Page 1

Asignatura: Teorías de la personalidad Impartida por: Mtra. María Luisa Torres Salgado

Lic. en Psicología

George Kelly: teoría de los constructos personales La vida de Kelly (1905-1967) Kelly nació en una granja de Kansas. Fué hijo único, por lo cual recibió mucha atención y afecto de sus padres, cuyas creencias religiosas eran fundamentalistas y quienes sentían la necesidad de ayudar a lo menos afortunados. Se oponían a las diversiones frívolas como bailar o jugar a los naipes. Cuando él tenía cuatro años, la familia se trasladó en una carreta a Colorado para dedicarse a la agricultura en ese lugar, pero no tardó en regresar a Kansas. La educación de Kelly no fue regular y estuvo a cargo tanto de sus padres como de maestros. A los 13 años ingresó a la secundaria de Wichita y, después, rara vez volvió a vivir en su casa. En 1926 obtuvo el grado de licenciatura en física y matemáticas en Missouri. Desde entonces ya le interesaban más los problemas sociales que las ciencias. Su futuro era incierto. En el primer curso de ψ me sentaba en la última fila de un salón muy grande, apoyaba la silla contra la pared, me ponía lo más cómodo posible y paraba los oídos para captar cualquier cosa interesante que surgiera. Un día el profesor, un hombre muy agradable que trataba de convencerse de que era un necesario tomar en serio la ψ, se dirigió a la pizarra y escribió una "E", una fecha y una "R". Entonces me enderecé en la silla, puse atención y pensé para mis adentros que, al cabo de dos o tres semanas de preliminares, había llegado el momento de tocar la esencia de la materia. (Kelly, 1969) Kelly puso atención durante algunas clases más, pero después desistió. No comprendía que significaba la flecha que unía el estímulo (E) con la respuesta (R). El enfoque conductista experimental tradicional no había conseguido despertar su interés. También exploró el psicoanálisis: "No recuerdo cuál de los libros de Freud estaba tratando de leer, pero si la incredulidad de que alguien pudiera escribir cosas tan absurdas y hasta se atreviera a publicarlas" (1969) Un enfoque intelectual de la consejería Kelly inició su carrera académica en la Escuela Superior estatal de Kansas, en medio de la depresión económica de la década de 1930. Dado que las posibilidades de efectuar investigaciones en ψ fisiológica, su especialidad, eran muy pocas, se dedicó a la ψ clínica, que en esos tiempos tenía enorme demanda. Organizó un servicio de ψ clínica para el sistema de escuelas públicas de la localidad y para los estudiantes de su escuela superior. Fundó clínicas itinerantes que iban de escuela en escuela. Así, tuvo la ocasión de abordar diversos problemas y de ensayar difrentes métodos de Tx. Se sentía en libertad de utilizar los Tx y los métodos de evaluación tradicionales, así como los diseñados por él. Sus Px no eran psiquiátricos ni neuróticos con problemas emocionales. Eran estudiantes que habían sido remitidos por sus profesores para recibir consejería. 1


Así pues, a diferencia de los Px recluidos en salas psiquiátricas o que acudían a sesiones psicoanalíticas, los clientes de Kelly hablaban de sus problemas de forma más racional y, como cabe esperar de un ambiente académico, lo expresaban en términos intelectuales. Kelly contribuyó de modo decisivo al desarrollo de la ψ clínica durante la SGM. En 1965, empezó a ocuparse de trabajos de investigación en la Universidad Brandeis, donde trabajaba Maslow. Por desgracia, murió muy poco tiempo después, el 6 de marzo de 1967. Teoría de los constructos personales Según Kelly, percibimos y organizamos el mundo de las experiencias del mismo modo que los científicos: formulamos hipótesis acerca del entorno y las comprobamos con la realidad de la vida diaria. Dicho de otra manera, observamos lo que ocurre en la vida -hechos o datos de la experiencia- y le damos una interpretación personal. Esta interpretación, explicación o construcción de la experiencia representa nuestra visón única de la vida. Kelly dice que vemos el mundo a través de "patrones transparentes que encajan en las realidades que constituye el mundo" (Kelly, 1955) Varias personas en la misma escena y la perciben de distinta manera, según el matiz de los anteojos que enmarcan su punto de vista. Lo mismo sucede con las hipótesis y los patrones que creamos para interpretar el mundo. Esta perspectiva especial, creada para cada individuo, es lo que Kelly llama sistema de constructos. El constructo es la forma singular en que una persona ve la vida, una hipótesis intelectual formulada para explicar los hechos o para interpretarlos. La conducta corresponde a las expectativas de que los constructos predecirán y explicaran las realidades del mundo. Al igual que un científico, constantemente ponemos a prueba dichas hipótesis. Basamos la conducta en nuestros constructos y evaluamos los efectos. Si los constructos fueran inflexibles y no se pudieran revisar (lo cual ocurriría si las experiencias de la niñez determinaran totalmente la personalidad), entonces no estaríamos en condiciones de lidiar con otras situaciones. Kelly se refirió a esta adaptabilidad llamándola alternativismo constructivo, para indicar que los constructos no nos controlan, sino que podemos revisarlos o sustituirlos por otras opciones. Formas de prever los sucesos de la vida Kelly presenta la teoría de los constructos personales en un formato científico, organizada en forma de un postulado fundamental y 11 corolarios. El postulado establece que la forma en que prevemos los hechos dirige nuestros procesos psicológicos. Corolarios de la teoría de los constructos personales Construcción Dado que los sucesos repetidos se parecen, podemos prever o anticipar como los experimentaremos en el futuro. Individualidad Las personas perciben los sucesos de forma diferente Organización Colocamos los constructos en patrones, dependiendo como captamos sus similitudes o diferencias Dicotomía Los constructos son bipolares, por ejemplo, si tenemos una opinión de la honestidad, esa idea incluirá también la de deshonestidad Elección En cada constructo escogemos la alternativa que más nos convenga, la que nos permita predecir el resultado de sucesos futuros 2


Rango

Los constructos se aplican a muchas situaciones o personas; también se pueden limitar a una sola situación o persona Experiencia Estamos probando los constructos continuamente con base en las experiencias de la vida, para cerciorarnos de que sigan siendo útiles Modulación Podemos modificar nuestros constructos en función de las experiencias Fragmentación Nuestro sistema global a veces contiene constructos contradictorios o incompatibles Comunalidad Nuestros constructos individuales no son peculiares, pero los miembros de grupos o culturas incompatibles a veces tienen constructos similares Sociabilidad Tratamos de comprender como piensan los otros y de predecir lo que harán; después modificamos la conducta en razón de dichas expectativas

El corolario de la construcción Similitudes entre sucesos que se repiten. Kelly pensaba que ningún suceso o experiencia se puede reproducir tal como ocurrió la primera vez. Por ejemplo, si uno ve hoy una película que vio el mes pasado, su experiencia hoy será distinta. Su estado de ánimo quizá no sea el mismo, además de que durante el mes pasado tuvo contacto con cosas que influyeron en sus actitudes y emociones. Tal vez leyó algo desagradable acerca de uno de los actores de la película, o estaba más contento porque sus calificaciones han ido mejorando. El corolario de la individualidad Diferencias individuales en la interpretación de los sucesos. Con este corolario Kelly introdujo el concepto de las diferencias individuales. Señaló que las personas se diferencian por la manera de percibir e interpretar un suceso y, como no los interpretan de la misma manera, crean constructos distintos. Los constructos no reflejan fielmente la realidad objetiva de algo, sino más bien la interpretación individual que se le da. El corolario de la organización Relaciones entre los constructos. Por lo regular los organizamos en forma de jerarquía, o sea, unos subordinados a otros. Un constructo puede incluir uno o varios constructos subordinados. Por ejemplo, el de bueno incluye los constructos subordinados de inteligente y ético. Por lo tanto, cuando conocemos a una persona que encaja en nuestra idea de buena persona, prevemos que también poseerá los atributos de inteligencia y un estricto código de ética. El corolario de la dicotomía Dos alternativas excluyentes. Todos los constructos son bipolares o dicotómicos, y deben serlo para prever el futuro sin error. Ya se habló de las similitudes entre personas y cosas y ahora se hablará de las diferencias. Por ejemplo, no basta tener el constructo de un amigo que describa la característica personal de la honestidad. Es preciso tener en cuenta lo contrario -la deshonestidad- para explicar que distingue a una persona honesta de otra que no lo es. 3


El corolario de la elección Libre albedrío. Usted debe elegir entre la opción de bajo riesgo y recompensa mínima o l, de gran riesgo y gran recompensa. La primera le permite una previsión bastante segura, la segunda una previsión poco segura. Kelly pensaba que a lo largo de toda la vida afrontamos disyuntivas como ésta y que debemos decidir entre definir o ampliar nuestro sistema de constructos. La decisión segura, que se parece a las anteriores, define más el sistema porque se repiten las experiencias y los sucesos. La decisión más riesgosa amplía el sistema porque incluye experiencias y acontecimientos nuevos. Por ejemplo, ¿por qué es agresiva una persona a pesar de que eso le provoca un rechazo constante? Kelly decía que lo hace porque sabe lo que le espera cuando se comporta de esa manera y no sabe que puede esperar si adopta una actitud amistosa porque rara vez lo ha intentado. Las recompensas de una conducta amistosa podrían ser mayores, pero no está seguro de ello. Las decisiones dependen de la facilidad con la cual podamos prever o anticipar y no necesariamente de lo que sea mãs conveniente. Además, Kelly afirma que todos -en la mejor tradición científica- deseamos prever el futuro con la mayor certidumbre posible. El corolario del rango El rango de conveniencia. Es el espectro de sucesos a los que se aplica un constructo. Algunos se aplican a un número pequeño de personas o situaciones otros son más generales. El corolario de la experiencia Contacto con experiencias nuevas. Evaluamos y reinterpretamos los constructos a medida que el entorno v, cambiando. Los que nos sirvieron cuando teníamos 16 años quizá resulten inútiles -e inclusive nocivosa los 40 años. En los años intermedios, las experiencias seguramente nos habrán obligado a revisar nuestro sistema de constructos. Éste no cambiará nunca si uno no ha tenido ninguna experiencia nueva. El corolario de la modulación Adaptación a las experiencias nuevas. Los constructos tienen diferente permeabilidad. Permear significa penetrar o atravesar algo. La permeabilidad de cada constructo determina el grado de modulación -o ajuste- del sistema en función de nuevas experiencias y aprendizajes. Un constructo rígido no se puede modificar, independientemente de lo que señale la experiencia. Por ejemplo, si una persona llena de prejuicios aplica el constructo de gran inteligencia frente a poca inteligencia a cierto grupo minoritario, convencida de que todos sus miembros tienen poca inteligencia, las vivencias nuevas no penetraran en ese supuesto ni lo alteraran. No lo modificará a pesar de que conozca a personas muy inteligentes dentro de ese grupo. El constructo será una barrera que impida el aprendizaje y las ideas nuevas porque no ha sido posible cambiarlo o revisarlo. 4


El corolario de la fragmentación Competencia entre constructos. Supongamos que un hombre conoce a una mujer en la clase de ψ y le gusta. La mujer cursa la misma materia y, al parecer, tiene los mismos intereses que él. Así, encajará en el constructo de amigo frente a enemigo. Por lo tanto, es una persona que merece respeto y afecto. Al día siguiente, la ve en una manifestación política y se siente decepcionado al oírla vociferar ideas conservadoras contrarias a las suyas liberales. Ahora también encaja en la segunda alternativa del constructo y se convierte en el enemigo. Esta incongruencia en el constructo del hombre acerca de la mujer está en un nivel subordinado dentro de su sistema global. En una situación ella es una amiga, pero una enemiga en otra. Sin embargo, el constructo general permanece inalterado: los liberales son amigos, los conservadores son enemigos. Según Kelly, éste es el proceso que nos permite soportar las incongruencias subordinadas sin lesionar el sistema global. El corolario de la comunidad Similitudes entre las personas cuando interpretan los sucesos. Las personas tienen diferentes maneras de interpretar los sucesos, de modo que cada quien forma constructos especiales. Kelly decía que, si varios individuos adjudican una interpretación similar a una experiencia, podemos concluir que sus procesos cognitivos se parecen. La conducta y las características de los miembros de una cultura son análogas, a pesar de que estén expuestos a diferentes situaciones. El corolario de la sociabilidad Relaciones interpersonales. No basta con que una persona interprete o construya las experiencias de la misma manera que otra. La primera también debe decodificar los constructos de la otra. Es decir, debemos entender cómo piensa el otro para poder anticipar cómo preverá los sucesos. Cada persona asume un papel o rol frente a otras. Desempeñamos un papel con nuestra pareja, otro con un hijo y otro con el supervisor en el trabajo. Un papel o rol es un patrón de conductas que parte de que sabemos cómo interpreta los sucesos la otra persona. Así pues, en cierto sentido nos adaptamos a los constructos del otro.

FUENTE: Schultz, D.P. Teorías de la personalidad Ed. Cengage Learning

5


George Kelly  

Teoria de los constructos personales

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you