Page 1

ÓP rugbal incoa cii nó tne ri nn tae cr inoa nc ia ol n da le dl eo sl oas davdevne tni tsi ts at as s ddeel l ss é p t ii m m oo ddí íaa

Vol. 12 No. 1 1

10 El ejercicio y el cáncer de seno 24 El camino a Cristo cumple 125 años 26 Discípulos con espadas

fe creciente

Una

Una nueva mirada al establecimiento de iglesias


Vol. 12 No. 11

N O TA

16

D E

TA P A

Una fe creciente

Bill Knott

Entre la siembra y la cosecha, hay un largo proceso.

14 Dios obra en nosotros D E V O C I O N A L

Donald L. Bedney II

A menudo no lo notamos, pero Dios sí; y los demás también.

22  La paradoja de la unidad C R E E N C I A S F U N D A M E N T A L E S

y la variedad

8 Miremos a Jesús P A N O R A M A

M U N D I A L

Ted N. C. Wilson

El Santuario nos dice que Jesús es nuestro Amigo y Abogado.

11 Un ángel con uniforme de la KGB H E R E N C I A

A D V E N T I S T A

Pavel Liberanskiy

Era muy difícil ser cristiano en la Unión Soviética.

Richard Aguilera

Todos somos diferentes, pero somos uno.

24   El camino a Cristo cumple D E S C U B R I R E L D O N D E P R O F E C Í A

125 años

James R. Nix

Un pequeño libro que marca una gran diferencia.

D E PA R TA M E N T O S 3 I N F O R M E DE

NOT IC IA S

3 Informes de noticias 6 Noticia principal

10 S A L U D M U N D I A L El ejercicio y el cáncer de seno

27 E S T U D I O B Í B L I C O La verdad sobre el regreso del Señor

RESP U E S TA 26 

I N T E R C A M B I O 28 

PREG U N TA S

A B Í B L I C A S

D E

Discípulos con espadas

spanish.adventistworld.org

www.adventistworld.org: Disponible en línea en doce idiomas

Publicado por la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

2

Adventist World | Noviembre 2016

I D E A S


No hay vida sin crecimiento

INFORME MUNDIAL Chigemezi N. Wogu

Adventistas ghaneses comparten a Jesús en Europa

N .

W O G U

Algunos inmigrantes africanos son parte de un fenómeno denominado «misión reversa»

C H I G E M E Z I

«Cuando plantamos algo, es porque esperamos que crezca. Si no esperamos que crezca, lo llamamos sepelio». Las serias palabras del orador nos recordaron a todos los asistentes a la conferencia de establecimiento de iglesias que comenzar nuevas congregaciones de creyentes fieles es una tarea clave para la misión de la iglesia, y así lo ha sido desde los días de los apóstoles. Cuando Jesús mandó a sus discípulos diciéndoles: «Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado» (Mat. 28:19, 20, NRV95), fue su plena intención que una expresión local de su cuerpo fuera el lugar donde se llevaría a cabo ese discipulado, donde el bautismo y la inclusión sería celebrado, y donde los hombres y las mujeres podrían crecer diariamente mientras aprenden de Cristo (ver Efe. 4:20). Algunos han llegado a describir las cartas del apóstol Pablo a las iglesias en el mundo romano del siglo I como una clase de «instrucciones para el establecimiento de iglesias». Las cartas de Pablo contienen todas las enseñanzas doctrinales, los consejos prácticos para situaciones específicas, y los saludos personales que uno esperaría de un hombre que vio en la fundación de nuevas congregaciones la manera central de servir al Salvador. El establecimiento de iglesias –ya sea en hogares de familia, tiendas alquiladas, refugios al aire libre o aunque más no sea bajo los árboles– es una parte esencial del plan de Cristo de extender su reino y salvar a aún más personas. No es una actividad opcional de la iglesia, una tarea reservada para los inusualmente celosos o los descontentos con su lugar actual de culto. El establecimiento de iglesias es la manera en que millones de personas en busca de algo mejor finalmente experimentarán el gozo inigualable de ser parte de un cuerpo de creyentes fieles, que adoran y dan testimonio mientras aguardan con ansias el pronto regreso de Cristo. Al leer la nota de tapa especial de este mes, pídale al Señor que le dé el don del oído, de manera de estar listo para escuchar la invitación –y actuar en consecuencia– a la hora de apoyar con fidelidad a las nuevas congregaciones.

Richard Opoku Atakora, que vive en Italia, distribuye invitaciones a lecciones bíblicas en Stadskanaal (Holanda).

U

n campamento de mil ghaneses en un pequeño pueblo holandés indica que el adventismo está floreciendo en Europa mediante un fenómeno denominado «misión reversa». El vigésimo segundo encuentro de ghaneses adventistas en Europa, llevado a cabo a fines de agosto en Stadskanaal, es resultado y catalizador de la misión reversa, por la cual los que llegaron a ser adventistas por la obra de misioneros europeos llevan el evangelio de regreso a una Europa cada vez más secular. Como ejemplo de ello, los jóvenes del encuentro destinaron una tarde para compartir su fe mediante la música y los impresos religiosos en Stadskanaal. «Los líderes quieren alentar la participación misionera de los jóvenes», dijo Stephen Bimpeh, un pastor ghanés de Ámsterdam y coordinador misionero del evento, al explicar la iniciativa. El año pasado, varias visitas se acercaron al lugar de reuniones después del día misionero. Entre ellos estaba un joven que quedó tan impresionado con la música de los adventistas en la calle que decidió asistir al programa vespertino. Aunque se han llevado a cabo pocas investigaciones sobre el adventismo de la misión reversa, los estudiosos

Vol. 12 No. 11 | Adventist World

3


INFORME MUNDIAL

4

Adventist World | Noviembre 2016

en cierta ocasión, Atakora comunicó que no asistiría a una actividad social un viernes por la noche. Cuando sus compañeros italianos le preguntaron por qué, él les explicó que el sábado es momento para adorar a Dios y descansar. Esto los sorprendió: «¿Por qué un joven decide no salir un viernes de noche, y en cambio ir a la iglesia?», le preguntaron. Querían saber más. Esto permitió que Atakora les hablara más

del sábado y de la necesidad de adorar al Creador del mundo. Quizá el deseo de Atakora y otros ghaneses presentes en el encuentro fue resumido de mejor manera por Allard Huizinga, el adolescente de diecisiete años que ayudó a su padre a llevar el sofá del sábado hasta Stadskanaal. «Me gusta –dijo, refiriéndose a la testificación–. Es la obra de Dios, y eso es lo que tenemos que hacer». n

Nelske Verbaas

Líder adventista de Holanda

invita a ladrones a la iglesia Pero solo en los horarios de culto

E

l líder de la Iglesia Adventista en Holanda ha dado a conocer un mensaje de perdón después de que dos ladrones procuraron ingresar a la sede de la iglesia. Dos sospechosos fueron detenidos en la sede de la iglesia en el pueblo de Huis ter Heide, próximo a Utrecht, dijo Wim Altink, presidente de la Unión Asociación Holandesa. Los sospechosos se escondieron inicialmente en el altillo, pero la policía los ubicó mediante imágenes térmicas. Cuando trataron de huir, sin embargo, cayeron por el cielo raso y quedaron atrapados entre dos paredes. Se llamó a los bomberos para rescatarlos, mientras un helicóptero de la policía sobrevolaba en círculos el edificio. «Que las autoridades sepan que hemos perdonado a los delincuentes y orado por ellos», dijo Altin, en una declaración en el sitio web de la iglesia. El personal que llegó a la mañana para trabajar se mostró agradecido de que no faltara nada, aunque tristes por

los daños causados al edificio histórico que ocupan. Altink informó que se había derribado una pared para liberar y entonces detener a los dos responsables. El cielo raso también fue dañado en medio del intento de fuga. No quedó inmediatamente claro qué pena enfrentarán los detenidos. Altink, sin embargo, dijo que un día le gustaría ver a los delincuentes en una iglesia adventista. «Son bienvenidos a cualquier culto, siempre y cuando prometan usar la puerta de entrada en los horarios regulares», dijo. n T E D

están siguiendo de cerca el fenómeno, que crece gracias a los adventistas inmigrantes en Europa como también en Norteamérica. Los inmigrantes ghaneses trabajaron junto con los adventistas europeos para esparcir el evangelio durante el encuentro, y también están involucrados en la obra misionera en otras regiones de Europa. Entre ellos estuvo un padre holandés y su hijo, Bob y Allard Huizinga, que viajaron ciento cuarenta kilómetros para llevar un «sofá sabático» hasta Stadskanaal. Se habían enterado en YouTube del sofá, un proyecto que comenzaron los jóvenes adventistas en Londres, y decidieron reproducir la experiencia en Holanda. En camino al lugar del evento, los Huizinga llevaron el sofá por las calles de un pueblo al otro, invitando a los transeúntes a sentarse en él. Cuando los llenaron de preguntas, los dos explicaron que el sofá les brindaba la oportunidad de descansar. Entonces les hablaron del descanso que ofrece el sábado. El sofá sabático es un proyecto simple que por alguna razón contribuye para que la gente se abra, según Huizinga. En cierta ocasión, él y su hijo colocaron el sofá junto a un atasco del tráfico y entonces observaron asombrados que la gente aguardaba en fila para sentarse y hablar de sus problemas. «Parece un disparate, pero en cinco minutos nos cuentan toda la historia de su vida», dijo Huizinga. Richard Opoku Atakora, que vive en Italia, distribuyó invitaciones de lecciones bíblicas por correspondencia en el centro de Stadskanaal durante el encuentro. Atakora dijo que en su lugar de trabajo participa de una clase diferente de testificación: predicar con el ejemplo. Sus compañeros de trabajo le preguntan a menudo por qué actúa de una determinada manera. Por ejemplo,

Los bomberos hicieron un hueco en la pared de la sede de la Unión Asociación Holandesa para liberar a los dos delincuentes.


U N I V E R S I D A D

A N D R E W S

Ray McAllister muestra el Premio Doctor Jacob Bolotin por su trabajo de codificación del Braille.

Danni Francis y Andrew McChesney

Adventista recibe el

«Premio Nobel de los

no videntes»

Ray McAllister ayuda a que los ciegos puedan leer los textos bíblicos de la antigüedad

P

or primera vez, un adventista ha recibido el «Premio Nobel de los no videntes», por su trabajo de codificación del Braille en lenguas bíblicas de la antigüedad, lo que permite que los alumnos ciegos estudien los textos originales por su cuenta. Ray McAllister, docente adjunto no vidente de la Universidad Andrews y masajista profesional, junto con su organización Eruditos Semíticos, recibieron el prestigioso Premio Doctor Jacob Bolotin de parte de la Federación Estadounidense de No Videntes. El galardón, que se acompaña con veinte mil dólares, reconoce a individuos y

organizaciones que han hecho contribuciones significativas para integrar a los ciegos a la sociedad. «Es mi oración que el premio me brinde el reconocimiento que necesito para negociar con los eruditos de todo el mundo, para así tener acceso a los textos que necesito», dijo McAllister. La Federación Estadounidense de No Videntes felicitó a Eruditos Semíticos por el logro. «Un premio de veinte mil dólares fue entregado a Eruditos Semíticos, un grupo de tres académicos ciegos que crearon un código Braille para leer los idiomas bíblicos de la antigüedad, para que los documentos

fuente de los textos religiosos puedan ser estudiados de manera independiente por los ciegos en su contexto original, un logro que antes era imposible», expresó en una declaración. La organización Eruditos Semíticos está compuesta por McAllister; Sarah Blake LaRose, una transcriptora y profesora de hebreo y exalumna de la Universidad de Anderson (Indiana, EE. UU.); y Matthew Yeater, presidente de la filial de Michiana (Indiana, EE. UU.) de la Federación Estadounidense de No Videntes. El premio, conocido en muchos círculos como el «Premio Nobel de los no videntes», lleva el nombre de Jacob Bolotin, un médico ciego, incansable trabajador y fuerte defensor de los ciegos, que trabajó en Chicago desde 1912 hasta su muerte en 1924 a los treinta y seis años. Aunque es el primer adventista que recibe el premio, ese no ha sido el primer logro de McAllister. En 2010, se convirtió en el primer ciego en obtener un doctorado en Antiguo Testamento, en el Seminario Adventista de la Universidad Andrews. Actualmente trabaja como profesor adjunto de la Escuela de Educación a Distancia y Sociedades Internacionales de la universidad en Berrien Springs (Míchigan, EE. UU.). Para el proyecto de Braille se usó inicialmente una computadora para convertir su propia versión de los símbolos griegos y hebreos en letras en Braille y mostrarlas en una pantalla de Braille, un dispositivo con algo similar a pines magnéticos que saltan con la forma de palabras en Braille. McAllister dijo, sin embargo, que se dio cuenta de que necesitaba algo que pareciera más como el Braille en griego y hebreo, solo con símbolos extras. Así fue que desarrolló una codificación de esos símbolos que aún no estaban establecidos en Braille.

Vol. 12 No. 11 | Adventist World

5


INFORME MUNDIAL El hebreo, por ejemplo, tiene acentos que ayudan a que el lector sepa cuándo hacer una pausa mientras lee, y que pueden ser usados para informar a los lectores cómo entonar litúrgicamente el texto. Esos símbolos, sin embargo, no habían sido registrados gráficamente en Braille en hebreo. «Como el canto litúrgico es algo que los ciegos pueden disfrutar, sentí la necesidad de preparar Biblias en Braille en hebreo, con todos estos símbolos –dijo McAllister–. Una vez que desarrollé esos símbolos, necesitaba pasar por la revisión de pares». En 2007, LaRose desarrolló una tabla en Braille para el griego y el hebreo bíblicos, con todas las marcas técnicas. Bajo la orientación de LaRose, McAllister completó un sistema que podía ser usado para preparar el texto para los ciegos. Usando este sistema y la función «Buscar y reemplazar» de Word de Microsoft, junto con la Biblia Hebrea de Aleppo, McAllister tradujo el texto en Braille. «Convertí toda la Biblia Hebrea, con acentos y todo, al Braille, y sí, he practicado los cantos litúrgicos a partir del hebreo, con fluidez –dijo McAllister–. También he convertido muchos otros documentos hebreos, griegos e inscripciones semíticas al Braille». En 2014, McAllister comenzó a trabajar en sociedad con Duxbury Systems, una compañía que produce programas informáticos para convertir documentos de diversos idiomas al Braille. Con la ayuda de Duxbury, McAllister comenzó a trabajar con Yeater, que ya había trabajado con la compañía para establecer un sistema para convertir documentos en las lenguas bíblicas que contienen muchos idiomas, incluido el inglés, en Braille. Al mirar hacia el futuro, McAllister dijo que esperaba convertir muchos textos más al Braille. «No tengo idea de cómo Dios me guiará. Solo sé que él me ha guiado hasta este momento, y lo que venga será una aventura más». n

6

Adventist World | Noviembre 2016

Galina Moskalenko, frente a la iglesia adventista de Bugskoe (Ucrania).

La mujer que convirtió al de su pueblo en adventista

diez por ciento

La historia de la conversión de Galina Moskalenko refleja la historia de su pueblo Andrew McChesney

S

i usted pregunta por Galina Moskalenko a cualquier adventista del sur de Ucrania, es probable que como reacción vea una sonrisa y escuche comentarios elogiosos. Si la menciona a cualquiera de los mil cuatrocientos residentes de Bugskoe, la respuesta será similar. A comienzos de la década de 1990, Moskalenko se convirtió en la primera adventista en ese reposado pueblo ucraniano, y su influencia logró que un asombroso diez por ciento de la población se uniera a la iglesia. Ninguna otra población de Ucrania cuenta con un porcentaje tan alto de adventistas. Ella también es líder de la iglesia adventista del pueblo, un cargo que no buscó y que dista mucho de sus días como obrera de una planta de energía; tiempos en que usaba minifaldas y temía por la condenación eterna. Moskalenko, que actualmente tiene cincuenta y cuatro años, dice que dos actividades impulsaron el crecimiento

de la iglesia: la oración y la Participación Total de los Miembros. «Nuestra iglesia no termina en las paredes del edificio. Incluye a todo el pueblo». La historia del adventismo en Bugskoe es la historia de la conversión de esta mujer; un proceso que comenzó en 1989, cuando una compañera de trabajo le pidió un lápiz labial. En la población no había adventistas cuando Galina y su esposo Vladimir llegaron a instalarse, allá por los días finales de la Unión Soviética. El pueblo se encuentra a unos ochenta kilómetros de Mykoláiv, una ciudad de medio millón de habitantes en cercanías del Mar Negro. Todo por un lápiz labial

Además de su trabajo, Galina ganaba dinero extra al vender furtivamente cosméticos difíciles de hallar, que recibía a través de una amiga, y con cierta frecuencia viajaba a Nueva Odesa, a unos treinta kilómetros.

F O T O G R A F Í A S :

A N D R E W

M C C H E S N E Y

/

A R


Galina Moskalenko dice: «Nuestra iglesia no termina en las paredes del edificio. Incluye a todo el pueblo».

Durante una visita a esa localidad, una compañera de trabajo llamada Tanya le dijo que necesitaba un lápiz labial con urgencia. Tanya no era una compañera agradable –«se la pasaba gritando», dijo Moskalenko que por entonces tenía veintiocho años y por cierto se sorprendió cuando Tanya le dijo que quería un lápiz labial muy suave. –¿Por qué quieres eso, si apenas se nota? ¿Tu marido no te deja usar lápiz labial –le preguntó sonriendo ligeramente. Tanya sacudió la cabeza. –¿Por qué? –insistió–. ¿Eres creyente? Tanya sonrió y asintió. Cuando Galina se recuperó del asombro, le preguntó dónde estaba su iglesia, y si ella también podía ir. –Ven a Nueva Odesa el sábado –fue la invitación de Tanya. –¿Por qué el sábado? –Es una larga historia –le dijo Tanya–. Pero ven el sábado y te lo contaré. El sábado siguiente ambas entraron en un edificio pequeño y simple. Galina

jamás olvidará lo que pasó allí adentro. «Apenas entré, vi una multitud de gente que venía corriendo hacia mí para abrazarme. Me saludaban como si me hubieran estado esperando por toda una vida. Me abrazaron y me besaron. ¡Desbordaban felicidad!». La mujer se sentó tímidamente en un rincón. Vestida con su indumentaria favorita –minifalda, blusa escotada y lápiz labial, todo de rojo– se sintió como desnuda. Pero dejó de lado su timidez para escuchar al pastor. Parecía que había preparado el sermón solo para ella. «El pastor dijo: “Si aceptas a Jesús, eres perdonada, tus pecados te son quitados y no enfrentarás el juicio. Serás libre». Esas palabras la dejaron atónita. Desde niña, había escuchado vez tras vez de sus padres ortodoxos que tenía que ser buena, porque al fin de los tiempos sería juzgada. «Cuando uno se preocupa durante veintiocho años por el juicio, y de pronto le dicen que puede ser libre, el sentimiento es indescriptible –dijo Moskalenko–. En el autobús de regreso a casa, le dije a todos: “Hemos sido perdonados. ¡Tienen que creerlo y aceptarlo!”» Dos años después fue bautizada, y su esposo la siguió dos años más tarde. Adventistas florecientes

En esos años la vida era dura en el sur de Ucrania. Escaseaban los alimentos y el trabajo. La gente pasaba hambre. Después del colapso de la Unión Soviética, las granjas colectivas habían sido desmanteladas, y la familia Moskalenko dependía de la única granja de la zona. «Cuando aceptamos a Dios, no sabíamos cómo vivir. “¿Qué podemos hacer? ¿Cómo ayudar a que la gente deje de robar y realice un trabajo honesto?”» La gente había aprendido a robar. Los granjeros robaban granos; los obreros de las fábricas de automóviles robaban autos. El que no robaba, era considerado mal trabajador.

Entonces se les ocurrió una idea: decidieron regalar granos a la gente. Una tonelada para una familia, una y media para otra, según sus necesidades. «Les dijimos: “Los ayudamos porque la situación es difícil, pero este año tienen que aprender a vivir honestamente”». Y los beneficiados así lo hicieron. Lo siguiente fue enseñarles cómo hacer huertas. Siempre tenían las puertas de su hogar abiertas y todo el que necesitaba prendas de vestir, podía llevarse algo de ellos. En la cocina siempre había alimento. «¿Sabe qué lindo era llegar a casa y hallar una nota firmada que decía: “Muchísimas gracias. Hoy comimos aquí”? –dijo Moskalenko–. Cuando la gente vio lo que hacíamos, sus corazones fueron transformados». Allá por 1994, los esposos comenzaron a trabajar para tener una iglesia adventista en el pueblo. Cuando la terminaron, ya no entraban todos los interesados. Entonces construyeron una nueva iglesia que fue dedicada en julio pasado. Moskalenko siempre ha sido la encargada de la iglesia. Al preguntársele por el secreto del impresionante crecimiento de la iglesia, ella enfatiza que se debe a la oración y a la participación de los miembros en la comunidad. Muchos de los cien miembros de la iglesia y sus treinta hijos se reúnen cada día a orar a las seis de la mañana y a las cinco de la tarde. Los feligreses también están en la comunidad, ayudando en las huertas de verduras, limpiando las calles y visitando a los enfermos. «El domingo pasado, tuvimos el funeral de una señora que dejó un viudo con hijos. Cubrimos los costos del funeral y una comida para los presentes, aun cuando la familia no vive en el pueblo –dijo Moskalenko–. Todos ven lo que hacemos». Y es por eso, que el diez por ciento del pueblo es adventista. n

Vol. 12 No. 11 | Adventist World

7


P A N O R A M A

M U N D I A L

a Jesús Miremos Nuestro Amigo y Defensor

Ted N. C. Wilson

E

l mes pasado analizamos la importancia de la doctrina y hallamos que las enseñanzas de la Palabra de Dios definen quiénes somos como pueblo (Apoc. 12:17), cuál es nuestra misión (Mat. 28:19, 20) y el mensaje del tiempo del fin que tenemos que proclamar (Apoc. 14:6-12). (Ver «Ready to Give an Answer», en www.adventistworld.org/2016/ october.html – busque la opción Español) Este mes analizaremos brevemente una de nuestras doctrinas más distintivas: Cristo y el Santuario celestial. Esta hermosa e importante enseñanza es de vital importancia y debemos entenderla. En el libro El conflicto de los siglos, leemos: «La intercesión de Cristo por el hombre en el Santuario celestial es tan esencial para el plan de la salvación como lo fue su muerte en la cruz. Con su muerte dio principio a aquella obra para cuya conclusión ascendió al cielo después de su resurrección» (p. 479). Como adventistas del séptimo día, siempre hemos enseñado que la vida de perfecta obediencia a Dios que mostró Cristo y su muerte en la cruz brindan «el único medio de expiar el pecado de la humanidad, de modo que los que aceptan por fe esta expiación pueden tener vida eterna».1 En el Santuario terrenal que Cristo dio a su pueblo como modelo viviente del Santuario celestial, él está representado por el cordero del sacrificio perfecto que era ofrecido en los sacrificios de la mañana y la tarde. La sangre de ese cordero representa la sangre de Cristo al expiar nuestros pecados.

8

Adventist World | Noviembre 2016

Justificación y santificación

A pesar de la importancia de su sacrificio, este representa solo parte de la obra de Cristo por nosotros en el Santuario celestial. El servicio del Santuario brinda una ilustración perfecta de la justificación y santificación, representado por el cordero del sacrificio, que derramó su sangre para quitar nuestra culpa, y Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, que intercede por nosotros en el Lugar Santísimo, santificándonos mediante la remoción del pecado. Usted puede leer toda la Creencia Fundamental 24, «Cristo y el Santuario Celestial», en http://www.adventistas. org/es/institucional/creencias/. La mayoría de los aspectos del Santuario terrenal y sus servicios tenía que ver con la justicia de Cristo y la manera de llevar a cabo el juicio. La fuente de bronce donde se lavaban los sacerdotes representaba el poder purificador de Cristo. La mesa de los panes de la proposición representaba a Cristo, el Pan de vida para cada uno de nosotros. El candelabro de siete brazos hecho de una pieza de oro representaba a Jesús, la Luz del mundo y de nuestras vidas. El altar de incienso, también de oro, que mostraba la presencia de Dios con un fuego que él había encendido, se encontraba justo fuera del velo que separaba el Lugar Santo del Lugar Santísimo, y representaba las oraciones y peticiones a Dios solicitando el perdón. Sus cuernos eran rociados con la sangre de la ofrenda por el pecado, y la sangre era asperjada delante del velo, para mostrar la transferencia de la culpa de la persona al Santuario. El velo que dividía el Lugar Santo

del Santísimo no llegaba al techo, para que el incienso ingresara al Lugar Santísimo por sobre el propiciatorio del arca del pacto, donde se llevaba a cabo el servicio de expiación e intercesión que conectaba el cielo y la cierra. El arca del pacto, de acacia y oro, contenía las tablas de los Diez Mandamientos, algo de maná, y la vara de Aarón que floreció, mostrando el interés constante de Dios en nuestra vida y su atención a nuestras necesidades. El propiciatorio del arca estaba hecho de una sola pieza de oro, protegido por dos querubines de oro, que tenían un ala hacia arriba mientras que la otra estaba plegada para mostrar reverencia y humildad. Esto representaba la reverencia con la que ven los cielos la Ley de Dios y el interés en el plan de redención –de eso trata el juicio–, nuestra liberación mediante la sangre de Cristo, nuestra humilde entrega y confesión a él, reconociendo la necesidad de perdón y la liberación que nos ofrece en el juicio. «Así, en la obra de Cristo en favor de nuestra redención, simbolizada por el servicio del Santuario, “la misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se besaron” (Sal. 85:10)».2 Adónde iba el pecado

Una vez al año, el sumo sacerdote entraba al Lugar Santísimo para purificar todo el Santuario. En ese día anual de expiación, se llevaban dos machos cabríos a la puerta del tabernáculo. Uno era sacrificado como ofrenda por el pecado por el pueblo, y su sangre era llevada al Lugar Santísimo y asperjada en el propiciatorio, que representaba la sangre de Cristo derramada por nosotros. Entonces, el


sumo sacerdote colocaba sus manos en la cabeza del macho cabrío vivo –el chivo expiatorio que representaba a Satanás– y confesaba todos los pecados acumulados de Israel, transfiriendo así los pecados del Santuario al chivo expiatorio. El animal era llevado entonces al desierto para que muriera, mostrando así que Satanás cargaría finalmente con el castigo final del pecado y moriría, poniendo fin a sus tentaciones. Después de su resurrección, Cristo ascendió al cielo y comenzó su ministerio especial de intercesión como nuestro Sumo Sacerdote. Hebreos 4:14-16 dice: «Por tanto, teniendo un gran Sumo Sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. No tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro». Es el derecho y privilegio de Cristo I M A G E N :

J O N

representarnos; ser nuestro Sumo Sacerdote, nuestro Defensor, nuestro Abogado. Hebreos 6:19 indica que él entró «hasta dentro del velo» del Lugar Santo, para cumplir su obra de mediación durante dieciocho siglos, y entonces, según la profecía de Daniel 8:14 –«Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el Santuario será purificado»–, ingresó al Lugar Santísimo para comenzar su obra final de juicio y ministerio en nuestro favor. Todo el plan de salvación

Ahora estamos viviendo durante la obra final de purificación del Santuario: el momento del juicio. Es parte de todo el plan de salvación, que comenzó antes de la fundación del mundo. Es un plan basado en la obra de salvación de Cristo por nosotros en este mundo y en el Santuario celestial, y muestra a todo el universo cómo está trabajando Dios para salvarnos. Dado que es el plan de Dios, no tenemos necesidad de temer. La doctrina del Santuario y el juicio constituyen razones teológicas impor-

M A C N A U G H T O N / I N T E L L E C T U A L

R E S E R V E ,

I N C / L D S

M E D I A

tantes para la participación adventista en la misión. Cristo regresará pronto, y aplicará el castigo definitivo sobre aquel que se lo merece: Satanás. La sangre de Jesucristo, quien se sacrificó por nosotros en la cruz, y el ministerio de nuestro Sumo Sacerdote Jesucristo en el Santuario celestial tienen un propósito: que usted y yo, y todos los que se entreguen a él, confesemos nuestros pecados y lo aceptemos como Salvador, que podamos estar en paz con Dios y disfrutar la vida eterna. No tenemos que temer el juicio si conocemos al Cordero; si conocemos al Sumo Sacerdote; si conocemos al Rey próximo a venir. Al colocarnos en las manos de Cristo, que nos ministran y salvan, podemos reconocer juntamente con Pablo: «Por eso puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos» (Heb. 7:25). ¡Qué mensaje que tiene que dar este movimiento adventista para los últimos días! Este hermoso mensaje teológico impulsará nuestra misión. ¡La proclamación del primer ángel de Apocalipsis 14, que «la hora de su juicio ha llegado», es una buena noticia! Significa que pronto el pecado, el dolor y la muerte terminarán. Significa que cuando entregamos plenamente nuestra vida a Cristo, estamos seguros en sus manos. ¡Qué Creador! ¡Qué Redentor! ¡Qué Sumo Sacerdote! ¡Qué Defensor! ¡Qué Amigo! ¡Qué maravilloso Rey próximo a venir! n 1

De las 28 Creencias fundamentales, «La vida, muerte y resurrección de Cristo», (Creencia fundamental #9), www. adventist.org/fileadmin/adventist.org/files/articles/officialstatements/28Beliefs-Web.pdf 2 Elena White, Patriarcas y profetas, p. 317.

Ted N.C. Wilson es

presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Puede seguirlo en Facebook y Twitter @pastortedwilson.

Vol. 12 No. 11 | Adventist World

9


S A L U D

M U N D I A L

ejerciciode y el

El

cáncer seno

Peter N. Landless y Allan R. Handysides

Tengo treinta y cinco años y gozo de buena salud. Estoy muy ocupada como madre, esposa y maestra. No hago mucho ejercicio, y tengo una historia familiar de cáncer de seno. ¿Es el ejercicio realmente una forma de reducir el riesgo?

S

omos víctimas de la tiranía de un cronograma demasiado lleno. A pesar de todos los artefactos o máquinas que usamos para ahorrar tiempo y esfuerzo, luchamos por hallar tiempo para cuidar el estado físico de nuestro cuerpo y, lo que es más triste, el bienestar de nuestra relación con Cristo. Esas actividades requieren de tiempo y planificación intencional. La plenitud de nuestro cuerpo, mente y espíritu depende de las prioridades que escojamos. El ejercicio es una forma de actividad física planificada, estructurada y repetitiva, llevada a cabo con el objetivo de mejorar la salud y la aptitud física. El ejercicio practicado con regularidad no es tan solo una medida preventiva; también funciona para mantener la salud en estado óptimo, protegernos y darnos numerosos beneficios. La Comisión de Asesoramiento de Pautas de Actividad Física que abarca a trece expertos destacados en el campo de las ciencias del ejercicio y la salud pública, resume los beneficios del ejercicio en la siguiente tabla:1 Los hallazgos de los estudios que han llevado a estas recomendaciones se aplican a diversos países y grupos étnicos. Siguen surgiendo contundentes evidencias que prueban que los que se conservan físicamente activos durante siete horas a la semana tienen un cuarenta por ciento menos de riesgos de muerte prematura que los activos por menos de treinta minutos por semana. Hay inclusive un riesgo marcadamente menor de muerte prematura cuando las personas practican dos horas y media semanales de una actividad física aeróbica al menos moderada.

10

Se ha demostrado que el ejercicio regular disminuye el riesgo de cáncer de seno en las mujeres. En un análisis reciente del Estudio de la Carga Global de las Enfermedades 2013, no solo se confirmó el efecto del ejercicio regular sobre el cáncer de seno, sino que se sabe que es beneficioso aun en los grupos de bajo nivel de actividad (150 minutos de caminata por semana). La protección se incrementa entre quienes se ejercitan en forma moderada o importante. Un patrón similar surgió respecto del cáncer de colon, la diabetes, las afecciones coronarias y los accidentes cerebrovasculares. Hace más de ciento cincuenta años, Elena White escribió: «Caminar, siempre que sea posible, es el mejor ejercicio, porque al caminar, todos los músculos entran en acción».2 Dedique tiempo al ejercicio físico: ¡Su salud está en juego! n 1 Departamento

de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (2008), 2008 Physical Activity Guidelines for Americans, pp. 9-12. Si desea consultar la versión en línea, visite www. Health.gov/paguidelines. 2 Elena White, The Health Reformer, 1 de julio de 1872.

Adventist World | Noviembre 2016

Beneficios para la salud asociados con la actividad física regular NIÑOS Y ADOLESCENTES Evidencias sólidas

Mejoramiento del estado cardiorrespiratorio y pulmonar Mejoramiento de la salud ósea Mejores marcadores de la salud cardiovascular y metabólica Composición corporal favorable Evidencias moderadas

Reducción de los síntomas de depresión ADULTOS Y PERSONAS MAYORES Evidencias sólidas

Menor riesgo de muerte prematura Menor riesgo de afecciones coronarias Menor riesgo de accidente cerebrovascular Menor riesgo de hipertensión Menor riesgo de perfil adverso de lípidos en sangre Menor riesgo de diabetes tipo 2 Menor riesgo de síndrome metabólico Menor riesgo de cáncer de colon Menor riesgo de cáncer de seno Prevención del aumento de peso Pérdida de peso, en particular en combinación con una reducción en la ingesta de calorías Mejor aptitud cardiorrespiratoria y muscular Prevención de caídas Menor riesgo de depresión Mejor función cognitiva (en las personas mayores) Evidencias moderadas a sólidas Mejor salud funcional (en las personas mayores) Reducción de la obesidad abdominal

Peter N. Landless es cardiólogo nuclear certificado y director del Departamento de Ministerios de Salud de la Asociación General.

Allan R. Handysides es ginecólogo

certificado y exdirector del Departamento de Ministerios de Salud de la Asociación General.

Evidencias moderadas

Menor riesgo de fractura de cadera Menor riesgo de cáncer de pulmón Menor riesgo de cáncer del endometrio Conservación del peso después de adelgazar Incremento de la densidad ósea Incremento de la calidad del sueño


H E R E N C I A A D V E N T I S T A

El autor, como conscripto en el Ejército Soviético.

UN Pavel Liberanskiy

C ON DE L A Dios puede hacer realidad lo imposible. PRIMERA PARTE

M

is cuatro hermanos y yo crecimos en una iglesia afectuosa, activa y llena de niños y jóvenes. Aunque la comunidad nos despreciaba por nuestra fe en Dios, participábamos de los debates escolares sobre la existencia de Dios y los valores cristianos, y todo eso sin el beneficio de contar con libros adventistas. Cuando los niños adventistas de Moldavia dejaron de asistir a la escuela los sábados, se produjo una oleada de indignación y persecución. Cada sábado, agentes de policía, representantes educativos y administradores comunistas venían a las iglesias. Interrumpían el culto, multaban a los padres, y los amenazaban con la prisión. Esa furia fortalecía nuestra fe. En la iglesia aprendimos música, estudiamos la Biblia y leímos de manera periódica los libros de Elena White. Aprendimos cómo predicar de Cristo mientras enfrentábamos la persecución de un régimen ferozmente ateo. Los niños a menudo saltábamos por las ventanas traseras de la iglesia y nos escapábamos cuando llegaba la policía para multar a nuestros padres porque nos llevaban a la iglesia. Otros niños y jóvenes se unían a organizaciones comunistas según sus edades: Octobristas (de siete a once años), Pioneros (adolescentes), Komsomol (la Liga Comunista Joven Leninista para los mayores). Aunque besábamos las banderas del Komsomol, jurando lealtad al partido, confiábamos en Dios, amábamos a nuestros padres, y soñábamos que algún día podríamos ser misioneros y libres. Parte de la iglesia… y del ejército moldavo

A los diecisiete, un año antes de lo permitido por la ley, caminé un viernes de noche hasta una iglesia a veinte kilómetros de distancia, donde fui

Vol. 12 No. 11 | Adventist World

11


H E R E N C I A

A D V E N T I S T A

Durante sus dos años de servicio militar, el autor hizo lo mejor que pudo para ser fiel a sus deberes hacia Dios y los demás soldados.

bautizado. La música se convirtió en mi principal testimonio misionero. El progreso educativo era casi imposible en Moldavia: las clases en sábado eran obligatorias; los ateos se esforzaban por convencernos de negar nuestra fe y quebrantar el sábado; rehusarse significaba la expulsión. Incapaz de estudiar, adquirí solo varias habilidades útiles. Un libro titulado Mito y realidad, que escribió uno de nuestros pastores, me ayudó mucho en mis discusiones sobre la existencia de Dios y la confiabilidad de la Biblia con personas ateas. El 12 de noviembre de 1979 me llegó el turno del servicio militar soviético, que duraba dos años. La iglesia me preparó una fiesta de despedida y me instó a ser fiel. Esa mañana de otoño me encontré en una ruidosa e irreligiosa multitud de conscriptos borrachos. Enfrenté mi primer desafío cuando una inspectora me dijo: «Dame dos rublos». Entonces me entregó una tarjeta del Komsomol. –No puedo tomarla –le dije–. No estoy de acuerdo con las ideas ateas de la organización. Ella insistió que la tomara y me hiciera a un lado. Una multitud aguardaba su turno detrás de mí. –Soy adventista, y no puedo aceptar la tarjeta –repetí. –Toma la tarjeta y vete –me dijo con rudeza–. ¡Ya te vamos a sacar toda esa ridiculez religiosa de la cabeza! Otros de la fila le dijeron que yo era

12

cristiano, y que no necesitaba la tarjeta. Pero ella insistió. Noté que alguien ya había firmado mis documentos. Me sentía muy mal por la situación. De niño y adolescente, siempre me había resistido a identificarme con el Partido Comunista. ¡Pero ahora tenía la tarjeta en el bolsillo! ¿Qué debía hacer con ella? Mi primera tarea

Abordamos autobuses en dirección a Balti, en el norte de Moldavia. Allí pasamos por la inspección final y la revisión médica. Como miembro del

Adventist World | Noviembre 2016

Komsomol, era parte de una unidad de misiles, y se me dijo que pronto sería enviado a un lugar de servicio. La primera noche que pasé lejos de casa y la familia de la iglesia oré mucho pidiendo que se hiciera la voluntad de Dios en mi futuro en el ejército. Me dirigí a mi cama de las barracas, preguntándome qué hacer con mi tarjeta de Komsomol. Entonces recordé que Dmitriy Unak, un pastor adventista, vivía en la zona, aunque no sabía dónde. Decidí buscarlo y pedir su consejo. De alguna manera me escabullí de


Confiábamos en Dios, amábamos a nuestros padres, y soñábamos que algún día podríamos ser misioneros y libres las barracas, seguí al ángel de Dios en la noche, y hallé la casa del pastor. Lo desperté a él y a su esposa, y comencé a explicar el propósito de mi visita. Ambos se interesaron y manifestaron sospechas de que me hubieran dado la tarjeta. Oramos. Me aconsejaron, y decidí guardar mis tarjetas de servicios y del Komsomol. El pastor prometió reunirse con el Comisionado de Asuntos Religiosos del gobierno para informar de qué manera los líderes del Komsomol estaban tratando a los adventistas. En Gudauta (Abjasia), mi primer lugar de servicio, el primer desafío serio fue la comida. Casi todo tenía puerco o grasa. Mi dieta se limitaba a pan, té, chucrut y a veces gachas de avena. Antes de comenzar el entrenamiento, fui llamado a la oficina del comandante para mostrar mis tarjetas de servicios y del Komsomol. «No soy miembro del Komsomol», le dije. No podían creerlo: solo los miembros del Komsomol eran admitidos a esa unidad militar secreta. Con calma, les hablé de mi fe, objetando que las leyes de mi país no me permitían ejercerla. Se enojaron mucho. Expresé que, siguiendo la Biblia, no trabajaría en sábado, y no portaría armas. La respuesta –en momentos en que la Unión Soviética luchaba en Afganistán– fue que tenía el deber de proteger a mi país. El oficial principal me entregó un cúmulo de reglamentos militares soviéticos, y me dijo cuántos

años de prisión me darían por violar cada una de esas leyes. Le respondí: «No voy a luchar contra mi conciencia, más allá del costo. Usted puede ponerme contra la pared y sentenciarme a muerte, pero yo seré fiel a ese Dios en quien confío». Después de un largo silencio, me pidieron que lo reconsiderara. Me dijeron que olvidara mis creencias durante los dos años de servicio. Salí de allí alabando a Dios por su compañía. El Mayor

El entrenamiento comenzó con una pobre alimentación, carreras y ejercicios intensos, tareas de limpieza, ejercicios militares, de seis a siete horas de sueño, y las miradas de soslayo de oficiales y soldados. Pronto, todos sabían de mi fe. Algunos –en especial los musulmanes– celebraron mi determinación de ser fiel a mis principios religiosos. Comencé a ganar todas las competencias atléticas y a dominar las clases de tecnología. Cuando se me preguntó dónde había obtenido esas habilidades, respondí: «En ninguna parte». Me gané el respeto de todos. El mayor Serdyukov, el bien educado y fino jefe del Comité para la Seguridad del Estado (KGB) asignado a nuestra tropa, me invitó a su oficina. Hablamos de mi vida y creencias religiosas. Me mostró lo que habían hecho algunos adventistas. Una noche, habían llenado zonas cercanas al Mar

.

Negro con propaganda antisoviética que terminaron también en el buzón de su oficina. Quería encontrar a los responsables. Le aseguré que eso iba en contra de la posición de mi iglesia; que acaso eran los adventistas reformistas. Él estaba preocupado por la presencia de un adventista en esa unidad militar secreta. Parecía inquieto por decidir qué hacer conmigo. Le sugerí que me transfiriera a una unidad militar vecina en Sochi, que se preparaba para los Juegos Olímpicos de 1980. Me hizo escribirle al señor Sinicin, comandante del Distrito Militar de Bakú. «Dígale todo lo que le parezca necesario», me dijo. Escribí la declaración. Mencioné el pedido de transferencia. Me referí al Artículo 52 de la ley soviética sobre libertad de conciencia, y solicité la oportunidad de practicar mis creencias religiosas mientras cumplía con el servicio militar. El mayor aceptó mi declaración y prometió darme una respuesta en unos días. n Continuará.

Pavel Liberanskiy es

director de los ministerios de Publicaciones, Mayordomía y Testamentos y Legados de la División Euroasiática.

Vol. 12 No. 11 | Adventist World

13


D E V O C I O N A L

Donald L. Bedney II

a obr en nosot

Dios

E

stá usted frustrado con su vida espiritual? ¿Será que el proverbial escenario de «un paso para adelante, dos pasos para atrás» en su caminar diario con Dios lo ha dejado con sentimientos de derrota y desánimo? No desespere por tener la impresión de ir cuesta abajo. ¡Hay esperanza!

¿

La esperanza según Pablo

En su carta a los creyentes de Filipos, Pablo comparte una promesa de ayuda divina que altera por completo nuestra perspectiva sobre la condición y el crecimiento espiritual. Pablo acaso no imaginó en un comienzo que Filipos era un lugar para el optimismo. Allí había sido humillado, torturado y puesto ilegalmente en prisión. Aun así, su carta a los santos rebosa de confianza en la obra de Dios en la ciudad: «Doy gracias a mi Dios cada vez que me acuerdo de ustedes […]. Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús» (Fil. 1:3, 6).* De los muchos puntos alentadores que vale la pena recordar de este pasaje, mencionaré cuatro: La obra de Dios en nosotros ya ha comenzado

Después de que Adán y Eva pecaron, Dios inmediatamente les ofreció esperanza mediante la promesa que llamamos el protoevangelio, la primera indicación del evangelio de liberación de la fosa en la que habían caído: «Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella; su simiente te aplastará la cabeza, pero tú le morderás el talón» (ver Gén. 3:15). Como Dios lo prometió a nuestros primeros padres, él «pondrá» enemistad entre la serpiente (el diablo) y el pecado en el corazón de la humanidad. La conciencia respecto de lo inapropiado de nuestras acciones, y la desesperación

14

No tenemos por qué por la dirección de nuestra vida, son la obra de Dios en nosotros; lo que cumple la promesa del Edén. Nuestra reacción contra ciertas conductas y maneras de pensar, aun contra nuestros propios pensamientos y acciones, es una bendición, no una maldición. Sabemos que algo en nosotros lucha contra el poder del mal. Aparte de la obra del Espíritu Santo de Dios, no existe un conflicto humano natural con las obras de las tinieblas. El pecado llega más bien a nosotros de manera natural; amamos las tinieblas antes que la luz (ver Juan 3:19). Pero la obra del Espíritu Santo cambia ese estado. La obra divina en nosotros es de naturaleza interna

Cuando el Señor comisionó a Samuel para que ungiera a un nuevo líder político para su pueblo, el profeta creyó que conocía los criterios para el cargo. Al observar el primogénito de Isaí, creyó que podía ver en Eliab una reproducción del prototipo de Saúl: gran estatura, buena apariencia. Para él, esto confirmaba que el Señor lo había enviado al lugar correcto. Había

Adventist World | Noviembre 2016

temido, en un comienzo, cumplir con la orden divina. Ungir a un nuevo rey mientras Saúl –a quien él mismo había ungido– aún vivía y estaba al mando, era traer sobre sí la sentencia de muerte. «Si Saúl llega a enterarse, me matará» (1 Sam. 16:2). Pero ahora, al mirar a Eliab, Samuel se sintió feliz de haber escuchado a Dios, y feliz de que Dios le había permitido vencer el temor de perder la vida, algo que había amenazado con impedir su obediencia a las instrucciones divinas. Se sentía feliz de ser el hombre de Dios en el momento y el lugar correctos. De manera desconcertante, sin embargo, el Señor ahora le dice que Eliab no es la persona correcta: «Pero el Señor le dijo a Samuel: “No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón”» (vers. 7). El interés primordial de Dios es nuestra condición espiritual interna. Por ello, su obra comienza en el interior, renovando y transformando el corazón y la mente.


ros

desesperar Como las piezas del rompecabezas son tan difíciles de armar, a veces nos sentimos tentados a darnos por vencidos . Acaso Ezequiel resume mejor esta promesa de cambio: «Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes» (Eze. 36:26, 27).

La obra de Dios en nosotros está progresando

Hace poco leí sobre la capacidad del cerebro de registrar y almacenar patrones de cambios en la conducta. Aprendí que dos tipos de fibras –los axones y las dendritas– se extienden desde la membrana de las neuronas. Los axones transmiten o envían mensajes; las dendritas los reciben. El investigador australiano John Eccles estudió esos componentes del cerebro y notó pequeños agrandamientos en la fibra emisora que parecían botones en miniatura, por lo que los llamó así. Los botones segregan químicos que impulsan al cuerpo a la acción, haciendo que los mensajes salten por la sinapsis, el espacio entre dos células, y viajen por la hilera de neuronas al resto del cuerpo. Los investigadores saben que los pensamientos y las acciones repetidas producen botones en la punta de las fibras nerviosas, haciendo que sea más fácil repetir esos pensamientos y acciones. Los patrones de hábitos, una vez formados, jamás son borrados. ¿Qué significa eso para nosotros? Es la razón por la que los malos hábitos son tan fáciles de repetir y tan difíciles de cambiar. En respuesta a nuestros tropiezos espirituales, Satanás nos dice: «Ves, no has cambiado. Sigues siendo esa persona desastrosa que eras antes de conocer a Cristo». Nuestra conducta indica que Satanás tiene razón. Ese, sin embargo, es el juicio superficial de Satanás, al igual que Samuel al mirar a Eliab, Abinadab y Sama. Porque aunque nuestros pies acaso caigan más de lo debido en las gastadas sendas de las conductas equivocadas, cuando escogemos caminar en obediencia, se comienzan a formar nuevos surcos cerebrales. La obra de Dios en nosotros progresa a lo largo del sendero de la fe: «De la manera que recibieron a Cristo Jesús como Señor, vivan ahora en él» (Col. 2:6).

Recibimos a Cristo por fe. Y por fe, por nuestra continua confianza en él por sobre la evidencia de nuestros fracasos, él hará su obra perfecta en nosotros (ver Sant. 1:4). Dios terminará su obra en nosotros

Como lo resume Pablo: «Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús» (Fil. 1:6). De tanto en tanto, mi esposa y yo nos ponemos a armar rompecabezas. Algunos son fáciles, pero otros son complicados debido a que las piezas son muy similares. Cuando la dificultad es grande, a veces nos sentimos tentados a darnos por vencidos. De la misma manera, si miramos nuestra condición espiritual externa, podemos sentirnos tentados a rendirnos y, al igual que un boxeador vencido, «tirar la toalla». Pablo, sin embargo, nos dice que jamás nos demos por vencidos. No podemos dejarnos engañar por nuestro aparente fracaso. No importa cuán grande y mal se vea desde el punto de vista conductual, sabemos que Dios no ha renunciado a nosotros. Él terminará lo que comenzó. Al igual que Pablo, podemos mirar al futuro con optimismo, no por nuestras propias virtudes, sino por la confiabilidad del Dios que está obrando en nosotros y que siempre termina lo que comenzó. n * Las citas bíblicas han sido extraídas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 de Biblica, Inc.® Usada con autorización. Todos los derechos reservados.

Donald L. Bedney II es

director de Desarrollo de la Universidad Andrews. Él y su esposa Elynda viven en Berrien Springs (Míchigan, EE. UU.).

Vol. 12 No. 11 | Adventist World

15


N O TA D E TA PA

L

leva mucho tiempo recuperar la tierra del mar, pero los holandeses lo han estado haciendo pacientemente durante siglos. Crear nueva tierra –los pólderes– a partir de las mareas, para usarlas en el cultivo y las comunidades requiere cuidadosa planificación, una gran inversión en diques y equipos de bombeo, y plazos extendidos. No es trabajo para quien demanda resultados instantáneos o impresionantes. El éxito es medido durante décadas y generaciones, así como debería ser con todo verdadero éxito. Por ello, no debería sorprendernos que uno de los programas de mayor éxito en el establecimiento de iglesias en el adventismo global es también uno de los más antiguos, y está centrado en la Unión Holandesa, una pequeña pero vibrante porción de la División Transeuropea.1 Con solo 58 iglesias y 16 grupos que atienden a 5736 miembros de iglesia,2 la feligresía total de la Unión Holandesa tiene el tamaño de una megaiglesia cristiana en los Estados Unidos o en África. A diferencia de esas súperiglesias, sin embargo, el adventismo en los Países Bajos presenta una altamente diversa colección de idiomas, culturas, estilos de adoración y costumbres que requieren recalibración y negociación constantes. Y paciencia. «No menosprecien estos modestos comienzos, pues el Señor se alegrará cuando vea que el trabajo se inicia», nos recuerda el profeta (Zac. 4:10, NTV). La escala sobre la cual obra el Espíritu de Dios jamás es la métrica del éxito: es el incremento relativo lo que siempre recibe la alabanza del Maestro (Mat. 25:14-20). Y un índice de crecimiento del 32 por ciento en los quince

años desde que la Unión Holandesa comenzó su programa especial de establecimiento de iglesias3 nos recuerda a los adventistas de todas partes del mundo el consejo de Zacarías. Gran parte de ese impresionante crecimiento en una región considerada como «postcristiana» y secular se debe a la manera inusual de implementar el establecimiento de iglesias en Holanda. El país que fuera el núcleo del vigoroso calvinismo hoy experimenta una secularización generalizada. Solo el treinta por ciento pertenece a una iglesia cristiana y, de ellos, solo la tercera parte (el diez por ciento) asiste a la iglesia cada semana.4 Sin embargo, en los últimos quince años, en ese país de diecisiete millones de habitantes se han establecido 37 iglesias adventistas, con un promedio de más de dos por año, y 31 siguen progresando. «El holandés típico no busca nunca una iglesia –dice Rudy Dingjan, coordinador de crecimiento de iglesia de la Unión Holandesa desde 1997–. Sus abuelos dejaron la iglesia, sus padres escucharon mencionarla, pero él ya ni siquiera ha escuchado hablar de ella». El típico establecimiento de iglesias para personas seculares no comienza con cultos. Primero cultivan una comunidad, un grupo central de personas que se sienten muy cómodas al estar juntas; acaso en un grupo pequeño o filial. Entonces se inician

Una

plantación de

gracia y paciencia Bill Knott


Animada alabanza: Un concierto anual de góspel reúne a muchos amigos y colegas de la comunidad en la congregación FOCUS de Arnhem (Holanda).

actividades que acercan y unen al grupo. Gradualmente se comienza, quizás una vez al mes, con un culto de adoración”. (Ver recuadro «Una iglesia bien enfocada»). La larga permanencia de Dingjan en el cargo, y su bien articulada filosofía de establecimiento de iglesias, es una parte importante del éxito en esa área. Aunque en un comienzo tanto él como otros pastores no creían que los métodos de establecimiento de iglesias implementados por primera vez en Australia pudieran funcionar en una cultura tan diferente como la holandesa, al fin se convencieron de que el establecimiento de iglesias impulsado por laicos (en lugar de

Una iglesia

pastores) podía servir mejor al mundo de veloces cambios que es la cultura holandesa. «Enfatizamos el punto de que el establecimiento de iglesias siempre necesita estar dirigido al vecindario –dice–, de manera que tienen que practicarlo los que viven allí. Y deberían estar conectados con la sociedad, y especialmente con los residentes locales que probablemente decidan quedarse, porque viven allí». Los establecimientos de iglesias en esa pequeña nación son tan diversos como las poblaciones que ahora emergen en el país. Los grupos de ghaneses de lengua twi surgen junto a los iniciados por descendientes de adventistas indonesio-holandeses.

Bill Knott

BIEN ENFOCADA P

arece ser una congregación adventista «común», si por «común» incluimos a una congregación que se reúne los sábados por la tarde en un centro comunitario alquilado. El culto parece familiar: alabanza congregacional acompañada de un teclado, instrumentos y vocalistas; una invocación, la lectura de las Escrituras, una oración, una parte musical coral y un sermón basado en la Palabra. Cuando descubrimos, sin embargo, que más del ochenta

por ciento de la congregación de cuarenta miembros –y todos los integrantes del coro– no son miembros de la Iglesia Adventista, pronto nos damos cuenta que la nueva congregación FOCUS de Arnhem (Holanda), no tiene nada de «común». Esta nueva y vibrante congregación de múltiples razas e idiomas nació de la dedicación de una familia holandesamoluqueña, los Fautngiljanan, cuyos antepasados emigraron de Indonesia dos generaciones atrás. El pastor local Ton

Steens y su esposa Sonja los animaron a comenzar un grupo de amigos y vecinos, lo que terminó siendo la congregación FOCUS, con invitados de entre 18 y 68 años. Los entretenidos y relacionales estudios bíblicos comenzaron en la casa de los Fautngiljanan cada segundo y cuarto sábado por la tarde. Pero desde septiembre de 2013 se llevan a cabo en un centro comunitario de Ontmoeting, al sur de Arnhem. Es un compromiso de toda la familia: el papá José y su hijo

mayor Riano, tocan la percusión y colaboran con la alabanza. La mamá Delyana acompaña al hijo menor, Giordano –que es un talentoso vocalista, violinista y pianista– en la conducción de la adoración congregacional. Los hermanos han tocado por mucho tiempo en grupos musicales por todo el país. Cuando Giordano comenzó a invitar a otros estudiantes del conservatorio musical donde estudió para que tocaran música religiosa en los cultos de FOCUS, se inició una nueva gran apertura a la comunidad de Arnhem. «Me sorprendió que tantos de esos músicos de rock que invité tuvieran deseos de

Vol. 12 No. 11 | Adventist World

17


N O TA D E TA PA

Congregaciones en holandés y papiamento del Caribe también han contribuido al crecimiento cerca de las grandes ciudades como Róterdam y Ámsterdam. Inmigrantes de otros países europeos y Oriente Medio ahora se reúnen en pequeñas unidades familiares junto a holandeses nativos, creando un tapiz multicultural en una región donde algunos han creído erróneamente que el adventismo está en decadencia. «El adventismo en los Países Bajos es una de las expresiones más diversas y vibrantes dentro de este movimiento –dice Wim Altink, presidente de la Unión Holandesa, que ocupa el cargo desde 2007–. Estamos aprendiendo cómo vivir juntos como hermanos y hermanas en la fe, aun cuando provenimos de culturas de fe muy diferentes. Dios nos está fusionando en un solo pueblo que puede alcanzar de manera efectiva a esta destacada nación». Una nueva iglesia suele comenzar con seis a diez personas, por lo general a partir de una congregación ya existente, aunque algunas han comenzado con veinte y hasta treinta personas. Algunos de los grupos organizados y dirigidos por los laicos se dedican a una ciudad o barrio específico; otros procuran alcanzar a los integrantes de un grupo lingüístico,

Familia fundadora: Ryano, Delyana, José y Giordano Fautngiljanan.

acompañarme –dice Giordano con una amplia sonrisa–. Ellos aprecian la atmósfera cálida y reverente del culto de FOCUS. Una y otra vez, han aceptado la invitación de entonar cánticos de alabanza a Dios. Querían saber el significado del texto que tenían que cantar y, por un momento, experimentaron lo

18

que significa vivir una vida con Dios. Al aprender el texto que les pedí que cantaran, descubrieron lo que Dios puede significar para nosotros, y cuáles son sus obras y su carácter». Las invitaciones de Giordano siguen un método definido: «Escojo deliberadamente cánticos alegres sobre el gozo de la

Adventist World | Noviembre 2016

Rudy Dingjan, coordinador de establecimiento de iglesias de la Unión Holandesa.

etario o cultura particular. Algunas nuevas congregaciones son muy tradicionales y usan las estructuras que propone el Manual de la iglesia, mientras que otras enfatizan enfoques más contemporáneos, usando estilos de música y adoración que apelan a audiencias más jóvenes. «Doquiera la iglesia planta más iglesias, allí se produce el crecimiento –dice Dingjan, refiriéndose a quince años de datos–. Y donde no se establecen iglesias, no hay crecimiento. Las congregaciones acaso mantienen a los miembros que tienen, pero no crecen. Cada iglesia puede crecer durante veinte años, pero es una excepción que siga creciendo aun cuando no haya establecido una nueva congregación. Lo mismo sucede con nosotros los hombres –añade con una sonrisa pícara–. Crecemos durante veinte años, pero después nos volvemos más anchos, no más altos». Los pastores tienen funciones muy diferentes en los establecimientos de iglesias de la Unión Holandesa, si las comparamos con la mayoría de las demás regiones. Muchos de los consejos sobre el tema en las Américas y África enfatizan la necesidad de tener pastores gregarios y talentosos que desarrollen congregaciones adaptadas a sus propios dones,

experiencia cristiana y el amor de Dios –dice–. Es mi manera de compartir y comunicar mi fe con los demás». Otro punto destacado de la congregación FOCUS es «El banquete saludable», que se organiza el tercer sábado de cada mes. Es una comida vegetariana gratuita para todos los miembros de la comunidad. Muchos que ahora asisten periódicamente conocieron la existencia del grupo gracias a las comidas mensuales, descubriendo tanto buenos alimentos como una comunidad vibrante y

una alta calidad de creyentes. Los eventos especiales también han mostrado ser sumamente atractivos, como por ejemplo un concierto anual de góspel organizado por FOCUS; un programa comunitario para inmigrantes que aguardan recibir la ciudadanía holandesa; una cena especial para los niños de la zona; y un retiro durante un fin de semana que permite amplias oportunidades de establecer amistades y compartir la fe entre el grupo de adventistas y sus muchos amigos de la comunidad.


Gente que cuida

Gerson P. Santos

L

Un grupo comparte el amor de Cristo en forma tangible en Brasil

P O M I N

a nueva congregación «Gente que cuida» se encuentra en un barrio residencial de clase acomodada de San Pablo (Brasil). Cuando visité el lugar para el Día del Padre, me encontré con un grupo de jóvenes y algunos niños que distribuían tarjetas, globos y un bocadillo especial para los que caminaban o trotaban por un parque público. Gente que cuida es el lema del dinámico grupo de jóvenes que ha estado desarrollando proyectos comunitarios durante más de dos años. Mediante los principios de «El método de Cristo»* han estado relacionándose con la gente y tratando de satisfacer sus necesidades de diversas maneras. El establecimiento de esa iglesia comenzó en las calles, involucrando a la comunidad; en ocasiones, hasta se organizó el culto en una plaza pública. Desde entonces, se decidió trasladar los cultos a las oficinas de una empresa, algo que ofrecía más oportunidades de crecimiento espiritual. El dueño no adventista de la compañía decidió ceder el lugar sin cobrar alquiler. Las iglesias a menudo ofrecen los programas que les gustan a ellas, en lugar de pensar en el tipo de programas que pueden gustar a la comunidad. Gente que cuida emprendió un camino diferente. Los jóvenes, que participaron desde el comienzo, pasaron meses visitando a la comunidad y escuchando sus necesidades. Dividiéndose en pequeños grupos para atender una manzana específica, se convirtieron en «pastores» de esa manzana, ofreciendo consejos espirituales y prestando atención a las necesidades individuales. Como sabían que en la zona había muchos clubes nocturnos y bares, comenzaron a ofrecer agua a los bebedores, compartiendo con ellos datos científicos pertinentes, y ayudando así a minimizar las consecuencias de la deshidratación alcohólica. Después de todo, las personas suelen conocer al Gran Médico cuando están sobrias. Los integrantes de Gente que cuida se conectaron con las personas en las calles, ofreciéndoles botellas de agua los sábados por la noche. La gente pronto comenzó a responder de manera positiva a estos

D A N I E L A

pero los pastores de Holanda funcionan casi exclusivamente como coordinadores generales, no como líderes de las congregaciones. En Holanda hay casi setenta y cinco congregaciones y solo veinticuatro pastores con credenciales; por ello, tienen que atender a dos o tres iglesias. No hay suficientes pastores que se hagan cargo del calendario completo de estudios bíblicos, reuniones de oración, actividades sociales y eventos de salud en la comunidad –que ahora son tan usuales al establecer iglesias. «A cada establecimiento de iglesia se le asigna un pastor, pero como coordinador, no como predicador o líder principal –añade Dingjan–. El pastor es responsable de la identidad y la teología de la iglesia, pero es el que equipa al grupo. Tiene que capacitar a las personas en la comprensión bíblica adecuada y la predicación efectiva, pero no debe hacerlo todo solo». La mayoría de los pastores solo predica en esas congregaciones una vez al mes, pero son fundamentales a la hora de los bautismos y la celebración de la Comunión. Todo el resto del liderazgo –enseñar, organizar y mayormente predicar– es llevado a cabo por miembros del grupo principal, que asignan tareas, crean rendición de cuentas e imaginan nuevos proyectos. «Si alguien quiere participar en el establecimiento de una congregación en Holanda, le conviene capacitarse para predicar –añade Dingjan con una sonrisa–. No hay suficientes ministros profesionales, y aunque los hubiera, no nos gustaría que asuman esa función. No estamos buscando un crecimiento o nuevas congregaciones impulsadas por los pastores –concluye–. Ese no es el modelo del Nuevo Testamento. La organización jerárquica exagerada no produce crecimiento. Uno de los grandes errores del establecimiento de muchas congregaciones adventistas en el mundo es que asumen que todo se basa en el culto sabático. Eso simplemente no es factible. La iglesia es una comunidad de personas que también se reúne a adorar los sábados. Cuando funciona bien, los feligreses participan con sus vecinos en la calle, con sus colegas de la comunidad, y con todos aquellos que el Espíritu está atrayendo mediante todo tipo de eventos, más allá del sábado de mañana. Estamos tratando de construir una comunidad de fe que funcione toda la semana. Una comunidad que también tenga la oportunidad de adorar y celebrar juntos en sábado con los amigos que ha logrado hacer». Paciencia. Y la fe para creer que «el que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionará hasta el día de Jesucristo» (Fil. 1:6, RV95). Así es como Jesús está reviviendo a su iglesia en Holanda… y en muchos otros lugares. n 1

En octubre de 2016, en la Junta Directiva de la Asociación General, la Unión Asociación Holandesa, fue reorganizada como la «Unión de Iglesias Holandesa». Informe Estadístico Anual de la Asociación General 2016, disponible en http://documents. adventistarchives.org/Statistics/ASR/ASR2016.pdf 3 Ver comparaciones entre los Informes Estadísticos Anuales de la Asociación General 2001 y 2016. 4 “Geloven binnen en buiten verband”, Sociaal en Cultureel Planbureau, 28 de abril de 2014. 2 Ver

Un actor que pasaba por la Avenida Paulista habló durante más de dos horas con los voluntarios de «Ábrete» sobre temas existenciales y espirituales.

Vol. 12 No. 11 | Adventist World

19


* Elena White, El ministerio de curación, p. 102.

Gerson P. Santos, que nació en Brasil, es secretario asociado de

T I A G O

M E N E Z E S

la Asociación General, en Silver Spring (Maryland, EE. UU.).

Una madre y su hija disfrutan de participar en una actividad especial para los niños en la plaza Horacio Sabino, durante una hermosa tarde soleada.

20

Adventist World | Noviembre 2016

V L A D I M I R

actos de bondad en las páginas de medios sociales del grupo. «Siempre tratamos de hablar con las personas –dice Marceli, uno de los líderes de Gente que cuida–. Compartir el amor de Dios nos ha dado muchas oportunidades de ayudar a otros». Otro proyecto se llama «Ábrete». Todos los viernes de noche, integrantes de Gente que cuida llevan banquetas a la acera de una calle transitada con un cartel que dice: «¿Estás cansado o deprimido? Ábrete y dialoga con nosotros». Johnny caminaba por allí y se detuvo a hablar. Impresionado por el deseo que tenía el grupo de ayudar, se quedó. Años antes, de adolescente, había perdido a su padre, y se sentía muy desilusionado con Dios y la religión organizada. «Dios no existe –se decía–. Si existiera, no habría permitido que suceda algo así». Cuando Johnny llegó a su hogar esa noche, oró: «Dios, si existes, hoy escuché tu voz gracias a esos jóvenes en la calle». Ahora asiste a un grupo pequeño de Gente que cuida y está estudiando la Biblia. Gente que cuida, sin embargo, no solo se enfoca en las necesidades locales. Durante el último año, se ha asociado con ADRA y enviado cien toneladas de agua para ayudar a los esfuerzos asistenciales en otro estado de Brasil. También se ha asociado con una universidad estatal para investigar el papel que juega la espiritualidad en la recuperación de la drogodependencia. En este programa, sus miembros se pusieron en contacto con más de doscientos cincuenta adolescentes, y casi el cincuenta por ciento de ellos no ha vuelto a tocar las drogas después de finalizar el programa. Se han ofrecido programas de música local y representaciones teatrales en las plazas, y la gente ha respondido en forma positiva. Un vecino miró el programa, se puso en contacto con Gente que cuida en los medios sociales, y ahora está asistiendo a los cultos todas las semanas. En el presente, unos treinta y cinco jóvenes se reúnen cada sábado para adorar a Dios y atender las necesidades de la comunidad. ¡Sin ellos, todo sería diferente!

N O S O V

N O TA D E TA PA

Andrew McChesney

Una iglesia es construida con oración en Siberia Buenas nuevas para Siberia

L

os miembros de la iglesia local recordarán por mucho tiempo el día en que, el último invierno, se inauguró la primera iglesia adventista en la región de Siberia (Rusia). Después de dos décadas de orar, en 2011 hallaron un terreno asequible. Michael Ryan, por entonces vicepresidente de la Iglesia Adventista mundial, visitó el lugar y elevó una oración especial. Los miembros, que siguieron orando con fe e invocando constantemente la oración de Jabes, que pidió que Dios lo bendijera y ensanchara su territorio (ver 1 Crón. 4:10), finalmente levantaron el edificio. El pastor de la iglesia, Vladimir Nosov, asistió al primer culto en esa noche invernal. «No teníamos muebles, o siquiera sillas, pero el edificio estaba completo –dijo Nosov–. Los miembros sentían un gozo extraordinario. La luz parecía derramarse por las paredes y llenar el lugar de un resplandor especial. La gente tocaba las paredes con las manos, maravillados por la respuesta de Dios a tantos años de oraciones. Muchos ojos estaban llenos de lágrimas. Las oraciones eran sinceras y fervientes». Las oraciones pidiendo una iglesia habían comenzado más de dos décadas antes, cuando los primeros adventistas llegaron a Nyagan, una ciudad de sesenta mil habitantes ubicada en una fría e inhóspita región similar al Ártico. Hace varios años fracasó el intento de adquirir


La Escuela Sabática en la iglesia de Nyagan.

un pequeño edificio, lo que destruyó las esperanzas del grupo. «Estaban muy desanimados –dijo Vasiliy Stefaniev, presidente de la Misión de Siberia Occidental–. El pastor, sin embargo, los animó a creer que Dios tenía para ellos algo mejor, y sus oraciones fueron contestadas». Poco a poco tomó forma un hermoso edificio de dos plantas. Al mismo tiempo, la congregación comenzó a crecer. «Cada año de la construcción hubo bautismos –dijo Alexey Novoselov, expresidente de la Misión Siberiana Occidental, y ahora secretario ejecutivo de la Unión Misión de Rusia Oriental–. La iglesia tenía de cinco a siete miembros; ahora tiene casi treinta». En el presente, la iglesia es muy conocida en la ciudad. Sus miembros son activos en la comunidad, y los conductores de taxi no necesitan que se les explique cómo llegar hasta el lugar. Cinco estudiantes del Seminario Adventista de Zaoksky, cerca de Moscú, llegarán hacia finales de este año para impulsar la obra evangélica. La iglesia también está planificando su primera campaña de evangelización a cargo de Ryan, quien ahora es asistente especial del presidente de la Iglesia Adventista, y de Michael Kaminskiy, presidente de la División Euroasiática. «La iglesia de Nyagan no es muy grande, pero es amistosa y muy unida –dijo Kaminskiy–. Debo señalar en especial la hospitalidad del pastor y su familia que son amables y solícitos. Es una de las razones por las que se están acercando nuevas personas a la iglesia». Nosov dijo que la iglesia aguarda con ansias ser testigo de más milagros. «Seguimos orando, y creemos que el Señor abrirá más oportunidades –dijo en uno de varios intercambios por correo electrónico–. ¡Deseamos servirlo!»

La iglesia adventista de Nyagan, en Siberia, Rusia.

Gaspar Colón

Los cerrajeros

del corazón Na Seung Il y su esposa, Na (Choi) Eun Kyeong, invitan a grupos pequeños a estudiar la Biblia con ellos en una sala que está encima de su cerrajería.

N

a Seung Il y su esposa, Na (Choi) Eun Kyeong, tienen una cerrajería en la ciudad de Gangneung, en la región centrooriental de Corea del Sur. No mucho después de comprar el edificio donde se encuentra la cerrajería, la señora Na compartió una idea con su esposo: «Comencemos con un grupo pequeño en el tercer piso del edificio». En marzo de 2013, después de recolectar fondos y remodelar el edificio, inauguraron el Centro Misionero de Grupos Pequeños. Al comienzo, prestaron más atención a la obra de grupos pequeños que a su propio trabajo, cerrando a menudo el negocio para atender en el tercer piso, el ministerio que habían iniciado. Dios nos bendijo mucho. Cuando volvíamos a la tarde, los clientes que habían venido por la mañana regresaban. Tres grupos se reúnen en el tercer piso del edificio de los Na: uno de madres, uno de diáconos y uno de mediana edad. Lo llamaron «El aposento alto», anhelando experimentar la presencia del Espíritu Santo en el lugar. En ese grupo, muchos han experimentado la orientación divina. El señor Cho Nam Il renovó su fe después de veinticinco años, y llevó a su esposa a Cristo. «Tengo que hacer lo mejor para ser un modelo de cristianismo para mi esposa». El grupo pequeño alienta ese tipo de nuevos compromisos de fe. La señora Kim Jeong Soon comenzó a asistir a la iglesia junto con su esposo. Cuando le diagnosticaron lupus, el grupo le resultó de gran apoyo. «En el grupo podemos animarnos mutuamente». Pocos meses después, se descubrió que los médicos se habían equivocado en el diagnóstico. La señora Choi Seon Rang tuvo un accidente mientras regresaba a su casa después de una reunión del grupo pequeño. Aunque se quebró seis costillas, agradece a Dios porque el grupo pequeño está allí para apoyarla y apoyar a su esposo. Los esposos Na han aprendido que pueden participar del ministerio activo de grupos pequeños para Dios mediante los contactos que hacen en su cerrajería. Esa es la llave que abre los corazones de sus vecinos.

Gaspar Colón es coordinador de integración misionera para Adventist Review.

Vol. 12 No. 11 | Adventist World

21


C R E E N C I A S

F U N D A M E N T A L E S

R

ecuerdo que de niño asistí al Congreso de la Asociación General en Dallas (Texas, EE. UU.). Por primera vez estuve expuesto a una maravillosa variedad de personas de todo el mundo. Quedé asombrado ante los colores de sus ropas, los sonidos de instrumentos que jamás había escuchado, y los fascinantes idiomas que se hablaban. Me di cuenta de que la iglesia, en mi rincón del mundo, era muy diferente de las iglesias en otros incontables rincones. Cuando crecí, mi fascinación con la variedad mundial se incrementó. Comencé a buscar oportunidades de viajar. A los doce años había visitado varios países y cuando terminé la universidad, había estado en unos treinta. Actualmente he estado en más de setenta, por lo que aprecio más que nunca la inmensa variedad del mundo en el que vivimos. Y gracias a los centenares de iglesias adventistas que visité, aprecio más que nunca la singularidad de la diversidad adventista.

La

NÚMERO 14

paradoja

de la

unidad y la variedad Celebremos la singularidad de la iglesia mundial

Richard Aguilera

Frente a la paradoja

Como iglesia mundial, enfrentamos la paradoja de tener que funcionar con variedad y unidad. A primera vista, solemos pensar que es algo difícil. Pero cuando analizamos la clásica referencia bíblica sobre la variedad de partes del cuerpo que trabajan juntas con un objetivo común, la tarea comienza a tener más sentido. El apóstol Pablo escribió: «De hecho, aunque el cuerpo es uno solo, tiene muchos miembros, y todos los miembros, no obstante ser muchos, forman un solo cuerpo. Así sucede con Cristo» (1 Cor. 12:12, NVI).* En otras palabras, el ojo puede ser maravilloso, pero también lo es el bazo, y lo mismo sucede con el pie. Cada uno trabaja para hacer que el cuerpo funcione bien, y ninguno puede hacer el trabajo del otro. La clave es comprender que cada parte tiene una tarea diferente, pero su propósito solo es hacer que el cuerpo funcione. Como sabemos, si el bazo queda separado del cuerpo, se muere. Satanás y nuestra paradoja

Satanás, nuestro enemigo, no quiere que entendamos que todos pueden ser diferentes, y aun así ser uno. Si prestamos atención a las noticias diarias, veremos que su trabajo es

22

Adventist World | Noviembre 2016

convencer a las personas de que la variedad y la unidad no pueden coexistir, ni en el planeta, ni en la iglesia de Dios. La misión de Satanás es abrir una brecha entre nosotros y Dios, y entre las partes del cuerpo de la iglesia, para dividirnos. Tratará de amputar partes del cuerpo mediante una variedad de estrategias. Usará la política, la religión, el idioma, la raza, y cualquier otra cosa. Si usted no sabe bien a qué me refiero, lo invito a seguir algunos foros en línea o publicaciones de Facebook relacionados con la iglesia. Descubrirá muy pronto cuán divisivos pueden ser algunos temas. Hace poco vi una publicación de Facebook sobre un individuo que borró a varios de sus amigos como resultado de una discusión religiosa. La discrepancia llegó a tal punto que uno se pregunta si los participantes cristianos entendieron en verdad el significado de la palabra cristiano. Cristiano, por supuesto, significa «como Cristo». Ese es simplemente un triste ejemplo de cómo un grupo de «gente de la iglesia» terminó trágicamente dividida.


Afinemos el énfasis

Está claro que es posible que personas unidas en su compromiso de creer y vivir las verdades correctas terminen divididas aun teniendo como meta el mismo objetivo. Pero las conclusiones derivadas de reconocer nuestras distinciones y diferencias no necesitan estar en tensión con un compromiso común con la verdad de Cristo. Gran parte de la energía invertida en oponerse a las distinciones culturales del otro podría invertirse en desarrollar maneras de trabajar juntos. Es irónico que muchos feligreses sinceros, rápidos en divisar y casi tan rápidos en denunciar las cosas con las que difieren de otros, piensan de corazón que están haciendo lo correcto. Acaso no entienden que su rapidez de reflejos está directamente relacionada con la superficialidad de sus observaciones. Quizá si esperaran un poco más, miraran más de cerca y pensaran con más detenimiento, podrían hallar en el objeto de sus críticas una hermana o hermano en la fe que ama a Dios y la verdad tan profundamente como ellos. ¿Cómo aprendemos a avanzar juntos? Tenemos que enfocarnos en los puntos que nos unen. Necesitamos entender plenamente que Dios ama a cada ser humano, más allá de las

Unidad en el

cuerpo de Cristo La iglesia es un cuerpo constituido por muchos miembros que proceden de toda nación, raza, lengua y pueblo. En Cristo somos una nueva creación; las diferencias de raza, cultura, educación y nacionalidad, entre encumbrados y humildes, ricos y pobres, hombres y mujeres, no deben causar divisiones entre nosotros. Todos somos iguales en Cristo, quien por un mismo Espíritu nos ha unido en comunión con él y los unos con los otros. Debemos servir y ser servidos sin parcialidad ni reservas. Por medio de la revelación de Jesucristo en las Escrituras participamos de la misma fe y la misma esperanza, y salimos para dar todos el mismo testimonio. Esta unidad tiene sus orígenes en la unicidad del Dios trino, que nos ha adoptado como hijos. (Sal. 133:1; Mat. 28:19, 20; Juan 17:20-23; Hech. 17:26, 27; Rom. 12:4, 5; 1 Cor. 12:12-14; 2 Cor. 5:16, 17; Gál. 3:27-29; Efe. 2:13-16; 4:3-6, 11-16; Col. 3:10-15).

diferencias superficiales, sea de atuendo, peinado, música o estilo de oración. Tenemos que comprender plenamente que nuestro santo llamado es a amar y servir a otros, y a compartir las buenas nuevas de esperanza y salvación. Si amamos hasta traspasar la superficie, acaso trascendamos la Creencia Fundamental 14 para hablar de evangelismo y ganancia de almas. Eso puede abrir paso a que Dios nos use para expandir su reino en este mundo. Puede enseñarnos a abrazar a los que visiten la iglesia aun cuando tengan los cabellos violetas y aros en la nariz. La flexibilidad que imparte la divinidad nos permitirá regocijarnos con el cielo por las almas de diferente aspecto, y las diversas expresiones que vemos en el sendero hacia el Salvador y el reino. Si podemos hacer de las verdades y el amor profundos nuestros puntos de énfasis general, la unidad en medio de la variedad se torna un objetivo mucho más alcanzable. Y cuando el amor de Dios haya sido derramado en nuestro corazón por el Espíritu Santo (véase Rom. 5:5), la música de nuestra armonía se convertirá en su gozoso e inevitable resultado. Nuestro deber único y compartido

En último término, por causa de la santa unión (esa maravillosa característica de la eterna Trinidad), y por causa de Cristo (quien oró con ese fin), cada uno tiene que hacerse las preguntas más difíciles e inquisitivas: ¿Estoy sucumbiendo a las trampas de Satanás? ¿Soy siquiera consciente de sus estrategias? ¿He terminado teniendo acaloradas discusiones con otra persona sobre «problemas» de la iglesia? ¿Será que mi junta de iglesia se ha dedicado a pelear mordazmente por un punto de agenda? ¿He hecho alguna vez algo destructivo, que es precisamente lo que Satanás quiere para dividir a las personas, aun mientras me convencía a mí mismo de que lo hacía por el bien de la iglesia? Tenemos que estar listos, no solo para la honestidad de las respuestas del Espíritu, sino para los cambios que el Espíritu traerá, que harán de nosotros la respuesta a la oración de Jesús cuando dijo: «Para que todos sean uno. Padre, así como tú estás en mí y yo en ti, permite que ellos también estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado» (Juan 17:21, NVI). n * Los textos bíblicos han sido extraídos de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 de Biblica, Inc.® Usada con autorización. Todos los derechos reservados.

Richard Aguilera es presidente de One Mustard Seed, Inc., un ministerio infantil que celebra la maravilla de la creación divina. Vol. 12 No. 11 | Adventist World

23


D E S C U B R I R

E L

D O N

D E

P R O F E C Í A

James R. Nix

La edición original de El camino a Cristo, publicada en 1892 por la Compañía Fleming H. Revell.

El camino a Cristo

125

cumple

años

Un clásico cristiano que sigue siendo inspirador

E

l libro más publicado y traducido de Elena White, El camino a Cristo, cumple ciento veinticinco años en 2017. ¿Cómo fue que se publicó ese poderoso volumen tan pequeño, y qué podemos hacer nosotros el año que viene para compartir aún más las bendiciones de ese libro espiritual y elevador? El camino a Cristo, publicado por primera vez en 1892, fue uno de los primeros libros cristocéntricos que escribió Elena White durante la década de 1890.1 Después del Congreso de la Asociación General 1888, que dio un renovado énfasis a la justificación por la fe, Elena White y otros hablaron del tema en las iglesias y los encuentros campestres. Como resultado, varios ministros pidieron a Elena White que escribiera un pequeño libro cristocéntrico que pudiera ser vendido por los evangelistas y también en las librerías.2 Ella había escrito varios artículos sobre la conversión y la vida cristiana que aparecieron en diversas publicaciones, pero le estaban pidiendo que reuniera esos materiales para preparar un libro de amplia distribución. Se le asignó a Marian Davis, la secretaria de la señora White por muchos años, la tarea de buscar y compaginar los diversos escritos para preparar el manuscrito. Davis analizó los artículos

24

publicados en la Review and Herald (ahora Adventist Review) y en Señales de los tiempos, así como en capítulos de libros ya publicados, cartas personales y manuscritos inéditos, buscando el mejor material para el nuevo libro. En algunas instancias, Elena White escribió material nuevo para completar los capítulos, o reorganizó cosas que ya había escrito para adaptarlas mejor. Este trabajo se llevó a cabo en 1890 y 1891. El origen del título en inglés, «Pasos hacia Cristo», es desconocido. Sin embargo, en el verano de 1891, cuando se hizo circular el manuscrito completo en una convención educativa en Harbor Heights (Míchigan, EE. UU.), fue muy bien recibido. Se discutió entonces cómo lograr la distribución más amplia posible. Se sugirió imprimirlo en una editorial no adventista. George Starr, que antes de ser adventista había trabajado en 1875 para Dwight Moody en Chicago,3 sugirió contactarse con Fleming Revell, cuñado de Moody, para ver si él quería publicar el libro.4 En la edición original impresa en 1892 por Fleming Revell Company, El camino a Cristo contenía solo doce capítulos. Al año siguiente, la Sociedad Internacional de Folletos de Londres quiso imprimir el libro en el Reino Unido.5 Para asegurarse los derechos de

Adventist World | Noviembre 2016

autor en Gran Bretaña, Elena White le añadió un nuevo capítulo introductorio, «El amor de Dios por el hombre», que fue conservado en todas las ediciones publicadas por la denominación. Aunque en las primeras seis semanas Revell produjo tres ediciones, y durante el primer año se publicaron un total de siete, en 1896, Revell acordó vender los derechos de autor a la Review and Herald Publishing Company. Varios años después, la Review transfirió los derechos de autor a Elena White.6 No existe una cifra exacta de los ejemplares de El camino a Cristo impresos desde entonces. Se han publicado millones de ejemplares del libro (cuyos derechos ya vencieron), ya sea en editoriales de la iglesia como en ediciones financiadas por organizaciones e individuos privados. De igual manera, se desconoce el número exacto de idiomas a los que fue traducido. El Patrimonio White, sin embargo, tiene conocimiento de que ese pequeño libro transformador ha sido traducido a más de 165 idiomas. Citas favoritas

Aunque El camino a Cristo puede ser leído y releído con provecho, dado que en cada ocasión se descubre algo nuevo, otra razón de su popularidad son las muchas citas escogidas que encierra. He


A lo largo de los años, El camino a Cristo ha sido publicado en decenas de idiomas y formatos.

aquí una muestra que ilustra la naturaleza simple pero práctica del libro. Lea por su cuenta el libro para descubrir muchas otras perspectivas sobre el crecimiento en Cristo: «Orar es el acto de abrir nuestro corazón a Dios como a un amigo. No es que se necesite esto para que Dios sepa lo que somos, sino a fin de capacitarnos para recibirle. La oración no baja a Dios hacia nosotros, antes bien nos eleva a él».7 «¿Por qué los hijos e hijas de Dios han de ser tan remisos para orar, cuando la oración es la llave en la mano de la fe para abrir el almacén del cielo, donde están atesorados los recursos infinitos de la Omnipotencia?»8 «Conságrate a Dios todas las mañanas; haz de esto tu primer trabajo».9 «Cuando Cristo mora en el corazón, la naturaleza entera se transforma».10 «Dios nunca nos exige que creamos sin darnos suficiente evidencia sobre la cual fundar nuestra fe».11 «Presentad a Dios vuestras necesidades, tristezas, gozos, cuidados y temores. No podéis agobiarle ni cansarle».12 A partir de 2017

Después de estar en circulación durante más de un siglo, ¿qué cosas simples podemos hacer el año que viene

para compartir (o volver a compartir) ese maravilloso libro? He aquí algunas sugerencias: Lea el libro por su cuenta. Solo tiene trece capítulos, de manera que todos pueden hacerse un tiempo para leerlo. ¡Imagine qué impacto se produciría en nuestras iglesias si cada adventista leyera con oración y dedicación El camino a Cristo en 2017! Puede leerlo, junto con la Biblia y otros libros, en el culto familiar. Los grupos pequeños (ya sea en la iglesia o en los hogares) pueden estudiarlo; los pastores pueden predicar sermones basados en los temas del libro (por ejemplo, un sermón por semana durante un trimestre); los maestros pueden usar el libro para el devocional de la clase, los cultos del colegio, etc. De igual manera, el libro puede ser el centro de los cultos de los empleados en las oficinas de las Asociaciones e instituciones de salud. Comparta el libro con su familia, amigos, colegas u otras personas. El camino a Cristo puede ser descargado gratuitamente en múltiples idiomas del sitio www.egwwritings.org. También está disponible en varios idiomas como libro en audio. Durante más de un siglo, El camino a Cristo ha mostrado ser

una gran bendición para los millones de personas que lo han leído. Como lo resume Tim Poirier en el artículo que escribió para el centenario del libro: «No sabemos quién le sugirió a Elena White la idea de un libro simple sobre la experiencia cristiana. Pero una cosa es cierta: esa persona no tenía idea de los millones que tendrían el primer acercamiento a Cristo gracias a ese pequeño volumen».13 También cierto es que podemos ser bendecidos otra vez, y seguir bendiciendo a otros, al leer y compartir El camino a Cristo en 2017. n 1 El camino a Cristo (1892), El discurso maestro de Jesucristo (1896), El Deseado de todas las gentes (1898), Palabras de vida del Gran Maestro (1900). 2 Guillermo White y D. Robinson, The Story of a Popular Book «Steps to Christ» (St. Helena, California, Oficina de «Elmshaven», Agosto 1933 [copia de mimeógrafo]), p. 1. 3 Seventh-day Adventist Encyclopedia (1996), t. 11, p. 702; Denis Fortin y Jerry Moon (editores), The Ellen G. White Encyclopedia, segunda edición (Hagerstown, Md.: Review and Herald Pub. Assn., 2013), pp. 519, 520. 4 The Ellen G. White Encyclopedia, p. 1198. 5 La Compañía Fleming H. Revell renunció a todos los derechos internacionales de publicación. Véase Tim Poirier, «A Century of Steps», Adventist Review, 14 de mayo de 1992, p. 14. 6 The Ellen G. White Encyclopedia, p. 1198; White y Robinson; Poirier, pp. 14, 15. 7 Elena White, El camino a Cristo, p. 93. 8 Ibíd., p. 95. 9 Ibíd., p. 70. 10 Ibíd., p. 73. 11 Ibíd., p. 105. 12 Ibíd., p. 100. 13 Poirier, p. 15.

James R. Nix es director del Patrimonio White.

Vol. 12 No. 11 | Adventist World

25


R E S P U E S T A S

A

P R E G U N T A S

B Í B L I C A S

Discípulos con

¿Por qué Jesús pidió a sus discípulos que compraran espadas? (Luc. 22:35-38)

espadas

Las palabras de Jesús a sus discípulos suenan un poco extrañas, y han sido interpretadas de diversas maneras. Ofreceré un breve resumen del pasaje, una discusión de varias posturas, y una lectura específica del texto. 1. Leamos el texto: Jesús está alertando a sus discípulos diciéndoles que, al cumplir su misión, las cosas no serán iguales que antes. Cuando envío a los setenta (Luc. 9:1-6), Jesús les dijo que no hicieran preparativos especiales (los envió «sin monedero, ni bolsa, ni sandalias» [Luc. 22:35, NVI]), porque no enfrentarían mucha oposición y nada les faltaría. Pero la situación había cambiado. A partir de ese momento, los discípulos enfrentarían oposición y persecución, y necesitaban estar listos para ello. Debían tomar un monedero y una bolsa, y si no tenían espada, tenían que comprar una. Para demostrar que la situación era diferente, Jesús habló de lo que él experimentaría. Sería tratado como un transgresor (de la ley), pero esto sería el cumplimiento de una profecía mesiánica (Isa. 53:12). Este es uno de los momentos en el que Jesús anuncia su muerte y le otorga un significado redentor sobre la base de Isaías 53. Para salvarlos, él sufriría el destino de los malos siendo sustituto de ellos. Los discípulos parecen no entender el punto, debido a su preocupación con las espadas. Le preguntan si dos espadas serían suficientes para protegerse. La respuesta de Jesús: ¡Basta! 2. Interpretaciones literales: Algunos hallan en este pasaje indicaciones de que de alguna manera el Jesús histórico estaba dispuesto a identificarse con los objetivos de los zelotes en su oposición a los romanos. Ven en el llamado a portar espadas un llamado a atacarlos. Esta interpretación es difícil de sostener, y la mayoría de los comentaristas la ha rechazado. Otros toman literalmente sus palabras, sosteniendo que después de la muerte de Cristo necesitarían estar mejor equipados para la misión. Tendrían que proveer para sus necesidades y llevar espadas, porque viajar por el Imperio Romano sería peligroso y, en ocasiones, tendrían que defenderse. El contexto sugiere que Jesús los está alertando de que enfrentarían oposición por causa del evangelio. La referencia de Jesús a su propia experiencia ilustra la

26

Adventist World | Noviembre 2016

manera en que sus discípulos debían enfrentar a sus enemigos: no había violencia en él. En efecto, cuando fue arrestado, Pedro usó una espada para defenderlo, pero Jesús lo reprendió (Luc. 22:49-51). Una espada literal no podía ser parte del equipo de los discípulos a la hora de enfrentar la oposición. De una manera más alegórica, las dos palabras han sido interpretadas en la historia cristiana como los poderes temporales y espirituales de la iglesia. Esta perspectiva no se basa en el texto sino más bien en la historia de la Iglesia (la unión de la Iglesia y el Estado). 3. Una interpretación figurada: Sobre la base del hecho que las palabras de Jesús son ilustradas por su propia experiencia, es mejor interpretar sus palabras de manera figurada. Jesús está pidiendo a los discípulos que se preparen, porque está llegando un tiempo cuando ellos, al igual que él, enfrentarían una feroz oposición. Necesitan prepararse lo mejor posible para enfrentar al enemigo. Esto es descrito mediante el uso del lenguaje de un soldado. Los buenos soldados se ocupan de su propia alimentación y defensa. Los discípulos necesitarían estar plenamente preparados para su conflicto espiritual. Necesitarían inclusive «una espada», porque participarían de una batalla espiritual mortal (véase Efe. 6:10-20). Los discípulos interpretaron las palabras de Jesús en forma literal: «¿Está diciendo que cada uno de nosotros debería tener una espada? Podría ser muy caro. ¿Cuántas espadas deberíamos tener?» Tenían dos: «Mira, Señor […], aquí hay dos espadas» (Luc. 22:38; NVI). Jesús, un tanto frustrado, les responde: «¡Basta!» (es decir, no digan más sinsentidos [cf. Deut. 3:26; 1 Rey. 19:4]). La frase es explicada en Luc. 22:51: «Basta ya, dejad», rechazando así el uso de espadas físicas. Jesús usa un lenguaje literal para referirse a realidades espirituales en el conflicto contra los poderes espirituales. Necesitamos estar plenamente equipados: necesitamos «una espada». n

Ángel Manuel Rodríguez ha sido pastor, profesor y teólogo. Ya jubilado, ahora vive en Texas (EE. UU.).


E S T U D I O

B Í B L I C O

Mark A. Finley

La

verdad

sobre el regreso del Señor

1 ¿Qué promesa reconfortante dio Jesús a sus seguidores justo antes de su muerte y resurrección? Descubra la respuesta en Juan 14:1-3. Justo antes de su muerte, Jesús animó a sus discípulos con la promesa de su regreso. Les aseguró que un día regresaría. La segunda venida es tan cierta como todas las promesas del Señor. Jamás nos engañaría. Realmente está regresando para llevarnos al hogar, a un lugar donde el sufrimiento, las penas, el dolor y la muerte desaparecerán para siempre y disfrutaremos eternamente la comunión con él.

2

¿Qué testimonio dieron los profetas del Antiguo Testamento respecto de la segunda venida de Cristo? Lea los pasajes mencionados más abajo y resúmalos en sus propias palabras. n Salmos

50:3 25:9 n Daniel 2:44 Por cada profecía del Antiguo Testamento sobre la primera venida del Señor, hay ocho sobre su segunda venida. En los dos Testamentos –Antiguo y Nuevo– el regreso de Cristo ocupa un lugar destacado. n Isaías

3

¿Qué testimonio dio el apóstol Pablo sobre el regreso de Cristo? ¿Qué sucede con los justos al regreso de Jesús? ¿Qué decir de los justos vivos? Compare 1 Tesalonicenses 4:13-17 con 1 Corintios 15:51-57.

L D S

M E D I A

E

n un mundo que busca esperanza, el regreso del Señor es la «esperanza bienaventurada» de cada creyente (Tito 2:13). Si la muerte fuera una larga noche sin mañana, y si el sepulcro fuera un hoyo oscuro sin escapatoria, la existencia humana estaría llena de desesperanza. Una de las verdades centrales de la Biblia es el regreso de Cristo a este mundo. La segunda venida se menciona más de mil quinientas veces en la Biblia, en un promedio de una vez por cada veinticinco versículos del Nuevo Testamento. En la lección de este mes, nos enfocaremos en lo que enseña la Biblia sobre la segunda venida de Cristo.

4

¿Describe la Biblia lo que sucede con los no salvados o impíos cuando Cristo vuelva? ¿Reciben una segunda oportunidad de salvación? Lea los siguientes textos: Apocalipsis 22:11, 12; Hebreos 9:27, 28; 2 Tesalonicenses 1:7-11. Cada día Dios nos da nuevas oportunidades de aceptar su amor y responder a su gracia. Sus misericordias son nuevas cada mañana (Lam. 3:22, 23). Si no respondemos a su invitación de gracia, seremos consumidos por el brillo de su gloria al momento de la segunda venida.

5 ¿Cómo describe el Evangelio de Mateo la segunda venida de Cristo? Descubra la respuesta en Mateo 16:27. 6 Tanto Apocalipsis 1 como 22 describen la segunda venida de Cristo. ¿Qué verdades eternas aprendemos de esos pasajes: Apocalipsis 1:7 y Apocalipsis 22:7, 12, 20? 7 ¿Qué dijo Jesús acerca de estar preparado para su regreso? Lea Mateo 24:42-44. Jesús nos llama de corazón a cada uno para que estemos listos para su venida. Acaso nos preguntemos qué significa estar listos para el regreso de Cristo, o cómo prepararse. No es complicado. Estar listos para su regreso significa aceptar la salvación que él ofrece gratuitamente y, en respuesta a su maravillosa gracia, entregar nuestra vida a él. Cada uno puede hacerlo inclinando su cabeza y ofreciendo una oración de compromiso. Si jamás lo ha hecho, ¿por qué no dedica un momento a entregarle toda su vida? Y si ya le ha rendido su vida, ¿por qué no volver a dedicarse a él en este momento en oración? n

Vol. 12 No. 11 | Adventist World

27


MILAN VIDAKOVIČ , ADRA SLOVENIA

INTERCAMBIO DE IDEAS

...Todo ser humano merece la oportunidad no solo de sobrevivir, sino también de progresar . –Maja Ahac, Eslovenia

Cartas

Las bendiciones de junio

En el artículo tan bien preparado y escrito por Maja Ahac en Eslovenia (Junio 2016), creo en lo que ella dijo al expresar: «Todo ser humano merece la oportunidad no solo de sobrevivir sino también de progresar». La autora y yo soñamos con el día en que podamos dar la bienvenida a cada ser humano a la familia de Dios, sin importar su país de origen y sin usar excusas no válidas para rechazarlos. Buscar a los perdidos es responsabilidad de todos. Una manera de buscarlos es al «brindar atención básica, compartir lo que hemos recibido, ser la voz de los que no la tienen, brindar oportunidades a los desvalidos y ser una bendición para la humanidad, así como lo fue Jesús». Todas las páginas de la edición de junio son una bendición y recordatorio especial para todos

Pedidos Y

nosotros, los que trabajamos duro para rescatar a los que perecen. En estos últimos días en los que el diablo anda como león rugiente buscando a quien devorar, necesitamos estar alertas, orando siempre, ocupándonos de nuestra salvación, hasta que lleguemos a las puertas de perla, donde ya no habrá injusticias, violaciones a los derechos humanos, asesinatos extrajudiciales, dolor ni muerte. Hoy día hay siete mil cuatrocientos millones de personas en el mundo. Ojalá participemos de la tarea de arrebatar a otros del lago de fuego, mientras aguardamos el pronto regreso del Señor. Lawrence Elijah Tesoro Filipinas Un poco de historia

En «Una breve historia de los adventistas» (Mayo 2016), dice que los primeros misioneros adventistas en el África fueron A. Enns y J. Ellers en 1903.

Creo que C. Boyd y D. Robinson, que llegaron a Sudáfrica en 1887, fueron en realidad los primeros misioneros adventistas en el África. Creo que la Misión Solusi, en Rodesia del Sur (hoy Zimbabue), establecida en 1894, fue la primera estación misionera adventista en el continente. Algunas familias misioneras llegaron a Solusi ese mismo año o muy poco después, incluido el doctor A. Carmichael. Para 1888, casi todos habían muerto de malaria, dejando a W. Anderson como el único sobreviviente. Solusi fue solo uno de los varios puestos misioneros de África establecido totalmente, o en parte por Anderson, un hombre totalmente dedicado a las misiones africanas. A menudo viajaba durante semanas por el continente a pie o en carreta de bueyes para establecer misiones. Herbert I. Harder California, Estados Unidos

AGRADECIMIENTOS

Mi madre continúa en el hospital en condición estable después de sufrir un accidente cerebrovascular, pero no puede hablar. Estoy orando para que Dios toque su lengua. Gracias por sus continuas oraciones. Jasmine, Canadá Los invito a ayunar y orar para que Dios envíe lluvia a Sudáfrica; estamos

28

pasando por la peor sequía de la historia en esta región. Harriet, Sudáfrica Me siento atraído a realizar un ministerio para llevar a los jóvenes a Jesucristo. También estoy de novio con una joven que necesita aliento espiritual. Oren por favor por ambos. Abade, Uganda

Adventist World | Noviembre 2016

Me encanta ayudar a los huérfanos y desfavorecidos. Oren por mí, para que consiga el apoyo necesario de parte de los donantes. Daniel, Uganda En el trabajo, desapareció mucho dinero que estaba a mi cuidado. Hemos buscado por todas partes, pero sin éxito. Oren por favor por mí. Florence, Camerún


NO HAY COMO EL

16

Se necesita más amistad

Agradezco al equipo editorial de Adventist World por el Número de la Amistad (Mayo 2016). El contenido me resultó informativo y muy bien diseñado, teniendo en mente a los no adventistas. Tengo algunos amigos que están abiertos al evangelio, por lo que ese número fue una buena manera de conectarme con ellos. Uno de ellos vive en India, y hasta allí le envié un ejemplar. Por favor, repitan números semejantes en el futuro. Muchas gracias, y bendiciones a todos los editores y autores. Herbert Pfeifer Alemania Inspirado

Gracias por el artículo de Ángel Rodríguez titulado «La gloria del Señor» (Enero 2016). No soy adventista, pero ese artículo y otros me inspiraron mucho cuando leí la revista. Gracias y que Dios los bendiga. Samuel Nwagbo Nigeria Pautas para las cartas: Envíelas por favor a letters@ adventistworld.org. Las cartas tienen que ser claras, con una extensión máxima de cien palabras. Incluya el nombre del artículo y la fecha de publicación. Coloque también su nombre, el pueblo o ciudad, el estado o provincia y el país desde donde nos escribe. Los envíos serán editados por razones de espacio y claridad. No todas las cartas serán publicadas.

El 16 de septiembre nacen más personas que en cualquier otro día del año. Fuente: Universidad Harvard/Better Homes and Gardens I M A G E N :

P I X E L S Q U I D

PARA EL

cerebro Cuanto más sanos son nuestros hábitos, menos perdemos la capacidad cognitiva. Trate de mantener estas ideas saludables para el corazón: n no fumar n una masa corporal saludable (menos del 25%) n manténgase físicamente activo (al menos 150 minutos por semana) n colesterol saludable apropiado (menos de 20 mg/dL) n presión sanguínea ideal (menos de 120/80 mmHg) n azúcar en sangre adecuada (menos de 100 mg/dL)  na dieta equilibrada (rica en frutas, verduras y granos integrales; nu baja en sodio y dulces) Fuente: Reader’s Digest I M A G E N :

Les pido que por favor oren para que consiga trabajo en informática, para que pueda dar a Dios los diezmos y las ofrendas. Meshack, Kenia Oren por favor para que mi esposo guarde el sábado. Él es adventista, pero tiene gran lucha en esa área. Natukunda, Uganda

P I X E L S Q U I D

Por favor, oren por nosotros en Indonesia, en especial por los jóvenes adventistas, para que siempre podamos obedecer la voluntad de Dios, ser humildes y amarnos mutuamente. Todos queremos seguir a Cristo. Meidi, Indonesia

Oren por favor por nuestra obra. Muchas gracias por ese amable favor. Shiful, Bangladés Oraciones y alabanzas: Envíe sus pedidos de oración y agradecimientos por las oraciones contestadas a prayer@ adventistworld.org. Sea breve y conciso; dígalo en cincuenta palabras o menos. Los envíos serán editados por razones de espacio y claridad. No todos serán publicados. Incluya por favor su nombre y su país. También puede enviar sus pedidos por fax a: 1-301-680-6638; o por correo a ADVENTIST WORLD, 12501 Old Columbia Pike, Silver Spring, MD 20904-6600 U.S.A.

Vol. 12 No. 11 | Adventist World

29


INTERCAMBIO DE IDEAS

112 años

Una vida dando a través del servicio es un llamado mayor que tan solo un momento de sacrificio .

El 12 de noviembre de 1904, H. F. Ketring bautizó a siete personas en Lima (Perú). El bautismo fue secreto, y las reuniones se llevaron a cabo a puertas cerradas. Enrique Balada, un colportor chileno y obrero pionero, comenzó a trabajar en Lima en 1902. Los que aceptaron el mensaje comenzaron inmediatamente a sufrir hostilidad de sus familias, amigos y los miembros de la iglesia popular. Debido a la persecución, Balada no permaneció por mucho tiempo en Lima. Cuando se fue, los obreros laicos y los nuevos conversos pidieron que enviaran un misionero para bautizarlos y organizar una iglesia adventista. En respuesta a ese pedido, H. F. Ketring viajó desde Chile para visitar a los creyentes de Lima. Llegó en octubre de 1904, y halló un grupo de unos veinte adeptos en la ciudad. Hoy día, la Unión Misión Peruana del Sur y la Asociación Peruana Central tienen sus sedes en Lima.

¿En qué

lugar del

–M ark Webster, Wahroonga, Nueva Gales del Sur, Australia

Nos calza

perfecto

se encuentra?

A N D R E W

M C C H E S N E Y

mund

Tú y yo cargamos una cruz: El llamado individual. El cielo se despeja al descubrir la misión divina para ti, para mí. Nos calza perfecto. Concuerda con nuestros intereses; incluye nuestros dones y talentos. Basta de días grises y nublados:

RESPUESTA: La iglesia adventista de Hico, un pueblo de 1400 habitantes en Texas, EE. UU., tiene quince miembros. Se ubica en un edificio de madera que fue construido como ig lesia, se convirtió en un taller, y entonces volvió a convertirse en un templo, esta vez adventista, hacia fines de la década de 1980.

A R C H I V O S

D E

L A

A G

Hace

30

Adventist World | Noviembre 2016

Aceptemos la orientación divina. –L awrence Diadem Tesoro, Ginebra, Suiza


«He aquí, vengo pronto . . .» Nuestra misión es elevar a Cristo, uniendo a los adventistas de todo el mundo en creencias, misión, vida y esperanza.

natural El camuflaje ayuda a que los animales se «incorporen» al medio ambiente, lo que hace menos probable que sean observados por depredadores. Un buen ejemplo son los pingüinos. Tienen pechos blancos, por lo que es más difícil que los depredadores del mar los distingan contra la palidez del cielo. Tienen lomos negros, de manera que al verlos desde el aire se confunden con las profundidades del océano. Fuente: A Natural History of the Senses

Editor ADVENTIST WORLD es una publicación internacional de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, editada por la Asociación General y la División de Asia-Pacífico Norte de la Iglesia Adventista. Editor ejecutivo Bill Knott Editor asociado Gerente editor internacional Pyung Duk Chun Junta editora Ted N. C. Wilson, presidente; Benjamin D. Schoun, vice-­ presidente; Bill Knott, secretario; Lisa Beardsley-Hardy; Daniel R. Jackson; Robert Lemon; Geoffrey Mbwana; G. T. Ng; Daisy Orion; Juan Prestol; Michael Ryan; Ella S. Simmons; Mark Thomas; Karnik Doukmetzian, asesor legal. Comisión coordinadora de ADVENTIST WORLD Jairyong Lee, chair; Yutaka Inada, German Lust, Pyung Duk Chun, Suk Hee Han, Dong Jin Lyu Editores de Silver Spring, Maryland, EE.UU. André Brink, Lael Caesar, Gerald A. Klingbeil (editores asociados), Sandra Blackmer, Stephen Chavez, Wilona Karimabadi, Andrew McChesney Editores de Seúl, Corea Pyung Duk Chun, Jae Man Park, Hyo Jun Kim Directora de operaciones Merle Poirier Director de asociaciones estratégicas Jared Thurmon Editores invitados Mark A. Finley, John M. Fowler Consultor E. Edward Zinke Gerente financiera Kimberly Brown Asistente administrativa Marvene Thorpe-Baptiste Junta administrativa Jayriong Lee, presidente; Bill Knott, secretario; Chun, Pyung Duk; Karnik Doukmetzian; Han, Suk Hee; Yutaka Inada; German Lust; Ray Wahlen; Exoficio: Juan Prestol-Puesán; G. T. Ng; Ted N. C. Wilson Dirección y diseño gráfico Jeff Dever, Brett Meliti Consultores Ted N. C. Wilson, Juan Prestol-Puesán, G. T. Ng, Leonardo R. Asoy, Guillermo E. Biaggi, Mario Brito, Abner De Los Santos, Dan Jackson, Raafat A. Kamal, Michael F. Kaminskiy, Erton C. Köhler, Ezras Lakra, Jairyong Lee, Israel Leito, Thomas L. Lemon, Solomon Maphosa, Geoffrey G. Mbwana, Blasious M. Ruguri, Saw Samuel, Ella Simmons, Artur A. Stele, Glenn Townend, Elie Weick-Dido

422 M I L L O N E S

La cantidad mundial de adultos que sufrían de diabetes en 2014; casi cuatro veces más que los 108 millones en 1980. Los incrementos más significativos se han producido en países de ingresos bajos y medios como China, India, Indonesia, Pakistán, Egipto y México. La mayoría de los casos (hasta el 95 por ciento) parecen relacionarse con los índices crecientes de obesidad. Pruebe estos remedios naturales para disminuir el riesgo de sufrir diabetes: n nueces, un puñado diario (unos 30 gramos) n yogur

A los colaboradores: Aceptamos el envío de manuscritos no solicitados. Dirija toda correspondencia a 12501 Old Columbia Pike, Silver Spring, MD 20904-6600, EE.UU. Número de fax de la oficina editorial: 1 (301) 680-6638

n fresas  hocolate negro nc

(cuanto más negro, mejor)

n canela

E-mail: worldeditor@gc.adventist.org Sitio Web: http://www.adventistworld.org/

n manzanas

A menos que se indique lo contrario, todas las referencias bíblicas pertenecen a la versión Reina Valera. Revisión 1995.

n espinaca y col rizada

ADVENTIST WORLD es publicada todos los meses e impresa simultáneamente en Alemania, Argentina, Australia, Austria, Brasil, Corea, Estados Unidos, Indonesia y México.

n salvado de trigo n agua Fuente: The Rotarian/Men’s Health

Vol. 12, No. 11

Adventist World F O T O G R A F Í A S :

P I X A B AY

31


AW Español - Noviembre 2016  

Unafe creciente

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you