Issuu on Google+


Eva Shakouri Torreadrado, directora y socia fundadora de La Caja Blanca

“Palma debe ser un punto neurálgico dentro del circuito de arte internacional”

Eva Shakouri Torreadrado es directora y socia fundadora de La Caja Blanca, una galería de arte independiente dedicada a mostrar y promocionar el trabajo de artistas contemporáneos y emergentes. Recibe a Who is Who Mallorca en su galería y nos avanza los nuevos proyectos artísticos que lleva entre manos para los próximos meses. Nos habla también del futuro del arte en Mallorca: “Desde Caja Blanca, aspiramos a que a nivel internacional se reconozca Palma como una ciudad cosmopolita, con una rica oferta cultural, y colaborar con nuestros compañeros profesionales y los responsables institucionales, para que Mallorca pueda convertirse en un referente dentro del circuito de arte internacional”, asegura a este portal.

Texto: María Pineda Lázaro Fotografía: Manuel Malvar Tombo


¿Podrías resumir a los lectores de Who is Who Mallorca la historia de vuestra galería? La Caja Blanca, que nació en el año 2006 en Palma de Mallorca, es una galería de arte independiente dedicada a mostrar y promocionar el trabajo de artistas contemporáneos y emergentes. Nuestras actividades se centran en producir proyectos artísticos y difundirlos a través de exposiciones en la galería, y en realizar proyectos artísticos en espacios públicos. Asimismo, colaboramos con entidades nacionales e internacionales para promocionar a los artistas La Caja Blanca promociona el trabajo de artistas contemporáneos y emergentes” de Mallorca, participamos en ferias de arte y editamos catálogos y libros de artistas. Además, desde 2007 contamos con una oficina en Londres que nos permite crear puentes con profesionales y museos de todo el mundo. Una de las facetas más importantes de La Caja Blanca son sus actividades dentro del ámbito da la gestión cultural y la consultoría internacional; desde nuestras oficinas en Palma y Londres, ayudamos a empresas e instituciones de ámbito internacional a desarrollar sus operaciones y a alcanzar sus objetivos en el ámbito del arte y la cultura. La Caja Blanca está especializada en detectar precozmente a los artistas emergentes más prometedores del panorama internacional. Aunque nuestra sede está en Mallorca nuestros proyectos se conciben y se planifican para el mercado internacional. Nosotros medimos nuestros resultados en función de la repercusión y relevancia dentro y fuera de España. De hecho, muchas veces, el trabajo que hacemos tiene más resonancia fuera de Mallorca. Katie Paterson o Regina José Galindo son dos ejemplos que ilustran nuestra filosofía de trabajo. Katie presentó su primer proyecto artístico, tras graduarse el máster en BBAA, de la mano de La Caja Blanca en Palma de Mallorca. Al año siguiente, este artista expuso en la Tate Modern -el museo más importante del mundo- y sólo cuatro años más tarde, sus obras están en algunas de las colecciones más importantes del mundo incluyendo la Guggenheim de Nueva York y la colección Pinault, entre otras. Regina José Galindo, ganadora del León de Oro por mejor artista joven en la Bienal de Venecia hace ya unos años, produjo uno de sus proyectos más importantes y más galardonados en Palma de Mallorca con La Caja Blanca. Unos meses después de crear “Confesión” en Mallorca, la obra fue presentada en el MoMa de Nueva York, la Modern Art Oxford y la bienal de Venecia. En este último caso, en el pabellón de Murcia, lo que no deja de ser curioso.

ARTISTAS CONTEMPORÁNEOS Dices que para ti el arte contemporáneo es un canal más de comunicación, de ahí que la obra sea estéticamente bella o no, no te importa. ¿Qué buscan los artistas contemporáneos? Los artistas no buscan embellecer; eso ya lo hacen los decoradores y los diseñadores. Los artistas conservadores transmiten mensajes, hechos, historias y emociones usando lenguajes tradicionales como la música, la pintura o la escultura. Los artistas que denominamos contemporáneos son capaces, además, de adaptar los lenguajes al mensaje que quieren transmitir, o incluso desarrollar lenguajes completamente nuevos. Para el espectador, el reto está en descifrar el código para poder entender el mensaje. De ahí que a menudo los artistas jóvenes resulten tan irreverentes, visionarios, inventivos y rompedores que a primera vista pueden parecer difíciles de seguir o entender. Cuando el artista hace bien su trabajo, el código que utiliza emana del bagaje cultural del espectador, resulta intuitivamente comprensible. Un ejemplo es la obra de Atsuko Nakamura; sus instalaciones transmiten estados de ánimo e inquietudes que el espectador capta inmediatamente sin que sea necesario que nadie se lo explique. Vivimos en un mundo que evoluciona a un ritmo tan rápido que los artistas que hoy se consideran demasiado experimentales, pueden entrar a formar parte del “establishment” en cuestión de pocos años o incluso unos meses, como ocurrió en el caso de Katie Paterson. Una de los capitales más importantes de La Caja Blanca es su acceso a “información privilegiada”. No tenemos una bola de cristal, ni jugamos al casino. Funcionamos y tomamos decisiones en base a información que circula libremente en el sector y está disponible para los que formamos parte del gremio. Para empezar, tenemos una relación muy estrecha


con los artistas a los que seguimos de cerca antes de “ficharlos”.Trabajar codo a codo con ellos nos permite saber si tienen las características que requiere competir en este sector. La personalidad y la profesionalidad de un artista son características fundamentales que pueden impulsar su carrera o condenarle al fracaso. En un sector tan competitivo, en el que estás a prueba constantemente, no basta con dibujar bien o ser un estupendo fotógrafo. La profesión de artista tiene grados y rangos, como cualquier otra, y para consolidarse hay que saber superar los desafíos peldaño tras peldaño. Es responsabilidad del galerista identificar a aquellos que tienen madera para ello y apoyarles para que puedan desarrollar su potencial. Todo el mundo necesita un empujón de vez en cuando, pero no todo el mundo puede transformar “un empujón” en un logro. Un ejemplo muy sencillo de explicar es la programación de los museos -la inclusión de artistas en sus exposiciones o sus colecciones- que tiene una gran influencia en la trayectoria de los artistas. Los museos planifican sus decisiones con 18 ó 24 meses de antelación pero no suelen anunciarlo hasta pocas semanas antes de la exposición. Así, durante un periodo de tiempo, esta información llega a los profesionales pero no al público. Si tienes una relación estrecha con los artistas y estás haciendo un seguimiento de su evolución eres el primero en enterarte y, en algunos casos, tienes la oportunidad de apoyar al artista para facilitar que esto suceda. Los coleccionistas que trabajan con La Caja Blanca se benefician de esta información y el acceso privilegiado al artista. Llevan años viendo el resultado de nuestro trabajo. Por eso confían en nosotros. Háblenos de sus proyectos más próximos En los próximos meses, la oficina de Palma, además de mantener su calendario de exposiciones y proyectos de artista, tiene como prioridad consolidar y ampliar su programa de residencias de artistas, que ha demostrado ser una de las principales bazas de La Caja Blanca. Hasta ahora, hemos colaborado informalmente con entidades privadas y públicas que nos ayudaban a cubrir las necesidades que los artistas nos manifestaban. Actualmente, estamos formalizando esa colaboración, con el objetivo de consolidar esta filosofía y ayudar a que los patrocinadores rentabilicen este acuerdo. Aprovechamos los recursos e instalaciones de la oficina de Londres como trampolín internacional, no sólo para La Caja Blanca sino para nuestro gremio, dando a conocer algunas de las joyas que tenemos como el festival La Nit de l’Art, Palma Art Brunch y Palma Photo. En el ámbito de la gestión cultural y la consultoría estamos desarrollando proyectos en Mallorca, Madrid, París, Londres, y Oriente Medio.

FUTURO DEL ARTE EN MALLORCA ¿Cómo ves el futuro del arte en Mallorca? Estoy convencida que disponemos de todos los ingredientes para convertirnos en un punto neurálgico de visita obligada dentro del circuito de arte internacional. Contamos con una privilegiada posición geográfica, con infraestructuras adecuadas, un rico patrimonio histórico, una población cosmopolita y un sector del arte dinámico con un público fiel y entendido. Prueba de ello es que en momentos claves como la Nit de l’Art se moviliza en todo su esplendor. Cada año entre 10.000 y 15.000 personas se apuntan al festival que tiene lugar el penúltimo jueves de septiembre. ¿Qué se debería cambiar para convertirnos en un punto neurálgico dentro del circuito de arte internacional? (( La carencia de cultura meritocrática en las instituciones que permite poner en puestos de responsabilidad a políticos y profesionales que tienen que tomar decisiones para las que no están preparados. (( La duplicación (y a veces triplicación) de competencias

y responsabilidades que desperdicia recursos y lleva a la inacción. (( La supeditación del bien común y la proyección

internacional de la Isla a la sobreprotección de intereses localistas y objetivos políticos. (( El reparto ineficiente de recursos públicos en forma

de subvenciones a grupos de presión (pequeños lobbies) con intereses privados. (( La falta de colaboración entre los principales

representantes del sector de arte que no hemos sabido unirnos para defender el bien común ni exigir una estrategia inteligente, coherente y largoplacista a unos políticos que no sufren las consecuencias de sus decisiones en sus propias carnes porque sólo están de paso. ¿La crisis ha afectado a la calidad del arte? El aburguesamiento y la especulación es lo peor que le puede pasar al sector del arte. En este sentido, por el momento, la crisis ha tenido un efecto positivo. Aunque la reducción del presupuesto público haya afectado a las galerías que vivían de subvenciones y aquellas que actuaban como fondos de inversión especulativa en arte, hayan quebrado; los artistas siguen trabajando, mientras que la creatividad y la innovación – el alma mater de nuestro sector– se ha extendido a los modelos de trabajo. Las empresas e iniciativas que surgen en este contexto, proporcionan una sólida base de futuro.



Eva Shakouri