Page 1

7ma Edici贸n Mayo 2013

www.sanjorgemartir.org


¿Por qué María es Madre de la Iglesia? Por: Pbro. David Sandoval

María es Madre de la Iglesia porque, al ser Madre de Cristo, es también madre de los fieles y de los pastores de la Iglesia, que forman con Cristo un solo Cuerpo Místico. Recordemos las palabras del Papa Pablo VI : La Virgen María es la Madre de todos los hombres y especialmente de los miembros del Cuerpo Místico de Cristo, desde que es Madre de Jesús por la Encarnación. Jesús mismo lo confirmó desde la Cruz antes de morir, dándonos a su Madre por madre nuestra en la persona de San Juan, y el discípulo la acogió como Madre; nosotros hemos de tener la misma actitud que el Discípulo Amado. Por eso, la piedad de la Iglesia hacia la Santísima Virgen es un elemento intrínseco del culto cristiano. Vamos cumpliendo así la profecía de la Virgen, que dijo: "Me llamarán Bienaventurada todas las generaciones" (Lc 1,48).

“Toda la existencia de María es un himno a la vida, un himno de amor a la vida: ha generado a Jesús en la carne y ha acompañado el nacimiento de la Iglesia en el Calvario y en el Cenáculo” - Papa Francisco


CON EME DE MARÍA Por: Melissa García Kyrie Eleison

Ya han transcurrido los primeros cinco meses del año del Señor, abril se ha ido y con ello se ha apoderado de nuestros días el mes de mayo. Pienso en la llegada de este nuevo ciclo y con su recuerdo viene María, viene mi madre. Pero, ¿A quién le llamamos de esta manera? Según los hombres, en su real lengua española, madre es la mujer que ha tenido hijos. Sin lugar a duda, un significado tan corto como sus palabras y letras de las mismas. En efecto, María logra ser más que un escueto significado de madre porque, si bien sabemos, María no nos llevó en su vientre, sin embargo, no existe momento alguno en el cual no nos haya llevado en su corazón. Dios, en su infinita bondad, nos entregó a los brazos amorosos de su madre y nos acogió como sus hermanos al hacernos hijos de María. No me lo creas a mí, recuerda los hechos. Juan en su capítulo 19 nos describe el maravilloso momento de la entrega (Jn. 19, 25-27): “Estaban junto a la cruz de Jesús su Madre y la hermana de su madre, María la de Cleofás y María Magdalena. Jesús, viendo a su Madre y al discípulo a quien amaba, que estaba allí, dijo a su Madre: `Mujer, he ahí a tu hijo’. Luego dijo al discípulo: `He ahí a tu Madre’. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa”. Como lo hemos visto, Jesús nos entregó a María y ella sin titubear nos aceptó pero, ¿Tú ya has aceptado a María como lo hizo Juan?


Imagina de nuevo el momento, sin Juan, ahora eres tu el discípulo amado, ¿Seguiría María esperando a que la recibas en tu casa, en tu corazón? Definitivamente no lo creo. Recuerda, estamos en el mes de mayo y como bien sabemos, mayo se escribe con eme de madre, con eme de María, sin embargo, tú no te limites, entrégale a María tu alma, tu vida y tu corazón; te aseguro que ella te mirará con compasión y no te dejará sin su santa bendición. “Jesús dijo: `He ahí a tu Madre´. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa”. Revive la Entrada Anunciación triunfandel te de Jesús a de Nacimiento Jerusalén Jesús en Mateo1,26-37. Lucas 21, 1-11.

“Para muchas comunidades cristianas mayo es el mes mariano por excelencia, una de las devociones más amadas por el pueblo y siempre ha sido valorado por los pastores como una oportunidad propicia para la predicación, la catequesis y la oración comunitaria. Es además, sumamente propicio para presentar a María como Madre que acompaña a la comunidad de los discípulos reunidos en oración con un mismo espíritu, en espera del Espíritu Santo. Este mes, por tanto, puede ser la oportunidad para regresar a la fe de la Iglesia de los orígenes y, en unión con María, comprender que también hoy nuestra misión consiste en anunciar y testimoniar con valentía y alegría a Cristo crucificado y resucitado, esperanza de la humanidad”. Benedicto XVI


!RECEMOS JUNTOS EL ROSARIO! ¡RECEMOS Por: Alondra Alvarado Yahvenessi

Hay muchas maneras de hacer oración, cantando, danzando, lectio divina, la contemplación, entre otras, pero una de las maneras que a María le agrada para orar es el Santo Rosario. ¡Recemos el Santo Rosario para que María interceda por nosotros! El Rosario es una verdadera fuente de gracias. María es medianera de las gracias de Dios. Dios ha querido que muchas gracias nos lleguen por su conducto, ya que fue por ella que nos llegó la salvación. No solo promete gracias a quien rece el Santo Rosario, sino también a quien lo lleve permanentemente consigo y todo aquel que le hable con Fe. Y, como faltaba vino, le dice a Jesús su madre: «No tienen vino.» Jesús le responde: «¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.» Dice su madre a los sirvientes: «Hagan lo que él les diga.» Había allí seis tinajas de piedra, de dos o tres medidas cada una. Les dice Jesús: «Llenen las tinajas de agua.» Y las llenaron hasta arriba. Dice el mayordomo: «Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora.» Así, en Caná de Galilea, dio Jesús comienzo a sus señales. Y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos». (Juan 2,1-11)


Si intercedió estando en la tierra, con mayor razón lo hará estando plenamente unida a Dios en el cielo. Pues bien dice el Apóstol Pablo que el amor nunca pasará. Si por amor María intercedió aquí, ahora allá lo podrá hacer mucho más. “Cuando te presentes en el cielo para dar cuenta de tu vida, Jesús te dirá amablemente no es necesario he oído a mi madre hablar de ti”

Dulce Madre, Revive la Entrada no te triunfanalejes, tu vista de mi no apartes. te deconmigo Ven Jesús a Jerusalén a todas partes en y nunca solo me dejes. Mateo Ya que 21, me proteges 1-11. tanto como verdadera Madre, Haz que me bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Amén.

Síguenos Parroquía San Jorge Mártir

@SanJorgeMartir

VIVE JOVEN TU FE - 7ma Edición  

Revista Católica Juvenil de la Parroquia San Jorge Mártir en Monterrey. Edición Mariana.