Issuu on Google+

Holstebro 11 de marzo 2012

Querido Raúl Existe para nosotros, hombres y mujeres de teatro, la posibilidad de decir no. Esta  toma de posición activa presupone el arte de saber durar no solamente a través de  la incandescencia de nuestros espectáculos, sino también inventando una manera  nueva de cómo y dónde los creamos, con quién y para quién. Y la escritura es una  aliada de nuestra voluntad para no dejarnos arrasar. La construcción de un bagaje profesional, la reflexión sobre la base del oficio, la  obstinación por hacer teatro con las mismas personas – los actores del Odin Teatret  – han sido las condiciones reales que he entrelazado estrechamente como director  con esta visión del teatro como disidencia y resistencia. Y como exilio. Disidencia, resistencia y exilio han constituido mi aprendizaje en Polonia, al lado  de Jerzy Grotowski y a su minúsculo grupo, en esos tiempos un teatro ignorado.  Por   eso,   más   allá   de   los   problemas   estéticos   y   de   estilo,   reconozco   uno   de   mis  orígenes   en   Brecht.   Del   mismo   modo   que   no   paro   de  dialogar   con  Stanislavski,  Craig,   Meyerhold,   Artaud   y   Decroux,   buscando   descifrar   los   mensajes   que   me  envían a través de la red punzante de sus páginas. Son los maestros de los libros,  pero más que maestros debería decir  antepasados. Antepasados, sí, pero creados  posteriormente. Verdaderos cuentos de descendencia, ilusiones vitales para nuestro  destino personal de artista.  Por esto los libros son importantes. Al leer tus palabras, tu historia y la de tus   compañeros   del   Trasto   Teatro   se   vuelve   el   ejemplo   de   la   doble   naturaleza   de  nuestro oficio. El teatro puede ser entretenimiento encantador, esquisitez estética,  provocación   intelectual.   Pero   el   teatro   es   también   el   arma   que   nos   ofrece   a  nosotros, indefensos, la posibilidad de defender nuestra interioridad y de no ser  condescendientes con el espíritu del tiempo. Pueda el camino de los contrarios que has elegido junto a tu grupo conducirte al   descubrimiento de tu fuerza.  Pueda el teatro de la Decepción revelarte la ilusión  vital para nutrir hasta el 2050 tu voluntad de no ceder.  Con cariño  Eugenio Barba.


Eugenio Barba