Page 1

Nuestro Libro Blog de lectura TORRE DE LIBROS Colegio Jesús Maestro, Madrid. Participan: Comelibros, Lolipop, Secretos, Pétalos, Cáscaras, Fanática Pokemon, Sifeliztuserásdecirmeloquerrás,


NUESTROS PERSONAJES

Jake Es un pobre muchachito huérfano. Le adoptó el mago Tem, que le enseñó a usar la magia –ya que había notado su chispita “abracadabra”-. Además de eso, el aspecto de Jake deja mucho que desear, el pelo negro, sucio y alborotado, la tez morena y los ojos brillantes, era delgadito y menudo, solo una persona más.

Shane Al contrario que Jake, Shane no es “solo” una persona más, sino una diva, la mejor, la modelo de todas las chicas. La típica orgullosa de ojos azules. Su pelo era negro, largo y rizado, y ella era delgada pero andaba siempre altivamente, por eso había tanta diferencia entre ella y Jake.

Shamira Era –según Jake- la más guapa de todas las magas que había conocido. Su pelo era rojo flameante, sus ojos verdes y su tez pálida. Odiaba a Shane y, aunque no le gustase Jake, le defendía siempre que su enemiga se metía con el.

Tem Como ya os he dicho antes, es el encargado -voluntario- de cuidar de Jake. Se hace llamar tío ante Jake, con el objetivo de que el pequeño no se sienta desamparado al pensar que no tiene a nadie de su familia con él. Es un anciano bastante bajito, de cara arrugada y ojos pequeños y negros, con una pequeña mata de pelo canoso en la cabeza. Es medio ciego y medio sordo, y camina con bastón por su pobre espalda curvada.

Nick Era moreno, con los ojos color avellana, deportista y con una sonrisa atractiva.


¡COMENZAMOS ! ¿Sabéis que los magos también tenemos colegio? Sí, sí, y tenemos que estudiar muchísimo. Lo bueno es que aprendemos mucho, y los libros de historias son los mejores. Mi sitio favorito del colegio Je-SúsmaesTro es la biblioteca. ¡Qué sitio! Allí me teletransporto a lugares lejanos, con historia. Hoy voy hacia allí. Vamos a leer mi manuscrito... ¡No está! A ver si lo encuentro... HAMALA DIOGN VERUS MANUSCRITUS ¡Hala, un autor sin poderes está escribiendo un libro sobre él! Espera, no es un autor, ¡Son varios! A ver qué pone...

CAPÍTULO 1. JAKE, TEM Y… Hacía ya mucho tiempo desde aquella tarde en que Jake y Tem, su tío, estaban en la cabaña que Tem tenía cerca del bosque. Jake estaba escuchando muy expectante a su tío, que le explicaba toda la magia que corría por sus venas cuando oyeron un grito aterrador que venia del bosque. Rápidamente, fueron al bosque y vieron a un muchacho tirado en suelo. Estaba malherido, lleno de heridas; enseguida, Jake y su tío lo llevaron a su cabaña. Allí le vendaron las heridas mientras él les contaba lo que había pasado. El muchacho se llamaba Nick, había huido de casa y se había perdido en el bosque, y unos lobos hambrientos casi le descuartizan. Si no hubiera sido por Jake y su tío...

Nick les contó que era hijo de un mago cuyos poderes eran insuperables, y él los había heredado. Eso decía él, pero para Jake y Tem eso no era muy creíble, así que decidieron hacerle un Examen De Hechizos, que es una especie de prueba en la que demuestras los poderes de mago o maga que tienes. EXAMEN DE HECHIZOS: 1. Bola de fuego. 2. Invisibilidad. 3. Aliento de dragón. Por si no habéis entendido algún hechizo, os los explico (aunque a estas alturas como mago ya deberíais saberlo). 1. Bola de fuego: consiste en lanzar una bola de fuego a tu adversario en un combate. 2. Invisibilidad: consiste en que tu adversario te pierda de vista y puedas atacarle por la espalda. 3 .Aliento de dragón: cuando tu adversario use la invisibilidad, con el aliento de dragón podrás hacer que vuelva a ser visible. Tras esto, te diré los resultados que le dieron a Nick, Jake y su tío. Jake, asombrado, dijo: - Vayaaaaa...¡un 10! En cambio, su tío dijo: - ¿No crees que es poco para tu nivel de mago? - No, ¿por qué?-dijo Nick. - Porque... bueno, eres un mago de primera, ¿no? – dijo Tem. - Sí, soy un mago de primera, pero todavía estoy aprendiendo – aclaró Nick. - Ah, pues entonces te doy...un 8 – dijo Tem.


Tras oír esos resultados, Nick supo que debía preguntar si podía quedarse aprendiendo a ser un buen mago, y así lo hizo. - ¿Puedo quedarme aquí, a aprender a ser un buen mago? – pregunto Nick. - Sí, supongo – dijo Tem no muy seguro de su decisión.

Cuando Nick ya había pasado un tiempo en esa cabaña y Tem estaba a punto de desvelarles el mejor conjuro, alguien llamó a la puerta de la cabaña. Tem acudió a ver quién era. Jake la reconoció nada más verla; era Shane, su peor enemiga, o como él la llamaba: Rata de Cloaca. Lamentablemente, Tem le dio la bienvenida a Shane. - Bienvenida a nuestra humilde cabaña – dijo Tem, ya que sabía que venía a quedarse, pues traía equipaje. Los problemas empezaron en cuanto Shane entró en la cabaña. Jake empezó a discutir con Shane, y ella también. - ¿Qué haces aquí? – pregunto Jake. - Vengo a aprender hechizos – aclaró Shane. - No te queremos aquí – dijo Jake. - ¡Jake! – dijo Tem. - ¡Qué! – dijo Jake. - Pasa Shane, ven, te llevaré a una de las habitaciones de invitados – dijo Tem. - Gracias – dijo Shane, tras decir eso se rió ante Jake. Así transcurrió lo que quedaba de verano. Jake y Nick trabaron una gran amistad, y Shane… bueno, ¡me temo que no podemos decir lo mismo!


CAPÍTULO 2: ¡CITA CON STORM! Meses después, Jake se encontraba leyendo:

“En los tiempos remotos de un mundo mágico aún cuando

no conocían ni los doscientos tipos de magia que les rodeaban, aún cuando no sabían domar a un grifo o vencer a un trasgo, vivía una

mujer, la reina de la magia. Tuvo un hijo, pero la madre murió al instante.

Pasados

unos

quince

años,

cuando

todo

había

evolucionado (más o menos), ese muchacho ya fue consciente de que la sangre mágica corría entre sus venas y empezó a internarse en la siguiente aventura...”

Después de leer y releer unas cuantas páginas de su libro de magia, Jake cerró los ojos y aspiró fuertemente. No quería llegar al día siguiente y encontrarse con Shane, que nada más verle chillase: -¡Ughhh! ¡Aquí viene la Rata Sucia! –y se marchase con su grupito de memas a la clase. No quería que Shiva dejase de admirarle, ya que era su chica favorita. Tampoco quería que Shamira despegase sus ojos de él, pues sería lo peor del mundo –por no decir algo más-. Jake volvió a su trabajo y se empeñó en memorizar todos los hechizos. Al minuto empezó a oír una voz acompañada de una tos conocida: -¡Jake! ¡Cof, cof! ¿Dónde estás, chaval? ¡Ven aquí, muchacho! -¡Oh, no! –gimió Jake por lo bajo- ¡Es Tem! No es que odiase al viejo, ni mucho menos, sino que le parecía un poco pesado. Tem le había adoptado y cuidado desde que los padres de Jake murieron, le trataba bien, pero le insistía mucho con los estudios de magia. -¡Ya voy, tío Tem! –gritó Jake dejando los libros cerrados a la tenue luz de la vela. -¿Qué quieres, tío? –preguntó Jake plantándose delante del anciano. -Jake, muchacho. Storm, tu profesor de magia, me ha encargado decirte que mañana quiere verte en su despacho para darte una sorpresa muy agradable. Por eso espero que acojas con alegría esta noticia y aproveches tu tiempo una vez estés allí. A Jake se le iluminó la cara tanto que casi no se notaba que estaba sucia, se lanzó para abrazar a Tem, que, aunque muy sorprendido, cerró los ojos y sonrió. -Estaré encantado de contárselo a todos –murmuró Jake cuando se marchaba a la cama ya. -¿De contárselo a quién? ¡Ah, no, no, no! De esto no digas nada... –preguntó Tem, que, de pronto había aguzado el oído. -Se me fue –se excusó Jake marchándose rápidamente de la pequeña sala. Al llegar a su cuarto miró las estrellas por un hueco del techo y formuló un deseo, el deseo que nunca podré contar por que él nunca lo mencionó, sopló la vela y recostó su cabeza contra su cojín, tapándose por la rota manta, deseando soñar con su deseo... hecho realidad. -¡Jake, arriba! –era la voz de Tem a las siete y media de la mañana. Jake se hizo el remolón, Tem insistió: -¡Creo que me comeré todas las rosquillas!


Jake saltó de la cama y se aseó lo mejor que pudo, fue a la cocina, se metió en la boca más de la mitad de las rosquillas y salió pitando hacia su escuela formulando un torpe adiós con la boca llena del desayuno, caminaba por la calle de siempre, con la misma ropa de siempre y hacia el mismo lugar que siempre. -¡Hey, tío! –escuchó una voz a sus espaldas. Era Nick, su mejor amigo. -¿Qué pasa? –preguntó Jake sonriente -¿¡Cómo que qué pasa!? –exclamó Nick dándole un manotazo en la espalda que casi se atragantaba- ¡Es que se te ve muy alegre! -Hoy es mi día de suerte, tronco –respondió con la sonrisa anterior. -¿Has hablado con Shamira? –preguntó Nick con una sonrisa burlona. -¡No, no, no! Es solo que me ausentaré durante una hora de clase para ir al despacho del Maestro Storm. -¿Y eso? Jake buscó una excusa rápidamente y la soltó: -Bah... solo porque me tiene que dar un examen que se le olvidó entregarme. -Hum... extraño. -¡Y que lo digas! -Sí, Storm es un tipo muy responsable, lleva los suficientes años de vida como para tener todo seguro -comentó Nick adentrándose en el tema. Jake suspiró y miró a ambos lados preocupado, intentando cambiar de conversación: -Esto... Nick, ¿te vas a presentar al examen de Técnicas Mentales? -¡Oye, tío! ¡Que a mí no se me da bien pensar! –protestó su amigo- Además, creo que tendré partido de Enter Brick. -¿Y eso qué es? -Mira, intelectual, ya sé que no tienes ni idea sobre los deportes... -¡Nick! –se resignó Jake, ya que él también era un buen deportista. -Está bien, si insistes te lo explicaré y podremos jugar juntos –cedió Nick. -No, yo no iré a jugar porque me voy a presentar al examen de Técnicas Mentales. -Que sí, que muy bien –le interrumpió Nick-, pero jugaremos otro día. Te explicaré todo, si me dejas, sobre el Enter Brick. -Desembucha. -A mí me ha dado por el Enter Brick así cómo de repente. No es un juego conocido, porque no es muy actual. Ese juego lo jugaban tus tatarabuelos y los míos, y los de Shane, y los de Storm, y los de Caise, y los de... -¡Basta! Sigue, por favor –suplicó Jake. -Bueno, pues eso. Se jugaba en un campo con forma de semicírculo, a cada lado del semicírculo hay un hueco cuadrado con el espacio de un ladrillo excavado en la pared a dos metros del suelo. Cada equipo tiene un ladrillo, consiste en evitar que el equipo contrario coloque su ladrillo en el hueco de tu equipo y conseguir que tu equipo lo coloque en el hueco de los contrarios. Para conseguirlo se puede utilizar todo tipo de magia NO MORTAL –esto lo dijo resaltando la palabra- hacia los del otro equipo o transformándote a ti mismo. -Tiene buena pinta –admitió Jake. -Sabía que te gustaría. -Pero, Nick, este estilo de deporte no entiendo que a un tipo musculitos como tú le pueda gustar. Si es más de... estrategia. -Te entiendo –dijo Nick-, es que quiero probar algo nuevo. Me estoy cansando de jugar a los deportes inútiles que siempre he jugado, como el rugby, ¿qué es esto de matarse por un balón deforme? Ya lo entiendo todo, quiero entrenar lo que necesita un mago, que es esto. Eso último lo dijo palpándose la frente, por supuesto refiriéndose al cerebro. Jake sonrió para sus adentros y le dejó continuar: -Por favor, Jake. Si alguna vez te adentras en una aventura, o estas en un aprieto, por favor, avísame para que te ayude o te acompañe.


-Muy bien –aceptó Jake-, pero me es curioso que quieras entrenar tu cerebro y no te quieras presentar al examen. -Jake, el examen es para los que llevan casi toda su vida entrenándose. -No lo creas, que si no no se hubiese presentado Shane, que es el triple de tonta que tú. -¡Yo no soy tonto! Jake puso los ojos en blanco, Nick se tomaba todo demasiado en serio. Con ese comentario lo que quería decir es que Shane era tonta y se presentaba, por eso Nick, que era mucho más listo, también se podía presentar. Tras esa larga conversación, los dos muchachos llegaron a las inmensas muertas del instituto, que se elevaban sobre ellos como las dos enormes verjas de un tenebroso cementerio. Sí, ese era su Redforce, el instituto en el que Jake llevaba tres años estudiando con Caise, con Shamira, con la insoportable Shane, y desde este año, con Nick. Los dos muchachos cruzaron las puertas y entraron al edificio, pasaron varios pasillos y puertas y entraron a la que indicaba con un tablón de bronce bastante desgastado: “TERCER NIVEL PARA ADOLESCENTES REBELDES”. Ese cartel molestaba bastante a todos los que asistían a Redforce. Llamaron a la puerta y entraron para enfrentarse a la imagen de veinte pupitres, dieciocho chicos y chicas perfectamente uniformados de rojo al igual que ellos (por eso se llama Redforce), y un Storm muy enfadado. -No habremos llegado tarde... ¿verdad? –le susurró Nick a Jake con voz temblorosa. -No te hagas ilusiones, cerebro de mosquito –contestó Jake con los dientes apretados. -Hola, Jake –dijo una voz femenina rompiendo el silencio. -¡Cállate, Shane! –exclamó otra voz femenina. -¿Es que ni siquiera tú le saludas? –continuó la primera voz. -Perdona, ¡solo te estás burlando de él! –le defendió la segunda voz femenina. -Dime, cursi, no me negarás que estás loca por él, ¿verdad? –preguntó la primera voz. -Mira, lo mío es muy simple: defender a mi mejor amigo de una serpiente venenosa. -¿Y crees que esa soy yo? -¡Bravo! Storm se puso en pié muy enfadado: -Señorita Shane; señorita Caise... ¡Basta! -¡Oh! Pero si yo no he hecho nada... –se defendió Shane. -¡He dicho basta! –rugió Storm. Se oyeron unas risitas entrecortadas. Storm miró a todos inquisitivamente. - ¿Saben quién es Strex? Silencio profundo, pero breve. Casi al instante comenzaron los cuchicheos, rumores, y exclamaciones de admiración. - ¿Se ha aparecido en sus sueños señor Storm? - Tan real, que me ha parecido sentir su abrazo. En este momento, el silencio fue total. Todos en Redford sabían de Strex, había abandonado su magia, para salvar la vida de un amigo,le regaló sus poderes,pero no su sabiduría y este amigo no supo hacer una magia creativa, divertida, amable...¡y nadie sabía dónde estaba! - Recibí su consejo. Tengo que hablar con cada uno de vosotros.


La mirada de Jack se ensombreció. "¿Esa era la noticia agradable? ¿Era él como todos los demás?" Llegó el final de la clase, y, Storm fue a llamar a la gente por orden. Justo cuando iba a empezar se corrigió y dijo: -Por grupos de cuatro. El primero: Señores Fenris, Soun, Bieun y Tuert. Jake estuvo allí hasta el último grupo formado por: -¡Jake, Shane, Shamira y Nick! Cuando Jake entró se dio prisa por sentarse y se sentó en un extremo de la fila que formaban unas sillas de hierro. Quizá fue coincidencia pero, Shamira se acomodó a su lado. Jake sonrió para sí mismo. Entonces Storm apareció envuelto en niebla, terminando el conjuro de teletransporte. -Os tengo que contar algo importante... Algo raro está pasando en el País de la Oscuridad Olvidada. Una gran masa de magia está acechando la zona... Por desgracia no es magia de luz. Al parecer quieren efectuar un hechizo muy complicado, y que es capaz de destruir el mundo si sale mal. Necesitamos que dos magos vayan allí para chequear lo que está pasando. ¡Y rápido! Necesita un poder cargado un semestre, pero ya han pasado dos meses desde el comienzo. Para saber quién irá estoy haciendo pruebas a todos, que a vosotros también os haré, pero cuando estéis con la guardia baja. Sinceramente, espero que vosotros consigáis pasarlas. Justo en ese instante Storm, formando un pequeño sol encima de ellos miró a Jake, y Jake se dio cuenta de que Storm sobre todo confiaba en él. -Yo debo conseguirlo -se dijo a sí mismo- de ese modo sí que seré distinto a los demás. Jake estuvo pensativo el resto del día. Cuando volvió a casa Tem, esperándole en la puerta le preguntó: -¿Qué te pasa chico?¡No te he visto así desde que entraste a casa cuando suspendiste el examen! Seguro que es por lo de Storm. ¡Cuenta Cuenta! -Pues... Solo era una práctica. -mintió Jake. Esperaba darle una sorpresa cuando saliese elegido. Esa noche tuvo sueños de una misión. Soñó que Storm le pedía a él y a otras personas que no podía reconocer que habían sido elegidos para la misión. Pero no era el único que soñaba esto. Unas calles más abajo Nick soñaba lo mismo, pero con él de protagonista, y en la casa de enfrente Caise lo soñaba también. No muy lejos, Shane y Shamira estaban teniendo el mismo sueño.


CAPÍTULO 3. EXÁMENES SORPRESA A la mañana siguiente Jake habló con Nick: -¿Qué harías si nos eligieran? -Yo cumpliría la misión y me haría famoso. -Eso mismo pienso yo... ¿Y si fuésemos los dos? Cuando Nick y Jake llegaron a clase, Storm les dijo a todos: -Chicos, en algún momento de hoy, os voy a hacer la primera prueba. Como ya os dije, os la haré cuando no esteis atentos y cada día la prueba sera de algo en concreto. Hoy sera una prueba para medir vuestra valentía. En el recreo, Jake, Nick y Caise, comentaban lo que les había dicho Storm. -¿Cuando creéis que nos hará la prueba?- pregunto Nick -Ni idea, pero seguro que no es...- las palabra de Jake quedaron apagadas por el griterío de cientos de personas. En el centro del patio estaba Shane, rodeada de un grupo de chicos mayores, de ultimo curso.

-Te vas a enterar-dijo uno (que casualmente era el más alto y el más musculoso). Caise, Jake y Nick se acercaron. -¿Qué ha pasado?-preguntó Caise a una chica de cuarto curso. -Shane ha ido por todo el patio gritando que seguro que Storm la elegía a ella y al pasar delante de ellosdijo señalando los chicos de ultimo curso- ha dicho que a ellos no los cogerían porque son mucho músculo pero poco cerebro. -Tenemos que ayudarla-dijo Caise a Jake y a Nick señalando a Shane (que ahora temblaba). -¿Por qué?-pregunto Jake que estaba disfrutando mucho. Pero Caise le lanzo una mirada asesina y Jake accedió. -¡¡¡¡PARAAAAD!!!!!-grito Jake a los chicos mayores (que ya estaban apuntando a Shane con la varita)-Ya sé que es una pesada con muy poco cerebro, pero... -...¿ no creéis que seria perder el tiempo luchar contra ella?- terminó la frase Nick. Los chicos mayores soltaron a Shane y se fueron alejando -Gracias- murmuró Shane cuando se hubieron ido todos. Después de esto se marchó corriendo. Tras los árboles, una figura encapuchada que les había estado vigilando, dijo: -Primera prueba, conseguida.

-Bueno chicos-les dijo Storm a la mañana siguiente-. Ya tengo los resultados de la primera prueba.


Todos se miraron extrañado, ya que nadie parecía recordar que les hubieran hecho la prueba. -Os iré llamando de cuantos en cuantos para decíroslos-dijo Storm. Les fue llamando por grupos. Al final del todo, les tocó el turno a Jake, Nick y Caise. -Me habéis dejado impresionado. ¡¡Habéis obtenido los máximos resultados!!-dijo Storm. -¿Pero cuando nos ha hecho la prueba?-pregunto Jake. -Ayer en el recreo, cuando defendíais a Shane.-dijo Storm- Habéis sacado un 9 los tres. Estoy muy satisfecho con vosotros. Jake, Nick y Caise se sonrieron. Jake estaba de lo más contento. ¡Máxima puntuación! Ahora estaba un paso más cerca de ser el que fuese a la MISIÓN. Ese día, en el recreo, Jake estaba sentado bajo un árbol con Nick y Caise, cuando se le acercó Shamira. -¡¡Hola Jake!!- le saludó-. Solo quería decirte que fuiste muy valiente ayer. Storm nos ha contado que habéis obtenido la máxima puntuación ¡ Enhorabuena ! Jake se había puesto rojo como un tomate. ¡No se podía creer que Shamira le hubiera llamado valiente! Mientras, Nick se reía de él y de la cara que había puesto al acercarse Shamira. Ese tarde, después de comer, Storm les anunció: - Chicos, a lo largo de esta tarde os haré la segunda prueba. Esta será para medir vuestra inteligencia. Deberéis salir de un laberinto lleno de adivinanzas y acertijos que os conducirán a la salida. Todos estaban muy excitados mientras Storm les conducía a la sala de las exhibiciones Esta había sido encantada para parecer un enorme laberinto de cristal lleno de obstáculos y dificultades. Jake estaba tan nervioso que se comía las uñas. Por fin llegaron y Storm les dijo: - Chicos, sacad las varitas. Solo necesitareis las varitas, la magia mental y vuestra inteligencia. Bien, podéis entrar en 3, 2, 1...¡YA! Jake salió disparado por un lado, se metió por un callejón, torció por la derecha y... ¡BUM! ¡Apareció una neblina verde que tomo forma de mujer! La mujer formuló una pregunta con voz lenta y clara: -¿ Dónde se encuentra la aldea de los gnomos perdidos ? Jake pensó Rabian estudiado hace poco la historia de los gnomos, sabia que en alguna parte del libro decía algo relacionado con la aldea de los gnomos perdidos. De pronto recordó que la aldea de los gnomos perdidos, al igual que sus habitantes, se perdió hace muchos años y nadie sabia donde estaba. Y eso fue lo que le dijo a la mujer. - Muy buena respuesta - contesto ella dejándolo pasar. Jake siguió su camino, eufórico por su éxito en el acertijo. De pronto, oyó un grito terrible que reconoció al instante. Si no se equivocaba, ¡la que gritaba de aquella manera era Caise! Jake siguió el grito, pero en un pasillo se topo con algo con lo que no contaba para nada. Allí en frente, taponando el pasillo, ¡había un fantasma!


-Lo siento - dijo el fantasma - pero por aquí no puedes pasar. Jake se quedó de piedra. ¡El fantasma no le dejaba pasar y el grito se oía cada vez mas fuerte! Se puso a pensar cómo podía burlar al fantasma, cómo podía burlar al fantasma... ¡Un fantasma! Jake cogió carrerilla y... atravesó al fantasma. Al hacerlo, tuvo la extraña sensación de que atravesaba una cascada. Siguió corriendo por donde venia el grito cuando lo vio: Caise estaba tendida en el suelo gritando despavorida. En su cuello, había una especie de monstruito verde, del tamaño de una mosca gigante, que tenia una trompa como nariz. Jake lo reconoció enseguida: era un greenfeel, una criatura que te introduce en la mente lo peor que te puedas imaginar y, por la manera de gritar de Caise, parecía un pensamiento horripilante. Jake sabía un encantamiento para combatirlos, pero temía hacer daño a Caise al disparar al greenfeel, ya que este estaba justo en el cuello de la chica. Jake no sabía qué hacer. ¡Su amiga la necesitaba! Pero, ¿y si disparaba a Caise por error?Jake sabía que si un greenfeel le introducía a alguien un pensamiento durante mucho tiempo, este se podía quedar para siempre en la mente de esa persona y perjudicarla mucho. Por eso, Jake decidió actuar. Pensó que la mejor y más segura manera de atacar al greenfeel era usando la magia mental. Jake se puso en posición, pensó en el greenfeel pero SOLO en el green, NO en el cuello de Caise, recitó el hechizo mentalmente, dio un salto y... ¡ CHAS ! Un rayo de luz verdosa salio de la mente de Jake y fue a dar justo al greenfeel reduciéndolo a polvo. Caise dejó de gritar y se desplomó sobre el suelo. Jake corrió hacia ella: estaba muy débil, así que Jake decidió enviar un mensaje de ayuda para que la rescataran. Luego continuó su camino. Torció a la izquierda, luego a la izquierda otra vez y encontró otro obstaculizo Había una roca taponando el pasillo, pero no era muy alta así que Jake pensó en saltarla. Ya lo iba a hacer cuando la roca se irguió y se convirtió en una figura de piedra; era un rocktorrón. Este dijo: - La salida está muy cerca. Tendrás que torcer a la derecha por el callejón de detrás y encontrarás unas puertas de cristal que conducen a la salida. Pero - añadió el rocktorrón - solo te dejare pasar si contestas correctamente a esta pregunta: ¿Qué harías para vencer a un doble de la muerte ? Jake estuvo pensando... ¿Cómo sabría cómo vencer a un doble de la muerte si ni siquiera sabía cómo era esta? Al final creyó dar con la solución: -Nadie puede vencer a la muerte, ya que tarde o temprano se le lleva, así que a su doble tampoco se le podría burlar -razonó. Con estas mismas palabras se lo dijo al rocktorrón que le dejó pasar. Jake la salto, torció a la derecha como le había dicho el rocktorrón y, efectivamente, encontró tres puertas de cristal. De pronto apareció un hada que le explicó: - Detrás de una de estas tres puertas se encuentra la salida. Cada puerta te mostrara una escena que te gustaría más o menos que ocurriera. Tendrás que elegir la puerta no por la escena que mas que te guste, sino por la que te diga tu instinto que debes seguir. Y dicho esto, el hada se esfumó. Jake se acercó a la puerta que estaba más a la izquierda y vio una escena que le encantó. A su lado, se encontraba Shamira, que le estaba dándole la mano, diciéndole que seguro que iban los dos juntos a la misión... Luego, Jake miró en la puerta del medio y se vio a sí mismo volviendo de la misión exitoso, a todo el mundo dándole la enhorabuena, a Storm diciéndole que iba a ser el más importante... Por último, se dirigió a la puerta que estaba a la derecha y vio a Nick en un acantilado y pidiendo socorro, ya que estaba colgando de una rama a punto de romperse. Jake no se lo pensó dos veces y cruzó la puerta


para salvar a su amigo, pero en vez de encontrarse en un acantilado y a su amigo colgando de la rama, se encontró con Storm que le dijo: - Lo has hecho muy bien chico. Jake llegó a casa tarde esa noche. Había estado en la enfermería, donde le habían asegurado que no tenía ningún daño y luego se había entretenido con Nick a la salida hablando sobre el laberinto. Caise estaba en la enfermería; la herida que le había dejado el greenfeel aún seguía ahí, pero la enfermera les había asegurado que saldría a la mañana siguiente. Cuando llegó a la cabaña Tem le preguntó: - ¿Por qué has tardado tanto chico? - Es que...- Jake dudó. Aún no le había dicho nada a Tem para darle una sorpresa.-... tenía clases extra- dijo al fin. -Ah vale- contestó Tem- pero duchate rápido que la cena está lista. Jake no durmió bien esa noche. Se sentía mal por mentir a Tem, pero prefería darle una sorpresa cuando fuera elegido. A la mañana siguiente Storm les dijo: - Chicos, ayer lo hicisteis todos muy bien. Os iré llamando de uno en uno para deciros los resultados. Pronto le tocó el turno a Jake. Storm le dijo: - Muy bien Jake, ayer lo hiciste muy bien. Has sacado un 8 y medio. En el recreo, Jake y Nick se reunieron con Caise, que ya había salido de la enfermería. - Fue horrible- les contaba-. Noté como que me precipitaba al vacío, además de la imagen del greenfeel, que era aterradora... Jake llegó muy contento a casa esa noche. Storm se había quedado muy satisfecho con él. ¡Ya solo quedaba una prueba! Jake se preguntaba cuál sería... Al día siguiente, cuando llegó a clase vio que Storm estaba enseñándoles una clase normal, nada de anuncios sobre pruebas ni nada por el estilo. ¡Qué gran decepción! Pero al final de la clase Storm anunció: -La próxima prueba será de percepción mágica. -¡¡¡Qué guay!!! ¿¿Pero... qué es percepción?? -fueron varios alumnos los que se hicieron esta pregunta... -Sin utilizar los sentidos deberéis saber lo que ocurre a vuestro alrededor. El día pasó sin más incidentes, hasta que a la hora de salida Storm salió al paso a Nick y a Jake. -Es la hora- dijo. No hacía falta más. Sabían lo que significaba. La prueba iba a comenzar. Storm les llevó a una sala apartada del colegio. Indicó a Nick que entrara y a Jake que esperara fuera. Al cabo de un rato le tocó el turno a Jake. Cuando entró no vio nada extraño, simplemente que la habitación no tenía salida. Solamente cuando miró hacia abajo vio las letras doradas que se mezclaban diciendo:

-Por la puerta siguiente deberás pasar sabiendo poco sobre lo que te vas a encontrar Solamente te puedo decir


que a un enemigo has de abatir aunque parezca fácil tanto no te lo parecerá porque ningún sentido humano podrás usar. Cuando Jake levantó la cabeza vio que había aparecido la puerta de salida. Jake cruzó la puerta. No veía ni oía nada. No sentía nada. Pero no se asustó. Jake se puso en guardia, preparando su magia. Se agachó porque había PERCIBIDO una bola de fuego. Cuando supo que no había peligro intentó PERCIBIR dónde estaba el enemigo. Lo detectó un poco a su izquierda, y lanzó un torrente de agua en esa dirección. El enemigo siguió atacando sin piedad. Jake comenzaba a cansarse... Debía descubrir la identidad de su secreto enemigo, para encontrar el hechizo perfecto. Lanzó un gancho telepático, pero falló. Decidió esperar al momento adecuado. Eso llegó al poco rato. Su enemigo le atacó por la izquierda, Jake lo PERCIBIÓ y lo detuvo, forcejeando lanzó el gancho. ¡Estaba dentro de su cabeza! Dentro de su cabeza, tampoco veía ni oía nada, pero podía PERCIBIR que había mucha información dentro de ella. Intentó PERCIBIR algo más y pronto PERCIBIÓ que, cerca suyo, había algo de información de identidad. Fue hacia ella y, de pronto, sintió que muchísima información se le agolpaba en la cabeza. antes de que se diera cuenta, supo que aquel enemigo tenía 43 años; trabajaba en la escuela de magia en la que el estudiaba; era experto en encantamientos, pociones, hechizos de defensa y percepción mágica... Estaba casi seguro de quién era su enemigo; sin embargo, no le salía el nombre. De repente sintió que el nombre de aquel individuo se le metía dentro: ¡era Warrow, el profesor de encantamientos y hechizos de defensa! Inteligente. Merodeó un poco más dentro de su cabeza para ver debilidades, y ahí las encontró. Tenía pavor a los terremotos. Salió de su cabeza y se concentró en un hechizo de TERREMOTOS. Solo hizo parte del efecto, la tierra tembló pero no se abrió. Warrow se despistó, y tras un hechizo de ATAQUE lo desmayó. ¡Había pasado la última prueba! De pronto todo se aclaró y Jake apareció en la sala en la que había estado al principio. ¡Qué alivio, ya podía sentir todo! Salió de allí y se encontró con Storm. -Muy bien- le dijo- has superado la última prueba. Jake estaba radiante: ¡ había superado la última prueba! Deseaba que llegara el momento en el que Storm le dijera quien iba a ir a la misión. Y ese momento llegó pronto. A la mañana siguiente, al terminar la clase, Storm les pidió a él y a Caise, Nick, Shamira y Shane que se quedasen un momento a recoger. Jake se había olvidado de todo lo de la prueba, pero entonces Storm les dijo: -Sorprendente... Jake ha sacado las puntuaciones mas altas. ¡Y vosotros solo 2 puntos menos! Jake va a la misión, y luego debo elegir a uno más de vosotros. Jake estaba emocionado a la par que algo intrigado. Iba a ir a la misión pero, ¿con quién? Podía tocarle con cualquiera de los otros cuatro que Storm había mandado a "recoger". Podían ser o Caise o Nick, y eso estaba muy bien, pero también podía tocarle con Shamira que era aún mejor. Aunque, por otro lado, podía tocarle con Shane y eso sería la peor pesadilla del mundo. A pesar de la intriga que sentía decidió que era hora de decirle toda la verdad a Tem, que no tenía ni idea de la historia. Nada más llegó a casa le contó todo a Tem. Cuando terminó, Tem fingió mostrarse algo enfadado por que Jake no le hubiera contado nada, pero en realidad estaba muy orgulloso de él. Al día siguiente, Storm les volvió a reunir a los mismos de la última vez en su despacho. la verdad es que los niños nunca habían estado en el despacho de Storm y, en fin, no se lo imaginaban así: el suelo estaba cubierto de mullidas alfombras de tonos púrpura y azul marino; sobre las alfombras había una gran variedad de blandos y cómodos cojines y puffs de diferentes colores y tamaños. Las paredes eran de un tono verde manzana y en ellas había colgadas medallas y diplomas y algunos cuadros. En el centro de la habitación había una enorme y preciosa mesa de madera de roble, que tenía encima montones de papeles, cartas, manuscritos... Tras la mesa, había una enorme silla de madera, que más bien parecía un trono, sobre la que se sentó Storm. Cuando los niños se acomodaron, Storm empezó a hablar:


- Ayer revisamos todos los apuntes de las pruebas para ver quien de vosotros cuatro acompañará a Jakedejó un momento de silencio y continuó hablando-. Entonces nos dimos cuenta de que vosotros cinco (Jake, Caise, Nick, Shane y Shamira), erais los únicos alumnos del colegio que habéis conseguido superar las tres pruebas (a excepción de Caise, que no pudo terminar la segunda prueba) y además con resultados excepcionales. Por eso hemos decidido... ¡que iréis los cinco a la misión! - ¡Toma ya! ¡Qué pasada!- exclamaron los cinco. Jake estaba emocionadísimo. ¡Iba a ir a la misión con sus dos mejores amigos y la chica más guapa que conocía! Le daba igual que también fuera Shane. En esos momentos solo podía pensar en la maravillosa aventura en la que se iban a embarcar...

Nuestro Libro  

Este es el libro que estamos escribiendo los alumnos del blog Torre de Libros.