Issuu on Google+

ESCUELA CRISTIANA DE VACACIONES 

EL MERCADO  MANUAL DEL LÍDER


CONTENIDO 

Bienvenidos a “Roma”  ....................................................................................................... 3  Currículo  ............................................................................................................................ 4  El Mercado ......................................................................................................................... 5  ¿Qué hacen los comerciantes en el Mercado? ............................................................ 6  4 Consejos para ser un buen comerciante .................................................................. 6  Programa diario  ................................................................................................................. 7  Las tiendas del mercado:  La Escuela  .................................................................................................................. 8  La  Carpintería ........................................................................................................... 15  La tienda del arquitecto  ............................................................................................. 19  La tienda de las coronas  ........................................................................................... 23  Trabajos en cuero  ..................................................................................................... 27  La tienda de las Togas  .............................................................................................. 32  Trabajos en Metal  ..................................................................................................... 37  La oficina del Escriba  ................................................................................................ 41  La tienda de los alimentos  ........................................................................................ 45  La tienda de venta de animales para los sacrificios  .................................................. 48  Dramas (Opcional)  .......................................................................................................... 51  El Drama .......................................................................................................................... 52  Día 1:  Festus el falso  ............................................................................................... 53  Día 2:  ¡Soy libre!  ...................................................................................................... 55  Día 3:  Oferta de trabajo ............................................................................................ 57  Día 4   Una deuda pagada.  ....................................................................................... 59  Día 5   Demostrando firmeza por Cristo  .................................................................... 61


BIENVENIDOS A “ROMA” 

E

stamos  contentos  de  que  usted  sea  parte  de  este  maravilloso  programa  que  ayu­  dará a los niños y adultos de su iglesia a descubrir lo que era ser uno de los prime­  ros  cristianos.  Imagine  lo  que  sería  vivir  y  trabajar  donde  una  vez  fue  considerado  el  centro del mundo ­ la concurrida metrópoli de Roma. Escuchar las murmuraciones sobre  el maestro Pablo, quién estaba bajo arresto domiciliario. Trabajar con gente que seguían  a innumerables dioses, y eran muy pocos quienes adoraban  a un solo Dios. Quizás usted podría ver la persecución con­  tinua  de  aquellos  quienes  seguían  a  Jesús  ­  un  carpintero  que murió y resucitó proclamando que era el Hijo de Dios.  Estamos  felices  de  que  usted  sea  parte  de  esta  emocio­  nante aventura, entonces, prepárese para divertirse. Cada  día  involucrará  a  los  niños  y  adultos  en  experiencias  de  aprendizaje  práctico  en  su  tienda  del  Mercado  Romano.  Las  Familias  aprenderán  a  escribir  letras  en  latín  sobre  pergaminos,  harán  coronas  de  laureles,  saborearán  refri­  gerios agradables y participarán en muchas otras activida­  des romanas.  Cada día en medio del Mercado se desarrollará un drama,  esto  era  muy  apropiado  para  la  mayoría  de  los  romanos  que  vivían  en  ese  tiempo,  aprovechar  los  espacios  públi­  cos como el Mercado para experimentar la vida cotidiana.  También  preguntará  a  los  niños  sobre  qué  piensan  de Pa­  blo, un perturbador que los romanos lo tienen encadenado.  Usted nunca olvidará esta aventura emocionante en Roma.  Este Manual incluye toda la información, ideas e ítems que  usted  necesita  para  dar  a  su  programa  Roma  ¡un  sentir  auténtico!  Oramos para que a través de la Escuela Cristia­  na “Roma”, muchas vidas sean tocadas, muchos corazones  sean  cambiados  y  que  toda  su  comunidad  nunca  sea  la  misma otra vez.  Que Dios le bendiga y guíe en su recorrido por el antiguo Imperio  Romano.  Ministerios del Niño  División Sudamericana 


CURRÍCULO  PUNTO BÍBLICO 

MOMENTO FAMI­  LIAR 

PABLO Y LOS  PRIMEROS CRIS­  TIANOS 

EL MERCADO 

DIA 1: El amor de Dios  es un regalo.  “Porque  la  paga  del  peca­  do es muerte, mas la dádi­  va  de  Dios  es  vida  eterna  en  Cristo  Jesús    nuestro  Señor”.  (Romanos 6:23) 

¿Dónde es Roma? 

Un encuentro con  Pablo y el guarda  Brutus. 

Costumbres del  mundo romano. 

Pablo cuenta cómo  Dios cambió su vi­  da. 

La Escuela.  La Carpintería. 

DIA 2: El amor de  Dios nos cambia.  “No  se  amolden  al  mundo  actual,  sino  sean  trans­  formados  mediante  la  renovación  de  su  men­  te…”  (Romanos 12:2) 

DIA 3: El amor de  Dios está siempre con  nosotros.  “Pues  estoy  convencido  de  que  nadie  podrá  apar­  tarnos  del  amor  que  Dios  nos  ha  manifestado  en  Cristo  Jesús  nuestro  Se­  ñor”.  (Romanos 8:38­39) 

La tienda del Arqui­  tecto.  La Tienda de las  Coronas. 

El jefe de la familia. 

La Tienda de las  Dios nunca se apar­  Togas.  ta de sus hijos.  Trabajos en Cuero. 

¿Por qué las perso­  nas servían a mu­  chos falsos dioses? 

Mostrando el amor  de Dios. 

DIA 4: El amor de  Dios nos salva.  “Pero  Dios  demuestra  su  amor  por nosotros,  porque  siendo  aún  pecadores,  Cristo murió por nosotros”.  (Romanos 5:8) 

Trabajos en Metal  La  oficina del  Escri­  ba 

DIA 5: El amor de  La  Tienda  de  los  Alimentos. 

Dios vale la pena  compartir.  “Porque  no  me  aver­  güenzo  del  evangelio,  pues  es  poder  de  Dios  para  la  salvación  de  to­  dos los que creen…”  (Romanos 1:16) 

Las clases sociales  Brutus llega a ser un  nuevo seguidor de  La  Tienda  de  la  en Roma.  Cristo.  venta  de  animales  para los sacrificios.


EL MERCADO  El comercio romano era el motor a principios del Imperio. Los romanos eran hombres de nego­  cios y la longevidad de su imperio se debió a su comercio.  Los plebeyos y libres tenían tiendas o atendían puestos en los mercados mientras grandes can­  tidades de esclavos hacían casi todo el trabajo duro. Los propios esclavos eran además objeto  de transacciones comerciales,  Los mercaderes eran generalmente plebeyos u hombres libres. Estaban presentes en todos los  mercados al aire libre o en tiendas cubiertas, atendiendo puestos o vendiendo mercancías junto  a las carreteras. 

En  este  programa,  el  mercado  tendrá  10  tiendas  donde  se  mostrarán,  exhibirán  y  experimen­  tarán diferentes actividades.  Para estas tiendas del mercado, use toldos o sombrillas de playa. Pregunte a los miembros de  su  iglesia  quiénes  tienen  estos  artículos  y  solicítelos  prestados.  También  hay  empresas  que  alquilan toldos por varios días.  Estos toldos permitirán más espacio para sus materiales, para  las personas que trabajarán y mucho aire fresco.  Cuelgue banderolas con el nombre de la tien­  da, para distinguir una de otra.  Extienda  mantas  alrededor  de  cada  tienda  para  que  los  niños  y  adultos  se  sienten  y  trabajen  sus actividades alrededor. También puede tener mesas para que los niños trabajen sus manua­  lidades.  Ponga  color.  Muchos  piensan  que  los  mármoles  blancos  sombríos  predominaban  en  los  ambientes de la antigua Roma, pero los Mercados estaban llenos de mantas coloridas, loza 5 


de barro pintada de varios colores y aún de animales.  Cubra las mesas con mantas de colo­  res. Llene cestas con plumas de pavo real y cuelgue piezas de telas de diferentes colores de  sus toldos.  Instale música. Los Mercados eran lugares de mucho ruido, con sonidos de animales,  mar­  tillos, cinceles y conversaciones. Cuando los niños hagan sus trabajos déjelos que se sien­  tan libres de hacer ruidos para darle más vida al mercado.  Recolecte toda clase de cestas. Las cestas simples y baratas ayudan a crear un buen am­  biente y son fáciles de conseguir. Llene las cesas con uvas, lana de oveja o panes. Colóque­  los sobre las mesas o fuera de sus tiendas.  Sume  cordialidad  y amistad  al  tener  ciudadanos  romanos  vestidos  a  la  usanza  de  ese  tiempo  conversando con los comerciantes y el pueblo, sobre Pablo y los otros seguidores de Cristo. 

¿Qué hacen los comerciantes en el Mercado?  Cada día llegarán diferentes grupos de Familias, todos ellos serán aprendices. Cuando las fami­  lias  ingresen  al  Mercado,  permanezca  de  pie  delante  de  su  tienda  y  dé  la  bienvenida  a  los  miembros de las Familias a su negocio. Cuando su tienda está llena, comience a enseñar dan­  do una idea de cómo se desarrollaba su actividad en Roma.  Lea el Fondo Histórico que presentamos en cada actividad, para poder compartir y mostrar a los  niños  y  adultos  la  importancia  de  su  negocio  y  la  demanda  que  tenía  en  Roma.  Mientras  los  niños  y  adultos estén trabajando en  su tienda,  hable con ellos sobre como se  desenvuelve su  negocio en esa región.  Guíe a los participantes a que usen las instrucciones paso a paso con­  forme son recomendadas y deje que ellos trabajen solos o en equipo. Una vez que los niños y  adultos  están  trabajando,  siéntase  libre  para  preparar  sus  propios  proyectos  para  el  siguiente  grupo de visitantes.  Asegúrese  de  conseguir  todos  los  materiales  que  necesitará  en  su  tienda  para  desarrollar  su  actividad. Disponga de un lugar para exhibir los trabajos una vez terminados. Cada comerciante  de Roma tendrá una opinión y un punto de vista diferente sobre los cristianos. 

4 consejos para ser un buen comerciante:  1.  Use las preguntas y los comentarios diarios en cuanto usted desempeña su papel. Al hablar  sobre los eventos del día, ayudará a los miembros de las Familias a hacer conexiones im­  portantes de vida a sus actividades diarias.  2.  Familiarícese con la información sobre el fondo histórico de su tienda.  3.  ¡Diviértase! ¡Esto es contagioso! 

Opcional:  Cada día en medio del Mercado se desarrollará un drama, esto era característico para la mayor­  ía de los romanos que vivían en ese tiempo, aprovechar los espacios públicos como el Mercado  para experimentar la vida cotidiana.  Entonces, cada día salga de su tienda para asistir al drama 6 


diario. Si las familias están en su tienda, salga con ellas. Así usted participará de las conversa­  ciones sobre lo que está pasando. 

PROGRAMA DIARIO 

HORA 

Familias  Grupo A  Aurelius,  Gallius,  Pelius 

Familias  Grupo B  Marius  Maximus  Octavius 

Familias  Grupo C  Servius  Pompeius  Tiberius 

Familias  Grupo D  Cassius  Vitellius  Fabius 

8:45­9:00  9:00 – 9:15 

Reunión general ­  Servicio de Cantos.  Bienvenida ­ Todos juntos en el salón principal.  Canto tema, oración, saludo  a las banderas. 

9:15 – 9:35 

Momento Familiar – Todas los grupos en sus respectivas tiendas/carpas con  sus líderes. 

9:35 – 10:05 

Pablo y los prime­  Juegos  ros cristianos  recreativos  Juegos  Pablo y los prime­  recreativos  ros cristianos 

10:05 – 10:35 

10:35 – 11:05 

Visita al Mercado  11:20­11:35 Drama 

Visita al Mercado  10:20 – 10:35 Drama  Pablo y los prime­  ros cristianos 

Juegos  Recreativos 

Juegos  Recreativos 

Pablo y los prime­  ros cristianos 

11:05 – 11:35 

11:35 – 11:55 

Momento Familiar – Todos los grupos en sus respectivas tiendas con sus  líderes haciendo sus actividades. Entrega de los marcadores y postales con el  Punto Bíblico y el versículo de cada día. 

11:55 – 12:00 

Despedida: Anuncios, canto, oración final.


LAS TIENDAS DEL MERCADO

LA ESCUELA  Fondo Histórico  Solamente los niños de familias adineradas iban a la escuela, comenzaban aproximadamente a  la edad de 6 o 7 años de edad. A la mayoría de las niñas, sus padres no se les permitían ir a la  escuela y cuando lo hacían, los niños y las niñas asistían a escuelas separadas.  La escuela primaria era un cuarto simple o una caseta colindante a la calle, cerrada por una cor­  tina. Los niños se sentaban en bancos simples y se les enseñaba la aritmética básica, la lectura  y la escritura.  Los niños escribían sobre tablillas un poco hondas rellenas con cera ó arcilla. Su herramienta de  escritura era el estilete, el cual era de hueso o metal, con un extremo en punta y el otro redon­  deado.  Los  niños  podían  borrar  fácilmente  su  escritura  alisando  las  marcas  en  la  cera  con  el  extremo  redondo  del  estilete.  Las  tablillas  eran  sujetas  con  bisagras  y  se  podían  cerrar  para  conservar la escritura de no ser borrada accidentalmente.  Como  cualquier  otra  actividad  de  casa,  la  escuela  comenzaba  muy  temprano  en  la  mañana  y  terminada a media tarde.  El tutor de nivel secundario era llamado Gramaticus. Aunque los tutores eran generalmente es­  clavos, un tutor bien reconocido, recibía un buen pago por sus servicios.  Algunos tutores creían que los niños aprendían mejor cuando se los “exhortaba” con golpes fir­  mes.  Un  tutor  impaciente  podía  castigar  a  los  estudiantes  por  mala  conducta,  un  error  en  sus  lecciones o simplemente por ser lentos al aprender.  Los varones aprendían historia, geografía, física y astronomía básica. La mayoría de las leccio­  nes se centraban en conocimientos literarios y lingüísticos.  Las  niñas  que  podían  continuar  su  educación,  una  vez  terminado  el  nivel  primario,  estudiaban  materias refinadas tales como idiomas y bellas artes.  A  la  edad  de  16  años,  los  niños  que  prometían  éxito  académico  avanzaban  al  tercer  nivel  de  educación, el cual se centraba en debates (Oratoria), filosofía y literatura. Estos currículos esta­  ban designados a prepararlos para carreras en leyes, administración o cargos de gobierno.


Instale su Escuela de acuerdo al diagrama: 

Lo que usted hará:  Cada  día  dará  la  bienvenida  a  un  grupo  diferente  de  niños  y  adultos  que  vienen  a  la  Escuela  para  aprender.  Usted  les  ayudará  a  hacer  algunos  proyectos  como  escritura,  aritmética,  astro­  nomía y también hablará con ellos sobre lo que era ser un maestro en la antigua Roma.  Cuando las Familias entran al Mercado, usted estará en la puerta de su Escuela dando la bien­  venido  a  los  niños  que vienen  a  aprender.  Se  sorprenderá  si  los  adultos  vienen,  entonces  les  dirá que usted ama el conocimiento y nadie es tan viejo para educarse. Cuando su Escuela está  llena, comience a enseñar cómo hacer y usar un ábaco simple.  También debe tener tablillas rellenas de arcilla o cera para que los estudiantes puedan practicar  sus letras latinas. Use el Fondo histórico para modelar su carácter y enseñar la importancia de  la educación en Roma. 

Características del Gramaticus (Profesor)  Está curioso  por  saber  de  esos  cristianos extraños, a pesar de que existen  opiniones y puntos  de vista diferentes. Use las preguntas y frases que describimos aquí para ayudar a las familias a  procesar lo que ellos irán descubriendo sobre Dios.


Asuma un nombre romano, esto ayuda a desempeñar mejor su papel. Entonces piense en usar  un nombre romano tal como: Gaius, Marius, Fabius, Claudius.  DIA 1:  El amor de Dios es un regalo.  (Romanos 6:23)  He  escuchado  que  esos  cristianos siguen  las  enseñanzas  de  un maestro religioso  lla­  mado Jesús ¿han oído de Él? Yo enseño las letras, los números e incluso cómo argu­  mentar… a esto llamamos retórica y ¿qué es lo que enseña Jesús?  DIA 2:  El amor de Dios nos cambia. (Romanos 12:2)  Ustedes cristianos son un grupo extraño – pues siguen a ¡un solo Dios! ¿Tienen miedo  de  molestar  a  los  otros  dioses?  ¿Cuán  diferente  es  su  único  Dios  de  todos  nuestros  dioses romanos?  DIA 3:  El amor de Dios está siempre con nosotros. (Romanos 8:38)  He escuchado a algunos cristianos hablar sobre cuánto su Dios los ama. Los dioses se  molestan, son celosos y cuando están enojados, no me puedo imaginar que ellos pue­  dan  amar  a  los  seres  humanos  como  nosotros.  Estoy muy  curioso  de  esto.  ¿Me pue­  den ayudar a entender más sobre ese único Dios?  DIA 4:  El amor de Dios nos salva. (Romanos 5:8)  La educación puede salvarnos de una vida de pobreza, así como muchos de ustedes;  por eso deben pasar  mucho tiempo aprendiendo lo que enseño.  He oído que algunos  cristianos cantan que el amor de Dios los salva. ¿Cómo puede el amor salvarlos? ¿Qué  significa esto?  DIA 5:  El amor de Dios vale la pena compartir. (Romanos 1:16)  Todos ustedes son buenos estudiantes…  y me han enseñado mucho sobre los segui­  dores de Dios; pero no sé qué pensar sobre seguir a un solo Dios. Me asusta un poqui­  to ¿Qué puedo hacer? 

ACTIVIDADES  (En un día puede hacer hasta 2 actividades. No intente hacer las 4 en un solo día) 

1.  Escritura en tableros de arcilla.  Materiales:  •  Cuadriláteros de cartón prensado de 20 x 20 cm.  •  Arcilla de modelar.  •  Brochetas de madera.

10 


Procedimiento:  1.  Cubra los cuadriláteros de cartón prensado con una capa delgada de arcilla de modelar  (esta arcilla no seca rápido). Permita que los niños practiquen sus inscripciones sobre estas  tablillas usando las brochetas como estiletes.  2.  Enseñe unas cuantas frases simples en latín y desafíe a los niños a leerlas y usarlas. Por  ejemplo:  Salve  =  Hola  Vale    =  Adiós.  Gratius Maximus  =  Muchísimas gracias.  Te deinceps vedebo  =  Hasta luego. 

2.  Aritmética  Un curso de repaso sobre los números romanos:  I

=

1

V

=

5

X

=

10

L

=

50

C

=

100

D

=

500

M

=

1,000 

Muestre  que  estos  son  los  números  patrones  y  cómo  se  forman  los  entre  números.  Por  ejemplo el # 2 será “dos unos” = II.  El número 3 = III.  El 4, 6, 7, 8 usará el número 5 = V como patrón.  Si coloca el I a la izquierda será 4 = IV.  Si  coloca el I a la derecha será 6 = VI. Si le pone “dos unos” a la derecha será 7 = VII.  Si le  pone “tres unos” a la derecha será 8 = VIII.  Siempre un número patrón con uno a la izquierda, le resta cantidad y cuando va a la dere­  cha le suma cantidad.  Por ejemplo:  IX = 9.  XII = 12.  XV = 15.  XX = 20  CD = 400  (porque a la D = 500 le resta C = 100)  Tenga en cuenta que los romanos no tenían una letra para representar cero.  Permita que  los  niños  escriban  en  números  romanos  su  edad,  su  número  telefónico,  su  grado  escolar  etc. 11 


3.  Astronomía  Los conocimientos astronómicos durante el Imperio Romano son los que ya se conocían en  época helena, es decir, algunas teorías geocéntricas (Aristóteles) y la existencia de los pla­  netas visibles a simple vista Venus, Marte, Júpiter y Saturno, con especial mención a nues­  tro satélite natural, la Luna conocida desde siempre y considerada como un Dios.  Permita que los niños hagan un “mapa” de constelaciones de estrellas. Distribuya piezas de  cartulina  negra  y  stickers  de estrellas  o  tizas  blancas,  para que  dibujen las  estrellas  y  las  constelaciones  en  la  cartulina  negra  que  representa  el  cielo  oscurecido.  Usted  quedará  sorprendido con las extrañas constelaciones que los niños crearán.  Las constelaciones son formas imaginarias que distinguimos en el cielo nocturno, uniendo  mentalmente, los puntos formados por los grupos de estrellas visualmente cercanas entre  sí. A lo largo de una vida, la posición de las estrellas no varía apreciablemente; esto es una  ventaja  para  nosotros,  ya  que  siempre que  miremos  una  constelación, la  veremos  igual  y  acabaremos familiarizándonos con sus formas.  (Mostrar constelaciones para que los niños  tengan una idea de cómo van a hacer sus trabajos). 

4.  Construyendo y usando un ÁBACO – este elemento servía para facilitar cálcu­  los  sencillos  (sumas,  restas  y  multiplicaciones).  Normalmente,  consistía  en  cierto  número  de  cuentas  ensartadas  en  varillas,  cada  una  de  las  cuales  indicaba  una  cifra  del  número  que se representaba. Este elemento servía mucho a los niños para aprender las operacio­  nes básicas por lo que era muy usado en niveles básicos.  Materiales:  •  •  •  • 

Una pieza de cartón o corospun grueso (Material EVA).  Cuerda de pescar.  20 cuentas o bolillas  Perforador. 

Procedimiento:  1.  Divida la pieza de cartón o corospun en dos secciones.  Una sección superior y otra inferior. Haga perforaciones en  las dos secciones para poder pasar la cuerda de pescar y  amarrar en la parte de atrás.  2.  Corte la cuerda de pescar en 8 piezas de 30 cm. c/u.  3.  Ensarte las cuentas/bolillas en las cuerdas. 4 cuerdas con una bolilla para la parte supe­  rior y 4 cuerdas con 4 bolillas para la sección inferior.  4.  Pase las cuerdas por los agujeros y amarre en la parte de atrás.  (Vea la figura)

12 


Usando el ABACUS 

I. 

Comencemos con la sección inferior.  Cada línea repre­  senta  un  número.  Comenzando  de  derecha  a  izquierda,  la  primera  línea  es  la  columna  de  los  “unos”  o  sea  cada  bolilla  es  igual  a  1.  La  siguiente  línea  es  de  los  “diez”  o  sea cada bolilla vale 10. La tercera línea es de los “cien”  y la cuarta de los “mil”.  (Ver figura) 

1000  100 

10 

II.  Si usted desliza las 4 bolillas hacia arriba tendrá el núme­  ro 4. Si desliza dos bolillas de la línea de los “diez” obtendrá  el  #  20.  Si  desliza  tres  bolillas  de  la  línea  de  los  “Cien”  ob­  tendrá  300  y  si  desliza  una  bolilla  de  la  línea  de  los  “mil”  tendrá 1,000.  (Ver figura)  Entonces intente formar el número 1,324. Tendrá que subir 1  bolilla  de  la  línea de los “mil”; tres  bolillas de la línea  de  los  “cien”; dos  bolillas de la  línea de los “diez” y  las cuatro  boli­  llas de la línea de los “Unos”.  1,     3      2      4  5000  500 

50  5

III.  La  sección  superior.  Comenzando  de  derecha  a  iz­  quierda, la primera línea es de los “5”. La Segunda de  los  “50”;  la  tercera  de  los  “500”  y  la  cuarta  de  los  “5,000”. (Ver figura) 

13 


VI:  Ahora intente  formar  el  número 6,278.   Tendrá  que subir  la bolilla  de  cinco mil, más  una de mil,  dos  bolillas  de  100; la  bolilla de 50 más 2 bolillas de 10; la bolilla de 5 más 3 bolillas  de 1 = 6,278  (Ver figura). 

6,    2     7     8 Dicte determinadas cantidades y permita que los niños jueguen moviendo las bolillas hasta  lograr formar las cantidades mencionadas.  Otra  alternativa:  Puede  tener  ya  hechos  2  ó  3  ábacos  y  dejar  que  los  alumnos  trabajen  con ellos formando cantidades. 

14 


LA CARPINTERÍA 

Fondo Histórico  La  carpintería  era  muy  importante  en  el  Imperio  Romano.  Los  carpinteros  y  los  constructores  tenían mucho trabajo para hacer. Desde la construcción de edificios y viviendas (que albergaba  a  la  mayoría  de  la  gente  común)  eran  hechos  de  madera,  los  que  frecuentemente  se  quema­  ban, necesitando así de más edificios.  Los carpinteros también viajaban con el ejército romano, pues construían paredes para proteger  al ejército durante los asedios.  Muchos  carpinteros  hacían  sus  propias  herramientas,  pero  ellos  con  frecuencia  compraban  herramientas  de  medición  (pues  se  necesitaban  que  sean  precisas)  de  los  fabricantes  de  herramientas romanos.  Las herramientas de carpintería incluían hachas, serruchos, martillos, taladros, mazos, cinceles  y moldes. Algunas herramientas eran muy parecidas a las que se usan hoy – de hecho, muchas  herramientas  de  mano  fueron  inventadas  o  mejoradas  durante  el  período  de  Roma,  y  por  su­  puesto, no existían herramientas eléctricas como serruchos y taladros. 

Instale su Carpintería de acuerdo al diagrama:

15 


Lo que usted hará:  Cada día dará la bienvenida a un grupo diferente de niños y adultos al taller de Carpintería que  llegarán  para  aprender.  Mientras  las  personas  trabajan  haciendo  un  trompo  de  madera  usted  hablará con ellos sobre cómo era ser un carpintero en la antigua Roma.  Cuando  las  Familias  entran  al  Mercado,  esté  afuera  de  su  taller  y  dé  la  bienvenida  a  quienes  vienen a aprender su oficio. Cuando su taller está lleno, colecte los denarios del valor del trom­  po. Luego comience a enseñar cómo era ser un carpintero en Roma. Use el fondo histórico para  modelar su personaje. Enseñe la importancia de su negocio y la demanda por carpinteros dies­  tros en el Imperio Romano. 

Características del Carpintero:  Este  personaje  no  sigue  a  ningún  Dios.  Cada miembro  del  personal  de Roma  tendrá  una  opi­  nión y un punto de vista diferente de los cristianos. Use sus preguntes y comentarios  para des­  empeñar  el  papel  de  alguien  que  no  sigue  a  ningún  dios.  Es  importante  que  usted  use  estas  preguntas y frases para ayudar a las familias a procesar lo que están descubriendo de Dios.  Asuma  una  identidad  romana,  esto  ayuda  a  desempeñar  mejor  su  papel.  Entonces  piense  en  usar un nombre romano tal como: Gaius, Crispus, Valerius, Pellius. 

DIA 1:  El amor de Dios es un regalo.  (Romanos 6:23)  Roma es una ciudad muy grande y está llena de mucha gente que viene de diferentes  lugares del Imperio ¿De dónde ustedes vienen? Algunas  personas me piden que talle  ídolos para ellos y les hago, pero cobro un precio. Pero esos ídolos sólo están tallados  en madera. Yo no creo en ningún dios ¿En qué dioses ustedes creen?  DIA 2:  El amor de Dios nos cambia. (Romanos 12:2)  He  visto  a  muchos  cristianos  que  están  rondando  la  ciudad  ¿Ustedes  son  unos  de  ellos? En cuanto a mí, yo no sigo a ningún dios – todo eso es sólo tonterías. He visto  todos los sacrificios de animales y cosas que los romanos hacen para sus dioses ¿Los  cristianos son diferentes?  DIA 3:  El amor de Dios está siempre con nosotros. (Romanos 8:38)  Hay muchos dioses… veo que mis amigos siguen a uno, luego cambian y ofrecen sa­  crificios a otros. Esto parece un juego. ¿Ustedes cristianos, hacen algo parecido, o son  diferentes? Díganme ¿Por qué ustedes adoran a su Dios tan fielmente?  DIA 4:  El amor de Dios nos salva. (Romanos 5:8)  Mi vecino murió anoche. Su familia está momificando su cuerpo y preparándolo para la  vida futura.  Eso es lo que  ellos creen. Y como yo  no creo  en ningún  dios,  pienso que  cuando morimos, allí se acaba todo. ¿Qué los cristianos creen que sucede cuando mo­  rimos?

16 


DIA 5:  El amor de Dios vale la pena compartir. (Romanos 1:16)  Los aprendices como ustedes han sido muy amables esta semana. Pero todos ustedes  cristianos han puesto a los guardas nerviosos. Ellos están buscando alguna razón para  arrestarlos o hacerles pasar un mal tiempo. Si yo fuera uno de ustedes, no diría a na­  die que soy un seguidor de Jesús. Además, sin ningún dios, ¡no eres encarcelado! 

Actividades  Presente varias actividades para que los miembros de las Familias trabajen en el Mercado, así  las familias eligen lo que más les interesa o hacen lo que les es más fácil. Presentamos algunas  opciones para su taller. 

1.  Clavando maderas  Consiga  pedazos  de  madera  y  clave  clavos  grandes  hasta  la  mitad.  Deje  que  los  niños  usen mazos de goma para terminar de introducir los clavos en la madera (Esto puede so­  nar muy simple, pero los niños aman martillar). 

2.  Medidas de longitud  Los romanos medían las cosas comparándolas a la longitud del brazo, las manos y los pies  Por ejemplo, un codo (medida) era la longitud desde la yema de los dedos al codo.  Permita que los niños corten una cuerda con las siguientes longitudes:  Un Codo  =  la longitud desde el codo del brazo hasta las yemas de los dedos.  Una Yarda  =  la longitud desde el hombro hasta las yemas de los dedos.  Una Brasa  =  la distancia entre los 2 brazos extendidos de yema de los dedos a yema de  los dedos.  Pida que los niños midan diferentes artículos de su taller con estas medidas y digan cuán  largas son.  Los miembros de las familias también querrán hacer sus propias reglas de medidas y luego  las pueden pintar. Ayude a los niños a medir sus pies y cortar pedazos  de madera del ta­  maño de un pie. Pida que midan diferentes ítems de su taller con esta medida. 

3.  Confeccionando un trompo de madera  Materiales:  •  Una pieza de madera circular con un agujero en el centro  (1 por participante)  •  Una clavija o espiche de madera (1 por participante)  •  Lija  •  Martillo de madera  •  Pintura de varios colores  •  Brochas  •  Papel toalla.

17 


Procedimiento: 

I. 

Lije la pieza circular por ambos lados. Es importante li­  jar bien  las  piezas  para  que la  pintura se adhiera  me­  jor. 

II. 

Introduzca la clavija por el agujero del círculo de made­  ra y martíllelo hasta que la punta traspase el agujero. 

III. 

Lije  bien  la  punta  hasta  redondearla.  Esto  ayudará  al  trompo a girar más tiempo. 

IV. 

Decore  el  trompo  como  mejor  le  parezca y píntelo de varios colores.

18 


LA TIENDA DEL ARQUITECTO 

Fondo Histórico  Cuando piensas en los antiguos edificios romanos, probablemente piensas en grandes templos  y anfiteatros con arcos y cúpulas. Aunque la arquitectura romana copió las ideas de los griegos,  los romanos inventaron el concreto que abrió muchas posibilidades para construir nuevos esti­  los únicos de la cultura romana y que aún están en uso hoy.  Los arquitectos romanos  utilizaron muchos  arcos, no  solo  para  edificaciones  que conmemora­  ban  victorias  en  batallas  y  muchas  otras  estructuras  públicas,  sino  también  en  los  famosos  acueductos romanos que abastecían agua a las ciudades.  Los  romanos construían y mantenían una red  extensa  de  caminos, que  permitían  un recorrido  relativamente fácil y permitía la extensión de nuevas ideas en arquitectura a través del Imperio  Romano.  Los ciudadanos romanos adinerados contrataban arquitectos para diseñar sus lujosos hogares  privados con elegantes pasillos de entrada, patios internos hermosos, bibliotecas y áreas para  dormir y comer.  Los  arquitectos  en  Roma  también  diseñaron  baños  labrados  y  adornados,  que  disponían  de  agua corriente fría y caliente. 

Instale su tienda de acuerdo al diagrama:

19 


Lo que usted hará:  Cada día dará la bienvenida a diferentes grupos de niños y adultos a su tienda de Arquitectura.  Usted  les  dará  a  sus  aprendices  la  tarea  de  ayudarle  a  crear  un  acueducto  –  una  estructura  designada a llevar agua del punto A al B.  Cuando las Familias entran al Mercado, esté en la entrada de su tienda y dé la bienvenida a los  aprendices que vienen aprender su oficio. Cuando su oficina está llena, comience a enseñar lo  que era ser un arquitecto en Roma. Use el Fondo Histórico para modelar su personaje y ense­  ñar la importancia de su negocio y la demanda de arquitectos calificados en el Imperio Romano. 

Características del Arquitecto  Piensa que Dios es uno de los otros “dioses”. Cada miembro del personal de Roma tendrá una  opinión  y  un  punto  de  vista  diferente  de  los  cristianos.  Use  sus  preguntas  y  comentarios  para  desempeñar el papel de alguien quién piensa que Jesús fue un buen hombre y que los cristia­  nos  sirven a un dios así como todos lo hacen. Es importante que usted use estas preguntas y  frases para ayudar a las familias a procesar lo que están descubriendo de Dios.  Asuma una identidad romana, esto ayuda a desempeñar mejor su papel. Su nombre es Severus  y participará en el drama del día 3 “Oferta de Trabajo”.  DIA 1:  El amor de Dios es un regalo.  (Romanos 6:23)  He  notado  que  ustedes  admiran  nuestro  hermoso  Mercado.  Roma  tiene  lo  mejor  del  mundo. Ustedes son privilegiados al estar en Roma, no hay una ciudad tan bien hecha  como esta. ¿De dónde vienen?  ¿Qué  han traído  a  Roma? Dígame lo que han visto  y  oído.  DIA 2:  El amor de Dios nos cambia. (Romanos 12:2)  He visto que ustedes son algunos de esos cristianos que están en todo lugar. El carpin­  tero que ustedes siguen … Jesús, fue un buen hombre, estoy seguro, pero que sea el  hijo de un dios, no lo creo. El Dios de los cristianos es el mismo que esos otros dioses  romanos ¿no es así? ¿Qué les hace pensar que su Dios es diferente?  DIA 3:  El amor de Dios está siempre con nosotros. (Romanos 8:38)  Es un gran honor trabajar para el Emperador, pero también da un poco de miedo, pues  si no hago un buen trabajo, él puede mandarme matar. Necesito orar a los dioses por  fortaleza  y  sabiduría,  espero  que  me  escuchen…  ¡y  con  buen  humor!  ¿Qué  ustedes  creen que voy a construir para el Emperador?  DIA 4:  El amor de Dios nos salva. (Romanos 5:8)  He  oído  rumores  que  el  Emperador  está  muy  furioso  porque  ustedes  cristianos  no  lo  adoran como un dios. Yo no sé por qué ustedes no lo hacen – ¿acaso su Dios no es el  mismo  como  todos  los  dioses?  Ustedes  deben  tener  cuidado,  porque  el  Emperador  puede comenzar a hacerles la vida muy difícil y nadie podrá salvarles sus cuellos. 20 


DIA 5:  El amor de Dios vale la pena compartir. (Romanos 1:16)  ¿Les perjudicaría mucho ir adelante y decir que su Dios es uno como los nuestros? Así  la vida les sería más fácil ¿No lo creen así? 

Actividades  Presente varias actividades para que los miembros de las Familias trabajen en el Mercado, así  las familias eligen lo que más les interesa o hacen lo que les es más fácil. Presentamos algunas  opciones para su taller. 

1.  Construyendo con bloques de madera 

Consiga  bloques  de  madera  y  anime  a  los  más  pequeños  a  construir su propia obra maestra romana. 

2.  Preparando “ ladrillos”  

Rellene  bolsas  de  papel  de  mercado  con  periódicos  arruga­  dos,  luego  deslice  otra  bolsa  sobre  la  primera  formando  así  un rectángulo cerrado, “un ladrillo”. Preparen una buena can­  tidad  de  “ladrillos”  y  prueben  sus  habilidades  de  construc­  ción. 

3.  Construyendo un acueducto  •  10 tubos de cartón de 50 cm., de largo por 20 de an­  cho.  •  5 pelotas de tenis.  •  Un balde para retener las pelotas de tenis.

21 


Procedimiento:  I.  Comente  que  Roma  está  lleno  de  gente  y  hay  lugares  que  necesitan  agua.  El  trabajo  será conseguir agua de los ríos y manantiales de alrededor de la ciudad para los hogares  y los baños de las casas.  II.  Corte los tubos por la mitad a lo largo, luego únalos unos con otros para formar el canal.  Las Familias deben sostener el canal en una línea de punta a punta. Coloque un balde a  una distancia corta de ellos. Explique que este acueducto debe llevar “agua” hacia el bal­  de, pero como usted no quiere que nadie se moje, usted usará pelotas de tenis para re­  presentar el agua.  III.  Ponga las pelotas en el canal y deje que las Familias muevan el canal, así las pelotas se  deslicen hacia el balde.

22 


LA TIENDA DE LAS CORONAS 

Fondo Histórico  Los romanos usaban las guirnaldas y coronas de flores para toda clase de ocasiones. Usaban  decoraciones  florales  en  los  matrimonios,  los  colgaban  en  las  puertas  para  celebrar  un  naci­  miento, las colgaban en los festivales y las usaban para honrar a los héroes. Incluso enterraban  a sus muertos con estas coronas.  Las  diferentes  plantas  y  flores  tenían  un  significado,  por  ejemplo:  el  olivo  para  las  bodas,  los  mirtos para el amor, y los laureles para las victorias.  Las  “coronas”  romanas  con  frecuencia  consistían  solamente  de  vides  y  hojas  tales  como:  la  hiedra, el mirto, la madreselva y el perejil.  Las flores comunes para las guirnaldas incluían: lirios, iris, narcisos, violetas y margaritas, pero  las rosas eran consideradas como las reinas de las flores.  Los fabricantes de coronas frecuentemente sujetaban las flores y las hojas con cintas o corteza  de lima.  En cada ocasión religiosa romana, se pedían muchas guirnaldas y coronas de flores para hon­  rar a los muchos dioses, pues Roma se mantenía añadiendo dioses y más dioses de la mayoría  de  los  pueblos  que  caían  bajo  su  dominio,  entonces  los  fabricantes  de  guirnaldas  y  coronas  estaban muy ocupados haciendo sus creaciones, las mismas que las colgaban sobre soportes  en sus tiendas para que los clientes elijan. 

Instale su tienda de acuerdo al diagrama:

23 


Lo que usted hará:  Cada día dará la bienvenida a un grupo diferente de niños y adultos que llegarán para aprender  al taller de hacer  coronas. Mientras  las personas trabajan  haciendo coronas  de  laureles usted  hablará con ellos sobre cómo era ser un fabricante de coronas en la antigua Roma.  Cuando las Familias entran al Mercado, esté afuera de su tienda y dé la bienvenida a quienes  vienen  a  aprender  su  oficio.  Cuando  su  tienda  está  llena,  comience  enseñando  lo  que  hacían  los fabricantes de coronas en Roma. Utilice el fondo histórico para modelar su personaje y en­  señar la importancia de su negocio y la demanda de coronas en el Imperio Romano. 

Características del Fabricante de Coronas  Sus características no son la de una cristiana. Cada miembro del personal de Roma tendrá una  opinión y un punto de vista diferente de los cristianos. Use sus preguntas y comentarios  para  desempeñar  el  papel  de  alguien  que  no le  gustan los  cristianos. Es  importante  que  usted  use  estas  preguntas  y  frases  para  ayudar  a  las  familias  a  procesar  lo  que  están  descubriendo  de  Dios.  Asuma  una  identidad  romana,  esto  ayuda  a  desempeñar  mejor  su  papel.  Entonces  piense  en  usar un nombre romano tal como: Sulla, Augustina o Julia.  DIA 1:  El amor de Dios es un regalo.  (Romanos 6:23)  Estas guirnaldas y coronas de flores tienen un precio especial para aquellos que quie­  ren ofrecerlos como ofrendas a los dioses. ¿Qué ustedes planifican hacer con sus co­  ronas?  Los  dioses  necesitan  muchas  ofrendas  para  que  estén  felices  ¿A  qué  dioses  ustedes adoran?  DIA 2:  El amor de Dios nos cambia. (Romanos 12:2)  Escuché a un grupo de cristianos cantando muy temprano hoy. Ustedes no son uno de  ellos  ¿verdad?  Los  buenos  romanos  adoran  a  muchos  dioses  y  compran  mis  guirnal­  das  para  ofrecer  a  sus  dioses.  Ustedes  cristianos  ¡no  son  buenos  para  los  negocios!  ¿Por qué ustedes son tan diferentes de los demás?  DIA 3:  El amor de Dios está siempre con nosotros. (Romanos 8:38)  Estas hojas y flores no duran para siempre, pero nada dura para siempre ¿verdad? Por  supuesto ustedes son uno de esos cristianos quienes piensan que Dios los amará por  siempre. ¡Yo no creo en eso! Ningún dios puede amar tanto a un ser humano insignifi­  cante.  DIA 4:  El amor de Dios nos salva. (Romanos 5:8)  Apuesto  que  ustedes  son  amigos  de  ese  hombre  llamado  Pablo  ¿verdad?  ¿Qué  está  haciendo  Pablo  en  estos  días?  Ah  ya  sé, él  está bajo arresto  domiciliario.  Y si no  me  equivoco, es allí adonde todos los cristianos se juntan. Ustedes no adoran ni obedecen

24 


a los dioses, entonces ellos se enojan con nosotros. Todo lo malo que acontece es ¡por  culpa de ustedes!  DIA 5:  El amor de Dios vale la pena compartir. (Romanos 1:16)  Escuché  que  el  Emperador  estuvo  fascinado  con  una  de  las  coronas  que  ustedes  hicieron  esta semana.  El Emperador  es prácticamente  un dios, y  todos sabemos  que  ustedes solamente adoran a un Dios.  ¿Qué  harían  si  digo  al  Emperador que  ustedes  no lo adoran? 

Actividades  Presente varias actividades para que los miembros de las Familias trabajen en el Mercado, así  las familias eligen lo que más les interesa o hacen lo que les es más fácil. Presentamos algunas  opciones para su taller. 

1.  Haciendo flores  Tenga  alambre  de  felpilla  de  diferentes  colores  y  dejar  que  los  niños  más  pequeños  hagan  sus  propias  flores.  Siendo que el alambre de felpilla no es muy “antiguo” us­  ted  puede  actuar  como  desconcertado  por  el  “adelanto  creciente” en la creación de flores. 

2.  Haciendo guirnaldas  Entregue 1 ½  metros de soga, una variedad de hojas y flores artificiales y cinta adhesiva.  Deje  que  los  niños y los  adultos  peguen flores y  hojas  en  la  soga,  creando una  guirnalda  grande.  Si  desean,  pueden  colgarlas  en  los  salones  de  la  iglesia  como  recuerdo  de  su  aventura en Roma.

25 


3.  Haciendo una corona  Materiales:  •  Hojas y flores artificiales.  •  Cinta de 5 cm de ancho.  •  Tijeras. 

Procedimiento: 

I. 

II.  Una  los  extremos  con  cinta  adhesi­ 

Coloque  la  cinta  alrededor  de  la  cabeza  del niño para saber el tamaño de corona  que  necesitará  hacer.  Agregue  dos  centímetros  más  a  la  medida;  entonces  corte la cinta sobrante. 

va  o  pegamento  formando un círcu­  lo. 

III.  Pegue  las  hojas  en  la  cinta  a  una  dis­ 

IV.  Pegue las flores entre hoja y hoja.

tancia  de  medio  centímetro  entre  una  y  otra. 

26 


TRABAJOS EN CUERO 

Fondo Histórico  Los soldados del Imperio Romano descubrieron que se podía usar ropa de cuero cuando con­  quistaron  los  pueblos  del norte  de Europa, ellos llevaron la idea  cuando  regresaron a Roma  –  donde  los  pantalones  de  cuero  fueron  prohibidos  inicialmente,  pero  el  uso  del  cuero  para  los  zapatos, túnicas y armaduras pronto llegaron a ser aceptados y comunes.  El método de fabricar el cuero de la piel de animales en los tiempos de la antigua Roma es simi­  lar a lo que se usa hoy. Las pieles eran lavadas para remover la sangre y remojadas para sacar  el pelo. El pelo y la grasa eran raspados y los cueros luego eran puestos a un proceso de curti­  miento.  Los fabricantes de cuero eran generalmente confinados a las zonas más remotas de la  ciudad, porque el proceso de trabajar con pieles de animales era maloliente.  Muchos  artículos  personales  como  cinturones,  monederos  y  bolsas  para  llevar  utensilios  de  caza eran hechos de cuero.  Los cocheros llevaban revestimientos de cuero para protegerse en  las  caídas.    Los  soldados  en  el  ejército  usaban  el  cuero  para  sus  armaduras,  como  escudos,  corazas, capa protectora, azotes y equipos para los caballos, así como también usaban las pie­  les de cabra para  sus tiendas de campaña.  Las sandalias de cuero – eran lo suficientemente  fuertes y ligeras para soportar las largas marchas, además que jugaban una parte importante en  el  éxito  de  las  campañas  militares.  Los  fabricantes  de  cuero  viajaban  con  el  ejército  y  se  los  consideraba exentos de otras tareas del ejército.  El apóstol Pablo trabajaba con cueros, hacía tiendas de campaña, junto con sus amigos Aquila  y Priscila, una pareja de esposos mencionados varias veces en las cartas de Pablo. 

Instale su tienda de acuerdo al diagrama:

27 


Lo que usted hará:  Cada día dará la bienvenida a un grupo diferente de niños y adultos que llegarán para aprender  a  la tienda  de  trabajos  en cuero.  Mientras las  personas  trabajan cinturones  usted  hablará con  ellos sobre cómo era ser un fabricante de cueros en la antigua Roma.  Cuando las Familias entran al Mercado, esté afuera de su tienda y dé la bienvenida a quienes  vienen  a  aprender  su  oficio.  Cuando  su  tienda  está  llena,  comience  enseñando  lo  que  hacían  los fabricantes de cueros en Roma. Utilice el fondo histórico para modelar su personaje y ense­  ñar la importancia de su negocio y la demanda de artículos de cuero en el Imperio Romano. 

Características del fabricante de cueros  Sus características es la de un judío.  Cada miembro del personal de Roma tendrá una opinión  y un punto de vista diferente de los cristianos. Use sus preguntas y comentarios para desempe­  ñar  el papel de un  judío. Es importante que usted use estas preguntas y frases para ayudar a  las familias a procesar lo que están descubriendo de Dios.  Asuma  una  identidad  romana,  esto  ayuda  a  desempeñar  mejor  su  papel.  Entonces  piense  en  usar un nombre romano tal como: Gaius, Meridius, Pontius, Artorius.  DIA 1:  El amor de Dios es un regalo.  (Romanos 6:23)  Veo  que  ustedes  están  vestidos  de  forma  diferente  que  muchos  romanos.  ¿Ustedes  son  visitas?  Muchos  miembros  de  mi  familia  viven  lejos  de  aquí;  yo  soy  judío  y  hace  mucho  tiempo  que  casi todos  los  judíos  tuvieron  que salir  de esta área.  Ahora los  ro­  manos no nos incomodan mucho, pero no hay muchos seguidores de Dios aquí ¿Hay  muchos seguidores de Dios donde ustedes viven?  DIA 2:  El amor de Dios nos cambia. (Romanos 12:2)  ¿Ustedes son amigos de Pablo? Él era un buen judío, temeroso de Dios como yo. Pero  él  sigue  a Jesús  ahora.  Jesús  fue un  buen  hombre,  pero  no  es  el  hijo de  Dios.  Pablo  cambió cuando comenzó a seguir el camino de Jesús ¿El seguir a Jesús te cambia?  DIA 3:  El amor de Dios está siempre con nosotros. (Romanos 8:38)  ¿Ustedes han venido con su familia? Yo extraño mucho a mi familia porque ellas viven  en ciudades muy  lejos. Me  gustaría que  vivieran más  cerca, pero  hace mucho tiempo  que los judíos salieron de Roma. Muchos nunca más regresaron, pero los amo, a pesar  de que no estamos juntos.  DIA 4:  El amor de Dios nos salva. (Romanos 5:8)  Con una pesada  coraza de cuero, un soldado  estará seguro de las flechas enemigas.  Creo que lo mismo ocurre con el amor de Dios. Es confortante saber que Dios nos sal­  vará  –  mucho  más  que  esta  coraza  ¿De  qué  ustedes  tienen  miedo?  ¿Ustedes  creen  que Dios puede salvarlos de esa circunstancia?

28 


DIA 5:  El amor de Dios vale la pena compartir. (Romanos 1:16)  El  otro  día,  unos  cuantos  niños  pobres  estaban  mendigando  afuera.  Yo  supuse  que  podía  darles  algo,  pero  ¿por  qué  debería  hacer  eso?  Algunos  cristianos  estuvieron  aquí  hablando  sobre  compartir  el  amor  de  Dios  ¿Eso  significa  hablar  a  la  gente  de  Dios? 

Actividades  Presente varias actividades para que los miembros de las Familias trabajen en el Mercado, así  las familias eligen lo que más les interesa o hacen lo que les es más fácil. Presentamos algunas  opciones para su taller.  1.  Reúna piezas grandes de espuma de artesanía (corospum) y use un perforador para hacer  agujeros a 3 centímetros del borde. Consiga un cordón de cuero y deje que los niños practi­  quen un hilvanado a través de los agujeros y el borde. Hable sobre como se necesitaban de  trabajadores para que cosieran las piezas de cuero unas con otras.

29 


2.  Provea varias clases de cueros tratados y deje que los niños palpen las diferentes texturas. 

3.  Tenga  3  piezas  de  cordón  de  cuero  de  70  cm.,  y  muestre  cómo  trenzarlas  para  hacer  un  cinturón ó bincha para el cabello. (No recomendamos hacer collares ni brazaletes). 

4.  Cinturón de cuero  Materiales:  •  •  •  •  • 

Una banda de cuero de 70 cm de largo x 5 de ancho (para cada asistente).  Una pieza de cordón de seda de 85 cm.  Varias figuras geométricas en cuero de diferentes colores de 4 cm c/u.  Un lápiz para marcar los agujeros.  Un perforador para hacer los agujeros.

30 


Procedimiento: 

I. 

Pida  a  los  asistentes  que  escriban  sus  nombres  en  el  revés de la banda de cuero. Con un lápiz marque las dis­  tancias de los agujeros en toda  la banda.  Cada 7  centí­  metros  haga  2  agujeros  a  una  distancia  de  2  centíme­  tros; luego mida otros 7 centímetros y haga otros 2 agu­  jeros  separados  por  una  distancia de  2  centímetros,  así  continúe marcando en toda la faja. 

II.  Pase el cordón de seda por los agujeros ensartando  una figura geométrica en los dos agujeros juntos. 

III. 

Prosiga  así  cordón  suelto  el cinturón. 

hasta el final y deje un sobrante del  en  ambos  extremos  para  amarrar 

IV. 

Coloque  el  cinturón  alrededor  de  la  cintura  y  amarre con las puntas sobrantes del cordón.

31 


LA TIENDA DE LAS TOGAS 

Fondo Histórico  En el tiempo del comercio romano, las togas eran  muy ca­  ras  y  los  adquirían  solamente  gente  de  la  clase  alta.  Era  ilegal  que  cualquiera  lo  usara,  pero  los  ciudadanos  roma­  nos varones si la usaban.  La ropa básica usada por todos  era la túnica para los hombres y una túnica más larga para  las  mujeres.  Eran  dos  piezas  rectangulares  que  se  cosían  por  ambos  lados  y  en  los  hombros  y  se  la  sujetaba  en  la  cintura con un cinturón.  La toga era un manto externo que  se colocaba sobre la túnica.  Las  togas  generalmente  eran  hechas  de  un  material  de  lana y podía tener un largo de varias veces el tamaño de la  persona;  el  ancho  dependía  de  la  contextura del  hombre  y  las  esquinas  eran  redondeadas.    Hay  veces  se  pedía  la  ayuda de dos esclavos para colocarse la toga de la manera  apropiada. La tela pesada era doblada dos o tres veces a lo  largo  y  luego  un  extremo  era  escondido  por  el  lado  frente  del  hombro  izquierdo.  El  resto  de  tela  envolvía  la  espalda  pasando bajo el brazo derecho; entonces el otro extremo se  colocaba  al  revés sobre  el  hombre  izquierdo  y  se  sostenía  con  el  brazo  izquierdo.  Los  esclavos  doblaban  la  tela  cui­  dadosamente con ingeniosos plisados.  Algunas  veces,  unos  alfileres  escondidos  ayudaban  a  sos­  tener la toga, pero quién lo usaba generalmente lo sostenía  con el brazo izquierdo en posición doblada cerca del cuerpo  para no dejarlo deslizar. Esto hacía necesario que sus acti­  vidades sean restringidas y no podían involucrarse en muchos movimientos rápidos.  Una toga no se usaba en ocasiones privadas ni mientras estaba tomando vacaciones, sino que  generalmente  se  la  usaba  como  un  símbolo  de  privilegio  y  estatus,  siempre  era  usada  para  ocasiones sociales y era considerada como la ropa esencial en cualquier evento público o para  conducir asuntos de negocios.  Las  togas  generalmente  eran  del  color  natural  de  la  lana,  pero  también  eran  decoradas  con  líneas a lo largo de los bordes. El color y el tamaño de las líneas indicaban el rango y estatus  del que vestía. Las togas decoradas con una línea delgada de  color  púrpura usaban los niños  varones; con una línea amarilla usaban los generales victoriosos; con una línea ancha marrón  usaban los dignatarios tales como senadores y cónsules. Solamente al emperador se le permit­  ía usar una toga color púrpura completa.  Un  ciudadano  que  postulaba  para  un  cargo  público  frecuentemente  vestía  una  toga  de  color  blanco, de lo más blanco posible y se le llamada toga cándida, de la cual deriva nuestra palabra  “candidato”. Los romanos llevaban sus ropas para ser blanqueadas lo máximo posible. 32 


La moda de los peinados fue variando a través de la época del Imperio Romano, pero los hom­  bres algunas veces usaban pelucas como disfraces – o simplemente para ocultar su identifica­  ción.  A  las  mujeres  les  gustaba  peinados  elaborados,  con  frecuencia  usaban  pelucas  para  hacerlos más completos y era de gran estima ser una mujer rubia, entonces las pelucas rubias  fabricadas con cabellos de las mujeres de las tribus del norte eran muy populares. 

Instale su tienda de acuerdo al diagrama: 

Lo que usted hará:  Cada día dará la bienvenida a diferentes grupos de niños y adultos a su tienda para probarse o  “alquilar”  una  vestimenta.  Mientras  las  personas  se  prueban  una  variedad  de  estilos romanos,  usted hablará con ellas sobre la vestimenta en la antigua Roma  Use el Fondo Histórico para modelar su personaje y enseñar sobre vestuarios, estilo de peina­  dos y atavíos en el Imperio Romano. Muestre a los niños y adultos como usar una toga.  También  es  una  oportunidad  para  que  un  fotógrafo  tome  fotos  de  las  familias  vistiendo  ropas  romanas. Luego puede imprimir las fotos y entregarlas como un recuerdo especial. 

Características del vendedor de togas  Sus  características  es  la  de  una  cristiana.    Cada  miembro  del  personal  de  Roma  tendrá  una  opinión  y  un  punto  de  vista  diferente  de  los  cristianos.  Use  sus  preguntas  y  comentarios  para 33 


desempeñar  el  papel  de  un  cristiano  que  conoce  a  Pablo.  Es  importante  que  usted  use  estas  preguntas y frases para ayudar a las familias a procesar lo que están descubriendo de Dios.  Asuma  una  identidad  romana,  esto  ayuda  a  desempeñar  mejor  su  papel.  Entonces  piense  en  usar un nombre romano tal como: Sulla, Augustina o Julia. 

DIA 1:  El amor de Dios es un regalo.  (Romanos 6:23)  Mi  amiga  Julia  me  dio  estas  pelucas  encantadoras  como  regalo.  Me  encanta  recibir  regalos,  ¿y  a  ustedes?  ¿Qué  regalo  recuerdan  haber  recibido?  Cada  día  estoy  muy  agradecida por  el  mejor  regalo de todos – el amor de Dios. Sé que  algunas personas  de alrededor de aquí, no creen en Dios, pero yo he sentido su amor extraordinario. ¿Y  ustedes, lo han sentido también? 

DIA 2:  El amor de Dios nos cambia. (Romanos 12:2)  El otro día yo estaba diseñando una túnica para la esposa del senador. Ella esperaba  ver una túnica que la transformara completamente en una belleza. Ella no sabe que la  real  belleza  viene  de  adentro  y  que  ninguna  toga,  peluca  o  túnica  pueden  cambiarla  completamente de lo que es por dentro.  DIA 3:  El amor de Dios está siempre con nosotros. (Romanos 8:38)  Un senador estuvo aquí el otro día para alistarse para un festival al dios Marte. Él quer­  ía  una  toga  nueva  de  lujo  para  la  ocasión.  ¡Qué  triste!  Comprando  ropa  nueva  para  adorar a un pedazo de piedra. Donde ustedes viven ¿a qué dioses la gente adora? 

DIA 4:  El amor de Dios nos salva. (Romanos 5:8)  Las  togas  son  hermosas  cuando  están  limpias  y  nuevas  ¿Verdad?  Aunque  toma  mu­  cho  trabajo  sacar  las  manchas.  Pablo  me  dijo  que  Jesús  murió  para  quitar  el  pecado  que  está  en  mi  corazón.  Cada  vez  que tengo  que  lavar  estas  telas, pienso  en  cuánto  Jesús me ama ¿Qué les recuerda el amor de Jesús?  DIA 5:  El amor de Dios vale la pena compartir. (Romanos 1:16)  Qué bueno que Pablo ha tenido visitas como ustedes mientras él está con arresto do­  miciliario. He oído que él está escribiendo una carta especial para nosotros. ¡Ya quiero  tenerla  para  poder  leerla! Pablo  me  ha  ayudado  a  aprender  mucho sobre el  amor  de  Dios por nosotros. ¿Quién les ayuda a ustedes a aprender sobre Dios?

34 


Actividades 

Presente  varios  materiales  para  que  los  miembros  de  las  Familias  trabajen  en  el  Mercado,  así  las  familias  eligen  lo  que  más  les  interesa  o  hacen  lo  que  les  es  más fácil. Considere la siguiente opción para su taller.  1.  Tenga una variedad de pelucas para que los parti­  cipantes  se  las  coloquen.  Tenga  algunas  un  poco  raras  y  extravagantes,  algunos  de  los  asistentes  apreciarán  colocarse  ellas  para  tener  un  momento  jocoso. 

2.  Vistiendo al estilo del Imperio Romano.  Materiales:  •  Tela blanca o sábana de 3 ½ metros de largo ­ Toga  •  Túnicas y batas de los tiempos bíblicos  •  Peluca (opcional).  Procedimiento: 

I. 

II.  Cuelgue  la  tela  sobre  su  hombro  iz­ 

Junte  la  tela  o  sábana  por  uno  de  los  extremos con la mano derecha. 

quierdo dejando el extremo más corto  hacia  delante  y  el  más largo hacia  la  espalda.

35 


III.  Recoja  la  parte  larga  de  atrás  con  la 

IV.  Coloque esa parte sobre el hombro 

mano derecha hacia el frente. 

izquierdo.

36 


TRABAJOS EN METAL 

Fondo Histórico  Los  metales  usados  por  los  romanos  incluían  oro,  plata,  plomo,  cobre  y  hierro.  Ellos  también  usaban aleaciones, tales  como  una mezcla de  cobre  y  estaño  o  bronce mezclado con  zinc,  lo  cual resultaba un color dorado.  Un obrero metalúrgico podía tener su tienda en la calle, donde  vendía sus mercancías, y un pequeño patio en la parte de atrás donde guardaba sus aleaciones  metálicas.    Los  obreros  metalúrgicos  usaban  el  hierro  para  hacer  utensilios  de  cocina  y  otros  ítems de casa, herramientas y equipos para el ejército. Los metales preciosos y fáciles de traba­  jar tales como el oro eran usados para artículos decorativos. Como ellos no tenían espejos  de  vidrio, estos eran hechos con metales altamente pulidos.  Tanto hombres como mujeres usaban anillos y brazaletes. A las mujeres les gustaba usar una  gran cantidad de joyas – collares, aretes y brazaletes; mientras que los hombres eran incentiva­  dos  a  usar  no  más  de  uno  o  dos  anillos.  Solamente  los  ciudadanos  que  nacían  libres  se  les  permitían usar anillos de oro.  Los anillos de matrimonio en ese tiempo simbolizaban que la esposa era propiedad del esposo;  sin  embargo  algunas  veces  los  anillos  de  matrimonio  tenían  una  clave  minúscula  adjunta  que  simbolizaba su autoridad en el funcionamiento del hogar.  Los niños, tanto varones como muje­  res usaban la bulla – una especie de medalla que lo usaban para protegerse de los malos espí­  ritus. Los niños usaban la bulla hasta que llegaban a ser ciudadanos, las niñas lo usaban hasta  su matrimonio. 

Instale su tienda de acuerdo al diagrama:

37 


Lo que usted hará:  Cada día dará la bienvenida a diferentes grupos de niños y adultos que llegarán a aprender a su  tienda de metales.  Mientras las personas trabajan haciendo sus medallones, usted hablará con  ellas sobre lo que era ser un obrero metalúrgico en la Antigua Roma.  Cuando las Familias entran al Mercado, esté afuera de su tienda y dé la bienvenida a quienes  vienen a aprender  su  oficio. Cuando su tienda  está llena,  comience  enseñando  lo  que era  ser  un obrero metalúrgico. Utilice el fondo histórico para modelar su personaje y enseñar la impor­  tancia de su negocio y la demanda por mercancías de metal en el Imperio Romano. 

Características de la vendedora de artículos de metal  Sus características es la de una cristiana. Cada miembro del personal de Roma tendrá una opi­  nión y un punto de vista diferente de los cristianos. Use sus preguntas y comentarios para des­  empeñar  el papel  de  una  cristiana  que  estaba deseosa  de  compartir  su fe.  Es importante que  usted use  estas  preguntas  y  frases  para  ayudar a las  familias a  procesar lo  que  están  descu­  briendo de Dios.  Asuma una identidad romana, esto ayuda a desempeñar mejor su papel. Su nombre será Junia  y participará en el drama 5  “Demostrando firmeza por Cristo”  DIA 1:  El amor de Dios es un regalo.  (Romanos 6:23)  Los escuché cantando temprano – ustedes deben ser seguidores de Cristo. Susurran­  do  con  voz  muy  baja:  ustedes  tienen  que  mantenerse  muy  silenciosos  por  aquí.  Los  guardias no nos tratan amablemente, por alguna razón. Pienso que ellos creen que sus  dioses están enojados con nosotros y lo dicen a todo el mundo. ¿Quieren aprender el  código secreto que tienen los cristianos? (Dibuje un semicírculo en una hoja de papel)  Si alguien hace este símbolo, ustedes solo agregan otro semicírculo como este. (Dibuje  la otra mitad de un semicírculo para hacer la silueta de un pez) Esto es un ichtus, que  significa que eres un seguidor de Jesús. 

2

DIA 2:  El amor de Dios nos cambia. (Romanos 12:2)  Estoy contenta de tener a muchos cristianos aquí. Algunas de mis amigas no  estuvie­  ron tan contentas cuando dejé de adorar a los dioses romanos. Pero les dije que ahora  soy una nueva criatura – No hago las cosas que acostumbraba a hacer ¿Qué cosas di­  ferentes hacen de la gente de sus ciudades? 

38 


DIA 3:  El amor de Dios está siempre con nosotros. (Romanos 8:38)  Nada  podrá  separarnos  del  amor  de  Dios.  No  importa  lo  que  hacemos,  Dios  siempre  nos amará. Esto significa que Dios aún ama a los romanos quienes no lo adoran. ¿Qué  ustedes piensan de esto?  DIA 4:  El amor de Dios nos salva. (Romanos 5:8)  La gente aquí usa bullas para que les vaya bien – cuando realmente ¡es Dios quién nos  salva! Una pieza de metal colgada del cuello no hace nada ¿verdad? Yo estoy contenta  de  saber  que  Cristo  ha  quitado  mis  pecados  y  me  ha  salvado  ¿Cómo  se  sienten  con  esto?  DIA 5:  El amor de Dios vale la pena compartir. (Romanos 1:16)  Hoy ustedes no podrán ir a la tienda del Escriba porque los guardias cerrarán su tienda  durante el drama. 

Actividades  Presente varias actividades para que los miembros de las Familias trabajen en el Mercado, así  las familias eligen lo que más les interesa o hacen lo que les es más fácil. Presentamos algunas  opciones para su taller.  1.  Envuelva  cuadrados  de  cartón de 15 x 15 cm.,  con  papel  aluminio grueso. Reparta palillos  de dientes y pida a los niños y adultos que tallen diseños. O prepare marcadores metálicos  cortando  rectángulos  de  15  x  5  cm.,  en  cartulina  y  deje  que  los  participantes  lo  forren  con  papel aluminio y hagan diseños.  2.  Tenga imanes  grandes  y  un  depósito rectangular lleno de arena. Deje  que los más  peque­  ños usen los imanes para encontrar ralladuras de hierro en la arena. (Tenga cuidado de que  los niños no lleven a la boca las ralladuras).  3.  Medallón con ichtus  Materiales:  •  •  •  •  •  • 

Disco metálico (1 por participante)  Alambre delgado para manualidades de varios co­  lores (8 cm., para cada participante)  Cortador de alambre.  Pegamento para manualidades.  Ganchillo (opcional).  Cuentecillas de colores.

39 


Procedimiento: 

I. 

Tuerza la pieza de alambre formando un pez (ichtus). 

II. 

Pegue el pez en el círculo metálico. 

III.  Deje  que  los  niños  decoren  sus  medallones  pegando  las  cuentecillas  de  colores  alrededor  del  disco;  también  pue­  den decorar la parte de atrás.  En la parte de atrás pegue  el ganchillo. 

IV. 

También  puede  pasar  un  aro  de  colgar  llaves  por  el  ganchillo y lo pueden usar como llavero. Comente como los  niños podían mostrar sus ichtus sin esconderlos.

40 


OFICINA DEL ESCRIBA 

Fondo Histórico  Los  escribas  eran  personas  (generalmente  esclavos)  que  sabían  escribir  y  desempeñar  esos  servicios como una carrera. Los escribas se desempeñaban como secretarios personales, de la  corte o eran oficinistas de negocios que registraban hechos y documentos legales, incluso eran  intérpretes de la ley.  Plumas de ganso se usaban para escribir sobre papiros o pergaminos y la tinta se hacía de una  combinación de hollín, pegamento, resinas y algunas veces se usaba la tinta del pulpo. Los dis­  cursos que no se necesitaban guardar para la posteridad se escribían sobre tabletas de cera.  La gente  rica consideraba un asunto de prestigio adueñarse de cuantos libros sea posible; los  libros del día eran copiados a mano, pues los romanos no tenían imprentas, ni máquinas copia­  doras.  Los escribas algunas veces  incluían sus propias  anotaciones en el margen  lateral o al  final del trabajo, tal como esta cita: 

Yo juro por nuestro Señor Jesucristo y por su glorioso advenimiento cuan­  do él venga a juzgar a los vivos y a los muertos que quien copie de este li­  bro, revise lo que transcribió y lo corrija cuidadosamente, comparando con  este manuscrito del cual está copiando; y también que trascriba este jura­  mento y lo inserte en la copia.  Al final del libro, ¡Gracias a Dios! 

Instale su tienda de acuerdo al diagrama:

41 


Lo que usted hará:  Cada día dará la bienvenida a diferentes grupos de niños y adultos que llegarán a aprender a su  oficina. Mientras  las  personas trabajan  haciendo  pergaminos,  usted  hablará  con  ellas sobre lo  que era ser un escriba en la antigua Roma.  Cuando las Familias entran al Mercado, esté afuera de su tienda y dé la bienvenida a quienes  vienen a aprender su oficio. Cuando su oficina está llena, comience enseñando lo que era ser  un escriba en Roma. Utilice el fondo histórico para modelar su personaje y enseñar la importan­  cia de su negocio y la demanda por escribas en el Imperio Romano. 

Características del escriba  Este personaje no conoce a ningún cristiano. Cada miembro del personal de Roma tendrá una  opinión  y  un  punto  de  vista  diferente  de  los  cristianos.  Use  sus  preguntas  y  comentarios  para  desempeñar el papel de alguien que  no conoce a ningún cristiano  y nunca ha oído del  cristia­  nismo. Es importante que usted use estas preguntas y frases para ayudar a las familias a pro­  cesar lo que están descubriendo de Dios.  Asuma  una  identidad  romana,  esto  ayuda  a  desempeñar  mejor  su  papel.  Entonces  piense  en  usar un nombre romano tal como: Gaius, Valerius, Crispus, Fidelius.  DIA 1:  El amor de Dios es un regalo.  (Romanos 6:23)  Lo siento que no puedo ayudarles a pasear por el Mercado… Yo soy nuevo aquí tam­  bién. ¿Y saben una cosa? Parece que los guardias aquí son muy malos,  ellos se mo­  lestan  especialmente  con  aquellas  personas  que  siguen  a  un  hombre  llamado  Jesús.  ¿Ustedes conocen a ese hombre? ¡Háblenme sobre él!  DIA 2:  El amor de Dios nos cambia. (Romanos 12:2)  Ustedes  cristianos  parecen  que  están  muy  felices.  Nunca  he  oído  de  este  Jesús  a  quién ustedes  siguen. He estado  muy concentrado  en  mis  libros y en  aprender.  Uste­  des parecen diferentes de los romanos… pero no puedo explicar cómo. Háblenme so­  bre lo que ustedes creen.  DIA 3:  El amor de Dios está siempre con nosotros. (Romanos 8:38)  El conocimiento es lo más importante para mi – ¡amo estudiar! ¿Y ustedes? ¿Qué les  gusta a ustedes leer? Unos visitantes me han estado hablando sobre un libro llamado  Biblia.  ¿Qué  es  eso?  ¿Quién  lo  escribió?  Parece  que  ese  libro  está  lleno  de  historias  maravillosas.  DIA 4:  El amor de Dios nos salva. (Romanos 5:8)  Es muy triste saber que su amigo Pablo está bajo arresto domiciliario; que forma terri­  ble de vivir, y él es un ciudadano romano. ¿Ustedes puede salvar a Pablo de ser con­  denado a muerte por el Emperador? ¿Quién puede salvar a Pablo?

42 


DIA 5:  El amor de Dios vale la pena compartir. (Romanos 1:16)  Gracias por enseñarme mucho sobre el verdadero Dios mientras han estado en Roma.  No estoy todavía seguro si ya estoy creyendo. Quizás necesito estudiar más y apren­  der todo lo que puedo. Parece muy arriesgado ser un cristiano aquí…entonces si elijo  creer en Jesús, no estoy seguro si continuaré viviendo aquí ¿Qué dicen ustedes? 

Actividades  Presente varias actividades para que los miembros de las Familias trabajen en el Mercado, así  las familias eligen lo que más les interesa o hacen lo que les es más fácil. Presentamos algunas  opciones para su taller.  •  Provea arcilla de modelar de color  y sellos de  goma  simples. Permita  que  los  niños  practi­  quen “sellando sus pergaminos” al presionar los sellos en arcilla amasada.  •  Consiga una piscina portátil de niños, llénela de arena hasta un cuarto del tamaño de la pis­  cina. Vierta agua sobre la arena para humedecerla – como la arena de la orilla de la playa.  Provea palillos de artesanía para que los niños practiquen escribir letras en latín. Los niños  pueden escribir mensajes unos a otros, luego borren los mensajes e intenten de nuevo.  3.  Pergamino sellado  Materiales:  •  •  •  •  •  • 

Una hoja de papel pergamino (para cada participante)  Una varilla de madera (clavija)  Un estilete.  Tinta de caligrafía – se puede conseguir en las tiendas de materiales para artesanía.  Una vela.  Sello de goma. 

Procedimiento: 

I. 

II.  Demuestre  cómo  mojar  el  estilete 

Dé  a  cada  persona  una  hoja  de  pa­  pel y un estilete. 

en  la  tinta,  luego  use  la  punta  del  estilete para escribir sobre el papel.

43 


III. 

Escriban algunas letras en latín y sus significados. Por ejemplo:  Colores  I = Jesús X

= Cristo

Y = Hijo = de Dios = Salvador 

Albus  Aurei  Carnei  Flavi  Nigra  Purpurei  Rosei  Rubra  Viride  

=   blanco  =   naranja  =   Color carne  =   amarillo  =   negro  =   morado  =   rosa  =   rojo  =    verde 

Familia  Filiam  Filium  Mater  Nepois  Neptis  Uxor 

=  =  =  =  =  = 

Hija  Hijo  Madre  Nieto  Nieta  Esposa 

Cuando los niños hayan terminado de escribir, dejen secar la tinta completamente. 

VI. 

IV.  Cuando  ya  secó  la  tinta,  mues­ 

V. Cuidadosamente prenda la vela y de­ 

tre cómo deben enrollar el papel  en  la  varilla  de  madera,  sin  pe­  garla.  Dejen  el  borde  final  del  papel entre sus manos. 

je  caer  8  gotas  de  cera  en  el  borde  del papel. Luego apague la vela. 

Sostenga el rollo mientras los niños presionan el sello de goma firmemente en la cera.  La clavija de madera ayudará a los niños en la presión, para no estrujar el papel. Lue­  go deslice la varilla de madera para que los niños puedan llevar su rollo de pergamino  sellado.

44 


LA TIENDA DE LOS ALIMENTOS 

Fondo Histórico  Mucha de la gente pobre en Roma vivía en agrupaciones de apartamentos, en edificios de ma­  dera de cinco pisos y no tenían cocinas, pues era ilegal cocinar en los apartamentos debido a  los  riesgos  de  incendios,  entonces  esos  residentes  usaban  hornos  públicos  o  compraban  ali­  mentos de las tiendas llamadas thermopolia.  En algunas tiendas de alimentos se comía de pie,  mientras que en otras se ofrecían lugares para sentarse y comer dentro del establecimiento. En  letreros  pintados  hacían  publicidad  del  menú.  Algunos  alimentos  romanos  se  podían  comprar,  como: salchichas calientes, pan, queso y dátiles.  Los vendedores de alimentos también servían bebidas calientes y frías que las preparaban en  jarras  de  arcilla  y  eran  servidas  sobre  mostradores  de  concreto.  La  gente  comúnmente  bebía  caldos (una mezcla de vino con agua y especias), Mulsum (vino mezclado con miel de abeja),  posca  (vinagre  mezclado  con  agua)  y  vino  (que  era  mezclado  con  agua).  Los  romanos  casi  nunca bebían vino puro, y la cerveza era considerada una bebida inculta.  Sin  métodos  adecuados  de  refrigeración  o  preservación,  los  alimentos  a  menudo  estaban  al  borde  de malograrse  cuando  se  comían,  entonces  los cocineros sazonaban  los pescados  con  salsas y  condimentos  fuertes  para disimular  el  gusto  poco  apetitoso.  Sin  embargo, la solución  parecía casi peor que el problema, pues la salsa de pescado se hacía de las tripas y otras par­  tes machacadas del pescado, que eran dejados al sol para que fermenten, luego lo amasaban  hasta  formar  una  pasta.    Los  romanos  adinerados  comían  algunas  especies  que  nosotros  quizás lo encontramos muy extraño. Por ejemplo: comían lirón (mamífero roedor parecido a la  rata)  relleno  con  carne  de  cerdo,  nueces  y  salsa.  Algunas  comidas  romanas  no  tenían  arroz,  tomates,  papas,  tampoco  contaban  con  frutas  como  los  plátanos,  naranjas,  limones  etc.  Tam­  bién no tenían fideos, ni azúcar o chocolate; ¡Qué extraño! ¿Verdad? 

Instale su tienda de acuerdo al diagrama:

45 


Lo que usted hará:  Cada día dará la bienvenida a diferentes grupos de niños y adultos que llegarán a saborear ali­  mentos de su tienda. Cuando las personas prueben una variedad de alimentos romanos, usted  hablará con ellos sobre lo que la gente comía en la antigua Roma.  Cuando las Familias entran al Mercado, esté afuera de su tienda y dé la bienvenida a quienes  vienen a su tienda. Utilice el fondo histórico para modelar su personaje y enseñar sobre las co­  midas en el Imperio Romano. 

Características de la vendedora de alimentos  Este personaje es una nueva mujer cristiana. Su nombre es Claudia. Cada miembro del perso­  nal de Roma tendrá una opinión y un punto de vista diferente de los cristianos. Use sus pregun­  tas y comentarios para desempeñar el papel de alguien que es una nueva seguidora de Jesús.  Es importante que usted use estas preguntas y frases para ayudar a las familias a procesar lo  que están descubriendo de Dios.  Asuma  una  identidad  romana,  esto  ayuda  a  desempeñar  mejor  su  papel.  Actuará  en  el  drama  del día 4 – “Una deuda pagada”.  DIA 1:  El amor de Dios es un regalo.  (Romanos 6:23)  ¿Ustedes  han  viajado  desde  muy  lejos  para  llegar  a  Roma?  Ustedes  verán  muchas  cosas nuevas aquí. Les doy algunos consejos… tomen distancia con los guardias. Es­  tos  días  ellos  han  estado  refunfuñando  con  todos  los  problemas  que  Pablo  suscitó.  (Hablando en voz muy baja): Yo soy una seguidora de Jesús, así como Pablo ¿Han oí­  do ustedes de Pablo?  DIA 2:  El amor de Dios nos cambia. (Romanos 12:2)  Es  muy bueno  encontrarnos  con muchos cristianos en las calles de Roma estos  días.  Nosotros somos diferentes de los romanos, pues ellos siguen a muchos dioses. Quiero  demostrar a mis amigos que soy diferente pero que aún los amo a ellos ¿Cómo puedo  mostrar a la gente que el amor de Dios me ha cambiado?  DIA 3:  El amor de Dios está siempre con nosotros. (Romanos 8:38)  ¿Se  han  encontrado con  otros  cristianos  en  Roma?  ¿Qué  ellos les  han  dicho?  O  sea  que  muchos  de  ellos  están  siendo  maltratados  por  otros  romanos.  Algunos  cristianos  han salido de las ciudades  y se han ido a vivir lejos. Estoy contenta que no importa a  donde vaya, el amor de Dios estará siempre conmigo.  DIA 4:  El amor de Dios nos salva. (Romanos 5:8)  Estoy contenta de que Dios me dio la oportunidad de mostrar su amor a alguien más.  ¿Ustedes  han  tenido  esta  oportunidad  también?  ¿Ustedes  hubieran  perdonado  al  ladrón? ¿Ustedes piensan que hice las cosas correctamente?

46 


DIA 5:  El amor de Dios vale la pena compartir. (Romanos 1:16)  Espero  que  ustedes  vuelvan  a  Roma  pronto  y  ojalá  que  esté  aquí  para  saludarlos.  Quiero que sean valientes, a pesar de que las personas están pasando tiempos difíci­  les  por  ser  seguidores  de  Jesús.  Quiero  compartir  lo  que  sé  de  Jesús  con  todas  las  personas aquí ¿Qué debería decirles? 

Actividades  Presente  una  variedad  de  alimentos,  tales  como:  quesos,  fruta  seca,  almendras,  aceitunas  y  penes (pan de molde), aceite de oliva, ojos y pimientos.  En una sartén tueste los ajos y los pimientos, (esto casi nadie se sirve, pero crea un buen aro­  ma a la cocina).  Opcional: Puede tener también carne vegetal cortada en cubos o enrollados en brochetas do­  rados a la parrilla.

47 


ANIMALES PARA EL SACRIFICIO 

Fondo Histórico  Cuando el apóstol Pablo escribió a la gente de Atenas, los romanos eran un pueblo muy religio­  so. De hecho, los romanos tomaron muchos conceptos griegos sobre los dioses. Cuando Roma  conquistaba  nuevos  grupos  étnicos,  ellos  frecuentemente  adaptaban  los  dioses  y  diosas  a  su  propio sistema religioso. Un enorme templo en Roma, el cual hasta ahora persiste, se llamaba  Panteón y fue dedicado para todos los dioses.  El culto a los dioses y diosas incluía sacrificios – ofrendas de frutos o granos, vino y sorbos de  miel y  algunas veces  sacrificios de animales. Los  animales  sacrificados eran  ofrecidos  por  los  sacerdotes a las deidades romanas principales, en ceremonias públicas en los templos.  Los romanos  creían que  sus conductas  no tenían conexión con  su  religión,  y  que  la  forma  de  complacer  a  los  dioses  era  seguir  los  rituales  de  adoración  apropiados;  por  lo  tanto,  era  muy  importante observar todas las ceremonias proscritas en los sacrificios a los dioses y diosas.  Los  sacerdotes sacrificaban  diferentes clases de  animales para los  diferentes dioses  y diosas:  una ternera era ofrecida a Júpiter (dios de los cielos), un carnero para Janus (dios de dos cabe­  zas de las puertas y del comienzo y del fin) y para Marte (dios de la guerra) un buey, un cerdo y  una oveja.  Los romanos con frecuencia regateaban con sus dioses, ofreciendo hacer algo por ese dios, si  les hacía el servicio que ellos solicitaban.  Durante el tiempo del Imperio Romano, los emperadores comenzaron a demandar ser conside­  rados dioses, a quien toda la gente del Imperio debía no solo lealtad, sino también adoración.

48 


Instale su tienda de acuerdo al diagrama:  El tamaño de su tienda dependerá de la clase de animales que usted podrá reunir. Tenga en su  tienda animales  como:  cerdos, ovejas, vacas, pajaritos, ratones  o gallinas. Pueden ser auténti­  cos o artificiales. Tenga también un poco de paja o heno y un letrero con la lista de los animales  y sus precios – que deben ser altos. Si puede contar con algunos animales vivos será muy emo­  cionante porque pondrá los ruidos y el olor característico a su tienda. 

Lo que usted hará:  Cada día dará la bienvenida a diferentes grupos de niños y adultos que vienen a su tienda de  venta  de  animales  para  los  sacrificios  para  examinar  los  animales  buenos  que  usted  tiene  a  venta.  Mientras  las  personas  miman,  alimentan  o  juegan  con  los  animales,  usted  hablará  con  ellas  sobre  como  los  romanos  quienes  adoraban  una  variedad  de  dioses  necesitaban  de  mu­  chos animales para sacrificar a sus dioses.  Utilice el fondo histórico para modelar su personaje y enseñar sobre por qué la gente sacrificaba  animales en la antigua Roma 

Características del vendedor de animales para el sacrificio  Este personaje  adora  a muchos  dioses. Cada  miembro  del  personal de Roma tendrá  una opi­  nión y un punto de vista diferente de los cristianos. Use sus preguntas y comentarios para des­  empeñar el papel de un oportunista que disfruta hacer dinero vendiendo animales para los sa­  crificios.    Es  importante  que  usted  use  estas  preguntas  y  frases  para  ayudar  a  las  familias  a  procesar lo que están descubriendo de Dios.  Asuma  una  identidad  romana,  esto  ayuda  a  desempeñar  mejor  su  papel.  Entonces  piense  en  usar un nombre romano tal como: Gaius, Pontius, Artorius, Augustus. 49 


DIA 1:  El amor de Dios es un regalo.  (Romanos 6:23)  Aquí se da un vistazo a los animales para el sacrificio, tengo los suficientes que cual­  quiera  de  los  dioses  aceptarán  alegremente…  ¡todos  a  un  precio  especial  para  uste­  des! Parece que ustedes son nuevos por aquí. De donde vienen ¿no hacen sacrificios  de animales? Entonces ¿Cómo la gente complace a los dioses?  DIA 2:  El amor de Dios nos cambia. (Romanos 12:2)  Los cristianos son malos para los negocios. Ellos no hacen sacrificios de animales para  “su único Dios”.  Prefiero asegurarme antes que lamentar después, por eso adoro a to­  dos los dioses; no quiero que ninguno se moleste conmigo.  DIA 3:  El amor de Dios está siempre con nosotros. (Romanos 8:38)  Acabo de vender un lindo toro gordo a un individuo que transitaba por el Mercado. Pa­  rece que su esposa está muy enferma y quiere que el dios Juno cure a su esposa. Así  es el asunto con los dioses, ustedes tienen que complacerlos y mantenerlos felices. Pe­  ro ustedes son cristianos –  piensan que su Dios los ama todo el tiempo. ¿Cómo uste­  des pueden creer esto?  DIA 4:  El amor de Dios nos salva. (Romanos 5:8)  Los  negocios  han  estado  muy  lentos  últimamente  –  ninguno  de  ustedes  cristianos  compran animales para el sacrificio. ¿Ustedes realmente piensan que su Dios los ama  y perdona? No puedo creerlo ¿Quién pagó el sacrificio por sus pecados?  DIA 5:  El amor de Dios vale la pena compartir. (Romanos 1:16)  Cuando  ustedes  cristianos  se  niegan  a  hacer  sacrificios,  enojan  a  los  dioses,  y  eso  causa los problemas. Además ¿ustedes quieren que mi familia se muera de hambre?  ¿Cómo puedo llevar una vida, sin hacer ningún sacrificio de animales?

50 


DRAMAS OPCIONAL

51


EL DRAMA  Esta es una parte opcional del programa. Si ustedes disponen de lugar y personal para desarro­  llar esta parte, pueden hacerlo.  Esto ocurrirá durante el tiempo del mercado.  Los  dramas  ocurrían  en  los  mercados  romanos  del  primer  siglo.  Era  muy  apropiado  para  mu­  chos romanos de ese tiempo, aprovechar los espacios públicos como el mercado, para experi­  mentar la vida diaria.  Con  estos  dramas  ustedes  disfrutarán  enormemente,  porque  se  combinará  la  presentación  dramática y la improvisación. La escena se desarrollará en medio de la audiencia, incitando a la  gente a la acción, entonces cada función tendrá alguna cosa diferente porque nunca sabemos  cómo  la  audiencia  responderá,  esto  es  lo  que  hace  que  estos  dramas  sean  graciosos,  ellos  serán una aventura para todos.

52 


Punto Bíblico : El amor de Dios es un regalo.  Versículo:  “Porque  la  paga  del  pecado  es  muerte,  mas  la  dádiva  de  Dios  es  vida  eterna  en  Cristo Jesús nuestro Señor” (Romanos 6:23)  Personajes:  Festus – Un hombre  Antonius – Un aprendiz  Materiales:  Afiche de Festus enrollado  Pelota de lanzamiento. 

Festus el falso  Festus: 

¿Le firmo un autógrafo? Varias personas se aproximan. (Se acerca a Antonius) 

Antonius: 

¿En qué puedo ayudarlo? 

Festus: 

Esa  es  mi  pregunta  ¿En  qué  puedo  ayu­  darte? 

Antonius: 

¿Quién eres? 

Festus: 

¿Cómo?  ¿No  me  conoces?  Soy  Festus,  Festus  Augustus  de  Barium,  el  famoso  atleta olímpico (hace varias poses atléticas  heroicas).  Mira…  este  es  mi  afiche  que  está  pegado  en todas las paredes del imperio (le mues­  tre el rollo) ¿No me reconoces? Estoy has­  ta en las cajas de cereales. 

Antonius: 

¡Disculpa! Pero realmente, no te conozco. 

Festus: 

Hace 4 años, alcancé el quinto lugar en la  carrera  de  carrozas  Greco­Romanas.  No  exactamente  en esa carrera,  en  una pare­  cida, antes de esa carrera… para la gente  que  no  consiguió  entrar  a  esa  carrera.  Y  actué  muy  bien.  Los  deportistas  romanos  votaron  por  mí,  para  participar  probable­  mente el próximo año. Incluso estoy entre­  nando  para  las  próximas  olimpiadas  en  Grecia. 53 


Antonius: 

Yo  también  estoy  intentando  practicar  algunos  deportes  olímpicos  hoy.  (Festus  salta entusiasmado entre la gente). 

Festus: 

Entonces te puedo ayudar. Yo soy bueno. Por ejemplo en lanzamiento. Yo te en­  señaré cómo lanzar. 

Antonius: 

¡Bien!    Entonces  yo  explico  y  tú  demuestras.  (Mientras  tanto,  Festus se ejercita, 

mueve su cabeza a uno y otro lado de sus hombros y hace dos toques con los de­  dos a la bola).  Lo ideal es, dar un paso atrás, sostener la bola cerca del cuello, girar para darse  impulso y luego lanzar lo más lejos posible, no se puede cruzar la línea de lanza­  miento ¿Listo?  Festus: 

Totalmente. ¡Cuidado amigos! Esto parece como si estuviera en las grandes ligas  deportivas. (Está empeñado en mirar hacia donde va a lanzar, y no se da cuenta 

que la bola se le cae y él continúa en posición de lanzamiento. Toda la gente esta��  lla en risas).  ¡Wow! ¡Ya lancé la bola y todavía no cae a tierra!  (Trata de ver a lo lejos).  Antonius: 

Ya lanzaste la bola, pero ella está aquí. 

Festus: 

¡Oh!  Mi  lanzamiento  fue  a  parar  entre  la  multitud  y  derribé  a  tres  magistrados.  Ahora, ellos no me dejarán salir de aquí. 

Antonius:  

(Se acerca a Festus) ¿Eres realmente un atleta famoso? 

Festus: 

La  verdad  es  que  no  soy  exactamente  un  atleta  olímpico.  Nunca  he  ganado  un  premio  en  mi  vida,  pero  quiero  ser  un  gran  atleta.  Pensé  que  si  pretendía  serlo,  todos me creerían. (Desalentado) Yo sé que nunca ganaré una corona… 

Antonius: 

¡Tengo  una  idea!  Festus,  ¡continúa  practicando  tus  lanzamientos  y  algún  día  lo  lograrás! ¡Aguarda aquí mientras hablo con los muchachos! (Reúne a la gente de 

alrededor y acuerdan ir a la Tienda de las Coronas y comprar una para regalarle a  Festus. Cuando la tienen se aproximan a Festus).  Festus, sabemos que nunca has ganado una corona, pero nosotros te damos esta  como un regalo. (Antonius coloca la corona en la cabeza de Festus).  Festus: 

¡Wow!  ¿Para  mí?  ¡No  he  hecho  nada  para  ganármela!  (dirigiéndose a los niños)  ¿Por qué ustedes hacen esto? (Pida respuestas a los niños).  ¡Gracias amigos! ¡Voy a mostrarla a mis padres! (Se retira del Mercado).

54 


Punto Bíblico: El amor de Dios nos cambia.  Versículo:  “No se amolden  al  mundo actual, sino sean  transformados mediante  la  renovación  de su mente…” (Romanos 12:2). 

Personajes:  Tillius (un hombre)  Senador Atticus (un hombre)  Soldado (un hombre)  Materiales:  Un brazalete de cuerda trenzada.  Una cuchilla. 

¡Soy Libre!  Senador Atticus: ¡Amigos, romanos, compatriotas! Hoy estoy aquí no como un senador ­ como  lo  soy,  ni  como  un  hombre  rico,  aunque  lo  soy  también.  Tengo  suficiente  dinero  como para comprar todo este Mercado y cientos más, con todos ustedes.  Tampo­  co vengo como un hombre importante, aunque lo soy.  He venido aquí porque de­  seo poner en libertad a uno de mis siervos, que por muchos años  ha sido mi es­  clavo.  Tullius  ha  venido  a  comprar  a  este  Mercado.  Como  amo  generoso,  le  he  permitido  ahorrar  un  poquito  de  lo  que gana y  ahora ya  juntó  el  dinero  suficiente  como para comprar su libertad. Y como él ya está viejo y un poco lento, le estoy  concediendo su libertad.  Soldado: 

¿Quién es Tullius? ¿Dónde está Tullius? ¡Que venga aquí ahora! 

Tullius: 

aquí estoy señor. 

Senador Atticus: ¡Qué bueno! ¡Allí está! ¡Ven y arrodíllate ante mí! 

(Tullius se arrodilla. El Senador saca su cuchilla de su cinturón y agarra el brazale­  te del esclavo Tillius).  Fuiste un buen esclavo. Ahora ante todos estos testigos te  quitaré esta esclava que usaste durante muchos años de tu vida.  (Tullius no responde inmediatamente y el soldado lo codea toscamente)  Soldado: 

¡Responde al Senador! 

Tullius: 

Si señor – fui esclavo desde que era un niño.  (El  Senador  corta  el  brazalete  de  cuerda  trenzada,  lo  sostiene  en  alto  mientras 

hace su anuncio. Luego guarda su cuchilla).

55 


Senador Atticus: Este brazalete de identificación que todos están viendo demostraba que eras  de  mi  propiedad.  Te  la  quito  ahora  y  te  declaro  libre,  desde  hoy  serás  tu  propio  amo. ¡He aquí un hombre libre, un hombre cambiado!  Todos  ustedes  son  testigos  que  Tullius  no  es  más  un  esclavo; y que su antiguo amo, ha demostrado un espí­  ritu noble y generoso, digno de un senador de Roma.  (El Senador Atticus mira a su alrededor y hace señas al  soldado). 

SIERVO

¡Vamos!  No  quiero  permanecer  mucho  tiempo  aquí,  que los olores son fuertes.  (El soldado abre camino entre la multitud para que pase el Senador Atticus).  Soldado: 

¡Abran camino! ¡Abran camino para que pase el noble senador Atticus!  (El soldado y el senador salen mientras Tullius palpa la muñeca de su brazo don­  de una vez tenía el brazalete de esclavo). 

Tullius: 

(Dirigiéndose a la multitud) ¡Soy libre! ¡Soy libre! ¡Por la primera vez, soy libre! Iré  a decirles a mis amigos que ¡soy libre! ¡Wow! ¡Soy liiiiiiiiiiibre! 

56 


Punto Bíblico : El amor de Dios está siempre con nosotros.  Versículo: “Pues estoy convencido de que nadie podrá apartarnos del amor que Dios nos ha  manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor” (Romanos 8:38­39).  Personajes:  Severus, el arquitecto  Marcus, un mensajero  Materiales:  Fotocopias de la “oferta de trabajo”  Una cadena y un anillo dorado. 

Oferta de trabajo  (La escena ocurre cerca de la tienda del Arquitecto)  Marcus: 

(Con su rollo en mano, llama al arquitecto que está en su tienda).  ¿Es usted el arquitecto Severus? 

Severus: 

Si. ¿En qué puedo servirlo?  Marcus:  (Desenrolla su mensaje y lee en voz  alta)  Le  damos  a  conocer  que  hoy  día  el  Em­  perador  ha  decidido  que  Severus  Liberius  de  Roma,  tenga  el  honor  de  ser  el  jefe  de  arqui­  tectos que construirán la nueva villa del Empe­  rador  en  la  isla  de  Capri.  Severus  es  ahora  responsable  de  todo  el  proyecto  (dirigiéndose  a  la  multitud)  Aplausos  para  este  afortunado  ciudadano.  (Severus  se  siente  honrado,  pero  incómodo  con los aplausos).  Para  honrar  a  Severus,  el  Emperador  envió  estos presentes. Una cadena y un anillo de oro  (Severus recibe los presentes)  Ciudadano Severus, ¿tiene algo que decir?  Severus:  (Mirando un poco incómodo) Es  un  honor  haber  sido  elegido  por  el  Emperador,  pero  mi  trabajo  está  en  Roma.  Mi  familia  vive  en  Roma.  Para  ir  a  la  isla  de  Capri  son  tres  días  de  viaje  por  tierra  y  mar, no  quiero  sepa­  rarme de mi esposa, ni de mis hijos. 57 


Marcus: 

La isla es estrictamente para el Emperador, su familia y sus siervos. 

Severus: 

Pero yo no quiero separarme de mis amados. 

Marcus: 

¿Estás diciendo que no aceptas el trabajo? 

Severus: 

¡Hmmm!... 

Marcus: 

¿Estás diciendo que deseas defraudar al Emperador, quién te ha elegido per­  sonalmente para este trabajo importante? 

Severus: 

No exactamente… 

Marcus: 

¿Al Emperador, que ya te envió regalos preciosos? 

Severus: 

Estoy diciendo que construir una casa en una montaña de una isla que está a  tres días de viaje, toma bastante tiempo, y tengo muchos trabajos por estos al­  rededores para entregar hasta el próximo año, pero lo más importante, es que  no quiero separarme de mi familia por largo tiempo. 

Marcus: 

Severus, voy a ser claro. En este momento, el Emperador está muy feliz conti­  go. Él está muy emocionado con su nueva casa. Él te ha elegido para que se  la construyas. Si esto cambia, él se sentirá descontento contigo ¿Me dejo en­  tender? ¿Aceptarás el trabajo?  (Severus mira a la multitud y pregunta qué ellos piensan que debería hacer. Él 

debe  hacer  comentarios  tales  como “pero  no quiero  vivir lejos  de  mi  familia”.  Responde a sugerencias del público y vuelve hablar con Marcus).  Severus: 

He estado pensando y realmente creo que si el Emperador ha hecho esto por  mí, yo tomaré el trabajo. 

Marcus: 

¡Maravilloso! ¡Has hecho la mejor elección! El Emperador se sentirá complaci­  do.  Por  supuesto,  si  no  llegas  a  entregar  el  trabajo  a  tiempo,  tus  ojos  serán  comida para los peces de los estanques de los jardines del Emperador.  Y  si  el costo  del proyecto resulta más  de lo propuesto,  por  cada puñado  más  de plata, un puñado de carne será cortado de tu cuerpo.  Y si hablas sobre los secretos de la villa – de las entradas ocultas y las salidas,  tu lengua será rebanada y luego te pedirán te la comas.  ¡Buen trabajo! Mantén feliz al Emperador y despídete de tu familia – los planes  para  la  villa  comienzan  en  una  semana.  (Marcus toma  su rollo y se retira del 

Mercado. Severus vuelve a su tienda lleno de pánico).

58 


Punto Bíblico: El amor de Dios nos salva.  Versículo:  “Pero  Dios  demuestra  su  amor  por nosotros  en  esto:  en  que  cuando todavía  éra­  mos pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8)  Personajes:  Claudia, la propietaria de la tienda de alimentos (Una mujer)  Un ladrón (Un hombre)  Un soldado (un hombre)  Materiales:  Tener varios panes enteros, sin cortar y en una bandeja tener varios pedazos de  pan dulce. 

Una deuda pagada  Soldado: 

Este es el ladrón que le robo señora. Lo capturé aquí. 

Claudia:  

(Dirigiéndose al ladrón) ¿Por qué me robaste? ¡Si yo estoy repartiendo pedazos  de pan gratis! 

Ladrón: 

Hace dos días que no he comido señora. Un pedazo no me iba a quitar mi ham­  bre. Lo siento señora, pero no tengo dinero. 

Soldado: 

¿No  tienes  dinero?  (toscamente  empuja  al  ladrón  como  para  que  salga)  ven  conmigo. 

Claudia: 

¡Espere! ¿Qué usted va hacer con él? 

Soldado:  

(Encogiéndose de hombros) depende. Un delito público como este, uno que inte­  rrumpe la paz, puede conseguir un azotamiento. Si los magistrados deciden que  esto  es  algo  entre  ustedes  dos,  entonces  él  tiene  que  devolverle  el  doble  del  costo del pan y ser azotado. 

Claudia: 

¿Azotado? ¿Usted quiere decir que lo golpearán con un látigo? 

Soldado: 

Así es la ley. (Dirigiéndose al soldado) y siendo que ya declaraste que no tienes  nada de dinero, parece que del azotamiento si no te librarás. 

Claudia: 

¡Espere!  Esto  realmente  no  ha  perturbado  la  paz  ¿verdad?  (dirigiéndose  a  la  gente) ustedes no están molestos ¿cierto? (recibe respuestas de la gente y luego  habla al soldado). Pienso que este hombre no debe ser azotado. 

Soldado: 

Mire  señora,  esta  no  es  mi  decisión.  Además,  él  no  puede  pagar  por  el  pan  de  ninguna forma, entonces… 

Claudia: 

¿Usted sabe dónde él puede conseguir dinero para pagar esta cuenta? 59 


Soldado: 

No, no tengo ni la menor idea. 

(Claudia rápidamente regresa a su tienda y saca dinero. Vuelve, y entrega en las  manos el dinero al ladrón).  Claudia: 

Aquí tienes. Ahora regresa ese dinero a mí. 

(El ladrón confundido hace lo que se le solicita. Luego Claudia vuelve al soldado)  ¡Ya está arreglado!  Soldado: 

¿Usted  está  pagando  por  el  delito  de  un  hombre  que  le  robó?  Hmmm…  usted  debe ser una de los seguidores de Cristo, ¿verdad? ¡Usted es cristiana! 

Claudia: 

¡Si, lo soy! 

Soldado:  

(Moviendo  la  cabeza)  Nunca  entenderé  a  estas  personas.  (Dirigiéndose  al  ladrón) Estás con suerte esta vez, pero si te capturo de nuevo… ¡ya verás!  (El  soldado  libera  al  ladrón  y  sale  murmu­  rando). 

Ladrón:  

(Dirigiéndose  a  Clau­  dia)  ¿Por  qué  usted  hizo esto?  (Claudia le entrega en  sus manos el pan que  ha comprado). 

Claudia: 

Es  que  yo  he  sido  perdonada  muchas  veces  también.  El  amor  de  Dios  me  ha  salvado  realmente.  Ayúdeme  a  repartir  estos pedazos de pan  y  le  contaré  todo  so­  bre  este  perdón. 

(Claudia  y  el  ladrón  reparten  el  pan  y  re­  gresan a la Tienda de  alimentos).

60 


Punto Bíblico : El amor de Dios vale la pena compartir.  Versículo: “A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la sal­  vación de todos los que creen…” (Romanos 1:16).  Personajes:  Junia la metalista (una mujer).  2 Soldados (hombres).  Materiales:  Martillo y clavos  Letrero “Cerrado por orden de la Autoridad de Defensa de Roma”  2 bolsas de cañamazo. 

Demostrando firmeza por Cristo  (Los dos soldados llegan hasta la puerta de la Tienda de Metales)  Soldado 1:  

(Dirigiéndose a Junia) ¿Usted es la dueña de esta tienda? 

Junia: 

Si, yo soy la dueña. 

Soldado 1: 

Venga por favor. Queremos hacer una pequeña compra hoy. 

(Junia  sale  de  su  tienda  y  se dirige  a  los  soldados.  El  soldado 2  se  dirige  a  la  puerta de la Tienda y clava el letrero. El soldado 1 entra a la tienda y comienza a  dar extraer las cosas).  Soldado 2: 

Junia  Fidelius, usted ha sido  notificada por orden de Gaius Justus, autoridad de  Defensa de Roma, que su tienda ha sido cerrada de forma permanente. 

Junia: 

¿Cerrada? ¿Por qué? ¿Y quien es la autoridad de Defensa de Roma? 

Soldado 2: 

Si supiera que usted no es una cristiana, quizás yo pueda omitir todos estos pro­  blemas. 

Junia: 

Soy una cristiana, una seguidora de Jesús. Él es mi Señor, no tengo vergüenza  de decirlo. 

Soldado 1:  

(Hablando desde el interior de la tienda) ¡Esa es una mala respuesta! 

Soldado 2: 

Ustedes  seguidores  de  Jesús  no  adoran  a  nuestros  dioses  romanos.  Personal­  mente,  no  tengo  ningún  problema  con  tener  muchos  dioses.  Además  ustedes  tampoco adorar al Emperador, y ese si es un problema. 

(El Soldado 1 se une al acto. Él esta sosteniendo una pieza de metal).

61 


Soldado 1: 

Por  eso  es  que  la  Autoridad  de  Defensa  de  Roma  está  cerrando  su  tienda.  No  podemos confiar en usted, ni en ninguno del resto de sus amigos seguidores de  Jesús. Si  usted no  está por Roma, entonces está contra Roma. Y creo que aún  usted está intentando convencer a otras personas a que sigan a Jesús, ¿verdad? 

Junia:  

(Mirando hacia la gente) Si, lo estoy haciendo. 

Soldado 1: 

Mala respuesta otra vez. 

Soldado 2: 

Mire,  nosotros  no  tenemos  ninguna  orden  para  arrestarla,  entonces  váyase  de  aquí.  Usted no es más de aquí. 

Junia: 

¿Y las cosas de mi tienda? 

Soldado 1:  

(Mira los artículos de la tienda) Estas son buenas cosas. Pienso que mi esposa  amará tenerlas (guarda un recipiente de metal en su bolsa que la tiene sostenida  en su cinturón). 

Soldado 2: 

¡Váyase!  ¡Váyase!  Su  tienda  y  todo  lo  que  con­  tiene  ahora  pertenecen  al  Senado  y  a  la  gente  de  Roma. (Junia duda por un 

momento, pero luego sale  del  Mercado.  Los  solda­  dos la observan).  Soldado 1: 

Vamos a ver qué más hay  aquí (Regresa a  la  tienda 

y  comienza  a  meter  más  cosas  a  su  bolsa  rápida­  mente).  Soldado 2:  

(Dirigiéndose  a  la  gente)  Regresen  a  lo  que  esta­  ban  haciendo  y  que  esto  sirva  de  lección  para  los  cristianos  que  están  aquí  –  No  es  bueno  seguir  a  Jesús. Y si intentan hablar a otras personas para que se unan a ustedes… noso­  tros oiremos y actuaremos.   (Los soldados sacan todo lo de la tienda y salen).

62 


Pablo en Roma Actividades Mercado