Page 8

Nuestro primer día de clases fue muy emocionante, conocer y convivir con personas de diferentes nacionalidades nos alentó aún más a demostrar y poner en alto a nuestra universidad y a nuestro país. Cada día aprendíamos algo más de cultura norteamericana y de culturas de todo el mundo. Tuvimos la posibilidad y fortuna de convivir con gente de Colombia, China, Japón, Arabia Saudita, Tailandia, Vietnam, etc. Ya que el ELI es un instituto para estudiar inglés dentro de la universidad y especializado en estudiantes internacionales.

Por Karla Janet Hernández Ortiz Estudiante de Quiropráctica

Ser estudiante de intercambio, el sueño de muchos, la realidad de pocos. Me considero afortunada y bendecida de ser parte de ese grupo que tuvo la oportunidad de vivir una gran experiencia en una de las universidades más bellas de los Estados Unidos: La Universidad de Alabama, en la ciudad de Tuscaloosa.

nante, éramos un grupo de maestros y estudiantes de diversas carreras de la UNEVE. Con gusto y gran emoción platicamos sobre los preparativos y vimos la diversidad de emociones que experimentábamos. Después lo importante, ¿a dónde iríamos a estudiar? La Universidad de Alabama sería nuestro segundo hogar por un mes.

Soy una estudiante que siempre se ha dedicado a dar lo mejor de sí, no solo para mí misma, también para mi familia, además de ser una orgullosa esposa y madre de una pequeña de tan solo 5 años. Como estudiante del tercer semestre de la carrera de Quiropráctica, con una licenciatura previa estudiada, el escuchar que había una beca para estudiar inglés un mes en el extranjero, sonó como una gran luna de miel. Pero no me hacía muchas ilusiones, dejar escuela, familia y proyectos pendientes significaba un reto en todos los sentidos. Tres días después de un largo examen de inglés, recibí el llamado que tanto anhelaba, había ganado la beca y me iría a estudiar a los Estados Unidos. Enseguida comenzaron las llamadas: la primera fue a mi esposo, mi gran amigo y confidente que me ha apoyado en todo, después la familia y amigos. El gozo no cabía en mí; uno de mis grandes sueños se había cumplido.

Como cualquier persona, googlear fue lo primero que hice, ¿Dónde está Alabama? ¿Qué tan lejos está de mi hogar? ¿Cómo es allá? Con gran emoción se acerco el día y la despedida no fue fácil. Aunque sabía que solo era un mes tenía muchas emociones encontradas.

Después vino la gran odisea: nos avisaron con gran premura que el viaje lo haríamos más pronto de lo esperado. A preparar todo: pasaporte, visa, certificado médico, vacunas (viajar al extranjero no es tan fácil como muchos creen). Conocer al grupo con el que viajaríamos fue muy emocio-

12

El 13 de octubre a las 7:45 am, mi avión despegaba de la ciudad de México hacia el aeropuerto de Dallas Fort Worth, de ahí el vuelo a Birmingham fue corto y lleno de sorpresas, desde conocer la arquitectura y empezar a practicar mi inglés, hasta ir aprendiendo a convivir con gente de culturas diferentes. Llegamos a Birmingham con una gran emoción de conocer el lugar donde viviríamos. Vicky una gran persona y empleada del English Language Institute [ELI], nos recibió con los brazos abiertos. Nos mostraron nuestros dormitorios, el comedor (un gran lugar donde compartimos muchas experiencias, pláticas y mucha indigestión), las tiendas para surtirnos de cosas básicas y sobre todo las instalaciones de la universidad que nos dejó con la boca abierta, ya que es mucho más bella de lo que las imágenes en internet nos pueden mostrar.

Algunas veces hicimos salidas a diferentes lugares, uno muy divertido fue la ciudad de Birmingham en la que pudimos ir a ver una celebración mexicana: el día de muertos. Ese día pudimos disfrutar ofrendas y adaptaciones de celebraciones mexicanas, fue un día muy alegre para nosotros porque pudimos recordar un poco nuestro hogar.

Cada día a partir de ahí fue una gran aventura, desde el levantarnos para prepararnos e ir a clases, ajustar tiempos para desayunar y los emocionantes fines de semana en los que vivíamos la emoción de los habitantes de Tuscaloosa por su equipo de futbol, gritar “Roll Tide”, también se volvió parte de nuestro vocabulario común. Los domingos eran los días de compras, todos hacíamos listas de regalos y presentes para nuestros seres queridos y aunque todos nos quejábamos de los precios, llegábamos llenos de bolsas de diversas tiendas americanas y con nuestras carteras con menos dólares de los esperados. Nos toco vivir una celebración mientras estábamos allá: ¡Hallowen!, esa famosa celebración en la que no solo los niños se disfrazan, los adultos se desviven por el mejor disfraz y por hacer la fiesta más alocada posible, las calabazas toman gran importancia y la venta de dulces crece significativamente. Los americanos disfrutan las historias de terror y hacen todo lo que está en sus manos para buscar fantasmas y espantar a quien se deje.

Una de mis grandes satisfacciones fue conocer gente tan inteligente y preparada como los profesores, todos nacidos en los Estados Unidos y que han estudiado y dado clases en el extranjero, les agradezco y siempre les agradeceré su infinita paciencia, dedicación y empeño para que cada uno de nosotros se sintiera como en casa y le sacáramos el mayor provecho a nuestra experiencia en la universidad. Vivir y experimentar la cultura de otro país me enseño no solo a conocer cómo se vive y aprende allá, sino también a valorar lo que tengo en mi propio país. Me enseñó lo extranjero, pero también aprendí sobre mí misma, mi cultura y lo mucho que tenemos que mejorar para sacar nuestra grandeza. Vernos a nosotros mismos desde los ojos de un extranjero, te abre la mente sobre la belleza cultural que tenemos y como nos hace falta explotarla desde nuestro interior. Ser estudiante internacional no solo me hizo desarrollar mis habilidades lingüísticas, me dio la seguridad para creer en mí misma, me dio nuevos amigos, me hizo acercarme más a mi familia, a valorar mi carrera y sobre a todo a disfrutar las nuevas experiencias que te da la vida. Sobre todo quiero agradecer a las personas e instituciones que hicieron de esto una de las mejores experiencias de mi vida: a la Universidad Estatal del Valle de Ecatepec, al programa Proyecta 100,000. A mis nuevos amigos: Ana María, Iván, Gaby, Roxana, Karla, Liliana, Diana, James y Mary Louise.

13

NOVA 50 DIGITAL  

Copyright, derechos reservados, © nova es el órgano informativo oficial de la Universidad Estatal del Valle de Ecatepec,editado bimestralmen...

NOVA 50 DIGITAL  

Copyright, derechos reservados, © nova es el órgano informativo oficial de la Universidad Estatal del Valle de Ecatepec,editado bimestralmen...

Advertisement