Page 26

Mª Emilia Casas, la única mujer en presidir el Tribunal Constitucional «La sociedad tiene que ser madura para reformar una Constitución después de 40 años de vida » Dolores Martín Villalba y Araceli Martín Villegas Es Doctora en Derecho. Desde un punto de vista vocacional, ¿ha influido la figura de su padre como Registrador de la Propiedad en la elección de su profesión? Sí, influyó mucho pero de una manera muy singular. Fue una influencia elegante, no impuesta. Mi padre era una persona que creía en las mujeres y en mí como hija suya, de manera que nunca ejerció una influencia directa, sino que respetó siempre mis decisiones. Yo tenía una marcadísima vocación por la filología clásica y aunque empecé estudiando la carrera de letras, mi padre me animó a matricularme también en Derecho. Compatibilicé las dos carreras y en tercero de Derecho encontré que lo que se explicaba en aquellas asignaturas daba sentido a mi vida, al mundo, a la sociedad, daba sentido a una organización social. Había unos valores por los que me veía capaz de trabajar en el futuro, y entonces opté por la especialización en Derecho. ¿La vocación influye en el desarrollo profesional? ¿Y en el ejercicio de su profesión? Muchísimo. Lamento que haya personas que no tienen vocación, que tienen que realizar un trabajo, una profesión y no la aman porque la realizarán de una manera totalmente distinta a una persona que ama su profesión. En la actualidad, por razones del mercado de trabajo la gente, los jóvenes, no pueden elegir y a veces tienen que seguir derroteros profesionales que no son los que desean, pero desde luego, si se puede elegir una profesión, y es la profesión que uno desea realizar, es una parte muy importante de la felicidad que acaba repercutiendo en todos los aspectos de la vida de la persona que la ejerce. Aquello que está en paz, en equilibrio en la vida de la persona se transmite en su actividad profesional. ¿Qué supuso para Ud. ser la primera y única mujer en presidir el Tribunal Constitucional (TC) y la primera en conseguir una Cátedra en Derecho de Trabajo y Seguridad Social? En ambos casos una gran responsabilidad. Desde luego, que la mayor responsabilidad ha sido la de ejercer la jurisdicción constitucional y presidirla. Lo que me hubiera gustado es que hubiese habido otra mujer presidenta del TC porque indicaría normalización. Sin embargo, en las cátedras de Derecho del Trabajo hay mujeres, no en una proporción equilibrada con los hombres, pero ahí se ha abierto un camino mayor que en el ejercicio de la justicia constitucional. El TC español vela por los derechos de las 26 g Profesiones

mujeres, interpreta una Constitución que afirma la igualdad en distintos momentos de su articulado, con distinto contenidos y con distinta eficacia, pero desafortunadamente solo ha tenido, como mucho, dos mujeres en su composición lo que constata que seguimos en la anomalía. Si las mujeres somos, más o menos, el 50 por ciento de la población mundial tiene sentido que tengamos ese mismo porcentaje de posibilidades de presidir el TC, o ese 50 por ciento de posibilidades de ejercer la jurisdicción constitucional porque no tiene ningún sentido que la mitad del género humano tome decisiones sobre la otra mitad. La docencia universitaria y la investigación son su vocación, ambas muy unidas, ¿qué cambios cree que deberían abordarse en el actual sistema de educativo? Los cambios que se deben abordar en el sistema educativo son siempre necesarios porque es una institución viva pero tengo que decir que la Universidad pública española es una universidad excelente. Yo he trabajado en tres universidades públicas y las tres cumplían rigurosamente las exigencias hacia los alumnos, en todo tipo de enseñanzas y absolutamente exigentes en investigación. Ahora ejerzo en la Complutense, y puedo decir que hay proyectos de investigación competitivos y desde luego, yo he llegado muy alto, pero me ha costado mucho esfuerzo. Todos los catedráticos y todos los profesores titulares de mi asignatura han seguido el camino del rigor. ¿Qué consejo les daría a los futuros profesionales? No es solo un consejo a los estudiantes, es un tema de responsabilidad de todos porque la juventud es el futuro de una sociedad. La sociedad se tiene que implicar con todos los jóvenes para que tengan posibilidades profesionales que se correspondan con su currícula y con su elección de estudios. En UP consideramos que el Desarrollo Profesional Continuo (DPC) es imprescindible en cualquier profesión porque permite dar una mayor calidad de servicios al cliente/paciente. ¿Considera que está suficientemente implantado en las profesionales? Considero que, en general, en los colegios profesionales está implantado, todos tienen programas de formación. Vivir de las rentas es imposible, los cambios son aceleradísimos en todos los órdenes: en el ámbito del conocinº 175 g septiembre-octubre 2018

Profile for Unión Profesional

Profesiones 175  

Número en el que se puede encontrar la primera entrega del especial 'Constitución y Organizaciones Colegiales'.

Profesiones 175  

Número en el que se puede encontrar la primera entrega del especial 'Constitución y Organizaciones Colegiales'.

Advertisement