Issuu on Google+

El bullying según los factores socioculturales El bullying es un proceso de violencia que se basa en el abuso de poder entre semejantes. Se produce en gran parte en los niños que crecen en las zonas marginadas y destacan en este aspecto, sobre los niños que crecen en zonas del centro y con familias de mediano/alto poder adquisitivo. El niño que manifiesta este tipo de violencia es porque reproduce lo ha visto o ha sufrido tanto en su hogar como en su entorno social, y en el colegio el niño intenta descargar todo lo está aprendiendo. En las zonas marginadas en las que está todo marcado por la pobreza, la prostitución, el robo, la supervivencia, etc., todo se magnifica de manera que el niño aprende a estar en un lugar donde es difícil de convivir. El hogar de este niño puede estar marcado por la violencia, el hambre, incluso a recurrir al robo para poder subsistir. En ese entorno, en la calle, el niño aprende a sobrevivir entre todo tipo de dificultades, que en el colegio al ver todo más fácil y sin apenas dificultad, se cree superior y por lo tanto los demás no son del mismo trato que él. Un entorno en el que la droga reina en las calles, el niño puede presenciar este tráfico e incluso ajustes de cuentas, en el que la violencia es tan extrema que puede marcar el resto de su vida, como un episodio en el que puede reflejarse en el futuro. En su hogar los niños violentos suelen carecer de padre o conviven con un padre violento, en el que se refleja y aprender el carácter de una persona capaz de utilizar la violencia como primera opción en sus acciones. Cuando carecen de padre, los niños no tienen referencia ninguna y la madre no representa para ellos una autoridad que deban de presentarle respeto. La figura del padre es una pieza fundamental en la educación del menor, ya que siempre ha significado la autoridad, el que castiga cuando no haces algo bien, el que te educa a base de escarmientos. Por esto, en un padre violento la educación que capta el niño no es la adecuada, ya que percibe que las acciones que realiza no son como las que puede intentar enseñar. Al carecer de de una figura paterna en su vida, el niño intenta aprender del entorno en el que vive, por lo que en zonas marginadas, esto desemboca en una pésima educación en la que la violencia es una de las principales fuentes para conseguir lo deseado.


Otra causa que afecte a que los niños capten el bullying, es la educación y el tipo de colegio en el que se encuentre. En los colegios más grandes hay más posibilidades de que se produzca este tipo de acoso, debido a que debe haber mayor vigilancia y control físico, como profesores o cuidadores, que se dediquen en las oras específicas a controlar los pasillos, aulas y zonas comunes en las que se pueden producir este tipo de actos. También influye el tratamiento que se le haga al alumno, ya que la falta de respeto, la humillación, las amenazas o la exclusión entre el personal docente y los alumnos pueden provocar un clima de violencia y de situaciones de agresión. La enseñanza no debe sólo centrarse los conocimientos, sino también instruir un tipo de comportamiento social en el niño, el cual, es fundamental para su educación. Las causas que pueden generar bullying en los niños en el colegio puede ser, por modelos educativos con falta de valores, de límites, o de reglas de convivencia, que hagan que el niño se rija a seguir las pautas y generar un tipo de comportamiento que no sea tan libre, condicionan su forma de pensar y a seleccionar entre lo correcto y lo incorrecto. Otro tipo de manera de instruir deficientemente es el castigo o punición por violencia o intimidación, así enseñando al alumno que los problemas deben arreglarse violentamente y sin una lógica que pueda realizarse frente a las dificultades. Por esto, un exceso de estas situaciones puede provocar que el niño memorice esta manera de actuar y lo emplee sin ser consciente de sus actos, ni de si está correctamente empleada la violencia en esas acciones. El comportamiento con niños semejantes o incluso con el personal docente, puede ser muy distante y el agresor al pensar que es superior que los demás, puede provocar situaciones para reivindicarse y sentirse en un escalón por encima. Por esto, cuando hay una contradicción entre el agresor y una posible víctima, se provoca una situación de violencia que puede provocar agresiones. El agresor tiene una complejidad en su comportamiento, por lo que no puede parecer vulnerable tanto en su entorno social como en el colegio. Con el avance de la tecnología las fuentes en las que los niños pueden captar la violencia han aumentado, y en las zonas marginales puede traducirse en una enseñanza incorrecta de actuar.


La televisión es una fuente principal y en estos entorno por la falta de recursos pueden estar viéndola un grupo elevado de niños a la vez, en el que lo preferido en lo referente a la lucha, películas de acción y asesinatos, etc. La televisión crea en un tipo de prototipo de carácter, que el niño al ser más vulnerable intenta imitar y actuar de semejante manera. De esta manera, los niños empiezan a crear un tipo de actitud que no coincide con la que los educadores o padres intentar enseñarles. La violencia llega a convertirse en la solución para todo tipo de problema, lo que refleja estos tipos de programas. En el bullying se crea dos tipos de conductas, uno el agresor y otro la víctima. El perfil del agresor es un comportamiento provocador y de intimidación permanente. Un niño puede ser autor de bullying cuando solo espera y quiere que hagan siempre su voluntad, cuando le gusta probar la sensación de poder. También cuando no se siente bien o no disfruta con otros niños, si sufre intimidaciones o algún tipo de abuso en casa, en la escuela o en la familia. Frente a humillaciones por los adultos, o cuando vive bajo constante presión para que tenga éxito en sus actividades. Los agresores ejercen su acción contra su víctima de diversas formas: les golpean, les molestan, provocan, acosan con empujones y golpes, les nombran de una forma desagradable o despectiva, les generan rumores, mentiras o bulos, les aíslan del grupo, les ofenden y les anulan. El perfil de víctima es habitualmente, niños que no disponen de recursos o habilidades para reaccionar, son poco sociables, sensibles y frágiles, son los

esclavos del grupo, y no saben reaccionar por vergüenza o por conformismo, siendo muy perjudicados por las amenazas y agresiones. El agresor actúa de manera escondida a los adultos. Acosa a la víctima en los baños, en los pasillos, en el comedor, en el patio, reservando sus acciones durante la ausencia de mayores. En algunos casos, el acoso sobrepasa las paredes del colegio, pasando a ser telefónico e incluso por correo electrónico. El bullying puede ser sexual, cuando existe un asedio, inducción, y abuso sexual; puede tratarse de una exclusión social cuando se ignora, se aísla y se excluye al otro; puede ser psicológica, cuando existe una persecución, intimidación, chantaje, manipulación y amenazas al otro; y puede ser física, cuando se golpea, empuja o se organiza una paliza al acosado.


Las consecuencias de este tipo de escenas son más significantes para la víctima que para el agresor. Las consecuencias para la víctima del acoso escolar son muchas y profundas. Para la víctima del bullying, las consecuencias se hace notar con una evidente baja autoestima, actitudes pasivas, trastornos emocionales, problemas psicosomáticos, depresión, ansiedad, pensamientos suicidas, etc. También se suman a eso, la pérdida de interés por las cuestiones relativas a los estudios, lo cual puede desencadenar una situación de fracaso escolar, así como la aparición de trastornos de difícil resolución. Para el agresor, el bullying le provoca otros tipos de consecuencias que dificultan la convivencia con los demás niños, le hace actuar de forma autoritaria y violenta. Normalmente, el agresor se comporta de una forma irritada, impulsiva e intolerante. No saben perder, necesitan imponerse a través del poder, la fuerza y la amenaza, se meten en las discusiones, cogen el

material

del

compañero

sin

su

consentimiento,

y

exteriorizan

constantemente una autoridad exagerada. Todo esto se provoca por factores socioculturales desfavorecidos que condicionan en su totalidad la conducta y el pensamiento de un niño que todo lo que percibe, es objeto de enseñanza. El niño debe aislarse de una zona marginada de la que es responsable los padres, y la enseñanza que se imparte en los centros docentes, de los cuales los profesores o cuidadores deben ser los encargados de formar y enviar enseñanzas para una correcta formación.


El bullyng segun los factores socioculturales