Page 1

abril-junio 2013

Embotellados Embotellados LaLageneración generacióndedelalaresaca resaca

Postmodernos (con “t” de Cristo): Ni Batman, ni Thor, ni el Capitán América

ITSAE

Cuna de misioneros

Hawai

El paraíso del Pacífico

Preguntas al corazón: ¿Amor verdadero o pasión pasajera?


2

garabatos

Nancy Reinhardt

¿Cuál es tu actitud? “El tiempo es precioso, pero la verdad es más preciosa que el tiempo”. Benjamín Disraeli

“Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren” (Juan 4:24).

Para conocer qué es la verdadera aventura, ven a la selva y prueba tu valentía. www.aces.com.ar

Pídelo hoy mismo al coordinador de publicaciones de tu iglesia.


Pablo Ale | Director de Conexión 2.0, edición en español

editorial

Butterfly Style “Prefiero una mariposa al Rockefeller Center”. Joan Manuel Serrat

L

o confieso. Detesto los trámites, los papeleos, los formularios, los bancos. Amo la vida simple. Sin burocracias. Sin filas. Sin sellos. Sin embargo, a veces, no me queda otra opción que deslizarme (casi) involuntariamente hacia alguna que otra sucursal bancaria u oficina estatal. Eso tuve que hacer el 13 de diciembre pasado. Fue mi “13D”. Enfrascado en una dependencia municipal de paredes algo grises, algo marrones (con algunos afiches pegados y otros arrancados, al mejor estilo de un inclasificable pop art), los empleados estaban entusiasmadísimos en jugar conmigo al flipper. Como una diminuta pelotita (redundancia mediante) reboté de aquí para allá, hasta que descansé en la fila de una ventanilla para pagar un sellado. Detrás de mí llegó una señora de rulos algo rubios, algo marrones, con un largo vestido floreado, sandalias verdes y uñas pintadas de un rojo furioso. Me preguntó si era la fila para pagar los formularios. Asentí con la cabeza. Le estaba por hacer un comentario, cuando con voz de madre ordenó: “Ven para acá...” Sobresaltado, giré y vi a Julieta. Supe que se llamaba Julieta porque tenía cara de Julieta. Y porque en la línea de arriba omití una frase. La madre ordenó: “Ven para acá, Julieta...” Y Julieta vino, inquieta como toda niña de cinco o seis años, con su vestido rosa y ojotas del mismo color. Definitivamente, ese lugar de paredes pálidas, aire viciado de olores cafeinados y empleados poco afectos al trabajo no era el ideal para ninguna Julieta. Pero ella estaba allí jugando, saltando, cantando...

“Mira, qué linda mariposa...”, dijo una voz bajita que venía desde abajo. Ni me di vuelta a ver. “¿A dónde?”, preguntó la madre de Julieta, con un tono más cercano al compromiso lúdico que por querer conocer empíricamente la ubicación del lepidóptero. “Ahí... ahí...”, insistía Julieta. Cedí a la tentación y miré para ambos lados. Nada. La madre sostuvo mi tesis y exclamó resignada: “Yo no veo nada”. “Lo bueno es que más allá de las computadoras y la televisión, los niños no perdieron la imaginación”, pensé, haciéndome el Pierre Bourdieu. “Está ahí...”, Julieta no se daba por vencida. Al acercarme a la ventanilla, vi que la empleada tenía colgada desde el techo una mariposa de plástico. La ventanilla era pequeña. La oficina era pequeña. Las paredes grises lucían sin decoración, sin vida... Pero esta empleada de ojos verdes y blusa al tono, colgó con un hilito transparente una mariposa para darle alegría a su ventanilla de trabajo. Una mariposa que solo Julieta pudo ver. Una mariposa que ni su mamá ni yo vimos hasta que ella nos avisó. Nuestro problema no es no ver. Nuestro problema es que, viendo, no vemos. Y no es un problema nuevo. La historia de Eliseo y los sirios (2 Rey. 6:8-23) contiene importantes lecciones para nosotros en estos tiempos posmodernos. Los poderosos ejércitos sirios rodearon la ciudad en la que residía el profeta de Dios. Esto provocó el natural temor del siervo del profeta. Y Eliseo respondió: “No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. Y oró y dijo:

Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo y carros de fuego alrededor de Eliseo” (2 Rey. 6:16, 17). Actualmente, y hablando de caballos, uno de los videos más visto en Youtube (con más de ochocientos millones de reproducciones) es el del cantante coreano Psy y su ya famoso tema “Gangnam Style”. De ritmo pegadizo y una extraña coreografía equina, la canción hace referencia a Gangnam, uno de los barrios de clase alta de Seúl (símil Beverly Hills). Al ver el video (advertencia: hacerlo más de una vez no solo puede ser peligroso para la salud, sino también para el buen gusto) se notan claramente las cuatro coordenadas que imperan en la sociedad de hoy: el consumismo, el relativismo, la permisividad y el hedonismo. Es una sociedad que “desdramatiza” todo y carece de grandes verdades absolutas, cuyo único horizonte es la acumulación (tener vale más que ser) y cuyo lema es “Vale todo: disfruta la vida hoy”. Más allá del “Gangnam Style”, te propongo el “estilo mariposa”. Un estilo natural, soñador y colorido. Un estilo que te ayuda a ver lo positivo en medio del dolor y a rescatar la esperanza donde abunda la desolación. Un estilo renovador, distinto, alejado de las corrientes poco éticas tan de moda y anclado en la Palabra de Dios. Un estilo donde domina la fe, esa que cimienta con certeza lo que esperas y que te convence de lo que todavía no se ve. Aprendamos de las Julietas. Creo que aún tienen mucho por mostrarnos.

3


10Entrevista: Jonatan Tejel

2 3 Editorial 6 Nota de tapa Garabatos

“El Club me sirvió para ser un luchador en la vida”

¿Cuál es tu actitud? Butterfly Style

12Sexualidad 13El muro de...

En busca de tu identidad

Embotellados: la generación de la resaca

Zaqueo

Menú

2 Garabatos 3 Editorial 6 Nota de tapa

¿Cuál es tu actitud?

Piensa en lo que haces en la iglesia.

Butterfly Style

Historias de mariposas, bailes y oficinas que determinarán tu estilo de vida.

Embotellados: la generación de la

resaca

Un profesional de la salud nos cuenta sobre los riesgos de ingerir alcohol, aunque sea en pequeñas cantidades.

10

Entrevista: Jonatan Tejel

“El Club me sirvió para ser un luchador en la vida”

Dialogamos con el líder mundial de los Conquistadores.

12Sexualidad

En busca de tu identidad

Las crisis en la adolescencia suelen estar más cerca de lo que pensamos. Aprende a sobrellevarlas de una mejor manera.

13El muro de... Zaqueo

Chequea el Facebook de este recaudador de impuestos y descubre el plan que Dios tiene para tu vida.

14

Torbellino de ideas

Cosas de la “t” (Ni Batman, ni Thor, ni siquiera el Capitán América)

Tres superhéroes en problemas.

17

Valorizarte

Cuando arde el corazón

Las pinturas de Caravaggio y de Rembrandt tienen mucho para enseñarnos.

18Pictorias (relatos gráficos) 20Psicología 21Universidades El libro, ese amigo del alma

En abril, festejamos el Día Mundial del libro. ¡Festejemos leyendo!

Soñar y planificar

Consejos prácticos para que tus sueños se hagan realidad.

ITSAE, cuna de misioneros

Visitamos el Instituto Tecnológico Superior Adventista del Ecuador y te contamos todo lo que encontramos allí.

24Preguntas al corazón ¿Amor verdadero o pasión pasajera?

Amor vs. Infatuación. ¿Quién ganará?


14Torbellino de ideas

Cosas de la “t” (Ni Batman, ni Thor, ni siquiera el Capitán América)

17Valorizarte 18Pictorias (relatos gráficos) Cuando arde el corazón

El libro, ese amigo del alma

20Psicología 26Traveling 21Universidades 24Preguntas al corazón Soñar y planificar

Hawai: El paraíso del Pacífico

ITSAE, cuna de misioneros

¿Amor verdadero o pasión pasajera?

28Globósfera 30Minirrelatos 31Posdata

La Esfera, capítulo 2: “La ciudad gris”

26Traveling 28Globósfera

Hawai: el paraíso del Pacífico

¡Súbete al avión! (Y no olvides las ojotas ni el traje de baño).

Para ampliar tu cultura general y conocer a los amigos de Facebook y Twitter de nuestra revista.

30Minirrelatos

La Esfera, capítulo 2: “La ciudad gris”

Conny y su amigo ya están adentro. ¿Qué pasará ahora?

31Posdata

Juegos, humor y algo más.

Asociación Casa Editora Sudamericana Conexión 2.0 - Fascículo 2 Dirección: Pablo Ale Diseño: Leandro Blasco Ilustraciones: Shutterstock Libro de edición argentina IMPRESO EN LA ARGENTINA - Printed in Argentina Primera edición MMXIII – 19,6M Es propiedad. © 2013 Asociación Casa Editora Sudamericana. Queda hecho el depósito que marca la ley 11.723. ISBN 978-987-567-990-0 (Obra completa) ISBN 978-987-701-043-5 (Fasc. 2)

Conexión 2.0 / Dirigido por Pablo Ale – 1ª ed. - Florida : Asociación Casa Editora Sudamericana, 2013. v. 2 ; 31 p. ; 27 x 21 cm. ISBN 978-987-701-043-5 1. Iglesia Adventista. 2. Espiritualidad cristiana. I. Ale, Pablo, dir. CDD 248.5 Se terminó de imprimir el 07 de marzo de 2013 en talleres propios (Av. San Martín 4555, B1604CDG Florida Oeste, Buenos Aires). Prohibida la reproducción total o parcial de esta publicación (texto, imágenes y diseño), su manipulación informática y transmisión ya sea electrónica, mecánica, por fotocopia u otros medios, sin permiso previo del editor. -105917-


nota de tapa

6

por Jorge González*

A un vaso de la muerte Nadie puede mirar hacia otro lado cuando hablamos del alcohol. Menos en esta época, en la que muchos jóvenes lo consumen abiertamente , constituyendo así “la generación de la resaca”. Ampliamente consumido, erróneamente publicitado y falsamente adulado, el alcohol es totalmente destructivo. El autor de esta nota (médico especializado en cuestiones adictivas, docente universitario e investigador) te ayudará a comprender por qué “solo un poquito de alcohol” puede arruinarte la vida.

P

ocas cosas tienen una capacidad destructiva tan variada como el alcohol. Podría calificarse como un veneno mortal, que contrariamente a lo que se promociona en las publicidades, no produce ningún beneficio al organismo. Ni siquiera placer, como en forma tramposa se dice. Entre los consumos adictivos (los que provocan adicciones), el alcohol está en casi todas las regiones del mundo, en primer lugar en las estadísticas. En Sudamérica, no solo está en primer lugar sino que preocupa seriamente el hecho de que su consumo comienza, cada vez más, a temprana edad. Ya nos referiremos a la gravedad de este hecho. Las bebidas alcohólicas se clasifican según sus orígenes en dos grandes grupos: 1. Las de fermentación: el vino, la cerveza, la sidra. 2. Las de destilación: como las bebidas blancas. Sin embargo, hoy aparecen bebidas combinadas, técnicamente elaboradas, y otros elementos que contienen alcohol que acentúan su daño con la inconveniente costumbre de hacer mezclas y de ingerir medidas excesivas y con rapidez muy peligrosa. Al entrar en el cuerpo, el alcohol se absorbe pronto en el estómago y pasa rápidamente a la circulación llegando con prontitud a dos lugares particularmente sensibles: el hígado y el sistema nervioso. Siempre produce alteraciones de funcionamiento y progresivamente deteriora el comportamiento, puesto que entre sus efec-

tos perjudiciales, afecta el razonamiento y esto hace que el consumidor proceda irracionalmente con todas las consecuencias que esto conlleva. El consumo en forma habitual lleva a deterioros orgánicos que implican daño neuronal, afectación de nervios periféricos, lesiones de mucosas y alteraciones hepáticas. Si mencionáramos las consecuencias de beber alcohol la lista sería interminable, pero haremos una referencia solo enumerativa de los daños que produce su consumo: • Gastritis. • Polineuritis. • Fibrosis y cirrosis hepáticas. • Várices esofágicas. • Pancreatitis (tanto agudas como crónicas). • Hemorragia digestiva. • Cáncer (de esófago, gástrico y otros). • Neumonías. • Anemias. • Miocardiopatías alcohólicas (alteración seria de la función cardiaca). • Alteraciones de la visión. • Violencia. • Maltrato. • Delito. • Disminución del rendimiento intelectual. • Demencia. • Alteraciones en el embarazo y malformaciones fetales. Dicho de otro modo, el alcohol (aunque se lo ingiera en cantidades pequeñas) destruye todo lo que toca: personas, familias, trabajo y sociedad.

Los daños se podrían considerar acordes a la sensibilidad de las personas que beben, y también a la gradación alcohólica de las bebidas; pero esto se ve unificado con las cantidades crecientes que se toma y con la cronicidad del consumo. Si bien la gradación del alcohol (contenido proporcional) de cada bebida es distinta, no hay que engañarse. Bajo contenido no equivale a baja peligrosidad (el riesgo se equipara por la cantidad que se consume, entre otras cosas). El beber alcohol, en cualquiera de sus formas, interfiere en la acción de algunos medicamentos que, a veces, el bebedor tiene que tomar por indicaciones para otras patologías. Esto sucede con los antibióticos, los anticoagulantes, los anestésicos, los antidiabéticos, los antidepresivos y otros.

“El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora. Y cualquiera que por ellos yerra no es sabio” (Proverbios 20:1).

“Ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios” (1 Corintios 6:10).

¿Qué dice la Biblia sobre el alcohol? “Tú, y tus hijos contigo, no beberéis vino ni sidra cuando entréis en el tabernáculo de reunión, para que no muráis; estatuto perpetuo será para vuestras generaciones” (Levítico 10:9).


nota de tapa

El alcohol tiene alta toxicidad para el funcionamiento hepático y ocasiona no solo alteraciones en las funciones del hígado, sino también enfermedades que pueden llegar a ser mortales: infiltración grasa del hígado (esteatosis), hepatitis alcohólica, fibrosis y cirrosis hepática. Lejos de ser una ayuda para controlar el estrés, como algunos creen, es una seria interferencia y dificultad para sobreponerse a este estado. Paradójicamente, hay quienes están padeciendo situaciones estresantes y creen que el alcohol puede ser una vía de escape para no padecerlas. En cuanto a ciertos estados, como la depresión, ocurre que se establece con ella un complicado círculo vicioso, puesto que el alcohol produce o acentúa la depresión y el depresivo recurre muchas veces a su consumo para tratar de aliviar su padecimiento (cosa que por supuesto no consigue). Queremos dejar claras algunas consideraciones como conceptos a remarcar, para que tomemos correcta medida de lo que significa la amenaza del alcohol: *Anualmente, mueren muchísimas personas como consecuencia de su hábito alcohólico. *Muchas más padecen enfermedades y la alteración de sus facultades. *La sensibilidad de las neuronas jóvenes es mayor en cuanto a posibilidad de destrucción. Es por eso que los jóvenes sufren más daño cuando el consumo comienza tempranamente. *El alcohol está presente en casi el 50 % de los accidentes de las carreteras y se le puede responsabilizar de muertes y secuelas de invalidez.

*El alcohol altera (potencia o complica) los efectos medicamentosos en los pacientes que toman remedios y que, a la vez, consumen cualquier tipo de alcohol. *El alcohol complica o agrava enfermedades como la diabetes o la hipertensión, y muchas otras. *Es sumamente peligrosa la asociación de alcohol y el consumo de psicofármacos. *El discernimiento, la velocidad de reacción, la percepción y la toma de decisiones

“No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu” (Efesios 5:18).

“Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31).

están siempre alterados en la persona que consumió alcohol. Tú que eres joven, debes entender algo: cuando por cualquier circunstancia comienzas a consumir alcohol (no importa la cantidad) estás comenzando la carrera de una de las más crueles formas de adicción. Se equivoca quien cree que tomar poca cantidad o de manera ocasional es una forma de tener controlada la cuestión. Más tarde o más temprano será preso de este elemento

Gradación alcohólica, según las bebidas: Cerveza

5%

Vino

12 %

Fernet

45 %

Coñac y wisky 45 % Vodka

50 % “No es de los reyes, oh Lemuel, no es de los reyes beber vino, ni de los príncipes la sidra” (Proverbios 31:4, 5).

7


8

nota de tapa

destructivo y tendrá que padecer las consecuencias. Ideal y pretendido sería que no llegues nunca a beber ninguna cosa que tenga contenido alcohólico y de este modo evitar los riesgos. Infelizmente, las costumbres familiares, la invitación social y la agresiva presión publicitaria nos convencen. Bajo la promesa de cosas o sensaciones absolutamente falsas, nos llevan a caer en los riesgos del consumo. Cuando la adicción está instalada la forma de librarse de este padecimiento tiene algunos requisitos: 1. Reconocer que se está en problemas y que se desea salir. 2. Reconocer que de la dificultad no se puede salir solo, aunque se conozca gente que lo logró (pero esos son casos excepcionales) y, por lo tanto, hay que pedir y aceptar ayuda. En este punto es bueno entender el pasaje de las Sagradas Escrituras, en la carta que escribe San Pablo a los Filipenses, que en su capítulo 2 y versículo 13, dice: “pues Dios, según su bondadosa determinación, es quien hace nacer en ustedes los buenos deseos, y quien los ayuda a llevarlos a cabo”. 3. Cuando se ha tomado la determinación de dejar de beber alcohol, hay que asumir el compromiso, declararlo, dejarse conducir y tener continuidad en las acciones. Seguramente, habrá que cambiar hábitos de alimentación, hacer actividad física, tomar agua en cantidad suficiente y tener ayuda especializada en grupos. Pero siempre entendiendo que lo más eficaz y la única seguridad es la ayuda divina, porque lo que para los hombres es imposible, para Dios es posible.

*Médico del Sanatorio Adventista del Plata, Entre Ríos, Rep. Argentina

Lo que el alcohol se llevó Estos son algunos casos de jóvenes famosos que murieron por causa de su adicción al alcohol: Amy Winehouse: Al morir (en julio de 2011), la famosa cantante británica tenía cuatro veces el límite de alcohol permitido para conducir. Jim Morrison: El vocalista de la exitosa banda The Doors fue encontrado muerto en su bañera. Su deceso se debió a un paro cardíaco generado por ingerir demasiado alcohol. Tenía 27 años. John Bonham: Él fue, para muchos, uno de los mejores percusionistas de todos los tiempos. Murió en 1980, luego de ingerir 40 medidas de vodka en una fiesta. Jimi Hendrix: A los 27 años, este talentoso guitarrista dejó de existir a causa de una mezcla de somníferos y alcohol. Ryan Dunn: La popular estrella del programa Jackass, de MTV, murió a los 34 años en un accidente automovilístico a causa del exceso de velocidad. Días después, los estudios revelaron que el nivel del alcohol en su sangre era más del doble del límite legal.


nota de tapa

¡Solo un trago! Poco alcohol, grandes daños.

D

el alcohol consumido, solo un 1% se elimina mediante orina, sudoración o respiración a un ritmo de 0,1 g/litro cada hora. El resto lo metaboliza nuestro organismo de este modo:

Los efectos del alcohol Primera fase Inicialmente, el alcohol nos desinhibe y provoca alegría. Estas son las tres o cuatro primeras copas.

Segunda fase Si se superan los límites del consumo moderado, podríamos caer en una depresión.

Tercera fase El último paso es el malestar físico completo: vómito, mareo, cefalea y deshidratación. Con una ingestión de 1,5 a 1,75 gramos de alcohol por kg (5 o 6 bebidas en un varón, de 3 a 5 en una mujer), en unas 4 a 6 horas la resaca es más que probable.

Pituitaria

Las reacciones químicas pueden inducir cierto grado de hipoglucemia, lo que contribuye a los síntomas de fatiga, debilidad, trastornos del estado de ánimo y disminución de atención.

Hígado Sus enzimas descomponen el etanol,

que se convierte en acetaldehído y, después, en ácido acético. El acetaldehído es entre diez y treinta veces más tóxico que el alcohol.

Músculos Se debilitan a causa de la deshidratación y los bajos niveles de azúcar. Esto provoca que nuestros movimientos sean lentos y torpes.

Cerebro El alcohol tiene un efecto deshidratante y causa una gran producción de orina, lo que provoca dolores de cabeza y somnolencia.

Sistema nervioso central El complejo proceso químico que sufre el sistema nervioso central, a causa de la bebida, se traduce en un exceso de sudoración, temblores y una mayor sensibilidad a la luz. Corazón En exceso, el alcohol puede llegar a provocar inflamación cardíaca, que este órgano bombee a un ritmo anormal o incluso deje de latir. Riñón No puede reabsorber el líquido, ya que el etanol ha inhibido la acción de la vasopresina, la hormona que permite el ahorro de agua. El cuerpo excreta un 10% más de líquido. Estómago

Se inflama y genera exceso de ácidos gástricos, causantes de la náusea.

Páncreas Al subir los niveles de alcohol en nuestro organismo, este órgano aumenta la producción de agentes químicos que provocan dolor, náuseas y vómitos. El autor de esta nota escribió el libro 101 secretos para una vida sana, donde se dan útiles y prácticos consejos para tener una mejor calidad de vida.

9

Conexión 2.0 2013 - 2T  

La revista de los Jóvenes Adventistas de Sudamérica, con artículos sobre actualidad, relaciones sociales, psicología y religión.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you