Page 1

HISTORIAS CON VALORES

··- • 1• •1•1 •-•IIUI 11 1

o

13429 89644 BB-MCW9644

4


!1 1

1

1

i

1


Juan era ahora un joven muy feliz y a partir de ese momento hizo muchos amigos. La vivencia con su nueva mamá le había enseñado a Juan que, sin importar las circunstancias que rodeen la vida de uno, por negativas que éstas sean, siempre debemos comportarnos con amabilidad puesto que sin ella las personas no se pueden relacionar.

LA AMABILIDAD Juan era un joven huérfano que mo tenía hogar. Había perdido a sus padres en un accidente de coche. Él vagaba por las calles todo el día y dormía allá donde encontraba un lugar mínimamente confortable.

• • •

1

••


Cuando un día Juan le preguntó, ella dijo con lágrimas en los ojos: "Mi familia murió en un accidente hace muchos años". En ese momento Juan se sintió identificado con la señora pues ambos habían sido afectados por una desgracia similar, por lo que dijo: "Ahora me tienes a mí, yo seré como un hijo para ti y nunca te abandonaré". En ese momento los dos se dieron un cálido abrazo como el que una mamá le da a un hijo.


Juan era un alborotador. No tenĂ­a ni un solo amigo ya que le encantaba pelear con los demĂĄs niĂąos en la calle y todo el tiempo les estaba molestando.


Un día Juan vio a una señora cruzando una calle que estaba llena de coches. Llevaba muchas bolsas en sus manos pues volvía de realizar unas compras. De repente, Juan vio como un auto se acercaba a ella a toda velocidad...

El tiempo pasaba y los días se convirtieron e semanas. Juan se quedó a vivir con la señora y ella estaba encantada pues él había llenado su corazón de esperanza y alegría. Pero Juan siempre se preguntaba por qué la amable eñ ra vivía tan sola.


...Entonces corrió hacia ella y la empujó para sacarla fuera del camü110 del cache. "¡Muchísimas gracias, me has salvada la vida!" dijo la mu, je�; aún exaltada por lo. sucediclo. "¿Cómo puedo recompensarte por tan heroico gesto?" Juan ayudó a la señora a cargar sus bolsas y la acompañó hasta su casa.

Más tarde, la señora le pidió a J· .... que se quedase en su casa unos días .. Ella tenía una confortable habitación de ililVitados en la que podría descansar plácidamente. Juan estaba muy feliz, ¿cómo iba a rechazar tan tentadora oferta? ¡Nadie se había preo.cupado por él en añ·os! ilíllllf:I


U na vez llegaron a la casa de la sef.lora, ella le dio una abundante y sabrosa comida a Juan. Y cuando acabó de com·er le entregó ropa limpia. Juan se sintió conmovido.. ¡Nadie había sido amable con é.l desde la muerte de sus papás!

'

'


U na vez llegaron a la casa de la sef.lora, ella le dio una abundante y sabrosa comida a Juan. Y cuando acabó de com·er le entregó ropa limpia. Juan se sintió conmovido.. ¡Nadie había sido amable con é.l desde la muerte de sus papás!

'

'


...Entonces corrió hacia ella y la empujó para sacarla fuera del camü110 del cache. "¡Muchísimas gracias, me has salvada la vida!" dijo la mu, je�; aún exaltada por lo. sucediclo. "¿Cómo puedo recompensarte por tan heroico gesto?" Juan ayudó a la señora a cargar sus bolsas y la acompañó hasta su casa.

Más tarde, la señora le pidió a J· .... que se quedase en su casa unos días .. Ella tenía una confortable habitación de ililVitados en la que podría descansar plácidamente. Juan estaba muy feliz, ¿cómo iba a rechazar tan tentadora oferta? ¡Nadie se había preo.cupado por él en añ·os! ilíllllf:I


Un día Juan vio a una señora cruzando una calle que estaba llena de coches. Llevaba muchas bolsas en sus manos pues volvía de realizar unas compras. De repente, Juan vio como un auto se acercaba a ella a toda velocidad...

El tiempo pasaba y los días se convirtieron e semanas. Juan se quedó a vivir con la señora y ella estaba encantada pues él había llenado su corazón de esperanza y alegría. Pero Juan siempre se preguntaba por qué la amable eñ ra vivía tan sola.


Juan era un alborotador. No tenĂ­a ni un solo amigo ya que le encantaba pelear con los demĂĄs niĂąos en la calle y todo el tiempo les estaba molestando.


Cuando un día Juan le preguntó, ella dijo con lágrimas en los ojos: "Mi familia murió en un accidente hace muchos años". En ese momento Juan se sintió identificado con la señora pues ambos habían sido afectados por una desgracia similar, por lo que dijo: "Ahora me tienes a mí, yo seré como un hijo para ti y nunca te abandonaré". En ese momento los dos se dieron un cálido abrazo como el que una mamá le da a un hijo.


Juan era ahora un joven muy feliz y a partir de ese momento hizo muchos amigos. La vivencia con su nueva mamá le había enseñado a Juan que, sin importar las circunstancias que rodeen la vida de uno, por negativas que éstas sean, siempre debemos comportarnos con amabilidad puesto que sin ella las personas no se pueden relacionar.

LA AMABILIDAD Juan era un joven huérfano que mo tenía hogar. Había perdido a sus padres en un accidente de coche. Él vagaba por las calles todo el día y dormía allá donde encontraba un lugar mínimamente confortable.

• • •

1

••


!1 1

1

1

i

1


HISTORIAS CON VALORES

··- • 1• •1•1 •-•IIUI 11 1

o

13429 89644 BB-MCW9644

4

La Amabilidad  

Los valores

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you