Page 1

NOSOTROS, LOS PARÁSITOS (WIR PARASITEN) Introducción de Ulrich Enzensberger El parásito es tan antiguo como occidente. ¿Pero quién en la antigua Grecia hubiera pensado al oir esta palabra en una garrapata, en un coco o una orobanca o incluso en un rico libertino? Nadie. Eramos sacerdotes elegidos por el pueblo, responsables de la elección del sito, la comida servida en los teoxenios, festividades a las cuales eran invitados los dioses. ¿Por qué caímos en la comedia? ¿Por qué sobrevivimos como celebridades dramáticas a la caída de Atenas y del Imperio Romano? ¿Quién nos echó mal de ojo a comienzos de la edad moderna y nos convirtió en monstruos, en plantas y animales supuestamente no naturales, engendros del diablo? El que el llamado parasitismo constituya una aberración aislada en el reino animal, ha sido desmentido desde hace tiempo. En 1810 se hablaba de 993 tipos de parásitos, ya en 1974 de 75.000. Sólo a manera de comparación: los mamíferos y los pájaros apenas llegan a 12.700. ¿Qué es lo que en realidad se ha degenerado en un parásito celular dependiente? ¿Qué es primitivo en una unidad núcleo-proteica, la cual reprograma nuestras células con un código genético procurándose así su multiplicación un millón de veces? ¿Y qué significa "a costillas de los demás"? ¿Existe en el reino animal "lo mio y lo tuyo"? ¿Qué hacen "debe y haber" aquí? ¿Acaso que la sanguijuela administra una cuenta, y el león hace balances? ¿La culebra que se traga su presa viva, el oso encantador, el águila majestuosa, todos son llevados en un escudo. ¿Pero quién lleva al piojo en la bandera? ¿A diferencia del bandido, el parásito de origen animal enfrenta a su hospedador con cuidado. "Para un buen parasitismo es válido el lema: vivir y dejar vivir" (Enciclopedia alemana de zoología general de Kühn, 23. edición). El parásito es liberal en su esencia. Cortesano y epicúreo consumado, proletario y caballero de la industria, bohemio, millonario jugador de golf y vagabundo, kulak y burócrata, coleccionista de acciones, generales y líricos, ¿somos todos acaso parásitos? Con la aprobación de Lenin se incluyó en el canto soviético de la Internacional el grito de guerra "no parazity-nikogdá!". Hitler hablaba de los judíos como "parásitos humanos" y recurrió al ácido cianhídrico. Y en 2001, luego de descodificar el genoma humano, el Senior Editor, el Chief Biology Editor y el Editor-on chief del periódico Nature anunciaron en Londres: "Finalmente es posible determinar en qué medida el ADN parasítico coloniza a nuestro genoma." ¿Qué es trabajo productivo? ¿Cuadra la cuenta sacada por Karl Marx en 1861 en el "Kapital"? ¿De acuerdo a ello, de veinte millones de ingleses en aquel entonces al menos trece vivían de trabajo foráneo. ¿Y cuántos cantantes de ópera, prostitutas, jugadores de fútbol y moderadores de TV fueron agregándose? ¿Cuántos diplomáticos, coordinadores de actividades sociales, guías turísticos, publicistas y cardinales? Pero alguien que se levante a las cuatro de la mañana para comenzar su labor como albañil y regrese tarde en la noche totalmente agotado a su habitación de algún container para volver a acostarse , no necesariamente es una persona productiva. Si se calcula mal, la empresa registra cifras en rojo aun cuando los empleados trabajen como berserkers. Basta un parque de maquinaria obsoleta y ya el acorde más salvaje no sirve, ya se contribuye con el déficit. Un cambio en el paquete de acciones, una fusión y ya la producción se convierte en consumo. Recuerdo una antigua sabiduría china según la cual sólo aquel que tiene una lombriz está sano. Vivir y dejar vivir!

Nosotros  

Nosotros, nosotros, colegio humboldt

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you