Page 1

enmarcando a gerd leufert

listonados

sala tac caracas junio 2014


caracas, junio 2014

enmarc ando a gerd leufert


listonados homenaje al artista en su centenario Ruth Auerbach

fotografĂ­a de joseph fabry / archivo el nacional

curadora


Agradecimientos

Muchas instituciones y personas unieron esfuerzos y se sumaron a la iniciativa de conmemorar este centenario con la exposición y catálogo Enmarcando a Gerd Leufert. Listonados. A todos ellos nuestro agradecimiento. Priscilla Abecasis Javier Aizpúrua Ruth Auerbach Waleska Belisario Rodrigo Benavides Lourdes Blanco Aixa Díaz David Domínguez Juan Carlos Domínguez Leyla Dunia Fernando Eseverri Henrique Faría Luis Felipe Farías Gabriela Fontanillas Claudia Garcés Bárbara Gunz Elizabeth Gunz María Elena Huizi Ingrid Lucena

Camilo Manrique Mary Martínez Miguel Osío Paula Ossott María Fernanda Palacios Elena P. de Mión Godofredo Romero José Luis Sánchez Leonor Solá Álvaro Sotillo Eugenia Sucre Israel Ortega Patricia Velasco Beclá Velutini José Villamizar

Archivo El Nacional Biblioteca Nacional de Venezuela Editorial ExLibris Colección C&FE Fundación Alfredo Armas Alfonzo Fundación DOP Fundación Gego Fundación Leufert Fundación Museos Nacionales Fundación Museo de Arte Moderno Jesús Soto, Ciudad Bolívar Henrique Faría Fine Art, Nueva York Sala Mendoza. Centro Documental

página 6


Contenido

9  

los cien años de un maestro

10   construyendo el vacío

una aproximación a los listonados de gerd leufert

24   obras en la exposición 46   catálogo 48   cronología de gerd leufert 5 4   Listonados: un libro con cuento 60   libros de artista de gerd leufert

página 7


pĂĄgina 8 fotografĂ­a de joseph fabry / archivo el nacional


los cien años de un maestro

Queremos celebrar el centenario del nacimiento de Gerd Leufert con esta exposición de los Listonados, una de las numerosas dimensiones de su vasta obra. Aunque Leufert vivió en Venezuela desde su llegada en 1951 hasta su deceso en 1998, jamás dominó el español pero asimiló, como pocos, el sentido de humor criollo reconociendo y aplicando sus matices e implicaciones. Los que lo tuvieron cerca, como maestro ejemplar, reconocían su singular capacidad de adaptación y especialmente su ojo crítico al discurrir sobre el contexto, los artistas y sus creaciones, el diseño y su producción; esto, no obstante, jamás desdibujó su gran afecto por aquellas idiosincracias que no cesaban de sorprenderlo. La influencia que Gerd Leufert ejerció como estratega del arte y de las artes gráficas, como profesor y maestro desde las aulas y desde su taller, como museógrafo y curador en el Museo de Bellas Artes, como diseñador de emblemas y publicaciones, como fotógrafo y especialmente como pintor y creador integral, forman parte esencial de la historia del arte venezolano de la segunda mitad del siglo xx.

Es por ello que la Sala TAC siente especial orgullo en unirse a la Fundación Leufert y a la Fundación Gego, promotoras esenciales de las actividades puestas en marcha con motivo de la celebración centenaria, en un proyecto que honra a Leufert y lleva al público obras que quizás esten entre las menos conocidas del maestro y por ello mismo entre las más queridas y enigmáticas. En el análisis que la curadora Ruth Auerbach ensaya para acercarnos a la ventana que significan los Listonados, ella introduce y razona un argumento que finalmente ilumina y hasta desentraña varios enigmas de la dicotomía leufertiana, causante de algún despecho: aquello que emanaba de su ser diseñador y lo que él mismo, artista, comprendía y entendía debía ser la pintura. Auerbach llega hasta las formas imposibles, algunas de las cuales se recogieron en el libro Imposibilia (en coautoría con su gran amigo y colega Nedo M.F.), y aún más allá, para hilvanar esa sucesión de búsquedas y formas que se “abren” literalmente al espacio, o al vacío enmarcado. El segundo evento notable de este centenario es la aparición del libro que Leufert configuró

en torno a sus Listonados, con la colaboración de las poetas Hanni Ossott y María Fernanda Palacios, ilustrado con las fotografías de Paolo Gasparini y diseñado por Nedo. Leufert nació para ser un hacedor de libros de arte. Tenía la capacidad para inducir y entusiasmar a diversos protagonistas que asumían el reto que les proponía para superar con audacia la marca fijada. A los sucesores y amigos de Gerd Leufert, Javier Aizpúrua y Álvaro Sotillo, se debe que luego de haber permanecido resguardado en el archivo de Nedo y de su viuda Elena Mion durante treinta y ocho años, hoy podemos alzar emocionados un ejemplar impreso de Listonados. Mejor homenaje, imposible! Sala TAC

página 9


construyendo el vacĂ­o

una aproximaciĂłn a los listonados de gerd leufert Ruth Auerbach

Leufert quiere trabajar sobre los supuestos de esta paradoja entre arte puro y arte aplicado.

Portada, 197o

Victoria De Stefano, 1984

pĂĄgina 10


I. A manera de prólogo

Sin duda alguna, Gerd Leufert (Memel 1914 – Caracas 1998) es reconocido como uno de los más grandes maestros del diseño gráfico en Venezuela, al tiempo que un consecuente y destacado artista plástico. Pionero en la concepción profesional del oficio de diseñador, desarrolló en paralelo una práctica innovadora como pintor, escultor, dibujante, grabador, fotógrafo, docente y curador de exposiciones. Su fecunda trayectoria marca, como ya se señaló en otras oportunidades, “la aquilatada dimensión del artista integral que se fundamenta con plenitud en el espíritu y la disciplina de los postulados de la modernidad y en la abstracción de las formas”.1 La suya corresponde a una experiencia creadora múltiple y plural en la que gran parte de su extensa producción visual reconcilia, desprejuiciadamente, dos extremos aparentemente opuestos de la creación. En toda su obra, Leufert ensambla con rigor y principios éticos la función social y comunicacional del diseño con la naturaleza estética, la imaginación y la sensibilidad de su expresión artística hasta alcanzar, sin contradicciones ni paradojas, una liberadora dia­léctica del arte.

Si bien otros diseñadores gráficos activos en el país desde la década de los años cincuenta desarrollaron, simultáneamente a su trabajo, una sólida y exitosa trayectoria como artistas visuales, en sus propuestas se aprecia visiblemente la distancia que ellos mismos establecieron entre ambas disciplinas o expresiones creadoras. Tanto sus colegas Carlos Cruz-Diez, Nedo M.F. y Marcel Floris, por nombrar tres de los más destacados en el campo, formalizaron una práctica artística autónoma e independiente, partiendo de pautas y conceptos distintos a los referentes gráficos aplicados a su actividad de diseñador. Resulta notablemente significativo y, en efecto, muy singular, reafirmar los estrechos vínculos y proximidades formales que se complementan en la pluralidad de enfoques manifiestos en la producción visual de Leufert y que, en consecuencia, lo distinguen como un creador fundamentalmente innovador y contemporáneo. Esa dedicación exclusiva a la creación de formas emblemáticas y de signos gráficos, en los que la lógica constructiva y la fantasía desbordante coinciden con justa precisión, quedaría legitimada por las más racionales o

1

Esta y otras ideas que se desarrollan y amplían en el presente ensayo fueron inicialmente expresadas en el texto de sala a propósito de la muestra Gerd Leufert, exposición antológica 1960/1972, Pinturas/Listonados presentada en 2007 en la Fundación Sala Mendoza, bajo la curaduría de Ruth Auerbach y con el apoyo de todo el entusiasta equipo de trabajo que integraba la institución en su recién estrenada sede de la Universidad Metropolitana. Ileana Ramírez estuvo a cargo de la localización y registro de obras, Larissa Hernández del archivo documental, Rafael Santana y Ruth Auerbach de la museografía, Raúl Moreno del montaje y, Álvaro Sotillo y Gabriela Fontanillas (Vaca) conceptualizaron la imagen gráfica. La muestra obtuvo el Premio AICA 2007 a la mejor exposición.

página 11


II. Redescubriendo los listonados de Leufert

espontáneas experiencias visuales registradas, asimismo, en sendas y originales publicaciones como lo fueron Visibilia (1966), Imposibilia (1968, en coautoría con Nedo M.F.), Nenias (1969) y Sin arco (1971); incluso en Marcas (1970), un libro que reúne las construcciones gráficas –emblemas comerciales o institucionales–, diseñadas para particula­rizar un producto determinado.

No obstante y contrario a la amplia difusión desplegada a su extraordinaria obra gráfica, resulta aún insuficiente el conocimiento y mayor comprensión de su desarrollo pictórico y escultórico; un proceso creador consecuente, solitario, reservado, y, quizás por ello, escasamente revelado a la escena pública. Sería en el año 2007 cuando se organizó en la Fundación Sala Mendoza la muestra Gerd Leufert, exposición antológica 1960/1972, Pinturas/Listonados reuniendo, por primera vez y a la distancia del tiempo, una representativa selección de obras que permitieron documentar y exponer a la luz de las nuevas generaciones, la vigencia de su impulso creador. La investigación en mayor profundidad de este destacado aspecto de su producción plástica y de sus potenciales y sorprendentes correlaciones visuales, resultó postergada como un capítulo pendiente que hoy, en esta nueva oportunidad, insistimos en explorar. De origen germano-lituano, Leufert, como tantos otros artistas e intelectuales que escaparon de una Europa derrotada, emigra al país en 1951, introduciendo el rigor y la lógica de

Leufert y Gego, en su taller en el PH-B de Loma Verde, limpiando uno de los Listonados, hacia 1972. fotografías de godofredo romero

página 12


Vistas de la exposición Gerd Leufert, exposición antológica 1960/1972, Pinturas/Listonados organizada en la Sala Mendoza en 2007 y curada por Ruth Auerbach. fotografías de rodrigo benavides cortesía sala mendoza, caracas

página 13


III. La construcción del vacío. Especulaciones sobre un cuerpo de trabajo

la esencia del diseño –asimilados a través de su sólida formación académica– y que combina con un repertorio disímil de figuraciones expresionistas y una ética del oficio unida al emancipado espíritu de la expresión subjetiva que le inspiró su maestro y mentor, el célebre diseñador de alfabetos y diagramador de libros, Fritz H. Ehmcke. Desde aquí, este venezolano por adopción desarrolló, durante más de cinco décadas, una producción artística que lo hizo merecedor del Premio Nacional de Artes Plásticas en 1990, reconocimiento oficial que por primera vez se le concedía a un diseñador gráfico y que confirma no sólo toda una existencia dedicada al universo de la creación sino que hoy, en el centenario de su nacimiento, constata la indiscutible influencia del maestro Gerd Leufert en la historiografía de las artes en Venezuela. La presente exposición apunta a la indagación de una serie específica y reducida de obras realizadas por Leufert en los primeros años setenta: los Listonados. Nace así del deseo y el propósito de reunir nuevamente en el espacio museográfico y en un catálogo homónimo, el estudio de estas estructuras

formales y las insospechadas correspondencias que se establecen con el amplio repertorio de su producción artística, tanto desde la plataforma y los dominios de las artes visuales como desde su aplicación gráfica al diseño. La serie Listonados se podría señalar –junto a sus inéditos e indiscutibles logros en el ámbito de la fotografía–, como una de sus últimas y más contundentes propuestas en el ámbito del arte, siendo quizás la que mejor compendia y sintetiza la singularidad de sus exploraciones plásticas, al tiempo que recapitula lo esencial de sus obsesiones. La muestra coincide oportunamente con un feliz acontecimiento que hoy celebramos y es la primera edición del libro Listonados,–un proyecto original de 1976, no publicado– asumido para esta ocasión por el diseñador Álvaro Sotillo y el impresor Javier Aizpúrua.

página 14

Las líneas de investigación que me aproximaron a una comprensión sistémica e integral del conjunto de obras conocido como Listonados y, asimismo, me llevaron a considerar un probable principio que fundamente el origen de estas notables piezas tridimensionales, ha revelado un hilo conductor que relaciona no solo los aspectos formales y estructurales de este específico cuerpo de trabajo, sino que también orienta la exploración hacia una idea, una noción de espacio: aquél que se refiere al vacío, a la ausencia material; a una noción utópica y abstracta como conciencia estética de la modernidad; a un proceso que parte de la economía de la forma y cuyo recurso sustancial ha sido la sustracción, la contención y reducción del signo: un vacío temático opuesto al horror vacui de la ciencia pre-moderna, y que pareciera estar presente en una parte representativa de la producción de Leufert. La construcción del vacío como ese ideal abstracto de representación instaura, desde su obra temprana, un proceso razonado y articulado de experimentación, otorgando continuidad conceptual a la totalidad de su propuesta.


Es así como también desde los más diversos planteamientos gráficos, en especial de la emblemática y de los carteles, pasando por sus pinturas y esculturas, hasta sus inusitadas experiencias con la fotografía, se percibe esa fascinación argumental por el encuadre, por la demarcación y por los límites establecidos al espacio, aquel que separa y a la vez encierra una figura metafórica o la ilusión de una nueva realidad visible. Podemos detectar esta atracción por la geometría ortogonal en una pieza temprana como lo es Composición Azul, de 1956, posiblemente realizada en su casa-taller en Tarma. En este óleo sobre cartón y madera, Leufert propone una densa espacialidad pictórica de la cual surgen diversos planos de luz, sombra y color que se yuxtaponen o interceptan en múltiples estratos y que, a medida que los va recubriendo con oscuras tintas litográficas, nos revelan una compleja construcción de formas cuadradas y rectangulares. De la ambigüedad entre lo que es vacío y lo que es figura fragmentada trasciende una compacta unidad balanceada con especial sentido del equilibrio. Esta serie de pinturas posiblemente

darían origen a sus primeros desarrollos abstracto geométricos, dejando atrás una extensa producción figurativa de acuarelas y tintas, óleos y caseínas, xilografías y monotipos producidos entre 1939 y 1959, antes de proceder a una ineludible y razonada exploración abstraccionista y sus diversas posibilidades, iniciada precisamente en Venezuela, a la luz del trópico y bajo la fascinación de su delirante cromatismo. El último trimestre de 1959, señala un momento significativo en la orientación de sus experiencias estéticas. Junto a Gego, su compañera de vida y creadora insigne, viaja a los Estados Unidos para cursar estudios especiales en la Universidad de Iowa y técnicas gráficas en el Instituto Pratt de Nueva York. A su regreso a Caracas, se consolida, después de varios años de amistad, una estrecha y fecunda colaboración profesional entre Leufert y Miguel Arroyo, director del Museo de Bellas Artes de Caracas (1959 -1976), a partir de la cual, durante más de una década, conciben y alcanzan excepcionales e insospechados logros que modifican, transforman e innovan a fondo, el panorama de las artes visuales y del

1  Composición Azul, 1956 Ver pág. 26

página 15


2  AM-14, 1961

3  AM-17, 1961

Ver pág. 28

diseño en Venezuela. Como resultado de este incansable y estimulante proceso de creación, sumado a los diversos viajes de estudio que alterna entre Norteamérica y Europa, emprendidos durante estos agitados y renovadores años sesenta, podemos verificar en Leufert el decisivo impulso que lo conduciría hacia su madurez como artista visual. Múltiples influencias y un amplio sistema de referencias formales y conceptuales se irán amalgamando en su propuesta artística: desde el suprematismo de Malevich al neoplasticismo de Mondrian, desde las experiencias bauhausianas de Josef Albers y Max Bill, hasta el minimalismo y el Hard Edge de Ad Reinhart y Ellswoth Kelly, incluyendo los Color field de Rothko y Barnett Newman, así como las contundentes configuraciones entre uno y otro campo cromático concebidas por el artista de origen nativo americano León Polk Smith. 2 En el contexto local Leufert mantendría un contacto cercano con las diversas prácticas abstracto geométricas, constructivistas y cinéticas avanzadas por una primera generación de creadores conformada por Jesús Soto, Carlos Cruz-Diez, Narciso Debourg,

Ver pág. 29

Alejandro Otero, Mercedes Pardo y por los que serían sus propios contemporáneos, artistas inmigrados a estas tierras, como él mismo, durante los años cincuenta: Marcel Floris, Nedo M. F., Ladislao Rascz, Luisa Richter, y Paul Klose, entre otros. Y por supuesto, Gego, quien había arribado al país en 1939. Al retomar el hilo conductor que hemos señalado en relación al vacío como espacio sensible y la geometría del cuadrado como figura de representación, podemos identificar la persistencia de estas ideas en una sustancial serie de óleos, en apariencia informalistas (19591962), que representan, sin duda, la transición entre el rasgo figurativo del pasado y estas construcciones abstractas –moderadas y diáfanas–, que emergen como impalpables transparencias de los planos monocromos -blanco, negro y su transición al color- para alcanzar simbólicamente la textura de la luz. En las piezas tituladas AM-14 y AM-17, ambas de 1961, el vasto campo pictórico verifica el encuadre hecho materia, que limita y construye paradójicamente una atmósfera enigmática y sensorial en la que intuimos las resonancias del vacío y los umbrales del silencio.3 página 16

2

Leufert conoció a Polk Smith durante su permanencia en la ciudad de Nueva York. En 1962 el artista neoyorquino fue invitado a exponer individualmente en el Museo de Bellas Artes de Caracas. El catálogo, diseñado por su amigo Leufert, contó con un extracto del texto de Georgine Oeri que describe la intención de su trabajo: “En la pintura de León Polk Smith el espacio formal o formas espaciales determinan el desdoblamiento de un todo. Impecablemente definidas son, sin embargo, capaces de trascender sus propios límites. Dotadas de un dinamismo inherente, ellas se curvan y se pliegan. Los colores y oposiciones de color vigorosos aunque controlados resultan suntuosamente ricos y plenos“. Es innegable pensar en las correspondencias que se pueden establecer entre estos dos artistas, y en las afinidades que se harían presentes en las pinturas de Leufert, especialmente las realizadas en los años sesenta. Véase: Oeri, Georgine. En catálogo Leon Polk Smith. Caracas: Museo de Bellas Artes, Dirección de Cultura, Ministerio de Educación, septiembre 1962.

3

Esta serie frecuentemente referida a las tendencias informalistas no obedece estrictamente a los postulados de aquellos creadores militantes de este periodo tan diverso de los primeros años sesenta. Coincidimos, más bien, con el comentario que hace el investigador Juan Calzadilla quien, bajo el seudónimo de Esteban Muro, escribió a propósito de la exhibición en el Museo de Bellas Artes de Caracas: “Es fácil observar que el acercamiento del ojo al fenómeno natural expresado por la materia directa venía a ser el punto de convergencia entre el informalismo y el constructivismo más evolucionado, es decir, la cinética. Al abordar este punto Leufert deja- con una de las exposiciones más hermosas que se han visto en el museo- un resquicio abierto en ese muro de la pintura que se llamará ahora: más allá del informalismo”. Véase: Muro, Esteban. Gerd Leufert. Caracas: El Nacional, 25 de enero de 1962.


9  Jobe, 1964

10  Tijoque III, 1965

Ver pág. 32

De aquí en adelante, la intención de su indagación pictórica avanza sobre amplios formatos (1962-1970), que fueron exhibidos en sendas exposiciones tanto en el Museo de Bellas Artes como en la Galería Conkright de Caracas. En estos contundentes acrílicos, los campos de color se expanden e impregnan la superficie de la tela, para desplegar un sistema de representación enérgico, de particular y original naturaleza lúdica. La de Leufert corresponde a una poética formal que opera sobre la ambigüedad espacial y el uso de correspondencias cromáticas disonantes -verdes, naranjas, magentas, púrpuras, violetas e índigos- hasta alcanzar una geometría constructiva vulnerada por la emoción. Desafía así la ortodoxa rigidez de la estructura, cuestionando también la armonía tradicional de colores postulada por el arte abstracto y el cinético. Imaginación, experimentación y tenacidad se expresan simultáneamente en el conjunto de estas composiciones planas; en las formas circulares y abiertas que avanzan hacia el infinito; en las gruesas barras horizontales y en las líneas rectas o en zigzag que traspasan el plano

pictórico y fundamentan su resonancia minimalista y retinal. En todas ellas, se describe la tensión indisoluble entre el movimiento y el sosiego. En ellas, se descubre también un lenguaje afín aunque distinto al de las tendencias dominantes en nuestro contexto, pues como advierte Juan Calzadilla “una diferencia que parece separarlos es el hecho de que mientras Soto y Cruz-Diez, por ejemplo, trabajaban en París y se encuentran dentro de la esfera de influencia del arte concreto europeo, Leufert ha trabajado en América, en una línea de investigación que está relacionada con el de Caracas y el arte visual norteamericano”. 4 Tanto en Jobe (1964) como en Tijoque III (1965), dos lienzos esenciales que formaron parte del envío presentado en la VIII Bienal de Sao Paulo de 1965, se manifiestan de manera rotunda aquellas constantes al principio mencionadas, referidas ahora a la representación de una geometría desplazada y re-encuadrada sobre la concepción bidimensional del plano. En ambas pinturas, la configuración de naturaleza cartesiana –aunque concebida con sensible sentido artesanal– rompe los límites impuestos y, en consecuencia, la

Ver pág. 33

12  Turén, 1966 Ver pág. 34

4

Juan Calzadilla. Gerd Leufert. En: Catálogo de la VIII Bienal de Sao Paulo. Caracas: Insti­tu­ to Nacional de Cultura y Bellas Artes, 1965.

página 17


5 | 6 | 7   New York Drawings, 1963 Ver págs. 3o y 31

ambigüedad que se establece entre la relación figura-fondo, lleno -vacío, le otorga un implícito rastro de movimiento. En estas “vibraciones cromáticas virtuales” ya podemos intuir, a partir de las líneas o listones paralelos proyectados sobre el plano, una correspondencia que bien puede anticipar y emular la futura construcción de piezas tridimensionales que, años después, derivarían en la serie Listonados. También en Turén (1967), una de su pinturas más concretas y espaciales, Leufert aplica los principios geométricos preconcebidos en el cruce entre dos líneas que se interrumpen, marcando la pulsión de una tensión visual y, a la vez, el centro de un vacío implícito. Esta pintura y el cartel análogo que Leufert imprimió con técnicas serigráficas para su exposición en la Galería Conkright en 1967, son ejemplos equivalentes de la estrecha y liberada relación entre el arte y el diseño que distinguen la extraordinaria producción visual del artista.5 El cuadrado, el círculo y sus derivaciones formales serán figuras recurrentes en su amplio repertorio de proyectos de diseño, pinturas y esculturas. Se constituyen en un recurso estructural sistemático que le permitirá

experimentar infinitas e inéditas relaciones visuales. Esto se percibe puntualmente en el conjunto de obras New York Drawings (1963), una serie de dibujos en grafito sobre papel realizados durante una de sus tantas estadías en la ciudad homónima. En uno de ellos, el cuadrado ocupa el espacio circular, originando un vacío estructural o, lo que es lo mismo, una estructura virtual. En otro, el encuadre que alterna listones rojos y azules domina el plano creando una perspectiva ilusoria que como principio y punto de vista determinado antecede, sin duda, los planteamientos que una década después proponen los Listonados. En un último dibujo, dos figuras híbridas se superponen originando desde lo plano la intención de una disposición espacial.

página 18

5

En relación a una tanda de afiches que corresponden al aspecto pictórico de su obra, Lourdes Blanco, a la sazón directora del Centro Nacional de Conservación Documental de la Biblioteca Nacional de Venezuela, se cuestiona: “¿Cómo caracterizar el diseño de carteles en Leufert? En primer lugar, es evidente que sus afiches siguen de cerca las pautas de color que distinguieron su obra pictórica de los sesenta y setentas. En esos años, Leufert buscó colores activos, cada vez más ácidos y picantes, casi fosforescentes, para despertar la atención visual a partir del estímulo óptico. Con ellos combinaba planos de superficie impecable en cuyos límites introducía segmentos de una forma que actuaba como frontera de luz y sombra, fondo y figura, desbordando el espacio y extendiéndose, de manera virtual, más allá de las dimensiones del bastidor, tela o papel”. Véase: Blanco, Lourdes. Los carteles de Gerd Leufert. En desplegable VI Bienal del Cartel Homenaje a Gerd Leufert. Caracas: Instituto Autónomo de la Biblioteca Nacional, 1991.

6

En esta muestra los artistas exponen sus últimos trabajos: Otero, maquetas de sus estructuras espaciales o escul­turas cívicas; Gego, una serie de Reticuláreas; CruzDiez, tres Discromías y tres Cromo-interferencias sobre tela; y Domingo Álvarez, dos ambientaciones de la serie Gramática del espacio.


En los límites del marco: una superficie de colores, ellos penetran en las formas de esos límites, ellos constituyen la paradoja del vacío.

fotografías de godofredo romero

Hanni Ossot – María Fernanda Palacios A la búsqueda de los juegos perdidos, 1972

IV. Listonados o el vacío como estructura

Aún sin poseer nombre propio, este singular grupo de obras realizadas por Leufert durante los años setenta fue expuesta por primera vez en una muestra individual, también sin título, en la Galería Conkright en diciembre de 1972 y, pocos meses después, en una colectiva en la que compartiría espacio con Alejandro Otero, Gego, Cruz-Diez y Domingo Álvarez en el mismo lugar, dirigido por Raquel Adler y ubicado en el Edificio Galipán de El Rosal.6 Pese al asombro que en su momento, tanto en espectadores como en la crítica especializada, provocaron estas estructuras que experimentaban su reciente tridimensionalidad, con los años, fueron confinadas al olvido por su autor, al igual que hizo con sus pinturas precedentes; esto, quizás, por razones más cercanas al desencanto de no saberse plenamente incorporado a las plataformas internacionales del arte y, definitivamente, porque Leufert, el maestro, decidió en su momento entregarse por completo y exclusivamente al oficio y a la práctica de diseñador. Así se lo afirmó al escritor y editor Alfredo Armas Alfonzo cuando le confiesa: “Yo creo que mi verdadera significación página 19


Del libro Gerd Leufert. Diseñador, 1973

como artista se expresa fundamentalmente a través del diseño gráfico”. 7 Pero, ¿qué son los Listonados? ¿Marcos vacíos? ¿Marcos sin pinturas? ¿Pinturas sin soporte? ¿Esculturas? ¿Objetos de diseño? Los Listonados, como se les conoció posteriormente, corresponden a una serie de obras difíciles de clasificar pues en ellas se complementan, sin contradicciones y en plena libertad, los más diversos elementos visuales que identifican su lenguaje plástico. Las pinturas que alguna vez preexistieron como unidad bidimensional (y asimismo, los diseños de planos ambiguos y estructuras absurdas que denominó, acertadamente, Imposibilias) abandonan la superficie y se desplazan hacia el marco que las contiene. Leufert da inicio así a un juego empírico de líneas rectas y colores que avanzan entre los intersticios y la oquedad de estas inusuales construcciones cuadrangulares abiertas y ligeras, realizadas a partir de sencillos “listones” de madera. Ahora, lo que se representa es la construcción del vacío. Insistimos: desde una perspectiva experimental y a la vez conceptual, el vacío es enmarcado por las estructuras volumétricas. Lo pictórico,

Del libro Imposibilia, 1968

a su vez, emplaza un virtual cromatismo sobre estos intrincados y volubles cuerpos –marcos, molduras y perfiles, ensamblados o tallados artesanalmente– los cuales participan activamente al “atrapar” el espacio inmediato, impulsándonos a percibir, a través de un encuadre fijado por el espectador, las inéditas e infinitas realidades circundantes.8 Romper los límites y establecer una relación bifrontal entre objeto y sujeto serán entonces los desafíos que enfrentan estas posibles entidades para la comunicación. Y será entre el juego y la parodia que Leufert re-significa, para nosotros los espectadores, el cuadrado vacío y la nada como espacio de representación. Mejor expresado y refiriéndose propiamente a la exposición, el crítico Roberto Guevara comentaría en su columna “Artes Plásticas” de El Nacional: “Esta vez la proposición resulta en extremo significativa: son cuadros que enmarcan el vacío. O dicho de otra manera: cercar el vacío, construirle un cerco (o para ser más exactos, un cuadrado), equivale a convertir la transparencia del vacío en un acontecimiento sensibilizado. Tenemos a la vez dos página 20

7

Armas Alfonzo, Alfredo. Gerd Leufert. La escuela siempre abierta. En: Diseño Gráfico en Venezuela. Caracas: Maraven, 1985, p. 46. 8

No se conoce el número exacto de Listonados pues no se ha encontrado un registro o lista de obras que documente el alcance de su producción. Pensamos que corresponde a un número reducido de no más de 20 piezas en su totalidad. Tampoco fueron firmadas ni fechadas. Se presume que la serie haya sido realizada entre 1970 y 1974. 9 Guevara, Roberto. Leufert. Marcos para el vacío. Caracas: El Nacional. 12 diciembre, 1972


formulaciones: el marco, tratado como objeto plástico, con valores, tallas, colores: la ventana que encierra la materia más inasible: el aire, la transparencia; y por otra parte, este objeto-pórtico deja pasar la visión y enmarca otras realidades: acontecimientos y participaciones de los visitantes, ambientes, colores, luces que pasan a través de su virtualidad como presencias fugaces y totalmente inesperadas. “Leufert construye marcos para el vacío. Pero no niega la comunicación. (…) Leufert busca ahora una solución que implica dos aspectos de las corrientes más vigentes. Esos marcos suyos no son un accidente: son elaboración consciente, pensada, resuelta con el mismo rigor de una estructura abstracta sometida a la convención de las dos dimensiones y el espacio usual de una tela. Son el reflejo, por otra parte, de etapas anteriores: a menudo las preferencias cromáticas recuerdan las tonalidades de las grandes telas de franjas horizontales de hace algunos años y la disposición de líneas de color crean ritmos visuales paralelos, también asociables a los dinamismos de aquellas obras. Sólo que ahora ya no son obras que se aíslan sobre el muro, sino

fotografía de carlos germán rojas

V. Resonancias y correspondencias

posibilidades de transparentar vacíos y presencias. Responsabilidad de todos nosotros, en última instancia; y provocación concertada por estos extraños, insólitos y desde luego desconcertantes marcos, hechos para ver nada o para dejarnos una advertencia: tal vez estemos cansados de no ver. Por no detenernos a ver”.9

A mediados de los años setenta Leufert relegó su compromiso pictórico a un segundo plano, reafirmando con mayor impulso su maestría en la industria del diseño gráfico independiente. No obstante, su inquietud artística la canalizó en el dibujo y, a principios de los noventa, en la fotografía en blanco y negro, otra manera de encuadrar la realidad de su propio entorno, como lo concibió en la serie Penthouse B o en los ensamblajes de intrincadas simulaciones que registró luego su Crónica Apócrifa. La serie Listonados dio paso de inmediato a una sucesión de representaciones gráficas que insistirían en abordar la génesis de sus planteamientos originales: la creación de volúmenes o espacios vacíos, el encuadre, la energía cromática y el principio de reversibilidad que esas construcciones planteaban, ahora revelaban inéditas soluciones sobre el plano. Vemos así como el artista aborda eficazmente ambas posibilidades y logra la diversificación y transformación de sus estrategias visuales. Como bien señala Gloria Carnevali: “En la obra de Leufert se da una feliz y lúdica coexistencia entre el rigor y la frescura, entre página 21


39  Sin título, 1991 Ver pág. 44

40  Sin título, 1991 Ver pág. 45

la imaginación y la norma constructiva (…) La fantasía formal de Leufert encuentra en las estructuras de lectura múltiple, en el principio serial, en la ambigüedad espacial y en la contraposición de elementos especulares, versátiles recursos para la invención de sus imágenes”.10 Como un hábito y una práctica creativa que experimentaba constantemente la forma y el símbolo, Leufert archivaba con esmero las diversas versiones y la exégesis de un mismo problema estético o de diseño, de manera que cuando lo necesitara acudía a este abundante repertorio de imágenes. Un extraordinario, aunque reducido número de dibujos de Listonados, realizados en tintas de color sobre cartulina, dieron paso al diseño de inusuales tarjetas navideñas (1974-1975) y a la ilustración de un cartel impreso a propósito de la presentación del libro Gerd Leufert, diseñador, editado por el Museo de Bellas Artes de Caracas (1976). También la aplicación gráfica del esquema geométrico y cromático se confirma en las tres versiones de estampillas que conmemoraban el Congreso Anfictiónico de Panamá creadas por Leufert, junto al equipo conformado por

los diseñadores Nedo, Pol y Sotillo. Mención aparte merecen además las estampas sobre seda, realizadas hacia 1978 en el Taller Cobalto, bajo la dirección de Alicia Briceño y que serían expuestas ese mismo año en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas. En estos dinámicos diseños realizados a partir de la superposición de módulos y listones de discos vacíos o coloreados, podemos percibir , no obstante, los mismos argumentos presentes en las estructuras tridimensionales, especialmente en aquellas talladas y cinceladas en sus bordes con medias circunferencias.11 El conjunto de obras y documentos que conforman esta muestra aniversaria corresponde así a un periodo intenso, quizás el más fascinante y contundente del Leufert pintor. Más allá del reconocimiento a una vida dedicada a la experimentación de las más diversas formas de comunicación visual, su obra toda potencia la expresividad del lenguaje de la modernidad que subraya poderosamente la fuerza de su personalidad creadora; nos exige, entonces, repensar y medir a partir de futuras indagaciones el aporte y la vigencia del impulso formal de su creación. página 22

10

Carnevali, Gloria. Entre el rigor y la fantasía: Gerd Leufert como diseñador 1957-1988. En: Gerd Leufert. Diseño Gráfico 1957-1988, (catálogo de exposición). Puerto Ordaz, Venezuela: Sala de Arte Sidor, 1988. 11

Como resultado de la experimentación y el aprendizaje de una nueva y específica técnica de impresión, estos nueve artistas venezolanos –Gego, Carlos Cruz-Diez, Alejandro Otero, Mercedes Pardo, Ángel Hurtado, Luisa Palacios, Manuel Espinoza, Alirio Palacios y el propio Leufert–, producen un conjunto de serigrafías sobre seda que, bajo el título La mano, la seda, el color, se muestran en la exposición organizada por Manuel Espinoza en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas en 1978.


Bibliografía consultada

armas alfonzo, Alfredo.

Diseño Gráfico en Venezuela. Caracas: Maraven, 1985. bayón, Damián.

Aventura plástica de Hispano­ américa. México: Fondo de Cultura Económica, 1974. blanco, Lourdes.

Entrevista a Gerd Leufert. Caracas: Audiocasete, 1987, 32:45 min. blanco, Lourdes.

Conversación con Gerd Leufert durante su visita al Archivo Audiovisual de la Biblioteca Nacional. Caracas: casete audiovisual vhs, 1990. Copiado a dvd, 2014. blanco, Lourdes.

Los carteles de Gerd Leufert. En desplegable, VI Bienal del Cartel . Homenaje a Gerd Leufert. Caracas: Instituto Autónomo de la Biblioteca Nacional, 1991. calzadilla, Juan.

VIII Bienal de Sao Paulo. 1965: Venezuela: Jacobo Borges, Francisco Hung, Gerd Leufert. Caracas: Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes, 1965.

calzadilla, Juan.

El Artista en su taller. Caracas: Cantv, 1979. carnevali, Gloria. Gerd Leufert. Diseño Gráfico 1957-1988, exposición en la Sala de Arte Sidor. Puerto Ordaz, Venezuela: Sidor, 1988. chacón, Alfredo.

La pintura de Gerd Leufert. Caracas: Revista en Letra Roja, N° 2, 1964. covarrubias, Felipe.

Gerd Leufert en Caracas. Alemania: Revista Novum Gebrauchgraphik, N° 10, 1977. de stefano, Victoria

y Álvaro Sotillo. La Emblemática de Gerd Leufert. Caracas: Galería de Arte Nacional, 1984. de stefano, Victoria.

Gerd Leufert: crónica apó­ crifa. Ensamblajes fotográficos (catálogo de exposición). Caracas: Centro Cultural Consolidado, 1992.

fundación galería de arte

oeri, Georgine.

La nueva estampilla venezolana: diseños de Gerd Leufert, Nedo, Santiago Pol, Álvaro Sotillo. Caracas: Galería de Arte Nacional, 1978.

oeri, Georgine.

nacional .

fundación galería de arte nacional .

Diccionario biográfico de las artes visuales en Venezuela. Caracas: Galería de Arte Nacional, 2005. guevara, Roberto.

Arte para una nueva escala. Caracas: Maraven, 1978. guevara, Roberto.

Leufert. Marcos para el vacío. Caracas: El Nacional, 12 de diciembre, 1972. muro, Esteban

(a.k.a. Juan Calzadilla). Gerd Leufert. Caracas: El Nacional, 25 de enero, 1962. La mano, la seda, el color: estampas sobre seda de nueve artistas venezolanos. Catálogo. Caracas: Museo de Arte Contemporáneo Sofía Imber, 1978.

Leon Polk Smith. Catálogo. Caracas: Museo de Bellas Artes, Dirección de Cultura, Ministerio de Educación, septiembre 1962. Gerd Leufert. Caracas: Revista Cal, N° 31, 1964. ossott, Hanni y María

Fernanda Palacios. A la búsqueda de los juegos perdidos. Caracas: El Nacional. Séptimo día, 10 de diciembre, 1972. rodríguez, Bélgica.

Arte constructivo venezolano 1945-1965. Caracas: Galería de Arte Nacional, 1980. rodríguez, Gabriel.

Gerd Leufert Diseñador. Caracas: Museo de Bellas Artes, 1976. santana, Emilio.

Pintor de blancos y de luz. Caracas: El Universal, 12 de enero, 1962. traba, Marta.

Mirar en Caracas. Caracas: Monte Ávila, 1974.

Agradecimiento

Quisiera expresar mi gratitud a Lourdes Blanco por su gene­ rosidad al permitirme disponer de sus archivos docu­mentales, así como por su dedicado aporte editorial y ajustadas recomendaciones para esta publicación. A Priscilla Abecasis, Elizabeth Gunz, Rosa Elda Fernández, Leyla Dunia, Lenny Briceño, Álvaro Sotillo, “Chuchi” Sánchez, Aixa Díaz y Luis Felipe Farías mi aprecio por el entusiasta apoyo y la asistencia que me brindaron. A las colecciones públicas y privadas, mi reconocimiento por su invaluable colaboración en el préstamo de obras que hizo posible la realización de este proyecto. R.A. página 23


fotografías de godofredo romero

obr as en l a exposición

página 24


pรกgina 25


1  Composición azul, 1956

Óleo sobre conglomerado de madera 121,5 x 80,3 cm Colección C&FE, Caracas

página 26


pรกgina 27


2  AM-14, 1961

Óleo sobre madera 65 x 77,8 cm

Colección C&FE, Caracas

3  AM-17, 1961

Óleo sobre madera 78 x 65 cm

Colección Fundación Museos Nacionales, Galería de Arte Nacional, Caracas.

página 28


pรกgina 29


5  New York Drawings, 1963

7  New York Drawings, 1963

Colección Henrique Faría Fine Art, Nueva York

Colección Henrique Faría Fine Art, Nueva York

Grafito sobre papel 35,6 x 27,94 cm

Grafito sobre papel 35,6 x 27,94 cm

6  New York Drawings, 1963

8  New York Drawings, 1963

Colección Henrique Faría Fine Art, Nueva York

Colección Henrique Faría Fine Art, Nueva York

Grafito y creyón sobre papel 27,94 x 35,6 cm

Grafito sobre papel 27,94 x 35,6 cm

página 30


pรกgina 31


9  Jobe, 1964

Óleo sobre lienzo 150 x 100 cm Colección privada

10  Tijoque III, 1965

Pintura acrílica sobre tela 152 x 161 cm

Colección D.O.P. / Cortesía Fundación D.O.P., Caracas

página 32


pรกgina 33


12  Turén, 1966

Pintura acrílica sobre tela 140 x 169,5 cm Colección privada

14  Autorretrato, 1969

Tinta, cartulina amarilla, cartón negro 16 x 13,7 cm Colección privada

página 34


pรกgina 35


15  Listonado (Dos marcos invertidos), hacia 1970 Esmalte sintético y témpera sobre madera 90 x 80 x 6,5 cm Colección privada

16  Listonado, hacia 1970 Laca acrílica sobre madera 114 x 61 x 2 cm

Colección D.O.P. / Cortesía Fundación D.O.P., Caracas

página 36


pรกgina 37


17  Listonado, hacia 1970

Esmalte sintético y témpera sobre madera 104 x 74 x 14,75 cm Colección privada

18  Listonado, hacia 1970 Laca acrílica sobre madera 56 x 46 x 1,3 cm Colección privada

página 38


pรกgina 39


19  Listonado blanco, hacia 1970 Laca acrílica sobre madera 114 x 61 x 2 cm Colección privada

21  Listonado policromado, hacia 1970 Laca acrílica sobre madera 100 x 49,2 x 3 cm Colección privada

página 40


pรกgina 41


22  Sin título, hacia 1970 Pintura acrílica sobre tela 152,5 x 152,5 cm Colección C&FE, Caracas

26  Listonado, 1972

Esmalte sintético y témpera sobre madera 90,5 x 79,5 x 8 cm Colección C&FE, Caracas

29  Listonado, 1972

Laca acrílica sobre madera 89,7 x 79,6 x 6,3 cm

Colección Fundación Museos Nacionales, Galería de Arte Nacional, Caracas

página 42


pรกgina 43


39  Sin título. Serie PHB, sub serie B-4, 1991 Plata en gelatina 15,9 x 24,2 cm

Colección Fundación Museos Nacionales. Museo de Bellas Artes, Caracas

40  Sin título. Serie PHB, sub serie A-3, 1991 Plata en gelatina 16 x 24,3 cm

Colección Fundación Museos Nacionales. Museo de Bellas Artes, Caracas

página 44


pรกgina 45


1  Composición azul, 1956

11  Betijoque, 1965

Colección C&FE, Caracas

Colección privada

Óleo sobre conglomerado de madera 121,5 x 80,3 cm

c atálogo

Pintura acrílica sobre tela 200 x 200,5 x 2 cm

2  AM-14, 1961

12  Turén, 1966

Colección C&FE, Caracas

Colección privada

Óleo sobre madera 65 x 77,8 cm

Pintura acrílica sobre tela 140 x 169,5 cm

3  AM-17, 1961

13  Sin título, 1967

Colección Fundación Museos Nacionales, Galería de Arte Nacional, Caracas.

Colección Biblioteca Nacional de Venezuela, Archivo Audiovisual División Obras Planas, Colección Obras Gráficas

Óleo sobre madera 78 x 65 cm

4  Sin título, 1961

Óleo sobre cartón Crescent Paintpanel clavado a marco de madera 40,5 X 42 cm Colección privada

5  New York Drawings, 1963 Grafito sobre papel 35,6 x 27,94 cm

Colección Henrique Faría Fine Art, Nueva York

6  New York Drawings, 1963 Grafito y creyón sobre papel 27,94 x 35,6 cm

Colección Henrique Faría Fine Art, Nueva York

7  New York Drawings, 1963

Grafito sobre papel 35,6 x 27,94 cm

Colección Henrique Faría Fine Art, Nueva York

8  New York Drawings, 1963 Grafito sobre papel 27,94 x 35,6 cm

Colección Henrique Faría Fine Art, Nueva York

9  Jobe, 1964

Óleo sobre lienzo 150 x 100 cm Colección privada

10  Tijoque III, 1965

Pintura acrílica sobre tela 152 x 161 cm

Colección D.O.P. / Cortesía Fundación D.O.P., Caracas

Impresión serigráfica sobre papel 65 x 47 cm

14  Autorretrato, 1969

Tinta, cartulina amarilla, cartón negro 16 x 13,7 cm Colección privada

15  Listonado (Dos marcos invertidos), hacia 1970 Esmalte sintético y témpera sobre madera 90 x 80 x 6,5 cm Colección privada

16  Listonado, hacia 1970 Laca acrílica sobre madera 114 x 61 x 2 cm

Colección D.O.P. / Cortesía Fundación D.O.P., Caracas

17  Listonado, hacia 1970

Esmalte sintético y témpera sobre madera 104 x 74 x 14,75 cm Colección privada

18  Listonado, hacia 1970 Laca acrílica sobre madera 56 x 46 cm Colección privada

19  Listonado blanco, hacia 1970 Laca acrílica sobre madera 114 x 61 x 2 cm Colección privada

20  Listonado blanco y verde, hacia 1970 Esmalte sintético sobre madera 75 x 75 x 15 cm Colección privada

21  Listonado policromado, hacia 1970 Laca acrílica sobre madera 100 x 49,2 x 3 cm Colección privada

página 46


22  Sin título, hacia 1970 Pintura acrílica sobre tela 152,5 x 152,5 cm

32  Sin título, 1973

Impresión offset sobre papel 68,3 x 61 cm

Complementando la exposición 41  Listonados, hacia 1976

Colección privada

Impresión en cartulina doblada 20 x 17 cm

Maqueta (1) original para el libro concebido por Leufert 38 x 72 cm Diseño: Nedo M.F. Fotografías: Paolo Gasparini Textos: Hanni Ossott y María Fernanda Palacios

24  Primeras jornadas nacionales de Arquitectura y Urbanismo, 1971

Colección privada

Colección privada

34  Listonado (tarjeta navideña), 1974

42  Listonados, hacia 1976

Colección C&FE, Caracas

23  MBA 2, 1961

Pintura acrílica sobre tela 100 x 151 cm

Impresión offset sobre papel 120 x 36 cm

Colección Biblioteca Nacional de Venezuela, Archivo Audiovisual, División Obras Planas, Colección Obras Gráficas.

33  Listonado (tarjeta navideña), 1974

Impresión en cartulina 18,5 x 17 cm

Colección Biblioteca Nacional de Venezuela, Archivo Audiovisual, Colección privada División Obras Planas, Colección Obras Gráficas

25  Listonado, 1972

Laca acrílica sobre madera 82 x 50 x 15 cm

35  Sin título, 1974

Tintas sobre cartulina 63,5 x 51 cm

Colección C&FE, Caracas

Colección Fundación Museos Nacionales, Galería de Arte Nacional, Caracas.

26  Listonado, 1972

36  Sin título, 1977

Colección C&FE, Caracas

Colección Biblioteca Nacional de Venezuela, Archivo Audiovisual, División Obras Planas, Colección Obras Gráficas

Esmalte sintético y témpera sobre madera 90,5 x 79,5 x 8 cm

27  Listonado, 1972

Laca acrílica sobre madera 100 x 50,5 x 4cm Colección privada

28  Listonado, 1972

Impresión offset sobre papel 61 x 61 cm

37  Sin título, hacia 1978 Estampado sobre seda 111 x 101 cm

Colección Fundación Museos Nacionales. Museo de Arte Contemporáneo de Caracas.

Tablillas de madera pintadas en gouache, pegadas 30,2 x 15,5 x 4,5 cm

38  Sin título, hacia 1978

29  Listonado, 1972

Colección Fundación Museos Nacionales. Museo de Arte Contemporáneo de Caracas

Colección privada

Laca acrílica sobre madera 89,7 x 79,6 x 6,3 cm

Colección Fundación Museos Nacionales, Galería de Arte Nacional, Caracas

30  Listonado, 1972

Esmalte sintético y témpera sobre madera 90 x 80 x 7,5 cm

Colección Museo de Arte Moderno Jesús Soto, Ciudad Bolívar

31  Sin título, 1972

Impresión serigráfica sobre papel 87 x 67 cm

Maqueta (2) original para el libro concebido por Leufert 38 x 72 cm Diseño: Nedo M.F. Fotografías: Paolo Gasparini Textos: Hanni Ossott y María Fernanda Palacios Colección privada

43  Catálogo GAN, 1978

La nueva estampilla venezolana: diseños de Gerd Leufert, Nedo, Santiago Pol y Álvaro Sotillo. 22,8 x 30 cm Diseño: Álvaro Sotillo Impresión Editorial Arte Colección privada

44  Sin título (retrato de Gerd Leufert), 1972 Fotografía de Joseph Fabry Plata en gelatina 1/8 aproximadamente

Joseph Fabry / Archivo El Nacional

Estampado sobre seda 111 x 105 cm

39  Sin título. Serie PHB, sub serie B-4, 1991 Plata en gelatina 15,9 x 24,2 cm

Colección Fundación Museos Nacionales. Museo de Bellas Artes, Caracas

40  Sin título. Serie PHB, sub serie A-3, 1991 Plata en gelatina 16 x 24,3 cm

Colección Fundación Museos Nacionales. Museo de Bellas Artes, Caracas

Colección Biblioteca Nacional de Venezuela, Archivo Audiovisual, División Obras Planas, Colección Obras Gráficas

página 47


cronologĂ­a de gerd leufert

Memel, hacia 1900

pĂĄgina 48


pĂĄgina 49

fotografĂ­a de godofredo romero


1914 Gerhard Leufert nace el 9 de junio en Memel, Alemania, actualmente Kláipeda, Lituania. 1933 Estudia en la Escuela Superior de Diseño en Hannover, Alemania. 1935 Estudia en la Escuela de Artesanía, Mainz (Maguncia), Alemania. 1936 Presta servicio militar obligatorio en Lituania. 1936-39 Estudia en la Academia de Bellas Artes, Munich, con el profesor de artes gráficas Fritz H.Ehmcke. 1939-46 Su formación y desarrollo profesional queda interrumpido por la Segunda Guerra Mundial. 1947 Ocupa el cargo de jefe del estudio gráfico del destacado diseñador de libros y tipógrafo Fritz H. Ehmcke, Munich, quien había sido su profesor. 1951 Primera reseña sobre su obra gráfica (Eberhard Hölscher. Gerd Leufert. En Gebrauchsgraphic, Munich).

Leufert y Gego en Tarma, 1953. fotografías de alfredo armas alfonzo cortesía fundación alfredo armas alfonzo

página 50


1951 Emigra a Venezuela y se radica en Caracas. Contrato con Grant Advertising. Conoce a Carlos Cruz-Diez quien era Director de Arte de McCann Erickson. 1952 Ocupa el cargo de Director de Arte en la agencia de publicidad McCann Erickson, en su sede de Caracas. 1952 Conoce a Nedo M.F. y se fragua una amistad y relación de trabajo que dura hasta la muerte de ambos. Inicia su relación con la artista Gertrud Goldschmidt (Gego) al lado de quien hace su vida. 1953-56 Junto a Gego, se radica en Tarma, en el litoral central cerca de Carayaca (ahora estado Vargas), que le sirve para aislarse del mundo de la publicidad y dar impulso a su obra creativa personal. 1954 Adopta la nacionalidad venezolana. 1956 Realiza una exposición de obras en papel (tinta china, acuarela, monotipo, caseina,

grabado), hechas en Tarma, en la Librería Cruz del Sur (creada por Violeta Roffé), en su nueva sede de Sabana Grande. El texto del desplegable es de Ida Gramcko y la presentación el día de la inauguración estuvo a cargo de Miguel Arroyo. Empieza a incorporarse al movimiento de arte a través de las tertulias relativas a la integración de las artes, promovidas por la Revista Integral, Caracas. 1957-59 Asume la renovación del diseño gráfico de la revista El Farol, a solicitud de Alfredo Armas Alfonzo, entonces director de esta publicación que la Creole Petroleum Corporation había iniciado en 1939. Se inicia su relación con el MBA (Dirección de Cultura, Ministerio de Educación) cuando hace la portada del primer número de la revista Visual; y también con Larry June, el tipógrafo y diseñador norteamericano residenciado en Caracas desde los años cuarenta. 1958-59 Inicia su experiencia docente. Dicta clases de arte y diseño gráfico en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Central de Venezuela, y en la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas donde también

funge de director de la sección de Artes Aplicadas. 1959 Hacia el cuarto trimestre obtiene una beca y viaja a Estados Unidos, para cursar estudios avanzados en la Universidad de Iowa, cuyo departamento de artes gráficas había adquirido renombre de la mano del maestroestampador de origen argentino Mauricio Lasansky. Luego pasa al Instituto Pratt de Nueva York. 1961 A partir de este año, se desempeña como coordinador en el Museo de Bellas Artes de Caracas, intercalando viajes a Nueva York para proseguir su carrera de pintor. Los permisos se le otorgaban en el entendido de que haría gestiones para exposiciones que de otro modo jamás hubieran sido vistas en Caracas. Emprende una renovación en la calidad de los catálogos que marcan historia. Promueve la primera exposición de diseño gráfico realizada en Venezuela, Gráfica 1, y luego estará a cargo del departamento de diseño gráfico y más adelante será curador-jefe del gabi‑ nete de dibujo y estampa. página 51


Leufert junto a Alicia Briceño (izq.), Mercedes Pardo (der.) y otros en Taller Cobalto. Sedas diseño de Gego al fondo de la imagen. 1978. fotografía de christian belpaire cortesía archivo fundación gego

1964-67 Participa en la creación del Instituto de Diseño de la Fundación Neumann-INCE, del cual es también profesor, aunque declinó el cargo de director, donde conoce a Álvaro Sotillo, quien se convierte en su asistente y asociado más cercano. 1965 Se desempeña como coordinador de Artes Plásticas del Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes, Caracas. 1967 Inicia los trabajos para la Torre y el Mural interno del Centro Comercial Cedíaz, Caracas (ambos en colaboración con Gego) 1968 Inicia los trabajos para la obra mural en la fachada del edifico sede del Instituto de Coope­ración Educativa (INCE), Caracas (en colaboración con Gego) 1968-73 Realiza diferentes viajes de estudio a España, Italia, Yugoslavia, Alemania, Estados Unidos, México y Costa Rica. Crea, junto a Miguel Arroyo, la Curaduría de Dibujo y Estampa en el Museo de Bellas Artes y actúa como su

primer curador. Inicia la serie de 15 exposiciones denominadas Sobre papel, Museo de Bellas Artes, Caracas. 1973 Se retira del Museo de Bellas Artes. Desarrolla un fructífero trabajo como diseñador independiente. 1974 Gonzalo Plaza, director de Correo de Venezuela con la finalidad de otorgarle a los sellos nacionales un carácter propio y representativo, y bajo la asesoría de Miguel Arroyo, entra en contacto con los diseñadores Gerd Leufert, Nedo M.F., Santiago Pol y Álvaro Sotillo, a quienes encarga concebir y realizar modelos de estampillas que, en su conjunto, lograran proyectar, nacional e internacionalmente, una imagen actual del país. Ellos decidieron optar por la vía del trabajo en equipo. 1979 Es miembro fundador del TAGA y trabaja, junto a otros artistas, en diseños para la producción del proyecto Taller Cobalto. 1989 Incursiona en la fotografía. Se dice que fue estimulado a ello por dos fotógrafos: Christian página 52

Belpaire y Vieri Tomaselli, a quienes les había diseñado libros. 1990 Realiza su primera exposición de fotografías en la Sala de Exposiciones Rómulo Gallegos, Celarg que publica el catálogo Penthouse B. Fotografías de Gerd Leufert. 1994-1995 Bajo la curaduría de Iris Peruga, expone Espacios Imaginarios y reales, tintas de Gerd, Leufert, en el MBA, paisajes europeos realizados entre 1963 y 1982, junto a un grupo de dibujos abstractos realizados entre 1981 y 1987, los cuales fueron donados al museo. Al año siguiente y en la misma institución muestra Los papeles de abajo, una serie de tintas y aguadas que el propio Leufert denominó obras sin autor, pues surgieron en forma casual sobre los papeles que servían de soporte a aquellos otros en los que el artista, en efecto, realizó sus trabajos. Estas serían sus últimas exposiciones realizadas en vida. 1998 Fallece en Caracas el 22 de enero.


Exposiciones individuales 1954 Museo de Arte de San Francisco, California. 1954 Landau Gallery, Los Ángeles, California. 1954 Galería 4 Vientos (Marcel Floris), Caracas. 1955 Galería Buchholz, Bogotá, Colombia. 1955 Museo del Estado (Museum der Stadt Linz), Linz, Austria. 1955 Galería Gurlitt, Munich, Alemania. 1956 Instituto Cultural Venezolano Francés, Caracas. 1956 Librería Cruz del Sur, Caracas. 1962 Leufert. Museo de Bellas Artes, Caracas. 1962 Galería El Muro, Caracas. 1964 Pinturas recientes, Museo de Bellas Artes, Caracas. 1966 Visibilia, Museo de Bellas Artes, Caracas. 1967 Galería Conkright, Caracas. 1968 Visibilia, Galería Aristos, Universidad Autónoma de México, México, D.F. 1972 Galería Conkright, Caracas. 1972 Flechas. Diseños gráficos de Gerd Leufert, Museo de Bellas Artes, Caracas.

1985 Nenias, Museo de Bellas Artes, Caracas. 1987 Nenias murales, Hacienda El Pilar, Ejido, estado Mérida. 1988 Gerd Leufert. Diseño gráfico 1957-1988, Sala Sidor, Puerto Ordaz, estado Bolívar. 1990 Penthouse B: fotografías, Sala de Exposiciones Rómulo Gallegos, Celarg, Caracas. 1992 Crónica apócrifa: ensamblajes fotográficos, Centro Cultural Consolidado, Caracas; y Museo de Arte de Maracay, estado Aragua. 1994 Espacios imaginarios y reales: tintas de Gerd Leufert, Museo de Bellas Artes, Caracas. 1995 Los papeles de abajo, Museo de Bellas Artes, Caracas. 2007 Gerd Leufert. Exposición Antológica 1960-1972. Pinturas, Listonados, Sala Mendoza, Caracas. 2007 Gerd Leufert. Life Gestures. Works on paper 19601995, Cecilia de Torres Ltd., Nueva York. 2010 New York Drawings, Galería Faría Fábregas, Caracas.

Exposiciones colectivas 1964 II Bienal Americana de Arte, Córdoba, Argentina. 1964 I Bienal Bolivariana de Cali, Colombia. 1965 VIII Bienal de Sao Paulo, Brasil. 1966 III Bienal Americana de Arte, Córdoba, Argentina. 1966 I Bienal Internacional de Afiches, Varsovia, Polonia. 1966 II Exposición Internacional de Artes Gráficas, Brno, Checoslovaquia. 1966 Trade Marks International, Nueva York. 1968 II Bienal Internacional de Afiches, Varsovia, Polonia. 1970 I Bienal de San Juan del Grabado Latinoame­ricano, Puerto Rico. 1970 IV Exposición Internacional de Artes Gráficas, Brno, Checoslovaquia. 1970 III Bienal Internacional de Afiches, Varsovia, Polonia. 1970 Sin Color, Galería Conkright, Caracas 1971 IX Bienal de Artes Gráficas, Ljubliana, Yugoslavia. 1971 Internationale BuchkunstAusstellung, Leipzig, Alemania. 1972 IV Bienal Internacional de Afiches, Varsovia, Polonia. 1972 V Exposición Internacional de Artes Gráficas, Brno, Checoslovaquia.

1972 III Bienal Internacional de Afiches, Varsovia, Polonia. 1972 Exposición Internacional Schönster Bücher aus aller Welt, Leipzig, Alemania. 1972 Exposición Internacional de Dibujos Originales, Reijeka, Yugoeslavia. 1972 Bienal Internacional de Grabados, Fredrikstad, Noruega. 1973 II Bienal Americana de Artes Gráficas, Cali, Colombia. 1973 Cruz-Diez, Álvarez, Otero, Gego y Leufert, Galería Conkright, Caracas, 1978 VIII Exposición Internacional de Artes Gráficas, Brno, Checoslovaquia. 1980 IX Exposición Internacional de Artes Gráficas, Brno, Checoslovaquia. 1980 Exposición Internacional Schönster Bücher aus aller Welt, Leipzig, Alemania. 2006 Espacios Re-dibujados, 50 años de abstracción en Venezuela. Corp Banca, Caracas. 2011 Gego & Gerd Leufert, Henrique Faría Fine Art, Nueva York; y en The Mission Projects, Chicago.

premios 1971 Medalla de bronce, Exposición Internacional del Arte del Libro, Leipzig, Alemania, por Imposibilia (coautoría con Nedo M.F.) 1972 Premio de honor, Medalla de bronce, Exposición internacional de artes gráficas, Brno, Checoslovaquia, por Sin arco (formas emblemáticas de Leufert, diseño de Nedo M.F.) 1979 Medalla y mención de honor (compartido con Nedo M.F., Santiago Pol y Álvaro Sotillo), Exposición mundial de la estampilla, Praga. 1980 Mención honorífica, Los libros más bellos del mundo, Leipzig, Alemania, por Historia de la alfombra en Venezuela, de Carlos F. Duarte, diseñado conjuntamente con Waleska Belisario. 1981 Reconocimiento, III Exposición Anual del Libro, BN-GAN, por Enigma realidad de Vieri Tomaselli. 1985 Letra de Oro, Los libros más bellos del mundo, Leipzig, Alemania, por La emblemática de Gerd Leufert (diseño de Álvaro Sotillo). Caracas: GAN, 1984. 1990 Premio Nacional de Artes Plásticas, Caracas.

página 53


Listonados : un libro con cuento Ruth Auerbach

Libro Listonados, 1976, maqueta, pรกgina 18. A la derecha, pรกgina 26.

pรกgina 54


En diciembre de 1972 la Galería Conkright, en Caracas, inauguró una exposición individual de Gerd Leufert en la que el artista presentó, por primera vez, un singular y desconcertante conjunto de estructuras tridimensionales que tiempo después designaría con el nombre de Listonados. La muestra contó con un afiche promocional diseñado por el propio Leufert, cuya imagen central dibujaba el perfil de su rostro enmarcado en la representación gráfica de una de sus obras, subrayando su nombre en una tipografía creada especialmente para este cartel. En esa oportunidad y

dada la austeridad imperante no se editó un catálogo o folleto que aportara mayor información sobre las obras. Sería cuatro años después, en 1976, cuando Leufert concretó la realización de un libro de artista que desplegaba en impecables fotografías, registradas por Paolo Gasparini, las obras tal cual fueron instaladas en la galería por el museógrafo Miguel Arroyo. La publicación de formato apaisado que denominó Listonados, contó con notas escritas por Hanni Ossott y María Fernanda Palacios; fue diagramada con gran libertad por Nedo M.F.

con el apoyo de Álvaro Sotillo en sendas páginas, cada una de ellas resuelta de manera distinta, a partir del diálogo abierto que construyó entre los textos y las líneas que proyectan las estructuras. Además de las reproducciones en blanco y negro de las obras y de sus detalles, el libro presenta un registro visual que permite identificar a varios de los visitantes asistentes y amigos presentes en la inauguración, así como la interacción de éstos con las piezas instaladas. Allí podemos reconocer a los artistas William Stone, María Zabala, Rolando página 55


Dorrego, Álvaro Sotillo, Sigfredo Chacón, Lamis Feldman, Luisa Richter, Germán Socorro y Alirio Rodríguez ; a los intelectuales Simón Alberto Consalvi y Alfredo Chacón; al industrial y coleccionista Roberto Salas Capriles y su esposa Mary Taurel de Salas, a Sagrario Pérez Soto; Elena Mion y su hija Roberta, Lourdes Blanco y la propia Raquel Adler de Conkright entre otros. El desfase temporal entre la realización de la exposición y el proyecto del libro ha dado pie a confusiones historiográficas pues las diversas cronologías sobre el artista registran el año 1976 como la fecha en que se expuso los Listonados, así como la aparición de la publicación homónima. De igual manera, la fragilidad de la memoria colectiva o del recuerdo individual al que pudimos interpelar resultó poco consistente a la hora de documentar el desarrollo de los hechos.

Cuando en 2007 se organizó la primera muestra antológica de Leufert en la Sala Mendoza, estas contradicciones cronológicas me impidieron, en una primera instancia, localizar el libro Listonados, lo cual me exigió indagar en profundidad sobre su incierto destino. En una conversación sostenida con el diseñador Álvaro Sotillo me comentaría que, en efecto, el libro había existido como un proyecto y que posiblemente se hubiese llegado a imprimir en los talleres de la imprenta Refolit, (manejada por su dueño Max Berberich en los sótanos de la antigua empresa Shell) aunque no se habría llegado a culminar y por tanto tampoco a distribuir. Sotillo recordaba la existencia de una maqueta inicial en la cual trabajó como asistente de Nedo M.F., quien la habría diseñado. La investigadora Lourdes Blanco,

página 56

quien había organizado la exposición Nedo M.F. Una retrospectiva, para el Centro de Arte La Estancia, en 1998, tenía acceso exclusivo a todos los archivos del maestro, custodiados por su esposa Elena P. de Mion. Les pregunté a ambas si tenían conocimiento de este inestimable material. Aparecieron así, después de largos años atesoradas y conservadas, dos maquetas y las pruebas de pagina del libro las cuales, junto a tres fotografías vintage de Paolo Gasparini, fueron incorporadas seguidamente a la exposición. Este valioso hallazgo nos permitió corregir las discrepancias surgidas en la información y develó la verdadera historia, tanto del libro como de la exhibición, hasta ese momento devenido en material de leyenda y especulación. Asimismo, se revelaron los datos inequívocos que permitieron esclarecer en detalle las incógnitas planteadas. El colofón del libro precisa con exactitud los participantes y su quehacer en la producción, así como los detalles técnicos de la publicación. Y dice :


‘listonados’ fue concebido por Gerd Leufert y su producción supervisada por el autor. las fotografías fueron tomadas por paolo gasparini durante la exposición individual de gerd leufert en la galería conkright, realizada en caracas en el mes de diciembre de 1972 con montaje de miguel g. arroyo c., y de la exposición colectiva de enero de 1973 en la misma galería, con montaje de domingo álvarez. la diagramación estuvo a cargo de nedo m.f., quien diseñó también el alfabeto ‘reversible 12’ para las notas, compuestas por álvaro sotillo. el texto y las notas pertenecen a hanni ossott y a maría fernanda palacios. el grabado de las planchas de offset, la impresión y la encuadernación se efectuó en los talleres gráficos de refolit c.a. en caracas, venezuela, en 1976. la presente edición consta de 160 ejemplares. queda hecho el depósito que marca la ley. derechos reservados. se prohíbe la reproducción total o parcial sin la autorización expresa de los autores.

Durante la inauguración, precisamente en la sala 2, frente a la reinstalación de los Listonados y a la vitrina que alojaba las preciadas maquetas, comentamos con Álvaro Sotillo y Javier Aizpúrua el asombro que la muestra causaba en los distintos espectadores y estuvimos de acuerdo en la importancia de tratar nuevamente de editar el libro. Transcurrieron siete años y al iniciar los preparativos para la exposición del centenario de Leufert, Javier nos sorprendió con la noticia que él asumiría, junto a Sotillo, la edición de tan anhelada publicación. En efecto, a cien años de su nacimiento, Leufert será homenajeado con lo que sin duda le habría entusiasmado más: la publicación de su libro. La presente producción de Listonados –que se debe considerar como la primera edición–, corresponde a una actualización del libro original, realizada por Álvaro Sotillo y Gabriela Fontanillas, que mantiene íntegra la esencia de su diseño sin anexarle otros elementos ni contenidos. Afortunadamente, se contaba con el material original cuidadosamente diagramado por Nedo M.F. en el cual se señalan de su puño y letra las indicaciones tipográficas, de color y de formato. Con todo, se hizo necesario reconstruir y vectorizar el alfabeto ‘Reversible 12’ diseñado por el mismo Nedo M.F. en 1972, y solo se sustituyó la letra Bodoni minúscula por la Maxima. Las tapas, que en la maqueta eran de cartón gris, se han conservado en su equivalente como cubierta del libro ya que no se ha podido establecer si correspondían a la versión definitiva o faltaban por diseñarse. Quizás el cambio principal es la introducción de pliegos impresos por un solo lado, al estilo oriental, formando folios dobles unidos por el lado del lomo, con técnicas actuales de encolado en los talleres de ExLibris, en Caracas.

Listonados—Gerd Leufert 1976—2014 Concepción: Gerd Leufert Fotografías: Paolo Gasparini Textos: Hanni Ossott, María Fernanda Palacios Diseño gráfico (1976): Nedo M. F. Editorial Exlibris, Caracas Impresión y encuadernación: ExLibris, Caracas Técnica de impresión: Offset Encuadernación Oriental con pegamento Dimensiones: 26,5 x 39 cm 52 páginas Edición: 160 ejemplares Papel: Classic Crest, Smooth, Avon brillant white, 80 lb Tipografías: Reversible 12, 1972 (Nedo M. F.); Maxima (Gert Wunderlich) Edición revisada a partir de las referencias históricas (Archivo Nedo M. F.) Diseño gráfico (2014): Álvaro Sotillo, Gabriela Fontanillas (Lab.Tip.CCS) Producción bajo el cuidado de Javier Aizpúrua (ExLibris)

Libro Listonados, 1976, maqueta, página 51 página 57


Transcripción de las notas escritas por Hanni Ossott y María Fernanda Palacios para el libro Listonados

2 Y ahora disueltos en el salto, marco tras marco, a la espera de otros que más atrás cumplen las mismas circunscripciones, aprendo a ser en la ubicuidad. Estos bordes para trazar un rasgo ausente o un rostro abandonado años atrás sobre otras superficies: homenajes al abandono o a la disolución. Una pared vieja que soporta los límites de estos recuadros a la espera del dibujo insustituíble, forma única arrancada a la vida, mínima superficie sesgada por cualquier estallido… cuerpo invisible rescatado en las líneas de un borde: única sobrevivencia.

1 Leufert ha tomado un serie de marcos y los ha vaciado de historias, dentro de ellos nos llama un espacio desconcertante, sin palabras. Esos marcos vacíos nos hablan de un hombre, de hombres a la búsqueda de juegos perdidos, queremos verlos de esa manera, como el llamado al resto de frescura que pueda haber en nosotros. Un lenguaje deshabitado para siempre, penetrado por una claridad que sin decir palabra, juega a las cartas con el mundo. Es necesario meter las manos dentro de estos marcos, y las cabezas, y saludarnos o tal vez besarnos, a través de ellos. Habrá que hacer algo y estamos demasiado acostumbrados al polvo que nos recubre, a nuestra “aureola” de dignidad. Estamos cansados de ser cómplices, de renunciar al abismo para satisfacer ese yo que exalta un objeto. Estamos a la caza de un descuido o de una brecha sin fondo que lo disperse todo. página 58

Mirarse en una apertura abierta a la apertura negada como apertura: infinitamente. Inevitable fatalidad de un retrato: cien años, doscientos siglos: presencia evidente que ha sido despojada de tensiones, apenas una línea o el desplazamiento de rojos o azules. Tiempo: mi nombre es una línea que atraviesa un borde, mi realidad de cuerpo un límite extraño asignado por otros. La extensión desconocida del vacío espera un sentido que la pueble o un borde que la defina: límites para desdecir la forma. Ellos están siempre más lejos: el vacío los arropa para anular esas zonas seguras. Descentrados desde antes, ellos son la posibilidad de un desbordamiento que termina sobre la piel de las cosas. Cuerpos que se ignoran y se arriman al equilibrio feliz de no saberse escasos. A veces para sabernos vivos hay que descansar en la movilidad de lo incierto y reposar en la ferocidad de las esquinas. Asomarse a esos huecos para oír la caída en silencio de todo lo que fluye sin conocer su abismo. Paréntesis de la forma, reparticiones reversibles, jugadas que evitan la mirada autorizada y buscan un ojo equivocado que rescate sus leyes. Allí están los apoyos que deben sostener todos los aguantes. En esos puntos se rompen los encuentros y rebotan a diario los aplazamientos para intensificar la brevedad de una visión desmemoriada, casi intemporal. Encuadres infinitos, presencias transformables, vacilación de la forma, bordes desquiciados, parcialidad que se sabe incapaz de ordenar sus fugas.


Libro Listonados, 1976, maqueta, pรกgina 6

pรกgina 59


libros de artista de gerd leufert

1

3

pรกgina 60


2

1   Visibilia. Presentación de Miguel Arroyo y nota de Alfredo Chacón, diseño de Larry June. Impreso por Cromotip, serigrafías de Tamigraf, encuadernación Enca. 300 ejemplares, 100 en papel especial, numerados y firmados. Caracas: Museo de Bellas Artes, 1966 Expuesto en el MBA el mismo año de su aparición en un montaje que marcó época, creado por Gego, Arroyo y Leufert. Segunda edición relizada en 1972 por el Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes, Venezuela. En coautoría con Nedo M.F. 2   Imposibilia. Prólogo de Alfredo Armas Alfonzo, epílogo de Alfredo Silva Estrada, diseño de Leufert, impreso en serigrafía por Tamigraf, C.R.L. Cumaná: Universidad de Oriente, 1968. Obtuvo Medalla de Bronce en la Exposición Internacional del arte del libro 1971 en Leipzig.

3   Nenias. Once litografías realizadas en los talleres de Refolit. Edición de 40 ejemplares, numeradas y firmadas. Anillada en gusanillo plástico blanco. Caracas: Publicaciones Refolit, 1969. Constituyeron una especie de catarsis de todas las fuerzas oscuras que habían actuado en su vida, también referidas, según Victoria de Stefano, al mundo prehispánico.

6   Sin arco. Versión tamaño bolsillo. Texto de Miguel Arroyo, diseño gráfico de Nedo M.F. Tiraje de 500 ejemplares, cien numerados y firmados por el autor. Caracas: Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes, 1972.

4   Marcas. Introducción de Roberto Guevara, diseño gráfico de Leufert. Caracas: Publicaciones Refolit, 1970 Reune los emblemas y marcas realizadas por Leufert a lo largo de su vida. 5   Sin arco. Texto de Miguel Arroyo, diagramado por Nedo M.F., impreso en Venezuela por Refolit. Edición original. Encuadernado en tela negra, lomo amarillo, caja protectora cartón y papel lustrillo negro. Caracas: Publicaciones Refolit, 1971. El libro es bidireccional, también se puede ver de atrás para delante.

5

página 61


7 7   Leufert. Diseñador. Presentación de Miguel Arroyo, Estudio de Gabriel Rodríguez. Diseño gráfico de Nedo M.F., diagramación de Álvaro Sotillo. Producción de Editorial Arte con la colaboración de Montana Gráfica. Publicado con motivo de la retrospectiva de Leufert que no se llegó a realizar. Caracas: Museo de Bellas Artes, 1976. 8   Listonados. Textos de Hanni Ossot y María Fernanda Palacios, fotografías de Paolo Gasparini, diseño gráfico de Nedo M.F. No se imprimió pero existe en sus pruebas de páginas encuadernadas. Sería una edición de Publicaciones Refolit en 1976. Alude a la obra pictórica que entonces realizaba Leufert, expuesta en la Galería Conkright donde Paolo Gasparini realizó las fotografías del montaje y de los visitantes.

9   La Emblemática de Gerd Leufert. Selección y diseño de Álvaro Sotillo con texto de Victoria de Stefano, fotografías de Paolo Gasparini. Páginas plegadas en el canto y encoladas en el lomo, a la manera del libro oriental. Caracas: Galería de Arte Nacional, 1984. Obtuvo la Letra de Oro 1985 en la exposición Los libros más bellos del mundo y la Medalla de Oro en la Exposición internacional del arte del libro 1989, ambas en Leipzig. De Stefano, Victoria 10   Gerd Leufert. Exposición Nenias. Catálogo de la exposición en el Museo de Bellas Artes, organizada por Iris Peruga, selección e instalación de Miguel Arroyo, 1985. Caracas: Museo de Bellas Artes, 1985.

página 62

Arroyo, Miguel y Victoria de Stefano 11   Penthouse B. Fotografías de Gerd Leufert. Catálogo de la exposición en el Celarg, con curaduría y montaje de Miguel Arroyo, 1990. Caracas: Fundación Celarg, 1990. El diseño de esta publicación, su primera consagrada a la fotografía, estuvo a cargo de Nedo M.F. y Aixa Díaz y resulta una especie de homenaje a su familia, amigos y colegas. De Stefano, Victoria 12   Gerd Leufert. Crónica Apócrifa. Ensamblajes fotográficos. Catálogo de la exposición en el Centro Cultural Consolidado, coordinada por Élida Salazar, instalada por Miguel Arroyo, junio-julio 1992. Caracas: Centro Cultural Consolidado, 1992. La publicación fue diseñada por el propio Leufert con Waleska Belisario y ganó una Mención de Honor en Leipzig.


9

12

11

pรกgina 63


enmarcando a gerd leufert. listonados    Exposición Nº 73    Junio 2014

página 64


Esta exposición contó con el patrocinio de

Ruth Auerbach

Alfredo Freites

José Luis Sánchez

Gustavo Suárez

Rosa Elda Fernández P.

500 ejemplares

Lenny Briceño

Hecho el Depósito Legal Depósito Legal If14320147001115 ISBN 978-980-6654-43-3

Curaduría y textos Museografía

Coordinación general

Asistente a la Coordinación General

Rodrigo Marín

Asistente de Museografía

Leyla Dunia Claudia Garcés Documentalistas

Aixa Díaz

Diseño gráfico

Víctor J. Díaz H. Duglas Martínez Deivis Martínez Alexis Perdomo Montaje en sala

Alfredo Armas Alfonzo Rodrigo Benavides / Archivo Sala Mendoza Glenn Castellano Aixa Díaz Joseph Fabry / Archivo El Nacional Henrique Faria Fine Art, Nueva York / Archivo Fundación Gego / Archivo Paolo Gasparini Carlos Germán Rojas Godofredo Romero

Rotulación e impresiones en sala Impresión Tiraje

Fundación Trasnocho Cultural RIF: J-30849086-5 Sala Trasnocho Arte Contacto (TAC) Trasnocho Cultural, C.C. Paseo Las Mercedes Caracas, Venezuela T (58-212) 993 2957 salatac@trasnochocultural.com www.trasnochocultural.com Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción parcial o total de los textos y las imágenes presentes en este catálogo sin la autorización escrita de la Gerencia de la Sala Trasnocho Arte Contacto

Fotografías

página 65


coordinación general

Solveig Hoogesteijn Reul Coordinadora General

Bonnye Maldonado

Asistente a la Coordinación General

María Fernanda Pérez Rincones Encargada de Medios

María José Casanova Redes Sociales

Carlos Jaen Mensajería

administración

Iván Álvarez Administrador

Denís Moreno Asistente

cines paseo 1 y 2, paseo plus 1 y 2 

taquilla del trasnocho cultural.

espacio plural

tac trasnocho arte contacto

teatro trasnocho

Kimberly Zambrano

Rita Salvestrini Lourdes Blanco Juan Ignacio Parra Miguel Arroyo † (In Memoriam)

Margarita Lamas

Gerente

José Pisano

Director de Programación

Rafael Cova

Coordinador Técnico

Leida García Gerente

Luis Linares

Asistente Técnico

Mónica Coello Asistente

Beatriz Seijas Jefe de Sala

Errol Tussaint Eugenio Cánchica Juan J. Quesada. Freddy Grimaldo

Erika Gónzalez Sherezade Reyes Guías de Sala

Proyeccionistas

Comité Asesor

Rosa Elda Fernández Gerente Sala TAC

Lenny Briceño

Asistente Gerencia Sala TAC

Esperanza Villarino Elvira Vivas Tienda

Luis Lares

Ana Karina González Alejandra Bemporad Ángel Fariña Briggitt Ascanio Carlos Seabra Daniela López Fiorella Fuenmayor Katy Rojas Kevin Tenoira Lisjoseth Rodríguez Lourdes Sánchez Luis Miguel Trujillo Martin Santana Stephany Pérez Roxavy Henríquez

Asesor de exhibición (Tienda)

Gerente General

María José Mata

Asistente a la Gerencia General

César Uribe

Director Técnico

Dorwis Yuncosa

Técnico de Iluminación

Omaralit Torrealba Técnico de Sonido

Gregory Díaz Yerinso Navarro Tramoya

Beatriz Seijas Jefe de Sala

Adrián Sivira Dayana Arias Erick González Humberto Torres Ingrid Díaz Jesús Adán Jimmy Calderón Kevin Lotero Yareth Suárez Guías de Sala

Nancy Alvarado

Guías de Protocolo

Mantenimiento

página 66


pรกgina 69


pรกgina 70

Catálogo ENMARCANDO A GERD LEUFERT LISTONADOS Sala TAC Caracas 2014  

Curaduría: Ruth Auerbach Sala TAC, Trasnocho Arte Contacto Av. ppal con Av. Enrique Eraso, C.C.. Las Mercedes, Caracas. Telf. 0212-9932957...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you