Page 1

Publicación internacional de los adventistas del séptimo día

Vol. 9 No. 1

Los

rostros

ADRA

de

en los uz L rincones oscuros 12

20

En busca

de buena

tierra

26

¿Vivirán

estos huesos?


Vol. 9 No. 1

N O TA

16

D E

TA P A

Los rostros de ADRA

Sandra Blackmer

La Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales tiene algo que contar.

14  Escrita en nuestros corazones C R E E N C I A S F U N D A M E N T A L E S

Clifford Owusu-Gyamfi La diferencia entre conocer la ley de Dios y obedecerla.

20 En busca de buena tierra I N F O R M E

E S P E C I A L

James Park

8

P A N O R A M A

M U N D I A L

Jamás lo duden: Dios está en control

¿Cómo identificamos a los que se muestran receptivos al evangelio?

24 Las llamas del reavivamiento H E R E N C I A

Ted N. C. Wilson Es fácil avanzar cuando confiamos en el que nos guía.

12 Luz en los rincones oscuros D E V O C I O N A L

A D V E N T I S T A

Alejo Aguilar

Lo que aprendieron los pioneros adventistas de una terrible catástrofe.

Michael Doernbrack

Lecciones sobre Dios a partir de Génesis 3.

D E PA R TA M E N T O S 3 INFORME

M U N D I A L

3 Noticias breves 6 Informe de noticias

11 S alud M undial La vitamina B12 (segunda parte)

E S P Í R I T U 23 

D E

P R O F E C Í A

Sanidad del cuerpo y el alma

27 E S T U D I O B Í B L I C O Una fe renovada 28 I N T E R C A M B I O

D E

I D E A S

26 R espuestas pre g untas

a b í b licas

¿Vivirán estos huesos?

www.spanish.adventistworld.org

www.adventistworld.org: Disponible en línea en trece idiomas En la tapa: Estas hermosas niñas viven en un campo de refugiados administrado por ADRA en Yemen.

Publicado por la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

2

Adventist World | Enero 2013

F o t o g r a f í a

c o r t e s í a

d e

ADRA


Practicar la compasión

d e t e d N e w s

INFORME MUNDIAL

f o t o g r a f í a

«En la vida cristiana, el camino más largo es la distancia de la cabeza a la mano». Por definición, somos personas de buena voluntad e intenciones. Nuestro pacto con Cristo y su iglesia para el tiempo del fin, da fe de nuestro sincero deseo de creer las verdades de la Biblia y practicar el estilo de vida del Salvador. Sellamos ese compromiso en el bautismo y, mediante la obra del Espíritu Santo, lo renovamos en repetidas ocasiones. No obstante, ¿cómo transformar las buenas intenciones en buenas acciones? ¿Cómo hacer para que la creencia en el sábado se transforme en una vida renovada por el gozo y el descanso de ese día? ¿Cómo transformar la creencia de que Dios oye las oraciones en un hábito diario de adoración, confesión, acción de gracias y súplica? La respuesta, por supuesto, es la práctica. Cada vez que escuchamos y obedecemos a Cristo, nuestra confianza se ve fortalecida y nuestra comprensión de las Escrituras se hace más profunda. Durante meses y acaso años, nuestra práctica es imperfecta, esporádica o desganada. No logramos vivir como vivió Jesús, e interesarnos en los demás como él lo hizo. Pero esto no significa que nuestras acciones de bondad no tengan valor alguno, o que Dios no pueda usar nuestro alimento a medio cocer. A los ojos del cielo, ninguna acción bondadosa queda desperdiciada. El vaso de agua fresca ofrecido en nombre de Cristo es útil para el Reino, aun cuando podamos hacer más. Los niños que vestimos, las viudas que alimentamos y los pozos de agua que cavamos son reales. La práctica confirma nuestra promesa de «ser como Jesús» ante nuestros hermanos más pequeños. Al leer la nota de tapa de este mes sobre el ministerio internacional de la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA), lo invito a orar por la oportunidad de practicar la bondad que una vez le fue mostrada. Que el don divino de la gracia hacia usted llegue a ser el don de la gracia por su medio.

DEJAR DE FUMAR: Participantes del programa de capacitación para dejar de fumar en Belgrado (Serbia), patrocinado por la Iglesia Adventista

Adventistas llevan mensaje para dejar de fumar

a Belgrado

■■ Entre el 30 de septiembre y el 1 de octubre pasados, el Departamento de Salud de la Unión Asociación del Sudeste Europeo de la Iglesia Adventista y la organización no gubernamental «Vida y salud» llevaron a cabo un seminario para pastores y directores de clubes de salud en Belgrado (Serbia). En Serbia, el cigarrillo es un gran problema de salud pública. El gobierno y el Ministerio de Salud han organizado exitosas campañas desde 2003. Entre 2000 y 2006, el número de fumadores disminuyó un siete por ciento. Pero aún hay muchos fumadores, en especial entre las mujeres. El objetivo del seminario fue enseñar a los miembros de iglesia cómo desarrollar en las iglesias un lugar donde los que desean abandonar el hábito encuentren consejo, apoyo y ayuda. Cada iglesia con un club de salud puede organizar cursos para dejar de fumar sobre la base del programa «Siete pasos hacia la libertad». El seminario, al que asistieron ciento cincuenta personas, fue inaugurado por Đorđe Trajkovski, presidente del territorio. El orador invitado fue Richard Willis, director ejecutivo de la Comisión Nacional Británica para la Prevención del Alcohol y la Drogodependencia y miembro de la junta directiva y director asociado de la Comisión Internacional para la Prevención del Alcohol y la Drogodependencia, con sede en Washington D.C. Willis compartió sus conocimientos y experiencia en la implementación de programas para dejar de fumar. Asimismo, desafió e inspiró a los participantes para que –aunque no sean médicos o enfermeras– trabajen con los fumadores. Durante los talleres, brindó consejos prácticos sobre cómo manejar el estrés y las crisis de abstinencia. Otros presentadores fueron el doctor Zorica Plavšić, quien habló sobre la pandemia del cigarrillo, la situación serbia y el tabaco como Con t i n úa e n la próx i m a pág i na

Vol. 9 No. 1 | Adventist World

3


En Brasil, se planifica nueva iglesia en importante suburbio ■■ El pasado 27 de octubre, el énfasis en la evangelización de las grandes ciudades en 2013 dio un importante paso en Sudamérica. Con la presencia de más de ciento veinte líderes adventistas de ocho países del territorio, se colocó la piedra fundamental de una futura congregación adventista en Lago Sul, un distrito de Brasilia. Según el Índice de Desarrollo Humano 2011 de la ONU, en el lugar viven unas treinta mil personas y tiene un Índice de Desarrollo Humano (IDH) de 0,945, el más alto del mundo. Para tener una idea, Noruega lidera la clasificación mundial con un IDH de 0,943. Brasil en su conjunto, ocupa el 85° lugar de la lista, con un IDH de 0,718. Lago Sul representa uno de los desafíos adventistas para 2013, que es construir nuevas iglesias en barrios de clase media alta de las setenta y nueve ciudades más grandes de Sudamérica. Edison Choque, coordinador

4

Adventist World | Enero 2013

d e

general del proyecto de evangelización en las grandes ciudades de Sudamérica, explicó que este lanzamiento es un ejemplo para otras regiones. «Más allá de formar congregaciones en zonas de alto nivel económico, queremos establecer centros de influencia con actividades que beneficien a las familias, la salud y la educación, mostrando así que los adventistas nos interesamos en la transformación integral de las personas», destaca. Junto con los líderes de las regiones administrativas de ocho países, coordinó la colocación de la piedra fundamental como demostración de la construcción participativa. El terreno tiene quince mil metros cuadrados y vale 8,5 millones de dólares. Se hizo esta inversión para albergar la nueva sede administrativa de la Unión Misión de Brasil CentroOccidental y pensando en un templo con capacidad para trescientas ochenta personas. Aunque no se ha establecido la fecha de comienzo, se espera también construir una escuela como parte de la red educativa adventista en la región. Jader Carvalho, uno de los líderes de la iglesia Central, habló del sueño que representa esta ceremonia, dado que en la zona ya existen muchos grupos pequeños y personas que han tomado o están tomando decisiones por Cristo. Carvalho cree que la obra de evangelización necesita esta estructura. Durante la ceremonia, Erton Köhler, presidente de la División, afirmó que «evangelizar las grandes ciudades siempre fue parte de la obra adventista. Pero en 2013 nuestro énfasis es establecer nuevas congregaciones en lugares donde el poder y la secularización han dificultado el interés de la comunidad en la iglesia». Köhler, Ella Simmons –una de las vicepresidentas de la Iglesia Adventista mundial– el tesorero de la División, Marlon Lopes y el secretario ejecutivo

f o t o g r a f í a

factor de riesgo; el doctor Branislav Hačko, quien se refirió al trabajo conjunto entre los clubes de salud y la comunidad; y el doctor Petar Borović, quien habló acerca de los efectos positivos de dejar el hábito. Vlado Havran, director de Ministerios de Salud del territorio, presentó las últimas experiencias en los clubes de salud. Durante los talleres, los participantes recibieron instrucciones prácticas sobre cómo implementar el programa en sus iglesias y clubes de salud. Cada participante recibió un CD con materiales educativos y el libro Disfrute sin humo, escrito por Plavšić. –informe de tedNews

AS N

INFORME MUNDIAL

SUBURBIO DESTACADO: Erton Köhler, presidente de la División Sudamericana (derecha), el secretario ejecutivo Magdiel Pérez, (izquierda), el tesorero Marlon Lopes (centro derecha), y Ella Simmons, una de las vicepresidentas de la Asociación General, posan junto a los libros colocados en la piedra fundamental de un nuevo templo en Lago Sul, un suburbio acaudalado de Brasilia, capital de Brasil.

de la División Magdiel Pérez, llenaron el centro de la piedra fundamental con libros y revistas que hablan de las creencias y valores adventistas. El mensaje fue claro: el fundamento de los futuros edificios se encuentra en la Biblia y en libros que refuerzan las enseñanzas de Jesucristo. –informe de Felipe Lemos, ASN

Sale a la luz la historia de la primera adventista australiana que estudió medicina ■■ La historia aún desconocida de la primera adventista que estudió medicina en Australia apareció en un libro escrito por una integrante del personal del Colegio Superior Avondale. En el libro Nacida para servir, Rose-lee Power describe a la doctora Margherita Freeman como «valiente y decidida». «Que una mujer estudiara medicina era realmente […] poco probable; era un ámbito para hombres», dice Power, quien investigó la historia durante tres años en su función de encargada del Centro de Herencia Adventista.


p o r F o t o g r a f í a

NARRADORA: Rose-lee Power, del Colegio Superior Avondale y autora de Nacida para servir, detalla la vida de la primera adventista de Australia que estudió medicina y sirvió como médica.

c o r t e s í a

d e

M e l i s s a

P r e s t o n

Casa editora adventista de Filipinas recibe premio a la calidad ■■ La Casa Editora Filipina, una de las sesenta y tres casas editoras que administra la Iglesia Adventista en el mundo, recibió el Premio al Compromiso con la Calidad en la Categoría Oro, por parte de la organización Direcciones de Iniciativas Empresariales.

PP H l a d e

de mujeres adventistas en el Centro de Convenciones de Watson Park, al norte de Brisbane. Oliver destacó que la historia de la iglesia en Australia incluye «muchas historias desconocidas de valor, compromiso y fe. Gracias a Dios, Rose-lee Power […] no permitió que esa maravillosa historia […] quedara perdida en los archivos». Freeman sirve de «modelo de las mujeres de cualquier lugar y época», escribe Carole Ferch-Johnson en el prólogo. La directora asociada de Mujeres en el Ministerio Pastoral de la Asociación Ministerial de Australia, recuerda a Freeman como una «persona formidable», que inspiraba «mucho respeto». Rod y Nita Ellison, que fueron amigos de Freeman, iniciaron el proyecto de escribir su historia. «Había hecho tanto por nuestra iglesia; la queríamos mucho», dijo Nita, quien recuerda su sentido del humor: «Cuando la visitábamos, nos hacía reír mucho». Ellison se acercó a Power para terminar de escribir la historia, pero como Freeman no tuvo hijos, resultaba difícil hallar fuentes confiables. No obstante, antes de imprimir la obra, se consiguió un conjunto de documentos y fotografías del Hogar de Ancianos Freeman en Rossmoyne, nombrado en honor a esta pionera. Los documentos confirmaron hechos y brindaron imágenes de sus últimos años.

f o t o g r a f í a

Freeman se graduó de la Universidad de Sídney en 1911, y cumplió un papel importante en la acreditación de lo que entonces se conocía como el Sanatorio de Sídney. En momentos en que las mujeres solían necesitar de un acompañante en público, Freeman dirigió clínicas y, ante la ausencia de su esposo, inauguró un centro de nacimientos, organizó la capacitación de enfermeras y realizó presentaciones en conferencias. Lo que hoy es el Hospital Adventista de Sídney, su conexión con la comunidad y su atención de calidad «se debe en buena parte a la obra de la doctora Freeman y de otros como ella, que tuvieron una visión y un espíritu de servicio que bien haríamos en imitar», dijo Barry Oliver, presidente de la Iglesia Adventista en el Pacífico Sur y presidente de la junta directiva del hospital. Oliver asistió al lanzamiento del libro en el marco de una conferencia

PREMIO A LA CALIDAD: Florante P. Ty, presidente de la Casa Editora Filipina, y Ronaldo B. Dumapig, vicepresidente financiero, reciben el Premio al Compromiso con la Calidad en el Hotel Concorde La Fayette de París de manos de José E. Prieto, presidente de Direcciones de Iniciativas Empresariales.

La ceremonia se llevó a cabo durante la Convención de Compromiso con Calidad París 2012, en la que cincuenta y cuatro países fueron reconocidos por logros de «calidad y excelencia». Jose E. Prieto, presidente y gerente general de la entidad que organizó el evento, dijo: «Las empresas premiadas son símbolo de compromiso con el liderazgo, la tecnología y la innovación, lo que las convierte en modelos en el área». La ceremonia se llevó a cabo en el Hotel Concorde La Fayette de París el pasado 29 de octubre de 2012. En representación de la casa editora, estuvieron su presidente Florante P. Ty, y Ronaldo B. Dumapig, tesorero y vicepresidente financiero. Al hablar a los empleados de la casa editora después del evento, Ty dijo: «Alabamos a Dios porque después de casi cien años, la Casa Editora Filipina ha sido reconocida por su calidad, innovación, excelencia y compromiso. Creo que el ente organizador vio que era apropiado darnos el Premio al Compromiso con la Calidad debido a nuestro programa de distribución individualizada, que está a cargo de nuestros colportores y directores de publicaciones en todas las Filipinas».

Vol. 9 No. 1 | Adventist World

5


INFORME MUNDIAL

L

a Iglesia Adventista de Interamérica lanzó oficialmente sus iniciativas para el «Año del Laico 2013» el pasado 27 de octubre de 2012, durante un programa transmitido en línea desde la iglesia adventista de Comayagüela, en Tegucigalpa (Honduras). Decenas de miembros de la junta directiva participaron del histórico evento, mientras que miles de integrantes de las juntas de iglesia del territorio siguieron el acontecimiento vía Internet para presenciar y adoptar las iniciativas y actividades. Israel Leito, presidente de la iglesia en Interamérica, manifestó que «la iglesia se ha visto enriquecida por el trabajo esforzado de los ministros y laicos que han esparcido el evangelio en Interamérica. Por eso hemos designado 2013 como “Año del Laico”, para enfatizar aún más la obra de la iglesia en la comunidad. El evento en línea buscó involucrar directamente a los líderes de cada iglesia, para que vean, participen y adopten iniciativas que sigan impulsando a nuestra iglesia, de manera que en 2013 sigamos compartiendo más a Cristo».

AÑO DEL LAICO: Líderes adventistas de Interamérica participan el pasado 27 de octubre del lanzamiento de las iniciativas y actividades del «Año del Laico 2013» durante una transmisión en vivo en la iglesia adventista de Comayagüela, en Tegucigalpa (Honduras). El evento en línea conectó a miles de juntas de iglesia del territorio durante la presentación de dos horas.

Libna Stevens, División Interamericana

Interamérica lanza programa misionero para 2013 con evento en

transmitido línea

En Honduras, se presentan planes para el «Año del Laico» El acontecimiento marcó la apertura del encuentro bianual de la junta directiva del territorio, y buscó el apoyo de los miembros de las juntas de iglesia para implementar proyectos de evangelización en sus comunidades, a la vez que celebró la contribución de los laicos. Durante el transcurso del programa se registraron más de ocho mil conexiones para seguir la transmisión en línea y se recibieron cientos de comentarios. Para 2013 se han planificado celebra­

6

Adventist World | Enero 2013

ciones espirituales, concilios virtuales, encuentros especiales, bautismos, campañas de evangelización y actividades comunitarias mediante un esfuerzo conjunto de los diversos ministerios de la iglesia, según informó Melchor Ferreyra, director de Ministerios Personales en Interamérica. «Estamos entusiasmados de conseguir la participación plena de los laicos, lo que incluye a profesionales, hombres, mujeres, jóvenes y niños para predicar

el evangelio», dijo Ferreyra. Ya se ha capacitado a casi un millón de laicos como parte de la iniciativa del territorio denominada «Visión un millón», que busca preparar a un millón de discípulos en una de las siguientes cinco áreas: predicación, instrucción bíblica, testificación, liderazgo de grupos pequeños y trabajo como pioneros de misión global. Entre las iniciativas del «Año del Laico», se destacan encuentros de rea-


PALABRA DEL LÍDER: Israel Leito, presidente de la Iglesia Adventista en Interamérica, se dirige a los líderes de la iglesia en el territorio y a los que siguieron el programa «Año del Laico 2013» en línea.

vivamiento, un día de ayuno y oración, un concilio virtual para ancianos de iglesia, campañas de evangelización, la celebración de «Visión un millón», ceremonias bautismales a cargo de ancianos de iglesia y actividades de impacto comunitario mediante actividades de salud. Ana Aceituno Ortiz, de la iglesia adventista de Tepeyac, en Tegucigalpa (Honduras), fue una de las treinta personas que formaron la junta de iglesia que apareció en vivo. Esta junta votó adoptar las iniciativas presentadas durante el programa. Como directora de Ministerios del Niño en su iglesia, se sintió entusiasmada de enterarse de las actividades especiales con énfasis en las tareas comunitarias. «Este programa fue una verdadera inspiración, porque mostró de qué manera todos los ministerios pueden trabajar juntos para ejercer un impacto más grande en la comunidad –dijo Ortiz–. Tenemos que seguir

F o t o g r a f í a s :

L i b n a

S t e v e n s / IAD

POR LOS NIÑOS: Cecilia Iglesias, directora de Ministerios de la Mujer en Interamérica (tercera desde la izquierda) comparte las actividades planificadas para el año entrante. Esperan su turno Benjamín Carballo (al centro), director de Ministerios Juveniles y Dinorah Rivera (derecha), directora de Ministerios del Niño en el territorio.

trabajando por Cristo y hacerlo conocer entre los que aún no han escuchado hablar de él». Ortiz ya ha organizado actividades para los sesenta y cinco niños de su iglesia, como festivales de música, brigadas de salud y ministerio a los orfanatos y hogares de ancianos de su comunidad. «El año próximo nos inspirará a hacer más y alcanzar a más personas», añadió. Para Ricardo Barrantes, uno de los ancianos de iglesia y director de Mayordomía de la iglesia adventista Kennedy, una congregación de doscientos cincuenta miembros de Tegucigalpa, fue apasionante conocer los eventos que se han planificado para el año próximo y expresó: «Estos son planes y actividades maravillosos, lo que significa que tenemos que trabajar más y mejor para seguir sirviendo a Dios y preparar a otros para encontrarse con Cristo». En toda la región de la Unión de Chiapas en México, ya se ha llevado a

cabo la preparación y capacitación de laicos. Ignacio Navarro, presidente de la iglesia en Chiapas, acompañó a otros administradores de las diversas regiones de Interamérica, comprometiéndose así a unir esfuerzos para el «Año del Laico». Hasta el momento, en la región sur de México se han capacitado a casi sesenta y siete mil laicos para la obra misionera, dijo Navarro. «Este programa en línea ayudó a renovar esfuerzos para la obra de los laicos en el territorio», agregó. Como resultado, para febrero próximo la iglesia de la región está organizando una ceremonia bautismal masiva en un estadio con capacidad para treinta y cinco mil personas. «Buscamos movilizar a los laicos para que testifiquen, prediquen, distribuyan impresos y participen de muchas actividades para alcanzar a los perdidos», dijo Edgar Redondo, presidente de la iglesia en la región Norte de Colombia, y añadió que se han capacitado a más de cincuenta mil laicos para que el impacto sea mayor. «Estas iniciativas enriquecerán a la iglesia, ayudarán a los miembros a descubrir sus dones y talentos y se enfocarán en compartir el amor y la gracia de Dios», dijo Redondo. Los miembros del norte de Colombia ya han organizado exposiciones de salud y distribuido doscientos mil ejemplares de El conflicto de los siglos a autoridades, funcionarios del gobierno y comunidades enteras. Los líderes dijeron que en toda Interamérica, la iglesia se prepara para un histórico «Año del Laico» y para celebrar las victorias alcanzadas. «Sin los laicos, la iglesia no tiene razón de ser, por lo que estamos seguros de que Dios seguirá bendiciendo esta tarea», dijo Leito. Si desea saber más sobre estas iniciativas y los recursos para el «Año del Laico 2013», visite 2013.interamerica. org. n

Vol. 9 No. 1 | Adventist World

7


P A N O R A M A

M U N D I A L

El siguiente artículo ha sido adaptado de un sermón dado durante el Concilio Anual el sábado 13 de octubre de 2012, y presenta la primera parte de ese mensaje. En el siguiente número de Adventist World se ncluirá la segunda parte. Se han conservado los elementos de la presentación oral. – Los editores.

M

ateo 14, el texto bíblico escogido, presenta un mensaje poderoso y práctico sobre el trasfondo de una experiencia fascinante en la vida de Cristo, sus discípulos y su iglesia. Este pasaje

Jamás lo

con nuestra experiencia como iglesia remanente que tiene que dar el gran clamor. Primera carga: Nuestra necesidad de comprender plenamente la obra médica misionera y la reforma prosalud como

Ted N. C. Wilson

: duden Dios está en control Parte 1

también tiene claras implicaciones para nosotros hoy. Jesús se había enterado de que su primo y antecesor en el ministerio, Juan el Bautista, había sido decapitado. Ahora necesitaba un tiempo en soledad. Dice Mateo 14:13: «Al oírlo Jesús, se apartó de allí, él solo, en una barca a un lugar desierto. Cuando la gente lo supo, lo siguió a pie desde las ciudades». Aun en medio del dolor personal por la muerte de Juan, el corazón de Jesús estaba con los necesitados. Su misión siempre estaba presente ante él, como tiene que suceder también con nosotros aun en los momentos más difíciles. Nuestra pasión tiene que ser llorar y trabajar con Cristo por los que viven en las ciudades. Analicemos dos importantes cargas de Jesús en Mateo 14, que se relacionan

8

Adventist World | Enero 2013

una parte integral de la misión a las ciudades. Segunda carga: Nuestra gran necesidad de abnegada unidad en Cristo, a la hora de proclamar los mensajes de los tres ángeles. El método de Cristo dará éxito

Jesús había buscado un lugar alejado de las constantes demandas de la gente que buscaba su presencia y las verdades que compartía. Al ministrar a otros como lo hizo Cristo, es importante que dediquemos tiempo para que el Espíritu Santo reacondicione y rejuvenezca nuestras almas para el ministerio y el servicio. No obstante, cuando Jesús buscó un lugar tranquilo, la gente quiso saber dónde estaba. Algunos descubrieron en qué dirección se había marchado y lo

siguieron por tierra y mar. Miles de personas se reunieron para verlo. En el libro El ministerio de curación se nos habla del método de Cristo para alcanzar a esas personas: «Solo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la gente. El Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía a sus necesidades y se ganaba su confianza. Entonces les decía: “Seguidme”. Es necesario acercarse a la gente por medio del esfuerzo personal. Si se dedicara menos tiempo a sermonear y más al servicio personal, se conseguirían mayores resultados» (pp. 99, 100). ¿Cómo mostró Jesús este ministerio abarcador de salud? Elena White nos dice: «Aunque interrumpido y privado de su descanso, no manifestaba impaciencia. Veía que una necesidad mayor requería su atención, mientras contemplaba a la gente que acudía y seguía acudiendo» (El Deseado de todas las gentes, p. 332). ¿Cuán receptivos y solícitos somos a la hora de dar de nuestro tiempo o atención por las necesidades de los demás? Tenemos que hacer nuestro el ministerio de Cristo. Un ministerio abarcador de salud

En junio pasado, tuve el privilegio de visitar Israel por primera vez, en ocasión de la Tercera Conferencia Bíblica Internacional organizada por el Instituto de Investigaciones Bíblicas (véase «International Bible Conference Opens in Israel» en www.adventistworld. org/article/1264/resources/english/ issue-2012-1006/ibc-1). Durante parte de la conferencia estuvimos junto al Mar de Galilea, no lejos de donde puede haberse producido el acontecimiento leído. Fue emocionante imaginar que en esas colinas Jesús respondió a las necesidades de la gente. Su corazón ansiaba ayudar a las multitudes, para que hallaran la sanidad física y espiritual. Ante ellos, Cristo presentó un ministerio de


salud que podemos hacer nuestro, dado que es una parte integral de los mensajes de los tres ángeles. En 3 Juan 2 leemos: «Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas y que tengas salud, así como prospera tu alma». Como adventistas, creemos en el ministerio de ayudar de manera integral a los que nos rodean. Dios nuestro Creador quiere que experimentemos el reavivamiento, la reforma y gocemos de plena salud física, mental, social y espiritual. Sigamos el ejemplo de Cristo

Nuestro magnífico Redentor quiere que prosperemos mediante nuestra relación con él y el servicio a otros. Mientras estuvo en la tierra, «recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, predicando el evangelio del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo» (Mat. 9:35). El ministerio de Jesús tiene que ser la pasión de todo adventista. En toda ciudad, los adventistas tienen que ministrar a la gente, no solo desde sus iglesias, sino también desde centros de influencia: clínicas, restaurantes vegetarianos, salas de lectura, centros de asesoramiento y de servicio comunitario. Las charlas de salud, el colportaje, el trabajo en grupos pequeños, la obra misionera puerta a puerta, el evangelismo innovador de medios y el trabajo social que siga los métodos de Cristo serán efectivos. Los estudios bíblicos personales y grupales, el evangelismo público, el ministerio de salud y un sinnúmero de otras iniciativas misioneras que aún tienen que ser desarrolladas con la ayuda del Espíritu Santo, deberían ser el sello distintivo de nuestra obra urbana. Esta obra requerirá la participación de los laicos y de los ministerios ya establecidos, como Servicios Comunitarios Adventistas, ADRA, Radio Mundial Adventista, Esperanza TV, librerías adventistas, y muchos otros. f o t o g r a f í a :

S a n d r a

B l a c k m e r

Trabajemos unidos

En esta obra vital para ganar almas en las grandes ciudades, Dios nos llama a vigorizar el uso de un ministerio de salud equilibrado y abarcador, y a unir los esfuerzos de las organizaciones denominacionales y ministerios de apoyo. Elena White nos dejó consejos que siguen siendo relevantes. Escribió: «Todo ministro del evangelio debería estar preparado para la obra médica misionera. Esta obra tiene que estar tan estrechamente vinculada con el ministerio del evangelio como los brazos al cuerpo […]. La obra médica en nuestras grandes ciudades tiene que relacionarse estrechamente con el ministerio evangélico. Abrirá puertas para que la verdad entre» (Manuscrito 117, 1901). Elena White nos aconseja establecer centros de avanzada o pequeños institutos en el campo pero cerca de las ciudades, donde la gente urbana pueda vivir o visitar para ser renovados, donde un simple centro de salud puede atender a personas que quieran adquirir un nuevo enfoque, y donde los jóvenes puedan ser capacitados para el evangelismo urbano. Necesitamos la planificación estratégica –inspirada por el Espíritu Santo– de los administradores, pastores y profesionales de salud para cada ciudad del mundo, que produzca esa clase de «colmena» de actividades de evangelismo, salud y comunitarias que describió Elena White en San Francisco en 1906 (véase «Buzzing About the Beehive», disponible en línea en www.adventist review.org/issue.php?issue=2011-1511 &page=18). A los que viven en las grandes ciudades

Esta es la clase de obra que debe hacerse en Nueva York al planificar un abarcador programa misionero para 2013. Líderes y evangelistas de la Asociación General y del mundo, junto con pastores, profesionales de salud y laicos, parti-

ciparán de unas trescientas cincuenta reuniones de evangelización en la región metropolitana de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut. Mi esposa Nancy y yo participaremos de algunas de esas reuniones durante tres semanas, en el mismo lugar en el que comencé mi ministerio, la iglesia adventista de Manhattan, en la Calle 11 Oeste (Greenwich Village). Todo esto estará precedido y seguido por obras comunitarias y el

ministerio de salud, para alcanzar a Nueva York y muchas otras ciudades del mundo. Oren por este proyecto, para que por el poder del Espíritu Santo, este ministerio pueda alcanzar a aproximadamente seiscientas cincuenta de las ciudades más grandes del mundo para 2015. Hago un llamado a cada uno de ustedes, en especial a los jóvenes, para que estudien, planifiquen, oren y participen de los grandes planes de Dios para el evangelismo urbano y el ministerio de salud. El Señor los llama para ser parte de este equipo combinado de pastores, profesionales de salud, obreros y miembros de iglesia que muestren compasión a los agobiados, aislados y quebrantados en cuerpo y alma, para que los lleven a Cristo.

Vol. 9 No. 1 | Adventist World

9


P A N O R A M A

M U N D I A L

Compasión práctica

El ministerio de salud satisface las necesidades prácticas de la gente y muestra así el amor de Jesús, ya sea al compartir un pan integral con un vecino o tratar un paciente con bondad cristiana en una de nuestras instituciones de salud. «La obra médica misionera ha sido presentada como la cuña de entrada de la verdad presente –escribió Elena White–. Mediante esta obra los corazones son alcanzados, y los que albergaban prejuicios son ablandados y subyugados» (Carta 110, 1902). Podemos mostrar el amor y la compasión de Cristo al transformar nuestra iglesia local en un centro de vida y salud. Los departamentos de ministerios de salud y otras entidades de salud han producido materiales que pueden ser usados para la testificación práctica, para compartir con los vecinos los beneficios de hábitos de salud inspirados, estrategias preventivas, e intervenciones y procedimientos simples y caseros. «Cada iglesia, un centro comunitario de salud» es una de las maneras menos costosas y efectivas de practicar la salud preventiva al tiempo que comunicamos al mundo el plan divino para restaurar a toda la persona. El fuerte clamor

El ministerio de salud jugará un papel preponderante en el fuerte clamor. Elena White enfatiza la importancia de esta obra cuando escribe: «La reforma prosalud se halla tan íntimamente relacionada con el mensaje del tercer ángel como el brazo con el cuerpo; pero el brazo no puede tomar el lugar del cuerpo. La proclamación del mensaje del tercer ángel –los mandamientos de Dios y el testimonio de Jesús– es la preocupación básica de nuestra obra. El mensaje ha de ser proclamado con un fuerte clamor, y ha de ir a todo el mundo» (Consejos sobre el régimen alimenticio, p. 88). Los adventistas somos los únicos que proclamamos el mensaje del tercer

10

Adventist World | Enero 2013

ángel, y daremos un fuerte clamor. Tienen que producirse cambios en nosotros y mediante nosotros para cumplir esta obra que el cielo nos ha encomendado. El fuerte clamor será dado en medio de una tormenta de persecución que tendrá un efecto en todos nosotros. Debido a la estrecha relación laboral entre la reforma de salud y el mensaje del tercer ángel, hay que hacer una obra en la salud personal antes de que los pastores y la gente reciban el poder de proclamar el mensaje del tercer ángel como el fuerte clamor. «Los hijos de Dios […] tienen una obra que hacer en favor de sí mismos que no deben dejar para que Dios la haga por ellos […]. Es una obra individual; uno no puede hacerla por otro» (ibíd., p. 36). Líderes y miembros de iglesia, ¿nos hemos acaso vuelto dubitativos en la tarea de proclamar y vivir el claro vínculo entre la verdad bíblica y nuestro bienestar físico? ¿Creemos verdaderamente que como adventistas, Dios nos ha dado una luz particular en relación con un estilo de vida saludable, y que nos ha enviado a contárselo al mundo? Por supuesto, necesitamos sabiduría, no fanatismo, a la hora de presentar el mensaje de salud. «Sabiamente presentada, la reforma prosalud resultará ser una cuña de entrada donde la verdad podrá crecer con marcado éxito. Pero la presentación imprudente […] ha servido para crear prejuicios con los incrédulos […], dando la impresión de que somos extremistas» (Mensajes selectos, t. 3, p. 326). Aumentemos con sabiduría, sin fanatismos, la obra de esta poderosa combinación del ministerio físico y espiritual.

filosofías paganas que son parte de los engaños finales del enemigo. No caigan presa del «fuego extraño» de las creencias y prácticas místicas, ya sea en la salud o la vida espiritual. Permanezcan cerca de la Biblia, el Espíritu de Profecía y una conexión personal de oración con el cielo, para que el Espíritu Santo los ayude a discernir la verdad y evitar el error y el extremismo. Dios nos está llamando al reavivamiento y la reforma espiritual y física. Participen en «Revividos por la Palabra», leyendo al menos un capítulo de la Biblia por día (véase revivedbyhisword. org). No tenemos que estar satisfechos con tan solo la rica herencia del ministerio adventista de salud, sino renovar nuestro compromiso de incorporar enfoques innovadores de las prácticas de salud, su promoción y el ministerio abarcador. Hago un llamado a los pastores y profesionales de salud, para que se unan bajo el poder del Espíritu Santo. Agradezco a Dios por las cosas maravillosas que están sucediendo en muchas iglesias, instituciones de salud, educativas y ministerios de apoyo. Hago un llamado a nuestros seminarios teológicos y universidades, para que tengan cursos de salud para los estudiantes de teología y de todas las carreras. Seamos conscientes del poder de un enfoque unido y combinado, porque Cristo es el origen de toda la vida y la salud. «El mundo necesita hoy lo que necesitaba mil novecientos años atrás, esto es, una revelación de Cristo. Se requiere una gran obra de reforma y sólo mediante la gracia de Cristo podrá realizarse esa obra de restauración física, mental y espiritual» (El ministerio de curación, p. 102). n

La respuesta a los engaños del enemigo

El ministerio de salud –la presentación práctica de los principios divinos de salud– es la respuesta al posmodernismo, la Nueva Era, el misticismo y las

Ted N. C. Wilson es

presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.


La

vitamina B12 segunda parte

Soy investigador y he estado estudiando la vitamina B12. En un artículo (Agosto 2012) de Adventist World, ustedes señalaron que los lactovovegetarianos parecían tener mejores resultados que los que solo ingieren alimentos vegetarianos. Hace poco analicé las publicaciones sobre el tema, y he hallado que todos los vegetarianos estrictos pueden sufrir de deficiencia de vitamina B12. ¿Qué nos puede decir al respecto?

H

emos contactado investigadores que estudiaron a unos noventa y cinco mil adventistas que viven en los Estados Unidos. Entre estos adventistas había vegetarianos, lactovovegetarianos, omnívoros y grupos intermedios (el Estudio Adventista de Salud II). Está en lo correcto al señalar que la vitamina B12 preocupa a todos los vegetarianos, y acaso aun más a los que viven en zonas donde la mayoría de los alimentos no están fortificados. La vitamina B12 es hidrosoluble e importante porque permite la función del ácido fólico. También se necesita para la formación de la sangre y la función del tejido nervioso. Se halla en forma natural solo en alimentos de origen animal y, por lo tanto, es importante que no les falte a los vegetarianos. En caso de deficiencia, los síntomas tardan en aparecer. En primera instancia, el grupo de adventistas del Estudio Adventista de Salud no parece mostrar números significativos con deficiencia de vitamina B12, quizá debido a que utilizan alimentos fortificados con B12 o suplementos específicos de la vitamina. Los hallazgos sobre los niveles de vitamina B12 en los participantes del estudio son preliminares y no debieran ser considerados definitivos. Todos los vegetarianos necesitan

prestar atención, y acaso también los que comen carne de vez en cuando. Hay una afección llamada anemia perniciosa, en la que un individuo carece de lo que se denomina «factor intrínseco». Esto lleva a una absorción deficiente de la vitamina B12. Las personas con anemia perniciosa suelen requerir vitamina B12 inyectable, de mil microgramos por mes, o un comprimido diario que se disuelve en la boca. Un artículo reciente del Canadian Medical Association Journal informó sobre la deficiencia de vitamina B12 en dos niños pequeños.1 Ambos eran amamantados, pero la madre de uno era vegetariana estricta y la del otro sufría anemia perniciosa. Cuando la madre tiene bajos niveles de vitamina B12, la leche que produce carece del nivel adecuado de la vitamina. Estos niños se volvieron anémicos y sufrieron fallas en el desarrollo neurológico. Mostraban síntomas de letargo, bajo tono muscular, apatía y debilidad general. La toma de imágenes cerebrales mostró atrofia. Aun no se sabe si se recuperarán por completo. Esto muestra que todos los vegetarianos estrictos deberían ser conscientes de su necesidad de vitamina B12. Una de nuestras principales preocupaciones es el uso de bebidas de soja «caseras» o sin fortificar, como sustitutos de la leche de vaca. Estos productos no contienen la fortificación requerida de vitamina B12. Es importante revisar el contenido nutricional de todos los sustitutos de los productos animales para asegurarse de que contengan vitamina B12 adicional. Si no es así, recomendamos que los vegetarianos estrictos consuman suplementos de vitamina B12. Asimismo es muy importante que las madres vegetarianas que amamantan reciban suplementos de vitamina B12, y que sus niños pequeños reciban cuidadosa supervisión pediátrica en ese sentido. Los daños cerebrales o

S alud

mundial

Allan R. Handysides y Peter N. Landless

nerviosos por causa de una deficiencia de vitamina B12 suelen ser irreversibles. El consumo mínimo recomendado de 2,5 microgramos al día debería ser considerado eso: un mínimo. El artículo del Canadian Medical Association Journal (que cita a varios estudios) informó que en Canadá, una de cada veinte mujeres en edad reproductiva tiene niveles inadecuados de vitamina B12.2 La Encuesta de Mediciones de la Salud Canadiense halló que el cinco por ciento de las mujeres de entre veinte y cuarenta y cinco años tenía niveles deficientes, y un veinte por ciento tenía provisión mínima de la vitamina. A nivel mundial, la deficiencia de vitamina B12 representa un riesgo significativamente mayor en el subcontinente de la India y en México, América Central y ciertas zonas de África. La dieta vegetariana posee ventajas significativas para la salud. Hasta el momento, ni el Estudio Adventista de Salud ni ningún otro estudio con validez científica permite la selección de una u otra variedad de régimen vegetariano como definitivamente superior a los demás, pero está claro que todos los vegetarianos deberían tener en cuenta los requerimientos de vitamina B12. n 1 Nadia

Ronmeliotis, David Dix y Alisa Lipson, en Canadian Medical Association Journal 184, no. 14 (2 de octubre de 2012). 2 Ibíd.

Allan R. Handysides es ginecólogo

certificado y director del Departamento de Ministerios de Salud de la Asociación General.

Peter N. Landless es cardiólogo certificado

especialista en cardiología nuclear y director asociado del Departamento de Ministerios de Salud de la Asociación General.

Vol. 9 No. 1 | Adventist World

11


D evocional

Michael Doernbrack

C

uando la gente escucha hablar de Génesis 3, suele pensar: Oh sí, ese es el capítulo en el que Dios echó a Adán y Eva del Paraíso. Por cierto, es así. Ese capítulo relata la triste historia de la caída de la humanidad en pecado y la pérdida del Paraíso. Pero si miramos más de cerca, veremos en realidad una revelación sorprendente del carácter de Dios y el evangelio. Conocer a Dios

Podemos construir una relación solo con alguien que realmente conocemos. Si tenemos conceptos equivocados sobre una persona, eso afectará nuestra relación con ella. Lo mismo se aplica a nuestra relación con Dios. Para disfrutar de una relación de amor con él, tenemos que entender su carácter. Es por ello que Jesús dijo: «Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti» (Juan 17:3). Cuando Dios creó a Adán y Eva, ellos lo conocían cara a cara; lo amaban, y su mayor felicidad era pasar tiempo con él. Pero cuando Satanás engañó a Eva, impuso en su mente una imagen errónea de Dios. La llevó a creer que Dios es egoísta e injusto, y que no deseaba lo mejor para ellos (Gén. 3:1-5). De esta manera, la relación con Dios se vio severamente dañada, y ellos se escondieron de su presencia. Es importante que lo entendamos: El pecado no comenzó con un acto. Comenzó más bien al aceptar la imagen incorrecta del carácter de Dios. La acción de tomar del fruto prohibido fue solo la consecuencia de ese concepto erróneo. Conceptos erróneos de Dios

Esto no es cosa del pasado. ¡Hoy día sucede lo mismo! ¿Cuánta gente, aun en la iglesia, posee una imagen errónea de Dios? «Dios me ama si me porto bien». «Dios no me perdonará; ya he

12

Adventist World | Enero 2013

en los

rincones oscuros El evangelio según Génesis 3 llegado demasiado lejos». «Dios me ama tanto que me salvará no importa lo que haga». Hay conceptos erróneos de Dios para todos los gustos, conceptos que, en último término, apartan a la gente de él. ¡Es trágico! Cuando tenemos una imagen errónea de Dios, no podemos disfrutar de una relación apropiada con él, porque creemos en un ser que no existe. Por ello, el diablo está tan ansioso de esparcir mentiras sobre el carácter de Dios. También por ello Dios mueve el cielo y la tierra para mostrarnos cómo es él en realidad. Tiene muchas maneras de ayudarnos a entender que es amante y justo. Pero la mejor revelación se encuentra en Jesucristo: «Aunque se dieron todas estas pruebas evidentes, el enemigo del bien cegó el entendimiento de los seres humanos, para que miraran a Dios con temor y lo considerasen severo e implacable. Satanás indujo a los seres humanos a concebir a Dios como un ser cuyo principal atributo es una justicia implacable, como juez severo,

acreedor duro y exigente. Representó al Creador como un ser que vela con el ojo inquisidor para descubrir los errores y las faltas de los seres humanos y hacer caer sus juicios sobre ellos. A fin de disipar esta negra sospecha vino el Señor Jesús a vivir entre nosotros, y manifestó al mundo el amor infinito de Dios».1 El carácter de Dios en Génesis 3

Esta revelación de Dios por medio de Jesucristo no comenzó cuando Jesús vivió en la tierra, sino en Génesis 3. Cuando entró el pecado, Dios ya se reveló como el Salvador del ser humano. ¡Lo hizo allí mismo! ¿Cómo respondió Dios después de que Adán y Eva pecaron? No procuró probar con argumentos que Satanás estaba equivocado. Por el contrario, demostró que él era completamente diferente de lo que Satanás le había atribuido. Analicemos la situación con más detenimiento para ver cómo lo hizo.


1. Después de la caída, Dios podría haber enviado ángeles para arrestar a Adán y Eva y llevarlos a un juicio celestial. Pero no lo hizo. Por el contrario, escogió dejar el cielo y descender al lugar donde se había producido el pecado, para encontrarse allí con la humanidad. Años después, hizo lo mismo cuando dejó el cielo y se hizo hombre para salvarnos. 2. Cuando Adán y Eva se escondieron de su presencia, los buscó y les hizo preguntas. Se acercó a Adán y le preguntó: «¿Dónde estás?» «¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Acaso has comido del árbol del cual yo te mandé que no comieras?» (vers. 9, 11). Cuando Adán acusó a Eva y, en consecuencia a Dios, el Señor se volvió a Eva y le dijo: «¿Qué es lo que has hecho?» (vers. 13). Ella acusó a la serpiente, y de esta manera también al Creador. ¡Pensemos en esto! ¿Por qué Dios hace preguntas? ¿Acaso no lo sabe todo? Por supuesto que sí. Cuando Dios pregunta, no es porque le falte conocimiento.

El pecado no comenzó con un acto.

Cuando Elías huyó de Jezabel, Dios le preguntó dos veces: «¿Qué haces aquí, Elías?» (1 Rey. 19:9, 13). Cuando le llevaron al ciego Bartimeo ante él, Jesús le preguntó: «¿Qué quieres que te haga?» (Mar. 10:51). Antes de que Jesús sanara al hombre en el estanque de Betesda, le preguntó: «¿Quieres ser sano?» (Juan 5:6). Cuando Dios pregunta, quiere que sus hijos entiendan que lo necesitan. Quiere llevarlos al arrepentimiento y la salvación. Es importante: El Dios que pregunta es el Dios que quiere salvar. Cuando Dios llegó hasta el Edén después de la caída, lo hizo como el Salvador compasivo que quería salvar desesperadamente a Adán y Eva; no le hizo ninguna pregunta a Satanás. El diablo había llegado demasiado lejos. Por eso, en su caso, Dios no vino como Salvador sino como Juez. 3. Dios también demostró que es justo y que aborrece el pecado. Adán y Eva tuvieron que dejar el Paraíso y experimentar las consecuencias del pecado.

Pero Dios no permitió que se fueran sin esperanza. En la sentencia que le dio a Satanás, incluyó la promesa de que vendría un Salvador a destruirlo y a salvar a la humanidad. 4. Dios se preocupó por sus hijos. Vio la humanidad tristemente cubierta con hojas de higuera y se dio cuenta de que no podrían sobrevivir en el mundo al que tenían que ingresar. Por eso, los vistió con túnicas de pieles. Se derramó sangre inocente. Dios proveyó el sacrificio. Les hizo las túnicas. Los vistió. Es importante destacar que hasta ese punto, Adán y Eva no habían mostrado señal alguna de arrepentimiento. Las ropas no fueron la reacción de Dios a su arrepentimiento. ¡Fueron más bien dones de la gracia! ¡Qué maravillosa imagen de la salvación nos ofrece el Señor como regalo, por medio de la vida, muerte y resurrección de Jesucristo! Génesis 3 no es tan solo el capítulo que muestra cómo Dios echó a Adán y Eva del Paraíso. Es un capítulo que presenta una imagen hermosa del carácter de Dios y, en último término, revela el evangelio. La próxima vez que lea ese capítulo, recuerde que la gracia divina de salvación es más grande que el pecado. n 1 Elena White, El camino a cristo (Doral, Florida.: Asociación Publicadora Interamericana, 2005), p. 16.

Michael Doernbrack

es pastor de la iglesia adventsita de Isny, en Alemania. Es también fundador y director de la Escuela Misionera Josiah, en Isny, donde capacita a jóvenes adventistas dispuestos a dar nueve meses de su vida para ser discípulos que puedan comunicar el evangelio de manera efectiva.

Vol. 9 No. 1 | Adventist World

13


C reencias

fundamentales

H

ace un tiempo vi una caricatura que ilustraba a un hombre que había descendido de un monte con dos tablas de piedra en las manos. Parecía muy cansado, y se aclaraba que era un Moisés moderno. Al verse rodeado y acosado por los medios, comenzó su declaración con las siguientes palabras: «Debido a la naturaleza sensible del tema, mi fuente desea permanecer anónima». ¿Cómo pensamos hoy en la ley de Dios y los Diez Mandamientos? ¿Es un tema o doctrina «sensible», que preferimos pasar por alto?

NÚmerO 19

transformamos en pecadores con necesidad de un Salvador. La Trinidad elaboró un plan llamado Jesús. Su gracia salvífica era nuestra única esperanza, y buscó transformarnos. La Biblia lo expresa con claridad: «Todo el que permanece en él, no practica el pecado. Todo el que practica el pecado, no lo ha visto ni lo ha conocido» (1 Juan 3:6). Antes, en el versículo 4, Juan ya ha definido el pecado: «Todo el que comete pecado quebranta la ley; de hecho, el pecado es transgresión de la ley». Pecamos al quebrantar la ley, lo que significa que destruimos nuestra relación con el Dador de la ley. La transgresión

Clifford Owusu-Gyamfi

Escrita en nuestros

corazones

Obedecer la ley inspira nuestro amor

El autor

A diferencia de la caricatura, el Moisés real comienza su mensaje refiriéndose inmediatamente a su fuente: «Dios habló, y dio a conocer todos estos mandamientos: “Yo soy el Señor tu Dios”» (Éxo. 20:1, 2).1 Dios se distinguió claramente (de los demás dioses) como el autor de los Diez Mandamientos. Es muy fácil decir que «los Diez Mandamientos ya no son vinculantes». Sin embargo, ¿pueden decir los cristianos: «Los Diez Mandamientos inspirados por Dios ya no son vinculantes»? La fuente de un texto nos dice algo de su contenido, que está estrechamente vinculado con su autoridad. Cuando rechazamos la fuente suprema de los mandamientos, negamos irresponsablemente su autoridad (Éxo. 31:18). El punto principal

La salvación se centra solo en Cristo. Si no hay pecadores, no hay necesidad alguna de un Salvador. Pero el plan de salvación fue implementado debido a que la humanidad desobedeció los mandamientos divinos. En consecuencia, nos

14

Adventist World | Enero 2013

de la ley implica no tener respeto alguno por ella. Si creemos que Jesús nos ha salvado del pecado, también tenemos que creer que en él hay poder para obedecer los mandamientos de Dios, porque en él no hay pecado (vers. 5). Esta obediencia no se basa en el legalismo, sino que se hace realidad por la gracia que produce en nosotros su amor (1 Juan 5:3). Un recordatorio

Romanos 3:20 expresa: «Mediante la ley cobramos conciencia de pecado». Pablo lo aclara aún más cuando escribe: «¿Qué concluiremos? ¿Que la ley es pecado? ¡De ninguna manera! Sin embargo, si no fuera por la ley, no me habría dado cuenta de lo que es el pecado. Por ejemplo, nunca habría sabido yo lo que es codiciar si la ley no hubiera dicho: “No codicies”» (Rom. 7:7). Y sigue diciendo: «Pero entonces, ¿lo que es bueno se convirtió en muerte para mí? ¡De ninguna manera! Más bien fue el pecado lo que, valiéndose de lo bueno, me produjo la muerte; ocurrió así para que el pecado se manifestara claramente, o sea, para que mediante el


mandamiento se demostrara lo extremadamente malo que es el pecado» (vers. 13). Al abrir la Palabra, el Espíritu de Dios nos convence de pecado y nos revela sus terribles consecuencias. Como recordatorio, la ley divina nos lleva a enfocarnos en Cristo. Nos impulsa a anhelar un Salvador. Por eso agradecemos a Dios, porque escribió la ley en las tablas de nuestras mentes y corazones (Jer. 31:31-33; Heb. 8:10). El testimonio de amor

En cierta ocasión, un doctor de la ley le preguntó a Jesús cuál era el mandamiento más importante. Jesús le contestó: El más importante es: «“Oye, Israel. El Señor nuestro Dios es el único Señor […]. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas” El segundo es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. No hay otro mandamiento más importante que estos» (Mar. 12:29-31). Nadie debería suponer que este es un nuevo mandamiento del Nuevo Testamento. Jesús cita directamente del Pentateuco, algo que solía hacer (Deut. 6:4, 5; Lev. 19:18). El pueblo de Dios conocía esta ley de amor desde el principio, pero la había descuidado. Puedo imaginar que el doctor de la ley asintió con una sonrisa y dijo: «¡Bien dicho, Maestro!» (Mar. 12:32). Jesús agregó: «No estás lejos del reino de Dios» (vers. 34). Nosotros también nos acercamos al reino de Dios cuando llegamos a entender la verdadera naturaleza de la ley de Dios y, más específicamente, de los Diez Mandamientos. Es mediante la ley que podemos aprender cómo amar a Dios y a nuestro prójimo. Entendemos que Dios tiene que ser lo primero y lo más importante. Comprendemos la importancia de la obediencia y el respeto entre los hijos y sus padres. Apreciamos la sagrada relación de amor entre el esposo y la esposa. La ley de Dios, escrita en nuestras mentes y corazones, nos ayuda a acceder a la reserva ilimitada del amor divino, que nosotros, a su vez, podemos compartir con los que nos rodean. La cruz y la ley

Por último, es importante que notemos que la cruz define el amor (Juan 3:16), mientras que la ley requiere amor (Juan 14:15; 1 Juan 5:2). Nosotros guardamos la ley (que en Apocalipsis 12:17 aparece unida a los testimonios de Jesús). Solo una verdadera comprensión de la cruz y de la ley, da plenitud a un cristiano. El testimonio de Jesucristo y la ley de Dios van juntos y son una señal del pueblo de Dios para el tiempo del fin. Dios nos ha dado sus mandamientos para orientar nuestra conducta moral. Son los únicos principios legales

la

ley

de Dios

Los grandes principios de la ley de Dios están incorporados en los Diez Mandamientos y ejemplificados en la vida de Cristo. Expresan el amor, la voluntad y el propósito de Dios en relación con la conducta y las relaciones humanas, y están en vigencia para todos los seres humanos de todas las épocas. Estos preceptos constituyen la base del pacto de Dios con su pueblo y la norma del juicio divino. Por medio de la obra del Espíritu Santo señalan el pecado y avivan la necesidad de un Salvador. La salvación es solo por gracia y no por obras, pero su fruto es la obediencia a los mandamientos. Esta obediencia desarrolla el carácter cristiano y da como resultado una sensación de bienestar. Es una evidencia de nuestro amor al Señor y preocupación por nuestros semejantes. La obediencia por fe demuestra el poder de Cristo para transformar vidas y por lo tanto fortalecer el testimonio cristiano. (Éxo. 20:1-17; Sal. 40:7, 8; Mat. 22:36-40; Deut. 28:1-14; Mat. 5:17-20; Heb. 8:8-10; Juan 15:7-10; Efe. 2:8-10; 1 Juan 5:3; Rom. 8:3 4; Sal. 19:7-14).

que Dios nos otorgó para que gobiernen nuestra vida. Su propósito es gobernar nuestra mente y conciencia; y cuando gobiernan nuestras naciones, son una bendición. Puede ser que a veces tropecemos, pero nos alcanza con la gracia divina otorgada por nuestro Señor Jesucristo. Obedecemos porque lo amamos. Es lo que él vivió, y todo lo que él también exige de nosotros. n 1 Los textos bíblicos pertenecen a La Santa Biblia. Nueva Versión Internacional. Copyright ã 1999 de Biblica, Inc. Usada con autorización. Todos los derechos reservados.

Clifford Owusu-Gyamfi, oriundo de Ghana, cursa estudios de posgrado en teología en la Universidad de Lausana (Suiza). Vol. 9 No. 1 | Adventist World

15


N O TA D E TA PA

L

a furgoneta se detuvo abruptamente, y un distinguido pasajero de cabello canoso y lentes con montura negra sacó la cabeza por la ventanilla para ver con claridad el convoy de vehículos delante del suyo. Había camiones, autobuses, automóviles y carros tirados por animales que se extendían por diez kilómetros desde donde estaba (junto a otros obreros de la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales) hasta el puente bombardeado. Un transbordador rudimentario era el único medio de cruzar el río. Como el transbordador solo podía llevar unos pocos vehículos por vez, Robert L. Rawson, por entonces tesorero de la Asociación General y vicepresidente de la junta de ADRA, se resignó a una prolongada espera. Rawson iba en camino a Sarajevo, capital de Bosnia y Herzegovina. Unos dieciocho meses antes, en febrero de 1996, la decidida intervención militar de la OTAN había puesto fin a casi cuatro años del asedio serbio de la ciudad, y Rawson se dirigía allí para observar los trabajos de seguimiento de los empleados y voluntarios de ADRA. Había oído muchas historias de valor por parte de los obreros de ADRA en Sarajevo. Una mujer había arriesgado su vida diariamente al caminar ocho kilómetros desde su casa hasta el depósito de ADRA mientras procuraba evitar los proyectiles, para clasificar las cartas y paquetes que lograba introducir ADRA Alemania. Ella pudo sobrevivir, pero la hija de otro voluntario, una de las carteras, no fue tan afortunada y murió mientras procuraba ayudar a otros. Rawson estaba ansioso de conocer y dialogar con la gente que había arriesgado y sacrificado tanto, pero ahora, al mirar

la larga hilera de vehículos, pensó: Aquí tendremos una larga espera. No obstante, para su sorpresa, en minutos llegó un agente uniformado que le hizo señas al conductor para que pasara al frente de la hilera. Rawson y su grupo subieron entonces al primer viaje matutino del transbordador. –¿Qué pasó? –preguntó Rawson al conductor. –Es el logotipo de ADRA. Aquí es muy reconocido y respetado. La gente aprecia lo que hacemos. Casi dos décadas después, Rawson, que interrumpió su jubilación en julio de 2012 para ser presidente interino de la agencia que pronto cumplirá treinta años, rememora esta experiencia para ejemplificar el compromiso de ADRA con el servicio humanitario. «ADRA es las manos y los pies de Jesús –dijo Rawson a Adventist World–. Su misión es alimentar al hambriento, vestir al desnudo, visitar a los presos y ayudar a que los desanimados vean a Cristo […]. Es la tarea más gloriosa que Dios puede dar a una persona: la de ayudar a otros». Los comienzos

Las raíces de ADRA se remontan a 1956, cuando la iglesia lanzó su primera organización humanitaria y asistencial denominada Obra Filantrópica y Asistencia Social Adventista (OFASA). En menos de dos años, la organización estaba presente en veintidós países, brindando alimento, agua y prendas de vestir por casi quinientos mil dólares. A partir de 1973, su

rostros ADRA Sandra Blackmer

Los

de

El brazo de servicio humanitario de la iglesia brinda esperanza y sanidad.

16

Adventist World | Enero 2013


misión pasó a incluir programas de desarrollo a largo plazo y asistencia en situaciones de catástrofe. Para reflejar este nuevo énfasis, en 1983 se creó una nueva organización denominada Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales. Hoy día, ADRA tiene unos seis mil empleados –sesenta y nueve en su sede central de Silver Spring (Maryland, Estados Unidos)– y programas en más de ciento veinte países. La organización se financia con fondos gubernamentales y donaciones privadas, y cada año ayuda a millones de personas. «Es un evento transformador conocer a la gente que servimos y ver cómo ADRA está dando esperanza a personas que no la tenían –dice Rawson–. Los adventistas deberían sentirse muy orgullosos de la obra de ADRA». Sectores de ADRA

ADRA afirma que su misión es dar a conocer el carácter justo, misericordioso y amante de Dios mediante el servicio humanitario. Sus principios abrazan el derecho de todas las personas de tener acceso a los bienes, servicios y atención básicos, así como a una vida de oportunidad y libertad de escoger un futuro. Para lograrlo, ADRA ofrece cinco sectores principales de servicios: asistencia en emergencias, agricultura, derechos humanos, salud primaria y educación básica. En tiempos de crisis

ADRA es una de las primeras agencias en responder cuando hay catástrofes. A menudo llega en menos de veinticuatro

horas al lugar de los hechos. Emanuel da Costa, uno de los directores de administración de desastres de ADRA Internacional, dice que esto se debe a una amplia red de sedes locales y regionales y a los planes de respuesta vigentes. En el caso de catástrofes menores, el director del país y equipos regionales de ADRA evalúan los daños y entonces notifican a ADRA Internacional cuál es la mejor respuesta para esas circunstancias y necesidades. Las catástrofes mayores requieren de una respuesta conjunta no solo de ADRA Internacional sino también de sedes regionales en, por ejemplo, Alemania, Australia y Canadá. En las megacatástrofes (como el terremoto de Haití en 2010), ADRA Internacional une sus esfuerzos a las sedes regionales y nacionales, y a otras organizaciones asociadas. «Las catástrofes afectan a la gente para peor, y el objetivo de ADRA es transformar drásticamente la vida de esta gente para mejor», dice da Costa, quien ha trabajado doce años con la organización y ha vivido en tres países africanos. Allí presenció mucho sufrimiento y pobreza desgarradores, pero destaca que «no cambiaría su trabajo por nada». Y cree que la necesidad de ayudar en momentos de catástrofe llegó para quedarse. «En muchos lugares del mundo estamos viendo grandes sequías que son seguidas por lluvias torrenciales, lo que causa inundaciones devastadoras. Es la nueva realidad de muchas poblaciones que no pueden enfrentar estos cambios duraderos y extremos del clima –explica da Costa–. Las catástrofes que pueden relacionarse con el cambio climático y los conflictos son cada vez más numerosos e importantes».

ZIMBABUE: (izquierda) Tonderai, cuyos padres murieron de sida, ahora tiene acceso a agua potable de un pozo que cavó ADRA. BRASIL: (arriba) La capacitación de ADRA mejora las técnicas agrarias y la productividad. BANGLADÉS: (derecha) Estas simples ilustraciones son herramientas para transmitir enseñanzas de salud y nutrición. F o t o g r a f í a s

p o r

c o r t e s í a

d e

ADRA


N O TA D E TA PA

Agrega inmediatamente que las necesidades crecientes afectan el uso de los recursos de la agencia. «Dios ha colocado una gran responsabilidad en la gente de esta organización. Tenemos que ser canales apropiados de ayuda. Esta es nuestra misión, y tenemos que cumplirla de la mejor manera». Proyectos a largo plazo

ADRA brinda no solo ayuda asistencial, sino que también se establece en los países en desarrollo a largo plazo (al menos de tres a cinco años, y a veces más). Robyn Mordeno, vicepresidenta financiera de ADRA, explica que la transformación positiva de vidas lleva tiempo, en especial si se busca hacer una diferencia a largo plazo. «Necesitamos tiempo para desarrollar una persona, una comunidad, para que los cambios sean sostenibles –dice–. Así llegamos a ser bien conocidos en las regiones y el ambiente y, como ya estamos allí, cuando surgen emergencias podemos movilizarnos con rapidez». Mordeno cita a Vietnam como ejemplo de fomento de sustentabilidad. ADRA construyó y equipó instalaciones médicas, capacitó a médicos y enfermeras para que pudieran usar los equipos, y entonces financió el viaje y la capacitación de ellos en un hospital de otro país. «Se les enseñaron técnicas y tecnologías modernas, y regresaron para integrarlas a sus costumbres y contexto», dice Mordeno. Agricultura

ADRA ha tenido conciencia ecológica y enfatizado la sustentabilidad ambiental mucho antes que esta estuviera de moda. En sus proyectos agrarios comunitarios en naciones en desarrollo como Bolivia, Chad, la República Democrática del Congo, Nicaragua, Mozambique y Perú, ADRA ofrece a los agricultores alternativas orgánicas en lugar de los pesticidas y fertilizantes químicos, y promueve la protección del medio ambiente. El uso de productos y técnicas que respetan el ambiente produce mayores rendimientos, productos de más calidad y un incremento de la fertilidad del suelo, dice Jozimo Santos Rocha, principal asesor técnico de agricultura y desarrollo económico de ADRA en los últimos cinco años. «La mayoría de nosotros estamos aquí porque amamos a Dios, su iglesia y su misión –dice Rocha–. Creemos en lo que hace la iglesia para ayudar a otros». Los cambios positivos en la vida de individuos y comunidades –que la gente pase de métodos agrarios ineficientes e improductivos a técnicas simples y efectivas que reducen el trabajo e incrementan la producción– es lo que fortalece su compromiso. Rocha conoció a un agricultor de subsistencia de Mozambique que cultivaba maíz, alimento básico de la región. Su producción era escasa, y caminaba diez kilómetros hasta el mercado para vender lo que tenía. Él y su familia apenas lograban sobrevivir. Tres años después de que llegó ADRA y le brindó asistencia y capacitación técnica, el agricultor no solo comenzó a cultivar y vender más maíz sino también otros

18

Adventist World | Enero 2013

BOLIVIA Y GHANA: (arriba y derecha) ADRA implementa proyectos agrarios que buscan solucionar la inseguridad alimentaria en regiones vulnerables, como es el caso de Bolivia y Ghana. NÍGER: (abajo) Miles de niñas de Níger ahora asisten a la escuela gracias al programa «Cabras por niñas» de ADRA.


cultivos mejor pagos, como maní y chícharos. Ahora es parte de una organización de agricultores, y sus productos son combinados con los de otros y enviados al mercado en camión. El nivel de vida de la familia ha mejorado hasta el punto que ha podido adquirir diversos artículos, entre ellos, una bicicleta. «Es muy gratificante ver que se invierte esfuerzo y dinero en algo que realmente transforma la vida de la gente», dice Rocha. Iniciativas de salud

Sonya Funna Evelyn, la principal asesora técnica de salud de la organización, dice que el enfoque de ADRA es integral. Explica que trabajar con todos los integrantes de la familia brinda el mayor potencial de buena salud. «En países como Sudán, cuando una mujer queda embarazada, nos aseguramos de que tenga el apoyo necesario de su esposo, y la nutrición que ella y el bebé necesitan –explica Evelyn–. Cuando nace el bebé, nos volvemos a asegurar de que ambos tengan la nutrición adecuada y de que esté vacunado. Educamos al esposo para que esté atento a las necesidades de la familia, para que cuando salga a trabajar use sus ingresos para la salud o la educación de ellos, o para lo que haga falta». Mediante recursos simples como rotafolios, el personal de ADRA suele ir por aldeas enteras de casa en casa, educando a las familias sobre nutrición y salud. Esas personas entonces comparten lo que aprendieron con los habitantes de otras aldeas. «El efecto multiplicador es enorme –dice Evelyn–. Comenzamos con unos cientos de mujeres, y terminamos llegando a miles. Y antes de no mucho, vemos los resultados. Los niños se enferman menos; disminuyen las muertes infantiles; las mujeres están más saludables, y reciben y aprecian mucho lo que hacemos». Solo para valientes

Los empleados de ADRA que trabajan en regiones políticamente inestables a menudo arriesgan su vida, y algunos inclusive la han perdido. Otros se alejan de sus hogares y familias para vivir en condiciones y climas extremos, poniendo en riesgo su salud. Jason Brooks, quien actualmente es gerente de subvenciones privadas, fue director de ADRA Níger durante cinco años. En ese país musulmán hay solo unos cien adventistas. Las temperaturas pueden llegar a los 54 grados centígrados y, aunque la gente trabaja mucho, apenas logra subsistir con lo que producen los suelos arenosos. «Níger es un lugar muy necesitado y subdesarrollado –dice Brooks–. Debido al intenso calor y polvo y la falta de servicios higiénicos, no es un lugar fácil para vivir. Pero ADRA está haciendo una diferencia real allí, y los musulmanes estiman a los adventistas gracias a la ayuda que les brindamos». F o t o g r a f í a s

p o r

c o r t e s í a

d e

ADRA

De manera particular se destaca la influencia de ADRA en la educación de las niñas de Níger. La pobreza hace que las niñas se queden a trabajar en el hogar en lugar de ir a la escuela. Por ello, Brooks y sus colegas establecieron un programa denominado «Cabras por niñas». Los padres que enviaban a sus niñas a la escuela recibían una cabra para complementar sus ingresos. Como resultado, «miles de niñas están ahora en la escuela», dice Brooks. «Cuando las niñas se educan, los beneficios son increíbles –dice–. El bienestar de la familia y el cuidado que esas niñas dan después a sus hijos mejora sustancialmente cuando pueden educarse». Compartir a Jesús

ADRA emplea fondos del gobierno para financiar muchos de sus proyectos. Por ello, sus empleados no pueden evangelizar de manera abierta. Aun así, dice Rawson, «decimos quiénes somos. Somos una ONG de base religiosa; lo dejamos en claro, y todos así lo entienden. Esas comunidades donde ha estado ADRA se vuelven terrenos fértiles para el evangelismo por parte de otras organizaciones de la iglesia. ADRA siembra la semilla y establece el fundamento sobre el cual otros pueden edificar». «Acaso no usamos palabras para proclamar el evangelio –añade Brooks–, pero lo proclamamos con nuestros actos. Les mostramos que Jesús ama a las personas al querer y cuidar de ellas». El 10 de octubre de 2012, los directores de ADRA Internacional designaron a Jonathan Duffy, gerente general de ADRA Australia, como presidente del brazo humanitario de la Iglesia Adventista. Duffy ocupaba el cargo en Australia desde 2008. Si desea leer la noticia al respecto, vea el número de Diciembre 2012 de Adventist World, o visite www. adventistworld.org. Aunque en ocasiones trabajan en forma conjunta, ADRA suele atender las necesidades de países fuera de los Estados Unidos, mientras que Servicios Comunitarios Adventistas (www.communityservices.org) es la entidad de la iglesia que responde a catástrofes y otras necesidades humanitarias dentro de los Estados Unidos. Si desea saber más sobre ADRA, visite www.adra.org. También puede seguir a ADRA Internacional en Facebook (www.facebook.com/joinADRA) y en Twitter (https://twitter. com/ADRAIntl). n

Sandra Blackmer es editora asistente de Adventist World y vive en Silver Spring, Maryland, Estados Unidos. Vol. 9 No. 1 | Adventist World

19


SECCIÓN ESPECIAL

En

busca de buena

James Park

Hay diversas maneras de responder

L

F o t o g r a f í a

p o r

c o r t e s í a

d e

ADRA

a mayoría de nosotros ha visto las imágenes, mirado los videos y leído los informes de las cantidades de personas que son bautizadas en tierras lejanas. A diferencia de estos entusiastas reportes, en los países más desarrollados, la iglesia crece con mayor lentitud y aun experimenta cierta decadencia. Aunque esta generalización tiene una pizca de verdad, creo que algunos miembros se sorprenderían al saber que en el mundo hay lugares que son mucho más difíciles que Norteamérica. En este artículo, me propongo pintar una breve imagen del crecimiento de la Iglesia Adventista en el mundo, y mostrar cómo puede relacionarse con el importante principio de la receptividad. Número de adventistas per cápita

Los datos estadísticos básicos que usaré se basan en el número de adventistas en un país, por cada diez mil habitantes, sobre la base del anuario en línea 2010 de la Asociación General.1 Según este índice básico, vemos amplias divergencias en la penetración de la Iglesia Adventista en el mundo. Destaco dos extremos: En Turquía, la proporción es de 0,01 adventistas por cada diez mil habitantes. Por el contrario, en Zimbabue hay 473 adventistas

20

Adventist World | Enero 2013


por cada diez mil habitantes. En Estados Unidos hay 32 adventistas por cada diez mil habitantes, lo que es un número elevado para un país desarrollado. Por el contrario, la Unión Asociación Británica tiene 4,5 e Italia 1,4. Estas cifras son similares a algunos de los campos más difíciles del Asia. Los modernos países budistas de Tailandia y Taiwán tienen un índice de alrededor de 2, y una nación secular como Japón tiene 1,2. Uno de los factores importantes que nos ayuda a entender la razón de esta amplia divergencia se halla en el principio clave de la receptividad.

al evangelio. Receptividad: Un factor de peso

Muchos ejemplos de las Escrituras y la vida diaria ilustran que la apertura de un individuo o un país al evangelio, se ve muy afectada por la cantidad de cambios o pruebas que enfrente. El encarcelamiento de Manasés (2 Crón. 33:10-13), la lepra de Naamán (2 Rey. 5) y el mensaje de juicio contra Nínive (Jonás 3) abrieron esas vidas al poder sanador del evangelio. Los cambios negativos, como la pérdida del trabajo, el divorcio, la muerte, los traslados, un desastre natural, etc., tienden a incrementar la receptividad al evangelio, que ofrece respuestas a una vida afectada en lo más íntimo. Elena White expresa en El Deseado de todas las gentes que esta apertura al evangelio puede ser individual (el apóstol Juan era el «más receptivo»)2 o geográfica («su mente [de los galileos] estaba más dispuesta para recibir la verdad»).3 Stan Guthrie indica que «los países que enfrentan inestabilidad política y catástrofes naturales se han mostrado especialmente abiertos, sobre todo cuando los cristianos agregan a su testificación ministerios de asistencia y desarrollo».4 En otras palabras, un factor que debería influir en la planificación estratégica de la iglesia es la capacidad de estar listos

para responder de manera integral a zonas específicas que pasan por crisis. Receptividad, riqueza y comunidad

No obstante, ¿qué decir de las zonas del mundo donde la mayoría de la población ha estado un tanto protegida de crisis prolongadas? En La señora gorda y la iglesia, George Knight procura analizar el efecto de la prosperidad en la misión de la iglesia. El autor cita a Juan Wesley para mostrar el patrón de crecimiento, institucionalización y decadencia: «Toda vez que se han incrementado las riquezas, la esencia de la religión ha disminuido en forma proporcional. Por ello, no veo cómo es posible, en este sentido, que un reavivamiento de la verdadera religión continúe por mucho tiempo. Porque la religión tiene que producir necesariamente laboriosidad y frugalidad, y estas no producen sino riquezas. Pero cuando aumentan las riquezas, también lo hace el orgullo […] y el amor al mundo en todos sus aspectos […]. Entonces, aunque la forma de religión permanece, el espíritu se va desvaneciendo rápidamente».5 La riqueza también tiende a incrementar la privacidad personal y disminuir el componente comunitario esencial, la comunión oikos dentro de la iglesia. En el estudio más grande sobre grupos pequeños en Norteamérica, Robert Wuthnow halló que cuando las personas se juntan, buscan comunión y comunidad. «Comunidad es lo que la gente dice buscar cuando se une a grupos pequeños. Sin embargo, la clase de comunidad que crea es muy diferente de las comunidades en las que se ha vivido en el pasado. Las actuales son más fluidas, y están más preocupadas con los estados emocionales del individuo».6 Como consecuencia de las viviendas más reducidas y atestadas de los países en desarrollo, hay muchas más oportunidades para que la gente esté junta física y socialmente. Esas sociedades están mucho más cercanas al ideal de comunidad del Nuevo Testamento. Las iglesias formadas en estas culturas

pueden crecer mejor debido a las oportunidades naturales de trabajo conjunto que se desarrollan en la trama social. Veamos cómo funcionan estos principios de receptividad dentro de zonas y países específicos marcados por una proporción baja, media o alta de adventistas per cápita. Países/regiones con baja proporción de adventistas respecto de la población

Turquía, Indonesia, y países de las Divisiones Euroasiática y del Sudeste Asiático Los musulmanes son uno de los grupos más difíciles de alcanzar. Pero aun allí el principio de receptividad está ayudando a esparcir el evangelio. Turquía e Indonesia, ambos países musulmanes, pueden servir de ejemplos. Turquía, una nación proccidental y secular tiene solo 77 adventistas en todo el país; Indonesia tiene 8,2 por cada diez mil habitantes. No hay duda de que las restricciones de Turquía y de muchos otros países musulmanes son una razón de peso para la muy baja tasa de crecimiento. Se podría afirmar asimismo que la relativa riqueza de los países de Oriente Medio los ha aislado de estar abiertos a influencias e ideas del extranjero. Por otro lado, el nivel de vida de Indonesia es un tanto más bajo que en Turquía y otros países de Oriente Medio. A pesar de ser el país musulmán más grande del mundo, la Iglesia Adventista posee una sólida obra allí, en especial en el norte de Sumatra, Célebes Septentrional y Timor Occidental. La División Euroasiática, que incluye la mayor parte de la ex Unión Soviética, tiene cinco adventistas por cada diez mil habitantes. El territorio es un campo relativamente nuevo, organizado en 1990 después de la caída del comunismo. La iglesia ingresó con decisión al territorio, después de la caída de la Cortina de Hierro y gracias a una mejor receptividad en ese momento. En los últimos tiempos, Rusia se ha convertido en el mayor productor de petróleo, y su riqueza creciente dificulta las tareas evangélicas.

Vol. 9 No. 1 | Adventist World

21


SECCIÓN ESPECIAL

La División del Sudeste Asiático, compuesta mayormente por India, tiene 12,1 adventistas por cada diez mil habitantes. El desafío del territorio es su numerosa población. El país tiene menos de la mitad de la superficie de los Estados Unidos, pero más de tres veces su población. Después de irse afianzando por muchos años, el fruto del trabajo está mostrando un marcado incremento de la feligresía. Al igual que Rusia, puede ser que esta economía emergente se torne menos receptiva a medida que se incremente su PBI. Países/regiones con índice medio de adventistas respecto de su población

Argentina, Australia y Corea del Sur Es interesante notar de qué manera los países desarrollados fuera de Europa que se han visto influidos fuertemente por la cultura occidental tienen casi los mismos índices que Norteamérica. Dos ejemplos: Argentina y Australia, ambos con un índice de alrededor de 25 adventistas por cada diez mil habitantes. Esto muestra que fuerzas sociológicas similares están influyendo en la receptividad al evangelio en otras regiones fuera de Norteamérica. Uno de los modernos países asiáticos con un índice similar al de los Estados Unidos es Corea del Sur. Este acaudalado país cuenta con 29,7 adventistas por cada diez mil habitantes, lo que contrasta con Japón (1,2). ¿Cómo se explica esto? En parte se debe al gran éxito que tuvieron los primeros misioneros antes de su actual expansión económica, cuando el país aún experimentaba muchas dificultades. Según las investigaciones, la iglesia de Corea creció más durante cuatro períodos de guerra del siglo XX. Andrew Roy destaca que «estas dificultades han hecho disminuir el orgullo y la arrogancia nacionales hacia ideas extranjeras, lo que llevó a un incremento de la receptividad hacia el evangelio».7 Esto subraya una vez más que las dificultades aumentan la receptividad tanto en los individuos como en los países.

22

Adventist World | Enero 2013

Países/regiones con elevado índice de adventistas respecto de la población

División Interamericana, Papúa Nueva Guinea, Perú, Filipinas, Ruanda, Zimbabue La iglesia ha tenido mucho éxito en las siguientes regiones y países (adventistas por cada diez mil habitantes): Filipinas, 70; División Interamericana, 120; Perú, 158; Papúa Nueva Guinea, 368; Ruanda, 463; y Zimbabue, 473. Los casos de los que se tiene conocimiento en el campo mundial muestran que cuando existe escasa preparación del suelo antes de sembrar la semilla del evangelio o limitado cultivo de los interesados después de las reuniones, suele haber un índice más bien bajo de discipulado. Aquí suele aplicarse el principio de «fácil vienen y fácil se van»; por ello, un ciclo más extenso de capacitación en discipulado producirá sin duda mejor nivel de crecimiento a largo plazo. Para contrarrestar la tendencia, Perú ha implementado un excelente ciclo de discipulado anual basado en grupos pequeños. Qué podemos aprender

1. De los países de bajo índice: En un mundo que a menudo está sumamente fijado en grandes cifras, puede resultar desalentador trabajar en un campo donde se ven pocos resultados aparentes. Sin embargo, toda siembra implica tener fe, y Cristo ha prometido que toda labor verdadera por él no quedará sin fruto. Debemos recordar que un poco de levadura puede afectar toda la masa. Al igual que Jesús, tenemos que dedicarnos a los pocos receptivos antes de alcanzar a muchos más. Elena White nos anima con el principio de que «la obra bien hecha en favor de un alma se hace en beneficio de muchas».8 2. De los países de índice medio: Aunque las riquezas están inhibiendo la receptividad a nivel macro en gran parte del mundo desarrollado, estemos atentos a las muchas oportunidades a nivel micro, como es el caso de individuos o zonas que están atravesando crisis. Cultive amistades y esté atento a las

oportunidades de sembrar la semilla del evangelio cuando lleguen las pruebas. Recuerde también que Dios a menudo nos prepara para ministrar a otros en las pruebas, al someternos en primer lugar a nosotros mismos a los dolores de la vida. La ganancia de almas es más que una técnica; es un proceso profundamente espiritual por el cual los individuos redimidos por fe ahora entonan un cántico de liberación en beneficio de otros necesitados (Sal. 40:1-3). 3. De los países de índice elevado: En los países donde abundan los bautismos, se necesita restudiar la Gran Comisión. El Señor resucitado comisiona a su iglesia para que –al bautizar y enseñar lo que él ha mandado– «haga discípulos». En realidad, la viabilidad del bautismo no puede realmente ser medida hasta un año después de que se hace un compromiso con el Señor y su iglesia. Para entonces se hará evidente si la planta ha desarrollado raíces profundas y está produciendo fruto, o si ha sufrido por caer en terreno pedregoso o plagado de espinos. (Mat. 13:1-8). Al predicar las buenas nuevas de salvación, necesitamos prestar atención a los diversos suelos y contextos. Esta tarea requiere de análisis cuidadoso, humildad, trabajo duro y –por sobre todo– el mismo amor y visión que caracterizaron el ministerio de Jesús. ¡Es tiempo de sembrar! n 1 www.adventistarchives.org/docs/YB/YB2010.pdf. Estos índices se basan en las cifras informadas hasta el 30 de junio de 2009. 2 Elena White, El Deseado de todas las gentes (Doral, Florida: Inter-American Division Publishing Association, 2007), p. 263. 3 Ibíd., p. 204. 4 Stan Guthrie, «Doors Into Islam», Christianity Today 46, Nº 10 (9 de septiembre de 2002): p. 34. 5 En George Knight, The Fat Lady and the Kingdom (Boise, Idaho: Pacific Press Pub. Assn., 1995), p. 32. 6 Robert Wuthnow, Sharing the Journey (Nueva York: Free Press, 1994), p. 3. 7 Andrew T. Roy, On Asia’s Rim (Nueva York: Friendship Press, 1962), p. 29. 8 Elena White, Testimonios para la iglesia (Doral, Florida: InterAmerican Division Publishing Association,1998), t. 5, p. 235.

James Park es profesor asociado de discipulado y misión en el Instituto Internacional Adventista de Estudios Avanzados, en Filipinas.


E S P Í R I T U

Elena White

Sanidad del

cuerp

y el

D E

P R O F E C Í A

alma

La obra pionera del evangelio

C

uando Cristo envió a sus discípulos en su primer viaje misionero, les ordenó: «Y yendo, predicad, diciendo: “El reino de los cielos se ha acercado”. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia» (Mat. 10:7, 8). Y cuando les dio su comisión, al fin de su ministerio terrenal, les dijo: «Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán serpientes en las manos, y aunque beban cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán» (Mar. 16:17, 18). De los discípulos después de la ascensión, leemos: «Ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándolos el Señor y confirmando la palabra con las señales que la acompañaban» (vers. 20). Los discípulos actuales de Cristo poseen incontables oportunidades de ministrar a las almas enfermas por el pecado y a los que necesitan sanidad física. La sanidad física está vinculada con la comisión evangélica. La obra médica misionera es la obra pionera del evangelio. Los hijos de Dios han de ser genuinos misioneros de la obra médica. Han de aprender a atender las necesidades del alma y del cuerpo. Deberían saber cómo dar los sencillos tratamientos que hacen tanto para aliviar el dolor y eliminar la enfermedad. Deberían estar familiarizados con los principios de la reforma en pro de la salud, para que puedan mostrar a otros cómo –mediante hábitos correctos de comer, beber y vestir– puede evitarse la enfermedad y recuperarse la salud. Una demostración del valor de los

principios de esta reforma hará mucho para eliminar los prejuicios contra nuestra obra evangélica. El gran Médico, el originador de la obra médica misionera, bendecirá a todo el que avance humilde y confiadamente, procurando impartir la verdad para este tiempo.

recursos, hemos de esforzarnos con plena determinación del corazón para cumplir el propósito de aquel que es el Alfa y la Omega de la obra médica misionera. Junto a toda agua hemos de sembrar las semillas de la verdad, ganando almas para Cristo mediante la compasión tierna y el interés abnegado.

Las instituciones de salud

Deben establecerse sanatorios en muchos lugares, que sirvan de monumentos conmemorativos de Dios. Sé que la verdad alcanzará los corazones de muchos que, de no ser por la acción de estas instituciones, jamás serían iluminados por la luz del mensaje del evangelio. Deberían elegirse obreros abnegados, con una fe absoluta en Dios, para hacerse cargo de estas instituciones. Deberían asumir esta obra, no con la esperanza de obtener ventajas financieras, sino porque sus corazones cargan el peso del mensaje para este tiempo. Tienen que estar dispuestos a sacrificar sus ganancias y conveniencias personales con el objetivo de salvar a las almas. Una obra que exige sacrificio

La obra de Dios tiene que ser llevada a cabo con abnegación y sacrificio. «Si alguno quiere venir en pos de mí –dijo Cristo– niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame» (Mar. 8:34). Cristo se hizo pobre para que pudiéramos ser partícipes de «un cada vez más excelente y eterno peso de gloria» (2 Cor. 4:17). Hemos de practicar el mismo sacrificio que lo llevó a entregarse hasta la muerte de cruz para que los seres humanos puedan tener vida eterna. En todo lo que hagamos o digamos, en todo gasto de nuestros

Busquemos comprender

Debemos tratar de entender las necesidades de aquellos con quienes nos relacionamos, y obtener su confianza. La gente está deseosa de oír la verdad de aquellos cuyos labios son gobernados por la ley de la bondad. Al ser hablada por tales mensajeros, la palabra divina será como música a sus oídos. Así, muchos de aquellos cuyas mentes están llenas de prejuicios contra la verdad presente podrán ser ganados para Cristo. Nuestra obra es grande y solemne, y necesita de hombres que comprendan qué significa darse a sí mismos en esfuerzo abnegado para salvar a los perdidos. Pero no se necesita el servicio de hombres tibios. Se necesitan hombres y mujeres cuyos corazones sientan las aflicciones y sufrimientos humanos, hombres y mujeres que hayan oído un mensaje del cielo, y cuyas vidas presenten evidencias de que están recibiendo e impartiendo luz, vida y gracia. n Esta selección pertenece a «La bendición del servicio», un artículo de Elena White publicado originalmente en la Advent Review and Sabbath Herald del 5 de mayo de 1904. Los adventistas creemos que Elena White (1827-1915) ejerció el don bíblico de profecía durante más de setenta años de ministerio público.

Vol. 9 No. 1 | Adventist World

23


H erencia

adventista

Alejo Aguilar

Las

llamas

del

FUEGO DEVASTADOR: El 18 de febrero de 1902, el Sanatorio Adventista de Battle Creek fue consumido totalmente por el fuego. VISIONARIO: John Harvey Kellogg hizo planes de reconstruir las instalaciones después del incendio.

reavivamiento Lecciones de un famoso incendio

¿

Q

ué clase de sermón esperaría escuchar si la iglesia a la que usted suele asistir se hubiera quemado por completo solo cuatro días antes? ¿De qué habría predicado el pastor si uno de los principales sanatorios o casas editoras de la religión que usted profesa hubiera sido devastado por el fuego? ¿Qué tipo de artículos esperaría usted que se publicaran en el primer número de Adventist World después de esa hipotética catástrofe? Primeras reacciones

El 18 de febrero de 1902, el renombrado Sanatorio Adventista de Battle Creek, en Míchigan (Estados Unidos), fue destruido por el fuego. Ese evento produjo un sentimiento general de desaliento entre los líderes de la iglesia y, comprensiblemente, fue una referencia obvia en muchos púlpitos y en el número de Advent Review and Sabbath Herald que se publicó exactamente una semana después de la catástrofe. Entre las reacciones se destaca el informe que preparó John Harvey Kellogg, director del sanatorio, quien dejó en claro que planeaba comenzar inmediatamente la reconstrucción de un sanatorio mejor y más grande.1 Un proyecto como el que Kellogg deseaba concretar, costaría al menos doscientos cincuenta mil dólares, pero él ya lo tenía todo calculado. Con la cantidad que le pagara el seguro, más las donaciones que suponía que harían varios de los acaudalados pacientes atendidos, el visionario líder esperaba alcanzar su objetivo sin incurrir en ninguna deuda.2

24

Adventist World | Enero 2013

Kellogg, sin embargo, no era el único entusiasmado con la expectativa de un nuevo sanatorio. El emotivo sermón que W. Prescott predicó en el «Tabernáculo de Battle Creek» el sábado posterior al incendio es prueba del sentimiento general. Sobre la base de Hageo 2:9, Prescott aseguró que así como la gloria del «segundo templo» había sido mayor debido a la presencia de Cristo, la gloria de un «segundo sanatorio» también sería mayor.3 No obstante, en medio de estas opiniones convergentes, ¿tenía la voz profética algo que decir? ¿Enviaría el Señor un mensaje específico para momentos como esos? El mismo número de la Review and Herald publicado aquel 25 de febrero incluye un importante mensaje inspirado en ese sentido. Una perspectiva diferente

Al comienzo de ese número, Elena White escribió el artículo «La necesidad de reavivamiento y reforma», que ciertamente ha llegado a ser una referencia ineludible al estudiar lo que escribió sobre el tema. «Deben realizarse un reavivamiento y una reforma bajo la ministración del Espíritu Santo. Reavivamiento y reforma son dos cosas diferentes. Reavivamiento significa una renovación de la vida espiritual, una vivificación de las facultades de la mente y del corazón, una resurrección de la muerte espiritual. Reforma significa una reorganización, un cambio en las ideas y teorías, hábitos y prácticas. La reforma no producirá los buenos frutos de justicia a menos que esté relacionada con el reavivamiento del Espíritu. El C o r t e s í a

d e l

C e n t r o

d e

In v e s t i g a c i ó n

A d v e n t i s ta


No hay nada más importante que “permitir que el Espíritu Santo acomode nuestras vidas a los valores de la Biblia” . reavivamiento y la reforma han de efectuar su obra asignada y deben entremezclarse al hacer esta obra».4 Aunque estas declaraciones son bien conocidas e importantes, es probable que pocas veces hayamos prestado atención al momento peculiar en que fueron escritas. En clara disensión con los pensamientos de muchos líderes de iglesia –en especial de Kellogg– el mensaje que Elena White dio en ese momento crucial de la historia de nuestra iglesia tenía sin duda por objeto que los líderes y los miembros reflexionaran en sus prioridades. Mientras que para muchos lo más importante era construir instalaciones más grandes y mejores, el Señor quería que su iglesia se apartara de esa dirección. Quería que su pueblo entendiera que ningún edificio ostentoso podía ser más importante que la sincera búsqueda del verdadero reavivamiento y un profundo movimiento hacia la reforma. Después de más de un siglo de los trágicos incendios de 1902,5 ¿qué podemos aprender de ellos? ¿Hay algo que pueda también ayudarnos a entender y sacar el mejor provecho del actual énfasis de la iglesia mundial en el reavivamiento y la reforma? El incendio de Battle Creek y el reavivamiento adventista

El crecimiento experimentado por la iglesia desde esa época ha sido asombroso. En la actualidad, nuestra iglesia no solo tiene un sanatorio, sino que administra cientos de hospitales, clínicas y dispensarios, así como numerosas instituciones educativas, de alimentos y de publicaciones. Y aunque el presupuesto de nuestra iglesia está por la gracia de Dios muy por encima de esos doscientos cincuenta mil dólares necesarios para reconstruir el sanatorio, ¿puede ser que todo ese crecimiento financiero e institucional supere por mucho a nuestro fervor espiritual? ¿Hemos llegado a un punto en nuestra experiencia espiritual donde sentimos que ya no necesitamos los llamados del Espíritu de Profecía al reavivamiento y la reforma? ¿Será que necesitamos acaso algunos «incendios» en nuestro medio que nos ayuden a reordenar nuestras prioridades? En efecto, lo que Elena White escribió solo dos días después del incendio del Sanatorio de Battle Creek contiene un mensaje también para nosotros: «A todos nos sobrevendrán pruebas a fin de conducirnos a investigar nuestros corazones, para ver si están purificados de todo aquello que contamina. Constantemente el Señor está obrando para nuestro bien

presente y eterno. Ocurren cosas que parecen inexplicables, pero si confiamos en el Señor y esperamos pacientemente en él, humillando nuestros corazones […], no permitirá que el enemigo triunfe […]. El Señor trata de educar a su pueblo para que dependa enteramente de él. Desea que, mediante las lecciones que les enseña, lleguen a ser más y más espirituales. Si no se obedece su Palabra con toda humildad y mansedumbre, les enviará experiencias que, si son correctamente recibidas, les ayudarán a prepararse para la obra que debe ser hecha en su nombre».6 La lección es clara: mientras seguimos construyendo y haciendo presupuestos, mientras procuramos mejores instituciones y de mayor calidad, Dios desea recordarnos que no hay nada más importante que «permitir que el Espíritu Santo acomode nuestras vidas a los valores de la Biblia, para que nos sometamos a la voluntad divina en todos los ámbitos de la vida».7 Fue una prioridad en 1902, y tiene que ser también nuestra prioridad. Mark Finley está en lo correcto cuando nos recuerda que «el espíritu de reavivamiento y reforma conducirá a todo líder institucional y junta administrativa a una revaluación de las prácticas de la institución que dirigen, a la luz de los principios bíblicos y los consejos del Espíritu de Profecía […]. El llamado del cielo a la reforma es un llamado a revaluar cada práctica personal y corporativa a la luz resplandeciente de la Palabra de Dios. Es un urgente llamado a renovar nuestro compromiso de hacer la voluntad de Cristo en cada ámbito de nuestra vida».8 Que al avanzar para cumplir nuestra misión hasta el mismo fin, pueda el Señor ayudarnos –con o sin incendios destructores– a recordar que tenemos que seguir edificando y agrandando el espacio que solo Cristo debe llenar. n 1 Arthur

White, Ellen G. White: The Early Elmshaven Years, 1900-1905 (Washington, D.C.: Review and Herald Pub. Assn., 1981), vol. 5, pp. 200, 201. Véase también Advent Review and Sabbath Herald, 25 de febrero de 1902. 2 A. L. White, pp. 200, 201. 3 Advent Review and Sabbath Herald, 25 de febrero de 1902. Mientras los que trabajaban en el sanatorio se adaptaran a los principios de la Biblia. 4 Elena White, Mensajes selectos, t. 1, p. 149. 5 Las instalaciones de la Review and Herald también se incendiaron a fines del mismo año. 6 Elena White, Manuscrito 76, 1903, 20 de febrero de 1902, «The Burning of the Sanitarium», citado en Elena White, Alza tus ojos, p. 64. 7 Mark A. Finley, «Is “Reformation” a Confusing Term?», disponible en línea en www.adventistreview. org/issue.php?issue=2011-1514&page=6. 8 Ibíd.

Alejo Aguilar enseña Antiguo Testamento en la Universidad de Navojoa (Sonora, México).

Vol. 9 No. 1 | Adventist World

25


R e s p u e s t a s

a

¿Puede explicar por qué la Biblia menciona que los huesos «se regocijan»?

p r e g u n t a s

¿Vıvırán estos huesos?

Trataré de responder su pregunta mediante el análisis de algunos pasajes en los que se mencionan los huesos. Este aspecto de la anatomía juega una función importante en la comprensión bíblica de la naturaleza humana. Según la Biblia, somos una unidad física, mental, emocional y espiritual indivisible. En ese contexto, los huesos tienen diversas funciones, además de conformar la estructura del cuerpo. 1. Los huesos y la vida: Los huesos están ocultos, cubiertos por tendones y carne (Eze. 37:3-10). Son un símbolo apropiado de la vida interior, la sede de la vida misma y sus emociones. La vida fue creada por Dios (Job 10:11), pero puede verse amenazada por fuerzas malignas. Las emociones como el terror, el temor y la angustia se manifiestan por el temblor de los huesos que se quiebran y dislocan (Jer. 23:9), no físicamente sino que dejan a toda la persona sin fortaleza física o emocional (Sal. 31:10). Ante el temor y el dolor emocional, el ser interior (los huesos de la persona) pierde la paz; figurativamente, los huesos se corrompen, incapaces de sostener la plenitud de vida (Job 30:17; Prov. 12:4). El pecado inconfeso crea culpa e interrumpe la condición interior de la persona; el ser interior/los huesos viven angustiados (Sal. 32:3), sin shalom (Sal. 38:3). Solo Dios puede fortalecer la vida interior, algo que se produce cuando los huesos/la persona ora al Señor (Sal. 35:10). 2. Los huesos y la muerte: Los huesos son los últimos restos de una persona y, por lo tanto, están asociados con la muerte. En esos casos, el término huesos suele ser usado en sentido literal. Se percibe a los huesos secos como una extensión de la persona y, en ese sentido, evocan su recuerdo. Por ello tienen que ser enterrados con respeto (1 Sam. 31:13; 2 Sam. 21:12). Durante la guerra no hay respeto por los muertos y, en consecuencia, los huesos que quedan en el campo o son extraídos de los sepulcros, llegan a ser «como basura» (Jer. 8:2, TLA; Amós 2:1; Sal. 53:5). Esta es una expresión no solo de victoria sobre el enemigo, sino de desprecio. Los huesos también pueden designar a un cadáver

26

Adventist World | Enero 2013

b í b l i c a s

(Gén. 50:25, 26; Amós 6:10). Una herida mortal daña a los huesos (Sal. 42:10); y cuando los huesos solo están cubiertos por la piel, la persona está a punto de morir (Job 19:20; Sal. 22:17; 102:5). Los cuerpos conectados con la muerte son también fuente de impureza; todo el que los toca se vuelve impuro (Núm. 19:16). Como fuente de impureza, los huesos también pueden profanar los altares cuando son desparramados a su alrededor (Eze. 6:5) o se los quema en el altar (1 Rey. 13:2; 2 Rey. 23:14, 16, 20). Un enfermo que se siente cercano a la muerte describió la experiencia como un león que quebranta los huesos de su víctima (Isa. 38:13). 3. Los huesos y el parentesco: Todos tenemos huesos, lo que lleva a la idea de igualdad. Los humanos estamos conectados mutuamente porque todos tenemos carne y huesos. Esa idea se remonta al momento en que Adán describió a Eva como «hueso de mis huesos, y carne de mi carne» (Gén. 2:23). Es decir, eran iguales. El concepto se aplica en particular a los parientes. David preguntó a Amasa: «¿No eres tú también hueso mío y carne mía [hebreo, cetsem, «hueso»]?» (2 Sam. 19:13). Las tribus de Israel dijeron a David: «Hueso tuyo y carne tuya somos [hebreo, cetsem, «hueso»]» (2 Sam. 5:1). Debido a este énfasis en la igualdad, el término hebreo cetsem («hueso») también era usado para expresar el tiempo («En el hueso del día» significa «En ese mismo día» [Gén. 7:13; Deut. 32:48]), o la concordancia de objetos («Como el hueso de los cielos» significa «Como el mismo cielo» [Éxo. 24:10, TLA]). Sí, los huesos pueden regocijarse porque representan a toda la persona, cuyo íntimo ser recibe el impacto de lo que hace y experimenta. Ese gozo se ve amenazado por la enfermedad, el dolor, la culpa y la angustia, que interrumpen el bienestar interior y finalmente ponen fin a la vida. Anticipamos el momento cuando Dios hará que nuestros «huesos» vivan otra vez y ya no tengan que morir. n

Ángel Manuel Rodríguez, ya jubilado, trabajó durante años como pastor, profesor y administrador.


E s t u d i o

b í b l i c o

fe renovada

Una

Mark A. Finley

H

a sentido alguna vez como si su fe estuviera «en punto muerto»? Siente que no avanza. Le gustaría disfrutar de una experiencia cristiana más profunda, pero se pregunta cómo lograrlo. Sabe adónde quiere ir, pero no sabe cómo llegar allí. La lección de este mes presenta las bases de una vida espiritual fervorosa. Prepárese para descubrir principios transformadores que marcarán una diferencia dramática en su vida.

¿

1 Lea Salmos 119:25, 28, 107, 154. ¿Qué súplica sincera eleva David en relación con el reavivamiento? La Palabra de Dios es la base del reavivamiento. El mismo Espíritu Santo que motivó a los escritores de la Biblia nos inspira cuando la leemos. Meditar en la Palabra de Dios es una actividad transformadora.

2

Lea Salmos 1:2; 119:11, 15, 16, 81, 97. ¿Cuál era el objetivo de la meditación de David? La meditación cristiana se enfoca en la Palabra de Dios, en sus obras y sus caminos. Sus principios de justicia, gracia y verdad transforman nuestros procesos de pensamiento y destierran nuestros malos pensamientos (véase Fil. 4:7, 8). Somos transformados por la Palabra de Dios (véase Rom. 12:1, 2).

3

Lea Hechos 20:32 y Santiago 1:21. Si nuestra vida espiritual parece estancada, ¿qué logra en nosotros el estudio de la Palabra de Dios?

4 Las profecías bíblicas predicen un poderoso derramamiento del Espíritu Santo justo antes de la venida de Cristo. Lea Efesios 5:25-27 y Juan 17:17. ¿Cómo preparará Dios a su iglesia para esa manifestación especial del poder del Espíritu? Antes de la segunda venida de Cristo, el Espíritu Santo será derramado en medida abundante. La tierra será «iluminada» con la gloria de Dios. El pueblo de Dios revelará en su vida y proclamará con sus labios la gracia, la justicia y la verdad del Señor.

Ya n

M o u r a

5 Lea 2 Corintios 3:18, Proverbios 23:7 y Romanos 12:1, 2. ¿Por qué meditar en la Palabra de Dios es un agente tan poderoso de reavivamiento? Al estudiar la Palabra de Dios, meditar con oración en sus pasajes y aplicar las verdades descubiertas a nuestra vida, nuestros patrones de pensamiento cambian. Somos transformados a su semejanza. Al contemplar a Jesús, llegamos a ser como él. Elena White ecribió: «Hay una ley de la naturaleza intelectual y espiritual según la cual modificamos nuestro ser mediante la contemplación. La inteligencia se adapta gradualmente a los asuntos en que se ocupa. Se asimila lo que se acostumbra a amar y a reverenciar. Jamás se elevará el hombre a mayor altura que a la de su ideal de pureza, de bondad o de verdad» (El conflicto de los siglos, p. 611).

6 Lea Colosenses 3:1, 2. ¿Qué urgente llamado nos hace a cada uno el apóstol Pablo en relación con el crecimiento cristiano? El apóstol nos insta a «poner» o «fijar» la mente en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Cuando rendimos nuestra vida a Cristo, somos una «nueva creación», y todas las cosas son hechas nuevas (2 Cor. 5:17). A pesar de ello, nuestra naturaleza antigua sigue presente. Esta no será totalmente erradicada hasta que Jesús regrese y ascendamos a la gloria con él. Mientras estemos en este cuerpo «mortal», «corruptible», la naturaleza pecaminosa permanece. Pero no tiene por qué reinar. El pecado ya no nos domina, porque la gracia de Dios es más poderosa que nuestra naturaleza pecaminosa (véase Fil. 3:20, 21; 1 Cor. 15:51-54; Rom. 6:11-14). He aquí la clave vital para vencer al pecado en su vida; el secreto del triunfo del pecado o de Cristo: ¿Qué naturaleza está alimentando? ¿Con quién está llenando su vida? ¿En quién están depositados sus afectos? Si nuestra mente está llena de las cosas de la eternidad, si pasamos tiempo diario en comunión con Cristo y su Palabra, si tenemos una relación vital con Cristo por fe en su gracia salvífica y poder triunfante, disfrutaremos de vidas cristianas fervorosas. Creceremos en la gracia, nuestra fe se verá renovada y nuestra vida espiritual será nueva cada día. ¿Le gustaría llenar su mente con la Palabra de Dios y vivir en el poder de su Espíritu? En Jesús y por su medio, usted puede vivir hoy mismo una vida cristiana victoriosa. n

Vol. 9 No. 1 | Adventist World

27


e D av

a n t Va s

I N T ER C AM B I O D E I D EAS

¿Y los solteros?

Cartas Terminemos la tarea

Más o menos por la fecha en que apareció la nota de tapa «De la gente para la gente», de Chantal y Gerald Klingbeil (Octubre 2012), fui a Portugal a producir un documental del proyecto, como parte de una serie patrocinada por ASI sobre las instituciones de Europa. El lugar es hermoso y la gente, maravillosa. No obstante, desde que fui, hay algo que me incomoda. Es interesante ver el lado bueno de que sea «tan solo un lugar en construcción» pero, ¿por qué no tratar de terminarlo e inaugurarlo cuanto antes? Seamos prácticos: necesitan dinero para terminar la obra. Con un poco de asistencia financiera, ese centro podría ser terminado en poco tiempo. Sueño con un centro donde los enfermos hallen la sanidad, donde los confundidos hallen esperanza y certeza. Esto ya se ha hecho pero, ¿por qué no multiplicar los milagros por veinte o treinta en un edificio terminado? Adrian Bocaneanu Ilfov, Rumania

28

Adventist World | Enero 2013

Vi que la nota de tapa de Septiembre 2012 se tituló «Las familias primero». Soy soltera por elección, y en mi iglesia hay varios como yo. Ustedes nos han relegado a ser seres humanos de segunda, porque las familias están primero. ¿Cuántos solteros hay en las iglesias, y cuánto trabajo hacen? Piénsenlo. El artículo parece decir que las personas como yo no importamos, ¡porque las familias están primero! ¿Qué habría dicho Jesús? Mette Kjøller Dinamarca Libertad de conciencia

Escribo en relación con el artículo «La libertad de conciencia», de Ted N. C. Wilson (Agosto 2012). Adventist World es una bendición: nos muestra las maravillas que Dios hace en su pueblo, y nos conecta con la iglesia global que cumple su misión. El artículo de Wilson muestra que la libertad religiosa no solo es un don de Dios, sino un enfoque correcto y actual. Como indica el autor, tenemos que ser vigilantes y actuar en beneficio de la libertad religiosa y, en toda ocasión –sea una situación tensa o crisis actual– compartir el evangelio. Y cuando sea necesario, defender nuestra fe con convicción. Isaías Montilla Ciudad de Panamá, Panamá

La columna de salud

Una de las primeras páginas que leo cuando recibo Adventist World es la sección de los doctores Handysides y Landless. Gracias por las informaciones sobre salud, en especial las de Agosto 2012. Tengo deficiencia de algunas vitaminas, incluida la B12. El artículo de agosto me ayudó mucho; ahora sé qué tipo de vegetariana soy. Apryll Eunice Comison Pagadían, Zamboanga del Sur, Filipinas Malversación en la iglesia

Les escribo para referirme al artículo «Malversación en la iglesia», de Robert Lemon (Julio 2012). ¿Qué ha sucedido con «la fe, la esperanza y el amor» como los valores de funcionamiento de la obra de Dios? Las economías del mundo desarrollado avanzan hacia una sociedad sin efectivo. ¿Qué pondremos entonces en el platillo de las ofrendas? ¿Nuestra promesas de pago con tarjeta, arreglos de transferencias electrónicas de fondos, detalles de donaciones en línea? Jesús dio ejemplo al expulsar a los cambiadores de dinero de la casa de su Padre. Deberíamos hacer lo mismo. Que Dios se haga cargo de los malvados. En último término, él limpiará el templo para que vuelva a ser una casa de oración.


Hace La libertad religiosa no solo es un don de Dios, sino el enfoque correcto y actual . –I saías Montilla, Ciudad de Panamá, Panamá Después de menos de doscientos años de hablar sobre un nuevo despertar espiritual y de prepararnos para «el tiempo del fin», sería muy triste que la iglesia cambie de énfasis para pasar a ser «Adventistas del Séptimo Día, Sociedad Anónima». Libby Beament Stanhope Gardens, Australia

117años

E

l 14 de junio de 1896 nació en Londres (Inglaterra) Arthur Stanley Maxwell. Trabajó para la iglesia durante cincuenta y cuatro años como escritor, editor y administrador. Aunque trabajó treinta y cuatro años en los Estados Unidos como editor de Signs of the Times [Señales de los tiempos], es quizá más conocido como el «Tío Arturo», que escribió Uncle Arthur’s Bedtime Stories, sus libros de relatos para niños. Esa colección tuvo tanto éxito que en 1945 se le pidió que escribiera un conjunto de historias bíblicas para niños, que demandó siete años de trabajo y llenó diez tomos. El resultado fue la colección Las bellas historias de la Biblia, que sigue siendo vendida en todo el mundo. El libro más popular de Maxwell para adultos, Your Bible and You [Su Biblia y usted], vendió casi dos millones de ejemplares. Durante la década de 1970, la quinta parte de todas las publicaciones adventistas llevaba su nombre.

Palabras de aprecio

No soy adventista, pero soy cristiano. Un amigo me dio un ejemplar de Adventist World (Diciembre 2011). Toda la publicación me resultó inspiradora, en especial el artículo de M. Stepanek titulado «Decisiones, y devoción a Dios». Muchas gracias y bendiciones. Damaris Ruto Kenia Pautas para las cartas: Envíelas por favor a letters@adventistworld. org. Las cartas tienen que ser claras, con una extensión máxima de cien palabras. Incluya el nombre del artículo y la fecha de publicación. Coloque también su nombre, el pueblo o ciudad, el estado o provincia y el país desde donde nos escribe. Los envíos serán editados por razones de espacio y claridad. No todas las cartas serán publicadas.

Fuente: Robert E. Costa

Calabaza Cuando está tostada, salteada o cocida al vapor, tiene 9 gramos de fibras, 115 calorías, y es una buena fuente de vitaminas A, B6 y C.

bellota

Fuente: Men’s Health

f o t o g r a f í a :

a l e x

c h e e k / D i g i ta l m e n t e

M o d i f i c a d a

Vol. 9 No. 1 | Adventist World

29


I N T ER C AM B I O D E I D EAS

Pedidos y

agradecimientos ¡Oren por favor para que Dios libre a mi hijo de las drogas! Y oren para que le entregue su corazón al Señor. Denise, Martinica

kilómetros por hora Velocidad del corredor Usain Bolt en la final de los 100 metros libres de los Juegos Olímpicos 2012 en Londres (Inglaterra)

¿En qué

Por favor, pídanle a Dios que proteja a mi hermano, que sufre de una terrible depresión. Que se sienta impulsado a buscar a Dios y la ayuda de la terapia. Elaine, Estados Unidos Por favor, oren por mis dos hijitos de cuatro y dos años. Ambos tienen problemas cardíacos. Vitalijus, Reino Unido

lugardel

mund

Soy un miembro recién bautizado. Oren por favor por mí. Mi familia quiere que trabaje los sábados en el negocio familiar. Necesito un nuevo empleo para mudarme de allí. Timothy, Uganda

se encuentra?

Mi hijo y su esposa, que viven en Japón, dicen que ya no creen en Dios. Han rechazado a Jesús y al Espíritu Santo, y afirman que ellos son su propia religión. Únanse por favor a mí para orar por ellos. Laura, por vía electrónica Les pido que oren para que tenga la oportunidad de estudiar en una universidad adventista de mi elección. Y oren por los misioneros y por los jóvenes adventistas de todo el mundo. Hirok, Austria Oren para que Dios me envíe un marido. Y por favor, oren para que Dios sostenga mi fe y me dé un buen trabajo y buena salud para pagar mis gastos. Prudence, Gabón

re el nivel del mar, de tres mil metros sob que se observa desde RESPUESTA: A más isaje esia disfrutan del pa altiplano peruano. estos miembros de igl tista de Áncash, en el el Campamento Adven

30

Adventist World | Enero 2013

Oraciones y alabanzas: Envíe sus pedidos de oración y agradecimientos por las oraciones contestadas a prayer@ adventistworld.org. Sea breve y conciso; dígalo en cincuenta palabras o menos. Los envíos serán editados por razones de espacio y claridad. No todos serán publicados. Incluya por favor su nombre y su país. También puede enviar sus pedidos por fax a: 1-301-680-6638; o por correo a Adventist World, 12501 Old Columbia Pike, Silver Spring, MD 20904-6600 U.S.A.


“He aquí, vengo pronto . . .”

Nuestra misión es elevar a Cristo, uniendo a los adventistas de todo el mundo en creencias, misión, vida y esperanza.

Historias de GLOW: Dando luz a nuestro mundo GLOW (por sus siglas en inglés, «Dando luz a nuestro mundo»), es una iniciativa misionera que se originó en California (Estados Unidos), pero que se está extendiendo a otras regiones. Se basa en la idea de que los miembros de la iglesia aprovechen toda oportunidad que se les presente para repartir folletos en forma gratuita, que se imprimen actualmente en veintinueve idiomas. Aquí compartimos dos experiencias –una de Alemania y otra de Camerún– que hablan de vidas alcanzadas por GLOW:

Relato1:

Un hombre recién bautizado llamado Edgar estaba distribuyendo folletos de GLOW en su vecindario cuando una niña se le acercó y le preguntó qué hacía. Edgar le explicó que pertenecía a la Iglesia Adventista, y que estaba distribuyendo interesante material de lectura. La niña le pidió uno, y Edgar le R i c a r d o C a m a c h o entregó un folleto sobre el don de la salvación, titulado «Un regalo para ti». Más tarde vio que la niña le leía el folleto a sus amigos. Cuando ella lo vio, corrió hacia Edgar y le dijo: «¡Es tan bueno! ¿Me puede dar algunos más?» Edgar le dio otros, y también el libro El camino a Cristo para su madre.

2

Relato : Un misionero adventista de Camerún adquirió folletos de GLOW durante una visita a los Estados Unidos. Cuando regresó a su casa, compartió con un amigo, el que analizaba el estado de los muertos. Ese amigo se lo dio a otro, y finalmente llegó a las manos de un hombre que pertenecía a otra denominación. Este lo tradujo al francés y lo usó para un sepelio. Al terminar la ceremonia, la gente le dijo: «No sabíamos que al morir no vamos directamente al cielo o al infierno». El hombre les respondió: «Yo tampoco lo sabía, pero eso es lo que dice el folleto». A continuación tuvieron una interesante conversación sobre este importante tema bíblico. Relatos compilados por Nelson Ernst, director de GLOW en la Asociación del Centro de California (Estados Unidos). Si desea saber más de GLOW, visite sdaglow.org.

Editor ADVENTIST WORLD es una publicación internacional de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, editada por la Asociación General y la División de Asia-Pacífico Norte de la Iglesia Adventista. Editor ejecutivo Bill Knott Editor asociado Claude Richli Gerente editor internacional Chun, Pyung Duk Junta editora Ted N. C. Wilson, presidente; Benjamin D. Schoun, vicepresidente; Bill Knott, secretario; Lisa BeardsleyHardy; Daniel R. Jackson; Robert Lemon; Geoffrey Mbwana; G. T. Ng; Daisy Orion; Juan Prestol; Michael Ryan; Ella Simmons; Mark Thomas; Karnik Doukmetzian, asesor legal. Comisión coordinadora de ADVENTIST WORLD Lee, Jairyong, presidente; Akeri Suzuki; Kenneth Osborn; Guimo Sung; Chun, Pyung Duk: Han, Suk Hee Editores de Silver Spring, Maryland, EE.UU. Lael Caesar, Gerald A. Klingbeil (editores asociados), Sandra Blackmer, Stephen Chavez, Wilona Karimabadi, Mark A. Kellner, Kimberly Luste Maran Editores de Seúl, Corea Chun, Pyung Duk; Chun, Jung Kwon; Park, Jae Man Editor en línea Carlos Medley Coordinadora técnica y Servicios al lector Merle Poirier Editor invitado Mark A. Finley Consultor E. Edward Zinke Gerente financiera Rachel J. Child Asistente administrativa Marvene Thorpe-Baptiste Asistente del editor Gina Wahlen Junta administrativa Jayriong Lee, presidente; Bill Knott, secretario; P. D. Chun, Karnik Doukmetzian, Suk Hee Han, Kenneth Osborn, Juan Prestol, Claude Richli, Akeri Suzuki, Exoficio: Robert Lemon, G. T. Ng, Ted N. C. Wilson Dirección y diseño gráfico Jeff Dever, Brett Meliti Consultores Ted N. C. Wilson, Robert E. Lemon, G. T. Ng, Guillermo E. Biaggi, Lowell C. Cooper, Daniel R. Jackson, Geoffrey Mbwana, Armando Miranda, Pardon K. Mwansa, Michael L. Ryan, Blasious M. Ruguri, Benjamin D. Schoun, Ella S. Simmons, Alberto C. Gulfan Jr., Erton Köhler, Jairyong Lee, Israel Leito, John Rathinaraj, Paul S. Ratsara, Barry Oliver, Bruno Vertallier, Gilbert Wari, Bertil A. Wiklander. A los colaboradores: Aceptamos el envío de manuscritos no solicitados. Dirija toda correspondencia a 12501 Old Columbia Pike, Silver Spring, MD 20904-6600, EE.UU. Número de fax de la oficina editorial: 1 (301) 680-6638 E-mail: worldeditor@gc.adventist.org Sitio Web: http://www.adventistworld.org/ A menos que se indique lo contrario, todas las referencias bíblicas pertenecen a la versión Reina Valera. Revisión 1995. ADVENTIST WORLD es publicada todos los meses e impresa simultáneamente en Alemania, Argentina, Australia, Austria, Brasil, Corea, Estados Unidos e Indonesia.

Vol. 9, No. 1

Vol. 9 No. 1 | Adventist World

31


CONGRESO MISIONERO INTERNACIONAL 2013 DE LA DIVISIÓN DE ASIA-PACÍFICO NORTE JEJU, COREA DEL SUR

DIVISIÓN ASIA-PACÍFICO NORTE 2013

CONGRESO MISIONERO INTERNACIONAL MISIÓN

-

Poderosos informes misioneros Testimonios inspiradores Seminarios sobre la misión Encuentros culturales Presentaciones musicales Los «Golden Angels» en concierto Espacio de exhibición para la misión

Fecha: 28-31 de agosto de 2013 Lugar: Centro Internacional de Convenciones (Jeju, Corea del Sur) Oradores:

¡Comprométase nuevamente con la misión!

Ted N. C. Wilson

G. T. Ng

Jairyong Lee Derek J. Morris Cheryl D. Doss

IMC website (GOIMC.ORG)

AW Spanish 2013-1001  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you