Ciclos de encuentros de Reflexión Enrique Shaw 2018

Page 1

UN EMPRESARIO EN PLENITUD. ENRIQUE SHAW Y SU EFICAZ DESEMPEÑO

C I C L O

D E E N C U E N T R O S R E F L E X I Ó N

D E


Ciclo de Encuentros de reflexión “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño” Comprometidos con nuestra misión de vivir de manera coherente nuestra vocación empresarial y los valores cristianos compartimos las notas de los encuentros de reflexión de 2018. Este ciclo de encuentros tiene como objetivo promover, ejercer y entender la propia vocación emprendedora y las posibilidades de transformar la cultura empresarial a la luz de la figura de Enrique Shaw.

Previo a cada encuentro se recomienda a los participantes leer el capítulo correspondiente. Durante el desarrollo de las reuniones se comparte un documento preparado por la autora del libro, Sara B. Critto de Eiras, que es enriquecido con las reflexiones de los asistentes. Contenido: 1º encuentro: "Su pensamiento inspirador sobre la empresa y su misión". 2º encuentro: "Rol del empresario". 3º encuentro: "Desarrollo económico e integral". 4º encuentro: "Conciliación de las realidades del trabajo, la familia y la vida personal". A continuación se comparten los capítulos del libro abordados, los documentos que utilizó la autora para acompañar sus charlas y las reflexiones de los asistentes que fueron surgiendo.

01. Su pensamiento inspirador sobre la empresa y su misión. Capítulo del libro aquí Para Enrique Shaw la empresa es una realidad: 1) Económica: sistema de recursos (de trabajo, capital, conocimientos técnicos, etc.) organizados a fin de producir y vender bienes o servicios en un medio que la supera, el mercado. Con un fin: a) Externo: producir bienes o servicios para satisfacer auténticas necesidades humanas. Según Rosario Julio Rizzo, Enrique Shaw requería eficiencia y quería estar bien informado con realidad y veracidad. Los informes los necesitaba no para buscar culpables sino para corregir errores. Comentó que Enrique Shaw decía: “Todos podemos tener errores”, pero quería que las cosas anduvieran bien... Si había algún problema, lo encaraba sin enojarse; había que solucionarlo porque sabía que cuando no andaba una máquina, había pérdida. Buscaba mejorar las cosas para que todo funcionara mejor. Uno de los participantes hace notar que el servicio es la característica de Enrique dado que, según el Siervo de Dios, es necesario producir bienes y servicios que sirvan a la gente. b) Interno: proveer retribuciones adecuadas para las diversas categorías de personas gracias a las cuales ella existe, funciona y se desarrolla (trabajadores, dirigentes y aportantes de capital).

02. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


Se recuerda el testimonio de Rodolfo García: “(...) había problemas. En un tiempo se fabricaban platos y si aparecía una burbuja, se tiraban. Esto se debía a los gases que quedaban dentro de la gota y no desaparecían cuando se la aplastaba en el molde. Descubrí que usando la piedra que se usaba para tallar el vidrio se podía pulir esa marquita y hacerla desaparecer. Enrique me llamó y me dio un premio porque se salvaba mucha producción. Era gerente, pero muy humano… Él se preocupaba por la gente. Controlar a la gente para que trabaje bien y cuando trabajaba bien, reconocerlo”. 2) Humana: vinculación organizada de hombres entre sí y con la empresa, integrados en un orden jerárquico y con funciones definidas de acuerdo con los objetivos económicos de la empresa. Debe constituir una comunidad humana de trabajo para lo cual debe contribuir a: a) Unir a los hombres: trabajo en equipo, relaciones humanas, ética profesional en todos los integrantes de la empresa, etc.). Sara recuerda el testimonio de Carlos Mayza: “(…) organizó para el Día del Vidriero que se celebrara una misa especialmente para los que habían fallecido, en el monumento que había en el parque. Causaba extrañeza que alguien de su jerarquía oficiar de monaguillo y comulgara delante de todos. Enrique Shaw fue el gestor de ese mausoleo que todavía está. Creo que lo dibujó Jorge Bunge; eran tres escalones con un muro atrás y se grababan allí los nombres de los empleados fallecidos”. También se menciona las palabras de Carlos Luis Custer: “Todos los 1ª de mayo participaba con real emoción y ejemplar testimonio en la misa que, junto con el personal directivo, trabajadores, delegados sindicales e invitados, se realizaba como conmemoración del Día de los Trabajadores. Enrique era el primero en recibir la comunión”.

b) Desarrollar a los hombres: el directivo debe ser como los demás necesitan que sea, impulsar el crecimiento de su personalidad. En ese momento, un asistente recuerda haber leído en el libro “Viviendo con Alegría” el testimonio de Aída Castro de Parra: “Cuando tenía una reunión importante, me llamaba y me decía: “Aída, por favor, dos Avemarías”. Yo siempre rezaba…. Cuando la reunión terminaba y la cosa había salido bien, tenía la fineza de llamarme y me decía: “Gracias Aída, salió todo bien”. Se preguntó si hoy él hiciera eso, qué pensaría su secretaria, ¿cómo lo tomaría? Un asistente le respondió que podía intentarlo. Sara continúa contando que hay muchísimos testimonios que dicen que Enrique conocía a todos los empleados, que sabía de sus familias, que sabía cuándo se casaban, si tenían alguna dificultad, les preguntaba cómo estaba su familia, si estudiaban sus hijos (Dionisio Ventaja, José Truffini, María Eneida Custer de Frailuna, Octavio Piccinini, entre muchos otros). Teresa M. Peterin de Berdyszak testimonió que “su padre trabajó durante 40 años en Rigolleau y luego de pasar 30 años sin ver a su madre, su padre fue a Trieste, Italia. Luego quiso volver. Entonces puso en venta su auto para costearse el viaje. Shaw se enteró el motivo por el cual Peterin ponía en venta su auto. Y le dijo: “Usted va a ir a hacer un viaje a Francia a ver una cuestión de pintura y decoración en vidrio, y a Inglaterra. Y después se queda 15 o 20 días con su mamá”. 3) Jurídica: integrante de un sistema de relaciones externas que la vinculan con un conjunto de organismos y de fuerzas sociales que la trascienden (el Estado, cámaras patronales, sindicatos, opinión pública, etc.). En lo público, debe contribuir al bien de la comunidad de que forma parte (bien común): es esencial que no vaya contra el bien común. Que sea bien distribuido el fruto porque una patronal que no busca más que defender su posición es incapaz de mantener la paz social.

03. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


Con relación al beneficio de la empresa, se plantea a sí mismo si debe ser un objetivo o motivación. Se responde que el beneficio además de ser una compensación por un servicio prestado, debe ser estímulo por los riesgos que necesariamente corre quien actúa … (persona o empresa), riesgos que son costos genuinos hasta que el futuro se haya convertido en pasado. Por lo tanto, un mínimo de lucro, adecuado a los riesgos tomados, es condición absoluta de subsistencia, no sólo para el agente económico, sino para la sociedad, pues no existe una fórmula mágica que permita vivir a una empresa acumulando pérdidas, y a menos que tomemos esto en cuenta, destruiremos la capacidad de producir. Continúa Enrique diciendo: “Pero nótese que esta justificación del beneficio en cuanto poderoso e indispensable estímulo de la actividad productiva es muy distinto de maximizar la ganancia como objetivo de la empresa. Lo que corresponde preguntar es ¿cuál es el beneficio mínimo que necesita una auténtica empresa? y no ¿cuál es el máximo que se puede ganar?... Si una empresa sube los precios de manera irresponsable cobrando el máximo que el mercado pueda pagar simplemente porque tiene poder para hacerlo, está transformando los valores implícitos en el sistema económico y anteponiendo su afán de lucro al servicio del público consumidor. El fin primario es producir bienes y servicios: la utilidad es un fin secundario, es un motor para que la gente produzca ese servicio. Es legítimo en cuanto favorece al primario y no lo contradice. En otras palabras, es legítimo y necesario como motor de la economía, pero no como fin único. Sara comenta que, según los datos extraídos por el Contador Fernán de Elizalde de los Balances y Estados de Resultados de la Cristalerías Rigolleau S. A., durante la Gerencia General de Enrique Shaw, la empresa obtuvo ganancias razonables. Shaw logró que la empresa tuviera rendimiento y resultados positivos. Recuerda también las palabras del Papa Francisco cuando afirma que el dinero debe servir, en vez de gobernar. Las empresas no deben existir para ganar dinero, aunque el dinero sirva para medir su funcionamiento. Las empresas existen para servir. Sara continúa expresando que, para Enrique Shaw, la productividad es “elevar, desarrollar la personalidad humana, a través de la promoción económica, la promoción profesional y la promoción social. Da un ejemplo: 1) Si existe un problema técnico: hay que organizar las máquinas. Él tenía una doble condición: la técnica del vidrio es una técnica muy especial y él tenía unos conocimientos profundos y se interesaba en todo. Cualquier cosa nueva que hubiera, llamaba a un técnico americano para que venga, que lo explique y lo practique. Se hicieron muchas cosas nuevas, por ejemplo, la fabricación de tubos, tubos neutros que no se fabricaban antes. 2) Relaciones humanas: Sara comenta que, según diferentes testimonios, entre ellos Máximo Bunge, Enrique Shaw conocía a los 3600 empleados y los 3600 problemas, que entraba a la fábrica y saludaba a quien se le cruzara llamándolo por su nombre y preguntándole por sus cosas. Generalmente anotaba algún pedido. Conocía a fondo a su gente, no era un mero contratador de mano de obra. Jorge Omar Pagano recuerda que Enrique iba caminando por la fábrica y siempre iba saludando a todo el mundo, en tanto que Luis J. Prigioni aseguraba que Enrique era el único que saludaba de los que tenían mucho cargo. Mabel Bethel Cañete de Scassa recordaba a Enrique como alguien atento y amable, se interesaba por todos los empleados. Recuerda que un día de mucho calor, Enrique fue a comprar helado para todos. Máximo Bunge recuerda haber acompañado a Enrique a una villa a visitar a un capataz o subcapataz que estaba con cáncer. 3) Mejorar las condiciones de vida: Máximo Bunge expresó que Enrique estableció el sistema de gratificación por equipos de producción, el buzón de sugerencias, etc. Promovía el progreso obrero para que cada uno pudiera llegar a tener su casa, su auto, etc. El testimonio de Catalina Carberry recuerda que cuando Enrique Shaw fue nombrado Administrador Delegado puso aire acondicionado a la oficina en donde trabajaba. Ricardo Palermo menciona que cuando lo nombraron Director de la Fábrica de Parque Patricios hizo traer heladeras y las proveyó de futas y agua fresca,

04. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


para que la gente tuviera agua fresca y algo para comer a media tarde. Luis Prigioni recuerda que a un empleado le compró una máquina de coser para que su señora pudiera ayudar en la casa con costuras; a otros, heladeras, cocinas; préstamos o donaciones directas. La mayoría del dinero salía de su bolsillo personal. Cecilia, su esposa, recuerda que “él daba no sólo lo que le sobraba sino lo que necesitaba y más de una vez no sabían cómo llegar a fin de mes porque había posibilitado a una joven pareja sus muebles”. Se recordó que Enrique trabajó intensamente en lo relacionado con mejoras en las condicionales laborales. ContribuyóRicardo a desarrollar el proyecto Ley Nacional Asignaciones propuesta era ayudar a que todos Palermo tambiénde testimonia que de cuando se estabaFamiliares. haciendo La la casa se le habían encarecido los costos los que hicieran un trabajo similar tuvieran un mismo nivel de vida porque consideraba injusto que una familia que y Enrique le consultó si necesitaba ayuda y él no la aceptó. Cuando hubo entrega de bonus, le dijo que el da hijos a la Patria se vea obligada a viviruna en un nivel muy inferior al departamento”. del soltero y además no pueda alimentar, cuidar importe que recibía era “para ventanita más para su Se recordó que Enrique trabajó intensamente en lo relacionado con mejoras en las condicionales laborales. Contribuyó a desarrollar el proyecto de Ley Nacional de Asignaciones Familiares. La propuesta era ayudar a que todos los que hicieran un trabajo similar tuvieran un mismo nivel de vida porque consideraba injusto que una familia que da hijos a la Patria se vea obligada a vivir en un nivel muy inferior al del soltero y además no pueda alimentar, cuidar y educar debidamente a sus hijos. Se logró que el proyecto tuviera sanción legislativa en 1957. Enrique le escribe a su tío sacerdote: “Algo que te dará alegría es que el Decreto-Ley sobre Salario Familiar, vieja aspiración de todo católico con sentido social fue prácticamente redactado por mí, en base a proyectos redactados en la ACDE”. Desarrollo de las capacidades humanas, se cumple con la Parábolas de los talentos si: o Usamos mejores máquinas. o Usamos mejores métodos de producción. o Usamos una organización más racional. o Tenemos éxito en dar un sentido más rico al esfuerzo de los trabajadores. o Lo hacemos más fácil, más productivo, más fértil si hemos ayudado a fructificar sus talentos. o Hemos contribuido al orden que es la Voluntad de Dios en la tierra. Por lo tanto, la productividad es más que el progreso técnico, paz social, mejores estándares de vida, es un medio para desarrollar la personalidad humana, de perfeccionar al hombre. Expresó en su testimonio Máximo Bunge: Enrique era un enamorado de lo nuevo, era innovador. Iba a ver fábricas, cosas técnicas, adelantos y demás. Constantemente hacía viajes, veía algo, y después mandaba a alguien a que vaya. Su preocupación máxima era la gente. Pero paralela al funcionamiento, porque si no funcionaba la fábrica, todo eso no se podía hacer: vivía preocupado por el directorio, por el rendimiento. Siempre hablaba de la empresa, de la fábrica y de su personal. Quería que todo fuera bien. Sara recuerda que en Rigolleau había una Sección Artística que luego fue cerrada a su fallecimiento. Productividad: disminuir costo (distinto de disminuir gente porque sí; puede haber casos en que convenga). Pagar bien a la gente que tenemos, y que se lo merezcan. Gente que sobra y no hace nada es un factor de desorden. Adelina Humier testimonia que cuando estaba embarazada le dijeron que le iban a reservar el trabajo tres meses pero no le iban a pagar porque el Gerente Administrativo no le quería dar aumento porque a fin de año iba a tener el hijo y no sabía si iba a seguir trabajando. Entonces, Adelina fue a ver a Enrique Shaw y le explicó la situación. Él le dijo que se ocuparía. Le dieron un gran aumento. Recuerda que le alcanzaba para pagar el alquiler, la luz y el gas. Enrique llamó a los jefes y les dijo que no quería que se cometieran injusticias con los empleados. Enrique era muy enérgico. Ricardo Palermo cuenta que un visitador médico de inasistencias le dijo a una empleada muy bonita: “Mire, le voy a dar tres o cuatro días, pero si usted accede a tomar el té conmigo le voy a dar una semana más”. La empleada fue a ver a Enrique, quien llamó al médico y le consultó si le había dicho a la empleada lo que ella le había comentado. El médico le respondió que había sido una broma. Y Enrique le contestó que su misión no

05. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


era hacer chistes sino comprobar el motivo de la inasistencia y que todo lo demás estaba de más. Y luego le dijo: “Se presenta si tiene algo pendiente para cobrar y se va a su casa”. Lo despidió. Elsa Delia Lapeyreire recuerda otro caso en el que Enrique Shaw despidió al jefe de una obrera porque quiso abusar de ella. Eran épocas difíciles, despedir a un obrero era complicado, el sindicato no permitía nada.

Se recordó que Enrique intensamente en lo relacionado con mejoras en las condicionales laborales. Presentación Sara trabajó B. Critto de Eiras aquí Contribuyó a desarrollar el proyecto de Ley Nacional de Asignaciones Familiares. La propuesta era ayudar a que todos los que hicieran un trabajo similar tuvieran un mismo nivel de vida porque consideraba injusto que una familia que da hijos a la Patria se vea obligada a vivir en un nivel muy inferior al del soltero y además no pueda alimentar, cuidar

02. Rol del empresario. Capítulo del libro aquí

Enrique Shaw define al empresario como el hombre que toma la iniciativa de un negocio: gente, los elementos, asume en todo o en parte, los riesgos y la dirección. Sostiene que es el agente más activo de la producción. Es el primer trabajador. Indica que su rol es: 1) Complejo dado que tiene que determinar la oportunidad y el género y el desarrollo -a dónde-, obtiene el capital, busca al personal, fija el objetivo, los medios. Debe asegurar: la unidad de criterios, la dirección firme y rápida, el crédito, la autoridad. 2) Difícil porque debe conocer los procedimientos y a los hombres, debe inspirar confianza, tener tacto, prudencia, tenacidad, saber tratar a clientes, obreros, gobierno. Realiza una catálisis y una síntesis. Compromete su tiempo, su fortuna, su capacidad personal y su honor.

Dice que: “Nada es más necesario para la prosperidad de un país que el dejar mucho campo de acción a las iniciativas de los hombres de asumir pesadas responsabilidades y de tener dirigentes de empresas, capaces, trabajadores y honrados”. Sara recuerda que Enrique escribió que la producción de bienes y servicios a precios más accesibles beneficia a la sociedad. Para ello hay que ser austeros, no gastar para copiar a otro o porque está de moda. Destaca los deberes del directivo empresario: 1) De servicio: hace que la actividad de cada uno, aunque dirigida por su propia naturaleza a favorecer su interés particular, represente al mismo tiempo un servicio prestado al prójimo, directamente o a través de la comunidad. Pero, sobre todo se traduce en una actitud (se basa en las palabras de Jesús -Lc 22,27: “¿Cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No lo es el que se sienta a la mesa? Sin embargo, entre vosotros yo soy como el que sirve”). En este momento entre todos recordamos la importancia del ejemplo. Sara contó una anécdota de una persona quien recuerda que un día ve a su padre salir para la fábrica fuera del horario laboral, porque veía un humo de color no habitual y fue a asegurarse que todo estaba bien. Estas actitudes eran las que la gente veía en Enrique, seguían su forma de ser, las adoptaban con naturalidad. 2) De progreso: Nos induce a estar a la cabeza de todo adelanto técnico que libere al hombre, multiplique su capacidad creadora y evite todo desperdicio de lo material. El usar todo el potencial de los hombres y de la tierra da un beneficio material, pero también deja un beneficio espiritual (Gn1,28: “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves de los cielos, y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra” y Mt 25,14-30: parábola de los talentos). 3) De procurar la ascensión humana: es la consecuencia lógica de la enseñanza del cristianismo sobre la eminente dignidad de todo ser humano. Se debe “hacer que todo converja al máximo incremento de la

06. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


personalidad” (Santo Tomás). El auténtico e integral desarrollo de la personalidad es la prueba de la eficacia de un orden social dado. En la empresa en particular, quien trabaja en ella pone a su disposición lo mejor que tiene, su capacidad de trabajo. Los dirigentes de empresa debemos ser conscientes de que esa persona nos está “prestando sus talentos” y, por lo tanto, hay que ayudarlo a hacerlos fructificar. No se puede reducir a los colaboradores de cada día a la condición de simples y silenciosos ejecutores, sin posibilidad alguna de hacer experiencia, pasivos respecto a las decisiones que su actividad. Se recordóvaler que su Enrique trabajóenteramente intensamente en lo relacionado con mejoras en lasdirigen condicionales laborales. Contribuyó a desarrollar el proyecto de Ley Nacional de Asignaciones Familiares. La propuesta era ayudar a que todos los que hicieran un trabajo similar tuvieran un mismo nivel de vida porque consideraba injusto que una familia que Enrique expresa “No se trata de en comprar el muy trabajo de un sino que hayno que desarrollarlo mientras da hijos a la Patria se que: vea obligada a vivir un nivel inferior alhombre, del soltero y además pueda alimentar, cuidar realiza sus funciones. No son simples ejecutores. Enrique ha desarrollado a cada persona que se “apareció en su camino”. Enrique Shaw nos hace reflexionar, en nuestro quehacer diario, ¿facilitamos a todos, incluso obreros, el desarrollo de su iniciativa? ¿Alguna vez los consultamos de veras? ¿Hacemos participar a otros de los que tanto apreciamos nosotros mismo: nuestra autoridad? ¿Ponemos cuidado en la elección y formación de aquellos que, de hecho, tanto influyen en esto, los capataces? ¿Somos por ejemplo, más simpáticos? Enrique Shaw nos dice: “Debemos unir a los hombres. Esa es nuestra función”. Sara comenta que, a través de diferentes testimonios, se sabe que Enrique siempre buscaba la unidad, que generaba paz, tanto en la empresa como en su familia y en todos los vínculos. Esa paz que se logra a través de la justicia. Los presentes se preguntaron cómo se puede saber cómo es la justicia hoy. Sara recuerda que Santo Tomás decía que Justicia= dar a cada uno lo suyo. Hay que ser empáticos. Sara recuerda que Enrique Shaw escribió: “Sepamos, pues escuchar, y con el propósito de comprender”. En nuestro país fallan las actitudes. Las personas cargadas con la pesada responsabilidad de dirigir las empresas tienen una importancia primordial, pues si ellos no cumplen con su función, tampoco las empresas lograrán sus auténticos objetivos. Sara cuenta que Ricardo Palermo comentó que había escuchado a Gastón Texier-Presidente de Cristalerías Rigolleau preguntar: “¿Entonces Enrique, no está de acuerdo con concretar el proyecto?” Y Enrique respondió: “No, Gastón, porque si bien es bueno para Rigolleau, no es bueno para el país”. Quienes participaron hicieron profundas reflexiones al respecto; sobre lo difícil que es poder ver si cada proyecto aporta al bien común de la sociedad. Sara también comenta que recibió otro testimonio a través del cual menciona la actitud tomada por Enrique en un momento de recesión de la economía argentina. La propuesta era hacer un horno más de vidrio verde de batalla y vender el producto a bajo costo y así dejar afuera a la competencia. Ante esta propuesta, Enrique respondió (nuevamente priorizando el bien común) que no le parecía correcto porque quedarían sin trabajo los empleados de la otra empresa. Hoy, los dueños de esa empresa son los dueños de Rigolleau. Un participante recordó que, cumpliendo funciones en un país latinoamericano, se encontró con la difícil situación de decidir NO pedir al Gobierno “zona de exclusividad” porque entendía que hacerlo le daría más beneficios que a los demás. Notó que la mayoría de las empresas que trabajaban en el sector, eran monopolios por zona, justamente por esta forma de proceder (tener la exclusividad de la zona) pero también notó que, luego de un “cierto” período de tiempo de trabajar en la “zona de exclusividad”, cuando ya los beneficios no eran “tan importantes” estas empresas levantaban todo y se iban buscando beneficios económicos mayores, despidiendo a la gente, etc. Para beneficiar a la comunidad era importante no exigir que la zona en la que desarrollara sus actividades sea considerada “zona exclusiva” y así generar competencia. Lo que le parecía a él lógico no era lo que hacían las demás empresas, que actuaban monopólicamente. El empresario debe encarnar a Cristo en la empresa. La forma de hacerlo es aplicando sus enseñanzas. Jesús, que tenía tanto que enseñarnos, nos dijo: “aprended de mí que soy manso y humilde de corazón” Condiciones del líder de empresa: eficacia, energía, iniciativa, firmeza, eficiencia: para poder distribuir más hay que producir más y se garantiza la continuidad del trabajo, ser cordial, servir.

07. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


Requisitos para poder cumplir con la misión: 1) Personalidad: abierta, receptiva. No imponerse sino con “disponibilidad recíproca” respetando la dignidad y autonomía. 2) Que merezca autoridad: Se recordó que Enrique trabajó intensamente en lo relacionado con mejoras en las condicionales laborales. Contribuyó a desarrollar el proyecto de Ley Nacional de Asignaciones Familiares. La propuesta era ayudar a que todos a) De empresa: emprendedor, inspirador, diligente, alegre. Debe crear trabajo. los que hicieran un trabajo similar tuvieran un mismo nivel de vida porque consideraba injusto que una familia que da hijos a la Patria se vea obligada a vivir en un nivel muy inferior al del soltero y además no pueda alimentar, cuidar Mientras Enrique Shaw, hace aproximadamente 60 años, define Empresario=Emprendedor, se observa que en la actualidad y, desde hace tiempo, los empresarios actuales no se comportan como emprendedores. Es más, algunos participantes expresan con tristeza que mencionar la palabra empresario genera en la sociedad un rechazo, mientras que la palabra emprendedor, no. Parece que la sociedad piensa que el empresario se alejó de la sociedad, no contribuyó al bien común; que sólo pensó en la maximización de las utilidades. En contraposición, se percibe esperanza por las generaciones futuras, dado que muchos jóvenes hoy prefieren participar en proyectos que tengan sentido y no piensan primero en la maximización del beneficio económico. Las empresas deben ganar, lo dice Enrique Shaw, pero para contribuir con sus aportes a la sociedad. Este es el pensamiento de las nuevas generaciones, que se espera que no pierdan este interés emprendedor cuando sus emprendimientos crezcan. Un participante sostuvo “habría que educar a los empresarios, enseñarles lo que significa emprender. Esto es algo que no se aprende en la escuela. Es una actitud. El beneficio se mide en empleados y familias que se desarrollan. No hay que buscar sólo el beneficio económico. En la actualidad, si no se tienen claros los valores y lo que se busca en el desarrollo de la actividad, se torna difícil decidir y más cuando se está condicionado por un ambiente muy competitivo. No es tan obvia la frontera entre lo correcto y lo no correcto”. Otro asistente menciona que, hace tiempo, en el extranjero le comentaron que “es difícil ser empresario en Argentina”. Entre los participantes se reflexiona sobre este punto y se leen diversos párrafos del libro: “el primer deber del dirigente de empresa es ser emprendedor, debemos crear trabajo… debe ser leal con el Estado, no sólo cooperando directamente con él, sino también evitando su intervención indebida con solicitudes de privilegios para la propia empresa o sector de actividad (...)” “No puede haber desarrollo económico auténtico donde haya inestabilidad social y viceversa, tampoco puede haber desarrollo en lo social sin una sana prosperidad económica. Es decir, la empresa debe dar utilidades. En nuestro país fallan las actitudes. b) Que se domine a sí mismo: autocontrol. c) Que use la inteligencia: técnicas de la acción y psicológica. d) Comprensivo: estimar a los otros o al menos tenerles benevolencia, buena voluntad. e) Que sepa escuchar. f) Ser como los demás necesitan que seamos. 3) Auténtica vida espiritual: a) Desapego al yo personal: no imponer mis propias ideas, atenta contra eficiencia. b) Desapego al yo colectivo: no hacer gastos “por no ser menos”. Sara comenta que hay muchos testimonios que mencionan la austeridad de Enrique y su familia: “siempre estaban vestidos sencillamente”. c) Desapego al espíritu exagerado de seguridad: desapegarse del miedo a perder los bienes en que nos apoyamos. Enrique Shaw nos señala que hay que: “Tener confianza en el éxito de nuestra misión”. ¿Tenemos la convicción de que estamos encargados de hacer mejor al mundo y de que podemos hacerlo? Tenemos que despojarnos de ese complejo de inferioridad, de ese espíritu de fatalidad que inmoviliza. Y si tenemos la humildad y el desapego del que se ha hablado, no nos faltará el coraje optimista necesario para encarar plenamente nuestra misión. Precisamente uno de los frutos del Espíritu Santo es una virtud que tal vez en nuestra época y en nuestro país se necesita más que en otros: longanimidad, grandeza y constancia de ánimo. Esforzarse por secundar, a la luz de los principios sociales cristianos, la búsqueda de soluciones adaptadas a las realidades siempre mudables”.

08. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


Enrique Shaw consideraba a la Virgen como su consultora permanente. Aseguraba que María enseña: 1) A irrigar, a absorber lo malo a devolver la sangre “buena”, enriquecida, mejorada. El corazón recibe y da; un gerente -corazón de una empresa-, responsable de la empresa, continuamente con el corazón, recibe y da, y en el proceso, como el pulmón, mejora, enriquece. 2) A ser más comunitarios: es Madre de todos. Cuando uno está enojado, pensar que es Madre mía y del otro, Se recordó que Enrique trabajó intensamente en lo relacionado que nos sugiere la palabra cordial. Enseña a “relax”. con mejoras en las condicionales laborales. Contribuyó el proyecto de(“¿Queréis Ley Nacional deelAsignaciones Familiares. La propuesta era ayudar a que todos 3) aAdesarrollar cómo ejercer autoridad hacer favor de venir?”), los que hicieran un trabajo similar tuvieran un mismo nivel de vida porque consideraba injusto que una quenos 4) La importancia actual de la comunicación y relaciones humanas: La Virgen más educada quefamilia nosotros, da hijos a enseña la Patriaa se vea obligada a vivir en un nivel muy inferior al del ademásaprender no puedade alimentar, sonreír, a ser agradables, amables, saber mandar y alsoltero mismoy tiempo nuestros cuidar subordinados. 5) El Espíritu de iniciativa, sentido del timing. Modelo de saber delegar (Caná, Juan 2,5…. Se preocupa por todo, deficiencia organizativa). María nos ubica, nos ayuda a elegir gente, a formarla, corregirla si se equivoca, y nos enseña paciencia (durante los 30 años), el modo sereno, dulce pero no dulzona. Es madre y nos enseña “gratuidad”. Hacer algo sin esperar nada a cambio.

Dice Enrique que una empresa produce bienes y servicios; María Santísima fue quien nos dio el regalo perfecto, produjo el mejor servicio, contribuyó más a la promoción humana, y, por lo tanto, está en mejores condiciones para ayudarnos (a descubrir nuestras responsabilidades). La Virgen nos libera de nuestras preocupaciones exageradas y de nuestras tendencias egocéntricas que son un obstáculo al trabajo en equipo tan necesario para el desarrollo moderno. Vemos pues que María nos da las ayudas tan necesarias para el empresario, sobre todo en estos momentos en que está llamado a tan grandes responsabilidades, satisface ese deseo tan marcado del hombre moderno de lo personal y de lo comunitario; y nos enseña el equilibrio entre acción intensa y recogimiento, vida interior. Consultemos a María. Contaremos con la ayuda de la inteligencia de Ella. Habiendo la Virgen hecho mejor que nosotros lo que tenemos que hacer, recurramos a Ella, mejor aún, tengámosla de socia, suple nuestras insuficiencias, y es como una consultora permanente a nuestro lado. Sara recuerda el testimonio de José Membrana, cuando en 1953 empezaron con la fabricación de tubos fluorescentes y no lo lograban. Entonces, Enrique se fue a pie a Luján (algunos familiares dicen en bicicleta) a pedirle a la Virgen su ayuda y “¡Oh sorpresa! …..se comenzaron a fabricar tubos buenos, gracias a Dios, porque de no haber sido así nuestro futuro en Fadet hubiera sido incierto”.

Presentación Sara B. Critto de Eiras aquí

03. Desarrollo económico e integral. Capítulo del libro aquí Enrique Shaw entendía el desarrollo económico de la siguiente manera: “Entiendo por desarrollo económico el crecimiento sostenido del ingreso real por habitante, no solo mediante el uso de una mayor cantidad de factores de producción, sino también mediante el incremento de la eficiencia en el uso de los factores, con el fin de satisfacer mejor y más equilibradamente las necesidades de los habitantes de todas las categorías sociales. Es decir, hay que utilizar mejor los recursos del país, humanos: que todas las posibilidades humanas puedan ser aprovechadas (que no emigren los profesionales... siderurgia). Materiales: que la infraestructura permita una “puesta en valor” de los recursos". Enrique Shaw centraba el desarrollo en y para las personas. El desarrollo económico debe facilitar el desarrollo de la personalidad, el intercambio entre personas. Sara nos comenta que Purificación Merodo, hija de un obrero de Rigolleau -inmigrante- le dijo que su padre aprendió a leer porque en Rigolleau se podía estudiar, hacer la primaria

09. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


y hasta hacer cursos, por ejemplo de electricidad. Eran oficios que quizás no necesitaban para el desempeño en la empresa pero que les era de utilidad en su vida personal. Le comentó que cuando su padre se jubiló agradecía poder leer el diario; “saber leer” era una oportunidad que le brindó Rigolleau. Enrique pensaba que la gestión de la empresa no tenía que ser paternalista dado que debe desarrollar integralmente a la persona no sólo darle lo que necesite en algún momento. En este punto, un participante comentó que en su empresa se capacita al personal en temas técnicos pero que, Se recordó que Enrique trabajó intensamente en lo relacionado con mejoras en las condicionales laborales. luego de capacitarlos no se quedan trabajando. Siente una falta de reciprocidad. Se le sugirió que quizás, debería Contribuyó a desarrollar el proyecto de Ley Nacional de Asignaciones Familiares. La propuesta era ayudar a que todos hacer otro tipo de actividades o capacitaciones para que sientan que trabajar en la empresa tiene un sentido, que los que hicieran un trabajo similar tuvieran un mismo nivel de vida porque consideraba injusto que una familia que puedan ver el bien común. Otro le comentó que mientras trabajó en una empresa muy grande, empezó despacio, da hijos a la Patria se vea obligada a vivir en un nivel muy inferior al del soltero y además no pueda alimentar, cuidar muy tímidamente, a ofrecer la Virgen peregrina pensando que pocos la aceptarían. Sin embargo, se equivocó y no alcanzó con una imagen de la Virgen, se necesitaron tres. Hoy, luego de varios años que ya no trabaja más en la empresa, siguen las 3 imágenes de la Virgen con las peticiones dando vueltas en las diferentes áreas de la compañía. El desarrollo del mundo en sí mismo, aunque moralmente sea ambivalente, no nos puede dejar indiferentes; es no solo un bien, sino un imperativo de la Creación. Aunque es exacto que nuestra vida natural no existe, sino en vista de nuestra vida sobrenatural, no debemos despreciar algo por no ser más que provisorio. Para citar una comparación, el andamio que se utiliza en la construcción de un edificio es algo evidentemente provisorio. ¿Pero por eso lo haremos menos sólido y cómodo para trabajar? ¿No debemos preocuparnos de hacerlo bien, evitando así accidentes, disminuyendo la fatiga de quienes trabajan y ganando tiempo en la construcción del edificio? Debemos respetar las leyes propias, las técnicas de construcción de andamios. Pero un buen constructor, al colocar el andamio, no pierde de vista la obra final. Retornando la comparación, no pierde de vista la obra final. Retornando la comparación, el andamio —es decir, el mundo— una vez concluida la obra, se incorpora, se vuelve parte integrante, es “asumido” y transfigurado por el edificio final construido con su ayuda, que es el Reino de Dios. No se trata pues de “andamio” o “edificio”, sino de uno más el otro, de construir andamios bien hechos, aún sabiendo que no son lo principal, porque sabemos que de ese modo contribuiremos a la solidez del edificio definitivo. Un desarrollo que fuera solamente económico, considerado como un fin en sí mismo, tarde o temprano deberá afrontar las consecuencias de su desequilibrio respecto al hombre, y lleva fatalmente al desorden y a la tiranía. Es así como los regímenes marxistas necesariamente son tiránicos, dado que solo procuran resolver los problemas económicos. Es evidente que si una tía me regalara una lapicera estilográfica, mi acción de gracias no se agota con decirle “muchas gracias” y que nada le causará mayor placer que si la utilizo para escribirle una carta haciendo uso de ella. Igualmente, la mejor forma de darle gracias a Dios por el don que nos ha hecho de los bienes materiales es usarlos según su designio, es decir, como instrumentos para ir —y llevar a los demás— hacia Él. Fijémonos que la celebración de la Eucaristía requiere, no trigo y uvas, sino pan y vino, frutos de la naturaleza, pero ya elaborados; es decir, que, por voluntad explícita de Dios, requiere necesariamente la contribución del trabajo del hombre (...). No se puede vivir el Evangelio sin preocuparse de que se den las condiciones de gobierno, de estructuras sociales, de vivienda, alimentación, libertad, etc., sin las cuales la vida deja de ser humana. Hemos visto que no son más que condiciones que disponen al hombre para una vida conforme con la sublime vocación de hijo de Dios, pero hay que procurar que se den, hay que procurar lograr la organización económico-social que permita obtener el máximo de justicia y de caridad, que favorezca lo más posible la comunión de todos los hombres, los ponga en las mejores condiciones para cumplir su destino no solamente terreno, sino eterno (...) Un cierto mínimo de bienestar material —una “situación” entre pobreza y lujo— es necesaria para que la persona término medio lleve una vida virtuosa. La pobreza involuntaria, especialmente si es causada por injusticias, reales o aparentes, frutos de un

10. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


sistema económico dado, sobre todo si son remediables, es un serio obstáculo a una sana y cristiana vida de familia y por lo tanto el cristiano debe hacer lo posible para remediar esas injusticias (…) La gracia es unidad, unidad dentro de nosotros, unidad con Dios (Shaw, 2010:127-128) . Los cristianos queremos el desarrollo tanto como los marxistas, pero nos diferenciamos de ellos en dos puntos de gran importancia: Se recordó que Enrique trabajó intensamente en lo relacionado con mejoras en las condicionales laborales. 1. El primero esel que ante todo propugnamos promoción del hombre,La porque el hombre es deaDios. Contribuyó a desarrollar proyecto de Ley Nacional delaAsignaciones Familiares. propuesta era ayudar que todos 2. En cuanto al segundo, se deduce la siguiente clasificación deconsideraba actitudes posibles al mundo, que a los que hicieran un trabajo similar tuvieran unde mismo nivel de vida porque injustofrente que una familia que puede considerarse de lomuy tratado hasta aquí: da hijos a la la vez Patria se vea obligada auna vivirsíntesis en un nivel inferior al del soltero y además no pueda alimentar, cuidar a) La de quienes condenan al mundo: los rigoristas. b) La de quienes quieren poseer el mundo: los marxistas. c) La de los cristianos, que también queremos tomar posesión del mundo, pero para luego ofrecerlo. Queremos conquistar todo: la materia, sin la cual no habría pan, no habría vino, no habría hostias, no habría Misa; y el espíritu, que es un requisito para la fe y el amor. Todo queremos conquistar, todo queremos enriquecer, pero no para satisfacer ningún ansia de dominio sino para tener más que ofrecer a Dios. (...) el objetivo del desarrollo no es el beneficio propio sino el ajeno. El desarrollo no es un fin en sí mismo. Su fin es el servicio del hombre, la promoción integral del hombre, de todos y de cada uno de los hombres y sus familias. Las metas del desarrollo deben tener en cuenta todas las exigencias de la naturaleza humana, que se manifiestan en la cuádruple vocación del hombre: 1. cósmica (o material): el hombre es cuerpo, es materia, y como tal, está ligado al universo material. Necesita, pues, bienes materiales, como ser alimentación, vivienda etc. Un desarrollo auténtico no solo debe asegurar a todos los hombres un nivel de vida humano mínimo, sino garantizar una distribución equitativa de los bienes producidos dentro de un país, y también de un país con respecto a otro y de una generación a otra. Durante la gestión de Enrique, el personal en Rigolleau podía capacitarse, tenía un área de arte y las piezas que se realizaban se exponían en diferentes museos, ferias nacionales e internacionales. Recuerda lo que dice Enrique: “Un progreso que no mire sino el confort material, o al prestigio, no es verdaderamente desarrollo humano. Llegaríamos al caso extremo del caballo del emperador Calígula que pastaba en un pesebre de oro, ¡a expensas de cuántos esclavos mal alimentados! 2. espiritual: la persona no es solamente cuerpo y, por lo tanto, necesita bienes humanos, propios de su naturaleza racional y libre. Para ello, el desarrollo debe ampliar la esfera de la libertad…para asumir más plenamente su responsabilidad personal. Además, debe favorecer el progreso de la cultura por cuanto “no solo de pan vive el hombre”, sino también de valores intelectuales, morales, técnicos y estéticos. 3. divina: la persona es un ser que marcha hacia su fin último que es Dios y, en consecuencia, también necesita bienes sobrenaturales, que le den su perfección suprema. El desarrollo no debe entorpecer, sino más bien favorecer la relación del hombre con Dios. …La caridad es a la vez el motor y el freno del desarrollo. Motor porque invita al hombre a poner sus talentos al servicio de sus hermanos; pero también es freno porque pone límites para que el desarrollo no se vuelva desenfrenado, inhumano. 4. social: el desarrollo debe favorecer la vocación social y promover la realización del bien común de la sociedad. En este punto, a raíz de diferentes reflexiones se mencionó que el Pontificio Consejo Justicia y Paz sostiene, en 2012, en el documento “La vocación del líder empresarial”: A menudo el objetivo de servir al bien común se pierde porque los líderes empresariales se centran más en la maximización de la riqueza; los empleados en desarrollar sus actitudes para defender sus derechos; los consumidores demandan satisfacción inmediata a los precios más bajos posibles. Entonces, los valores se transforman en relativos y los derechos son más importantes que las obligaciones.

11. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


Enrique Shaw siempre tuvo en claro que la desocupación es un mal moral porque afecta, con su conjunto de sufrimientos, a seres humanos en su carne y su corazón. Es un mal moral porque atenta contra la dignidad de los hombres. Esta dignidad es común a empleados y empleadores, razón por la cual han de velar unos y otros, en esfuerzo mancomunado, para que no se den, en lo que de ellos dependa, circunstancias que hagan la desocupación inevitable. En una sociedad justa y bien organizada no debe haber lugar para la desocupación. La desocupación es un mal moral y no un simple hecho económico. No se debe aceptar jamás que este materialismo que sacrifica la persona humana al dinero y al lucro. Sus consecuencias han de ser cuidadosamente ponderadas Se recordó que Enrique trabajó intensamente en lo relacionado con mejoras en las condicionales laborales. antes de efectuar despidos y suspensiones. Cuando hubo una disminución de pedidos de envases de vidrio, Contribuyó a desarrollar el proyecto de Ley Nacional de Asignaciones Familiares. La propuesta era ayudar a que todos mantuvo un número muy elevado de operarios haciendo tareas de mantenimiento en el edificio, calles y los que hicieran un trabajo similar tuvieran un mismo nivel de vida porque consideraba injusto que una familia que actividades varias. Al poco tiempo se reiniciaron los pedidos y debían volver a trabajar como antes y los obreros da hijos a la Patria se vea obligada a vivir en un nivel muy inferior al del soltero y además no pueda alimentar, cuidar estaban y con instalaciones mejoradas por ellos mismos durante el período de baja producción. En otra ocasión, según el testimonio de Máximo Bunge, un sector de carpintería que se dedicaba a hacer cajones para las botellas y pallets era antieconómico para tenerlo en la estructura de Rigolleau. Entonces, le propuso al personal del área desvincularlos y hacerles un contrato por 5 años de los mismos productos a costo y bajo la responsabilidad de ellos. Les ayudó a comprar un terrenito frente a la fábrica para que los carpinteros pusieran la suya. A ambas partes les fue muy bien. Los encargados de la carpintería pasaron a ser empresarios y Rigolleau bajó sus costos y recibió los mismos cajones que necesitaba. Enrique Shaw gestionaba en forma asociativa entre empleador y empleado/obrero, lo hacía participar.

ACTIVIDADES REQUERIDAS POR EL DESARROLLO: TÉCNICA, ACRECENTAMIENTO DE LA COMUNIDAD HUMANA Y ADORACIÓN El auténtico desarrollo debe estar al servicio del hombre y promover sus relaciones: 1. Con respecto a la naturaleza, dominándola por medio de la técnica. 2. Con los demás hombres, contribuyendo a todo lo que permita formar una auténtica comunidad humana. Acrecentamiento de la comunidad humana. Enrique continuamente hacía reflexionar a los empleados de Rigolleau teniendo en cuenta el bien común. Por ejemplo a una obrera, quien se iba a casar con un médico, Enrique Shaw la llamó para consultarle si después de su casamiento volvería a trabajar porque si no lo hacía era preferible que renunciara para dejarle el trabajo a otra persona. En otra oportunidad una persona que quería ingresar a trabajar en Rigolleau grabó su entrevista con Enrique Shaw, quien lo invitó a reflexionar sobre su futuro. Esta persona trabajaba haciendo trabajos particulares, en días y horarios flexibles, era diferente trabajar en la fábrica. Debía madurar la idea y saber que trabajar en Rigolleau le exigía regularidad. Le sugirió que se tome el tiempo para pensarlo y que, si aceptaba el desafío, volviese; el puesto sería suyo. 3. Con Dios, favoreciendo la marcha de la criatura al encuentro de su Creador, continuamente alimentada y orientada por la adoración (Shaw, 2010: 105 y ss.). “El empresario en su fábrica también tiene una función de elevar y ofrecer al hacer cumplir su fin propio a las cosas, y porque hay un cierto holocausto, ofrecimiento, de energía, física y humana (esfuerzo), aniquilamiento en aras de algo superior, destrucción de valores inferiores en aras de algo superior (arena: vidrio que hace más fácil la vida al hombre, lo ayuda a cumplir su fin propio y elevarse: por eso sirve). Es en ese sentido que se entiende “santificar las cosas” (libreta personal 16). El hombre coopera con Dios en su trabajo “en la medida que la obra que uno realiza con el trabajo, el dominio sobre la naturaleza, alcanza su perfección (técnica o moral). Pero el trabajo también debe perfeccionar al que lo hace” (Shaw, carpeta 18) ADORACIÓN.

DESARROLLO Y EMPRESA No hay que descuidar el progreso técnico ni el económico. Hay que extender la propiedad privada. Es necesaria una distribución más justa de las riquezas. Hoy es cosa sabida que nada anda bien en una sociedad donde muchos están mal”.

12. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


La economía forma un todo, es decir, que no es ya posible disociar la economía de la empresa de la economía nacional, ni aún de la mundial. No se puede concebir la empresa sin una referencia a una economía global, ni sus planes individuales sin su armonización con los generales; la empresa necesita una economía en desarrollo y, a su vez, el desarrollo económico necesita de la empresa (...). Lamentablemente, durante generaciones enteras, la atención de los empresarios se concentró en la sola vida de sus respectivas empresas. Se recordó que Enrique trabajó intensamente en lo relacionado con mejoras en las condicionales laborales. Contribuyó a desarrollar el proyecto de Ley Nacional de Asignaciones Familiares. La propuesta era ayudar a que todos Hoy se reconoce generalmente el hecho de que las decisiones de ciertas empresas afectan de manera decisiva a la los que hicieran un trabajo similar tuvieran un mismo nivel de vida porque consideraba injusto que una familia que satisfacción de las necesidades de todos los miembros de la comunidad nacional. da hijos a la Patria se vea obligada a vivir en un nivel muy inferior al del soltero y además no pueda alimentar, cuidar Prácticamente, la armonía de los programas y planes de varias empresas no se consigue sin una armonización consciente, una “economía concertada” o sea, sin una planificación común. Se entiende que esto no significa planificación estatal, que resultaría innecesaria si todas las fuerzas económicas de la nación (todas las empresas y todos los grupos que participan en las actividades de estas) colaboraran espontáneamente en la preparación y en la ejecución de un plan económico armonizado (sirve de marco de referencia). En estos pensamientos se evidencia la influencia de Federico Ozanam, quien un siglo antes, en Francia había afirmado que: “cuando la tasa real del salario no resulta igual a la natural, entonces se producen situaciones muy peligrosas y estallan conflictos entre patronos y obreros. Y, destruida la concordia, se sucede una serie de violencias materiales que aniquilan el orden de la sociedad. Para restablecer esa concordia resulta indispensable que intervenga la caridad. Pero la caridad es solamente el buen samaritano que derrama aceite en las heridas del viajero atacado y robado. A la justicia social corresponde, pues, evitar los robos y ataques. Para que reine esa justicia se han propuestos dos sistemas falsos: la intervención dictatorial del Estado fijando precios, tarifas, costos, etc; o la libertad económica absoluta. El primero de estos sistemas ya está condenado por la experiencia histórica, la cual ha demostrado que las reglamentaciones estatales son contrarias al desarrollo de las industrias y atentatorias a la vida del comercio, que es la libertad. Pero el segundo sistema es igualmente malo pues el resultado del laissez faire, laissez passer, es dejar al obrero a merced del empresario. La única solución posible consiste: 1) en conciliar los principios de autoridad y libertad; 2) en que el Estado intervenga oficiosamente tan solo en circunstancias extraordinarias; y 3) en permitir la libre asociación de los obreros para defender sus intereses. De este modo, los dos campos en que se divide la sociedad moderna (y cuyos primeros choques en nuestra ciudad han dejado tantos terrores, resentimientos y amarguras), podrán fraternizar y reunirse para marchar hermanados a la conquista del futuro”.

UN NUEVO TIPO DE DESARROLLO REQUIERE UN NUEVO TIÓ DE EMPRESARIO 1. Tomar conciencia de las exigencias de este momento histórico. 2. Capacitarse y fomentar la formación para poder cumplir su misión de agente multiplicador. 3. Intensificar el buen uso del instrumento de producción que tiene a su cargo, procurando aprender al máximo las técnicas modernas de producción y desarrollo de todos los recursos, humanos y materiales, a su disposición. Sara recuerda que Enrique Shaw valoraba los avances tecnológicos (no para despedir gente). Siempre estaba capacitándose y capacitando al personal. Un participante expresa lo difícil que será defender el trabajo con la venida de la inteligencia artificial. Situaciones parecidas se vivieron por ejemplo con la Revolución Industrial. Se debe encontrar la manera de incorporar las nuevas técnicas sin perder de vista que las decisiones que toma la empresa pueden tener consecuencias que afecten el bienestar de los individuos dentro y fuera de la empresa. El empresario debe ser consciente que debe enfrentar y tomar decisiones complicadas pero las dificultades no le deben nublar la visión. Debe seguir su propósito de servir al bien común. 4. Llevar a cabo, esta acción cuidando simultáneamente de la educación, alimentos, vivienda, salubridad. Respetar la dignidad y favorecer el sentido de responsabilidad e iniciativa personal de todos sus integrantes.

13. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


En el Museo Histórico y Natural de Berazategui se demuestra la influencia de Rigolleau en la comunidad local: “El impacto de Cristalerías Rigolleau se manifiesta favorablemente en Berazategui desde sus inicios. La explosión demográfica, el surgimiento de nuevos barrios, la instalación de industrias y talleres subsidiarios y el movimiento institucional son aportes directos de la empresa al desarrollo económico, social y cultural de la localidad. Hasta mediados del siglo XX la empresa Rigolleau participó de un modo u otro en la mayoría de las instituciones de Berazategui: bomberos voluntarios, centros de salud, asociaciones deportivas, sindicatos, establecimientos educativos, de capacitación y de recreación entre otras”. Se recordó que Enrique trabajó intensamente en lo relacionado con mejoras en las condicionales laborales. Contribuyó5.aRecordar desarrollar el proyecto de Ley Asignaciones Familiares. La ypropuesta ayudar elementos a que todos para ello que hay queNacional tener ende cuenta y respetar la tradición psicologíaera nacional, los que hicieran un trabajo similar tuvieran un mismo nivel de vida porque consideraba injusto que una familia que básicos de las relaciones humanas y que lo humano no acepta recetas uniformes. da hijos a la Patria se vea obligada a vivir en un nivel muy inferior al del soltero y además no pueda alimentar, cuidar 6. Considerar que, por lo tanto, los métodos para realizar la integración plena de los trabajadores de la empresa son muy diversos y dos de ellos están vedados: el debilitamiento de la unidad de dirección de la empresa; el debilitamiento de la solidaridad sindical. Que su responsabilidad no cesa con el cumplimiento de sus deberes en y por medio de la empresa y, por lo tanto, tiene también que contribuir a la obtención de las diversas metas del desarrollo económico. 7. Considerar que la educación, la cultura y la vida religiosa de un pueblo tienen respecto al desarrollo económico una cualidad propia que los convierte simultáneamente en resultado y causa de desarrollo. Un pueblo sin moral, sin honradez, sin religión no se puede calificar como el más apto para el esfuerzo material y moral que supone el desarrollo económico. 8. Tener en cuenta la importancia de la alimentación, vivienda y salud como medios necesarios, coadyuvantes cuya importancia suele apreciarse insuficientemente atribuyéndoles el nuevo carácter de bienes de consumo. Enrique Shaw continuamente estaba pendiente de las necesidades de sus obreros, en cuanto a salud, vivienda, alimentación. Cuando se iba de viaje al exterior colocaba un cartelito consultando si alguien necesitaba algún remedio (dado que era difícil conseguir algunos en esa época en Argentina). Se preocupaba por las futuras madres, por los obreros enfermos a quienes visitaba, aportaba para la mejora de las viviendas de sus obreros: “para una ventanita más”… testimonio de Ricardo Palermo. Se preocupaba por la salud de los empleados. En una oportunidad instaló un refrigerador para que se pudiera tomar agua helada para aliviar la sed de los obreros cuando advirtió que los encargados de los hornos de la fábrica bebían agua poco fresca. Escribe Enrique Shaw en una de sus libretitas: “En la práctica hay actualmente planificaciones que derivan de alguna intervención del Estado y, al mismo tiempo, de la cooperación voluntaria de grupos representativos de la economía. Francia, por ejemplo, tiene, desde 1945, una planificación completa por medio de una comisión nombrada por el Estado. Trabaja, sin embargo, fuera de los ministerios económicos, en colaboración estrecha con todas las asociaciones representativas de la vida económica (patronales y también sindicales), de tal manera que el plan, aunque teóricamente es del Estado, en la práctica es la expresión de un trabajo de armonización de decisiones y planes particulares, realizado por varios representantes de los ramos de la actividad económica nacional”. En este momento un participante del encuentro, nos comenta que entiende que se refiere al Plan de Reconstrucción después de la Guerra y que permitió a Francia el crecimiento por 30 años. Adelina Humier, ex empleada de Rigolleau, reflexionaba: “si el 50% (o menos) de los empresarios fueran como Enrique Shaw, no tendríamos los problemas de hoy porque Enrique Shaw sabía que atrás de cada obrero, empleado había una madre, un hermano, un hijo que esperaba el pan de cada día”.

Presentación Sara B. Critto de Eiras aquí

14. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


04. Conciliación de las realidades del trabajo, la familia y la vida personal. Capítulo del libro aquí Se recordó Sobre la que concepción Enrique trabajó de la familia intensamente de Enrique en lo Shaw: relacionado con mejoras en las condicionales laborales. Contribuyó a desarrollar el proyecto de Ley Nacional de Asignaciones Familiares. La propuesta era ayudar a que todos los que “Enhicieran la sociedad, un trabajo la familia, similar institución tuvierannatural un mismo primera nivelanterior de vida superior porque consideraba a la sociedadinjusto civil. Esque la familia una familia la queque provee da hijos de miembros, a la Patria se losvea prepara obligada en las a vivir virtudes en unsociales, nivel muy asegura inferior el al desarrollo del soltero de ylaademás personano humana. pueda alimentar, En resumen, cuidar la familia es una institución de vida. Sin embargo, por ella misma no posee todos los medios necesarios para obtener su fin, y, por otro lado, debe ser ayudada por el Estado. Debe contribuir al bien de todos” (Shaw carpeta 6 19471962). En relación a la economía y la familia, Enrique escribió: 1. Ambiente general que favorezca que todas las familias puedan asegurarse las necesidades de la vida. 2. Asignaciones familiares. 3. Préstamos al casarse. 4. Vivienda. 5. Régimen de propiedad (una de las ventajas “bien de familia”, herencia cuando va a los hijos, pequeña y mediana propiedad). 6. Seguridad social para necesidades extraordinarias”. La misma naturaleza ha unido íntimamente la propiedad particular (…) con la existencia y con el desarrollo de la familia” (Shaw, carpeta 6). En relación a los préstamos para el casamiento se recuerda que Cecilia comentaba que los otorgaba a través de la Mutual de Rigolleau y también de su fondos personales. En familia: “En casa, mientras chicos despiertos, estar con ellos. Yo ser cariñoso con chicos. Almorzar de veras, sin leer, con los chicos. Importancia de yo hacer deporte (...) (se olvida problemas). Música y cantos: alegría, tranquiliza, “elevar” a los chicos”. También anotó en dicha libreta: “Ya el educar bien, es sobre todo prevenir (Pío XII). Dar perspectivas, se ofrecen al niño: tener a Dios o tenerse a sí mismo como centro de la vida. El amor de predilección que Jesús siente por los niños nos sugiere el amor con que nosotros debemos tratarlos”. Leía sobre educación sexual, así anotó: “cuando se quiere a algo (...) o a alguien, se lo abraza, porque se quiere ser uno” (Shaw, libreta personal 8). Consideraba un compromiso muy importante comer con su familia, cuando llegaba a casa silbaba y era muy alegre. Se propuso no dar a su mujer las horas en que estaba más cansado y por ello no demostraba su cansancio ni reflejaba en casa sus problemas. Si nos dolía algo, en seguida nos decía que a Dios ofreciéramos nuestro dolor. En misa explicaba a sus hijos muy cerquita lo que el sacerdote decía, y, al llegar el momento de la consagración, los abrazaba y con gran devoción los hacía repetir: ‘Señor mío y Dios mío’. Un hijo afirma que “en acción de gracias por haber recibido la Comunión, se ponía de rodillas cerca de un gran crucifijo a la derecha del altar y nosotros nos poníamos a su lado para rezar todos juntos. Él iba a misa y comulgaba todos los días antes de ir a su trabajo. Tenía una gran devoción a la Virgen María y en el living room de nuestra casa rezábamos el Rosario en familia”. Una hija concuerda: “Todos juntos hacíamos el ofrecimiento diario de nuestras obras… Le encantaba repetir la frase de Pío XII: La familia que reza unida permanece unida. Nos turnábamos en llevar la voz cantante, y nos gustaba decir en voz alta nuestras intenciones”. Bailaba muy bien e invitaba a bailar a su mujer con frecuencia en su casa. Su hijo Juan Miguel dice: “Siempre estaba accesible. A toda hora podíamos hacerle preguntas. Yo no tenía ningún inconveniente en interrumpir sus lecturas. No lo recuerdo de mal humor ni haberle oído pronunciar una mala palabra”.

15. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


Llama la atención la expresión “almorzar de veras, sin leer, con los chicos”. Hoy que la tecnología hace que las personas estén más interconectadas, pero más distantes a la vez unos de otros. Que las “mesas (y sobremesas) familiares” muchas veces no se respetan porque cada uno tiene horarios diferentes. Nos invita a repensar en que, para que haya familia, deben “estar” sus miembros. Estar atentos unos de otros, compartir, educar en familia (dice Enrique que educar es prevenir). Elvira Cullen de Baliña recordaba que su marido contaba con admiración lo que Enrique decía: “me tengo que ir porque tengo una reunión muy importante”. Y la reunión importante era ir a comer Se recordó Enrique trabajó intensamente lo relacionado con mejoras en las laborales. con susque hijos. Cecilia, su esposa, decía queen a Enrique le afligía cuando perdía el condicionales tiempo, pero que tenía todo el Contribuyó a desarrollar el proyecto de Ley Nacional de Asignaciones Familiares. La propuesta era ayudar a que todos tiempo del mundo para los chicos: se detenía más a disfrutarlos, charlando con ellos como si no tuviera ninguna los que hicieran un trabajo similar tuvieran un mismo nivel de vida porque consideraba injusto que una familia que otra exigencia. Ahí pensamos, cuántas veces les hemos dicho a alguno de nuestros hijos: “esperá un ratito que da hijos a la Patria se vea obligada a vivir en un nivel muy inferior al del soltero y además no pueda alimentar, cuidar cuando termino esto, lo vemos/voy/te atiendo”. Sara nos comenta que cuando le consultó a su madre cómo hacían deportes y ella le respondió que juntos trotaban, corrían, nadaban, etc. Hacían deportes en familia. Hoy, cada uno en un gimnasio, perdiéndose el compartir, ganando la individualidad. Para Enrique Shaw era muy importante los deportes. “Fernando J. Venturi cuenta que conoció a Enrique Shaw por el Tachito Fútbol Club. Recuerda que, en 1959, un señor ofreció terrenos de una parte de lo que era la quinta: “La Cecilia”, que pertenecía a la familia Bunge (…) Luego supieron que la donación era de Enrique Shaw y que también, había hecho limpiar los terrenos. Cuenta que muchos domingos venía Enrique Shaw en persona y entregaba distintos premios a los niños que participaban de campeonatos. Estos chicos que pertenecían al humilde Club “Tachito” no tenían cancha para jugar. La tuvieron gracias a la donación de Enrique Shaw”. El Tachito fútbol Club sigue existiendo. Se reflexionó qué hubiera hecho Enrique Shaw con las nuevas tecnologías, por ejemplo, con el celular. Seguramente lo hubiera utilizado para generar buenas cosas a partir de ellas, por ejemplo, rezaría el Rosario por whatsapp, si estuviera lejos de su familia. Amaba a sus hijos, los educaba en la fe, en la caridad, en la austeridad. Buscaba que su esposa estuviera bien. Cuando podía, buscaba a los chicos y así la dejaba descansar. Su hija Elsa comenta que se preocupaba para que sus hijos ayudaran a su mamá. Con los chicos era exigente. Sara, su hija, recuerda que cuando se portaban mal, los miraba con tristeza y les daba largas explicaciones con mucho cariño sobre lo que había estado mal y esperaba que reconocieran los errores. Y luego, les decía que era su obligación dar una penitencia. Su hijo Juan Miguel, sacerdote, cuenta que “su dedicación se reflejaba en cómo nos enseñaba: diría que lo hacía continuamente, casi jugando, sin ser pesado; poco a poco, aprovechando las ocasiones. Enrique hacía propósitos constantemente: 1. “Virtudes hogareñas (e industriales...): 1) humildad, 2) dulzura (¿para qué enojarse?, ¿no podría obtenerse lo mismo sin?, o aún más), 3) paciencia” (Shaw, libreta 4). 2. “Debo facilitar a los demás que me amen, ser “friendly”. Hablar no “a” la, sino con la gente, que haya un encuentro de voluntades (si uno es humilde, no trata de manifestar superioridad)”. Así, en sus reflexiones para la Navidad de 1961, Enrique se propuso: 1-Ser yo una Navidad (llevar a Cristo) para 2- el otro 3- Para ello no me basta con quererlo a Cristo, sino que debo procurar tener Sus sentimientos, Su actitud” (Shaw, libreta personal 23). Jesús, haz que Te vea en mi prójimo. María, Madre de la Amabilidad, haz que sea amable como Tú” (Shaw, libreta personal 23). 3. “Cara alegre, ser simpático, cordial, no rezongar tanto (...) Recordar sobre lo importante que es la sensibilidad. Saber reír”. (...) Ser dulce, apacible con todos, especialmente los que son más próximos míos, vibrar en la onda de ellos (que es una manera de despojarme, desprenderme del yo). Lo mismo en mi trabajo (Shaw libreta personal 8). 4. “Trabajar con tranquilidad (...) Irradiar alegría y buen humor”. Ser pacífico. “No hablar nunca mal de nadie, por principio y porque muchas veces me sucede que conociendo mejor o hablando más tranquilo con quien había hablado mal, he cambiado de opinión, la he moderado” (Shaw, libreta personal 5). Además, se propuso “permanecer flexible y sin quejarme; no exagerar en la defensa de los propios derechos... esperar pacientemente la voluntad de Dios”. 5. Más consulta y devoción a la Virgen (procuraré ver con Ella, antes de cada acción, si mediante ella puede causarle placer a Jesús); menos goloso (...), más ordenado, metódico, más simpático” y se examinaba diariamente en estas cuestiones y como forma de proceder, consultaba a la Virgen María cómo lo haría (Shaw, libretas personales 5, 8 y 9).

16. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


6. No vale la pena ser vehemente por cosas tan poco importantes. (...) Prudencia habla del ritmo del paso, no del paso” (Shaw, libreta personal 9). En una entrevista laboral dijo que “el hombre maduro es el que ha ordenado libremente sus propias tendencias y no salen a la superficie algunos aspectos de manera incontrolada” (Shaw, cassette 24/25).

AMOR POR LA VERDAD “Conocer la realidad. Estar en verdadero contacto con ella” y más adelante, agrega que, para ello, además hace falta ser psicólogo (libretas personales 10 y 11). Anotó varias veces que no delegable es caminar por la fábrica y ver los problemas de todas las secciones. “La organización debe liberarlo a uno para poder cumplir lo no-delegable. (...) El que empuja a los demás para que trabajen, que controle el trabajo. (...) Pasar del plano de la idea al plano de la acción. Lo que vale son ideas capaces de ser puestas en acción” (Shaw, carpeta 9). “El único camino para encontrar la verdad es buscándola”; (existe solo en fragmentos), cada uno para sí mismo, todo lo demás es de segunda mano o irreal, impulsa la expresión de tus convicciones (Shaw, libreta personal 23). Una hija afirma que cuando contaban algo Enrique les insistía que fuese lo más exacto posible a la realidad y pedía una respuesta clara cuando preguntaba algo. Insistía mucho en el respeto por la verdad y se había propuesto jamás mentir ni engañar a sus hijos aunque fueran pequeños. Se reflexiona sobre el significado de buscar la verdad y lo que pasa en la actualidad que se escuchan o leen “subversiones” que serían versiones por debajo de la “Verdad”. Y muchas veces estas “sub-versiones” son las que se exponen como banderas y dividen a la sociedad entre los que están de acuerdo y los que no. Y no se logra poder escuchar para comprender que ninguna de las posturas expresa la “verdad”. Se recuerda entonces que, no vale la pena ser vehemente en cosas que no son importantes, que no responden a la Verdad. Se recuerda un testimonio de su esposa Cecilia quien decía que Enrique no quería mentir nunca y tenía el propósito de jamás engañar a los chicos. Para la fiesta de Reyes Magos, en un verano en Pinamar, se ofreció en la Parroquia a colaborar disfrazándose de Rey Mago, a caballo, repartiendo regalitos. Un chiquito de alrededor de tres años le preguntó: “Y ahora como te volvés al cielo?”. Cecilia recuerda que en ese momento pensó que Enrique no iba a poder cumplir su propósito de no mentir, y contestó: “De la misma forma que llegué”. “Ponderar lo bueno más que denunciar lo malo”. Citaba que “la realidad de la situación actual es inadecuada. Culpa de ello: falsas filosofías, en desacuerdo con la naturaleza humana. Caminos cerrados (capitalismo, comunismo). La solución verdadera tiene como principios básicos la dignidad del hombre (...) virtudes sociales, reforma de las instituciones. Acción (...) Llamado a que tomemos (o re-tomemos; o mejor aún estemos a la vanguardia de la promoción...)” (Shaw, carpeta 11). - “Debo: Ser accesible. Facilitar a los demás el que me amen. Ser como los demás necesitan que yo sea” (Shaw, 1957, AyBEES, caja 122, 13). Conocer la realidad (y enfrentarla: el problema, su análisis y la solución). Enrique escribió que si no amamos al prójimo, no estamos en la verdad (libreta personal 24). “El que se acerca a otro para tener más, sacarle algo, no sabrá nunca ayudarle a ser más, que es la manifestación más auténtica del amor” (Shaw, carpeta 6). Enrique Shaw era exigente. Hay testimonios que cuentan que, en una huelga de ferroviarios obreros de Rigolleau que estaban en el Sindicato fueron a la huelga. En la misma, se rompieron vías y el Gobierno los envió a prisión. Enrique Shaw los citó a trabajar y como no se presentaron, los dejó cesantes. El Sindicato le dijo a Enrique que no podían ir a trabajar porque eran presos políticos y Enrique Shaw le respondió que no lo eran porque estaban presos por cargos que habían sido probados por causas que nada tienen que ver, ni con las Cristalerías Rigolleau ni con el Gremio del Vidrio. No hubo voluntad de llegar a un acuerdo puesto que la comisión interna rechazó el arbitraje legal ofrecido por el Ministerio que aceptó la empresa. El Presidente de la compañía luego felicitó a Enrique pues un trabajador experto en estos temas le escribió a dicho Presidente: “Ha tomado la dirección de “Gremiales” el Sr. Shaw y nos ha causado a todos admiración la forma de conducir la discusión, exponer y argumentar. Les ha hecho conocer a los obreros nuestra decisión de “ponernos los pantalones largos”. Sin lugar a dudas, puede reclamar la cátedra que deberá crearse para la Formación Científica de los dirigentes obreros”. Le aclaro que el guiso de oreja me indigesta, lo que significa que lo expresado refleja fielmente mi pensamiento”. Y Enrique expresó que se daba cuenta que a esos obreros no les interesaba estar de acuerdo “a la Ley”.

17. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


ASIGNACIONES FAMILIARES

Enrique Shaw fue uno de los impulsores y autores de una de las medidas de política familiar que hace referencia a recursos monetarios al participar en el proceso de gestación de la ley de Salario Familiar que se decretó en la Argentina en 1957. Para que la implantación de las asignaciones familiares no fuera excesivamente gravosa para el empleador “cosa que los desalentaría a tomar personal con familia numerosa” se ideó la creación de un Fondo de Compensación de Asignaciones Familiares, mediante el 5% de lo que los empleadores aporten a las Cajas de Jubilaciones. “Cabe destacar que moralmente lo justo es que todos los que hagan un mismo trabajo puedan tener un mismo nivel de vida. Es injusto que una familia que da hijos a la patria se vea obligada a vivir en un nivel muy inferior al del soltero y, además, no pueda alimentar, cuidar y educar debidamente a sus hijos” (Gutiérrez Berisso, Enduc 2015). En este punto, llama la atención la frase: “es injusto que una familia que da hijos a la patria (…) porque en la actualidad se escucha en varios sectores de la sociedad que sólo las mujeres tienen derecho sobre los bebés por nacer. Y Enrique Shaw dice: una familia que da hijos”, no sólo la mujer. Una empleada de las Cristalerías Rigolleau, llamada Adelina Humier comentó que cuando en el año 1959 estaba por tener un bebé fue a la administración a pedirle a Enrique un aumento por mérito, quien además de otorgárselo le pidió que siguiera el trámite para cobrar la gratificación por maternidad y cuando Adelina le contó a Enrique Shaw lo poquito que cobró “ya que solo le alcanzó para comprar un juguete”, Enrique dijo: “qué injustas son las leyes de los hombres”, y él mismo cumplió las funciones de la Caja de Maternidad que había sido creada en 1934-1936 (comunicación personal Humier, 2014). Nuevamente, llama la atención cómo procedió Enrique Shaw al conocer el pago realizado por la Caja de Maternidad a Adelina Humier. Asumió la diferencia que consideraba lógica y expresó: “qué injustas son las leyes de los hombres”. Enrique Shaw decía que, cuando la organización no cuida a la gente que trabaja en la empresa, lo hace el Sindicato y lo lleva a cabo a su manera. “Debemos esforzarnos en hacer circular los bienes de la tierra, destinados por su Creador para beneficio y auténtico progreso de todos, sin exclusión alguna, pero cuidando simultáneamente de prestar un verdadero servicio: a un verdadero cliente, es decir, un cliente que posee una real capacidad adquisitiva y auténticas necesidades que satisfacer. Pido a Dios que así sea, y que todos nosotros sepamos reflexionar sobre la proyección social del marketing y tengamos la fuerza de carácter para obrar de modo tal que este no sea en perjuicio, sino, al contrario, que favorezca el desarrollo de la personalidad, la alegría en la vida familiar y la paz social que tanto necesita nuestro país. De esa forma colaboraremos a que la empresa privada preserve la sociedad libre” (Shaw, 2013:182). Llama a la reflexión la expresión de “marketing social”. Uno de los participantes nos recuerda que, en Portal Empresa del 27 de setiembre de 2016, se puede leer un artículo de Fernán de Elizalde titulado: “La visión de Enrique Shaw, adelantada a los tiempos, sobre responsabilidad social”. En la nota se expresa que, a principios de 1950, Enrique Shaw escribió “Ética en el marketing y su proyección social”. Lo que preocupaba a Enrique eran los comportamientos que podía provocar y entre ellos había detectado, y mencionaba: presentaciones engañosas; packaging costoso y ¿adentro qué?; las inversiones en marketing superaban por mucho las hechas para cuestiones sociales; utilización deliberada de verdades a medias engañando potenciales clientes mencionando algo que en la realidad es falso; cada vez más frecuente uso indebido de la motivación sexual y bajezas humanas para interesar, excitando, al público por productos que no tenían nada que ver con lo publicitado; usar personajes para influenciar una decisión; al Marketing se lo vinculaba con EEUU y lo moderno. Eso, ¿era bueno?; ¿nacional o importado? preconceptos; provocar envidia para “ser y tener más”; compras por impulso; las tentaciones nos exponen a estímulos de todo tipo; forzar a creativos y redactores a no decir la verdad para que las campañas sean exitosas; libertad de trabajo; obligar a trabajadores a hacer algo que no compartían con riesgo de despidos; obsolescencia programada innecesariamente; financiamiento engañoso; forzar endeudamientos. En el artículo, Fernán recuerda que a Enrique le preocupaba que no se mencionara nada sobre: respeto por lo ético y las diferencias culturales; contribución al Bien Común; respeto a la institución familiar, su constitución y estabilidad. Del lado de los consumidores mencionaba incoherencias preocupantes con ejemplos que mostraban: padres que decían una cosa y hacían otra; compra de productos producidos por gente que no respetaba la ley; corrupción inescrupulosa.

18. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


AMÓ A LA GENTE 1. De las Sagradas Escrituras extrajo resoluciones de amor, amabilidad, mansedumbre, paciencia (longanimidad: grandeza y constancia de ánimo en las adversidades), paz, inocencia, gozo (alegría, jovialidad), generosidad (especialmente en perdonar), agradecimiento, pureza, templanza, misericordia y humildad (Shaw, libreta personal 5). 2. “No solo que sean amados, sino que se sientan amados; (...) Jesús...respetaba a los hombres, no los conquista por la violencia, los atrae; no les aplasta, los eleva. ... Ganarse confianza” (Shaw, 1957, libreta personal 7). Se propuso “unirse para obrar con eficacia”, escuchar (recordar que la mentalidad del otro es diferente y que pueda expresarse) (Shaw, libreta personal 5). 3. “Amar a mis obreros, así conocerlos mejor, descubrir en ellos capacidades insospechadas” y elevar a Dios a todos con quien estaba en contacto cada día, con la ayuda de Aquél (Shaw, libretas personales 8 y 9). En resumen, intentó encarnar “la ley del amor (que) impone a cada individuo dos mandamientos esenciales: el primero, querer bien a los demás, y el segundo, librarse él mismo de los defectos y los vicios que impiden que los demás lo quieran” (Shaw, 2010: 47). Intentó “reconstruir el amor, que penetre en todas las relaciones” (Shaw, carpeta 4). 4. Escribió en una reunión con los capataces de la fábrica: “me gusta hablar con gente, conocer realidad, comprender problemas”, lo que no debe haber es mala voluntad para resolverlos (Shaw, carpeta 2). “Y así como una madre cuanto más fecunda sea, más frecuentemente tendrá motivos para “llorar” por tener un hijo enfermo; un empresario, cuanto más auténticamente “hombre de empresa” sea, más contactos tendrá con el prójimo y más sufrimientos tendrá como consecuencia; pero ello, no lo debe frenar en su acción. Se oye a veces decir a algún dirigente de empresa: “me retiro de los negocios porque estoy cansado de pelear con la gente”; hay sin duda muchos, y muy legítimos argumentos para retirarse, pero este no es uno de ellos” (Shaw, 2010: 60). 5. “Como dirigentes de empresas cristianos estamos convidados a hacer lo eterno con lo temporal, a servir a Dios mediante el servicio a los hombres en el terreno económico, a santificarnos a través de la profesión y a santificarla (la profesión)”. Se propuso “desarrollar al máximo nuestro país, para lograr una Argentina mejor y así tener más para ofrecer a Dios” (Shaw, 2010).

Enrique decía que logrando el desarrollo de cada hombre que trabaja en la empresa se logra la Paz Social, quería SER como ellos realmente necesitaban que sea. Sara, su hija, cuenta que “les explicaba que, si un empresario vendía su empresa para repartir todo a los pobres, fallaba a su misión de empresario, que era trabajar para cuidar esa fuente de trabajo clave para que muchos tengan una vida digna y estable. A su padre le gustaba repetir que somos administradores de los bienes que están bajo nuestra responsabilidad. Le encantaba la parábola de los talentos y su enseñanza: hay que hacer rendir lo que tenemos en nuestras manos, no sólo en nuestro beneficio sino para la sociedad. El desprendimiento consiste en saber usar los bienes sin apegarse a ellos, considerándolos medios y no fines en sí mismos.”

Presentación Sara B. Critto de Eiras aquí

19. Notas Ciclo de Encuentros de reflexión | “Un empresario en plenitud. Enrique Shaw y su eficaz desempeño”


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.