El Salti-Saltarín

Page 1


2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 2

7/6/22 13:08


2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 3

7/6/22 13:08


Para mi padre, que se escondió en un sótano lleno de trastos. —K. D. Para Betty. —K. L.

Título original: The Thingity-Jig Texto © 2021 de Kathleen Doherty Ilustraciones © 2021 de Kristyna Litten La edición original fue publicada en Estados Unidos por Peachtree Publishers Traducción del inglés: Alba Jiménez Blázquez Diagramación: Editor Service, S. L. Primera edición: julio 2022 Edición en castellano para todo el mundo © Tramuntana Editorial – Rambla de la Generalitat, 41-47 17220 Sant Feliu de Guíxols (Girona) www.tramuntanaeditorial.com ISBN: 978-84-18520-27-3 Depósito legal: GI 898-2022 – Impreso en CHM Grafic - España Reservados todos los derechos

2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 4

7/6/22 13:08


EL SALTI

SALTAR N Escrito por

Kathleen Doherty

Ilustrado por

2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 1

Kristyna Litten

7/6/22 13:08


2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 2

7/6/22 13:08


U

na noche, bajo la luz de la plateada luna, todos los amigos de Osito

dormían profundamente. Pero Osito no tenía sueño, quería jugar. Fue en busca de diversión a la ciudad de los humanos.

2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 3

7/6/22 13:08


2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 4

7/6/22 13:08


Plof. Pum. Snif. Osito olfateó hasta que encontró… Un Salti-Saltarín.

2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 5

7/6/22 13:08


Parecía perfecto. Osito se dejó caer en su regazo.

Pumba.

2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 6

7/6/22 13:08


El Salti-Saltarín era igual que un muelle. Un objeto perfecto para rebotar, sentarse, brincar y dar saltitos. Osito se va corriendo a contárselo a sus amigos.

Plum. ¡Boing!

2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 7

7/6/22 13:08


—¡Despertad! ¡Despertad! ¡He encontrado un objeto muy divertido, un Salti-Saltarín!

2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 8

7/6/22 13:08


Conejo abrió un ojo. —¿De verdad?

—En este Salti-Saltarín puedes sentarte, brincar y dar saltitos… —dijo Osito—. Y necesito ayuda para traerlo a casa. —Ahora no, Osito —bosteza Zorro—. Estamos durmiendo.

—Espera a mañana —refunfuñó Mapache. Pero Osito no tenía sueño, quería jugar. Se encargó del asunto con sus propias patas.

2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 9

7/6/22 13:09


Traería el Salti-Saltarín a casa él solo. ¿Pero cómo?

Pesaba mucho para levantarlo. Demasiado duro para empujarlo. Pero no muy grande para rodarlo.

2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 10

7/6/22 13:09


Pum. Cras. Pumba. Bajo la luz de la plateada luna, Osito se puso patas a la obra. Tintineó y tintineó hasta que construyó…

2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 11

7/6/22 13:09


¡un Ruedi-Ruedín!

Era un objeto para empujar. Hecho de poleas. Para agarrar, colocar y cargar. Era justo lo que Osito necesitaba para traer rodando a casa el Salti-Saltarín. Pero no pudo levantar el Salti-Saltarín con el Ruedi-Ruedín. Salió disparado a casa.

2_Salti-saltarin_INTERIOR_2.indd 12

7/6/22 13:09


Issuu converts static files into: digital portfolios, online yearbooks, online catalogs, digital photo albums and more. Sign up and create your flipbook.