Page 1

Ciencia de los

Orígenes

Enero - Agosto 2000

--------------------~---

N. 55 Y 56

~~--------------------

Una publicación del Geoscience Research Institute (Instituto de Investigación en Geociencia) Estudia la Tierra y la Vida: Su origen, sus cambios, su preservación

ESTE ES UN NÚMERO ESPECIAL PUES LLEVA COMO SUPLEMENTO EL LIBRO DEL PROF. DE ANGELIS, "EL ORIGEN DE LA VIDA . .. " Del 22 al 27 de julio, 1999, un grupo de Geosciencias (Drs. J. Gibson, E. Kennedy, H. Coffin y el Prof. C. Steger) estudió los Basaltos de Flujo del Río Columbia en los estados de Oregon y Washington. Dirigió la investigación el DI: Nahor N. de Sou za, profesor de geología del 1nstitUlo Adventista de Ensino de Sao Paulo, Brasil, quien por 10 (lilaS ha estado eswdiando los basaltos similares de Paraná , Brasil. La toma muestra en primer

plano (A) basalto de estruclllra en almohadilla, sobre el cual se

levantan

columnas

muy

erosionadas (B) de basalto. (Foto cortesía de 1. Gibson)

CIENCIA y CREACIÓN AL DÍA -Benjamin Clausen-* El GRI (Instituto de Investigación en Geociencia) se dedica a la integración de la ciencia con la fe. ¿Cuán relevante es esta di scusión en la actualidad? La dirección tomada en los últimos años es sorprendente. Un artículo reciente en la revista Time (29/3/99) resultó ser el cuarto en una serie que presentaba las cien personas de mayor influencia en el siglo. Consideró las contribuciones de 25 hombres de ciencia y pensadores y el impacto de la ciencia sobre la forma

de la vida al final de este siglo. Concluyó con un ensayo de John Maddox, redactor anterior de Nature, la revista decana de la ciencia. Llevaba por título, "¿Qué Seguirá?". Él escribe, "El paso del descubrimiento muy posiblemente acelerará. " Entonces enumera algunos de los desafíos científicos y filosóficos para el siglo entrante: una teoría de todo, el comienzo de la vida, evolución humana, el pensamiento humano, y entendiendo la vida. Todos estos parecen pertenecer a

la interfaz entre ciencia y religión. ¿Es posible integrar la ciencia y la fe -ser un creyente en Dios y ser un hombre de ciencia para el mundo a la vez? El 3 de abril de 1997 la revista Nature contiene un artículo con el título, "Los Hombres de Ciencia Mantienen su Fe," Indica que el 40% de los científicos de los Estados Unidos creen en un Dio s personal , (aunque lo s mismos autores en 1998 escribieron que, "Científicos salientes siguen rechazando a Dios"). Coot. p. 1 N. 55 Y 56

Ciencia de los Orígenes 1


Ciencia y creación ............. viene de p. , Una revista cristiana, The Real Issue (la cuestión real), se publica para intelectuales cristianos. Allí encontramos artículos de hombres de ciencia que han sabido integrar su fe y su ciencia: Walter Bradley, ingeniero y anterior decano de la facultad de ingeniería de A&M de Texas; Paul Chien, biólogo y catedrático de la Universidad de San Francisco; Michael Behe, bioquímico y autor del libro Darwin's Black Box; Owen Gingerich, astrónomo jefe del Smithsonian y de Harvard; Fritz Schaefer, químico cuántico de la Universidad de Georgia y varias veces candidato para el premio Nóbel en química; Phil 10hnson, catedrático de leyes en la Universidad de California Berkeley, aunque no es de ciencia escribió el libro Proceso a Darwin. Artículos recientes de ciertas revistas han destacado la posibilidad de integrar ciencia con fe. The World Street 10urnal, 12/6/98, contiene un artículo, "Fe y razón nuevamente juntos: ¿Quién dice que es imposible creer en la ciencia yen Dios? Los científicos lo hacen." El Newsweek del 20/7/98 lleva como artículo de fondo "La Ciencia Encuentra a Dios" en el cual presenta ejemplos de varios prominentes hombres de ciencia tales como Allan Sandage, 10hn Polkinghorne y Charles Townes , quienes son creyentes. El número de enero-febrero de 1999 de la revista Saturday Evening Post volvió a imprimir el artículo. El editorial de Newsweek del 9 de noviembre de 1998 se tituló "El Evangelio de la Ciencia" con un subtítulo de "Las noticias del cosmos son increíblemente improbables y teológicamente sugestivas." La mayoría de estos artículos enfatizan la necesidad del teísmo sin mención de la cronología corta bíblica ni del diluvio globalaunque uno de los artículos lo hizo. El númerodejunio 16, 1997de U.S.News & World Report lleva un artículo, "La Geofísica de Dios: Un científico enlaza tectónica de placas y el diluvio de Noé". Describe a 10hn Baumgardner, un científico del Laboratorio Nacional Los Alamas en el estado de Nueva México, quien modela la tectónica de placas en un molde de tiempo corto.(vea Ciencia 2 Ciencia de Jos Orígenes

N. 55 Y 56

de los Orígenes de enero de 1998 N. 49,50) Hasta las revistas científicas, antes reticentes, eSlán hablando acerca de cómo integrar la ciencia y la fe . "Ciencia y Dios: una Tendencia a Acercarse" apareció en Science en el número del 15/ 8/97. Decía, ¿Puede reconciliarse la indagación racional y la convicción espiritual? Aunque algunos científicos contienden que los dos no pueden coexistir, otros creen que sus destinos están ligados." En el artículo "Donde la Ciencia y la Religión se Encuentran " en Scientific American, febrero de 1998, se hace una descripción del Presidente del Proyecto Genoma Humano, Dr. Francis Collins, quien hace esfuerzos para que su cristianismo no intervenga en su ciencia y su política. La misma revista, en un número más reciente (agosto 1998) informa de científicos de renombre que ven en la ciencia la evidencia de Dios en el artículo, "Más Allá de la Física". No necesariamente todos los mencionado s aceptan literalmente Génesis 1-11. La revista American Scientist en el número de marzo-abril 1998, presentó un artículo que destacaba este punto, se tituló, "La Escala de Tiempo Geológico del Creacionismo". Allí preguntaba, ¿debe la comunidad científica continuar los ataques de retaguardia con creacionistas, o insistir que los de "tierra-joven" defiendan su modelo in toto? Algunas conferencias importantes recientes han buscado entender la integración de la ciencia con la fe . Una de las lales fue la del Instituto de Verano C. S. Lewis, realizada en Cambridge, Inglaterra en 1994. Otra, la conferencia Mera Creación, que destacó la evidencia de diseño en la naturaleza, la realizó la Universidad Biola en Los Angeles, California, en 1996. En abril, 1999, la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, junto con la Fundación Templeton, realizaron un EncuentroDiálogo Entre Ciencia y Religión. IMPORTANCIA ¿Por qué son de importancia estos temas, y qué diferencia hace? ¿No basta que el cristiano crea y no entre en la

DI: Ben Clausen con su esposa Débora y hija Karen.

Sil

indagación? ¿El indagar, no es una indicación de falta de fe? Creo que los cristianos pensadores y consecuentes necesitan estudiar estos problemas y tratar estas paradojas. Hay una amplia gama de puntos de vista acerca de cómo integrar la ciencia con la fe, y deben estudiarse las varias implicaciones. Detallo a continuación los puntos que creo de importancia en la integración de la ciencia y la fe. El razonamiento. En 1 Pedro 3: 15 nos dice:"estad siempre preparados para responder con mansedumbre y respeto al que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros." Dios creó a las personas con el poder de razonamiento y con libretad de elección. Nuestra fe debe corresponder a la experiencia de la vida real y ser razonable; Dios provee evidencias,aunque no pruebas. Hay necesidad de pensar y discutir puntos de vista. Tanto los evolucionistas como los creacionistas tienen sus problemas, como lo ilustra Del Ratzsch en su libro, The Battle of Beginnings: Why Neither Side is Winning the Creation-Evolution Debate. (La batalla de los comienzos: Por qué ninguna de las partes está ganando el debate de creación-evolución). La honestidad. Es necesario ser honestos con los datos. Dios es un Dios de verdad. El no nos engaña en la naturaleza. Debemos observar con honestidad los datos del mundo natural, sin ignorar los hechos que no siempre encajan en nuestro paradigma particular. Las limitaciones. La razón humana


es importante, pero tiene sus limitaciones. Dios es mucho más grande que lo que la razón humana puede abarcar estudiando la naturaleza o aun la Escritura. Esto se hizo claro para Job, después que Dios le dirigió una serie de preguntas sobre la naturaleza. En su libro, A Remnant in Crisis, J. Provonsha registra la siguiente cita (p.73): "El Señor habla a los humanos en lenguaje imperfecto, a fin de que los sentidos degenerados, la percepción empañada terrestre de habitantes de la tierra puedan comprender sus palabras. Dios muestra así su condescendencia. Se encuentra con los humanos donde ellos están. La Biblia, perfecta como es en su sencillez, no responde a las grandes ideas de Dios, porque las ideas infinitas no pueden ser incorporadas perfectamente en vehículos de pensamiento finitos." La humanidad sólo puede captar un cuadro limitado de Dios, como lo expresa hermosamente J. B. Phillips, en su libro, Tu Dios es Demasiado Pequeño. La condición humana es insuficiente para captar las actividades de Dios. Debido a la comprensión incompleta , se levantan aparentes paradojas. En teología, no entendemos cómo puede ser Cristo a la vez humano y divino (Creador y criatura), y cómo el humano puede tener libre albedrío si Dios es omnisciente. En ciencias, no sabemos cómo la luz puede ser una onda y a la vez una partícula. Ahora el debate sobre orígenes , combina la ciencia con la teología y despierta a veces la paradoja entre la revelación de la naturaleza y las Escrituras. Solamente Dios es omnisciente y omnipotente y conoce todas las respuestas. El tiempo. La humanidad está limitada por el tiempo, no así Dios , quien es eterno fuera del tiempo. El tiempo para Dios no corresponde con el tiempo humano (Sal. 90: 4; 2 Pedo 3: 8); Dios conoce el fin desde el principio. ¿Acaso no puede Dios crear tiempo, existir fuera del tiempo, y moverse en el tiempo? Para el hombre solamente es el tiempo un símbolo de limitaciones. "Tiempo es incontrolable, incomprensible, indefinible, y comparte con Dios estas cualidades ... Tiempo es

el elemento de vida. El tiempo toma la prioridad sobre todo lo demás. Tiempo es soberano. Frente a Dios, todo ser creado está sujeto a tiempo." (Provonsha op.cit . p.80) Es a la creación que le concierne el tiempo, no el Creador. La contingencia. El universo no es un mecanismo independiente. Dios diseñó el universo y está bajo su control. El obra a través del universo, y a veces interviene en forma milagrosa en el orden natural de las cosas. El amor. La ley básica del uni verso es el amor. El Dios de las Escrituras es un Dios de amor. El puede usar el sufrimiento y la muerte a veces para cumplir su propósito, pero no es su método preferido. Un Dios que usara largos eones de luchas de competición, la sobrevivencia del más apto, dolor, sufrimiento, y muerte para cumplir su voluntad, no es el Dios que ve cuando cae el pajarrillo, o está creando un cielo donde el lobo morará con el cordero. Provonsha sigue diciendo: "atribuir a Dios los rasgos salientes de la teoría de evolución es referirse al iDios equivocado! El Dios de la hipótesis evolucionista, como se lo entiende regularmente, sería el dios de Nietzsche, no el Padre de Jesucristo." (Idem. p.75). ¿QUÉ DIOS BUSCO? Hace algunos algunos años estuve en Moscú trabajando en un experimento de física nuclear en el acelerador de partículas cercano. En el proceso nos hicimos amigos con una científica que trabajó por muchos años como física nuclear en la Universidad del Estado de Moscú. Mostró su interés en mi iglesia varias veces; quería saber más acerca de las huertas que el Dr. Mittleider desarrollaba en nuestro seminario de Zaokski. También había asistido a la Iglesia Advenista en Moscú, y conocía algo acerca de nuestras creencias. Cuando almorzaba con ella junto con un estudiante que tutoreaba, siempre se preocupaba de que yo tuviera un té de hierbas. En la última visita que hice a la Dra. Goncharova, acompañado por un profesor del Seminario, ella llevó la conversación a l problema del

sufrimiento. Yo iba a comenzar con la iniciación del Gran Conflicto, de la libertad que Dios deseaba para que sus creados lo amaran, y lo que pasó con Lucifer; pero antes que yo comenzara, ella dijo: "Yo ya sé acerca del ángel caído". No era eso lo que bu scaba. La filosofia está bien para responder a preguntas filosóficas. Pero para quien había vivido por muchos años de opresión comunista, para ella que luchaba por evitar un ataque del corazón del marido, pero que no conseguía el remedio hasta que no tuviera el ataque, la filosofía no era lo que satisfacía. Y su esposo tuvo el ataque y recién entonces los médicos pudieron llevarlo al hospital para aplicarle los remedios. iCuánto sufrimiento sin sentido' Lo que la Dra. Goncharova buscaba no era una respuesta filosófica o lógica. Quería conocer un Dios de amor personal, un Cristo que sufrió en la tierra con nosotros, quien conoce nuestras tristezas y nuestras alegrías. Necesitaba el toque de otro que conocía el dolor como ella. Quería ver un Dios a quien le importaba el dolor de sus hijos. Hemos podido mantenernos en comunicación desde entonces por correo electrónico. Ella necesitaba relacionarse con uno que conocía la ciencia como ella, alguien con una fe razonable que se preocupara del prójimo y que creyera en un Dios que también se preocupara. CONCLUSIÓN La integración de ciencia y fe es un problema de relevancia actual, y de importancia para entender a Dios y a su mundo. El Instituto de Investigación en Geociencia, como parte de la Iglesia Adventista está tomando parte activa en esta discusión. A medida que desarrollamos nuestra comprensión de los orígenes, ésta debe incluir la razón basada en evidencia tanto de la naturaleza como de Las Escrituras, pero también fe en un Dio s de amor, omnisciente, y eterno. "'Bel/ Clausen, illl'esrigado/' del GRI. Recibió Sil Fi.~ica Nudca/' de la VII . de Colorado. Es experimcllladol' del prestigioso Labol'QlOria de Lns Álamos.

docfOrado ell

N. 55 Y 56

Ciencia de los Orígenes 3


CARTAS DE LECTORES . . . para desearle las mejore s bendiciones en las importantes funciones que desempeña en esta área de la educación e investigación , que constituyen un permanente testimonio a favor de nuestro Creador y Redentor. ... desde el primer número ha servido de soporte y apoyo al importante grupo de estudiantes universitarios de esta iglesia ... que con el correr del tiempo se renuevan.

Ciencias de los Orígenes cumple en estas latitudes una importante función de apoyo a nuestros jóvenes, quienes día a día deben soportar presiones más fuertes y audaces de parte de los cultores del evo lucionismo sin Dios, y de científicos que tratan de explicar todo a partir del crudo naturali smo. Además sufren las presiones que nuestra cultura postmoderna impone ... materialismo, individualismo y s uperficialidad. Vuestra pu blicación es no sólo un apoyo fundamental , si no una permanente invitación al estudio, la investigación y la reflexión responsables. Dios siga bendiciendo esta maravillosa obra .... (Lic.H.A. Misiones, Argentina)

- - - --+ - - - - Querido Director: Le envío esta carta para saludarlo y solicitar lo siguiente: Una copia de Ciencia de los Orígenes No. 42. Una lista de publicaciones del Instituto. La Importancia de Creación en nuestra Educación hoy. Estoy enseñando en la Universidad Católica del Oeste y en la Universidad Abierta, y quisiera conocer más acerca de Creación y el Creador ... estoy muy interesado en Educación y la Biblia. (M. A. Santa Ana, El Salvador)

- - --+---. por el envío de 30 ejemplares de dicha revista (Ciencia de los Orígenes), la cual es repartida ... a profesores del nivel secundario. Fue la única manera de llevar el Mensaje ... que obtuvo un resultado favorable. Que . .. Dios bendiga a todos quienes trabajan en publicaciones que dan 4 Ciencia de Jos Orfgenes

N. 55 Y 56

medios a los laicos de poder llegar con el mensaje del tercer Ángel. (D. de S., Villa Iris. Argentina)

- -- - - + - - - - ... hemos recibido Ciencia de los Orígenes ... Realmente quedamos muy impactados por la claridad y rigurosidad. iFelicitaciones, excelente publicación! (AG.C, Alumnos de la Vniv. de Jujuy)

- -- - - + - - - - Ciencia de los Orígenes. Estamos muy agradecidos de sus valiosos envíos, las cuales será de mucho interés para los usuarios .... (M.E. M, biblioteca, Vniv. Católica Santo Domingo)

- - -- - + - - - - ... agradecemos la donación del material (c. de los Orígenes), pasará a dispo s ición de nuestros usuarios. Esperamos continuar recibiendo sus publicaciones. (SlIb-directOl; Biblioteca Central, Pontificia Vniv. Católica Madre y Maestra. Rep. Dominicana)

- - --- +- ---Como apoyo en la formación educativa de nuestros jóvenes estudiantes . . . , solicitamos la suscripción a la revista "c. de los Orígenes". (D. V Casco S. Cruz, Bolivia)

UN NUEVO LIBRO COMENTADO Arthur Chadwick* nos hace conocer Not By Chance (No por el azar) de - Lee M. Spelner Podría parecer extraño que un libro sobre evolució" biológica fuera escrito por un físico ; pero como observó Thomas Kuhn, la agudeza del ingenio en una ciencia, raras veces viene por los que han sido formados en esa disciplina. El entrenamiento que tuvo Spetneren física (un doctorado en el renombrado Massachusetls In stitute of Technology) , investigador de procesamiento de señales en el Laboratorio de Física Aplicada de John Hopkins, incluyó una cuota de biofísica. Inicia s u libro en un nivel entendible, e incluye numerosos apéndices para quienes no estén familiarizados con el ADN, o con las funciones de las enzimas. Pero pronto penetra de lleno en algunos de los problemas más esotéricos y difíciles de la biología molecular. En la página 23 sintetiza su argumento " ... resulta que la teoría (de evolución) no puede dar razón de la manera cómo la información hubiera tenido que actuar para hacer funcionar la evolución." El capítulo tres aborda la teoría neodarvinista de evolución, y pregunta, "¿pueden los cambios casuales conducir a nueva información?". Cita trabajos de él mismo publicados en la Revista de Biología Teórica, donde afirma que, aun

donde el incremento de información es posible, la tasa o rata de mutación es, de lejos, demasiado baja en el marco del tiempo de la evolución. Considera los tres tipos de argumentos que se esgrimen en apoyo de la evolución. Los argumentos verbales, con acierto, los demuestra ser inútiles y artificiosos. Los argumentos matemáticos son incompleto s, donde se ignora la necesidad de asignar los valores de probabilidad a los requeridos eventos. La ev idenci a experimental o está ausente o, como en el caso del registro fósil, es circular. El capítulo cuatro considera los mecanismos de la evolución. La tensión es palpable entre un sistema donde los errores son catastróficos, y se ejerce gran esfuerzo para prevenirlos. y el otro donde se requieren los errores como combustible para la evolución. Además está la pregunta acerca de cuán frecuentemente puede surgir una mutación que resulte beneficiosa. Usando las cifras provistas por científicos evolucionistas, Spetner demuestra que fijar una mutación con una pequeña ventaja en una población es esencialmente imposible. Discurre sobre evolución paralela y evolución convergente, y concluye que


EL ORIGEN DE LA VIDA POR EVOLUCIÓN, UN OBSTÁCULO AL DESARROLLO DE LA CIENCIA -Dr. Fernando De Angelis(Nota de la redacción) El Dr. Fernando De Angelis es organizador de una Asociación Creacionista en Italia. Recibió su doctorado en ciencias en la Universidad de Perugia y se dedica a la enseñanza de Ciencias Naturales, Química y Geografía. Mientras estaba en la Universidad su estudio de las Sagradas Escrituras determinó un cambio radical en su concepto del origen de la vida, y en su pensar y vivir. Corno consecuencia naci6 su libro: L 'origine della vita per evoluziolle, un as/acoIo al/o sviluppo della scienza. Ciencia de los Orígenes reprodujo en su número anterior los dos últimos capítulos de este libro. Ahora agrega los capítulos lal 3. Quienes desean, pueden fonnar ahora su propia copia del libro de Fernando De Angelis.

INTRODUCCIÓN CRITERIOS A SEGUIR El presente libro deriva de bosquejos preparados para los alumnos y colegas de las escuelas secundarias y se propone dos objetivos de fondo: 1) realizar el máximo del contenido con el lenguaje más simple posible; 2) buscar la · base más amplia de convergencia entre el autor (creacionista bíblico) y los lectores (supuestos simpatizantes darwinistas). El primer objetivo fue alcanzado con mayor dificultad en algunas partes limitadas, donde se necesitarían ciertos conocimientos específicos. Pero aun quien estuviera desprovisto, no debería perder el hilo del discurso, porque los argumentos más difíciles están precedidos, o seguidos, de síntesis .más simples. Para realizar el segundo objetivo se hizo un amplio uso de citas, tomándolas sobre todo de evolucionistas estimados y calificados (F. Crick, J. Rostand, P. Omodeo, G. MontaJenti, A. Hallam, F Dyson, ele.): el lector podrá así cerciorarse que ciertas afirmaciones no son fruto de nuestros preconceptos antidarwinianos, sino de la objetiva evaluación de los problemas. Este libro tiene intenciones antievolucionistas, pero hemos deseado combatir lealmente, con la convicción que aun en estas difíciles, y a menudo, ásperas contiendas, podamos al fin estrecharnos caballerescamente la mano por haber respetado las reglas del juego y haber luchado contra ciertas ideas, más que contra ciertas personas. Teniendo en cuenta que ninguno puede ensalzarse sobre los aIras, porque los defectos del prójimo son un reflejo de aquellos que nosostros mismos tenemos, o podríamos fácilmente tener.

Si escribiéramos para una revista científica , nos abstendríamos completamente de los aspectos extracientíficos. Nos dirigimos en vez a lectores comunes los cuales, bombardeados de infonnaciones de varios tipos y de variada atendibilidad, tienen necesidad de una contrainfonnación que afronte, sin confundirlos, ya sean los aspectos estrictamente científicos o aquellos de otra naturaleza. CAPÍTULO 1

EL EVOLUCIONISMO A. El evolucionismo se presenta muy a menudo como la respuesta científica que sustituye respuestas de otra naturaleza. En realidad todo el evolucionismo cabalga en los límites de la ciencia y el debate, en tanto sea ciencia, es muy abierto. Por eso hemos sentido la exigencia de utilizar un capítulo entero para aclarar qué entendemos por ciencia y qué papel deseamos asignarle. Estamos convencidos que la Biblia es un texto verdadero todavía hoy en cada una de sus partes , pero estamos igualmente convencidos que, dialogando con quien de esto no está persuadido, se deba razonar sobre la base de un lenguaje común, que no dependa de la elección de fe de cada uno. De este modo, aun quien tenga opiniones diferentes a las nuestras, podrá adentrarse en la lectura sin ser molestado por argumentos unilaterales .. B. EVOLUCION: UN PROBLEMA QUE DEBE ACLARARSE Se da al término "evolución" significados diferentes, sea a nivel popular o científico. Para aclarar es pues necesario precisar el significado que

pretendemos dar a esta palabra y a otras conectadas. Ciertamente la teoría de la evolución cubre múltiples aspectos, pero el más singular y controvertido es la afirmación que las especies animales y vegetales más compleja s (perro y algarrobo, por ejemplo) derivan de otras especies muy diferentes y más simples: el perro, a través de muchos pasajes intennedios, derivaría de un tipo de pez. Este modo de entender la evolución toma más específicamente el nombre de macroevolución (macro = grande), para distinguirla de la microevolución (micro = pequeño). Mientras en la macroevolución se realizan cambios de las estructuras, con agregado de órganos nuevos, en la microevolución se realizan pequeños cambios , generalmente cuantitativos, que no cambian la organización general de los seres vivientes pero, desarrollan más o menos, aquello que ya tienen. Perros y gatos, por ejemplo, existen en razas diversas pero, aunque cambie mucho la corpulencia, el pelo, el comportamiento y ciertas capacidades específicas, las estructuras de base quedan iguales y el perro sigue siendo perro, como el gato, sigue siendo, gato: . A pesar de las apariencias, entre las diversas razas hay pequeñas diferencias que podemos llamar como máximo, microevolución. En cambio, la transformación de un mamífero terrestre (vaca, por ejemplo) en un mamífero, acuático (ballena, por ejemplo) o, la de una especie de ratón en murciélago, no sería un caso de microevolución sino de macroevolución. Otra distinción importantísima es aquella entre evolución e involución. Por evolución entendemos el pasaje del más simple al más complejo, por involución entendemos el fenómeno inverso, el N. 55 y 56

Giencia de los Orígenes 1


pasaje del más complejo al más simple. Se habla de evolución cuando la descendencia presenta funciones y órganos ausentes en los progenitores (por ejemplo el desarrollo de las alas en una especie que estuvo siempre privada de las mismas), mientras involución es cuando a Jos hijos les falta alguna estructura o función presente en los antepasados (el nacimento de un perro ciego a causa de una mutación genética, por ejemplo). Será útil resumir lo dicho en un esquema. Involución: pérdida de órganos o funciones. Evolución: miadidura de órganos o funciones. -Microevolución: pequeños cambios cuantitativos. -Macroevolución: grandes cambios adicionales. La involución, digamos el nacimiento de seres vivientes más o menos defectuosos, sucede continuamente bajo nuestros ojos y no hay necesidad de demostrarla. También la microevolución, digamos los pequeños cambios de carácter cuantitativo (mayor altura, por ejemplo) es un fenómeno descontado. Los problemas surgen, en cambio, con la macroevolución, o sea con la aparición de órganos y funciones completamente nuevos. Se podría rápidamente decir: "A fuerza de pequeños cambios se llega a grandes". El problema está mal planteado: en la microevolución se desarrolla aquello que ya está, mientras que en la macroevolución aparecería aquello que no existe. Son dos fenómenos claramente distintos y no se pueden usar ejemplos de microevolución (o peor, de involución) para demostrar la macroevolución. Si aparece una nueva raza de ovejas con las patas sensiblemente más cortas y que no es capaz de saltar los alambrados, no estamos en presencia de una macroevolución, sino de una involución. También se trata de involución cuando de una nominal mosquita de la fruta, nace al guna con las alas deformadas o, tal vez, sin alas. Por eso, de ahora en adelante, cuando hablamos de evolución, si no está directamente especificado, entenderemos microevolución. La evolución, afirmando que los actuales seres vivientes derivan de la transformación de otros seres vivientes, generalmente no afronta el problema de 2 Ciencia de los Orígenes

N. 55 Y 56

su primera aparición, es decir el origen de la vida. Por lo tanto un evolucionista puede creer ya sea que Dios ha creado las primeras formas de vida (más o menos simples), las cuales evolucionaron en las especies actuales, o que fue la tierra misma que produjo las primeras formas de vida, partiendo de material no viviente mezclado casualmente (abiogénesis o generación espontánea). Necesitamos distinguir también el evolucionismo del darwinismo. Darwin ha propuesto un modo en el cual se habría verificado el evolucionismo . Lamark había propuesto otro, al gunos autores modernos aun otros. Por eso, si el darwinismo se demostrara completamente falso, no significa que se derrumbaría también el evolucionismo, porque otras teorías podrían tomar su lugar. Resumiendo, podemos hacernos tres preguntas básicas: 1) ¿Cómo se ha originado la vida?; 2) ¿En el curso de los años las formas vivientes fueron profundamente modificadas evolucionando, o no?; y para quien es evolucionista, 3) ¿Con cuál mecanismo evolucionaron los seres vivientes? Aestas tres preguntas fundamentales se puede responder en modo diverso, dando lugar a diferentes combinaciones. Aun aquí será útil hacer un esquema, indicando las respuestas más radicales a las tres susodichas preguntas. ¿Cómo se originó la vida? R,. 1. Por creación directa de Dios (CREACIONISMO) Rb' 2. Por combinación casual de materia no viviente. (ABIOGÉNESIS o GENERACIÓN ESPONTÁNEA) ¿Evolucionaron las primeras formas de vida? R,. 1. No, quedaron sustancialmente iguales (FlJISMO). Rb' 2. Sí, se hicieron más conmplejas (EVOLUCIONISMO). ¿En qué modo evolucionaron? R,. l. Según la Teoría de Lamark. Rb' 2. Según la Teoría de Darwin. R,. 3. Según la Otras teorías Por lo tanto, el primer problema que afrontar es el del origen de la vida y de ello nos ocuparemos en este libro.

C. GENERACIÓN ESPONTÁNEA: EL VIEJO MODO DE DECIR "ABIOGÉNESIS-EVOLUCIÓN". Creer en la generación espontánea significa creer que un ser viviente puede ser generado de la naturaleza espontáneamente, sin que sea necesaria la intervención de padres de la misma especie. La vida podría derivar también de la no vida y la misma tierra mojada tendría capacidad de "crear" al menos ciertos animales inferiores y ciertas plantas. La generación espontánea es una forma extrema de evolucionismo y encierra dos distintas concepciones gue pueden ser resumidas así: 1) los seres vivientes pueden derivar de materia no viviente; 2) los seres vivientes de una especie pueden derivar de seres vivientes de otra especie. Darwin creía en ambas afirmaciones; pero tuvo la agudeza. de concentrarse sobre la segunda (menos grosera. que la primera) y de diluirla en un tiempo larguísimo, de manera gue pudiera resistir cuando, inmediatamente después de la publicación de su obra fundamental, Pasteur demostró que, al menos hoy, todos los seres vivientes derivan de otros seres vivientes de la misma especie. El darwinismo, en definitiva, es el bote de salvataje que trata de recuperar la. segunda afirmación de la. generación espontánea, que está por hundirse. Otro bote de salvataje se encargará de intentar el salvataje de la primera afirmación, presentándola en calidad de "abiogénesis". Giuscppe Montalenti reconoce que del término' generación espontánea "en la biología moderna se prefiere evitar su uso: s~ puede sustituir con 'abiogénesis"'. (G. Montalenti, L'evoluzione, Einaudi, 1975, p. 207). Abiogénesis y evolucionismo, por 10 tanto, se dividen los despojos de la generación espontánea, ya impresentable, volviéndola a proponer en nuevas formas que traten de no hacerla reconocer y de no hacer pensar en los enormes daños que ella ha causado al progreso de la ciencia. En consecuencia, afrontar el problema del origen de la vida, y afrontarlo de un punto de vista también histórico, aclara todo el evolucionismo. En conclusión, mientras en un primer tiempo hubo la lucha entre la generación


espontánea (o abiogénesis) y la biogénesis (o creacionismo), sucesivamente será el duelo entre el evolucionismo y el fijismo (que considera la especie como entidad fija, no modificable) que continuará el enfrentamieto entre las dos tendencias de fondo. CAPITULO 2

HISTORIA DE LA GENERACION ESPONTÁNEA HASTA PASTEUR A. LA GENERACION ESPONTÁNEA ANTES DE RED! Para los niños es fácil creer en las cosas más fantásticas y parece que, de adulto, no se pierde espontáneamente esta capacidad. Nos damos cuenta leyendo la descripción del encuentro de un periodista de Canadá septentrional con un esquimal de nombre Qaortok (1): "Qaortok extrajo del bolsillo una extraña estatuilla de madera similar a una bruja. La miró, la acarició y después le susurró palabras incomprensibles. "¿qué es?", le pregunté. "¿Es uno de tus amuletos?", "¡Oh no! Esta es Pinga la dueña de los caribús .. Hace, muchos años". me explicó convencido, "los hombres sentían hambre ya menudo eran obligados a nutrirse con hierba y barro. Después un brujo decidió cavar un pozo profundo, de allí salieron tantos caribús como para cubrir la superficie del mundo. Pero la continua avidez de los cazadores les obligó un día a refugiarse en un subterráneo vigilado de un grande 'tuktuk' (caribú), cuyos cuernos ramificados tocaban las nubes. Ahora, para que las manadas decidan salir del escondrijo, nosotros debemos implorar la piedad de Pinga" (Pinga es la vieja mujer di vinizada que, según ese pueblo, comanda, los animales terrestres). Es en este modo infantil, y con la historia del refugio subterráneo, digamos que algunos esquimales buscan la explicación a la progresiva disminución del caribú y explicar los años en los que son obligados a vivir con la carne en lata y los porotos concedidos por el gobierno canadiense. Aún el gran Aritóteles (384·322 a.c.), dominador de la filosofia y de la ciencia por casi dos mil años, cayó en la trampa

de la gcneración espontánea. El "la atribuía no sólo a muchos insectos ... y gusanos, sino también a peces (anguilas), anfibios, etc." (2). Era circunscrita, aún, a los animales que, según él, se desarrollaban en el barro, por "metamorfosis" (3). Sucesivamente, las afirmaciones sobre la generación espontánea fueron mucho más exageradas y a fines del Medioevo, se sostenía la existencia de "árboles capaces de producir frutos que contenían patos o corderos" (4). Y todavía en el 1662 el jesuita padre Kircher "se había afanado en dar la receta para producir artificialmente toda clase de animales" (5). Aquí está aquella apta a producir moscas partiendo de cadáveres de moscas: "Se rocían los cadáveres de las moscas y se bañan con agua melosa, mis tarde sobre una plancha de cobre se exponen al tibio calor de las cenizas, y van nacer de esas algunos diminutos gusanillos que, despuntando las alas del lomo, toman figura de pequeñísimas moscas que van creciendo y se convierten en moscas grandes y de perfecta estatura (6). Otras recetas de Kircher consideran la producción de escorpiones, serpientes y ranas (7). Alguien sostenía que los TalOnes podrían nacer de una camisa sucia, cerrada en un frasco con granos de trigo (8). A nosostros, ahora, todo eso nos parece ridículo, pero por largo tiempo no fue así. B. FRANCESCO RED!: LA PRIMERA GRANDE HERIDA A LA GENERACIÓN ESPONTÁNEA Contra esta visión mágica del nacimiento de los animales surge, primero en el mundo, el italiano F. Redi (16261698) (9). Este hiere y obliga, a la defensa la gencración espontánea y el argumento es tan crucial en el estudio de los vivientes, que el título del padre de la moderna biología es contendido a Redi sólo por otro tenaz adversario de la generación espontánea: Lazzaro Spallanzani (1729-1799). Redi hace ver que, si se le impide a las moscas (con una fina red) depositar sus huevos en la carne muerta, éstas no producen gusanos. Afirma con vigor que los seres vivientes derivan sólo de otros seres vivientes (biogénesis). Su acción es

contra todas las fábu las y las supersticiones que hemos visto en el párrafo precedente y que eran difundidas entre el pueblo y entre los doctos. Después de Redi, otros biólogos, como Malpighi (la), Vallisneri (11) Y Réamur, llevaron adelante la lucha. contra la generación espontánea y se llegó finalmente a afirmar que los seres

vivientes derivan de otros seres vivientes de la misma especie. Redi contra el jesuita padre Kircher, Redi contra la magia y la superstición; Redi, paresa, ¿también contra la Biblia? Muchos piensan así. Y como en la polémica sobre la generación espontánea y sobre el evolucionismo se hace frecuente referencia al texto sagrado y a la religión, es necesario afrontar brevemente estos argumentos, porque sobre ellos hay muchos equívocos. C. LA BIBLIA: UN LIBRO CONTRA EL OSCURANTISMO La Biblia (Antiguo y Nuevo Testamento) es para algunos el libro del Medioevo. Es de notar, a su vez, que se empezó a componerla en la noche de los tiempos y se terminó en el primer siglo después de Cristo. Por lo tanto, es el libro de la antiguedad, no del Medioevo. En el Medioevo (476 d.C. 1492, aprox.), más que a la Biblia, se andaba detrás de historietas y la superstición abundaba mucho más que la fe. Algunos, aun teniendo la Biblia en casa, no la han leído, y no saben distinguir entre lo que dice el libro más leído del mundo y aquello que, en varias épocas históricas, se le ha hecho decir. Para muchos la culpa más grave de este libro es haber sido la causa de la persecución a G. Galilei, pero cdn un mínimo de documentación se advierte rápidamente que a los acusadores de Galilei no les importaba tanto la letra de la Biblia, como defender la filosofía, la teología, y la jerarquía social y religiosa de su tiempo. De Agustin (siglo IV) en adelante la Iglesia Católica no tuvo nunca dificultad en interpretar de modo simbólico el texto sagrado. Después del Concilio de Trento (1545-1563) hasta el advenimiento del Papa Juan XXIlI (1958), la Biblia ha tenido en el catolicismo un puesto no central porque, en la política antiprotestante, la función de la jerarquía y la tradición N. 55 Y 56

Ciencia de los Orígenes 3


I

l' 1,

1:

,lO, li I

, ,I ;I ;1

eran los elementos a los cuales se daba mayor importancia. Cuando losué dijo: "Detente, sol" (losué 10: 12) no estaba dando una lección de astronomía, estaba en una batalla en la que servían particulares condiciones de luz para tener una plena victoria sobre los enemigos. losué dijo aquella frase, "en presencia de todo el pueblo". y aun un moderno profesor, en circunstancias similarcs, diría, "Detente sol". Si dijera: "Detente Tierra", la expresión aun hoy parecería ridícula. La misma Iglesia Católica comenta ahora la cuestión tal cual la interpretaba Galilei (12), el cual afirmaba que Ja Biblia nos enseña "cómo se va al cielo", no "cómo va el cielo". Dado que no era la Biblia la causa verdadera de la oposición a Galilei, debemos ser prudentes al describir a sus acusadores con el libro sagrado en la mano. Si lo hacemos , debemos poner la Biblia también en manos del mismo Galilei, pues la conocía de primera mano , le tenía estima y respeto, y también, de la Biblia extraía fuerza para resistir y contraatacar a sus adversarios. A quien lo acusaba de ir contra el texto sagrado respondía, según P. Rossi, "Los decretos de la Escritura son de absoluta e inviolable verdad. Ella no puede en ningún caso errar. Pueden errar sus intérpretes " (13). Galilei estaba convencido que la doctrina copernicana, por él defendida con vehemencia, estaba conforme con el texto bíblico mucho más fácil que aquella tolemaica (14). Al afirmar sus convicciones, por lo tanto, Galilei no tenía intención de desacreditar Las Escrituras. El sistema, copenicano, por otra parte, no nació en contraposición con la Biblia, siendo formulado por un cura católico, como era Copémico, en un libro que dedicó al papa. Hemos puesto en evidencia la posición de Galilei con la Biblia, porque en Redi , seguidor del método galileano, volvemos a encontrar la misma posición de respeto hacia ella. Redi la conocía en profundidad y se servía de ella también. como Galilei, para defenderse de ciertos ambientes eclesiásticos hostiles y muy influyentes. Redi ajusta las cosas, no improvisándose teólogo, sino razonando como humanista, para decirlo mejor, como filólogo: cita los textos sagrados, confronta los varios pasos , concilia 4 Ciencia de los Orígenes

N. 55 Y 56

interpretaciones potencialmente adversas, ostenta sus buenos conocimientos de hebreo y árabe: y verdaderamente le quita las ganas al más pendenciero adversario de afrontar aquellos atrincheramientos. Obtiene así el éxito derivado de haberse puesto "sobre el terreno de la interpretación literal del mismo texto" (15). Redi, influenciado también por Génesis, está convencido que los primeros seres vivientes fueron creados por el Dios bíblico y que, de entonces en adelante, ellos nacen sólo de la "semilla" de otros seres vivientes. El afirma: "Por muchas observaciones hechas muchas veces por mí, me siento inclinado a creer que la tierra, de aquellas primeras plantas y de aquellos primeros animales que ella en los primeros días del mundo produjo por mandato del soberano y omnipotente factor, . no haya nunca más producido por sí misma ni hierba, ni árbol, ni algún animal perfecto o imperfecto, y todo aquello que ahora nace de ella o que en ella vemos, venga todo de la semilla real y verdadera de las plantas o de los mismos animales" (J 6) . Hay un modo de creer en Dios y en la Biblia, que llena, el mundo de milagros inexistentes y de magia, pero hay además otro modo contrapuesto que produce en el creyente biblico una actitud de gran racionalidad porque concentrando los eventos milagrosos en momentos particulares y en circustancias paniculares, desaloja el mundo de la superstición y de la confusión, El milagro bíblico se cumple frecuentemente en el interno de las leyes naturales y se manifiesta milagroso, sobre todo alojo de quien cree, en el cual refuerza el sentido de la realidad y de sus reglas. No es como la magia, que tratando de sustituirse y sobreponerse a la realidad, tiende a devaluarla. En la victoria de David sobre Goliat, por ejemplo (1 Samuel 17), no bay (en cierto modo) nada de extraordinario; la confianza de David en la victoria es sólidamente basada en su experiencia C"tu siervo mató al león y al oso y lo mismo ocurrirá a este filisteo incircunciso",v36) y racionalmente preparada. En el Antiguo Testamento Dios obra milagrosamente sobre todo por medio de Moisés. Pero, paralelamente, a través de Moisés él se

manifiesta plenamente como "el Dios de la Ley". en la cual él mismo se ha libremente vinculado, asemejándose aSÍ más a un monarca constitucional que a uno absoluto. Es la ley, pues la racionalidad, no el milagro más o menos episódico, la base estable del obrar de Dios. Concepto difícil para el Islamismo, por el cual Dios, en cada instante, decide qué hacer y las leyes, por lo lanto, son aparentes y debidas sobre todo a las costumbres de un Dios por demás imprevisible. También en el Nuevo Testamento los milagros no tienen como objeto devaluar las reglas del mundo y ellas mismas son, de algún modo, sometidas a reglas. De esto nos podemos dar cuenta examinando los episodios del Evangelio que hablan de la multiplicación de los panes, En ella está el hecho milagroso, pero en el momento parece ser visto sólo por los apóstoles, de cualquier modo la multiplicación de los panes estaba vinculada a particulares circunstancias que la hacen difícilmente repetible, Se precisa: 1) que la multitud no comia por tres dias por el deseo de seguir a Cristo; 2) que corría el riesgo de morir extenuada; 3) que fueron usados los panes disponibles; 4) que siendo un lugar desierto, no había la posibilidad de adquirir el pan necesario; 5) que las sobras no debían ser desperdiciadas, pero tenían que ser recogidas y utilizadas, porque aquel milagro no era "norma" sino "excepción" (17) . En conclusión, la fe bíblica no envilece la racionalidad, más bien la exalta. Hay otros biólogos que , igualmente a Galilei y Redi, parecen tener en alta consideración la Biblia: pensamos en el devoto protestante Linneo, a los abades Spallanzani y Mendel , en Pasteur y, en general, a los exponentes del creacionismo científico que por dos siglos (finales del '600 y '800) han dado a las ciencias naturales decisivos progresos. Y es precisamente de este movimiento que tendremos necesidad de ocuparnos en el próximo párrafo , para eliminar otros equívocos y comprender mejor el desarrollo de la lucha contra la generación espontánea.


D. NACIMIENTO y FUNCIÓN DEL CREACIONISMO FUISTA, CIENTÍFICO E HISTÓRICO La convicción que el mundo fue creado por Dios estuvo siempre presente entre los hombres, pero no es de este impreciso creacionismo que aquí

hablaremos. No hablamos aquí ni siquiera de aquel creacionismo que armoniza con la generación espontánea o con la evolución. El creacionismo del cual nos estamos ocupando nació exactamente en el 1700 Y es, ante todo, fijista, es decir que sostiene la fijeza de las especies las cuales, siendo creadas directamente por Dios en los primeros seis días de la creación, no pueden formarse más que por reproducción de genitores de la misma especie. "El séptimo día terminó Dios lo que había hecho ... entonces bendijo el séptimo día y lo declaró día sagrado, porque en ese día descansó de todo su trabajo de creación", dice la Biblia (Génesis 2:23), después de haber indicado varias veces una creación y una reproducción "según su especie" (Génesis 1:11,12,21,24,25). El papa Gregario Magno (540-604), puede considerarse un creacionista fijista, a diferencia de Agustín (354-430) y de muchos otros "padres" de la iglesia, los cuales propendían más por una creación que hubiese después desarrollado evolucionariamente las varias especies. Tomás de Aquino (1225-1274) mayormente se inclinaba hacia el creacionismo evolutivo como Agustín (l8). Dado el peso que, en el Cristianismo occidental, han tenido Agustín y Tomás de Aquino, no hay que asombrarse que la iglesia católica miró siempre con sospecha al creacionismo fijista. El creacionismo de Gregario Magno se basaba mayormente en argumentos bíblicos y teológicos, por eso es necesario agregar el término "científico" para indicar aquello que estamos considerando. Ello propone y defiende las propias convicciones científicas con argumentos y pruebas exclusivamente (o prevaJentemente) científicas. Este creacionismo lo llamamos "histórico" (desde Redi hasta Mendel, más O menos), para distinguirlo del de nuestros días que tiene sus características propias. El creacionismo fijista, también

creacionismo científico o simplemente creacionismo. Por eso cuando no es

especificado, por creacionismo entenderemos el fijista, científico e histórico. Muchas personas, no interesadas en la cuestión, cuando sienten hablar de creacionismo piensan en algo diferente (y frecuentemente contrapuesto) a aquello que efectivamente quiere decir. Para darse cuenta basta considerar que el creacionismo nace, como bosquejo, con Redi (aproximadamente en el 1668), mientras muchos lo localizan en la noche de los tiempos y lo identifican con las convicciones de los adversarios de Redi. Después de Redi, otros científicos darán al creacionismo un desarrollo sistemático y lo lanzarán hasta volverlo al punto de referencia de la mejor biología del período siguien te. Malpighi, Vallisneri, Spallanzani, Linneo, Pasteur, Mendel, se mueven todos (aunque cada uno a su modo) teniendo como orientación general el creacionismo. La obra de ellos en efecto, después de demoler la generación espontánea, es un válido contrapunto al evolucionismo, con Linneo (19) y Mendel (20) sobre todo. Quien hace comparaciones con Galilei y con el sistema copernicano, no debe caer en el mismo error de considerar el creacion ismo como la vjeja teoría. Escribía un naturalista del siglo pasado, Cattáneo (21), que "siempre se creyó un poco en alguna forma de evolucionismo, y la novedad en el campo científico fue constituida, en el curso de la primera mitad del siglo XVIIl, con la aparición del credo fijista. No se trata de una afirmación de gusto paradojal, pero de una verdad muy simple, aunque largamente descuidada. y en efecto, cuanto más se multiplican los estudios sobre la evolución, más se buscan los precursores de Darwin y Lamark, tanto más difícil resulta. huir de tal conclusión". Por otro lado , (22) Omodeo directamente afirma: "El creacionismo, que en la perspectiva actual aparece como una anligua y radicada doctrina teológica, en realidad fue formulado hacia el fin del seiscientos y fue aceptado en el magisterio eclesiástico alrededor del 1740, después de medio siglo de sospechosa indagación".

Para individualizar mejor la posición a favor y en contra del creacionismo utilizaremos todavía a Omodeo (23). "La tesis que la perfección de los vivientes da testimonio del poder e inteligencia divinas no representa, a finales del siglo XVII .. . una resignada concesión a la ortodoxia .. .. En este punto el magisterio de la Iglesia Católica, apuntalado por la propaganda realizada por los jesuitas, es taxativo y preciso. En las Iglesias reformadas la idea de una intervención creativa única, in oc/u, corno antes se decía, encuentra mucho apoyo. Esta idea fue lanzada en verdad, por un filósofo católico, el abate Malebranche, pero de acuerdo con el luterano Swammerdam, y a ella darán duradero sos tén protestantes devotos como Derham, Bonnet (24), Linneo, y Cuvier (25). Más tarde también el magisterio católico, abandonando las posiciones tradicionales, se alineará ... en la posición, de los protestantes ... Pero esto sucederá sólo hacia el l740". El creacionismo, en el Setecientos, se expresó como preformismo, el cual sostenía que "todos los cuerpos de animales y hombres que nacerán hasta el fin de los tiempos fueron directo producto del original acto creativo, o para decirlo mejor, que todas las hembras fueron creadas con la descendencia de su propia especie dentro de sí." (26). Tal concepción se oponía al epigénesis, que veía en el desarrollo del huevo fecundado una especie de generación espontánea. Ambas concepciones nos parecen hoy limitadas, pero debemos reconocer que era difícil imaginar el ADN descubierto hace pocos años (1953) y que ha resuelto la cuestión. Segúnn Montalenti (27), fue el preformismo que hizo progresar la biología y colocarlil más cerca de la realidad. El preforntismo fue publicitado, entre otros, por los jansenistas (28), o sea por los católicos más cercanos a los protestantes. La cosa no sorprende porque la idea (29) fue elaborada por un abad católico, Malebranche (30) y por un ferviente protestante, Swarnmerdam (3 1) juntos. Una combinación totalmente similar será realizada también por el abad católico , SpalJanzani, cuya amistad intelectual con Bonnet, protestante y profundamente religioso (32), es tal que, escribe Tourdes "sería difícil encontrar en la historia de la ciencia dos personas que N.

ss y 56

Ciencia de los Orígenes 5


,;¡

Ii I L,

¡il I , I

,I I

!

j,

',1

I

. I

'1i

,

i:

hayan tenido relaciones epistolares más íntimas, más activas, más leales". Gran defensor de Spallanzani fue también Voltaire el cual "seguía con particular interés la obra de Spallanzani" (34). Él en una carta a un amigo, se lanzaba contra el gran adversario de Spallanzani, el cura católico Needham, sostenedor de Ja generación espontánea . de los seres microscópicos. "¿Creerías", escribe Voltaire (35), "que un jesuita irlandés ha terminado por dar las armas en manos de la filosofía atea, sosteniendo que los animales se forman solos?" ... "Al fin, fue necesario que Spallanzani, el mejor observador de Europa, demostrase en modo inequívoco la inconsistencia de

las experiencias de este imbécil de Needham ... Creedme, querido marqués, no hay nada de bueno en el ateísmo". Aun el ferviente protestante Bonnet "acusaba el B uffón y Needham sustancialmente vitalista de ateísmo materialista" (36). Dos siglos después, en efecto, será un jesuita, Teilhard de Chardin (1881-1955), quien abrirá el camino a la aceptación de la evolución por parte de la iglesia Católica. En conclusión, "para los naturalistas del Seiscientos-Setecientos, deseosos de introducir válidos elementos de racionalidad en la biología, era esencial limpiar el campo de las continuas intervenciones milagrosas de la Providencia y de otras entidades que entonces habrían sido delegadas a proseguir la obra del Creador, intervenciones insistentemente postuladas por los seguidores de las antiguas tradiciones ... todo el complicado sistema de ideas de evolución por parte de la iglesia católica introducido por las mágicas concepciones del renaciminto ... El creacionismo fijista, que hoy en general se considera un antiguo cuerpo doctrinario edificado para defensa de la ortodoxia, fue elaborado a principios del Setecientos para ejecutar esta función liberadora ... Este esfuerzo fue sostenido por varios estudiosos de países protestantes, aventajados por ser libres de la pesada tutela de la Inquisición y de las trabas de la filosofía. tradicional , ya combatida por Lutero. Ahora bien, la idea de una intervención creativa una tantum (37), que había realizado para siempre el orden del cual es testimonio, no fue 6 Ciencia de los Orfgenes

N. 55 Y 56

considerada por la Contrarreforma, y los jesuitas en particular la habían combatido." (38). Resumiendo, como aliados del creacionismo encontramos a los mejores biólogos del tiempo, los protestantes, el gran iluminista Voltaire y aquella parte del catolicismo (minoría en aquel tiempo) más abierta al mundo moderno. Entre estos católicos merecen mención particular los jansenistas, que fueron los adversarios históricos de los jesuitas y promotores de una renovación semejante a la protestante, que si bien en ese momento no fue aceptado, terminó a la larga por llevar profunda influencia . positiva. Sobre todo a través del concilio Vaticano 11 (196-265), el cual en alguna medida ha recogido varias de sus propuestas, entre otras, aquella de dar mayor espacio a la Biblia, la acentuación de la libertad de conciencia, y del principio que la iglesia obra convenciendo (más que obligando) el uso de la lengua vulgar en la liturgia, la acentuación de la necesidad de la conversión y el reconocimiento de una mayor autonomía de la autoridad política. Estos cambios han acercado mucho la cultura católica a la protestante. Pero lo que en este contexto más nos interesa, es que Pasteur se conecta con gran placer al gran científico y pensador cristiano Pascal (39), que es además el más famoso jansenista. Por otra parte, entre los adversarios de] creacionismo encontramos sobre todo a los jesuitas, es decir aquella parte del catolicismo (mayoritaria en aquel tiempo) que más se empeñó en cerrar la sociedad a la renovación política y cultural. Los adversarios de Copérnico y Galilei son ahora los adversarios del creacionismo. Por lo tanto, si asociamos el creacionismo hi stórico del 1700-1800 con el oscurantismo, más que cometer un error, ponemos al revés la historia.

E. SPALLANZANI: UNA VICTORIA INCOMPLETA Ya hemos visto que Spallanzani compite con Redi el título de padre de la moderna biología, pero dada la importancia de su obra es necesario

considerarla má s detalladamente. Spallanzani (172-999) (40), en la lucha contra la generación espontánea, se coloca

entre Redi (162-698) y Pasteur (182-295). Redi, muere a fines del 1600, Spallanzani a fines del 1700 y Pasteur a fines del 1800. Pero, Spallaozani está en el medio no sólo cronológicamente, si no también por el tipo de obra que cumple. Redi encaminó la eliminación de la generación espontánea del mundo de los animales visibles, mientras Spallanzani luchó contra la tesis de la generación espontánea de los seres microscópicos, y no logrando eliminarla, preparó el camino a la victoria final de Pasteur. Para los adversarios de Redi , sus argumentaciones tenían sólo valor parcial y la lucha entre las dos escuelas de pensamiento prosiguió aun después de su muerte. Los sostenedores de la generación espontánea llevaron la discusión a los seres microscópicos que aparecían abundantes en las infusiones. En las infusiones se percibían bacterias, protozoos y pequeños animalitos varios. "Todos estos seres", sos tenía el frailecientífico Needham (41), apoyado por B uffon, pueden "transformarse los unos en los otros, digamos las plantas pueden 'animalizarse'\ los animales 'vegetalizarse'. Así el germen de un grano de trigo puesto en el agua, da origen a filamentos vegetales que se pueden despegar, aislar en un vidrio de reloj, y que después darán origen a animales pequeñísimos. Del mismo modo, moscas o cigarras muertas generan hongos" .. La mayoría de los abiogenistas no llegan a estos excesos pero, "muchos naturalistas creían en la generación espontánea de los seres microscópicos" (42). En este contextó de fuerte recuperación de la generación espontáoea, comenzó sus experimentos Spallanzani, en aquel tiempo un joven (30 años) casi autodidacta. El en pocos años, descubrirá más verdades que todas las Academias en medio siglo" (43). Pero, no es sólo la cantilad de sus descubrimientos que ha hecho decir que "tal vez no es exagerado ver en él el fundador de la biología como se la entiende hoy"(44). Sobre todo, es en los principios y en los métodos que él usa que se descubre una gran modernismo.

Spallanzani contribuyó en manera singular a demostrar que la producción de los fenómenos propios de los seres vivientes (digestión, fecundación,


respiración, etc.) "no depende de alguna influencia misteriosa, propia de la vida misma". Trabajaba para reducir lo vital a lo que es físicoquímico. Esto es propiamente la dirección de la biología moderna. Al respecto se puede decir que este sacerdote fue el gran iniciador de la biología antivitalista (45). El vitalismo veía en los fenómenos de los seres vivientes fuerzas misteriosas no mensurables. Para darse cuenta si efectivamente los animalitos de las infusiones surgen por generación espontánea, SpalJanzani hace hervir los recipientes de vidrios sellados con la mismas infusiones dentro. En aquellos que hirvieron por una hora no halla ninguna aparición de los infusorcs y por eso él rechaza la generación espontánea. Needham contrabate que, "Spallanzani ha sometido las infusiones a un recalentamiento excesivo y así, poniendo la naturaleza en tortura, la ha obligado a decir lo contrario". Según Needham, el exceso de hervor ha obrado de dos modos; por un lado ha destruido la 'fuerza prolífica o vegetativa', y además ha 'corrompido el aire de la botellita' (46). Estas objeciones de Needham no son privadas de fundamento y Spallanzani hará otros experimentos para tratar de desmantelarlas , pero ninguno de los dos ataques será capaz de aportar pruebas suficientemente convincentes . . . Es innegable que justamente ellas han abierto el camino en el cual se empeñó un siglo más tarde el gran Pasteur, quien "hizo colocar un retrato de Spallanzani sobre un hogar de su comedor, justamente frente al suyo" (47). No sabemos mucho acerca de su visión particular del mundo, porque en su obra hay "ausencia de referencias directas o indirectas al Dios de concepción

cristiana .... .. "No se quiere afirmar con esto que Spallanzani sea un hombre religioso o arreligioso; simplemente que él considera la esfera religiosa como parte de la esfera privada" (48). "Un privado celosamente custodiado" (49). Carla Castellani considera que probablemente Spallanzani se puede considerar "una especie de cuerpo extraño en el tejido de la sociedad que se decía científico en su tiempo." Los primeros en intuir la importancia de la indagación del biólogo

emiliano fueron propiamente dos hombres de la primera mitad del ochocientos. Y otra coincidencia no casual, operantes en aquel cuadrivio ginebrino que Spallanzani había elegido como su constante punto de referencia. La obra y la metodología spallanzaniana habían al fin silenciosamente encendido la chispa a aquella verdadera y propia revolución científica que ignorada por el setecientos, explotará en el siglo siguiente, y dará sus frutos más significativos en la Introducción bernardiana (es decir, de Claude Bernard, n.d.r.) y en la microbiología de Luis Pasteur (50). Claude Bernard, entre paréntesis, "ha contribuido como pocos otros cultores de la fisiología al progreso de esta ciencia ... A él se debe en gran parte la adopción del método experimental en el estudio, de los problemas de la medicina clínica y de la terapéutica" (51). También él , fue crítico del evolucionismo (52). La conexión que Castellani hace entre el italiano Spallanzani y el francés PasteUf pasa por Ginebra la ciudad que Calvino había plasmado con rigor bíblico en tomo al 1550 y que desde entonces irradiará economistas y reformadores en todo el mundo. Que el abad Spallanzani podría encontrarse en sintonía, no con la teología, sino con la actitud ginebrina, se puede deducir, además de su profunda y duradera amistad con Bonnet, también por su profunda afinidad con el pastor evangélico Senebier. Pero Spallanzani, observa Di Pietro, "no se deja inducir a entrar en la especulación filosófica (y religiosa, agregamos nosotros), haciendo caer cada alusión hecha por Bonnet" o por otros. Di Pietro termina su estudio así: "Para concluir, podemos decir que las relaciones de Spallanzani con los estudiosos suizos en particular con Haller, Bonnet, y Senebier constituyen una base no aplicable al edificio del pensamiento spallanzaniano y que merecen ser estudiadas más a fondo"(53). A nosotros, en modo particular, nos interesaría comprender mejor por cuáles caminos, en Ginebra, el elevamiento de la Biblia ha llevado después a una mejor comprensión cultural y científica, pero por el momento debemos contentarnos de tomar simplemente conocimiento. Mientras en Italia el catolicismo todavía pensaba

iluminar el mundo con los fuegos de la Inquisición, Spallanzani hace amistad y se encuentra a gusto con los "heréticos" ginebrinos, anticipando así los tiempos, no sólo en el campo científico, sino también religioso, mostrando una vez más que no es el cristianismo en sí que es oscurantismo, sino un particular modo torcido de entenderlo.

F. PASTEUR: LA APARENTE MUERTE DE LA GENERACION ESPONTÁNEA Pasteur (54) comenzó su actividad como químico y al comienzo se interesó por la particular propiedad de ciertas substancias (producidas en fermentaciones) de desviar luz polarizada. Los importantes descubrimientos en este sector llevarán a Pasteur a interesarse en las fermentaciones ya preguntarse si ellas serían obra de microorganismos, o no. En aquel tiempo se creía que no, pero Pasteur creía que donde había fermentación, había también presencia y multiplicación microbiana. De este modo Pasteur llegó a preguntarse sobre el origen de los microbios: ¿por generación espontánea o por reproducción de los microbios mismos? El problema como hemos visto, se arrastraba desde largo tiempo y a pesar de las importantes contribuciones aportadas después de Spallanzani, la cuestión quedaba todavía abierta. Para aumentar el interés por el argumento interviene, en 1859, un libro de 700 páginas escrito por Pouchet que sostenía la generación espontánea. Del 1859 es también el aclamado y voluminoso libro (500 páginas) de Darwin, El Origen de las Especies. La Academia de Ciencias, estimulada por las controversias suscitadas por el libro de Pouchet, para animar la resolución del añoso problema, destinó un premio a quien, dentro de tres años, a través de bien conducidos experimentos, diera nueva luz sobre la cuestión de las generaciones espontáneas. Pasteur fue desaconsejado a afrontar tal argumento, ya sea porque no era biólogo, o por la dificultad del secular problema. A pesar de eso él lo afrontó y pocos meses después (6 de febrero 1860) comunicaba algunos importantes resultados. El 3 de junio de 1861 transmitía a la Academia su memoria conclusiva, con la cual obtuvo el premio N. 55 Y 56

Ciencia de los Orígenes 7


11

! ,1

li,¡ d

:i ij "

II I

,. -,,

y con la cual aport6 pruebas inequívocas que los microorganismos derivan sólo de otros microorganismos y no de generación espontánea. La comunicaci6n de Pasteur a la Academia (55) es breve, clara y validísima, o sea lo contrario de las voluminosas obras antes mencionadas. La obra de Pasteur se abre con un capítulo que traza la historia de la generación espontánea, para pasar después a exponer las fases lógicas y los experimentos que actuaron para llegar a la solución del problema. Pasteur, filtrando el aire y examinando el polvo que se deposita en el filtro, constata de un modo irrefutable, que en el aire hay abundancia de microorganismos. Estos gérmenes son los que hacen fermentar las varias sustancias, lo demuestra con la experiencia memorable que resumiremos. Antes de las experiencias de Pasteur se sabía que un líquido hervido y sellado no fermentaba. Pero si sucesivamente se ponía en contacto con el aire, la fermentación empezaba y continuaba rápidamente. ¿Qué había en el aire que la iniciaba? Era seguramente alguna cosa que el calor destruía porque , si se enviaba aire calcinado sobre el líquido hervido, la fermentación no empezaba. Pero quedaba una duda: ¿era una particular sustancia química, o talvez eran los microorganismos contenidos en el aire, que determinaban la fermentación? Naturalmente los biogenistas sostenían que eran los "gérmenes" contenidos en el aire, mientras los sostenedores de la generación espontánea afirmaban que el aire tenía sólo una función de estímulo sobre la sustancias orgánicas, que se agregaban formando microorganismos. Pasteur puso líquido fermentable en un botellón de cuello largo hecho de vidrio y después, calentando el cuello hasta convertirlo maleable, lo alargó y lo plegó hacia abajo, dándole la forma del cuello de un ganso cuando picotea la hierba. Mientras el líquido hervía, del cuello salía vapor, pero una vez terminado el hervor, era enfriado lentamente, aspirando así lentamente aire del exterior. Como el tubo estaba mojado, las partículas s6lidas que intentaban salir eran retenidas por el agua y al interior penetraba aire limpio, sin polvo. Cuando todo estaba completamente frío, y el cuello seco, otro 8 Ciencia de los Orígenes

N. 55 Y 56

aire, más lentamente, le daba el cambio a aquel interno y las partículas sólidas en suspensi6n no entraban porque en el largo tubo sutil plegado hacia abajo, no se podían crear remolinos que ayudaran a salir a las partículas. Quedó así demostrado, sin sombra de dudas, que eran las partículas en suspensión entre las cuales abundaban los microorganismos, las que iniciaban la fermentación de los líquidos esterilizados, porque si no existían aquellas partículas sólidas no se producía la fermentación. La generación espontánea había sufrido otra derrota y con dos siglos de lucha continua, desde Redi hasta Pasteur, se podía ya considerar muerta y sepultada. Este espectacular éxito de Pasteur abrió el camino a otras importantes metas más prácticas. En 1863 comienza a estudiar las enfermedades de la cerveza, de los vinos, y del vinagre, individualizando causas microbianas. En 1865 es llamado por el ministro de agricultura para estudiar una enfermedad de los gusanos de seda. Estudio que concluye con éxito en el 1871. Si los microbios hacían enfermar los vinos y los gusanos de seda, era natural pensar que fueran también la causa de algunas enfermedades animales y humanas. Por eso Pasteur, lentamente fue involucrado en el sector médico. Muchas mujeres morían en el parto a causa de la "fiebre puerperal". Pasteur replicó con vigor a la idea generalmente aceptada. "Son ustedes los médicos que transportan el contagio", afimla en 1873 (56). "Lá vense las manos, laven los instrumentos en agua hirviente, sometan las vendas a aire caliente de 130-150 CO y la fiebre puerperal no se trasnsmitirá más". Llega después el turno del carbunco (una enfermedad bovina que se trasmite al hombre) y del cólera de los pollos. Pasteur no sólo reconoce la naturaleza microbiana sino, por una bendita casualidad, descubre un modo revolucionario de prevenci6n de las enfermedades: la vacunaci6n. Después de haber individualizado, aislado, y cultivado la bacteria del cólera de los pollos, Pasteur lo inoculaba a aquellos sanos con el fin de estudiar. Una vez, habiendo escasez de preparados frescos, inoculó un preparado de algunas semanas atrás y vio que los pollos, en este

modo, no contraían la enfermedad. El hecho extraño fue que ellos no contraían la enfermedad ni siquiera cuando, sucesivamente, se les inocul6 el cultivo fresco. Por este experimento se descubre un principio sorprendente: un cultivo de microbios viejo (atenuado) funcionaba como prevención de la. enfermedad. Este principio, además de ser aplicado al cólera de los pollos, fue aplicado con éxito al carbunco y así, entre 1877 y 1879, estas dos enfermedades fueron vencidas. Los triunfos de Pastenr, nos llevaría a pensar que pasó de gloria en gloria, pero no fue siempre así. "Pocos hombres de ciencia tuvieron en vida tantos honores como tu vo Pasteur. Honores, pero también amarguras"(57). Por defender la verdad, la mayor parte de las veces estaba s610 contra la tradición y la línea conservadora; contra las ideas preconcebidas y a menudo, contra la mala fe (58). "Envidia , ambición, maldad, ignorancia y el escepticismo de los médicos y de los veterinarios se desencadenaban en su contra haciéndole la vida difícil en todos los sentidos. En una ocasión algunos de ellos decidieron que era necesario darle a Pasteur una prueba pública para desenmascararlo definitivamente. Tanto se empeñaron que el 28 de abril de 1881 la Sociedad de Agricultura de Melun, mandó a Pasteur una invitación que equivalía a un desafío. La Sociedad ponía a disposición de Pasteur 60 ovejas (59), en las cuales sería públicamente verificada la eficacia de la vacunación. Evidentemente s us adversarios esperaban ganar el. desafío. Pero, ¿acaso las pruebas que Pasteur había presentado no eran evidentes? Sí, que lo eran, como aquellas presentadas por Copérnico, Galilei y Kepler. Y entonces, ¿por qué las pruebas convincentes a veces no convencen? Por el momento no nos queda más que aceptar que el hombre está suje to a una enfermedad ideológica que lo ciega y le hace ver doble. Es como una embriaguez, de la que se da cuenta sólo cuando está ya pasado. Pero, es bueno no pararnos sobre ningún pedestal, porque debemos consideramos naturalmente afectados, de algún modo, de este mismo tipo de alteración de la vista, lo que nos impone vigilarnos atentamente. Una célebre frase, plenamente compartida por


Spallanzani y Pasteur, afirma que "el desorden más grande del espíritu es el de creer en la existencia de las cosas que se quieren ver"(60). Es un desorden difícil de combatir en el cual cayeron reiteradamente los anticreacionistas. Once años después que Pasteur había demostrado la inexistencia de la generación espontánea, contradiciendo entre otros el libro de 700 páginas de Pouchet, el inglés H. Bastian escribió un libro de más de 1000 páginas sosteniendo la teoría de la generación espontánea (61), manteniendo firmemente su convicción

hasta su muerte en 1910. Darwin, por ejemplo, actuó peor, porque en 1882, o sea 21 años después que el caso fue aclarado, se confesó aficionado a la generación espontánea. Afirmó: "A pesar de que no existen pruebas, según lo que fue dicho hasta hoy, a mi parecer, a favor del desarrollo de un ser viviente partiendo de la materia inorgánica, no puedo evitar de creer, en

acuerdo con la ley de la continuidad, que un día se demostrará esta posibilidad" (62). Aun más increíble fue el "caso Lysenko", siendo principal protagonista aquel científico ruso protegido de Stalin. En aquel tiempo, casi un siglo después de las pruebas presentadas por Pasteur, cerca de 1.500 millones de personas, esparcidas en todo el mundo, fueron obligadas a creer en algunos increíbles y garrafales errores. En Italia al menos un cuarto de la población tenía en aquellos años plena confianza en el diario comunista, L'Unirá en el cual (el 25/6/ 1952, p. 3) fue afirmado: "Antes que la Lepenscinskaia demostrase lo contrario, se opinaba que una célula puede nacer sólo de otra célula ... la Lepenscinskaia. . descubrió que las células, o sea la vida, se forman también de sustancias que no son vivas y que no tienen nada que ver con la vida". Esta eleción de evolucionismo extremo llevó a afirmar con certeza que habían obtenido, entre otros, los siguientes resultados: "500.000 plantas de uva que circundan Moscú, el algodón naturalmente colorado, las papas que no degeneran en el caluroso clima de Kazakhstan, los frutales y los huertos que superan el círculo polar" (63). La generación espontánea es un increíble monstruo con siete cabezas que se regenera y aparece bajo otras formas.

Seguidamente afrontaremos su forma actual, la abiogénesis; por ahora es más oportuno proseguir y concluir el estudio sobre Pasteur. El último gran descubrimiento del científico francés fue el haber encontrado el modo de atenuar un 'microbio' que no se lograba aislar, ni ver, ni hacerlo multiplicar fuera del tejido viviente al cual atacaba. Este veneno (en latín 'virus') era el de la rabia, atroz enfermedad transmitida por los perros al hombre y hasta aquel momento prácticamente incurable. Pasteur fue obligado a experimentar su vacuna sobre J oseph Meister, un joven mordido por un perro rabioso. El experimento tuvo éxito y el joven Joseph pudo proseguir su vida sin siquiera contraer la enfermedad. El caso tuvo gran publicidad, y tres años después, fue inaugurado el Instituto Pasteur, en el cual la vacunación y la investigación fueron enormemente desarrolladas. Pasteur terminó sus días rodeado de honores. "Cada investigación experimental debe tener como guía ciertas ideas preconcebidas" afirma Pasteur (64). Sus ideas preconcebidas no las manifestaba en el ambiente de su actividad científica y sólo podemos conocerlas mediante otras fuentes. Por ejemplo, en el discurso pronunciado en ocasión de su elección como miembro de la Academia de Francia,. Leemos: "Los griegos ... nos han dejado como herencia una de las palabras más hermosas de nuestro idioma, la palabra 'entusiasmo' -en rheós (65) - un dios interior. Afortunado quien lleva dentro un dios, un ideal de belleza y lo obedece: ideal del arte, ideal de la ciencia, ideal de la Patria, ideal de las virtudes evangélicas. Estos son los manantiales vivientes de los grandes pensamientos y de las grandes acciones. Todos se iluminan con el reflejo del infinito" (66). Además de estos altos ideales, eran de orientación y estímulo para Pasteur los grandes hombres de ciencia del pasado. En la parte inicial del discurso antes citado, Pasteur afirma, dirigiéndose a los miembros de la Academia: "Quizás ustedes también me agradecen por haber traído a este arduo problema el origen de los infinitamente pequeños, un rigor experimental que ha terminado por cansar la oposición. Atribuimos el mérito a la severa aplicación de las.reg1as, método

que nos han dejado en herencia los grandes experimentadores: Galilei, Pascal, Newton y sus discípulos en estos últimos dos siglos" (67). Evidentemente, para él, tres eran los más luminosos ejemplos del método experimental: Galilei, Pascal y Newton. Por lo tanto, las características de estos tres hombres de ciencia se reflejan sobre Pasteur. De Galilei hemos hablado al comienzo. En cuanto a Pascal, no serían muchos los que lo consideraran entre los tres mejores hombres de la ciencia anteriores a Pasteur, el hecho de que él lo consideró así adquiere mayor significado. También a Pascal lo hemos definido como el más famoso jansenista. El era un científicoteólogo, característica que hemos encontrado, en menor medida, también en Galilei. Esta cualidad se encuentra presente también en Newton,

quien "dentro de la teología se ocupó de jóvenes con gran éxito dado que en el momento en que fue publicada su obra, 1 Principia, (su obra maestra de astronomía) era considerado un óptimo teólogo. Respetando las tendencias de la. época, compuso una obra póstuma, publicada en 1733, en donde expone con profunda erudición las profecías de Daniel y del Apocalipsis, intentando aplicarlas al desarrollo de eventos históricos" (68). Habiendo tomado como ejemplo tres científicos teólogos no nos sorprende, por tanto, que definan a Pasteur como "un hombre cuyo corazón está costantemente dominado por una fuerte fe religiosa" (69). Si bien él no laha ostentado, aparece poco o nada en los retralOS que generalmente se hacen de é 1. CAPÍTULO 3

CIENCIA y METAFISICA A. CÓMO OPERA LA CIENCIA El método clásico para la investigación científica es el inductivo. Si por ejemplo, se comprueba que algunos seres vivientes son constituidos por células, se puede formular la hipótesis que todo los seres vivientes son constituidos por células. Cuando la hipótesis está apoyada por los conocimientos ya adquiridos y no es desmentida por N. 55 Y 56

Ciencia de los Orígenes 9


1 '

, 1,

I

i¡ I I

ninguno de estos, esta hipótesis se transforma en una teoría. En este caso, la teoría de que todos los seres vi vientes están formados por células. Pero esta teoría podría ser desmentida a causa del hallazgo de organismos no celulares. En efecto el descubrimiento del virus la ha puesto en discusión, obligándola a adaptarse a la nueva situación. A veces se utiliza el método deductivo antes que el inductivo. En este caso el científico formula una hipótesis que va más allá de los hechos hasta entonces observados, para después buscar los hechos (a travé s de nuevos experimentos), que estén en armonía con la hipótesis. Si se logra encontrar hechos convincentes, se deduce que tal hipótesis es válida. En otras palabras, no siempre las pruebas preceden la teoría y no es nada raro una teoría intuida que estimula al científico a buscar y poner en evidencia ciertos hechos, o a preparar determinados experimentos. Si es verdad que debemos ver para creer, es también verdad que otras veces primero se cree en Ja validez de una determinada hipótesis, para después descubrir su verdadera efectividad .

B. LA CIENCIA, ENTRE LA OBJETIVIDAD Y LA SUBJETIVIDAD Inclu so para Galileo , considerado universalmente el fundador del método científico, a menudo la teoría precedía a los hechos .. "Hechos SOIl para la ciencia galileana sólo aquellos conseguidos en base a precisos criterios de carácter teórico. La interpretación de los dalos de la experiencia puede acontecer sobre la

base de tesis prefíjadas. Aquellos resultados de la experiencia que se apartan de esta tesis son interpretados como 'circunstancias disturbantes' . ..

El galilea no Torricelli es aUIl más explícito sobre este puma: 'Si las esferas de plomo, hierro, o piedra, no se dirigen en aquella supuesta dirección . . , nosotros diremos que no hablamos de ellos'" (70). Por lo tanto, los hechos que contrastan con una teoría, a veces eliminan la misma, pero otras veces son los hechos que serán eliminados y se dejan en el cesto de las cosas extrañas , que se espera será n aclaradas en un futuro. Podemos constatar en qué en cierta medida operaba en Galileo es te 1 o Ciencia de los Orlgenes

N. 55 Y 56

mecanismo, observando la forma como trató la obra de Kepler. Galileo estaba convencido que el único movimiento que no necesitaba la aplicación continua de

una fuerza era el movimiento circular uniforme. Por esto, para Galileo, este era el único movimiento posible para los planetas que se movían alrededor del sol. Esto traía varios problemas, y como los astrónomos precedentes , Galileo, para intentar resolverlos, recurre a varios expedientes, más o menos convincentes. Kepler, después de atentos cálculos basados en la observación, constató que todos los artificios podían ser eliminados considerando simplemente que lo s planetas se movían en torno al sol en órbitas elípticas antes que circulares. Kepler y Galileo, por ser ambos copernicanos, se conocían y se estimaban. Galileo conoció la obra de Kepler aproximadamente 30 años antes de morir, pero no tuvo "ninguna consideración por sus grandes descubrimientos" (71), porque éstos contradecían un preconcepto profundo al cual no renunció. Spallanzani , que hemos visto en el cap. 2, persona muy elogiada por su método de investigación puramente científico, no llegó a descubrir la función de los espermatozoos debido a la convicción de que el ser viviente era preformado en el óvulo femenino no fecundado. En una publicación sobre este argumento, expresa el deseo de la objetividad absoluta, donde afirma querer desembarazarse de cada noción adquirida, "y así encontrarme como una mesa lisa en esta investigación, para estar preparado para recibir las imágenes que vienen a Ja vista sin preocuparme de las invenciones de otros"(72). Esto demuestra que los científicos, a pesar de la firme intención de ser objetivos y hacer hablar a Jos hechos, pueden ser inconscientemente condicionados por prejuicios que les impiden ver correctamente la realidad. Albert Einstein está considerado por algunos como el más grande científico jamás existido, pero no todos saben que, después de haber revolucionado la fisica, ha rechazado las ponderan tes formulaciones sucesivas, por convicciones personales de carácter religioso y no científico. Es de notar, en efecto, que él ha rechazado la formulación más sosteni da de la teoría cuántica,

porque considera los fenómenos atómicos como origi nados por el acaso, y no por una ley determinada. Esto era para él (también para otros, entre ellos Popper) inaceptable, porque creía en un mundo ordenado y gobernado por leyes precisas, creado por un Dios a veces complicado, pero jamás maligno . U n Dios que, refiriéndonos a una famosa frase suya, "no juega a Jos dados". Einstein era hebreo y a los 11 años ya leía su Biblia asiduamente (73) quedando profundamente influenciado por ésta. Aunque sí llegará, posteriormente, a una concepción filosóficaecuménica de Dio s, pero quedarán en él sensibles huellas del ordenado Dios bíblico. La religiosidad que le impidió aceptar la preponderante interpretación de la teoría cuántica era la misma que le había dado la fuerza de lograr sus grandes descubrimientos. Hablando de Kepler y de Newton, en efecto afi rma : "Sólo aquel que ha consagrado su propia vida a propósitos análogos puede formarse una imagen real de lo que ha animado a estos hombres y de lo que les dio la fuerza para permanecer fieles a sus objetivos a pesar de sus innumerables fracasos. Es la religión cósmica la que otorga una fuerza semejante" (74). En otra parte dice: "El sentimiento más profundo y sublime del cual somos capaces es la experiencia

mística. Sólo de ésta nace la verdadera ciencia. Para quien es extraño este senrimiento ... es espiritualmente muerto. .. Mi religión consiste en una adoración

humilde a un ser infinito, y espiritual de naturaleza superior que se revela en las

pequel1as cosas que nosotros podemos percibir

por

nuestros

sentidos

insuficientes y déb'i/es . .. Ha sido la religión que permitió a la humanidad progresar en todos los campos ". Respecto a la teoría evol ucionista expresó públicamenle su criterio en 1950: "Considero la doctrina evolucionista de Darwin , Ha eckel, y Huxley, co mo superada sin esperanza" (75). El condicionamiento de nuestros preconceptos nos puede llevar no sólo a no ver aquello que es, sino que también nos lleva a ver aquello que no es. Needham, el gran adversario de Spallanzani , era uno de lo s más distinguidos científicos de la época y fue


el primer católico admitido a la prestigiosa academia inglesa Royal Society (76). Él se sorprende que SpaHanzani no haya logrado constatar la generación espontánea y dice: "Si hubiera visto como vi yo aquellas semillas. . . si hubiera podido notar que la cabeza de cada planta ... luego produce glóbulos en forma de semilleros, aparentemente sin vida, que se forman bajo los ojos del observador. Si, enfin, a la conclusión del espectáculo hubiera observado que estos mismos glóbulos, después de romper la matriz, comienzan a salir en masa, que son animados y corren de acá para allá ... estoy seguro que su buena fe y sagacidad hubieran evitado esta especie

de reproche hacia mi persona" (77). También el flogisto es un caso famoso, se trata de una sustancia que se pensaba muy liviana y que penetraba los metales, dándoles brillo, conductibilidad, etc .. Llevando los metales a alta temperatura estos perdían sus propiedades características: este hecho era atribuido al flogisto que se retiraba. Todos los químicos buscaban el flogisto con gran pasión, esto llevó a la química por caminos de progreso , los hechos demostraban la existencia del flogisto, todos lo creían existente, pero ninguno lograba encontrarlo. Lavoisier (17431794), introduciendo la balanza en el laboratorio químico, aclaró que los cambios producidos en los metales a alta temperatura, no eran debidos a lapérdida del flogisto, sino a la asimilación del oxígeno. El flogisto no existía. A veces, alguien ve doble o engaña y desde allí comienza a difundirse una cadena ininterrumpida que perpetúa un error, hasta un cierto punto donde el observador se encuentra aturdido por un eco retumbante que finalmente lo convence que lo absurdo es un hecho real. A fines del 1700, se creía en los jumarts, el producto del acoplamiento del toro con la yegua, del asno con la vaca, del toro con la asna. Se creía en esto por las afirmaciones de Léger y Staw, pero sobre todo de Bourgelat, inspector general de las escuelas veterinarias francesas , que aseguraba a Bonnet haber tenido varios de estos híbridos (78). Estas declaraciones lograron engañar al serio y gran biólogo Réaumur (79), y a Spallanzani que escribe: "Las recientes y

seguras observaciones.. nos dan fe

indudable, que del cruzamiento de cuadrúpedos diferentes se obtiene una especie singular de animal, llamado Jumart" (80). Réaumur estaba tan absolutamente convencido de esto que trató de cruzar un conejo con una gallina y Spallanzani intentó el acoplamento entre perros y gatos hasta por medio de la fecundación artificial. Hoy sabemos que cruzando dos especies disímiles no se obtiene ningún resultado y que losjumarts eran todo un engaño. Pero en aquel entonces fueron tomados en serio hasta por los más valientes y escrupulosos científicos de la época. ¿La ciencia, por esto, es infundada? No queremos decir esto, sólo quitar al adjetivo "científico" aquel significado de certeza absoluta que algunos aún le dan. La ciencia puede producir un tipo de certeza, pero no se refiere a un tipo de certeza absoluta, sino científica. Montalenti a propósito de este tema escribe: "Hoy, después de largos años de meditación e investigación, sabemos lo ingenuo y vano que es empeñarse en la

investigación de los fenómenos naturales con la mente absolutamente libre de preconceptos. Sabemos cuánto e/ investigador está condicionado por numerosas instancias, de las cuales ni él

mismo está de/todo cOl1sciel1fe" (81). Al decir que adorar la ciencia es injustificado y peligroso, queremos subrayar con la misma fuerza que es igualmente peligroso despreciar la ciencia autorizándonos a imaginar las cosas más extrañas, sin estar vinculados a ningún

criterio de objetividad. Objetividad de la cual la ciencia, en alguna medida, está invadida. Esto se puede evidenciar claramente en los congresos internacionales de una cierta disciplina (genética, medicina, etc.), donde personas de diferentes razas, nacionalidades, culturas y religiones pueden entenderse y colaborar: esto debido a que el científico se vincula a métodos universales que superan el subjetivismo. Los congresos internacionales de filosofía, donde los filósofos de cada tendencia pueden confrontarse y construir juntos, no existen. Esto es una clara demostración que la ciencia posee una cierta objetividad, que da la posibilidad de realizar tales congresos.

En conclusión, el saber científico puede ser definido "intersubjetiva" (82), colocándose en un punto intermedio en-

tre la subjetividad absoluta y la objetividad absoluta. El grado de objetividad varía, por esto es útil examinar criterios que pueden ayudarnos a evaluar la veracidad de una determinada afirmación científica.

C. CRITERIOS DE LA ATENDIBILIDAD DE UNA AFIRMACIÓN CIENTÍFICA a. Los hechos: máxima atendibilidad Los hechos observables son los más atendibles, aunque también en ellos puede haber errores debidos a fallas humanas, o a prejuicios de observador o, a veces, a

un deliberado engaño. También los científicos pueden ser deshonestos, en muchos casos para alcanzar la gloria y la fama por un camino más corto y fácil. Dado que las teorías son una interpretación de los hechos, resultan más naturalmente sujetas a errores.

b. Acuerdo entre los científicos Es muy importante constatar que todos los científicos estén de acuerdo sobre un argumento, también en este caso es posible que la teoría sea errada, pero la probabilidad que sea cierta es más elevada. Si un científico inicia su discurso diciendo que "la mayor parte de los científicos están de acuerdo" debemos estar atentos porque, tanto en la ciencia como en la política, se crean métodos sutiles que tienden a elirrtinar las rrtinorías. Un caso muy elocue~te es el de la teoría de la 'deriva de los continentes' (83), formulada por Alfred Wegener (1880-1930), aceptada por la geología actual. Inicialmente los geólogos escucharon a Wegener, luego su obra fue traducida a varios idiomas y en 1922 Wegener podía afirmar que no existía algún geofi sico que estuviera en contra

de su hipótesis (84). Pero pasando el tiempo expresar simpatía por la idea de la deriva de los continemes significaba jugarse la carrera. En el peor de los momentos, los sostenedores de la deriva de los continentes eran liquidados con N. 55 Y 56

Ciencia de (os Orígenes 11


desprecio como maníacos, La actual teoría de la tectónica de placas tiene su origen en la de la deriva de los continentes, " La naturale za del mecanismo que desplaza los continentes es aún incierta, no obstante, la teoría de la tectónica de placas se ha establecido tan bien que aquellos que rechazan sus principiosfundamentales vienen tratados como reaccionarios" (85), Concluyendo, en la ciencia "debe existir siempre", sostiene M, Polanyi, "una opinión preponderante sobre la naturaleza de las cosas, a la cual se debe confrontar la validez de rodas, las aserciones, Cada observación que parece contradecir el punto de vista bien establecido de las cosas viene preliminarmente dejada aparle, con la esperanza que en un futuro ésta se revele falsa o de poco relieve" (86),

, ,,

I ;I

!!

Si el 90% de los científicos está de acuerdo con una teoría, esta mayoría nos impulsa a aceptarla, Pero si pensamos en el 10% restante que soporta la presión de todos los demás, debemos preguntarnos dónde encuentran la fuerza para resistir y en cuáles argumentos se apoyan, Al extremo, más rara es la oposición, más interesante será ex animarla. c. Relación entre la teoría y los hechos sobre la cual se apoya

! 11 : I ,1 :'

1

,l ''

I

I

I I 11

Otros dos criterios de atendibilidad surgen de la relación entre la teoría y los hechos sobre los cuales se basa. Hay algunas teorías que son, por decirlo así, impuestas por ciertos hechos o datos experimentales. En otros casos, al contrario, primeramente se formula la teoría, luego se individualizan los hechos que la apoyan. En ambos casos la teoría puede ser verdadera o equivocada, pero es cierto que la teoría impuesta por los hechos es más atendible. Ciertas teorías se basan en muchos hechos y poca elaboración mental. Otras teorías s'e basan en pocos hecho s indiscutibles, de los cuales se obtienen las mi smas reflexionando sobre presuposiciones y elaboraciones varias. La teoría que se basa en muchos hechos y poca elaboración tiene mayor probabilidad de durar en el tiempo, que aquella que es fruto de pocos hechos y mucha especulación.

d. Conexión entre teoría científica y concepciones religiosas, filosóficas y políticas Una teoría puede estar más o menos enlazada con una particular filosofía científica o concepción religiosa. Si ésta apoya o es contraria a una determinada visión del mundo, podría ser aprobada, defendida o atacada, más por motivos extracientíficos que por motivos científicos. Ninguna de las dos formaciones puede considerarse exenta de sospechas. Si en la Inquisición que afrontaba Galileo existían motivaciones extracientíficas en defen sa de un determinado sistema ideológico y social, también en Galileo existía el deseo extracientífico de atacar aquel sistema ideológicosocial. En efecto, Paolo Rossi dice; "La adhesión de Galileo a la visión copemicana del mundo data de quince años antes de lo s descubrimientos astronómicos y no nace de la base de una hipótesis, sino de una base bien diferellle, o sea aquella de la acogida de una concepción nueva, capaz de contradecir al deductivismo de los aristotélicos . de derribar los cuadros mentales, de ofrecer una posibilidad nueva para el saber" (87), Cuando las moti vaciones científicas y extracientíficas se trenzan y sobreponen, el debate se transforma fácilmente en riña y todos , de alguna manera, se ven obligados a decidirse por uno de los dos frentes. Cada uno tiende a taparse los oídos y alzar la voz y, en ésta breve discusión , generalmente se salta de un problema a otro, sin saber finalmente de qué se está discutiendo. Para poder orientarnos en estos argumentos aplicaremos cuatro normas: 1) no confiar en las citaciones que alguno hace de su adversario, sino más bien examinar las dos tesi s a través de los textos de calificados exponentes de las dos partes; 2) separar la confrontación científica de la extracientífica; es lícito confrontar filosóficamente las tesis, pero si queremos examinarla científicamente, no debemos tener en cuenta los argurnentos extracientíficos; 3) entre las argumentaciones científicas, debemos primeramente, poner a un lado todas aquellas que no tengan una base sólida;

4) también es necesario distinguir entre hechos y sus interpretaciones. Después de esta aclaración, podemos confrontar lo que queda de verdaderamente atendible de las dos tesis contrapuestas y llegar a una valuación total con la mayor objetividad de la cual somos capaces. Cada uno debería estar di spuesto a admitir que la tesis del adversario es científicamente más probable, aunque después se adhiera a la otra tesis en ba se a consideraciones extracientíficas. Debemos esforzarnos por separar los diferentes criterios (religioso, político, científico, etc.) sin mezclarlos, aunque podamos elegir a qué tipo de argumentación dar la preponderancia. En un campeonato deportivo la lucha puede ser dura, pero siempre debe ser leal , honesta, caballeresca y respetuosa del adversario. Cuando la competición llega a su fin , a menudo los atletas se estrechan la mano: es mucho más dificil que lo hagan los hinchas opuestos. La invitación es de ser, por así decir, atletas de una teoría, con el notable empeño que esto requiere. A menudo la discusión es más fácil con los adversarios mejor preparados que con aquellos que no han profundizado los problemas y que, fingiendo seguridad, apuntan mayormente sobre la fucrza de la voz que sobre la fuerza de los argumentos. Al contrario, quien ha examinado honestamente y valuado el pensamiento contrario, le es más fácil discutir sosegadamente. a. Posibilidad de falseamiento de la ciencia El cri terio de yeracidad que hemos dejado por último sería, en realidad, un criterio de cientificidad, y es aquél que se afirma cada vez más (yen torno al cual se ha abierto un vasto debate). Se trata del criterio de falseamiento introducido por el estudioso austríacoinglés Karl Popper, Según Popper la ciencia no es el conjunto de aquello que es verificado, o sea hecho verdadero por la experiencia, sino más bien el conjunto de aquello que es simplemente corroborado , o sea reforzado de la misma experiencia. Una teoría, para ser científica, se debe apoyar sobre hechos específicos, prever otros


hechos (poder de predicción) y debe poder ser desmentida (falsificada) por hechos no previstos y contrarios a ésta. No es ciencia aquella que no puede ser falseada, contradicha por algún hecho hipotético o algún experimento futuro. También Hallam, como casi todos hoy, concuerda que "no existe algún modo para lograr la seguridad o para eliminar la posibilidad de error" (88). En efecto, cuando los datos confirman una teoría no se puede afirmar su verificación, porque nuevos datos pueden desmentirla. La certeza, diríamos nosotros, es un don de Dios. Talvez Popper (al ser de origen hebraico) ha sido influenciado en sus concepciones, por la Biblia. El científico, según su concepción, tiene algo en común con el profeta, dado que ambos proclaman una verdad oculta a los demás, que son invitados a aceptarla. En la Biblia un profeta, basándose sobre datos ciertos de la revelación escrita por aquellos que le precedieron, evaluaba la realidad presente prediciendo qué hubiera sucedido si la sociedad se hubiese

comportado en una determinada manera. ¿Cómo se reconocía el verdadero profeta de Dios? La Biblia indica una manera cómo detectar a un profeta falso, pero no indica la manera para tener la seguridad absoluta de que el profeta habla verdaderamente en nombre de Dios. Un profeta era considerado falso cuando sus predicciones no se cumplían (Deut. 18:20-22), pero aunque estas señales se realizaran, podía ser igualmente falso, tolerado por Dios con el fin de poner a prueba la fe de su pueblo (Deut. 13: 13). Las señales (indicios) para reconocer al Mesías fueron predichas, pero ninguna prueba inequívoca podía índividualizarlo con certeza. Aun Juan el Bautista, públicamente había declarado como Mesías a Jesús (Juan 1: 19-34) y que había tenido claras señales de esto, pero en un cierto punto dudó (Mateo JI :26), considerando estas mismas señales como expuestas a error. Para concluir, la certeza es una convicción íntima que no depende solamente de los hechos externos a la persona. Los hechos externos necesitan ser vistos y colocados por el individuo en una determinada manera, para hacer relucir en ellos la certeza absoluta.

C. SABER CIENTÍFICO y SABER FILOSÓFICO-TEOLÓGICO El saber científico, como hemos visto, se basa más o menos directamente en hechos y experimentos, mientras el saber no científico está menos vinculado a éstos y es representado sobre todo por la filosofía y la teología. No es que la filosofía y la teología estén totalmente desvinculadas de los hechos, pero parte de lo que un filósofo o un religioso cree puede depender muy indirectamente de los hechos en sí mismos. La historia, como aquella que hemos contado en el capítulo precedente, se coloca a mitad del camino entre la ciencia y la filosofía porque, aún basándose en los hechos, deja el autor libre de elegir algunos antes que otros, coordinándolos según su propio punto de vista. El saber filosóficoteológico (que llamaremos también especulativo) es esencial para el hombre (cada uno es filósofo, para sí mismo), porque él se hace preguntas y necesita orientaciones que superan las respuestas que la ciencia puede ofrecerle. Por lo tanto esto no es un saber de clase B, al contrario, respecto a las cuestiones de base es aquél que determina mayormente nuestras acciones concretas. La verificación misma del método científico no puede llevarse a cabo con el método científico aunque lo compruebe. Esto puede ser realizado sólo por una vía no científica. Conceptualmente la ciencia puede ser separada del conocimiento especulativo, pero en cada ser humano existe la presencia de ambos conocimientos, que se influencian recíprocamente. Una posible relación entre los dos tipos de saber nos fue descrita por PasteUf que menciona, COmp311iendo el pensamiento de un no identificado psicólogo del espíritu excelso (89): "Las nociones más preciosas que la inteligencia humana escollde están al fondo de la escena y en.vueLtas en ulla luz crepuscular. es en torno a estas ideas confusas, de las cuales el vínculo se 110S escapa, que giran las ideas claras para difundirse, desarrollarse, elevarse. Si estuviéramos separados por estos bastidores, las ciencias exactas perderían la grandeza que extraen de la relación secreta con otras verdades infil/itas de las cuales

nosotros tenemos sólo una leve

sospecha". Hemos visto ( cap. 2/F) que Pasteur, al hacer ciencia, no exponía su visión personal del mundo, de la cual derivaba (al menos en parte) su ciencia. Este comportamiento quisiéramos que fuese de todos. En el laboratorio científico se puede trabajar juntos y provechosamente sólo si cada uno pone aparte su propio saber flilosóficoteológico. Estudiando los temas que nos hemos propuesto, puesto que los dos tipos de saber han invadido uno el campo del otro, estamos obligados a llevar adelante ambos aspeclOs, pero con la intención de no confundirlos.

D. COMPARACIÓN ENTRE LA EXPERIMENTABILIDAD DE LA CIENCIA Y LA DEL SABER ESPECULATIVO Siempre se dice que la ciencia es experimental, mientras que el resto no lo es. En 1982, escuchando a Giuseppe Sermonti en Asís, fui estimulado a reflexionar sobre el hecho de que también la teología tiene su modo de ser experimental, que no es un modo inferior. Las reflexiones de este párrafo son debidas al desarrollo de aquel estímulo. La ciencia es experimental porque sostiene sus tesis con hechos y experimentos . Estos hechos y experimentos tienen dos características básicas: 1) pueden ser repetidos un número indeterminado de veces, 2) la descripción de los hechos no es subjetiva. En la ciencia, algunas veces, se encuentran otras dos características: 1) el experimento o hecho, es concretamente observable sólo por el e~pecialista ( un profano no entendería lo 'sucedido); 2) las presuposiciones están determinadas por la descripción e interpretación de los hechos. En esta situación , el hecho llevado a prueba va observado con mayor atención y es claramente menos probatorio que los hechos que están separados de las presuposiciones que se quieren demostrar. Un ejemplo de estrechos vínculos entre hechos y presupuestos se da en la física atómica, donde se puede hablar de un electrón en grandes volúmenes aunque jamás alguno lo haya visto.

N. 55 Y 56

Ciencia de los Oriqenes 13


,, 1I 1

I

La experimentabilidad del conocimiento especulativo es ,naturalmente diferente, pero no es justo ignorarla. No se puede medir la alegría de una persona con instrumentos físicos, ni se puede reproducir en un laboratorio: no obstante todos han tenido una experiencia directa. Es una experiencia cuaJitativamentesubjetiva, diferente de la científica, pero siempre una experiencia. Es más, el individuo común tiene la ventaja de que mientras la alegría la ha comprobado concretamente, ciertas demostraciones científicas no las ha visto jamás ni entendido. La experiencia extracientífica puede ser, para él más demostrable y concreta que la otra: no es absurdo, por 10 tanto, que la quiera tener en cuenta.

,, ,, I'

,I ,I

,i I

i

I

,11

Ii:

'1 "

,1

"ri .,

'

, Ir: ,

Para ver, por ejemplo, cuán concreta puede ser la experiencia religiosa citamos una frase que Pasteur (compartiéndola) pone en boca al gran físico inglés Faraday: "La noción y el respeto de Dios llegan a mi espíritu a través de caminos tan seguros como aquellos que nos conducen Q una verdad de orden físico" (90). El italiano Guillermo Marconi afirma: "Creo en el poder de la oración, creo no s610 como católico, sino también como científico" (91). Generalmente se asocia la oración con un comportamiento como el de Francisco de Asís antes que al de un inventor como Marconi: que

además era capitán de industria e i/lvenrO/: de las sociedadcs multinacionales (92). Pero Marconi fue educado en modo inusual: su madre era británica protestante (93) y "cada noche leía la Biblia a sus niños". Un libro de no descuidar.

1 1

E. LOS NO ESPECIALISTAS Y LA CIENCIA

,

,1

I

¡

a. No despreciemos especialistas

a

los

no

El mundo de saber ha sido revolucionado tanto por los especialistas como por los no especialistas . El especialista es aquel que se ocupa en modo casi exclusivo a un determinado sector de investigación, después de haber seguido el normal curso de estudios y de haberlo profundizado. Este tiene la ventaja de estar dentro de la materia, pero también la desventaja de ser condicionado

por los prejuicios y métodos del pasado. El no especialista es generalmente un autodidacta que no ha hecho el curso de estudios regular respecto a esa disciplina, porque se interesa también de otros sectores. Su mente está libre de prejuicios y de preconceptos corrientes de pensamiento, por esto puede tomar más fácilmente nuevos caminos. También porque generalmente tiene una visión interdisciplinaria y panorámica de los problemas. Una bella flor, para usar una analogía, nos puede hacer olvidar el horizonte. Pasteurera un químico, sin embargo, revolucionó la biología y la medicina. Boyle, que ha iniciado la química moderna, no era especialista. Wegener, de quien hemos hablado (cap. 3/Cfb), al final de su vida era estimado sobre todo "como explorador ártico y pionero de la meteorología, mientras hoyes más conocido por haber sido la figura más competente que ha propuesto la deriva continental, aunque si ésta, por su misma admisión, ha sido poco más que un intéres periférico en gran parte de su vida profesional" (94). Einstein fue esencialmente un autodidacta y, cuando revolucionó la fisica, era un ilustre desconocido. Popper llega a decir que todos los grandes científicos eran no especialistas (95). Es claro que los especialistas lograron que la ciencia adelantara enormemente y, en absoluto se quiere elogiar la ignorancia. Se quiere sólo hacer notar que no necesariamente las observaciones de un no especialista, por el hecho de provenir de éste, están equivocadas. Esto no se señala solamenle para valorizar los argumentos del suscrito (un no especitilista), pero también, y principalmente, para alentar a los demás

a no enfrentarse a la ciencia con una actitud de impotencia. Cada uno debe ser responsable de sus propias elecciones, sin delegar en blanco a favor de ninguno. De esto nos ocuparemos seguidamente .

b. El peligro de la sacerdotalidad en la

ciencia Civiltá Cattolica la revista de los Jesuitas italianos que es emanación más o menos directa del Vaticano, en un artículo que ha suscitado clamor, exhorta

a los católicos a cuidarse de la enfermedad del infalibilismo. El padre G. De Rosa confirmó e ilustró seguidamente el artículo a la radio vaticana. La enfermedad del infalibilismo consiste en exagerar enormemente la doctrina de la infalibilidad del papa, hasta llegar, dice Civiltá Cattolica, al "servilismo" y a la "papolatría" (96). En vez de considerar al papa infalible sólo en las circunstancias particulares indicadas en la doctrina oficial, y que no se verificaron con los últimos cuatro papas, se acostumbra atribuir al papa esta infalibilidad casi siempre. Dice De Rosa: "El campo de la infalibilidad es muy restringido. En efecto el papa es infalible solo cuando habla 'ex carhedra', o sea como maestro supremo de los cristianos, con la especifica intención de definir una verdad que concierne a la fe )' a la moral.. .. el úlrimo en usarla fue Pio XII, en 1950" (97). El católico que hubiera contraído la enfermedad del infaJibilismo se libera de la propia responsabilidad y del privilegio de decir la última palabra en la mayor parte de las elecciones a cumplir. Este considera la libertad de cristiano y la responsabilidad individual como pesos que no quiere llevar, por esto busca liberarse obedeciendo más o menos ciegamente aún a quién no le pide una obediencia semejante. Sigue diciendo De Rosa: "La enfe/medad del infalíbilismo se encuentra a menudo en el mundo ca/ólico" (98). De todas maneras, el no católico no es inmune a esta enfermedad. Dostoevskij ha escrito páginas inquietantes sobre el temor de los hombres a la libertad. Éste, imaginando un retorno de Cristo al final del siglo XVI, pone en boca del "Gran Inquisidor" palabras turbadoras , aterrorizado por una posible nueva predicación dc la libertad. El Gran Inquisidor dice al Cristo retornado, acusado de haber predicado la libertad: "No hay preocupación más agobiallle y angustiosa para el hombre, una vez libre. que aquella de ir en busca de alguno ante el cual arrodí/larse. Pa/'ú el hombre, para la sociedad humana, Il( existió nunca nada más insoportable que la libertad. ¿ Por qué enronces, has venid, a perturbarnos? ... maiiana mismo yo 11 condenaré y te quemaré sobre la hoguera Por quince siglos nos hemos Qngusliadt


con esta libertad, pero ahora ya se terminó, se terminó del todo" (99). Gracias a Dios el proyecto del "Gran Inquisidor" no ha arribado al puerto, es más, justo en aquella época, la libertad ha echado las bases para florecer nuevamente, rompiendo y fisurando varias murallas defensivas, a tal punto que parece in vadir lentamente todo el mundo. Aunque la amenaza a la libertad está siempre al acecbo, en varias formas. El que teme la libertad, no se esconde detrás de falsas seguridades sólo en el ámbito católico, sino también en el ámbito político "si pertenezco a este partido todos mis problemas serán solucionados" o en sectas religiosas jerarquizadas. No casualmente en Estados Unidos, que más que otros han puntualizado la libertad del individuo, han nacido y se han difundido varias sectas que piden sumisión total (de un modo más o menos encubierto) ofreciendo protección y seguridad. En el puritano, principal fundador de los Estados Unidos, la gran libertad individual era compensada a la equivalente sumisión a la Biblia, pero cuando falta este punto de referencia, la libertad se gestiona con mucha dificultad . Como refugio contra la libertad no es de excluir la ciencia, cuando llega a ser objeto de una forma de culto. En el tiempo de Galileo, afirmando que la tierra gira alrededor del sol inmóvil, la ciencia se separa del sentido común, o mejor dicho, se contrapone: ésta es la novedad más significativa (100). Desde entonces, los que no estaban aplicados a los trabajos científicos, han sido excluidos cada vez más del laboratorio, del cual se podía participar sólo por una mediación conducida por el mismo científico o por algún otro experto en la materia. Por tanto, el verdadero conocimiento es reservado sólo a ellos. Mientras Galileo busca encontrar la forma de hacerse entender por todos, Newton renuncia, sabiendo que sus teorías no son traducibles al pueblo; los escritos cientitíficos de Einstein, finalmente, en su versión original. son comprensibles solamente a poquísimos. Esta separación de la ciencia del sentido común no implica necesariamente su elevación a religión , pero indudablemente lo facilita. Cuando la ciencia viene elevada a religión, no es más ciencia, sino cientismo, que podemos

definir como un "movimiento intelectual

nos empeña, es invocar sin motivo el

surgido en el ámbito del positivismo francés (segunda mitad del siglo XIX) ,

problema, aún insondable, del origen de la vida. La ciencia hasta hoy conocida, sabe que a nada le sirve disertar sobre el origen de las cosas: ésta sabe que, al

que tiende a atribuir a las ciencias físicas y experimentales (y a sus respectivos

métodos) la capacidad de satisfacer todos los problemas y las necesidades del hombre" (Dizionario de Devoto y Oli). El ciemista (o sea el discípulo del cientismo) atribuye a la ciencia una exagerada infalibilidad. El vestido sacerdotal (en este caso representado por la bata blanca) lo satisface y lo hace sentir participante del mismo. El ve el laboratorio como si fuese un lugar mágico del cual, de un momento a otro, el científicoalquimistamago encontrará la piedra filosofal y el elixir de larga vida, con el cual podrá resolver todos los males del mundo. A él no le queda otra posibilidad que esperar, ser un aficionado y aplaudir, o sea ser un espectador. Como se ve en el desarrollo de la pasión deportiva y en la dependencia cada vez más alta de la televisión, el hombre se coloca fácilmente en este cargo. El cien ti sta científico, para satisfacer al cientista común del cual hemos hablado, no se limitará a intervenir sólo en su campo específico, donde la ciencia le permite expresarse con una cierta objetividad, sino que tenderá ir más allá y ponerse en una posición semejante a la del sacerdote, como maestro de vida. Si la ciencia de Galileo se ha enfrentado por primera vez con el clero, ésto es prueba suficiente para señalar que ambas se encontraban sobre el mismo terreno. Si en ciertos casos fue el sacerdote quien invadió el laboratorio científico para ensanchar su iglesia, otras veces fue el científico quien invadió la iglesia para agrandar su propio reino. Nos parece ejemplar la actitud de Pasteur que, negando la generación espontánea, no quería afirmar científicamente otra hipótesis, pero consideró que el problema del origen de la vida no competía a la ciencia. Así se expresa: "La rabia 110 ha sido nunca

menos por el momento, este tema está

fuera del poder de su investigación " (101). En otra parte afirma: "La ciencia experimental es esencialmente positiva en el sentido que, en sus concepciones no tiene en consideración la esencia de las

cosas, el origen del mundo y su destino " (102). Spallanzani se mueve dentro de la misma línea, y lo mismo debería hacer cada científico honesto, al menos cuando habla como científico. Es imposible una clara división entre la ciencia y la religión y es normal que exista un cierto roce, pero se necesita tener conciencia de Jos límites del propio campo y respetar, además del otro sacerdote, también al laico que se encuentra en el medio y que, para proteger su propia postura, debe tener la fuerza necesaria para defenderse de ambos ataques. Para ser laico se necesita creer que cualquiera puede comprender las cuestiones fundamentales de la vida. Alguno puede decir que no es una convicción racional: estamos de acuerdo que no nace de la razón, pero no estamos de acuerdo que sea contraria a la razón. De cualquier modo, si quien está leyendo no posee alguna confianza en su propia capacidad de comprender, si considera las afirmaciones de los premios Nobel y de la televisión como afirmaciones simplemente receptibles y no discutibles, entonces también puede deshacerse de este libro. Porque aquí queremos poner en discusión algunas c",estiones que la ciencia oficial afirma con certeza y es indispensable que los lectores estén dispuestos a hacerse cargo personalmente de estos problemas fundamentales, que atañen a la vida de cada uno y a sus elecciones.

espontánea, ni en los perros ni en afros

animales. Todos los casos de rabia espontánea no presentan algullo seria autenticidad; agrego que no quiero argumentar que habrá tenido que existir

un primer caso de rabia. Utilizar este lenguaje para resolver la dificultad que N. 55 y 56

Ciencia de los Oriaenes 1S


~

11

REFERENCIAS

,. ,11 ,1

tI ' ,

,

,,

;

! 1 , !. 1

1, ¡ : 11

:11 ' 1,1 l"• 1' 11

1, i

I' 1

1

1

I1 1I

1

:1 1,' "

¡ 1

I

(1) F. La Guardia, JI Popolo dei Caribú, en Quadrante, 0.15 de1986, pp. 5455_ (2) EnciclopedIa Italiana" 1950, voz Generazione

spontanea. (3) Ver P.

Omodeo,

Creazionismo ed evoluzionismo" Laterza, Bari, 1984, p. 4. Donde no es precisado será esta la obra de Omodeo que indicaremos con ob. cit .. (4) L. Monfroni c.. Belloni, Elementi dí bIOlogía per le sello/e medie superiori. Signorelli, Milano, 1980, (S) P. Omodeo , citado de P. Palito en la lnfroduzione a F. Redi Scritti di botanica, zoología e medichia, Longanesi, Milano. 1975, p. 10. (6) A. Kircher, Mundus subterraneus, citado de P. Omodeo, ob. cit., p.7. (7) Idem, p. 9. (8) J. Rostand, Laz.z.aro Spallanzani e le origin; del/a bi%gia sperimenlale, Einaudi, Torino, 1963, 1). 16. (9) Francisco Redi. Médico, naturalista y poeta italiano, cuyas investigaciones destruyeron la creencia de la generación espontánea de los insectos. Se le considera el creador de la parasitología. (10) Marcelo Malpighi (16281694). Médico anatómico y fisiólogo ilaJiano. Descubrió los glóbulos rojos, los vasos capilares, la estruclUra en capas de la piel y los gloméruJos le los riñones que llevan su nombre . (JI) Antonio Vallisneri (16611730). Médico y naturalista. Contribuyó a confutar la reoria de la generación espontánea. (12) Ver nota a Josu é 10. 1114, ellla Biblia católica, edición Paoline (1986). (3) P. Rossi , Gahlei, Copagnia Edizioni Internazionali, Milano, 1966, p. 47. ( 14) Idem, p. 4 8. ( 15) P. Omodeo, ob. cit. p. 10. (16) F. Redi, Opere. vol. l. p. 117 de la edición de Venecia de 1762. Citado de P. Omodeo, ob. cit., p. 9. (17) Para los primeros tres puntos, véase Marcos 8:1 ·10y para los otros véase Mateo 15:33 yJuan 6:12. (18) Ver V. Marcozzi . Le origini delI'uomo. Massimo, Milano, 1983, p.9. (19) Carlos Linneo (17071778). Famoso naturalísta y médico sueco, autor de una clasificación de las plantas y creador del método científico en el estudio de la Historia Natural. (20) Juan Gregario Mendel (18221884). Religioso Augustino y naturalista ausLríaco, al que se deben notables trabajos acerca de la hibridación de las plantas. Descubrió leyes que han servido de base a modernos estudios de la genética. (21) P. Omodeo, ob. cit., p, 112. (22) P. Omodeo, Introduzione, en Darwin, L'origille delle specie, Newton Compton Italiana, (23) P. Omodeo. oh. cil., pp. 6061. (24) C. Bonnet (17201793). Naturalista y psicólogo suizo. Estudioso de ento mología , descubrió la partenogénésis en Midas. (25) Jorge Cuvier (17691823). Naturalista, creador de la anatomía. comparada y de la paleontología. (26) P Omodeo, oh. cit.. p. 66. (27) G. Montalenti, Spallanzani nella polemicafra vitalisli e mecanicisti. en L Spallanzani e la bi%gia del Sellecenro. reorie, e,fperimenti (' istituzioni scientljíche, a cargo de G. Mon talenti )' P. Rossi, Olschki, Firenze, 1982, pp. 9.15. (28) P. Omodeo, oh. cil., p. 67. (29) Idem, pp. 2931. (30) Nicolas Malebranche (163817 J 5) . Filósofo francés. Afírmó que el conocimiento es la visión de todas las cosas en,Dios y que Dio$ está presente en la 16 C iencia de los Orígenes

N. 55 Y 56

naturaleza,de la que regula todos los aconlecimienlOS. (31) Jan Swammerdan (16371680). Hizo importantes investigacio nes sobre la anatomía microscópica y sobre la biología de los insectos. Se considera un fundador de la entomología. (32) G. Montalenti, ob. e¡ [. , p. 9. (33) G. Rostand, ob. eiJ., p. 32. (34) Idem. p. 42. (35) Idem (36) G. MontaJenti, ob. cit., p. 6. (37) O sea, una vez por todas, digamos, de un sólo golpe. (38) P. Omodeo, ob. cil., pp. 6869. El negrito es nuestro. (39) L. Pasteur, Opere a cargo de O. Verona, UTET, Torino, 1972, pp. 991,1001,1003. (40) Lazzaro Spallanzanl Naturalist:l italiano . Demostró la falta de fundamento en la teoría de la generación espontánea en los infusorios, afirmando la necesidad de la fecundación. (41) 1. Rostand, ob. cit, pp. 1920. (42) Idem, p. 20. (43) C. Bonnel, citadodeJ, Rostand, ob. cil., p. 188. (44) J. Rostand, ob. cit., p. 7. (45) Idem, p. 183. (46) Idem, pp . 3536. (47) 1. Rostand, oh. cit., j). 4 l. En la última frase Rostand eila M. Catillery. (48) C. Castellani, L Spallanzani nei suoi rapporri con la scienza e la cultura del SellecenlO, ob. cit., p. 2. (49) Idem, p.24. (50) Idem, pp. 4 143. (51) Enciclopedia 1taliana, 1949. (52) V. Marcozzi, ob. cit.p.17 (53) P. Di Pietro. Rapporro Ira L. Pallan zalli. Ob. cit. p.31 O. (54) L Pasteur (1822-1895). Fundador de la bacteriología moderna. Sus experimentos son un monumento de la ciencia experimental. (55) L. Pasteur. oh. cit. Pp.385-481. (56) F. Bonora, Pasteur e la cura deflo rabia. 1982 .

P.102. (57) O. Verona 1ntroduzione. en L Pasteur. oh. cit.

P.33 Idem. p.34. (59) F. Bonora, oh. cit. P. 107 (60) J. Rostand, ob. cit. P.31 (61) O. Verona, ob. cit. P.378 (62) L. Terrenato--E. Di Mauro Guida a fa Mostra. Rooma. Palazzo delle Esposizioni , p.70. (63) J :S egal , Miciurin Universale Econom ica, Milano, 1952, p.70. (64) F. Bonora, ob. cit. p. 106. (65) En letras griegas en el texto. (66) L. Pasteur, ob. cit. p. 1004. (67) Idem , p. 991 (68) Enciclopedia 1taliana, voz Newron, 1949. (69) O. Verana, ob. cit. p. 34. (70) PRossi , ob. eil. p. 68. (7 1) Idem , p. 61. (n) L. Spallanzani, Opuscoli di fisica anima/e e vegetabile. op. /1, su,. 11. citado de 1. Rostand, ob. cit., p. (73) Shalam. 111987, p.70. (74) EinSTein, l' óme, la vida, il mondo. Iwina, Roma, 1975, pp. 2930. (75) II. Muschalek, Dlo e gli scienziari, PaoHne , (58)

Alba.1972, pp. 303 1. Enciclopedia Italiana, 1951.

(76)

(77) Citado de J. Rostand, op. cit. , p. 35. (78) J. Rostand, op. cit., p. 137. (79) Idem , p. 138. (80) Idem, p. 137. (8 1) G, Montalenti , Spallanl.ani nella polemica ... op.cit., p. 14.

(82) A. Hallam , Le grandi dispute del/a geología, Zanichelli, Dologna, 1987, p. 176. (83) A. Hallam , Alfred Wegener e /'ipo/esi della deriva dei cominen/i. Le Scienze, ri. 82/1975, pp.

7483. (84) A. Hallam, Le grandi dispute deJIa geologla, op. cit., p . 129. (85) A. Hallani, Alfred Wegener e 1'ipotesi della deriva dei contmemi, op. cit., pp. 7483. (86) Idem, p. 82. (87) P.Rossi, op. cit.. pp.2627. (88) A.Hallam, Le grandi dispute della geologia, op. cit, pp. 175176. (89) L.Pasleur, op. cit. pp. 10031004. (90) Idem, p. 100 1. (91) II Muschalek, op. cit., p.25. (92) Enciclapedia Europea, Garzanti, Milano, 1978. (93) W.P,Joll)', Guglielmo Marconi. L 'uomo. lo scienzaro, /'inventore, Mursia, Milano, 1974, p. 10. (94) A.Hallam, Le grandi dispute della geologia, , op. cit., p. 124. (95) K. Popper, Corriere della Sera, 141411989, p. 3. (96) Ver artículo de D.Di Rio, La Repubblica, 5/11/ 85, pA (97) Idem. (98) Idem. (99) F.Dostoc"skíj . 1fratelli Karamazov, Mondadori, Milano, 1966. pp. 14J9. (lOO) Se agradece al prof. Mariano Bianca por las lecciones sobre epi stemología de la ciencia, dadas en Cortona (Italia) en 1981. (101) EBonora, op. cil .• p. 156. (102) L Pasteur, op.cit.• p. 1001,


" ... evolución convergente es un imposible". Agrega que "la persona promedio encuentra difícil creer que una complejidad y sofisticación de tan alto nivel se desarrolló mediante una selección natural que organizó eventos al azar ... como hemos visto ... esta intuición de la persona común es correcta ... ". El capítulo cinco es la médula del libro. Aquí Spetner coloca su dedo sobre el corazón de la inadecuación de la teoría de evolución. Presenta la interrogación, "¿Hay alguna evidencia de que la evolución pueda desarrollar información en los seres vivientes?", y a continuación procede sistemáticamente a despojarla de cada afirmación de incremento en información hallado en la literatura científica que yo conozca. Al asegurar que el registro fósil era un registro de evolución , los evolucionistas han señalado luego al incremento supuesto de complejidad como evidencia de que la selección natural puede incrementar la información en los sistemas biológicos. Tales tautologías poco hacen para ayudamos a comprender cómo se incrementa el contenido de la información. Spetner muy sabiamente evita afirmar la tesis de que nunca ha habido un incremento en información. Más bien examina sistemáticamente cada caso reportado y concluye que hasta el presente ningún caso representa tal incremento. En primer término Spetner nos instruye en el significado de información. El carácter específico es crucial. La información necesaria para indicar a una persona cómo llegar al estado de Texas es mucho menos que lo requerido para llegar específicamente a un local en un pueblo del estado. Cada elemento adicional de especificidad requiere un nivel más alto de información. De manaera que una enzima en una célula de bacteria que trabajó antes en el sustrato A, después de sufrir una mutación, aceptará también el sustrato B. Esto podrá aparecer como un incremento de información pero no lo es, porque la enzima ahora está menos especializada y posee menos especificidad de sustrato. Otros ejemplos se comprenden en forma similar. El autor afirma: "Aunque hay

circunstancias donde mutaciones de punto son beneficiosas para el organismo, todas las mutaciones de punto conocidas pierden información". Esta afirmación se halla bien documentada en la obra. El capítulo seis encara a Dawkins de frente. No tiene lástima en señalar las debilidades de Dawkins: "Dawkins habla acerca del azar, pero no calculó la probalidad de nada." La crítica que le hace la apoya con justificaciones fuertes. Vez tras vez socava las hábiles frases y vagas aserciones de Dawkin s. "Dawkins es abiertamente chapucero y es tiempo que alguien despliegue sus fanfarronadas". Esto lo realiza Spetner con dignidad fina que es propio de un físico que se especializa en teoría de información. Claro, que siempre hemos sabido que Dawkins era superficial y errado. El comienzo de esta tarea lo inició Behe en su libro "Darwin 's Black Box"(1a caja negra de Darwin), y Spetner lo ha completado en este capítulo bien desarrollado. Dawkins no puede sobrevivir ni siquiera un escrutinio casual. Lo desacredita por sus pensamientos descuidados, y sus supuestos irreales. Con todo es benévolo con el pobre Dawkins, pues dice: "Dejó que su coraZÓn condujera su mente, aun cuando él quisiera creer que arribó a sus conclusiones por una vía racional y específica." El capítulo siete comienza tratando el tema del origen de la información en una manera distinta de lo que he encontrado en otros tratados. Cita los conocidos y contra vertidos estudios de Hall, Cairins y otros, desarrolla un modelo que él llama "la hipótesis evolucionista no por el azar." Sugiere que puede haber una riqueza de información escondida en el gen ama, provisto de interruptores que pueden ser activados por las claves ambientales apropiadas; un concepto en consonancia con los resultados obtenidos por Cairins. También sugiere, medio indirectamente, que el ambiente puede alterar organismos por modos "no vía herencia", como explicación de algunas de las diferencias halladas en el registro fósil. Una idea interesante. En el epílogo resume sus

argumentos y revela sus impactos, por lo menos en el contexto del judaísmo. Es un libro muy interesante e impactante. Yo lo recomiendo altamente. Es también de bajo costo. (impresa en Judaica Press, 1998) *A. Chadwick es profesor de biología y geología en la Univ. Adv. del Suroeste. Keene, Texas

El equipo en pleno del Centro de Estudiantes Adventistas de San MarcosjunlO al Conferencisla Fernando De Luce/Ti durante el Seminario de Creacionismo)' Ciencia Contemporánea.

SEMINARIOS SOBRE CIENCIA y RELIGIÓN EN UN. SAN MARCOS, PERÚ El Centro de Estudiantes Adventistas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (CEADUNMSM) realizó con gran éxito dos Seminarios en la Universidad San Marcos, con una concurrencia de unas 250 personas. En el primer Seminario, sobre Historia y Arqueologia Bíblicas, del 28 al 30 de setiembre, expusieron los Drs. Merling Alomía y Gerald Klingbeil, ambos profesores de la Universidad Peruana Unión. En el segundo, el 14 y 15 de octubre, sobre Creacionismo y Evolucionismo Frente a la Ciencia Contemporánea, expuso el Lic. Fernando De Lucchi, también investigador y profesor de la UPU. La persistente asistencia a cada sesión demuestra el alto interés que estos temas ofrecen en este momento de la historia; no siendo pocos los que se sintieron inclinados a investigar la Biblia libre de prejuicios. (Información dada por Marco A. Huaco P., presidente de CEADUNMSM). Ciencia de los Orígenes felicita al Sr. Huaco y a su activo equipo. N. 55

v 56 Ciencia de los Oríoenes 5


¡ 1

HOMBRES DE CIENCIA y DE FE EN DIOS ======Parte XXVII====== Por el Dr. Ben Clausen

1. ' 1

'1 1

i .'

'!

,,[

,¡"

1'1 1'rl,'

1.,1 . 1:

~I

I

I

'1 ' i"l 11, 1

1il

lil;

1,1

lo¡:

¡;Il :

~ I: 1

'ill'

~ '1

¡¡'"1 I'' ,"'1, '

,

!

,1, "

I

.

1

,1

,1

, :i

IAN GRAEME BARBOUR (1923) nació en Beijin, China, de una madre americana, miembro de la iglesia Episcopal, y un padre escocés presbiteriano. Asistió en Inglaterra por tres años a una escuela cuáquera, luego a los 14 años emigró a los Estados Unidos. Estudió en las universidades de Duke y de Chicago y se doctoró en física. Su práctica involucró trabajos con Enrico Fermí, el notable físico que realizó la primera reacción en cadena. Siguió cursos posteriores en teología, filosofía y ética en la Escuela de Divinidades de Yale hasta obtener su grado en Teología. Pasó tres años de práctica en luchas contra incendios de bosques en Oregon, y en labores en el hospital mental de Carolina del Norte. En 1955 lo solicitaron como profesor de física y de religión en Carleton College, Minnesota, donde todavía ejerce en calidad de profesor emérito. Es miembro de la iglesia Unida de Cristo. En 1965 escribió ellibro,lssues in Science and Religion (problemas en ciencia y religión) que es considerado el precursor de la corriente actual que estudia la ciencia y la religión. Otros libros y artículos suyos han comparado los métodos de investigación en ciencia y en religión, donde ha usado modelos científicos para ayudar a entender la relación de Dios con el mundo físico. Ha explorado las implicaciones teológicas del Big Bang (la gran explosión), la mecánica cuántica, y la biología evolucionista. Ha escrito y presentado charlas sobre los problemas en ciencia y tecnología: el control de armas, el ambientalismo, computadoras, clonación, e ingeniería genética. Cuando se le entregó su Premio Templeton 1999 por Progreso y Religión, Barbour fue reconocido como el pionero en la estructura para discutir problemas científicas con implicaciones morales y éticas importantes . Este premio se otorga, "a personas vivas que han mostrado extraordinaria

,. .

r" : ___ '_ ...... , ......

r"\~¡ ... ~ __ ...

"1

¡:;¡::;" ¡:;;¡:::

pecial que tiene? ¿Manifiesta un tipo de diseño?, y particularmente, ¿Por qué sus constantes están tan delicadamente afinatlas que la vida se ha hecho posible (ej. la gravedad)? Estas son preguntas que surgm en la ciencia, pero no se hallan sus respuestas en la ciencÚl. La religió/l, no necesariamente contesta las preguntas que la ciellcia deja abiertas, pero puede proveer un marco razonable dentro del cual se las puede illterpretar. " (Para más información se puede consulTar:

Christianity Today, vA3, p. /B. Physics Today, v. 52, p. 59-60. hrrn://www.nbsQ,Unewshour/foruml iune99/barbour-bio.html Su último libro es Religi on and Science. HmperCollins, 1997).

originalidad en avanzarla comprensión de Dios y/o la espiritualidad ". Fue instituido en 1972 y es el premio de mayor valor monetario, casi un million y cuarto de dólares . (La Madre Teresa fue la primera premiada). Barbour donó un millón de su premio al Centro para Teología y Ciencias Naturales de La Unión Teológica en Berkeley, California. Expresó: "Mi interés ha sido promover el diálogo acerca de temas conceptuales y éticos, no converger la religión y la ciencia. De tenerlos en herméticos compartimentos, he cambiado al esfuerzo de encontrar para ellos áreas de provechosa interacción," Barbour cree que hay peligro cuando el científico quiere contestar preguntas que no son realmente del campo científico, o cuando el del campo religioso responde a las preguntas del área científica. Con todo dice que "los hombres de ciencia últimamente se están volviendo más conscientes de las limitaciones de sus propios disciplinas, y los teólogos, de la necesidad de reformular ideas, Esto abre la puerta a mayor humildad, y el reconocimiento de que ninguna disciplina posee todas las respuestas," También Barbour asevera, "Se puede hacer física sin entrar en temas más profundos, pero si comienzas a pensar con profundidad, particularmente en cosmología, te ves impulsado a averiguar temas fundamentales, como, ¿Por qué hay un universo? ¿Por qué posee el orden es-

INCLUSIÓN DEL LASER EN SETI . En su continua búsqueda de inteligencias extraterrestres, varios astrónomos han iniciado un método que usa un elemento nuevo: el laser. Consideran que una civilización que pudiera existir en algún planeta en otro sistema solar muy posiblemente haya descubierto los rayos laser y que los esté usando. Razonan por lo tanto, que alguna vez un tele scopio terre stre pudiera interceptar algún rayo laser aun cuando su duración sería posiblemente menos de un cien millonésimo de segundo. La intensidad, sin embargo, sería equivalente a un millar de soles. Ya trabajan en este proyecto el astrónomo Dan Werthimer, de la Uni versidad de Califomia Berkeley, con el tele scopio del Observatorio Leuschner; el veterano de SETI, Paul Horowitz con el Telescopio 61" de la Universidad Harvard (a él le interesa trabajar con ondas próxima s al infrarrojo, porque no las afecta tanto el polvo interestelar); GeoffMarcy, el más destacado bu scador de planetas , astrónomo de la Universidad del Estado en San Francisco, está usando ondas de laser de un sólo color. Con todo, todos saben que puede ser un juego de azar sin sentido, y Horowitz afirma que, "quizás somos equivalentes al que busca señales de humo de los ET, mientras ellos están usando el correo electrónico". (más en P. SC. 1/2000)


HUECO DE OZONO; UN POCO DE BUENA NOTICIA

NOTICIAS DE CIENCIA -Dr. David H. Rhys-

HAWKING ENTREVISTADO El 25 de diciembre el conocido entrevistador en televisión de CNN, Larry King, eligió como su candidato al Dr. Stephen Hawking, el físico inglés de la Universidad Cambridge, Inglaterra, que tiene el honor de haber recibido la Cátedra "Isaac Newton" de Matemática. Hawking es "superlativo" en el mundo por varios factores : -es considerado el intelecto científico más poderoso vivo en la actualidad; -hay una radiación nuclear que lleva su nombre (la única radiación que escapa del Hueco Negro; -su libro UNA BREVE HISTORIA DEL TIEMPO es el primer libro de física que llegó a "Bestseller" y el que se ha mantenido en esa categoría por más tiempo, hasta ha llegado al Libro Guinness (hace varios años que pasó los JO millones de ejemplares vendidos); -ideó el concepto de la Gran Teoría Unificada en cosmofísica, y tiene la esperanza de que algún día la ciencia podrá hallarla; sin embargo el número mayor de personas lo ha llegado a conocer posiblemente por su condición de parálisis físico,ALS (amyotrophic lateral sc1erosis) , enfermedad de Lou Gehrig. Esta condición física 10 tiene en silla de ruedas sin dominio muscular, sin habla, con posibilidad de movimiento de ojos, un leve movimiento de labios, y pequeña presión en dos dedos que le permite apretar las teclas para computadora. Cuando era estudiante en la universidad, a los 21 años, se le diagnosticó este mal. El médico le dio un plazo posible de vida de 3 meses, y un máximo de tres años. Hoy, 37 años después, no le detiene ni condiciones ni distancias en el mundo , y viaja a Harvard (EEUU) para dar clases (su sintetizador le permite comunicarse a un décimo de la conversación normal), y Caltech lo trae por dos o tres semanas para analizar con sus tres fí sicos principales lo que ellos han ideado en el año entero, especialmente en Ciencias del Espacio.

Después de un continuo crecimiento en volumen por más de una década, el "hueco de ozono" sobre el Antártico disminuyó levemente según el registro que realiza cada setiembre el Centro Goddard de NASA. En 1998 registró la cifra cumbre de 27,2 millones de mientras que en setiembre de 1999 era sólo de 25 millones de km'. Recordemos que el Convenio Internacional en 1996 fijó límites para el uso y producción de ciertos elementos químicos que agudizaban el problema, Los elementos más polutantes señalados hasta el presente que destruyen el ozono son el cloro y el bromo cuando la luz los cataliza en reacciones químicas. Aunque esta mejora se presenta como un estímulo a la esperanza, debemos recordar que tendrá que pasar una década o más hasta que una mejora tal nos confirme que el problema está en vías de solución. (Ver Se. News, v.156, p.270; y C. de los O. n.33, p.6).

km"

Srephen Hawkin g, autor de Una Breve Hisloria del Tiempo. Quizás el cerebro más brillante en

ciencia.

Toda esta introducción es para notar las respuestas a sólo tres de las muchas preguntas que le formuló: L. K. ¿ Considera Ud. qL/e lleva L/na vida feliz ? S.H. Sí, considero que soy muy feliz. Vivo una vida normal. L.K. ¿ Cree Ud. en Dios ? S.H. Sí, creo en Dios, L.K. En 1980 dijo que creía que antes de fin del siglo esperaba que la ciencia hallara la Gran Teoría Unificada, ¿ qué dice ahora'. S.R. Todavía eSTOy trabajando en ella, pero ahora digo, que quizás en otros 20 aIios la ciencia la hallará. Sólo entonces podremos comprender "la mellTe de Dios ".

SOMBRA DEL PRIMER

PLANETA EXTRASOLAR En lo s últimos 5 años los astrónomos han inferido(calculado por sus efectos) unos 28 pero no han visto ninguno, pero calculaban su existencia por los pequeñísimos desvíos de las órbitas de las estrellas (soles) debido a la gavedad o efecto de un objeto cercano (asumían que era un planeta). El 7 de noviembre de 1999, el astrónomo Greg Henry de la Universidad 'del Estado de Canto

CIENCIA de los ORIGENES es una publicación cuatrimestral del GEOSClENCE RESEARCH INSTITUTE de Loma Linda University, California. Las Divisiones de Inter y Su~ América proveen el franqueo para que llegue gratuitamente a los pro~esores y ,alum.nos. rnteresad?s en sus colegios superiores y a centros y grupos de ~~tudlante~ unlversrtano.s adventistas. Grupos de cinco o más estudiantes pueden reCIbIrla gratuitamente enViando cada año. a través del Departamento de Ed .. de s ca I d' .. l' ucaclon u m~o, a rrecelon y e nur:nero de estudiantes en el grupo. Otros interesados deben enviar el franqueo y el cupón provisto en la última página. Director James Gibson

Redactor David H. Rhys

Redactores Asociados Edmundo Alva Ben Clausen

Secretaria Jan Williams

CONSEJO EDITORIAL - James Gibson (Direst. GRI), Benjamin Clausen, Katherine Chlng, Elarne Kennedy, Ariel Roth, Clyde Webster

p.

8


Participantes de la Conferencia de Campo que se realizó del Jl al 22 de julio, 1999, en El Gran Cañón del Colorado para administradores y maeSTros de la Divisiones Mundiales. (Foto cortesía de C. Webster)

~

I .1

I1

¡!

Tennessee, usando por control remoto un telescopio en Arizona, detectó el pasaje de un planeta al cruzar frente a la estrella HD 209458, en la constelación de Pegaso. El brillo de la estrella disminuyó 1,7 % durante el pasaje de la sombra del planeta. Según los cálculos preliminares, el planeta orbita tan cerca de la estrella que su temperatura debe ser alrededor de los l 700 grados centígrados. Es el primer caso por detección visual.

etaria que nos habíamos reunido en el Planifest de Pasadena para escuchar y ver lo que el Lander tenía que revelarnos de la región Sur Polar de Marte. A pesar de haber desprendido del Orbitador y

¿OUÉ PASÓ EN MARTE CON EL LANDER POLAR?

¿SERÁ EL DINOSAURIO MAYOR?

Diciembre 3-5 fueron tres dás de intensa espectativa, ansiedad, y luego desilusión, no sólo para los técnicos y administrativos de NASA sino también para un par de miles de la Sociedad Plan-

La Universidad de Chicago dice que sus paleontólogos han descubierto en el Desierto de Sahara los huesos del mayor dinosaurio conocido, y que pesaría cuando vivo, unas 60 toneladas y tendría una alt~ra de 18 metros . Lo apodaron Sauroposeidón (Poseidón dios de terremotos). El más grande hasta ahora era el Brachiosauro, de unos 14 metros de alto y unas 50 toneladas. (P. Sc. 1/2000)

Dibujo artístico del Mars PoJar Lander (vehículo de aterrizaje polar), que teóricamente tocó suelo de Marte el3 de diciembre, pero con el cual NASA no ha podido comunicarse. (FOlo NASA)

1.

I 1

SI DESEA RECIBIR SU SUSCRIPCION PERSONAL A CIENCIA DE LOS ORIGENES, USE ESTE CUPON.

,"1

(se le cobarará sólo franqueo y envoltura)

J,

Nombre _____________________________________________________

l'

Calle y número _________________________________________________

Sírvase Enviarme Ciencia de los Orígenes para 2000 (3 números)

,1

comenzado su descen so , según la Estación Espacial de Madrid, cuando tenía que comunicarse con JPL de NASA en Pasadena no hubo ¡ni señal!. Tampoco hubo comunicación de las dos sondas de 1,80 m.cada una que al mismo tiempo fueron largadas para hundirse alrededor de 40 cm. en el terreno cercano. Estas sondas debían comunicarse con el Orbitador que seguía orbitando a Marte y horas después tenían que trasmitir los datos a la Tierra. Hasta hoy (enero 10), no ha habido contacto alguno . Esto retarda las siguientes exploraciones planificadas para Marte, y un administrador de NASA nos dijo: "Esto retrasa unos diez años la posibilidad de enviar humanos. Teníamos la esperanza de enviar humanos alrededor de 2012, pero ahora no será antes de la segunda década del 2000. Porque primero tenemos que asegurarnos de que haya agua disponible; y esperábamos que el Lander nos iba a dar ese dato." Lamentablemente sigue de cerca a la pérdida del Orbitador de Clima de Marte cuyo desastre resultó porque dos técnicos se olvidaron de cambiar las cifras de medidas inglesas al sistema métrico.

Cuidad ____________________________________________________ País ________________________________________________________ Incluyo la cantidad de $ ______ (dólares) (USA y México, $1.50, otros países $2.50) (En U5A puede enviar 3 sobres con dirección y timbrados, $0.4 5) Envie a: Geosclence Research Institute (C. de los Or.) Loma Linda University, Loma Linda, Califorma 92350, USA.

Compa raci6n entre un humano, un Brachi os<luro, )' un

Sauroposeidon.

Ciencia de los Orígenes - Números 55 y 56  

Revista de creacionismo.

Ciencia de los Orígenes - Números 55 y 56  

Revista de creacionismo.

Advertisement