Page 60

empresas

mercadeo

Hamburguesas Paisas en el País de la Comida Rápida

A partir de esta edición, Gerente publicará una serie de historias de colombianos que se han ido a Estados Unidos a empezar de ceros y han dejado de ser inmigrantes empleados para triunfar con sus propios negocios. Por Leonardo Gómez Jiménez - Miami Cuando Jhon Bayron Peláez decidió dejar Medellín hace 11 años para llegar a Miami a reconstruir su vida desde ceros, lo primero que hizo fue ir a probar las famosas hamburguesas gringas de las que tanto le habían hablado.

Se llevó un fiasco con ese sabor insípido y juró a sí mismo que algún día tendría su propio restaurante para demostrarles a los norteamericanos lo que era una auténtica hamburguesa colombiana. Como todo inmigrante indocumentado empezó a trabajar en turnos pesados en construcción y lavando platos en un restaurante. Ahí nuevamente confirmó su sueño de tener su propio negocio para no tener que lavar platos nunca más a otros, sino sólo los de su propio local. Ese plan parecía lejano pues no dejaba de ser un empleado sin dinero y sin hablar una sola palabra en inglés. Sin embargo su espíritu emprendedor paisa lo mantenía vivo. A los 18 años Peláez gerenciaba “Calzado Peláez”, una fábrica de zapatos familiar en la que tenía a cargo 60 empleados. Sin embargo el alcohol lo llevó a que perdiera todo el dinero, su familia y su empresa, por lo que decidió emigrar a Estados Unidos. Se inscribió al programa de Administración de Empresas en la Universidad de Medellín pero sólo asistió dos meses pues tenía que estar pendiente de su empresa y ahora se arrepiente de no haber con-

60

tinuado. Sin embargo hoy administra tres camiones de comida (food trucks) , un restaurante y está listo a expandir su negocio.

Los carritos

Su primer negocio propio lo inició con la plata que se ganaba en propinas mientras trabajaba de mesero. Era un carrito de perros calientes en el que rompió el esquema de la salchicha con salsa y queso como se sirve en Estados Unidos y le agregó salsas, papitas y piña como en Colombia. La receta funcionó y pronto pudo tener ya no un carrito sino un camión rodante de comidas, más conocido en inglés como “Food Truck”. Así nació “Asados El Paisa” donde hoy se venden además hamburguesas paisas, carne asada, mazorca desgranada, arepas, chorizos y empanadas. La ubicación del camión es clave para el éxito. El lugar donde empezó no le convencía y soñaba con una esquina en el parqueadero de un centro comercial en Miami porque era muy visible en una calle transitada y bien iluminada. El problema era que el administrador del lugar no le pasaba al teléfono para hablar del camión de comidas, así que Peláez decidió tomar una oficina en alquiler y cuando fue a firmar, preguntó que cuál era el parqueadero que le correspondía a esa oficina y manifestó que eso era lo que en realidad le interesaba, no el local. Finalmente pudo convencer al administrador de instalar su camión en las noches.

Revista Gerente Colombia 213  

Millennials

Revista Gerente Colombia 213  

Millennials

Advertisement