Page 1

Publicación internacional de los adventistas del séptimo día

Vol. 11 No. 6

¿o

bendición? Mantuvieron la fe y criaron a una familia en Siberia

22

El espíritu de

1863

27

Vivir con el

poder del Espíritu


Vol. 11 No. 6 N O TA

16

D E

TA P A

Destierro ¿o bendición?

Barbara J. Huff

Sasha y Valentina Ivanov fueron desterrados a Siberia, pero ese no fue el fin de su travesía.

8

PA N O R A M A

M U N D I A L

Levántate y resplandece: Jesús viene pronto

Ted N. C. Wilson

Somos llamados a estar listos para su venida.

12 Madera doblada, postura correcta D E V O C I O N A L

Gerald A. Klingbeil

Jesús endereza lo torcido, ya sea físico o espiritual.

14 

C R E E N C I A S

F U N D A M E N TA L E S

Maravillados

Marcos Paseggi

Hay mucho que admirar de Dios.

20 Una entrega plena E S P Í R I T U

D E

P R O F E C Í A

Elena White

Vivamos cada segundo para Cristo.

22 El espíritu de 1863 H E R E N C I A

A D V E N T I S TA

David Trim

¿Qué sucedió en el I Congreso de la Asociación General?

Congreso de la Asociación General 2015 Por la presente, se notifica que el sexagésimo Congreso de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día será llevado a cabo del 2 al 11 de julio de 2015 en el Alamodome de San Antonio (Texas, Estados Unidos). La primera reunión comenzará a las 8.00 del 2 de julio de 2015. Se insta a todos los delegados debidamente acreditados a que se hagan presente en ese momento. T. N. C. Wilson, Presidente de la Asociación General G. T. Ng, Secretario de la Asociación General Por la presente, se notifica que la siguiente sesión ordinaria de los miembros de la Corporación Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día se llevará a cabo en el estadio Alamodome, en San Antonio (Texas, Estados Unidos), a las 14.00 del martes 7 de julio de 2015, con el propósito de elegir la Junta Directiva y llevar a cabo cualquier operación que pueda presentarse ante el organismo. Daisy Jane Orion, Secretaria Corporativa Corporación Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

D E PA R TA M E N T O S 3 I N F O R M E

M U N D I A L

3 Noticias breves 6 Informe de noticias 10 Iglesia de un día

11 S alud M undial Los almuerzos de la iglesia

27 E S T U D I O B Í B L I C O Vivir con el poder del Espíritu

a 26 Rpre  espuestas g untas b í b licas ¿Es «riquezas», o «Deseado»?

I N T E R C A M B I O 28  I D E A S

D E

spanish.adventistworld.org www.adventistworld.org: Disponible en línea en diez idiomas

Publicado por la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

2

Adventist World | Junio 2015

F O T O

D E

P O R TA D A :

S E R G I Y T R O F I M O V / I S T O C K / T H I N K S T O C K


INFORME MUNDIAL

Sorpresas

en San Antonio

Andrew McChesney

N A D

«Queridos amigos, no se sorprendan de las pruebas de fuego por las que están atravesando, como si algo extraño les sucediera» (1 Pedro 4:12, NTV). No podemos pretender que no lo sabíamos. Se nos avisó y advirtió con claridad: La vida del discípulo en algún momento se cruza con la senda del sufrimiento. Acaso nuestro optimismo innato nos hace olvidar la realidad de lo que nos recordaron Jesús y sus amigos más cercanos. Acaso las distorsiones de la verdad bíblica que predican los que solo promocionan un evangelio de prosperidad y paz nos llevan a asumir que el sufrimiento por causa de ese Nombre es algo anómalo e infrecuente. Nuestros himnos favoritos abundan de mensajes de paz y gozo, y está bien que así sea, porque marcan la senda del peregrino. Sin embargo, ¿dónde están los himnos que nos recuerdan que los que permanecen fieles a Jesús casi invariablemente padecerán persecución? Ese fue el consuelo y el aliento de la iglesia durante la Reforma. Hace quinientos años, Martín Lutero escribió estas sabias palabras: «Con furia y con afán acósanos Satán. Por armas deja ver, astucia y gran poder; Cual él no hay en la tierra». Hace una generación, Martin Luther King Jr. recordó con fuerza los cánticos espirituales de los afroamericanos que denunciaban la esclavitud y la opresión. ¿Quién nos enseña hoy esos cánticos? ¿Dónde están los sermones sabáticos que nos enseñan a esperar como algo normal la ira y la hostilidad de un mundo que no honra a Cristo como Señor? La última de las bienaventuranzas (Mateo 5:2-12), la que habla de esperar persecuciones por ser discípulos de Cristo, es la más extensa y, con el comentario que él añadió, suma más del cuarenta por ciento de sus famosas palabras. Al leer la destacada historia de valor y perseverancia en la Rusia comunista, lo invito a orar por los miles de creyentes que aun hoy cargan la cruz de maneras que nosotros jamás comprenderemos plenamente hasta que nos demos cita en el reino.

ATENCIÓN COMPLETA: El evangelista Mark Finley ora con el paciente Marcus Daniel después de que el odontólogo Shaun Rusk (izquierda) terminó de atenderlo en la clínica gratuita en San Antonio.

■■ Casi 6200 personas recibieron atención médica gratuita en un estadio de Texas, que hubiera costado veinte millones de dólares. Esta información suministrada por los líderes de la Iglesia Adventista abarca hasta un aparato de rayos X y una derivación médica inesperada. Duane McKey, vicepresidente para evangelismo de la Unión Southwestern, una de las patrocinadoras de la clínica gratuita en el estadio Alamodome de San Antonio, dijo que un aparato de rayos X toma unas 45 radiografías en dos días y medio, pero el aparato donado por General Electric tomó un total de 338 radiografías durante ese período. «En un momento, el aparato se recalentó tanto que dejó de funcionar –dijo McKey–. Pero el técnico aseguró que arreglaría ese inconveniente; aceleró el ventilador y lo hizo andar nuevamente». McKey contó que una paciente que necesitaba una cirugía que

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

3


INFORME MUNDIAL

Nuevos récords el día

en que los jóvenes salieron a

«ser el sermón»

costaría 25 mil dólares había contado a su médico que pensaba obtener este beneficio en forma gratuita. Él expresó incredulidad de que alguien le brindara una operación sin costo, de manera que ella le mostró un volante que hablaba del evento. Tiempo después, el médico tuvo otra paciente que necesitaba una operación pero que no tenía seguro médico que la cubriera. «¿Cómo voy a pagarla?» –preguntó ella. El médico le dio entonces el volante que hablaba de la clínica gratuita. El evangelista Mark Finley se unió a McKey al frente del auditorio para dar un informe en el noticiero de la televisión local sobre la clínica gratuita; de esa manera pudo introducir a los adventistas antes de que miles lleguen a la ciudad en julio, para el Congreso de la Asociación General. «La mayor noticia de la ciudad era: “Los adventistas… están ayudando a la gente”. Cuando lleguemos para el Congreso de la Asociación General a la ciudad, la gente ya sabrá quiénes somos los adventistas».

4

Adventist World | Junio 2015

hallar maneras de mostrar su amor a los demás. Entre otras cosas cantaron, visitaron hospitales y donaron sangre. El lema de este día fue «Yo soy el sermón». De los 192 países reconocidos por las Naciones Unidas, se llevaron a cabo actividades en 132; el 73 por ciento de los participantes tenían entre 13 y 34 años. Cangy dijo que esto representa al grupo etario crítico que en los últimos años se ha desconectado de la iglesia en grandes cantidades, pero lo destacó así: «El “Día Mundial de la Juventud” contradice esta tendencia; muestra que los jóvenes están dispuestos a participar en la misión de la iglesia si les permitimos que sean líderes. Me siento sumamente orgulloso de nuestros jóvenes». Nunca se sabrá exactamente cuántas personas participaron del «Día Mundial

G a l l ardo / I A D

ACCESIBLE PARA TODOS: Miles de personas necesitadas aguardan su turno para tener atención gratuita, en el estadio Alamodome de San Antonio, el 8 de abril.

■■ Cientos de miles de jóvenes adventistas compartieron el amor de Cristo en 132 países, durante el «Día Mundial de la Juventud», marcando un nuevo récord que sobrepasó las expectativas de los organizadores. Gilbert Cangy, director de Ministerios Jóvenes de la Iglesia Adventista mundial declaró que el tercer evento anual resultó en tremendo éxito. «Me atrevo a decir que hoy fue un gran momento para la iglesia y para los jóvenes –dijo Cangy en la noche del 21 de marzo pasado–. Fue un evento que probó una vez más que si se crea un ambiente que permita la participación de los jóvenes, ellos siempre superarán las expectativas». Los jóvenes recibieron el desafío de «ser las manos y los pies de Jesús» al

D anie l

N A D

Andrew McChesney

COMIDA PARA TODOS: Jóvenes adventistas comparten pizza con personas sin techo como parte del Día Mundial de la Juventud, en Monterrey (México).


Líder adventista se reúne con de la

secretario

ONU

■■ Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, expresó su preocupación por la creciente intolerancia religiosa, durante un encuentro privado con Ted N. C. Wilson, a la vez que invitó a la Iglesia Adventista del Séptimo Día para que trabaje con las Naciones Unidas para ayudar a la gente. Wilson, el primer presidente de la Iglesia Adventista en reunirse con la principal autoridad de las Naciones Unidas, destacó que la Iglesia Adventista ha apoyado durante décadas la libertad religiosa, y expresó que estaba dispuesto a trabajar en conjunto en iniciativas que sigan los pasos del ministerio de Cristo de ayudar a las personas tanto física como mental, social y espiritualmente. Ban se reunió con Wilson, John Graz, director del Departamento de Asuntos Públicos y Libertad Religiosa, y Ganoune Diop, su asociado, el 6 de abril durante 45 minutos, en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. El encuentro fue organizado con la participación personal del embajador Joseph Verner Reed, subsecretario general de las Naciones Unidas y simpatizante de los adventistas, quien estuvo en contacto periódico con Diop. «Fue realmente un privilegio encontrarnos con el secretario general y escuchar su llamado a ayudar a la humanidad», dijo Wilson a Adventist World. «Los adventistas tenemos que estar listos para testificar en todo lugar;

S chneider / U N

Andrew McChesney

E van

de la Juventud», pero las mediciones de Google y los medios sociales indican que la cifra ha crecido en comparación con los últimos dos años. Egipto, por ejemplo, fue el único país de Oriente Medio y África del Norte donde se organizaron actividades el año pasado, pero este año se realizaron además en el Líbano, Jordania, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos. En otra nueva marca, las imágenes del evento fueron transmitidas en vivo por Internet en el Canal Hope, desde 19 sitios del mundo, durante 24 horas. Virgil Bakulu envió un tuit desde Manado (Indonesia), para comunicar que su grupo había repartido frutas a cambio de paquetes de cigarrillos. En una estación de policía de Sudáfrica, los jóvenes expresaron su gratitud a los oficiales al cantarles el himno Sublime gracia. En India distribuyeron alimentos a los niños sin hogar, y un grupo de Botsuana se dedicó a saludar a los transeúntes. Ted N. C. Wilson, presidente de la Iglesia Adventista mundial, animó a los jóvenes para que vayan más allá del «Día Mundial de la Juventud» y sean el sermón, todos los días hasta el regreso de Cristo. Wilson, que ha participado en cada uno de estos días anuales especiales, habló desde Colombia donde se habían congregado cinco mil jóvenes. La Iglesia Adventista ha avanzado mucho desde el programa de televisión de una hora denominado «Hablemos» en la década de 2000, cuando el presidente de la Iglesia Adventista respondía preguntas de los jóvenes. «Ahora tenemos un programa de 24 horas desde 19 lugares del mundo, en el que los jóvenes participan tanto en la planificación como en la grabación del evento», dijo André Brink, director asociado del Departamento de Comunicaciones de la Iglesia Adventista, quien grabó segmentos de «Hablemos» y está preparando un video sobre el evento 2015. «Es algo verdaderamente maravilloso».

COOPERACIÓN SIN CONCESIONES: Ted N. C. Wilson, presidente de la Iglesia Adventista, se reunió con Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, el pasado 6 de abril.

debemos hablar de las bendiciones del Señor en nuestra vida y de lo que podemos hacer en su nombre. El mundo está esperando este tipo de testimonios, que tengan respuestas para los problemas actuales». Ban habló sobre la pobreza y la falta de educación, antes de expresar su preocupación por la intolerancia religiosa. Expresó también su aprecio por la obra de la Iglesia Adventista al promover la libertad religiosa, la salud y la ayuda humanitaria por medio de la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales, que ha trabajado con la ONU para ayudar a los refugiados de Oriente Medio y otras regiones.

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

5


INFORME MUNDIAL

Donde el

quince por ciento de los bautizados son

exadventistas Sudamérica marcha a la vanguardia en la recuperación de miembros. Andrew McChesney ■■ G.T. Ng, secretario ejecutivo de la Iglesia Adventista mundial, recorrió tres países durante diez días para descubrir por qué las iglesias de la División Sudamericana tienen tanto éxito a la hora de bautizar y retener miembros, y quedó sorprendido por lo que descubrió. La Iglesia Adventista de Sudamérica hace mucho más que organizar sólidos encuentros de evangelización e iniciativas comunitarias, al igual que sus contrapartes en otras partes del mundo. Pide que los secretarios de iglesia –que en su casi totalidad son mujeres– cuyas responsabilidades suelen incluir el control de las listas de miembros, supervisen un singular programa que alcanza a los exadventistas. Los resultados del programa Reencuentro son impresionantes. Los rebautismos han alcanzado un increíble doce al quince por ciento de todos los bautismos en los últimos tres años; un récord para la Iglesia Adventista mundial. «Las secretarias de iglesia van más allá de su papel tradicional de llevar los registros de miembros» –dijo Ng a Adventist World–. «Para rectificar la trágica pérdida de miembros, están preparadas para apoyar a los feligreses. Tratan de ver quién está faltando y

6

Adventist World | Junio 2015

organizan equipos de visitas para recuperar a los miembros perdidos. Es un enfoque innovador para redimir creyentes que se han perdido dos veces». Durante los cinco años en el cargo, Ng ha establecido como prioridad la retención de miembros. Aunque la Iglesia Adventista tiene una feligresía mundial de 18,5 millones, la cifra sería mucho más alta de no ser porque casi una tercera parte de los miembros bautizados en los últimos cuarenta años se apartó de la iglesia o simplemente ha desaparecido, según las estadísticas que dio a conocer la secretaría hace unos meses. «Como iglesia, el índice de retención de los nuevos creyentes ha sido deplorable», dijo Ng. Los líderes adventistas de diversas partes del mundo han buscado durante años alcanzar a los exmiembros, pero ninguna región ha tenido tanto éxito como la División Sudamericana. Ng hizo su primer viaje a Chile, Perú y Ecuador en marzo pasado, para estudiar por qué en 2014 los rebautismos sumaron 29.866 del total de 195.509 bautismos. Esas cifras representan un crecimiento sostenido de los 28.299 rebautismos del total de 190.314 en 2013, y 24.732 rebautismos del total de 174.767 en 2012. El territorio tiene 2.333.487 miembros.

«No todos los rebautismos fueron producto del programa Reencuentro –dijo Magdiel Pérez Schulz, secretario ejecutivo de la División Sudamericana–. Pero podemos afirmar que la mayoría sí lo fueron, y que cada año, el número de rebautismos de exmiembros que fueron recuperados por esta iniciativa, va en aumento». «¡Bienvenido, hijo pródigo!»

El programa Reencuentro surgió en 2012, cuando en un encuentro anual de secretarios de los campos de la División Sudamericana notaron consternados que un número significativo de miembros estaba dejando la iglesia, y que no había ningún plan para ganarlos de nuevo. Al contactarlos, muchos exmiembros expresaron el deseo de regresar, pero la idea de asistir a la iglesia sin que alguien los invitara personalmente les producía temor, vergüenza o los hacía sentir marginados. Según contó Pérez: «Hasta escuchamos historias de que algunos regresaron por su cuenta, y fueron recibidos por líderes o miembros bien intencionados, pero que erróneamente les dijeron: “¡Bienvenido nuevamente, hijo pródigo! ¿Ya probaste suficiente el mundo, o es que el diablo te dejó ir?”» Por ello, los secretarios de las Asociaciones decidieron dar prioridad a la recuperación de exmiembros y delegar la responsabilidad a las secretarias de iglesia, sus colaboradores en las iglesias locales. Como resultado, las secretarias de iglesia preparan un programa especial y un sermón una o dos veces al año, al que se invita a asistir a los exmiembros. La División provee materiales especiales para la iniciativa, que incluyen estudios bíblicos y DVD para distribuir entre los exmiembros. El DVD contiene una invitación de regresar a la iglesia y «ha demostrado que ayuda a traer de regreso a los exmiembros», dijo Pérez. Los esfuerzos también son útiles para retener a los miembros nuevos,


separado parecería imposible –dijo Ng, quien cortó las cintas–. El espíritu de camaradería era indudable».

S A D

«Gracias por no darse por vencidos»

GRAN APERTURA: G.T. Ng inaugura una iglesia en Ecuador que fue financiada por secretarias de iglesia, mientras Magdiel Pérez Schulz (con el micrófono), oficia de traductor.

que participan junto con las secretarias en la tarea de invitar a miembros y amigos a la iglesia. Unidad y obediencia son la clave

Ng, quien pasó un tiempo examinando el programa, dijo que creía que estaba prosperando porque las secretarias de iglesia cuentan con el apoyo de una iglesia unificada en su visión de misión y que es obediente a la Biblia y los consejos de Elena White, una de las fundadoras de la iglesia. «Una de las primeras cosas que me impresionó fue el sentido de unidad corporativa –dijo–. Sea a nivel de Unión, Asociación o institución, el mismo pulso late en toda la infraestructura adventista». Ng dijo que los creyentes han abrazado 2 Crónicas 20:20, que dice: «Creed en Jehová, vuestro Dios y estaréis seguros; creed a sus profetas y seréis prosperados», y que tienen una sólida confianza en el Espíritu de Profecía, en especial en el consejo de que «la obra de la educación y la de la redención, son una» (La educación, p. 29). «Cientos de escuelas primarias, secundarias y universidades, son testigos de ese compromiso –dijo Ng–. Perú, por ejemplo, cuenta con tres predios universitarios con casi diez mil estudiantes. Sé que donde se establecen instituciones

educativas, el evangelismo florece». Los líderes locales también tienen una clara visión de la misión, dado que entienden que toda iglesia e institución existe exclusivamente para la misión, dijo Ng. «En las Misiones y Asociaciones que visitamos, los administradores se dedicaron a expresar lo que creían que era la misión de la iglesia y la manera en que se estaban destinando recursos al evangelismo –expresó–. No es de extrañar que el establecimiento de iglesias avance a pasos agigantados en la División Sudamericana». El número de iglesias en la División ha pasado de 21.345 en 2010 a 25.942 en 2014, un incremento del 21,5 por ciento en cuatro años. Además de llegar a los exmiembros, las secretarias de iglesia tienen la tarea de establecer iglesias y trabajar juntas para recolectar fondos para construir al menos una iglesia por año en zonas no alcanzadas, especificadas por Misión Global. Ng asistió a la dedicación de dos iglesias en dos Asociaciones de Ecuador. Una iglesia costó 28 mil dólares, mientras que la otra demandó una inversión de 16 mil. «Durante los cultos de dedicación, no pude dejar de notar la satisfacción de las secretarias de iglesia presentes, dado que juntas lograron algo que por

Diez secretarias de iglesia entrevistadas por Adventist World compartieron el entusiasmo que entraña la responsabilidad extra de alcanzar a los exmiembros. «Nuestra responsabilidad no es tan solo llevar y actualizar los libros de la iglesia. Tenemos que ser ayudantes de Cristo en la misión de buscar, guardar y rescatar a nuestros miembros», dijo Jacilane Maria da Silva Ibiapino, de 31 años, quien es secretaria de la iglesia, en Río Largo (Brasil). Jacinta Marta de Azevedo Perpetuo, de 46 años, que es secretaria en Ipatinga (Brasil), dijo que no experimentó mayor gozo que ver que una exmiembro se le acercó después de un programa especial y, con lágrimas en los ojos, le dijo: «Gracias por no darse por vencidos conmigo. Si no fuera por la invitación que me extendieron, no estaría aquí». «Vale completamente el esfuerzo, el trabajo, las oraciones y todo lo que hacemos para preparar este programa», expresó. Las secretarias apelaron a sus contrapartes de otras regiones del mundo para que las acompañen en esta tarea. «A todas los secretarias (o secretarios) de la Iglesia Adventista, me gustaría decirles que nuestra tarea no se limita a llevar los libros y las actas de las juntas –dijo Evelyn Katherine Lucio Luciano, de 26 años, quien es secretaria de iglesia en Chimbote (Perú)–. Nuestro principal deber es cumplir la misión».

Usted puede mirar el video de la División Sudamericana para exmiembros titulado «Te echamos de menos» en

goo.gl/uZF7d6

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

7


P A N O R A M A

M U N D I A L

L

a esperanza de la segunda venida de Cristo ha ardido en los corazones de su pueblo desde que sus discípulos quedaron mirando al cielo, viendo cómo su Señor ascendía en las nubes. Por cierto, esperaban ellos, regresaría antes de que murieran. A lo largo de los siglos, los creyentes fieles se aferraron a la promesa dada por Cristo: «Y si me voy y os preparo lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo esté, vosotros también estéis» (Juan 14:3). Carlos Wesley, el gran escritor de himnos del siglo XVIII, expresó este milenario deseo en el himno «Ven, Jesús muy esperado». Durante el Segundo Gran Despertar de comienzos del siglo XIX, «¡Jesús viene pronto!» fue el clamor de los labios del predicador bautista Guillermo Miller y de muchos otros que analizaron las profecías de Daniel y Apocalipsis. Cuando, después del Gran Chasco, un grupo de personas se reunió para analizar las Escrituras, reafirmaron la inminencia del Salvador próximo a venir y, en 1860, eligieron el nombre adventistas del séptimo día para reflejar la centralidad de esta esperanza. Hoy en 2015, ¿arde aún en nosotros

esa esperanza del pronto regreso de Cristo? Después de todo, pueden decir algunos, las generaciones pasadas esperaban que Jesús regresaría durante su vida, pero no fue así; entonces, ¿por qué esperar que regrese durante la mía? ¿Dónde está la promesa?

Como seres humanos, es fácil sucumbir a la tentación de pensar que la vida seguirá tal cual fue en el pasado. Ese pensamiento aparece específicamente en 2 Pedro 3:4: «¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación». Desde un punto de vista puramente secular, y aun desde un punto de vista personal, a veces podemos sentirnos tentados a pensar eso. Pero yo mismo he visto la transición de los días cuando la vida parecía deslizarse fácilmente, porque todo era sumamente predecible y seguro, al presente, cuando está llena de incertidumbre y lo inesperado se ha vuelto la norma. No importa dónde miremos, podemos ver que desde un punto de vista político, no hay soluciones. Desde un punto de vista financiero, nos balancea-

mos entre el borde del colapso financiero y la prosperidad momentánea, y enfrentamos cada día sin saber quién asumirá el control. Desde un punto de vista social y moral, vemos que en todo el planeta la moralidad se desmorona. Desde un punto de vista ecuménico, se están produciendo sucesos a una velocidad increíble, porque tanto el Papa como otras figuras religiosas procuran alcanzar a líderes de otras religiones en busca de una «reconciliación». Uno de los más grandes peligros

Sin embargo, si no estamos atentos y despiertos, no podremos reconocer el mundo en que vivimos. Pensar que Jesús no vendrá pronto es uno de los peligros más grandes, porque es una invitación para involucrarnos con el mundo de manera que nuestra mente puede entumecerse por sus absorbentes negocios y placeres. Nos parecerá que la vida siempre seguirá como lo ha hecho, cuando en efecto, se están produciendo enormes cambios. Es por ello que Jesús indica en Apocalipsis 3:14-22 que en este marco

Ted N. C. Wilson

8

Adventist World | Junio 2015

de l

Un llamado a la acción

B ib l ioteca

Jesús viene pronto

C ongreso

Levántate y resplandece:


final, somos los laodicenses, los que necesitamos con desesperación el reavivamiento y la reforma. Jesús dice: «Por tanto, yo te aconsejo que compres de mí oro refinado en el fuego para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez. Y unge tus ojos con colirio para que veas» (vers. 18). Es por ello que el Señor aguarda con paciencia a la puerta de nuestro corazón, mientras llama y dice: «Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él y él conmigo» (vers. 20). Jesús quiere regresar, pero espera que mientras aguardamos su pronta venida, nos humillemos ante él para que pueda usarnos para compartir sus mensajes finales al mundo. Las maquinaciones de Satanás

Se nos dice que «Satanás se regocija al ver que tiene éxito en su propósito de mantener las mentes alejadas de la consideración de los asuntos solemnes e importantes que tienen que ver con la vida eterna. Trata de sacar de la mente el pensamiento de Dios y de colocar en su lugar la mundanalidad y el comercialismo […]. Es su propósito premeditado inducir a los hombres a olvidar a Dios y el cielo […]. Y con este fin promueve empresas e invenciones que ocuparán la atención de los hombres de tal modo que no dispondrán de tiempo para pensar en los asuntos celestiales».1 Al describir el tiempo en que nos toca vivir, Elena White enfatizó ese punto en El conflicto de los siglos. Escribió: «Satanás inventa innumerables medios de distraer nuestras mentes de la obra en que precisamente deberíamos estar más ocupados […]. Sabe que su éxito estriba en distraer las mentes de Jesús y de su verdad […]. En vez de dedicar horas preciosas a los placeres, a la ostentación o a la búsqueda de ganancias, las consagrarán a un estudio serio y con oración de la Palabra de verdad».2 Seamos conscientes de la cercanía de la segunda venida de Cristo, y roguemos por el derramamiento de la lluvia tardía del Espíritu Santo.

Un llamado a la acción

El próximo mes de julio, el lema del Congreso de la Asociación General en San Antonio es un llamado a la acción: «¡Levántate! ¡Resplandece! ¡Jesús viene pronto!» En el último capítulo del libro de Apocalipsis, Jesús proclama tres veces que viene pronto. Dentro del cronograma cósmico, eso significa que es muy pronto. Como bien sabemos a partir de Daniel y Apocalipsis, no hay precisiones proféticas después de 1844. Reconocemos que estamos viviendo en las puntas de los dedos de la imagen de Daniel 2, y que el próximo evento será la piedra cortada no por mano de hombre, que simboliza la segunda venida de Cristo. Por eso, ¿cómo hacemos para levantarnos y resplandecer para el regreso de Cristo? Se nos orienta al respecto en Testimonios para la iglesia: «En un sentido muy especial, los adventistas del séptimo día han sido colocados en el mundo como centinelas y transmisores de luz. A ellos ha sido confiada la tarea de dirigir la última amonestación a un mundo que perece. La Palabra de Dios proyecta sobre ellos una luz maravillosa. Una obra de la mayor importancia les ha sido confiada: proclamar los mensajes del primero, segundo y tercer ángeles. Ninguna otra obra puede ser comparada con esta y nada debe desviar nuestra atención de ella».3 Los adventistas hemos entendido durante mucho tiempo que nuestro singular carácter y nuestra misión particular se desprende de Apocalipsis 14:6-12 (los mensajes de los tres ángeles), la Palabra de Dios para estos últimos días de la historia del mundo. Algunos dicen que estos mensajes son políticamente incorrectos, y que no es aconsejable darlos a conocer. Quiero decirles que los mensajes de los tres ángeles son los mensajes más importantes que debemos compartir. Son nuestra teología y misión, y la razón para la maravillosa iglesia remanente de Dios. Los mensajes de los tres ángeles están directamente relacionados con la

segunda venida de Cristo, dado que los eventos que describen preceden inmediatamente a su venida. Es por ello que compartir estos mensajes es tan importante: ¡Hay destinos eternos en juego! Todos somos llamados

Este es un llamado a todos los adventistas, no solo a los ministros y evangelistas. Ninguno está excluido de esta importante tarea. Somos llamados a hallar maneras creativas, efectivas, dedicadas y cristocéntricas, de compartir los importantes mensajes de salvación de Apocalipsis 14, con los que nos rodean. Todo puede comenzar con una amistad, o en una clase de cocina saludable, en un centro de influencia, o en el lugar de trabajo. Donde sea nos encontremos, dediquemos tiempo cada día a estudiar la Palabra de Dios y orar, pidiendo al Señor que nos muestre cómo alcanzar a aquellos con quienes entramos en contacto. Estemos listos para presenciar encuentros arreglados por la Providencia, en los que podremos ministrar y compartir la verdad de Cristo. Pronto llegará el día

Hermanos y hermanas, ¡Cristo viene pronto! ¡Qué día será ese cuando vuelva Jesús! La segunda venida de Cristo será la culminación de la obra terminada de Dios. Un día cercano, veremos en el oriente una pequeña nubecita negra del tamaño de la mitad de un puño. La nubecita se hará cada vez más grande y brillante, porque todo el cielo se abrirá para este clímax de la historia de la Tierra. Mediante un milagro del cielo, todos verán el espectáculo al mismo tiempo. Y allí, en medio de millones de ángeles, estará aquel que aguardamos, ya no el humilde Cordero quebrantado, no el Sumo Sacerdote, sino el Rey de reyes y Señor de señores, Jesucristo nuestro Redentor. Lo miraremos y exclamaremos: «Este es el Dios que hemos esperado» (véase Isa. 25:9). Cristo nos mirará y dirá: «Bien, buenos siervos y fieles. Entren en el gozo de su Señor» (véase

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

9


M U N D I A L

¿Estamos listos?

Dediquemos nuestra vida, energías, talentos y tiempo para culminar la obra de Dios, para que podamos ir al hogar. Dios ha prometido darnos poder para terminar la obra. Él derramará la lluvia tardía para proclamar los mensajes de los tres ángeles y terminar su obra como una iglesia unida. ¿Está listo para la venida de Cristo? ¿Está listo para hacer lo que haga falta para proclamar el mensaje final de Dios a los millones y millones que viven en las ciudades y zonas rurales de su región? ¿Está listo para participar en el ministerio abarcador de salud, contribuyendo para que la gente viva plenamente aquí y se prepare para la eternidad? ¿Está listo para clamar por el reavivamiento, la reforma y la lluvia tardía del Espíritu Santo mientras nos dedicamos a proclamar la verdad de la Biblia? ¿Está listo para avanzar en la misión divina? ¡Levantémonos todos! ¡Resplandezcamos! ¡Jesús viene pronto! n 1 Elena White, «Let Your Light So Shine Before Men», Review and Herald, 15 de diciembre de 1910. Véase también Consejos sobre mayordomía, p. 231. 2 Elena White, El conflicto de los siglos, p. 479. 3 Elena White, Testimonios para la iglesia, t. 9, p. 17.

Ted N. C. Wilson es el

presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

10

Adventist World | Junio 2015

Iglesias de un día I nternationa l

Fábrica de ladrillos

V o l unteers

Mat. 25:21). Entonces, nos levantaremos para encontrarnos con el Señor en el aire e iremos a vivir con él para siempre. «El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor» (1 Tes. 4:16, 17).

M aranatha

P A N O R A M A

Izquierda CENTRO COMUNITARIO: Edward Khatsalira, anciano local de la iglesia de Kaphentenga, celebra el efecto que el nuevo templo tiene sobre los esfuerzos de evangelización de la congregación. Derecha NUEVA VIDA: El templo construido en Kaphentenga es un centro de evangelismo. ¿Se preguntó alguna vez qué sucede a una «Iglesia de un día» después de que un equipo erige la estructura y se va? Cuando el equipo termina de levantar la estructura en realidad comienza una nueva etapa. A partir de allí, la congregación asume el control. Trabajan juntos para pintar su versión de perfección sobre el lienzo blanco que se les ha dado. Hace poco regresamos a Malaui, donde unos años atrás Maranatha Volunteers International construyó más de mil iglesias. Queríamos saber: ¿Qué ha sucedido desde entonces? El viaje por Malaui es hermoso, y confuso. Las colinas están cubiertas por maizales, pero la señalización es escasa. Cuando finalmente llegamos a la iglesia adventista de Kaphentenga, ¡qué hermosa sorpresa! Los equipos de Maranatha construyeron esa estructura el 25 de mayo de 2011, y desde entonces han pasado muchas cosas. El anciano de iglesia Edward Khatsalira estaba allí para ponernos al día. Los creyentes trabajaron juntos para construir el templo con ladrillos de fabricación propia, que cocieron en grandes hornos al aire libre. Después de completar las paredes de la iglesia, la congregación organizó reuniones de evangelización, que resultaron en 22 bautismos. Ahora la iglesia está llena de energía cada sábado (y muchos días de la semana), porque cuenta con 55 miembros bautizados, y 40 niños. En ocasiones, otros miembros de la comunidad piden usar el hermoso templo. Khatsalira nos cuenta de un funeral reciente. Hubo algo en la ceremonia adventista que tocó los corazones de una de las familias presentes. Desde entonces, asisten todos los sábados. ASI y Maranatha Volunteers International colaboran para financiar e implementar los proyectos «Iglesias de un día» y «Escuelas de un día». Desde el lanzamiento del proyecto en agosto de 2009, se han levantado más de 4500 construcciones de ese tipo en diversos países.


Los

almuerzos de la iglesia Allan R. Handysides y Peter N. Landless Suelo viajar bastante, y me encanta visitar iglesias adventistas de diversos lugares. Veo con sorpresa que los almuerzos que se ofrecen allí varían mucho, no tanto culturalmente, sino en relación con el menú vegetariano o no vegetariano. ¿Cuenta la iglesia con alguna pauta al respecto?

E

s una pregunta común. La iglesia no ha votado una declaración o pautas especiales sobre los alimentos que se sirven en las comidas que se hacen en la iglesia. Nos guiamos por recomendaciones y principios establecidos, antes que por pautas prescriptivas. El Consejo de Nutrición de la Asociación General tiene una declaración de posición acerca de la planificación de esas comidas, algo que ha ayudado a muchos. Puede ser consultada (en inglés) en http://healthministries. com/articles/gc-nutrition-council/ planning-fellowship-meals. Respecto a los alimentos vegetarianos o no vegetarianos, la iglesia posee en efecto un reglamento y una recomendación sobre la dieta más saludable, que se encuentra en los Reglamentos EclesiásticoAdministrativos de la Asociación General: La iglesia propugna que se den pasos hacia la implementación de un estilo de vida saludable, y fomenta una dieta equilibrada vegetariana […]. La iglesia fomenta que se evite la carne como alimento. Asimismo, disuade del uso del café, el té y otras bebidas con cafeína, y de cualquier sustancia dañina. El bienestar físico y la claridad de mente suelen ser interdependientes; la claridad de mente es fundamental para discernir entre el bien y el mal, entre la verdad y el error. – Reglamentos Eclesiástico-Administrativos de la Asociación General (2013-2014), p. 331. Este reglamento fue votado en 2007 por los líderes de la iglesia mundial.

fotograf í a :

M er l e

P oirier

Resume la información revelada a la Iglesia Adventista en la Palabra de Dios y el Espíritu de Profecía, y cuenta con sólidas evidencias científicas. Se ha mostrado que la dieta vegetariana equilibrada posee tremendas ventajas físicas, así como muchos beneficios positivos para nuestra salud mental y bienestar general. La dieta vegetariana equilibrada está asociada con menor obesidad, mejor salud cardiovascular, menor presión arterial y menores probabilidades de sufrir ciertos tipos de cáncer. Estos hallazgos han sido corroborados por los Estudios Adventistas de Salud, y por trabajos que emanan de esas grandes cohortes, así como de otros estudios independientes. Evitar la carne lleva a una reducción significativa del cáncer de colon, uno de los más comunes en los hombres. Es interesante que si se incrementa el consumo de legumbres como fuente de proteínas y se disminuye la cantidad de carnes rojas, es posible ver con claridad los beneficios de una dieta vegetariana. Al planificar las comidas de la iglesia, la preparación de platos basados en una dieta vegetariana equilibrada concuerda con los reglamentos eclesiásticos y las recomendaciones de salud general. Es triste pero cierto que algunas congregaciones están divididas respecto de lo que constituye una «dieta vegetariana equilibrada». Algunos creen que se refiere a una dieta ovo-lacto-vegetariana,

S alud

mundial

donde se usan los lácteos más como «condimento» para proveer las vitaminas B12 y D, además del calcio. Para garantizar la nutrición óptima, las dietas vegetarianas sin lácteos requieren suplementos de vitamina B12, y a menudo de vitamina D y calcio. Es fundamental que lo que comemos no se convierta en una norma impuesta artificialmente para determinar nuestra relación con Dios y la iglesia. No deberíamos dedicarnos a proclamar airadamente la importancia de una dieta vegetariana sobre otra. La hora de la comida, ya sea en nuestra casa o en la iglesia, debería ser una ocasión para la camaradería amable, atenta, cordial y solícita, con platos que contengan los alimentos más saludables que se consiguen en la región donde vivimos. Los alimentos fortificados y los suplementos varían de país en país, y aún de distrito en distrito, por lo que la aplicación de la pauta citada puede variar según la región. En sus viajes, usted verá seguramente una diversidad de comidas. Es probable que también experimente diferentes tipos de actitudes, que lo harán cuestionar qué significa la comunión entre hermanos. Cuando seguimos las instrucciones que nos ha dado el Señor y hacemos lo mejor que podemos, debemos recordar las palabras de cautela pronunciadas por nuestro amante y bondadoso Señor Jesucristo: «Escuchen y entiendan. Lo que contamina a una persona no es lo que entra en la boca sino lo que sale de ella» (Mat. 15:10, 11, NVI). Que al alimentar y atender a otros, podamos ser canales de gracia y misericordia para los que comparten la mesa. n

Peter N. Landless es cardiólogo nuclear

certificado y director del Departamento de Ministerios de Salud de la Asociación General.

Allan R. Handysides es ginecólogo

certificado y exdirector del Departamento de Ministerios de Salud de la Asociación General.

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

11


D evocional

Madera doblada,

Gerald A. Klingbeil

postura correcta

¿Qué hace falta para caminar derecho?

D

ieciocho años es un largo tiempo. En muchos países, dieciocho años implica responsabilidad plena ante la ley. A los dieciocho años se puede conducir un vehículo, votar o consentir en donar órganos del propio cuerpo. Dieciocho años es un largo tiempo. Ese fue el período que aguardó la mujer para experimentar el milagro de la curación. Pero no nos adelantemos. Vayamos al comienzo.

Sábado en la sinagoga

Era otro sábado en Judea. Como la mayoría de los judíos devotos, Jesús estaba en la sinagoga, enseñando (Luc. 13:10). En efecto, en el Evangelio de Lucas, la única otra mención donde Jesús enseña en la sinagoga en sábado se encuentra en 4:31-37, donde también incluye otra curación en ese día. Primera clave: Preste atención al día: Era sábado. La descripción de Lucas sobre la condición de la mujer sin nombre es ambigua. Estaba «encorvada» y «tenía espíritu de enfermedad»; «en ninguna manera se podía enderezar» (Luc. 13:11). Aunque el milagro de sanación de Cristo no es un exorcismo, el doctor Lucas establece un claro vínculo entre la enfermedad y la obra destructora de las fuerzas demoníacas. Mientras Cristo recorría la multitud con la vista, sus ojos se posaron sobre

12

Adventist World | Junio 2015

la mujer, encorvada por años de dolor, sin esperanza alguna en el horizonte. Entonces la llamó, y le expresó palabras que tienen que haber sacudido el fundamento mismo de su mundo. Segunda clave: Jesús ve lo que necesitamos –siempre y en cualquier parte– y entonces actúa. El milagro

Cuando Jesús reconoció a la mujer, deben haberse producido algunas murmuraciones. Era algo fuera de lo común que un hombre se dirigiera públicamente a una mujer que no era pariente, algo que para la mujer samaritana del pozo no pasó desapercibido (Juan 4:9).1 «Mujer, eres libre de tu enfermedad», dijo Jesús o, como traduce la Nueva Versión Interncional, «Mujer, quedas libre de

tu enfermedad» (Luc. 13:12). Entonces Jesús cometió una aberración cultural: «Puso las manos sobre ella» (vers. 13). Y «se enderezó al momento», nos dice Lucas. Al momento: Esa es la manera en que Lucas nos describe a un Dios Creador Omnipotente cuyo poder superó claramente las capacidades más limitadas del doctor Lucas.2 De manera similar a las palabras de vida pronunciadas por el que llamó el cielo y la tierra a la existencia (Gén. 1-2), las palabras de Jesús tienen un efecto creador inmediato. Las estructuras óseas cambian, los músculos se flexionan, los tendones se estiran, y de repente, lo imposible se hace realidad: la mujer se enderezó y alabó a Dios. Tercera clave: Jesús nos pide que nos paremos derechos. fotograf í a :

M igue l

V ieira


¿Cómo podemos nosotros, frágiles seres humanos rodeados por crecientes injusticias, destrucción, distracciones, enfermedades y futilidad, esperar que llegará el día cuando caminaremos derechos y con propósito? La repercusión

La reacción del alto dignatario de la sinagoga a este increíble milagro no es sorprendente, al menos para los lectores de Lucas. El Evangelio contiene cuatro sanaciones en sábado (4:31-41; 6:6-11; 14:1-6) además del relato de 13:10-17. Cada milagro va acompañado por críticas y una creciente tensión entre Jesús y los líderes. La reprensión del líder de la sinagoga estaba dirigida a todos, pero era realmente una afrenta para Jesús. En su mente, la sanación equivalía a trabajo; por ello, para respetar el cuarto mandamiento, las sanaciones solo deberían producirse durante los días de la semana (13:14). Es importante la respuesta que, según Lucas, dio Jesús. Ante nuestros propios ojos vemos el cambio de «Jesús» a «el Señor». El tono duro («¡Hipócrita!» [vers. 15]); el razonamiento, sólido. La mujer es descrita como una «hija de Abraham» (vers. 16), una frase que aparece solo esta vez en las Escrituras. Los judíos gustaban de señalar su conexión con Abraham (Juan 8:33, 39, 53), el «padre de la fe». Jesús subraya la importancia de la mujer cuando la describe como una «hija de Abraham». Cuarta clave: Nuestra valía ante Dios no se basa en el sexo o la raza: la gracia divina equipara las diferencias que nos separan. El sábado

La declaración de Jesús en Lucas 13:16 destaca una verdad clave sobre el sábado. El día separado por Dios en la creación es en realidad un día de liberación y recreación (Éxo. 20:8-11; Deut. 5:12-15). Como lo muestran los milagros de Jesús en los Evangelios, cada sábado Dios se acerca decididamente a este mundo y demuestra que su gracia es suficiente. De esta manera, las sanaciones que hizo Jesús en sábado

representan acciones deliberadas para que su audiencia pensara más sobre ese día en términos bíblicos (y menos en la tradición. Asimismo, como sucedió con la mujer que había aguardado durante dieciocho años para experimentar la liberación, cada sábado somos llamados a recordar nuestra propia esclavitud y desvío para celebrar la victoria de Cristo en nuestro favor.3 Quinta clave: El sábado de Dios es nuestro refugio. Maderas torcidas

Helmut Gollwitzer (1908-1993) enseñó teología sistemática en Alemania durante décadas, después de regresar de un campo de trabajos forzados en Rusia y de un breve período como pastor de la iglesia luterana de Berlín-Dahlem. Gollwitzer, que integró la Iglesia de la Confesión durante el régimen nazi de Alemania y se opuso a los malignos sueños de dominio mundial de Hitler, llegó a ser una voz importante de la sociedad germana de posguerra. En 1970 publicó el libro Krummes Holz – Aufrechter Gang (Maderas torcidas, postura correcta). En él analizó una de las preguntas humanas más existenciales sobre el significado de la vida. Su título era una alusión silenciosa a ideas expresadas por dos filósofos alemanes (E. Kant y E. Bloch). La «madera torcida» de Kant se refería al sinsentido y la humildad de la existencia humana: nadie puede hacer algo derecho de una madera torcida. La «postura correcta» encapsulaba la idea de Bloch sobre la aspiración y la dignidad humanas, basada en la ideología socialista que aguarda una utopía humana, aun reconociendo sus limitaciones. El título paradójico de Gollwitzer aún hoy nos lanza un desafío al corazón y la mente. ¿Cómo podemos nosotros,

frágiles seres humanos rodeados por crecientes injusticias, destrucción, distracciones, enfermedades y futilidad, esperar que llegará el día cuando caminaremos derechos y con propósito? No podemos, porque somos para siempre maderas torcidas, dobladas, sin esperanza ni posibilidad de enderezarnos, a menos que, claro está, permitamos que el Maestro toque nuestra estructura retorcida y nos dé vida con sus palabras. ¿Qué áreas de su vida están torcidas y dobladas? El intercambio de Jesús en Lucas 13:10-17 con el dignatario de la sinagoga nos dice que hay peores desviaciones que el dolor físico experimentado por la anónima mujer inmortalizada en la descripción que hizo el doctor Lucas del milagro sabático. Las mentes y corazones retorcidos y las actitudes desviadas requieren del toque de Cristo y sus palabras de vida. La buena nueva de Lucas 13:10-17 es que Jesús está listo para transformar los corazones, las mentes y los cuerpos torcidos y ponerlos derechos, erguidos y hermosos. Clave final: Permita que el Maestro lo ayude a caminar, hablar y soñar con la postura correcta. n 1 En efecto, la mujer junto al pozo reconoció qué extraño era que un judío hablara con una mujer samaritana. 2 Lucas describe otros milagros con el mismo término griego: 1:64; 4:39; 5:25; 8:44, 47, 55; 18:43; 19:11; 22:60. 3 Véase el útil capítulo titulado: «El sábado y el ministerio de curación de Cristo», en Sigve K. Tonstad, The Lost Meaning of the Seventh Day (Berrien Springs, Mich.: Andrews University Press, 2009), pp. 181-203.

Gerald A. Klingbeil

es editor asociado de Adventist World y aguarda ansiosamente el momento glorioso en que el regreso del Maestro enderezará para siempre todos los corazones y mentes.

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

13


C reencias fundamentales

NÚmerO 6

Maravillados E

n la religión –al igual que en el amor– no existe relación duradera sin admiración. Póngase por un momento en la piel de una novia próxima a casarse. Su prometido es gracioso, atractivo y talentoso. Usted sabe que vivir con él mejorará sustancialmente sus posibilidades en la vida. Todos le aseguran que es «un buen partido». Y sin embargo, imagine que en el fondo, lo desprecia. Solo usted lo sabe. Acaso es su manera condescendiente de tratarla. O quizá usted cree que es engreído o pretencioso. O que sus prioridades están equivocadas. No importa la causa. Pero el hecho es que lo desprecia. Aun cuando le sonríe y le dice «mi amor». Y no hay nada que pueda hacer para evitarlo. Bueno, es muy probable que su relación esté destinada al fracaso. Sin admiración, el amor es una farsa. Podemos cumplir con lo que se espera de nosotros, hacer «lo correcto», sin llegar jamás al nivel donde el amor surge con naturalidad y contundencia. En la iglesia, podemos ser parte de los pocos fieles que jamás faltan a un culto, reunión o programa. Pero nos impulsa el temor, o el mero sentido del deber. Acaso no somos mejores que un buen grupo de los contemporáneos de Cristo, que en su forzada obediencia «representaba falsamente el carácter de Dios y le hacía considerar por el mundo como un tirano».1 Si realmente creemos en un Dios cuyo mayor deseo es «hacer felices a sus hijos»,2 tiene que existir una manera mejor de relacionarnos con él. Y aunque hay varios caminos para lograrlo, una excelente manera requiere que aprendamos a admirar la obra de sus manos (véase Rom. 1:20).3

Marcos Paseggi

El acto de creer comienza con un Creador digno de ser admirado explicar racionalmente, crearon un universo sumamente complejo de dioses vengativos, lujuriosos e incestuosos; una imitación patética de meros seres humanos que persiguen sus propias perversidades. En cuestiones de adoración, nuestras lealtades suelen ser sumamente contradictorias. En efecto, no hay sabiduría alguna en alabar «la sabiduría de la Madre Naturaleza». Y por cierto, ninguna bondad en celebrar «la bondad de la Madre Tierra». En sí misma, la admiración es tan inútil como tratar de calmar la sed memorizando las propiedades del agua. Sin una subyacente «metanarrativa» –que para los adventistas es el tema del gran conflicto– tarde o temprano terminaremos concluyendo que nuestros mejores esfuerzos no son más que «completa futilidad» y «persecución del viento» (Ecl. 1:2, 14, Tanaj).4 Y una vez más, terminaremos aplicando nuestra admiración a los fugaces frutos de nuestras manos.

Una admiración bien enfocada

Las maravillas de Dios

A lo largo de la historia, el sentido de admiración ante lo que no podemos comprender plenamente ha motivado grandes inventos, descubrimientos y teorías. Pensemos por ejemplo en Galileo o Newton. Sin embargo, sin un marco de referencia abarcador, nuestros más grandes esfuerzos creativos, malogrados por lentes manchados de pecado, pueden alejarnos muy pronto del Creador. Comenzamos entonces a adorar lamentables «dioses» de fabricación propia. Fíjese por ejemplo en los griegos de la antigüedad: profundamente impresionados por fenómenos que no podían

Vivimos en una época de devociones demasiado limitadas. Nuestro corazón late más fuerte ante la última creación tecnológica, mientras transitamos ciegamente junto a las maravillas del mundo natural, el asombroso funcionamiento de nuestro cuerpo y la vastedad incomprensible del universo. Aunque constantemente nos rodean milagros, solemos resignarnos a deslucidas experiencias de segunda mano. ¿Ha leído alguna vez Mateo 6:29 –«Ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de [los lirios del campo]»– y creyó que Jesús exageró un poco? ¿Suele imaginar al rey Salomón

14

Adventist World | Junio 2015


Sin un marco de referencia abarcador, nuestros más grandes esfuerzos creativos, malogrados por lentes manchados de pecado, pueden alejarnos muy pronto del Creador. Comenzamos entonces a adorar lamentables «dioses» de fabricación propia . como sabio juez e inteligente estadista, mientras descuenta su capacidad de disertar sobre los árboles, las aves, los reptiles y los peces (1 Rey. 4:33)? ¿Ha creído que la famosa declaración de Elena White que dice: «“Dios es amor” está escrito en cada capullo de flor que se abre, en cada tallo de la naciente hierba»,5 es tan solo una «linda» metáfora? A medida que «el Mar de la Fe» se retira incesantemente hacia «los extensos y deprimentes extremos […] del planeta»,6 los que aún osan expresar su confianza en un Creador todopoderoso a menudo se enredan en cuestiones apologéticas, en desmedro de un enfoque positivo de la creación de Dios. No obstante, como pueblo gozoso que aguarda «cielos nuevos y tierra nueva» (2 Ped. 3:13), se nos llama a reflexionar en el estado impoluto de la creación original y en el constante cuidado divino del mundo natural, como maneras de anunciar asimismo la restauración venidera. Adoremos al Creador

El último libro de la Biblia enfatiza los mensajes de los tres ángeles (Apoc. 14:6-11). Los mensajeros del Señor, aquellos «que vivimos en estos tiempos finales» (1 Cor. 10:11), tienen el deber de proclamarlos. Pero aun esas solemnes advertencias finales son impulsadas por un inconfundible llamado a adorar «a aquel que hizo el cielo y la tierra, el

La creación

Dios es el Creador de todas las cosas, y ha revelado por medio de las Escrituras un informe auténtico de su actividad creadora. El Señor hizo en seis días «los cielos y la tierra» y todo ser viviente que la puebla, y reposó el séptimo día de la primera semana. De ese modo determinó que el sábado fuera un monumento perpetuo de la finalización de su obra creadora. El primer hombre y la primera mujer fueron hechos a imagen de Dios como corona de la creación; se les dio dominio sobre el mundo y la responsabilidad de tenerlo bajo su cuidado. Cuando el mundo quedó terminado era «bueno en gran manera», porque declaraba la gloria de Dios. (Gén. 1; 2; Éxo. 20:8-11; Sal. 19:1-6; 33:6, 9; 104; Heb. 11:3).

mar y las fuentes de las aguas» (Apoc. 14:7). Este mandato es acaso la parte más importante del llamado final de Dios. Porque sin un reconocimiento primigenio del Creador, de poco sirve compartir el resto de los mensajes. Todo lo demás, desde el anuncio del juicio hasta la caída de Babilonia y la orden de no adorar a la bestia, se ve reflejado en esa primera semana de la creación, en la que Dios hizo todo «bueno en gran manera» (Gén. 1:31). En ese ideal original necesitamos reflexionar a menudo para –aún más a menudo– anticipar su pronta restauración. Recuperemos la admiración

Al esforzarnos por recuperar nuestro maltrecho sentido de admiración, acaso descubramos que en la creación de Dios, las grandes respuestas a menudo se hallan en los simples placeres de la vida. Dios aún nos atrae hacia sí por medio de «el sol y la lluvia», «los montes, los mares y los valles».7 Nos habla mediante los «hermosos pájaros», «las flores exquisitamente matizadas» y los «elevados árboles».8 Lo invito, entonces, a caminar por los parques, acariciar a su mascota favorita, jugar con un bebé regordete o trabajar en su jardín. También puede tomar fotografías de paisajes, preparar su receta preferida o contemplar la puesta del sol. Y al hacerlo, no se olvide de admirar la sabiduría infinita de aquel que «nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos» (1 Tim. 6:17). Es alguien que muy pronto, según su promesa, hará nuevas todas las cosas (véase Apoc. 21:5). Entonces, viviremos eternamente maravillados. n 1 Elena

White, El Deseado de todas las gentes, p. 27. White, El camino a Cristo, p. 10. 3 A menos que se indique lo contrario, las citas bíblicas han sido extraídas de la Nueva Versión Reina Valera. Copyright © 1982 de Thomas Nelson. Usado con autorización. Todos los derechos reservados. 4 El texto del Tanaj ha sido extraído de Tanakh: A New Translation of the Holy Scriptures According to the Traditional Hebrew Text. Copyright © The Jewish Publication Society of America, Philadelphia, 1985. 5 Elena White, El camino a Cristo, p. 10. 6 Matthew Arnold, «Dover Beach», en The 500 Top Poems, ed. William Harmon (Nueva York: Columbia University Press, 1992), p. 707. 7 Elena White, El camino a Cristo, p. 9. 8 Ibíd., p. 10. 2 Elena

Marcos Paseggi es pastor, traductor y

escritor. Vive en Ottawa (Ontario, Canadá).

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

15


N O TA D E TA PA

Barbara J. Huff

¿o bendición?

Decidieron ser fieles a Dios y al sábado aun en Siberia

A

juzgar por el brillo de sus ojos y la energía que exuda, es imposible saber que Valentina Ivanova pasó la mayor parte de su vida en condiciones difíciles en Siberia. Muchas mujeres rusas de alrededor de sesenta años son lánguidas, porque tienen marcados en el rostro los años de inconveniencias, incomodidades y desilusiones. ¡Pero Valentina es muy diferente! Parece brincar en lugar de caminar, saltar en lugar de dar pasos. Su sonrisa ilumina la habitación más oscura, y en sus ojos azules se refleja el amor de Cristo. En el principio

Alexander (Sasha) Ivanov terminó de estudiar medicina en 1959. A los graduados se les asignaba un lugar para trabajar durante tres años. Después de eso, eran libres de trabajar donde quisieran. Le dieron la opción de quedarse y enseñar en la Facultad de Medicina o ir a trabajar en Osinniki (Siberia). Sasha sabía que si permanecía en Moscú, tendría problemas con el sábado. Creyó que allá lejos en Siberia, lo molestarían menos. Por eso, eligió Siberia. Un año después contrajo matrimonio con Valentina. Sasha tuvo problemas para guardar el sábado desde el comienzo mismo. El primer sábado que estuvo en Osinniki no tuvo que trabajar. Pero al comienzo de la semana siguiente, fue despedido

16

Adventist World | Junio 2015

Arriba EN LA CASA DE SIBERIA: Criar una familia requería una rutina interminable de supervivencia y fidelidad. Izquierda FIELES TODA LA VIDA: Después de 55 años juntos, Sasha y Valentina tienen mucho que agradecer.


Izquierda HERMOSA E INHÓSPITA: Siberia, con sus grandes extensiones y clima riguroso, era un lugar ideal para desterrar a los considerados desleales. Recuadro LISTOS PARA LA AVENTURA: Esta fotografía de Sasha y Valentina, tomada en 1960, revela el optimismo y la fidelidad con los que enfrentaron el futuro.

porque se rehusó a seguir el cronograma que indicaba turnos en sábado. Durante los primeros años después de su graduación hizo diversos trabajos en ocho ciudades, incluido un empleo que tuvo durante todo un año. Era vigilado día y noche para descubrirlo en alguna infracción a la interpretación comunista de la ley. Cuando la KGB encontró a Sasha en una iglesia filial, el periódico local publicó toda una página donde describía a un hombre que había escogido la Biblia por sobre el bisturí. Sasha temía perder la licencia médica. Durante todo ese tiempo, Valentina permaneció junto a su esposo, trasladándose con él de un lado a otro. Tiempo después, nació Nadia, la primera de sus dos hijas. En 1962, Sasha fue a Anzherka y pidió trabajar como médico de ambulancias. Se ofreció a cumplir turnos en cualquier momento, menos los viernes y sábados, pero lo asignaron también a esos días. «No puedo hacer esto», le dijo a su supervisor. Entonces, fue despedido. Durante un par de semanas, estuvo sin trabajo. Al comienzo de la siguiente semana, Sasha recibió un aviso que le ordenaba presentarse en la sede local de la KGB, y se le dijo que si no hallaba trabajo para el fin de semana, sería arrestado. Durante esa semana, buscó cualquier tipo de trabajo. En varias tiendas vio carteles que decían «Se necesita ayuda». Los dueños de las tiendas le decían: «Sí, necesitamos ayuda» pero cuando Sasha les mostraba su pasaporte, lo rechazaban. Parecía que su arresto era F otograf í as

por

cortes í a

de

l a

autora

inevitable, pero siguió buscando. Sasha vio un aviso donde solicitaban un pintor. Con ansias, ingresó al edificio. Allí el encargado le dijo: «Sí, necesitamos un pintor. Permítame ver su pasaporte». Cuando el hombre lo abrió y vio el apellido dijo: «No debería decirle esto, pero la KGB ha informado que no debemos contratarlo. Lamento». Derrotado una vez más, Sasha regresó a su hogar sabiendo que tenía que presentarse al día siguiente a las autoridades; la semana había llegado a su fin y no tenía trabajo. Arrestado

A la mañana siguiente, con pasos dubitativos, Sasha se dirigió hasta la sede de la KGB. Cuando no regresó, Valentina supo que había sido arrestado. Después de tres días en la cárcel y un simulacro de juicio, Sasha fue sentenciado a tres años de exilio y enviado a Mariinsk para trabajar en una granja colectiva. Nadia tenía trece meses; Valentina, veinticinco años. Pasó un mes hasta que Valentina pudo saber de su paradero. Finalmente llegó una carta de Sasha, donde le contaba que estaba en una granja colectiva cerca de Mariinsk llamada «Victoria». Con ese dato, Valentina emprendió el viaje para hallar a su marido. Dejó a Nadia con una amiga. Después de viajar siete horas en tren, llegó a Mariinsk. Le llevó cierto tiempo hallar alguien que supiera dónde estaba la granja. Finalmente le dijeron que un hombre llevaba un camión cargado hasta la granja Victoria. Valentina lo encontró, y él aceptó llevarla.

En esos años muchos tipos de personas eran enviados a Siberia: prisioneros políticos; gente como Sasha, que habían sido exiliados con acusaciones falsas; y hasta criminales que cumplían sentencias. Valentina estaba segura de que el conductor del camión pertenecía a esta última categoría, pero no tenía otra manera de llegar a la granja. Tenía que ver a Sasha, porque sabía que los alimentos eran inadecuados y que necesitaba ánimo. Debido a una tormenta de nieve, el camión quedó atascado en la subida final hasta la granja. Solo faltaba alrededor de un kilómetro. Valentina decidió llevar sus dos maletas pesadas por la colina en medio de la nieve, antes que permanecer en el camión. Al llegar a la granja, vio a un hombre saliendo de una barraca. «¿Hay aquí un hombre llamado Sasha Ivanov?», preguntó. Se llenó de gozo cuando el extraño confirmó que así era. Sasha quedó sin palabras cuando vio a su valiente y sonriente esposa. Pasó la noche en la granja, y entonces regresó a su hogar y se preparó para mudarse a Mariinsk. Los cónyuges de los exiliados podían vivir junto a ellos. Cuando Valentina y Nadia llegaron a la granja Victoria, se les asignó una pequeña casa junto con una mujer que había estado exiliada con su esposo desde 1937. Aunque el hombre ya había muerto, la mujer se había quedado allí porque no tenía dónde ir. El espacio asignado a la familia Ivanov era en realidad un pasillo ventoso. Felices de estar juntos a pesar de la incomodidad, los Ivanov disfrutaron de

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

17


N O TA D E TA PA

ese arreglo durante diez días. Una noche, Sasha no regresó de su trabajo con los animales de la granja. Había sido transferido otra vez. Más tarde contó que los funcionarios del partido le habían dicho que el país no era rico como para usar médicos para cuidar cerdos en una granja. Los comunistas eran ciegos en muchos aspectos, pero no pasaron por alto los talentos e integridad de Sasha. Una vez más, Valentina aguardó con ansias que alguien le revelara dónde estaba su esposo. Con el tiempo, Sasha logró enviar una carta al pastor Zozulin, quien hizo arreglos para trasladar a Valentina y Nadia en tren. Así comenzó el segundo intento de Valentina de hallar a su esposo. Siervos buenos y fieles

Fue una reunión gozosa cuando Sasha recogió a su familia de la estación de tren. Sin embargo, esa era la parte más fácil del viaje. Los tres recorrieron entonces cincuenta kilómetros en camión. Como aún faltaban otros cincuenta, Sasha encontró un poni mongol que estaba «medio muerto», al que ataron un trineo. Colocaron su pequeña pila de pertenencias sobre el trineo, pusieron sobre ella a Nadia, y comenzaron a caminar detrás. «El paisaje era imponente», dice Valentina. Estaban en un valle fluvial tranquilo y pacífico, rodeado por montañas. Parte del tiempo avanzaban sobre el río congelado. Sin embargo, había comenzado el deshielo, por lo que había agua a ambos lados. Se hizo de noche, pero los viajeros siguieron adelante. De pronto, la quietud fue quebrantada por el sonido de otro caballo con un trineo que venía hacia ellos por el

18

Adventist World | Junio 2015

sendero congelado. Pronto los dos caballos quedaron casi frente a frente en el estrecho camino de hielo, sin lugar para que pasaran ambos. El hombre del otro carro estaba ebrio y no se daba cuenta de la peligrosa situación. La solución de Sasha fue inclinar uno de los trineos y levantar uno de los rieles del hielo para que, poco a poco, los caballos pudieran pasar sin tocarse. Aunque estaban exhaustos, Sasha y Valentina no tenían otra opción que seguir caminando. La esperanza revivió cuando llegaron a un pequeño asentamiento donde hallaron una casa donde pasar la noche. Para entonces, habían cubierto unos veinticinco kilómetros, la mitad del trayecto. Al día siguiente hallaron la cabaña que les habían asignado. Aunque no tenía ventanas, los cansados viajeros se llenaron de alegría. Estaba en la ladera de la montaña y un río corría por el valle. Los alrededores eran tranquilos y espléndidos. Llegaron en marzo, lo que permitió que Valentina tuviera tiempo de hacer una huerta y aprovechar la cosecha antes de que Sasha fuera reasignado a otro lugar en septiembre. Durante los tres años de exilio vivieron en cuatro lugares. Cerca del fin de los tres años, nació Tanya. La familia ahora se preguntaba dónde encontrar trabajo. Aunque los adventistas de las ciudades a menudo estaban sin trabajo o hacían tareas que otros despreciaban, Sasha estaba haciendo lo que quería y para lo que estaba capacitado. Los adventistas

de las ciudades sufrían acoso; pero nadie molestaba a los Ivanov. El rico suelo siberiano siempre producía una cosecha abundante, por lo que no le faltaban alimentos. Fueron años felices para la pequeña familia. Los Ivanov sintieron sorpresa y alivio cuando el administrador del sistema carcelario regional de Siberia le ofreció trabajo a Sasha. Durante el exilio, no podía escoger dónde trabajar. Ahora, sin embargo, tenía la opción de elegir, dado que había pasado a ser un hombre libre. «Doctor Ivanov –dijo el hombre–, donde vaya tendrá problemas con el sábado. Aquí valoramos su trabajo, y queremos que trabaje para nosotros en otra institución». Los funcionarios de la prisión enviaron un helicóptero para trasladar a la familia y sus pertenencias a otro lugar. Les compraron muebles y les dieron un nuevo lugar donde vivir. Así es que fueron llevados a Novokuznetsk, donde permanecieron en el mismo apartamento durante veinticinco años. Nadia y Tanya fueron a la misma escuela durante diez años. Aunque el pequeño apartamento del segundo piso no tenía baño, ni cloacas, ni agua potable, y tenían que cocinar en una cocina de leña, los Ivanov se sentían sumamente bendecidos. Hijos de Dios

Sasha nunca más tuvo problemas para guardar el sábado. En total, trabajó treinta años como cirujano en Siberia. F otograf í as

por

cortes í a

de

l a

autora


Izquierda TRABAJO DURO: Solo tenían leña para calentarse y cocinar, por lo que Valentina aprendió muy bien cómo usar el hacha.

LEJOS DE SIBERIA: Nadia Ivanova, en el jardín de su casa en Moscú, es directora de Ministerios de Salud de la División Euroasiática. Nadia es la hija mayor de Sasha y Valentina. Su hermana Tanya ya ha fallecido.

Cuando se le preguntó cuál fue la época más difícil de su vida, Valentina se negó a contestar: «Oh, todo fue muy fácil». Entonces se puso seria y contestó: «Cuando Nadia empezó la escuela, comenzaron mis verdaderos temores. No la enviábamos a la escuela los sábados, por lo que la KGB nos amenazó con sacárnosla y llevarla a un orfanato». Un sábado, la maestra fue hasta la casa de los Ivanov y pidió a Nadia que la acompañara a la escuela. «Si no vienes, te llevaré a un orfanato», le dijo a la niñita. Nadia le contestó amablemente que no pensaba ir a la escuela en sábado. La maestra se dirigió al pueblo para hablar con el director de educación.

«¿Qué tipo de estudiante es esa niña?», preguntó él. La maestra tuvo que admitir que Nadia tenía las mejores calificaciones. «Déjela que se quede en su casa –dijo–. Tenemos estudiantes que no faltan nunca y no les va tan bien ni por lejos». Después del quinto grado, sin embargo, guardar el sábado se hizo más difícil. La escuela daba clases en turnos, y los estudiantes tenía que ir de mañana o de tarde. Las clases de la tarde comenzaban a las 14.00. En diciembre y enero, el sol se ponía a las 15.00. Por ello, en invierno, Nadia (y después Tanya), tenía que perder dos días de clase. Nadia recuerda dedicar cada domingo para estudiar, cumpliendo con las extensas tareas escolares. Cuando faltaba los viernes y sábados, no sabía con exactitud qué materiales les habían asignado y qué había sido cubierto en clases. Cuando contactaba a sus compañeros para preguntarles cuáles eran las tareas, ellos simulaban no saber. Se les había dicho que no le dijeran nada. Para compensar, Nadia estudiaba todo el tiempo, y terminó al tope de su clase. Podríamos pensar que las hijas de Valentina tuvieron una niñez solitaria pero Nadia dice que no fue así. Aceptaron su situación como un estilo de vida. Los maestros hablaban abiertamente en contra de ellas frente a los demás estudiantes. Se decía que su familia era loca y peligrosa. Los otros niños evitaban hablarles y la mayoría de los padres no permitía que sus hijos visitaran el hogar de los Ivanov. Pero cuando Nadia estaba en séptimo grado, se produjo un cambio. Algunos de los niños vecinos –cuando quedaban sin supervisión de sus padres– comenza-

ron a visitar a las niñas Ivanov para pedirles que los ayudaran con las tareas escolares. Después de eso, otras niñas se animaron a ir y descubrieron (y desparramaron la noticia) que los Ivanov eran una familia normal y feliz que vivía en un hogar cómodo. ¡Hasta tenían radio, y un piano! Los temores de Valentina de que le quitaran las niñas fueron remplazados por la certeza de que es posible ser fiel a Dios y disfrutar de la aceptación y amistad de la comunidad. Valentina no puede entender por qué alguien podría sentir lástima porque ellos estuvieron exiliados en Siberia. «No conocemos a nadie que solo tenga gozo, felicidad y rosas en la vida. Todos sufren problemas y dificultades –dice Valentina–. Las dificultades nos hacen más fuertes. No mirábamos con temor al futuro. Solo tratábamos de hallar maneras de vencer y sobrevivir. Al hacerlo nos mantuvimos más cerca de Dios, porque necesitábamos su conducción y sabiduría para vivir cada día». Siberia es una región fría de bosques intactos, viento, lobos, osos y otras criaturas salvajes. Pero de todo ello, Valentina extrajo calidez, gozo, paz y felicidad. ¿Estuvo Valentina realmente en el exilio? ¿Qué le parece? n

Barbara J. Huff vive en

Florida (EE. UU.) con su esposo Lee. Esta historia fue preparada con material de una entrevista a Valentina cuando la autora vivía en Rusia. Sasha, que tiene 80 años, y Valentina 77, están jubilados y viven en Belgorod.

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

19


E S P Í R I T U

D E

P R O F E C Í A

Una

entrega

S

20

Adventist World | Junio 2015

W erdan

Habrá obstáculos que retardarán la obra. Hemos tenido que hacerles frente en todo lugar donde se han establecido misiones. Ha tenido que vencerse la falta de experiencia, las imperfecciones, los errores y las influencias no consa-

A .

Obstáculos que superar

Consejos sobre la obra temprana en Europa que aún pueden inspirarnos hoy

fotograf í a :

e ha encomendado una gran obra a aquellos que presentan la verdad en Europa. Ninguna rama de nuestra obra tiene un campo más importante que la Misión Central Europea. Allí están Francia y Alemania, con grandes ciudades y enormes poblaciones. Están Italia, España y Portugal, después de tantos siglos de tinieblas, ya libres de la tiranía romana, abiertos a la Palabra de Dios, para recibir el último mensaje de amonestación al mundo. Están Holanda, Austria, Rumania, Turquía, Grecia y Rusia, que son el hogar de millones y millones, cuyas almas son tan preciosas a la vista de Dios como las nuestras, y que no saben nada de las verdades especiales para este tiempo. La población que está dentro de los límites de esta misión cuadruplica a los habitantes de los Estados Unidos. Ya se ha hecho una buena obra en estos países. Existen personas que han recibido la verdad, esparcidas como portadores de luz en casi cada país. En Suiza hay casi trescientos guardadores del sábado. Hay pequeños grupos en Francia, Alemania e Italia, y doscientas almas que en Rusia obedecen la Ley de Dios. Hay también una iglesia de cuarenta miembros en el este, casi en el límite con Asia. Se ha establecido el fundamento de la obra en Holanda. En Rumania y Córcega hay unos pocos que están buscando guardar los Mandamientos de Dios, y aguardar la venida de su Hijo […].

Ellen G. White

plena


gradas. ¡Cuán a menudo estas cosas han obstaculizado el progreso de la causa en los Estados Unidos! No esperamos tener que afrontar menos dificultades en Europa. Algunos de los que estaban relacionados con la obra en estos campos extranjeros, así como en Norteamérica, se han desanimado y, siguiendo la conducta de los espías indignos, han traído un informe descorazonador. Como el tejedor descontento, ellos están mirando del lado erróneo de la tela. No pueden entender el plan del Diseñador; para ellos todo es confusión, y en vez de esperar hasta discernir el propósito de Dios, rápidamente comunican a otros su espíritu dubitativo y sombrío. Pero no es ese el informe que traemos ahora. Después de estar dos años en Europa no vemos más razón de desánimo en la condición de la causa allí que cuando esta empezó en los diferentes campos de Estados Unidos. Allí vimos cómo el Señor estaba probando el material que había de ser usado. Algunos no soportaron la prueba divina. No querían ser labrados y modelados. Todo golpe del buril, toda aplicación del martillo, despertó su enojo y resistencia. Ellos fueron puestos a un lado, y otro material fue traído para ser probado de la misma manera. Todo esto ocasionó demoras. Todo fragmento roto y desprendido causó lamentos. Algunos pensaron que esas pérdidas arruinarían el edificio, pero por el contrario, este se hizo más fuerte al ser quitados los elementos de debilidad. La obra avanzó en forma segura. Cada día quedaba más claro que la mano del Señor lo estaba guiando todo, y que un gran propósito atravesaba la obra desde el comienzo hasta el fin. Vemos así que la obra se está estableciendo en Europa. Una de las grandes dificultades es la pobreza que afrontamos a cada paso.

Dios es la fuente de vida, luz y gozo para el universo. Como los rayos de la luz del sol, las bendiciones descienden de él a todas sus criaturas . Esto demora el progreso de la verdad, la cual, como en siglos anteriores, normalmente encuentra sus primeros conversos entre las clases más humildes. Hemos tenido una experiencia similar en nuestro propio país, tanto en el este como al oeste de las Rocallosas. Los que primero aceptaron el mensaje eran pobres, pero al disponerse ellos a trabajar con fe para realizar lo que podían con sus talentos, habilidades y medios, el Señor acudió en su ayuda. En su providencia llevó a la verdad a hombres y mujeres de corazón dispuesto; tenían recursos, y anhelaban enviar la luz a otros. Así ocurrirá ahora. Pero el Señor quiere que trabajemos fervientemente con fe hasta que llegue el tiempo. Avancemos

Se ha dado la orden en Europa: «¡Avanzad!» El más humilde de los que trabajan con ahínco por la salvación de las almas es un colaborador con Dios y con Cristo. Ángeles ministran en su favor. A medida que avanzamos siguiendo las oportunidades que nos abre su Providencia, Dios continuará abriendo el camino delante de nosotros. Cuanto mayores sean las dificultades que tengamos que vencer, mayor será la victoria obtenida. […]

Dios es la fuente de vida, luz y gozo del universo. Como los rayos de la luz del sol, las bendiciones descienden desde él hacia todas sus criaturas. En su amor infinito, ha otorgado a los seres humanos el privilegio de llegar a ser parte de la naturaleza divina y, a su vez, de compartir bendiciones con sus prójimos. Este es el más alto honor, el mayor gozo que Dios puede otorgar a los seres humanos. Esas personas son atraídas cerca del Creador, y así llegan a ser partícipes de sus obras de amor. El que rehúsa ser «obrero juntamente con Dios», el que debido a la gratificación egoísta ignora las necesidades de sus prójimos, el avaro que amontona tesoros en esta tierra, se abstiene de recibir la más rica bendición que Dios puede darle. Hermanos, «ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre siendo rico, para que vosotros con su pobreza fuerais enriquecidos» (2 Cor. 8:9). «Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios» (1 Ped. 4:10). Que al recordar las innumerables misericordias de Dios y meditar en su incomparable amor, y al contemplar el maravilloso sacrificio del Redentor, la gratitud pueda ser despertada en nuestro corazón, hasta que encienda una llama de sagrado amor que fluya hasta los que viven aun en la lejana Europa. n

Este fragmento ha sido tomado del artículo «Nuestras misiones en Europa», publicado en la Advent Review and Sabbath Herald, el 6 de diciembre de 1887. Los adventistas creemos que Elena White (1827-1915) ejerció el don bíblico de profecía durante más de setenta años de ministerio público.

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

21


H erencia

El

adventista

espíritu de

P

or muchos años, los adventistas hemos observado a los pioneros en busca de inspiración. Al prepararnos para el 60° Congreso de la Asociación General en San Antonio (Texas, EE. UU.) el mes que viene, necesitamos aprender lecciones e inspirarnos en el primer congreso fundador de hace 152 años, cuando en mayo de 1863 los adventistas del séptimo día se reunieron en Battle Creek (Míchigan, EE. UU.). Esa expresión, «los adventistas del séptimo día se reunieron» parece tan simple, pero solo 32 meses antes no se podría haber usado. Recién el 1° de octubre de 1860, en un encuentro en Battle Creek, los creyentes acordaron llamarse «adventistas del séptimo día».1 Antes de eso, el término adventista del séptimo día había sido usado a menudo por los adversarios, como un término despectivo, y por los pocos miembros del incipiente movimiento que había surgido después del Gran Chasco de 1844 basado en la creencia del sábado como día de reposo, la inmortalidad condicional y el ministerio de Jesucristo como Sumo Sacerdote en el Santuario celestial. En ese encuentro de 1860, llevó cuatro días de debates llegar al consenso de que si el pueblo remanente de Dios se organizaba formalmente y adoptaba un nombre, no estaría acercándose a Babilonia. Pero eso es todo lo que entonces se pudo avanzar. La perspectiva de contar con alguna organización por sobre la congregación local era inaceptable.

22

Adventist World | Junio 2015

David Trim

El primer Congreso de la Asociación General

Arriba izquierda LÍDER REACIO: Jaime White, uno de los fundadores de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, fue elegido presidente en el I Congreso de la Asociación General en 1863, pero rechazó el cargo. Arriba derecha ES OFICIAL: Las credenciales manuscritas de J. Andrews, del Congreso de la Asociación General 1864.

DEBIDAMENTE ELEGIDOS: Los primeros tres directivos de la Asociación General (desde la izquierda) Eli Walker (tesorero), John Byington (presidente) y Urías Smith (secretario).


Las Asociaciones y la Asociación General

A pesar de ello, es increíble que en los siguientes dos años y medio, los adventistas de Míchigan, Iowa, Vermont, Wisconsin, Illinois, Minnesota y Nueva York organizaron siete Asociaciones de Iglesias: dos en Iowa, una para Illinois y Wisconsin, y las otras por estado; tiempo después, las dos de Iowa se fusionaron en una. Muchos adventistas reconocieron que, en efecto, ahora no había una sino dieciséis denominaciones adventistas. Por ello, en marzo de 1863, Jaime White, el líder no oficial pero indiscutible de los adventistas, publicó en la Advent Review and Sabbath Herald –la publicación que unía a los creyentes tan desparramados– una citación a llevar a cabo una «Asociación General». El término asociación general había sido usado por los milleritas a comienzos de la década de 1840; en efecto, José Bates había presidido una asociación de ese tipo. En la siguiente década, los adventistas usaron el término para referirse a reuniones que estaban abiertas a todos los partidarios de las doctrinas distintivas de los sabatistas, es decir, era un encuentro general en lugar de local. Sin embargo, para 1860, varias denominaciones protestantes de los Estados Unidos estaban usando el término para una asociación permanente de congregaciones, vocablo que fue adaptado por las Asociaciones adventistas por estado. Asimismo, los menonitas, los bautistas y los metodistas usaban la frase asociación general para referirse al conjunto de esas asociaciones. Los adventistas, muchos de ellos exbautistas y exmetodistas, seguramente conocían ese uso del término. Aun así, el anuncio que hizo Jaime White el 10 de marzo de 1863 en la Advent Review acaso parecía solo un llamado a otra reunión general, aunque dejaba entrever que se analizarían cuestiones importantes de interés común.

Escribió White: «Recomendamos que se lleve a cabo la Asociación General en conexión con la Asociación del Estado de Míchigan en Battle Creek, tan pronto como pueda convocarse […]. Supongo que agradará a los hermanos de otros estados y de Canadá, enviar a la Asociación General delegados, o cartas donde expresen su opinión respecto del mejor curso de acción, y las solicitudes de cada Asociación».2 White sugirió que el mejor momento era hacia fines de mayo, y pronto se acordó la fecha. El primer día del primer congreso

Ese primer congreso comenzó el miércoles 20 de mayo de 1863, cuando veinte líderes del naciente movimiento adventista se reunieron en Battle Creek. Algunos llegaron durante el transcurso del día, por lo que solo a las 18.00 se reunieron en la Segunda Sala de Reuniones Adventistas de Battle Creek. Hubo dieciocho delegados de cinco de las seis Asociaciones existentes: Míchigan, Nueva York, Illinois y Wisconsin, Minnesota, e Iowa. La Asociación de Vermont (que incluía iglesias de Quebec, en Canada) no envió delegados, pero se enviaron dos delegados de las iglesias adventistas de Ohio, que aún tenía que organizarse. También estuvieron presentes un número de miembros de la iglesia de Battle Creek, que no eran delegados oficiales de la Asociación de Míchigan, pero que estaban interesados en observar la sesión. Todos los delegados eran hombres, aunque al menos una mujer, Elena White, estuvo entre los observadores. El primer voto de los delegados fue elegir un presidente y secretario temporarios. Presidió la sesión Jotham Aldrich, y Urías Smith hizo de secretario. Aldrich tenía 35 años y se había convertido tres años antes; Smith tenía 31 y, asombrosamente, no era delegado, sino uno de los observadores de Battle

F otograf í as : P atrimonio W hite , A rchivos de l a A sociaci ó n G enera l , y C entro de I nvestigaciones A dventistas

Creek. Estos dos hechos nos dan una pauta sobre los fundadores de la iglesia. Muchos eran jóvenes, y no eran exclusivistas. Cuando veían a alguien talentoso, lo usaban para esparcir el mensaje del tercer ángel. Después de elegir un presidente y un secretario, los delegados y observadores se unieron para cantar «Allá en las montañas», el himno de Annie Smith, número 233 en el himnario que Jaime White había publicado en 1861 (una revisión del que había publicado en 1849). Entonces John Loughborough (Míchigan), Charles Taylor (Nueva York), e Isaac Sanborn (Wisconsin), fueron escogidos como comisión de inspección y verificación de las credenciales de los delegados. Esto nos dice algo más sobre los que fundaron la Asociación General: les gustaba cantar himnos, y valoraban los procedimientos apropiados y las comisiones. ¡Algunas características de nuestra iglesia se remontan a nuestros mismos orígenes! Los delegados entonces presentaron sus credenciales para que fueran aprobadas. No se ha guardado ninguna de ellas, aunque las del año siguiente sí existen todavía (aquí se muestra la fotografía de una de ellas). Una vez que la primera comisión de la Asociación General completó la tarea (que, con solo veinte credenciales para corroborar, no puede haber demorado mucho), se levantó la sesión hasta la mañana siguiente. Fundación de la Asociación General

El día siguiente, el jueves 21 de mayo de 1863, fue el gran día. La primera medida fue seleccionar ocho delegados para que escribieran un borrador de la constitución: I. Sanborn (Wisconsin), J. Loughborough y J. Waggoner (Míchigan), J. Andrews y N. Fuller (Nueva York), B. Snook (Iowa), W. Morse (Minnesota) y H. Baker (Ohio). La comisión se reportó tan pronto que parte del

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

23


H erencia

adventista

trabajo tiene que haber sido hecho antes de la sesión. La constitución fue entonces aprobada por unanimidad. Así se fundó formalmente la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día. Más que un encuentro periódico, sería una asociación permanente que tendría congresos anuales, una constitución, tres directivos (presidente, secretario y tesorero), y una junta directiva. Entonces se llevaron a cabo elecciones. John Byington fue finalmente elegido presidente (y asumió la presidencia de manos de Aldrich), Eli Walker (otro observador de Battle Creek que no era delegado de la Asociación de Míchigan) fue nombrado tesorero, y Urías Smith fue elegido secretario. George Amadon (Míchigan) y John Andrews fueron elegidos para conformar la junta directiva junto con Byington. Se formó entonces una comisión –J. Loughborough, I. Sanborn, W. Brinkerhoff, J. Aldrich y W. Morse– para escribir el borrador de una constitución para las Asociaciones de cada estado, y se levantó la sesión hasta el sábado 23 de mayo por la noche. Después de la puesta de sol del sábado, los delegados aprobaron el modelo de constitución (que todas las Asociaciones que deseaban unirse a la Asociación General tendrían que adoptar) y establecieron otra comisión (J. White, J. Andrews y U. Smith) para informar al congreso de 1864 las reglas que tenían que seguir las iglesias locales al organizarse. Entonces se puso fin a la sesión. Aunque la Asociación General a fines de 1860 había durado cuatro días completos, el primer Congreso de la Asociación General completó la tarea en un día entero y dos breves sesiones vespertinas. Honestidad, amor y humildad

Es asombroso que se haya logrado tanto en tan poco tiempo, porque nuestros pioneros eran capaces de debatir con palabras francas y cortantes cuando estaban en desacuerdo. Cuando dife-

24

Adventist World | Junio 2015

rían, lo decían de manera directa. Pero no deberíamos malentender la tendencia de nuestros pioneros de expresarse con franqueza. El primer día del congreso de 1860, Jaime White comenzó dirigiéndose al que presidía la sesión, lo que constituía el procedimiento parlamentario tradicional. A pesar de ello, lo hizo de manera particular, porque presidía J. Bates, a quien White conocía desde hacía veinte años. Sus palabras de apertura fueron: «Hermano presidente (permítame que le diga hermano, porque “señor” suena demasiado distante)».3 El uso que hizo White de «hermano presidente», en lugar del más ortodoxo «señor presidente», refleja que nuestros fundadores habían invertido todo en el movimiento del Gran Segundo Advenimiento. Estaban unidos por vínculos de sincero afecto. A veces se mostraban en profundo desacuerdo, pero también cantaban himnos y oraban juntos. En 1863 hubo menos debate que en 1860, en parte porque prevaleció el espíritu de Cristo, y en parte porque los delegados mayormente habían

alcanzado un consenso sobre los puntos principales, antes de la sesión. En el informe en el siguiente número de la Review, Urías Smith escribió con satisfacción: «Quizá ningún encuentro previo se vio caracterizado por tal unidad y armonía de sentimientos. En todos los pasos importantes dados en este congreso […] no existió una voz discordante, y […] dudamos de que siquiera haya existido un pensamiento discordante».4 Esta es una razón por la que se logró tanto en poco más de un día. Por cierto, como se indicó antes, algunos de los ocho integrantes de la comisión de constitución habían escrito un borrador de antemano. Era totalmente apropiado, porque todos los que se reunieron en Battle Creek en 1863 sabían que necesitaban estar más unidos y organizados si, según las palabras votadas el 23 de mayo de 1863, querían cumplir «la gran obra de esparcir luz sobre los mandamientos de Dios, la fe de Jesús y las verdades relacionadas con el mensaje del tercer ángel». Como expresó el preámbulo a la constitución de

F otograf í as : P atrimonio W hite , A rchivos de l a A sociaci ó n G enera l , y C entro de I nvestigaciones A dventistas


Izquierda AL FRENTE DE LA SESIÓN: Jotham Aldrich y Urías Smith fueron elegidos presidente y secretario temporarios, respectivamente. Abajo COMISIÓN DE REDACCIÓN: (desde la izquierda) B. Snook, Isaac Sanborn, Joseph Waggoner, John Loughborough, J. Andrews, Nathan Fuller y Washington Morse, y H. F. Baker (sin fotografía) prepararon el primer borrador de la constitución de la Asociación General.

seguramente quería que quedara claro que lo había hecho porque la organización era necesaria, y no porque quería ser presidente. Dado que Elena White era su esposa, seguramente habrá querido también evitar comparaciones con José Smith y Brigham Young, de los mormones, ambos presidentes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Último Días pero también autodenominados profetas. Jaime White tenía varias fallas de carácter, pero sus cualidades personales jamás quedaron mejor expuestas que en ese momento, en que argumentó extensamente con sus hermanos por qué no tenían que nombrarlo líder. White colocó la unidad y la misión de la nueva denominación por sobre cualquier factor personal. Un espíritu de evangelización

la Asociación General, esta fue fundada «con el objetivo de garantizar la unidad y la eficiencia de la labor, y promover los intereses generales de la causa de la verdad presente».5 De esto aprendemos algo más sobre nuestros fundadores: Más allá de los debates de la década de 1850, para 1863 estaba claro que necesitaban estar unidos si querían cumplir la misión asignada por Dios. Esta misión era para ellos más importante que los factores personales. Podemos confiar en esto porque, a pesar de los comentarios de Urías Smith, en 1863 sí hubo un momento de desacuerdo. Jaime White fue elegido presidente por unanimidad, pero rechazó el cargo. Después de discutir el tema por un buen tiempo, expresándole por qué debía aceptar el cargo (y él explicando por qué no), se aceptó finalmente su renuncia, y en su lugar fue elegido John Byington.6 No se dice por qué White rechazó el cargo, pero creo que podemos suponerlo. White había luchado por la organización durante varios años, y

Desde que se levantó la sesión el jueves de noche hasta su continuación el sábado de noche, los líderes adventistas se dedicaron a su actividad favorita: el evangelismo. El viernes 22 de mayo, la tienda de evangelización de la Asociación de Míchigan (que generaciones posteriores de adventistas denominarían la «gran tienda») «fue erigida en un espacio verde» cerca de las oficinas de la Review and Herald, como lo informó Urías Smith. Se llevaron a cabo ocho reuniones de evangelización, en las que participaron los delegados, y que fueron interrumpidas por el culto del sábado 23 de mayo, llevado también a cabo en la Segunda Sala de Reuniones. Las actividades de la sesión concluyeron finalmente con un bautismo de ocho nuevos creyentes en la mañana del domingo 24 de mayo.7 He aquí un último punto sobre los fundadores de la iglesia: valoraban las comisiones, los procedimientos parlamentarios y la organización, pero solo como un medio para lograr un fin. El objetivo final era el fin de los tiempos y la segunda venida de Cristo.

El espíritu de 1863

El espíritu de 1863 aún es relevante para los adventistas que aguardamos el 60° Congreso de la Asociación General en San Antonio, y para el futuro del movimiento del Gran Segundo Advenimiento. Necesitamos el mismo compromiso con la unidad y la misión; necesitamos seguir procedimientos apropiados y bien establecidos; y necesitamos la misma disposición de usar a todos los miembros, más allá de la edad o cualquier otra consideración que trascienda sus talentos y compromiso. Necesitamos también la misma disposición de dialogar con claridad, pero también el mismo amor mutuo de hermanos en Cristo. Necesitamos la misma disposición de poner la misión profética de la iglesia por sobre cualquier consideración personal. Sin esas características, en 1863 no se habría podido fundar la Asociación General; sin ellas, nuestra iglesia no se habría expandido por el mundo. Y solo si las conservamos y desarrollamos una sólida relación personal con nuestro Señor y Salvador Jesucristo, podremos cumplir la misión profética que Dios dio a los adventistas, misión por la cual se llevó a cabo en 1863 el Primer Congreso de la Asociación General. n 1 «Fifth

Session», Review and Herald, 23 de octubre de 1860. 2 [Jaime White], «General Conference», Review and Herald, 10 de marzo de 1863. 3 «Business Proceedings». Review and Herald, 9 de octubre de 1860. 4 Urías Smith, «The Conference», Review and Herald, 26 de mayo de 1863. 5 «Report of General Conference», Review and Herald, 26 de mayo de 1863. 6 Ibíd. 7 Smith, «The Conference».

David Trim es director del Departamento de Archivos, Estadísticas e Investigaciones de la Asociación General, en Silver Spring (Maryland, EE. UU.). Vol. 11 No. 6 | Adventist World

25


R espuestas

a

pre g untas

b í b licas

¿Es

¿Por qué algunas versiones traducen Hageo 2:7 como «sus riquezas llegarán hasta aquí» (NVI)*, en lugar de «vendrá el Deseado de todas las naciones» (NRV95)?

«rıquezas» , o «Deseado»?

La respuesta a su pregunta es un tanto técnica, porque incluye cuestiones de la sintaxis y gramática hebreas. Durante largo tiempo, ese pasaje fue considerado una profecía mesiánica, que anunciaba la llegada del Mesías. Pero la mayoría de los comentaristas bíblicos han renunciado a esa lectura del texto, tal cual lo reflejan traducciones más recientes. Trataré de explicar algunas de las dificultades del texto, y ofrecer argumentos para apoyar una de las traducciones. 1. El problema: En hebreo, el verbo traducido como «llegarán» se encuentra en la tercera persona plural masculino/ femenino. El sustantivo traducido como «riqueza/deseado» (khemdat) es singular femenino. No hay concordancia entre el número del verbo (plural) y el sustantivo (singular). Esto significa que “deseado/riqueza” difícilmente puede ser sujeto del verbo. Por ello, la mejor traducción acaso no es «vendrá el Deseado». Hay un segundo problema: El sustantivo khemdat puede ser traducido como «deseo» o como «valioso, precioso». ¿Cómo decidir cuál es el término correcto para este pasaje? Estos problemas abren la puerta a diversas interpretaciones y traducciones. 2. Posibles nuevas traducciones: Para resolver el problema de un sustantivo singular en oposición a un verbo plural, se ha sugerido que el sustantivo «deseado/riqueza» posee un sentido colectivo. En otras palabras, tiene forma singular pero significado plural. Es una solución posible, pero no queda clara la traducción «las cosas deseadas/la riqueza de la naciones llegarán [al templo]». Otros creen que esa sugerencia es muy débil, y prefieren seguir la traducción griega, en la que se usa el sustantivo hebreo en plural. En ese caso, el término hebreo khemdat es cambiado a khamudot (plural). Note que solo las vocales cambian. Es una solución posible, pero dado que enmienda el texto hebreo, no es «deseable». Esas dificultades han llevado a que otros aduzcan que la mejor traducción debería ser «Ellas [las naciones] vendrán/ traerán la riqueza de todas las naciones». Queda un poco mejor. Pero la pregunta es si khemdat significa «deseado» o «riqueza». Se sostiene que «riqueza» cuenta con el apoyo

26

Adventist World | Junio 2015

contextual, porque se menciona específicamente en el siguiente versículo (vers. 8). Es decir, el Señor promete a su pueblo que como acto de homenaje a él, las naciones brindarán los recursos financieros que se necesitan para la construcción del templo (véase Isa. 60:5; Zac. 14:14, 17). 3. El Deseado de las naciones: Creo que es mejor trabajar con el texto hebreo tal cual lo tenemos, y traducirlo de la siguiente manera: «Ellas [todas las naciones mencionadas en Hageo 2:7] vendrán al Deseado de todas las naciones, y llenaré el templo de gloria [la gloria del Mesías]». Permítame que le explique. En primer lugar, el sustantivo khemdat designa lo que tiene valor y, por lo tanto, es deseable. No solo se aplicaba a las cosas sino también a los reyes israelitas como el «deseado» de la gente; es decir, el rey que la gente quería (1 Sam. 9:20; compárelo con 2 Crón. 21:20; cf. Dan. 9:23; 10:11, 19). En segundo lugar, en contexto, Hageo 2:7 va precedido de una descripción de una manifestación de Dios (una teofanía) que sacude el cosmos, lo que incluye de manera particular, las naciones de este mundo. Dios está viniendo con poder, y el resultado es que las naciones hallarán en el Mesías el verdadero deseo de sus corazones. En tercer lugar, en Hageo 2:8, la referencia al oro y la plata indica que para el Señor, esas cosas no son tan importantes. Lo importante es que su gloria, manifestada en el Mesías, llenará el nuevo templo y producirá paz (vers. 9). En cuarto lugar, la combinación de una teofanía y una profecía mesiánica también está presente en Hageo 2:21-23. Se usa la presencia poderosa del Dios que sacude el cosmos para presentar otra profecía mesiánica. Zorobabel, que tenía ascendencia real, era un prototipo del nuevo David, el Mesías que vendría, que llegaría a ser «anillo de Dios», es decir, tendrá autoridad real como el siervo escogido de Dios (Hageo 2:23). ¡Ojalá qué Cristo siga siendo el Deseado de nuestro corazón! n *El texto bíblico de la NVI pertenece a La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 de Biblica, Inc.® Usada con autorización. Todos los derechos reservados.

Antes de jubilarse, Ángel Manuel Rodríguez era director del Instituto de Investigaciones Bíblicas de la Asociación General.


E studio

b í b lico

Vivir con el poder

del Espíritu

Mark A. Finley

U

no de los grandes desafíos que enfrentan los cristianos no tiene que ver con lo que creen sino con su manera de vivir. Las creencias son importantes, porque afectan nuestra comprensión de la vida y nos llevan a cambios de estilo de vida. Bien entendidas, las verdades bíblicas transforman nuestra vida por el poder del Espíritu Santo. Si nuestras creencias hacen poca diferencia en nuestra forma de vivir, hemos entendido mal su propósito. En esta lección descubriremos de qué manera el Espíritu Santo nos capacita para disfrutar de vidas piadosas al aplicar las verdades que creemos a nuestra vida diaria.

1 Compare Isaías 42:1-4 y Mateo 12:18-21. Describa el impacto del Espíritu Santo en la vida y el ministerio de Cristo. Jesús fue concebido por el Espíritu Santo (Luc. 1:35), ministró por el poder del Espíritu Santo (Luc. 4:14), y enfrentó las tentaciones de Satanás en el desierto, con el poder del Espíritu (Mat. 4:1). Jesús disfrutó de una vida llena del Espíritu, y nos invita a hacer lo mismo.

2

¿Qué efecto tiene el Espíritu Santo sobre nuestra vida? Lea Romanos 8:11-14. Una lectura cuidadosa de estos versículos revela que el Espíritu Santo hace tres cosas sumamente prácticas para beneficiar a los creyentes. En primer lugar, nos da vida espiritual (ver. 11). En segundo lugar, nos permite triunfar sobre las inclinaciones y deseos de la carne (vers. 13). En tercer lugar, nos lleva a comprender que aunque vivimos en este mundo, somos hijos de Dios (vers. 14).

3 Lea Efesios 3:14-21. ¿Cuál era el gran anhelo de Pablo para los creyentes de Éfeso? ¿Qué papel vio que jugaba el Espíritu Santo en sus vidas? fotograf í a :

V aeria

R odrigues

4 Lea Gálatas 3:1-5. ¿Cuál era la preocupación del apóstol respecto de la iglesia de Galacia? ¿Qué trágico error cometieron algunos cristianos de esa ciudad? ¿Cómo podemos aplicar el consejo de Pablo a nuestra vida? Es evidente que algunos cristianos de Galacia estaban procurando vivir el cristianismo con sus propias fuerzas y no con el poder del Espíritu Santo. Cualquier intento de enfrentar las tentaciones del maligno con nuestras fuerzas está destinado al fracaso. Combatir el mal con el poder del Espíritu Santo nos garantiza la victoria.

5 ¿Qué nos dicen los siguientes escritores bíblicos sobre el ministerio del Espíritu Santo en la vida del creyente? Lea Santiago 4:5; 1 Pedro 3:18; 1 Juan 3:24. 6

¿Cuál es según Jesús una de las funciones del Espíritu Santo? Lea Juan 14:17; 16:13. El Espíritu Santo nos lleva a entender la verdad de Jesús y su Palabra. El Espíritu nos guía a la comprensión de la Biblia y las verdades que esta contiene. Trabaja en nosotros para que vivamos en armonía con esas verdades eternas. Podemos alabar a Dios, porque el Espíritu no solo nos guía a toda la verdad, sino que nos fortalece para que podamos aplicar esas verdades a nuestra vida. Nuestros corazones pueden regocijarse al saber que el que revela la verdad transforma también nuestra vida por medio de la verdad revelada, para que entonces podamos representar su amor ante nuestros amigos y vecinos. Una cosa es conocer la verdad; otra completamente diferente es que el Espíritu Santo quebrante nuestro corazón y nos transforme mediante su poder de vivir en nosotros. Invite hoy mismo al Espíritu Santo a su vida. Pídale que lo fortalezca para llevar a la práctica las verdades aprendidas. n

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

27


I N T ER C A M B I O D E I D E A S Todos sufrimos remordimientos por el pasado, pero nuestra visión actual es escasa. ¿Qué nos revelará la eternidad? – Gordon Cochran, Australia

Cartas

Centenario pastor de Malaui se lamenta al recordar naufragio

Grupo de libertad religiosa en Jamaica

Gracias por publicar la noticia de R. Tomlinson titulada «Iglesia Adventista inaugura grupo de libertad religiosa en Jamaica» (Abril 2015). ¡Qué Dios poderoso servimos! Recuerdo cuando, en mis años mozos en Jamaica, acepté el mensaje adventista y los desafíos que implicaba. Algunos eran difíciles de soportar. La designación «adventista» se prestaba a cualquier cosa. Era difícil encontrar trabajo o alguna ayuda social por causa de la religión. ¡Qué gran diferencia hay ahora! Trevor Bonney Nueva York, Estados Unidos Solo una palabra de precaución: recuerden que Elena White nos advierte que Roma está haciendo todo lo que puede para restringir esta libertad religiosa que ahora parecemos celebrar. Derrick Baker Jamaica

Pedidos y

Escribo en relación al artículo de A. McChesney titulado «Centenario pastor de Malaui se lamenta al recordar naufragio» (Abril 2015). Nací en Zambia y asistí al colegio con internado Anderson, en Rhodesia (ahora Zimbabue) en las décadas de 1960 y 1970. Tenía diez años, y a menudo incursionábamos en huertos vecinos y tiendas de las asambleas campestres buscando algo que comer sin pagar nada. Teníamos algún dinero y cada semana nos llegaba un paquete de comida del pueblo, o algo de nuestra casa. Entonces, ¿por qué lo hacíamos? Nos descubrieron muchas veces, y nos aplicaron la vara y otros castigos (como ya imaginan, teníamos que cavar pozos en terrenos pedregosos). Agradezco a Dios por maestros que se interesaron tanto que nos aplicaron el castigo. Cuando el pecado se desarrolla, produce muerte, de la cual no hay retorno. Destruimos a los que viven en desobediencia si dejamos que nos dominen las emociones y el debate

en casos como esos. Tolerar el pecado produce consecuencias eternas. Todos sufrimos remordimientos por el pasado, pero nuestra visión actual es escasa. ¿Qué nos revelará la eternidad? Vivimos en tiempos difíciles. Seamos agradecidos y tomemos la decisión de mejorar y obedecer a Cristo y a nuestro Dios. Gordon Cochran Australia

Cuando las especies cambian

Muchas gracias por el artículo de L. Gibson titulado «Cuando las especies cambian» (Marzo 2015). ¡Qué interesante y renovador es ver que un científico empleado por la iglesia hace frente a cuestiones con apariencia científica que no concuerdan con la manera en que la

agradecimientos

Por favor, oren para que pueda casarme este año; estamos esperando un certificado de la embajada. También oren por favor por mi padre, abuela y amiga, que necesitan ayuda financiera y recuperar la salud. Margaret, Indonesia

28

Adventist World | Junio 2015

Les pido que oren para que pueda tener un bebé normal y sano. Es un bebé grande, y me practicarán una cesárea. Sarah, Reino Unido Oren por favor para que podamos tener un templo. Somos muchos miembros y nuestro templo es muy pequeño. Sabati, Madagascar

Por favor, oren para que pronto tenga suficiente dinero para comprar un automóvil, y así pueda ayudar a mi madre viuda, que se siente muy sola. Beth, Estados Unidos Pido que oren por mi madre, y para que yo encuentre trabajo y una esposa adecuada. Vincent, Kenia


iglesia ha interpretado tradicionalmente las Escrituras! A pesar de ello, para mí, que no soy científico, la explicación de la adaptación y los lentos cambios en los animales durante largos períodos de tiempo resulta más razonable que la idea de que con propósitos malignos, Satanás ordenó milagrosamente cambios en la anatomía y fisiología de muchos animales, para que pasaran a ser depredadores. Michael Wortman Carolina del Norte, Estados Unidos Estudio bíblico

Quiero felicitar a M. Finley por los estudios bíblicos que nos ha estado ofreciendo a los lectores de Adventist World. Aprecié de manera especial el de noviembre de 2014, que trató de la paz. Ojalá que Finley siga siendo inspirado por Dios para darnos más de esos mensajes. Gloria Ayimwaa Adu Kumasi, Ghana

Creencias y Moral

¿Es necesario creer en Dios para ser moral? En los siguientes países, la población cree que sí.

Canadá

31% Gran Bretaña

Estados Unidos

Brasil

53%

86%

20%

Corea del Sur 54% China 14%

Indonesia

99%

Fuente: Pew Research/Global Attitudes

Aprecio

Gracias por los mensajes piadosos que siempre nos brindan en las páginas de Adventist World. Ivan Kateregga Mityana, Uganda Pautas para las cartas: Envíelas por favor a letters@ adventistworld.org. Las cartas tienen que ser claras, con una extensión máxima de cien palabras. Incluya el nombre del artículo y la fecha de publicación. Coloque también su nombre, el pueblo o ciudad, el estado o provincia y el país desde donde nos escribe. Los envíos serán editados por razones de espacio y claridad. No todas las cartas serán publicadas.

Revividos por la Palabra Un viaje juntos explorando toda la Biblia Dios nos habla mediante su Palabra. Únase a otros creyentes de más de 180 países que están leyendo un capítulo de la Biblia por día. Para descargar la Guía de lectura diaria de la Biblia, visite RevivedbyHisWord.org, o apúntese para recibir el capítulo diario de la Biblia por correo electrónico. Para participar de esta iniciativa, comience aquí: 1º de Julio de 2015 • Apocalipsis 4

Oren por favor por mi amiga que está consternada y tiene pensamientos suicidas, porque no sabe nada de sus hijos desde hace cuatro años (nunca llaman ni escriben). Oren también para que mi embarazo siga bien. Cecilia, Martinica

Pronto espero terminar mis estudios doctorales, pero estoy teniendo problemas con mi director de tesis. Acuérdense de mi situación en sus oraciones. ¡Gracias! Andrea, Estados Unidos

Oraciones y alabanzas: Envíe sus pedidos de oración y agradecimientos por las oraciones contestadas a prayer@ adventistworld.org. Sea breve y conciso; dígalo en cincuenta palabras o menos. Los envíos serán editados por razones de espacio y claridad. No todos serán publicados. Incluya por favor su nombre y su país. También puede enviar sus pedidos por fax a: 1-301-680-6638; o por correo a Adventist World, 12501 Old Columbia Pike, Silver Spring, MD 20904-6600 U.S.A.

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

29


I N T ER C A M B I O D E I D E A S

52

Hace

años

El 13 de junio de 1963, Vaiola Kerisome Head falleció en la isla de Niue, en el Pacífico Sur. En marzo de 1909, el australiano Joseph E. Steed, entonces en Samoa, tuvo contacto con esta isleña de Niue llamada Vaiola Kerisome, quien aceptó el mensaje adventista. Pocos meses después ella acompañó a Steed a Australia, donde asistió al Colegio Terciario Avondale. En 1915, después de ayudar con la obra entre los maoríes de Nueva Zelandia, regresó a Niue. Vaiola se casó más tarde con Allan Head, un comerciante inglés que vivía en la isla. Trabajando sola y sin remuneración, sirvió a la iglesia en la isla dando estudios bíblicos, ofreciendo clases en su casa tres días a la semana, dirigiendo la Escuela Sabática de niños, traduciendo Patriarcas y profetas al niuano y apoyando a los bautizados. En reconocimiento a sus talentos en el área educativa, sir Maui Pomare, ministro de asuntos insulares de Nueva Zelandia, la animó a dedicarse a la enseñanza y comenzar un programa educacional en la isla. En años posteriores, en Niue llegó a ser conocida como la «madre de la educación».

Consiga una

Los prımeros Países con el índice más elevado de crecimiento anual, incluyendo la inmigración y la migración (2010-2014): O m á n 7,9 % Q atar 5,9 % S u d á n del S u r 4 % N í ger 3,9 % K u wait 3,6 % Fuente: Estado del Mundo de las Naciones Unidas/USA Today

4,7 Litros Los adultos tienen un promedio de 4,7 litros de sangre en el cuerpo. La idea de hacer transfusiones de sangre tiene unos 350 años. Algunos creían que transfundir la sangre de animales dóciles a los seres humanos podía calmar a los propensos a experimentar ataques de ira. Fuente: The Rotarian

Las personas que tienen mascotas experimentan una menor ansiedad, presión arterial más baja, y mejor salud cardiovascular. Un estudio mostró que las mujeres que tenían perros sufrían menos estrés cardiovascular con sus perros que con sus amigos humanos. ¿Por qué? Porque los perros jamás nos critican. Fuente: The Rotarian fotograf í a

30

Adventist World | Junio 2015

:

M igue l

S aavedra

La esperanza no es magia. Cuesta obtenerla. La esperanza no es lo que tenemos. Es lo que hacemos . –Frank Bures, Mineápolis (Minesota, Estados Unidos).


tos n me i Al

«He aquí, vengo pronto . . .» Nuestra misión es elevar a Cristo, uniendo a los adventistas de todo el mundo en creencias, misión, vida y esperanza.

destacados

Estos alimentos han dado muestras de que mejoran la fuerza, aceleran el metabolismo, queman grasas y alivian los dolores. Para tener más energía

Avena: para la resistencia Pasas de uva: para mejorar naturalmente la energía Bananas: para el equilibrio de electrolitos

Para desarrollar los músculos

Huevos: para reparar los músculos Suero de leche: para desarrollar los músculos

Para acelerar el metabolismo

Para aliviar el dolor

Jengibre: para luchar contra las náuseas y reducir los dolores musculares Cerezas agrias: para reducir los radicales libres Cúrcuma: para aliviar el dolor de las articulaciones

Pistachos: para controlar el apetito Remolachas, betarragas o betabeles: para incrementar la resistencia Vainas de soya verdes (edamame): para quemar grasas Fuente: Women’s Health

Prımeros Los

lugares más húmedos del planeta

Promedio de lluvias anuales (en milímetros)

1. Mawsynram (Estado de Meghalaya, India) 2. Cherrapunji (Estado de Meghalaya, India) 3. Tutendo (Colombia) 4. Cropp River (Nueva Zelandia) 5. San Antonio de Ureca (Isla de Bioko, Guinea Ecuatorial)

11.871 11.777 11.770 11.516 10.450

Editor ADVENTIST WORLD es una publicación internacional de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, editada por la Asociación General y la División de Asia-Pacífico Norte de la Iglesia Adventista. Editor ejecutivo Bill Knott Editor asociado Claude Richli Gerente editor internacional Pyung Duk Chun Junta editora Ted N. C. Wilson, presidente; Benjamin D. Schoun, vice-­ presidente; Bill Knott, secretario; Lisa Beardsley-Hardy; Daniel R. Jackson; Robert Lemon; Geoffrey Mbwana; G. T. Ng; Daisy Orion; Juan Prestol; Michael Ryan; Ella S. Simmons; Mark Thomas; Karnik Doukmetzian, asesor legal. Comisión coordinadora de ADVENTIST WORLD Jairyong Lee, chair; Akeri Suzuki, Kenneth Osborn, Guimo Sung, Pyung Duk Chun, Suk Hee Han Editores de Silver Spring, Maryland, EE.UU. Lael Caesar, Gerald A. Klingbeil (editores asociados), Sandra Blackmer, Stephen Chavez, Wilona Karimabadi, Kimberly Luste Maran, Andrew McChesney Editores de Seúl, Corea Pyung Duk Chun, Jae Man Park, Hyo Jun Kim Editor en línea Carlos Medley Directora de operaciones Merle Poirier Editores invitados Mark A. Finley, John M. Fowler Consultor E. Edward Zinke Gerente financiera Rachel J. Child Asistente administrativa Marvene Thorpe-Baptiste Junta administrativa Jayriong Lee, presidente; Bill Knott, secretario; P. D. Chun, Karnik Doukmetzian, Suk Hee Han, Kenneth Osborn, Juan Prestol, Claude Richli, Akeri Suzuki, Exoficio: Robert Lemon, G. T. Ng, Ted N. C. Wilson Dirección y diseño gráfico Jeff Dever, Brett Meliti Consultores Ted N. C. Wilson, Robert E. Lemon, G. T. Ng, Guillermo E. Biaggi, Lowell C. Cooper, Daniel R. Jackson, Raafat Kamal, Geoffrey Mbwana, Armando Miranda, Pardon K. Mwansa, Michael L. Ryan, Blasious M. Ruguri, Benjamin D. Schoun, Ella S. Simmons, Alberto C. Gulfan, Jr., Erton Köhler, Jairyong Lee, Israel Leito, John Rathinaraj, Paul S. Ratsara, Barry Oliver, Bruno Vertallier, Gilbert Wari A los colaboradores: Aceptamos el envío de manuscritos no solicitados. Dirija toda correspondencia a 12501 Old Columbia Pike, Silver Spring, MD 20904-6600, EE.UU. Número de fax de la oficina editorial: 1 (301) 680-6638 E-mail: worldeditor@gc.adventist.org Sitio Web: http://www.adventistworld.org/ A menos que se indique lo contrario, todas las referencias bíblicas pertenecen a la versión Reina Valera. Revisión 1995. ADVENTIST WORLD es publicada todos los meses e impresa simultáneamente en Alemania, Argentina, Australia, Austria, Brasil, Corea, Estados Unidos, Indonesia y México.

Vol. 11, No. 6

Fuente: Sección de viajes de DailyTelegraph.com.au fotograf í a :

M igue l

S aavedra

Vol. 11 No. 6 | Adventist World

31


Si usted no puede ir hasta San Antonio, levante la mano. Me gusta

No se pierda ni un instante del Congreso de la Asociación General (2 al 11 de julio de 2015)

Siga a nuestro equipo de reporteros en los blogs en vivo en www.adventistreview.org Vea informes e imágenes en Facebook, y síganos en Twitter

Presione «Me gusta» en Facebook

Síganos en Twitter

Profile for Adventist World Magazine

June 2015 spanish  

June 2015 spanish

June 2015 spanish  

June 2015 spanish