Page 1


Imposición del hombre ante la naturaleza Este proyecto plantea una cantidad de dibujos, vinculados a la imposición del hombre ante la naturaleza como tema. Siendo así una serie de imágenes, que recopilan y pretenden evidenciar. La relación que existe entre lo que es artífice y humanamente creado en contraposición del espacio natural virgen. Desplegándose así el proyecto, en una constelación de imágenes que cuestionan las invasiones territoriales, la posesión de nuevos paisajes y la delimitación de los mismos. Remitiéndose a las acciones que el ser humano ejerce sobre su espacio. De esta manera el proyecto pretende esbozar, una mirada al futuro de los nuevos territorios naturales. De los paisajes, y de los post-paisajes. Siendo el principal medio motivador para la realización del proyecto, la observación de la degradación y erosión de paisajes. La investigación de las materias artífices que fomentan dichas degradaciones y los resultados del juego del hombre para con su espacio. Poniendo en evidencia dichos espacios de juego, cuestionando el nivel de transgresión del ser humano para con estos y recreando espacios únicos y artífices. Productos de una estética naturalista mimetizada que generaría así los nuevos paisajes del hombre contemporáneo: productor, delimitador, creador y transgresor.

El Territorio corresponde a un espacio geográfico concreto que en un tiempo determinado posee lindes establecidos y es esencialmente soporte y suelo. Es una delimitación del espacio geográfico cuyo ámbito visual se define como paisaje. Relacionándose con la posibilidad de que el espacio geográfico sea sometido a la explotación y a la propiedad.


El concepto de territorio se define entonces en la contemporaneidad como aquello que es delimitado y transgredido por imposición. Valiéndose de herramientas diversas, desde las precarias instintivas, hasta aquellas artífices y generadas, para así forjar la obtención de un espacio específico. Pudiendo ser participe ya sea virtual o real de la acción terrateniente, dominándola y modificándola, según su necesidad o placer.

La función natural del hombre, es aquella que se distingue por su capacidad autónoma. La cual es idónea de distinguir del hombre entre otras especies naturales, gracias a la virtud de invención que se le atribuye. Es de este modo que la capacidad creativa del hombre, lo desenvuelve en el rol de inventor y creador de objetos y funciones diversas. Cuales desarrollan dualmente un origen artífice dentro de su propia naturaleza. Relacionando así la capacidad de artificio del hombre, con un poder creador intrínsecamente ligado a su propia naturaleza racional.


多Es posible poseer sin dominar y sin transgredir?


No existe posesión sin dominación, ya que la posesión implica una cierta clase de imposición sobre un entorno. Sin embargo la transgresión de éste, depende de la conciencia que uno tenga sobre el mismo entorno y su estado. Siendo efímero como la gran mayoría de cosas que circundan nuestro universo, existe una delgada línea entre la idea de dominación y su efecto fortuito de transgresión. Haciendo de ésta una forma complicada tratar de no pasar dicha brecha, el ser humano para prever dicha acción transgresora, puede valerse de un autoconocimiento y una concientización de aquello que lo circunda. Usando de manera tal, manifestaciones que evoquen un discurso comunicativo sobre dicha concientización. Hablando sobre su espacio, el donde habita y el quiénes son. Siendo el arte una de las formas de acercamiento a aquellas preguntas ontológicas del hombre y aquellas concientizaciones sobre su espacio.


Es de este modo que vemos nuestro ambiente como aquel que está rodeado de nuestra propias creaciones, haciendo de éste un cúmulo de artificios generados. Pudiendo así relacionarse entre sí como una nueva visión de un paisaje. Conformándose por nuestras sobras y las piezas que no encajaron, dentro de un rompecabezas de interminable desarrollo que aún no termina de calzar.


Lo artífice entonces en el ser humano se origina desde sus estados de creación, es así que los resultados mismos de dicho ejercicio se construyen en plataformas racionales que luego son erigidas en el mundo concreto. Implicando necesariamente un reconocimiento de la materia de la plataforma concreta a intervenir. Es así que de este modo que las construcciones pueden caer en la transgresión de un entorno, dándose una problemática dual entre materias disimiles.


Título: Concreto sobre tierra, emanación Técnica: instalación Medidas: variables Dos mundos paralelos, la urbe, secuela de nuestra naturaleza y hábitat de cobijo artificioso. La tierra, fomentador de nuestro existir biológico. Sopesándolos en juicio de nuestra naturaleza dominadora. La consecuencia, dos mundos pegados con aceite


Imposición artífice  

Nuevas visiones de un paisaje contemporaneo

Advertisement