Issuu on Google+

Publicación internacional de los adventistas del séptimo día

Vol. 8 No. 3

El

hechicero y el predicador

11

El

consumo

de pescado

14

¿Un yugo

desigual?

22

Su

visión

sigue viva


Vol. 8 No. 3

N O TA

16

D E

TA P A

El hechicero y el predicador

Wellesley Muir

El hechicero buscaba poder, y el predicador poseía algo que podía ayudarlo.

8 Sigamos la senda de la Palabra PA N O R A M A

14 ¿Un yugo desigual? VIDA

Karen Holford

¿Qué significa realmente esa idea?

20 Despertar a la eternidad CREENCIAS

¿Cómo estamos transmitiendo nuestra fe a la siguiente generación?

FUNDAMENTALES

Philip Rodonioff

La oscuridad pierde importancia cuando sabemos que Jesús nos despertará.

MUNDIAL

Ted N. C. Wilson

ADVENTISTA

22 Su visión sigue viva

DESCUBRAMOS EL ESPÍRITU DE PROFECÍA

Humberto M. Rasi

que lleva 12 Laa laverdad eternidad

El que hoy es el sistema educativo protestante más grande del mundo comenzó con Elena White.

DEVOCIONAL

Ramani Kurian

El puesto de 24 Malamulo: avanzada de Dios SERVICIO

La verdad no es solo algo que creemos; es algo que vivimos.

ADVENTISTA

Adrienne James y Sandy Mattison

Sanando cuerpos y almas.

D E PA R TA M E N T O S 3

INFORME

MUNDIAL

3 Noticias y perspectivas 6 Informe de noticias 10 Iglesia de un día

11 26

SALUD

MUNDIAL

El consumo de pescado RESPUESTA A PREGUNTAS BÍBLICAS

El arca del pacto

www.spanish.adventistworld.org

27

28

ESTUDIO

El poder de la esperanza INTERCAMBIO DE IDEAS

www.adventistworld.org: Disponible en línea en trece idiomas

Publicado por la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

2

Adventist World | Marzo 2012

BÍBLICO


INFORME MUNDIAL

Presupuesto de la iglesia,

enfocado en la mısıon mundıal

D E

A N N

■ El presupuesto de la sede central de la Iglesia Adventista para este año financiará la obra misionera y el apoyo administrativo fuera de Norteamérica, así como las operaciones de su sede central. El presupuesto 2012, que alcanza casi 167 millones de dólares, destina 38,7 millones en concepto de asignaciones a las doce Divisiones mundiales (sin contar a Norteamérica) y otros 27,4 millones para los misioneros y empleados que cumplen servicios en otras Divisiones. Los costos operativos de la sede PARA LA MISIÓN: El subtesorero central en Silver Spring (Maryland, de la Iglesia Adventista Juan Estados Unidos) están limitados al dos por ciento del diezmo mundial, que Prestol habló con ANN sobre el este año se calcula en 40,9 millones de presupuesto mundial 2012 de la dólares. Los directivos financieros dicen Asociación General. que se está operando más de dos millones de dólares por debajo del tope. El presupuesto mundial solo incluye rubros relacionados con la sede central y no incluye los ingresos informados por los presupuestos de sus trece Divisiones mundiales o sus unidades administrativas y congregaciones locales respectivas. Incluye las operaciones de la sede central, los empleados interdivisión, la obra de los departamentos en todo el mundo y las asignaciones a las Divisiones. «La fidelidad de los miembros se ve en su apoyo a todos estos programas –expresó Juan Prestol, subtesorero de la Iglesia Adventista mundial–. La mayoría de los dadores no son personas acaudaladas, sino que viven con otras pesadas obligaciones financieras. La iglesia está siendo recompensada por la fidelidad de ellos». Las Divisiones reciben asignaciones que van entre 1,7 a 4,6 millones de dólares. El presupuesto 2012 también incluye un incremento del tres por ciento en comparación con los niveles de asignación de 2010. En años anteriores, ese monto era asignado a fin del año con los fondos suplementarios del presupuesto. Este año, el tres por ciento fue ofrecido al comienzo del año, como un rubro presupuestado. Prestol dijo que alrededor del 65 por ciento del dinero recibido está en dólares norteamericanos, reales brasileños, euros, dólares canadienses, dólares australianos, pesos mexicanos y wones coreanos. A R C H I V O

os llamamos «relatos misioneros». Por más de ciento cincuenta años, los adventistas de todo el mundo han escuchado con ansias a todo aquel que contaba historias del poder de Dios en acción, en lugares exóticos. Las selvas tropicales florecen en la imaginación; ángeles brillantes protegen a los creyentes de animales salvajes o fieros guerreros; obstáculos más grandes que la Cortina de Hierro caen ante el avance continuo del evangelio. Todos los relatos tienen un denominador común: la semilla de mostaza crece; el reino se expande; el Día se acerca. La nota de tapa de este mes, «El hechicero y el predicador», presenta otro fascinante relato misionero. Es contado por un experimentado misionero, que se basa en la venerada historia de la misión adventista en Sudamérica, y la conecta poderosamente con el presente. Al igual que en todo buen relato, le recordará a otro. Es uno que usted conoce mejor que nadie: es el relato del crecimiento del reino como resultado de la entrega de su vida a la misión de Cristo. Porque los relatos misioneros ya no son medidos por distancias temporales o geográficas. Los relatos misioneros –al menos aquellos que le interesan al cielo– comienzan en su calle, en su edificio, en su barrio o pueblo. El mensaje que envía con su celular, el folleto que comparte con un vecino y su diálogo en el mercado local, dan lugar a los relatos más encantadores que tiene el cielo. No hay nada que le guste más al Señor que tanto enseñó mediante historias, que tomar nota de su fidelidad para conectarla con los relatos de los que, en su iglesia o comunidad, entregan sus corazones y manos para servirle. Imagino que en algún lugar del cielo existe un gran muro donde se escriben y atesoran todas esas historias con conexiones que aún no vemos (pero que un día sí podremos ver). «Cada uno de nosotros es un relato de misericordia, un acto de la gracia», nos recuerda un compositor de himnos. Este mes, al leer el reconfortante relato misionero, tome la decisión de ser usted también la historia misionera que el cielo contará algún día cuando relate su servicio.

D E

L

F O T O G R A F Í A

El poder de las historias

Continúa en la próxima página

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

3


Ley húngara podría dificultar el registro de denominaciones religiosas ■ La saga que busca garantizar el estatus oficial de la iglesia en Hungría continúa, a pesar de las noticias alentadoras a fines del año pasado, después de que la Corte Constitucional derogara la controvertida «Ley de Iglesias» de Hungría. Antes de ese fallo, más de trescientas denominaciones religiosas minoritarias –entre ellas, la Iglesia Adventista del Séptimo Día– estaban en peligro de perder su estatus legal a partir del 1 de enero pasado, después de lo cual debían pasar por un proceso de nueva solicitud de reconocimiento. Una vez comenzado el año, las iglesias están enfrentando una situación similar. La Corte Constitucional de Hungría anuló la «Ley de Iglesias» por motivos puramente técnicos, pero el 30 de diciembre, la mayoría del partido conservador del país reintrodujo y sancionó «con facilidad» la que en esencia es la misma ley, dijo Dwayne Leslie, representante legislativo de la Iglesia Adventista en Washington D.C. El Parlamento de Hungría afirma que la ley busca erradicar empresas o

4

Adventist World | Marzo 2012

individuos que simulan ser iglesias solo para hacer uso de los derechos y privilegios que implica ese estatus. El gobierno sostiene que la ley no infringe la libertad religiosa y no «prohíbe» congregarse según las creencias de cada uno, según el ministro de Comunicación Gubernamental, Zoltan Kovacs. Este comentario fue publicado hace poco por el periódico Wall Street Journal. Kovacs dijo que la ley no hace más que delinear el proceso que pueden seguir las iglesias para obtener el reconocimiento oficial «si dan muestras de contar con suficiente apoyo popular». Una de las condiciones implica que la iglesia tenga una historia de décadas en el país y supere los mil miembros. Hungría está «llevando a cabo esfuerzos para explicar a la comunidad internacional que esto no es una cuestión de derechos humanos», dijo Ganoune Diop, representante de la Iglesia Adventista mundial ante las Naciones Unidas. «La situación en Hungría es muy compleja; hay diversas cuestiones en juego que van desde los aspectos económicos a los judiciales, legislativos y religiosos. El gobierno ve la pérdida del registro eclesiástico como una respuesta parcial a los tremendos desafíos que enfrenta el país», dijo Diop. Muchos integrantes de la comunidad internacional de libertad religiosa sostienen que más allá de las luchas internas del país, la ley presenta desafíos excesivos a las organizaciones religiosas legítimas. «Ahora no solo tenemos una norma objetiva de lo que constituye una iglesia, sino que también necesitamos dos terceras partes de los votos del Parlamento para volver a ser una religión oficial, y eso me parece problemático», afirmó Leslie. En la actualidad, 82 de unas 300 religiones minoritarias que perdieron el registro han solicitado recuperar el estatus oficial; entre ellas, la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

A N S E L

El ingreso por diezmos en Norteamérica se ha mantenido estable, pero los diezmos y las ofrendas misioneras se han incrementado en las demás Divisiones. Se estima que entre el treinta y el cuarenta por ciento de ese monto se ve afectado por las variaciones en la tasa de cambio, dijo Prestol. Norteamérica sigue siendo la principal aportante de ofrendas para la misión. En 2010 dio 23,6 millones de dólares en ofrendas para la misión, alrededor de una tercera parte de los 70,9 millones totales en ese rubro. –Red de noticias adventistas

O L I V E R

INFORME MUNDIAL

REGISTRO DE IGLESIAS: John Graz, director de Relaciones Públicas y Libertad Religiosa de la Iglesia Adventista mundial, supervisa el estatus del registro de iglesias en Hungría, desde la sede central de la denominación. Los líderes de la iglesia en Europa informan que es muy probable que la Iglesia Adventista recupere su estatus oficial.

Los expertos en libertad religiosa dijeron que las estipulaciones de la nueva ley indican que las iglesias que ya han solicitado el estatus oficial no experimentarán un vacío mientras se analiza la solicitud, sino que conservarán el reconocimiento previo hasta que el Parlamento se pronuncie al respecto. Los líderes de la iglesia en Hungría informan que «las comunicaciones con el gobierno indican que la Iglesia Adventista recuperará el estatus oficial». «Una mejora positiva de la nueva ley es que no prohíbe que las denominaciones usen el término iglesia, aun si no son aceptadas por el Parlamento», dijo Ócsai Tamás, presidente de la Unión Asociación de Hungría de la Iglesia Adventista. Las iglesias que no reciban el reconocimiento oficial recibirán el estatus de «asociación religiosa», dijo. «Esperamos que algunas iglesias –incluyendo la adventista, que tiene una historia de más de cien años en el país– tengan una respuesta positiva próximamente», dijo John Graz, director de Relaciones Públicas y Libertad Religiosa de la Iglesia Adventista mundial. –Red de noticias adventistas


Adventistas ayudan a educar a huérfanos de la India

Adventistas británicos testificarán durante los Juegos Olímpicos ■ Acaso ya se hayan vendido diez mil entradas para ver la natación sincronizada en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, pero los más de diez mil adventistas de Londres y alrededores están sincronizando sus actividades comunitarias y de testificación para que coincidan con el más grande evento deportivo de la historia británica. Uno de los adventistas que ya se ha comprometido como voluntario es Richard Daly, pastor de la iglesia de Croydon. Como parte del equipo de capellanía, trabajará con los atletas, Continúa en la próxima página

Si desea saber más sobre este ministerio, visite

P O R

C O R T E S Í A

D E

A S I A N

A I D

AsianAid.org

F O T O G R A F Í A S

■ Menos de la mitad de los niños de la India recibe una educación formal. Muchos son huérfanos que viven en la pobreza extrema. Un ministerio de apoyo adventista de la región está invirtiendo en el futuro de esos niños. Asian Aid está construyendo un nuevo orfanato para setenta niños que ahora viven hacinados en las afueras de Bobbili (India). El Orfanato Sunrise, que se espera sea inaugurado próximamente, puede albergar a más del doble de esos niños desfavorecidos. El nuevo terreno de casi cinco hectáreas permitirá que el orfanato cultive sus propios alimentos y venda la producción para obtener fondos. Cada niño plantará una parcela de verduras para aprender la tarea y el valor del trabajo. Asian Aid fue establecido hace cuarenta años en Australia, y opera una oficina en Collegedale (Tennessee, Estados Unidos), además de su sede central en Wauchope (Nueva Gales del Sur, Australia). Administra asimismo más de cien escuelas y orfanatos en India, Nepal, Bangladés y Sri Lanka. Mediante patrocinadores, Asian Aid beca a 8500 niños para que estudien en escuelas adventistas de la región. «No solo los estamos educando, sino presentándoles a Jesús –dijo Jim Rennie, gerente general de la organización–. Es una actividad misionera diaria. Si alguien quiere hacer una diferencia continua en el campo misionero, puede ser un patrocinador». El patrocinio básico cubre los costos de estudio de un niño en una escuela adventista, aunque otros niveles incluyen también alimentos y alojamiento. Los huérfanos de la India a menudo son abandonados y excluidos por la sociedad, dice Rennie. Hace poco, el

personal actual del Orfanato Sunrise encontró una niña atada a un poste del jardín de la institución. «Pasó de ser una niña aterrorizada a otro de los niños radiantes y alegres de Sunrise, que son cuidados por un matrimonio muy solícito y espiritual. Me entusiasma ver la diferencia que se produjo en esa niñita», dice Rennie. El ministerio de Asian Aid no se limita a proyectos de patrocinio. También supervisa proyectos de desarrollo, como la provisión de agua potable, programas de alfabetismo, de capacitación vocacional para adultos y de atención médica para poblaciones sin ese servicio, como las mujeres nepalesas y las comunidades de leprosos. Asian Aid también brinda alojamiento a las mujeres que han escapado de la trata de personas. –Red de noticias adventistas

De arriba hacia abajo: NUEVO ORFANATO: El nuevo Orfanato Sunrise, en plena construcción cerca de Bobbili (India) podrá albergar más de cien niños. AYUDA A LOS NIÑOS: Los huérfanos sostenidos por Asian Aid reciben alimentos, alojamiento y una educación adventista en escuelas de la zona.

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

5


INFORME MUNDIAL

Adventista dice que copiar la Bıblıa fomenta su

dirigentes y otros voluntarios cristianos, ofreciéndoles momentos de culto, oración y estudio de la Biblia en la Villa Olímpica y demás sedes. Dice Daly: «Como ex atleta que compitió a nivel nacional, es un privilegio para mí combinar mi amor por los deportes y mi llamado a servir a Dios. Sobre todo, es un privilegio representar a mi iglesia». Dice sentirse muy feliz de que la Iglesia Adventista esté participando junto a otras denominaciones reconocidas del país. Colin Stewart, representante adventista de la comisión organizadora de «Ir por el oro», comenta que hay muchas maneras en que las iglesias y los individuos pueden participar. Sam Davis, presidente de la Asociación del Sur de Inglaterra, dijo: «No podemos dejar que pase 2012 y perdernos los Juegos Olímpicos de Londres, la más grande fiesta cultural en nuestro medio». –Victor Hulbert

crecımıento espırıtual

El proyecto, que ya lleva nueve Suk Hee Han, director de comunicaciones, División de Asia-Pacífico Norte

U

n agricultor coreano de productos orgánicos de setenta y dos años dedica seis horas al día a otro tipo de cultivo: a copiar la Biblia a mano, así como varios libros de Elena White, una de las fundadoras de la Iglesia Adventista. Nam Yong Han, anciano de la iglesia de Chilbo, en la Asociación del Sudoeste de Corea, posee una granja orgánica donde cultiva muchas clases de frutas y verduras. Sus técnicas agrarias han sido enseñadas en su país como así también en China, Corea del Norte, Filipinas y Bangladés. Hace nueve años, en enero de 2003, mientras era misionero en Pekín (China), Nam comenzó a copiar estos textos, un proceso que él denomina «transcripción». Para octubre de 2011, había copiado siete veces toda la Biblia, así como los libros de la serie «El conflicto de los siglos» y los Testimonios para la iglesia. Nam dijo que las horas que dedica a la transcripción son las más felices de su vida, porque puede caminar con Dios y disfrutar de comunión espiritual con él. Aquí presentamos una entrevista reciente con Nam:

LISTOS PARA TESTIFICAR: Miembros del equipo de adventistas «Live London» posan fuera del Estadio Olímpico en mayo de 2011. Más de diez mil adventistas de Londres y sus alrededores se preparan para testificar durante lo que se espera será el evento deportivo más grande de Gran Bretaña.

6

Adventist World | Marzo 2012

PA U L T O M P K I N S

¿Qué lo hizo comenzar a transcribir la Biblia y el Espíritu de Profecía?

Ya pasaron cincuenta años desde que decidí caminar por fe. Al probar las alegrías y las amarguras de la vida, sentí deseos de depender plenamente del Señor y parecerme más a él. En el año 2000 tuve la oportunidad de visitar Pekín y participar de la obra evangélica allí. El Señor me dio numerosas alegrías y bendiciones, junto con sufrimientos y dificultades. He sido arrestado e investigado por la Secretaría de Seguridad Pública de China por mis actividades religiosas. Entonces pensé que necesitaba estar más cerca de Dios aun en tiempos tormentosos, por lo que comencé a transcribir la Biblia el 7 de enero de 2003 en Pekín. También solía dar charlas a funcionarios y agricultores de China;


años, le cambió la vida Izquierda: COPIAR A MANO: Nam Yong Han, agricultor adventista coreano ha copiado la Biblia a mano un total de siete veces durante los últimos nueve años, una de ellas en chino. Arriba derecha: PALABRA MANUSCRITA: Nam dice que esta tarea, que denomina transcripción, lo ha acercado a Dios y ha suavizado sus modales. Derecha: ESPÍRITU DE PROFECÍA: Además de la Biblia, Nam ha copiado la serie «El conflicto de los siglos», de Elena White, una de las fundadoras del movimiento adventista. S U K

H E E

H A N

para hacerlo, tenía que internalizar y memorizar la Palabra de Dios todo lo que fuera posible, de manera de recordarla en todo momento y lugar. ¿Qué ha transcripto, y cuántas veces?

Hasta ahora, he transcripto la Biblia siete veces; una de ellas en chino. También terminé de transcribir los libros de la serie «El conflicto de los siglos», y los Testimonios para la iglesia. Con los papeles donde escribo preparo pantallas plegables. Sigo cumpliendo esta actividad todos los días, ya que ha llegado a ser una parte importante de mi vida; no puedo dejar de hacerlo. Al transcribir la Biblia, he notado que si quiero recordarla y entenderla, escribirla una vez es mucho mejor que leerla diez. Cuanto más lo hago, más aprecio a Dios por su profundo amor y maravilloso plan para mí.

Sin embargo, su Palabra es dulce como la miel y me ayuda a vencer estas debilidades físicas. ¿Cuáles son los resultados, beneficios y bendiciones de la transcripción?

Por naturaleza, yo era impetuoso y agresivo. Esta tarea me ayudó a entender que era un pecador sin esperanza, pero al mismo tiempo sentí claramente que mi corazón se enternecía y mis tendencias agresivas desaparecían. Además, el dolor de ojos, espalda y piernas se alivió, de manera que puedo transcribir durante más de diez horas. Alabo a Dios por quitarme esos dolores y por bendecirme con su Palabra. Entre los incontables beneficios y bendiciones, el más maravilloso es que puedo participar de la Palabra de Dios y disfrutar de comunión espiritual al caminar y conversar con él. Por ello, creo que estoy llegando a ser más parecido a Jesús.

Cuénteme más sobre esta tarea.

Desde que comencé, es algo que practico al menos por seis horas por día sin parar. Mientras transcribo, siento como si hablara con el Señor cara a cara como un conocido; he experimentado cuán dulce es su Palabra. Pero al mismo tiempo sé lo que es el sufrimiento. Soy veterano herido, por lo que me resultaba difícil sentarme durante largas horas ya que me aparecían fuertes dolores en una pierna y la espalda. La transcripción continua también ha afectado mi vista, y me ha traído severos dolores de muñeca, brazo y hombro.

¿Quiere expresar algún deseo?

Quiero ser una persona que esté lista para el reino venidero mediante esta tarea, mientras el Señor me lo permita. También quiero practicar fielmente mis responsabilidades cristianas. Otro deseo es transcribir la Biblia diez veces, para que en mi vida alcance el reavivamiento y la reforma espirituales. Espero que otros adventistas puedan experimentar el mismo beneficio y la misma bendición espiritual mediante una tarea similar. ■

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

7


P A N O R A M A

M U N D I A L

U

n sábado hace no mucho tiempo, tuve el privilegio de participar del culto con 67 mil personas en el Estadio Citadel de Luanda (Angola). Durante el programa, vimos desfilar a miles y miles de niños y jóvenes de uniforme de Conquistadores y Jóvenes. Fue magnífico. Unos días después, nos reunimos con miles de jóvenes adventistas en Bongo (Angola) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Cuando viajo a diversos lugares del mundo, una de las alegrías más grandes que tengo es reunirme con los jóvenes, y alabo al Señor de que haya tantos de ellos comprometidos con Cristo y el mensaje adventista. Como iglesia mundial, tenemos una gran obligación de ayudarlos a ver a Cristo en toda su belleza; aceptarlo a él y su justicia; involucrarlos en la misión de la iglesia; y señalarles su pronta venida.

Prioridades de la juventud

Se han discutido ampliamente las prioridades y métodos del ministerio joven. Uno de los temas más controvertidos es el de la adoración –en particular lo que se refiere a estilos de adoración y elecciones musicales. Algunos creen que la manera de alcanzar y retener a los jóvenes es brindarles una experiencia más «contemporánea», que incluya bandas de rock cristiano, elementos místicos de oración y enfoques teológicos del movimiento de la iglesia emergente. En ocasiones, se invita a oradores no adventistas muy capaces para que hablen durante el culto. Sin embargo, ¿es eso realmente lo que los jóvenes adventistas están buscando? Durante el Congreso de la Asociación General 2010 en Atlanta, la Secretaría de Evaluación y Efectividad de Programas de la Asociación General llevó a cabo un estudio informal. Se preguntó a los asistentes: «¿Qué le gustaría decirle a su iglesia?» Se los invitó a compartir sus pensamientos por escrito. Las 253 personas que respondieron estuvieron divididas en forma bastante

8

Adventist World | Marzo 2012

pareja entre hombres y mujeres, muchos de ellos menores de treinta y cinco años. Uno de los temas fue cómo hacer para que los jóvenes permanezcan en la iglesia, y muchas de las soluciones provinieron de los mismos jóvenes. Los resultados fueron reveladores. Ellos dijeron que si queremos retenerlos, la iglesia debería: 1. Enseñar los principios bíblicos y la sustancia del cristianismo en forma temprana y tan reiteradamente como sea posible. 2. Presentar esas verdades de manera atractiva, pero sin mundanalidad. 3. Integrar a los jóvenes a las responsabilidades y actividades de la iglesia. 4. Brindar oportunidades sociales donde los jóvenes puedan asociarse con otros en una atmósfera cristiana, en lugar de buscar los entretenimientos del mundo.

Sigamos

senda de la Palabra Una gran obligación la

Ted N. C. Wilson


5. Escuchar las ideas y perspectivas de los jóvenes. 6. Dedicarse a conocer y ser amigables con los jóvenes. Es interesante que una rápida consideración de las investigaciones y publicaciones cristianas actuales muestra que los jóvenes adventistas no son los únicos que anhelan algo más profundo que un mero entretenimiento en su experiencia de adoración. Los jóvenes buscan sustancia; la sustancia que da la Biblia. Si podemos involucrar a los jóvenes en el estudio de la Biblia y el servicio real, haciendo que se sientan parte de la familia de la iglesia, no necesitamos entretenerlos. Podemos involucrarlos en la misión de la iglesia, y quedarán inoculados contra la tentación de probar otra cosa. Un ministerio que halla eco en la juventud

Está claro que este tipo de ministerio tiene eco en los jóvenes. El año pasado, tuve el privilegio de visitar la Asociación de Baden-Württenberg (Alemania), en la División Euroafricana. Mientras estaba allí asistí al congreso «Jóvenes en Misión», patrocinado por la Asociación. La música fue excelente y las presentaciones estuvieron centradas en la Biblia, con un énfasis en el servicio a Dios y la humanidad. Fue un ejemplo maravilloso de una aproximación bíblica y del Espíritu de Profecía al ministerio joven. En Norteamérica, miles de jóvenes asisten cada año a las conferencias organizadas por Generación de Jóvenes para Cristo (GYC por su sigla en inglés), un ministerio adventista de apoyo que abarca a los Estados Unidos y Canadá. Durante esos eventos, los asistentes disfrutan de música elevadora, presentaciones bíblicas profundas y seminarios de capacitación a cargo de diversos líderes adventistas, escuchan testimonios inspiradores de sus compañeros, coordinan discusiones en grupos pequeños, y participan de proyectos misioneros y de servicio a la comunidad. Esto deja en

evidencia que hay otros eventos de jóvenes que buscan enfocarse en la Palabra de Dios y relegar el factor «entretenimiento». Oren por ellos. Asimismo, animemos también a nuestros líderes de jóvenes en su labor de enfocarse en presentaciones de la Palabra de Dios, la oración y la testificación. Diferencias de gusto y cultura

He vivido en cuatro culturas diferentes en varios continentes, por lo que no me resulta difícil entender y apreciar la rica diversidad cultural de la familia mundial de creyentes. Al analizar las cuestiones que se presentan, algunas de ellas muy controvertidas como la adoración y la música, veo que existen preferencias culturales que necesitamos entender. Sin embargo, hay principios bíblicos básicos que deberían regir la adoración y la música en cualquier lugar del mundo, como el que se encuentra en Filipenses 4:8: «Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad». Cuando pensamos en los aspectos básicos de la vida, vemos que somos muy parecidos y que los principios de Dios se aplican a todos. Tenemos que tratarnos y tratar a otras culturas con respeto y, por lo general, recibiremos el mismo nivel de respeto. Sin embargo, tenemos que entender claramente que en todo el mundo existe una cultura mundana y también una cultura bíblica y celestial. Ser transformados

Desafortunadamente, hay una tendencia dentro de la Iglesia Adventista en algunos lugares, de aceptar influencias culturales mundanales que son inapropiadas. Uno de los grandes problemas como parte de la sociedad del siglo XXI es permitir que el mundo cambie gradualmente nuestra percepción de lo que es correcto, permitiendo que lo

que es popular pronto se convierta en la norma social. Pablo nos aconseja decididamente en Romanos 12:2 a no conformarnos «a este mundo», sino a transformarnos «por medio de la renovación de nuestro entendimiento», para que comprobemos «cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta». La traducción inglesa de J. B. Phillips dice: «No permitan que el mundo los fuerce a adoptar su molde». La senda de la Palabra

Estoy totalmente convencido de que tenemos una gran obligación de hacer todo lo posible para animar a los jóvenes adventistas a que sigan la senda de la Palabra y no los caminos del mundo. La preocupación por las influencias mundanales no es un intento legalista de modificar el pensamiento de la iglesia. Sabemos que el diablo se esfuerza por neutralizar a la iglesia al traer el «mundo» dentro de ella. Creo que el consejo de Pablo se refiere a eso. En realidad, los mensajes de los tres ángeles de Apocalipsis 14 tratan de ensalzar a Cristo y su justicia y hacer que los seres humanos regresen a la verdadera adoración de Dios, apartándose de la confusión de Babilonia en todas sus dimensiones. No tengo dudas de que el Espíritu Santo obrará en su iglesia para impedir que sea neutralizada. El reavivamiento y la reforma no son otra cosa que someternos en humildad al poder del Espíritu Santo que obra en nosotros y en señalar a Cristo y su Palabra. Tenemos que cumplir nuestra obra y actividades bajo la conducción del Espíritu Santo, en el marco de Miqueas 6:8. Hacer lo que es bueno, pero al mismo tiempo amar la misericordia y humillarnos ante Dios, que significa someternos a su conducción. Los jóvenes son esenciales

Los jóvenes están cumpliendo un papel esencial en el reavivamiento y la reforma, y tengo la plena confianza de

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

9


P A N O R A M A

M U N D I A L

que constituyen una parte importante de las actividades de la iglesia organizada para ensalzar a Cristo, su justicia, su pronta venida y los mensajes de los tres ángeles. Como lo expresé en «Un año para cambiar el mundo» (ver Adventist World, Noviembre 2011), creo en la participación presente y futura de los jóvenes adventistas en el evangelismo y el servicio cristiano. Ellos son y serán una fuerza muy poderosa bajo la conducción divina. Recordemos siempre que «hoy tenemos un ejército de jóvenes que pueden hacer mucho si son dirigidos y animados de manera apropiada. Queremos que nuestros hijos crean la verdad. Queremos que sean bendecidos por Dios. Queremos que cumplan una función en planes bien organizados para ayudar a otros jóvenes. Capacitémoslos de tal manera que puedan representar correctamente la verdad, dando razón de la esperanza que tienen y conociendo a Dios en todas las ramas de la obra donde estén capacitados para el servicio». –Elena White, Boletín de la Asociación General, 29 de enero de 1893, p. 24. Lo invito, en especial si usted es un joven de la iglesia, a compartir lo que piensa sobre estos importantes temas. ¿Qué participación tiene usted en la vida de la iglesia? ¿Qué cosas aprecia de manera especial, y cuáles le gustaría que cambiaran en su iglesia local? Comparta sus ideas por medio de: @adventistchurch facebook.com/pages/ Adventist-world-magazine letters@adventistworld.org

Ted N. C. Wilson es

presidente de la Asociación General de la Iglesia Adventista en Silver Spring, Maryland, EE. UU.

10

Adventist World | Marzo 2012

Iglesias de un día Namulenga, Malaui

D

ijeron que la iglesia estaría «pasando la plantación de té, más allá del baobab, bajando junto al arrojo y entonces subiendo hacia el horizonte. Unos veinte minutos». Un par de horas más tarde, después de esquivar un mar de pollos colorados, llegamos a un grupo de viviendas de ladrillo divididas por dos caminos de tierra de escaso tránsito. El conductor estaba perdido, pero tuvo una idea. «Creo que estamos cerca. Busquemos una mujer que parezca adventista. Ella sabrá decirnos dónde está la iglesia». Todos nos reímos, incluido el conductor de Maranatha. Entonces comenzamos a avanzar lentamente por la aldea, analizando cada rostro. «¡Allí está!», dijo el conductor Richard, señalando a una mujer que restregaba la ropa sobre una «piedra de lavar». «Obviamente es adventista. ¿Quién otra podría sonreír así?» Richard le hizo señas y algunas preguntas, y cinco minutos después estábamos en la iglesia donde la mujer es integrante del coro y líder de Dorcas. El centro del edificio está conformado por una «Iglesia de un día», pero la estructura ha sido rodeada de ladrillos rojos. Ahora es un templo con ventanas de catedral y un vestíbulo cálidamente iluminado. La mujer lanzó una invitación bien audible al cálido viento de la tarde, y pronto la iglesia se llenó de miembros que viven en las cercanías de la orgullosa y creciente congregación de Namulenga (Malaui). «Iglesias de un día» es un proyecto en colaboración entre la Iglesia Adventista, Servicios e Industrias de Laicos Adventistas (ASI) y Maranatha Volunteers International. Estas historias llegan hasta usted gracias a Dick Duerksen, el «narrador» de Maranatha.


S A L U D M U N D I A L

El consumo de

pescado

Allan R. Handysides y Peter N. Landless

He notado que un número creciente de mis amigos «vegetarianos» afirma ser «pescovegetarianos». Uno de ellos inclusive dice ser vegetariano estricto (vegano), pero consume pescado dos veces por semana. ¿Qué me recomiendan? ¿Es bueno comer pescado?

L

a dieta vegetariana no incluye ningún tipo de carne. Algunos afirman que hasta el siglo XIX, el pescado no era considerado «carne». Aun hoy, muchos que dicen ser vegetarianos incluyen el pescado como parte de su alimentación. Jesús comió y también sirvió pescado aun en su cuerpo glorificado, lo que, lógicamente, lleva a concluir que, en sí mismo, el pescado es un buen elemento de la dieta alimentaria. Elena White también comió pescado durante un período en el que afirmó que no comía carne. Esto ha hecho que algunos investigadores crean que ella no incluyó el pescado bajo el término «carne», que por lo general se refería a las carnes rojas. Aun así, ella advirtió los problemas de consumir pescados extraídos de aguas contaminadas. Desde entonces, se ha multiplicado la presencia de mercurio, cadmio, PCB y dioxinas en las aguas, por lo que no nos parece bien recomendar el consumo de pescado como elemento regular de la dieta. Por supuesto, reconocemos que hay lugares donde las aguas no están contaminadas, y que existen evidencias de los beneficios de consumir pescado. Varios estudios muestran que el consumo de pescado dos o tres veces por semana disminuye el riesgo de sufrir un ataque cardíaco no mortal un veintiún por ciento; de muerte coronaria, un treinta y ocho por ciento; y de un accidente cerebrovascular, treintaiún por ciento.1 Estos estudios han sido realizados en individuos considerados F O T O G R A F Í A S :

W I L F

R AT Z B U R G

«de riesgo» de sufrir estas afecciones, y no en pruebas aleatorias concluyentes a gran escala en la población general, que estudien los efectos protectores de los ácidos grasos omega 3.2 Los vegetarianos pueden obtener ácidos grasos omega 3 de los aceites de canola, soja, oliva y lino, así como de los aguacates y las nueces. Hay una diferencia entre los omega 3 vegetales (o ácido alfalinoleico [ALA]) y los omega 3 marinos (ácido eicosapentenoico [EPA] y ácido docosahexaenónico [DHA]). Los omega 3 marinos han sido más estudiados que los vegetales, por lo que no existen tantos datos en el segundo caso. Se espera que el Estudio sobre Salud Adventista II arroje luz sobre diferencias más detalladas para los que siguen una dieta vegetariana. Las tendencias preliminares del estudio aún son inadecuadas desde el punto de vista estadístico como para formular recomendaciones claras. Lo que está claro es que existe una mayor diferencia entre los que consumen carne y todos los tipos de vegetarianos, incluidos los vegetarianos que consumen pescado. A la hora de las diferencias entre una dieta estrictamente vegetal (vegana), la dieta vegetal amplia (lacto-ovo-vegetariana) y la dieta pescovegetariana (el pescado como única carne de consumo), los datos no son concluyentes, porque aún no ha transcurrido el tiempo de seguimiento considerado necesario. Parecería ser que en términos de mortalidad por todas

las causas, los lacto-ovo-vegetarianos llevan una ligera ventaja. En términos de niveles de colesterol y peso corporal, los veganos parecen tener una ligera ventaja. Los pescovegetarianos están por encima de los carnívoros, pero un poco por detrás de los que siguen los otros dos tipos de dieta. Pareciera que es posible obtener algunos de los beneficios de los Omega-3 marinos de las cápsulas de aceite de pescado, evitando así los riesgos de contaminantes como el mercurio. El equipo de Consumer Reports no halló cantidades significativas de mercurio, PCB o dioxinas en las dieciséis cápsulas de aceite de pescado analizadas.3 La pregunta real, sin embargo, es si el consumo de cápsulas de aceite de pescado (o aun de pescado) añade algún beneficio al que proporciona una dieta vegetariana bien equilibrada. Por el momento no tendremos una respuesta definitiva pero, hasta la fecha, la respuesta parece ser negativa. ■ 1 Ka

He, Yiqing Song, Martha L. Daviglus, Kiang Liu, Linda Van Horn, Alan R. Dyer y Philip Greenland, «Accumulated Evidence on Fish Consumption and Coronary Heart Disease Mortality: A Meta-Analysis of Cohort Studies», Circulation 109 (2004): 2704-2711. 2 JoAnn E. Manson, Shari S. Bassuk, «Marine Omega-3 Fatty Acids and Cardiovascular Disease». 3 «Omega 3 Oil: Fish or Pills», Consumer Reports 68, Nº. 7 (2003); 30-32: The Female Patient 36, Nº. 11 (Noviembre 2011): 12.

Allan R. Handysides es ginecólogo

certificado y director del Departamento de Ministerios de Salud de la Asociación General.

Peter N. Landless es cardiólogo certificado

especialista en cardiología nuclear y director asociado del Departamento de Ministerios de Salud de la Asociación General.

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

11


D E V O C I O N A L

La

verdad

que lleva a la Ramani Kurian

V

eternidad

iajaba en tren a mi ciudad de origen, cuando una señora me brindó una amplia sonrisa desde el otro lado del coche. Le devolví la sonrisa, aunque no la conocía. Supuse que se había interesado en mí porque ni ella ni yo llevábamos joyas. Acaso me confundió con una pentecostal, dado que en esa región, solo los pentecostales no usan joyas. Cuando vio que el asiento a mi lado estaba libre, se acercó. Sus primeras palabras fueron: «¿Es usted creyente? ¿Está salvada? ¿Recibió usted el bautismo del Espíritu Santo y el don de lenguas?» Me siguió haciendo preguntas sin darme tiempo a responderle. Cuando dejó de hablar, le contesté: «Sí, soy creyente. Soy adventista del séptimo día». Todo su entusiasmo pareció esfumarse. Entonces comencé a preguntarme: ¿Cuál hubiera sido la primera pregunta que ella me habría hecho en caso de ser adventista? Aún recuerdo cuando me convertí del hinduismo. Muchos de mis amigos adventistas me preguntaban: «¿Cuándo aceptaste “la verdad”?» O: «¿Cuánto tiempo hace que estás

12

Adventist World | Marzo 2012

“en la verdad”?» Como adventistas, «la verdad» es muy cara a nuestros corazones, pero me pregunto qué lugar ocupa «la verdad» en nuestra vida y decisiones diarias.

La verdad que justifica

En Juan 14:6 Jesús dice: «Yo soy el camino, la verdad y la vida». Cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro Salvador personal, aceptamos la verdad y prometemos vivir por ella. Hacemos un pacto con Dios de que viviremos en esa verdad por el resto de nuestra vida. «Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres» (Juan 8:32), es la promesa de Jesús. A pesar de nuestra naturaleza pecaminosa, a pesar de nosotros, Jesús estuvo dispuesto a cargar nuestras iniquidades y morir en la cruz, por nuestros pecados. Cuando creemos y aceptamos su sacrificio por nosotros, él nos justifica. Somos perdonados. Podemos comenzar de nuevo, aunque esto no significa que no volveremos a caer. Podemos apartarnos de la verdad que aceptamos. Por ello, debemos entender que nuestras propias fuerzas no pueden obtener la victoria. El


Debemos

entender que nuestras propias

fuerzas no pueden obtener la victoria.

nuestra lealtad de Jesús al diablo. Y vivir una mentira en último término resultará en la destrucción y la ruina, en lugar de la vida abundante que Jesús anhela darnos. Santificar la verdad

Después de ser liberados por la verdad, Jesús permite que luchemos solos. Por ello oró al Padre diciendo: «Santifícalos en tu verdad: tu palabra es verdad» (Juan 17:17). La santificación se hace realidad cuando continuamos en la verdad. El estrecho vínculo entre la Palabra de Dios y Jesús –la verdad viviente– nos ayuda a entender que el estudio de la Biblia y la oración no son opcionales, sino la única manera de hallar refugio contra los ataques de Satanás. Deberíamos pedir al Espíritu Santo que nos guíe al estudiar la Biblia, para que la verdad quede establecida en nuestra vida. Cada día somos santificados por su poder. Pedro nos recuerda que la lealtad a la verdad llenará nuestro corazón de amor por nuestros prójimos (1 Ped. 1:22). Ese amor es una característica clave de la verdad que santifica. Entonces se produce el crecimiento, y llegamos a ser cada vez más parecidos a Jesús. Pablo habrá tenido eso en mente cuando animó a los efesios diciéndoles: «Siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo» (Efe. 4:15). La verdad y la glorificación

poder del Espíritu Santo nos mantendrá conectados con el Yo soy de Juan 14:6, y nos ayudará a discernir la diferencia entre la verdad y la mentira. ¿La verdad o la mentira?

Los hijos de Dios aman la Verdad y viven en ella. En nuestra vida no hay lugar para la mentira. A menudo nos desviamos por motivos egoístas. Perdemos de vista al Maestro y depositamos nuestra confianza en otras cosas. Confiamos tanto en nosotros que olvidamos que el enemigo trabaja constantemente para que los hijos de Dios nos apartemos del Señor. Nuestro egoísmo nos puede llevar a mentir, a desconectarnos de la Verdad. Jesús efectuó algunos sombríos comentarios sobre la verdad y la mentira en Juan 8:44, al referirse a los líderes religiosos de su época: «Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él […]. Es mentiroso y padre de mentira». Al mentir, traspasamos

En Salmos 15:1, 2 hallamos una descripción maravillosa de la calidad de los que están listos para vivir en la presencia divina: «Jehová, ¿quién habitará en tu Tabernáculo?, ¿quién morará en tu monte santo? El que anda en integridad y hace justicia; el que habla verdad en su corazón». El compromiso con la verdad (tanto encarnada como revelada) es la preparación para finalmente gozar para siempre de la presencia de Dios. Al comprometernos con la Verdad, ¡qué privilegio es experimentar la justificación, la santificación y, en el futuro, la glorificación! «¡Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza y no mira a los soberbios y a los que se desvían tras la mentira!», exclama el salmista (Sal. 40:4). La mentira, la hipocresía, las buenas conexiones nada valen ante los ojos de Dios. El Señor busca personas que sean fieles a su verdad o, como lo expresó Elena White, que sean «tan fieles al deber como la brújula al polo».1 ■ 1 Elena

White, La educación, p. 57.

Ramani Kurian es directora asistente del

Departamento de Comunicaciones de la División del Sudeste Asiático, en Hosur (India).

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

13


V I D A

A D V E N T I S T A

C

arla se sentó junto a su amiga. –Laura –dijo con timidez– Mike me pidió que salga con él y estoy confundida. Es una persona maravillosa y un buen cristiano; somos amigos desde hace meses y tenemos mucho en común. Pero me gustaría conocerlo un poco mejor. Es solo salir a comer juntos… Laura puso su mano en la de su amiga. –Mike parece buena persona, pero ten cuidado Carla. Tú sabes que va a la iglesia en domingo. Estoy segura de que no te interesa entrar en un yugo desigual… Al igual que la amiga de Carla, la mayoría de los adventistas entiende que el consejo de Pablo de no unirse «en yugo desigual con los incrédulos» (2 Cor. 6:14) significa que los adventistas no deberíamos contraer matrimonio con no adventistas. Pero estar en «yugo igualitario» con otro adventista tampoco es garantía de éxito marital. La intención divina para el matrimonio es que dos personas diferentes lleguen a ser una sola carne (Gén. 2:24), unidas en espíritu, pero también en cuerpo, mente y corazón. Un yugo de éxito

Pablo usa la expresión «yugo desigual» como metáfora de las relaciones humanas. Se refiere así al yugo de madera que se adapta a la forma de los pescuezos de dos animales. Juntos pueden arrastrar mejor una pesada carga o un voluminoso arado. Para que el yugo tenga éxito, ambos animales tienen que poseer la misma

¿Un

yugo

desigual?

¿Qué significa realmente ese concepto? fuerza, velocidad, energía y altura. Si caminan a paso diferente, pueden terminar andando en círculos. Si uno de ellos es más fuerte, el otro puede terminar agotado, nervioso o herido por el esfuerzo de tratar de mantenerse a la par. Dios estaba tan preocupado por el bienestar de los animales en casos como estos que dio una ley al respecto: «No ararás con buey y con asno juntamente» (Deut. 22:10). Por ello, es natural que el Señor esté aún más interesado en que los humanos eviten el dolor que implica estar en yugo desigual con otra persona. Gracias al consejo de Pablo de no unirse en yugo desigual, sabemos que le preocupaba que los cristianos escogieran comprometerse en relaciones significativas con los incrédulos. Así como uncir dos animales de diferentes niveles de fuerza hace que el más débil experimente dolor y temor, el apóstol sabía que el mal

En busca de relaciones de yugo igualitario ■ Ore con fervor y busque consejo

antes de iniciar una relación cercana o interdependiente con alguien que tenga diferencias espirituales. ■ Escoja un cónyuge que fomente el crecimiento espiritual propio y el suyo. ■ Sea consciente de las diferencias

14

Adventist World | Marzo 2012

Karen Holford

naturales que cada uno lleva al matrimonio. ■ Analice su relación para ver si existe un equilibrio de poderes, de manera que ninguno de los cónyuges domine al otro. ■ Asegúrese de que cualquier desigualdad que surja en un comienzo o con el

uso de la fuerza en cualquier relación puede dañar a las personas. Pablo instó a los que ocupaban puestos de responsabilidad y liderazgo para que fueran solícitos, humildes y comprensivos. Pablo vio que cuando solo un cónyuge sigue a Cristo, a menudo se sufre dolor, tensión, conflicto, soledad, aflicción, rechazo y lealtades divididas. Muchos cristianos enfrentan decisiones muy difíciles entre su compromiso con Dios y sus responsabilidades hacia el cónyuge no cristiano. El apóstol quería proteger a los creyentes de tomar importantes decisiones que pudieran comprometer el deseo de ser leales a Dios. Pablo recomendó que las viudas que quisieran volver a contraer matrimonio lo hicieran con personas «en el Señor» (1 Cor. 7:39). La vida de casados ya es compleja sin necesidad de incrementar conscientemente su complejidad.

tiempo, sea discutida en la pareja, con el fin de desarrollar juntos un plan para hacerle frente. ■ Las desigualdades que surjan más adelante en la relación son una oportunidad para que la persona «más fuerte» desarrolle su carácter cristiano al servir con paciencia y humildad al otro, mostrándole bondad y compasión.


Excepciones desiguales

La Biblia contiene historias interesantes de parejas en yugo desigual. Pensemos por ejemplo en la reina Ester y Asuero, en yugo desigual por cuestiones de fe, cultura, etnia, clase, educación, edad y finanzas. Aun así, Dios usó esta relación para salvar a su pueblo. Rut, la moabita, contrajo matrimonio con uno de los hijos de Noemí. Después que él murió, la fe y el amor de Noemí inspiraron a Rut para amar y confiar en Dios. Aunque era joven, pobre y de un pueblo idólatra, se casó con Booz, un acaudalado granjero judío. Gracias a esa unión sabemos que Rut fue antepasada de Jesús. Estas historias brindan esperanza a los que se encuentran en yugo espiritual desigual. Está claro que Dios tenía un propósito muy especial para Ester, que requirió que estuviera en una relación tan desigual. Y la historia de Rut ilustra de qué manera los cristianos positivos y solícitos pueden ser utilizados para llevar a Dios a un familiar incrédulo. En ambos relatos, se da un énfasis especial a la fe, la oración, el amor y la confianza plena en el Señor. Dilemas desiguales

Los adventistas enfrentamos desafíos especiales en relación con este tema. Cuando Pablo dio el consejo de no unirse en yugo desigual, todos los cristianos eran cristianos, sin distinciones. Pero los adventistas, que guardamos el sábado, solemos interpretar que ese versículo significa que no deberíamos casarnos con no adventistas. Es un consejo sabio, dado que puede resultar confuso y perjudicial que los niños crezcan en un hogar donde cada progenitor adora a Dios en un día diferente o tiene otras ideas sobre la alimentación, el alcohol, la vida después de la muerte, entre otros. Lidia, la única hija de Jaime, había contraído matrimonio con un joven adventista. Pero en su país estalló la guerra. Su esposo tenía miedo de ser

enviado a prisión o asesinado por ser adventista, así que huyó, abandonándola. Ahora la familia estaba en una difícil situación. En la pequeña iglesia a la que asistían no había otros jóvenes adventistas. Pero la cultura de Jaime requería que su hija consiguiera un nuevo esposo que le diera hijos, un hogar y protección. Su única opción era casarse con un no adventista. Cuando Blanca contrajo matrimonio con Tomás, pensó que había hallado su alma gemela. Él estaba comenzando una pasantía ministerial en una iglesia grande y activa, y a Blanca le entusiasmaba la idea de participar en su ministerio. Parecían la pareja perfecta en todo sentido. Sin embargo, cinco años después, la madre, la hermana y la sobrina de Tomás fallecieron en un accidente. En medio del dolor y la duda, el joven pastor perdió la fe en Dios y abandonó el ministerio. Aunque se había casado con un adventista comprometido, Blanca ahora se encontraba espiritualmente sola. Otros yugos desiguales

Una vez que comenzamos a explorar el tema del yugo desigual, podemos percibir otras desigualdades. Como consejera matrimonial y familiar, he visto que no solo las diferencias religiosas distancian a los matrimonios. La clase social, la cultura, la educación, las expectativas sobre las funciones, el trasfondo financiero, la edad, la salud y las presiones de las expectativas familiares pueden crear yugos desiguales e incómodos. Algunos incluso tienen que cargar con las responsabilidades de relaciones previas. Las parejas nuevas suelen creer que su amor es lo suficientemente fuerte para conquistar todo desafío. Pero cuando pasa la novedad y se vuelve más patente la realidad de la vida matrimonial, a menudo descubren que salvar las brechas puede ser mucho más difícil de lo que habían imaginado.

El desafío del amor

Por más que oremos, busquemos el consejo de otros y asistamos a servicios de consejería matrimonial, la mayoría de los matrimonios pasa por momentos donde el yugo es desigual, dado que uno de los cónyuges se encuentra en un lugar espiritual o emocionalmente diferente que el otro. Es un hecho natural de la vida familiar en un mundo caído. ¿Qué hacer en ese caso? Pedro aconseja que las esposas cristianas deberían permanecer con sus cónyuges no cristianos y buscar toda manera posible de canalizar el amor divino a sus familias. Les aconseja que convenzan a sus maridos, no con argumentos, sino con acciones amables, solícitas y generosas (1 Ped. 3:1-3). Es posible seguir desarrollándose espiritualmente y conservar nuestra integridad, pero también caminar con ternura con los que son «más débiles» que nosotros, siguiendo el ejemplo de Cristo (Isa. 42:3). Al hablar de las relaciones saludables, Pablo nos anima a dar honra a los demás por sobre nosotros mismos (Rom. 12:10) y, en «el capítulo del amor», la primera característica del amor es la paciencia (1 Cor. 13:4). En otras palabras, no tenemos que hacer uso de la fuerza para arrastrar al más débil, sino aminorar el paso y caminar al lado de él, quitándole parte de las cargas, hasta que se vuelva lo suficientemente fuerte como para compartir la carga en partes iguales. Al hacerlo, entenderemos mejor el sacrificio amante de Cristo por nosotros (Fil. 2:1-8). ■

Karen Holford es

escritora independiente y terapeuta familiar. Vive en Auchtermuchty (Escocia), donde su esposo es presidente de la Misión Escocesa y pastor de la iglesia adventista de Crieff.

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

15


N O TA D E TA PA

El

hechicero y el predicador Wellesley Muir

¿Cuál era el secreto de su magia?

L

ino Chaiña vivía en la ciudad de Juli, en el sector peruano del lago Titicaca, y mantenía a su familia mediante la hechicería. Aunque la ciudad tiene cuatro catedrales coloniales de la época de la conquista, los indios aimaras vivían en el temor y la superstición. Chaiña explotaba ese temor mediante la práctica de la magia. Cierto día, Chaiña escuchó que en la ciudad de Puno vendían el mejor libro de magia alguna vez publicado, y pensó: Me va a llevar dos días llegar allí, pero haré el sacrificio. Caminar ochenta kilómetros es mucho, pero en este caso vale la pena. En ese entonces no había rutas hasta Puno, sino tan solo una senda para los animales y los caminantes. Chaiña salió de su casa cuando los primeros rayos iluminaban el espejo de agua. Pasó junto a la iglesia de Santa Cruz –una catedral construida por los jesuitas– en cuya fachada lucía un tremendo sol que representaba al dios inca y que había sido magníficamente tallado en la piedra por artesanos nativos. Chaiña jamás había escuchado que el sol, que le brindaba calor y disipaba el intenso frío matinal, hubiera sido creado por un Dios de amor. Una bandada de magníficos flamencos levantó vuelo mientras caminaba junto a la ribera al norte de Juli. Sus alas rojas y blancas me recuerdan la bandera peruana, pensó. Aquí y allá se encontraba con niños que cuidaban las ovejas de sus familias, mientras continuaba su caminata por la escabrosa senda hacia Ilave. A media tarde, un extraño se le unió cuando pasaba la aldea de Acora.

16

Adventist World | Marzo 2012

–Pronto llegaremos a Platería –dijo el hombre–. Hay una casa contra el cerro, y allí vive un gringo [extranjero de raza blanca]. Dicen que de día es hombre, pero de noche se transforma en animal. –¿En serio? –preguntó Chaiña. –¡Sí! La gente dice eso. ¡Asombroso! Pronto Chaiña tuvo una idea. Si aprendo a transformarme en animal, podré asustar a la gente de noche. Entonces, les puedo cobrar para protegerlos de los animales salvajes y me llenaré de dinero. Al acercarse a Platería hacia el fin de la tarde, el extraño señaló la única casa de la zona con techo de metal. Se encontraba algo aislada y recostada contra un cerro. «Ahí vive el gringo –dijo el extraño–. Se llama Fernando Stahl». Chaiña estaba obsesionado con la idea de convertirse en animal por las noches, así que decidió salir del camino para investigar lo que acababa de escuchar. Siguió un sendero de piedras hasta el hogar de los Stahl y temblando, golpeó la gran puerta de madera. Esta se abrió, y un hombre alto y fornido lo saludó en aimara. No solo un libro, sino el Libro

–¡Kamisaraki hermano! ¿Qué lo trae por aquí? –preguntó el pastor Stahl. –Estoy en camino a Puno para comprar el mejor libro de magia, alguna vez publicado –contestó Chaiña.


MISIONEROS PIONEROS: Fernando y Ana Stahl pasaron diez años trabajando por la gente de Bolivia y Perú. En total, dedicaron casi treinta años al servicio misionero.

F O T O S :

C O R T E S Í A

D E L

A U T O R

–No tiene que ir hasta Puno –dijo Stahl sonriendo– aquí mismo yo tengo el mejor libro de magia que existe. Entre y se lo enseñaré. Stahl entonces estrechó al hechicero con un abrazo y lo hizo ingresar a su hogar. –Por favor, tome asiento. ¿Cómo se llama? –Soy Lino Chaiña, de Juli. Stahl caminó hasta un estante y tomó una gran Biblia familiar ilustrada. –Señor Chaiña –le dijo–. Este es el mejor libro de magia que se haya publicado, porque transforma la vida de las personas. Chaiña tragó saliva. ¿Será que se refiere a que enseña cómo transformar a un hombre en animal? Stahl se sentó junto al hechicero y comenzó a dar vuelta las páginas de la Biblia. Cuando llegaron al libro de Daniel, Lino vio imágenes de toda clase de animales extraños. Tiene que ser cierto, pensó Chaiña. Este hombre sabe como transformarse en animal por las noches. Cuando llegaron al libro de Apocalipsis, se terminó de convencer cuando vio imágenes de bestias extrañas que jamás imaginó que existían. Los dos hablaron por mucho tiempo. Finalmente Stahl dijo: «Es tarde. No puede ir a Puno ahora. Comamos algo, y entonces puede pasar la noche aquí. Mi esposa Ana está de viaje, pero me dejó bastante pan, y podemos tomar sopa».

Más tarde Stahl le dijo: «Como mi esposa no está, puede dormir en nuestra habitación. Yo dormiré en la cama grande, y usted en el catre que está contra la pared». Lino Chaiña, el hechicero de Juli, vio que Stahl se arrodillaba y permanecía allí durante un largo rato. Estará pidiendo a los espíritus que los transformen en animal, imaginaba. En lugar de dormir, Chaiña permaneció despierto toda la noche, esperando ver el momento cuando el misionero se transformaría en animal. Cuando Stahl se levantó en la mañana, Chaiña se lamentó: Lo que me dijeron no es verdad. Es solo un hombre. Aunque desilusionado, seguía fascinado con «el mejor libro de magia» y todas esas extrañas imágenes de animales. Por ello, pasó todo el día estudiando la Biblia con el misionero. Se quedó otro día, y otro más, y terminó estudiando la Biblia con Stahl durante tres semanas. Finalmente el misionero le dio una Biblia y, en lugar de ir a Puno para comprar el gran libro de magia, el hechicero regresó a Juli y quemó todos sus libros de magia. Después de seguir estudiando durante casi un año, Chaiña regresó a Platería y pidió ser bautizado por Stahl. Poco después su esposa e hijos también fueron bautizados. Acaso sea difícil pensar en la Biblia como en un libro de magia, pero Stahl tenía razón, porque la Biblia hizo «magia» en los corazones de los Chaiña y de miles de otros aimaras que vivían cerca de lago Titicaca.

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

17


Es asombroso el poder transformador que tiene la Palabra de Dios que puede cambiar vidas. Me gusta como lo expresa Elena White: «La Biblia entera es una revelación de la gloria de Dios en Cristo. Si la aceptamos, creemos y obedecemos, es el gran instrumento para la transformación del carácter. Es el gran estímulo, la fuerza que constriñe, que vivifica las facultades físicas, mentales y espirituales, y que encauza debidamente la vida» (El ministerio de curación, p. 364). Una conexión con el pasado

Con mi familia vivimos durante cinco años en la sede de la Misión del lago Titicaca, pero allí jamás escuché hablar de Lino Chaiña. Cuando fui trasladado a la ciudad de Lima, la Misión me pidió que visitara las estaciones misioneras del río Perené. Cierta noche, en una aldea de los campas, un maestro adventista y su esposa compartieron conmigo su cena, que consistía en papaya, mango, bananas y un delicioso pan preparado en una fogata al aire libre. Mientras comíamos a la luz de las velas, pregunté al maestro de dónde era y cómo se había hecho adventista. Su respuesta fue: «Mi padre era hechicero en Juli». Acto seguido me contó la historia que usted acaba de leer, y añadió: «Éramos los únicos adventistas de la zona, y mis padres se sacrificaron para enviarme al Colegio Adventista del lago Titicaca, donde estudié para ser maestro. Agradezco a Dios por los Stahl, que llevaron la Palabra de Dios a la región». El hijo de Lino Chaiña continuó: «Cuando los Stahl tuvieron problemas de salud por la altura, en lugar de regresar a su país se mudaron al Perené, en la selva amazónica, para trabajar como pioneros entre los indios campas. Para mí es un privilegio trabajar donde ellos lo hicieron». –¿Vive aún su padre? –pregunté al maestro. –Sí. Mamá falleció, pero papá vive solo en los cerros, en las alturas de Juli. Cuida sus ovejas y vive de la venta de la lana. Entonces tomé la decisión. Tengo que visitar a Lino Chaiña.

Un poco más arriba

Después de nueve años en Lima, regresamos a la Misión del lago Titicaca. Había estado en Perú casi dieciséis años, y aún no había visto a Lino Chaiña. Pasamos un largo fin de semana en una estación misionera cerca de la frontera con Bolivia. Al regresar a casa, pasamos por Juli. Me volví entonces a mi esposa Evelyn y le dije: «Si queremos ver alguna vez al hermano Chaiña, creo que ahora es el momento». El problema es que habían pasado más de diez años desde que había visitado a su hijo, y todo lo que sabía era que su padre vivía en los cerros más allá de la ciudad. «Puede que haya muerto», le dije a mi esposa. Comenzamos a preguntar. Algunos dijeron que no sabían, pero otros señalaron la montaña. Así seguimos avanzando por un sendero, deteniéndonos aquí y allá para preguntar por

11o

Hace

años

Ana y Ferdinand (Fernando) Stahl aceptaron el adventismo en 1902. Después de estudiar enfermería en el Sanatorio de Battle Creek en Míchigan, (EE. UU.) trabajaron en clínicas y sanatorios de Ohio. En el Congreso de la Asociación General de 1909, se ofrecieron como misioneros, y ellos mismos pagaron de su bolsillo el traslado a La Paz (Bolivia). Dos años después fueron enviados «por un tiempo» al lado peruano del lago Titicaca, para atender a las poblaciones nativas de Perú y Bolivia. Ese período se extendió por diez años, hasta que problemas de salud los forzaron a abandonar el altiplano en 1921. Los Stahl continuaron como misioneros en Sudamérica hasta 1939, cuando regresaron a los Estados Unidos después de veintinueve años de servicio misionero.

18

Adventist World | Marzo 2012


A U T O R D E L C O R T E S Í A F O T O S :

ESCENAS DEL CAMPO MISIONERO (de arriba hacia abajo, en sentido de las agujas del reloj). LAGO DE MONTAÑA: El lago Titicaca, uno de los lagos navegables más elevados del mundo, ha recibido muchos misioneros adventistas a lo largo de los años. HOGAR DE MONTAÑA: El hogar de Lino Chaiña, a más de 4500 metros de altura, se corresponde bien con el paisaje despoblado. JULI EN LA ACTUALIDAD: Con el Titicaca de fondo, esta fotografía fue sacada desde el terreno donde se construirá la nueva iglesia adventista de Juli. PARECIDO INEQUÍVOCO: El hijo de Lino Chaiña (derecha) es maestro en la selva amazónica boliviana, donde los Stahl trabajaron hace muchos años de misioneros.

Lino Chaiña. La respuesta siempre era la misma: «Vive un poco más arriba, en la montaña». Cuando el sendero se volvió intransitable, dejamos el automóvil y comenzamos a caminar. Se hacía más difícil respirar a más de cuatro mil metros de altitud, pero cada vez que nos deteníamos a recuperar el aliento, disfrutábamos de un inigualable paisaje del lago Titicaca. Caminamos por más de una hora, y entonces hallamos un hombre que nos dijo que la casa de Chaiña estaba solo «un poco más allá». Caminamos otra hora sin ver ninguna casa. Finalmente, encontramos unas mujeres y una de ellas señaló a la distancia. «Esa es la casa de Chaiña», dijo. Seguimos caminando, y a más de cuatro mil quinientos metros de altitud llegamos a la casa de adobe y paja. No había nadie, y todo estaba cerrado. Miré a mi esposa. «¿Hemos hecho todo este camino en vano?» Entonces pasaron dos hombres. –¿Han visto a Lino Chaiña? –pregunté. –Sí –contestaron–. Está con sus ovejas un poco más arriba en la montaña. Sigan por el sendero. Después de caminar otra media hora, estábamos un poco desanimados pero en ese instante vi unas ovejas. «Mira, Evelyn –dije a mi esposa–. Allí hay un rebaño». Nos acercamos. Pude ver a un anciano sentado en el suelo. Tenía algo en su mano; parecía un libro. No nos vio acercarnos porque estaba concentrado en la lectura. Me dio ganas de gritar: ¡Está leyendo el más grande libro de magia! «¡Buenas tardes, hermano Chaiña!» Las palabras lo sorprendieron, y levantó la vista. Sentimos una inmensa alegría. Allí estaba el ex hechicero Lino Chaiña, de noventa años, sentado en la ladera de la montaña leyendo el libro de «magia»: su Biblia. Seguía fiel al Señor, sesenta años después de haberse encontrado con Stahl. Nos sentamos y conversamos durante un largo tiempo. Le conté que había conocido a su hijo que era maestro en la selva del Perené. Me contestó: «Mi esposa ya descansa, pero agradecimos a Dios cuando nuestro hijo decidió ser maestro misionero. Nos entusiasmó saber que comenzó a enseñar allí en la selva donde trabajaron los Stahl. Agradezco al Señor porque el pastor Stahl me enseñó a amar a Dios y a su gran libro de “magia”». Se nos hizo difícil contener las lágrimas de alegría cuando oramos con el anciano y nos levantamos para irnos. «He estado repasando las enseñanzas bíblicas sobre la segunda venida –dijo–. Estoy orando para que Cristo venga pronto. Quiero estar con usted, con los Stahl, y con todo el pueblo de Dios en su reino». ■

Wellesley Muir, es pastor y misionero

jubilado, y escribe desde Oakhurst (California, Estados Unidos).

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

19


C R E E N C I A S

F U N D A M E N T A L E S

NÚMERO 26

Despertar a la

eternidad Philip Rodonioff

E

l primer funeral al que asistí fue el de mi abuela. Era solo un niño. En mi memoria quedó la tristeza, las emociones borrosas y el carácter «gris» de toda la experiencia. Más tarde, ya como médico, me encontré a menudo con la muerte, pero jamás me acostumbré a ella. Como lo expresó Susan Cheever: «La muerte es aterradora porque es demasiado común. Se produce todo el tiempo».1 La muerte acaso sea común en este mundo de pecado, pero jamás formó parte de la intención original de Dios. La muerte es trágica, y las preguntas son siempre las mismas. ¿Qué sucede cuándo morimos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Hay vida después de la muerte, o todo termina allí? Es bueno saber que la Biblia brinda respuestas a estas importantes preguntas.

1. Solo Dios es inmortal: La Biblia enseña que solo Dios es inmortal (1 Tim. 6:16). Todas las demás formas de vida, incluida la vida humana, provienen de Dios. Estamos vivos porque Dios nos da la vida. La inmortalidad no es innata al ser humano, sino «condicional» a nuestra conexión con Dios (Hech. 17:25, 28; Sant. 4:14; Sal. 78:39). 2. Los seres humanos mueren como resultado del pecado: La Biblia deja en claro que todos han pecado (Rom. 5:12) y que «la paga del pecado es muerte» (Rom. 6:23; véase también Eze. 18:4). Los primeros habitantes de la tierra escogieron desobedecer a Dios al comer del «árbol del conocimiento del bien y del mal» (Gén. 2:17; 3:6). Al elegir la desobediencia, se separaron de la Fuente de Vida. Como resultado, la muerte ingresó a este mundo aunque no era parte del plan original de Dios.

20

Adventist World | Marzo 2012

3. La muerte como estado de inconsciencia (un «sueño»): Para comprender qué sucede cuando morimos, resulta útil entender cómo creó Dios a los primeros seres humanos. Al momento de la creación, Dios sopló «aliento de vida» en el «polvo de la tierra» (materia inanimada), y «fue el hombre un ser viviente» (Gén. 2:7). Fíjese que aquí se presenta una fórmula: polvo + aliento de vida = ser vivo (alma). La palabra «alma» (que aparece en algunas traducciones) se refiere simplemente a una persona viviente. De igual manera, cuando una persona muere vuelve al polvo, porque como explican las Escrituras, «polvo eres y al polvo volverás» (Gén. 3:19). El «aliento de vida», conocido también como «espíritu», regresa a Dios (Ecl. 12:7; Sal. 146:3, 4). La Biblia no enseña que las personas poseen un parte consciente inmortal que sigue existiendo después de la muerte. Al momento de la muerte, toda consciencia termina. El muerto nada sabe y nada puede hacer (Ecl. 9:5, 6, 10). Jesús y los apóstoles (como así los escritores del Antiguo Testamento) se refieren con frecuencia a la muerte como un sueño (Mat. 9:24; Mar. 5:39; Juan 11:11-14; 1 Cor. 15:51, 52; 1 Tes. 4:13-17; 2 Ped. 3:4; Dan. 12:2; Job 14:10-12; Sal. 13:3). La imagen del sueño enfatiza que la muerte no es el fin sino más bien un estado inconsciente que precede a la resurrección (la resurrección de Lázaro en Juan 11:11-14, 23-25, 43). 4. Los salvados serán resucitados al momento de la segunda venida: Entonces, los que hayan dormido en Cristo resucitarán a la vida. Se nos dice: «El Señor mismo […] descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero» (1 Tes. 4:16). Los creyentes que aún estén vivos


serán «arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire» (vers. 17). Estas palabras fueron escritas para animar a los creyentes. La resurrección de Jesús es de crucial importancia para el cristiano. El apóstol Pablo nos dice que si Jesús no se levantó de los muertos, «vana es entonces nuestra predicación y vana también [nuestra] fe» (1 Cor. 15:14). Pero Jesús «ha resucitado de los muertos» (vers. 20). Asimismo, «Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará» (1 Cor. 6:14). Podemos confiar en que resucitaremos porque Jesús mismo se levantó de los muertos.

5. Dios da vida eterna a los salvados: El Señor ofrece el don de la vida eterna a todos los que creen en Jesucristo (Juan 3:16; Rom. 6:23). Al momento de la segunda venida, los salvados serán transformados y «revestidos» de inmortalidad. «Se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados, pues es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción y que esto mortal se vista de inmortalidad» (1 Cor. 15:52, 53). 6. Los impenitentes resucitarán después del milenio para enfrentar el juicio: Los impenitentes no son resucitados al momento de la segunda venida. Siguen «durmiendo» en un estado de inconsciencia hasta el fin del milenio, cuando resucitan (véase Apoc. 20:5), justo antes del juicio final (vers. 12, 13). Parece apropiado que los que sean juzgados estén presentes cuando se dé el veredicto final. Jesús habla de este momento: «Llegará la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno saldrán a resurrección de vida; pero los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación» (Juan 5:28, 29). 7. El castigo de los impenitentes es llamado la segunda muerte: Después del juicio final, los impenitentes reciben el castigo que se denomina la segunda muerte. «La muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte

segunda. El que no se halló inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago de fuego» (Apoc. 20:14, 15; véase 21:8). La Biblia también utiliza palabras tales como «perecer» y «destrucción» al referirse a la suerte final de los impenitentes (2 Ped. 3:7, 9; Juan 3:16; Heb. 10:28; Mal. 4:1). Estas descripciones confirman que la segunda muerte se refiere a la aniquilación (o extinción) de los impenitentes, y no a su continuo y eterno tormento.

8. La muerte misma será destruida: La muerte es un enemigo amargo y cruel. Sin embargo, será vencida. Como lo expresa con claridad 1 Corintios 15:26: «Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte» (veáse también Apoc. 20:14). El Apocalipsis describe cómo será la eternidad de los salvados: «Ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto ni clamor ni dolor, porque las primeras cosas pasaron» (Apoc. 21:4). La victoria

Muchos creen que la muerte los vencerá. Un famoso epitafio romano expresa de manera fatalista: «No era. Fui. Ya no soy. No me importa». Pero las maravillosas nuevas de la Palabra de Dios nos dicen que la muerte misma fue derrotada por Jesucristo. La muerte, el gran enemigo, morirá. El creyente no necesita temer a la muerte. Jesucristo ofrece la certeza de la resurrección a la vida eterna para todos aquellos que acepten su maravilloso don de salvación. ■ 1 Susan Cheever, Home Before Dark: A Personal Memoir of John Cheever by his Daughter (London: I. B. Tauris, 2001), p. 233.

Philip Rodonioff vive en la Costa Dorada

de Australia. Es médico, posee una Maestría en Religión de la Universidad Andrews, y disfruta dando seminarios sobre las evidencias de la fe cristiana.

La

muerte y la resurrección

La paga del pecado es muerte; pero Dios, el único que es inmortal, otorgará vida eterna a sus redimidos. Hasta ese día, la muerte constituye un estado de inconsciencia para todos los que hayan fallecido. Cuando Cristo, nuestra vida, aparezca, los justos resucitados y los justos vivos serán glorificados y arrebatados para salir al encuentro de su Señor. La segunda resurrección, la resurrección de los impíos, se producirá mil años más tarde. (Rom. 6:23; 1 Tim. 6:15, 16; Ecl. 9:5, 6; Sal. 146:3, 4; Juan 11:11-14; Col. 3:4; 1 Cor. 15:51-54; 1 Tes. 4:13-17; Juan 5:28, 29; Apoc. 20:1-10.)

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

21


D E S C U B R I R

E L

D O N

D E

L

os pioneros que dieron inicio oficial a la educación adventista en 1872 estarían realmente asombrados si pudieran ver el alcance internacional de ese proyecto ciento cuarenta años después. De una escuela de un solo salón de clases, en el piso superior de la vivienda del maestro, en Battle Creek (Míchigan, Estados Unidos), esa iniciativa se ha extendido a todo el mundo.

P R O F E C Í A

Su

sıgue

Humberto M. Rasi

vıva

Elena White y la educación adventista Lo que en un principio fue concebido como un entorno protegido para brindar los conocimientos básicos a los niños de las familias adventistas, pronto de convirtió en el primer centro de capacitación de los futuros ministros adventistas. Con el paso del tiempo, se incorporaron programas para preparar docentes, personal de salud, gerentes y misioneros para la Iglesia Adventista de Norteamérica y del extranjero. A medida que en las décadas subsiguientes la red educativa se expandía rápidamente en todos los niveles, quedó claro que las escuelas en las estaciones misioneras eran un método efectivo de atraer estudiantes de otras religiones hacia las creencias adventistas. Hubo otros progresos. Para la segunda mitad del siglo XX, los colegios superiores y universidades adventistas comenzaron a ofrecer educación profesional a un número creciente de adventistas que no esperaban ser empleados por la iglesia sino en diversas organizaciones o bien establecer sus propias empresas. La visión de Elena White para la educación adventista

Desde el mismo comienzo de esta iniciativa global, Elena White fue la voz principal a la hora de brindar el fundamento conceptual y proyectar la visión de la educación adventista. Ella misma

22

Adventist World | Marzo 2012

fue una mujer sin una educación formal y sin embargo fue instruida. En su ensayo titulado «La educación apropiada» (1872-1873), más tarde expandido en sus libros La educación (1903) y Consejos para los maestros, padres y alumnos (1913), delineó una filosofía y misión visionarias y a la vez prácticas, de la educación adventista. Aún hoy sirve de guía y desafío para nuestros docentes, administradores, padres y alumnos.

¿Cuáles fueron las principales características de su visión de la educación? Podemos resumirlas de la siguiente manera:

1. La formación cristiana de los niños y jóvenes es parte de un proceso cooperativo que incluye los hogares/ padres, las escuelas/maestros y la iglesia/ líderes religiosos. Los estudiantes aprenden que pertenecen a un pueblo especial con historia, misión y un futuro glorioso, en el que cumplen una función destacada.


2. La Biblia es la base y el punto de referencia de todo esfuerzo educativo. El programa curricular y extracurricular refleja la cosmovisión y los principios revelados en las Escrituras. Los maestros y los alumnos creen que el mismo Espíritu Santo que inspiró a los escritores de la Biblia guiará a los que se acerquen a ella con disposición de aprender. 3. La vida y las enseñanzas de Jesucristo ocupan un lugar de privilegio en el campus. Se anima a los jóvenes a aceptar a Cristo como Creador, Salvador, Señor y Rey próximo a venir, y a comprometerle sus vidas. La relación de amistad con Cristo brinda significado, propósito y esperanza.

4. Los educadores tienen la tarea de fomentar el desarrollo equilibrado de cada estudiante en cada una de las dimensiones de la vida (mente, cuerpo, espíritu y relaciones sociales). Se anima a los estudiantes para que adopten un estilo de vida saludable y administren con sabiduría su tiempo y recursos. El objetivo final es la armonía con Dios, nosotros mismos, los demás y la naturaleza. 5. El principal objetivo de la educación adventista es ayudar a que los estudiantes desarrollen un carácter cristiano sólido, sean conscientes del valor individual que poseen como hijos de Dios, adopten los valores bíblicos y aprendan a tomar decisiones basadas en principios. Este objetivo puede ser logrado en el contexto de la libertad responsable y la disciplina redentora. 6. Los maestros y alumnos reconocen que toda la verdad es la verdad de Dios, y que todo campo de estudio puede ampliar y profundizar la comprensión de la verdad según se revela en Jesús, la Biblia y la naturaleza. El currículum favorece el aprendizaje interdisciplinario y práctico. Se fomenta la creatividad y la investigación. 7. El servicio a otros seres humanos, motivado por el amor y el

ejemplo de Cristo, es el propósito más elevado de la vida. Se da prioridad al trabajo honesto, la compasión activa, la generosidad y la justicia. Los programas comunitarios de las escuelas promueven actividades que alivian las necesidades humanas y comunican las buenas nuevas de salvación.

8. Se motiva a los estudiantes para que cultiven el pensamiento informado, independiente y responsable. En lugar de ser moldeados por la cultura que los rodea, aprenden a analizarla críticamente desde la perspectiva divina y a escoger lo verdadero, bueno y hermoso. 9. Los jóvenes aprenden por experiencia a adoptar una parte activa en el plan divino de redención. Reconocen su función de ser la sal y la levadura, más allá de su ocupación o profesión, y buscan que el mundo esté en armonía más estrecha con el ideal de Dios. 10. Se anima a los alumnos a que descubran sus talentos y vocación, y se preparen para una vida útil de autoaprendizaje continuo. El objetivo último es que lleguen a ser ciudadanos del reino de Cristo, donde seguirán educándose por la eternidad con el Señor mismo. Su visión sigue viva

Ha pasado más de un siglo desde que Elena White comunicó las orientaciones inspiradas respecto de un tipo diferente de educación. Desde entonces, nuestra sociedad ha experimentado cambios sustanciales que la han llevado de ser agraria, a industrial y tecnológica. Aun así, los principios y objetivos esenciales que recomendó ella, conservan su valor y siguen transformando cientos de miles de vidas. Cada día, alrededor de 1,7 millones de niños, jóvenes y adultos estudian bajo la orientación de 85 mil docentes en 7800 escuelas, colegios superiores y universidades adventistas, en 145 países del mundo.

La marca educativa adventista tiene cada vez mayor reconocimiento de las autoridades gubernamentales de numerosos países y el apoyo de familias de otras religiones. En efecto, actualmente, más de la mitad de los estudiantes matriculados proviene de hogares no adventistas que tienen en alta estima la oferta educativa adventista. En nuestras escuelas, sin embargo, la proporción general entre miembros bautizados y estudiantes sigue disminuyendo; en 2008, era de solo nueve estudiantes por cada cien miembros, una tendencia preocupante en una iglesia creciente y abundante de jóvenes, como la nuestra. Los líderes y miembros de la denominación tienen que enfrentar el desafío y revertir este estancamiento o reducción, para que más estudiantes adventistas puedan desarrollar los talentos que Dios les ha dado bajo la tutela de docentes y mentores adventistas. Algo está claro: sin instituciones educativas adventistas y docentes comprometidos con la visión de Elena White, este mundo no tendría una iglesia dinámica, unificada y orientada hacia la misión, que avanza para preparar un pueblo para el reino de Cristo. Mientras permanezcamos fieles a los principios educacionales que ella presentó y los pongamos en práctica, nuestras escuelas, colegios y universidades seguirán preparando a líderes de carácter y convicción que transformarán al mundo como parte del gran plan divino. ■

Humberto M. Rasi

trabajó como profesor, editor y administrador, así como director del Departamento de Educación de la Asociación General (1990-2002). Ya jubilado, continúa dando conferencias, escribiendo y apoyando proyectos educativos.

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

23


S E R V I C I O

A D V E N T I S T A

Malamulo: El

S A N DY

M AT T I S O N

E

l Hospital Malamulo fue fundado en 1908 por la Iglesia Adventista. Se encuentra en una zona rural del sur de Malaui conocida por sus muchas fincas de té. Algunos pacientes trabajan en esas plantaciones y ganan apenas algo más de un dólar por día. Debido a su ubicación y a la población indigente a la que atiende, al hospital se le hace difícil lograr el sostén propio. El Hospital Malamulo atiende a unos seis mil pacientes por mes en sus doscientas veinte camas del hospital central y las clínicas satélites. Asimismo, brinda atención en las aldeas rurales, hacia donde se envían profesionales capacitados para ofrecer educación para la salud, atención en las clínicas y vacunaciones infantiles. También cuenta con una escuela de asistentes médicos. Hace poco hicimos un viaje misionero hasta el Hospital Malamulo.

El Hospital de Malamulo capacita a asistentes médicos, enfermeros y otro personal médico para el servicio en el sur de Malaui.

Adrienne James y Sandy Mattison

de avanzada puesto de

Dios

Noticias del Hospital Malamulo

Compartiendo nuestra experiencia

La vida en el hospital –relatada por Adrienne

Nuestro viaje en realidad comenzó hace doce años cuando dejamos el hogar de nuestra niñez en los estados de Nebraska y Connecticut (Estados Unidos) para estudiar en la Universidad Andrews. Allí compartimos cuatro años memorables como compañeras de habitación en la residencia de señoritas. Más tarde, nos separamos para ir a estudiar medicina en dos regiones distintas del país. Ahora ya han pasado ocho años y nuestra experiencia misionera volvió a unirnos como si fuéramos nuevamente las compañeras de universidad. Lo que no sabíamos mientras volábamos hacia Lilongüe (la por lo general pacífica capital de Malaui), era que la ciudad estaba siendo azotada por violentas protestas. Cuando llegamos, las tiendas estaban cerradas y no funcionaba el transporte público. Ningún autobús podía hacer el viaje de cinco horas hasta el hospital. Pero Dios tenía otros planes, porque en el momento justo nos enteramos que un adventista que estaba por negocios en Lilongüe regresaría a Malamulo al día siguiente. El viaje en autobús se convirtió entonces en una cómoda travesía hasta nuestro destino, en compañía de nuestro nuevo amigo adventista, Elde Paladar. ¡Cuán bueno es el Señor!

El día comienza con el culto matutino. Disfruto del cambio de rutina laboral que tenía en mi país. En particular, me encantan los cánticos en chichewa –la lengua local. Después de nuestra reunión de equipo, comenzamos a visitar a los enfermos. Cada sala de pacientes posee hileras de camas cubiertas con mosquiteros individuales. Los pisos son limpiados casi constantemente, para quitar la persistente tierra colorada de los caminos que es traída por muchos pacientes que caminan descalzos. Tengo la bendición especial de contar con el entusiasmo y la naturaleza inquisitiva de mis asistentes médicos. Están ansiosos de aprender, lo que me resulta reconfortante y estimula mi interés por los pacientes y sus acompañantes, que a su vez me inspiran. Muchos de ellos caminan kilómetros para buscar atención médica. Casi siempre algunos familiares permanecen junto al lecho de sus amados para ayudarlos con la atención básica. En Malaui, la expectativa de vida es de solo cuarenta y un años; muchos pacientes sufren de enfermedades tropicales –tuberculosis, meningitis y malaria– en proporciones que jamás había visto antes. Pero las complicaciones que sufren los pacientes con HIV me resultan más familiares, porque la ciudad de Washington, donde trabajo, tiene uno de los índices más elevados de HIV del país. Debido a

24

Adventist World | Marzo 2012


los desafíos que enfrentan, los pacientes de Malamulo se muestran mucho más agradecidos por la atención recibida. La vida en el hospital –relatada por Sandy

Paso la mayor parte del tiempo en la sala de maternidad. Mientras el resto de los pacientes aumenta durante la estación de la malaria y disminuye en la estación seca, la sala de maternidad siempre está llena. Suele tener entre veinticinco a cuarenta pacientes, y cada día hay entre cuatro y siete nacimientos. Allí trabajan dos enfermeras parteras, a veces con la ayuda de un asistente médico y un médico de turno. En la sala de maternidad se atiende a las madres antes, durante y después del parto, como así también a los recién nacidos. Las dos enfermeras parteras también son responsables por la atención de una sala especial dedicada a los bebés prematuros. En otros países, ese trabajo sería hecho por al menos media docena de enfermeras y otro tanto de personal calificado (parteras, residentes y médicos). Las embarazadas que sufren de dolor en el abdomen inferior y en la espalda pueden permanecer en el hospital por horas, días o semanas, mientras aguardan el momento del nacimiento; muchas han caminado grandes distancias para llegar a este lugar que consideran un refugio. Las salas de parto cuentan con hasta tres camas elevadas, separadas por cortinas de tela. No hay sillas de ruedas, y las mujeres tienen que subir unos peldaños hasta acostarse. Una vez que dan a luz, descienden, se bañan y caminan como pueden hasta la sala de posparto. Me sorprende la fortaleza que tienen. Durante el tiempo que estuvimos allí, fallecieron seis bebés prematuros. Al menos dos de cada seis mujeres tienen HIV. Gracias a un programa especial de la clínica y el gobierno, el hospital dispone de los medicamentos para reducir la transmisión madre-hijo del HIV. También me enteré que todas las ligaduras de trompa posparto son hechas con anestesia local, en lugar de usar la anestesia espinal. Eso reduce los costos y por supuesto, fomenta la planificación familiar.

Reflexiones –de Adrienne

En Malamulo tuvimos un hermoso clima hasta nuestros dos últimos días, cuando comenzó a llover sin cesar. Sin embargo la noche de nuestra partida la lluvia se detuvo justamente al comenzar nuestro viaje en autobús por los campos de Malaui. Cuando se asomó el sol, me sorprendí de descubrir vastas montañas y laderas que antes estaban ocultas por el polvo y el humo. Antes de las lluvias, disfruté de la hermosura del campo, pero en ese instante pude ver un bello paisaje montañoso de gran extensión. Jamás hubiera divisado esas montañas si no hubiera existido la intensa lluvia; todo parecía más hermoso por causa de ella. Esto me hizo reflexionar: Lo mismo sucede con nuestro Salvador, que nos hace atravesar vendavales solo para bendecirnos con paisajes preciosos que no imaginábamos que estaban allí, porque habían estado escondidos de nuestra vista. Comentarios finales –de Sandy

En Malamulo se están haciendo grandes cosas con un presupuesto increíblemente reducido. Muchas veces atienden a pacientes que no pueden pagar absolutamente nada por los servicios recibidos. Alabo a Dios por el personal, tanto local como extranjero, que da lo mejor de sí para suplir las necesidades de los pacientes. ■

Adrienne James practica medicina interna en la ciudad de Washington; Sandy Mattison es ginecóloga-obstetra en Pennsylvania (Estados Unidos).

Hospital Adventista Malamulo

Makwasa, Malaui

El Hospital Adventista Malamulo es una de las tres instituciones de salud de la Unión Misión de Malaui de la Iglesia Adventista, que cuenta con casi 340 mil miembros. El hospital ha sido reconocido como el mejor de Malaui y el tercero de África por su tratamiento del HIV/SIDA.1 Su campus recibe con regularidad médicos visitantes, como es el caso de las dos autoras del artículo, e incluye un Albergue para Estudiantes del Servicio Misionero Internacional, construido mayormente con fondos de la organización que tiene su sede en Loma Linda (California, EE. UU.). La mayor parte de la capacitación y ayuda de voluntarios se debe a iniciativas de Adventist Health International (AHI), cuyo sitio web facilita personal voluntario, servicios financieros y servicios varios. AHI brinda conocimientos administrativos, de personal, asistencia técnica y recursos diversos que permiten sostener, mejorar y restaurar las operaciones en aproximadamente setenta hospitales adventistas del mundo. A través de su sitio web, se pueden hacer donaciones. Una «nota al vendedor» permite que los individuos donen específicamente al Hospital Adventista Malamulo, o a cualquier otro proyecto de AHI. Para donar, siga las instrucciones del sitio. Dirección web: www.adventisthealthinternational.org/article.php?id=27. 1Véase

el sitio web de «Giving Children Hope» en www.gchope.org/malamulo-hospital-in-need-of-medical-supplies.html.

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

25


R E S P U E S T A S

A

P R E G U N T A S

B Í B L I C A S

El

¿Qué

significado

arca del pacto

El arca del pacto era el mueble más importante del Tabernáculo/Templo de Israel. Era una caja de madera, enchapada en oro, de casi 1,3 m de longitud por unos 75 cm de anchura y altura. Contenía originalmente solo las tablas de los Diez Mandamientos. La caja estaba recubierta de una cornisa de oro en la que había dos querubines labrados a martillo, todo en una pieza. El arca era símbolo de la presencia y el poder del Señor. Por ello, llegó a expresar varias ideas importantes sobre Dios. 1. Lugar de revelación: La residencia de Dios entre el pueblo de Israel se producía en el lugar desde donde el Señor se le comunicaba y manifestaba. Dios dijo a Moisés: «Allí me manifestaré a ti, y hablaré contigo desde encima del propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo mande para los hijos de Israel» (Éxo. 25:22; Núm. 7:89). En cierta ocasión, los hijos de Israel fueron hasta donde estaba el arca para consultar al Señor antes de ir a la guerra, y él les respondió (Jue. 20:27). Es asombroso que Dios estuviera disponible en un lugar determinado (en este caso, en el Tabernáculo) y, dentro de él, en el espacio entre los dos querubines del arca del pacto. 2. Lugar de adoración: El arca del Lugar Santísimo simbolizaba a Dios. Por ello, el pueblo lo adoraba en dirección del Tabernáculo/Templo: «Alzo mis manos hacia tu santo Templo» (Sal. 28:2; 138:2). Josué cayó postrado ante el arca, y Dios le respondió (Jos. 7:6-11). Los hijos de Israel no adoraban el arca, pero buscaban al Señor allí donde él se encontraba con ellos y podían ofrecerle sus oraciones y alabanzas. 3. Lugar del Rey: El Señor era el rey de su pueblo, y el arca lo representaba como tal. El salmista se refiere a Dios como el «Pastor [Rey] de Israel», que está «entre los querubines» (Sal. 80:1). Ezequías usó la misma expresión, y añadió: «Solo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra» (2 Rey. 19:15; 2 Sam. 6:2). Esto no significa que el arca fuera

tiene el arca del pacto?

26

Adventist World | Marzo 2012

el trono de Dios, pero que lo representaba como rey de la tierra. Como tal, el Señor guiaba a su pueblo desde el arca en las campañas militares. Cuando avanzaban como ejército, el arca/Señor iba al frente (Núm. 10:33, 35); cuando avanzaron hacia el Jordán llevando el arca, el río dejó de fluir (Jos. 3:13); y en Jericó, la presencia del Señor, representada por el arca, condujo al pueblo hacia la victoria (Jos. 6). El arca no era el Señor mismo, sino símbolo de él. La presencia del arca en la guerra no significaba necesariamente que el Señor estaba presente entre su pueblo. Su presencia estaba conectada directamente con la fidelidad al pacto. Cuando el pacto fue violado, la presencia del arca fue inútil y el pueblo de Dios salió derrotado (1 Sam. 4:1-11). 4. Lugar de juicio y misericordia: El arca es llamada a menudo «el arca del testimonio», porque la Ley del pacto (los Diez Mandamientos) estaban dentro de ella como un testimonio de la relación del pacto entre Dios e Israel. La Ley era la regla de la vida; su violación era una cuestión seria que demandaba una respuesta del Señor del pacto. El sistema de sacrificios se ocupaba de maneras diferentes del pecado y la necesidad de expiación de las personas. Pero la Ley dentro del arca estaba cubierta de un «propiciatorio» (Éxo. 25:17), el lugar de expiación, lo que indicaba que la última palabra que Dios tiene para nosotros es de misericordia en la forma de expiación por medio de su sangre. El Nuevo Testamento identifica esa sangre con la sangre del Hijo de Dios, quien ahora intercede por nosotros ante el arca del Señor en el templo celestial, en presencia del Rey del universo. De esta manera, guía a su pueblo en el conflicto final, es mediador de nuestra adoración y nos garantiza el perdón y la absolución en el juicio final, cuando llegue el día profético de la expiación. ■

Ángel Manuel Rodríguez, ya jubilado,

fue por muchos años director del Instituto de Investigaciones Bíblicas de la Asociación General.


E S T U D I O

B Í B L I C O

El poder de la

esperanza

lguien acertadamente expresó: «Se puede vivir semanas sin alimento, días sin agua, minutos sin aire, pero es casi imposible vivir sin esperanza». La esperanza eleva nuestro espíritu y nos anima el corazón. Nos ayuda a atravesar los momentos difíciles, porque nos señala un mañana mejor. Eleva nuestra vista para que miremos al cielo. Se concentra en las promesas de Dios, no en nuestros problemas. Esta lección explora el poder de la esperanza.

1 El Antiguo Testamento muestra que el pueblo de Dios a menudo le fue infiel, y cayó en la idolatría. Aun así, Dios procuró alcanzarlo. ¿Qué maravillosa promesa dio el profeta Jeremías a los israelitas que estaban cautivos en Babilonia? Lea Jeremías 29:11. A pesar de la rebelión de Israel, Dios aún tenía un propósito para ellos; el futuro de ellos aún estaba en sus manos. Les prometió darles «un futuro y una esperanza» (NVI). No importa qué desafíos enfrentemos, Dios nos promete un nuevo futuro. Tenemos la esperanza de que él tiene un plan para nuestra vida, y que nuestro futuro será mejor que el pasado.

2

Así como Gomer, esposa de Oseas, fue infiel a su marido, Israel fue infiel al Señor. Gomer dejó a su esposo por otros amantes y vagó sin esperanza. En Oseas 2, el valle de Acor representa la desesperanza que enfrentó Gomer en esa instancia. ¿Qué palabras de aliento habló Oseas a Gomer en Oseas 2:15? Aun en medio de su desesperanza, Dios le prometió abrir una puerta de esperanza. ¿Qué simboliza para usted esa puerta?

3

Lea Zacarías 9:11, 12. ¿Qué urgente llamado da Dios a los que se han apartado de él? ¿Qué nombre da a sus hijos rebeldes? ¿Por qué resultan tan alentadoras esas palabras?

4

En un sentido muy real, cada uno de nosotros estamos atrapados en la prisión del pecado. Somos esclavos del maligno. Somos pecadores por naturaleza y por elección. Somos prisioneros, pero «prisioneros de esperanza». Lea Romanos 5:1, 2, 5. ¿Qué ha hecho Jesucristo para remediar nuestra desesperante situación? ¿Cómo ha cambiado eso nuestras vidas? Gracias a la vida, muerte y resurrección de Jesús, hemos

M A R I A H

A

G R AY

Mark A. Finley

recuperado la esperanza. Somos «justificados» por la muerte de Cristo en la cruz. Tenemos paz con Dios y podemos regocijarnos en la esperanza de un futuro glorioso hoy, mañana y para siempre, en su reino eterno. Como resultado de todo lo que Cristo ha hecho, está haciendo y hará por nosotros, podemos regocijarnos en esperanza.

5

¿Dónde se encuentra nuestra única fuente de esperanza? ¿En nuestra capacidad de resolver problemas o en nuestra sabiduría de solucionar situaciones difíciles? Lea los siguientes pasajes para saber de dónde proviene la verdadera esperanza: Colosenses 1:27; 1 Timoteo 1:1; Hebreos 6:18. Conocer a Cristo es conocer la esperanza. Al cultivar una relación auténtica con Jesús, la esperanza inunda nuestra vida. No es posible separar la esperanza de Jesús. Si anhelamos más esperanza, necesitamos más de Jesús.

6 ¿Qué nombre dio el apóstol Pablo a la segunda venida de Cristo en Tito 2:13? El regreso del Señor es la «bienaventurada esperanza» de un mundo agobiado por la enfermedad, los desastres y la muerte. Es la única esperanza para nuestro planeta confuso y caótico. En un planeta que se rebeló contra Dios, y que está asolado por las guerras, el hambre y el sufrimiento de los inocentes, la única esperanza real para los problemas abrumadores y aparentemente sin solución, es el regreso de Cristo.

7

Hasta que su círculo vicioso sea quebrantado, la muerte es inevitable. ¿Qué interrumpirá la marcha de la muerte? Lea 1 Tesalonicenses 4:13-18. Reflexione en la gloriosa esperanza del regreso del Señor y en el gran encuentro cuando nuestros amados resuciten para ascender juntos y encontrarse con Cristo en el aire. La Biblia es un libro lleno de esperanza. Jesús nos creó y tiene un plan para nuestra vida. Aunque le fallemos, aún se preocupa por nosotros y en nuestro valle de desesperanza abrirá «una puerta de esperanza». Cristo murió por nosotros y regresará a buscarnos. Nos ha preparado un lugar especial en el cielo, y anhela que todos estemos allí. No hay nada mejor que saber esto, para llenarnos de esperanza. ■

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

27


INTERCAMBIO DE IDEAS

Compartir el poder de Dios

Cartas

He compartido con una amiga el artículo de Ryoko Suzuki titulado «El milagro de Hiroshima» (Agosto 2011). Ella vive en Holanda y necesita evidencias del poder de Dios a lo largo de la historia. Que el Señor siga bendiciendo la maravillosa obra que hacen en todo el mundo. Nos sentimos muy inspirados por los artículos que leemos cada mes en Adventist World. Yoly Mangold Argentina

En las ciudades

La nota de tapa «En las ciudades» (Octubre 2011) llamó poderosamente mi atención. Hubo varias columnas relacionadas con el evangelismo en las ciudades: «Con brazos de amor», de Gary Krause; y «El profundo clamor de Jesús», de Mark Finley. Me impresionó el énfasis dado a los pensamientos de Elena White en «Para que conozcan»: «Solo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la gente. El Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía a sus necesidades y se ganaba su confianza. Entonces les decía: “Seguidme”» (El ministerio de curación, p. 102). Gracias por recalcar dónde tiene que estar nuestro énfasis. S. Ezekiel Wheel Medellín, Colombia

prımeras

Este artículo y todos los demás artículos de Adventist World pueden ser consultados en nuestros archivos, en www.adventistworld.org. –Los editores. Días de delicias

El artículo «Un día de delicias», de Ted N. C. Wilson (Julio 2011), me resultó muy interesante. Es importante recordar que el sábado del cuarto mandamiento no debería ser una carga

porque, como solemos decir, «el sábado es un día de descanso y adoración». Es muy común ver gente que no guarda el sábado, o ver gente que se refiere a él como si fuera tan solo una parte más de la ley mosaica; solo un día de «restricciones» en el que no se puede hacer nada. Concuerdo con Wilson en que el sábado debería ser uno de nuestros momentos más felices, y la preparación para él no comienza apenas unos minutos antes de la puesta de sol del viernes. A lo largo de la semana, nuestros hogares, mentes y corazones tienen que prepararse para ese día de pacto especial con Dios. Esto se logra mediante una comunión diaria con él, que comienza en las primeras horas de la mañana. Adventist World ofrece importante información sobre la vida

El sábado debería ser uno de nuestros momentos más felices . –Tassia Bianca Jansen Bueno, Curitiba, Brasil

El Índice Global de Ciudades 2010 clasifica las ciudades más grandes del mundo en término de negocios, cultura, política, información y capital humano. Según esa

medición, las primeras cinco ciudades del mundo son: ■ ■ ■ ■ ■

Nueva York Londres Tokio París Hong Kong

Fuente: National Geographic, Diciembre 2011


cristiana, la temperancia, relatos de misioneros e inclusive formas de tener una mayor comunión con Dios. ¡Qué bueno que la iglesia posea un material como este! Adventist World es una importante herramienta para transmitir mensajes sobre Dios y su amor, su Hijo Jesucristo y la salvación por medio de su muerte. Sería bueno que Adventist World fuera distribuida también en las escuelas adventistas como obsequio para los padres, quienes, al igual que los que no son cristianos, podrían recibir el evangelio por medio de la revista. Tassia Bianca Jansen Bueno Curitiba, Brasil

Hace  años

E

l 14 de marzo de 1858, Elena White tuvo una visión en Lovett’s Grove (hoy Bowling Green, Ohio, Estados Unidos), que ha llegado a ser conocida como la visión del gran conflicto. Pronto comenzó a escribirla, completando para junio la mayor parte del manuscrito. En septiembre se publicó Spiritual Gifts [Dones espirituales], tomo 1, con el subtítulo El gran conflicto entre Cristo y sus ángeles y Satanás y sus ángeles. Más tarde fue expandido y publicado como El gran conflicto, que es parte de la Serie «El conflicto de los siglos» e incluye los libros Patriarcas y profetas, Profetas y reyes, El Deseado de todas las gentes y Los hechos de los apóstoles.

Más esperanza

Me siento realmente feliz de leer la revista Adventist World. Me encuentro en una difícil situación financiera, pero esta revista me ha ayudado a tener más esperanza. ¡Oren por favor por mí! Johnny Qkhunnttenbeurg Uganda

Pautas para las cartas: Envíelas por favor a letters@adventistworld.org. Las cartas tienen que ser claras, con una extensión máxima de cien palabras. Incluya el nombre del artículo y la fecha de publicación. Coloque también su nombre, el pueblo o ciudad, el estado o provincia y el país desde donde nos escribe. Los envíos serán editados por razones de espacio y claridad. No todas las cartas serán publicadas.

PA R A

SU

Fuente: James R. Nix, Memorable Dates From Our Adventist Past.

SALUD

Una porción diaria de verduras puede ayudar a disminuir el riesgo de sufrir diabetes de tipo II en un catorce por ciento. El repollo y la espinaca contienen polifenoles que previenen la oxidación que lleva a la diabetes y a otras enfermedades crónicas. Fuente: Men’s Health.

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

29


INTERCAMBIO DE IDEAS

5O

PALABRAS O MENOS

Mi

libro favorito... Biblia de la

El libro de Salmos es mi favorito de la Biblia. Toda vez que necesito un estímulo espiritual, lo leo. Los Salmos parecen reflejar todos los aspectos de la experiencia humana: el gozo, la angustia, la seguridad, la adoración, la duda y el perdón. No podría sobrevivir sin ellos.

1.100 millones LAS

CIFRAS

Es el número de personas en el mundo que viven con US$1 por día o menos. Fuente: A Dollar a Day; http://library.thinkquest.org/05aug/00282/home.htm.

–Inga, Oslo, Noruega

Me gusta leer el Apocalipsis. No entiendo muchas de las imágenes y figuras del lenguaje, pero entiendo lo suficiente para saber que Cristo y sus seguidores triunfarán finalmente sobre «la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás» (Apoc. 12:9). ■

–Francisco, Lima, Perú

Mi libro favorito de la Biblia es 1 Corintios, acaso porque mi capítulo favorito es 1 Corintios 13. Lo leo al menos una vez por semana. Cuando entendemos cuánto nos ama Dios, ¿cómo no amar a los que nos rodean? ■

–Sienna, Christchurch, Nueva Zelandia Para la próxima revista, díganos en cincuenta palabras o menos, cuál es su promesa bíblica favorita. Envíe su mensaje a letters@AdventistWorld.org. Como tema del mensaje, escriba «50 Words or Less».

VIDA

ADVENTISTA

Cierto día, durante nuestro programa de Sociedad de Jóvenes, jugamos a «cazar animales de la Biblia». Dos grupos compitieron citando todos los versículos posibles que mencionaban un animal específico. Para el quinto turno, con la palabra «camello», a nuestro grupo se le acabaron los versículos. Pero antes de que terminara el tiempo, Er, de solo 6 años, decidió hacer algo. T H O M A S VA N D E N B E R G Se levantó y dijo: «El camello es uno que encontramos con el abuelo en algún lugar del libro de Reyes. No puedo recordar el capítulo». Entonces se volvió a su abuelo, que era parte del otro equipo, y le dijo: «Abuelo, ¿puedes citar tú el versículo que habla del camello que llevaba las especias para la Reina de Sabá? Y nos dividimos los puntos». –Roldan H. Bacus, Pagadian, Filipinas.

Pedidos Y

AGRADECIMIEN En 2005 fui herido en Afganistán por una mina terrestre. Aún espero la indemnización. Necesito vuestras oraciones. George, por vía electrónica Por favor, oren para que mi hermana apruebe el examen de acreditación como enfermera y para que encuentre trabajo. Harvey, Filipinas

30

Adventist World | Marzo 2012


“He aquí, vengo pronto . . .”

¿En qué

Nuestra misión es elevar a Cristo, uniendo a los adventistas de todo el mundo en creencias, misión, vida y esperanza.

lugardel

F O T O G R A F Í A :

E N V I A D A

P O R

E L

C E N T R O

M É D I C O

mundo se encuentra?

RESPUESTA: En Loma Linda (California, Estados Unidos), Sandra Cisneros, paciente del Hospital de Niños de la Universidad de Loma Linda juega a ser piloto en uno de los cuatro helicópteros oficiales que aterrizó el pasado 26 de octubre de 2011 en los terrenos de la institución durante el 13° Encuentro Anual «Policías y niños en vuelo». Richard Estes, del Departamento de Policía de Riverside y copiloto de la aeronave, le muestra cómo funciona.

Disciplina significa aprender a hacer lo que no nos sale en forma natural . –Pastor Andrés Portes.

TOS Oren por favor por mí. Se me hace difícil pagar la universidad. Emelda, Zimbabue Tengo que pagar el arrendamiento, y no tengo dinero. Oren por favor para que Dios me ayude a conseguir el dinero y a crecer en la fe. Carol, Canadá

Trabajo para Dios en hospitales, prisiones y mercados. Oren por favor para que pueda conseguir los artículos que necesito –Biblias, prendas de vestir, alimentos y calzado– y ser usado por Dios para influir positivamente en la vida de otras personas. Joshua, Kenia

Editor ADVENTIST WORLD es una publicación internacional de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, editada por la Asociación General y la División de Asia-Pacífico Norte de la Iglesia Adventista. Editor ejecutivo Bill Knott Editor asociado Claude Richli Gerente editor internacional Chun, Pyung Duk Junta editora Ted N. C. Wilson, presidente; Benjamin D. Schoun, vicepresidente; Bill Knott, secretario; Lisa Beardsley; Daniel R. Jackson; Robert Lemon; Geoffrey Mbwana; G. T. Ng; Daisy Orion; Juan Prestol; Michael Ryan; Ella Simmons; Mark Thomas; Karnik Doukmetzian, asesor legal. Comisión coordinadora de ADVENTIST WORLD Lee, Jairyong, presidente; Akeri Suzuki; Kenneth Osborn; Guimo Sung; Chun, Pyung Duk: Han, Suk Hee Editores de Silver Spring, Maryland, EE.UU. Lael Caesar, Gerald A. Klingbeil (editores asociados), Sandra Blackmer, Stephen Chavez, Wilona Karimabadi, Mark A. Kellner, Kimberly Luste Maran Editores de Seúl, Corea Chun, Pyung Duk; Chun, Jung Kwon; Park, Jae Man Editor en línea Carlos Medley Coordinadora técnica y Servicios al lector Merle Poirier Editor invitado Mark A. Finley Consultor E. Edward Zinke Gerente financiera Rachel J. Child Asistente administrativa Marvene Thorpe-Baptiste Asistente del editor Gina Wahlen Junta administrativa Jayriong Lee, presidente; Bill Knott, secretario; P. D. Chun, Karnik Doukmetzian, Suk Hee Han, Kenneth Osborn, Juan Prestol, Claude Richli, Akeri Suzuki, Exoficio: Robert Lemon, G. T. Ng, Ted N. C. Wilson Dirección y diseño gráfico Jeff Dever, Fátima Ameen Consultores Ted N. C. Wilson, Robert E. Lemon, G. T. Ng, Guillermo E. Biaggi, Lowell C. Cooper, Daniel R. Jackson, Geoffrey Mbwana, Armando Miranda, Pardon K. Mwansa, Michael L. Ryan, Blasious M. Ruguri, Benjamin D. Schoun, Ella S. Simmons, Alberto C. Gulfan Jr., Erton Köhler, Jairyong Lee, Israel Leito, John Rathinaraj, Paul S. Ratsara, Barry Oliver, Bruno Vertallier, Gilbert Wari, Bertil A. Wiklander. A los colaboradores: Aceptamos el envío de manuscritos no solicitados. Dirija toda correspondencia a 12501 Old Columbia Pike, Silver Spring, MD 20904-6600, EE.UU. Número de fax de la oficina editorial: 1 (301) 680-6638 E-mail: worldeditor@gc.adventist.org Sitio Web: http://www.adventistworld.org/ A menos que se indique lo contrario, todas las referencias bíblicas pertenecen a la versión Reina Valera. Revisión 1995. ADVENTIST WORLD es publicada todos los meses e impresa simultáneamente en Alemania, Argentina, Australia, Austria, Brasil, Corea, Estados Unidos e Indonesia.

Vol. 8, No. 3

Vol. 8 No. 3 | Adventist World

31



AW spanish 2012-1003