Issuu on Google+

Franja Costera Sur del R铆o de la Plata Una oportunidad para la preservaci贸n y la construcci贸n de ciudadan铆a


Cuando Solís denominó Mar Dulce al actual río de la Plata puso en evidencia su principal característica ambiental: Su dualidad. Hoy entendemos que el mar-río de Solís es un estuario donde los latidos fluviales y los marinos se mezclan, chocan y se amortiguan y donde el agua de mar es desalojada por el inmenso volumen que descargan los ríos Paraná y Uruguay. La energía que se desprende rápidamente moldea y transforma nuestras costas y el paisaje interior. El estuario Río de la Plata forma el tramo final de un sistema hidrológico mayor denominado: Cuenca Del Plata la que drena al mar un área correspondiente a territorios del Brasil, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Argentina desde las divisorias de agua correspondiente. Este sistema hidrológico es una potente máquina erosiva que gasta el continente en las zonas altas, transportando el sedimento que luego abandona en aquellos sitios donde el relieve resulta menor.

Estuario del Río de la Plata


La franja costera sur tiene la forma en los partidos de Berazategui, Ensenada y Berisso, de una dilatada planicie de inundación o Planicie costera sobre la que se desarrolla una sucesión de ecosistemas inéditos para la latitud en la que se encuentran, a los que denominamos genéricamente como Humedales. El estuario es también el principal recurso de agua dulce para la concentración humana de 12 millones de personas que viven en no más de 60 Km. a lo largo de la costa Argentina del Río de la Plata. (Área metropolitana) En esta megaurbe, que es una de las áreas urbanas más complejas e integralmente contaminadas del mundo, existe una despreocupación generalizada frente al avance descontrolado de la metástasis invasora que plantea el proceso de conurbanización del área metropolitana sobre los ecosistemas vulnerables y escasísimos, que son por otra parte nuestras ventajas comparativas. La ciudad simplemente amplía sus demandas, realizando la ocupación del territorio en base a intereses económicos, ejerciendo una enorme presión sobre los ecosistemas costeros, expresada en la destrucción de los recursos naturales a través de la carga de contaminantes y el rellenado del las zonas bajas, generando como conclusión situaciones socio ambientales de toxicidad que tienen graves efectos en la calidad de vida y en la sanidad del conjunto, acarreando conflictos de tipo social, económico y ambiental a los cuales se les presta escasa atención ya que ocurren fuera del área urbana y no la afectan directamente.

Espansión Bs As 1914-2000


El desarrollo urbano en la región es de tal naturaleza que los centros metropolitanos en muchos casos se sienten sociedades aisladas o autosuficientes, separadas de las regiones que las rodean, lo que podríamos definir como un “Ego-sistema” donde la planificación se enfrenta al hombre, dejándonos sólo como opción la aceptación de las transformaciones por más tóxicas y dañinas que estas sean, derivándo en una existencia individual cosificada, fragmentada y enferma.


La Ley 12.704 de Paisajes Protegidos ¿Reglamentación para el preservacionismo o como oportunidad de construcción de ciudadanía? Que es un paisaje? La palabra paisaje tiene su origen en el S XV y se dice que proviene de la palabra alemana landschaft - un territorio formado por un grupo de moradas temporales y algunas casas permanentes. Paisaje por lo tanto es la antítesis de lo salvaje que lo rodeaba – Hoy la palabra paisaje ha radiado en gran número de significados y normalmente es utilizada como lugar, naturaleza o vista. Y en su nivel más básico, paisaje es todo lo que vemos cuando estamos al aire libre. Alejandro Wilson ha sugerido que paisaje en realidad es un tipo de “actividad” “una manera de mirar al mundo, imaginando nuestra relación con la naturaleza. Si el trabajo es el mediador entre la naturaleza y la cultura (como Marx dice en Kapital), paisaje como el producto de labor es una síntesis y descansa en alguna parte entre las dos (como una zona buffer entre la “civilización” y lo salvaje”)


A partir de estas consideraciones podríamos afirmar que en nuestra región costera el papel del trabajo y el significado de esa participación mediadora, está presente desde que los inmigrantes se asentaron dese finales del S XIX y principio del siglo XX en el Río Santiago, desde Ensenada hasta Berisso y en el Delta y ellos han actualizado el paisaje con la característica de cada intervención que ha mantenido una interfase cultura y naturaleza” hasta transformarlos en neo ecosistemas. Este Trabajo de moldeado del paisaje que contempla los pulsos fluviales del estuario y permite comprender los complejos mecanismos que operan en los equilibrios naturales lleva los archivos de una cultura y de historias a través de una totalidad comprensiva definible como la vocación del lugar. No solo se muestra respeto no tocando la cosa ejerciendo un refrenamiento y en cierta medida incluso abnegación. Demasiado respeto no es sinónimo de una buena relación. Podemos respetar tanto a algo que no tendremos siquiera un diálogo con él” Para mantenerse vivos estos ecosistemas amenazados por la expansión urbana deben poder tejerse en una nueva cultura jurídica y política que proporcione legitimidad y coherencia a los gobiernos locales y a los movimientos cívicos para

Trotamundos sobre un mar de nieblas Caspar Friedrich (Alemania, 1774-1840)


avanzar con decisión hacia el nuevo paradigma de la gestión integrada de estos recursos con la participación de todos, realizando un ejercicio de desplazamiento de la mirada tendiente a fortalecer la relación ecológica, económica y social en el territorio, identificando y dando ventaja a las conexiones entre la tierra y las personas qué viven él. Cooperativas de productores de la costa, artistas que trabajan en el contexto social y ambiental, artesanos del mimbre, el junco y el barro, tejedoras e hilanderas, personas que trabajan con plantas nativas y medicinales,

pescadores, cultivadores orgánicos y todos aquellos que realicen actividades sustentables y creativas en relación a este sistema. La Agenda XXI en su cap.15 señala «se requieren una acción nacional y una cooperación internacional eficaces para la


protección in situ de los ecosistemas... La participación y el apoyo de las comunidades locales son factores esenciales para el éxito de tal enfoque» Mientras que el Plan Estratégico de la Convención Ramsar señala por su parte que “...el aumento de la población y de las actividades de desarrollo ejercen una enorme presión sobre los ecosistemas costeros, y recomienda respaldar a la población local y a los que tienen conocimiento tradicional para colaborar en la protección de uso sostenible de los ecosistemas costeros».

Producción de Mimbre en el delta

Mirada biorregional: la vocación del lugar. Las comunidades se identifican con los sistemas ambientalmente reconocibles a través de una totalidad comprensiva definible como la vocación del lugar. Esta integración del papel simbólico del lugar y la forma construida en el paisaje natural ha sido representada por el arte en la mayoría de las culturas. Investigaciones adelantadas sobre inmunodeficiencia reconocen que el cuerpo humano esta conectado a una red de comunicaciones neuroquímicas con nuestro entorno que determina en gran medida nuestra salud y bienestar. Para esto no es necesario desarrollar un sentimentalismo o un misticismo, ni siquiera un vital e intenso sentido de conexión con la naturaleza. Simplemente es necesario comprender la vocación del lugar y “darle ventaja” a ese sentimiento reconociendo que

Imagenes satelitales y junqueros en el derrame de Shell en Magdalena


el ambiente, en sus manifestaciones culturales y naturales, simplemente es una extensión de quiénes nosotros somos. Pero frente a esta relación de “comprensión natural”, la intervención sobre el medio se establece con una lectura de ocupación basada en la idea de corredores de transporte, dividiendo zonas en base a intereses económicos y con la imaginería guiada por medios de comunicación comerciales e instituciones financieras con solo algunos espacios de brillante modernidad. Generando como conclusión situaciones socioambientales de toxicidad que tienen graves efectos en la calidad de vida y la sanidad del conjunto.

Talleres con recursos locales

Desgraciadamente, lo que habitualmente no está incluido en esta matriz, es el punto de vista de las relaciones sociales humanas deseables, uniendo al sistema económico y social con la vocación del lugar. Esto se debe en gran medida a que en las sociedades, el flujo del hacer social como habilidad para hacer cosas, se ha roto y cuando el flujo social del hacer se fractura ese poder hacer se transforma en su opuesto.

Esculturas con Fibras en Espacios Públicos

La enajenación del productor y su producto que se convierte en un objeto exterior a él, que existe fuera de él y que la vida que el productor le ha prestado a ese objeto se le enfrenta como una cosa extraña y hostil. Esta misma situación entre el productor y el producto, la reemplazamos en el diseño de las ciudades y de las regiones o países

Productos de la Logo Marca Estuario, elaborados con recursos de la costa


y las definimos como “Ego-sistemas” donde la planificación se enfrenta al hombre y donde la captación de la vocación del lugar está limitada a la aceptación de las transformaciones por más tóxicas y dañinas que estas sean derivándolo en la existencia individual cosificada, fragmentada y enferma.

¿Que hacer? El desafío se encuentra en ¿como catalizar la posibilidades regenerativas del hacer comunitario respetando su singularidad? No es un simple cambio de escala o perspectiva; es la posibilidad de desarrollar otra objetividad, otro modo de enfocarnos nosotros mismos en conexión con “lo Otro” a través de una iniciativa de trabajo autogestiva. Uno de los elementos básicos para esta regeneración de un sistema inmune biorregional es la comunicación y la recuperación del poder hacer social a partir del diálogo, tratando problemas socio-ambientales, explorando modelos noinstitucionales e interculturales en trabajos con la comunidad y en la esfera social. Interactuando, intercambiando experiencias y conocimientos con productores de cultura y cultivo, de arte y artesanías, de ideas y de objetos, apuntalando las redes de interacción social a través de la comunicación libre, democrática y comprometida.


Así, la mirada biorregional de la vocación del lugar se fortalece, para integrar un movimiento emergente de la experiencia de la vida colectiva como un área de autonomía en la que el anti-poder de los remanentes culturales y naturales crece y toma su corporiedad en la cooperación, en el flujo de la vida, en la consideración de un movimiento desplegado como un hecho social. La obra instalada en este acontecimiento emerge en la experiencia de la vida colectiva y crea mundo.

Documento elaborado por Alejandro Meitin y Silvina Babich. Fundación Ala Plástica en colaboración con Lic. Marcelo Miranda y Lic. Matilde Zúcaro del Vivero Experimental “El Albardón”


Desde 1991 Ala Plástica ha llevado adelante un amplio rango de trabajos artísticos no convencionales, en estrecho contacto y colaboración con artistas, productores rurales, arquitectos, biólogos, artesanos, grupos ambientalistas, naturalistas y comunidad local entre otros. La incumbencia principal es la de relacionar la manera intuitiva, emocional, imaginativa y sensorial del arte, con el desarrollo de ejercicios artísticos en la esfera social y ambiental. Calle 55 n° 681 P 7° b CP (1900) La Plata Buenos Aires- Argentina Tel 54 221 4660074 Movil 54 221 154952919 e-mail contacto@alaplastica.org.ar www.alaplastica.org.ar www.alaplastica.org.ar/blog/


Humedales de la Franja Costera Sur del Rio de la Plata