Page 1

1

Una Evaluación Bíblica del Landmarkismo by Nolan McFadden Α I. Definición de Landmarkismo – El Landamarkismo (o antiguo Landmarkismo), como movimiento teológico, se originó en la década de 1850 con los escritos del pastor James Madison Pendleton (1811-1891) y el Sr. James Robinson Groves (1820-1893). También, A. C. Dayton (1813-1865) ayudó en las primeras publicaciones de este movimiento. En esencia, el landmarkismo es una perspectiva de la doctrina de la iglesia (eclesiología) abogando por el "exclusivismo bautista". Esto también puede ser considerado como "sectarianismo bautista". En su artículo Landmarkism: Doctrinary Ecclesiology Among Baptists [Landmarkismo: Eclesiología Doctrinaria entre los Bautistas], Hugh Wamble explicó: "En el llamado Landmarkismo su premisa principal es: las iglesias bautistas son las únicas válidas. Basándose en esta premisa, Landmarkistas erigieron una eclesiología repleta de "principios", "axiomas", "corolarios", "hechos", "verdades", "pruebas" y "consecuencias". (1) II. Desviaciones del Landmarkismo de la cristianidad del Nuevo Testamento – A. En su núcleo, el Landmarkismo se basa en una falsa comprensión de la doctrina de la iglesia (eclesiología). Los defensores del Landmarkismo retuercen las Escrituras con el fin de enseñar esta teología de los hombres. En el libro Handbook of Denominations in the United States [Manual de las Denominaciones en los Estados Unidos], el autor Frank Mead señaló que los landmarkistas creen que "La iglesia es siempre vocal y visible. La expresión "la iglesia" se usa sólo cuando se habla de la institución. Todas las personas salvas forman "la familia de Dios", no "la iglesia". Mientras que los miembros de las iglesias protestantes pueden ser salvos, no son miembros de iglesias verdaderas." (2) Así, el Landmarkismo niega la verdad histórica y fundamental enseñada en las primeras iglesias de que "la Iglesia", al referirse al "cuerpo de Cristo" (I Corintios 12:12-28, Efesios 4:4-16, 5:23, Colosenses 1:18-24) en las Escrituras del Nuevo Testamento, consiste en su totalidad en todos los verdaderos cristianos nacidos de nuevo (Mateo 16:18, 18:17, Hechos 5:11, 20:28, I Corintios 12:12-28, 15:9, Gálatas 1:13, Efesios 1:22-23, 5:23-32, Colosenses 1:1824). B. Más aún, el Landmarkismo avance la doctrina de la "sucesión bautista". Así como los maestros católicos romanos anuncian erróneamente la doctrina de la "sucesión papal" que se remonta al apóstol Pedro, los landmarkistas proclaman erróneamente la "sucesión bautista" que se remonta a Juan el Bautista. Muchos landmarkistas enseñan que la iglesia comenzó durante el ministerio de Juan el Bautista en lugar de durante el ministerio de Jesús mismo. Obviamente, los landmarkistas tienen gran dificultad para explicar la declaración de nuestro SEÑOR JESÚS en Mateo 16:18. Jesús dijo: "Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella." Primero, note que la promesa de CRISTO que


2

"edificaré" está en tiempo futuro. En segundo lugar, tenga en cuenta que JESUS dijo que iba a construir su "iglesia" (singular) en lugar de "iglesias" (plural). En tercer lugar, encontramos en nuestro texto que "... las puertas del Hades no prevalecerán contra “ella" (singular). En nuestro texto bíblico la palabra "ella" está en singular en vez de estar en el plural - "ellas". La palabra "ella" (singular) se refiere a la "iglesia" (singular) que el mismo JESÚS estableció. Si nuestro Salvador hubiera querido que sus discípulos creyeran en el landmarkismo, ciertamente habría usado otras palabras como "mis iglesias" en Su declaración de Mateo 16:18. C. Como resultado de la perspectiva errónea y distorsionada de la iglesia establecida en el Landmarkismo, los landmarkistas no reconocen ningún bautismo fuera de sus iglesias como un bautismo válido. Esto es según su doctrina del "bautismo forastero" (alien baptism). Incluso llegan tan lejos como para rechazar los bautismos por inmersión bíblica hecha fuera de las iglesias "bautistas". Esto significa que cuando un creyente que previamente ha sido bautizado en otra iglesia por inmersión de acuerdo con Mateo 28:19 (incluso en otra iglesia Bautista en desacuerdo con sus puntos de vista) se une a una iglesia Landmarkista, se le requiere ser bautizado de nuevo en la iglesia que defiende el landmarkismo. Mientras que nuestro SEÑOR JESÚS y sus apóstoles nunca pidieron a los cristianos que guardaran el mandamiento del bautismo una segunda vez después de su bautismo bíblico que siguió de su conversión a Cristo. No encontramos ejemplos en las Escrituras del Nuevo Testamento de un creyente en Cristo Jesús que fuera bautizado por segunda vez en una iglesia "Bautista". Esta práctica de los Landmarkistas es sólo un ejemplo más encontrado en su falsa teología hecha por el hombre acerca de la iglesia que en realidad está "...enseñando por doctrinas los mandamientos de los hombres" (Marcos 7:7-8). D. Además, los landmarkistas usualmente practican la "comunión cerrada" al guardar la ordenanza de la Cena del Señor en sus iglesias. Aquellos que creen en la "comunión cerrada" prohíben a los cristianos que no son miembros de su iglesia local (singular) participar de la Cena del Señor dentro de su iglesia. Pero si nuestro SEÑOR JESÚS hubiera querido que los cristianos practicaran la "comunión cerrada", ¿por qué permitió Dios a los apóstoles Pablo, Bernabé y Silas practicar la "comunión abierta" durante sus viajes misioneros? Es cierto que estos fieles siervos de JESÚS mantuvieron la Cena del Señor mientras visitaban otras iglesias que no eran "la iglesia que estaba en Antioquía" durante sus viajes ministeriales (Hechos 2:42, 13:23, 14:21-23, 15:35-41; 18:11). Del mismo modo, el Nuevo Testamento no vemos ejemplos de una iglesia que practique la "comunión cerrada". En la iglesia de Corinto hay un ejemplo de disciplina eclesiástica de un hombre que vivía en inmoralidad sexual (I Corintios 5). Si bien no hay duda de que a esta persona no se le permitió participar de la Cena del Señor hasta que tuvo arrepentimiento genuino y restauración con la iglesia, esto no era lo mismo que la práctica de "comunión cerrada" para todos los creyentes fuera de la " membresía de la iglesia" de una iglesia Landmarkista. E. Otra forma en la cual la teología falsa del landmarkismo tiene un impacto destructivo en las iglesias es que fomenta una mentalidad sectaria que soslaya las necesidades de otros cristianos fuera de la membresía de la iglesia bautista local, mientras que el cristianismo bíblico afirma la necesidad de amar, orar y servir a "todos" los creyentes


3

en Cristo Jesús. En el Nuevo Testamento encontramos al apóstol Pablo, no menos de cuatro veces, reconociendo a los creyentes por su "fe en el Señor Jesús y de vuestro amor para con todos los santos" (Efesios 1:15, Colosenses 1:4, II Tesalonicenses 1:3, Filemón 1:5). "Todos" los santos incluirían a otros cristianos fuera de los muros de nuestra propia iglesia. Cuando los creyentes empiezan a entender que "el cuerpo" de Cristo es mucho más grande que la pertenencia a una sola iglesia local, compañerismo, asociación o denominación, empezamos a reconocer nuestra responsabilidad bíblica de orar por, amar y servir a otros cristianos auténticos, fuera de los muros de nuestra iglesia (Juan 13:35; Gálatas 6:10; Filipenses 2:4; I Tesalonicenses 5:25; II Tesalonicenses 3:1; Santiago 5:16; I Pedro 4:10). F. Además, muchos Landmarkistas abogan por lo que se conoce como la teoría de la "esposa bautista". Aquellos que abrazan este punto de vista creen que “la esposa del Cordero” (“el Cordero” es Jesucristo – Juan 1:29) se refiere en Apocalipsis 19: 7-8; 21:9; 22:17 consiste solamente de Bautistas. Sin embargo, en ninguna parte de las Escrituras del Nuevo Testamento encontramos a Jesús o a sus apóstoles que enseñen que la esposa de Cristo se refiera sólo a los Bautistas. De hecho, en ninguna parte del Nuevo Testamento encontramos la palabra "bautistas". Leemos acerca de los discípulos de Juan el Bautista (Lucas 7:18-28). Sin embargo, más tarde, los discípulos de Juan se convirtieron en seguidores de Jesús conocidos como "cristianos". Lea Hechos 11:26; 19:1-7. III. ¿Cuál es el significado y uso de la palabra “iglesia” en las Escrituras del Nuevo Testamento? A. Significado de la palabra: La palabra bíblica "iglesia" está traducida de la palabra griega Koinne εκκλησια. Se refiere a un llamado a asamblea. El VINE´S EXPOSITORY DICTIONARY OF NEW TESTAMENT WORDS [DICCIONARIO EXPOSITOR DE PALABRAS DEL NUEVO TESTAMENTO De VINE] define la palabra EKKLESIA (εκκλησια) como, "...Esta tiene dos aplicaciones a las compañías de los cristianos, (a) a toda la compañía de los redimidos a lo largo de la presente era, la compañía de la cual Cristo Dijo: "Yo edificaré mi Iglesia", Mat. 16:18, y que se describe más adelante como "la iglesia, la cual es su cuerpo," Ef. 1:22; 5:23, (b) en el número singular (por ejemplo, Mat. 18:17, R.V. [versión revisada en inglés] marg., "Congregación"), a una compañía que consiste en creyentes profesos, por ejemplo, Hechos 20:28; I Cor. 1:2; Gal. 1:13; I Tes. 1:1; 2 Tes. 1:1; 1 Tim. 3:5, y en plural, con referencia a iglesias en un distrito." (3) B. En el Nuevo Testamento la palabra "iglesia" se usa principalmente de dos maneras, con la excepción de Hechos 7:38; 19:39. 1) Todo el Cuerpo de Cristo que incluye a todos los cristianos (Mateo 16:18, I Corintios 12:12-28, Efesios 1:22-23, 2:16, 4:4, 4:12-13, 4:16; 5:23-24, Colosenses 1:18-24). Este "cuerpo" no se refiere al cuerpo literal y físico de nuestro Salvador. Más bien, este "cuerpo" se refiere a aquellos que están espiritualmente "en Cristo" a través de la fe personal en Él y su mensaje bíblico de salvación. Por ejemplo, en los textos bíblicos de 1 Corintios 12:12-28 y Efesios 1: 22-23 → 4:12-13, el apóstol Pablo describió "el cuerpo de Cristo" y "la iglesia, la cual es su cuerpo,"… El “solo cuerpo” (singular) lo llamó "la iglesia (singular)."


4

En ambos contextos vemos las palabras "todo el cuerpo." (1 Corintios 12:17, Efesios 4:16) Considera I Corintios 12:12-13. En estos versículos, el apóstol Pablo declaró: "Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavo o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu." (RVR 1960) El bautismo del Espíritu Santo de todos los creyentes en "un solo cuerpo" es una experiencia genuina, espiritual y bíblica por la cual el Espíritu Santo bautiza a "todos" los verdaderos creyentes en Jesucristo "en un cuerpo" - "la iglesia, la cual es su cuerpo," – “el cuerpo” de Cristo". Note que el apóstol Pablo usó las palabras "nos," “fuimos todos” y "todos" en este texto. Usando las palabras "nos", “fuimos” y “todos”, Pablo estaba incluyéndose en este "un cuerpo". Al agregar la palabra "todos", el apóstol se refería a "todos" los verdaderos creyentes en Cristo. Pero tenga en cuenta que Pablo, el autor humano de ambas epístolas, fue enviado desde y parte de "la iglesia que estaba en Antioquía..." (Hechos 13:1) Pablo predicó y enseñó en Corinto y en Éfeso (Hechos 18:1-11; 19:1-41). Pero en ninguna parte de las Escrituras del Nuevo Testamento encontramos que Pablo viniera a ser un miembro en la iglesia en Corinto o en Éfeso. Sin embargo, Pablo usó las palabras "nos", “fuimos” y “todos” al referirse al "solo cuerpo" (singular) - "el cuerpo” (singular) de Cristo. Si Pablo hubiera querido que entendiéramos 1 Corintios 12:13 como referente sólo a una asamblea local, él hubiera usado otras palabras; por ejemplo: "les dio" (ustedes) en lugar de "nos dio" (nosotros); "fueron todos” (ustedes) en lugar de “fuimos todos” (nosotros); "a todos se les dio” en lugar de las palabras "a todos se nos dio". Pero no lo hizo. ¿Por qué? Porque Pablo estaba enseñando a los creyentes en Corinto que hay un solo y verdadero "cuerpo de Cristo" (singular - I Corintios 12:27) - "la iglesia" (singular - I Corintios 12:28) de la cual ellos formaban parte. Pablo no habló de los "cuerpos de Cristo" (plural) sino que habló de "el cuerpo de Cristo" (singular). Además, sabemos que es cierto que Pablo, Bernabé y Silas participaron en la ordenanza de la Cena del Señor cuando ministraron en otros lugares durante sus viajes misioneros. Esto disiparía la falsa teoría de que las iglesias primitivas practicaban la "comunión cerrada". También es importante observar que en estas Escrituras el "solo cuerpo" se refiere al "cuerpo de Cristo...la iglesia..." en I Corintios 12:27-28 y "la iglesia, la cual es su cuerpo", en Efesios 1:22-23. Del mismo modo, encontramos las palabras "del cuerpo que es la iglesia,..." y "por su cuerpo, que es la iglesia,..." en Colosenses 1:18-24. También, note que cuando el apóstol Pablo escribió la epístola a los “que están en Colosas”, no limitó el alcance de la carta sólo a estos creyentes. Esto se demuestra por el hecho de que en Colosenses 4:16 Pablo instruyó: "Cuando esta carta haya sido leída entre vosotros, haced también que se lea en la iglesia de los laodicenses, y que la de Laodicea la leáis también vosotros.” Además en Efesios 4:7-16 encontramos que los ministerios de los "apóstoles;... profetas;… evangelistas;... pastores y maestros,…" fueron dados para edificar “todo el


5

cuerpo” (4:16) de Cristo y no sólo una iglesia local. Observe las palabras “todos lleguemos” (4:13); “no seamos” (4:14); y “crezcamos en todo” (4:15). Es más, el apóstol Pablo presentó estas enseñanzas en el contexto de la formación de Dios de solo “un cuerpo" "en Cristo". Así, en Efesios capítulo cuatro, Pablo expone la gloriosa verdad de que ahora, durante la era de la iglesia, todos los gentiles y los judíos que creen en Cristo Jesús forman parte del solo “cuerpo de Cristo” que es "la iglesia ." Vea también Gálatas 3:24-29. C. ADVERTENCIA: No debemos confundir el concepto de la "iglesia universal" defendida en el catolicismo romano con la creencia bíblica, histórica y ortodoxa de que "la iglesia", al referirse al "cuerpo de Cristo" (1 Corintios 12:12-28, Efesios 4:4-16, 5:23, Colosenses 1:18-24) en su totalidad, consiste en todos los verdaderos cristianos nacidos de nuevo. El verdadero "cuerpo de Cristo" no se refiere a todos los que dicen ser cristianos o simplemente se clasifican como tales (por medio del bautismo infantil, etc.) entre todas las denominaciones. Hoy en día hay muchas personas se encuentran en las iglesias que aún no han nacido de nuevo del Espíritu Santo a una nueva vida en Cristo Jesús (Juan 1:12-13; 3:1-7, II Corintios 5:17). En muchas de estas iglesias no se enseña un mensaje bíblico de salvación. Además, dentro de muchas iglesias se encuentran actualmente muchos maestros falsos y enseñanzas falsas. Un grupo que dice ser "Cristiano" pero no enseña un mensaje bíblico de salvación o no practica el cristianismo del Nuevo Testamento es una iglesia falsa. Las iglesias apóstatas falsas están llenas de miembros no salvos. Con el tiempo, los cristianos falsos y las iglesias falsas se unirán con "la gran ramera", la iglesia mundial falsa de Apocalipsis capítulo diecisiete (la Babilonia religiosa). Pero nosotros que somos llamados a permanecer fieles y leales a JESUCRISTO y a Su Palabra, la Santa Biblia (Juan 8:31-32), debemos recordar que una unidad o unión con la falsedad (a través del Anticristo y su falso profeta) es siempre una unidad falsa. NO TOMAREMOS LA MARCA GLOBAL DE LA BESTIA BAJO NINGUNA CIRCUNSTANCIA APOCALIPSIS 13:12-18; 14:9-12; 19:20; 20:4. ¡ALABADO SEA EL SEÑOR! D. 2) En el Nuevo Testamento el término "iglesia" es usado más frecuentemente en referencia a una iglesia local. Cada vez que la palabra "iglesia" se usa en plural “iglesias” o en referencia a una iglesia específica en un lugar específico, el término se refiere a una iglesia local. En el número plural, la palabra "iglesias" se usa treinta y siete veces en el Nuevo Testamento. Por ejemplo, las Escrituras mencionan "las iglesias" de “Judea, Galilea y Samaria” en Hechos 9:31, "las iglesias de Galacia" en Gálatas 1:2 y "Las iglesias de Asia" en 1 Corintios 16:19. Véase también Hechos 2:38-43; 8:1; 9:31; 11:26; 13:1; 14:23-27; 15:41; 16:5; 19:37; 20:17, Romanos 16:1-5, 16, 1Corintios 1:2; 4:17; 7:17; 11:16-18; 14:23-34; 16:1, 19, 2 Corintios 1:1; 8:1; 8:18-24; 12:13, Gálatas 1:2,22, Filipenses 4:15, Colosenses 4:1516, 1 Tesalonicenses 1:1; 2:14, 2 Tesalonicenses 1:1-4, 1 Timoteo 3:15, Filemón 2 y Apocalipsis 1:4-20; 2:7-29; 3:6-22; 22:16. E. Una definición de la iglesia local verdadera debe basarse en el modelo del Nuevo Testamento de una iglesia (Hechos 2:38-43; 13:1-3; 15:1-35; 20:17-38). Una iglesia local del Nuevo Testamento es una asamblea de seguidores de


6

Jesucristo nacidos de nuevo, bautizados, que se reúnen regularmente con el propósito de adorar, orar, estudiar la Biblia, tener compañerismo, hacer buenas obras y guardar la Gran Comisión de Cristo. La iglesia tiene dos ordenanzas y dos oficios. F. “para que si tardo, sepas cómo debes __________________ en la casa de Dios, que es la _____________ del Dios viviente, _________________ y _________________ de la verdad.” 1 Timoteo 3:15 G. ¿Cuál es la columna y baluarte de la verdad de acuerdo con 1 Timoteo 3:15? ______ ___________________________________________________________________ IV. ¿Cómo es definida la palabra “iglesia” en los escritos de pastores y maestros cristianos que vivieron y enseñaron durante los primeros siglos de la historia de la iglesia? A. Trágicamente, muchos de los Landmarkistas no están familiarizados con las enseñanzas sobre la doctrina bíblica de la "iglesia" (eclesiología) hallada en los escritos de los primeros padres de la iglesia (desde el período pre-Niceno) quienes vivieron y enseñaron durante los primeros siglos de la historia de la iglesia. ¿Qué enseñaron los pastores y maestros que vivieron en los primeros siglos de la historia de la iglesia acerca de "la Iglesia?" No vemos ejemplos de una iglesia local practicando la "comunión cerrada" en los primeros siglos de la Iglesia. B. Consideremos lo que Clemente de Roma (30-100 d. C.) enseñó acerca de la Iglesia en sus escritos. Tenga en cuenta que Clemente fue un pastor en Roma que vivió durante los días en que los apóstoles todavía vivían y predicaban la Palabra de Dios. Clemente estuvo con el apóstol Pablo en Filipos en el año 57 D.C. Además, el apóstol Pablo reconoció a Clemente en Filipenses 4:3. Por lo tanto, el entendimiento que Clemente sostenía con respecto a la doctrina de "la Iglesia" es muy significativo. Note cómo Clemente interpreta las enseñanzas de Pablo encontradas en Efesios capítulo cuatro de "el cuerpo" de Cristo. Fue pastor de una iglesia local diferente (en Roma) quien escribió para corregir un problema en la iglesia de Corinto. Él se refirió a "nuestro propio cuerpo" (singular) y escribió que "somos miembros unos de otros." Clemente escribió, "nuestro propio cuerpo" en lugar de "su propio cuerpo" y "somos miembros uno de otro" en lugar de "ustedes son miembros unos de otros". Esto indica claramente que Clemente comprendió que él y los creyentes de Corinto eran todos miembros del mismo "cuerpo" (singular) de Cristo. En "LA PRIMERA EPÍSTOLA DE CLEMENTE A LOS CORINTIOS" Clemente escribió, "CAP. 1...LA Iglesia de Dios que reside en Roma, a la Iglesia de Dios que mora en Corinto, a los llamados y santificados por la voluntad de Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo: ... " (4) CAP. XLVI. - PERMÍTANOS ADERHIRNOS A LOS JUSTOS: TU CONTENCION ES PERNICIOSA...Acercémonos, pues, a los inocentes y justos, ya que estos son los elegidos de Dios. ¿Por qué son estas contiendas, tumultos, divisiones, cismas y guerras entre vosotros? ¿No tenemos [todos] un solo Dios y un solo Cristo? ¿No hay un solo Espíritu de gracia derramado sobre nosotros? ¿Y no hemos llamado en Cristo? ¿Por qué dividimos y despedazamos a los miembros de Cristo, y levantamos luchas contra nuestro propio cuerpo, y hemos llegado a tal altura de locura que olvidamos que "somos miembros unos de otros? ..." (5) “…CAP. XLIX. - LA GLORIA DEL AMOR. Permitid al que tiene amor en Cristo guarde los mandamientos de Cristo... "


7

(6). CAP. LIV. - EL QUE ESTÁ LLENO DE AMOR SUFRIRÁ CADA PÉRDIDA, QUE LA PAZ PUEDA SER RESTAURADA A LA IGLESIA ... Solamente deje que el rebaño de Cristo viva en condiciones de paz con los presbíteros sobre ella..." (7) C. Más aún, veamos lo que Ireneo (120-202 d. C.), el obispo de Lyons del segundo siglo, escribió acerca de la iglesia en CONTRA DE LAS HEREJÍAS. Observe cómo Ireneo entendió que "la Iglesia" (singular) estaba "dispersa por todo el mundo" y más tarde se refería a "las iglesias" (plural) en lugares específicos de todo el mundo. Esto demuestra que Ireneo enseñó que "la iglesia" debe entenderse en ambos aspectos: 1) "el cuerpo" de Cristo en su totalidad - todos los cristianos "la Iglesia" y 2) las "iglesias" locales (una parte del “cuerpo" de Cristo en su totalidad) en lugares específicos. Ireneo enseñó: " CAP. X. - UNIDAD DE LA FE DE LA IGLESIA A TRAVÉS DE TODO EL MUNDO. I. La Iglesia, aunque dispersa por todo el mundo, hasta los confines de la tierra, ha recibido de los apóstoles y sus discípulos esta fe: [Ella cree] en un solo Dios, el Padre Todopoderoso, Creador del cielo, y tierra, y el mar, y todo lo que hay en ellos; y en un solo Cristo Jesús, el Hijo de Dios, quien se encarnó para nuestra salvación; y en el Espíritu Santo, que proclamó por medio de los profetas las dispensaciones 6 de Dios, y los advenimientos, y el nacimiento de una virgen, y la pasión y la resurrección de los muertos y la ascensión al cielo en la carne del amado Cristo Jesús, nuestro Señor, y su manifestación [futura] desde el cielo en la gloria del Padre "para reunir todas las cosas en una", 7 y para levantar de nuevo toda la carne de toda la raza humana, para que ante Cristo Jesús, Nuestro Señor, y Dios, y Salvador, y Rey, según la voluntad del Padre invisible, "se doble toda rodilla de las cosas que están en los cielos, de las cosas de la tierra y de todo lo que está debajo de la tierra" 8 a Él, y que ejecute juicio justo hacia todos; para que envíe "maldición espiritual" 9 y...a los apóstatas, juntamente con los impíos, e injustos, y malvados, y profanos entre los hombres, al fuego eterno; pero pueda, en el ejercicio de su gracia, conferir inmortalidad sobre los justos y santos, y sobre los que guardaron sus mandamientos, y perseveraron en su amor, algunos desde el principio [de su curso cristiano] y otros desde [la fecha de] su arrepentimiento, y pueda rodearlos con gloria eterna... " (8) Ireneo continuó: "...2. Como ya he observado, la Iglesia, habiendo recibido esta predicación y esta fe, aunque dispersa por todo el mundo, sin embargo, como si sólo ocupara una casa, la conserva cuidadosamente. Ella también cree en estos puntos [de la doctrina] como si ella tuviera sólo una alma, y un mismo corazón, y ella los proclama, los enseña y los entrega, con perfecta armonía, como si sólo tuviera una boca. Pues, aunque las lenguas del mundo son disímiles, la importación de la tradición [Cristiana] es una y la misma. Para las Iglesias que han sido sembradas en Alemania no creen ni entregan nada diferente, ni en España, ni en Galia, ni en Oriente, ni en Egipto, ni en Libia, ni aquellas que han sido establecidas en las regiones centrales1 del mundo. Pero como el sol, criatura [creación] de Dios, es uno y el mismo en todo el mundo, así también la predicación de la verdad resplandece por todas partes e ilumina a todos los hombres que están dispuestos a llegar al conocimiento de la verdad. Tampoco ninguno de los anciones de las Iglesias, por muy dotados que sean en cuanto a la elocuencia, enseñará doctrinas diferentes de éstas (porque nadie es más grande que el Maestro); ni, por otra parte, el que es deficiente en el poder de expresión inflige daño a la tradición. Porque la


8

fe es siempre una y la misma, y nadie que pueda hablar mucho de ella, le agrega nada, ni tampoco lo puede disminuir... (9) D. De la misma manera, en LAS STROMATAS LIBRO VII, [MISCELANEAS], CAP. V., leemos: "Y si lo sagrado (το ιερον) tiene una doble aplicación, designando tanto a Dios mismo como a la estructura elevada a Su honor, 5 ¿cómo no debemos con propiedad llamar a la Iglesia santa, mediante el conocimiento, hecha para el honor de Dios, sagrada (ιερον) a Dios, de gran valor, y no construido por el arte mecánico, ni embellecida por la mano de un impostor, sino por la voluntad de Dios modelada en un templo? Porque ahora no es el lugar, sino la asamblea de los elegidos, 6 a la que llamo la Iglesia..." (10) E. Además, encontramos en los escritos de APOLOGIA [APOLOGY ], CAP. XXXIX, por Tertuliano (145-220 d.C.), el fundador de la iglesia latina, esta explicación de la "Iglesia de Dios". Tertuliano escribió: "Voy a exponer, una vez, entonces, las peculiaridades de la sociedad cristiana, que, como he refutado el mal acusado contra ésta, puedo señalar su bien positivo. 1 Somos un cuerpo unido como tal por una profesión religiosa común, por unidad de disciplina y por el vínculo de una esperanza común. Nos reunimos como una asamblea y congregación, que, ofreciendo oración a Dios como una fuerza unida, podemos luchar con Él en nuestras súplicas. Esta violencia en la que Dios se deleita. También oramos por los emperadores, por sus ministros y por todos en la autoridad, por el bienestar del mundo, por la prevalencia de la paz, por el retraso de la consumación final.2 Nos reunimos para leer nuestros escritos sagrados [las Escrituras], si alguna peculiaridad de los tiempos hace preavisar o remembrar lo necesario. 3 sin embargo es en ese respecto, con las sagradas palabras [las Escrituras] que nutrimos nuestra fe, animamos nuestra esperanza, hacemos nuestra confianza más firme; Y no menos por inculcaciones de los preceptos de Dios, confirmamos buenas costumbres...Los hombres probados de nuestros ancianos nos presiden, obteniendo ese honor no por compra, sino por un carácter establecido. No hay compra y venta de ninguna clase en las cosas de Dios. Aunque tengamos cofre del tesoro, éste no se compone de dinero de compra, como de una religión que tiene su precio. En el día mensual, 4 si le gusta, cada uno pone una pequeña donación; pero sólo si es su placer, y sólo si puede; Porque no hay compulsión; todo es voluntario. Estos regalos son, por así decirlo, el fondo de depósito de la piedad. Porque no son llevados de allí y gastados en banquetes, borracheras y restaurantes, sino para sostener y enterrar a los pobres, para satisfacer las necesidades de niños y niñas destituidos de medios y padres y ancianos ahora confinados a la casa; como también han sufrido naufragios; Y si allí sucede estar cualquiera en las minas, o desterrado a las islas, o encerrado en las cárceles, sólo por su fidelidad a la causa de la Iglesia de Dios; se convierten en los niños de su confesión… …Pero son principalmente las obras de un amor tan noble que llevan a muchos a ponernos una marca. Vean, dicen ellos, cómo aman a los demás 5, (porque ellos mismos están animados por el odio mutuo); cómo están preparados aún para morir el uno por el otro, porque ellos mismos más pronto morirán. Y se enojan también con nosotros, porque nos llamamos los unos a los otros hermanos, por ninguna otra razón, como yo


9

pienso, que porque entre ellos se asumen nombres de consanguinidad en mera pretensión de afecto... …Al mismo tiempo, cuánto más apropiadamente son llamados y contados hermanos que han sido llevados al conocimiento de Dios como su Padre común, que han bebido en un espíritu de santidad, que desde el mismo vientre de una ignorancia común han agonizado en la misma luz de la verdad! Pero quizás por esta misma razón se nos considere que tienen menos pretensiones de ser tenidos verdaderos hermanos, que ninguna tragedia hace ruido sobre nuestra hermandad, o que las posesiones familiares, que generalmente destruyen la fraternidad entre vosotros, crean vínculos fraternales entre nosotros. Uno en la mente y en el alma, no dudamos en compartir nuestros bienes terrenales unos con otros. Todas las cosas son comunes entre nosotros, excepto a nuestras esposas…" (11) F. Además, encontramos EN LA FORMA ENQ UE MURIERION LOS PERSEGUIDORES. DIRIGIDO A DONATUS, CAP. I. por Lactancio (260-330 d. C.), "EL Señor ha oído aquellas súplicas las cuales tú, mi querido Donato, derramas en Su presencia todo el día, y las súplicas del resto de nuestros hermanos, que por una gloriosa confesión han obtenido una corona eterna, la recompensa de su fe. Mirad, todos los adversarios son destruidos y la tranquilidad habiendo sido reestablecida en todo el imperio romano, la Iglesia antigua oprimida se levanta de nuevo, y el templo de Dios, derribado por las manos de los impíos, se construye con más gloria que antes… …Porque Dios ha levantado príncipes para rescindir los impíos y sanguinarios edictos de los tiranos [Nero, Domiciano, Decius, Valeriano, Aureliano, Diocleciano] y proveer el bienestar de la humanidad; de modo que ahora se disipa la nube de los tiempos pasados, y la paz y la serenidad alegran todos los corazones...Del fin de esos hombres bien he pensado publicar una narración, para que todos los que están lejos y todos los que se levanten de aquí en adelante puedan aprender cómo el Todopoderoso manifestó Su poder y su grandeza soberana al erradicar y destruir completamente a los enemigos de Su nombre. Y esto vendrá a ser evidente cuando yo relate quienes fueron los perseguidores de la Iglesia desde el momento de su primera constitución y cuáles fueron los castigos por los cuales el juez divino, en Su severidad, tomó venganza de ellos..." (12) Note como este pastor se refirió a 1) "la iglesia antigua oprimida" (singular) 2) "la Iglesia" (singular) y 3) "su primera constitución" (singular) en su comprensión de "la Iglesia". De la misma manera, observamos en este mismo escrito: "CAP. III... Así, habiendo sido rescindidas las órdenes del tirano, la Iglesia no sólo fue restaurada a su estado anterior, sino que brilló con un esplendor adicional y vino a ser más y mas resplandeciente. Y en los tiempos que siguieron, mientras muchos príncipes bien merecidos guiaron el timón del imperio romano, la Iglesia no sufrió violentos asaltos de sus enemigos, y extendió sus manos hacia el este y hacia el oeste, hasta el punto que ahora no hubo ningún rincón más remoto de la tierra al que la religión divina no haya penetrado, ni ninguna nación de maneras tan bárbaras que, convirtiéndose a la adoración de Dios, se hicieran dulces y mansos. 3 CAP. IV. Esta larga paz, 4 sin embargo, fue interrumpida más tarde. Decius apareció en el mundo, una detestable bestia salvaje, para afligir a la Iglesia,- y ¿quién sino un hombre malo perseguiría la religión?..." (13)


10

G. Cipriano (200-258 d. C.) era un obispo del tercer siglo en Cartágena en el norte de África que sirvió a una pluralidad de iglesias y ancianos locales en su área. Cipriano escribió concerniente a "la Iglesia", "5. El Señor clama en voz alta, diciendo: "No escuchéis las palabras de los falsos profetas, porque las visiones de sus propios corazones los engañan. Ellos hablan, pero no de la boca del Señor. Ellos dicen a los que desprecian la palabra del Señor: Tendréis paz." 1 Ahora están ofreciendo paz quienes no tienen paz ellos mismos. Están prometiendo traer de vuelta y recordar a los que han caído en la Iglesia, que ellos mismos han salido de la Iglesia. Hay un solo Dios, y Cristo es uno, y hay una Iglesia... " (14) …De la misma manera, Cipriano escribió: "1. Cipriano a Maximus el presbítero [el anciano], también a Urbanus, ya Sidonio, y Macarius, sus hermanos, saludando. Cuando leí sus cartas, queridos hermanos, que ustedes me escribieron acerca de su regreso, y acerca de la paz de la Iglesia y de la restauración fraterna, confieso que estaba tan lleno de alegría como estuve antes, cuando me enteré de la gloria de su confesión y, agradecidamente, recibí la noticia del renombre celestial y espiritual de su guerra. Por esto, además, es otra confesión de vuestra fe y alabanza; confesar que la Iglesia es una, y no ser participante en el error de los demás, o más bien en la maldad; para buscar de nuevo el mismo campo por lo cual ustedes fueron adelante..." (15) H. Augustín (354-430 d. C.) fue obispo en Hipona en el siglo IV. Como Cipriano, Agustín enseñó que la Iglesia es un cuerpo. Él escribió, "Capítulo. 16. 15. Porque la Iglesia es Su cuerpo, como nos muestra la enseñanza del apóstol; 2 y ésta es llamada incluso Su esposa. 3 Su cuerpo, entonces, que tiene muchos miembros, y todos desempeñan diferentes funciones, se mantiene unido en el vínculo de unidad y amor, el cual es su verdadera salud. Además, Él ejerce en el tiempo presente, y lo purga con muchas aflicciones sanas, que cuando lo haya trasplantado de este mundo al mundo eterno, pueda llevárselo para Sí mismo como su esposa, sin mancha ni arruga, ni alguna de esas cosas…" (16) Agustín añadió: "CAP. 18 - LAS LLAVES DADAS A LA IGLESIA. 17. Por lo tanto, ha dado las llaves de Su Iglesia, para que todo lo que atare en la tierra sea atado en el cielo, y todo lo que desate en la tierra sea desatado en el cielo; 1 es decir, que todo aquel que en la Iglesia no crea que sus pecados son remitidos, no se le debe remitir; sino que todo aquel que crea y se arrepienta y se aparte de sus pecados, sea salvo por la misma fe y el mismo arrepentimiento sobre la base de la cual es recibido en el seno de la Iglesia... " (17) V. El apóstol Juan nos advierte que "…probad los espíritus si son de Dios:..." Cuando probamos el espíritu del Landmarkismo encontramos las obras de orgullo, división y sectarismo (I Juan 4:1-6). A. Es digno de notar que una de las definiciones de la palabra "exclusiva" que se encuentra en WEBSTER’S Ninth New Collegiate Dictionary [el Noveno Nuevo Diccionario Colegiado de WEBSTER] es "... b: orgullosamente apartado..." (18) Desafortunadamente, estas palabras describen lo que con demasiada frecuencia es la actitud de muchos que han sido engañados por la falsa eclesiología del landmarkismo.


11

B. Mientras tanto, nuestro SEÑOR JESÚS enseñó: "y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos." (Marcos 10:44) El apóstol Pablo proclamó: "solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de paz; un cuerpo, y un Espíritu,..." (Efesios 4:3-4) VI. En Tito 2:1, el apóstol Pablo instruyó a Timoteo “Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina.” A. Ya que el landmarkismo no está de acuerdo con “la sana doctrina”, como cristianos bíblicos en acuerdo con “la sana doctrina” elegimos rechazar el landmarkismo. VII. El apóstol Pablo nos advirtió “Examinadlo todo; retened lo bueno.” (1 Tesalonicenses 5:21) A. Usando la Biblia como la base principal de nuestra evaluación hemos encontrado que el landmarkismo es una teologoía falsa, hecha por el hombre del siglo XIX. B. ¿Por qué rechazamos el landmarkismo? 1) El landmarkismo es claramente contrario a la doctrina de la eclesiología encontrada en las Escrituras del Nuevo Testamento enseñada por JESUCRISTO y sus apóstoles 2) El Landmarkismo no está de acuerdo con las interpretaciones bíblicas acerca de “la iglesia” descubiertas en los escritos de pastores y maestros fieles quienes vivieron y enseñaron durante los primeros siglos de la historia de la iglesia. En conclusión, debemos mantener en mente que hay muchos cristianos genuinamente nacidos de nuevo en las iglesias que enseñan el landmarkismo. Consecuentemente, no consideremos a estos creyentes como incrédulos; más bien, consideremos los en el amor cristiano como hermanos y hermanas en Cristo que han sido engañados en una eclesiología errónea hecha por el hombre. Sin embargo, sobre la base de las evidencias expuestas en las Escrituras del Nuevo Testamento y las interpretaciones de estas Escrituras sobre "la iglesia" encontradas en los escritos de pastores y maestros fieles del período pre-Niceno de la historia de la iglesia, elegimos rechazar de todo corazón la doctrina falsa, hecha por el hombre, del siglo XIX conocida como "landmarkismo". Además, como auténticos cristianos bíblicos, somos exhortados a ser “confirmados en la fe" (Hechos 16:5, Colosenses 2:7); permanecer en "la fe" (Hechos 14:22, Colosenses 2:7); ser “sanos en la fe" (Tito 1:13); y contender ardientemente por "la fe" (Judas 3). En contraste, en ninguna parte del Nuevo Testamento recibimos instrucciones de nuestro SEÑOR de añadir nuevas teologías a “la fe que ha sido una vez dada a los santos”. Esto incluye la teología del siglo XIX, hecha por el hombre, sobre la iglesia, conocida como “landmarkismo”. "La fe" no es una teología evolutiva a la que añadimos nuevas teologías, tal como el landmarkismo, cuando así lo deseamos. "La fe" cristiana refiriéndose al cuerpo de enseñanzas de Jesucristo y sus apóstoles, fue dada por Dios como revelación especial sólo una vez en el primer siglo, y ha sido fielmente escrita y conservada en las Escrituras del Nuevo Testamento. "La fe" debe ser fielmente


12

enseñada y preservada de generación en generación (1 Tesalonicenses 2:15). En consecuencia, respecto a la doctrina de "la iglesia", elegimos de todo corazón estar de acuerdo con "la fe que ha sido una vez dada a los santos" en el primer siglo y fielmente preservada en el cuerpo de enseñanzas de JESÚS y sus apóstoles como es revelado en las Escrituras del Nuevo Testamento (Judas 3).

Ω

© 2015, traducido al español 2016, Nolan McFadden copias permitidas


13

Bibliografía 1. Hugh Wamble, Landmarkism: Doctrinaire Ecclesiology Among Baptists, (American Society of Church History, Volume 33, Issue 4, December 1964, pp. 429-447 http://www.journals.cambridge.org/chh. 2. Frank Mead, Handbook of Denominations in the United States, (Abingdon Press, Nashville, TN, 1985) 3. W. E. Vine, VINE’S EXPOSITORY DICTIONARY OF NEW TESTAMENT WORDS, (RIVERSIDE BOOK AND BIBLE HOUSE, IOWA FALLS, IOWA). pp. 85-86 4. Alexander Roberts and James Donaldson, THE ANTE-NICENE FATHERS, VOLUME I., (WM. B. EERDMAN’S PUBLISHING COMPANY, Grand Rapids, MI, 1981), 5. Ibid., VOLUME I, CHAP. XLVI., p. 17 6. Ibid., VOLUME I, CHAP. XLIX., p. 18 7. Ibid., VOLUME I, CHAP. LIV., p. 19 8. Ibid., VOLUME I, CHAP. X., p. 330 9. Alexander Roberts and James Donaldson, THE ANTE-NICENE FATHERS, VOLUME II., (WM. B. EERDMAN’S PUBLISHING COMPANY, Grand Rapids, MI, 1983), CHAP. X., p. 331 10. Ibid., VOLUME II, CHAP. V., p. 530 11. Alexander Roberts and James Donaldson, THE ANTE-NICENE FATHERS, VOLUME III., (WM. B. EERDMAN’S PUBLISHING COMPANY, Grand Rapids, MI, reprinted 1997), CHAP. XXXIX., p. 46 12. Alexander Roberts and James Donaldson, THE ANTE-NICENE FATHERS, VOLUME VII., (WM. B. EERDMAN’S PUBLISHING COMPANY, Grand Rapids, MI, 1979), CHAP. I., p. 301 13. Ibid., VOLUME VII., CHAP. III. and CHAP. IV., p. 302 14. Alexander Roberts and James Donaldson, THE ANTE-NICENE FATHERS, VOLUME V., (WM. B. EERDMAN’S PUBLISHING COMPANY, Grand Rapids, MI, 1978), EPISTLE XXXIX., 5., p. 318 15. Ibid,. VOLUME V., EPISTLE L., 1.. p. 324 16. Philip Schaff, NICENE AND POST_NICENE FATHERS OF THE CHRISTIAN CHURCH, VOLUME II, (WM. B. EERDMAN’S PUBLISHING COMPANY, Grand Rapids, MI, 1979), ON CHRISTIAN DOCTRINE, CHAP. 16., p. 526 17. Ibid., VOLUME II, ON CHRISTIAN DOCTRINE, CHAP. 18., p. 527 18. WEBSTER’S Ninth New Collegiate Dictionary, (MERRIAM-WEBSTER INC., Springfield, MA, 1989), p. 433

Una Evaluación Bíblica del Landmarkismo  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you