Mateo el grandullon

Page 1

Mateo el Grandull贸n


página 1

Érase una vez un niño llamado Mateo, que destacaba por lo grande y fuerte que era. Sus padres, que habían sido muy viajeros, siempre le estaban contando historias de sus viajes. En el pueblo todos querían mucho a Mateo por su buen corazón. Mateo quería mucho a sus padres y, aunque no quería separarse

de

ellos,

cada

vez

tenía

más

ganas

de

conocer todos los lugares del mundo de los que le habían contado historias. Un día les pidió permiso para iniciar un largo viaje. Sus padres, que no querían perderse ni un minuto de su hijo, entendían que era bueno que conociera otros estilos de vida y decidieron darle permiso.


pรกgina 2


página 7

Caminó muchos días sólo, hasta que vio a los lejos un leñador que estaba arrancando pinos con las manos y le dijo: - Amigo, ¿qué haces ahí? - ¡Trabajando! - contestó él - Arranco pinos con

las manos para crear un camino desde

aquí hasta allí. - ¿Y cómo te llamas? - preguntó Mateo. - ¡Arrancapinos!


página 8

Mateo, viendo que también era una persona muy fuerte como él, pensó que podrían ser buenos compañeros de viaje y le invitó a que fueran juntos a conocer mundo. Arrancapinos aceptó y comenzaron a andar

y…

“anda

que

andarás

que

pronto llegarás” y “anda que andarás que pronto llegarás”…


pรกgina 11


página 12

Un día de invierno, abandonada

y

vieron una casa

pensaron

que

les

resguardaría del frío viento y de la lluvia. Decidieron cobijarse en ella y tan a gusto

pasaron

la

noche,

que

decidieron quedarse una temporada. Todas

las

mañanas,

Arrancapinos

salían

a

Mateo

y

trabajar

al

bosque y Chef se quedaba haciendo la comida.


página 19

Al poco rato llegaron sus amigos. Mateo le pidió a Arrancapinos que arrancara la parra para capturar tirar

y

al de

duende. repente

Arrancapinos

empezó

se

voz

oyó

una

a

grave

diciendo: - ¿Quién me tira de los cabellos que ni son blancos ni son negros?


página 20

Los tres se miraron asombrados. Arrancapinos decidió tirar con más fuerza y se volvió a oír la extraña voz diciendo: - ¿Quién me tira de los cabellos que ni son blancos ni son negros? Mateo decidió ayudar a Arrancapinos y entre los dos consiguieron arrancar la parra dejando un inmenso y profundo agujero.


página 31

Un día aparecieron en el pueblo Arrancapinos y Chef y preguntaron por Mateo hasta dar con él. - ¡Mateo! ¡Que alegría volver a verte! - dijeron sus amigos. - ¿Alegría? – respondió Mateo - ¡si me abandonasteis en el agujero! - ¡Qué va! La voz que salía de la parra nos hizo creer que el gigante del agujero era invencible – dijo Chef – Fuimos a buscar ayuda pero cuando volvimos y bajamos ya no estabas. -

¡Llevamos

dos

años

buscándote!

Hemos

traído

nuestra parte del tesoro para compartirla contigo – dijo Arrancapinos. Entonces Mateo comprendió que había dudado de sus amigos injustamente. Les perdonó e hicieron una gran fiesta a la que asistió todo el pueblo y brindaron por el futuro que se les presentaba.


pĂĄgina 32

Y colorĂ­n colorado, este cuento se ha acabado.


www.umugani.com