Issuu on Google+

AGRO-VENEZUELA Criterios socialistas para el financiamiento y el impulso Pág. 4

CONSEJOS DE TRABAJADORES avanzan en la Gran Caracas con Plan de Lucha

RELACIÓN PCV -PSUV PCV-PSUV se fortalece en el país con objetivos comunes

Pág. 5

CUL TURA Y CULTURA SOCIEDAD (II) con sentido popular popular,, de resistencia y liberación

Pág. 4

Pág. 8

¡EL SOCIALISMO SIGUE SIENDO LA ESPERANZA DE LOS PUEBLOS!

Órgano del Comité Central del PPartido artido Comunista de V enezuela Venezuela 25 de FEBRERO al 24 de MARZO de 2011 / Nº 186 / Año LXIV / Precio: BsF BsF.. 3,00

JUNT O A LA CLASE OBRERA Y EL PUEBLO VENEZOLANO JUNTO

¡80 años de lucha

por el Socialismo! Págs. 3, 6, 7

DO A T R A C N E ESPECIAL Proyecto

LÍNEA POLÍTICA


2

Temas

25 de Febrero al 24 de Marzo de 2011

AL BE RT E EIN: ALBE BER EIINST NSTE

¿POR QUÉ EL SOCIALISMO? Enrique G arcía R s.* E ara T ar Ga Rooja jas.* Esspecial ppa Trribuna P Poopul ula

E

instein (1879-1955) está considerado como el más importante científico del siglo XX, nacido en Alemania y posteriormente nacionalizado estadounidense. Recibió en 1921 el premio Nobel de Física por sus contribuciones a esta disciplina científica, muy celebrado también por su controvertida «Teoría de la Relatividad». En cierta ocasión, la secretaria de Einstein acosada por las demandas de una explicación sencilla de lo que era la Relatividad, le pidió al profesor que le diese una definición, con fino humor le respondió: «Cuénteles que cuando un hombre se sienta al lado de una muchacha linda durante una hora, le parece un minuto. Pero si lo hace en una estufa caliente durante un minuto, le parece una hora. Esto es la Relatividad». Albert Einstein nos revela que a su rigurosa lógica científica se añade que es un pensador socialista y humanista, condición demostrada en el artículo escrito en la oportunidad de la publicación del primer número de la revista norteamericana de economía política Monthly Review en mayo de 1949. En este ensayo argumenta acerca de la necesidad de modificar la oferta del modelo capitalista para poder asegurar el futuro de la humanidad y el papel que ha de jugar el socialismo en su consecución, así lo manifiesta la cita siguiente: «La situación que prevalece en una economía basada en la propiedad privada del capital está caracterizada en lo principal: …primero, no está garantizado que todos los que tienen capacidad y quieran trabajar puedan encontrar empleo; existe casi siempre un ejército de parados. El trabajador está constantemente atemorizado con perder su trabajo. Desde que parados y traba-

males: el establecimiento de una economía socialista, acompañado por un sistema educativo orientado hacia metas sociales». El célebre investigador fue muy cuidadoso de sus afiliaciones políticas, sin embargo, su actuación durante buena parte de su vida estuvo identificada con una visión claramente marxista del mundo; es decir, un camarada no militante que firmaba a menudo peticiones del Socorro Rojo de Alemania (RHD) entidad de ayuda humanitaria dependiente del Partido Comunista Alemán, llegó a formar parte del consejo de administración de dos casas de acogidas de niños del RHD junto con otras personalidades como Thomas Mann. También, fue conferencista en el Marxistischen Arbeiterschule (escuela de trabajadores mar-

«V nidos ppoorque ooíí qqu ue een n eesste ppa aís eexi xi a uun na «Viine a E Esstados U Un xisstí tía gran libertad. Cometí un error al elegir EEUU como tierra de libertad, y es un error que en el balance de mi vida ya no puedo compensar». Albert Einstein jadores mal pagados no proporcionan un mercado rentable, la producción de bienes de consumo está restringida y la consecuencia es una gran privación. (…) Estoy convencido de que hay solamente un camino para eliminar estos grandes

xistas) afiliada al Partido Comunista (KPD). El número de la revista LIFE del 5 de abril de 1949 mostraba varias fotografías de personajes públicos que según la revista prestaban su imagen para disfrazar al monstruo co-

DIRECTORIO

Fundado el 17 de febrero de 1948. Premio N er iodismo 2002 . Naacional de P Per eriodismo

munista. Aparecía el retrato de Einstein en posición central. Ante la violencia racista gringa aceptó la proposición del cantante y luchador social Paul Robenson de ocupar el cargo de copresidente de la cruzada norteamericana para acabar con los linchamientos. El jefe del FBI, J. Edgar Hoover, escribió en un memorando del 15 de abril de 1950 unas notas acerca del científico en las que señalaba que era un «radical extremista», que su casa era conocida como un centro de comunismo. Einstein fue solidario con el pueblo judío y hasta le fue ofrecida la presidencia del Estado de Israel que él rechazó. Valoraba más llegar a un acuerdo pacífico y razonable con los árabes que la creación de un Estado judío. Para concluir, en esta época de claras definiciones ideológicas los comunistas venezolanos rendimos honores y reconocimiento a este investigador por su extraordinaria obra científica y su vida dedicada a luchar contra la guerra, el racismo y la injusticia social. «Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica yo sugerí la mejor de todas: la paz.» Albert Einstein. *Profesor de literatura. Especialista en pensamiento bolivariano.

Combativo 63º Aniversario de TP Tribuna Popular.- Las y los trabajadores y colaboradores de Tribuna Popular, órgano del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela (PCV), reafirmaron el pasado 17 de febrero, en el Acto conmemorativo por su 63º Aniversario, el completo compromiso con las luchas de la clase obrera, por la liberación nacional y el socialismo. Así lo expresaron quienes tienen la responsabilidad de continuar la labor del pionero, vanguardia y escuela del periodismo revolucionario, para seguir cumpliendo su multifacético papel organizador, ideológico, agitador y propagandista, como herramienta fundamental de las luchas de las y los trabajadores. Decenas de amigas y amigos acompañaron este acontecimiento, entre los que destacan el exjefe de redacción y director de TP, Américo Díaz Núñez, Embajador de Venezuela en Belarús; del Embajador de Vietnam en Venezuela, Tran Thanh Huan; del Embajador de Abjasia en nuestro país, Zaur Konstantinovich Gvadzhava; la representación diplomática de Pridnestrovia, encabezada por Christian Furts; y colaboradores de TP a lo largo de varias décadas, como Faustino Rodríguez Bauza. Igualmente, llegaron diversos y sentidos saludos, como el de Servando García Ponce, Director del diario VEA; Ernesto Villegas, Director del Diario «Ciudad Caracas»; Eleazar Díaz Rangel, Director del diario «Últimas Noticias»; José Vicente Rangel, histórico luchador por los derechos humanos; Jacqueline Farías, Jefa del Gobierno del Distrito Capital; Richard Canán, Director General de la Vicepresidencia de la República; Francisco Sesto, Ministro de Cultura Entre los saludos internacionales, destacan el de Ginés Fernández, Director de Mundo Obrero, periódico del Partido Comunista de España (PCE), quien manifestó que «Las luchas por los derechos de la clase trabajadora y de la mayoría –hoy más que nunca– necesita referentes, como también lo necesita la consolidación y avance de procesos de transformación revolucionaria y es en estos que se desarrollan en vuestro país donde medios como TRIBUNA POPULAR juegan un papel primordial e importante frente al ataque mediático del imperialismo», con los deseos de «éxitos en los retos que abordéis en este 2011, por nuestro aniversario de Tribuna Popular, el 80 Aniversario del PCV y el 14 Congreso Nacional de PCV.» Emilia Segotta, Directora de Nuestra Propuesta, semanario del Partido Comunista de la Argentina (PCA), quien expresó que están embarcados «en el fortalecimiento de nuestra organización, al tiempo de aportar a la creación de instancias frentistas de unidad para, desde nuestra autonomía, contribuir a la profundización y avance del proceso en curso en nuestro país», y que siguen con atención «los sucesos en Venezuela, valoramos la fabulosa y compleja experiencia que el PCV debe desarrollar y le aseguro que es muy importante el camino que ustedes recorren», reafirmando el «saludo con motivo de los múltiples acontecimientos del PCV para este año 2011.» Desde La Habana, Cuba, el Embajador de la República Popular Democrática de Corea, Kwon Sung Chol, hizo llegar su saludo al 63º Aniversario de Tribuna Popular «que ha venido siempre siendo el organizador de las victorias de las luchas dirigidas por el PCV, guía y educador de las y los trabajadores venezolanos, y, hoy en día, fiel aliado y amigo de lucha del Presidente Hugo Chávez y la Revolución Bolivariana», reafirmando «espero que Usted y el Comité Central del PCV cuenten con mi participación y mis mejores votos por muchos éxitos en su lucha por la emancipación y soberanía del pueblo», con «saludos revolucionarios a todos los camaradas del PCV.» En este año 2011, del 80º Aniversario del PCV y de su 14º Congreso Nacional, todo el colectivo que hace posible Tribuna Popular, las y los trabajadores y colaboradores, tenemos conciencia de la responsabilidad histórica que pesa sobre nuestros hombros, tenemos la convicción de la justeza y vigencia de nuestra lucha, y tenemos la certeza de la victoria final.

DI RECT OR-F UND AD OR: G ustav o Ma do M. (1898-1983) / DI RECT OR: Car los A quino G. / E DI TOR: Osc ar P eña DIR ECTOR-F OR-FUND UNDAD ADOR: Gustav ustavo Maccha hado DIR ECTOR: Carlos Aquino EDI DIT Oscar Peña a, Osc ar F iguer a, P edr o Eusse CONSE JO DE RE DACCIÓN: Jer ónimo Car era, Oscar Figuer iguera, Pedr edro CONSEJO RED Jerónimo Carrrer REDACT OR ES Y C OL ABOR AD OR ES: Luis Rojas, P aúl S eijas, Roso Gr imau, Josmel Me ua án, Ítalo Gonz ále z, CTOR ORE COL OLABOR ABORAD ADOR ORE Paúl Seijas, Grimau, Mezza, F Frrancisco G Gua uaccar arán, Gonzále ález, Fernando Arribas, Manuel Sutherland ut iér ígue ADMI NIST RACIÓN: Zenaida Mar o (E) / DIST RIBUCIÓN: Antonio G utiér iérrrez, José Rodr Rodrígue íguezz ADMINIST NISTR Marrrer ero DISTR Gut DIA GR AMA CIÓN Y DISEÑO: Depar tamento N anda del PCV DIAGR GRAMA AMACIÓN Departamento Naacional de P Prrensa y P Prropag opaganda zuela o, P B. P ar an Juan, Car DI REC CIÓN: Cal le Jesús F ar ía, Esq an P edr oaS an F Edif.. Canta Cantacclar laro PB. Par arrroquia S San Caraacas. Vene enezuela DIR ECCIÓN: Calle Far aría, Esq.. de S San Pedr edro San Frrancisquito ancisquito.. Edif TE LEFAX: +58 212 3955696 - 4819737 / SI TIOS WE B: www .t .org www .pcv-v ene TEL SIT WEB: www.t .trribuna-popular ibuna-popular.org www.pcv-v .pcv-vene enezuela.org zuela.org COR REOS E LECT RÓNIC OS: tribunapopular70@c ant v.net ttrribunapopular70@yahoo .es ttrribunapopular70@g mail.com CORR EL ECTRÓNIC RÓNICOS: ibunapopular70@cant antv ibunapopular70@yahoo.es ibunapopular70@gmail.com CUE NTA COR RIENTE: 0102-0471-26-00-01067880 Banco de Vene zuela, a nombr opular / DE PÓSI TO LEGAL: P P760472 CUEN CORR enezuela, nombree de: Tr ibuna P Popular DEPÓSI PÓSIT PP760472


25 de Febrero al 24 de Marzo de 2011

Buró Político / Editorial

3

EDITORIAL

REAFIRMACIÓN IDEOLÓGICA, por la P ATRIA y el SOCIALISMO PA

L

as y los comunistas del mun do, especialmente las y los ve nezolanos, celebramos con júbilo el 80º Aniversario de la fundación del decano de los Partidos políticos venezolanos. Siendo el Partido de mayor trayectoria –y, claro, de histórica consecuencia político-ideológica–, es la organización más impregnada de juventud, por llevar en su seno la concepción filosófica del futuro: el marxismo-leninismo. Las fuerzas mundiales del progreso, de las que forma parte el movimiento comunista internacional, sigue con interés y apoya con entusiasmo la fase revolucionaria que inició el pueblo venezolano en 1998, y que tantas expectativas ha generado. Para quienes en el mundo levantan – y han sostenido por más de cien años– las banderas del Socialismo científico, tienen

absolutamente claro que no puede concebirse la perspectiva y el rumbo socialista (no socialdemócrata) de un proceso, sin la participación activa y creciente de la clase obrera y de su Partido, el PCV. Es por esto que este Aniversario es también de ellos. Recordando cada día que la línea trazada por el XIII Congreso Extraordinario (marzo 2007) sobre “El Partido de la Revolución”, sigue siendo una tarea pendiente por completar para las y los comunistas venezolanos. Este Aniversario es también de las generaciones de comunistas que dieron su vida –truncada o no por el enemigo de clase–, para un objetivo vigente: la toma del poder político por parte del pueblo trabajador, para su liberación, para imponer sus intereses a los de la minoría explotadora e iniciar la construcción de la sociedad socialista. Este Aniversario es también de los

familiares de las y los camaradas, que constituyen un pilar fundamental para que cada uno de ellos y ellas pudiera cumplir las tareas asignadas por el Partido. Este 80º Aniversario no es un mero homenaje y recordatorio de más de ocho décadas de lucha abnegada y desprendida de decenas de miles de comunistas como expresión del compromiso histórico del PCV con el pueblo, sino que es la vibrante reafirmación de la vigencia de la organización comunista, como expresión clasista revolucionaria, autónoma, crítica y propositiva; la vigencia de las concepciones científicas del marxismoleninismo, como guía creadora para avanzar en el camino de la revolución socialista; la vigencia del acendrado bolivarianismo, como símbolo de los ancestrales anhelos de libertad y soberanía; la vigencia de la lucha de clases, como motor de la historia en una con-

frontación que no permite conciliaciones. Este Aniversario marca también – con este contexto– la presentación pública de los documentos base de discusión para el 14º Congreso Nacional del PCV. Se inician cinco meses de amplias y democráticas discusiones en todos los organismos de la estructura leninista del PCV, aportando y nutriendo los documentos base, desde las Células hasta llegar finalmente a la instalación del 14º Congreso, el 4 de agosto. Para esta construcción colectiva, de abajo hacia arriba, que es como históricamente se define la política del PCV, se ha invitado a participar al pueblo trabajador, con quien se construirá la nueva sociedad, para que haga suyos estos documentos, siendo coautor de ellos. “¡Nuestra causa es justa… La victoria será nuestra!”

Inicia un ggrran debate na cional por el inst io y línea polít ic ia nacional instrrumento unitar unitario polític icaa rreevolucionar olucionaria

PCV CELEBRA SUS 80 AÑOS JUNT O AL PUEBLO JUNTO Tribuna Popular.- El XLI Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela (PCV), estuvo sesionando durante los días 12, 13, 19, 20 y 26 de febrero, para la discusión y aprobación de los Proyectos de documentos para el 14º Congreso Nacional de las y los comunistas venezolanos, el cual se llevará a cabo del 4 al 7 de agosto de este año. Formó parte también de este Pleno la propuesta para la construcción de la unidad de las fuerzas políticas y sociales antiimperialistas, el amplio frente nacional patriótico, que se propuesto en llamar “Polo Patriótico”. Así lo dio a conocer, Oscar Figuera, Secretario General del PCV, quien manifestó que de estos documentos se presentará el proyecto de Línea Política en el Acto central nacional por los 80 años de lucha que cumplirá la tolda del Gallo Rojo el próximo 5 de marzo y que se celebrará el miércoles 2 en el Teatro Municipal de Caracas y con diversas actividades en todo el país. El proceso congresual se inició con el llamamiento y se consolidará “con la presentación de los documentos que discutirán el Partido Comunista y Juventud Comunista de Venezuela en todos sus organismos, pero también se alimentará de los aportes de individualidades y colectivos revolucionarios”, señaló Figuera. 80 años de lucha incansable El Partido Comunista de Venezuela (PCV), celebrará sus 80 años de vida orgánica, en Caracas, el miércoles 2 de marzo, a partir de las 8 y media de la mañana, con una ofrenda floral en la Plaza Bolívar, para posteriormente marchar hasta el Teatro Municipal de Caracas, donde a partir de las 11 de la mañana, se realizará el Acto central nacional. Así lo dio a conocer el Miembro del Buró Político y Secre-

tario Nacional de Organización, Perfecto Abreu Nieves, quien señaló que “nuestro Partido nace en Venezuela con el referente del Manifiesto del Partido Comunista, de Marx y Engels, como doctrina en la lucha de clases, por lo que la conmemoración de estos 80 años será también una reafirmación ideológica” Luego de que el 5 de marzo de 1931 se constituyera la primera Célula del PCV, en criminal represión y férrea clandestinidad, los militantes comunistas distribuyeron el 1º de mayo de ese año el primer Manifiesto del PCV, dando conocer su formación y la lucha del pueblo y los trabajadores contra la dictadura de Juan Vicente Gómez y los principales problemas del país. Destacó Abreu que “durante 80 años hemos mantenido en forma consecuente la lucha por los intereses de la clase obrera, de las y los trabajadores venezolanos”, reafirmando que el PCV ha sido vanguardia en las luchas contra la dictadura gomecista, la de Pérez Jiménez y en los 40 años del bipartidismo, disfrazado de democracia. El 5 de marzo se conmemoran ocho décadas en las que varias generaciones de comunistas, símbolos de la histórica lealtad del Partido Comunista a la clase obrera, superaron las más difíciles condiciones de persecución, tortura y asesinato político, manteniendo siempre el PCV su irreductible lucha antiimperialista, por la liberación nacional, por la defensa del pueblo trabajador y por la transformación revolucionaria de la sociedad, para construir el Socialismo. Instrumento unitario de las fuerzas antiimperialistas El XLI Pleno del Comité Central, durante sus cinco días de sesiones, avanzó en la discusión de la propuesta para la construcción del amplio frente

nacional patriótico, valorando como un paso muy positivo “el esfuerzo de construir un instrumento de carácter unitario, orgánico como el que se ha planteado con la denominación de Polo Patriótico”, destacó el Buró Político. Dentro de los elementos que se adelantaron, mientras se culmina la propuesta final del PCV, está que el Polo Patriótico “debe ser una instancia de dirección colectiva y de integración unitaria del conjunto de las fuerzas sociales y políticas, del proceso de cambio en Venezuela”.

define en esencia como el frente amplio nacional patriótico antiimperialista. Otros de los elementos esenciales en el cual debe actuar este instrumento unitario es el “desarrollo planificado de la economía”, que permita superar la sociedad capitalista en forma dirigida y participativa. “La superación del estado actual de la sociedad venezolana, que sigue siendo capitalista, debe ser mediante el desarrollo de sus fuerzas productivas sobre la base de la planificación”, señaló el Buró Políti-

Además “debe dotarse de un Programa Mínino que exprese las tareas fundamentales que corresponde realizar en el actual desarrollo del proceso político”, en cuya tareas, para el Comité Central, está la construcción de un nuevo Estado Democrático, Popular y Revolucionario. Para las y los comunistas, este nuevo Estado debe poner énfasis en el combate al “burocratismo, la ineficiencia, la corrupción” para transformar y convertir al Estado Burgués en “un Estado participativo, que supere la cultura de un Estado dividido en clases”. Para el PCV, una de las causas por la que no se ha avanzado en la construcción del nuevo Estado, se debe, entre otras cosas, a la no existencia de un instrumento, que el Partido lo

co.

Para el PCV es necesario superar la condición monoexportadora y multiimportadora de la sociedad venezolana, para ello se deben desarrollar estas fuerzas productivas que permitan la satisfacción de las necesidades básicas del pueblo. “Todo ello tiene que estar transversalizado por la socialización de los medios fundamentales de producción, bajo control de los trabajadores y trabajadoras”, enfatizó. De esta forma, se señaló la necesidad de transformar los latifundios en el campo, en grandes desarrollos productivos, “No podemos combatir el latifundio y estar creando minifundios improductivos”, precisaron. PCV alerta sobre Golpe si-

lencioso La Dirección del PCV, alertó que se está desarrollando un golpe silencioso en Venezuela, impulsado por el Pentágono y apoyado por la oposición del país y se solidariza con los pueblos del mundo árabe, como Túnez, Egipto, Yemen, Jordania y Libia, que en estos momentos se levantan por conseguir mayores libertades democráticas y progreso social. “Esta batalla será un paso importante en el despertar de los pueblos por nuevas relaciones económicas de producción, por nuevas relaciones internacionales entre las fuerzas del progreso y la paz que combaten al imperialismo”, señaló Abreu. Ante la renuncia del presidente egipcio, Hosni Mubarak, aliado del sionismo israelí y del imperialismo estadounidense, el PCV expresó que “la estructura de la dominación y de la política imperialista en Egipto, sigue viva y coleando, además de que las expresiones lucha del pueblo están siendo truncadas por la misma estructura que fue parte del régimen de Mubarak”. Asimismo, alertó a los pueblos latinoamericanos y particularmente el venezolano a movilizarse para truncar los planes de conspiración contra los procesos de cambio social que se viven en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, de las oligarquías latinoamericanas, junto a las grandes transnacionales y consorcios imperialistas «Hoy, de la misma manera que ocurrió en Panamá, Chile y Colombia, las oligarquías han entendido que ha llegado el momento en que ellos mismos deben tomar las riendas del poder público (…) son los propios magnates de las oligarquías los que están luchando por la Presidencia y en Venezuela eso es parte de los planes que tienen, por eso han puesto en marcha un golpe silencioso contra el gobierno del presidente Chávez».


4

Nacional

25 de Febrero al 24 de Marzo de 2011

Nuevos criterios para el financiamiento con orientación socialista

Misión Agro-V enezuela Agro-Venezuela Por: Rafael Enciso* Esta en marcha la Misión Agro-Venezuela, lanzada recientemente por el Presidente Chávez, con el propósito de avanzar con paso firme hacia la Soberanía y Seguridad Alimentaria de la Nación venezolana. Es indispensable construir un sistema nuevo de financiamiento, que asegure que los recursos de inversión y de crédito del Estado sean en verdad utilizados en las actividades productivas y orientados al logro de objetivos verdaderamente socialistas. Para avanzar en dirección socialista, es fundamental que los productores agrícolas, futuros beneficiarios de los créditos y recursos de inversión del Estado, participen de una planificación integral centralizada y desconcentrada, hecha en los diferentes niveles de la administración pública: local, regional y nacional; siempre con creciente participación social y objetivos socialistas. Para esto, los créditos que otorgue el Estado, deben ser para proyectos individuales, familiares o colectivos; pero siempre vinculados a la construcción y desarrollo de cadenas y redes socioproductivas por rubros –que les den sostenibilidad–, orientadas a producir alimentos, pero también a su vez, a la construcción de la economía comunal y las comunas, así como al fortalecimiento de las redes de distribución con orientación socialista. Los que quieran producir o intermediar alimentos, sólo pensando en sus ganancias individuales –sin tener en cuenta los intereses generales de la sociedad y la responsabilidad que como ciudadanos tienen con ella–, que consigan créditos de los bancos privados. Que sean financiados por los capitalistas, están en su derecho. Pero no deberían ser financiados con recursos de la Nación. La nueva forma de operar con orientación socialista Este sistema puede basarse en crear sociedades entre: el Estado y/o una Empresa de Propiedad Social Directa (Comunitaria), o mixta (con diferentes combinaciones) y los productores individuales, o preferiblemente productores colectivos, una de cuyas expresiones concretas son las Cooperativas. En este nuevo esquema, el banco o fondo de fomento del Estado, no da en lo fundamental dinero efectivo al productor, sino sólo en mínimo porcentaje. Porque el dinero efectivo es una tentación y puede ser desviado con facilidad a otros fines, como ha ocurrido con frecuencia durante los últimos años. El Estado financia a una EPS, o empresa mixta, por medio de la cual aporta

al productor primario para el proceso productivo, todos los medios requeridos: semillas, sistema de riego, incluido pozo profundo, cercas, equipos, maquinaria, herramientas y otros insumos como pueden ser los alimentos balanceados para animales (ABA), abonos orgánicos y minerales, asistencia técnica y acompañamiento permanente; y el productor aporta su fuerza de trabajo, capacidad de gestión y su voluntad política para crear riqueza con beneficio individual y social al mismo tiempo; y para avanzar hacia la creación de nuevas relaciones sociales de tipo socialista, basadas en criterios y valores de igualdad compleja, equidad, justicia social, solidaridad, eficiencia, honestidad, transparencia. Mejorar la vida con base en el trabajo y sus productos Es, del nuevo valor creado mediante el trabajo, con apoyo de los recursos del Estado, que los trabajadores de las EPS, industriales o agroindustriales, de la agricultura o la pesca, y el pueblo en su conjunto, mejorarán su calidad de vida de manera colectiva y persistente. No de la propiedad de los medios de producción adquiridos con créditos del Estado y financiados con recursos provenientes de la renta petrolera, que pertenecen a todo el pueblo de Venezuela. Eso es fomentar más capitalismo y transferir recursos del pueblo a manos privadas. La propiedad que el gobierno revolucionario fomente prioritariamente, debe ser la propiedad social. EPSC para generar trabajo productivo e ingresos La hechura de los pozos profundos, los sistemas de riego, la construcción de cercas, la siembra de pastos o semillas, o la construcción de caminos o carreteras para sacar la producción de los campos, etc., debe ser también financiada con estos créditos por el Estado y realizada por Empresas de Propiedad Social Comunitarias (EPSC), conformadas por trabajadores miembros de las comunidades y por tanto integrantes de los Consejos Comunales, a precios justos, acordados de manera conjunta, como parte de la planificación del desarrollo de la economía comunal con orientación socialista en los municipios y parroquias. Las Alcaldías deben fomentar la creación de estas EPS como método para crear fuentes de trabajo productivo e ingresos para la población, y de liberar a los trabajadores de la necesidad de vender su fuerza de trabajo a los empresarios capitalistas. *Economista Investigador.

Pueblo movilizado apoya Ley de Arrendamiento e Inquilinato Caracas.- Durante las últimas dos semanas de febrero, en todas las Plazas Bolívar del país, se llevó a cabo la jornada de recolección de firmas en apoyo a la Ley de Arrendamiento e Inquilinato, para su presentación ante la Asamblea Nacional. Elizabeth Santos, representante y vocera de la Red Metropolitana de Inquilinos, informó que con esta jornada se busca activar la iniciativa popular para la promoción de este instrumento legal dirigido a resguardar el derecho a la vivienda de miles de familias venezolanas. Para la aprobación de la Ley de Arrendamiento e Inquilinato es necesario recoger, en todo el territorio nacional, 0,1% de las firmas de los electores del Consejo Nacional Electoral (CNE). Santos precisó que el número de

firmas a recabar está en el orden de las 17 mil, no obstante, informó que la meta fue superada ampliamente ante el espíritu de participación de los venezolanos. Este instrumento legal permitirá normar la relación entre arrendador y arrendatario, para evitar abusos y excesos, muy comunes en este tipo de situaciones, y de esta forma velar por la protección del derecho a la vivienda. En esta Ley está planteada la figura de un defensor público, ya que muchos de los litigios entre arrendador y arrendatario se perdían por no contar las familias con recursos para costear su defensa. De igual manera, este instrumento contempla sanciones en los casos recurrentes de violaciones a los derechos humanos, a la vida y la vivienda, puntualizó.

Puntofijismo: lo más asesino esor de la histor ia y rrepr epr epresor historia Caracas.El presidente de la Asamblea Nacional, Fernando Soto Rojas, recordó que el régimen puntofijista, además de ser el más represor de la historia venezolana, fue responsable de millones de muertos, desaparecidos y masacres contra activistas y líderes sociales. Los gobiernos de la IV República que encabezaron los partidos de derecha fueron regímenes esencialmente delictivos, antidemocráticos, y sobre todo los más asesinos y entreguistas de la historia del país, expresó Soto Rojas. Expresó que la IV República jamás fue un régimen democrático, sino que fue un régimen represor que sumió al país en una inmensa pobreza, miseria, de enorme desigualdad y de una profunda exclusión, reportó la Agencia Venezolana de Noticias. Remarcó que la rebelión popular del 27 de febrero fue la explo-

sión de un pueblo que estaba contenido por las injusticias de esos gobiernos, que posteriormente pasó a abrir el camino hacia una «larga coyuntura de transición que condujo al nacimiento de la Revolución y al liderazgo del presidente Hugo

Fernando Soto Rojas Presidente de la AN Chávez». «Fue un cambio a favor del pueblo, y aún seguimos trabajando duro en ese cambio, para transformar la Asamblea Nacional en una gran Asamblea Popular, donde el pueblo sea gobierno», subrayó.

En el interior se fortalece relación PCV -PSUV PCV-PSUV Tucupita.- Una Comisión del Buró Político del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en Delta Amacuro, encabezada por la Coordinadora Regional, Lizeta Hernández, le dio la bienvenida a Oscar Figuera, Secretario General del PCV y Diputado a la Asamblea Nacional, en una visita de trabajo que éste realizó al estado oriental. El encuentro tuvo lugar en la sede del PSUV y las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de la Profa. Iraida Carrasquel, quien comentó que la reunión era un «conversatorio sobre la unidad». Lizeta Hernández, evocó el espíritu de Gustavo Machado y otros dirigentes históricos que «hoy encarnan al PCV, manteniendo su lucha antiimperialista contra aquellos que quieren sabotear y

vender la dignidad de la patria venezolana». La mandataria regional enfatizó la puesta en marcha de las 3R al cuadrado –revisión, rectificación, reimpulso, reunificación, repolitización y repolarización– para fortalecer el compromiso con el pueblo y con el presidente Hugo Chávez. Figuera, indicó que Lizeta Hernandez, Oscar Figuera y Lorenzo Devera su presencia en el estado forma parte de una gira nacional con su comitiva, que bus- participativa». Asimismo, agradeció a la Gobernadoca afianzar el compromiso para «fortara Lizeta Hernández, y a la militancia orlecer los caminos de la unidad

ganizada de ambos partidos revolucionarios por el recibimiento y el espacio otorgado de lo que llamó una »conversación breve pero sustanciosa». En su discurso, el dirigente comunista destacó que «el objetivo principal es dejar clara constancia de que las fuerzas políticas y sociales comprometidas con el proceso de cambio en Venezuela y también en el Delta, están dispuestas a transitar caminos de unidad en el desarrollo democrático, y protagónico del pueblo». Figuera resaltó que el compromiso es seguir impulsando el camino hacia las elecciones del año 2012. «Es nuestra aspiración que esa victoria la cimentemos en una gestión de Gobierno que cada día esté más en correspondencia con el discurso del presidente Chávez».


¡C ONST RUC CIÓN C OL ECT IV A de la L A! ¡CONST ONSTR UCCIÓN COL OLECT ECTIV IVA LÍÍNEA POL POLÍÍTIC ICA! De conformidad con el calendario del 14º Congreso Nacional del Partido Comunista de Venezuela (aprobado en noviembre de 2010 por el XXXIX Pleno del Comité Central), sometemos a la consideración de nuestros organismos partidistas y del pueblo venezolano en general, el proyecto de Línea Política que será discutido, enriquecido y adoptado en el marco de este Congreso. Asimismo, daremos a conocer otros dos proyectos cuya discusión y aprobación está contemplada en el orden del día del Congreso: la actualización de nuestro Programa y la reforma de los Estatutos del PCV. Las y los comunistas, como siempre lo hemos hecho en los trece Congresos y once Conferencias Nacionales que hemos tenido a lo largo de nuestros 80 años de vida partidista, discutiremos estos proyectos en el seno de nuestros organismos con el mayor sentido crítico y autocrítico, con disciplina consciente y entusiasmo militante, y con la más amplia democracia interna, a fin de contribuir a la construcción colectiva de la política y la orientación general del Partido, según lo establecen los principios del centralismo-democrático y las tradiciones del PCV y del movimiento comunista internacional del que orgullosamente formamos parte. El proyecto de Línea Política que hoy presentamos es resultado de largas e intensas discusiones en el seno del Comité Central y de la Comisión de trabajo creada al efecto por éste, y es por lo tanto, desde ya, un producto colectivo, una muestra de la forma de trabajo y de los mecanismos internos propios de una organización leninista. Pero la discusión apenas se inicia: se incorporarán a partir de ahora los aportes que resulten de los debates en las Conferencias de Célula, las Conferencias Locales, las Conferencias Regionales y de las que emanen de individualidades y colectivos revolucionarios, para concluir en agosto de este año con el gran debate final y aprobación de la versión definitiva de la nueva Línea Política del Partido en el marco de la etapa conclusiva del 14º Congreso Nacional. La Línea Política es el documento que dicta las guías generales para la acción del Partido en el corto a mediano plazo, en correspondencia dialéctica con los conceptos y las orientaciones de carácter más estratégico y más largo plazo que establece el Programa. La Línea Política, mucho más específica y concreta que el Programa, considera con mayor detenimiento y detalle las circunstancias particulares de la actualidad política y los acontecimientos y desarrollos recientes de la vida nacional, a fin de ajustarse a éstos sin perder de vista el horizonte estratégico programático. Por ello, el proyecto de documento que hoy presentamos contiene una nueva caracterización del proceso de cambios iniciado en Venezuela en 1999 y una evaluación del estado actual de la correlación de fuerzas dentro y fuera del campo de quienes impulsamos este proceso, a la luz de las más recientes circunstancias y eventos. Este proyecto es descarnadamente objetivo de diversos aspectos de la acción del gobierno, señalando –crítica y propositivamente– sus fallas, debilidades y fortalezas. Ello es así porque partimos del principio de que “la verdad es siempre revolucionaria”, como hemos aprendido del ya largo acumulado de experiencias del movimiento comunista en nuestro país y el mundo. La crítica oportuna y constructiva no nos hace desleales: nos hace revolucionarios. Pero omitir esa crítica nos haría cómplices de quienes, a propósito o sin quererlo, hoy contribuyen al desgaste del proceso de cambios y al desprestigio del concepto de Socialismo. Así se entiende dentro del PCV y confiamos que así se entienda por las organizaciones XLI Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Venezu el a - PCV zuel ela

Caracas, 12, 13, 19, 20 y 26 de febrero de 2011.


14º Congreso Nacional del PCV

LÍNEA POLÍTICA del PCV (Proyecto) I.- Contexto internacional 1) Las históricas transformaciones económicas, políticas, sociales y culturales que vive el mundo, están transversalizadas por dos grandes contradicciones: la fundamental entre trabajo y capital, que signa con mayor fuerza la época de transición del sistema capitalista al socialista; y la principal, entre humanidad e imperialismo, que plantea la lucha por la liberación nacional y el desarrollo independiente de los pueblos.

2) Entre las principales tendencias que ponen de manifiesto este nudo de contradicciones, destaca el predominio de la especulación financiera, lo cual determina las nuevas formas de las crisis económicas globales del sistema capitalista en su fase imperialista y los mecanismos utilizados para superarlas, que en general recurren a manipular las variables macroeconómicas sin importar sus efectos reales en las y los trabajadores, pueblos y naciones. Otra tendencia dominante es hacia la modernización y desarrollo de la industria militar, unido a una intensificación del despliegue militar de las fuerzas imperialistas, con miras a asegurar su control sobre áreas, recursos y mercados de interés estratégico. Estos elementos, a su vez, propician un clima de grandes amenazas a la paz mundial. La tercera de las tendencias que señalamos es la agudización de la lucha de clases y en general la reactivación creciente de los movimientos populares de resistencia al imperialismo en todo el mundo. 3) El capitalismo mundial todavía se estremece por los efectos de la crisis que tuvo inicio en el sistema financiero de los Estados Unidos en 2008, y que se extendió y llegó a comprometer seriamente a la mayoría de los países del planeta. Mientras las grandes corporaciones que sobrevivieron esta nueva crisis cíclica y depredaron a las que no lo lograron, ya han vuelto a percibir ganancias exorbitantes, los pueblos trabajadores del mundo siguen siendo golpeados. En Europa siguen las protestas contra las políticas de corte neoliberal impuestas para descargar sobre el pueblo trabajador el peso de una crisis que es responsabilidad de la clase explotadora. Estas políticas de reducción del gasto público en general, recorte de la seguridad social y precarización de las condiciones de trabajo, han traído graves perjuicios a la clase obrera y trabajadora de ese continente, y han desatado protestas en países como Grecia, Portugal, Irlanda, Francia o España, lo que muestra la agudización en curso de la lucha de clases. En los Estados Unidos, persiste también el deterioro de las condiciones de trabajo y de vida de buena parte de la población, y los índices reales de desempleo y po-

breza se mantienen cerca de sus valores máximos históricos: unos 30 millones de personas continúan sin encontrar trabajo regular en ese país, y casi 45 millones de personas viven en niveles de pobreza. 4) Esa crisis reciente ha puesto de relieve algunos fenómenos que están en desarrollo desde hace algún tiempo. Uno de ellos es la creciente tensión entre los distintos polos imperialistas, particularmente entre el estadounidense y el europeo, y entre éstos y los polos emergentes o en expansión, como el ruso. Estas contradicciones interimperialistas crean una situación muy fluida, que oscila desde las alianzas flexibles entre todas estas potencias económicas para impulsar sus objetivos comunes de dominación mundial, a las confrontaciones momentáneas entre ellos cuando pugnan por el control de áreas o mercados de especial importancia, como ha ocurrido ya varias veces en torno a los recursos energéticos y las posiciones geopolíticas de Asia Central, que despiertan las ambiciones hegemónicas de Rusia, Europa y los Estados Unidos a la vez. 5) Dentro de ese contexto surgen nuevos actores de importancia a escala mundial, los más destacados de los cuales son los llamados países BRIC (Brasil, Rusia, India, China), que tienen los más altos índices de crecimiento y las mejores perspectivas económicas en el corto y mediano plazo. El principal de ellos es la República Popular China, cuyo acelerado desarrollo ya la llevó a desplazar al Japón como la segunda mayor economía del planeta, y su creciente poderío en todas las esferas le permite a disputar la hegemonía económica a los Estados Unidos. Otra de las potencias emergentes es Brasil, país que viene desarrollando una audaz política de aumento de su influencia y presencia particularmente en el escenario latinoamericano, lo que lleva a agudizar sus tensiones con el imperialismo estadounidense. 6) Se han producido asimismo nuevos movimientos de masas en el Medio Oriente y el norte de África, que han agudizado la situación de volatilidad persistente desde hace décadas en esa área de importancia neurálgica. Desde fines del año pasado los pueblos de estos países han iniciado, uno tras otro, movimientos de masas en reclamo de mayores libertades políticas y el fin de los regímenes dictatoriales que habían controlado la mayoría de los países de la región. El imperialismo se está aprovechando de esta situación para reafirmar y fortalecer su dominio en la región, burlando las legítimas aspiraciones de progreso de los pueblos. Más aún, hay indicadores que señalan que al menos algunos de estos movimientos han sido estimulados por el propio imperia-

lismo a través de algunas de sus agencias, dentro de una táctica de desestabilización una amplia región del mundo. 7) Nuestro continente sigue estando en la mira de la estrategia de dominación global del imperialismo, particularmente del estadounidense. Así lo

demuestra su renovada y fortalecida presencia militar en algunos países de la región, como el caso de Colombia, sumida en su largo conflicto interno que se agudiza debido a esa presencia militar extranjera. Las acciones abiertas y encubiertas del imperialismo y sus aliados locales han contribuido a agravar las crecientes dificultades que enfrentan los pro-

to comunista internacional en todos los continentes. Pese a la persistencia del anticomunismo en diversos países, especialmente en Europa Central, se consolidan cada vez más los partidos comunistas y obreros del mundo, y se fortalecen y dinamizan sus diversos mecanismos de articulación. Son cada vez más frecuentes y productivos los encuentros entre nuestros partidos hermanos y los movimientos de liberación nacional, con respeto y reconocimiento de las distintas formas de lucha que corresponden a las realidades concretas de cada pueblo.

II.- Caracterización del actual proceso político venezolano

cesos de liberación nacional en curso, pese a lo cual continúan los avances en Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, a la vez que hay nuevos desarrollos de las luchas populares y las fuerzas progresistas en varios otros lugares. La progresiva articulación entre estos y otros países que se expresa en el establecimiento y consolidación de diversos bloques de integración en los que Venezuela viene jugando un papel protagónico, y el creciente reconocimiento a la heroica Cuba pese a las pretensiones imperialistas, apuntan de distintas maneras y con diferente contenido al desarrollo de un mundo multipolar y una nueva correlación de fuerzas en la esfera internacional, todo lo cual repercute favorablemente en la lucha por la soberanía nacional de nuestros pueblos. 8) Esto demuestra que continúa en todo el mundo la reactivación de los movimientos democráticos, progresistas y populares, tras el severo reflujo que sufrieron en los años 90 y principios del nuevo siglo, en el contexto de la caída de diversas experiencias socialistas en Europa y algunos países de Asia, y la imposición por el imperialismo de la doctrina del «fin de la historia». Debemos mencionar con especial satisfacción la recuperación sostenida que sigue experimentando el movimien-

9) El PCV ha sostenido y ratificado numerosas veces desde nuestros XI y XII Congreso (2002 y 2006), la caracterización del proceso de cambios liderado por el Presidente Chávez, como «...Revolución Bolivariana (...) antiimperialista, de liberación nacional, y que abre perspectivas hacia el socialismo...»; esto es, como la fase inicial de realización concreta del proceso revolucionario que describimos y prefiguramos en nuestro Programa (1980). Sin embargo, tras doce años de gobierno se hace necesario volver a tal caracterización para reevaluarla a la luz de las experiencias que hemos acumulado en esta etapa, y especialmente al confrontarla con la realidad actual del proceso iniciado en 1999. A fin de organizar esa revisión, hemos identificado en la caracterización antes citada dos núcleos conceptuales, que deben ser objeto de un profundo ejercicio de definición y cuestionamiento, crítico y autocrítico: a) «revolución de liberación nacional», y b) «perspectiva socialista». nal

a.- Revolución de liberación nacio-

10) La consideración de este primer núcleo conceptual conduce a plantearnos preguntas tales como: ¿qué es para la ciencia marxista-leninista una revolución de liberación nacional?, ¿es el actual proceso venezolano efectivamente una revolución de liberación nacional?, ¿en qué medida se ha cumplido la liberación nacional en Venezuela? Se nos plantea la tarea de revisar los indicadores específicos de avance de la liberación nacional y contrastarlos con la realidad, las tendencias en curso y la orientación objetiva de los planes y ejecutorias gubernamentales. 11) Una revolución de liberación nacional implica un proceso de ruptura


LÍNEA POLÍTICA (Proyecto) de la dominación de los grandes poderes imperialistas sobre los países coloniales, semi-coloniales y dependientes en general; esta ruptura conlleva, entre otras conquistas, el rescate y fortalecimiento de la soberanía nacional, el establecimiento de un Estado nacional moderno y eficiente de carácter democrático-popular revolucionario, el desarrollo económico independiente, la industrialización masiva con progresivo desarrollo tecnológico autónomo y productividad creciente, el logro de la soberanía agroalimentaria, y el establecimiento de las bases para el desarrollo pleno de la cultura nacional. 12) Indiscutiblemente, a lo largo de estos doce años se han producido en Venezuela cambios de importancia en varios de los aspectos mencionados. Ha habido, por ejemplo, un esfuerzo intenso, sostenido y razonablemente exitoso para modificar el patrón de distribución de la renta petrolera nacional, especialmente a través de las diversas Misiones sociales, lo que queda en evidencia en la evolución favorable de indicadores de desigualdad social tales como el «Índice Gini». También se han impulsado políticas, proyectos y planes con el objetivo de establecer mecanismos que viabilicen un modelo de «democracia participativa y protagónica», aunque con resultados aún insatisfactorios. Igualmente constatamos importantes cambios en determinados aspectos de la subjetividad colectiva, produciendo avances en la conciencia antiimperialista de amplias capas del pueblo venezolano. 13) Hemos rescatado en buena medida espacios importantes de nuestra soberanía nacional que habían estado mediatizados o completamente controlados por los intereses de los grandes poderes imperialistas mundiales. Un ejemplo primordial es el rescate de la industria petrolera nacional y de nuestra capacidad autónoma de decisión política en materia de hidrocarburos y energía en general. Nunca debemos olvidar que en la última década del siglo XX hubo, por parte del imperialismo y sus aliados locales, un intento sostenido y coherente de desmembrar, debilitar y finalmente desnacionalizar la corporación PDVSA, intento que sólo fue derrotado y revertido a partir del triun-

fo sobre el paro-sabotaje petrolero de 2002-2003. De no haber contado con un gobierno dispuesto a defender consecuentemente los intereses nacionales, Venezuela habría perdido ya hace años todo control sobre su principal industria, y retrocedido aún más en la ruta hacia la plena liberación nacional. Ese acto de reivindicación de los más fundamentales intereses de la patria es un paso imprescindible en el camino de la liberación nacional. 14) Se han logrado debilitar algunos de los monopolios privados y fortalecer la presencia del Estado en los sectores financiero, producción y distribución de alimentos, generación y distribución eléctrica e industrias básicas. Especial mención merecen la recuperación del papel regulador del Estado sobre el espectro radioeléctrico, el fortalecimiento de los medios audiovisuales alternativos y el avance en cuanto a las telecomunicaciones en general, materia en la que destaca el establecimiento de

presencia soberana en el espacio ultraterrestre a través del Satélite Simón Bolívar. 15) Asimismo, como producto de las orientaciones patrióticas y progresistas del Presidente Chávez, la soberanía venezolana ha experimentado también importantes avances en materia de política exterior. Ha sido un propósito permanente de este gobierno promover la formación y fortalecimiento de foros y espacios de integración internacional alternativos a los tradicionalmente controlados por los intereses imperialistas, así como fomentar acuerdos en diversas áreas y contactos diplomáticos con los más diversos países (Cuba, Rusia, Bielorrusia China, Irán, Brasil, entre otros), en procura de los intereses nacionales y sin obedecer a los dictados de los centros mundiales de poder. 16) La liberación nacional, en un mundo dominado por el imperialismo y sus corporaciones transnacionales, no puede concebirse al margen de un proceso de resistencia y acumulación de fuerzas de carácter continental y mundial. De allí la importancia de esta política internacional que ha impulsado la formación de nuevas alianzas y escenarios que fortalecen la multipolaridad a nivel continental y global, en función de la definitiva ruptura de la dependencia y la subordinación de la nación frente a los dictados del imperialismo, en particular el estadounidense. 17) Destacan en este sentido, tanto la histórica derrota sufrida por el imperialismo estadounidense en su pretensión de imponer el ALCA, como las alianzas políticas, económicas, culturales y militares, sobre la base de principios de solidaridad, ayuda mutua y equidad, que viene impulsando y desarrollando el gobierno nacional, especialmente en Latinoamérica y el Caribe, dentro del marco de esfuerzos como ALBA, PetroCaribe, Banco del Sur o Banco del ALBA, entre otras iniciativas dirigidas a construir integración latinoamericana con soberanía. También merecen ser mencionados el destacado papel jugado por el gobierno nacional en el nacimiento de la UNASUR, y su decisión, aún no materializada, de incorporarse a MERCOSUR, hecho positivo pese a las limitaciones inherentes a este mecanismo de integración comercial dominado por capitales brasileros. Acerca de ALBA, que es el más avanzado de estos esfuerzos en cuanto a su concepción y sus objetivos estratégicos, debemos llamar la atención sobre el hecho de que esta experiencia, así como la mayoría de sus instrumentos derivados, dependen en una alta proporción de los recursos que aporta el gobierno venezolano, lo que los hace vulnerables puesto que nuestra propia economía sigue estando atada a la exportación de crudo a los mercados internacionales. 18) Son también notables los esfuerzos del gobierno en cuanto a equipamiento y reorganización de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Rota la dependencia material frente al imperialismo estadounidense en que se encontraba nuestra FANB, y diversificadas las fuentes de nuevos equipos y suministros militares, nuestros cuerpos de defensa nacional están hoy en mayor sintonía con lo que deben ser las fuerzas militares de una nación verdaderamente soberana. Asimismo, hay que subrayar los avances hacia la formulación de una nueva doctrina militar integral que hace énfasis precisamente en la defensa de la soberanía y redefine las relaciones tradicionales entre la FANB y el pueblo dentro de un marco de lucha por la liberación nacional y ante posibles confrontaciones con el imperialismo, nueva doctrina que todavía no ha sido completamente asumida por la totalidad de los integrantes de la FANB. 19) En cuanto a la estructura político-jurídica, se han producido cambios a partir de la aprobación de la Constitución Bolivariana en 1999, tales como la introducción, producto del acumulado

de luchas del pueblo venezolano, del avanzado concepto de «democracia participativa y protagónica», y su posterior desarrollo a través de la creación de ciertos mecanismos de participación popular y de un cuerpo de leyes que les dan forma, aunque a partir de una concepción restringida y tutelada del Poder Popular. Asimismo, se establecieron y reivindicaron avanzados derechos civiles, humanos y políticos para las mujeres, los pueblos indígenas, adultos mayores, niñas, niños y adolescentes. 20) Pasemos ahora a evaluar la dimensión de estos cambios y sus perspectivas de desarrollo futuro. En materia económica, constatamos que sigue vigente, y en algunos sentidos hasta se está fortaleciendo, el modelo de capitalismo dependiente, rentista e improductivo que dominó en nuestro país durante la mayor parte del siglo XX. No hemos logrado avances en la diversifi-

cación de la economía, fundamentalmente petrolera, lo que nos obliga a seguir siendo un país monoproductor, multiimportador y con una alta dependencia tecnológica. Hoy dependemos más que antes de la renta petrolera y de la compra en el exterior de buena parte de lo que consumimos, incluyendo una porción significativa de nuestros alimentos. De hecho, desde el primer triunfo electoral del Presidente Chávez, el valor de nuestras exportaciones petroleras ha crecido un 250% y el de nuestras importaciones casi 200%, mientras que el de nuestras exportaciones no petroleras se ha reducido cerca de 15%. 21) Las diversas iniciativas colectivas emprendidas por el gobierno, tales como los «Saraos» y «Saraítos», «Núcleos de Desarrollo Endógeno», «Fundos Zamoranos» y las llamadas «Empresas de Producción Social», han sido, al menos hasta ahora, muy poco exitosas, como también lo han sido la mayoría de las numerosas cooperativas constituidas en el marco de las Misiones «Vuelvan Caras» y «Che Guevara», y muchas de las pequeñas y medianas industrias que el gobierno ha apoyado. Y una nación que no produce lo que come, o sea, que no ha logrado asegurar su soberanía agroalimentaria, no es verdaderamente dueña de su destino. 22) Continuamos teniendo asimismo un severo déficit en cuanto al aparato institucional del Estado, no sólo en términos de su capacidad de proveer, con niveles razonables de eficiencia y calidad, los servicios a que está constitucionalmente obligado, sino incluso en términos de sus propios procesos internos de organización, administración y contraloría. El Estado venezolano sigue siendo altamente ineficiente, con graves niveles de desorden e improvisación, sin procedimientos claros y estables, sin planificación eficaz. En algunas áreas específicas, como la administración

tributaria, servicios médicos preventivos y masificación de la educación, se está avanzando, pero en otros casos hemos retrocedido, como en materia de planificación y coordinación y en prestación de algunos servicios públicos básicos. El desorden generalizado en las instituciones del Estado contribuye a crear condiciones favorables para la intensificación del fenómeno de la corrupción administrativa, que sigue siendo un elemento habitual en la vida de la república, con grave perjuicio para el bienestar colectivo y para el avance hacia la liberación nacional. 23) En general, la estructura orgánico-funcional del Estado sigue estando fundamentalmente orientada a responder a los intereses de la burguesía comercial importadora, cuya relación e intervención no sólo impacta tremendamente todos los ámbitos y niveles del aparato institucional, sino que tiene en éste la principal fuente de sus ingresos y acumulación de capitales, asociada a la corrupción y la cultura política clientelar. 24) Lo que ha ocurrido, esencialmente, es que la burguesía asociada y subordinada a los monopolios imperialistas, especialmente estadounidenses, agrupada en Fedecámaras, Venamcham, Consecomercio y Conindustria, que ejercía el dominio del Estado y parasitaba de la renta petrolera, a través de los múltiples mecanismos creados por el régimen político «puntofijista», ha sido desplazada del control estatal, pero no por las clases y capas realmente interesadas en un cambio revolucionario. Son otros segmentos de la burguesía, y fundamentalmente de la pequeña burguesía, asociados a ciertos grupos e individualidades civiles y militares, quienes ahora dirigen el Estado, no para transformarlo y crear un Estado Democrático-Popular Revolucionario, sino para administrar la renta petrolera bajo monopolio estatal, introduciendo reformas sociales y políticas, pero preservando el modelo económico rentista tradicional y el tipo de Estado burgués que corresponde a tal modelo, altamente burocratizado, elitesco, ineficiente, corrupto, populista y asistencialista. 25) En síntesis, los cambios ocurridos en estos años son resultado de una práctica social-reformista de tendencia patriótica y progresista, que debe ser superada mediante una nueva correlación de fuerzas populares y revolucionarias liderada por la clase obrera, a fin de garantizar la consolidación y profundización de la liberación nacional y crear condiciones para avanzar efectivamente en la perspectiva socialista. b.- Perspectiva socialista 26) Estamos obligados a definir con precisión en qué consiste el socialismo, cuáles son los rasgos que debería tener un proceso de perspectiva socialista, y si el actual gobierno ha dado hasta ahora señales concretas y objetivas de que efectivamente se orienta en esa dirección. 27) Constatamos que algunos de los actores fundamentales del gobierno nacional, con el Presidente Chávez a la cabeza, han emitido fuertes y reiteradas señales en el plano del discurso de que están honestamente convencidos de estar construyendo el socialismo; sin embargo, a lo largo de estos años no se han producido realizaciones concretas de importancia que indiquen con algún grado de certeza que el gobierno está efectivamente avanzando hacia esa perspectiva. 28) En los documentos emanados del Taller Nacional Ideológico que realizamos en febrero de 2008 para tratar precisamente este asunto, ya advertíamos del desarrollo de tendencias contrarias a la


14º Congreso Nacional del PCV perspectiva socialista en el propio seno del gobierno y de las fuerzas que lo apoyan, y señalábamos que: «a) en lo económico, el socialismo es transformación profunda del sistema económico para implantar la propiedad social de los medios fundamentales de producción, y el gobierno bolivariano ha logrado pocos avances en este sentido, y en general, sin el protagonismo de la clase obrera organizada; b) en lo político, el socialismo implica la aparición y desarrollo progresivo de formas colectivas de poder y dirección, y el gobierno bolivariano no ha logrado avances sustanciales hacia la abolición de las formas de gobierno presidencialistas tradicionales.» 29) Tres años más tarde, se puede constatar que seguimos sin avances de importancia hacia esas dos metas que allí enunciábamos. Se han producido estatizaciones de empresas por la vía de la adquisición o la expropiación con indemnización, y se han rescatado tierras que estaban en condición de latifundios; nuestro Partido apoya esas iniciativas como avances frente a la propiedad privada monopólica sobre los medios de producción, pero advierte que estas decisiones no alteran de manera significativa el orden económico dominante. Además, como ya señalábamos en 2008, esas estatizaciones han continuado haciéndose generalmente por un método buro-

crático y administrativo, sin el protagonismo de las y los trabajadores organizados, lo que las debilita como experiencias revolucionarias en ruta hacia la perspectiva socialista, puesto que las priva de la direccionalidad estratégica y el contenido clasista que sólo el control efectivo de la clase trabajadora podría darles, y priva asimismo a la propia clase de las experiencias y aprendizajes que obtendría en el curso de la lucha contra la clase capitalista. 30) Esto también ha ocurrido en las nuevas empresas creadas por el gobierno: la participación de las y los trabajadores en la organización, gestión, administración, planificación y control ha sido nula o muy limitada. Sin la participación protagónica de las y los trabajadores organizados, el desarrollo de estas empresas de propiedad estatal apunta hacia un nuevo ciclo de «capitalismo de Estado», y no hacia el advenimiento de la perspectiva socialista. Hay, no obstante, algunos casos excepcionales, que deben ser evaluadas con mayor cuidado, como las recientes experiencias de control obrero en las industrias básicas de Guayana. 31) Asimismo, ha faltado en esos esfuerzos, y en general en toda la gestión gubernamental, un componente fundamental de lo que debe ser la estructura económica socialista: la planificación central participativa. Este es precisamente uno de los rasgos distintivos del modo de producción socialista y una de sus características que lo hacen objetivamente superior al capitalismo, pues en este último se imponen los intereses y conveniencias propias de cada empresa individual, no las del conjunto social, y esto conduce a un uso menos racional y eficiente de los recursos y las capacidades productivas de la sociedad. El socialismo, en cambio, ordena y planifica la economía teniendo en cuenta el conjunto social, administrando y reorganizando las fuerzas productivas racionalmente y con visión de futuro, según lo demanden la satisfacción de las necesidades del colectivo y la sustentabilidad social y ambiental. 32) Y en cuanto a los aspectos políti-

co-institucionales, continúa sin haber avances de importancia hacia la abolición del modelo presidencialista y la institucionalidad burguesa en general que sigue caracterizando al Estado venezolano. No hay progreso hacia el establecimiento de instancias de dirección colectiva, ni hay expresiones concretas de que esté en marcha un proceso de desmantelamiento de los fundamentos del Estado burgués, para sustituirlo por uno Democrático-Popular Revolucionario de transición al socialismo. Debe observarse que en los últimos años, por el contrario, ha ocurrido un fortalecimiento del presidencialismo, lo que pudiera conducir a una crisis en la gestión de gobierno, al concentrarse en la Presidencia de la República las respuestas fundamentales a las demandas sociales. 33) Hay además, como también lo advertíamos en los documentos producto de ese Taller de 2008, graves dificultades emanadas del hecho de que entre los actores y figuras gubernamentales que parecen interesadas en avanzar hacia el socialismo, predomina una heterogénea mezcla de concepciones idealistas y pequeño-burguesas acerca de la nueva sociedad y las vías para avanzar hacia su construcción. Al no haber en los altos niveles de conducción política una concepción científica del socialismo, coherente y sólidamente fundamentada en los principios del materialismo histórico, el proceso de cambios carece de claridad en las definiciones claves para apalancar su avance en la dirección correcta. Y desde luego, la confusión reinante al respecto sirve magníficamente a los intereses de quienes, dentro y fuera del gobierno, no desean sinceramente la construcción del socialismo. 34) La brecha entre el discurso «socialista» (subjetividad) de algunos actores gubernamentales y la práctica concreta del gobierno (objetividad) es ya inocultable, y la tensión que genera esa brecha creciente está alcanzando un punto crítico. Entiéndase bien, no estamos reclamando que Venezuela no haya llegado todavía al socialismo; antes por el contrario, siempre hemos advertido contra las pretensiones voluntaristas de «decretar» el socialismo. Es necesario tener claro que la caracterización del socialismo que sirvió de base para nuestro do-

cumento del Taller de 2008, aunque es esencialmente correcta, corresponde a otra fase del proceso histórico venezolano que todavía no hemos alcanzado. Lo que queremos señalar es que, tras varios años de insistentes discursos y reiterados «proyectos socialistas», todavía no hay avances concretos que indiquen que efectivamente nos dirigimos hacia esa perspectiva estratégica. Por el contrario, son cada vez más notorias las pretensiones de ��construir socialismo» sobre la base de valores y procedimientos que son propios del capitalismo. 35) Esta brecha creciente tiene una explicación histórica concreta: por un lado, el sujeto social que hasta ahora ha dirigi-

do el proceso, corresponde a un perfil clasista de sectores medios y pequeña burguesía, no de clase obrera, que es el verdadero sujeto social históricamente llamado a construir el socialismo; y por otro, la propia clase obrera no ha alcanzado todavía en nuestro país el nivel necesario de conciencia, organización, claridad programática y movilización que le permitiría imponer su hegemonía de clase y forzar el rumbo de los acontecimientos en la dirección correcta. Ello obliga a las fuerzas revolucionarias en general, y especialmente al PCV, a plantearse si es científicamente sostenible la afirmación de que el actual proceso político venezolano es un proceso con «perspectiva socialista». c.- Conclusión 36) Todo lo anterior nos conduce a la formulación de una re-caracterización del proceso en curso en nuestro país, producto de la reevaluación permanente que hace nuestro Partido de todas sus afirmaciones y

propuestas a la luz de la experiencia concreta, por medio de nuestros mecanismos orgánicos de discusión y elaboración colectiva, y gracias al uso de las herramientas de análisis que nos proporciona la ciencia marxista-leninista. Es desde esta perspectiva que proponemos ahora una nueva caracterización del proceso actual, que recoge nuestras más recientes conclusiones: 37) Desde 1999, nuestro pueblo protagoniza una nueva fase de su larga lucha revolucionaria antiimperialista en el contexto de la transición histórica mundial del capitalismo al socialismo. Esta fase está caracterizada por la existencia de: a) un gobierno democrático, progresista, de orientación patriótica, antioligárquica y antimonopólica, inscrito en un proceso de liberación nacional que se desarrolla pese a grandes dificultades, que promueve una redistribución más equitativa de la riqueza, y que avanza en la ruptura de la dominación imperialista que todavía atenaza a nuestro país; b) condiciones propicias para abrir cauces a la perspectiva socialista en dependencia de que construyamos una nueva correlación de fuerzas favorable a la clase obrera y al pueblo trabajador.

III.- L os inst Los instrrumentos polít icos del pr oceso políticos proceso oceso.. La correlación de fuerzas a.- El Frente Amplio Nacional Patriótico 38) Partiendo de la re-caracterización que hacemos del actual proceso, debemos reafirmar, pero con nuevas precisiones, la política de amplia alianza de fuerzas antiimperialistas y de los correspondientes instrumentos, que hemos venido sosteniendo, de una u otra manera, desde hace décadas («Junta Patriótica» en los años 50, «Frente de Liberación Nacional» en los años 60, «Amplia Conjunción de Fuerzas Populares y Democráticas» en los años 80, etc.), y que

hemos reformulado en años recientes como «Frente Amplio Nacional-Patriótico» (FANP). 39) Concretamente, como correlato de algunas de las conclusiones a que hemos llegado en cuanto al carácter y desarrollo del proceso de liberación nacional en la Venezuela actual, reasumimos la definición vigente (XII Congreso, 2006) de ese FANP, precisando la identificación de sus componentes, así como sus posibles limitaciones y diversos niveles de compromiso inherentes; a tales efectos, el XII Congreso definió al FANP como un «...frente social y político (...) integrado por la clase obrera y demás trabajadores, los campesinos sin tierra y los pequeños propietarios del campo, los pueblos indígenas, las capas medias urbanas y rurales, los grupos sociales más excluidos y

depauperados, la pequeña burguesía, la burguesía no monopólica y no asociada a los intereses imperialistas, así como los diversos movimientos, organizaciones y partidos que sean expresión de estos sectores y clases.» 40) Esos sectores sociales, y particularmente la clase obrera y las y los trabajadores en general, son las fuerzas que objetivamente necesitan la consolidación y profundización del proceso de cambios y por tanto, las que estarían real y consecuentemente comprometidas con el antiimperialismo, la liberación nacional y el establecimiento de una democracia popular revolucionaria. Las y los comunistas concebimos que este conjunto social de componentes heterogéneos pero no antagónicos, liderado por la clase obrera, está llamado a asumir la vanguardia del FANP, para que se adelanten efectivamente los cambios revolucionarios que nos permitan terminar de resolver la contradicción principal nación-imperialismo e iniciar cambios más profundos, en la dirección de resolver la contradicción fundamental capital-trabajo. b.- La burguesía y sus diversas fracciones en el FANP 41) En la Venezuela actual ciertamente identificamos a una burguesía nacional no monopólica y no asociada ni dependiente del capital imperialista, cuyos intereses objetivos son compatibles con el incipiente proceso de liberación nacional que se lleva a cabo en el país, y que se aproxima al perfil con que históricamente la hemos caracterizado: interesada en el desarrollo de una comunidad nacional independiente y soberana, ganada para la formación de una economía productiva y diversificada y para el desarrollo de los mercados internos del país; que puede ser motivada a contribuir con el establecimiento de industrias productivas y eficientes en nuestra nación; y que pudiera, por tanto, estar interesada en la derrota del dominio del imperialismo, ante la amenaza de ser devorada por éste. Nos referimos a inversionistas de capitales nacionales no monopólicos, dedicados a


LÍNEA POLÍTICA (Proyecto) actividades productivas y de algunos servicios básicos. 42) Pero tal fracción de la burguesía, hasta ahora, no incide de manera determinante en la realidad económica y social del país. De hecho, la mayoría de los escasos y no siempre exitosos desarrollos productivos de alguna envergadura que han ocurrido en años recientes, han correspondido a iniciativas del propio gobierno y no de esa poco pujante fracción burguesa. Y además, esa burguesía no ha demostrado en general, hasta los momentos, tener un compromiso cierto y consecuente con los intereses nacionales, más allá de si expresa simpatías con el actual proceso de cambios, se identifica con la oposición, o se abstiene de definir posición en la presente polarización política. 43) Por otra parte, existen fracciones burguesas y pequeño-burguesas improductivas, que se aprovechan de la renta administrada por el Estado venezolano, cuyos intereses fundamentales están asociados a actividades tales como el comercio importador, los servicios financieros, los negocios con instituciones públicas y los servicios no esenciales. Estos sectores burgueses no productivos, que proliferan en torno al Estado, son consustanciales con el modelo rentista que sigue dominando nuestra realidad, y no surgieron con el advenimiento del actual gobierno, aunque lejos de extinguirse en el curso de este proceso, parecen fortalecerse con nuevos actores ligados a individualidades y grupos que han ejercido o ejercen funciones dirigentes en el Estado venezolano, en áreas claves de la administración pública y en institutos, entes y empresas estatales. Tales fracciones burguesas, aun relacionadas estrechamente con individualidades y sectores del gobierno nacional, no están interesadas en el desarrollo económico soberano del país. Por ejemplo, los intereses de la burguesía importadora están obviamente reñidos con el propósito de alcanzar la soberanía agro-alimentaria o una abundante producción de bienes a partir del desarrollo de industrias nacionales que procesen en el país nuestras materias primas. Estas fracciones burguesas son incongruentes con cualquier proyecto de desarrollo nacional y por tanto, no podrán formar parte ni estar representadas en el FANP. 44) Mención particular merecen los llamados «nuevos ricos» o ricos parasitarios, que no encajan en la categoría de burguesía propiamente dicha, pero que constituyen una capa social que se aprovecha aún más descaradamente del Estado rentista, a partir de la corrupción administrativa como mecanismo de acumulación de riquezas. Esta capa la forman individuos o grupos, mayoritariamente pertenecientes a sectores de capas medias y pequeño-burgueses, que ostentan cargos de dirección en empresas y organismos del Estado e instancias de diversa importancia de la administración pública, o que están estrechamente relacionados con quienes ejercen tales cargos dirigentes. Tampoco esta capa social parasitaria ha surgido con la fase actual del proceso histórico nacional, sino que es inherente al modelo rentista petrolero venezo-

lano. Pero, al igual que la anterior, no sólo sobrevive, sino que en general luce fortalecida en el actual período con nuevos actores, que ejercen una creciente influencia en la dirección de determinadas instancias gubernamentales. 45) Este segmento social de naturaleza rapaz, aprovechadora y parasitaria, que lucra de la riqueza producida y administrada por otros (clase trabajadora, burguesía nacional, Estado venezolano), no presta ningún beneficio a la sociedad. Algunos individuos de esta capa social inician negocios aparentemente legítimos, aunque surgidos mediante la desviación de recursos públicos, operaciones fraudulentas, jugosas comisiones por asignación de contratos y apropiación indebida de patrimonio público. Estos sectores últimamente ganan fuerza económica y hasta política, enmascarados con éxito en un ropaje y lenguaje supuestamente revolucionarios, en medio de un ambiente político dominado por la prepotencia pequeño-burguesa, la falta de control en la gestión pública y la cultura del no trabajo y la riqueza fácil. Son esencialmente reaccionarios y contrarrevolucionarios, independientemente de las poses que adopten. No tienen cabida en el FANP y es tarea verdaderamente revolucionaria identificarlos y combatirlos. c.- La clase obrera, las y los trabajadores y el campesinado 46) Partimos de la constatación de que hay avances en la subjetividad colectiva especialmente en cuanto a la conciencia antiimperialista y a la demanda de democracia participativa; esto crea condiciones que permiten avanzar hacia objetivos estratégicos mayores. Pese a ello, por el momento la correlación de fuerzas en el panorama nacional general continúa siendo desfavorable para las fuerzas histórica y objetivamente más comprometidas con la perspectiva del socialismo científico. Los principales factores que inciden en este cuadro de clases continúan siendo el escaso desarrollo ideo-político y la debilidad organizativa de la clase trabajadora, lo que contribuye a mantener su dispersión y desunión. Tenemos que reconocer que este estado de cosas se debe en buena medida a la insuficiente influencia de nuestro Partido en el seno del movimiento obrero y sindical. 47) La historia confirma una y otra vez la justeza del postulado científico que identifica a la clase obrera como la fuerza motriz de vanguardia en torno a la cual debe construirse la alianza de clases necesaria para avanzar por la senda del socialismo. Las razones son claras: dada la posición que ocupan en el proceso productivo, las y los obreros no sólo son los más interesados en llevar las tareas revolucionarias hasta sus últimas consecuencias, sino que son además quienes están en las mejores condiciones objetivas para impulsar desde el propio corazón de la economía la transición hacia las nuevas relaciones de producción. 48) La clase obrera venezolana todavía tiene que fortalecerse, organizarse, unificarse y avanzar más en el desarrollo de su conciencia clasista, para estar en condiciones de colocarse al frente de la revolución y conducir al resto del pueblo en la lucha por construir el socialismo. Mientras esta clase no esté en condiciones de jugar su papel dirigente, el socialismo será sólo una aspiración noble pero irrealiza-

ble o una figura retórica en los discursos y consignas. Corresponde al PCV, junto al resto de las fuerzas revolucionarias y progresistas más consecuentes y más genuinamente comprometidas con la perspectiva de la transformación profunda de la sociedad, la tarea de unir al máximo el movimiento de los trabajadores y consustanciarlo con la conciencia socialista. 49) Un grave obstáculo en el desarrollo de estos esfuerzos es la concepción anticientífica y pequeño-burguesa, ampliamente aceptada y difundida por muchos de los actores políticos fundamentales del actual proceso, que pretende sustituir a la clase trabajadora organizada como fuerza motriz fundamental de la revolución social por otras categorías tales como «el pueblo», «la comunidad» o «las multitudes». El problema con estas categorías es que son genéricas y abstractas, no históricamente concretas, y carecen por lo tanto de contenido clasista específico. Hablar de «las multitudes», por ejemplo, es escamo-

tear o al menos deformar la lucha de clases, que ocurre no entre los muchos y los pocos, sino entre los explotados y los explotadores, independientemente de sus respectivas fuerzas numéricas. 50) En la década de los 80, como efecto del neoliberalismo, se inició una tendencia hacia la desindustrialización del país. Esta tendencia fue detenida a partir del año 1999 cuando el nuevo gobierno rompió con la política neoliberal, pero diversos factores internos y externos han impedido que se active un proceso de industrialización del país. Si bien es cierto que la debilidad del tejido productivo ha provocado un decrecimiento numérico relativo del proletariado industrial (por ejemplo, el número de trabajadoras y trabajadores ocupados en la industria manufacturera se ha reducido más de 20% desde 1990), esto no significa un decrecimiento de la clase obrera como un todo, puesto que ha habido un aumento de la fuerza de trabajo ocupada en otros sectores. 51) Somos testigos a menudo de decisiones, acciones y omisiones gubernamentales que, en correspondencia con el carácter de clase de los sectores que dirigen el proceso, no sólo no ayudan a fomentar y estimular la conciencia, los niveles de organización y la combatividad de la clase obrera, sino que, por el contrario, conducen a su debilitamiento y a su desmovilización. Ejemplos patentes de esto último son, entre otros: el hostigamiento, persecución y despido que han sufrido las y los trabajadores de empresas y entes del Estado cuando han intentado ejercer su derecho a la organización autónoma e independiente; la demora y el desgano con que han sido atendidos los reclamos de que se avance hacia la formalización de los Consejos Socialistas de Trabajadoras y Trabajadores como expresiones legíti-

mas del Poder Popular; o el haber desaprovechado, a todo lo largo del período anterior de la Asamblea Nacional, una oportunidad excelente para aprobar una nueva y revolucionaria Ley Orgánica del Trabajo y una Ley Especial de los Consejos Socialistas de Trabajadoras y Trabajadores. 52) Una manifestación de la debilidad de la clase son las dificultades encontradas en el proceso de consolidación y fortalecimiento de la Unión Nacional de Trabajadores y Trabajadoras (UNETE), obstaculizada de diversas maneras desde su fundación, y que en los últimos tiempos, cuando inicia su relanzamiento como central sindical unitaria identificada con el proceso de cambios desde posiciones de independencia de clase, vuelve a ser amenazada, esta vez por la aparición de nuevos intentos fraccionalistas y la imposición de un sindicalismo de tipo oficialista. 53) Con la promulgación de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario en el 2001, comienza un proceso de agrupamiento de corrientes sociales y políticas campesinas en la Coordinadora Agraria Nacional «Ezequiel Zamora» (CANEZ), cuyo papel protagónico en movilizaciones regionales y nacionales permitió aglutinar a campesinos y campesinas en la lucha contra el latifundio, logrando importantes avances en la toma de la tierra, cuyo impacto adquirió mayor relevancia no por las decisiones administrativas del Estado, sino por la acción de las masas en un marco de debilidad orgánica del movimiento campesino y de ausencia de planes específicos de defensa, lo que provocó una contraofensiva de los terratenientes con el uso de sicarios y paramilitares, que llevó al asesinato de más de 230 dirigentes campesinos. 54) A partir de la creación por el gobierno nacional de Fundos Zamoranos, NUDES, Saraos, entre otros, viene conformándose una base organizativa campesina que incluye a pequeños propietarios y trabajadores del campo en organizaciones como CANEZ, Frente Campesino «Ezequiel Zamora», y Frente de Campesinos y Pescadores «Simón Bolívar», con los cuales debemos hacer mayores esfuerzos con miras a la creación de espacios de articulación para construir la unidad del movimiento campesino. d.- La expresión orgánica de la alianza antiimperialista: el FANP 55) La necesidad histórica de construir un instrumento político amplio, unitario y antiimperialista para transitar en mejores condiciones la fase nacional liberadora de la revolución venezolana, ha sido un planteamiento programático del PCV. Ya en tiempos del primigenio «Polo Patriótico» constituido para la campaña electoral de 1998, presentamos la propuesta de que éste trascendiera su carácter electoral y sirviese de base para construir la expresión orgánica permanente de la alianza antiimperialista, cuya concepción corresponde al FANP. 56) Pero no basta con identificar correctamente a las clases, fracciones de clase y organizaciones que objetivamente están llamadas a conformar el FANP en virtud de que sus propios intereses coinciden con los de la patria venezolana en la lucha contra el imperialismo y por la plena liberación nacional. Se requiere además que esa coincidencia alcance a tener expresión material organizada. 57) En nuestro XII Congreso (2006) constatamos los enormes perjuicios que la inexistencia de ese espacio estaba causando a la fase actual del proceso de cambios. Poco o nada se ha avanzado desde entonces, y continuamos privados


14º Congreso Nacional del PCV de instancias y mecanismos estables y eficaces de planificación, evaluación y control popular revolucionario, en que las distintas fuerzas, organizaciones e incluso individualidades que deberían formar parte del FANP, tengan voz y presencia permanente en una estructura orgánica de dirección colectiva y unificada. Tal carencia es, en buena medida, responsabilidad de la alta dirigencia del proceso, que no ha sabido comprender el carácter de la actual fase histórica y de los actores e instrumentos políticos involucrados, y ha actuado, también en esta materia, con arrogancia, sectarismo y apresuramiento. Esto ha llevado no sólo a la inexistencia de esa instancia de dirección colectiva y unificada que necesitamos, sino incluso al alejamiento innecesario de factores y fuerzas que objetivamente deberían estar al lado de la alianza antiimperialista, pero que se han separado por no haber encontrado un espacio orgánico para el debate y confrontación de sus opiniones y contribuciones y para aportar a la construcción colectiva y unitaria de la línea política del proceso. 58) Desde principios de este año, el Presidente Chávez ha propuesto el lanzamiento del llamado «Gran Polo Patriótico». El PCV reitera su positiva opinión en cuanto a este llamamiento, que es una oportunidad para corregir la situación descrita en el párrafo anterior, e insiste, una vez más, en que este nuevo espacio debe ser una instancia política unitaria y con dirección colectiva; dotada de una propuesta programática con claridad en cuanto a sus objetivos de corto, mediano y largo plazo; permanente y no coyuntural; con visión estratégica y no restringida al ámbito electoral; que estimule y promueva la discusión política e ideológica de fondo; y, sobre todo, que se caracterice por una dinámica interna que respete la diversidad y favorezca la participación equitativa y democrática de todas las corrientes, organizaciones, tendencias y factores políticos y sociales componentes de la alianza antiimperialista. rio

e.- El Bloque Popular Revoluciona-

59) Al mismo tiempo que promovemos la formación del Frente Amplio Nacional Patriótico, las fuerzas dentro de esa alianza que estamos más consecuentemente comprometidas con la perspectiva del socialismo tenemos la tarea simultánea de ir construyendo el «Bloque Popular Revolucionario» (BPR), necesariamente circunscrito a quienes nos proponemos la completa abolición de la clase explotadora, y que por lo tanto no puede incluir absolutamente a ninguna fracción burguesa ni a organización alguna que exprese sus intereses. 60) Pero este proceso de conformación del BPR debe hacerse sin promover rupturas en el Frente Amplio, sino como parte dialéctica de éste. Esto requiere habilidad política, claridad conceptual y constancia por parte de las y los revolucionarios, pues se trata de atender dos líneas de acción que deben avanzar simultáneamente en dos planos organizativos diferentes: una orientada a la consolidación de la amplia coalición antiimperialista junto a algunos elementos, sectores y fracciones de la clase explotadora; la otra orientada al fortalecimiento, dentro de esa misma alianza, de los elementos, fracciones y sectores que buscan avanzar más allá del antiimperialismo, hacia la perspectiva del socialismo y la abolición total de la explotación de clase. 61) Es responsabilidad del PCV y del conjunto de las fuerzas genuinamente comprometidas en la lucha por el socialismo científico, lograr que la clase obrera se constituya en el eje del BPR. Debemos defender los objetivos

antiimperialistas y de liberación nacional, fortaleciendo al mismo tiempo las banderas clasistas y socialistas. Esto requiere el fortalecimiento y desarrollo cualitativo y cuantitativo de nuestro propio Partido y nuestros cuadros, tanto en lo organizativo como en lo político-ideológico. 62) En consecuencia, se hace necesario para nosotros abordar con flexibilidad dialéctica y habilidad política la construcción simultánea en dos niveles diferentes, uno más táctico y otro más estratégico. Y en todo momento debemos tener en cuenta que el actual proceso, más allá de sus límites, problemas y dificultades, constituye una ocasión extraordinaria que nos abre oportunidades y posibilidades para avanzar. Es nuestra obligación aprovechar esta ocasión favorable al máximo para acumular fuerzas a favor del movimiento popular y revolucionario, y eso significa no sólo aumentar la eficiencia de nuestro trabajo dentro de las condiciones reinantes, sino esforzarnos para que éstas se preserven y desarrollen mientras madura y se fortalece el BPR. f.- El Estado 63) Luego de identificar el carácter y contenido clasista del actual Estado venezolano, queda claro que este no es, de ninguna manera, el Estado que proponíamos y prefigurábamos en nuestro Programa de 1980. Hablábamos entonces, y debemos volver a hacerlo, de un Estado Democrático-Popular Revolucionario, que emergerá como resultado de una revolución protagonizada por una amplia alianza de factores políticos, económicos y sociales, con la clase obrera como vanguardia y fuerza principal. Lo verdaderamente relevante de esta conceptualización es ese último elemento: la posición dirigente de las y los trabajadores. Es esto lo que le dará al Estado Democrático-Popular Revolucionario la direccionalidad estratégica y el contenido de clase que le es propio, que garantice la coherencia necesaria para el avance efectivo hacia las metas históricas de la revolución.

64) La esencia del Estado no ha sido alterada. Las modificaciones introducidas a partir de 1999, resultan intentos de democratizar el Estado burgués, ensayos para corregir los vicios y excesos burocráticos de éste y mejorar sus niveles de eficiencia, propósitos que están enmarcados en un proyecto reformista. Esto se debe, en buena medida, a que las fuerzas motrices del proceso iniciado en 1999 corresponden a un perfil clasista de fracciones de la pequeña bur-

guesía, en alianza con sectores medios vinculados al funcionariado estatal incluyendo el estamento militar, y con la intelectualidad radicalizada. Tal bloque de clases, a menos que sea modificado bajo el influjo de un cambio en la correlación de fuerzas, carecerá de la vocación y el empuje necesarios para avanzar mucho más, y puede llegar a retrogradar y degenerar poniendo en peligro

los avances democráticos y progresistas de la última década. 65) Algo parecido podemos decir del intento de construir, en los años más recientes, el llamado «Poder Popular» sobre la base exclusivamente de los Consejos Comunales y las Comunas. Reconocemos y apoyamos esta iniciativa como un avance en la organización popular, pero debemos criticar la conceptualización dominante de lo que debe ser el Poder Popular, pues en la actualidad se lo reduce a una instancia circunscrita al nivel inferior del organigrama de la república, se lo convierte en la práctica en una nueva instancia del Estado con posibilidades muy restringidas de incidir en la dirección, administración y evaluación del resto del aparato estatal, y, al subordinarlo a éste, se lo priva de su potencial genuinamente revolucionario y de su capacidad de transformar el Estado burgués en uno Democrático-Popular de avanzada. 66) Sobre esto ya advirtió el PCV durante el debate de la fallida Reforma Constitucional de 2007. Decíamos en esa oportunidad que: «El Poder Popular no es una parte del poder, no es una nueva rama ni un nuevo nivel del Poder Público. Es la fuente fundamental de la que emana todo poder en una democracia popular revolucionaria. La toma de decisiones a todos los niveles de los poderes del Estado debe estar sujeta a este principio. El Poder Popular es el Poder, el contenido y el centro del nuevo Estado Democrático Popular Revolucionario.» 67) Pero la concepción que se ha impuesto desde el gobierno, aunque dice estimular y fomentar la participación protagónica del pueblo organizado, en la práctica somete al llamado «Poder Popular» a las decisiones y lineamientos emanados del Ejecutivo Nacional. Esto

es el opuesto exacto de lo que deberá ocurrir en el Estado Democrático-Popular Revolucionario que proponemos. Nada avanzamos con denominar a los Ministerios del Ejecutivo Nacional como «del Poder Popular», si en la realidad el pueblo organizado carece por completo de mecanismos para incidir efectivamente en la administración o contraloría de los entes de gobierno, y mucho menos para dirigir el aparato de Estado como debería ser. 68) Además, se ha limitado el Poder Popular principalmente a una concepción de carácter territorial (Comunas y Consejos Comunales) y se le ha dado poca importancia a las formas organizativas específicamente clasistas, y por lo tanto de mayor potencial transformador de la sociedad, como ha ocurrido en el caso de los Consejos Socialistas de Trabajadoras y Trabajadores (CSTT), cuyo proyecto de Ley fue preparado y presentado ante la Asamblea Nacional por el PCV en junio de 2007 sin que hasta ahora se haya iniciado su discusión. Es necesario que sigamos avanzando también en el diseño y desarrollo de formas organizativas análogas a los CSTT que sean expresión del Poder Popular en los sectores campesino y de pesca. 69) En suma, tenemos hoy un Estado que corresponde a los intereses y perspectivas de esos sectores que más se benefician de él y pugnan por controlarlo completamente, a pesar de la resistencia de quienes, desde el propio gobierno con el Presidente Chávez a la cabeza, y desde otras esferas de la vida nacional, continuamos empeñados en propiciar transformaciones radicales y profundas. 70) En tal sentido, existen en la Venezuela de hoy particularidades presentes en la agudización de las contradicciones capital-trabajo y Estado burguésclase trabajadora, en el marco de una creciente conflictividad laboral. La clase obrera y trabajadora en general, además de enfrentar los efectos propios de la lógica de los capitalistas de obtener máxima ganancia al menor costo de la fuerza de trabajo, se enfrenta también, cada vez más, a la élite pequeño-burguesa que se aferra al control de instituciones y empresas del Estado contra la resistencia organizada de las y los trabajadores, tanto en su empeño por preservar derechos laborales conquistados como por ejercer su derecho a la democracia participativa y protagónica a través de organizaciones independientes y autónomas, llámense sindicatos o Consejos de Trabajadores y Trabajadoras 71) Y algo similar ocurre también en casos en que el conflicto se plantea entre las y los trabajadores y la patronal privada: altos funcionarios, civiles y militares, intervienen en conflictos obrero-patronales a favor de la patronal privada, incluso de empresas transnacionales, atropellando impunemente el derecho a la libertad sindical y a la negociación colectiva, entre otras conquistas de la clase trabajadora. Todo esto contribuye a profundizar el creciente descontento y frustración entre la masa laboral venezolana, sirviendo un escenario propicio para que la reacción, de forma oportunista, conquiste adeptos entre las filas proletarias y recupere espacios perdidos en el ámbito político-sindical. g.- Las fuerzas de la reacción 72) Un estudio de la correlación de fuerzas existente en la Venezuela actual no estaría completo sin una revisión del estado y dinámica de las fuerzas de la reacción. En primer lugar, es necesario identificar la naturaleza de clase de cada


LÍNEA POLÍTICA (Proyecto) una de esas fuerzas, distinguirlas en función de esa naturaleza de clase, y precisar las tensiones y contradicciones que existen entre ellas. 73) Una cosa son las organizaciones, partidos y fuerzas (abiertamente políticas o de la llamada «sociedad civil») afiliadas a los intereses de la burguesía monopólica tradicional venezolana, el imperialismo y sus agentes locales; y otra cosa son las expresiones orgánicas de los sectores pequeño-burgueses, las capas medias profesionales y los pequeños y medianos propietarios del campo y la ciudad. Las primeras son vehículos de quienes han perdido buena parte del poder político y económico de que disfrutaban sin obstáculos hasta 2001, en su esfuerzo por recuperar y restaurar plenamente sus privilegios y su posición dominante. Las segundas, en cambio, son vehículos de grupos y fracciones de clase cuyos intereses objetivos no están en contradic-

76) Tras el arrollador triunfo en las elecciones presidenciales de 2006, comenzó un lento pero incesante proceso de debilitamiento relativo del apoyo popular al gobierno. El PCV ha alertado ya varias veces acerca de este hecho, y el XXXIX Pleno de nuestro Comité Central (noviembre de 2010), en particular, identificó que hay «…un avance de las fuerzas reaccionarias, apoyadas por el imperialismo, aprovechando nuestras fallas y debilidades. El proceso viene sufriendo un peligroso desgaste, que de no revertirse a tiempo, pudiera causar enormes dificultades para mantener el ritmo actual de cambios e, incluso, un retroceso histórico». Las causas de esta erosión, que puede llegar a convertirse en reflujo, son diversas, y ya hemos mencionado muchas de ellas en este documento. 77) El retorno de la oposición a la Asamblea Nacional es la más visible manifestación de su recuperación en las zonas urbanas, aunque no expresa el nivel real de desgaste del proceso, que es aún mayor. Después

ceso debemos identificar con precisión quién es quién en el campo opositor y cuáles son las contradicciones que hay entre las diversas fuerzas de ese campo, a aprovechar esas contradicciones para ganar nuevos aliados o neutralizar fuerzas confrontadas, y a conectar o reconectar si las condiciones políticas así lo permiten, con quienes, por virtud de esas mismas contradicciones, deberían estar a nuestro lado en esta etapa histórica. 79) Y a la inversa, al mismo tiempo que procuramos ganar o anular a quienes están en la oposición y no deberían estarlo, debemos identificar y confrontar a quienes, incluso incorporados a partidos y organizaciones favorables al proceso de cambios, son en realidad miembros o agentes de la burguesía rentista comercial-importadora o hasta de los «nuevos ricos parasitarios». Su presencia interesada y oportunista al lado de las fuerzas revolucionarias dificulta todavía más nuestro avance y contribuye al desprestigio del proceso y a la erosión del apoyo popular.

IV .- Ha cia un ccamamIV.Hacia bio en la correlación de fuerzas

ción con el proyecto antiimperialista y de liberación nacional, aunque mantengan divergencias con algunos rasgos de la conducción del gobierno o con la propuesta socialista. 74) Con la primera categoría de fuerzas de la reacción no hay ni puede haber conciliación posible. Pudiera haber en todo caso coexistencia en el marco de la coyuntura política reinante; pero esta coexistencia nunca puede dar lugar a acuerdos, compromisos o negociaciones que nieguen la lucha de clases y la aguda confrontación de intereses irreconciliables que existe entre ellos y quienes estamos llamados a formar parte del FANP, particularmente del Bloque Popular Revolucionario. 75) La segunda categoría de fuerzas que hoy se encuentran en el campo de la oposición, en cambio, incluye a sectores e individualidades que, en virtud de sus intereses objetivos, su situación histórica concreta y su muy probable evolución futura, deberían estar acompañando a las fuerzas que luchamos por la derrota del imperialismo y el logro de la plena liberación nacional. Es necesario decir que estas fuerzas están hoy enfrentadas al gobierno nacional debido, por un lado, al mal manejo de la política de alianzas por las tendencias dominantes en el principal partido del proceso, y por otro, a la inconsistencia ideológica que es consustancial a las direcciones de otras fuerzas antiguas aliadas. De haber habido una mayor comprensión del carácter de la actual etapa histórica de liberación nacional y del contenido y perspectiva de clase de cada una de las fuerzas involucradas, no sólo se habría evitado el innecesario rompimiento con algunos factores que nos acompañaron en el pasado y deberían seguir haciéndolo hoy, sino que hasta se podría haber ganado o al menos neutralizado a otros factores con los que objetivamente no tenemos contradicciones insalvables en el marco de la actual fase histórica.

de las elecciones legislativas de 2010, ha habido alguna recuperación del apoyo popular al Presidente Chávez, pero sobre bases que podrían resultar frágiles y efímeras si las nuevas expectativas generadas en los últimos meses son defraudadas. En todo caso, lo que nos corresponde ahora, con la mayor urgencia, efectividad y participación popular, es contribuir a revertir la tendencia al desgaste que mencionamos. Para ello, es necesario reorientar revolucionariamente el proceso para corregir los graves vicios y desviaciones que han surgido en todos los niveles de gobierno, y que han deteriorado su credibilidad y debilitado el entusiasmo del apoyo popular: el despilfarro, el

80) El objetivo general y fundamental de todo el trabajo político y de masas, ideológico y organizativo del Partido Comunista de Venezuela, en el presente momento histórico, tiene que ver con la necesidad de producir una consistente y acelerada acumulación de fuerzas del movimiento obrero y popular que, cohesionadas en un sólido Bloque Popular Revolucionario inscrito en el FANP, forjen una nueva correlación de fuerzas favorable a la clase obrera y al pueblo trabajador, es decir, a los factores políticas y sociales consecuentemente antiimperialistas y realmente interesados en la profundización del actual proceso de cambios, para el desmontaje del aparato estatal burgués, la construcción del Poder Popular revolucionario, el progresivo desmantelamiento del sistema capitalista y la edificación del socialismo en la perspectiva de la formación económico-social comunista. 81) De todas las anteriores consideraciones, se desprende un conjunto de tareas a desarrollar por nuestro

burocratismo, el nepotismo, la corrupción, la carencia de eficaz control y contraloría social, la falta de planificación centralizada de la economía, y el asistencialismo como método para ganarse la voluntad inmediata de las masas de manera clientelar, sin crear en ellas la conciencia revolucionaria que las comprometa en las tareas de la revolución. 78) Pero además, las fuerzas del pro-

Partido en el corto y mediano plazo. Estas tareas se agrupan en tres ejes principales: el fortalecimiento y desarrollo del propio PCV; el fortalecimiento de la clase obrera tanto en lo organizativo como en lo ideo-político; y la construcción de los instrumentos y alianzas amplias, tanto para la lucha antiimperialista (FANP) como para el avance hacia la perspectiva socialista (BPR).

82) Las y los comunistas nos proponemos que el Bloque Popular Revolucionario sea liderado por la clase obrera, para que en el contexto de la agudización de la lucha de clases, éste pueda asumir consecuentemente la batalla social y política contra el dominio del capital y por el verdadero socialismo. La construcción del Bloque Popular Revolucionario es de crucial importancia para la clase obrera en su lucha por el poder, como lo afirmaba el camarada Antonio Gramsci, consecuente con el pensamiento leninista, de inobjetable actualidad para las y los comunistas venezolanos: «El proletariado puede convertirse en clase dirigente y dominante en la medida en que consigue crear un sistema de alianzas de clase que le permita movilizar contra el capitalismo y el Estado burgués a la mayoría de la población trabajadora». 83) La concreción del objetivo general y fundamental del trabajo del Partido entre las masas, pasa necesariamente por resolver tres aspectos indispensables para que la clase obrera y el pueblo trabajador asuman un papel efectivamente revolucionario: conciencia, organización y unidad. 84) Conciencia de clase, para asumir la lucha de clases como determinante de los cambios revolucionarios y a la clase obrera como sujeto histórico de la revolución socialista, lo que se relaciona con la necesidad de una amplia y profunda lucha de ideas contra la ofensiva ideológica burguesa anticomunista, activada por las fuerzas contrarrevolucionarias, pero también contra las corrientes reformistas y diversionistas que, desde el interior del proceso, difunden una concepción pequeño-burguesa y acientífica del socialismo, auspiciando la subordinación de la clase obrera ante la actual hegemonía del reformismo pequeño-burgués. 85) Organización y unidad del movimiento obrero y popular, con independencia de clase, para la lucha social y política revolucionaria por la construcción de un nuevo Estado Democrático-Popular Revolucionario, basado en el Poder Popular, y el establecimiento de relaciones socialistas de producción, por lo que adquiere una importancia relevante y prioritaria, para nuestro Partido y, en general, para el movimiento obrero revolucionario, el impulso en la construcción de los Consejos Socialistas de Trabajadores y Trabajadoras y otras formas de organización popular tales como los Consejos de Campesinas y Campesinos y los Consejos de Estudiantes; de allí la importancia de derrotar la pretensión de colocar a las organizaciones de masas bajo el control de la burocracia estatal y de las tendencias que hegemonizan el proceso. 86) Todos estos planteamientos nos llevan a la necesidad de fortalecer ideológica y políticamente al Partido Comunista de Venezuela y de desarrollarlo orgánicamente entre la clase obrera y el pueblo trabajador; no conformarnos con lograr el reconocimiento de las y los trabajadores de la ciudad y el campo por las posiciones que asumimos en la defensa de sus intereses, sino hacer realmente del PCV la vanguardia política organizada de la clase obrera y del pueblo trabajador. ¡Con la clase obrera y el pueblo trabajador para la toma del Poder! ¡Por una nueva correlación de fuerzas para profundizar la liberación nacional en la perspectiva socialista! XLI Pleno del Comité Central del Partido Co muni sta ddee V el a - PCV Com Vee nezu zuel ela Caracas, 12, 13, 19, 20 y 26 de febrero de 2011.


14º Congreso Nacional del PCV

Del «Reglamento de Participación y del Congresual» del 14º Congreso Nacional II. De la integración del Congreso Artículo 4. Serán Delegados Efectivos o Delegadas Efectivas al 14º Congreso del PCV: a. Los delegados electos o delegadas electas directamente por las Células con al menos 7 militantes y debidamente constituidas antes del 15 de diciembre de 2010; b.Las y los miembros principales y suplentes del Comité Central, que tengan un mínimo de 50% de asistencia en el organismo de dirección al que pertenezcan y en

o Delegada Efectiva en las Conferencias de Célula o Regional el postulado o postulada debe: a. P o s e e r comprobadamente la condición de militante antes del 15 de diciembre de 2010 y estar debidamente recensado; b.Estar adscrito o adscrita a la Célula que lo elige como Delegado; c. Estar solvente, tanto el delegado o delegada como su Célula de militancia, con el pago de su cotiza-

discusiones de las respectivas Conferencias que le corresponda. Artículo 6. Cada Célula elegirá su delegación al 14º Congreso con base en la siguiente proporcionalidad: a. Las Células, con siete (07) hasta quince (15) militantes elegirán de su seno un (01) delegado o delegada al 14º Congreso; con dieciséis (16) hasta treinta (30) militantes elegirán un segundo de-

Proceso del PCV

efectivo o delegada efectiva a la respectiva Conferencia Regional, con la misma proporcionalidad de militantes que para el 14º Congreso; b.Las Células con menos de siete (07) militantes, elegirán un (01) delegado efectivo o delegada efectiva a la respectiva Conferencia Regional, y esta última elegirá de entre éstos y éstas –que participen efectivamente de los trabajos de la Conferencia Regional– un (01) delegado o delegada al 14º Congreso por cada diez (10) militan-

Artículo 8. Las Conferencias de Célula (…) se integrarán de la siguiente manera: a. Las Conferencias de Célula, con la mayoría absoluta (mitad más uno) de sus militantes debidamente recensados. Asistirá, como Delegados o Delegadas Fraternales, la militancia de los Colectivos de la JCV que se desenvuelvan en el mismo radio de acción político o territorial de la Célula; Artículo 9. Las Células (…) podrán cursar invitaciones especiales a amigos, fuerzas aliadas y allegados al PCV, para

asistir a las discusiones políticas de su Conferencia respectiva, con el aval previo del organismo de dirección inmediato superior respectivo.

su correspondiente Célula; c. Los delegados electos o delegadas electas por las Conferencias Regionales de las Células con menos de 7 militantes, con base en el presente reglamento; d.Los delegados o delegadas que elija la Juventud Comunista de Venezuela en número que fijará el Comité Central. Artículo 5. Para ser electo Delegado Efectivo

ción y demás compromisos financieros con el PCV; d.Haber participado activamente en la aplicación de las tareas acordadas y velado por el cumplimiento de las resoluciones de los organismos del PCV; e. Haber luchado por el acatamiento y aplicación de los Estatutos, Programa y Línea Política del PCV; f. Participar directa y presencialmente en las

legado o delegada; y, con treinta y uno (31) o más militantes elegirán un tercer delegado o delegada. Los delegados y delegadas electas directamente por la Célula al 14º Congreso, tienen el deber y el derecho de participar como Delegados Efectivos y Delegadas Efectivas en su correspondiente Conferencia Local y Regional. Las Células con siete (07) o más militantes, elegirán un (01) delegado

tes de estas Células y un (01) delegado o delegada más por excedente de cinco (5) militantes de estas Células. Los delegados electos o delegadas electas en las Conferencias de Célula a la respectiva Conferencia Regional serán igualmente delegados y delegadas a su Conferencia Local. III. De las Conferencias de Célula, Locales y Regionales

Artículo 10. Son atribuciones de las Conferencias de Célula (…) discutir y pronunciarse sobre: a. Las Conferencias de Célula: I. Documentos base de discusión del 14º Congreso del PCV; II. Informes del Comité Regional, Comité Local y del Secretariado de la Célula; III. Acuerdos y Resoluciones; IV: Elección de Delegados Efectivos o Delegadas Efectivas, al 14º Congreso y/o a la Conferencia Regional; V. Elección del Secretariado de la Célula.

VI. Cronograma del proceso congresual Artículo 21. El proceso congresual se regirá por el siguiente cronograma: - Lapso de recenso y evaluación nacional del Partido: hasta el 15 de diciembre de 2010. - Publicación de «Documentos base de discusión del 14º Congreso del PCV»: 5 de marzo de 2011. - Lapso de Conferencias de Célula: 14 de marzo al 15 de mayo de 2011. - Lapso de Conferencias Locales: 7 de mayo al 5 de junio de 2011. - Lapso de Conferencias Regionales: 28 de mayo al 10 de julio de 2011. - Talleres regionales con Delegaciones: 4 de junio al 15 de julio de 2011. - Publicación de versión final de «Documentos de discusión del 14º Congreso»: 20 de julio de 2011. - 14º Congreso Nacional del PCV: 4 al 7 de agosto de 2011. Reglamento aprobado por el XXXI Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Venezuela, el 8 y 9 de agosto de 2009, y modificado por el XXXIX Pleno del Comité Central, el 6 y 7 de noviembre de 2010.


Nacional

25 de Febrero al 24 de Marzo de 2011

5

Avanzan los Consejos Socialistas de T rabajadores Trabajadores Caracas.- Los Consejos Socialistas de Trabajadoras y Trabajadores (CSTT), conformados y en proceso de formación, Fabricio Ojeda del Poder Legislativo, William Lara del Poder Electoral, Agropatria, Cadafe / Corpoelec, Cantv, Centro de Documentación de la Biblioteca Nacional, Corporación de Servicios de la Alcaldía de Libertador, Fondas, Fundacomunal, Fundaproal, Hotel Alba Caracas, Idena, INPSASEL, IPASME, MERCAL, Misión Che Guevara, Misión Negra Hipólita, MPP para las Comunas, Radio Nacional de Venezuela, Red de Transmisiones de Venezuela, SITSSA, SUNACOOP, Suministros Venezolanos Industriales CA, Venezolana de Televisión (VTV), convocaron la realización de un Encuentro de la Gran Caracas, el sábado 26 de febrero. Este Encuentro, desarrollado en el Hotel Alba Caracas, se planteó para avanzar en la unidad, organización y acción independiente de los trabajadores en el proceso de desarrollo del Poder Popular en manos de la masa laboral. Así lo expresaron los voceros, Dexy Cáceres del Comité Promotor del Consejo de Trabajadores del Ministerio del poder popular para las Comunas (MPPCyPS) y Roso Grimau del Comité Promotor del Consejo de Trabajadores de la Asamblea Nacional (AN). El Encuentro, abierto a los Comités Promotores y Consejos de Trabajadores ya conformados y a todos quienes deseen participar. Dexy Cáceres que uno de los objetivos que se planteó para el Encuentro es desarrollar una plataforma de lucha de los CSTT e impulsar la aprobación, en la Asamblea Nacional, de una Ley Espe-

cial de estas organizaciones que están destinados a ejercer el control obrero en las empresas, tanto públicas como privadas. Roso Grimau explicó que uno de los objetivos orgánicos, es constituir redes de los Consejos de Trabajadores a nivel de cada estado y a nivel de áreas laborales, que permita una actuación en conjunto de estos nuevos órganos del Poder Popular y el Control Obrero. «Ante la necesidad imperativa de lograr la unidad, organización y acción independiente de los trabajadores y trabajadoras a nivel nacional, a través no sólo de los Sindicatos, sino también de los CSTT, porque los primeros deben cumplir su papel de luchar por las justas reivindicaciones de diverso orden económico y social; y los segundos han de cumplir el papel fundamental de participar en las empresas públicas y privadas, es decir en cada centro de trabajo, en la planificación, control y ejercicio del Poder Popular, que permita avanzar hacia unas nuevas relaciones de producción y de trabajo, que desplacen al sistema capitalista y comiencen la construcción del Estado democrático, popular y revolucionario que le abra el camino a la construcción del Socialismo en nuestro país (…)», resaltaba la convocatoria. Cada uno de los CSTT participantes presenta su informe pertinente a los objetivos señalados y propuestas a ser consideradas y discutidas en las mesas de trabajo. Luego, se instalan en mesas de trabajo de la plataforma de lucha y el plan de acción para la Gran Caracas. Próximamente darán a conocer las conclusiones de este Encuentro.

Descarada distribución del presupuesto en Táchira San Cristobal.- El diputado del Consejo Legislativo del Estado Táchira (CLET), Henry Parra, propuso ante la interpelación a los Directores de Finanzas y de Planificación y Presupuesto de la Gobernación de este estado por el aumento de manera descarada de la partida de publicidad y propaganda, en más 150%, en relación al presupuesto del año anterior, que fue calificado como «grotesco» por el legislador. Parra, quien es Secretario Político del PCV en el estado, señaló que sorprendentemente, para la Oficina Regional de Información (ORI) la partida de gastos de 5 millones 700 mil bolívares fuertes del año 2010, en el 2011 fue incrementada a 14 millones 147 mil bolívares fuertes, cuyo incremento representa un 158%. El diputado Parra declaró que el Gobernador del estado, por tercera vez consecutiva, reconduce el presupuesto y esta vez lo hace con alevosía, mientras las partidas para inversión social son disminuidas de manera inmoral; y premeditadamente incrementan las de publicidad y propaganda al margen de las necesidades que atraviesa el pueblo del Táchira y en perjuicio del desarrollo social de los tachirenses a quienes les está ne-

gando el derecho a la vivienda, a la salud, al deporte y recreación y seguridad, entre otras. En este sentido, destacó el dirigente que este presupuesto estaría siendo utilizado por el Gobernador para promocionarse como precandidato a la presidencia de la República. Agregó que observan con preocupación la injusta disminución del presupuesto para el deporte, que de 14 millones 683 mil bolívares del año 2010, para el 2011 presupuestaron 12 millones 500 mil bolívares, con lo cual le quitan un 14% a la inversión deportiva. Entre otras sorpresas, observan que el Gobernador también borró las partidas de ayudas, eliminó los aportes para la Fundación Penitenciaria, sin embargo manifiesta públicamente su preocupación por la situación de los privados de libertad, su condición de desprotección económica pero les quita los recursos. Para finalizar, Parra se pregunta ¿cómo el Gobernador deposita los reales del presupuesto de los tachirenses en la banca privada, cuando por Ley deberá depositarlos en la banca pública? situación que deja ver que César Pérez Vivas se las está jugando todas.

¿P or qué no cr ean rrique ique ¿Por crean iquezza y sólo esquilman plusvalía?

¿QUÉ ES UN BANCO? Por: Manuel Sutherland* Es increíble el misticismo con que la burguesía esconde la verdad acerca de la banca y sus reales funciones. Aunque sea evidente que la burguesía viva exclusivamente de la deformación ideológica de la realidad, con respecto al caso de la banca sucede un extravagante caso de prestidigitación. Por ello, dedicaremos algunas breves líneas a develar el muy oscuro trapo burgués sobre la banca, desde su formación hasta la más vívida actualidad bancaria criolla. Vamos a las entrañas del monstruo. Todos creen saber qué es un banco, pero ¿cómo funciona? Veamos, un viejo adagio cuenta que no se sabe qué es mejor, meter preso a alguien que robe a un banco o a uno que lo abra. En efecto, la vulgata capitalista remarca a cada momento el papel beneficioso del banco para toda la sociedad (es decir, para la burguesía) y le otorga una serie de características que no posee (fetiche). De hecho, el Director de la Escuela de Economía de la UCV, José Guerra, me comentó en un debate radial: «los bancos son creadores de riqueza, asumen riesgos y están para ayudar a la gente con sus préstamos». Es decir, según la «sabiduría» de José, los bancos son casi como una orden de las monjas benedictinas o «fabricantes de sueños monetarios» que por la gracia del espíritu X aparecen en algunos bolsillos. Los bancos no crean riqueza de ningún tipo. Los bancos son sólo entes que reciclan la plusvalía (trabajo excedente) que genera la clase obrera y que es depositada como ganancia (por los burgueses) y como salario por el proletariado. Los bancos no «crean» riqueza, sólo administran el dinero ajeno, haciendo ver a dichos capitales como propios. Los «generosos» préstamos que ofrecen, devienen del mismo dinero que deposita la gente, es decir, el trabajo vertido en valor monetario, que es usado para prestarlo a sus mismos creadores, no sin recargarle un interés (usura) y no sin antes hacerse rogar. Así, la banca se constituye como el ente que recibe la plusvalía de capitalistas que no hayan dónde valorizar su capital, para trasladarlo a otros capitalistas que tienen déficit de capital. Así, se hacen llamar «intermediarios» que administran capital por el bien de «todos». ¿De qué viven los bancos? Los bancos no producen, son una inmensa cantidad de trabajo improducti-

vo que saca fabulosos recursos del ámbito productivo y lo destina a actividades enteramente especulativas. ¿Más? Los bancos toman su peculio y lo colocan en mesas de dinero, negocios turbios y un sin fin de movimientos irresponsables, que los empujan a la quiebra y permiten drenar las jubilaciones, pensiones y ahorros de millones de trabajadores de un plumazo. Los bancos no arriesgan nada propio. Sólo usan el dinero ajeno, para prácticas agiotistas; y cuando el banco se funde, los altos gerentes salen a exilios dorados. Sólo el silencio responde al llanto de millones que han visto esfumar el trabajo de decenas de años. Ejemplos hay miles, en las crisis (1929, 2008, etc.) quiebran miles de bancos e instituciones financieras, para que luego salga el Estado burgués y aplique «planes de salvamento» para usar el dinero que producen millones de obreros y campesinos (y que el Estado burgués esquilma vía impuesto) para adjudicárselo a los banqueros corruptos. La crisis financiera más grande de Venezuela (1994) la protagonizaron las estafas de bancos inmensos (Banco Latino, Confederado, etc.) que dejaron a millones de ahorristas en la estepa. En el año 2010 los bancos también dieron que hablar y quebraron en masa. Así, banqueros como Nelson Mezerhane (Banco Federal) estafan a miles de personas robándose millones que afloran en Miami. Tuvo que salir el gobierno, a usar el dinero de los connacionales para cubrir una parte del timo. Por todo ello, lo primero que suele expropiarse en cualquier revolución, es la banca. Expropiarla es vital. Pero, cuando nos referimos a expropiar, el lector más atento sabrá que ese término no tiene nada que ver con la compra a precio sideral-diamantino del Banco de Venezuela, donde los mismos exdueños, vinieron a celebrar con un inmenso brindis muy festivo y agradecido con el gobierno. La expropiación desconoce la propiedad burguesa, reconoce la explotación y expoliación que ha sufrido el proletariado y NO INDEMNIZA. *Coordinador de Formación de la Asociación Latinoamericana de Economía Marxista (ALEM) twitter@marxiando

Notas de D uelo Duelo Afife Achkar de Sabbagh El pasado 18 de febrero, falleció Afife Achkar de Sabbagh, quien fuera abuela paterna del camarada Víctor Ciano, Secretario Nacional de Finanzas del PCV. Vaya para nuestro camarada y sus familiares las palabras de solidaridad de todo el equipo de Tribuna Popular.

Antonio Gutiérrez Cumplimos con el penoso deber de informar del lamentable fallecimiento, el 19 de febrero, a los 96 años, del querido camarada Antonio Gutiérrez, en Puerto Ordaz, quien fuera obrero petrolero y gran impulsor del PCV en Guayana luego de ser trasladado a esta zona por la Dirección del Partido durante la dictadura de Pérez Jiménez. Desde Tribuna Popular hacemos llegar a los camaradas, familiares y amigos nuestras profundas palabras de condolencia.


6

80 años del PCV

25 de Febrero al 24 de Marzo de 2011

ANTECEDENTES de la FUNDACIÓN del PCV

E

n la década de los veinte, del Siglo XX, ante el fulgurante resplandor de la Gran Revolución Socialista de Octubre que derrocó al zarismo feudal-imperialista para establecer un gobierno de obreros, campesinos y soldados; con el cercano impacto de la Revolución Mexicana agraria-antiimperialista; y dentro del marco del desarrollo capitalista que la explotación del petróleo por los truts yanquis e ingleses imponía a Venezuela, comenzaban a perfilarse tres vertientes revolucionarias que al confluir habrían de generar al Partido Comunista de Venezuela, en el interior del país en 1931. Utilizando una ordenación clasista y cronológica, dichas vertientes fueron: 1) El crecimiento de las clases obreras y populares y de sus luchas reivindicativas, incluidas huelgas, tanto en la región central del país como en las zonas petroleras; 2) La afiliación al marxismo-leninismo de un número importante de exilados antigomecistas venezolanos; y, 3) Los grupos radicalizados de los estudiantes de 1928-29 que se hicieron simpatizantes comunistas en las bóvedas del Castillo de Puerto Cabello, así como de intelectuales del Zulia y otras regiones que siguieron camino similar. Veamos estas tres vertientes de modo algo más detallado: 1) La vertiente obrera y popular. En dicha década se produce un cierto desarrollo del proletariado en el centro del país, incluyendo obreros a domicilio y de medianas manufacturas, que en organizaciones gremiales mutualistas libraban ciertas batallas reivindicativas que en varios casos habían llegado a huelgas. Algunos dirigentes de estas luchas provenían del anarcosindicalismo español, como José Tostón, con quien hablamos repetidamente en 1931-32 y quien veía con simpatía nuestras actividades comunistas, aunque no llegó a afiliarse. De la vertiente obrero-gremialista provinieron fundadores del PCV como fueron: Felipe Escobar, pastelero; Manuel Simoza, carpintero; Ramón Abad, obrero a domicilio en zapatería, que cayeron presos por participar en labores de creación del PCV en mayo de 1931; Tomás Torres (obrero zapatero), Pedro Cadamo y Florencio Maggi (panaderos), Claudio Hernández (obrero a domicilio, zapatero), César Gonzáles (tranviario), Jesús Rojas (barbero y después médico), Ramón Sabino (obrero cigarrillero), Cupertino Muñoz (campesino-soldado), Isaac Alvarado (panadero), Luis V. Díaz (panadero-soldado) y varios más caídos presos en 1932 por pertenecer a células y comités comunistas. Del Zulia y otras regiones, con el desarrollo del proletariado petrolero, provinieron también obreros constructores del PCV desde las primeras fases o en los años inmediatos siguientes, como José Martínez Pozo, Manuel Taborda, Jesús Faría, Luis Emiro Arrieta, Jesús Correa, Max García y otros; o campesinos como Gustavo Villaparedes, Pedro Pablo Piña y otros. 2) La vertiente de los exilados antigomecistas devenidos comunistas en

el exterior. Bajo el impacto de los grandes desarrollos revolucionarios que estaban ocurriendo en esa época, una apreciable cantidad de exilados antigomecistas rompían con los esquemas tradicionales de las luchas políticas en Venezuela (conspiraciones, asonadas, «golpes» encabezados por «generales» y caudillos) y eran ganados para la ideología marxista-leninista, para la organización y lucha de masas y se afiliaban a los Partidos Comunistas, secciones de la Internacional Comunista, de diversos países. Entre ellos estuvieron: a) Figuras pioneras del PCV como Gustavo Machado y Salvador de la Plaza, que junto con otros revolucionarios latinoamericanos crearon la Liga Antimperialista de América y editaron su órgano «El Libertador» (1925-1928). Colaboraron en la construcción de los PC de México y Cuba y crearon una importante organización policlasista llamada Partido Revolucionario Venezolano (P.R.V.) que con su órgano, el combativo periódico «Libertad», editado en México (1928-1930), jugó un gran papel en la elevación del nivel político de la emigración antigomecista venezolana y se proyectó hacia el interior. Debemos hacer notar que en La Habana, en 1925, Gustavo y Salvador publicaron el primer intento conocido de estudio marxista del país, con el título de «La verdadera situación de Venezuela». b) Afiliados al PC de Francia: Aurelio Fortoul, Jorge Saldivia Gil, Miguel Otero Silva, Heriberto González Méndez, Eduardo Francis, Guillermo Mujica, Rafael I. Mendoza y otros. c) Afiliados al PC de Estados Unidos: Mariano Fortoul, Eduardo Macha-

de la llamada «generación del 28», fue calificado de «comunista» por el gomecismo desde su comienzo. En realidad, debido al bloqueo ideológico que el régimen mantenía, impidiendo la entrada al país de literatura revolucionaria y de informaciones verídicas acerca de la Revolución Rusa, Mexicana y otras, los estudiantes del 28 teníamos muy vagas ideas acerca del marxismo-leninismo y menos todavía acerca de la organización y programa de un Partido Comunista. Fue solamente en las bóvedas del Castillo de Puerto Cabello, entre abril y noviembre de 1929, mediante las enseñanzas de Pío Tamayo y la lectura de algunos libros revolucionarios que poseían él y sus compañeros, cuando un sector radicalizado de los estudiantes

D

e los calabozos del Castillo de Puerto Cabello –en los que se aglome raban centenares de jóvenes estudiantes que purgaron allí su rebeldía contra Juan Vicente Gómez– surgieron las chispas iniciales, al conjuro de la voz de Pío Tamayo, con justicia llamado precursor del movimiento comunista venezolano aun cuando su muerte prematura le impidiera a él mismo llegar a ser militante efectivo. Con palabra sobria y convincente, Key Sánchez nos aporta (...) los elementos de juicio angulares que indujeron a nuestro máximo evento partidista a adoptar la decisión en referencia. Allí encontramos el retrato claro de los antecedentes, de los combates denodados contra la tiranía gomecista, de la incorporación de las masas populares –y en especial de los obreros caraqueños– a las batallas estudiantiles de 1928. Allí también la descripción viva de las inquietudes que germinaron en las mentes de quienes, aunque adolescentes todavía como Rodolfo Quintero y el propio Key Sánchez, llegaron a comprender –en ergástulas y campos de trabajo forzado– el carácter de clase de la dictadura gomecista y la necesidad imperiosa de entroncar la lucha contra ella con el combate intransigente por la democracia real, contra la explotación de los trabajadores, contra la dominación imperialista y, en última instancia, por la instauración del Socialismo. Eduardo Gallegos Mancera do, José Andrés López Octavio, Ricardo Martínez, Manuel «Cucú» Corao y otros. Entre los nombres citados apreciaremos más adelante que muchos de ellos participaron en los sucesivos esfuerzos por organizar y reorganizar el PCV entre 1931 y 1937, y también después. 3) La vertiente originada en sectores de las capas medias radicalizadas a partir de los movimientos de 1928-29. El movimiento estudiantil de 1928,

del 28 comenzamos a tener ideas más claras acerca de la explotación capitalista e imperialista, de la organización del proletariado para la toma del poder, de la necesaria destrucción del capitalismo y construcción del socialismo; acerca de los objetivos inmediatos y mediatos de un Partido Comunista. Pío Tamayo no fue nunca miembro de algún PC pero estuvo muy cerca de ellos en diversas luchas populares en Centroamérica, México y Cuba. Sin embargo, la proyección de su labor hacia

la futura construcción del PCV fue tan importante que el Buró Político, con toda justicia a nuestro parecer, le otorgó en 1978, post mortem, el carnet de militante honorario del PCV, con la firma de su Secretario General Jesús Faría, y de su Secretario de Organización, Alonso Ojeda Olaechea. Del Castillo salió en noviembre de 1929, a más de un vasto sector de simpatizantes inactivos políticamente, una veintena de estudiantes que nos sentíamos comunistas y que nos dimos seguidamente a las labores de autocapacitarnos con más lecturas y de hacer proselitismo y organización entre los sectores populares, principalmente entre los obreros y artesanos. Dichos estudiantes actuaron principalmente en los grupos siguientes: a) El de «Lecciones Obreras», encabezado por Rodolfo Quintero, Kotepa Delgado y Juan B. Fuenmayor, al cual nos incorporamos Ángel Márquez, Pedro Juliac, quien suscribe y varios otros. Este grupo –a más de algunos intentos de acciones de comando y terroristas– editó y distribuyó, más o menos quincenalmente, unas 17 «lecciones obreras», creando para esto un aparato bastante extenso, quizá de unas 50 personas, en su mayoría estudiantes y de otros sectores de las capas medias; b) El del «pomposo PCV», encabezado por Raúl Osorio y Víctor García Maldonado, que editó «Lo que Todo Obrero Debe Saber» y llegó a agrupar unas 30 personas entre estudiantes, obreros y artesanos. Entre ellos estaban Juan José Núñez Morales, Gustavo González, José A. Vásquez, Rafael Medina Febres, Luis Useche. Ramón Abad hijo, Raúl Cabrera, José A. Mayobre; c) Los grupos de las plazas Baralt y Urdaneta en Maracaibo. En el Zulia, bajo influencias similares a las que determinaron en el Centro la aparición de estos grupos de capas medias radicalizados, se crearon también núcleos y círculos de simpatizantes comunistas, como fueron los de la Plaza Urdaneta y la Plaza Baralt, donde participaron Isidro Valles, Elio Montiel, Olga Luzardo, Espartaco González, Eduardo Arcila Farías, Gabriel Bracho Montiel y otros.


25 de Febrero al 24 de Marzo de 2011

80 años del PCV

7

CONFLUENCIA de las TRES VER TIENTES VERTIENTES

y la CONSTITUCIÓN de la PRIMERA CÉLULA Para principios de 1931 ya habían comenzado a confluir en Caracas –y también en el Zulia– las vertientes provenientes de los sectores obreros y de las capas medidas radicalizadas. En los grupos de «Lecciones Obreras» y del «Pomposo» participaron ya conjuntos de obreros, artesanos y estudiantes, pero su claridad ideológica y los tipos de organización que usaban no correspondían todavía a los de un PC. No se utilizaba ni se conocía el concepto de la célula como organismo fundamental ni la estructuración centralistademocrática. En enero de 1931 llega a Caracas Aurelio Fortoul, militante del PC Francés, enviado por el grupo de comunistas venezolanos de París y por el Buró del Caribe de la Internacional Comunista. Poco después llega Mariano Fortoul, militante del PC de Estados Unidos. Ambos traían la misión de construir el PCV. Seguidamente Aurelio Fortoul se pone en contacto con Raúl Osorio (31 de enero de 1931), con Víctor García Maldonado (el 16 de febrero) y con Marín (José A. Mayobre, el 4 de marzo), todos estos del grupo «Pomposo». Deciden crear de inmediato la primera célula, lo cual se efectúa al día siguiente, 5 de marzo de 1931. Esta célula estuvo constituida por Vicente (Víctor García Maldonado, ex-estudiante), Tirso (Tomás Aquino Torres), Coco (Tomás del Carmen Torres) y Marín (José A. Mayobre, estudiante) siendo designado Tirso como Secretario. Ramiro (Raúl Osorio) y Collins (Aurelio Fortoul) quedaron subordinados a esta célula y con la tarea de constituir otras nuevas en los días siguientes. Crece el número de células Para el 6 de abril estaban creadas seis células así como el Comité Ra-

dial A (Caracas) que designó a Temístocles (Ramón Abad, zapatero) como secretario y a David (Florencio Maggi, panadero) como tesorero. En las semanas siguientes se siguen instalando células y Comités de Subradio (grupos de parroquias), cuyos integrantes provenían en su mayoría de los grupos «Pomposo» y «Lecciones Obreras». Se procedió a crear fracciones en varias sociedades gremiales. Todos los datos anotados en esta parte constan en el informe de fecha 12/4/31 enviado por André Collins (Aurelio Fortoul) al Buró del Caribe, y que aparece publicado en el «Libro Rojo»; cuya autenticidad nos consta por haber oído las mismas versiones en La Rotunda de boca de Aurelio y Mariano Fortoul y de los otros participantes. Es de observar en el documento citado: a) que la estructura creada en 1931 tenía vínculos organizativos, desde el comienzo, con la Internacional Comunista, con su Secretariado Latinoamericano y con su Buró del Caribe; b) que tenía una base ideológica marxista-leninista, como lo muestran los párrafos del informe sobre «la repercusión en Venezuela de la crisis mundial del sistema capitalista», sobre «que todo movimiento para defender sus reivindicaciones económicas lleva consigo la cuestión política y que no pueden obtenerse aquellas, en definitiva, sin hacer un cambio total que entraña la desaparición del mismo sistema capitalista»; sobre que «las células debían ser creadas con mayoría de

elementos obreros»; que «se debía tender a células correspondientes a los lugares de trabajo», existiendo ya para la fecha del informe una célula

del Comité Radial A del 10/04/31 la orden del día era: 1) Informe de trabajos hechos; 2) Situación Política y 3) Tareas inmediatas. Entre los

de empresa en una gran panadería y, en proceso de formación, otra en el Ferrocarril Alemán (Caracas-Valencia). c) que las tareas que se planteaban los organismos creados y sus métodos de trabajo eran de tipo comunista. Así por ejemplo, para la reunión

puntos discutidos estuvo la participación en una manifestación de desempleados que se planeaba, con las consignas «Consejos de parados y alimento para los hambrientos», «requisición de víveres en almacenes para instalar cocinas públicas», llegando a las consignas de tinte trotskista propias de la influencia de Sinani en el Buró del Caribe, como eran «Consejos Obreros en torno a las cocinas públicas», «Huelga General» y «Armas para los obreros».

El PCV ADMITIDO COMO SECCIÓN de la IIN NTERNACION AL C OMUNIST A CIONAL COMUNIST OMUNISTA Hemos expuesto cómo el PCV, desde la creación de su primera célula en 1931 en Caracas, mantuvo estrecha vinculación con los PC de Francia, Colombia y Estados Unidos, principalmente, así como con los organismos sectoriales de la Internacional Comunista, en especial, con el Buró del Caribe. Hemos subrayado en los puntos anteriores, cómo la plataforma ideológica y los métodos de organización y de trabajo puestos en marcha por las células y organizaciones del PCV naciente eran de tipo marxista-leninista. Era importante y sin precedentes en Venezuela la continuidad, la permanencia, del PCV. Puede afirmarse que después del 5 de marzo de 1931 no dejaron nunca de existir y de funcionar varios organismos del Partido aun cuando estuviesen temporalmente desconectados. Sobre la base de los antecedentes expuestos en los puntos anteriores, que la Internacional Comunista conocía debidamente, esta Internacional consideró en su VII Congreso la aceptación del PCV como sección suya, junto con la admisión de otros PC que se habían constituido después del VI Congreso. Es de señalar que a este Congreso asistieron como observadores invitados Germán Tortosa, designado por el Comité Auxiliar de Barranquilla, y José A. Mayobre, designado por el Comité Auxiliar de Trinidad. Así, en el protocolo A Nº 463 de fecha 8 de agosto de 1935, los miembros del Comité Político de la Internacional Comunista acordaron crear una comisión que informara acerca de la incorporación de los PC del Perú, Venezuela y otros países. Aprobaron esta proposición Dimitrov, Pianitsky, Ritcher, Bronkowski, Pieck, Gotwald y Ercoli (Palmiro Togliatti). La comisión que fue nombrada tenía a Van Min de presidente y entre sus miembros estaban Ford de EE.UU. y los representantes de los PC de Cuba, Brasil y Argentina. En la sesión del VII Congreso de la noche del 20 de agosto de 1935, el camarada Van Min a nombre de dicha comisión propuso entre otros literales el «e» que decía: «e) incorporar a los PC de Perú, Colombia, Venezuela, Costa Rica y Puerto Rico como seccionales» y la plenaria de esa noche aprobó un «Acuerdo Sobre la Admisión de Nuevos Partidos en la Internacional Comunista», que en su literal «a» dice: «a) Aceptar a los Partidos Comunistas de Indochina, Filipinas, Perú, Colombia, Costa Rica, Puerto Rico y Venezuela como Secciones de la Internacional Comunista (Protocolo Nº. 43, de la sesión final del VII Congreso, 23º día de sesión, sesión Nº. 43 (noche), 20 de agosto de 1935).

Golpe policial y desorganización a fines de mayo de 1931 El 29 de mayo, a causa de la imprudencia de un afiliado y la acción de un ganapán delator, fue localizado el sitio donde se dictaban los cursillos (la oficina de arquitectura de Aurelio Fortoul, en la esquina de Maturín) y fueron apresados por la policía gomecista 10 integrantes directivos de la organización existente. Entre los detenidos estaban Aurelio y Mariano Fortoul, profesionales, provenientes de la segunda vertiente; Ramón Abad (zapatero), Manuel Simoza (carpintero) y Felipe Escobar (panadero), provenientes de la primera vertiente; Kotepa Delgado y Juan Fuenmayor, del grupo «Lecciones Obreras», y Raúl Osorio y Víctor García Maldonado, del «Pomposo», todos estudiantes del 28, provenientes de la tercera vertiente.


Reportaje

CUL TURA y SOCIEDAD (II) CULTURA Por: Paúl Seijas*. Especial para Tribuna Popular

lar

Producción cultural popu-

Para definir la cultura popular, en la actualidad, vamos a partir de una estrategia de análisis que permita abarcar su producción, su distribución o circulación y su consumo. Dicha estrategia de análisis es el marxismo, que ve en la cultura un instrumento para comprender, reproducir y transformar el sistema social, para elaborar y construir la hegemonía de cada clase. Al vincular el concepto de cultura con los de producción, distribución y consumo, superestructura, ideología, hegemonía y clases sociales lleva a caracterizar la cultura como un tipo particular de producción cuyo fin es comprender, reproducir y transformar la estructura social, y luchar por la hegemonía. En esta perspectiva puede caracterizarse a la cultura popular por oposición a la cultura dominante, como producto de la desigualdad y el conflicto. Así mismo podemos definir la cultura como la producción de fenómenos que contribuyen, mediante la representación o reelaboración simbólica de las estructuras materiales, a comprender, reproducir o transformar el sistema social, es decir todas las prácticas e instituciones dedicadas a la administración, renovación y reestructuración del sentido, la cultura no sólo representa la sociedad; también cumple, dentro de las necesidades de producción de sentido, la función de reelaborar las estructuras sociales e imaginar nuevas. Además de representar las relaciones de producción, contribuye a reproducirlas, transformarlas e inventar otras. Al entender la cultura como producción nos lleva a considerar los procesos productivos, materiales, necesarios para crear algo, conocerlo o representarlo. Al respecto, la producción de la cultura surge de

las necesidades globales del sistema social y éste la determina. Cada producción cultural tiene su organización material propia que hace posible su existencia. El análisis de dicha organización, de las condiciones sociales que se establecen para la producción, es fundamental. Al estudiar los productos culturales hay que evitar dos deformaciones metodológicas, a saber: · Atendiendo sólo al contenido interno de la obra; · Simplemente relacionar la estructura de la obra con la

Producción cultural Analizar la cultura como producción supone considerar todos los pasos del proceso de producir: la producción, la circulación y la recepción; es decir el análisis de la cultura debe abarcar el proceso de producción y circulación social de los productos culturales y de los significados que los receptores le atribuyen. Sólo una visión global del proceso puede explicar el sentido de la producción cultural en su trayectoria social. Como vemos, toda produc-

lica, de las condiciones generales y propias de trabajo y vida. Lo particular de las culturas populares no deriva sólo de que su apropiación de lo que la sociedad posee es menos y diferente; sino también de que el pueblo genera en su trabajo y su vida formas específicas de representación, reproducción y reelaboración simbólica de sus relaciones sociales. Estos procesos son realizados por el pueblo compartiendo las condiciones generales de producción,

sociedad en su conjunto. Por lo tanto el análisis debe hacerse en dos niveles: - Estudiar las producciones culturales como representaciones relacionando la realidad social y su representación ideal. - Vincular la estructura social con la estructura de la creación cultural específica; entendida ésta como las relaciones sociales que los creadores establecen con los demás componentes del proceso: los medios de producción (materiales, procedimientos) y las relaciones sociales de producción (con el público, con quienes financian, con los organismos oficiales, etc.).

ción cultural surge de las condiciones materiales de vida y está arraigada en ellas, es así que en las clases populares las canciones, las creencias y las fiestas están estrecha y cotidianamente ligadas a los trabajos materiales en que entregan casi todo su tiempo. Cultura popular Podemos entonces señalar que: Las culturas populares se configuran en un proceso de apropiación desigual de los bienes económicos y culturales de una nación, etnia o comunidad por parte de sus sectores subalternos, y por la comprensión, reproducción y transformación, real y simbó-

circulación y consumo del sistema en que vive y a la vez dándose sus propias estructuras. En este aspecto, las culturas populares se constituyen en dos ámbitos: · Las prácticas laborales, familiares, comunicacionales y de todo tipo con que el capitalismo organiza la vida de todos sus miembros; · Las prácticas y formas de pensamiento que los sectores populares crean para sí mismos, para concebir y manifestar su realidad, su lugar subordinado en la producción, circulación y el consumo. Hay que señalar que estos ámbitos están profundamente

Viva por siempre Fernando Lamber g Lamberg Por : R os ara T ar. Ros osoo G Grrimau. E Esspecial ppa Trribuna P Poopul ula

Fernando Lamberg (Valparaiso 07/ 06/1928, Caracas 20/02/2011), poeta, escritor, profesor universitario, novelista y ensayista chileno-venezolano, militante comunista de dilatada trayectoria desde muy joven, comenzando al mismo tiempo su temprana y larga trayectoria en las letras latinoamericanas y en la lucha antiimperialista, fue compañero de Célula de Pablo Neruda en su querido Partido Comunista de Chile (PCCh), candidato a rector de la Universidad Técnica del Estado por el PCCh, luchador por la construcción del socialismo durante el gobierno de Salvador Allende. Fue víctima de constante persecución durante la dictadura criminal de Augusto Pinochet, por lo que el PCCh tramitó su salida del país llegando a Venezuela como exiliado político en

1976, donde continuó impartiendo clases y desarrollando su amplia obra literaria de corte humanista y antiimperialista, hasta pocos días antes de su desaparición física con sus poemas Unión y La Encrucijada, de reciente publicación en el diario Vea. Recibió en 1973 el Premio Casa de las Américas, no pudiendo ser jurado al año siguiente en La Habana por el golpe de Estado fascista que un año antes cerraba uno de sus sueños de lucha, los cuales continuó en su nueva patria bolivariana contando con la alegría de vivir intensamente durante los últimos 12 años el proceso revolucionario al cual también dedicó parte de su obra, de su vida y de su militancia, tuvo la alegría de ver prosperar en Venezuela lo que el imperialismo yanqui destruyó en su Chile natal.

No pudo ver cumplirse las promesas de julio del 2010 de la Fundación El perro y la rana y la Fundación Editorial Ipasme que tenían tres de sus libros en imprenta y aun no salen publicados. No obstante continuaba luchando por seguir vivo a pesar de una afección de cáncer de próstata desde hace 8 años, aportando en lo ético, en lo político y literario, y con la esperanza viva de ver publicados sus aportes, siempre revolucionario, siempre antiimperialista y siempre comunista.

entrelazados. En resumen podemos afirmar que las culturas populares son el resultado de una apropiación desigual del capital cultural, y una elaboración propia de sus condiciones de vida y una interacción conflictiva con los sectores hegemónicos. Por lo tanto, la cuestión decisiva para comprender la cultura es su conexión con los conflictos entre las clases sociales, con las condiciones de explotación en que las clases populares producen y consumen. La transnacionalización del capital, acompañada por la transnacionalización de la cultura, impone un intercambio desigual de los bienes materiales y simbólicos. La diversidad de patrones culturales, de objetos y hábitos de consumo, es un factor de perturbación intolerable para las necesidades de expansión constante del sistema capitalista. Se crea la ilusión de que todos pueden disfrutar, efectiva o virtualmente, de la superioridad de la cultura dominante. A las culturas subalternas se les impide todo desarrollo autónomo o alternativo, se reordena su producción y consumo, su estructura social y su lenguaje, para adaptarlos al desarrollo capitalista; a veces se consiente que subsistan fiestas tradicionales, pero su carácter de celebración comunal es diluido en la organización mercantil del ocio turístico. La cultura es un sistema social de producción, un nivel específico del sistema social. No sólo porque está determinada por lo social ya que está inserta en todo hecho socioeconómico. Cualquier práctica es simultáneamente económica y simbólica por lo cual cualquier hecho cultural lleva siempre un nivel socioeconómico implícito; economía y cultura marchan imbricadas una en la otra. *Licenciado en Artes Escénicas, con más de 30 años de labor en el Teatro Popular y Estudiantil


Tribuna Popular 186