{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 134

SARAHSALUD

EXPECTATIVAS VERSUS REALIDAD:

CUANDO EL RENDIMIENTO SE APODERA DEL SEXO ADVERTENCIA: UTILICE USTED “ÉL”, “ELLA”, “ELLOS”, ”ELLAS” SEGÚN LE PLAZCA, PUESTO QUE NO ALTERARÁ EL SENTIDO DE LA HISTORIA.

Suena el despertador: ¡son las 6.00! ¡Vamos que se puede! levantarse rápido que hay mucho que hacer. Checklist de hoy: desayuno y almuerzo para los niños, llevarlos al colegio, dejar instrucciones en casa, reunión de medio día, pero antes debo terminar informe para enviar durante la tarde, estudiar y terminar tarea para el curso, gimnasio (no puedo darme el lujo de perder la figura), llamar al técnico de electrodomésticos (se echó a perder la lavadora), pasar al supermercado, peluquería (aparecieron mis primeras canas y debo verme joven), cafecito con las amigas, llevar el auto a taller. Miro el calendario: ¡10 días sin sexo! Pienso: de esta noche no pasa, esto no es “normal”. Esto nos puede pasar a todos, y no pasa nada, no somos perfectos. A veces es bueno tomarse la vida con humor. El problema se genera cuando vivimos siempre el sexo como una tarea más, planificando e idealizando el encuentro, comparándonos con los modelos de revista, con el sexo coreográfico del porno y el bombardeo de historias de superhombres y supermujeres en la cama. ¿Qué pasa con las expectativas? Muchas veces son tan altas que terminan en decepción cuando nos enfrentamos a la realidad. El aprender a estar presentes aquí y ahora, sin juicios de valor, habitar realmente el cuerpo y sentirlo, y desde ahí conectar con un otro, abandonarse al placer, soltar el control, sin exigencias ni expectativas parece ser la clave de vivir el sexo como una experiencia única, irrepetible y real de goce. La invitación es a abandonar el “rol de espectador” del guión sexual y asumir el rol protagónico como sujeto único y maravilloso en sí. 51 2 561783 Vannalisa@gmail.com www.vannalombardo.cl

134-REVISTA SARAH-

Ella: “¡Quiero verme mina! Tengo un “rollito” que me salió después del fin de semana largo, pero me empeño en disimularlo, definitivamente no me sacaré la polera”. Él: “¡Vamos campeón! (refiriéndose a un compañero inseparable) No me hagas la de la otra vez, tenemos que durar más tiempo. ¡Esta noche es nuestra!”. He pensado todo el día en lo que quiero para este encuentro: “Va a ser lo máximo. Vino, velas, música, besos, caricias y orgasmos hasta el amanecer. ¡Uf! Estoy impaciente, de esta noche no pasa”. Termina el día: ¡me siento feliz! ¡Mi día fue todo un éxito! A pesar de todo logré realizar lo que había planificado. Sin embargo, mi cuerpo reclama. Son las 20.00, llego a casa y la lista continúa: revisar y ayudar en tareas a los niños, preparar la cena, ordenar y dejar listo para el día siguiente. ¡Soy tan eficiente! Lo he logrado. Ella: “no hubo velas ni espumante. ¿Cuándo será el día que sepa lo que me gusta? Igual me embalo, siento muchas ganas. ¡Oh, no! Me quiere sacar la polera, y no lo dejo. Estaba tan excitada y se perdió todo el encanto, yo solo pienso en cómo retomar la acción desde donde estábamos, pero “con polera”. Él: “estoy en llamas. Vamos campeón, no me dejes mal, mantente firme hasta el final. Ya la imagino como la mina de la foto que me mandaron mis amigos. ¡Ah! ¿Pero qué es eso de que no quiere sacarse la polera? No importa, de hoy no pasamos. Vamos campeón, no te desanimes, ¡concéntrate! ¡Ups! No sé qué me pasó, al parecer tenía demasiadas ganas, ¿esperamos un ratito?

Profile for Vida Magazine

Revista Sarah Edición 4  

Más en www.revistasarah.cl

Revista Sarah Edición 4  

Más en www.revistasarah.cl

Advertisement