devolvió al s e n a d o con observaciones c u a n do y a la espedicion habia partido, es decir, c u a n d o no h a b i a medio de que pudiera servir a su objeto. El s e n a d o recriminó la c o n d u c t a del director i reclamó por sus fueros i los del pais ( i ) .

(i)

"SANFITIGO, 2 DE OCTUBRE DE 1S20 " E X C M O .

SFÑOR:

" E l Senado ha creído un deber de su instituto, después de dispuesta i preparada de acuerdo con V. E. la espedicion libertadora del Perú, darle las leyes instructivas convenientes para su mejor acierto. Con este fin dirijió a V . ' E . las de 23 de junio para que, sancionadas por esa supremacía, sirviesen de gobierno al jeneral en jefe en los casos que pudiesen convenir con las circunstancias. No podrá citarse ejemplar que un gobierno dirija sus fuerzas a otro Estado con objeto i no cié al comisionado una pauta que arregle sus operaciones para que se conformen con el fm propuesto. L a confianza que puede tenerse en el enviado, sea cual fuere, no puede ni debe escusar esta dilijencia preliminar. Si aquel fallece, podría sucederle otro que no llenase la confianza del gobierno o que, ignorando los términos i facultades de su antecesor, diese algún paso contrario a la comisión, i tampoco seria la primera vez que, desviándose i excediendo sus límites, un enviado comprometiese a su.principal (gobierno?), si éste no manifiesta con documentos que el exceso no estuvo de su parte. "Conviene el Senado que en lo militar debió dejarse al jeneral en jefe en absoluta libertad para obrar conforme a las circunstancias; en este ramo son inútiles prevenciones, i cualquiera traba perjudicial. Por esto nada se tocó en el particular; pero el modo i forma de gobierno que debe establecer i sostener en los puntos que liberte; la conducta que debe observar en esos pueblos i toda otra prohabilidad en lo civil i político pueden hacer resultar perjudiciales cargos i contradicciones entre ambos estados, que no han de tener otra tendencia que contra el gobierno que mandó la fuerza, si acaso no dio instrucciones con que bonifique después su conducta. Supone el Senado que haya acordado con V. E. verbalmente cuanto pueda conducir al mejor acierto de la empresa, tanto en operaciones militares como políticas; pero un inesperado suceso de su falta o un estravio de aquellos acuerdos i convenios no escusaria jamas al gobierno que no presente a la faz del mundo las instrucciones que dio, único asilo en aquel caso con que se justificaría. " E l juicio de la posteridad i acaso el presente residenciaría a las autoridades que constituyeron i mandaron sus fuerzas a otro estado, dejándolas al arbitrio de un comisionado sin órdenes ni límites. Por mas digno que sea el jeneral elejido para la mayor empresa que ha hecho la América, por cuyo motivo se ha fiado a sus conocimientos i virtudes, no puede ser que no tenga órdenes que le rijan i prevenciones a que se arregle en los casos que sea posible. Los diputados que tenemos en otros estados han sido elejidos por V. E . en la satisfacción de esas mismas prendas que los hicieron acreedores atan alta confianza, i con todo, llevaron instrucciones a que, arreglarse i no se dejó a su arbitrio las negociaciones que debían practicar sin que se


CAPÍTULO VI

217

E s el hecho que San Martin salió de Valparaíso sin instrucciones i que las que se conocen con ese n o m b r e carecen de valor como d o c u m e n t o histórico. Lejos de t r a b a r su acción de ningún m o d o el director O ' H i g g i n s le concedió la plenitud de las facultades militares i políticas, i cortó en su obsequio los débiles lazos con que la o r d e n a n z a limita las facultades de un jeneral en jefe. Se le otorgó el derecho de conceder empleos a los oficiales del ejército de Chile por razón de vacancia o de servicios señalados, d e b i e n d o dar c u e n t a d e lo o b r a d o al director ( 1 ) . S a n Martin solicitó del gobierno que se le autorizase p a r a alterar los t r á m i t e s en la sustanciacion de los procesos, con el objeto de d a r rapidez a la justicia militar, sustituyéndolos por consejos d e g u e r r a verbales, t a n t o con los oficiales como con la tropa. S e g ú n este formulario, que fué aprobado, h u b o un consejo de g u e r r a p e r m a n e n t e p a r a los delitos de la tropa i otro de oficiales jenerales p a r a los de los oficiales

El personal de estos

consejos era n o m b r a d o por el jeneral, pero como no se modificaba en c a d a circunstancia d e t e r m i n a d a , p u e d e

considerársele

como un cuerpo i n d e p e n d i e n t e de justicia militar. Los consejos tenían fiscales designados de a n t e m a n o por el jeneral. L a innovación en el p r o c e d i m i e n t o consistía en hacer verbales las de elaraciones de los testigos, que d e p o n í a n a n t e el consejo.

Las

sesiones eran públicas, para oir las declaraciones i cargos, la c o n t r a - p r u e b a i defensa del reo i la acusación del fiscal; pero el consejo d e l i b e r a b a en reserva (2). C o m o si esta alteración de los procedimientos judiciales no fuese todavía b a s t a n t e , San Martin obtuvo que se le facultase para ejecutar las sentencias de los consejos de guerra de oficiahaya creído caída en lo menor la delicadeza de ningún enviado por estas trabas, tanto prevenciones o instrucciones (pie llevó del gobierno que le manda. "Por todo (esto) estaba el Senado persuadido que la espedicion hubiese marchado llevando las instrucciones que recibió V. E. en Valparaíso i deque habla su honora, ble nota de 22 de setiembre, significando los motivos por que no se dieron, que no satisfacen al Senado ni resguardan a V. E . , por cuya autoridad i opinión propuso el cuerpo aquellas instrucciones e insiste en que tenga su efecto, M (1) Valparaíso, 9 de agosto de 1820 (inédita). (2) Valparaíso, 8 de agosto de 1820 (inédita). 28


2lS

ES PEDICIÓN L I B E R T A D O R A

les jenerales, sin ocurrir al g o b i e r n o p a r a su aprobación, c o m o lo exijia la ordenanza. D e ese m o d o q u e d ó arbitro de la vida i ele la carrera de sus oficiales, sin q u e existiese fuera de su a u t o ridad n a d a que pudiese entorpecerla ni siquiera debilitarla. C o m o la n a t u r a l e z a d e la g u e r r a q u e iba a e m p r e n d e r s e aseg u r a b a un papel p r e p o n d e r a n t e a la diplomacia, exijió q u e se le concediesen las facultades necesarias para t r a t a r con el virrei, i el director le otorgó a este respecto u n a latitud de jurisdicción (pie g u a r d a a r m o n í a con la estension de sus prerrogativas militares. N o se le i m p u s o o t r a limitación q u e exijir, por base de t o d o t r a t a d o , el reconocimiento pleno de la i n d e p e n d e n c i a de Chile i de las Provincias U n i d a s ( r ) . (i) (Reservado). " E x c m o . Señor: "Cuando ya se llalla preparado todo para la espedicion libertadora del Perú que A'. E . se ha dignado confiarme i se acerca el dia de su verificativo, yo creo deber consultar a V. E . sobre si fuera conveniente que para en el caso de que el virrei del Perú quisiera entrar en negociaciones conmigo, se me premuniese de facultades, asignándoseme por instrucciones relativas el mas principal objeto a que yo debiera propender i todas las demás conveniencias que debiera tener en mira. Yo lo concibo interesantísimo porque es mui posible que llegara este caso i porque se evitarían dilaciones para concluir cualquier acomodamiento. Sobre todo, sujeto respetuosamente mi dictamen a la sabia política del gobierno supremo.—Dios guarde a Y . E . muchos años.—Cuartel jeneral en Santiago de Chile, 12 de junio de 1820.—Excmo. Señor.—JOSÉ DE S A N MARTIN..I " E X C M O . S E Ñ O R J E N E R A L DON T o s e DE S A N M A R T I N

" E x c m o . Señor: "Porque podría suceder que el virrei del Perú pretendiese entrar en negociaciones con Y . E . , para semejante caso, sea cual fuere su naturaleza e importancia, autoriza la persona de Y . 10. con toda la plenitud de facultades que las circunstancias requiriesen para que, en nombre del supremo director de Chile i en virtud de este pleno poder pueda Y . E . conocer i entrar en toda especie de negociación i transacción política con el virrei del Perú o con quienes lo representaren, tomando siempre por base i fundamento de toda negociación el reconocimiento formal de la independencia de la República de Chile i la de las Provincias Unidas del Rio de la Plata que deberá prestar el virrei a las autoridades con quienes negociará V. E . , remitiéndome las capitulaciones o tratados que a consecuencia se celebren para su debida ratificación. " E l gobierno espera de las estos actos públicos todas las favor de la libertad jeneral de Rei de España.—Dios guarde IGNACIO ZEXTKNO.,,

elevadas luces de V. E . que aprovechará siempre en ventajas que puedan producir las circunstancias en la América i su independencia de la dominación del a V. E . — Valparaíso, 20 de agosto de 1820. - J O S É


CAI'ÍTL'I.O V

219

D e ese m o d o m a r c h ó San M a r t i n al Perú. P u e d e decirse que r e p r e s e n t a b a la soberanía de Chile, que se habia despojado de ella en su obsequio. L a facultad de abrir negociaciones sin otra restricción que el reconocimiento de la independencia, que era un hecho c o n s u m a d o , i m p o r t a b a entregarle la s u m a de las facultades nacionales. L a concesión d e establecer a su m a n e r a los tribunales militares i de fallar en última instancia las sentencias de los consejos de guerra, como la de dar ascensos, era suprimir los únicos límites que la o r d e n a n z a creaba a la autoridad del jeneral en jefe. L o que hubiese fijado reglas a su conducta, límites a su voluntad soberana, subordinación a su empleo, fué desechado por el jeneral O T I i g g i n s , n e g á n d o s e a entregarle las instrucciones que le remitió el S e n a d o . A q u í mas que en n i n g ú n otro

momento

d e su p e r m a n e n c i a en Chile se caracterizan las dos tendencias eme se p r o n u n c i a b a n al rededor de su n o m b r e ilustre i que rep r e s e n t a r o n el S e n a d o i el director. E l director triunfó m o m e n t á n e a m e n t e , concediéndole c u a n t o quiso, i el S e n a d o

quedó

reducido a protestar en n o m b r e de los derechos nacionales desconocidos i d e su d i g n i d a d c o m p r o m e t i d a . Pero como su actitud correspondía al sentimiento nacional i se a p o y a b a en él, no faltó quien t o m a r a su representación en el curso de la c a m p a ñ a , i, bien mirado, lord Cochranc se apoyó en esc s e n t i m i e n t o c]ue el S e n a d o representó con moderación i que su carácter impetuoso exajeró, h a s t a el p u n t o de producir un conflicto de opinión e n t r e el ejército i la escuadra: entre Chile i S a n Martin. IV E l convoi, que estaba p r o n t o en V a l p a r a í s o para recibir ei ejército, se c o m p o n í a en su m a y o r p a r t e de los buques apresados por los corsarios en la larga i o b s t i n a d a guerra contra el comercio español en las costas del Pacífico, i de algunas embarcaciones ele comercio q u e h a b i a n sido fletadas por la compañía e n c a r g a d a del trasporte. U n a escuadra poderosa cuidaría su marcha i est a d í a en el Perú.


220

ESI-EUICIOX

I.IHERT.UlOkA

San Martin aplicó a la organización del convoi el cuidado minucioso con que p r e p a r a b a sus operaciones de guerra. H i z o pintar la obra m u e r t a de los buques i señalarlos con un gran número que permitiera distinguirlos desde la distancia. D i s t r i b u y ó el convoi en tres divisiones, haciendo

acia u n a llevase una

sección c o m p l e t a del ejército ¡jara que, en caso necesario, pudiese operar con independencia. Dio órdenes especiales a los c o m a n d a n t e s de cuerpos i a los jefes de divisiones. Lord Cochranc, por su parte, dio instrucciones a los c o m a n d a n t e s de b u q u e s para que las abriesen en lugar d e t e r m i n a d o i se señalaron al convoi p u n t o s ele reunión. L n una palabra, se hizo c u a n t o es imajinablc p a r a fiar lo m e n o s posible a la casualidad, p u d i e n d o decirse que la espedicion iba tan libre de riesgos c u a n t o la intelijencia h u m a n a p u e d e e n c a m i n a r los acontecimientos. El convoi se c o m p o n í a d e tres divisiones que se conocían con los n o m b r e s de V a n g u a r d i a , Centro i R e t a g u a r d i a .

Componía

la V a n g u a r d i a una sección d e trasportes, c u s t o d i a d a por algunos b u q u e s de guerra i u n a p a r t e del ejército, t e n i e n d o por jefe superior al coronel de g r a n a d e r o s don Rudecinclo A l v a r a d o ; el Centro obedecía al coronel m a y o r don J u a n A n t o n i o

Alvarez

d e A r e n a l e s i se c o m p o n í a t a m b i é n d e algunos buques d e comercio, c o n v o y a d o s por b u q u e s de g u e r r a ; i cerraba la R e t a g u a r d i a otra porción del ejército que m a n d a b a , según dice el jeneral E s p e j o ( i ) , el coronel don Francisco A n t o n i o P i n t o ( 2 ) .

(1) Apuntes históricos etc., por Jerónimo Espejo. (2) El señor Vicuña Mackenna publicó en E L F E R R O C A R R I L de 20 del agosto de 1S78 una descripción de la partida del Ejército Libertador, contada en el estilo brillante que fué peculiar de este distinguidísimo escritor en que da el cuadro siguiente de la distribución del convoi:

ORDEN

DE

MARCII A

VANGUARDIA

Galvarino

La

O'Hisrcrins

Lautaro


C A P Í T U L O VI

221

M i e n t r a s las naves que debían conducir el ejército e s p e d i d o nario se mecían s u a v e m e n t e en la bahía de Valparaiso, el gobier no d i c t a b a las últimas medidas. U n a d e ellas fué incorporar los oficiales del ejército de los An

CENTRO PRIMERA L Í N E A

Gob, ^,

^

s

£

£

si

g

ST

S-

Vil,

Potr

Mac/

Si

H E T R A S P O R T E S D B 'I-ROPAS

SEGUXDA L I N E A DE TRASPORTES

DE .MATERIAL

RETAGUARDIA ONCE

San

I A X C II A S

Martin

C A Ñ O N F. R A S

Independencia

El jeneral Espejo, en el opúsculo citado (Apuntes liistóricos), da la siguiente distribución: "Cada división estaba organizada con fuerza de las tres armas i un número competente de piezas de artillería, como sigue:

DIVISIONES

.

:1

O

(Vanguardia). . . .

1-17:!

.'' (Centro)

263

.'

100

l

(Retaguardia) . . .

1637


222

l'.S P E D I C I Ó N

1. 1 1 ! K R T A DO K A

des al de Chile con sus mismos grados, lo q u e los "identificaba con el orden político del E s t a d o que fué a l g u n a s veces t e a t r o de su h o n o r i su deber-t, según decia S a n Martin. L a situación d e aquel ejercito era t a n especial q u e el gobierno se vio en la necesidad de regularizarla d a n d o patria a los brillantes oficiales q u e habían perdido la suya. E r a preciso q u e esa p a r t e de los espedicionarios tuviese las ventajas de que gozaban los d e m á s , p o r q u e conservando la situación indefinida q u e tenían desde q u e rompieron la solidaridad con su país, se h a b r í a n e n c o n t r a d o en el vacío en caso d e u n a catástrofe. L o s chilenos h a b r í a n vuelto E l convoi, según Espejo, se distribuía así: 1»

BUQUES I SU NUMERACIÓN

DIVISIONES

0 ID cáft itítí Oí ir <a tí O •-3 <£

o

1

0

1

(vanguakdia)

i Fragata MINERVA. . . . N.° 8 r 'i DOLORES m 9 i

'i

i ii 4 Buques

O

Batallón N.° 2 de Chile. . . 11 11 i t de ios Andes, j Pos compañías de id. . . . GADITANA. . . . •• io| Una id. de artillería de Chile. Rej. de Granaderos a caballo. CONSECUENCIA. . » n (

Suma

29 18 9 2

600 376 186 50 261

75

1473

19

6 14 27 7

261 308 154 198 651 65

82

1637

1 3 1 T

19 2 3 27 17 9

439 50 50 2 324 130

39

•3

9

116

1008

6

8 9

75 82 116

1473 1637 1008

6

23

= 73

+u8

~S

I I

3 ó

6 6

(cf.ntkd) I a misma CONSECUENCIA.. . i Fragata EMPRENDEDORA N . i

ii

SANTA ROSA.. .

r ii ÁGUILA .i i Bergantín POTRILLO. . . i m XANCY. . . 5 Buques

r

Rej. de Cazadores a caballo. . Batallón N.° 8 de los Andes. i Dos compañías de id ' Batallón de Artillería de id. i Id N." 4 de Chile. . . I Una comp. ele Artillería de Chile Con el parque Con caballos

3 2

1 1

Suma

Q

6 1

•3

(iíí-:taí;i-akdia) i Fragata JEREZANA, i

m

PERLA. .

i

it MACKENNA

i

ti

PERUANA.

t Goleta GOLONDRINA .5 Buques

Batallón N.° 7 de los Andes. . . Una comp. de Artillería de Chile Una id. de Artesanos Cuadro del Rej. de Dragones. . Batallón N.° 5 de Chile. . . . Un esc. de Granaderos a caballo. i Hospital i cirujanos 1 Cuadro de! Bat. N.° 6 de Chile.. Armamento i repuestos. Suma.

6

KKSÚMKN 4 .Buques

5

División.

'i

14 Buques

Total jeneral.

6

6


C A P Í T U L O VI

223

a su p a t r i a d o n d e hubieran e n c o n t r a d o el abrigo de los hijos d e s g r a c i a d o s , i los arjentinos de la división de los A n d e s no habrían t e n i d o ni gobierno ni erario que los amparase. El jeneral O ' H i g g i n s quiso remediar esa situación cobijando bajo los pliegues de la b a n d e r a nacional a esos gloriosos aventureros q u e no tenían un p a l m o d e terreno propio en que pisar,

porque

lo habían d e s d e ñ a d o c o n s i d e r a n d o tal todo el territorio rejido por la libertad, i c o m o c a m p o d e batalla cualquier pais en que la luz del nuevo sol estuviese e m p a ñ a d o con las neblinas del réjimen colonial. Sin e m b a r g o , como no era posible manifestar la v e r d a d e r a razón de u n a m e d i d a de esa clase, el director invocó la g r a t i t u d d e Chile p a r a manifestar al jeneral San Martin q u e se creia con d e r e c h o í en el deber de otorgar ese premio a sus c o m p a ñ e r o s d e a r m a s ( 1 ) . San Martin aceptó la indicación d e O ' H i g g i n s , i los oficiales de los A n d e s formaron p a r t e de los cuadros chilenos ( 2 ) .

Como los buques de guerra de la escuadra eran siete, la numeración voi principió por el número 8. Todos los trasportes estaban marcados de orden, que se les habia pintado a ambos costados, de color blanco negro que jeneralmente se da a todo casco de buque, i de un tamaño pies, para que pudiera verse desde distancia con el anteojo, i por él buque era.

de los del concon el número sobre el fondo de seis a ocho conocerse qué

L a fragata Emprendedora llevaba l,2So cajones de cartuchos de fusil a bala i 1,500 bultos de parque, inclusos cajas de herramientas i diversos útiles de maestranza. El bergantín Potrillo, en que iba el comandante del parque, capitán don Luis Heltran, llevaba 1,400 cajones de municiones de infantería i caballería, 1,200 tiros a bala i metralla de artillería i granadas de obús, 190 de lanzafuegos, estopines i espoletas para las granadas, i 8 barriles de pólvora de fusil i de cañón. La fragata Mackenna conducia 960 cajones de armamento i correaje de respuesto para infantería i caballería, ¡ 180 quintales de hierro de toda clase. El bergantín Nancy, llevaba 80 caballos para las primeras operaciones del desembarque, fuera de los que iban en el navio .S"Í?/; Martin i otros trasportes de cada división. L a goleta Golondrina llevaba 100 cajones de cartuchos de fusil a bala, 190 fardos de vestuarios, 460 sacos de galleta i 670 líos de charqui de reserva. Todo el demás cargamento de vestuarios, monturas, víveres, equipo i diversos artículos de repuesto, se habia repartido entre todos los trasportes, conforme al inventario con que el estado mayor ya habia dado cuenta al jeneral en jefe por separado. (1) Nota de Zenteno, Santiago, junio 2 de 1820 (inédita). (2)

"Si;.

C O R O N E L DON J O S É I G N A C I O Z E N T E N O .MINISTRO D E ESTADO E T C .

"I Ie'leido con todo el alto interés que es capaz de inspirar, la nota de U. S. de 3 (?)


ES PEDICIÓN' L I B E R T A D O R A

224

D e s d e ese m o m e n t o solo faltaba coronar la obra, d a n d o la b a n d e r a a aquel ejército que había recibido de Chile el fusil, el zapato, el cañón, el trasporte, la patria, p a r a decirlo todo. C u é n t a s e que reinaba entre los m a g n a t e s de S a n t i a g o u n a viva preocupación por saber cuál seria la insignia q u e desplegaría el ejército libertador? El a m o r propio nacional se sublevaba p e n s a n d o q u e pudiese salir de Chile cubierto con la bandera del de los A n d e s , i esta cuestión espinosa se suscitaba en cada ocasión en que el gobierno invocaba la jencrosidad de S a n t i a g o en favor del ejército. O ' H i g g i n s se había manifestado i m p e n e t r a b l e sobre este p u n t o i nadie se atrevía a i n t e r r o g a r a San Martin. Su carácter de hierro inspiraba respeto; casi temor, i así como el p a t r i o t i s m o chileno se sentía mortificado con esta duda, se e s t i m a b a hiriente la p r e g u n t a p a r a el p a t r i o t i s m o arj e n t i n o de San Martin. del que jira por la que se consulta mi aprobación sobre las patentes de los actuales empleos con que S. E . el supremo director se sirve distinguir a los jefes i oficiales del ejército restaurador i defensor de Chile. nXada puede serme mas respetable que cualquiera superior determinación de este gobierno; pero cuando S. E. se digna asociar mis facultades a su supremo consejo en un rasgo de benevolencia la mas honorante (sic) yo no puedo menos que inspirar mis mejores sentimientos en manifestar mi asenso i gratitud. "Cualquiera que sea la esfera de la autoridad que las circunstancias políticas puedan franquearme en estos momentos, yo me atrevo a lisonjear que jamas se juzgaría mejor aplicada que concurriendo a los honorables objetos (pie S. E . se propone renovando la memoria de las grandes jornadas que bandado existencia i libertad interior a Chile. "Por otra parte, estoi seguro que mis dignos compañeros de armas sabrán apreciar la importancia del premio militar con que se tiene la dignación de condecorarlos al emprender la gran campaña. Satisfecha su primera ambición con haber contribuido a la salvación de Chile, hasta el amor propio se verá en ellos lisonjeado al considerarse no solo existentes en la memoria del gobierno sino identificados por decirlo así con el orden político del Estado que fué algunas veces teatro de su honor i su deber. "Por lo demás, la perfecta justicia en la escala distributiva de las recompensas es sin duda mas una virtud especulativa que práctica: toda su elicencia i acuerdo depende de la oportunidad, la que S. E. ha tocado así como ha sabido calcular la estensíon en las felices circunstancias en que las mas nobles pasiones deben ponerse en acción para acabar de afianzar la independencia i libertad interior del pais. i.Sírvase, pues, U. S. presentar a S. E. mi mas decidida concurrencia a su altas disposiciones añadiendo el homenaje de mi profundo respeto.—Dios guarde a U. S. muchos años.—Cuartel Jeneral en Santiago de Chile, 9 de junio de 1820.- — JOSÉ D E SAN

MARTIN.


CAI'ÍTl'i.O

VI

225

El misterio se r a s g ó en una de las reuniones celebradas entre los vecinos mas i m p o r t a n t e s de la capital con el jencral i el director para arbitrar los recursos de la partida. San Martin solicitó nuevos auxilios i entonces don José G a s p a r Marin, abord a n d o de frente la gravísima preocupación de la concurrencia, lo interrogó d i r e c t a m e n t e , diciéndole: — ¿Bajo qué b a n d e r a marchará esta especlicion? T u r b a d o San Martin con aquel a t a q u e de frente, se limitó a contestarle "con la chilena, señor M a r i n u ( 1 ) . U n a sonrisa de triunfo se pascó entre los concurrentes i el director a p r e t ó efusivamente a la salida las manos del doctor Marin. L a especlicion enarboló la b a n d e r a chilena t a n t o en el cuartel jcneral c o m o en el e s t a d o m a y o r que les entregó oficialm e n t e clos di as antes de la p a r t i d a el coronel Borgoño por encargo del gobierno (2). L a gloriosa b a n d e r a del ejército de los Ancles que simbolizaba uno de los m a y o r e s esfuerzos del patriotismo

americano

q u e d ó en Chile, bajo la custodia del gobierno chileno que la devolvió al cabildo de C u y o en 1 8 2 3 . N o r e p r e s e n t a b a otra cosa " q u e un cuerpo sin cabezan, según los términos de un escritor arjentino ( 3 ) . (1). Anécdota referida por doña Mercedes Marin del Solar en la Vida de su padre don José Gaspar Marin, publicada en la Calería de hombres ec'lcbres de Chile. (2) Xota de iS de agosto de 1S20 (inédita). (3) El jcneral Espejo hace las siguientes observaciones sobre este punto en El paso ile los .-ludes. Refiere la junta de guerra que se celebró en Rancagua cuando se dio lectura al oficio de renuncia del jencral San Martin i agrega: " E n estas circunstancias se organizaba la espedicion libertadora del Perú, cuya principal fuérzala componían las tropas de los Andes; mas su bandera, esa sagrada insignia laureada por las victorias de Chacabuco i Maipo, era necesario eliminarla por cuanto simbolizaba un cuerpo destrozado, sin cabeza.i< Hablando de la retirada de San Martin del Perú, agrega: "Se dirijió a Chile donde sufrió una grave enfermedad que lo puso al borde de! sepulcro i en enero de 1S23 que pasó a Mendoza a convalecer, informo al gobernador de la provincia que la Viandera riel ejército de los Añiles estaba depositada en poder del gobierno de Chile, aconsejándole que la reclamara por cuanto a ninguna otra provincia arjenlina consideraba con mejor derecho para poseer esa reliquia. El gobernador entablo la reclamación por medio [de un comisionado mi hoc i el presidente de Chile convencido (leí derecho i la justicia entregó la bandera, la misma que desde entonces (1.S23) i hasta lo presente se conserva en Mendoza, r 29


22Ó

l-:SIT.DICIO.N

I.IIiKRTAPORA

T e n e m o s motivos para creer eme el ejército no recibió sus b a n d e r a s sino el dia del e m b a r q u e i que al desplegarse por la primera vez la del cuartel jcncral, en los m o m e n t o s en que San Martin ponía el pié en la lancha que lo conducía al Perú, los buques i fuertes de la plaza de V a l p a r a í s o saludaron simult á n e a m e n t e la gloriosa enseña que fué desde esc dia la avanzada de la libertad americana. X u e v o todavía en las luchas continentales, nuestro e m b l e m a será pascado por m a n o s chilenas a la vista del Callao, i en las sierras del l'crú; en L i m a i en T a r m a , doquiera que la libertad necesite desasirse de las ligaduras con que la a t a b a n las preocupaciones o los intereses. A su s o m b r a querida se va a desenvolver la i n d e p e n d e n c i a del Perú; a su s o m b r a vivirán San Martin i C o c h r a n c ; la p r u d e n c i a i la audacia; L i m a i la Esmeralda,

refluyendo t o d o en esplendor

de la estrella, que se convirtió en un reguero de luz p a r a la libertad del Pacífico. El ejército fué llegando a V a l p a r a í s o por escalones. El 18 de agosto empezó su e m b a r q u e por la p a r t e de la playa c o m p r e n d i d a entre la a d u a n a i el castillo de San José. L a población de la ciudad i de los alrededores acudió a presenciar la tierna partida de los espedicionarios. Los gritos patrióticos se confundían con los llantos de las mujeres d e los soldados, que fueron dejadas en tierra por orden del cuartel jcncral. A m e d i d a que cada lancha recibía su carga, un grito u n á n i m e se e s c a p a b a de todos los corazones i b r o t a b a de los labios, i los espedicionarios colocados en el borde de su inmenso destino, se s e p a r a b a n d é l a s playas de la patria c o n t e s t a n d o con vivas

frenéticos los que les

p r o d i g a b a la multitud. El e m b a r q u e fué u n a fiesta mas que una despedida, sin que dejase de a r r a n c a r lágrimas de admiración en los que presenciaban la osadía de esa p r i m e r a m a r c h a al pais que era considerado como la p o r t a d a i el foco de los recursos del p o d e r español en la A m é r i c a del sur. El 1 9 en la noche q u e d ó t o d o concluido.

L a suerte de la A m é r i c a estaba

a b o r d o de las naves que se mecian en la tersa superficie de la bahía. El jcncral en jefe se e m b a r c ó el 2 0 a c o m p a ñ a d o del director


C A l ' Í T I J 1.0

IV

22"

O T I i g g i n s i d c Z c n t c n o , i c u a n d o los gloriosos protagonistas de este gran d r a m a se despedían en el p u e n t e del navio Sa/i

Mar-

tin, el director le e n t r e g ó un pliego que contenía su título de capitán jeneral del ejército de Chile, con lo que c o n s u m a b a la incorporación de los veteranos de los A n d e s en las filas nacionales. O ' H i g g i n s le envió a d e m a s u n a p r o c l a m a de d e s p e d i d a para que se leyese en la o r d e n jeneral del clia siguiente ( i ) . San Martin la trasmitió al ejército con este decreto: "Pase al jefe del estado m a y o r p a r a que t e n g a su c u m p l i m i e n t o esta tarde a las cinco con tres vivas en cada buque, concluida su lectura, a la prosperidad del s u p r e m o director de este estación. Los cuerpos formados en la cubierta de los buques i los marineros m o n t a d o s en las vergas, atronaron el aire con los vivas decretados. L a escuadra se hizo a la vela el 20. San Martin, m o n t a d o en la fragata d e su n o m b r e , hizo r u m b o a las costas del Perú, en c o m p a ñ í a de un convoí de trasportes i de buques de guerra, cpie corno b a n d a d a s de gaviotas sacudían sus blancas alas h e n c h i d a s por el viento. \i\ ecjiíipo del ejército era c o m p l e t o i lujoso. " L a E u r o p a cont e m p l a r á atónita, decia lord Cochrane, los esfuerzos de Chile i las presentes i futuras jeneraciones h a r á n justicia al n o m b r e i a la m e m o r i a de Su E x c e l e n c i a n . El director, orgulloso del esfuerzo realizado, dio cuenta a las (i)

" A l . EJÉRCITO LIlíBRTADOR I)KI. PERÚ.

"Soldados, yo he sido muchas veces testigo de vuestro coraje, i sé lo que debo esperar de vosotros en la campaña mas importante de la revolución. El jeneral que os manda es el mismo (pie os llevó al campo de batalla en Chacabuco i Maipo: acordaos de lo que hicisteis entonces, i pensad en el glorioso destino que os aguarda. "Soldados de los Andes, vosotros disteis la libertad a Chile. Id al Perú i dejad escrito vuestro nombre con la sangre de los quedo oprimen. "Chilenos, vuestra intrepidez i la de las tropas auxiliares "salvaron a la república segunda vez amenazada en la jornada de 5 de abril; seguid la carrera de la gloria i mereced la gratitud de los habitantes del Perú,'así como habéis merecido la de vuestra patria. "Ejército espedicionario, marchad a la victoria, id a poner término a las calamidades de la guerra, i a fijar la suerte de todas las jeneraciones venideras: estos son os deseos i las esperanzas de vuestro amigo i compañero- -Ü'I I ICGINSU.


22S

к s

i' к i) i (; i o N i. и; к R

гл

i >о R

л

P r o v i n c i a s U n i d a s d e la p a r t i d a d e la e s p e d i c i o n ( i ) . E l j c n c r a l S a n M a r t i n a b r i ó t a m b i é n su p e c h o d e h i e r r o p o r la p r i m e r a i última

vez para revelar a sus compatriotas

los d o l o r e s

inten­

sos q u e l a c e r a b a n su a l m a . X o d e s c o n o c í a q u e el p a s o a u d a z d e r o m p e r la s o l i d a r i d a d d e su pais lo h a c i a v í c t i m a d e los a t a q u e s i d e los odios d e c u a n t o s n o eran c a p a c e s d e c o m p r e n d e r el signi­ ficado d e s u s actos. R e s e r v a d o p o r t e m p e r a m e n t o i s i s t e m a , a c o s ­ t u m b r a d o a s o f o c a r sus d o l o r e s i a v i v i r en la c o m p a ñ í a d e s u s p e s a r e s , el g r a n s o l d a d o dio esta v e z e s p a n s i o n a la a m a r g u r a q u e se d e s b o r d a b a d e l cáliz repleto d e su a l m a . 11

P r o v i n c i a s d e l R i o d e la P l a t a , les d i j o , el d í a m a s c é l e b r e

d e n u e s t r a r e v o l u c i ó n e s t á p r ó x i m o а a m a n e c e r ; v o i a d a r la ú l ­ t i m a r e s p u e s t a a mis c a l u m n i a d o r e s : y o n o p u e d o h a c e r m a s q u e c o m p r o m e t e r mi e x i s t e n c i a i mi h o n o r p o r la c a u s a d e mi pais. S e a cual fuere mi s u e r t e en la c a m p a ñ a d e l P e r ú , p r o b a r é q u e

(i)

" A LOS GOBERNADORES DE LAS PROVINCIAS DE CUYO, DE SAN [UAN, DE SAN LUIS, DE

SALTA, DE LA RIO JA. DE TV>R<LOBA, DE TUCUMAN, AL CABILDO DE Ú NENOS AIRES I AL JENERAL EN JEFE DEL EJÉRCITO AUXILIAR DEL PERÚ : '•HOÍ HA ZARPADO DE ESTE PUERTO LA ESPEDICION LIBERTADORA DEL PERÚ CONDUCIDA EN 17 TRASPORTES, CONVOYADA POR 9 BAQUES DE GUERRA I 1 1 LANCHAS CAÑONERAS. EL EJÉRCITO (PIE AL MANDO DEL EXCMO. SEÑOR СГ.РПАМ JENERAL SAN MARTIN, VA A CUMPLIR EN EL PERÚ LOS VOTOS DE TODOS LOS HOMBROS LIBRES DE AMERICA,

CONSTA RÍE 6,500 HOMBRES (?) DE DE­

SEMBARCO REGLADOS EN LOS REJIMIENTOS DE INFANTERÍA NÚ MEROS 7, S , I 1 1 , EN LOS DE CABA­ LLERÍA, DE GRANADEROS I CAZADORES DEL EJÉRCITO DE LOS ANDES I EN LOS REJIMIENTOS NÚ ME­ ROS 2, 4 I 5 DE INFANTERÍA, BATALLÓN ARTILLERÍA, COMPAÑÍAS MAESTRANZA,

DE ZAPADORES I OBREROS DE

I DOS CUADROS MAS DE OFICIALES NÚ MERO 6 I NÚ MERO 2 DE DRAGONES DEL

EJÉRCITO DE CHILE, CON UN FAMOSO PARQUE DE RESERVA, VÍVERES PARA SEIS MESES I UN RE­ PUESTO DE ARMAMENTO,

MUNICIONES I DEMÁS PERTRECHOS I ARTÍCULOS DE GUERRA DE TODAS

CLASES, SUFICIENTES PARA LEVANTAR UN EJÉRCITO DE IGUAL FUERZA AL ESPEDICIONARIO. " N O BASTA NINGUNA ESPRESION PARA FIGURAR EXACTAMENTE EL TIERNO E INTERESANTE CUA­ DRO QUE FORMABA EL ENTUSIASMO Í ESPÍRITU MARCIAL QUE MANIFESTARON LOS VALIENTES QUE VAN A COMBATIR POR LA LIBERTAD DE SUS OPRIMIDOS HERMANOS DEL PERÚ , CON LAS DEMOS­ TRACIONES DE SENTIMIENTO I GRATITUD QUE LES MANIFESTÓ UN INMENSO PUEBLO REUNIDO EN EL MUELLE AL TIEMPO DEL EMBARQUE. T A N LISONJERO ACONTECIMIENTO PUEDE RAZONABLE­ MENTE CONSIDERARSE COMO UN PRESAJIO FAVORABLE DE LA TERMINACIÓN DE LA GUERRA EN SUD AMÉRICA, AL PASO QUE TIENDE UN PODEROSO INDUJO A LAS DEMÁS PARTES DE ELLA QUE RUN JUNEN

BAJO E! YUGO DE LA TIRANÍA

PENINSULAR. A S Í ES QUE SIENTO UNA PARTICULAR

SATISFACCIÓN AL ANUNCIAR A L,\S. LA SALIDA FIE LA ESPEDICION LIBERTADORA DEL PERÚ CON­ GRATULÁNDOME DEL PLACER QUE EXPERIMENTARÁ AL RECIBIR ESTA PLAUSIBLE NOTICIA POR CUANTO ELLA FIJA DE UNA MODO INDELEBLE UNA ÉPOCA CÉLEBRE EN LA HISTORIA DE LA GUERRA DE LA IN­ DEPENDENCIA CONTINENTAL

DEL SUR. — DIOS GUARDE A L ' S . ­VALPARAÍSO,

DE 1S20. — В R R X Л Ü 1 >O O ' n i c . R A X S . — [ .

Ignacio

Zenh'IW.U

20 DE AGOSTO


CAl'f.TUl.0 VI

229

desde que volví a mi patria, su i n d e p e n d e n c i a ha sido el único p e n s a m i e n t o que me ha o c u p a d o i que no he tenido mas a m b i ción que la de merecer el odio de los ingratos i el aprecio de los h o m b r e s virtuososii ( 1 ) . El convoi se hizo a la vela el 2 0 de agosto, cha de San Bernardo, i el director después d e despedir con la vista esas velas que eran la síntesis de sus inmortales trabajos de tres años volvió a S a n t i a g o , después de una ausencia de dos meses. La ciudad festejó su llegada de un m o d o solemne tendiendo' la t r o p a en doble fila a lo largo de la calle de San Pablo, eme era la e n t r a d a del c a m i n o de Valparaíso. Los vivas del pueblo se confundían con las salvas de artillería. El director venia radiante, liviano. H a b í a e m p u j a d o al mar la escuadra que era objeto d e diarias preocupaciones i sinsabores i al ejército cuya p e n o s a existencia en Chile fué u n a c o n t i n u a d a lucha con la miseria. " J a m a s ha salido de S a n t i a g o S. E., decía una gaceta c o n t e m p o r á n e a sino para g r a n d e s servicios a la patria.u

1 un joven

doctor del cabildo decía d e l a n t e de O T I i g g i n s : " V u e s t r a primera p a r t i d a a Valparaíso a formar una escuadra tuvo por consecuencia la destrucción c o m p l e t a de las fuerzas que el enemigo d e s t i n a b a a esclavizarnos. ¿1 quién no se p r o m e t e g r a n d e s cosas como fruto de vuestro actual viaje a hacer salir la espedicion libertadora?.! V Los preparativos ele la espedicion libertadora tardaron

tres

años. Podría eliminarse el ele 1 8 1 7 , porque la actividad del gobierno estuvo c o n s a g r a d a a a u m e n t a r el ejército ¡jara disputar el territorio a las fuerzas españolas que o c u p a b a n a T a l c a h u a n o . Sin e m b a r g o , aun entonces los comisionados chilenos reunían afanosamente recursos navales i surjian de todas partes los elem e n t o s m a r í t i m o s que concurrieron en 1 8 1 8 a la defensa de la A m é r i c a del sur a m e n a z a d a por una nueva invasión. (1) Publicada en el libro que se dedicó al jeneral San Martin en Huellos Aires a propósito de su centenario.


230

KSIT'.DICION

I.IBEKTAIKIKA

El año siguiente Chile se presentó d e otro m o d o a j u g a r su gran papel en la escena de la revolución. Su frente está c o r o n a d a con los laureles de IVIaipo, y su poder se dilata en el m a r . Kl triunfo alcanzado por el c o m a n d a n t e Blanco E n c a l a d a es la revelación de que existe un nuevo factor en la lucha de la metrópoli con sus colonias i que las condiciones de la g u e r r a a n t i gua se han modificado en sentido desfavorable p a r a la E s p a ñ a . Desde esc dia la revolución t o m a u n a nueva faz. L a c o n t i e n d a se reduce a c o m b a t i r i vencer los ejércitos españoles que ocupan el territorio americano, i d i s m i n u y e el t e m o r de que la E s p a ñ a p u e d a desequilibrar la b a l a n z a de la g u e r r a con el peso de u n a nueva invasión. Pero a m e d i d a que el peligro esterior desaparece, a u m e n t a n las dificultades interiores. San Martin llega de M e n d o z a a fines de 1 8 x 8 , i e n c u e n t r a la escuadra de Chile victoriosa, su ejército en un pié mui alto en la proporción de sus recursos i a los

po-

deres públicos a n i m a d o s del deseo de p o n e r t é r m i n o a u n a situación que exijia fuertes desembolsos. Por un s e n t i m i e n t o que se esplica fácilmente, Chile, que se vcia fuerte en tierra i en el mar, aspiraba a individualizar su acción, afanándose por recojer las ventajas i glorias de la c a m p a ña del Perú en c a m b i o de los sufrimientos

i dolores que le

habia p r o p o r c i o n a d o h a s t a entonces. N o quería aparecer en la escena del m u n d o como satélite de la gloriosa nación q u e t a n t o c o n t r i b u y ó a su independencia, i e m p e z a b a a manifestar exijencias propias que eran el resultado n a t u r a l de su crecimiento i de su afortunado e n s a y o en el mar. D e s d e fines d e 1 8 1 8 fué mas exijente en sus relaciones con S a n Martin. El s e n a d o e m pezó a descubrir pretensiones nacionales, i por t o d a s

partes

c u n d í a un viento de susceptibilidad, e s t i m a n d o q u e Chile e s t a b a f o r m a n d o el p a t r i m o n i o d e la gloria arjentina a costa d e sus tesoros i de su sangre. N o hai ningún d o c u m e n t o c o n t e m p o r á n e o llegado a n u e s t r o conocimiento q u e cié t e s t i m o n i o d e este p r i m e r cierzo d e desconfianza que enfrió las relaciones de la alianza, pero del conj u n t o d e aquella situación se d e s p r e n d e c l a r a m e n t e que el oríjen


de las dificultades ocurridas a fines de 1 8 1 8 , fué el propósito de no conceder los recursos de Chile a las Provincias U n i d a s sino en condiciones de igualdad i de individualidad recíprocas. Kl s e n a d o hizo cuestión del concurso pecuniario de Buenos .Aires p o r q u e no quería que el ejército renovado en Chile, i abastecido d u r a n t e dos años, m a r c h a r a al Perú con fondos chilenos i bajo b a n d e r a arjentina. San Martin no desconoció el fondo de la t e r q u e d a d del S e n a d o , i escribiendo confidencialm e n t e a G u i d o le decia. "¿No seria mejor fuera O T I i g g i n s m a n d a n d o la especlicion i y o ele jefe de E s t a d o Mayor? Por este m e d i ó s e activaría t o d o i todo se concillaba»

(1).

Su ojo p e n e t r a n t e descubrió la causa del malestar. El senado, que vcia con recelos la situación de Chile en la alianza, hizo obra de susceptibilidad nacional exijiendo

que

Buenos Aires concurriese con los 500,000 pesos que San Martin habia ofrecido a su n o m b r e al pueblo de Santiago. E n vano se buscaría otra esplicacion al confuso incidente ele 1 8 1 8 . El pretesto que lo orijinó fué la manifestación de un s e n t i m i e n t o vle desconfianza que venia t r a b a j a n d o el espíritu del S e n a d o i la susceptibilidad del pais. San Martin hizo c u a n t o p u d o ¡jorque su gobierno cumpliese lo que habia ofrecido, i recurrió a cuantos medios le sujeria su influencia o su astucia. E x a j e r ó la pobreza de Chile en una serie de comunicaciones que son otros tantos alegatos en favor de la necesidad de que se le m a n d a s e la cantidad ofrecida. C u a n d o ni allá ni aquí se allanaban las dificultades, porque ni su g o bierno reunía el empréstito, ni el senado transijia en la actitud manifestada a fines de noviembre, su espíritu se entregó al desaliento i a la cólera, i aconsejó a su gobierno que se llevase su ejército. L a a m e n a z a de su p a r t i d a era u n a presión para Chile i su llegada otra igual p a r a su pais. Aquel lo necesitaba como elem e n t o de orden: para este era u n a carga innecesaria i cara. (1) San .Martin a Guido, Mendoza, 26 de mayo de 1 S 1 9 , publicada por Guido •Spano.


232

K.Sl'KDICION I.IÜF.RTADORA

Si no fue el desaliento el que guió su p l u m a al solicitar el repaso, o si tuvo s e g u n d a intención, en t o d o caso la razón invocada por él fué inexacta. X o es verdad q u e Chile, a b r i g a d o por la gloria de su escuadra, hubiese a b a n d o n a d o el proyecto de espedicionar al Perú, ni su gobierno necesitó j a m a s de estraño estímulo p a r a perseverar en la idea. Si hai un hecho

evidente

es q u e el gobierno ele O T I i g g i n s no perdió j a m a s de vista la espedicion al Perú. L a sirvió siempre con intelijencia i con patriotismo, m i d i e n d o su importancia i la m a g n i t u d de sus esfuerzos; la sirvió en 1819, c u a n d o San Martin pidió i m p r u d e n t e m e n t e el repaso de la división de los A n d e s , ofreciéndole espedicionar con

5,000

h o m b r e s ; la sirvió c u a n d o la espedicion

española se p r e s e n t a b a como un fantasma a m e n a z a d o r p a r a la revolución a m e r i c a n a ; la sirvió, por fin, c u a n d o las Provincias U n i d a s desaparecieron en la revuelta, t o m a n d o sobre sí la responsabilidad de las graneles resoluciones q u e forman hoi la gloria de S a n Martin. El repaso ele los A n d e s fué un acto d e s a c e r t a d o q u e c o m p r o metería la m e m o r i a de su inspirador si no tuviera en su a b o n o un decenio d e gloriosos

trabajos.

El m o m e n t o elejido para increpar al gobierno d e Chile el propósito de no llevar sus a r m a s al Perú, era el m a s desgraciado, p o r q u e en esos propios dias triunfaba la escuadra, q u e era el principal de los elementos de la espedicion. E n 1 8 1 9 el jcncral San Martin r e a s u m e su habitual g r a n d e za, i desplega las g r a n d e s cualidades que constituyen su inmortalidad histórica. Eué un acto a u d a z i glorioso ele su p a r t e no ofuscarse por los peligros q u e se ofrecían m a s i n m e d i a t a m e n t e a su vista, i no desviarse de su g r a n d e objetivo por las p e r t u r baciones interiores de su pais. Cualquiera otro habría fracasado d e l a n t e de esa p r u e b a terrible para su lealtad de c i u d a d a n o i p a r a su misión de libertado]'. E n la circunstancia m a s difícil de su vida tuvo S a n Martin el a p o y o caloroso de Chile. O T I i g g i n s lo alentó a la desobediencia i el pais recibió su ejército en su seno. C u a n d o la división de los A n d e s perdió su patria, Chile le ofreció otra; a sus oficiales


L'Al'ÍTb'I.O

VI

233

un g r a d o en su escalafón, i a sus soldados un lugar en sus cuadros. ¡Dichosa celad en q u e u n a sola idea era capaz de fundir todos los sentimientos, ele a l u m b r a r t o d a s las esperanzas, de levantar todos los corazones i en que no se veia en el vasto escenario de la A m é r i c a recorrido por caudillos i soldados sino dos c o n t e n d o res i dos causas: la libertad i el d e s p o t i s m o : la emancipación i la colonia! ( 1 ) (i) NO quiero concluir lo que he llamado en la introducción la primera parte de esta obra sin dejar constancia de lo que debo a algunas obras históricas a que me he referido lijeramente en el testo o en notas. Una de ella es El jan-ral

¡Ion- Joséde

San Martin,

considerado según documentos

cuteramente inéditos por don Benjamín Vicuña Mackenna.Santiago, 1S63. Es una biografía rápida, fundada, como lo dice su título, sobre documentos inéditos que le dio en la época en (pie fué publicada los caracteres de una revelación. El taento reconocido del autor ha puesto de relieve, en términos notables, las grandes cualidades militares i morales del jeneral San Martin, al punto de que eslimo ese trabajo lijero en la forma, mui serio en el fondo, como el mas brillante tributo (pie se haya pagado hasta hoi a la esclarecida memoria de San Martin. Depositario el señor Vicuña Mackenna de los papeles del jeneral O'Iíiggins, estaba en aptitud de conocer muchas intimidades de la vida de los dos grandes hombres, i muchos secretos de la historia que ellos hacían. A la abundancia de documentos, ha¡ que agregar la elegancia del lenguaje, porque es'e trabajo es tal vez a este respecto uno de los mas notables que hayan salido de la riquísima pluma del señor V icuña Mackenna. Otro libro de algún interés, relativo a San Martin, es El paso de los Andes.

Cró-

nica histórica de las operaciones del ejército de los Andes para la restauración de Chile en iSiy,

por el jeneral don Jerónimo Espejo, Buenos Aires, 1S82.

Ua obra de Espejo es una crónica de lo (pie habían revelado ames (pie él otros historiadores americanos, escrita con sencillez, sin pretensiones de orijínalidad que no tiene. X o carece, sin embargo, de algunos documentos nuevos o de reminiscencias personales del autor (pie fué actor i testigo de los hechos que narra. Otra obra de mucho mayor inportancía es la Historia Jeneral

de la

Independencia

¡le Chile, por don Diego Barros Arana, Santiago 1S57. Este libro es un arsenal de datos curiosos relativos a la época de la independencia, (pie se pueden aceptar sin temor porque el autor descuella por la exactitud i por la seriedad de sus

informaciones.

El señor Barros Arana fué tal vez el primero (pie reveló con bastante estension los inmortales trabajos de San Martin en Mendoza, desde 1 8 1 1 hasta 1 8 1 7 , para formar el ejército de los Andes, i bien poco o casi nada se ha avanzado después de su investigación. Su obra es, pues, indispensable para reconstruir la gran personalidad militar del jeneral San Martin. Ademas del libro relativo a la campaña del ejército de los Andes el jeneral Espejo publicó en Buenos Aires, 1S67, los Apuntes históricos sobre la espedido/! libertadora del l'cr/í,/SJO.

E S un folleto sumario sobre las operacio-

nes del ejército libertador que contiene algunos datos útiles sobre la composición del ejército, medios de trasporte etc., i (pie termina en noviembre de 1S20 o sea cuan30


234

í:sri-:i>ici(>M U.IKKTADOUA

ilo realmente van a empezar las operaciones de tierra que trajeron por consecuencia la caida d:.' Lima. Quiero también hacer un descargo de conciencia. Varias veces he citado en los capítulos anteriores las actas del senado agregándoles la anotación de "inéditas... que lo eran en realidad cuando escribía. Había, rejistrado con algún esmero el archivo del senado que empezó a funcionar a fines de 1 S 1 S i sacado las copias de las notas a que me he referido. Posteriormente, sin embargo, se ha publicado el 2.' volumen de las Sesiones de les cuerpos lejisíaiivos de la República de Chile, en que se insertan algunos ele los documentos que yo he calificado de inéditos. Este volumen abraza las sesiones del senado desde su instalación (octubre de 1 S 1 S ) hasta fines de mayo de 1 S 1 9 .


CAPÍTULO VII

PRIMERA

CAMPAÑA

DE

LORD

COCHRANE

( E n e r o a junio de 1819)

I. Alvarez Condarco contrata a lord Cochrane.—II. Importancia de lord Cochrane para Chile. Su v i d a . — I I I . Estado de la escuadra en 1 8 1 9 . Partida para el Callao.—IV. Primeras operaciones frente al C a l l a o — V . El bloqueo. Derecho internacional de la época.—VI. La escuadra española. El brulote.—VII. Discusión con el virrei sobre el trato de los prisioneros.—VIII. Recorre la costa desde Huacho hasta Paita. Juicio de su conducta. - I X . Blanco abandona e bloqueo i es procesado en Chile.

I El resultado mas i m p o r t a n t e de la comisión que lleve') a L o n dres Alvarez C o n d a r c o , fué la contratación de lord C o c h r a n e como a l m i r a n t e de n u e s t r a escuadra. F a c u l t a d o por el gobierno de Chile p a r a buscar en E u r o p a oficiales idóneos, Alvarez Cond a r c o t ú v o l a feliz inspiración de dirijir.se a este h o m b r e ilustre, a quien u n a intriga f o m e n t a d a por las odiosidades que se habia granjeado en su carrera, lo m a n t e n í a n alejado de la marina, borrado de la lista del p a r l a m e n t o i viviendo p o b r e m e n t e en el p u e r t o francés de Boulogne-sur-Mer. Su esclarecida fama le atrajo la atención de los soberanos de E u r o p a , i el d u q u e de


236

KSl'KDICION I.I1SF.KTADORA

San C a r l o s , embajador español en L o n d r e s , le ofreció, en n o m bre de F e r n a n d o V I I , el puesto de a l m i r a n t e en la a r m a d a de su pais. C o c h r a n e rechazó esa oferta, que era un honor i un desagravio, i aceptó la h u m i l d e p r o p u e s t a de un pais que no tenia otra cosa que ofrecerle que una b a n d e r a nueva, desconocida, pero que r e p r e s e n t a b a la libertad a que su a l m a de liberal i de ingles rindió siempre un culto sincero. C o c h r a n e fué autorizado por Alvarez C o n d a r c o para buscar oficiales aptos, dándoles empleos en la m a r i n a ele Chile, i encarg a d o d e dirijir la construcción del b u q u e de vapor en los astilleros de la casa de Kllice Inglis i C. según referimos anteriora

mente. C o m o los trabajos t a r d a s e n i Alvarez recibía noticias que le revelaban la impaciencia ele Chile por i n i c i a r l a s operaciones en las costas del Perú, o b t u v o de lord C o c h r a n e que dejase un herm a n o suyo, que era injenicro, e n c a r g a d o de la construcción del b u q u e i que se e m b a r c a s e con los oficiales c o n t r a t a d o s por él i con don A n t o n i o Alvarez J o n t c , que e s t a b a en Londres, en la Rosa,

que z a r p a b a para Chile.

Alvarez C o n d a r c o c o m p r e n d i ó la i m p o r t a n c i a del servicio que p r e s t a b a al país con la adquisición de un h o m b r e que por "su sola reputación será el terror de E s p a ñ a i la c o l u m n a de la libertad de American ( 1 ) . (1)

"Señor:

"Tengo ¡a alia satisfacción de anunciar a Y. S. que el lord Cochrane, uno de los mas acreditados i acaso el mas valiente marino de la Gran Bretaña, está enteramente resuelto a pasar a Chile para dirijir nuestra marina i cooperar decididamente en la consolidación de la libertad e independencia de esa parte de la América. Este personaje e> altamente recomendable no solo por los principios liberales con que ha sostenido siempre la causa del pueblo ingles en el Parlamento, sino que posee un carácter superior a toda pretensión ambiciosa; i, lo que es mas, incapaz de ser envuelto en el vértigo de las intrigas ministeriales de Europa, en donde se empieza a acechar con celos el engrandecimiento de la América del sur. Bajo de este seguro concepto yo no he trepidado un momento en hacer uso del pleno poder con que se me ha honrado, i en su virtud le he ofrecido el mando jeneral i rango de almirante de toda la fuerza naval de Chile; i habiéndolo aceptado, ha sido, en consecuencia, autorizado a elejir i nombrar aquellos oficiales de marina que con arreglo al número de nuestros buques, objeto de nuestra gran causa i circunstancias de las empresas que debe dirijir, sean capaces de llenar sus destinos del modo mas satisfactorio


CAPÍTULO Y II

237

N o fué i g u a l m e n t e feliz en el c o n o c i m i e n t o de su carácter, suponiéndolo "superior a t o d a pretcnsión ambiciosa^. " E n el tal b u q u e (la Rosa),

decia en carta privada, va el lord C o c h r a n e

i su familia tocia a establecerse en Chile. E s t e h o m b r e es un marino de conocido valor, talento i opinión, i a mas es un filósofo h e c h o que no necesitamos m u c h o para tenerlo contentor. L a apreciación es falsa. El a l m a del lord resplandecía con cualidades distintas q u e las pacíficas i desinteresadas tendencias que le suponía A l v a r e z C o n d a r c o . Jira g r a n d e por las cualidades o p u e s t a s que se h e r m a n a n difícilmente con la modestia, ni a las miras del supremo director. El celo que lord Cochrane manifiesta ya en el apronto de torios los objetos en que estoi ocuparlo, hasta llegar al caso de hacer uso de su fortuna contribuyendo por su parte con 15,000 pesos para la consí ruccion de un buque de vapor (de (pie hablo a V. S. en nota separarla) me decide desde este momento a (lar a Y . S. el parabién por la adquisición de un hombre cuya sola reputación será el terror de España i la columna de la libertad de .América. '•Me honro en repetirme con toda mi consideración.—De V. S., su mas atento i seguro servidor—JOSÉ ANTONIO ALVARBZ.—Londres, 12 de enero de 181S.11 El gobierno comunicó en estos términos al senado la adquisición del lord. " E x c m o . Señor: "Comprometido el gobierno por empeño de su ájente de negocios i apoderado en Londres don Antonio Alvarez i Condarco a colocar en un destino análogo a su aptitud i rango al lord Cochrane, he acordarlo entregarle el mando de la escuadra. A esta deliberación me estimulan no solo los loables i públicos procedimientos con <¡ue este individuo ha manifestado al gobierno ingles su adhesión e interés por nuestra causa; sino también haber renunciado en su nación, las comodidades, privilejios i ventajas (pie su rango, opinión i servicios le habían proporcionado. Pretende unirse a nosotros del modo mas estrecho, i la radicación de él i su familia en nuestro suelo parece desvanecer todo escrúpulo acerca de su conducta. Tampoco puede ocultarse a la penetración de Y . E . la importancia que tomarán nuestras fuerzas navales dirijidas por un jefe que en les paises mas cubos de Europa ha merecido el título de primer marino de ella. El virrei del Perú i todos los (pie trabajan por la ruina de Chile respetarán nuestras fuerzas al ver que desde tan largas distancias vienen jenios sublimes a dirijillas. A e=tas consideraciones se agrega que, en resguardo de los intereses nacionales, he dispuesto (pie el comandante Planeo quede en la armada, corno un segundo de dicho lord, para precaver cualquier contraste o remover presunciones que le pudiera inspirar la circunstancia de ser aquel jefe un sujeto ríe quien no se tiene un conocimiento inmediato en este estado, llago a V. E. esta insinuación en cumplimiento (le lo (pie previene el artículo 5.'' del capítulo 2." rpie designa los límites del poder ejecutivo en la Constitución provisoria i espero su acuerdo de conformidad.—Dios etc.---Palacio Directorial en Santiago i diciembre I I de 1818. BERNARDO O'HIC-GINS.—José Ignacio Zcn/cuo. n


238

BSI'KIHCÍO.V LIBERTADORA

con la sumisión, ni siquiera con el desinterés. El ájente ele Chile p r o b a b a tener buena m a n o pero mala vista. II Lord C o c h r a n e era un h o m b r e ventajosamente conocido en E u r o p a por su t e m e r i d a d i su injenio. E r a de noble alcurnia; d é c i m o c o n d e de D u n d o n a l d , título radicado en su familia desde el reinado de Carlos I. H a b i a nacido en 1 7 8 5 , i era el m a y o r de siete h e r m a n o s que tuvieron u n a existencia m a s m o d e s t a

que

la suya. Su p a d r e fué m a r i n o pero no tuvo é x i t o en su profesión. R e t i r a d o del servicio se dedicó al estudio ele la química e hizo algunos descubrimientos de importancia, siendo el principal el del gas de a l u m b r a d o , pero no s u p o aplicarlo a la industria. E s t e i otros ensayos infructuosos que revelan el vigor de su intelijencia pero no la cualidad q u e reduce a la práctica las ideas afortunadas, hicieron q u e el viejo conde perdiera su fort u n a i q u e la m a n o de la pobreza meciera la cuna heráldica del m a y o r de sus hijos, T o m a s , el ilustre m a r i n o de quien nos ocupamos. El p a d r e hizo esfuerzos por separar al hijo de la carrera del mar. L o enroló con ese objeto en un rejimiento de infantería, c r e y e n d o abrirle en tierra un horizonte que llenase sus a m b i ciones; pero el hijo, cediendo a la atracción d e su porvenir, salió del ejército después de h a b e r hecho estudios especiales de milicia, i se retiró al lado de un tio que era a r m a d o r , lo q u e en a q u e lla época de corso i de g u e r r a significaba un c a m p o vasto p a r a satisfacer sus inclinaciones por el servicio del mar. E s este un aspecto de su vida que d e b e tenerse p r e s e n t e p a r a j u z g a r con acierto su c o n d u c t a en el Pacífico. E n aquella época el vapor no habia sido aplicado a la navegación sino en mu i p e q u e ñ a escala i la g u e r r a m a r í t i m a consistía p r i n c i p a l m e n t e en la destrucción del comercio e n e m i g o ; el corso, era el asalto d e los b u q u e s cubiertos con cualquiera b a n d e r a que se dirijiesen al país agredido, i de las p r o p i e d a d e s de los subditos de los paises beligerantes. E n estas condiciones la g u e r r a de m a r era un ne-


gocio lucrativo, a u n q u e espuesto, que constituía una

verdadera

especulación a la gruesa ventura. Los gobiernos fomentaban a los a r m a d o r e s i de ese m o d o el espíritu de a v e n t u r a se confundía con el patriotismo. Mirada esta guerra en su conjunto i considerándola

lejítima

desde que era la noción a c e p t a d a en la época, se hace imposible establecer u n a separación entre lo que se sacrificaba a la codicia i al deber. T o m a r un barco de comercio c a r g a d o de mercaderías, perseguir el dinero s o n a n t e que se escapaba, eran actos meritorios para los fines de la patria que se proponía imponer la paz por medio de los perjuicios comerciales, i a la vez, un provecho para los captores desde que la lei inglesa les concedía una parte considerable de los valores apresados. L o que el estado d a b a era una p a t e n t e i ciertas franquicias, i como el principal

ájente

del triunfo en aquellas guerras, era el valor personal, era justo que se p a g a s e con las presas lo que se conseguía con él. L a guerra de corso habia atraído a su servicio a todos los h o m b r e s que se sentían con suficiente a m o r al dinero para arriesgarle la vida e influenciado las ideas del pueblo ingles, haciéndolo mirar como lejítimo lo que tenia la sanción de la lei. C o c h r a n c se formó en esa escuela i se crió en ese medio. J u n t o con el lord i con sus oficiales de m a r i n a se trasladaron al Pacífico aquel espíritu i estas ideas que p u g n a b a n con el sentimiento de n u e s t r a raza como p u g n a el sentido práctico del pueblo ingles con la fantasía caballeresca del español. R e a n u d a n d o n u e s t r a relación interrumpida, diremos que el joven C o c h r a n c inició su carrera en la escuadra inglesa sirviendo bajo las órdenes de Lord Keith, d u r a n t e la guerra que tuvo lugar en 1 7 9 7 e n t r e F r a n c i a i E s p a ñ a unidas contra la I n g l a t e rra. A pesar de que su puesto s u b a l t e r n o lo c o n d e n a b a a desempeñar un papel secundario, no fué, sin e m b a r g o , oscuro, porque se hizo n o t a r de sus superiores por su valerosa conducta. E n el p u e r t o de Aljeciras a r r e b a t ó con el m a y o r arrojo un buque ingles de m a n o s de una embarcación española de guerra que lo habia a p r e s a d o i en 1 8 0 1 se le confió un buquecito de 1 4 cañones l l a m a d o el

Spcedy.


240

ESTEDKTON LIBERTADORA

En esta cascara d e nuez pascó Lord C o c h r a n c por los mares d.e luí ropa su gloria, la fama de su n o m b r e i el terror del enemigo. Al poco t i e m p o apresó un b u q u e español d e guerra llam a d o Carolina,

i en las costas orientales ele E s p a ñ a la fragata

e n e m i g a (¡amo

de 3 2 cañones t r i p u l a d a por 3 1 9 h o m b r e s . Re-

fieren sus biógrafos que la embarcación española se e n t r e g ó a la fuga perseguida por el barquichuclo ingles, i que d u r a n t e la persecución en alta mar, Lord C o c h r a n c se acercó lo b a s t a n t e de su c o n t e n d o r p e g á n d o s e a sus altas escotillas, para que sus punterías se hiciesen ineficaces p a s a n d o por elevación i que a c o r t a n d o así la distancia h a s t a atracarse al costado de la frag a t a española la t o m ó con garfios, la a b o r d ó con su escasa tripulación i la apresó. " E n 1 3 meses, dice una relación d e su vida, con este b u q u e (el Spcedv)

c a p t u r ó 50 buques, 1 2 2 cañones

i 5 3 4 prisioneros". X o t a r d ó m u c h o t i e m p o sin que ilustrase su carrera con u n a nueva hazaña. U n i d o con otro b u q u e ingles atacó u n a escuadrilla de tres embarcaciones españolas fuera de otras

fuerzas

sutiles, que estaba en O r o p c s a fondeada bajo la protección d e los fuertes de tierra. E m p u j a d o por la i n d o m a b l e audacia que era el rasgo mas característico de su fisonomía militar, p e n e t r ó al recinto del fuerte i d e s b a r a t ó en medio de los fuegos de i n n u m e rables cañones la escuadrilla española que protejia un convoi de buques de comercio. El viento de su prodijiosa fortuna sufrió u n a interrupción m o m e n t á n e a . E n 1 8 0 2 fué t o m a d o prisionero por los franceses, pero luego canjeado por el gobierno ingles que le clió el m a n d o de la Pallas

i el g r a d o de capitán.

Sucedió u n a paz que no fué de larga duración, i d e nuevo los peligros i tentaciones de la guerra vinieron a golpear en 1 8 0 6 a las puertas del joven i afortunado marino. E n 1 8 0 9 realizó el hecho de m a s i m p o r t a n c i a que rejistra su a d m i r a b l e j u v e n t u d militar en E u r o p a . L a escuadra francesa se e n c o n t r a b a fondeada en A i x - R o a d , p e q u e ñ a isla situada en la d e s e m b o c a d u r a :1c la C h a r c n t c que, por razón de su i m p o r t a n c i a militar, ha

figurado

m u c h a s veces en las guerras de la F r a n c i a con la I n g l a t e r r a .


CAPÍTULO

VII

241

Su interés, como lugar fortificado, había decaído p o r q u e los ingleses habían hecho volar sus fuertes en 1 7 9 7 . En 1 8 0 6 lord Cochranc, m a n d a n d o la Pallas,

había sostenido un c o m b a t e en

sus inmediaciones con la fragata francesa Minerve,

i en 1 8 0 9 la

e s c u a d r a francesa se e n c o n t r a b a fondeada en esc puerto al abrig o de sus defensas naturales. El a l m i r a n t a z g o consultó a lord C o c h r a n c sobre el medio de destruirla en su fondeadero, i el j o v e n c a p i t á n sujirió un plan a u d a z c injenioso, q u e consistía en lanzar al centro de la escuadra los torpedos de la época, q u e eran los brulotes o sea b u q u e s i lanchas cargados de materias csplosivas. L a súbita csplosion debia causar la desorganización i la fuga, i entonces la e s c u a d r a inglesa, colocada en lugar aparente, t o m a r í a sin esfuerzo a su paso las naves despavoridas. C o n c e r t a d o el plan se puso en ejecución. Se p r e p a r a r o n los brulotes i lord Gambier, jefe de la escuadrilla, q u e d ó en aptitud de cojer las embarcaciones fujitivas. El plan no d i o todos sus resultados por culpa, según

dijo

Cochranc, d e lord Gambier, a quien acusó de cobardía i cuya c o n d u c t a vituperó con enerjía en el p a r l a m e n t o , desafiando las poderosas v e n g a n z a s de los amigos del lord agraviado ( 1 ) . Sin e m b a r g o , d e s t r u y ó c u a t r o navios franceses i u n a fragata. L o r d C o c h r a n c no tenia esa miserable sabiduría que consiste en disimular las faltas de los poderosos mientras son tales, i de juzgarlas con severidad c u a n d o el mal no tiene remedio. E s t a cualidad no e m p u j a la carrera del marino en ningún pais del m u n d o , ni aun en Inglaterra, i así fué que el lord se vio en breve complicado en un proceso en q u e se le hizo figurar como reo de peculado i c o n d e n a d o a la p é r d i d a ele su empleo i de su asiento en la c a m a r a d e los comunes. L a justicia de la investigación histórica h a hecho r e c i e n t e m e n t e luz sobre esc

confuso

episodio de su vida revelando que el lord fué víctima de un e n g a ñ o i que los electores de W e s t m i n t c r estuvieron en la razón, reelijiéndolo a pesar de la sentencia de sus jueces, para ocupar un

(1) Véanse los datos biográficos de lord Cochrane por don Joaquín lílest Gana en la Galería de tiembles célebres de Chile. 31


242

ES PEDICIÓN LIBERTADORA

asiento que no h a sido d e s p u é s h o n r a d o por un m a r i n o m a s ilustre en I n g l a t e r r a ( i ) . E n esta condición lo e n c o n t r ó Á l v a r c z C o n d a r c o en 1 8 1 8 . El lord era u n a mezcla de las mas g r a n d e s cualidades h u m a nas h e r m a n a d a s con instintos lijeros i vulgares. E n el peligro era capaz de la mas j e n e r o s a abnegación, en la victoria era codicioso. D i s p u t a b a las presas no solo al gobierno a quien servia, sino a los oficiales que lo h a b i a n a c o m p a ñ a d o i s e c u n d a d o . E r a violento de carácter, i en ciertos m o m e n t o s , se olvidaba de los respetos de su puesto i procedía con la lijereza de un niño. E n el peligro era el p r i m e r o ele todos. Al asaltar la

Esmeralda

su bulto blanco sirvió de guia en la oscuridad de la noche a sus (1) El señor Barros Arana publicó en L A L I B E R T A D E L E C T O R A L del iS de octubre de 1SS6 una relación del fraude que se imputó a lord Cochrane, con el título de I.as grandes estafas de la Bolsa de Londres.—El easo de lord Cochrane. Es una descripción mui curiosa del incidente que provocó el juicio, la separación del lord de la marina inglesa, su prisión i, como consecuencia, su venida a Chile. Está tomada, al parecer, de informaciones sacadas por el autor, del propio proceso del lord. Sin pronunciarse el señor Barros Arana sobre la justicia de las acusaciones, se inclina manifiestamente a creer epte Cochrane fue víctima de un engaño i que de él se valieron sus enemigos políticos, que estaban a la sazón en el gobierno, para enredarlo en un juicio que debia concluir con su prestijio. No sucedió así, sin embargo, porque el pueblo ingles no ratificó el fallo del tribunal que condenó a Cochrane a un año de prisión, al pago de una multa i a ser sentado en la picota. L a cámara de los comunes, a su vez, lo espulsó de su seno. Los miembros de la orden del Baño lo borraron de sus listas. A pesar de esta condenación unánime, la opinión pública falló de distinto modo que los jueces. Se hizo una suscricion para pagar la multa i se completó; su colega de la diputación de Westminster declaró que iria a sentarse con orgullo en la picota, al lado de lord Cochrane; los electores de Westminster lo reelijieron. L a opinión ejerció tal presión sobre el gobierno que se le eximió) de la pena de la picota. Posteriormente la reina Victoria lo repuso en sus honores militares i le revalidó su título de caballero del Baño, i su hijo obtuvo que se reconsiderase el proceso después de su muerte, en que, con la calma de la posteridad i con gran abundancia de pruebas, se declaró que habia sido víctima de un engaño i se le absolvió de toda ulpa. c

En Inglaterra se ha publicado hace pocos años un libro sobre este proceso, del cual dio cuenta un artículo bibliográfico de la REVUE BRITANNIQUE. No he querido penetrar en sus detalles porque no es mi objeto hacer una biografía del lord, sino un retrato mui somero de sus cualidades principales. Este proceso es un ejemplo de que ni aun los paises mejor constituidos están libres de cometer profundas injusticias con sus hombres ilustres, i de que nada hai de mas bajo i miserable sobre la tierra que lo que se conoce con el nombre de "justicia política,i.


CAl'ÍTUI.O

VII

243

c o m p a ñ e r o s de abordaje, i en el Callao largo las anclas de su b u q u e en los m o m e n t o s en que lo visaban todos los cañones de la plaza. Seria inoficioso insistir en su valor personal, desde que c a d a pajina d e este libro se e n c a r g a r á de atestiguarlo. Sus resoluciones eran rápidas. Concebía u n a idea i j c n c r a l m e n t c no la c o n s u l t a b a con nadie sino al ponerla en acción. E r a habilísimo p a r a a p r o v e c h a r las c o y u n t u r a s favorables, i en medio de sus e m presas, por mas a v e n t u r a d a s que parezcan, se descubre el tino q u e prevé las dificultades i que las conjura de un m o d o tan minucioso í m e t ó d i c o c o m o se lo p e r m i t e n las circunstancias i los recursos. C o c h r a n c era orgulloso; al s e n t i m i e n t o ele su superioridad incontestable se mezclaba u n a profunda vanidad de noble ingles; de h e r e d e r o d e un sillón en el primer s e n a d o del m u n d o , como llamaba a la c á m a r a de los lores, que lo hacia considerar con desden a los p e q u e ñ o s personajes americanos improvisados al calor de la revolución. N o se ocultaba en la p e n u m b r a p a r a no provocar celos i ele aquí m u c h a s de las contrariedades que sufrió en su vida. Su gloria hería con viva luz los ojos de la envidia i su porte i m a n e r a s hacían esas cualidades provocativas para la mediocridad. E s t o s rasgos c o m b i n a d o s de su carácter lo hacían un subord i n a d o difícil. Veíase m a s g r a n d e que los h o m b r e s que lo rod e a b a n i tan superior a ellos por el prestijio de la gloria conquist a d a en el mas visible escenario del m u n d o , que no se sometía sino con resistencias a las trabas que le imponía el ministro de marina, cuyos conocimientos desdeñaba, o el senado. L a organización incipiente de este pais era un molde estrecho p a r a su reputación colosal, i de aquí surjieron las resistencias i el malestar que fueron a u m e n t a n d o g r a d u a l m e n t e en sus relaciones con as a u t o r i d a d e s de tierra. Tenia la noción de la g u e r r a que habia adquirido en su pais. L a c o m p r e n d í a como un medio d e enriquecerse a costa del enemigo sin que, a su juicio, la nota del interés, e m p a ñ a r a la pureza de la gloria. E n este p u n t o manifestaba sus opiniones con franqueza, i es j u s t o reconocer que habían sido defendidas por


244

ESI'EIMCION LIHERTAHOKA

él desde su asiento de d i p u t a d o de W e s t m i n s t e r en un t i e m p o en que no p e n s a b a venir al Pacífico. Creía, que no habia otro medio d e estimular el celo de los marinos que interesándolos fuertem e n t e en las presas i lo rque sobre este p u n t o dijo i sostuvo en Chile, fué u n a repetición de lo que habia sostenido en I n g l a t e r r a . L o s d e s e n c a n t o s que sufrió en su pais d o n d e , después de ejecutar las m a s g r a n d e s hazañas, se v i o pobre i proscrito, le quitaron las ilusiones de su brillante j u v e n t u d de marino, i lo hacían buscar en el Pacífico algo m a s que la gloria, que y a tenia. " H e esperimentaelo d e m a s i a d a s ingratitudes, decía a Guise, e indign i d a d e s d u r a n t e mi carrera i he sido despojado d e m a s i a d o esc a n d a l o s a m e n t e con el protesto de las leyes, p a r a prestar a h o r a g r a t u i t a m e n t e mis servicios o e m p l e a r v a n a m e n t e un t i e m p o que p u e d o a p r o v e c h a r v e n t a j o s a m e n t e p a r a mis intereses. N u n ca t a m p o c o he hecho profesión de obrar bajo otros principios ni aquí ni en mi pais, i al contrario, observareis en los d e b a t e s del p a r l a m e n t o que h e inculcado siempre la necesidad d e revivir aquellos privilejios i concesiones de los antiguos e s t a t u t o s destinados a p r o m o v e r el espíritu ele e m p r e s a en la marina, pues estoi convencido que este es el mejor medio d e hacerla prosperar. I al m i s m o tiempo, notareis que en esas ocasiones se me rep r o c h a b a de m e z q u i n o por aquellos h o m b r e s bajos e hipócritas q u e p r e t e n d í a n obrar bajo la influencia de principios m a s elevados., ( i ) . Su codicia fué subiendo de g r a d o en la proporción que sond e a b a los tesoros del Perú. Antes de su p r i m e r a c a m p a ñ a no se revelan las pretensiones que descubrió después. E n cambio, en su p r i m e r viaje al Callao v i o q u e el Perú, a m a s d e ser un teat r o de gloria, era un emporio de plata, i tuvo exijencias crecientes d e participación en las presas. E s cierto que sin ese poderoso aliciente no h a b r í a m a n t e n i d o el e n t u s i a s m o

de la escuadra, c o m p u e s t a en su m a y o r p a r t e

d e j e n t e colecticia i t r i p u l a d a por oficiales que tenían una n o ción m a s desarrollada q u e él m i s m o de las ventajas de la g u e r r a (i) Carta privada a Guise, 9 de diciembre de 1 8 1 9 (inédita).


CAPÍTULO

VII

245

marítima. E s o s elementos discordes no tenían otro lazo de unión que el interés, i no había mas razón p a r a culpar al a l m i r a n t e d e que lo invocase, que p a r a exijir a esos h o m b r e s que cambiasen sus nociones por la u t o p í a de u n a patria q u e no era la suya i de u n a causa q u e no les interesaba. L a presencia del lord al frente de nuestras naves fué de efectos que no p u e d e n apreciarse hoi cha. C o c h r a n e era mas que un almirante, era el e n c a r g a d o d e d a r a la m a r i n a leyes que no tenia, o r d e n a n z a s que le eran desconocidas. C o c h r a n e tenia q u e introducir el m é t o d o de servicio, m a r c a r el tono d e las relaciones recíprocas de los grados, arreglar los elementos

informes

que la m a n o a f o r t u n a d a d e Blanco no habia podido organizar por falta d e preparación especial. D e b i a levantar el crédito de la escuadra en el Pacífico, cubriéndola con el prestijio de su n o m b r e , i darle su lugar entre las m a r i n a s del m u n d o . Su vasta preparación en derecho internacional era de g r a n d e utilidad en aquellas horas de oscuridad intelectual p a r a defender los derechos de la república, de ordinario n e g a d o s por los jefes de las naves cstranjeras, i u n a g a rantía d e que no pondría al pais en compromisos, derivados del d e s c o n o c i m i e n t o de esas leyes. C o c h r a n e t r a s p o r t ó consigo las o r d e n a n z a s inglesas a la escuadra d e Chile, e i m p r i m i ó al servicio la rijidez que se observa en Inglaterra, i q u e por tradición se conserva en nuestras naves. E l lord era de u n a terrible severidad a bordo. E x i j i a d e todos que p a r a tener el derecho de hablarle le pidiesen permiso por medio de su capitán de b a n d e r a i entonces escuchaba con benevolencia las humildes observaciones que se le p r e s e n t a b a n en t o n o respetuoso. S e le veia a m e n u d o paseándose solo, h o r a s enteras, por la cubierta de su buque, sin dirijir la p a l a b r a a nadie, exijiendo la reverencia d e todo el que pasaba, i m a n t e n i e n d o el a b i s m o del m a n d o militar entre él i sus subordinados ( 1 ) . El cansancio moral que le produjeron los desencantos de su (1) Tengo a la vista dos retratos del lord. Uno lo representa viejo i achacoso, cuan-


246

ESl'EDICIOX

LIBERTADORA

pais, lo decidieron a trasladarse a Chile con su esposa, i a a d o p t a r la c i u d a d a n í a chilena. C o c h r a n e llegó a V a l p a r a í s o a fines de n o v i e m b r e de 1 8 1 8 , poco después que el joven c o n t r a - a l m i r a n t e Blanco había orlado sus sienes con el laurel de T a l c a h u a n o . Su presencia d e s p e r t ó vivo e n t u s i a s m o en Chile. El director se t r a s l a d ó a V a l p a r a í s o a saludarlo, i d u r a n t e algunos días el pais resonó con el eco d e las esperanzas que se fundaban en él. D e s d e el primer

momento

d e su llegada, se ocupó en p r e p a r a r la escuadra p a r a su p r i m e ra c a m p a ñ a al Perú, i al mes i medio e s t a b a lista p a r a hacerse a la mar. III L a s escuadra se p r e p a r a b a p a r a iniciar la c a m p a ñ a del Perú a principios de 1 8 1 9 , en los propios clias en que S a n Martin escribía a Buenos A i r e s que la espedicion no se realizaría

por

falta de voluntad del gobierno d e Chile. C o n t e s t a n d o con hechos a las acusaciones que se le dirijian en secreto i que le eran do ya había sido repuesto en sus honores i categoría, i era, por sus servicios, la reputación mas brillante de la marina inglesa. Está retratado de cuerpo entero, cargado de medallas, que son otros tantos trofeos ríe su incomparable carrera, cuya grandeza se disputan el Mediterráneo, el Pacífico, el Brasil i la Grecia. Su cuerpo está jibado, pero, como un soldado de facción, hace esfuerzos por mantenerse derecho dentro de su uniforme de almirante ingles. El rostro tiene líneas pronunciadas, duras, encerradas entre huesos salientes. Los rizos de su cabello blanco ruedan sobre su frente. Sus ojos tienen la vaguedad que adquiere la vista del marino que se dilata en espacios inmensos i unidos. El otro es un grabado contemporáneo, ilustrado por el hábil coronel don Carlos Wood, que lo pintó para sí, lo que hace suponer que haya conservado la fidelidad del parecido i del traje. Es de advertir que conoció mucho personalmente a lord Cochrane. El retrato representa la edad que debia tener el almirante cuando vino al Pacífico. Está vestido de azul, con un traje largo, suelto, abrochado con cordones por delante, el pecho abierto, dejando ver un chaleco blanco con botones amarillos, i un espeso pañuelo de seda en el cuello a guisa de corbata. Sus facciones son duras i abultadas. Lleva patilla a la española; el color del cabello es castaño con tendencia a rojo; los ojos azules claros; tiene la actitud del mando. Está retratado bajo una cortina sedosa que se levanta lo bastante para dejar ver en el horizonte un mar poblado de buques. Este coronel Wood es el mismo habilísimo pintor que fué al Perú en 1838 como ayudante de mi padre, i tomó admirables vistas de los lugares recorridos i de los campos de batalla.


CAl'ÍTULO

VII

247

desconocidas, el nuevo a ñ o sorprendió al jeneral

O'Higgins,

p r e p a r a n d o las naves q u e debían dilatar la revolución en las costas del Perú. Mientras el desaliento roia el a l m a de S a n Martin i su gobierno se a p r o v e c h a b a del p r i m e r pretesto p a r a llevarse su ejército, las esperanzas del pais se estendian en el mar, i la m a n o de la revolución victoriosa en tierra a p l a n a b a el c a m i n o de los futuros libertadores del Perú. F u é aquel un m o m e n t o a n g u s t i a d o p a r a Chile. E l bajel d e su fortuna p a s a b a sobre escollos ocultos en q u e a m e n a z a b a zozobrar la alianza i se esperaba la llegada de u n a flota de E s p a ñ a que habría restablecido el p o d e r d e la metrópoli en el m a r i retrotraído la revolución al e s t a d o incierto de q u e a c a b a b a de salir. E n los primeros dias de 1 8 1 9 el jeneral Balcarce anunció q u e h a b í a n llegado a T a l c a h u a n o la Venganza

i el Potrillo,

lo

que era un indicio de que viniesen en busca de otros buques. El t e m o r cundió al recibirse la carta del ministro de las P r o vincias U n i d a s en R i o de Janeiro, clirijida a P u c y r r c d o n , a n u n ciándole la venida de tres fragatas de guerra ( 1 ) . C o c h r a n c activó c u a n t o p u d o el equipo de las naves i a m e diados d e enero estuvo listo p a r a hacerse a la vela. L a escuadra se fraccionó en dos divisiones: la primera c o m p u e s t a de las fragatas

San Martin,

cabuco, i la s e g u n d a

O'Higgins, del Calvarino

Lautaro

i de la c o r b e t a Cha-

i el Pucyrrcdon.

Cochrane

t o m ó el m a n d o i n m e d i a t o de la primera c o n s e r v a n d o el de t o d a la escuadra i desplegó su insignia de vicc-almirante en la O'Higgins.

Blanco q u e d ó a cargo de la segunda.

L a situación de los b u q u e s q u e formaban la p r i m e r a división era la siguiente: L a OLIiggins,

capitán clon R o b e r t o Forster, tenia 48 cañones

i 2 1 0 h o m b r e s d e tripulación. El San Martin,

capitán Wilkinson, 6 0 cañones i 3 8 2 h o m b r e s

ele tripulación. El Lautaro

capitán W o o s t e r , r e e m p l a z a d o d e s p u é s por Guise,

tenia 4 6 cañones i 2 2 9 h o m b r e s . (1) Carta de 23 de diciembre de 1 S 1 S , publicada en ñola en la pajina 128.


24S

L a Chacabuco,

F.SPF.DICIOX LIBERTADORA

capitán Cárter, tenia 97 h o m b r e s ( 1 ) .

Arreglarlo t o d o p a r a la partida, el lord recibió el plan de señales i las instrucciones, que fueron escritas por Z c n t c n o ( 2 ) . C o c h r a n e se quejó m a s t a r d e de las a m a r r a s que le imponían sus disposiciones, i efectivamente, el g r a n m a r i n o se hubiera sentido estrecho en ellas sino hubiese roto sus ligaduras por t o d a s partes. S e g ú n ese d o c u m e n t o , el objeto principal de la p a r t i d a de la escuadra era el bloqueo del Callao, i el encierro de las fuerzas navales españolas. P a r t i e n d o de la i m p o r t a n c i a de la e s c u a d r a i de las g r a n d e s necesidades que llenaba en la política continental de la revolución, se le r e c o m e n d a b a e s c r u p u l o s a m e n t e su cuidado prohibiéndole csponcrla "por ningún p r e t e s t o ni m o t i von ni e m p r e n d e r sobre tierra operación a l g u n a "que ni r e m o t a m e n t e la c o m p r o m e t a n . F a v o r e c i d o por las ventajas de su movilidad, debia establecer relaciones con los p a t r i o t a s d e la costa i adquirir c u a n t o s d a t o s pudieran convenir al é x i t o de las futuras operaciones. D e b i a reclamar contra el mal t r a t a m i e n t o q u e se d a b a a los prisioneros del Maipo,

a m e n a z a n d o al virrei

(1) Los datos de los cañones son sacados de las Memorias de Miller, tomo i . ° pajina 1S9. L a proporción de los chilenos con los estranjeros a bordo de los buques, i su distribución era la siguiente: L a O'I-Iiggins tenia 18 estranjeros, 102 chilenos, 4 grumetes, 72 soldados de marina i 14 artilleros. El San Martin, So europeos o norte americanos, 160 chilenos, 5 grumetes, 90 soldados de marina i 47 artilleros. El Lautaro, 45 estranjeros, 100 chilenos, 20 grumetes, 46 soldados de marina i 17 artilleros. L a Chacabuco, 4 estranjeros, 69 chilenos, 6 grumetes i 18 soldados de marina. Total: 147 estranjeros, 431 chilenos, 35 grumetes, 78 artilleros, o sean en todo, 9 1 8 hombres. Estos datos los he sacado del Estado semanal de la escuadra, correspondiente al 2 de enero de 1 8 1 9 (inédito). (2) " H e visto con sumo gusto la de Ud. del 10. Creo me haya Ud. dispensado la demora en la remisión de las instrucciones. Me rodean simultáneamente muchas cosas i no es posible a un tiempo dar vado a todas ellas. Las remito ahora i acaso no lleguen a destierr.pon. " E l plan de bandera está aprobado: es tan sencillo como de difícil falsificación. Se está discutiendo, ¡dentro de dos horas irá por estraordinarion. Zenteno a Alvarez Jonte, Santiago, enero 12 de 1 8 1 9 (inédita).


CAPÍTULO VII

249

con la represalia, i p r o c u r a r canjearlos por otros que existieran en Chile. L a n o t a del s e n t i m i e n t o chileno, exijente i d u r o con los eme tienen el h o n o r de desplegar su b a n d e r a , se revela en ese docum e n t o . R e c o m c n d á b a s e l e huir de t o d o c o m b a t e que c o m p r o m e tiera esos b u q u e s que eran la base de la independencia de Chile, "pero u n a vez e m p e ñ a d o el c o m b a t e , decían, se clavará de firme la b a n d e r a nacional, e s p e r a n d o el gobierno del alto honor del jefe de la escuadra un honroso resultado, aun c u a n d o el triunfo n o lo coronasen. El ú l t i m o artículo le dejaba facultad en todo aquello que es el azar de la g u e r r a i que no p u e d e preverse; pero advirtiendo al lord »que a sus a c e r t a d a s deliberaciones confia Chile, o mas bien, la A m é r i c a del sur, el é x i t o d e sus m a s altos i grandiosos empeños, q u e d a n d o sobre t o d o responsable a n t e la patria i la lei de la infracción de estas determinaciones sin ser a ello induduciclo por el concurso de motivos gravísimos que h a g a n peligrar la salud pública i el objeto de la espedicion, los cuales se justificarán debidamente,? ( 1 ) . N o era todo haber organizado una m a r i n a o tripuláclola a costa d e esfuerzos sin tasa. Los elementos q u e la c o m p o n í a n eran heterojéneos, discordantes, i c o m o a ello se a g r e g a b a la falta de tradición de mar, tuvo el lord q u e a c o m e t e r un trabajo d e organización interior, que por ser a n ó nimo, no era m e n o r que el trabajo público que había c o s t a d o su equipo. E n t i e m p o d e Blanco, los oficiales ingleses vivían en c o m p l e t o d e s a c u e r d o con los americanos del sur. E l capitán Guise se negó a servir de s e g u n d o de Blanco considerándose rebajado en su i m p o r t a n c i a " Y o rehusé el puesto de 2 . jefe de la 0

escuadra d e Chile, decía algún t i e m p o después, c u a n d o el m a n d o superior de esta se dio a un caballero que, a pesar de los respetos que le debo, n o consideraba un oficial de marina b a s t a n t e e s p e r i m e n t a d o . Su b u e n a estrella me sorprendió, pero no por esto se acallaron mis d u d a s sobre que u n a escuadra m a n d a d a de esta .suerte estuviese d e s t i n a d a a obtener victorias permanentes. L a (1) Instrucciones, fie enero 7 de i S i y (inéditas). 32


2jO

ESTEDICION LIIIERTADOKA

llegada de S. S. disipó felizmente aquellas d u d a s , i entonces con sentí, por invitación de S. S., en t o m a r el m a n d o d e la

Lautaro

q u e antes u n o de los tenientes q u e servían a mis órdenes había rehusadon ( 1 ) . A la llegada de Cochrane, como vinieran con él algunos oficiales de m a r i n a que, se suponía, serian sus favoritos, el descont e n t o de los antiguos oficiales cstranjeros subió de p u n t o , h a ciéndose Guise centro de esa oposición p o r ser el oficial ele m a s i m p o r t a n c i a después del almirante, por sus talentos i linaje. E l prestijio del lord cubrió esa jerminacion m a l s a n a q u e a m e nazó disolver la escuadra. Su fama era t a n alta q u e nadie se c o n s i d e r a b a h u m i l l a d o de servir a sus órdenes, i el m i s m o Guise a c e p t a b a ahora m a n d a r un buque, h a b i e n d o r e h u s a d o m a n d a r u n a división en t i e m p o ele Blanco. W o o s t e r , q u e se sentía lastim a d o con la presencia de los nuevos oficiales ingleses, fué separ a d o del m a n d o del Lautaro

el propio dia de la p a r t i d a d e la

espedicion. L a marinería chilena, insoluta de sus haberes, q u e habia recibido solo media onza a b u e n a cuenta, m i r a b a con disgusto i rencor a la marinería estranjera,

mejor p a g a d a i t r a t a d a , i su

encono t r a s c e n d í a a los oficiales ingleses. U n r u m o r sordo, q u e se cubría con el m a n t o del patriotismo, c u n d í a a b o r d o de las naves contra los estranjeros q u e se llevaban los honores, las presas i la gloria. I m p u l s a d a p o r estos sentimientos, la tripulación chilena d é l a Cliacabuco

se sublevó el 2 3 de enero de 1 8 1 9 ,

y e n d o ele viaje p a r a el norte, i apresó al c o m a n d a n t e C á r t e r i a sus oficiales. A l triunfo siguió el desorden i la embriaguez, que aprovechó C á r t e r p a r a provocar u n a reacción i aprehender, con la a y u d a de algunos soldados fieles, a los principales sublevados i e n t r a r con ellos en el p u e r t o de C o q u i m b o , d o n d e fueron fusilados. El grito de aquellos h o m b r e s la noche d e la sublevación fué ¡No

querernos

gobierno

ingles!

Un

sarjento,

de

apellido

M a l d o n a d o , t o m ó el m a n d o del b u q u e en vez d e Cárter, q u e (1) Carta de Guise a Cochrane, diciembre 21 de 1 8 1 9 .


CAPÍTULO

VII

fué e n c e r r a d o en su c a m a r o t e con centinela d e vista. Sin pensar en que la h o r a del castigo no t a r d a r í a en llegar, convinieron en e c h a r a tierra a sus oficiales, irse a Iquique a saquear el pueblo d e H u a n t a j a y a i, cargados con las opulentas preseas d e aquel i m p o r t a n t e asiento minero, buscar a la Venganza Esmeralda,

o a la

t r a b a r c o m b a t e con ella, i en seguida llegar con su

rica presa a V a l p a r a í s o "a pedir p e r d ó n al gobiernon ( i ) . E s o s h o m b r e s cstraviados no habían p e r d i d o el noble sentimiento d e la patria (2). E s t e era el e s t a d o interior de la escuadra. El gobierno anadia, con su suspicacia i temores, un nuevo elemento de confusión. Receloso de confiar su escuadra a un cstranjero, puso a su lado, p a r a cuidarlo, al c o n t r a - a l m i r a n t e Blanco en calidad de segundo. E s posible q u e obedeciese al m i s m o propósito el n o m b r a m i e n to de Alvarez J o n t e c o m o secretario del lord, que se hizo sin consultarlo. P e r o C o c h r a n e tenia medios espeditos de privarse de los servidores q u e no necesitaba, i h e m o s de ver que a A l varez J o n t e lo echó de la escuadra a p e d r a d a s ! El 1 4 de enero, a las 7 ^ de la noche, la escuadra empezó a levar anclas, i a "ponerse en c a m i n o de la victorian. E l lord se despidió del director por la siguiente carta: (1) Proceso de los amotinados de la Chacabuco (inédito). ( 2 ) El gobierno se preocupaba de estas rivalidades i trabajaba por remediarlas. "Por otra parte, decia al senado, el incremento de la navegación, mirado directamente bajo un aspecto político, es el primer ínteres a la causa de nuestra independencia. Plasta ahora nuestra escuadra, por su estado naciente, le falta la unidad i simultáneo impulso de que es susceptible i de que le priva su actitud precaria. Su disciplina i operaciones están pendientes del voluntario capricho de los eslranjeros a nuestro sueldo; i esta tácita e imprescindible dependencia baria lenta la utilidad que debe esperar el estado de su armada, si el gobierno no tomase sobre si la protección de los armadores nacionales. Del seno de sus buques es de donde han de salir los perfectos marineros que deben tripular paulatinamente la escuadra, i estos son los que, por la conformidad de su carácter con las leyes del pais, sabrán obedecerlas i hacerla estable i temible. De otro modo su existencia, o será efímera, o no podrán esperarse los grandes resultados que se necesitan para coronar la eminente obra que hemos principiado; i aquellos tendrán un carácter de incertidumbre hasta que los individuos que monten nuestros bajeles sean tales que sus trabajos i privaciones las ofrezcan espontáneamente a la patria, como hijos de ella i acostumbrados por hábito i por deber a un ciego obedecimiento."


252

ESI'EDICION

UliERTADORA

"SKÑOR SUPREMO DIRECTOR DEL ESTADO "A

bordo de la fragata ip de enero de

"O'LPíggínsn,

al ancla

en

Valparaíso*

iSrcj.

"Mi q u e r i d o j e n e r a l : " L a escuadra va a d a r l á v e l a para ejecutar los g r a n d e s objetos q u e el gobierno se h a servido confiar a mi cuidado. A s e g u r o a usted q u e estoi mui p e n e t r a d o del h o n o r q u e se m e h a h e c h o i de la confianza p u e s t a en mí. S a b i e n d o como sé q u e d e los esfuerzos de esta escuadra d e p e n d e m a s q u e c u a n t o h a d e p e n d i d o de otra de igual m a g n i t u d , n o q u e d a r á n a d a p o r hacer. Mi opinión es q u e t e n e m o s fuerza suficiente si se presenta ocasión o p o r t u n a . Con solo t e n d e r la vista por el m a p a no veo dificultad q u e no se p u e d a vencer, e s p e c i a l m e n t e si sopla de noche la brisa. Sin e m b a r g o , podré decidir mejor después q u e h a y a visto el estado de las cosas q u e no p u e d e n describirse bien con resp e c t o a la posición d e las fuerzas enemigas. " E s c r i b i r é a usted en p r i m e r a o p o r t u n i d a d , i a fin de q u e el gobierno t e n g a noticias frecuentes, se debería m a n d a r q u e se m e uniesen i n m e d i a t a m e n t e el Pueyrredon e s p e c i a l m e n t e el Galvarino

i otros b u q u e s m e n o r e s ,

para que pueda yo tomar algunos

m a r i n e r o s a b o r d o de la 0'Higgins,

q u e va con 1 0 0 h o m b r e s m e -

nos d e lo necesario p a r a q u e navegue. " L a d y C o c h r a n e h a estado o c u p a d a en escribir a usted u n a larga c a r t a en español, en cuyo idioma espero q u e p o d r é corresp o n d e r con usted a mi vuelta. " N o d e b e perderse t i e m p o en e n v i a r m e los cohetes, ni en la construcción de los botes d e v a p o r p a r a arrojarlos d e noche i en c a l m a en el Callao. C u a n d o estén a c a b a d o s p o d r á libertarse el g o b i e r n o del i n m e n s o g a s t o de la p a r t e q u e no sirve de esta escuadra. " A d i ó s querido, jeneral, etc.—CoCHRANE.n L a p a r t e d e la e s c u a d r a q u e salia a c a m p a ñ a era la 1 . dívia


CAPÍTULO

siori. L a 2 .

a

VII

253

q u e d ó en V a l p a r a i s o c o m p l e t a n d o su apresto i

a g u a r d a n d o la llegada d e los b u q u e s que habia adquirido A g u i rre en los E s t a d o s U n i d o s i que se esperaban de un m o m e n t o a otro. A m b a s divisiones reunidas, habrían puesto en peligro a las naves españolas; pero no les h a b r í a n infunclido mas terror del q u e se a p o d e r ó de los marinos clel Callao al saber que la insignia que se d e s p l e g a b a en la O'Efiggins

era la b a n d e r a de

lord Cochrane. IV L a escuadrilla n a v e g ó h a s t a la altura del Callao sin otro suceso digno de mención que el de la Cliacabuco

que ya dimos a

conocer. E s t e b u q u e se h a b i a r e u n i d o al convoi al cha siguiente de la p a r t i d a i h a b i a sido m a n d a d o n u e v a m e n t e a V a l p a r a í s o por el lord p a r a e m b a r c a r algunos estopines. C u a n d o regresaba ele su comisión tuvo lugar la revuelta, lo que obligó al capitán Cárter a tocar en C o q u i m b o después de la contra-revolucion, p a r a castigar a los culpables. D e allí se hizo a la vela p a r a el norte, i por causa de estos atrasos no se reunió con C o c h r a n c sino en un m o m e n t o inesperado, d e n t r o d e la bahía clel Callao, como lo h e m o s de referir. El p u n t o de reunión de la escuadrilla era la isla de las H o r migas, s i t u a d a p r ó x i m a m e n t e en la latitud del Callao. E n c o n t r á b a s e v o l t e j e a n d o en esc p u n t o , c u a n d o a s o m ó en el horizonte la escuadra inglesa del Pacífico, m a n d a d a por el comodoro LI. Shireff, que venia del Callao t r a y e n d o caudales de propiedad española. E n a q u e l l a época, en que los derechos del comercio eran desconocidos, era frecuente en A m é r i c a que las escuadras d e guerra hiciesen el negocio de a m p a r a r p r o p i e d a d e s enemigas. El c o m o d o r o Shireff conferenció con el lord en alta m a r a bordo d e la O' Higgins,

i le reveló la situación del Callao i las disposi-

ciones del virrei. " S u p e , dijo Cochrane, con mas especificación el estado d é l a s fragatas Esmeralda

i Venganza;

que el San

An-

tonio debía salir el 2 1 de febrero para Cádiz c a r g a d o de dinero; que se esperaban dos fragatas de guerra anglo-americanas; i en


254

KSt'F.DICIOX I.II1F.RTADORA

fin, que no se tenia la m e n o r idea de n u e s t r a salida d e V a l p a raíso, siendo las últimas noticias recibidas por el virrci, de un espía, que la escuadra de Chile no podría estar en la m a r h a s t a m e d i a d o s de marzon ( i ) . S u p o también, por el m i s m o conducto, que en esos dias se celebraba el carnaval, d u r a n t e el cual se d a de m a n o en el Perú a toda ocupación seria. C o o r d i n a n d o esas noticias, lord Cochrane concibió la idea de p e n e t r a r en la bahía bajo b a n d e r a n o r t e americana, c u i d a n d o de p i n t a r sus embarcaciones del m o d o q u e lo usaban las de N o r t e A m é r i c a . L a e s t r a t a j e m a podía dar b u e nos resultados p o r q u e su presencia no habia sido n o t a d a ele tierra. T o m a d a s estas disposiciones i g u i a d o s por la e s p e r a n z a d e e n c o n t r a r en la bahía el b u q u e c a r g a d o d e dinero de que les habló el c o m o d o r o ShireíT, los capitanes de los b u q u e s

chilenos

e m p e z a r o n a acercarse al Callao en el cha convenido, c u a n d o de improviso los cubrió u n a neblina espesa i a r r a s t r a d a q u e es com ú n en las costas del Perú. E l dia se oscureció i las velas se e m p a p a r o n con la h u m e d a d . Los buques no se veían sino por m o m e n t o s . U n dia d e esos (el 2 6 de febrero) se rasgó la densa cortina que los aislaba, i Coc h r a n e p u d o ver, cerca de S a n Lorenzo, u n a p a r t e de su escuadrilla persiguiendo a cañonazos a a l g u n a s velas enemigas. E l m a n t o h ú m e d o volvió a caer sobre ellas i a frustrar por seg u n d a vez los planes del lord. F u é en esa ocasión c u a n d o divisó a la Chacabuco

que no veía desde su separación frente de V a l -

paraiso. E n t r e t a n t o , el golpe se habia errado. Los c a ñ o n a z o s de los b u q u e s persiguiendo las presas, su o b s t i n a d a presencia d u r a n t e algunos dias cerca de San Lorenzo, d o n d e p u d i e r o n ser vistos, o por el vijía d e tierra, o por a l g u n a e m b a r c a c i ó n q u e e n t r ó en el puerto, hacían i m p r o b a b l e el é x i t o d e un a t a q u e que se fiase en la sorpresa. El 2 7 d e febrero los b u q u e s se reunieron de nuevo, i d e n u e v o (l)

Nota de frente a San Lorenzo, de 27 de febrero de 1 8 1 9 .


CAPÍTULO VII

255

la neblina cayó sobre ellos como m a n t o de plomo. Al dia siguiente el lord se acercó a S a n L o r e n z o i oyó un cañoneo n u t r i d o q u e le hizo creer q u e el resto de la escuadra estuviese c o m p r o m e t i d o en algún c o m b a t e . A n t e esc ruido estraño, los ciernas b u q u e s se pusieron a tientas en c a m i n o del p u n t o de d o n d e salían los disparos, i las cuatro embarcaciones se encontraron cerca de S a n Lorenzo, a l a r m a d a c a d a u n a de la suerte de las otras. Esos cañonazos eran la salva de honor que los castillos i los buques españoles hacian al virrei Pezuela que habia venido d e L i m a a darse c u e n t a de los trabajos de defensa de la plaza. V i n o d e la capital a c o m p a ñ a d o d e jefes del ejército i de la a r m a d a a hacer u n a visita de a p a r a t o en que, como era de rigor, se p r e s e n t a b a r o d e a d o de los principales funcionarios. L a p l a z a hizo un simulacro de c o m b a t e en su honor, finjiendo un a t a q u e de las naves a los castillos, i el virrei, p a r a gozar mejor espectáculo, se e m b a r c ó en el b e r g a n t í n Maipo.

del

E n esas cir-

cunstancias fué c u a n d o la escuadra chilena llegó azorada a San Lorenzo, t r a t a n d o d e p e n e t r a r l a causa de aquel ruido inusitado. D e improviso el telón oscuro que cubría la bahía se rasgó, i dejó ver en la claridad al Maipo C?Higgins:

de un lado i del otro a la

al virrei i al lord. Refiere el jencral García C a m b a ,

que se e n c o n t r a b a a b o r d o del Maipo

en la comitiva del virrei,

que un intenso júbilo se a p o d e r ó de los a c o m p a ñ a n t e s al divisar esa embarcación q u e creyeron baque de España.

L a alegría fué

comunicativa; aquello era el a c o n t e c i m i e n t o de m a s bulto en la vida inerte de la colonia. " B u q u e de E s p a ñ a u quería decir noticias de la familia i de la patria; noticias de la corte, cuyos menores sucosos eran motivo de h o n d a preocupación para sus subditos americanos. E l "tierno p a d r e F c r n a n d o n que gobern a b a con m a n o de hierro a sus subditos de uno i otro m u n d o , tenia al corriente a sus vasallos de lo que interesaba a su real persona, i era d e buen t o n o i de c o n s u m a d a política, sacar d e quicio la alegría c u a n d o su majestad a n u n c i a b a que u n a de sus parientes h a b i a e n t r a d o al tercer mes de su embarazo, o que él habia m e j o r a d o de u n a dolencia que lo habia obligado a no salir de su alcoba.


2j6

ESI'EDICIOX LIBERTADORA

Se c o m p r e n d e cuál debió ser el e n t u s i a s m o d e s p l e g a d o por la comitiva de un virrei en presencia de un b u q u e que podia ser p o r t a d o r de noticias tan interesantes. Pczuela o r d e n ó al c o m a n d a n t e del bergantín, que lo era clon Francisco Sevilla, que se acercara a r e c o n o c e r l a fragata, pero este precavido oficial le contestó: " S e ñ o r E x c m o . , m e está prohibido reconocer ningún b u q u e t e n i e n d o a V. E. a bordo, que es la p r i m e r a a u t o r i d a d del reino; fuera de esto, si p e r d i é r a m o s la línea d e barlovento en que nos hallamos, ni a las cinco de la tarde, tal vez, llegaríamos a g a n a r el fondeaderon. E s t a actitud de Sevilla salvó al virrei de caer en m a n o s de Cochranc. El " b u q u e de E s p a ñ a n siguió a v a n z a n d o m i e n t r a s el

Maipo

dejaba en tierra sus pasajeros por h a b e r t e r m i n a d o la visita de inspección. E n t r e t a n t o , la neblina se m a n t e n í a en la e n t r a d a del puerto, pero se habia disipado en la bahía. L o r d C o c h r a n c habia t o m a d o las siguiente disposiciones. H i zo enarbolar en la O'Higgins

i en el Lautaro,

que n a v e g a b a n en

conserva, b a n d e r a n o r t e - a m e r i c a n a h a l a g a d o con la e s p e r a n z a de realizar la sorpresa que habia p r o y e c t a d o desde el clia d e su conferencia con Shircff, i dejado los ciernas b u q u e s ocultos en la neblina p a r a que p u d i e r a n acudir d o n d e conviniera. Los artilleros de tierra no se dejaron e n g a ñ a r por la s u p u e s ta nacionalidad de la bandera, ni t a m p o c o los de las lanchas cañoneras, q u e se e n c o n t r a b a n t o d a v í a en la situación que h a b í a n o c u p a d o en la m a ñ a n a al ser revistadas por el virrei. L a disposición del e n e m i g o era, según decia lord Cochranc, la siguiente: " E s t a (la línea española) era en forma d e media luna i c o m p u e s t a de b u q u e s de g u e r r a según el p a r t e a d j u n t o i v e i n t i t a n tas cañoneras i lanchas. T r a s ele ésta seguía u n a s e g u n d a línea c u b r i e n d o los claros de la primera i c o m p u e s t a de otras e m b a r caciones a r m a d a s , i a r e t a g u a r d i a e s t a b a a m o n t o n a d o un g r a n n ú m e r o de buques m e r c a n t e s cspañolcsn. G u i a d a la O

Higgins

por la esperanza de no ser reconocida, p e n e t r ó en la línea de tiro con el L.antaro, la Esmeralda,

a cuyo c o m a n d a n t e Guise e n c a r g ó que asaltase c u a n d o d e improviso los fuegos d e la plaza se

rompieron s i m u l t á n e a m e n t e con los de mar, i la nave al miran ta


CATÍTCLO

VII

257

se convirtió en el centro de los fuegos c o m b i n a d o s de la escuad r a i de los castillos. E s t o s eran los m o m e n t o s en que la g r a n d e a l m a de Cochranc sabia e n c o n t r a r sublimes inspiraciones. Fluir era arrastrar la joven b a n d e r a que se habia confiado a su valor i a su nombre, i desmoralizar las tripulaciones bisoñas. Q u e d a r s e era sumerjirsc en el mar, era morir d e s p e d a z a d o por el fuego de ¡numerables cañones, como un blanco h u m a n o puesto a la saña de los artilleros españoles. Con su injenio clarísimo buscó un p u n t o favorable p a r a sop o r t a r el a t a q u e , i se colocó entre los buques españoles i los fuertes, de tal modo, que los tiros de tierra pasasen por elevación para no herir a sus propios barcos. L a escuadra española, apercibida de su presencia, rompió el fuego contra las fragatas, i los castillos hicieron otro tanto. U n casco hirió g r a v e m e n t e a Guise, i su segundo,

encontrándose

sin valor p a r a soportar aquella situación, se retiró del fuego dej a n d o solo a Cochrane. El lord entonces, u s a n d o del 'anas t e m e rario arrojoii, según la espresion del jcneral García Camba, clavó la b a n d e r a de Chile i largó anclas en medio de aquella espantosa t e m p e s t a d . Sus débiles cañones c o n t e s t a b a n los fuegos de todas partes e hicieron d a ñ o s de a l g u n a consideración en tierra i en los buques. E n t r e t a n t o , el lord se p a s c a b a a l e g r e m e n t e sobre cubierta, m a n t e n i e n d o con su actitud la moral de su tripulación improvisada. C u a n d o la b a n d e r a de Chile fué y a b a s t a n t e saludada, después de dos horas de c o m b a t e en que, por su situación, recibió muí lijcros daños, desplegó sus velas i salió tranquilam e n t e d e la bahía, l i s t e acto significaba la declaración de bloqueo del Callao i u n a elocuente p r u e b a d a d a a los buques españoles de q u e "no seria fácil romperlo i de que p u e d e costarle mui cara cualquiera tentativa.! ( 1 ) , decia el almirante. D e s d e ese dia la escuadra e n e m i g a no salió del Callao: perdió

(1) Parte de Cochrane publicado en la GACF.I A MINISTERIAL estraordinaria de 10 de julio de 1 S 1 9 i parte oficial del comandante de marina don Antonio GACETA ordinaria, núm. 89, de 24 de abril de 1 S 1 9 . 33

Vaccaro,


25S

E.Sl'F.DICIOX LIBERTADORA

sus bríos, í un a b a t i m i e n t o ele m u e r t e d o m i n ó a sus marinos. L o s buques, como tímidas palomas, se refujiaron en los p u n t o s m a s recónditos de la bahía i fortificaron su posición con u n a palizada en berlinga. E l glorioso m a r i n o llenó en dos horas el principal objeto d e su comisión: encerrar la escuadra española i libertar de sus correrías las costas de Chile. L a actitud pasiva de la escuadra enemiga, que hacia innecesaria la prolongación del bloqueo, decidió al lord a a p o d e r a r s e de la isla de San Lorenzo, lo que efectuó sin dificultad,

liber-

t a n d o a un centenar de prisioneros p a t r i o t a s que e s t a b a n conden a d o s a trabajar en las canteras, sometidos a t r a t a m i e n t o s bárbaros que dieron oríjen a un c a m b i o d e correspondencia e n t r e C o c h r a n e i el virrei. V Al dia siguiente de esta n o t a b l e acción de g u e r r a el lord hizo notificar a los b u q u e s neutrales, por medio del capitán de la O'Higgius

don R o b e r t o Forstcr, u n a declaración de bloqueo d e

todos los puertos del Perú c o m p r e n d i d o s desde G u a y a q u i l h a s t a v\tacama, previniendo que el bloqueo efectivo empezaría a rejir ocho dias después, con lo que d a b a t i e m p o a los b u q u e s n e u t r a les p a r a hacer a g u a d a en algún p u e r t o del norte, por h a b e r s e n e g a d o el virrei a que d e s e m b a r c a r a n sus tripulaciones en el Callao. El decreto d e c l a r a b a en e s t a d o de formal bloqueo la costa del Perú e i n t i m a b a la orden d e n o esportar mercaderías, previniendo que el pabellón

a m i g o no n e u t r a l i z a b a la m e r c a d e r í a

de los subditos españoles en E u r o p a o en A m é r i c a ( 1 ) . A pesar d e que su declaración cuanto

suspende

toda

p u e d e estimarse de carácter jeneral por comunicación

con los puertos

com-

p r e n d i d o s e n t r e los p u n t o s estrenaos del bloqueo, el lord se referia especialmente a los b u q u e s que estaban a c t u a l m e n t e en la costa. (1) Decreto de bloqueo, i.° de marzo de 1 S 1 9 (inédito).


CAPÍTULO VII

259

"Sin e m b a r g o , decia, t o m a n d o en consideración t o d a s las circunstancias, V. S. veril que y o no hice una declaración jeneral sino una declaración comprensiva en particular de los b u q u e s existentes en los puertos del Perú. E n ella apliqué solo los derechos indisputables d e la lejislacion marítima, s u p o n i e n d o que S. E., en consecuencia d e las instrucciones i de la manifestación de sus s u p r e m o s designios, fijase los principios jcnerales p a r a los b u q u e s cstranjeros de t o d a clase que se encontrasen en alta m a r i sobre las costas del Perú i dejando, en fin, c a m p o abierto para m a n e j a r m e con los b u q u e s de guerra, según las circunstancias I! ( 1 ) . E s t a s precauciones provenían de las limitaciones i t e m o r e s que manifestaban sus instrucciones i de la lejítima inquietud del gobierno de enredarse en cuestiones peligrosas con las escuadras cstranjeras del Pacífico. I a pesar de que lord C o c h r a n e fué enviado al Callao, llevando como principal objeto la declaración de bloqueo, el gobierno, temeroso de sus consecuencias, le ordenó s u s p e n d e r su promulgación, pero en m o m e n t o s en que y a habia sido notificado ( 2 ) . L a v a g u e d a d del derecho internacional se a u m e n t a b a con la irresolución del gobierno p a r a hacer declaraciones que pudiesen comprometerlo. E n la isla ele las H o r m i g a s el c o m o d o r o ingles confesó a C o c h r a n e c]uc conducía caudales pertenecientes a los comerciantes españoles del Perú, suscitándose para él la gravísima eluda ele saber si la b a n d e r a ele g u e r r a neutralizaba la mercadería q u e no a m p a r a b a la b a n d e r a comercial? D e s d e el cha c|ue se notificó el bloqueo, no pueliendo avanzar la guerra por el encierro ele la escuadra española i por carecer el a l m i r a n t e de facultades para desafiarla en su escondite, se redujo a la aprehensión ele b u q u e s ele comercio. Los principios que C o c h r a n e p r o c l a m ó ele p a l a b r a i con los hechos p u e d e n resumirse en los siguientes: i.° E l bloqueo era efectivo por estar declarado. Sin esa noción

(1) Callao, 7 de mayo de 1 8 1 9 (inédita). (2) Nota de Zenteno, 2 de marzo de 1 8 1 9 (inédita).


2Ó0

KSl'KDICIO.N LIBERTADORA

h a b r í a sido a b s u r d o notificar el bloqueo de la costa clel Perú con cuatro b u q u e s de guerra. 2.° L a propiedad e n e m i g a no se neutraliza con b a n d e r a amiga. Piste principio fué d e c l a r a d o e x p r e s a m e n t e en el decreto d e bloqueo en los siguientes términos. " A r t í c u l o 4 . — N i n g ú n 0

pa-

bellón a m i g o o neutral podrá en caso alguno cubrir o neutralizar las p r o p i e d a d e s o valores q u e se e n c u e n t r a n a bordo ele un buque, o pertenezcan a españoles, o h a b i t a n t e s de países sujetos al vasallaje del re i de España... 3.

0

El artículo anterior establece que se t r a t a r á como a ene-

migos a los subditos españoles, lo que supone que la g u e r r a

se

hacia de pueblo a pueblo i no de gobierno a gobierno. 4.

0

Si el c o n t r a b a n d o d e guerra, l l a m a n d o como tal la intro-

ducción de mercaderías, a pesar del bloqueo, se efectuaba en b u q u e s de propiedad del c o n t r a b a n d i s t a , perdía éste la mercadería i el buque, pero si el d u e ñ o del c a r g a m e n t o era distinto que el de la embarcación, solo habia d e r e c h o de confiscar el c a r g a m e n t o . H é aquí sus propias palabras: " E s i n d u d a b l e que cualquier belijerantc tiene derecho a t o m a r i confiscar el contrab a n d o de guerra que es conducido al e n e m i g o ; t a m p o c o se pued e d i s p u t a r cuál es la ostensión de la p e n a d e b i d a a la c o n d e n a ción, p o r q u e y a es un principio e n t r e los m o d e r n o s que si el b u q u e pertenece a distinto d u e ñ o del que lo es del c o n t r a b a n d o , solo éste es confiscable i no el b u q u e ; pero si el d u e ñ o del cont r a b a n d o es el m i s m o d u e ñ o de la e m b a r c a c i ó n que lo conduce, t o d o es c o n d e n a b l e por la c o n t i n u i d a d de la ofensa... 5.

0

Por c o n t r a b a n d o ele g u e r r a debía e n t e n d e r s e lo que es-

tuviese en relación con la n a t u r a l e z a de las operaciones de la guerra. E n un sitio lo serían las harinas, por ejemplo, c o m o y a h a b i a sido d e c l a r a d o en E u r o p a . "Bajo d e este p u n t o de vista, decia Cochranc, si la decisión de este negocio se deja a mi libre juicio, con presencia d e las circunstancias a que está reducida L i m a i por la n a t u r a l e z a i consecuencias de la escasez en u n a g u e r r a de revolución, en que t o d o lo que eleva el

sentimiento

público es el gran resorte moral de un c a m b i a m i e n t o , y o no p o dré dejar d e sostener q u e t o d o jénero de provisiones i b e b i d a s


CAPÍTULO VII

2ÓI

r e l a t i v a m e n t e al Perú en los m o m e n t o s presentes, son artículos seguros de c o n t r a b a n d o sujetos a las leyes m a r í t i m a s de confiscacioiin. E s t o s fueron los principios que normalizaron la c o n d u c t a de la escuadra en las costas del Perú. L a c a p t u r a de buques i casi todos los acontecimientos de orden subalterno que ocurrieron i que seria largo referir, fueron derivación de ellos. E r a n las reglas del derecho m a r í t i m o de la época. F a l t a b a m u c h o p a r a q u e los principios del d e r e c h o m o d e r n o se hubiesen abierto camino en las relaciones de los países bclijerantes, aplicando a la lucha a r m a d a la cultura que se deriva de la civilización i que t r a t a de reducir sus estragos al m í n i m u m posible d e n t r o de las necesidades s u p r e m a s de la defensa. VI L a escuadra española, que la audacia de C o c h r a n e tenia encerrada en el Callao, era r e l a t i v a m e n t e fuerte por su n ú m e r o i calidad. Se componía, según García C a m b a : D e las fragatas: Esmeralda

de.

3 6 cañones de a 1 2

Venganza

de.

12

D e la corbeta: Sebastiana

de

3 0 cañones de a 1 2

D e los b e r g a n t i n e s : Pesitela Maipo

de.

1 8 cañones d e a 1 2

de. .

12

Del pailebot: Ara nzas 11

de.

1 cañón jiratorio de a 2 4

I de 6 lanchas c a ñ o n e r a s ( 1 ) . (1) L a lista de los buques es de García Camba, pero los datos sobre el número de cañones son sacados de un estado formado por don Remijío Silva que orijinal tengo a la vista (inédito).


ES PEDICIÓN LII'.ERTADOKA

2Ó2

L o r d C o c h r a n e , en sus Memorias, " F r a g a t a s : Esmeralda,

d a el siguiente cuadro:

44 cañones;

Venganza,

42;

Sebastia-

na, 28. " B e r g a n t i n e s : Maif>o,

1 8 c a ñ o n e s ; Pezuela,

2 2 ; Potrillo,

18 i

otro cuyo n o m b r e ignoro de 1 8 . " G o l e t a : una, cuyo n o m b r e desconozco, a r m a d a con u n a pieza ele a 24, i 2 0 culebrinas. " B u q u e s m e r c a n t e s a r m a d o s : Resolución, tra,

2 8 ; La

nio,

18.

Focha,

2 0 ; Guarnid,

3 6 cañones;

1 8 ; Fernando,

2 6 ; San

CleopaAnto-

" T o t a l : 1 4 buques; 8 de los cuales e s t a b a n listos p a r a hacerse a la mar, i 2 7 lanchas cañoneras, n A c e p t a n d o cualquiera d e las dos, causará estrañeza el terror, manifestado por los españoles d u r a n t e el curso del bloqueo, i como no seria posible atribuir a su m a r i n a sentimientos inconciliables con su gloriosísima historia, será preciso buscar en otras causas la esplicacion del fenómeno. L o s españoles estaban halagados con la esperanza de ver llegar un refuerzo naval, lo q u e los c o n d e n a b a a la inmovilidad p a r a asegurar su p r e p o n d e rancia en el mar, q u e un c o m b a t e desgraciado habria c o m p r o m e t i d o p a r a siempre. Se dijo t a m b i é n q u e habia tenido lugar en L i m a u n a j u n t a de guerra presidida por el virrei, en q u e p r e d o m i n ó la opinión de no aceptar un c o m b a t e i, al contrario, de fortificar la posición de la escuadra en la r a d a del Callao. D e todos modos, es lo cierto q u e los b u q u e s españoles, inmóviles bajo la g u a r d a de los castillos, n a d a hicieron por r o m p e r el bloqueo ni siquiera p o r recobrar el lustre de sus a r m a s , e m p a ñ a d o con su inacción el cha de la e n t r a d a de la

O'Higgins.

E s t a inmovilidad sistemática p r e o c u p a b a v i v a m e n t e al lord, p o r q u e a pesar de q u e la escuadra habia sido provista d e víveres p a r a cuatro meses, e m p e z a b a n a escasear p o r causas e s t r a ñ a s , i al paso q u e las provisiones se a g o t a b a n , el bloqueo se prolong a b a sin término. Llegaría, pues, un m o m e n t o en q u e el lord forz o s a m e n t e t e n d r í a q u e a d o p t a r dos partidos, o el a t a q u e , q u e s u s


CAPÍTULO VII

263

instrucciones le prohibían, o la suspensión del bloqueo p a r a hacer a g u a d a i víveres. Se dijo en aquellos dias q u e en el consejo celebrado en L i m a se habia p r o p u e s t o el uso de la bala roja contra la escuadra chilena, i como se manifestasen d u d a s sobre la lejitimidad d e este e l e m e n t o de guerra, el anciano arzobispo don

Bartolomé

de L a s Horas, absolvió a los presentes de t o d a responsabilidad moral, en n o m b r e de Dios c u y a era la causa del soberano lejítimo. C o c h r a n e respondió a la bala roja con el brulote o b u q u e ele fuego. A l efecto, e n c a r g ó a Millcr que p r e p a r a s e en la isla ele San L o r e n z o los mistos con que debian llenarse los buques, pero u n a esplosion estuvo a p u n t o de costar la vida a Millcr i a sus operarios. A pesar ele este accidente, el a l m i r a n t e p r e p a r ó tres brulotes, e c h a n d o en tres buques, la Bárbara,

la Victoria

i el Lucero,

cuan-

to e l e m e n t o csplosivo p u d o hallarse. Confió el primero al capitán Cárter; el s e g u n d o al teniente A r m s t r o n g , del San Martin; cero al t e n i e n t e Louson, del Lautaro;

el ter-

i a F o r s t e r una b o m b a r -

clera que debia acompañarlos. El objeto de esos preparativos era introducir en el recinto ele los buques enemigos esos nuevos caballos de T r o y a i prenderles fuego c u a n d o estuviesen en sus líneas. L a escuadra seguiría las operaciones a la distancia, i a p r o v e c h á n d o s e de la confusión que debia producir el estallido, apoderarse de los b u q u e s o echarlos a pique. E r a el plan de A i x R o a d o el t o r p e d o antiguo, tosco, visible, que debia obrar por el pánico mas bien que por sus efectos inmediatos. L a t e n t a t i v a fracasó. U n centinela e n e m i g o dio la a l a r m a i se rompieron los fuegos. El Lucero,

que iba mas avanzado, fué echa-

do a tierra. D e s d e entonces solo un p e q u e ñ o incidente alteró la m o n o t o nía del bloqueo. 28 lanchas cañoneras a r m a d a s c a d a una con un cañón de a 24, intentaron a t a c a r la escuadra a p r o v e c h a n d o la calma que e m b a r a z a b a sus movimientos pero d u r a n t e su m a r cha por la bahía sobrevino brisa i se pusieron en fuga, perdiéndose u n a d e ellas.


264

FS* PEDICIÓN LIBERTADORA

A la sazón la paciencia de la escuadra i sus necesidades toc a b a n a su término. El lord, c a n s a d o de aquella g u e r r a inactiva q u e chocaba con sus propósitos i con su carácter, b u s c a b a en v a n o un medio ele v e n g a r los agravios de la suerte, p a r a revelarse en el Pacífico con la g r a n d e z a que correspondía a su carrera a n t e rior. F u é entonces c u a n d o t o m ó la resolución de a b a n d o n a r el bloqueo i de dirijir.se al norte. P e r o antes de referir su viaje polla costa, nos d e t e n d r e m o s , a u n q u e sea lijeramente, en la interes a n t e correspondencia que sostuvo con el virrei, a propósito del t r a t a m i e n t o q u e se d a b a a los prisioneros patriotas, cumpliend o así con los deberes de la h u m a n i d a d i con sus instrucciones. VII L o r d Cochrane r e p r e s e n t ó al virrei la c o n d u c t a que se u s a b a con los prisioneros p a t r i o t a s en jeneral i e s p e c i a l m e n t e con los del Maipo,

i lo a m e n a z ó con la retaliación c o m o un m e d i o

justificado por la práctica ele las naciones p a r a obligar "a les pueblos bárbaros a respetar la h u m a n i d a d n . El virrei le contestó n e g a n d o la justicia de los cargos, sosteniendo que los prisioneros p a t r i o t a s estaban en b u e n a condición: los oficiales en Casas M a t a s , d o n d e recibían tres reales diarios p a r a su sustento, i los soldados dos reales. N o n e g a b a que se obligaba a t r a b a j a r a la t r o p a en obras públicas, e s t i m á n d o l o c o m o un medio indispensable d e conservar la salud de h o m b r e s a c o s t u m b r a d o s al trabajo m a n u a l . C o m p a r a b a su situación con la miserable vida que s o p o r t a b a n los prisioneros realistas en el a p a r t a d o las Bruscas, d o n d e se les tenia descalzos, d e s a b r i g a d o s , casi h a m b r i e n t o s . S e negó a canjear los del Maipo

i a considerarlos en la categoría

d e prisioneros de guerra, por h a b e r sido a p r e h e n d i d o s h a c i e n d o el corso bajo u n a b a n d e r a que no e s t a b a reconocida por país a l g u n o , i por hallarse a b o r d o d e u n a embarcación

en que la

m a y o r í a de los t r i p u l a n t e s era de estranjeros, lo que, en su concepto, privaba a la nave d e los derechos de la nacionalidad. L a s quejas que m u t u a m e n t e se dieron sobre el mal t r a t o d e Jos prisioneros eran j u s t a s por a m b a s partes. L a s luces de la ca-


CAPÍTULO VII

265

rielad cristiana no i l u m i n a b a n las oscuras mansiones en que jcmian los prisioneros de a m b o s campos, y a fuesen las m a z m o r r a s del Callao, o las soledades i m p e n e t r a b l e s de las Bruscas.

De

uno i otro laclo la g u e r r a se hacia con barbarie, i los prisioneros no eran t r a t a d o s con los m i r a m i e n t o s debidos

a su suerte. A

este respecto, la revolución i los s u b o r d i n a d o s del reí habían o b r a d o del m i s m o modo, i seria difícil apreciar cuál de los dos abusó mas del terrible derecho de la fuerza. L o r d C o c h r a n c descartó de la discusión lo que sucedía en las Provincias U n i d a s , diciendo que solo r e p r e s e n t a b a a Chile, i aseguró al virrei que allí los prisioneros no sufrían los rigores de q u e se q u e j a b a n los de las Bruscas. E n la p a r t e d o c t r i n a r i a q u e a b r a z a b a la correspondencia, se manifestó lord C o c h r a n e mas versado que los doctores de L i m a en el conocimiento de las cuestiones que surjen

del estado d e

g u e r r a i confundió al virrei con un v e r d a d e r o acopio de argumentos. S o s t u v o que no era posible negar a un pais en guerra, a u n q u e sea colonia sublevada, los derechos de belijerante.

11

Por

el m i s m o principio, decia, un pueblo que tiene un orden i un g o b i e r n o regular, que m a n d a i dirijo fuerzas de m a r i tierra i que, en fin, se halla en e s t a d o de hacer prisioneros a sus e n e m i gos, está i n d i s p u t a b l e m e n t e

en e s t a d o c o m p e t e n t e p a r a t r a t a r

con sus e n e m i g o s sobre los dichos prisioneros; i al que tiene c o m p e t e n c i a d e t r a t a r no se le p u e d e n negar los derechos i a t e n ciones que de facto

le d a su posición.n A l e g ó asimismo que,

a c e p t a n d o el hecho de que el Maipo

hubiese estado tripulado en

su m a y o r í a por estranjeros, esa circunstancia no alteraba la nacionalidad d e la nave, p o r q u e no había principios semejantes ni en los m a s r e m o t o s códigos de marina. A g r e g a b a cjuc, aun habiéndolos, eso no quitaría a un e s t a d o el derecho de nacionalizar a los estranjeros q u e lo solicitasen, i que,

u s a n d o de él, Chile p u d o hacer chilenos a los marineros

del Maipo

q u e hubiesen nacido en otro pais.

C o n t e s t a n d o a la confusión que el virrei quiso establecer entre p i r a t a s i m a r i n e r o s al servicio de u n a b a n d e r a no reconocida, n o tuvo dificultad de argüirle con el ejemplo de lo que p a s a b a a su 34


266

ESPEDICION*

LIBERTADORA

vista. L a s escuadras de todos los paises r e p r e s e n t a d o s en el Pacífico tenian encargo de perseguir a los corsarios que no se sometían a la víjilancia de n i n g u n a nación; pero se g u a r d a b a n d e hacerlo con aquellos que llevaban p a t e n t e s de los nuevos gobiernos d e América, que estaban reconocidos d e hecho si no d e derecho. I c o n t e s t a n d o a u n a observación del virrei en que le r e p r o c h a b a q u e un "lord de la Gran Bretaña, a m i g a de la nación españolan se encargase "de m a n d a r las fuerzas m a r í t i m a s de un gobierno desconocido hasta el dia por todos los estados del globo.i, clecia C o c h r a n c : " U n lord ele la Gran B r e t a ñ a es un h o m b r e libre, capaz de discernir lo justo de lo injusto i de a d o p t a r pais i p a r t i d o que traten de restablecerlos derechos de la h u m a nidad agraviada. Kl lord Cochranc, sin faltar a ningún deber i sin ninguna especie de responsabilidad, p u e d e a d o p t a r h o n r o s a m e n t e la causa d e Chile con la m i s m a libertad con que repudió el ofrecimiento del empleo de a l m i r a n t e en la hispana que le hizo el e m b a j a d o r español en L o n d r e s . E s t a s esplicaciones, por satisfactorias que parezcan, no lo fueron p a r a el virrei del Perú, que persistió en no canjear los prisioneros del Maipo

por no ser belijerantes; rechazó la doc-

trina de que los paises de A m é r i c a pudiesen nacionalizar cstranjeros, como opuesto al principio divino o lejítimo de soberanía. L a correspondencia c a m b i a d a con este motivo es un reflejo d e las dos causas que se d i s p u t a b a n el dominio del c o n t i n e n t e : u n a aferrada a doctrinas a n t i g u a s ; la otra m a s espansiva, proy e c t a n d o luz m o d e r n a sobre las relaciones sociales. Pezuela rep r e s e n t a b a el absolutismo de la corona española; C o c h r a n c la idea nueva, que salia purificada del crisol de la revolución. L a victoria diplomática, si tal p u e d e llamarse, perteneció al lord, que probó ser tan capaz de batirse con las universidades d e L i m a como lo habia sido p a r a encerrar a la escuadra española. Sus notas están i m p r e g n a d a s d e un jeneroso espíritu, escritas en estilo claro i revelan sólidos conocimientos d e derecho. E l virrei cerró un d e b a t e q u e no le convenia i dejó en sus oscuras prisiones a los tripulantes del

Maipo.


267

CAPÍTULO VII

VIII A fines de marzo se hizo sentir a bordo de los buques la escasez de víveres. L a provisión habia sido calculada p a r a cuatro meses; pero la mala fe de los proveedores por una p a r t e ( 1 ) i el m a y o r c o n s u m o ocasionado por la necesidad de a l i m e n t a r a los prisioneros rescatados en S a n L o r e n z o i a los tripulantes de las naves t o m a d a s , habían reducido su situación a los t é r m i nos que el m i s m o lord