{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 26

ENCUENTROS PROFESIONALES

Marta Macho Stadler, matemática y divulgadora científica

«No puede haber buena ciencia sin perspectiva de género» Elisa G. McCausland Como profesional que ha estado trabajando tanto fuera ¿De dónde nace tu vocación como matemática? ¿Tiene que ver en ello Lewis Carroll, autor de Alicia en el País de las Maravillas, también responsable de su no muy conocido Matemática demente? (Risas) No, para nada. De Alicia «me enamoré» más tarde. Leyendo no solamente a Carroll, sino a otras autoras y autores –—como a Martin Gardner y su Alicia anotada o a Sofía Rhei y su Alicia volátil—. Mi vocación proviene de casa. Mi padre era profesor de matemáticas, física y química… y mi madre y mi padre siempre nos animaron a estudiar, trabajar y hacer aquello que nos gustaba. Mi hermana mayor hizo Económicas, la mediana Físicas y yo dudaba entre Matemáticas y Física… pero con una física en la familia ya me parecía suficiente. Así que me decanté por las matemáticas, y creo que no me equivoqué.

son buenas en esta materia en la enseñanza secundaria. Normalmente se les dan bien y disfrutan con ellas. La carrera les sorprende un poco al principio. Difiere bastante de lo que piensan que son las matemáticas. Pero en general se adaptan bien. Quizás hay una diferencia respecto al alumnado de hace unos años. Antes, la mayor parte de las personas que estudiaban la carrera se dedicaban después a la enseñanza en alguno de sus niveles. Pero la carrera tiene hoy en día una gran demanda en otros ámbitos: en muchas empresas y equipos de investigación se precisan equipos multidisciplinares en los que la formación en matemáticas es muy valorada. Las personas egresadas en matemáticas aprenden deprisa y tienen una manera especial de abordar los problemas —aquella que aprender mientras cursan el grado—. Es una carrera de éxito, sin paro, muy demandada, así que cada vez más atrae a personas que no quieren dedicarse a la docencia sino directamente a resolver problemas.

¿Desde tu experiencia como docente e investigadora, qué valoración haces de la vocación en estos dos ámbitos? ¿Consideras que están convenientemente valorados por la sociedad? Ambas tienen una gran componente vocacional. De hecho, me considero una docente vocacional —mi padre era docente y mis dos hermanas también; mi hermano pequeño, que es ingeniero, es el único que trabaja en el ámbito empresarial—. Me gusta mucho dar clase. Llevo treinta años haciéndolo y me encuentro muy a gusto en el aula compartiendo –e intercambiando– con mi alumnado. Me gusta la gente que tiene ganas de aprender y que se emociona cuando le llega ese maravilloso momento «ajá». La investigación —trabajo en matemáticas muy teóricas en el área de geometría y topología— también me gusta, pero compartida, trabajando siempre con otras personas con las que se puede discutir. Creo que ambas están bien valoradas en general, aunque probablemente mucha gente no sabe muy bien lo que es investigar, lo que hace una persona que se dedica a la investigación fuera de un laboratorio —como las gentes de matemáticas—. Por eso, para que lo conozcan mejor y lo valoren, es necesario contarle a la gente qué se hace en las universidades y centros de investigación y la importancia de la ciencia en sus vidas.

¿Qué valoración haces del actual sistema universitario en materia de investigación y enseñanza? ¿Qué sugerencias harías de cara a la sostenibilidad del mismo en el futuro? Recordemos que la mayor parte de la investigación se realiza en las universidades. Es cierto que actualmente la investigación es muy competitiva, hay muchas personas trabajando en los mismos temas y la información fluye deprisa, con lo que hay que dedicar mucho tiempo para conseguir resultados importantes y novedosos. Sin docencia no existiría la universidad, pero tampoco sin investigación. Creo que para ser un buen docente hay que estar en formación continua y creo que es importante la faceta investigadora como parte de esa formación. Y no olvidemos que también hay una carga grande de gestión. Quizás en un futuro no muy lejano habría que pensar en diversificar las tareas, pensando en personal más dedicado a la docencia, otro más dedicado a la gestión y otro más a la investigación. Todas son muy importantes y una misma persona podría cambiar a lo largo de su carrera sobre su actividad principal. Pero, dedicarse de manera intensa a dos o tres de ellas es a veces frustrante; descuidar al alumnado o retrasar la investigación por falta de tiempo no beneficia a nadie. Quizás habría que diversificar, valorando cada una de estas actividades, sin infravalorar ninguna. Todas son parte esencial de la universidad.

Actualmente eres profesora de Topología en el Grado de Matemáticas. ¿Qué podrías comentarnos de las nuevas generaciones que escogen formarse en una materia como matemáticas? En general, las personas que eligen matemáticas como carrera 26 g Profesiones

Además de investigadora y docente, le dedicas mucho de tu tiempo a la divulgación. ¿Es esta última, la divulgación, una asignatura pendiente de nuestra sociedad? Creo que sí, aunque las cosas están empezando a cambiar. Si queremos que nuestra sociedad valore la ciencia debe saber qué es, qué se hace… y para ello hay que salir a contárselo. De nº 180 g julio-agosto 2019

Profile for Unión Profesional

Profesiones 180  

Unión Profesional con la Agenda 2030.

Profesiones 180  

Unión Profesional con la Agenda 2030.

Advertisement