Issuu on Google+

VALLEINCLÁN

Ramón José Simón Valle Peña, también conocido como Valle-Inclán, nació en Villanueva de Arosa el 28 de octubre de 1866, y murió en Santiago de Compostela el 5 de enero del 1936. Fue un dramaturgo, poeta y novelista español, que formó parte de la corriente literaria llamada Modernismo, y se encuentra próximo a la Generación del 98 en sus últimas obras; es uno de los autores más importantes de la literatura española del siglo XX.

OBRAS DE TEATRO •

Cenizas (1899), readaptada como El yermo de las almas (1908). Serie Comedias bárbaras: Águila de blasón (1907), Romance de lobos (1908) y Cara de Plata (1922).

El terno del difunto (1926), retitulada Las galas del difunto (1930).

Ligazón. Auto para siluetas (1926).

La hija del capitán. Esperpento (1927).

Sacrilegio. Auto para siluetas (1927).

El marqués de Bradomín. Coloquios románticos (1907).

Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte (1927).

Cuento de abril (1910).

Martes de Carnaval (1930).

La cabeza del dragón (1910).

Voces de gesta (1911).

El embrujado (1912, 1913).

La marquesa Rosalinda (1912).

Divinas palabras. Tragicomedia de aldea (1919).

Luces de bohemia (1920).

Farsa de la enamorada del rey (1920).

Farsa y licencia de la Reina Castiza (1920).

Los cuernos de don Friolera (1921, 1925).

¿Para cuándo son las reclamaciones diplomáticas? (1922).

La rosa de papel (1924).

La cabeza del Bautista (1924).

Tablado de marionetas para educación de príncipes (1926).

LA CUEVA DE ZARATRUSTA La cueva de Zaratrusta en el Petril de los Consejos. Rimeros de libros hacen escombro y cubren las paredes. Empapelan los cuatro vidrios de una puerta cuatro cromos espeluznantes de un novelón por entregas. En la cueva hacen tertulia el gato, el loro, el can y el librero. Zaratrusta abichado y giboso – la cara de tocino rancio y la bufanda de verde serpiente –, promueve, con su caracterización de fantoche, una aguda y dolorosa disonancia muy emotiva y muy moderna. Encogido en el roto pelote de una silla enana, con los pies atrapados y cepones en la tarima del brasero, guarda la tienda. Un ratón saca el hocico intrigante por un agujero. Zaratrusta.- ¡No pienses que no te veo, ladrón! El Gato.- ¡Fu! ¡Fu! ¡Fu! El Can.- ¡Guau! El Loro.- ¡Viva España! La cueva de Zaratrusta pertenece a Luces de Bohemia, un esperpento escrito por Valle-Inclán.


En este fragmento se hace referencia a una biblioteca mediante la palabra cueva, convirtiéndola así en una metáfora. Además a los animales les da características humanas, hablar “hacen tertulia el gato, el loro, el can y el librero” (V. 5 y 6). Nuestra opinión acerca de esta obra no es muy positiva, ya que no nos transmite ningún sentimiento ni nos provoca interés para seguir leyendo la obra.


Valle-Inclán